Película El jorobado de Notre Dame

Yukino's boyfriend
Registrado
11 Dic 2005
Mensajes
6,751
Ubicación
España


París, Edad Media. Quasimodo es un muchacho jorobado y deforme que trabaja como campanero en la catedral de Notre Dame, de la que le prohíbe salir el poderoso y malvado juez Frollo, máxima autoridad de la ciudad y asesino de la madre de Quasimodo cuando este era un recién nacido. Prisionero de la catedral, el joven solo tiene la compañía de sus campanas y de tres simpáticas gárgolas que únicamente cobran vida en su presencia. Pero un día Quasimodo se atreve a romper su cautiverio por unas horas y sale a las calles de París cuando se engalanan para celebrar la Fiesta de los Bufones. Coronado rey y humillado por la plebe, el feo pero sensible Quasimodo conoce la ternura de la bella zíngara Esmeralda y la amistad de Febo, el apuesto capitán de la guardia.

El trigésimo cuarto largometraje animado de Disney fue con toda seguridad el más ambicioso de todos los producidos hasta esa fecha y también el más polémico. Las ambiciones artísticas de sus creadores fructificaron en una película de impresionante acabado visual, con una admirable reconstrucción del París medieval, un fastuoso colorido inteligentemente utilizado como recurso dramático y algunos planos de masas jamás logrados hasta entonces en el cine de animación. La polémica surgió del hecho de atreverse a adaptar un clásico literario europeo, pero sobre todo de cambiar personajes y situaciones. Sirvan como ejemplo de la corriente de opinión que desaprobaba esta evidente concesión comercial las expresivas palabras del escritor y periodista Arturo Pérez-Reverte: "Con magnífica factura técnica y todo lo que ustedes quieran, esos miserables del colorín y la mermelada han convertido una novela fascinante y terrible [...] en un camelo con final feliz donde, para más inri, Quasimodo hace surf en los arbotantes de la catedral, y el capitán Febo, que en la novela es un militarote de clase alta, vanidoso y estúpido, se nos convierte en héroe de la Resistencia y en paladín pionero -hay que joderse- de la liberté, la egalité y la fraternité".

Pero la dulcificación de personajes y la transformación en final feliz de lo que en la novela era un trágico desenlace -descaradas libertades que los puristas no perdonaron- no impidieron que El jorobado de Notre Dame enfatizara más que nunca la entonces creciente vocación de la productora Disney de ganarse al público adulto. Es más, el carácter excesivamente sombrío de la película de Gary Trousdale y Kirk Wise se situó en un peligroso límite que marcó un punto de inflexión de cara a futuros títulos de la casa.

La versión animada del inmortal clásico de Victor Hugo fue, sin duda, una apuesta muy arriesgada: la ambientación es a veces realmente tétrica; el peso de la soledad que comunica Quasimodo encerrado en su catedral solo es aliviado parcialmente con la presencia de las tres gárgolas vivientes -bautizadas con notable sentido del humor como Victor, Hugo y Laverne-; la banda sonora, de reminiscencias claramente medievales y gregorianas, contiene muchas baladas y muy pocas canciones pegadizas; el terrible juez Frollo, de negros sentimientos y corazón retorcido por el fanatismo religioso, pasará a la historia de la Disney como el más oscuro de sus villanos -de la brillante y compleja caracterización de este personaje no pueden quejarse los defensores de la obra literaria-.

El espectáculo, por otra parte, está garantizado. El camino seguido desde La sirenita (The little mermaid, John Muskers y Ron Clements, 1989) parecía un tour de force en el que cada película había de superar ampliamente los prodigios técnicos exhibidos en la precedente. Si Trousdale y Wise ya utilizaron el ordenador para generar sorprendentes imágenes en La bella y la bestia (Beauty and the beast, Gary Trousdale y Kirk Wise, 1991), su anterior trabajo juntos, los últimos avances de la tecnología digital se pusieron a su servicio en El jorobado de Notre Dame para confeccionar dos grandes escenas de masas -la de la Fiesta de los Bufones y la del asalto a la catedral- que dejan boquiabierto al espectador más impasible. Como ya era tradición en las producciones de lujo de la casa, famosos actores prestaron su voz a los principales personajes: Tom Hulce -Quasimodo-, Demi Moore -Esmeralda-, Kevin Kline -Febo- y Tony Jay -Frollo-.

EEUU, 1996. Título original: The hunchback of Notre Dame. Directores: Gary Trousdale, Kirk Wise. Autor (novela original): Victor Hugo. Guionistas: Tab Murphy, Irene Mecchi, Bob Tzudiker, Noni White, Jonathan Roberts, Will Finn. Productor: Don Hahn. Música: Alan Menken. Dibujos animados. 91 minutos.
 

ORKKRO

Solo llámenme Ork.
Diseñador Oficial
Registrado
1 Oct 2011
Mensajes
4,010
Ubicación
México
Esta película me parece un punto medio, no me parece ni buena, ni mala. De pronto la película me parece que hace cosas maravillosas (como algunas escenas con Frollo) y de pronto siento que la riegan demasiado (todas las escenas de las gárgolas). Con los personajes me pasa lo mismo, el villano y esmeralda están increíblemente escritos a mi punto de vista, pero el protagonista y Febo siento que les hizo falta muchísimo más. Realmente no me atrevería a (no) recomendar esta película, siento que hay mejores y peores.
 
Arriba Pie