Especial El Guardián del Bosque [Layla Hepburn]

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

"さあ、往こうか"
Supermoderador
Offline


Los segundos pasaron lentamente en aquel lugar, con el sonido del arroyo siendo lo único que rompía ese extraño e incómodo silencio entre ambos Tamers. Layla continuó esperando oír la orden de su "sentencia" de parte del Holder, sin embargo esta nunca llegó. Finalmente la luz de la evolución delató que Owlmon había vuelto a su forma larval, mientras que su compañero simplemente suspiró y se encaminó al arroyo, de donde tomó un poco de agua para limpiarse el rostro de la tierra que le habían lanzado anteriormente.

- Eso fue peligroso - dijo, finalmente - Entrar en pánico de esa manera, especialmente en terreno desconocido, es algo que podría poner en riesgo la vida de tu compañero y la tuya - Su voz fue ahogada por el salpicar el agua que llegó a su cara, tomándole uno segunos en retomar su monólogo - Si sabías que era una prueba: ¿que crees que acabas de demostrar a nosotros y a ti misma?


Audrey Reira 24 horas+ o3o
 

Serendipity~ ♥
Offline


[ G A B U M O N ]

El encuentro no había terminado, algo dentro de él se lo decía.

Extendió un poco sus extremidades abriendo los ojos con dificultad, el panorama que le recibió no fue ni un poco alentador, para su mala suerte, flotaba en medio de un campo digital, tan sólo el eco de las voces que llegaban desde el digimundo era audible, lo demás era un completo nada. Los lloros de Layla era lo más nítido que oía tendido bocarriba, lo único que no le permitía mantenerse alerta. Cerró entonces un poco los ojos, rindiéndose parcialmente a su cansancio. Su mente le recordó lo que había sucedido, e internamente se preguntó si su compañera se encontraba bien, si había logrado algo o si la batalla había finalizado.

Suspiró escuchando atentamente una frase de su tamer que se repetía en su memoria como en un bucle: “…no quiero que te hieran. No puedo permitirlo, no otra vez”. Peleaba con los párpados que volvían a ganarle la batalla teniendo como consuelo solitario que estaba viva y no mostraba quejas de heridas. Sin embargo, el acompañamiento de la voz masculina de Owen que escuchó a continuación le obligó a despegar sus párpados.

Sonaba tranquilo, como si estuviera explicando el agradable clima de verano, pero eso no bastó para calmar el estado de la muchacha. Escuchar los hipidos haciendo eco entre las paredes pixeladas le indicaba la poca tranquilidad que la pelirrosa debía tener.

Dejándose arropar por un cúmulo de emociones que le dieron fuerza, hizo un intento para encontrar la salida por sí mismo, de igual manera como lo había hecho con anterioridad. Por fortuna, en esa ocasión fue mucho más sencillo el cometido, gracias a que la puerta no se había cerrado por completo. Delante de él, una ventana le dejaba ver lo que sucedía fuera, imágenes que poca atención le puso; tan sólo le bastó pensarlo, desearlo, para salir de aquel encierro.

Cuando se materializó, lo hizo frente a la británica, frenándole el paso al peliblanco que le miraba desde su altura. El gesto que mostraba él no le alcanzó para intimidarlo, quitarse de en medio era lo último que haría.

¿Gabumon? ―Se escuchaba como si le doliera hablar, y con ese simple llamado se giró a ella, el escozor sobre el cuello fue inmediato y suficiente para detener el movimiento, regresando su atención a su interlocutor.


No… te acerques. ―Reparó en la mirada curiosa que mostraba Wormmon sin su evolución armor, y el gesto duro que apenas se alcanzaba a visualizar en el semblante del muchacho, quien se concentraba nuevamente en su tamer, pasándolo de largo.


¿Y bien?


Ignorándolo, el par de personas continuó con lo que estaban. Puso mayor atención a él, el digivice que antes había mostrado ahora reposaba fuera de su vista, siendo así la única confirmación a que había dado por finalizado el encuentro. Respiró hondo dejando exhalar todo el ánimo decaído que tenía mientras les escuchaba, esperando la respuesta que Owen le exigía a su tamer.

No obstante, los segundos pasaron y el silencio permanecía; una estela de recuerdos borrosos los invadía, siendo los detonantes quizás de la poca disposición de la muchacha. La pelirrosa continuaba con su barbilla pegada al pecho, incapaz de emitir palabra mientras el resto aguardaba por algo que no veían venir. El flequillo rosado le cubría sus ojos que seguramente lucharían por no crear llanto.

Eres un tamer, debes comprender lo que significa serlo antes de enfrascarte en una búsqueda. ¿Deseas hacerte de “armas” para mejorar? ¿Lo que deseas es poder? Tener entre tus manos lo que tanto deseas no te hará más fuerte, eso debes tenerlo muy claro. Además, no puedes andar por la vida en el mundo digital haciendo planes improvisados frente a misiones difíciles, y esta ni siquiera lo es.


No era algo improvisado. ―Replicó ella levantando su vista. Sus ojos cristalizados por las lágrimas miraban con determinación al muchacho. ― ¿Y entonces qué esperas que haga? ¿Qué me quede sentada sin siquiera poder ayudarle?


El lobo se sintió pequeño en medio del intercambio de palabras. No peleaban, pero sus puntos de vista parecían muy distintos; de alguna manera pensaba igual que el peliblanco, pero Owen no conocía a Layla y su poca confianza en su poder, parecía temer a todo lo que le rodeaba. La pelirrosa era ese espécimen que necesita un recuerdo tangible para reconocer su logro, por eso se aferraba tanto a ese colguije cuya mitad ahora rodeaba su cuello junto a la pañoleta.

Aun así tuvo que reconocer la paciencia del chico quien continuaba impávido escuchando atentamente lo que ella quería decir, de tal forma que daba la impresión de estarle permitiendo desahogar lo que estaba guardando desde que llegaron, con el objetivo con el que habían arribado a Folder.

¿De eso se trata? ―Continuó. Últimamente ella perdía el control de sus emociones, cada vez era más fácil que lo hiciera, en ocasiones andaba muy alterada, en otras, amorosa o sensible. ― ¿Significa que tengo que darme por vencida?


Lay… ―No pudo evitar compartir el sentimiento. Era como si pudiera tener una empatía total con ella. Hasta creía sentir su dolor. Podía Owen estar en lo cierto, pero ella no era él.


Vine a buscarte para eso, para hacerme más fuerte. Sí, no tengo otra razón. Llegó un punto en el que no podía permitirme formar parte del público mientras él combatía. Me siento inútil, impotente al no poder ayudarle, y sé que hay muchas cosas respecto a los digivice que desconozco por completo.


>>Cuando Hiroki lo hirió no pude sentirme más que culpable, así que lo encerré dentro de mi iC pese a su desagrado; sabiendo de antemano que él andaba suelto por ahí. ― Comenzó a prestar mucha más atención al relato, ese pedazo de la historia lo desconocía, ya que ella no quiso contarle; el recuerdo de la chica con sus antebrazos cubiertos de sangre fue lo primero que rememoró.― Te buscaba y se encontró conmigo, descargó su ira conmigo. Pero no podía, no quería… ―se detuvo― Intentó arrebatarme mis cosas creyendo que yo también portaba un dispositivo similar al tuyo, y logró fracturar un tesoro familiar durante el forcejeo, algo que tú mismo me entregaste después. Fue entonces que me di cuenta, una vez más, que no estoy tan equivocada…


Gabumon la miró sonreír con tristeza, parecía haber concluido algo que no le agradaba mucho.

Dios, tienes razón ―dijo al fin. ― Todo esto es mi culpa.


El pequeño azul se fue aproximando más a ella, casi al mismo tiempo que Layla doblaba sus rodillas para dejarlas contra el suelo y recibirlo en un abrazo.

Lo siento. ―Le susurró apretujándolo contra sí.


No se trata de fuerza física, Lay. Para eso estoy yo aquí. Somos un equipo, ¿lo recuerdas? ¿De qué me sirve tener un tamer fuerte si yo soy quien tiene que protegerte? ―Sentía que su agotamiento estaba a nada de tumbarlo, ya casi amanecía y no había descansado mucho, pero quería decírselo. Si había perdido la evolución child no pudo darse cuenta. Se dejó arropar por la inconsciencia en cuanto se dio cuenta que todo estaba bien ahí afuera.



Masaru Masaru
Fecha Límite: Lunes (?)
 

"さあ、往こうか"
Supermoderador
Offline


Que Gabumon quedara inconsciente, producto del fuerte agotamiento que cargaba, fue algo que Owen no tardó en notar. El Holder suspiró, la tarea de guiar a ese dúo estaba resultando mucho menos convencional que el promedio, sin embargo él no era alguien que se deslindaba de candidatos de buenas a primeras, menos cuando él también era parcialmente responsable de todo lo ocurrido ese largo día. Además, dejarlos a su suerte en mitad del bosque, de noche y en esas condiciones sería prácticamente como ponerlos en la boca de algún salvaje, algo que, obviamente, tampoco era una alternativa que el chico consideraría ni un minuto.

- Síganme, necesitan un lugar donde descansar y que Gabumon se recupere - dijo finalmente, notando como Layla se estremecía ante la propuesta con un dejo de temor - ¿O prefieren quedarse aquí?


"El Guardián del Bosque” [Especial]
a) NPC que la solicita: -
b) Lugar donde debe ser tomada: Folder Continent - Holy Angel Citadel
c) Descripción de la misión: La actitud reservada de Owen Wright lo hace parecer un tanto misterioso. Muchos dicen que es él el que lleva los Digimental a las tiendas para que sean vendidos. Sin embargo, ¿De dónde vienen los Digimental? Muy pocas personas conocen la razón por la que Owen se ha recluido en un bosque de la Tierra Espiritual, y en cual bosque en específico se encuentra. Aquellas personas que lo saben son Holders, o portadores de los D-3 que él ha otorgado y todos han prometido guardar el secreto. Para obtener el D-3 es necesario adentrarse en los frondosos bosques de Folder, y encontrar al afamado experto de la "Armor Evolution"
d) Descripción del campo de juego: Tierra Espiritual
e) Objetivos a cumplir:
  • Recorrer los bosques de la Tierra Espiritual en busca de Owen
  • Convencer a Owen de colaborar/ayudarlos en la búsqueda de conocimiento de Layla
  • Enfrentarse a Owlmon en combate
  • Descansar y curar a Gabumon
  • ???
f) Datos Extra:
  • Quest Progresiva: Los Objetivos y Datos Extra van cambiando a medida que se desarrolla la Quest
  • Quest disponible en modalidad Individual
  • En caso de fallida, no se podrá volver a tomar la Quest en un plazo de dos semanas.
  • En caso de superada, no se podrá tomar una Quest de Digivice en un Mes
  • Considerando que sólo aquellos que no revelarán el secreto son los que tienen el D-3, se puede asumir que ganarse la confianza de Owen es un paso vital para conseguir el Digivice
  • Layla lleva consigo su Digivice básico, aunque el que está activo en ese momento es el iC
  • Es obvio que Owen sabe mucho más de lo que dice. Debe haber una forma de convencerlo que hable un poco
  • Luego de todo el viaje no se rendirán tan fácil. Tampoco es que sea buena idea adentrarse en el bosque con Gabumon lastimado
  • Con Gabumon recién devolucionado y aún lastimado, es probable que no logre mantener una evolución por mucho tiempo. Una de sus dos posibilidades evolutivas lo cansará menos, es recomendable usar esa
  • Owen no pretende que lo derroten (algo que no sería posible de cualquier forma por la diferencia de experiencia, poder y estado) así que el propósito del combate es otro. Así mismo, aunque Owlmon no pretenderá lastimarlo más de la cuenta, eso no significa que se las dejará fácil.
g) Recompensa:
85 Puntos o más: D-3

Audrey Reira ya, que tengan un pequeño descanso xDu ya al día siguiente vemos el último objetivo
 

Serendipity~ ♥
Offline


[ L A Y L A ]

Con su mente completamente en blanco iba avanzando por detrás de Owen, no se sentía con los ánimos de mirarle, así que en contadas ocasiones desviaba su vista a la espalda del muchacho y regresaba a su compañero, que había decidido llevar en brazos. Gabumon, acurrucado como un bebé, respiraba tan superficialmente que apenas lograba ver su pecho moverse, tan inocente e indefenso.

Pasados algunos minutos, no sabía a ciencia cierta cuántos, los hombros junto a sus antebrazos comenzaron a pesarle, estos últimos estaban a punto de ceder ante el peso liviano de su reptil. Sus ojos parecieron cerrarse un segundo haciéndola tropezar con una piedra, trastabilló y se reincorporó recuperando su postura, afianzando más hacia ella el pequeño bulto que cargaba.

Podrías llevarlo en el digivice ―sugirió el peliblanco mirándola de soslayo, con un gesto difícil de comprender.


No. ―Negó rotundamente. Wormmon se volvió a ella con aire compasivo, y continuaron.


Layla les escuchó intercambiar algunas palabras, pero no pudo descifrar ninguna de ellas. Deambuló silenciosamente andando por inercia, deseando con todo su corazón descansar bajo algún techo y reponer energías. Si bien Wright se mostraba con mucha batería aún, sus bostezos repetitivos no pasaron desapercibidos a sus ojos. La pelirrosa se preguntó si él sería igual de atento con todos los tamer que llegaban ahí, buscándolo. Su respuesta le llegó cuando cruzaron el umbral de aquella pequeña casa donde antes habían quedado, viendo al pelinegro reposando sobre un viejo colchón con Hawkmon a sus pies. Por un segundo se imaginó a sí misma en igual situación, abandonando el bosque cuando el sol estuviera por encima de sus cabezas. Se mantuvo expectante dejando escapar un bostezo que le fue imposible reprimir, siguiendo de forma silente los movimientos del chico; Owen caminaba de un lado a otro moviendo cosas, acercándole lo que debían ser almohadas (con más aspecto de pedazos de tela mal cosidos) en las que pronto acomodó a su digital, el muchacho entraba y salía de un pequeño cuarto adjunto al salón, trayendo consigo algunas mantas y desapareciendo por la puerta principal, hasta que abandonó el umbral sin emitir palabra. Layla quiso preguntarle algo, pero no tuvo el valor para hacerlo, así que se encaminó al baño dejando a Gabumon sobre la cama improvisada para traer consigo material de curación, contemplando con cierto recelo al tamer que yacía ahí antes de desaparecer tras la pequeña habitación.

Empapó un poco las gasas limpias con el mayor cuidado intentando no hacer ruido, mirándose a través del espejo que Wright tenía colgado a la pared. Su aspecto estaba fatal, con todo y esas almohadillas oscuras creciendo bajo sus ojos. Lavó y seco su rostro, saliendo de allí con todo lo necesario para proceder a limpiar la herida de su compañero.

Al primer contacto, se removió en su sitio aparentemente incómodo, pero no despertó. Se trataba de un corte lineal, con otra pequeña línea partiéndolo por la mitad, el mayor siendo el primeramente infringido. Deslizó con cuidado la solución y desapareció los restos hemáticos que sobresalían. Layla estuvo inmersa un buen rato en su tarea sintiendo sus párpados paradójicamente pesados e incapaces de cerrarse, dejando libre a sus pupilas que no perdieron detalle de lo que hacía.

No decía nada, no pensaba nada.

Terminó cubriendo la lesión tanta área como el pelaje de su amigo se lo permitía, entretejiendo un poco la capucha de piel de Garurumon con la que se cubría. Verlo sumido en un sueño profundo, provocó en ella unas inmensas ganas de hacer lo mismo, pero simplemente no podía. Estaba más cansada mental que físicamente, y el primer agotamiento le impedía conciliar el sueño en el momento. Guardó lo sobrante y arropó a su amigo quedándose quieta observándolo. Un poco más allá el otro muchacho dormía tranquilamente; se auto convenció que no supondría una amenaza con Owen cerca y, sin hacer más, abandonó el cuarto en completo silencio.

Afuera, la luna estaba por desaparecer en el horizonte, escondida tras la arboleda del Bosque Espiritual, los matices iluminados comenzaban a aparecer en el cielo apenas estrellado. Se acomodó entonces sobre el filo de una de las ramas de un árbol cercano y balanceó sus pies sin apartar sus ojos en la nada, siguiendo el hilo de sus recuerdos. Vio cómo la pulsera de su muñeca resbaló desde ella hasta el suelo, y se quedó observando cómo se perdía entre la sombra.

De la chica valiente que había comenzado esa travesía apenas un día anterior, ahora quedaban sólo migajas esparcidas por ahí. Perdidas en medio de la nada. Con sumo cuidado saltó de su altura, trastabillando al caer sobre sus tobillos yéndose de bruces. Tomó el pedazo de lobo tallado en madera y recargó su espalda al tallo del árbol.

Tenía muchas ganas de llorar, pero su rostro no hizo seña de querer hacerlo. Cerró sus ojos, el sueño la vencía. Abrazó sus piernas y escondió su cabeza entre ellas.



Masaru Masaru Sí, que descansen un poquito xD Llevan todo un día en ello (?)
Fecha límite: Lunes.
 

Serendipity~ ♥
Offline
[ L A Y L A ]


La luz del sol se filtraba por las hojas de los árboles, colándose de tal manera que un pequeño rayo obligaba a Layla a abrir los ojos al caerle justamente sobre la cara. Parpadeó ahogando un bostezo abrazándose a sí misma ante una brisa fresca matutina. La posición del sol le indicaba que ya habían pasado algunas horas desde el amanecer, sin embargo parecía que tan sólo había cerrado sus ojos para volverlos a abrir en un segundo.

Con que aquí estás. ―La voz grave de su compañero le llamó a su espalda acercándose con cautela, parecía tranquilizarse al dar con su paradero. ― Me alegra que estés bien.


Layla prestó atención a su alrededor, se había alejado durante la noche del campamento del peliblanco, no supo en qué momento ni cómo había llegado ahí. Reposaba de espalda al suelo, a bastante distancia de aquella cabaña. Intentó recordar lo que había sucedido pero todo parecía tan confuso como inverosímil, así que concluyó que quizás había caminado dormida, como en cierta ocasión le sucedió durante su estancia en el Internado.

¿Y…?


No está, cuando desperté ninguno de los dos estaba. ―Aseguró.


Su gesto duro al recordar al pelinegro fue demasiado obvio para su acompañante, pero fue lo primero que se le vino a la mente creyendo que pudo haberle hecho algo. En ese breve periodo de tiempo en el que su mirada se cruzó con la de su digimon, un dolor punzante le perforó el pecho recordando todo lo anterior; no obstante las lágrimas amargas que había derramado se volvieron secas y nada salió, nada salvo ese sentimiento de culpabilidad. Respiró profundo y palmeó su cabeza poniéndose de pie.

¿Y bien? ¿Cómo te sientes?


¡Como nuevo! ―Exclamó mostrando un gesto por lo demás, alegre.


Sacudió el resto de hojas que se habían pegado a su vestimenta y comenzaron a andar de regreso. Gabumon parloteaba mucho más que de costumbre, algo que le llamó la atención de inmediato; el lupino se caracterizaba por una personalidad positiva, una esencia que creía había perdido pasando mucho tiempo a su lado. Afortunadamente estaba equivocada y continuaba siendo el mismo. Aquello le alegró y soltó una risita inoportuna.

¿Lay?


¿Y cómo es que Wormmon te ha dejado una nota, si ni siquiera tiene dedos? ―Gesticuló con sus manos la ausencia de estos últimos riendo ante la idea. Le estaba platicando cómo al despertar había encontrado uno de sus extraños bocadillos justo a su lado, junto con una nota donde lo único que venía era un rostro caricaturizado del digimon oruga.


Pues sólo te explico lo que vi.


Reírse de su imaginación relajó los músculos de su espalda, incluso le hizo perder la noción del tiempo. Le sorprendió lo tanto que había caminado durante la noche, que agradeció no haber despertado antes que Gabumon la encontrara porque hubiera entrado en desesperación.

¿Y te lo has comido?


¡Claro que sí! Sería una falta de respeto si no lo hubiera hecho.


Continuó narrándole lo que había sucedido con él durante la mañana, incluso un relato exagerado del cómo había tropezado hasta caer sobre el vil suelo del bosque. Siendo vulnerable a lo que le acontecía, su imaginación volaba mucho más que en otras ocasiones, y no pudo evitar reprimir una risa al mentalizarlo en su cabeza. Sabía, dentro de ella, que él sólo intentaba animarla un poco, sus miradas disimuladas para ver si le prestaba atención se lo decían todo; pero no podía, no quería, dárselo a conocer.

Vaya…


Delante de ellos las figuras de Owen y Wormmon les esperaban con un gesto altivo. La hora había llegado, lo sabía. Aun así se puso a la defensiva y contrajo sus facciones, Gabumon también se había tensado un poco a su lado. No eran enemigos, pero ante la idea de abandonar la Tierra espiritual sin más que pistas acerca de lo que se avecinaba, no era un pensamiento jugoso de digerir.

Veo que te has recuperado. ―Indicó el muchacho observando al digital azul. ― Los dos ―se corrigió desviando su mirada hacia ella.


Layla disimuladamente acomodó sus pantalones cortos cubiertos de tierra y restos de plantas. Wright llevaba su cabello revuelto, como si hubiera corrido algunos kilómetros y apenas hubiera llegado a la meta, pero incluso así su apariencia debía ser mucho mejor que la que ella tenía junto con su cabello rosado sin cepillar. Se preguntó si algún tamer le había causado algún problema, Hiroki por ejemplo.

¿Lista?



Masaru Masaru
Jamás en la vida creí que me llevaría tanto tiempo con esto, porque siento que así pierdo más fácil el hilo de la historia. Anyways, espero el próximo objetivo ¿y último? Jaja, ya mero te libras de mí. ¡Saludos!
 

"さあ、往こうか"
Supermoderador
Offline


- ¿Lista para? - preguntó Layla con un poco de aprensión. El recuerdo de la noche anterior seguía más que vivo en su mente. Tanto al respecto de las acciones de Owen como las que ella misma había ejecutado.

- Viniste aquí en busca de respuestas de como mejorar - recordó el moreno, mirando de reojo a Wormmon que entendía hacia donde se dirigía la conversación - Sin embargo estas no caerán del cielo para ti. Anoche mostraste una faceta que no solo fue inapropiada como un Tamer, también pudo ponerlos en peligro a Gabumon y a ti.

- Lo de anoche fue... - soltó Gabumon de repente, tratando de defender a su compañera. No obstante, Owen lo acalló con un gesto de su mano. No buscaba regañarlos ni mucho menos que le dieran excusas.

- Lo importante es ahora - continuó el Holder - Si quieres ser más fuerte lo primero que necesitas es afrontar el reto. Terminemos lo de anoche o retírate a la ciudad con las manos vacías. Tu eliges.


"El Guardián del Bosque” [Especial]​
a) NPC que la solicita: -
b) Lugar donde debe ser tomada: Folder Continent - Holy Angel Citadel
c) Descripción de la misión: La actitud reservada de Owen Wright lo hace parecer un tanto misterioso. Muchos dicen que es él el que lleva los Digimental a las tiendas para que sean vendidos. Sin embargo, ¿De dónde vienen los Digimental? Muy pocas personas conocen la razón por la que Owen se ha recluido en un bosque de la Tierra Espiritual, y en cual bosque en específico se encuentra. Aquellas personas que lo saben son Holders, o portadores de los D-3 que él ha otorgado y todos han prometido guardar el secreto. Para obtener el D-3 es necesario adentrarse en los frondosos bosques de Folder, y encontrar al afamado experto de la "Armor Evolution"
d) Descripción del campo de juego: Tierra Espiritual
e) Objetivos a cumplir:
  • Recorrer los bosques de la Tierra Espiritual en busca de Owen
  • Convencer a Owen de colaborar/ayudarlos en la búsqueda de conocimiento de Layla
  • Enfrentarse a Owlmon en combate
  • Descansar y curar a Gabumon
  • Enfrentar una vez más a Owen
f) Datos Extra:
  • Quest Progresiva: Los Objetivos y Datos Extra van cambiando a medida que se desarrolla la Quest
  • Quest disponible en modalidad Individual
  • En caso de fallida, no se podrá volver a tomar la Quest en un plazo de dos semanas.
  • En caso de superada, no se podrá tomar una Quest de Digivice en un Mes
  • Considerando que sólo aquellos que no revelarán el secreto son los que tienen el D-3, se puede asumir que ganarse la confianza de Owen es un paso vital para conseguir el Digivice
  • Layla lleva consigo su Digivice básico, aunque el que está activo en ese momento es el iC
  • Es obvio que Owen sabe mucho más de lo que dice. Debe haber una forma de convencerlo que hable un poco
  • Luego de todo el viaje no se rendirán tan fácil. Tampoco es que sea buena idea adentrarse en el bosque con Gabumon lastimado
  • Con Gabumon recién devolucionado y aún lastimado, es probable que no logre mantener una evolución por mucho tiempo. Una de sus dos posibilidades evolutivas lo cansará menos, es recomendable usar esa
  • Owen no pretende que lo derroten (algo que no sería posible de cualquier forma por la diferencia de experiencia, poder y estado) así que el propósito del combate es otro. Así mismo, aunque Owlmon no pretenderá lastimarlo más de la cuenta, eso no significa que se las dejará fácil.
  • Al aceptar, la batalla será contra Shadramon. De nuevo, Owen no pretenden que ganen ni es necesario hacerlo. Se trata de una prueba de convicción
g) Recompensa:
85 Puntos o más: D-3


Audrey Reira listo, hasta el Jueves y yap o3o
 

Serendipity~ ♥
Offline



[ G A B U M O N ]



Todo fluyó en el momento perfecto, nada extra ni faltante en aquella escena de acción. Un golpe justo en el abdomen que lo obligó a quedarse boca arriba, el latigazo que despojó de aire a sus pulmones, incluso el clamor que se escuchaba de ambos tamer era sumamente perfecto. Jamás se había sentido tan vivo como en aquel instante, si todo terminaba de tal forma estaba completamente satisfecho de lo logrado.

Escupió de su hocico un poco de sangre, debido a algún ataque en la mandíbula que apenas y recordaba, y rio ante su estado. Sabía que en poco tiempo su evolución colapsaría pero terminaría como un verdadero líder de manada, de pie.

Suficiente. ―Su sonrisa no hizo más que ampliarse al escucharla, Layla también estaba consciente de ello; imaginarse que compartían pensamientos le causó algo de gracia. ―Ya es suficiente, Garurumon.


Shadramon utilizó su velocidad para rodearlo impidiendo su huida, pero para entonces su cuerpo mamífero regresó a ser el de un pequeño reptil amarillo, así que ya no había marcha atrás. Owen parecía enfadado, su entrecejo contraído daba a entender algo de ello, no obstante ordenó la retirada de su compañero quien acudió a su llamado de inmediato. Gabumon dio una última ojeada al cuerpo magullado de su contrincante antes de verlo desvanecerse hasta oruga, y se sintió sinceramente satisfecho al poder hacerle frente.

Te esforzaste mucho. ―Animó la pelirrosa acunándolo contra su pecho, le dio un par de golpecitos en la cabeza cariñosamente, y lo soltó. ― ¿Cómo te sientes?


Bien. ―Layla se encontraba agitada y unas perlas de sudor delineaban el nacimiento de su cabello, pero la sonrisa en sus labios no desaparecía.―Comenzamos a hacer un buen equipo. ―Concretó.


Nuestra aventura apenas inicia… ―titubeó ella.


¿Eso ha sido todo? ―Intervino el peliblanco. Así como Layla, Wright también tenía varias marcas de su cansancio, sumadas a las antiguas le daban un igual aspecto al de ella.


Gabumon se incorporó girándose hacia su tamer hasta que ella misma le regresó la mirada. La seriedad que transmitían era muy bien disimulada por ese atisbo de paz que los envolvía. Ambos se miraron, tamer y digimon, justo como cuando comenzó todo hacía tan sólo unos minutos atrás…


--



Sus pupilas se encontraron en un asentimiento silencioso. Por fin, desde que había encontrado a su tamer, podía casi palpar la conexión que los unía. Era inverosímil la facilidad con la que lograban llegar a tanto, sentir cuando ella estaba mal y adelantarse a los hechos. Un cosquilleo curioso le hizo saber que estaba más que preparado, se encontraba en paz. Asintió de forma tan notoria que la pelirrosa no podría negarse. Además, sabía que no lo haría.

Estamos listos.


Apenas hubo terminado aquella frase, Hepburn alzó su iC. Se trataba de una prueba que debían superar ambos, y no había artefacto que los pudiera unir tanto como ése. Layla chasqueó sus dedos activando su DNA, cargándolo casi de forma simultánea a Owen, quien sólo le bastó apuntar con el display hacia su compañero. Más que una batalla de poder, Gabumon lo sentía como una prueba del lazo que los unía.

Su cuerpo de lobo adquirió entonces un nuevo sentimiento. Unidad. Miró de reojo a su compañera tan sólo una fracción de segundo antes de dirigir su mirada al frente, la gigantesca luz que emanaba el poder del valor le hizo dar por inercia dio un par de pasos en reversa.

Enseñémosle el poder de los digimental, ¡Shadramon! ―Ante sus ojos, un digimon insecto se materializó a tremenda velocidad que pronto terminó con su expectación. Sus brillantes alas amarilla y rojo vibraban tan rápido que dejaba una estela de luz anaranjada hipnotizando su visión.


Enfócate en el objetivo, no pienses en él. ―Sin tiempo para digerir sus palabras, el digital insecto cargó sus brazos con esferas de fuego, lanzándolas hacia él. Garurumon se hizo a un lado para que pasaran de largo, creando llamaradas azules en el hocico como si se tratara de un dragón. ―¡Dispara!


Sin embargo, Shadramon tenía como ventaja su velocidad, así que mientras no consiguieran detener su rapidez, sólo estarían jugando con ellos. Observó con detenimiento su alrededor, intentando recordar en qué parte del Bosque se encontraban, cuando de pronto sintió una embestida desde uno de sus costados que lo mandó volar.

¡Garurumon, concéntrate! ¡Enfócate en el objetivo!


Objetivo. Eran más fácil decirlo que hacerlo, un poco conmocionado por el golpe se puso de pie, viendo que el bicho se abalanzaba nuevamente hacia él con sus cañones ígneos. El lobo tomó carrera y saltó impulsándose con una roca, en el aire abrió sus mandíbulas y lo arrastró al suelo tomándolo del brazo.

Una nube de escombro se levantó tan pronto tocaron el suelo. El objetivo no era ganar, de eso estaba seguro, pero podía escuchar cómo Owen no paraba de darle recomendaciones a su compañero. Garurumon tomó entonces distancia para no volver a ser sorprendido y esperó sin darle la espalda a su oponente. Layla no paraba de decirle que debía hacer algo con sus alas, pero por más que las veía sentía que caía hipnotizado a ellas.

¡Flare Buster! ―De entre la nube que aún no se disipaba, un par de torpedos rojos se estamparon a cada lado del lobo, regresándolo de inmediato al campo de batalla.


Entonces lo sintió, un cosquilleo que lo obligó a girarse cuando, al esquivar otro segunda ráfaga de fuego de Shadramon, Layla apuntaba hacia una región en especial y empezaba a correr. La chica tenía un plan y lo empezaba a llevar a cabo.

¡No huirán otra vez! ―Vociferó Owen. Garurumon le escuchó cuando ya estaba de camino hacia donde la chica lo llevaba, en poco tiempo le dio alcance encontrándola en el suelo apuntando con su dedo índice algo más adelante.


El río. Otra vez.

La brisa oceánica que refrescaba los alrededores le hizo caer en cuenta de un par de cosas. La primera, que no debían estar ya tan lejos del mar, y la segunda, que el agua cristalina de aquel arroyo que bajaba desde el Valle de Dragones, significaría la ventaja que necesitaban. Sin pensárselo dos veces se zambulló justo en el lugar donde el peliblanco se había dejado caer el día anterior; como esperaba, la corriente en aquella zona era muy poca, casi nula. Eso le facilitó una barrera natural a otra ráfaga de fuego que Shadramon continuaba lanzándole.

Estando lo suficientemente empapado, decidió salir, pero la velocidad del insecto fue mayor y lo obligó nuevamente a hundirse con un golpe sordo en uno de sus extremos. Con dificultad logró zafarse de la corriente que empezaba a aspirarlo, encontrando un punto de impulso que le permitió salir. Estando fuera, aprovechó para crear hielo con el hocico y buscar derribar a su contrincante desde esa posición.

¡Tu hielo! ¡Enfócate en el objetivo! ―Otra vez sus palabras sin ton ni son que amortiguaron en su memoria. Objetivo…


Shadramon se mostraba exhausto a pesar de tener poco tiempo con la evolución, sus alas estaban perdiendo velocidad; comenzó a atar cabos. Había despertado aquella mañana con una nota del insecto, junto a un bocadillo y sin el rastro del otro tamer que les había dado problemas lo que se traducía en: Owen llevándose al intruso hasta la salida. Ahora comprendía un poco el aspecto que mostraban cuando se los encontraron antes de llegar al campamento, Wormon y Owen habían estado peleando con Hiroki, quizás como negociaciones hostiles, porque significaba una amenaza o simplemente para ponerlo a prueba como a Layla.
En medio de su debate interno intercambiaron varios ataques más; entonces, tan pronto como vio que el insecto tomaba un impulso con más ímpetu, se arrojó contra él frenando su ataque de forma parcial. De inmediato se aprovechó que sus giros no estaban teniendo tal impacto, que se aventuró a embestirlo en medio de uno, tomándolo entre sus garras y sus colmillos congelados. Su pelaje empapado hacía caer pequeñas gotas sobre su cuerpo rojo. Y lo soltó dirigiéndolo lo más posible al río. Sin embargo, Shadramon se mantuvo firme en su vuelo y no cayó a él.

Una oleada de energía le invadió mientras cargaba de fuego sus fauces, Layla había cargado nuevamente su ADN sobre sí para generarle un empuje extra en su ataque. Agradeció el gesto con apenas un asentimiento de su cabeza y lanzó sus llamaradas hacia el insecto que contraatacó con un par de fuego más.

Ambas se fundieron en uno solo y explotaron entre ellos. Garurumon entonces cargó las opuestas sobre su boca, enviándoselas a ciegas a través de esa pantalla de humo. Un golpe seco sobre el agua les indicó que había dado el objetivo y Shadramon se encontraba nadando por ahí.

Dejó escapar un suspiro y cerró sus ojos brevemente, pero fue el insecto quien esta vez se lanzó hacia él en ataques giratorios, golpeándolo sobre el vientre despojándolo del oxígeno. El golpe repentino lo noqueó un poco y sonrió ante ello. Podía escuchar claramente en la lejanía las voces confusas y atareadas de los tamer, sobre todo de su compañera.

Intentó ponerse de pie justo cuando todo el polvo que habían levantado se disipaba; su enemigo estaba en mal estado también, empapado de pies a cabeza. Ahora debía ser un momento idóneo para un ataque súper especial que lo enviara a la derrota, pero sabía que su evolución estaba en el límite; hacer algo como ello tan sólo lo dejaría en ridículo. Mira que salir de las aguas con el cuerpo empapado y aun así aumentar su velocidad, era digno de un contrincante como él, que conocía tan perfectamente el lugar como la palma de su mano.

Suficiente. Ya es suficiente, Garurumon. ―La voz firme que había empleado le erizó los pelitos de la espalda y dejó escapar una sonrisa.


Shadramon, quizás con un pensamiento similar al suyo, se decidió a rodearlo con la fuerza que le quedaba para dar un golpe final; sin embargo no tuvo que hacer mucho puesto que Garurumon pronto regresó a ser el reptil de espalda cubierta. El rostro de Owen iba de lo enojado al desconcierto, quizás esperaba más que ellos. Pero para Gabumon, incluso se atrevía a apostar que para Layla, aquello era un gran paso.

Te esforzaste mucho. ―Le animó la pelirrosa atrayéndolo hacia sí, le hizo unos mimos y le soltó. ―¿Cómo te sientes?


Bien. ―A decir por sus gestos, ella comprendía su estar en paz. Estaba exhausto, sí, pero bien.―Comenzamos a hacer un buen equipo. ―Agregó.


Nuestra aventura apenas inicia… ―le escuchó decir en un suspiro.


¿Eso ha sido todo? ―El muchacho se acercó a ellos con la oruga en brazos, su cansancio también les era posible distinguir. La tranquilidad con la que dijo aquello, los desconcertó. Gabumon intentó debatir algo, pero Owen le pidió silencio nuevamente.

Hepburn le hizo frente, preparada o no.

Este es nuestro límite. Sé que no estamos a la par de grandes tamer, ni siquiera en fuerza, pero esto es sólo el comienzo. Volveremos siendo mucho más fuertes. ―El azul sintió que desvió por un instante su mirada hacia él― Garurumon no podía continuar, y no puedo obligarlo a pelear. Además, me dijiste que no puedo andar improvisando. Pues bueno, hice un plan que mi compañero logró descifrar escuchando a través de mis palabras―el tinte orgulloso con el que tiñó sus palabras hicieron sonrojar a su compañero―, pero nuestra fuerza no se compara con la suya y Shadramon fue mucho mejor.


Aunque estaba cansado. ―Aportó el lupino recibiendo una mirada confusa por parte del aludido.


Sí…


El sol, por primera vez, empezaba a quemarle un poco la piel expuesta. Como si hasta ese momento fuera consciente de que ahí estaba, sobre ellos. El chapuzón había ayudado un poco, pero no lo suficiente.

Dirigió la mirada hacia Layla y esta lo recibió entre sus brazos dispuestos a marcharse de ahí, entrenar y volver a empezar desde cero. Pero Owen la detuvo, había algo que debía decirle antes que abandonara el lugar.



Masaru Masaru Terminé!

Siento que la misión no tuvo ni pies ni cabeza, pero Dios! Cómo me desahogué con ella xD Me sirvió de terapia introspectiva (?) para todos esos momentos que pasé... De hecho creo que hay post demasiado emo's. Anyway, fue divertido escribir y tardar la vida, e independientemente del resultado, me siento a gusto con él.
 

"さあ、往こうか"
Supermoderador
Offline
Audrey, ante todo una enorme y sincera disculpa por el exagerado retraso de mi parte. Sin más preámbulo he aquí tu evaluación

Narrativa
En términos generales he de decir que presentaste (como de costumbre) una narrativa bastante amena y fluida. Tu manejo de expresiones y oraciones es el ideal, así como tu ortografía y gramática de la cual no tengo quejas mayores fuera de alguna que otra coma descolocada. Ahora, en cuanto a la estructuración de los párrafos si tengo un poco más de anotaciones, puesto que noté que a veces tiendes a hacer mucho párrafos cortos (léase dos~tres líneas) seguidos. Si bien esto no está mal, el sobreuso de los puntos y aparte pueden hacer sentir cortada la lectura, por lo que en lo personal recomiendo hacer párrafos más largos (claro, sin abusar). Así mismo, también recomiendo que tengas más cuidado con el manejo de los Flashback, en especial el primero de la Quest, puesto que no solo provocó un inicio muy brusco del relato (empezaste la Quest en la Tierra Espiritual con rato de exploración, sin contexto que nos explicara esto hasta que empezó el Flashback, lo cual hizo que se sintiera medio repentino/desubicado el principio), sino que además el Flashback se alargó al punto que el siguiente post lo continuó sin aviso, de manera que solo noté que seguía la retrospectiva cuando llegaste otra vez al punto inicial. Por último, también recomiendo que tengas cuidado con la continuidad de los Flashbacks, puesto que el "comienzo" de la Quest se contradijo con la "retoma" de la escena por la forma en que los diálogos se presentaron (algo que no debe ser, puesto que se supone que es exactamente el mismo evento, pero repetido). Ejemplo:

―No hemos encontrado nada que nos lleve a él, Lay. Y ya tenemos una hora vigilando los alrededores. (Comienzo de la Quest, post #1)

[...]

―Pero no hemos dado con alguna pista ―recordó―, y ya tenemos más de una hora vigilando los alrededores. Debemos pensar en algo más. (Retoma de la escena, post #2
Aparte de eso, también aprovecho de recomendarte que uses términos más "neutrales" a la hora de expresarte, ya que noté un uso repetido de "quedito" (el cual es un coloquialismo de méxico y no usado en otras ramas del español) así como de "términos médicos" que sobrecomplicaban algunas explicaciones (propiocepción, restos hemáticos, borde ungueal). De estos dos casos creo que es más importante recalcar el segundo, puesto que puedes llegar a confundir al lector con estos términos si este no tiene el conocimiento necesario para entender a que se refieren. 23/25

Interpretación
En este aspecto si tengo varias acotaciones que hacer las cuales, si bien en su mayoría no fueron muy graves, por acumulación si afectarán el rubro. Empezando por el manejo de los personajes, debo felicitarte por el uso y profundidad que le diste a tus personajes, principalmente a Layla, a quien creo que le plasmaste muy bien sus miedos y temores, así como las acciones y reacciones acordes a ello. Ahora bien, si hubo un aspecto en su uso que se me hizo un poco raro fue el manejo del último post (la segunda batalla contra Owen) donde la verdad la sentí muy determinada en comparación a lo que había pasado el día anterior. No diría al punto que se sintió como un 180°, pero el cambio si se notó un poco brusco más tomando en cuenta que el post anterior no hizo mucho para "avisarlo" (a lo mucho que Layla notaba que Gabumon parloteaba para animarla). Recomiendo más cuidado con esto, en especial en Quests introspectivas. Es importante plasmar bien el cambio, la transición y sus motivos/justificaciones, de lo contrario puede sentirse forzado u OOC. Sobre Owen no tengo mucho comentario, aunque la verdad si me extrañó que en un principio lo pintaras como despectivo hacia Layla, cuando se trata de un chico bastante amable. Tomando en cuenta que el manejo posterior estuvo más en la línea del personaje, quiero creer que esta "impresión" se debió más al modo que Layla lo prejuzgó que a una mala interpretación de su personalidad, pero de cualquier forma recomiendo tener cuidado con esto, así como con la facilidad con la que le reveló a Layla la existencia del Árbol de los Doce Milenios (que, si bien no le dijo donde estaba lo cual amortiguó el error, no quita el hecho que no es algo que él vaya a divulgar, en especial a gente que (aún) no es de su confianza.

Dejando esto de lado, una cosa que me llamó la atención (y de la cual hablaré también en realismo) es que hubo momentos en los que Layla y Gabumon parecían tener un "sexto sentido" o una conexión mental más allá de lo creíble. Aclaro, esto no tiene que ver con la conexión humano-Digimon (la cual es normal en la mayoría de las duplas) sino con el hecho que había momentos en lo que ambos sabían cosas que solo el otro podía saber sin explicación alguna de como o porqué. Por ejemplo, que Garurumon lanzara a Allomon contra Trailmon como parte de una "cooperación" cuando el tren le había avisado (disimuladamente) a Layla que le avisara al Digimon (algo que no alcanzó a hacer en ningún momento); Otra situación similar (pero con mucho menos peso, porque se puede justificar con facilidad) fue en la mañana siguiente, donde Gabumon supo de repente que había dormido en la misma cabaña que el Tamer de Hawkmon cuando nunca se topó con él (recordemos que Layla lo llevó inconsciente al lugar y que, aparentemente, Owen se había llevado a ambos antes que Gabumon despertara). Si bien de los dos el único conveniente fue el de Trailmon, sugiero tener mucho cuidado, porque (como se verá el realismo) las instancias de Sexto Sentido pueden generar convenencias que te afecten en la evaluación.

Por otra parte también tengo que mencionar el uso que le diste a la alarma de tu iC, la cual usaste durante casi toda la Quest como un "detector" de otros Digivice de manera muy similar a como funcionan el modelo básico y el D-3. Si bien más adelante "justificaste" esto explicando que se trataba de un error de Layla y que en realidad la alarma estaba detectando al Tamer de Hawkmon (identificándolo como un "peligro"), en realidad el mal uso de la habilidad sigue presente. La alarma del Digivice iC advierte de un peligro/amenaza inminente por lo que, a menos que Hawkmon hubiese estado a punto de atacar al dúo, el dispositivo no debió activarse en ningún momento ni de una manera tan seguida. Ten mucho cuidado con este aspecto, puesto que este uso que le diste hizo posible varias situaciones de la Quest.

Ya para terminar este rubro, me gustaría mencionar el manejo de la Tierra Espiritual como terreno. Si bien en líneas generales todo estuvo en orden (aunque se sintió una ausencia marcada de Digimon salvajes, en especial considerando que Layla se durmió desprotegida en pleno bosque sin que le pasara nada), hubo momentos en los que pareció que subestimabas su tamaño, de manera que no tomaba mucho tiempo viajar desde el río (en el centro) a los acantilados que daban con el mar. Se puede medio explicar esta sensación mencionando que nunca específicaste los periodos de tiempo (cuanto tomaba el viaje) pero de cualquier forma recuerda que Folder es tres veces más grande que File, por lo que recorrer sus terrenos toma bastante tiempo y esfuerzo. 19/25

Realismo
Veamos. Si bien en este rubro no tengo tantas acotaciones en el anterior (y algunas se repiten, como el hecho de dormir en el bosque sin toparse con un Digimon) si fueron un poco más fuertes que en el rubro pasado. Empezando una vez más por el asunto del Sexto Sentido, en este rubro me tocaría reprochar la facilidad con la que, sin pistas verdaderas, Layla descubría aspectos de la Quest como que Wormmon los estuviera alejando de Owen, El chico del Allomon fuera el mismo Tamer de Birdramon o se encontraran con ellos solo gracias al maluso del Digivice. Fueron varias conveniencias que, aunque leves individualmente, si afectaron a la larga, de forma que todo parecía estar saliendo muy "de acuerdo a la intuición" en ocasiones. Cuidado con esto, una vez es coincidencia, pero ya más, en especial seguidas, afectan bastante la credibilidad del escrito.

Por otro lado, también tengo que mencionarte la facilidad con la que el chico (un humano) pudo herir a Moosemon (un Adulto) con una simple navaja. Si bien es cierto que le dio en el cuello y que Moosemon no tiene una DEF muy alta, sigue estando presente el hecho que Moosemon es un Digimon y, por tanto, mucho más resistente que un humano normal. La diferencia es amplia, por lo que queda poco creíble que un humano pueda causarle verdadero daño, mucho menos al punto de hacerle perder la evolución y la consciencia casi al instante. Mucho cuidado con esto, puesto que fue esta herida la que gatilló mucho de "trauma" de Layla en la Quest, lo cual no habría sido posible de esta manera de no haberse producido esa escena, o que esta hubiese transcurrido de un modo más realista. 20/25

Desarrollo
A nivel de desarrollo no hay mucho que pueda reprochar, así como tampoco comentarios que no hayan sido realizados en los rubros anteriores. Como dije, aplaudo bastante el desarrollo de personalidad que le diste a Layla en la Quest, así como la forma en que explotaste su relación con Gabumon y sus miedos. Sumado al hecho que la Quest contó con 13 posts totales bien explayados, no hay duda que el Desarrollo fue un punto fuerte en esta tarea. Sin embargo, no fue perfecto y mis mayores peros con la historia se centran en el hecho que, como mencioné, varios eventos sucedieron por conveniencia en lugar de situaciones bien justificadas. Mucho cuidado a futuro, en especial si intentas hacer cosas similares en Quest de mayor dificultad o que requieren puntuación alta ya que te puede jugar muy en contra. No en esta ocasión, sin embargo, puesto que los errores no lograron tumbar significativamente el mérito de este rubro. Buen trabajo, solo ten mucho más cuidado la próxima vez para evitar quedar tan en el "límite". 23/25

Nota: 85/100

Quest Aprobada​

Audrey Audrey una vez más disculpa el retraso y felicitaciones. Puedes actualizar tu ficha pidiendo el D-3 (recuerda que reemplazará a tu Digivice Básico)
 
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba Pie