Película El extraño mundo de Jack / Pesadilla antes de Navidad

Yukino's boyfriend
Registrado
11 Dic 2005
Mensajes
6,675
Ubicación
España


Jack Skellington, el rey de la ciudad de Halloween, está cansado de hacer el mal y siente un profundo vacío interior que le impide ser feliz. Un día descubre casualmente la ciudad de la Navidad y, prendado del espíritu navideño, intenta en vano descifrar su significado. Cuando cree encontrarlo, decide suplantar a Santa Claus y mejorar la fiesta de Navidad.

Aunque Pesadilla antes de Navidad está dirigida por Henry Selick, el alma de este singular proyecto es Tim Burton, sin duda uno de los cineastas más extraños y originales de los últimos tiempos. A él se debe la historia a partir de la cual desarrolló su guion Caroline Thompson, que ya rubricara el de Eduardo Manostijeras (Edward Scissorhands, Tim Burton, 1990), y no solo la creación de los personajes, sino también el diseño de la mayoría de ellos. También el prestigio obtenido por Burton en sus anteriores filmes fue determinante para que la Disney apoyara una empresa que se alejaba notablemente de los cánones clásicos de la animación.

El sistema de la animación fotograma a fotograma es tan antiguo como el cine. King Kong y las inmortales criaturas prehistóricas o mitológicas de Ray Harryhausen cobraron vida utilizando esta técnica, y el maestro checo Jiri Trnka ya empleaba en sus largometrajes muñecos articulados que él mismo fabricaba y diseñaba y que actuaban como actores de carne y hueso en decorados tridimensionales, construidos a escala reducida con gran minuciosidad de detalles y fotografiados como si de decorados reales se tratara. Aunque las películas de Trnka han pasado a la historia del cine de animación con la categoría de obras maestras, las décadas transcurridas desde entonces han favorecido un progreso técnico que en Pesadilla antes de Navidad se traduce en un alto grado de perfección y en un significativo aumento de las posibilidades de expresión artística.

Tim Burton ha sentido siempre un especial cariño por los personajes poco convencionales y marginados -no hay más que recordar el hombre murciélago de Batman (Batman, Tim Burton, 1989), la vulnerable criatura de Eduardo Manostijeras o el excéntrico director de cine de Ed Wood (Ed Wood, Tim Burton, 1994)-. Pesadilla antes de Navidad surgió en la imaginación de Burton allá por 1983, cuando trabajaba como director de animación en los estudios Disney. Como sucede con muchos proyectos audaces, tuvo que aparcarlo en un rincón de su mente hasta que el éxito profesional le procuró las simpatías suficientes para convertir el antiguo sueño en realidad. Casi una década después de la génesis de Pesadilla, un nutrido equipo de especialistas -más de ciento veinte personas entre animadores, técnicos y operadores de cámara- se encerraba en un estudio de cuarenta y tres mil metros cuadrados, construido especialmente para la ocasión, e iniciaba un largo y minucioso proceso de dos años de producción. El ritmo de rodaje puede calificarse de febril: hubo jornadas en las que se utilizó una veintena de decorados a la vez; pero se necesitaban varios días de rodaje para un plano de pocos segundos, toda una semana de trabajo en distintos decorados para obtener un minuto definitivo de película. El resultado, extraordinario desde el punto de vista técnico y artístico, compensaría con creces el esfuerzo, el capital y el tiempo invertidos.

Con una atmósfera enfermiza y al mismo tiempo enormemente sugestiva, la película de Burton y Selick está poblada de personajes terribles y a la vez entrañables: el payaso que hace llorar, el hombre con un hacha en la cabeza, el alcalde de dos caras, la criatura con arañas por cabellos, la melancólica Sally y su creador, obsesionado por compartir sus horas de soledad con una compañera... Incluso Jack Skellington, el rey de Halloween Town, se siente cansado de hacer el mal e intenta llenar el vacío de su corazón sustituyendo sus terroríficas bromas por los deseos navideños de paz y felicidad. Tim Burton posee la virtud de elevar lo macabro a la categoría de poesía, y así, impregnadas de un aura de romanticismo, sus negras estampas adquieren una belleza insólita, acentuada por la maravillosa banda sonora de Danny Elfman.

EEUU, 1993. Título original: The nightmare before Christmas. Director: Henry Selick. Autor (historia y personajes): Tim Burton. Guionistas: Michael McDowell, Caroline Thompson. Productores: Tim Burton, Denise Di Novi, Don Hahn. Música: Danny Elfman. Muñecos animados. 76 minutos.
 

ORKKRO

Solo llámenme Ork.
Diseñador Oficial
Registrado
1 Oct 2011
Mensajes
4,010
Ubicación
México
Esta película es bastante buena, pero siento que esta un poco sobrevalorada. La animación esta bastante bien lograda, cosa difícil de hacer después de meter todas las cosas que hicieron (maquetas, marionetas, iluminación, etc). También la historia me parece demasiado entretenida, las únicas cosas que podría comentar en contra son:
1- Que tres niños sean secuaces del villano principal me parece algo bastante absurdo e irreal. Siento que habían mejores secuaces y en caso de que pudieran pensar algo mejor, creo que dejar el final con el Doctor hubiera funcionado mejor con este aspecto.
2- Igual que arriba, no se me hace inteligente el hacer que todas las festividades tengan todo un mundo para ello. Además, siento que eso deja algunos huecos argumentales, digo, esta el mundo de Navidad que sería el Polo Norte. ¿Eso quiere decir que todos los mundos están en la "vida real" y las puertas solo los teletransportan a ese sitio, o como se supone que funciona eso?

Igual tengo que admitir que tiene bastantes puntos buenos, la historia es bastante original por mezclar dos elementos que en esencia son tan opuestos y lo hizo de buena manera, pues por varias películas uno comienza creyendo que los monstruos se harán buenos y/o harás juguetes normales, pero no. Igual es muy bueno que el principal villano sea un saco de insectos, pues la gran mayoría le tiene miedo a uno. Otro punto a su favor, es que los personajes son bastante agradables, pues incluso los niños les agradan a las personas a pesar de tener poco tiempo en pantalla.
 
Arriba Pie