Original Fic Glazbeni Arken Vol.2 (Capitulo III (XIX) - ¡Revuelo en Grad Zore!)

Meijin Wanderer
Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
72
Offline


Capítulo VII – Primer despertar


Apenas inicio el confrontamiento, cargamos con todo eliminando uno por uno a cada pajarraco que miraba a cualquiera como si de comida se tratase. Si bien, los pequeños caían rápido, contrario era el caso para los de mayor envergadura cambiando las cosas.

No dejaban de aparecer, sin importar cuan rápido peleáramos, el número no daba sensación de disminuir…

Cortar se tornaba insuficiente… las flechas escaseaban y los golpes de Quon estaban revotando contra el plumaje según advertía.



“No quiero preocuparlos, pero ¿Tiene algún truco para este tipo de situaciones?”
“Viendo las posibilidades… solo contamos con una opción. Arpi, perdón por lo que te pediré, usa las reservas de ella para intentar dormirlos!”
“¡Espera un segundo! ¡Porque la mía y no la tuya!”


Ignorando su queja frente a las dificultades, mi compañera actuó usando por primera vez el “Valkyrie Lullaby” de forma ofensiva. Realizando el rezo llevando cabo la acción de inicio a fin, incapacito temporalmente a los agresores.

A costa de ello, nuestra guía quedo imposibilitada de moverse. Sin darle vueltas, entre los dos la cargamos haciendo retirada táctica desde aquella raíz a cualquier otra buscando donde refugiarnos.



“Lo lamentamos en verdad, sé que debí preguntarte primero antes de usarte”
“Tranquila, no fue tu idea desde un principio. Tardaré un rato en valerme… hasta entonces estoy bajo su cuidado”
“Puedes enojarte conmigo todo lo que quieras. Arpi lo hizo porque confía en mí y sabe que jamás busco hacer daño… sin embargo, prometo que velaremos por tu seguridad”


Notaba en sus ojos molestia evidente ante lo sucedido, contrario a ello, lo importante ahora recaía solo en huir.

Continuamos pasando entre raíces, rodeando de cierta forma el gran árbol. Gracias a la magia de la chica, contaba con una capacidad de visión precisa evitando pisar en falso, similar al plumifero según observaba.



“Los efectos están por terminarse, les recomendaría tener precaución dentro de los próximos segundos a ustedes dos”


Algo confundidos la escuchamos, sin entender el verdadero significado en sus palabras... hasta poco después de posarnos sobre una superficie rocosa como donde caímos al inicio.

Comencé a percibir un ardor leve en mis ojos, se tornaba peor conforme avanzaba el tiempo. La posterior sensación de dolor era exasperante, aunque no estaba solo la verdad.

Escuchaba los quejidos de mi compañera refiriendo fuertes dolores a lo largo de sus piernas… ahora cobraba sentido lo que dijo.



“Ambos intenten relajarse, respiren de manera profunda. Solo sigan mis indicaciones y eviten moverse de su lugar”
“¡Será mejor que te des prisa! ¡Siento como si me fueran a estallar los ojos!”
“¡Y mis piernas parecen estar rompiéndose!”
“Menos quejas para salir pronto del problema por favor”


Poco a poco obedecimos cada palabra, despejar la mente realmente era una ardua tarea.

Alguien sujetó mi mano de forma inesperada… podía reconocer a quien pertenece, nada más y nada menos que Arpegio.



“Ahora, deben calmar su ser interior. Su Soul se encuentra alterado frente al estrés, inclusive sufren un impacto frente a la carencia de costumbre de mi Bendición”
“Un segundo, Sklad… acaso ella…”
“No se distraigan, esas aves despertarán pronto”


Mi curiosidad crecía a causa de sus palabras, pero ya tendremos tiempo después.

Conforme continuamos, retornábamos a la normalidad. recuperando tanto visión y movilidad, topando frente a ambos a una señorita furiosa…

El sermón cuya duración debió rondar cerca de una hora, bastó para dejar en claro que ella sería más peligrosa que la mismísima Vindur. Tal vez debe estar estornudando tras mencionarla.



“¡Prometemos no volver a hacer una locura que involucre a otra persona, sin importar la situación!” (x2)
“Bueno, ahora que aprendieron la lección, les entregaré su primera misión extraoficial”
“¿Extraoficial?” (x2)


Según explicaba, aquella denominación se aplicaba a solicitudes de cualquier origen sin limitación más que a solo quienes pertenecen al mismo grupo o clan, quedando de libre acceso al público o viajeros.

Esta consistiría en localizar y resguardar la vida de ella como personal desaparecido en acción, con posterior retorno ante la encargada. Bajo condiciones normales es una cosa… pero en las actuales definitivamente no es lo mismo.



“¡Aceptamos el desafío Señorita Quon!”
“¡Esa es la actitud pequeña!”
“Arpi, no decidas tan a la ligera…”
“Me deje llevar un poquito, ¡jijiji!”


Graznidos de fondo acusaban el terminar del tiempo de descanso, vendrían en nuestra búsqueda esas alimañas horribles. Siendo tan feos con esos ojos saltones, plumaje desarreglado y patas increíblemente cortas, creía hacerme a la idea del porque no se extinguen.

Viendo a los alrededores, una raíz pequeña serviría de cobertura dada sus dimensiones. Bajo esta, observamos pasar volando a las aberraciones esas…

La presión del ambiente junto al calor, sin olvidar la humedad en esa área volverían loco a quien fuese.

Breves minutos luego de apreciar el vuelo de la parvada alejándose, respiramos con alivio esperando no volvieran. Fue ahí donde notamos una cosa rara muy cerca… esta miraba fijo donde estábamos para luego emitir ruidos molestos.



*¡¡¡¡¡KEKEKEKEKEKEKEKEKEKEKEKEKEKEKEEKKE!!!!!*


Arpegio lanzó una piedra directo a su cabeza, haciéndolo caer contra el suelo aparentemente muerto. Era una de esas condenadas aves acosadoras alertando al resto.


“¡Malditas aves depravadas! ¡Harán que se me caigan las plumas del estrés!”
“¡Hora de pelear compañera mía, superemos los compases de nuestros invitados no deseados!”
“¡Cumpliendo el deber, defendiendo a la señorita y saliendo airosos contra todo pronóstico!”


Una vez más, recreando un escudo para ella igual a cuando fue el ataque en la ciudad junto a una lanza en mis manos, dividimos y turnamos ofensiva con defensiva.

El intercambio de armas de un lado a otro mediante una distancia de dos metros máximo era suficiente, dejando a nuestra clienta en punto medio.

Tanto el “Dream Illusion” como el “Discharge Feather” estaban funcionando al límite de sus capacidades. Ambas causaban desgaste a largo plazo interfiriendo tanto en rendimiento como en coordinación.



“¡Ustedes dos deben detenerse! ¡A este ritmo, su Soul entrara en zona critica!”


Escuchábamos sus palabras, más no comprendíamos por alguna razón lo que estas decían.

La Valkiria se encontraba tambaleando a intervalos rítmicos de tiempo, aumentando conforme esto continuaba. No solo ella, yo también estaba igual presentando el mismo problema.



“Un poco… solo es cosa… de aguantar… ¡Arpi!”
“Juntos… hasta el final… ¡Sklad!”


De la nada, todo se tornó negro a nuestro alrededor. Ningún ruido, atisbo de luz, etc. salvo los latir lentos de un corazón. ¿Dónde nos encontrábamos?

Aquella interrogante termino siendo solo el inicio. Al interior de casa con el viejo y mi compañera, en plena plaza de compras con ellos, celebrando un cumpleaños de ella. Solo se trataban de memorias…

Venia una risa peculiar burlándose de frente. El tipo del bosque gesticulaba una que otra línea sorda, ninguno de los dos la entendía.



“¡SKLAD!”

“¡ARPI!”


Estábamos el uno al lado del otro. ¿En qué momento apareció si estaba completamente solo?

Su voz paso por mi cabeza diciendo la misma línea, como si leyéramos la mente el uno del otro. Muchas más dudas surgieron ahora.



“Llego la hora. Fue antes de lo previsto, pero les daré este pequeño empujón hacia el futuro”
“¡Esa voz!”
“¡Tu estas!”


Una fuerte luz enceguecedora cubrió hasta donde fuera posible. sujetamos las manos el uno del otro guiándonos mutuamente a un incierto lugar al cual éramos arrastrados.

Las acogedoras plumas de ella se desprendían desde nuestros cuerpos, seguíamos peleando contra esos bichos de mala muerte.

Ambos estábamos rodeados por un pilar de luz manteniendo a raja a nuestros agresores. El ambiente era diferente, nos sentíamos ligeros y la mente despejada… nunca conocimos un estado así.



“¡Ustedes dos, están de regreso! ¡Logre mantenerlos a resguardo cuanto fuera posible!”
“¡Señorita Quon! ¡Esta herida!”
“Son solo rasguños pequeña, he sufrido daños peores”
“Gracias por protegernos, descansa ahora Quon. Por otro lado ¿lista para dar el mejor espectáculo querida amiga?
“Sabes que siempre lo estaré mientras estés a mi lado”


Nuevos rezos aparecían desde aquel brazalete, el cual emitía un brillo pulsátil bajo un ritmo constante. Sin perder tiempo, liberamos las ataduras revelando habilidades desconocidas.

Cada una acorde a su propia línea de crecimiento y estilo único como si de notas musicales se tratase.

Iniciaba el verdadero contrataque en estos momentos.




“Linaje de mi sangre,

Guerrera y guía,

otórgame mi legado ancestral,


¡Valhalla Legacy!”



Secciones pertenecientes a una armadura surgía sobre las extremidades de ella, cubriendo ambas piernas hasta la rodilla, ante brazos completos y una cuarta parte de su cabeza.

Aquellas piezas visibles rebosaban en color esmeralda con apariencia cristalina levemente translucida.

Extendiendo sus alas, ahora de mayor envergadura reflejando incluso algo más imponente, intimido a las aves pequeñas y unas cuantas de tamaño medio.

Simplemente observarla detenía mi corazón igual que nuestro encuentro hace ya varios años.



“¡Soy la joven Arpegio, perteneciente a la raza de las Valkirias! ¡No permitiré a horribles animales dañar a mis seres queridos!”


Por un lado, la recepcionista mostraba su rostro asombrado con la boca abierta y otro, determinación a enfrentarse a una desventaja numérica de parte de mi amiga…

A pesar de notar sus manos vacías, estaba sujetando algo realmente. Un escudo se evidenciaba dado los choques de las aves frente a una especie de muro invisible y los apuñalados en manos de una potencial lanza.

Su vuelo grácil confundía con suma facilidad a quien se le aproximara, cambios de dirección junto a giros mejorando su desempeño como esa noche del cementerio.

Entre tantas vueltas, ella se direccionó hacia mi ubicación realizando un descenso controlado. Conocía aquella mirada, ante lo cual alcé mi brazo derecho dando un choque entre nuestras palmas anunciando relevo.



“Tu turno bromista, es hora de finalizar el espectáculo ¿No crees?”
“¡Tal cual mi querida vestal! ¡Antes de caer agotados, cerraremos con un nuevo truco!”


Sin dudas estaban exhaustos y ya desorientados luego del gran desplante en pleno vuelo. Por si fuera poco, hasta más agresivos tras verse mermados en cantidad.


“Desafiando la existencia,

Cerré mis ojos, relajé mi respiración al igual que hace un rato atrás. Recordando la sensación en aquel entonces.


Trascendiendo tiempo y conocimiento,

Percibía el oír del viento revoloteando por el lugar, el escurrir de algún rio y el aleteo incesante de frente.


Rebélate e imponte burlando toda regla,

El agradable calor de esa luz envolviendo la superficie bajo nuestros pies y el pequeño cuerpo apegado a mi espalda sujetándome sobre mis hombros con sus brazos.


¡Royal illusion!”

“¡¡Hofund!!”


Una silueta cristalina y transparente cuya forma a penas se distinguía se perdía entre un enorme haz de luz el cual cruzaba desde nuestra ubicación hasta perderse con las cortezas del árbol sin causar daño aparente.

Empeñando todo el cuerpo para realizar durante un breve segundo, un corte desde nuestra derecha hacia nuestra izquierda con trayectoria hacia sentido diagonal y finalizando en vertical.

Todo los alcanzados eran engullidos al entrar en contacto con el destello del arma, desapareciendo sin dejar rastro alguno, salvo los pocos fuera de rango. Luego de eso, los restantes huyeron a toda prisa, lo cual nos permitió relajarnos al fin.



“E-Eso fue asombroso… sin duda, son una caja de sorpresas”
“Es todo gracias a usted señorita Qu…”


Otra vez caímos sintiéndonos debilitados. La voz de la chica era temblorosa perdiéndose segundo a segundo… solo la mano de Arpi lograba percibir en todo momento.

Ruidos iban y venían a ratos sin llegar a nada, irrelevante al grado de dudar si era real o no. Hasta percibir un flujo de “Soul” diferente al de mi compañera o mío fluyendo a través de esas manos las cuales no se soltaban.

Algo cálido estaba rodeando el lugar. Era acogedor y conciliador, incluso con el pasar del tiempo reconocíamos algunas voces próximas. Volvíamos en sí poco a poco, abriendo nuestros ojos topándonos de frente ante Vindur, Quon, El Taito Lunar y ahora Un Conejo de la Tormenta.


Autor: Ronin

Coautor: Byleth






--Mientras tanto, en un lejano lugar--



“¡Fuahaha! ¡Lo sabía! ¡Lo sabía! ¡LO SABÍA! ¡Esos dos realmente saldrían con una sorpresa inesperada! ¡Estoy deseoso de descubrir que otros trucos se traerán entre manos!”
“Que es todo ese bullicio Darach (1), no es usual verte reír tan emocionado”
“¿Cómo no voy a estarlo? Tú lo sabes también como yo. Un milagro ha ocurrido frente a un destino inevitable, sin dudas ese humano y la valkiria son bastante singulares”
“Ellos no son Héroes o Elegidos, pero cuando se enfrenten a estos, caerán irremediablemente”
“Vamos, no seas así… después de todo, tu les enseñaste mejor de lo que pensabas ¿verdad’”



1. Roble en irlandés


¡Contamos ahora con Twitter!
https://twitter.com/Ronin68178795


Te dejamos extendida la invitación a leer:
•|||Death World - Armagedon|||•
Supervivencia por una chispa de esperanza
∆•~~~~~~~~~~~~~~~|||×|||~~~~~~~~~~~~~~~•∆



Cap VIII (19/09/2020)
Cap IX (03/10/2020)
Cap X (24/10/2020)
 
Última edición:

Meijin Wanderer
Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
72
Offline
Glazbeni Arken Vol.2

Capitulo III (XIX)
¡Revuelo en Grad Zore!



Los días venideros recorriendo aquellas calles no estuvieron exentas de problemas, dado no todos los residentes acostumbraban la presencia de “Aventureros”.

Para evitar conflictos innecesarios, optamos por permanecer al interior del gremio recibiendo disculpas constantes a manos de Vindur.



“Lo lamento en verdad, sigo sin comprender que ocurre en este sitio donde eran bien recibidos quienes cargaban con ese título”
“Descuide, permanecer al interior no ha sido tan malo como parece. Recuperamos cierto contacto con ambos animales dejados a su cargo”
“Ahora que lo mencionas joven travieso… Ese Taito ha sido un dolor de cabeza este ultimo tiempo… ¿¡Sabes lo que es querer trabajar tranquila y este tenga la ocurrencia de fastidiar poniéndose cariñoso!?”


Usualmente sus sermones duraban bastante tiempo, sin embargo, este fue un simple aviso con petición de llevarme al plumífero. Contrario al conejo, cuyo carácter continuaba siendo amigable.

Ella jugueteaba en compañía del pequeño felpudo hasta caer dormido. Verla arroparlo y después acomodarlo en un sitio seguro es normal de su parte.

Contrario a mi otro compañero, este hace poco adoptó un comportamiento tranquilo tras ubicarse cerca de donde me encontrara. Aproveche la oportunidad tras verlo dormir dejándolo junto al otro.

Fuera de la habitación se encontraba Lyd esperando para salir a pesar de las recomendaciones.



“Un segundo, ¿Te cortaste los cuernos?”
“¿Qué esperabas? Perdí una apuesta, volverán a crecer, a fin de cuentas, son como las uñas o cabello. Ahora lo importante, vamos a recorrer que me aburro aquí dentro”
“Se ve extraño con ese cambio señor Lyd, bueno, estábamos acostumbrados a como estaba antes”


Ya comprendía… estaba molesto por perder y buscaba seguramente distraerse, sin más vueltas, proseguimos los tres con precaución.

Aprovechando las prendas nuevas, cortesía de Quon, pasando desapercibidos evitando levantar, a duras penas sospechas entre los habitantes problemáticos.

Cotizamos equipamiento junto a provisiones dado estaríamos pronto a continuar nuestra ruta. Si percibimos un leve inconveniente llamado dinero… contábamos con suficiente, pero suficiente para cosa de un mes.

Ubicados en la plaza central pensábamos que hacer al respecto, durante esos minutos siendo medio día, junto a Arpegio observamos hacia el nublado cielo para después hacernos a un lado.

Aquel grandote extrañado preguntó si ocurría algo, fue ahí donde ocurrió todo.

Impactando a altas velocidades desde lo alto alzando una cortina de tierra y convirtiendo ya saben a quién, en una especie de montículo de paja amortiguando la caída, notamos una voz familiar.



“¡AAAAH! ¡Ustedes dos!”
“Em… Lo sentimos, cuando intentamos advertirte ya era demasiado tarde. Por como suenas, hemos de suponer que te encuentras bien”
“¡JAJAJA! ¡Me conocen bien! ¡Con algo así es difícil lastimarme! Sin embargo ¿Desde cuando caen humanos desde el cielo?”


Cuando se disipó la cortina de tierra, comprendimos esas palabras. Quien cayó como proyectil resultaba ser Lani. Estaba intacta, salvo media aturdida por el impacto.


“Interesante, parece que ustedes la conocen. Será mejor salir de aquí antes de que la guardia real arme problemas, además como decía mi padre ¡Primero golpea y después pregunta!”
“¡Jiji! ¡Desde que salimos de viaje cada día es una aventura caótica!”
“¡Tienes razón Arpi! ¡Y que clase de enseñanza es esa, se supone es al revés!”


Corrimos en cualquier dirección posible desplazándonos a través de callejones buscando perder todo potencial rastro de quienes nos vieron ahí mismo. Mejor evitar malentendidos en el lugar por cualquier cosa.

Tras una hora desde el accidente y que el grandote cargara a la accidentada, esta acabó reincorporándose finalmente. Ambas chicas se alegraron luego de reencontrarse después de mucho tiempo, esta vez ella decidió presentarse como correspondía.



“Ese día fue una locura y tal vez hoy no es la excepción, ¡Pero me presentare de nuevo! Soy Lani, pertenezco a la especie de las Siren. Veo tiene un compañero bastante rudo ahora, juraría por mis plumas que se parece al relato que oí hace unos meses”


Sin duda la sinceridad de esta chica no conoce los limites… y ¿Relato de hace unos meses? Ya sospechamos sobre quien puede referirse por ahora, intentando evitar ese tema, fui interrumpido bruscamente.


“Déjame decirte pequeña que soy ese mismo, el Ex sucesor a rey demonio Uden Lyd. Soy incapaz de controlar todo mi poder por lo que te recomiendo no hacerme eno-¡!”
“¡Te llamare Lyd! ¡A pesar de parecer intimidante a primera vista, veo eres un buen chico!”
“¡U-Un segundo! ¡Quien te dio el permiso para-!”


Ella se encontraba pasando sus manos sobre la cabeza de él como si fuese un cachorro. No tenia duda alguna sobre que esta chica no tiene remedio… resulto ser un espíritu libre, MUY libre diría yo.

Mientras Arpegio se reía de la situación, los ojos serios provenientes de quien debimos enfrentar una vez cambiaban hasta reflejar apaciguamiento. Se habían aceptado el uno al otro sin dificultad.



“Me alegra ver se lleven bien, dejando de lado lo recién acontecido, alguna idea res-!”
“¡Ah…! ¡Me muero de hambre!”
“Puedes dejar de interrumpir por cinco minutos que sean!” (x2)
“¡Jijiji! Sigues siendo la misma Lani de siempre”


Fue ahí donde un cartel dio en mi rostro, trataba sobre una simple competencia de quien era capaz de comer la mayor cantidad posible dentro de un tiempo determinado.

Tanto Arpegio como yo éramos incapaces de ganar, conocíamos claramente nuestros límites. Contrario a lo planeado, los otros dos acordaron participar ignorando nuestras existencias.



“Pueden estar tranquilos ustedes dos, ¡La pajarraca y yo barreremos a como de lugar! Aparte, debo recuperar el dinero perdido en la puesta con ese viejo truculento”
“Vaya, vaya, ese espíritu me agrada grandulón. Bueno, dado viajare con ustedes me basta el primer lugar”
“Te ofrezco ser segunda pequeña despistada”
“Que tonterías dices, tú serás quien me acicale las plumas de mi cola estando detrás mío”


Aquí vamos otra vez… ya estaban tirando chispas por los ojos camino al sitio. Aun así, el viento comenzaba a hacerse notar de manera extraña, algo se avecinaba y no sería agradable.

Note a mi compañera en alerta, cosa inusual de su parte. Durante el inicio de la comilona nada cambiaba con excepción de la bestialidad por parte de los participantes, engullendo como bestias hasta caer… aquel jurado declaro empate técnico entre Lani y Lyd, pero siendo los últimos dos en pie les otorgaron los primeros dos premios divididos en partes iguales.

Cuando retornaron estando de mejor humor, mencionaron también percibir algo extraño y muchos en los alrededores estaban preparados ante sospechas.

En eso, tanto el conejo como el taito se sumaron. Vindur hacia su entrada sorpresa advirtiendo sobre reportes de un Drag-mental, cosa sobre la cual no recuerdo jamás haber escuchado o leído antes.



“Se que suena raro e incluso absurdo, pero es real. Consideren la minúscula posibilidad de un elemental con ciertos rasgos dracónicos… dado el potencial peligro, esta vez deberé ser apoyo solamente para evacuar”
“¡No se preocupe señorita Vindur! ¡Si todos estamos juntos, podremos hacer algo!”
“Tienes razón pequeña, me sorprende ver como tu y el muchacho han crecido en este tiempo. Casi me olvido, sus mascotas aprendieron un par de trucos durante su ausencia, fueron una caja de sorpresas”


Ella realizo un rezo en otro idioma desconocido para nosotros, cuyo efecto aplicaba sobre el par de animales causando un aumento de tamaño lo suficiente para volverse una montura capaz de cargar al menos a dos o tres individuos.

Poco duro la sorpresa hasta el surgir del elemental… a primera vista apuntaba a ser solo de viento hasta la caída de rayos, los cuales se desviaban al cuerno ubicado en la frente del conejo de Arpegio.

Mucho peligro enfrentaba todo quien se sumará, pero ese animal evidenciaba felicidad con cada descarga recibida.

Conforme avanzaba la intensidad, el aspecto dracónico se hacía notar. La situación en general iba de mal en peor y no éramos la excepción, hasta nuestro gruñón amigo intentó descontrolarse a ver si lograba frenarlo, salvo no consiguió una salida de poder como quería.



“¡Qué demonios! ¡Cada vez que intento dejar salir grandes flujos de magia, esta cosa en mi brazo pareciera frenarla!”


Sus palabras hicieron juego en cierta forma, reiteradas ocasiones teníamos la misma sensación. Fue durante una distracción en la cual Lani intentaba causar daño a través de su voz donde este elemental se la tragó.

Lyd estaba bastante molesto ante tal hecho, siendo frenado por Vindur y Jabuka quienes le hicieron entrar en razón. Ellos mostraron unas flechas cuyas puntas fueron hechas a partir de sus cuernos.



“Un segundo… ¡Ese material! ¡Son mis cuernos!”
“Veo tienes buen ojo joven Daemonia, quiero enseñarte un par de cosas, pero ya habrá tiempo. Vamos a detener a esa cosa y rescatar a la señorita, ahora veras lo que pueden hacer tus orgullosos cuernos”
“¡Ya era hora viejo mercante! ¡Con estos dos tiros podré volver tangible hasta el viento mismo!”


Ambos impactos desencadenaron una maldición limitando las capacidades del elemental de manera temporal, tornándolo vulnerable ahora a todo tipo de daño.

Su voz volvió a hacer acto de presencia en ese preciso momento, cruzamos nuestras miradas entre ella y yo, él fue claro que duraría menos que la pelea contra el Exrey desatado debido a no darse todas las condiciones. Contrario a ello, realizamos aquel rezo buscando su apoyo.

Los rostros de los viejos no tenían precio, contrario al grandote, quien reía al ver como cambiaban las tornas. Fue ese descuido donde Arken interactuó con el objeto impuesto en el brazo de él.



“¡Un momento! ¡Que acabas de hacer!”
“Vi lo molesto que estabas al perder a la Siren, ahora te acabo de dar una mano compañero. No tengas miedo de ti mismo, ahora muéstrale a ese impostor quien manda”
“¡Jaja! Vamos por esa pajarraca problemática, ¡No puedo estar tranquilo hasta burlarme tras verla caer de manera patética!”


Embistiendo de frente sin titubear se abalanzaba al invasor adoptando aquel aspecto contra el cual peleamos tiempo atrás, alcanzo una altura máxima equivalente a una casa de dos pisos. Si bien era pequeño al dado del Drag-mental, los puños del primer embate se hacían respetar.

Siguiendo el ritmo montado sobre el lomo del raudo conejo abrimos paso entre escombros desperdigados. Aparte de Lani, había más aventureros al interior a los cuales rescatar.

Los Elfos del viento inmovilizaron mediante encantamientos a la criatura aprovechando su naturaleza, tras estos, los Enanos barba de hierro manipularon todo el metal cercano, formando una gran cadena para sacar a quienes estaban al interior mientras el gigante Daemonia sostenía las fauces evitando su cierre.

Resistiendo a como diera lugar, los esfuerzos de retención ante tal bestia cederían en cualquier momento. Evitando esto, fuimos arrojados del lomo del conejo, el cual disparó desde su cuerno un rayo paralizando al agresor. Viendo ello, aquel Taito nos agarró en pleno vuelo para llevarnos hacia ese interior, sujetando la enorme cadena entre sus patas.



“Son increíbles estos dos… deberé tratarlos con respeto cuando retornen…”
“¡HEY! ¡AQUÍ ESTOY! ¡JUSTO EN EL CRISTAL!”


Nuestra Siren se encontraba aferrada a lo que pareciera ser un gran fragmento de roca luminosa, poco antes de alcanzar dicho sitio fuimos separados tal como se nos advirtió.


“¡Ey! Como es que ustedes… ese chico… espera…Ahh!!”
“¡Lani me alegro estés bien!” (x2)
“¡Es cierto, dejemos eso a un lado por ahora!¡Arpegio! ¡Sklad! ¡Gracias por venir a mi rescate!”
“No solo nosotros, todos afuera intentan ayudar a detener este caos señorita Lani”
“¡Jeje! ¡Sabía que ese grandote resultaría ser un buen chico! Pero dejando de lado las formalidades, ayúdenme a sacar esta cosa. Mi abuelo decía que el gran punto débil de cualquier elemental era su fuente de energía, habitualmente un cristal”


Sonaba descabellado, poco fiable, rebuscado, sin sentido… pero, personalmente… me agradaba la idea de intentarlo.

En vista que el resto de los absorbidos se veía imposibles de alcanzar, envolvimos aquella estructura para posterior dar aviso que jalaran desde el otro lado. Inclusive nosotros ayudábamos intentando extraerlo.



“¡Rayos! ¡Se niega a perder! ¿Alguna idea mi bromista?”
“Pues les suministrare el Soul que requieran, con el Valhalla podremos sortear parte de ello”
“¡Interesante! ¡También quiero ser parte de esto! Sin embargo, este amiguito será mejor se dirija a buscar al resto, sobre esforzarlo ahora lo lastimaría”
“¿A qué te refieres con eso?”
“El taito desea ir al rescate, es más, los esfuerzos del elemental estarán justo contra nosotros”
“Comprendo, bueno, ustedes dos mandan ahora entonces”


Dejando ir a mi pequeño compañero, centramos todos los esfuerzos en remover esta cosa. Desde nuestra posición veíamos la cola de Lyd sujetando la cadena hasta los impactos de afuera intentando someter al susodicho problemático.


“¡Arpegio! ¡Juntas al mismo tiempo!”
“Vamos Lani!”


Esas dos estaban empeñadas, su rencuentro las motivó en cierta forma a querer compartir sus experiencias.



“Valhalla Legacy!”

¡Blessing of the Wind Dance!”





Autor: Ronin
Coautor: Byleth




¡También puedes contactarnos a través de Facebook y/o Twitter!

Star Core Novel - FB
https://www.facebook.com/Star-Core-Novels-115471613641373

SCN - Twitter
https://twitter.com/Ronin68178795

Te dejamos extendida la invitación a leer:

•|||Death World - Armagedon|||•
Supervivencia por una chispa de esperanza

∆•~~~~~~~~~~~~~~~|||×|||~~~~~~~~~~~~~~~•∆


 
Última edición:
Arriba Pie