Original Fic GAME, SET AND ¿FAULT? -FINAL-

تالف و مكسور تماما
Moderador
Offline
-O-O Augustine es muy bonita pero es algo tontita y demasiado ingenua jaja, me recuerda a una Leyte pechugona jaja, bueno, Leyte es punto y aparte jaja, aún recuerdo como se bloqueaba la pobre por escuchar en una plática hablar sobre sexo jaja.
Aunque sí tienen ciertas similitudes xD Pero Aug sólo se escandaliza jaja
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,202
Offline
Aunque sí tienen ciertas similitudes xD Pero Aug sólo se escandaliza jaja
-O-O Si, Aug nomás se sonroja y dice ¡Sacrilegio! Leyte la pobre se desmayaba o se bloqueaba, a veces me pregunto si ese detalle lo heredó un poco Xcaret porque ya vemos como le da vueltas a los temas que considera demasiado para su lógica, igual y es por eso, que todo quiere basarse en "lo lógico" y se le dificulta comprender las emociones y la naturaleza humana.
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,202
Offline

O-O- SIGAMOS!!



FAULT 9




Una última revisada a su espejo de bolsillo, acomodar su blusa y pararse firme frente a la puerta, la rutina de alguien que se preocupaba mucho por su apariencia, no por arrogancia o una vanidad desmedida, Nek se sentía muy guapa, muy sexy y atractiva en general, pero mucho de ello era debido a su esfuerzo en el ejercicio, dieta y deporte, lo demás tenía que complementarlo con sus ropas, estilo y modales, de niña no era tan interesada en esto, pero hay cosas que cambian e incluso, personas que te cambian.


– ¡Voy! – Alzó la voz una chica detrás de la puerta al escuchar el timbre, abriendo rápidamente. – Pasa. –



– Gracias… ¿Tienes visitas? –


– Son de mi prima. –


Thea no dejaba de ver a Nek, lucía tan sensual con esos jeans y esa blusa que dejaba ver parte de su abdomen esculpido, sentía cierta envidia de su figura, era delgada pero al mismo tiempo bien formada, a diferencia de ella que sentía que necesitaba esforzarse un poco más. Al entrar, la peliazul se sorprendió ver la sala llena reconociendo a su prima en medio de todas las chicas.



– Buenas tardes. –


– ¿Quién es esa chica tan rica? – Susurró Destra a Kashmir quien estaba recostada en el sofá con la cabeza en las piernas de Augustine.


– Es la prima de Oly y amiga de mi prima. –


– ¿Interrumpo alguna fiesta? –


– Estamos celebrando que Oly trabajará de modelo. – Dijo Aug sorprendiendo a Nek que volteó a ver a su prima que estaba tomando cerveza tranquilamente.



– ¿En serio? Pensé que no querías serlo. –


– Necesito dinero para algunas cosas que quiero, además que será por un rato, mamá también quería que lo intentaras. –


– Yo le doy el visto bueno. – Habló Destra guiñando el ojo a Nek que le miró con desdén.


– Tu hermana de nuevo anda causando problemas Sini. –


– Destra, prometimos estar tranquila. – Alzó la voz Sinistra desde la cocina mientras ayudaba a Paty y Reilly. – ¿Ocupan algo más? –


– Así está bien. –


– No sabía que supieras cocinar. –


– A veces que mamá llegaba cansada y me daba pena que aún así cocinara, aprendí para que no dependamos tanto de ella y para que mi hermana coma bien en vez de las porquerías que le gustan. –


– Pues muy comida sana pero ya vez a quien le fue bien en la repartición de los senos. – Contestó Destra desde la sala haciendo reír a todas.


– Muy graciosa, solo por tenerlos un poco más grandes, ni que fueran como los de mamá. –


– Pues felicidades. –


– También una chica de su academia modelará. – Comentó Majo captando la atención de Nek y Thea.



– ¿Vianney Ligorio?


– SI, ella misma, parece ser conocida de la señorita Xcaret porque salieron a almorzar juntas. –


– ¿Qué no la prima de mis madrinas ya está mayor? –


– Si Destra, pero la señora Xelha insiste en que se dirijan a ella como señorita por ser su “hermanita”. –


– Bueno, es verdad que se ve bastante joven, cuando la conocí pensé que tenía nuestra edad, hasta iba a invitarla a salir pero mamá me hizo la señal. – Hablaba Destra cruzando sus brazos al recordarlo. – Luego me contó que debo de cuidar de no meter la pata cerca de Xelha Mannes y menos con su "hermanita". –


– Salieron… A comer… ¿Tienes alguna foto de ella? –


– Puedes buscar en tu celular, Xcaret Mannes es famosa por su trabajo de modelo y ser una de las mejores en el voleibol. – Comentaba Marjorie mientras Nek sacaba su celular rápidamente. – Es muy bonita, aunque muy tímida. –


– No diría que tímida, más bien su hermana no la deja ni hablar. –


– También pensaba eso pero no quise decirlo, no quiero meter en problemas a mi mamá en su trabajo. –


– Creí que fue la única que lo notó. – Contestó Oly notando que su prima miraba en su celular con bastante fijación.


– Bueno, nosotras estaremos en el cuarto. –


– ¿No quieren cerveza? –


– Sabes que no tomo. – Dijo Nek al entrar a su buscador en el celular siguiendo a Thea.



– Nek, tomas igual o más que yo, no tienes que quedar bien con nadie aquí. –


– Me llevo unos packs por si acaso. –


– ¿Ya vieron que buena está? – Habló Destra mientras las tenistas se retiraban de la sala.


En cuanto entraron al cuarto, Nek dio un vistazo para ver que clase de persona era Thea, se dice que uno sabe mucho de una persona con ver su habitación y se sorprendió que era bastante organizada aunque parecía más el cuarto de un chico, había un blanco para dardos, bates y banderines colgados a la pared, un calendario con una sensual modelo que sino mal recordaba era Blanche Leopardi, la conocía por ser una de las mujeres más atractivas del mundo y una de sus modelos a seguir porque sin importar la ocasión siempre lucía perfecta.



– Puedes sentarte donde gustes. –


– Gracias. – Dijo Nek devolviendo su mirada al celular para ver las fotos de la mujer que mencionaron quedando sorprendida. – No puede ser. –


– ¿Qué? –


– ¿Fue ella con quien la viste? – Preguntó la peliazul mostrando su celular a Thea viendo algunas de las fotos de Xcaret Mannes.


– Si, justo ella… Es muy linda, aunque no es mi tipo. –


– Tiene treinta y ocho. –


– ¿Qué? ¡No jodas! – Habló Thea tomando las manos de Nek para ver más de cerca mientras revisaban más las fotos y la edad que venía en su data. – ¡Imposible! –


– Mi mamá y mi tía se ven jóvenes, pero lo de ella parece una broma, se ve tan joven como nosotras. –


– Me pregunto que clase de cirugías se hizo. –


– No creo que sean cirugías. – Contestó Nek al leer parte del bio. – Al parecer es alguien bastante delicada de salud, según su hermana, una gripe basta para ponerla muy débil... Ella... Es descendiente de Kaam Goheid, ella murió muy joven, también su salud era bastante frágil y cuando falleció fácil podía hacerse pasar por una adolescente por su belleza y su apariencia joven que desafiaba la naturaleza... Aunque eso no ayuda de nada cuando tu salud es así. –


– Vaya, verse tan bien a su edad a costa de su salud, no parece un buen trato. –


– Thea… ¿Qué tan cercanas las viste? –


Thea empezó a pensar en que en verdad Nek tenía bastantes preocupaciones dirigidas hacía los problemas amorosos de Desire, eso ya no era normal, pasaba de la amistad, que ahora quisiera saber más sobre la mujer con la que se veía el interés amoroso de su amiga era simplemente demasiado.



– ¿Y si vas poniendo tu código para poder ver los partidos? – Dijo Thea con una sonrisa viendo como Nek soltó un suspiro y guardó el celular.



– Cierto, perdón por ponerme así. –


– Sé que cuidas mucho de Desire, pero no te ayudará de nada saber más sobre esa mujer, igual y la conoce de antes y no es nada. –


– ¿Estás segura? Tú fuiste quien las vio en el restaurante, tú eres quien sabes que tan cercanas son. –


No quería contestarle, no por ser grosera o querer mentirle, sino por no saber como iba a actuar, pero era evidente que Vianney estaba feliz de estar tomando las manos de esa mujer y el rostro de esa pelirrosa era uno tan penoso y sonrojado, que le recordaba a las caras que ponía Augustine al ver a Kashmir.


– Si, creo que tienen algo que ver, pero no puedo asegurarlo. –


– No puedo creerlo, esa tipa… Esa mujer podría ser su madre. –


– Para, te dije que no estoy segura de nada. – Habló Thea viendo que Nek se mostraba algo molesta. – Y no me mires así, te dije que odio levantar falsos, solamente te digo que a como las vi, parecían que en verdad se conocían. –


– No lo sé, conociendo a esa tipa una no lo sabe. –


– Mmm... Creo que ya se por donde va todo esto. – Pensaba la chica de ojos color ámbar mientras Nek seguía hablando. – Debería de decidirse, no tiene porque enojarse con Vianney por los sentimientos que ella tenga por Desire. –


– Vianney siempre ha sido una despreocupada y anda en su mundo, no dudo que es esa mujer la que la tiene así porque también tiene cara de que tiene algún problema en la cabeza. –


– Aunque sea cierto no te afecta en nada y no creo que está bien que hables de alguien que no conoces. –


– Claro que sí, si Desire se entera que una mujer que podría ser su madre es el interés de esa tipa ¿Imagina como se va a sentir? Y no es como si Desire no sea tan bonita como ella. –


– Tarde o temprano se enteraría de todos modos, además que Desire tampoco es algo de ella como para que lo tome como lo estás tomando tú. –


– ¿Qué me quieres decir? ¿Te vas a poner de su parte? –


– Ey, vas bajándole a esa postura ¿Okay? – Dijo la chica pálida golpeando su mesa para hacer reaccionar a su compañera.


Nek no se esperaba que Thea se molestara de esa manera, no era como si fuera un tema que debiera hacerle enfadar, pero los ojos de esa chica le hacían ver que esta vez ya no se iba a quedar callada con todo ese asunto.




– Si llegas a hablar de más, si llegas a decir algo sobre esa chica, por más mal que te caiga, vas a afectar y terminarás haciendo que Desire se sienta mal por hablar sólo por hablar. –


– No lo había pensado. –


– Te dije que detesto a la gente que levanta falsos, los chismosos, a los mentirosos, pero en especial, a la gente hipócrita. – Hablaba Thea parándose frente a Nek. – Me pediste ser tu compañera de tenis, pero no soy tu compañera para estas cosas, así que me vas diciendo que mierda te pasa con Desire o mejor me retiro de esto. –


– ¿En serio? –


– Hablo muy en serio, eres mi compañera ¿O no? Si necesitas ayuda de algo puedo servir. –


Nek veía los ojos de Thea, no estaba mintiendo, no sabía si poder hablar con ella de todo eso pero era cierto que sabía que clase de gente despreciaba, después de todo por culpa de gente así fue expulsada del equipo de softball de forma temporal ¿En verdad podía explicarle lo que sentía?






1613406401778.png



-O-O ¡Eso Thea! Que ya se deje de cosas y acepte sus sentimientos jaja.
 
Última edición:

تالف و مكسور تماما
Moderador
Offline
– No lo sé, conociendo a esa tipa una no lo sabe. –


– Ey, vas bajándole a esa postura ¿Okay? – Dijo la chica pálida golpeando su mesa para hacer reaccionar a su compañera.
Aquí me parece que la transición (de Thea) es muy brusca y, por lo tanto, su reacción se lee exagerada. Quizá sería bueno añadir algunas líneas de su pensamiento o algo de ese estilo.


Nek ya no puede seguir ocultándolo, por cierto jaja.
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,202
Offline
Aquí me parece que la transición (de Thea) es muy brusca y, por lo tanto, su reacción se lee exagerada. Quizá sería bueno añadir algunas líneas de su pensamiento o algo de ese estilo.


Nek ya no puede seguir ocultándolo, por cierto jaja.
-O-O Acomodada la transición.
O-O- Creo que es obvio que le gusta mucho Desire jaja, aunque malo de ella que no se lo diga y se ponga en un plan muy celoso contra Vianney jaja.
 

تالف و مكسور تماما
Moderador
Offline

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,202
Offline

-O-O SIGAMOS


FAULT 10





– ¿Y? ¿Me vas a contar? –


– Mm… Okay, pero si lo hago tú me contarás que pasó con tu expulsión. –


– No quiero darle importancia. – Contestó Thea poniéndose a la defensiva viendo como Nek la miraba seriamente.


– Entonces no diré nada. –


– Okay, okay te lo contaré. –


– Bueno… –


Nek se sentó al borde de la cama de Thea, aunque dijo que no tomaba decidió tomar una de las latas de cerveza y abrirla para darle un trago haciendo que su compañera mostrara una sonrisa, ver que dejó sus remilgos por un rato y se relajó como todas las que estaban en el departamento era una buena señal.



– Conozco a Desire desde la primaria, hemos sido mejores amigas desde hace seis años. – Contaba Nek tomando un poco de cerveza. – Siempre la vi como una chica muy inocente, amigable y confiable, diario la veías con una sonrisa y con un optimismo que a todos contagiaba. –



– Es bastante linda, aunque no es de mi tipo estoy muy segura que trajo a muchos detrás de ella ¿O no? –


– Si… Pero ella desde los doce me contó que no le atraen los hombres. –


– Creo que con lo de Vianney basta para saber que le gusta. – Sonrió Thea viendo que ese comentario no le gustó a Nek.


– Creía que no le atraía nada, nunca le vi interés en alguien y siempre se mantenía al margen de las relaciones, a pesar de que lo dejaba claro a todo momento. –


– ¿Entonces la conoció y se enamoró perdidamente de ella? –


Nek dio otro trago a su cerveza y frunció su mirada, se notaba que traía bastante coraje dentro de ella y que necesitaba desahogar, por palabras de Desire, Thea sabía que la peliazul no tenía otras amistades ya que era muy exigente con todos y no les agradaba esa personalidad en la que esperaba lo mejor de los demás a todo momento.



– Hace dos años participamos en un torneo escolar era el primero para Desire, para mí fue la segunda participación, había ganado el año anterior y estaba segura de ganar pero como era abierto para todas las jugadoras entre 13 y 17, hubo una participante inesperada. –


– Vianney. –


– Según escuché, se había aburrido en los torneos internacionales y quiso relajarse jugando en la academia de nuevo y buscar potenciales rivales… Ella fue mi primera rival y me destruyó por completo. – Dijo Nek apretando un poco su lata. – Sabía que era la mejor del mundo pero nunca esperé esa diferencia, luego le tocó jugar contra Desire y … –


– ¿Y? –


La ojiazul se detuvo un poco, recordó como en ese momento Vianney jugó más tranquila con ella, fue como si estuviera jugando o midiéndola más que compitiendo, tenía muy presente el coraje que sintió al creer que se estaba burlando de ellas pero nunca esperó que al final del juego, esa chica se acercara a Desire para tomarle las manos y hablarle maravillas de su juego y que podría llegar muy lejos.



– Le ganó a Desire, fue como si sólo estuviera jugando y al final, le dijo que esperaba mucho de ella, que sería una gran tenista y que la dejó maravillada con lo bella que se veía al jugar. –


– Entonces ¿Te enojó que la reconociera a ella y no a ti? –


– No, igual me felicitó a mi y me dio consejos, fue … – Se calló Nek un momento antes de volver a tomar un poco más. – Desire no dejó de pensar en ella tras perder, no paraba de hablar de esa chica, de lo asombrada que la dejó y cuando se atrevió a hablarle en la academia, fue cuando ya no pudo detenerse, era como si fuera un pe… Una mascota, a donde la invitaba la seguía, todo lo que le decía lo obedecía, es como si su única voluntad fuera estar a su lado. –


– Le pegó el amor bastante fuerte, he visto a muchos chicos y chicas así. –


– También yo, no supe en que momento Desire empezó a convertirse en alguien más cuando esa tipa está presente. –


– Te creo, es como si fuera un manojo de nervios. – Contestó Thea abriendo una lata para beber al sentarse al lado de la peliazul.



Ambas guardaron un breve silencio, Thea no dejaba de ver a Nek, cuando hablaba de Desire se le notaba entre alegría y tristeza, al parecer la bebida y tener una persona ajena al asunto con quien hablarlo le daba confianza de ser más sincera consigo misma.



– Me duele verla así, que su amor no sea correspondido y que esa chica no se digne a ponerle un límite o pararla de soñar. –


– Pero ¿Tanto como para culpar a Vianney de eso? –


– ¿Qué? –


– Lo que dije, por lo que me cuentas y lo poco que me ha contado ella, Vianney no la ha obligado a nada, es Desire quien quiere estar a su lado. –


– ¿Te estás poniendo del lado de ella? – Preguntó la peliazul cruzando miradas molestas con Thea, que ya no le agradó ese alce de voz.


– Te lo dije, no estoy parte de nadie, ni las conozco lo suficiente pero no me parece que cargues culpas con alguien así. –


– ¿Me estás diciendo que no hace mal en no decirle a ella que ya sale con alguien? –


– ¿Estás segura de que sale con alguien? –



Ambas se miraron fijamente, sus ojos mostraban enojo pero no al punto de pelearse, defendían su postura, no obstante fue claro para Thea, esa defensiva de la peliazul, su preocupación desmedida por los sentimientos de Desire, no ocupaba escuchar más.



– Te gusta ella ¿Verdad? Es por eso. –


– Eso no importa. – Contestó Nek dejando una lata vacía y tomando otra cambiando su mirada por una más tranquila.


– Claro que importa, porque eso es lo que te pega a ti, que ella esté así por alguien más. –


– Me duele porque es mi mejor amiga. –


– Y que sea tu mejor amiga no significa que no pueda gustarte ¿O si? –


– Basta de mí, me dijiste que me hablarías de por qué te expulsaron. –


– Okay, okay, le daremos pausa a ese tema. – Dijo Thea al notar que la peliazul se estaba volviendo a molestar aunque sonreía por dentro, por lo menos sabía que detrás de su personalidad estricta y cerrada había una chica como todas las demás.


– ¿Y? ¿Por qué te expulsaron? –



Thea sonrió al ver que en verdad había interés de Nek por su historia, le dio un gran trago a su cerveza para poder calmarse un poco y no recordar la rabia de ese día y poder expresarse sin llegar a alterarse como le pasó a su compañera.


– Fuí la MVP dos temporadas seguidas, obvio que a algunas no les va esforzarse más y prefieren hacer quedar mal o provocar a las demás que las superan. – Contó Thea tomando un poco más. – Una de esas empezó a molestarme, hablaba cosas a mi espalda, que usaba esteroides, que era un trans, cada tontería que me daba igual. –



– ¿Y que te provocó al final? –


– Que hablara mal de mi madre, ella ha sido cuatro veces campeona mundial y dos veces oro olímpico de pool sport y disciplinas aéreas consecutivas, estoy orgullosa de lo que ha logrado y que me criara sola y no dejara de luchar por sus metas. –


– Suena a alguien admirable. – Dijo Nek sinceramente sorprendida, no esperaba que ella fuera hija de una campeona mundial. – ¿Y qué hace ahora? –


– Se fue a entrenar al equipo de Estados Unidos, el equipo italiano le pagaba una miseria… La perra de la que te contaba se atrevió a decirle a mi madre que era una bailarina exótica, una pu… Pueden decirme lo que quieran, me da igual, pero hablar mal de mi madre es lo peor que pueden hacer. –


– Y terminaste golpeándola. –


– Le rompí la nariz y la dejé tan asustada que terminó orinándose encima, hace poco me enteré que se salió del equipo por miedo a que volviera. –


– Fuiste una idiota, debiste contárselo a un maestro o tu entrenador. –


– Lo sé, pero eso no terminaría con las habladurías y chismes, a la fecha sé que nadie más habla a mis espaldas, porque saben que no me quedaré en paz. –


– No sé como puedes estar tan tranquila de contármelo. – Habló Nek mientras Thea tomaba más de la cerveza.


– Porque fue mi decisión golpearla y no me arrepiento de eso, si te arrepientes de tus decisiones luego vas a estar lamentándote y buscando culpables de tu equivocación. –


Nek sintió que le tiraba esa indirecta a ella y solo se volteó para tomar de nuevo la lata, de nuevo el silencio llegó a ellas y fue cuando la ojiazul se puso de pie y se acercó a la pantalla inteligente para encenderla.




– Veamos los partidos de esa tipa, Desire es ágil y tiene un gran control pero poca fuerza, se encargará más de defender el fondo, por lo que ella estará confiada de dominar la zona media y baja de su lado. –


– ¿En serio crees que podamos ganarle? –


– Confié en elegirte como mi compañera porque sé que podemos vencerlas, sé que podemos ganar el torneo, no me hagas estar lamentándome y que busques culpables si fallas. – Contestó la peliazul sonriendo de manera arrogante y juguetona haciendo sonreír a Thea por devolverle sus palabras.


– Okay, okay basta de platica, a concentrarnos. –


– Ese es el ánimo… Y Thea, no le … –


– No le diré nada, te lo dije, odio a la gente que habla a espaldas de otros. –



La peliazul mostró una ligera sonrisa que sorprendió a Thea, podía sonreír de una manera muy dulce, pero luego la desapareció poniendo su cara de poker, no obstante, esa mueca demostraba que estaba confiando en ella.





1613406697266.png


-O-O Medio lo aceptó jajaja, se ve que Nek es una celosita pero tiene que entender, Vianney es buena teniendo bien loquitas a las flaquitas adorables jaja.
 
Última edición:

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,202
Offline

CONTINUAMOS O-O-




FAULT 11



La noche era perfecta para una cena con música de soul y acid jazz en vivo, el restaurante nocturno favorito de Vianney era el escenario perfecto para una conversación con la mujer que la cautivó desde que era niña y su compañera de vida que no se quedaba atrás en cuestiones de belleza y personalidad, casi como dos gotas de agua más la pelirrosa tenía la particularidad de carecer de más presencia, como un fantasma inocente entre seres oscuros disfrazados de humanos. Vianney sabía que no podía arriesgarse a invitarla tan noche, pues había alguien en la ciudad que ejercía todavía mucho control sobre ellas, una cena temprano sería perfecta para ver hasta donde podía llegar y averiguar que cambios surgieron en Xcaret con más calma que los desayunos del trabajo.


– Me alegra que aceptaran mi invitación. – Dijo Vianney al ofrecer vino a las dos pero ambas se generaron.



– Puedes tomar Lizeth, no tienes que preocuparte por mi. –


– No creo que deba tomar, recuerda que tengo que conducir. –


– Es cierto, perdón por olvidarlo. –


– Es sin alcohol, no se preocupen. – Rio la joven al ver la interacción de ellas y su pequeño rubor por el comentario hecho. – Se ven hermosas. –


– Gra… Gracias. –


– Gracias Vianney. – Contestó Liz notando que Xcaret se esforzaba por no mirarla de frente pero la entendía, lo mismo le pasaba, como si los ojos de esa joven fuesen hipnóticos. – Haz hecho un buen trabajo con la primera sesión, recuerdo que la primera vez que ella modeló no paraba de taparse la cara. –


– Lizeth, no tienes que contar eso, a la fecha me sigue causando muchos nervios, no sé como las modelos pueden tener tanta seguridad para modelar en ropa interior o en trajes de baño, es mostrar demasiada piel. –


– No tiene nada de malo mostrar un poco más, una cosa es tener confianza en tu propia belleza y otra es el ser sugerente. – Sonrió Vianney sirviendo una copa de vino para cada una.


– Eso es cierto. –


– ¿Que van a pedir? –


– No sé, todo luce bien… – Susurró Xcaret sonrojándose un poco al ver a esa joven, de seguro pensaba que seguía siendo indecisa y más cuando quería preguntarle a Lizeth que ordenar.


– Te puedo sugerir el estofado de champiñones, sé que no te cae bien la carne roja y aquí lo preparan delicioso. –


– Gra… Gracias. –


– Entonces también lo pediré. – Dijo Lizeth mientras trataba de no mostrarse algo nerviosa.


Vianney alzó la mano y pidió la orden al mesero, algo que le gustaba de ese restaurante es que era muy tradicional como para conservar el servicio a la mesa en vez de tabletas electrónicas. Tanto Lizeth como Xcaret no dejaba de ver a esa joven, lucía bastante bien con su vestido celeste escotado y su cabello recogido con un look tanto suelto como elegante, para ambas era incomprensible como una chica tan guapa y agradable les decía con confianza que tenía intereses en ella, mujeres que le llevaban catorce y diecinueve años respectivamente, sobretodo para Liz que por más que quería sentirse celosa o tratar de cuidar a su novia de esa pelirrosa, parecía más preocupada en conocerla.


– ¿Y que me cuentas? ¿Qué tanto has hecho desde que no nos vimos? – Preguntó Vianney a Xcaret que tomaba la mano de Lizeth como si fuera una reacción defensiva.



– ¿Te pasa algo? –


– No, nada… Eh… Perdón Vianney. –


– Tranquila, les hablo de forma muy familiar como si nos conociéramos de toda la vida, no debí tomarme tanta confianza. –


– No, no es eso… – Respondió Xcaret mordiendo suavemente su labio mientras se esforzaba para mirarla a los ojos. – Hemos estado bien, decidí ayudar a mi amiga con el equipo de voleibol y después quise apoyar a mi hermana con la organización del catálogo de la casa de modas. –


– ¿En serio? ¿Tú lo elegiste? –


– Si, esta vez no me preguntó que opinaba, ella solo me dijo que quería hacerlo. – Sonrió Lizeth apretando suavemente la mano de su novia quien sonrió tímidamente.


– Lizeth… –


– ¡Felicidades! Eso es un gran paso para ti, perdón para ustedes. –


– Gracias. –


– ¿Y que hay de ti Liz? ¿Cómo te has sentido? – Preguntó Vianney sorprendiendo a la morena por esa pregunta repentina.


– ¿Yo? –


– Sé que también ha sido difícil para ti. –


– Gra… Gracias. – Contestó Lizeth sonrojándose por completo al no esperar que además de Xcaret se preocupara de preguntarle como se sentía. – Si… Ha sido difícil, no puedo quitarme el sentimiento de culpa y me he disculpado muchas veces con ella por no haberme dado cuenta que Xelha me estuvo usando. –


– Lizeth, no es cierto, fui yo quien tuvo la culpa. –


– No es así, es mi culpa, era feliz pensando en que Xelha nos apoyaba, que el interés que tenía en nuestra relación era porque en verdad nos deseaba lo mejor como pareja, pero solamente quería mantenerte a su lado y… Últimamente me he sentido rara, como si incluso me viera como su propiedad. –


– No lo entiendo. –


– No sé como explicarlo, es algo raro… Ahora que todo está claro y sé o creo saber quien es Xelha, no puedo evitar sentir miedo al ver su mirada hacia ti y a mi, es como si me… Me vio… – Murmuró Liz tapando su boca al sentir que iba a decir algo demasiado arriesgado. – Solo, no confío del todo en ella, sé que se preocupa por nosotras y quiere lo mejor para ti, pero no sé que pensar de ella. –


– Xelha me prometió que las cosas cambiarían. –


– Las cosas cambian pero las personas que no quieren ayudarse difícilmente cambian. –


Ambas mujeres voltearon hacía Vianney, el comentario que dijo les causó bastante intriga ¿Podían volver a confiar completamente en Xelha? Mintió, manipuló y abusó de la confianza de su hermana y de sus amigas, creó una red de mentiras disfrazadas en su personalidad extrovertida y energética, esa chica que parecía la líder perfecta y con el orgullo y autoestima tan altos como nadie, escondía un lado obsesivo que hasta la fecha nadie sabía hasta donde había llegado, Vianney lo comprendía pero parecían que Lizeth y Xcaret aún creían en esa mujer, era difícil que pudieran escapar cuando las tuvo en sus manos durante tantos años.


– ¿Por qué buscan taparla si aún no conoce el frío? –


– ¿Eh? –


– ¿De qué hablas? – Preguntó Liz estando tan confundida como Xcaret.


– Esa mujer no va a cambiar, podrá disfrazarse y moderarse, pero seguirá siendo alguien que busque controlar tu vida. –


– Vianney, sé que te preocupas por mi, pero sé que Xelha esta vez se esforzará en cambiar. –


– Que el amor que sientes por tu hermana no te vuelva a cegar. – Dijo Vianney mirando seriamente a la pelirrosa que no se esperaba un cambio en su actitud. – Discúlpame por decirlo así y si esto te molesta porque sé que en el fondo ves a tu hermana como alguien ejemplar, pero te amo demasiado como para dejar de insistir en eso. –


– Lo siento… –


– Perdóname, no quería hacerte sentir mal. – Sonrió la joven tomando la mano de Xcaret y yendo por la de Liz que se sorprendió por ello. – Cuando ustedes se hunden, siento que me hundo yo también, conozco como se siente el infierno porque soy igual que ustedes. –


– ¿Qué nosotras? –


– Solamente podría decírselos en un mejor lugar, aquí hay demasiada gente. –


– Entiendo. – Contestó Xcaret mirando a Lizeth, ambas les intrigaba demasiado esas palabras tan sinceras y tristes.


– ¿Les parecería que otro día vayan a cenar a mi departamento? –



Lizeth y Xcaret se quedaron con los ojos abiertos, era una invitación de una joven que abiertamente les decía que estaba interesara en ellas, las estaba invitando a su departamento, cuatro paredes, nadie más que las tres, por un lado estaba la curiosidad de saber porque Vianney tenía tanta preocupación por ellas y de donde nació ese amor que sentía por la mujer Mannes pero por el otro ¿Qué si estando a solas buscaba avanzar con las dos? ¿Por qué seguían sin ponerle un límite a su cercanía? ¿Acaso las dos sentían algo de atracción por Vianney?









-O-O CHANCHANCHAN!! Vianney le está declarando la guerra a Xelha con sus palabras jaja, eso Vianney! ¡Abre los ojos de esas dos flaquitas!
1613591047288.png

O-O- Más Nek porque está bien rica ¡Esos muslotes que se le ven!
 
Última edición:

تالف و مكسور تماما
Moderador
Offline
Acabo de notar que Wolfito acabó metiendo a las hermanas en 3 escritos que ocurren más o menos al mismo tiempo (estoy metiendo en el que Xcaret conoció a Vianney) jaja.

Vianney mete la duda y creo que Liz está más dispuesta a escuchar (normal, claro).
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,202
Offline
Acabo de notar que Wolfito acabó metiendo a las hermanas en 3 escritos que ocurren más o menos al mismo tiempo (estoy metiendo en el que Xcaret conoció a Vianney) jaja.

Vianney mete la duda y creo que Liz está más dispuesta a escuchar (normal, claro).
O-O- ¿Qué? Obvis que no, no es como si esas hermanas siempre tengan que tener protagonismo sólo por ser las favoritas de wolfito (sobretodo Xcaret que aquí si influye muchísimo y es otra protagonista inesperada junto a Nek jaja)
-O-O Liz tiene curiosidad y tentación de saber que clase de chica pudo impactar tanto a Xcaret y se ve que ella también terminó impactada jaja.
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,202
Offline
Nek es más inesperada que Xcaret xD ¡Pero no me había dado cuenta!
-O-O Al menos es una evolución de Xcaret jaja, es un perro jaja, esas rojitas nomás andan queriendo robar protagonismo en todos lados, tampoco me quejo porque me gusta ver a Xelha por lo preciosa que es esa mujer loca y me encanta el trasero de Xcaret y eso que prometió que no lo iba a hacer O-O- jaja.
-O-O Aaaah, Nek, lo que tiene de carita enojona lo tiene de buenota jaja.
 
Arriba Pie