Original Fic GAME, SET AND DOUBLE FAULT! -6-

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,202
Offline
O-O- Y seguimos con esta historia!! Y veremos el lado cursi de la riquísima Nek -O-O

-O-O Antes de leer te recomiendo pasar por esta historia:





Era un día ideal para salir, un poco de brisa, el cielo algo nublado y sin clases, todo se prestaba para un día de campo en el parque, ocurrencia de Augustine para que las amigas se juntaran pues sentía algo de fricción desde que se enteró que Sinistra y Helena rompieron su noviazgo, aunque se llevaban bien podía presentir que al menos la gemela no parecía estar con el humor de siempre.
Comida y bebida para todas, seguro eso ayudaría a que todas la pasaran bien, el ánimo de Augustine contagió a su sobrina y por ende a las parejas respectivas de ellas y todo lucía ir bien, Helena y Gigi hablaban sobre el último libro que leyeron, Sinistra dormía sobre las piernas de su hermana y Kashmir jugaba poker con Aug, Paty y Reilly.


— Es una pena que no vinieran Rosary y Magnolia ¿Qué hay de Oly y Majo?


— Oly me dijo que no tardaban en llegar, de las otras creo que ya sabemos por qué no vienen.


— Esas dos sólo piensan en dormir y tener sexo, es normal que no quieran salirse de su casa.



— Tengo entendido que andan pensando en casarse — Comentó Paty provocando un rubor completo en su tía.


— ¿Qué? ¡Pero si son muy jóvenes!



— ¿Qué no tu mamá se casó más joven que nosotras?



— Si, pero fueron otras circunstancias… Recuerda que estaba embarazada de mí.



— Nadie entiende a ese par, aunque la que me tiene más confundida es ella — Señaló Reilly a la chica que dormía.



Sinistra había sorprendido a todas desde hace unos días con su cambio de look, aquella que siempre anduvo de botas, pantalón, chaqueta y actitud punk, de repente usaba faldas, blusas, playeras y mocasines, dejando ver que no sólo en el tono de cabello, busto y cicatriz tenía diferencias con su gemela, era cinco centímetros más baja de lo que aparentaba.



— Aún no sé por qué se viste ahora así.



— Seguro es por lo clásico de cambiar de estilo al terminar una relación — Comentó Gigi a Helena quien viró sus ojos hacía otro lado.


— Para nada, Siny de repente se puso en el papel de querer ser un buen ejemplo para las hijas de Luca.



— ¿Luca?



— Es el novio de mi sue… De la señora Mirta — Respondió Helena por la duda de Aug —. El señor Luca tiene tres hijas pequeñas.


— Como las cosas van viento en popa entre ellos y planean vivir juntos, Siny desea ser una buena hermana con ellas, así que empezó cambiando algunas cosas de ella.



— Pero la ropa no tiene nada que ver.



— Lo sé, yo se lo dije pero me dijo que le alegraba ver a mamá sonriendo cuando viste así.



— Nunca pensé que Sinistra pudiera ser alguien tan dulce.



— ¿Y qué hay de ti? — Preguntó Paty viendo como Destra sacaba la lengua —. Mejor no pregunto.


— Yo soy buen ejemplo para ellas, además que no puedo mentir, se ve linda así.



— Destra, dinos la verdad.



— No se te pasa nada jaja… Si, últimamente ha andado algo triste… No es nada contra ti Helena.



— ¿Y por qué me mencionas?



— Por si piensas que te extraña — Dijo Destra acariciando el cabello de su hermana mientras dormía —. No lo sé, tiene días que ha estado algo triste, no me quiere decir por qué pero sé que lo único que necesita es tiempo y sabe bien que estoy para ella cuando quiera.


— Que linda eres Destra, es tan dulce de tu parte que te preocupes así por tu hermana.



— Sería lindo si no supiéramos que tú y ella hacen eso.



— ¿Eso? Oh… ¡Sacrilegio!



— No la perdonas Gigi, no seas celosa.



— Si claro.




Cerca del grupo, dos chicas peliazules y una rubia platinada caminaban hacía su dirección, Oliva no esperaba que su prima quisiera acompañarla a ese día de campo y menos que trajera un pequeño regalo en su bolso, mismo que alcanzó a ver cuando bajaron de su coche.



— Parece que vinieron todas menos Magnolia y Rosary.



— No me sorprende, solo viven pensando en dormir y en tener sexo.


— ¿En verdad no les molestaré? — Preguntó Nek dudando un poco de avanzar pero Oly movió su cabeza para invitarla a seguir.


— Ya te llevas con ellas y les caes bien.


— Y si ocupas un tema para hablar está el tenis, Paty y yo pensamos competir en el torneo de dobles de la escuela, nos dio confianza el torneo pasado.


— En realidad, quería platicar con la gemela, Sinistra.



— ¿Y eso?


— Nek no ha dejado de preguntarme sobre ella desde el concierto — Comentó Oly mientras caminaban hacía el picnic.


— Sigo sorprendida, nunca pensé que una prodigio de la música estuviera tan cerca de nosotras, alguien con su habilidad debería de estar en la Nacional de Santa Cecilia.


— No sabía que fuera tan buena.



— Ni yo que supieras de música clásica — Dijo Oliva al ver que su prima estaba algo emocionada, eso le hacía pensar si era sólo por la música —. Aunque creo que eso es pretexto para sólo verla.


— Hola chicas, pensé que no vendrían.


— Le mandamos un mensaje a Kashmir que ya veníamos.


— Se los dije.




Desde que Nek fue al concierto, no había podido sacarse de la cabeza a Sinistra, sentía que le debía mucho a su interpretación con el chelo. En uno de los peores momentos de su corta vida, su música le hizo sentirse esperanzada, con la confianza de poder levantarse y seguir, pero al mismo tiempo se sentía en deuda con esa chica, ver esos ojos tristes de aquella noche le hacían querer compensarle de alguna manera o al menos sacarle una sonrisa con un pequeño detalle.


— Buenos días, traje galletas y jugo.



— ¡Gracias Majo, vamos tomen asiento!


— Yo traje más cerveza.



— Esa es la actitud, Oly — Dijo Reilly estirando su mano para tomar una lata que ofrecía su amiga.


— Buenos días chicas.


— Buenos días, felicidades por la final de la semana pasada.



— Gracias — Respondió Nek sentándose sobre uno de los manteles mirando disimuladamente a Sinistra que dormía en las piernas de su hermana —. Aunque el verdadero reto vendrá en los singles.


— Así es.



— ¿Piensan participar?



— Solo yo, Marjorie no se siente del todo segura.



— No tengo tanta practica como Paty y menos como tú, por eso prefiero esperar, practicar un poco más y esperar — Comentó Majo mientras la peliazul la miraba y luego echaba la mirada hacía Sinistra y la devolvía al instante.


— Si, se entiende, es mejor jugar cuando una se siente segura de que hará un buen desempeño.


— Nek, toma lo que gustes, eres parte del grupo.



— Gracias Augustine.


— Aug, todas me dicen así — Sonrió la joven mientras le daba un plato a Nek para que se sirviera.


— Le gusta que le llamen así porque fue el primer mote que le pusieron y se lo puso Kashmir.


— ¡Destra!



— ¿Qué tanto gritan?


Sinistra despertó tapando su boca al bostezar, por la cara sonrojada de Augustine supo pronto que fue ella la que gritó de repente y seguro alguien la hizo pegar dicho grito, la sonrisa de su hermana era lo que necesitaba para saber quien fue la provocadora. Sinistra notó que la mirada de alguien en el grupo estaba fija sobre ella, se trataba de Nek, la prima de su amiga Oliva que la conocía por las veces que iba al departamento de Kashmir.


— Buenos días.



— Hola… Si que tenía sueño — Respondió Sinistra acomodando su falda para sentarse correctamente.


— Si gustas duerme más, nosotras le tapamos la boca a Aug si vuelve a gritar.



— Destra, deja de molestarla.



— Es broma Kashmir, pero hasta tú te diviertes haciendo que grite de la pena.



— Sinistra Bovard — Dijo Nek sorprendiendo a la gemela porque era llamada de manera muy formal.


— Solo Sinistra o Siny, suena raro que digan mi apellido.



— Está bien, quería darte esto.



Nek dudó un instante en si darle ese obsequio o no, la mano de su prima sobre su hombro le dio algo de ánimo y sacó una pequeña caja de regalo que le dio en la mano a la gemela que no entendía que estaba pasando pues no tenía presente algún motivo para el regalo.


— Eh, gracias… ¿Me perdí de algo?


— Es una forma de agradecerte lo que hiciste por mi.



— Desde cuando mi hermana y tu prima son tan cercanas — Susurró Destra a Oly que encogió sus hombros en señal de no saber de que hablaba.


— No recuerdo haber hecho algo por ti.



— Fue tu música… Ese día que tocaste en el concierto, fue tu interpretación la que me hizo sentir mejor después de tener el peor día de mi vida, no me sentiría a gusto sin agradecértelo — Dijo Sinistra sorprendiendo a varias por el comentario.


— ¿Concierto?


— Sinistra toca muy bien el chelo.



— Decir eso es poco, es una prodigio, no había escuchado a una chelista con una interpretación tan auténtica, perfecta y cautivadora.



— No es para tanto.



— ¿Por qué no lo dijiste antes? — Preguntó Aug mientras Sinistra miraba el regalo y luego miró a Helena que parecía estar algo celosa por el obsequio.


— No me gusta que me presionen, antes tocaba por diversión pero luego la gente empieza a presionarte por lo de ser una prodigio y yo sólo quiero estar tranquila, si toqué ese día fue porque mamá quería verme tocar en un auditorio de nuevo.



— La directora de la orquesta fue quien descubrió a Siny hace nueve años y es la que no deja de joder con que entre a Santa Cecilia.



— ¡Debería! — Dijo Nek sin pensarlo calmándose de golpe al dejarse llevar por su emoción —. Disculpen, es sólo que alguien con tu don debería de estar en un lugar donde sepan reconocerlo.


— Gracias por el regalo y todo eso que me dices pero ya lo dije, sólo quiero estar tranquila… Sé que algunos pueden decir que desperdicio mi “don” pero al final, es mi vida ¿O no?



Nek podía verlo, esos ojos tristes que vio aquella noche en el concierto “es mi vida”, justo los pensamientos que la peliazul estaba atravesando desde que se desilusionó con Desire, tomar el control de tu vida y no preocuparte por lo que digan de ti, recordar que aún eres joven y eres tú la dueña de tu destino, aquella joven de ese gran lunar en forma de luna en su ojo izquierdo parecía sufrir las mismas dudas.


— Espero que pronto encuentres esa paz que necesitas… Y si necesitas platicarlo, me encantaría escucharte — Dijo Nek dejando a todas las chicas sorprendidas.


— Gracias, Nek ¿Cierto?


— Si.



— Ou, ou ¿Tu prima está insinuándose a mi hermana? — Preguntó Destra al oído de Oly que volvió a encoger sus hombros.


— No lo creo, creo que Nek en verdad se siente en deuda con ella.



— No podré sentirme tranquila sin saber que tú lo estás, no cuando tú me ayudaste.



— Me apena que pienses así de mi, no creo que me debas nada — Sonrió Sinistra sonrojándose un poco mientras miraba el regalo.


— No sabía que comprarte, pero vi que te gusta andar en moto así que…



Sinistra abrió el regalo y miró un pequeño chelo de cristal templado con un aro de llavero para sus llaves de motocicleta. La gemela no pudo evitar dibujar una pequeña sonrisa en su rostro, era un lindo detalle que por la mirada de esa chica se notó que lo hacía con la mejor de las intenciones.


— ¡Qué bonito!



— Gracias por el detalle.


— Sé que apenas te dirijo la palabra cuando nos cruzamos pero… Me encantaría conocerte mejor — Dijo Nek mientras Destra se emocionaba al imaginar que esa sensual chica estaba interesada en su hermana.


— ¡Dile que si!



— ¿Qué si que?



— Hablo de conversar un poco más, me gustaría saber más sobre la música clásica y si no es mucha molestia, ver tus presentaciones.



— No es como si esté en la orquesta — Habló Sinistra tallando su nuca algo apenada por la insistencia de esa bella chica —. Pero Okay, si quieres preguntarme algo te respondo aunque tampoco es como si fuera fan, fan lo que se dice.


— Gracias.


— ¿Más tranquila?



— Si — Contestó a Nek a su prima mientras las chicas miraban el regalo que tenía Sinistra en sus manos —. Podré empezar a entrenar más relajada.


— Que bueno.



— Y me alegra ver que le gustó el regalo.




Nek miraba fijamente a Sinistra que tenía en sus palmas aquel regalo, cruzó su mirada hacía ella por un instante para mostrarle una pequeña sonrisa antes de guardar el llavero y acomodarse bien en el mantel para empezar a comer.
El primer paso para enfocarse en el torneo que se aproximaba había empezado, agradecerle a quien le trajo ánimos para superar lo que pasó con la chica que quería, pero al mismo tiempo, iba naciendo el deseo de lograr de alguna forma ayudarla de la misma forma ¿Había una manera de hacer que esa chica pudiera levantarse tal cual lo hizo ella?




-O-O A Nek le gusta esa chica jaja a mi no me engaña ¿Qué deparará para estas dos? Chanchanchan



1618270605263.png

O-O- Ay que sabrosa muchacha jaja.

-O-O y nuestra linda Sinistra alias Siny.

1618270848362.png
 

تالف و مكسور تماما
Moderador
Offline
¡Qué cuerpo el de Nek! (obvio es lo primero que tenía que decir jaja).

Nek se ve como una persona que sabe lo que quiere y toma medidas al respecto. ¡Cuidado, Sinistra! xD
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,202
Offline
¡Qué cuerpo el de Nek! (obvio es lo primero que tenía que decir jaja).

Nek se ve como una persona que sabe lo que quiere y toma medidas al respecto. ¡Cuidado, Sinistra! xD
Aprendió a la mala, ahora no va a repetir el mismo problema ~O-O jaja, Sinistra es muy linda, necesita mucho amor en esos momentos jaja.
Nek fácil es de las más buenorras de las historias de Wolfito jaja ~O-O
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,202
Offline
Y Sinistra (ahora con falda) tiene aspecto de dejarse querer jaja
Tiene una carita muy linda, cuerpo delgadito, es un poco más baja que ella y se ve que es tranquila en realidad (Se mencionaba mucho que su hermana le daba cuerda y ella La imitaba) ~O-O ya sabe que no debe de dudar y tiene que pensar bien que quiere con Siny porque eso de conocerla más es puro cuento jaja.
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,202
Offline

O-O- SIGAMOS!!



DOUBLE (2)


Con los ánimos levantados tras dar el obsequio que tenía días guardando para esa chica, Nek se sentía llena de energía para poder entrenar, con su equipo en mano y con el clima que seguía siendo ideal, sólo bastaba llegar a las canchas de su academia para poder empezar.
Al caminar, su mente le trajo la imagen de esos ojos tristes, el rostro lindo y delicado de Sinistra con una mirada perdida, como si estuviera en otro tiempo y espacio, con una voz algo quebrada y suave, como si fuese herida por una ilusión, todo eso le llevaba a pensar que era de esas chicas que necesitaban sólo un abrazo y decirle que todo estaría bien para tratar de aliviar su dolor. Más pensaba en Sinistra y más entendía que lo que ella vivió debía ser más triste que su capricho hacía Desire, pues eso era, un mero capricho de alguien que no fue capaz de pelear por lo que sentía, pero ¿Qué podía llevar a hacer que alguien como esa chica pareciera incapaz de cerrar sus heridas?
Mientras iba ingresando a la academia, pudo ver a una decena de metros a Thea, quien le saludó desde esa distancia, por sus ropas y el equipo que llevaba parecía que había regresado al equipo de softball. La peliazul no sabía como dirigirse a ella, ya no estaban como pareja de juego pero se prometieron seguir tratándose como amigas, aún así no sabía muy bien de que hablar, tal vez eso lo supo ella pues se acercó estirando su mano para saludar.



— Hola.


— ¿Cómo has estado?



— Bien ¿Y tú?


— Pues ya estoy de regreso, ayer terminé el registro y unas condiciones que me dejaron para el regreso al equipo.



— Que bien.



— ¿Y tú? Alguien me contó que te animaste a verla — Sonrío Thea notando que Nek se apenaba un poco y al mismo tiempo fruncía su mirada porque hablaran de lo que hizo.


Nek torció un poco sus labios al saber que alguien le contó a Thea sobre lo que hizo, sabía que a ella no le gustaba que hablaran de más o a sus espaldas pero si lo mencionaba de esa manera, significaba que no dijeron nada malo. ¿Debía seguirle a la platica? No sería nada malo, quizá ella sabía más sobre Sinistra, después de todo era amiga de su prima y pasaba más tiempo a su lado por los convivios consecutivos que hacían en el departamento de Kashmir.


— Pensé que no te prestabas a esas cosas.



— No me gustan, pero no dijeron nada malo de ti, sólo que las visitaste.



— Adivino, te lo contó tu prima.



— Le sorprendió verte sin que estuviera yo ahí y que le dieras un detalle tan lindo a ella.


— Fue sólo un detalle.


— En verdad es bonita, creo que se ve mejor con la ropa que usa ahora ¿O no? Es de tu tipo — Dijo la chica de ojos ámbar al sacar su celular para mostrar las fotos que estuvo tomando Augustine a todo el grupo —. Luego nos juntaremos en la tarde, mi cuñada insiste en que te invite.


— ¿Cuñada?



— Así empezó a decirme Aug.



— Esa chica es algo rara… Me trata como.


— Si fueras su amiga de toda la vida.


— Si, es raro encontrar a alguien tan amigable, me recuerda un poco a… — Iba a mencionar Nek a Desire pero prefirió callar.


— ¿Quieres ir?


— ¿A donde?



— Nos juntaremos a ver películas, puedes darte una vuelta al departamento.


Nek pensó en esa pregunta, que Thea la invitara a su casa era señal de que su amistad no se distanciaría por cambiar de actividades deportivas, pero no sabía si era bueno ir siendo consciente de que estaría atenta a platicar con Sinistra cuando apenas intercambiaban palabras, sería forzar el conocerla y de seguro eso le causaría incomodidad, no obstante la curiosidad de saber más sobre esa prodigio le picaba mucho, conocer que llevaba a alguien con sus dotes poder manifestar sus emociones a ese nivel en la música.


— No lo sé.


— Irá ella.



— Que vaya ella no significa que quiera ir yo.


— ¿Segura?


— No quiero que piense que soy una molestia — Habló Nek siendo más sincera y reiniciando su caminado siendo acompañada por Thea.


— No creo que seas una molestia, recibió tu regalo con una sonrisa.


— No pensaba que Kashmir fuera una chismosa.



— Un poco, sólo me lo cuenta porque está agradecida contigo.


— ¿Conmigo?



— Por animar a su amiga — Sonrió Thea haciendo que Nek sonriera un poco al escuchar eso —. Aunque no lo aparenta, Kashmir se preocupa mucho por sus amigas, todas han intentado animar a Sinistra así que cualquier ayuda es bienvenida.


— Entonces… En verdad la está pasando mal.


— Si, pero de eso prefiero no decirlo, ya es algo más personal.


— Lo entiendo.



Ambas llegaron a una división, hacia la izquierda las canchas de tenis y a la derecha los estadios de baseball y softball, Nek parecía aún algo dudosa pero la mano de Thea en su hombro la relajó, conocía por qué estaba dudando en avanzar y sabía que podía superarlo.



— Ellas estarán ahí.


— Lo sabemos, pero decidiste dejarlo por la paz.


— Si… Aún quiero a Desire, pero sé que es feliz al lado de esa tipa, no quiero estar con cara de enojo sólo porque me cae mal, no sería justo para ella.



— Además, parece que ya tienes a alguien más en tu mente — Dijo Thea provocando que Nek frunciera su mirada — ¿Qué?


— No es lo que piensas, sólo estoy agradecida por lo que su música hizo por mi, no deja de ser inspirador que aún con lo triste que se ve pudo presentar una melodía tan bella.



— Ojos tristes.


— ¿Eh?



— Nada, me recordó a una canción del siglo pasado que me gusta mucho — Sonrió Thea palpando el hombro de Nek —. Eres fuerte, superarás lo de ellas y sé que te llevarás bien con Sinistra, sólo no vuelvas a caer en desesperación.


— Lo sé, no quiero volver a tener un reporte en la dirección.


— Tuviste suerte que pensaban llevarse esa máquina a mantenimiento porque no funcionaba.


— Si — Río un poco Nek mirando a su amiga.


— ¿Irás?


— Lo pensaré, quiero aprovechar el tiempo que pueda para entrenar.


— Bueno, tengo que irme.



— Espera… Thea ¿Qué le pasó? — Preguntó Nek al ser vencida por su curiosidad —. Sé que no te gusta hablar de otros a sus espaldas pero.


— Ella terminó con su novia, Helena y ella habían salido antes y no sé por qué se separaron, duraron un poco juntas al regresar pero terminaron hace unos días.



— No entiendo ¿Por qué volverías con una persona con la que no funcionó una vez?



— Ni idea, sabes que a veces el amor es tonto — Dijo Thea mirando seriamente a Nek —. Si te cuento esto no es para que lo digas a todos, es porque en verdad veo que te preocupas por ella.


— Gracias.



— Y sabes, creo que se verían bien juntas.


— No empieces.


— Es una broma, pero si tú lo deseas, no será broma — Mencionó Thea mientras Nek apartaba un poco la mirada por el comentario — Nos vemos.


— Suerte.


— Suerte.



Ambas se despidieron y cada una se fue a su disciplina, Thea confiaba en que Nek saldría avante de lo que confrontaba y esperaba que se diera cuenta que lo que tenía por Sinistra era una especie de amor a primera vista, pero sabía lo testadura que era, por su parte tenía que ver como fluía la relación con sus excompañeras de equipo, ya eran casi dos meses que fue expulsada del equipo y pensaba en que debía ganarse de nuevo a todas.



— Bien, estamos de regreso.



Thea estaba frente al estadio donde practicaban Softball, dos meses parecían poco tiempo pero para ella fueron años, por fin regresaba a su disciplina favorita y no iba a volver a echarlo a perder por provocaciones o temperamento, esa distancia le ayudó a reflexionar más sobre sus actos y a controlarse mejor, esta vez se aseguraría de enfocarse tal cual lo hacía propiamente Nek en el tenis.


— Era cierto ¡Volviste!



Thea estaba de vuelta en la cancha de softball donde ya había dos chicas practicando, después de ella eran las otras jugadoras que se tomaban en serio los entrenamientos. Una rubia y una chica de cabello azul teñido dejaban de dar algunos pelotazos para acercarse a la morena que las saludó de beso en la mejilla, mostrando una sonrisa enorme por volver a su disciplina favorita.



— ¿La pasaron bien sin mí?


— Al menos debías darte unas vueltas.


— Saben que estuve algo ocupada… ¿Y eso que te teñiste el cabello Nathie?


— Anda de moda — Dijo la peliazul mientras la rubia se acercaba a Thea para hablarle al oído.


— Se lo pintó porque vio que estabas con esa chica bonita del tenis y le dio celos.


— No son celos, sólo me gustó como se ve ¿Okay?



— Okay.



— En verdad se sentía raro estar aquí sin ti — Habló Nathie viendo la sonrisa de Thea —. Rafaella es insoportable cuando no estás.


— Oye, es que no me llevo bien con las demás y no tengo de otra que platicar contigo.


— Me alegra que sigan llevándose bien.



— Por cierto, que sorpresa nos diste a todas, no sabíamos que jugabas tan bien tenis.


— Ni yo — Sonrió Thea mientras caminaba hacía las bancas seguidas por sus compañeras —. Fue gracias a Nek que pude ver que se me da también el juego blanco.


— Y ella… ¿Qué es tuya?




Rafaella sonrió al ver que Nathie era bien obvia, ya le sabía que desde la secundaria le gustaba Thea pero no se animaba a decir nada, entre su novio y ella la animaban a decírselo pero ella insistía en que estaban locos por insinuar eso, no obstante, era tan evidente que no sabía si su compañera ya lo sabía o simplemente lo ignoraba al estar sólo pensando en jugar.


— Somos amigas.



— Que bueno — Sonrió Nathie actuando de manera positiva —. Es bueno que después de jugar por ese tiempo queden como buenas amigas.


— Si, espero en la tarde vaya a la casa, pero lo más probable es que se ponga a entrenar todo el día.


— ¿A casa?



— Mi prima y su prima son amigas, suelen juntarse ellas junto a otras compañeras de escuela para ver películas, series o jugar lo que se les ocurra.



— Dile que te invite también — Susurró Rafaella al oído de la peliazul que fruncía su mirada.


— No empieces.



— ¿No empezar que?



— Que no empiece a practicar sin antes saber que ¿Qué te parece si damos unas vueltas por el diamante?



— ¿Por qué no? Extraño pisar este suelo.



Thea empezó a hacer estiramientos mientras sus compañeras dejaban el equipo para acompañarla, sin dudas el aroma de esa cancha y la imagen desde la primera base eran mágicas para ella, no iba a echarlo a perder otra vez, gracias al tiempo en otra disciplina recordó lo que es mantener fuera lo personal de lo deportivo y esperaba que Nek lo comprendiera de la misma manera.
Al otro lado de la ciudad, las gemelas se habían retirado temprano de la academia e iban a su casa, era el día libre de su madre así que ella estaría en casa, Luca andaría visitándola aprovechando que las niñas estaban en la escuela por lo que no sabían si entrar o no, pero las cosas cambiaron al ver que el coche de su mamá no estaba.


— Mamá salió.


— Tal vez se fueron a almorzar a algún lado.



— Ahí viene — Dijo Sinistra al ver que el coche de Mirta se acercaba a la casa y tras abrir la reja automática y entrar se estacionó — Hola mamá.


— Niñas ¿Otra vez se escaparon de la escuela?


— Siny no se sentía bien y como buena hermana no iba a dejar que se viniera sola.


— Lo tuyo fue pretexto para faltar — Habló Sinistra mientras su hermana sacaba la lengua.


— ¿Fuiste a ver a Luca?


— No, esperaba un paquete de su tía pero lo retuvieron en la paquetería ¿Qué tienes hija?



— Nada, sólo me siento algo cansada, con un baño y dormir un rato se me pasará.



— Anda, ve a bañarte y luego te recuestas un rato porque entrando vas a querer ayudar a mamá — Dijo Destra empujando con cuidado a su hermana quien sonrió por el comentario.


— Va, va pero no empujes.




Sinistra entró a la casa dejando a Destra y a su madre atrás, Mirta tenía días notando que una de sus gemelas andaba algo deprimida, sabía que terminó con su noviazgo pero sospechaba algo más, ni siquiera la primera vez que rompieron se puso tan mal y más de una vez la escuchó llorar en su habitación, pensaba en darle su espacio pero sería mejor hablar con ella, ya había dejado pasar muchos días.


— Destra ¿Puedes ir preparando la comida? Vendrán Luca y traerá a las niñas.


— Claro, sabes que me gusta cocinar para mis hermanitas.



— Destra, aún no son tus hermanas — Río Mirta totalmente sonrojada mientras su hija le sonreía de forma sospechosa.


— Pero no falta poco ¿Crees que no me contaron mis madrinas que ya andabas viendo vestidos de novia?



— ¡Fue por pura curiosidad, te lo juro!



— Mamá, no tiene nada de malo que te cases, Luca te ama y tú a él ¿O no?


— Si, pero aún es muy pronto — Hablaba la madre soltando un suspiro —. No quiero asustar a Luca por mis ilusiones.


— No creo que lo asustes, igual él lo ha pensado.


— ¿En serio?


— En serio, hace días nos preguntó de forma hipotética que él te pedía matrimonio, si nosotras nos íbamos a molestar y le dijimos que para nada.



— Ay… ¡Pero es muy pronto, apenas tenemos dos meses saliendo, al menos debemos esperar cuatro más! — Insistió Mirta haciendo reír a su hija por lo penosa que podía llegar a ser su madre.


— Déjame la cocina a mi y ve a platicar con Siny, mamá.


— Ojalá pronto se sienta de mejor humor, no me gusta ver así a tu hermana.


— Hasta eso, en la mañana anduvo contenta.



— ¿Si?



— ¡Hubieras visto! Una chica guapísima que es prima de Oly le regaló un lindo adorno de cristal templado en forma de chelo, Siny estaba feliz por ese regalo y lo guardó con cuidado en su mochila, le pregunté si lo iba a usar para las llaves de su motocicleta pero dijo que prefería cuidarlo… Ah, que suerte tiene mi hermana, Nek está buenísima y se ve que le gusta.



— Nek… Me suena, ya recordé, ya hemos intentado hacer que trabaje como modelo para nosotras pero se ha negado muchas veces.


— ¿Verdad que es muy guapa?


— Es una chica muy bonita — Dijo Mirta mientras su hija iba hacia la cocina.


— En la tarde iremos al departamento de Kashmir, chance y va, ojalá nos ayude a animar a mi hermana.



— Destra.



— ¿Qué? Si mi hermana no le hace caso yo si.




Mirta río por el comentario de su hija pero si lo decía así era porque en verdad creía que la chica que mencionaba era una buena persona y si Sinistra estuvo feliz por su regalo, no estaba de más hacerse de una nueva amiga. La mujer subió al segundo piso y se acercó al cuarto de su hija y al abrirlo escuchó la regadera, aún no terminaba de bañarse así que volvería más tarde pero al parecer ella notó que estaba alguien ahí.



— ¿Destra?



— Soy yo, hija.


— Mamá, ya casi termino de bañarme y me acuesto un rato.



— ¿En serio estás bien? ¿No tienes alguna molestia? — Preguntó Mirta frente a la puerta del baño.


— Estoy bien mamá, en serio.



— Está bien… Cualquier cosa sabes que puedes platicar conmigo.



— Gracias mamá.




Mirta se retiró dejando a Sinistra bajo la regadera sin saber que justamente su hija no sabía como platicar con ella de eso, esa sensación de vacío en su pecho, de no entender como salir de esa tristeza, no era como si extrañara a Helena, sino que no sabía que hacer ahora que se dio cuenta que mucho de lo que creía que era ella misma no era así.




O-O- Vamos Siny, platica con mamá, necesitas que alguien te escuche para que puedas desahogarte.
-O-O Les dejo la apariencia de Raffaela (la rubia) y Nathie (la peliazul) O-O-


1618764416563.png


O-O- Y no puede faltar una sensual imagen de Nek!



1618764463095.png
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,202
Offline

O-O- SIGAMOS!!


DOUBLE (3)



Los entrenamientos de la mañana eran agradables pero no suficiente para lo que deseaba lograr Nek, por lo que tomaba algunas de sus tardes para seguir practicando, tontamente pensó después, ya que por estar entrenando se le olvidó ir el día que Thea la invitó al departamento donde vivía y no pudo hablar más con esa chica de ojos tristes. Ya encontraría una ocasión, al menos esa mañana se esforzaría en hacer rendir sus practicas y ver la manera de platicar un poco con Sinistra sobre sus inspiraciones y motivaciones músicales.


— Nos vemos por la noche.


— Está bien, Vianney… ¿Puedes?



— Si, te has hecho algo consentida.



Patético, era lo que se le venía a la mente a Nek al ver como su amiga casi rogaba porque esa pelirrosa la besara antes de que se fuera a su trabajo de modelo, no es como si le importara lo que hiciera, pero no dejaba de incomodarle que Desire estuviera conforme con esa relación, no obstante fue su decisión así como la peliazul decidió dejar morir esos sentimientos y avanzar pensando en que ya vendría algo mejor.



— Quedé exhausta ¿Vamos a las regaderas? — Comentó Desire a la peliazul que sólo la miró cuando se acercaba a su cancha y siguió practicando contra el tirapelotas —. ¿Nek?


— Puedes irte adelante, yo voy a seguir.



— Ya llevas varios días así, esforzarte de más podría causarte problemas.


— Lo tengo muy presente, pero no puedo darme el lujo como esa tipa.



— Vianney también se lo toma en serio pero dice que es muy importante el descanso — Habló la rubia platinada entrando a la cancha y sentándose en la banca mientras miraba a Nek —. Nek ¿Tienes algo contra ella?


— ¿Por qué lo dices?



— Tienes como una semana que no le diriges la palabra.



— Te lo dije, tengo mis prioridades — Contestó la peliazul presionando el botón de su pulsera inteligente para detener la máquina —. No todas podemos presumir ser la número uno del mundo y relajarlos.


— Perdón.



— Ya, no es para tanto… ¿Y esa sonrisa?



— Es que…




Desire tenía una sonrisa y un sonrojo que no podían ocultar sus emociones, le tomó la mano a Nek para acercarla a la banca y poder platicarlo sin que alguien pudiera escucharlas, parecía ser algo relacionado a esos secretos de relación que guardaba la platinada con Vianney.



— La señorita Xcaret se irá la próxima semana a Japón, planea abrir una clínica de atención especializada para pacientes con padecimientos similares a los de ella.



— ¿Y?



— Ella volverá a finales de año, su hermana tiene programado su próximo parto entre noviembre y diciembre, así que mientras seremos solo Vianney y yo — Sonreía Desire llena de ilusión haciendo que Nek forzara un poco su sonrisa al verla animada.


— Bien por ti.


— Sé que ella tiene la mayor parte del corazón de Vianney, ese tiempo que estemos a solas me servirá para ganar más puntos con ella.


— Pues… Esfuérzate.


— ¡Gracias! — Dijo su amiga apretándole las manos un poco —. Perdón, en verdad estoy tan feliz, es como un sueño estar con ella, pero sé que no debo de olvidarme de mostrarle cuanto la amo y que estoy dispuesto a todo por ella.


— Trata de tampoco darlo todo Desire.



— ¿Eh?



— No, nada solo te repito lo que me dijiste, que no te esfuerces de más — Reviró Nek pues recordó algo que se prometió, aunque le preocupara su amiga no iba a meterse.


— Gracias por preocuparte y por guardar el secreto.



— Para eso son las amigas ¿O no?



— Si.



— Bueno, te dejo porque seguiré practicando un poco más.



— Está bien, yo me iré a las duchas y de ahí iré pensando en que preparar para la cena.




Nek veía como su amiga se retiraba a las duchas del área de tenis y un comentario de ella se le vino a la mente “ganarse puntos”, ¿Debía ganarse puntos con esa gemela para conocerla mejor? No era un interés más allá de su arte musical y saber su inspiración, al menos así se decía ella misma cada vez que intentaba escribirle al celular y se detenía, no obstante entendía que no podía llegar como si fueran amigas de toda la vida y menos cuando pudo notar que atravesaba un momento de depresión ¿Qué hacer para poder conversar con ella y ayudarle de la misma manera que su música la motivó? Al final hizo algo que no quería hacer, decidió llamar a su prima y preguntarle, de todo el grupo de sus amistades, Oliva era quien conocía a las gemelas de años atrás, pues sus madres trabajaban en la misma casa de modas y eran amigas de la infancia.



— Buenos días Oliva.


— Hola, raro que me llames a esta hora.



— Si… Oye, te sonará raro que te pregunte pero además de las motocicletas ¿Qué le gusta a Sinistra?



— Nek ¿Puedo preguntarte algo? — Dijo Oly desde el otro lado de la llamada —. ¿Te gusta mi amiga?


— No, es por su música, quiero saber más de quien me motivó con su presentación, es todo.


— Me cuesta creerlo, nunca has sido de platicar mucho o de tener un interés más allá del tenis, no tiene nada de malo si te gusta mi amiga, sólo quiero saberlo.


— ¿Te molesta que me acerque a ella?



— Para nada, sólo quiero ayudar a mi prima y a mi amiga — Comentó Oliva dejando a Nek reflexionando su actuar —. Te lo dije, Sinistra la ha estado pasando mal, si en verdad te gusta, no estaría mal que fueras más sincera contigo misma y si es así, trates de animarla más por aprecio que por simplemente satisfacer tu curiosidad.


¿Gustar? ¿Le gustaba Sinistra? Su arte musical sin dudas era lo que cautivó su mente, esa interpretación aún seguía en su cabeza y le recordaba que aún en momentos de angustia podías mostrar lo mejor de ti, como una flor de loto entre el fango, pero había algo más que estaba presente en Nek, los ojos tristes y la fina belleza de esa gemela, lucía como si en cualquier momento pudiera romperse y le nacía el sentimiento de sostenerla ¿Protección? ¿Empatía? ¿Cariño? No estaba segura, si se trataba de gusto era muy distinto a lo que sentía por Desire, eso era más una ilusión y lo que sentía por Siny al verlo era algo muy real, algo físico, como un palpitar al ver esos ojos que suplicaban un poco de paz.



— Nek.


— Si… Creo que me gusta — Confesó Nek sintiendo algo raro en su pecho.


— Mucho mejor, no suena tan raro que me preguntes por la chica que te gusta que decir que quieres saber sobre quien te inspiró por un concierto.


— ¿Te diviertes con esto?



— No, ya estoy grande para tomarlo como chiste, me alegra que aceptes las cosas, te hará más fácil todo.



— Más fácil… Oye, sobre la pregunta — Habló la peliazul esperando la respuesta de su prima.


— Aunque la conozco desde que éramos niñas no sé tanto de ella como de su gemela, Sinistra es más de seguirle el juego a Destra, ni siquiera sabía que era una experta en la música, eso te dice tanto de lo que desconozco más allá de que le divierten las motocicletas o las áreas de videojuegos.



— Eso significa que quien más podría decirme algo de ella es su hermana.



— Si, pero no te preocupes, Destra es buena onda y le caes bien ¿Por qué no vienes conmigo por la tarde? Iré a trabajar, estoy segura que ahí estarán ellas, suelen visitar a su madre al trabajo los miércoles y viernes.


— ¿No será raro nomás llegar y ya?



— Nek, ya fue suficientemente raro para todas que llegaras de la nada a regalarle un obsequio, creo que todas entendimos a que ibas.




Nek se ruborizó un poco y sacudió su cabeza al darse cuenta que eso era casi una declaración, estaba tan en su mundo que no se percató que así como decía su prima, fue demasiado directa pero se sintió feliz por hacerlo, quizá ser así no estaba mal, era más fácil manejar las situaciones cuando sabías a lo que ibas que estar dudando como siempre lo había hecho.



— Igual puedes decir que vas con mi mamá a saludarla.


— Cierto, trabaja también ahí.



— Tú dime y paso por ti.


— Yo… Si, iré.



— Nos vemos a las tres — Contestó Oly mientras Nek sonreía un poco.


— Gracias Oliva.


— No me agradezcas, todo esto lo estás haciendo tú por ella y no te miento, me hace feliz que eso nos haga hablarnos más.



— Si… Perdón si no platicamos mucho, eres la prima más cercana a mi y.



— No hay problema, cada una tiene sus cosas que hacer ¿O no?



— Gracias.



Ambas colgaron mientras Nek soltaba un suspiro y tocaba su pecho al sentirlo aún acelerado tras decir que posiblemente lo que sentía era gusto por Sinistra, le atraía esa chica en distintos aspectos, era un sentimiento nuevo y al mismo tiempo típico, no iba a dejar que esta vez sus dudas le hicieran sentirse mal consigo misma, por lo menos buscaría hacer sonreír un poco a la joven que le hizo ver una cara que no se conocía.







O-O- ¡Nek ya lo anda aceptando! Falta que lo diga sin dudarlo jaja y a ella!
-O-O Mira cuanta belleza Kissu Kissu
1619224446179.png
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,202
Offline
Claro, eso puede ser.


Ya que pasé, leí el capítulo y me llamó la atención que Nek diga que la forma en que le gusta Siny sea distinta a la que le gustaba Desire.

P.D. Qué súper cuerpo tan wow
Desire es más como gusto porque es bonita y buena niña ~O-O , hacia Sinistra fue algo más emocional y hasta místico podría decirse jaja, sintió ganas de conocerla y estar cerca de ella por su música y ese aire de tristeza que emitía con la cual sintió empatía (bien cursi dirías tú amiguis ~O-O jajaja)
 

تالف و مكسور تماما
Moderador
Offline
Desire es más como gusto porque es bonita y buena niña ~O-O , hacia Sinistra fue algo más emocional y hasta místico podría decirse jaja, sintió ganas de conocerla y estar cerca de ella por su música y ese aire de tristeza que emitía con la cual sintió empatía (bien cursi dirías tú amiguis ~O-O jajaja)
Jaja, cursi pero no tanto =P
 
Arriba Pie