Quest A Eternal Sleep [Gungnir]

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

"さあ、往こうか"
Supermoderador
Offline


Silencio absoluto. En un fenómeno totalmente opuesto a lo común en la animada File City, esa noche su interior se encontraba completamente desierto e inmóvil. Un hombre de aspecto anciano era la única figura activa en ese lugar, recorriendo las calles mientras que su único ojo descubierto examinaba sus alrededores. Decir que era el único ahí era incorrecto, puesto que en realidad por donde pasaba podía ver humanos y Digimon derribados, todos sumidos en un profundo sueño que, por alguna razón, aquel anciano no compartía. Dobló una calle y se encontró con un masivo Digimon en su misma condición, el cual miraba al cielo con parsimonia.

- ¿Qué opinas, Vikaralamon?

- Pajra, sin duda - contestó la criatura.

- Estoy de acuerdo - comentó el anciano, llevando una mano a su barba - Solo él podría causar este efecto a toda la ciudad.

- ¿Qué haremos? - preguntó el Deva - ¿Nos encargamos? ¿Lo dejamos en manos de los Tamers?

- No podemos asegurar que haya otros en nuestra misma condición. Además, si nuestro "colega" está detrás de esto no habrán muchos Tamers en condición de detenerle. - El hombre inspiró profundo y sonrió, antes de volver a dirigirse a la criatura - Con el permiso de Feng, considero que es un buen momento para encontrar a Pajramon y preguntarle sus "motivos" para sus acciones de esta noche. Además...

El final de la frase fue cortado por una explosión lejana. El hombre simplemente se giró, justo a tiempo para ver como un trío de Pteranomon sobrevolaba una calle de la ciudad y la bombardeaba sin recibir resistencia alguna. El anciano suspiró, al mismo tiempo que el jabalí abría sus gigantescas fauces para liberar una esfera de color rojizo, la cual viajó velozmente hacia la aglomeración de Digimon y explotó, eliminándolos en el acto.

- Tal parece que Pajramon no es el único que ha venido a quebrantar la paz en esta ciudad - comentó - "Intervenir cuando la emergencia supera lo que la Central puede controlar", esa es la labor de un Shijin.



"Eternal Sleep” (A)​
a) NPC que la solicita: -
b) Descripción de la misión: Algo extraño está ocurriendo esta noche: Uno a uno, Tamers y Digimon están cayendo en una especie de "sueño profundo", sin importar donde estén y sin forma conocida de despertarlos. Se desconoce el motivo de esta epidemia de narcolepsia colectiva que continúa extendiéndose, y que solo parece empeorar por la presencia de Digimon desconocidos adentrándose a la ciudad. ¿Es el inicio de otra Noche del Ogro? Un misterioso Tamer que sabe que está ocurriendo se ha percatado de que continúas despierto, y tiene interés en que lo guíes por la ciudad para resolver esa crisis junto al Digimon que lo acompaña... Un momento, ¿No has visto a ese Digimon antes?
c) Descripción del campo de juego: File City
d) Objetivos a cumplir:
  • Guiar al Shijin y al Deva por File City, en busca de Pajramon
  • Derrotar a todos los Digimon hostiles que se encuentren en su recorrido por la ciudad
  • Hallar a Pajramon, enfrentarlo y vencerlo
e) Notas
  • Quest de Shijin: Solo puede tomada por aquellos que sacaron 90 puntos o más en la Quest de Deva realizada (Si el usuario posee "Card Loan", "Nakama no Kizuna" y una carta de "Yaksha Armory", el mínimo baja a 85)
  • El Digimon acompañante durante la Quest será el Deva elegido en la Quest anterior. En caso que se haya elegido a Pajramon, el Deva será Sandiramon o Indaramon (a elección)
  • El Shijin acompañante en la Quest será el que esté relacionado con el Deva elegido en la Quest B
  • En caso que los miembros de la Party hayan elegido Devas (y Shijin) diferentes. Queda a elección de ellos cual usar en la Quest (deben mencionarlo al momento de pedirla)
  • Tamers Amateur y Medium que poseen "Card Loan", "Nakama no Kizuna" y una carta de "Yaksha Armory" pueden tomar esta Quest sin importar el limitante de rango
  • Todos los Digimon hostiles parecen estar en una especie de trance, no se puede dialogar con ellos
  • El Deva se encargará de pelear contra Pajramon hasta hacerle volver en sí. Se recomienda no interferir en el combate para no salir heridos
  • Los Digimon que están invadiendo la ciudad son en su mayoría Adults. Sin embargo se pueden vislumbrar algunos Childs y Perfects
  • Es de noche, y las tres lunas se encuentran llenas
  • De acuerdo con el Shijin, una vez que Pajramon sea derrotado los afectados por su técnica volverán a despertar. Una vez hecho no será difícil repeler a los Digimon invasores

Mínimo de Posts: 5 C/U
Tiempo Límite para Completarla: 28 días.
Paga máxima: 700 Bits.
Máximo 4 puntos de stat.
En caso de activo: Máximo 8 puntos de fama/infamia.
En caso de activo: Máximo 60% de Blast Gauge

Ficha: Hanz y Ewain
Digivice: D-3 (Ambos)
Shijin: Genma Hokkyuu
Deva: Vikaralamon

No es necesario que se los diga (?), pero está prohibido traer a Xuanwumon (lo cual sería Overkill anyway (?))

Takerudark Takerudark M Maiku Good luck
 

Esposo Canon de Hoppie
Registrado
20 Jul 2006
Mensajes
7,548
Offline
Era una noche tranquila en la ciudad donde la mayoría de los recién llamados al Digimundo vivían. La gente caminaba despreocupada por las calles, ignorantes de que en pocos minutos un suceso misterioso acontecería. Ewain, Chackmon y Patamon no eran la excepción, pues se encontraban paseando por File City haciendo unos encargos de último minuto antes de regresar al HQ.

Listo, creo que son todas las compras que nos pidió Aegiomon, ¿no? —preguntó el peliazul luego de tomar las dos bolsas de plástico con todos los víveres que acababan de adquirir. Tenía rato que no permanecía tanto tiempo en esa ciudad, pero el mensaje del sátiro hizo que hiciera una parada justo antes de volver a casa por medio de la Digital Gate, pues al parecer habían algunos productos que no se encontraban en otro lado salvo en File y quería aprovechar el viaje de su camarada.

Sí, llevemos todo esto lo más pronto posible —dijo Patamon. Saltó a la cabeza de su Tamer y jugó con dos mechones de su pelo como si se tratasen de par de riendas. Ewain frunció el cejo por lo que estaba haciendo, reclamándole que no era ningún tipo de animal como para que estuviera jugando de esa manera—. Oh vamos, los dos sabemos que eres como mi caballo. Caminemos un poco antes de volver por la Digital Gate, anda.

La patata soltó una pequeña risa y el escocés no pudo evitar suspirar por lo que acababa de escuchar. Cuando su Digimon se ponía en esa actitud, era difícil sacarlo de ella así que mejor desistió de todo intento y comenzó a caminar. Pronto, Chackmon se materializó junto a ellos para acompañarlos en su regreso hasta el cuartel de Gungnir. Sin embargo, luego de estar avanzando un poco por las calles de la pequeña ciudad, algo llamó la atención del oso polar y se puso en estado alerta. Patamon, entre risas, también fue capaz de percibir que algo no estaba del todo bien y su cara se tornó un poco seria, pero dejó que el ser intangible fuese el que estuviera al tanto de los alrededores desde su lugar.

¿Sucede algo? —cuestionó Blake luego de percatarse que sus dos compañeros digitales se encontraban en silencio total. Ninguno respondió a la pregunta del chico y éste reaccionó a eso, parándose y mirando hacia todos lados para ver si lograba vislumbrar lo mismo que buscaban sus amigos.

Chackmon pronto pudo distinguir a una mujer de edad mediana junto con un Candmon caminando por la calle. Al principio no le pareció muy sospechoso el asunto, pero cuando notó que la Tamer y su Digimon se desplomaron en el suelo, llamó la atención de su portador y pidió que fuesen hacia allá lo más pronto posible. Para poder hacerlo más rápido, Ewain depositó las dos bolsas de los víveres en su keychain y salió corriendo hacia allá para auxiliar al par. Cuando llegó, se hincó inmediatamente y le dio media vuelta a la mujer mientras que Patamon revisaba al Digimon vela. Colocó sus dedos y le checó el pulso, pero se sorprendió al encontrarlo completamente normal, lo mismo que sucedió con su compañero cuando se dio cuenta que estaba simplemente dormido. Llevó la palma de su mano hasta la boca de la Tamer y, efectivamente, corroboró que estaba respirando a la perfección y sin ningún tipo de problema o anormalidad.

¿No encontraste nada extraño? —preguntó el guerrero del hielo cuando vio que su portador se levantaba y negaba con la cabeza.

No, pareciera que simplemente están dormidos los dos —explicó mientras seguía mirando a aquellos dos—. No los podemos…

¡Ewain, mira! —exclamó la patata desde su sitio con un poco de pánico.

Un par de humanos con sus respectivos compañeros digitales acababan de caer a unos cuantos metros de ahí y yacían en el suelo sin moverse, así que terminaron yendo a examinarlos, encontrándose con el mismo resultado que con el dúo anterior.

Esto ya no es normal —el peliazul hizo la observación más obvia del día, pero nadie le reclamó nada en ese instante—. Creo que nuestro regreso a la cabaña tendrá que esperar.

[…]

La música sonaba demasiado fuerte al son del golpeteo rítmico de los puños de un hombre contra un saco de boxeo. Hanz llevaba un par de horas entrenando y desahogando sus frustraciones emocionales contra un costal lleno de arena que se mecía con cada ataque del alemán. Veemon miraba un poco trastornado la actitud de su Tamer, sentía que se estaba exigiendo demasiado y eso le preocupaba un poco aunque no lo iba a externar para evitar ser objeto de burlas del chico, mas al ente digital que estaba al lado de él le importaba muy poco eso y decidió hablar, pidiéndole de favor al azulino que apagara la música.

Oye, ¿qué te pasa? Pon la música de nuevo, bicho —ordenó el alemán con unos jadeos intermitentes por la cantidad de esfuerzo físico que estaba haciendo.

Lo siento, no hablo en primitivo—se burló, cruzándose de brazos y viéndolo de una manera poco aprobatoria—. Creo que ya debes dejar el saco, simio sin cerebro. Ya me aburrí de verte hacer lo mismo por las últimas dos horas.

Da igual —respondió de mala gana mientras ignoraba la risa de su juttoushi y tomaba su toalla para secarse un poco el sudor que le había provocado el entrenamiento. Tomó su termo con agua y se dejó caer una buena cantidad del líquido del contenedor para refrescarse un poco.

Sin mediar palabra alguna, agarró sus cosas y depositó todo lo que tenía en las manos en su mochila, incluyendo su remera sucia, para después colocarlas dentro de su keychain. Cubrió su torso desnudo con su sudadera negra con capucha y se dirigió hacia la salida del pequeño gimnasio que se encontraba vacío, excepto por el recepcionista que yacía tirado en el escritorio dormido, como buen trabajador de cualquier establecimiento. Cuando cruzó el umbral de la puerta, se encontró con una situación bastante peculiar, pues unas cuantas personas que, por la forma en la que estaban en el suelo, parecían haber estado caminando, se encontraban ahora desmayadas e inertes en el suelo.

¡Una damisela desmayada! Rápido, vamos a ayudarla —dijo Veemon al ver a una mujer rubia en el suelo junto a un Agumon.

Al acercarse e intentar moverla, notó que el peso muerto era demasiado y hacía casi imposible cualquier tipo de traslado. Intentó pincharla o algo pero parecía que estaba metida en un sueño profundo. Hanz se hincó y le tocó el cuello para verle el pulso, pues aunque no sabía cuántas veces debía moverse la piel por la circulación de la sangre, estaba muy al tanto de que si no pasaba eso entonces era muy grave.

Parece que todos están en las mismas condiciones —dijo Blitzmon al ver de lejos a todos los demás. Ninguno parecía estar sufriendo, no se les veían heridas notorias y se mostraban bastante tranquilos.

Me atrevería a decir que están dormidos, bola de holgazanes —dijo despectivamente el de cabellera negra.

Veemon negó con su cabeza, no creía que eso que estaban viendo fuera por mera casualidad. Definitivamente algo estaba pasando y su sexto sentido de superhéroe lo incitaba a averiguar más, así que salió corriendo por la calle sin darle oportunidad al germano de reprochar y decirle que se fueran directo a casa. Cuando vio a su compañero salir disparado por la acera, suspiró y tomó el camino de su Digimon para seguirlo y evitar que hiciera desastres por toda la ciudad. Blitzmon siguió de cerca a su portador con un temple serio y en un estado alerta.

Macaco —dijo de un momento a otro luego de moverse unos minutos—. Chackmon y Ewain están cerca.

Por un momento, el escarabajo creyó que el pelinegro se quejaría por su mala suerte, pero reaccionó completamente distinto y comenzó a correr para encontrar a su compañero de guild. En el trayecto habían visto a varias personas en el suelo justo como lo habían hecho fuera del gimnasio de File City, no podía evitar sentirse preocupado por el mayor así que cuando escuchó que estaban cerca no reparó en nada más que el encontrarse con ellos. Con las indicaciones del juttoushi, en pocos minutos llegaron hasta donde estaban ellos. Ewain se encontraba hincado, revisando a una mujer que también estaba desmayada junto a unas cuantas personas.

Ya llegaron —avisó el integrante de la Tropa Polar, el cual se había percatado minutos atrás de la presencia de su compañero incorpóreo, por lo que la presencia del alemán no le tomó por sorpresa.

Hello Hanz —dijo en inglés Blake, reprimiendo todo sentimiento para no expresarlo. Por un lado se alegraba que aparecieran, sin embargo, una sola frase rondaba la cabeza del peliazul como reclamo por tenerlo frente a él: maldita sea.


M Maiku, go ahead. Aclaro que Hanz y Ewain siguen peleados aquí, pues esto sucedió antes del SA.
 
Última edición:

Maiku

Mr. Nobody
Registrado
5 Dic 2009
Mensajes
4,902
Ubicación
Homeland
Offline
No alcanzaron a finalizar con los saludos ni empezar con las preguntas, pues pronto sintieron una explosión a lo lejos, cosa que los alarmó. Si bien no se encontraban en la mejor de las posiciones para armar un equipo, ninguno dudó en colocarse a correr en dirección al origen del ruido, fuertemente incentivados por el deber de protección que surgía en su fuero interno al ver a toda la ciudad en ese extraño letargo. Divisaron tres figuras volando sobre File City, mas no alcanzaron ni a tomar sus Digivice para cuando una esfera de energía eliminó a los enemigos, desintegrándolos en millares de datos que se perdieron con la oscuridad nocturna. Detuvieron su carrera cuando cayeron en cuenta de que no eran los únicos despiertos, colocándose en guardia inmediatamente y compartiendo una mirada de aprehensión. Von Kaulitz sacó su lector de cartas y un naipe defensivo, en caso de ser necesario, mientras que el resto del grupo se ponía alerta. Los etéreos aprovecharon su invisibilidad para cuidar la retaguardia del grupo, a medida que retomaban su avance, solo que esta vez cauteloso.

Al cabo de unos minutos, escucharon un extraño crujir, como si el concreto estuviese cediendo ante la fuerza de algún objeto pesado. Pronto, una seguidilla de temblores anunció que ese algo se acercaba, mas fue Veemon quien se mostró confundido. Por alguna razón, sentía que ya había vivido esa escena en el pasado, solo que no lograba recordar cuándo ni dónde. Su instinto le decía que no había peligro, mas al ver que nadie más reaccionaba como él, retomó su labor defensiva.

Llegaron hasta una esquina, escuchando una voz humana conversar algo tranquilamente con lo que fuera que estuviera causando ese retumbar. Chackmon atinó a asomarse a revisar quién se avecinaba, una vez que su portador se acercó hacia la intersección de calles, oculto tras el edificio del rincón. La reacción del oso fue algo chistosa, pues giró levemente su cabeza sin cambiar su expresión gélida, cosa que contrarió a los humanos. Eventualmente miró a sus compañeros de gremio, señalando que no había peligro ni nada que temer, que se trataban de aliados. Justo en ese momento un árbol cayó cerca del grupo, a medida que la enorme figura del jabalí peludo aparecía por las calles, derribando postes eléctricos, luces y todo lo que encontrara a su paso. Llamó la atención de Gungnir que utilizaba su Bao Lun amarillo para quitar humanos desmayados de su camino, evitando así accidentes, aunque lo que llamó más la atención de los Child fue la presencia de aquel distinguido vejestorio junto al Perfect. Tanto Vee como Patamon dieron un salto frente a la pareja recién descubierta, apuntando al canoso con incredulidad.

¡E-es Genma! —pronunció la Patata, con los ojos abiertos de par en par.

¿Uh? ¿Digimon despiertos? —al aludido se acercó a la pareja digital, solo para encontrarse con un par de tamers escondidos— ¿Humanos? —parpadeó un par de veces antes de reír por escasos segundos, rascándose la barba inconscientemente mientras lo hacía— Veo que no somos los únicos inmunes, Vikarala.

Yo a estos los conozco —anunció el aludido—. Genma, son los retoños que me ayudaron a degustar comida.

¿Los tórtolos? —Tanto el germano como el escocés dieron un respingo con esa denominación— Me pregunto si esto será una coincidencia… —musitó pensativo, para luego dirigir su único ojo hacia los adolescentes— ¿Cómo se llaman, jóvenes?

Ewain Blake Wilson —contestó inmediatamente. Por alguna razón, no se sentía amenazado con la presencia del anciano, muy a pesar de que emitiera un aura extraña— y él es mi compañero, Patamon —indicó al ser sagrado que seguía en estado de shock, al igual que el dragón.

Hanz —fue todo lo que dijo el germano, con desinterés—. Cerdo, anciano, ¿ustedes son los responsables de esta sala cuna?

¡Cuida la lengua, gruñón! —acusó el azulino no presentado, algo preocupado— Están frente a uno de los cuatro Shijin del Mundo Digital, compañeros de las Holy Beast… aunque Genma es el único que ha mostrado su apariencia, creo —se contradijo a sí mismo, inseguro de sus conocimientos.

Así que estos chimuelos son portadores de los Juttoushi —los analizó de pies a cabeza, actualizado con esa información gracias a su Deva—. Bien, me gustaría seguir charlando, pero tenemos que solucionar esta situación. Ustedes vienen conmigo —sonrió—, Pajramon ya nos dirá por qué hizo todo esto —sin más, empezó a caminar.

¿Pajramon? —repitió el escocés, confundido.

Ni el Deva ni su señor les dieron tiempo para hacer más preguntas, pues retomaron su recorrido tranquilo por la ciudad, comentando de vez en cuando las cosas que veían en las avenidas. Hanz enarcó una ceja en dirección al portador del hielo, quien entendió que la decisión recaería en él, por lo que respondió siguiendo al enigmático par con el que se habían encontrado. Poco sabían que esa elección les traería importantes consecuencias a futuro, unas que, probablemente, recordarían para el resto de su vida. Sin embargo, por mientras, se dedicaron a seguir al anciano y mantenerse alertas a los alrededores. Esto porque el cerdo no tardó en comentar al par de Gungnir que su compañero, Pajramon, no era el único ser digital que parecía estar haciendo cosas extrañas allí. Hokkyu asintió, mencionando que algunos salvajes en estado de trance también se habían adentrado, pues luego de los Ptenaromon que eliminaron con rapidez, un Ogremon fuera de sí intentó emboscarlos por la espalda. Tal parecía ser que la extraña conducta de la oveja “sagrada” estaba conectada a la invasión de Digimon, mas esa era una teoría que el Shijin prefirió guardar para sí mismo, en pos de su innata prudencia.

Von Kaulitz sacó su D-3, observándolo fijamente, a medida que intentaba decidir con cuál de todas las evoluciones que tenía disponible apoyaría al viejo y al jamón. Blake notó aquella indecisión en su camarada, ¿acaso la situación preocupaba al menor del grupo? No pudo evitar arrugar la nariz, encontrando esa actitud algo inusual en el altanero azabache, mas pronto se dedicó a pensar sus propias cosas. Quizás, la pregunta que más acosaba al escocés en ese momento era por qué ellos estaban despiertos, una que dedujo que ni el Shijin sabría responder, por la sorpresa con la que reaccionó al encontrarlos.

Chackmon —susurró, ocasionado que el oso se acercara. Tanto él como Blitzmon se habían mantenido a raya, junto a sus portadores—, mantente alerta, por favor. Tengo un mal presentimiento.

Sí, señor —el excéntrico guerrero hizo un gesto militar, para luego dedicarse a centrar sus sentidos en la retaguardia. Blitzmon no necesitó comando para apoyar a su antiguo amigo, consciente de que toda aquella situación era extraña.

Entonces, un nuevo estruendo causó revuelo en los miembros de Gungnir. El otro par, en cambio, observó calmadamente en dirección al origen del alboroto. Tal parecía que tenían invitados indeseados.

Takerudark Takerudark
 

Esposo Canon de Hoppie
Registrado
20 Jul 2006
Mensajes
7,548
Offline
Se acercan —dijo con voz tranquila el anciano mientras observaba hacia el pequeño horizonte de la ciudad. Vikaralamon volteó a verlo para obtener su aprobación pero el Shijin no hizo ningún movimiento—. Posiblemente sean como los Pteranomon, ¿no crees, Boar?

La bestia asintió y se mantuvo en guardia. Al mismo tiempo, Hanz y Ewain habían sacado sus respectivos digivices y se colocaron en la misma postura que el Deva, no sabiendo muy bien qué esperar con la pequeña explosión que habían escuchado.

Genbu, también por acá —Vikarala miraba hacia el lado contrario y pudo divisar que algunos Digimon se acercaban hacia ellos a buena velocidad.

Bueno, creo que deberemos de actuar aunque no me fascina esa idea —el hombre se giró hacia donde estaban los miembros de Gungnir con sus respectivos compañeros y los miró fijamente.

A lo lejos, las dos figuras que se venían acercando dieron paso a dos Digimon míticos: Coatlmon y Harpymon. Cuando Genbu pudo ver aquello, aconsejó a los otros dos humanos que no hicieran uso de su fuerza máxima porque no estaban al tanto de qué otros obstáculos podían aparecer en el futuro. El anciano miró hacia el Deva y pensó que si Pajra estaba detrás de todo esto, les vendría bien un poco de ayuda más adelante.

Señor, úsenos a nosotros —dijo el guerrero del hielo, sorprendiendo a su portador por la iniciativa que no es característica de él—. El señor tiene razón, Patamon será más útil en otras circunstancias porque usted podrá apoyarlo en batalla.

Ya lo oíste, simio.

Ninguno de los dos puso objeción y liberaron una bola de datos que rodeó sus respectivas manos, abriendo paso a los juttoushis del hielo y la electricidad. Genma quedó impresionado por la transformación de aquellos dos, pero era la curiosidad de cómo funcionaban estas evoluciones lo que lo mantenía observando a Ewain y Hanz. Vikarala lanzó en ese instante una bola roja de su boca, tomando por sorpresa a los dos híbridos, la cual se dirigía hacia dos Digimon voladores que no pudieron identificar debido al rápido extermino de ellos dos.

Boar se ocupará de los que lleguen de este lado —indicó el experto en estrategias—. Ustedes encárguense de esos dos que vienen por acá. Patamon y Veemon, quédense conmigo.

Dicho esto, Genbu se dirigió hacia donde estaba el Deva junto con los Digimon de Hanz y Ewain, los cuales fueron a regañadientes por no poder ayudar a sus Tamers, y observó detalladamente la pelea del par mientras era protegido por el enorme monstruo digital.

Sin perder el tiempo, Chackmon brincó y extendió sus esquís en sus pies para poder desplazarse con facilidad mientras que Blitzmon levitó un poco y tomó el impulso suficiente para salir disparado hacia sus oponentes. Tanto Coatlmon como Harpymon parecían estar en una especie de trance e hicieron caso omiso a las peticiones de Megatheriumon para que se detuviesen, por lo que el oso tuvo que abrir fuego con Romeo mientras seguía avanzando hacia ellos, logrando distraerlos lo suficiente como para que Beetmon canalizara electricidad en una de sus extremidades y lanzara su Gungnir’s Awakening. Harpymon fue mucho más rápido y logró esquivarla a pesar de los ataques constantes de Chack, pero Coatlmon no tuvo la misma suerte que su compañero de pelea y recibió de lleno la lanza.

¡Cuidado! —gritó Chackmon cuando se giró para ver a su amigo, Harpymon se encontraba manipulando el aire de tal manera que lo dirigió hacia Blitzmon y, aunque quiso evitarlo, no pudo y le dio de lleno en la espalda, ocasionando que descendiera hasta donde se encontraba el miembro de la Tropa Polar— ¡Kachikachi Kocchin! —el aliento gélido salió en dirección de Harpymon, pero esta vez fue Coatlmon el que interrumpió al ataque luego de reincorporarse. Su Toltec Wind golpeó de lleno el ataque del oso, provocando que las dos corrientes de aire se extinguieran completamente en un abrir y cerrar de ojos.

El duo de Digimon se separó un poco para tomar algo de aire mientras intentaban planear un contraataque, pero fueron sus adversarios los que iniciaron la ofensiva sin darles un segundo de descanso. Harpymon lanzó nuevamente su Wind Seeker para distraerlos mientras que Coatlmon se escabulló y rodeó con su cuerpo a Blitzmon, pero éste no esperaba a que su adversario liberara una cantidad considerable de electricidad con su Thor's Hammer. Chackmon, por su lado, utilizó su Kachikachi Kocchin nuevamente para detener el ataque de aire del otro, surtiendo efecto de inmediato. Estuvo a punto de contestar con otro ataque, pero al percatarse que Coatlmon estaba débil en el suelo por los dos ataques recibidos de Blitzmon, se dirigió hacia él para darle la estocada final mientras que el otro le cubría la espalda del plumífero.

Kachikachi Hammer —exclamó el espíritu al tiempo que formaba un martillo de hielo lo suficientemente grande como para golpear a la bestia mítica. Con fuerza, impactó en el largo cuerpo del Digimon, logrando que el vacuna chocara contra el suelo, repitiendo la acción unas cuantas veces más hasta que se desmayó, siendo incapaz de continuar con la pelea.

Harpymon vio la oportunidad de atacar a Chackmon por detrás mientras estaba entretenido con su compañero, pero Blitzmon se interpuso en el camino y evitó que el Wind Seeker le diera de lleno al usar su Svalinn. El campo electromagnético se extendió lo suficiente como para protegerlo a él y no afectar a Megatheriumon, pudiendo desviar el ataque sin problema alguno.

Queda solamente él —dijo el guerrero del trueno una vez que desapareció su campo electromagnético. Jadeó un poco, pues el uso de esta técnica solía cansarlo un poco, pero al no haber hecho uso de esa técnica durante mucho tiempo, no se encontraba tan debilitado como otras veces.

Debemos darle el golpe final —Chackmon utilizó sus esquís y salió disparado hacia su homólogo y saltó al tiempo que Blitzmon lanzaba un Thor’s Hammer.

La electricidad salió dirigida hacia Harpymon pero logró esquivarla, mas se distrajo y cuando intentó hacer lo mismo con el ataque de Chackmon, ya era demasiado tarde. El plumífero atacó con un Wind Seeker en dirección hacia el miembro de la Tropa Polar y dio de lleno, interrumpiendo su ataque y mandándolo al suelo. Al ver esto, el enojo de Hanz influyó en Blitzmon y se lanzó hacia el ave, sin importarle las consecuencias de sus actos, todo con tal de proteger a su amigo.

¡Ewain! —gritó desde su lugar Patamon, frustrado por no poder hacer nada y obedeciendo las instrucciones del Shijin. Confiaba en él por el tipo de figura que era en el Mundo Digital, pero incluso teniéndolo al lado le era realmente difícil mantenerse a la raya cuando su Tamer había sido herido. Veemon se mantuvo al margen también de la pelea, también compartía el mismo sentimiento que la patata pero sabía que Hanz no iba a darse tan fácilmente por vencido al igual que Ewy.

El oso se levantó con un poco de dificultad y vio cómo se desencadenaba ahora una pelea cuerpo a cuerpo a pocos metros del suelo. Cuando se reincorporó, desenfundó nuevamente a Romeo y apunto al enemigo.

Blitz, ¡ahora! —exclamó. Al oír esto, Beetmon inmediatamente se separó y dejó que los proyectiles dieran de lleno contra su enemigo. Poco a poco la nieve se fue acumulando en el cuerpo de Harpymon, ocasionando que comenzara a congelarse y le fuera imposible mantenerse en el aire. Poco a poco, fue perdiendo la poca estabilidad aérea que le quedaba y cayó al suelo, incapaz de moverse y quedando a merced de Blitzmon, el cual utilizó su Gigaton Upper y mandó a volar al enemigo varios metros al aire, cayendo después completamente inconsciente.

Segundos después, ambos humanos volvieron a la normalidad y se percataron que Vikaralamon le estaba dando el último golpe a un Lynxmon y un Boarmon, los últimos de un grupo de cuatro Digimon. Ya se había encargado del otro lado sin problemas, siendo mucho más efectivo que ellos por el nivel que tenía. Genma se mantuvo callado todo el tiempo y analizó cada movimiento de los distintos adversarios y sus propios acompañantes.

Así que ese es el poder de los Juttoushis —se dijo para sí mismo en voz baja—. No, no es solamente eso, la forma de pelear de ellos dos no debe venir solamente por eso.

¿Estás bien? —el pelinegro cuestionó a su compañero de gremio, el cual asintió ante la preocupación del alemán.

¿Y tú? —le devolvió la pelota, contestándole de la misma manera. Ambos recibieron a sus compañeros digitales, siendo Patamon el más preocupado por su Tamer, de manera que lo revisó varias veces para cerciorarse de que se encontraba bien.

Genbu, ¿continuamos? —preguntó Vikarala al ver que nadie hacía ningún tipo de movimiento, obteniendo una respuesta afirmativa por parte del aludido.

El anciano y el cerdo retomaron la caminata, dejando al alemán y al escocés por atrás por un segundo, donde se observaron por unos instantes y continuaron con el avance luego de un pequeño momento incómodo. Ewain no había pasado por alto la forma en la que reaccionó Hanz cuando lo lastimaron un poco, pero no dijo nada e intentó olvidarlo de inmediato para no hacerse líos en la cabeza. Genma los miró de reojo, posteriormente volteando hacia el frente mientras una sonrisa se le dibujaba en la cara.


M Maiku, finalmente lo puse, sorry por la tardanza. Al menos ya tienes qué continuar cuando llegues <3
 
Última edición:

Maiku

Mr. Nobody
Registrado
5 Dic 2009
Mensajes
4,902
Ubicación
Homeland
Offline
Avanzaron en silencio por las avenidas de la ciudad, acostumbrándose rápidamente a los estruendos que causaba el coloso peludo con cada paso que daba y sus respiraciones roncas al liberar su Bao Lun para reubicar personas inconscientes fuera de su camino. Sorprendió un poco al par de Gungnir que Genma fuera capaz de desplazarse con suma tranquilidad, sin siquiera esforzarse en buscar grandes pistas sobre el paradero del Deva que buscaban, incluso daba la sensación de que se estaba dejando llevar por su instinto hacia el lugar correcto. No pasó mucho para que Ewain rompiera el silencio, recordando que tenía en su poder un artefacto que les daría información sobre el Perfect en cuestión. Sacó su DigiWindow del Keychain y buscó en él todos los datos que pudo sobre Pajramon, sorprendiéndose con una de sus técnicas, misma que probablemente habría utilizado para adormecer a todos los citadinos. Hanz enarcó una ceja cuando el escocés explicó los efectos del ataque, aunque más que sorprenderse, el primero se mostró aún más confundido con la razón del por qué estaban despierto. ¿Sería una mera casualidad? ¿Tendría que ver con los Juttoushi o que conocieron a Vikaralamon el día anterior? Había muchas posibilidades, razón por la que el azabache terminó por tomar el camino fácil y suprimir sus cavilaciones con una concentración total en el entorno.

En efecto, mientras sostenían toda la conversación sobre la oveja digital, no hubo ninguna clase de ruido o movimiento hostil en el entorno. Todo estaba tranquilo, tal vez demasiado tranquilo. Blake no tardó en interpretar la seriedad súbita del alemán como una muestra de tensión o preocupación, cayendo en cuenta de ese detalle. Sin embargo, el anciano se mostraba completamente tranquilo, como si estuviera caminando por un campo de flores y admirando los paisajes mientras recorría. Sin embargo, ninguno podía decir que era despreocupado e inconsecuente, pues Genbu comentaba de vez en cuando alguna cosa sobre el entorno, denotando estar plenamente atento a lo que ocurría en los alrededores.

Caminaron así por varios minutos más. Deteniéndose cada vez que creían que algo se acercaba, pues a pesar del silencio impropio de la ciudad, era recurrente escuchar gruñidos o alaridos de bestias desconocidas de fondo. Si alguno de los humanos fuera gamer, probablemente se sentiría como en alguno de esos juegos apocalípticos que tanta fama ganaron en la Tierra los últimos años.

Oi, viejo —chistó el menor del grupo— ¿dónde se supone que vamos?

Es cierto —interrumpió Ewy con más gentileza—, no hemos visto pista alguna de que Pajramon esté por aquí. Tal vez sería mejor cambiar la forma de búsqueda, quizás por aire…

Ewain, Hanz —llamó el Shijin, sin virarse a verlos, cosa que ensanchó la sonrisa de su guardián de turno— no desesperen. Dicen que perder la paciencia es perder la batalla —rió— y eso es algo que no podemos permitir en este contexto.

Eso no responde nuestra pregunta —gruñó Hanz, ignorando las miradas de reprobación que le dedicaban sus compañeros de Guild. A diferencia de ellos, al azabache no podía importarle menos si estaba tratando con el mismísimo Yggdrasil o no, es más, a ese remedo de deidad también tenía sus buenas cosas que decirle.

Vahnijvala —murmuró Hokkyuu sin prestar atención al imprudente—. Una técnica sónica que pone a dormir a quien escuche —volvió a carcajear—. Curioso que pudiera dormir a toda una ciudad con tanta facilidad, hasta para un Deva parece difícil ¿no creen?

Mientras el boxeador chistaba y miraba hacia otro lado, entreteniendo con su reacción al jamón peludo que los escoltaba, el resto de los presentes puso gesto pensativo. Específicamente fueron Blitzmon y Ewain quienes sopesaron con más profundidad lo que intentaba decirles el Shijin, pues el otro trío se rindió a mitad de la reflexión, fuera porque les cansaba pensar tanto esas cosas abstractas o porque preferían mantener sus sentidos atentos al entorno y listos para advertir de cualquier peligro. Ni el Juttoushi de la electricidad ni el escocés eran capaces de digerir completamente la afirmación del senil, más que nada porque ninguno conocía con plenitud el poderío de aquellos doce seres mitológicos, razón por la que les resultaba complicado comprender si Genbu había sido irónico o no. Sin embargo, pronto optaron por la segunda opción, pues el humano no parecía ser la clase de personas que se comunicaba con indirectas ácidas o algo por el estilo. Así, utilizando sus propias líneas de razonamiento, ambos terminaron por abrir los ojos de par en par. Fue Blitz, en todo caso, quien habló hacia los portadores.

Para asegurar el rango de su movimiento debió amplificarlo de una u otra forma —Blake asintió, pues había llegado a la misma conclusión—. La pregunta es cómo.

Dudo que esté usando amplificadores como hace D-Nova y las demás bandas del mundo humano —siguió el portador del hielo—. Seguramente utilizó otro medio, quizás un megáfono improvisado… Hmm…

Pudo valerse de alguna construcción —acotó Vikarala, por fin—. Por eso caminamos hacia el centro de la ciudad, donde hay diversos edificios y donde el radio de la técnica podría cubrir todo el sector sin problemas.

Ya veo —murmuró Patamon.


Takerudark Takerudark yor torno​
 
Última edición:

Esposo Canon de Hoppie
Registrado
20 Jul 2006
Mensajes
7,548
Offline
Continuaron con su caminar de manera tranquila y lo más cuidadosa posible, pues el Deva no hacía que eso fuese sencillo. No obstante, esta vez se mostró mucho más precavido que en el primer encuentro con Hanz y Ewain, había demasiada gente en el suelo y él era el que movía la mayor cantidad de los humanos y Digimon para evitar que muriesen aplastados por él mismo. Los ruidos de los Digimon en trance seguían escuchándose en todas partes, pero fue hasta que viraron que notaron que uno de los invasores se encontraba dispuesto a atacar a uno de los humanos que yacía en el suelo. Antes de que alguno de los dos Tamers pudiera reaccionar, Vikarala había soltado una bola enorme de energía desde su boca, su Bao Lun de color rojo, el cual atravesó sin piedad al Devimon que atentaba contra la vida de la chica, convirtiéndolo en un digitama.

Eso estuvo cerca, señor —dijo Chackmon una vez que pudieron acercarse a la mujer y moverla de su sitio—. Tal vez deberíamos meter velocidad al asunto, ella no debe ser la única en la ciudad en la misma posición.

Tienes razón —respondió el escocés al comentario, ocasionando que el Deva y el Shijin lo vieran con una interrogante en la cara—. Lo siento, se me olvida a veces que los demás no pueden oírlo. Chackmon dice que debemos apresurarnos porque deben de haber más personas en la misma posición.

Genma, con el debido respeto, sigo sin entender qué clase de Deva haría algo como lo que está haciendo Pajramon —habló Patamon, le parecía realmente algo insólito lo que estaba sucediendo.

Pequeño, cada uno de los guardianes tiene una personalidad única, y sin duda la de ella es una de las más interesantes —el Shijin guardó sus manos en sus respectivas mangas, así como lo hacía la gente de mayor edad en la parte oriental del mundo—. Pero todo tiene su razón, su motivo. Hasta la siesta del ladrón tiene su motivo.

¿Qué quiso decir con eso? —preguntó el pelinegro con poca paciencia, era la segunda vez que salía con un proverbio que no lograba comprender.

Medítalo un poco, es bastante claro —dijo Ewain secamente.

¡Ewain!

Todos voltearon de inmediato ante la alerta de Patamon. Un aproximado de 5 Digimon voladores se acercaron hacia ellos a toda velocidad desde las alturas, todos insectos. El alemán hizo un ademán de querer evolucionar nuevamente, pero fue Blitzmon el que lo detuvo antes de que hiciera una estupidez.

Macaco, esta vez deberías dejar que Veemon se encargue de esto, son demasiados para nosotros —dijo el juttosuhi, provocando que Hanz hiciera un ruido con la boca por no estar de acuerdo con ello.

Vamos Hanz, déjame participar. Será épico —apretó su puño al tiempo que fruncía su cejo y miraba con determinación hacia los enemigos.

Pero qué castrosos —respondió el germano. Sacó su digivice, siendo imitado también por el peliazul, y lo dirigió hacia su compañero digital para producir la evolución.

Veemon rápidamente cambió de forma hasta adoptar la de XV-mon, seguido por Patamon. Ambos Adults salieron en dirección de los distintos insectos. Ewain alcanzó a distinguirlos todos, pues de una u otra forma había interactuado con ellos y los había visto en algún programa televisivo o un torneo. Eran cinco especies distintas: Stingmon, Flymon, Flybeemon, Kabuterimon y Okuwamon.

Distráiganlos, así yo me ocupo al menos del Perfect —indicó el Boar al ponerse en posición de batalla, una que ninguno de los presentes podría diferenciar de su postura cotidiana por el tamaño que tiene.

Antes de que sus compañeros se pusieran delante de él, el Deva alcanzó a lanzar su Sukara, logrando así derribar a tres de los cinco Digimon, quedando libres solamente el Okuwamon y el Stingmon. Ninguno de los afectados por la sustancia viscosa de Vikarala podía moverse, lo cual facilitó un poco el trabajo del ángel y el dragón cuando llegaron hacia ellos.

No te esfuerces tanto, Vikarala —advirtió el Shijin sin apartar la vista desde el campo de batalla—. No sabemos qué tanto tengamos que hacer cuando nos encontremos con Pajramon.

El cerdo asintió y dejó que los Digimon de Ewain y Hanz hicieran su trabajo, no sin antes de propinarle un golpe final a Okuwamon con su Bao Lun y desintegrarlo en miles de datos en cuestión de segundos. Hecho esto, Stingmon lanzó su Spiking Finish y una serie de picos salieron hacia los dos Adult. Ninguno de los dos podía reaccionar al tiempo justo para evadir el ataque, por lo que Hanz sacó inmediatamente una de sus cartas y la deslizó por su lector, proporcionándole el Hum de Taomon a su Digimon. Antes de ser impactados, XV-mon logró utilizar la técnica y bloquear el ataque sin sufrir daño alguno, desapareciendo la barrera segundos después para que Angemon fuera a la ofensiva. El ángel voló hacia su enemigo y sin esperar, reunió energía sagrada en su puño y la liberó. El golpe fue certero y logró hacer que retrocediera unos cuantos metros, tiempo suficiente para que el dragón se nivelara y liberara energía de su pecho en forma de X. Tras esto, Stingmon no tuvo oportunidad de esquivar el ataque debido a que, al mismo tiempo, Angemon lanzaba nuevamente su Heaven’s Knuckle. Ambas ofensivas dieron de lleno en el insecto y lo convirtieron en digitama.

XV-mon, Angemon, dense prisa con los demás antes de que logren escapar de alguna manera —advirtió el escocés cuando miró que los enemigos empezaban a moverse de manera muy inquieta para intentar liberarse aunque era un acto fallido.

Sin desperdiciar un segundo más, ambos entes digitales se dirigieron hacia donde estaban los otros tres insectos para terminar con ellos. Angemon utilizó su Heaven's Knuckle de la misma manera que había sido usado contra Stingmon, combinándose con el rayo láser del dragón. Flybeemon fue el primero en caer, desintegrándose también en una buena cantidad de datos y desapareciendo por completo hasta que un digitama lo reemplazó. Al ver qué destino les esperaba, tanto Kabuterimon como Flymon intentaron desesperadamente escapar, pero sus intentos se vieron opacados cuando el Holy Rod del ángel, sumado a varias bolas de fuego de XV-mon, impactó contra el más grande de ellos, quien terminó con el mismo destino que su compañero anterior. Fue cuestión de tiempo que Flymon muriera con la misma rapidez, pero siendo víctima del Halo Attack y el X-Laser de sus enemigos.

Eso estuvo cerca —soltó una “pequeña” risa el Deva, ocasionando que el suelo se moviera un poco por el movimiento de su cuerpo.

Ewain, Hanz —Genma se volteó hacia ellos y los miró fijamente—. ¿Sus Digimon ya han luchado anteriormente juntos?

Sí, ¿por qué la pregunta, viejo? —respondió el pelinegro de manera un tanto agresiva como era costumbre. Angemon y XV-mon lo vieron con cara de reprobación al observar cómo se dirigía hacia el Shijin, pero eso no hizo que la actitud del germano cambiara con él.

Nada en especial —dijo mientras mostraba su característica sonrisa—. Sigamos avanzando, estamos a nada de llegar al edificio más grande de la ciudad, el de la radio, ¿no es así, Vikarala?

El cerdo asintió y continuó con el camino mientras los demás se mantuvieron sin moverse durante un poco. Ewain había llamado la atención del Shijin porque había algo que no lo dejaba en paz y se lo planteó directamente, sin rodeos.

Me gustaría saber su opinión del por qué no estamos dormidos como todos.

Interesante cuestión, Ewain —dijo el anciano con una mano en la barbilla, meditando un poco lo planteado por el escocés—. Tengo dos teorías, pero no puedo asegurar ninguna. La primera, y menos viable, fue el conocer a Vikaralamon. Y hablando de él… —miró hacia donde se dirigía el cerdo al tiempo que destruía unas cuantas cosas de la calle—, sigamos caminando mientras tanto —dicho esto, todos los demás comenzaron a seguir al Deva—. La otra es algo que he venido maquinando en mi cabeza desde que los vi despiertos y tiene que ver con los juttoushis.

¿Con nosotros? —Blitzmon olvidó por un momento que el Shijin no podía escucharlo, por lo que Veemon fue el que tuvo que decir de nuevo, en voz alta, la pregunta del guerrero de la electricidad.

Así es. No hallo otra explicación —contestó a los presentes—. Es lo único diferente que tienen ustedes con respecto a los demás, pero no puedo asegurar que sea eso.

Aquel comentario dejó pensando a los dos Tamers, pues si eso era verdad y los demás estaban en la ciudad, Gungnir debería estar despierto.


M Maiku

Carta usada: Hum (Hanz).
 
Última edición:

Maiku

Mr. Nobody
Registrado
5 Dic 2009
Mensajes
4,902
Ubicación
Homeland
Offline
Hubiesen querido profundizar más en esas teorías, pero pronto el jamón mutante los desconcentró con sus pasos y obligó a prestar atención al ambiente. Ambos Adult, que para entonces se habían elevado por los aires para obtener una mejor visual del entorno, avisaron que se acercaban más enemigos desde ambos flancos. Tal parecía que el escándalo que realizaba Vikarala con cada metro que avanzaba llamaba la atención de los “zombies”, en términos de Hanz. Si el cerdo no fuera un ente digital de gran fuerza, probablemente ya habrían pasado a mejor vida por su culpa, al menos ese fue el comentario del guerrero del trueno tras enterarse de la situación en la que se encontraban. Tanto él como Chackmon y Ewain se pusieron a pensar en alguna forma de evitar el conflicto, sobre todo porque no sabían si tendrían que enfrentarse a Pajramon una vez que lo encontraran y, en cualquier caso, desgastarse pelea tras pelea les iba a resultar más que contraproducente en aquel contexto.

Ocultarse estaba descartado, avanzar sin causar destrozos también, todo indicaba que estaban condenados a enfrentarse con los enemigos hasta encontrar su objetivo. En lo que pensaban, Genma resolvió que debían seguir avanzando y amablemente pidió ayuda a los otros Digimon para quitar cuerpos inertes del camino, así su guardián de turno podría avanzar con mayor tranquilidad. Ahora, gracias a la hora y el hecho de que se alejaban de los sectores de hostales y restaurantes, a medida que se acercaban al centro urbano iban disminuyendo la cantidad de Tamers y compañeros digitales desmayados, quedando algunos cuantos a mitad de salir de su trabajo o cosas por el estilo. De esa manera pudieron acelerar un poco más el paso, antes de que una horda de seres digitales los interceptara.

Ahora entiendo cómo se sienten los actores en el Apocalipsis zombie —gruñó el azabache, molesto por ver que una manada de Gazimon pretendía rodearlos.

Por lo menos esta vez son de bajo nivel —espetó Ewain, asintiendo a su compañero para que iniciara una ofensiva en dirección a los perros-conejos. Mientras el ángel creaba un torbellino de viento con el que pretendía noquearlos, el escocés llevó su atención hacia Genma—, ¿los Devas no tienen algún dispositivo para ser transportados? Podríamos ahorrarnos tiempo con algo así.

No —dio unas palmadas al lomo de Vikaralamon—, en estricto rigor estos muchachos no tienen Tamers.

¿Y tú qué eres? —enarcó una ceja Hanz.

Este chico es bien bruto —rió el Perfect, manteniéndose a raya de la pelea. Si bien era más efectivo que él acabara con los contrincantes, también era cierto que si se sobre exigía podría jugarles en contra más adelante—. Genbu es compañero de Xuanwumon, no de nosotros, los Deva.

Von Kaulitz pudo seguir con su interrogatorio, especialmente indignado por la ausencia del verdadero compañero del anciano en el campo de batalla, pero un estruendo cercano lo distrajo. ExVeemon se puso en guardia, a medida que identificaba un par de Woodmon acercarse, viéndose obligado a lanzar su esfera ígnea para detener su avance por un tiempo. Angemon ya había terminado con varios de los Child, pero seguían apareciendo y, al ser tantos, se volvía un poco difícil lidiar con ellos sin salir heridos. En más de una ocasión se vio forzado a mantenerse en plano defensivo hasta encontrar un espacio para contraatacar. Blake frunció el ceño mientras que las sonrisas características de Vikarala y Hokkyu empezaban a ser reemplazadas por un gesto más serio: se estaban estancando. Fue entonces que Blitzmon se materializó frente a las narices de su compañero justo antes de que este sacara una carta para apoyar al dragón humanoide.

Macaco, tengo una idea, pero necesitarás del chancho.

Zeth escuchó atentamente la idea de su espíritu, justo en el momento en que Vikarala decidió ayudar un poco a sus acompañantes expulsando líquido viscoso de su hocico para apresar a los atacantes. Ewain daba apoyo moral a Angemon, felicitándolo cuando logró librarse de los Child y pidiéndole que ayudara a su homólogo con los Woodmon, evidentemente preocupado porque aparecieran más enemigos en cualquier momento. Los gruñidos y alaridos salvajes de fondo no ayudaban. A pesar de ser un combate más tranquilo que el anterior, estaba lleno de tensión, pues todos estaban conscientes de que no podían gastar energías así como así. Entonces, el alemán llamó a sus congéneres para que treparan sobre el Perfect, quien no opuso resistencia al ver el gesto decidido del chico. El guerrero del treno asintió a su amigo antes de desaparecer de la vista nuevamente.

ExVeemon y Angemon unieron fuerzas para mandar a uno de los troncos contra un árbol, mientras volvían datos al que quedó preso del Sukara. Entonces vieron a sus tamers montarse sobre el cerdo, algo confundidos, hasta que Hanz sacó su lector y un par de cartas. Ignorante de si iba a funcionar, el miembro de Gungnir deslizó una de los naipes que había adquirido recientemente, cuyos efectos distaban de los comunes: Nakama no Kizuna. Inmediatamente después seleccionó como objetivo de los efectos al Deva y dejó que las alas de Hououmon aparecieran en su lomo luego de un segundo slash, otorgándole adicionalmente un boost de velocidad. Curioso por aquel movimiento, el Perfect no perdió tiempo en probar sus nuevas adquisiciones y emprender vuelo, deleitándose con la experiencia de poder volar hacia donde él quisiera. Obviamente, el batir de sus alas causaron tantos o más destrozos que su andar por tierra, pero le dieron mayor movilidad y una vía libre con la que ir hacia el edificio de la radio en la ciudad. Von Kaulitz y Wilson se sonrieron mutuamente al ver cómo se elevaban, siendo rápidamente escoltados por sus respectivos compañeros, aunque pronto volvieron la mirada hacia otro lado con incomodidad.

El Shijin no pudo evitar reír cuando su compañero emitió comentarios jocosos sobre su inmensidad porcina atravesando los aires, siendo secundado por el dragón jovial. Por su parte, Angemon se mantuvo bajo la enorme figura previendo cualquier tipo de ataque por debajo, mas la mayoría de los seres que divisó repararon en su presencia cuando ya estaban fuera de rango o simplemente los ignoraron.

Queda un minuto para que cese el efecto, cerdo —anunció Hanz—. Apresura el paso.

¡A la orden! —sonrió, batiendo las brillantes extremidades con todas sus fuerzas— Aterrizaremos frente a la torre.

Esperemos que Pajramon esté ahí —murmuró Chackmon—. Señor, tenga extremo cuidado de ahora en adelante. No se separe de Angemon.

Tranquilo, estaremos bien —susurró en respuesta su portador.

Sin embargo, metros antes de aterrizar, Genma alertó a todos de un destello en el cielo. Iniciaron maniobras evasivas justo a tiempo, evitando así que una lluvia de flechas de luz les dieran de lleno. Debido al transcurso del tiempo, los Tamers tuvieron que saltar del cuerpo de Vikarala a pocos metros del suelo, siendo el más senil ayudado porExVeemon, aunque ninguno se salvó de un aterrizaje forzoso. El cerdo se estrelló estrepitosamente contra el suelo, mas se reincorporó con una naturalidad espeluznante, ¿qué había sido ese ataque? Tanto el Deva como su protegido fruncieron el sello, pues todo indicaba que se trataba del Pao Göng.


Takerudark Takerudark
Cartas: Nakama no Kizuna y Holy Wings​
 
Última edición:

Esposo Canon de Hoppie
Registrado
20 Jul 2006
Mensajes
7,548
Offline
¿Qué fue eso? —preguntó el escocés al recuperarse de la caída con dificultad. Estaba lastimado y el impacto le provocó unas cuantas heridas en su pierna derecha, por lo que le costaba un poco de trabajo el mantenerse bien de pie.

Ese ataque fue el Pao Gong —respondió el anciano con una seriedad que no habían visto los otros—. Ya nos ha detectado.

En cuestión de segundos, una figura de un tamaño considerable saltó desde lo alto del edificio central en File City, ocasionando que todos los presentes se colocaran en una posición defensiva en caso de ser atacados, pero eso no sucedió. Pajramon cayó de pronto frente a ellos y, sin mediar palabra alguna, lanzó otra ronda de flechas de luz. Los Digimon y humanos intentaron tomar distancia, pero al ver que no les daría tiempo, Vikaralamon utilizó su Sukara. El líquido viscoso interceptó la mayoría de las flechas, pero hubo algunas que lograron atravesar aquella gelatinosa pared y dieron de lleno en el área donde se encontraban. Por suerte, al ser tan pequeños, a diferencia del cerdo, la mayoría de los proyectiles colisionaron en el suelo, excepto uno o dos, los cuales impactaron contra el cuerpo del gran Deva e hicieron que retrocediera un poco.

Maldita oveja —chasqueó la lengua el pelinegro. Intentó moverse pero una punzada en su pierna izquierda hizo que lo pensara mejor. Ewain no pudo evitar percatarse de que también se había lastimado.

¿Te encuentras bien? —cuestionó al germano, quien puso una mirada confundida ante la pregunta del escocés. Asintió sin saber muy bien qué responderle, cosa que calmó a Wilson y dirigió nuevamente su atención hacia el campo—. ¿Qué haremos ahora?

Pajramon —dijo con voz serena el anciano—. ¿Qué es lo que estás haciendo?

Nada. La oveja hizo caso omiso al cuestionamiento del Shijin y levantó su ballesta, apuntando hacia Genbu. Al ver esta acción, el pelo del cerdo se erizó y ocasionó que se mostrara completamente a la defensiva. Nadie iba a dañar a Genma, al menos no en su presencia.

Parece ser que no hay otra opción, ¿no, Vikarala? —dijo el anciano mientras cerraba los ojos y soltaba un suspiro. Este negó ante lo dicho por el Shijin, parecía que su homóloga de título no estaba escuchando ningún tipo de razón—. Bien, movilicémonos para darles espacio.

Dicho esto, comenzó a retroceder poco a poco mientras Pajramon los observaba fijamente. Cuando intentó lanzar nuevamente su ataque hacia ellos, se encontró con el Bao Lun de Vikarala, el cual impactó directamente contra ella y obligó que su ataque fuera desviado y fallara por completo. Pero nada de lo que estaba sucediendo les dio una tregua, pues una buena cantidad de Digimon se escuchaban a lo lejos y estaban dirigiéndose hacia ese lugar debido a todo el estruendo que la pelea entre ambos Devas estaba ocasionando.

Señor, si no conseguimos ayuda, la probabilidad de que fallemos este operativo es… muy alta —Chackmon habló, estaba consciente de que si se materializaba de nuevo por medio del cuerpo de Ewain, su desempeño no sería el mismo debido a la transformación previa.

Megatheriumon tiene razón —dijo esta vez Blitzmon—. Orangután, debemos pensar en un plan.

La única manera en la que creo que podríamos salir de esta es si Gungnir estuviera aquí —Angemon se despegó del suelo para tener una mejor vista del lugar. Su cara, o al menos lo que se podía ver de ella, palideció al ver que eran varios enemigos los que se acercaban.

¿Y cómo piensas que vamos a lograr juntarlos? —contestó el alemán con un tono de molestia— No tenemos algo que nos pueda reunir.

Sí lo tenemos —dijo Ewain al momento que sacaba su D-Terminal—. Si tenemos suerte, estarán despiertos y cerca de aquí.

Sin más, el peliazul se dispuso a redactar un mensaje breve y conciso para sus compañeros del gremio. No tardó más de un minuto en escribir lo necesario para pedir ayuda y apretó el botón de “enviar”. Hecho esto, guardó el dispositivo y miró a su alrededor, notando que al menos unos cuatro Saberdramon se estaban acercando. Ewain tomó su digivice y lo apuntó hacia su Digimon, dejando que la luz lo cubriese y la evolución llegara. Rápidamente, Angemon se vio envuelto en una esfera brillante y se transformó en cuestión de segundos en Holy Angemon. Cuando el ángel y XV-mon ya se encontraban listos para luchar, salieron al encuentro aéreo con las cuatro aves de color negro, quienes los recibieron con bolas de fuego y ataques supersónicos. Holy Angemon utilizó su Shield Counter para bloquear un Night Roar y repeló una bola de fuego directamente hacia una de las aves. Por su parte, XV-mon lanzó su X-Laser, el cual colisionó con ambas ofensivas restantes y esperó el momento indicado para utilizar su Hearty Shatter. Su ataque dio de lleno en uno de los enemigos, quien quedó bastante lastimado por el recibimiento directo de la bola de fuego. El ángel salió disparado hacia sus dos contrincantes y con el uso de Excalibur, logró dañar a una de las aves, la cual desapareció en una nube de datos. Mientras tanto, el enemigo restante se vio distraído por otro ataque de XV-mon, quien había logrado mantenerse a raya con los otros dos, mas al ver que su camarada podía ser atacado por la espalda, decidió cubrirle la espalda. Holy Angemon, por su parte, vio que los oponentes de XV-mon lanzaban dos grandes bolas de fuego y que, por querer ayudarlo a él, ahora estaba en peligro y no iba a alcanzar a cubrirlo.

¡Maldita sea! —exclamó Hanz al ver que su compañero iba a recibir bastante daño. Sacó una digimemory y la utilizó en su lector de memorias. Pronto, un Kabuterimon de buen tamaño se posicionó entre XV-mon y el ataque—. ¡Defiende a XV-mon! ¡Y tú, cuida tu trasero, dragón descerebrado!

Los ataques colisionaron en el fantasma de Kabuterimon y de inmediato éste desapareció. El arcángel aprovechó el momento y atacó directamente con su espada al otro Saberdramon que quedaba de su lado, matándolo y desapareciéndolo en una serie de datos hasta que un digitama lo reemplazó. Ya habiendo hecho esto, se dirigió con el dragón azulino para apoyarlo con los otros dos enemigos.

X-laser —gritó el azulino y disparó su rayo láser a ambas aves negras.

Heaven’s Gate —Holy Angemon dibujó con su espada su característico ataque y lanzó un potente rayo de luz hacia los oponentes, combinándose con la ofensiva del dragón, la cual al dar de lleno, destruyó a ambos Saberdramon.

Listo… —Hanz dio un respingo.

Buen trabajo, pero… —el Shijin señaló hacia otro lado y todos observaron cómo algunos Digimon más se acercaban y, para su mala suerte, algunos eran de nivel Perfect.

A este paso no vamos a lograr sobrevivir mucho tiempo —dijo Ewain con un tono pesimista.

De la nada, un Hippogriffomon atacó con su Heat Wave al Digimon del escocés, quien no vio venir la ofensiva y la recibió de lleno, siendo tumbado y lastimado severamente por la bestia mítica.

¡Holy Angemon! —gritó Ewain. La preocupación de pronto invadió su cuerpo debido a que su Digimon se mantenía en el suelo sin decir o hacer algo.

Ewain, mira —el pelinegro tomó del brazo al peliazul para que volviera en sí. A lo lejos, un Metal Garurumon se dirigía hacia ellos a una velocidad impresionante. Sobre él, se podía distinguir una pequeña persona con cabellera dorada. Las probabilidades eran pocas, ¿pero qué otra persona podría ser rubia y estar acompañada del lobo metálico? Solamente había una explicación: Raisa.


M Maiku, ya falta poco.

Digimemory usada: Kabuterimon.
 
Última edición:

Maiku

Mr. Nobody
Registrado
5 Dic 2009
Mensajes
4,902
Ubicación
Homeland
Offline
Mientras una de las afamadas heroínas del mundo digital hacía acto de aparición en el campo de batalla, las cosas para el jamón mutante se habían puesto bastante complicadas, lo que devino en estruendos, temblores y derrumbes accidentales de edificaciones cercanas. Debido a su inmensidad, Vikaralamon no podía seguir bien los movimientos de su oponente, viéndose en más de una ocasión comprometido por árboles, casas, postes de luz… en fin, por el paisaje urbano en general. En más de una ocasión hizo el amague de girar bruscamente para no perder de vista a la oveja, pero pronto su cuerpo terminaba colisionando con alguna cosa y levantaba, por tanto, una cortina de polvo que entorpecía sus intenciones. Pajramon parecía aprovechar esta situación, pues no dejaba de disparar flechas lumínicas de su ballesta mientras saltaba de un tejado a otro, acercando y distanciando su posición del otro Deva alternativamente, a modo de que su Bao Lun no pudiera dar con ella fácilmente.

Ciertamente, el combate entre ambos representantes de las Holy Beasts era digno de temer, pues lo que era el centro de una zona residencial terminó por convertirse en una verdadera obra de demolición. Flechas y esferas de energía llovían de un lado a otro, volviendo añicos todo lo que interceptaban, siendo sus cuerpos los únicos capaces de soportar la fiereza de sus ataques. No pasó mucho para que Vikarala se enojara con la situación desventajosa en la que se veía, emitiendo un gruñido ensordecedor que llamó la atención de sus acompañantes, unas cuadras más allá. Sus ojos se tiñeron de un fulgor carmesí y, de la nada, empezó a correr a gran velocidad en línea recta derribando consigo todas las construcciones que Pajramon utilizaba para escapar saltando. Cuando la oveja cambiaba de rumbo, el cerdo se veía en la obligación de frenar y volver a reiniciar su estampida, momento en que excretaba su Sukara para evitar que el Pao Göng le diera más daño, inutilizando las flechas en pleno vuelo. Todo indicaba que el cerdo estaba peleando en serio y su homólogo no se mostraba contento con esa peculiar fuerza destructiva desplegada en su contra.

Por su parte, unos cuantos metros de aquella escena calamitosa, otra de la misma clase daba inicio. La llegada de Raisa Nóvikova había sorprendido a sus compañeros de Guild, no tanto por el hecho de que llegara montada sobre su MetalGarurumon a toda velocidad, sino porque estaba despierta dentro de esa masacre. Eso confirmaba, a medias, que algo tenía que ver la inmunidad a la técnica de Pajramon con el hecho de ser portador de Juttoushi.

MetalGarurumon —murmuró la rubia—, te encargo el resto…

El aludido asintió en silencio, suprimiendo su veloz carrera para dejar a su tamer en el techo de una casa y volver a alzar vuelo. Inmediatamente, su mirada biónica identificó a todos los enemigos que rodeaban a sus camaradas. Pudo reconocer un cuarteto de Goblimon en medio del mar de Adults que se acercaba rápidamente a la posición de ellos, pero su mirada se detuvo específicamente en el HipoGriffomon que había lastimado a Holy Angemon y el MasterTyrannomon que se divisaba tras él. Suspiró, convenciéndose de que en el estado que se encontraban esos seres digitales era lo mejor que podía hacer y, sin dudarlo ni un segundo más, todos los compartimientos de su cuerpo se abrieron mecánicamente.

Un mar de explosiones bañó el perímetro circundante a la posición de los chicos, obligándolos a taparse el rostro, aunque lejos el más tranquilo con la situación parecía ser el anciano. Pronto la temperatura empezó a bajar, desvelándose la causa cuando la humareda levantada por el Grand Cross Freezer de MetalGaruru se dispersó. Donde antes estaban los seres digitales zombificados, ahora había una capa densa de hielo con un montón de estalactitas bastante amenazadoras, protegiendo casualmente los Digitama de los derrotados. No había rastros de los Child ni de HipoGriffomon, así como de uno que otro Adult, mas pronto la calma fue engullida por el enorme rugir del tiranosaurio negro cuya pierna se veía atrapada por una formación de hielo. Para ese entonces, Holy Angemon ya había logrado incorporarse y reagruparse junto al dragón humanoide, encargándose de defender a los humanos de un par de Meramon que sobrevivió a la masacre esparcida por el Ultimate.

Nóvikova asintió en dirección a Blake y Von Kaulitz, dando a entender que había recibido su llamado de refuerzos, montándose una vez más en su amigo antes de que algún ser digital le atacara. Ambos Expert se miraron entre sí, uno más contrariado que el otro por la presencia de la rusa, pero decidieron dejar los problemas personales de lado para centrarse en lo importante. Es más, la intervención del lupino les dio suficiente tiempo para recobrar la compostura y retomar el combate, especialmente al de cabellos cerúleos, pues su amigo angelical ya estaba de vuelta en acción.

Ewain, que Holy Angemon detenga al Perfect en lo que trazamos un plan —dictaminó el guerrero del trueno cuando los esfuerzos conjuntos de Exveemon y el ángel lograron acabar con el par ígneo que los amenazaba—. Macaco, usa uno de tus fantasmas para ayudarlo.

A la orden —respondió el germano, sacando de su cinturón una tarjeta. Ewain, por su parte, asintió en dirección a su compañero para que siguiera las órdenes del Juttoushi— ¡AtlurKabuterimon usa Horn Blaster en el dinosaurio ese!

— Genma, manténgase tras nosotros —enfatizó ExVeemon, quien se quedó como defensa de última línea con los Tamers. El aludido no pudo evitar sonreír, rascándose la barba levemente mientras analizaba el magnífico trabajo en equipo que estaba desplegando ese sexteto. Asumió que la rubia montada en el lobo cyborg se trataba de una compañera de Guild de los chicos, pero su único ojo visible se centró rápidamente en el espectáculo montado por los tórtolos.

Holy Angemon se acercó a gran velocidad hacia el Perfect enemigo, utilizando su Excalibur para detener una de sus garras en pleno intento de atacarle. Jadeaba y se mostraba algo resentido por el ataque del grifo minutos atrás, pero sus determinación lo llevaba a ignorar las molestias momentáneamente, pues debía proteger a los demás. Tras él, un círculo holográfico empezó a materializar la enorme figura de un insecto rojizo, quien ya había oído la orden de su dueño y se preparaba para llevarla a cabo. Una vez los aros lumínicos lo liberaron, el recuerdo de AtlurKabuterimon se alzó por los aires para encuadrar a su objetivo, cargando una enorme cantidad de electricidad en su cuerpo en lo que retraía sus brazos, para luego dispararla desde su enorme cuerno. Un grito de Ewain advirtió al arcángel para que se moviera justo a tiempo, de manera que el ataque del escarabajo dio de lleno en el cuerpo del reptil. Mas eso no fue todo, pronto el Heavens Gate volvió a aparecer, rematando al enemigo con una ráfaga de energía sagrada. Luego de aquello, el escarabajo desapareció.

Hubiesen celebrado en circunstancias normales, pero Chackmon no tardó en avisar que nuevos enemigos se acercaban. Fue un Cocytus Breath desde los cielos lo que detuvo el avance de la horda de Monochromon, Ogremon y Gottsumon que se acercaban. ExVeemon también ayudó con su X-Laser, acabando así con algunos Child.

Malditos zombies —chistó Hanz—. Viejo, ¿alguna idea? —el aludido soltó una carcajada.

Tenemos que ganar tiempo para Vikaralamon —respondió—. Confío en que podrán hacerlo.

Demonios —se quejó el germano.

Tarado, Ewain —habló la rubia, cuando su compañero aterrizó junto a los aludidos—. Se acercan más y más enemigos, la evolución Ultimate de Gabu no durará para siempre. Espero que tengan un plan.

Un estruendo interrumpió su conversación. Mientras ellos lidiaban como podían con los Digimon que invadían File City, atraídos por el escándalo, la batalla entre los Deva no se había detenido ni un solo segundo. Hokkyuu frunció el ceño cuando divisó unos cuantos Digitama dispersos entre los escombros donde su guardián de turno y el otro luchaban, entendiendo que algunos infortunados terceros intentaron meterse en su combate, encontrando un fatídico final. Sin embargo, lo que más llamaba la atención de dicho campo de combate es que, donde antes había un montón de casas e incluso edificios, ahora yacían verdaderas ruinas. Vikaralamon se las había arreglado, cual bulldozer, de barrer con casi todo en el lugar mientras alternaba los distintos colores de su Bao Lun y su Sukara para contrarrestar los movimientos ágiles de su oponente. Si bien Pajramon no parecía estar dispuesta a razonar, sí se veía igual de calculadora que siempre para sus combates, mostrando ser un verdadero desafío para el cerdo pues sus formas de batallar eran radicalmente opuestas.

En un momento dado, el jabalí logró lanzar la sustancia viscosa alrededor de la posición donde residía la oveja, quien se mostró impertérrita ante el movimiento. Vikarala no alcanzó a averiguar el motivo cuando Pajra lanzó una de sus flechas, hábilmente, hacia el Shijin. A pesar de la distancia, la Perfect gozaba de una puntería terrorífica, asunto que obligó al guardián del atacado a concentrar sus reflejos en interceptar el proyectil con un Bao Lun. Graso error, pues la cuadrúpeda aprovechó la situación para dar un enorme salto y caer en el punto ciego del coloso: su lomo.

¡Vikaralamon! —espetó con preocupación el Shijin, a medida que una lluvia de flechas sonsacaban un grito de dolor en el aludido— Maldición…

Esto pinta para mal —mencionó Blake, apretando sus puños. Holy Angemon y MetalGarurumon se encontraban deteniendo a los saurios y ogros anteriormente mencionados, razón por la que no podían apoyar al cerdo. Observó a Hanz con inquisición, preguntándose por qué no había elevado a su compañero al siguiente nivel, mas este se veía complicado. Tal parecía que el tiempo de evolución de Vee no era el suficiente para dar un apoyo efectivo en su etapa más fuerte, aún.

Señor, hay que mantener los ánimos arriba —el oso polar despabiló a todos con esa oración—. Si la moral cae, los soldados no podrán dar su cien por cien.

Megatheriumon tiene razón —comentó Blitzmon, mientras que Wolfmon simplemente asentía en silencio—. Repasemos la situación. Tenemos enemigos del nivel Adult en frente y dos Devas luchando en la retaguardia, con nuestro aliado en desventaja. Hanz aún puede usar tres fantasmas y la evolución Perfect, mientras que Holy Angemon y MetalGarurumon tienen el tiempo en su contra —su gesto era serio, uno que pocas veces se veía en el jocoso representante del trueno.

Dejen que nos encarguemos de los de enfrente —anunció la Elite, sacando su iC tras arreglarse el cabello. Si bien no sabía quien era el anciano junto a sus compañeros, sí tenía una leve idea de lo que ocurría, razón por la que se mostraba bastante segura. Genma la quedó viendo, era como si la chica emanara una luz que invitaba a confiar en ella—. Ustedes apoyen a Vikaralamon.

No —intervino Ewain—. Hanz y tú encárguense de ellos, Holy Angemon puede apoyar a Vikaralamon desde lejos.

Bien, bien, eso suena a un plan —celebró el Shijin.

¡Gungnir Assemble! —gritó ExVeemon, sonsacando una risita en los aludidos.

Takerudark Takerudark your turn!!
Digimemory usada: AtlurKabuterimon
Special mention: Kira

PD: Gungnir no se hace responsable de los destrozos redactados por su servidor (?)
 
Última edición:

Esposo Canon de Hoppie
Registrado
20 Jul 2006
Mensajes
7,548
Offline
Todo estaba sucediendo muy rápido. Raisa había hecho acto de presencia y había sido la única de Gungnir, Vikarala estaba teniendo dificultades con su encuentro con Pajra por su tamaño y lentitud, y los demás se encontraban rodeados de numerosos Digimon. Unos cuantos Monochromon, Ogremon y Goburimon ya estaban frente a la rusa y al alemán, quienes apretaron sus respectivos digivices y lanzaron diversas órdenes a sus compañeros digitales. Inmediatamente, tanto Metal Garurumon como XV-mon salieron al ataque y mantuvieron a la raya a los enemigos hasta que el lobo metálico liberó su Cocytus Breath en dirección de dos Monochromon y un Ogremon, los cuales quedaron completamente congelados. El dragón azulino lanzó su X-laser a cada uno de ellos para regresarlos a su forma de digitama, liberando así el lugar un poco.

Maldita sea, esto no se detiene —Raisa miró hacia todos lados y pudo ver claramente cómo los enemigos se multiplicaban poco a poco, como si estuviesen en una película de zombies donde al matar uno, aparecen dos más.

La paciencia es la fortaleza del débil y la impaciencia la debilidad del fuerte —dijo el senil, sorprendiendo a todos por el momento en el que utilizaba sus proverbios y dichos ancestrales. El alemán, como era de esperarse, no supo de lo que estaba hablando el anciano y no dijo nada.

Kant —murmuró la rubia, entendiendo a la perfección lo que el Shijin quiso decir. Sin más, una sonrisa ladina apareció en su cara y la confianza volvió a ella, dejando de lado la presión por la cantidad de enemigos que empezaban a aparecer—. Ya oíste, tarado. Habrá que detenerlos lo suficiente para que los Devas terminen su lucha.

Concuerdo completamente —dijo Wolfmon con los brazos cruzados. Le pareció interesante la manera en la que Genbu habló y le concedía toda la razón, lo importante era mantener en raya a todos los enemigos.

En menos de medio minuto, estaban completamente rodeados de distintos Digimon de todos los niveles, yendo desde el Child hasta el Perfect, pero principalmente Adult. Al verse acorralados, Raisa sacó dos cartas de su cinturón y las deslizó con maestría en su lector de cartas, provocando un aumento catastrófico de poder en su Digimon. El poder de Powerful Will y Hyper Mugen Cannon no se hizo esperar y recorrió todo el cuerpo metálico del compañero digital de la rusa.

¿Cuánto tenemos de tiempo con la ojalata? —preguntó el pelinegro a su compañera.

Cuarenta y cinco minutos. Usé el Digisoul Charge.

Y eso era suficiente. Metal Garurumon salió disparado unos cuantos metros hacia arriba para tener una mejor vista, activando todos sus sensores con el objetivo de no fallar ni un solo misil. Identificó a varios de los Digimon que estaban a nada de llegar y lanzó su Grand Cross Freezer, impactando en la mayoría de ellos y, en los que no, ocasionando que retrocedieran por unos cuantos segundos. Una serie de digitamas apareció en el suelo y en ese instante XV-mon alzó vuelo y les dio el toque final a varios de ellos con su X-Laser.

¡XV-mon, vuela! —la advertencia del Ultimate no pasó desapercibida por el Adult, quien rápidamente voló hacia arriba sin estar seguro de por qué lo hacía, pero confiando en que había un muy buen motivo para ello— Freeze Bomber!

Una serie de misiles salieron de su cuerpo y colisionaron contra un Death Meramon, el cual estaba justo detrás del compañero digital del alemán, listo para arremeter contra él. Por suerte, XV-mon ya se encontraba a varios metros del suelo y el enemigo no contaba con alas para alcanzarlo. Una nube de polvo se elevó en el lugar y cuando se dispersó, lo único que quedaba ahí era un huevo con unas manchas extrañas. Sin perder el tiempo, el lobo metálico continuó con sus ataques frigoríficos antes de que los efectos de las cartas de su Tamer cesaran. Logró acabar con una buena parte de los enemigos que estaban rodeándolos, pero eso no fue suficiente porque cada vez aparecían más y más. Había un Pumon y varios Devidramon, Chamelemon, Dokugumon, Woodmon y Yanmamon por todo el lugar. Finalmente, el efecto de las cartas utilizadas desapareció por completo, dejándolos nuevamente donde habían empezado.

Mientras tanto, Holy Angemon utilizó un Heaven’s Gate para distraer a Pajramon y lograr que ésta se bajara del lomo de Vikarala, lo cual no funcionó, pues la oveja simplemente saltó y esquivó el ataque del ángel y volvió a su sitio. El cerdo, por su lado, intentó saltar un poco para quitarse de encima a su compañera, pero nada sucedió y el lugar se sacudió horriblemente, alertando a todos los presentes que estaban en sus cinco sentidos.

Soul Banish! —múltiples rayos de energía divina fueron disparados desde las manos del arcángel hacia donde se encontraba Pajra, teniendo mucho cuidado de no lastimar al Deva que estaba de su lado. Para su sorpresa, la oveja finalmente se dio por vencida y descendió el lomo del Boar al tiempo que esquivaba los ataques del Perfect—. Sé que no es mucho pero…

Justo antes de que terminara aquella frase, un dolor en su cuerpo hizo que se callara y se limitara a entumirse durante unos segundos, recordándole que estaba exigiéndose demasiado luego de haber sido atacado directamente. Antes de tener que regresar a su etapa Child, Holy Angemon concentró sus energías en sus alas y la expandió hasta Vikaralamon, usando su Heaven’s Heal para curarlo lo mejor posible.

Gracias —fue lo único que obtuvo por parte del animal, quien se encontraba completamente concentrado en su combate. Lanzó varios Bao Lun de distintos colores que colisionaron contra las flechas de su enemigo y continuó la pelea.

El ángel retornó hasta donde se encontraban todos los humanos y, antes de poder decir algo, cayó completamente agotado y herido por la batalla, regresando así a la etapa original de su especie.

Has hecho un buen trabajo, Patamon —dijo el escocés cuando lo tomó en sus brazos y lo acarició suavemente.

Pero la disputa no daba tregua, pues la pelea entre Metal Garurumon y XV-mon contra todos los demás, seguía sin terminar. Chackmon advirtió que si eso seguía así, en cuestión de minutos no iban a tener ningún tipo de escapatoria, comentario que puso a todos con los nervios de punta, con excepción del Shijin. Hokkyuu notó que los digivices de los presentes eran un D-Arc y dos D-3 así que se arriesgó y se acercó hasta el Child de Wilson.

Resistan, esto no se termina hasta que se termina —dijo el anciano y juntó sus manos, emanando una luz verde inmediatamente cuando cerró sus ojos y se concentró. El digisoul de éste era diferente al que habían visto los integrantes de Gungnir, ni siquiera Raisa había presenciado algo como lo que estaba pasando en ese instante. El Shijin tomó la luz verde y la colocó suavemente sobre el cuerpo de Patamon, como si se tratara de una especie de curación antigua proveniente de China o algún país oriental, o incluso al reiki. Poco a poco todos pudieron ver cómo el color de su digisoul comenzaba a desaparecer en el pequeño cuerpo del vacuna hasta que no quedó nada de él; parecía que había sido inyectado o algo similar—. Listo. Podrá pelear en cuestión de segundos.

Dicho esto, Patamon poco a poco fue recobrando la consciencia hasta estar completamente despierto. Para sorpresa de todos, la patata se levantó como si hubiese dormido más de doce horas, estaba repuesto y listo para luchar de nuevo. Otro choque que hizo retumbar el suelo llamó la atención de todos, recordándoles que la pelea entre Vikaralamon y Pajramon seguía llevándose a cabo, aunque esta vez ambos parecían estar en las mismas condiciones de peleas. La oveja ya se veía un poco magullada al igual que el cerdo, a pesar de haber sido curado levemente por el arcángel.

Prepárate para evolucionar, Patamon —el escocés tomó nuevamente su D-3 y lo utilizó para que Angemon apareciera. Esta vez no iba a evolucionarlo otra vez hasta su etapa Perfect, siendo consciente de que debían ser precavidos con la oportunidad que el Shijin les brindó.

Cuando el ángel terminó de transformarse, la esperanza parecía que había vuelto al pequeño grupo de humanos, pero fue tan efímera que parecía haber sido un sueño. Ahora sí estaban rodeados y la cantidad de Digimon que había era, fácil, la misma que al principio, sino es que un poco más.

Metal Garurumon no podrá mantener su evolución más de diez minutos —advirtió la rusa a sus compañeros de guild, los cuales se vieron preocupados ante la situación.

No va a ser suficiente… —se dijo a sí mismo en voz baja el escocés.

Maldita sea… —el pelinegro apretó sus puños sin saber qué hacer.

El latido de sus corazones pronto cambió. Sorprendentemente se sincronizaron, como si de una persona se tratase y no de dos. Ambos se encontraban en la misma posición y mirada, no querían darse por vencido y quedarse ahí, no cuando tenían tanto por hacer y decirse. Los D-3 de los dos, de un segundo a otro, vibraron y cambiaron de color, mezclando los de ambos dispositivos y desprendiendo la luz de la digievolución.


M Maiku IT'S JOGRESS TIME.
Cartas usadas: Powerful Will, Hyper Mugen Cannon.


STR: 75
ATK: 76
DEF: 75
VIT: 76
SPD: 83
EVO: 80
 
Última edición:

Maiku

Mr. Nobody
Registrado
5 Dic 2009
Mensajes
4,902
Ubicación
Homeland
Offline

A medida que el fulgor de la digievolución se extendía desde sus Digivice hacia sus compañeros, ambos humanos intercambiaron miradas confundidas, mas fue el Shijin quien se mostró contento con el resultado obtenido. ExVeemon y Angemon empezaron a brillar con mucha intensidad, siendo cada quien envuelto en una esfera que se achicó levemente para comenzar a girar cual espiral en torno a la otra, dejando una estela de luz detrás. Nóvikova, los Juttoushi y MetalGarurumon quedaron absortos con el proceso evolutivo, pues a juzgar por la cadena similar al ADN, supusieron que se trataba de la misteriosa Jogress Evolution. Tanto Ewain como el germano apretaron sus D-3 con fuerzas y los apuntaron instintivamente hacia el par de esferas danzantes, ocasionando que se fusionaran en una sola y estallaran en una circunferencia magnánima cegadora. Los Digimon enemigos quedaron atontados con la situación, inmóviles a la espera del resultado evolutivo, aunque su instinto más básico les indicaba que corrían peligro.

Por unos instantes, la batalla que protagonizaban los legendarios Devas pasó a segundo plano y la atención de todos los humanos se centró en el enorme par de alas moradas que emergieron. Asemejaban las de un ave, pero tenían rastros de agujeros y daños de combate, situación que se volvió más intimidante cuando dos brazos biónicos les acompañaron, seguidos de una enorme cola. Un rugido anunció la aparición del tronco del nuevo ser, elevándose por los cielos a una velocidad vertiginosa, tapando así la luz de las tres lunas con su enormidad. Blake sintió una leve opresión en su pecho con la figura diabólica que representaba el dragón sobre ellos, cuyos ojos ambarinos relucían cual cazador salvaje en torno a sus presas. Von Kaulitz tuvo una reacción adversa a la esperada por todos, asombrado por la imagen ruda que habían asumido sus Digimon, sonriendo levemente ante su presencia imponente.


Megadramon —identificó el lobo cyborg, mas no tuvo mucho tiempo de compartir sus conocimientos sobre el Perfect. Pronto volvió a retomar el combate, pues unos Woodmon se intentaron pasar de listos con la situación— ¡Cocytus Breath!

“Un Digimon dragón oscuro que se dice que cuenta con el poder más fuerte y perverso entre los Digimon cyborg del nivel Perfect” —leyó el escocés desde su DigiWindow— Sus habilidades especiales son Genocide Attack y Ultimate Slicer.

Genial —fue todo lo que dijo Hanz, algo ilusionado.

Espero que tenga ceso y no nos ataque —espetó Raisa, algo a la defensiva con la presencia de aquel ser.

¡Megadramon! —Gritó el alemán— ¡Acaba con los zombies!

Los afilados ojos del aludido se movieron hacia la alimaña que hablaba a sus pies, dibujando una sonrisa macabra con la orden, cosa que inquietó un poco a los presentes. Genbu no pudo evitar fruncir el ceño, preguntándose si aquel estado evolutivo era el correcto y no uno corrupto, mas su respuesta llegó cuando el cyborg volvió a rugir. Inmediatamente, la figura tenebrosa se deslizó por los cielos con una habilidad impresionante, cayendo en picada en dirección a unos desdichados Chamelemon y Dokugumon que encontraron su fin a manos de las ostentosas garras del dragón anaranjado. A su vez, el otro Digimon mecanizado se valió de sus habilidades superiores en combate para acabar con unos cuantos enemigos más, logrando que los mismos retrocedieran y los Tamers tuvieran una zona segura más extensa. Con aquella reacción del Jogress, todos se relajaron un poco, volviendo a centrarse en la guerra campal que se desataba en medio de la capital de File Island.

Nóvikova no tardó en girarse a ver a Vikaralamon luchar contra Pajramon, encontrándose con un par bastante magullado y exhausto, pero con las energías suficientes para seguir intercambiando ataques con una ferocidad excesiva. El cerdo alternaba el uso de su Bao Lun ofensivo con embestidas bastante rápidas y destructivas, aunque no tan veloces como los saltos y piruetas evasivas de su contrincante, quien se valía de su ballesta para contraatacar cada vez que podía. Si bien podría pensarse que el combate de ambos era algo monótono, los movimientos que ambos desplegaban, seguido de los temblores y explosione que cada fallo provocaba, eran fundamento suficiente para convencerse de lo contrario. La rubia se mordió levemente el dedo gordo, analizando con algo de aprehensión cada paso que daba Pajra, como si buscara alguna suerte de apertura para otorgar una mano. El tiempo corría en su contra, quizás no más de cinco minutos y debía buscar la manera de inclinar la balanza a favor del jamón serrano parlante. Wilson pudo adivinar los pensamientos de la chica apenas la vio concentrada en la lucha de los representantes del zodiaco.

Hazlo —la interrumpió—, nosotros cubrimos este lado.

El cerdo necesita apoyo —coincidió Blitzmon, siendo el único fuera de Wolfmon, que entendió las palabras repentinas del escocés. Nóvikova entrecerró los ojos en dirección a Wilson, insegura sobre la opción que le proponía.

¿Raisa, cierto? —el senil se acercó, sin pasar por alto la mirada llena de tensión que compartían los miembros de Gungnir— Estoy seguro de que Vikaralamon apreciará un apoyo, después de todo, estamos luchando para salvar File City. Si la situación sigue como está, los civiles corren más peligro que nunca.

Por un instante la mujer sopesó las palabras del anciano, cayendo en cuenta de que era bastante probable que hubiese más de algún desafortunado herido producto de las batallas que se estaban llevando a cabo. Una explosión proveniente del Genocide Attack de Megadramon la sobresaltó un poco, preocupándose por las consecuencias de una técnica tan avasalladora como esa en una zona urbana, pero fue una palmada en su espalda la que la hizo despabilar. Von Kaulitz le dedicó un gesto severo, uno que la incentivaba a dejarse de rodeos y que compartía sus sentimientos encontrados respecto a la situación. Se sonrieron mutuamente, para desgracia del escocés, quien no estaba coforme con la complicidad de ellos dos. Posteriormente, MetalGarurumon se replegó anunciando que no podría durar mucho más y, como consecuencia, los dos de ascendencia normanda sacaron naipes de sus respectivos cinturones.

Nóvikova fue la primera en moverse, caminando en dirección a los Deva para obtener una mejor visual mientras descubría su Lector de Cartas y deslizaba el primer eslabón de su estrategia. Cual sombra de su decisión, Von Kaulitz sacó su propio aparato y activó el mismísimo efecto invocado por la mujer: Lunacy. Ambos Digimon sintieron cómo el poder de Urd los embriagaba de un momento a otro, pero el combo de cartas no terminó ahí para el lobo, quien pronto pudo identificar la peculiar calidez que producía el Kuroi Haguruma en su cuerpo, llenándolo de energías para lanzar su último ataque. Reunió energía gélida en su hocico, esperando la señal de su Tamer para actuar. Por otro lado, MegaDramon aprovechó el boost para mantener a raya a los Adults y Childs que iban apareciendo, absteniéndose de causar mayores daños en el sector, a petición de Ewain.

Una esfera azul intentó capturar al escurridizo cordero, pero fue inútil. Vikaralamon ya comenzaba a resentir el cansancio por ocupar tantas veces sus técnicas especiales, consciente de que no ocurría lo mismo con su homólogo. Sin embargo, su sonrisa se ensanchó cuando pudo sentir un aura peculiar a sus espaldas.

Card Slash —murmuró Raisa, deslizando la tercera carta del combo—: Lag.

No hubo necesidad de mayor comunicación. Apenas la velocidad de Pajramon se vio brutalmente detenida, tanto el lobo mecanizado como el cerdo liberaron su ofensiva. Por razones de cercanía, lo primero que impactó en el enemigo fue la masiva esfera de energía carmesí del Deva gigante, seguida pocos segundos después por el Cocytus Breath potenciado del Mega. Un grito desgarrador fue emitido por la oveja, cuya figura desapareció envuelta en una humareda bastante llamativa, pues a pesar de ser negra resplandecía por lo fragmentos de hielo que pululaban en el aire. Gabumon cayó rendido por el cansancio, bastante agitado por haberse esforzado hasta el último minuto.

Hubo un silencio súbito entre los Tamers, que se vio drásticamente aumentado por el repentino cese de hostilidad digital, ninguno entendía bien si habían logrado su objetivo o no. Con todo, fue la estrepitosa risa de Hokkyuu la que se encargó de alivianar el ambiente, pues poco a poco los Digimon restantes en las cercanías de la zona de combate, empezaron a mostrarse confundidos por verse metidos en semejante desastre, abandonando cuanto antes el lugar seguramente devolviéndose a sus respectivos hogares. La confianza del Shijin se vio justificada cuando la polvareda que cubría a Pajramon se dispersó, desvelando a la misma inconsciente en el suelo, con restos de hielo en algunas partes de su cuerpo. Vikaralamon no tardó en echar a reír para acompañar a su protegido, denotando tener semejanzas bastante exageradas con el mismo, al menos en lo que se refería a su perspectiva calmada sobre las cosas. Los miembros de Gungnir no supieron bien cómo reaccionar, dedicándose a asistir a sus compañeros apenas los Juttoushi los sacaron de sus cavilaciones, pues MegaDramon no tardó en relajarse y volver a separarse en Veemon y Patamon respectivamente.

Apenas los humanos tuvieron a sus amigos entre sus brazos, obviamente con una sonrisa victoriosa marcada en sus rostros, notaron que el astro rey empezaba a hacer acto de aparición en el horizonte. Ya había transcurrido bastante desde el inicio de aquella alocada y adrenalinica aventura, una que seguramente daría un infarto a Jijimon cuando despertara y descubriera que gran parte del centro urbano se redujo a escombros. Sin embargo, por mientras, la situación parecía estar superada.

[]

Horas más tarde, la mayoría de la ciudad había despertado. Digital Security se movilizaba rápidamente, con ayuda de una brigada de paramédicos voluntarios, en orden a asistir a los diversos heridos que tuvieron la mala suerte de estar cerca de la zona del incidente. Genma se había encargado de conversar las cosas para la Central de Tamers, aunque eso no quitaba de encima la responsabilidad moral que sentía el sexteto de Gungnir, pues gran parte del alboroto había sido causado por ellos mismos. Por lo mismo, Raisa fue la primera en ir a buscar a Jijimon, fuera porque quisiera acordar alguna especie de colaboración con la reconstrucción de la ciudad o porque, al haber terminado el evento calamitoso, volvía a sentirse incómoda con la presencia de Ewain.

Por su parte, este último y el azabache se encontraban sentados fuera de un INN, mirando de reojo la enorme figura peluda frente a ellos. No tanto porque Vikaralamon les resultara fascinante, sino porque el borrego que tanto les había dado problemas, ahora yacía consciente sobre el lomo del Deva. Aparentemente, Pajramon había perdido la memoria sobre lo ocurrido y se mostraba avergonzada con la situación… dentro de lo que su personalidad le permitía.

¿No van a castigarle? —bufó Patamon.

Culparla de todo lo ocurrido sería una decisión apresurada —comentó el anciano—. Muchas gracias por la ayuda, jóvenes. Me alegra haber encontrado Tamers capaces de confiar ciegamente en el otro y sincronizarse a tal punto, como fueron ustedes —la ex pareja lo quedó mirando con incomodidad—. Atesoren lo que tienen, es la única riqueza que no se compra ni se vende. Se regala a quien lo merece.

¿Eh? Ya deja los proverbios, anciano —el aludido carcajeó, mas su único ojo reposó sobre el escocés, quien si entendió la referencia—. Supongo que es un hasta pronto.

En efecto —sonrió Vikaralamon—, quizás la próxima vez podamos conocer a todos sus amigos.

Gracias, Gungnir —fue todo lo que se animó a mencionar Pajramon.

Las tres figuras cuasi mitológicas abandonaron la ciudad luego de esa suerte de despedida, dejando al cuarteto algo descolocado con ello, pero lo suficientemente felices porque todo hubiera acabado. Obviamente, Veemon fue el primero en interrumpir la solemnidad melancólica del ambiente y propuso ir por crepas para celebrar. Para su mala suerte, Wilson se negó, aún receloso a la idea de compartir tanto con Hanz. Este simplemente guardó silencio… tal parecía que las cosas no iban a arreglarse con el paso del tiempo, tendría que hacer algo más.

Takerudark Takerudark terminamos.... TERMINAMOOOOS ;O; -saca el copete para celebrar-. Pase lo que pase, el punto es que terminamos ♥ no más odio en Hanzain.
Masaru Masaru please use some lube ;-; done.
 
Última edición:

"さあ、往こうか"
Supermoderador
Offline
Antes que nada, me gustaría pedirles a ambos una enorme disculpa por retraso, me dan ganas de explicar motivos y hacer un speech solo por venganza y sufrimiento (?) pero nah, let's get down to business

Narrativa

En líneas generales (y como de costumbre) no tengo muchos comentarios en este rubro, ya que ambos manejan una narrativa que, a grandes rasgos, considero que posee muy pocas (o nulas) imperfecciones. No obstante, posiblemente debido al peso de la A, noté varios deslices en ocasiones. Takeru, empezando por ti debo decir que sigo sintiendo el problema que he comentado anteriormente sobre la expresión de ideas durante las narrativas, ya que a veces colocas oraciones una tras otra seguidas sin conectarlas correctamente, o culminando párrafos abruptamente dejando la "idea al aire". Lo mismo van con los combates, en los cuales la mayoría se resume a "lanzó un ataque que el otro falló/recibió. lanzó otro ataque..." etc. Recomiendo una vez más que releas los párrafos a la hora de terminarlos y busques crear mejores conexiones, de forma que no se sienta tan... digamos, "heterogeneo" lo que escribes, ya que eso afecta la fluidez (y que evites coloquialismos en la narrativa como "Patamon trató de pincharla o algo".

Otro aspecto que me llamó la atención de ambos fue que hubo problemas en lo que se trató de narrar la cantidad y especie de los Digimon enemigo. Me explico, hubo varios momentos en los que los Digimon literalmente salían de la nada, como si siempre hubiesen estado ahí pero sin que sepamos en que momento aparecieron. Ejemplos de esto pueden verse principalmente en el primer combate (que inició con Harpymon y Coaltmon pero, repentinamente, Vikaralamon estaba peleando con otros Digimon más adelante) o en el final, en el que un DeathMeramon apareció por la espalda de XV-Mon, o dos Meramon esquivaron un Grace Cross Freezer de la nada. Ojo, no con esto quiero decir que digan todos los Digimon que están todo el tiempo, no obstante, si piensan hacer uso "especial" (mención) de alguno en la trama, recomiendo que muestren en que momento apareció, en lugar que se sienta que lo metieron ahí repentinamente para aumentar la tensión ("ah, si, ¿mencionamos que un DM se le coló a XV?", por decirlo de una forma). De resto no tengo observaciones, ya que la parte ortográfica estuvo idónea, con solo un par de errores de tipeo que acotar por parte de ambos.
Takerudark 20/25
Maiku 23/25

Interpretación

Empezando por el manejo de sus personajes, me agrada decir que (como de costumbre) el trabajo fue excepcional, demostrando como siempre lo bien que conocen al personaje del otro. También destaco el hecho de haber tomado en cuenta el momento del tiempo en el que se realizó el rol para usar la personalidad de Hanz pre-cambio del SA, ya que ayudó a mantener el sentido aún con todo el lío espacio-temporal que el evento causó. En cuanto a los NPC, el uso se mantuvo bien en líneas generales, no obstante hubo varios aspectos que iré mencionando parte por parte.

En cuanto a Genma: Ambos supieron mantener un buen manejo sobre la peculiar personalidad del Shijin (y por extensión, también de Vikaralamon), no obstante hubo varias situaciones en su entorno que me llamaba la atención. La primera (que podría considerarse una nimiedad) es la forma en la que durante un post de Take, tanto el Shijin como el Deva se referían el uno al otro únicamente por su epiteto/apodo (Genbu / Boar), algo que no me parece del todo lógico por el hecho que ambos tienen una relación de alta camaradería (Genma es el Shijin con la mejor relación con los Devas). A lo que quiero llegar es que, si son amigos ¿Por que se refieren con la formalidad de sus nombres? Poniendo un ejemplo en base a Gungnir, sería como que Ewain se refiriera siempre a Mai como Sylph, o Raisa a Ewain como Skadi, algo extraño considerando la relación que tienen. Hablando de esto, una cosa que me llamó la atención es como, en ocasiones, Genma parecía mucho más interesado en ver a los "tórtolos" pelear que en cumplir la misión con Vikaralamon, algo que se puede notar principalmente en la batalla final, donde el Shijin estuvo todo el tiempo observando a los miembros de Gungnir mientras el cerdo destrozaba casas para tratar de atrapar a Pajramon. Tomando en cuenta que Pajramon tenía sus capacidades mentales, Vikarala no es el más listo de los Devas, y el combate se estaba alargando (y destrozando) de más, me extrañó mucho que Genma no se molestara en dar apoyo estratégico a su Deva, dejándolo en segundo plano (De hecho, la única vez que se le vio atento al jabalí fue durante un post de Maiku donde maldijo cuando Pajramon logró atacar por la espalda a Vikarala, algo que no concuerda con su personalidad "impasible como una montaña"). Ya por último: En el quinto post de Take se ve como HolyAngemon vuelve a Child debido a la mezcla entre su cansancio y heridas, haciendo que Genma use su Digisoul para restaurarlo y lograr que, en cuestión de segundos, volviera "totalmente recargado". Recordemos que la Digisoul de Genma restaura únicamente la energía del que la recibe y por tanto, aunque si es válido que Patamon se sienta potenciado por ella y pueda volver a evolucionar, la Digisoul no curó sus heridas, por lo que esa restauración se sintió un poco más potente de lo debido. Esas serían las acotaciones sobre el Shijin las cuales, si bien por separado parecen nimiedades, la acumulación mermó un tanto de su uso del personaje, por lo que recomiendo tener las acotaciones por si vuelven a cruzarse con él (y que tengan un poco más de cuidado eligiendo las frases/proverbios, ya que hubo algunos como "Resistan, esto no se termina hasta que se termina" que no se sintieron propios de un anciano sabio/maestro chino

Ya dejando de lado a Genma, el otro uso que he de reprochar fue el de Raisa durante la Quest. Si bien es cierto que el FC la convierte en un NPC, no significa que por eso pierda importancia, ya que sigue tratándose del personaje de otro usuario. Hago mención a esto porque la interacción de/con Raisa al momento de su llegada fue casi nula, usándola (a MetalGarurumon) más que todo para hacer volar misiles por doquier sin molestarse ni un momento en tratar de comprender que estaba pasando o quien era el Pumba o el viejo (y viceversa, ya que las presentaciones fueron omitidas de tal manera que Genma supo el nombre de Raisa sin que nadie se lo dijera, aunque no los regaño tanto por esto ya que ella es una heroe del CB, y por tanto un Shijin tiene sentido que la reconozca). Aunado también al uso de Raisa (y extendido momentaneamente a Ewain y Hanz). Si vieron que estaban totalmente rodeados y que un solo Ultimate y dos Adults no podían con la infestación zombie, ¿por qué nadie sugirió usar a los Juttoushi? Off-rol lo comprendo porque iban a hacer la Jogress, pero in-rol no había una justificación feaciente más allá de "nadie lo pensó". Para culminar acoto el uso del Card Slash: Raisa es alguien que le desagrada ese estilo de lucha, usándola únicamente como último recurso, por tanto me extrañó que durante el combate hiciera uso de varias de buenas a primeras, en lugar de recurrir primero a otros medios como las DM (las cuales prefiere)

Ya como último comentario acoto algo mencionado por Maiku en su último post: Al momento de vencer a Pajramon empieza a amanecer, señalando que había acabado la noche. Ahora, si bien esto es algo hecho por simbolismo/no tiene influencia en la Quest porque ya todo lo importante había terminado, es algo que pierde un tanto de lógica si se toma en cuenta el inicio, donde Ewain estaba comprando las cosas para la cena que Phil le pidió. Juntando ambas escenas y colocando el amanecer a las 5:30~6 am y las compras entre las 7~8 pm, eso significaría que estuvieron cerca de 10 horas con Genma, algo imposible puesto que en ningún momento de la misión se sintió ese paso del tiempo tan grande, y de haber ocurrido habría sido imposible que mantuvieran sus energías tanto. En fin, como mencioné antes la mayoría de los aspectos aquí expuestos no son muy graves por su cuenta, sin embargo la acumulación causó que el rubro quedara bastante afectado, y es por eso que se les aconseja tener más cuidado con los detalles en el futuro, en especial con misiones peligrosas. 17/25

Realismo
Empezando por este rubro, una de las primeras cosas que me llamó la atención fue el inicio (los primeros 3~4 posts) de la Quest, donde honestamente sentí que el trayecto estaba siendo muy tranquilo para el grupo. Me explico, durante todos esos posts describía que habían alaridos de salvajes cercanos, sin embargo los únicos que acercaron fueron Harpymon/Coaltmon y el otro grupo salido de la nada, de resto no tuvieron muchas eventualidades hasta que decidieron hacer volar a Vikaralamon con el combo de cartas. Si bien entiendo que esto lo hicieron para no agotarse tan rápido (eran dos Expert después de todo) habría que tomar en cuenta que, siendo Vikaralamon tan grande, torpe y ruidoso, me sorprendió que no atrajeran más Digimon con solo caminar hasta el momento en que llegaron donde Pajramon.

Ahora pasando a notas más específicas. Take, en tu caso me extrañó un fragmento en el que Vikaralamon salvó a una chica inconsciente de un Devimon que estaba a punto de atacarla. El motivo de esto es el método: para hacerlo, Vikaralamon atacó con su Bao Lun, una esfera de gran tamaño que, inexplicablemente, alcanzó al Digimon pero no a la chica que tenía justo a su lado (en el suelo), la cual fácilmente debió ser sido afectada/herida/muerta por la técnica también. Pasando a las batallas no tengo mucho que acotar que no haya sido dicho en Narrativa, no obstante si hubo dos situaciones que me llamaron la atención: La primera fue el manejo de la DM de Kabuterimon, la cual Hanz usó para proteger a XV-Mon de un ataque. Si bien la orden dada fue correcta, hay que tomar en cuenta que la DM aparece junto al Tamer y no se mueve hasta que recibe la orden, por tanto es imposible que se materializara frente a XV (que estaba en el aire) o que tuviera tiempo de alcanzarlo en vuelo. Algo similar pasó con Raisa: Ewan le escribió por el D-Terminal en el post, y en cuestión de menos de tres minutos Raisa ya había aparecido para salvarles justo a tiempo. ¿No fue como que muy... rápido? Aún si sabía donde encontrarlos (que no se especficó en la narración), Raisa tuvo que haber recibido y leído el mensaje, evolucionado a MetalGarurumon y luchar/evadir quien sabe cuantos Digimon para llegar a ustedes, por lo que considero que su llegada debió tomar más tiempo.

Maiku, por tu parte me llamó un tanto la atención la escena del Vikaralamon volador. Durante esta, describes que gracias a él no les costó llegar a la torre porque nadie reparaba en su presencia o simplemente los ignoraban, algo que considero exagerado considerando que A) los Digimon "zombies" eran agresivos" y B) es... bueno... un gigantesco puerco volando por la ciudad con cuatro alas enormes para elevarlo, dudo mucho que alguien no lo note si le pasa cerca, incluso si no están en la misma calle. Por último (hablando del tamaño del puerco volador) me extrañó que pudieran evadir a tiempo las flechas del ataque inicial de Pajramon, tomando en cuenta que, aún con las alas, es muy dificil maniobrar lo suficiente para que un objetivo tan colosal pueda esquivar las flechas de un oponente más pequeño y, sobre todo, preciso.

Para culminar (y esto es para ambos) considero que la batalla contra Pajramon se extendió más de la cuenta en cuanto al "Status Quo" ya que, si bien e cierto que Vikaralamon tiene una defensa sobrenatural a causa de ser un Deva, no podemos olvidar que Pajramon también tiene alto poder por lo mismo, lo cual la pone en una clara ventaja si tomamos en cuenta lo gigante y fácil de golpear que es Vikaralamon. Considero que, aún con estampidas, el cerdo duró bastante más de la cuenta en buenas condiciones, esquivando flechas con regularidad de manera que no es creible para alguien tan torpe (y que, si bien podría justificarse diciendo que usó Bao Lun verde para curarse, el hecho que nadie lo mencionara pone en duda esa teoría). Ya por último, ¿No fue muy conveniente que apenas Pajramon cayera todos los salvajes volvieran a la normalidad y se retiraran solos? Tanto la SideStory como el perfil de Pajramon nos revela que ella no era la responsable sino otra victima, y que no posee técnicas hipnóticas (solo somníferas) por tanto, vencerla debió despertar a los Tamers y Digimon de la ciudad (como se dijo en el Dato Extra), no hacer que todo se resolviera inmediatamente. Tomando en cuenta lo cansado y al límite qu eestaban, considero que este fue un error pesado, ya que fue realizado para salir "rápido del problema" que tenían a la mano. 15/25

Desarrollo
Bien, llegado a este punto no me queda mucho que decirles que no haya sido mencionado anteriormente. En líneas generales considero que, para el nivel de dificultad y los (relativamente) pocos recursos que tenían manejaron bastante bien la Quest, enfocándose en Genma y en la relación de sus personajes aún a pesar de la discusión que manejaban. No obstante, tomando en cuenta los errores que les mencioné, y la fluidez de como se desarrollaron los hechos, sentí que no se le sacó del todo el potencial. La Quest en un inicio parecía que tendría un desarrollo progresivo, iniciando tranquilo pero creando momentum continuo hasta un gran "climax", no obstante no fue del todo así. Si, la tensión subió, pero el hecho que los primeros cuatro~cinco post fueran tranquilos y el resto fuera friggin pandemonium hizo que el cambio se sintiera abrupto y apresurado. El asunto de la Torre había sido sugerido en un inicio como una explicación para hacer trama/explicar como el Vanihjvala había afectado en toda la ciudad, sin embargo al final fue reducido a solo una justificación para saber donde encontrar a Pajramon y no se mencionó más. Al final ¿De verdad la torre era el motivo o solo fue coincidencia? Sumándole lo dicho sobre la pelea de Devas alargada más de la cuenta y lo "estático" que se sintieron las personalidades/relaciones/evolución in-quest de los personajes (Jogress aparte), considero que se pudo haber manejado mejor la trama y su impacto en los personajes (en especial en cuanto a Raisa, que solo estuvo ahí para golpear y ver la Jogress; y lo de los zombies que volvieron a la normalidad muy repentinamente). Tratándose esta de una Quest A, una oportunidad de convivir y aprender de un Shijin y una situación que los pudo hacer crecer más individualmente o como equipo (cambio de Hanz aparte porque eso fue pre-A) creo que tuvo bastante potencial que le faltó por explotar. No se me malinterprete, fue un buen trabajo tanto para manejar el peligro como para controlar a un personaje bastante complejo, no obstante considero que, para la próxima, les puede ir aún mejor. 20/25

Nota: Take [72/100] Maiku [75/100]
Paga: 505 Bits (Take) 525 Bits (Maiku)
EVO +1 a V-mon y Patamon
Fama: +4 a ambos
Stats: +2 ATK, 1 VIT a Pata y Vee
Blast Gauge: 35% a V-mon

- Gastada la Friend Call de Ewain a Raisa
- Gastado el multiplicador de Quest de Ewain
- La próxima vez que usen una PJ ya cambiada/obsoleta ponganla acá, joeh >_________________>

Takerudark Takerudark M Maiku again sorry por la tardanza, pagas asignadas
 
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba Pie