Original Glazbeni Arken Vol.3 (Symphony VI (XXXVIII) – Hijos del Uroboros, Parte 2)

Meijin Wanderer

Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
124
Offline


Capítulo VII – Primer despertar


Apenas inicio el confrontamiento, cargamos con todo eliminando uno por uno a cada pajarraco que miraba a cualquiera como si de comida se tratase. Si bien, los pequeños caían rápido, contrario era el caso para los de mayor envergadura cambiando las cosas.

No dejaban de aparecer, sin importar cuan rápido peleáramos, el número no daba sensación de disminuir…

Cortar se tornaba insuficiente… las flechas escaseaban y los golpes de Quon estaban revotando contra el plumaje según advertía.



“No quiero preocuparlos, pero ¿Tiene algún truco para este tipo de situaciones?”
“Viendo las posibilidades… solo contamos con una opción. Arpi, perdón por lo que te pediré, usa las reservas de ella para intentar dormirlos!”
“¡Espera un segundo! ¡Porque la mía y no la tuya!”


Ignorando su queja frente a las dificultades, mi compañera actuó usando por primera vez el “Valkyrie Lullaby” de forma ofensiva. Realizando el rezo llevando cabo la acción de inicio a fin, incapacito temporalmente a los agresores.

A costa de ello, nuestra guía quedo imposibilitada de moverse. Sin darle vueltas, entre los dos la cargamos haciendo retirada táctica desde aquella raíz a cualquier otra buscando donde refugiarnos.



“Lo lamentamos en verdad, sé que debí preguntarte primero antes de usarte”
“Tranquila, no fue tu idea desde un principio. Tardaré un rato en valerme… hasta entonces estoy bajo su cuidado”
“Puedes enojarte conmigo todo lo que quieras. Arpi lo hizo porque confía en mí y sabe que jamás busco hacer daño… sin embargo, prometo que velaremos por tu seguridad”


Notaba en sus ojos molestia evidente ante lo sucedido, contrario a ello, lo importante ahora recaía solo en huir.

Continuamos pasando entre raíces, rodeando de cierta forma el gran árbol. Gracias a la magia de la chica, contaba con una capacidad de visión precisa evitando pisar en falso, similar al plumifero según observaba.



“Los efectos están por terminarse, les recomendaría tener precaución dentro de los próximos segundos a ustedes dos”


Algo confundidos la escuchamos, sin entender el verdadero significado en sus palabras... hasta poco después de posarnos sobre una superficie rocosa como donde caímos al inicio.

Comencé a percibir un ardor leve en mis ojos, se tornaba peor conforme avanzaba el tiempo. La posterior sensación de dolor era exasperante, aunque no estaba solo la verdad.

Escuchaba los quejidos de mi compañera refiriendo fuertes dolores a lo largo de sus piernas… ahora cobraba sentido lo que dijo.



“Ambos intenten relajarse, respiren de manera profunda. Solo sigan mis indicaciones y eviten moverse de su lugar”
“¡Será mejor que te des prisa! ¡Siento como si me fueran a estallar los ojos!”
“¡Y mis piernas parecen estar rompiéndose!”
“Menos quejas para salir pronto del problema por favor”


Poco a poco obedecimos cada palabra, despejar la mente realmente era una ardua tarea.

Alguien sujetó mi mano de forma inesperada… podía reconocer a quien pertenece, nada más y nada menos que Arpegio.



“Ahora, deben calmar su ser interior. Su Soul se encuentra alterado frente al estrés, inclusive sufren un impacto frente a la carencia de costumbre de mi Bendición”
“Un segundo, Sklad… acaso ella…”
“No se distraigan, esas aves despertarán pronto”


Mi curiosidad crecía a causa de sus palabras, pero ya tendremos tiempo después.

Conforme continuamos, retornábamos a la normalidad. recuperando tanto visión y movilidad, topando frente a ambos a una señorita furiosa…

El sermón cuya duración debió rondar cerca de una hora, bastó para dejar en claro que ella sería más peligrosa que la mismísima Vindur. Tal vez debe estar estornudando tras mencionarla.



“¡Prometemos no volver a hacer una locura que involucre a otra persona, sin importar la situación!” (x2)
“Bueno, ahora que aprendieron la lección, les entregaré su primera misión extraoficial”
“¿Extraoficial?” (x2)


Según explicaba, aquella denominación se aplicaba a solicitudes de cualquier origen sin limitación más que a solo quienes pertenecen al mismo grupo o clan, quedando de libre acceso al público o viajeros.

Esta consistiría en localizar y resguardar la vida de ella como personal desaparecido en acción, con posterior retorno ante la encargada. Bajo condiciones normales es una cosa… pero en las actuales definitivamente no es lo mismo.



“¡Aceptamos el desafío Señorita Quon!”
“¡Esa es la actitud pequeña!”
“Arpi, no decidas tan a la ligera…”
“Me deje llevar un poquito, ¡jijiji!”


Graznidos de fondo acusaban el terminar del tiempo de descanso, vendrían en nuestra búsqueda esas alimañas horribles. Siendo tan feos con esos ojos saltones, plumaje desarreglado y patas increíblemente cortas, creía hacerme a la idea del porque no se extinguen.

Viendo a los alrededores, una raíz pequeña serviría de cobertura dada sus dimensiones. Bajo esta, observamos pasar volando a las aberraciones esas…

La presión del ambiente junto al calor, sin olvidar la humedad en esa área volverían loco a quien fuese.

Breves minutos luego de apreciar el vuelo de la parvada alejándose, respiramos con alivio esperando no volvieran. Fue ahí donde notamos una cosa rara muy cerca… esta miraba fijo donde estábamos para luego emitir ruidos molestos.



*¡¡¡¡¡KEKEKEKEKEKEKEKEKEKEKEKEKEKEKEEKKE!!!!!*


Arpegio lanzó una piedra directo a su cabeza, haciéndolo caer contra el suelo aparentemente muerto. Era una de esas condenadas aves acosadoras alertando al resto.


“¡Malditas aves depravadas! ¡Harán que se me caigan las plumas del estrés!”
“¡Hora de pelear compañera mía, superemos los compases de nuestros invitados no deseados!”
“¡Cumpliendo el deber, defendiendo a la señorita y saliendo airosos contra todo pronóstico!”


Una vez más, recreando un escudo para ella igual a cuando fue el ataque en la ciudad junto a una lanza en mis manos, dividimos y turnamos ofensiva con defensiva.

El intercambio de armas de un lado a otro mediante una distancia de dos metros máximo era suficiente, dejando a nuestra clienta en punto medio.

Tanto el “Dream Illusion” como el “Discharge Feather” estaban funcionando al límite de sus capacidades. Ambas causaban desgaste a largo plazo interfiriendo tanto en rendimiento como en coordinación.



“¡Ustedes dos deben detenerse! ¡A este ritmo, su Soul entrara en zona critica!”


Escuchábamos sus palabras, más no comprendíamos por alguna razón lo que estas decían.

La Valkiria se encontraba tambaleando a intervalos rítmicos de tiempo, aumentando conforme esto continuaba. No solo ella, yo también estaba igual presentando el mismo problema.



“Un poco… solo es cosa… de aguantar… ¡Arpi!”
“Juntos… hasta el final… ¡Sklad!”


De la nada, todo se tornó negro a nuestro alrededor. Ningún ruido, atisbo de luz, etc. salvo los latir lentos de un corazón. ¿Dónde nos encontrábamos?

Aquella interrogante termino siendo solo el inicio. Al interior de casa con el viejo y mi compañera, en plena plaza de compras con ellos, celebrando un cumpleaños de ella. Solo se trataban de memorias…

Venia una risa peculiar burlándose de frente. El tipo del bosque gesticulaba una que otra línea sorda, ninguno de los dos la entendía.



“¡SKLAD!”

“¡ARPI!”


Estábamos el uno al lado del otro. ¿En qué momento apareció si estaba completamente solo?

Su voz paso por mi cabeza diciendo la misma línea, como si leyéramos la mente el uno del otro. Muchas más dudas surgieron ahora.



“Llego la hora. Fue antes de lo previsto, pero les daré este pequeño empujón hacia el futuro”
“¡Esa voz!”
“¡Tu estas!”


Una fuerte luz enceguecedora cubrió hasta donde fuera posible. sujetamos las manos el uno del otro guiándonos mutuamente a un incierto lugar al cual éramos arrastrados.

Las acogedoras plumas de ella se desprendían desde nuestros cuerpos, seguíamos peleando contra esos bichos de mala muerte.

Ambos estábamos rodeados por un pilar de luz manteniendo a raja a nuestros agresores. El ambiente era diferente, nos sentíamos ligeros y la mente despejada… nunca conocimos un estado así.



“¡Ustedes dos, están de regreso! ¡Logre mantenerlos a resguardo cuanto fuera posible!”
“¡Señorita Quon! ¡Esta herida!”
“Son solo rasguños pequeña, he sufrido daños peores”
“Gracias por protegernos, descansa ahora Quon. Por otro lado ¿lista para dar el mejor espectáculo querida amiga?
“Sabes que siempre lo estaré mientras estés a mi lado”


Nuevos rezos aparecían desde aquel brazalete, el cual emitía un brillo pulsátil bajo un ritmo constante. Sin perder tiempo, liberamos las ataduras revelando habilidades desconocidas.

Cada una acorde a su propia línea de crecimiento y estilo único como si de notas musicales se tratase.

Iniciaba el verdadero contrataque en estos momentos.




“Linaje de mi sangre,

Guerrera y guía,

otórgame mi legado ancestral,


¡Valhalla Legacy!”



Secciones pertenecientes a una armadura surgía sobre las extremidades de ella, cubriendo ambas piernas hasta la rodilla, ante brazos completos y una cuarta parte de su cabeza.

Aquellas piezas visibles rebosaban en color esmeralda con apariencia cristalina levemente translucida.

Extendiendo sus alas, ahora de mayor envergadura reflejando incluso algo más imponente, intimido a las aves pequeñas y unas cuantas de tamaño medio.

Simplemente observarla detenía mi corazón igual que nuestro encuentro hace ya varios años.



“¡Soy la joven Arpegio, perteneciente a la raza de las Valkirias! ¡No permitiré a horribles animales dañar a mis seres queridos!”


Por un lado, la recepcionista mostraba su rostro asombrado con la boca abierta y otro, determinación a enfrentarse a una desventaja numérica de parte de mi amiga…

A pesar de notar sus manos vacías, estaba sujetando algo realmente. Un escudo se evidenciaba dado los choques de las aves frente a una especie de muro invisible y los apuñalados en manos de una potencial lanza.

Su vuelo grácil confundía con suma facilidad a quien se le aproximara, cambios de dirección junto a giros mejorando su desempeño como esa noche del cementerio.

Entre tantas vueltas, ella se direccionó hacia mi ubicación realizando un descenso controlado. Conocía aquella mirada, ante lo cual alcé mi brazo derecho dando un choque entre nuestras palmas anunciando relevo.



“Tu turno bromista, es hora de finalizar el espectáculo ¿No crees?”
“¡Tal cual mi querida vestal! ¡Antes de caer agotados, cerraremos con un nuevo truco!”


Sin dudas estaban exhaustos y ya desorientados luego del gran desplante en pleno vuelo. Por si fuera poco, hasta más agresivos tras verse mermados en cantidad.


“Desafiando la existencia,

Cerré mis ojos, relajé mi respiración al igual que hace un rato atrás. Recordando la sensación en aquel entonces.


Trascendiendo tiempo y conocimiento,

Percibía el oír del viento revoloteando por el lugar, el escurrir de algún rio y el aleteo incesante de frente.


Rebélate e imponte burlando toda regla,

El agradable calor de esa luz envolviendo la superficie bajo nuestros pies y el pequeño cuerpo apegado a mi espalda sujetándome sobre mis hombros con sus brazos.


¡Royal illusion!”

“¡¡Hofund!!”


Una silueta cristalina y transparente cuya forma a penas se distinguía se perdía entre un enorme haz de luz el cual cruzaba desde nuestra ubicación hasta perderse con las cortezas del árbol sin causar daño aparente.

Empeñando todo el cuerpo para realizar durante un breve segundo, un corte desde nuestra derecha hacia nuestra izquierda con trayectoria hacia sentido diagonal y finalizando en vertical.

Todo los alcanzados eran engullidos al entrar en contacto con el destello del arma, desapareciendo sin dejar rastro alguno, salvo los pocos fuera de rango. Luego de eso, los restantes huyeron a toda prisa, lo cual nos permitió relajarnos al fin.



“E-Eso fue asombroso… sin duda, son una caja de sorpresas”
“Es todo gracias a usted señorita Qu…”


Otra vez caímos sintiéndonos debilitados. La voz de la chica era temblorosa perdiéndose segundo a segundo… solo la mano de Arpi lograba percibir en todo momento.

Ruidos iban y venían a ratos sin llegar a nada, irrelevante al grado de dudar si era real o no. Hasta percibir un flujo de “Soul” diferente al de mi compañera o mío fluyendo a través de esas manos las cuales no se soltaban.

Algo cálido estaba rodeando el lugar. Era acogedor y conciliador, incluso con el pasar del tiempo reconocíamos algunas voces próximas. Volvíamos en sí poco a poco, abriendo nuestros ojos topándonos de frente ante Vindur, Quon, El Taito Lunar y ahora Un Conejo de la Tormenta.


Autor: Ronin

Coautor: Byleth






--Mientras tanto, en un lejano lugar--



“¡Fuahaha! ¡Lo sabía! ¡Lo sabía! ¡LO SABÍA! ¡Esos dos realmente saldrían con una sorpresa inesperada! ¡Estoy deseoso de descubrir que otros trucos se traerán entre manos!”
“Que es todo ese bullicio Darach (1), no es usual verte reír tan emocionado”
“¿Cómo no voy a estarlo? Tú lo sabes también como yo. Un milagro ha ocurrido frente a un destino inevitable, sin dudas ese humano y la valkiria son bastante singulares”
“Ellos no son Héroes o Elegidos, pero cuando se enfrenten a estos, caerán irremediablemente”
“Vamos, no seas así… después de todo, tu les enseñaste mejor de lo que pensabas ¿verdad’”



1. Roble en irlandés


 
Última edición:

Meijin Wanderer

Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
124
Offline
Glazbeni Arken Vol.2

Capitulo III (XIX)
¡Revuelo en Grad Zore!



Los días venideros recorriendo aquellas calles no estuvieron exentas de problemas, dado no todos los residentes acostumbraban la presencia de “Aventureros”.

Para evitar conflictos innecesarios, optamos por permanecer al interior del gremio recibiendo disculpas constantes a manos de Vindur.



“Lo lamento en verdad, sigo sin comprender que ocurre en este sitio donde eran bien recibidos quienes cargaban con ese título”
“Descuide, permanecer al interior no ha sido tan malo como parece. Recuperamos cierto contacto con ambos animales dejados a su cargo”
“Ahora que lo mencionas joven travieso… Ese Taito ha sido un dolor de cabeza este ultimo tiempo… ¿¡Sabes lo que es querer trabajar tranquila y este tenga la ocurrencia de fastidiar poniéndose cariñoso!?”


Usualmente sus sermones duraban bastante tiempo, sin embargo, este fue un simple aviso con petición de llevarme al plumífero. Contrario al conejo, cuyo carácter continuaba siendo amigable.

Ella jugueteaba en compañía del pequeño felpudo hasta caer dormido. Verla arroparlo y después acomodarlo en un sitio seguro es normal de su parte.

Contrario a mi otro compañero, este hace poco adoptó un comportamiento tranquilo tras ubicarse cerca de donde me encontrara. Aproveche la oportunidad tras verlo dormir dejándolo junto al otro.

Fuera de la habitación se encontraba Lyd esperando para salir a pesar de las recomendaciones.



“Un segundo, ¿Te cortaste los cuernos?”
“¿Qué esperabas? Perdí una apuesta, volverán a crecer, a fin de cuentas, son como las uñas o cabello. Ahora lo importante, vamos a recorrer que me aburro aquí dentro”
“Se ve extraño con ese cambio señor Lyd, bueno, estábamos acostumbrados a como estaba antes”


Ya comprendía… estaba molesto por perder y buscaba seguramente distraerse, sin más vueltas, proseguimos los tres con precaución.

Aprovechando las prendas nuevas, cortesía de Quon, pasando desapercibidos evitando levantar, a duras penas sospechas entre los habitantes problemáticos.

Cotizamos equipamiento junto a provisiones dado estaríamos pronto a continuar nuestra ruta. Si percibimos un leve inconveniente llamado dinero… contábamos con suficiente, pero suficiente para cosa de un mes.

Ubicados en la plaza central pensábamos que hacer al respecto, durante esos minutos siendo medio día, junto a Arpegio observamos hacia el nublado cielo para después hacernos a un lado.

Aquel grandote extrañado preguntó si ocurría algo, fue ahí donde ocurrió todo.

Impactando a altas velocidades desde lo alto alzando una cortina de tierra y convirtiendo ya saben a quién, en una especie de montículo de paja amortiguando la caída, notamos una voz familiar.



“¡AAAAH! ¡Ustedes dos!”
“Em… Lo sentimos, cuando intentamos advertirte ya era demasiado tarde. Por como suenas, hemos de suponer que te encuentras bien”
“¡JAJAJA! ¡Me conocen bien! ¡Con algo así es difícil lastimarme! Sin embargo ¿Desde cuando caen humanos desde el cielo?”


Cuando se disipó la cortina de tierra, comprendimos esas palabras. Quien cayó como proyectil resultaba ser Lani. Estaba intacta, salvo media aturdida por el impacto.


“Interesante, parece que ustedes la conocen. Será mejor salir de aquí antes de que la guardia real arme problemas, además como decía mi padre ¡Primero golpea y después pregunta!”
“¡Jiji! ¡Desde que salimos de viaje cada día es una aventura caótica!”
“¡Tienes razón Arpi! ¡Y que clase de enseñanza es esa, se supone es al revés!”


Corrimos en cualquier dirección posible desplazándonos a través de callejones buscando perder todo potencial rastro de quienes nos vieron ahí mismo. Mejor evitar malentendidos en el lugar por cualquier cosa.

Tras una hora desde el accidente y que el grandote cargara a la accidentada, esta acabó reincorporándose finalmente. Ambas chicas se alegraron luego de reencontrarse después de mucho tiempo, esta vez ella decidió presentarse como correspondía.



“Ese día fue una locura y tal vez hoy no es la excepción, ¡Pero me presentare de nuevo! Soy Lani, pertenezco a la especie de las Siren. Veo tiene un compañero bastante rudo ahora, juraría por mis plumas que se parece al relato que oí hace unos meses”


Sin duda la sinceridad de esta chica no conoce los limites… y ¿Relato de hace unos meses? Ya sospechamos sobre quien puede referirse por ahora, intentando evitar ese tema, fui interrumpido bruscamente.


“Déjame decirte pequeña que soy ese mismo, el Ex sucesor a rey demonio Uden Lyd. Soy incapaz de controlar todo mi poder por lo que te recomiendo no hacerme eno-¡!”
“¡Te llamare Lyd! ¡A pesar de parecer intimidante a primera vista, veo eres un buen chico!”
“¡U-Un segundo! ¡Quien te dio el permiso para-!”


Ella se encontraba pasando sus manos sobre la cabeza de él como si fuese un cachorro. No tenia duda alguna sobre que esta chica no tiene remedio… resulto ser un espíritu libre, MUY libre diría yo.

Mientras Arpegio se reía de la situación, los ojos serios provenientes de quien debimos enfrentar una vez cambiaban hasta reflejar apaciguamiento. Se habían aceptado el uno al otro sin dificultad.



“Me alegra ver se lleven bien, dejando de lado lo recién acontecido, alguna idea res-!”
“¡Ah…! ¡Me muero de hambre!”
“Puedes dejar de interrumpir por cinco minutos que sean!” (x2)
“¡Jijiji! Sigues siendo la misma Lani de siempre”


Fue ahí donde un cartel dio en mi rostro, trataba sobre una simple competencia de quien era capaz de comer la mayor cantidad posible dentro de un tiempo determinado.

Tanto Arpegio como yo éramos incapaces de ganar, conocíamos claramente nuestros límites. Contrario a lo planeado, los otros dos acordaron participar ignorando nuestras existencias.



“Pueden estar tranquilos ustedes dos, ¡La pajarraca y yo barreremos a como de lugar! Aparte, debo recuperar el dinero perdido en la puesta con ese viejo truculento”
“Vaya, vaya, ese espíritu me agrada grandulón. Bueno, dado viajare con ustedes me basta el primer lugar”
“Te ofrezco ser segunda pequeña despistada”
“Que tonterías dices, tú serás quien me acicale las plumas de mi cola estando detrás mío”


Aquí vamos otra vez… ya estaban tirando chispas por los ojos camino al sitio. Aun así, el viento comenzaba a hacerse notar de manera extraña, algo se avecinaba y no sería agradable.

Note a mi compañera en alerta, cosa inusual de su parte. Durante el inicio de la comilona nada cambiaba con excepción de la bestialidad por parte de los participantes, engullendo como bestias hasta caer… aquel jurado declaro empate técnico entre Lani y Lyd, pero siendo los últimos dos en pie les otorgaron los primeros dos premios divididos en partes iguales.

Cuando retornaron estando de mejor humor, mencionaron también percibir algo extraño y muchos en los alrededores estaban preparados ante sospechas.

En eso, tanto el conejo como el taito se sumaron. Vindur hacia su entrada sorpresa advirtiendo sobre reportes de un Drag-mental, cosa sobre la cual no recuerdo jamás haber escuchado o leído antes.



“Se que suena raro e incluso absurdo, pero es real. Consideren la minúscula posibilidad de un elemental con ciertos rasgos dracónicos… dado el potencial peligro, esta vez deberé ser apoyo solamente para evacuar”
“¡No se preocupe señorita Vindur! ¡Si todos estamos juntos, podremos hacer algo!”
“Tienes razón pequeña, me sorprende ver como tu y el muchacho han crecido en este tiempo. Casi me olvido, sus mascotas aprendieron un par de trucos durante su ausencia, fueron una caja de sorpresas”


Ella realizo un rezo en otro idioma desconocido para nosotros, cuyo efecto aplicaba sobre el par de animales causando un aumento de tamaño lo suficiente para volverse una montura capaz de cargar al menos a dos o tres individuos.

Poco duro la sorpresa hasta el surgir del elemental… a primera vista apuntaba a ser solo de viento hasta la caída de rayos, los cuales se desviaban al cuerno ubicado en la frente del conejo de Arpegio.

Mucho peligro enfrentaba todo quien se sumará, pero ese animal evidenciaba felicidad con cada descarga recibida.

Conforme avanzaba la intensidad, el aspecto dracónico se hacía notar. La situación en general iba de mal en peor y no éramos la excepción, hasta nuestro gruñón amigo intentó descontrolarse a ver si lograba frenarlo, salvo no consiguió una salida de poder como quería.



“¡Qué demonios! ¡Cada vez que intento dejar salir grandes flujos de magia, esta cosa en mi brazo pareciera frenarla!”


Sus palabras hicieron juego en cierta forma, reiteradas ocasiones teníamos la misma sensación. Fue durante una distracción en la cual Lani intentaba causar daño a través de su voz donde este elemental se la tragó.

Lyd estaba bastante molesto ante tal hecho, siendo frenado por Vindur y Jabuka quienes le hicieron entrar en razón. Ellos mostraron unas flechas cuyas puntas fueron hechas a partir de sus cuernos.



“Un segundo… ¡Ese material! ¡Son mis cuernos!”
“Veo tienes buen ojo joven Daemonia, quiero enseñarte un par de cosas, pero ya habrá tiempo. Vamos a detener a esa cosa y rescatar a la señorita, ahora veras lo que pueden hacer tus orgullosos cuernos”
“¡Ya era hora viejo mercante! ¡Con estos dos tiros podré volver tangible hasta el viento mismo!”


Ambos impactos desencadenaron una maldición limitando las capacidades del elemental de manera temporal, tornándolo vulnerable ahora a todo tipo de daño.

Su voz volvió a hacer acto de presencia en ese preciso momento, cruzamos nuestras miradas entre ella y yo, él fue claro que duraría menos que la pelea contra el Exrey desatado debido a no darse todas las condiciones. Contrario a ello, realizamos aquel rezo buscando su apoyo.

Los rostros de los viejos no tenían precio, contrario al grandote, quien reía al ver como cambiaban las tornas. Fue ese descuido donde Arken interactuó con el objeto impuesto en el brazo de él.



“¡Un momento! ¡Que acabas de hacer!”
“Vi lo molesto que estabas al perder a la Siren, ahora te acabo de dar una mano compañero. No tengas miedo de ti mismo, ahora muéstrale a ese impostor quien manda”
“¡Jaja! Vamos por esa pajarraca problemática, ¡No puedo estar tranquilo hasta burlarme tras verla caer de manera patética!”


Embistiendo de frente sin titubear se abalanzaba al invasor adoptando aquel aspecto contra el cual peleamos tiempo atrás, alcanzo una altura máxima equivalente a una casa de dos pisos. Si bien era pequeño al dado del Drag-mental, los puños del primer embate se hacían respetar.

Siguiendo el ritmo montado sobre el lomo del raudo conejo abrimos paso entre escombros desperdigados. Aparte de Lani, había más aventureros al interior a los cuales rescatar.

Los Elfos del viento inmovilizaron mediante encantamientos a la criatura aprovechando su naturaleza, tras estos, los Enanos barba de hierro manipularon todo el metal cercano, formando una gran cadena para sacar a quienes estaban al interior mientras el gigante Daemonia sostenía las fauces evitando su cierre.

Resistiendo a como diera lugar, los esfuerzos de retención ante tal bestia cederían en cualquier momento. Evitando esto, fuimos arrojados del lomo del conejo, el cual disparó desde su cuerno un rayo paralizando al agresor. Viendo ello, aquel Taito nos agarró en pleno vuelo para llevarnos hacia ese interior, sujetando la enorme cadena entre sus patas.



“Son increíbles estos dos… deberé tratarlos con respeto cuando retornen…”
“¡HEY! ¡AQUÍ ESTOY! ¡JUSTO EN EL CRISTAL!”


Nuestra Siren se encontraba aferrada a lo que pareciera ser un gran fragmento de roca luminosa, poco antes de alcanzar dicho sitio fuimos separados tal como se nos advirtió.


“¡Ey! Como es que ustedes… ese chico… espera…Ahh!!”
“¡Lani me alegro estés bien!” (x2)
“¡Es cierto, dejemos eso a un lado por ahora!¡Arpegio! ¡Sklad! ¡Gracias por venir a mi rescate!”
“No solo nosotros, todos afuera intentan ayudar a detener este caos señorita Lani”
“¡Jeje! ¡Sabía que ese grandote resultaría ser un buen chico! Pero dejando de lado las formalidades, ayúdenme a sacar esta cosa. Mi abuelo decía que el gran punto débil de cualquier elemental era su fuente de energía, habitualmente un cristal”


Sonaba descabellado, poco fiable, rebuscado, sin sentido… pero, personalmente… me agradaba la idea de intentarlo.

En vista que el resto de los absorbidos se veía imposibles de alcanzar, envolvimos aquella estructura para posterior dar aviso que jalaran desde el otro lado. Inclusive nosotros ayudábamos intentando extraerlo.



“¡Rayos! ¡Se niega a perder! ¿Alguna idea mi bromista?”
“Pues les suministrare el Soul que requieran, con el Valhalla podremos sortear parte de ello”
“¡Interesante! ¡También quiero ser parte de esto! Sin embargo, este amiguito será mejor se dirija a buscar al resto, sobre esforzarlo ahora lo lastimaría”
“¿A qué te refieres con eso?”
“El taito desea ir al rescate, es más, los esfuerzos del elemental estarán justo contra nosotros”
“Comprendo, bueno, ustedes dos mandan ahora entonces”


Dejando ir a mi pequeño compañero, centramos todos los esfuerzos en remover esta cosa. Desde nuestra posición veíamos la cola de Lyd sujetando la cadena hasta los impactos de afuera intentando someter al susodicho problemático.


“¡Arpegio! ¡Juntas al mismo tiempo!”
“Vamos Lani!”


Esas dos estaban empeñadas, su rencuentro las motivó en cierta forma a querer compartir sus experiencias.



“Valhalla Legacy!”

¡Blessing of the Wind Dance!”





Autor: Ronin
Coautor: Byleth




 
Última edición:

Meijin Wanderer

Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
124
Offline


Glazbeni Arken Vol.2

Capitulo IV (XX)
Juicio del Rey, Primera parte



Aquella era una sinergia nacida entre las habilidades de ambas chicas, mientras Arpegio tomaba la delantera cortando corrientes de viento, Lani redirigía estas mismas utilizándolas a nuestro favor durante el empuje del cristal.

Manteniendo firme y constante conjuntamente al trabajo en equipo, logramos extraer esa fuente de magia debilitando con notoriedad a ese Drag-mental. Siguiendo el paso tras retornar venia el Taito Lunar trayendo tanto aventureros como civiles.

Rematando la situación, Lyd a su más puro estilo luego de permitirle cerrar sus fauces, aprovecho la instancia lanzándole un golpe de abajo hacia arriba antes que se diera a la fuga.



“¡Ese si fue bueno Lyd!”
“¡JAJAJA! ¡No puedes esperar menos! ¡Ustedes también se lucieron con el trabajo en equipo!”

Luego de aterrizar, él volvió a su tamaño y forma habitual. Nuestra Siren aprovechándose del pánico se coló sobre su hombro, similar a recostarse boca abajo.


“¿Sucede algo Arpi?”
“No pude evitar mirar parte de tus memorias, ahora creo entenderte mejor en algunas cosas”


Apoye mi mano sobre su cabeza calmando su malestar por lo sucedido. Contrario a ello, preferí no ahondar sobre cuales memorias vio dado que muchas cosas a estas alturas ya las había olvidado.

Fue durante la celebración entre los participantes donde Vindur y Jabuka se incorporaron al grupo felicitándonos por la hazaña. Hasta ese instante todo iba bien, sin embargo, montones de guardias reales aparecieron en un pestañeo rodeándonos.



“¡Quedan los seis bajo arresto! ¡El rey demonio junto a sus esbirros ahora serán aprisionados hasta el juicio!”
“¡U-Un segundo! Debe haber un malentendido, estos jóvenes pertenecen a mi Gremio”
“¡Silencio!”


Sin ser capaces de responder ante la diferencia numérica desfavorable, quienes estaban causando tal trifulca nos colocaron una especie de grilletes en muñecas y cuello.
Al inicio parecían ser inofensivos hasta notar el bloqueo mágico proveniente de estos, por si fuera poco, también generaban restricción física colocando a cualquiera en equivalente a un ciudadano promedio.

Cargados contra toda voluntad, fuimos llevados al castillo. Durante ese trayecto, nadie se atrevió a intervenir a nuestro favor, apartando la mirada con cierta impotencia frente a lo sucedido.

Lyd guardaba silencio con evidente molestia, Jabuka estaba sacando cálculos y cuentas quien sabe para qué, Vindur y Lani reclamaban impulsivas como solo ellas mismas eran.



“Ven aquí, no te despegues en ningún momento. Se que aún tienes un trauma con las jaulas”


Mi compañera siguió esas palabras al pie de la letra, desconocía la razón exacta de la causa. Tuve la oportunidad de ver sus memorias para ver ello, sonaba estúpido viniendo desde mi persona, pero prefiero sea ella quien de ese paso.

Varios minutos posteriores cruzamos aquella enorme puerta ingresando al castillo pasando directamente frente a quien gobernaba.

Siendo sometidos cada uno por dos guardias contra el suelo, esa figura autoritaria cuya mirada vacía con desinterés se levantó aproximándose solo para decir emitir simples palabras.



“Llévenselos al calabozo dado mañana realizaremos un pomposo juicio público ejecutando no solo al mal encarnado, sino también a los falsos héroes relatados por esa plebeya cronista”
“Perdone mi atrevimiento joven rey, pero haré uso de mi autoridad de jefe mercante y buen amigo de su padre para dejarle claro el grave error que está cometiendo”
“Ya veo… sus palabras no tienen peso viejo mercante, mi antecesor solo fue idealista e incompetente. A diferencia de él, soy respetado por cada logro acontecido sumado al más grande que se avecinaba”
“Jamás creí ver al joven heredero quien cargando un corazón noble fuese capaz de cometer atrocidades”
“No se preocupen, tanto usted como la gran Vindur posterior a ser ejecutados serán mencionados como víctimas inocentes bajo poderosas maldiciones con las cuales estaban manipulados”


Ya en pie, avanzamos callados a lo largo de esos gigantescos pasillos bajo vigilancia. Fueron tantas vueltas durante ese proceso hasta llegar a los calabozos sintiendo algo de mareos.

Separados por géneros en dos celdas, el único guardia presente ignoraba cada acción o ruido emitido.

Cuando creí que el aburrimiento me superaría decidí hurgar en el sistema de los grilletes, notando junto a los demás la presencia de dos niveles de seguridad. Uno de estos se basa en aplicación de encantamiento combinado con reforzamiento y el segundo a través de llaves mágicas.

Debatimos cerca de tres horas respecto al tema llegando a única conclusión sobre como vulnerarlas… aquel viejo esbozaba su sonrisa oscura mientras observamos nuevamente los restablecidos cuernos del Daemonia.


“¡Hey! ¡Yo también quiero divertirme con el glotón! Por cierto… ¿Qué estarán tramando esos tres Arpi?


“Conociendo a Sklad, ya debe estar tramando alguna travesura. ¡Jijiji!”


Tras oírlas, los tres respondimos realizando una seña en V dejando claro se vendrían desordenes “leves”, aunque no garantizábamos fueran a ser así.

Logrando romper otra vez ese par de cuernos, procedimos a darnos vuelta percatándonos de que el guardia estaba frente a las rejas. En el instante donde emitió sus primeras palabras, notábamos era una chica.

Parecía ruda, resultando ser lo contrario.



“Vimos lo ocurrido y oímos tu mensaje, varios nos infiltramos tomando los lugares de los guardias. Quien se acaba de ir también, atendió al llamado”


El respetado hombre se arrodillo frente a la joven, mostrando tal nivel de cortesía causando desconcierto a casi todos.
Desde la otra celda Arpegio mencionaba parecerle familiar esa voz, preguntando al respecto.



“Disculpe señorita, por casualidad ¿Es usted quien me enseño aquella noche sobre las Dancer?”
“¡Arpegio! Esto no lo esperaba… Bueno, con mayor razón ahora tendré que actuar. Por otro lado, relaja las formalidades tío Apple”
“¡JE! Aún si la conozco desde que nació, me es imposible princesa Dina . Ese día hice un juramento a quien consideraba mi propio hermano respecto a velar por usted”


Quedando con la boca abierta, costó procesar tal noticia estando en una situación ya de por si complicada. Tardamos en recuperar la compostura hasta cierto punto, luego recibimos indicaciones del improvisado plan.


“Dejando de lado ese espectáculo, ¿Cuándo fue enviado el mensaje si todo el camino se dedicó a sacar cuentas?”
“No olvides de quien hablamos joven Sklad. Esas “cuentas” fueron el llamado mismo codificado, bastaba un individuo lo detectara, resto se explica solo”
“¡Sorprendente!”
“Créeme mi pequeña Dancer, mi tío podría llegar a hacerse con toda la fortuna mundial si lo deseara…”
“¡EH! ¡¿Primero una fusión?! ¡¿Luego una princesa encubierta?! ¿Y ahora un mercante de mala muerte?! Son muchas sorpresas para mi plumifera cabeza”


Durante el intertanto, limaba los cuernos Daemonia para utilizarlos de ganzúa improvisada. Mientras Dina cubría su posición evitando cambios de turno, mantuvimos silencio permitiendo dormir al resto.

Corrían las horas sin obtener resultados, comenzaba a frustrarme tras imaginar posibles consecuencias de no lograrlo. En eso, Jabuka menciono una frase clave enseñada por el viejo.

Debía cerrar mis ojos respirando con calma y evitar dejarme llevar.


“Joven viajero, he visto tus capacidades hasta oír las hazañas realizadas con tu compañera de vida. Presta atención a lo que te dice este aparataje sobre su funcionamiento”
“Gracias… es curioso, nunca imagine verme involucrado en una situación como esta”
“Aún son jóvenes, pero sus aventuras vividas no se quedan cortas. Debo confesar que quiero ver la clase de misterios que descubrirán… me causo cierta envidia cuando enfrentaron al Dragmental”


Por palabras propias, esas criaturas no existen de manera natural entre la variada fauna. Aun siendo una existencia pequeña y juvenil, hablamos del poder de un dragón imbuyendo fuerzas naturales en todo caso.

Un logro en vida suele ser superar dragones, voltear situaciones imposibles, por el contrario a enfrentar a las fuerzas elementales mismas.


“Vaya… me acabas de tomar por sorpresa”
“Considera lo siguiente, estas recién comenzado muchacho, al fin y al cabo, este mundo es tan grande que se rumorea que hasta los milenarios siguen descubriendo cosas nuevas”
“¡L-Lyd! ¡¿Cuánto llevas despierto?!”
“Nunca me dormí, esa problemática Lani con lo bulliciosa que tiende a ser ni los muertos serían capaces de descansar”


Tras oír esas palabras, evitar reírnos era imposible. Antes de percatarme, volvía a estar calmado olvidando el estrés de la situación, gracias a ello intente nuevamente vulnerar una de las capas de seguridad.

La primera en superar tomo cerca de 10 minutos, las posteriores carecieron de desafío una vez memorizado el cerrojo.

Al percatarse la princesa de ello, abrió la celda permitiendo vulnerar los grilletes de las chicas para así lograr recuperar parte de nuestras capacidades. Finalizado ello, retorne a mi posición.



“Será mejor aprovechen de dormir ustedes tres, van a necesitar esas horas de sueño”
“Déjeme adivinar alteza, parte del plan”
“Exacto. Los no infiltrados ahora están haciendo un festín descomunal con entretención cuyo fin es mantener despiertos toda la noche tanto al rey como a sus seguidores”
“¡JA! ¡Ese viejo truco jamás deja de funcionar! Hasta mi madre lo utilizó contra mi padre… el pobre no podía levantarse del trono”
“Creo que ahí sucedía otra cosa en verdad…” (x3)
“¿Eh?”


Dejando fuera esa incomoda anécdota, las próximas indicaciones de Dina fueron simplemente no resistirse y prestar atención al siguiente infiltrado, quien inhabilitaría el otro nivel de restricción.

Ya solo restaba esperar. Sin mucho más por hacer, decidimos dormir hasta el salir de los primeros rayos del sol.

Fuertes sonidos emitidos cortesía del juego de llaves en conjunto a esa vieja cerradura bastaban para irrumpir. Rematando la situación con una forma de hablar bastante particular…



“Miren lo que nos trajo el gato… Esta no me la va a creer el viejo Vodic. ¿Por qué siempre nos encontramos en este tipo de situaciones?”
“¡Un momento! ¿Vila? ¡¿No se supone estabas con el viejo?!”
“Pues sí, pero me pidió viniera a cubrirlo. Primero lo primero, déjenme resolverle el tema de sus grilletes”


Uno por uno eliminó las restricciones faltantes, ya estábamos de vuelta esperando el momento preciso.

Agrupados de dos en dos, avanzamos por los calabozos para luego subir al nivel superior. Caminando varios metros hasta salir frente a un espacio donde se ubicaba quien sería el verdugo cargando una enorme hacha.

Contrario a nuestra posición, en una pomposa cornisa observaba el despótico heredero usurpador cuyo rostro evidenciaba su falta de descanso a causa de las lujurias de la noche anterior.


“Lo preguntaré por última vez, ¿Estas seguro de esto Sklad? Si fallas…”
“Va a estar bien señorita Vila, no está solo en esto, ¿Verdad?”


El resto asintió sin titubear. La suerte estaba echada a partir de este momento.

Conociéndome lo suficiente… este sería mi acto más arriesgado, sin embargo… ahora es cuando debía superar a quien me acogió y enseño aquello que se ahora.

Caminando con calma en dirección a aquel enorme tipo cuyas manos empuñaban un hacha forjada para decapitar y el cual me observó en silencio.

Antes de entregarme, voltee a donde se ubicaba quién decretó la sentencia de muerte… dando las últimas palabras.



“¿Está seguro sobre su apuesta alteza?”
“No estás en posición para hablarme de esa manera miserable lacayo… además, jamás ha existido alguien capaz de superarme”
“Lamento decirlo, pero las apuestas fueron hechas para ganarse… le recomiendo grabar bien ello en sus memorias “
“¡Ejecútenlo ahora mismo! ¡Mocoso insolente!”


Colocando mi cabeza en el podio, cerré ambos ojos esbozando una sonrisa.


“¡Que comience el espectáculo!”


Tras ello, quienes espectaron, escandalizados vieron rodar mi cabeza separa de mi cuerpo… desde arriba el rey se burlaba desconociendo la triste realidad



—Mientras tanto, en lo alto del cielo—


Una enorme figura serpenteante surcaba a toda velocidad durante casi veinticuatro horas cargando a dos personas.


“Es inusual verte nervioso, se supone son mis pequeños de quienes hablamos Darach”
“Un mal augurio altero aquel estanque de agua pura, ello solo ocurre ante peligros potenciales capaces de comprometer todo”
“ahora tiene sentido la razón por la cual los registros Akáshicos eran imposibles de leer, debemos darnos prisa”
“Si, espero Vila no se encuentre en problemas. Por nuestros camaradas es imposible quedarnos espectando”


Cortando a través del viento avanzaron preparándose para lo peor. Ambos tenían bastante claro que sí su presencia ha de ser requerida, implicaba algo capaz de salirse de todo margen.


“Casi lo olvido, nuestra revoltosa hada me informo sobre encontrarse con tus pequeños en Grad Zore”
“Porque tengo el presentimiento que esos dos van a armar un descalabre…”
“¡Fuahaha! ¡Sabia dirías eso! ¡Contigo la palabra tranquilidad es un mero mito!”




Autor: Ronin
Coautor: Byleth



Comentario del autor:
¡Buenas noches damas y caballeros! lamentamos la tardanza con los capítulos tanto de Death World - Armagedon como Glazbeni Arken, hubo pequeños inconvenientes que fueron acumulándose sin previo aviso. Sin embargo, la madre de Byleth sufrió un accidente cerebro vascular isquémico, quien gracias a Dios no sufrió secuelas graves con excepción de compromiso leve en la fuerza de uno de sus brazos y unas cuantas cosas más. Actualmente se encuentra bien según supe y esperamos no vuelva a ocurrir.

Agradeciendo su comprensión, se despide atentamente.


Meijin Ronin, del equipo Star Core Novels.


 
Última edición:

Meijin Wanderer

Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
124
Offline
Glazbeni Arken Vol.2

Capítulo V (XXI)
Juicio del Rey, Segunda parte



“¡Espero no olviden quien tiene la autoridad sobre Grad Zore! ¡Hora de la siguiente ejecución!”
“¿Se suponía debía ser ejecutado “Su alteza”? De ser el caso… creo algo anda mal”


Mientras aquel cuerpo decapitado se desvanecía entre pequeñas esferas de luces, el asombro se tomaba todo el sitio viendo cómo era posible estar parado ahí mismo y seguir vivo.

Las risas provenientes de mis compañeros no tardaron en aparecer. Contrario al autoproclamado sobre nosotros, cuyo rostro se desfiguraba por la ira.

Entre los guardias ubicados cerca de él, uno rompió filas aproximándose, alzando su voz.


“¡Basta Hermano! ¡Ya has causado daño enfermizo a nuestra gente!”
“Miren quien volvió… la Princesa cobarde. Pareciera faltarte cortesía hermanita, bueno, ya estaba aburrido al fin y al cabo de este reino…”
“¡Un segundo! ¡Tú vas a-!”


Sin perder tiempo alguno, levantó un brazo realizando también un chasquido. El cielo se oscureció entre nubes, mientras turbulentos vientos azotaban sitios aleatorios causando estragos.


“¡Gracias a ustedes mi experimento se frustro! ¡Sin embargo!... ¡Recupere mi último Geo-cristal!”
“¡Como la heredera legitima al trono! ¡Pelearé por mi gente!”
“Insolente… ¡Perece frente al poder de la naturaleza misma!”



“¡Danse Macabre!”


Desde nuestra ubicación, procedimos a subir raudamente mientras los rayos caían donde estaban ambos herederos. El caos se apoderaba de la hermosa ciudad sufriendo incendios, particiones de tierra, rebosamiento en fuentes con agua, etc.…


“¡Denme un respiro! ¡Con ustedes dos jamás se puede bajar la guardia!”
“¡Lo sentimos señorita Vila, de igual manera, gracias por ayudarnos!”
“No hay problema joven vestal, ¡Será divertido ver de qué son capaces con mis propios ojos!”


Mirando hacia abajo donde se encontraban los ciudadanos, apreciamos como en equipo con viajeros controlaban el desastre. Aquel cambio ocurrió en cosa de breves parpadeos, hechos corroborados cuando la princesa Dina desde su ubicación levantó su voz enfatizando ser ese el verdadero espíritu de quienes viven aquí.

Apresurando el paso hasta llegar al punto, se encontraba un jefe Enano esperando a tocar lo que pareciera ser un cuerno de guerra. Este reacciono de forma positiva frente ante la presencia del mercante y la Guild Master, refiriendo haberlos esperado.



“¡Nuestro viejo camarada Barba Negra en pleno campo de batalla!”
“Hace mucho tiempo no cruzamos palabras!, dejemos las formalidades para después… El expríncipe acaba de fusionar su cuerpo con al menos cinco de esos cristales artificiales”
“¡Ese cuerno en tus manos! ¡¿Jabuka, acaso él?!”
“Descuiden ustedes dos, mi torpe aprendiz a pesar de su falta de habilidad ha sido el único capaz de crear este Gjallarhorn replica. Invocará a ya saben quiénes para echarnos una muy buena mano, espero…”
“Esperas…” (x7)


Mientras aquella replica emitía sonidos que no parecieran ser de este mundo, en compañía de Arpegio, Lani y Lyd intervenimos atacando sin pensarlo.

Su desfigurado rostro esclarecía toda molestia en contra nuestra, tras burlarme ante el público. Independiente del área de impacto, esa ceguera dada por la rabia jugaba a favor nuestro.

Raudas estocadas provenientes desde la daga de Dina superaban sus capacidades defensivas, contrario al grandote demonio quien desestabilizaba con frecuencia la formación rocosa a golpe limpio.



“¡Insolentes! ¡Ya me aburrí de sus juegos! ¡Acabaré con ustedes iniciando con ese humano irrespetuoso!
“¡Cuidado, chico bromista!”
“¡Maldición! ¡Alteza intente romper el hechizo!”
“No lo lograremos a tiempo joven Daemonia!”


El tiempo se ralentizaba conforme veía aproximarse desde lo alto un pilar formado por cada elemento. Tras el retumbar de la palabra Gaia iniciando el cantico, comprendimos la gravedad del asunto.

Sin importar que acción realizara… acabaría siendo alcanzado de cualquier manera… entonces, ¿Iba a morir aquí mismo?



“¡Cúbranse!”


Una enorme polvareda nublo el área apoderada por el silencio, desconocía los daños causados, pero si sabía claramente estar vivo.


“Juramos esa noche bajo un mar de estrellas…”


Su suave voz se pronunció con serenidad frente mío. Ella sonreía aliviada y algo cansada. Contrario a ocasiones previas, había logrado superarme por uno o dos pasos.


“Ser la razón de vivir del otro”
“Creí te perdería… Tonto…”
“No solo me salvaste otra vez, mírate mi pequeña damisela”
“¡¿Eh?! ¡Espera! ¡Esto! ¡Yo!”
“Felicidades por lograr completar tu mejor bendición. ¡Ahora, volvamos al conflicto!”
“¡Le haré pagar a ese rey!”


Fuerte ráfagas del Geo-cristal de viento despejaron el área. Varios círculos de invocación pequeños aparecieron en formación alrededor del sitio, surgiendo un número limitado de humanos, dragones, enanos, bestias y demonios, siendo dos por raza.


“¡Somos los campeones quienes logramos responder al llamado!”
“Diez son insuficientes… ¡Incluso contigo Barba negra, sabes que no podrán ganar!”
“¡ENTONCES PERMITANOS SER PARTE DE LA FIESTA!” (x2)
“Las cosas se van a poner feas con esos dos…”


Tanto nuestro mentor como el viejo del bosque estaban aquí, ¡ahora sí tengo miedo del sermón por no haber progresado lo suficiente!

Ambos observaron asintiendo, luego se agruparon todos forzando un sello sobre el usurpador cuyo propósito consistía en frenar parte de su poder, requiriendo mayor esfuerzo revelando secretos de dos integrantes.



“¡A nadie se le corra abrir la boca!”
“¡Fuahaha! ¡Tu solo has lo que debes hacer Vindur, sin testigos presentes, tu no rompiste las reglas!”


Ambos iban en serio, sus expresiones fáciles congelarían o aniquilarían el alma de cualquiera que tomaran desprevenido.



“Mil años viviste sobre el mundo mismo,

Bajo juramento te privaste del cálido sol,

Vindur del viento,

¡Revela tu verdadera persona!

¡Tyrannical Elf!

¡Nightmare Nightingale!”




-o-



“Fieles corceles nacidos de viejas leyendas,


Surcando más allá de cualquier limite,

¡Los libero de sus ataduras!,

¡Matriarca Sleipnir! ¡Elena!,


¡Hijo indomable! ¡Troya!”


Vaya sorpresa tras sorpresa sin detenerse, ahora íbamos cuesta arriba tomando control del desastre.

Aun siendo cuatro quienes peleasen, al estar recibiendo apoyo importante, este limitaba la capacidad máxima de él a solamente un veinticinco porciento lo cual era suficiente.

Lyd contaba ahora con una montura temporal del Sleipnir Troya y Arpegio utilizando su armadura potenciando notoriamente sus habilidades.



“¡Se ven geniales! ¡Yo también quiero una mejora chico bromista!”
“¡Estamos en pleno combate definiendo el futuro de Grad Zore y piensas en eso!”
“¡Cierto! ¡A su debido tiempo!”
“¡JAJAJA! ¡Tener esos ánimos en mitad de este desastre es interesante! ¡Descuida pajarraca! ¡Tú tienes tu espíritu libre!”


Ignorar al príncipe causo que desatara una mayor furia sintiéndose denigrado. Aprovechando a nuestro favor, materialice en mis manos una lanza cuyo objetivo, seria terminar de un tiro con él.

Dado se encontraba completa al grado de ser visible y tangible, no debía de fallar sin importar la circunstancia.

Rápidamente los demás notaron el plan, sin pensar mucho optaron utilizar cuanto Soul fuese posible.



“¡Ahora van a ver quien posee los puños más duros!”
“¡Un simple Daemonia jamás podrá superar el poder de Ga-!”


Propinando puñetazos en ráfaga le cerraba la boca, cada impacto estaba comprometiendo a los cristales en pleno proceso.



“Puños de acero,

atraviesa hasta lo inamovible!

¡Minotaurus Force!”



En picada desde aquel basto cielo, Lani obtenía velocidades descabelladas envolviéndose en turbulentas corrientes de aire imitando armas perforantes.



“Bendición innata,

Regalo de las hijas del cielo,

¡Castiga a quien osa a amedrentar al público!

¡Hyper Song!”



Grandes grietas recorrían la formación compuesta por las cinco partes hechas una, por otro lado, la princesa había dañado las uniones principales que sujetaban al príncipe.


“¡Arpegio! Sklad! ¡Es ahora o nunca!”
“¡No permitiré que acaben conmigo ratas insolentes! ¡Este poder me fue otorgado como reflejo de mi supremacía! ¡Ese palillo en tus manos! ¡No importa cuál de esas dos lanzas sea, soy uno con el poder de Gaia!”


Juntos empuñamos esa punta capaz de atravesar el destino, determinados a ponerle fin a esta batalla ahora mismo.

Nuestras respiraciones se tornaban una sola al igual que los latidos del corazón.




“¡As One Heart!” (x2)


Pisando firme con un paso al futuro, apostando nuestras vidas en solo un intento sin miedo a lo desconocido.



“GAÉBOLG!/GUNGNIR!” (x2)



La potencia proveniente del arma misma fue tal, que nos envió a volar no solo a ambos, sino a los presentes.

Viendo la manera en cómo aquel tirano contenía ese impacto. Negándose rotundamente incluso hallándose mal herido.



“¡Ya les dije! ¡Pierden su tiempo in-!”
“¡Cállate viejo anticuado!”
“¡Pequeña gallina enqu-!”
“¡Me llamo Lani! ¡Lani, hija del cielo! ¡Y para tu información soy una Siren!”


Impresionado ante tal actitud, llegué por cosa de segundos a pensar sería algo antinatural, Sin embargo, resultaba ser lo contrario, ella estaba muy molesta…

Parada delante de todos los demás, con su frente en alto y alas desplegadas en tierra firme adoptando una postura extraña.

Ella inspiró profundamente, luego comenzamos a oír un hermoso canto mientras éramos envueltos por una desconocida calidez. Sus ropas cambiaban de aspecto cuyo origen se puede atribuir a tierras lejanas.

A penas finalizó esa variación en su vestimenta, nuestras fuerzas iban restaurándose e inclusive el empuje causado por la lanza estaba superando al blanco.



“Quien lo creería, se sacó un as bajo las alas… Sklad, Arpegio, vamos a brindarle nuestro apoyo a ella”
“¡Su canto… es hermoso! ¡Juntos lo lograremos!”
“Es ahora o nunca, vamos”


Colocando una mano en su espalda bastó para transmitirle lo que necesitara, durante aquel último aliento conseguimos atravesar el cuerpo mortal dando por finalizada la pelea decisiva en Grad Zore.

Caímos exhaustos mientras Lani se encontraba sonriendo inconsciente entre los brazos del grandote. Quienes fueron invocados en apoyo comenzaban a desaparecer, retornando hacia su origen correspondiente.

El mercante conjuntamente a la Guild Máster se aproximaron con el viejo y compañía. Sostenía conversaciones en absoluta informalidad, riéndose unos de otros.

Tras ello, esa voz llamo por nuestros nombres estremeciéndonos, sabiendo que se avecinaba…



“¡Arpegio! ¡Sklad!”


Nos pusimos de pie a su vez nos latía el corazón agitado. Se hallaba serio… Creímos la peor posibilidad…

Lyd miraba hacia otra dirección preocupado, Darach reía estrepitosamente, Dina iba al cuerpo tendido de su hermano y los otros dos… miraban curiosos desde atrás de un Slepnir

Esos ojos observaban más allá respecto a quien este de frente, apuntando casi al alma.



“Lo hicieron bastante bien mis pequeños. Su progresado me deja conforme, no… mejor dicho, sorprendido de ver también las amistades forjadas”


Coloco sus manos sobre nuestras cabezas esbozando una sonrisa sincera. Había hecho un excelente trabajo no solo como maestro, sino también como padre.


“Sigan sorprendiéndome hijos míos, recuerden que esto es solo el inicio de algo mayor”
“¡Entendido!” (x2)
“Joven Lyd de los Daemonia, gracias por ser amigo de este singular dúo. Cuando la chica entre tus brazos despierte, dile lo mismo de mi parte”
“¡Jajaja! ¡No hay problema!”


Procedieron a retirarse ya habiéndose calmado las aguas, no sin antes entregarle algo a quien gobernaría de ahora en adelante.

Una voz agonizante causo revuelo entre los presentes… provenía del moribundo hermano mayor de Dina.



“Entonces… el futuro quedará en buenas manos…”
“¡Hermano!”
“Te has vuelto una mujer hermosa… eres el fiel reflejo de nuestra madre…”


Lagrimas brotaban desde el alma de los dos, cruzarían las últimas palabras de despedida en vida.


“Fui un estúpido… embriagado por un sucio y corrupto poder vacío…”
“¡No digas más! Si sigues…”
“Dina… muchas gracias… al fin soy libre…”


Aquel cuerpo desaparecía poco a poco tornándose en pequeñas luces las cuales ascendían hacia las estrellas.

Sonriendo en paz por un lado y conteniendo una quebrantada voz. Despidiendo al último integrante cercano que le quedaba, estuvimos a su lado silenciosos guardando respeto.




--Días después--



La ceremonia de coronación se llevó a cabo, pese al desagrado de quienes sufrieron atrocidades irreparables, Dina reflejo los valores inculcados provenientes de su padre.

Ganándose por mérito propio la confianza de su gente nuevamente trabajando como una ciudadana más en plena reconstrucción fue el relato que nos proporcionaron tanto Jabuka como Vindur.

Ahora carecíamos de rumbo alguno… llevados por donde soplara el viento sería la próxima parada.



“Sin duda ese conejo de la tormenta sorprendería a cualquiera con tal tamaño”
“Y que lo digas Señor Lyd, Aún estoy aprendiendo a domar la montura, pero estoy segura pronto lo conseguiré”
“¡Bueno! El chico bromista tiene un Taito, mi amiga tiene a su conejito y yo tengo un enorme guarda espaldas”
“¡Hey! ¡Que no soy una montura Lani!”


Tendido sobre el suave lomo de aquel felpudo animal, disfrutaba relajado mientras reía con las animadas charlas.


“¡Mucho parloteo ustedes tres! Ahora nuestro próximo destino será-¡!”
“¡Draghi Waara!” (x3)



Nuestra aventura no hacía más que empezar dando paso prontamente al siguiente país.





01.- Apertura a la gran travesía

Finalizado





“Los resultados fueron interesantes, excedieron las expectativas. Salvo cierta intervención”
“Mera suerte, no les durará mucho… sin embargo debemos proceder con cautela, aquellos están tras nuestra pista. A cierto, tienes libertad para actuar, solo evita causar revuelo quieres”
“Gracias por su autorización. No aceptaré una existencia como ella, mancha mi linaje y el legendario nombre de nuestra gran hermana mayor”




Autor: Ronin
Coaturo: Byleth






 
Última edición:

Meijin Wanderer

Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
124
Offline
Glazbeni Arken Vol.2

Capítulo VI (XXII)
Ave cantora



Ha pasado tiempo desde el inicio de este viaje en donde hemos conocido a un sinfín de personas interesantes, los cuales nos enseñaron toda clase de cosas nueva, además de recorrer una gran variedad de lugares. Partiendo con aquel enorme prado en donde dimos los primeros pasos, el bosque eterno junto al guardián quien custodia su existencia, el Another Sky e inclusive los Eruditos de Grad Zore.

Pensar que ahora llevamos cerca de dos días tras cruzar al país vecino continuando el trayecto.

Arpegio mejoró en cuanto a sus habilidades de montura igual que la cercanía con su conejo, al cual decidió llamar Snow. Ocasionalmente, este se camuflaba entre el cabello de ella dada la similitud del color mientras volvía a su tamaño natural.

Sin embargo, ya es costumbre carecer de días tranquilos… Lani y Lyd digamos competían o discutían agitando de forma eventual los ánimos, diría que parecen más una pareja cómplice que viajeros recién conociéndose…



“¿Ya acabaron de pelear los recién casados?”
“¡¡A quienes les dices recién casados!!” (x2)
“Relájense un poco, es bueno apreciar la compatibilidad entre ustedes dos. Consideren ahora que estamos a poco de llegar a nuestra primera parada para abastecernos”
“Lo lamento, me deje llevar”
“Yo también, como dijo el grandote”


De manera ocasional eran poco honestos consigo mismo, a pesar de ello, me evocaban recuerdos respecto a mi compañera de joven.


“Hace unos días atrás quería preguntar algo señorita Lani”
“Puedes llamarme solo por mi nombre, no necesitas la formalidades conmigo. Somos amigas”
“¡Bien! Esa vez en Grad Zore cuando interviniste, te hiciste llamar la Hija del Cielo. ¿A qué se debe ese nombre?”
“¡S-Sobre eso!”


Los nervios se le desbordaban por donde uno mire, hasta tornarse su rostro rojo por vergüenza después de recordarlo. Tal fue el grado alcanzado que poco a poco brotaban sus plumas en sus brazos.


“¡Vamos pequeña plumifera! ¡La curiosidad nos está matando!”
“¡F-FUE SOLO PORQUE CREÍ SE VERÍA GENIAL EN ESE MOMENTO! ¡APARTE TAMBIÉN QUERÍA UNO ASÍ PARA MI!”
“¡¿EEEH?!”
“¡¿AAH?!”
“¡¿Qué?!”


Esta chica resultaba ser todo un caso… a pesar de ello, esto ayudaba también a entenderla e ir conociéndola mejor. Mientras el grandote reía alzándola sobre un hombro, seguían cruzando palabras ahora relajados.

Retomamos el rumbo adentrándonos al interior de un bosque, que por alguna razón desconocida no figuraba en el mapa actualizado.

Desde el interior del bolso el cual cargaba, salió de golpe aquel Taito Lunar en alerta observando a toda posible dirección hasta hacer notar algo.

Adentrándose en un cumulo de arbustos empezó a alborotar el interior… se percibían voces quejándose, poco después supimos se trataba de un grupo de niños traviesos conformado por un Elfo oscuro, un Demi-humano y una Teriantropo.


“¡U-Un D-Demonio!”
“N-No nos coma por favor!”


Como era costumbre, nuestro grandote amigo se largó a reír quebrantando la tensión. Dejando a la chica junto a Lani sobre uno de sus brazos y a los otros dos en el otro, jugando con ellos mientras ya saben quién se divertía.

Tras calmarlos, intentamos averiguar lo sucedido. Según explicaban, estaban jugando en compañía de dos amigas más antes de la aparición del bosque y huir de una creatura enorme.

Empeorando todo, tampoco había sentido que estén en este punto en medio de la nada. Sin embargo… la existencia de este entorno me causa cierta duda.



“Pueden estar tranquilos pequeños, ya vieron que no les haremos daño. Quédate con ellos Snow por si se pone peligroso”
“¡WOOH! ¡Se volvió pequeñito!”
“¡Y no es molesto como esa ave gigante!”
“¡Su pelaje se parece a la nieve!”


Bajando los ánimos al Taito tras esas palabras, parecía mantenerse molesto… extrañamente jamás se había comportado de esa manera.


“Ya te he dicho Owl que no debes ser hostil, pero bien hecho de todas maneras por encontrarlos. ¡Hey! ¡Tampoco te pases de cariñoso apegándote encima!”
“¡Es un bonito nombre para tu compañero! Puedo notar el aumento del vínculo entre ambos”
“Lo lamento Lani, no te vi”
“No hay problema”


Segundos posteriores, ambos parecían sostener una conversación fluida frente mío sin entender ni una palabra. A través de las expresiones de la chica intentaba hacerme alguna posible idea que estarían hablando.

Una palabra en particular si logre entenderla, aquella fue la pista que faltaba para descifrar el posible misterio.



“¿Ya te disté cuenta entonces? Según Owl, algo o alguien debe estar creando esta ilusión. Al fin y al cabo, menciona vivir desde que nació en un bosque real, puede verse como en el que donde nos encontramos ahora, por eso logra sentir la diferencia sin esfuerzo”
“Ello da sentido al porqué este bosque apareció no solo de la nada, sino también a esa sensación de dar vueltas en círculos”
“¡Quién lo diría! ¡El ilusionista acaba de ser engañado!”
“En realidad, las habilidades de mi compañero son diferentes a esta. No se siente esa calidez o sensación de existir como tal”
“¿Ah? No entiendo lo que explica la pequeña valkiria… ¿Alguno de ustedes me puede ayudar?”


Mejor sería buscar tanto a los niños restantes y al origen del problema… es mucho más fácil que explicarle la manera en la cual funcionan mis habilidades…

Antes de darme cuenta, Arpegio dijo se quedaría junto a los pequeños cuidándolos con apoyo de Lyd. Verlos le evocó ciertos recuerdos un tanto duros, sin embargo, también era comprensible su decisión empatizando con ellos.


“Ni modo contigo, en fin. ¡Lyd, te la encargo mientras realizo la búsqueda!”
“¡Cuenta conmigo!”
“¡Ve con cuidado! ¡Estaremos esperando tu regreso!”


Ya sobre la espalda de Owl, este emprendió rumbo a donde cree debe provenir la fuente mágica del área. A pesar de intentar elevarse, jamás lográbamos alcanzar a llegar a lo alto… algo o alguien nos estaba impidiendo salir.


“¡Es un fastidio la verdad! ¡Odio volar tan bajo!”
“¡Un momento! ¡¿Venias siguiéndome Lani?!”


Sonreía como niña traviesa tras oír aquella pregunta, considerando en adición su apoyo, dar con el objetivo debería costar menos.

Noté que ella tomaba aire para después dejar salir un sonido de alta frecuencia a través de sus cuerdas vocales. Por poco el Taito y yo acabamos fuera de combate durante los largos minutos donde realizaba eso.


“Si preguntas, ¡Aprendí a hacer esto cuando me perdí en una cueva! ¡Jijiji!”
“Puedo oírte perfectamente… Sin embargo, ¿Qué diablos fue ello?”
“Recuerdo lo llamaban ecolocalización, una amiga Teriantropo solía utilizarlo para encontrar a gente perdida”
“Quien imaginaria a una Siren aplicando algo así, dudo respon-”
“¡Un segundo! ¡Acaban de responder! ¡Vamos!”
“¡Eso fue rápido!”


Conforme repetía el proceso, su voz se iba perdiendo hasta apenas salir. El desgaste la llevó al límite, a duras penas lograba hablar. Dado el caso optamos cambiar de estrategia en favor de ella, seguimos su guía, pero ahora reposando en el lomo del ave.


“Llantos… vamos a piso Owl, es probable los encontremos cerca. Mantente a mi lado y no dejes que Lani se baje”
“…”
“¡Jaja! Me sorprende tengas tantas energías intentando llamarme la atención”


Después de ello, infló sus mejillas a modo de protesta intentando parecer molesta consiguiendo solo un efecto contrario tirando a ternura.


“Salgan de donde sea que se encuentren, no queremos generar problemas”


En la copa de uno de los árboles se dejaron ver dos siluetas temerosas, quienes lentamente descendieron volviéndose reconocibles. Siendo ambas las restantes del grupo extraviado.

Actuando con cautela evitando asustarlas más de lo que ya se encontraban, nos tomamos el tiempo necesario hasta que la primera accediera. Sin embargo, la otra pequeña estaba ensimismada cuyo terror pareciera atormentarla.

La mayor del grupo resultó ser quien respondía a mi compañera, gracias a las características Teriantropas propias.



“Gracias por venir, salí acompañando a estos pequeños traviesos como todos los días y donde nos encontrábamos acabó desprendiéndose de la isla”
“¿Isla?” (x2)
“Exacto, es algo pequeña y flota alrededor del sitio. Sin embargo, con el surgimiento del bosque ha sido imposible salir de aquí”


Alzando la mirada únicamente se apreciaban hojas y más hojas. Pensando en que hacer mientras tanto, Lani mostraba interés respecto a la pequeña niña.

Dada su característica personalidad, no tardó mucho en hacer buenas migas. Sobre todo, tras descubrir que se trataba de otra Siren, cuyo plumaje se asemejaba hasta cierto punto con el suyo.

Ambas dialogaban utilizando el idioma cuyo nombre se le denominaba Aves cantoras, esto a causa del sonido emitido.

Los ojos de esta joven sostenían un curioso brillo tenue, conocía perfectamente aquel efecto. Considerando varios factores a la vista, cada pieza del rompecabezas coincidía apuntando a la niña como causante de esta ilusión.

Si sorprendió la magnitud alcanzada para su corta edad, ahora restaba manejar cual fuera la creatura vinculada al caso.



“Me explica la pequeña sobre una especie de Minotauro merodeando el área. ¿No se supone su hábitat son cuevas y laberintos? ¿Alguna idea chico bromista?”
“Creí tardarías más en recuperarte… ¿Segura no hiciste trampa?”
“¡Te sorprenderías si estudiaras sobre las especies cantoras!”
“Bueno, volviendo al punto importante. Hace mucho tiempo pase por algo similar, durante algún periodo de la vida aquellos que utilizamos estilos similares de habilidades nos vemos enfrentados a estas mismas”
“¿Quieres decir que estaríamos ahora ayudándole a enfrentarse a si misma con sus temores?”
“¡Correcto señorita! Sin embargo, lo que deberemos derrotar dependerá en cuanto a percepción nuestra”
“Si somos capaces de verlo como débil, ¡Entonces así será!”
“¡Aprendes rápido compañera!”


Pisadas retumbaban fuertemente anunciando su llegada, esa silueta ya en frente se tornaba de mayor tamaño a costa del miedo infligido en quien la creaba.
Mantuvimos la calma marcando distancia entre esa hibridación entre centauro y minotauro con ellas. Quería pasar sobre ambos, contrario a ello, se mantenía firme observándonos…


“¡¿N-No le tienes miedo?! ¡¿A pesar de tu enorme tamaño y fuerza?!”
“Al igual que tú, también manejo Ilusiones. Cada respuesta se encuentra dentro de ti misma”
“Dentro de… ¿Mí misma?”
“¡Eres una chica valiente! ¡No tienes por qué dudar! ¡Míranos, aquí en frente sanos e ilesos!”


Quien se hallaba a un lado mío comenzó a cantar al igual que en el asedio de Grad Zore, esta vez el ritmo y letra eran calmados.

La joven caminaba hasta ubicarse en medio de ambos mirando a esa criatura… temblaba aún algo temerosa. Reuniendo fuerzas, ella alzó su voz para decir eso.



“¡Nada de esto es real! ¡Son solo el reflejo de mis propios temores!”


Tras unos segundos, los alrededores desaparecían revelando aquel único camino existente junto al sitio flotante de donde provenían. Para sorpresa general, estábamos separados tan solo por unos arbustos y arboles…

Los niños ya reunidos se aferraron los unos a los otros llorando en medio del reencuentro. Arpegio y Lyd asombrados preguntaban sobre porque estando al lado, ninguno escuchaba a los demás.


“Creo poder responder a eso, es lo mínimo en agradecimiento”
“¡¿Enserio tiene alguna respuesta?!” (x4)
“Bueno… no es exacta, pero una suposición dado ciertas historias que me contaba mi abuela cuando era aventurera”


Tomamos asiento en frente enfocando nuestra mirada curiosa esperando su relato. Los niños no tardaron en unirse, fue claro el gusto ante tales historias.


“Según lo que recuerdo, muchas magias, bendiciones o como quieran llamarlas, a duras penas son la sombra de su antigua gloria. Capaces de superar la comprensión respecto al mundo que nos rodea y abrir infinitos milagros más allá del firmamento… bueno, tomando sus palabras a modo de partida, aquí el miedo pudo influir o ser el causante de alterar el espacio de tal manera”


Recordaban a lo mencionado por el viejo del bosque eterno, también hubo otras situaciones donde con Arpegio creo hicimos algo similar. En las bases del Gran árbol de Arboros conjuntamente a la pelea intentando ayudar a Lyd.

Antes de continuar, fuimos interrumpidos cortesía de varias especies voladoras en conjunto con jinetes de dragones.

Estos pertenecían a un grupo formado para salir en búsqueda de los extraviados, siendo considerados como viajeros afectados, decidieron llevarlos a su villa. Contaban con sistema de auto cultivos, tierra bastante bendecida y abundante en recursos a pesar del tamaño.



“Lamentamos se vieran involucrados jóvenes, agradezco de igual manera su ayuda en disipar ese molesto bosque laberintico”


Quien hablaba era una anciana de baja estatura, mostraba ser alguien importante dada su vestimenta junto al respeto presente por quienes pasan a su lado.


“Si preguntan por qué se dé su participación, bueno… nada se le escapa a esta vieja chaman, absolutamente nada, Jeje”



Autor: Ronin
Coautor: Byleth
 
Última edición:

Meijin Wanderer

Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
124
Offline


Glazbeni Arken Vol.2

Capítulo VII (XXIII)
Siete Tonadas



Por órdenes de la anciana y como agradecimiento por haber colaborado en aquella búsqueda anterior, fuimos acogidos en la aldea para pasar unos cuantos días además de recorrerla a modo de turismo.

La aldea en si misma era bastante pequeña en relación al lugar en el cual estaba construida, sin embargo, contaban con amplios terrenos en donde cultivar además de chozas las cuales, a primera vista engañan en cuanto al espacio interior debido a la forma en la que estaban hechas.

Siendo poco usual la presencia de viajeros, estos solían acaparar toda la atención de los niños de la aldea. Una situación bastante curiosa era el como Lani junto a la otra Siren compartían todo el tiempo, llegando a parecer la hermana mayor de ella.



“Es un agrado verlos a gusto jóvenes viajeros, es lo mínimo que podíamos hacer”
“Se agradece su hospitalidad, esperamos no ser una carga para ustedes”
“¡Al contrario, dentro de poco llegaremos a su próxima parada!”


Los cuatro saltamos sorprendidos cuando mencionó la ciudad especifica a donde nos dirigíamos.

No bromeaba cuando dijo que no se le escapaba nada…

Tras algunos segundos posteriores a recomponernos, caminó alrededor de nosotros observándonos completamente pero por sobre todo los ojos.

Tomó asiento entre los presentes cerrando una especie de circulo el cual jamás vimos hasta hacer mención del mismo.



“Si bien, muchos me llaman de diversas maneras, mi nombre real es Circe la “Chamán”. Ahora, permítanme hacerles un pequeño obsequio a cada uno de ustedes cortesía de la casa”
“¡Puedo ir primera!”


Las risas se hicieron presentes apenas aquella Siren enérgica saltó interesada, viniendo por su parte el interés, no era de sorprenderse.

Avergonzada notando esas reacciones, intentó reprocharnos, aunque solo emitía sonidos de ave tornando un tanto más hilarante el ambiente. Puede decirse que cambia entre idiomas al protestar molesta o al interactuar con otra especie emplumada.


“Curioso e interesante…”
“¡Parece que tienes unas cuantas sorpresas pajarraca!”
“¡Seguro más que tu grandote!”
“Son siete almas… Y cinco ya se reunieron”


Estábamos atónitos sin captar la idea, supuestamente hablaría por cada uno. Sin embargo, los deseos de oírla eran más fuertes, mantuvimos el silencio independiente a sus palabras.


“Aquella ave volverá a su jaula, sumida ante la desesperación su vida arrebatada será y tornándose de blanco será liberada”
“E-Eso fue aterrador” (x2)
“Tranquilos ustedes dos, seguro es interpretativo”
“Las sombras te persiguen donde quiera que oses esconderte en tu búsqueda de quien vela por ti, tarde o temprano deberás decidir hijo del conquistador”


Parecían un par de gatos asustados cuando oyeron a Circe, se me estremecía la piel de todas formas… verla actuar así hacía pensar si estaba poseída…


“Ah… lo lamento, me deje llevar. Caer en trance suele conllevar esos defectos”
“¿S-Segura?” (x4)
“¿Mmm? Ese collar es precioso, siento su fuerte conexión con el chico a tu lado”
“¡Gracias! ¡Fue un regalo por mis quince años!”
“Vas a necesitarlo en ese momento, será un intermediario frente al canto que no puedes leer”


Fue una experiencia extraña, pero con Arpegio estábamos conforme. El resto aún daban la sensación de ser un par de gatos asustados.

Mientras se relajaban los ánimos ingresó una joven cuyo rostro era familiar, tratándose de la cuidadora cuya labor no solo abarcaba la que conocíamos, sino también ser la mano derecha y apoyo a Circe.



“Ya llegamos a Draghi Waara, la isla está siendo escoltada en dirección al anclaje principal. ¡Ha sido un gusto contar con la ayuda de viajeros tan divertidos!”
“¿Quiere decir que deberé separarme de mi nueva amiga? ¡No quiero que Lani se vaya!”
“¡Tranquila pequeña, nos volveremos a encontrar más adelante dado siempre estoy viajando!”

“¡Lo dices en serio!”
“¡Palabra de Siren!”


Se permitió acompañar a la pequeña hasta su casa, la razón del porque estaba en este lugar fue porque sus padres optaron venir a vivir un tiempo, pero frente a una urgencia retornaron al sitio de origen temporalmente.

Les dejamos a ellas su espacio a solas para compartir hasta antes de su separación inminente. Donde quiera que fueran, sus sonrisas no desaparecían ante nada, eran dos gotas de agua.


“¡¿Lani?! ¡¿En verdad eres tú?!”


Ella se frenó de golpe tras oír ese llamado, saltando primeramente la pequeña sobre sus hombros reconociendo esa voz.


“¡Mami!”
“¡¿Madre?!”


Las reacciones en simultaneo iban y venían intentando comprender que ocurría… parecía su vínculo venía siendo más cercano de lo imaginado.

Nuestra emplumada amiga intentaba ser esquiva sin éxito… era fatal intentando mentir o engañar a alguien. Se aproximaban temas familiares de los cuales no podríamos escapar.

Acompañando camino a casa entendíamos sobre su “él porque era así”. Desde niña su crianza se basó en cumplir un rol similar al de una sacerdotisa atándose bajo estrictas normas.



“¿Eres consciente del daño causado tras tu escape ese día hija mía? Pasamos a ser relegados perdiendo prestigio a lo largo de cientos de generaciones”
“Lo sé bastante bien… me fue impuesto contra mi voluntad algo que únicamente entorpecía mi vida”


Se percibía esa tensión en el ambiente, dude si sería correcto intervenir… ahí quien tomó las riendas se ganó su respeto.

Circe prestó atención meticulosa al actuar de Lyd, este último conservaba aparente seriedad en su rostro.

Comenzó su intervención presentando un gesto de respeto a la anfitriona para posterior a ello, expresar por qué dejarla continuar con su camino era lo mejor en estos momentos.

La Chamán atestiguando cada palabra, esbozó una sonrisa tenue.



“Ya no es la pequeña de antaño querida amiga, ahora se ha vuelto más que una mera sacerdotisa más en la línea de sucesión. Incluso, la hermana mayor acabó siendo una heroína gracias a las tornas del destino”
“¡AAHH! ¡Están queriendo decir que tengo una hermanita!”
“Pajarraca cabeza hueca tenías que ser… ¿Acaso no notaste cuan similares actuaban hasta al dormir?”
“Señor Lyd, usted tampoco se había percatado del hecho”
“… ”


Partiendo con reacciones alegres provenientes de ambas hijas sin creer todavía la noticia pasábamos al descontento de aquella progenitora negándose a aceptar a su primogénita como ejemplo a seguir.

Buscando demostrar su equivocación sobre la actual Lani, tomamos acciones directas relatando cuando fue ella quien permitió marcar importantes diferencias en situaciones críticas.


“¡Inaceptable! ¡Jamás alguien en esta familia ha osado realizar tales actos!”
“M-Madre…”
“Hoku, si dudas de tu propia sangre, pues esta misma noche una estrella fugaz cegará esa tozudez”
“¡Circe!”


Según antiguos cuentos del viejo, existían sacerdotisas las cuales debían someterse al juicio de antiguos espíritus milenarios para recibir sus bendiciones o maldiciones.
Me negaba a aceptar el poder perder a una amistad importante, esta idea preocupaba a los presentes.



“Esta joven cumplirá mis palabras, sabes qué jamás he cometido errores si se trata de mis visiones”
“¡Adelante madre! ¡Te demostraré cuán lejos he llegado hasta superar a los Hijos del cielo! ¡A cambio tengo una petición importante!”
“¿Y esa petición sería?”
“¡Cual es el nombre de mi hermanita hermosa!”


Con lo último rompió la presión ejercida entre ambas. Por si fuera poco, cuando realizó esa pregunta, sostenía a la pequeña entre sus brazos apegada igual a una almohada mientras esta sentía cosquillas ante el descuido de su recién conocida hermana mayor.
Los demás lo tomamos con humor dado estaba ya la costumbre y el tiempo convivido.


Suspiró ella retirándose molesta, limitándose a mencionar sobre iniciar la ceremonia cuando enciendan antorchas de fuego azul.



“Déjate de titubear cabeza de pluma, lo hiciste bien”
“Lyd… no es usual verte así”
“Somos compañeros en esto, además también desafié a mi padre hace mucho tiempo atrás”
“El señor Lyd nos relató parte de su historia, puede verse amenazador o malvado a primera vista, pero resulta ser todo lo contrario”
“¡Hey! ¡Tengo una imagen a mantener!”


Durante las horas venideras armaron descalabros vistiendo a la Siren buscando ropa ideal…

Tras el alzar de la luna nueva fueron encendidas antorchas cuyo fuego azul iluminaba la ciudadela.

Desde dentro de cada casa observaban el proceder anunciado.

Existía bastante inseguridad, facilitando comprender lo que se avecinaba. Sin previo aviso, algo o alguien cayó en nuestro camino.


“¡Yo seré quien te juzgue hija mía!”
“¡No me tardo equipo! ¡Volveré pronto!”


Ambas alzaron el vuelo a lo largo del cielo nocturno, escuchando la forma en como chocaban sus fuertes voces y un leve destello al volar proveniente de sus trajes indicaban donde se encontraban.

Impedidos de intervenir con cierto grado de impotencia mirábamos el balance entre esas dos irse desvaneciendo lentamente. Lani comenzaba a recibir cada vez mayor cantidad de golpes, dañando en adición su plumaje y afectando su habilidad de vuelo.



“Puedo sentir el resonar de sus almas junto al de su amiga, son cuatro bellas tonadas he de admitir. Ya se aproxima…”
“¿Qué quiere decir con eso señorita Circe?”
“Ahora lo veras joven Val”


Un golpe critico asestado en su espalda fue lo último avistado, ella caía sin control esperando azotarse contra el suelo… el grandote corrió en dirección al punto a impactar repitiendo en cierta forma aquel primer encuentro.

Atónitos frente al inmóvil cuerpo cuya mirada perdida daba una impresión del resultado, la rabia intentaba sumirnos a los tres por ese camino carente de retornos…



“Queridos pequeñines, debo recordarles que cada raza que nace proviene de ancestros comunes… Siren y Harpy pueden confundirse, pero en lo más profundo reside el legado de una criatura mítica”
“¡Un momento! ¡Usted no estará hablando de!”
“¡HEY! ¡QUE ESTA SUCEDIENDO CON LA PAJARRACA!”


Sus heridas se cerraban casi de forma inmediata, el oscuro plumaje se tornaba blanco mientras se levantaba. Por si fuera poco, era envuelta en un pilar de luz ya familiar.


“¡Jeje! Esta muchacha descarada supero mis palabras”
“¡Conozco esa luz! ¡Es la misma que ustedes tenían esa noche donde me detuvieron!”
“¡Lani!”


El collar de mi compañera reaccionaba ante lo sucedido emitiendo un leve destello desde una de sus puntas. Una cosa ya era clara, esto se pondrá interesante.
Alzando su vuelo retomo el enfrentar a su madre de igual a igual, siendo vista como si de una estrella fugaz se tratase. Emanando un sentimiento puro desde lo alto acaparando las miradas, solo podíamos observar expectantes que clase de sorpresas vendrían ahora.


“¡Pequeña niña engreída! ¡Esta segunda caída será peor!”
“¡Muchas gracias por todo madre! ¡He aprendido mucho y quiero volar más alto que cualquier otra raza que pueda surcar los cielos!”


Volvieron a chocar sus voces nuevamente, siendo una especie de grito proveniente de su madre contra el canto de nuestra alocada amiga. Este último era el mismo realizado al encarar a la bestia durante la estadía en pleno bosque ilusorio.
Atestiguamos aquella aplastante victoria sobre su madre quien, entregándose a las puertas de la muerte en caída libre, acabó siendo salvada por su hija en conjunto al burlesco Daemonia.


“¡Mamá!” (x2)
“¿Se encuentra bien señora?”
“Me equivoque contigo hija… posees la misma voz que mi abuela, no, una más vivida incluso que ella. Continua tu viaje y enséñale a tu hermanita junto a tu madre cuanto has crecido en la siguiente visita”
“¡Promesa!”
“Por cierto, no me digas señora, me haces sentir vieja”


Aplausos retumbaban ya finalizado el enfrentamiento. La valía de uno de los linajes antiguos de sacerdotisas pertenecientes a Draghi Waara mostraba nuevamente su orgullo.

La señal ante tal echo se evidenciaba en el momento donde el fuego azul en cada antorcha salía de su ubicación para perderse en lo alto con las estrellas.


“¿Piensas lo mismo que yo Arpi?”
“¡Claro! Por ahora volvamos donde pasaremos la noche, mañana nos reuniremos”
“¡Ven aquí!”
“¡WAAH! ¡Q-Que haces Sklad!”
“Te cargo de vuelta, recuerda eres bastante liviana”
“G-Gracias…”


Conforme caminábamos retornando al pequeño sitio en el poblado, se percibían los pasos de la anciana Circe. No era coincidencia que tomara exactamente la misma ruta.
Sostuvimos el silencio en su compañía, ella sonreía emanando una energía de paz notoria. Intentando interpretar el ambiente, supusimos intentaba decir gracias a pesar de no contar con palabras para ello.



“El sonido emitido por el resonar de sus almas es agradable de escuchar jóvenes viajeros”
“¿Nos está haciendo otra de sus predicciones?”
“Quien sabe… esa conexión entre ustedes dos, carga con interesantes enigmas, antes de darnos cuenta, puede descubran algo”
“Aquella noche bajo un árbol rodeado por un basto campo de flores, ahí fue el primer encuentro señorita Circe”
“Ya veo, entonces ahí esta el significado de las visiones. Entonces… ese milagro pronto revelará al mundo las sombras en la luz”
“¿Qué quiere decir con aquello?” (x2)
“A su debido tiempo queridos hijos del mundo”



Autor: Ronin
Coautor: Byleth



¡Damas! ¡Caballeros! este es un mensaje bastante atrasado, lo se, lo se... ¡Me olvide por culpa del trabajo y por ello mismo aprovecho de decirlo ahora!
¡Feliz aniversario a ambas historias! ¡Death World - Armagedon en su segundo año de emisión (8 de agosto) y Glazbeni Arken cumple primer año (13 de junio)!
Ha sido bastante tiempo y la verdad con Byleth estamos agradecidos por el apoyo durante este trayecto, esperamos nos sigan acompañando en los capítulos venideros (¡¡¡Y los próximos 5 proyectos en cola también!!!).
¡Sin más que decir, muchas gracias a todos por parte de Star-Core Team!



 
Última edición:

Meijin Wanderer

Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
124
Offline
Glazbeni Arken Vol.2

Capítulo VIII (XXIV)
¡Denme un respiro de este caótico día!



Durante aquella tranquila noche bajo el enorme firmamento, únicamente iluminados por esa tenue luz proveniente desde la saliente del techo sosteníamos nuestra platica observando a lo alto.

Ella tomó mi mano sin previo aviso mientras alzaba su otra mano apuntando hacia arriba, segundos posteriores surgían letras desconocidas desde el brazalete suyo armando un pequeño rezo…



“Desde hace un mes que apareció y sigo sin entender que dice. ¿Tienes alguna idea Sklad?”
“Jamás había visto este tipo de escritura, pero viniendo de ti mi querida compañera, seguro nos dejará con la boca abierta”
“¿Lo crees en verdad?”
“¿Porque habría de mentirte?”
“¡Jiji! Tienes razón, en algún momento descubriremos que esconde aquel rezo”


Habiendo calmado sus preocupaciones, caímos dormidos hasta el surgir del alba percibiendo a las aves cantar.

Circe vino para llevarnos de vuelta a reunirnos con Lyd y Lani… o al menos eso se suponía que fuera el plan original, salvo…



“¡A eso le llamas golpear duro! ¡Hasta los Goblins causan más daño!”
“¡Mira quien habla cabeza de cuerno roto!”
“¡Como fue que me llamaste vaca musculosa!”


Por palabras de Hoku, habían planeado salir a una taberna para reunirnos tras lo acontecido el día anterior a modo de hacer las paces… todo iba bien hasta cuando el dueño confundió dos vasos con licor concentrado creyendo eran de agua.

La potencia entre golpes esclarecía la inexistente limitación entre la riña del Daemonia y el minotauro, a ratos veíamos volar individuos por las ráfagas de viento en los alrededores.



“¡Arpegio! ¡Sklad! ¡Tenemos severos problemas! Por cierto, ¿Dónde se fueron anoche que no los vimos?”
“Volvimos a la villa, preferimos dejarles espacio para ustedes”
“Aquí vamos otra vez… Lamentamos las molestias Señora Hoku, nos las arreglaremos con esos dos”
“¿Pero, como planean lograrlo? Ellos están ebrios, en adición, junto a mi hija no hemos recuperado toda nuestra capacidad”
“¡Tu tranquila mamá! ¡Toma asiento conmigo y Opua!”


La anciana ubicada detrás de ambos recitó unas palabras casi imperceptibles previo a intervenir.


“¡Arpi!”
“¡Vamos!”


Sentía sus brazos rodear mi torso junto al fuerte batir de sus alas elevándonos por los aires. Si bien, aún la coordinación era tosca y asincrónica a ratos, bastaría para la altura conseguida.

Dejándonos caer en picada decidimos separarnos con la intencionalidad de abatir a esos dos al mismo tiempo. Tomando esa sugerencia cortesía de aquella joven frente mío, repetimos esa jugada respecto a asestar un Mjölnir.

Cuando iniciaba las palabras de esa bendición propia, ella también lo hacía al unísono prestando su apoyo tanto durante la ejecución del arte como en el Soul utilizado.




“Desafiando la existencia, (x2)

Trascendiendo tiempo y conocimiento, (x2)

Rebélate e imponte burlando toda regla, (x2)

¡Royal illusion! (x2)

¡Dual Mjölnir!” (x2)



Materializando dos unidades del mismo martillo en tamaño proporcional a cada objetivo, procedimos hasta que el golpe sobre esas cabezas duras emitirá un retumbar capaz de oírse varios metros a la redonda…

Poco después las armas desaparecieron y el par de grandulones sin moverse acabaron cayendo al piso aturdidos.



“¡Eso fue sin duda alguna impresionante! ¡Tal y como dijo Lyd esa vez donde debieron detenerlo!”
“Respecto a eso… mejor evitemos ese tema”
“No es un tema que le agrade hablar al señor Lyd”
“¡Lo lamento! ¡Me había olvidado!”


Tras haberse recuperado los afectados, ambos cruzaron sus miradas, estrecharon sus manos y riendo aceptaron la fuerza del contrario conjuntamente a divertirse.


“Eres bastante fuerte muchacho, si entrenaras más podrías sorprender a más de alguno”
“¡Muchas gracias, señor! ¡Aún no me tengo plena confianza en mis capacidades, pero prometo trabajar duro!”
“El señor enojón es increíble!”
“¡Pequeña Opua! Lamento vieras esto, en realidad es vergonzoso lo que acabo de hacer. Recuerda hacerle caso a tu madre y hermana, ¿Prometido?”
“¡Prometido!”


Ya habiéndose calmado el lugar, vino el llamado de atención con reprimenda cortesía de la jefa de la ciudad… ¡Nada más ni menos que la mismísima Hoku! ¡Habíamos oído respecto a su importancia, pero desconocíamos a cuál grado se referían!

Desde los dos involucrados hasta quien manejaba esa taberna sufrieron su escarmiento.

Se nos explicó ahí mismo por qué ella llevaba tanto tiempo haciéndose de la ciudad junto a la razón del ser tan querida. Era una mujer justa cuyas tradiciones reflejaban las mejores cualidades valóricas y balance al momento de emitir un juicio.



“Bueno, ahora que ya acabamos, ¡Vamos todos juntos a compartir en la taberna! ¡Tú también Circe!”
“Me es un honor aceptar tu invitación mi joven discípula, con mayor razón, ahora que volviste a ser la persona alegre de siempre”
“¡C-Circe! ¡N-No digas eso frente a mis invitados!”


Su rostro se tornó rojo de vergüenza causando risas entre los presentes.

Tanta calma me hacía olvidar las pocas preocupaciones que tenía, exceptuando una chillona voz extremadamente singular cuya aparición fue repentina… no siendo el único en saltar del asiento como gato asustado al oírla.



“¡Gracias por considerarme amiga del alma!”
“¡Vindur! Creí no llegarías a tiempo”
“¡¿V-V-V-V-V-V-V-Vindur?!” (x3)


Ella entró saltando y sonriendo de oreja a oreja, pareciendo una persona diferente a la que conocimos eso generaba mayor alerta dado algo raro estaba ocurriendo.

Noté a Snow ingresando al interior del bolso donde se encontraba Owl, eso dejaba claro todo…



“¡Miren que sorpresa! ¡Los extrañaba mis pequeñines!, ¿Puedo llevármelos un minuto Hoku? Me llegó una petición urgente”
“Trabajo es trabajo amiga. ¡Cierto! Llévate también a mi hija mayor, a fin de cuentas, vienen juntos”
“¡U-Un segundo ma-!”
“Tengan cuidado jóvenes, fue un agrado tenerlos. Vengan a visitarnos de vez en cuando”


La sujetó desde la camisa arrojándola al interior del portal de la elfa cerrándose a penas ingreso. Rematando con broche de meteoritium, bajo nuestros pies abrió otro tres llevándonos a su oficina sin permiso.

Había una chica en la oficina con un papel en sus manos, evidenciaba estar nerviosa a tal punto de no ser capaz de presentarse entre tanto sonido de ave emitido por Lani.



“Lo lamento en verdad! Se que no puedo sacarlos de su viaje de esa manera, pero nadie quería aceptar la misión de esta chica a quien llevamos días alojando en el gremio”
“Y bien, que ocurrió ahora… agradecería fuese importante, quería seguir platicando con el chico minotauro”
“Pues verán…”
“L-L-Leviatan… está furioso por alguna razón y quiero ayudarle para calmar su malestar junto a los mares que rodean a mi ciudad”
“¡¿LEVIATAN?!” (x4)


Plantarle cara a una criatura mítica de tal envergadura era una petición descabellada, hasta los más fuertes héroes o aventureros evitarían perturbar a esa clase de bestia.

No es de extrañar ver esta situación… ni nosotros podremos si quiera intentarlo, me temo deberemos rechazar la oferta a este paso.



“Debo ser sincero, hemos afrontado adversidades no menores, pero decl-¡!”
“¡Aceptamos el trabajo señorita desconocida!”
“¿AH?”
“¿Qué?”
“¿¡Arpi?!”
“¡L-Lo dices enserio! ¡En verdad muchas gracias!”


Ignorados completamente de forma arbitraria fue como acabamos arrastrados en un descalabro de desproporciones…


“Todo este bullicio ya se me hacía conocido, es bueno verlos”
“¡Quon!” (x5)
“Bien, les explicaré ciertos detalles importantes. Hace poco recabé más información y sorpresa la que me llevé, para comenzar tenemos; aclarar que se trata de un Leviatán juvenil cuyo tamaño sería comparable al Drag-mental visto en Grad Zore. Segundo punto importante; el estado alterado de enfurecimiento vendría siendo a causa de su huevo extraviado”
“Algo así mencionaban en el consejo de sabios. me encomendaron esta petición debido a que cuando era más pequeña solía jugar muy seguido con ella”


Aquel silencio sepulcral tornaba incomodo el ambiente, nadie se atrevía a emitir palabra alguna tras conocer que una joven como ella jugaba con una bestia de tal envergadura.

Un silbido rompía ese delicado momento viniendo desde la jefa quien apuntó a nuestros pies abriendo portales arrojándonos tan rápido como fuese posible.

Arrogados sobre las arenas en plena costa era la imagen en nuestros ojos… vaya aterrizaje forzado sufrimos…



“¡Lamento las molestias causadas! ¡Permítanme comenzar nuevamente! Soy Sonata Arc-Melody, Mermaid perteneciente a la ciudad de Atlantia”
“Gracias a usted. La chica a mi lado es Lani, él es el señor Lyd, mi compañero Sklad y yo soy Arpegio”
“El gusto es mí-¡!”
“¡Mira esos colores Arpegio! ¡Son preciosos!”


Volvíamos a la rutina diaria sin dudas, ahora rogaba solucionar pronto el dilema del huevo y no ser la cena durante el proceso.

A lo lejos se apreciaba el emerger de algo gigantesco, en ello, un sendero tomaba forma desde las cálidas arenas pasando hacía las aguas marinas en dirección a aquel sitio.

Nuestra anfitriona hizo invitación para entrar a su hogar mientras el clima así lo permitiera. Explicaba que estar en la superficie se tornaba riesgoso cuando ocurrían aumento en las marejadas o formaban tormentas de un segundo a otro.



“¿Les ocurre algo a ustedes dos? Desde esta mañana los noto un tanto raros, diría bastante tranquilos”
“¡No es nada chico bromista, seguro son solo alucinaciones tuyas!”
“La verdad… míralo tú mismo, lo siento pajarraca, mejor estar enterados ahora”
“¡O-Oye!”


Sorpresa nos llevamos tras observar su brazo derecho con detención, había un brazalete idéntico a los otros tres escondido bajo el plumaje. Ello respondía al porque no notamos esa diferencia, dado siempre suele sostener su forma humana.

Durante el ultimo tramo pasamos de ánimos relajados a preocuparnos ya que el cielo se oscurecía a causa de nubes cuya tonalidad advertía potenciales tormentas, por si fuese poco, el mar se agitaba y las corrientes de viento aumentaban también.



“Ella despertó de seguro, debemos apresurarnos o de lo contrario seremos arrastrados”
“¡Yo me encargo! ¡Puedo con esto! ¡JAJAJA!”


Lyd aumento de tamaño cargándonos sin previo aviso, tras eso, emprendió carrera acortando drásticamente el trayecto faltante.

Dos guardias realizaban señas desde la entrada principal sobre acelerar el paso. Justa venia siendo la razón dado se desmoronaba el sendero atrás del grupo…



“¡Y llegamos! Vaya buen ejercicio… ustedes adelántense, debo recuperar el aliento por ahora…”
“Me quedaré acompañándolo, alguien debe vigilar que no se meta en problemas. A fin de cuentas, somos un equipo bastante peculiar ¿No?”
“Tengo un mal presentimiento… espero te comportes pajarraca…”


Ignoramos ese rostro cuyo intento de “apartar la mirada” no paso desapercibida, preferimos continuar hasta ser llevado ante el consejo.

Recibidos con cierto recelo tras notar que un grupo joven fue enviado a resolver el dilema dificultó la generación de confianza.



“¿Fue lo mejor que pudiste conseguir luego de varios días?”
“¡Nadie quería tomar esta misión! ¡Ustedes bien lo saben!”
“Que perdida de tiempo… pareciera se burlaran de nosotros enviando jóvenes inexpertos”


Jamás hemos perdido la compostura cayendo en provocaciones, contrario a lo habitual, esta vez fue la excepción.


“Hey, esta chica pasó por varios problemas intentando conseguir ayuda mientras ustedes estaban muy cómodos evitando esforzarse”
“¡Viajero insolente! ¡Osas insultar careciendo de autorización! ¡Guardias!”


Cuando atendieron al llamado, buscaron abalanzarse sobre mi cuello llevándose una no muy grata sorpresa.

Aquellas lanzas fueron destrozadas en pleno acto. El espadón materializado para ella impuso temor a su vez caía la larga cabellera blanca luego de detenerse.



“Ni piensen en ponerle un dedo encima a mi Sklad. Detesto la violencia, pero tampoco permitiré le hagan daño”
“Impresionante! La jefa Vindur tenía razón cuando me dijo que eran una caja de sorpresas”
“Y que lo digas…”


Eso ultimo proviniendo de Arpegio me pareció raro, hasta se me llego a erizar la piel. Bueno, era primera vez que mostraba esa faceta territorial.


“Orden caballeros, recordar las etiquetas y buenos modelas con nuestros invitados. Lamento lo sucedido, seguro el estrés se le subió a la cabeza”
“¡Gran abuelo! ¡Te encuentras bien!”
“¿Abuelo?” (x2)
“Es la manera en como todos los llaman, nunca le gustó el nombre de su cargo”


Su presencia cambió el desagrado presente, estaba clara su jerarquía.

Cuando se paró frente a mi compañera, bastó colocar una mano sobre su cabeza para desequiparla y liberarla de todo rastro hostil. Verla ahora recordaba esas tardes donde dormía mientras el viejo le leía algunos cuentos.



“Disculpen si sueno un tanto rudo queridos invitados, estamos contra el tiempo por lo cual debo explicarles lo acontecido”
“Estamos enterados sobre el Leviatán, cosa que explico Sonata durante nuestro recorrido”
“Me temo hay algo más estimados. Sortear a la bestia es solo el inicio”



Autor: Ronin
Coautor: Byleth





 
Última edición:

Meijin Wanderer

Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
124
Offline


Antes de comenzar, queremos aclarar una pequeña diferencia con los capítulos de esta historia.
Las partes ubicadas "Entre comillas" son diálogos a diferencia de los *Entre asteriscos*


Glazbeni Arken Vol.2
Capítulo IX (XXV) – Leviatán



“Me temo hay algo más estimados. Sortear a la bestia es solo el inicio”

--// Aventados ante una misión suicida y ahora con algo más tras bambalinas.
¡La hora de llevar nuestras habilidades al límite se aproxima! //--

Tomamos asiento nosotros tres frente a la máxima autoridad del consejo, su recibimiento hacia honor a como se le suele llamar. Conciliador al igual que un abuelo con sus nietos, solicitó nos trajeran algo dulce de comer.


“Bueno, permítanme explicarles desde el inicio”
“Tómese su tiempo, las dos chicas no parecen tener prisa en cuanto a acabar de comer”


Su sonrisa esclareció la confianza entablada, a su vez, percibía como si su mirada observase a través de donde esta se ubicase…


“La joven Sonata hace varios años se extravió cuando aún era una niña, durante los días de búsqueda se avistó un Leviatán. Cuando finalmente dimos con ella, menuda sorpresa nos dimos”
“¿La señorita Sonata se había hecho amiga del Leviatán?”
“Exactamente, desde ser una cría hasta ser ahora un espécimen juvenil, seguían conservando su cercanía hasta el momento donde la criatura tuvo un huevo. Fue ahí cuando la atacaron y sustrajeron su bien preciado por lo que sí, debemos asegurar la presencia de alguien involucrado”


Causar daño a algo de tal envergadura ya decía bastante, debíamos prepararnos ante quien causase este embrollo.

Sin previo aviso, todo el sitio comenzaba a estremecerse con suma violencia. En ello entró un centinela advirtiendo respecto al origen del problema.

Corrimos hacia la plaza central encontrándonos con nuestros otros dos compañeros quienes asistían moviendo escombros y ayudando ciudadanos lastimados. Alzando la mirada, entendimos solo con mirar… aquella bestia cegada por la ira se hallaba justo encima del enorme domo.

No todos los habitantes pertenecían a especies acuáticas, debido a ello, la conservación del sitio tomaba máxima prioridad.



“¡Maldición! ¡Lo lamento chicos, pero deberé quedarme protegiendo desde el interior!”
“¡Qué diablos dices pajarraca! ¿Como planeas evitar las filtraciones si solo puedes controlar el viento?”
“¡De esa misma manera cabeza de cuerno! ¡Recuerda, soy la hija de una orgullosa jefa!”


Previo a ser equipados e imbuidos con bendiciones capaces de navegar en aguas profundas, Lyd le dio un suave empujo por la espalda en respuesta a su determinación.


“Confío en que podrás mantener la integridad del lugar, hasta entonces, espera nuestro regreso”
“Suerte a ti también ahí afuera, Opua se pondrá triste si llego sola”
“Esa niña… se nota son familia ustedes”


La Siren comenzaba a realizar una danza mediante la cual manejaba corrientes y fuertes ráfagas de viento controlando desde el interior hacia el exterior.

Luego de ello, un grupo de centinelas nos trasportaron hasta el punto clave donde comenzaría el operativo. Saliendo a través de una escotilla a mar abierto, contemplábamos tanto la belleza de este al igual que potentes remolinos a la lejanía.


“¡Bien, ahora es mi turno!”


El Daemonia nos agarró a los tres para aventarnos lejos del lugar, confundidos no comprendimos su actuar hasta verlo liberar parte de su poder aumentando de tamaño.


“¡Les ganaré tiempo! ¡Tengo que demostrarle a esta cosa quien realmente manda aquí!”


Agarrado de las enormes fauces, comenzó el forcejeo entre esos dos. Era igual que cuando peleo contra el Drag-mental, solo que ahora Lyd era más fuerte.


“¡Deprisa! Seguro su huevo esta por los remolinos”
“¿Y cómo puedes estar tan segura de donde esta?”
“La conozco, ella evita ir a esa área, sin embargo, ahora último se ha abalanzado enloquecida hacia ese sitio”
“Pobrecita… Vamos Sklad, juntos podremos lograrlo”
“¡Tú lo has dicho Arpi!”


Sonata sujetó nuestras manos mientras convertía sus piernas en una gran cola de Mermaid, cuya potencia nos hizo llegar antes de lo esperado.

Entre los remolinos notamos una figura con un enorme huevo a su lado, la cual no tardó en atacar.

Por mucho que este se aproximase, asestar un rasguño resultaba imposible. Tanto Arpegio como yo carecíamos de aptitudes submarinas y la otra chica apenas contaba con capacidad ofensiva.


*Veo tienen problemas, puedo ayudarles si no les molesta*
*¡¿Arken?!* (x2)
*También me fue una sorpresa, parece que al fortalecerse acabaron mejorando la conexión. Bueno, mejor tomemos cartas en el asunto*


Sujetándonos de las manos, sincronizamos nuestras almas envolviéndonos en unas partituras las cuales emergían desde los brazaletes.

Cuando estábamos listos para decir aquella frase, algo o alguien se interpuso dando un resultado diferente.


“¡Al fin es mi turno!”
“¿D-Disculpa, pero tu quién eres? ¿Dónde están Arpegio y Sklad?”
“Un gusto conocerte. Ellos están juntos dando paso a mi existencia, si tienes dudas, mira este collar con forma de estrella. ¡Si miras en su centro podrás ver dos colores diferentes!”


Estábamos todos confusos… quien era esta chica y por si fuese poco, Arken se expresaba bastante molesto al referirse a ella”


“¿Yo? Ah si, ¡Soy Benia! ¡Estaba bastante aburrida viendo como el otro intervenía dejándome fuera de la diversión!”
“Otra molestia, en fin, si acabo con esa chica seguro ella estará complacida de limpiar su linaje”


La tal Benia evadía sin complicaciones burlándose de aquel tipo, hasta en respuestas lograba provocarlo.


“¡Ya verás!, ¡Nadie subestima a los Tritones y vive para contarlo!”
“Mmm… ¡Sonata! ¡Tomaré prestado tu poder un momento!”
“¡¿E-EH?!”
“¡Gleipnir!”


Ella fue sumada a la unión sin previo aviso, ahora se había tornado inestable hasta cierto punto. Desconocíamos cuanto podría durar, pero se debía aprovechar mientras funcionase.


“¡Marín Benia entra al escenario!”
“¡Veamos cuanto aguantas esto! Maelstrom!”


Agarrados por aquel enorme remolino dábamos vueltas perdiendo la orientación sobre donde estaba el cielo y la tierra.

En eso, reconocí cierta habilidad propia a manos de esa alocada chica. Cargando en sus manos un tridente el cual, tras arrojarlo, causó que el Tritón se perdiera en las lejanías del océano.


“¡Misión cumplida! Soy la me-¡!”


Los tres fuimos separados de golpe, siendo la joven Mermaid quien sacaba la peor parte tras ser arrastrada al interior de los remolinos sujetando el huevo.


*¿Jóvenes viajeros, pueden oírme?, soy el gran abuelo. Uno de mis asistentes logró formar una red telepática*
*¡Fuerte y claro! ¡Lamento si las corrientes de viento se oyen molestas! *
*Aquí Arpi y Sklad, estamos bien con excepción de Sonata quien desconocemos su estado actual*
*¡¿Qué?! ¡Hagan algo mejor! ¡Esta serpiente escurridiza me está causando severos problemas! *


Dado no podíamos intervenir en esa área por claras razones, partimos a ayudar a Lyd. Tardamos varios minutos hasta llegar al punto notando la situación actual.

El grandote estaba bastante magullado, sin embargo, reía de manera burlesca igual que siempre. Actuando como el cabeza dura de siempre, intentaba ir de frente mostrando su actitud de quien mandaba entre ambos.

Buscamos dormir al Leviatán mediante el “Valkyrie Lullaby”, pero resultaba imposible… tampoco funcionó el crear ataduras con mi “Royal Illusion” acabando en ser meros estorbos.



*Se agradece la intención, pero será mejor un cambio de planes y vuelvan al interior de la ciudad! *
*Es frustrante… debe existe alguna posibilidad! *
*Sklad… confiemos en el señor Lyd, seguro puede hacer algo*
*¿A sí que el grandote enojón esta acorralado? *
*¡PAJARRACA! *
*¡Me gusta más oírte de ese modo! ¡Demuéstrale quien manda a esa pequeña serpiente! *


Él sonrió confiado, calmando su enojo frente a la bestia mítica capaz de embravecer los mares del mundo. Recitó un par de palabras previas a…


“¡NO QUERIA RECURRIR A ESTO! ¡PERO VEO NO TENGO DE OTRA!”


Si… aquello que estaba ocurriendo era real en comparación a cuando fuimos nosotros quienes lo hicieron.


“¡ESTA CALIDA LUZ DORADA! ¡VOY A IR MÁS LEJOS DE MIS LIMITES! ¡ESCUCHASTE! ¡LA SEGUNDA RONDA COMIENZA AHORA!”


Quedamos atónicos tras verlo, podría manejar a otro nivel ese estado. Cada golpe lograba hacer retroceder a tal bestia aprovechándose de las heridas aún abiertas.

Las ondas expansivas aparte de dañar ciertos puntos expuestos nos alejaban cada vez más. Aumentaba la intensidad entre esos dos, conforme pasaban los minutos, haciendo evidente el desgaste.

Ninguno de los dos estaba dispuesto a ceder… al contrario, intentaban continuar estando exhaustos. Bastaba un soplido o empujón para tumbarlos…


“¡C-Cuidado! ¡Háganse a un lado!”


Algo o alguien paso a nuestro lado a altísima velocidad como si de un disparo se tratase. Viendo la trayectoria, acabaría impactando justo donde peleaban esos dos.


*Ten cuidado Lyd, intenta cubrirte usando al Leviatán*
*No tengo idea que es eso que viene, pero tampoco quiero descubrirlo de manera personal! *


Tras impactar, la criatura cayó inconsciente. A su lado, se encontraba el huevo trizado y Sonata mareada.

Asistimos a la chica hasta incorporarse, confundidos sobre como salió, oímos su explicación.



“Recordé cuando Avi y yo estuvimos en aprietos por los remolinos, ella además de protegerme, utilizó la fuerza de estos para impulsarse lo suficiente y luego salir sin ser alcanzados”
“¡JAJAJA! ¡Me gusta esa descabellada idea! ¡Ahora de verdad me agrada esta criatura!”
“¡A sí! ¡El huevo! ¡Donde esta!”


Desde su interior surgió la pequeña cría, aproximándose a su madre la cual reaccionó segundos posteriores.

Su tamaño resultó ser de casi dos metros… menudo pequeñín comparado al cascaron recién roto.

Mostrando su felicidad, la joven madre lamia a su amiga de toda la vida.

A pesar de haber logrado el objetivo, existía aún cierto problema presente.



*Misión cumplida jóvenes! Pero lamento decirles que los sistemas capaces de sostenernos presentan fallas criticas… no solo será imposible emerger, sino el domo colapsará de manera inevitable*
*Pero la señorita Lani esta adentro evitando ese problema! *
*Lo sabemos, se ha esforzado mucho por nosotros. Estábamos preparados para este día, jamás creí vivir lo suficiente para ver esta caída*
*¡Me reúso a aceptarlo! ¡Avi! Por favor, préstanos tu poder! *


Con tal nivel de daño a cuestas, solo era capaz de moverse, sanarla con una canción de Lani tomaría mucho tiempo del cual no tenemos.

En eso, nuestra plumifera amiga vino en busca de Sonata. Arrastrándola sin preguntarle a nadie, se la llevó hasta la plaza central… por supuesto, fuimos tras su paso.



“¡Las ráfagas de viento! ¡Increíble! Se mantienen a pesar de no tener quien las controle”
“Dejemos eso de lado. ¡Sonata, canta conmigo!”
“¡¿C-Cantar?! ¡¿N-No puedo hacer tal cosa?!”
“De nosotras depende sanar las heridas de Avi. Yo sola en mi estado actual me es imposible, ¡Pero juntas!”


Las plumas de la Siren se tornaron blancas una vez más, tanto su ropa como la de aquella Mermaid cambiaron.

Tomando aire, despejaban sus mentes dando paso a un coro cuya resonancia entre sus voces amplificaba el efecto.

Era raro en sí mismo… mezclaba sentimientos de tristeza, alegría, calma y euforia, todo ello en simultaneo.


*¡Está funcionando! ¡Las heridas del Leviatán se están curando! *


Aquella criatura de leyendas se dispuso a dar vueltas alrededor de la estructura, dando paso a un Maelstrom que, en lugar de hundirnos, nos llevaba a la superficie a una alta velocidad pero sin producir ningún tipo de daño en la estructura o los que estábamos dentro de ella.

A unos segundos de comenzar a subir los rayos del sol eran la guía de la dirección actual, habiendo logrado por casi un milagro, evitar una tragedia y con un par de amigas asi como una pequeña familia nuevamente reunidas y felices.




—Mientras tanto, oculto en las proximidades—

“Te ordene mantener oculto el huevo… vaya lacayo que saliste, estuvimos a poco de hacernos con una bestia capaz de colocarnos por sobre los Dioses”

“¡L-Lo lamento mi señor! Esos chicos tenían habilidades las cuales jamás había visto. Por si fuese poco, esta herida causada por este tridente ha sido fastidiosa”

Aquel hombre, cuya mirada bastaba para aterrar quien se considerase desafiarlo recogió la mencionada arma. Largó a reírse mientras colocaba una mano cubriendo la mitad de su rostro…


“Estas de suerte Tritón, me trajiste algo interesante. Olvida el huevo por ahora y céntrate en buscar información”
“¡Gracias por perdonarme la vida! Si no es mucha la molestia, ¿Se puede saber cuál fue ese descubrimiento?”
“Te ganaste el derecho a saberlo. Esto mi querido esbirro, es una réplica del tridente de Poseidón”
“¡D-Debe ser una broma!”
“Ojalá lo fuera. Aquellos chicos están resultando ser potenciales amenazas, dejaré que Freya se encargue… he visto el futuro encuentro y estoy ansioso de ver morir a ese molesto joven”


Desapareciendo en medio de una esfera cuyo fuego negro vaporizaba todo a su alrededor, las dos entidades reflejaban sus intenciones de hacer acto de presencia dentro de poco.

--//Los engranajes del destino comenzaban a cambiar su sentido de manera errática y con ello, los registros Akáshicos se modificaban impidiendo su apertura por primera vez//--



Autor: Ronin
Coautor: Byleth



 
Última edición:

Meijin Wanderer

Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
124
Offline
Glazbeni Arken Vol.2

Capítulo X (XXVI) –
¡Forja el vínculo vital! ¡Einheriar!



Logramos evitar la destrucción de la ciudadela a fin de cuentas, sin embargo, los daños tomarían tiempo en ser reparados tanto en estructura como en aquellos círculos mágicos donde se manejaba todo.

Recibíamos agradecimientos a pesar de las consecuencias, por suerte no ocurrió ninguna muerte durante el transcurso del caos.

Solo queríamos descansar y reponernos, Lyd acabó adolorido… digamos que la hiperactiva Lani tampoco ayuda mucho en su constante ir y venir por ayuda.



“Jóvenes viajeros, estamos en deuda con su hazaña. Aplacar la ira de la bestia guardiana junto a recuperar a su cría dice mucho sobre ustedes”
“Somos nosotros quienes están agradecidos gran abuelito, usted confió en nosotros para esta tarea”
“Vamos Arpi, vas a hacerlo llorar si utilizas esas palabras”


El diminutivo presentó efectos emocionales positivos, a fin de cuentas, esa suave voz combinado al tierno rostro volvían innecesaria las explicaciones.

Por otro lado, aquel bebe Leviatán parecía tener un afecto especial por Sonata. Algo así como una hermana mayor podría decirse, hablamos de un recién nacido con menos de un día de vida



“¡Arpegio! Sklad! Quería agradecerles por aceptar mi petición, quizás es poco en comparación al trabajo realizado… ¡Espero lo acepten!”
“Es un collar de escamas bastante bonito, hasta percibo algo proveniente de este mismo”
“Utilicé unas cuantas escamas de mi propia aleta las cuales les permitirá respirar temporalmente bajo el agua”
“¡Increíble! ¡Y tu misma los hiciste para nosotros! ¡El señor Lyd y Lani seguro se sorprenderán ante la noticia!”


Creer que encallamos hace solo cinco horas, tiempo donde ella hizo tal artesanía incluyéndole una habilidad para los cuatro.

Las sorpresas no acababan, dado se aproximó el consejo pidiendo una humilde disculpa aceptando su errado comportamiento. Decididos a compensar el daño cometido, entregaron una carreta equipada para sortear climas molestos conjuntamente a terrenos desfavorables.



“Ustedes hicieron un milagro mientras nosotros estábamos en la seguridad de nuestros asientos… falta mucho para reparar lo que hicimos. Esperamos la carreta les ayude a desplazarse entre los puntos de su viaje, rogamos tengan paciencia mientras buscamos un par de caballos para completar esta ofrenda”
“¡Tranquilos! Tenemos al grandote tirado ahí para llevar el transporte, puede hacer mucho más de lo que imaginan”
“¡Hasta acá te escuché!”


Buscando algún próximo destino, se nos recomendó los jardines Elysium para descansar. Marcado el recorrido corto siendo estimado a tardar unos tres a cuatro días pasando por bastos prados cuya flora indicaría cuan próximo se encontraría al viajero.


“Casi me olvidaba, el gran abuelo me encargó entregarles esto”
“¡Es muy bonito! ¿Qué es señorita Sonata?”
“Una pequeña placa de recomendación. Con ella, tendrán pase libre desde su entrada, estadía y salida cortesía del convenio diplomático entre ambos reinos”
“Déjame ver si entendí, ¿Esto es un reino o una ciudad? Ahora estoy confundido…”
“Permíteme explicarlo joven viajero, para cuando se debe realizar acuerdos, tratos importantes o cualquier situación independiente de su índole entre las altas esferas debemos adoptar esas viejas costumbres, fuera de ello, somos una ciudadela común y corriente”


Ahora cobraba sentido una parte de las palabras del viejo referente a los secretos del mundo. Comprendíamos desde la perspectiva de nuestro desconocimiento el funcionamiento o realidades vividas por cada habitante frente al extranjero.

Nos despedimos del consejo, del gran abuelo, Sonata y Avi previo a subir a la carreta, la cual sería tirada por un par de caballos creados a partir de mi mejor habilidad hasta el momento.

Tras abandonar aquel sector playero, inició otra travesía la cual esperábamos no se viese arruinada cortesía de cierta Elfa disparatada.



“Vaya Lyd, eres bueno conduciendo carretas”
“¡JA! ¿Qué esperabas bromista? Bueno, aún si estos caballos son meras ilusiones, no quita el hecho que presentarán su comportamiento natural de estar disgustos o tranquilos”
“Es interesante la forma en como lo planteas, no lo había llegado a considerar”
“Considera nuestra diferencia de edad… he aprendido una u otra cosa, aunque te parezca raro”


Conforme avanzaba el tiempo, se alzaba la noche cuya enorme luna llena envuelta entre el gigantesco mar de estrellas creaba una vista única en su tipo.

Varios colores surcaban esas lejanas zonas asombrando nuestras diminutas existencias a su vez espectábamos en silencio cercano a la fogata.



“Oye grandote, ¿Crees pueda volar hasta allá si me lo propongo?”
“La verdad no, están muy lejos de nosotros. Pero siendo sincero… me gustaría también ir a ese lugar”
“Recuerdo una pintura igual a este cielo en la habitación del maestro, dijo haber conocido lugares más lejos de este mundo”
“Sabes Arpi… siempre he creído el viejo debe llevar más años de los que dice tener, quizás tanto como nuestro mundo”
“¡¿Que él que?!” (x3)


Debido a esa pregunta combinada con su reacción repentina, acabé saltando igual a un gato asustado.

Por mucho se burlen de mi reacción, sus rostros curiosos en esas palabras se sostenían.



“Bueno, para comenzar los libros en su estantería en casa. Varios de ellos los leí o los ojeaba de forma ocasional, pero todos estaban escritos con su puño y letra, ahora, miren esto”


Varios tomos rescatados durante el incendio los saqué desde el interior del bolso, entre tanto se incluyeron al taito junto al conejo…


“Ahora que lo mencionas Sklad, nunca me detuve a pensar en eso. Había tantas cosas en esa casa, pero con lo que recuerdo, juntar todo eso tomaría muchísimos años”
“Esa es una observación para considerar también”


Revisando entre los cuatro cada libro, saltaron varias dudas…


“¡U-Un segundo! Pajarraca, corrígeme si me estoy equivocando…”
“Déjame ver… ¡Debe ser una broma!”
“Porque se sorprenden tanto aho… ra…”
“¡¡¡¿¿¿4.154 años de antigüedad???!!!”


Tras darnos cuenta, se nos erizo la piel negándonos a creer tal hecho. Optando por un consenso de aceptar encontrarnos cansados luego de afrontar la casi tragedia en aquella ciudad, dejamos de lado cualquier otra cosa para dormir.


“Mmm… ¿Ocurre algo Owl? Ya amane-! ¡¿Oye que estás haciendo?!”
“Estate alerta bromista, algo o alguien anda cerca”
“¿Donde fueron las chicas Lyd?”
“Vigilando desde lo alto, espero se encuentren bien”


Observando los alrededores con detención, apreciamos una figura aproximarse lentamente. Sin embargo, hacia notar mucho su presencia de manera amenazante dando a entender que escapar no era opción.


“Debe ser ella… ten cuidado, desconocemos su cap-!”
“¡LYD!”


De un salto llego hasta nuestra posición, empujando al grandote varios metros hacia atrás.

Intente resistir sus golpes a duras penas, recibiendo posterior intervención de Arpegio y Lani quienes atacaron por sorpresa.



“Ya veo, al fin puedo conocerte linaje impuro. Eviten encariñarse, esa impostora morirá ahora”


Mi compañera equipada con su armadura hacia frente a esa mujer cuyas alas y color de cabello se asemejaba. A duras penas Arpi lograba hacerle frente, seguido de ello en cuanto comenzábamos a reincorporarnos acabamos repelidos sin ningún esfuerzo.


“¡Sklad! ¡Lani! ¡Señor Lyd!”
“Estamos bien pequeña emplumada, danos unos minutos para recuperarnos”
“¡Lamento decirles que esos minutos jamás los tendrán!”
“¡Arpi!”


Interviniendo imprudentemente acabé recibiendo aquella espada la cual travesó mi pecho… esto por el deseo de protegerla, fue la consecuencia recibida…


“¡¿S-Sklad?! ¡N-No! ¡D-Debe ser mentira!”
“¿Oh? Eres un joven interesante. Ese valor por proteger es digno de un guerrero merecedor del Valhala, toma mi mano y te prometo vivirás el glorioso paraíso que mereces”
“El viejo… siempre decía… no aceptes… cosas de extraños…”
“Vendré por ti entonces después, ya frustraron nuestros planes varias veces en el pasado, debo tomar cartas en el asunto”
“Sabes… te veo… y juraría fueras… hermana de Arpi”


Ella reflejó su enfermiza molestia tras oír ese comparativo, sobre todo se irritaba más con el llanto de mi compañera.


“Arpi… dame tu mano…”


Los otros dos cuando notaron lo acontecido, se abalanzaron contra ella enfurecidos como nunca. Sin respiro alguno presionaban con brutalidad haciéndola retroceder de manera eventual.


“¡Yo! ¡Yo!”
“Es bastante cálida… dime, aquella… bendición…”
“¿Te refieres a esa? Aún no…”


Por mucho daño recibieran, se negaban a ceder. Esos dos se levantaban con mayor fuerza rompiendo sus límites.


“Hazlo, mi querida vestal… esta será…”
“Nuestra nueva aventura, mi querido bromista”


Por debajo de nosotros, se trazaba una figura en el suelo. Emanaba luz blanca igual al cabello de ella y una calidez me envolvía… solo podía oír su suave voz recitando unas palabras.


“¡Que esta ocurriendo!” (x2)
“¡Imposible! ¡Debe ser una broma! ¡Solo las hermanas mayores contamos con esa atribución!”


Aquella sensación agradable recorría mi cuerpo, liberándome de todo mal estar… me sentía liviano, rejuvenecido… como si volviera a nacer.


“Vamos por la segunda ronda señorita”
“Einheriar… Humano… No, Que demonios eres”
“A decir verdad, es irrelevante. ¡Pero! ¡Hiciste llorar a Arpi y eso te va a costar caro!”
“¡Trataste de quitarme a mi Sklad y eso es algo que no te perdonare!”


Ella se equipó su armadura de igual forma al “Valhalla Legacy” mostrándose con tonalidades oscuras. Aquel aspecto difería bastante a plena vista, daba una imagen de encontrarse completo.

Sujetando un formidable espadón entre sus manos decidió abalanzarse evitándose rodeos innecesarios.

Deseaba aplastarla, hacerle pasar el mismo sufrimiento que ella debió sentir… sin embargo, jamás me perdonaría si la dejaba ensuciarse las manos… no me quedaba de otra por mucho lo deseara.



“¿A dónde crees estar golpeando?”
“¡AH! ¡¿Porque estoy en dirección contraria?! ¡¿Acaso estas burlándote de mí?!”
“Solo estoy extendiendo la invitación a un simple vals, no lo tomes tan a pecho”


Comenzaba poco a poco a dejarse llevar por la rabia creyendo ser menoscabada. Mientras fuese capaz de evitar derramamientos de sangre innecesario me conformaba.

Gracias al poyo de los demás, conseguía equipararla en fuerza junto al impedirle tomar ventaja surcando los cielos.

Sacando provecho en sus aperturas tras ir sujetando sus manos causando perdidas de balance momentáneos, las cuales eventualmente lograban hacerle soltar su arma principal.



“¡De ti se puede esperar cualquier cosa! ¡Vaya caja de sorpresas! ¡JAJA!”
“¡Se ve divertido! ¡El bromista siempre tiene trucos bajo la manga!”
“Puedo sentirlo, apaciguo todo rastro de odio”
“¿Sucede algo Arpegio? ¡¿P-Porque estas llorando ahora?!”
“¿Hiciste algo ahora pajarraca?”
“¡E-Esta vez juro que no fui yo!”


La conexión entre ambos superaba todas las anteriores, la vestal y yo estábamos unidos. Su cálida felicidad recorría mi pecho armonizando mis emociones.


“Estoy bien, es solo que…”
“¿Solo qué?” (x2)
“Él y yo por alguna razón ahora tenemos un enlace vital”


Conforme avanzaba la situación, aquella agresora enajenada comenzaba a liberar parte de su Soul descontrolado al ambiente.


“¡Voy a terminar esto ahora! No quería devastar este prado, ¡Pero tú me obligaste!”
“¿Nosotros? Creo te hace falta ayuda jovencita” (x2)
“¡¿Porque están hablando juntos ahora?! ¡Qué clase de aberración son ustedes dos!”


Nos encontrábamos por debajo de ella en altitud, perfectamente ubicados para sacar ventaja. Sabíamos vendría cargada con intencionalidad destructora, debíamos solo resistirle.


“¡HAHAHAHA! ¡Ahora verán el desastre en su máxima expresión!”
“¡Somos Sklad Vodic y Arpegio Vodic! ¡Sueña si crees sobrepasarnos con facilidad!” (x2)
“¡V-Vodic! ¡Suficiente!”


Alrededor suyo emergían líneas similares a un rezo, alteradas y caóticas debido a su estado actual envueltas en tonos oscuros volviéndose imposibles de apreciar.



“¡Mil batallas he atestiguado!

¡Envueltos en sangre a la gloria he llevado!

¡Su furia al Ragnarok ha de superar!

¡Ruge y resuena!

¡Millium Valhalla Legion!”



La dantesca figura que aparecía detrás de ella, adoptando la forma de un arma desconocida cargando cantidades de Soul considerables en un solo punto esclarecía lo peligroso que vendría a ser.


“¡Olvidaste un detalle! ¡Somos cuatro, contra quienes te enfrentas!”


Descendiendo al punto de reunión, entre todos reunimos cuanto Soul fuese posible. Ahora superaríamos otro obstáculo ganándonos el derecho a llegar donde aguardarían nuestra llegada.



“¡Mi danza será tu motivación!

¡Y mi canto tu inspiración!

Resurge de la tierra”

¡White Fénix!”



“¡Estremece autoridad!

¡Soy linaje del gobernante!

¡Y ante mi fuerza te has de postrar!

¡Daemonia’s Soul!”



Tanto Lani como Lyd utilizaron habilidades suyas concentrándolas hasta tornarlas una sola, estaban dispuestos a repeler con todo lo que tenían.

Ahora tocaba forjar la barrera capaz de proteger el camino hacia el futuro.



“¡Snow!”
“¡Owl!”
“¡¿Que están haciendo ustedes dos?!” (x4)


Mientras el conejo maximizando su tamaño, canalizaba hasta la última pisca de energía en su cuerno, el taito tras batir sus alas conseguía acarrear más poder aún a través del viento.

Ahora era nuestro turno, uniendo ambas manos rezábamos al unísono respondiendo de manera contraria a ella mostrando la determinación a vencer.






“¡Miles batallas hemos de superar!

¡Envueltos en esperanzas a la aventura!

¡Aquel sendero se abrirá al futuro!

¡Ruge y resuena!

¡Uniti Valhalla Force!”





Autor: Ronin
Coautor: Byleth



Ante las dudas sobre que ocurrió con el cap de Death world. Debido a encontrarse en final del vol.3, con Byleth decidimos posponerlo hasta la próxima fecha ya que como vieron el desastre que ocurría, optamos priorizar calidad sobre cantidad.

¡Esperamos sea de su agrado y ante cualquier cosa, no duden en preguntar!



 
Última edición:

Meijin Wanderer

Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
124
Offline


Glazbeni Arken Vol.2

Capítulo XI (XXVII) –
El Sonar de las Partituras


Aquel basto cielo despejado se tornó tormentoso, estaba claro que las cosas se pondrían peor dentro de los segundos venideros… sin embargo, estábamos juntos dando todo por proteger nuestro mundo y es por ello, que no caeremos.


“¡Su débil poder no será suficiente! ¡Exhaustos tras pelear contra el Leviatán les será imposible acceder al Despertar!”
“¡No lo necesitamos! ¡Hermana!”
“¡Como osas llamarme de esa forma pequeña inútil!”


Tras precipitarse, respondimos originando un escudo cuyo alcance se perdía a lo largo del horizonte. Los alrededores temblaban constantemente debido al choque entre ambas partes e inclusive el suelo bajo nuestros pies poco a poco cedía.

Tal como ella dijo hace cosa de segundos… peleando contra la corriente buscando salvarnos el pellejo y a duras penas con Soul cuyo gasto es mayor que su reposición.



“¡Escucha bien bruja! ¡Nuestra victoria radica en no morir! ¡Me he divertido mucho en compañía de esta pajarraca y los demás! ¡Saldremos adelante!”
“¡Si el cabeza de musculo así lo cree, pues yo también! Puede ser molesto que me llame de esa forma, ¡Pero! ¡Es parte del día a día!”
“Ahora se colocan sentimentales ustedes dos… ¡Vamos juntos a seguir hasta el final de nuestro viaje! ¡Aún existen cosas a descubrir! ¡Snow! ¡Owl!” (x2)


Aquel Taito lunar alzó su vuelo perdiéndose sobre las oscuras nubes, mientras el conejo tornaba el característico cuerno en una potencial lanza.

Dando un potente salto en dirección a la agresora concentrando todo en un solo punto, intentaba superar su barrera defensiva careciendo lo necesario. Contrario a lo esperado, el otro animal cayó tan rápido como un rayo impactando de lleno causando un efecto “Cabezazo”.

Gracias al aturdimiento de uno y al envite de la otra, fue posible cesar su ataque… esta vez habíamos logrado salir vivos.



“¡Estoy agotada! ¡Por poco acabo desplumada hasta mi cola!”
“Mira quien habla… bueno, gracias por el apoyo Lani, de no ser por ti… dudo haber sostenido ese enorme escudo”
“T-Tu… Primera vez que me llamas por mi nombre grandote. N-No me molesta la verdad, ¡S-Solo se sintió raro!”


Se percibía olor a comedia romántica a la distancia, sin embargo, aún era demasiado pronto para aseverar que ocurriera algo entre esos dos.

Contrario a su situación, de este lado no se me despegaba de encima mi compañera mostrando cierta curiosidad frente al cambio mío.



“Ya te dije Arpi, me encuentro bien. Puedes estar tranquila”
“Tu aroma, sentido del humor, mirada distraída y aspecto descuidado… ¡Sin dudas eres el Sklad de siempre!”
“Esos últimos dos detalles dolieron querida vestal”
“Pero, el color en tu cabello es diferente. También es suave y acogedor al tacto”


Jugueteaba sobre mi cabeza olvidando lo recién acontecido, comprendía su actuar siendo sincero. Casi morir entre sus brazos fue de gran impacto para ella, tenerme ahora a su lado vivo es un regalo.

He de admitir compartir cierto grado de frustración dado estuvimos muy por debajo del nivel de la situación, considerando como eje principal la falta de adaptabilidad e ingenio habitual.

De no ser por nuestros compañeros animales, seguro acabaríamos eliminados.



“Veo lograron sortear el rostro de la muerte, he de felicitarlos por su hazaña”


Alertos tras oír esa voz desconocida, nos reagrupamos buscando el origen de quien hablaba.

Un hombre descendía desde el cielo hasta ubicarse a un lado de ella, apartó a nuestros animales con amabilidad.



“Lamento los problemas causados por esta chica jóvenes viajeros, la cual se encuentra bajo mi tutela. Sin embargo, no puedo irme así nada más tras ver como acabaron”
“Su rostro me es conocido… ¿Tú también lo crees Arpi?”
“Mmm, ¡Piano!”
“¡Ya veo! Me contenta saber que la juventud de hoy conozca algo clásico. Mi nombre es Antonio Salieri pequeñas promesas”


Atónitos frente a tal persona, desconocíamos como tratarlo o desenvolvernos. A pesar de los hechos recientemente acontecidos, él no emanaba hostilidad de ninguna forma.


“Sobre a quién usted resguarda…”
“Una maldición azota el corazón de esta dama y solo a través de la música hemos logrado armonizarla”
“Señor Salieri, quisiera hacerle una pregunta”
“Adelante joven doncella, es lo mínimo que puedo hacer tras los problemas causados”
“Esto… mmm… ¿Ella pertenece a alguna raza desconocida?”


Salieri reía de manera sutil, mostrando un poco de impresión frente a las palabras de Arpegio.

Llevando una mano a su barbilla mientras cerraba sus ojos tras alzar su cabeza al cielo, esbozando aquella sonrisa de tranquilidad.



“¿Quién sabe? Nuestro mundo siempre ha sido una caja de sorpresas. Bueno, debo llevarme a esta señorita antes que vuelva a armar otro desastre…”
“Esperamos pueda solucionar aquel problema, pareciera estar sufriendo la chica bajo su cuidado”
“Gracias por sus preocupaciones, por cierto, este pequeñín está aturdido según veo”
“Owl estará bien… de hecho, esta mejor que todos nosotros juntos…”


Entre risas posterior a oír esas palabras, cargó a la chica alada en sus brazos para retirarse en un carro tirado por dos caballos el cual apareció de la nada.

Comparados a los del mercante, estos no eran igual de rápidos. Sin embargo, se lograba notar cierta estela residual por donde pasasen.



“Ese tal Antonio Salieri… no me da muy buena espina”
“¿Porque lo dice señor Lyd?”
“Tiene sentido, mantuviste tu postura de sospechar de alguien”
“¿Cuándo despertaste pajarraca? ¿Creí estabas dormida?”
“Sobre eso, fingía. ¡Q-Qué! ¡Te falta contar con una capa de pelaje para ser ideal, además de bastante cómodo para dormir!”


Claramente debíamos tener cuidado, sumado a la aguda intuición proveniente del Daemonia.

Volveríamos a encontrarnos más adelante, pero, bajo circunstancias diferentes donde deberemos estar preparados.



“¡Sklad, tenemos suerte!”
“¿Por qué lo dices Arpi?”
“La carreta a pesar de darse vuelta, no parece haber sufrido daños importantes”
“Tienes razón pequeña, deberemos hacer igual reparaciones menores llegando. Nada mal, a mí me tomó bastante aprender”
“No es para tanto señor Lyd, ¡S-Solo aprendí un poco gracias a mi jefa en la ciudad!”
“Tan modesta compañera querida, deberías relajarte cuando te hagan un cumplido”
“¡S-Sklad!”


Él grandote retorno nuestro transporte a su posición original, mientras el resto recogíamos provisiones desperdigadas. Fue impresionante ver donde fueron a parar unas cuantas cosas.


“¡Listos para partir! Eh… ¿Cuándo se despejó el cielo?”
“Se despejo después del enfrentamiento Lani, al aparecerse el Caballero a cargo de la señorita”
“¡Jiji! ¡Error mío!”


Para sorpresa de todos, quien decidió llevar el transporte fue nada más que el mismismo Lyd. Creímos era broma dado nunca había hecho ello inclusive estando en las granjas.


“¡Jajaja! Mejor tomen asiento. Quizás no lo parezca, pero como ex sucesor de mi linaje, mantenerse fuerte tras grandes peleas independiente del resultado es cosa de honor y orgullo”
“¿Puedo ayudarte con el Royal Illusion si deseas? Debemos ayudarnos entre todos”
“Agradezco tu apoyo, sin embargo, no estas en condiciones aún. Ese acontecimiento extraño tras ser apuñalado seguro tuvo efectos colaterales”
“¡Me siento bastante bien! Obser- ¡Auch!”
“Jijiji!” (x2)
“No decía yo… bien, sentados que retomamos rumbo”


Obligado a guardar silencio a su vez las chicas platicaban, opté recostarme apreciando el basto cielo.

Faltaba hasta llegar al destino actual. Si mis cálculos no fallaban, podríamos arribar mañana al mediodía.

Durante aquella divagación de pensamientos, percibía pesados mis parpados… quería mantenerme despierto para apoyar en lo necesario, sin embargo, fui vencido por el cansancio…



“¿Mm? Conozco este lugar… ¿Hace cuanto estoy aquí?”
“Alrededor de cinco años joven viajero, un absoluto parpadeo efímero para el mundo de los sueños”
“Es raro me llames a este sitio, he de suponer que sucedió algo o solo estas aburrido. Por cierto, nunca pregunté tu nombre, ¡Lamento mi falta de educación!”
“¿Mi nombre? Mucho tiempo ha pasado desde su última mención hasta acabar en el olvido”


Notar esa ausencia de identidad me daba algo de pena. Sea quien sea esa entidad, nunca ha causado problemas respecto a las veces donde nos ha traído.

Tomé asiendo sobre el césped cruzado de brazo sin apartar la mirada, presté atención al vestido, siendo una túnica blanca la cual además cubría su cabeza y rostro. De forma eventual se apreciaban sus manos bien cuidadas.



“¡Akashi! Ese será tu nombre desde ahora mientras intentas recordar, tome la idea de esos registros que hasta ahora son mencionados en textos antiguos y nadie cuenta con evidencia de su existencia como tal, aunque siento te viene acorde al color”
“Desde tu primera llegada hasta hoy en día, has conservado esa amabilidad que siempre te caracterizó…”
“¡No es para tanto! Pero, agradezco tus palabras en verdad”


A pesar de ser incapaz de visualizar cual sea su expresión facial, sentía como si bajo su manto ella estuviese esbozando una pequeña sonrisa.

Sostuvimos un instante de silencio, posterior a ello se alzó una brisa haciendo volar los pétalos pertenecientes a las flores circundantes.



“Hora de volver joven viajero, tu travesía ha de continuar”
“Al menos, ¿Podrías decirme la razón del porque me trajiste nuevamente?”
“Tras varios encuentros, abrieron el camino a su nuevo viaje. Las luces del cielo pronto han de deslumbrar…”


Comenzaba a despertar poco a poco, algo cálido y suave se encontraba bajo mi cabeza. Oía unas risas juguetonas cercanas, las conocía bastante bien.


“Dormiste a gusto el resto del camino, espero mi regazo fuese reconfortante”
“Créeme, quiero seguir así por unos minutos más Arpi”
“Tenemos todo el tiempo disponible Sklad. A penas ingresamos a la ciudad, acabaron arrestando al señor Lyd y Lani me dijo expresamente esperásemos cuidando de la carreta”


Por situaciones como estas, me cuestionaba la suerte del grandote. Acaso le habían lanzado alguna clase de maldición o solo se cruzó con un guardia malhumorado.

Una mujer se hizo sentir a un costado respondiendo al origen del problema acontecido previo al retornar desde mi sueño.



“No les advirtieron que en los Jardines de Elisyum está prohibido el ingreso a toda clase de demonios, salvo casos muy excepcionales”
“¡Quon!” (x2)
“¡Bienvenidos chicos! Es un agrado volver a verlos”

Amarrando un par de caballos los cuales ella traía, movilizo nuestro transporte hasta la entrada de la sede del gremio.

Desde el interior se asomaba su dupla a recibirnos quien mencionó la situación que atendía la jefa en estos instantes… ¡Relacionada precisamente con un Daemonia!



“Déjame adivinar, ¿Va a tardar?”
“En el peor de los casos, mañana tendrían la resolución”
“Pobre señor Lyd, ojalá no le hagan nada”
“Él va a estar bien, me preocupa más quien estará a cargo mientras tolera las descargas provenientes de la Siren impulsiva”





---Durante aquel mismo instante, en otro sitio---



Aquella mujer abatida retornaba en si misma tras caer inconsciente debido al cabezazo de cierto emplumado animal.


“¡¡¡AAAAHHH!!!”


Respiraba agitada sentándose de golpe, aún confundida entre sus memorias previas a caer y donde se encontraba ahora.


“Esta habitación… ¿Quién me trajo todo el camino si se supone perdí la conciencia?”
“Tan cabeza dura como siempre. Bueno, no todos los días te puede tumbar un Taito Lunar ¿Sabes?”


La silueta escondida detrás de una cortina se deja apreciar tras pronunciarse, siendo el mismo chico quien encomendó el huevo sustraído al tritón en las profundidades del mar.


“Debí suponer serias tú, Nar”
“¡Tranquila! ¡Tranquila Canon!, todavía necesito mi cabeza pegada a mi cuello”


Pese a los acontecimientos y los choques recientes cuyos ánimos se enardecieron, ambos dejaron un pequeño desastre.

En ello, un elegante caballero cruzaba el umbral de la puerta. Esbozaba cierta risa sutil viendo la situación actual…



“¡M-M-M-M-Maestro S-S-Salieri!” (x2)
“Vaya grata sorpresa, están en plena forma desde tan temprano”
“¡N-No es lo que cree!”
“¡E-Es verdad! ¡Practica matutina! ¡E-Eso es!”


Su nerviosismo dictaba cuanto respeto o temor le tenían a ese hombre, bajo condiciones normales sus personalidades solían hacer corte mutuo.


“Tómenselo con calma, vamos muy bien acorde al plan… salvo perder el huevo”
“¡Lamento haberlo estropeado! Me confié al creer que nadie podría hacer frente a un subordinado”
“Saben, a cambio de esa perdida logramos aprender algo interesante”


Abriéndose una grieta en el espacio, ese hombre extrajo desde el interior los resto pertenecientes a la lanza arrojada hacia la criatura marina.


“Saben, a pesar de estar disolviéndose, pude conseguir ralentizar el proceso natural de retorno al Mana. ¡Y para mejorar esto! Me deleitaron al observar las habilidades de ese grupo en acción en dos ocasiones”
“¡Gracias por sus palabras! ¡Maestro!” (x2)
“A pesar del cambio de planes, no tengo quejas… fue una ganancia considerable comparado a las pérdidas”


Oscuridad e incertidumbres comenzarían a cernirse encima de aquel bello y basto mundo… o… quizás más allá de las estrellas…



Autor: Ronin
Coautor: Byleth
 
Última edición:

Meijin Wanderer

Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
124
Offline



Glazbeni Arken Vol.2

Symphony XII (XXVIII) – Elysium



Dado la espera sería bastante larga, Quon junto a su compañera decidieron llevarnos a recorrer el lugar.

Aquella chica se detuvo sin previo aviso un tanto nerviosa, realizando un gesto elegante procedió a presentarse.



“¡D-Disculpen mi falta de educación! Me llamo Nana, comencé a trabajar hace unos días en el gremio”
“Me había olvidado decirles, ella está bajo mi tutela mientras aprende a desenvolverse”
“¡Increíble!” (x2)
“¿Verdad que sí? Bueno, cualquier cosa no duden en preguntar. ¡Casi lo olvido otra vez! ¿Recuerdas el grupo del que te hablé? Aquí tienes a dos de ellos, puedes apoyarte o solicitarles ayuda de ser necesario, te sorprenderán si tienes suerte”


Parecía ser un poco torpe u olvidadiza, aunque se comprendía debido a estar recién iniciando dentro de un ambiente habitualmente caótico…

Notando las señales realizadas por la anfitriona a cargo, me explicaba sobre la emoción por parte de su aprendiz.



“Bien mi estimada dupla, los llevaré a recorrer Los Jardines Elysium… A diferencia de Grad Zore y lo acontecido, esta ciudad ha vivido en paz desde que fue construida. Tal y como su nombre da a intuir, el atractivo mayor son sus flores”
“¡D-Dijo Flores señorita Quon?!”
“Correcto amiga mía, incluso estuve esperando su llegada cuando Vindur me avisó sobre su llegada”


La expresión en el rostro de Arpegio esbozando una sonrisa mientras sus ojos parecían brillar reflejando tal nivel de emoción. No solo se aferraba a uno de mis brazos, sino también sus alas emergieron emitiendo el clásico sonido de estas al ser batidas.

Tras ver lo sucedido, Nana no pudo evitar sorprenderse de manera algo tardía causando un poco de risa entre los presentes.

Tampoco acabé exento cuando refirieron la realización nocturna de un festival, por eso mismo, transitar en ciertos sectores sería complicado.



“¡Sklad!”
“¡Arpi! ¡Vamos a darlo todo y divertirnos!”
“¡Solicito permiso para volar durante ese momento!”
“¡Concedido! ¡Es todo o nada!”
“Vaya ánimos tienen estos dos, apenas vienen llegando y ya planean montar un espectáculo… ¡Prepárate aprendiz que esto va a estar bueno al anochecer!”
“¡¿EEEHHH?!”


Dejando de lado la plática para enfriar los ánimos por ahora, caminamos a través de aquellos enormes parajes verdosos. Cada construcción variaba hasta los dos pisos de altura con ciertas excepciones dando hasta tres niveles.

Enredaderas crecían entre las edificaciones dando un toque llamativo de la convivencia tanto de la naturaleza en conjunto a quienes viven aquí.

Cantos provenientes desde gorriones alegraban el ambiente alimentándose por pequeños canastos dejados bajo algunos faroles, donde además habían anidado.

Otros animales silvestres revoloteaban desde pasajes aledaños a la calle principal, adaptados también a la convivencia.



“¿Sorprendidos?”
“Es más bello de lo descrito según los relatos del viejo, la hospitalidad se respira en el aire. ¿Qué te parece Arpi?”
“Compremos una casa en esta ciudad después de acabar nuestra aventura Sklad!”
“Siempre pensando en grande comp-…”
“¿Ocurre algo bromista? ¿La vestal te robo la lengua?”


Levantar la vista mientras apreciaba el entorno tan armónico para notar la presencia conocida de ese Taito comiendo del mismo espacio que gorriones y golondrinas… su forma destacaba sin reparo llamando la atención de quienes pasaban por el sitio.


“¡Sal de ahí Owl! ¡Eres muy grande para comer de ahí! ¡Eso solo es para aves pequeñas!”


Válgame el cielo, ya me preocupaba verlo causar un alboroto en cuanto le aparte la mirada de encima.

He de admitir se veía gracioso con el plumaje de su rostro lleno de semillas provocando la risa de los niños presentes. Si volvía a encontrarme con Darach, deberé preguntarle más respecto del pasado de esa ave.

Proseguimos recorriendo, siendo el próximo destino el área central, lugar donde se exhibía un reloj bastante peculiar.



“Esperamos les agrade lo que verán a continuación! Por cierto, Maestra Quon, ¿No se suponía hoy estarían haciendo cambios en el reloj?”
“¡Tienes razón Nana! He andado muy olvidadiza estos días… Lo lamento Arpegio, eras la más emocionada por apreciarlo”
“No hay problema señorita Quon. Gracias a que nos tomaremos un descanso en la ciudad, podré verlo funcionar seguramente”


Sin duda alguna, aquella niña pequeña y temerosa de antaño ha madurado bastante con el inicio de esta travesía. Aunque… sigue sintiéndose raro el ser arrastrado del brazo de forma constante…

Durante un rato no pude evitar sentirme observado, prestando atención a los alrededores llenos de gente fue imposible detectar si era real o solo cosa mía, al menos hasta unos instantes después.



“¡Ese cabello blanco junto a esa dulce voz! ¡Mi pequeña vestal!”
“Reconozco esa voz, ¡jefa Lirio!”
“Vaya sorpresa encontrarte aquí, después que te fuiste la tienda se sintió algo vacía. Pero no te preocupes, estábamos al tanto de lo ocurrido con su hogar, además, también sospechábamos lo que harían”


Ambos reaccionamos sorprendidos luego de aquellas últimas palabras. Optamos preguntar al respecto, recibiendo una simple respuesta esclareciendo todo.


“El viejo Vodic pidió a quienes vivían en el distrito velar por su bienestar hasta el día donde emprendieran el vuelo”
“Debí suponerlo… al viejo no se le escapa nada”
“Pero, gracias a los cuidados del maestro, estamos aquí sanos y salvos”
“Ha sido agitado la mayor parte del tiempo si te soy sincero Arpi, ¡pero ha sido inolvidable!”
“Por cierto mis niños, encontré a este pequeñín jugando entre mis arreglos durante el trabajo”


Sacando desde el interior de un canasto, sujeto en sus manos había un felpudo conejo curioso. Este intentaba apartar la mirada lentamente como quien es descubierto con las manos en la masa.


“¡Snow! ¡Ven aquí conejito travieso!”
“Vaya, no creí fuese tuyo. La verdad es bastante lindo ¡Y su felpudo pelaje hace que den más ganas de abrazarlo!”
“¡También lo cree jefa!, eso sí, no se deje engañar dado nos ha ayudado hasta a salir de problemas bastante graves”
“Por algo la frase de; las mascotas se parecen a sus dueños. Recuerda todas las ocasiones donde me ayudaste a resolver esas entregas a tiempo”


Tomé asiento junto a ambas jóvenes del gremio además del conejo en una banca cercana esperando que tanto mi compañera con su antigua jefa, acabaran aquella labor encomendada.

Llevaban buen ritmo, tan así que captaban la atención de los transeúntes. Pareciendo un espectáculo improvisado, hasta se prestaban utilizando unos cuantos trucos bajo la manga.



“¡Son increíbles! ¡Me esto va más allá que esas historias, Maestra Quon!”
“Cual crees era la idea… es mejor verlo en vivo Nana, por ende, tendrás mañana libre para asistirme durante el carnaval”
“¡¿EEHH?! ¡¿Porque ese cambio tan repentino y sin aviso?!”
“Porque la diversión en conjunto a la emoción llega sin avisar!” (x2)


De entre mis brazos, Snow saltó adoptando su tamaño montura en dirección a Arpegio. Caminamos tras él esperando ver que podía planear, a fin de cuentas, esos dos animales resultaban ser un misterio en sí mismos.

Ubicándose a un costado de Lirio, este pasó su cuerno entre el aza de una cubeta con flores para levantarla cerca del área donde requerirían utilizar escaleras. Tanto mi compañera con su aleteo siguió trabajando mientras la antigua jefa de ella apreciaba su dedicación ya terminando lo faltante.



“Buen trabajo señoritas, traje esto para ustedes”
“¡Gracias Sklad! Hacia mucho no me divertía realizando estos arreglos… quede agotada”
“Tómalo con calma Arpi, hace tiempo dejaste este tipo de labores”


Ambas disfrutaron el agua fría de manantial que había recién comprado cerca tras caminar siguiendo ese conejo.

Dadas sus expresiones, su encuentro les hizo bien. Noté se habían puesto al día sabiendo la una de la otra después de nuestra partida.



“¡Ha sido maravilloso verlos mis niños! Estoy orgullosa de su crecimiento personal, estoy segura tendrán mil historias más a contar cuando regresen”
“Téngalo por seguro, incluso debo resolver asuntos pendientes con el idiota que quemó nuestro hogar”
“No te preocupes joven bromista, todo a su tiempo”
“Bueno, en ello usted tiene razón”
“¡También les traigo una sorpresa! Entre los habitantes del distrito, logramos rescatar varios artículos bajo los escombros y tras ello reconstruimos el boticario”
“¡Habla enserio!” (x2)

Lirio explicaba los acontecimientos relacionados al tema. Hubo severas consecuencias con escarmientos hacia la escuela de magia dado el intento de desentenderse del catastro.

En un intento desesperado para no manchar el inmaculado historial académico, destinaron fondos en favor de reparaciones incluyendo disculpas publicas por parte de la familia involucrada.



“Vaya humillación debió ser esa, aunque la marca que dejaron estará presente por bastante tiempo”
“¡Se lo tienen merecido señorita Quon! ¡Quemaron nuestro hogar!”
“Tranquila pequeña, te comprendo, yo le habría roto las piernas de ser la victima… y no seas tan formal conmigo, solo llámame por mi nombre”
“Tu sin dudas eres una mujer de armas tomar… doy gracias que Vindur nos puso del mismo lado”
“¡Descuida Sklad, ella es nuestra amiga! Jamás no haría daño, recuerda nos protegió en las profundidades del gran árbol”
“¡Puedo llamarle por su nombre también Maestra Quon!”
“¡NO! Tu sigues en formación, aparte, sigo siendo quien está a cargo”
“¡Eeeehhh!”


Quién lo diría, jamás descuida su rol de maestra y aprendiz. Cada uno a su método con sus propios ritmos de trabajo, pero desde el inicio, se le nota estar pendiente de Nana como si fuese una madre.

Ya venía siendo hora de volver dado el sol se perdía en el horizonte, sumado a ello, avisaron de urgencia la pospuesta del carnaval hasta pasado mañana por fallos inesperados sobre el abastecimiento correspondiente de algunos productos.

Mientras caminábamos al gremio, varias familias estaban ansiosas la llegada de aquel día. Varios mercantes respiraban aliviados independiente si mencionaban estar ya con todo listo, se notaba en el ambiente la espera.



“Ya es hora de despedirnos mis niños, los clientes me aguardan y tengo arreglos florales pendientes”
“Gracias a usted por tu tiempo. Arpi se quedó dormida sin darnos cuenta, pero fue quien más se divirtió”
“No hay dudas de ello, hasta su sonrisa la delata”


Ella se retiró a donde se hospedaba para preparar su partida mientras nosotros tras ingresar, notamos mucha tranquilidad extrañamente…

Mery se encontraba ordenando el salón principal, cuando nos vio, procedió a darnos la bienvenida. Siempre conservaba ese estado anímico firme junto a ese semblante combinado de tranquilidad-paciencia.



“Han pasado por mucho según me he enterado jóvenes, pero ya pueden tomarse un respiro”
“Y que lo digas… aún falta recuperar a uno de los nuestros”
“Si se refieren al Daemonia, pues estaba atrás bebiendo con Vindur. La chica emplumada me ayudó a trasladarlos a sus habitaciones”


Cuan monstruosa debe ser la recepcionista para trasladar a tal armatoste sin sufrir desgastes… considerando como aquella guía asignada resultaba ser feroz a la hora de combatir, las demás deben tener lo suyo.


“Será mejor no despertar mañana a la jefa, por cierto, Mery, ¿Bebió mucho?”
“Por increíble que suene… apenas fue una jarra, el otro chico cayó con media y la Siren solo tomó jugo de fruta natural”
“¿Quién lo diría? a duras penas lograron celebrar”


Nos llevaron hasta nuestro espacio correspondiente. Compuesto por dos camas levemente separadas, un estante pequeño para dejar pertenencias a mano, una mesa con dos a cuatro sillas en caso de reuniones y la ventana tapada con su cortina respectiva.

Las tenues luces esta vez respondían al deseo de quien se encontrase despierto durante la noche.



“Lamento si te desperté”
“No hay problema… por cierto ¿Dónde estamos?”
“Volvimos al gremio dado ya anocheció. También soltaron a Lyd y pasado mañana será el festival”


Su tenue sonrisa combinada a sus ojos entreabiertos le hacían ver muy tierna, además, ella se sujetó a mi tomándome con la guardia baja.

Envueltos en silencio absoluto, estábamos los dos solos y tranquilos hasta oír sus palabras.



“Ha sido un largo viaje, jamás creí ver un mundo tan grande”
“Tienes razón. Volver a encontrarnos al viejo fue inesperado… el pelear a su lado, por así decirlo, también me dejó animado a seguir”
“Mira tus ojos, tontito ¡Jiji!”
“¡N-No estoy llorando! ¡Solo me emocione al recordarlo!”


Poco a poco acabé arrastrado a su lado, siendo envuelto entre sus delgados brazos hasta oír los latidos del corazón que ella poseía, calmándome de forma extraña.

Sentía mi cuerpo pesado… relajado como nunca, esa sensación de calidez se apoderaba de mí.



“Ese día, cuando me protegiste, tuve mucho miedo de perderte. A pesar de lograr recitar aquel rezo desconocido… doy gracias por seguir a tu lado, mi adorado Sklad”



Autor: Ronin
Coautor: Byleth







 
Última edición:

Meijin Wanderer

Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
124
Offline



Glazbeni Arken Vol.2

Symphony XIII (XXIX) – Festival de las Flores


Fuerte ruidos nos despertaron de un salto, decidimos levantarnos a ver que sucedía en el primer nivel.

“Esperemos no sea otro altercado con Lyd… No puedo culparlo si los aventureros intentan hacerle algo”
“Seguro debe ser otra la causa, él podrá ser temperamental, pero Lani siempre lo acompaña”
“Buena observación Arpi”


Tras llegar al sitio, notamos varios integrantes alborotados cerca del mesón principal bastante molestos.

Intentando comprender la situación, nos aproximamos por un costado hasta dar con Nana. Esta se encontraba nerviosa debido a ser primera vez enfrentando esta clase de situación.



“¿Ocurre algo señorita Nana?”
“Lamento los inconvenientes, solo que nuestros chicos están molestos debido a que desde hace unos días no se han publicado nuevas misiones de rangos altos”
“Vaya, al parecer Quon y Mery tienen bastantes problemas”
“Lo peor de todo, es lo poco que podemos hacer ante tales actos… tenemos total prohibición de actuar de forma agresiva contra los aventureros”
“Conozco esa mirada Sklad ¿Qué estas tramando ahora?”
“Rayos, ya me descubriste”


Su sutil sonrisa dejaba clara la complicidad, aun debiendo de tomar una decisión equivocada para realizar lo correcto, no temía a posibles consecuencias.

Ubicándonos cerca de las recepcionistas, intervinimos aprovechando la libertad de acción al no ser “Parte directa” del gremio.



“Bien, ya ha sido mucho alboroto. Debemos recordarles que hoy debería celebrarse un festival, por ende, las misiones no son prioridad”
“¿Y quién eres tú? Déjame decirte estamos todos preparándonos para una misión a gran escala, para ello requerimos dinero”
“Entiendo lo que planteas ¿Pero acaso han ahorrado si quiera?, deberías saberlo bastante bien en tu posición”


Los testarudos persistían en su postura, negándose a mencionar cual era esa supuesta misión. Vaya cabezas duras debían tolerar a diario…

Mi compañera usualmente tiene mucha paciencia y es tranquila, aunque sentía como estaba perdiendo la compostura.

Golpeando con ambas manos sobre el mesón, reprochó las conductas presentadas por quienes estaban en frente. Estaba dispuesta a pelear de ser necesario.

En el instante donde uno de ellos desenfundó su espada, causando daño al lugar de trabajo bastó para ponerse serio.



“A esta distancia chico, fallar es imposible, te recomiendo mejor irte a jugar atrás”
“Lo diré solo una vez… baja esa arma, de lo contrario…”
“Ja! Miren al niño nuevo haciéndose el valiente para impresionar. Somos veinte contra uno, suma que mi arma es de acero mágico la cual obtuve como recompensa de mano de un importante Noble”
“Con mi compañera agradecemos tu ayuda Sklad, pero quien está liderando es de rango A…”
“Él sabe lo que hace Quon, ambos hemos crecido durante esta travesía”
“¡Bien! Dejaré esto en sus manos”
“¡Sklad!”
“¡Entendido!”


Gracias a su enorme boca arrogante, tomé ventaja aprovechando el conocimiento adquirido. Levantando ambas manos hacia el frente, resumí mi determinación en una sola línea.


“¡Royal Illusion! - ¡Hofund!”


Burlándose de forma arrogante, intento iniciar una riña sin recibir apoyo. Los magos y conocedores retrocedieron ante esa forma, la cual yacía entre ambas manos, incluso si esta era una mera ilusión, desconocían el real alcance proveniente de un individuo al cual recién veían.



“¡C-Cobardes! ¡N-No los necesito para ga-¡!”



“¡Valkyrie Lullaby!



Su intento acabó frustrado de manera pacífica, hasta yo fui sorprendido después de verlo caer a piso. Lo próximo a ello fue un par de alas tapando mis ojos mientras ella me desestabilizaba colgándose sobre mi espalda.


“¡A-Arpi que estás haciendo!”
“Evitando hagas una estupidez innecesaria”
“¡Pero colgarte de esa manera y tapándome los ojos esta demás!”
“¡Oblígame!”


Tras varios minutos de jugueteo por parte de ella, retomamos la situación actual con calma. Sin embargo, había cometido un severo error mediante mi actuar…

Mery me preguntó sobre si sabía al respecto del arma sostenida hace poco en mis manos previo a la resolución inesperada. Se apreciaba su curiosidad a lo lejos, en ello, Quon intentaba tranquilizarla.

Comprendimos que aquella chica solía perder los estribos al tratarse de cosas históricas o raras de por sí.



“¡Lamentamos el comportamiento de hace un rato! Nos dejamos llevar y sin darnos cuenta, casi causamos una pelea”
“Tranquilas, lo importante es que nadie salió herido. Salvo la curiosidad de Mery, pero ya se le pasará”


Quienes estaban atrás, se aproximaron curiosos a preguntar también, tanto por lo mío como de mi compañera.

Pasamos a fin de cuentas todo el día entablando conversaciones con quienes ahora se hacen llamar nuestros camaradas, dejando la invitación abierta para cuando requiriéramos ayuda.



“¿Entonces tú mismo creaste tus habilidades?”
“Exacto”
“¡Ustedes dos son muy cercanos! ¡Son novios!”
“¡N-NO LO SOMOS!” (x2)


Segundos después de responder en sincronía y ser víctimas de las creencias equivocas del resto, Arpegio acabó inundando el primer nivel con plumas tras ser incapaz de manejar la vergüenza.

Las risas abundaban sin cesar, los aventureros parecieran habernos aceptado luego de conocernos un poco más.



“¡Sklad! ¡Arpegio! ¡Que significa todo este desastre en mi gremio!”
“¡Podemos explicarlo!”
“¡Poque nunca dijeron que estas plumas eran tan suaves! ¡Me encantan!”


Pasar de golpe entre emociones es bastante malo para el corazón… ahora si quería un descanso.


“Mucha diversión por hoy, recuerden viene una noche importante. Por ahora procederé a anular este desastre”


La chica del gremio hizo desaparecer el caos, retornando a la normalidad. En eso, ya carecía de escapatorias a la pregunta reiterada.


“Ya mencioné anteriormente que cree mis propias habilidades, cosa importante para la respuesta de ahora. La denominada “Royal Illusion” en realidad acabó despertando durante el accidente en Arboros
“¿Ustedes dos eran los otros dos involucrados?! ¡increíble!” (x15)
“Decir increíble es poco, estos dos suelen meterse en problemas seguido”
“Eso dolió, sabes…”
“Todos aquí saben la naturaleza de sí mismos, cada uno cuenta con capacidades latentes o dormidas de forma innata. Quizás este chico desarrollo sus primeras habilidades, aunque esa reciente es de alcance desconocido”
“Pero, de ser ese el caso, ¿Cómo es capaz de recrear un arma existente solo en mitología?”
“Déjame responderles eso Quon. La verdad, he leído bastantes libros donde se cuentan historias al respecto, sin embargo, durante ese día, intente imaginar la forma y cada aspecto en mis manos a pesar de ser una mera ilusión”


Unos cuantos intentaron imitar esa habilidad de curiosos, ello hasta recordar que todos tenían asuntos que atender.

Se despidieron con cordialidad para luego retirarse del sitio quedando solo las recepcionistas, la jefa y nosotros dos.



“Ya se aproxima el festival, debemos apresurarnos Sklad”
“Tranquila Arpi, esta noche vamos a divertirnos juntos”


Ella asintió feliz, se despegó de mi lado caminando hasta llegar donde Mery. Ambas fueron hasta una habitación ubicada justo atrás.

Vindur se aproximó en ello a platicar.



“¿Y bien? ¿Estas preparado para esa cita galán?”
“¡¿C-Cita?!”
“Son tan tiernos ustedes dos, hoy es su noche para divertirse”
“Estas inusualmente calmada, es raro en ti”
“Sigo cansada después de lo de ayer y, además, han sido de mucha ayuda


Antes de lograr responder, aquella figura sorprendió a los pocos presentes. Mi compañera se había cambiado de ropa pasando de telas resistentes ante el peligro a un vestido, cuya simpleza la hacía resaltar.

Estuve atónito en un inicio previo a sonreírle mientras colocaba una mano sobre su cabeza.



“Te vez increíble, mejor démonos prisa o se nos pasará la noche Arpi”
“Iré donde quiera que tu decidas ir, ¡Porque este viaje será inolvidable!”


Sujete con suavidad su mano dando paso a salir del gremio. Ya era de noche y en lo alto una enorme luna se avistaba rodeada de millares de estrellas cuya disposición era exactamente la misma que las calles.

Ella comenzaba a caminar mientras la seguía sin apartarme, a su vez éramos envueltos entre un mar de individuos quienes rebosaban de alegría.

Algunos puestos contaban con variadas especies de juegos, otras con comestibles a pesar de notar también venta de artículos artesanales.



“Hemos presenciado cosas bonitas desde que salimos de casa, pero esta ciudad es bellísima”
“Sobre esa idea de comprar un terreno por aquí, lo estuve pensando y creo podríamos darnos esa oportunidad si trabajamos”
“¡¿L-Lo estas diciendo enserio?!”
“¿Por qué no tener más de un lugar donde vivir? El límite dependerá siempre de aquello que decidamos”


Interrumpidos cortesía de una voz cuya potencia estruendosa podría percibirse a lo lejos. Sabíamos bien de quien se trataba…

Vimos esa enorme figura blandiendo un violín emitiendo una tonada lenta, aparentemente triste o melancólica.

Sobre el hombro contrario, ella se encontraba sentada acompañando con un tarareo de apertura. Conforme ambos avanzaban en esa pieza musical, el ritmo cambiaba a algo más alegre agitando los ánimos entre los presentes.



“¿Me concederías esta pieza?”
“Ello junto a toda la noche”


Entre los varios participantes, conseguimos llevar la danza acorde al sentimiento evocado. Durante varios minutos sostuvimos aquella coordinación olvidándonos del entorno, únicamente dejándonos llevar ante los cambios eventuales entre los diversos ritmos.

Antes de darnos cuenta, varios espectadores fijaban su mirada en donde nos halláramos mientras aplaudían avivando el ambiente.




“¡Estimados residentes y viajeros! ¡Gracias por espectar nuestro improvisado espectáculo junto a esta bella doncella!”
“¡Esperamos sea de su agrado y tengan buenas noches!”



Tras retirarnos del sector, dejando a nuestros compañeros continuar con su actuar, decidimos tomar asiento para descansar.

Sentíamos un poco de cansancio, en ello cruzábamos las miradas riendo en complicidad.



“¡Miren a quienes tenemos aquí! Debí suponer serian ustedes dos. Tomen esto de mi parte”


Volteando hacia atrás en búsqueda de aquella voz, fuimos sorprendidos por nadie más que nuestra amiga Liir.

Su postura cambio desde ese día donde separamos caminos, reflejando mayor confidencia.



“Ha pasado tiempo desde nuestra despedida”
“¡Liir!”
“¡T-Tranquila Arpegio!, también me alegra volver a verte”


Siendo costumbre de ella el abalanzarse cuando se trata de alguien a quien le guarda un especial cariño, sin embargo, con la posible consecuencia de caer dado no mide su fuerza.

Sonreí tras saludarla, pues ambas sabían descubrieron mi intención de pedirle nos relatara alguna historia nueva de entre sus registros.



“Vaya con ustedes dos, jamás dejan escapar algo si se trata de historias”
“De tu parte, sería imperdonable no escuchar tus registros”
“¿Con que nos va a sorprender señorita Liir?”
“Primero toca divertirse esta noche, luego les relataré algo llamado; Viajeros de las mil Estrellas”


Tomando asiento frente a nosotros, se cruzó de brazos riendo confianza. Parecía estar emocionada de relatar algo.


“Antes de comenzar, quiero que sepan una cosa. Lo que les voy a contar, toma su origen en un viaje mientras estaba en el Another Sky”
“¡¿Viajaste en ese gigantesco barco también?!”
“¡Exacto!, pero lo más sorprende viene ahora… resulta ser que aquel gran navío puede ir más allá de este mundo”


Sorprendidos, mantuvimos el silencio prestando atención a cada palabra proveniente de ella.

Tal forma de expresar y relatar evocaba esa misma reacción de curiosidad al estar frente a quien leía cuentos, previo a hacerte dormir.



“El aventurero llamado Rei junto al resto de su equipo y el capitán solían ir de aventuras durante su juventud. Cuando finalizaron su primera travesía, decidieron irse en busca de nuevos horizontes, siendo ese momento donde me mostraron un lugar que escapaba de mi comprensión tras escucharlo”
“¡¿Y cómo era ese lugar?!” (x2)
“Oscuro hasta donde mis ojos lograban apreciar, miles de luces distantes cuyos tamaños equivalían al de un dedo pequeño hasta gigantescas proporciones donde te sientes un mero insecto. Pero todo ello en su conjunto formaban grandes nubes coloridas de diversas formas… ¡Lo lamento, pero me emocione un poco! ¡N-No estoy llorando!”


Compartíamos su emoción luego de imaginar aquel escenario, quedaba esperar a esa oportunidad sobre volver a subirnos al Another Sky.


“Pero lo mejor, lograr interactuar con razas y culturas nuevas. ¡Cierto!, ese chico llamado Rei me entrego esto”
“¡Es precioso!”
“¡Nunca había visto un brillo como ese!”


Creyendo ya que no podría ser mejor noche, fuertes luces explotaban en el cielo atrayendo las miradas.

Hermosas formas se dibujaban a modo fugas en seguidillas. Sorprendido junto con Arpegio éramos incapaces de emitir palabras.



“¡Son increíbles!”
“Interesante, he de suponer jamás han visto la pirotecnia”
“¿Pirotecnia?” (x2)
“Tanto tiempo de viaje y desconocen un atractivo común. ¡Bueno, hora de explicar!, aquellas luces reciben su nombre dado son un tipo de explosión mediante pólvora utilizada en unas tierras lejanas, según rumores, su creador trajo prosperidad según registros históricos”
“¡Bien, tendremos que ir a ese lugar más adelante!”





Autor: Ronin
Coautor: Byleth




 
Última edición:

Meijin Wanderer

Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
124
Offline


Glazbeni Arken Vol.2

Symphony XIV (XXX) – A la luz de la nueva luna


La fresca brisa se pronunciaba esa noche conforme apreciábamos el espectáculo en el cielo, con la música avivada gracias a los ánimos de quienes participaban.


“¡Miren, pequeñas luces están saliendo del suelo!”
“¡Tienes razón Arpi!”
“Interesante, veo que no conocen este fenómeno. Bueno, les explicare sobre lo que he aprendido de ello durante mi viaje”


Prestamos atención otra vez a sus palabras mientras ahora relataba en un tono un tanto diferente.


“Hace mucho tiempo atrás, las cicatrices causadas por la gran guerra anclaron victimas errantes al mundo. Pena, dolor y agonía fueron aquellos frutos cosechados cuya recaudación solo trajo mayor muerte… los vivos en su desesperación alzaron colores junto a cada instrumento musical cercano, cuya melodía día a día despejaba la oscuridad”


Sorprendidos luego de oír esa parte histórica desconocida, mantuvimos toda atención sobre Liir, quien movía sus brazos como si una batuta danzase en el aire sujeta en sus manos.


“Viejas leyendas dicen que el mundo, tras ver el reconcilio entre especies envueltos en fraternidad, decidió unirse. Los flujos de energía perdidos fueron conectados trayendo el renacer de tierras muertas al ciclo natural… pequeñas luciérnagas ascendían al cielo guiando las emociones positivas en compañía de almas perdidas. Hoy en día, los festivales son un símbolo donde quiera que se realicen”


Poco sabíamos de ello, sin embargo, comprendimos mejor parte del mensaje recibido desde pequeños.

Tras finalizar, Liir notó haber perdido la noción del tiempo. Algo apresurada se despidió debido a tener pendiente una reunión a la cual ya de por si estaba atrasada…



“¡Gracias por la historia, esperamos volver a encontrarte pronto!”
“¡Muchos ánimos, señorita Liir!”
“¡Tengo un montón de temas pendientes para ustedes dos! ¡Y llámame solo por mi nombre Arpegio!”
“¡Entendido!”


Sin importar su tamaño en forma humana, era bastante rápida al punto de desaparecer entre tal multitud con facilidad. Vaya escurridiza salió esa ratona de biblioteca…

Acto seguido, la mano de Arpegio se deslizo por debajo de mi brazo hasta apegarse completamente. Sonriendo cruzaba su mirada mientras realizaba una invitación a continuar con el recorrido nocturno.

Varios mercantes contaban con gran cantidad de productos, desde accesorios hasta puestos de comida. Quien saludó de pasada no fue otro más que Jabuka, quien se encontraba en constante vaivén sacando cuentas alegres.



“¿Te sietes cansada Arpi? No tienes por qué presionarte, a fin de cuentas, ha sido una noche esplendida”
“Déjame permanecer un poco más así camino al gremio”
“Lo que usted diga, joven señorita”


Caminando juntos envueltos entre frías brisas tenues, notaba como las bajas temperaturas comenzaban a afectarle. Ante ello, preferí remover mi abrigo colocándolo sobre sus pequeños hombros descubiertos.


“¡N-No era necesario que hicieras eso Sklad!”
“Tranquila, aún si ese vestido te queda fantástico, no podía dejarte morir de frío. Tu eres más importante para mí que ello”
“¡S-S-S-Sklad!”


Su rostro enrojecido y avergonzado la hacía ver tierna. Considerando el riesgo si continuaba con ello, opté mantener el silenció caminando a su lado manteniendo mi mano izquierda sobre su hombro izquierdo.

Ella se dejó apegar riendo suavemente… ambos estuvimos así varios metros hasta pasar el umbral de la puerta del gremio.

Ya era bastante tarde dado todas las luces se encontraban apagadas, exceptuando una tras el mesón principal.



“¡Bienvenidos chicos! Esperamos se divirtiesen”
“Gracias por ello, la verdad, estoy sorprendido”


Arpegio se adelantó hacia la habitación separándose de golpe. Realizando un giro previo a subir las escaleras, sacó su lengua de manera burlesca mientras cerraba un ojo sonriendo. Posteriormente tanto Quon como Mery se quedaron viéndome con una mirada y risa picaras.


“Vaya galán que saliste, he de admitir mi equivocación contigo”
“¿Eh? ¿Qué quieres decir con eso Mery?”
“Tan lento que saliste, bueno, no te culpo. A fin de cuentas, estar trasnochado afecta bastante… Por cierto, Mery, Nana se quedó dormida sobre la mesa otra vez”
“Bueno, tiene una maestra exigente, por ende, es normal se agote. Podrías llevarla a mi habitación por último”
“¿Entendido, no te molestaría ayudarme bromista?”
“No puedo negarme, somos parte del equipo”


Trasladar a la joven aprendiz resulto ser una situación delirante, hablaba dormida tal variedad de cosas incoherentes que la persona a cargo nuestro intentaba resistir esa tentación por reírse.

Ya una vez acabado el asunto me estaba encaminando para salir de aquella habitación, fue en eso cuando se abrió la puerta para encontrarme tanto con Mery como Arpegio.

Al parecer, se traían algo entre manos las dos junto a quien ya perdió todo control doblándose sobre el suelo a carcajadas.



“Lamento las molestias jóvenes, pero tengo solo una petición por hoy. Habíamos planeado realizar una noche de chicas y-”
“No hay problema, aparte se han vuelto amigas de Arpi, cosa la cual de verdad me gusta”


Previo a despedirme por lo que restaba del día, me aproxime de frente colocando una mano sobre su cabeza revolviendo con suavidad su cabello un tanto travieso y de forma juguetona.


“Feliz año nuevo compañera, espero este año logremos vivir nuevas aventuras”
“Puedes apostar que así será compañero! Em… había olvidado que estábamos a ese día”
“Jaja, si te soy sincero, tampoco lo recordaba”


Nos despedimos acordando encontrarnos en el primer nivel previo a la compra de provisiones para reanudar el viaje.

Caminando por esos pasillos silenciosos las oía reír, verla entablar amistades ahora en el gremio dejaba claro el haberse recuperado, a fin de cuentas.



“¡Usted es el chico de esta mañana!”
“¿Ah? Ya recordé, pertenecían al grupo que buscaba misiones. En que puedo ayudarles considerando la hora”
“¿¡Podría enseñarnos como creó tal arma con magia!? No queremos ser una molestia para nuestro equipo, pero…”
“¿Sucede algo?”
“Hace unas horas fuimos expulsadas del equipo debido a ser incapaces de llevar el ritmo de crecimiento”


Entre lágrimas y sollozos de frustración buscaban a quien les tendiera una mano al no poder valerse solas. Considerando las clases a las cuales se refirieron pertenecer, ir por su propia cuenta era imposible.

Desde el interior de un bolso, una de las dos sacó un sobre entregándolo en mis manos. Aquel sello pertenecía a Vindur con destinatario a nosotros.

Tras leer con detención, resultaba ser una petición formal reconocía la desvinculación de ambas al grupo perteneciente impidiéndoles retornar hasta cumplir requisitos mínimos. Conforme a esa situación, podríamos pasar más tiempo o emprender camino con nuevos integrantes temporales.



“Vaya jefa tenemos… bueno, mañana decidiremos como iniciaremos con las dos”
“¡Lo dice enserio!” (x2)
“No es para tanta formalidad, a fin de cuentas, solo soy un mero viajero”
“¡Muchas gracias!” (x2)


Se devolvieron a un cuarto cercano al de Mery ya sabiendo la respuesta… finalmente tocaba volver para dormir, sentía cansancio después de divertirnos tanto.

Una vez dentro, deje algunas pertenencias desperdigadas. Mañana igual acabaría ordenándolas.



“Tendré que hacerme un tiempo para hablar severamente con Vindur sobre esas peticiones exprés”
“Haré oídos sordos a eso, ¡Porque quiero saberlo todo galán!”
“¡V-Vindur! ¡En qué momento entraste!”
“Estaba sentada esperando, las chicas planearon esto cuando los vieron llegar”
“Con ustedes es imposible bajar la guardia…”
“Dile eso a Lyd, estuvieron practicando a penas lo liberaron en compañía de Lani. Mucho talento posee las generaciones hoy por hoy, deberé reportarles que fue misión cumplida”


Sentándome en el borde de mi cama, no pude evitar reírme ya enterado del malévolo plan maquinado por quienes nos rodeaban.

Calmando ánimos, volví a incorporarme para platicar sobre aquella carta. Su rostro se tornó serio después de escuchar el tema a tocar, he de suponer era algo sensible.



“Antes de cualquier otra cosa joven Sklad, déjame agradecerte por lo que hicieron en la ciudad anterior. Tanto residentes como viajeros de Atlantia se sentían en deuda con ustedes, me incluyo en esto”
“No es nada, hicimos lo que era correcto. El viejo siempre enseñaba sobre ayudar sin esperar fama o riquezas a cambio, en su lugar, generar una cadena donde a quien se le tendió la mano, repita el proceso con los demás”
“El viejo Vodic tenía que ser, jamás olvidaré esos tiempos”
“¡¿Viajaban juntos?!”
“Tuvimos un par de aventuras en equipo, digamos fue más una especie de maestro. Le guardo mucho respeto y gracias a ello, construí el gremio con la intención de ayudar a quienes estén iniciando”


Quién lo diría, la mismísima jefa cargaba una parte de él consigo. Podrá estar loca o ser intransigente en ocasiones, aunque no le quita su complejo maternal.


“Respecto a la petición de esas dos pequeñas…”
“Dame un respiro, vengo de una cita planificada a escondidas y me sales con esto”
“Ah… sobre eso… es una divertida historia!”
“Olvídalo, aceptamos el encargo”
“¿Pero ni si quiera vas a escuchar mis palabras?”
“La carta fue escrita por tu puño y letra, incluso firmaste realizando la petición por tu propia cuenta”
“¡M-Maldición! ¡Aaahh qué vergüenza! ¡Sabia debía ser más cautelosa!”


Ella se mostraba tal cual era realmente, olvidando las formalidades. Se notaba además cierta tranquilidad equivalente a sacarse un enorme peso de la espalda.

Juraría tener en frente a alguien desconocido si hacia cierta comparativa cuando la conocimos por primera vez a su conducta actual.



“Dime, ¿Has considerado la manera en que nuestras acciones podrían mejorar la reputación del gremio?”
“La verdad si, lo he pensado mucho y está mejor seguir así”
“En un inicio fueron cuatro intensas horas de negociación, ¿Cuál sería la razón de mantenerse?”
“Ganaríamos mucha fama, vendrían miles a formar parte y quizás contaríamos con terrenos inimaginables… Sin embargo, eso acabaría cegando nuestro juicio arruinando la familia original que somos. Razón suficiente para mantenerlos en secreto a ustedes cuatro”


Debía sacarme el sombrero ante ella, nadie sería capaz de enfrentar tal grado de tentación… seguro enfrentaba diariamente su lado avaricioso todo el tiempo.


“Sobre las niñas, quiero encomendárselas. Aquel aventurero es de los escasos de rango A con lo que contamos… después de ser ascendido se mantuvo tal cual, desconocemos cuando cambió, pero se nos impide por órdenes mayores interferir a menos de estar presentes en caso de gravedad”
“Nos has dado comida, alojamiento, trabajos bien remu… extremos quise decir, apoyo e incluso Quon y Mery adoran a Arpi. Lo mínimo sería enseñarles”


Ella se acomodó en la silla donde se encontraba, inclinó su cabeza pidiendo esto a nivel personal manifestando ya al borde de ser egoísta de su parte.

Llegue a sentirme mal tras verla realizar tal acto pidiéndole levantara la cabeza. Fue tan rápida la reacción de mi parte llegando a creer que pudo ser hasta refleja.



“¡Jamás vuelvas a inclinarte así! ¡Ni ante mí! ¡Ni ante nadie! ¡Vales mucho para recurrir a eso!”
“¡¿Sklad?! ¡Vaya carácter muchacho! Entiendo ya por qué tu compañera te quiere tanto”
“¡L-Lo siento! ¡Me deje llevar!”
“Está bien, una de mis ayudantes hablo del fuerte carácter que llegan a tener cuando es necesario, los respeto por ello. Bueeeeeeno, ya es hora de retirarme a dormir”


Chasqueo sus dedos desapareciendo en un portal sin dejar despedirme.

Me limité a entrar bajo las sábanas para descansar, mañana será un muy largo día de trabajo.




--//Mientras tanto, al interior del Bosque Eterno//--


Una figura entraba a gran velocidad alborotando la tranquilidad del sitio, las hadas no se quedaron atrás curioseando alrededor del visitante.


“¡Darach! ¡Vila! ¡Obusok!”
“Miren lo que trajo el gato… cuando será el día que dejen de entrar causando problemas en mi querido bosque”
“Lo lamento mi amigo, falló la llave rúnica dejándome en un área del bosque desconocida”
“¡¡¡Jabuka!!! ¡Dime me trajiste eso! ¡Por favor dime que sí!”
“¡Fuaahahaha! Olvidare lo de recién si es lo que creo que es”
“Entrega especial desde Elysium, fue difícil conseguirlo”


Una enorme botella blanca con letras desconocidas era extraída desde el fondo falso de la carreta a su vez unos dulces también eran entregados.

Tanto el viejo del bosque conjuntamente a su compañera, celebraban como si de una victoria se tratase.



“¿Cómo va el negocio?”
“Buena clave mi querido amigo! Traigo el mejor fragmento de meteoritium jamás visto”
“Es justo lo que piensas… esa persona puede estar tirando los hilos una vez más”
“Obusok… el mundo ya sufrió cicatrices permanentes, las Líneas de Ley para suerte de todos se han conservado. ¿Fueron los registros quienes te lo dijeron?”
“Aprecia tú mismo, llevo noches sin dormir intentando encontrar pistas”


Los registros en aquel libro blanco habían sido borrados, sus páginas carecían de todo contenido. Atónito observaba el marcante tal acontecimiento imposible.

Sin importar las alteraciones históricas, estas se reescribían siempre dado era su naturaleza… lo atestiguado marcaba un mal augurio.


Autor: Ronin
Coautor: Byleth


 
Última edición:

Meijin Wanderer

Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
124
Offline


Glazbeni Arken Vol.2

Symphony XV (XXXI) Stratovarius, al compás del Sol y la Luna


Baje tempano al primer nivel buscando al resto de mis compañeros, las cosas ya estaban animadas como siempre.

Acto seguido, aquella suave voz se pronunció por detrás con un melódico “Buenos días” un tanto somnoliento.



“Lamento estar con sueño, anoche nos divertimos mucho con las chicas y…”
“Descuida Arpi, lo importante fue que la pasaron bien. Incluso Quon y Mery parecen seguir dormidas”


El rostro de la segunda mencionada daba cierta sensación de parecer una especie de cordero del cual te aferrarías como almohada.

Por otro lado, se encontraba Lyd realizando competencia con los demás varones, siendo caballeros, guerreros, barbaros, etc.… quienes lo retaba a simples juegos de vencidas. Vaya potencia bruta se armaba en ese rincón.



“¡Bromista! Hasta que al fin te levantas. Con Lani ya tenemos casi todo abastecido para el próximo viaje”
“Parecen entusiasmados, ¿Seguro no les picó algún bicho raro?”
“¡Si supieras la última noticia!”
“Déjenme adivinar… ¿Llevar temporalmente con nosotros a dos aventureras?”
“¡Exactamente!” (x2)


Tras un breve periodo de tiempo, Vindur se presentó en el sitio junto a quienes estarán bajo nuestra tutela.

Ambas se presentaron con cierta timidez, a fin de cuentas, había un enorme demonio cuyo aspecto intimidante afectaba mientras no lo conocieran bien.

Lo curioso respecto a sus nombres consistía en ser una antítesis la una de la otra en cierto modo. Además, las dos seguían caminos diferentes en lo que refería a sus destrezas.



“Soy Kuu Stratovarius, hace un tiempo nos volvimos aventureras. Ella es parte de una antigua familia noble, Aurinko Stratovarius, quien nos trajo hasta donde estamos”
“Un gusto conocerlos, lamento las molestias… No es culpa de Kuu todo este problema”
“¡Estas pequeñas me agradan! ¡Sobre todo la poco honesta! ¡JAJAJA!”
“Vaya forma de dar la bienvenida, bueno, al menos te ves más amigable ahora”
“¿Eh? ¿Qué quieres decir con eso pajarraca?”


Durante plenas interacciones, Vindur explico en detalle a lo cual se abocaba cada una. Si bien, advirtió no descuidarlas dado sus caracteres chocan de manera ocasional reflejando las habilidades que poseen.

La primera apuntaba a las habilidades de druida aprendiz y sanación, mientras su amiga a hechicería cubriéndose una a la otra, aunque con eventuales resultados explosivos.

Siguiendo cierta sugerencia por parte de ya saben quién, realizamos una prueba en pleno exterior.

No fue mucho a final de cuentas dado Kuu realizó una especie de ataduras intentando inmovilizarme mientras su contra parte realizó un ataque eléctrico siendo desviado hacia Snow.



“¡U-Un momento! ¡¿Porque ese conejo se robó mi magia?!”
“Sobre eso, lo lamento señorita Aurinko, mi pequeño Snow es un conejo de la tormenta”
“¡Oíste eso Kuu!... ¡Reacciona Kuu! ¡Porque estas aturdida en el suelo!”
“Lamento eso chicas, parece que Owl se distrajo volando y ahí tenemos el resultado”
“¡¿¡¿AH?!?!”


Iniciamos el día como siempre, primero todo en calma para luego ser un alboroto. Tras apreciar al detalle, comprendimos tener mucho trabajo entre manos…

Las recepcionistas se habían tomado la molestia de trazar una ruta en nuestro mapa resaltando cerca de tres ciudades, siendo la más cercana Metal Core conocida por los grandes asentamientos Enano-Elfo quienes convivían en armonía.



“¿Metal Core? Es primera vez que escucho sobre ella. Incluso no existía en nuestro mapa”
“Jamás iba a estar joven bromista, fue cerca de unos cuatro años cuando fue encontrada. Nunca he estado ese sitió, aunque a Mery le fascina”
“Recuerda mantener la formalidad en todo momento Quon, por mucha confianza tengan entre ustedes tres no puedes descuidar tu posición como tutora”
“¡T-Tienes razón! ¡Me deje llevar!”
“La señorita Mery y Quon parecen una dupla de oveja y lobo por alguna razón”


Ambas rieron tras escuchar esas palabras de Arpegio, asintiendo al unísono sobre algo al respecto.

En eso, la mayor de las recepcionistas entrego un pequeño bolso cargado con dinero conjuntamente a lo que sería una extensa lista.



“O no… Conozco perfectamente a mi compañera, ármense de paciencia chicos, nuestra querida cordero acaba de sacar sus colmillos de compradora compulsiva”
“Querida Quon, sabes que existen cosas las cuales es mejor mantener el secreto”


Verlas comportarse de tal manera nos helaba la sangre, aquella dama aguerrida temblaba ante esa sonrisa. Pensando ser mera exageración, volteamos en busca de Vindur quien fue tragada por su propia habilidad dejando un mensaje táctico: “Fui a comprar, ya vuelvo”

Para que hablar de Nana durante aquel momento… solo se encontraba expulsando espuma por la boca en estado inconsciente.

Nos retiramos del lugar para subir a nuestra carreta, contando ahora con un par de caballos provenientes del gremio en apoyo por la petición reciente.

Lyd seria quien llevaría las riendas durante parte del trayecto, según palabras suyas, estaría bien dado tomaría solo un día para llegar ya que dicha ciudad estaba a los pies de una montaña.



“¿Y bien? ¿Cómo se sienten durante su primera travesía en un nuevo grupo?”
“Ha sido más tranquilo de lo pensado, he de reconocer estábamos ansiosas en un inicio”
“¡Woa! ¿La chica eléctrica esta algo rara?”
“Es normal que Aurinko se maree durante viajes de este tipo, para ello la suelo apoyar siempre”
“Ayuda… Kuu…”


Recostando a su amiga sobre su regazo, la aprendiz le vendó los ojos para luego realizar un rezo en cuya lengua éramos incapaces de entender el mensaje.

Envuelta en un aura verdosa poco a poco comenzaba a relajarse hasta notarse mejoría para incorporarse. Por seguridad, esta se mantuvo al margen de ser participe activa.



“¡Eso fue increíble! ¿Qué era eso que dijo recién señorita Kuu?”
“Para ser precisa, sanación druídica. A diferencia del simple uso de mana, aquí pides prestado a la naturaleza su ayuda desde las líneas de ley”
“Interesante, a pesar de apuntar al mismo resultado, tiene un origen diferente de los que conocíamos”
“Aunque, se dice que las líneas de ley llevan debilitándose desde hace muchos años… se rumorea desde la gran guerra, pero se desconoce si están relacionados ambos hechos”


Oíamos con atención sus relatos, puede ser exista relación alguna, sin embargo, solo son meras historias las cuales relacionan ambos hechos como tal.

Por otra parte, Lani se encontraba fastidiando a la otra chica quien se mantenía imperturbablemente concretada.



“¿Segura ella estará bien?”
“Pueden estar tranquilos, Aurinko suele mantenerse en una especie de trance después de sanarla. Ahora lo recuerdo, estos pequeñines no dejan de llamarme la atención”
“Tiene sentido, a fin de cuentas, son un conejo de la tormenta y un Taito lunar”
“Ya veo, por ello me eran familiares. ¡Son tan lindos! ¡Incluso la Taito me hace cosquillas!”
“¿La Taito?” (x2)
“Exacto, el conejo es macho juvenil mientras la emplumada es una hembra juvenil. Incluso se ve tienen una conexión especial con ustedes”


Verla jugar con ambos animales resultaba llamativo, Owl actuaba igual que siempre, pero Snow se mostraba más activo intentando jugar.


“¡Nunca vi a Snow tan enérgico! ¡Es adorable!”
“¡Verdad que sí! Seguramente fue por la descarga eléctrica que le robo a mi compañera temprano”
“¿Esa se suponía debía darle a Sklad durante la prueba?”


Durante gran parte del trayecto, platicamos refiriendo a aventuras enfrentadas y experiencias. Ahí comprendimos un tanto mejor la verdadera razón tras notar tan bajo nivel en comparación al rango que estas poseían.

Considerando que fueran relevadas a meros apoyos evitando alta participación les pasó la cuenta eventualmente.

Lyd se incorporó en la conversación después de detenerse ya a pleno atardecer, mientras prestaba atención, acomodaba a los caballos cerca de un árbol buscando evitar se lesionarán en caso de huir por miedo.



“Ya están asegurados, podemos continuar sin preocupaciones”
“Eres bastante bueno con los animales grandote, nunca se aterraron ante tu presencia”
“Claro no se sentirían amenazados, pajarraca. Entre las lecciones durante mi infancia, debí aprender a domar corceles. Mi padre siempre enfatizaba sobre cuidar de tu montura, dado esta jamás te debe de abandonar”
“¿Acaso eran campesinos?”
“Corrección Lani, el señor Lyd era un sucesor al trono”
“¡¿AAAAAAAHHHH?! ¡Deben estar bromeando!”


Tras esa noticia, nuestra ave cantora acabó confundida ante tal revelación. Insistía en que asumiéramos estar jugándole una broma.

Contrario al caso, Kuu parecía interesada en la dócil conducta de ambos caballos. Mediante sus dotes, fue comprendiendo por qué aceptaban al Daemonia.



“Si les soy sincera, nos criamos juntas durante varios años. Jamás podré ser la sombra en cuanto a educación se refiere”
“¿Te sientes mejor? Debiste mencionarnos tu dilema con los viajes en carreta Aurinko”
“No hay problema con eso, a fin de cuentas, así puedo disfrutar de las habilidades sanadora de mi pequeña hermana. Aunque no lo crean, solo falle debido al conejo”
“Se lo fuerte que llegan a ser ustedes dos, puedo hablarlo con propiedad tras haber peleado ya contra el bromista y la vestal. Con la tunda recibida, me afinaron la mirada hasta por las dudas”
“¡S-Señor Lyd!”
“No te preocupes pequeña, desde aquel entonces duermo con la seguridad de que, en caso de perder el control, ustedes sabrán contenerme”


La hechicera tras escuchar se largaba a reír con ganas. Generando cierta contrariedad respecto a su amiga, la cual se avergonzaba un poco tras observarla.

En respuesta, aquel gran demonio respondía riendo con mayor fuerza, conforme iban escalando el uno frente al otro, ya se asumía el choque inminente…



“Pareces más confiada señorita a diferencia de esta mañana”
“Claro cuerno roto, no caigo dos veces con la misma piedra”
“¿Qué acabas de decir? Creo no te escuche por la altura”


Ya se habían caldeado los ánimos de manera oficial… armándose un inevitable dos contra uno, conseguimos observar en acción a ambas chicas.

Entre los tres apartamos los útiles para preparar la cena, evitando perder el foco, mi compañera y yo cocinábamos mayor cantidad de porciones. Lani apreciaba emocionada el espectáculo montado deseando sumarse.



“¡Increíble! ¡Esa chica domina unos cinco elementos! ¡Woooow! ¡Ese manejo de la otra joven también sorprende!”
“¡Mucho parloteo pajarraca! ¡Pero es verdad, tienen talento!”
“¡Tsk! ¡Eres bastante duro! ¡Creo haberme equivocado sobre esos cuernos!”
“¡No bajes la guardia Auri! ¡Ya nos descuidamos en la ciudad!”


Queramos aceptarlo o no, el grandote solo estaba jugando hasta perderse el sol dejando exhaustas a las nuevas.

Podría ser muy bruto nuestro amigo, aunque sabia moderarse evitando problemas innecesarios. Luego de reírse como el ganador, procedió a felicitarlas frente a tal esfuerzo.



“¡¿EH?! ¡¿Porque nos felicitas?!” (x2)
“Solo las estaba probando. Dentro de la ciudad o personal del gremio acabarían arruinándolo frente a la presión intentando mostrarse, ahora sin testigos fue diferente”
“Tiene razón… nunca había utilizado tanta conexión con las líneas de ley”
“Yo tengo las manos entumidas, no quiero volver a conjurar en un buen tiempo”


Interrumpiendo la reunión mediante el resonar metálico cuando se golpea la olla, advertimos era hora de cenar.

Los involucrados durante aquella practica se repitieron hasta no poder más. Se les veía incluso de mejor ánimo a las aprendices.



“Después de llegar a Metal Core, repetiremos la fallida sesión de temprano”
“¡Puedes hacer ese truco donde sacaste esa espada histórica!”
“¡Kuu! Es de mala educación pedir cosas así durante un practica”
“Lo lamento Auri, me deje llevar”
“No hay problema… sin embargo, a cambio seré más exigente”


Mi compañera se rio con suavidad, ya sabiendo lo que estaba pensando realizar.

Ella intervino durante ese momento mencionado no bajar la guardia, aún si creían les resultaría fácil, la pasarían bastante mal.



“Uy… La joven ya lo dijo”
“¿Seguro estará bien no intervenir Arpegio?”
“Si, a fin de cuentas, Sklad les ayudará a ver las cosas de manera diferente”
“Vamos Arpi, déjales una que otra sorpresa”
“Siempre tienes trucos bajo la manga, tontito”


Procedimos a irnos a dormir. Ya estábamos cansados tanto del viaje junto a cumplir la nueva solicitud.

Fue una larga noche hasta la llegada de los primeros rayos provenientes del amanecer, sorpresa nos llevamos cuando vimos ya estaba todo empacado.



“¡Buenos días! ¡Esperamos no haya sido una molestia nos adelantáramos en ayudar a cargar la carreta!”
“No hay problema, al contrario, nos tomaron de sorpresa”
“Cinco minutos más Sklad…”
“¡Es tan tierna!” (x2)
“Recomendaría no la molesten mientras es-¡!”


Muy tarde, cuando intente advertirles, ya les había caído la nana de cuna… vaya mañana cómica. Bueno, a juzgar por cuan rápido sucedió, diría despertarán en unos quince minutos mientras avanzamos.


Autor: Ronin

Coautor: Byleth






 
Última edición:

Meijin Wanderer

Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
124
Offline
Glazbeni Arken Vol.2

Symphony XVI (XXXII) – La ciudad de artesanía metalúrgica, Metal Core



Durante parte del camino, las “hermanas” Stratovarius despertaron algo desorientadas. Cosa normal si consideramos su última memoria los segundos previos al caer dormidas.


“Y bueno, eso fue lo que ocurrió en simples palabras. Es raro que mi compañera haga eso la verdad”
“¡Lo siento! No quería causarles problemas”
“Tranquila, fue nuestra culpa por haber sido desconsideradas. Nosotras tenemos que disculparnos, ¿Verdad Aurinko?”
“Lo sentimos” (x2)


Tras hacer las paces todo volvió a la normalidad, disipando la poca tensión generada hace poco.

Mientras viajábamos percibíamos que el clima era bastante agradable cuyos rayos del sol reflejaban su luz en las alas de Arpegio.

Los únicos sin sorprenderse fuimos ambos por obvias razones, contrario al resto del equipo, quienes observaban tal hecho por primera vez.



“Llevamos mucho tiempo juntas y jamás te vi haciendo esto!”
“Usualmente evito sacar mis alas, fue una orden de parte del quien me crio”
“El viejo temía se iniciasen revueltas si se descubría su origen”
“Valkirias… hasta los demonios las consideran criaturas de cuentos infantiles o leyendas”
“¡¿Hablas enserio?!” (x3)
“¡Hey! ¡Tranquilícense que estoy manejando la carreta!”


La conmoción se apoderó de las tres chicas, sorprendidas y sin palabras, dejaban claro su intencionalidad sobre preguntar, aunque dudaban sobre actuar.

Pensé en las posibilidades a su vez ella se me apegaba, mostraba tranquilidad ante el resto siendo buen indicio.



“Bueno, les pediré guarden el secreto. Esta chica entre mis brazos pertenece a esa raza llamada Valkiria, sin embargo, solo tiene 15 años lo cual parece raro”
“Según los antiguos textos en la casa Stratovarius, las describen como doncellas inmortales las cuales permanecen sin variar su población a través del tiempo”
“Tal como Kuu describe, sumado a historias de nuestro abuelo quien refiere haber visto una cuando joven… fue cuestionado tiempo después donde se le rectifico que lo mencionado era otra especie”


Antes de lograr continuar, Lyd interrumpió el ambiente dando el importante aviso de llegada.

Las gigantescas puertas metálicas en las faldas de aquella montaña retumbaban al instante que se abrían como si de campanas se tratara. Tras estas, dos enanos salieron a dar la bienvenida.



“Jóvenes viajeros, sean bienvenidos a Metal Core, ciudad cuya artesanía proveniente de la tierra ha ganado revuelo este último tiempo” (x2)
“Gracias estimados, será un agrado apreciar su buen arte”
“El placer es nuestro joven maestro”
“Vaya cortesía Lyd, hasta yo quedo impresionado con esos cambios de conducta”
“Se le llama Etiqueta… incluso mi padre con todo su poder fue incapaz de hacerle frente a mi madre cuando esta le enseño…”
“Las puertas al mundo, sin importar origen, han de abrirse solo a aquel que su formalidad refleje”
“N-Nada mal pajarraca”
“Je… Veo tenemos sorpresas en común”


Durante los primeros minutos ya dentro de la ciudad, captó nuestra atención el modelo de construcciones y distribución. Cada edificación nacía directamente desde las paredes conservando su armonía entre diversos niveles.

Incluso contaban con un enorme rio el cual separaba en dos partes la ciudad, perdiéndose posteriormente al interior de la enorme cueva.

Variedad de cristales se avistaban bajo el agua, paredes, entradas de las casas, etc… también los colores se alternaban en formaciones según sus ubicaciones.



“Miren que sorpresa nos trajo el viento!”
“¿Esa voz?”
“¡Es el señor Salieri!”
“Un gusto volver a encontrarme con ustedes”


Mostrando un gesto cortes de reverencia fue el inicio de este encuentro, gesto al cual respondimos de igual modo.

No venia solo, pues un chico se ubicaba a su derecha evidenciando una conducta descuidada.



“Disculpe mi intrusión señor, pero quisiera saber sobre aquella chica si se encuentra bien”
“No necesitan ser tan formales conmigo, tómenlo con calma. Volviendo a su pregunta joven dama, ella se encuentra bien y estable”
“Me alegra saberlo! ese día sentía una tristeza proviniendo de ella, como si algo la hiciera sufrir”
“¡Ja! ¿Y que trae a tal eminencia a un sitio como este?”
“¡Buena pregunta joven Daemonia! Vine a comprar instrumentos musicales, pues los utilizados por mi orquesta mostraron fatiga de material comenzando a perturbar esas hermosas piezas musicales”
“¡P-Perdón por nuestra intromisión! ¡P-Pero sería mucho pedir su autógrafo!”
“Al contrario señoritas, ¡Me alaga su petición! Por cierto, ¿A quién va la dedicatoria?”
“¡Kuu Stratovarius y Aurinko Stratovarius!”
“¡AH! ¡Santa madre mía! ¡No puedo darles simplemente un autógrafo! ¡Nar! ¡Trae aquel juego de flautas dulces!”


El chico saltó como gato asustado tras escuchar las indicaciones de esa manera, no se le puede culpar, habría hecho lo mismo si el viejo actuase igual.

Recibieron en sus manos una flauta dulce cada una con una firma grabada perteneciente al mismísimo Salieri, bueno, los rostros de ellas dejaban claro cómo se sentían.



“La casa Stratovarius fue el lugar donde di mis primeros pasos, les debo especial respeto a esta con quienes porten su título”
“Vamos maestro, no tiene porque exagerar… a fin de cuentas es solo un mero título”
“Nar… que hemos hablado sobre educación”
“Vale, ya entendí…”


Aquel chico llamado Nar se aproximó a presentarse, tosco y algo desinteresado. Se aproximó extendiendo su mano hacia mi persona a la cual accedí de manera educada.

Lo siguiente que sentí era agua escurriendo por mi cuerpo, igual a si vertieran un balde de agua sin previo aviso…



“Ya veo… tenemos un mal bromista…”
“¿Tú que crees? Solo fue mala suerte, seguro un niño practicando con magia de agua perdió el control”
“Lamento cortar la conversación mis jóvenes estimados, pero debemos retirarnos dado contamos hoy con una agenda muy apretada”


Nos despedimos con cordialidad, las hermanas estaban maravilladas con sus obsequios.

Lani algo molesta, utilizaba su White Fénix ayudando a secar mi ropa. Se oían sus reclamos sobre el chico, refiriendo descubrirlo en el acto.

Posterior al encuentro, buscamos primero donde asentarnos debido no existir conexión del gremio en la ciudad.



“¡Increíble! Al fin encontramos un lugar, incluso las camas son tan suaves. ¡Yo pido una de las de arriba!”
“En ese caso, yo estaré en esta. Así las señoritas Kuu y Auri podrán estar juntas”


Tardamos un poco en encontrar alojamiento, pero donde nos quedaremos era un espacio pequeño acogedor.

Las chicas dormirán juntas, contando con una litera además de una cama grande. Caso contrario era el de los hombres, estando en la habitación contigua con dos camas individuales.



“Primero vamos a organizarnos, hay mucho por hacer, incluyendo la lista de Mery”
“Gracias por acompañarnos, en verdad son unos compañeros increíbles”
“Esperamos con mi hermana poder devolverles el favor”
“No es necesario, seguramente la señorita Vindur les dirá que hacer”


Todo se oscureció sin previo aviso… era igual a estar ciego, incluso las magias de luz estaban limitadas.

Evitamos movernos en un inicio, con la idea de evitar chocar los unos con los otros.

Al cabo de un minuto, ciertos cristales en las paredes comenzaban a emitir luz. La dueña se aproximó para advertir que no nos asustásemos, esto solía ser parte de la rutina para demarcar el paso del día a la noche.

Como la ciudad está aislada del sol y la luna, buscaron métodos para marcar el paso del tiempo separando la noche del día.



“Bueno mis niños, si tienen inquietudes, no duden en preguntarme. Fui parte de las fundadoras de la ciudad a fin de cuentas”
“¡Cuente con ello gran jefa! Y lamento dañar este cristal, con mi tamaño es difícil pasar por ciertos pasillos”
“Tranquilo jovencito, le dije a mi esposo tiempo atrás y nunca hizo caso. ¡Bueno, ahora no tiene de otra el viejo cascarrabias!”


La dueña era una Elfa casada con un enano de barba dorada. A pesar de no tener hijos, estos adoptaron a una Teriantropo en compañía de un dragón el cual aún estaba dentro del cascaron cuando llegó.

Se les conocía como una familia bastante única, compuesta por 4 razas diferentes.



“Eso sí, lleva tiempo fallando la sincronía de los cristales. Según mi marido esta todo bien ahí en la mina, pero mi intuición dice lo contrario”
“Iremos a observar entonces, lleva cerca de una hora que no ha retornado a casa según menciona. ¿Todo bien Lyd?”
“Sí, pero tampoco puedo estar tranquilo”
“¡¿Harían eso por mí?! ¡De verdad se los agradezco!”


Tomamos el equipamiento necesario considerando de base un mal escenario, cargando con cuanta poción sanadora se encontrase en los bolsos y demás.

Nuestra referencia vino a ser el rio cuyas gemas en su profundidad iluminaban lo suficiente para tornarlo como un sendero capaz de guiar incluso en las profundidades del lugar.



“No bajen la guardia… Detecto una criatura más adelante”
“Verte presionado es raro, ¿Seguro estas bien grandote?”
“Un poco…”


Voces provenientes desde el interior de la mina se hicieron notar, eran varias, a tal grado de no identificar cuantas podrían ser.

Parecían asustados, siendo en su mayoría hombres al parecer.



“¡Son aventureros! ¡Han llegado aventureros a nuestro rescate!”


Quienes celebraban con extrema discreción resultaban ser mineros de la ciudad, mismos quienes trabajan personalmente en sus tiendas y negocios.

Todos estaban ilesos por suerte, según explicaba el encargado. Agachando su cabeza un tanto apenado, a duras penas conseguía contener sus lágrimas.



“¿Qué fue lo ocurrido? Quien este en condiciones, por favor que nos cuente”
“Yo te lo diré joven… estos meros mortales me despertaron de mi letargo tras amenazar la puerta al mundo eterno”


Cuando volteamos a mirar, un enorme dragón blanco como la luna yacía erguido imponiendo su presencia.

Los residentes incapacitados de moverse ante el miedo pasaban a dejarnos en una posición bastante difícil.



“Retírense de esta área y prometo perdonarles su vida… únicamente he de cumplir mi deber como guardián de estas puertas”
“¿Sabes? Antes de cualquier cosa, siempre debes de presentarte, es una costumbre de educación y caballería”

Aquel ser no pude evitar reírse sin tapujos, esto debido al hecho de que un mero humano le restregara con tal confianza lo llamado educación.

“Muy bien, hijo del hombre. Te concederé el honor de presentarte primero junto a los tuyos, tal proeza de hablarme así merece mis respetos”
“¡Interesante, pues el agrado será nuestro! Nosotros somos…”





--//Horas más tarde, al interior del palacio sinfónica//--


Una esbelta figura femenina se aproximaba a recibir el regreso de aquellos dos individuos, conservando su calma la cual siempre la caracterizaba.


“Maestro Salieri, es un gusto verlo de vuelta”
“Pequeña Canon, me da gusto verte otra vez deambulando enérgica en nuestro hogar”
“Todo gracias a sus tratamientos a través de la música. A sí, veo también volviste Nar…”
“¿Qué clase de recibimiento es ese? Haz un esfuerzo de fingir conmigo”


Aquel hombre elegante a quien ambos le presentaban respeto incondicional observó la hora en su reloj de bolsillo. Tras unos segundos de suspirar, giro a verlos mientras les ordenaba lo siguieran.


“Cuando suspira se me llega a erizar la piel de miedo…”
“Dímelo a mí, no los veo hace un par de días y el maestro nos pide entrar a su estudio personal”
“¿¡D-D-Dijiste estudio personal!?”


Una vez dentro, no había nada fuera de lo normal a simple vista. Compuesta por un escritorio de madera en el centro, una gran estantería de libros con escalera, cuadros cuyas pinturas reflejaban partes de conocidas partituras y por último un piano de cola.


“Síganme”


Pasando a través de varios telares ubicados tras el escritorio, las tres figuras fueron a dar frente a un contenedor mayor donde se apreciaba una figura humanoide. Justo al lado había uno de menor tamaño.


“Queridos aprendices, es verdad que aún no he podido descifrar sobre como funciona esta forma de magia que me trajeron. Sin embargo, he logrado moldearla con bastante esfuerzo hasta dar una nueva forma”
“¡Un momento! ¡¡¿Acaso logró lo que creo?!!”
“Exacto Nar, una réplica exacta del libro cuyo único propietario había sido él. Adicionalmente, el enfrentamiento librado por Canon fue de mucha ayuda para hacerme una idea previa”
“Me siento honrada, saber que mi derrota no fue en vano”


Los hilos se tejían y tergiversaban más allá del destino mismo… el caos avistado en las diversidades del mundo no era mera coincidencia, siendo esta solo una más que se suma a la lista.



El origen solo podrá encontrarse en el final del camino, siendo el lugar donde todo
comenzó y la felicidad otorgó el más bello milagro existente.






Vol.2 – Finalizado.



Autor: Ronin
Coautor: Byleth




 
Última edición:

Meijin Wanderer

Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
124
Offline


Glazbeni Arken Vol.3

Symphony I (XXXIII) – Plano Divino, donde duermen los héroes



A pesar de su imponente presencia, él colosal dragón no manifestaba intensiones de arremeter contra los presentes.

Tras presentarnos, este decidió tenderse en donde se encontraba. Para referirse a sí mismo como un Dragón Ancestral, carecía de esa clásica codicia por la cual eran conocidos.



“Mi nombre es Argia y me encargo de resguardar esta entrada al plano divino, lugar donde yacen leyendas cuyas vidas trascienden toda posible gloria”
“Ahora si tengo miedo, sé que suena raro viviendo de un demonio como yo, pero si es lo que creo que es…”
“Estas en lo correcto joven Lyd, las grandes guerreras las cuales cabalgan a través del campo de batalla pueden ser halladas al otro lado de esas puertas”


Verlo temblar disimuladamente llamaba bastante la atención. Siempre suele ser burlesco, un tanto arrogante y embravecido, sin embargo, este escenario parecía una broma de mala calidad.

Tanto nosotros al igual que Argia en diversos momentos creímos percibir ruidos metálicos. Dado el caso no tomamos importancia.



“Alguien me está llamando… aunque…”
“¿Sucede algo Arpi?”
“¡Ahí vienen!”


En cosa de instantes una luz cegadora provino desde atrás del enorme dragón, desde donde surgieron sombras cuya velocidad tomó por sorpresa a todos.

Solo las hermanas Stratovarius lograron quedar a resguardo entre las patas del guardia.

Caso contrario sucedió con Lyd y Lani, quienes fueron arrastrados al interior hasta ese grito cuya voz reconocería a leguas.



“¡Sklaaaad!”


No comprendía absolutamente nada… ¿Por qué estaba mi cuerpo siendo arrastrado mientras permanecía parado en este lugar?”

Durante un raudo asalto, él bloqueo las puertas evitando se cerrasen a pesar de ser solo por tiempo limitado.



“¡Maldición! ¡¿Se suponía ellas habían cumplido su labor, acaso se volvieron locas?!”
“Alza el vuelo Arpegio, nosotras ayudaremos al dragón blanco”
“¡No te quedes con esa cara embobada! De lo contrario el bromista acabará riéndose de verte”
“¡Cuento con ustedes! ¡Los traeré a casa!”
“Joven Valkiria, debo informarte algo importante. Tras estas puertas, se encuentra el arcaico mundo habitado por los dioses, desconozco los peligros actuales. Ten cuidado”
“¡Muchas gracias! ¡Volveré pronto!”


Atravesamos aquel umbral desorientados respecto hacia donde ir, instante donde una brutal corriente nos arrastró hacia quien sabe dónde.

Tras abrir mis ojos, fui capaz de apreciarme de manera traslucida flotando a ras de suelo.

Por otro lado, tendida sobre el césped y flores se hallaba mi compañera equipada con su armadura completa.



“Mmm…”
“Parece se encuentra bien, esto me deja tranquilo”
“S…klad… ¡¡Sklad!!”


Se abalanzó encima sorprendiéndome con la guardia baja, a pesar de mi condición actual, ella conseguía sostener contacto físico.

Ella suele reflejar una valentía única cuando entra en combate, a pesar de ello, su cariño muchas veces le juega malas pasadas.



“Te ves raro, te siento aquí y a su vez en esa dirección”
“Puede ser mi alma acabase separándose de mi cuerpo… desde el encuentro con la otra valkiria quizás tenga que ver”
“Cuando utilice esa habilidad desconocida, sentía haber entablado una especie de conexión entre nosotros… me gusta esa calidez en mi pecho, no sé cómo explicarlo”
“Tiene sentido. Sabes… seguir vivo de esta forma es agradable, mientras estemos juntos llegaremos donde queramos”


Su tranquilidad volvió después de esas palabras, posterior a ello se puso de pie dispuesta a ir tras los demás.

El entorno se asemejaba a Elysium, solo que era una ruta unidireccional cuyo camino tomaba forma mientras avanzamos.

Por debajo se extendía un infinito cielo cuyo limite jamás pareciese apreciarse, quien llegara a caerse, podría estar una eternidad en ello.



“Ahora es tu turno, mi quería vestal. Estaré contigo cada paso que demos hasta el final”
“Es hora de continuar, ante aquel sendero el cual nos está llamando”


Ningún peligro o amenaza se aparecía conforme caminábamos, era aburrido afrontar esta excesiva tranquilidad hasta cierto punto.

Ella en su disconformidad agitaba la espada dando tajos aleatorios reclamando cuanto más restaba para encontrar a nuestros compañeros.

Fue cosa de segundos posteriores hasta notar la aparición de una figura montada sobre un caballo alado. Vestía una armadura de apariencia ligera mientras empuñaba en su derecha un escudo y a su izquierda una lanza plateada.



“Vaya sorpresa, entrar al plano divino sin morir en el intento”
“¡¿Quién es usted señora?!”
“¡S-Señora! Bueno, no puedo culparte por pensar en ello… junta a mis hermanas llevamos habitando desde el génesis estas tierras”
“Arpi, tranquilízate un poco. Recuerda compartimos todo ahora, sin embargo, no ha hecho nada que amerite ponernos a la defensiva”
“¡L-Lo siento! No quise ser mal educada señorita”
“Jiji, eres una encantadora hermanita menor. Traes contigo un guerrero interesante, juraría verte en el Valhalla hace unos minutos”


Cruzamos las miradas comprendiendo la forma de proceder. Aprovechando la oportunidad, se realizó una solicitud para obtener información sobre el paradero de otros tres individuos.

Nuestra actual anfitriona titubeo en un inicio conforme pensaba en lo mencionado, dando su veredicto a favor. Recalcando estar interesada en ambos por igual, aunque sin mencionar razón alguna.



“Tras esta brecha, llegarán a su destino”
“¡Muchas gracias!” (x2)


Conscientes de ser una trampa, tomamos el riesgo en búsqueda de oportunidades.

Las primeras imágenes avistadas posterior a salir del “atajo” resultaban ser de un coliseo lleno de mujeres presenciando lo que creímos era un espectáculo.

Otra figura similar a la anterior estaba parada en medio de la edificación. Imponiendo orden cuando notó que estábamos justo ahí.



“¡Silencio!”


Su voz retumbaba a tal grado que nadie pronunciaba palabra alguna sin su consentimiento.

Bastó alzara una mano e inmediatamente un cuarteto de doncellas descendieron cabalgando desde lo alto.



“Somos la legendaria raza conocida por guiar las valerosas almas en el campo de batalla. Hace incontables épocas, nuestras hermanas mayores dieron su vida dándonos este hogar junto a su legado histórico. Se suponía habíamos conseguido tres almas, pero solo dos llegaron”
“¡Devuélvanos a nuestros amigos! ¡Usted no tiene derecho a arrebátanos a nuestros seres queridos!”
“Veo eres una pequeña valerosa… o impertinente, a pesar de solo ser una bebe comparada a todas nosotras, posees una divinidad extraña”
“Yo estoy listo, dejemos de malgastar tiempo. Espero no te moleste si interfiero Arpi, pensé en varios trucos que quiero intentar contra la anciana”
“Ahora comprendo por qué esa exiliada intentó forzar nuestro templo sagrado”


Las cuatro jinetes saltaron sobre nosotros antes si quiera de recibir orden alguna, reconocíamos su capacidad natural de combate poniendo en aprietos a la vestal de las flores.

Siendo solo un cuerpo, era claro porque estábamos incapacitados de cubrir al otro como era habitual.



“¡Nos están sobrepasando Sklad!”
“¡Tu tranquila mi vestal! ¡Ahora es mi turno de cuidarte las espaldas!”
“¡Vamos entonces por la victoria!”


Utilizando el viejo truco de chispas lumínicas enseñada por el viejo maestro, conseguía alterar a los corceles, los cuales tras ser sorprendidos se detenían o intentaban escapar.

Quienes componían al público intentan contener su asombro frente a tal espectáculo. Apreciando juegos de luces al mismo ritmo que los pasos provenientes de la forma de pelear de Arpegio.

Ella utilizaba el estilo e instancias enseñadas por la princesa Dina en la noche de Grad Zore. Por si fuese poco, el ondular de su inmaculado cabello imitaba una estela llamativa.



“Suficiente ustedes. Yo me haré cargo”
“Prepárate, ahora es cuando las cosas se tornan cuesta arriba”
“¡Entendido!”


Aquel enorme cuerpo fue cubierto por una armadura oscura, empuñando una lanza cuyo largo superaba el cuerpo de su portadora hasta casi el doble de esta.


“Antes de comenzar, me causa curiosidad que poseas un rango divino alto contradiciendo tu poca divinidad. Eres una de nosotras, pero careces de nuestro origen”
“No poseo recuerdos hasta haber cumplido 8 años y vivir ese encuentro bajo un enorme árbol”
“Bueno… eso no importa, ¡Dado serán llevados ante el mayor honor por haberme sorprendido!”


Cuando nuestro contrincante golpeo el piso iniciando su ataque, fuimos rebotado ante tal fuerte impacto. Antes de dar un paso, un torrente de agua cayó sobre ella sin previo aviso.

El público estaba dividido entre contener su asombro y sus ataques de risas. Poco duró la emoción tras notar el embravecimiento de ella.

No solo callaron de un instante a otro, sino en adición se vieron influidas en miedo ante esa mirada cuyos ojos rojos señalaban el deseo de sangre.



“¡Jiji!”
“Creo mejor no diré nada”
“Me sorprendiste otra vez tontito”
“Y lo hare toda la vida, mi vestal”


Antes de si quiera cruzar otra palabra, ya se había entablado una fiera batalla arrasando en varias partes del coliseo. Dada la fuerza desplegada y los estragos posteriores, las valkirias comenzaban a evacuar las gradas a toda prisa.

Por nuestra parte, obligados a retroceder debido a ser superados en cada posible acción. Partes de la armadura de Arpegio caían en pedazos incluso con pequeños roces de aquella lanza.



“¡De verdad creen lograr salir airosos de cada situación! ¡No me hagan reír pequeños niños! ¡Ustedes cuatro jamás fueron capaces de torcerle la mano al destino!”
“¡Ya basta de juegos, odiosas guerreras!”


Aquel rugido proveniente desde el cielo, descendiendo en un fuerte destello de luz blanca se había manifestado sin miedo.

Su colosal tamaño recorría la arena completa. ¿Por qué estaba interviniendo para detenerla?



“Veo logré llegar a tiempo. Quédense atrás mejor, tendré una severa charla con esta señorita”
“No estás en posición de hablar guardián, el mero hecho de tenerte aquí es prueba de romper el pacto con la gran Bryhn”
“Siempre tan testaruda… en primer lugar, ustedes no pueden salir de este reino. Durante el ocaso de la era de los dioses, ella, en un acto de profundo amor, entregó si vida como fuente de poder para crear este sitio. Las demás hermanas, tras descubrir lo acontecido, sellaron su cuerpo dentro de un cristal preservando su último aliento de vida”
“¡Mientes! ¡Ella fue asesinada por uno de tu raza con la intención de privarnos de nuestra labor!”


La mirada de Argia parecía la de un padre aburrido de oír los discursos de su hija en etapa de rebeldía… nos compadecíamos tras verlo mantener su compostura independiente de lo que le digan.


“¡N-No puede ser! ¡E-En verdad es!”
“Me negué en reiteradas ocasiones a aceptar su petición, pero esa noche… verla desesperada y herida… comprendí cuan decidida estaba. El cristal frente a ti fue forjado a través de mis escamas en conjunto a la voluntad de las 12 hermanas”
“Madre… desde tu partida, nunca supe cómo debía guiar a mis hermanas… me sentía sola… sigo sin comprender por qué le encomendaste a alguien como yo el protegerlas…”
“Te dijeron protegerlas, no entrenarlas hasta caer rendidas…”
“¡Pero eso he hecho todos estos años!”
“¡Quieres dejar de llorar una vez que sea! ¡Desde que eras pequeña siempre te escondías tras la falda de Bryhn e incluso siendo una adulta! ¡Por el amor a la gran valkiria! ¡Si tantos problemas tenías, bastaba me llamaras!”
“¡P-Pero!”
“Escucha bien querida hija, llevo resguardando esa maldita puerta metálica hace ya incontables años. Bajo tormentosas lluvias, ventiscas despiadadas y cuanto más se te ocurra… lo peor del asunto, es despertar bajo una gigantesca montaña la cual no existía originalmente, para encontrarte de sorpresa con 27 especies diferentes creyendo que los comería”


Vaya historia escondía el imponente dragón, dando paso a una extraña reconciliación padre e hija adoptiva.

Tras suspirar, contuvo aquel llanto el cual ya estaba acostumbrado. También nos agradeció y se disculpó por los problemas generados…



“Casi lo olvidaba, debemos apresurarnos en recuperar a sus compañeros. La entrada la están sosteniendo las hermanas del sol y la luna, gracias a su talento con esos instrumentos de viento, conseguimos hacer el relevo”
“Sobre eso… puedo solucionarlo en compensación al daño causado, papá”
“Abrir al Valhalla conlleva peligros si no se tiene cuidado. Cubriremos a ambos viajeros para que puedan ingresar para traer a sus amigos”
“No tienes de que preocuparte Argia, hemos salidos de peores…”
“Lo lamento por la forma de expresarse de Sklad, señor Argia”
“¡JAJAJAJA! No hay problemas joven Arpegio, de vez en cuando me es grato recibir tal nivel de confianza”


La anfitriona, en un acto de redención, hizo entrega de unas cuantas escamas del dragón que cayeron a nuestro alrededor. Sumado a disculparse por los daños causados.


“Se que es tarde, pero al menos permítanme presentarme, recibí el nombre de Freya en honor al sacrificio relatado por mi madre. Eso sí, he de advertirles sobre su entrada al bastión de los héroes”
“¿Seremos puestos a prueba señorita Freya?”
“La verdad no, ellos se la pasan durmiendo casi siempre”
“¿Entonces cual sería el problema?”
“Transferencia del tiempo… dado ustedes están vivos, las reglas no serán las mismas, por ende, no sabemos que les ocurrirá”


Cruzamos las miradas una vez más, sonriendo respondimos al unísono con toda seguridad.


“¡Vamos a superar esto juntos como siempre!” (x2)



Autor: Ronin
Coautor: Byleth



 
Última edición:

Meijin Wanderer

Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
124
Offline


Glazbeni Arken Vol.3

Symphony II (XXXIV) – Crecimiento y futuro antes de la noche


Tras conceder la autorización por aquella Valkiria, esperamos fueran abierta las puertas al Valhalla.

Resguardados en compañía de Argia preparamos uno que otro plan de contingencia sí intentaba escapar algún héroe.



“No se preocupen, junto con Freya estaremos alerta”
“Recuerden donde piensan ingresar, no será tan fácil como creen. Por lo general los héroes tienden a ser competitivos”
“Tendremos cuidado señorita Freya, cuente con ello”
“¡Nada que un buen espectáculo no pueda solucionar!”
“¡Sklad!”
“Entiendo, prometo ser cauteloso…”


Aquel próximo escenario ante nuestros ojos resultaba ser un extenso prado similar al visto cuando partimos en este viaje cuya diferencia radicaba en su sendero con una catarata al final cuyo origen provenía desde lo alto.

Pequeños terrenos flotantes se desplazaban de un sitio a otro, en los cuales yacían arcos capaces de llevarnos a diferentes sitios según se apreciaba.

Solo existían 5 en total, dando quizás a entender que iban a distintos reinos, pero desconociendo los detalles.

El collar estrella en el cuello de Arpegio empezó a emitir dos luces apuntando hacia 2 de las entradas. Ahora vendría otro problema, quien estará al otro extremo.



“Ya quiero recuperar mi cuerpo, el estar limitado de esta forma aburre”
“No me molestaría seguir de este modo. Es divertido siendo sincera”
“Puede ser, sorprender a los atacantes resulta ser fácil”
“¿Entonces estás de acuerdo conmigo?”
“No, ¿Por qué entonces como planeas arrumarte a mi lado en las noches?”
“¡¡Retiro lo dicho!!, ¡¡Vamos por ese cuerpo!!”


Precipitándose hacia la primera entrada mientras me ignoraba fue su decisión. Contrario a mi voluntad, era yo quien se encontraba atado a ella.

Durante ese corto pasaje imágenes referentes a ciertos héroes venían, desde esos primeros pasos hasta su mejor momento en gloria y majestad.



“¡Increíble!, Ahora entiendo porque nos advirtieron ir con cuidado”
“Yo no puedo ver nada, salvo solo a una persona…”
“¿Arpi?”
“¡N-No es nada!, ¡Solo estaba perdida en mis pensamientos!”


Me causó cierta gracia su repentina reacción, incluso en situaciones como estas ella era capaz de sorprenderse.

Lo primero que vimos tras salir de aquel túnel fue varios héroes desperdigados y otros reunidos alentando el ambiente.

Ya era comprensible cuando refirieron por qué debíamos ser cuidadosos.

Conforme íbamos acortando la distancia, esa voz se hizo notar con su característica risa burlesca.



“¡Vamos!, ¡Todavía estoy en pie!”
“¡Sí saliste bastante duro de vencer Daemonia!, ¡Pero ese tambaleo no te favorece!”
“¡Entonces ven y dímelo a la cara barba de ceniza!”
“¡Que así sea!”


Presenciando el cruce de puños donde acabaron ambos tendidos contrale piso esclarecía el resultado.

Aceptado por quienes presenciaron el resultado, Lyd se ganó aquel respeto a costa de una buena paliza.



“¡Miren lo que nos trajo el desastre!, ¡Me alegra verlos de nuevo!, Por cierto, muchacho, creo perdiste algo de peso”
“Muy gracioso… bueno, solo estoy separado de mi cuerpo”
“Por cierto, ¿Han visto a la pajarraca?, Desde que desperté aquí no la he visto”


Antes de lograr responder, uno de los presentes intervino explicando sobre cómo funciona el lugar.

Se presentó bajo el nombre de Heimdal, quien a pesar de su aspecto imponente resultó ser un tipo cordial.

Menciona sobre este nuevo paraíso no sigue las reglas del conocido Valhalla original, partiendo con estar dividido en 5 áreas diferentes acorde a las personalidades y razas, buscando la mejor estabilidad para estas.



“Vaya, eres una Valkiria bastante peculiar. ¿Cuál es tu nombre, pequeña?”
“Soy Arpegio Vodic, mucho gusto señor Heimdal”
“¡Estoy impresionado con tal magnitud de cortesía!, ¡Tanto creí ver y me encuentro ahora con esto!”
“¡JAJAJA!, Diría que no bajes la guardia, el muchacho que viene con ella no se queda atrás”
“Me llamo Sklad Vodic. Bueno, ahora solo soy un espíritu hasta recuperar mi cuerpo el cual desconozco su paradero”


Sentía una enorme presión con solo su mirada, no aparataba sus ojos cuyo iris multicolor se sostenían encima de mí.

Cruzando sus brazos tomó asiento. Respiró profundo mencionando haber visto hace tiempo a alguien similar, luego chasqueo los dedos en señal de recordar algo.



“¡Sí!, Era en una catarata, si estoy en lo correcto, en la parte alta se hallaba tendido sobre los pastizales”
“¡¿Lo dice enserio?!” (x3)
“Claro, suelo ir en ocasiones a los demás portales a conocer más héroes y sus aventuras. Todo el día aquí suele ser aburrido, bueno, sin más rodeos les recomiendo se escabullan antes los chicos acá rearmen su trifulca”


Tomando aquel consejo, procedimos a retirarnos evitando alborotos. En un inicio las cosas iban con toda calma hasta volver al punto central.

Justo atrás de ambos oímos un grito exclamando por una curiosa situación…



“¡¿Q-Que demonios le acaba de pasar a mi cuerpo?!”
“¿E-Eres tú Lyd?, Ahora eres casi del tamaño de Arpi”
“Incluso su aspecto parece ahora el de un humano adulto con rasgos de su especie, estoy segura de que a Lani le causará gracia”
“¡Oh no!, La pajarraca seguramente se burlará de mi aspecto!, Malditas Valkirias!”


Fue curioso este momento, jamás mostraba preocupación por su apariencia tanto en ropaje como su forma física.

Durante un rato se le vio escupir fuego dada la furia actual, aunque poco le duró tras detenerse a pensar sobre ciertas similitudes con respecto a su madre.



“Adoraba sus ojos, su mirada. Sklad, Arpegio… lo lamento por mi comportamiento, ahora que descubrí ese parentesco con ella puedo aceptar este cambio”
“Siempre es difícil el primer paso, seguro irás apreciando otras similitudes obviando los cuernos multiusos”
“Estoy segura de que su madre era una mujer muy bella señor Lyd”
“Tan bella al grado de apaciguar el corazón de un Rey tirano”


Oímos su profundo suspiro previo a volver a ser el mismo tipo con la risa poco sutil y carácter descarado de siempre.

Procedimos a adentrarnos al siguiente arco en busca de Lani primero, desde cierto punto del camino en adelante una voz conocida emitía un canto tranquilo.

Ya sabíamos de quien se trataría, pareciendo no haber peligro en comparación al sitio anterior.



“¡Bienvenidos jóvenes!, ¡Esperamos su estancia con nosotros les sea de su agrado!”


Recibidos por una mujer la cual pareciese haber estado esperando nuestra llegada hizo una invitación bastante amable.

Bajo el nombre Yamir, aquella anfitriona mostraba el espacio donde descansaban las almas que buscaban paz tras su vida.

Comparado de donde acabábamos de salir, siendo un paraíso con adaptaciones para espacios, arenas de combate y armas hasta donde alcancen las manos incrustadas en rocas, este otro lugar carecía de ello.

En consecuencia, contaba con odeones y anfiteatros repletos de razas espectando música e historias relatadas por quienes se hallaban ahí.



“Ya veo, buscan a la señorita recién llegada. De haberme dicho eran sus amigos les hubiese dado otro día el recorrido”
“No hay problema señorita Yamir, olvidamos mencionarlo desde el inicio”
“¡Una dama hecha y derecha!, ¡Esos modales ejemplares me recuerdan a mis años de juventud!, ¡Hasta los chicos que la acompañan tienen su atractivo!”
“Quien lleva los cuernos es el Daemonia Uden Lyd y quien le saluda es Sklad Vodic”
“¡Arpegio, Sklad y Uden Lyd!, Jamás olvidaré sus nombres tan llamativos!”


Varios minutos caminando nos llevaron ante un público silencioso, quienes permanecían a ojos cerrados oyendo el cantico proveniente de nuestra Siren. Esta vez resultaba algo completamente diferente a lo habitual, jugando solo en tonadas vocales basadas en la letra A.


“Su voz, es preciosa. Por primera vez he de reconocer que me atrapó con esa forma de sin esforzarse”
“Creo perdimos al señor Lyd, pero me gusta cómo suena la música con la tranquilidad emitida”


Después de acabar su concierto, miles de aplausos retumbaron en los alrededores intimidando hasta la mismísima ave cantora.

Fue gracioso durante el inicio, posterior a ello fuimos avistado y esta se lanzó en dirección impactando contra ya saben quién…



“Eh… ¿Quién eres tú?”
“¡Vaya forma de saludar pajarraca!, Nos dejamos de ver hace nada y me sales con esto”
“¡¿LYD?!”


Creímos vendrían burlas de una de las partes, contrario a ello, observaba en silencio el nuevo rostro un tanto atónita.

Explicamos la razón del porque estábamos aquí después de darles un espacio, aludiendo en adición a deber retirarnos hacia una tercera búsqueda.

Yamir al notar esto, solicitó juntar cuantas historias fuesen posibles para el día que seamos traídos de manera oficial.



“El mundo es un lugar excesivamente grande y cada paso trae consigo relatos heroicos asociados. Será una de sus tareas el cargar con cosas interesantes mientras sigan vivos”
“¡Entendido!” (x4)
“Permítanme guiarlos de retorno, de ir solos, la señorita presente caerá ante solicitudes de varios habitantes tras ese espectáculo”
“¡¿Acaso sufriré las consecuencias de la fama?!”
“Tal vez, por eso mismo hago la labor de escolta”


Lani estaba sobre la espalda del grandote como acostumbraba, siendo raro de ver ahora porque este ya no era el de siempre.

Se notaba muy callada mientras se encontraba cargada, siendo habitual de su parte mantener bullicio a modo de platica o tarareo.



“Ya falta poco Sklad, ahora toca ir por tu cuerpo”
“Y que lo digas, después de hoy creo cenaré bastante para percibir olores y sabores. En esta forma ha sido inútil intentar algo así”


Llegando al inicio, oímos los sonidos de ave clásicos de aquella emplumada compañera. Estaba emocionada a tal grado donde perdió su capacidad de habla.

Las burlas de Lyd no se hicieron esperar, Yamir se divertía escuchando a cada cosa, sobre todo por quien sonaba igual a un pájaro parlanchín.



“Ha sido grata su corta estancia. Bueno, estoy segura de que Heimdal los estará esperando afuera para guiarlos hasta la salida”
“¿Entonces se conocen entre todos, señorita Yamir?”
“A decir verdad, tanto el como yo tenemos roles de guardianes. Ello implica el evitar se escapen uno que otro héroe desde aquí”


Los ojos de Arpegio brillaban observándola con admiración, tanto así que ha mantenido puesta su armadura desde que fuimos arrastrados a este plano.

Después de despedirnos, atravesamos el arco llegando al sitio central. Nos esperaba quien nos recibió en el lugar previo mientras apuntaba a su lado, donde se hallaba mi cuerpo en perfectas condiciones.

Sin siquiera intentarlo, este me arrastró de vuelta al interior. Me sentía de maravillas siendo yo nuevamente.



“¡¿EEEH?!”
“¿Qué ocurre pajarraca?”
“¡P-Porque ahora me veo más adulta!, ¡Estas cosas adelante pesan y las plumas de mi cola ahora son el doble de largas!”
“Ahora que lo mencionas Lani, acabo de notar que Sklad también cambió. Te sienta bien esa apariencia”
“Tú no te quedas atrás Arpi, de hecho… todos ahora parecemos más adultos”


Un destello dorado captó nuestra atención proveniente de las manos de Heimdal, aquella forma la reconocería donde fuese. Estaba empuñando un arma legendaria conocida como Hofund.


“El tiempo aquí transcurre diferente para los vivos, por esa razón utilizaré un puente para sacarlos rápido antes de agravar su condición”
“¡U-Un segundo!, ¡Esa arma!”
“La conoces bien muchacho, cuando te observaba con cuidado, notaba un poder residual proveniente de esta llave. Si fuiste capaz de levantarla durante escasos segundos, quiere decir que fuiste bien valorado”
“¿Bien valorado?, ¡No entiendo sus palabras!”
“Prosigan con su travesía mis jóvenes amigos, frente a ustedes se les está abriendo un enorme mundo ante el cual aprenderán mucho”


Engullidos por una columna de luz fuimos llevados hasta afuera. No sin antes atestiguar imágenes cuyos mensajes escapaban de nuestro entendimiento.

Lo próximo frente al grupo resultaban ser Freya y Argia, quienes se sorprendieron tras el raudo regreso.



“No tardaron ni 5 minutos, ¿Qué clase de truco utilizaron ahora?”
“Fueron 3 horas ahí dentro, ¿Seguro mucho tiempo durmiendo no te afectó Argia?”
“Ya veo, tal como dijo una de mis hermanas menores. El tiempo es diferente en ambos lados”
“Eso explicaría el cambio físico que sufrieron, denme un momento y les confirmo algo”


Su cabeza se posó bastante cerca a su vez un círculo mágico rodeaba sus ojos cuya estructura cambiante resultaba llamativa.

La Valkiria mayor centró su atención en Arpegio, revisando su armadura tras percatarse de la diferencia entre su base original con el modelo actual.



“Listo, Ya terminé”
“¿Y bien padre?”

“Están de suerte, no van a seguir con alteraciones. Su crecimiento se normalizo, sin embargo, sus cuerpos corresponden al que tendrían 4 años en el futuro”


Era rara esta sensación, a pesar de ello, el precio a pagar por volver vivos lo aceptamos de buena forma. Quizás no fue tan malo como podría haberse creído.



Autor: Ronin
Coautor: Byleth



 
Última edición:

Meijin Wanderer

Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
124
Offline


Glazbeni Arken Vol.3

Symphony III (XXXV) – Almas brillantes al final de la noche.


Apoyados por las valkirias, quienes se hicieron presentes tras haber retornado desde el Valhalla, logramos recuperar aquellas fuerzas perdidas en poco tiempo.

Fue curioso apreciar su interés en el grupo siendo que en un inicio solo oían a Freya.



“Es hora de irnos jóvenes viajeros”
“¡Cuando tu digas Argia!, ¿Lista mi vestal para el retorno?”
“¡Siempre!”
“¿Lista para volver a casa Lani?”
"¿Eh?, que me llames por mi nombre en estos momentos de la nada, ¿Seguro no estabas preocupado grandote?”
“¡D-Déjate de bromas pajarraca!”


La multitud de chicas rieron ante su reacción, sobre todo por el contraste con su aspecto rudo incluso si ahora su forma era similar a la de un humano.

Entre las más de 100 guerreras presentes, hubo algunas que nos agradecieron por hacerle ver a su hermana mayor los errores de su ceguera. Acto seguido, entregaron un brazalete tanto a mi compañera como a mí.



“No es necesario tal presente, hacemos lo que consideramos correcto a donde quiera que vayamos. El viejo nos enseñó bien”
“Tienen mis respe-¡!”
“¡Un momento hija!, ¡En verdad planeas hacerles entrega de esos brazaletes!”
“Si no avanzo ahora y dejo el pasado atrás, entonces acabaré retrocediendo más temprano de lo imaginado”
“Bryhn estaría orgullosa de ti”
“Tal vez sea de un linaje desconocido señorita Freya, pero aun así puedo decirle que la pureza proveniente de las palabras del señor Argia es real”


A penas ella acabó de hablar, fue abrazada por tal enorme mujer rompiendo en llanto envolviéndola con sus alas.

Una única palabra provenía de su boca; Gracias…

Siendo acogida entre los pequeños brazos de Arpegio, su nueva amistad poco a poco se calmaba hasta volver en sí.

Las hermanas menores apreciaban ese momento con evidente asombro, comprendiendo la gran carga sobre los hombros de su hermana mayor.



“Debemos darnos prisa, estoy seguro esas chicas deben estar exhaustas”
“Arpi, recuérdame buscar una tienda donde comprar dulces llegando a la habitación”
“¡Sin falta!”


Los 4 montamos el lomo de aquel dragón blanco. Tras alzar el vuelo, el tiempo hasta llegar a la puerta resultaron ser meros e insignificantes minutos.

A duras penas eran sostenidas las puertas al mundo de donde veníamos. Haciendo valer su autoridad, Argia separo ambas estructuras lo suficiente para atravesar con todo el cuerpo.

Tras vernos llegar, ambas hermanas cayeron rendidas a tal punto de no ser capaces de moverse por cuenta propia.



“Hasta que… al fin llegaron…”
“Quiero… dormir…”
“Lo hicieron bien señoritas, descansen por ahora. Joven Sklad, espero no le moleste si los dejo aquí para llevar a las damas presentes a donde mencionaron”
“Nos ayudarías bastante con eso y lamento abusar de tu buena disposición”
“Tu tranquilo joven, debería ser yo quien les agradezca”


Cargo a las dos chicas sobre su lomo disponiéndose a llevarlas de vuelta. Por nuestra parte, nos quedamos con los encargados intentando resolver el asunto correspondiente al dragón.

Durante las negociaciones, el Lizardman a cargo rompió su silencio planteando una idea para incorporar al nuevo invitado en la planificación.

Los demás de su raza parecían estar maravillados con aquella decisión, como si se les apareciera alguna aspiración futura.



“Interesante, así se siente vivir en el plano terrenal. Tosco y cutre, pero, seguro acamparé a mis anchas de ahora en adelante”
“¡Tú eres la valkiria que nos llevó directo al coliseo!, ¿Por qué estás aquí?”
“¿Cuándo dije ser una de ellas?”
“¡Aléjense de aquí!, ¡Esto va para mal!”
“¡Finalmente podre causar ese caos que tanto adoro!”


A penas notamos su extraño comportamiento, entramos en alerta ubicándonos de frente mientras se indicaba una evacuación masiva.

Cada uno utilizo su mejor as bajo la manga sin siquiera pensarlo… se percibía en el ambiente un horrible augurio.

Ella comenzaba a cambiar de manera grotesca su aspecto, crujidos en conjunto a otros sonidos se hacían notar tornando más tétrico el ambiente.



“Gracias por la ayuda, ese cuerpo abandonado fue bastante útil para esconder mi existencia sin ser detectado”
“Debo reconocerlo de forma pública… esa información estuvo demás, mejor omitiré el haberte oído ahora”
“Olvidemos esos inútiles detalles, pues no hay mucho que puedan hacer. ¡He aquí el gran hijo de los Jötunn!”
“¡Conozco esa apariencia! ¡Sklad!, ¡Arpegio!, ¡Lani!, ¡Debe-!”
“Mueran como las insignificantes ratas que son”


Tras acabar su cambio, se apreciaba un hombre alto de cabello negro vestido de forma elegante. Cada una de sus palabras manejaba notable elegancia.

Cuando chasqueo sus dedos, la próxima imagen ante nosotros fueron Lyd y Lani desangrándose a través de una herida la cual cruzaba en diagonal todo su torso.



“¡Lyd!”
“¡Lani!”


A penas tocaron suelo sus cuerpos se fueron desvaneciendo sin dejar rastro alguno de ellos.

No podíamos creer aquello frente a nosotros, eliminados de un segundo a otro.

Desde lo profundo sentía la furia superándome. Me negaba a dejarlo irse después de arrebatarnos a quienes viajaban con nosotros.



“Sklad, hazlo. Yo no pienso limitarme”
“Tu…”


Aquella hermosa armadura esmeralda ahora se había vuelto color negro, siendo incapaz de distinguirse las divisiones a comparación de su original.

Se abalanzó a gran velocidad sobre ese individuo, a pesar de ello, cada corte o estocada resultaban desviados.

Levanté una mano con intención de materializar algo cuya capacidad permitiera devolverse la gracia a él.




“¡Phantom Devastation!”

“¡Bloody Dainsleif!”


Un aura oscura surgía de entre mis manos hasta tomar forma, ignorando cualquier cosa en los alrededores, me sumé atacando de cabeza al objetivo dejándome llevar.


“Les falta mucho pequeños mortales, he de permitirles vivir ya que estoy volviendo a ser yo”
“¡Poco importa quien seas!, ¡Te daremos sepultura en la fundidora para que desaparezcas para siempre!”
“Vaya modales humano ingrato”
“¡Nos arrebataste a Lani y al señor Lyd!, ¡No te lo perdonaremos!”
“Tan tiernos pequeños niños, ¡Lastima les falta para estar al nivel del gran Loki!”


En solo un movimiento, acabamos arrojados contra una de las paredes. Bastó un único impacto para dejarnos incapacitados de forma instantánea.

Por suerte, Arpegio cayó sobre mi cuerpo amortiguándole el daño.



“Me llevaré esto, un arma con nombre me será útil”
“¿Crees que podrás llevártela?, no me confiaría si fuese tu”
“Tu creaste una hermosa ilusión, lamento decirte estar muy por sobre tu nivel”
“¡Porque no se ha desvanecido!”
“¡Soy un Dios!, ¡Eso lo dice todo!”


Cuando creímos no podría empeorar, aquella entidad intentó provocarnos mediante juegos mentales.


“Curioso, estas dispuesto a mentirle al mundo con tal de estar cerca de la gente. Las ilusiones engañan los corazones, pequeño egoísta”
“Deberían coserte la boca… solo hablas estupideces”
“Claro, como la señorita a tu lado quien se embriaga en egoísmo mientras te tenga amarrado. ¿Por qué crees necesitaría una armadura así además de coquetearte?”
“Jamás creas en palabras de un extraño, eso nos enseño el maestro, señor charlatán”
“En su momento verán la verdad entre sus mentiras, a final de cuentas, soy quien muestra la realidad tal cual. Nos volveremos a ver pequeños farsantes”


Perdimos la conciencia poco después de verlo dar media vuelta, mientras reía igual a un demente.

Desconocía cuanto tiempo había transcurrido desde el fatídico día, hasta entonces solo hemos permanecidos atrapados en este espacio con Akashi.



“Viajar sin el señor Lyd y Lani va a ser solitario. ¿Por qué debió ocurrir esto?”
“Tampoco puedo asimilar el hecho Arpi, sin embargo, a lo largo de nuestras vidas deberemos aceptar muchos nuevos encuentros y despedidas”
“No quiero apartarme de tu lado Sklad, tengo miedo de volver a estar sola”
“Mis pequeños, han pasado por mucho a lo largo de su corto viaje. Pese a ello siguen avanzando con una sonrisa sincera”
“Pero…”
“Veo les preocupan las palabras del Dios de los engaños en lo profundo de ustedes. Sin embargo, jamás podrán ser separados porque la luz de sus almas brilla incluso si se rompe o es engullida por la oscuridad”
“¡Mi compañero es un mortal, ¡Eventualmente acabaré separada de él!”
“¡JA!, ¿Crees que acabaré siendo un miserable costal de huesos?”
“¿S-Sklad?”
“Aquella habilidad con la cual me diste nueva vida causo un problema severo, ¿Me haces los honores Akashi?”


Su suave risa maternal calmó a la joven vestal mientras nos envolvía a ambos entre los brazos dentro de su túnica. La calidez emanada resultaba reconfortante.


“Cuando lograste utilizar esa magia imposible de leer, hubo errores durante el proceso. Estabas enfocada en preservar su conexión contigo y ello conllevo al fallo, contrario a lo esperado, acabaste siendo el material para llevarlo a cabo”
“N-No la entiendo señorita Akashi”
“Es normal mi pequeña estés confundida, pero tú y él no pueden morir mientras el otro siga vivo”


Arpegio deseaba realizar una ultima pregunta siendo imposible debido a que nuestros cuerpos volvían a recuperar su conexión con el mundo.

Sentía pesado mi cuerpo, era incapaz de moverme con excepción de brazos o piernas, incluso algo cálido se hallaba por encima.

Risas juguetonas lograba percibir por ambos lados… ya sabia quienes tramaban algo a modo de burla.



“Mejor digan todo, sé que intentan subirnos los ánimos después de la reciente perdida par de hermanas”
“Solo 5 minutos más…”


Suspiré intentando levantarme con sumo cuidado para no molestar a nadie, los ánimos andaban por los suelos.

Tras cruzar las miradas, noté cierto enrojecimiento en los ojos de ellas dos. A pesar de estar alegres que siguiéramos vivos, la perdida les afectó mucho.

Estaban asustadas, jamás habían perdido de forma similar a alguien estando el grupo como el anterior a nosotros.



“¡En verdad lo sentimos!, ¡Fue nuestra culpa por volvernos una carga para ustedes!”
“Ustedes no son una carga para nadie. Sonará frío viniendo de mi parte, pero, tengo esa sensación de algo extraño”
“¡Tú los viste en el acto!, ¡Hasta Kuu percibió su propia vitalidad volviendo a la tierra!”
“Quizás tengas razón Aurinko sobre lo dicho. Presta atención a un detalle importante, ellos dos fueron los únicos muertos mediante el chasquido”
“Ahora lo mencionas, ¡Tienes razón!, ¿Por qué solo ellos y nadie más?”
“Kuu, puedes volver a rastrear los restos de la vitalidad de Lyd y Lani nuevamente?”
“Dudo exista alguna diferencia, estos suelen perdurar años antes de perderse”


Cerro sus ojos mientras enfocaba su mente tratando de sincronizarse con las Líneas de Ley, Arpegio se incorporó poco después manteniendo el silencio.

Debido a su conexión con la naturaleza, los colores verdosos de su magia se hacían presentes iluminando la habitación. Casi 10 minutos persistiendo en la búsqueda de la mínima señal posible.

Una vez desistió, se cargó en la silla cansada y algo molesta.



“¡Imposible!, por mucho que intente no doy con ninguna señal… es extraño, pero si consideramos el factor de aniquilación innato de un Dios”
“¡Me niego a aceptar que ese grandulón en verdad este muerto!”
“¿A-Aurinko?” (x2)
“Después de esa sesión de entrenamiento contigo durante la travesía, ¡Lo menos es volver a intentarlo y demostrarle que juntas somos de armas tomar hermanita!”
“¡Jijiji!, Siempre tan optimista. Entonces ya esta dicho, iremos hasta el Abisal Inferno a traerlo de su tumba si es necesario para una revancha”
“Me alegra verlas de nuevo señorita Kuu, señorita Aurinko”


Las cartas ya estaban lanzadas, volveríamos a ser solo dos en este viaje tras volver al gremio.

Será solitario considerando el bullicio causado por esos dos. Ruego todo sea una mala jugada de ese tal Loki, aunque si había algo claro, era que volveríamos a encontrarnos con él y debíamos preparar medidas para ello.



“¡Chicos!, ¡Es verdad ya despertaron!”


Quienes estábamos presentes, saltamos como gatos asustados tras ver entrar esa figura humana de golpe en la habitación.

Las hermanas atinaron a arrojar lo que estuviese próximo a cada una causando impacto tan letal como el golpe de un oso de felpa.



“Eh… ¿Se supone debía doler?”
“¡Claro que sí!” (x2)
“Dejando afuera el reciente malentendido, veo no me reconocieron”
“¿Esa voz?, ¡¿Argia?!” (x4)


La diferencia de tamaño era brutal, de una creatura gigantesca a un mero humano de casi 2 metros. Ya nada debería sorprender a estas alturas.


“Bueno, para cumplir con mi labor y evitar ser una carga a los habitantes, decidí unirme a los mineros de Metal Core. Vaya manera de esforzarse”
“¿Ahora trabajas para los Lizardman?”
“¡Claro!, ayudo a mover rocas enormes, enciendo las calderas de forja sumado a intimidar a bestias hostiles. ¡Por primera vez en muchos milenios me siento vivo!”


Este viaje nos ha enseñado a aceptar las despedidas por dolorosas que resulten, a pesar de ello, nuevos encuentros irán presentándose conforme descubramos más sobre el vasto mundo y sus misterios.



Autor: Ronin
Coautor: Byleth





 
Última edición:

Meijin Wanderer

Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
124
Offline


Glazbeni Arken Vol.3

Symphony IV (XXXVI) – Peligro inminente


Los días posteriores en la ciudad de Metal Core han transcurrido con total calma dejando de lado el tema relacionado al encuentro del dragón.

Quienes atestiguaron el momento donde murieron nuestros compañeros tomaron como iniciativa y respeto, colocar una placa con sus nombres sumado a un relato sobre lo acontecido.

Ubicado por debajo, se añadía una pequeña frase mencionando lo siguiente; “Honor a aquellos caídos, rogando por su retorno si el mundo así lo considera pertinente”

El Lizardman a cargo tras invitarnos a presenciar ello nunca apartó la vista de ambos, incluso se le notaba extrañado gracias a sus ojos entre cerrados.


“Disculpen molestarlos después de lo sucedido, pero los noto cambiados en apariencia”
“¡Buena observación jefe!”
“¡No me tomes por sorpresa Argia!, sabes que siempre tengo la cabeza en otro lado”
“Descuide Señor jefe, aún es doloroso el aceptar esta despedida. Estoy segura de que ellos no querrían estuviésemos tristes”
“Lo lamento señorita”
“Tómelo con calma, mi compañera y yo saldremos adelante”
“Puedo estar tranquilo. A cierto, por los gastos de la posada no se preocupen que ya me adelanté”
“El jefe incluso informó al gremio suyo sobre esto pidiendo disculpas de por medio”


Avergonzado, el intentaba golpear al dragón en forma humanoide a su vez este reía enérgicamente.

Tras cansarse decidió retirarse a su oficina, alegando papeleos al por mayor.


“¡Buenos días equipo!”
“¡Señorita Aurinko!, ¡Señorita Kuu!, ¡Buenos días!”
“Es bueno verlas a ambas de mejor ánimo, ¿Les parece si vamos a recoger los instrumentos solicitados por Mery?”
“Antes de eso, tengo una pregunta desde su retorno…”
“¿Y esa sería mi estimada Aurinko?”
“¡¿Cómo diablos fue que crecieron tanto en solo cosa de minutos?!”
“Mi hermana realmente quiso decir sobre su interés por otra cosa”
“Ya me hago la idea a que se refiere”
“¿A qué se refieren Sklad?”
“¡N-Nada Arpi!, ya hablaremos de eso en otro momento”
“Ehhhh…”


Durante ese instante, aquel grandote se ofreció a cargar los instrumentos hasta la carreta. Incluso respondió a sus preguntas relacionadas al interior de esas puertas metálicas.

Las dos chicas se mostraban sorprendidas tras oír sobre la raza de las Valkirias, siendo inexistentes para casi todo el mundo con excepción de ciertas leyendas las cuales fueron desapareciendo con el tiempo.

Kuu era quien reflejaba mayor interés, además de entablar respuestas con fundamentos sobre ello.


“¿Sklad?, ten cuidado por do-”
“¡Ouch!, lo lamento Arpi… andaba distraído”
“¡Jijiji!”
“Vaya muchacho, eso te pasa por andar con la cabeza en las nubes”
“No necesitas recordármelo Argia. Las sensaciones ahora son diferentes, gracias al cambio sufrido por mi cuerpo acabé confiándome y fui a dar de cara contra nuestra carreta”
“Casi me olvido, tomen esta ropa nueva para cambiarse de forma inmediata. Si bien sus cuerpos crecerán con normalidad, su ropa de siempre no tiene la capacidad de adaptarse a ustedes en cualquier momento, por lo que será mejor usen esta desde ahora“


Nos cambiamos por turnos al interior de la carreta bajando los telares tanto frontales como traseros.

Ahora mi nuevo atuendo aunque conservaba el pantalón largo, la principal diferencia estaba en que ahora era un tanto más grueso y liso acorde al cuerpo actual. Respecto al torso, el abrigo variaba siendo de mangas cortas las cuales se abrían cayendo en punta repitiendo el patrón en la parte baja de la espalda.


“¡La señorita de la sastrería sin dudas es excepcional!, ¡Cuando dijo que trabajaba con todo material existente dudé si podría utilizar mis escamas!”
“Un momento, ¿Si quiera es eso posible?”
“Bajo condiciones normales no, pero las damas aquí presentes también aportaron durante la extracción sus propiedades hasta se tornasen un complemento de los textiles”
“Interesante, en verdad se sienten increíbles. Son ligeras, cómodas e incluso se ajustan sin limitar la movilidad”


Fue en ahí cuando ella hizo acto de presencia con su nuevo atuendo.

Siendo una camisa la cual dejaba sus hombros descubiertos mientras las mangas ajustadas se abrían levemente hasta alcanzar las muñecas dando una forma similar a un lirio.

Los pantalones ajustados ahora llegaban un poco por debajo de la rodilla combinando dos pañoletas en sentidos opuestos que rodeaban su cintura.

En ambas vestimentas primaba el color negro haciendo resaltar delineados blancos tanto a lo largo de los bordes como en ciertas uniones por donde pasa la costura.


“La tela es muy suave, también se percibe la calidez de quien realizó el trabajo. Muchas gracias por este presente”
“Mi pequeña Freya intentó explicarme sobre confección de ropa durante la espera a las afueras del Valhalla, no logré entender nada”
“Nos dimos cuenta su falta de comunicación, tómalo con calma”
“Jamás creí que el rol de padre sería caótico”


Posterior a terminar esa última conversación, subimos al transporte dirigiéndonos hasta las puertas principales. Recibimos la gratitud por parte de las personas hasta el cierre correspondiente.

Los caballos se echaron a correr siguiendo aquella ruta hasta la próxima ciudad intentando retornar al gremio. Corrientes de viento atravesaban el espacio interior de la carreta llamando hacia una nueva aventura.


“Se les ve felices, deseaban correr así hace mucho según decían”
“¿Puedes hablar con los animales?
“Los druidas comprendemos el deseo de la naturaleza más que hablar con estos, ya sea plantas o animales”
“Sin dudas las clases u oficios parecen ser útiles”
“Mejor manténganse tal cual están. Si bien traen cosas buenas, también conllevan limitantes”
“¿Piensa lo mismo señorita Kuu?”
“Mi hermana tiene razón en ello, a costa de recibir mejoras en los puntos fuertes acorde a aquello que te dedicas, las contras no se quedan atrás. Siendo nuestro caso el enfrentar combates cuerpo a cuerpo”


Ahí fuimos instruidos sobre las clases como suelen llamarlas los aventureros, rara vez una nueva surgía con escasos individuos quienes casi nunca son reconocidos por la sociedad.

Sorprendía lo tedioso que era esa situación… muchos papeles a completar junto con evaluaciones por cientos de individuos que suelen ir de mala gana.


“Aprovechando el recorrido, que opinan sobre una practica en plena marcha. ¿Qué dicen Sklad, Arpegio?”
“¡Suena divertido, señorita Aurinko!, ¡Vamos a intentarlo!”
“¿A-Arpi?”


Removieron la cubierta correspondiente para alzar el vuelo, mientras la otra chica lanzaba descargas eléctricas combinado a disparos de agua o bolas de fuego.

Intentaron entablar ataques donde ambas hermanas carecían de competencias en pleno espacio reducido. Si quería evitar daños mayores, solo disponía de una opción.


“¡Lección número uno!, ¡Nunca te limites a aceptar las cosas solo porque así son!”
“Lección dos señoritas Kuu y Aurinko!, ¡En sus manos está el conseguir o no lo que desean!”
“¡Entendido!”
“¡Lección número tres!” (x2)


Entre tanto intercambio de ataques los cuales eran bloqueados, desviados, absorbidos o reflejados, consideramos era tiempo de finalizar esta rápida practica igual a aquel día.

Mi compañera tras posicionarse por delante realizo una señal para indicarme que planeaba.

Pasando ambos brazos a través de su cintura, ambos adoptamos aquella postura donde fue empuñada esa arma.


“¡¿Qué demonios está pasando?!”
“¡No importa hermana!, ¡Vamos a afrontar lo que nos arrojen!”
“¡Esa es mi pequeña Kuu!”


Fue solo un suspiro el tiempo que ellas compartieron con nosotros, sin embargo, no parecieran ser las mismas de esa noche.

Una forma desconocida surgía desde el as de luz en nuestras manos. Ninguno de los dos reconocía que arma se manifestaba en ese instante, contrario a todo, emitía cierta calidez benevolente.


“Apertura desde la hechicería druídica arcana.

Cuna elemental de la creación.

¡Une tus dos mitades y canta aquel Stratovarius!”


“¡Heavenly Twin Notes!”


Iban en serio sobre alcanzar el mismo nivel, el agitado ambiente se alteraba ante su fuerte pasión. Llego la hora de su graduación… seguro esos dos querrían presenciar esto.


“No se olviden, aún falta la lección final”
“¿Y esa cual es, maestros?” (x2)


A diferencia de las veces anteriores, conseguimos invocar eso por voluntad propia. Miles de imágenes atravesaron nuestras memorias justo en ese instante, parecían ser recuerdos.

Sorprendidas frente a aquel destello dorado el cual nos envolvía, realizamos un corte descendente igual al que ellas planeaban ejecutar.


“¡Todo en este hermoso mundo, cuenta con vida propia y siempre tiene una historia que contar!”


El choque de ambas fuerzas duro meros segundos, causando tanto que las pocas nubes a lo lejos fueron disipadas como las ráfagas de viento se calmase.

Por una parte, ellas acabaron tumbadas ante la impresión generada a causa de ver su mejor combinación quebrada sin dificultad.

Contrario fue el resultado desde nuestro bando. Bajo condiciones habituales sufriríamos efectos colaterales severos, pero ahora percibimos solo cansancio.


“¡¿Están bien?!, ¡¿No queríamos sobrepasarnos en esta graduación?!”
“¡Lo sentimos señoritas!, ¡Es tal como dice mi compañero!”
“U-Ustedes…”


Ahora el miedo nos rodeaba tras creer se nos había pasado la mano.

Únicamente cruzábamos miradas preocupados, un paso en falso y quien sabe cómo acabaría esta situación.


“¡ESO FUE GENIAL!” (x2)
“¿Ah?”
“¡Ese destello dorado!, ¡Esa habilidad que se parecía mucho a cuando utilizaste la Royal Illusion!, ¡Incluso su sincronía en todo momento al ejecutar el golpe en descenso!”
“Me alegra saber están bien, ustedes también nos tomaron de sorpresa señorita Kuu”
“Al contrario, gracias por mostrarnos de los que somos capaces, pero fueron ustedes quienes nos tomaron de sorpresa”
“Tienes razón… ahora que lo mencionan, la sensación era diferente. Esa llamada Phantom Devastation tampoco parece responder a mi llamado”


De sorpresa, la hermana menor menciono encontrarnos próximos a llegar, tras no haber prestado atención del destino junto al tiempo quedamos confundidos.

Revisando el mapa de curioso, noté justo donde una de ellas señalaba el sitio estando muy apegado una ciudad de otra.


“Ahora tiene sentido, la distancia era tan pequeña que no se percibe la existencia de esta otra. Por cierto, ¿Cuál es el nombre de donde nos dirigimos?”
“Bueno, realmente no es una ciudad como tal… pero dado su popularidad se incorporó en los últimos mapas”
“Tengo la ligera sospecha que están involucradas en algo ustedes dos”
“Dilo con orgullo Kuu, sin avergonzarse. A fin de cuenta es la casa madre de la familia”
“Es la villa Stratovarius”
“¡¿V-Villa Estratovarius?!” (x2)


Con esto cambiaban las reglas del juego por sobre lo que sabíamos de las hermanas.

A pesar de ello, también mencionaron sobre una decisión tomada la noche antes de partir.


“Bueno, es difícil expresar mis pensamientos de cierta manera. Puedes darme una mano Kuu”
“Gracias a su determinación y valor, queremos iniciar nuestro propio camino en busca de nuevas aventuras. No tienen de que preocuparse, en la villa existe una entrada al gremio”
“Ustedes dos son increíblemente fuertes, ojalá le den una buena paliza al rango A. Estoy segura se le caerá la cara si lo vencen unos extraños”
“Eso ténganlo por seguro… Bueno, ese día quería patearlo por su actitud”
“Señorita Kuu y señorita Aurinko, nos volveremos a ver. Esperamos que nuestra forma de graduación les sea de ayuda”
“Pequeña fortachona alada tenías que ser, esto no ha terminado. ¡A futuro tendremos nuestra revancha superándolos, espero no lo olviden maestros!”
“¡Es una promesa!” (x2)

A penas ingresamos después de las primeras casas, fuimos recibidos por Vindur quien cayó desde arriba como una madre cariñosa. Se notaba en sus ojos el haber llorado varios días.

No tardo en hacernos entrar a todos, mientras Mery asaltaba por sorpresa el sitio donde traíamos sus encargos arrastrando a Quon y Nana.


“Verán, estaba en una importante reunión ahora…”
“¡Mis niñas! ¡Vengan a saludar a papá!”
“Bueno, se me arruino la sorpresa por lo que veo”
“Tan disparatada como siempre jefa”
“¡Jijiji!, en definitiva, nunca hay días aburridos”


Nos hicieron ingresar a su oficina. A juzgar por las expresiones, algo serio ocurría si ambos se mostraban de esa manera.

El padre de las hermanas se paro frente a nosotros, era realmente intimidante dado su gran altura y contextura. Sin embargo, nos tomó de las manos agradeciendo con toda amabilidad por el favor.


“¡Un momento, no es para tanto!”
“Está bien pequeños, me agrada sean comprometidos e incluso son humildes. Vindur, sabía que dejar a mis niñas bajo tu tutela era acertado”
“Vamos, incluso tu fuiste uno de los fundadores cuando estábamos en el mismo equipo”
“Ya han pasado varios años desde entonces. Bueno, reafirmo entonces mi autoridad aportando los fondos necesarios para la emergencia próxima”


Veníamos recién llegando y nos topamos con esto ahora. Habíamos salido recién de un enorme problema para ser arrastrados a otro…



Autor: Ronin

Coautor: Byleth
 

Meijin Wanderer

Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
124
Offline


Glazbeni Arken Vol.3

Symphony V (XXXVII) – Hijos del Uroboros, Parte 1


Las primeras palabras por parte de los dos fundadores referían a ambos caídos en aventura, esperando algún día sus almas vuelvan a encontrarse entre los vivos tras saber que el verdugo resultaba ser un posible dios de leyendas.


“Desde la llegada a tu oficina no nos han apartado la mirada Vindur”
“¿Se cortaron el cabello o pasaron por las manos de un modista?”
“En ocasiones me haces pensar en cuanto debe trabajar Quon gracias a respuestas como esas…”
“Solo bromeo joven Sklad. Me resulta extraño verlos tan cambiados, seguro así debió sentirse el viejo Vodic en su momento”
“Un momento Vindur, ¿Acaso mencionaste a quien creo?”
“Tómalo con calma. Estos dos chicos fueron adoptados y criados por el mismo, aunque desapareció tras un viaje hace dos años”


Aquel hombre observaba con detención, pareciera titubear en sus pensamientos tornándose incomodo el ambiente.

Comenzó a reír motivado aludiendo interés en ver tanto nuestras habilidades como el crecimiento de sus hijas.


“Gracias Señor… Eh…”
“Puede llamarte Moz, joven señorita. Espero mi hija Aurinko no le causase muchos problemas debido a su conducta un tanto salvaje”
“¡P-PAPÁ!”
“Al contrario, el equilibrio entre ambas las vuelve un equipo increíble”
“Mira quien habla Mozzart, en nuestros días de aventureros tu solías ser todo un puerco tanto en combate como en modales”


Juzgando ambas expresiones, poco se podía deducir sobre sacar sus verdades al aire. Viendo esto se tornaría en pérdida de tiempo, optaron explicar la situación actual.


“Verán jóvenes, la villa Stratovarius se fundó por mis antepasados para acoger a los afectados por la gran guerra. Sus descendientes continúan sirviendo por voluntad propia logrando el crecimiento de lo que ahora es su hogar y el surgimiento de 3 gremios”
“Cada día este viaje se torna más emocionante”
“Sin duda su familia es increíble señor Mozzart”
“No necesitan ser tan formales mis queridos invitados”


En ello, Quon entró para avisar sobre la situación respecto a quienes participarían junto al apoyo de reconocimiento central.

Fuimos presentados como colaboradores personales por parte de ella siendo discretos una vez supimos la relevancia de los presentes individuos.

Entre quienes conformaban a los testigos, se hallaban altos cargos de la famosa Guild Control encargada de aprobar o rechazar e incluso de disolver estas mismas en caso de no contar con algún potencial mínimo.


“Ya veo, contratando mercenarios para evitar malas calificaciones ahora que su edificación puede optar a subir de categoría”
“La historia con estos chicos es tema aparte”
“He de recordarles que también fui participe de fundar este sitio, independiente a donde pertenezcan, los malos modales no están permitidos”
“Entiendo Señor Stratovarius, no se preocupe por nimiedades. Mañana se estima será la trifulca según las predicciones”
“Disculpen mi interrupción, acaba de llegar un mensaje desde la casa del dueño de estas tierras sobre la disponibilidad de su habitación en su mansión”

Aquel trio apático procedió con destino a donde serian hospedados, no sin antes realizar una seña un tanto rara previo al cierre de la puerta mientras eran escoltados por el anfitrión.

Tanto las hermanas, Quon y nosotros tomamos asiento percibiendo esa relajación ante tal situación estresante.

Sus rostros evidenciaban poco interés en interactuar con los presentes.


“Sklad, Arpegio, el asunto es delicado para comenzar”
“¿Ocurrió algo señorita Vindur?”
“Hemos conseguido sortear a esos altaneros durante muchos años, según ellos, somos una mera hormiga sin importancia. Por esa misma razón decidieron venir a juzgar el desempeño de mis chicos”
“Ya veo, aunque huele a gato encerrado si me lo preguntan”
“Bien chico bromista, esto se torna interesante”
“¿Tú también lo notaste Arpi?”
“Si, pareciesen ignorar cada palabra de los presentes. Incluso percibía cierta hostilidad hacia el entorno”


Tramarían algo intentando sabotear al equipo de este lugar, considerando posibilidades, se optó bajar para armar una reunión exprés con cada integrante mientras otros se sumaban.

Los más nuevos estaban emocionados debido a ver su posibilidad de subir de rango en comparación con algunos ya más experimentados, sabiendo la clase de criaturas a enfrentar.

Mery explicaba las directrices principales, su tranquilidad consiguió relajar el ambiente hasta cuando se mencionaron a los invitados no deseados.

Durante ese momento, la chica a cargo de nosotros nos explicaba sobre situaciones acontecidas previamente. Varios sufrieron malos ratos estancándose durante un tiempo en sus rangos siendo limitados en su crecimiento.


“Esos señores son muy crueles”
“Ningún gremio los quiere hoy en día, a saber, porque se tornaron así”
“Ahora me fijo, no veo a la señorita Nana. ¿Se encuentra ella bien?”
“Descuida, le dije se diera unos días de descanso hasta salir de este embrollo”
“¡Me alegra saberlo!”
“Eres una buena chica Arpegio, bueno, ahora eres mayor que yo por gracioso que parezca. Nunca pierdas esa inocencia, seguro esos dos dirían lo mismo”


Ambas sonrieron tras intercambiar palabras, verlas de buen ánimo me ayudaba a mí también a sobrellevar esa perdida.

Una voz chillona provino desde el segundo nivel causando estragos como si se viniera sobre uno todo el contenido de una estantería. Solo existía una persona al interior capaz de causar tal nivel de caos…

Nana había escuchado lo sucedido mientras se escondía en el entre techo. Durante los primeros segundos se vieron esos sermones al por mayor, resultando todo lo contrario proveniente de su tutora quien priorizo corroborar su bien estar ante tal desastre.


“Entonces la maestra estricta tiene su lado maternal, eso sí es nuevo”
“Bajo condiciones normales verías cosas que te harían plantear tu existencia nuevamente, pero tenemos asuntos más importantes ahora”
“Señorita Quon, la señorita Nana parece querer decir algo”


Prestamos atención a una planificación improvisada de su parte. Había múltiples fallos, por el contrario, la idea en si misma servía bastante.

Los más próximos oyeron al respecto mostrando interés, poco a poco esto iba en pleno aumento hasta tornarse ya a nivel general.

Incluso aquel tipo prepotente de rango A observaba en silencio con su ceño fruncido mostrando cierto descontento.


“Sklad, ¿podrías acompañarme un momento?”
“Ocurre algo Arpi?”
“La verdad…”


Susurro a mi oído de forma disimulada. No estaba de acuerdo con su idea, a pesar de ello, comprendía sus razones e intenciones.

Me arrepentiría de seguro, contrario a mis pensamientos esto sería la decisión correcta.


“Ustedes dos, ¿Les parece si ayudamos a los presentes a practicar un poco?”
“Tan rápido y ya quieres presumir frente a tu antiguo grupo, vaya descaro”
“Mira quien habla, tu igual deseas divertirte un rato por tu cuenta”


Vindur tras notar lo que se avecinada, llevo a cada miembro mediante sus portales hasta un terreno baldío utilizado habitualmente para practicar.

Hasta ella hizo aparecer su sillón personal para presenciar en primera fila los próximos acontecimientos.

La hermana mayor saltó a la acción sin rodeos, su fuerte desplante inicial golpeo de sorpresa a la jefa quedando con su boca abierta.

Durante varios minutos conseguía responder un tanto tardío, ello debido a ciertas habilidades nuevas cuyos nombres desconocidos entorpecían su uso.


“Nada mal señorita, veo logró afinar la potencia en plena ejecución”
“¡Que esperabas!, ¡Ustedes nos enseñaron a comprender nuestras capacidades y cómo manejarlas!”


Owl se unió inesperadamente en su tamaño montura tumbando a ambos contra el suelo. Andaba más cariñosa que de costumbre, parecía una niña pequeña de cierta manera.

Para evitar perdidas de tiempo, las dos recepcionistas principales hicieron practicar al resto en conjunto a Kuu, gracias a su enorme paciencia.

En medio de tanta motivación repentina, una voz conocida surgió saludando con su clásico carisma.


“¡Miren lo que nos trajo el Búho!, ¡Ha pasado tiempo desde el encuentro en Elysium!”
“¡Liir!” (x2)
“Se ven un poco diferentes, pero que más da. Un dragón sin escamas seguirá siendo un dragón hasta su muerte… salvo se le ocurra utilizar cambia formas, aun así, no dejará de serlo”


Su presencia no fue mera coincidencia, pues ella mencionaba la situación ante la cual la villa se enfrentaría. Mostrando en antiguos escritos cuyos registros relataban acerca de bestias nacidas de un origen oscuro.

La joven cronista procedió a cantar el relato mejor resguardado que aprendió de viejos bardos.



"Datando hace ya incontables milenios, surgió una serpiente que cruzó el cielo llevando la oscuridad donde pasase.

Corrompiendo bestias mediante su deseo de gula insaciable, un continente desaparecido en pleno ocaso del tiempo ha de recordarse.

La leyenda ha perdido su forma, más no su existencia"


Durante los años en casa, jamás leímos algo parecido siendo que el viejo amaba leer sobre leyendas.

Continuamos escuchando sobre el resto de su investigación con relación al tema.

Según explicaba, los colores de estas corrupciones estaban vinculados a la criatura de origen. Emergiendo ya sea desde la tierra, alterando la existencia de un animal presente, etc.

Una característica principal, dejando de lado su tamaño o agresividad, era una marca circular incompleta ubicada en la frente.


“Es igual a ese jabalí, Sklad”
“Tuvimos problemas para superarlo, aunque fue divertido”
“Me preocupaba te fueras a caer y te lastimaras”
“Sabía me atraparías en el aire de ser el caso, es gracias a ti Arpi que puedo hacer de todo con tranquilidad”


Ella solo se quedo observando en silencio esbozando una pequeña sonrisa en su rostro.

Retomando el tema previo, Liir mencionó la existencia sobre antiguos viajeros los cuales en vista de serles imposible matar a tal reptil, consiguieron sumirlo en un sueño eterno hasta el fin de los tiempos.


“Bueno, no hay mucha más información. La tinta utilizada se fue borrando por el mal cuidado de este pobrecito libro… ¡Debería ser un crimen esta clase de daños hacia la historia y cultura!”
“Quien lo diría, la pequeña del famoso Twilight salió con el mismo carácter”
“¡L-Lamento mi sobre reacción jefa Vindur!, me deje llevar un poco más de la cuenta”


Aquella Elfa reía entusiasmada mientras colocaba una mano sobre aquella cabella avergonzada.

Ya estaba anocheciendo, por lo cual fuimos retornados al interior del edificio en plena villa. Los ánimos se percibían diferentes tras varias horas de entrenamiento.


“¡La cena esta lista!”
“Celune, Nana, ¿Pueden ayudarme a traer unas cuantas jarras?”
“¡¿Señor Rei?!”
“¡La señorita de las trenzas!, ¡Ha pasado mucho tiempo!”
“Oh~ la jovencita de cabello aperlado”


Ahora cobraba sentido sobre como pudo haber llegado Liir tan rápido.

Por otro lado, Arpegio se dedicó a platicar con las demás chicas. Verla entusiasmada ayudaba al manejo de la perdida.



“Veo ustedes dos han crecido desde el encuentro del Another Sky”
“Sobre eso señor Rei…”
“Es raro oírte siendo formal, solo se tú mismo”
“Gracias por los consejos durante aquel viaje. Por cierto, ¿Cuál sería el motivo para estar presente aquí?”
“Oír las historias de la joven nos trajo recuerdos en nuestros días de aventureros y decidimos presenciar los acontecimientos próximos”


Los ropajes de ambos resultaban tanto extraños como simples, sumado a los diseños de las mangas llegando hasta las muñecas cuya forma resultaba ser bastante larga.

Antes de articular palabra alguna, el mencionó además haber ayudado en la preparación de esta noche cuando se encontraron con Nana, quien venia cargada después de realizar compras para suministrar al gremio.


“Interesante, veo sus trajes fueron hechos con escamas de dragón”
“¿Son tan evidentes?”
“La verdad no, solo tengo un par ojos bien entrenados”
“Ustedes dos son increíbles”
“Sabes, al inicio yo era un desastre de aventurero. Impulsivo, arriesgado y sobre todo un necio idiota sin remedio”
“He de suponer que es parte de madurar”
“Tal cual. Por mucho cambies por fuera, lo importante siempre será aquello en nuestro interior”


El rato paso hasta calmar los ánimos, las habitaciones se llenaron por primera vez en mucho tiempo según explicaba Mery.

Durante el silencio de la noche, Arpegio y yo nos escabullimos al interior de la oficina de Vindur en búsqueda de un objeto muy particular… sufriendo el susto de nuestras vidas cuando ella apareció sin previo aviso.


“Los he aprendido a conocer desde que están bajo mi tutela”
“’¿De verdad somos igual a un libro abierto?”
“No realmente, solo intuía planeaban algo y no quería perdérmelo”
“Señorita Quon… Será posible…”
“Ya me adelanté a su jugada, tampoco estoy a favor de esto. Aunque, acepto el actuar de forma incorrecta por los motivos correctos”


Seguimos el paso hasta su habitación donde nos aguardaba con lo que íbamos a buscar en espera de mañana.



Autor: Ronin


Coautor: Byleth
 

Meijin Wanderer

Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
124
Offline


Glazbeni Arken Vol.3

Symphony VI (XXXVIII) – Hijos del Uroboros, S. parte



Las primer horas del día hicieron su entrada mediante un fuerte estruendo, bastaron segundos para ver a todos los integrantes bajar al primer nivel corriendo a su vez intentando comprender que sucedía.

Múltiples campanas resonaban a lo largo de la villa, indicando señal de ataque.


“Esa horda llegó antes de lo previsto, nuestra prioridad actual es evacuación de los civiles y la contención correspondiente a las criaturas invasoras. Olviden a esos vejestorios con la evaluación. Quon, prosigue”
“Los equipos 1 al 3 al frente tal cual se planeó, 4 y 5 apoyo con ataque a distancia”
“¿Que nos corresponde a nosotros Quon?, he de suponer iremos al frente”
“Ustedes dos seguirán a la espera”
“¡QUE!” (x2)


Vimos salir a cada integrante del gremio, incluidas ambas hermanas con las cuales viajamos.

Una cosa captó mi atención tras Arpegio hiciera mención. Aquel tipo orgulloso de rango A no estaba presente desde anoche.


“Me lo temía desde hace ya un tiempo”
“¿Ocurrió algo señorita Vindur?”


Ella se tendió sobre el respaldo de su silla detrás de su escritorio, llevando ambas manos sobre su cabeza dejando escapar un suspiro.

Una voz tomo lugar a nuestras espaldas, no podía ser nadie más que esa emplumada.


“¡Señorita Liir!”
“Creí estarías afuera debido a no percibirte cerca”
“Fui a realizar un recado de la elfa a escondidas durante la noche. Resultaron ser ciertas esas sospechas”
“¿Sospechas?, ¿Ocurre algo Liir?”
“Esos tipos intentan sabotear esta prueba aprovechándose del pánico”


Giramos hacia donde se encontraba la jefa notando su escritorio destrozado por solo un puñetazo.

Estaba furiosa, incluso su mirada dejaba en claro esos deseos de ir personalmente a encarar a los tipos y los otros dos gremios que debían participar.

Tras varios segundos, esta se largó a llorar. Estaba frustrada viendo tal injusticia cometida a sabiendas de no poder intervenir de ninguna manera.


“Sklad”
“Conozco bien esa mirada mi querida Arpi, ¿Aceptaría bailar conmigo esta pieza?”
“Sabes cual es mi respuesta, jiji”
“Ahora la pregunta es, ¿Cómo saldremos de aquí?”
“Lo lamento chicos, solo personal del gremio cuenta con autorización para esto. De ser sorprendidos, podrían ser ejecutados sin si quiera un juicio”


Arpegio dejó un par de tarjetas sobre los remanentes de aquel escritorio destrozado muy animada.

Volvió a mi lado cargando al pequeño Snow mientras gesticulaba en silenció un mensaje esperando lo descubriera.

Bajo los pies de ambos surgió un círculo cuyas inscripciones se elevaban a nuestro alrededor, como no podía ser de otro modo, aprovechamos la guardia baja de las presentes para salirnos con la nuestra.


“¡U-Ustedes dos!, ¡En qué momento!”
“Lo sentimos Vindur, después nos disculparemos”
“Ni modo, será mejor se relaje y deje actuar a estos dos. ¡Ahora tendré material perfecto para registrar!”
“Volveremos pronto, ¡Gracias por el apoyo señorita Liir!”
“¡No hay de que amiga!”


Desaparecimos antes de que ella pudiese reaccionar, en pleno centro hicimos aparición viendo como cada grupo lograba contener el avance.

Tanto Snow como Owl salieron de la nada sin previo aviso pasando a tamaño montura repartiendo ataques a bestia que se les cruzara.


“Interesante, entonces aparte del salto temporal debido a su viaje, ahora sus mascotas también poseen voluntad propia”
“¡Liir!, ¿En qué momento apareciste acá?”
“Solo me bastó un paso para entrar. No pienso perderme la diversión”


Para apoyar, cambió a su forma de búho cargándonos hasta la mansión.

En plena vista aérea se apreciaba en tiempo real a la mejoría de los individuos enfrentando las bestias desatadas. Estas variaban entre toros bravos, los jabalís y lobos de aquella vez, también se apreciaban hipogrifos y entre tantos una que parecía ser una quimera.


“Arpegio, Sklad miren atentamente sobre esos de aura morada”
“Son iguales a esa bestia, ¿Lo recuerdas Sklad?”
“Tienes razón, resaltan tanto en tamaño como en su ferocidad. Solo espero los chicos no tengan problemas”
“Confiemos en ellos, las señoritas Kuu y Aurinko están con ellos”
“Pueden estar tranquilos, esas dos han crecido desde que viajaron con ustedes. Casi lo olvido, esas bestias se les ha llamado tiranos alfa, llevan una marca de una serpiente mordiendo su cola en su lomo según cuentan los relatos de los bardos”


Juzgando por las palabras de Liir, esta vez los bardos se lo están tomando con mucho cuidado sobre este tema.


“Por cierto, ¿dónde planeas llevarnos?”
“¿No es obvio?, con los responsables de atraer este desastre”
“Esa tranquilidad me dice tienes algún plan de respaldo por si sale algo mal”
“¡Deja de quitarle lo divertido a las sorpresas!”
“¡Jijiji!, no olviden mantener la guardia en alto ustedes dos”


Ingresamos atravesando la ventana del segundo nivel en donde se encontraban los evaluadores en compañía del jefe de la villa, este último reflejaba una postura de rechazo a quienes estaba frente a él.

Uno de los sujetos enviados provenientes del gremio central chasqueo los dedos, ante ello aquel chico prepotente de rango A se abalanzó en contra de Mozart.

Arpegio actuó de forma oportuna impidiendo una posible tragedia frenando mediante un choque frontal de espada contra escudo.


“Como osan a desafiarnos. Bueno, podremos finalizar esta prueba por interrupción de aventureros externos”
“Les recomendaría revisar su lista caballeros, hasta ahora no hay externos participando”
“Que quieres… ¡No puede ser! ¡Ustedes tres se supone no pertenecían al gremio!”
“Sin dudas Quon es una chica bastante diligente, nadie estaba de acuerdo con inscribirnos”


El jefe examinador se levantó de su posición cruzando su mirada, no tenía muchas ganas de hacer las cosas fáciles.

Señalo al chico dándole indicaciones de arremeter contra mío. Este sin titubear saltó cargando con una Maza de guerra en su otra mano decido a eliminarme.


“Arpi, encárgate de proteger a Mozart. Liir ve con ella. Yo me encargaré de este traidor”
“¡Entendido!” (x2)
“Más te vale acabar con estos testigos, a cambio obtendrás el ascenso que deseas con nuestro respaldo”
“¡No tiene que repetirlo!, ¡Prefiero ir con todo utilizando eso!”


Los tipos mostraron un rostro complaciente en ese instante donde él era envuelto en la misma aura morada mientras en sus ojos se formaba aquel símbolo de la serpiente.

Sus arremetidas contaban con mayor fuerza y alcance tornándose ahora un severo problema…

Por más armas que recreara en respuesta, estas eran destruidas constantemente después de uno o dos impactos.


“¿Que rayos les sucede a estas habilidades?, ¡Hasta ayer todas iban bien!”
“¡Deja de resistirte maldito novato!, ¡Maldito fue el día que llegaste a nuestras vidas!”
“¿Acaso te hemos hecho sentir inferior?”
“¡Ustedes me robaron el puesto del mejor exponente! ¡No solo la jefa Vindur o las recepcionistas centraban su mirada en ustedes!”
“Basta de parloteos muchacho, acaba rápido para largarnos sin dejar testigos”


Frente a un movimiento inesperado, presentí tal grado de peligro al cual no podría responder a tiempo. Durante aquel eterno segundo, desde el collar de mi compañera entregado en su cumpleaños número 15, surgía un intenso brillo con dos voces conocidas.

Dos figuras saltaron por sobre la cabeza del agresor forzándolo a caer contra el piso irrumpiendo el ambiente.

Había sido salvado gracias a mera suerte o solo una coincidencia…


“¡Te dije que no jugaras con esos círculos de invocación Benia!”
“¡Vamos Arken!, igual no resulto tan mal esta vez… incluso evitamos mataran a-¡!”
“Por esta vez lo dejaré pasar, no lograste decir eso”


Cruzamos nuestras miradas con mi compañera sin dar crédito a lo que veíamos.

Independiente de los acontecimientos del momento, vi como ella desvanecía su armadura caminando hacia esos dos ignorando al mundo.

Por primera en todos nuestros años juntos percibí esas energías tan naturales provenientes de ella. De pie frente a esos dos, levantó sus manos abrazando a ambos.


“L-Lamento dejar mi posición, sentí un fuerte impulso de hacer esto y…”
“Parecías toda una madre Arpi, fue conmovedor”
“¡N-No es momento para decir eso!”


El muchacho se reincorporó furioso, lanzando golpes y cortes con ondas expansivas intentando maximizar el daño. Debido a su condición actual, no distinguía aliados o enemigos.


“Demos aviso que todo fue un caos de este patético gremio, nadie sabrá a fin de cuentas sobre nuestra participación”
“¿Lo captaste todo Celune?”
“Desde el inicio hasta la confesión”
“¿Q-Quienes son ustedes dos?”
“Somos aventureros que han viajados por mil mundos, ella es la sacerdotisa Celune y yo el zorro oscuro del vacío llamado Rei. Háganse cargo de contener la situación, nosotros pondremos bajo arresto a estos jueces”


Liir se hizo cargo del dueño de la villa a su vez nosotros cuatro pelamos en conjunto sosteniendo cierta sincronía inesperada.

Durante esos instantes, uno de los chicos advirtió la presencia de inicios de corrupción en el títere del gremio central.

Seguimos la idea planteada por Arken intentando contenerlo, mientras Benia y yo materializábamos una cadena lo suficientemente resistente inmovilizando su cuerpo.

Arpegio frenaba lanzamientos de magia con su escudo evitando nos dañase mientras quien ideo esto, extraía desde los brazaletes unas pequeñas luces.


“¡Ya estamos listos Benia!”
“¡Vamos hermanito!”
“¡No es momento para que digas esas cosas justo ahora!”


La habilidad combinada de ambos adoptó una forma de llave dual, siendo estas insertadas tanto en pecho como espalda del chico sin causar herida alguna.

Tras girarlas, se reflejó algo similar a una especie de bloqueo o cierre disipando el aura haciéndole perder la conciencia.

A penas acabamos con el asunto, tanto Benia como Arken se volvieron pequeñas luces esféricas para desaparecer volviendo al punto de donde salieron dejando una sensación de nostalgia extraña, diferente a cuando nos encontramos por primera vez.

Liir cargó sobre su lomo a Mozart, Celune y Rei mientras que en sus patas llevaría amarrado a los culpables hasta la sede del gremio.


“Lamento dejarlos aquí, prometo no tardarme”
“Ve tranquila, iremos por cuenta propia mientras ayudamos a los demás”
“¿Están seguros?, aun si fue corto el encuentro debió ser desgastante”
“Gracias por su preocupación amiga mía, ¡Con Sklad nos aseguraremos de llegar sanos y salvos!”
“¡Vaya confianza acaba de tomarse!” (x2)
“Jijiji”


Tras retirarnos, avistamos a las hermanas enfrentando a la quimera junto a su antiguo grupo cuyas expresiones ahora variaban entre motivación, alegría, deseos de aventuras, etc.

Contrario a su cansancio, ellos deseaban continuar hasta el final.

Fue en ese entonces donde presenciamos desde la otra cara de la moneda ese extraño suceso único.


“¡Miren!, ¡Ese pilar de luz!”
“¡Increíble!”
“¿De dónde las hermanas sacaron ese poder?”
“Vaya sorpresa, las descuidamos un rato y salen con nuevo trucos”
“¿U-Ustedes son?” (x3)
“Es un placer conocerlo, fuimos quienes recibieron a las señoritas en nuestro viaje por petición de la señorita Vindur. El es mi compañero Sklad y yo soy Arpegio”
“Mejor presten atención a sus amigas, les servirá aprender esta nueva experiencia”


Las hermanas Stratovarius repitieron el mismo despliegue de ayer durante el viaje en carreta hasta la villa. Su disparo impactó de tal manera a la quimera causando daño grave reduciéndola a carbón.

Previniendo repetir nuestro caso, inyectamos una pequeña carga de Soul al segundo siguiente de disiparse su magia.


“Me da vueltas la cabeza hermanita…”
“Yo ni si quiera puedo moverme”


Con apoyo de su equipo las cargamos camino al hogar de todos los presentes, la ironía tras verlas aturdidas no pasó desapercibido entre el resto.

Según avisos rápidos, no hubo perdida de civiles con excepción de personal herido y una elfa furiosa dispuesta a lo que fuese…

Hubo unos pocos tiranos alfa capturados para disponerlos a investigación. Ya este pasaba a ser otro foco por palabras de la cronista.


“Espero no les moleste si me llevo estas bestias al Another Sky, cuando obtengamos resultados se los haremos llegar”
“Tómense su tiempo, tanto papeleo pendiente esclareciendo esto va para rato. Por cierto, joven Rei, tengo una petición si no es mucha molestia”
“No soy tan joven como cree, pero se agradece la molestia. Según esta carta, ¿Desea que lleve a los pequeños hasta Star Terminal?”
“Exactamente, solicité a una vieja conocida los esperase para sacarlo del país”
“Ya veo, después de esta revuelta seguro los jefes de estos tres idiotas van a pedir sus cabezas”


Prestamos atención a la conversación presente independiente de la celebración, a saber, donde planeaban meternos ahora.

Vindur explicaba que fingiría la desaparición en acción de cada integrante del gremio para evitar comprometer sus integridades ante posibles represalias.

Durante ese periodo de tiempo, ambos aventureros externos colaborarían siendo testigos de malas prácticas vistas en diversas ciudades.


“Lamento el no prestarles apoyo chicos, siendo su recepcionista encargada es algo que lamento”
“No hay de que señorita Quon, ya nos volveremos a encontrar”
“Tal como dice mi emplumada amiga. Has hecho una labor mucho mayor a tus tareas asignadas, aún tengo pesadillas por esos pajarracos feos”
“Somos dos en ese caso, sin embargo, he aprendido mucho gracias a ustedes. Espero contar con su apoyo tras normalizarse todo”
“¡Cuenta con ello!” (x2)
“Muchas gracias a ambos”


Esa noche nadie quedó en pie dado el esfuerzo requerido. A pesar de la incertidumbre, cada integrante partiría de forma anónima escondiendo su identidad en busca de nuevas aventuras una vez sean enviados a otros países.

Por palabras de Mery, la siguiente parada nos daría vuelta la mirada ante el cambio absurdo de paisajes visto hasta la fecha.





02.- De viajeros a fugitivos

Finalizado





Autor: Ronin

Coautor: Byleth
 
Arriba Pie