Original Fic Glazbeni Arken (Capítulo XI - Conflictos en la Orden)

Meijin Wanderer
Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
54
Offline
Dos especies… Dos vidas…
Dos caminos se encontraron por caprichos de la vida marcando un futuro incierto.
¡Al ritmo de las tonadas del destino, músicas alegres y tristes guiaran aquel camino de ambos jóvenes en diversas aventuras en este basto mundo!



Capítulo I – El bromista callejero y
la vestal de las flores


Cada última noche de luna llena, aquel sueño se presenta sagradamente. Una vieja memoria de hace 7 años… con el cantar de los grillos y el danzar del viento como únicos testigos.

Su largo cabello blanco se movía al compás armonioso de un harpa, los pequeños ojos rosa resaltaban contrastando sobre los demás colores que cargaba encima.

Asustada y desconfiada intentaba mantener distancia, estaba muy lastimada, sin mencionar su ropa en estado haraposo y sucio.

Poco a poco me aproximaba, debíamos tener edades similares.



“No tengas miedo, mi nombre es Sklad, tengo 10 años, al igual que tú”

“¿S… Kla… d?”

“¡Exacto! Hace frío por qui, ¡vamos mejor con el viejo maestro, seguro te dejará vivir con nosotros!”


Fue ese momento donde quede cautivado al verla desplegar un par de alas tan blancas que reflejaban la luz de la luna en todo momento. Nunca imaginaria que ese encuentro sería un antes y un después en mi vida.


“Mmm… ese sueño nunca deja de sorprenderme. ¿Eh? otra vez me quede dormido sobre una pila de libros… al menos ella podría intentar despertarme siquiera”


Fui incorporándome poco a poco notando un cobertor a mi alrededor y unas cuantas plumas desperdigadas en el entorno.

No podía culparla por el desorden siendo sincero, el único lugar en el cual podía desplegarlas era aquí dentro. Aquella fue la orden de quien nos adoptó… habiendo múltiples razas presentes de toda índole en la ciudad, pero con nadie como ella, podría causar cierto alboroto si llegase a ser descubierta.

Aquella noche donde la traje a escondidas, nos estuvo esperando como si supiera todo. Siempre mencionaba acerca de sus ojos capaces de ver la naturaleza de los vivos, explicando que esa niña pertenecía a doncellas conocidas como Valquirias.



“Ha pasado mucho tiempo desde aquel entonces… Espero se encuentre bien maestro, donde quiera que esté. ¡AH! ¡Será mejor me deje de divagar entre viejos recuerdos!”


Había olvidado que hoy era un día importante, en la noche se celebra el carnaval por la fundación de la ciudad y también el cumpleaños de Arpegio.

Salí del herbolario con prisa. Los mercantes estaban instalados desde temprano, era evidente el caos que se armaría solo por celebrar cuando llegue el momento…

Apresure el paso para dirigirme al taller de los Enanos Cobrizos (1) a quienes les había pedido con varios meses de anticipación un colgante para este momento. Sorpresa que me llevé cuando el jefe estaba esperando con alegría.



“¡SKLAD! ¡Como te encuentras pequeño alborotador! ¿Sabes? Tu petición en verdad fue un dolor de barbas, ¡pero estamos conformes con nuestro trabajo!”

“¡Es una pieza en verdad hermosa! Nunca han dejado de sorprender a quienes frecuentan este lugar. Gran jefe, ¿Cuánto le debo por todas las molestias?”

“Nada joven, el viejo hizo mucho por nosotros. Lo mínimo que podemos hacer ahora que no está, es ayudar en lo que necesiten”


Estaba utilizando su rostro intimidante para que aceptara la pieza sin más… era al grado que hasta sus trabajadores preferían mantener distancia.


“Casi lo olvido Sklad, este año más les vale volver a sorprendernos cuando inicie el cantar del bardo. Ustedes dos en verdad bailan como si fueran la música misma”

“¡Sin falta! ¡Ambos daremos lo mejor!”

“Esa es la actitud, quien los viera antes y ahora. Bien, será mejor volver al trabajo… por cierto, ¿Cómo se encuentra la vestal de las flores? He oído que es muy popular últimamente”

“Sigue como siempre, ahora es más independiente y es bastante apasionada en su trabajo. Por cierto, guarden esas armas… saben que no dejare que nadie le haga daño”

“¿Armas? ¡Cierto! ¡Estas armas hechas especialmente para quien quiera hacerle algo a la señorita! Puedes estar tranquilo, solo son de exhibición, no es como si realmente quisiéramos matar a alguien, ¿Verdad muchachos?”

“No existe día que los ánimos decaigan aquí… ya debo retirarme, tengo otra parada importante ahora”


Un choque de codos como señal de despedida era lo habitual, tras un par de calles fui a dar justo donde quería; el sector comercial.

Mercantes locales competían arduamente captando el interés de cada viajero que osara a cruzar ese sector especifico. Quienes mejor encarnaban ese espíritu, frecuentaban ser los especializados en artesanía y orfebrería por traer objetos inusuales en el país.

Entre tanta multitud era difícil avanzar, pero debía encontrar un puesto especialmente único a diferencia del resto…



“Se supone debía estar por aquí… mmm… ¿Me habré equivocado la dirección?”

“Disculpe joven, ¿Será por casualidad es usted el compañero de la joven Arpegio?

“¿Eh?”


Giré buscando el origen de aquella voz femenina, un enorme ramo de flores vino a dar con mi rostro de manera inesperada. Se oía algo nerviosa intentando hablar luego de lo sucedido.


“N-No era mi intención! La joven hizo esto, pero olvido llevárselo. Espero no sea mucha molestia, pero ¿Podría entregarlo en sus manos?”

“Siempre suele olvidarse de cosas importantes… no se preocupe, creo suponer donde se encuentra. Por cierto, el tamaño de estas flores es anormalmente grande ¿Cómo es esto posible?”

“¡AH! Respecto a eso, es una de mis habilidades proveniente de mi magia (o bendición) Natura. ¡Es por ello por lo que cumplí mi sueño de ser florista!”


Suspire profundamente, algo me decía que este sería un largo día. Opté por despedirme y así dirigirme al cementerio…

Tarde un buen rato caminando hasta dar con el lugar. Pase las rejas entreabiertas sosteniendo aquel ramo de flores, se sentía bastante pesado luego de cargarlo por una hora consecutiva.

Dejando de lado la costumbre de dar vueltas en este lugar, fui directo a esa tumba. Una figura se visualizaba mirando una lápida… Un vestido color negro con ondulados dorados desde la mitad hacia abajo contrastaban con su cabello blanco aperlado.

Ella volteo tras escuchar pasos, sus alas se extendieron dada la sorpresa dejando caer otra vez unas cuantas plumas.



“Olvidaste esto mi querida Vestal, la florista me pidió entregártelo”

“¡Sklad!”


Sus reacciones pasaron de pánico a ser alegría al ver quien estaba cerca, recibió su llamado adorno floral para dejarlo sobre el espacio donde yacía quien nos crio.

Era natural sentirla apegada en casi todo momento, pues yo con el viejo, era lo único que ella poseía desde que tiene memoria. Costo bastante lograr que se incorporara a la sociedad, tenía miedo a todo, hasta del viejo en un inicio.



“¡Gracias por traerme ese arreglo, seguro el estará feliz por nuestro presente!”

“Eso es seguro, aunque debe estarlo más por vernos ahora. Ambos vueltos adultos hechos y derechos”

“Pero si yo aun… espera… ¡acaso tú!”

“Así es, ¡Feliz cumpleaños!”


Junté ambas manos y al separarlas, hice aparecer un ave que vi en un libro del viejo. Esta se hizo de siete colores para al final volverse aquel paquete donde yacía su presente.

El asombro evidenciaba todo, abrió esa sorpresa lentamente quedando atónita frente a ese colgante.



“¡E-Es hermoso! ¡En verdad es mi regalo!”


Ver como se complicaba al intentar colocarlo, decidí asistirla. La forma constaba en una estrella de cinco puntas con dos pares de alas a su alrededor que la envolvían cruzando las mayores en diagonal de arriba hacia abajo y las otras repetían el proceso, pero en forma horizontal.

Extendí una mano en señal de invitación mientras me inclinaba levemente escondiendo el otro brazo. Tras eso, sentía su cálida y delicada tomada en respuesta.

Recordando viejas memorias de ambos, comencé a recrear un ambiente musical en el cual habíamos estado varias veces con anterioridad. Dimos inicio con un par de pasos lentos similar a los nobles en sus fiestas, manteniendo respeto durante todo momento por quienes descansaban hasta esta fecha.

Perdimos la noción del tiempo, estaba oscureciendo. Luces pequeñas surgían desde debajo de ambos ascendiendo con lentitud en colores azules y amarillos. Aplausos a nuestros alrededores seguían el ritmo, provenientes de cada dirección posible.



“¡Es mi turno Sklad!, ¡También quiero animar la fiesta!”

“¡Veamos lo que puedes hacer pequeña miedosa! jajaja, ¡Nuestra audiencia no quiere estar fuera por lo visto!”

“¡No soy miedosa, solo me tomaste por sorpresa antes! ¡Ahora veras…!”


Luego de esas palabras, sus ojos rosas brillaban similar a un par de gemas. Desplego ambas alas sin entorpecer el espectáculo, contrario a lo esperado, permitió llevar a cabo nuevas combinaciones sincronizando tanto en tierra como en aire…

Al inicio estaban presentes quienes descansaban en este lugar, pero ahora también llegaban personas. No solo visitantes, incluso algunos conocidos hicieron acto de presencia y los bardos tampoco se hicieron rogar.

Buscaron el ritmo ideal para el lugar; elegante, animado y respetando a los difuntos. Quienes solo observaban asombrados, ahora se sumaron a la fiesta improvisada con quien fuera el primer candidato.



“¡E-Espera un momento! ¡Que estas tramando ahora! ¡Sabes que no puedo volaaaaaaar!”


De golpe se elevó rápidamente unos metros más en el aire.


“¡Solo déjate llevar! ¡Mis plumas desperdigadas te sustentaran durante unos minutos!”

“¡¿Tienes razón, estoy suspendido en el aire?! ¿¡Acaso es algún encantamiento!?”

“¡Olvídate de eso ahora!, quiero preservar este lindo y breve instante hasta donde sea posible”


Exacto… una vez al año, esta ciudad se vuelve un carnaval donde llegan visitantes de todas partes del mundo solo a divertirse y compartir. Sin hacer distinción al origen individual, sea plebeyo, noble, humano, enano, dragón e incluso... el curioso caso de una joven valquiria.

A causa de una nefasta guerra llevando al borde de la extinción a cada forma de vida por demostrar supremacía, se fundó esta ciudad en pleno sitio donde muchos dejaron de existir derramando su sangre por egoísmo. Fue esa la razón, del porque esta ciudad siempre es paradójicamente llena de vida, en memoria de todos los inocentes… realizando un homenaje a los caídos para desearles lo mejor donde quiera se encuentren sus almas.



“A-Arpegio… sería mejor detenernos un segundo, ¿No crees?”

“Me estoy divirtiendo mucho! ¡Quiero conti-!”


Aquel efecto había acabado, poco a poco comenzaba a perder sustento debajo de mi calzado. Estábamos en severos problemas ahora, pues ascendimos muy por sobre lo esperado… sin mencionar que sus alas estaban al límite de su resistencia.


“¿No tienes miedo, joven vestal?”

“¡Con el bromista callejero cerca, todo se vuelve divertido!”

“Me das mucho mérito… deberías considerar en ocasiones evitar exponerte”

“Confianza, esa es la razón. Siempre logras salir con sorpresas de la nada, jeje”


Realmente parecían hormigas desde nuestro punto de vista… la distancia sería equivalente a la de la torre del reloj ubicada en pleno centro, deberían ser estimado unos treinta pisos…

Gritos de horror se escuchaban desde abajo, algunos intentaban utilizar elementos de agua o viento para amortiguar la caída sin efecto. Hasta estudiantes de academias estaban impotentes ante tal situación, creo entender al viejo cuando decía que eran inútiles en cierta forma.



“¡Aun cuento con suficiente reserva para apoyarte en tu acto final! ¡Estoy ansiosa por verlo!”

“No tengo de otra… ¡Tendré que tomar prestadas las reservas de ambos!”

“¡Vamos hasta el final juntos Sklad!”


Por palabras de nuestro mentor, nuestras habilidades diferían de lo conocido en los tiempos actuales. No pertenecían a categorías prohibidas, arcanas, legendarias, milagros o maldiciones…

Sin embargo, muchas veces intente cosas diferentes a medida leía los libros del viejo a pesar de encontrar varias aburridas. Falle en reiteradas ocasiones hasta tener resultados… Seguía sin entender cómo funcionaba, similar a ilusiones, pero no limitándose a meras imágenes.



“Aquello frente a mi vista,

duro como la roca e implacable ante impactos.

Capaz de soportar cualquier golpe sin moverse,

¡Responde a mi presencia siendo lo que ordeno!,

¡Estiraos como finos telares y revotadnos!



Cuando quienes presenciaron nuestra caída aterrados en un inicio, ahora carcajeaban al vernos revotar como si una especie de catapulta nos arrojara.

Pensaban que era parte alguna broma preparada o improvisada como de costumbre… esta vez fue algo real, apenas podía moverme y en el caso de Arpegio tendría que cargarla se vuelta a casa.

Varios aplausos recibimos, aunque continuamos temblando por dentro ante una posible muerte de descuidados que fuimos…



“¿Y tú de que ríes? Por un instante creí que no lo lograría…”

“Jejeje, ¡Pero lo importante es que si lo hiciste! ¡Incluso te ganaste los corazones del publico!”

“Dame un respiro quieres…”


Logramos incorporarnos eventualmente, me sentía exhausto después de mucho tiempo. Esta chica en verdad disfruta a la hora de vivir aventuras, ojalá la estés viendo viejo, se ha convertido en toda una dama… aunque, también encontró su lado espontaneo tomándome por sorpresa en más de una ocasión.

Se hacia tarde, debíamos volver para descansar… todo el día corriendo de un lado a otro, además de bailar y caer de las alturas agota a cualquiera. Otro problema a cuesta viene siendo que ahora no podríamos usar algún truco hasta el amanecer.



“No te vayas a quedar dormido otra vez en los libros Sklad. Tienes que descansar de la manera correcta, sino estarás con dolores y sueño”

“Sí, sí, ya entendí. A cierto, si alguien pregunta por las plumas, ya sabes que decir…”

“¡Me deje llevar! ¡Prometo que no volverá a ocurrir!”


Emprendimos rumbo al herbolario donde vivíamos, aunque conociéndonos, nos desviamos por varios lugares previos llenos de gente. Probamos comidas, dulces de diversos lugares cuyos sabores desconocíamos.

Una noche de diversión y glotonería, nada podría arruinarlo hasta toparte con un estudiante “ejemplar” perteneciente a una academia de magos jactándose de méritos que no le pertenecían.

Sin duda estaba buscando problemas solo con intensión de fastidiar. Optamos por una ruta alterna, aunque fue inútil.



“¿Así que esta es la hermosa vestal de las flores? Sin duda un digno premio para alguien como yo”

“Lo lamento, pero esta chica está bajo mi cuidado. Mejor anda a ver entre las nobles, tienes para regodearte”

“Sin duda, los chicos de las academias nunca han sido populares entre las chicas. Vámonos a casa mejor Sklad, recuerda prometiste enseñarme a crear pociones cuando sea adulta”


El tipo de un momento a otro comenzó a hacer rabietas en plena calle alegando sobre sus derechos en conjunto a sus privilegios. Solo lo ignoramos como de costumbre hasta donde arroja una bola de fuego al tontas y locas impactando contra nuestro hogar.


“¡Nuestro hogar! ¡Se están incendiando muy rápido!”

“Esto ahora es personal… primero lo primero…”


Tome un valde con agua empapándome completamente, para luego adentrarme por lugares que aún no eran consumidos. Tantos libros escritos a manos cuyo conocimiento estaba destinado a perderse… todo a causa de la arrogancia e ignorancia de quienes creen estar en la cima.

Me centre en lo importante, tomar aquel bolso donde puedo llevar cuanta cosa quiera. Tras eso, introduje todo lo posible… libros, hierbas, dinero, equipos para creación de lo que fuera, etc…

Durante un momento me sentía mal, estaba sofocado. Necesitaba ayuda para avanzar…



“¡Dame tu mano!”

“¡Porque estas acá!”


El techo se venía abajo, ambos nos sujetamos para salir volando en dirección a la entrada principal del pequeño lugar pasando entre las llamas.

Las alas de Arpegio se encontraban en buen estado, un poco chamuscadas y sucias. Fuera de eso, nada más que preocuparse.

Quienes eran cercanos, estaba alegres de vernos salir ilesos. Muchos tenían cariño por el viejo por medio ermitaño que fuera, lo que predispuso el ser acogidos en una taberna cercana.

Por otro lado… aquel idiota que causo el incendio recibió una paliza publica de la cual nadie se atrevió a prestarle ayuda.



“Estoy agradecida con todos los que nos ayudaron, pero… perdimos nuestro hogar. Es triste… aunque también seguimos juntos”

“Quería partirle la cara, sin embargo, no vale la pena… y si, rescate tanto como fue posible. ¿Sabes? Pensaba en algo interesante”

“¡Tu! ¡Pensando! ¡Creo que algo bueno se viene de mi querido bromista!”

“Eso dolió… bueno, la idea es irnos de aventura. Estaba algo aburrido de la rutina y siendo sincero, no encontraba una excusa para poner el plan en marcha”


Al terminar esas palabras mientras estaba recostado, ella se arrumó por encima mío. Su mirada ilusionada reflejaba aceptación ante algo como eso.

Estaba decidido, dejaríamos esta ciudad a cambio de conocer el mundo y vivir aventuras.



Autor: Ronin
Coautor: Byleth

  1. Reciben su nombre dado el color de sus barbas

¿Fue de tu agrado el inicio de esta nueva historia?
¡
Te invitamos a ver nuestro otro proyecto!

¡Death World - Armagedon!
 
Última edición:

Meijin Wanderer
Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
54
Offline


Capítulo II – ¡Inicia la aventura!


Aquel aire fresco del amanecer recorría gentilmente las calles vacías de la ciudad, mientras los puestos comerciales poco a poco comenzaban a anunciar el nuevo día con el inicio de sus actividades.

Nosotros nos dirigíamos hacia la entrada principal esperando su apertura. Era un enorme puente levadizo manejado por la guardia a cargo del control tanto en ingreso como salida. Aún faltaban unos minutos para su apertura… nos ubicamos a un costado donde se encontraba una banca.



“¿Asustada por lanzarte a lo desconocido?”

“¡Todo lo contrario! ¡Me muero por conocer lo vasto del mundo y sus flores!”

“Em… primero, guarda las alas… y segundo, seguro conocerás muchas cosas que captaran tu atención aparte de las flores”


Debido al exceso de emoción al dejarse llevar, como siempre Arpegio estaba desperdigando plumas a nuestro alrededor sin previo aviso.

En ello, oímos el anuncio sobre la apertura por parte de uno de los encargados quien fue directamente donde estábamos para realizar los respectivos controles antes de emprender nuestro rumbo.



“Quien los vio y quien los viera ahora. Esperamos que regresen pronto a este distrito, se sentirá algo tranquilo sin ustedes por aquí”

“¡Oh vamos!, no se pongan sentimentales… Después de todo, saben que es solo por un tiempo. Por si fuera poco, al viejo le fui claro sobre hacer mi propio libro contando las maravillas de este mundo algún día”

“¡Estaremos bien!, ¡Nuestro maestro nos relató muchas de sus aventuras de cuanto fue viajero!”


Tras despedirnos, cruzamos el umbral hacia un nuevo horizonte desconocido con quien sabe la clase de misterios que nos aguarden.


“Observa con atención, ahora vamos a través de las Llanuras de L’alia (1) para luego avanzar hasta un pequeño pueblo donde suelen encontrarse objetos curiosos… ¡Si quiera me escuchas?”

“¡Es más hermoso ver todo esto a comparación de los libros! ¡Mira esos animales por ahí! ¡¿Y eso es una mariposa zafiro?! ¡¿Eso de allá son flores?! ¡Son tantas cosas que no conozco ni he visto!”


Dado su nivel de asombro, decidí tomarle de una mano evitando se apartase de la nada o que comenzara a volar en cualquier momento. Parecía una niña pequeña… bueno, carecía de recuerdos hasta traerla a casa por una parte y nunca tuvo la oportunidad de salir en las pocas veces en donde el viejo era convocado para situaciones particulares.

Conforme progresamos en el camino, variedad de carretas mercantes iban y venían cargadas con mercadería. Debían ser para realizar reabastecimiento post celebración, no era la primera vez donde se quedan cortos con el inventario.



“Sklad, por allí parece estar sucediendo algo con los mercantes”

“Eso estoy viendo, aunque dudo sean bandidos los causantes. Por precaución, evitaremos aproximarnos por altura”

“¡Entendido!¡Vamos!”


Aceleramos el paso encontrando una situación compleja… varios carros eran tumbados y perseguidos constantemente por grupos de jabalíes. Esos animales según los registros históricos; jamás han existido en esta extensión territorial.

En ello, una de las victimas pedía ayuda intentando escapar desde debajo de los escombros donde se encontraba… nadie se atrevía a hacer algo e inclusive, escapaban en toda posible dirección siendo perseguidos de igual manera.

Las cosas empeoraron cuando emergió desde la tierra un aparente macho alfa cuyo pelaje negro y tintes rojos intimidaba. Estaba claro quien era el causante, por si fuera poco, no solo arrasaba con la comida, sino también destrozaba a los de su propia manada si fallaban en su propósito.



“Como puede ser tan cruel… se supone son de su especie!”

“Lamento tengas que ver esto Arpi, puedes quedarte escondida mientras los distraigo”

“No, iré contigo... ¡Juramos superar cada adversidad juntos sin importar lo difícil que sea!”

“Lo siento… tienes razón, mantente cerca”

“¡Si!”



Antes de lanzarnos, procuramos ver como lidiar con el alfa y de que disponíamos. Si bien, no era muchas cosas… pero algo podríamos hacer.

Mientras ella alzaba el vuelo preparando la ofensiva, yo me aproxime por detrás empuñando un par de ramas. La situación en verdad era una locura…

Plumas desperdigadas se adherían en mis botas permitiendo caminar en el aire a voluntad, ahora estaba listo para alejar al jamón de 200 kilos un par de metros.



“De las Ilusiones a la realidad,

Sueños tornándose en esperanzas,

¡Responde ante mi voluntad!

¡Otórgame el filo para atravesar!


¡Dream Illusion!”


Tras un salto alto mientras aquel rezo se concretaba, la bestia ignoro todo sonido hasta el instante donde ambas ramas fueron convertidas en espadas cortas, que yacían incrustadas en su lomo.

Sus chillidos desesperados y movimientos agitados evidenciaban el dolor sufrido, mientras se lanzó a correr en sentidos al azar, fue mi oportunidad para sentarme de igual forma que un jinete sobre su montura, controlando la dirección del jabalí monstruo.



“¡Ten cuidado! ¡No te vayas a caer!”


“¡Tranquila, no niego que este puerco obeso es fuerte!, ¡Pero desafiar esta montura es divertido! ¡Yeeehaaaa!”

“Jiji, siempre tan loco. ¡Ahora retenlo que usare eso!”

“¡¿EEEHHHHH?! ¡Asegúrate al menos de no asestarme a mí!


Contuve al animal haciendo algo similar a aquella noche en el cementerio, con la única diferencia que fue ablandar el suelo lo suficiente causando se hundieran sus patas evitando su fuga.


“¡Ahora! ¡Muestrales que esas plumas no son meros adornos!”


Si, a diferencia de los rezos convencionales… por alguna razón, contábamos con un brazalete en espiral, según el viejo, facilitaba el control respecto al uso de nuestras habilidades.

Antes al intentar realizar algo, terminábamos causando explosiones o pequeños destrozos al interior del herbolario… Ahora, tenemos mayor libertad de moldear ello a nuestro favor.



“Bendición nacida del cielo,

Marcando aquella estela de mi pasar,

Como copos de nieve que caen de mis alas,

¡Responde ante mi voluntad!

¡Discharge Feather!”



Cada una de las plumas desperdigadas por la zona apuntaron en orientación al jabalí, posterior a ello, se precipitaron sobre este a altas velocidad como proyectiles una y otra vez compensando su falta de poder hasta dejarle múltiples perforaciones.

Estábamos relativamente exhaustos… Arpegio descendió a piso sin si quiera lograr desplegar sus alas, mientras yo me baje del cuerpo emplumado caminando hacia ella.



“Lo hiciste bien, fue en verdad un despliegue impresionante. Veamos que hacer por ahora… esta anocheciendo y no creo alcancemos a llegar”

“¡Gracias! Tu tampoco te quedaste atrás, pero deberías tener más cuidado si vez que es peligroso”

“Comprendo, seré cuidadoso la próxima vez”


Ella sonrió luego de oír la respuesta, después de ello, optó por sentarse a mi lado a descansar una vez finalizado todo. Jamás creímos vivir experiencias de este tipo apenas comenzando nuestro viaje.


“Buenas tardes jóvenes, por casualidad, ¿Fueron ustedes quienes se encargaron del alfa ese?”

“La verdad fue netamente suerte… no somos parte de gremios de aventureros ni nada por el estilo, solo coincidió la encrucijada de caminos. Casi lo olvido, ella es Arpegio y yo Sklad”

“¡Pues queridos jóvenes, mi nombre es Jabuka (2), jefe de un clan mercante! Permítanme aproximarlos al pueblo L’alia como agradecimiento. Algunas de mis carretas sufrieron daños, pero mis compañeros están sanos y salvos”

“No es necesario señor, junto con mi compañero queremos vivir cada experiencia que podamos encontrar en nuestro florido mundo”

“¡Tan jóvenes y enérgicos!, Aquella floreciente vitalidad me recuerda al cargamento de ramos que debo entregar en aquel pueblo”

“¡Q-Que estas esperando Sklad! ¡No podemos ser irrespetuosos con su amabilidad!

“¿Quién era la que quería vivir cada experiencia por su cuenta? Tu solo quieres ver qué clase de flores tiene entre su carga…”

“P-Pero… los ramos de flores…”

“Ahh… ok, lo entiendo iremos en la carreta”

“Yey, gracias Sklad. Te quiero”


Sus ojos rosados delataban con total descaro su verdadero deseo, en vista de tal gesto, accedimos sin quejas.

Cuando emprendimos el rumbo, estaba ubicado junto al mercante manejando a los caballos escuchando alocadas historias de toda índole… nunca imaginaras en cada situación desastrosa que estos se pueden meter.

Horas transcurrieron hasta esconderse el sol… dando pie a la alineación de una caravana mercante. Compartían libremente recursos, historias, información, apuestas e incluso animaban más el ambiente con música.

Tras las rondas musicales, poco a poco estaba extasiándome por participar. Sin embargo, por mucha pasión que invadiera mi existencia, el cansancio fue mayor… antes de perderme, me retire al interior de la carreta a dormir.

Algo pesado dificultaba mi respiración, ¿estaría soñando solamente? Independiente de ello, hasta mi cuerpo se volvía difícil de mover… hasta el segundo que abrí mis ojos.



“¿Ar… pi?”

“hmm… mm…”


Aquella pequeña valquiria dormía plácidamente sobre mí, sus alas nos envolvían a ambos por completo. Por si fuera poco, la ropa que usaba se encontraba babeada siendo ella la culpable…


“Buenos días jóvenes, espero no haberlos despertado con lo inestable del terreno”

“Buenas, todo bien… solo aun no termino de reponerme. Disculpe mi descortesía Señor Jabuka, pero ¿Cuánto faltaría para llegar a nuestro destino?

“¡Jaja! ¡Esperaba ansioso esa pregunta! ¡Porque nos encontramos a solo unos pasos de llegar!


Con valquiria a cuesta, logré levantarme para contemplar aquel “pequeño” pueblo desbordando vida a todos lados.


“¡T-Tiene que ser una broma! ¡Estamos prácticamente en una ciudad!”

“Ya veo, pasaron mucho tiempo sin salir de la capital fronteriza. Bueno, acabamos de cruzar la entrada principal, aquí tienen sus credenciales de ingreso para circular sin problemas”

“Arpi despierta, acabamos de llegar”

“Hmm… Solo cinco minutos más y despierto…”

“¡Oh por Dios, miren toda esa gran gama de flores!, ¡Que opina usted jefe!”

“¡Jeje! ¡Sin duda son ejemplares únicos en su tipo!”

“¡DONDE! ¡NO PUEDO VER AQUELLOS EJEMPLARS UNICOS!”


Su gran debilidad era su propia pasión, hacerle ilusiones me rompía el corazón a pesar de ser la única manera para despertarla.

Ahora venia lo difícil, convencerla sobre no enojarse e ignorarme… solo valía mantener el paso a donde fuera sin perderla de vista. Estando en un lugar desconocido, jamás sabes que intenciones tendrán las personas.



“No quiero hablar contigo!”

“Relájate, ¿no crees estar exagerando un poco?”

“¡Siempre haces lo mismo! ¡Sabes que es molesto jugar así con lo que más quiero!”


Unos segundos después, ella se lanzó a correr perdiéndose en medio del mar de especies, las cuales concurrían en los alrededores de la plaza principal.


“Casi me olvido joven, si quieren referencias de donde ir, el gremio de aventureros es un buen comienzo… Obusok siempre lo decía. Bueno… debo continuar mi camino, ¡Nos vemos!”

“¿Obu… que? ¿Sera alguna clase de prestigio? ¡A cierto! ¡Debo ir por esa cabeza de plumas antes que se meta en problemas!”


Intente conseguir pistas sobre su paradero basándome en sus gustos, siendo un gran dolor en el trasero debido a ni si quiera saber mi propia ubicación actual.

Carente de cualquier avistamiento, decidí preguntar a vendedores o transeúntes sin éxito alguno… nadie dijo ver a una chica de cabello largo color blanco aperlado. Oía rugir mis tripas al no comer algo tras despertar.

Tomé asiendo, intentando reordenar mi turbulenta mente, así como iba, jamás llegaría a ningún lado.

Unos niños jugaban cerca de donde estaba con algo bastante curioso. Presté atención a sus palabras percatándome que hablaban sobre un rastro de algo blanco y suave cuya aparición repentina captó su atención.



“Creo ya te encontré…”


Seguí lo que quedaba del rastro hasta una especie de pérgola divisando aquella figura. Estaba sentada en el suelo envolviéndose dentro de sus propias alas simulando un capullo.

Caminé hasta ponerme en frente, no dije absolutamente nada… poco a poco chasqueaba los dedos con mayor rapidez haciendo caer una variedad de flores que recordaba ver cuando leía aquellos libros del viejo. Tras un buen rato, decidí introducir una mano entre un hueco sobre sus alas dejando caer sobre su cabeza una corona.



“He aprendido a conocerte, estas enojada y posiblemente con hambre. Contrario a todo, quieres ver tu reflejo con aquella corona antes que desaparezca sin dejar rastro… ¿Dime, vamos a comer algo dejando esta tonta pelea?"

“Si prometes acicalar tanto mi cabello como mis plumas te perdonare”

“No tengo de otra, es lo que gano por ser un bromista descuidado”


Algo estaba raro en el ambiente, estaba un tanto más alto que ella… conocía esa sonrisa, esa mirada… extendió su brazo dándome un leve empuje hacia atrás.

Perdía el equilibrio cayendo hacia un estanque con agua, el cual rodeaba la pérgola donde nos hallamos.



“¡Jeje! ¡Creo que esta vez la que gana soy yo!”

“¡Ah… espera, acaso planeaste toda esta broma!”

“S-Si… digo, ¡NO!, jamás haría algo como ello”

“Entonces…”

“¿Entonces?”


Salte hacia ella levantándola al igual que a una princesa, arrojándome con ella al estanque.


“¡¡S-SKLAAAD!! ¡¡ESTA FRÍA!!”

“Bueno, estamos ahora a la par, ¿No crees?”


Asintió tiritando dado el cambio de temperatura, dejando los juegos de lado, fuimos raudamente en dirección al susodicho gremio en busca de direcciones.

Cuando nos vieron entrar, una de las recepcionistas nos interrogo sobre la razón de estar empapados. Relatamos sin guardarnos nada, recibiendo un suspiro a cambio…



“Con que ustedes dos eran ese par del que nos advirtió Jabuka… bueno, tengo que agradecerles en primera instancia respecto al Tyranus que estaba causando estragos”

“Un segundo, por la manera de hablar ¿Me está queriendo decir que atendimos alguna petición sin darnos cuenta?”

“Exactamente. Dejando de lado lo que debía hablar con ustedes, por ahora lo mejor es que pasen a la posada de los aventureros por hoy; seria negligente de mi parte mantenerlos en ese estado y que se enfermaran”


Otra de las trabajadoras nos guió hacia la única habitación disponible, estaba algo preocupada respecto a molestarnos. Calmamos el ambiente explicando la relación entre ambos, tras ello, dejamos nuestras pertenencias para continuar hacia los baños.

A causa del tiempo, fueron pocos los minutos disponibles para finalizado ello, volver al cuarto.


“Hora de cumplir tu parte, ¿Recuerdas lo que te solicite?”

“Si, sí. Esa pequeña mente en verdad es ambiciosa… ¿Segura no fue intencional?”


Ella solo hizo un gesto burlesco a modo de respuesta, a pesar de su personalidad alegre y serena, poseía cierto ápice travieso.

Fue por mera casualidad notar que esa corona floreada hecha a partir de ilusiones continuaba en sus manos. Si bien, había dejado de prestarle atención hace rato, esta seguía ahí.



“Gracias por este obsequio. Puede no ser real, solo una ilusión, pero lo mantendré mientras aun exista”

“Eres una niña bastante curiosa, hasta las cosas más simple terminas atesorándolas como si de una fortuna se tratasen”

“Tú y el maestro son todo lo que tengo. Mis memorias, mis experiencias e incluso mis emociones. Hasta antes de aquella noche donde nos conocimos, era un mero cascaron vacío el cual fueron llenando con bellos momentos… ustedes me hicieron conocer la felicidad”


Así era, asustadiza total. Durante el primer año cuando llego a casa, también se escondía de mí. Ver multitudes de existencias la aterraba… fue un arduo trabajo lograr adaptarla y que abriera su corazón.

Si de algo estoy seguro, es sobre las muchas y diversas cosas nuevas que aprenderemos. Tal como el ultimo libro que nos dejo el viejo, una historia que nos contaba antes de dormir dedicada a nosotros dos.



Autor: Ronin
Coautor: Byleth


Te dejamos extendida la invitación a leer:
•|||Death World - Armagedon|||•
Supervivencia por una chispa de esperanza
∆•~~~~~~~~~~~~~~~|||×|||~~~~~~~~~~~~~~~•∆


1* Lirio en eslovaco

2* Manzana en croata
 

Meijin Wanderer
Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
54
Offline


Capítulo III – Un día inusual de travesía


Una mañana brillante cuya temperatura agradable animaba a recorrer la ciudad o propiciar el avance de viajeros bien aventurados. Buscando continuar aquella larga travesía por ver con nuestros propios ojos, decidimos comenzar un nuevo día. Las experiencias en esas historias contadas cada noche por él viejo al fin las viviríamos por nuestra cuenta.

Salimos del cuarto donde nos alojamos la noche anterior como agradecimiento por parte del gremio por cumplir aquella petición sobre la bestia descontrolada. Por otro lado, se percibía algo alborotado el ambiente.

Tras llegar a la taberna, la que hacía de sector principal de reuniones de los aventureros, presenciamos multitud de personas regadas por doquier. A primera vista, resaltaba como sospechosa una mujer de apariencia fina.

Ella enfocó su mirada en nosotros en cuanto entramos al lugar. Antes de percatarnos en detalle, nos encontrábamos sentados frente a frente en un aparente estudio personal.



“Miren lo que nos trae el viejo Jabuka… ¡Un delici- digo lindo par de jóvenes!, permítanme darles una cordial bienvenida a mi Gremio de Aventureros de la Región Draggy (1). Soy Vindur (2), orgullosa Elfo a cargo”


Estoy seguro de que estuvo a punto de decir deliciosos, pero por ahora lo dejare de lado…


“Buenos días, ella es mi compañera Arpegio y yo Sklad. Queríamos darle las gracias por su hospitalidad, aunque… dado la forma de actuar, seguro debe tener algo en mente”

“Bastante astuto cariño, seré directa con ambos. ¡Trabajen para mí!”

“¡Rechazado!” (x2)

“¡P-Pero, al menos escuchen lo que te-!”

“¡Rechazado!” (x2)


Intentando realizar una rauda huida ante toda duda, abrimos la puerta solo para darnos cuenta de que volvíamos a entrar al mismo lugar de donde habíamos salido.

Varias veces repetimos la misma acción incluyendo la ventana tras ella… nada funcionaba.



“¡E-Eso es trampa! ¡Acaso está usando portales! ¡No quiero estar atrapada aquí con alguien como ella!”

“Tranquila Arpi… saldremos de aquí de alguna u otra forma”


Cedimos ante lo impensado, debimos negociar sin trucos ni trampas… por mucho que intentara alguna jugada favorable, ella lograba ponerla en nuestra contra. Sin duda alguna, ella no era una persona cualquiera…

Fueron cerca de cuatro horas negociando, hasta que logramos llegar a un acuerdo a regañadientes.

De cierta forma atenderíamos misiones o asistiríamos al gremio de ser necesario cuando se requiera, sin estar atado a las limitantes que implicaba ser parte del gremio.



“¡Al fin somos libres!, aunque sigo sorprendida ante su terquedad… me tiemblan hasta las plumas de solo recordar su rostro de pervertida milenaria”

“Ni lo menciones, sus ojos parecieran tener escrito la palabra acosadora. Cambio de planes, saldremos ahora de esta ciudad para alejarnos cuanto antes”


Existían variedad de lugares a recorrer antes de proseguir, pero dadas las circunstancias seguiríamos nuestro viaje.

Tras dirigirnos hacia la salida sur, esperábamos pacientes nuestro turno para pasar a través del control tranquilamente. Fue durante un abrir y cerrar de ojos donde el cielo se tornó carmesí.



“¡Qué está ocurriendo!”

“¡Vaya día, lamento las molestias mí querida vestal!”

“¡Sujeta mi mano Sklad, tengo una idea!”

“¡Como digas!”


Ascendimos hasta lo alto del muro intentando comprender que ocurría. Gran variedad de guardias, iban y venían de todas direcciones con gente ilesa o mal herida. Algo parecía estar ocurriendo en la plaza central, ya que, aunque era un lugar que siempre está lleno de personas, ahora la gente estaba alborotada.

Varias siluetas se asomaron tras aquella cortina de tierra, eran creaturas similares al jabalí respecto a colores junto a características fuera de la normalidad de la especie.

Bestias cuadrúpedas, reptiles e inclusive aves del suficiente tamaño para llevar hasta unos dos adultos… un escenario aberrante pincelado con sangre.

Decidimos intervenir directamente peleando mano a mano junto a aventureros y guardias y también en ayudar a evacuar el área.



“¡Arpi!”

“¡Entendido!”


Nuestra mayor fortaleza provenía del trabajo en equipo, convergiendo habilidades entre ambos, logrando pelear en compases armónicos asombrando a quien se pare por delante.

Ante cada palabra, el brazalete relucía en colores vivos. Otorgando mayor control al realizar alguna magia o bendición.



“¡Libertad del basto cielo!,

¡Surca las montañas a mi lado!,

¡Y otorga el vuelo anhelado!

¡Responde ante mi voluntad!


¡Sky Jump!”


Gracias a ella, mientras el efecto perdurara, podría moverme de la misma forma que durante la pelea contra el animal de ayer.

Saltando a través de techos, paredes e incluso el mismo aire, fui capaz de mantenerle el ritmo a mi fiel compañera. Aun así, también debía hacer mi parte ahora.

Recogimos entre escombros unos cuantos objetos que usaríamos de armas. Cerrando ambos ojos, visualicé las formas a favor de cada uno y tras ello comencé aquel rezo.



“¡De las Ilusiones a la realidad!,

¡Sueños tornándose en esperanzas!,

¡Otorgando esas extensiones en tus brazos!

¡Responde ante mi voluntad!


¡Dream Illusion!”


Ambos estábamos preparados para confrontar las amenazas emergentes de la tierra. Según Vindur, eran clasificados bajo el nombre de Tyranus; dada su conducta, en adición al ser vistos como Alfas en manadas de sus especies.


“¡Este escudo esta genial! Robusto y ligero, bien acompañado de una espada corta”

“Nos conocemos hace bastante tiempo, he notado tus predilecciones en cuanto a combate”

“¡Gracias por ello!, ¡Es hora de ayudar de la manera en que siempre lo hacemos!”


En mis manos yacían un par de dagas celticas mientras el escudo de ella era en forma de una gota de agua, similares a uno de los libros existentes en la vieja estantería del maestro, resultando ser exitosa la idea.

Alternando entre uno y otro, golpe tras golpe, se marcaba un curioso ritmo sincronizado aturdiendo a ciertas creaturas o distrayéndolas según fueran los casos…

Cuando Arpegio azotaba su arma defensiva de lleno en las cabezas en sucesión, quienes seguían, sufrían embates contundentes más duros. Opuesto al caso mío siendo múltiples cortes rápidos tanto superficiales como profundos o casualmente en sus ojos.



“¡Sklad! ¡Ten cuidado!”

“¡AAH!”

“¡No dejare que te lastimen!”


Oír el eco del metal, tras bloquear las fauces de un gran lobo, resultó en una imagen la cual jamás podré borrar de mi memoria. Su mirada junto a su determinación, eran calcadas como una viva imagen de la pintura hecha a base leyendas.


“¡Mientras estemos juntos… seguiremos sobreponiéndonos a todo!”


Sus palabras me arrebataron el aliento, nunca antes se había mostrado de esa manera tan osada.

La pequeña y tranquila niña por primera vez reflejaba en sus ojos, el valor de una guerrera de la raza de las Valquirias.



“¡Buena atrapada!, ¡Pero no pienso quedarme atrás!”

“¡Yo tampoco!”


Al compás del campo de batalla peleando como uno solo, danzando entre la vida y la muerte eliminando a invasores sin ser alcanzados.

Delicado era aquel hilo que separaba cada acción realizada al balance por atacar, defender, relevar e incluso jugar frente al peligro.



“¿y esos dos quiénes son?”

“¿Realmente están peleando o están bailando?”

“¡Aun en plena crisis, su espectáculo me inspira a seguir luchando contra estas creaturas!”

“¡Se ve interesante! ¡alguien quiere intentarlo!”

“Valla pareja que nos ganamos, mantenerlos en el gremio no será tarea fácil”


Por una parte, algunas alimañas tornaron su hostilidad hacia nosotros. Contrario a ello, quienes defendían denotaron un aumento de moral; optimizando hasta cierto punto sus pericias características.

A medida que iban superando el ritmo por la defensa de la ciudad, los agresores retrocedían a velocidades mayores. En cierto punto, capturaron a especímenes sobrevivientes con fines aparentes de descubrimiento.

Las tonadas finales estaban haciendo su entrada, todo terminaría dentro de unos segundos o escasos minutos. Golpes fulminantes caerían desde lo alto, nadie quería perder su oportunidad de lucirse.

Un enorme diluvio formado ante variedad de habilidades ponía fin a esas ultimas abismales entidades restaurando la paz.



“Debemos irnos, es nuestra oportunidad”

“Me leíste los pensamientos, bromista mío”


Aprovechando la gran cantidad de plumas desperdigadas junto a la euforia del momento, unimos nuestra capacidad conllevando al acto final.


“¡Como flores que viajan a través del viento!,

¡Nacidas de fugaces ilusiones!,

¡Rompiendo el largo camino! (x2),

¡Del fin al inicio!,

“¡Y del inicio al fin!” ,

¡Warp Star!” (x2)


Fuertes ráfagas de viento alzaron cada una de las plumas que fueron desperdigadas nublando la vista entre los cercanos. Seguido del efecto principal, el cual era ser transportados cercanos al punto anterior donde estábamos.

Presas ante la misma emoción, cometimos un severo error sin visualizar un punto donde debíamos aparecer.

Aparecimos pocos kilómetros respecto a la ciudad, aunque contrario a lo deseado… habíamos ido a parar al oeste…



“Nota mental… siempre tener clara la imagen de destino, error mío joven damisela”

“¡Relájate! Aun si sufrimos desvíos, podemos disfrutar algo nuevo a descubrir, Jejeje”

“Sabes las formas de subirme los ánimos en verdad”

“Eso es porque nos conocemos hace bastante tiempo, tal como lo dijiste al darme ese equipamiento”


Solo dos días de aventura desde que comenzamos y pasaban experiencias raras e inverosímiles… si ella estaba disfrutando de esa manera, entonces el basto mundo en frente contenía variedad de historias esperando.

Sin más dilación, decidimos ir hacia un bosque cercano ubicado a dos kilómetros al oeste respecto a nuestra ubicación.

Poseía unas viejas memorias respecto a ese lugar, eran bastante confusas para ser preciso. Seguramente algo aguardaría, esperando a ser descubierto.



“¡Iremos al bosque eterno!? ¡¿En verdad piensas que sea seguro?!”

“Si estas asustada, siempre podemos cambiar de planes sabes”

“N-No es eso… pero…”

“¿Tiene relación con las historias de viajeros extraviados de los que nunca se ha vuelto a saber de ellos?”

“Pi…”

“¿Pi?”


En un inicio la inseguridad de su rostro se vio opacada por vergüenza, estando tan roja que estaba igualando a las manzanas.


“¿P-PI?”

“¿Qué es eso de Pi?

“¡P-PIIIIIII!”

“¡E-Espera! ¡Qué diablos haces!”


Antes de lograr comprender que acababa de ocurrir, me encontraba envuelto en una especie de semi esfera de plumas… a razón de que seria, surgían las dudas.

Intentando nadar entre tanta cosa, estas fueron desapareciendo, revelando una expresión de mayor tranquilidad. Fue la primera vez que ocurría algo así…



“¿Qué fue lo que acabas de hacer?”

“N-ni idea, solo me puse nerviosa y ocurrió”

“No entrare en detalles, aunque nunca habías hecho algo como ello. Por otro lado, ¿es idea mía o el día transcurrió excesivamente rápido?

“Ahora que lo mencionas, tienes razón. Cuando se dio el suceso extraño, era casi media mañana”

“¿El Warp Star habrá funcionado mal o fue coincidencia?”

“Lo mejor será practicarlo cuando estemos nuevamente en condiciones Sklad”


La mencionada magia usada en conjunto la descubrimos curioseando hace ya unos años, fallamos miles de intentos por separados al no contar con suficiente mana y habilidad. Incluso en conjunto terminamos causando explosiones por falta de control… con burlas a cuestas también.

Actualmente, solo podemos llevarla a cabo una vez por semana bajo condiciones especiales. Si bien, reconocemos un par de estas, el resto sigue siendo un total misterio para ambos.

Decidimos proseguir tras apaciguar los ánimos. Antes del anochecer deberíamos de llegar e instalar un refugio, estar a la intemperie puede ser divertido, pero a su vez la temperatura puede ser cruel frente al mínimo descuido.



“¡Es una hermosa vista! ¡¿Bajando esta cuesta se encuentra ese bosque?!”

“Correcto, lo curioso sobre nuestro destino improvisado es que nadie sabe desde cuando existe. El viejo siempre solía contarme historias del lugar, difería bastante respecto los rumores que conoces, es más, hay algo ahí que siempre quise ver con mis propios ojos”

“¿Y eso que sería? ¡También quiero saberlo!”

“Lo descubrirás en su debido momento, aparte, ante sorpresas e incertidumbres, aumentan las expectativas ¿no crees?”

“Si mi compañero lo dice, puedo estar tranquila”


Su sonrisa juguetona jamás perdía su brillo, hasta en plena pelea se notaba que disfrutaba cada experiencia. Con todo lo que esta esperando por ambos, seguro podría cambiar conforme progresáramos.


“Bien, es suficiente por hoy. Nos quedaremos en la entrada del bosque Arpi, muchos revuelos por hoy”

“¡No quiero volver a ver a la mujer del gremio! Sobre todo, te miraba de forma rara…”

“Fue incomodo, quería desaparecer de ahí como fuera”


Entre las conversaciones, sacamos del bolso mágico una pequeña tienda y algo de comer. Prendimos algo de fuego para calentar nuestro alrededor, siendo este último el único ruido en el entorno.


“Sabes Sklad, a lo largo de nuestras vidas, hemos hecho muchas cosas juntos… cuando emprendimos este viaje, realmente tuve cierta inseguridad en un inicio, pero, no me arrepiento en absolutamente nada. ¡Sigamos hasta descubrir cada cosa posible!”

“Siempre me sorprendes de alguna forma, pero hoy fuiste excepcional”

“¿Excepcional?”

“Correcto, en aquel instante donde bloqueaste con el escudo al gran lobo. Durante esos segundos; tus ojos reflejaron el valor que cargas en lo profundo de ti, tus palabras me arrebataron hasta el aliento… por si fuera poco, pelear a tu lado de la manera en que lo hicimos hoy… me dejó muy alegre”


Posterior a alzar la mirada, observando un pequeño par de relucientes ojos en medio de la noche, su silencio reafirmaba la sospecha, en verdad se encontraba muy emocionada. Al igual como si de un cumplido o alago se tratase, no habituaba considerarlos respecto a su apariencia, aunque si lo fue en cuanto al momento donde estuvimos mano a mano.


“Sera mejor irnos a dormir, hoy fue un día caótico y mañana debemos continuar. El lugar por descubrir te sorprenderá bastante”

“¡Vamos! ¡Dime que es!”

“Tendrás que ser paciente, es mejor lo veas tu misma. En caso contrario, perdería la gracia”

“De acuerdo…”


Inflo sus mejillas a modo de protesta, arrumándose a un costado sin permitirme ver su rostro. A ratos se dedicaba a fastidiar con sus alas, envolviéndome entre ellas o apegándome sin permitir movilidad de mi parte.


Autor: Ronin
Coautor: Byleth


  • Aurora en danés
  • Viento en islandés


¡Contamos ahora con Twitter!


Te dejamos extendida la invitación a leer:
•|||Death World - Armagedon|||•
Supervivencia por una chispa de esperanza
∆•~~~~~~~~~~~~~~~|||×|||~~~~~~~~~~~~~~~•∆


Próximos Capítulos:

Cap IV (25/07/2020)
Cap V (08/08/2020)
Cap VI (22/08/2020)
Cap VII (05/09/2020)

Cap VIII (19/09/2020)
 

Meijin Wanderer
Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
54
Offline


Capítulo IV – El Bosque Eterno


Las primeras luces del alba anunciaban el amanecer, junto al canto de variadas aves que sobrevolaban los alrededores.

Aquella joven Valquiria poco a poco despertaba tras una larga noche, su expresión facial reflejaba estar relajada o querer seguir durmiendo. Cosa normal de ver, cómoda y envuelta en una manta calentita daría pie a imitarla.



“Es hora de despertar señorita, nuestro viaje continuara después de desayunar”

“Buenos días Sklad… ¿todavía no es muy temprano?”

“Tal vez, pero mejor recibe esto. Hice una mezcla de frutas recién extraídas de los árboles cercanos, está un tanto más dulce de lo esperado”

“¡Su sabor de hecho es suave! No es fuerte, aunque tampoco es insípido. Lo intrigante es el cómo lograste hacer que se enfriaran ¡Saben completamente distinto a cuando están naturales!”

“Ya te enseñare el secreto mi fiel amiga”


Terminamos de levantar el campamento luego de una nutritiva alimentación matutina, guardando cada objeto al interior del bolso.

Ya terminado lo anterior, procedimos a adentrarnos a través de un sendero en ese territorio cuya exploración contaba con escasos registros. Ante ello, decidimos tomarnos de las manos, calmando una leve ansiedad frente a lo desconocido.

Comenzamos a adentrarnos en plena oscuridad… estábamos a ciegas, la luz del sol en ningún momento daba señales de penetrar en este lugar. Los registros históricos mencionan este fenómeno como un misterio sin resolver desde hace 781 años aproximadamente.

Se oían animales avivando en ambiente tanto por arriba y debajo de ambos, consideramos utilizar algo de Mana para iluminar nuestro camino al sentir que solo dábamos vueltas en círculos.



“¡Mira esas pequeñas luces que emergen de la tierra Sklad! ¡Son iguales a aquel día!”

“Esto es increíble Arpi, verlas surgir es asombroso. ¡No solo es desde el suelo, fíjate! además de arbustos, arboles…”

“¡Wooooaah! ¡Ahora no solo dejó de estar oscuro, si no que se encuentra iluminado hasta donde podemos ver!”


Donde habíamos ido a parar… Este lugar, pareciera extender alguna especie de invitación a ser recorrido.

Pájaros de aurora, Ciervos albinos, Taitos lunares, Zorros nocturnos junto a una gama de especies cuyas existencias solo se conocía en leyendas o historias infantiles.



"¡Ah! ¡Un segundo! ¡E-Esto es imposible!"

"¡¡Mira este conejo!! ¡¡Su pelaje es muy felpudo y suave, que dan ganas de dormir!!"

"¡Acabas de despertar hace no más de unas horas, deja al conejo ahí y sigamos con nuestros planes!"

“Pero… su pelaje…”


Era evidente su predilección hacia los animales tiernos a costa de olvidar su entorno, incluso su cabello aperlado se levantaba similar a cuando alguien usa magia eléctrica cerca.

Conforme se acumulaban unos especímenes adicionales, ese efecto aumentaba… con notoriedad.

Aquellos debían pertenecer a la subespecie llamada conejos de la tormenta. Según los antiguos bestiarios, mencionan poseer carácter manso y dócil, pero en conjuntos lo bastante grandes, causaban descargas eléctricas terribles.



"¿A-Arpi, te sientes bien?"

"¡Se siente como si hicieran cosquillas!"


Uno de los Ciervos Albinos se alzó frente a ambos, imponiendo presencia a través de su majestuosa postura.


"Debo suponer que estás aquí por algo ¿Verdad?"

"Él es un guardián, vino en cuento detectó nuestra presencia"

"¿Guardián? ¡¿Acaso hablas con animales además de flores?!, ¿Qué otra rareza tienes oculta?"

"Lo dice quién recolecta mis plumas desperdigadas para la noche, jeje"

“… Bueno dejando eso de lado y hablando en serio Arpi, ¿De donde sacaste esa idea respecto a qué o quién es ese animal?”

“La verdad, no tengo idea… fue algo instintivo, como si desde lo profundo de mi memoria viniera esa información”


Entre tanto parloteo, una fuerte voz resonó en el entorno. Siendo el origen de esta, aquel ente blanco


"¡Acaso están esperando que los lleve de la mano niños ingratos!"


Tal fue la impresión que saltamos del lugar desorientados ante ello. Había alguien aguardando en definitiva…


"Disculpe señor ciervo, no era nuestra intención faltarle el respeto. Somos viajeros comunes y corriente, mi compañero se llama Sklad, el mío es Arpegio"

"Es un agrado conocerlos jóvenes, hacía mucho tiempo que este lugar no invitaba quienes buscan aventuras, síganme por favor"


Caminamos por detrás del anfitrión sin perder el rastro, aún en silencio, seguíamos maravillados frente a tal obra. Según palabras de quien resguardaba este sitio, todo el bosque contaría con vida propia similar a una persona.


“Lamento la tardanza, jóvenes invitados, desde este punto en adelante deberán continuar solos. Encontrarán un claro siguiendo el camino, fuera de toda regla del mundo, esa persona estará aguardando su entrada”

“Espera un segundo, ¿A qué te refieres con eso de fuera de toda regla?, ¿No sería magia lo que mencionas?

“Magia… eso solo un concepto, existen muchos misterios sin descubrir. Ustedes usan el Soul en su vida cotidiana siendo esto algo normal, pero, muchos conocen ello bajo el nombre de mana viéndolo meramente igual a comida o pociones. Mentes cerradas jamás pondrán un pie en el terri-… lo lamento, me deje llevar”

“¿S-Seguro deberíamos ir?”

“Tranquila, estaré a tu lado igual a aquella noche”

“Tus manos están frías… ¿también tienes miedo?”

“El miedo va de la mano con la vida, además del valor y la alegría. ¡Mientras continuemos juntos Arpi, podremos superar cualquier obstáculo que se nos interponga, no lo dudes!”


Ambos suspiramos de forma profunda, reímos con mucha fuerza al final. Conseguimos calmar nuestras mentes… sin perder el temple, nos adentramos al claro perdiendo de vista al ciervo guía, quien emitió unas últimas palabras antes de perdernos.


“Lo-... est-… do”

“¡Perdón, no te podemos oír!”

“¡Señor guardián! ¡Puede repetirlo!”


La densa bruma repentina corto todo posible rastro e interacción. Ya estábamos en esto… solo restaba avanzar.

Eternos minutos transcurrían sin llegar a destino… notamos los mismos arboles una y otra vez tras cada paso. intentamos realizar algún rezo sin resultados, daba la sensación de que estaba impedido el uso de la magia.

Tras ello, Arpegio menciono sentir sus alas algo pesadas e incluso, no era capaz de guardarlas como siempre lo hacía. Otro factor raro para detectar, fueron sus inexistentes plumas desperdigadas…

Optamos detener el avance durante un rato, cansados no llegaríamos a ninguna parte. Sin habernos percatado durante el descanso, respiramos un tanto más profundo, causando sospechas del lugar.



“¿Segura que estas bien? Podemos devolvernos si te sientes muy mal”

“Descuida, puedo continuar… ¿Pero y tú?”

“Aun puedo continuar, sin embargo, me preocupa descubrir que hacer al respecto… nada aquí es normal”

“¡Un segundo Sklad! ¿Recuerdas todo el mensaje del Ciervo junto a lo que acabas de decir?


Realizando conexiones y conjeturas entre ambos, se alzó una potencial sospecha sobre que podíamos hacer. Siendo, probablemente, uno mismo la causa en lugar del entorno.

Decidimos plantear desde cero sobre lo dicho por el ciervo, tanto sobre sus palabras durante el camino y esta área. Intentamos otra vez hacer rezos o usar alguna habilidad sin lograr resultados.



“¡Maldición! ¡Que se supone debamos hacer!”

“¡Tranquilo!, ¡seguro saldremos de esta!”

“Ver ese mismo animo en tus ojos es suficiente para mantenerme animado, querida vestal”

“Ese es mi bromista galán”


Volvimos a levantarnos una vez más, repetimos los procesos anteriores con una mentalidad diferente, como si nos encontráramos aquella noche en el cementerio o peleando en plena ciudad.


“¡Viste eso! ¡Esa esa chispa en mis manos Sklad!”

“¡No te relajes! ¡Sigamos sin detenernos Arpi!”


Ella me sujeto de sorpresa entrelazando nuestros dedos, un claro indicio respecto sobre que estaba tramando. Su sonrisa traviesa dejaba evidencia clara de querer volver a seguir compases melódicos.

Seguimos el juego el uno del otro hasta dar al punto de sincronizar cada acción, en ello, una tonalidad de violín débil iba aproximándose. Durante los segundos venideros los rezos comenzaron a surtir efecto, las alas de Arpegio volvían a la normalidad.

La niebla se disipaba rebelando el claro donde nos encontramos, siendo un gran estanque de agua del cual brota un rio cristalino. En su centro una roca se alzaba y alguien arriba sentado observaba.

Aplausos emitía a su vez que reía desde lo profundo de su ser. En su rostro se apreciaba una barba blanca como las nieves, su contextura robusta desentonaba con su aparente edad.



“¡Hehehe!, veo que finalmente lograron de alguna forma superar mi laberinto, jóvenes viajeros. ¡Sin duda son una pareja bastante curiosa!”

“¡P-Pareja!” (x2)

“¡Hasta en sincronía responden! ¡No puedo contra esto!”

“Lamento interrumpir su diversión, pero nos gustaría saber quién es usted viejo”

“Vaya chico, eres directo e ineludible. Pues, ¡Soy quien los guió hasta este lugar a través de uno de mis pequeñines!”

“¿Se refiere al guardián?”

“¡Ese mismo!, por casualidad jovencita, ¿estuviste leyendo muchas historias desde pequeña?”

“¡SI! Nuestro maestro adoptivo solía contarnos muchas historias antes de ir a dormir”


En señal de hospitalidad, aquel hombre movió un bastón sostenido entre sus brazos realizando una especie de escritura en el aire. Segundos posteriores, algunos animales de los vistos hace poco se adentraron cargando algunas frutas, depositándolas frente a nosotros.

Después que estos hicieron la entrega, probamos aquellos regalos únicos cuya calidad pareciera ser fuera de este mundo. A simple vista algunas las encontrarías en mercados comunes y corrientes, otras ni si quiera se ven dentro de las fiestas de nobles, aunque el punto importante estaba en su sabor, las comunes a ver causaban incertidumbre sin lograr ser reconocibles.

Cuando alzamos la mirada, él se encontraba frente a nosotros. Sentado en un pequeño pedestal que no existía hace cosa de segundos, antes de preguntarle algo, dio pie a un pequeño relato dando a entender lo recién ocurrido.

Según explicaba, todos poseen de manera innata capacidades de alcance ilimitado equiparándose hasta el génesis mismo. Sin embargo, todo se pierde cuando aceptas hechos y realidades donde las cosas son de una manera.

Debido a tal hecho, generaciones posteriores se tornaban más débiles o las habilidades de magia caían en pobreza. Sentados bajo limites mentales, mencionaba dos palabras en todo momento siendo una de ellas el Mana y la otra el Soul…



“Eso que dijiste al final viejo… lo he oído en alguna parte, pero no logro recordar donde”

“¡¿Lo dices enserio?! ¡Fuahahaha! ¡Tu si sabes sacarme buenas risas joven!”

“¿Usted también lo piensa? ¡AH! ¡Verdad, olvidamos presentarnos ahora estamos frente a frente!”

“No es necesarios pequeñines, mejor tomen asiento. Dentro de este bosque se puede conocer todo sobre quien entra, desde su remoto pasado hasta el incierto futuro. La vestal de las flores Arpegio y el bromista callejero Sklad, sus apodos son bastante curiosos la verdad, igual que sus nombres”


Quería realizar preguntas sobre varios temas, pero uno de los animales presentes solía interrumpir de diversas formas reiteradas… se trataba de un Taito lunar. Por palabras del anfitrión, ese ejemplar manifestaba comportamientos algo erráticos e inusuales comparado al resto de su especie, siendo un misterio hasta para él.

A ratos miraba inmóvil, en otros se posaba sobre cualquiera de los tres… hasta se le ocurría dormir estando encima de nosotros.



“¡Parece le agradas Sklad!, Quien imaginaria que el bromista tendría un animal haciéndole fechorías”

“¡Mira quién lo dice Arpi!, a ese conejo no lo has soltado desde que se aproximó a ti como si fuera un peluche”

“¡Pero es tan suave su pelaje! ¡Me encanta!”


El tiempo corría a cuestas por haber perdido la noción de este. Se asemejaba a los días donde estábamos con el viejo en casa hablando sobre cosas sin sentido perdiendo inclusive horas de sueño…

Aquel hombre en un momento interrumpió toda la conversación preguntando respecto a cómo nos sentíamos.

Ambos referimos estar bien una vez se dio el encuentro, confusos ante su pregunta inesperada, optamos contra preguntar si ocurría algo.



“Según lo visto, ustedes dos crearon habilidades propias desde pequeños tras varios ensayos y errores. Crearon sus realidades personales, aunque, evitaron atarse sobre si mismos alejándose del resto… algo que suele ocurrir con quienes son adoctrinados por quienes dicen ser maestros”

“Por alguna razón, me hace recordar a un conocido que odia las escuelas de magia…”

“Ahora que lo menciona Señor del bosque, gracias a estos brazaletes que llevamos terminamos dominando y controlando nuestras habilidades evitando recibir una explosión de vuelta. Mi compañero sufría cerca de veinte diarias, jejeje”

“Te burlas ahora pequeña plumifera, ¿pero quién lloraba cuando fallaba y no salía nada?”

“¡N-No me ponía a llorar!, ¡solo me entraban plumas en mis ojos!”


Discutimos bastante por esos recuerdos, sin ceder el uno ante el otro. Ocasionalmente los conejos se aglomeraban encima de ella asestando pequeñas descargas eléctricas sin dañarla o el taito cargándose sobre mi cabeza o metiéndose bajo mi camisa.

Quien estaba disfrutando en verdad, era aquel hombre. solo se divertía sin molestarse por la forma en que nos referíamos a su persona. La verdad, aun quedaban muchos misterios sobre los cuales quería saber.



“Esta electricidad es relajante! ¡Deberías probarla alguna vez!”

“Ojalá fuera posible, ¡Este pajarraco escurridizo busca apegarse de la nada!”

“Por lo visto, te debe de querer mucho”

“A penas acabo de conocerlo y viceversa, no tiene sentido”


Ante esas palabras, se anuncio el guardián nuevamente. Reía a carcajadas con fuerza…


“Seria normal darse cuenta lo que ocurre si supieran muchas de las verdades de este mundo, pero son bastante jóvenes. Les contaré unas cuantas cosas, así que será mejor que se afirmen de donde se encuentran ahora”

Al escuchar sus palabras guardamos silencio y centramos toda nuestra atención en lo que sea que estuviese a punto de decir, ya que al fin había llegado el momento de obtener algunas respuestas a nuestras dudas.



Autor: Ronin
Coautor: Byleth



¡Contamos ahora con Twitter!
https://twitter.com/Ronin68178795


Te dejamos extendida la invitación a leer:
•|||Death World - Armagedon|||•
Supervivencia por una chispa de esperanza
∆•~~~~~~~~~~~~~~~|||×|||~~~~~~~~~~~~~~~•∆


Cap V (08/08/2020)
Cap VI (22/08/2020)
Cap VII (05/09/2020)
Cap VIII (19/09/2020)

Cap IX (03/10/2020)
 
Última edición:

Meijin Wanderer
Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
54
Offline


Capítulo V – Diversión y reencuentros


El cruce del día a la noche entró sin aviso, las bajas temperaturas dieron aquel saludo inicial antes de la aparición de la luna. Adelantándose a todo echo, quien resguardaba este espacio, encendió una fogata utilizando sus habilidades rúnicas.

Fue impresionante observar todo ese proceso de inicio a fin, dibujando símbolos en el aire para después, estos se tornasen en una bola de fuego la cual no se consumía, ni apagaba en ausencia de madera.

Por si fuera poco… percibíamos el calor acogedor, aun aproximándonos lo suficiente, este no nos quemaba o dañaba. Sin embargo, de arrojar al interior objetos como madera o telares, si eran consumidos.



“¡E-Espera un segundo! ¡Comprendo que la magia o cualquier otra cosa similar rompe las reglas u orden natural de las cosas! ¡¿Pero esto?!”

“¡Fuahahahaha! ¡Ustedes dos son bastante curiosos, desde su llegada no puedo parar de reír! Pero… cometen un error en su apreciación”

“¿A qué se refiere con eso señor guardián?”


Tras calmarse, sonrió igual a un abuelo contando a sus nietos sobre sus aventuras. Pero resumiendo de cierta forma, puedes alterar las propiedades mismas logrando efectos diversos a los vistos.

Ambicionamos continuar escuchando sus relatos toda la noche, los ánimos y emociones sobraban. Contrario a nuestros deseos, sentimos pesados nuestros ojos…



“¿Por qué… siento… mi cuerpo pesado…? ¿Ar... pi?”
“Buenas… no-...”


Segundos posteriores, le seguí el paso sin mucho esfuerzo.

Lentamente comenzamos a despertar gracias a los cálidos rayos del sol… y una extraña sensación eléctrica…



“¿De verdad dormiste con ese conejo toda la noche?”

“¡Si! Aparte, lo dice el pervertido que le fascina dormir entre mis plumas”

“¡Permíteme decirte Arpi que esas plumas son de una calidad envidiable!”


En medio de ambos, surgió aquel hombre en una versión miniatura de sí mismo, cuyo tamaño sería suficiente para ser un jinete de conejos.


“Veo que finalmente despertaron, me preocupaba sufrieran efectos por estar mucho tiempo expuestos a esa área”

“¿A qué se refiere con eso y porque ahora es tan diminuto?” (×2)

“Si la verdad queréis saber, pues entonces al Soul escuchar debéis”

“¿Soul?” (×2)

“¡YES!”


Ese concepto… ese mero concepto marcaba la diferencia existencial entre limitar o no las capacidades individuales.

A diferencia del Mana y su clásico uso, el Soul es lo mismo en su origen, pero la diferencia radicaba cuando reconocías a este último como tú mismo.

Según explicaba él, toda existencia en este mundo es poseedora de este atributo. Cuando usas ello en lo que sea, tras concluir el efecto, este retornaría a su forma original incorporándose nuevamente al mundo.



“Incluso, si una bola de fuego consumiera un bosque completo y sus árboles mueren, el Soul arrebatado tras el arder, regresaría al lugar de origen, dando nacimiento a nueva vida”

“¡¡Wow!! ¡Sin dudas es impresionante viéndolo de esa forma! ¿Qué piensas Sklad?"

“Mi cabeza… es mucha información confusa”

“¡Fuhaha! Toma un respiro, no todos aprenden del mismo modo. Este viaje los trasladará a un sin fin de encuentros inesperados”


Pequeños fragmentos luminiscentes empezaban a emanar desde su cuerpo. Algo de nostalgia se apreciaba al hablar, fue una especie de despedida inesperada...


“Bueno mis pequeños visitantes… nuestros caminos deben separarse por ahora, nos volveremos a encontrar en otro momento. ¡Será divertido verlos avanzar en lo que el destino les depara!”

“¡Hey, espera un segundo! ¡Aún hay muchas cosas que queremos saber! ¡No puedes desaparecer, así como así!”

“¡Es verdad! ¡Yo también quiero oír sus historias! ¡Son igual de divertidas que las de nuestro maestro!”

“Sin duda… él, los crió con mucho amor…”


Terminó de hablar dejando un pequeño silencio en el lugar, posterior a ello, una luz envolvente desde su bastón cegó todo a nuestro alrededor. Cualquier sonido fue opacado en adición…

Abrimos nuestros ojos unos minutos después encontrándonos en las afueras del bosque por otro extremo, sin posibilidad aparente de reingresar por ahora.

Nostalgia era aquello que nos rodeaba, queríamos conocer más al respecto, pero no podíamos estancarnos. De cierto modo, aquel hombre solo dijo un par de cosas dejando vacíos o pistas.



“Piiiii…”

“¿Sucede algo?”

“Jijiji”

“Eso en tus manos… dime que no es lo que creo que es…”


Arpegio sonreía de oreja a oreja al mirarme mientras sostenía algo entre sus brazos, siendo una mota con tonalidades café oscuros iguales a mi cabello.

Ella misma lo declaró con su característica alegría, era uno de los conejos que habitaban al interior del bosque.



“¡Podemos llevarlo con nosotros! ¡Prometo lo cuidaré de los peligros del viaje!”

“Esa mirada con ojos de cachorro la conozco… mira, te propongo volver por él cuando alcancemos nuestro objetivo”

“Mmm…”


Comprendía la situación general, a su vez, los riesgos que implicaba traerlo con nosotros. En caso de pelea, protegerlo sería delicado.

En eso, aquel felpudo animal salto de las manos de mi compañera. Estando sobre tierra firme, excavó a gran velocidad perdiéndose bajo tierra.

Sin dudas, ese conejo mostró ser increíblemente ágil en cuanto a su actuar… a penas fuimos capaces de reaccionar.



“Mi… mi bebe… era tan lindo y tierno…”

“Relájate, lo volverás a ver. Igualmente pienso volver a este bosque, después de todo, ese viejo barbudo tiene temas pendientes”

“¡Tienes razón Sklad! ¡Nos debe otras historias adicionales!”

“No olvides que, para ese entonces, ¡seremos quienes cuenten historias a él!”

“¡Que estamos esperando entonces, vamos!”


Sus ánimos mejoraron tras esas palabras volviendo a ser la de siempre.

Viendo nuestra ubicación actual según el mapa, nos hallábamos por una saliente en sentido sureste. Habíamos vuelto a alejarnos de nuestro camino original….

Buscamos alguna zona poblada en las proximidades, pero por alguna razón desconocida el Sol comenzaba a bajar… cosa bastante extraña si apenas era de día hace cosa de minutos.

Un sendero colindante a un rio seria por donde continuar. Emprendimos el rumbo, con destino al pueblo Arboros para pasar la noche.



“¿Alguna vez te conté cuando estuve en ese lugar con el viejo?”

“¡¿Estuvieron en ese increíble lugar ustedes dos?! ¡¿Porque nunca lo dijeron?!”

“Nunca preguntaste…”

“Nunca comentaron…”

“Buen punto…” (x2)


Risas no faltaron tras vernos las caras, del poco tiempo transcurrido desde el inicio, no nos sentíamos tan vivos.

Continuamos caminando el uno junto al otro, viendo caer aquella esfera que marcaba la tarde y el alzar de sus hermanas menores guiando los caminos durante la noche.

Miles de estrellas surcaban el firmamento cautivando nuestras miradas, eran en verdad hermosas. Al final decidimos pasar la noche al aire libre nuevamente conservando el silencio, haciéndonos compañía de forma mutua.

En eso, extraños ruidos irrumpían nuestra paz… entrando en estado de alerta ante posibles ladrones, bajamos nuestra tienda intentando ocultarnos. El bolso donde cargábamos nuestro equipamiento se movía, algo pareciera querer salir.



“¡Arpi!”

“¡Estoy lista!”


Usando mi habilidad preferida, Dream Illusion, torné una vara curva en un arco y flechas para ella. Sin relajarnos, esperamos pacientemente hasta ver su forma asomarse. Quedando boquiabiertos ante su presencia… aquel Taito lunar de comportamiento extraño era un polizón en nuestro grupo.


“Sklad… no podemos llevarlo, es por su seguridad”


Sus ojitos brillantes ahora estaban opacos, carentes de todo rastro de vida. Estaba cobrando venganza por algo que no era mi culpa.


“¡No fui yo quien lo dejo ahí!”

“¿Seguro no es otra de tus jugarretas Sklad?”

“¡Te juro por mi propia vida hermosa vestal! ¡Única mujer quien roba mi mirada!”

“¡¿¡¿He-He-Hermosa?!?! ¡¿Q-Que clase de bicho te picó en ese bosque?! ¡P-P-P-Porque te acercas con e-esa mirada!”


La broma surtía efecto, su rostro estaba completamente rojo de vergüenza. Los nervios superaron su capacidad haciéndola colapsar, siendo ahora yo quien tenía cargo de conciencia…


“Espero no se enoje el día de mañana al despertar. Aunque creo se olvidó de sus pensamientos rencorosos o vengativos”


Acomodé en lo posible algunas de las estructuras de la tienda en plena oscuridad para mayor comodidad. Tarea ardua al no poder ver casi nada.

Sin insistir, me largue a dormir también… creí solo se apegaría mi compañera, contrario a ello, el plumífero polizón se arrumo entre ambos sin reparo alguno.

Cuando abrimos nuestros ojos, no sabíamos donde estábamos. Reconocimos estar al interior de una habitación dada la implementación y lo que había en esta.

Una voz amable hizo acto de presencia llamando por ambos, siendo una joven cuyo rostro era bastante familiar…



“Me alegra verlos despertar, ¿Saben lo preocupados que estábamos por ustedes?”

“Creo recordarte de alguna parte, pero ¿De dónde era?”

“¿Acaso no prestaste atención que fue ella quien nos designó el cuarto donde nos alojamos la primera noche de viaje?”

“¡Cierto!”

“Bueno, ya dicho todo, alguien quiere verlos”


Comprendimos bastante bien a quien se refería y peor a todo eso… nos miramos con Arpi cuestionándonos como volvimos al Gremio si estábamos a varios kilómetros de distancia.

La Elfa milenaria ingreso con moderación, no era la misma de esa mañana intentando secuestrarnos. Tomo asiento, tardo bastante tiempo en hablar.



“Ustedes dos… me alegra estén sanos y salvos”


Percibimos una pequeña lagrima recorrer su rostro. Sus manos estaban empuñadas con fuerza conteniendo su frustración.


“Cuando terminó el altercado, los busque durante varias semanas. Pedí a todos mis contactos que ayudaran, ya que ustedes captaron mucho la atención durante esa defensa de la ciudad, facilito la colaboración de todo el mundo”

“Aunque no lo crean, nuestra jefa estuvo sin dormir casi cinco semanas. Será ambiciosa y dispuesta a todo, pero nunca ha dejado un alma sin vengar”

“Pero solo estuvimos un par de días fuera… Un señor llamado guardián nos contó historias al interior del bosque eterno”


El rostro de Vindur paso de tristeza a asombro en cosa de segundos, parecía perder la cabeza. Risas alocadas causaban temor a los tres presentes aparte de ella.


“¡Ahora entiendo todo! ¡Mis sospechas eran ciertas! ¡¡Ese viejo sigue vivo!!”

“¡¿P-Perdón?!” (x3)

“Eh… lo lamento, me deje llevar un po…”

“¿Tierra a Elfa loca? ¿Se encuentra bien?”

“E-Eso es un…”


Si… el Taito Lunar se encontraba en plena ventana dando vueltas como si estuviese aburrido. Independiente donde se encuentre, su comportamiento no cambiaba…


“¡A…! ¡A.…!”


Por palabras de la chica, la jefa había perdido la cabeza por el asombro. Presenciar una especie extinta y verla caminar al interior de su propia casa era un honor sin precedentes… por mal que su rostro se viera.

Aprovechando la instancia, preguntamos sobre si habíamos vuelto a la ciudad anterior o si era otra edificación. En respuesta a nuestra pregunta, la joven identificándose con el nombre de Quon, explico el funcionamiento peculiar utilizado.

Solo contaban con un gran edificio en la región, siendo la menor competidora entre las múltiples sedes a lo largo y ancho del continente. Ante eso, buscaron formas de llevar la balanza a su favor, utilizando magia espacial para conectar este único lugar a diversas entradas en pueblos y ciudades.



“En resumen mi querido dúo, la jefa está constantemente uniendo este lugar a toda la región. El único inconveniente, es que solo puedes salir en el mismo punto del cual entraste”

“Y donde se supone nos encontramos ahora?”

“En el pueblo de Arboros”

“¡¿Estamos en ese hermoso pueblo que crece al interior de un gran árbol?! ¡Por fin podre conocer este lugar! ¡Sklad! ¡Vamos antes que caiga la noche!”

“Contrólate un poco Arpi, no nos iremos de aquí pronto”

“Si desean, puedo hacerles un tour guiado. Nací en este lugar, la señorita Vindur tardara varias noches en recomponerse”


Recogimos algo de dinero, arreglamos juntarnos en la entrada del gremio junto a la joven Quon para salir a conocer este espacio mientras esperamos a la Elfa para hacerle unas cuantas preguntas.

Solo quedaba como opción el esperar, rogábamos no colapsara de la misma forma de nuevo…


Autor: Ronin
Coutor: Byleth



Comentarios del autor:

Primero que nada, quería darles las gracias de corazón a todos quienes siguen este proyecto, ¡cumpliendo un año de emisión constante!

En segundo punto, pedirles las disculpas correspondientes por habernos atrasado en un día respecto a la publicación del capitulo... si, estoy molesto conmigo mismo ya que para mi, atrasarme es como faltarles el respeto durante su espera entre semanas. ¡Bueno, ahora volviendo a los bueno!

¡Quiero reiterarles nuestra gratitud por este largo año y esperamos superar aun más toda posible expectativa!
¡Un gran saludo a todo mundo de corazón por el apoyo, a los grupos en face, la taberna en cuarentena y más!!!




¡Contamos ahora con Twitter!
https://twitter.com/Ronin68178795


Te dejamos extendida la invitación a leer:

•|||Death World - Armagedon|||•
Supervivencia por una chispa de esperanza
∆•~~~~~~~~~~~~~~~|||×|||~~~~~~~~~~~~~~~•∆

Cap VI (22/08/2020)
Cap VII (05/09/2020)

Cap VIII (19/09/2020)
Cap IX (03/10/2020)

Cap X (24/10/2020)


 
Última edición:

Meijin Wanderer
Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
54
Offline



Capítulo VI – La ciudad de Arboros


Frente a nuestros ojos transitaba una cantidad absurda de personas a diferencia de la ciudad anterior. El comercio inclusive mantenía bullicio constante captando la atención de quien se fuese a cruzar, sin distinguir entre razas o especies.

Quon, quien accedió a ser la guía para darnos un recorrido por la ciudad ubicada al interior del gran árbol, nos comentaba, aprovechando la instancia, lo sucedido tras desaparecer.



“La razón del porque continúo, es para que entiendan un poco a la jefa Vindur. Ella puede ser loca, avariciosa, obsesionada y hasta un poco depravada…, pero se preocupa por su gente… ustedes estuvieron fuera de todo rastro durante unas cinco semanas”
(“Definitivamente esa fue una descripción peculiar”x2)
“¿Cinco semanas? Apenas pasamos uno o dos días al interior del bosque eterno antes de salir de ahí”
“Ahora comprendo… entonces pareciera que uno de los tantos rumores sobre aquel sitio es cierto”
“¿Y ese cual sería?” (x2)
“Se los diré una vez volvamos al salón, ahora solo distráiganse”


Continuamos atravesando enormes puentes, los cuales resultaban casi extremos en algunos casos. Niños o adultos iban y venían sin cesar, indiferentes desde la altura sobre la que se encontraban… solo los forasteros éramos cautelosos en donde pisábamos.

Poco a poco conocíamos la historia del lugar en conjunto a sus orígenes, lo curioso fue descubrir que el mapa en nuestras manos estaba desactualizado. La verdadera distancia desde nuestra salida del bosque hasta llegar a destino era al menos de casi diez días ininterrumpidos caminando rápido…

Otra cosa la cual desconocíamos era que el Árbol se encuentra rodeado por montañas impidiendo ver su ubicación aun a la lejanía. Con excepción de los denominados Sky Strikers, siendo algo famosos por lo visto.

Estos últimos, vendrían siendo ciudadanos que surcan fuertes corrientes de viento poniendo en riesgo su vida por vivir aventuras.



“¡Suena increíble! ¡Oye Sklad, vamos a ver a esos tipos!”
“Iremos una vez conozcamos un tanto más la ciudad. ¡Es una promesa!”
“¡Bien, solo no te olvides!”
“Jjiiji, sin duda ustedes dos congenian bastante bien”


La joven se divertía observando e interactuando de forma ocasional, pero manteniendo su distancia. Era algo misteriosa por alguna razón, inclusive Arpegio también lo notaba.

Una cosa innegable, era su carisma al realizar su trabajo e interactuar con los transeúntes.



“¡Pareces una celebridad! ¡Eres una mujer increíble! ¡quiero ser como tu cuando crezca! Ahora que lo recuerdo… ¿Cuántos años tienes Quon?”
“Deberías moderarte un poco Arpi, tu misma dices que a una dama no se le pregunta su edad…”
“¡P-pero ella se ve genial! ¡Me causa curiosidad saber!”


Desde siempre mi compañera ha sido curiosa, sobre todo cuando es algo nuevo o desconocido. Sin embargo, varias veces me ha tocado pagar los platos rotos velando por ella, aun me duelen los coscorrones del viejo solo de recordarlos.


“La verdad, no tengo complejos frente a esa pregunta, al fin y al cabo, tengo diecisiete años”
“¡Oíste eso! ¡Tiene tu misma edad!”


Ella vestía un uniforme simple y elegante siendo una falda un poco por sobre la rodilla, adicional a una camisa de mangas larga. Ambos de color negro con sutiles decorados blancos del lado izquierdo, dando una apariencia más adulta.

Respecto al cabello, este mantenía tonalidades similares a su vestimenta, cuyo largo se encontraba próximo a sus hombros.

Tras vernos algo atónitos, se echó a reír. Pues mencionaba no haber imaginado nuestra reacción frente a su respuesta, inclusive, refirió ser la primera vez donde se interesaba un poco por interactuar con otras personas.



“Será mejor cambiar de tema, si continúan impresionándose de esa manera terminaremos en este punto todo el día”
“¡A-Ahora donde iremos! ¡Prometo arrastras a mi compañero a los confines de este lugar si es necesario!”
“¿Quieres calmarte un poco pequeña emplumada? Seguiremos por esta ciudad hasta reponernos primero”


Avanzamos nuevamente, siendo esta vez un transporte por cable al cual nos subimos. Notábamos ahora que la ciudad era increíblemente grande, en comparación de cuando comenzó el recorrido.

Faltaba unos minutos para la próxima parada, mientras arpegio y yo apreciamos la vista a través del transporte, era sorprendente. Hasta unas aves de cuatro alas sobrevolaban los alrededores.



“¡Esto es malo! ¡Cúbranse!”
“¡¿Qué ocu-?!”


Un impacto agitaba de manera violenta, los graznidos evidenciaban el origen… eran esos pájaros.


“¡Porque nos están atacando! ¡A este paso caeremos al vacío!”
“Ese es el problema, se desconoce por qué causan alboroto. Para colmo, hace cosa de una semana nada más desplazaron una parvada de esos plumiferos”
“En ese caso, deberemos enfrentar-…”


Un fuerte sonido marcó el mal presagio. De un instante a otro las cosas cambiaron de recorrer y conocer a una caída libre donde desconocíamos el desenlace.

Solo hubo reacción mutua para sujetarse unos con otros, los golpes junto a rebotes entre ramas destrozaban la cabina por desgaste… los tres estábamos preocupados de lo que se avecinaba.

En un intento desesperado por sobrevivir, solo recordé cuando mi amiga de toda la vida causó estragos luego de haberse tornado nerviosa… hice algo que jamás creí llegaría a realizar…



“¡Tendrás que perdonarme por esto!”
“¡E-Espera q-que vas a-!¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡P-P-P-PI-PI-PI-PI-PIIIIIIIIIIIIIIIIIII!!!!!!!!!!”
“¡¿Q-Que demonios es esto?!”


Envueltos al interior de una esfera de plumas fue la razón de salir ilesos ante tal impacto. Contrario a salir los tres vivos, una quedo con su cabeza sobrecargada y fuera de acción… tocaba cargarla hasta que despertara.


“Con ustedes dos es imposible tener un segundo de paz… y prometo hacer que no he visto nada…”
“Gracias… porque la verdad es que hasta yo me quiero morir…”
“¿Piii-?…”
“¿Se encuentra bien ella? ¿verdad?”
“Si, aunque no recordará nada sobre los últimos segundos. Evita tocar el tema”
“Tienes mi palabra”


Dado el paisaje, concluimos que estábamos en las raíces del árbol de Arboros, sitio bastante iluminado a pesar de lo profundo que este se encontraba. Similar a una ciénaga era el paisaje ante nuestros ojos.

Luciérnagas revoloteaban en los alrededores con toda normalidad, pero no se apreciaban otras especies cerca. Considerando posibilidades junto a Quon, el ascender por ahora estaba fuera de nuestro alcance, bajar desde la raíz donde fuimos a dar tampoco era seguro y quedarse en espera de ayuda… por donde se viera, cada opción iba en contra.

Cuando la chica se levantó, volvió de forma inmediata a agacharse mencionando intenso dolor en uno de sus tobillos. Oficialmente moverse ahora era imposible… todo por gracia, culpa y cortesía de aquellos pajarracos feos… ya estaba decidido, el próximo que se cruce se volvería la cena.

Preferí armar la tienda para resguárdanos antes del ocaso, al interior de esta se conservaría la temperatura junto con evitar captar potenciales ataques por quien sabe que animal.



“¿Seguro no quieres ayuda joven aventurero? Parte de mi labor es asistirlos en lo que necesiten”
“Descuida, primero debes recuperarte. Al fin y al cabo, Arpi y yo no somos oficialmente parte del gremio, pero a su vez fuimos atados contra toda voluntad”
“O sea… ¿Son y la vez no?, jamás oí de un caso así respecto a la señora Vindur. ¿serán los años pasando la cuenta?”
“¡Jajaja!, ¿Parece le tienes mucho respeto a esa Elfa loca?, juzgando en base a tus expresiones, he de suponer la existencia de algo especial entre ustedes… prefiero no entrar en detalles personales. Por cierto, ¿Cómo se ve la dormilona?”
“Diría bastante bien, algo más relajada”


Fue en eso que terminé de armar nuestro refugio. Se presentaron varios inconvenientes dado diversos factores del entorno, entre esos, sectores del suelo donde insertar algunas varillas.

Esas raíces estaban increíblemente duras frente a herramientas para cortar madera… algunas sufrieron daños permanentes quedando en estado inutilizable.

Ya al interior, acomodando lo que seria abrigo y alimentación esperamos a bajar las tensiones del reciente accidente. Aun así, ello no quitaba estar preocupados sobre qué ocurriría en las próximas horas.



“¿Todavía persiste el dolor en tu tobillo?”
“Ha calmado un poco, pero sigue siendo molesto. ¿Está oscureciendo tan rápido?”
“Así parece. Bueno, seguir dándole vueltas al tema no ayudará a solucionar nada ahora, será mejor ir a dormir”


Por sus expresiones faciales, pareciera encontrarse algo incomoda respecto de dormir. Tras sostener la platica durante un tiempo más, dejó en claro cual era el problema; nunca había pasado una noche a la intemperie y mucho menos con la presencia de un hombre de por medio.

Buscando mayor tranquilidad para ella, Arpegio estaría en medio de ambos conservando la distancia el uno del otro. Después que solo restaba caer en el mundo de los sueños, un tenue sollozar se percibía.

Aquella joven chica, dando la espalda respecto a mi posición era quien se encontraba emitiendo tal sonido. Respondiendo a las preguntas sobre tener miedo o preocupaciones mediante leves sonidos de estar asintiendo esclareció mejor como se sentía.

Siendo sorpresa del momento, la pequeña plumifera se giró hacia su dirección abrazándola desde la espalda y envolviéndola entre sus alas.




Pequeña estrella guía,

durante la noche ilumina el camino y

calma esta alma temerosa.


Valkyrie Lullaby


Oír aquel rezo fue nostálgico, de esas noches donde ella no podía conciliar el sueño a causa de pesadillas despertando entre llantos. La canción de cuna de las valkirias induce un fuerte efecto somnífero, relajando a su objetivo hasta desvanecerse.


“Eres una doncella muy amable Arpi, ¿Cuánto llevas esperando despierta?”
“Idiota… no he olvidado esa lamida en mi cuello…”
“Lo siento por eso, no se me ocurrió otra idea para frenar la caída. ¿Me perdonas?
“Solo porque hiciste algo bueno por alguien más. Y… ¡Valkyrie Lullaby!”
“E… so… es…”


Mi conciencia se desvaneció en menos de lo que cantaba un gallo, jamás creí vivir ese efecto en persona…

Desconocía cuanto tiempo había trascurrido desde que volví en sí. Me levanté percatándome de la ausencia de ambas chicas, quienes seguro se encontraban afuera de la tienda.



“Al fin despertaste Sklad, ¿hasta cuándo pensabas seguir dormilón?”
“Mira quien habla, estoy seguro te escabulliste igual a todas las noches arrumándote a un costado”
“Soy una dama la cual duerme sus horas requeridas sin molestar al resto”
“Tus alas no dicen lo mismo”


Una discusión matutina habitual… bromas iban y venían… con la diferencia de estar frente a una “Integrante temporal”. Dadas las circunstancias especiales, se buscaron formas para lograr algún contacto hacia la superficie.

Ruidos a lo lejos desde toda dirección retumbaban siendo bastante familiar, reconociendo al instante de quienes se trataban, vigilamos desde donde podrían venir.



“¡Sklad!¡Arpegio! ¡Ahí vienen esas malditas aves!”
“¡Los haré pagar por arruinar nuestro viaje y ensuciar mi vestido!”
“Espero puedas pelear bien, con Arpi nos aseguraremos de resguardarte”
“Ser una recepcionista de ese gremio es cosa seria, pero créanme, también soy buena luchando”


Utilizando partes de la tienda o restos de materiales dañados como base para el “Dream Illusion”, proporcioné equipamiento básico para los tres. Constando de manera respectiva en arco y flechas en manos de la valkiria, un par de puños y botas para Quon y solo un par de dagas para mí.

De manera ocasional, las formas adoptadas se generaban acorde a quien las portara contrario a todo pensamiento o decisión. Siempre que fuera eficiente, no cuestionaba el resultado de la habilidad creada… por caprichosa que pareciera.



“Vaya, vaya… ahora si se puso extremadamente interesante ¡E INTENSO!”


Las expresiones y personalidad de ella cambiaron a tal grado, donde creerías ver a una persona completamente diferente.

En eso, ambas usaron algunos de sus rezos apoyando de forma mutua al resto.



“¡Sky Jump!”
“¡Buena jugada Arpi, ahora no los dejaremos escapar!”
“No pienso dejar se me adelanten ustedes”


Su rezo era algo diferente al nuestro, mientras lo ejecutaba, dibujaba trazos visibles en el aire. Estos se replicaban sobre nuestra piel cambiando de forma como si de un tatuaje o marca se tratase.



Surge desde la tierra ancestral,

Runas de la esencia salvaje,

¡Sabiduría del instinto!


¡Sage Forest!


Una sensación salvaje brotaba desde nuestro interior, como si de un animal se tratase. No había cambios físicos notorios, pero figuras y runas en diversas partes del cuerpo se dejaban ver.


“Acorde a que surgió, podrán contar con la mejor característica mientras perdure el efecto. ¡Mucho cuidado con pasar de largo frente a los cambios actuales!”
“¡Tengo un conejito! ¿Volar y correr serán buena idea?”
“Lo que me faltaba… otro plumifero igual al del bosque…”



Autor: Ronin
Coautor: Byleth

¡Contamos ahora con Twitter!
https://twitter.com/Ronin68178795


Te dejamos extendida la invitación a leer:
•|||Death World - Armagedon|||•

Supervivencia por una chispa de esperanza
∆•~~~~~~~~~~~~~~~|||×|||~~~~~~~~~~~~~~~•∆

Cap VII (05/09/2020)
Cap VIII (19/09/2020)
Cap IX (03/10/2020)
Cap X (24/10/2020)
 
Última edición:

Meijin Wanderer
Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
54
Offline


Capítulo VII – Primer despertar


Apenas inicio el confrontamiento, cargamos con todo eliminando uno por uno a cada pajarraco que miraba a cualquiera como si de comida se tratase. Si bien, los pequeños caían rápido, contrario era el caso para los de mayor envergadura cambiando las cosas.

No dejaban de aparecer, sin importar cuan rápido peleáramos, el número no daba sensación de disminuir…

Cortar se tornaba insuficiente… las flechas escaseaban y los golpes de Quon estaban revotando contra el plumaje según advertía.



“No quiero preocuparlos, pero ¿Tiene algún truco para este tipo de situaciones?”
“Viendo las posibilidades… solo contamos con una opción. Arpi, perdón por lo que te pediré, usa las reservas de ella para intentar dormirlos!”
“¡Espera un segundo! ¡Porque la mía y no la tuya!”


Ignorando su queja frente a las dificultades, mi compañera actuó usando por primera vez el “Valkyrie Lullaby” de forma ofensiva. Realizando el rezo llevando cabo la acción de inicio a fin, incapacito temporalmente a los agresores.

A costa de ello, nuestra guía quedo imposibilitada de moverse. Sin darle vueltas, entre los dos la cargamos haciendo retirada táctica desde aquella raíz a cualquier otra buscando donde refugiarnos.



“Lo lamentamos en verdad, sé que debí preguntarte primero antes de usarte”
“Tranquila, no fue tu idea desde un principio. Tardaré un rato en valerme… hasta entonces estoy bajo su cuidado”
“Puedes enojarte conmigo todo lo que quieras. Arpi lo hizo porque confía en mí y sabe que jamás busco hacer daño… sin embargo, prometo que velaremos por tu seguridad”


Notaba en sus ojos molestia evidente ante lo sucedido, contrario a ello, lo importante ahora recaía solo en huir.

Continuamos pasando entre raíces, rodeando de cierta forma el gran árbol. Gracias a la magia de la chica, contaba con una capacidad de visión precisa evitando pisar en falso, similar al plumifero según observaba.



“Los efectos están por terminarse, les recomendaría tener precaución dentro de los próximos segundos a ustedes dos”


Algo confundidos la escuchamos, sin entender el verdadero significado en sus palabras... hasta poco después de posarnos sobre una superficie rocosa como donde caímos al inicio.

Comencé a percibir un ardor leve en mis ojos, se tornaba peor conforme avanzaba el tiempo. La posterior sensación de dolor era exasperante, aunque no estaba solo la verdad.

Escuchaba los quejidos de mi compañera refiriendo fuertes dolores a lo largo de sus piernas… ahora cobraba sentido lo que dijo.



“Ambos intenten relajarse, respiren de manera profunda. Solo sigan mis indicaciones y eviten moverse de su lugar”
“¡Será mejor que te des prisa! ¡Siento como si me fueran a estallar los ojos!”
“¡Y mis piernas parecen estar rompiéndose!”
“Menos quejas para salir pronto del problema por favor”


Poco a poco obedecimos cada palabra, despejar la mente realmente era una ardua tarea.

Alguien sujetó mi mano de forma inesperada… podía reconocer a quien pertenece, nada más y nada menos que Arpegio.



“Ahora, deben calmar su ser interior. Su Soul se encuentra alterado frente al estrés, inclusive sufren un impacto frente a la carencia de costumbre de mi Bendición”
“Un segundo, Sklad… acaso ella…”
“No se distraigan, esas aves despertarán pronto”


Mi curiosidad crecía a causa de sus palabras, pero ya tendremos tiempo después.

Conforme continuamos, retornábamos a la normalidad. recuperando tanto visión y movilidad, topando frente a ambos a una señorita furiosa…

El sermón cuya duración debió rondar cerca de una hora, bastó para dejar en claro que ella sería más peligrosa que la mismísima Vindur. Tal vez debe estar estornudando tras mencionarla.



“¡Prometemos no volver a hacer una locura que involucre a otra persona, sin importar la situación!” (x2)
“Bueno, ahora que aprendieron la lección, les entregaré su primera misión extraoficial”
“¿Extraoficial?” (x2)


Según explicaba, aquella denominación se aplicaba a solicitudes de cualquier origen sin limitación más que a solo quienes pertenecen al mismo grupo o clan, quedando de libre acceso al público o viajeros.

Esta consistiría en localizar y resguardar la vida de ella como personal desaparecido en acción, con posterior retorno ante la encargada. Bajo condiciones normales es una cosa… pero en las actuales definitivamente no es lo mismo.



“¡Aceptamos el desafío Señorita Quon!”
“¡Esa es la actitud pequeña!”
“Arpi, no decidas tan a la ligera…”
“Me deje llevar un poquito, ¡jijiji!”


Graznidos de fondo acusaban el terminar del tiempo de descanso, vendrían en nuestra búsqueda esas alimañas horribles. Siendo tan feos con esos ojos saltones, plumaje desarreglado y patas increíblemente cortas, creía hacerme a la idea del porque no se extinguen.

Viendo a los alrededores, una raíz pequeña serviría de cobertura dada sus dimensiones. Bajo esta, observamos pasar volando a las aberraciones esas…

La presión del ambiente junto al calor, sin olvidar la humedad en esa área volverían loco a quien fuese.

Breves minutos luego de apreciar el vuelo de la parvada alejándose, respiramos con alivio esperando no volvieran. Fue ahí donde notamos una cosa rara muy cerca… esta miraba fijo donde estábamos para luego emitir ruidos molestos.



*¡¡¡¡¡KEKEKEKEKEKEKEKEKEKEKEKEKEKEKEEKKE!!!!!*


Arpegio lanzó una piedra directo a su cabeza, haciéndolo caer contra el suelo aparentemente muerto. Era una de esas condenadas aves acosadoras alertando al resto.


“¡Malditas aves depravadas! ¡Harán que se me caigan las plumas del estrés!”
“¡Hora de pelear compañera mía, superemos los compases de nuestros invitados no deseados!”
“¡Cumpliendo el deber, defendiendo a la señorita y saliendo airosos contra todo pronóstico!”


Una vez más, recreando un escudo para ella igual a cuando fue el ataque en la ciudad junto a una lanza en mis manos, dividimos y turnamos ofensiva con defensiva.

El intercambio de armas de un lado a otro mediante una distancia de dos metros máximo era suficiente, dejando a nuestra clienta en punto medio.

Tanto el “Dream Illusion” como el “Discharge Feather” estaban funcionando al límite de sus capacidades. Ambas causaban desgaste a largo plazo interfiriendo tanto en rendimiento como en coordinación.



“¡Ustedes dos deben detenerse! ¡A este ritmo, su Soul entrara en zona critica!”


Escuchábamos sus palabras, más no comprendíamos por alguna razón lo que estas decían.

La Valkiria se encontraba tambaleando a intervalos rítmicos de tiempo, aumentando conforme esto continuaba. No solo ella, yo también estaba igual presentando el mismo problema.



“Un poco… solo es cosa… de aguantar… ¡Arpi!”
“Juntos… hasta el final… ¡Sklad!”


De la nada, todo se tornó negro a nuestro alrededor. Ningún ruido, atisbo de luz, etc. salvo los latir lentos de un corazón. ¿Dónde nos encontrábamos?

Aquella interrogante termino siendo solo el inicio. Al interior de casa con el viejo y mi compañera, en plena plaza de compras con ellos, celebrando un cumpleaños de ella. Solo se trataban de memorias…

Venia una risa peculiar burlándose de frente. El tipo del bosque gesticulaba una que otra línea sorda, ninguno de los dos la entendía.



“¡SKLAD!”

“¡ARPI!”


Estábamos el uno al lado del otro. ¿En qué momento apareció si estaba completamente solo?

Su voz paso por mi cabeza diciendo la misma línea, como si leyéramos la mente el uno del otro. Muchas más dudas surgieron ahora.



“Llego la hora. Fue antes de lo previsto, pero les daré este pequeño empujón hacia el futuro”
“¡Esa voz!”
“¡Tu estas!”


Una fuerte luz enceguecedora cubrió hasta donde fuera posible. sujetamos las manos el uno del otro guiándonos mutuamente a un incierto lugar al cual éramos arrastrados.

Las acogedoras plumas de ella se desprendían desde nuestros cuerpos, seguíamos peleando contra esos bichos de mala muerte.

Ambos estábamos rodeados por un pilar de luz manteniendo a raja a nuestros agresores. El ambiente era diferente, nos sentíamos ligeros y la mente despejada… nunca conocimos un estado así.



“¡Ustedes dos, están de regreso! ¡Logre mantenerlos a resguardo cuanto fuera posible!”
“¡Señorita Quon! ¡Esta herida!”
“Son solo rasguños pequeña, he sufrido daños peores”
“Gracias por protegernos, descansa ahora Quon. Por otro lado ¿lista para dar el mejor espectáculo querida amiga?
“Sabes que siempre lo estaré mientras estés a mi lado”


Nuevos rezos aparecían desde aquel brazalete, el cual emitía un brillo pulsátil bajo un ritmo constante. Sin perder tiempo, liberamos las ataduras revelando habilidades desconocidas.

Cada una acorde a su propia línea de crecimiento y estilo único como si de notas musicales se tratase.

Iniciaba el verdadero contrataque en estos momentos.




“Linaje de mi sangre,

Guerrera y guía,

otórgame mi legado ancestral,


¡Valhalla Legacy!”



Secciones pertenecientes a una armadura surgía sobre las extremidades de ella, cubriendo ambas piernas hasta la rodilla, ante brazos completos y una cuarta parte de su cabeza.

Aquellas piezas visibles rebosaban en color esmeralda con apariencia cristalina levemente translucida.

Extendiendo sus alas, ahora de mayor envergadura reflejando incluso algo más imponente, intimido a las aves pequeñas y unas cuantas de tamaño medio.

Simplemente observarla detenía mi corazón igual que nuestro encuentro hace ya varios años.



“¡Soy la joven Arpegio, perteneciente a la raza de las Valkirias! ¡No permitiré a horribles animales dañar a mis seres queridos!”


Por un lado, la recepcionista mostraba su rostro asombrado con la boca abierta y otro, determinación a enfrentarse a una desventaja numérica de parte de mi amiga…

A pesar de notar sus manos vacías, estaba sujetando algo realmente. Un escudo se evidenciaba dado los choques de las aves frente a una especie de muro invisible y los apuñalados en manos de una potencial lanza.

Su vuelo grácil confundía con suma facilidad a quien se le aproximara, cambios de dirección junto a giros mejorando su desempeño como esa noche del cementerio.

Entre tantas vueltas, ella se direccionó hacia mi ubicación realizando un descenso controlado. Conocía aquella mirada, ante lo cual alcé mi brazo derecho dando un choque entre nuestras palmas anunciando relevo.



“Tu turno bromista, es hora de finalizar el espectáculo ¿No crees?”
“¡Tal cual mi querida vestal! ¡Antes de caer agotados, cerraremos con un nuevo truco!”


Sin dudas estaban exhaustos y ya desorientados luego del gran desplante en pleno vuelo. Por si fuera poco, hasta más agresivos tras verse mermados en cantidad.


“Desafiando la existencia,

Cerré mis ojos, relajé mi respiración al igual que hace un rato atrás. Recordando la sensación en aquel entonces.


Trascendiendo tiempo y conocimiento,

Percibía el oír del viento revoloteando por el lugar, el escurrir de algún rio y el aleteo incesante de frente.


Rebélate e imponte burlando toda regla,

El agradable calor de esa luz envolviendo la superficie bajo nuestros pies y el pequeño cuerpo apegado a mi espalda sujetándome sobre mis hombros con sus brazos.


¡Royal illusion!”

“¡¡Hofund!!”


Una silueta cristalina y transparente cuya forma a penas se distinguía se perdía entre un enorme haz de luz el cual cruzaba desde nuestra ubicación hasta perderse con las cortezas del árbol sin causar daño aparente.

Empeñando todo el cuerpo para realizar durante un breve segundo, un corte desde nuestra derecha hacia nuestra izquierda con trayectoria hacia sentido diagonal y finalizando en vertical.

Todo los alcanzados eran engullidos al entrar en contacto con el destello del arma, desapareciendo sin dejar rastro alguno, salvo los pocos fuera de rango. Luego de eso, los restantes huyeron a toda prisa, lo cual nos permitió relajarnos al fin.



“E-Eso fue asombroso… sin duda, son una caja de sorpresas”
“Es todo gracias a usted señorita Qu…”


Otra vez caímos sintiéndonos debilitados. La voz de la chica era temblorosa perdiéndose segundo a segundo… solo la mano de Arpi lograba percibir en todo momento.

Ruidos iban y venían a ratos sin llegar a nada, irrelevante al grado de dudar si era real o no. Hasta percibir un flujo de “Soul” diferente al de mi compañera o mío fluyendo a través de esas manos las cuales no se soltaban.

Algo cálido estaba rodeando el lugar. Era acogedor y conciliador, incluso con el pasar del tiempo reconocíamos algunas voces próximas. Volvíamos en sí poco a poco, abriendo nuestros ojos topándonos de frente ante Vindur, Quon, El Taito Lunar y ahora Un Conejo de la Tormenta.


Autor: Ronin

Coautor: Byleth






--Mientras tanto, en un lejano lugar--



“¡Fuahaha! ¡Lo sabía! ¡Lo sabía! ¡LO SABÍA! ¡Esos dos realmente saldrían con una sorpresa inesperada! ¡Estoy deseoso de descubrir que otros trucos se traerán entre manos!”
“Que es todo ese bullicio Darach (1), no es usual verte reír tan emocionado”
“¿Cómo no voy a estarlo? Tú lo sabes también como yo. Un milagro ha ocurrido frente a un destino inevitable, sin dudas ese humano y la valkiria son bastante singulares”
“Ellos no son Héroes o Elegidos, pero cuando se enfrenten a estos, caerán irremediablemente”
“Vamos, no seas así… después de todo, tu les enseñaste mejor de lo que pensabas ¿verdad’”



1. Roble en irlandés


¡Contamos ahora con Twitter!
https://twitter.com/Ronin68178795


Te dejamos extendida la invitación a leer:
•|||Death World - Armagedon|||•
Supervivencia por una chispa de esperanza
∆•~~~~~~~~~~~~~~~|||×|||~~~~~~~~~~~~~~~•∆



Cap VIII (19/09/2020)
Cap IX (03/10/2020)
Cap X (24/10/2020)
 
Última edición:

Meijin Wanderer
Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
54
Offline

Capítulo VIII – La calma antes de las sorpresas


Nuevamente habría mis ojos frente al enorme campo de flores cuyo cielo nocturno deleitaba con un hermoso mar de estrellas interminable. Estaba sentado bajo un gran árbol cuyas hojas esmeraldas tranquilizaban el alma… entre mis piernas se encontraba aquella chica armando una corona de flores tranquilamente.


“He de suponer que es ese sueño otra vez”

“¿Qué tonterías dices Sklad? Este es mi sueño”


Una figura frente a nosotros descendió desde el árbol sin previo aviso. No podíamos ver su rostro ya que se encontraba cubierta por medio de una capucha, pero no emanaba intensiones de hostilidad.


“Más allá de un simple sueño, ambos están fuera del mundo de los vivos y muertos”

“No digas esas cosas, fuimos llevados al gremio y ahora seguro estamos durmiendo”

“¡Exacto!, quedamos destruidos por culpa de esas feas aves. Aun me duelen mis alitas”

“Este lugar es el resultado de su unión tras su encuentro, estamos dentro de sus propias almas”


No lográbamos comprender que quería decir, pareciera estar loco o usar alguna clase de código… Sus últimas palabras antes de despertar fueron; Aún es pronto pequeños, deben seguir creciendo y aprendiendo. Su hazaña les costó la vida, paradójicamente, ello causo esta unión entre ambos regalándoles una chispa de vida.

Hubo silencio, se desvaneció sin previo aviso… luego de esa noche, no volvimos a ver “Este lugar”.

Al abrir nuestros ojos, todo siguió su curso natural.

Había transcurrido un día y medio tras ser rescatados desde las profundidades del gran árbol. Las heridas de aquella chica fueron sanadas mediante magias de curación, según nos comentaba.

También nos puso al corriente sobre cómo nos hallaron y el gran sermón que Vindur estaba recibiendo en estos momentos, dado el revuelo armado cuando perdió la cabeza al enterarse del accidente causado por esas aves…

Fue ese instante donde la mayor interrogante surgió en medio de los tres, ¿Sería más peligroso los causantes del altercado o la Elfa con crisis de madre primeriza?



“A pesar de su obsesión y rostros raros, es agradable sentir a alguien preocuparse por ti. Es igual cuando nuestro maestro perdió los estribos esa vez-”
“No me lo recuerdes Arpi… aun no supero ese castigo”
“Pero sabes lo culpable que se sintió después”
“Si, ese viejo aprendió muchas cosas cuando nos adoptó en sus respectivos momentos”


La nostalgia en el ambiente se disipaba con la intervención de Quon, quien nos propuso ir a conocer la gran biblioteca del cielo. Escuchando la descripción sobre lo que contenía, caímos tentados en ir.

Dado que aún permanecíamos en proceso de recuperación por la sobrecarga al usar nuevas habilidades en forma desmedida, nos tomamos nuestro tiempo caminando hasta llegar.

A lo largo del trayecto, ciertas partes del árbol se veían raras. Sus colores variaban con notoriedad e inclusive, sectores por donde pasó el haz de luz, brotaban flores al por mayor.

Quienes transitaban cerca, admiraban el suceso con asombro. También algunos hablan sobre el accidente previo a ello…
Conforme avanzamos, alguien sujeto mi mano tomándome con la guardia baja. La joven vestal era la responsable, en ocasiones se apegaba un tanto más de lo usual.


“¿Te sientes bien Arpi?”
“¡Como no voy a estarlo! Sabes que me emociono fácilmente, sobre todo cuando estamos juntos peleando como equipo, jijiji”
“Eres sin duda alguna, una valquiria juguetona. Bueno, viendo el despliegue cautivador presentado, por esta vez te tendré que consentir, pero solo un poco”
“¡Pii!”


Su reacción alegre me tomó de sorpresa, casi perdiendo el equilibrio al instante donde se abalanzó.

Batiendo sus alas de manera poco sutil terminaba captando la atención de algunos transeúntes, sobre todo de los más pequeños.

Avistar razas voladoras era bastante común, esto se debía al hecho de ser los primeros en habitar el sitio.

Nuestra guía tuvo la gentil cortesía de relatar sobre la historia del lugar y su gente. Si bien, no era muy clara según mencionaba, ya que registros históricos fueron robados hace centenares atrás.

Desde aquel suceso, se prohibió de manera estricta sacar cualquier libro desde la biblioteca independiente cual sea la razón o quien lo solicite explicaba ella.



“Bueno, hemos llegado. Espero encuentren algún contenido de su interés en aquel inmenso mar de hojas”
“Es hermoso y gigantesco el frontis del lugar! ¡Démonos prisa Sklad, seguro hay una variedad de libros interesantes!”
“Joven Arpegio, es mejor se relaje un poco. Aún debe recuperarse del accidente y del posterior enfrentamiento”
“Lo lamento señorita Quon, creo me deje llevar por la emoción de conocer algo nuevo”


Ambas se llevaban bastante bien, a pesar de ser poco tiempo desde que cruzaron mayor cantidad de palabras. Verla charlar así me alegraba, al fin mi querida compañera estaba haciendo su primera amiga.

Ver su crecimiento junto a sus avances reflejaba un cambio total. De tener miedo a todo, vivir apegada al viejo o a mi e incluso no salir de casa y ahora trabajando, interactuar con personas, entablar amistades, etc.… era señal evidente sobre su mejoría.


“¿Puedo pedirte un favor Quon? Es algo pequeño la verdad”
“Claro, mientras sea razonable en lugar de sus alocadas ideas”
“Jeje… creo estuvo demás lo de “alocadas ideas”, pero ¿Podrías llevar a Arpi a ver alguna sección cuyo tema trate de flores?”
“Ya veo, entiendo. ¡Bien joven Arpegio, iremos a sección herbología y botánica!”


Al igual a una niña pequeña, sus ojos se abrieron ilusionados imaginando aquello que adora. Sin perder ningún segundo, arrimándose a nuestra guía se encamino en búsqueda de textos para conocer más en detalle sobre las flores.

Dejarlas tener su tiempo a solas para una conversación entre mujeres le ayudara bastante, por otro lado, ahora aprovecharía para buscar algún contenido sobre esos misterios del viejo del Bosque Eterno.

Comencé a escudriñar buscando referencias sobre el lugar. Pasando a través de varias ideas sin mucho éxito… resultaba extraño no encontrar reportes, mitología, cuentos o algo relacionado.

Pregunté por referencias al respecto a quienes estaban a cargo, comentaron que, contra toda norma, una sección de la biblioteca fue requisada por la fuerza bajo amenaza. Desde ese oscuro día, existen severas rencillas a lo largo y ancho de la región y la capital.

Sin embargo, una mujer de edad avanzada me sugirió buscar una sección cuyo nombre era denominado; sueños.



“Disculpe joven, he visto infinidad de cosas en mi vida. Quizás le parezca rara mi sugerencia, sin sentido o solo vanidad… pero cuando se trata de adivinar lo que necesita encontrar al interior de este lugar, la ratona madre de biblioteca jamás se equivoca”
“Fue curioso oírla, me recordó a una persona muy importante por su manera de hablar. Desconozco donde se encontrará, pero sé que volverá algún día”
“Eres alguien sincero y algo sensible, ya tendrán su encuentro a su debido tiempo. Ah sí, ese brazalete en espiral es muy bonito”
“Gracias por sus palabras, es muy amable. Sobre esto, fue un obsequio de quien me crio, curiosamente se adapta siempre al tamaño del usuario”


Ella sonrió igual a toda abuelita tras escuchar las historias de sus nietos. Después, se levantó mencionando debía irse un rato a revisar otro sitio.
Sus palabras dieron vueltas en mi cabeza, lo pensé fríamente durante unos minutos hasta encaminarme.

Debido al tamaño del sitio, disposiciones y niveles, debí de perderme unas cuatro a cinco veces. A tal grado de encontrarme con ambas chicas más de una vez.

Entre ciertas curiosidades al interior, existía una trabajadora cuya labor era la copia de libros cuyas nominaciones sean común. Excluyendo textos antiguos, históricos o mencionados anteriormente.

Como prometí a mi emplumada amiga, solicité al menos unas seis copias bajo el mejor servicio disponible… diez piezas de oro matarían a cualquiera normalmente, pero ya había hecho una promesa.

Mientras estas se ejecutaban, retorne a mi búsqueda avistando un pasillo el cual juraría no estaba ahí.



“Ese letrero… ¿Que dice?”


A medida me aproximaba, las letras borrosas tomaban forma. Había dado con la sección recomendada al fin, pero era raro el espacio.

La mayoría de los estantes se encontraban vacíos, llenos de polvo y uno que otro libro devorado por los bichos.

Continúe circulando hasta sentir un golpe sobre mi cabeza, algo calló desde lo alto de una estantería… era un libro polvoriento



“¡Aaahh! Eso dolió bastante, un segundo… ¿Esto se encuentra en buen estado? Ya me está dando miedo esta sección”


Tras coger aquel ladrillo de hojas, volví a las áreas comunes de lectura. Examinaba la portada desgastada con serias dudas…

Sus páginas color café evidenciaban el paso del tiempo, en adición de ser larga data.

Incapaz de leer sus desconocidas letras, consulte si alguien podía traducirlo. Conjuntamente a registros existentes del ejemplar disponible.



“Mmm… es raro, no contamos con información al respecto. Tampoco pareciera ser importante, por las dudas guardaremos este ejemplar hasta saber más”
“¿Existe alguna posibilidad de crear alguna copia? Digo, hasta entonces no hay nada garantizado”
“Bueno, dado los hechos de verse antiguo, carecer de registros y realizar la entrega voluntaria se puede realizar la solicitud joven. El costo va por cortesía de casa, esperamos tenga buen día”
“¡Muchas gracias!”


Debía ser paciente ahora, dado extremarían los cuidados al realizar el procedimiento. Fueron enfáticos en cuanto tardarían para la entrega…
Retome rumbo a buscar a la pequeña plumifera, seguramente Quon estaría exhausta tras verla tan enérgica de curiosidad.



“¡SKLAAAAAAAAAAAD!”
“¡Pero q-!”


De la nada, fui atacado por sorpresa por una pequeña Valkiria quinceañera… quien ahora se comportaba más cariñosa de lo inusual…
Se aferró con bastante fuerza impidiendo quitarla de encima. Alzando la mirada, note que estaba la otra chica sonriendo… emitió una frase muda dando a entender lo sucedido.



“¡Prometo cuidare mucho esos libros y los leeré hasta aprenderlos de memoria!”
“Tómalo con calma, igual quise hacerte una sorpresa. Después de todo, siempre estas estudiando sobre la naturaleza, aportar a tu aprendizaje también es mi responsabilidad siendo familia”
“¡Gracias de corazón!”


Cuando nos levantamos, retornamos a donde estábamos albergados. Arpegio sujetaba nuestras manos caminando en medio de ambos, con una sonrisa de oreja a oreja.

La mayor parte de la charla era entre ellas dos, continuando al interior del gremio en la habitación perteneciente a mi compañera.

Seguí otro camino, donde estaba Vindur esperando por mi presencia. Observando la seriedad en su rostro, era claro no estaba animada.



“Bueno, he de suponer los dilemas persistieron hasta hace muy poco”
“Fue horrible… magos anticuados creyendo saber todo. Un clásico de las jerarquías y sistema de formación en escuelas de magia”
“Eres igual al viejo, no tolera nada de eso… pero he de suponer que hablaras del otro tema”
“No se te escapa nada joven bromista, ahora comprendo mejor porque la negociación fallida duró unas cuatro horas”


Igual a un bardo contando sus relatos, explique paso a paso lo ocurrido durante ese día. Desde el instante que salimos del lugar, donde pasamos hasta el accidente.
La jefa asentó más su atención a partir del instante donde ya nos encontrábamos abajo…

Comenzó a tomar nota sobre las raíces del gran árbol, las condiciones generales, lo visto, etc. Mencionaba ella lo complejo que era bajar a ese nivel sin la presencia de riesgos…

Tras su explicación, proseguí al punto donde entraba el haz de luz, los rezos y aquel lugar donde estuvimos Arpi y yo conectados antes de regresar al combate.


Autor: Ronin
Coautor: Byleth



--Antes de la caída del libro—

“Jijiji, ahora comprendo tanto interés en esos niños Darach, estaba en mi patio de juegos, hurgando entre libros. ¡La Valkiria es muy adorable! ¡Sobre todo cuando se ilusiona!”
“¡Fuaahahaha! A sí que tú también los conociste Vila (1), con razón el por qué viniste tan apresurada a mi humilde morada”
“¿Qué esperabas? Sabes tan bien como yo la cantidad de años aburridos que han pasado hasta toparse con algo interesante jejeje”
“Tantos más como los pelos de mi barba ¡Fuaahahaha!, lo lamentamos viejo amigo, pero no podemos contener tal nivel de sorpresa”
“¡Un segundo! ¡Estas diciendo son los mismos pequeños! ¡Los mismísimos hijos que nos presentaste hace siete años!”
“Ustedes sin dudas no han cambiado en milenios… será interesante verlos mis polluelos...”



1) hada en croata


¡Contamos ahora con Twitter!
https://twitter.com/Ronin68178795


Te dejamos extendida la invitación a leer:
•|||Death World - Armagedon|||•
Supervivencia por una chispa de esperanza
∆•~~~~~~~~~~~~~~~|||×|||~~~~~~~~~~~~~~~•∆

 
Última edición:

Meijin Wanderer
Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
54
Offline

Capítulo IX – ¡Rumbo al Another Sky!


Tras su explicación, proseguí al punto donde entraba el haz de luz, los rezos y aquel lugar donde estuvimos Arpi y yo conectados antes de regresar al combate.

Estaba muy intrigada en cada palabra, sus ojos la delataban sin reparos… poco a poco esbozaba una sonrisa conforme progresaba en el relato. Daba la impresión de querer vomitar todo lo que sabía antes si quiera de terminar.



“¡Ahora comprendo mejor lo sucedido! Bueno, sobre ese lugar donde dijiste estaban conectados no tengo la menor idea. Contrario a ello, tengo que felicitarlos a ustedes dos por su primer despertar”
“¿Despertar? ¿A qué se refiere con eso?”
“Lo siento, fue un error mío por dejarme llevar”


Comenzó a hablar sobre aquel fenómeno, cuyo origen estimado se desconocía hasta hoy en día.

Según los Eruditos con los que ella ha trabajo en el pasado, avalaban su existencia dado cierto patrón respecto a relatos recopilados de testigos y quienes lo vivieron. Sin embargo, también surgieron detractores negando aquello.



“Lo primero que debes saber joven, es que ello ocurre bajo circunstancias totalmente diferentes entre cada ser vivo. Algunos textos mencionan quienes lo vivieron estando al borde de la muerte, otros bajo situaciones de estrés e incluso, quienes solo estaban durmiendo y les ocurrió”
“En nuestro caso, fue lo que relaté. Una situación compleja donde intentamos mantener la compostura actuando como siempre a su vez, cumplíamos la misión encargada por Quon”
“Vuestro caso fue bastante peculiar… ambos pasaron por ese proceso al mismo tiempo. Pero, ahora mencionaré los detalles conocidos”


Conforme platicábamos, fuimos encajando las diversas piezas. Primero el pilar de luz que nos había rodeado, luego la sensación de liviandad en nuestros cuerpos y tercero, una sobrecarga, palabra utilizada por ella.

Estaba algo confundido con lo último, no entendía el significado o relación al respecto. Surgían más dudas comparado a la cantidad de respuestas.

Durante el silencio, ambas chicas entraron educadamente a la oficina sentándose cada una a un lado de Vindur y mío. Con curiosidad preguntaban sobre que estaban interrumpiendo.



“Llegaron en el momento preciso mis pequeñas, ahora me será fácil de explicar”
“Estoy ansiosa por oír sobre sus historias, espero mi compañero Sklad no le causara problemas y de parte de ambos, gracias por su hospitalidad señorita Vindur”
“No hay de que Arpegio, tengo mis razones para cada cosa que hago”


Continuamos desde el mismo punto. Ahora con algo parecido a una clase de las que tanto odiaría el viejo…

La energía vital que reside en todo lo existente se mantiene en constante armonía, en constante vaivén. Tras ser descubierta, se le bautizo bajo el nombre de mana siendo utilizada de diversas maneras. Pero quienes comprendieran su verdadera naturaleza, lograban hacer sucesos imposibles para muchos… fue ahí donde nace aquello llamado Soul. Según sus propias palabras.

Mientras el primero solo consistía en utilizar la vitalidad del entorno, alterando la existencia de esta, la segunda lograba diferir con notoriedad porque se utilizaba aquella perteneciente a uno mismo sin buscar intervenir lo que a uno lo rodeaba.



“Vaya, es más complejo de lo esperado… sin embargo, ahora creo entender algo respecto a las palabras del viejo”
“¿Te refieres a cuando nos decía; “Deben relajarse y sentir el fluir de la vida a su alrededor como si fueran uno solo?”


Su imitación era perfecta, al grado de hacer reír tanto a la jefa como a su acompañante. Con suerte lograban contenerse de forma eventual antes de caer en la tentación.

Otra curiosidad planteada por parte de la anfitriona era el flujo y/o recambio del ya mencionado Soul. Usando de ejemplo a mi compañera, ella recalcaba respecto a las plumas que se desperdigaban con el paso del tiempo, permanecían en el ambiente para finalmente desvanecerse.

Era un proceso natural de todo ser vivo, evitando un estancamiento donde el contenido almacenado al interior de cada uno se contaminara similar al agua cuando queda atrapada.

La platica se extendió hasta el anochecer, por lo cual fuimos llevados a nuestra habitación. A pesar del tiempo transcurrido desde salir del fondo del árbol, continuábamos exhaustos.


“Permiso, vengo a saber si están bien o necesitan algo”
“¡Señorita Quon! Aun estamos algo cansados, pero diría que bien. ¿Por cierto, no debería estar descansando a estas horas?”
“Eres una chica amable Arpi, siempre estas preocupada por el resto”
“Jiji, gracias por su preocupación. Sonará raro, pero Vindur me asigno a ustedes dos de forma exclusiva, cosa jamás visto de su parte”


Ella se aproximo a ambos, colocando cada mano sobre nuestras cabezas y cerró sus ojos. Respiraba de manera profunda, pareciera intentar concentrarse o buscar algo…

Susurro unas palabras raras, incapaces de entenderse. Apreciamos una sonrisa por parte suya, algo bueno debió ser.


“Estoy aliviada ahora, su Soul está fuera de la zona critica”
“¿Zona critica?” (x2)
“Se los explico. Al usar magia, ya saben el tema del consumo de mana y toda su historia, sin embargo, aquel que usaron esa vez, agotaron toda su reserva incluso estando en sobrecarga por su despertar. Vale decir, dejaron sus propias vidas como una vela en plena ventisca”


Cuando dio esa explicación, cobraba sentido por qué perdíamos conexión con el alrededor. En palabras simples… estábamos muriendo tras pelear.

Nuestra encargada también entregó indicaciones sobre cosas que no debíamos llevar a cabo durante la espera, entre esas, usar nuestras habilidades.

Todo ello, con la finalidad de acelerar los procesos de recuperación hasta el mínimo de seguridad. Hasta entonces, debíamos ser pacientes esperando al aviso correspondiente.

El cansancio pasaba la cuenta y acordamos continuar mañana, nos despedimos de nuestra nueva encargada, quien antes de retirarse, nos solicito presentarnos en el mesón principal al amanecer.

La joven valkiria se acomodo a un costado mío arrimándose igual a cuando éramos pequeños. Su sonrisa de diablilla exponía sus intenciones de utilizarme como si de alguna almohada se tratase…


“Oye Sklad, ¿Volveremos pronto a viajar a lo largo del mundo juntos?”
“¡Claro! Sabes tan bien como yo que tenemos muchos lugares por recorrer”
“¡Jiji!”
“¿Qué sucede? ¿dije algo gracioso?”
“¡No es nada! Solo estoy algo emocionada por descubrir las sorpresas que nos aguardan”
“También estoy emocionado a pesar de los percances que nos han tocado últimamente”


Caímos presa del sueño minutos después de intercambiar palabras. Todo ocurrió de improviso sin habernos percatado, solo tras ser alcanzados por los rayos del sol despertamos sintiéndonos repuestos.

Dado el caso de dormir con ropa por descuido, nos levantamos dirigiéndonos al encuentro con Quon quien se encontraba a la espera. Entre sus manos cargaba una caja pequeña la cual debía ser entregada en otra ciudad.


“Buenos días jóvenes, espero se encuentren bien y pasaran buena noche”
“¡Buenas! Gracias por el tour en la biblioteca, nos alivio bastante ir a un lugar tranquilo por unas horas. ¿Y eso?”
“¡Buenos días, señorita Quon! ¡Muchas gracias por su ayuda y hospitalidad!”
“¡No hay de que! ¡Cierto, casi me olvido! El motivo del porque les pedí que vinieran es por una entrega a realizar. Son artículos solicitados de parte de los eruditos para su investigación”
“Pero si son importantes, ¿No debería ir Vindur a entregarlos personalmente con sus portales para llegar más rápido?”
“Ella no conoce el sitio exacto, por ende, sufre del mismo dilema de aquellos con capacidades de conectar dos puntos… lo peor de todo, es el trabajo que llego de la nada. Por supuesto, no irán a su suerte, ya que un transporte saldrá en cosa de horas y están reservados dos cupos para ustedes en el Another Sky”
“¿Another… Sky?” (x2)
“Exacto, es una gran embarcación flotante entre varias más, hecha para conectar al mundo surcando los bastos cielos”


Los ojos de Arpegio brillaban de ilusión al imaginar lo escuchado, la emoción igual me invadía ante tal posible coloso. Faltaba algo de tiempo antes de embarcarnos, a lo cual fuimos a buscar nuestras pertenencias que fueron recuperadas desde el fondo del Árbol.

Varios objetos se perdieron según supusimos, entre esos se encontraba la tienda para dormir, algunos libros, pociones de larga duración, etc.… por suerte, el dinero aún seguía ahí.

Ordenamos el lugar, ayude a mi compañera a cepillar su cabello y bajamos nuevamente a desayunar. En el intertanto, conocimos varios integrantes del gremio a quienes captamos su atención.

Conforme llegaban, aumentaban las personas a nuestro alrededor con especial interés haciendo sentir incomodo el ambiente. Entre tantas preguntas en adición a la aglomeración, impedían salir en busca de nuestro transporte.

Una silueta peculiar hizo aparición causando estragos poco después de llegar… era una chica aparentemente perdida. Fuertes ráfagas de viento a su alrededor abrían paso a medida que avanzaba.



“¡Lo lamento por el desastre, me perdí camino a tomar un enorme barco, no sé dónde estoy!”
“¡Bienvenida señorita! Soy una de las recepcionistas del lugar, Mery para ayudarle. ¡Antes de continuar, tendré que cortar su magia revoltosa!”


Tras un chasquido, las ráfagas cesaron al igual que todo truco llevado a cabo en el momento. Algo en el ambiente decía con toda claridad; Deberemos ayudarla a petición de más arriba… y si… la otra recepcionista hizo la petición.

Se le notaba estar algo ansiosa dada su posibilidad de no alcanzar a llegar, por ende, nos mantuvimos cerca de ella en todo momento dándole mayor tranquilidad.

Al poco rato, esta comenzó a curiosear sobre las alas de mi compañera quien se divertía bastante.

Una campanada anunciaba la llegada del enorme barco, salimos camino al sitio de espera junto a aquella chica adicional a ambas recepcionistas. Pasando entre una gran cantidad de gente quienes espectaban el desembarco.



“¡ES INCREIBLE! ¡EN VERDAD ES GIGANTESCO! ¡ASEGURATE DE NO ALEJARTE DE MI SKLAD!”
“¡S-Sin duda es imponente!
“Estoy anonadada… ¡G-Gracias por ayudarme a encontrar el camino!”
“No hay de que, es parte de nuestra labor señorita”


Guardamos el pequeño paquete en el interior del bolso, después subimos al transporte viendo pasajeros comunes, aventureros, tripulación, etc.
Una fuerte voz se hacia notar a lo largo del lugar, dictando órdenes sobre izar velas para zarpar de inmediato. Las brisas no tardaron en tomar lugar en medio de quienes se encontraban en el sitio.



“¡Disculpen mi falta de modales! Soy Lani (1), pertenezco a una de las tribus del viento. ¡Ah sí!, espero no les moleste si tengo las plumas de mi cola visibles”
“¡Viste eso! ¡Ella seguro también puede volar!”
“Por supuesto que puedo! Mi especie surca los cielos desde tiempos arcaicos”


Apenas iniciábamos una nueva travesía y ya esta entablando nuevas amistades… es increíble esta chica.

Por otro lado, aquella muchacha llamada Lani vestía ropa ajustada en general. Siendo una camisa cuyas mangas cubrían sus brazos, dejando su abdomen al descubierto, pantalones cortos y botas de cuero pasando sobre la rodilla.

Su cabello tenia una longitud similar al mío, aunque su tonalidad era algo peculiar… color grisáceo con dos trazos color cobre que partían desde el centro de su frente hacia atrás como si de dos colas se trataran.

En cuanto a sus ojos, ambos eran distintos manteniendo el juego con su cabello y plumas. Siendo uno gris, mientras el otro cobrizo.

Durante el escaso tiempo compartido, mostraba una personalidad enérgica, algo distraída además de dejarse llevar por lo que captara su atención.



“Les recomendaría alejarse un poco de los bordes, este navío tiene fama por la caída de quienes no siguen indicaciones”
“Gracias por el aviso… disculpe mi pregunta, pero ¿Es usted el capitán por casualidad?”
“¿Yo? ¡Jajajaja! Esa fue una buena broma muchacho, solo soy un viajero proveniente de un lugar extremadamente lejano. Te lo juro por mis nueve colas zorrunas”
“¡Espera! ¡Nunca había leído sobre tu especie!”
“Existen muchas cosas que jamás encontraras en los libros, incluso, algunas van más allá de este mundo”


Durante esos minutos, se identifico como parte de una raza de zorros místicos. Aunque su forma actual era visualmente un humano con sus colas, solo accesible a aquellos que lograban conectar con su deidad.

Fue en eso donde se incorporaron otros individuos quienes pertenecían a su equipo conformado por un total de seis viajeros.



“Conocemos este navío completo, si tienen dudas jóvenes, pueden preguntarnos con toda confianza”


Autor: Ronin
Coautor: Byleth


1. Cielo en Hawaiano




Notas:
Bueno, primero que nada lamento otro nuevo retraso a causa de mi trabajo como parte de la primera linea de salud.
Sin embargo, esto no ha terminado, ambas historias seguirán avanzando pero mientras dure la contingencia existe el riesgo de presentar retrasos
con lo que espero contar con su apoyo y comprensión.

Hasta la fecha no he dejado de escribir como verán, pero me tomaré la fecha del 17 del presente mes a modo de descanso.
¡Y para cerrar, tenemos pagina de face! Pueden preguntar con toda confianza y mantener contacto 24/7 ante cualquier duda al respecto


¡Contamos ahora con Facebook y Twitter!


https://twitter.com/Ronin68178795

Te dejamos extendida la invitación a leer:

•|||Death World - Armagedon|||•
Supervivencia por una chispa de esperanza
∆•~~~~~~~~~~~~~~~|||×|||~~~~~~~~~~~~~~~•∆

 
Última edición:

Meijin Wanderer
Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
54
Offline


Capítulo X – Días tranquilos



Los primeros días de viaje sobre el Another Sky se tornaban aburridos, dado no había mucho que hacer… sin embargo, aquel viajero con nueve colas llamado Rei relataba historias las aventuras vividas durante su vida en variedad de lugares con sus compañeros.

Ellos eran un zorro del vacío, dos humanos y dos semi elfos cuyos caminos se cruzaron dando por resultado a compañeros de viaje inseparables.
Quien más pareciera entusiasmarse tras oírlo era Lani, con ello comprendía otro aspecto del porqué de nuestro viaje.



“¡BIEN! ¡Yo también quiero hacer algo esta noche para entretener a la audiencia!”
“¿Qué planeas hacer señorita Lani?”
“¡No es necesario seas tan educada Arpegio, me avergüenzas!”
“¡Jijiji!”
“¡Pues! ¡Ahora lo verán! ¡Prefiero sorprenderlos con mi propio encanto!”


La chica de cabello grisáceo camino hasta el centro de la cubierta alzando su voz en un llamado a quienes presenciaran durante ese instante.

Tras inhalar profundamente, levanto ambos brazos sobre su cabeza cruzando ambas muñecas. Desde el interior de aquellas mallas, surgían plumas cuyos colores iguales al resto de su cuerpo presentaban un patrón como si fueran corrientes de viento.

Cuando comenzó a cantar, todos estábamos anonadados en silencio frente a su magistral voz. Al inicio sonaba una tonada triste y melancólica… conforme avanzaba, ese sentimiento se perdía dando paso a ritmos alegres adicional a un danzar en el cual, ella se deslizaba artísticamente a lo largo del barco sobre la punta de un pie e intercalaba con el otro.

Usaba aquellas alas emergentes de sus brazos sustentando aquel balance al ir pasando por varios puntos o cambiar la posición.

Los ánimos se caldearon después de finalizado su actuar, algunos bardos empuñaron sus instrumentos e improvisaron variedad de baladas al por mayor coordinándose unos con otros.

Nadie se mantuvo exento, incluso el mismísimo capitán hizo acto de presencia sumándose al espectáculo dando a conocer parte de sus historias.

Esa noche acabó siendo la más larga que hemos vivido. Arpegio caía dormida apenas dejaba de moverse y Lani a penas le salía la voz por sobre esforzarse, mi caso no era muy diferente… debí asistir a quienes sufrían de mareos fabricando medicinas con hierbas disponibles al interior del navío.


“No quiero volver a hacer una sola poción en mucho tiempo…”
“Eres una almohada muy cómoda Sklad… no te muevas…”
“…”
“Lo lamento Lani, no se te escucha. Intenta hablar más fuerte”
“…”
“¡O-Oye! ¡No soy una pajarera para que te subas sobre mí! por cierto, estoy impresionado, a pesar de tu contextura y ropa, eres increíblemente liviana”


Estaba tan cansado, incluso cuando la plumifera cantora intentaba agitar mi cabeza desquitándose por las bromas me resbalaba todo sentimiento de molestia. Después de todo, nos toco a los tres juntos en el mismo camarote, sin embargo, un cuarto viajero también fue asignado, pero por palabras de la tripulación supimos decidió no subir.

Jamás supe el instante exacto cuando caí rendido… hasta cierto momento reiterado de cierta joven, con cierto humor inocente.

Esas dos habían desperdigado tanto ropa como sabanas a lo largo y ancho de la habitación. Pensar que dormí tan bien esta noche para terminar topándome con un caos de este tipo, ni modo, mejor iré a buscarlas.

Salí de aquel espacio, buscando a esas dos. Desconocía el interior del barco, por lo cual acabé perdido en quien sabe dónde…

Intentando regresar por cada pasillo posible, terminaba solo dando vueltas en círculos. Percibía risas traviesas en los alrededores sin identificar la dirección respecto donde provenía.



“Jiji, disculpa mi intromisión joven viajero. Quería tener una pequeña charla contigo, por si te preguntas, efectivamente estas bajo una habilidad mía”
“Ya veo, eres una especie traviesa que juega con sus víctimas. Bueno, si no puedo cruzar palabras, no tengo de otra ¿Verdad?”
“eh… esperaba al menos intentaras escapar preocupado”
“¿y cómo puedes estar tan segura de que no estoy intentando? también existe la posibilidad de intentar ser quien este haciendo la jugada para verte correr a ti”
“Muy gracioso la verdad, pero con todos mis años y experiencia a cuesta, será interesante apreciar el resultado”


Según explicaba, aquel espacio donde ambos nos encontrábamos corría bajo sus propias reglas a diferencia de lo normal. Cosa que me recordaba cuando pasamos al interior del bosque eterno.

Una pequeña estela de luz pululaba frente a mí, cuyo tamaño equiparaba al de una manzana.

Tras fijarse en un punto, adoptó una forma femenina con ropaje algo raro. Se apreciaban dos alas traslucidas provenir desde su espalda, extendiéndose entre el rango de su cuello y tobillos.


“Es curioso conocerte Sklad, soy Vila. Pertenezco a la raza de las hadas”
“Tengo memorias de ver unas cuantas hadas, pero son diferentes en todo a ti”
“Normalmente es de sorprenderse que mencionen tu nombre sin conocerte, crees acaso no vi tras tu broma, jiji”
“Supuse no podría engañarte, buena jugada Vila. Sin embargo, ¿Consideraste si había previsto tu jugada e intente reaccionar de esa forma solo para que pensaras y dijeras eso?
“Ya veo, eres un muchacho duro en el tira y afloja. No por nada te llamaban el bromista callejero”
“Exacto. Y tu me debes un librazo en la cabeza durante ese día en la biblioteca…”
“¡U-Un segundo!, ¡¿Como supiste era yo?!”
“La verdad… ¡No tenía la más mínima idea que eras tú! Solo aposté a una posibilidad”
“¡Jajajaja! ¡Tal como dijeron esos dos vejestorios! Eh… lamento mi reacción tan explosiva, me deje llevar”


Durante algunos segundos, ella guiño un ojo sonriendo. Articuló sus labios, similar a quien lleva a cabo un rezo en total silencio, desapareciendo del sitio.

Los alrededores se desfiguraban hasta ver rupturas en el aire… cuando estas se vinieron abajo, me vi sobre la proa tras parpadear.

Intentaba comprender lo recién vivido, verme envuelto quien sabe dónde y luego como la realidad de vino abajo frente a mis propis ojos. Esperaba fuera un viaje tranquilo… pero dudo lo sea.

Comencé a caminar un rato a ver si encontraba a esas dos en algún lugar pronto, quien se cruzó primero fue Rei. Explique sobre lo sucedido a ver si lograba dar respuestas en base a su experiencia.

El cerró sus ojos colocando una mano bajo su barbilla intentando hacer memoria entre aquel listado de aventuras vividas. Fruncía además el ceño evidenciando mayor esfuerzo, sin olvidar leve molestia en ello.



“Maldición… odio este tipo de situaciones donde no consigo recordar algo de lo cual estoy convencido que he visto. Lo lamento Sklad, llevo demasiados viajes a cuestas…”
“No te preocupes, se agradece igual la intención. Por cierto, ¿Has visto a mi compañera? La chica enérgica de cabello blanco con vestido negro se encontraba con otra de carácter similar, pero de colores gris y naranjo”
“Hace cosa de minutos pasaron cerca de mí, incluso estaban junto a la chica semi elfa de mi grupo. Toma esto, te llevará a donde se encuentran”


Deposito en mis manos un orbe envuelto por llamas azules, el cual llamaba Fuego Fatuo. Mientras fuera claro en lo buscado, este me conduciría al objetivo.
Nos despedimos nuevamente para avanzar hasta donde estén esas dos, sin antes recibir unas palabras del viajero.



“Quédate con el orbe joven, es un regalo de mi parte por las historias y espectáculo del otro día. A si, te servirá en los momentos clave del viaje”
“¡Gracias Rei! ¡Me asegurare de darle buen uso!”


Aquel viajero esbozo una sonrisa mientras alzaba un brazo el alto, deseando lo mejor por el sendero incierto esperando a ser recorrido.

Baje unas cuantas escaleras, otra vez vueltas laberínticas hasta dar con las personas indicadas.

Golpe la puerta educadamente para cerciorarme de no cometer un error innecesario. Desde el interior la voz de una mujer autorizó la entrada.

Ingrese con calma topándome con Arpegio sentada mientras Lani le trenzaba el cabello siguiendo las indicaciones de la otra chica. Parecían estar divirtiéndose con excepción de quien realizaba la labor.



“¡Esto es enredado! Me es difícil sujetar tres secciones de cabello mientras intento evitar se aflojen…”
“Tómalo con calma pequeña, puedes lograrlo si haces las cosas con amor. Eres muy hábil, solo falta relajes tu cuerpo”
“Permiso, lamento interrumpirlas señoritas”
“¡Al fin llegas Sklad! ¡Mira mi cabello! ¿puede enseñarle también a él señorita?”
“¡Con mucho gusto! ¡Sobre todo, a una pareja tan hermosa como ustedes!”


Dado la tonalidad y ritmo usado, conjuntamente al juego de palabras, no pudimos evitar enrojecernos de vergüenza.
Por otro lado, la otra emplumada observaba algo perdida sin entender lo sucedido a causa de quien les enseñaba


“¡Eh…! ¡que alguien me explique que está ocurriendo!”
“Juju, en su debido momento lo entenderás joven surcadora de los cielos”
“¿Surcadora de los cielos? ¿Qué quieres decir con eso?”
“Paciencia pequeña, lo descubrirás cuando menos lo esperes”


Mientras ellas hablaban, intente seguir las indicaciones para continuar el trenzado. La tarea era ardua dado nunca había hecho algo como ello, al final entre Lani y yo conseguimos acabar con todo.

La única persona feliz era la joven Valkiria con su nuevo peinado. Si bien, el resto estábamos compartiendo su emoción, pero desechos ante la demanda manual que requirió.

En ello, un anuncio mediante telepatía llego a los pasajeros anunciando la próxima parada. Se trataba de nuestro destino.



“¡Atención a todos los viajeros del Another Sky! Aquí les habla su capitán. Esperamos haya sido de su agrado este viaje y recordarles a quienes sigan en ruta, deberán permanecer arriba del navío dado el itinerario puntual con el cual cumplir.

Les agrademos su preferencia.
Se despide Hastur.
Encargado del gran navío Another Sky”


Percibí ese cruce de miradas de cachorro, el momento de separarse había llegado. Ambas se encontraban decaídas… siguieron juntas aun así hasta la habitación para recoger las pertenencias.

Luego de ello, subimos a cubierta esperando junto a gran variedad de personas el momento de descender.

En la espera, ninguna encontraba palabras para cruzar. Hasta tener la brillante idea de cómo romper el hielo.


“Bien, tomaré esto…”
“¡Auch! ¡Mis alitas!”
“Y esto también!”
“¡Eso dolió! ¡Al menos avisa si vas a sacar plumas de mi cola!”


Recibí un par de bofetadas sin previo aviso... se habían molestado por la repentina intrusión mía. Dejando de lado eso…

Saque unos cuantos materiales del bolso, separe los materiales extraídos de ellas en partes iguales siguiendo el mismo patrón.

Pasando uno que otro cordel entre aquel extremo, luego en esa argolla de metal y en conjunto a una moneda de plata para darle forma.


“Listo!”
“Y que es eso?!” (x2)
“Bueno, solo un pequeño adorno hecho con materiales caseros para crear algo que sujete el cabello. Ahora si me lo permiten…”


Removiendo un cordel del cabello de Lani dejando libre para colocar el reemplazo. Sujete el conjunto completo encajando el adorno en el lugar y repitiendo el proceso con la albina.


“Bueno, ahora ya saben. Tendrán algo para no sentirse distanciada la una de la otra”
“¡En serio lo hiciste tú! ¡Pero estas seguro de usar una moneda de plata!”
“No te preocupes por ello! ¡Confío en mi compañero!”


Pasaron del desanimo por separación a estar alegres otra vez, esos pequeños detalles son atesorados cuando son por individuos de gran corazón.

Se largaron a conversar hasta nuestro turno para desembarcar, alzaron sus manos despidiéndose con una gran sonrisa prometiendo volverse a encontrar.

Desde la proa, aquel grupo se también se asomaba despidiendo nuestra separación, aunque estoy convencido de toparnos con ellos en algún momento.

Al cabo de unos dos minutos de haber bajado a todos, el barco se elevó sin perder tiempo encaminándose a quien sabe dónde.


“¡Sin duda alguna, ese enorme barco volador es asombroso!”
“Ahora comprendo el porque es casi un espectáculo su mera presencia”
“Voy a extrañar a Lani”
“Si se hicieron buenas amigas… ya se tiene confianza”
“¡Y tu otra vez como te diste cuenta!”
“Nos conocemos desde hace mucho, se la manera en como te refieres a las personas con o sin confianza”
“Jijiji”

Se sujeto de uno de mis brazos para encaminarnos a buscar el lugar donde estarían los eruditos. Lo malo, no contábamos con nociones o referencias para reconocerlos.

“Bienvenidos a la Ciudad Luka (1), esperábamos ansiosos su llegada, jóvenes viajeros”



Autor: Ronin
Coautor: Byleth

1) Puerto en croata




https://twitter.com/Ronin68178795

Te dejamos extendida la invitación a leer:

•|||Death World - Armagedon|||•

Supervivencia por una chispa de esperanza
∆•~~~~~~~~~~~~~~~|||×|||~~~~~~~~~~~~~~~•∆
 

Meijin Wanderer
Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
54
Offline
Capítulo XI – Conflictos en la Orden



Una persona de aspecto sospechoso se encontraba detrás de nosotros, cubierto con una túnica cuyos colores y decorados verdes con café mencionaba pertenecer a la Orden de Eruditos.

Dado que se mostraba altamente interesado en el paquete a entregar, preferimos mantener distancia. En eso, otra persona se aproxima vistiendo de igual manera.



“Ustedes deben ser la joven Arpegio y el caballero Sklad. Lamento la rudeza de mi compañero… es nuevo además de tosco. Vamos al edificio donde están todos mejor, deben estar cansado del viaje”


Quien tomó las riendas desplazando al otro tipo, parecía tener varios años a cuestas. Una corta barba bien acicalada en conjunto a su cabeza calva y animado carácter cambiaban de manera drástica el incomodo ambiente previo.

Subimos a una carreta la cual esperaba nuestra llegada, acomodada en su interior para escoltar personal por largos viajes.

El mayor se encontraba atrás con nosotros mientras su aparente aprendiz dirigía a los caballos.


“¿Ya te olvidaste de mi joven? ¡Soy el viejo Durian, amigo de tu padre!”
“¡Durian! ¡Claro lo recuerdo! Han pasado muchos años desde la última vez que nos visitaste”
“Esa vez todos tus trucos terminaban con alguna explosión… después del error descubierto he de suponer lograste mejorar”
“Vieras las cosas que tengo bajo la manga, te sorprenderías. Bueno, ya sabes su nombre, pero he de presentarla de todos modos; Ella es Arpegio, fue adoptada por el viejo un año después de visitarnos”
“Es un agrado conocerlo Señor Durian”
“Toda una señorita hecha y derecha, tal como decía mi viejo amigo en sus cartas. Aunque no lo crean, leer sus cartas era divertido, ¡Realmente parecía de esos padres que babean de amor por sus hijas! ¡JAJAJA!”


En efecto… se conocen demasiado bien, más de alguna vez sorprendí a quien nos crio con una enorme sonrisa ante algún presente hecho por mi compañera.

La platica junto a las risas no cesaron en los quince minutos de traslado, dada la extensión de terreno en la ciudad. A simple vista, deberíamos encontrarnos al otro lado, donde se encuentras estructuras de mayor antigüedad bien conservadas como reliquias históricas.

Varios integrantes de la orden esperaban nuestra llegada en la entrada principal, sus ropajes mantenían el mismo patrón, pero cambiando los colores. Había humanos, dragones, enanos, elfos, teriantropos y otra vez un sinfín de especies de las cuales nunca acabaría de contar…

Entre todos ellos, una figura enorme cercana a los tres o cuatro metros se alzó frente ambos. Tras remover su capucha, vimos un par de ojos con una voz similar a la de aquellos abuelos recibiendo visitas.

Pertenecía a la raza de lechuzas montañosas.



“Muchas gracias jóvenes viajeros! Soy el director de la orden en estos últimos mil años. Me llamo… esto… ¿Cuál era mi nombre?”
“¡Lamento la falta de respeto director, pero no pude evitar apoyarme sobre su acolchado plumaje! ¡Es tan blando que hasta dan ganas de dormir!”
“¡Piii! ¡También es adorable! ¡No quiero despertar!”
“Es un agrado ver sus reacciones, pequeñines, ¡por algo soy popular entre los ciudadanos! ¡Sobre todo, con los niños cuando me piden relatar historias heroicas!


Volviendo a la realidad, luego de caer ante tanta ternura realizamos la entrega oficial del pedido tras llegar a la oficial del director. Aquel salón era enorme, estantes llenos de libros de pies a cabeza donde, al menos, debían ser cerca de cuatro veces los existentes antes del incendio del herbolario.

Durante unos segundos perdimos toda noción acerca de nuestro entorno, la impresión de ver la conservación arquitectónica, reliquias protegidas por cristales, armas y armaduras antiguas, fósiles de quien sabe cuántos años e inclusive rocas que, según palabras del director mismo, provienen desde fuera de nuestro mundo.

Como agradecimiento por las molestias, nos ofrecieron un recorrido completo por toda la edificación. Ello incluía áreas restringidas a público general, donde el material resguardado era tan antiguo que se temía dañarlos a causa del desconocimiento mismo de los visitantes.



“¡Debe estar bromeando señor director! ¡Tampoco es para ir tan lejos por una mera petición!”
“No sean tan modestos. Son nuestros invitados en este momento, además, estoy al tanto de sus recientes aventuras y como todo buen erudito, aprender es una tarea que jamás termina”
“Vaya, nunca pensé en la posibilidad de tener que relatar las pocas historias vividas desde el inicio de nuestro viaje, ¿Que dices Arpi?”
“¡Han sido pocas, pero no dejan de ser divertidas! ¡Jiji!”


Golpearon la puerta antes de entrar, tras abrirse, vimos a Durian entrar. Se había ofrecido voluntariamente a llevarnos a recorrer. Conjuntamente a él, se encontraba el chico de esta mañana.

Cuando lo presento con formalidad, comprendimos que aún seguía en formación, contando con la categoría de discípulo. Eso respondía por qué tan tosco en cierta medida.
A pesar de ello, no quería dar a conocer su nombre… tal vez no sentía la confianza ante unos recién llegados.

Contrario a eso, notamos el suspiro de quien es su mentor. Más tarde querrá platicar algo al respecto. Hasta entonces, continuamos con la idea principal sobre conocer el lugar.

Primera parada, la gran biblioteca de Luka. También abierta a todo público desde su fundación hasta el día de hoy, aunque comparada a la de Arboros, esta vendría siendo un tanto más pequeña, aunque contrario a lo esperado, cuenta con mayor repertorio disponible.

Atendida y frecuentada por la misma orden a cargo, colaboraban conjuntamente en procesos de formación educacional o capacitación. Explicaba nuestro guía con sus años veteranos, ver el surgimiento de jóvenes promesas quienes dejaron huella a lo largo del continente.

Oír aquel relato de inicio a fin en verdad motivaba el buscar superarse expandiéndose a nuevos horizontes.



“Una cosa es clara jóvenes, aprender de diversas formas con vivencias es lo cual favorece y enriquece el crecimiento personal”
“¡Sonó igual a nuestro mentor señor! Se ve que se conocen bastante bien”
“No es para tanto, señorita, el me enseño muchas cosas a mi… diría que, en cierta forma, también fue una especie de mentor para mi”
“Cada día el viejo me termina sorprendiendo… ¿piensas lo mismo que yo Arpi?”
“¡SI! También estoy considerando sobre los secretos que prometió contarnos antes de desaparecer”


Antes de continuar esa conversación, nos llevaron a conocer otra sección donde yacían armas antiguas. Nada más ingresar al área podías dejarte asombrar ante tal variedad; desde algunas evidentemente ancestrales hasta otras modificadas pasando desapercibidas como meros adornos.

No estábamos solos en ese espacio… pareciera avisar la presencia de un grupo perteneciente a alguna academia de magos recorriendo también las instalaciones.

Verlos comportarse de manera pretenciosa burlándose frente a cada cosa que vieran irritaba al cabo de un rato. Sugerimos retirarnos por hoy a descansar esperando no dar con ellos.

Nuestro guía se disculpó frente a lo sucedido, explico no ser primera vez que sucedían este tipo de situaciones donde intervenir les resultaba impensado. Esto a causa de las propias capacidades que poseían por su trabajo.

Ya fuera de la edificación, decidimos sentarnos en una pequeña plaza a un costado donde una fuente en el centro alegraba el ambiente.

En su rostro se reflejaba frustración e impotencia. Comprendíamos esa sensación, pero por un bien mayor, decidimos contenernos…. O eso planeábamos hasta…



“¡He! Ustedes los plebeyos de ahí. Podrían salir de esa banca y de paso traernos algo para pasar el calor”
“No tarden mucho, tenemos un itinerario hecho solo para magos nobles”


Ella me sujeto de la mano con fuerza, estaba molesta… bajo condiciones normales los ignoraríamos, pero ahora no estamos en casa e incluso, hay inocentes afectados.

Dado que las ultimas habilidades obtenidas se encontraban fuera de nuestro alcance por razones desconocidas, debíamos valernos con lo que estaba a nuestro alcance.
Cuando esos dos notaron la indisposición, no tardaron en arrojar magia de agua y viento a donde nos ubicamos.


“Sklad, utiliza eso… yo te resguardaré”
“Sabes que no me gusta usarlo después del último incidente, pero si me lo pides, puedo estar tranquilo, confío en ti”
“Está bien, después de todo… ¡Siempre estaremos juntos!”


Ella subió por mi espalda, cruzando sus brazos alrededor de mi cuello y sus piernas por mi cintura aferrándose firmemente.

Cerré mis ojos entregándome a mi querida valkiria, recitando esas palabras que me fueron prohibidas por el viejo… ante el temor, intenté mantenerme consciente a como diera lugar…




“¡Doppelganger!”



Un enorme escudo se formó frente a los agredidos deteniendo ambos ataques, cuya forma terminó asemejándose a alguno del interior de la orden.

En respuesta, esos dos se molestaron tras desafiarlo e iniciaron su ofensiva con mayor agresión.

Continuamos bloqueando cada acción, aunque poco a poco tomando la iniciativa replicando su mismo actuar… esto se debía a que esta magia permitía replicar cualquier cosa vista o que se encuentre registrada en mis memorias, inclusive si esta se ubica en el subconsciente, a costa de desvanecerme ante la propia oscuridad…

Los ropajes de ambos chicos estaban mojados y con leves rasgaduras. Conforme los segundos corrían, el nivel aumentaba… dejándoles caer objetos contundentes cerca, flechas, golpes elementales… cualquier cosa valía mientras no me perdiera en ello.

Fue el instante donde agotaron su atesorado mana donde se exacerbaron las agresiones desde mi subconsciente. Cuando estaban recibiendo la paliza de su vida, rogaban clemencia mientas prometían no volver a comportarse en la forma que lo hicieron.

Estaba perdiendo la conciencia… perdía el control… hasta que escuche una armoniosa voz cantando una nana de cuna conocida. Su calidez a lo largo de mi espalda frenaba el progreso de esa magia maldita.



“Tranquilo, va a estar bien. Estoy aquí contigo, lo prometimos mutuamente desde esa noche hace ya siete años”
“Gracias Arpi… estoy de vuelta…”


Caí sentado debido al desgaste del Doppelganger, mientras ella cambió su posición a encontrarse de rodillas sin soltarme, me retenía entre sus brazos con gentileza. Durian por su parte, llevaba a cabo un escarmiento duro a esos dos chicos mientras agachados continuaban con sus disculpas.


“¿Se encuentran bien jóvenes invitados? Observe lo ocurrido desde la copa de un árbol”
“¡Director! ¡N-No era nuestra intención causar un alboroto!”
“Relájense pequeños retoños, actuaron en defensa propia y la de un tercero. Además… ese par junto a unos cuantos más tienen una pésima reputación de matones. Debería evitar decir esto por claras razones, pero me daré un lujo… fue un escenario agradable, ¡Bien hecho!”


Tras calmarse los agitados ánimos, nos llevaron a una pérgola ubicada en medio de los jardines del terreno. Suaves corrientes de viento pululaban mientras la temperatura a la sombra se tornaba agradable.

En eso, una joven se aproximó con una bandeja entre sus manos. Repartiendo pequeñas tazas a cada uno esbozando alegría, las que a su vez estaban servidas con un té recién preparado.

Aquel anfitrión la invitó a tomar asiento entre los presentes, además de presentarla como su última descendiente actual. Nos causaba impresión verlo a él con su aspecto y luego a ella cuya apariencia se asemejaba a un humano.

Nos explicaron que, en realidad, ocurría una curiosa situación donde podía cambiar su apariencia a voluntad, optando preferencialmente ante una similar a la mencionada con anterioridad.

La chica mencionaba que se debía solo por conveniencia, dado le molestaban las escamas y los pelajes o plumajes le acaloraban bastante… agregando además el tema de vestimenta, modas, agarre de objetos, etc.


“¡Este sabor es delicioso! ¡Su aroma también es relajante! ¡Gracias, señorita!”
“¡Verdad que sí! ¡Mi pequeña es hábil cuando se trata de preparaciones bebestibles! ¡Puede sanar hasta las almas tristes si así lo desea!”
“¡A-Abuelo! ¡No es para tanto! Pero si, ¡Ver esa tranquilidad en los rostros de las personas me impulsa a mejorar!


Al probar aquella preparación me sentía mejor, olvidaba la desagradable sensación de hace un rato. ¿Cuándo imaginarias efectos sanadores en algo cotidiano?

Un grito de la nada causó alerta y conmoción en el lugar… algo perturbaba al interior del edificio. Se oían alertas sobre un robo, resaltando que se trataba del objeto entregado recientemente.

Había un traidor camuflado según información circulante, todos corrían de un lado a otro centrados en recuperar lo extraído. Entre los primeros sospechosos se encontraban los matones y su grupo, custodiados por el profesor a cargo buscando esclarecer la verdad.

Nos dirigimos también ver si dábamos con el sospechoso, junto al director, su nieta, Durian y mi querida compañera… no permitiríamos dejar esto así.



Autor: Ronin
Coautor: Byleth


Nota Autor:
El siguiente meme explica la razón del porque se atrasó en una semana la emisión, pero recordamos también la influencia por parte de la pandemia y la contingencia mundial en sí respecto a mi trabajo.


126508476_2751486581847192_3241377597500672739_n.png


¡También puedes contactarnos a través de Facebook y/o Twitter!


Te dejamos extendida la invitación a leer:

•|||Death World - Armagedon|||•

Supervivencia por una chispa de esperanza

∆•~~~~~~~~~~~~~~~|||×|||~~~~~~~~~~~~~~~•∆
 
Arriba Pie