Quest D El Buen Ciudadano - Halsey, Gaia, Dylan & Rhydian.

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

Claire.

Lightning
Offline
"El buen ciudadano”
a) NPC que la solicita: Jijimon
b) Descripción de la misión: Nuevo día, nuevos grafittis de mensajes anti humanos. Jijimon ha considerado que esta es una buena oportunidad para demostrarle a los habitantes que los humanos no son malos. Para esto, ha decidido contratar Tamers que ayuden a pintar las paredes que fueron vandalizadas por los grafittis
c) Descripción del campo de juego: File City
d) Objetivos a cumplir:
  • Limpiar y pintar los graffitis
  • Dejar una buena impresión a los Digimon desconfiados


e) Notas:
  • Quest general: Puede ser tomada por el Tamer nuevamente incluso después de haberla superado
  • Están tratando de dejar una buena impresión, eviten causar problemas en los lugares que limpien

Quest D:

Mínimo de posts en Party +4: 1 c/u
Plazo: 7 días.
Paga máxima: 150 Bits.
Máximo de puntos de stats: 1.
En caso de activo:

Máximo de puntos del sistema de fama: 1.
Máximo de Blast Gauge: 15%

Fichas: Halsey Volk, Gaia Zaytseva, Dylan Tanneberger & Rhydian Taylor
Digivice: iC, Xros Loader, iC y Xros Loader, respectivamente

Lionel Lionel Verwest Verwest Bishamon C. Underwood Hathaway Xayah pueden comenzar, disculpen la demora, have fun~
 

Lionel

While we can dream, there always be hope
Offline

Rhydian había quedado en verse con Dylan a las afuera de la alcaldía, para pesar del oscuro. Echó un suspiro en cuanto hubo llegado temprano y no vio a nadie; caminó por un lado hasta sentarse en los bancos frente al lugar. Estaban hechos de concreto bajo dos árboles próximo al sitio, perfecto para leer un rato mientras esperaban.

──
No entiendo por qué debemos hacer trabajo con la foca ──expresó Renk con algo de desdén. La verdad era que no le agradaba para nada trabajar con el animal acuático, aunque Dylan fuera otra historia──, ¿no había nadie más?

──
Es un favor, solo eso ──añadió el líder de Armany refiriéndose a la fémina en particular──, además, su personalidad es interesante.

──
Pero su compañero impertinente ──bufó. Desde que supo por Káiser que éste había escuchado fugazmente una conversación entre ellos sobre asuntos personales en aquella mansión embrujada, lo sintió de muy mal gusto y comenzó a molestarle su presencia.

──
Tú a veces llegas a a ser así ──río dándole galletas──, come algo. Todavía es temprano y creo que necesitaremos más de ellas si queremos ayudar con el trabajo de hoy ──explicó Taylor haciendo que Shadow fijara su mirada nuevamente en él.

──
¿Por qué? ──trató de indagar curioso.
──
¿Te acuerdas de la vez pasada que tratamos el asunto de los Digmons que hacían graffitis? ──Renk asintió y Káiser continuó──. Parece que otra vez andan con lo mismo, pero son otros diferentes ──el oscuro se quedó pensando en la desdicha de aquellos Digis que no tenían Tamers y no sabían nada de estos. Había escuchado que el último grupo que hizo eso, ahora todos poseían compañeros humanos y una vez más les habían agradecido por aquel acto.

──
Bueno, creo que puedo hacer una excepción por hoy... ──susurró viendo hacia un lado. De pronto, a la lejanía, observaron a Dylan junto a otras dos chicas con sus respectivos compañeros digitales──, parece que tenemos compañía.

Rhydian miró a la Teutona y a lo que parecía ser una ucraniana con otra chica de cabello rosado. Cuando llegaron se presentaron; por su parte supo que la pelirosada se llamaba Halsey y su compañero era un Gaomon mientras que el de la ucraniana era Gaia y su Digimon era un Coronamon. Por alguna razón, Káiser se quedó viendo a la última. Creía recordar que la había visto una vez tomando un encargo para sacarle fotos a una ave en el gran cañón, pero el factor que más le atrajo la atención era el tipo de Digimon que traía consigo.

──
Así que... ──comenzó a tomar la palabra Halsey mirando a los reunidos──, ¿somos todos, no? ──su mirada se dirigió a Rhydian quien se encogió de hombros siendo Dylan la que contestara por él.

──
Sí, no hay nadie más ──aclaró haciendo que todos se pusieran en marcha hasta llegar a la oficina del alcalde Jijimon quien los recibió amablemente explicándoles el asunto en cuestión. El Ultimate se levantó de su asiento y salió del sitio para guiarlos al lugar de los hechos; en el camino les iba explicando lo importante que era dejar una buena impresión sobre los habitantes Digitales de File pues había muchos que tenían rencores bien fundados por anteriores tratos que habían recibido. Caminaron por un par de calles más hasta que lograron visualizar el área.

──
Están éstos por acá y por el lado norte cerca de la alcaldía, además, de unos cercanos al museo ──les mencionó el de apariencia de viejo entre tanto dos Agumon cargaban con unos implemento de limpieza──, si necesitan más, podrán pedirlos en la recepción. ──refiriéndose al sitio de donde venían──, buena suerte y recuerden algo: Algunos de ellos pueden ser agresivos.

Con eso se despidió de los Tamers quienes se miraron las caras habiendo determinado que necesitarían más que solo eso para ellos cuatro terminaran todo el trabajo que se les habían encomendado. Casi a lo lejos, Jijimon les gritó que si escuchaba un reporte sobre otra puesta en escena de aquellos graffitis en zona diferente, les llamaría.

──
Que Pillos ──bufó la foca atrayendo la atención de Shadow.
──
Mira quien habla ──le mencionó en su típico tono sarcástico.

──
Creo que sería bueno separarnos para cubrir más terreno ──fue lo que dijo Káiser mirando al resto.
Tienes razón ──añadió Halsey mientras examinaba los recursos que tenía a mano──, además, hay que buscar más implementos. ¿Podrías ayudarnos con eso? ──le preguntó al único varón del grupo.

──
Sí, claro ──mencionó partiendo del lugar. Sin embargo, Gaia fue con él para ayudarle y así ir a la otra parte a ayudar. De esa manera podrían acelerar un poco las cosas. Rhydian antes de irse fijó su mirada en el Gaomon de la chica quién no había tratado de relacionarse con él o con Shadow y luego miró al Coronamon alegre de la fémina haciendo que sonriera.

Mientras ellos irían allá, las otras dos quedarían limpiando la pequeña muestra de protesta que habían dejado el grupo. Aunque, ahora que lo pensaban, no tenían muchos detalles de Jijimon al respecto. Por eso, cuando llegaran de nuevo a la alcaldía, preguntarían por ese detalle por si acaso les encontraban, detenerles.



Hathaway Xayah Bishamon C. Underwood Verwest Verwest Go ahead! -esto no es el mes negro, pero se parece a algo similar (?)-
 
Última edición:

♥ Aux Champs-Elysées ♥
Offline

El cuarteto restante observó en silencio como el otro iba de regreso a la alcaldía. Halsey esperó pacientemente a que el grupo estuviera alejado solo para colgar su brazo del cuello de Dylan y atraerla bruscamente hacia ella; la germana, si fuera una persona de ánimos normales (jajaja), seguramente hubiera protestado por aquel trato, pero solo alcanzó a fruncir su ceño antes de fijar su sentido auditivo por completo en las palabras de su amiga.

El muchacho se ve muy interesado en Gaia… Creo que le gusta —La suposición cayó totalmente como balde de agua fría para DTB, por suerte Volk solo le palmeó cariñosamente la espalda antes de separarse y fijarse en sus tareas, ignorando la reacción inédita de la mayor—
, ya veremos si logra captar la atención de Shura.

Segundo balde de agua fría para la rubia.

[ . . . ]

Ahí, súbdito, tienes que tallar y luego pintar con más destreza… ¡Si sigues así de lento nunca alcanzarás la meta alta de la jerarquía esclavista!
¿Acaso él no piensa hacer nada? —No había por donde dudar de que Gaomon estaba molesto porque tanto su tono como expresión lo reflejaban. Ambas femeninas sabían que se refería a Gomamon.

El pelinaranja estaba en la cima de un monte de cajas a la entrada del barrio, dándole órdenes y señales al trío para limpiar y pintar las paredes vandalizadas. A principios, Gaomon solo lo ignoró y dejó ser mientras se ocupaba de su parte, pero ya con cinco minutos escuchándolo su paciencia se quemaba. Halsey había creído que era buena idea que se ocupara de eso porque no encontraba útil a una foca para esas tareas, Dylan por su parte estaba tan absorbida en sus pensamientos que llevaba pintando desde hace rato el mismo punto.

¿Lo que había dicho Halsey sería cierto? ¿Ese chico tenía interés en Gaia? En dado caso, ¿cómo reaccionaría ella a eso? No podía evitar rondar con todas esas dudas en su mente, repitiéndolas una y otra vez con desvíos de peores suposiciones. Para su gran ventaja, el que siempre fuera tan perezosa e insípida le ayudaba a no dejarse notar externamente que tenía un problema cargando consigo: Gaia no dejaba de inundar su mente.

Estoy haciendo lo que se me ha otorgado por decisión divina de Odín. —Rain respiró hondo al escuchar semejante respuesta de Gomamon, Volk observó lo fuerte que empezó a apretar la brocha de pintura por lo cual supo que era momento de intervenir para distraer al tipo bestia:
¿Se han dado cuenta de que llevamos minutos borrando vandalismo que insulta siempre a la misma persona? Al menos el individuo de esta cuadra le tenía tremendo odio al nombrado: October jalabolas, October manca borra tus partidas del PES, October págame los cien dólares buitre del… Uh, eso creo que hasta a mi incomoda leerlo en voz alta. —Desvió sus ojos hacia otro punto: graffitis de firmas en las paredes del frente y metros más arriba de los actuales. Trató de colocarse en punta para llegar, pero de ninguna manera alcanzaba. Vio los barrotes y muros sobresalientes del edificio del lateral cerca del poste de luz del área e indudablemente no pudo evitar pensar en una traviesa idea.
Seguramente en un pasado no muy lejano, alguien realizó un graffiti de agradecimiento para el misterioso rey del digimundo, seguro morirían de saber que soy yo, su indudable amo y… ¡Hey, súbdita insolente, qué estás haciendo!
¡A ella no le hables así! —gritó el lobezno como mejor pudo sin desatar furia hacia el acuático.

Ese conjunto de palabras y de repente una pequeña gota de pintura blanca en la mejilla, fue lo justo y necesario para sacar a Tanneberger de su concentración interna, irguiendo su vista hacia arriba para encontrarse, de manera inesperada, con la figura del huracán andante de la serbia colgando con una mano del barrote horizontal de un poste de luz para caer a la altura de un graffiti en el muro alto.

…. ¿Cómo llegaste hasta ahí? —le cuestionó buscando la lógica a lo que sus ojos veían.
Luego te explico. —Dijo para concentrarse en lo suyo, aunque la respuesta terminaría en una extensa de su divertida práctica del parkour. Una vez terminó, tiró la brocha al piso y se tomó del postear con ambas manos para volver a llegar a los barrotes del primer piso del edificio. En el proceso alcanzó a ver por la entrada del barrio las figuras de la ucraniana y el varón, acompañados de sus digimon, el cuarteto traían unas cuantas cajas medianas con bastante implementos para el vandalismo faltante. — ¡Hey, ahí vienen los chicos!

Apenas terminó su frase, la pelirosada sintió algo chocar contra su cabeza, un quejido salió de su boca como reacción para luego mirar hacia arriba: una viejita en el tercer piso desde su balcón le había lanzado algo.


Verwest Verwest Lionel Lionel Bishamon C. Underwood la idea para el siguiente post se las dejé bastante clara al final [?
 
Última edición:

xx
Registrado
6 Ago 2007
Mensajes
2,492
Offline

¡Vándalos!

Halsey decidió bajar del muro para volver junto a la germana cuando recibió un tercer impacto sobre su cabeza. Un Babamon le había lanzado una docena de naranjas desde su piso y amenazaba con seguir lanzándoles con su despensa si no se marchaban de aquel lugar. Dylan despegó un poco sus labios; ¡pero si ellos eran los buenos! Los que estaban arreglando el desastre de los vándalos y no los vándalos. Tomando su cubeta de pintura y su brocha, retrocedió unos pasos para poder visualizar a quien les agredía desde un plano más abierto.

No estamos causando desorden, estamos pintando —alegó la rubia, pero Babamon continuó a lo suyo arrojando un montón de manzanas. Gomamon atrapó una de ellas y se dispuso a comerla bajo la mirada engorrosa de Gaomon— ¡por favor, deje de atacarnos! —Dylan había elevado su tono de voz y se movía de un lado a otro para esquivar las frutas.
Váyanse de aquí, los humanos no son bien recibidos en esta zona —dijo Babamon— . Si los demás Digimon les ven, vendrán a hacer más graffitis.

Al parecer la anciana se había quedado sin municiones, puesto que lo siguiente fue que entró a su departamento a buscar más cosas, pero al encontrar nada desistió de lo que hacía y cerró su ventana con un brusco jalón que hizo vibrar el marco y el cristal. Si hubiese habido aves alrededor, como en el mundo real, ya se habrían espantado y salido volando. La teutona y la montenegrina se miraron de reojo unos segundos y luego ambas se encogieron de hombros. Halsey comenzó a parlotear un sinfín de cosas, como ¿por qué no eran bien recibidos en ese lugar? Y si así era, ¿por qué les habían llamado para ir ahí a limpiar? Lo mejor hubiese sido que un escuadrón de trabajo conformado exclusivamente por seres digitales se hiciera cargo.

Mientras se desplazaban para encontrarse a medio camino con sus demás compañeros de Quest, Dylan experimentó una sensación extraña porque Rhydian y Gaia venían charlando con cierta soltura, al igual que Shadow y Vanya. Respiró profundo para evitar que su sensación se convirtiera en una opresión en el pecho.

¡Genial, chicos! Trajeron muchas cosas —la más animada era Volk, que enseguida fue a examinar la caja que cargaba Coronamon. De esta tomó dos brochas gruesas y dos pequeñas. Su compañero Rain se hizo con una de las cubetas que traía el único varón del grupo.
Pueden tomar lo que gusten. Si falta algo, iremos por más —dijo Taylor. ¿Otro viaje entre Gaia y él, solos, hasta la bodega? Una parte de Dylan estaba deseando que aquellos artículos fuesen más que suficientes. En cualquier caso, para no desperdiciar (¿) solo tomó una pequeña brocha de la caja del de cabeza ígnea y luego Kaiser le extendió otra cubeta de pintura. La germana la aceptó, pero entre lo pesado del material y la carga de Gomamon sobre sus hombros, se desequilibró un poco, más supo corregirse rápido para que nadie lo notase.
Gracias —agradeció con una calma opuesta a la energía que derrochaba Halsey, impaciente por ir a pintar otro edificio cuanto antes.
¿Por dónde comenzamos?
Vimos unos muros en muy malas condiciones en esta zona —Rhydian señaló con su pulgar hacia atrás— , Gaia y yo podemos comenzar por ahí —nuevo balde de agua fría. La sentencia del varón condenaba a la germana y a la montenegrina a seguir trabajando juntas. Y no era que le molestase estar con Volk, pero sus extrañas deducciones acerca de Sasha y Taylor habían estado jugando toda la mañana con su mente. No quería escuchar más sobre ello. Tanneberger miró a Zaytseva como si esperase que esta dijera algo, pero no sucedió. Ella solamente esbozó una leve sonrisa ladina al mismo tiempo que les entregaba a sus amigas unos pedazos de tela en forma de delantales para no ensuciar sus ropas.
¡Vamos, Dylan! —el torbellino arrastró a la rubia hacia otra parte.


[...]


Pintar le había devuelto su serenidad característica porque era una labor tan simple como tan sencilla. También era cansado, su brazo se tensaba a cada rato, pero a pesar de todo lo estaba disfrutando. Lo mejor de todo era que al hacerlo, se mantenía concentrada en borrar las manchas y mensajes, mismos que en su mayoría resultaban ser graciosos, y de esa manera no tenía que pensar en más nada... En particular en Zaytseva. No tenía por qué entrometerse entre ella y el de Armany porque técnicamente ella era sólo su amiga.


Al cabo de otro rato, su pequeña brocha se desgastó a tal grado de que ya no podía avanzar con fluidez. Esto conjugado con su usual pereza y tranquilidad para hacer las cosas, provocaría que Dylan tardase toda la tarde en poder arreglar un pedazo de pared llena de rayones. Sus hombros decayeron tras un largo suspiro y enseguida pensó que quizá podría ir a pedirle otro artículo más eficiente a Taylor, a Coronamon o a la albina. Sus ojos se dirigieron hacia allá en donde los susodichos se encontrasen, apenas podía percibirles desde lo lejos trabajando hombro con hombro. Se mantuvo así por un largo momento hasta que Volk se acercó a ella casi gritándole en el oído:

¡DYLAN!
¿Si?
Te estoy preguntando, ¿cómo haremos para pintar esas zonas tan altas? —la de cabellos rosa señaló unos mensajes escritos con una caligrafía espantosa a unos cinco metros de altura— No quiero que Babamon vuelva a molestarse si utilizo mis ‘trucos de magia’ —dijo con cierto énfasis al final, la rubia alzó una de sus cejas pensando que su amiga era una bruja que sabía levitar o que tenía habilidades físicas dignas de una gimnasta profesional.
Tengo una idea, pero préstame una de tus brochas.

La menor cedió, dándole uno de sus artículos a la heroína. Después esta última viró hacia su derecha, al pedazo de pared que trabajaba su amigo digital y el amigo de Halsey. Bueno, en realidad Gaomon era el único que trabajaba y Gomamon impartía órdenes, las cuales eran ignoradas por el primero. La teutona estaba tan acostumbrada a esa actitud del acuático que todo lo que él decía le parecía normal, pero no era así para Rain, quien hubiese estallado en furia de no ser por la oportuna intervención de la humana.

Vamos, ser ordinario, trabaja más rápido. Esbirro, esfuérzate —los cabellos del de silueta azul se erizaron un poco— ¡Oye, pulgo...
Gomamon —Tanneberger llamó a la foca para que no diera ni un paso más hacia el tenso lobezno— , ayúdame con algo.

El Child acudió velozmente al llamado de su humana. Sus ojos centellaban, su pecho se inflaba y sus ánimos subían a tope de sólo saber que su ‘adorada’ le necesitaba. Con su garra peinó sus cabellos naranja y luego escuchó con atención lo que aquella le pedía. La teutona sacó su iC y el digisoul envolvió a Gomamon, haciéndole brillar y crecer hasta adoptar una nueva forma: la de Ikkakumon. El nuevo Digimon tenía la altura necesaria para alcanzar los pedazos que a Dylan y a Halsey les hacía falta pintar. La Medium subió al lomo de su amigo con cuidado de no derramar pintura y no ensuciar su pelaje, luego Volk y Gaomon –el último con algo de desconfianza- hicieron lo mismo, muy a pesar del visible descontento del león marino. Tanneberger le pidió que se comportara pues si trabajaban todos juntos, terminarían más pronto. Ikkakumon aceptó a regañadientes.

Sobre el concreto con acabado fino, sobresalía una línea perfectamente trazada en horizontal, color rojo. Dylan pasó su brocha con mucha pintura por ese pedazo intentando seguir la línea, pero su pulso inseguro le hacía desviarse, ocasionando un derrame. Carraspeó un poco exasperada.

¿Qué uso para poder pintar una línea recta?
Cof, not-your-sexuality, cof —tosió Halsey, luego soltó una risa.
¿Q-qué? —Tanneberger no comprendió o no había querido comprender. En cualquier caso, Volk cambió de tema pronto.
Se me ha ocurrido algo, ¿qué tal si además de maquillar los graffitis, pintamos algún dibujo o mensaje motivacional para los vándalos?
Es buena idea.

Las féminas continuaron trabajando, una con más enjundia que la otra (¿). La rubia a veces se distraía porque desde aquella altura que le proporcionaba el lomo de su amigo, podía observar con más claridad a Gaia y Taylor. En cierto momento detectó que la ucraniana se alejaba del varón para dirigirse a otro sitio que no pudo adivinar. Tanneberger se propuso dejar de pensar en su amiga antes de volver a su tarea porque la evolución del acuático estaba a punto de terminar. Gaomon, Volk y ella bajaron a tierra firme, pero de repente, mientras encontraba su lugar en el piso, sintió una gran ráfaga de un líquido espeso chocar contra su cara. Por mero instinto alcanzó a cerrar su boca y también sus ojos, de lo contrario habría probado el sabor de la pintura.

¿Halsey? ¡¿Qué diablos?!
¡Whopsie! No fue mi intención —se defendió la Amateur, y aunque la rubia no podía verle bien, tenía la impresión de que Halsey estaba conteniendo una risa— . Soy muy torpe y derramé pintura en tu cara, ahora tendrás que ir a lavarte, Dylan.

Cada que intentaba quitarse el líquido de su cara, terminaba embarrándolo más, ocasionando un desastre que se extendió hasta su ropa. Por suerte llevaba puesto el delantal que le diera Zaytseva. La germana se sacó dicha prenda y se limpió con ella sus manos, y después de excusarse con los demás, sobretodo con Gomamon para que no le siguiera, se dirigió a los baños.



[...]


En su camino le pareció ver a un par de Digimon doblando por una esquina, pero desaparecieron tan rápido que no pudo detectar que estos llevaban consigo una caja llena de latas de aerosol... Más adelante, Tanneberger pasó por donde se encontraba Taylor, dirigiéndole a este una leve mirada y un gesto con su mano en forma de saludo. Fue de largo y se preguntó si es que cerca de ahí podría conseguir también un poco, no le vendría mal ni a ella ni a su equipo. Al final llegó hasta los baños que se localizaban cerca de las oficinas de Jijimon y justo en la entrada, se topó con otra chica que iba saliendo; casualmente (¿) se trataba de Sasha. El cuerpo de la rubia dio un ligero respingo.

Hola —dijo en automático. Si se hubiese detenido a pensar qué decir, quizá no habría salido nada de su boca.
Hola —contestó la albina—, ¿qué haces aquí?
Vine a lavarme la cara —el tono monótono de Dylan hizo reír un poco a Gaia, quien luego reparó en lo tonta que había sido su pregunta pues el rostro de la alemana estaba teñido totalmente de blanco. Era obvio que necesitaba lavarse— . Halsey me arrojó pintura encima.
¿Halsey? —inquirió, y de inmediato intuyó que el accidente de la heroína tal vez no había sido tan accidental. Ambas Tamers se miraron unos segundos, hasta que de pronto la rubia descubrió que le estaba bloqueando la salida a su amiga. Debía moverse, pero no quería moverse. En todo caso, la ucraniana tampoco parecía querer abrirse camino por sí misma. Luego de un rato, la rubia rompió el silencio en una intentona de entablar una conversación que prolongase su estadía en aquel sitio.
No te he visto mucho hoy —soltó esperando que no sonara como un reclamo, sino como un comentario aleatorio.
¿De verdad? —la albina sonrió nuevamente— Yo te descubrí un par de veces mirándome desde lejos.
No es a lo que me refería —la sonrisa de Gaia era contagiosa. Dylan desvió su rostro para que no mirase tampoco el leve sonrojo en sus mejillas— . No hemos estado mucho tiempo juntas —y a continuación, se avalentó para preguntar lo que todo el día estuvo deseando saber. Le costaba trabajo y temía a la respuesta, pero prefería no vivir en la ignorancia porque eso era más angustiante. Su corazón comenzó a bombear más rápido cuando se encontró con aquellos ojos azules; quiso recordarle cuánto le gustaba, pero primero debía saber...— ¿la estás pasando bien con Taylor?




Hathaway Xayah Bishamon C. Underwood Lionel Lionel
 
Última edición:

This is the time of kingdoms falling
Moderador
Offline
-Sí.

Hubo silencio. DTB no mostró ninguna expresión pese a que en su interior sí afloraron varias emociones molestas que afectaban su estómago, pecho y mente. La germana no desconocía que en el pasado, Gaia tuvo de pareja a un hombre así que podría ser que...

-¡Dylan!
-¿Qué? -No supo en qué momento perdió el norte por culpa de sus inquietudes. Lo primero que notara al volver en sí, fue una mirada preocupada por parte de Shura; eso la hizo intuir que quizá ella también dejó ver un poco de sus emociones al final. De repente llevó ambas manos a su cara.
-¿Qué te sucede? -La rubia negó con suavidad al mover su cabeza. No obstante, Gaia tuvo el atrevimiento de tomar sus manos para llevarla a retirárselas del rostro.

Las dos miraron la unión de sus extremidades, siendo Dylan la que respingara porque su diestra y zurda yacían manchadas de pintura blanca; ahora las de la peliblanca también lo estarían. Sabía debía soltarse antes de embarrarse más, empero terminó haciendo todo lo contrario a lo que su propia consciencia le dictaba: afianzó más el vínculo y lo mejor fue que Sasha le correspondió.

-No lo sabes pero, mis manos se habían tensado y perdido cierta sensibilidad -Zaytseva apretó otro poco-. Ahora estoy recuperándola de nuevo... gracias -pronunció con mucho alivio.
-¿Eso es normal? -Con su pulgar acariciaba las manos de la otra fémina.
-Más de lo que te imaginas.
-¿Por qué?
-Porque... -sus ánimos parecieron bajar de forma notoria para alguien tan despistado como la medium.
-N-no me tienes que responder ahora -Gaia la miró a los ojos.
-Radiación.
-¿Eh?

Despacio, Sasha soltó las manos de DTB para que no luciera como un acto grosero. Y de la nada, la bonita y atrapante sonrisa de la modelo volvió a aparecer. Sin decir nada más se dio la vuelta para regresar a los lavamanos; quién lo diría... al final la perezosa pudo retenerla por más tiempo del que hubiera imaginado. Eso la hacía sentir feliz, pero contrariada. Inmediatamente recordaba la respuesta a su pregunta sobre Taylor y la ex pareja de Gaia. Un hombre. Suspiró con dejo de tristeza sin darse cuenta de que así fue, pues solo la ucraniana lo notó.

-Rhydian es un tipo interesante -Dylan lavaba su cara para cuando la otra muchacha apenas secaba sus manos y había empezado a hablar. La amiga de Gomamon se detuvo solo unos segundos-.Tiene cierto estilo. Eso me gusta... -DTB dejó que el agua tintada de blanco corriera por su cara hasta caer como gotas por su mentón dentro del lavamanos-. Sabía que le había visto en alguna parte pero fue Vanya quien terminara recordándome dónde... él también tuvo esa sensación conmigo.
-Qué bien... -díjole con la misma emoción que evocaría una piedra. Gaia le extendió un poco de papel para que pudiera secarse la cara.
-Es líder de una guild.
-Lo sé... -pronunció con el mismo nulo entusiasmo.
-Me preguntó si me gustaría unirme -la frase atrajo la completa atención de la alemana cual imán. Juró que podía sentir los latidos de su corazón con demasiada precisión.
-Deberíamos volver, ¿no? -Su mirada yacía fijada en el suelo. La soviética le dio la razón, mas eso no significaba que todavía debieran marcharse.

En el baño había una banqueta donde tomó asiento e invitara a la de orbes esmeraldas a hacerlo también. No era que no quisiera ceder a la petición de la eslava, pero hacerlo podría significar tener que continuar escuchando lo que pensara del tamer. De todos modos lo hizo; relajó sus hombros y tratando de sonreír miró a su amiga.

-¿No querías pasar más tiempo conmigo? -Dylan se sonrojó. Esa reacción le dio espacio a Zaytseva para arrastrar sus posaderas hasta estar más cerca de la de mayor rango. -¿Hay algo que deba saber?
-¿Sobre? -¿Se refería a...
-La misión. -Entonces DTB respiró más tranquila. Sin embargo, su ritmo cardiaco volvió a dispararse en cuanto sintiera la cabeza de Gaia sobre su hombro. La sonrisa que apareció en su cara era inigualable a cualquier otra que pudo haber esbozado antes y solo segundos más tarde se dejó llevar, apoyando también su mejilla sobre la cabeza de la modelo.
-Halsey me dijo que podríamos pintar sobre la base que cubrirá los grafitis... deberíamos poner mensajes más positivos sobre los humanos -Shura había cerrado sus ojos-. Más bien, sobre la relación entre digimon y humanos.
-Suena algo sencillo y es una buena idea -la heroína pronunció un sí.
-Se te hará fácil porque sabes dibujar.
-¿Tú no? -Las dos rieron.

[...]

Al pasar por la misma esquina por la que pasara antes, la amante de la natación percibió una sombra a la que no le dio mayor importancia, no hasta que Zaytseva se detuviera bajo la excusa de haber escuchado algo, pero no había nada que delatara el supuesto origen de ese sonido.

A metros de distancia pudieron ver a Volk y Rhydian charlando. Los digitales yacían cerca también, descansando de la labor solo por unos minutos. Hasta Gomamon yacía exhausto de tanto dar órdenes (?) Que nadie escuchaba para su mala suerte.

-Creíamos que les había sucedido algo -Halsey fingió preocupación a propósito, pues su cara delataba cierta picardía.
-¿Todo en orden? -Ambas recien llegadas asintieron.
-¡Dylan! -El acuático saltó a su hombro para poder restregar un moflete en el de la rubia.-Te extrañé como nunca.
-Solo fui al baño... -Hasta al varón humano se le resbaló una gotita al ver la exageración del child.
-No vuelvas a dejarlo solo, casi se pone a llorar -declaró Coronamon con inocente mofa.
-No lo escuches -la foca afiló la mirada.
-Es mi impresión, ¿o Gomamon se pone más posesivo cuando Dylan está cerca de nosotras? -La pelirrosa susurró muy cerca de Shura; la verdad era que también lo había notado y que la amante del cine se lo dijera era más una confirmación que una semilla de duda. -Además se pone extraño cuando tú estás cerca de ella.

Y la tamer del ígneo sabía por qué. No lo culpaba, después de todo fue su responsabilidad el haber evidenciado sus sentimientos hacia Dylan frente a él. No lo hubiera hecho si no hubiera estado ebria el día que lo hizo, pero sucedió. Las consecuencias de su acto era de ignorancia para los demás y así debía mantenerse; así debía incluso darlo a demostrar, fingiendo no tener idea de por qué el ególatra se creía más 'dueño' de Dylan que ella de sí misma.

-Ya le dije a Rhydian lo que deberíamos hacer para no dejar estas paredes a merced de nuestros artistas callejeros -ironizó Cherry.
-Yo igual se lo comenté a Gaia.
-¡Manos a la obra! -La amiga de Gaomon alzó su brocha para avivar el ánimo.
-Así es.

El sonido de unas latas siendo sacudidas fue lo que escucharon al compás de unas cuantas risillas socarronas. Varios digimon que no superaban la altura de los humanos, mostraron las pinturas de aerosol a modo de advertencia. Todos tenían un dedo en el botón del contenedor.

-Con o sin ustedes volveremos a escribir nuestros mensajes.
-Volveremos a dejar nuestra huella.
-Este barrio es de nosotros -rieron en conjunto.
-No se atrevan a dañar lo que ya hemos hecho -los demás digimon protagonistas miraron a Gomamon como si le reclamaran algo, solo un pequeño detalle muy importante-. Bueno, bueno, ¡lo que hicieron mis esbirros y mi amada Dylan!
-Mejor cállate.

Antes de que apretara para que saliera la pintura sobre la cara de la foca, Vanya expelió un jet de fuego que llevara al más hablador de la pandilla a retroceder con cierto pánico. Los otros dos digimon se alinearon a la misma distancia de Coronamon y Gomamon, cual barrera.

-Si siguen intentando hacer algo incorrecto, no dudaremos en atacarles -declaró el compañero de Taylor.
-Ataquémoslos ahora -El pelinaranja alzó una aleta a modo de orden.
-Bastaría con un ataque de Vanya para hacer explotar las latas -los vándalos respingaron; Gaia se colocó detrás del felino-. Es pintura inflamable -y los demás humanos cayeron en cuenta de que era cierto-. Por eso retrocediste.
-N-no, ¡No! Humana tonta.
-¿Qué dijiste?
-Tranquilo -Shura tocó el hombro de su amigo-. Tengo una mejor idea para acabar con esto que podría volverse un círculo -llevó su mirada azul hacia los antagonistas-. A ustedes les gusta dibujar, así sean garabatos... nosotros también sabemos hacerlo -miró a sus demás compañeros humanos-. ¿Por qué no arreglamos esto haciendo una competencia entre nosotros?
-¿Qué? -Se escuchó entre los malos y algunos buenos. -No querrán ser humillados por nuestro talento.
-¡No desafíes a tu rey, esclavo!
-Eso veremos -respondió también Zaytseva con más suavidad.

Como la pared de Halsey y Dylan yacía pintada con unos cuantos mensajes y decoraciones, al menos dos humanos con sus respectivos digimon se enfrentarían a otros dos de los pseudo vándalos. En las otras paredes más cercanas al centro de trabajo de Jijimon, el resto se encargaría de participar allí.

La actividad fue acaparando la atención de todo aquel que pasase por el sitio. Poco a poco, más personas fueron aglomerándose para poder ver la obra final de cada dibujante. Tanto bullicio hizo que el alcalde saliera a descubrir qué sucedía, dándose cuenta de que los tamer que contrató estaban jugando junto con los malcriados digimon (a su juicio). Eso no formaba parte de sus planes y no era lo que estuviera esperando jamás.

No obstante, los humanos dejaron a cargo de los dibujos a sus respectivos amigos para poder dar la cara por la situación. La primera en hablar fue la modelo, quien le comentara su idea y de por qué lo hiciere. Era más conveniente mostrar aceptación hacia aquellos que llenaban las paredes de grafiti sin sentido, porque de esa forma explotarían su capacidad artística para algo mejor, embellecer el espacio. Luego Dylan añadió que esa era una buena forma para mantener a los digimon rebeldes a raya sin hacerles ver que son los malos; luego Halsey continuó acotando la relación entre humanos y digimon. El arte era un medio de comunicación amplio y que prácticamente todos comparten de alguna forma, así que no había mejor manera para demostrar que tanto humanos como seres digitales podrían trabajar de la mano. Al final el líder de Armany le sugirió al antiguo digital que optara por hacer de este juego una costumbre, promoviendo así una sana competitividad.

Jijimon no pudo refutar ninguna de las ideas dichas, más bien se vio en la necesidad de darles un voto de fe a cada tamer porque los espectadores también estaban de acuerdo con realizar ese tipo de actividades cada cierto tiempo.

[...]

Pasadas las horas y entrada la tarde, casi noche, todos pudieron admirar lo que cada quien dibujó. Como firma personal, cada artista se pintó una mano, garra o pata y así dejar una huella. Incluso los problemáticos lo hicieron.

No tuvieron que recurrir a las riñas más allá de los dimes y diretes de los no tan antagonistas y la foca engreida.

Como las chicas vivían cerca, en algún punto del camino pretendieron despedirse de Rhydian mas él se ofreció para acompañarlas de sí o sí, pese a que su amigo no quería. Igual no lo manifestó y para no tener que socializar se introdujo en el digivice de su tamer. Gaomon deseó poder hacer lo mismo pero respecto a Gomamon.

-Hasta aquí -Gaia anunció por todas. El varón las miró a las tres, diciendo que fue un gusto haber trabajado juntos y conocer a Halsey y a la ucraniana.
-Pueden venir a mi casa a pasar un rato -enseguida se ofreció el torbellino andante para infortunio del lobo.
-Yo quiero descansar -Gaia bostezó.
-Bueno, vámonos Dylan -sin importarle los reclamos de Gomamon, Cherry tiró de la alemana por un brazo. Esta quiso negarse mas ya era algo tarde para hacerlo; sus ojos recayeron sobre los de Sasha y así se mantuvieron hasta no perderse en el interior del edificio. Lo último que escuchó fue el ofrecimiento de Rhydian hacia Zaytseva para acompañarla hasta su apartamento.

-Hay mucho desorden... mejor otro día -Coronamon lo dijo con una sonrisa afable.
-Está bien -el humano también sonrió-. Hasta pronto, Gaia.
-Nos vemos. -Enseguida movió sus ojos hacia el edificio de DTB.
-El que suba de último lava los platos -díjole el felino antes de salir corriendo.

Verwest Verwest Hathaway Xayah Lionel Lionel

Claire. Claire. Listo.

No sé si siga aplicando pero me gustaría optar por el ascenso automático. Con esta serían cinco misiones. La cuarta está sin corregir y está a cargo de V.G.Tizza (lo menciono ya que es mode Dx)
 
Última edición:

Claire.

Lightning
Offline
Hola chicas.. y Lionel (?) aquí les traigo la evaluación a su quest ~~

Narrativa: Comenzando con este aspecto puedo decir que los cuatro gozan de una narrativa agradable con escasos errores que caen mayormente en el ámbito de meros descuidos que a todos nos suceden al momento de escribir, algo que una segunda leída al post antes de subir arreglaría. Por nombrar algunas cosas a las que pueden ponerle un ojo la próxima vez sería a la repetición de palabras en el caso de Lionel y Underwood, a quienes les noté varias frases donde repetían más de una vez y seguido palabras como "grupo", "fémina" y "había". Verwest, en tu post encontré esta linea que parece estar incompleta:
Fue de largo y se preguntó si es que cerca de ahí podría conseguir también un poco,(¿un poco de qué?) no le vendría mal ni a ella ni a su equipo
De resto no tengo nada más relevante que acotar.
Lionel - C. Underwood 22/25
Verwest 24/25
Xayah 25/25


Interpretación: No puedo empezar la evaluación a este rubro sin antes felicitar el hecho de que parecen complementar de modo excelente sus personajes. Se nota que son cercanos y que mas de una vez han trabajado juntos -al menos en el caso de las chicas-. Así que no tengo nada que reprochar con respecto a las personalidades de los humanos o Digimon.
Un par de cosas que podría comentarles aquí y que, aunque no les baja nota, sí les sirve para tener en cuenta más adelante lo importante que son los "pequeños detalles", es el hecho de que los cuatro describen en sus post que Jijimon los lleva a unas calles lejos de donde él está -osea, su oficina- hasta el lugar donde hicieron los graffitis, que son las paredes del museo. La cosa es que el hogar de Jijimon está precisamente en la edificación de museo, lo pueden corroborar en el tema de ambientación del rol, por lo que no tiene sentido que "caminaran unas calles" para ir de un lugar adentro al mismo lugar afuera (?) Otro puntito y esto es más una acotación personal a Verwest, que incluso te hablé de ello en la evaluación anterior que te hice, es del uso del Digisoul: recuerda que el Digisoul es un aura que cubre al Tamer, no al Digimon, por lo tanto al momento de usarla lo apropiado sería decir que cubre la mano del Tamer, este inyecta la carga de Digisoul en el iC y así el Digimon puede evolucionar. Son nimiedades en este encargo de bajo rango, lo sé, pero igual les dejo de advertencia que esa clase de detalles pueden significar mucho en quest de mayor rango. Por lo demás, creo que se manejaron bastante bien en este campo, bien hecho~
Todos 25/25

Realismo: Como era una quest D que no involucraba lucha o combate, era complicado que este rubro se viera afectado de algún modo así que no hay mucho que decir aquí. Todo estuvo dentro de lo normal en un día de pintar paredes (?), a lo mucho podría decir algo de esta linea de Lionel, que me hizo pensar un poco:
Rhydian miró a la Teutona y a lo que parecía ser una ucraniana con otra chica de cabello rosado.
¿Cómo sabe, deduce, adivina o puede siquiera imaginar Rydhian que alguien parece ser de cierta nacionalidad? xD​
Todos 25/25


Desarrollo: Creo que este fue el aspecto en el que más decayó la quest. Me explico, cumplieron el 1er objetivo planteado de la misión y se me hizo ingeniosa la idea del concurso de dibujo al final; el problema viene al hecho de que la quest se fue mucho a algunas ramas, haciendo que el primer post y la primera mitad del segundo fueran introducción. Al final del segundo post Xayah comienza a cumplir los objetivos... solo dos de las Tamer -Dylan y Halsey- porque en este tramo Rydhian y Shura al parecer estuvieron solo para cargar cosas y para decir una que otra línea de vez en cuando, nunca se mencionó siquiera que sostuvieran una brocha en la mano para hacer algo. Vamos que varias paredes con grafittis tienen trabajo: lijar lo pintura, tal vez acomodar grietas con pasta, limpiar la superficie, volver a pintar. Osea, había mucho trabajo por hacer pero Sasha y Taylor solo estuvieron a lo lejos "buscando cosas" sin hablar de sus Digimon, de quienes no se hizo mención sino hasta el final, y la mayor parte sustancial del objetivo solo fue cumplido por Halsey, Dylan y Gaomon, quienes -a pesar de eso- no hicieron más que pintar.
El tercer post se centró en el problema rondando la mente de Dylan -btw, quedé sorprendida con eso lol pensaba que el ship era Dylan x Rhydian(?) jaja- y el cuarto post igualmente fue principalmente el ship entre la albina y la rubia. Aun así encomio enormemente el hecho de que el post de Underwood no fue solo acerca de eso y se tomó la molestia de dar buen termino a la quest, lo cual llevó a que su aporte fuera más sustancioso que el de los demás y, al estar más cargado, dio la impresión de haber quedado con la mayor parte de la responsabilidad.
Luego hay que hacer mención del segundo objetivo de la quest que era dejar buena impresión a los Digimon desconfiados, le dejaron buena impresión a Jijimon, sí, pero él no era el que desconfiaba. Aquí hubiera quedado genial una nueva intervención de la Babamon molesta del post de Xayah o algún comentario de parte de los vándalos que al final participaron en el concurso,mostrando que de verdad habían cambiado su mala impresión de los humanos, pero no sucedió.

Atención a esto la próxima vez, ya sé que cuando son muchos personajes se hace complicado darles atención y un poco de cámara a todos, pero si solo se hacen a un lado en el trabajo no está bien. En el caso de Rydhian y Shadow fue tan poca su participación esta vez, que si no es porque Lionel escribe un post al principio ni se notaba si era un NPC más; lo mismo con Sasha, aunque esta última sí tuvo un poco más de pantalla por la conversación con Dylan -aun así, algo que estaba muy lejos de los objetivos de la quest.
Todos 18/25



Nota y paga:
Lionel 90/100 - 135 (+70*)= 205 bits.
Xayah 93/100 - 140 (+70*) = 210 bits.
Verwest 92/100 - 140 (+70*) = 210 bits.
C.Underwood 90/100 - 135 (+70*)= 205 bits.
*(50% DE INCREMENTO DEBIDO A PROMOCIÓN DE ANIVERSARIO)
EVO: +1 a Gomamon
Fama: +1 a todos.
Stats: N/A
Blast Gauge: N/A
Extras: -N/A

Lionel Lionel Verwest Verwest Hathaway Xayah Bishamon C. Underwood cualquier duda o queja acerca de su evalaución pueden alcanzarme por medio de perfil o privado, o bien acudir al tema QDS sin problemas~

Masaru Maiku V.G.Tizza Takerudark Takerudark listo por aquí, pueden asignar la paga.
 

Esposo Canon de Hoppie
Registrado
20 Jul 2006
Mensajes
7,548
Offline
Pagas asignadas~
MT Cobrado (Rhydian)
MT Cobrado (Dylan)
 
Última edición por un moderador:
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba Pie