Original Fic Entre la espada y la esperanza

HopeOfDawn

Whatever the cost may be...
Registrado
11 Jun 2016
Mensajes
218
Offline
Saludos a todos, soy nuevo en el sitio y pues la primera cosa que se me ocurrió hacer es dejar un fic original XD, toda critica constructiva es bien recibida, espero esta historia sea de su agrado!

ENTRE LA ESPADA Y LA ESPERANZA
Capítulo 1: Comienzos

"En esa tierra las sombras reinaran y la luz se habrá ido por siempre... El futuro ya se ha escrito." El felino termino de leer por enésima vez en la pantalla de su holo-cursor, si bien este aparato necesitaba ya una mejora con urgencia se encontraba lejos de casa para hacer dicha cosa; pero quien lo mando a aceptar este trabajo...oh... cierto el mismo... Su nombre era Valkhan Armis, era puesto que ahora respondía al nombre clave de "Shade"; las cosas que uno cambia por amor a la familia...

*
Punto de llegada cercano, tiempo aproximado: 5 minutos* Anunció una voz electrónica en la pantalla de un monitor, la pequeña nave en la que viajaba no era mas que para transportación rápida de un punto a otro, sin embargo le servia bien; con un pesado suspiro se levanto de su asiento y se dirigió al vestidor improvisado en el centro del almacén, el cuarto era apenas lo suficientemente grande como para moverse de manera cómoda, un baúl metálico rectangular guardaba las cosas de dicho felino.

-Una misión mas a tu historial hijo, según esto, la ultima para terminar un contrato y obtener tu retiro... Seras extrañado, siempre haz sido un buen elemento...- Shade se limitó a solo rodar sus ojos ignorando el discurso de su contratista y cambiar su ropa de civil a su traje de trabajo, sacándose sus jeans, tenis deportivos y playera blanca de manga corta se quedó solo en unos boxers ajustados negros, el pelaje café claro y moteado era corto pero sedoso, unas manchas negras adornaban su espalda y parte de sus costados, dejando un blanco impecable desde la mitad de sus mejillas, pasando por su pecho y vientre hasta su entrepierna y parte interna de la mitad de sus muslos; un secreto suyo era que siempre le gustó mantener un riguroso cuidado de mantener lustroso y sedoso su pelo, sus años en el trabajo de contratista militar privado habían rendido frutos con su cuerpo, cambiándolo de un lince delgado a un felino de cuerpo atlético y resistente (tal y como atestiguaban las distintas cicatrices que tenia sobre su espalda, torso y piernas, siendo la mas llamativa una "X" en su vientre y un tajo diagonal en su mejilla derecha).

-Señor, no quiero interrumpir su "discurso multinacional" pero prefiero que me diga mis objetivos para acabar ya con esto.- Contestó Shade desde el cubículo a la pantalla fuera del vestidor.

-Siempre al grano, deberíamos tener mas unidades como tu chico, en fin, los objetivos son simples para alguien de tu... habilidad... Es simple, el país de Iliran ya es un estado fallido, la guerra civil lo ha devastado y no hay control de ningún tipo, tu misión se divide en tres simples fases: Eliminar al bufón del presidente Ramben Aleer, secuestrar a su único heredero Siver Aleer y sacarlo del país junto con su anillo familiar... Pan comido.- Dijo el contratista desde la pantalla.

-¿Cuál es la trampa aquí?- Pregunto secamente Shade mientras se ajustaba las correas de sus pistoleras y de su equipo, una misión final no podía ser así de fácil y el felino lo sabia, aprendió esa lección en su primer trabajo, al grado de casi perder su vida.

-No hay trampa chico, tu cursor tiene la información del país, la capital (que es a donde vamos) y la ruta y punto de extracción que vas a seguir; mi única advertencia es que aquí no tienes aliados , estas solo hasta que lleguen por ti en la extracción.- Terminó el contratista cambiando su pantalla a un mapa del sitio de destino mas una trayectoria marcada en una linea punteada en rojo que salia de la ciudad por el norte a un área un poco montañosa unos kilómetros hacia el norte.

-¿Que hay de las fuerzas de los países extranjeros y los pacificadores?- Pregunto Shade saliendo del cubículo, su vestimenta era ahora un traje de camuflaje militar gris con negro, su pecho estaba protegido ahora por una especie de armadura que se resaltaba la figura atlética del felino, su cola no contaba con mucha protección más que un pequeño triangulo en la base lo cual dejaba que el peludo apéndice se moviera con libertad; sus pierna derecha tenia una pistolera vacía mientras que la izquierda contenía una sola placa del mismo material que tenia en el pecho, pero con cuatro fundas para cuchillos igualmente vacías, los pies lucían unas botas metálicas oscuras que no producían sonido alguno mientras caminaba *Huh... bendita tecnología supongo* Pensó; ambos brazos de estaban protegidos desde los hombros hasta solo hasta la mitad de los antebrazos y las patas estaban cubiertas por unos guantes metálicos con unos nudillos reforzados ideales para golpear con fuerza, el cuello esta resguardado solo de los lados por un par de placas que sobresalían del traje; para terminar el conjunto unos lentes oscuros ocultaban los ojos color cobalto del felino.

-Ahí es lo divertido hijo, ellos también estarán en tu contra, te dispararan sin darte oportunidad de explicarte, la orden que tienen todos ellos es atacar a todo sospechoso y preguntar después.- Respondió la pantalla mientras el felino paseaba por los contenedores del lugar revisando la variedad de armas que tenia a su disposición, después de revisarlos todos optó por poner en la pistolera su confiable beretta negra con silenciador, unos cuchillos para arrojar en los estuches a su izquierda, un rifle de francotirador semi-automático a su espalda, un rifle de asalto (ambos con silenciador) y por ultimo pero no menos importante: una katana con un inusual filo color azul eléctrico; Shade sonrió levemente al ver el filo del arma antes de ocultarla dentro de su funda y ajustarla sobre su espalda dejando la empuñadura sobresalir del hombro derecho.

-Entiendo... al final de esto... se transferirá el ultimo pago, ¿Que garantía tengo que ella lo recibirá?- Pregunto el felino hacia la pantalla que aun mostraba el mapa.

-Ya he depositado la mitad a la cuenta, la otra mitad sera depositada en cuanto estés abordo del vehículo de extracción junto con el heredero y los anillos.- Respondió el contratista secamente, nunca le ha gustado pagar por adelantado, pero todo terminaría pronto.

-Muy bien...- Contestó Shade con un breve suspiro antes de notar que su punto de llegada estaba cerca, a menos de un minuto, caminando con un poco de vigor se acerco hasta la puerta que se abría en la parte trasera del almacén de la nave dejando ver el exterior por primera vez, una densa jungla se encontraba pasando por debajo de el mientras que apreciaba el estrellado cielo y la luna llena que iluminaba la noche y daba un fantasmagórico brillo a los arboles y claros que aparecían ocasionalmente a gran velocidad.

-Recuerda hijo, en cuanto elimines al padre y te lleves al hijo se desatará el caos total en la ciudad, asegúrate de tener una distancia prudencial del palacio cuando se den cuenta de lo que ha pasado.- Replicó por último el monitor antes de apagarse, Shade recuperó su cursor y lo guardo en un bolsillo en su cinturón.

El paisaje súbitamente se despejó de arboles dejando un masivo claro con múltiples edificaciones, casas pobres y edificios derruidos rodeaban a un palacio central protegido por un muro que separaba ambas secciones como si fueran mundos diferentes, una triste realidad de lo que el país estaba viviendo actualmente, con un ultimo suspiro, el felino esperó hasta que la nave pasó lentamente encima de un edificio alto, dándole la oportunidad de saltar fuera y luego de una caída de almenos unos cuatro metros aterrizar silenciosamente.

Luego de dejar a su pasajero la nave cerró inmediatamente la puerta y se alejo rápidamente para no despertar ninguna sospecha; Shade se incorporó y con un click sobre el lado derecho del armazón de los lentes estos se encendieron con una pantalla color naranja, mostrando un minimapa y una mira que era guiada con el movimiento de sus ojos, dando unos silenciosos pasos al frente miró en dirección a su destino, el palacio tras los muros, a un par de kilómetros frente de el, en las calles debajo de el algunos carros y edificaciones estaban en llamas, al parecer una lucha había terminado recientemente dándole a el la oportunidad de aprovechar el alto al fuego para infiltrarse.

-Cada cosa en su lugar...- Recitó para si mismo en apenas un susurro poniendo su pata sobre su pecho, respiró hondo un par de segundos con los ojos cerrados y al abrirlos nuevamente se comenzó a mover buscando la forma de bajar de ese techo y dirigirse hacia sus objetivos... Sus últimos objetivos...
 

HopeOfDawn

Whatever the cost may be...
Registrado
11 Jun 2016
Mensajes
218
Offline
Siguiendo con el capitulo 2, he notado que en otros fic pueden dejar el capitulo dentro de un apartado de spoiler, si alguien lee esto me podrían decir el como hago eso por favor, se los agradecería mucho :D , bueno a continuación el capitulo 2 de esta historia!

ENTRE LA ESPADA Y LA ESPERANZA
Capítulo 2: Hay mejores formas...

Shade corría lo mas silencioso que podía a pesar del equipo que cargaba consigo, tenia el tiempo medido y una nueva batalla podría estallar en cualquier momento, la tensión en el ambiente era casi tangible como una niebla a su alrededor, las calles estaban llenas de impactos de balas y casquillos de distintos calibres, sangre podía verse en distintos lugares y las casas que en un tiempo pudieron haber sido lindos lugares para vivir ahora solo eran sombras de sus antiguas glorias. Mientras avanzaba con cautela, el felino logro ver que no había un orden definido de donde se encontraban las facciones que antes se enfrentaron, grupos dispersos se encontraban por todas partes, lo cual volvía el llegar al muro externo del palacio una tarea complicada, distintos elementos de los grupos enfrentados patrullaban las calles y los edificios aun si sus enemigos se encontraban a una o dos casas de distancia; se detuvo un momento a escuchar moviendo sus orejas en búsqueda de algún sonido que delatara las ubicaciones de más personal que pudiera causarle algún problema, al comprobar visualmente que no había nadie siguió avanzando tan rápido como pudo.

-Vamos... es por ella... todo sea por ella.- Murmuro en voz baja mientras se abría paso por las calles el muro cada vez más y más cerca.

Dentro del palacio: Habitación de Siver Aleer

-¡Padre porque tengo que hacer esto! Es repugnante y era rival tuyo...- Dijo el joven lupino a su padre mientras era arrastrado hacia su propia cama, a pesar de que se resistía el agarre de su padre en su muñeca era férreo y si algo había aprendido bien era que el hacer enojar a su progenitor mientras estaba estresado no era una buena idea.

-¡Porque te lo ordeno y porque fue el acuerdo con el que llegamos para que nos saquen de aquí! Tenemos suerte que aun un puñado de nuestros guardias nos fueran leales y pudiéramos encerrarnos antes de que la rebelión nos alcanzara en la plaza.- Con un tirón arrojo a su hijo sobre su cama y lo amenazó apuntándole con su dedo indice.
-Mas te vale complacer a Zhaar cuando llegue muchacho... o lo lamentaras...- Sin decir mas el presidente Ramben se giró y salió de la habitación cerrándola con llave a su salida dirigiéndose a su estudio personal.

-¡Sáquenme de aquí! ¿Hola? ... Por favor...- El joven lobo recargó su frente contra la puerta con los ojos cerrados dejando unas lagrimas rodar por su mejilla, no lo podía creer, su propio padre lo había vendido como carne para salvar su pellejo, su madre no lo hubiera permitido,sin embargo ella ya no estaba para protegerlo, Siver caminó hacia su ventana igualmente cerrada y miró hacia la luna, sabía que su padre no lo había adoctrinado en la habilidad secreta de la familia por temor a ser derrocado, pero lo irónico del caso era que ahora estaba ya básicamente derrotado por su propio pueblo.
-Madre... si puedes oírme... ayúdame... no me desampares ahora...- Sin embargo un escalofrió
recorrió su espalda al escuchar el seguro de su puerta desbloquearse y abrirse lentamente.
Muro del palacio

-¡Ya cállate!- Susurró Shade un poco alto al girar el cuello de uno de los guardias terminando con su vida, de haber sonado la alarma en ese momento la operación se habría arruinado, lo de menos era ser descubierto dentro del recinto, no aun mientras estuviera fuera. Arrastrando el cadáver del guardia y escondiéndolo dentro de unos arbustos se dispuso a revisar el mapa de la edificación frente a el, su cursor tenia el mapa detallado del lugar, sin embargo las ubicaciones de sus objetivos eran un misterio, el tiempo estaba en su contra, pronto habría cambio de guardia y si notaban la ausencia de el guardia caído todo se complicaría.

-Unidades de escolta, el señor Zhaar pasará a los aposentos del joven Siver... personal de escolta real, diríjanse al estudio privado, el presidente estará en junta con sus concejales hasta el momento de la extracción, el resto del personal en alerta, se ha detectado actividad en diversas partes de la ciudad.- La voz del comunicador del guardia asustó brevemente al felino que no esperaba dichas ordenes, más al terminar de oír la notificación sonrío para si mismo, le habían dado justo lo que necesitaba.

Luego de una breve investigación en el mapa, dio con la ubicación de ambos, el estudio del presidente estaba apenas cuatro pisos de donde el se encontraba, mientras que la habitación del heredero estaba a dos niveles más arriba, con todo el cuidado y sigilo de su especie, Shade se movió por las sombras hasta alcanzar el lugar que buscaba: El balcón del estudio privado del presidente. Haciendo uso de un gancho y una cuerda metálica, escaló rápidamente hasta llegar a la base del balcón, ahí se detuvo al ver los pies de al menos tres guardias saliendo a proteger el lugar de intrusos, su objetivo estaba justo ahí, todo por lo que había luchado y sufrido... no le importo más... ella valía la pena el riesgo, uno de los guardias, al parecer un coyote por el color del pelaje comenzó a olfatear el aire, Shade se dio cuenta muy tarde que una leve briza habia soplado y con esta su aroma llegó a los guardias que también comenzaron a ver hacia los lados, sin más que perder, atasco su cinturón en la cuerda, y en un movimiento fluido se hizo con su rifle de asalto y acoplo un segundo objeto al mismo. Para cuando los tres guardias asomaron sus cabezas por el balcón una bota golpeó a cada un en un solo movimiento arrojándolos al suelo, para cuando los reunidos dentro del salón giraron sus cabezas al escuchar la conmoción, solo alcanzaron a ver a un lince en gafas obscuras apuntando con un rifle y un lanzagranadas montado debajo del cañón del mismo, el felino sonrió y jaló del gatillo...

Habitación de Siver

Zhaar un jabalí adulto bastante pasado de peso y entrado en años se encontraba disfrutando de su "merecido" premio de acuerdo al trato con el que llego con el presidente y padre del joven lobo, hablando del mismo, el macho adulto había tenido ansias de poseer al joven ya hacia bastante tiempo, sin embargo este siempre procuró el abandonar la sala y el palacio cuando su padre y el se reunían a discutir tratados, la madre también había sido un impedimento para obtener al muchacho en una edad mas joven sin embargo ahora que el lobo ya era un adulto joven y la madre fuera del camino, el aprovechó la desesperación del padre por escapar como una rata para obtener por un mínimo precio el cuerpo del joven.

-Grita y sigue haciendo tanto ruido como desees pequeño... eso solo hará que lo disfrute más...- Dijo Zhaar mientras lamia el ahora desnudo torso del lobo, Siver era un premio suculento a la vista, no era ningún misterio de la orientación sexual del joven heredero y que siempre cuidó de su figura a modo que fuera delgado, pero no muy musculoso, su pelaje negro como la noche era lustroso y como seda al tacto, los ojos grises eran una rareza que hacia que tanto machos como hembras en el país dieran una segunda mirada al joven lobo que solía pasear luciendo vestimentas un poco ajustadas resaltando su figura.
El lobo se limitaba a gemir con asco y empujar lo mejor que podía a su agresor a pesar de que la diferencia de tamaño y masa corporal era notable, Siver media apenas u metro y ochenta centímetros mientras que Zhaar fácilmente superaba los dos metros, las enormes manos del jabalí recorrían con lujuria su cuerpo dándole escalofríos nada agradables mientras paseaban en su entrepierna y se abrían paso hasta tocar y jugar en su parte trasera y entrada; el lupino no quería llorar más algunas lagrimas de miedo y asco resbalaban por sus mejillas mientras sentía la enorme y pegajosa hombría de Zhaar restregarse en su vientre, piernas y se deslizaba entre su cola y las sabanas, sin esfuerzo alguno fue girado sobre su pecho mientras una para con dedos que terminaban en pesuñas empujaban su espalda inmovilizándolo mientras que la otra tiraba de su cola y la levantaba violentamente exponiendo su entrada y provocando un gemido de miedo y asco salir del hocico del joven.

-Shhhh... Esto te gustara pequeño y si no... pues te recomiendo que te prepares... había esperado esto por muuuuucho tiempo...- Dijo Zhaar en una voz dulce y baja relamiéndose su morro y poniéndose en posición para tomar a Siver, este solo cerro los ojos y casi resignado a tener su primera vez de una forma traumática solo rogó a los cielos por ayuda... Entonces pasó un milagro, o almenos eso pensó el lobo... Una fuerte detonación se escucho y el impacto de la misma hizo que la habitación se cimbrara, las alarmas se activaron y unos segundos después múltiples gritos y disparos se escucharon.

-¡Señor! ¡Debemos evacuarle! ¡Nos están atacando!- Gritó un guardia entrando pro la puerta mientras tenia su rifle listo y miraba de Zhaar a Siver y luego a la ventana, los tres miraron al panorama y pudieron observar como nuevos fuegos comenzaban a encenderse en la ciudad producto de nuevos enfrentamientos en las calles.

-¡Estoy ocupado! ¡Protege la puerta y que nadie más entre!- Gritó un muy molesto Zhaar

-P-pero señor... El ataque inició dentro del castillo, no tenemos contacto con el presidente ni sus concejales.- Replicó el guardia

-P-padre...- Murmuró Siver en voz baja, si bien jamas lo perdonaría por haberlo vendido de esta forma, aun sentía cierto afecto y preocupación por el.

-¡No me interesa! ¡Tu solo...!- Zhaar no alcanzó a terminar su oración cuando una nueva detonación fue escuchada, pero esta vez al nivel del mismo piso en el que se encontraban. Cuando el guardia salió a revisar la conmoción fue alcanzado por una ráfaga de balas que lo derribó sin ninguna oportunidad de defenderse,el jabalí salto torpemente de la cama y trató de alcanzar el rifle del guardia caído, sin embargo apenas se disponía a tomarla una bota metálica se lo impidió, al levantar un poco la mirada observó el final de un silenciador montado en un rifle de asalto y un poco más arriba el rostro de un lince.

-Yo no lo haría su fuera tu mantecas...- Su voz era un poco dura pero tenia el tono de burla al decir la última palabra de la frase, el jabalí se levanto mirando al felino con frialdad, Zhaar sonrió creyendo tener ventaja, el felino apenas mediría el metro setenta haciéndolo parecer un gigante contra el.

-Como te atreves... ¡Soy el gran Zhaar! Y deberías...- De nueva cuenta no pudo terminar su frase ya que un a pata enguantada con nudillos reforzados chocó contra su mandíbula forzándolo a retroceder y caer de espaldas noqueado.

Siver solo podía mirar paralizado al recién llegado, no solo había tenido el valor (o locura) de entrar al palacio, sino ademas interrumpir lo que seguramente habría sido una experiencia muy desagradable para el lobo, más temprano que tarde el felino levantó la mirada y se detuvo sobre el; en ese instante todo el tiempo pareció detenerse, Siver sabía que sus miradas se habían cruzado aun a pesar de que los ojos del felino estaban ocultos tras las gafas, este se acercó a la cama lentamente poniendo el rifle de asalto en su espalda, a cada paso que daba el gato el joven lupino sentía que su corazón se aceleraba, tragó saliva con fuerza y cuando su rescatador estuvo lo suficientemente cerca se atrevió a olfatear el aroma que este tenía. ¡Su esencia era intoxicante! Una mezcla exótica sin duda, entre el aroma masculino junto con la pólvora y sudor había oculto por debajo un sutil toque dulce como cerezas o fresas, el lobo cerró los ojos brevemente disfrutando del olor dejando que este se acentuara dentro de su nariz; en ese momento sintió como una pata lo tomaba de la mejilla y un pulgar acariciaba gentilmente recorriendo las marcas que las lagrimas de antes habían dejado a su paso al salir de sus ojos, al abrirlos nuevamente pudo observar que el felino se había levantado las gafas revelando un color cobalto que miraba fijamente al gris de su mirada, su corazón dio un vuelco dentro de su pecho, jamás había visto un color así.

-¿Te encuentras bien?- Preguntó aquel felino sin quitarle los ojos de encima ni la pata de su mejilla.

-S-si...- Respondió Siver en apenas un suspiro acercando su rostro al del felino lentamente, sentía el aliento que salia de la nariz rosada de su salvador... sus narices estaban a unos escasos milímetros de tocarse, si su pelaje fuera mas claro juraría que el felino podría ver el profundo rubor que tendría al estar tan cerca, solo un poco más y podría incluso juntar sus labios en un beso y...

-Me alegro.- Contestó el felino mientras que con un rápido movimiento inyectó al joven lobo en el cuello, antes de que este registrara que era lo que estaba pasando, comenzó a sentirse cansado, sus parpados pesados y sintió como su conciencia lo abandonaba rápidamente, lo ultimo que Siver alcanzó a ver era el rostro de aquel lince rodeado por la luna llena en una especie de halo plateado como una especie de ángel... después todo se volvió oscuridad...
 

HopeOfDawn

Whatever the cost may be...
Registrado
11 Jun 2016
Mensajes
218
Offline
Un día más un capitulo más, debido a mis clases es probable que suba capítulos nuevos cada fin de semana :3, Koro Kusanagi Koro Kusanagi (espero que sea así el como hacer las menciones, sino, lamento haberme equivocado :S... Pero bueno, he aquí el nuevo capítulo :D

ENTRE LA ESPADA Y LA ESPERANZA
Capitulo 3: No sólo los gatos negros...

Shade recostó al durmiente lobo sobre su cama un poco confundido... ¿había sido su imaginación o el joven lobo intentó besarle antes de que el lo inyectara? La mirada del felino se posó sobre el lupino, sin duda tenia que admitirlo, era bastante atractivo, su cuerpo delgado y bien definido, no era femenino, sin embargo tenia una cierta delicadeza que llamaba poderosamente la atención, su rostro mostraba una cierta paz en el sueño químico en el que se encontraba, como si se sintiera seguro, su pecho subía y bajaba a un ritmo normal lo cual indicaba que el cerdo sobrealimentado de atrás no logró hacerle mayor daño al lobo.

-Y hablando de...- Shade dijo para si mismo mientras caminó hacia la ropa de Zhaar, toda hecha a bolas a un lado de la cama, seguramente arrancada con prisa y lujuria por el tierno canino sobre la cama... *Deja ya de pensar en ese lobo... objetivos... ¡recuerda tus objetivos!* Pensó agitando su cabeza para despejar un poco algunas ideas que ya habían comenzado a tocar su mente referidas al joven sobre la cama.

-Debes tener algo por aquí... ¡Bingo!- El felino extrajo de los pantalones una bolsa de terciopelo negra, al abrirla y depositar su contenido en su pata enguantada sonrió ampliamente y dejo escapar un ronroneo... Diamantes sin cortar... almenos unos veinte o veinticinco de ellos, todos de un tamaño de una cereza o una fresa. Desde la caída del país solamente el oro y joyas eran las divisas aceptadas, toda otra forma de pago había sido relegada a ser inservible... o como un papel higiénico de emergencia. Una explosión fuerte saco al gato de su análisis de las piedras preciosas y al ir hacia la ventana vio alarmado a un contingente entrar por lo que hace unos minutos atrás era una puerta reforzada en el muro, los atacantes y guardias defensores se tiraban sin piedad con cada bala que tenían... hasta que a la fiesta se unieron las fuerzas armadas de las naciones invasoras... y los pacificadores a su vez.

-...¡Hora de irse!- Shade guardó las gemas en la bolsa y esta en un bolsillo oculto en su cinturón táctico, tomó la ropa del lobo, pero notó que esta estaba completamente desgarrada, ese cerdo había literalmente arrancado hasta la ropa interior del joven sin piedad, con un suspiro de exasperación caminó hasta lo que vio seria el armario del lobo y al encender la luz no pudo contener un silbido, el armario era un cuarto adicional, grandes estantes de madera, algunos con cajones, todos ellos llenos de ropa, camisas, pantalones bufandas, chamarras, chalecos, sombreros, zapatos, cinturones... nunca en su vida había visto una colección tan amplia, al fondo del mismo había un sillón circular sin respaldo rodeado de espejos, sin duda para apreciar el resultado de alguna de las combinaciones de prendas del lobo.

Nuevamente sacudió su cabeza, caminó con prisa y tomó una mochila que encontró en un cajón y simplemente tomando las primeras prendas que pudo y un par de zapatos salió al cuarto, sin perder más tiempo envolvió la sabana alrededor de la cintura del joven ocultando su notable virilidad y cargó al inconsciente lupino sobre su hombro izquierdo junto con la mochila. El felino reviso por ultima vez que la pata del joven aun tuviera el anillo familiar y revisó que el aun tuviera el anillo del ahora difunto padre en su bolsillo del pantalón; avanzando tan rápido como todo el peso agregado le permitía, Shade optó por salir usando la aeronave de Zhaar antes que el jabalí despertara y lo fueran a buscar mas guardias, el camino fue más tranquilo que el que tuvo que soportar al ingresar a palacio, todo el personal de ayuda se encontraba mas ocupado intentando escapar con vida o saqueando las riquezas que se encontraban en su camino.

Mientras corría ya a solo un nivel del aeropuerto en el techo de la edificación, el felino no pudo evitar notar con mas fuerza la suavidad del pelaje del joven Siver contra su pelaje de la mejilla, el cálido contacto del torso desnudo contra la mejilla y oreja izquierda del gato le provocaba un cosquilleo eléctrico, fue ahí cuando al detenerse a verificar el corredor final antes de salir al techo que con un suspiro profundo para recuperar el aliento, respiró la esencia del lupino, el aroma lo golpeo como un tren logrando incluso que por un momento el pobre gato perdiera el equilibrio ¡¿Como podía un chico tan frágil tener un aroma tan fuerte?! El aroma era una poderosa mezcla, como un bosque en el que recién había llovido junto con un toque de algo picante, pero ademas había ahí un aroma distinto... No sabia lo que era pero era lo que amplificaba la esencia, algo salvaje algo... solo algo que el mareado felino no podía definir.

-P-pero... q-que...- Shade por tercera vez en menos de una hora agitó desesperado su cabeza para despejar su mente y controlar una incomoda reacción en su entrepierna que estaba tomando ya su tamaño máximo, quizá ahora podía entender un poco de la lujuria desesperada de Zhaar por tener el cuerpo del joven...

-U-ugh...- Sivir gimió un poco mientras despertaba para el asombro del felino, quien lo puso abajo son un muy notorio bulto en su pantalón de camuflaje y un rostro completamente sonrojado.

-C...¿como?-. Shade miró aun sorprendido como el lobo se levantaba rascándose sus ojos como un niño que recién se levantaba para ir a la escuela .

-Huh? Oh, hola, gracias por salvarme de Zhaar.- Saludó Siver notando a su salvador como si fuera un amigo de hace tiempo

-No es... posible... ¡lo que te inyecte era suficiente como para noquearte hasta mañana!- Replicó el felino sacando la jeringuilla para asegurarse que no se había equivocado o si había vaciado en verdad el contenido completo

-¿En serio? Bueno, si me hizo dormir bien almenos...- El lobo no terminó su frase al notar que mientras inspeccionaba al lince su mirada llegó al bulto en la entrepierna del mismo, cosa que naturalmente provocó que su propia hombría despertara levantando la sabana de su cintura como una casa de campaña y un segundo después derribando la cobertura dejando al lobo desnudo y perdido observando fijamente, el rubor de Shade se volvió de un escarlata mas intenso al levantar la mirada y notar primero al joven mirarle la entrepierna con un poco de saliva saliendo por el lado del hocico y luego al contemplar la masculinidad del lupino descubierta totalmente. Ambos se quedaron mirando la entrepierna del otro hasta que la puerta al final del pasillo se abrió de golpe dejando entrar a tres guardias.

-...-

-Oh!-

-Uh...-

Fue todo lo que los guardias pudieron mascullar ante la bizarra escena frente a ellos, reaccionando antes que nadie Shade se abalanzo sobre Siver, sentándose sobre el lobo desenfundo su beretta y descargó el cargador en los guardias antes de que ellos registraran bien que era lo que pasaba. El lince suspiro aliviado, pero al bajar la mirada notó una picara sonrisa en los labios del joven, antes de poder formular la pregunta una punta presionó contra su pantalón y la base de su cola...

-Me podría acostumbrar a esto...- Dijo Siver moviendo sus patas sobre las piernas de Shade lentamente hasta dejarlas sobre la cintura del felino -Me acostumbraría muy rápidamente...-

-¡N-no juegues conmigo chico!- Atinó a decir Shade levantándose de un salto y apartándose de Siver quien lo miraba con una sonrisa y cerrándole un ojo lenta y provocativamente -¡Arriba! Nos largamos de aquí!- El lince recuperó la sabana y atándola como una toga alrededor del lobo salio jalando a su "prisionero" hasta la aeronave, al parecer el piloto era parte de los fallecidos en el pasillo y había dejado todo listo para el despegue.

-Ummm... gatito, no deberiamos salir con esto, no ahora almenos...- Dijo Siver mirando a los controles nerviosamente.

-¡No me llames así! Saldremos con esta nave y esto terminara pronto, así que ¡sientate y callate!- Gritó Shade forzando al lobo a sentarse como su copiloto y lo aseguro con el cinturón, el felino se sentó rápidamente y maniobro con la nave despegando limpiamente y comenzando a ganar altura y distancia del palacio.

-Es en serio no debimos hacer esto, ¡me toca un toque de mala suerte!- Contestó Siver aplanando sus orejas y tomando su cola entre sus patas

-La suerte no existe, deja de decir idioteces.- Aseguró Shade mientras preparaba los propulsores para salir a toda velocidad de la ciudad.

-Es cierto, es algo que corre en mi familia, por cada tres golpes de suerte para mi tengo uno de mala suerte, de MUY mala suerte...- Enfatizo el lobo mientras cerraba sus ojos preparándose para lo que viniera.

-Es la idiotez mas grande que he oído, la suerte ¡NO existe!- Apenas terminó de decir la frase cuando un misil mal disparado por parte de un asustado soldado de palacio voló directo hacia ellos, para cuando el lince miró la alarma de amenaza en la pantalla del navegador el misil golpeó el motor izquierdo, provocando que la nave girara sin control hacia abajo, Siver gritó con sus ojos tapados por su cola y patas mientras que Shade maniobro para estabilizar la nave.

La explosión no solo alerto a todos abajo del intento de escape de quien ellos creyeron era el presidente, sino que todas las facciones abrieron fuego al mismo tiempo en contra de la nave, la ráfaga de disparos golpeó sin piedad a el vehículo y antes de que tomara mucho más daño el felino activo los propulsores acelerando lejos de los terrenos del palacio... pero en una trayectoria de caída, Shade forzó los controles a responder mientras Siver aun seguía aterrorizado gritando algo sobre no querer morir joven y virgen, los arboles al norte de la ciudad se acercaban mas rápido de lo que al gato le agradaba y con una idea de último segundo, apagó los propulsores y los movió a tal forma que quedaran apuntando al frente de la nave, al llegar muy cerca de la copa de los arboles, los activó nuevamente logrando que la nave esquivara los arboles dando lo que daba la impresión de un rebote en la copa de algunos de los mas altos... sin embargo la maniobra los empujó contra un acantilado que no contemplo el hábil felino, pero solo tendria que repetir la maniobra y podrían...

-¿Que es ese sonido?- Preguntó Siver mientras la corriente eléctrica se desconectaba en toda la nave debido al daño recibido por la lluvia de balas y la explosión al salir de la ciudad.

Shade suspiró, ajustó el cinturón del asiento y volteo a ver al lobo antes de responder -Sabes... Creo que te odio...-

La gravedad recuperó el agarre de la nave y la jaló sin piedad alguna contra los arboles al fondo del acantilado.

-Esto dolerá mañana...- Dijo Shade cerrando los ojos y colocando sus manos antes de que la parte frontal de la nave golpeara los arboles, el impacto hizo vibrar cada hueso en el cuerpo del lince, giraron, gritaron, escuchó el sonido del metal partirse, la madrea quebrarse, la carne siendo atravesada y luego de unos segundos silencio, una extraña pesadez lo invadió y se sumió en la oscuridad...
 

HopeOfDawn

Whatever the cost may be...
Registrado
11 Jun 2016
Mensajes
218
Offline
Saludos una vez más, aquí dejo un nuevo capítulo del fic, he estado pensando en cuantos podría tener sin embargo prefiero por ahora solo el seguir con el y ver que tan lejos puedo llegar con la idea, sin más que agregar espero les agrade el nuevo capítulo :3

ENTRE LA ESPADA Y LA ESPERANZA

Capítulo 4: Una vez más...

Siver se movió incomodo mientras se quejaba a causa del gran impacto, su cuerpo se sentía adolorido y estaba seguro que los cinturones de seguridad de la nave le dejarían marcas por días; animándose un poco abrió los ojos al notar luz tras sus parpados, al abrirlos se encegueció por unos momentos, el sol se encontraba un poco alto, pero no lo suficiente como para estar encima suyo aun, sin embargo al ver a su alrededor un sudor frío recorrió su espalda, la destrucción de la nave había sido total, pedazos de metal y madera estaban repartidos de maneras distintas por todas partes, lo que había sido la cabina era ya solo una sombra, su felino rescatador debió de haber salido disparado en una dirección muy distinta a la suya... si es que siquiera sobrevivió al impacto; lo peor del asunto no era eso, lo que en verdad le helaba la sangre fue ver a tres figuras delante suyo, el peor grupo con el que el se quería encontrar, la armadura blanca con pantalones color arena, botas negras y rifles de asalto de ultima tecnología no hicieron más que aumentar el miedo en el lupino.

-Hey buenos días delicioso cachorro...- La voz le pertenecía a un tigre, junto a el un oso, un cheeta y un lobo mucho mas fornido lo miraban con lujuria, todos ellos portando los mismos uniformes.

-Había oído rumores de lo atractivo del chico... ¡Pero es todo una delicia!- Gruñó el lobo acercándose al joven aterrorizado, el mayor sujetó con fuerza la mandíbula de Siver forzándolo a mover su cabeza a los lados y finalmente hacia arriba exponiendo su cuello a lo que el otro lobo aprovechó para darle una lamida y una mordida con algo de fuerza, abriendo la piel y haciendo que el chico sangrara y gimiera de dolor.

-Parece que le gusta el trato rudo, eso me gusta mucho.- Dijo al acercarse el oso, pasó un dedo por la herida recolectando un poco de su sangre y luego llevándola hasta su lengua como si se tratara de miel.

-El hijo del presidente, es un honor y sera un privilegio el entregarlo a las facciones rebeldes... después de jugar un rato claro esta.- El cheeta se acercó también a su presa, con cuchillo en mano y de un par de tajos rápidos y certeros liberó a Siver solo para que este fuera a parar a los brazos del lobo quien gruño derramando saliva sobre el hombro del chico.

Tristemente los llamados "pacificadores" no eran un grupo de ayuda o libertador como se habían hecho llamar cuando empezaron a intervenir en la guerra civil dentro del país, si bien habían sido formados por naciones extranjeras con el fin de evacuar civiles y evitar que las naciones circundantes dañaran más la situación, la gran parte del cuerpo del ejercito eran mercenarios que actuaban bajo indicaciones de lideres que no salían de sus salas seguras; básicamente ellos eran los que estaban arrasando con el país, justificando sus perversas acciones como "represión de terroristas" o "bajas de daño colateral".

-Mrrrr... ¡quiero la primera ronda!- Jadeó el lobo pegando el cuerpo de Siver contra el suyo, el muy notorio bulto en los pantalones del soldado restregándose en contra de su trasero, mientras una pata sujetaba al joven lobo, la otra desabrochaba torpemente la prenda dejando salir un miembro rojo que ya chorreaba pre de la lujuria, sin embargo el chico fue jalado lejos del agarre del mayor para caer en las manos del cheeta, quien lo había movido al ver que el oso empujaba al lobo.

-¿Porque haz de ser tu? Fui yo quien lo vio primero.- Ahora era turno para que el oso se volteara y acercara al asustado joven mientras al igual que el lobo se deshacía de sus pantalones para mostrar un miembro que si bien no era tan largo como el primero si era considerablemente más grueso.

-¡Soy el líder del grupo y digo que seré yo quien lo monte primero!- Reclamó el lobo deteniendo al oso y comenzando una discusión más, Siver sin embargo no podía decir nada al tener un cuchillo contra su garganta, mientras los otros dos machos discutían acaloradamente con los miembros al aire, el felino se había desabrochado ya los pantalones y frotaba su miembro contra su entrepierna dirigiéndose a su entrada, Siver podía sentir el fluido que escapaba del miembro del gato moteado lubricar cerca de su entrada.

-Mas te vale no gemir mucho cachorrito, para cuando esos brutos se den cuenta de lo que pasa, tu y yo estaremos teniendo un buen rato...- Con esto, el cheeta sujetó con firmeza la cadera del joven y comenzó a empujar la punta de su miembro intentando entrar en el lobo, este llorando apretó su entrada para evitar el ingreso del extraño, el gato amarillo rió bajo y susurró -Aprieta todo lo que quieras, mientras más lo hagas, más delicioso para mi...-

Siver solo se limitó a morder su labio inferior mientras sentía como el apéndice detrás suyo empezaba a abrirse camino dolorosamente, en ese momento los otros dos machos voltearon a ver la escena y con caras disgustadas se acercaron al lobo,la lujuria brillando en sus ojos junto con ira.

-Maldito gato... siempre aprovechando la situación- Gruño el lobo

-Pero se puede arreglar... como dicen donde entra uno...- El oso recostó al cheeta y al lobo, quienes almenos por unos centímetros ya estaban unidos, levantó las piernas de Siver y usando los fluidos de su compañero y los suyos comenzó a forzar también su entrada en el joven, el lupino apretó su mandíbula mientras el dolor lo golpeaba con fuerza, a este ritmo si lograban entrar los dos estaba seguro que lo partirían por la mitad, fue cuando para su desagradable sorpresa el último soldado destrabo a la fuerza su quijada e introdujo su miembro en su hocico.

-Mas te vale que no intentes morder o lo lamentaras.- Con eso el lobo mayor empezó a embestir el hocico del joven quien solo cerró los ojos llorando en silencio mientras sentía ahogarse de una forma muy desagradable, al intentar separarse un poco una pata fuerte mantuvo su cabeza en el lugar. Justo cuando el pensó que esto pasaría en verdad, que los machos atrás de el lo partirían a la mitad solo por lujuria... Un terrible grito de dolor sonó en el aire.

El lobo no supo exactamente que pasó, un momento estaba teniendo un buen momento y al siguiente un golpe bastante fuerte lo mandaba hacia un lado sacando abruptamente su miembro de la cavidad donde se encontraba, raspándose accidentalmente y gritando con todas sus fuerzas, al escuchar eso sus compañeros se detuvieron y salieron del joven haciendo que este gritara también, eso era lo menos que les importaba, alguien los había atacado, el cheeta rodó con agilidad y consiguió hacerse de su cuchillo mirando alrededor mientras que el oso trotó torpemente hasta conseguir su rifle de asalto.

-¡¿Quien está ahi?!- Pregunto el oso con un rugido en un intento de intimidar al atacante, sus ojos viendo con cuidado alrededor, alcanzó a ver una sombra por el rabillo del ojo y atinó a disparar una ráfaga de tiros en esa dirección antes de notar a su líder sin vida con un charco de sangre formándose.

-¡Cuidado!- Gritó el chica corriendo hacia el oso, pero fue demasiado tarde, pues un segundo después su compañero se desplomó sin vida, en su lugar estaba un congénere felino, este sin embargo sujetaba una katana con un filo azul eléctrico ahora manchada de sangre, ambos felinos se miraron a los ojos y erizaron sus pelajes soltando cada uno un bufido característico de sus especies, sin decir una palabra más se rodearon con sus armas listas esperando... un rugido después y ambos corrieron el uno al otro...

Siver se sentía mal, usado, adolorido, roto... lo peor era esa sensación de vacío no sabia si estaba vivo o no, solo tenía los ojos cerrado tratando de ignorar el mundo exterior, imaginando a su madre abrigándolo como lo hacia de pequeño cuando tenia miedo; una pata se planto en su mejilla y el gimió lanzando sus patas al aire manoteando desesperado de evitar que lo volvieran a someter, sin embargo no hubo un golpe, o un empujón o algo forzado, solo una cálida pata sobre su mejilla, el lobo abrió los ojos para encontrarse con la mirada preocupada de aquel felino, aquel lince que no solo lo había sacado del palacio, sino ya dos veces lo había salvado de un muy mal rato, sin embargo su rostro ahora tenia un feo tajo sobre su ojo derecho, su parpado estaba cerrado, pero sangraba profusamente, el felino estaba arrodillado frente a el y notó además que estaba malherido, una pieza de la armadura se había hundido y al igual que en su rostro, ya estaba un camino carmesí que emanaba de la herida y bajaba hasta manchar los pantalones oscuros.

-¿Estas bien?- Pregunto el lince que si sentía algún dolor por sus heridas, no parecía darle importancia

-S-si... eso creo...- Respondió el lobo aun mirando al felino mientras sentía como un rubor se extendía por todo su rostro

-Ven, tenemos que irnos... apuesto que hay mas de estos sujetos por ahí, mientras mas rápido lleguemos al punto de extracción, mejor será.- Dijo Shade al momento de levantarse haciendo un pequeño esfuerzo a causa de la herida en el torso.

-Si...- Siver intentó levantarse, pero debido a los acontecimientos de antes sus piernas flaquearon, pero fue atrapado por Shade quien lo miro preocupado.

-No creo que puedas caminar por ahora... ven acá.- Con eso Shade levantó sin problemas a Siver en forma de novia, lo cual provocó que el rubor del lobo se hiciera mas notorio, sin poder resistirse sujetó al felino abrazando su cuello y sin que este lo notara fue acercando su hocico al del gato.

-Iremos a recoger las cosas que quedaron en la nave y luego..- Las palabras de Shade fueron interrumpidas cuando unos suaves labios se juntaron a los suyos.

A pesar de las heridas que ambos portaban el cansancio o dolor desapareció, el tiempo pareció detenerse a su alrededor, para el felino el sabor dulce de los labios mas el aroma del lupino en sus brazos fue una mezcla explosiva que si bien en un principio hicieron que tuviera los ojos abiertos completamente, poco a poco lo llevo a cerrarlos y regresar el beso con más fuerza sintiendo su corazón latir con fuerza y su pelaje electrificado; por parte del lobo, el lince a pesar de ser mas pequeño en tamaño tenia una fuerza considerable, sin embargo ahora con este beso que al principio lo dio como un agradecimiento, pronto se tornó en algo mas, su corazón se detuvo por un segundo y agradeció que estuviera siendo cargado porque estaba seguro de que sus rodillas estarían temblando de estar de pie. Para cuando se separaron de aquel beso, sus miradas se cruzaron brevemente y sonrieron el uno al otro.

-Eso fue...-

-Dulce...- Terminó de decir Siver

-Si... Ummm, será mejor que nos vayamos ya.- Con eso Shade comenzó a caminar a un paso animado aun a pesar de sus molestias con las heridas y el cansancio.

-Hey uhhh.. nunca nos presentamos formalmente... soy Siver.-

-...- El lince lo vio aplanando sus orejas, pensó unos segundos mientras caminaba antes de volverlo a mirar y sonreír.

-Mi nombre es Valkhan.-
 

HopeOfDawn

Whatever the cost may be...
Registrado
11 Jun 2016
Mensajes
218
Offline
Saludos, una vez más aquí con un capítulo nuevo recién salido del horno, esta vez dejo la acción por un lado para dar un poco de romance e historia de los personajes, espero sea de su agrado :3

ENTRE LA ESPADA Y LA ESPERANZA
Capítulo 5: ... de conocerse.

Valkhan caminaba un poco despacio ahora, en primera no quería hacer mucho ruido no solo por los enemigos que podrían estar cerca, sino también por su herida en el vientre... al momento del impacto un fragmento de la nave se había incrustado en el felino, por fortuna el estaba preparado para una herida similar y usando una bio-espuma pudo sellar la herida lo suficiente como para evitar una hemorragia, lo malo era que el combate para salvar a Siver provocó que dicha espuma se moviera haciendo un pequeño espacio por donde la sangre volvía a brotar de modo constante aunque no a un ritmo preocupante.

-Así que... Valkhan... No es un nombre muy común por estas partes, menos unos ojos tan intensos como los tuyos, ¿de donde eres?- Preguntó Siver moviendo su cabeza a un lado, el lince lo miró por un segundo, seria prudente contestar a su pregunta, no podía olvidar que el era solo un objetivo en su misión... pero algo dentro de si mismo lo empujaba a no solo contestar sino que también a preguntar al joven lupino.

-No, yo nací en Simra, una ciudad pequeña al otro lado del mar, en el corazón de la alianza confederada.- Valkhan podía ver ya los escombros del lugar en donde el aterrizó

-Oh, interesante... Pero... ¿Que haces tan lejos de casa?- El tono del lobo ahora tenia suspicacia, si bien este gato lo había salvado, bien podría tener una muy mala intención por debajo.

-...Yo...- El lince aplanó sus orejas contra su cráneo, ya había hecho misiones de secuestros antes, pero... ¿Porque ahora con este chico se sentía culpable? Si, parecía joven, quizá no más de unos veinte años, no era un niño ya, pero tenia esa aura infantil todavía... no... no infantil, era inocente, algo que casi le había sido arrebatado en dos ocasiones esta misma noche.

-Eres un mercenario, ¿Verdad?- Pregunto con cierto desanimo el joven mirando al felino, este gato tendría sus buenos veinticinco o quizá treinta años, Siver estaba interesado en un poco más jóvenes o quizá un año mayores a el, pero este lince... Valkhan... era una excepción, a pesar de que ahora sabía que era, su mente aun divagó hacia ese beso de antes.

-Si... mi misión era asesinar a tu padre y recuperar su anillo junto con el tuyo y a ti vivo.- Contestó el felino después de soltar un suspiro, pronto llegaron al lugar donde estaba el resto de la cabina, Valkhan sentó con gentileza a Siver en lo que quedaba del asiento, sabia que en su... estado, el joven no podría escapar, aunque para su sorpresa, el lobo no se movió, solo se limito a a observarlo detenidamente.

-Entiendo, sin embargo, ahora veo que es lo que quieren de mi.-

-Y eso es... ¿que?- Preguntó Valkhan mientras recuperaba el contenedor de la bio-espuma y la bolsa de ropa del lupino, aplicando un parche de espuma sombre su corte en el rostro frenó el sangrado que ya lo estaba preocupando y miró al lobo esperando su respuesta

-La fortuna de mi familia... o bueno... mi fortuna ahora dada la muerte de mi padre.- Contestó Siver con voz neutra

-Hmmm... pensé que seria algo más.-

-¿Más?- Preguntó un confundido Siver

-Si, ummm... veras... a esta misión se le dio un rango alto de prioridad por objetivo, el secuestro y recuperación de una fortuna es un trabajo casi de rutina.- Valkhan aplicó mas espuma para tapar la herida en su vientre y miró satisfecho que no brotaba más del liquido carmesí

-¿Eres entonces un mercenario de alto rango?- Pregunto con renovado interés el joven lobo

-Exacto, el numero uno de mi orden, no quiero presumir chico, pero estas ante el mejor.- El felino saco el pecho con orgullo antes de recoger la maleta y dársela
a Siver, este la abrió y sonrió agradecido de mientras tomaba unas prendas para cubrir su desnudez

-¿Que te orilló a convertirte en mercenario? No es una profesión que uno quiera tener al ser cachorro.- Dijo el lupino mientras se colocaba unos boxers con sumo cuidado al pasar por su zona sensible

-... Mi hermana... una enfermedad del corazón ha amenazado su vida desde pequeña, mi madre solía pagar los medicamentos para controlarla, pero su condición empeoró, ahora solo un transplante puede salvarla.- Contesto el gato recuperando también su rifle de asalto y de francotirador

-Oh, entiendo...¿Tu madre aprobó tu decisión de volverte en esto?-

-Ella murió antes de eso... solo quedamos mi hermana y yo, de ahí que no tuviera más opción.-

Siver miro hacia abajo al terminar de vestirse trabajosamente, sabia lo que era el perder a su madre,pero el no tenia a nadie más que cuidar, miró l felino quien solo estaba de pie mirando al cielo, un brillo de nostalgia era notorio en los ojos cobalto del mismo, el gato sacudió su cabeza por fin y miró de nuevo al lobo quien al encontrar su mirada con Valkhan sintió un escalofrío, pero uno de forma agradable, no como los anteriores producidos por miedo.

-Ven, tenemos que seguir.- El lince volvió a cargar al lobo quien solo se quejó un poco de dolor pero no dijo más mientras era llevado lejos de los escombros de la nave.

-Sin transporte puedo apostar que nos llevara almenos un día en llegar al lugar de extracción.-

-Y una vez ahí... ¿Que va a pasar conmigo?- Pregunto con cautela el joven, Valkhan abrió la boca para contestar, pero después de unos momentos volvió a cerrarla al darse cuenta que no sabia como responder a dicha pregunta. -Supongo que sólo me entregarás y te pagarán por ello...-

-No lo tomes como algo personal... todo lo he hecho por mi hermana...- El felino se repetía esa frase constantemente tratando de obtener una paz mental y justificación a sus actos, pero aun como antes, en esta ocasión sentía verdadera culpa, pero la razón aun lo eludía para su frustración.

Después de una larga caminata de almenos una hora en silencio Valkhan consideró prudente el descansar y siguiendo un río por algunos minutos más encontró un buen lugar para reposar, Siver se había dormido tiempo atrás y el gato no pudo evitar el mirar al durmiente en sus brazos, en verdad era atractivo... Valkhan siempre supo su gusto por los machos, tuvo un par de relaciones antes, pero estas terminaron rápidamente debido a la atención del lince mayormente a su hermana; el padre de ambos los dejó sin ninguna explicación, ni siquiera su madre supo el porqué. Un movimiento y un tierno bostezo del lobo lo sacaron de su tren de pensamiento.

-¿Donde estamos?- Preguntó un soñoliento Siver mientras era colocado gentilmente en sobre su maleta para estar mas cómodo.

-Según mis datos, es el río Lúren, estamos lo suficientemente lejos de la ciudad como para tomarlo con calma.

-Mi madre solía traerme a este río, pero más abajo, ahí hay un pequeño pueblo pesquero al que nos gustaba ir a comer los fines de semana...- Comentó el lobo con voz triste y orejas caídas.

Valkhan no supo porqué pero al ver al joven en ese estado provocó unas ganas casi irresistibles de abrazarlo y consolarlo, acariciar su suave pelaje y decirle que...

-Oh no...- Dijo el felino en voz baja, pero no lo suficiente ya que las orejas de Siver se levantaron y esos ojos claros lo miraron con curiosidad mientras ladeaba su cabeza de forma tierna

-¿Esta todo bien?- Preguntó Siver viendo como Valkhan se sonrojaba a cada segundo que pasaba mientras se miraban, después de un tenso minuto el felino pudo contestar.

-N-no, no hay problema... Pescare algo para comer...- Con eso el felino se dirigió al río con una mueca de preocupación dejando a un confundido lobo detrás.

*No, no no no no... tengo que estar mal, tiene que ser un error...* Pensaba Valkhan mientras pescaba, ya había recolectado un par de salmones, pero el correr del agua bajo sus pies lo ayudaba a aclarar su mente, sin embargo eso solo hacia todo peor ya que lo había llevado a darse cuenta de una verdad de la cual el solo creía que sucedía en películas o cuentos de hadas... *No puedo... ¡no puedo estar enamorado!* Ese simple pensamiento planteaba todo un dilema al gato, tenía que entregar al lobo cuanto antes; con resolución e ignorando a su corazón acelerado y subconsciente gritándole la palabra amor a cada paso regresó al punto de descanso.

-¡Yay! ¡comida!- Grito Siver agitando su cola rápidamente haciendo que el felino se sonrojara *¡Eso es adorable!*

-Espera un poco, solo se tienen que poner al fuego y estarán listos.- Contestó Valkhan mientras le dejaba los pescados al lobo y se dirigió a recolectar unas ramas para encender una pequeña fogata.

Unos minutos después un pequeño fuego ardía y sobre este cuatro salmones se asaban liberando un rico aroma que hacia que tanto el lobo como el lince que los observaban babearan de hambre, al revisarlos por ultima vez Valkhan puso dos de estos peces sobre una hoja bastante grande y se los daba a Siver, el canino agradecido le sonrió ampliamente antes de empezar a devorar el alimento, el felino antes de empezar a comer revisó el estado de sus heridas, la espuma ya comenzaba a disolverse y ayudaba a regenerar los tejidos afectados, si bien no eran heridas muy graves si eran un poco molestas, siento la del vientre la más dolorosa, sin embargo podría curarse adecuadamente en cuanto fuera extraído de ese lugar. Terminada la comida ambos compartieron agua de la cantimplora del cinturón de Valkhan y solo veían al fuego relajándose y permitiéndose un momento breve de paz sentados uno junto al otro.

-Sabes... aún si se que me entregaras al llegar a donde sea que vamos... solo quiero agradecerte por haberme ayudado.- Dijo Siver rompiendo el silencio mientras miraba sus patas sonrojado y un poco soñoliento.

-Ummm... de nada... sólo no permitiré que te hagan daño.- Dijo sin pensar Valkhan que al darse cuenta un segundo después de lo que dijo miró hacia el lobo quien lo vería sorprendido y aun más sonrojado.

-¿D-de verdad lo prometes?-

-...-

-...-

-... Lo prometo.- Concedió al final Valkhan sonriendo de forma sincera

Siver agito mucho su cola y abrazó fuertemente al felino quien después de un segundo de duda también abrazó al lupino, pasados un par de minutos Valkhan notó que el lobo se había dormido abrazándolo, intentó en vano liberarse pero el joven tenia un agarre de hierro alrededor de la cintura del gato, este sólo suspiró y se recostó pasando un brazo sobre la cabeza del chico quien inconscientemente sonrió en sueños y se juntó mas a su cuerpo, el lince sonrió y beso suavemente la frente del lobo y miró hacia el cielo; Valkhan estaba en problemas, no solo se había enamorado de quien se supone tendría que entregar a su líder para reclamar una fortuna, eso era lo de menos... el prometió que protegería a Siver de todo daño y si una cualidad resaltaba en el lince, era su cumplimiento de promesas.

-Por todos los cielos... ¿En que me he metido?- Preguntó Valkhan aún mirando hacia arriba, sin embargo solo bastó una mirada a la sonriente y pacifica cara del lobo para hacerlo sonreír y arrepentirse cada vez menos de la decisión que había tomado... El lince atravesaría el infierno por Siver y por mantenerlo a su lado.
 

HopeOfDawn

Whatever the cost may be...
Registrado
11 Jun 2016
Mensajes
218
Offline
Hey hey! Aquí vengo con un capítulo más de este fic, espero sea de su agrado :3

ENTRE LA ESPADA Y LA ESPERANZA
Capítulo 6: Del sarten a las brazas.

Valkhan despertó con un enorme bostezo, no supo exactamente en que momento el sueño le había ganado, pero según el cielo sobre su cabeza, seria una hora aproximadamente antes del anochecer, intentó levantarse pero le fue imposible debido a cierto lobo aún abrazado a su costado con su cabeza reposando sobre su pecho, con un suspiro el lince se dedico solo a observar al chico y a pesar de sentirse como un pervertido por hacerlo también se animó a acariciar su cuello y cabeza lentamente, el joven a su lado no despertó sino se junto más al cuerpo del mercenario una sonrisa amplia apareciendo en el hocico del mismo; odiaba admitirlo pero Siver se veía realmente adorable al dormir, pero era tarde ya y tenían que moverse, Valkhan sabia que no faltaba mucho al punto de extracción y con suerte podrían llegar a un lugar seguro donde pasar la noche antes de llegar por la mañana al lugar de evacuación.

-Siver... Siver despierta...- Dijo Valkhan mientras movía lentamente al joven quien solo se limitó a murmurar en sueños y lo abrazó más fuertemente.

-Mrrr... cinco minutos más...- Murmuro entre sueños el chico.

-No tenemos tiempo, debemos seguir.-

-Mrrrr...-

Con un suspiro más Valkhan decidió despertarlo con un método menos ortodoxo a lo que el habitualmente acostumbraba, levantó gentilmente el rostro del lobo y junto sus labios con los del chico quien segundos después abrió los ojos mirando sorprendido directamente a los ojos cobalto del felino quien mientras aun lo besaba sonrio, un par de segundos más y ambos se separaron del beso siendo el canino quien lucia el rubor mas notorio.

-No creí que funcionaria.- Dijo Valkhan con una sonrisa de satisfacción antes de levantarse con un poco de trabajo, la espuma ya había hecho su trabajo y ahora donde antes se encontraba una herida un poco profunda solo se veía como si esa parte del cuerpo del felino hubiera sido depilada, pasaba lo mismo con el tajo sobre su rostro.

-Bueno, es una muy buena manera de despertar a alguien.- Admitió Siver quien también se levantó lentamente con las piernas un poco temblorosas, el dolor ya casi no estaba ahí, pero aun persistía la molestia, sin embargo se sentía con fuerza suficiente para caminar.

-Lo tendré en mente, ahora vayámonos de aquí.- Con esto el felino enterró las cenizas de la pequeña fogata que hizo y continuaron caminando un poco despacio rumbo al norte, siguiendo el cursor de Valkhan

Al cabo de casi dos horas las patas de Siver ya pedían un descanso, pero no quería decir mucho al felino, ya que este miraba un poco atento hacia todas direcciones, sabia que en busca de alguna patrulla enemiga, unos minutos después ambos entraron en lo que parecía una caverna, el lobo se sentó aliviado mientras estiraba sus patas y miraba a su compañero de viaje, Valkhan estudiaba el mapa una vez más y con un breve gruñido de aprobación marcó un punto más cercano al original, no solo la nueva zona de aterrizaje estaba más cerca, sino que además seria sencillo el llegar al punto.

-¿Que ha pasado?- Preguntó Siver mientras Valkhan se sentaba a su lado

-He cambiado la zona de extracción, tenemos que salir pronto de aquí, la situación se ha puesto muy mal...-

-¿Peor? ¿Que no ya estaba lo suficientemente mal?-

Con un pesado suspiro Valkhan miro a Siver aplanando sus orejas.

-Es peor ya que cuando escapamos y los rebeldes tomaron el palacio, no tardaron en encontrar el cuerpo de tu padre, sin embargo también te buscan a ti, y es aquí donde todo esta peor... los rebeldes exigen tu cabeza como compensación de los crímenes del mandato de tu padre, los pacificadores te quieren por la misma fortuna de tu familia argumentando que la "repartirán" al pueblo, los reinos invasores te quieren muerto para evitar que se instaure un gobierno y prefieren el que este país se fragmente entre ellos... En resumen, eres el objetivo más buscado en este lugar y cualquiera que te entregue tendrá una gran recompensa.- Terminó Valkhan mirando al chico.

Siver abrazó sus piernas sintiendo el peso de las palabras de Valkhan sobre de el, todos en su país no lo veían ya como alguien, sino como un objeto de mucho valor, hace no mas de un mes el era respetado y querido en ocasiones por la gente en la ciudad y los altos círculos de la sociedad, pero ahora estaba reducido a esto, un fugitivo perseguido... Puso su cabeza abajo y comenzó a sollozar, ahora no tenia hogar, ni familia, el era el ultimo, sin un lugar a donde ir. El sentimiento de vacío era abrumador, el no se había sentido así desde la muerte de su madre, ahora era mucho peor. Unos brazos lo rodearon por atrás sobresaltándolo, cuando miro atrás suyo girando su cabeza fue recostado sobre el pecho del felino, Valkhan miraba hacia la entrada de la cueva de manera dura mientras mantenía su abrazo.

-No estas solo... te sacare de aquí, usaremos tu fortuna para convencer al contratista de dejarte ir y te llevare conmigo... no tengo mucho, pero no te abandonare a tu suerte, esto es en parte mi culpa... lo siento.- Dijo el lince mirando hacia el lobo con verdadero arrepentimiento en sus ojos

-Valkhan yo... no te culpo... tienes tus motivos... y me salvaste de haber terminado en un harem de Zhaar, te agradezco en verdad esto que haz hecho por mi y...- Siver se sonrojó un poco dudando pero con una determinación miró a los ojos del felino. -M-me encantaría el viajar contigo.-

El lince lo miró un poco sorprendido, no esperaba que el lobo aceptara su ofrecimiento, después de todo gran parte de las ganancias por misiones cumplidas se destinaban para su hermana con la esperanza de salvare la vida, si bien la vida que llevarían al terminar la misión seria modesta, almenos podrían vivir bien, ese era el motivo por el cual Valkhan tenia un plan adicional en movimiento, que con un poco de suerte podría funcionar. Con una sonrisa honesta el felino se inclinó y beso tiernamente la frente del lobo acomodándolo sobre su pecho, la noche no era particularmente fría, pero ambos quedaron profundamente dormidos uno en los brazos del otro.

La mañana llegó pronto y con los primeros rayos de sol ambos dejaron su refugio nocturno atrás para caminar con renovadas fuerzas hacia el punto de extracción, mientras caminaban ambos hablaban compartiendo historias de la infancia hasta de sus familias, Siver aprendió que Valkhan pretendía estudiar para ingeniero mecánico y que se iría de su hogar de no haber sido por la muerte de su madre y la complicación en el estado de salud de su hermana, por otra parte Valkhan supo que el joven Siver fue hijo único debido a las complicaciones que tuvo su madre durante el embarazo, ambos platicaban como si fueran amigos de toda la vida, el mercenario no recordaba la última vez que tuvo una platica tan amena con alguien, menos el haberse abierto como para revelar incluso su nombre verdadero, pero algo en el joven lupino le hacia tener una confianza, no solo el amor que ahora el felino estaba seguro que sentía por el chico.

-Espera... es aquí.- Dijo Valkhan deteniéndose en un claro, ante ellos se extendía una llanura y un poco más allá comenzaba una cadena montañosa, si pasaban esas montañas habrían salido del país y estarían a salvo para alejarse de la zona de conflicto y de todos los peligros para Siver.

-Genial ¿ahora que?-

Sin contestar Valkhan activó su cursor, este sirvió como una señal de bengala llamando a la nave a pasar por ellos, pasados apenas un par de minutos una aeronave se acercó a ellos por el sur, esto extrañó mucho al felino pero decidió no prestar mucha atención, solo sujetó a Siver por su cintura y lo acercó a el mientras la nave llegaba cerca de ellos, sin aterrizar una puerta lateral se abrió con un par de mercenarios más haciendo señas de despejado, ambos les ayudaron a entrar y unos segundos después la nave volaba lejos de la llanura; al sentarse en la parte de atras de la nave el gato dejó sus armas en el suelo entre los reunidos y movio sus brazos para liberarse de la presión acumulada por el peso de las mismas, Siver miro nervioso a los nuevos mercenarios, pero fue calmado por Valkhan al ponerle una pata sobre su hombro.

-Bueno en verte Shade, habían rumores de que te eliminaron el Bildonora.- Dijo el mercenario frente al felino que era un chacal, bastante más alto que el lince a pesar de su especie

-Lo intentaron, pero ya estoy bien.- Contestó con alegria el felino y ambos rieron, Jack o conocido como "mad jackal" era un compañero mercenario de Valkhan, en un par de operaciones llegaron a trabajar juntos, su nombre lo ganó debido a su actitud honesta y un poco suicida, pero era calculador y un buen amigo.

-Esto lo manda tu contratista...- Replico el otro mercenario, un oso polar que el lince no conocía, mientras tomaba una tarjeta de memoria, el felino la insertó en su cursor y después de leer el archivo, mostró a su contratista, un mensaje grabado.

-Estimado Shade si estas viendo esto, felicidades, significa que haz completado con tu misión, el oso que te acompaña es Vicktor, es mi guardaespaldas, le he enviado para asegurar que el heredero de la familia Aleer se encuentre sano y salvo...- Valkhan miro a su lado y noto, que el oso revisaba al lupino preguntando en un acento marcado sobre si había sufrido algún daño y asentía mientras Siver explicaba una que otra herida sin mencionar el intento de violación anterior. -Como podrás ver ha habido un cambio de planes, debido a la volátil situación del país las fronteras fueron cerradas a vehículos aéreos, así que la extracción se hará usando el río, nos reuniremos ahí y después de que entregues tus objetivos, se transferirá el pago final, hasta pronto.-

Valkhan miro con una sonrisa a su cursor, pronto terminaría todo, su hermana estaría a salvo y usando parte de sus ahorros pagaría por mantener con vida a Siver y escapar juntos, sin embargo un leve golpe de la bota de su amigo lo regresó a la realidad, el felino levantó la mirada y notó la seria expresión en el rostro de su compañero,quien con un movimiento de ojos señaló al oso y a la cabina del piloto e hizo una señal negativa, Valkhan asintió y pretendió solo disfrutar del viaje mientras su pata derecha se deslizó hasta su pistolera donde quitó el seguro del arma... el oso fue mas rápido y desenfundo un revolver, el disparo dio con el arma del gato quedando inutilizada, pero a cambio un cuchillo voló hasta encontrar el cuello del atacante.

-¡Pero que!?- El piloto apenas sacaba una escopeta recortada de la funda mientras se giraba cuando un tiro de una mágnum aventó su cabeza contra la consola

-V-val...- Siver no comprendia que pasaba el oso estaba forcejeando con el lince mientras que el chacal quitaba el cadáver del piloto antes de que la nave se estrellara, con un rugido y un gran esfuerzo Valkhan empujó la enorme masa de su atacante y recuperando su katana lo atravesó por el pecho dejándolo incrustado en la puerta ya sin vida.

-¿Estas bién Siver?- Pregunto el felino mirándolo, el lupino asintió y miro confundido la escena sin entender que había pasado

-Jack, ¿que demonios esta pasando?- Pregunto enojado el felino mientras se acercó a su compañero

-Lo lamento Val... trate de enviarte un mensaje antes, pero tu cursor estaba bloqueado, solo hasta que insertaste esa memoria se ha desbloqueado nuevamente.-

-¡Eso no me dice nada!-

Jack suspiró y miro de reojo al felino -Te vendieron amigo... tu cabeza tiene precio ahora, se te busca por el asesinato del presidente y ya han ido por tu hermana.-

Un frío recorrió la espalda del felino y lo obligó a sentarse, la traición era algo común en el oficio, sin embargo por lo general era algo que se pasaba por debajo del radar, un accidente por aquí, una muerte por sobredosis por allá, siempre algo para cubrir la muerte de un elemento de la organización, sin embargo el hacerlo publico era un juego peligroso, en especial en una situación así.

-Mi hermana... ¿esta?- No se atrevió a terminar la frase

-No, Gamma llego antes que nadie, ella esta a salvo.- El lince suspiro, almenos aun tenia amigos dentro del gremio.

-¿Que significa? ¿Que pasó?- Preguntó Siver tratando de entender lo sucedido

Valkhan dudó por un momento y suspiró volviéndose hacia Siver, la férrea mirada del felino preocupó al lobo, pero no tanto como lo que le contestó que hizo que su sangre se sintiera como hielo en las venas.

-Significa que soy un asesino expuesto... Todo el mundo sabe quien soy y quien eres tu... Y tendremos a todo el mundo buscándonos vivos o muertos...-
 

HopeOfDawn

Whatever the cost may be...
Registrado
11 Jun 2016
Mensajes
218
Offline
Saludos, y vengo con un nuevo capítulo, la semana fue algo rara pero alfín tengo este nuevo, espero sea de su agrado!

ENTRE LA ESPADA Y LA ESPERANZA

La nave permaneció en silencio el resto del recorrido,Siver no podía dar crédito de todo lo que implicaba el hecho de ser una fursona buscada, si, era buscado con motivos románticos, pero eso ahora se había vuelto en una verdadera búsqueda del tesoro, el valía únicamente por su ADN y sus anillos, la sensación de vacío era fuerte, pero lo único que atinó a hacer fue sentarse al lado de Valkhan y abrazarlo, el lince lo miró de reojo y solo suspirando una vez lo sentó sobre sus piernas dejando al lobo colocar su cabeza sobre su hombro y se durmiera.

-Tienes tus viejas guardias aún activas en el país Jack?- Preguntó Valkhan después de un rato al piloto mientras seguían en ruta aun desconocida.

-Así es, es a donde nos dirigimos ahora, la más completa que tengo.- Replico Jack mientras programaba el piloto automático y salió de la pequeña cabina para sentarse frente al felino. -Vaya enredo eh? Se que eras el favorito del jefe, pero el que te traicionaran así, oh hermano... si no te estimara tanto yo mismo te estaría llevando ante ellos ahora.-

-¿Así que es un precio alto? Se honesto... ¿De cuanto estamos hablando?- Pregunto Valkhan

-...-

-Vamos, dilo debo saber que tengo tengo que cubrir la espalda.-

Con un pesado suspiro Jack rascó su cabeza y miro al gato a los ojos. -Diez millones de créditos... el precio se cuadruplica si el chico viene incluido y con vida...-

Valkhan maldijo en voz baja mientras cerraba los ojos y ponía una pata sobre su frente y tomó lentamente, el sabía que seria un precio alto, pero con una cifra tan alta tendría no solo a novatos, sino también a otros cazadores experimentados tras ellos, salir de esta situación no sería nada fácil ya que los recursos con los que contaba ahora eran muy limitados, pero encontraría la manera tenia que hacerlo, por su hermana y por Siver. Ambos mercenarios guardaron un rato de silencio hasta que el chacal aclaró su garganta haciendo que las orejas del felino se movieran y lo volteara a ver.

-Así que... ¿Una extraña atracción?- Dijo Jack con una sonrisa mirando a Siver y luego a Valkhan

-Sabes que siempre tuve una debilidad por los lobos...- Contestó Valkhan mirando al lobo durmiente con una suave sonrisa y un rubor comenzando a subir por sus mejillas.

-Lo se, recuerdo a ese empresario que eliminaste en Nueva Ordein... Estuviste más tiempo del necesario solo para verlo nadar en la piscina de su mansión.-

-No puedes culparme, hasta tu admitiste que era guapo.- Contestó Valkhan mirando a su amigo de reojo.

-Nah, lo era si, pero yo sigo prefiriendo a una linda y sexy chica, además... Algo similar te pasa cada misión.- Dijo Jack encogiéndose de hombros para luego señalar al felino con el dedo mientras terminaba de hablar.

-Sabes que nuestro trabajo no nos permite tener relaciones particularmente estables o sanas... aún entre camaradas, pero yo siempre quise a ese chico especial... y creo que lo encontré...-

Jack rió un poco antes de levantarse de su asiento para ir de nuevo a la cabina de control. -Bueno, es una meta noble y dulce... pero sabes como termina nuestro trabajo también. No lo olvides.- Con eso el chacal entró a la cabina a pilotar los últimos kilómetros hasta el punto seguro.

-Lo tengo en mente...- Dijo el lince, abrazando a Siver y frotando su mejilla contra el pelaje del cuello del lupino, quien en sueños sonrió y agitó un poco su cola.

Al cabo de una hora más la nave y sus tripulantes por fin llegaron a su destino, un risco en el cual una simple casa de adobe se mantenía a duras penas de pie, la estructura había sufrido golpes de tormentas seguidas y estas habían logrado ya deteriorar la estructura, la nave aterrizó no muy lejos de la casa haciendo que tanto Siver como Valkhan despertaran del sueño en que habían caído.

-Arriba durmientes, ya llegamos.- Habló Jack saliendo de la cabina y llegando a la puerta, con un tirón saco la katana del felino del cadáver del oso y al abrir la puerta este fue a dar contra el suelo, el chacal devolvió la espada a su dueño y al bajar también le regresó su cuchillo que había quedado en el cuello del oso.- Me deshare de estos dos, ustedes entren y preparen todo.-

-C-claro,ven Siver.- Contestó Valkhan mientras bostezaba y salia de la nave

-¿Donde estamos?- Pregunto Siver al salir y mirar a su alrededor, un simple camino de tierra se abría paso entre una densa arboleda , el risco en el que estaban era el único claro que parecía haber en ese sitio, mientras que al otro lado se abría un enorme océano.

-Estamos al oeste del país, teníamos que salir del centro para tener oportunidad de movernos y planear con ventaja sobre cualquiera que nos intentara seguir.- Contestó Valkhan mientras llegaba a la puerta de la pequeña choza, usando un cuchillo logró abrir una pequeña compuerta en la desgastada pared, esta contenía un escaner de retina y un teclado numérico, tecleó un numero rápidamente y un láser barrió su ojo un par de veces antes de emitir un sonido de confirmación con el cual la pesada puerta de acero se desbloqueó y el felino abrió hacia adentro e invitó al lobo a entrar.

-¿Esto es todo?- Pregunto incrédulo Siver al ver que el lugar era apenas un cuarto no más grande que una sala de una casa mediana, un sillón viejo y corroído llacia frente a ellos, mientras que a su derecha un estante de aluminio con botellas vacías y polvosas adornaba la pared, al otro lado una cama sucia y mohosa terminaba el conjunto del lugar.

-Por ahora será donde pasaremos un par de días, necesito atender bien a mis heridas y descansar un poco al igual que tu.- Dijo Valkhan mientras parecía buscar algo al mirar a su alrededor.

-P-pero, esta sucio...- Dijo Siver al acercarse a la cama y rápidamente tapar su nariz, tal y como lo sospechaba, el colchón ya era solo tela podrida y probablemente los resortes estarían oxidados completamente a estas alturas.

-¿Que no han entrado aun?- Pregunto Jack pasando por la puerta y viendo a Valkhan.

-Hey fuiste tu quien puso el switch en este lugar, no yo.-

-Ugh... gatos...- Jack caminó hasta el sillón y siguiendo una tenue linea blanca llegó hasta una de las esquinas del cuarto, llenado hasta casi el suelo, encontró una hendidura donde después de jalar un pedazo de pared sobrepuesto, presionó un botón.

En seguida la habitación se estremeció y comenzó a irse hacia abajo, para sorpresa del lobo entraron en una especie de almacén subterráneo, que cuando el suelo se colocó sobre una plataforma metálica se iluminó el lugar con unas luces azules tenues, el lugar era mucho más amplio, bajando de la plataforma había una vitrina enorme la cual contenía municiones de distintos calibres así como algunas pistolas de mano y sub ametralladoras, las paredes tenían estantes con más armas de calibres mayores al fondo del almacén había una mesa redonda que parecía sofisticada, así como unas literas y una pequeña cocina con un desayunador; una puerta parecía dar a una habitación más, al igual que una puerta doble a mitad del lugar a mano derecha.

-Valkhan ayudame, necesitare un par de galones de combustible para la nave.- El lince acepto y junto con el chacal entraron a la habitación de las puertas dobles.

-Esto es genial...- Siver estaba atónito, un sitio así en su propio país, quien lo diría, habían suficientes armas como para armar hasta los dientes a unos cuantos escuadrones, el joven avanzó por el pasillo mirando todos los modelos y calibres de la colección, incluidas navajas para lanzar, cuchillos de combate y una que otra katana, sin embargo algo más llamó la atención del lobo, una especie de mesa de trabajo metálica, estas eran usadas por ingenieros en el palacio para cuando tenían, crear o reparar herramientas, aunque dada la colección del lugar sin duda era usada para reparación más que otra cosa.

-Por favor Jack... Te lo pido como amigo...- Las voces de los mercenarios sacaron de sus pensamientos a Siver que miró a Valkhan, parecía preocupado en verdad, sostenía el hombro del chacal casi implorando.

-...- Suspiro.- De acuerdo Shade... te mantendré informado, puedes actualizar tu cursor en la consola central.-Cedío Jack

-Gracias amigo, te debo una.- Contestó Valkhan con una sonrisa y una mirada de alivio

-De hecho me debes tres.-

-El rescate en Tripoli no cuenta... ya lo tenía bajo control.- Dijo el felino tomando un galón de combustible y yendo a la plataforma.

-Claro claro...- Replicó Jack con una sonrisa mientras cargaba un galón más y subían hacia el exterior.Una vez que terminaron de cargar la nave de combustible los tres se reunieron fuera de la nave.

-Tengan mucho cuidado, la situación del país se va a deteriorar muy rápido, manténganse a salvo.-

-Lo tendremos... Muchas gracias señor Jack.- Agradeció tímidamente el lobo, quien en cambio recibió una palmada en el hombro.

-No hay de que chico, además estarás bien siempre y cuando no te alejes de este gato, se que apenas 20 años no es mucho en la vida, pero no te rindas, y saldrás adelante, ese es el truco.- Si bien Jack no sabia porque exactamente, el chico le recordaba a su hijo mayor, pero solo sabía que tenia que darle esas palabras de aliento, Siver se limito a sonreír y asentir con su cola moviéndose alegremente.

-Buen viaje amigo mio.- Dijo Valkhan tomando la pata del chacal

-Buena suerte mi amigo.- Con esto Jack entró a la nave y momentos después despegó dejando al mercenario y el lobo solos en el risco.

-¿Porque no nos fuimos con el? Con esa nave podíamos cruzar el océano hasta el siguiente país.-

-El país ha sido completamente bloqueado, el salir es complicado, nuestra mejor opción es escapar junto con los refugiados, aunque en cuanto te vean y reconozcan nos atraparán.-

-No es muy alentador lo que dices... si es así entonces ¿Que? ¿Viviremos aquí hasta quien sabe cuando?- Preguntó el joven lobo agitando su cola y orejas un poco molesto por la situación, ya habían regresado al interior del refugio y se dirigían a comer un poco, el lugar tenía unas raciones militares para subsistir por algunos años.

-No, nos quedaremos un par de días, después saldremos de incógnitos a buscar a los refugiados y con ellos escapar, me encargaré de darte una identidad nueva y así poder eludir a la seguridad de control de salida.-

-¿Pero que hay de ti?-

-Me inventaré una nueva identidad también, aunque me hayan traicionado, no quiere decir que aún no pueda hacer algo al respecto.- Contestó Valkhan apretando sus puños al recordar lo sucedido, sin embargo después de un momento agitó su cabeza y aclaro sus ideas. -Por ahora te recomiendo darte un baño, te ayudara a sentirte mejor y relajarte, yo prepararé un poco de comida en lo que estas ahí.-

-Ok, de hecho si es una gran idea pero...- Siver miró a Valkhan sonrojado, desde su rescate en la nave y su promesa en el rio el lobo había estado queriendo algo más con el lince, así que quitándose su miedo y su ropa silenciosamente se fue acercando al gato de mayor edad mas no de estatura

-¿Pero que?- Pregunto distraidamente el felino mientras revisaba los utensilios a la mano para cocinar.

Fue ahí cuando un par de brazos rodearon a Valkhan, el abrazo era tierno pero firme, nuevamente el aroma que había asaltado la nariz del felino antes lo invadía completamente ahora, era una esencia intoxicante, el lince se giró lentamente hasta toparse con un Siver completamente desnudo, esos ojos... esos ojos grises que lo hipnotizaron antes ahora lo miraban de una forma que provocaba todo su pelaje erizarse y sentirse electrificado, el lobo tomó por sorpresa a Valkhan al acercase más y más a su rostro hasta que sus labios se conectaron en un beso en el que su corazón se aceleró como si hubiera corrido un maratón, el beso duro unos minutos y para cuando se separaron el uno del otro para recuperar el aliento, un solo hilo de saliva unía los labios de uno con los del otro.

-No quiero bañarme solo...-

Valkhan sostuvo las mejillas de Siver y lo acerco a su rostro por otro beso, pero este siendo mucho más apasionado haciendo que la cola del lobo se agitara sin control, mientras se besaban el lince comenzó a quitarse la armadura y su ropa de combate al grado que para cuando alcanzaron la puerta del baño el felino estaba completamente desnudo, el baño era una habitación simple, pensada para no más de dos o tres personas contaba con un par de retretes dentro de cubículos separados un par de lavamanos juntos, mientras que la ducha era un único espacio amplio con unas puertas opacas; ambos entraron a la regadera y ajustando el chorro de agua a una temperatura agradable comenzaron a lavarse el sudor, sangre y otras sustancias del cuerpo del otro. Siver recorría el vientre blanco del felino sobando con gentileza el área donde la placa de la armadura había herido al felino arrancándole un ronroneo de satisfacción al lince; Valkhan por su parte recorría la delgada figura del Siver, su constitución era un poco atlética aunque no tenia mucha musculatura desarrollada, el pelaje era suave al tacto por lo que dejando salir sus garras recorría el cuerpo del lupino lentamente haciéndolo jadear de placer.

Pronto esas caricias se volvieron abrazos haciendo que el pelaje negro se mezclara con el café y blanco del otro, una vez mas se besaron con pasión, pero algo pronto los hizo separase un poco y mirar hacia abajo, los miembros de ambos estaban completamente erectos y a su máxima expresión, Siver era mas largo aunque un poco delgado (unos veinte centímetros según el cálculo del lince) y aunque el tamaño de Valkhan no era nada despreciable (aproximadamente dieciocho centímetros creyó el lobo) su anchura era mayor, ambos se sonrieron sonrojados y fue el gato quien tomó la iniciativa; empujo suavemente a Siver contra la pared bajo la regadera y se hincó quedando con la erección del lupino a la altura de su vista, con una sonrisa sugestiva tomó el miembro del lobo y comenzó a besar y lamerlo lentamente obteniendo con satisfacción bastante pre y gemidos del canino, su sabor era salado más no desagradable, por lo que continuó introduciendo casi todo el miembro del lupino dentro de su boca, Siver sostenia la cabeza de Valkhan mientras sus rodillas temblaban y jadeaba de placer, le habían practicado sexo oral, pero el felino lo estaba mandando muy rápido al clímax, su lengua jugando por todo su miembro, junto con sus patas acariciando sus testículos y entrada lo estaban volviendo loco de placer; sin embargo antes de que pudiera venirse, Valkhan lo detuvo y sin decir palabra lo volteó dejando que su pecho se apoyara en contra de la pared, lentamente la lengua del lince fue lubricando la entrada del lobo quien intentaba masturbarse pero la pata de Valkhan se lo impedía a cada intento, cuando consideró que estaba lo suficientemente dilatado y lubricado el gato se levantó tomando a Siiver por la cintura y frotando su miembro entre sus nalgas dejando un poco de pre en el camino.

-Puedo detenerme si no quieres hacer esto...- Dijo Valkhan mirando a Siver con un poco de preocupación

-T-te... te deseo...- Fue lo que atinó a decir Siver mientras que con seguridad tomó el miembro del felino y lo introdujo en el, Valkhan comenzó a embestirlo lentamente mientras el lobo se acostumbraba a su tamaño y grosor, sin embargo el dolor pronto se transformo en placer haciendo que ambos gimieran y jadearan como nunca antes A pesar de la condición física del mercenario, este pronto llegó a su clímax por la sobrecarga de sensaciones y la esencia del joven lobo quien a su vez al sentir la descarga de la semilla de su compañero también golpeó su clímax embarrando sus fluidos en la pared. Al acabar ambos machos se separaron lentamente y de nuevo se limpiaron tiernamente mientras compartían caricias y dulces besos.

Salieron del baño sin secarse tomados de las patas y se recostaron agotados por lo ocurrido en el día más su reciente actividad, Valkhan abrazó por la espalda a Siver quien le deseo un buen descanso antes de caer rendido, el felino sonrió al lobo y con un beso en su mejilla se recostó dejano que el sueño y la calidez del contacto del joven lupino lo relajaran hasta caer profundamente dormido
 

Noah V.

¿Snow?
Registrado
22 Jun 2016
Mensajes
37
Offline
He de mencionar que su historia realmente me gusta, los personajes, los momentos de acción así como el contexto se me hacen llamativos. No puedo esperar por leer más y saber que es lo que sucederá y en cómo terminaran las cosas.

Y me imaginaba que tendrían algo de diversión ese par en el séptimo capítulo, lugar donde quedarse, a solas y considerando las ganas que ya se traían jaja
 

HopeOfDawn

Whatever the cost may be...
Registrado
11 Jun 2016
Mensajes
218
Offline
Hehehe gracias ^^, me alegra que sea de tu agrado, estoy trabajando sobre el siguiente capítulo, es posible que lo este posteando mañana
 
Arriba Pie