Evento El Taller Mágico de Santa [Rhydian & Charlotte]

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

"さあ、往こうか"
Supermoderador
Offline
"El Taller Mágico de Santa”​
- NPC involucrado: Eve Santaclaus
- Lugar donde debe ser tomada: File Island
- Sinopsis: Entre los amantes de la Navidad que viven en el Mundo Digital existe la leyenda urbana de una hermosa chica de cabello blanco como la nieve y brillantes ojos dorados como cascabeles que representa en carne propia el espíritu navideño y que pasa las fechas decembrinas trayendo regalos y felicidad junto a su leal alce reno Blitzen: Eve Santaclaus. Tal vez has oído de ella o alguna vez la conociste y te arrastró a una (o varias) aventuras navideñas pero si no, esta es la oportunidad para hacerlo. La Navidad está cerca y Eve está preparando un evento para entregar juguetes a los niños de File en Kamakura antes del 24. Regalos que, en el mayor espíritu de Santaclaus posible, serán hechos a mano en una fábrica de Toy Town preparada para ello. Se trata de un proyecto mágico pero ambicioso, que solo será posible con la participación de alegres ayudantes que carguen consigo el espíritu navideño. Y tú, Tamer ¿Serás uno de ellos?
- Escenario: Toy Town -> Kamakura
- Objetivos:
  • Ayudar en la fábrica de Toy Town durante la preparación de los juguetes
  • Escoltar a Eve y el trineo de regalos de Toy Town a Kamakura
  • Ayudar a Eve a entregar los regalos
- Notas:
  • El mínimo de post y plazo corresponden a una Quest B (No obstante, un Tamer Amateur puede tomarla en Solo). La Quest puede realizarse en Solo o en Party
  • Aparte de Eve y Blitzen en la fábrica habrá múltiples Digimon de nivel bajo trabajando para hacer los juguetes (la mayoría Bacomon, pero pueden haber otros Child -o similares- poco diestros en combate)
  • Las noticias del evento navideño se han esparcido, llamando la atención de ladrones y Grinchs que intentarán robar los juguetes o sabotear el proyecto. Aparte de armar juguetes también es necesario vigilar la fábrica y sus alrededores para evitar intrusos o ataques
  • Tras terminar los juguetes estos serán cargados en un trineo que Blitzen llevará de Toy Town hasta Kamakura para el evento. Al estar atado a él, el alce no podrá moverse o pelear libremente, por lo que deben escoltarlos y proteger tanto a Santa como a los juguetes de Digimon salvaje o enemigos que puedan atacarlos
  • Si el usuario posee NPC personales este puede hacer que participen en la Quest con el fin de ampliar las interacciones y lazos con ellos. No obstante, se vigilará que no haya una sobredependencia de ellos para resolver o facilitar situaciones y combates
- Recompensa:
  • 70+ Puntos: Quest B. 500 Bits. Digimon Acompañante A
  • 80+ Puntos: Digimon Acompañante B
  • 90+ Puntos: Digimon Acompañante C
Digimon Acompañante A

Baby Digimon. Populares por su inocencia y apariencia, los Digimon bebé constituyen la etapa inicial del ciclo de vida de los Digimon. Estos infantes poseen varias formas y tamaños, sin embargo todos tienen como característica común un bajo poder y resistencia que se traduce en nula aptitud para el combate. Poseen una mentalidad acorde a su joven edad y, aunque normalmente los Baby I no hablan y los Baby II, esto puede variar en cada individuo. Se han vuelto codiciados como acompañantes o "mascotas" para Tamers por su lindura lo cual, ha su vez, ha provocado que ciertas organizaciones criminales los comercialicen inyectándoles con un suero que inhiben su crecimiento y evolución para que mantengan su apariencia por mucho tiempo. La práctica de esto es ilegal y está siendo combatida pero, mientras tanto, la Central ha aprobado la adopción gratuita de aquellos bebés rescatados y afectados, como una oportunidad para reintroducirlos a la sociedad y que se recuperen de las experiencias vividas.
* Arkadimon Baby , Culumon, Tokomon X y Vitium Baby no están incluidos en este apartado

* Si el usuario no desea un Digimon Baby puede reclamar un* Acompañante (categoría Normal) en su lugar
* Acompañantes que pueden ser reclutados en grupos (Bakomon, Pickmon, etc) cuentan como uno para el cobro del premio

Digimon Acompañante B
Un* Digimon Acompañante de categoría Normal a elección
* Acompañantes que pueden ser reclutados en grupos (Bakomon, Pickmon, etc) cuentan como uno para el cobro del premio
* Burgamon Adult y Ganemon pueden ser elegidos si el usuario cumple los requisitos

Digimon Acompañante C
Uno* de los siguientes Digimon a elección (Si el usuario no desea ninguno puede reclamar otro Baby en su lugar)

  • (Nise)Agumon Hakase
  • ChibiKamemon
  • Cutemon
  • Damemon
  • Gaossmon
  • Hyokomon
  • Monitamon
  • PawnChessmon [Black/White]
  • Sistermon Blanc
  • Spadamon
  • Starmon [XW]
  • Tinkermon
  • Tokomon X
  • ??? [Por ser revelado en el aniversario del rol]
* Acompañantes que pueden ser reclutados en grupos (Gaossmon, PawnChessmon, etc) cuentan como uno para el cobro del premio

Ficha:
Rhydian Taylor (Xros Loader)
Charlotte Lightwood (iC)

Lionel Lionel Relikt Relikt pueden comenzar, Feliz Navidad~
 

Something that remains
Registrado
15 Abr 2016
Mensajes
1,680
Offline
[***]

En un pequeño taller en mitad de Toy Town, se encontraba cierta albina bastante risueña que observaba e impartía órdenes para que todo en el lugar saliera bien. Al tratarse de juguetes para los niños, la señorita Santaclaus se volvía un poco exigente ya que no quería que ningún joven Tamer recibiera un juguete defectuoso. En compañía de su buen amigo Blitzen, la chica pasaba por las mesas de trabajo y agradecía a todos y cada uno de sus compañeros, a quienes llamaba sus “queridos duendes”, por toda esa enorme labor como lo era hacer los juguetes.

¿Lo sientes, Blitzen? – Respiró profundo la albina mientras miraba el cielo tras una ventana. – Esta será una hermosa navidad.

Aunque estaremos en problemas si no vienen Tamers que acepten nuestro trabajo. – Comentaba un tanto preocupado Gomamon. – Han pasado dos días y nadie ha respondido nuestra solicitud.

Calma, mi querido Blitzen, lo mejor siempre llega un poco tarde. – Decía guiñándole el ojo a su compañero, quien no pudo evitar sonreír.​

El taller era un lugar cálido, había una chimenea de donde salía el humo hacia el exterior y se podían oler las galletas recién horneadas que estaban puestas en una ventana para que se enfriaran un poco. Los Bacomon, Toy Agumon y uno que otro Ekakimon parecía que trabajaban animadamente ya que la energía positiva que irradiaba Eve les daba energía para continuar el buen trabajo que habían estado haciendo desde hacía un par de días, sin embargo todavía quedaba mucho por hacer, lo que en cierta forma preocupaba a todos, ya que sin lugar a dudas habían decidido que querían participar en la entrega de regalos donde verían las expresiones felices de los niños al recibir un juguete especial hecho por ellos con todo su corazón.

[***]

Habían pasado tres días desde que Charley había salido del hospital de File City y tomado el tiempo de reposo para adaptarse a los nuevos medicamentos que le había recetado el Doctor Kurtz. Puesto así, la chica de cabellera oscura nuevamente, decidió que era momento de regresar a su típica vida de Tamer solicitando misiones en la Central.

En medio de aquella ciudad cuyo panorama nevado estaba adornado con adornos navideños caminaba Charlotte en compañía de Whisper. Ambos llevaban bufandas rojas tejidas, al igual que gorritos del mismo material y abrigos oscuros, aunque no hacia tanto frio como en las Tierras Congeladas, la Expert todavía estaba delicada de salud por lo que era mejor prevenir que lamentar. Si no fuera por la ausencia de Petit Ange, Charles hubiera pasado cerca de un mes de reposo encerrada en su habitación por recomendación de la rubia, así que en cierta forma era un alivio poder salir de la Guild sin darle muchas explicaciones a Gaia y Elizabeth.

Al llegar a la Central de Tamer, la francesa pudo ver un cierto aumento de Tamers en el interior, al parecer, esa era la época más ocupada del año ya que había eventos por todas partes y los empresarios necesitaban urgentemente toda la ayuda posible para acabar todo a tiempo antes de que las festividades comenzaran formalmente. Con un poco de dificultad, la francesa se movilizó a través de las personas y Digimon hasta llegar al tablón de anuncios donde se topó con que la mayoría de los anuncios habían sido tomados, solo uno de los que quedaba fue el que llamó su atención. El exceso de signos de exclamación, la explosión de colores navideños y el mensaje de hacer felices a los niños de File Island y todo el Digital World, hizo que la Tamer rememorara a cierta chica albina de ojos dorados que se hacía llamar Santaclaus. Supuso que estaría bien volver a ver su alegría y entusiasmo mientras trabajaban, por lo que no dudó en tomar el panfleto y acercarse a la recepción.

Disculpe, vengo a solicitar este trabajo. – Decía la morena mientras un mechón blanco se deslizaba desde su frente.

Qué bien, no esperaba que alguien más se presentara tan rápido. – Contestaba el Wizarmon que llevaba puesto un gorro navideño. – La señorita Santaclaus necesita mucha ayuda, por lo que mencionó explícitamente que fueran más de cuatro manos para completar con éxito la labor.

¿Y quiénes van a ser nuestros compañeros? – Preguntó Whisper mirando a los lados en busca de los mencionados.

Déjenme ver. – Hablaba viendo el monitor de su computadora. – Rhydian Taylor y su compañero Digimon, Shadow. Últimamente son muy reconocidos.

No sé qué tanta fama tengan pero si los conozco. – Suspiraba Lightgwood firmando los papeles para iniciar el trabajo. – ¿Mencionaron dónde esperarían a sus compañeros de misión?

Oh, sí, como este sitio está saturado dijeron que esperarían en la cafetería que está a la vuelta de la esquina. – Respondió el hechicero guardando el papel nuevamente. – Les deseo éxitos y felices fiestas.

Gracias, igualmente. – Dijo la chica antes de girarse y ver hacia donde caminar para salir de la Central.​

Hacía un par de meses desde que la francesa no se topaba con Kaiser, supuso que ambos habían estado muy ocupados por sus problemas personales y otras labores como Tamers, a pesar de ello habían estado oyendo rumores sobre una cruzada de este con algunos miembros de una Rouge Guild que parecía estar extinta, o por lo menos eso era lo que decían. Otra cosa que había oído fue su ascenso a rango Elite, lo que no le sorprendió considerando lo diligente que era el asiático haciendo su trabajo. Al entrar a la cafetería, sintió la calidez brindada por la calefacción, así que se deshizo del gorro y la bufanda casi inmediatamente mientras buscaba al dúo de la Armany’s Lion.

En una de las mesas cercanas a una de las amplias ventanas del lugar, se hallaban Rhydian y SkullKnightmon, quienes bebían una humeante taza de café en tanto esperaban a sus compañeros. El primero en darse cuenta de la presencia del par de la Fleur de Lis fue Shadow que estaba del lado mirando la puerta mientras su Tamer estaba de espaldas.

¿Solo café? – Preguntó Charlotte al llegar frente a los Elite. – ¿Sin ningún aperitivo?

Llegaron tarde, Shadow ya se comió las galletas. – Respondía el de cabello azabache para luego suspirar. – ¿Qué hacen aquí?

Bueno, tal parece seremos compañeros en la labor de ayudar a Santaclaus en hacer y repartir juguetes. – Mencionaba la francesa sacando el panfleto de Eve. – Sabes, hubiese sido una descortesía no invitar unas galletas si tus compañeros eran desconocidos.

¿Quieren que les invite un café o algo así? – Decía el japonés enarcando una ceja.

No, estamos bien así. – Se encogió en hombros la chica. – Terminen su café, luego nos movilizaremos a Toy Town, Santaclaus nos debe estar esperando.

Será una larga jornada de trabajo. – Comentaba SkullKnightmon luego de sorber un poco de su café. – ¿Están preparados para ello?

¿Hablas de si tenemos galletas y dulces para picar mientras estamos trabajando? – Preguntaba con ironía el pequeño diablillo al caballero oscuro, quien bufó con gracia. – Por supuesto que sí.

Luego de ello, Charles e Impmon se sentaron en las sillas vacías que quedaban en la mesa mientras la chica sacaba algunos muffins adornados con motivos navideños de su Keychain para ofrecerle a Shadow y su aliado Tamer. En tanto compartían aquellos aperitivos, el no level y el Child permanecieron conversando sobre la albina loca que se hacía pasar por santa en esa época del año, por su parte, Charley le pedía información a Rhydian acerca de dulces tradicionales japoneses, después de todo, la chica quería ampliar el repertorio de la dulcería añadiendo más dulces internacionales.

[***]

El cielo estaba relativamente cubierto por nubes grises, por lo que había cierta precaución por parte de todos ante una posible tormenta de nieve que pudiese venir próximamente. En las afueras de File City, un dragón junto a un caballero de ondeante capa oscura alzaron el vuelo junto a sus respectivos Tamers rumbo al pequeño pueblo de juguetes que estaba a tan solo treinta minutos de distancia. Mientras planeaban alrededor de Sabana Engrane, el cuarteto podía sentir como la temperatura había disminuido en aquel sitio donde también había una fina capa de escarcha que adornaba los árboles. Aquella era primera vez en la que Charlotte y Whisper salían de File City hacia esos lugares, ya que su lugar preferido para esas fechas eran las Tierras Congeladas o quedarse en la Guild horneando nuevas recetas.

Varios minutos después, el cuarteto terminó por descender a las afueras de Toy Town ya que no querían asustar a los niños y Digimon que residían allí. A partir de allí caminarían hacia el taller de Eve Santaclaus.


***
Lionel Lionel go, boy o3o)9​
 
Última edición:

Lionel

While we can dream, there always be hope
Offline

Rhydian y Charlotte caminaban hacia la fábrica de juguetes luego de que pidieran indicaciones afirmando que eran Tamer que tomaron el pedido. Káiser sabía que aquel evento estaba llamando la atención y que podría atraer el interés de personas malintencionadas. Ligthwood también pensaba en esa posibilidad y andaba mirando a su alrededor en busca de algún otro humano que hubiera "tomado" el trabajo, dado que la misma Central les había informado que solo ellos iban, sería muy extraño que alguien más estuviera allí para "ayudar".

Allí está ─fue la voz de Impmon quien sacó del pensamiento a ambos Tamer.

Rhydian miró hacia adelante el enorme edificio que parecía estar construido con piezas de juguetes, adornos de los mismos y muchas otras cosas que desde lejos lo ponía como una verdadera "fábrica juguetes" sacada de un cuento de Navidad. Era bonito y lleno de muchos matices. En la puerta estaban dos guardias, unos Toy Agumon, que le dieron la bienvenida al presentarse como los que estarían ayudando a Eve a realizar su trabajo.

Realmente me preocupa la seguridad de este sitio ─mencionó Shadow observando alrededor como muchos Bacomon, principalmente, estaba llevando de un lado a otro con juguetes para los niños pequeños. Caminaron pasando lo que posiblemente era el recibidor para entrar en un espacio más amplio donde estaban ensamblando dichos objetos y no tardaron en ver a la muchacha que buscaban: Eve Santaclaus─, se parece mucho a la descripción… ─susurró con algo de desagrado por la fémina a su Tamer quien suspiró ante su actitud y decidió mirar a la chica que corría a hacia ellos junto a un Gomamon.

¡Bienvenidos! Me alegra verlos, en especial a ti Kathleen ─prácticamente saltó a abrazar a Charlotte.

Rhydian al escuchar aquello alzó una ceja y luego miró a Charlotte ponerse pálida y empezar a tartamudear, inmediatamente supo que algo andaba fuera de lugar. ¿Por qué la llamaba así? Shadow observaba a Impmon el cual parecía estar en un estado similar a su Tamer. «Aquí hay gato encerrado» toscamente le dijo a Káiser lo que ganó una mirada molesta para ambos de Charley.

Buenas ─saludó Rhydian atrayendo la atención de la albina.
Oh, no creas que me he olvidado de ti ─dijo saludándolo con la mano─, Eve Santaclaus, un placer…
Rhydian.
Shadow.
¡Me alegra de conocerlos! ─dijo muy alegre─, este es Blitzen.
Bienvenidos ─saludó el Gomamon imitando algo de la actitud de su Tamer.

En los siguientes minutos les explicaron a todos lo que iban a hacer dentro de la fábrica y cómo hacerlo. Rhydian optó por ayudar a los Bacomon a cargar los materiales para las cajas de regalos dado que no se le daban muy bien los trabajos manuales, por otra parte Charlotte estaba un poco más dispuesta a trabajar con el ensamblaje de los juguetes entre tanto Impmon junto a Shadow traían las materias primas para armar otros más.

«Vamos chicos, ya se siente la Navidad y no podemos quedarnos atrás» Era una que otras de las frases que la mujer les daba a todos para subir el ánimo de sus trabajadores a los que llamaba "duendes". Shadow ciertamente estaba dudando de la cordura de la Expert, aunque en su mente resonaba fugazmente de haber hablado con ella en alguna Navidad pasada. Sin embargo, descartó ese pensamiento pasajero por el simple hecho de que no la recordaba. A pesar de que el oscuro no le gustaba su actitud demasiado alegre, no tenía ningún problema con dicha festividad.

Oye ─se acordó de otra cosa que atrajo su atención cuando llegaron al lugar mientras trataba de recordar. Impmon miró por un momento al caballero a su lado cargando una caja con unos materiales para luego dárselo a un Toy Agumon─, ¿por qué llamó Eve a tu Tamer por ese nombre?

No sé de qué hablas ─simplemente lo ignoró y siguió adelante lo más rápido posible.
Tsk… ─rechistó─, aquí hay gato encerrado y voy a ver de qué se trata ─estaba por girarse cuando algo le dio un golpecito.
¿Podrías ayudarnos con otras cajas? ─preguntó el mismo Toy Agumon al que le dieron dichos objetos, éste estaba señalando a una especie de almacén─, están por allá y debemos deshacernos de ellas.

¿Y eso? ¿Qué tienen? ─indagó Shadow curioso por la acción que iba a realizar.
Ah, solamente tienen piezas defectuosas que no sirven ─se rió un poco por el interés del oscuro─, además hay algunas con retazos de las decoraciones que usamos para adornar este lugar. Creo que podríamos usarlas para reciclarlas en decorar otras partes del pueblo.

Ya veo.

El oscuro pensó que con eso también podría dar una vuelta por afuera y evitar escuchar otra vez a la Expert decirle que siguiera con su buen trabajo de una forma "tan adorable". A veces le daba ganas de vomitar. Decidió tomar la tarea junto a otros Bocomon y dos Toy Agumon pensando que de la misma manera tendría la oportunidad de estar pendiente de la seguridad de la fábrica mientras estaba por allí.

[…]

Ey Charley ─llamó Impmon al acercarse a su Tamer quien terminaba de armar una muñeca y se la pasaba a un Child para que se la fuera llevar a quienes estaban trabajando en preparar las cajas de regalo.

Dime ─volvió a repetir el mismo procedimiento con otro más.
Shadow y Rhydian sospechan de algo… ─le susurró a Charlotte contándole lo que le preguntó el oscuro y entonces dejó que sus ojos viajaran para encontrarse con los suyos─, ¿qué hacemos? ─ella observó disimuladamente a Káiser quien estaba ahora ayudando a armar las cajas de regalo.

Creo que sería bueno hablar con ellos ─terminó de armarlo y decidió comenzar a caminar hacia donde estaba el azabache.
¡Debemos silenciarlos!casi estuvo dispuesto a gritar de mal humor el pequeño de la pañoleta, pero se tranquilizó siguiendo a su Tamer. Menos mal que no lo dijo en voz alta sino que lo pensó, aquello hubiera empeorado todo─, espero que sepas lo que haces.

[…]

Shadow salió junto a los otros del grupo para llevar las cajas a unos Toy Agumon que se encontraban en una pequeña plaza no muy lejos de allí. La idea era que ellos decoraran ese lugar con esos retazos que estaban sobrándoles de la fábrica. Se sentía el ambiente ligeramente frío quizás por la cercanía a Tierras Congeladas o simplemente por la época del año. Mientras terminaban de descargar las cosas, el oscuro percibió de refilón que algo se estaba moviendo cerca del sitio del cual venían.

¿Pasa algo? ─indagó un Bacomon preocupado─, te ves distraído.
Ah, nada ─simplemente negó─, solamente que creo que iré a revisar si quedó alguna caja que traer y que hayamos olvidado. Ahora regreso ─mencionó sin dejar que los otros intervinieran diciendo quizás que no había ninguna otra cosa que llevar a ese sitio.

[…]

Rhydian, ¿podemos hablar? ─esas palabras hicieron que el azabache mirara a la chica esperando alguna idea de lo que quería conversar.

Claro, pero ¿podrías ayudarme a terminar con este lote? ─preguntó y ellos asintieron─. Gracias ─luego de un rato, volver a retomar la conversación en vista de que no dijeron nada─. Entonces, ¿de qué querías hablar?



Relikt Relikt
 
Última edición:

Something that remains
Registrado
15 Abr 2016
Mensajes
1,680
Offline
Shadow anduvo alerta por las festivas calles de Toy Town, aunque en su mayoría veía Digimon y jóvenes Tamer que iban felices de un lado a otro, sentía que algo extraño rondaba por los alrededores del lugar. Al llegar a las puertas del taller, notó rápidamente la ausencia del par de ToyAgumon que debían estar protegiendo las puertas de cualquiera que no debía tener acceso al interior, sin embargo, aunque ninguno de aquellos Digimon estaban allí, el caballero oscuro pudo ver un par de piezas pertenecientes a los pequeños títeres de lego. Skullknightmon gruñó no muy contento por la ineptitud de dichos Child de juguete para desempeñar aquel importante trabajo, por lo que optó por rodear el taller en su búsqueda y la del posible enemigo que quería entrar al taller de Eve.

Al ser un edificio bastante grande, el caballero oscuro tardó un momento en llegar hasta la parte trasera del sitio donde logró ubicar al dúo de ToyAgumon que estaban metidos en un par de cubos de basura.

¿Qué rayos hacen ahí? – Decía Renk sacando a uno de los Child y colocándolo en el suelo apoyado en la pared del edificio mientras iba para sacar al otro.

U-un visitante… cuando nos dimos cuenta, nos noqueó. – Explicó el primer ToyAgumon viendo como su compañero todavía estaba k.o. – Creo que entró al taller.

No me digas. – Murmuró el no level dejando al lado del títere al otro guardia. – ¿Al menos le vieron la cara al que los golpeó?

S-sí, era un Impmon y y también había otro pero no lo pude ver bien. – Indicaba el Digimon de lego cerrando los ojos intentando recordar. – Lo siento.

Y tenía que ser otro Impmon. – Comentaba Shadow alzando la mirada al cielo. – Como sea, será mejor ubicar a esos dos antes de que hagan algo malo.

Dicho esto, SkullKnightmon regresó al frente para entrar al edificio. Decidió que iría a buscar a Rhydian para mantenerlo al tanto y le pediría ayuda a Whisper ya que la mayoría de los Digimon que estaban trabajando allí no eran del tipo luchador como lo eran ellos.

[***]

Cuando llegó el momento para hablar, ciertamente la francesa dudó ya que comenzó a pensar en preguntarle primero a Jace y William, después de todo, ellos eran los creadores de ese pequeño “programa de protección”. ¿Y si el azabache no era tan confiable como ella creía? Sabía que era un Tamer neutral por lo que su problema con los renegados que la buscaban no era problema de él, ¿y si por una módica cantidad de bits vendía su paradero?

¿Vas a decirme algo o solo te quedarás mirándome? – Preguntaba el asiático cruzándose de brazos. – Porque estoy comenzando a pensar que esto es una especie de confesión.

¿Qué? No. – Respondía entre sorprendida y un tanto molesta la chica. – Esto es sobre lo que dijo Eve.

¿Me hablaban? – Apareció la albina justo detrás de Taylor, lo que hizo que este se volteara. – ¿Están tomando un descanso? ¡Qué bien! Aquí les traje galletas y leche. – Decía mostrando una bandeja repleta de galletas de chispas de chocolate y cuatro vasos de leche. – ¿En dónde está Shadow?

Creo que lo vi salir hace un rato. – Contestaba el pequeño diablillo señalando con su barbilla hacia las puertas de salida. – Ni idea de a dónde fue.

Oh, cierto, algunos Bacomon mencionaron que llevarían los materiales sobrantes para adornar la ciudad. – Comentaba Blitzen que estaba justo al lado de su radiante compañera de ojos dorados. – Supongo que esas cajas que llevaban cuando salieron se trataban de esos materiales.

Iré a seguir ayudando con los juguetes. – Murmuraba Charlotte tomando un vaso de leche y una galleta.

No te sobre esfuerces mucho, Kathleen. – Sonrió Eve haciendo que la francesa se girara de golpe.

Eve, me llamo Charlotte no Kathleen. – Corrigió la de ojos púrpura tomando por sorpresa a Santaclaus. – Yo… les explicaré todo cuando obtenga el permiso.

¿Dije algo que no debía? – Preguntaba la albina girándose hacia el asiático. – Oh, no me digas que interrumpí algo entre ustedes. – Ante esto Whisper rompió a reír, más que todo por alivio en tanto se alejaba mientras Rhydian la observaba enarcando una ceja.

No quiero ser grosero pero deberías preocuparte por terminar de organizar todo para irnos a tiempo a Kamakura. – Decía el chico tomando una galleta y su respectivo caso de leche de la bandeja. – Lo que ocurra de por medio, no debería importarte.

Una confundida Eve quedó en medio del lugar viendo como el asiático regresaba a su labor con las cajas. Por su parte, Impmon respiró aliviado dado el cambio de opinión de su Tamer al querer contarle todo al Elite, aunque todavía quedaba el hecho de que posiblemente les diría todo cuando hablara con Jace y William. El Child oscuro comenzó a meditar una manera de evitar que su compañera prefiriera amenazarlos en vez de lo que estaba pensando hacer. Mientras Whisper caminaba hacia la estación donde los “duendes” cargaban el trineo con los regalos que ya estaban envueltos, vio otro Impmon junto a una chica de cabello rubio que intentaban ocultarse entre las cajas. Cuando el tipo virus se disponía a seguir al sospechoso dúo que no parecían ayudantes de Santa, el pitido del megáfono resonó por todo el lugar haciendo que todos se giraran para ver el segundo piso de donde saludaba animadamente la albina.

Luego de un millón de agradecimientos por parte de Santaclaus, esta informó que todavía quedaban dos horas antes de que partiera en su trineo rumbo a Kamakura para la entrega de regalos a los jóvenes Tamers y Digimon de ese año. Una vez que el silencio volvió a reinar en el lugar, se pudo notar el aumento de velocidad de los Digimon para terminar de hacer el lote de juguetes y envolverlos. En cuanto a Impmon, este se acercó al sitio donde había visto al par de lo que parecían ser compañeros sospechosos pero que habían desaparecido.

Qué raro. – Susurró Whisper inclinándose un poco para ver entre las cajas. – Creí que Charles y el otro eran los únicos…

¡Alto ahí! – Gritó Shadow segundos antes de taclear al pequeño diablillo. – ¿Qué intentabas hacer?

Oye, idiota, ¿qué te pasa? – Gruñó el de pañoleta roja apartando con su mano la cabeza del caballero para hacerlo un lado.

¿Whisper? – Preguntaba el no level poniéndose de pie. – ¿Qué no estabas acomodando las cajas por allá?

Estaba, tiempo pasado. – Decía de mal humor el Child oscuro limpiándose el polvo tras incorporarse nuevamente. – ¿A qué vino eso?

Hay un Impmon sospechoso junto a otro desconocido, noquearon a los guardias de la entrada e ingresaron al lugar. – Explicaba el caballero de capa oscura al diablillo. – Desconozco cuáles son sus intenciones.

Ante esto, Impmon mencionó que acababa de verlos señalando el sitio donde estaban las cajas de regalo. Ambos Digimon oscuros consideraron que aquel dueto no debía estar muy lejos, así que decidieron buscarlos, sobre todo por los alrededores de los regalos y el trineo. Justo antes de separarse, Renk le pidió a Whisper que colocara su pañoleta atada en su brazo para diferenciarlo del otro Impmon, por lo que el compañero de Charles se encogió en hombros y aceptó, también porque quería dejar de recibir tacleadas por parte del pesado no level.

Por otro lado, Rhydian había terminado con su trabajo inicial y ahora se encargaba de llenar los sacos navideños con regalos. Durante uno de sus encuentros con su compañero, Shadow, este le explicó lo que ocurría, sin embargo, le comentó que no mencionara nada para que no alarmara a los “duendes” ya que casi terminaban con su ocupación asignada.


[***]


En el segundo piso de aquel taller de juguetes se encontraba la oficina de la jefa, Santaclaus y su compañero revisaban un montón de papeles entre los cuales había nombres de niños, Digimon y juguetes. Aunque desde el exterior pudiese considerarse un gran desorden, aquel era el perfecto orden en el que Eve los tenía para no perderse o confundirse.

Muñecas de Angewomon, LadyDevimon y Hudiemon, listas. – Leia Eve una pequeña lista luego de tomar otro papel donde le informaban la cantidad de juguetes hechos hasta los momentos. – Figuras de acción de los Royal knights, listos. Peluches de Yukidarumon, Monzaemon, Pandamon y Leomon, listos.

No te olvides de los rompecabezas de los guerreros legendarios y los Trailmon con sus rieles. – Añadía Blitzen extendiendo otra lista hacia su Tamer. – Ambos ya están en el trineo.

¡Perfecto! Estamos casi listos para partir. – Comentaba la de ojos dorados con muchos ánimos. – Pero antes de eso, Kathleen y sus compañeros tienen que vestirse con sus uniformes.

Allá esta Shadow. – Mencionó Gomamon mirando desde la ventana de la oficina hacia el caballero que continuaba con su búsqueda. – Parece que terminó con su trabajo.

Oh, debe estar viendo que todo vaya bien. – Aplaudía la albina. – Que Digimon tan considerado.

[***]

Del lado de Charlotte, esta se hallaba en modo automático armando la última tanda de muñecas y figuras de acción. Su mente se encontraba enfocada en el D-terminal que se mantenía con las luces apagadas. Desde hacía un buen rato la chica había enviado un mensaje y esperaba la pronta respuesta del hombre de ojos rojos, por lo que a cada minuto donde no le llegaba nada, la ansiedad de la chica aumentaba un poco más.

Ay, por favor, contesta. – Murmuraba frustrada la de mechones blancos.

¿Se encuentra bien, señorita? – Preguntó un Bacomon que estaba sentado al lado de la chica. – ¿Necesita un descanso?

Ya estamos terminando aquí, tal vez pueda encargarse de los regalos en el trineo. – Ofrecía otro de los Digimon que tenía forma de caja rosa con un gran listón rojo sobre su cabeza.

Ah, sí... les tomaré la palabra. – Decía Charley tomando su dispositivo mientras se ponía de pie. – Gracias por su trabajo, chicos.

Gracias a ti también. – Dijeron al unísono los Digimon que compartían la mesa de ensamblaje con la Expert.​

Al girarse y dirigirse al trineo de Eve, la morena vio un Impmon junto a una joven desconocida, que parecían estar llevándose uno de los sacos lleno de regalos que ya se encontraban dentro del medio de transporte de madera. Aquello le resultó un tanto extraño a la chica, por lo que no dudó en acercarse.

¿A dónde llevan ese saco? – Preguntaba la francesa mientras llegaba hacia donde estaba aquel par de Digimon oscuros.

Ah… parece que hubo un error en… a… los números y parece que hay más juguetes que este costal de lo que debería. – Respondía la rubia intentando sonar convincente.

Creí que Rhydian y yo éramos los únicos Tamers aquí, ¿también vienen de la…?

¡Ahí están! – Exclamó Renk interrumpiendo a Lightwood. – ¿Qué están haciendo con ese saco de juguetes?

Ya no hay caso, Imp. – Suspiró la desconocida soltando el costal y sacando su Digivice. – Tendremos que salir a la fuerza.

En ese momento, el diablillo pasó a transformarse en un Tailmon, lo que en cierta forma fue un alivio para la Expert ya que su tamaño no destruiría las instalaciones, tan solo esperaba que el no level pudiera darle pelea mientras aparecía su Tamer o mientras llegaba Whisper.

A ver, antes de que empiecen a armar todo un embrollo, ¿al menos pueden decirnos lo que quieren? – Decía Charlotte colocando una mano en su cadera.

Yo los quiero. – Mencionaba antes de insertar una memoria en su Xros Loader. – No es justo que los únicos que tengan regalos sean los niños. – Acto seguido, una Fairymon apareció en tanto recibía la orden de formar un tornado de pétalos.

No lo… – Intentó decir el caballero oscuro pero la brisa se hizo presente impidiéndole mirar más allá del pequeño huracán rosa y púrpura.​

A causa de ello, el trineo se tambaleó así como los sacos que había sobre él, también cayeron gran cantidad de cajas y varios Bacomon que prácticamente salieron volando por los aires. Cuando todo acabó, la memoria desapareció al igual que el costal y el dúo de ladrones. Antes de que Charley mencionara que se habían escapado, Shadow empezó a llamar a su Tamer ya que sabía que el dispositivo de este podía rastrear a los que eran similares. En tanto el caballero oscuro se alejaba, le indicaba a la francesa que Rhydian y él se harían cargo mientras ella y los demás continuaban cargando el trineo para la salida.


***
Lionel Lionel
 
Última edición:

Lionel

While we can dream, there always be hope
Offline

Rhydian había recibido el mensaje de su Digimon fuerte y claro. Ahora estaba saliendo junto con él para encontrar a la ladrona de cabello rubio y su Tailmon. Por lo que supo de su compañero, aparentemente era una Medium, sin embargo, eso no le quitaba ningún mérito a su infiltración ni nada por el estilo. Al salir de la fábrica entraron en modo Cavalier y de esa manera comenzaron a rastrear al Xros Loader de la fémina.

No se nos escaparán ─mencionó el no-level. No tardaron en encontrarse con que estaban cerca y apresuraron el paso. No muy lejos notaron a la fémina cargando el saco junto al gatito.

Tailmon, usa Cat Láser ─tal como ella dijo, el ataque fue directo a ellos. Una emanación de luz como si fuera una onda de energía se lanzó a su posición. Menos mal que estaban dirigiéndose ya hacia el bosque y no hubo ningún afectado además de los alrededores─, tsk… ¡fastidiosos! ─se giró e introdujo una DM y esperó a que cargara─, Aquilamon: Blast Láser.

Ciudado ─Shadow giró bruscamente luego de ver como la mujer se detuvo para usar dicho holograma en su contra. El ataque casi dio en el blanco de haber sido porque el no-level salió de su camino. No obstante, la fuerte sacudida que dejó el impacto del láser, hizo que se tambaleara y cayera─, ¡mocosa del infierno! ¡¿qué te pasa?!

Mou, Tailmon volvamos a correr ─estaba a punto de hacer eso cuando Rhydian cambió la DigiXros de Shadow por la de Dark Knightmon. Este ejecutó Undead Solider atrapando al sagrado─, ¡Tailmon!

Detente o Shadow no será tan compasivo con tu amigo ─habló Rhydian mientras el oscuro giraba su lanza entre tanto se acercaba a ellos─, ¡danos los juguetes!

La fémina se mostró renuente ante la proposición de Rhydian. Tailmon estaba tratando de liberarse de los soldados con sus garras hasta que se zafó. Pensaron en correr de nuevo por lo que Shadow tuvo que alzar el vuelo y disparar varias ráfagas de energía para darle una clara advertencia de que hablaban en serio. La chica pareció vacilar un poco, pero dado que Káiser no jugaba con lo que dijo, decidió dejar de escapar.

Mou, está bien ─Tailmon miró a su Tamer y esta sonrió, secretamente deslizó la carta Haguro y decidió volver a huir. La neblina bloqueó la visión de Rhydian y Shadow los cuales estaban tratando de ubicar dónde estaba la rubia. No habían tenido tanto tiempo para poder describirla, pero tenía los ojos azules y su pelo recogido en trenzas; portaba una chaqueta negra y un pantalón gris. Sin embargo, lo que más le llamaba la atención, era su actitud infantil... no obstante, con eso les bastaba─, nos vemos.

El Elite no perdió tiempo y empezó a correr siguiendo rastreando el Xros Loader de la rubia guiándose por el mapa del suyo. No pasó mucho para volverla a encontrar. Deslizó la carta Nibelungen Ring para hacer que ambos empezaran a levitar y de esa manera acercarse a ellos. Le quitó el saco de regalos para después separarlos a una distancia razonable. Aunque Tailmon trató de atacar, su Tamer se lo impidió dado que no quería que dañara los juguetes.

Deja los juegos. Si quieres recibir un regalo, habla con Eve ─destacó furioso Shadow mientras tomaba el saco.

Aunque no creo que te de uno por portarte como un Grinch… así que inténtalo en la siguiente ocasión ─Rhydian comentó encogiéndose de los hombros; no perdieron ni un minuto más y regresaron. Seguramente ya todo estaría listo para poder irse volando a Kamakura y de allí a entregar los regalos.

La fémina comenzó a llorar infantilmente mientras Tailmon la consolaba. «Mi regalo, mi regalo», fue lo último que llegaron a escuchar de ella.

[…]

Charlotte se encontraba terminando de montar todo lo necesario para que el trineo estuviera listo. Eve estaba felicitando a todos por su buen trabajo mientras terminaban y se reunían en el taller para que ella se despidiera. Lightwood se quedó vigilando el sitio, pero desde allí se podía escuchar claramente lo que decía.

¿Crees que ellos terminen rápido? ─preguntó Impmon tratando de obviar todo el alboroto─, ¿qué haremos con Rhydian?
Estoy segura que sabe que hay algo mal, sin embargo, no parece que quiera saberlo ─dejó escapar un suspiro─, me imagino que esperará a que esté lista para decirle otro momento.

Uno donde no te interrumpa la suplente de santa ─eso hizo que una sonrisa se posara sobre su rostro─. Bueno, ya quiero irme.

[…]

Desde el otro lado Eve estaba muy feliz. Gomamon se encontraba siguiéndole el paso mientras saltaba detrás de ella para subir a la plataforma. Vio como tomó el megáfono y comenzó a dar las gracias a todos por su ayuda, encomió a algunos y felicitó a otros. Entre ellos estaban la dupla de Armany y la de Fleur.

Me alegra anunciar que en pocos momentos, Blitzen y yo iremos a Kamakura a entregarlos. La Navidad se siente en el aire gracias a ustedes. Es maravilloso saber que debido a su trabajo hemos logrado completar este ambicioso y mágico proyecto ─con eso, un gran bullicio comenzó a sentirse en los presentes─. ¡Feliz Navidad a todos!

Y, como si fuera una especie de musical, una canción navideña comenzó a sonar mientras Eve se bajaba de la segunda planta. Se deslizó muy feliz tarareando la melodía entre tanto terminaba de recoger algunas cosas y se ponía su uniforme o, en otras palabras, su disfraz de santa. Llegó al trineo posteriormente de haber cambiado su vestimenta y consiguió a Charlotte sola hablando con su compañero.

Ey, Kathleen ─la saludó. La fémina volteó al ver que la llamaban por su anterior nombre y dejó escapar un suspiro─, ¿dónde está Rhydian?
Fue por un saco de regalos que fue robado ─dijo Impmon. La chica navideña frunció un poco el ceño molesta por esa acción a lo que se le podía atribuir a un Grinch─, pero no debe tardar en regresar.

Y hablando del rey de roma… ─mencionó la morena al visualizar a Shadow cargando el saco robado junto a Rhydian.
Oh, supongo que hablaban de mí ─una sonrisa se posicionó en su rostro mientras Shadow colocó el saco en el trineo.
Oh, Rhydian. ¡Gracias! ─ella parecía muy aliviada de que todo estuviera bien─, ahora con todo esto resuelto… ¡Vámonos!

Blitzen evolucionó a Moosemon. Solo quedaba dirigirse a Kamakura sanos y salvos mientras eran escoltados por Dark Knightmon y Devidramon. Ambos Tamer se abrigaron, seguramente haría mucho frío en Tierras Congeladas… como siempre lo hacia.


Relikt Relikt listo, disculpa mi tardanza xD Let's go
 
Última edición:

Something that remains
Registrado
15 Abr 2016
Mensajes
1,680
Offline
Tras despedirse de Toy Town con el característico “ho-ho-ho” de Santaclaus, aunque la escena se veía un tanto tétrica considerando el dragón y caballero oscuro que escoltaban a la albina y su “reno”. El primer lugar que tendrían que pasar para llegar a las Tierras Congeladas, se trataba de los Árboles Nebulosos, o el resto de ellos ya que al salir del pequeño pueblo de juguetes todavía tenían que transitar ese corto tramo que tenía muchas historias de por medio sobre un Cockatrimon que solía convertir a los Tamers y Digimon en estatuas.

Eve cantó canciones de navidad durante el trayecto e incitó un par de veces al cuarteto de acompañantes que le siguieran el ritmo, cosa que ninguno de los presentes hizo, primero porque no tenían ánimos y segundo porque era muy peligroso alzar mucho la voz para dar su ubicación a cualquiera que pudiera seguirlos, después de todo, el peligro todavía no había terminado de pasar, no hasta que hubiesen llegado a Kamakura y entregado los juguetes.

Si bien los Árboles Nebulosos era un bosque con espesa niebla que podía impedir ver más allá de cierta distancia, debido al aleteo de Devidramon, la bruma a su alrededor se dispersaba mostrándole un poco el camino. Por su parte, Charlotte miraba cada cierto tiempo su D-terminal a la espera de la respuesta de Jace, aquello evitaba que la atención de la morena se mantuviera en la misión, de eso se habían dado cuenta el dúo de Armany’s lion pero no comentaron nada al respecto. El ambiente iba mezclado entre la felicidad de Eve por la navidad y el estrés de Charles por culpa de la máxima energía de la chica festiva, así como su completa falta de discreción por mantener la boca cerrada, pero ¿Lightwood podía culparla? Considerando la personalidad de Santaclaus, la francesa sabía que no lo había hecho a propósito.

Empieza a sentirse el frio de las Tierras Congeladas. – Comentaba Rhydian acomodando su abrigo. – Mantente alerta entre toda la nieve, Shadow, no queremos sorpresas.

¿Cómo la de la chica que nos acompaña en el trabajo? – Preguntó con ironía el no level. – Y pensar que nunca terminamos de conocer a las personas.

Tampoco es que eso te importe mucho. – Contestó el de cabellera azabache enarcando una ceja dada la curiosidad que sentía su compañero por lo que estaba sucediendo.

No me importa, es solo que no quiero que por su culpa nos metamos en problemas. – Mencionó DarkKnightmon volteando a ver al dragón al otro lado del trineo. – Es suficiente con los que tenemos ahora.

Ignora eso mientras terminamos de hacer esta misión. – Decía Taylor con la vista al frente.​

A pesar de los sonidos raros que habían escuchado mientras recorrieron el bosque, el pequeño grupo pudo salir sin contratiempos de este para dirigirse ahora a Kamakura. La amplitud de aquel nuevo panorama cubierto de hielo y nieve había sustituido por completo los árboles y la neblina que reprimían ver correctamente hacia el frente. Encontrarse a campo abierto le daba mala espina a los Tamers y Digimon que servían de guarda espaldas, sin embargo, también sabían que era una trampa de doble filo ya que podían ver fácilmente si alguien se acercaba a ellos.

Rememorando la navidad en la que Briand conoció a Eve, recordó también que había sido un par de días después, durante la entrega de regalos que había conocido a Jace, quien en ese momento había sido parte de un grupo de renegados que pretendían hacerse llamar los Grinch. Por lo bajo, la chica de mechones albinos murmuró que esperaba que su amigo no volviera a hacer lo mismo para meterse en problemas, por lo que le envió un mensaje de advertencia de que le patearía el trasero si llegaba a interrumpir la entrega de regalos con sus amigotes renegados.

Oh, cuando lleguemos a Kamakura, tengo disfraces de navidad que es obligatorio que se pongan. – Indicó Santaclaus con una cándida sonrisa que no agradó mucho al caballero oscuro. – No puedo ser un buen santa si estoy siendo escoltada por personas normales. No, quiero que los jóvenes vean que ustedes son mis duendes compañeros, así que necesito que sonrían y disfruten.

Estas bromeando, ¿cierto? – Dijo un no muy contento DarkKnightmon.

Ella no bromea sobre cosas así, amigo. – Suspiró Whisper.

Vamos, chicos, anímense un poco, ¡es navidad! – Decía Blitzen alegremente irradiando cálida energía al igual que su Tamer.​

De pronto, una ráfaga de fuego azul hizo que Moosemon detuviera su andar haciendo que Eve fuera impulsada hacia adelante golpeándose con la baranda del trineo. Un trio de Garurumon que se habían acercado lo suficiente a causa de su pelaje blanco con azul que habían sido oculto por la nieve, se colocaron frente al grupo para cortarle el paso al pequeño grupo.

¿Qué hacen en nuestro territorio? – Gruñía el tipo bestia que estaba en medio. – ¡Los humanos no son bienvenidos!

Solo estábamos de paso. – Respondía Eve frotándose un poco el estómago a causa del golpe. – Nos dirigimos a Kamakura para la entrega de regalos de navidad.

Los humanos no pueden pasar por aquí, es nuestro territorio. – Decía el Garurumon de la derecha repitiendo prácticamente lo mismo que el de en medio.

Parece que solo son un trio de zoquetes llorones. – Comentaba Devidramon para luego recibir un Aullido explosivo que lo empujó hacia atrás mientras su Tamer se aseguraba de sostenerse para no caer. – Ahora si sacaron boleto. – Masculló el dragón tipo virus.

Whisper, no queremos problemas, solo hagan que se retiren. – Dijo Charlotte viendo como las garras de su aliado Digimon se iluminaban. – Oh, rayos.

Mientras el dragón rugía, voló directamente hacia los Garurumon, que se dispersaron para luego lanzar entre los tres otra ráfaga de fuego azul, sin embargo, Shadow se movió en apoyo a su compañero y detuvo una de las ráfagas con su lanza doble en tanto la giraba. Por su parte, antes de que los otros dos tipo bestia atacaran, Whisper había usado sus ojos rojos para hipnotizarlos dejándolos con los hocicos abiertos ya que estaba dispuestos a atacar. En tanto Shadow lanzaba el hacha de su hombro contra el Garurumon de su lado, Devidramon utilizó sus uñas carmesí para golpear el suelo y levantar una gran capa de nieve que cubrió a los Adult de pelaje blanco. El hacha solo había rozado al vacuna de su lado mientras que los otros salieron del trance para luego sacudirse la nieve de sus espaldas, al ver tal diferencia de poder, el trio no tuvo más opción que retirarse con la cola entre las patas dejando nuevamente solos al pequeño grupo.

¿Por qué no me dejaste matarlo? – Se quejó el dragón.​

Porque a Eve no le gustaría ver eso. – Respondió la morena para luego suspirar en tanto Santaclaus sonreía y asentía.

Sigues siendo tan amable, Kath. – Decía a modo de agradecimiento la albina.

Ya no aguanto más, ¿por qué la llamas así? – Le preguntó Shadow directamente a la chica vestida de rojo, que se sorprendió por la dureza con la que le habló.

El maldito caballero de la sutilidad, ¿no? – Dijo Whisper frunciendo el ceño.

Eve nunca olvida un rostro y un nombre, por supuesto que recordamos a nuestra buena amiga. – Mencionaba Blitzen asintiendo animadamente.

Mi nombre es Kathleen, ¿ok? – Explotó la francesa desde la espalda de su compañero la cual apretó con las manos sintiéndose bastante frustrada al respecto. – No soy Charlotte Lightwood, ese es solo un nombre falso que tuve que usar para protegerme. Jamás pretendí mentirles… a nadie, pero era algo que tenía que hacer. Y… no dije nada porque todavía no sabía si podía confiar en ustedes. ¿Creen que es fácil vivir como alguien más? Pues no, no es fácil ni es divertido, así que dejen de sentir curiosidad o mal pensar sobre nosotros de esa manera.

¿Eh? ¿Qué es lo que está pasando? ¿Charlotte? – Preguntaba la de ojos dorados más confundida de lo normal. – ¿Te están persiguiendo acaso?

Eve, por favor, no quiero hablar sobre eso. – Decía la morena limpiándose un par de lágrimas que se le habían escapado. – Tan solo quiero que lleguemos a Kamakura.

Whisper simplemente fulminó con la mirada al cuarteto frente a él para luego proseguir su camino sin esperar a los demás. En cuanto a Rhydian, miro a su compañero con el ceño fruncido por su escasa paciencia al respecto, Eve por su parte se sintió preocupada por su amiga, así que le pidió a Blitzen que se apresuraran para hacerle caso y llegar rápido a la Villa Kamakura que se hallaba en medio de las Tierras Congeladas.


***
Lionel Lionel ¡Feliz Navidad!
 

Lionel

While we can dream, there always be hope
Offline

Rhydian estaba tranquilo meditando en lo que había ocurrido en ese instante de tiempo. Realmente creyó conocer a Charlotte, pero nada de lo que supo era cierto, ¿quizás? Decepcionado de la fémina tuvo que mirar a otro lado para no sentir que fue traicionado. Sin embargo, si él estuviera en su lugar también estaría de la misma manera. «Supongo que no la puedo culpar», fue el pensamiento que se cruzó por su mente.

La de pelo negro aún lloraba, levemente, pero todavía podía sentir que estuvo haciendo eso. El resto del camino a Kamakura fue sencillo, tranquilo y callado. Eve incluso parecía estar algo preocupada por su escolta hasta en cierto punto comenzó a conversar con la perteneciente a Fleur y ver si había algo que hacer para remediar la situación.

Sabes, sé que todo esto debe ser difícil. Pero no podemos por eso ponernos triste, estamos en Navidad y tengo un regalo que te hará cambiar tu manera de ver las cosas ─ella sonrió
guiñándole el ojo. Por un momento contempló la oferta y luego se encogió de hombros para seguir adelante un poco más animada.

No tardaron en visualizar a lo lejos un poblado entre la nieve: Kamakura. Yukidarumon estaría contento de que hubiesen llegado. Sin embargo, lo que parecía más llamativo que el propio pueblo, era la cantidad de niños, jóvenes y algunos adultos que se encontraban reunidos para recibir a Eve. Santa se alegró por ello y comenzó a cantar muy alegremente.

¡Feliz Navidad! ─gritó a todo pulmón levantando una horda de ovaciones y aplausos.

Sonó una música mientras Rhydian les explicaba que muy pronto les darían los juguetes a cada uno de ellos, solo bastaba con esperar un poco. Se habían hecho arreglos para tener una tarima en el centro del poblado y de esa manera ella realizara su actividad Navideña. Proporcionaron también unos bastidores para que pudieran cambiarse.

La morena se visitó de un traje de colores negro con verde y algunos tonos rojos. El vestido era de una pieza que llegaba hasta un poco antes de la rodilla y dejaba un escote algo pronunciado en su espalda. Poseía unas botas con gamusa del mismo color que su vestimenta y tenía un gorrito navideño. Whisper se conformó con uno rojo con una bolita blanca dado que no le agradó vestirse de esa manera.

Te ves bien ─fue el comentario de Káiser quien salía vestido con un traje similar, pero masculino y, al igual que Whisper, el oscuro tenía un gorrillo.

Gracias.

Oh que bueno que mis duendecillos estén tan bien vestidos. Están guapos ─habló Eve mientras se acercaba por detrás. Al menos esa vestimenta era adecuada para trabajar con tanto frío; también les proporcionó algunas bufandas a todos de color rojas y blanco que le dieron el punto final a su vestimenta─, ahora queda desempacar los regalos en la tarima y luego haremos la entrega de estos juguetes.

Está bien. Nosotros podemos ayudarte mientras que Shadow y Whisper dan una vuelta por el área para evitar que alguien o algo venga a sabotear de nuevo ─Rhydian comentó sabiendo que no la tenían fácil ahora con esa multitud. Por lo menos habían alrededor de unos cien niños, quizás todos eran Amateur y los pocos jóvenes o adultos, que si a lo mucho eran unos cuatro a seis, no estaban tan preocupados por ser atacados.

Parece un plan ─apoyó la morena.
Entonces, los dejo en sus manos ─terminó de decir mientras salía de allí hacia donde se encontraba Blitzen.
Ya saben ─ambos Digimon miraron a sus respectivos Tamer y asintieron.

[…]

Rhydian había caminado un rato hasta que se detuvo parando en seco a Charlotte. Ella desvió la mirada algo abatida por lo que acababa de pasar de camino a ese lugar.

Lo siento, Kath ─El azabache suspiró y se disculpó por la actitud de Shadow─. Pero nosotros realmente odiamos a los mentirosos y traidores. Nos han traído muchos problemas en el pasado y por ello no tememos en tomar acciones para eliminarlos ─hizo una pausa, incomodando un poco más la fémina─, pero me desilusionó que haya puesto mi confianza en ustedes y terminara de esta manera porque no confiaban mucho en nosotros. Aún así, te prometo que tu secreto estará a salvo conmigo.

R-Realmente g-gracias ─ella estaba comenzando a llorar nuevamente y entonces Rhydian le sacó una lágrima─. Sabes, yo tengo a alguien ya…
No te preocupes. Es el deber de un caballero proteger a cuan damisela en apuros se halle.
¿Eso no te convierte en un mujeriego?
─No
─habló el azabache algo avergonzado─, ni muerto sería uno. ─Esa actitud o forma de ser, le disgustaba al músico.

Dejaron escapar un par de risillas y continuaron caminando hacia el exterior donde vieron a Eve acomodar el trineo en una mejor posición. Fantásticamente, Yukidarumon estaba contribuyendo de la misma manera en mantener ocupados a los niños mientras ellos desembarcaban los juguetes. Serían Eve y sus dos ayudantes elfos, que de elfos no tenían nada. Ella puso una música alegre de las festividades entre tanto bajaban los regalos.

Muchachos, vamos… tenemos que empezar a entregar estos regalos antes de que el clima empeore ─comentó Santa con una sonrisa.

La verdad, hablando del clima, este se encontraba pasmado. No había fuertes ventiscas ni estaba nevando a montones. Sin embargo, caían algunos copos de nieve que se ajuntaban sobre la ya residente en el suelo; sería una blanca Navidad como solían decirle la gente en los Ángeles cuando nevaba justo ese día.

Sí, será una Blanca Navidad ─se súper-emocionó la albina─, ¡Feliz Navidad a todos! ─comentó por el megáfono mientras la gente comenzaba a acercarse a donde estaban para recibir cada uno sus propios regalos.

[…]

Impmon y Shadow habían dado una vuelta por el perímetro, cada uno por un lado bordeando el lugar. Sin embargo, en un punto se encontraron y la mirada de Whisper sobre el caballero era implacable. El oscuro dejó escapar un suspiro y decidió darle una disculpa, aunque forzada; el diablillo fue un buen amigo que nunca le había fallado.

Eso no te excusa de cómo lo hiciste.
No soy bueno con las palabras ─habló simplemente encogiéndose de los hombros antes de escuchar unos gruñidos─, al parecer tenemos compañía.

Los tres Garurumon que se habían encontrado antes, ahora tenían refuerzos y estaban dispuestos a acabar con el evento en venganza por haber atravesado su territorio y haberles dado una paliza. Seis Adult los rodeaba a ambos, aunque Shadow tenía la fuerza de un Perfect, Impmon estaba en su forma Child.

Káiser ─usó el enlace del Xros Loader para comunicarse con su Tamer─, tenemos problemas.



Relikt Relikt falta poco o3o​

 
Última edición:

Something that remains
Registrado
15 Abr 2016
Mensajes
1,680
Offline
Si bien en el interior de la Villa Kamakura se estaba llevando a cabo la festividad navideña con Santaclaus y su entrega de juguetes, en las afueras se encontraban Whisper y Shadow intentando lidiar con la pequeña manada de Garurumon, quienes lanzaban ráfagas de fuego y embestidas contra el dúo de Digimon oscuros que esquivaban y en el caso del caballero, se cubría con su lanza. Al ser mayoría contra el Child y el no level, había una clara desventaja a pesar de la fuerza del miembro de la Armany’s Lion, quien solo podía encargarse de uno de los Garurumon para luego defenderse del resto.

Malditos pulgosos, debimos haber acabado con ellos allá atrás. – Decía Impmon creando un pilar de fuego para evitar las llamas azules de uno de los seis Adult.

Deberías comentárselo a tu Tamer la próxima vez que quiera hacer una buena acción como esta. – Recriminó el caballero mientras lanzaba una estocada hacia otro Digimon de pelaje blanco.

¿Ah, sí? Lo tendré en cuenta cuando tú dejes de ser un maldito metiche. – Respondió Whisper mientras corría hacia un par de tablas para evitar la embestida de otro Garurumon.

Ya me disculpé por eso. – Se quejó Renk saltando hacia atrás para ganar distancia de otros dos que se dirigían hacia él.

Discúlpate con Charles, no conmigo, idiota. – Hablaba el pequeño diablillo creando una bola de fuego y golpeando la cara del Garurumon que había metido el hocico en su escondite. El enemigo gimoteó mientras sacaba la cabeza, por lo que el Child oscuro aprovechó en encender las tablas y patearlas para que cayeran sobre otros tres Adult que se habían acercado.​

Por su parte, SkullKnigtmon utilizó un par de rayos rojos que salieron de la calavera de su pecho para atacar al par de oponentes que tenía frente a él.

[***]

Del lado de Eve y los demás, la entrega de regalos estaba siendo todo un éxito luego de ordenar a todos los jóvenes en una fila donde poco a poco iban pasando para hablar con la albina y recibir un regalo. De los copos de nieve y el frio habían hecho cargo hace un par de minutos ya que Yukidarumon había sugerido hacer chocolate caliente acompañado de galletas para darles un poco de calor físico a los niños y Child Digimon que estaban entusiasmados por el evento. Por su parte, Rhydian ayudaba a Blitzen a descargar el trineo para continuar pasando juguetes mientras Charlotte se mantenía al frente para hacer pasar uno a uno los niños que llegaban al principio de la fila.

Niños felices con muñecos y peluches de Digimon conversaban con otros niños y Digimon Child y babys II sobre los regalos que habían recibido, formándose un cumulo de jovencitos a un lado de la fila con actitudes entusiasmadas por la navidad. Con tan solo ver eso, Eve y Yukidarumon se llenaban de dicha, después de todo, el esfuerzo de los últimos días y las últimas horas estaban dando sus frutos. A pesar del ambiente de felicidad y música animada de navidad, la francesa se sentía un tanto ansiosa, esta vez esta iba focalizada a la ausencia de respuesta por parte de Jace, a quien había perdido la cuenta del número de mensajes que le había enviado.

Es bastante alentador que todo este saliendo bien. – Comentaba Gomamon sacando otra ronda de regalos, los cuales le entregó a Taylor. – Siempre hacíamos este evento en File City pero nada se compara a este panorama invernal.

Creo es han escogido un sitio perfecto para hacerlo en vez de la ciudad. – Decía el Elite girándose para colocar otro par de cajas cerca de Eve, quien charlaba con un niño rubio sobre los beneficios de portarse bien durante todo el año. – Les permite a los niños sentirse normales a pesar de estar en medio de este mundo que no es realmente su hogar.

Aunque sea por un día, Eve quiere hacer felices a todos, por eso se esfuerza todos los años para hacer regalos para los más jóvenes. – Sonreía el Child viendo con admiración a su compañera.

El viajero más tonto del mundo. – Murmuró el asiático mientras su dispositivo comenzaba a brillar en su cinturón para luego escuchar la voz de su compañero indicándole que tenían problemas. – Entendido.

Tras responder el llamado de su aliado Digimon, Taylor se acercó a Lightwood para informarle lo que estaba sucediendo, por lo que uno de ellos debía ir con el par de oscuros dado que había mucho que hacer para ayudar a Eve. Puesto así, Charlotte decidió ser quien fuese al exterior para apoyar a sus compañeros mientras que Rhydian se quedaba con Santaclaus y así continuar entregando juguetes para no hacer esperar mucho a los jóvenes.

De esa manera, Charley se disculpó con los niños que había frente a la fila y les pidió que se mantuvieran en orden para que todo siguiera avanzando fluidamente, luego de ello comenzó a correr rumbo a la salida norte de la villa Kamakura, ya que Shadow les había indicado que se encontraban justo por esa zona. Al ser un gran número contra solo dos, Charles consideró que necesitarían mucha ayuda, por lo que sacó su Lector de memorias para mantenerlo cerca en caso de necesitar un poco de apoyo extra.

[***]

Nieve se acumulaba poco a poco por la suave nevada que se estaba llevando a cabo en ese momento, sin embargo dado los ataques de fuego de los tipo bestia, así como el de Impmon, esta nieve se derretía rápidamente. Mientras el caballero hacia todo lo posible para evitar ser atacado directamente en tanto esperaban la ayuda, Whisper fue golpeado un par de veces ya que no contaba con la velocidad del No-level. A pesar de ello, los Garurumon también habían sido golpeados por el par, aunque en menor medida.

A este paso me voy a volver datos. – Se quejaba el Child oscuro intentando incorporarse del suelo. – ¿Podrías decirle a tu Tamer que se mueva un poco más lento?

Mi Tamer no es el que viene en apoyo. – Informó el caballero de capa oscura.

¡Eso! ¡que vengan sus humanos!

Ellos también tienen que pagar por su osadía de caminar por nuestro territorio. – Decían los Garurumon que habían rodeado al dúo de Digimon oscuros.

¿Y siguen llorando por algo tan absurdo como eso? – Decía Renk con sus lanzas apuntando hacia los de pelaje blanco.

Que patéticos. – Añadió Whisper.

¿Lo dice el Child que ni siquiera puede ayudar a su amigo? – Dijo otro de los Garurumon salvajes.​

Antes de que Impmon pudiese decir algo al respecto un felino de pelaje naranja apareció en el cielo atacando con sus garras carmesí a varios de los Garurumon para apartarlos y romper el círculo de donde tenían acorralados al par de tipo Oscuro. Por su parte, Charlotte, que había llegado al lugar utilizó la Digisoul Charge para hacer digievolucionar a su compañero en Devidramon.

¿Están bien? – Preguntaba la morena casi sin voz por la falta de aire debido a correr en la nieve.

Al menos ahora le estorbaré menos al caballerito. – Mencionaba el dragón.

Al fin. – Respondió el muerto viviente con capa.
La DM de Meicrackmon Vicious Mode desapareció luego de cumplir con su objetivo, dejando a tres de seis Garurumon mal heridos debido a sus ataques ya que los había tomado por sorpresa, lo que provocó que no pudieran defenderse del todo ante las garras de la memoria nivel Perfect. Aquello incitó la ira de los tipo bestia dado que venían inconcebible la aparición de aquella Tamer para apoyar al par de Digimon oscuros.


***
Lionel Lionel
 

Lionel

While we can dream, there always be hope
Offline

Con la batalla ahora emparejada, los Garurumon pensaron que obtendrían algo de ventaja si atacaban a Charlotte. Sin embargo, eso fue una mala idea. Devidramon se interpuso usando sus garras al ver a uno de estos apuntar a su Tamer. Se acercó a una velocidad ligeramente superior lo que hizo que su enemigo ahora lo mirara. Charley usó nuevamente un Digimemoria, esta vez la de Duramon: Blinded. El movimiento fue dirigido a donde se encontraba luchando su compañero que, en conjunto, pudieron eliminar al de apariencia azulada.

Shadow se hizo cargo de otro haciendo que solo restaran cuatro. Los Garurumon se vieron así, estaban malheridos y ahora veían reducidos sus números.

¿Qué sucede? ─preguntó Devidramon a su audiencia, estaba cansado y aun así todavía podía permanecer en su forma actual algunos minutos más antes de ceder. Pero, de ninguna manera, él iba a mostrarles eso.

No me digan que se acobardaron ─espetó el caballero.
¡No! ─gritó uno de ellos, pero los otros los miraron dudoso.
Deberían dejar pasar esto por una buena vez. Nosotros lo haremos y ustedes deberían hacer lo mismo ─comentó Charlotte.
No otra vez ─se quejó Shadow─, si lo dejamos volverán a atacar.

El no-level sintió que el alado lo miraba furioso, debido a que colocó sus propios intereses nuevamente antes que los demás. Shadow suspiró y miró a Charlotte dándole una disculpa a lo que ella asintió. Ya había hecho dos veces y le estaba costando mucho.

Eso ya no importa ─mencionó con una sonrisa. Estaba más emocional que de costumbre y eso sobresaltó a su hablante─, lo mismo debería ir para ustedes. Es Navidad, tiempo de paz y de amor; de reconciliación y de armonía. ¿Por qué no piensan en eso?

Crees que con tus palabras podrás cambiar la burla que nos hiciste ─el Garurumon que parecía ser el líder descargó su frustración haciéndole saber lo que era perder a sus compañeros, la humillación que recibieron de su parte y muchas otras cosas hasta que se quedó sin aliento─. No, tienes razón. Quizás no lo sepa ─Whisper la miró confundida─, así que lo siento.

Navidad… ─susurró el caballero y luego suspiró mirando a los cuatro confundidos─, yo también… lo siento ─casi no le salen las últimas palabras─, solo porque es Navidad, solo por eso.

Jefe ─Devidramon también pidió disculpa. El líder agachó la cabeza y comenzó a irse para cuando los otros Garurumon comenzaron a llamarlo.
Jefe ─llamó otro, el líder se detuvo.
Jefe ─lo hizo un tercero, pero lo ignoró y este comenzó a irse.
Déjemelos así, ya se han disculpado ─él se volteó─. Yo también tengo la culpa. Si no hubiéramos sido orgullosos, no habría pasado esto. Así que lo siento.

Los demás lo siguieron. Charlotte sabía que en el fondo ellos no eran malos, estaban defendiendo lo que era su hogar y cualquiera que se pusiera en su lugar podría llegar a tener el mismo sentimiento. Sí, como dijo Eve, era Navidad. No había porqué ser de esa manera en una época tan maravillosa y feliz, ella siempre lo decía y era feliz.

«La magia de la Navidad», quizás era eso lo que podía cambiar el corazón de todos, incluidos aquellos enterrados en la oscuridad.

[…]

Impmon fue curado por Shadow quien no estaba tan cansado por la batalla, el diablillo tuvo que guardar reposo dado que después que des-evolucionó prácticamente se desmayó. Mientras tanto, Rhydian ayudó a Eve a entregar los regalos y dar algunas palabrillas de aliento a todos los que los recibían. No tardó en llegar Charlotte la cual se unió de la misma manera. Algo había cambiado en ella, pero fuera lo que fuera, se notaba más feliz.

Chicos, ya casi terminamos ─habló Eve muy alegre de que todo hubiera salido muy bien.

Mientras ellos conversaban entre sí, unos Garurumon los veían desde una colina sentados, otros levantados y uno más acostado. Estaban pensando en lo que dijo la morena. «Quizás tenía razón» fue el último pensamiento del líder de los tipo bestia. A su vez, entre tanto ellos se hallaban allí, una chica rubia vagaba por la aldea helada. Todavía lloraba por no haber recibido un regalo de Santa y su compañero aún la estaba consolando.

Yo siempre quise uno… ─vio a lo lejos como a los niños se les terminaba de entregar todos los regalos y se acercó entre la gente a la tarima─. Santa… ─susurró bajando la cabeza, se había portado mal.

[…]

Rhydian miró a la rubia que se había robado el saco y notó que quedaban unos regalos que sobraron. Eve preguntó que pasaba y él le dijo que si podían darle uno a esa chica con el Impmon que se acercó a la tarima. Santa la observó detenidamente y luego le dio una sonrisa. Quizás si ella hubiera preguntado la razón, él hubiera contestado porque era Navidad.

No es tu culpa, Meredi ─Impmon volvía a decir─, creciste en las calles en el mundo humano… eras huérfana y… ─el oscuro no pudo terminar, las palabras no le salía mientras lloraba con ella.

Sabes ─la llamó Rhydian, pero ellos comenzaban a retroceder─. No huyas, tengo algo para ti. ─Ella pareció dudar y miró a su compañero quien también estaba confundido─. No temas, ten. Una niña de corazón que siempre creyó en Santa, es alguien siempre recibirá un regalo mientras se porte bien durante el año.

P-Pero yo ─no tenía palabras para decir.
Solo acéptalo ─casi le suplicó.
G-Gracias ─ella estaba contenta en su corazón y más nunca haría algo malo.
¡Feliz Navidad!

Eve llamó a parte a Charlotte y le entregó una caja que tenía un regalo para ella y Whisper. Cuando el oscuro abrió la caja, esta le explotó transformándolo en un Sistermon nuevamente. Charley estaba confundida por eso; Eve le explicó que Witchmon fue quien había preparado ese obsequio para ambos. Rhydian y Shadow también recibieron regalos aunque no tan llamativos como lo que le pasó al Digi de Kath.

Chicos, me encantó trabajar con ustedes ─abrazó a ambos─, espero volver a verlos de nuevo el próximo año ─ella los dejó para recoger el trineo junto a Moosemon y salir de allí a una ubicación desconocida.

Entonces… Kath ─habló Káiser dándole la mano─, mi nombre es Rhydian Taylor. Fue un placer trabajar contigo.
Kathleen Briand ─por fin le dijo su nombre verdadero─, también lo fue.
Espero poder continuar trabajando contigo en un futuro próximo y conocer a la verdadera Charlotte Ligthwood ─ella se rió.

Shadow se burlaba de Whisper por su nueva apariencia y le dijo que nunca pensó que fuera una muñeca. Eso le hizo hervir la sangre y comenzaron a luchar con bolas de nieves a lo que sus Tamer se unieron a ellos.

Todo fue como si hubiera salido de un cuento de Navidad. ¿Realmente unas pocas palabras podrían cambiar a la gente? ¿Sinceras palabras y acciones? Shadow quedó meditando en eso por unos momentos al igual que su Tamer. Al parecer…

«La magia de la Navidad sí existe…»


Relikt Relikt listo. Masaru Masaru la idea de transformar a Whisper a Sistermon fue de Relikt.

Ciertamente creo que el final me quedó muy cursi y eso, pero fue lo que se me ocurrió.*Soy malo cerrando quest* aún así, espero que disfruten de la lectura.

 
Última edición:

Reflejo
Moderador
Offline
¡Saludos Lionel Lionel , Relikt Relikt ! Aunque no lo crean, no he procrastinado tanto con la evaluación de esto (?) Aquí vamos~

Narrativa
Me complace ver este rubro tan cuidado por parte de ambos. Considerando la extensión del escrito, afirmo que los errores fueron mínimos y para nada cruciales. Se notó que estuvieron pendientes de este apartado y eso me permitió avanzar con la lectura a gran celeridad. Bien hecho. Igual les voy a enumerar lo que encontré por si desean refinarse más.
— parecía que trabajaban>parecían trabajar.
Redundancia:
—"energía positiva que irradiaba Eve les daba energía"
—"estaba adornado con adornos"
—"toda la ayuda posible para acabar todo"
—"Niños felices con muñecos y peluches de Digimon conversaban con otros niños y Digimon Child y babys II"
Falta de comas:
— "De los copos de nieve y el frio habían hecho cargo hace un par de minutos ya que Yukidarumon había sugerido hacer chocolate caliente acompañado de galletas para darles un poco de calor físico a los niños y Child Digimon que estaban entusiasmados por el evento. Por su parte, Rhydian ayudaba a Blitzen a descargar el trineo para continuar pasando juguetes mientras Charlotte se mantenía al frente para hacer pasar uno a uno los niños que llegaban al principio de la fila. "
— volver a retomar>volvieron a retomar
— "correr siguiendo rastreando el Xros Loader" (Redundante en el contexto de una persecución)
— siempre lo hacia>hacía
— un Digimemoria >una

Relikt [23/25]
Lionel [24/25]

Interpretación
Me gusta la interacción que hay entre Whisper y Shadow, combaten el sarcasmo con sarcasmo y en una que otra ocasión llegaron a sacarme una sonrisa. Tienen buena química y les sale natural manejarlos así que intenten explotar más esta sinergia si se les da bien. No obstante, quedé satisfecho a medias con este rubro, me explico por qué: Empezado por lo más importante, se mantuvieron muy al margen con la interpretación de Eve. Sí, su faceta alegre la plasmaron bien, pero se la vio demasiado racional y con los pies en la tierra durante toda la Quest. Esa falta de sentido común suya no apareció en ningún momento. Veamos:
─Fue por un saco de regalos que fue robado ─dijo Impmon. La chica navideña frunció un poco el ceño molesta por esa acción a lo que se le podía atribuir a un Grinch─
Natural enojarse con alguien que comete una acción así. ¿Pero ella no se va a interesar en los ladrones? ¿Al menos intentar comprender por qué alguien querría robar la navidad?
– Oh, cuando lleguemos a Kamakura, tengo disfraces de navidad que es obligatorio que se pongan. – Indicó Santaclaus con una cándida sonrisa que no agradó mucho al caballero oscuro. – No puedo ser un buen santa si estoy siendo escoltada por personas normales. No, quiero que los jóvenes vean que ustedes son mis duendes compañeros, así que necesito que sonrían y disfruten.
Demasiado sentido común. Aquí se muestra cómo ella entiende el contexto y tiene cuidado de la imagen que dan sus compañeros. Eve en el rol es un personaje un tanto "toon", se podrían haber tomado más libertades con ella para que hiciera cosas más sorprendentes. Aquí por ejemplo ella les podría haber preparado un disfraz a Devidramon y Shadow para darles un aspecto invernal, ¿cómo? ¡Pues con la magia de la navidad! Tampoco les habría explicado por qué llevarlos, ella simplemente los arrastraría sin tener en cuenta sus opiniones, después de todo, es un mar de alegría.
–¿Eh? ¿Qué es lo que está pasando? ¿Charlotte? – Preguntaba la de ojos dorados más confundida de lo normal. – ¿Te están persiguiendo acaso?
Esa desorientación es digna de alguien con sentido común. ¿No habría sido mejor que al ver las lagrimas de Charlotte la intentase animar con ferviente alegría? Son pequeños detalles, pero definitivamente marcan si son capaces o no de hacerse con un personaje del compendio. Mi consejo es que siempre que tengan que usar un NPC, lo utilicen tanto como si fuese otro miembro de la party.

También los noté un poco fuera de foco con el manejo de Rhydian. Se supone que es un personaje humilde y caballeroso, pero de a ratos hacía comentarios bordes o egocéntricos.
– Sabes, hubiese sido una descortesía no invitar unas galletas si tus compañeros eran desconocidos.

– ¿Quieren que les invite un café o algo así? – Decía el japonés enarcando una ceja.
– ¿Vas a decirme algo o solo te quedarás mirándome? – Preguntaba el asiático cruzándose de brazos. – Porque estoy comenzando a pensar que esto es una especie de confesión.
─Lo siento, Kath ─El azabache suspiró y se disculpó por la actitud de Shadow─. Pero nosotros realmente odiamos a los mentirosos y traidores. Nos han traído muchos problemas en el pasado y por ello no tememos en tomar acciones para eliminarlos ─hizo una pausa, incomodando un poco más la fémina─, pero me desilusionó que haya puesto mi confianza en ustedes y terminara de esta manera porque no confiaban mucho en nosotros. Aún así, te prometo que tu secreto estará a salvo conmigo.
Aquí en especial, ¿realmente usaría palabras hirientes con las que hacer llorar a otra persona? Entiendo que no es su intención por cómo termina la frase, pero esa manera de empezar en la que se siente "traicionado" (herida de ego al tomárselo personal) es lo que está fuera de lugar con su ficha.
En cuanto a otros NPC. Me pareció raro que Digimon tan territoriales abandonasen, valga la redundancia, su territorio para buscar venganza.

Relikt [17/25]
Lionel [19/25]

Realismo
El desarrollo de las peleas me pareció correcto. No sentí que en ningún momento estuvieran tensando la realidad así que bien por ese lado. No obstante Lio, se hizo presente una vez más el sexto sentido de Rhydian y Shadow para detectar problemas. Entiendo la frase "uno atrae lo que piensa" pero la forma en la que están tan alertas en plena fecha festiva no es humana: No quedó claro qué es lo raro que vieron ni qué les motivó a buscar a otro Impmon y su Tamer. La causa y efecto estaban invertidas. En otras palabras, el proceso a seguir debió ser "Hey, esos se comportan extraños, algo no cuadra", en lugar de "Hey, algo no cuadra, busquemos un comportamiento extraño".

Relikt [25/25]
Lionel [23/25]

Desarrollo
La trama estuvo bien balanceada entre los conflictos que iban surgiendo y las tareas que debían cumplir para Santaclaus. Me gustó que al final no se olvidaran de la chica que intentó robarles, aunque si habría estado un poco mejor que profundizasen su historia para que no se sintiera forzado en el cierre. Algo similar ocurrió con la relación entre Rhydian y Charlotte. Deben recordar que el lector no siempre va a estar al tanto de las aventuras de sus personajes, esto lo digo porque no quedó clara la relación que había entre los dos. En la ficha de Rhydian dice que son amigos, pero por la forma en la que lo plantearon parecían más como compañeros de Quest ocasionales, solo conocidos. Por eso fue tan extraño el hecho de que el japones se sintiera ofendido por las razones de Kat. ¿Qué es él de ella? Les recomiendo hacer un mini-resumen para el lector y que allí pongan cualquier dato necesario para la profundidad de lo que quieren narrar.
La falta de manejo de Eve y la incógnita sobre la ausencia de Jace también les afectó un poco. Recuerden, manejar múltiples personajes es complejo, pero también la clave para demostrar la soltura que tienen con la historia. Siempre podrán seguir mejorando con eso, nunca se llega al nivel suficiente.

Ambos [21/25]

Nota y paga:
Lionel [87/100] 500 bits
Relikt [86/100] 500 bits

EVO: +1 Evo Shadow
Fama: +2 Ambos
Stats: +1 DEF Whisper.
Blast Gauge: N/A
Extras: Acompañante (A o B) para ambos. Pueden reclamarlo en el tema correspondiente cuando gusten.

Cualquier duda o queja ya saben, por el medio que crean conveniente, ahí estaré para atenderlos. Pagas asignadas.

Mame Token asignado (Lionel)
 
Última edición:
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba Pie