Quest C El Bosque [Nieves Katsukagi & Light]

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

Speed Star
Registrado
20 Abr 2006
Mensajes
4,381
Ubicación
neverland
Offline
a) NPC que la solicita: Owen Wright
b) Descripción de la misión: Tal parece que la inauguración de la Academia no solo trajo interesados en conocerla. Algo o alguien está perturbando la paz del Bosque Inquebrantable, molestando a los habitantes y acercándose, cada vez más, al Green Gym donde se encuentra la Academia. Owen Wright, un invitado de Folder, ha decidido realizar la tarea de investigar lo que sucede, sin embargo sería bueno que alguien lo acompañara, puesto que lleva mucho tiempo sin estar en File
c) Descripción del campo de juego: Bosque Inquebrantable
d) Objetivos a cumplir:
  • Reunirse con Owen
  • Encontrar a responsable de los problemas del Bosque Inquebrantable
  • Detenerlo
e) Notas
  • La amenaza no debe ser muy grande, posiblemente se trate de algún bravucón o bandido
Quest C

Paga máxima: 300
Mínimo de post en Guild: 3 c/u
Tiempo límite: 14 días
Digivice: D-Arc (Nieves), iC (Light)
Máximo 2 puntos de fama/infamia

Nieves Katsukagi & Ryudamon
Light & Monodramon

NPC: Owen Wright

Lady Beelze Lady Beelze Claire. Claire. pueden comenzar, have fun~
 

Claire.

Lightning
Offline
Las tres jóvenes de Ávalon y sus compañeros digimon habían salido temprano aquella mañana para andar por la ciudad. La nueva Academia de Tamers haría su inauguración aquel día y File City estaba a reventar de humanos y digimon, no solo de la propia isla sino de otros continentes. Dana no tardó en perderse entre tanta gente, emocionada con la idea de inscribirse en la Academia para aprender todo lo que fuera posible del Mundo Digital, y BlackAgumon, por supuesto, no dejaría que la chica anduviera sola por ahí. Light y Nieves, junto con Ryudamon y Monodramon pasaron un buen rato tratando de dar con ella, pero entre tanta multitud fue imposible.

¿A dónde se habrá ido Dana? —Se preguntaba Katsukagi mientras miraba por aquí y por allá, sin resultado alguno. A sus pies, los dos dragones imitaban el gesto y giraban la cabeza a todos lados, buscando a la de cabellos chocolate. Light por su lado, se mantenía con los brazos cruzados y la expresión seria.

Qué chiquilla más intrépida —Bufó y giró la cabeza a un lado, no era que le preocupara demasiado, suponía que podría cuidarse sola. Nieves miró a Light y sonrió de modo nervioso, para luego seguir buscando con la vista.

Al menos sabemos que BlackAgumon está con ella —contestó Ryudamon mirando a Monodramon y éste asintió. Fue en ese momento cuando un leve pitido llamó la atención del cuarteto. Cuando el sonido se escuchó por segunda vez, todas las miradas se fijaron en Nieves. El D-Terminal que colgaba de su cintura había recibido un mensaje. La joven tomó el aparato rápido y lo abrió.

¿Es Dana? —Preguntó Monodramon mirando a Nieves.

La señorita Ruikas no tiene D-Terminal, según recuerdo —respondió Ryudamon, entonces volteó la cabeza para mirar a la peli azul— ¿Quién es, tamer? —La chica leía el mensaje con una expresión que mutó a ser seria muy pronto.

Es de la Central de Tamers —dijo despacio.

¿Qué sucede? —Preguntó Light.

Se ha presentado un problema y nos han llamado para pedir nuestra ayuda —cerró el terminal y miró a la peli rosa. Ésta no respondió.

Debe tratarse de alguna misión de emergencia —señaló Ryudamon.

¡Vamos de inmediato entonces! —Secundó Monodramon entusiasmado.

Hmm —la peli azul lo dudó un poco, pero no tuvo tiempo de siquiera pensarlo, pues Light ya había comenzado a caminar en dirección al edificio. Por suerte, no estaban muy lejos de la Central, así que luego de unos minutos de esquivar personas y pasar por entre numerosos grupos, llegaron a donde los habían llamado. Para su sorpresa, la Central también estaba llena de personas. Pero obviaron a todos y se dirigieron rápidamente a la recepción, donde Nieves explicó que había recibido el mensaje de su D-Terminal y estaban allí para ofrecerse.

¡Ah! ¡Qué bueno que se han presentado tan rápido! —Comentó la mujer y sacó unos papeles de una de las gavetas— Efectivamente, tenemos una emergencia y necesitamos un par de tamers que se dirijan ya mismo al Bosque Inquebrantable.

— ¿De qué se trata la misión? —Preguntó el acorazado.

Con la apertura de la Academia hoy, hay algunos tamers por allí haciendo fechorías —explicó la mujer.

¿Renegados? —Interrogó Light directamente. La recepcionista asintió.

Probablemente. Nos llegaron reportes de que alguien o algo está causando problemas en el Bosque, y ya tenemos a un tamer de Rango Expert disponible —aquello hizo que Nieves diera un respingo.

¿Eh? ¿Para qué necesitan más personas con alguien del Rango Expert? —Inquirió.

El joven está visitándonos de otro continente y no conoce mucho el Bosque Inquebrantable— les dio los papeles a las humanas, donde estaba la información del chico con el que se encontrarían—. Él las está esperando ya a la salida de File, por favor encuéntrense con él lo más rápido que les sea posible ¡Buena suerte! —Se despidió con prisa, pues con tantas personas en la ciudad la Central estaba algo congestionada.

El equipo no tardó en salir del lugar y recorrer File hacia la entrada del Bosque Inquebrantable. En el camino, eran los digimon quienes comentaban sobre la misión, mientras las dos chicas iban concentradas en el trayecto.

Unos cuantos minutos después, finalmente llegaron a la salida de la ciudad. De inmediato pudieron visualizar al muchacho que las esperaba, entre los papeles que le había dado la recepcionista estaba una foto del chico. Era un joven peli plateado, de tez bronceada y ojos claros, acompañado de un Wormmon. Cuando las chicas finalmente se acercaron, procedieron a presentarse.



Lady Beelze Lady Beelze
 

I'll drive you like a hammer on a bed of nails
Registrado
10 Ago 2004
Mensajes
6,283
Offline
—Buenos días—saludó Light de las primeras cuando estuvieron frente a frente, con su tono frívolo—, tú debes ser Owen Wright.

—Yo soy—
replicó el joven con amabilidad.

Nieves se sorprendió de su aire tan ameno y sencillo. Por alguna razón su cabeza asociaba la idea de que entre más rango conseguían los tamer, más “duros” se ponían, pero este muchacho desbarató el prejuicio dándole a ella algo de tranquilidad. La peli rosa le estiró la mano, al tiempo que el joven la estrechaba.

—Soy Light, y ella es Nieves Katsukagi—presentó la americana, indicando a la más joven.

La aludida sonrió y estrechó su mano con el joven.

—Soy Ryudamon—se presentó el dragón abajo, inclinando levemente la cabeza—, es un placer conocerle.

— ¡Yo soy Monodramon!—
se presentó el otro, levantando su brazo animosamente.

—Es un placer conocerles a todos—dijo Orwen con cierta timidez—, este es mi compañero Wormmon.

—Muy buenos días—
saludó el insecto amablemente y moviendo sus antenas.

—Vinimos de la central para ayudar en la situación que parece estar dándose en Bosque Inquebrantable—dijo la mayor, con una mano en su cintura—. ¿Te importaría explicarnos un poco qué ocurre?

El muchacho asintió y se volvió a ver el bosque que se abría a sus espaldas, tan grande y majestuoso a su vista, pero tan frágil a la vez. Su sonrisa desapareció por un momento mientras hablaba:

—Ha habido noticias de que algo o alguien está causando estragos en este bosque. Los tiempos en que se ha perturbado la tranquilidad del lugar coinciden con el inicio del proyecto de la Tamer’s Academy.

Las dos chicas se miraron y luego a sus digimon abajo.

—Entonces—dijo Light—, ¿crees que alguien esté molestando en los alrededores porque intenta algo contra la academia o algo parecido?

—Sea cual sea el motivo está alterando la tranquilidad de Bosque Inquebrantable, y eso no lo puedo permitir—
dijo el muchacho de forma apacible a la vez que un tanto entristecida. Cerró los ojos un momento y continuó:— Los bosques son muy valiosos, tanto para los digimon que lo habitan como para los que viven en sus cercanías, y para los ecosistemas en general. Quienquiera que esté causando algún mal debe ser detenido.

—Parece que le tiene mucho aprecio a los bosques—
comentó Ryudamon, un tanto sorprendido.

—Sí, así es—dijo Owen volviéndose a verles con una sonrisa tímida—. Mis labores incluyen cuidar de estos preciados espacios. Créanme que si no fuera porque he pasado tanto tiempo lejos de File no les habría molestado…

—No es molestia—
dijo Nieves—; queremos ayudar. Si el bosque y la academia se ven en peligro, debemos hacer algo entonces.

El peli blanco asintió con la cabeza, agradeciendo la ayuda de las dos chicas y sus camaradas. Decidieron ponerse manos a la obra cuanto antes; lo primero que necesitaban era un plan.

—Lo primero que deberíamos hacer es un recorrido por el bosque buscando señales de lo que está causando las alteraciones—sugirió Ryudamon, pensando—. Algo que nos de pistas sobre lo que estamos buscando con exactitud.

—Si tenemos suerte podemos preguntar a los digimon de por aquí para que nos den una mano—
dijo Owen, acariciando a su compañero en el hombro—, Wormmon es muy bueno entendiéndose con otros digimon.

—Hago lo que puedo—
replicó éste con modestia.

—Pero no podemos separarnos y dejar a Owen solo si no conoce bien el lugar—dijo Nieves.

Todos se pusieron a pensar. Lo preferible era separarse para cubrir la mayor cantidad de terreno posible, pero si iban a ir dos compañeros junto con Owen y Wormmon, entonces el terreno a recorrer se reducía. El peli blanco llegó rápidamente a esta conclusión y se llevó una mano al cinturón, extrayendo dos objetos. Al verle, su camarada saltó al suelo, listo para trabajar.

—Si me permiten sugerir algo—dijo el Holder, cargando un Digimental en su D-terminal—enviaré a Wormmon a buscar información por su cuenta mientras yo acompaño a alguno de ustedes.

—Pero…—
fue a decir Ryudamon.

El D-3 en la mano del chico brilló haciendo evolucionar a Wormmon en un particular insecto plateado, con una especie de plato sobre su cabeza a modo de antena. Searchmon sacudió un poco la cabeza y alzó el vuelo con un ligero zumbido.

— ¿Qué digimon es ese?—preguntó Monodramon por todos.

—Es la evolución Armor de Wormmon—explicó el joven, guardando sus dispositivos—, una de las muchas que posee. Se llama Searchmon.

— ¿Y cómo nos va a ayudar?—
inquirió Light algo confusa.

—Sobrevolará el bosque buscando rastros de información “extraña”, mientras nosotros buscamos huellas visibles en árboles, arbustos y otros lugares. También podemos intentar averiguando de los digimon que viven por aquí. Después nos reuniremos y veremos qué hay.

— ¿Podrá encontrarnos de nuevo?—
preguntó la peli azul con curiosidad.

—Por supuesto; rastrear es su mejor habilidad. ¿Listo, amigo?—preguntó Owen a su camarada.

— ¡Claro que sí!—replicó este con un voz extraña que hacía pensar en un robot.

El digimon se elevó por entre los árboles hasta desaparecer arriba de las copas de éstos, siendo seguido por la mirada atenta de todos. En cuanto se hubo marchado, el grupo de cinco se dividió con Nieves y Ryudamon tomando una dirección, Light, Monodramon y Owen en otra. Quedaron de reunirse en la entrada a Cabo Coela para comparar lo que encontraran, esperando que Searchmon también hubiera obtenido algunos resultados. Si pasaba cualquier cosa extraña, Nieves y Light podían enviarse mensajes vía el D-terminal. Se despidieron deseándose suerte y echaron a caminar.

A varios metros de distancia, dos pares de ojos habían seguido la conversación poniéndose de pie con cuidado para alejarse sin llamar la atención. Cuando consideraron que estaban lo suficientemente lejos se miraron el uno al otro con el ceño fruncido.

—Son tres tamers, y nosotros solo dos—comentó uno de ellos—; no vamos a poder quitárnoslos de encima así como así.

—No te preocupes; vayamos a buscar a Edward para que nos ayude con esto. Cuando nos deshagamos de ellos podremos continuar nuestra inspección a esa academia y ver la mejor forma de deshacernos de ella.


Ambos personajes asintieron y se alejaron rápidamente para ir a buscar al tercero de ellos.


----------------------

Claire. Claire. lamento la demora :c
 
Última edición:

Claire.

Lightning
Offline
Los dos grupos cogieron cada cual un camino diferente. Nieves y Ryudamon se dirigieron hacia la parte del bosque que era limitada por el rio que separaba la Selva Tropical de este lado, mientras que Light, Owen y Monodramon decidieron caminar hacia el Lago Ojo de Dragón, y luego volver hasta los bordes del Bosque con el Cabo Coela. Concordaron encontrarse con Nieves dos horas después. Searchmon por su lado, recabaría información también.

La japonesa y el dragón acorazado acordaron preguntar a algunos digimon, y cuando encontraron a un par de Piyomon intentaron acercarse para pedir información. Mas las aves no quisieron colaborar y en cambio salieron huyendo. No era raro que algunos digimon tuvieran esa reacción con humanos. Después de todo, aun había muchos de ellos que tenían miedo o recelo a los humanos. Por lo que, por un largo rato la búsqueda del dúo dinámico no dio muchos resultados.

-Aun no entiendo muy bien cuál es el problema –comentó Nieves mientras seguían caminando, buscando a alguien más con quien poder hablar.

-¿A qué te refieres, tamer? –Preguntó Ryudamon.

-Owen dice que hay algo perturbando la paz del bosque y en la Central nos dijeron que probablemente fueran renegados. ¿Cuál de los dos será? –Explicó pensativa, mirando a los lados.

-Tal vez sea ambas cosas- respondió el Dragón desde abajo, haciendo que Katsukagi le dirigiera la vista. Ya llevaban un rato caminando y aun no encontraba alguna información relevante. Fue en ese momento cuando vieron a lo lejos un trio de digimon, se notaban algo asustados o preocupados. De inmediato se acercaron para preguntar qué sucedía.

Por el otro lado, las cosas iban más calladas. Light caminaba adelante, mientras que Owen se mantenía en la retaguardia. Caminaban poco a poco y viendo a todos los costados, sin saber bien qué era exactamente lo que buscaban. Monodramon miraba con cierta curiosidad al chico de tez morena. Al final la intriga le ganó, y para que la caminata no siguiera igual de callada decidió hablar.

-Oye, oye, ¿y de qué continente vienen Wormmon y tú? –Preguntó tomando desprevenido al jovencito. óste miro con algo de sorpresa hacia abajo, topándose con los grandes ojos del moradito observándolo. Owen sonrió levemente y con cierta ternura en su rostro. Entonces respondió.

-De Folder –su tono de voz era cálido y tranquilo. Monodramon se sintió en confianza para seguir preguntando.

-¿Really? Light y yo viajamos a Folder hace poco. Fuimos al Valle de los Dragones–. Wright le asintió con la misma expresión risueña en el rostro–. Por cierto, esa evolución que hizo Wormmon, ¿cómo es que dijiste que se llamaba? -Siguió preguntando y el joven comenzó a hablarle un poco del digimon. Light, que solo iba escuchando la conversación, se interesó especialmente por el momento en que el moreno explicaba lo que era un Digimental, y cómo funcionaba para realizar evoluciones. Frunció el ceño un poco cuando Monodramon hizo un alboroto, al enterarse de que los Digimental eran compatible con solo unos pocos digimon, y que habían dos Digimental que podían ser usados en él mismo para tener nuevas digievoluciones.

La anímica charla llego a su silencio cuando repentinamente Owen cambio su expresión a una seria. Al llegar a los bordes del Lago Ojo de Dragón encontraron algunos árboles destruidos y otros más quemados. El suelo del lugar estaba agujereado y claramente se notaba que una pelea se había llevado a cabo. Pero no solo eso: la sección del bosque dañada hacia ver que no solo había sucedido una batalla allí, sino que alguien había dañado el bosque a propósito, y destruido y quemado aquellos árboles. El chico de otro continente no dijo nada, pero apretó los puños y sus ojos se contrajeron con tristeza y enojo a la vez. Si algo no toleraba es que los bosques fueran dañados de aquellas maneras. Light y Monodramon observaron la expresión callada del joven.

Le ofrecieron seguir investigando para ver hasta donde llegaban los daños. Comenzaron a alejarse del Lago y seguir en dirección hacia el mar esta vez. Fue en ese momento cuando Searchmon regresó. Volvió a su forma rookie cuando se acercó al trio y Owen lo recibió con una sonrisa e inclinándose al suelo para acariciar la cabeza de insecto.

-Bienvenido amigo. ¿Pudiste conseguir algo? –El pequeño le asintió.

-Si – respondió-, algunos digimon me hablaron de unos humanos sospechosos rondando cerca de aquí, y de una pelea que se llevó a cabo el día anterior. –Owen asentía con seriedad mientras escuchaba. En ese instante el D- Terminal de la americana emitió un sonido.

-Es Nieves –informó al abrir el aparto y leer el mensaje –. Dice que ha conseguido más información y que nos espera ya en Cabo Coela.

-Vayamos entonces ya mismo –respondió el moreno. Y así salieron a encontrarse con Nieves, ya juntos hablarían de lo que tanto Searchmon como Ryudamon y Nieves habían encontrado, para comparar la información y decidir qué hacer.



Lady Beelze Lady Beelze
 
Última edición:

I'll drive you like a hammer on a bed of nails
Registrado
10 Ago 2004
Mensajes
6,283
Offline
El cuarteto se dirigió en dirección del cabo a paso rápido, mientras que como Nieves y Ryudamon se encontraban distanciados, la chica hizo evolucionar a su compañero para llegar a vuelo cuanto antes y no perder mucho tiempo. El trío de digimon conformado por una Tanemon y dos Kunemon intentaron alejarse inicialmente de los aparecidos, pero como Ryudamon los llamara y convenciera de que no había peligro y solo buscaban información, los Kunemon accedieron a quedarse mientras la Tanemon se retiraba. Los gusanos se mostraron recelosos durante el inicio de la conversación, pero poco a poco fueron notando el interés de los otros dos por lo que estaba ocurriendo en su hogar, el Bosque Inquebrantable.

—Hemos sabido que han estado ocurriendo cosas raras desde hace poco en el bosque—había explicado el dragón—, cosas que no solían suceder antes…

—Es desde que se corrieron los rumores de esa academia—
interrumpió uno de los Kunemon, no muy feliz con el tema.

Los dos amigos se mostraron sorprendidos de que los digimon de allí ciertamente supieran de la existencia de la nueva academia. Pidieron más detalles a los Kunemon, explicándoles que venían de la ciudad para intentar detener aquellas conductas sospechosas que causaban daños en el bosque. Los insectos contaron lo poco que habían visto o sabido, y ciertamente arrojó algunas luces sobre el misterio.

—Desde que se esparcieron esos rumores algunos humanos con digimon que no habíamos visto antes se pasean por aquí—dijeron ellos con desagrado—. Al principio solo transitaban por esta zona como cualquiera y no les prestábamos atención, pero después empezaron a tener peleas con los tamers que parecían más inexpertos.

—Les preguntaban si iban a ir a esa academia a aprender a pelear y que ellos podían darles “lecciones gratuitas”—
decía el otro—, y después los molían a golpes con sus digimon adultos. Eran muy abusivos: aun cuando ganaban seguían atacando a los otros y causaban daños en los alrededores. Destruían árboles en sus peleas o causaban agujeros en la tierra.

—Mi amigo Hawkmon dice que los escuchó hablar acerca de hacer volar la academia—apuntó el otro, ladeando la cabeza—. No sé qué tendrán en contra, pero realmente parecen despreciarla por alguna razón.

Mientras iban escuchando, el ceño de ambos personajes se fruncía con las noticias. Preguntaron a los insectos si recordaban el tipo de digimon que acompañaba a estos chicos, y obtuvieron dos nombres que los dejaron más que sorprendidos. Esperaban que se tratara de una coincidencia…La falta de seguridad en esta idea les hizo agradecer por la información y prometer que intentarían algo para ayudar. Fue entonces cuando Nieves envió el mensaje a Light y rápidamente se pusieron en marcha de camino a Cabo Coela.

Por su parte, el par de personajes misteriosos había conseguido reunirse con su tercer miembro. Le habían tenido que ir a buscar directamente al escondite secreto que tenían montado en el bosque; un agujero grande y con una especie de cueva pequeña bajo tierra que uno de sus digimon había hecho con habilidad, y que mantenían escondida con arbustos. Se habían encargado de amenazar a todos los digimon que vivían cerca de esa parte para que no abrieran la boca respecto de su ubicación, y habían demostrado lo “serio” de sus amenazas eliminando a algunos seres digitales a modo de demostración. Los dos chicos movieron los arbustos y se dejaron caer por la pequeña escotilla, recorrieron el breve túnel y aparecieron en la cavidad grande, tal vez de cinco metros por lado. Era un agujero en donde habían juntado un montón de cosas de manera temporal mientras se quedaban allí, pues su base verdadera se ubicaba muy lejos de aquella parte de File. Había unos colchones viejos tirados para sentarse, cajas con comida empaquetada, una radio, una lámpara que daba luz al lugar, unos mapas en el suelo y bastante basura. El olor al interior no era del todo agradable, sumada la humedad que la tierra debajo del bosque proporcionaba.

El tercer miembro de la banda había llegado hacía pocos minutos y su digimon devoraba la comida chatarra en las cajas, pues había tenido una pelea hacía no mucho. Fue una suerte que coincidieran pues a pesar de ser un grupo “organizado” según ellos, no disponían todavía de sus propios D-terminal para mantenerse en contacto.

—Tenemos problemas—soltó el más bajo, de gruesas gafas negras.

— ¿Qué es?—preguntó el pelirrojo, echado en el colchón sin prestar mucha atención.

—Ya han enviado a tamers de la central para averiguar sobre los “detalles” que dejamos accidentalmente por el bosque.

El aludido se levantó de un salto y se volvió a verlos con el semblante ensombrecido. No le había gustado nada esto que le habían contado. Desvió la mirada y se puso pensar.

—Malditos esos de la central—resolló—: ahora han enviado a sus perros a buscarnos.

—Y todavía no hemos podido estudiar bien el funcionamiento de la nueva academia—
dijo el segundo muchacho, de mediana estatura y gorra de los Red Socks.

El pelirrojo se puso en pie de un salto y su digimon a un lado dejó de abrir bolsas de patatas para prestar atención. Edward, su tamer alto y de cabello rojo, tenía poca paciencia y siempre actuaba demasiado rápido cuando se molestaba por algo, lo que era el caso actual. Monodramon se había cansado de intentar explicárselo y solo se limitaba a obedecer lo que decía. De vez en cuando sus arrebatos tenían buenos resultados.

—No vamos a dejar que esos putos de la central empiecen ahora a entrenar a los novatos y nos causen más problemas—dijo Edward, haciéndose sonar los huesos del puño—; ya tenemos bastantes con los que nos dan ahora.

—Si conseguimos destruirla antes de que empiecen a prepararlos, podemos estar seguros de que no la tendrán lista al menos hasta dentro de un año—
añadió Rintaro, el más joven y de gafas oscuras, quien tenía por camarada al Tentomon que, en su forma de Digmon, había construido aquella base improvisada para estudiar el funcionamiento de la nueva escuela desde cerca.

— ¿Qué quieres que hagamos?—preguntó Kenta, el de en medio y quien llevaba la gorra y camiseta de su equipo favorito, teniendo por camarada a un Falcomon.

Rintaro estuvo por sugerir algo, pero su líder habló antes que él lo que significaba que se haría como había dicho.

—Vamos a librarnos de esos estúpidos que nos andan buscando, antes de que los cobardes de los digimon de por aquí les digan dónde estamos y nos veamos acorralados. ¿Saben hacia donde se fueron?

—No—
respondió Kenta, sonriendo con malicia—, pero podemos obligar a los digimon del bosque a que nos digan por dónde.

Edward sonrió a su vez con un gesto siniestro. El último miembro de su Rogue Guild aprendía rápido y bien.

Varios minutos después el grupo finalmente se reunía en la entrada de Cabo Coela, dejando el bosque a sus espaldas a solo unos metros de distancia. Light y Owen habían llegado poco después que el otro dúo, habiendo encontrado en el camino otras huellas de batalla que habían afectado al Holder debido a su gran aprecio a los bosques. Ryudamon y Nieves se acercaron a ellos y a juzgar por sus caras, no parecían tener buenas noticias.

— ¿Qué sucede?—preguntó Light de las primeras, intuyendo que algo andaba mal— ¿Encontraron algo de utilidad?

—Eso creemos—
replicó la peli azul—. Estuvimos preguntando a los digimon del bosque, y aseguran haber visto a algunos tamers causando problemas en el lugar.

—También yo encontré señales de agresión por varios puntos del bosque—
dijo Wormmon, moviendo sus antenas—, y alcancé a escuchar a algunos digimon hablar sobre el asunto.

—Pues nosotros encontramos algo más—
añadió Ryudamon desde abajo—. Al parecer dos de los tamers que han estado causando estragos son unos mercenarios a los que enfrentamos no hace mucho, cuando fuimos a la Antigua Región Dino.

— ¿Cómo pueden estar seguros?—
preguntó la americana.

—Nos dijeron que uno de ellos era pelirrojo e iba con un Monodramon, mientras que otro tenía gafas oscuras y un Digmon.

— ¿Eh?—
soltó Monodramon de escucharla.

—Los que encontramos esa vez tenían la misma descripción, y el joven de gafas iba con un Tentomon—explicó Ryudamon—, lo que hace pensar que el chico ha conseguido evolucionar a su digimon y ahora serán más peligrosos.

—Oh no—
soltó Owen, haciendo encajar algunas piezas—, si ellos son los mismos mercenarios que encontraron en ese entonces, significa que son tamers sin ningún respeto por nada, mucho menos hacia la naturaleza.

—Serán de alguna de esas Rogue Guild—
dijo Monodramon con desagrado.

—Pero hay algo que no comprendo—soltó Light, frunciendo el ceño—, si son mercenarios, ¿qué se supone que quieren con la academia? Si es que de eso se trata todo esto, considerando que comenzaron a fastidiar desde que se ha iniciado este proyecto…

—Los Kunemon que encontramos dijeron haberles escuchado mencionar la academia alguna vez—
puntualizó Nieves—, pero no pudieron darnos detalles sobre eso.

—Si están por el bosque debemos encontrarlos—
dijo Owen, sacando su D-3 y D-terminal, mostrándose determinado a trabajar—, no podemos permitir que sigan causando más males.

— ¿Usarás a Searchmon para encontrarlos?—
preguntó Monodramon, emocionado con la idea.

—No—replicó el joven, sonriendo levemente y eligiendo un Digimental adecuado—, pero sí a un compañero suyo. Vamos, Wormmon—dijo, llamando a su camarada.

— ¡Sí!

El digimon evolucionó y se convirtió en un peculiar búho con gafas de visión nocturna y fuertes garras. Owen les explicó a sus compañeras que Owlmon tenía una estupenda facilidad para encontrar objetivos a largas distancias gracias a sus lentes, los que incluso podían ver con perfecta claridad en la oscuridad. Light sugirió separarse y buscar para ahorrar tiempo, pero el Holder le detuvo de esto con su amabilidad habitual, diciéndole que Owlmon podía encargarse en un santiamén, cubriendo amplias extensiones del bosque con su visión de largo alcance.

—Estaremos aquí, amigo—dijo Owen, despidiéndose de su camarada y deseándole suerte—, vuelve pronto y no dejes que te vean.

—Por supuesto; ¡regresaré dentro de poco!


El ave se volteó e inició su viaje de exploración y búsqueda al interior del Bosque Inquebrantable. El resto de los personajes utilizó el tiempo sabiamente en planear lo que harían una vez que encontraran a los responsables de los daños. Owen sugirió intentar hacerlos marcharse evitando en lo posible alguna pelea, pero Light —totalmente al revés de él— dijo que si la idea no funcionaba habría que sacarlos por las malas de allí, pues la joven no tenía ninguna clase de tolerancia con las Rogue Guild. Owlmon no tardó en encontrar a los que buscaba: dos de los muchachos coincidían perfectamente con la descripción e iban nada menos que hacia el Cabo Coela. ¿Por qué iban justo en esa dirección? El digimon no lo pudo decir, pero le resultó conveniente pues de ocurrir alguna clase de pelea, así al menos no causarían destrozos en el bosque. Tomó rápidamente camino de regreso con sus amigos para informarles de lo que estaba por acontecer.

Poco tardó el digimon ave en regresar volando hacia la salida del bosque y entrada de la playa. Los demás tamers y digimon se encontraban sentados en círculo en la arena y se pusieron rápidamente de pie al ver al otro aparecer. Owen le recibió con una sonrisa amable y su brazo para que se posara.

—Ellos vienen hacia acá—informó Owlmon, cambiando de forma y regresando a ser Wormmon—, son tres tamers y dos de ellos son como los describieron los digimon.

— ¿Un pelirrojo y uno de gafas?—
inquirió Ryudamon.

—Sí: tienen un tercer miembro y traen un Monodramon, Tentomon y Falcomon.

— ¿Y cómo es que vienen hacia acá?—
preguntó Nieves, muy extrañada— ¿Sabían que estábamos aquí?

—No lo sé—
replicó el insecto, negando con la cabeza—, pero no parecen traer buenas intenciones.

Esto hizo que su compañero tragara saliva, lamentando que las posibilidades de eludir la pelea se redujeran. Al menos una cosa positiva salía de aquello: no pelearían dentro del bosque y si conseguían detenerlos, éste dejaría de seguir siendo maltratado por aquellos mercenarios sin respeto a la vida natural.


Claire. Claire.
 
Última edición:

Claire.

Lightning
Offline
El equipo no tuvo mucho tiempo para prepararse, pues la llegada de los miembros de la Rogue Guild no se hizo esperar. Fueron Monodramon y Ryudamon quienes de inmediato saltaron hacia adelante, apoyados por sus tamers. Wormmon, en cambio, permaneció en el hombro de Owen. El jovencito apretaba levemente en su mano izquierda el D-3. Esperaba que esos malvados pudieran simplemente rendirse, pero por el camino que estaba tomando todo, parecía que no sería así.

-Efectivamente, son los mercenarios - reconoció Ryudamon al verlos.

-Así es, son ellos - secundó la japonesa.

-¡Vaya, vaya! Pero mira quienes son -señaló con burla el mayor de los delincuentes, al ver que se trataba de la chica que había enfrentado en la Zona del Tiempo Rápido hacía unos días. El Monodramon, compañero del joven, dio unos pasos al frente, con una sonrisa confiada.

-Quedaron unas cosas pendientes entre nosotros - amenazó, fijando los orbes en Ryudamon. El acorazado frunció el ceño.

-¿Por qué dañan el bosque? - Interrumpió Owen en un grito-. Por favor, detengan la destrucción de árboles. Este lugar es el hábitat de muchos digimon -chilló casi suplicando, esperando poder conseguir que se marcharan. Sólo recibió burlas de parte de los sujetos.

-No se detendrán así de fácil - replicó Light -. Si queremos proteger el bosque, tendremos que vencerlos.

-No nos subestimes - aclaró el Tentomon.

-Basta de plática - escupió Edward -. Monodramon, acaba con ellos - el dragón lanzó un bramido. Rintaro y Tentomon esperaban alguna orden de su líder . Mientras que el último del grupo permanecía observando, era el más nuevo en unirse a los Rogue. Debía ver y aprender.

Cuando el Monodramon contrario lanzó unas Shadow Wing, el púrpura compañero de la ex-sargento intercambió miradas desafiantes con él, y algo dentro de sí se encendió. La razón era que aquel digimon lo miraba con superioridad. Y si algo odiaba Monodramon era que lo subestimaran, o se burlaran de él.

-Déjamelo Ryudamon - masculló con un gruñido leve, y Ryudamon le devolvió la mirada algo sorprendido. Pero al verlo tan concentrado solo asintió. El Monodramon contrario sonrió al ver al bueno dar unos pasos hacia adelante. Las chicas de Ávalon y el Holder fijaron su atención en lo que estaba sucediendo.

-¿Podrá él solo? - Preguntó Wormmon un poco preocupado, y tanto el neoyorquino como la japonesa miraron a la mayor. Ésta frunció el ceño y sacó su digivice mientras daba un paso al frente, e igualmente intercambió miradas con el otro tamer. El chico la miró de forma burlona.

De inmediato, el fugaz movimiento de Monodramon dio inicio a la pelea. Su contraparte malvada lo siguió con la vista, mientras este lo rodeaba por un lado. Rápidamente disparó el Shadow Wing y el contrario hizo un movimiento para esquivar. No vio venir el ataque similar de las Wing Arrows, que lo consiguieron desprevenido y le dieron de lleno. Light sonrió y el cuarteto detrás de ella se aliviaron de cierta manera; parecía que Monodramon podría con aquello. Ryudamon alentó a su compañero de guild con un grito.

Del otro lado, el pelirrojo gruñó y los otros dos apretaron los puños. Pero el Guild Leader no se quedó así. De inmediato un resplandor cubrió a su compañero y este comenzó a cambiar de forma. Un dragón azulino y de filosas garras apareció sobre las arenas de Cabo Coela, dándole la ventaja a los renegados.

-¡Aplástalo, Coredramon! - Gritó Edward, sintiéndose ya victorioso.

Coredramon rugió y sin dar tiempo lanzó una llama azul. Monodramon apenas y pudo esquivarlo, y cayó al suelo rozado por las llamas. Pero al mirar atrás su tamer ya estaba lista. Los pixeles danzantes se cargaron sobre el iC de inmediato.

-¡Digisoul Charge! - Los rayos del sol iluminaron la armadura plateada cuando Raptordramon se levantó de sobre el suelo y lanzó un gruñido. Los renegados fruncieron el ceño y Nieves y Ryudamon sonrieron. Sabían que el cyborg era tela que cortar. Owen y Wormmon observaban en silencio y con el semblante serio. El de ojos claros aún mantenía su D-3 en la mano, no le gustaba pelear o que otros pelearan. Pero entendía que a veces era necesario... y por proteger los bosques el estaba dispuesto a todo.

Coredramon alzó el vuelo y comenzó a lanzar llamaradas al raptor, que danzaba en el aire intentando esquivar. Su desventaja era que no poseía ataques a largas distancias. Rápidamente, la americana sacó su lector y unas cartas. Había conseguido algunas nuevas hacía poco y era hora de probarlas.

-Terminarémos esto rápido. ¡Boost Chip! ¡Símbolo del valor! - Fueron las primeras que usó, dándole un aumento a las habilidades del dragón. Todos elevaron sus miradas al cielo. El cyborg, confiado ya de las tácticas que usaba su tamer se abalanzó hacia el Adult. Sabía cual sería el siguiente movimiento. Coredramon lo vio venir y abrió su boca de nuevo para lanzar sus llamaradas- ¡Hyper Mugen Cannon! - Exclamó la americana activando el efecto de la tercera carta. Aquello desbordó las energías de Raptordramon y dos cañones de color plateado se materializaron en su lomo. Estas cargaron rápidamente, y una potente ráfaga de energía proveniente del área oscura fue disparada. Aunque el dragón azul disparó su Blue Flare Breath para contraatacar, aquel ataque lo sobrepasó por mucho, llevándose por delante las llamas y dándole directamente. Coredramon cayó en picada al suelo, seguido de la mirada atónita del de cabellos rojos. Cuando golpeó la arena, este de inmediato volvió a su forma rookie. Los presentes quedaron con la boca abierta. Owen y Wormmon de cierto modo algo impactados... ellos preferían no presenciar esa clase de peleas.

En el cielo, Raptordramon dio un rugido y tomó aire, mientras el efecto de aquellas cartas desaparecía. Descendió suavemente y se posó sobre el suelo. Edwar corrió a tomar a su compañero y escupir miles de maldiciones y amenazas a la estadounidense. Pero aquello no acababa allí.

-Si creen que ganaron están muy equivocados. ¡Rintaro! ¡Quenta! Es hora de demostrar que sirven de algo- llamó a sus compañeros. El jovencito dio un respingo y sacó su digivice para apuntarlo a su compañero Tentomon. Así fue como Digmon apareció en escena.

-¡Ahora es mi turno! - Gritó Ryudamon corriendo al frente. Nieves lo observó y empuñó el D-arc.

-¡Super Evolution Plug-in S! - Realizó el Card Slash y al siguiente minuto GynRyumon ya se estaba lanzando en contra del insecto dorado.

El otro joven no se quedó atrás y Falcómon salió a la pelea. Tomó su digievolucion rápidamente y se convirtió en Starmon. Ahora la pelea se volvía un dos contra dos.



Lady Beelze Lady Beelze
 
Última edición:

I'll drive you like a hammer on a bed of nails
Registrado
10 Ago 2004
Mensajes
6,283
Offline
Al ver que tenían contra sí dos oponentes, Nieves no pudo evitar ponerse algo nerviosa, pero trató en lo posible de mantenerse concentrada. Lo primordial para ella era evitar que su camarada saliera demasiado perjudicado. Desgraciadamente desde hace unos días la carta Hum funcionaba de maneras muy raras, y ya no le era tan útil como solía serlo, por lo que debían manejarse con cuidado. Digmon se abalanzó contra su dragón y de veloces golpes intentó derribarle con sus taladros. GinRyumon esquivó varios impactos, y los que vio que serían certeros los repelió con ayuda de su armadura. El insecto salió repelido hacia atrás por su propia fuerza devuelta por el acorazado, aunque igualmente parte de la energía de los golpes afectaba al dragón. A un lado, Raptordramon terminaba de reponerse de su pelea y salió para ayudar a su compañero.

— ¡Aparta, Digmon!—ordenó Kenta al digimon amarillo— ¡Golpéalos, Starmon!

— ¡Meteor Squall!—
atacó la estrella, abriendo un pequeño agujero hacia el espacio del que comenzaron a llover meteoritos en dirección de los rivales.

— ¡Esquívalo!—ordenó Light atrás, usando una carta— ¡High Speed Plug in B!

— ¡Cuidado!—
exclamó Nieves, deslizando una digicarta también— ¡High Speed Plug in H!

Los dos digimon aceleraron para alejarse del lugar del impacto, en donde cayeron trozos de roca espacial que levantaron gran cantidad de arena. GinRyumon aprovechó para disparar sus Tekkoujin contra Starmon, arrojándolo hacia atrás y causándole grietas, pero sin derribarlo. Raptordramon embistió a Digmon con su Crash Charge, pero el insecto resistió bien el impacto y golpeó al otro con sus taladros, haciéndole retroceder. Atrás, Owen y Wormmon no se iban a quedar de espectadores.

—Vamos, debemos ayudarles—dijo el insecto, bajando al suelo y preparándose para luchar.

Su compañero asintió con algo de pesar, pero no podían dejar que las chicas pelearan solas. Eligió un digimental en su D-terminal y evolucionó a su camarada por tercera vez aquel día. Un Pucchiemon de color rojizo apareció en el lugar de Wormmon, quien se apostó en la línea defensiva esperando la oportunidad para intervenir.

— ¡Vamos, Digmon!—llamó Rintaro— ¡Derriba a Raptordramon!—ordenó, ya que el digimon se encontraba en el suelo después de los impactos recibidos.

— ¡Tú le sigues, Starmon!—ordenó su compañero— ¡Sabes qué hacer!

— ¡Big Crack!—
atacó el insecto amarillo, clavando sus taladros en el suelo y creando una enorme grieta que se abrió en dirección de Raptordramon con velocidad. Light soltó una exclamación al ver el movimiento, el que atrapó a su compañero antes de que éste alcanzara a levantar el vuelo.

— ¡Raptordramon!—soltó GinRyumon, al ver que los otros dos atacaban a su compañero. Starmon cargaba energía en su cuerpo para liberar un rayo en forma de estrella— ¡Tamer!

— ¡Sí!—
asintió la joven, jugando algunas cartas para potenciar Hum— ¡Símbolo del Valor, Powerful Will! ¡Hum!

El dragón acorazado voló en dirección de su camarada desde el aire, aterrizó casi encima de él al tiempo que el escudo de cristal y la silueta de Omegamon le rodeaban. Starmon liberó su Hypnotizer, el que impactó contra la esfera de Hum y rebotó en varias direcciones, pero los dos digimon adentro resultaron sin grandes daños. Raptordramon salió del agujero de rocas que se habían levantado a su alrededor, pero una de sus patas lucía dañada. Soltó un gruñido por lo bajo, pero se volvió a ver a su compañero.

—Gracias—soltó, sonriendo levemente.

GinRyumon asintió y aprovechó la potencia de las cartas sobre él para disparar Tekkoujin heladas que chocaron contra Digmon, mientras Starmon daba un rodeo por la izquierda para caerle con sus puñetazos. Owen vio esto y llamó:

— ¡Pucchiemon, es tu oportunidad!—dijo, levantando su mano abierta.

El duende se elevó y movió sus grandes orejas, movió uno de sus dedos envuelto en energía de color rosa y disparó un peculiar rayo del mismo color en contra de Starmon, quien estaba lo bastante cerca de los otros dos digimon. La estrella fue aminorando la velocidad hasta detenerse, con una rara sensación encima. Sacudía la cabeza, como tratando de despabilar sin conseguirlo.

— ¡¿Qué le pasa?!—exigió saber Edward, furioso de que no estuviera luchando.

—No lo sé—replicó el tamer de Starmon, tan confundido como los otros.

Nieves y Light también se mostraron extrañadas, pero el Holder les hizo despertar.

— ¡Pronto, aprovechen ahora!

Ellas reaccionaron y ordenaron a sus digimon atacar en conjunto. GinRyumon le alcanzó desde lejos con sus Tekkoujin, derribando al rival contra el suelo. Raptordramon por su lado había tomado altura, y desde allí se dejó caer sobre Starmon para caerle con toda su fuerza con un Crash Charge. Kenta soltó una exclamación y partió al lugar para recoger a un noqueado Falcomon. Las chicas celebraron la victoria, pero no repararon en que Digmon aprovechó esto para disparar su Gold Rush en contra de los rivales. Ambos dragones dejaron salir exclamaciones de dolor y cayeron al suelo, levantándose con dificultad. Owen volvió a intervenir a su favor.

— ¡Es el turno de ese Digmon!—dijo a su camarada, quien repitió el movimiento y utilizó su Heartner Beam para refrenar los impulsos de lucha de Digmon y dejarlo, como al Starmon, repentinamente confundido entre seguir las ordenes de pelea de su tamer, o el efecto del rayo.

—Es nuestra última oportunidad—dijo Light, cargando digisoul en su puño e injertándolo en el digivice IC— ¡DigiSoul Charge!

Nieves le siguió jugando las cartas Símbolo del Valor, Volcano Blaze y Cyclomon’s Hyper Heat. La peli rosa utilizó Atomic Ray en su lector de cartas, y entre ambos dragones dispararon sus rayos de energía y calor contra el aturdido Digmon, causando una explosión que levantó humo y arena, dejando vencido a Tentomon en el suelo. Rintaro soltó una maldición y partió a buscar a su digimon para alejarlo de allí. El líder del grupo casi echaba espuma por la boca.

— ¡Bien! ¡Espero que estén felices!—escupió, volteándose para marchar.

— ¡Esperen!—exclamó Light, enfurecida— ¿A dónde creen que van? ¿Causan destrozos por el bosque y piensan irse como si nada?

— ¡Métanse en sus asuntos, perras!—
maldijo el pelirrojo, ignorándola.

— ¡Escuchen esto!—demandó Owen levantando la voz, no con furia, sino con un tono de advertencia—Estoy decidido a dejarles abandonar el bosque, pero si sé que han seguido causando más daños volveré y los buscaré hasta llevarlos ante la justicia, y ellos no serán tan amables como lo he sido. Soy uno de los Holders, así que ahora que sé de ustedes no me detendré hasta encontrarlos. Espero que elijan lo que les conviene.

Edward le miró por sobre el hombro con los dientes apretados en furia. Luego se giró y echó a caminar hacia Bosque Inquebrantable. Irían a buscar las cosas que les resultaban útiles en su base improvisada y se alejarían de allí. Al parecer no podrían poner sus manos en la academia para evitar que más tamers “adiestrados” por la central les siguieran estorbando.

El trío de bribones desapareció internándose en el bosque, lo que no agradó nada a la americana.

— ¡No!—soltó, muy molesta— ¡Regresarán después sin hacer caso de tu advertencia!

Hizo ademán de ir tras ellos, pero una mano del peliblanco en su brazo le hizo detenerse.

—Está bien; ha sido bastante. Estoy seguro de que no se detendrán de causar problemas, pero al menos se mantendrán alejados de este bosque, y con eso me basta—soltó con una sonrisa amable.

Light no podía coincidir con esta postura, y el otro lo pudo notar.

—Además, tu digimon no parece en condiciones de continuar una pelea.

La chica dio un respingo y miró a Raptordramon. El digimon estaba recargado en GinRyumon, pues le costaba mantenerse de pie a causa de su pata herida por el Big Crack que le había alcanzado. Aún con su dolor estaba dispuesto a obedecer a Light, pero la joven soltó un suspiro de resignación.

—Tienes razón—declaró.

Regresó a su camarada a su etapa previa y atendió su herida, mientras Nieves se cercioraba de que GinRyumon estuviera bien. Lucía cansado, pero no tenía daños de gravedad. Pucchiemon también regresó a su forma rookie y se subió al hombro de Owen, ayudado por éste. La norteamericana ayudó a su pequeño compañero a caminar, pero le sería difícil regresar así a la ciudad.

—Nosotros los llevaremos—ofreció Nieves sonriendo.

—Gracias—soltó Light, subiendo con cuidado a su digimon a espaldas del otro.

Las chicas se volvieron al tiempo que Wright se reunía con ellas. Lucía bastante más feliz y tranquilo que cuando habían iniciado aquel día. Estiró con cierta timidez su mano hacia las jóvenes ofreciendo además una sonrisa.

—Muchas gracias por haberme ayudado a encontrar a esos sujetos—dijo el chico—y también por ayudarme a detenerlos.

—Si eres un Holder, no comprendo cómo es que no los venciste tú solo—
confesó la peli rosa.

—Es cierto que Wormmon y yo somos fuertes, pero tampoco es que nos agrade mucho luchar—declaró el muchacho con cierta pena.

Katsukagi sonrió de escucharlo. Tampoco a ella le gustaba pelear para solucionar cada problema que encontraba, pero cuando no había de otra había que utilizar aquel recurso. Decidieron regresar a la ciudad para tomar un merecido descanso. Los digimon estaban agotados, al menos los de las dos jóvenes. Tomaron camino por Bosque Inquebrantable con GinRyumon cargando a Monodramon, quien se fue todo el camino hablando sobre la peligrosa aventura que habían tenido. Pasarían además a la Tamer’s Academy para que dieran aviso de cualquier suceso extraño que estuviera ocurriendo en los alrededores, considerando lo que habían pasado aquel día.


-----------------------------

Claire. Claire. Kira Kira

notas:

- ojalá se entienda que no queríamos 'hacer relleno' xD sino ponerle algo más de trama a la historia. Usualmente las quest solo son: saber sobre un problema > encontrar al responsable > pelear > fin, así que ahora quisimos poner algo más detectivesco (?) ok ni tanto.
- los NPC son una rogue guild que estamos desarrollando como nuestros rivales desde hace poco :') Quest C - Meteorito [Nieves Katsukagi & Miguel Caballero] - Digital World | Foros Dz
eso o_o
 

Speed Star
Registrado
20 Abr 2006
Mensajes
4,381
Ubicación
neverland
Offline
Narrativa
Pese a que ambas se manejan con un buen nivel en este aspecto, debo resaltar que en este rubro las evaluaré por separado a que Claire tuvo variados errores a lo largo de sus posts. Claire, tiendes a intercalar mayúsculas y minúsculas tras los guiones de diálogo, si vas a usar uno asegúrate de mantenerlo siempre parejo, pero no con esas variaciones, porque aún cuando usas mayúscula al iniciar no hay un punto seguido que le preceda, así que te aconsejo que revises eso o te fijes en tu compañera (en esta ocasión LB) para guiarte. Hubo una que otra repetición de palabras iguales lo que lo hizo redundante, también noté palabras incompletas, varias faltas de acentuación (especialmente en verbos en pasado), comas mal puestas y finalmente el uso de verbos en otro tiempo al que debería ser. Por ejemplo: "el cuarteto se aliviaron" en realidad es "el cuarteto se alivió", pues estás usando una palabra que es singular, sería distinto si fuera "los cuatro se aliviaron" porque usaste plural. Y así como este ejemplo hubo varios casos que le quitaron fluidez y dinamismo a tu narración, así como tu tendencia a emplear oraciones en extremo cortas (de seis palabras aprox.) una seguida de la otra. No està mal usarlas, pero que no sea algo tan repetitivo porque a la larga se vuelve tedioso por las pausas intrínsecas que existen entre una y otra. De ahí en más, sobre el resto de tu ortografía notŕ varios errores de tipeo o que no te fijaste cómo se escribía la palabra o nombre: Ruikas > Ruikás, Óste > Éste, GynRyumon > GinRyumon, Quenta > Kenta, Falcómon (va sin acento). En cuanto a LB solo hubo una palabra que se te fue (Orwen > Owen) y una oración en donde creo que quisiste decir otra cosa: "dijo el Holder, cargando un Digimental en su D-terminal" era D-3 seguramente, pues en el siguiente renglón ya lo mencionas. De ahí en más no tengo quejas, siempre es bastante ameno leerte y le pones tanto énfasis a las descripciones del entorno o las acciones y a las reacciones de los personajes que se vuelve muy agradable. Cosa que, por cierto, te recomiendo hacer Claire; que seas más descriptiva y no te limites a lo que ya todos saben: Light es seria, fría y así reacciona. Estoy segura que puedes sacarle más jugo a eso, tanto a ella como a Monodramon o a tus rivales y acompañantes.

Claire 20/25
LB 24/25


Interpretación
Nada que acotar con respecto a sus personajes, me pareció que los usaron bien y también se notó que leyeron detenidamente la ficha de Owen pues estuvo bien interpretado y supieron plasmar su amor a los bosques y la naturaleza en general. Lo único que aquí voy a comentar es una cosa (tengo una segunda con respecto a los Rogue, pero la guardo para el siguiente punto). LB, usaste Powerfull Will para potenciar el Hum (que ya tenía el boost por el Símbolo del Valor), sin embargo, al explicar la aparición del escudo de Taomon lo relatas como uno hecho de hielo, cuando el Powerfull Will lo que hace es "convertir las técnicas de largo alcance en el elemento hielo". Hum, al ser básicamente un escudo, no es algo con lo que se pueda atacar, ergo, no veo el motivo por lo cual sea de cristal. A menos claro, que con cristal no te refieras a hielo (los cuales yo tiendo a relacionarlos) y sea así como interpretas el Hum. De cualquier forma es, como dije, un comentario que no afecta en la puntuación porque me llamó la atención. 25/25

Realismo
Acá viene la parte de los NPC que han creado en alguna quest anterior Y que va de la mano con lo hecho por Claire en su segundo post. Vaya, que yo estaba esperando que en algún momento Coredramon golpeara a Raptordramon, pero nunca ocurrió y el Digimon parecía prácticamente intocable (asunto que LB arregló en su último post). Yo entiendo que Raptor, tras el triple uso de cartas para el boost, haya llegado a unos stats que aproximadamente rondaban los 50-53 (digisoul charge + cartas + natural carrier) y eso hizo que estuviera en el límite máximo de un Adult. Pero de eso a que Coredramon no haya podido atinar ni un solo ataque, ni siquiera siendo Monodramon pues rodó por la arena y se salvó de sus llamas, se me hace algo poco creíble. No sé que Stats tenga el Digimon de Edward, pero quiero imaginarme que son muy inferiores a los de Light por la paliza que recibió, y eso que es el compañero del Guild Leader, no de un pelele cualquiera. Uno imaginaría que es más fuerte que el resto, pero en fin. Aunado a esto está que en ningún momento los otros renegados intervinieron en el combate. Si ya se notó que son unos abusivos que apalean a Tamers novatos y siguen atacándolos aún cuando sus Digimom no pueden continuar, ¿por qué dejar que su líder lidiara solo con un Digimon? Él nunca les pidió que no se metieran en su batalla, así que yo fácilmente veo a Rintaro y Kenta abusando de Light en un 3 vs 1 para obligar a Nieves y Owen también a pelear. Pero eso de que Coredramon cayera sin el mínimo esfuerzo de Raptor y que luego se mostrara una batalla completamente distinta y una donde los rivales enemigos sí dieron pelea... pues deja mucho que desear del primer combate y yo lo siento como que quisiste dejarte las cosas fáciles. Del resto no tengo comentarios, opino que su investigación y todo lo que hicieron se mantuvo dentro de la realidad.

LB 25/25
Claire 18/25


Desarrollo
Desde la reunión con el Holder, hasta el método que usaron para dividirse y buscar información estuvo muy bien distribuido. Me agradó que incluyeran que aún existen Digimon recelosos de los humanos, pero que quisieron ayudarles al saber que buscaban la seguridad de su hogar. Los motivos de los Rogue me parecieron buenos, una banda de bullyings que se dedica tiempo completo a amedrentar novatos y que ahora se ven amenazados por la presencia de la Academia. Aunque francamente esperaría que tuvieran un motivo más oculto o que fuera algo de un peso mayor, los tres siendo Medium y dedicándose a molestar Amateurs no veo qué les deja mas que satisfacción personal, pero son sus NPC. De la batalla inicial ya hablé, pero debo añadir que estuvo bien planteada y organizada el último combate, siendo más realista en los daños y cansancio que ambos grupos recibieron. La única objeción que tengo es el final y con lo cual yo hubiera concordado con Light. Uno de los objetivos era detenerlos una vez ubicaran quienes eran, pero una cosa es vencerlos en batalla y dejarlos libres, a vencerlos y hacer algo al respecto para asegurarse que no volverán a causar daños. Dudo que, dada la naturaleza de Edward y su séquito, la advertencia de Owen les haya hecho mella. Es muy fácil para un renegado esperar a que dejen el bosque para volver a cometer sus fechorías. 23/25

Evaluación - Pagas
LB: 97/100 - 290 bits
Claire: 86/100 - 260 bits

+1 EVO a Ryudamon y Monodramon
+2 puntos de Fama (LB) +1 punto de Fama (Claire)​

Lady Beelze Lady Beelze Claire. Claire. sus fichas serán actualizadas a la brevedad posible.

Masaru Masaru Yggdrasil
 

I'll drive you like a hammer on a bed of nails
Registrado
10 Ago 2004
Mensajes
6,283
Offline
Kira Kira gracias por la revisión cx cuando decía del escudo de cristal me refería a que parece de vidrio, si sé que no se puede hacer de hielo xDU este.. te quería preguntar si no nos ganamos puntos de stats o no te acordaste? ; ;
 

Speed Star
Registrado
20 Abr 2006
Mensajes
4,381
Ubicación
neverland
Offline
Lady Beelze Lady Beelze ok, entonces todo bien en ese aspecto, yo imaginaba al escudo como de energía, pero cada uno lo interpreta distinto. Sí me acordé de eso, lo estaba volviendo a rectificar en la quest, pero en esta ocasión no consideré darles puntos por la brevedad de cada rubro en batalla (de cada Stat). No hubo un aspecto que sobresaliera o que alguno de los Digimon utilizara más (tipo que Raptor se hubiera dedicado más a atacar corporalmente que a ser asistido tanto por cartas). Por lo tanto en esta ocasión no.
 
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba Pie