+18 ¿Ese caballo es mi felicidad? [Comedia] [Romance] -NUEVO CAP-

Registrado
11 Jul 2016
Mensajes
99
Calificación de reacciones
500
Puntos
450
Edad
21
Hola, soy nuevo en este foro así que les dejo este fic original, espero que les guste y dejen sus comentarios o criticas al respecto :) . Sin mas palabrería aquí esta. *TODA LA HISTORIA LA NARRA FELIX , A MENOS DE QUE ALGUNA PARTE DIGA LO CONTRARIO*
PERSONAJES IMPORTANTES
Felix strong heart–gato azul claro y una gran raya blanca desde su hocico hasta su pecho. (17 años)

Andrés long crin- caballo negro, alto, musculoso y el mayor de la familia long crin. (20 años)

Akemi beauty claws- tigresa color rojo anaranjado, compañera de clase de felix. (17 años)

Alitza long crin- hermana de Andrés y gemela de Ekaitza, yegua de color miel. (17 años)

Ekaitza long crin- hermana de andres y gemela de Alitza, yegua color miel oscuro. (17 años)

Pablo long crin- el menor de la familia long crin, caballo color gris de la estatura de felix. (16años)

Kristine long crin- Mama soltera de la familia long crin, dueña de una famosa empresa de cosmeticos. (34 años)

Alma heart heaven- difunta madre de felix, gata blanca. (Murió a los 30 años)

Craven strong blood- padre soltero de felix y único familiar con el que vive, gato Azul oscuro con rayas negras. (39 años)
Capitulo 1: Conociendo a mi pesadilla
Nueva escuela, nuevos amigos, nuevos maestros, todo es nuevo.

Suspire y mire al cielo desde la entrada de la preparatoria –No te defraudare mamá- ha pasado un año desde que murió mi madre. El cáncer la debilitó hasta su último aliento. Fue un golpe fuerte para mí pero a mi padre no pareció afectarle en lo más mínimo. Lo único que conservé de ella son sus ojos verdes, que me heredo, y fotos que tome cuando estaba en el hospital, ya que la iba a visitar todos los días después de las clases. Lamentablemente solo tengo fotos de ese entonces porque mi papa me regalo un celular cuando hospitalizaron a mi madre, puesto que si ocurría una emergencia le hablara pero nunca contestaba cuando más se le necesitaba. Me enojaba mucho por eso pero mi mama solo me sonreía y me decía –tal vez tiene mucho trabajo, no lo culpes- era demasiado comprensiva.

-Hey enrique, ¿te toco en la misma clase que yo? ¡Genial!- Un perro cercano a mí me saco de mis pensamientos. Me daba nostalgia la forma en la que tenía su grupo de amigos. En la secundaria tenía tres amigos, los cuales consideraba mis mejores amigos, ellos se fueron a diferentes preparatorias, maso menos cercanas de la ciudad pero aun así no era lo suficiente para no extrañarlos.

Bueno aquí comienza mi vida de estudiante de preparatoria, pero no sabía el giro drástico que ocurriría en los próximos 3 años gracias a un estúpido caballo.

Caminé hasta entrar al edificio de mi escuela, era muy grande por dentro y por fuera, incluso tenía hasta su propia piscina olímpica. Obviamente esta preparatoria llamada ‘’the horns’’ es costosa pero con una beca y mi esfuerzo de estudiar, todo es posible. También con una ayudita de mi madre ya que el director de la escuela es amigo de la infancia de ella.

Me dirigía a mi casillero para dejar cosas que no iba a necesitar para mi primera clase. Una vez que coloque todo ordenadamente cerré mi casillero y me dirigí a mi salón de clases. Habían muchos furros en los pasillos así que decidí tomar un atajo, no por nada me aprendí el mapa de la escuela. El ‘’atajo’’ era pasar por los vestidores de hombres el cual tenía dos salidas o entradas, así que rápidamente fui hacia allí, no quería llegar tarde a mi primer clase. Una vez dentro observe si había alguien, pero estaba vacío ‘’Que alivio’’ pensé, no quería que me vieran los furros que practicaban deporte. Camine con un poco de prisa y *PAM*, de repente caí en seco al suelo con mis cosas tiradas, había chocado con algo o alguien, y efectivamente era alguien – L-lo siento no me fije por donde iba- dije mientras recogía mis cosas apresuradamente. Me levante del suelo y fije mi mirada en el furro con el que había chocado, era un caballo de pelaje color negro, alto como unos veinte centímetros más grande que yo, tenía una musculatura digna de un jugador de futbol americano y unos enormes brazos musculosos. Estaba semi desnudo, solo una toalla cubría su pelvis y sus rodillas, lo cual dejaba ver su abdomen bien formado, se ve a que apenas había salido de las duchas. Note que se me quedo viendo por más de 30 segundos ‘’Dios mío no vaya a ser que se haya molestado conmigo, no me gustaría pelear con un tipo como este’’ pero más que enojo vi una expresión de sorpresa en su rostro -*Ejem* lamento haber chocado contigo, me tengo que ir, buen día- caminaba hacia la salida -*uff*- suspire por haberme librado de ese momento incómodo y de pronto *SLAM* una mano que azotó el un casillero, me detuvo enfrente mío. Era el mismo caballo, voltee a para verlo y estaba frente a mí con una sonrisa –M-Mira no quiero problemas en mi primer día de clases, ya te dije que lo sentía por haber chocado contigo- los nervios y la adrenalina subían por mi cuerpo. Se acercó a más a mí – ¿Quieres ver lo que hay debajo de mi toalla?- dijo con su voz grave y varonil. ¡¿ESPERA QUÉ?! – ¿Q-Que?- dije aun en shock –Que si quieres ver lo que hay debajo de mi toalla- es decir, él quería que viera su… ¡¿QUÉ?! Me sonroje por la repentina pregunta del caballo. Me enoje y lo empuje sin importar que me golpearía o no, obviamente no logre siquiera que el retrocediera – ¿Que te sucede? ¿Acaso tengo cara de que me gustan los machos?, ¡maldito pervertido!- me aparte de él y me dirigí a la salida del vestidor sin antes gritarle – ¡Pervertido idiota!- cerré la puerta con enojo. Mi corazón estaba latiendo súper fuerte por la adrenalina. Trate de calmarme mientras me dirigía a mi salón de clases. Por suerte la clase no había empezado y me dio tiempo de tomar un lugar muy cercano a la pizarra, siempre me ha gustado sentarme enfrente de toda la clase, escucho mejor ahí.

Habían más furros conversando y riendo entre ellos y otros (al igual que yo) sentados sin hablar, al parecer eran nuevos (igual que yo).

La espera a que llegara nuestro maestro se me hizo eterna. No podía pensar en nada más que en ese caballo y su estúpida pregunta –Maldito pervertido- susurré.

Llego el maestro y me sentí aliviado, quería distraerme con lo que sea. Nuestro maestro, o debo decir, maestra, era una lobo muy bonita color gris plateado que usaba unos lentes muy curiosos y tenía el pelo amarrado en una coleta –Muy bien estudiantes tomen asiento- dijo con una voz alegre, todos se sentaron muy rápido -Mi nombre es Dalia, soy su tutora y maestra de matemáticas- eso fue música para mis oídos, la maestra más bonita que haya visto y sobre todo imparte matemáticas, mi materia favorita.

La maestra Dalia nos empezó a explicar todo acerca de nuestro año escolar: horarios, materias, útiles, deportes; el cual era obligatorio tomar un deporte porque era parte de tu calificación. La clase continúo y el tiempo pasó volando. *RING* sonó el timbre de la escuela –Muy bien mis alumnos es hora del receso, pueden salir a comer, ¡buen provecho!- todos salieron casi volando a excepción de mí y otra chica, no me dio tiempo de verla bien porque moría de hambre y sabía que la cafetería iba a estar llena, así que me apresure a llegar sin antes ir a mi casillero a dejar unas libretas que no iba a necesitar.

Una vez llegue a mi casillero, metí lo que me estorbaba. Cerré mi casillero y para mi sorpresa y disgusto, ahí estaba, el mismo caballo de la mañana a cinco casilleros lejos de mí. Rogaba por que no haya notado mi presencia pero lo hizo. Me miro y yo quede en shock. Lo único que hizo fue sonreírme pícaramente, ‘’ ¿Que pretende este caballo?’’. Empezó a aproximarse hacia mí, ‘’No por favor’’, mi corazón estaba empezando a acelerarse y casi corriendo me fui lejos, no me importa dónde pero lejos de él está bien. Seguía caminado rápido para perder lo, pero no lo lograba, incluso lo sentía más cerca de mí. Rápidamente entre al baño de varones, gracias a Dios no había nadie, me senté en el retrete y cerré la puerta con seguro –*Phew*- suspire cansado – ¿Qué quiere de mí ese caballo?- Escuche que alguien entro. Me quede callado sin hacer el más mínimo ruido. Oí agua caer, suponiendo que alguien estaba orinando, confié en que no era ese maldito caballo y aproveche para salir del baño. Lamentablemente era él y para arruinar el momento había terminado de orinar. El muy idiota se volteó sin haber guardado ‘’eso’’ y apropósito me lo mostró, era muy gra-. No, no, no que asco. Pero aun así me sonroje, era eso o me hervía la sangre del enojo. Salí del baño sin decir ni una sola palabra y me dirigí a la cafetería que ya moría de hambre. La cafetería estaba llena, a pesar de que ya es mitad de receso. Me forme en la fila y espere hasta que tocara mi turno. Nada más compre un emparedado y un jugo de uva. Buscaba un lugar donde sentarme pero todo estaba lleno, exceptuando una mesa en la cual… estaba él. ¡¿Que no se cansa de seguirme?! ¡Ya me harte! Me miró y sonrió, luego palmeo el lugar que estaba a un lado de él haciendo un gesto de que me sentara a su lado. Obviamente no lo iba a hacer así que lo ignore y me dirigí a la azotea de la escuela. La preparatoria contaba con cuatro pisos; los primeros dos eran puros salones de clase y la cafetería, el tercero era las oficinas de administración la escuela y la oficina del director y el cuarto era la azotea. Una vez que llegue ahí me senté cerca de la entrada y comencé a almorzar. Al fin un momento de paz y tranquilidad. La brisa fresca que llegaba a mi pelaje era muy relajante. Termine mi almuerzo y tire todo a la basura. Aún faltaban diez minutos para que acabara el receso, decidí quedarme cinco minutos más. Podía escuchar las risas y los balones rebotar de las canchas de fútbol y basquetbol, era relajante… lástima que eso duro un minuto, por que escuche como abrían la puerta y mi sorpresa era que ese acosador de melena oscura había aparecido –Oh, te encontré- dijo con gracia, como si perseguirme por toda la escuela era alguna clase de juego. Ahí fue la gota que derramo el vaso me levanté y comencé a gritarle – ¡Deja ya de seguirme! ¡¿Que no te basta con haber me perseguido por toda la escuela?! Eso es acoso y ¡ya me canse de estar jugando a las escondidas con un maldito pervertido acosador como tú! ¡¿Qué quieres de mí?!- Tu cuerpo- respondió al instante – ¡NO SOY GAY! Ya te lo dije una vez, ¡no me gustan los hombres! Además si lo fuera no estaría con un acosador pervertido como tú- me acerque a él y con mi dedo índice toque su pecho resaltando el TÚ. De pronto me tomo de la cintura y cruzo sus fuertes brazos alrededor de ella – ¡¿QUE HACES?! ¡SUELTAME!- me acerco a su cuerpo y comencé a forcejear para que me soltara, lo cual era inútil considerando su fuerza – ¡SUELTAME MALDITO IDIO- ¡¡¡Mmmff!!!- me besó repentinamente, torpemente seguía tratando de soltarme de su agarre, cuando de repente introdujo su lengua dentro de mi boca y poco a poco perdía las ganas de forcejear. ‘’ ¡¿Que me pasa?! ¿Por qué esto no me da asco?, ¿por qué no simplemente muerdo su lengua y se la arranco para que sufra de dolor? ¿Por qué esto se siente tan… bien?’’ Empezó a juguetear con mi lengua y yo que no tenía ni la más mínima experiencia en besos me dejaba llevar... ¡¿M-Mi primer beso y con un macho?! *RING* sonó el timbre de la escuela y él seso el beso. Yo estaba en un estado de shock extremo no podía ni hablar y hacer un solo movimiento –Mmm... Era mejor de lo que esperaba, tienes unos labios dulces y suaves- yo seguía callado y mi color azul claro de mi pelaje se tornó rojo puro en mi rostro –Eres muy lindo, lástima que me tenga que ir- me soltó y antes de irse me susurro en el oído con su voz profunda –Mi nombre es Andrés, que no se te olvide quien fue el primer macho que te beso- mi pelaje se erizo como cualquier gato le pasa cuando se sorprende –Jeje, espero volverte a ver pronto- me guiño el ojo y se fue. Quería llorar en ese momento pero mi orgullo es fuerte y no iba a caer por un idiota como Andrés digo como ÉL, ¡no pronunciare su nombre jamás, ni en mis pensamientos!, con las peores ganas y fuerzas que me quedaban baje las escaleras rápidamente dirigiéndome a mi salón de clases.

Lo que no sabía es que mi pesadilla apenas empieza y su nombre es Andrés.
Continuará...
 
Última edición:

Sin perder la clase y la sensualidad
Moderador
Registrado
12 Nov 2015
Mensajes
5,418
Calificación de reacciones
3,568
Puntos
1,300
Wow, eso si que fue genial 7w7 me atrajiste con lo del caballo acosador jajaja xD
 

Angel BlodWolfox Alpha

Lector boraz.DAME CAFE Y DIME LINDURA O MUERE
Registrado
30 Jun 2016
Mensajes
70
Calificación de reacciones
58
Puntos
0
Edad
22
Genial historia y me gustara, lo preciento.
Te ganas un lector boraz y pido mencion amigo... Espero con amcias el siguiente cap nwn saludos.
 
Registrado
11 Jul 2016
Mensajes
99
Calificación de reacciones
500
Puntos
450
Edad
21
Bueno aqui esta el segundo capitulo, primero quiero agradecer a Alex-K y Angel BlodWolfox Alpha por sus buenas criticas :D , también arregle los personajes puesto que no había colocado las edades, disculpen por eso n.n''. Espero que les guste el capitulo y dejen sus comentarios :3.
Capitulo 2: Mi nueva compañera
Tenía que apresurarme para llegar a mi salón de clases. Ya habían pasado cinco minutos desde que sonó el timbre dando fin al receso. Aún conservaba mi expresión de sorpresa en mi rostro, no podía asimilar lo que acababa de pasar, ‘’esto debe ser un maldito sueño’’ eso quería creer. Llegue casi derrapando a mi salón y la maestra Dalia estaba a punto de comenzar, todos los furros voltearon a verme, odio cuando eso pasa y más cuando nunca había llegado tarde a ninguna clase, siempre era el más puntual –Disculpe me perdí, la escuela es muy grande- mentí, obviamente me sabia cada rincón de la escuela –Jaja, no te preocupes, pasa muy seguido cuando eres nuevo. ¿Ocurre algo? Parece que viste a un demonio- Si supiera que es peor que un demonio y todos los espíritus infernales de pervertidolandia –Si estoy bien, no se preocupe- dije tomando mi asiento – ¿No te topaste de casualidad con la cocinera de la cafetería? Igual a mí me da miedo- dijo susurrando lo último con un tono divertido, todos comenzaron a reírse, igual yo. Amo esta maestra, es la única furry cuerda que he conocido en esta escuela –Muy bien, ahora haremos una dinámica, quiero que uno por uno se levanten de su pupitre y se presenten al grupo, de esta manera. Hola mi nombre es Dalia Shiny Eyes, soy una lobo color plateado y me gusta ir al parque de paseo- era muy sencilla la dinámica, pero los nervios son lo que lo hacen complicado –Empecemos contigo- señalo a la tigresa de la primera fila pegada a la puerta -¿Y-Yo?- dijo nerviosa –Si tu amiga. No tengas miedo aquí nadie tiene rabia- me di cuenta que era la misma chica que había visto cuando salimos del receso. Me acorde que no me dio tiempo de verla porque tenía hambre. Pero ahora que la observo era muy hermosa, tenía un pelaje rojo anaranjado muy lindo y sus ojos eran azul marino. No era el único que pensaba lo mismo, vi que muchos machos se le quedaban viendo casi babeando.

Ella tomo aire para hablar –Me llamo Akemi Beauty Claws, soy una tigre color rojo anaranjado, me gusta nadar y pasear en plazas e ir de compras- su voz era muy dulce y femenina. Me llamo mucho la atención cuando dijo ‘’nadar’’, igual me gusta la natación lo que es irónico porque ella y yo somos felinos –Mucho gusto Akemi, puedes tomar asiento. El que sigue- y así transcurrió la clase, poco a poco se me iba quitando el nervio conforme se iban levantando a presentarse mis compañeros. Había mucha variedad de especies, cebras, perros, osos, etc. Pero no había ningún felino aparte de mí y Akemi. Es verdad en mi secundaria solo habían cuatro gatos, en total de todos los alumnos del plantel solo éramos cuatro, entre ellos yo y mi mejor amigo Carlos, los otros dos no los conocía. ¿Nunca supe por qué había escases de... gatos?, puesto que otros felinos como tigres, pumas, leopardos, etc. Si habían en la ciudad. La verdad no le tome mucha importancia a eso.

Antes de llegar a mí, a dos asientos atrás de donde estaba yo se levantó una yegua de pelaje color miel oscuro, una melena de color negro violeta y ojos morado sólido, muy extrañamente se me hizo muy familiar –Hola mi nombre es Ekaitza long crin, soy una yegua color miel oscuro y me gusta leer- lo dijo con una voz seria y fría, como si las palabras que dijo no tuvieran ningún sentimiento de miedo o alegría. Y efectivamente le gustaba leer porque tenía encima de la paleta de su pupitre un libro, no alcance a ver el titulo pero a juzgar el grosor de este le calculaba quinientas páginas. Se sentó y luego se levantó el furro que había detrás de mí –Mi nombre es Enrique, soy una cebra blanca con rayas negras y me gusta jugar futbol- Un momento, ¿no era el mismo enrique de esta mañana? Mire por todo el salón en busca del perro que lo saludo en la mañana. Y por supuesto estaba en esta clase sentado a dos asientos de él.

Luego seguía yo, los nervios empezaron a llegar. Me levante de mi asiento –Me llamo Félix Strong heart, soy un gato color azul claro, me gusta estudiar y la natación- Akemi me miro con cierta sorpresa –Y tú eres el primer gato al que le doy clases- dijo la maestra con entusiasmo. Retomé mi asiento. ¿Yo el primer gato? Así que no era una exageración el hecho de que no éramos muy comunes, luego empecé a escuchar murmullos de parte de mis compañeros –Además los únicos dos felinos de la clase y ¿les gusta el agua? Que interesante grupo me toco tutorar- dijo con una sonrisa y ojos medio cerrados –Bueno el siguiente por favor- y continuaron de presentarse los furros que faltaban y llego al perro, amigo del tal Enrique –Mi nombre es Axel, soy un husky color café claro, me gusta jugar videojuegos y futbol- lo dijo con mucha alegría y dándole una sonrisa a su amigo Enrique –Si el fútbol de la consola de videojuegos- dijo de broma Enrique, algunos furros comenzaron a reírse, yo solo dibuje una sonrisa y trate de no reírme –Ja-ja muy gracioso Enrique- Respondió sarcásticamente.

Una vez que todos se presentaron, la maestra sonrió –Muy bien ahora que se conocen me gustaría que formaran parejas. Les pondré unos ejercicios de matemáticas para saber que tal van en la materia- cada furro empezó a unirse con su pareja, ¡¿Que hago yo?! No conozco a nadie. Vi que Enrique y Axel se unieron para formar su equipo, ‘’ ¡ugh! Ojala estuviera alguno de mis amigos de la secundaria para unirme’’ La mirada de algunos machos del salón me indicaban que querían hacer equipo con Akemi, ‘’se viene a la escuela a estudiar no a coquetear tarados’’ pensé enojado. De pronto Akemi se levantó de su asiento y se dirigió hacia mí –A-Amm… disculpa ¿te gustaría hacer equipo conmigo?, me siento más cómoda trabajando con los de mi especie- dijo con timidez. Sorprendido por que la chica más bonita de la clase me haya echo esa petición respondí –S-si por supuesto- dije con nerviosismo –Gracias- me sonrió, tenía una bonita sonrisa pero… no entiendo por qué no me atrae lo suficiente como para estar embobado como los furros tarados que, hace un momento, se decepcionaron cuando Akemi vino a pedirme que sea su pareja, talvez mi mente no piense bien por lo que ese maldito caballo me hizo. Y volvían las imágenes a mi cerebro de cuando me beso, NO-NO ¡Ni se te ocurra pensar en eso! – ¿Te ocurre algo? Estas rojo…- no me di cuenta que me sonroje –N-No es nada no te preocupes- dije nervioso –Okey…- respondió no muy convencida.

-Muy bien, ¿ya todos tienen su pareja? Comencemos- La maestra Dalia empezó a escribir problemas de matemáticas. Esto era pan comido para mí, veía que Akemi tenía conocimiento por que igual estaba respondiendo los ejercicios sin dificultad, hasta que llego a los más difíciles y se le empezó a complicar -¿Me ayudas con este?- me dijo rascándose su cabeza - Claro, solo tienes que volver a pasar equis de este lado otra vez y luego despejarlo- ella hizo una expresión de que había entendido lo que le dije -Tienes razón, disculpa mi torpeza- dijo con una sonrisa nerviosa -No te preocupes, por algo somos pareja- ups eso sonó mal -O-Ósea de e-equipo- me sonroje -Jeje, eres muy lindo- dijo riéndose de mi nerviosismo, ¡¿DIJO QUE YO ERA LINDO?! , ''-Eres muy lindo-'' escuche la voz de Andrés, me sobresalte y comencé a ver a mi alrededor ‘’ ¡¿Fue mi imaginación?! O escuche la voz de… no, no, no me estoy volviendo loco’’ Akemi noto mi nerviosismo -¿Te ocurre algo?, ¿fue lo que dije?, l-lo siento no quise--- No, no fue eso. Solo estoy un poco nervioso es mi primer día en una escuela nueva. Y gracias por el cumplido. A-Amm, t-tu igual eres muy bonita- me rasque la cabeza y me sonroje -Jeje, gracias y no eres el único que piensa eso- me señalo con sus ojos para que mirara atrás de ella. Eran los furros que querían estar de pareja con Akemi pero con una boba expresión de enamoramiento -¿Tu igual te diste cuenta?- dije divertido -Claro, como no notar sus expresiones de los típicos machos cuando ven una chica linda- dijo como si le pasara todos los días, y no la culpo -También como no notar el charco de baba que dejan en sus pupitres- ella comenzó a reír, su risa era muy linda y contagiosa, pero ¿Por qué rayos no babeo como los idiotas de allá atrás? Es muy hermosa y todo pero mi corazón no se acelera como cuando vi aquella gatita en la secundaria que me gustaba, hasta que descubrí que era una maldita pe… olvídalo.

Continuamos con los ejercicios y terminamos, de hecho fuimos los primeros, nos levantamos y le entregamos los ejercicios a la maestra
-Guau me sorprende que hayan terminado muy rápido- todos nos voltearon a ver, sentía las miradas de odio de los chicos que querían estar con Akemi. La maestra empezó a palomear los ejercicios, obviamente todos estaban correctamente bien -Al parecer fue buena idea que el ‘’dúo felino dinamita’’ hiciera equipo- ¿el dúo… que? Akemi comenzó a reír, le seguí el juego -Nada es imposible para el dúo dinamita gato… eso- Akemi seguía riendo -Solo a mí me sale, Félix- dijo la maestra con una sonrisa de orgullo -Bueno, todo está correcto pueden tomar asiento y esperar a que sus demás compañeros terminen- regresamos a nuestros asientos. Akemi y yo empezamos a conversar sobre cualquier cosa -Me alegra haber encontrado un furry de mi misma especie aquí, en mi anterior salón era la única tigresa y me sentía algo sola, pero aun así tenía amigos- dijo con un poco de tristeza -¿Tu anterior salón?- pregunte, pero si este es el primer año -Si, reprobé un año...- bajo su cabeza - problemas familiares- dijo con un suspiro de tristeza -Disculpa no fue mi intención--- no te preocupes ya lo supere, además, me alegra haberte conocido- dijo con alegría, yo le sonreí -Y tú , ¿qué me cuentas?, ¿de dónde vienes?- pregunto curiosa -Bueno soy de un país no muy lejos de aquí, mi familia se mudó después de que termine mi primaria y vine a esta ciudad a seguir con mis estudios- no me gusta hablar mucho de dónde vengo ya que en la primaria donde estuve me hacían bullying por ser el único gato en la clase -¿Y tus padres como son?, digo porque me da curiosidad como tienes ese pelaje azul claro, es muy bonito- me sonroje un poco y respondí -Pues mi papa es un gato color azul oscuro y mi mama, que en paz descanse, era una gata color blanco muy radiante- Akemi se sorprendió -Disculpa no debí haber preguntado, ¡yo y mis estúpidas preguntas!- dijo sintiéndose culpable -No te preocupes, ella murió feliz- dije con una sonrisa muy tenue -Lo lamento- su tono de voz era triste -Gracias, además fue hace un año y pronto se cumplirán dos- ella seguía triste, decidí romper la tensión -Para estar a mano, ¿cuantos novios has tenido?- dije con una sonrisa maliciosa - ¿Q-Que tengo cara de haber tenido muchos?- se empezó a poner nerviosa -No sé, ¿Quieres que se lo pregunte a los tarados que se te quedaron todo el día?- dije con sarcasmo -Buen punto. Pues solo he tenido dos, un tigre de bengala y un zorro. El primero era un patán y pues el segundo era muy lindo y bueno pero ya sabes cómo son las cosas cuando dos furris de diferentes especies tienes relaciones amorosas, su familia desaprobó nuestra relación y se fue lejos- uyy creo que me pase un poco, ella tenía razón, era como muy mal visto que dos furris de diferentes especies tuvieran algún tipo de relación tanto amorosa como sexual -¿Y tú? Tienes cara de que al menos ya diste tu primer beso- dijo con una risa burlona, ''–Mi nombre es Andrés, que no se te olvide quien fue el primer macho que te beso-'', ¡¿Otra vez escuche su voz?! Ya estoy delirando. Me llegaron los recuerdos de cuando ese idiota jugueteaba con mi lengua y saboreaba mis labios, me sonroje violentamente -Oh, pero si mira quien cambio de color azul a rojo pasión- dijo burlona mente -N-No es eso, me acorde de la vez que iba a tener mi primer beso con una gatita pero me dio pena y lo rechace, no sabía cómo besar- obviamente era mentira no me iba a dejar por una gata doble cara como esa -oh, ya veo, no te preocupes a todo el mundo le pasa- dijo alegre. Akemi y yo seguíamos conversando y ella me contó la razón por la que llamó patán al tigre de bengala, me dijo que la engaño con una puma y luego se enteró que el hacía eso con todas las hembras que caían a sus brazos. A pesar de que Akemi me distraía contándome sus aventuras, no podía dejar de pensar en ese maldito caballo. Así que decidí preguntarle, a lo mejor ella sabe algo de… él.

-Oye Akemi- ella me prestó atención -Si, dime- dijo alegre -¿Conoces a un tal… Andrés?- hasta pronunciar su nombre me da rabia, ella se sorprendió -¡¿Hablas de Andres long Crin?!- Andrés… ¿qué? -Mmm… si, supongo. ¿Por qué la sorpresa?- ella me miro seriamente -Andrés es el capitán del equipo de futbol americano de la escuela y es un caballo muy fuerte- creo que eso ya lo sabía -Viene de una familia adinerada y la mayoría de los furris de la escuela le tienen miedo y respeto- ¡No inventes! No me digas que un tipo como ese está detrás de mí -Dicen que él dejo a cinco jugadores de diferentes escuelas hospitalizados- Perfecto, estoy muerto -¿Cómo sabes tanto de él?- pregunte con curiosidad -Fue el ex-novio de una amiga mía- no puedo creer que el furry más temido de la escuela se haya enamorado de mí y lo peor de todo es que le grite cosas como ‘’idiota’’ y ‘’pervertido’’ -¿Por qué la curiosidad en él?- ¡¿y ahora que le digo?! No puedo contarle que me beso en contra de mi voluntad -Solo escuche que hablaban mucho de él- respondí nervioso, ya fueron muchas mentiras por el día de hoy -Muy bien Ekaitza, eres la segunda que tiene todos los ejercicios correctos ya que nadie más me los entrega con más de la mitad de buenas- exclamó la maestra, no puedo creer que unos ejercicios tan sencillos se les haga difícil a la mayoría de mis compañeros -¿Solo eres tú?, ¿No trabajaste con nadie más?- dijo la maestra casi preocupada -No, me gusta más trabajar sola- dijo con su voz fría -Okey… respeto tu decisión, puedes tomar asiento- la maestra parecía nerviosa con la presencia de esa yegua, ¿a quién no? Tiene una mirada que da miedo -Y hablando del tema- dirigí mi atención en Akemi -Esa yegua es una de las hermanas de Andrés- Con razón se me hacía familiar, ¿por qué no me di cuenta antes? Hasta tienen los mismos apellidos -Tiene mucho parecido a él- recalco Akemi. ¡Genial! Ahora no podré dejar de recordar a Andrés gracias a que veré a su hermana los próximos 3 años. *RING* el timbre de la escuela me saco de mis míseros pensamientos, -Muy bien mis alumnos, pueden irse a sus respectivas casas, ¡que tengan un lindo día!- Ojala pudiera decir lo mismo -¡Ah! Antes de que se me olvide, mañana traigan ropa cómoda de repuesto, ¡les tendré una sorpresa!- Me pregunto que estará planeando, pero tenía cosas más importantes como huir rápido de esta escuela para que cierto furry no me viera -Nos vemos mañana Félix, fue un gusto en conocerte. Si quieres podemos almorzar juntos mañana en la hora del receso- me dijo Akemi antes de que me fuera -Seguro, te veo mañana- me fui corriendo hacia la salida de la escuela, habían muchos furros en los pasillos y lo único que provocaban era alentar mis pasos. Una vez fuera del edificio camine hacia la salida, porque la escuela contaba con una enorme reja para cerrar y abrir la escuela, y observe por todas partes en busca de ese caballo. Una vez que llegue justamente a la salida fue para mí un placer no verlo -Gracias a Dios- suspire aliviado, ahora solo me toca regresar a casa y--- ¿Buscabas a alguien?- una voz gruesa sonó justo detrás mío ‘’No puede ser verdad’’.

Continuará…
 
Última edición:

Taixer Katsudón

Taixer Katsudón
Registrado
2 Oct 2015
Mensajes
46
Calificación de reacciones
51
Puntos
200
Edad
25
Me esta gustando bastante el fic que has comenzado, espero pronto leer el sig. Capitulo y suerte con tu trabajo en este foro
 
  • Me gusta
Reacciones: Blue peanut
Registrado
11 Jul 2016
Mensajes
99
Calificación de reacciones
500
Puntos
450
Edad
21
Aquí les traigo el tercer capitulo, y creo que exagere por que escribí mucho esta vez, tratare de hacer los capítulos mas cortos para no terminar el fic muy rápido. Otra cosa importante es que mi concepto de ''furry'' en mis personajes es que lo único ''humano'' que tienen son las manos y los pies (incluyendo dedos) lo demás es todo animal, dense una idea con mi imagen de pefil. Espero que sigan dejando sus comentarios ya que me dan el animo de seguir escribiendo mas capítulos :D. Bueno sin mas que decir aquí esta.
Capitulo 3: El amor y el deporte.
Giré mi cuerpo para comprobar quien me había hablado y para mi mala suerte era él, mi corazón comenzó a acelerarse -¿Cómo estuvo tu primer día de clases?- dijo con una sonrisa, cómo que ¿cómo estuvo mi primer día de clases?, más bien la pregunta sería cómo arruinaste mi primer día de clases

Yo lo mire con una expresión de odio y lo ignore. Camine rápidamente y sin saber a dónde me dirigía, él comenzó a seguirme -¡Deja de seguirme maldito acosador!- le grite mientras caminaba más rápido, él ignoro completamente mi petición y continuo siguiéndome.

No sabía que hacer así que observe por todas partes una oportunidad para salir huyendo, él estaba a unos cuantos pasos de mí. Cuando estábamos cerca de llegar a un semáforo de peatones, note que éste estaba a punto de cambiar a rojo, corrí con todas mis fuerzas y logre llegar al otro lado antes de que cambiara, pero Andrés no pudo y se quedó del otro lado esperando a que cambiara a verde. Esta era mi oportunidad de huir. Volví a correr lo más rápido que pude. No me importaba mi destino, si pierdo de vista a ese caballo con eso me basta.

Llego un punto donde ya no podía más y me detuve a tomar aire -Lo perdí… que… bien…-dije entre jadeos de cansancio. Me percate de dónde estaba, ‘’¿Estoy en el cementerio?’’ bueno al menos puedo ir a visitar a mi madre después de todo. Caminé hacia la tumba de mi madre. Yo suelo venir muy seguido a hablar con ella o limpiar su tumba. Pero no había venido en una semana por que tuve que arreglar y estudiar para dar una buena impresión en mi primer día de clases.

Una vez ahí sacudí y limpie toda la tierra que se encontraba sobre la tumba de mi mamá con la palma de mi mano, me senté frente a su tumba y suspire cansado -Madre no creerás lo que me paso en mi primer día- empecé a contarle todo lo que había hecho en la escuela. Me gustaba mucho hablar con ella, sentía que si me escuchaba y me consolaba desde el más allá -Conocí a una tigre muy bonita y me hice amigo rápidamente de ella, su nombre es Akemi. Ya sabes tu hijo es un encanto- sonreí y guiñe mi ojo. Luego llegue a la parte de Andrés -También a tu hijo lo acoso y pervirtió un maldito caballo asqueroso- dije con enojo y sonrojándome ligeramente -¡¿Puedes creerlo?! Estuvo siguiéndome todo el día por toda la escuela- entonces de repente llegó un recuerdo mío de hace mucho tiempo.

-Flash back-

-Mamá llegue de la escuela- dije agarrando un asiento de niños y colocándome cerca de la camilla de mi madre. Tenía como unos 12 años, justo cuando hospitalizaron a mi madre -¿Y cómo te fue amor? Cuéntame todo- dijo con una sonrisa entusiasmada -Muy bien, hoy aprendimos algo… pues… vergonzoso- me sonroje -¿Qué es mi vida?- dijo mi mamá con preocupación -Hoy la maestra nos habló de las relaciones sexuales- mi madre entendió -Ella dijo que cuando hay mucho amor entre dos furries, suelen tener relaciones sexuales- mire a mi mamá -¿Que es esa cosa llamada ‘’amor’’ mamá? - dije inocentemente, ella rió y me sonrió -El amor es un sentimiento que todo el mundo busca para su felicidad, hay tres tipos de amor el familiar, el de amistad y el de atracción. Yo te amo a ti porque eres mi único hijo y eres el más hermoso del mundo- empezó a hacerme cosquillas -No… Para… ¡me voy a hacer pipí!- dije entre carcajadas, ella se detuvo - Puedes amar a tus amigos porque ellos siempre estarán contigo en las buenas y en las malas- ahí pensé en mis tres mejores amigos -Y el mejor de todos, el amor verdadero. Hay muchos furries que piensan que el amor verdadero no existe, que solo ocurre en los cuentos de hadas. Pero en realidad no es así. Algún día tú, Félix, encontraras a alguien que te haga sentir mariposas en el estómago, que cuando se acerque a ti tu corazón se acelere y al abrazarte no quieras despegarte de sus brazos jamás, ahí comprenderás qué es el amor- la miré sorprendido -Tú crees que yo pueda encontrar a ese ‘’alguien’’- ella me sonrió, su sonrisa jamás la olvidare era la más bonita y sincera que haya visto -Por supuesto, quien no amaría a un gatito azul súper lindo como tú- me guiño el ojo -Mamá, ya sabes que no me gusta que me llamen gatito- dije con un puchero de enojo -disculpa- ella me dio un abrazo, luego me miró -Pero ten algo en cuenta, te puedes enamorar del furry que menos te esperes-

-Fin de flash back-

Hice una sonrisa de nostalgia. A pesar de que Akemi era una de las felinas más bonitas que haya visto, antes que mi madre obviamente, no sentía nada… ni mariposas, ni se me aceleraba mi corazón, ni nada. Ahí fue cuando pensé en Andrés y lo que me había hecho sentir todo el día. Me tomo entre sus brazos, me besó y me… Nonononono. No y no. Eso fue otra cosa distinta, el idiota me agarro de sorpresa y cuando menos me lo esperaba. A lo mejor me siento así porque todo paso muy deprisa, es todo ''-te puedes enamorar del furry que menos te esperes-'' casi pude oír la voz de mi madre -No, eso no aplica en este momento mamá- dije enojado y ligeramente sonrojado, me veía tonto hablando solo. Además él es de diferente especie y sin mencionar que él es un macho y yo no… no estoy de ese lado.

Mire el reloj de mi celular eran las 3:00pm -Ya es muy tarde- no me di cuenta de lo rápido que paso el tiempo. Me despedí de mi madre y camine directo a mi hogar. Vivo en el centro de la ciudad y no está muy lejos del cementerio.

Una vez que llegue abrí la puerta de mi casa, mi hogar no es ni muy grande ni muy pequeño, tiene suficiente espacio para tres furries, entre y vi a mi padre almorzar -Llegas tarde- dijo con su voz gruñona -Lo siento, fui a visitar a mamá- dije sin verlo a la cara -Lo único que haces es perder tiempo ahí, ella no está aquí y ni te escucha- cerré mis puños del enojo, odio cuando se pone en ese plan. No dije nada, no quiero comenzar una pelea. Se levantó de la mesa y agarró su saco -Me voy a trabajar- y cuando habla de trabajo es 50% trabajo y 50% ir de fiesta con sus amigos -Cierra la puerta con seguro y ya sabes mi numero por si ocurre una emergencia- Ni aunque la casa prenda el llamas contestarías el maldito celular -Si, me fue bien en la escuela gracias por preguntar- el me miro con aburrimiento -A menos de que hayas conocido a una chica súper linda que pueda ser tu futura novia, me va a interesar tu vida escolar- cerro la puerta y se marchó -Maldito machista- dije en voz baja. Y así era mi vida, no muy interesante.

Me prepare mi merienda. Comí y observe los asientos vacíos en especial el de mi madre, entristecí rápidamente. Todos los días me sentía solo, comía solo, veía la televisión solo y dormía solo, ya que la casa estaba sola hasta en la noche que mi papa venia del ‘’trabajo’’.

Termine de comer y fui a mi habitación a distraerme con lo que tenía, solo contaba con una laptop y una pantalla pequeña de televisión, lo suficiente para pasar mi día solo.

La tarde transcurrió y ya era hora de dormir. Me recosté en mi cama y me arropé con mis sabanas, aquí las noches siempre eran muy frías. Logre acoger el sueño y me dormí.

-ah… A-Andrés… ah- podía escucharme gemir pero no era yo. Me levante de golpe y sentí como mi corazón golpeaba muy fuerte mi pecho, mi cara estaba al rojo vivo. ¡¿Qué rayos fue eso?! Acaso soñé con… no, no, no que asco. Vi la hora en mi celular, eran las 2 de la mañana. Aun en shock me levante de mi cama y fui por un vaso de agua a la cocina. No te un olor fuerte a alcohol y supuse que mi padre había llegado -Que asco- susurre. Bebí mi vaso con agua y regrese a la cama.

No podía dormir, tenía miedo de soñar lo mismo. ¡¿Que diantres me estaba pasando?! ¿Hasta en mis sueños me persigue ese idiota?, y así estuve toda la noche hasta que dieron las 6am. Mi alarma sonó y no pude reconciliar el sueño otra vez, estaba muy cansado. Con flojera comencé a alistarme para ir a clases. Bostezaba a cada rato, estaba súper exhausto -Te repudio Andrés- dije enojado. Me acorde que la maestra había pedido ropa cómoda de repuesto, así que empaque una mochila con unos shorts cómodos y una playera de algodón.

Supuse que mi papa estaría sobrio así que no creo que me lleve en auto. El tramo de mi casa a la escuela no era tan largo pero con las ojeras que traigo sería una eternidad llegar a la escuela.

Cerré la puerta de mi casa y fui en camino a mi escuela. Suerte que el aire estaba fresco y no había tanto calor, cierto en las noticias dijeron que iba a ver una tormenta eléctrica en la noche ‘’Odio los truenos’’ pensé sin ánimos.

Estaba a unos cuantos metros de la escuela y pude ver a lo lejos que alguien me saludaba -¡Hola Félix!- era Akemi que me grito de lejos con una sonrisa. Se acercó a mí -¡Buenos días!- dijo feliz -Buenos días…- mi ánimo era de lo peor -¿Qué sucede?, tienes un semblante terrible… sin ofender- dijo preocupada -No pude dormir bien anoche- por cierto pervertido que irrumpió mis sueños -¿Sigues nervioso?- preguntó -A-Ah s-si son nervios- ahí va otra mentira, me va a crecer la nariz -Vamos ánimo, acuérdate que la maestra nos tiene una sorpresa preparada- tenía razón se me había olvidado la razón por la que vine con ropa de repuesto.

Entramos juntos a la escuela y seguíamos conversando de diferentes temas. Llegamos a nuestro salón de clases y me senté en el mismo lugar de ayer, Akemi cambio de lugar y se colocó a mi derecha. Había mucha bulla ya que todos mis compañeros platicaban entre sí o reían de cualquier chiste que hacían entre ellos. Entró la maestra Dalia -Muy bien mis alumnillos tomen asiento- todos obedecieron a la maestra -Ahora levántense- ¿Qué? Pero si hace a un rato nos dijo que nos sentáramos, en fin todos obedecimos -Ay amo a mi salón, son tan educados- dijo limpiándose una lagrima imaginaria. No me dejara de gustar esta maestra, es una caja llena de sorpresas -Bien, lo prometido es deuda, les dije que les tenía una sorpresa, vayan a cambiarse a los baños y los veo en el campo de futbol en veinte minutos- todos los furries salieron disparados hacia los baños -Bueno nos vemos allá Félix- me guiño el ojo -Vale, no tardes- Akemi asintió con la cabeza y nos dirigimos a nuestros respectivos baños.

Llegue a los baños de varones y al parecer todo estaba ocupado por que había una fila hecha fuera de ahí. Me forme detrás de un perro husky. El volteo a verme, me di cuenta que era el tal Axel de ayer, y me sonrió maliciosamente -Mira que tenemos aquí, el gato que se ganó el corazón de Akemi- reí nervioso y me sonroje -No te apenes chico estoy bromeando. Hola me llamo Axel- me extendió la mano para un apretón amistoso, yo le correspondí el saludo -Félix mucho gusto- le sonreí -Yo soy Enrique- dijo el furry delante suyo -Nadie te pregunto tarado- dijo Axel mostrándole la lengua -¿A quién llamas tarado?, tarado- su relación de amigos era muy curiosa, me recordaba a mis viejos tiempos con mis amigos - Debo decir que eres el primer gato que haya visto, al menos en pelaje y hueso. En la televisión he visto más de tu especie- no eres el primero que me dice eso -¿Qué están en peligro de extinción ustedes los gatos?- igual me pregunto lo mismo -Es por el presidente de nuestro país, es un pit bull muy apegado a su instinto- dijo Enrique con seguridad -¿Cómo dices?- pregunte curioso -Si, el presidente de nuestro país es un canino que no le agrada mucho los gatos. Él creo una alianza con el país del norte cuyo presidente es un dóberman y acordaron ser muy estrictos con los gatos que llegaran de otros lugares- el país del norte es de donde yo provengo - Es natural puesto que son perros y los perros odian a los gatos y viceversa- así que por esa razón no encuentro muchos gatos como yo -Pero yo no odio a Félix, es más me cae muy bien y soy un perro- me rodeo del cuello con su brazo y me sonrió -Es porque tu no sigues tu instinto canino, eres más neutral con los gatos -Axel me soltó -Oh, ya veo. ¡Ah! Es nuestro turno enrique- se había desocupado un baño -Pero solo es uno- Axel movió sus hombros de arriba abajo -¿Y? somos machos, ¿que no quieres que vea tus bubíes?- solté una pequeña risa -Muy gracioso idiota, ya que entremos- Axel me miró -¿Tu igual quieres venir Félix? El baño es suficientemente grande para los tres- justo a tiempo un furry termino de usar el baño -Ya se desocupo uno, pero gracias- sonreí la verdad me daba pena que me vieran semi desnudo, no me sentía cómodo con las miradas ajenas -Bueno como quieras. Nos vemos al rato- cerro su puerta del baño junto con enrique. Rápidamente me cambié, no quería hacer esperar a Akemi. Terminé y salí corriendo al campo de futbol.

Me aproximaba cada vez más y podía ver a lo lejos a Akemi -¡Llegue!- dije cansado -Mira quien decidió aparecerse el felino ‘’no llegues tarde’’- dijo burlona mente -Perdón había muchos furries en el baño- ella estaba vestida con una playera con estampado ‘’shinny kitty’’ el cual podías notar el tamaño de su busto y un short corto, esperamos a que todos estuvieran aquí, nunca había contado cuantos éramos en total en el salón, somos unos veinte alumnos -Muy bien, la sorpresa es que hoy todos elegirán su deporte para el transcurso de su año escolar- todos se emocionaron mucho -Pero primero calentemos un poco- la maestra nos empezó a dar ejercicios de estiramiento. Al parecer ella vivía una vida activa puesto que tenía un bonito cuerpo, ¿yo? Pues tuve la suerte de nacer con una figura esbelta -Okey, tomen un descanso mientras yo vuelvo- todos jadeábamos cansados -La maestra exploto nuestra flexibilidad- bufó Akemi.

Luego de un rato la maestra Dalia trajo a cinco furries que parecían mayores a ella. Era una nutria, un oso polar, un puma, un mono y un venado. Ellos tenían cuerpos muy bien trabajados, a excepción del oso polar, supongo que es lógico ¿no? -Ellos son los instructores de los diferentes deportes de la institución. Bueno maestros me retiro les dejo a mis alumnos en sus manos- La maestra se marchó con una sonrisa hacia nosotros.

-Muy bien los que quieran futbol síganme- dijo el venado -Los interesados en atletismo síganme- dijo el puma -Los que quieran romper huesos en futbol americano síganme- dijo el oso polar, eso no fue muy alentador, bueno al menos para mí no -A los que deseen rebotar un balón en vez de patearlo síganme- dijo el mono, al parecer era el instructor de basquetbol -si prefieren ser libres en el agua, síganme- dijo la nutria, era el entrenador de natación. Akemi volteo a verme -¿Estás pensando lo mismo que yo?- dijo con entusiasmo -¡Puedes apostarlo!- exclamé.

Cada furry siguió al instructor con el que deseaba entrenar. Akemi y yo seguimos a la nutria, unos cuantos furries mas también lo siguieron.

Llegamos a la alberca olímpica. Era enorme y lo mejor de todo era bajo techo, así no tendríamos quemaduras en los entrenamientos. Me percate que habían más furries adentro, ¡es verdad! No vi a los demás grupos salir a tomar calentamiento, creo que eso fue un extra que se le ocurrió a nuestra maestra. La escuela contaba con seis grupos de primer año. Formamos una fila cerca de los demás grupos.

-Muy buenos días alumnos, mi nombre es Iván Long Tail, soy el instructor de natación y me alegra de que hayan elegido el agua en vez de un balón- dijo burlón -Debido a que solo tengo disponible treinta cupos para mi deporte, tendré que observar su condición en el agua y decidir quién se queda y quien no- los nervios comenzaron a entrarme, ¿voy a competir contra todos estos furries?, Akemi parecía entusiasmada.

-Por esta única ocasión permitiré que entren con la ropa que traen puesta, luego de mis elecciones les asignare su respectivo uniforme, los machos pueden quitarse su playera y las hembras recójanse el cabello- todos comenzaron a obedecer al instructor, me dio un poco de pena quitarme mi camisa -Oh, mira ese abdomen plano perfecto para planchar ropa- me dijo burlona Akemi mientras se recogía su cabello, me sonroje, pero le seguí el juego -Al menos no tengo dos flotadores en mi pecho- me refería a sus bubíes, me mostró la lengua y ambos nos reímos.

-Muy bien voy a ir pasando a registrar sus nombres en mi lista- dijo el instructor, comenzó a registrar a los del lado izquierdo primero. Nosotros fuimos el último grupo. El instructor se acercó a mi sin dejar de ver su lista -Nombre y apellidos- dijo listo para escribir -Félix Strong Heart, señor- subió la mirada y se sorprendió un poco -¿Un felino en natación?- dijo sin estar convencido -Querrá decir dos- dijo Akemi que estaba a un lado de mi -Tengo el presentimiento de que este año va a ser muy interesante- Una vez terminado el instructor saco el cronometro -Los voy a ir nombrando uno por uno y se irán colocando en los carriles- en total eran diez carriles así que iba a competir con diez furries, comencé a sentirme más nervioso, tranquilo Félix puedes hacerlo, no por nada entrenaste un año natación -Primero, Félix Strong heart- mi color azul cambio a un blanco pálido, ¿Por qué yo primero?, Camine hacia el primer carril. Empecé a escuchar murmullos. De seguro estarán diciendo cosas como ‘’ ¡mira un gato!’’ o ‘’no había visto un gato por aquí’’, ya se estaban volviendo molestos esos comentarios. Una vez que el instructor eligió a los otros nueve. Estábamos a punto de comenzar, mire a Akemi y ella me dio una sonrisa y un gesto de buena suerte con sus pulgares.

-En posiciones, listos, ¡ya!- el instructor toco el silbato y tan rápido me zambullí en el agua con un clavado para agarrar velocidad, seguí braceando lo más rápido que pude y llegue al otro lado de la piscina. ¡Fui el primero!, ¡No lo puedo creer! El instructor toco el silbato una vez que llegamos todos -Muy bien salgan del agua, estoy impresionado Félix no sabía que los gatos podían hacer eso- dijo con una sonrisa de aprobación, fui a mi lugar aún mojado -¡Wow! Eso fue increíble Félix, ¿seguro que no tienes agallas o aletas escondidas por ahí?- reí por el comentario de Akemi -Gracias, sinceramente no creí llegar de primero- y es verdad -Muy bien los siguientes son, Erick Loud Growl- se colocó en el primer carril un perro labrador color blanco con manchas cafés -El siguiente es Akemi Beauty Claws- la miré con una sonrisa de ánimo -Deséame lo mejor- me dijo con una sonrisa.

Una vez que el instructor eligió a los demás participantes puso el silbato en su boca - En posiciones, listos, ¡ya!- sonó el silbato y Akemi dio un clavado súper limpio al mar, no logre ver ni una gota salir de la piscina. Era muy rápida y nadaba con una cierta ‘’elegancia’’ pero al parecer no fue lo suficiente para derrotar al labrado puesto que llegó en segundo lugar -¡Muy bien Erick! Me gustó mucho esa dureza que ponías en cada braseado. Igual tu Akemi parecías pez en el agua con esa elegancia al nadar, los felinos me están dando una buena impresión- ella sonrió victoriosa -¡Muy bien mi amiga pez!- le grite dándole un fuerte abrazo… mojado -Me inspire en ti- me guiño el ojo con alegría.

La clase continuo normal hasta que los puestos ya estaban elegidos. Akemi y yo saltamos de alegría por saber que fuimos seleccionados. Cuando los ‘’descalificados’’ se retiraron con tristeza el instructor se colocó enfrente de nosotros -Felicidades por haber sido uno de los elegidos- dijo dando un par de aplausos -Ahora aquí están los horarios, les toca venir tres veces a la semana, los cuales serían: lunes, miércoles y viernes, de 5pm a 7pm- me agradaba mucho el horario de clases -Uy que alegría nos tocó los mismos días que entrenan los jugadores de futbol americano- ahora ya no me agrada, Andrés está en futbol americano. Hice un gesto de desagrado -¿Por qué te alegras tanto de eso Akemi?- ella me miro con una sonrisa maliciosa -Podré observar a los sexis jugadores mientras entrenan- la mire con los ojos entrecerrados -No conocía ese lado tuyo- movió su cabello como comercial de shampoo -Esta tigresa también araña, Félix- me reí de su comentario -Mañana miércoles se suspenderá el entrenamiento para que tengan tiempo de comprar el uniforme y empezaremos el viernes, ¿entendido?- todos gritaron un ‘’¡Sí!’’ enorme al entrenador -Bien pueden ir a cambiarse e ir a la cafetería a almorzar- cada furry se fue por su lado -¿Nos vemos en la cafetería y almorzamos juntos para celebrar?- dijo Akemi con alegría -¡Claro que sí! Esta vez seré puntual- ella se fue a cambiarse.

Aproveche y me cambie justo donde estaba ya que no había ningún furry cerca y el lugar estaba vacío, además no quiero llegar tarde a mi ‘’celebración’’ con Akemi. Me quite el short mojado y mi bóxer igual mojado, los exprimí y los puse en una bolsa. Seque con una toalla todo mi pelaje. Una vez seco completamente, agarre unos bóxers secos y me los puse rápida-- Lindo trasero- Mi cuerpo se estremeció terriblemente al escuchar esa voz.

Continuará…
 
Última edición:
Registrado
11 Jul 2016
Mensajes
99
Calificación de reacciones
500
Puntos
450
Edad
21
Hola mis queridos lectores, les traigo el cuarto capitulo y debo decir que fue el que mas me gusto ya que Félix interactua mas con Andrés y ocurre una situación que cambiara su vida de Félix para siempre, espero que les guste y me dejen sus saludables comentarios :D.
Capitulo 4: El fin de mi vida.
No me di cuenta desde cuando él estaba parado en la entrada, con velocidad me puse mi bóxer y mi ropa. Tenía una enorme vergüenza y mi cara estaba ardiendo de la pena -Aww… estaba disfrutando la vista- dijo decepcionado una vez que terminé de vestirme -¿No tienes mejores cosas que hacer que andar acosándome y molestando con tus estúpidos comentarios?- dije molesto, le estaba dando la espalda no quería ni verlo -Me gusta verte enojado- dijo feliz -A mí me gusta verte lejos de mí-dije mientras me ponía mis tenis -Entonces ¿si te gusta algo de mí?- Madre dame paciencia que la estoy perdiendo con este caballo -¿A qué has venido, a molestarme?- dije sin mirarle la cara -Tranquilo. Solo vengo a darme una ducha- la escuela contaba con dos duchas las que están en el edificio de la escuela, donde conocí a Andrés por primera vez, y las de la piscina olímpica. Lo miré y note que no traía uniforme del futbol americano -¿Por qué? si no has hecho deporte, además ni te toca hoy, tienes deporte los mismos días que yo- Para qué abriste el hocico Félix -Me alegra que tengas el mismo horario, podre verte más seguido- estire mi cara con mis manos en señal de enojo -Ducharme siempre me relaja, ¿por qué no lo intentas?, si quieres podemos ducharnos juntos- me sonrojé -Me relajaría aún más si pasaras tus delicadas manos por todo mi cuerpo- me miró con picardía -Prefiero lanzarme a un volcán en erupción, gracias- él se desnudó poco a poco, cuando note que iba a quitarse sus boxers lycra me tape la cara con mis manos - ¡No te desvistas aquí idiota!- nunca me ha gustado ver la desnudes de otros furries -¿No quieres ver detalladamente lo que no pudiste aquella vez en el baño?- esa vez cuando vi su gran… ¡Noooooo huácala! -¡Cállate y métete a la ducha!- me sonroje -Jeje, me encanta cuando te sonrojas te hace sacar tu lado tímido y tierno. Bueno nos vemos en la cafetería gatito- escuche el agua caer de la regadera, ¡¿GATITO?! Quien se cree que es para llamarme de esa forma, maldito desgraciado hijo de… tranquilo Félix acuérdate de Akemi, ella te espera para celebrar, así que no pierdas tiempo peleando con un pervertido como este. Agarre mi bolsa donde traía mi ropa mojada y me dirigí hacia la salida. No sé por qué rayos mire hacia las duchas y pude observar su espalda ancha y dura de Andrés y su enorme trasero bien trabajado y… ¡Aparta tu mirada de él Félix! -¿Te gusta lo que ves?- me miro de reojo con una sonrisa, ¿Cuándo se percató de que lo estaba observando? Rápidamente salí del edificio de la piscina olímpica y me dirigí a la escuela para dejar mis cosas en el casillero -¿Qué me está pasando?- suspire con enojo. Una vez que había dejado todo, caminé rápidamente a la cafetería. Como siempre, la cafetería estaba llena y pude ver que Akemi me levanto el brazo para llamar mi atención. Ella ya estaba sentada en una mesa. Me acerque evadiendo a los furries que pasaban con sus bandejas de comida -Serás veloz en el agua pero para llegar a tiempo con tu amiga eres el peor- cruzo los brazos, me senté junto a ella -Disculpa me topé con un amigo- debería contar mis mentiras, sería un buen hobby -Bueno te perdono, me adelante y te compré un emparedado y un jugo de uva, no estaba muy segura de qué te gustaría así que esto fue lo que se me ocurrió- Eres la mejor Akemi me conoces muy bien para tan poco tiempo que llevamos de amigos -Si elegiste lo indicado, gracias. Ahorita mismo te lo pago- saque monedas pero ella lo rechazo -Yo invito, es nuestra celebración ¿recuerdas?- me guiño el ojo -¿Estas segura?- dije sin estar convencido -Si, además somos amigos, para eso estamos- me levanto el pulgar y sonrió, que linda es y muy generosa -Gracias- dije con una sonrisa muy sincera, me daba mucha alegría haberla conocido, ella se sonrojó -¿Que pasa Akemi? Te coloraste- ella se sobresaltó -ah…ah…no es nada jajaja- rió nerviosa -¿Y quien era ese amigo con el que te topaste?- cambio el tema muy repentinamente -Ah… era… se llama Axel. Me saludó y platicamos un rato- maldito Andrés solo me haces decir más mentiras, ‘’Te veo en la cafetería gatito’’ mi cara quedo en shock -¿Félix?, HOLA, Tierra llamando a Félix- movió su mano de lado a otro para que reaccionara -Amm… Akemi ven conmigo- agarre mi desayuno y el de ella y la tome del brazo -Okey…- dijo extrañada -Te mostrare un lugar que me gusta mucho venir- bueno solo he ido una vez, pero fue suficiente como para gustarme mucho. Seguí halándola del brazo y caminé lo más rápido que pude hacia la azotea de la escuela. Llegamos a la entrada -¿Que es Félix?, ibas muy rápido y casi me caigo en las escaleras- dijo cansada -Perdona, pero al fin llegamos- abrí la puerta de la entrada y una brisa fresca recorrió nuestros pelajes, ella suspiro de alivio -¿Ves?, por algo me gusta venir a aquí- Nos sentamos cerca del borde, no era peligroso puesto que habían cercas muy bien pintadas que evitaban caerte. Podíamos observar a los furries en las canchas jugando y riendo -No sabía que la azotea de la escuela podía ser tan hermosa- dijo mientras comía su ensalada de frutas que ella compró, yo igual comencé a comer, ya moría de hambre. Abrí mi jugo y luego-- ¡ESPERA!- ella grito, casi morí del susto, ella abrió el suyo -¡Un brindis!- ¿qué? -Akemi son jugos…- ella me miró rodeando los ojos -Hay disculpa señor aguafiestas en un momento le traigo los mejores vinos de la ciudad- dijo burlona, reímos al mismo tiempo -Okey está bien- sonreí, ella alzo su jugo -¡Por los buenos amigos y los mejores nadadores que la preparatoria ‘’The horns’’ pueda tener!, Salud- chocamos los jugos y se derramo un poco en mi uniforme blanco recién lavado -¡Oye! Tú me vas a pagar la limpieza de esto- dije secando la mancha con una servilleta -Disculpa, pero tienes que admitir que esa mancha combina con tus ojos- la miré -JA-JA muy graciosa- ella rió y yo le seguí la corriente.

Los días transcurrieron y habíamos conocido ya a todos nuestros maestros de las diferentes materias, Akemi y yo seguíamos reuniéndonos en el mismo lugar para desayunar todos los días así evitaba a Andrés más fácil. Lástima que yo apenas estaba en el ojo del huracán y mi vida tomaría un giro muy drástico.

-TRES DÍAS DESPUES, VIERNES-

-Nos vemos a las 5 Félix- Me dijo Akemi con alegría, teníamos nuestro primer entrenamiento de natación hoy en la noche -Okey, te veo al rato- le sonreí.

Apenas eran las 2 de la tarde así que fui a mi casa a comer y alistar mi uniforme para mi entrenamiento. Antes de irme mi padre me detuvo -¿A dónde vas?- dijo mientras veía su celular, ah es verdad no le había dicho de que me aceptaron en natación -Voy a mi entrenamiento de natación de la escuela- él me miro -¿Natación? Hubieras elegido uno más varonil como futbol o futbol americano- eso a él que le importa -No, me gusta más nadar- me miró con desaprobación -Has lo que quieras- gracias y eso haré -Nos vemos- dije cerrando la puerta. Miré mi celular, eran las 4:30 -Mejor me apresuro-

Una vez que llegue a la escuela vi a Akemi y me acerque a ella -¿Estas lista?- le dije con un sonrisa -¡Claro que sí!- estaba muy entusiasmada. Entramos al edificio de la piscina olímpica y el maestro estaba esperando -Bien, pasaré lista contesten presente cuando diga su nombre por favor- el maestro comenzó a pasar lista. Una vez que puso asistencia dijo -Ahora todos a cambiarse y deprisa que el tiempo vuela- los furries machos nos metimos a los vestidores que estaban cerca de las duchas y nos cambiamos, el uniforme era un traje de baño lycra, un gorro de natación para el cabello y googles. Lo único que no me gustaba era el traje de baño ya que me hacía sentir desnudo, ‘’Vamos Félix soportaste esto un año puedes hacerlo tres años más’’ suspiré.

Salí del vestidor, al parecer era el primero puesto que los demás furries se quedaban a platicar. Entonces vi a akemi con su traje de baño, tenía un muy bonito cuerpo con un busto ideal para su edad, me vio y me observo de pies a cabeza, ¿Qué me ve? -Mmm… Al menos tu lindo trasero compensa tu carencia de abdomen- ¡¿Qué?!-¡AKEMI!- le grité mientras me sonrojaba violentamente y tapaba mi trasero con mi cola -Ah vamos es solo un cumplido tonto. Aunque, creo que puedo decir que tu trasero es más grande que mi busto- dijo burlonamente -¡Cállate ya!- comenzó a reír, mi trasero no es muy grande o ¿sí? ''-Lindo trasero-''' no, no pienses en él Félix, ni en traseros también.

Una vez que todos los alumnos estaban cambiados, el profesor empezó a darnos rutinas como correr alrededor de la piscina, abdominales, sentadillas, luego entramos al agua y comenzamos a dar braceos, buzos, clavados. Bueno al final de cuentas todos quedamos súper agotados y adoloridos -Muy bien mis alumnos hemos terminado por el día de hoy- ‘’Gracias a Dios ya no aguanto más’’-Nos vemos el lunes y que tengan un feliz fin de semana- Una vez que nos cambiamos por nuestra ropa seca, cada furry salió con su grupo de amigos fuera del edificio incluyendo a mí y Akemi -Me duele todo mi cuerpo- dijo sobándose los brazos -En basquetbol no nos explotaban tanto- es verdad Akemi reprobó un año, nunca le pregunte en donde estaba antes de que yo llegara -¿Estuviste en basquetbol?- ella me miró con una sonrisa tenue -Si, aunque no era muy buena, quise meterme a natación desde antes pero como iba a ser la única felina no me animé. Entonces tú y tu trasero llegaron a iluminar mi vida y me dieron los ánimos para meterme en el equipo de natación- me guiño el ojo -¿Vas a empezar con mi trasero?- la mire con los ojos entrecerrados y enojo -Vale, ya me calmo- reímos juntos, escuche que mi celular sonó. Era mi papa me envió un mensaje ‘’ ¿Quieres que vaya por ti?, tengo tiempo’’ vaya hasta que tiene iniciativa de hacer algo por su hijo, pero quería pasar más tiempo con Akemi así que rechacé la oferta, ‘’No gracias, voy caminando a la casa’’ le escribí -¿Me acompañas a ver a los jugadores de futbol americano?- pues ya que al menos sé que ellos salen dentro de una hora de su entrenamiento y me dará el suficiente tiempo para escapar y que Andrés no me vea. Llegamos a las gradas de la cancha de futbol americano y nos sentamos. Pude observar que estaba Andrés, dando un partido amistoso entre sus amigos. No podía dejar de verlo, se veía muy bien en uniforme y… ¡Ya basta Félix!, miré mi celular para distraerme y me fijé de la hora, 7:30, ya era muy tarde además quería anticiparme para que Andrés no me viera -Akemi ya es muy tarde vámonos- ella me miró con tristeza -¿Enserio?, ya estaba eligiendo a mi pareja, cuantos cachorros íbamos a tener y donde sería nuestra luna de miel- la mire fijamente -Okey, okey. Vámonos- caminamos hacia la salida y nos detuvimos cerca de la reja -Bueno, ¡feliz fin de semana Félix! Nos vemos el lunes- me dio un beso en la mejilla y se fue con una sonrisa, que divertido es pasar el tiempo con ella, la miré irse hasta que la perdí de vista. Vi unas enormes nubes en el cielo advirtiendo que habrá una tormenta. Esos meteorólogos no hacen bien su trabajo, hace tres días dijeron que iba a ver una tormenta en la noche y no hubo nada, y hoy que todo el día iba a estar despejado y mira el clima -Bueno será mejor que regrese a casa antes de- unos enormes brazos se cruzaron en mi estómago, era Andrés -Sorpresa- susurro en mi oreja con su voz gruesa, me sobresalte y gire mi cuerpo que aun Andrés lo tenía entre sus brazos y vi que aún tenía el uniforme de futbol americano -¿!Qué haces?! ¡Suéltame!- comencé a forcejear y tratar de librarme de su agarre, fue inútil -No te resistas y déjate llevar- me miro de frente con una sonrisa -¡NO! MALDITO MANIACO PERVER-- ¡mmmfff!- me besó repentinamente, no otra vez no por favor. Trate de librarme de él mientras me besaba pero no podía, a este punto todo lo que intentara seria inútil, poco a poco mi cuerpo empezó a debilitarse y ceder, me besaba con más intensidad e introdujo su lengua y empezó a juguetear con la mía, ahí fue cuando perdí el control de mi cuerpo y mis brazos rodearon el cuello de Andrés, ¿Qué estoy haciendo? No Félix detenlo no permitas que te manipule, des pégate de ese beso… pero no… no quiero… se siente tan bien, no quiero que esto acabe jamás. De pronto Andrés termino el beso, podía notar como un hilo de baba unía nuestras bocas. De nuevo entre en shock y no podía moverme ni articular nada -Cada vez más siento tus labios dulces y suaves como tu pelaje- me miró con una sonrisa victoriosa, me liberó de sus brazos -Lindo fin de semana mi dulce gatito- me guiño el ojo, no dije ni una sola palabra y él se marchó, pude observar que iba a las duchas, pero eso era lo menos importante. Mi celular sonó, era una llamada de mi padre, trate de tranquilizarme lo más que pude y contesté -Hola papa, ya voy en camin-- ¿Así que era por eso que no querías que te fuera a buscar verdad marica?- ¿cómo me llamó? -de que estas- ¡¿crees que no te vi besándote con aquel caballo?!- oh no… -Mira, n-no es lo que tú piensas deja que te exp--¡no quiero ninguna jodida explicación!, no quiero ni imaginarme con cuantos machos te has acostado ya- empezó a gritarme más -¡De inmediato ven a la casa maldito maricon!, solo eres un error igual que tu madre- me colgó, corrí rápidamente a mi casa y comenzó a llover. Llegue y encontré mis cosas tiradas afuera con una maleta que traía una nota ‘’No te quiero volver a ver gay asqueroso’’, arrugue el maldito papel y con el orgullo que aún me quedaba comencé a empacar mi ropa tirada y todas mis pertenencias. Tenía un nudo enorme en la garganta, quería llorar pero no quise, no merece que derrame lágrimas por un machista asqueroso como mi papá.

La lluvia se hacía más recia, y mojaba todo mi pelaje. Fui al cementerio quería ver a mi madre, pero estaba cerrado. Me senté en las escaleras y no aguante más y comencé a llorar. No podía creer que mi vida se había arruinado en tan solo una semana de clases. Seguía llorando y no buscaba ahora que hacer, ¿adónde iré?, ¿Cómo voy a vivir? No paraba de lagrimear. De pronto un auto color rojo muy lujoso se estaciono enfrente de mí, bajo el vidrio y era él, Andrés. Lo menos que quería ahora mismo era verlo a él -¿Qué haces aquí afuera?- me dijo sorprendido, no lo vi a la cara -Q-Que te importa, sigue tu camino y déjame en paz- mi voz sonaba quebrantada. Andrés apago el motor de su auto y salió con un paraguas, lo extendió, era suficientemente grande para los dos. Se sentó a lado de mí y yo desvié la mirada, no quería verlo, ni saber nada de él.

Mi vida se arruino por su culpa.

Continuará…
 
Última edición:

Koro Kusanagi

Y el gato, mirando, sonreía...
Registrado
23 Dic 2014
Mensajes
1,880
Calificación de reacciones
866
Puntos
550
Wow, me encanto tu historia y el rumbo por el que va, me atrajo mucho, tanto que pido mención para los siguientes capítulos :3 Saludos.
 

Angel BlodWolfox Alpha

Lector boraz.DAME CAFE Y DIME LINDURA O MUERE
Registrado
30 Jun 2016
Mensajes
70
Calificación de reacciones
58
Puntos
0
Edad
22
Pará mi gusto de lector bas tomando bueb camino cn la historia me gusta, comprebdo que los agas cortos pero me gustan largos y como el cap 2 estarian muy bien.
No creo que acaves rapido tu fic haci solo ponle mas narativa a la historia, como consejo pero es tu desicion como autor.
Me gustaria pedir de favor mencion para el siguente cap.
Sigue haci, te ganastes un lector voraz. Saludos amigos
 
Registrado
11 Jul 2016
Mensajes
99
Calificación de reacciones
500
Puntos
450
Edad
21
Buenas mis radiantes lectores, les traigo el quinto capitulo, me alegra que a Koro Kusanagi y a Angel BlodWolfox Alpha les gustara el rumbo que toma esta historia, igual a mi ;) . Sigan dejando sus comentarios! y no podre actualizar el domingo, disculpen :/ . ¡Nos vemos hasta el lunes! :D
Capitulo 5: Te amo.
La lluvia continuaba y seguíamos los dos sentados, abrace mis rodillas y escondí mi cara en ellas, tenía mucho frio. Escuché que Andrés se quitó su chaqueta con dificultad y me la colocó en mis hombros -No me toques- bufé molesto -¿Por qué eres tan gruñón? solo trato de ayudarte- Mi paciencia se agotó y lo mire a la cara con enojo y rabia -¡¿AYUDAR?! ¡Creo que ya has hecho bastante con arruinar mi vida!- el me miro confundido -¡Desde el primer día me estuviste siguiendo por toda la escuela, me besaste en contra de mi voluntad, me acosaste hasta el punto de verme desnudo y si mi padre no hubiera visto el beso forzado que me diste hace unas horas, yo estaría en mi casa feliz y sin problemas!, pero llegaste tú y…- rompí en llanto, no soporté más -Llegaste tú y me hiciste sentir cosas que no conocía, me sentía tan confundido y extraño por tu culpa, cuando me abrazas, me besas, cuando te observo, me haces sentir cosas que no quiero porque los demás podrían hacerme daño- me limpié las lágrimas de mis ojos -C-como mi padre que me llamo marica y g-- en un movimiento veloz Andrés me abrazó -N-no s-suéltame- decía sollozando, no me hizo caso y me apretó más hacia su cuerpo -Mientras yo viva no dejare que nadie te haga daño, porque te amo- abrí mis ojos con intensidad y comencé a llorar más fuerte, mis lágrimas mojaban el hombro de Andrés, ‘’ encontraras a alguien que te haga sentir mariposas en el estómago, que cuando se acerque a ti tu corazón se acelere y al abrazarte no quieras despegarte de sus brazos jamás’’ escuche a mi madre por segunda vez, y eso es lo que no quiero hacer, despegarme de los brazos de Andrés… jamás.

Pasaron los minutos y me tranquilicé, él se dio cuenta y se separó un poco de mí -¿Estas mejor?- me dijo con una sonrisa y limpiando mis lágrimas con sus manos, no contesté y asentí con tristeza, la lluvia aumentaba más y más -Ven conmigo- me levantó, agarro mi maleta y la metió en la cajuela de su auto, abrió la puerta del copiloto y me subí a su auto, luego el entró a su auto y encendió el motor -¿Adónde me llevas?- pregunte sin ánimos -Te llevaré a mi casa, es lo menos que puedo hacer por lo que te hice- dijo con cierto entusiasmo, obviamente, para Andrés era un sueño que viviera con él. No dije nada en todo el trayecto, veía las gotas de lluvia deslizarse por la ventana ‘’Ya no me queda donde ir’’ pensé deprimido ‘’Mientras yo viva no dejare que nadie te haga daño, porque te amo’’ me sonroje ligeramente, lo siento madre aun no logro comprender qué es el amor ni como encontrar la felicidad, pero sigo vivo y no te defraudaré -El martes vi que estabas en el cementerio hablando con alguien, no quise interrumpirte, ¿Quién era?- ¿cómo sabía dónde estaba?, que yo recuerde lo perdí en aquel semáforo -Era mi madre, murió de cáncer hace un año y hablo con ella cada vez que la voy visitar todos los días- me miró con cierta tristeza -Lo lamento- dijo con voz arrepentida -Gracias- dije cabizbajo. -Bueno, ya llegamos-

Cuando mire al frente no podía creer lo que estaba viendo, era una mansión enorme con una reja que cerraba la entrada, Andrés presiono un botón de sus llaves y la reja se abrió automáticamente. Por dentro habían muchos arbustos bien cortados con diferentes figuras, no pude ver que eran detalladamente por la lluvia pero si entendía que Andrés tenía una vida muy lujosa. Estaciono su coche en su inmensa cochera, tenía cuatro autos más y se veían muy costosos, ‘’¿Para qué necesitan tantos autos?’’ pensé sin dejar de mirarlos.

Andrés apago el motor -Bienvenido a mi humilde morada- pues de humilde no tiene nada -¿A esto le llamas humilde?- dije sorprendido, él soltó una pequeña risa, salimos del auto y entramos a la enorme mansión, de pronto escuche unos pasos acercarse hacia nosotros -¿Andrés cariño, por que tardaste tanto?- era una yegua como de unos 25 años, o eso aparentaba, su color era café claro y su melena era color rubio ondulado, tenía un cuerpo escultural y tenía unos pechos que resaltaban su figura, eran más grandes que las de Akemi, ¿Qué rayos Félix? deja de fijarte en eso, note que llevaba una pijama y muy costosa debo decir -Lo siento mamá me topé con mi novio- wow, wow, wow, ¿desde cuándo soy su novio? Aun ni siquiera me ha preguntado y mucho menos he dicho que si -¿Te acuerdas el gato lindo del que te hable?- ella sonrió de entusiasmo -¿Del que hablas todo el tiempo?, ¿está contigo?- no me había dado cuenta que estaba detrás de Andrés, por eso no me había visto -Si, aquí esta- se hizo a un lado -Ella es mi madre Félix- con nervios levante mi mano -M-Mucho gusto, soy Félix Strong Heart- dije nervioso y sonrojado, ella se acercó a mí con cierta sorpresa y de repente me abrazo -¡AWW, eres muy lindo y tienes un pelaje muy suave!- me empezó a asfixiar con sus pechos -S-señora N-no puedo respirar- me soltó -Disculpa, ¡ah! Estas empapado- rápidamente me trajo una toalla -Toma- me sonrió, la tomé con una sonrisa penosa y comencé a secarme -¿Y que te trae aquí Félix?- me dijo con curiosidad, la mire con un poco de tristesa -Yo-- Tubo problemas familiares, así que me ofrecí a darle apoyo e invitarlo a quedarse aquí- me interrumpió Andrés -Oh, entiendo, ¡por supuesto que puedes quedarte! Cualquier furry muy cercano a mi hijo es parte de la familia. ¿Se te ofrece algo, un té, chocolate caliente o agua?- me sonrió muy alegremente, tiene cierto parecido a mi mamá en el aspecto de que es muy preocupada por el bienestar de los demás -No, muchas gracias señora, no quiero ser una molestia, solo me quedare un día y mañana temprano me iré para no incomodarla- dije nervioso, ella me miró con una sonrisa sincera -No te preocupes Félix, puedes quedarte todo el tiempo que desees, a mí no me incomodas, al contrario me da alegría ver a un gato como tú, la última vez que vi uno fue hace años en un desfile de modas en el otro lado del continente- wow ¿los de mi especie hacen desfiles de modas? -Muchas gracias, enserio, si quiere puedo ayudarla en la limpieza o en cualquier cosa que desee- ella me volvió a abrazar -¡Ay! ¡Eres muy tierno!, no te preocupes ya tenemos una nana que hace ese tipo de trabajos- no puedo respirar -Mamá lo estas lastimando- me libero de nuevo -Te lo vuelvo a repetir Félix, no te preocupes, puedes quedarte hasta que tus problemas con tu familia se mejoren. Además me gustaría hablar con tu mamá podría ser mi próxima modelo- me guiñó el ojo, me entristecí pero no deje de sonreír -Mamá, Félix no tiene madre- dijo Andrés mientras me daba consuelo con su mirada, la cara de la mamá de Andrés cambio a pena -D-Disculpa, Félix no fue mi intención- me tomo de las manos con tristeza -No se preocupe señora, además ella hubiera aceptado- le guiñe el ojo divertido, ella retomo su sonrisa otra vez -No me digas señora, puedes llamarme Kristine- me sonrió -Bueno se hace tarde, hay una habitación de huéspedes en el segundo piso Félix. A menos de que quieras pasar la noche con Andrés en su cuarto- Andrés me miró seductoramente -La habitación de huéspedes, por favor- Andrés suspiro decepcionado -De acuerdo, Andrés llévalo a la habitación por favor. Buenas noches Félix- se despidió con una sonrisa dirigiéndose a su cuarto -Sígueme- me dijo Andrés tomando mis cosas, subimos las escaleras y nos dirigimos a un pasillo que tenía cuatro puertas, Andrés abrió la última de la derecha. Entramos y a pesar de que era el cuarto de huéspedes era enorme, tenía una cama King size, su propio baño, una televisión de plasma enorme, aire acondicionado, y un armario muy amplio -Ponte cómodo- me senté en la cama y Andrés dejo mi maleta alado de mí, estaba a punto de marcharse -Espera- se detuvo -G-Gracias por darme un techo donde vivir- dije con pena, se acercó a mí y me dio un beso en la frente -Por ti daría lo que fuera, mi dulce gatito- me sonroje -Ah y por si cambias de opinión mi habitación es la de enfrente- me guiño el ojo pícaramente, cerro mi puerta y se marchó -Que largo día tuve hoy- suspire cansado. Me cambie mi ropa mojada por una pijama seca. Me situé en medio de la enorme cama y me arrope con las sabanas -Ay madre las cosas por las que tiene que pasar tu hijo- suspire, no paraba de llover, pero eso no me quito el sueño, la cama era muy cómoda y suave. Logre acoger el sueño.

‘’¡CRASHH!’’ un estruendo me levantó con el corazón palpitando a toda velocidad, había caído un enorme trueno. ‘’hoy no por favor’’ pensé con desanimo. Los truenos son uno de mis peores miedos, es casi mi fobia. Cuando era niño me iba al cuarto de mis padres y me acostaba alado de mi madre para poder dormir, ‘’Si cambias de opinión mi habitación es la de enfrente’’ recordé las palabras de Andrés -¡NO!, no pienso acostarme en la misma cama que ese perver-- ‘’!CRASHH!’’-¡ah!- grite asustado, rápidamente me puse mis sandalias y me dirigí a la habitación de Andrés ‘’¿Qué estoy a punto de hacer?’’ pensé derrotado. Abrí la puerta de su habitación en silencio y observe que Andrés dormía profundamente ‘’Félix no tienes por qué hacer esto, sé un macho y enfréntate a los truenos’’, Vi un gran destello iluminar su habitación ‘’CRAAAAASSHHH’’, este trueno sonó más que los otros dos, con miedo me situé alado de la cama de Andrés y con mi mano lo comencé a mover para que despertara -Hey, Andrés- dije con voz baja, abrió los ojos poco a poco -¿Uh?, ¿Félix qué pasa?- me dijo medio dormido, luego sonrió triunfante -Sabía que no resistirías estar una noche sin mí- si claro idiota preferiría ahogarme en-‘’¡CRASHH!’’ me asusté y mi pelaje se esponjo terriblemente, Andrés entendió lo que ocurría -¿Te dan miedo los truenos?- no le conteste y desvié la mirada sonrojado -Muy bien, ven acuéstate a mi lado- quitó las sabanas y dejó un hueco para que me acostara, pude notar que traía puesto un short corto y una playera que dejaba ver su musculatura. Me acosté a su lado y el me arropó con las sabanas, voltee mi cuerpo al lado contrario de él ‘’Que vergüenza’’ mi corazón comenzó a palpitar con más fuerza podía sentir la mirada penetrante de Andrés aunque no lo estuviera viendo. De pronto sentí que sus brazos rodearon mi cuerpo hasta cruzarse en mi abdomen. Me acercó más a su cuerpo -¡¿Q-QUE HACES?! ¡Suéltame!- grite en voz baja, me giré y puse mis manos en su pecho para que ya no me acercara más -Dije que te iba a proteger de cualquier cosa- me susurró en mi oreja, mis brazos no aguantaron más y perdí fuerzas para seguir deteniendo el agarre, me acercó hasta que nuestros cuerpos quedaron totalmente unidos. Podía sentir la calidez de su cuerpo, era muy cómodo y me sentía tan seguro entre sus brazos -Buenas noches, mi dulce gatito- me susurro en mi oreja, mi cara estaba totalmente roja, ¡¿Cómo rayos terminé en la cama de Andrés?! Me apego más a su pecho y puso su cabeza encima de la mía -Te amo- me dijo antes de dormirse, ¿Cómo puede amarme si no me conoce bien?, el calor de su cuerpo comenzó a darme sueño poco a poco. Los truenos seguían cayendo pero ya no tenía miedo.

¿Podía este caballo ser mi felicidad? No lo sé pero no quería que me soltara de sus brazos… nunca más.

Continuara…
 
Última edición:

Taixer Katsudón

Taixer Katsudón
Registrado
2 Oct 2015
Mensajes
46
Calificación de reacciones
51
Puntos
200
Edad
25
O por dios esto es muy hermoso me va a dar diabetes qwq

Que buen capitulo la verdad y en lo personal me gustan largos (ewe) los capitulos puesto que se disfruta mucbo leer y escuchar muy buena musica nwn
 
  • Me gusta
Reacciones: Blue peanut

Koro Kusanagi

Y el gato, mirando, sonreía...
Registrado
23 Dic 2014
Mensajes
1,880
Calificación de reacciones
866
Puntos
550
La fujoshi que llevo dentro no paraba de gritar (?) xD owww pero que tierno fue este capítulo :3
 
Registrado
11 Jul 2016
Mensajes
99
Calificación de reacciones
500
Puntos
450
Edad
21
Hola mis lectores, disculpen el retraso, me sentía muy mal y no pude actualizar el lunes, pero aquí esta! :D espero les guste! y sigan dejando sus comentarios n.n. Nos vemos a la otra.
Capitulo 6: Mi nueva familia.
Unos rayos de sol me despertaron, ya había amanecido y lo peor de todo estaba en la cama de Andrés, no puedo creer que dormí toda la noche a su lado. Lo único bueno de todo esto es que es sábado. No me di cuenta cuando termine encima de Andrés, mi cabeza estaba recostada en su pecho, podía escuchar sus latidos. También tenía sus brazos alrededor de mi cintura. Alcé mi cuerpo hasta quedar sentado en su pelvis -Buenos días- creo que lo desperté, desvié mi mirada molesto y ligeramente sonrojado, miré toda su habitación, era idéntica a la de huéspedes a excepción de que estaba decorada al gusto de Andrés, tenía uno que otro póster, un estante con trofeos y medallas de fútbol americano, en el suelo habían pesas de diferentes tamaños y otros objetos de ejercicio, pero aun así sobraba más espacio en la habitación. Me percaté que tenía un reloj en la pared, eran las 9:53am. Bueno creo que ya es hora de de- ¡Andrés, amor, que se te ofrece para desa- la mamá de Andrés entró de repente y cambio su sonrisa por una cara sorprendida, claro estaba encima de Andrés eso se puede interpretar mal -Oh, Félix no sabía que eras así de atrevido- dijo con una sonrisa pícara y divertida -Disculpen, los dejo solos para que continúen-nos guiñó el ojo -¡No!, ¡señora no es lo que usted pien-- cerró la puerta de golpe, mi cara estaba roja y a punto de estallar de la pena -Pensé que estábamos jugando al caballito- dijo Andrés con un tono divertido -¡TU CALLATE MALDITO!... ¡¿Huh?!- sentí que algo se endurecía debajo del short de Andrés, me sonrojé -¡me das asco!- grite molesto -Y tú me excitas- me dijo con una mirada pícara -suéltame- quite sus manos de mi cintura y me salí de su cama -¿Adónde vas?- Andrés se sentó al borde de su cama -Ya oíste a tu mama, a desayunar- bufe molesto , me puse mis sandalias y sacudí mi ropa, luego sentí que Andrés me abrazó de espaladas -Ayer me diste una de las mejores noches que jamás haya tenido- me susurró en mi oreja con su voz profunda -E-Eso fue debido a-a los truenos, no lo malinterpretes- dije nervioso, me enoja que su voz me ponga de esa manera -Pues me gustaría que todos los días hubieran tormentas para tenerte siempre a mi lado- me acercó más a su cuerpo -A mí no, me incomoda estar a tu lado- me liberé de su agarre -¿A si?, pues tus ronroneos nocturnos me dicen otra cosa- me sobresalté, ¿ronroneos nocturnos? ¿Enserio yo hice eso?, solo mi madre es la única que me ha escuchado ronronear -Si mi información no me falla, los de tu especie ronronean cuando están disfrutando algo… y creo que ese algo era yo, ¿verdad Félix?- me sonrió maliciosamente, ¡ah! Odio mi cuerpo y sus maneras de demostrar lo que siento -Cállate- caminé dirigiéndome a mi habitación -Espera- dijo Andrés antes de que saliera de su habitación -¿Qué quieres?- me sonrió -Cuando bajes a la cocina dile a mi mamá que se me ofrece una rebanada de Félix- lo miré con amargura -Que lastima, no estoy en el menú, hoy morirás de hambre- cerré su puerta.

Me fui a mi habitación. Entre a la ducha para estar más fresco. Luego de ducharme, saqué todas mis cosas que había en mi maleta, me vestí con ropa casual. Ordene todo en la habitación y salí para dirigirme a la cocina. Cerré mi puerta y escuche que la puerta de alado de la mía se abrió y de ahí salió una yegua que tenía mucho parecido a la madre de Andrés solo que su pelaje era color miel, además se parecía un montón a la yegua que va en mi salón, creo que su nombre era Ekaitza. Me dio gracia el hecho que tenía su melena toda alborotada y su ropa estaba desaliñada, supongo que se acaba de levantar. Noto mi presencia y su cara se sonrojo -Buenos días- le dije con una sonrisa. Rápidamente ella se metió a su habitación y azoto su puerta. Creo que fue un mal momento para conocerla.

Baje las escaleras pensando en lo que había pasado y comencé a buscar la cocina, la casa era enorme pero para mi suerte la cocina se encontraba junto a las escaleras. Me dirigí y cuando llegué observe que la mama de Andrés estaba cocinando -Buenos días, con su permiso- no por nada mi madre me educó para ser una excelente visita, ella volteó a verme -Oh, buenos días Félix, adelante toma asiento- me dijo feliz -Muchas gracias- me senté en su muy elegante mesa, además la cocina era como el sueño de toda ama de casa -¿Cómo dormiste anoche?- siguió cocinando, olía muy bien -De maravilla, gracias por preguntar- dije aun conservando mi sonrisa -Ya lo creo, cuando duermes a los brazos de la persona que te gusta- me sonrojé y deje de sonreír -S-Señora, respecto a lo que vio esta mañana, Andrés y yo no estábamos haciendo nada, se lo prometo- dije nervioso -No te preocupes, te creo y disculpa por asustarte entrando de esa manera- apagó la estufa -No tiene por qué disculparse, fui yo quien se metió al cuarto de Andrés- odiaba admitirlo pero era verdad -Félix ya te dije que puedes llamarme kristine- la mire nervioso -Lo siento se… Kristine- Aun no me acostumbro a llamar a los adultos que apenas conozco por su nombre -Buenos días- escuche la voz de Andrés -Hola hijo, el desayuno ya está listo siéntate- Andrés se sentó a lado de mí y me sonrió, yo voltee la mirada a lado contrario de él. De repente Kristine empezó a colocar platos en la mesa, uno de estos tenia huevo revuelto, otro huevos estrellados, uno hondo tenía puré de papa y coloco una canasta con pan caliente -Wow, ¿usted hizo todo esto?- dije sorprendido -Si, con ayuda de la nana- me sonrió -¿Y donde esta ella por cierto?- pregunto Andrés sirviéndose comida en su plato -La mande a hacer unas compras para la casa- yo no quería comer hasta que estuvieran todos sentados, por educación y al parecer es lo menos que tiene Andrés. Kristine salió de la cocina -¡Niños el desayuno está listo!- gritó kristine desde las escaleras, luego regreso y se sentó en la mesa. Después de unos minutos llegaron tres furries, era la yegua de hace un rato pero más arreglada, podía notar que su pelo era igual al de Kristine pero lacio. Le seguía la yegua que va en mi salón de clases y luego un caballo, creo que tiene la misma estatura que yo y el mismo cuerpo delgado, su pelaje es color gris claro y su melena era del mismo tono pero más oscuro. Los tres notaron mi presencia y se sentaron sin dejar de observarme, sus miradas me ponían cada vez más nervioso -Mamá ¿Quién es él?- me señalo sin educación -Es mi novio, ¿algún problema?- dijo Andrés mirándolo con enojo antes de que Kristine pudiera contestar. Por qué rayos ese idiota utiliza esa palabra y justo enfrente de todos ellos, ¡no soy su novio!, la yegua de color miel y el caballo de gris se sorprendieron, a Ekaitza pareció darle gracia -¿Así que te aburriste de las hembras y te fuiste por los machos?- dijo en tono burlón pero sin dejar su voz fría -¡Ekaitza no seas grosera!- Kristine la regaño - No mamá, déjala que continúe, quiero saber cuántos novios ha conseguido ella o ¿prefieres cazarte con un libro?- se estaban peleando y por mi culpa, yo no sabía que hacer solo mantenía una sonrisa súper nerviosa, el caballo gris soltó una pequeña risa por el comentario de Andrés, Ekaitza se dio cuenta y lo miró asesinamente -Tu cállate que ni amigos tienes- contesto molesta, la yegua de pelaje miel solo se quedaba observando como si esto pasara todo el tiempo. De pronto Kristine se levantó de la mesa y dio un golpe fuerte con las dos palmas de sus manos -¡Escúchenme bien, no van a tener una de sus estúpidas peleas enfrente de una visita, así que por favor ahórrense sus comentarios para cuando Félix no esté presente ya ha tenido bastantes problemas en su casa como para que unos adolescentes ingratos le arruinen su día!- No sabía que Kristine podía enojarse de esa manera, hasta me dio miedo -¡Haber preséntense por favor niños!- los miró con una cara de mil demonios -Mucho gusto me llamó Pablo Long Crin- el caballo gris me extendió la mano con temor, le devolví el saludo -Félix Strong Heart, el gusto es mío- dije nervioso -Yo soy Ekaitza, hola- me dijo un poco molesta e indiferente -Yo me llamo Alitza, perdón por lo que paso en la mañana, me da pena que me vean recién despierta- me contestó alegre y apenada -Mucho gusto y perdóname a mí, no debí tomarte por sorpresa- le sonreí -Yo me llamo Andrés y debo decir que te vez muy lindo y tierno el día de hoy- me dijo Andrés guiñándome el ojo, Alitza soltó una pequeña risa y Pablo solo hizo un gesto de asco , me sonrojé, pero aun así conserve mi sonrisa con el deseo de asesinar a Andrés -Muy bien ya que se conocen vamos a desayunar- dijo alegremente Kristine, cambió de mamá furiosa a mamá dulce en un instante.

Empezamos a desayunar, todo estaba delicioso, pero aun así me incomodaba el hecho de que estábamos todos en silencio y aun los tres caballos me miraban curiosos, déjame adivinar ‘’nunca hemos visto un gato’’ o algo parecido -Entonces… Félix, ¿cuántos años tienes?- Kristine rompió el silencio, trague el bocado que tenía en mi garganta -16 años, en un mes cumplo los 17- Kristine me miró con sorpresa -¿Enserio? eres tan joven. Pensé que ibas en el mismo salón de clases que Andrés y tenían la misma edad- gracias a Dios no voy en su clase y gracias por el cumplido -Mamá él va en mi clase- dijo Ekaitza sin interés -¿De verdad?, que gusto me da. Y ¿son compañeros o algo así?- le pregunto curiosa -No, él se la pasa todas las clases con una chica llamada Akemi- Andrés me miró directamente -¿Quién es Akemi?- ¿escuche que se enojó?, enserio te vas a poner celoso de una chica que ni conoces, además a ti que te importan mis amistades -Creo que te están robando a tu noviecito Andrés- dijo Pablo burlón -Tu cállate. Y bien Félix, ¿quién es ella?- volvió a verme -Es solo una amiga que conocí en el primer día de clases y es una felina igual que yo, por eso nos hicimos muy amigos- tuve que responderle aun que no quería, no podía insultarlo en frente de su familia -Aja y ¿qué más?- cómo que ‘’¿y qué más?’’ no te diré nada más tarado -Vamos Andrés, no lo ataques con preguntas. Se ve que es un buen chico, no creo que te engañaría con nadie, se nota que a Félix le gustas mucho- dijo Alitza sonriéndome, ellos creen que es mi novio, maldito Andrés tú y tus estúpidas mentiras -¿Enserio se nota?, ¿ves Félix? Nos vemos lindos juntos- me beso en la mejilla de repente, me sonrojé y dentro de mi quería que la tierra me tragara, Kristine y Alitza soltaron una risa sonrojada -Demuestren su amor en otra parte, estoy comiendo- dijo Ekaitza molesta -No le hagas caso Félix, la vida entre libros amarga a los furries- note que Ekaitza se enojó más pero no dijo nada -Es bueno leer muchos libros, hacen a los furries más inteligentes y con mejor vocabulario- Ekaitza me miró con una muy ligera sonrisa -Y gracias a mi ‘’novio’’ Andrés descubrí que jugar futbol americano hace crecer tus músculos pero no tu cerebro- Kristine, Alitza y Pablo comenzaron a reír y Ekaitza solo soltó una pequeña risa interrumpida. Si, dulce, dulce venganza. Andrés bufó molesto y continuo con sus alimentos.

Una vez que todos terminamos los alimentos, me levanté de la mesa y empecé a recoger los platos sucios -No te preocupes Félix cuando la nana venga ella recogerá y lavara todo- dijo Kristine con una sonrisa nerviosa -Yo los puedo lavar, es lo menos que puedo hacer por dejarme estar en su hogar- ella aún no estaba convencida -Yo lo ayudo- Andrés se levantó y se dirigió a la cocina conmigo -Gracias- dijo kristine con una sonrisa ladeada, se ve que a ella no le gusta que las visitas hagan limpieza.

Andrés y yo comenzamos a lavar los platos. Él se apegó más a mí -Que rudo fue tu comentario hacia mí- hablaba de la broma que le hice -Te lo mereces por mentir diciendo que soy tu novio- me alejé de él -Yo no mentí- me miro con una sonrisa y volvió a pegarse a mí -¿A si?, ¿Dime desde cuando soy tu novio?- se acercó a mi cara -Desde que te aferraste a mi cuello la última vez que te bese- me dio un beso rápido en los labios repentino, me sonroje y desvié la mirada de él -¡No hagas eso!- dije casi gritando, el solo sonrió maliciosamente. Continuamos lavando los platos y escuche que Kristine estaba conversando con sus hijos.

Terminamos de lavar y regresamos a la mesa -Hey Félix- me llamo Kristine -Hoy es un día familiar ya que hoy es uno de mis pocos días que no voy al trabajo, teníamos planeado ir al centro comercial a pasear y luego ir a ver una película al cine, ¿Te gustaría acompañarnos?- me sonrió -Oh, no podría aceptarlo, ya ha hecho demasiado con ofrecerme un lugar donde quedarme, además no quiero molestar- dije preocupado -A mí no me molestas y ¿a ustedes chicos?- dijo alegre Alitza -Por mi está bien- movió los hombros Pablo -A mí me da igual- dijo Ekaitza -No te preocupes, Félix ya eres parte de la familia- me sonrió Kristine.

¿Parte de la familia?, jamás tuve un ambiente así de divertido y feliz desde que hospitalizaron a mi madre. A pesar de que me conocen muy poco, me tratan como si fuera parte de su familia y lo apreció mucho. No me arrepiento de haber conocido a Andrés, aunque no me guste admitirlo. Después de todo lo que he pasado al fin puedo decir que me siento como si estuviera en casa -¿Y bien?, ¿Qué dices Félix?- sonreí lo más alegre que me hacía sentir el buen trato que me daban -Si, me encantaría-

Continuará…
 
Última edición:

Taixer Katsudón

Taixer Katsudón
Registrado
2 Oct 2015
Mensajes
46
Calificación de reacciones
51
Puntos
200
Edad
25
Mas diabetes a mi sistema xwx
Que lindo capitulo anque el protagonista se niegue pronto le daran camote de caballo :v

Y espero te recuperes pronto ademas me gusta mucho el fic, me podrias mencionars?? :3
 
  • Me gusta
Reacciones: Blue peanut

Koro Kusanagi

Y el gato, mirando, sonreía...
Registrado
23 Dic 2014
Mensajes
1,880
Calificación de reacciones
866
Puntos
550
Vine por mi dosis diaria de dulzura y quede satisfecho, otro lindo capitulo que me ha encantado, que bonito es estar en familia :3
 
  • Me gusta
Reacciones: Blue peanut
Registrado
11 Jul 2016
Mensajes
99
Calificación de reacciones
500
Puntos
450
Edad
21
Hola mis saludables lectores!. Lamento muchísimo mi desaparición, no he tenido tiempo de actualizar por que he empezado a trabajar y me sentía mal. Pero ahora estoy mejor :D. Quiero mencionar a Taixer Katsudón por su comentario que me mató de risa por lo del ''camote de caballo'' X,DDD . Para compenzar mi atrazo hice el capitulo mas largo de lo normal. Espero que les guste! :D . Nos vemos!
Capitulo 7: Nuestro amor en público.
‘’Nunca te des por vencido mi lindo Félix, tal vez para mí ya no hay mucho tiempo pero pude tener la felicidad que tanto anhelaba el día que te vi nacer y te tuve entre mis brazos. Algún día tu igual sentirás eso. Pero me temo que tendrás que pasar por mucho para lograrlo. No importa si sufres, lloras, te rindes y te hieras, al final entenderás por que las cosas pasan sin que menos te lo esperes. Se fuerte y no dejes de buscar la felicidad’’


Kristine y Alitza me miraron con felicidad -Me alegra que quieras ir- Kristine se levantó de la mesa -Muy bien niños vayan a arreglarse para salir al centro comercial- de hecho, apenas me di cuenta que era el único que estaba arreglado, todos aun conservaban su pijama. Alitza, Ekaitza y Pablo se marcharon a sus habitaciones -Bueno creo que yo igual iré a cambiarme, quiero que los furries del centro comercial digan que tienes un novio muy sexy- me guiño el ojo, rodeé los ojos y bufe molesto, Andrés rió divertido, me dio un beso en la mejilla y se fue. Kristine me sonrió -Me alegra mucho ver que mi hijo es feliz contigo Félix- yo me sonrojé y le di una sonrisa nerviosa, él no es mi novio… o ¿sí?... ¡No! Yo jamás autorice un noviazgo con él y me enoja que su familia crea lo contrario -Bueno, si me disculpas iré a ponerme bella- me sonrió divertida -Si quieres Félix puedes esperarnos en la sala, ahí hay muchos libros que te pueden interesar y distraerte mientras nos esperas- le sonreí y asentí -sí, muchas gracias- me devolvió la sonrisa y se fue. Siento que me dan más hospitalidad de la que me merezco pero me gusta mucho.

Caminé hacia la sala y como era de esperarse era muy bonita, tenía sofás muy amplios, una mesa de cristal en el centro, dos mesitas de manera, dos estantes grandes repletos de libros y una pantalla de plasma justo en medio de estos dos. Comencé a ver los libros del estante y había mucha variedad, historias de drama, comedia, amor, etc. Pero uno me llamo la atención, ‘’El patito feo’’ era un cuento infantil y muy conocido. Mi mamá solía leerme esto de niño.

-Flash back-

-Y entonces el patito feo encontró a su familia y vivió feliz por siempre, fin- mi mamá cerró el cuento -¿Enserio tuvo que pasar todo eso el patito para encontrar a su familia?- pregunte curioso -Si, pero valió la pena porque al final pudo encontrar a sus seres queridos- me sonrió -¿Y eso puede pasar de verdad?- mi mamá comenzó a acariciar mi cabeza -Claro, todo el mundo pasa por eso, hasta tu algún día también serás como el patito- la mire con tristeza -¿Dices que seré feo?- ella rió bajito -No cariño, hablo de que algún día te sentirás perdido y triste, pero si eres fuerte y perseverante podrás encontrar la felicidad, como el patito- me dio un beso en mi frente.

-Fin del flash back-

Una risa nostálgica salió de mi boca. Seguí ojeando el cuento, luego lo cerré y lo puse encima de la mesa de cristal. ‘’Sacare mi celular a ver si me puedo distraer’’, pero antes de que lo sacara de mi bolsillo me di cuenta de una foto enmarcada en una de las mesitas de madera. La tomé y pude observar que era una madre empujando a su hijo en un columpio, se ven muy felices… un segundo… ‘’¿Es Kristine y Andrés?’’ La mamá se parece mucho a ella y el potrillo, a juzgar por el color del pelaje, si es Andrés. ¿Enserio ese lindo potrillo inocente es él? Bueno no sabes cómo vas a terminar una vez que creces y que tipo de morbosidades le harás a un simple furry que va a su primer día de clases y lo besas forzadamente y le arruinas toda su vida y… okey Félix basta. Pero me daba nostalgia esta foto, me hacía recordar mis momentos felices con mi madre y- *TOC*TOC* tocaron la puerta de la entrada sacándome de mis pensamientos. Lentamente me acerque a la entrada para asegurar lo que había escuchado, *TOC**TOC* otra vez llamaron a la puerta. Abrí lentamente y lo único que pude ver era alguien sosteniendo una caja de mucha despensa -Gracias por abrir- decía con dificultad la misteriosa voz de una hembra que no podía ver por la enorme caja que llevaba encima -Oh, permíteme la ayudo- agarre con mis manos la caja y entre los dos nos dirigimos hacia la cocina -Gracias, me alegra que alguien me ay-- cuando bajamos la caja me di cuenta que era una osa más bajita que yo, color cafe oscuro, un poco robusta y de mayor edad, me miro sorprendida -aww, pero mira que chico tan lindo y guapo tenemos aquí- comenzó a apretarme mis mejillas -¿D-Disculpe?- dije con dificultad, me soltó -Así que tú eres el gato del que tanto habla Andrés- ¿a cuántos furries ya les habló de mí? Y ¿acaso se la pasa todo el día hablando de mí? -Perdona, no me he presentado, soy Wendy, mucho gusto- me sonrió -Yo me llamo Félix, el placer es mío- le devolví la sonrisa -Ya veo por qué Andrés se fijó en ti, con esa sonrisa lo flechaste de amor- rió divertida, me sonrojé -¿Vienes de visita cariño?- empezó a acomodar toda la despensa en su lugar -Si… algo así. Déjeme la ayudo- comencé a ayudar a Wendy con la despensa -Hay que servicial eres, gracias- habían muchas cosas así que si nos íbamos a tardar -Disculpe, ¿usted es la nana?- dije mientras acomodaba unas cajas de leche -Si, ayudando a la familia Long Crin desde hace 9 años- la mire sorprendido -¡¿Enserio lleva tanto tiempo?!- ella rió -Si, me encariñe con esta familia desde el primer día que vine a trabajar y me acogieron después de que mi esposo murió- su tono era de lo más normal, se nota que lo supero hace mucho -Lo lamento- me miró con una sonrisa -No hay por qué, el murió sabiendo que lo amo. Para no dejarte con las dudas, él tenía un tumor cancerígeno en el cerebro. Tuve que vender todas mis cosas para pagar su tratamiento, hasta mi casa, la cual no era muy valiosa. Al final solo le pudieron alargar la vida y poco después murió. Kristine se enteró y no dudo en darme un hogar para que viviera junto a su familia- la miré con tristeza, ella amaba mucho a su esposo y dio todo por él para que muriera en vano. Al menos terminó bien quedándose con esta familia, me alegra. Una vez que metimos las cosas ella comenzó a limpiar la cocina -Disculpe que la interrumpa, ¿usted conoció a Andrés de niño?- no sé por qué tenía curiosidad de saber cómo era ese pequeño potrillo que vi en la foto -Claro, yo era como su segunda madre. Kristine tenía mucho trabajo y siempre me lo dejaba para cuidarlo. Era un potrillo muy lindo y educado, además le gustaba mucho salir a jugar y divertirse con sus amigos- ahora es todo lo contrario, eso se puede ver -Bueno. háblame sobre ti, ¿cómo es tu mami?- me dijo sin dejar de limpiar -Pues ella era una gata blanca muy linda y feliz- me miró repentinamente -¿Era?- pregunto preocupada -Si, ‘’era’’, mi mamá murió de cáncer hace más de un año. Veo que no soy el único que perdió a alguien por culpa del cáncer- dije con una ligera sonrisa, de repente Wendy me abrazó y me acercó a su pecho -Discúlpame, no sabía que no tenías madre. Hay mi niño se lo que se siente perder a alguien amado, no te preocupes yo puedo ser tu mamá si quieres- dijo casi llorando, es muy linda, se parece a mi abuelita que desde que murió mi madre no la he visto. Después de un rato de que Wendy me apapachara entre sus brazos me soltó - Gracias y no se preocupe, ella igual murió sabiendo que la amaba- Wendy recuperó su sonrisa -Me alegra. Si necesitas algo sabes que puedes contar conmigo en lo que sea- me sonrió y siguió limpiando -Muchas gracias- ella rió alegre -¿Interrumpo algo?- escuche la voz de Andrés -Andrés, hijo, no vi cuando llegaste- ni yo tampoco, hasta me asusto -Veo que ya conoces a Félix- se acercó a mí -Si, ya entiendo por qué siempre hablas de él, es un amor- le sonreí por el comentario -Ya lo sé, desde el primer día que lo vi supe que iba a ser el indicado para mí- me agarró de mi barbilla y me miró directamente con una sonrisa, desvié la mirada sonrojado y quite su mano de mí. ¿Desde el primer día que me conociste? O querrás decir desde el primer día que me acosaste por toda la escuela -¿A dónde vas tan arreglado?- le pregunto a Andrés curiosa -Vamos a salir en familia al centro comercial. Félix también irá, él ya es parte de la familia- me guiño el ojo -¿Enserio?- nos miró sorprendida -Sí. Félix se quedara a vivir con nosotros por unos problemas familiares que tiene- Wendy me miró con tristeza -Hay mi niño, no te preocupes aquí estarás bien- me sonrió -Gracias, además no creo quedarme mucho para no dar molestias- ella negó con la cabeza -No digas eso, no das molestias, al contrario, haces mucho al estar con Andrés. Nunca lo había visto tan feliz- me sonrió -Y debo decir que haces un buen trabajo- me beso en la mejilla, me sonrojé y me molesté, ¿Por qué tiene que hacer eso enfrente de los demás? y más porque no soy nada de él -Aww, mi vida- se sonrojó Wendy con una risita. Escuche que bajaban las escaleras -Andrés, Félix, ya estamos listos vámonos- nos dijo Kristine con una sonrisa, ella estaba muy bonita con una playera fresca y unos jeans ajustados -Oh, Wendy ya llegaste, ¿lograste encontrar lo que se necesitaba?- se sorprendió al verla -Si Kristine y gracias a la ayuda de Félix ya escoré todo en su lugar- me miró con una sonrisa -¡Qué bien! Gracias Félix- me sonrió -No hay de que- dije feliz -Wendy, saldremos un rato a pasear en el centro comercial, ¿te gustaría acompañarnos?- pregunto Kristine mientras se arreglaba el cabello -No gracias Kristine, vayan ustedes, además me duele un poco mi espalda y me gustaría reposar una vez que termine de limpiar- Kristine se decepcionó un poco -Okey Wendy, no te vayas a lastimar mucho limpiando por favor- la miró preocupada -No te preocupes, no lo haré- le sonrió -Andrés, Félix vámonos que ya están todos en el auto- dijo kirsitne saliendo de la cocina ¿tan rápido ya estaban dentro del auto? Me imagino que no quieren perder ni un momento ya que es uno de los pocos días que salen con Kristine -Esta bien. Adiós Wendy- le sonrió -Nos vemos luego, gusto en conocerla- dije saliendo junto con Andrés de la cocina -¡Cuídense!- nos gritó Wendy.

Andrés y yo nos dirigimos a la cochera, mejor aún, al ‘’estacionamiento’’ y note que todos estaban dentro de una camioneta blanca muy hermosa. Caminamos hacia la camioneta y Andrés me abrió la puerta -Después de ti- me dijo galán -No soy una dama, ¿si lo sabes?- bufé molesto, el rió divertido. Entre en la camioneta y luego Andrés subió en la parte del volante, cierto él sabe manejar. La camioneta era espaciosa, tenía tres filas de asientos, Kristine estaba en el asiento del copiloto, Ekaitza y Alitza estaban en la última fila y Pablo y yo estábamos en la segunda. Él solo observaba la ventana escuchando música con sus audífonos.

Andrés arrancó el motor y salimos del estacionamiento. La plaza estaba un poco lejos, ya había ido ahí con mis amigos cuando estábamos en la secundaria. Pero el día que murió mi madre me aislé en mi casa y no volví a salir, así que ellos iban a mi casa a jugar y a consolarme.

En el camino, todos comenzaron a conversar entre sí, a excepción de mí y Pablo, quien seguía escuchando música -Alitza, ¿a qué horas es la función de cine?- Kristine pregunto viendo la hora -A las 5- miré el reloj de mi celular, eran la 1:14pm, estamos muy adelantados -Es muy tarde, bueno podemos pasar a tiendas de ropa para matar el tiempo, ¿les parece bien?- a mí no me gusta ir a comprar ropa, es una de las cosas que más me aburren, pero por educación no me voy a quejar -¡Me encantaría!- dijo Alitza con entusiasmo -Yupi- dijo sin ganas Ekaitza, me da gracia como son tan diferentes ellas dos a pesar de que son gemelas -Por mi está bien Krisitine- le dije con una sonrisa -Félix y yo planeábamos pasear juntos- interrumpió Andrés, ¡¿Qué?! ¿Cuándo y dije que quería pasear con él?, pero aunque me duela admitirlo, prefiero pasear con él que aburrirme viendo ropa y más ropa -Oh, ¿enserio?, me parece bien- le sonrió, ¡ahh! Por qué siempre este maldito caballo se sale con la suya. Me di cuenta que Pablo fue el único que no contesto, creo que no escucho por el ruido de su música. Seguí callado todo el trayecto y solo escuchaba sus conversaciones y de vez en cuando hablaba.

Llegamos y Andrés estaciono la camioneta. El lugar era muy grande, de hecho creo que es el centro comercial más grande de la ciudad.

Todos bajamos y nos dirigimos a la entrada. Las puertas automáticas se abrieron y dejaron salir el aire fresco del lugar. Me sorprendí que el centro comercial tuviera más establecimientos y más cosas que ver. ¿Tanto había cambiado en un año? Habían muchos furries paseando y comprando, es el centro comercial más grande creo que es obvio que este repleto -Bueno chicos nos vemos a las cuatro y media en el cine, no se retrasen- nos dijo Kristine a mí y Andrés -Ya sabes mi numero Andrés por cualquier cosa- Pablo miró a kristine -¿A dónde vamos nosotros?- Kristine lo miró un poco enojada -Es que como estas con tu música a todo volumen no escuchas. Nosotros iremos a comprar ropa- Pablo suspiró -Hay mamá que aburrido, yo voy con ellos- nos señaló a mí y a Andrés -No, van a tener una pequeña cita y no estarás de colado con ellos- ¡¿CITA?! No kristine estas equivocada, ni aunque me pagaran saldría con este… ¡AHHHH! No digas nada Félix puedes aguantar, todo es mejor que quedarse horas y horas viendo ropa -Además, a ti te falta ropa- Pablo tenía una cara de querer morirse, te entiendo Pablo pero no puedo hacer nada para salvarte -Nos vemos chicos- se despidió Kristine de nosotros -Los odio- susurró Pablo hacia nosotros. Andrés solo le hizo un gesto de burla. Se metieron a una tienda enorme que vendía todo tipo de cosas y sobre todo ropa ‘’Pobre Pablo’’ pensé -Bueno. Solo somos tu y yo- me sonrió malicioso -¿Cuándo planeamos salir juntos?- lo miré molesto -Ah, pero a pesar de que mentí no dijiste nada- me alzó la ceja sonriendo -Es porque no me gusta ir a comprar ropa, me aburre mucho- desvié la mirada -¿Entonces por qué no le comentaste a mi madre?- Kristine ya hizo mucho por mí, no le voy a exigir que no vayamos a tal lugar porque me aburre -No quería arruinarle su diversión a ella y a Alitza- de pronto me abrazó la cintura y me acerco a él -Amo que seas tan lindo y pienses en los demás, por eso me encantas- me sonrió. Rápidamente me solté de su agarre -¡¿Qué haces?! ¡Estamos en público idiota, nos van a ver raro!- dije enojado y sonrojado -A mí no me importa, que todos se enteren que eres mi novio y el más lindo de todos- me tomó de la mano -¡No suéltame!- comencé a zafarme de su mano -Vamos a caminar- me arrastró aun agarrados de la mano, ¿por qué no puedo soltarme a un simple agarre? ¿Así de débil soy? No, es ese maldito mastodonte musculoso. Seguía tratando de soltarme pero era inútil hasta que cedí y caminé con él agarrados de la mano. Lo odio con toda mi alma. Seguíamos caminando. Yo me ocultaba mi cara sonrojada de los demás furries. La mayoría de los furries que pasaban se nos quedaban viendo, algunas hembras les daba ternura vernos así, los machos se quedaban perplejos por la complexidad musculosa de Andrés y mi esbelto cuerpo. Yo quería que la tierra me tragara y me sacara de esta situación. Andrés caminaba normal y sonreía ‘’ ¡maldito caballo, eres lo peor del mundo!’’. Pude notar un establecimiento de videojuegos ‘’¡perfecto!’’, me dirigí hacia ahí sin decirle nada y él solo me siguió aun tomados de la mano -Voy a entrar suéltame- dije sin verlo, mi cara estaba más que roja, él me soltó y entre al lugar. Suspire aliviado y comencé a ver los juegos. Era muy fanático de los juegos, hasta tenía una consola de Wii, pero un día que mi padre vino borracho por accidente la tiró y se rompió en pedazos. Desde ese entonces iba con mi amigo Carlos a jugar en árcades y me emociono cuando salió el otro Wii, pero con una ‘’U’’ -Oh, aquí esta- dije feliz, era una juego de peleas que me gustaba mucho jugar con Carlos -¿Es el Smash para Wii U?- me sobresalté cuando escuche la voz de Andrés a mis espaldas, no me di cuenta cuando entró al establecimiento -¿Lo conoces?- pregunte un poco sorprendido -Sí. Pablo y yo lo jugábamos cuando éramos más jóvenes, pero era dos antes de este- dijo tratando de recordar el nombre -¿Hablas del ‘’Melee’’?- el tronó los dedos -Exacto, ese- No sabía que a él le gustara también los juegos de peleas animadas. Seguimos viendo juegos y conversábamos de ellos, él sabía mucho de videojuegos, nunca creí que hubiera alguien más, aparte de Carlos, que supiera tanto de juegos como yo. Tal vez si tenemos cosas en común… ¡NO! No empieces Félix, no. Él es MACHO y somos de diferente ESPECIE.

Salimos de la tienda y repentinamente agarró mi mano. ‘’¡No, otra vez no por favor!’’ pensé exhausto.

Seguimos caminando y yo ocultaba mi cara, otra vez. Caminamos por toda la plaza y aun no terminábamos de recorrerla por completo, era muy grande el lugar. Todos se nos quedaban viendo y lo peor de todo fue cuando una coneja nos pidió una foto porque nos veíamos muy lindos juntos. El muy idiota dijo que no hay problema y me agarró de la cintura de repente enfrente de la coneja quien tomo la foto y rio sonrojada.

Miré la hora, eran las 3:00pm -¿Tienes hambre?, ¿Qué te gustaría comer?- lo miré con enojo puro -¡Quiero tu corazón en un plato y clavarle un cuchillo hasta que deje de palpitar!- le dije molesto -Aww, que romántico- me sonrió. Yo tenía ganas de darle un golpe en la cara.

Caminamos hacia el área de alimentos y me senté en una mesa vacía -Espérame aquí , traeré algo de comer- me guiño el ojo y se fue. Azoté mi cabeza con poca fuerza en la mesa y la cubrí con mis brazos. ‘’¿Por qué tiene que hacerme eso en público?, yo solo quería una salida al cine normal’’ suspire cansado. Me quedé así por un rato y luego él llegó. Alcé mi cara y vi que Andrés sostenía una bandeja con comida -Compre dos hamburguesas, espero que te gusten- obvio que si tenía mucha hambre -Gracias- dije un poco molesto.

Comimos en silencio y Andrés terminó primero su comida sorbiendo aun las ultimas gotas de su gaseosa, yo apenas iba por la mitad. Se me quedo viendo mientras terminaba de comer mi hamburguesa -Me gustó mucho nuestra primera cita- dijo feliz. Puse una expresión de enojo mientras masticaba mi último bocado. Empecé a beber mi gaseosa -Félix, desde el primer día que te vi me enamoré a primera vista- hay va a empezar con sus cursilerías, me sonrojé un poco mientras seguía bebiendo -Así que me gustaría preguntarte algo… ¿Quieres ser mi novio? Para que esto sea oficial ya que no te gusto que mintiera a mi familia acerca de nosotros- dijo feliz y con una enorme seguridad, como si el tuviera la certeza de que yo dijera ‘’Si, acepto’’, me atraganté con mi refresco por la repentina propuesta. Comencé a toser. ‘’!¿QUE LE DIGO?! ¿Por qué rayos me pregunta esto hoy? No sé qué decirle, ESPERA Félix estamos hablando de Andrés el maldito caballo que te siguió por toda la escuela y arruino tu vida, pero… ha hecho mucho por mí y… No Félix no le des oportunidad, pero también no quiero decirle que no. ’’ Miraba a todas partes nervioso y él aun esperaba la respuesta con una sonrisa. Pero me percate de algo que me llamo la atención, sentada en una banca fuera del área de alimentos había una pequeña cabra, de color Café claro con una expresión asustada y a punto de llorar. No sé por qué me levanté de repente y caminé hacia ella como si una voz me dijera ‘’Ayúdala’’ -¿Te pasa algo? Noto que estas nerviosa- ella no se percató de cuándo me acerqué. Luego se le escurrieron lágrimas de sus ojos y comenzó a llorar -E-Es que… no encuentro a mi mami- decía sollozando -N-no llores- dije nervioso, pero seguía llorando. ‘’Tengo una idea’’ pensé divertido -Mira lo que puedo hacer- le dije sonriendo. Ella volteó a verme y comencé a mover mi cola simulando ser una serpiente y hacia otras cosas divertidas con ella. La pequeña comenzó a reírse mientras secaba sus lágrimas ‘’Gracias habilidades de felino’’ pensé aliviado -wow, no sabía que los gatitos podían hacer eso- me decía con su voz inocente y sorprendida. Le sonreí y me incliné para que ella y yo tuviéramos la misma altura -¿Cómo te llamas?- pregunté lo más gentil que pude -M-mi nombre es Darla- decía tímida -Hola Darla, yo soy Félix. ¿Cómo perdiste a tu mami?- la mire con una sonrisa para seguir tranquilizándola -E-Es que me distraje y me separé de mi mami porque estaba viendo una tienda que vendía dulces y cuando volteé mi mami ya no estaba- casi quería volver a llorar -No llores, te prometo que encontraremos a tu mami, ¿está bien?- le sonreí con seguridad. Ella asintió tímida -Ven levántate y- -¿Qué paso Félix?- me asusto Andrés quien me hablo a mi espalda. Se me había olvidado que lo deje plantado con la pregunta en la mesa. Me levante del suelo y volteé a verlo. Darla se ocultó detrás de mí con miedo -Se llama Darla dice que no encuentra a su mamá- Andrés la miró con curiosidad -Oh, ya veo- se hincó enfrente de ella, pero Darla seguía detrás mío -No te asustes, ¿Cómo es tu mamá Darla?-dijo muy tranquilo Andrés, me sorprendió su manera de hablar con los niños, era muy lindo… Félix no empieces con tus sentimientos. Darla lentamente se acercó a Andrés -M-Mi mami es una cabra alta con ojos cafés y es color blanca con manchas cafés- Andrés sonrió -Ok, vamos a buscarla- su sonrisa de Andrés era muy sincera y se veía más sexy cuando lo hacía y… ¡NO Félix es una trampa!

Darla tomó mi mano y luego la de Andrés. Comenzamos a buscar a la mamá de Darla. Recorrimos casi toda la plaza y preguntamos a muchos furries si la habían visto, pero no dábamos con ella. Andrés y yo la calmábamos cuando comenzaba a preocuparse. -Si no encontramos a su mamá hay que adoptarla, me gustaría formar una familia contigo- me susurro con malicia, me sonroje -¡No digas eso idiota!- Darla me miro y comenzó a reír -Félix cambiaste de azul a rojo- seguía riendo. Cubrí mi cara y Andrés también comenzó a reírse.

Se hacía más tarde y no lográbamos encontrar a la mamá de Darla. Entonces Darla nos miró -¿Y-y si no vuelvo a ver a mi mamá?- sus ojos se empezaron a poner llorosos -N-No llores, te prometo que la encontraremos- seguía sin estar convencida -P-pero… pero- De pronto Andrés la levantó con sus brazos y comenzó a lanzarla al aire una y otra vez -¡Wiii!- gritaba divertida Darla. Yo me quedé observando con una sonrisa a Andrés, no sabía que podía ser tan lindo con los niños que tal si…No creo... Estoy muy confundido ¿por qué tengo estos sentimientos? ¿Por qué sonrió cuando veo a Andrés a pesar de todo lo que me hace? Él podría ser mi… mi…. ¿Felicidad? No Félix ¿Qué estás pensando? ¿Un macho tu felicidad? Pero qué tal si… -¡Darla!- escuche una voz femenina que me sacó de mis pensamientos. Miré a la lejanía y era una cabra tal y como la describió Darla, es su madre. Andrés también se dio cuenta y dejo de jugar con Darla -¿Ella es tu mami?- señalo Andrés a la cabra que estaba lejos -¡Si es ella!- Andrés la bajo y Darla corrió hacia ella. Andrés y yo la seguimos y note que la mamá de darla estaba preguntando desesperada a los furries que estaban cerca por alguien -¡Mami!- Darla le gritó a su mamá, la cara de su mama era un poema. Ella la abrazó con fuerza y note que salían lágrimas de sus ojos -Darla. Gracias a Dios estas bien, no vuelvas a hacerme eso casi me muero cuando no te vi- la cargo -Perdóname mami- se entristeció Darla -Ya no importa, estas bien y me alegro de que no te haya pasado nada- la abrazó con fuerza. La mama de Darla no se dio cuenta de nuestra presencia -Mira mami él es Félix- volteó a verme -Él y su novio me ayudaron a encontrarte- ¡¿Mi novio?! ¿Que tanto se nota que lo somos? , ¡Porque yo no veo nada! -¡Muchas gracias!, enserio se los agradezco mucho, si hubiera alguna manera de pagarles- nos dijo preocupada y alegre -No se preocupe señora solo cuídela bien- dijo Andrés -Gracias, se los digo de corazón. Bueno Darla despídete- Darla nos miró alegre y movió su mano despidiéndose -Adiós Félix- me miró -Adiós lindo pony- le dijo a Andrés. Yo casi muero de la risa pero me aguante. Nos despedimos de ella y de la madre mientras se iban. Miré la hora de mi celular 4:50pm. Me sobresalté -¡Andrés! ¡Kristine dijo que nos esperaba en el cine a las cuatro y media! ¡Ya es muy tarde vamos!- él asintió y fuimos a toda prisa al cine.

Cuando llegamos Kristine nos estaba esperando en la entrada -Les dije que no llegaran tarde- nos miró un poco molesta -Perdone Kristine nos pasó algo y nos atrasamos- dije mientras jadeaba cansado, corrimos mucho -Okey, lo bueno que faltan cinco minutos para la película y ya compramos todo. Vamos a agarrar lugar- nos dijo aliviada. Observe que los demás estaban con palomitas y refrescos en mano.

Entramos a la sala y nos sentamos en nuestros lugares. Obviamente Andrés se sentó a mi lado. La película empezó y entre partes Andrés trataba de abrazarme o estar más apegado a mí. Yo lo rechazaba -Déjame ver la película- dije en voz baja -¿Y? eso no me detiene a estar contigo- logró tomarme de la cintura con un brazo. Yo no hice nada, quería ver la película estaba muy buena. A veces Andrés trataba de besarme pero no lo dejaba, él solo bufaba molesto.

Una vez que termino la película, tenía mis ojos llenos de lágrimas, al igual que Kristine y Alitza. No podía evitarlo la película era muy triste. Trataba sobre cuatro amigos que se llevaban muy bien, luego uno de ellos muere y por cosas sobrenaturales todos se olvidan del furry que murió excepto sus amigos que aún se acordaban de él. Al final su espíritu se despide de ellos y todos los demás furries involucrados en la trama empiezan a recordarlo y luego todos empezaban a llorar pero te dan a entender que todo fue feliz al final. Odio ser sensible con ese tipo de cosas -Ustedes no tienen remedio- suspiro Ekaitza refiriéndose a nosotros tres que estábamos llorando -No te preocupes Félix es solo una película- me abrazo más fuerte Andrés -Cállate y suéltame- le dije limpiándome las lágrimas.

Salimos dela sala y vi la hora de mi celular, 7:50pm. Ya es tarde. Salimos del centro comercial que seguía aun lleno. Llegamos a la camioneta y Andrés abrió la cajuela. Kristine metió bolsas con mucha ropa. Luego todos nos metimos. Andrés arrancó el motor y nos fuimos en la autopista para ir a casa, bueno a casa de los Long crin. -¿Cómo estuvo su cita?- pregunto curiosa Kristine -Muy interesante, ¿Verdad Félix?- me dijo divertido, ¡No era una cita! -¿A si? ¿Por qué?- Luego Andrés y yo empezamos a contar lo que había pasado con Darla.

-Aww, que lindos los dos ayudando a una pequeña cabra- dijo Kristine con una sonrisa tierna -Yo hubiera entregado a la niña a la policía para quitarme un peso de encima- dijo Ekaitza mientras leía su libro -O pides rescate para ganar dinero- Se burló Pablo -No me gustaría dejar a mis hijos con ustedes dos- Suspiro Alitza con una ligera sonrisa. Comenzamos a reír.

Seguíamos platicando entre todos y Pablo contó su horrorosa experiencia en la tienda de ropa, yo reí divertido.

Llegamos a la mansión y Andrés estacionó el coche. Todos nos bajamos de la camioneta, Kristine bajo las bolsas y entramos a la mansión. Asentó las bolsas en la sala -Bueno mamá ya estamos cansadas. Buenas noches- se despidió Alitza de Kristine dándole un beso -Buenas noches Félix- me dijo con una sonrisa -Descansa Alitza- le devolví la sonrisa -Buenas noches- dijo Ekaitza sin despegar su mirada del libro. Ellas subieron a su cuarto. -Bueno yo me voy descansa ma- Pablo se fue. -Nosotros igual mamá nos vamos, buenas noches- Andrés bostezó. Me acerque a Kristine -Gracias por todo Kristine, cuando pueda se lo pagaré- dije con una ligera sonrisa -Hay, no te preocupes Félix, sabes que eres parte de la familia y me alegra tenerte aquí- me abrazó, amo el cariño que me da es como si fuera su propio hijo. Me soltó y me sonrió -Buenas noches a los dos tórtolos- nos dijo con una risa divertida. Me sonrojé y sonreí. Nos despedimos y subimos a nuestros cuartos.

-¿Quieres dormir en mi cuarto como la última vez?- me susurro malicioso en mi oreja -No gracias- bufé molesto. Pero dentro de mí quería ir y sentir la calidez de su cuerpo otra vez mientras me abrazaba con sus enormes brazos y… ¡NOOOOOO! -Muy bien, pero sé que despertaras a mi lado, te lo aseguro- me miró malicioso -Buenas noches- cerré la puerta de mi habitación.

Fui a darme una ducha para dormir fresco. Salí y me vestí con una pijama. Encendí un rato la televisión y comencé a pensar en lo que había pasado hoy. Sonreí. Me alegra haber terminado en los brazos de esta familia. Hay familias ricachonas que son de las peores del mundo, son malos, egocéntricos y avaros. Pero los Long Crin eran todo lo contrario. Nunca me había sentido más en casa desde que mi madre murió. Tal vez mi felicidad está aquí. Lo que nunca pude conseguir estando con el idiota de mi padre. Lo puedo obtener de esta familia.

Vi la televisión por un rato, cuando me dio sueño la apague y me dormí.

‘’No importa si sufres, lloras, te rindes y te hieras, al final entenderás por que las cosas pasan sin que menos te lo esperes.’’

Ya comprendo por qué me paso todo esto… gracias madre, te amo.

Continuará…
 
Última edición:

Taixer Katsudón

Taixer Katsudón
Registrado
2 Oct 2015
Mensajes
46
Calificación de reacciones
51
Puntos
200
Edad
25
Awrr que triste, me puse muy sentimental con lo de Felix, que lindo capitulo y espero te mejores pronto ademas aqui andamos nosotros tu no te preocupes :3
 
  • Me gusta
Reacciones: Blue peanut

Comentarios por Facebook