Original Fic GAME, SET AND ¿FAULT? -FINAL-

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,202
Offline
O-O- SIGAMOS



FAULT 6




El restaurante frente al parque parecía bastante tranquilo como para una platica que podría tornarse densa si alguna de las partes comentaba algo incómodo, pero sería raro que pasara debido a las tres personas que estaban en esa mesa, la siempre pensativa Xcaret, la tranquila Lizeth y la misteriosa y noble Vianney, palabras que la pelirroja usó para describir a esa chica que le ayudó en esas tierras. Liz podía ver como su novia estaba algo nerviosa por no decir bastante, su rubor en la cara, el temblor en sus ojos y sus dedos era la señal de que en verdad no esperaba verse con ella, Xelha les ocultó todo sobre a quienes iban a valorar como futura modelo para que fuera algo más casual y no le diera la idea de que fuera preparado.



– ¿Y como has estado? – Preguntó Vianney para romper el hielo viendo como Xcaret volteaba a verla.


– Bien… E… Ella es Lizeth Longyard mi… Mi novia. –


– Lo sé, la conozco muy bien. –


– Gracias. – Dijo Lizeth sorprendiendo tanto a Xcaret como a la joven frente a ella.


– ¿De qué? –


– Xcaret me contó todo. –


– ¿Todo? – Preguntaba Vianney sonriendo al ver el sonrojo de ambas mujeres.


– Si, todo. –


– ¿Incluso lo que te prometí? –


– Si… – Susurró Xcaret sonrojándose aún más al igual que Lizeth que aunque vio la foto de Vianney que le compartieron las primas de su novia nunca pensó que en persona tuviera tanta presencia y fuera tan guapa.


– Hiciste mucho por Xcaret cuando fue a Italia y… Me duele todavía no haber sido de ayuda cuando más me necesitaba. –


– Lizeth… –


– He sido su novia por tantos años pero… Es como si hubiera sido cómplice de todo esto y… – Iba a seguir hablando Liz cuando sintió la mano de Vianney tomando la suya haciéndola reaccionar.


– No te culpes, sé que nunca harías algo para lastimarla, fue esa mujer que se aprovechó de ti, del amor que sientes por ella para manejarte, después de todo eres bastante parecida a Xcaret. –


– ¿Parecidas? Es cierto que nos han dicho como trescientas veintitrés veces que nos parecemos mucho físicamente pero no creo que sea un causante para que mi hermana le haga algo. –


– No solo en lo físico, también en personalidades, ambas son demasiado ingenuas, Xcaret nunca desconfiaría de su hermana y Lizeth nunca desconfiaría de la hermana de su novia, menos cuando las trataba de forma en que siempre se sentían apoyadas por ella. –


– Lo dices como si Xelha fuera una mala persona. – Habló Xcaret lo que hizo que Vianney fuera advertida, prohibido hablar así de esa mujer, debía volverse a enfocar en ellas.


– Perdón, no quise decirlo así, solamente que me alegra verte con otro semblante y también a Lizeth. –


– ¿Otro semblante? –


– Si. –


Lizeth y Xcaret se miraban mutuamente sin entender mucho de las palabras de Vianney que le tomó una mano a cada una. Liz por fin comprendía de que hablaba Xcaret en referencia a esa joven, su mirada, su voz, su sonrisa, su presencia, todo en ella emanaba calidez, por algo su novia se sintió en confianza y segura a su lado, podía verlo en sus ojos, en verdad mostraba un gran cariño por la pelirroja pero por alguna razón, esos ojos también la miraban a ella de la misma manera ¿Se estaba ideando cosas de más? O serían los nervios de estar frente a la joven que le dijo a su novia que deseaba estar a su lado y no saber que decirle.



– Veo un poco más de seguridad en ti, no dejas de ser nerviosa pero que aceptaras venir conmigo es un gran avance… En Lizeth, no deja de verte con ojos de amor no obstante, en su mirada veo un poco más de madurez y determinación, comprende que ha dejado que parte de su vida no ha estado bajo su control. –


– Gracias por pensar eso de nosotras. – Sonrió timidamente Xcaret mientras Lizeth miraba fijamente a Vianney.


– Sinceramente, acepté ir a ese edificio con la esperanza de volverte a ver, saber que estás mejor desde que nos vimos y valió la pena. –


– Yo no… No lo sabía, no sabía que estarías tú. –


– Si lo supieras ¿Irías o no a esa reunión? – Preguntó Vianney causando que Xcaret mirara a Lizeth como si esperara que le ayudara a contestarle pero la mirada de su novia le hizo ver que también estaba algo confundida.


– Vianney… Yo… Mi novia es Lizeth… Y… Entendí que guardo sentimientos hacía mi hermana. –


– Lo sé. –


– Y… –


– ¿Hablabas en serio de lo que le dijiste? – Cuestionó Lizeth pasando algo de saliva sin que esa joven les soltara las manos.


– Si, hablo en serio… Te envidio Lizeth, tienes a una mujer maravillosa a tu lado, aún con las dificultades que han vivido, algo que puedo tomar como real es el amor que sientes por ella, es un amor que admiro y al mismo tiempo como una rivalidad y algo muy atractivo en ti. –


– No sé que decir… Debería de sentirme celosa pero… –


– Perdóname si soy muy atrevida, pero se lo dije a ella, prefiero los finales inmediatos y misericordiosos que las amistades largas y malintencionadas. – Habló la pelirrosa acariciando las manos de ambas mujeres. – No puedo considerar ser amiga de Xcaret ni verla así, pues desde que la vi he guardado muchos sentimientos hacía ella… Si creen que esto pueda afectar el trabajo al que ustedes accedieron a realizar, lo entenderé y no volveré a mencionarlo ni acercarme a ustedes. –


– No… No me gustaría eso. –



Lizeth miró a Xcaret quien mantenía un temblor en sus labios y ojos, Lizeth tomó su otra mano por debajo de la mesa para calmarla al notarla apenada, era claro que ella no se sentía a gusto con pensar en alejarse de esa joven, quizá por lo mucho que hizo en tan solo un día de haberla conocido pero ¿Eso significaba que había algo más?



– Estoy muy agradecida contigo Vianney pero no quiero que pienses que quiero seguir hablando contigo por interés o conveniencia propia, en verdad me siento bien conversando contigo. – Hablaba Xcaret mientras es chica les sonreía tranquilamente. – Pero no me parece propio que hables de esos sentimientos cuando Lizeth está a mi lado. –



– Yo nunca he pensado en meterme en su relación, son lindas y han sido fuertes a su manera… Y si te soy más sincera, que sienta amor hacía ti no significa que no me atraiga también ella. –


– ¿EH? –


– ¿Eh? – Repitió Lizeth al igual que su novia quedando ambas totalmente rojas de la cara reaccionando con un rostro casi idéntico.


– Xcaret es hermosa ante mis ojos, así como también me pareces bella Lizeth, te lo dije, me pareces muy atractiva y sexy. –


– Pero… Tengo treinta y tres y tú solo diecinue… –


– ¿Y? No me importa la edad que ustedes tienen, me parecen las chicas más bellas y sexys que he visto. – Sonrió Vianney con esa mirada llena de sensualidad, paz y amabilidad que hizo poner de pie rápidamente a Lizeth.


– Disculpen, voy al baño. –


– ¿Accidente? –


– Si… – Contestó Liz sorprendiendo a Xcaret pues esos “accidentes” solían pasarle a ella.


Xcaret y Vianney se quedaron a solas, los nervios de nuevo afloraron en el pecho de la mayor pero fue calmándose al sentir como esa joven le tomaba la manos y le sonreía con la misma gentileza que cuando la conoció en la playa.




– Te ves tan hermosa como aquel día, pero hoy puedo ver un brillo especial en tus ojos, puedo saber que tratas de cambiar, aunque te será muy complicado. –


– Gra… Gracias… Haremos lo mejor para poder crecer juntas. –


– Ese juntas ¿Me incluye a mi? – Sonrió Vianney para ver como reaccionaba Xcaret quien miraba hacía otro lado estando con la cara roja.


– Vianney, yo… –


– Te lo dije ¿O no? Cuando volviera a verte si el destino así lo decidía, no te soltaría. –


– Pero Lizeth. –


– Tampoco a ella pienso soltarla, porque ella forma parte de ti… Sinceramente, siento envidia de ella, me encantaría habitar en tu corazón así como Lizeth lo logró sin que eso implique separarlas. –


– Pero… –


– Por hoy, hablemos de negocios ¿Ok? O terminaran las dos sin poder hablar de los nervios. – Rio un poco la joven al ver como esa mujer lo afirmaba.



Cerca de ese restaurante, Thea caminaba delante de Desire y Nek que se atrasaban por estar platicando sobre tareas pendientes de las clases, al ser de otra clase sus ejercicios eran distintos y confiaba en que su tía le ayudara así que podía estar tranquila.
La practica que tuvieron por la mañana fue agradable y habían decidido darse una vuelta por el área comercial antes de volver a practicar un poco más, con tomar el metro podían ir y venir hasta la academia en solo 10 minutos así que les sobraba algo de tiempo para distraerse y relajarse.



– Oye Thea ¿No deberías de comprar una mejor raqueta? – Preguntó Desire haciendo que su compañera mirara por el hombro.



– Ni idea, esta le pertenece a mi tía. –


– Mmm… Por tu fuerza bruta diría que una raqueta de nivel intermedio para swing largo y rápido sería perfecta para ti. –


– ¿Fuerza bruta? – Comentó Thea levantando una ceja al pensar en que la veía como si fuera un gorila.


– Potencia, quise decir potencia, tienes una potencia envidiable pero necesitas control, no eres una novata así que creo que una raqueta intermedia sería buena y si es de swing largo ,te servirá para darle más precisión a tus golpes. –


– No lo sé ¿Son caras? –


– Unos 450 euros. –


– ¿Qué? Se irá la mitad de mi mesada. – Dijo la chica de ojos ámbar rascando su nuca al escuchar el precio que dio Nek. – Sabía que era un deporte para ricos pero no jodan… Vale más que todo mi equipo de softball junto. –


– A veces hay ofertas, podemos ir a ver a la tienda que queda unas calles atrás. –


– No lo sé… –



Mientras seguían avanzando Thea se detuvo un segundo al ver algo en la ventana de un restaurante, Vianney estaba en una mesa con vista hacia la calle tomando las manos de una hermosa chica y por la cara sonrojada de ella supo rápido que no era simplemente una amiga. Casi al instante se dio media vuelta y para sorpresa de sus compañeras de club, las abrazó del hombro para regresarse.


– Pensándolo bien, mejor vamos, chance y encuentro algo bueno. –


– Eh… Está bien. – Rio un poco Desire al ver como Thea actuaba de repente muy amigable haciéndole sentir que ya la veía como una amiga, pero Nek parecía sospechar algo.


– ¿Segura que quieres ir? –


– ¡Claro! Ustedes son las expertas, es mejor escucharlas. –


– ¿Qué pasó? – Susurró Nek al oído de Thea quien sonreía lo más natural posible a Desire antes de responderle de la misma manera a la peliazul.


– En el restaurante de adelante, estaba tu amiga tomada de las manos de una chica muy linda. –


– ¿Cual ami… –


Los ojos de Nek se dilataron al entender de que hablaba y porque Thea cambió de rumbo tan repentinamente, si Desire veía eso se le iba a romper el corazón, Vianney le había dicho que tenía trabajo y por eso no entrenó con ella esa mañana y si se enteraba que estaba con una chica en una situación posiblemente romántica, podría quedar bastante lastimada. La peliazul solamente le susurró un gracias a Thea por su acto y decidió seguirle el juego a ella para que Desire no sospechaba nada, al menos por esa tarde serían cómplices de Vianney.











1613406200457.png

O-O- Vianney va con todo jaja.
PD: -O-O Ver a Lizeth y Xcaret hablando con ella me hace pensar que siempre tienen estas caras con ella amiguis Kissu Kissu

1612148130590.png
1612148138314.png
 
Última edición:

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,202
Offline


O-O- SIGAMOS!!!



FAULT 7



Eran las siete de la noche, la hora en la que unas chicas habían quedado de verse en un local de comida rápida, no eran de acostumbrar comer eso pero era el punto medio más fácil de ubicarse y les traía cierta nostalgia del tiempo desde que no se habían visto. Nek entró a edificio que recordaba a uno de McDonalds y vio que al fondo en una mesa pegada a la ventana, estaba una chica de cabello teñido en celeste como ella al lado de una rubia platinada, la peliazul en cuanto la miró alzó la mano y le respondió de la misma manera para ir a su lado.




– Hola. –


– Hola Nek. –


– ¿Cómo te ha ido? –


– Bien, años de no verte. – Dijo la otra peliazul mientras Nek levantaba una ceja.


– Pero nos vimos el año pasado cuando mi tía y tú cumplieron años. –


– Ni me recuerdes que cuando la banda que contrató mi papá dijo felicidades amor por tus treinta y dos y por tus diecisiete años princesa, él no sabía donde esconderse. –


– Recuerdo que me dijiste que cumplían el mismo día pero en serio ¿Tu mamá tiene treinta y dos? –


– Mm… Mencionar su edad le generan nervios. –


– Sabía que era joven pero eso significa que… ¿Se embarazó a los catorce? –


– No le gusta que mencionen ese hecho, papá y ella si que se tomaron en serio lo de querer vivir y tener una familia juntos desde chicos. – Habló Oly viendo como la platinada se quedaba pensativa.


– Con razón tu papá me pareció joven en las fotos que me mostraste. –


– Mi papá es dos años menor que mi mamá. –


– Guau… Eso si es sorprendente. –


– No lo menciones frente a ella por favor que aún le apena. –


– Pues… ¿Qué te puedo decir? – Complementó Nek suspirando mientras se sentaba. – Mi mamá me tuvo a los dieciséis, hasta mi abuela le dicen que fue culpa de mi tía que mi mamá se “calentara” a embarazarse joven. –


– ¿Y si dejamos de hablar de la edad de nuestras madres? Da algo de escalofríos… –


– Cierto, me alegra ver que andes de mejor humor. –


– Igual, como que te veo más relajada. –


– Un poco, parece que este ciclo será más agradable. –


– Oly. –


– Perdón, te presento a Marjorie, somos novias. – Dijo Oliva mientras Majo levantaba la mano para saludar de forma muy casual a Nek.


– Majo está bien. –


– Gusto en conocerte Majo… ¿Y bien? ¿Puedo saber porque mi tía me pidió que te viera? –


– ¿Cómo explicarlo? –



Oly le empezó a resumir a su prima la platica que tuvo su madre la súper modelo con una de sus mentoras y jefa de trabajo, Xelha Mannes, quien le recomendó pensar en cambiarla de escuela por los riesgos de esa academia de tan poca calidad comparada la Step Fast, sumado a que su padre por su trabajo en la aduana marítima pasaba poco tiempo en casa, Oly necesitaba estar en una mejor academia.



– Yo insisto en que no quiero moverme, por fin estoy en una academia donde no tengo problemas, están mis amigas y ahí está Majo, pero mamá le hace demasiado caso a esa mujer. –


– Mamá me dice que todas las modelos y trabajadoras de la empresa le tienen mucho respeto y aprecian los consejos de la señora Mannes. –


– Me da igual quien sea esa mujer, que le valga un carajo mi vida. – Dijo Oly cruzando sus brazos y frunciendo un poco su mirada. – Si hay algo que detesto es que mi ritmo de vida lo dicte algo o alguien. Y por eso mi mamá dijo que platicara contigo para que me digas las maravillas de la academia y quede convencida de cambiar. –


– Es algo complicado, entiendo que mi tía se preocupe, no pensé que las involucradas en el tiroteo fueran amigas tuyas. –


– No fue su culpa, pero sabes como son las madres. –


– Ni idea, mi mamá nunca me ha pedido algo así o ha tenido quejas de mi. – Contestó Nek sin pretender ser presumida.


– ¿En serio no quieres ir a cenar a otro lado? –


– Aquí Aug, así no batallas con la silla de ruedas. –


– ¿Me estás diciendo torpe? –


– Ey, parece que pensaron lo mismo que nosotras. –



Oly y Majo se pusieron de pie al ver a su amiga en silla de ruedas, la cara de Nek fue de sorpresa ya que los ojos y rasgos de esa chica pálida de larga melena negra eran muy parecidos a los de su nueva compañera, misma que entró detrás de ellas.



– Fue una joda para el estaciona… – Hablaba Thea dándole vueltas a las llaves en su dedo quedándose callada al cruzar su mirada con Nek.



– Buenas noches chicas, perdón por las molestias. –


– Mi culpa, se me ocurrió salir a cenar en vez de que Aug cocinara, también debo dejarla descansar. –


– Espero no molestar su cena. – Sonrió Aug al disculparse de mano con cada una hasta llegar a Nek. – Augustine, mis amigas me dicen Aug. –


– Nek, soy prima de Oliva. –


– Jiji, lo pensé por el cabello, se lo pintan igual eso es lindo. –


– En realidad, me lo pinto por mi tía, me gusta como le queda. –


– Igual yo lo hago por mamá. – Mencionó Oly causando un poco de risa entre todas mientras Nek y Thea se miraban frente a frente con una sonrisa.


– Vaya que el mundo es pequeño. –


– ¿Se conocen? –


– Es mi nueva compañera de dobles... Se parecen bastante. – Dijo Nek al mirar a Kashmir y luego a Thea.


– Siempre nos dicen lo mismo. –


– ¿Les parece si cenamos todas juntas? –


– Apenas vamos llegando y no hemos pedido, podemos pedir una mesa más grande ¿Qué opinas? –


– A mi no me molesta, son tus amigas y tengo algo que platicar con Thea. –



Los ojos de Thea se dilataron por ese comentario, no sabía que tuvieran algo pendiente que hablar pero que fuera directa de decirlo le hizo entender que no era tan grave como para ocultarlo de las demás. Mientras las estudiantes de la otra academia seguían platicando, Thea y Nek se sentaron en el fondo pegadas a la ventana para poder platicar más a gusto.



– ¿Qué pedirás? – Preguntó Thea mientras veía el menú electrónico.



– Un sandwich de salmón ahumado. –


– Entonces lo mismo. –


– No tienes que comer lo mismo que yo. –


– También tengo que cuidar la dieta, si queremos ganar. – Dijo la morena haciendo sonreír a Nek.


– Me gusta esa actitud, pero no lo olvides, necesitamos pulir tu técnica. –


– Lo sé, lo sé, Desire lo dijo, tengo un cañón que no apunta bien. –



Ambas rieron un poco al recordar los ejemplos algo tiernos de Desire para explicarle a Thea como mejorar su juego, a diferencia de Nek era más paciente y no era usar de términos tan profesionales para explicarse, cosa que agradecía la novata. Justo mencionar a su amiga le trajo a la peliazul ese tema que quería platicar con la chica de cabello oscuro.



– Gracias por lo de la tarde. –


– ¿De qué hablas? –


– Por cambiar el rumbo… – Dijo Nek apretando sus puños sobre la mesa. – Esa perra… Sabe que Desire se muere por ella y todavía se ve con otra chica. –


– Creo que estás siendo muy injusta con ella. –


– ¿Qué? –


– No es como si fuera su novia, no tendría que molestarte a ti lo que haga. –


– No lo entiendes, no estaría molesta si de tajo le dijera a Desire que no tendrá oportunidad, pero nunca se lo ha dicho, solamente la deja esperanzada, es lo que me da coraje. –


– No lo sabía… Aunque ahora que lo pienso… Creo que si tiene oportunidad. – Habló Thea sorprendiendo a Nek. – La chica con la que la vi, tenía rasgos muy finos, cuerpo delgado, cara angelical y algo adormilada, cabello lacio en un tono rosa decolorado, parece que le gustan las chicas delgadas y algo pequeñas, le calculo unos veinte a lo mucho. –


– Como Desire… –


– ¿Qué si no le ha dado un “basta” porque la tiene de reserva? –


– Eso la haría más detestable aún. – Dijo la peliazul mirando fijamente a Thea. – No quiero que mi mejor amiga sea un segundo plato. –


– Pero ¿Por qué te preocupas tanto? Entiendo que sea tu amiga pero meterte así contra otra persona por ella. –


– Porque Desire no era así… Siempre estaba sonriendo, tan segura de si misma pero desde que se enamoró de esa chica, se desvive por ella, poco a poco se va a apagando su brillo… –



Thea se quedó callada por un instante, la manera en que Nek parecía preocuparse por que su amiga fuera feliz parecía más un sentimiento de romance hacía ella, pero al mismo tiempo veía en sus ojos la tristeza de alguien que ve a un amigo sufriendo, no entendía bien lo que pasaba por su mente pero era mejor dejar que se desahogara, aún no conocía también del todo a Vianney para hacerse una idea de que clase de persona era, por ahora debía dedicarse a practicar con Nek, después de todo se supone que lo hacía para ganarse créditos para volver al equipo de softball, involucrarse en lo que pasaba entre ellas sería aferrarse al club.







1613406259728.png


O-O- Thea ya sospechando de los sentimientos reales de Nek y Oly revelando verdades incomodas jaja, WDF! su papá tenía 12 cuando embarazó a su mamá de 14 jaja ¿Casual?
 
Última edición:

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,202
Offline

O-O- SIGAMOS




FAULT 8



La mañana era perfecta para entrenar cualquier deporte, el cielo estaba despejado, la temperatura era cálida sin llegar a ser sofocante, había un ligera brisa en el aire, todo acomodado para ser un día agradable por lo que no fue raro ver a algunas estudiantes que aún siendo receso estaban practicando en la academia, entre ellas Nek y Thea que trotaban alrededor de la cancha de tenis antes de empezar a pelotear.




– Faltan cinco vueltas. –


– Que sean diez más. – Habló Thea haciendo sonreír a Nek que iba a la par de ella.


– Lucirte no te ayudará, tienes buena condición, esto es solamente para entrar en calor. –


– Lo sé pero tú misma has dicho, debemos exigirnos pensando en ganar. –


– Hasta parece que quieres ganar más tú que yo. –




Mientras ellas trotaban vieron como Desire caminaba en dirección a la cancha saludándolas desde el andador. Thea no pudo evitar recordar lo del otro día, no sabía que pensar sobre esa chica y sobretodo de Vianney, no quería meterse mucho en esas cosas ya que su plan era tener un buen papel en el torneo y así demostrar que era disciplinada para que redujeran su castigo en el softball, pero no dejaba de ver a Desire como alguien a quien quisieras ayudar.



– “De nada sirve ayudar a alguien si esta persona no quiere ser ayudada”. – Pensó Thea al recordar las palabras de su madre cuando arrestaron a Kashmir, aunque no venía al caso, esas palabras servían bastante a la hora de intentar jugar a la buena samaritana.



– Concéntrate. –


– Claro que estoy concentrada. –


– Ya terminamos y estamos dando dos vueltas más. –



Ambas se detuvieron y Thea soltó un suspiro mientras Nek caminó hacía su mochila para darle un sorbo a su botella de agua, siendo su compañera la que se paró a su lado para imitar su acción.



– Agradezco que te preocupes por mi amiga, pero nos quedan pocos días para poder pulir tu juego. –


– No te entiendo, ayer juraría que era tu prioridad y ahora parece que quieres enfocarte en esto. –


– No lo entenderías. – Dijo Nek volteando y al momento de hacerlo chitó sus dientes al ver que alguien iba llegando también.


– ¡Vianney, viniste! –


La chica de ojos color miel volteó al escuchar la vocecita de Desire y así como mencionó, Vianney recién llegaba, ya con su uniforme puesto y a diferencia del otro día, su sonrisa lucía más grande y más brillante.



– Buenos días, te dije que esta vez no fallaría. – Dijo Vianney frotando la cabeza de Desire que sonreía al verla.



– ¿Está vez no te vas a ir corriendo y dejarla sola? –


– También buenos días para ustedes chicas, lo de ayer fue una emergencia pero esta mañana nada nos interrumpirá. –


– ¿Puedo saber que fue tan importante para que te fueras de prisa? – Preguntó Desire con algo de vergüenza por atreverse a cuestionarlo.


– Mmm… Me ofrecieron ser modelo exclusiva para Modas Marquezine. –


– ¿En serio? –


– Pensé que no te gustaba modelar. – Habló Nek al acercarse a esa pareja mientras Vianney dejaba su mochila sobre una de las bancas y empezaba a sacar su raqueta.


– No me gusta del todo pero digamos que encontré un motivo para estar trabajando ahí. –


– Vianney, estuve practicando el tiro que me enseñaste. –


– ¿Si? ¡Vamos a la cancha que quiero verlo! – Sonrió Vianney tomando del hombro a Desire que se sonrojó por el gesto mientras caminaban hacía la cancha. – ¿Quieres que demos unas vueltas primero? –


– No es necesario, me vine caminando para venir lista. –


– Te dije que te serviría, entonces nos pondremos a practicar de ya. –



Nek no quiso hacerle más caso a ella y caminó hacía la otra cancha siendo seguida por Thea que notó que estaba algo tensa, se le veía al haber encogido los hombros y una mirada algo fruncida.



– Vianney ¿En verdad no te causo molestias? – Preguntó Desire mientras la pelirrosa sacaba su raqueta.



– Para nada ¿Por qué piensas eso? –


– Es que… No hemos practicado mucho y no sé si pienses que no estoy a tu altura. –


– Nunca pensaría eso, fui yo quien quiso que fueras su pareja ¿O no? – Contestó Vianney acariciando la cabeza de la joven que sonreía algo apenada. – Te lo he dicho muchas veces, me complementas bien. –


– Me … Me hace feliz que me digas eso, quiero serte de utilidad siempre. –


– Tampoco es para tanto jaja, somos compañeras de equipo, no digas eso que luego van a pensar otra cosa. – Reía la número uno notando la cara avergonzada de Desire.


– Perdón… No era mi intención. –


– Anda, quiero ver si ya te sale el golpe. –


– Me ha salido una de quince intentos. –


– No está mal, más o menos esas son mis posibilidades. – Rio un poco más Vianney mientras sujetaba por detrás a Desire para acomodarla. – Recuerda la postura. –


– Ah…. Gra… Gracias. –



Era más que evidente que Nek detestaba verlas juntas, pero Thea aún reflexionaba que podía ser ¿Celos? ¿Sobreprotección a su amiga? No era muy buena con esos temas así que era mejor luego preguntarle a su prima que conocía más de esas cosas, lo único que se le ocurrió fue usar el sarcasmo como medio para relajar a la peliazul así que decidió intentarlo.



– Parece que le perdonó pronto que la dejara plantara ayer. –


– Ella me llamó anoche, que esta vez no la dejaría así y que practicarían toda la mañana. –


– Y por eso te molestaste. – Susurró Thea viendo como Nek hacía una mueca de molestia para luego hacer como que no reaccionó a eso y tomó su raqueta y dos bolas metiendo una a su bolsillo.


– Debería de darse más a respetar, que sea la mejor del mundo no significa que no deba de respetar los compromisos que hizo con ella. –


– Ya la verdad no te entiendo nada. –


– ¿De qué hablas? –


– Mejor juguemos, debo de hacer lo que tú dices, no pensar tanto en eso. – Comentó la morena provocando que por un instante Nek dilatara sus ojos para luego relajarse al entender que le recordaba a que habían ido.



La pareja empezó a pelotear un poco probando distintos golpes, Nek estaba segura que alguien con la fuerza de Thea debía de enfocarse en remates que incluso si fueran interceptados, la propia fuerza de sus ataques complicarían la devolución, esa táctica la usó hace décadas Mitsuki Noihara como clave de su juego, conocida por su brutal saque, sus potentes remates y contragolpes que obligó a la mayoría de su generación a tener que adaptarse a como recibirlas para no ser lastimadas, siendo la que mejor supo manejarlo su esposa y la considerada mejor de la historia, Kaam Goheid que usaba el principio de la energía cinética y el efecto catapulta.
La estrategia que pensaba Nek para el torneo era simple pero efecto, Thea rompería defensas y forzaría a las rivales a devolver a como de lugar sus ataques y ella se encargaría de los remates y cubriría en lo mayor posible la parte frontal aprovechando que era más veloz que su compañera en cuestión de la zona interna, pero había una gran debilidad a ella y era justamente la pelirrosa en la otra cancha.




– ¡Bien hecho! –


– ¿En serio? –


– ¡Si! Te dije que te saldría. – Habló Vianney sacudiendo suavemente la cabeza de Desire mientras Thea se quedaba parada al haber visto ese tiro.


– ¡No te distraigas! –


– ¡Perdón! – Se disculpó Thea al esquivar la pelota que le tiraba Nek quien se acercó a ella algo molesta. – ¿Cómo hizo eso? –


– Es un golpe cortado, es un efecto común pero… –


– ¿Pero qué? –


– Vianney ha sido la única fuera de la familia Mannes y Noihara que ha logrado hacer los golpes más reconocidos de Kaam Goheid, su golpe intermedio y uno que llamaron la flecha roja. – Explicaba Nek al bajar su raqueta. – No son perfectos ni los hace tan consistentes como ella lo hacía, pero son efectivos, el golpe intermedio es una pelota que apenas logra pasar por encima de la red y desciende rápidamente su parábola dejándote poco espacio y tiempo para reaccionar, el golpe que llaman flecha roja es una pelota recta y sin efecto que toca exactamente las esquinas, ni siquiera te preocupas por hacer un golpe cruzado, solamente en la puntería y velocidad de la pelota, lo complicado de devolverla es justamente eso, es una pelota que va en línea recta sin un efecto en la ella, si llegas a interceptarla sentirás como si una piedra tocara tu raqueta pues no tiene ni una pizca de rotación. –


– No suena tan difícil. –


– Créeme que lo es, aunque Vianney lo logra muchas veces, no se comparan para nada a lo que lograba Kaam Goheid, casi todos sus puntos los lograba con ese tipo de tiros, la velocidad, flexibilidad y reflejos de ella nunca han sido vueltas a ver en alguien más, compensaba su falta de fuerza manejando los partidos a su ritmo… Desire tiene un físico muy parecido al de ella, creo que por eso Vianney la está entrenando para que pueda intentar esos golpes. –


– ¿Podemos intentarlos? –


– Con la fuerza que tienes te será difícil intentarlo, incluso yo prefiero evitarlo ya que no puedo asegurar que lo domine, ni siquiera ella lo ha logrado, simplemente Kaam Goheid fue una genio irrepetible dentro del tenis, Vianney es buena pero comparada a Kaam no es más que una novata. –



Thea cruzó sus brazos al pensar en que en realidad no sabía mucho de la historia del tenis, mejor dicho nada, incluso de técnicas más allá de lo básico y las que le explicaba Nek, no estaría mal aprender un poco más, quizá luego podría aplicarlo al softball al ser juegos cuya finalidad era golpear una pelota.


– Oye… ¿Tienes vídeos de esas jugadoras? –


– Compré la colección de lujo. – Dijo Nek viendo como Thea le sonreía a lo que ella alzó la mano. – Ni loca te paso mi cuenta de Datos, no se lo presto ni a mis papás. –


– No iba a decirte eso, te iba a decir que si veíamos algunos partidos y me explicabas algunas cosas, ya sea de esas jugadoras o de Vianney, después de todo será la rival más difícil ¿O no? –


– Es buena idea… Podríamos verlas por la tarde, pero en mi casa creo que no puedo. –


– ¿Qué tal en la mía? Bueno, donde me quedo con mi tía. –


– Ok… ¿No le causaremos molestias a tu prima? –


– Oh, Kashmir. – Mencionó Thea al recordar que ya habían conocido a sus respectivas primas. – No creo que le moleste, además que se lleva bien con tu prima así que de seguro no le molestará nada. –


– Que sea amiga de Oliva no significa que por eso automáticamente seamos amigas, las amistades no funcionan así de fácil. –


– En serio no te entiendo. – Pensó la chica de ojos de miel ya que justamente era Nek quien la trataba de repente de forma muy amistosa cuando trataba de animar a Desire y luego decía cosas como esa.


– Luego decidimos la hora, hay que seguirle. –


– Okay. –



La pálida de ojos enmielados se acababa de dar cuenta que era la primera persona en la academia a quien invitaba a pasar a su casa, aunque en ese momento vivía en el departamento de su tía lo seguía contando, al fin y al cabo había varios motivos para invitarla: Mejorar y aprender más sobre el tenis, convivir más con esa chica tan guapa y averiguar un poco sobre que es lo que estaba pasando en su mente por lo de Desire.







-O-O Ay Desire, tienes corazoncito de osito cariñosito que va a doler cuando lo apachurren jaja. Y no se notan los celos de Nek jaja.




1613406341653.png
 
Última edición:

تالف و مكسور تماما
Moderador
Offline
Definitivamente cada vez es más claro que lo que siente Nek son celos. Tan guapa y tan mezquina (su actitud a ratos, quiero decir).
Thea es bastante agradable, por cierto.
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,202
Offline
Definitivamente cada vez es más claro que lo que siente Nek son celos. Tan guapa y tan mezquina (su actitud a ratos, quiero decir).
Thea es bastante agradable, por cierto.
-O-O A mi me gusta ese lado mezquino jaja, se le nota en su preciosa cara que no le gusta perder jaja, recuerda a wolfito subir imágenes de ella que es lo más bello que hay en esta historia jaja, Desire no sé queda atrás pero es muy adorabluuuu para mi gusto jaja.
O-O- Thea es algo similar a Kashmir, se la llevan relax pero la diferencia es que ella es algo más paciente y trata de no volver a cometer los errores que la hicieron quedar mal en su anterior equipo, mientras que Kashmir abiertamente le ha dicho a Aug que no va a cambiar y va a hacer lo que quiera, jaja.
 

تالف و مكسور تماما
Moderador
Offline
que es lo más bello que hay en esta historia jaja
Estoy tan de acuerdo jaja. También con que Desire es muy adorable.

O-O- Thea es algo similar a Kashmir, se la llevan relax pero la diferencia es que ella es algo más paciente y trata de no volver a cometer los errores que la hicieron quedar mal en su anterior equipo, mientras que Kashmir abiertamente le ha dicho a Aug que no va a cambiar y va a hacer lo que quiera, jaja.
Como que Thea me cae mejor =P
 
Arriba Pie