+18 Original Fic M/M EL CALLEJÓN - Historia Ilustrada.

Registrado
30 Jul 2016
Mensajes
69
Ubicación
Venezuela
Offline
Saludo chicos, espero estén bien. ¿Yo? estoy bastante nervioso a decir verdad... primera vez que hago algo tan grande. esto fue un proyecto personal que me puse a inicio de este año, quería crear una historia diferente a lo usual algo cruda por diferentes motivos, ¿tal vez este algo loco o enfermo? Mas adelante abordare ese tema, en fin es una historia un poco larga si hablamos de solo una parte no esta contemplado una segunda parte aun que si eh pensado en ella y a menos que allá interés de los lectores no se si la haga...

-Todos los dibujos fueron hecho por mi en una laptop pequeña y con un ratón, perdón si alguno no son muy precisos con lo escrito o si no tiene una forma de... ¿algo? intentare dar pequeñas explicaciones si es necesario de bajo de las imágenes.
-Investigue un poco en el tema que se aborda en la historia y realmente me esforcé en intentar transmitir algo a o lectores, aun que no sea nada bueno escribiendo.
-No soy escritor y tengo/tenia dixlecia así que tal vez allá algunos errores y esas cosas por el estilo, revise como 10 veces el documento pero aun así seguro tendrá errores como muchas "," ect
-El tema puede llegar a ser sensible para algunas personas, quizás para la mayoría no, después de todo somos forros y pues... tenemos gusto raro, pero si alguien le molesta que escribiera sobre esto mis disculpas ante mano.
-Por ultimo disfruten la lectura y me gustaría saber su opinión con un comentario o un mensaje en privado, si les hizo sentir algo o no, lo que sea me encantaría escucharlo.
PD: Soy dibujante digital mi estilo ronda mucho por el pixel art así que si te interesa estoy abierto a comisiones como también pueden seguirme en mi FA. Userpage of gaboartu1998 -- Fur Affinity [dot] net

----------------------------------------------------------------------------------------

La siguiente historia no esta basada en ningún evento real y si llega a parecerse alguno es solo coincidencia, tiene contenido sexual y sangre por favor proceder con prudencia.

(Tal vez solo exagero un poco)

----------------------------------------------------------------------------------------
EL CALLEJÓN

El sonido de una alarma me toma por sorpresa, levantándome de golpe de la cama la sabana cae por su propio peso al suelo mientras miro al frente, mis ojos entrecerrados muestran lo pocos ánimos que tenia de levantarme, acerco mi mano a la mesa de noche a un costado de la cama y entonces apago la alarma del teléfono en el fondo el bullicio de una ciudad parecía empezar ya con fuerza, aunque no me afectaba ya me había acostumbrado, era un sonido que realmente me relajaba, vuelvo a cerrar los ojos aunque esta vez sin la sabana que cubriera mi cuerpo solo traía una camisa vieja y mi bóxer. Soy un joven reptil llamado Haru Casto, un caimán de 21 años mis escamas son un poco pálida en un tono verdoso con algunas manchas tirando a naranja. Me acomodo nuevamente en la cama intentando conciliar el sueño colocando a la misma vez el celular en la mesa.


-¡¡BIN!! ¡¡BIN!! ¡¡BIN!!-

Esta vez el sonido era más fuerte aun que seguro solo es idea mía, el teléfono parecía esforzarse más esta vez para hacerme levantar, miro con enojo a la mesa de noche mientras me siento en el borde de la cama y tomo el teléfono para detener la alarma y a la misma vez mirar un momento la hora.

-6:04 AM MARTES 14-

-Bien… a trabajar se ha dicho-

Me dije a mi mismo suspirando mientras intentaba de algún modo darme aliento para levantarme, aunque… solo término cayendo de nuevo a la cama cuando hago el primer esfuerzo.

-¡¡BIN!! ¡¡BIN!! ¡¡BIN!!-

-¡¡YA ESCUCHE YA ESCUCHE!!-

Termino dejando mi cama rápidamente como si alguien me estuviera llamando, esquivando el borde de la puerta y saliendo al pasillo, lo primero que hago es ducharme con agua caliente, era una época algo frio y en las mañana no había nada mejor que despertar con agua caliente recorrer cada una de mis escamas, posteriormente ya semi-vestido empiezo a preparar mi desayuno tenía que apurarme si quería llegar temprano al trabajo hoy. La mañana avanzo rápidamente conmigo, luego de comer era tiempo de terminar de tomar mis cosas para irme, no iba ir cargado más tarde tenía que ir a ver a un amigo luego de salir del trabajo, así que me pongo mi camisa y mi pantalón para el trabajo pero un suéter para el frio de la mañana.

Saliendo por la puerta principal del departamento me detengo y reviso que tuviera todo, me percato de que me faltaba algo, corro a mi habitación tomando el celular que aun sonaba de forma abrumadora, apagando la alarma y las otras dos siguientes que había programado, rio un poco a ver lo precavido que era cuando se trataba de hacerme levantar. Cierro la puerta del departamento y empiezo a revisar el celular mientras llamo al ascensor a mi piso, le dejo un mensaje a mi amigo de que nos viéramos en el centro comercial a eso de las 5 PM luego de que saliera del trabajo. El ascensor llego justo a tiempo de que terminara de escribir, las puertas de deslizaron a los costado con un sonido metálico bastante cuestionable, pero no era realmente importante, entro al pequeño ascensor y presiono el botón correspondiente, en eso la puertas se cierran y empiezo a bajar, voy sacando de mi bolsillo unos audífonos blancos genéricos y lo conecto al teléfono para así poner a reproducir música, en eso se detiene un momento el ascensor en un piso, el cual no era el que presione, miro detenidamente la puerta las cuales se abren al instante.

-Bueno días Haru-

Dijo una zarigüeya bastante alta, mientras saluda con su manos que parecieran que llevaran guantes negros, los cuales combinan muy bien con su ropa de “metalero”… aunque el insistiera que solo es ropa normal.

-Buenas Sil-

Su nombre era Sil Bander, el cual me recordaba a un personaje de un juego llamado Silvano… pero luego se percató de que ese nombre decía “Ano” y eso hizo que lo odiara pensando que me burlaba de su nombre, aunque yo creo que realmente no le molesta que lo llame así.

-¿Vas al trabajo pequeño empresario?-

Dijo entrando al ascensor y saludando con los puños mientras yo le correspondía lo mejor que podía

-Sip, no llevo mucho en ese trabajo pero... Como van las cosas era lo que necesitaba-

-Ya... ¿Cuánto llevas aquí?-

Pregunto levantando su su mano a su mentón mientras lo sujetaba de forma pensativa

-Casi el año-

Respondí también pensando exactamente cuánto tiempo fue exactamente, el asintió y el ascensor volvió a bajar lentamente

-Si ya recuerdo, fue en Marzo… aún recuerdo cuando escuche que un sobrino de los cocodrilos del piso 22 iba a venir se a quedar en su departamento-

-Se… por suerte mi tía dejo que me quedara en su departamento mientras ellos se quedaban en su casa de campo-

-Adultos… prefieren quedarse tranquilos en un pueblo sin la molestia de las grandes ciudades-

-Bueno si no fuera por eso… tendría que vivir con las reglas e mi tía… y eso sería horrible. Hehehe-

-hehehe oh si, tu tía da miedo… muchas veces pensé que me iba a comer por lo enojada que estaba cada vez que me encontraba fumando en las escaleras de emergencia-

-Hahah bueno ella es así… pero no es mala persona-







-Y ¿los estudio? Chico-

Pregunto mientras acomodaba su chaqueta sin mangas.

-Eh ¿lentos?... Espero reunir algo de dinero parar poder pagar los estudios, mientras tanto tendré que conformarme con cursos, son más fáciles de pagar, ¿sabes?-

Respondí, era cierto eso, hace tiempo me mude a la capital esperando poder estudiar. Pero las cosas no salieron como tenía planeado

-Ya veo… mhh... bueno, solo te puedo decir que estudies, o terminaras como yo-

-¿Oh? Pensé que te gustaba trabajar en la tienda de música de tu amigo-

-Me gustaría tener mi propia tienda de música, no trabajar para alguien más-

-Supongo que eso tiene sentido… intentare recordar tus palabras si decido no seguir estudiando más-

-Siempre puedes ir a trabajar en la tienda de música de tu amigo, ¿no? Hehehe-

Dijo el en un tono bromista mientras yo no podía evitar reír levemente también, Sil era una genial persona, vivía 3 pisos debajo de mí, con su familia, aun que decían los vecinos que no se llevaban bien, hace unas semanas cuando fui a hablar con el escuche unos gritos y golpes, y no lo vi hasta dos días después, tenía un golpe en el rostros él decía que era que se agarró a golpes con uno sujetos en un bar, yo estoy seguro que no fue eso.

El ascensor se detuvo justamente en nuestra parada los dos nos bajamos y salimos del edificio por la recepción, no había nadie, ya afuera nos despedimos cada quien tomo un camino diferente, el bullicio de la ciudad era sorprendente, autos pasar a gran velocidad por la calle, muchas personas por todos lados caminando de un lado a otro, ya había aprendido a caminar por la calle sin ser brutalmente magullado por los tumultos de personas, los grandes y largo edificios eran sorprendentes, aunque ya estaba también acostumbrado a aquello. Rápidamente corrí a una para de bus, y me puse los audífonos, ahora solo era yo y el mundo, sonrió feliz de ya no estar encerrado en ese viejo pueblo entre las montañas. Aunque mi corazón se afligió al recordar a mi madre y no poder estar con ella, pero eso era parte de crecer, el bus llego deteniéndose frente al grupo de personas que lo esperaba, entro junto con las demás personas y por lo lleno me toca ir levantando sujetándome de estos tubos de metal, entre el movimiento y el viaje, mi cola es pisoteada más de una vez pero ya no importaba a estas alturas, intentaba ignorarlo y recoger mi cola lo mejor que pudiera en el poco espacio. Luego de unos 10 minutos llego a mi parada.

-¡¡Por la parada!!-

Dije, el bus se detuvo rápidamente dejándome en frente de una panadería, ya solo camine hasta el edificio en donde trabajaba, era una empresa pequeña y nueva, con un joven dueño, una pequeña oficinas un par de otras habitaciones y pocas personas, el trabajo era fácil solo debí hacer lo que me pedían y eso era algo que podía llevar con calma, al principio me moría del miedo pero a los días logre calmarme, el jefe era esta clase de señor de 30 años, un leopardo bastante animado y sonriente, joven con buen cuerpo, inicio esta empresa junto con su esposa una liebre bastante agradable, y era normal escuchar lo llantos de su joven hijo, ya que solían traer lo, realmente no me molestaba, era curioso creando esta atmosfera agradable en el trabajo.

Luego de unas horas el trabajo ya había terminado, Termine de llamar y registrar la información en la data de la empresa, tenía este compañero de trabajo un anciano mayor un agradable híbrido de oso y perro, su largo bigotes me parecían tiernos y era muy inteligente con cosas de empresas, era como el sub-jefe aunque no tuviera ese puesto pero se la llevaba bien con el jefe y parecían conocerse de un antiguo trabajo-

Ya saliendo y despidiéndome de los compañeros de trabajo me topo en la salida a una hiena mayor que yo por 5 años. Usaba estos lentes que lo hacían ver bastante listo y elegante, el me saluda sonriendo levemente, yo me sonrojo un poco. A decir verdad él era Marcus el ingeniero de la empresa que se encargaba de todo lo mecánico e informático, era genial y súper agradable aparte teníamos bastantes cosas en común como los videojuegos y las series. Saludo un poco nervioso pero manteniendo la compostura.

-Hey chico… ¿Ya saliendo?-

-Eh… S-SI si… termine por hoy, y ¿tú que haces por aquí?-

Pregunte ya que el solía estar en la fábrica y no en las oficinas, solía trabajar con el cuándo estaba iniciando el trabajo y rápidamente nos hicimos amigos., pero tras eso y que me dejaron fijo en las oficinas ya no lo veía tan seguido, a veces para hablar con clientes o porque tenía que entregar algo en las oficinas.

-Solo traigo unos planos para una pieza… Espero que ya te estés acostumbrado al trabajo por aquí-

-Sí, ya soy todo un oficinista hehe-

-Me alegra escuchar eso… Mira, ten cuidado yendo a tu casa. No te quedes muy tarde en la calle ¿de acuerdo?-

-No lo hare, no me gusta mucho andar en la noche por la calle, en fin nos vemos cuídate Marcus-

-Igual-







Luego de eso salgo totalmente del edificio mirando el cielo, aún era de día apenas eran las 4:30 o eso calculaba desde la última vez que vi el celular, así que sin apurarme camine a la entrada del metro. Tenía que tomar el metro si quería llegar rápido al centro comercial donde acorde verme con mi amigo.

Al llegar a la entrada me recibe estas escaleras eléctricas que no funcionaban, ya era algo muy normal en el metro, así que solo baje por ellas como cualquier otras escaleras comunes, al llegar me percato de que habían bastantes personas esperando sus trenes, solo habían dos líneas, y yo tenía que tomar la que se dirigía a la zona industrial muchas fábricas y edificios no muy altos, mi amigo vivía por esa zona, y acordamos vernos en el centro comercial de ahí.

El tren llega, la puertas se abren y lo primero que veo es que va lleno, suspiro molesto y sujetando mi cola intento atravesar la pared de pelos y escamas enfrente de mí, logrando entrar apretado y magullado. Muchas de estas personas como yo estaba saliendo de su trabajo así que era normal la cantidad de personas en el metro, logre escabullirme hasta la puerta por donde me bajaría pero aún faltaban 3 parada así que solo me recosté de la pared y mire a través de la ventana del metro, viendo como poco a poco aumentaba su velocidad, el lugar estaba lleno de charlas y murmullos difícil de identificar, unas cebras hablando sobre ir al Gym, también había unos jóvenes que parecían ir o venir de patinar, una clase de rata-gato mayor de edad hablando sobre lo poco eficiente que era el gobierno actual y como en sus tiempo era todo mejor, yo solo sonrió… amaba de alguna manera esto… era mucho mejor que estar en ese horrible pueblo, tomo mis audífonos y solo empiezo a escuchar música.

En menos de unos 15 minutos llego a mi parada, las personas empiezan a salir pero son detenidas por el tumulto de personas que quería entrar, yo lucho contra la corriente, eran todo los trabajadora de las fabricas saliendo del trabajo, luego de forcejear y que algunas personas gritaran que aún estaba saliendo personas, logre salir casi perdiendo el equilibrio, me sacudo un poco revisando si tenía todo. ¿Celular? ¿Audífonos? ¿Cartera?... Bien está todo.

Retomo el paso nuevamente mientras subo por la escaleras, saliendo a la calle, la imagen era curiosa ya que era otro ambiente totalmente diferente, si pudiera describirlo con un color era… bronce, tubos y maquinarias, grande hileras de humo salir de estas clase de chimeneas metálicas gigantescas a lo lejos. Empiezo a caminar al centro comercial, había pocos departamentos a la vista y yo sabía que mi amigo vivía a un bus de distancia. Conocía que había otra línea de metro por esta zona pero nunca la había tomado ya que era más lejana y nunca me hizo falta usarla a decir verdad.

Llegando al centro comercial podía leer en grandes letras blancas “Gran Centro” era el nombre del centro comercial, una gran estructura especializado en ventas de materiales industriales. Pero aun así contaba con tiendas de todo tipo y un lugar donde comer, era mi tercera vez por aquí así que ya mas o menos conocía donde encontrar la feria de comida, no tarde mucho en subir en un ascensor y llegar a una especia de zona con el techo de cristal donde estaban la mayoría de comercios de comida, busco un asiento y miro mi celular.

-4:57 PM MARTES 14-

-Bien… supongo que llegue primero-

Dije mientras sonreía un poco, Solían intentar siempre llegar temprano a donde me pedían que fuera. Supongo que eso era algo típico mío, aun que escuche que las personas de ciudad solían llegar tarde, y bueno mi amigo era una de esas personas, aun con el celular en mis manos, empiezo a escribir un mensaje de texto de que ya había logrado llegar, y que lo esperaba enfrente de una heladería de yogur ya para ese entonces ya tenía una repuesta de él, Era un emoticón de un “pulgar arriba” referente a mi primer mensaje que le había mandado esa mañana, apago la pantalla del celular y solo espero recostándome en la silla.

El tiempo paso y mi amigo termino llegando a las 5:15 yo lo miro con una cara de decepción mientras él se disculpa torpemente tomando asiento frente de mí, yo solo sonrió burlándome de él, realmente no me molestaba aunque sería bueno que llegara alguna vez temprano. Al frente de mi estaba este joven mapache tenía 21 y era un poco grande, aunque realmente estaba bien para mí, su nombre era David.

-Perdón Perdón… realmente no tengo escusa, solo se me paso el tiempo volando-

-¿Muchos dibujos?-

Pregunte mientras colocaba mis manos sobre la mesa, el mapache era un dibujante y estudiaba, realmente lo envidiaba ya que, bueno el podio darse el lujo de no tener que trabajar para mantenerse ya que vivía con sus padres.

-Si estaba practicando un poco y uno realmente desaparece del mundo cuando se concentra, ¿No lo crees?-

-Sin duda alguna, me suele pasar también cuando dibujo-

-¿Hablando de eso? ¿As vuelto a dibujar Haru?-

Asiento con mi cabeza en señal de si mientras le sonrió un poco emocionado

-A veces cuando llego a casa, y estoy tomando este curso lo fine de semanas de dibujo... aunque me gustaría poder estudiar en una escuela de artes.-

-Y ¿por qué solo no estudias?-

-Sin dinero suficiente… Tengo que pagar otras cosas, aunque supongo que veré que hago-

Dije un poco desanimado pero tomando aire para levantarme con ayuda de mis manos de la mesa

-¿Vamos por yogur?-

-Eso suena bien para mí-

Los dos nos levantamos y caminamos al frente de la heladería, no tardamos mucho en “Pedir” nuestros helado, después de todo uno lo podio preparar, yo termine pidiendo algo agradable y dulce, uno de yogur de fresa con frutas y el algo más raro, estaba seguro de que era un yogur de chocolate con menta y chispas de todo tipo, terminamos por comer en el mirador, observando parte de la ciudad en lo que la tarde se hacía más presente, el color de los edificios de esa zona combinaban muy bien con el sol ocultándose entre las altas estructuras a lo lejos y como este producía estas nubes de color naranja y rojo que embellecían aún más la vista pasamos la próxima media hora hablando sobre nuestro día, el me comento este nuevo juego que tenía, yo me emocione un poco ya que no tenía una buena pc para poder jugarlo.







-Entonces ven a jugar-

-¿Como?-

Pregunte al no escuchar bien su pregunta

-Sí, vamos, mis padres no están hoy así que puedo llevar “desconocidos” a mi casa-

-Yo no soy un “desconocido”-

Dije un poco indignado mientras soltaba una leve risa

-No para mí, pero si para mis padres, ¡vamos aprovecha!-

Insistió mientras me veía a los ojos moviendo su larga y peluda cola anillada se movía de un lado a otro, sabía que estaba impaciente por mi repuesta, pero no estaba seguro de si ir, ya era algo tarde.

-Bueno… supongo que una hora no matara a nadie, hehehe-

Él sonríe un poco más mientras tira el envase a la papelera, se notaba que estaba feliz y un poco más animado

-Gracias... así me haces compañía mientras estoy solo-

Dijo en un tono más juguetón mientras golpeaba mi hombro con su codo

-Oye heheh…-

Rio un poco avergonzado mientras volteo el rostro levemente, él era un viejo amigo de interne que conocía de hace mucho, pero no fue hasta este año que pude conocerlo al mudarme aquí, confieso que tuvimos nuestros encuentros calientes pero solo como amigos.

-Además, no es como si ya no lo hubiéramos hecho antes-

Dijo en un tono de voz bastante sorprendido, miro a los lado esperando que nadie hubiera escuchado la conversación mientras lo empujaba levemente avergonzado, él se hecha a reír un poco yo luego rio con él por lo tonto de la situación.

Luego de eso fuimos al frente del centro comercial, para así tomar un bus que nos llevaría a su casa, no tardó mucho en llegar y por suerte estaba algo vacío, no subimos y nos sentamos en el fondo, en donde nadie pudiera vernos, aunque tal vez si escuchar nuestras estupideces, hubo una larga charla sobre cómo el mundo era una mierda y como realmente a nadie le importaba, mesclado con referencia a videojuegos y cosas de interne

-Oh no no no hahaha ¿no dijo eso?-

-¡¡ Si lo dijo!! Y luego el muy imbécil solo tomo los cuadernos del gato y los tiros al pasillo-

-¡¡Diablo!! heheh-

-El gato estaba realmente molesto-

-No lo culpo, yo lo estaría-

-Oh… ya llegamos mi amigo escamoso-

Miro por la ventana cuando él se levanta pidiendo la parada, veía una zona residencial con varios edificios, divididos al parecer por letras, ya que el primero decía A y el de al lado B. trago saliva ya que era la primera vez que yo estaba en su departamento, me bajo detrás de él mirando a los alrededores y luego mirar mi teléfono y ver qué horas eran, me colocaba un poco nervioso estar en un lugar desconocido.

-5:58 PM MARTES 14-

Eran cuando llegamos a su departamento, bastante lindo y familiar, me enseño su colección de mangas y dibujos a manos que él había hecho, luego de eso jugamos un rato con su consola en la pantalla de la sala puso este nuevo juego del que me comento, algo divertido aun que esperaba algo más, tal vez era un poco quisquilloso, los minutos pasaron y yo reviso mi teléfono.

-7:48 PM MARTES 14-

Doy un brinco del sofá y le digo que ya era hora de ir me, el me pide que me quede un poco más, yo lo pienso pero realmente insistía, creo que era porque no le gustaba quedarse solo en su casa, yo suelto un suspiro y me siento en el sofá nuevamente, el me abraza un momento yo me sonrojo levemente y seguimos pasando la noche viendo una película. Las palomitas no faltaron y ni las largas charlas entre momentos aburridas de la película, ya era tarde así que por fin logre hacer que me dejara ir, lo abrazo como despedida y él me sonríe.

-Ten mucho cuidado por la calle, ¿sí?-

-Tranquilo, no es nada que no pueda controlar-

Le dije bajando a la entrada del lugar el abre la puerta y me acompañaba hasta la salida de los departamento, nos despedimos con otro abrazo y empiezo a caminar a la parada de bus más cercana, mirando mi la hora del teléfono.

-9:12 PM MARTES 14 -

-¡Maldición!-






Dije un poco frustrado mientras apresuraba el paso juntando mi cola a mis piernas, el frio era molesto pero no tanto como recordar la mala idea de mi amigo… “Quédate un rato más” me dijo mientras tomaba mis cosas para ir me dé una vez. Aunque yo fui aún más tonto al aceptar pensando que sería fácil tomar el bus luego de eso. ¿Qué iba saber yo que los buses no trabajan después de las 8 de la noche en esa zona? Saco mi celular de mi bolsillo delantero y miro la hora en la pantalla brillante, la luz me deslumbra un poco mientras avanzo por la calle poco iluminada.

-10:05 PM MARTES 14-

-Ah... una hora parado como tonto.

Para luego desbloquear con un solo deslizamiento de mi dedo sobre la pantalla del teléfono buscando un mapa y la entrada al metro más cercana era esa estación a la que nunca había oído antes de la zona, no me agradaba la idea de sacar mi celular en la calla a esa hora, Mis escapas opacas y verdosas estaban cubiertas por el suéter que traía puesto, el frió era algo difícil de combatir para un reptil y mi cuerpo daba leves temblores en vez en cuando.

Seguí caminando guiándome por al mapa del teléfono. había una entrada al metro cerca, solo debía cruzar la calle seguir y luego cortar por una callejón y del otro lado estaría la entrada del metro, sonreí levemente guarda dando el celular en mi bolsillo mirando al frente, era lo suficiente mente capaz de recordar el camino, a lo lejos podía ver el callejón al otro lado de la calle por el que debía pasar, me detengo en el borde de la cera y mirando a los lados sin ver ningún auto u otra persona en la calle cruzo tranquilamente hasta el otro lado de la calle. La luz que daba al callejón titilaba levemente en un tono rojo trasmitiéndo me un poco de incomodidad para luego borra la sensación, recordando las típicas escenas de películas de terror clichés que suelen pasar en la noche en la Tv, sonrió levemente al verme a mí mismo en una y cruzo dentro del callejón, que está poco iluminado por el rojo que provenía de afuera., enfrente de mi oscuridad, mis ojos no estaba acostumbrados pero en el fondo podía verse la otra calle iluminada y una parte de la entrada del metro, no me detuve ni un poco solo avance con mis manos en mi bolsillo, solo debía tener cuidado con no tropezarme con nada, avance hasta que la oscuridad me engullo en donde ni siquiera la luz roja alcanzaba, si acaso lograba teñir levemente mi silueta, entonces mientras mis ojos se acostumbra a tal oscuridad, pensé que sería mejor sacar mi celular para iluminar, era una mejor idea que andar a ciegas por el callejón. Meto mi mano en mi bolsillo y es entonces algo capta mi atención a mi izquierda. Me detengo un segundo y giro mi mirada un poco hacia una de las paredes del callejón, podía… ver algo, una silueta me tomo unos segundos para poder ver bien ¿que era?… ¿era otra persona? pero… era demasiado tarde como para poder reaccionar. Una mano apareció de la nada tomándome del cuello del suéter era grande… enorme, de un jalón logro colocarme en la pared en donde presumo estaba el en un principio. Lo brusco del momento hizo que mi celular saliera volando de mi bolsillo al sacar mi mano de por la fuerza del giro, cayendo al suelo y encendiendo se, la luz de este ilumino la silueta de la otra persona, podía ver a un canino enfrente de mi sujetando mi ropa con fuerza, lleve mis manos a su brazo e intente apartarlo. Era inútil era más fuerte que yo y podría sentirlo en el momento que me jalo Contra la pared, pero no detuve el forcejeo.







-¡Qué demonios! ¡Suéltame!-

El sonido de mi voz resonó en el callejón pero entonces el sonido de algo metálico abriendo se llenó mis oídos, para luego escuchar algún leve gruñido provenir de él, eso hizo que me detuviera un poco e intentara verlo mejor, pero solo podía ver esta silueta masculina su pelaje se veía grueso su brazos se sentía grande, podía sentir sus músculos mientras apretaban mi suéter, entonces él sonríe mostrando lo blanco de sus largos colmillo que reflejaban bien la luz del celular. Fue entonces que una grave voz proveniente de él dijo.

-Te aconsejo que te quedes quieto pequeño… ¿porque no creo que quieras que un cuchillo atraviese tu estomago? ¿Verdad?-

En su voz podía sentir como disfrutaba el momento, parecía como si se burlara de mi pero a la misma vez mi cuerpo no reaccionaba sabiendo que tal vez decía la verdad, tal vez solo quiere mi dinero y mi celular, aunque con esa caída seguro estaría toda la pantalla rota, intento mirar abajo mi celular, pero de forma repentina su mano me presiona mi cuello con fuerza la sensación de sus dedos tomar mi cuello era aterradora el contacto con sus garras era extraño y como los músculos de mi cuello se tensaban luchando contra la fuerza del canino hacían que no pudiera evitar sentirme indefenso, llevo mis dos manos con más fuerza a su brazo intentando de algún modo hacer que me soltara.

-Eh eh eh… aquí está mi rostros….-

Dijo suavemente pero sujetando ahora mi cuello, podía esta vez sentir algo punzante sobre mi estómago presionar levemente, intento tragar saliva lo cual era difícil y mirando a la figura enfrente de mí digo.

-Eh… ¿qué quieres?... –

Dije como pude su mano en mi cuello era un obstáculo para siquiera respirar, mi voz se escuchó ahogada y baja aunque quisiera gritar solo saldría un leve quejido, miraba de reojo mi alrededor la calle se veía levemente no quería moverme mucho para no colocar en alertar al sujeto quien aún se mantenía sobre mí con fuerza y rudeza.

-¿Que quiero?... he he solo divertirme un poco… ¿quieres acompañarme?-

“Claro que no” fue lo primero que pensé al escuchar eso, mi cuerpo empezó a temblar levemente mientras tragaba de nuevo saliva, ¿a qué se refería con “jugar”? ¿Eso significa que no es un robo? Mi mente estaba un poco confundida en ese momento, pero él no se detuvo, con más firmeza sujeto mi cuello obligando a mi rostro a levantarse un poco el dolor empezaba a notarse y el aire dejo de entrar un segundo, para luego bajar la fuerza con la que presionaba mi cuello, suelto un quejido, mientras que el prosigue

-Veraz… estos días fueron una total mierda para mí, así que pensé que podría salir a buscar con que divertirme-

Mi garganta se cerró de golpe mientras lo escuchaba la sensación de pesadez dentro de mí era solo un augurio de lo que pronto podría pasar.

-Así que disfrútalo muchacho eres el afortunado del día de hoy-

Una leve brisa paso por el callejón moviendo la basura del suelo, el plástico resuena levemente en ese callejón oscuro. Donde solo se podía ver dos siluetas y el brillo de un metal que refleja la luz del celular en el suelo el cual tras uno segundos poco a poco se apaga dejando todo de nuevo en penumbras. Fue entonces, mientras sonríe que llevo su cuchillo hacia abajo lentamente pasando por mi ombligo y luego mi cinturón paso de forma amenazante entre mi entrepierna y posteriormente llego a mi pierna izquierda deteniendo se en ese punto, el rosé con la tela de mi pantalón era una sensación aterradora, , Yo reacciono ante sus intenciones pero el con fuerza empuja más su mano sobre mí mis manos hacen fuerza para apartar su brazo, pero como una pared no lograba nada mis piernas tiemblan levemente y como alguien precavido apoya su cuerpo sobre mí, podía sentir la respiración de el sobre mí y como me presionaba más contra la pared para luego llevar su mano a mi hocico apretándolo con fuerza y manteniéndolo cerrado podía sentir el olor a cigarrillo en sus dedos era desagradable, En un intento de desesperación intento sujetar su mano la cual tenía el arma sentí el frio mango de esta pero él se aferró con fuerza a ella, intento gritar solo sale un gemido de entre mis dientes, entonces el presionar con fuerza el cuchillo atraviesa la tela y las escamas con facilidad, luego la carne y los músculos clavando se dentro de esta, el dolor y posteriormente el ardor recorrieron todo mi sistema nerviosos, bruscamente intento apartarlo de algún modo, el de resiste sujetándome con firmeza su cuerpo era más grande y fuerte, gruño y gimoteo del dolor levantando mi hocico pero su mano me mantenía inmóvil solo podía mirar hacia abajo, podía ver su espalda y lo que parecía ser su larga cola moverse de un lado a otro.

-Shh… shh… es duro la primera vez… pero-






Dijo suavemente intentando “consolarme” con sus palabras, pero podía sentir como disfrutaba lo que estaba haciendo.

-Esto es solo el comienzo pequeño…-

Sus palabras lograron hacer que mi estómago se revolviera por unos instantes, mis ojos se abrieron rápidamente desesperado mientras forcejaba más contra él, entonces soltó el cuchillo dejándolo clavado dentro de mi pierna la sangre ya avía manchado gran parte de mi pantalón, era una sensación calidad al contacto y podía sentir como se esparcía poco a poco por mi pierna. Luego de unos segundo tras lograr de alguna manera calmarme el soltó mi hocico y alejo su cuerpo de, intente responder de alguna manera empujarlo, no quería mover mi pierna pero aun así intente escurrirme por un lado, me detuvo el dolor en mi pierna izquierda, el me tomo de la ropa y me jalo de nuevo hacia la pared fue entonces que de nuevo pude ver la silueta de su rostro, sonreía mientras levantaba su otra mano sujetando con fuerza de nuevo mi cuello pero con más fuerza.

-Ah ah ah… ¿a dónde crees que vas?... supongo que tendré que hacerte entender que no iras a ningún lado, pequeño-

Dijo levantando su mano libre y moviendo la de un lado a otro, podía sentir como me levantaba del suelo, mi cuello estaba adolorido y no podía respirar, la imagen borrosa de su mano yendo directamente hacia mi rostro fue lo último que vi. Golpeo con fuerza mi rostro, fue contundente las luces se apagaron uno segundos y solo podía escuchar un leve pitido que poco a poco desaparecía, estaba todo oscuro para mí. Luego un dolor fuerte en mi rostro que palpitaba me despertó, abro mis ojos lentamente a la misma vez que sentía en mi boca el sabor metálico de la sangre. Miraba a la silueta del canino quien ahora estaba arriba. Podía sentir el suelo debajo de mí, mi pierna estaba aún llena de sangre pero parecía no salir más y podía ver un pedazo de algo negro clavado en ella. Ya no estaba retenido pero estaba tan aturdido que no podía pensar o moverme bien, aunque estaba seguro de algo, aún seguía en el callejón.

Intento moverme, levando una de mis manos a mi pierna. Estaba húmeda por la sangre, por mi sangre. Sujetando el mango del cuchillo suelto un quejido de dolor el simple hecho de posar mí mano ya era suficiente para provocarme dolor. Bajo mi rostro para no ver y aprieto con fuerza eh intento sacarlo.

-Yo no haría eso muchacho... Si lo sacas mal podrías cortarte una vena importante y morir desangrado en menos de unos 5 minutos… y ninguno de los dos quiere eso.-

Dijo en un tono casual mientras se agachaba un poco para mirar mi rostro, se puso en cuclillas frente mí apoyando sus brazos sobre sus rodillas. Solo observándome, yo tenía un gesto de frustración enojo y dolor mientras resoplaba un poco, intentaba aun sacar el cuchillo, estaba totalmente clavado en mi pierna, pero cada vez que lo movía el dolor era abrumador logrando hacer que me detuviera, tal vez él tenía razón. Pero era lo último en lo que quería pensar, me detengo y entonces levanto la mirada un poco mirando hacia el canino.






Él se rascaba el mentón, como si estuviera pensando que hacer conmigo. los segundos parecían eternos en ese momento, en mi mente pasaban imágenes e ideas de lo que podía hacer y que no, lo último que quería era que me matara por hacer algo estúpido, pero sabía algo y es que si me quería muerto, ya lo hubiera hecho desde el principio, la poca o nula luz del callejón no ayudaba para ver bien quien era, pero estaba seguro de que no era alguien que yo conociera, mi mente estaba llenas de idea y posible resultados, quería gritar y pedir ayudar, pero no estaba seguro de si eso ayudaría, el con un movimiento podía callarme, pero... ¿qué tal si alguien pasaba y me escuchaba, y ¿esa persona me ayudaba?... ¿podía intentar correr? pero con mi pierna así no llegaría muy lejos, ya no me dolía mucho pero era por la adrenalina que recorría mi cuerpo, en cualquier momento pasaría el efecto y sentiría el dolor de nuevo… ¿Si lo enfrento?... estaba seguro de que un ataque sorpresa y lo podría dejar fuera del combate. Podría morderlo en el cuello o golpearlo con mi cola… fue entonces cuando él se levantó y dio dos pasos hacia mi celular tomándolo del suelo y por ende dándome la espalda. Mis ojos se abrieron, era mi oportunidad de actuar, me estaba dando la espalda, podía intentar atacarlo o corre y pedir ayuda.

-Detente…-

Dijo antes de si quiera poder moverme, ¿acaso vio mi intensiones? Me paralice totalmente mi cuerpo ya no reaccionaba, mi valor se desapareció apenas dijo esas palabras.

-son muy predecibles… ¿Sabes? siempre piensan que tiene oportunidad-

Dijo mientras se levantaba con el teléfono en su mano, por alguna razón se veía de nuevo intimidan te y aterrador, su voz gruesa pero calmada era suficiente como para hacer que mi cuerpo se estremeciera del miedo

-Puedes correr si quieres… aunque estoy seguro de que no puedes mover tu pierna izquierda…. ¿Entonces qué harás? ¿Arrastrarte por el suelo?... ¿pidiendo ayuda? hehe-

En eso ya me estaba mirando sus palabras rebotaban en mi cabeza, ¿cómo era posible que sabía cuáles eran mis intenciones?

-“¿Tal vez alguien me escuche si grito lo suficiente?”….

Soltó una leve risa tras decir eso mientras daba otro paso ya frente de mí

-Lastimosamente para ti, esto es una zona industrial… grandes edificios… pero totalmente vacíos… solo lleno durante las horas laborales… no me sorprendería que no hubiera nadie más que… tu y yo… en 2 cuadras a la redonda-

Mi corazón late rápidamente sintiendo el miedo recorrer cada parte de mi cuerpo, ¿acaso seria verdad todo lo que decía?, acaso…. ¿Este era mi fin? y ¿no había nada que pudiera intenta?, aprieto mi mano con fuerza mientras mi ojos lo miran con enojo y miedo, humedeciendo se levemente.

-No me mires así... pequeño, no quise lastimar tus sentimientos… hehe-

Sonríe al decir eso colocando se de nuevo en cuclillas frente a mí, con mi celular en su mano mientras acercaba más su rostro al mío, me aparto todo lo que puedo de él, pero no podía ir más allá de la pared de concreto detrás de mí.

-Solo queda una opción para ti… ¡luchar! VAMOS… eres ¿una clase de cocodrilo no? Muérdeme… Escuche que tiene buenas mordidas…. Y unas grandes colas con muchos músculos… estoy seguro que alguien tan pequeño y débil… como tú, aún puede lograr de matar a alguien, si lo muerdes con fuerza… ¿no?-

Posteriormente levanto su mentón dejando su cuello al descubierto mientras seguía sonriendo

-Vamos… ¡solo hazlo! ¿Acaso no quiere vivir? ¡Te estoy dando tu oportunidad!-

Dijo con desafío parecía confiado mientras me seguía insistiendo de que lo intentara, mi cuerpo estaba paralizado, mientras veía aterrado su cuello, ¿Cuál era la trampa?... ¿debía hacerlo? Acerco más su cuello podía sentir su aroma estaba a unos centímetros de mi hocico, solo debía dar un movimiento rápido... y todo acabaría… ¿no?

-¡Tiempo!-

Dijo apartando su cuello, mientras me sonreía levemente y solo se acercaba de nuevo para susurrarme algo

-Esa era tu última oportunidad… niño-

Mi cuerpo se estremeció nuevamente las ganas de vomitar volvieron y llevando a mi hocico una de mis manos con la otra aprieto mi pecho con fuerza, solo miro hacia abajo con una gran decepción y frustración, empezando a gimotear en voz baja, sollozando levemente… ¿voy a morir aquí? Me pregunte a mí mismo, el canino solo sonríe para luego tomar mi rostro con fuerza clavando levemente sus garras sobre mis mejillas, suelto un quejido de dolor, el disfrutaba de mi sufrimiento.

-Mhh… ¡Eso!... eso es lo que buscaba… heheh… ese rostro de desesperación…-






Dijo acompañado con un leve gemido de placer, con fuerza me empuja aún más al suelo, quedando ahora acostado en el suelo, yo me volteo para intentar detenerlo, con fuerza intento apartarlo con mis manos, el sujeta mis antebrazos y los coloca sobre mi cabeza en el suelo, con tan solo una de sus manos logro sujetar los dos brazo míos, trago saliva e intento gritar, el me sujeta la boca rápidamente con su otra mano libre deteniendo mi grito en seco, en todo ese forcejeo logra colocar se sobre mí, era pesado y su fuerza aterradora. Miro con terror como me observaba, el tiempo se detiene unos segundos, mientras él se acercaba a mi rostro y luego bajaba a mi cuello, abriendo su boca y mostrando aquellos filosos dientes, cierro mis ojos, era el final, su respiración estaba sobre mis escamas más débiles, entonces se detiene, podía sentir que no se movía, sube y con su voz un poco baja y desanimada dice.

-…Aun no es el momento…-

Dijo podía sentir decepción mientras apretaba mi rostro un instante, parecía como si se hubiera retractado pero aún seguía sobre mí con su rostro a un lado del mío susurrando

-Eres afortunado… así que disfrútalo-

¿Qué quería decir con eso? soltó mi boca lentamente podía escucharlo decir “Shhh…” A la misma vez que colocaba su dedo en su boca. insinuando que hiciera silencio, bajo su mano lentamente sin quitarme la mirada de encima y puso sus garras en mi pecho sobre mi suerte y con un movimiento jalo con fuerza la tela de este, la cual empezó a deprenderse de su costuras y rasgarse, rasguñando un poco mi pecho, la sangre broto un poco de la herida, era un corte pequeño pero el ardor hizo que me retorciera un poco, jadeando desesperado, mi estómago se movía con cada respiración, quería gritar pero su mirada sobre mí me intimidaba, entonces al siguiente intento logro romper mi suéter quitando me lo y dejando ahora solo mi camisa de trabajo perforaba por sus garra y manchada de sangre. Empieza amarrar mis manos con el suéter, intento evitarlo pero podía sentir como presionaba con su mano, lastimando mis brazos para que así los mantuviera juntos, posteriormente amarro mis manos, el nudo estaba apretado, no podía mover las cómodamente además de que podía sentir el frio debajo de mi camisa.






Trago saliva mientras lo miro con miedo y desesperación, el forcejeo hizo que empezara a sentir de nuevo el frio metal en mi pierna, ahora sintiendo aún más el dolor provenir de ella. Respiraba agotado mientras recostaba mi cabeza en el frio suelo cerrando los ojos, intentando relajar mi cuerpo y pensar en otra cosa.

-¡P-por favor detente!… ¡Por favor!-

Decía apagado y desesperado intentando de que de alguna manera funcionara suplicar por piedad, pensaba en el día que tuve y como termine en esto. Que no debí quedarme hasta tarde donde mi amigo, estaba frustrado por la situación en la que estaba

-Mmhhh… oh así que suplicando he he-

Soltó alguna clase de leve gemido mientras me escuchaba suplicar, entonces sujetando la tela de mis brazos, uso la otra mano para empezar a explorar mi pecho y estomago lentamente, mi cuerpo reaccionaba alejándose de su mano, pero era imposible, cerraba los ojos por el miedo de lo que tuviera pensado hacer, no lo quería ver, el contacto de sus dedos contra mis escamas era desagradable e incómodo, poco a poco exploraba cada centímetro de mi cuerpo, entonces la desagradable sensación de algo húmedo pasar por mi cuello hace que abra mis ojos totalmente.






Era su hocico lamiéndome lentamente, percatándome en ese instante de sus intenciones, intento golpearlo con mis manos pero apenas muevo un musculo para bajarlas, son detenidas por su otra mano, entonces pataleo con fuerza pero solo suelto un quejido de dolor al sentir el metal en mi pierna izquierda, el suelta una pequeña risa ante mi situación y mi impotencia, entonces de forma brusca clava sus garra en uno de mis costados, esta vez en una zona más dura de mis escamas, pero logrando perforarlas, suelto un quejido de dolor retorciéndome aún más suplicando un poco más duro mientras cerrando los ojos, podía sentir como se humedecían y brotaba esta lagrimas que recorrían lentamente mi rostro, mi tono de voz se quebró levemente te mientras seguía suplicando, el rastrillo sus garras por mi espalda hasta mi cintura tomando mi pantalón y bajándolo de golpe de forma brusca, intento moverme pero era inútil todo lo que hacía no funcionaba, logro bajar mis pantalones hasta mi muslo, el cuchillo clavado no ayudaba mucho para llevarlo más abajo entonces forcejeo más logrando hacer que este se rompiera por las costuras, mi ropa interior un bóxer blanco estaba manchado de la sangre de mi pierna y algunos pedazos de tela que quedaron eran lo único que cubrían mi parte inferior en ese momento, tiro a un lado la tela rasgada que ante era mi pantalón y entonces pude escuchar el sonido de una hebilla de pantalón, el metal de esta chocando libremente por el peso, hizo que reaccionara nuevamente forcejeo aún más, estaba a medio camino de bajarse el pantalón

-D-detente… ¡Detente!-

Dije desesperado jalando con más fuerza mis manos para intentar soltarme, mientras mis piernas se movían bruscamente en un intento de bajarlo de encima, el dolor era mucho obligándome a detenerme, gruño frustrado por la impotencia de no poder hacer nada en su contra me estaba carcomiendo desde adentro.

-¡Bien! ¡¡BIEN!!...-

Respondió emocionado, deteniendo se para evitar que me soltara sujetando con más firmeza mis brazos y apoyando se en su mano para poder colocar su rostro sobre el mío, mientras mantenía esa sonrisa de satisfacción y lujuria. Fue entonces que pude ver su rostro, un lobo con un hocico un poco largo su sonrisa era macabra y llena de sadismo, por un momento una luz paso iluminando el callejón, me paralizo un segundo, el hace casi lo mismo, podía escuchar el motor de un auto por la calle del semáforo rojo, estaba detenido en el semáforo, el lobo volteo levemente, yo intento gritar con fuerza

-¡¡Ayuda!! ¡¡Por favor ayúdenme!!-

Él se alarma un poco sujetando mi hocico con su mano libre, agachándose sobre mí en un intento de ocultar su presencia, podía sentir nuevamente su pecho contra el mio y el latir de su corazón rápidamente, el auto seguía rugiendo, no estaba seguro de si me escucharon, intento gritar de nuevo pero solo gemidos salieron

-¡¡Cállate!!... ¡¡Oh te juro que te parto la quijada ahora mismo!! –






Dijo amenazándome podía sentir el enojo en sus palabras pero también como presionaba más y más mi hocico, estaba seguro de que si lo intentaba con fuerza, lo lograría, así que me callo, ahora solo se podía escuchar nuestras respiraciones y el sonido del auto que arranca de nuevo, eso hizo que mi corazón se detuviera un segundo, miro desesperado hacia el cielo detrás del lobo, podía ver las estrella iluminar el cielo y como el sonido del auto poco a poco se apagaba a lo lejos hasta ya no poder escucharlo más, luego de unos segundos en silencio este es roto por una leve risa proveniente del lobo, y posteriormente un largo suspiro de alivio

-Eso estuvo cerca ¿no lo crees?... aunque, tal vez si te escucharon…. Solo que decidieron no hacer nada hehehe-

Sigue riendo levemente, sus palabra dolían, pero… puede que tenga razón… tal vez… este es mi destino…. Es un castigo por mis propios pecados… ¿acaso fui una mala persona en mi vida? ¿Dios me estaba castigando por mis gustos? Pensaba mientras miraba el cielo, y como poco a poco una nube cubría este tragándose hasta la última estrella, fue entonces que mi pensamiento fueron interrumpidos por el sonido de un cierre bajarse, mira abajo un instante solo podía suponer lo peor en ese momento.






El frio tacto de su cuerpo contra el mío me obligaban a cerrar mis ojo nuevamente, entonces la sensación caliente de algo posarse entre mi retaguardia hizo que me intentara mover para evitarlo, pero era inevitable, su respiración levemente agitada era desagradable para mí, su excitación se podía sentir dura entre mis piernas, mi cola intenta cubrir mis parte, pero él la aparta sin problema y logra arrebatarme el bóxer con tan solo jalarlo con su mano, ahora mis escamas estaban en total contacto contra el frio suelo y lo caliente de su pelaje y cuerpo, pero no era esa clase de calor agradable era una sensación nueva que jamás había experimentado, lo quería lejos de mí. Forcejeo nuevamente, pero era inútil el me sujetaba con fuerza, logro bajarse de encima mío y luego levanta mi cintura para así hacer que mi cuerpo se sentará sobre sus piernas, suelto un gemido de dolor por la herida, lo escucho reír levemente, suelta mis manos, la cuales lo primero que hacen es intentar golpearlo, solo logro alcanzar darle en el pecho con mis manos aun amarrada, el parece no sentir los golpes, con sus dos manos me sujeta de la cintura, me acomoda entre sus piernas y entonces con un movimiento brusco me atrae a él, el resopla levemente, yo suelto un quejido de dolor arqueando mi espalda e intento empujar su pecho, en un intento de alejar aquello de mí, el baja su pecho sobre mí, mis manos quedan debajo de él, entre su cuerpo y el mío atrapadas con poco espacio para moverse, su respiración era pesada y caliente, su cuerpo era el mejor ejemplo de alguien excitado, volvió a jalarme hacia él, suelto otro grito más fuerte que el anterior me retuerzo aun mas, el no hace nada para callarme parecía ya no importarle eso, intento empujarlo de nuevo con mis brazos, no se mueve ni un centímetro, podía sentir como intentaba entrar en mí, y todo mi cuerpo lo estaba rechazando, esta vez me sujeta con más fuerza sentía su garra clavarse en mi cintura y de un jalón.

-AHHHHH…-

Grito… Solo grito… luego de unos segundos solo jadeo cansado mirando el oscuro cielo de esa noche nublado, nadie vino luego de ese grito, mi cuerpo recibía las embestidas, la sensación de tenerlo adentro era desagradable dolía y ardía, pero mi rostro ya no mostraba emociones al respecto. Podía escuchar el viscoso sonido de su cuerpo frotarse contra mi interior, y como su respiración poco a poco se agitaba más y más, entonces solo se recostó aún más sobre mí, tomando mi cabeza con una de su mano y con la otra dándome una especia de abrazo, metiendo su brazo debajo de mí, siguió con las embestida, aumentaba le velocidad y la fuerza cada vez más, ya no podía ignorar el dolor, empecé a gemir de dolor nuevamente apretando mis manos con fuerza y cerrando los ojos intentando imaginarme un mejor lugar, pero eso no lo iba a detener.

-Arg!... ya casi… pequeño ahh…-






Me dijo entre gemidos y quejidos, era grande y con cada embestida sentía que me iba a partir en dos en cualquier momento, deseaba que pronto acabar pero lo segundos eran eternos y yo parecía estar atrapado en alguna clase de infierno, en un infierno personal, un infierno solo para mí en ese oscuro callejón en donde seria castigado por todas mis malas desiciones. De pronto pude notar como aumento la velocidad, su cuerpo se tensó, yo estaba cansado y muy adolorido, El gruñe con ferocidad, podía escuchar cómo estaba resoplando y con un gran empujón el gimió de golpe su cuerpo se estremeció y sin previo aviso.

Dolor… dolor proveniente de mi hombro, podía sentir como algo lo perforaba, primero un grito de dolor que el rápidamente callo sujetando mi hocico, solo siguió resoplando y empujando más su cadera contra mí, mientras mordía de forma brutal mi hombro, sentía que mi hombro se iba a partir por la presión que ejercía su hocico, de pronto un último empujón empeoro todo, su esencia estaba llenando mi interior, era caliente viscoso húmedo, desagradable, no tenía forma de explicar lo desagradable que era para mí, entonces el mordió con más fuerza, el sonido de algo romperse sonó, yo solo quedo petrificado el dolor era indescriptible, sufro en silencio en un estado catatónico terminando por ver el cielo nuevamente, las nube que estaban en el cielo se estaba ya apartando, despejando lentamente el cielo oscuro, nuevamente las estrellas solo eran las únicas espectadoras de aquella escena. Luego todo era borroso, poco a poco el dolor, la tristeza, el miedo, el enojo, los sonido y las sensaciones desaparecieron, estaba solo yo en la oscuridad infinita flotando sin entender que sucedía, ¿estaba… muerto?... no lo sabía, solo estaba flotando en esa infinita oscuridad sin sentir nada… era agradable…pero triste… Entonces una sensación de soledad empezó a consumirme lentamente... Este era mi Fin.



------------------------------------------------------------------------------------------------

Bien si llegaron hasta aquí. Gracias por leer mi historia. ahora datos inútiles, tarde 20 dia en realizar todo esto ya que inicie el primero de enero.
perdón sentía la necesidad de comentarlo.
 

MondLight

al final, tu adversario, serás tu mismo

Registrado
12 Jun 2014
Mensajes
239
Ubicación
Venezuela
Offline
Okey, he leido y acepto los terminos y la politica de parte de... Okno jaja.

A ver Kou, ire por parte para darte mi humilde opinion.

Mira, me gusta mucho el hecho de que tengas un estilo diferente para expresar tu historia, lo digo porque he notado ciertas cosas que no he leido en otros fics. Una buena historia (lo comun en los fan fictions) comienza con un momento y un impacto que atrae al lector, una trama o una razon de ser dentro de la historia que sea interesante, tu hiciste eso pero muy diferente, fuiste por algo crudo y violento que no muchos tocan, sobretodo en el primer capitulo y fue fuerte para empezar. Por supuesto que como todos los que empezamos escribiendo en foro no somos ni escritores ni artistas graduados o experiencia en el mundo (en la mayoria de nosotros) asi que es normal esos errores que en el futuro corregiras, incluso cambiar palabras que son nativas de nuestro pais jaja ya que no todos tus lectores seran venezolanos, me rei con lo de "Por la paradaaaa!!!" Jajaja lo escuchaba muy seguido cuando tomaba el bus a la uni y me imagine a Haru gritandolo xD

Una cosa que me gusto mucho fue el hecho de que usaras imagenes para ilustrar y dar mas imaginacion pero no solo por eso sino que usaste el Pixel Art, me hacias ver que jugaba un juego de 16 bits y leia la historia mientras se mostraban las imagenes y eso me encanto, solo faltaba agregar la musica estilo Undertale y listo jajaja. La calidad de los dibujos es lo menos, el arte es el que desempeña, he visto a artistas hacer maravillas con el mouse y Paint Tool Sai ver. 1 asi que tu eres un gran artista en ello, de hecho deberias enseñarme a hacerlo jeje

Y como le diste historia y razon de existir a algunos personajes como a Haru, Sil y David es obvio que debes continuarlo, para saber que sigue luego de esa noche y que pasara con los que estan alrededor del protagonista, y porque yo te lo ordeno! Jaja okey eso no, pero me gusto tu inicio y quiero ver mas, hace mucho que no leia fics y tomaste mi atencion, tu historia tiene algo peculiar y diferente en un estilo sadico y algo enfermizo que me llama la antencion. Y no olvides mencionarme para el siguiente! ^^ saludos.
 

Black Tiger

I'm with you.

Registrado
12 Ene 2007
Mensajes
39
Ubicación
Silent Hill
Offline
Estimado Kou:

Es la primera vez que leo una historia ilustrada, lo cual, evidentemente la hace destacar de las tradicionales. Si bien, es una narración corta, reconozco que hay un buen hilo conductor y esto la hace llegar a un término aceptable; las descripciones, aunque breves, ayudan a visualizar las escenas. En efecto, no somos profesionales de la redacción, pero poco a poco podemos ir mejorando, ya que construir relatos del tipo que sea, es una gran virtud y una forma ingeniosa de compartir nuestra visión del mundo. Felicidades por tu trabajo.
 
Arriba Pie