Oneshot El Último Digimon de la Oscuridad

Izumi Sakai
Registrado
15 Sep 2014
Mensajes
1,630
Calificación de reacciones
1,811
Puntos
600
Edad
27
Hola amigos de esta sección de fanfics sobre Digimon. Un gusto hablarles y venir a mostrarles un One-Shot que decidí hacer sobre uno de los Digimon que a mi parecer es genial en cuanto a su existencia como tal. Espero que les guste este pequeño relato desde el punto de vista de ese Digimon que por destino o no es la suma de todos los pensamientos de dolor de los Digimon extinguidos.

El último Digimon de la Oscuridad.



Oscuridad y oscuridad, todo lo que veíamos era oscuridad desde el momento que fuimos condenados a pasar el tiempo en este lugar. Nuestros pensamientos tomaron forma, pero el dolor aún seguía y nuestra ira crecía. Al final nosotros una vez más hemos regresado…

Ahí estaban los ocho niños que deben de vencernos, a los que hemos llamado para combatir con nosotros y demostrarle a Dios que sus enviados no son más que una farsa.

Valor

Amistad

Luz

Esperanza

Amor

Pureza

Sinceridad

Conocimiento

Cada uno de los niños representan lo que odiamos ya que fuimos privado de ello. Sentimos el rencor recorriendo todo nuestro ser mientras la oscuridad está consumiendo tanto su mundo como el nuestro. Es momento de salir y mostrarnos después de tanto tiempo.

Así es hemos regresado para vengarnos de toda esa mortificación. – Hablamos con ira en nuestra voz.

Todos se quedaron callados al oír nuestra voz que representaba todo nuestro odio hacia la vida misma. De la oscuridad la forma física que hemos tomado ha aparecido frente a ellos quienes intrigados nos miraban. Somos como un cubo con muchas caras, un dodecaedro donde nuestros pensamientos han sido capaces de deformar la tela espacio-tiempo entre ambas dimensiones.

Nuestras caras se extendían como pirámides, nuestras cadenas fueron mostradas y nos liberaron para dejar al descubierto nuestras garras las cuales contrastaban en medio de esta oscuridad. Una de esas caras liberaba una pirámide mientras que la opuesta nos liberaba a nosotros.

“Saldremos de la oscuridad para ver más oscuridad, ¿irónico? No lo creemos.” – De repente la cara que se extendía y que nos iba a dar paso desapareció mostrando una oscuridad como por la que estábamos rodeados y de ahí se extendió la parte que contenía nuestro cuerpo.

Cubiertos con nuestra capa salimos y ahora se extendía mostrando lo deteriorada que se encontraba.

¿Damos asco? Tal vez.

“Quitemos la barrera para que puedan vernos.” – Pensamos mientras que con nuestro inmenso poder le mostramos a la gente del mundo real que existimos.

En cada parte de su mundo nos verían a nosotros y nuestras voces llegarían a cada rincón de aquel lugar que pronto será nuestro.

Los niños frente a nosotros mostraban temor. ¿Por qué mostraban temor aquellos que eliminaron a los Amos Oscuros?

¿Acaso deseaban que esto sólo sea un sueño?

Puede ser, pero ahora ellos pagaran los pecados por los que Dios nos ha culpado. Niños inocentes que no tenían nada que ver en esta guerra perecerán ante nosotros.

“Extendamos el sufrimiento.” –

Ustedes creen que somos espantosos, ¿no es verdad? – Un silencio total se presentó, ni uno de ellos dijo algo. – Lo sabía se nota en sus rostros. –

Es hora de hablar de nuestro dolor, es hora de hablar de cómo hemos sido privados de vivir.

Durante el proceso de evolución por órdenes de la naturaleza nosotros quedamos en la extinción. – Iniciamos nuevamente con nuestro discurso sólo para ser interrumpidos por uno de ellos.

¿Proceso de evolución? – Preguntó uno de esos niños.

Así es, los digimon hemos perdurado por muchos años evolucionando constantemente. ¿Ustedes saben quiénes desaparecieron de todos ellos? – Esperamos que al menos sean capaces de ver en nuestro dolor.

Es inevitable que cualquier ser se extinga por el proceso de evolución, ya que este es incapaz de acoplarse con su medio ambiente. – Las palabras del portador del conocimiento llenas de desentendimiento a nuestro sentir ha hecho que nuestro odio crezca.

No importa que sean niños, son tan culpables como Dios.

¿Verdad?

¡Cállate! – Gritamos llenos de rabia logrando asustarlos. – Que es inevitable, ¿crees que con decir eso arreglaras todo? –

¿Qué tratas de decirnos? – Habla el chico de la amistad.

¿Están juzgando que no estábamos calificados para seguir viviendo en este mundo? –

No, yo quise decir eso. – Trataba de justificarse el otro.

Fuimos una clase de Digimon que no superaron el proceso de evolución y lo único que conocemos es el odio junto a la tristeza. – Afirmamos nosotros mientras podíamos verlos dudar de sus actos.

¿Entonces eres el conjunto de los pensamientos de los Digimon extinguidos? – Dijo una niña de cabellos naranjas quién parecía fuerte, pero nosotros sabíamos que eso era más que una mentira.

“Que inteligente eres niña.” – Pensábamos viendo a cada uno de ellos. – Niños elegidos y también esos Digimon que están junto a ustedes, queremos decirles que los hemos esperado ansiosamente. –

¿Qué, a qué te refieres? – Preguntó ese Digimon compañero del chico que tenían como emblema la amistad.

Presten atención. – Es hora de hablar de nuestro destino.

“¿Debemos hacerlo?” –

“Ellos deben saber de lo que fuimos privados.” –

“¿Nos entenderán?” –

“Lo harán, por eso son unos elegidos o perecerán al interponerse en nuestro camino.” –

Nosotros fuimos enterrados en oscuridad tras oscuridad con nuestras penas y tristezas. – De repente sentíamos como el dolor de un corazón podrido regresaba nuevamente. – Ustedes se divertían en aquel lugar lleno de luz sin que nada les preocupará. –

Queríamos mostrarles lo que pasamos.

¡Es una injusticia! – Gritamos con todas nuestras fuerzas liberando parte de nuestro poder.

Los gritos de los niños elegidos eran escuchados junto a los de sus Digimon. Los hemos enviado muy lejos para nuestro disgusto, pero estaban en posición exacta para presenciar lo que queríamos mostrarles.

Dolor.

¿¡Acaso hicimos algo indebido!? – Alzamos nuestras manos para después enterrarlas en nuestros hombros haciéndolos sangrar. - ¿Por qué ustedes reían mientras nosotros sólo llorábamos y sufríamos? –

Los niños estaban en shock al vernos junto a un miedo que no sentían antes.

No, no puedo verlo. – Lloró una niña de sombrero mientras los demás la ignoraban.

Nosotros también podemos llorar y sentir emociones. – Queríamos llorar para que vieran que nosotros somos como ellos y que también sentíamos el dolor, pero nuestro odio era más poderoso. – Que un reglamente haya dictado nuestra extinción de este mundo es algo que jamás podremos olvidar. –

La portadora de la luz lloraba al vernos.

El portador de la esperanza perdía las suyas.

El del conocimiento no sabía qué hacer.

La sinceridad no estaba en el chico más grande.

El amor no ayudaba en nada.

La pureza de ella se veía oscurecida por nosotros.

Teníamos deseos de vivir, de luchar por la justicia y amar. – Apretamos cada vez más nuestras heridas haciéndolas sangrar más mientras nuestro odio crecía a cada momento. – Ansiábamos ser de utilidad para este nuestro mundo. –

La amistad de ellos se destrozaba.

Y su valor se desmoronaba.

¿Acaso este mundo jamás nos necesitó? – Es obvio que jamás nos necesitó. – O no significamos nada para él. –

“Nosotros no somos nada para nadie.” –

“Cura nuestras heridas.” –

“Para comenzar de una vez y para siempre sumir ambos mundos en oscuridad.” –

“Sólo así nos comprenderán.” –

Tiene la habilidad de regenerarse. – Comentó uno de los niños al vernos curar nuestras heridas.

Nosotros nos apoderaremos del Digimundo, construiremos nuestro lugar y todo aquel que interfiera será borrado del mapa. – No nos importaba privar de la vida a los demás si ellos gozaban de una alegría de la que nosotros ya habíamos sido privados.

“Mostrémosles nuestro poder.” –

“Acabemos con la portadora de la luz.” –

“Eso destrozará al hermano.” –

Que todos los lugares llenos de luz sean malditos por la oscuridad. – El hermano al escuchar eso se dio cuenta de lo que haríamos. Nosotros movemos primero al fin y al cabo este es nuestro mundo. – Rayos del mal. –

Una de nuestras cadenas de ADN que conectaba a una garra tomo la forma de MetalSeadramon lanzando su ataque de río poderoso.

La octava niña elegida noto que el ataque venía directamente hacía ella.

Podíamos presenciar su muerte con nuestros ojos.

Hikari. – Gritó su tonto hermano sin poder hacer nada.

De repente su estúpido Digimon se interpuso entre nuestro ataque y la niña. Ella lo resistió bastante bien, pero era obvio que sus fuerzas para hacer algo más ya no estaban. Angewomon, el digimon tipo ángel fue el primero en sentir nuestro poder ante los gritos horrorizados de su compañera.

Pusimos nuestras manos en el pecho y veíamos como los niños estaban impresionados por aquel ataque para nuestro deleite.

Niños de buen corazón acabamos de demostrarles nuestra amistad. – Todo esto era delicioso para nosotros y eso que apenas estábamos comenzado. – ¡Ahora sigue nuestro amor! –

Otra garra tomo la forma de Myotismon, aquel Digimon beneficiado por nuestro poder en ambos mundos.

¡Látigo sangriento! – Gritamos para que el ataque de aquel Digimon fuera directo a la niña del sombrero.

Los gritos de terror de ella eran música para nuestros oídos.

¡Mimi! – Pero su Digimon tenía que intervenir, aunque por dentro ya lo sabíamos.

“¿Por qué lo hacen?”

“¿Por qué los protegen?”

“¿Por qué sentimos tristeza al ver esto?”

Nuestra mirada ahora se posó en la niña del emblema del amor.

¡Justicia! – Y así nuestra justicia tomó la forma de Machinedramon. – Cañón Giga. –

El ataque nuevamente fue bloqueado por uno de esos estúpidos Digimon quien protegió a la niña. Acaso no se dan cuenta que sus intentos de proteger a sus elegidos.

Es probable que use todos los ataques de los Digimon con los que hemos luchado. – El niño de la computadora miraba asombrado nuestro poder.

¿Qué? – Preguntó uno de ellos con temor. – ¿Entonces equivale a luchar contra todos esos Digimon? –

Los niños voltearon a vernos con terror absoluto en sus rostros. Sabían que nosotros no éramos como los Amos Oscuros ni como los otros Digimon que ansiaban apoderarse del mundo digital, no, nosotros queríamos que nuestro dolor envolviera este mundo y el suyo.

“Es hora.” –

“Hay que mostrarles nuestro poder.” –

Les advertimos que aún falta por mostrarles nuestros poderes más terribles. – Estábamos listos para lo que venía. – ¡Muerte evolutiva! –

Y así nuestras garras guiadas por los poderes evolutivos encontraron a sus blancos. Cada uno de esos Digimon fueron tomados por nosotros mientras sus compañeros veían asombrados por la velocidad de nuestro ataque.

Ahora sabrán lo que se siente ser extinguidos por el proceso de evolución. –

Poco a poco cada uno de los Digimon, desde el más chico al más grande, regresaban a su forma novata perdiendo la evolución más poderosa. Los niños miraban tristemente la escena, sabían que ya no habría posibilidades de ganar si esto seguí así.

No los dejaríamos.

Regresaron a la normalidad. – Varios hablaron asombrados.

Perdóname T.K. – El patamon se sentía culpable, ¿por qué?

No es necesario que te disculpes. – Le reconfortó el niño.

Pero así nunca les ganaremos. – Menciono la menos sacando una sonrisa de nosotros.

No te des por vencida. – Habló su compañera.

Así es aún estamos en condiciones para luchar. –

Sí, evolucionen una vez más. –

Lo malo es que tengo un poco de hambre. –

Hay que ponerles entusiasmo amigos. – Dijo el agumon.

Cada uno de ellos asintieron, el momento que habíamos esperado se acercaba.

“Muestren nos sus digivices como los emblemas.” –

“Háganlo.” –

Y así los niños mostraron dónde ocultaban aquellos objetos preciados.

¡Garras Mortales! – Nuestro grito fue escuchado por ellos, pero ya era demasiado tarde.

Nuestra garra se abrió y se cerró dejando salir numerosos brazos de Devimon, los cuales se extendieron hasta llegar a arrebatarles a los niños aquellos objetos que usaban para evolucionar a sus digimon. No podían creerlo, estaban asustados algunos.

“Es hora.” –

“Destruyamos cada emblema.” –

Sin pensarlo dos veces lo destruimos. Ahora ya no eran más que recuerdos.

Destruyo los –

Emblemas. –

Así no podrán evolucionar. –

Sus lamentos eran escuchados por nosotros. Sabemos que en su mundo los están escuchando, ahora ya no hay nada que nos detengan en nuestro plan de justicia.

Creo que ya entendieron la desesperación por la que pasamos al no poder evolucionar. – Y parece que en verdad entienden como estábamos al morir durante ese horrible proceso de extinción.

No puede ser, destruyo todos nuestros emblemas. – Habló el más grande de ellos en profunda decepción.

¿Podremos ganarle a ese monstruo sin que los digimon evolucionen? – Esa niña de verdad quiere una esperanza.

No creo que exista manera de evolucionar a los digimon sin los emblemas, simplemente no hay forma de vencerle. – El más listo, el que habló sobre nuestra muerte se encontraba en plena desesperación.

No, claro que los venceremos. – El chico que luchaba por su pequeña hermanita trataba de tener valor para hacernos frente, pero sólo había miedo en él.

¿Cómo lo vencieron los niños elegidos antes que nosotros? – Para el portador de la amistad sería divertido ver su rostro al saber que aquellos niños fracasaron en su misión de detenernos.

“Bórralos de la base de datos.” –

“Deja que sufran nuestro destino a manos de Dios y sus reglas.” –

“Que sepan lo que es el dolor de estar desesperados por seguir viviendo.” –

Runa ni Taede Ha Chitaemao, Runa ni Taed Ha Chitaemao. – El momento había llegado, era hora que pagaran por los años de sufrimiento por los que hemos pasado.

Gritaron desesperados al darse cuenta que pronto estaban siendo desfragmentados.

¡Esto es terrible, la base de todos está siendo desfragmentada del Digimundo! – Grito uno de ellos al ver con horror el desaparecer de la existencia.

¿Qué dijiste? – Preguntó el líder con miedo.

¿Qué pasa con todos nosotros? –

Y lo único que escuchamos fueron sus gritos de horror al ver que desaparecerían tal y como nosotros lo hicimos.

Ustedes son sólo datos. –

 
  • Me gusta
Reacciones: ElohimEditor

Registrado
6 May 2010
Mensajes
1,013
Calificación de reacciones
254
Puntos
500
Me da lastima que nadie comente y aun mas en un fic tan interesante como este.
Apocalymon es de mis villanos preferidos por el argumento que implica. Y en este Oneshot lo hiciste brillar de una forma poco vista. Me agrado bastante las conversaciones dentro de si mismo para resaltar todas las almas extintas que guardaban ese resentimiento. Es un fic con un argumento mas profundo que los que usualmente leemos sobre Adventure.

El final fue muy curioso porque quedo en un extraño suspenso. Me hubiera gustado leer los pensamientos de Apocalymon hasta su muerte.

Saludos.
 
  • Me gusta
Reacciones: Vega0313

Comentarios por Facebook