Oneshot Esquizofrenia

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
6,004
Offline
Temblores, nervios, ojos alterados, palpitaciones, espasmos, sudor, uñas mordidas, gritos, euforia, visiones fantasmales, alucinaciones, la lista podía seguir y seguir, eran los síntomas de una joven que estaba internada, sin ser capaz de mostrar mejoría de sus ataques de histeria. Habían pasado meses desde su ingreso a esa clínica, casi abandonada por sus padres al pensar que su hija no tendría remedio, después de todo, haber sobrevivido a un choque tan violento y que su mejor amiga de toda la vida muriera a su lado, era un trauma incomprensible para los demás.

La doctora que la trataba empezaba a preocuparse, sus síntomas no se reducían con los medicamentos, había tenido casos graves, pero los de ella, era un agobio, tuvo que pedir tenerla en un cuarto acolchado y mantenerla con camisa de fuerza por las veces que había mordido sus muñecas, casi diario se intentaba suicidar, era como si se culpara de la muerte de su amiga, pero, iba más allá. La galena sabía que no debía intentarlo, no podía hacerlo personal, más no le quedaba de otra, tenía que averiguar el motivo de esos miedos, de ese sufrimiento, ya que ni siquiera a la psiquiatra le había logrado sacar más que gritos, al punto de decirle únicamente que tenía un cuadro severo de esquizofrenia.

Una noche, la doctora entró al cuarto de la paciente, esa joven de veintitrés, que estaba en una esquina del cuarto acolchonado, con sus ojos llorosos, la profesional quería creer en los datos y el diagnostico, pero, los ojos de esa chica eran de alguien que sufría por algo más que un trastorno mental.


- Martha, buenas noches. -


- Iré contigo, iré contigo, pero no me dejan, no me dejan ¡NO ME DEJAN! -
Gritó la joven empezando a llorar de nuevo y sacudirse. - ¡Ya, deja de verme así, iré contigo, te lo prometí! -

- ¿Con quién hablas, Martha? -

- ¡No, no voy a decir, no me quieren dejar ir! Esa mujer, esa perra, no quiere dejarme ir. -


- ¿Cuál mujer? -


- La de blanco, la de blanco, aunque Jessy está aquí y se lo dice, ella no nos hace caso, no me dejar ir, por favor, déjeme irme, quiero estar con ella. -
Lloraba Martha con sus ojos vidriosos por tanto llanto. - ¿Por qué no me dejan irme? -

- La de blanco, hablas de la psiquiatra… ¿Jessica es tu amiga? -


- No, no diré nada, es un secreto, un secreto… -
Titubeaba la joven arrinconándose de nuevo en la esquina con sus pies. - le prometí no decirle ¡No se lo diré, Jessy, a ella no! -

- Por favor, tienes que decirme que secreto guardas. -


- ¡No, no, no, no, no, no puedo, ella me dice que no! -


- ¿Ella? ¿Ella? -
Preguntaba la doctora asomándose por su hombro y señalando a la nada, siguiéndole su fantasía. - ¿Puede decirme ese secreto, por favor? Te prometo ayudarles. -

- ¿Qué? ¿Qué le diga? Si… Si tú confías en ella, yo… Yo también. -



La doctora pensaba que tal vez, si era solamente eso, esquizofrenia, no había nadie más en el cuarto, los fantasmas que veían le pertenecían a Jessica, su mejor amiga, quien murió y su cuerpo quedó despedazado por el impacto con ese tráiler, Martha fue afortunada de quedar inconsciente y no ser testigo de la masacre que recibió su ser.


- Ella… Ella y yo nos amamos, somos novias.
- Dijo la chica con un rostro lucido, sonrojado, dulce, como en las fotos donde ella estaba sana. - íbamos a escaparnos. -

- ¿Escaparse? ¿Por qué? -

- A nosotras nunca nos permitirían estar juntas, mis papás me maltrataron y golpearon cuando se enteraron que era lesbiana… Jessy me pidió vernos en la plaza para irnos, ella me está esperando, vino por mí. -

- Martha, Jessica está… -

- Está aquí, vino por mí, quiere que esté con ella, ahí está. - Señalaba la enferma con su rostro y con una sonrisa. - sólo quiero que me dejen ir, no pido más ¿Me puedes ayudar? -

- No puedo dejarte ir, ocupamos primero que te recuperes, si Jessica quiere lo mejor para ti, lo entenderá. -


- No sirve de nada recuperarme, donde está ella no lo necesito ¿Me entiende?
- Habló Martha llorando con una cara llena de melancolía y ternura. - ella vino por mí, se siente sola, solo nos tenemos a nosotras. -


La doctora guardaba silencio al ver la cara de esa joven que podía ser su hija, era claro lo que ella pedía, a lo que se refería con irse, con escapar, ella, quería morir, quería morir por no tener a la chica que amaba, esa era su sufrimiento, sus visiones de culpa, eran visiones de dolor y desgarre al perder a quien amó en secreto, con quien buscaba escapar de todo.


- Nadie tiene que saberlo, por favor, no puedo aguantar estar sin ella, me ve a cada rato, por las ventanas, por los espejos, vino hasta aquí y no deja de mirarme, que la acompañe, que no la deje sola, por favor… Déjeme ir. -



La galena no sabía que decir o que hacer, ver a esa joven llorando, con un llanto muy distinto a cualquier otro, un llanto de amor, le ponía en jaque sus principios éticos. Unos segundos, unos broches retirados, una puerta cerrada, una retirada táctica, un viaje hasta su casa, no supo en realidad cuanto pasó, hasta que se encontró frente al espejo de su baño, lavándose la cara al no poder creer lo que había hecho, si es que en verdad lo había hecho. Sacó su celular al escuchar como timbraba, una noticia sorpresivamente ya esperada, una muerte pronunciada. La doctora tapó su rostro al estar alterada, la chica había mordido sus muñecas, arrebatándose la vida, tendría que explicar que había pasado la última vez que entró a verla, tal vez, perdería su trabajo, pero, por algún motivo, se sentía bien consigo misma, tal vez, pensar que le hizo un favor a esa chica que parecía haber perdido la cordura, o tal vez, ella perdió la cordura al darle la oportunidad de suicidarse. La doctora quitó sus manos del rostro, quedándose helada, pues en el espejo, detrás de ella, se veían dos lindas jóvenes, tomadas de la mano, reconociendo a la más alta de las dos, aquella que hacía un poco, le había visto llorar, ahora, sonreía como nunca.


- Gracias. -



La doctora volteó, no había nadie, ese “gracias” no tenía procedencia, volvió su vista al espejo, miró sus manos nuevamente, estaban bañadas de sangre, fue cuando entendió algo, le habían dicho, que había sospecha de asesinato de la paciente, y que necesitaba presentarse cuanto antes.
 

تالف و مكسور تماما
Moderador

Offline
Debo decir que no me esperaba el final. Me gustó la historia, aunque sentí que en algunas partes no fluía bien (no sé cómo explicarlo, algo ligeramente forzado). De todos modos el final une muy bien toda la historia y es una gran conclusión.

P.D. Por los colores, por un momento creí que serían Rosemary y Cecilia.
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
6,004
Offline
Debo decir que no me esperaba el final. Me gustó la historia, aunque sentí que en algunas partes no fluía bien (no sé cómo explicarlo, algo ligeramente forzado). De todos modos el final une muy bien toda la historia y es una gran conclusión.

P.D. Por los colores, por un momento creí que serían Rosemary y Cecilia.
u3u Sip, siento que está algo forzado en partes, quería hacerlo algo errático y tenso, pero creo que no me salió bien, dar la duda de pensar quien era la que tenía esquizofrenia en verdad.
 
Arriba Pie