Original Fic GAME, SET AND ¿FAULT? -FINAL-

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,202
Offline

O-O- SIGAMOS!!!



FAULT 12




La Step Fast School de Italia se llenaba de voces, pasos y personas al estar iniciando los torneos escolares, siendo el evento del dobles en tenis y la competencia de gimnasia artística las que las traía con gran interés. Las chicas tenían a dos equipos que apoyar y a una participante individual en otra disciplina, el dúo improvisado entre Thea y Nek y la pareja formada por Patricia y Marjorie, que aunque no tenían tanta experiencia como las demás participantes habían dedicado mucho tiempo y esfuerzo en prepararse para hacer un buen papel tanto para su escuela como para ellas mismas, por último estaría la participación de Augustine en gimnasia, que el año pasado había obtenido el primer lugar a nivel escolar pero aún no tenía seguridad para participar en la selección italiana, esperaba que si ganaba nuevamente tendría más confianza en desempeñarse bien en representación de su país.



– Es una lástima que las gemelas no pudieran venir. –


– Creo que Sinistra anda enferma. –


– Si, Destra me dijo que no había visto a su hermana tan mal, pero también anda comprando hot dogs en la calle. –


– Pobrecita, oigan chicas ¿A qué hora jugarán? – Preguntó Aug a las chicas que vestían sus uniformes deportivos y traían sus mochilas listas.


– Nosotras tenemos el primer partido a las nueve y media ¿Y ustedes? –


– A las diez, nos tocó contra una escuela invitada que está un poco más alejada y les dieron más margen para que lleguen a tiempo. – Contestó Nek a Majo que volteó su mirada hacía el frente al ver a alguien conocida.



– Buenos días Vianney. –


– ¡Que onda Majo, Oly! –


El grupo se topó con Vianney, la rival más fuerte a vencer que ya se encontraba con la compañía de Desire, que se le veía bastante feliz por jugar al lado de esa chica, cosa que se notaba que picaba a Nek al torcer ligeramente la boca pero lo suficiente para que lo notaran Thea y Oliva.


– Que pequeño es el mundo ¿No creen? – Dijo la pelirrosa saludando a todas de mano y beso en la mejilla. – Mi amiga resultó ser prima de mi compañera de modelaje y la novia de Oly será una de las rivales del torneo. –



– No es como si Roma fuera tan grande. –


– En realidad si es una ciudad grande Thea, lo que pasa es que su distribución de edificios es más óptimo y clásico que en otras ciudades del mundo. –


– Sabes tanto Vianney. – Habló Desire con una cara embelesada mientras las demás la miraban con cara de que era obvio lo que sentía por esa chica.


– No es para tanto, una aprende mucho viajando. –


– ¿A qué horas jugarán ustedes? –


– Creo que nos toca a la misma hora que ustedes Majo. –


– Espero les vaya bien. – Expresó Desire con una sonrisa sincera que les recordó un poco a Augustine en la inocencia que despedían de sus rostros.



– Igualmente. –


– Gracias. –


– Bueno chicas, es hora de irnos alistando. –


– Suerte. – Dijo Oly alzando el pulgar para su novia y para su prima que respondieron de la misma manera.


– ¿Nos vamos? –


– ¡Si! –



El grupo de jugadoras se fue hacía los vestidores mientras las chicas iban a buscar los asientos que tendrían, aunque las gemelas no pudieron ir les consiguieron buenos lugares aprovechando que sus madrinas son de la familia que son los socios mayoritarios de la academia y que llevaban a dos discapacitadas, cosa que no le hacía mucha gracia a Reilly pues solamente era su brazo el que seguía inmovilizado pero con tal de ver bien a su novia no se quejó.



– ¿Qué hay de ti Aug? ¿A qué hora participas? –


– Es a las doce, será el filtro y mañana participaremos las que califiquemos. –


– Oh, califiquemos, vienes con mucha seguridad. – Comentó Kashmir viendo como su novia se ponía por completo roja.


– ¡Kashmir, no lo dije con esa intención! Sé que todas haremos un gran esfuerzo y reconozco a las demás competidoras, además que no puedo estar del todo contenta cuando gano. –


– ¿Por qué no? –


– Porque ganar significa que otras no lo logren. – Respondió Aug a la pregunta de Reily quien sonrió al escuchar una respuesta demasiado inocente e ingenua, típico de su amiga.


– Aug, debes de cambiar esa mentalidad. –


– ¿Por qué lo dices? –


– Porque todas se están esforzando, tú lo dijiste, que tengas un pensamiento así es como si sintieras lástima también por quienes pierden. –


– ¡Oh, perdón! No es mi intención pensar así. – Dijo la rubia apenándose por el comentario de Reilly quien sacudió su cabeza con su mano disponible.


– Sabemos que no es tu intención, lo que queremos es que seas un poco más ambiciosa y que no temas superar a otras, nadie te juzgará por ser mejor que las demás. –


– Guau, no sabía que tuvieras vocación para motivadora personal. –


– Creo que lo hace porque si Aug se pone triste Paty se preocupa. – Habló Oly complementando las palabras de Kashmir provocando su risa.


– Vamos apresurándonos que luego les voy a estar estorbando. –


– Kashmir no digas eso, nosotras no te vemos como un estorbo. –


– No lo digo por ustedes, lo digo por la gente que quiera pasar a tomar asiento. –



Pasado una hora, Thea y Nek estaban listas para empezar su partido, esperaban a que diera la hora para salir a la cancha mientras veían en la pantalla el partido de Marjorie y Patricia, así como el de Desire y Vianney, aunque no tenían un estilo muy profesional, la pareja de Majo y Paty estaba haciéndolo bastante bien y se notaba que se prepararon más de lo que creían, por su parte era evidente que el equipo de Vianney sería el más fuerte, apenas llevaban veinte minutos de partido y ya llevaban un set y tres juegos de ventaja, siendo al mejor de tres simplemente estaban aplastando a sus rivales.



– Son mejores de lo que creí. –


– Majo y Paty no lo hacen nada mal. –


– Son muy defensivas, Majo es la que se encarga de buscas los puntos y Paty cubre bastante bien. –


– Entonces debemos de preocuparnos por Majo. –


– El problema será ella. – Señaló Nek a la pantalla donde estaba jugando Vianney y su amiga.


– Es mejor de lo que vimos en los vídeos. –


– Si, no recuerdo que jugara con tanto esfuerzo, es como si tratara de lucirse esta vez. –


– Oh… Creo que ya vi el por qué. –


– ¿Por qué? –



Thea señaló un punto en la pantalla que dejó sorprendida a Nek, en la imagen de la televisión salía una línea comentando sobre las invitadas de honor de ese evento, en el palco de lujo se encontraba Xelha Mannes y su esposa, pero ellas no eran las revelantes para la peliazul, también ahí estaba Xcaret Mannes, eso dejaba muy en claro porque estaba jugando Vianney con un mayor ímpetu y aumentaba más las sospechas de Nek hacía la relación entre ellas.


– Esa mujer… –


– Nek. –


– No es nada, tenemos un partido que ganar. – Dijo la peliazul sacudiendo su cabeza diciéndose así misma que se concentrara.



El partido de Nek y Thea estaba por empezar, su equipo apenas llegaba y estuvieron a cinco minutos de quedar eliminadas por no presentarse. Tras calentar un poco y prepararse para acomodarse en la cancha, la peliazul quiso asegurarse de que su compañera estuviera mentalizada por lo que se acercó a Thea con una mirada recia, aunque era normal en ella, era bastante guapa pero siempre tenía ese rostro que impresionaba y al mismo tiempo le daba cierto atractivo.



– Trata de estar mentalizada. –


– Lo estoy, tranquila. – Sonrió Thea mientras Nek la miraba de esa forma, así que le dio una palmada en el hombro. – Me he esforzado demasiado y te he hecho perder mucho tiempo conmigo como para venir a hacer el ridículo. –


– No lo decía por eso. –


– Sé que para ti es más que un torneo y que tú eres una profesional, daré todo para que lleguemos lo más lejos que podamos. –


– Gracias. – Sonreía Nek al ver que al estar en la cancha su compañera parecía otra. – Ganemos. –


– Ganemos. –



Las parejas se saludaron antes de posicionarse en la cancha, el saque lo ganaron Thea y Nek por lo que era hora de demostrar lo tanto que entrenó la jugadora de softball, claramente tenían un punto a favor, era una completa desconocida para las demás competidoras por lo que había la duda en Thea de si mostrarlo todo desde el inicio o guardarse, decidiéndose por la primera opción, sería lo que Nek elegiría.
El primer saque de Thea en un torneo y la sonrisa orgullosa de Nek al ver a sus rivales sorprendidas lo decía todo, la potencia de brazo de esa chica las tomó por sorpresa llevándose el punto al pasar frente a sus narices y tocar un pie antes de la línea, había hecho bien en enfocarse en fortalecer el saque de Thea como pilar de su juego en parejas, era un cañón como decía Desire.
El primer juego dejaba claro que esa potencia secreta de la pareja de Nek Filippini era alguien a considerar, aunque las rivales lograban interceptarlas, las dejaba en una posición donde la peliazul lograba rematar con facilidad, eran una dupla peligrosa cuando se trataba del saque por lo que esperaban que fuera mejor cuando les tocara su turno. Cuando fue la rotación, quedó claro que Thea era una gran defensa, el tiempo que le dedicó al softball le daba reflejos para no perder la pelota y alcanzarla a atrapar, solamente cambiaba el guante por la raqueta y con las enseñanzas de Nek y Desire, lograba generar buenas recuperaciones y devoluciones que provocaban más confianza en la peliazul, la elección de su pareja de dobles había sido la correcta. Primer partido escolar juntas y primero que ganaban.




1613869055630.png


-O-O Nek odiando a Xcaret sin tener motivos jajaja, créeme Nek, si supieras lo que ha vivido ella vas a querer protegerla jaja.
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,202
Offline

O-O- SIGAMOS

FAULT 13



Las amigas de Kashmir y el grupo de Thea compartían el almuerzo en un picnic improvisado dentro de una de las arboledas de la academia, festejaban la primera victoria de Marjorie y Patricia así como el juego de Nek y Thea, ambas habían logrado dar un gran paso siendo equipos que no tenían mucho de formarse y no eran las únicas celebrando, Desire estaba acompañándolas y su sonrisa por ganar junto a Vianney era incapaz de ocultarla.




– Fue un gran partido chicas, no sabía que jugaran tan bien. –


– No fue tan bueno, cometimos muchos errores. – Dijo Paty a su tía mientras Majo tenía sus piernas sobre las de Oly quien le daba masajes.


– Terminé entumecida, corrí más de lo que esperaba. –


– Lo hicieron bien Majo, no sean tan duras consigo mismas. –


– A mi me parece bien, si reconocen lo que hicieron mal podrán mejorar. – Habló Nek cruzando la mirada con su prima.



– No tienes muchas amigas ¿Cierto? –


– Graciosa. – Contestó la peliazul a Oly mientras Thea y Desire se rieron un poco. – ¿Les hace gracia? –


– Nada, es que entendiste mal, lo que ella dice es que te relajes un poco, no todas quieren ser unas profesionales como tú. –


– Espero que no pienses así, no quiero que te relajes, lo hicimos bien pero ese equipo no era tan exigente como el que sigue. –


– Eso me recuerda, en el siguiente juego nos toca contra ustedes. – Dijo Desire a Majo y Paty que la miraban extrañada por su cara preocupona. – Es una pena, acabo de conocerlas y me agradan mucho, tener que jugar contra ustedes sabiendo que unas pasarán y otras no. –


– Así son los deportes ¿O no? Unas ganan otras pierden, no tienes que sentirte mal por nosotras. –


– Pero. –


Las chicas se miraron entre si y luego vieron a Aug y Desire, les causaba gracia que hubiera una persona tan preocupona y dulce como Augustine, Oliva era la más sorprendida pues ya sospechaba de que su prima anduviera interesada en su amiga pero sus personalidades eran tan contrarias que no sabía si alguien tan amable pudiera estar al lado de una chica arrogante y orgullosa como lo era Nek, aunque siendo que Kashmir logró estar con Aug, todo era posible.


– Vamos a esforzarnos y divertirnos. – Sonrió Majo provocando una sonrisa tierna en Desire. – Como dice Oly, lo importante es hacer las cosas y disfrutarlas como tú quieras y no como otros decidan por ti. –



– Guau, Oly resulta ser toda una filósofo. –


– Deberías de aprender algo de tu amiga. – Habló Paty haciendo reír a Kashmir.


– No me perdonas ni una ¿Cierto? –


– Vamos Paty, no seas tan dura con Kashmir. –


– Tengo que serlo, si le llega pasar algo a mi tía mis abuelos me reprenderán a mi. – Comentó Patricia provocando el sonrojo de Aug y la risa de todos.


– ¿Donde quedó todo eso de hacer las cosas por tu cuenta y que no decidan por ti? –


– Es que no conoces a mis abuelos. –


– Eso es cierto, mis suegros son muy especiales. – Dijo Kashmir sacudiendo suavemente la cabeza de Augustine. – Pero comprendo que cuiden tanto a Aug, tiene un corazón de niña atrapado en un cuerpo ardiente, que su ropa interior de algodón no les engañe, es una mujer en toda la extensión de la palabra. –


– Kashmir, eso es tan tier… ¡Kashmir! –


La risa de todas emergió, sin dudas ese grupo se divertía provocando sonrojos en Augustine y no era la única que se ponía colorada, Desire lo hacía de la misma manera llegando a taparse la cara también al sentir vergüenza, fue gracias a eso que Thea pudo ver una faceta que no conocía en Nek, su risa, la alegría que mostraba al ver a Desire pasándola bien, no podía evitar sentirse algo celosa, deseaba ver esa risa más seguido cuando estaban a solas.


– ¡Hola chicas! –


El grupo volteó al escuchar la voz de Vianney a unos cuantos metros, la cara de Desire fue de sorpresa pues ella no venía sola, estaba acompañada de una hermosa chica de cabello pelirrosa de un tono ligeramente diferente al de su compañera, era delgada con grandes caderas para su complexión, su piel era pálida, una cara muy linda de mirada adormilada y ojos entre azul y violeta, su figura de metro cincuenta y cinco lucía muy bien tras esos leggins color mezclilla y una blusa blanca.




– ¿Cómo están? Felicidades por sus partidos. –


– Gracias, lo hicieron muy bien. – Respondió Majo con confianza al conocer a Vianney por el trabajo de su madre. – En verdad eres muy buena. –


– No es para tanto ¿Nos sentamos? –


– No lo sé, sólo vine a saludarte. – Dijo esa pelirrosa jugando con sus pulgares al mostrarse algo nerviosa por como la miraban todas.



– Señorita Xcaret, no tenga pena, siéntese a mi lado. –


– Gracias Marjorie. –


– Majo, no tiene que ser tan formal. – Sonreía Majo mientras Xcaret se sentaba al lado de ella y Vianney a su otro costado.



– Tranquila. –


– No sé de que hablas. – Susurró Nek mientras Thea le tomaba la mano al ver como la empuñaba. – No puedo creerlo, se atreve a venir con esa mujer. –


Nek miró hacía Desire para ver su reacción pero ella estaba muy tranquila, no parecía sospechar nada, obvio que no lo iba a hacer, Vianney era muy amigable con todas por lo que no era raro que fuese así con una chica más.




– Disculpen por interrumpir su almuerzo, me llamo Xcaret Mannes, mucho gusto. –


– Ya te dijeron, no seas tan formal. –


– Perdón. –


– Es raro verla sin su hermana y su novia. – Comentó Majo a Xcaret quien se apenó un poco por el comentario.


– Lizeth está ayudando a Xelha, quiere que elija ropa para la futura bebé ya que según ella ambas tienen el mismo criterio de elección de la vestimenta que me queda bien a mi y mi hermana insiste en que su hija será igual a mi, últimamente se han llevado mejor, creo que mi hermana está tratando de fortalecer la relación emocional entre ellas. –


– Tranquila, no tienes que contarlo todo con lujo de detalles. – Dijo Vianney abrazando del hombro a Xcaret viendo como se apenaba más por el gesto. – Solamente ocupas decir que viniste a saludarme y ya. –



– Sólo quería felicitarte. –


– ¿Ella quien es? – Preguntó Kashmir al notar que varias de las presentes la conocían.


– Ella es la hermana menor de la actual presidenta de Modas Marquezini y una de las mejores jugadoras de volleyball de la historia. –


– Marjorie, les he dicho que yo soy la mayor. –


– Es difícil creerlo señorita Xcaret, usted luce muy joven. – Comentó Majo mientras Xcaret se apenaba por el comentario.


– Tiene treinta y ocho años. –


– ¿Qué? – Todas reaccionaron sorprendidas al comentario de Nek que lo hizo en afán de molestar pero fue lo contrario.


– ¿En serio tienes treinta y ocho? ¡Si te ves tan joven! –


– Había escuchado que las Mannes tienen una genética envidiable, pero no pensé que a ese nivel. – Dijo Reilly mientras Xcaret empezaba a ponerse nerviosa por ser el centro de atención, cosa que Vianney aprovechó para acurrucarla en sus brazos. – Si no me dicen tu edad pensaría que está en alguna de las academias. –



Por un solo segundo, Desire quitó su sonrisa de su rostro al ver como Vianney abrazaba de una forma tan cariñosa a esa mujer, pero pronto volvió a la normalidad al darse cuenta que Xcaret estaba algo asustada.



– Ya chicas, a Xcaret no le agrada que hablen mucho de su apariencia. –


– Hablas con mucha confianza hacía la señorita. – Comentó Nek haciendo sonreír a Vianney pues notó que buscaba causar dolo.


– Nos llevamos muy bien, Oly y yo trabajamos para ella en el modelaje y la conocí en uno de mis viajes antes de eso. –


– Eso es cierto chicas, la señorita Xcaret ha sido muy amable conmigo explicándome un poco sobre el modelaje, es alguien mucho más paciente que mi madre o que la señora Xelha para explicar. – Comentaba Oly viendo que su prima le arrojaba una mirada de enojo dejándola pensativa. – ¿Qué le pasa? ¿Acaso está celosa de que Vianney sea tan cercana a ella? –



– Hola, soy Desire, soy la compañera de dobles de Vianney. –


– Hola. –


– No es por ser grosera pero ¿Es cierto que ustedes tienen un museo privado de Kaam Goheid y Mitsuki Noihara? – Preguntó Desire con una carita emocionada mientras tomaba la mano de Xcaret.


– Si, tenemos un museo de la familia en Japón y tenemos otro aquí en la casa que tuvieron en las playas de Liguria. –


– ¿En serio tienen un museo familiar? Se nota que son millonarias. –


– No es por eso, la familia Mannes ha causado un gran impacto en diversas disciplinas que hasta la fecha se siente su influencia. –


– Sería lindo poder ver todos los logros de Kaam Goheid, tengo entendido que hay un museo en Holanda dedicado a ella pero son réplicas nada más. –


– Creo que podría invitarlas a conocer, si les interesa. –


– ¿En serio? !Sería maravilloso! – Dijo Desire tomando las manos de Xcaret quien soltó una sonrisa tímida por la alegría de esa chica.



Nek estaba llena de preocupaciones, no sabía como decirle a Desire que estaba tomando las manos de quien era su rival de amor, estaba haciendo amistad con la persona que tenía a Vianney cautivada, aunque tal vez era lo mejor, si Desire se desilusionaba de esa chica, podría estar ahí para cuidar su corazón.





1614106849971.png



O-O- Ay Desire, haciéndote amiga de quien te está comiendo el mandado, bueno, ella es el mandado jaja.
 
Última edición:

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,202
Offline

O-O- SIGAMOS!!!




FAULT 14




No estaban seguras como fueron convencidas pero al final ahí estaban, Xcaret y Lizeth se encontraban en la puerta del departamento de Vianney, la pelirroja portaba una solera rosa que hacía buen juego con su cabello, ella no notaba que por el ajuste de la tela se resaltaban muy bien sus caderas y su trasero, cosa que Lizeth no mencionaba pues sabía lo penosa que era su novia y trataría de regresarse. En el caso de la inglesa, portaba un vestido de tela delgada con botones con un pequeño escote en V, era una noche algo cálida así que usar algo fresco.
Lizeth se animó a tocar el timbre de la puerta y casi al instante se abrió, parecía estar todo automatizado.


– “Bienvenidas.” –


– Esa voz se parece a la tuya. –


– Es porque me gusta la voz de Xcaret así que hice que la IA de mi casa hablara como ella. - Sonrió Vianney al ir por ellas dejando sorprendidas a ambas chicas, lucía bastante hermosa con ese vestido rojo de espalda escotada, su figura era envidiable por las curvas naturales y el ejercicio que se le notaba. – Pasen. –



– ¿Vives sola? –


– Si, este apartamento lo compré cuando logré mi primer grand slam hace cuatro años, claro que estaba a nombre de Ama. –


– ¿Ama? –


– Amalia, mi representante. – Contestó Vianney a la duda de Lizeth mientras caminaban hacía la sala. – Ella me ha cuidado desde que tenía ocho años, ha sido como mi verdadera madre, hasta se porta más como una que como mi representante. –


– ¿Verdadera madre? –


– Lleguemos a la mesa y les cuento un poco. –



Ambas mujeres se ponían muy nerviosas por la sonrisa y sinceridad de esa joven y más al ver como estaba arreglada la sala de su departamento, lleno de velas con un suave aroma a canela y miel, comida y vino en la mesa de sala y una luz tenue en la habitación.



– Mi madre murió cuando tenía ocho años. – Dijo Vianney mientras tomaban asiento provocando que ellas la miraran con tristeza.



– Lo lamento. –


– No se preocupen, no era del todo una santa, en cuanto vio potencial en mi en el tenis, me presionó demasiado, ni siquiera podía jugar con otros niños o estudiar tranquila en la escuela por ella, al punto de que me sacó de los estudios porque debía ser la mejor. – Contaba la joven al estar destapando una botella. – También con mi padre era así, exigía demasiado de todos y quería controlar la vida de quien le rodeara. –



Xcaret y Lizeth vincularon pronto lo que vivió Vianney de niña con lo que ellas vivieron al lado de Xelha, tenía más sentido porque esa joven tenía experiencia con sentirse oprimida y manipulada.


– Ella tuvo la mala suerte de estar en el lugar y momento equivocado, hubo un asalto en un banco y los asaltantes dispararon a lo idiota al escapar, mi madre fue una de los tres fallecidos de ese día. – Contaba la joven logrando quitar el corcho del vino. – No digo que no lloré por ella, pero si sentí que me sentí más tranquila, mi padre contrató a Amalia como mi niñera y luego se hizo mi representante, gracias a ella es que estoy aquí. –



– ¿Tu papá no volvió a casarse? –


– No, dice que le guarda luto a mi mamá pero yo sé que Ama y él tienen lo suyo pero no me lo dicen que para no molestarme. – Rio la joven un poco causando que sus grandes senos se agitaran un poco dentro de ese ajustado vestido. – ¿Xcaret? –


– Perdón, verte me causó un poco de vergüenza y creo que algo de celo, eres mucho más joven que yo pero tu cuerpo está muy desarrollado y tu estatura es perfecta. –


– Mmm, no diría que perfecta, depende de los gustos y criterios de los demás, para mi ustedes son las que son perfectas. –


– ¿Nosotras? – Preguntó Lizeth sonrojándose al mismo tiempo que Xcaret por el comentario.


– Si, para mi, Xcaret es la chica perfecta y tú no te quedas atrás Lizeth, al parecerte tanto a ella y tener un aire de dulzura y amabilidad en tu mirada, no puedo evitar pensar que si no me hubiera fijado primero en Xcaret yo estaría enamorada de ti. –


Las dos sintieron escalofríos por el comentario de Vianney, en la mente de ambas se formaba la imagen de esas mujeres seductoras de novelas de misterio, tan bellas e imponentes que harían que cualquiera caiga en sus trampas.


– Xcaret, pon un poco de música de Lobby por favor. – Ordenó Vianney a su IA mientras veía como ambas miraban para todos lados por los arreglos. – Les juro que por un momento pensé que no vendrían por estar de viaje con tu hermana. –



– Xelha se durmió temprano, ha estado durmiéndose así y extremando cuidados, dice que quiere estar en óptimas condiciones para su embarazo. –


– Mejor para nosotras, no hablo del embarazo, sino de que puedan tener más libertad de salir, aunque conociéndolas prefieren estar leyendo o viendo documentales en televisión ¿O no? –


– Si, es algo raro, sabes mucho de nosotras. –


– No diría que lo sé, lo intuyo por su personalidad. – Sonrió la joven sirviendo un poco de vino en tres copas. – Tu personalidad serena, comprensiva y paciente es muy atractiva, fue eso lo que terminó ganando el corazón de Xcaret. –


– Es cierto, Lizeth siempre ha sido muy buena persona conmigo, nunca me ha pedido o exigido algo, a veces me apena que le cause tantos problemas. –


– Soy yo quien te los ha causado, me sentía tan feliz a tu lado que no me di cuenta de lo que estaba ocurriendo con tu hermana. –


– Lo siento. –


Lizeth y Xcaret mostraron algo de tristeza al recordar ese tema, aunque creían que todo estaba resuelto no dejaban de tener esa sensación de que mucho de su vida había girado alrededor de las decisiones de Xelha, a pesar de ser adultas estuvieron supervisadas por ella durante más de una década.


– No confundan los problemas con los imprevistos, mi abuelo decía que los imprevistos llegan y los problemas se buscan. –


– Es algo confuso. – Contestó Xcaret mientras Vianney le ofrecía la copa. – Lo lamento, no suelo beber. –


– Es un vino Bisconti, la línea más suave que lleva el nombre de Leyte en honor a esa mujer que invirtió en esos viñeros y convirtió a la marca en uno de los emblemas de tu familia. –


– Ya lo hemos probado, es el que menos nos marea. –


– Cierto. – Dijo la pelirrosa tomando la copa.


– Un brindis por esta noche. –


– ¿El brindis no debe de tener un motivo en específico para realizarse? –


– Muy cierto. – Rio Vianney al escuchar las palabras de esa mujer. – Primero tomen mientras piensan en un motivo. –


– Está bueno. –


– Si… Perdón. – Dijo Xcaret estornudando un poco. – El aroma del vino a veces me causa estornudos. –


– Trata de no inclinar tanto la copa así no oleras tanto el vino. –


– Gracias. –


– Vianney… Me gustaría saber una cosa. – Comentó Lizeth tratando de mirar a los ojos de Vianney, en verdad esa joven la ponía nerviosa.


– También a mí, creo que es lo mismo que quieres saber tú ¿O no? --



Lizeth y Xcaret se le quedaron mirando a esa hermosa joven que cruzaba sus piernas y las observaba con una mirada tan sensual y amigable que sentían un escalofrío recorrer su cuerpo, no comprendían como es que Vianney les provocaba tanto cuando apenas la conocían, pero su voz, su forma de hablar, su mirada, su todo, era como si fuera capaz de hablarles hasta lo profundo del corazón.


– Díganme ¿Por qué vinieron? – Sonrió Vianney tomando un poco del vino mientras las dos mujeres se miraban entre sí.



– Porque tú nos invitaste. –


– No tienen obligación hacía mi de nada, no tenían porque aceptar. –


– Sería grosero no aceptar la invitación. –


– Sólo si aceptaste la invitación, ustedes no me dijeron nada en ese momento. –


– Es cierto. –


– Yo… – Susurró Lizeth llevando una mano a su pecho. – Quiero saberlo ¿Qué tan lejos intentas llegar con ella? ¿Piensas alejarme de Xcaret? –


– Lizeth. –


– Por el contrario, se lo dije a ella cuando nos vimos en la playa, la amo, pero nunca la separaría de ti, ella te eligió como su pareja, fue su elección y a diferencia de cierta mujer, no quiero faltarle el respeto a su libertad y su independencia. –


– Hablas de.


– Shh, nada de decir su nombre aquí. – Sonrió Vianney poniendo sus dedos sobre los labios de Lizeth. – Y llegaré tan lejos como ustedes me permitan, no soy su amiga y no quiero que me vean como tal, si ambas me dicen que no les provoco nada a sus corazones lo entenderé y dejaré de incomodarlas, pues prefiero los finales inmediatos y misericordiosos que las amistades largas y malintencionadas. –


Lizeth pasó saliva al darse cuenta que las palabras de Vianney perforaban muy bien su mente, estaba confundida, nadie además de Xcaret le causaba esas sensaciones en el pecho, su lógica le decía que tomara la mano de su novia y salieran de ahí pues estaban en la boca del lobo, pero su alma parecía estar a merced de la mirada de esa joven y podía notar que Xcaret estaba en la misma situación, esa falsa de experiencia de ambas en cuestiones más intensas del amor, seducción y libertad de actuar parecía ser su debilidad frente a la pelirrosa que sabía manejar sus cartas.




– Vianney… Estoy agradecida por todo lo que hiciste por mi, pero no puedo corresponderte como esperas. –


– ¿Y cómo crees que espero que me correspondas? – Preguntó Vianney dejando más indefensa a Xcaret ante la falta de argumentos.


– Yo… Creo que esperas que diga que estoy enamorada de ti. –


– No, lo que espero de ti así como de Lizeth, es saber si he dejado una huella en su corazón, si pueden mirarme a los ojos y decirme que no tienen interés en lo que quiero que experimenten a mi lado. –


– Yo… – Titubeó Xcaret volteando a ver a Lizeth como si esperara su asistencia.


– ¿Experimentar qué? –


– Lo que siento por ustedes. –


La inglesa sintió su cuerpo estremecerse al sentir las yemas de los dedos de Vianney paseando por su brazo, ahora lo entendía, esa chica era tan peligrosa como Xelha en cuanto a palabras, sabía perfectamente que decirles para atraparlas más y más, pero al contrario de la hermana de su novia, la manera en que lo hacía era como si quisiera que la mente de ambas se abriera, Vianney no las estaba obligando a nada ni les hacía creer lo que ella quería, buscaba hacerles entender a las dos que era lo que sus corazones estaban dictando en ese momento.


– Lizeth ¿Qué harías si beso a Xcaret? – Preguntaba Vianney mientras frotaba el hombro de la chica de cabello negro.



– Yo… No lo sé. –


– Xcaret ¿Qué harías si beso a Lizeth? –


– Yo… –


– ¿Y qué pasaría si las beso a las dos? – Dijo la pelirrosa viendo como la cara de ambas mujeres era de nervios y sonrojo total. – Ambas han sido manejadas de tal forma que no son capaces de ver la malicia y el deseo de los demás hacia ustedes, no saben lo que son los celos, lo que es sentir la propiedad emocional de su pareja, por eso es que no saben que hacer en esta situación. –


– Lo siento. –


– No tienes que disculparte, ustedes no tienen la culpa de haber nacido con una mente que te permite entender el mundo pero no a quienes viven en él ni a ti misma. – Hablaba la joven acariciando la mejilla de ambas que la miraban algo perdidas en sus ojos. – Me hubiera gustado estar en el tiempo debido, en aquel instante para ayudarlas a escapar de quienes ató su voluntad, lo malo es que para ese tiempo aún no había nacido. –


– Vianney. –


– Yo no les pido que me amen, ni que cambien su relación por mi, solamente quiero una oportunidad de demostrarles los sentimientos que he guardado por ti, Xcaret y los que he fortalecido hacía ti, Lizeth. –


Ambas mujeres no dejaban de mirar hacía los ojos de Vianney, sus preciosos ojos azules y su rostro de ángel, la mente de cada una estaba en blanco, era difícil comprender a esa joven, era una chica de la mitad de la edad de Xcaret que pretendía adentrarse en sus corazones y aunque sonaba como algo indebido, no podían evitar sentirse atraídas. Lizeth solamente miraba fijamente como esa chica se acercó a su novia y la besó en la boca con cierta pasión, jugueteando de una manera muy erótica con sus labios, Xcaret mordió su labio inferior al sentir que lo había disfrutado y ahora ella era quien veía a Vianney besando a Lizeth de la misma manera.

– Díganme ¿Quieren descubrir en verdad quien soy yo? – Dijo Vianney abrazando a ambas acercando sus cabezas para poder hablarle al oído a ambas. – ¿Puedo intentar dejar una huella en sus corazones? –


Esa última pregunta derrumbó las últimas defensas de ambas mujeres, una joven de diecinueve años las estaba seduciendo y por la sensación húmeda de sus cuerpos y la erección de sus pezones, se daban cuenta de la gran influencia que Vianney estaba ejerciendo en ellas. Como si estuvieran en trance, ella les tomó las manos y las guió lentamente hacía la recamara, ambas no se daban cuenta que Vianney ya había asegurado más que una huella en ellas.




1615245452220.png





-O-O Guau, es buena jajaja, pinchi Vianney aunque ¿Soy yo o tiene tacticas muy parecidas a Xelha? Jajaja, sabe muy bien dirigir la conversación a su favor jaja.
 
Última edición:

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,202
Offline
Vianney también es creepy, como les decía el otro día lol Sólo hay que esperar que lo sea menos que Xelha (que está fácil, Xelha es otro nivel).
-O-O Y si jaja, es buena para guiar a Lizeth y Xcaret y no olvides el factor de seductora jaja, O-O- Aunque si pienso que menos que Xelha, no las está obligando (bueno si las sonsaca jaja) y trata de entrar en sus vidas de una manera más noble y consensuada que la adicta a estar drogando y violando a su hermana O-O- jaja.
PD: Se me olvidó mencionar que Vianney viene bien inspirada en el personaje del Rey Jareth de la película el laberinto O-O- Jaja, y sobretodo en esta frase que le dice a la protagonista, Sarah (que dios, es un dolor de cabeza jaja O-O-).
"I ask for so little. Just fear me, love me, do as I say and I will be your slave."
 

تالف و مكسور تماما
Moderador
Offline
PD: Se me olvidó mencionar que Vianney viene bien inspirada en el personaje del Rey Jareth de la película el laberinto O-O- Jaja, y sobretodo en esta frase que le dice a la protagonista, Sarah (que dios, es un dolor de cabeza jaja O-O-).
"I ask for so little. Just fear me, love me, do as I say and I will be your slave."
Pues dicho así, suena a buen trato (?)
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,202
Offline
Pues dicho así, suena a buen trato (?)
-O-O Jaja, si, suena buen trato pero luego recuerdas que los tratos que suenan muy buenos suelen ser peligrosos. Igual me cae mejor Vianney, Xelha me parece más guapa y buenorra, pero Vianney es más buena onda y simpática, igual tiene su lado creepy pero se ve que por lo menos no lo disimula ni oculta, no como cierta mujer que ya debería de tener al menos 30 años de prisión asegurada jaja.
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,202
Offline

O-O- SIGAMOS!!!



FAULT 15




Vianney sonreía tras lo ocurrido en su habitación, tenía a Lizeth abrazada del lado izquierdo y Xcaret del lado derecho, la tres desnudas y en el caso de ambas mujeres treintañeras, con las caras totalmente nerviosas y apenadas por lo que hicieron, acababan de tener su primer trío, su primera relación con alguien que no fuera su novia y algunas cosas del sexo que desconocían por completo, desde el foreplay hasta posiciones bastante estimulantes. Las dos mujeres delgadas aún se encontraban agitadas, recordar como Vianney primero tuvo relaciones con la pelirrosa mientras Lizeth la veía y luego viceversa, antes de tener a ambas en la cama, enseñándoles diferentes tipos de beso, caricias, jugueteo con los dedos, con los labios, con la lengua, con las manos, con la piel, no podían creer que una joven de diecinueve supiera tanto del acto carnal y que en ese momento se sintieran unas primerizas.



– ¿Lo disfrutaron? –


– Fue demasiado. – Susurró Xcaret mientras Vianney besó su frente al verla aún respirando agitada.


– Aún me siento húmeda. –


– Es normal, es lindo la manera en como ustedes tenían sexo, pero hay muchas maneras de conocerse más del cuerpo de la otra y al mismo tiempo conocer más de ti misma, Xcaret tiene unos labios intimos bastante sensibles. –


– Vianney, no tienes que decirlo. –


– Y Lizeth, tus aureolas y axilas son puntos que te excitan mucho. – Comentaba la joven viendo como Liz miraba hacía otro lado por la vergüenza.


– No lo sabía. –


– Y parece que a ambas les gusta chupar mis pezones y frotarse en mis senos. –


Liz y Xcaret se pusieron más rojas al recordar como cada una chupaba un pezón de esa joven de busto grande y disfrutaban de lo suave y blandos que eran al presionar esos senos con sus mejillas, era una sensación desconocida para las dos al ser mujeres de busto pequeño (más en el caso de Xcaret). Vianney no pudo evitar soltar una risa tierna por ver la reacción de ambas, a pesar de la edad, eran bastante inexpertas en las cuestiones sexuales y lo comprendía, ambas tenían mucho pudor y su imagen sobre la sexualidad era muy inocente, pero que tuvieran la confianza de experimentar con ella le hacía saber que en verdad querían abrirse más a conocerse.



– Gracias por permitirme compartir un momento así con ustedes. – Dijo Vianney besando en la frente a cada una mientras ellas volteaban a mirarla.



– Vianney, que hayamos hecho esto ¿Qué significa? –


– Significará lo que ustedes quieran que sea, un encuentro de una noche que quedará con un bello recuerdo, una aventura recurrente, convertirme en una amante para las dos, lo que ustedes deseen. –


– Es difícil decir, nunca pensé que íbamos a hacer esto. –


– Tampoco yo, sólo era un sueño para mí. – Sonrió la joven abrazando más a ambas mujeres para acercarlas. – No importa lo que ustedes decidan, tan sólo quiero que no se arrepientan de esta noche, una noche entre tres chicas que por decisión propia quisieron disfrutar y conocerse mejor de una manera más íntima y emocional. –


Las dos no dejaban de pensar en las palabras de Vianney y la forma en que las miraba, tenía razón en ese comentario, fue decisión mutua ir a verla y ambas aceptaron saber que clase de sentimientos y deseos tenía esa joven hacía ellas, lo que ocurrió en esa habitación fue consensuado y sobretodo, disfrutado.



– Me… Me gustaría repetirlo. – Murmuró Lizeth viendo como Vianney sonreía por sus palabras. – Quisiera saber más para poder hacer disfrutar a Xcaret de otras formas. –



– Lizeth. –


– Me parece bien ¿Qué hay de ti? –


– Yo… Siento que me late muy rápido el corazón. – Dijo Xcaret llevando su mano a su pecho desnudo. – No había sentido esto por nadie más que Lizeth, es algo que no logro explicar, amo a Lizeth, tengo sentimientos afectivos por mi hermana, pero lo que siento por ti, es muy parecido a lo que siento por mi pareja y me tiene confundida, no sé si sea malo o si ella se sienta mal por esto. –


– Xcaret, me siento igual que tú. –


– ¿En verdad? –


– Si, también para mi es raro todo esto, nunca me había fijado en otra persona más que tú y míranos. – Hablaba Lizeth tratando de mirar hacía los ojos de Vianney al mismo tiempo que Xcaret para luego evitarlos al ponerse nerviosas. – Estamos al lado de ella. –


– ¿Eso significa que está bien? –


– Sólo sí así tu lo ves. –


La sonrisa de Vianney hizo que ambas mujeres soltaran un suave suspiro y sus ojos temblaran por esa emoción tan extraña que les causaba. La joven tomó la mejilla de Lizeth acercándola más a su rostro para besarla en la boca suavemente, para luego hacer lo mismo con Xcaret viendo com olas dos mordían su labio inferior por ese beso tentativo que les daba.


– Sin importar como lo veas, me han hecho muy feliz, sentir mi corazón latiendo tan cerca del suyo, poder besarlas, tocarlas, tener esas miradas que poseen en este momento dirigiéndose a mí, si no vuelvo a verlas no me molestaré. – Hablaba Vianney sintiendo como ambas mujeres la abrazaban con un poco más de fuerza del brazo.



– No… No hacemos nada malo ¿Verdad, Lizeth? –


– No, ella lo ha dicho, somos personas adultas y somos responsables de lo que hacemos, lo que pasó aquí sólo a nosotras nos importa. –


– Si, esto lo decidimos nosotras… Nosotras. – Susurró Xcaret mostrando una pequeña sonrisa y un tierno rubor, simplemente decir que decidió aquello junto a Lizeth le causaba una sensación de plenitud.


– Nosotras. –


– Que lindas se ven al sonreír así. – Dijo Vianney abrazando a ambas para llenarlas de besos en sus caras.


– Oh, Lizeth ¿Qué horas son? –


– Son las ocho y media. –


– Tenemos que irnos, es algo noche. – Comentó Xcaret haciendo reír un poco a la joven pues aún tenía algunos hábitos muy marcados.


– Es cierto, también tenemos que dejarte descansar. –


– Ya se me olvidaba que juego mañana, déjenme ayudarles. –



Vianney se levantó y al hacerlo las dos mujeres de nuevo quedaron impactadas por la belleza desnuda de esa tenista, aún estaban sorprendidas que esa joven de diecinueve les había enseñado tanto del placer, el amor y la madurez, se sentían como dos estudiantes atraídas por su maestra. Con ayuda de Vianney, las dos quedaron listas para irse a la casa de Xelha, siendo acompañadas hasta la puerta del departamento por esa chica que se puso una bata porque notaba que ellas se pondrían muy nerviosas si seguía desnuda.


– ¿Irán a ver el partido? –


– Me gustaría ir, el tenis me relaja. –


– Tenemos tiempo libre, no tengo nada en la agenda de las ocho de la mañana a la una y media. –


– Entonces ¿Es un si? – Sonrió Vianney viendo como ambas mujeres sonreían timidamente. – Más motivos para esforzarme. –


– Buenas noches Vianney. –


– Buenas noches y de nuevo, gracias por permitirme entrar en sus vidas. –


La joven de cabello teñido tomó las mejillas de Xcaret y se agachó un poco para besarla en la boca y luego hacer lo mismo con Lizeth, un beso de las buenas noches que volvía a provocarles morder su labio inferior por el sabor a fresa del labial de Vianney.
Durante el viaje, Lizeth y Xcaret no dejaban de pensar en la experiencia que tuvieron, Vianney las tenía tan impactadas que a cada momento iban comprendiendo las cosas, esa joven acababa de lograr seducirlas a ambas, pero no se sentían mal por ello, por el contrario, era como si estar a su lado las hiciera sentirse libres y sobretodo, tratadas como mujeres adultas, como mujeres independientes y capaces de decidir sobre sus acciones.



– Lizeth ¿No estás molesta por lo que ocurrió? –


– No, no puedo evitar sentirme feliz y mi corazón sigue agitado. –


– También el mío. –


– Vianney… Es una chica maravillosa. –


– Si. – Susurró Xcaret mientras las dos se ruborizaban un poco al recordar la mirada de esa chica sobre ellas.


Tras entrar al terreno que rodeaba la mansión de Xelha Mannes y estacionar el coche, ambas mujeres caminaron tranquilas hacía la entrada de la casa, faltaban quince para las nueve por lo que era una buena hora para poder dormir y tratar de calmar esas sensaciones que recorrían sus cuerpos y mentes sin cesar.


– Las luces están encendidas. – Dijo Xcaret al notar la luz debajo de la puerta.



– Tal vez olvidaron apagarlas. –



Xcaret abrió la puerta y la cerró al entrar buscando no hacer ruido, las dos caminaron por el pasillo de la entrada pasando por la sala pero su andar se detuvo de golpe al ver que había una bella mujer sentada en la sala con un libro en mano y unas gafas de lectura puestas. Esa pelirroja en el sofá cerró el libro y se retiró los lentes lentamente antes de mostrar una gran sonrisa, esa sonrisa que siempre tenía cuando veía a su hermana frente a ella.



– Hermanita ¿Puedo saber a donde salieron? –


– Salimos a cenar. –


– No queríamos molestar a Marlon con la cena porque te ha acompañado todo el día, por eso salimos mejor. – Dijo Lizeth mientras Xelha sonreía y cruzaba sus piernas dejando ver sus muslos por el camisón rojo que vestía.


– Debieron avisarme hermanita, para Marlon no es una molestia prepararles la cena, además que tú sabes cocinar bien Liz, no por nada me ayudas con la dieta de mi hermanita. –


– Pero estabas dormida y no quería despertarte por el ruido. –


– Me hace feliz que se preocupen tanto por nosotras, pero sabes que mi hermanita no puede comer en cualquier lado, menos cuando se trata de la cena porque luego puede causarle dificultades para dormir. –


– Fuimos al Mimi e Coco. –


– Buena elección, es de los pocos lugares con la calidad que la comida de mi hermanita debe de tener. – Sonrió Xelha parándose y caminando hacia Xcaret para ponerse frente a ella y mirarla fijamente a los ojos. – Hermanita ¿En verdad sólo salieron a cenar? –



Xcaret pasó saliva, no entendía por qué pero los ojos de su hermana le causaban miedo ¿Acaso estaba molesta? Ahora que lo pensaba nunca la había visto molesta como tal, era la primera vez que salían sin avisarle de algo, fue cuando recordó las palabras de Vianney, no era fácil que Xelha cambiara de un día para otro, su preocupación por ella aún estaba muy en alto. Ella siempre había sido sincera con su hermana, nunca le ha mentido, pero en ese momento, su boca y su mente se desconectaron pues pensó en esa joven de nuevo y sus palabras “Solamente a ellas les importaba lo que pasara al verse” .



– Si, sólo cenamos. –


– Está bien hermanita, perdón por ponerme así. – Sonrió Xelha soltando un suspiro pues sabía que su hermana no podía mentirle y empezó a acariciarle los brazos suavemente. – Sé que prometí darte más espacio y respetar su relación, pero eso no significa que puedas salir así nomás, sabes que estoy sensible por mi embarazo y cuando fui a tu cuarto a preguntarte si ya habías cenado me preocupé. –


– Perdóname. –


– Si no fuera porque llamé a Isa y me dijo que le contaste que saldrías a cenar me hubiera puesto muy asustada. –


– Es cierto, le conté a Isabella que tenía planeado salir esta noche. – Dijo Xcaret recordando esa plática pues Isabella le había invitado a su casa a festejar su regreso pero quedaron de otra fecha.


– Bueno, no les quito más su tiempo, faltan cinco minutos para las nueve, ya deberías de estar lista para dormir hermanita. –


– Si, buenas noches Xelha. –


– Buenas noches hermanita, buenas noches Liz, para la próxima avisen con tiempo y digan donde estarán o me dejarás preocupada, hermanita. –


Las tres subieron por las escaleras y se separaron al irse a sus respectivas habitaciones, en cuanto las dos mujeres delgadas entraron a su cuarto, sintieron como si la adrenalina de sus cuerpos se descargara por completo quedando en un estado de relajación al haber pasado el peligro ¿Por qué se sintieron así?


– Le mentí, le mentí a mi hermana. –


– Le mentimos. – Dijo Lizeth abrazando a su novia. – Pero Vianney tiene razón, lo que pasó sólo debemos saberlo nosotras, fue algo que decidimos hacer y no tienen porque saberlo, es nuestra vida. –


– Nuestra vida. –



Xcaret y Lizeth no pudieron evitar sonreír al recordar lo que hicieron con esa chica, sus corazones de nuevo se alteraron pero no por miedo, sino por las emociones que Vianney había despertado en ellas ¿Sería la última vez que se aventuraran a estar entre sus brazos?







-O-O No lo sé amiga jaja, veo que Xcaret tiene tendencia a atraer mujeres buenotas con cierta obsesión por ella jaja.
1615245386743.png
 
Última edición:

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,202
Offline
Cierta jaja.

Leyendo este capítulo, me parece que Vianney les "lavó el cerebro" para que creyeran que es su decisión. Pero luego ven a la señora Xelha (alias, me-pertenece-mi-hermana) y Vianney ni es tan mala opción. Lo mejor para ellas sería estar por su cuenta, claro, pero hay lo que hay.
-O-O ¿Te cae? Jaja, pinchi Vianney, igual y si las dirigió para que quedaran tranquilas, pero tampoco se pone en plan de quedense conmigo esta noche jaja. La verdad sí, lo mejor para ellas sería alejarse de todo y tratar de vivir solas, el problema sigue siendo que obvio Xelha buscaría la manera de convencer a su hermanita de no apartarse jaja.
-O-O Ve el lado bueno, tuvieron una aventura, salieron sin permiso de Xelha y hasta le mintieron, es un avance, pequeño pero lo es jaja.
 
Arriba Pie