Original Fic El destino de un Ketchum

Registrado
25 Mar 2021
Mensajes
60
Ubicación
España
Offline
Hola a todos lamento la demora, como verán he borrado el fic. Pero porque razón, bueno estuve leyendo mi historia y note que esta tenía varios errores un ejemplo son la gran cantidad de palabras repetitivas y es que a veces decía cosas que no me convencían.

Eso fue uno de los principales motivos que me hizo tomar la decisión de comenzar la historia desde el principio. Por lo que ha partir de ahora todos los capítulos los haré mucho mas largos.



Ahora empezemos.



Sinopsis: Después de la liga Kalos, Ash Ketchum regresa a su región natal Kanto. Con el motivo de emprender su viaje de nuevo pero terminá en otro mundo paralelo distinto al suyo. Ahora deberá afrontar los oscuros secretos que alberga en está región llena de corrupción.


Capitulo 1: Un nuevo inicio


El asombroso mundo Pokemon, un mundo lleno de asombrosas criaturas misteriosas donde estás conservaban nuevas e increíbles habilidades aunque todavía no se logra saber mucho de ellas. Para fortalecer estos lazos, tanto humano como pokemon tenían el deber de participar cada año en el anhelado reto: La Liga Pokémon.

Era un torneo de combates eliminatorios donde se definiría al entrenador más poderoso, por tanto este tendría la oportunidad de desafiar a la gran y conocida Élite 4 que sería su veredicto final para convertirse en campeón.

Pero esta historia se centra en un joven adolescente su nombre es Ash Satoshi Ketchum de Pueblo Paleta, que acababa de terminar su viaje por Kalos junto su gran e inseparable compañero Pikachu.

"Muy bien compañero una vez más regresamos a Kanto voy a entrenar duro, está vez viajaré por todo Kanto y ganaré la liga sólo que está vez nadie se interpondra en mi camino"

"Pika".

El roedor se subió a su hombro, ambos estaban a bordo del ferry S.S.Anne ya no les quedaba mucho tiempo para volver a su pueblo natal.

¡Atención pasajeros, en unos minutos llegaremos a Ciudad Carmín así que alisten sus cosas antes de que lleguemos a tierra. ¡Gracias!

"Bien amigo, es hora de irnos, vamos" - tras un recorrido por todo el barco los dos llegaron a tierra firme, tras eso el ferry zarpó y navego a mares desconocidos.

"Aún no le he dicho a mi madre y al profesor Oak cuando voy a regresar quiero que sea una sorpresa¿Me entiendes? - el roedor afirmó con la cabeza y estuvo de acuerdo en no decir nada acerca del plan de su amigo moreno.

"Bien Pikachu, vamos".

"Pika".

Ya habían pasado tres horas desde que llegaron a Kanto, Ash había sacado a Noivern para que los llevará al punto más cercano a Pueblo Paleta, aterrizaron en la ruta 1 el lugar donde todo entrenador comenzaba su aventura.

Ash regreso a su pokemon y unos recuerdos comenzaron a vagar por su mente al pasar por dicha ruta.

"Este sitio me da grandes recuerdos, aún no consigo olvidarme cuando fuimos atacados por una bandada de Spearow, que novatos éramos" - sonrió, a partir de ese día el y Pikachu tuvieron innumerables aventuras, desafíos, fieles amigos a su lado e incluso vieron legendarios; era poco probable mantener un encuentro con ellos.

"Vamos Pikachu debemos llegar a casa antes de que sea medianoche" - eran exactamente las 10.39 p.m. a esta hora todo el mundo debería estar durmiendo. Pero aún le quedaba la calida bienvenida que le iban a dar sus compañeros pokemon.

Temblo, ahora no estaba de humor para recibir un lanzallamas de Charizard, un golpe karate de Primiape, sin olvidar la estampida de 30 Tauros.

La próxima vez debo comprarme un seguro de vida.. - pero recibió una pequeña descarga que lo dejo rostizado.

¡Pikaaaa!

"Lo siento amigo, no volveré a bromear con eso"- dijo nervioso protegiendo las partes más blandas de su cuerpo.

La rata le dedicó una mirada de "más te vale" y prosiguieron su camino.

"He regresado, Pueblo Paleta" - miró desde lo alto de una colina junto con Pikachu el pequeño pueblo donde nació y fue criado ya había pasado un año desde que lo había visto por última vez.

"Chaaaa".

Ash y Pikachu hicieron una carrera hasta llegar a una casa de tamaño mediano, se podía apreciar una estructura de dos pisos; pintada de un color blanco y un tejado conformado por ladrillos.

"Mamá he vuelto" - petó la pequeña manecilla de la puerta que se abrió y recibió la mirada atónita de una mujer cabello castaño, ojos chocolate sobre unos 30-35 años.

"Ash" - su madre Delia lo abrazo y el respondió de la misma manera pero fue repentinamente sorprendida por el pequeño roedor - ¿Pikachu cómo estás? Has crecido mucho pasad.

La mujer los invitó a entrar, el azabache vio sorprendido el interior de la casa, había obtenido unos pequeños cambios mientras no estaba.

"Es bueno volver a verte muchacho" - habló esta vez un anciano de pelo canoso, con una vestimenta de investigador era el Profesor Samuel Oak.

"Profesor Oak" - se sorprendió, Ash lo vio sentado en el sofá tomando una taza de café allí al lado se encontraba un joven de cabellos castaños, ojos azul tormenta, llevaba puesto una ropa similar al de su abuelo era su rival de la infancia Gary Oak.

"Tiempo sin verte perdedor" - se burló el famoso nieto de Oak, el y Ash desde la infancia habían competido por saber quién era el mejor, cuando se convirtió en entrenador sus caminos se vieron separados, aunque luego de su derrota con Ash en la Liga de Jhoto se rindió y cambio su oficio a investigador.

"Es bueno volver a verte también Gary" - habló con una mueca de fastidio a su rival que no paraba de observarlo de forma burlesca.

"Muchacho he visto tu participación de la liga Kalos y debo decir que estoy impresionado, aunque no me esperaba ver una nueva megaevolucion" - recordó el anciano Oak la batalla entre Charizard X y Greninja- Ash creía ya tener sabido sobre todos los pokemon que podían poseer una piedra llave. Decir que estaba impresionado era poco.

"Se equivoca profesor esa no es una megaevolucion, más bien es un vínculo" - aclaro el azabache dejando más confundido al Oak y a los presentes.

¿Vínculo? Explicate muchacho - Ash le contó a todos acerca de todo lo que sabía de su fenómeno lazo con él y Greninja, añadiendo lo que pasó despues de la liga incluida la despedida con sus amigos.

"Ya veo, eso lo explica todo, es una pena que no lo hayas vuelto a traer de vuelta me hubiera gustado investigarlo".

Mamá, estás llorando? - Ash, Gary y Samuel vieron a Delia llorar al estilo anime y luego le agarró a su hijo de los hombros y lo comenzó a zarandear.

¡¡ASH SATOSHI KETCHUM!! TE VOY A PROHIBIR VIAJAR DURANTE UN BUEN TIEMPO, SIEMPRE ME PEGAS ESOS SUSTOS ENFRENTANDOTE SIEMPRE A LA MUERTE, UN DIA ME VA A DAR UN ATAQUE!!!

Gritaba la mujer a toda voz moviendo a su imprudente hijo Ash, que tenía los ojos en espiral debido a que estaba comenzando a marearse, lo bueno es que su madre ya había parado de moverlo.

"Pero por otro lado, me alegro de que por fin tengas novia, por un momento creí que eras del otro bando" - exclamó feliz al dudoso azabache al pensar en aquella simpática niña llamada Serena solo esperaba que su hijo la cuidara bien.

"Mamá, Serena no es mi novia" - Delia quedó de piedra al oír eso - ella sólo me besó repentinamente, además nunca dije que lo fuera.

"Noooo a mí hijo le gusta que le den" - Oak trataba de calmarla mientras que Gary no podía evitar ver divertido la escena.

"Con razón siempre te veía con ese moreno a tu lado" - se rió sin poder aguantar un segundo más la risa.

"Cállate Gary" - refunfuñó Ash ante la respuesta de su amigo/rival.

"Dejando de lado ese tema, como decía que vas hacer ahora que ha terminado la liga muchacho" - preguntó ahora que las cosas parecían ya un poco más calmadas.

"Creo que volveré a viajar por Kanto a recolectar todas las medallas desde el principio" - contestó interesado sobre la idea de combatir nuevamente con Brock o Misty quería ver ante sus ojos que tanto habían mejorado.

"La próxima vez lo lograrás muchacho, créeme" - lo ánimo.

"Y eso hare profesor" - apretó su puño determinado, está vez nada lo hará detener.

"No te olvides de mi, que sea ahora un investigador no quiere decir que haya dejado de entrenar" - habló Gary sosteniendo una Poke Ball lo que ocasionó que los se lanzarán miradas de desafío.

Iré a preparar la cena, debes tener hambre no hijo? - Ash no respondió esta vez sí no su estómago.

"Tú nunca cambiarás" - sonrió su rival, el azabache tan solo vio feliz como una vez más había regresado a su pueblo natal, hoy iba a ser una larga noche.




Continuará...
 
Arriba Pie