Crónica El Ritual [Into the Darkness] [P.4] [Akira & Dora]

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

Reflejo
Moderador
Registrado
4 Feb 2009
Mensajes
7,391
Ubicación
Dirac Sea
Offline
Tras la puerta que la llave de Vamdemon abrió se encuentra un solitario y silencioso elevador, que Tamer y Digimon no dudan en tomar. No quedan dudas de que el rumorado "Laboratorio del Aristócrata" es real, siendo eso exactamente lo que los recibe al descender hacia el "sótano". Con mucha cautela el dúo avanza por el pasillo que actúa como vestíbulo, deteniéndose en una sala con cámaras de seguridad que deciden espiar, llevándose una sorpresa desagradable. Una de estas muestra una serie de celdas, parecido a una mazmorra antigua, donde se encuentran encerrados tanto el Aristócrata de File como sus sirvientes más cercanos. Ahora saben donde están, ¿Pero quién los encerró ahí?

La respuesta viene por su cuenta unos momentos después cuando una figura alta irrumpe en la mazmorra y con la ayuda de dos DarkRizamon saca a uno de los sirvientes, ignorando las palabras de Vamdemon en el proceso. El Tamer sigue al responsable con las cámaras hasta encontrar el origen: Una extraña máquina, parecida a un ataúd, que ha sido rodeada con un arcano círculo mágico. A pesar de la resistencia del sirviente los DarkRizamon lo encierran en el féretro, el cual inmediatamente es alcanzado por un torrente de llamas oscuras generado por el círculo. Finalmente, la puerta del ataúd se abre dejando salir, para horror del Tamer, a un DarkRizamon en lugar del sirviente, uno idéntico a los que han estado encontrando desde que llegaron a la mansión.

No hay tiempo que perder, a este paso los sirvientes serán convertidos en esas extrañas criaturas, y después...

El Ritual
- NPC involucrado: -
- Lugar donde debe ser tomada: File City
- Sinopsis: De la manera más desagradable se ha descubierto el origen de los Darkrizamon, así como que Vamdemon es una víctima y no el responsable. Rápido, tenemos que rescatarlos y destruir esa máquina.
- Escenario: Mansión de Overdell - Laboratorio subterráneo
- Objetivos:
  • [1] Liberar a los sirvientes y a Vamdemon
  • [2] Destruir el ataúd y círculo mágico que está creando a los Darkrizamon

Notas:
  • Esta Quest es parte de la Crónica: Into the Darkness
  • Mínimo de Post/Palabras: 4 / 700 . En caso de Party, 3 por persona
  • Plazo: 10 Días
  • Requisitos: Haber completado "Into the Manor"
  • Esta Quest ocurre inmediatamente después de "Into the Manor"
  • Al igual que arriba, hay Darkrizamon rondando el laboratorio. Recuerden que están bajo tierra y eviten combates que puedan sepultarlos
  • Se puede dejar sin poder a la máquina del ritual y deshacer las cerraduras de las celdas cortando la energía del laboratorio. Hay un generador en alguna aparte, apáguenlo o destrúyanlo
  • Al hablar con los capturados descubrirán que NeoDevimon, un "experimento" de Vamdemon, fue quién atacó al aristócrata junto a Vamdemon, hiriéndolo y encerrándolo para luego subir para capturar a los sirvientes y activar las defensas. Nadie sabe bien cuales son sus planes exactos, pero sí que está siendo manipulado por lo que sea que causó la voz que todos en la mansión escucharon. Vamdemon no está en condiciones de pelear, así que se encargará de guiar a sus sirvientes para que escapen y estén a salvo
  • La Quest termina al destruir la máquina, provocando que NeoDevimon centre su atención en ustedes.

Recompensa:
Completación: 250 Bits. Acceso a Into the Darkness V

Tamer: Kazuhiro Akira & Dora [Digital World]
Digivice: D-Cyber

Velvet. Velvet. se me pasó, perdón xDu Puedes comenzar.
 

Velvet.

I challenge my fate!
Registrado
7 Mar 2008
Mensajes
3,065
Ubicación
Underground
Offline


Desde que entraron al ascensor la pareja de Black Jack no decía palabra alguna. Los descubrimientos que dieron cabida a su llegada al sotano eran difíciles de procesar. ¿Por qué las criaturas de la oscuridad estaban invadiendo la mansión? ¿Acaso controlaban a Vamdemon? Todo eso sumado a la ansiedad de ir a un lugar considerado leyenda llenaba de ansiedad a Tamer y Digimon. Todas esas preguntas se perdían en algo que vivía la pareja actualmente. Dora se encontraba cansada púes usar Phasing a su máxima capacidad no le hizo muy bien a su cuerpo, situación que la ponía a ella y su compañero en una clara desventaja ante los peligros que pudieran encontrar en el lugar. No obstante, Dora se sorprendió al ver como su compañero le pasaba la última planta de la lluvia que quedaba en su inventario.

— Úsala. No podemos tenerte así y sea lo que sea que este en el sótano seguramente no nos va a dar descanso.
— Este bien, Aki. — Haciendo caso del consejo de su compañero, la monja tomó la última planta del agua haciendo que su cansancio se aliviara un poco.
— ¿Mejor?
— Algo — suspiró algo menos cansada.
— Tengo una cartita que puede ayudarte si necesitas algo de para curarte.
— No — comentó la monja — Necesitamos el lector para otras cosas, Aki. Ya veremos que hacemos — comentó al monja — Aunque sugiero tratar de pasar lo mas desapercibidos posibles. — El asiático se rascó la cabeza, era difícil a ese punto tratar de ser sigilosos pues estarían en medio de la base enemiga y seguramente tendría mucha seguridad, o al menos eso era lo que pensaba en esos momentos.

El ascensor vibró un poco deteniéndose de repente abriendo las puertas del ascensor dejando ver un túnel iluminado tenuemente por unas luces. Ambos tragaron saliva, pues había muchas leyendas acerca del misterioso laboratorio en donde el aristócrata oscuro hacía experimentos en las noches de luna llena. Muchas veces pensaron que aquello eran rumores solamente para endulzar el misterio que el propio Vamdemon tenía sobre su figura al ser uno de los fundadores de la isla File pero no esperaron encontrarse con que los rumores eran ciertos y que las cosas que vivieron y los acertijos que tuvieron que resolver demostraron darle la razón a las historias.

Al salir del ascensor el asiático se adelantó moviéndose sobre una esquina del túnel, mirando con cuidado de no encontrarse con algunos enemigos que estuvieran patrullando la zona. Al ver que todo se encontraba con relativa calma decidieron continuar, no sin antes mantenerse alerta ante posibles zombies que se acercaran a atacarles. Al terminar de recorrer los pasillos la pareja se encontró con una sala en donde había varios monitores encendidos y a la vez una especie de panel en donde parecía poder controlar lo que allí se miraba. Con cuidado la pareja se acercó al lugar mirando detalladamente lo que las imágenes de las pantallas les ofrecían.

— Esto parece ser un panel de seguridad. — Akira miraba la pantalla de lo que parecía un mapa de la zona donde le indicaba donde se encontraban las cámaras de seguridad colocadas — Aquí dice Cam 1 — Mostró un lugar donde se encontraban unas escaleras las cuales bajaban hacia un pasillo — Cam 2 apuntaban hacia un vestíbulo, el cual seguramente conectaba la cámara anterior — Y la ca. — antes de que pudiera decir algo, Akira miró con horror algo acercarse. — Dora.

La monja cerró su boca aterrorizada al ver como desde una de las salas a una pareja de Dark Lizardmon sacó a un Tailmon quien pataleaba y gritaba por su vida. La pareja pudo escuchar muchos gritos de horror en ese cuarto, otros de piedad y furia al ver como uno de sus compañeros era tratado como una simple basura. Allí, en esa misma sala, saliendo de uno de los barrotes la pareja pudo ver a un Vamdemon quien gritaba en un intento fútil de detener al zombie.

— ¡No! ¡No lo hagas! ¡Ya detente por favor!
— ¡Señor Vamdemon! ¡AAh! — el felino trataba de escapar con todas sus fuerzas, pero las garras del demonio flamígero lograron apretar el pequeño cuerpo del felino haciendo que poco a poco su respiración fuera entrecortada. Con lo poco que le quedaban de fuerzas, aceptando su destino le dedicó una sonrisa a su señor— Por favor, dígale a mi hermano…que lo lamento mucho.
— ¡No! ¡Trata de escapar por favor! ¡Solo hazlo! ¡Sobrevive, por favor!

Dora y Akira vieron con amargura como aquel aristócrata refinado y educado era reducido a un mar de lágrimas, impotente al ver como su sirviente, no, un miembro de su familia era llevado hacia un final trágico por aquel par de demonios. No obstante, el horror aún continuaba, pues en otra cámara pudieron enfocar al par de zombies llegar con el cuerpo del felino hasta una extraña maquina cuya forma de ataúd hacían las cosas mucho más siniestras. El felino trató de escapar una vez más en un último esfuerzo por sobrevivir, no obstante mientras uno de los Lizardmon abría el féretro, el que sostenía al Tailmon lo colocó allí, cerrando con fuerza el ataúd. Por unos instantes se pudieron escuchar sonidos en el féretro, pero al momento en el que la maquina se accionó una energía oscura rodeó el ataúd haciendo que varios rayos chisporrotearan por todo el lugar. Luego de un tiempo la puerta del féretro se abrió, ya no quedaba nada del felino blanco, en su lugar un Dark Lizardmon hacía acto de presencia.

La pareja no dijo nada durante unos segundos, trataban de digerir el horror que vieron. Los enemigos los cuales habían luchado todo este tiempo eran en realidad los sirvientes de Vamdemon que habían sido transformados en contra de su voluntad. Akira no dijo nada, simplemente se dirigió hacia la puerta en donde seguramente llevaba hacia donde se encontraban los prisioneros.

— Aki…espera. — comentó Dora tratando de detener a su camarada. — ¿Estás seguro de querer ir allá? - Dora preguntó, no sabía como iba a reaccionar su compañero
— Si…
— Sabes bien lo que son esos zombies.
— Lo se….pero a lo que a mí respecta ellos están muertos en el momento en que los metieron a esa máquina. — Soltó el nipón con amargura. Dora colocó la mano sobre su hombro, dándole una sonrisa a su compañero.
— No tienes que hacer esto solo. Vamos, si destruimos la maquina podemos evitar que se sigan reproduciendo. Si encontramos la forma de liberar al señor Vamdemon seguramente el nos pueda decir algo.
— Andando entonces.

Tizza Tizza The Plot Thicknes

 

Velvet.

I challenge my fate!
Registrado
7 Mar 2008
Mensajes
3,065
Ubicación
Underground
Offline

La cruda revelación del origen de los Dark Lizardmon era algo chocante para la pareja. Desde su perspectiva y lo que vieron en la academia mágica los Digimon oscuros entraban por un portal oscuro provocado por algo o alguien por lo que los “Digimon” que salían de allí no eran considerados seres vivientes, pero ¿Ahora que sabían la verdad? Si, era algo trágico, pero si querían evitar una tragedia mayor ahora mismo no debían pensar en esos sujetos como Digimon, sino como cosas sin mente y alma.

— Bien, debemos encontrar la forma de abrir las celdas para que el señor Vamdemon y sus sirvientes puedan escapar de ese lugar. — Dora miraba las cámaras de vigilancia alguna ruta en donde podrían infiltrarse sin encontrar tantos contratiempos. — Miremos esta cámara muestra que hay varios zombies patrullando.
— Camara 2. Dice halla de investigación. — Akira miró el lugar donde se encontraba aquella máquina que producía aquellos monstruos. — Supongo que ese lugar era donde Vamdemon-Sama hacía sus experimentos antes de que esto se saliera de control.
— Debemos buscar la forma de detener esa máquina. — La monja miraba cada cámara buscando algún lugar que diera algún indicio que pudiera ayudarle a esa tarea aunque a primera vista no pudo encontrar nada. — Urgh, supongo que debemos ver primero debemos preguntarle al señor Vamdemon del asunto.
— Creo que encontré algo, Dora. — Akira miró con detenimiento el panel de las cámaras de vigilancia. — El punto rojo se supone que somos nosotros. Aquí hay unos cuadros que muestran las cámaras en donde se encuentran colocadas. Si seguimos el patrón podemos conseguirnos con la sala de celdas.
— Bien. en todo caso saca una foto del mapa, trata de que se vea lo menos borroso posible por la pantalla — El asiático asintió sacando una foto del trazado del laboratorio. Se podían ver la estática en la imagen, pero era lo suficientemente clara para poder seguirla y moverse entre el lugar.

Con el plan en manos la pareja se dirigió hacia el ala derecha de la sala de vigilancia en donde encontraron una puerta cuyo pasillo daban hacia unas escaleras que se dirigían hacia el fondo del laboratorio. Con forme avanzaban la tensión en el ambiente se iba aumentando, encontrarse con un enemigo en aquella zona iba a ser bastante malo debido a la posición en la que estaban. Ambos rogaban a Yggdrassil que ninguno se topara con los guardias. Al llegar a la base la pareja encontró otro pasillo iluminado tenuemente con algunas luces que tintinaban debido a que estaban comenzando a fallar. Akira colocó una carta en el lector, la monja miró una daga que se le hacía bastante familiar.

— ¿Por qué la Dino tooth?
— Tratemos de no llamar tanto la atención. Tus disparos hacen mucho ruido y solo necesitamos un corte en la cabeza.
— Acercarnos puede ser peligroso, pero en esos momentos no tenemos otra opción. — sonrió — No le temo al éxito.
— Bien, porque estamos a punto de probarlo.

Acercándose al borde de la habitación y usando algo de la oscuridad en el ambiente, la pareja colocó sus cuerpos lo más que podían sobre la pared del pasillo mientras que los pasos de la criatura se acercaban más y más. Pronto vieron a la distancia como un Dark Lizardmon hacia acto de presencia caminando hacia la siguiente sala. Mientras el zombie continuaba avanzando Dora tocó parte de la pared haciendo que el lagarto de fuego volteara a ver que sucedía. Rápidamente Dora saltó hacia el lagarto tomándolo por sorpresa clavándole con fuerza la daga sobre la máscara haciendo que poco a poco el lagarto se escapaba dando un rugido antes de que desapareciera dejando atrás varios cristales negros de lo que eran su antiguo cuerpo.

— ¿Te encuentras bien, Dora? — la monja asintió.
— Vamos hacia el otro lado. — comentó la monja, la pareja avanzaba poco a poco entre los pasillos, allí encontraron varias habitaciones.

La primera a la que trataron de echar un vistazo encontró un pequeño laboratorio con varias muestras en ella, frascos con varios químicos y varias máquinas que estaban analizando la información que se recolectó de aquellas muestras. Al pasar de lado hacia otra sala, la pareja encontró nuevamente otra sala llenas de muestras de laboratorios, no obstante allí encontraron lo que era un esqueleto de una figura humanoide. La pareja miró de cerca que entraron. No obstante antes de poder continuar con el camino la pareja paró en seco entrando hacia una de las habitaciones del laboratorio. Definitivamente aquella criatura que caminaba no era un Dark Lizardmon

Tizza Tizza Seguimos

 

Velvet.

I challenge my fate!
Registrado
7 Mar 2008
Mensajes
3,065
Ubicación
Underground
Offline


La pareja se mantenía oculta dentro de aquel laboratorio mientras que la figura misteriosa se mostraba imponente caminando a través de las sala. Ambos tragaron saliva quedándose inmóviles ante la revelación de aquel nuevo enemigo quien parecía mostrarse mucho más fuerte que los zombies con los que habían luchado antes. La figura era esquelética, cubierta entre varios vendajes mientras que dejaba relucir una máscara dorada junto a unos prominentes cuernos de color oscuro. La siniestra mirada roja que se escapaba de la máscara investigaba los alrededores buscando algo entre la habitación, mientras que la pareja se mantenía en bajo perfil tratando de no revelarse. Desconocían que era ese Digimon, pero luchar contra él en esos momentos no iba a beneficiarlos en nada. Miraron como el Digimon estaba comunicándose con uno de los con los zombies, al poco tiempo el Dark Lizardmon continuó caminando hacia el fondo de la habitación al igual que el extraño ser.

Una vez que vieron que no había monos en la costa la pareja salió del escondite aliviados de evitar tener que enfrentarse a un Digimon así de momento. Dora miró a su compañero mientras daba un suspiró algo cansada.

— Aki ¿Quieres que le clave el puñal a ese sujeto=? — preguntó con una clara ironía la monja, el asiático soltó una risa nerviosa luego de lo que ocurrido.
— No…mejor no. Aunque no sé qué hace ese sujeto en este lugar ¿Sera alguno de esos Digimon venidos del portal? — Preguntó el asiático a lo que la monja negó.
— No lo sé, pero si lo es no quiero enfrentarlo…al menos de momento. Primero debemos ver la forma de sacar a los demás prisioneros.

Con una meta fija la pareja comenzó a investigar las habitaciones de los laboratorios tratando de evitar zombis mientras avanzaban más y más en la mazmorra. La pareja no tardó en llegar hasta las celdas donde se encontraban los prisioneros. Allí, los Digimon al ver que un humano estaba en el laboratorio de su señor sus ojos no tardaron en llenarse de esperanza en ver que había una luz al final del túnel.

— Shh — La monja colocó el dedo índice sobre sus labios tratando de hacer que guardaran silencio mientras que ella y su compañero trataban de buscar algo que les ayudara a liberar a los presos. — Estamos aquí, chicos. No se preocupen. — No obstante, el rostro de los Digimon en las celdas se mostraban desesperados por algún motivo que no comprendía Dora, pero su grito fue lo que la alertó.
— ¡Atrás! ¡Atrás!

Akira dio la vuelta mirando como un dragón de fuego lanzaba un zarpazo hacia ellos. , su compañera rápidamente se movió poniendo a un lado al Tamer evitando que las garras lo alcanzaran. No obstante, la pareja quedó muy mal colocada ya que el Dark Lizardmon no tardó en abrir la boca para expulsar un fuego infernal, pero algo apresó la garganta del lagarto, detrás de los barrotes un Digimon Perfect, algo demacrado sostenía con fuerza el lagarto evitando que soltara el ataque. Vamdemon miró a la pareja quien aún estaba perpleja por lo ocurrido.

— ¿Qué están esperando? ¡Acaben con el! — Dora se levantó rápidamente ante la orden del vampiro clavando la daga en la máscara haciendo que el cuerpo del zombie se desintegre en miles de fragmentos negros. Akira y Dora se reincorporaron, viendo como el vampiro caía al suelo mientras que el resto de sus sirvientes mostraban un claro rostro de preocupación.
— ¡Señor Vamdemon! —Dora rápidamente fue hacia su celda, no obstante el levantó su mano en negación, tratando de recuperar su respiración.
— No…No se preocupen por mí, por favor. — Dijo jadeando — Vinieron…Gracias.
— Vamdemon-sama… ¿Cómo se encuentra? — Akira preguntó lo obvio, pero en esa situación debía saber la condición en la que se encontraba el aristócrata oscuro.
— No muy bien…Han pasado muchas cosas.
— ¿Puede explicarnos qué ocurrió? — preguntó esta vez la monja, esperando pacientemente a que el perfect trataba de recuperar su aliento.
— La noche en la que ocurrió el incidente me encontraba haciendo mis investigaciones me encontraba con mi sujeto de pruebas…Neo Devimon.
— ¿Neo Devimon? — Akira no tardó en buscar ese nombre en sus MIG, encontrando que efectivamente el Digimon con el que ella y su compañera se toparon era ese ser demoniaco — Dora…ese Digimon fue el que vimos hace rato.
— ¡¿Qué?! — comentó sorprendida.
— Parece que cruzaron caminos con mi pequeño — Comentó el vampiro — Es…una ternura cuando lo llegas a conocer. — Dora y Akira se miraron entre ellos con un claro rostro de confusión. Que escucharan al vampiro hablar tan afectivamente de una criatura imponente era algo extrañamente bizarro, además ¿Cómo en primer lugar obtuvo ese Digimon? Ciertamente los misterios de Vamdemon se hacían cada vez más grandes. — Lamentablemente la situación en la que se vio envuelto lo ha hecho mucho más peligroso de lo que pensaba.
— ¿Qué pasó exactamente? — comentó Dora — Por su reacción me da a entender que su pequeño no era asi.
— Es verdad. — respondió el aristócrata — Generalmente es bastante dócil, incluso se ha manejado muy bien con mis muchachos pero esa noche algo ocurrió…algo muy terrible.


Tizza Tizza Y sigue el suspenso.


 

Velvet.

I challenge my fate!
Registrado
7 Mar 2008
Mensajes
3,065
Ubicación
Underground
Offline


“Todo empezó la noche anterior antes de que comenzara todo este desastre. Me encontraba en mi laboratorio haciendo una investigación con mi nuevo asistente de pruebas, aunque creo que ya lo conocieron de antes: Neo Devimon. La noche estaba pasando con relativa tranquilidad hasta que un sonido extraño estaba empezando a ser escuchado por la mansión. “


La pareja se miró confundida ante las declaraciones del vampiro. ¿Una voz? no recordaban algo parecido la última vez que lidiaron con ese problema en la academia mágica.

“Trate de ignorar esos susurros pensando que era el cansancio o la falta de sueño, pero el volumen y la insistencia se hacían cada vez más pesados llegando hasta un punto en el cual comenzaba a volverme paranoico. Todo empeoro cuando en un examen de rutina que le hacía a mi asistente este me atacó de la nada. Traté de razonar con pero no mostraba indicio alguno de escucharme o entenderme, era como si de un momento a otro algo o alguien lo estuviesen controlando”

— Espere, Vamdemon-sama. ¿No vio a alguien sospechoso en los alrededores? Cualquier pista que nos dé puede ser de ayuda. — el vampiro negó.
— Todo ese tiempo estaba solo. Y si alguien trataba de entrar en mi laboratorio lo sabría de inmediato. Creo que ya conocen que tan fuerte es mi seguridad. — Aquello hizo tragar saliva a la pareja de Black jack. Recordaban que todo el problema de la academia empezó con un Digimon oscuro controlando al decano, pero si no había nadie sospechoso en los alrededores, entonces sea quien sea que haya provocado el incidente en la academia de magia busca otra forma de entrar a su plano existencial.
— Entonces esa voz es la culpable de todo ¿No es así? — El aristócrata asintió. — ¿Supo de dónde provenía?
— No pude encontrar su origen. Trate de hacerlo pero la situación que tenía entre manos me lo impedía. — Los labios del Perfect se torcieron mientras pensaba en lo que ocurrió hace horas atrás — Poco después Neo Devimon activó la seguridad de la mansión y luego, creo que ya saben lo que pasó.
— Los zombies comenzaron a aparecer. — El aristócrata asintió ante el comentario del nipón.
El panorama ahora era mucho más claro. Vamdemon, Neo Devimon, así como todos los miembros de la mansión eran víctimas de aquel extraño ser que fue culpable de la desgracia ocurrida en la academia de magia. Tanto Dora como Akira estaban consternados por aquella amenaza que poco a poco se estaba haciendo presente en su mundo. Tenían muchas incógnitas sobre la identidad de ese nuevo enemigo pero ahora mismo debían enfocarse en detener el avance de esa criatura cuanto antes y evitar que más desgracias ocurriesen en la mansión del vampiro.
— Señor Vamdemon. Debe de haber una forma de liberarlos a ustedes cuanto antes. — Dora miró como el no muerto sacaba de su traje una llave de color azul extendiéndosela a la monja.
— Esta llave apagara el generador de energía que controla las celdas. Solo es cuestión de que sigan por este pasillo, suban las escaleras de la izquierda que los llevaran hacia una sala en donde encontraran el generador.
— Arigatou — Akira le dio una mirada al vampiro antes de irse.- Vamdemon-sama…Si logramos salir de esta ¿Puede venir a nuestro café en la ciudad? La casa invita la taza. — Él le dedicó una sonrisa a la pareja.
— Si salimos de esta con vida lo hare con gusto. ¿Aunque atenderán de noche?
— No. Pero yo mismo me encargare de darle una mesa a usted como excepción.
— Me parece perfecto.

Con una promesa en mente la pareja se dirigió hacia el lugar indicado por el vampiro esperando así que de una buena vez pudieran acabar con la pesadilla. La tensión era evidente, si las cosas se salían de control el Digimundo como lo conocían iba a cambiar para peor. Al legar hacia donde se encontraban la escalera para llegar a la sala encontraron una pareja de lagartos los cuales estaban patrullando la zona. Rápidamente Dora sacó las pistolas disparando hacia ellos, atrayendo rápidamente su atención.

— ¡Aki! — El asiático se preparaba para el combate pues era la única manera de abrirse pasó en el laboratorio. Rápidamente las llamas de los zombies no tardaron en llegar quemando los proyectiles de la monja.
— ¡Busca la cabeza! — Comentó el asiático mientras se alejaba de las llamas que trataban de quemarlo. — La monja se movía rápidamente entre los zombies buscando una oportunidad para atacar. Al ser inmunes a los ataques en otra parte del cuerpo que no fuera la máscara le hizo dar una idea luego de lo ocurrido con el zombie que los atacó en prisión.
— ¡Dora, ahora! —colocando la carta de Bind Hostage, la monja invocó varias lianas que le permitieron inmovilizar a los zombies. Como era de esperarse las lianas fueron quemadas por su cuerpo ígneo, mas esto fue planeado ya que las lianas explotaron haciendo que los zombies salieran cayeran al suelo, permitiéndole a la monja disparar un par de tiros a la máscara logrando que estos se deshicieran en mil pedazos. — Debemos irnos de aquí. la explosión seguramente atraerá visitas no deseadas.

La pareja comenzó a subir rápidamente las escaleras llegando hacia un pasillo en donde vieron una puerta en el fondo de este. Al entrar en la habitación la pareja encontró a uno de los zombies en la sala. Al darse cuenta de su presencia Dora inmediatamente golpeo con una certera bala en la cabeza haciendo que la criatura desapareciera al instante. Al centrar la vista en el lugar pudieron ver claramente aquella maquina en la cual usaban a los sirvientes de Vamdemon como sacrificios para invocar más zombies. Rápidamente la pareja se puso manos a la obra buscando el generador que les permitiera apagar la máquina. Al mirar en la habitación pudieron encontrar una caja de energía la cual la llave cabía perfectamente Dora introdujo el objeto en aquel lugar, mostrando un panel y una pantalla.

— Un rompecabezas — comentó Dora mientras obsecraba la imagen en la pantalla. — la monja miró que al lado de la caja del panel se encontraban varios símbolos que coincidían con los mostrados en la pantalla. — Reconozco estas. Uno de ellos es de los Virus busters, el otro de los Nature Spirits, le sigue el de los Wind guardians y por ultimo Dragon roar. Aquí dice que la combinación correcta es — No obstante, antes de entrar la combinación el asiático abrió los ojos al encontrar como de la sala aparecían un par de zombies quienes, los cuales seguramente escucharon la conmoción
— ¡Dora! — el asiático sin perder el tiempo evolucionó a su camarada en su siguiente fase. Rápidamente Dora se lanzó al ataque contra las criaturas dándole el apoyo que su camarada necesitaba.
— ¡Coloca el código en el panel, rápido! ¡Me encargare de ellos!
Con el tiempo entre sus manos el asiático colocaba cada imagen correspondiente en el panel mientras escuchaba de lejos la batalla que tenía su camarada entre manos con los zombies. Luego de unos instantes Akira logró poner la combinación correcta haciendo que el generador de energía al igual que la propia máquina que generaba los zombies se apagara al instante.
Mientras tanto en la prisión, Vamdemon miró como las celdas se abrían de golpe permitiéndole a él y a sus sirvientes ser libres al fin.

— ¡Rápido, vámonos hacia la salida de emergencias, ya! — gritó con fuerza el aristócrata mientras que los desesperados escapaban de la mazmorra. Vamdemon miró en la dirección donde se encontraban la pareja de Black Jack, ahora lo único que quedaba era desearles buena suerte. — Tengan cuidado.
En la habitación del generador la situación a estaba bajo control una vez que Dora terminó de lidiar con los zombies que los perseguían. Ahora solo quedaba eliminar la raíz del problema, aquel ataúd que convertía Digimon en esos seres grotescos de película.
— Todo tuyo, Dora. — Al dar aquella orden, la monja disparó varias flechas sobre la maquina haciendo que esta generara un corto circuito haciendo que la maquina quedara totalmente inutilizable. —…Por fin, todo acabó.
— Te equivocas…Aki… aún no hemos terminado— Akira tragó saliva al escuchar las palabras de su compañera mientras que poco a poco daba la vuelta. Frente a ellos, una figura imponente aparecía en la sala en donde se encontraban. El ultimo cabo suelto que permitiría acabar con todo ese problema.


Neo Devimon.

Tizza Tizza Y acabe, final de la saga (?)

Cartas usadas
  • Dino tooth.
  • Torn bind hostage.

 

Reflejo
Moderador
Registrado
4 Feb 2009
Mensajes
7,391
Ubicación
Dirac Sea
Offline
Hi Velvet. Velvet. La crónica está avanzando bien, esta vez sí noté un par de cosas extrañas que dejaré como mención para que las tengas en cuenta, pero ninguna es realmente grave. La primera, sentí demasiado emocional la reacción de Vamdemon frente a la perdida de sus subordinados, creo que para un ser tan racional como él, a lo mucho le hubiese mostrado más ira que otra cosa. La segunda, me pareció extraño que Vamdemon tampoco les hubiese advertido sobre el último Puzzle que necesitaban superar para desactivar el generador. Entiendo que son referencias a videojuegos, pero trata de que las cosas no pierdan sentido.

El resto, interesante que Akira decidiese limitar su empatía para superar esta situación, aunque es una lástima para los sirvientes, porque no dejarán un Digitama tras este incidente. A ver cómo digieren toda esto al final de la crónica.
+250 bits. Acceso a Into the Darkness V​
 
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba Pie