Crónica Escoltas [Digimon] [Ewain Blake Wilson]

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

Moonchild
Registrado
27 Nov 2010
Mensajes
3,277
Offline
"Escoltas [Digimon]”
a) NPC que la solicita: Variable (El Digimon que conocieron en X-Mayhem I)
b) Lugar donde debe ser tomada: -
c) Descripción de la misión: Desde hace días, el Digimon que conocieron se ha estado sintiendo vigilado, como si alguien (o un grupo) lo acechara constantemente. Además, hay rumores de que hay bandidos secuestrando Natural Carriers quien sabe para qué. ¿Serán paranoias o algo siniestro podría estar cerca del Digimon? Tal vez sería mejor investigar...
d) Descripción del campo de juego: Ciudad
e) Objetivos a cumplir:
  • Escoltar al Digimon
  • Confirmar la presencia de bandidos o secuestradores que pudieran ir tras él
  • Derrotarlos y atraparlos
f) Datos Extra:
  • Esta Quest es parte de la Crónica: X-Mayhem
  • Mínimo de Post: 4
  • Plazo: 10 Días
  • Requisitos: Haber completado una de las Quests de X-Mayhem I
  • De acuerdo con el Digimon, la sensación de estar siendo vigiladoempezó al día siguiente de haberse encontrado con ustedes
  • Aunque al principio no se sepa, las paranoias del Digimon y los rumores son ciertos. Hay tres Tamers (+ Compañeros) que van tras él, renegados de poca monta que están secuestrando por ordenes de alguien mayor. Interrogarlos no sirve de nada, ni ellos saben bien para quien trabajan ni que quieren hacer con los NC
  • En algún momento de la Quest, uno de losrenegados inyectará al Digimon con un suero de contenido desconocido, el cual no parecerá tener efectos inmediatos (Este Evento es obligatorio para poder proseguir con la Crónica)
g) Recompensa:
Completación: Quest C. 250 Bits. Acceso a "X-Mayhem III"


Quest Crónica:

Mínimo de posts en Solo: 4.
Plazo: 10 días.
Digivice: iC.
Extra: Digimental of Hope.

Ewain Blake Wilson & Patamon

Takerudark Takerudark go go
 

Esposo Canon de Hoppie
Registrado
20 Jul 2006
Mensajes
7,548
Offline
El cielo permanecía despejado al tiempo que el sol comenzaba a elevarse, señal de que un día nuevo estaba naciendo en ese momento. Patamon despertó inmediatamente después de sentir que un rayo de luz le golpeaba en el rostro, desperezándose con dificultad para levantarse finalmente. Miró la habitación y notó que su Tamer estaba completamente dormido, casi con un hilo de baba cayendo desde su boca, lo cual hizo que su cara se ensombreciera con un tono de maldad. Era hora de despertar a Ewain. Dejó la cama sigilosamente y voló hasta las cortinas de la habitación, tomando el cordón que las levantaba y jalando lo mejor que pudo. El resultado fue un grito de molestia, el escocés estaba escondiéndose entre las sábanas como si fuese un vampiro, aquella forma de levantarlo era demasiado cruel hasta para Patamon, pero sabía que tenía un encargo pendiente con la Central de Tamers y no podía poner mucha resistencia. No obstante, seguí sumergido entre el embozo y el colchón de su cama, por lo que la patata optó por saltarle encima hasta que lograra levantarlo.

Veinte minutos después, Ewain ya estaba de pie y bañado, cargando una cara de pocos amigos por lo que había hecho su Digimon. Patamon se encontraba sobre la cabeza de su Tamer y Chackmon permanecía detrás de ellos, tal y como acostumbraba. Salieron del INN y se dirigieron a la central, pero antes de llegar, se vieron interceptados por el Dorumon con el que habían estado un par de días antes. Cuando los paró, se detuvo a recuperar un poco el aliento, pero se encontraba tan agitado que le costó bastante trabajo.

Dorumon, tranquilo, ¿qué sucede? —preguntó Ewain ante tal escena.

Necesito su ayuda —pidió el reptil morado entre jadeos. El escocés se miró con su compañero digital y entonces voltearon a verlo nuevamente—. Siento que me están siguiendo.

¿Cómo así? —Patamon habló desde la cabeza del peliazul.

Sí, desde hace un par de días que nos conocimos, siento que alguien o algo me sigue —comentó al tiempo que miraba hacia ambos lados, como si estuviese buscando a alguien cerca, pero al no verlo, volvió los ojos hacia ellos una vez más—. Además, he oído unos rumores que me han dejado los pelos de punta.

¿Sobre?

Escuché que hay unos renegados que están secuestrando Digimon del tipo Natural Carrier y… —hizo una pequeña pausa para tragar saliva y poder continuar— yo soy uno de ellos.

Ewain se llevó una de las manos a la barbilla, meditando tranquilamente lo que le estaba contando el portador del X-Antibody. Era bien sabido que los Dorumon eran una especie de Digimon “especial”, así que no sonaba tan alocada la idea paranoica sobre ser vigilado y seguido. Patamon tronó la boca como si no lo creyese todavía, pero accedió a acompañar un rato al Digimon para ver si podían averiguar algo al respecto.

Oye, ¿y la Central de Tamers? —dijo Patamon al recordar que debían de estar ahí en unos cuantos minutos.

Esto creo que es más importante —contestó el europeo al tiempo que sacaba su D-Terminal y redactaba un pequeño correo para los trabajadores de la central, explicando que se les había atravesado un imprevisto y que les sería imposible poder asistir ese día al edificio—. Listo, ya mandé un mensaje.

En verdad muchas gracias —hizo una pequeña inclinación el Child—. No tengo cómo pagarles por lo que han hecho antes y lo de ahora.

No es nada, lo más importante es que investiguemos si realmente estás siendo seguido —contestó Blake, mirando a los alrededores para corroborar que estuvieran solos—. En caso de ser así, deberemos averiguar por qué lo hacen y cuáles son sus intenciones.

Vamos, entonces —Patamon saltó de la cabeza de su Tamer y voló a la altura de Dorumon, quien lo empezó a seguir, aunque no sabía muy bien hacia dónde—. Seguiremos tus pasos para ver si encontramos algo.

Chackmon —el espíritu se materializó luego de escuchar su nombre, atendiendo al llamado de su portador.

Dígame, señor.

Por favor, mantén los ojos bien abiertos —dijo en voz baja para no ser oído por nadie más—. Así como siempre lo haces.

¡Sí, señor! —exclamó a la vez que juntaba los talones y daba un saludo militar.


Mirae Kiyoe pase, porfa <3
 

Esposo Canon de Hoppie
Registrado
20 Jul 2006
Mensajes
7,548
Offline
Jonathan, se está moviendo —dijo un sujeto con el cabello rojo como el fuego. Mantenía entre sus manos unos binoculares, escondiéndose para no ser descubierto y poder observar de mejor manera algo a lo lejos.

El aludido, al escuchar su nombre, dejó su D-Terminal y lo guardó, para posteriormente acercarse hasta su compañero y ponerse en cuclillas. Tomó los binoculares y los colocó en sus ojos para poder ver mejor. Tronó la boca al percatarse que el otro tenía razón, poniéndose de pie y regresándole el aparato al pelirrojo.

Bien, debemos seguirlos —comentó pasados unos segundos el castaño. Liollmon volteó a verlo y asintió para luego llamar a Floramon y Alraumon. Los tres seres digitales se colocaron junto a sus respectivos Tamers y esperaron indicaciones.

Hay que tener cuidado —habló finalmente la única faltante, una chica rubia de buen porte y figura—. Recordemos cuál es nuestra misión, ¿de acuerdo, Mirko?

Lo sé, Eydís —respondió el primero, colocándose también de pie—. Además, ahora no va solo. Va acompañado de un chico de cabello azul y su Patamon.

Eso no será un impedimento —Jonathan miró hacia donde estaba su objetivo y sus escoltas, ensanchando la sonrisa de una manera tétrica—. De ser necesario, los eliminaremos.

[…]
Conforme iban caminando, Dorumon les explicaba que había pasado un día bastante normal luego que se fueran. Pero al día siguiente, comenzó a notar presencias extrañas y se empezó a sentir observado en todo momento, incluso cuando regresaba a su casa. Ewain prestaba atención a medias, pues también se encontraba alerta por si escuchaba algún ruido fuera de lo común o si sentía a alguien que los observara, pero con todo el ruido de la ciudad era casi imposible poder identificar algo. El escocés propuso entonces que salieran de File City, pues así sería más fácil dar con los bandidos y, en caso de ser necesario, pelear contra ellos. Así fue como dirigieron hacia el Bosque Inquebrantable y dejaron la ciudad atrás, dejando allá los edificios y calles de concreto para dar paso a la tierra y los árboles frondosos que caracterizaban el lugar.

¿Han sentido algo? —preguntó Dorumon mientras volteaba de manera paranoica hacia todos lados.

La verdad no —confesó Patamon, alzando sus hombros.

El enemigo no ha sido identificado —reportó Chackmon a dos metros atrás de su portador.

Yo tampoco —dijo Ewain luego de escuchar a su juttoushi.

A decir verdad, el europeo agradecía en ese momento la presencia de su compañero espiritual, pues así tenía ojos en la retaguardia y él podía centrarse en otros lados, además de dar la apariencia de estar distraído cuando en realidad estaba al tanto de todo lo que sucedía a su alrededor. Se detuvieron luego de avanzar unos cuantos minutos más y se sentaron junto a un árbol para descansar. Mantuvieron una plática bastante amena y totalmente trivial, todo con el objetivo de distraer a sus acosadores en caso de estar junto a ellos. De pronto, una rama se oyó crujir a lo lejos, sonido que alertó al trío digital y al espíritu, los cuales terminaron poniéndose de pie.

No hay nadie acá —Patamon se asomó hacia los arbustos cercanos, pero no pudo ver nada.

Yo tampoco veo algo —dijo Dorumon, pero en realidad no estaba buscando del todo bien por temor a encontrar algo que no quisiera y ponerse en peligro.

Señor, las sospechas de nuestro aliado eran ciertas —Chackmon se mantenía quieto junto al escocés, viendo en una dirección en específico. Entrecerró los ojos y dio un suspiro, afirmando lo que acababa de decir—. Sí.

¿Cuál es su posición? —preguntó Skadi luego de alejarse un poco de los Child, todo con el fin de no ser escuchado por el portador del X-Antibody.

A la una en punto.

Ewain frunció el ceño, eso significaba que se encontraban ligeramente hacia su derecha. No pudo ver hacia ese lugar, pues de haberlo hecho, habría llamado su atención y el factor sorpresa se habría ido al demonio, por lo que se limitó a regresar con los dos Digimon. Cuando el escocés les explicó lo que estaba sucediendo, Dorumon no pudo evitar ponerse nervioso, pero fue Patamon quien lo calló antes de que dijera algo que pudiera alertar a los bandidos. Guardaron la calma y decidieron internarse un poco más en el Bosque Inquebrantable, pues ahí podrían pelear con mayor libertad en alguno de los claros del lugar.


Mirae Kiyoe bendito sea que no evalúas (?)
 

Esposo Canon de Hoppie
Registrado
20 Jul 2006
Mensajes
7,548
Offline
El trío digital, junto con Dorumon, caminaron hacia el claro que tenían más cerca y se detuvieron un momento, pero más tardaron en hacerlo que en ser asaltados por dos de los tres bandidos que los observaban desde que habían salido desde File City.

Entréguenos a Dorumon y nadie saldrá herido —dijo un chico pelirrojo junto a su Floramon. La chica de al lado solamente sonrió y cerró los ojos, dejando que el otro fuera el que amenazara. Una Alraumon se mantenía junto a ella, posiblemente era su compañera digital.

Ewain…

¿Quiénes son ustedes y qué quieren? —preguntó el escocés, colocándose frente al reptil para protegerlo. Patamon hizo lo mismo y se posicionó en sus dos patas con una mirada de pocos amigos.

¿Unos ladrones y a Dorumon? —dijo con sarcasmo la muchacha, abriendo los ojos y colocando sus manos en forma de taza en la cintura— Pensé que eso era demasiado evidente.

No lo permitiré —sentenció el escocés, sacando su iC y mostrándolo—. Patamon, prepárate.

La patata, quien al oír a su Tamer decir eso brincó y comenzó a volar, fue cubierto por una luz cálida que ya era muy bien conocida. Ewain mantenía en sus manos una leve aura de color azul, la cual había dirigido hacia el digivice y éste reaccionaba, desencadenando la evolución de su Digimon. La pequeña figura del Child fue cambiando y tomó una más antropomórfica, desplegando una serie de alas en su camino. Pronto, la patata había sido reemplazada por un ángel con un casco de metal y un bastón, de melena dorada y pronunciado cuerpo.

No eres el único que puede evolucionar —dijo la rubia y levantó su propio digivice, el más básico, junto a su compañero—. ¡Alraumon!

El mismo tipo de resplandor envolvió ahora a los enemigos, dejándolos pasar a su forma adulta. Togemon y Harpymon aparecieron de inmediato, eran las formas evolucionadas de Alraumon y Floramon respectivamente. Fue así que un combate se entabló, teniendo por un lado a la planta y al ave y, por otro, al ángel. Angemon hizo lo que pudo para asestar el primer golpe, pero al verse sobrecargado por una serie de espinas y una ventisca cortante, tuvo que optar por una posición más defensiva. Sin embargo, no pudo bloquear ninguna de las dos, pues el tamaño del ataque de Togemon y la intangibilidad del de Harpymon, lo hicieron imposible.

Dos contra uno, la tienes difícil, muchacho —se burló Mirko, el bandido de pelo rojo.

No conocen el verdadero poder de Angemon —se defendió el otro, dejándolos de lado y concentrándose más en el combate—. Angemon, evade y noquea a uno primero.

No lo permitiré —esta vez fue la chica la que habló, ordenándole a su Digimon que no dejara que eso sucediera.

Antes de poder hacer otra cosa, Ewain se vio en la necesidad de sacar una memoria de su cinturón multiusos y colocarla en su lector, invocando a Diablomon en cuestión de segundos. El escocés le ordenó defenderlos de aquellos dos, por lo que el otro salió disparado para ayudar a Angemon en el combate. Al ver aquella memoria, los dos Tamers que intentaban emboscarlos se pusieron completamente nerviosos, mas Skadi ignoraba realmente el por qué de eso.

[…]​

Mientras tanto, del otro lado de los arbustos, Jonathan continuaba oculto junto a su recién evolucionado Liamon, esperando el momento perfecto para poder atacar. Se percató que el Tamer que acompañaba a Dorumon era de rango alto, específicamente Elite, pues de otra forma no habría podido atacarlos con la memoria de Diablomon, por lo que dedujo que sería mejor actuar con perfil bajo y huir en cuanto pudiesen. Si podían robarse al Dorumon durante eso, sería un plus a lo que se les solicitó, pero no iban a arriesgarse de esa forma con alguien como él protegiéndolo. Sabía también que sus compañeros se habían percatado de aquello, por lo que debía hacer algo rápido.

Por suerte, Dorumon empezó a caminar hacia atrás, asustado por la batalla y con temor a que fuese secuestrado por ellos o que le hicieran algo, por lo que no se percató que Jonathan brincó de su escondite y lo tomó por la espalda, inyectándole rápidamente un suero desconocido. El Child hizo ademán de querer quitárselo de encima, pero al sentir cómo era introducido aquel líquido en su cuerpo, se detuvo y no fue capaz de hacer mucho. No supo por qué fue eso, pues no se sentía mal, pero fue incapaz de hacer algo hasta que el otro lo soltó.


Mirae Kiyoe one more.
 

Esposo Canon de Hoppie
Registrado
20 Jul 2006
Mensajes
7,548
Offline
¡Señor! —exclamó Chackmon, viendo horrorizado lo que acababa de pasarle al reptil— ¡Dorumon necesita su ayuda!

Sin pensarlo dos veces, Ewain volteó hacia donde estaba su juttoushi y pudo observar que el reptil acababa de caer al suelo y no se movía. Temiendo que fuese una especie de veneno o algo similar, Skadi tomó su digivice y evolucionó a Angemon a su siguiente etapa, ignorando por completo a los otros dos enemigos y dirigiéndose de inmediato hacia el castaño y Liamon. Jonathan chasqueó la lengua y miró a su compañero digital, quien rápidamente comprendió que debía sacarlo de ahí. Los otros dos renegados ni siquiera intentaron contraatacar, sabían que con esa nueva forma del ángel iba a ser prácticamente imposible hacerle frente, por lo que aprovecharon el momento y huyeron junto con sus Digimon. El jefe de los renegados, por su parte, alcanzó a subirse a Liamon antes de que el ángel utilizara su espada para atacar, pero la velocidad fue bastante alta y logró esquivar la técnica de Holy Angemon sin ningún problema.

Ewain, ¿qué hacemos? —preguntó el ángel antes de continuar, no sabía si debía permanecer ahí o auxiliar al Child.

Hay que perseguirlos —dijo luego de ver que el Digimon morado se podía poner de pie sin ningún problema e insistía en que se encontraba bien— Dorumon, mantente cerca y si te sientes mal, dilo.

Sin pensarlo dos veces, el escocés rodeó su mano con datos y con un par de movimientos, cambió su figura humana por la de un oso polar militarizado, no sin antes brindarle al ángel un poco de ayuda con dos cartas: Símbolo de la Esperanza y Powerful Will. La fuerza y velocidad del ángel aumentaron impresionantemente, momento que aprovechó para salir disparado hacia donde habían huido el trío de renegados. Una vez ya como Chackmon, el guerrero dio un salto y desplegó sus esquís, de tal forma que pudiera seguir a su compañero digital lo más rápido posible.

En cuestión de minutos, el ángel logró alcanzar no sólo al Tamer de antes y su Liamon, sino también a los otros dos, los cuales habían detenido su andar para esperar a su camarada. El chico bajó de su Digimon cuando notó la presencia del Perfect, pues sabía que sería imposible escapar ahora y deberían enfrentarse a él. Los tres entes digitales dirigieron sus ataques característicos, pero el ángel, en lugar de hacerse hacia atrás, se lanzó hacia ellos, desviando el Thunder of King de Liamon y soportando las espinas de Togemon y el viento cuchilla de Harpymon. Logró asestar un golpe directo con su Excalibur y Harpymon salió disparada hacia atrás y herida, de tal forma que terminó volviendo a su etapa inicial. Tal parecía que no eran muy expertos en su etapa Adult, por lo que era señal que apenas acababan de alcanzar el rango Medium. Antes de continuar, Chackmon hizo acto de presencia de manera sorpresa y se lanzó contra el cactus, quien lo recibió con unos puñetazos que logró evadir gracias a su Ice Shift. Cuando el Adult se distrajo, utilizó su Tsurara Punch y lo mandó a volar de la misma forma que había hecho su Digimon con el otro contrincante. Togemon, por lo fuerte del impacto, volvió también a su etapa inicial y quedó desmayado junto a su Tamer.

Ríndete, ya no tienes escapatoria —dijo el ángel mientras se ocupaba del león digital con cierta facilidad.

Nunca. Liamon, destrúyelos —exclamó Jonathan y ordenó a su Digimon a que continuara con la pelea.

Chackmon asintió, dándole a entender al ángel que no se contuviera en la lucha. Empezaron a intercambiar unos cuantos golpes, pero la superioridad del Perfect era evidente y no tardó mucho para Excalibur alcanzara el cuerpo de su enemigo, dejándolo con dificultad para moverse. Dorumon en ese instante llegó detrás de ellos y observó justo el instante donde Liamon no pudo más y terminó vencido por el cansancio, volviendo a su etapa anterior.

Ya no tienen forma de huir —dijo Chackmon mientras levantaba a Romeo y les apuntaba a los humanos.

[…]​

En verdad, me encuentro bien —insisitó Dorumon a Ewain y Patamon, quienes no se habían movido de ahí en más de una hora—. Me caí y me paralicé por el miedo, fue demasiado rápido todo y sorpresivo que no me dio tiempo de reaccionar.

¿Me estás diciendo la verdad? —preguntó el peliazul mientras tocaba su frente y varias partes de su cara— No siento que tengas fiebre o algún otro síntoma.

Tal vez esté diciendo la verdad —dijo Patamon con un poco de incredulidad, no le parecía muy normal lo que acababa de pasar, menos que no le hayan hecho algo más al Child—. Creí que te iban a secuestrar.

Señor… —Chackmon mantenía su porte serio y sin expresar sentimientos, estaba muy apenado por lo que acababa de suceder y no se perdonaba el haber permitido que el enemigo se hubiese infiltrado en su territorio. Ewain negó con la cabeza antes de que pudiera decir más, dándole a entender que ya no continuara con el tema.

Yo también. Pero me siento bien, en verdad —repitió por enésima vez el Natural Carrier.

Continuaron discutiendo poco más de una hora hasta que terminaron cansados de intentar convencer a Dorumon de ir al hospital, por lo que se fueron y dejaron ahí a su amigo, con la reserva de que los fuera a buscar en caso de notar algún síntoma extraño o algo por el estilo. Ewain se encontraba muy intranquilo, al igual que el par digital, pero no hubo poder humano o Digimon en hacerlo razonar, por lo que perderían el tiempo si continuaban insistiendo. Chackmon les repitió una y otra vez que el suero no era algo que él hubiese visto anteriormente, por lo que no podían identificarlo y eso los preocupaba más todavía. Llegaron así al hospital de la ciudad y hablaron con Baromon personalmente, a quien le explicaron cada uno de los detalles del encuentro que habían tenido. El doctor digital meditó un poco sobre el asunto, pero al no tener gran información sobre lo que comentaban, les pidió mantener un ojo encima de él y en caso de notar algún cambio o síntoma, llevarlo inmediatamente a la clínica, incluso contra su voluntad. Salieron un poco más tranquilos del lugar, aunque no del todo, especialmente el escocés, pero no le quedó más que volver al INN y descansar hasta el día siguiente. Tal vez era parte de su paranoia que había empezado desde hace días, pero sentía algo en el fondo de su alma que no estaba bien. Patamon por su parte, decidió dejar el tema ahí y esperar a ver qué sucedía a la mañana siguiente.


Mirae Kiyoe done.
 
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba Pie