Evento Ghost Rider [LSF & NM]

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

スパークル
Supermoderador
Offline

"Ghost Rider”​
a) Descripción de la misión: Un nuevo "justiciero" está recorriendo las calles de la ciudad: DeathMeramon ha empezado a hacer aparición frente a maleantes, entregándoles su "penitencia" mediante su fuego y cadenas y asesinándolos brutalmente. Si bien en teoría eso es un "servicio a la comunidad", este Digimon ha demostrado poseer modificaciones ilegales, lo cual, sumado a los daños que causa con sus ataques, lo vuelven otro criminal más. Necesitamos un equipo que lo acorrale y elimine
b) Descripción del campo de juego: Ciudad
c) Objetivos a cumplir:
  • Hallar a DeathMeramon
  • Eliminarlo y destruir su Digitama
d) Notas:
  • Hasta el momento DeathMeramon solo ha atacado criminales, sin embargo tengan cuidado. Al momento que lo ataquen los verá como criminales y atacará sin piedad.
  • DeathMeramon es increíblemente hábil con sus cadenas, puede golpear y atrapar oponentes a distancias considerables antes de incinerarlos con sus técnicas.
  • Las modificaciones de DeathMeramon son dos: La primera es la capacidad de invocar y montar la motocicleta Behemoth. La segunda es una técnica de corto alcance que se activa al atrapar a un objetivo y mirarlo a los ojos, quemándolo internamente. Hemos bautizado esta técnica como "Penance Stare"
  • La mejor forma de hallarlo es por el ruido de Behemoth
e) Requisitos: 4 Tamers Medium
f) Recompensa:
  • Paga Máxima: 500 Bits
  • Mínimo 1 post por persona
  • 10 días para completar
  • Máximo 3 puntos de stat
  • Máximo 50% Blast Gauge
  • 80+ Puntos: Carta: Heat Chain
  • 85+ Puntos: DigiMemory: DeathMeramon [Heavy Metal Fire]
Soncarmela Soncarmela [Ficha]
Amaki Amaki [Ficha]
.Wolfe .Wolfe [Ficha]
Tizza V.G.Tizza [Ficha]
 

Amaki

Near
Registrado
15 Abr 2006
Mensajes
2,916
Ubicación
Italia.
Offline
La noche en el Imperio de Metal era fría, mas no carente de algún tipo de iluminación: las tres lunas se erguían majestuosas en el paranormal espacial y, junto a los faroles de las calles, daban un grata luminiscencia a los caminantes, los cuales se hallaban perdidos en sus pensamientos e ideas, cada uno iba acompañado de su compañero digital que poseían los mismos semblantes indiferentes. En esa aglomeración de transeúntes se encontraban dos muchachos jóvenes con gestos infantiles y relajados, no parecían tener ningún miedo en sus cabezas, básicamente demostraban tener los clásicos síntomas de una presunta hipertimia, pues eran personas excesivamente positivas que podían hacer exasperar a cualquier ser con su sola presencia. Sin embargo, lo que podía parecer a primera vista un desmesurado entusiasmo no era más que una máscara que se crearon, al menos en el caso del líder de La Sacra Famiglia. No era algo injustificado, ya que el día anterior habían decidido encontrarse con una Guild de mercenarios que habían obtenido cierto renombre y, en afán de aumentar los contactos de LSF, Federico no perdió el tiempo y quedó con ellos en un bar de la zona, uno bastante aislado y con cierta “reputación” que la hacia única. Phascomon, sabiendo eso, recomendó ampliamente llevar a su camarada BlackAgumon e inevitablemente a la “humana que no paraba de hablar” en cuanto, junto a ellos mismos, eran los únicos dos Experts del gremio. La discusión que se llevó a cabo ese día fue épica, debido a que el rubio no parecía sentirse totalmente cómodo con la presencia de Ruikás, pero al final el devorador de eucalipto ganó el debate sin flaquear en su decisión.

¿Tienes frío? — preguntó la castaña, logrando que, de forma nerviosa, el jovencito negara en el acto —. Yo pienso que será divertido conocer gente nueva. ¿Qué dicen? No dudo que seremos todos amigos.

Son mercenarios, a ellos sólo les importa el dinero — tajó el koala en el brazo de su Tamer, si bien disfrutaba romperle los sueños al italiano, hacer lo mismo con la española no se podía desaprovechar —. No venimos a ampliar nuestro círculo amistoso, eso lo pueden hacer con cualquier ridículo Amateur que conozcan en una Party. Aquí venimos a hablar de negocios.

Umh... supongo que el capo tiene razón — dijo el chiquillo, intentando pensar en algo positivo y, sin darse cuenta, acomodaba en su muñeca un aparato similar a un reloj —, pero he de admitir que llevarnos bien con ellos sería un plus bastante agradable.

Lo veo innecesario — contestó el marsupial —. Más bien sería conveniente que me evoluciones. Si ellos osan hacer un movimiento equivocado, me encargaré de aparecer tras sus sombras y hacerme cargo del asunto — Phascomon, por naturaleza, era excesivamente desconfiado, sin embargo, gracias a que su Tamer tendía a hacerse amigo de personas que él catalogaba como subnormales, nunca requirió estar demasiado alerta —. A fin de cuentas nosotros también somos...

¡No es necesario! ¡En serio! — cortó en seco el rubio, llamando la atención de algunas personas que rápidamente ignoraron el evento —. Si queremos hacer futuras alianzas debemos dar el primer paso... ¿Cómo pensamos iniciar algo si desde el principio estamos como lobos dispuestos a devorarnos entre nosotros?

Concuerdo con Federico. ¡Más ánimo, vamos! — la europea levantó un brazo y el de ojos lilas tragó saliva, nervioso.

Entonces deja de maniobrar esa memoria que tienes en tus manos, moccioso — señaló el falso australiano con sorna. Mazzini notó como en sus dedos, casi de forma involuntaria, tenía preparada una de esas tarjetas SD, probó en explicar, pero sería inútil —. Bienvenido al mundo de los lobos hambrientos, bimbo, aquí cualquiera te comerá por una módica suma.

En el fondo, él no deja de tener razón — BlackAgumon sabía que la situación no sería sencilla y no dudo en tomar la mano de su Tamer —, pero no importa lo que pase, Dana, yo te protegeré de cualquier movimiento en falso — tajó con seriedad —. No importa de quién venga.

En el camino, los miembros de La Sacra Famiglia pudieron ver que en las paredes de varios establecimientos se hallaban pegados diferentes carteles de “Se Busca” y parecía que los precios por la cabeza de aquel enigmático ser no eran una paguita para nenes, sino que eran una considerable cantidad de bits. Sin embargo, cuando intentaron individuar bien la imagen que se mostraba en aquel afiche sólo pudieron observar un excesivo enfoque al rostro que daba la impresión de estar cubierto por una máscara de metal y unas hebras zafiros totalmente salvajes rodeaban la fotografía.

Me pregunto cómo hacen para tomarle una fotografía tan de cerca a un criminal — se cuestionó Dana, mientras Kai estaba en su hombro, temblando y asustado por la oscuridad de la zona, sin contar por algunas personas con malas pintas rodeando el sector.

Dudo que sea una fotografía — respondió el saurio oscuro con sabiduría —. Normalmente cuando se buscan criminales de alto calibre, los miembros de la seguridad local hacen dibujos o gráficos computarizados.

¡Ah! Ya veo... — dijo la española, Arbormon se quedó observando la ilustración, pensando en otra cosa muy diferente, hasta que levantó su espectral dedo.

Para tener un cabello así de salvaje — comentó, dirigiéndose a la imagen de DeathMeramon —. Se debe colocar en un recipiente cuatro cucharadas de miel y el jugo de uno o dos limones, mezclar bien y aplicar sobre el cuero cabelludo dando un suave masaje con los dedos durante unos minutos — aconsejó.

Arribar al bar denominado “Budweiser” trajo consigo sentimientos combinados para el cuarteto, ya que parecía estar bastante aislado al resto de la ciudad, al lado de aquel establecimiento se hallaba una discoteca con tintes aparentemente góticos y de donde provenía una demente música que rozaba más con alguna clase intensa de Heavy Metal. Si bien la melodía era atronadora, dentro del local principal no se escuchaba gran cosa y los adolescentes pudieron enfocar el sitio con mayor detenimiento: Alrededor de la zona habían varias mesas, una barra donde un barman limpiaba un vaso y los rostros presentes mostraban bastante desconfianza por su forma de sonreír o moverse. Federico decidió avanzar, pero el pequeño Dobermon de uno de los clientes le gruñó con enorme odio, desfigurando su rostro, tanto así que su Tamer lo tuvo que calmar para que éste no se abalanzase hacia alguno de los muchachos. Vaya, qué encuentro más acogedor.

Hehehe~ ¿Qué buscan? — con una risa demente un Keramon hizo acto de presencia, tenía una pajarita en su cuello.

Buscamos a dos personas, esto... — Federico hizo sonar su garganta y habló en voz baja —. Son de un gremio llamado Nastrand's Maze.

Ohoho~ ¿Así que ustedes son los mafiositos? — ¿Mafia? El italiano parpadeó varias veces, supuso que era un apodo en buena fe y asintió —. Vengan conmigo.

Alejándose cada vez más de esos bandidos de baja monta, el Digimon oscuro los guió hacia la parte más profunda del local, donde dos individuos se encontraban bebiendo o al menos el varón, que tomaba ligeros sorbos de una bebida presuntamente alcohólica, la fémina por otra parte consumía algo de té helado hecho con diferentes tipos de hierbas. Mazzini decidió tomar la iniciativa junto con Dana y se sentaron delante de los desconocidos, creando un incómodo silencio que duró unos largos segundos.

¿Nastrand's Maze? — preguntó el koala —. Somos los miembros de LSF o La Sacra Famiglia, como deseen llamarnos nos es indiferente.

¡A veces nos dicen las serpientes fogosas también! Es que hace no mucho conocimos al Deva Sandiramon y... — el marsupial fulminó con la mirada a su compañero.

¡Sandiramon! ¡Sí! — mal momento para que Dana contribuyera —. ¡Un placer! ¡Soy Dana Ruikás! — se presentó la de ojos azules, los mercenarios especialmente Law porque Ringo no parecía demasiado sorprendida, creyeron que eso era una mala broma, pero cierto Betamon que se hallaba en el iC tenía mucho que decir al respecto, según la información que habían obtenido antes del encuentro, esos idiotas eran Experts, ahora dudaba que eso fuese cierto y de serlo, pues vaya mierda.

Joder, regalan el rango Expert a cualquiera — tajó el malhablado con un acento que rozaba al de un pandillero. Phascomon entrecerró sus ojos con enorme fastidio.

Hola~ — saludó Ringo, ella parecía tan indiferente y relajada que no le daba interés al excéntrico comportamiento de los Experts del otro gremio.

Master, ¿en serio tenemos que trabajar con estos payasos de circo? Me jode tener que andar compartiendo el dinero y menos con gente de esta calaña — no tenía pelos en la lengua y eso terminó por enfurecer al marsupial, ya que el único que tenía derecho a ofender a los humanos de su gremio era él.

Con esa lengua no me sorprende que te tengan encerrado dentro de un aparatito sagrado, animalejo — tajó el compañero de Mazzini.

¡¿CÓMO ME LLAMASTE, CABRAZONAZO?! — y sin darle mayor importancia al asunto, Ringo logró que su compañero se materializara en el suelo, lugar donde se encontraba Phascomon —. A ver repítelo, hijo de puta.

Oh vaya, eres un virus. Ya decía yo que entre tantos seres con vasto intelecto debía haber una oveja negra entre ellos — oh no, Phascomon estaba empeorando las cosas —. ¿Tu cerebro no lo captó? ¿Te lo explico en braille? Espera... quizá ni sepas lo qué es eso — BlackAgumon tuvo que ponerse en medio, él sabía mejor que nadie que el marsupial podía ser demasiado directo.

No, no, tú me la vas a pagar, hijo de perra. Y tú, muévete.

Betamon conoció un amigo parecido a él~ — La distraída parecía no darle mayor importancia al asunto, diferente a BlackAgumon que intentaba dialogar para mitigar esa posible disputa que se podía formar, él quería que todos se llevasen bien, pero el carácter vehemente que dominaba de diferente forma a Betamon y Phascomon haría la situación más difícil de por sí.

Jefa, ¿le debo recordar lo que vinimos a hacer? — preguntó Law, a lo que la distraída se sostuvo el mentón —. Sobre la posible alianza, aunque ahora dudo que ellos mismos sepan que significa eso.

¡Je! Expandir nuestros horizontes y ser amigos, ¿no? — sonrió Dana —. Por cierto, ¿qué bebes? ¿Alguna clase de té? Iré a pedírmelo también, huele bien.

Emh... sé que no parecemos muy respetables... uh... Law Wolfe y Ringo Takanabe, ¿cierto? Bien, intentaré ser directo — el italiano tragó aire —. Nuestro gremio últimamente se ha especializado en misiones de rescate, sin embargo, expandirnos a trabajos de diferente índole es algo que tenemos muy presente, lamentablemente como buen italiano considero que es esencial tener un buen círculo de conocidos para que las labores sean más fáciles y todos ganemos de una u otra forma.

¿Qué ganamos nosotros? — Law no venía a jugar y la idea de que esos dos niños pudieran ser útiles, le parecía algo muy irreal.

Como les dijimos en los mensajes precedentes: Somos Experts y los demás miembros de nuestra Guild son Mediums — no incluyó a Gomi, no la quería meter en esas cosas ni ahora ni a futuro—. Somos conocidos por nuestros trabajos impecables y no hemos tenido ningún problema en trabajos de la central o cosas más independientes. Como dije, con nosotros tendrán ayuda de personas de nivel medio alto y, por sobre todo, no nos gusta morder la mano de aquellos que nos la dan, va contra nuestro Codice d'Onore.

Law, ¿te convencen? — Tentomon que volaba al lado de su Tamer preguntó eso.

No del todo, parecen dos niños jugando — tajó el emparchado —. ¿Qué dices, jefa?

Quiero ir a la barra y pedir otra bebida~ — ante esa respuesta, todos accedieron algo extrañados.

En la barra, el barman: un hombre alto, viejo, calvo, moreno con abdominales de piedra y unos brazos fuertes, se encontraba limpiando un vaso en lo que servía los pedidos de los muchachos presentes, estos conversaron, llamando la atención del varón que dio una ladina sonrisa que ocupó todo su rostro, sin esperar demasiado salió de su sector, pasando con cuidado para no pisar a su compañero, un Dorulumon durmiente carente de un ojo y con una cicatriz en dicha zona.

¿Han sabido del justiciero? — ante esa pregunta todos lo miraron —. un DeathMeramon del bajo mundo que de la nada se despertó con ganas de eliminar a mis clientes. Vamos, un cabroncete que cree que está haciendo servicio a la comunidad.

He visto algunos carteles, pagan muy bien por su cabeza — dijo el de un ojo.

¿Oh? ¿En serio? — preguntó Ringo, al parecer ella no había prestado atención a esos anuncios.

Sí, nosotros también los vimos — Federico se pasó una mano por atrás de su cabeza —. ¿Qué ha hecho de específico para que su cabeza tenga un precio?

Eliminar criminales, vamos, el clásico “héroe” — rió el varón corpulento —. Me importaría realmente poco sino fuera por mi clientela, si saben a lo que me refiero. Varios de mis muchachos han ido a hacerle una visita, pero seguro pasaron a mejor vida — cambió de tema —. Muchos lo hemos visto en acción y observarlo sólo equivale a tener frente a tus ojos el mismo infierno, prácticamente te quema por dentro y te vuelve viles cenizas antes de que te des cuenta, el imbécil de John murió así al intentar propasarse con una mocosa.

¿Uh? — preguntó BlackAgumon, el hombre de piel oscura le explicó que era un ataque —. Imposible, según he leído en mis libros, los DeathMeramon cuentan únicamente con dos técnicas: Heavy Metal Fire y Heat Chain, y ninguna contiene la descripción dicha.

Ese cabrón se las da de sabelotodo y apenas ve a alguien con malas intenciones le gusta sostener al agresor con sus cadenas y susurrar: “Penance Stare” — comentó —. Su penitencia me tiene hasta los cojones y me está quitando varios bastardos que alimentan mi negocio.

Modificaciones ilegales — tajó inmediatamente Law.

Además tiene una motocicleta... que parece tener vida propia. ¡Jajaja! Menudo bastardo, espero verlo fuera de la zona pronto. No hay espacio para un justiciero por aquí.

Así que una motocicleta... — el emparchado miró a Dana y Federico —. ¿Quieren una alianza? Bien, ¿qué les parece que capturemos a ese justiciero? Veamos si somos capaces de trabajar juntos.

¿Capturar justicieros? — Phascomon rió con sorna —. Esa es otra de nuestras especialidades.

Los motociclistas tienen a ser muy ruidosos, será fácil hallarlo, ¡vamos! — vociferó la chica europea.


Así ambos gremios unidos, decidieron dar caza al “señor del fuego justiciero” sin saber que éste se encontraba, en aquellos momentos, en su motocicleta, sintiendo el viento mover su voluminosa cabellera azul, sus cadenas también se balanceaban al compás de la melodía de una discoteca con música atronadora. El motociclista buscaba eliminar a más “escorias de la sociedad”, ya que debía hacer una limpieza total de aquella basura criminal.

Hey Babe, i note you're excited. Wanna feel the pleasure of see the fire tonight? — se dirigió a su amada motocicleta infernal —. Ooooh i see, you´re one insatiable girl, grr.

________________
Tizza V.G.Tizza
.Wolfe .Wolfe Es hora de atrapar y perseguir al justiciero.
Soncarmela Soncarmela o3o/
 

.Wolfe

Lobo. Mi ojo es la luna, mi pelaje la noche.
Registrado
6 Jul 2009
Mensajes
2,898
Offline
La noche transcurría sus horas con completa normalidad, poco a poco los transeúntes disminuían su presencia mientras un tenue silencio; cubierto únicamente por murmullos y pasos en la profundidad, invadía la calle en ese momento. El reloj marcaba apenas las diez de la noche cuando un grupo de jóvenes, seguidos cada uno por su respectivo digimon, salían de un bar de mala muerte dirigiéndose a un rumbo desconocido. Dos de ellos; a diferencia del resto, no parecían tener un motivo o razón de encontrarse en una zona tan decadente, resaltando como color en un lienzo en blanco debido a las expresiones relucientes en sus rostros que determinaban: entusiasmo y esperanza, en comparación con las del resto de los individuos alrededor, haciendo evidente que pertenecían a otro tipo de clase social. Esa era la esencia que transmitían la española e italiano y que no compartían por igual sus posibles aliados. Tras encontrar una meta en común para determinar si exitosamente podrían formar una alianza o simplemente habían perdido su tiempo, recolectaron toda la información que el bartender y su modesta clientela pudieron facilitarles antes de finalmente retirarse. Entre calles peligrosas, los cuatro jóvenes parecían a lo lejos presas fáciles para cualquier ladrón: humano, digimon o ambos, a una cuadra de distancia. Pero, la expresión indiferente y mirada punzante de Law combinado con el evidente cabreó del anfibio obligaba a cualquiera que los observara que no debían por ningún medio interponerse en su camino, siendo el Nastrand's Maze los que lideraba la marcha con algunos pasos adelante, evitando cualquier conflicto que pudiera darse entre el reconocido capo de La Sacra Famiglia y su matón sin navaja.

Maldita sea… ― refunfuño por décimo cuarta vez ―. ¿Por qué razón tenemos que hacer esto? Y sin consultarlo antes, Law. Por un demonio, no pienso trabajar con ese imbécil ― declaró provocando un suspiro en el humano. Este se encontraba completamente centrando en el camino, sus pensamientos: analizando la poca información que poseían a su favor, y en el toxico cilindro humeante entre sus labios, ignorando cualquier distracción, avivando así el enojo de Betamon.

… Huh. Beta, tampoco es algo que podamos rechazar ― mencionó el insecto ―, desde que Jun y Rena no han regresado al Bad Spill, no podemos encargarnos de trabajos más difíciles nosotros solos; aunque hayan alcanzado el rango Expert, necesitamos más ayuda y sin nuevos miembros, es lo único que podemos hacer.

Eso es basura, y lo saben, aunque estuviéramos tan necesitados de fondos, el Bad Spill se mantiene solo, no tenemos porqué recurrir a esto ― respondió, imponiendo su palabra e intentando zafarse del asunto.

Si, se mantiene solo, pero no nuestra reputación. Lentamente estamos cayendo más como mercaderes que mercenarios. Si no hubiera sido por Light y Monodramon, seguramente no hubiéramos logrado resolver el asunto con lo de “La masacre de Urd” y aunque no fuera así, desapareceríamos del mapa tarde o temprano ― zanjó acallando las réplicas del virus.

Tsk. Maldita sea… ― décimo quinta ―. Ni siquiera sabemos si son confiables o no, solo mírenlos, son solo unos niñatos.

Por esa razón Law sugirió que hiciéramos esto, ¿no? ― aclaró la castaña saboreando aún los restos de su tercer té helado entre los labios, viendo hacia la nada con una expresión completamente calma. Justo antes de salir del bar el trió debió aclararle los puntos discutidos en la reunión y a donde se dirigían. La poca atención de la Leader de NM obligaba a los integrantes de la Guild a mantener una vigilancia constante sobre ella en situaciones así.

… Exactamente ― dijo el emparchado retirando el cigarrillo de entre sus labios e integrándose a la conversación ―. Sabes tan bien como yo que no podemos juzgarlos únicamente por la primera impresión, por ello quiero aprovechar este asunto, de otro modo, solo dale una mirada a nuestra Expert…

El pelinegro señalo con su pulgar en dirección a la chica en traje deportivo, en esos momento Ringo se encontraba nuevamente inmersa en su mundo, ignorándolos con una gracia muy propia de ella. Los presentes la observaron detenidamente por un instante para luego liberar un suspiro de resignación; conscientes completamente de la razón en esas palabras. Después de unos minutos caminando por un rumbo desconocido, el cuarteto en la parte inferior de la marcha empezaba a mostrar cierta impaciencia, especialmente el koala luego de su riña verbal con el anfibio sentía mucha más desconfianza hacia los mercenarios.

Ya me estoy cansando, a donde nos piensan llevar que ni siquiera nos han dicho una palabra desde que salimos, esto empieza ser muy frustrante ― dijo impaciente y un tanto aburrida la española ―. ¡Ya quiero que empiece! ― exclamó intentando silenciar un poco su voz, agitando su cuerpo como una maraca; provocando que Kai se sujetase firmemente de ella para no caer, lista para el combate con una enorme sonrisa.

Jajaja. Es bueno verte con energía, Dana. Pero, es cierto, solo han hablado entre ellos desde que salimos del bar… ― dijo un tanto curioso de lo que planeaban por su parte la pareja a espalda de ellos.

Posiblemente la mejor manera para atacarnos por la espalda, robarnos y vender a Kai en un callejón… ― consideró el marsupial mientras los fulminaba con una mirada asesina y provocando un resaltante escalofrió sobre el aludido, haciéndolo temblar únicamente de la idea ―. No me agrada para nada este tour por las calles más asquerosas de la ciudad.

Eso tampoco me agrada, pero no creo que tramen algo en nuestra contra. Por la forma en que discuten ese Tentomon y Betamon, posiblemente sean asuntos personales ― alegó BlackAgumon, reconociendo las expresiones físicas y faciales con las que se comunicaba el dúo, recordándole alguna que otra lectura de peleas conyugales.

¡Ah! Eso me recuerda cuando dijiste que Víctor había engañado a Carolina con su prima segunda, y Ernesto los descubrió ― mencionó Dana recordando una drama literaria que el virus disfrutaba en su tiempo libre, saliendo del tema principal.

¡Sí, es cierto! Tengo que terminarlo mañana, está muy bueno…

Ninguno de los grupos imaginaba por ahora cual sería el paradero del Justiciero, la única pista que tenían era que los clientes del Budweiser parecían ser sus presas favoritas, si lo pensaban adecuadamente quizás la principal razón era que cualquier robo o acto vandálico en el Imperio de Metal se cometía no muy lejos se esa zona y al ser un bar tan popular no debía ser sorpresa que su clientela fuera especialmente afectada, dando a entender que sin duda DeathMeramon rondaba constantemente esa zona, preparándose para cualquier falta mayor o robo. Inesperadamente, tras considerar esas ideas en su mente, Law se detuvo rotundamente, llamando la atención de todos los presentes a lo que pasaba su único ojo desde sus compañeros hacia el LSF.


… Aquí deberíamos separamos ― declaró soltando el último suspiro humeante hacia un costado, tirando los restos del cerillo al suelo antes de pisarlo.

¿Huh? ¿De qué hablas? ― recriminó el amante de las flores de eucalipto al escucharlo ―. Mira, desgraciado, los hemos seguido todo el camino hasta aquí como perritos falderos y ahora me has explicar correctamente que demonios les anda pasando por la cabeza, o me encargare de ustedes personalmente aquí mismo ― declaró con una mueca en su rostro, acabando finalmente con su paciencia ―. Fede, no te quedes hay parado, evolucióname.

¡Cierra la boca, pedazo de mierda! ¡Este insensato solo anda hablando entre dientes! ― sentenció el anfibio provocando que su irritación generara una serie de chispas azules por su cuerpo, teniendo inconscientemente al koala como objetivo, dispuesto a culminar su anterior riña en ese momento ―. Law, regresa de tu nube, di lo que tengas que decir como una persona racional, demonios.

Huh. Si, perdón. Ya sé cómo atraer a DeathMeramon ― declaró provocando un pequeño silencio mientras sacaba desde uno de los bolsillos de su chaqueta una libreta con un pequeño lapicero, escribiendo trazo a trazo un dibujo burdo de la ciudad y su locación actual ―. Por lo que sabemos, él ha atacado toda esta área, las partes bajas de la ciudad y pocas veces fuera de este, por lo que es claro que ha montado guardia cada noche, pero monitorear toda la ciudad sería una tarea imposible, por ello pienso montarle una carnada; usando las armas de algunas tiendas que deben estar cerradas ahora en la zona comercial, seria sencillo hacerlo creer que hay un robo ― mencionó señalando con una equis el punto en cuestión ―, aquí, cerca de la entrada oeste.

Pero, ese lugar tiene demasiadas salidas, podría escaparse fácilmente por un callejón y perderlo de vista… ― alegó la española recordando perfectamente los locales y tiendas.

… ¿Quieres que lo saquemos de la ciudad, cierto? ― declaró el italiano analizando detenidamente el plan, siendo consciente de que sería el método más factible.

Si es posible, así es, será más fácil combatir en el desierto que en la ciudad. Seadramon fácilmente puede bloquear los callejones con algunos ataques a distancia, no correrá sobre hielo o seguramente perderá la tracción y el equilibrio, y al hacerlo, sería una presa fácil.

El grupo considero en silencio, los pros y contras eran muy evidentes, si todo se desarrollaba según el plan estarían en campo abierto lo que les da la posibilidad de atacar desde el aire con mayor libertad y sin obstáculos, pero sino, jugaría al gato y al ratón con un enemigo poderoso con habilidades aún desconocidas y sumamente veloz. Sin embargo, no poseían nada más su favor, decididos solo quedaba ver si el pez atrapaba el anzuelo. Por necesidad de estrategia y facilidad debieron separarse en dos grupos, cada uno con un digimon en etapa adulto que pudiera volar o desplazarse libremente por la ciudad y en base a la posible alianza, decidieron que Law y Tentomon junto con Federico y Sangloupmon serían los más indicados para estar en tierra mientras que Ringo y Seadramon junto con Dana, Kai y BlackAgumon estarían en uno de los edificios cercanos, esperando cualquier posible actividad. Con todo dicho los humanos comenzaron a prepararse, cerciorándose de llevar todos los artículos para la batalla o que pudiera servirles de utilidad, para después; Ringo y Federico, activar el poder del Digisoul y cargarlo en sus dispositivos, llevando al capo y el matón a su siguiente etapa evolutiva.

¡Bien! ¡Estamos listos, a la carga! ― exclamó elevando su puño con excelencia Ruikás, demasiado ansiosa para resistirse a sus infantiles pasiones, saltando sobre el lomo de Seadramon y escalando como pudo sobre la serpiente. BlackAgumon intentó tranquilizarla, temeroso de que pudiera caerse por la ansiedad.

… ¿Siempre es así? ― cuestionó el emparchado recibiendo un “Sí” tanto del lobo como del rubio, cada uno empleando una emoción diferente al decirlo; por una parte alegre y por otro agotamiento ―. No puedo creer que sea mayor que yo… ― pensó mientras se dirigía a ella, llamando la atención tanto de los compañeros de la misma como el virus junto a ella ―. ¡Ey!, ¿tienes binoculares? ― cuestionó recibiendo una expresión confundida de la chica, apenas aun analizando la pregunta al ser de forma tan directa, el pelinegro no espero a recibir respuesta y lanzo su catalejo hacia la chica que por inercia lo atrapó, contemplando el objeto confundida ―. Ten cuidado con él, pienso recuperarlo ― la chica seguía aún confundida al igual que el resto, y tras notar la funcionalidad del artefacto no dudo en resaltar una enorme sonrisa.

¡…! ¡Gracias! ¡Créeme, lo cuidare! ― impuso su voz mientras el emparchado se alejaba hacia el lobo. Inmediatamente lo probándolo observando el cielo nocturno.

Gracias, fue un buen detalle de tu parte ― mencionó Mazzini montado sobre su compañero. El italiano le extendió la mano al emparchado para ayudarlo a subirse mientras Tentomon se encontraba resguardado en el IC, esperando la oportunidad para salir ―. Te aseguro que lo usará hasta cansarse antes de devolvértelo.

Con verla eso es lo más probable, y por ahora somos equipo, debemos apoyarnos mutuamente ― dijo acercándose al Don, posándose muy cerca de él, rodeándolo con sus brazos a lo que ambos sujetaba el pelaje blanco de Sangloupmon; sujetándose con fuerza de este y empleándolo así como cuerdas de montar, esta posición evidentemente incómoda para los tres era, por desgracia, la más indicada en su situación: impedía la posibilidad de caerse fácilmente y le permitía a Federico emplear cartas o digimemorias al tener a Wolfe como base.

¡…! ― un gruñido de parte del corcel se escuchó claramente, demostrando su evidente descontento ante la situación en la que se encontraban ―. Escúchenme con atención, ustedes dos, accedí únicamente a esto gracias a que nos encontramos en esta situación, pero… ¡Si llegan a considerar un solo instante, sus pobres cerebros que les permitiré repetirlo, estas bastante equivocados! ― sentenció ―. Los devorare tan lenta y suculentamente que no quedara rastro de ustedes, ¿entendido?

Ninguno de los presentes, ni siquiera Seadramon se opuso ante las palabras del capo, sintiendo todos por igual un escalofrió recorriendo su espina dorsal al no querer imaginarlo más molesto que ahora.


[]

Desde la zona Norte de la ciudad, un ser con mascara de metal, cabello en punta y cuerpo fornido, salía desde un callejón que daba a una entrada y salida hacia el mar por donde algunos habitantes marinos tenían la costumbre de usar gracias a una escalera hecha de la misma roca de la inmensa montaña de donde se erigía la ciudad. Tras de él, una joven en posición fetal y su digimon, un Gomamon herido y aparentemente inconsciente, habían presenciado hacia solo unos segundos una especie de masacre, dejándolo a la humana completamente paralizada del miedo, incapaz de abrir los ojos o declarar algún sonido de su boca.

Innocent… ― declaró antes de partir, dando algunos pasos con sus inmensos pies revestidos en zapatos de cuero y acero antes de aparecer desde su espalda, avanzando sin pasajero, una moto sacada del mismo averno.

Sin esperar mucho tiempo el digital virus se subió en ella, ejecutando el acelerador y provocar que el motor exclamara con fuerza, demostrando su inmenso poder. El sonido de una música estrepitosa lo opacó inmediatamente después mientras se dirigía hacia la carretera, listo para cazar. Las tres lunas en el cielo era lo único que necesitaba para ser consciente del tiempo que transcurría y lo que faltaba para que llegara la luz del día. Aún tenía mucho tiempo para divertirse, sin embargo entre más se acercaba al centro de la ciudad un sonido se apoderó de las calles, ajeno a él, al principio fue capaz de ignorarlo pero cada vez se hacía más fuerte, apagó la música y se adentró entre los callejones para descubrir de dónde provenía, sabía perfectamente, que era pero necesitaba estar completamente seguro y con cada metro sus llamas resaltaban más vivas, quemando la basura de las calles a su paso.

Law, podemos escucharlo, no sabemos dónde está pero va por los callejones, muévanse de ahí ― comunicó la Leader de NM a través del comunicador que ambos integrantes portaba, intentando enfocar sin excito a su adversario, pero el sonido de la moto era lo único que les daba una idea de su paradero.

Entendido, manténganse ahí, no salgan hasta que puedan verlo, no dejes que Seadramon se impaciente. ― respondió por el dispositivo.

¡Lo veo! ¡Acaba de pasar! ― mencionó Dana señalando con su dedo el punto en que atravesaba una intersección, contemplándolo por el catalejo.

Law, está a tres cuadras de ustedes, váyanse ahora.

En tierra el cuarteto rápidamente cumplió las órdenes de la chica, regresando a Tentomon dentro del IC; su ataque eléctrico enfocado contra un punto eléctrico activaba fácilmente las alarmas sin necesidad de un acto vandálico, subiendo en Sangloupmon y obligándolo a correr a toda velocidad. Se encontraban entre los callejones, procurando no llamar la atención, hasta ahora había logrado exitosamente tres tiendas a la vez, generando mayor atención y escándalo.

Tengan cuidado, acaba de salir en la calle principal. Nos dirigimos para allá.

De acuerdo… Nosotros lo atraeremos ― mencionó provocando una exclamación de duda por parte del italiano ―. Sangloupmon, ¿qué tan confiado estas de tu velocidad?

Maldito , ese era tu plan todo ese tiempo, ¿cierto? ― cuestionó imponiendo sus dientes con desdén.

No imagine que serias un cobarde, vamos, demuéstrale a un perfect lo que eres capaz de hacer ― la cara de Federico palideció al escuchar la provocación e incentivó del emparchado, haciéndolo sudar frio mientras su compañero solo acalló mientras gruñía con una cólera interna.

DeathMeramon pasó por cada uno de los locales que parecían haber sido atacados, pero no encontraba la provocación de esto, a los ladrones o alguna señal de vandalismo, sus llamas comenzaron a apagarse poco a poco, decepcionado, considerando que el hecho fue apenas un evento aislado o error técnico, sin embargo cuando estaba a punto de retirarse contemplo varios metros adelante como una serie de cuchillas se dirían hacia él, apenas bloqueo el ataque usando su cadena; agitándola como un látigo a lo que aminoraba la marcha al no poder ver claramente. Cuando la ofensiva ceso contempló como un Sangloupmon y dos tamer sobre su espalda se alejaban lentamente, la provocación era de unos infantes, pero aun así no podía dejarlo pasar tan simplemente, debían reprenderlo por su atrevimiento. Con un movimiento de muñecas aceleró, recuperando la velocidad perdida y aminorando rápidamente la distancia que los separaba, no obstante las jugarretas del trió no había finalizado todavía, una especie de neblina comenzó a salir desde el cuerpo del lobo, bloqueando nuevamente su visión, pero no se resignó en perderlos y aumentó la marcha sin miedo o duda. Desde la niebla, extrañas visiones comenzaron a aparecer, mostrando enemigos pasados y lamentos que consumieron momentáneamente la atención del Perfect mientras intentaba no perder su objetivo; consiente de que Behemoth no era una maquina dócil si su poseedor no era fuerte de mente y cuerpo, pero para su desgracia una de las tantas ilusiones del Illusion Mist se destacó sobre las otras, mostrando a una humana de edad indefinida que venía al virus con ojos compasivos y una sonrisa dulce antes de ser atravesaba por el justiciero, desaparecieron segundos después de haberse formado.

Aún no sale, parece que las ilusiones lo tienen controlado ― mencionó el emparchado, haciéndole conocer a pelirrubio y su compañero lo sucedido a sus espaldas ―. Jefa, prepárate, en cuanto la técnica desaparezca, Seadramon debe lanzar su aliento de hielo contra el suelo, para evitar que nos alcance… ― dijo contemplando el camino y percatándose de que faltaban unos pocos metros para llegar a la salida hacia el desierto.

Estamos listos…

Bien, ahora solo faltaría que él… ― Law se le hizo imposible seguir hablando al contemplar con su único ojo como entre la densidad de la niebla comenzaba a resaltar llamas azules en combinación con dos puntos rojos, como ojos penetrantes que lo observaban, adentrándose muy al fondo de su alma.

¡Elisabeth! ― exclamó con una furia desmedida, soltando un lamento tan fuerte y penetrante que genero un escalofrió por el cuerpo de todo ser viviente presente.

El Justiciero se abrió camino entre la niebla posicionándose a un costado de ellos, blandiendo su cadena cubierta de fuego, listo para atacar, sin embargo sus intentos se vieron contenidos por una ráfaga de flechas de hielo que chocaron contra el suelo, haciéndolo perder momentáneamente el equilibrio y permitiéndole al trió pasar por la salida del ciudad hacia el desierto, entretanto Law tomaba posesión de su IC, sacando rápidamente a Tentomon para después forzar su digievolucion; drenando la energía de su digisoul sobre el artefacto, Kuwagamon rápidamente tomó posesión de los humanos y el adulto, alzando vuelo hacia la profundidad de las dunas de arena, siendo seguido por el perfect y tras ellos Seadramon.

Tizza V.G.Tizza
Amaki Amaki
Soncarmela Soncarmela -le da una palmada- tu sigues...
 
Última edición:

Soncarmela

Moderador
Offline

Ya tenían la total atención de DeathMeramon en ellos. Ahora el Justiciero sólo pensaba en atrapar y acabar con esos criminales que le impedían continuar con su ritual de terminar con la vida de culpables. El motor de la moto rugió y empezó a perseguir aquellos que tenía delante, ignorando, o haciéndoles creer eso, que no se había percatado de la serpiente que levitaba y lo seguía también muy de cerca, intentando congelar las ruedas o disminuyendo la velocidad con el agua.

Law, hay que alejarlo todavía más de la ciudad —avisó Ringo, calmada. Seadramon soltó un gruñido de advertencia y se metió prisa.

BlackAgumon estaba deseando hacer algo. Le preocupaba que de repente el Justiciero se girara y los atacara por sorpresa haciéndoles caer. Prefería ir directamente a por él y que Dana se mantuviera atrás, muy atrás, para que no recibiera ningún daño. Sin embargo, ahora mismo los que corrían peligro eran los dos varones del grupo junto a sus compañeros digitales.

¿No puedes ir más deprisa? —interrogó el lobo con un leve tono de superioridad. Sabía perfectamente que él era mucho más veloz.

No es necesario despistarlo, todo lo contrario —le recordó Law, volteando unos segundos para clavar su único ojo bueno en el muchacho y Sangloupmon, que no se dejó intimidar por un simple humano—. Cualquier cosa utiliza una carta.

¡Lo haré! —aseguró el rubio con una sonrisa de confianza— O una memoria, son muy útiles también.

Era de noche, pero las llamas que rodeaban al monstruo los alertaba bastante bien de su ubicación, lo cual era perfecto para saber si se proponía realizar algún ataque. Vieron que de vez en cuando su vehículo se iba a la izquierda o perdía el equilibro, cosa que, deducían, era gracias a sus aliadas de atrás. En el desierto empezaba hacer mucho frío a esas horas y los chicos lo notaron a pesar de las chaquetas que portaban. Kai estornudó.

Y todo pasó demasiado deprisa. Una cadena brilló en el aire y estuvo a punto de agarrar una de las patas del insecto. El italiano avisó y el grito llegó a los oídos de Ringo y Dana, que se miraron entre ellas, dispuestas a descender para empezar con la inminente batalla. Sin embargo, no hizo falta, Kuwagamon giró y sus alas, al moverse más rápidas, produjeron un extraño sonido que molestó al Justiciero.

Escape?! From me?! ¡No ha nacido criminal que lo consiga!

Se dio la vuelta para atacar a los de atrás, pero Seadramon imaginó lo que iba a suceder y descendió rápidamente, rozando la arena, al mismo tiempo que la potente llamarada azulada del Justiciero pasaba por encima. Había adivinado bien el movimiento, mas perdió el equilibrio y cayó al suelo, teniendo cuidado de no perjudicar a las chicas que llevaba encima; recibiendo todo el daño del golpe. Dana y Ringo se sujetaron bien, llenándose también de suciedad y tosiendo, mientras que el Gnome trataba de sostenerse en el hombro de la española. Y entonces DeathMeramon aceleró, alcanzando sin muchos problemas al molesto insecto. La serpiente salió algo adolorida, pero Kai le sanó las pequeñas heridas, además de algunos cortes menores que Ruikás y Takanabe tenían.

Federico asintió a la muda pregunta de su capo y deslizó una carta por el lector. El lobo recibió una armadura de metal dorada y cuando saltó encima del enemigo, las llamas no le afectaron tanto gracias a eso. Con ello consiguió que DeathMeramon lanzara sus cadenas para cogerlo, pero desapareció como por acto de magia y apareció por detrás, arrojando cuchillas por la espalda. El Justiciero soltó un gemido y detuvo la moto para buscar con la mirada al culpable. Para suerte de Sangloupmon, la oscuridad le permitió regresar rápidamente con los demás, además de que las sombras que producían las lunas le ofrecían saltar de un lado a otro con su técnica.

La figura de Kuwagamon se quedó quieta y DeathMeramon, inteligente, paró su moto, preparando sus cadenas de nuevo. Escuchó también unas pisadas y de pronto se vio rodeado por los cuatro muchachos. Ringo levantó una mano a modo de saludo, mientras que Dana hacía brillar su mano con una llama azulada para evolucionar a BlackAgumon enseguida, que estaba delante de ella con la boca repleta de fuego para reaccionar deprisa.

Lo que ninguno se esperó fue la risa que soltó DeathMeramon a continuación. Se lamió los labios con la lengua y palmeó a su querida Behemoth. Y lo que dijo después con un tono seductor también los sorprendió:

Oh, baby. We are gonna have so much fun tonight. Vamos a darle caña al asunto.

[…]

Candmon daba saltitos mientras que preguntaba todo a su Tamer. La chica era una joven de unos veinticinco años, hermosa, de cabello castaño largo y ojos verdes, con la cara redonda. Se llamaba Elisabeth y era la luz para la vida de ese pequeño digimon vela, pues la quería mucho desde que se habían conocido y deseaba saberlo todo sobre su Tamer. Al parecer era policía, o lo había sido en la Tierra, y se encargaba de detener criminales de asuntos serios. Candmon, confundido, no comprendía la mayoría de las cosas, pero aprendía muy rápido; incluso comenzó a hablar en el idioma de Elisabeth, cuando ella le contó un poco sobre este. Era maravilloso.

Aquel día la chica llevaba en las manos una hoja con información que había conseguido a base de preguntas e interrogaciones. En ocasiones, Candmon la observaba y veía un rostro serio, preocupado y enojado, y ninguno de ellos le era agradable. Él prefería que sonriera, que fuera feliz. Así adivinó que iban en busca de un asesino de Cutemon. Elisabeth no iba a permitir que siguiera suelto por ahí: estaba dispuesta a atraparlo.

¿Y cómo lo haremos, Elisabeth? —preguntó emocionado la vela. Era una misión con ella, un trabajo en equipo. La ayudaría en todo lo posible.

He estado vigilando a algunos sospechosos. Y hay uno de ellos que ha visitado el Coliseo cuando el retador es una Cutemon. Me he enterado de que este sujeto ha solicitado una misión en equipo con el Tamer de la coneja. Esta tarde se reunirán en el parque.

Oh, eso es lo que llamas conseguir pistas, ¿verdad? —sonrió la criatura digital.

Y pruebas —afirmó la joven mientras le mostraba una fotografía. Ella señaló la fecha y entonces pasó a la siguiente—. Si es inocente lo tomaré como una casualidad, pero si no lo es…

No terminó la frase, pero Candmon percibió en su tono de voz de que aquello no iba a acabar bien.

¡Te protegeré, Elisabeth! —Prometió el Child dando un potente salto— No importa lo que suceda, lucharé y te ayudaré en tu trabajo. ¿Eso es ser un policía, verdad?

Ah, mi pequeño Justiciero —La chica se inclinó y le sonrió—. ¿Preparado?

[…]
Candmon dio saltitos hasta llegar a la habitación de su amiga. Se asomó, tímidamente, ya que la puerta estaba entreabierta, y la encontró escuchando música de un aparato desconocido para él. Le llegó el sonido, era algo que jamás había oído. Elisabeth notó la presencia de su compañero y dio un respingo, tranquilizándose enseguida al saber de quién se trataba. Lo invitó a entrar y se sentó en la cama.

¿Es… música? Es algo… ruidosa —inició la charla el Child. Aunque una parte de él se maravillaba por el sonido, aunque no entendía del todo la letra.

Para alguien que lo escucha por primera vez puede parecer rara, en eso te doy la razón —admitió la joven policía—. Pero en realidad es muy buena. Es Heavy Metal.

¿Heavy Metal? —repitió, abriendo los ojos. No le importaba parecer estúpido, hacía preguntas de casi todo para así llegar a entender a la chica.

Exacto. Es un género musical. Esta canción, en concreto, se llama Nightmare y la banda es Avenged Sevenfold. ¿Te gustaría escucharla de nuevo conmigo? Es mi favorita —confesó. Candmon asintió con energía— Bien.

[…]

El dinosaurio, que era el único todavía en su etapa Child, recibió la energía del Digisoul y creció considerablemente en tamaño. Kai se escondió entre el cabello de la española y ella sonrió para animar a su compañero. Entonces BlackGreymon rugió y junto a Seadramon, desde distintos ángulos, arrojaron algo de su boca. Agua y fuego iniciaron su trayecto en dirección del monstruo, pero los ataques chocaron contra la moto cuando DeathMeramon la levantó para protegerse, saliendo ileso. Se giró al instante al escuchar las alas del insecto y lanzó las cadenas en llamas, que fueron esquivadas por muy poco. Sangloupmon había advertido que ese instante era el perfecto para contraatacar, saltando y echando más cuchillas. No obstante, en aquella ocasión el Justiciero no cayó en la trampa y agachó la cabeza, así que ni siquiera le rozaron.

Behemoth deseaba batalla y su portador lo sabía perfectamente. Esbozó otra sonrisa y se preparó. El motor volvió a rugir, esta vez con más fuerza.

Nightmare!


Amaki Amaki Hi (?)​
.Wolfe .Wolfe Tizza V.G.Tizza Tu turno
 
Última edición:

Reflejo
Moderador
Offline
Cegados por las luces de Behemoth, los tamers no podían ni ver al enemigo que tenían en frente. Eso sumado a los bestiales ruidos que producía el vehículo, creaban una atmósfera cargada de tensión. Federico por un momento pensó que estaba presenciando a un ejercito de un solo hombre, así de intimidante era el perfect que ellos mismos habían provocado. Pero ninguno de los humanos lo lamentaba, incluso podían decir que su situación era favorable pues lo superaban en números y él en cambio desbordaba de confianza por su propia habilidad. Si bajaba la guardia las posibilidades de un golpe critico se incrementaban, por es era bueno hacerle creer que tenía total control sobre sus oponentes. No obstante, uno de los cuatro adults flaqueó ante su imponente presencia, se trataba nada más ni nada menos que de Seadramon.

Hasta hace unos momentos se encontraba calmo, pero cuando contempló de frente a su enemigo, algo cambio en su actitud. Se puso más nervioso. - (¿...Qué es esto?) - se preguntó a sí mismo al tiempo que sus sentidos de alarma se disparaban. Tardó en darse cuenta, mientras lo perseguía lo olvidó por un momento... DeathMeramon seguía siendo un perfect y él no estaba en una etapa capaz de hacerle frente. Sí, le tenía un miedo instintivo a los digimon que superaban su nivel, sufrió derrotas traumáticas a manos de un SkullSatamon y un Andromon. Con una mentalidad derrotista era casi seguro que perdería, necesitaba visualizar su victoria para pelear. - (¡Joder, lo entiendo! ¡Es irracional, así que muévete!) - eran pensamientos dirigidos a su propio cuerpo que no respondía como él quería, apretaba su mandíbula con fuerza al punto que lastimaba su propia quijada. - (Debo dejar que la ira me guíe... ¡Vamos, debo atacar!) - Dana notó como la serpiente temblaba, desde su punto de vista y por la expresión de éste último, parecía estar extremadamente furioso. Titubeó antes de preguntar.

- ¿Q-qué le pasa? - nadie pudo responderle pues inmediatamente después la anguila soltó un bramido abisal.

- ¡Master! ¿¡Qué esperas para evolucionarme?!

El motociclista dejó escapar una carcajada despectiva. - I feel your fear - no le dio tiempo de entablar planes, aceleró a toda potencia superando los ochenta kilómetros por hora en cuestión de segundos. La distancia entre él y Seadramon fue reducida en un parpadeo, luego, casi como una estampida apartó el cuerpo del adult con el fuerte impacto.

- ¡Gah-! - el acuático intentó con todas sus fuerzas ahogar su grito de dolor. Kai apartó la mirada cuando vio la violenta escena, quería ayudar, pero entendía que no era el momento de intervenir. Fue un shock para todos, lo que acababan de ver superaba por completo sus expectativas.

- Imposible, ¿no estaba yendo a su máxima velocidad cuando nos perseguía? - se quejó BlackGreymon por lo injustas y absurdas que eran las modificaciones de ese digimon. Sangloupmon por su parte lamentaba el hecho de haber formado un equipo con esos inútiles. Cuando vio a Betamon por primera vez le pareció extraño toparse con un virus tan estúpido, pero viendo que su linea evolutiva seguía el camino de los datos, todo comenzaba a cuadrar.

- Desde el principio era imposible confiar en ese lamentable "datos", mira que quedarte pasmado de esa manera - comentó el lobo indiferente mientras observaba de reojo como Seadramon se retorcía por el dolor. DeathMeramon no se detuvo allí, giró con un aterrador control sobre su moto y comenzó su siguiente ofensiva. Esta vez desenrolló, encantó con llamas y agitó una de sus cadenas a grandes velocidades. El haz de luz que dejaba a su paso formaba un circulo perfecto y con la fricción del aire se creaba un sonido abrumador. El siguiente objetivo del humanoide fue Kuwagamon, sus ataduras viajaron directo al insecto, éste se apartó pero dicha acción no fue suficiente. Con un movimiento brusco de su brazo y como si se tratase de un látigo de acero, la dirección del ataque cambió, sujetándole una pierna y obligándolo a caer sobre la tierra . Durante dos segundos arrastró al escarabajo por el suelo, sin embargo, BlackGreymon y Sangloupmon no le permitieron avanzar más de allí. El lobo se teletransportó justo al lado del motociclista y con una rápida tacleada lo tiró de su vehículo, liberando en el proceso al escarlata. DeathMeramon se estrelló contra la tierra y rodó por una decena de metros hasta que se detuvo, cuando levantó la vista, notó como el dinosaurio sujetaba a su querida moto con ambas garras para que ésta no volviese con su dueño.

- ¡Honey! - exclamó llamando por ella mientras estiraba la mano hacía esa dirección.

- No importa lo fuerte que sea un vehículo, si los neumáticos están suspendidos del suelo no podrá generar tracción
- explicó BlackGreymon como él era capaz de contener a Behemoth.

- ¡Ese maldito DeathMeramon! - Wolfe no era de los que disfrutaban ver como su compañero mordía el polvo, no obstante, la adrenalina de un reto tan peligroso le estimulaba de una forma única. Los latidos de su corazón se dispararon, un sudor frío recorrió su columna y una de sus piernas comenzó a titiritar. No era miedo sino excitación, con estas adversidades tan peligrosas podía sentirse vivo de nuevo.- (No fue un error venir aquí) - se dijo a sí mismo el tuerto, autoconvencido de que era una oportunidad única. Apretó su lector de cartas y esperó a que su camarada se levantase de nuevo. Ringo por su parte trotó en dirección a Seadramon, quién se encontraba todavía en el suelo por el fuerte impacto, Dana y Kai la acompañaron ahora que DeathMeramon era distraído por el dinosaurio. En el abdomen de la serpiente yacía un moretón de metro y medio de diámetro. Era muy doloroso de ver y buena parte de su piel había sido rasgada por los neumáticos.

- ¡Kai! - le llamó la española. Querían ayudarlo, al menos mitigando su sufrimiento. El digignome se acercó a la herida de la anguila, posó sus pequeñas manitas sobre él y comenzó a canalizar una energía curativa. Pero...

- ¡Quítame las manos de encima! - gritó Seadramon mientras se movía bruscamente para apartar al hada. Luego, se recompuso y se elevó en el aire más furioso que nunca.

- ¡Oye! ¿¡Por qué hiciste eso?! ¡Kai solo intentaba ayudarte, ¿es que no te duele?! - le recriminó Ruikas su mala actitud. ¿Por qué había rechazado la asistencia de su gnome? El pobrecito ahora se encontraba detrás de ella, temblando por los gritos que había recibido.

- ¡Sí, exactamente! ¡Duele, duele mucho! ¡¡Duele tanto que casi podría perder el sentido!! - por esa sensación, por ese sufrimiento él se negó a recibir tratamiento. El miedo había sido opacado, ya no temblaba por la presencia del perfect, todo lo contrario, se sentía menospreciado. - ¡Ese bastardo está jugando con nosotros, no lo perdonaré! - DeathMetamon tuvo muchas oportunidades para rematar a Seadramon, pero no lo hizo. Inmediatamente después de que le derribó, cambió a otro objetivo, luego volvió a hacer lo mismo con Kuwagamon.

- ¿A qué te refieres? - le preguntó Takanabe extrañada por las palabras de su compañero. Desde su punto de vista, el raid boss había sido bastante serio.

- Estoy diciendo que está evitando matarnos a golpes. No sé que intenta ese maldito... - masculló el acuático mientras entrecerraba sus ojos con desprecio. Dana después de escuchar eso relacionó las ideas instantáneamente, incluso ella se sorprendió de sí misma.

- ¿No será que quiere acabarnos con esa tal "penance stare"? - Seadramon volteó a verla sorprendido, pero luego de dos segundos negó con su cabeza varias veces.

- No... no hay manera de que exista una habilidad tan absurda...

[...]​

Pasó un año desde "aquel incidente", un suceso que deformó su personalidad y lo marcó para siempre. En el medio de la nada, allí se encontraba Meramon, golpeando una roca con su puño una y otra vez, soltaba maldición tras maldición y gritaba a todo pulmón. Él perdió, por una semana entera había estado persiguiendo a una rogue guild acusada por crímenes innombrables, se sintió identificado con las tragedias que había escuchado y decidió acabar con ellos por su cuenta. Meramon no era un digimon muy fuerte, pero al menos si los investigaba y los aislaba antes de atacarlos, creía que tenía una oportunidad de ganar... Pero se equivocó, todos los miembros tenían digimon perfect o de nivel superior. Incluso después de enfrentar al supuesto más débil, fue apabullado en un combate unidireccional, no, quizás era mejor hablar de ello como una masacre. Desde el principio intentar cumplir su ideal fue algo imposible, insensato e inútil. Lo peor de todo es que esa no era la primera vez que le sucedía, ¿cuantas veces tuvo que ver como el "mal" terminaba ganando? ¿Cuan injusto era Yggdrasil? La frustración que sentía en ese momento no podía ni ser liberada golpeando esa roca mil veces.

- Dicen que los Meramon poseen una estructura similar a un Firewall - el elemental se dio media vuelta, aún arrodillado en el suelo y lo vio. Se trataba de un hombre de mediana edad, un humano alto de traje elegante y aspecto intimidante. No sabía quién era pero entendía que no era miembro de la rogue guild que él perseguía. Al lado de esa misteriosa figura, un Keramon flotaba como si estuviese en su mundo. - Incluso si estás completamente hecho de fuego, tu "muro" te permite interactuar con el mundo como si tuvieses un cuerpo físico. Es verdaderamente interesante.

- ¿Q-qué es lo que miras asshole? - le contestó bruscamente Meramon. Había recibido una paliza por parte del miembro más débil de la rogue guild, y estuvo toda la tarde golpeando una roca hasta el punto de dejarla al rojo vivo. Si era un enemigo no tenía más fuerzas para hacerle frente.

- Oh, que descuidado de mi parte. ¿Dónde están mis modales? Mi nombre es "...." - por alguna razón el digimon no pudo escuchar bien su nombre, aunque tampoco era como si le importase. - Te vez frustrado, puedo sentir tu desesperación. - el hombre con ropas de empresario de acercó a él y éste último le extendió su mano. Meramon tenía tres metros de altura, pero cuando vio a ese sujeto, sintió que era mucho más bajito. Observó bien sus ojos a través de sus anteojos y comprendió que éste último le miraba "por hombro", convencido totalmente de que era superior. - Yo puedo ayudarte a salir de la desesperación. ¿Quieres fuerza verdad? - pensó que se trataba de un ser un humano despreciable, pero lo supo cuando lo miró cara a cara; no era un mentiroso. Sí, quería fuerza para combatir el mal, a cualquier costo, incluso si eso significaba hacer un trato con el mismísimo diablo.

[...]​

Federico miró con melancolía unos tapones para los oídos que guardaba en su bolsillo. Entendía lo que significa usarlos, se iba a someter por propia voluntad a uno de sus traumas. Pero él sabía que la situación lo requería, cuatro adults no podían hacerle frente a ese digimon, los únicos ganando heridas eran ellos y si la batalla continuaba así, iba a experimentar algo mucho más horrible que un fuerte estruendo. No lo dudó más, comenzó a canalizar una poderosa y brillante aura a través de su digivice. Era tiempo de dar vuelta el tablero.

Amaki Amaki Soncarmela Soncarmela .Wolfe .Wolfe

Creo que no es necesario relatar su pasado de forma lineal, podemos ir de adelante para atrás y viceversa, así lo hacemos más dinámico. Ahora ustedes pueden continuar con la historia de Candmon. Y sí se lo preguntaban, sí, el sujeto ese está pensado para que sea Thomas Crombelle, pero no digo su nombre directamente porque se trata de NPC "importante" y no quiero que nos recriminen su uso u3u
 
Última edición:

.Wolfe

Lobo. Mi ojo es la luna, mi pelaje la noche.
Registrado
6 Jul 2009
Mensajes
2,898
Offline
La ofensiva de LSF tomó por sorpresa al Perfect, dejándole apenas tiempo de ser completamente conciencia de lo que había sucedido y modificar así su método de combate a uno más determinante. Las capacidades y acciones del grupo no se diferenciaban con las de un montón de delincuentes menores intentando vagamente imponerse sobre una figura de autoridad, sin embargo habían elegido al objetivo equivocado. Tras incorporarse nuevamente las llamas que cubrían a DeathMeramon se avivaron al punto de iluminar varios metros a su alrededor sin dificultad, convirtiéndose en una hoguera que bloqueó momentáneamente la visión de los presentes por unos segundos; elevándose el calor de las llamas y luz. El enemigo aprovechó esos instante para tomar posesión de las cadenas que cubrían su pecho; desatándolas y sujetar cada extremo de estas con sus manos, agitándolas como látigos contra la arena, generando un ruido de choque tan espantoso que heló la sangre de más de uno. Las llamas envolvieron ambas armas a lo que ejecutaba su Heat Chain, lanzando una serie de latigazos contra la parte inferior de BlackGreymon; intentando por este medio hacerlo caer al igual que su compañero y liberar a su preciada “Honey”. No obstante, sus intenciones fueron diezmadas con una serie de proyectiles que respondían al nombre de Hellfire, impactando las cadenas hasta hacerlas ceder.

Lo siento, pero ese truco dos veces… ― pausó momentáneamente mientras agitaba su cabeza en negación ante los actos del metalero mientras caminaba varios pasos hacia él, intentando acortar la distancia entre ambos y defenderse con unas cuantas palabras, posicionándose así frente a su compañero de juerga ―, no te servirá dos veces. Esperó entiendas ― apuntó el arma en dirección su objetivo ―, que te llego la orna de tu zapato, ¿capisci?

La visión entre ambos perfect generó un silencio momentáneo mientras se reconocían el uno al otro, Astamon no tenía intenciones en ese punto de que la batalla real iniciara, necesitaban reorganizarse y para ello debía hacer un poco de tiempo mientras sus tamer se preparaban adecuadamente. Pero, por desgracias, la presencia de un enemigo aún más poderoso provocó que DeathMeramon riera ante tan patética actuación de niño malo, aumentando así el brillo de sus ojos que al ser detectados por su contrario hizo sentir en él un fuerte escalofrió que recorrió su espina dorsal; siendo la primera vez que un enemigo lo confrontaba exitosamente sólo con su mirada, ¿esa era acaso uno de los efectos del poder de Penance Stare? Sea como sea, en un segundo ya estaba hartó de ello. El humanoide vestido de mafioso disparó nuevamente una serie de balas en su dirección, pero estas fueron bloqueadas por el escupitajo llameante del rockero; conocido como Heavy Metal Fire, obligando a su atacante a esquivarlo con rapidez a lo que intentaba acercarse a él por un costado, disparándole a su punto ciego, no obstante este agitó con rapidez sus cadenas haciéndolas girar y convertirlas así en un escudo fiable para luego lanzarlos en su dirección, obligándolo a retroceder.

[]

Las Ruinas Codec, justo en la parte norte del Folder Continent, se rumoreaba que un grupo de bandidos usaba esta locación como base para perpetrar luchas clandestinas con los viajeros que iban en dirección al Imperio de Metal o Star City, estos combates normalmente se libraran a muerte con el único fin de hacerlo luchar una y otra vez hasta vencerlos y tomar posesión del digitama, amenazando al tamer de romperlo a cambio de todas sus pertenencias y dinero. En una de las tantas noches frías del continente estos cobardes esperaban pacientes una nueva presa, sin embargo lo único que captaron a observar fue una bola de fuego que arrasó la oscuridad del manto nocturno con su luz y calor, viajando en su dirección, impactando de lleno la roca de montaña donde se encontraban ocultos.

¡¿De dónde demonios vino eso?! ― exclamó uno de los humanos siendo defendido por su digimon: un Ogremon, aún sobre la roca mientras sus compañeros saltaban intentando escapar de la explosión de escarchas llameantes.

¡Heat Wave! ― se escuchó desde cierta distancia mientras lo que se encontraban aturdidos sobre el suelo, eran devorados uno a uno por un aliento de calor explosivo. El poder de esta llegó a ser tal que los humanos cayeron inconscientes, casi muertos, en un instante y los digimon se convirtieron no mucho después en digitamas que explotaron rotundamente ante la alta temperatura.

Ogremon al contemplar tal espectáculo tomó al su compañero entre brazos y salió de ahí a toda prisa, sin embargo al dar el primer salto contempló a su costado un brillo entre la oscuridad, este se dirigió a gran velocidad hacia él, impactándose una segunda bola de fuego que lo hizo descender, cayendo rotundamente ambos contra la pared de roca de las ruinas mientras las puntas afiladas raspaban su piel y carne. Por unos instantes ambos quedaron inconscientes ante el dolor, despertando únicamente gracias a la sensación caliente del cuerpo de su enemigo: Meramon. El adulto sujetó primero al ogro, levantándolo con ambas manos, siendo este superior en lo que respecta a tamaño por varios centímetros, pero que en ese momento parecía más liviano que una pluma entre sus manos llameantes.

¡Mírame! ¡Te exijo que me mires! ― proclamó obligándolo a abrir los ojos, este cumplió sus demandas con dificultad ante la contusión que sufría, pero al hacerlo cometió el error más grande de su vida. Las cuencas vacías del digital llameante consumieron el valor y la fuerza del virus en unos pocos segundos, temeroso y completamente paralizado, manteniendo constantemente los ojos fijos uno en el otro ―. Guilty ― sentenció provocando que sus brazos se cubrieran en una llama carmesí que en cuestión de segundos devoró el cuerpo de su víctima, provocando gritos que lentamente se fueron apagando al igual que su existencia, quedando únicamente como un cascaron de digitama que se destruyó entre el fuego.

El humano no resistió ver el final de su compañero, simplemente huyó cuando tuvo la oportunidad, pero su destino fue mejor que el del ogro. Meramon disparó una vez más el Heat Wave desde sus labios, aunque cruel, este final mataba casi al instante, dándole apenas tiempo al cerebro sentir como hervía por sus propios fluidos antes de quedar completamente secó en un instante.

Elisabeth, acabare con todos ellos, sin importar lo que tenga que hacer… ― declaró viendo el cuerpo moribundo caer como un saco de piel, carne y huesos, esa escena le provocó un fuerte dolor de cabeza, llegando a contraerlo, soltando diversas blasfemias y gritos mientras caía de rodillas, suplicando que se detuviese.

[]

Mientras el combate apenas se desarrollaba, centrándose únicamente con ataques a distancia por parte de ambos, Seadramon sobrevolaba en círculos el punto de combate, intentando aprovechar cualquier oportunidad para someter los ataques u ofensiva del Justiciero. Desde un punto a distancia Kuwagamon había regresado a su forma child por órdenes de Dana mientras Kai atendía sus heridas y quemaduras, aunque su caparazón poseía una gran resistencia era sumamente inútil contra el calor de las llamas del perfecto, quemando la carne internamente y obligando al digignome a doblegar sus fuerzas para que sus habilidades resultaran efectivas. Por otra parte, Federico y Law observaban con detenimiento el combate, Ringo se hallaba sentada a su lado con una expresión serena en sus ojos, aun en esos instante no cambiaba esa mirada en sus ojos.

Astamon no podrá continuar por mucho tiempo así, apenas puede escapar de él ― declaró observando como el aliento y flechas de hielo de Seadramon equilibraban el campo de batalla, aunque casi no le hacían ni cosquillas a DeathMeramon, este no podía tener su atención en dos adversarios a la vez, centrándose únicamente en el perfect como objetivo ―. Necesitamos deshacernos de esa moto, sea como sea, para aprovechar la fuerza de MetalGreymon.

… No esperaba que tuviéramos la misma idea. Llama a tu compañera, los necesito a todos para esto ― mencionó el emparchado encendiendo el cigarrillo que llevaba desde hace unos minutos en sus labios, intentando mitigar la sensación que envolvía su cuerpo en esos instante, sin éxito. El humo penetro el olfato del Don, agradeciendo internamente al pelinegro la pequeña dosis de nicotina en su sistema ―, Jefa, es momento de enseñarles lo que podemos hacer ― declaró entregándole una serie de cartas a la castaña mientras esta sacaba el lector de su mochila, por alguna razón nunca salía sin ella, por si alguna necesidad se le presentara como ahora.

Los ataques constantes y mortales de DeathMeramon obligaban al trio constantemente mantener una distancia de su adversario, BlackGreymon no podía permanecer en un solo lugar o de otra forma quedaría a merced de uno de sus ataques, hecho que parecía ser la única razón por la que su adversario seguía manteniendo este incesante juego del gato y el ratón, buscando por todos los medios posibles atraparlo con la guardia baja y sin la protección de Astamon. Desde el cielo Seadramon resentía el dolor provocado por su herida, contraer cualquier parte de su cuerpo al volar podía compararse a una tortura insufrible, sintiéndose plenamente un masoquista, pero el dolor por muchos factores lo prefería en lugar del miedo o sentir como su cuerpo se paralizaba, ese pensamiento lo enfermaba.

… ¿Tienes miedo de sentirte un cobarde? Que patético ― la voz del emparchado resonó en la cabeza del acuático provocando que la serpiente saliera de sus pensamientos entre blasfemias e insultos, ¿qué hacia Law portando el Sound Linker? Este simplemente aseguró que sería más fácil redactar su plan sin intermediarios ―. Ahora, escucha con atención.

El capo al esquivar nuevamente el Heavy Metal Fire, alzó vuelo empleando sus pequeñas alas demoniacas a lo que concentraba en su extremidad inferior izquierda una gran cantidad de energía oscura antes de dispararla en dirección a la hoguera viviente; empleando su Maverick, sin embargo esta fue destruida por las cadenas, provocando una pequeña explosión. Durante esos instante, Astamon aumento la velocidad de su vuelo y se depositó, justo detrás de su objetivo, disparando una serie de balas que ante la falta de protección en su espalda descubierta logró hacerlo ceder momentáneamente, pero a la vez aumentar la enardecida furia del perfect, logrando que este se girara noventa grados hacia su espalda; elevando las cadenas por el impulso al nivel del suelo, desplazándose gran velocidad. Astamon apenas fue capaz de reaccionar, pero la fuerza y capacidades del DeathMeramon lo superaban en esos instantes, cerró los ojos esperando con tranquilidad el impacto pero este nunca llego a concretarse, al abrirlos nuevamente contempló como Seadramon había descendido y tomado entre sus fauces las cadenas, un acto que podría considerarse un suicidio al estar las mismas envueltas en llamas, no obstante para sorpresa del virus no solo logro detener el ataque sino también destruir ese extremo de las cadenas, dejándolas caer sobre el suelo.

¿Qué demonios? ― pensó incrédulo pasando su visión de la serpiente al pedazo de hierro sobre la arena, una parte poco a poco se apagaba mientras el punto destruido estaba, ¿congelado? Seadramon se había dejado caer en picada desde la altura, agarrando velocidad para poder contrarrestar exitosamente el impacto mientras disparaba un aliento congelante desde su boca, apango de esta forma las llamas azules sobre las cadenas, permitiéndole tomarlo con mayor libertad pero recibiendo varias quemaduras gracias a la alta temperatura del acero. El data no dejo en ningún momento de emplear su Cold Breath hasta lograr volver el material quebradizo y destrozarlo con su boca ―. Je. Maldito Data, ahora te debo una. Tsk.

DeathMeramon explotó en cólera y al contemplar la escena se preparó para vengarse de una vez por todas del Adulto, si no fuera por él todos sus objetivos ya abrían pasado por su Penance Stare, debía destruirlo cueste lo que cueste. Liberó las cadenas que llevaba en sus brazos para tener mayor amplitud y distancia, pero para su desgracia los actos de Seadramon apenas había iniciado; sus acciones además de salvar al virus distrajo al perfect, permitiéndole así a Ringo emplear la carta: 3rd Familiar: Vampire Wolf justo antes de sus acciones, siéndole posible a su adversario contemplar al familiar Sangloupmon: apareciendo tras su espalda e ignorando las llamas que cubrían su cuerpo, clavando sus fauces en su cuello, logrando debilitarlo momentáneamente, apagándose poco a poco como una vela; demostrando como drenaba su energía. La visión de un segundo ser de su especie adulto contrajo por un instante la mente del capo, quien no pudo analizar a primera instancia lo que había sucedido.

¡No te duermas! ¡Atácalo! ― exclamó con soberbia en su voz, satisfecho con la expresión incrédula del virus que segundos después siguió con rabia las órdenes del data, consciente de que se vengaría después.

Oro Salmón's disparó una serie de proyectiles uno tras otro, chocando contra el cuerpo de DeathMeramon, pero mientras las balas chocaban contra su piel desnuda, la atención de Astamon se centró momentáneamente en un extraño grabado en su pecho, un tatuaje que por la excitación y caos, no lo notó con anterioridad. Un nombre que le recordó el gritó que este generó justo antes de salir del Imperio de Metal: “Elisabeth”, quizás una novia o algo parecido, pero en ese momento solo era otro punto de enfoque. Seadramon debía utilizar ese tiempo a su favor y seguir la petición del emparchado; otra forma de llamar sus claras “órdenes”.

BlackGreymon, tira esa cosa lo más alto que puedas, ¡rápido! ¡No tenemos mucho tiempo! ― el virus siguió lo dicho por el ser marino, lanzando el pedazo de metal por encima de su cabeza y disparar una Mega Flame que la impulsó varios metros en el aire, permitiéndole a Seadramon seguirla con algo de dificultad.

[]

Dentro de una especie de laboratorio subterráneo en un punto desconocido del continente, DeathMeramon se encontraba recostado sobre una especie de cama para cirugía. Debieron someterlo bajo un experimento de potenciador de fuerza hasta llevarlo al punto de la digievolucion, sin embargo esto había provocado algunos efectos segundarios inesperados, corrompiendo su mente y hacerlo sufrir de ilusiones o recuerdos fortuitos. Por su falta de órganos, sangre o cualquier componente orgánico, Meramon no era acto para la operación, sobre todo los Firewall poseían una defensa natural ante las entradas ilegales de sus componentes ante cualquier material externo, por ello esto podría alertar sus componentes y poner en riesgo la cirugía. DeathMeramon no parecía asustado por este hecho, todo lo contrario, anhelaba que empezará de una vez por todas, las palabras de aquel hombre sentenciaron un antes y un después en su vida, necesitaba alcanzar un nuevo poder y volverlo suyo.

¿Estás listo? Te recuerdo que desconocemos como lo tomara tu cuerpo o si la anestesia servirá correctamente, prepárate para cualquier cosa ― mencionaba ajustando con fuerza unos amarres especiales, evitando que pudieran derretirse o romperse con facilidad. El hombre a su lado estaba vestido con un traje especial al igual que sus acompañantes, evitando ser afectados por las llamas del cuerpo del perfecto ―. Lo único que puedo decir, es que no te resistas e intenta desmayarte…

Tras finalizar la conversación, inició con el aviso de una luz el momento de la operación. Alcanzar el material de bytes de un digimon es como desmembrar el cuerpo de un humano capa por capa hasta encontrar el flujo viviente y tomarlo, desmembrarlo y rearmarlo como un juguete, siendo una labor larga y sumamente dolorosa para el digital. DeathMeramon luego de unas horas, inconsciente, su cuerpo se resentía ante el contacto de algún nervio interno o en su caso datos, pero los amarres hacían que esto no fuera más que una pequeña agitación menor sin importancia. Pasada las primeras diez horas finalmente se había calmado pero la operación no había ni comenzado, trascurrieron alrededor de veintiséis horas casi continuas antes de finalizar por completo. La conciencia de DeathMeramon estaba completamente consumida cuando finalmente despertó, demasiado cansado para abrir los ojos o pronunciar palabra, el dolor era indescriptible, incapaz de mover un solo musculo.

¿Entonces? ¿Se repondrá? ― cuestionó la voz del hombre que lo atrajo hasta ese infierno, dentro de la habitación.

Sí, fue todo un excito, como su cuerpo es parecido al de un humano no tuvimos demasiadas complicaciones, ciertamente fue un logro impresionante.

Por supuesto, fue el conejillo de indias perfecto para este experimento ― respondió, no sorprendido para nada a al virus por el simple hecho de que él ya lo sabía, a cambio de poder se vendió a esos hombres, y aun así era un precio muy bajo que pagar.

[]
El cuerpo de Seadramon se revistió por completo en una armadura mientras ascendía, esperando el momento en que la fuerza del vuelo en Behemoth se debilitara para así disparar el Ultimate Stream, desde su boca contra el esqueleto del vehículo, forzándolo a desplazarse varios metros de distancia del punto de combate. En ese instante Dana posiciono su mano sobre la parte superior del IC, forzando la evolución de su compañero a MetalGreymon en su forma virus. Entretanto, los efectos de la carta había desaparecido justo antes del ataque del anfibio, y el boss raid al contemplar como su preciada posesión se escapaba de sus manos, generó grito desenfrenado, envolviendo su cuerpo en una llama tan inmensa que hacia parecer a los presentes estar en presencia del sol, sintiendo como el calor quemaba sus pieles.


Tizza V.G.Tizza
Amaki Amaki
Soncarmela Soncarmela -le da otra palmada- sigues~
 
Última edición:

Soncarmela

Moderador
Offline

Astamon apuntó con su arma al Justiciero para que el impacto fuera mayor gracias a la cercanía, aunque no estaba del todo seguro que aquello funcionara. DeathMeramon corría hacia él completamente en llamas, como una antorcha ansiosa de sangre. Sin embargo, algo se interpuso entre esos dos Perfect en el momento justo. Ambos retrocedieron en un salto con sus reflejos, evitando un corte de la garra metálica que Astamon reconoció al instante. Sin esperar más, se impulsó y corrió hasta la mano tendida de su compañero.

Has tardado mucho en evolucionar, camarada —Hizo notar Astamon con un leve tono de reproche.

Estaba esperando el mejor momento para preparar un ataque sorpresa —contestó el dinosaurio con partes mecanizadas mientras que volaba—. ¿Qué sabemos hasta ahora?

Je, camarada, cada vez estás aprendiendo mejor de mí. ¡Ahí viene! —No había tiempo para mantener una conversación.

Pero algo pasó cuando miraron hacia abajo. Una especie de pared de hielo se había alzado para que DeathMeramon se chocara contra ella. La luz de una de las lunas detectó la nueva figura de Seadramon, ahora evolucionado, que hacía brillar su cuerno para mandar electricidad al enemigo. Su rostro esbozó una sonrisa de superiodidad, como si él sólo se pueda encargar del Justiciero sin ayuda de esos patéticos digimon. Aunque debía admitir que le dolía parte del cuerpo por lo de antes y no se movía a la misma velocidad por culpa de ello.

La moto apareció de la nada al lado de DeathMeramon. Subió en ella, aceleró y destrozó la pared sin muchos problemas, yendo rápidamente a por el que le había impedido avanzar. MegaSeadramon lanzó los rayos en ese preciso instante, pero el Justiciero cambió de dirección, esquivando la gran mayoría de ellos. El último le dio en el puño y sintió una descarga eléctrica, no obstante, eso no evitó que continuara y tratara de coger a la serpiente con las cadenas.

¡Ahora! —exclamó Dana a la memoria que había hecho llamar segundos antes, cuando el digimon de Ringo había creado la pared de hielo.

Otro DeathMeramon arrojó las cadenas hacia su homólogo y ambas se liaron en el aire. El modificado se giró, cabreado y tiró hacia él, llevándose consigo al fantasma. Pero de repente desapareció, pues su misión había sido nada más tirar lo que envolvía su cuerpo cuando la chica lo gritara. MegaSeadramon aprovechó aquello para abrir la boca y expulsar una ráfaga helada.

¡Culpables! ¡Criminales!

El Justiciero respondió con una potente llamarada azulada poniéndose en pie de la moto. Los dos ataques se encontraron y trataron de ganar fuerza, pero entonces Ringo lo potenció con una mini carga y unas balas de Astamon impactaron en la espalda de DeathMeramon, obligándole a perder la concentración por unos segundos. La cosa no acabó ahí, ya que el salvaje se giró y estuvo a punto de coger al mafioso con las cadenas, que atraparon otra cosa; la garra metálica de MetalGreymon había sido más rápida, aunque eso no evitó que hiciera una mueca de dolor.

¡Arriba! —dijo Astamon. El dinosaurio se esforzó para levantar a DeathMeramon de la moto y comenzó a subir, cada vez más alto.

Dana parpadeó y observo a Ringo, que no le prestaba atención. Le avisó a Tentomon que iba a cerciorarse de algo y corrió en dirección contraria, con Kai siempre en su hombro.

Ve con Federido —pidió la española, acariciándole la cabeza. El Gnome expresó que estaba preocupado pero ella sonrió—. No pasará nada.

Arriba, en el aire, DeathMeramon subía por sus propias cadenas para llegar hasta la garra y terminar con Astamon y el dinosaurio. Dana cerró los ojos y su mano se llenó de datos, hasta que cambió completamente. Y entonces se puso en marcha, escupiendo diminutas semillas.

[…]​

No puede ser… —susurró Elisabeth, llevándose las manos a la cabeza. Luego apretó el botón del mando y la pantalla de la televisión volvió a ponerse negra.

Candmon, que estaba a su lado, la miró con la preocupación brillando en sus ojos. Estaban en la habitación de la joven policía, observando unos vídeos que le habían mandado a Elisabeth en secreto. Se trataba de un amigo de ella que era consciente del poco gusto de la policía por los criminales del Digimundo. <<Están en todas partes>> Solía decir <<No importa el lugar ni las criaturas que habiten en él…>>

Los han soltado —murmuró la vela, sin creérselo tampoco. ¿Cómo era posible que algo así estuviera ocurriendo? Tan pronto…

Hacía un tiempo el dúo había investigado a una Rogue Guild que atracaba y asesinaba sin piedad. Después de varias semanas, los habían encontrado y la lucha dejó una fea herida en el pecho de su compañera humana. Pero habían logrado detenerlos y los encerraron en la cárcel durante unos meses… sólo unos meses, puesto que habían eliminado todas las pruebas y los testigos estaban muertos, silenciados de por vida. Y ahora por buen comportamiento estaban fuera, devueltos a la sociedad. Pero ellos sabían la verdad: no tardarían en volver a las andadas de sus crímenes.

Tenemos que hacer algo —decretó la joven con una mirada seria.

[…]​

Fue inútil. Averiguaron que iban a ir a por ellos y se prepararon para no repetir lo de la otra vez. Meramon se enfrentó a una Crescemon en plena noche, donde su fuerza aumentaba. Pero no estaba sola, dos más del mismo gremio observaban y se reían. El digimon de uno de ellos, un Ogremon, movía su garrote para animar a su compañera.

Elisabeth utilizó una carta para proporcionarle a Meramon una espada y así defenderse de las cuchillas de la coneja. Las chispas saltaron cuando ambas armas se encontraron, una y otra vez, una y otra vez durante esos largos tres minutos. Pero la diferencia de poder era demasiada y el Adult lo sabía.

—Run! Go Away! Save your life! —Se tiró a la izquierda para esquivar un peligroso corte. Crescemon soltó una carcajada.

La joven policía negó con la cabeza.

Nunca te abandonaré…

Crescemon saltó por encima de Meramon y bastó un rápido movimiento para que la sangre manara del cuello de la humana. Lo último que vio Meramon antes de ver caer a su compañera fueron unos ojos abiertos al máximo, en un intento vano de sorprenderse por el ataque.

Elisabeth… Elisa… ¡¡¡ELISABETH!!!

Gritó y de repente sintió una patada en el estómago. Ogremon le golpeó la cabeza con el garrote y estuvo a punto de lanzar una energía oscura de su puño, pero su entrenador se acercó. Meramon cayó al suelo, lastimado, mas lo único que sentía era un vacío que lo helaba por dentro.

Dejadlo vivir. Nadie le creerá y, bueno, en realidad nosotros tenemos las pruebas de que nos espiaban. Idiotas —escupió a un lado.

[…]​

DeathMeramon se sujetó con fuerza cuando MetalGreymon decidió volar hacia otra parte. Había escuchado algo que conocía bastante bien: un silbido. Dana lo estaba llamando, seguramente había pensado una estrategia. Astamon se asomó por el hombre del dinosaurio y apuntó al objetivo, esbozando una sonrisa.

¡Aquí! ¡Aquí! —gritó Arbormon desde el suelo, señalando hacia la derecha.

¿Qué estará pasando allá? —se preguntó Law, frunciendo el ceño.

Federico vio como Law movía la boca, pero no llegó a entenderlo por culpa de los tapones. <<Se estará preguntando sobre lo que pasa, imagino>> Se dijo, encogiéndose de hombros. Sin embargo, si Kai estaba con él, significaba que su amiga española había decidido entrar a la batalla. Tranquilizó al pequeño con una sonrisa.

El Justiciero soltó otra llamarada pero las balas fueron más rápidas. Las dos le dieron en el pecho, tratando de que cayera, pero eso no fue suficiente. Aquello lo enfureció todavía más y aumentó la velocidad para subir antes. Federico potenció el siguiente disparo. Astamon cambió la estrategia y apuntó a las manos. MetalGreymon sintió una gran liberación, mas percibió que le costaba mover la garra metálica.

Fuck!

Vieron como algo en llamas caía hacia abajo. Arrojó más cadenas para sujetarse a algo, pero MetalGreymon logro esquivarlo con un gran esfuerzo, cansando de la carga al haber tenido que soportar el peso del monstruo. Sin embargo, DeathMeramon fue inteligente y llamó a su vehículo, que apareció como por arte de magia a la ayuda de su portador. El Perfect cayó de pie encima de la moto y se colocó mejor, soltando un suspiro: comenzaba a cansarse; le estaban dando problemas esos criminales.

Entonces aceleró y las semillas pequeñas se activaron una a una.

Amaki Amaki Tu turno
.Wolfe .Wolfe
Tizza V.G.Tizza
 
Última edición:

Amaki

Near
Registrado
15 Abr 2006
Mensajes
2,916
Ubicación
Italia.
Offline
El sonido de las minas detonándose gobernó el lugar, una a una explotaban y rodeaban al motociclista, que se vio inmerso. Law no comprendía qué sucedía, diferente a Mazzini que era consciente de qué eso era gracias a Arbormon, el cual regresó a su forma humana: Dana y retornó con Ringo y el insecto escarlata, la japonesa sólo pestañeó dos veces y decidió no darle importancia a la desaparición de Ruikás. Kai, que se encontraba en el hombro de Federico, miraba atento. Sin embargo, dicha acción demostró ser un acto de excesivo descuido cuando, de la humareda producida por las minas-semillas, una figura con brillantes ojos rojos aumentaba la velocidad de su fiel Behemoth. ¿Atacar sólo a los Digimon? Ja, el Justiciero era más listo y, bajo su punto de vista, los criminales también incluían a esos asquerosos seres humanos guiados hacia el mal. El MetalGreymon virus vio como el metalero iba a varios kilómetros por hora hacia Law y Federico, cosa que provocó que Astamon prácticamente enloqueciera.

¡Federico! — gritó, él sabía que los Raid Boss no eran estúpidos ni se contentaban únicamente con atacar a los seres digitales —. ¡Camarada, más rápido! — ordenó en medio de la desesperación —. ¡Tú también maledetta serpente!

Dicha frase hizo rabiar a MegaSeadramon que se ondeaba por el cielo con la intención de perseguir al motociclista, sin embargo, comparados con él, su velocidad era mediocre. Los colosales cuerpos del Cyborg y del ser marino no les permitían moverse al mismo ritmo que el humanoide, cosa notoria en el Digimon de Ringo, cuya herida aún le punzaba, agregando el hecho de que el ígneo poseía un vehículo demasiado raudo, incluso el mafioso que poseía la mayor agilidad, no se hallaba a su cien por cierto debido al encuentro directo con el justiciero. Law adoraba esa emoción, diferente al europeo que inmediatamente invocó un fantasma con la forma del legendario guerrero bestia del hielo: Blizzarmon, quien con sus casi tres metros y medio se puso al frente y recibió una orden clara por parte de su invocador, que además sacó un objeto similar a un celular blanco con la otra mano:

Ve hacia él y usa Avalanche Step — fue el mandato del líder de LSF.

El Perfect de hielo corrió y no tardó en interceptar al motociclista que no se esperó otro fantasma de su nivel, gruñó y se vio siendo atacado por las potentes hachas del guerrero legendario, intentó propulsarse hacia arriba con Behemoth, evitando los cortes de la memoria que parecía danzar mientras usaba su técnica y, cuando desapareció luego de cumplir su cometido, el justiciero supo que no estaba a salvo cuando un rayo potenciado por el Digisoul de Ringo y proveniente del mismo MegaSeadramon le cayó de lleno y, con ello, varias balas de Oro Salmón: la memoria había sido una distracción perfecta, dada la desventaja respecto a la velocidad de los componentes de aquel improvisado grupo. Pronto, la mano metálica del MetalGreymon oscuro voló hacia él, arrojándolo lo suficientemente lejos. Los seres digitales decidieron seguirlo y fue Astamon, él que decidió verificar su estado, Behemoth se hallaba a un lado inmóvil y DeathMeramon inconsciente.

Me parece que se desmayó — dijo el mafioso digital, bajando de MetalGreymon y acercándose a la figura en el suelo, volando, mientras sostenía Oro Salmón: le iba a dar el golpe final y nada más poético que un buen disparo, lamentablemente una cadena llameante le rodeó el cuello y el justiciero hizo el símbolo de la victoria, atrayendo consigo al gánster — ¡...!

It is cheesed with power and the morality of which it goes mad — rió, antes de elevarse, viendo como el mafioso estaba inmóvil, no tardó en sostenerlo de su sobretodo y mirarlo directamente a los ojos —. A lot of people became dogs having tied to the chain. Your happy there?

Los colosos tuvieron que apresurarse para alcanzar a aquel miembro que se adelantó.

Maldito bastardo, ¿por qué se adelantó? ¿Es que acaso se cree mejor por ser más rápido? — vociferó la serpiente.

A veces él actúa por cuenta propia — explicó el MetalGreymon virus.

Hasta que llegaron para escuchar algo que no pudieron evitar ni lanzando sus ataques.

“Penance Stare”

La figura del mafioso digital se llenó de fuego, quemándose como una hoja de papel, sin embargo, pronto DeathMeramon sintió la sensación fría de un metal atravesándole la espalda: Una daga y el gánster se encontraba atrás suyo. ¿Qué había sucedido? Law lo sabía bien.

¿“Alias!"? — preguntó, sin embargo, Federico no era capaz de escucharlo debido a los tapones y a que observaba atentamente aquel objeto similar a un celular blanco: era el visualizador que le mostraba todo lo que Astamon miraba. No obstante, era evidente, el europeo había usado aquella carta junto a otra: “Stamina Seed”.

Sin embargo, Behemoth no se quedó quieta y fue hasta su portador con claros deseos de atropellar al mafioso digital que se subió a la espalda del MetalGreymon virus, necesitaba un descanso luego de la energía consumida por aquella carta, incluso notó como sus municiones iniciaban a disminuir: la batalla debía terminar pronto o todos estaban fritos, sin embargo no iba a menguar sus ataques, nunca, por lo que si Oro Salmón no colaboraba en algún momento, tenía a Hellhound, su daga para actuar. DeathMeramon también se hallaba agotado, había incluso usado su mejor técnica, la Penance Stare, contra un mediocre clon, eso lo hizo rabiar, pero con las manos que sostenían con fuerza a Behemoth mostró que aún tenía mucha fuerza de voluntad. Él no era un criminal como aquellos seres, él era un justiciero, tenía metas, tenía sueños pero, sobre todo, tenía la memoria valiosa de alguien increíble que protegería con su vida. Una de sus manos sostuvo su pecho, antes de extender sus cadenas con más fuerza.

[ … ]​

Las cosas se rompen en continuación: vasos, platos, uñas, promesas y... corazones. De alguna forma el Justiciero sabía que algo en él se quebró y se rompió para siempre luego de la operación, rió: ¿a quién quería engañar? Quizá él siempre había estado roto, pero Elisabeth logró juntar sus piezas, creando un bello puzzle que sólo funcionaba con ella. A pesar de todo, él sabía que las cosas no estaban igual. La vida era injusta, ¿por qué? Fácil, los humanos morían y cuando lo hacían era definitivo, claro, eso podía ser un argumento perfecto para aquellos que predicaban la magnificencia de los Digimon por sobre los seres humanos, sin embargo, en aquella sala él se carcajeó: ¿superioridad? ¿Lo hacía superior ser un maldito esclavo de sus emociones? Porque era sabido por todos que cuando un Digimon perdía a su Tamer, aún si renacía lo recordaría. Incluso suicidarse sería inútil para quitarse esos recuerdos de Elisabeth que le gustaban, que disfrutaba, pero que le aterraban. Se sostuvo la cabeza y quiso gritar, chillar con todas sus fuerzas. Evolucionó naturalmente... dos veces. ¿Por qué, a pesar del poder, se sentía tan miserable? Maldita tortura era ser un Digimon con un Tamer muerto.

Elisabeth — susurró, para luego escuchar un “tu turno”

No sentía dolor, ninguno, cuando aquella jeringa lentamente trazó el nombre que había susurrado en su pecho, al lado del corazón, le dolía ser así, pero más doloroso sería no tener a Elisabeth consigo. Si no era capaz de revivirla y volverla a tener, la tendría viva de una forma clara: siguiendo sus ideales. Él cumpliría su sueño y así la haría eterna, una conceptualización, no más un ser humano concreto. Elisabeth sería su concepto de justicia: una que no permitiría que ningún criminal volviera a pisar este mundo.

Y lentamente inició a descender a esa infinita locura.

[ … ]​

Por eso le haría entender a esos maleantes lo que era ser justo, lo que era de verdad la ley, porque él era: La ley suprema, aquel que defendería a los débiles de los asquerosos criminales, las cadenas se extendieron hasta arriba, dándole azotes a los colosos que sintieron una fuerza sobrenatural, incluso mayor como, si al igual que la serpiente marina, DeathMeramon aumentara su auge de batalla con cada golpe que recibía. Sin embargo, una danza lunática comenzó cuando por ambos ángulos, Dana y Federico habían invocado dos memorias idénticas: Crescemon, esa asesina que le quitó a su musa. DeathMeramon extendió sus cadenas, atrapando a las conejas, sin embargo, la orden que las guerreras debían obedecer era clara: meter presión con Lunatic Dance, ataque que causó que no fuera únicamente una sino ocho debido a la capacidad de crear clones de la portadora de Luna Nuova, tantas que las cadenas de DeathMeramon debían destruir una por una.

Distraído el justiciero, era hora de hacer caer a aquel que se creyó un héroe. Así los chicos decidieron juntarse, en aquellos momentos lo que menos necesitaban eran estar separados.


Tizza V.G.Tizza
.Wolfe .Wolfe
Soncarmela Soncarmela
 

Reflejo
Moderador
Offline
El tiempo se detuvo frente a sus ojos, sus recuerdos más amargos fueron estimulados de una forma poco placentera. ¿Por qué ahora? ¿Por qué mientras hacía su trabajo tenía que aparecer ese digimon de nuevo? ¿Era acaso una premonición de que el mal volvería a triunfar? Angustia y rabia llenaron su cuerpo, al igual que en MegaSeadramon, el dolor de sus heridas pasó a segundo plano. Astamon se acercó por su espalda con gran agilidad, su daga apuntaba a rebanarle el cuello y terminar de una buena vez con esa batalla. En una situación normal DeathMeramon lo habría notado por el sonido, pero lastimosamente el alboroto que hacía Behemoth no se lo permitía, sin mencionar también que a causa de su mascara tenía una pésima visión periférica. No obstante, el mafioso nunca pudo llegar. El vehículo aceleró mucho más de lo esperado, escapando inmediatamente del alcance de éste último. Sí, el Raid Boss se concentraba únicamente en las ilusiones, aunque su basta experiencia en combate le permitía reaccionar de manera instintiva, no era la primera vez que enfrentaba grandes grupos de digimon. Es decir, no necesitaba pensar para saber como moverse a través de una horda de enemigos.

- ¡...! ¡Se está escapando! - exclamó la anguila con impaciencia después de ver como su "compañero de equipo" no pudo llegar a tiempo. El humanoide de dos metros hizo un gesto de molestia y le pidió que no señalará lo obvio. Pensó que si adoptaba su forma adult podría acortar distancias usando el teleport, no tardó ni medio segundo en desechar esa idea. Estaba cansado, aún si lo lograba le iba a faltar ese poder explosivo que necesitaba para causarle daño real y que solo su forma perfect le podía otorgar. Las ideas escaseaban y la presión sobre los tamers aumentaba, ¿qué debían hacer?

El motociclista tardó quince segundos en golpear a todos los clones, se notaba que había puesto todo de sí mismo en cada ataque pues al terminar, jadeaba por la falta de aire y el estrés acumulado. Levantó la vista y observó a sus alrededores en busca de la conejo. Al final se dio cuenta que era una ilusión, se sintió frustrado porque desde el principio fue una falsa oportunidad de crear justicia. Su cabeza le dolía, tenía una herida abierta en el abdomen, un rayo le cayó encima y recibió varias balas de Oro Salmón. Sin embargo eso no importaba, él había sufrido batallas mucho más complicadas y de todas formas se las había arreglado para salir victorioso, esta no iba a ser la excepción. El hecho de que dejara de hablar denotaba su seriedad, no estaba de humor para seguir jugando. Sí, en un principio y como vio que todos sus oponentes eran adults, decidió incapacitarlos y luego acabarlos con el "Penance Stare", era la manera de hacer justicia más cercana a su ideal. Pero esa estrategia había cambiado desde el momento en el que ellos evolucionaron a la etapa Perfect, le habían obligado a batallar con todo su ser. No se iba a preocupar más por los métodos, tenía que matarlos a todos de cualquier forma. - Foolish barstards, it's time to pay with blood. Look closely, Elisabeth.

Al mismo tiempo, Law pensó que esas palabras no eran una broma. Hasta el momento consideró que su intromisión no iba a ser de mucha ayuda, le bastaba con ver todo en asientos de primera fila. Pero también entendía que sus camaradas se encontraban cansados, si al menos podía lograr que Kuwagamon fuese una distracción útil sin que se pusiese en peligro, podía darse por satisfecho. Habló con su compañero, le explicó que interviniese cuando lo considerarse necesario y que él tendría una carta preparada para cuando llegase el momento, por supuesto, volvió a evolucionarle inmediatamente. El escarlata se encontraba en perfecto estado gracias a la intervención de Kai, debía recordar agradecérselo cuando todo terminase.

Las cadenas viajaban de forma muy extraña, como si no siguiesen una trayectoria lineal. Mientras más las blandía, más difícil se volvía predecir su dirección. Una de ellas fue directo al hombro de MetalGreymon, no obstante, el dinosaurio logró frenarla con su brazo artificial, provocando que la misma se enredará alrededor de su miembro y que DeathMeramon se detuviese. Cuando el coloso tironeó de las ataduras el resultado fue obvio: el motoclista fue mandado a volar. El raid boss tenía una fuerza claramente superior a la de todos los presentes, pero sentado sobre su moto no tenía una base solida por dónde ejercerla. - ¡Se ha terminado para ti! - bramió con rabia MetalGreymon mientras se preparaba para disparar sus Giga Blaster. Desde el momento en le que vio como el jinete se dirigía a los humanos, su paciencia terminó. Era claramente una amenaza para su tamer y lo iba a destruir en ese mismo instante.

- Not today bastard - DeathMeramon abandonó la cadena ligada al brazo de cyborg y usó la otra que tenía disponible sobre MegaSeadramon, quién se encontraba volando en las cercanías. El calor que sintió la serpiente cuando la misma lo atrapó fue brutal, el dolor de las quemaduras siempre había sido algo complicado de aguantar para él. Por supuesto, se sacudió para liberarse, pero esto le permitió a su oponente escapar de los proyectiles orgánicos del dinosaurio. El giga blaster terminó estrellándose a una par de cientos de metros de su objetivo, creando una vistosa explosión en el proceso.

- ¡Tch! ¡Traelo aquí MegaSeadramon! - ordenó el perfect de siete metros.

- ¡A callar! ¡¿Con que manos quieres que me quite a es-este infeliz de encima!? - replicó el acuático mientras trataba de soportar la agonía. El boss raid se columpió usando la fuerza cinética y se paró sobre el lomo de coloso de dieciséis metros. Luego, comenzó a golpearlo con ambas manos. - ¿¡Gnhua!? - cada ataque provocaba que el gigante descendiera una par de metros, y sin darse cuenta, se alejaban más y más del grupo principal.

- ¡No te vayas Datos! ¡Quedate cerca! - Astamon lo siguió junto a Kuwagamon y MetalGreymon, pero dudaban en llegar a tiempo. MegaSeadramon terminó tocando tierra a causa de la continua paliza, incluso si deseaba moverse, sus heridas no se lo permitían por una cuestión física. Todo su cuerpo estaba entumecido, su mente se puso difusa al punto de que sentía que iba a perder la conciencia en cualquier momento. Literalmente le sacaron la sangre acumulada en su cabeza, ya no le importaba nada, solo quería dormirse un rato y dejar de sufrir. Pero...

- ¡Mirame a los ojos! Behold my true power! - esa voz logró llamar su atención. Justo al lado de su casco se mantenía de pie el humanoide ardiente. El globo ocular del primero debía ser más grande que la cabeza del último, pero de igual forma logró centrarse por ese "petición".

- ¡...! - fue un error, la anguila pensaba que era imposible que existiera una habilidad tan absurda como el "Penance Stare", se equivocó. Un grito abisal fue emitido desde sus fauces, parecía más el llanto de una ballena por lo agónico que se escuchaba. El cuerpo del afectado se retorció de forma brutal y de sus heridas salió un poco de humo, como si tuviese muchísimas quemaduras internas.

- ¡Burn~-! - la trump card de DeathMeramon duró dos segundos hasta que Astamon le interrumpió con una poderosa patada. - Again? wait your turn scum - aunque solo había sido por un instante, las heridas que acumuló le habían dejado en su lecho de muerte. Sus datos vibraron de forma extraña y la cuenca de su ojo fue totalmente calcinada. Una escena dolorosa de ver incluso para el mafioso. Kuwagamon se sorprendió bastante, jamás pensó que vería a uno de sus camaradas en tal estado mientras que MetalGreymon se preguntó cuantos minutos de vida le quedaban. Los tamers no podía apreciar la situación de cerca pero tenían un mal presentimiento, en especial Ringo. Desde que estuvo con ella, Betamon había perdido incontables veces, pero... jamás le había escuchado emitir un grito tan desgarrador. Fue tal el impacto que incluso su piel se erizó y se puso nerviosa. Sin darse cuenta de lo que hacía, comenzó a moverse por impulso. Se separó del grupo y caminó diez pasos hacía delante.

- ¿Takanabe? No te acerques, podemos hacer que Kai cure a MegaSeadramon después - le pidió la española a la distraída para que no se pusiese en peligro. Ringo creyó que iba a ser demasiado tarde, aquella que era conocida por sus empleadores como la "Mano Ausente" sintió que debía hacer algo por su cuenta. Una enorme ráfaga de digisoul se formó en su brazo, flameante, salvaje y suficiente como para iluminar un cuarto entero. Toda esa verdosa energía fue canalizada dentro del iC en un parpadeo, luego, el dispositivo terminó reventando en una ráfaga de datos por la sobrecarga.

- ... ¿Se ha cargado su digivice? - Federico atónito por la escena se quitó uno de los tapones para escuchar la respuesta, aunque nadie sabía muy bien que había hecho la distraída. Law por otro lado le prestó atención a la motocicleta que había sido abandonada, pudo presenciar el momento en el que fue tragada por un vórtice oscuro para luego ser re-invocada al lado de su dueño.

- Come! - exclamó DeathMeramon al tiempo que encaraba a los tres oponentes restantes. Podía parecer que la batalla acababa de comenzar, pero para él estaba apunto de terminar.

[...]​

¿Dónde estaba? El acuático no recordaba lo último que hizo. ¿Por qué dormía en su forma perfect? ¿Que era esa energía tan reconfortante que recorría su cuerpo? Era como si por sus venas fluyera un manantial, cálido y revitalizante. Los sonidos volvieron a ser claros, pudo escuchar un par de voces a las que no le dio mucha importancia, sin embargo, una palabra en especial llamó su atención: "DeathMeramon". - ¡...! - sus ojos se abrieron de golpe. - (Es cierto, yo estaba peleando hasta hace unos momentos...¿Qué pasó?) - el shock de las heridas fue tan grave que no recordaba haber recibido el "Penance Stare", su última memoria era la de ese bastardo colgándose de su cuerpo con las cadenas. Se levantó de forma ruidosa llamando la atención de los otros digimon, en especial la de DeathMeramon.

El jinete se sorprendió tanto que incluso titubeó un poco antes de preguntar. - H-how?! How you can stand right now?! - era impensable para él que un criminal pudiese resistir su mirada purgadora. ¿Acaso era inocente y por eso podía moverse? No, incluso él notó como era consumido por el fuego, ¿entonces cómo lo logró? Que alguien pudiese levantarse luego de eso era sin dudas el mayor insulto a su existencia. Planteaba la posibilidad de que su técnica estuviese perdiendo poder, que no funcionara correctamente o que existiesen algunos inmunes a ella. Todos esos pensamientos acosaron su mente.

MegaSeadramon no entendía ni una palabra de lo que estaba diciendo, apenas podía hablar un idioma, era mucho pedirle dos. Tampoco sabía que sucedía ni por qué se sentía tan bien. Lo único que pudo comprender es que su objetivo estaba allí, pasmado como un imbécil. Con la misma velocidad que un tren, la serpiente cargó con la espada de su cabeza hacia el oponente inmóvil. - ¡Thunder Blade! - fue un golpe critico y directo, la hoja de metal penetró justo en el hombro y le terminó arrancando todo su brazo derecho. El dolor recorrió la columna vertebral del raid boss y lo trajo de nuevo a la tierra, incluso luego de perder su miembro superior, se las arregló para dar una potente patada en la mandíbula de la anguila. - Tch. ¡Ese duele cabrón! Y eso que te había atacado sin odio, me estás empezando a molestar. - era cierto, se sentía mejor que nunca. Su cuerpo jamás había experimentado un estado de bienestar mayor a ese, no tenía razones para estar enojado. El jinete iba a subirse a su moto para alejarse y ganar algo de tiempo, pero un potente golpe de garra por parte de MetalGreymon lo evitó. A duras penas pudo esquivar ese ataque, no obstante, su querida Behemoth no se salvó, la parte trasera terminó completamente destruida.

- Honey! - el pánico le invadió. Maldijo a esos villanos con todo su ser, maldijo a Yggdrasil por crear un mundo tan injusto y se maldijo a sí mismo por no ser capaz de impedir estas desgracias. Kuwagamon se acercó a le humanoide ardiente el cual desvió inmediatamente la vista en su dirección, por el ruido de sus alas era imposible efectuar un ataque sorpresa. Con su único brazo disponible, DeathMeramon le lanzó un ataque con sus cadenas, sin embargo fue esquivado con relativa facilidad gracias al efecto de la carta "Clairvoyance Necklace". El insecto rápidamente rodeó el cuerpo de su rival y con ayuda de la otra carta "Spider's Thread" le envolvió con una red pegajosa. - Stupid, fool, this isn't enough! - con el calor de su cuerpo iba a poder incinerarlas en tan solo unos segundos, pero...

- ¡Eso era solo una distracción! - Astamon se posicionó cerca de él aprovechando los movimientos de sus compañeros y un punto ciego. Con todas las energías que le sobraban, lanzó un ataque definitivo con su daga directo a la garganta. - ¡¡Muore!! - la hoja atravesó la traquea del raid boss con un golpe limpio, luego, el mafioso giró la empuñadura para provocar mucho más daño interno.

- (W-why?!) - pensó aquel que ahora estaba a punto de morir. ¿Cómo las cosas habían terminado así para él? La resistencia abandonó su cuerpo, quería oponerse y continuar con su vida, pero ya nada podía hacer. Escuchó como la serpiente clamaba que iban a destruir su digitama, eso sin dudas llamó su atención. El mundo había sido una mierda de principio a fin, quizás, la posibilidad de seguir el mismo destino que Elisabeth le reconfortaba. Cayó de rodillas y mientras mantenía la vista en el suelo susurró un nombre que ninguno de los presentes reconoció. Los datos comenzaron a desfragmentarse para luego volver a organizarse en forma de huevo.

[...]​

La misión había sido completada con éxito. Exhaustos a más no poder, todos los tamers de-evolucionaron a sus cansados digimon y se reunieron en alguna parte del desierto paralelo a la carretera. Allí aprovecharon para hablar sobre lo ocurrido.

- ¿Qué? ¿Qué casi me muero? ¡Imposible viejo! - aseguró el verdecito sin tener recuerdos claros de lo que le había sucedido. Tentomon le repetía que estuvo en tan mal estado que incluso era grotesco mirarlo, casi parecía un cadáver.

- Acepta la realidad Datos. Si no fuera por esa humana a la que estás atado ya estarías durmiendo con los peces - le replicó Phascomon con una analogía sencilla de entender, incluso los débiles de mente como Betamon debía poder captar la referencia.

- ¿Peces? ¿De qué estás hablando? - o quizás no. - Y otra vez llamándome "Datos", ahora soy un virus.

- Eres un sucio datos de corazón, no importa que rama evolutiva tomes.

- Bastardo, no te recomendaría hacerme enojar, ahora mismo estoy en mejor estado que tú... - dijo el anfibio con una mirada afilada la cual fue respondida por el koala con incredulidad. - ¿Virus, vacuna, datos? Todas esas mierdas son insignificantes cuando hablamos de Seadramon Species.

- Pfff - Phascomon no pudo evitar soltar un bufido despectivo cuando escuchó esa frase, lo que hizo enojar todavía más a Betamon. Black Agumon suspiró por la futura relación de ese dúo, parecía que nunca se iban a comprender. Entre tanto los humanos discutían que hacer ahora que habían destruido el digitama de DeathMeramon. Dana creyó por un momento que fue una acción un poco excesiva, pero se trataba de un digimon modificado, una aberración de la naturaleza digital. Merecía ser borrado en toda la expresión de la palabra y sin ninguna pizca de maldad.

- ¿No deberíamos preocuparnos más por reclamar nuestra recompensa~? - preguntó Ringo sin mirar a nadie, seguía observando su mano vacía, intentando comprender como había roto su digivice. No le dio más importancia, ya se conseguiría uno nuevo.

- No será necesario Jefa, ese asunto ya está zanjado - le respondió Wolfe, apartándose del grupo mientras encendía un cigarro. A la distraída no le gustaba el humo de tabaco así que lo hacía lejos de ella, dónde no pudiese quejarse.

- ¿Seguro? ¿Tenemos alguna prueba de que lo hayamos derrotado nosotros? - cuestionó Federico preocupado por como debían ganarse su credibilidad, aunque él su compañera española ya tenían cierta fama que les respaldaba.

- ¡Ah! - Ruikás entendió a que se refería, no tenían el digitama, pero todavía tenían "eso". - ¡La moto! - exclamó al lado de Fede, casi dañando sus tímpanos. Law se tapó los oídos y con un gestó aburrido asintió. Estuvieron cerca de quince minutos buscando por el desierto hasta que por fin dieron con el vehículo averiado. Allí yacía en el suelo, la parte trasera de Behemoth estaba completamente destruida y el neumático delantero no servía absolutamente para nada. Sin embargo, la misma seguía funcionando, hacía movimientos extraños como si intentará levantarse e ir en busca de otro jinete. Esa reacción echó a todos los tamers para atrás, pero se terminaron acostumbrando a su errática actividad. Al final y a pesar de que todos los dudaban, lograron trabajar juntos y pudieron desenvolverse correctamente durante el combate. Todos intercambiaron su numero de D-Terminal, la posibilidad de volver a cooperar ya no era un mal chiste.

[...]​

Para aquellos que acabaron con él, la historia continuaba, pero el derrotado en cambio había desaparecido de ese mundo. Su final fue miserable, su existencia un sinónimo de la palabra "desgracia" e incluso cuando contemplaba sus últimos momentos, pudo ver como aquellos que consideraba "el mal" se alzaban con la victoria. Habría sido interesante que aquel grupo de tamers conociese las razones del justiciero, no obstante, DeathMeramon eligió convertirse en el enemigo del mundo. Murió como vivió, solo y sin nadie que se supiese algo de él, aunque quizás, existía la posibilidad de que se reencontrase con la única persona importante para él, quizás...

Amaki Amaki .Wolfe .Wolfe Soncarmela Soncarmela Blair Blair

Finish! o3o Quizás el buen Tommy recuerde algo de Meramon, aunque para él no era más que otro conejillo de indias xD
 
Última edición:

スパークル
Supermoderador
Offline

Realismo: En general me parece que manejaron bien este aspecto, tengo algunos casos aislados que mencionar pero fuera de ellos el realismo estuvo bien cuidado durante la Raid. Empezaré con el primer percance, el cual fue en un post de Tizza: En otro post (de Wolfe) Tentomon había evolucionado a Kuwagamon y tomó consigo a Sangloupmon, Federico y Low, sin embargo en el tuyo pusiste que DeathMeramon tumbaba al adulto del aire con sus cadenas y además lo arrastraba por el suelo unos metros ¿y los tamers? No sé en qué momento se bajaron, pues luego de esa caída ellos estaban normalmente hablando lejos del problema.

Lo segundo que me llamó la atención fue en otro post de Tizza. Que BlackGreymon levantó a Behemoth y evitó así que auxiliara a DeathMeramon en el pedazo donde lo atacaron entre varios y que pues no se podía mover mucho del lugar porque estaba a pie contra un digimon muy ágil y uno o dos aéreos así que se tenía que mantener a la defensiva gran parte del tiempo. Lo que quiero decir acá es que, en teoría, Behemoth tiene mente propia y me parece irrealista que no haya intentado zafarse siquiera del agarre de BG, luego cuando lanzaron la moto hacia arriba (dándole con un MegaFlame y luego lanzándola lejos con ayuda de Seadramon) creo que olvidaron (de nuevo) lo de la mente propia y la moto ni intentó regresar por su cuenta hasta que DeathMeramon la llamó. Antes del lanzamiento, me parecía un tanto difícil que BG se moviera con cierta facilidad para mantenerse lejos del alcance de los ataques de DM, sí, entiendo que estuvieran en el camino los otros digi, pero creo que es un blanco suficientemente grande y no con tanta movilidad debido a que andaba cargando a Behemoth como para que el Raid Boss no pudiera pegarle nunca.

El tercer caso que me gustaría mencionar fue cuando alejaron a DM por segunda vez de su moto, pues fue cuando éste estuvo a punto de atacar a Astamon pero la garra metálica de MG se atravesó y de ahí el perfect lo levantó en los aires. Siendo DeathMeramon alguien con inteligencia o al menos raciocinio como se manejó durante toda la Raid, ¿por qué no soltarse y seguir luchando desde tierra, donde se podía manejar mucho mejor… O al menos no quedarse tan a merced de sus enemigos como hizo en la segunda ocasión cuando “montó” a MegaSeadramon?

Como puntos positivos, debo felicitarlos por las múltiples estrategias que se estuvieron utilizando para poner el combate a su favor, la primera que me gustó (Seadramon congelando las cadenas para poder romper parte de ellas) fue bastante ingeniosa, la segunda cosa que me llamó mucho la atención fue el hecho que respetaron la otra modificación de su oponente y la fuerza que tenía (cosa que se notó especialmente cuando casi mata a MegaSeadramon). Le dio un toque dramático pero bueno, para que se notara que no simplemente se saldrían airosos del combate, pues tuvieron que recurrir a romper el digivice de Ringo para salvar a Seadra.
18/25

Desarrollo: El desarrollo fue el punto que más me gustó en su Raid, se repartieron las cosas correctamente utilizando a todos los personajes (menos Tentomon que fue el de menos participación, pero se entiende por su diferencia de nivel comparado con el resto) además debo felicitarlos por el trasfondo que le dieron a DeathMeramon para que se entendieran sus motivos y su origen en general, algo que le dio un toque mucho más personal al Raid Boss. Solo como comentario quisiera recomendarles que tengan cuidado con algunas cosas que hacen (como lo mencioné ya en realismo, con el asunto de DM permitiendo que lo elevaran en el aire solo porque sí, por ejemplo) pues esos problemas pueden hacer que su desarrollo pierda un poco el sentido debido a situaciones que no debieron haber pasado en primer lugar y eso puede perjudicarles mucho en cosas de éste calibre.
25/25

Narrativa: Acá los cuatro cuentan con una narrativa buena, debo decir que he notado especialmente una mejoría en Wolfe que antes solía tener una escritura bastante cargada. Lo que sí me gustaría comentar es que, la mayoría de ustedes, tuvieron errores a la hora de tildar palabras (especialmente en pasado) y a veces ponían tildes en palabras que ni siquiera necesitaban. Algunos errores de dedo se suman al comentario y quisiera hacer una acotación especial a Wolfe, que aunque ha mejorado en hacer su escritura más amena para el lector, creo que aún tiene errores a la hora de utilizar comas (pues en muchas ocasiones hubo comas mal utilizadas que hicieron el texto demasiado pausado). También como comentario aparte, quisiera recomendarle a todos que relean sus post antes de subirlos para detectar esos errores (y algunos otros que pueden perder un poco al lector, como por ejemplo uno en donde al principio del párrafo explicaban que los miembros de NM estaban delante del grupo y de repente al final del mismo párrafo se dice que estaban a espalda de LSF).
21/25

Interpretación: Este punto creo que fue el que mejor manejaron (aparte de desarrollo), se nota que se dieron tiempo de leer las fichas de los demás para saber cómo manejar a los personajes y además respetaron mucho la personalidad que le dieron al DeathMeramon tomando en cuenta el trasfondo que le dieron y la situación en la que se encontraba. No tengo quejas, felicidades por el trabajo~
25/25


89/100
445 Bits
+2 fama y +1 EVO a todos
+3 DEF a Betamon, +1 SPD a Tentomon, +1 SPD y +2 ATK a Phascomon, +2 STR a Agumon
35% Blast a Phascomon
Pagas Asignadas
Soncarmela Soncarmela Amaki Amaki .Wolfe .Wolfe Tizza V.G.Tizza dudas/quejas/etc conmigo a mi perfil o mp
Tizza, tu digivice queda "roto" lo podrás reparar (sin perder nada de tu digisoul) "evolucionándolo" al burst cuando seas elite, por mientras tendrás que usar otro
 
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba Pie