Oneshot Escrito en la pared

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
6,004
Offline
Mató a su familia, mató a todo aquel que ella alguna vez quiso, por esa persona fue que decidió entrar al peligroso mundo del espionaje, aunque fuese trillado, había decidido vengarse, no tenía nada más que perder, solo quería darle muerte a quien le arrebató su vida. A sus ocho años, ella había conocido el más profundo dolor, así como el más intenso odio.

Ocho años, ocho años que dedicó a pulirse desde que era una niña, a convertirse en una maquina asesina, a lograr ser lo que ella odiaba con tal de matar a cualquiera involucrado en la muerte de sus padres. Lo poco que le quedaba de humanidad y amor era captado por su mentora, la qué le enseñó todo lo que necesitaba, misma que le decía que abandonara su misión, por su bienestar, pero la chica no hizo caso y decidió seguir. Esa mujer no solo la acogió como una hija, la instruyó en el arte de la seducción, al ser una gran herramienta en el trabajo, pero, esto confundió a la joven, ya que generó sentimientos que ella no deseaba tener en ese momento, el amor. Ella solo quería odiar, por lo que al sentirse segura de que se podía valer por sí misma en el mundo del espionaje, puso manos a la obra y decidió buscar cumplir su venganza.

La venganza que tanto la movía, la llevó justo al momento que tanto ansió, tras cien días y noches de investigación, llegó a estar fuera del balcón de la habitación de quien mató a sus padres, pero, no esperaba que la situación fuera así. Pues dentro del cuarto, con cigarro y una copa de Martini en mano, se encontraba su mentora.



- ¿Piensas estar toda la noche escondida? Dime que al menos traes la pistola cargada. -




- ¿Por qué? -


- No lo sé, quizá fue remordimiento por matar a mi mejor amiga, eras tan parecida a ella de niña, que me llegó la culpa. -


- ¿Por qué mató a mis padres? Si mi madre era su amiga ¿Cómo pudo hacerlo? -


- ¿Te lo dije o no? Entre espías, no hay amigos. -
Dijo la mujer fumando y mirando hacia la ventana donde sabía que ella estaba. - tu madre se lo buscó, no había de otra. -

- ¿Cómo puede decir eso? ¡Mató a mis padres! -


- Tu madre sabía los riesgos del trabajo y aun así se juntó con ese imbécil, sabía cuánto la amaba y prefirió a ese americano que a mí. -
Confesaba la mentora tomando un poco de su bebida. - Ambas trabajamos en secreto para Rusia, la muy estúpida se enamoró de tu padre y decidió irse a América con él, ella sabía que era considerado traición. -

- ¿Por qué? ¿Por qué esperaron tanto? ¿Por qué la mató después de tanto tiempo? ¿Acaso le hizo algo? -


- Ella no hizo nada, fue tu padre quien le puso la soga a tu madre. -
Explicó la señora sin parar de fumar, recostando sus brazos en el respaldo del sofá. - descubrió que teníamos monitoreada a tu madre y antes de que hablara, tuvimos que actuar, por qué sí la detenían, no solo sería un gran problema para los dos países, iba a perder a mi mejor amiga por completo. -


La mujer contó los sucesos de esa noche, en la que entraron de golpe al departamento, disparando junto a otros atacantes hiriendo al hombre, ella logró seguirlos hasta el balcón, donde apuntó con su rifle a su amiga, que sujetaba el cuerpo herido de su esposo. Por más que le gritó, por más que le suplicó que lo soltara y se fuera con ella, que la protegería, su amiga se negó y de manera inesperada, sacó una pistola tipo escuadra, apuntándole. Sería el rencor por ser rechazada, sería la reacción natural como soldado, que, en un segundo, una bala salió de su rifle, cayendo de rodillas, empezando a llorar al haberse dado cuenta que había matado a su mejor amiga.

Tras una bocanada de su cigarro, la señora se puso de pie, mirando hacia el balcón, viendo como la joven tomó fuerzas y se mostró, apuntando con su pistola a quien había visto como su maestra, como lo más cercano a una familia, y al mismo tiempo, lo más cercano a estar enamorada. Sus manos temblaban, toda la confianza y determinación de antes se tambaleaba, pues la asesina de sus padres era lo único que le quedaba, a quien admiraba e idolatraba. Esa joven de dieciséis años había quedado frente a esa mujer de treinta y cinco años, la mujer que más quería y la mujer que más odiaba.


- ¿Qué piensas hacer? ¿Matarme? Hazlo, no te suplicaré ni pediré perdón por lo que hice.
- Hablaba la mujer dejando su Martini en una mesa de sala. - amé a tu madre, odié a tu padre, por culpa de él terminé matando a mi mejor amiga. -

- ¿Por qué no me mataste? ¿Por qué me mentiste todo este tiempo? -


- Por qué no quería que te metieras en este mundo, no quería que tuvieras que pasar por todo esto. -


- ¿Y qué no supiera que mataste a mis padres? ¿Qué de lo que me has dicho todo este tiempo ha sido cierto? -


- Qué quiero que dejes esta vida y nos vayamos lejos de aquí, puedes matarme cuando se te de la gana, pero al menos, déjame ver que puedes vivir como siempre lo deseó tu mamá, como una chica normal. -


La joven sentía sus manos temblar mientras apuntaba su arma, recordando las noches en que esa mujer le enseñó el arte de amar en la cama, sus besos, sus caricias, su afecto, aunque era una adolescente, entre sus brazos se sentía una mujer grande, se sentía a la par, maestra y alumna mezcladas por un amor creciente, un amor real, entre los brazos de aquella mujer se sentía completa, vulnerable, protegida y amada.


- Tú mataste a mis padres. -


- Maté a mi mejor amiga y a la mujer que más amé ¿No crees que también sufrí todos estos años? Te cuidé, te mentí, te vi en ella y luego me interesé en ti, en una mocosa a quien le doblo la edad, no porque eras parecida a mi amiga, por qué en verdad me gustaste. -


- Yo… -



La joven temblaba todavía apuntando con la pistola, mirando a esa mujer, la odiaba como a nadie y la quería como a nadie. Su corazón estaba confundido, si su historia era cierta, al final, todos habían sido víctimas de la vida que habían decidido llevar, de cumplir misiones, aunque estas hicieran tripas corazón.

Solamente se escuchó un clic, no se sabía si había sido el gatillo o el seguro, pero fuese lo que había pasado, en la mañana no se encontró ningún rastro, más que unos canalillos de sangre hacia el balcón. Los colegas de esa mujer no entendían si estaba viva, pues era su sangre, no sabían quién la atacó, fuese lo que hubiera pasado en aquella habitación, solamente las paredes lo tenían escrito.
 

تالف و مكسور تماما
Moderador

Offline
Me gusto la relación del final con el título, creo que esas son siempre mis partes favoritas (porque en serio creo que hay que tener talento para elegir títulos). La historia estuvo bien, aunque un poco breve (me refiero al desarrollo, no a la longitud del escrito).
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
6,004
Offline
Me gusto la relación del final con el título, creo que esas son siempre mis partes favoritas (porque en serio creo que hay que tener talento para elegir títulos). La historia estuvo bien, aunque un poco breve (me refiero al desarrollo, no a la longitud del escrito).
Shi :v al final se me hizo corto XD
Pd: creo que el mejor titulo en relación a la historia es Bajo un Sol Helado :d

nwn/ Desde el móvil
 
Arriba Pie