Quest D Guías [Dana Ruikás & Light]

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

Esposo Canon de Hoppie
Registrado
20 Jul 2006
Mensajes
7,548
Offline
"Guías”
a) NPC que la solicita: Kazuo Ayami
b) Descripción de la misión: Kazuo se ha ofrecido a ayudar a Angewomon durante la primera semana de apertura de la Academia dando tours por la misma a los tamers interesados en ella. El problema es que, como era de esperarse, al ser la primera semana todo está repleto y Kazz necesita algo de ayuda para separar a los interesados en el tour en grupos más pequeños y así brindarles la mejor experiencia.
c) Descripción del campo de juego: Academia de Tamers
d) Objetivos a cumplir:
  • Encontrarse con Kazuo.
  • Informarse lo más posible sobre el lugar para hacer el tour de la mejor manera y poder resolver dudas en caso de haberlas.
  • Hacerse cargo de uno de los grupos y guíarlos por el tour en la academia.
e) Notas
  • El grupo está conformado por diez digimon y tamers (cinco de cada uno).
~~~
Mínimo de posts: 2 por persona.
Plazo: 7 días.
Digivice: iC [ambas].

Soncarmela Soncarmela [Ficha]
Claire. Claire. [Ficha]
Kazuo Ayami [Ficha]

Cualquier duda, vía PM por favor.
 

Soncarmela

Moderador
Offline

Dana se estaba lavando las manos en el fregadero de la cocina cuando Light llegó al departamento. Traía, como era habitual, un semblante serio, pero no era eso en lo que se fijó la española. La mayor tenía en las manos una hoja, la cual era bastante conocida por la castaña, ya que se trataba de una solicitud para una misión. Lo raro era que hubiera ido hasta allá para leerlo, porque normalmente la chica no aparecía por casa hasta que la terminaba, sin dar muchas explicaciones o, como mínimo, colocando una nota en la nevera diciendo que tenía cosas pendientes. Nunca se preocupaban mucho por ella, ya que sabían que era responsable.

Así pues, Ruikás terminó de secarse las manos y se acercó a Light, que estaba de pie al lado de la entrada, con la mirada clavada en el papel. Parecía ignorar todo lo demás, menos a Monodramon, pero éste jugaba con su juguete de ToyAgumon; de paso había saludado a BlackAgumon con la garra, recibiendo un movimiento similar.

Buenos días, Light —saludó la española finalmente, sin molestarse al comprobar que la otra muchacha sólo se limitaba a mover un poco la cabeza como respuesta—. ¿Qué vas hacer hoy?

Tras esa pregunta, por fin la otra alzó el rostro. Se quedó observando a la castaña durante unos segundos. Light era una chica complicada, no se abría mucho a los demás y también le costaba confiar en sus propios compañeros de guild. Sin embargo, ya llevaban varias semanas viviendo juntas, aparte de Nieves, y Dana quería demostrarle a la de pelo rosa que era alguien de fiar, una amiga con la que podía contar en cualquier situación. La menor esbozó una sonrisa, había aprendido a no hablar mucho delante de Light, pues se había percatado que aquello le molestaba.

Monodramon cogió esta solicitud de misión —dijo Light, sin mucho ánimo en su voz—. ¿Recuerdas cuándo nos tocó supervisar el entrenamiento de unos perezosos?

¡Por supuesto! —asintió con energía. Aquella misión había sido la primera en compañía de Light y le había impresionado la forma que tenía para dirigir a los demás, quizá sus palabras no eran las más correctas, pero a partir de ellas obtenía lo que deseaba: que esos vagos movieran el culo. Era una líder innata—. ¿Charles te ha lo ha pedido de nuevo?

No —hizo una mueca de disgusto, cosa que Dana no entendió—. Esta vez es llevar a un grupo de digimon y humanos a una visita por toda la Academia. Al parecer la inauguración ha llamado mucho la atención y grandes cantidades de personas se han apuntado para el tour. La solicitud es de Kazuo Ayami —Fue entonces cuando comprendió el rostro de su casi amiga: el ruido era algo que la molestaba de sobremanera, tener que pasear a chicos y criaturas digitales por ese gran edificio conllevaría escuchar gritos, exclamaciones y preguntas, además de procurar que obedecieran—. He ido a la Academia un par de veces y Monodramon está interesado también en verla por completo —suspiró.

El digimon morado sonrió ampliamente. Era un digimon muy curioso y BlackAgumon lo entendió de inmediato. A Dana le gustó que Light le hubiera contado todo eso, porque significaba que poco a poco se estaba acostumbrado a su presencia.

¡No te preocupes! Seguro que lo harás bien. Sólo tienes que ser tú misma y verás cómo todos se comportan espléndidamente —animó la española—. Además, si quieres… —miró a un lado a otro, hasta detener su vista en BlackAgumon, que se la devolvió, sin saber qué le pasaba a su camarada— podemos ir contigo. Black y yo, para ayudarte. Nos fue bien con esos vagos.

El reptil oscuro asintió, secundando las palabras de Dana. A él tampoco le importaba tener que ir hasta allá, así podía aprender a controlar su miedo. Light no contestó enseguida, pero fue Monodramon el que tomó la decisión por ella:

¡Sí! ¡Hagámoslo juntos, así será más divertido! ¡Light, acepta!

No tenemos otra cosa que hacer —añadió la española—. Y, por otra parte, hemos estado bastante en la Academia. Para dar clases o buscar llaves perdidas. Nos conocemos el edificio y sus alrededores casi a la perfección, por lo que será más fácil. ¿Qué te parece?

[…]

Entre los tres habían conseguido convencer a Light, por lo que ahora todos se dirigían a la entrada de la Academia, donde Kazuo los estaría esperando. La de pelo rosa no dejaba de mirar a Kai, porque todavía estaba sorprendida por todas las criaturas que Dana traía consigo —además de Arbormon que, aunque no podía verlo, estaba segura de que estaría al lado de la española—, pero no hizo ningún comentario. Se sentía feliz al observar a su compañero, ya que Monodramon ya se llevaba muy bien con BlackAgumon; ambos charlaban y señalaban alguna tienda de comida ambulante.

Las calles estaban abarrotadas de jóvenes que se hacían fotos o corrían en la misma dirección que ellas. La de pelo rosa rodaba los ojos: en esos momentos deseaba haber escogido una misión que estuviera en las Tierras Congeladas o en el mismísimo Monte Infinito, en la cima, cualquier lugar alejado de tanto bullicio. Dana estaba como en su casa, dando zancadas y sonriendo cada dos por tres: a ella, por el contrario, le agradaba ver la Ciudad tan llena, tan viva, eso hacía que estuviera contenta. Light caminó más deprisa, y el resto no tardó en seguirla.

Al llegar a la entrada, divisaron a varias personas que podían ser el cliente. Pero sólo uno de ellos se atrevió a acercarse, nervioso, con el rostro rojo y frotándose las manos. Light alzó una ceja y preguntó directamente, recibiendo una afirmación. Era un chico alto, vestido de traje, castaño y una sonrisa amigable, nada forzada. Era un poco extraño, más que nada porque parecía muy tímido. Al lado de él, volando, se encontraba un insecto rojo, un Tentomon, que golpeó suavemente a su compañero y después habló:

Mira, Kazuo, mira, mira, son dos chicas —molestó el digimon, riendo levemente.

Obvio —contestó Light sin poder aguantarse—. ¿Pasa algo?

Kazuo suspiró y se llevó una mano al pelo. Poco a poco, se le estaba quitando el color rojo de la cara, pero parecía que le costaba hablar con las mujeres. Y era algo que su digimon notaba y aprovechaba para usarlo en su contra, molestándolo.

Os agradezco que hayáis aceptado la misión —empezó a decir el joven, tranquilamente, sin alzar la voz y tratando de controlar sus nervios—. No esperaba que vinieran tantos grupos, por lo que una ayuda extra siempre es bien recibida. Os haréis cargo de uno pequeño. Son cinco digimon y cinco humanos, algunos individuales y otros sí son tamers que vienen con sus compañeros —respiró hondo, rascándose el ojo y desviando la mirada, sonrojado—. ¿Me seguís? Os llevaré hasta donde están ellos.

¡Claro! —asintió la española, con muchas ganas de empezar.

¡Vamos! —agregó Monodramon con el mismo entusiasmo. Fueron los primeros en entrar por la puerta, seguidos de Kazuo, que la dejó abierta para permitir que Light y BlackAgumon pasaran antes que él.

Mientras que caminaban por los pasillos, Ayami explicaba de qué iría el tour y cómo debían hacerlo para que ninguno de ellos quedara insatisfecho:

Será caminar por toda la Academia, todos los pisos y también los jardines, incluidos los campos de deportes. Podéis entrar a algunas clases siempre que el profesor que esté dentro lo permita, pero estarán a vuestro cargo y eso significa que debéis hacer que se comporten. Algunos son pequeños, no tienen mucha edad y se emocionan con facilidad, por lo tanto también harán muchas preguntas. Contesten lo mejor que puedan y hagan que su visita sea agradable.

Y en ese grupo hay chicas —murmuró Tentomon, riendo—. Yo os recomiendo ser amables y divertidos, eso ayudará para que no se aburran y se irán felices cuando todo termine.

¿Nosotros tendremos que darles alguna clase? —preguntó BlackAgumon.

No es necesario, pero si queréis podéis explicarles el funcionamiento de éstas —se pararon en mitad de una clase, donde el ruido estaba presente, como si algunos estuvieran golpeando las mesas con las palmas de las manos—. Aquí está vuestro grupo. Presentaos y empezad. A las dos de la tarde nos reuniremos todos para comer, en la cafetería —se sonrojó aún más después de explicar todo—. Bueno, mucha suerte.

Claire. Claire.
 

Claire.

Lightning
Offline
Kazuo dejó a las dos chicas con el grupo de diez presentes y ellas rápidamente se reunieron para decidir cómo comenzar. Acordaron que cada una se llevaría cinco miembros entre humanos y digimon. Dana tomó consigo dos tamers y sus respectivos compañeros y un digimon que había venido solo por su cuenta, mientras que Light se llevó a dos chicas con sus camaradas también y un muchacho, que al parecer sí tenía compañero, pero el ser digital había preferido quedarse a dormir en la habitación de su Inn.

La academia era un lugar bastante extenso de dos plantas, con muchos salones, un auditorio y además el enorme patio que recorría los alrededores y la parte trasera del instituto. De modo que Dana concordó con Light que ella daría el tour por el primer piso y que la americana se llevara a su grupo a la segunda planta, luego se intercambiarían. Al final se conseguirían en el patio trasero para juntarse y terminar la clase guía.

Las dos chicas de Ávalon se despidieron, la española alzando las manos alegremente mientras indicaba a todos a comenzar con entusiasmo. Kai iba prendido de su cuello, mirando todo con curiosidad y a su lado Arbormon repentinamente aparecía e imitaba el gesto de la joven levantando ambos brazos también, haciendo que Dana riera y los que la seguían solo la miraban extrañados. Black hasta el momento había guardado silencio, soltando uno que otro suspiro, al ver la efusividad de su tamer para todas las cosas.

La de pelo rosa alzó la mano suavemente y rodó los ojos cuando la otra soltó un "Nos vemos afuera, Lucecita". La crispaba el ridículo apodo, pero no había forma de que Dana se detuviera. Monodramon en cambio sí se despidió más alegremente de sus compañeros de guild. Cuando estos desaparecieron de sus vistas Light se volteó a mirar al quinteto que estaba con ellos, eran: una chica mayor, rubia que se identificó como Kaina, venía acompañada por un digimon alto con semejanza a un niño humano, Strabimon, dijo el DigiWindow que se llamaba, cuando la americana lo escaneó. Luego estaba una niña de unos doce años llamada Jessi, acompañada de un Gaomon y finalmente, otro chico que era el que estaba solo, sin un compañero ese día, su nombre Marck. Light y Monodramon también se presentaron y después de conocerse la estadounidense los guió por un pasillo entre muchos salones, quería dirigirlos hacia la escalera que llevaba al segundo piso.

¡Qué emoción! —dijo Jessi mirando a Gaomon y este asintió contento. La rubia mayor por su lado miraba a los alrededores, Strabimon iba con un semblante serio pero examinando el lugar igualmente, viendo los grandes ventanales que daban hacia algunos salones, donde dentro de ellos se podían visualizar grupos de chicos atentos a las palabras de algún profesor, alzando la mano y preguntando cosas.

Estaba en Folder cuando supe de la nueva Tamer's Academy aquí en File y de inmediato tomé el barco que venía para acá —comentó la chica rubia y el varón del grupo también dijo que venía del otro continente, desde Holy Angel Citadel, pues un amigo le había hablado bien del lugar. Lástima que su compañero digimon fuera tan perezoso y se hubiera quedado a dormir. Unos cuantos pasos más llegaron a la escalera y subieron al segundo piso, fue allí cuando Light se volteó para hablarles. No era de su gran gusto la tarea pero ella era responsable y cumpliría con ello.

De acuerdo, luego volveremos al primer piso pero por ahora comenzaremos aquí —todos le dirigieron la vista—. La Tamer's Academy surgió de la idea de la directora, Angewomon, de ayudar a los tamers para prepararlos para el mundo digital —comenzó a caminar pasando por el lado de algunos salones—. Aunque solía vivir en Folder, se instaló en File City para restaurar este lugar, que tiempo atrás fue conocido como el Green Gym y volverlo lo que ven ahora —movió la mano para señalar a los costados, mientras el quinteto la seguía.

Las clases que se dan aquí son con el propósito de que todos puedan saber más acerca del Digital World y sus sistemas —fue esta vez Monodramon quien habló.

¿Qué quiere decir eso de sistemas? —preguntó Jessi, la más joven.

Supongo que se refiere a las quest, la Central, los Digivices, las digievoluciones y eso —respondió la mayor, Kaina, mientras se detenían en uno de los grandes ventanales de vidrio que dejaba ver el interior de un salón. Un joven alto de cabello azulado que rayaba casi a lo oscuro dirigía la clase, un Patamon lo acompañada y en la mesa del escritorio estaban algunos Digimental, así como un Hawkmon que al parecer era el modelo que utilizarían en la clase.

Me imagino que también se explican cosas como las especializaciones que puede tomar un Tamer: evoluciones armor, digisoul, card slash, ¿no? —acotó Marck, mientras sacaba una cámara y tomaba una foto de la clase que se veía detrás del vidrio. Light asintió.

—Efectivamente —contestó ella —. En la recepción principal hay un tablón con las diferentes clases que pueden tomar. Desde temas sencillos como la historia del Digimundo y qué es ser un Tamer, hasta otros complicados y difíciles como la Spirit Evolution o los experimentos que se han hecho con humanos y digimon y la forma de digievolucion Byo-Hibrid —explicó.

Eso suena interesante —contestó el Strabimon que acompañaba a Kaina. La joven lo miró y le aseguró que tomarían una clase de esas después.

¡Miren, miren! —exclamó Jessi repentinamente apegándose al vidrio, Gaomon la imitó. Dentro del aula se estaba llevando a cabo la primera demostración del uso de los Digimental, y Hawkmon se había convertido en un Shurimon con la ayuda del Digimental of Purity. El profesor del aula comenzó a explicar algo y el quinteto, que observaba, se maravilló al ver como Hawkmon volvía a aparecer y el maestro se disponía a probar otro de los objetos.

Podemos pasar brevemente pero deben guardar silencio —dijo Light y todos asintieron emocionados de poder ver de cerca aquellas digievoluciones. La americana se acercó a la puerta y la abrió con cuidado para poder ver desde allí y escuchar la explicación del joven.


Ahora usaremos el Digimental of Kindness —dijo el profesor y en ese instante se percató de la presencia del quinteto. Sabía que se estaban dando aquellos paseos demostrativos por La Academia, así que no dijo nada cuando Light le comentó brevemente que estaban allí por el recorrido y se marcharían dentro de poco.

Tanto los estudiantes como el grupo del que estaban a cargo Light y Monodramon, soltaron silbidos de sorpresa al ver a Hawkmon convertirse esta vez en un ave de largo pico azul con franjas amarillas y plumas negras, que iba dentro de lo que parecía ser una cáscara de huevo, la cual fungía como una especie de traje.

Este es Tocanmon —continuó el maestro y pasó a hablar del tipo, el atributo y las técnicas del armor. Unos pocos minutos después el quinteto salió y continuaron con el recorrido por más salones, donde se veían jóvenes y maestros haciendo digievoluciones, demostrando el efecto de cartas, viendo videos, leyendo de algún libro o escribiendo algunas cosas en la pizarra.

La estadounidense también pasó por el auditorio del lugar, donde les relató a los estudiantes que allí se había presentado D-Nova hacía poco, recordando que había encontrado a Heinkel por la ciudad y la había ayudado a llegar hasta allí para dar el concierto. Jessi contó emocionada que ella y Gaomon habían asistido a aquel evento inaugural. El rato pasó rápido y Light y Monodramon intercambiaron algunas palabras mientras el grupo de dos chicas, dos digimon y un chico veían a través de otra ventana una clase.

¿Cómo les estará yendo a Dana y a Black? —preguntó de forma inocente el vacuna.



Soncarmela Soncarmela
Takerudark Takerudark Leve mención a Ewain su patata por ahí c:
 
Última edición:

Soncarmela

Moderador
Offline

Biblioteca —leyó uno de los muchachos, que era moreno y bajito, con ojos dorados, que acompañaba a Dana. Les había tocado el primer piso y la chica había decidido llevar al pequeño grupo hasta los sitios importantes. También lo había hecho porque sabía que BlackAGumon se sentiría a gusto allí, porque un lugar rodado de libros era como su segundo hogar—. ¿Aquí hay libros sobre los digimon, verdad? ¿Hablan de las habilidades?

El joven tenía como camarada un Ryudamon y aquello había sorprendido notablemente a la española y a BlackAgumon. Quizá Light no había prestado mucha atención porque quería terminar el trabajo pronto, pero como a Dana le había tocado como parte de su grupo, sí se molestó en preguntar. Pronto había comprobado que el dragón era muy distinto al que conocían, pero aquello no le había molestado. Le agradaba ver como no todos los de la misma especie se parecía. Este Ryudamon era tímido y cada vez que lo observaban, retiraba el rostro y se escondía un poco entre las piernas de su tamer.

Al igual que la chica de pelo rosa, aunque Ruikás no fuera consciente de ello, Dana había explicó un poco sobre la Academia, dónde se había creado y quién tuvo la idea, hablando de Angewomon, además de los profesores y las instalaciones, las cuales verían poco a poco. La castaña se puso dos dedos en los labios y abrió por la mitad la puerta de la biblioteca.

Hablemos bajito. Espero que no esté el Gotsumon del otro día —soltó un suspiro. Lo recordaba a la perfección. Lo habían visto la otra vez, donde buscaban la llave perdida del shota. Ese digimon roca no paraba de mirarlos con desaprobación—. Seguidme en todo momento.

BlackAgumon esperó a que entraran todos para cerrar la puerta, introduciéndose él también en la sala. Todo estaba en completo silencio, aunque tampoco había mucha gente en las mesas. Había dos digimon buscando unos libros en la estantería de la derecha, mientras que sólo algunos humanos leían, sin levantar la cabeza ni una sola vez. La habitación estaba iluminaba por lámparas de techo, bonitas, decorativas, que brillaban con intensidad. Y en la silla de vigilancia, tal y como había temido la española, se encontraba el digimon roca, el cual no tardó en levantarse y dirigirse hacia ellos.

Ya me han comentado que habría una visita por toda la Academia —murmuró con disgusto—. No imaginaba que la idea sería venir hasta aquí. Es una biblioteca como otra cualquiera.

Queremos enseñarles a los chicos dónde pueden buscar información a parte de las clases —contestó BlackAgumon por Dana, porque sabía que la chica no era muy paciente. Él había tratado con Gotsumon en ocasiones anteriores, así que sabía cómo hablar con él sin que se molestara mucho—. Les llevaremos a algunas secciones de la historia sobre el Digimundo y algunos temas interesantes y nos marcharemos. No molestaremos —prometió, sin apartar la mirada.

Gotsumon carraspeó, contemplando la sala para comprobar si alguien estaba incómodo por la presencia de los recién llegados, pero como era de esperar, él era el único que se enfadaba al ver tanta gente junta que, claramente, no iba allí solamente para sentarse. Quizá tenía que aprender a ser un poco más amable, no obstante, nadie se lo iba a aconsejar.

De acuerdo —accedió; Dana soltó un suspiro de alivio—. Ah, eso sí…

Guardaremos silencio —contestó la española, adivinando las palabras que continuaban de boca de la criatura digital. No tardó en llegarle aquella mirada de desaprobación—. Perdón —sacó un poco la lengua, dándose cuenta que no tendría que haber hecho eso.

Y así, después de todo eso, pudo ir explicando, en voz baja, las ventajas que tenía visitar una Academia a menudo. Sonrió cuando escuchó a BlackAgumon hablar, incluso más que ella, dando opiniones de libros que ya había leído y que podían ser interesantes para tamers novatos. El digimon que estaba solo caminó hasta la estantería donde explicaban algunas técnicas para defenderse, así que BlackAgumon lo acompañó. Si bien no era un experto, le gustó recomendar lecturas que fueran a ayudar a los demás.

Así estuvieron un rato, conociendo un poco de la historia del Digimundo, de las especies que habitaban en él y algunos digimon importantes, como los Royal Knights. Dana prometió que verían las estatuas de todos ellos en los jardines y eso emocionó bastante al grupo, por lo que se marcharon de la biblioteca para continuar. Lo siguiente fue ir a la arena de un Coliseo que estaba en el interior de la Academia. Ahora mismo no había nadie peleando, pero sí trabajadores limpiando la zona del público y también el centro, donde los digimon tenían sus enfrenamientos.

¿Usted, bueno, su compañero ha tenido alguna batalla en un Coliseo? —preguntó el de ojos dorados, curioso.

BlackAgumon y Dana intercambiaron una mirada cómplice.

La verdad es que sí. Y un Coliseo es parte de dos, porque el tamer también está allí y tiene su manera de ayudar. Al principio quizá no tanto, pero os aseguro que unos gritos de ánimo pueden aportar a vuestra camarada un gran apoyo —contó, recordando sus primeros pasos como tamer novata.

Parece peligroso —comentó otro, con un ligero temblor por todo su cuerpo. Como si la sola idea de poner a su digimon a pelear contra otro le diera escalofríos.

Para nada. Hay reglas, y de no cumplirlas te echan de inmediato. El digimon no resulta gravemente herido y aprende, mejora mucho. No temáis, chicos, los Coliseos son seguros. Un enfrenamiento contra un salvaje sí es todo lo contrario —se rascó la barbilla—. ¿Continuamos?

Así pues, siguieron con la visita turística, observando las distintas clases que se estaban impartiendo en aquel día, apartándose del camino cuando venían a muchos jóvenes correr por los pasillos y asomándose a las habitaciones abiertas para satisfacer su curiosidad. Dana explicaba y comentaba lo que le parecía necesario para que su trabajo como guía fuera lo más completo posible, además de que no estaba sola y pronto le tocó hablar sobre Kai. El Gnome había estado todo el trayecto agarrado con fuerza al hombro de la muchacha y se inclinaba hacia delante cuando escuchaba su nombre, aunque cuando alguno trataba de tocarlo volaba y se colocaba en otra parte, ya fuera la cabeza de Dana o de BlackAgumon. Arbormon no hacía mucho, parecía que se había aburrido, o quizá era que tenía sueño, con él era difícil saber qué le pasaba.

Dana indicó que la siguieran cuando, de la nada, todos corrieron para asomarse por las ventanas del primer piso, que daban con el patio. Ruikás se acercó, extraña y vio que era lo que tenía tan interesados al grupo. Al parecer, abajo, estaban teniendo una clase sobre la evolución y distintos digimon estaban cambiando de forma, cosa que asombró a los novatos. No solo su equipo de guía estaba con la boca abierta, sino que otros alumnos que habían ido hasta allí para aprender se detuvieron para observar lo que sucedía en los jardines.

¿Queréis salir y verlo más de cerca? —preguntó la castaña. Todos respondieron con una afirmación y de repente ya estaban bajando.

Ya allí, el profesor carraspeó y pidió que se pusieran un poco atrás. Podían ver, pero no molestar. Se sentaron juntos, con los brazos rodeando las rodillas, sin apartar los ojos de los distintos digimon que estaban cambiando. Desde a crecer un poco hasta ser unos digimon voladores grandes. Así pasó con un PicoDevimon, que su tamer pasó una carta por el D-Arc y evolucionó a un Devidramon, que asustó con sus rugidos.

¿BlackAgumon puede evolucionar?

Dana dio un respingo al escuchar esa pregunta, pero entonces sonrió. Se incorporó de un salto y colocó la mano en la cabeza de BlackAgumon. Los dos se pusieron en frente del grupo y la muchacha sacó su iC, llamando al Digisoul y cubriendo su cuerpo de una llama azulada, eso obtuvo más rostros de asombro. Después dirigió la energía al dispositivo y su compañero se iluminó, creciendo considerablemente hasta que BlackGreymon hizo acto de presencia, moviendo la cola.

Y los demás se levantaron para acercarse y tocar al dinosaurio, que no estaba muy conforme con que quisieran trepar por su cola. La mirada de Dana bastó para que lo aceptara, ya que a ella no podía negarle nada. Así que BlackGreymon pronto pareció un tobogán o una parte de un parque. Se inclinó hacia delante para que les fuera más fácil. En un momento dado uno de ellos cayó, haciéndose una pequeña herida en la rodilla; tocó llevarlo hasta un rincón, donde Kai se ocupó de él, sanando al chico, el cual notó como todo el proceso se trataba de una caricia suave, relajante, que hizo desaparecer el daño por completo.

Cuando regresaron, Dana abrió los ojos al ver que Light estaba allí también, con los jóvenes y digimon que le habían tocado. La de pelo rosa se había quedado mirando a BlackGreymon con el ceño fruncido, como si le pareciera de vergüenza que estuviera dejando que todo el grupo se le subiera y bajara por todas partes. Buscó con la mirada a la española, hasta que la encontró.

¿Qué haces? —espetó directamente la mayor, con un tono algo brusco. Era una forma de dejarle claro a la castaña que tenía que poner orden.

No pasa nada —contestó BlackGreymon—. Vieron desde el piso lo que estaba ocurriendo aquí y, claramente, se sintieron atraídos por la clase de evolución.

¡Light, yo también! Seguro que como Raptordramon les impresiono.

No estamos aquí para…

Venga, venga… Por favor —insistió el dragón morado, haciendo un puchero totalmente fingido.

Sólo será un momento, Light —añadió la española con una sonrisa—. Ya sabes lo que dijeron Tentomon y Kazuo, que teníamos que hacer cualquier cosa para que se diviertan. Y mira, están contentos —señaló a los muchachos, que reían y jugaban entre ello—. Ahora que nos hemos reunido de nuevo, podemos continuar juntas.

Light suspiró pero finalmente aceptó. Llevó el iC hacia Monodramon, que exclamó para que todos lo miraran mientras que evolucionaba. Soltó un rugido una vez que fue Raptordramon. Su armadura, tal y como había imaginado, consiguió que varios de los jóvenes se acercaran para tocarla, maravillados. El digimon cyborg los empujó como un juego, sin mucha fuerza, porque sabía que debía tener cuidado con los humanos. Entre Light y Dana explicaron un poco de qué estaba hecha la armadura de Raptordramon, por lo que los minutos pasaron deprisa.

¡Oh! —Chilló entonces Dana, mirando la hora desde un reloj— ¡Son casi las dos! Tenemos que ir a la cafetería. ¡Chicos, a comer!



Claire. Claire. Ahora que coman todos juntos, un poco de charla con el NPC y que continúen Light y Dana con las estatuas y todo lo de los jardines, ya lo miras tú xD​
 
Última edición:

Claire.

Lightning
Offline
El grupo ya reunido de cinco tamers y cinco digimon marcharon a la cafetería, donde obtuvieron un delicioso almuerzo después de pasar toda la mañana por los alrededores de la academia, viendo las diferentes clases y conociendo todos los lugares del instituto.

Dana y Light esperaron por un costado cerca de la barra de pedidos que su cuadrilla terminaba la comida, mientras Black y Monodramon eran rodeados por el resto de digimon que preguntaban, bromeaban y reían de cosas en las que los digimon se entendían. Kai, que estaba en el hombro de la española, abrió la boca grande y con gusto tomó un bocado de pastel que Ruikás le ofrecía, la americana estaba al lado de ellos tomando un café y viendo con curiosidad disimulada al Gnome.

¿Y solo puede curar heridas leves? —preguntó de repente haciendo que Dana le dirigiera la vista. La castaña sonrió y luego miró a Kai para volver a darle un trozo de pastel.

Por el momento sí —contestó—, pero cuando se haga más fuerte podrá curar otras cosas—. Arbormon apareció a un lado de ellos y miró con interés a la criatura comiendo, la verdad es que ese pastel ya le estaba provocando bastante.

Podría ser útil en combates peligrosos —meditó Light con los ojos fijos en Kai—. Estoy segura de que Nieves vendrá con uno —pensó en la pelíazul y Ryudamon, y Dana asintió.

Por cierto, recibí un mensaje por el D-terminal esta mañana, dijo que ya había conocido algunas partes de Star City y que fue a pescar digi-lubinas con Ryudamon y Hagurumon, todo para ayudar a un reconocido chef de la ciudad que estaba en problemas —sacó su terminal y le mostró el mensaje a la mayor. La estadounidense tomó el aparato y leyó el mensaje en silencio para luego devolverlo a su dueña.

También recibí un mensaje hace unos días—declaró sin darle mucha importancia, para luego mirar al grupo de chicos. Dana dio un respingo.

¿Tienes D-terminal, Light? —La otra asintió llevando su mano arriba para apoyar su barbilla—. ¿Cómo es que no te tengo en mis contactos entonces? —preguntó. La de pelo rosa alzó los hombros y a continuación Dana insistió en agregar su dirección y que la estadounidense la agregara también. Así intercambiaron sus correos, todo con el fin de poder estar comunicadas por si surgía algún inconveniente en alguna quest o algo por el estilo.

Fue en ese instante que Ayami apareció en la entrada con Tentomon. Cuando las dos jóvenes viraron a verlos, él alzó la mano a modo de saludo y se sonrojó levemente, entonces se acercó a ellas.

Hola chicas, ¿cómo les está yendo con el recorrido de guía?

Excelente Sr. Ayami —respondió Ruikás con su característica efusividad y alegría—. Gracias por habernos dejado ayudarle, me encanta la Academia —dijo y el hombre se rascó la mejilla medio colorada, dirigió la vista a ver a Dana y sonrió, luego cambió a ver a Light. Su semblante serio lo hizo sudar un poco, entonces habló deprisa.

No es nada, de hecho, yo les agradezco profundamente su ayuda —las miró a las dos y realizó el típico saludo japonés de bajar la cabeza, por supuesto sin perder la cara teñida de rubor. Después de unos cuantos segundos en silencio fue Tentomon el que habló.

¿Y dónde dejaron al grupo? —preguntó de forma inocente— ¡No me digan que los perdieron! —Los tres lo miraron con curiosidad y Light fue la que respondió.

Están justo detrás de ti, ¿no los viste al entrar? —El insecto dio un salto en su lugar y volteó rápido para confirmar que allí estaban todos, comiendo con tal ánimo y alegría que hacía difícil que cualquiera que entrara en la cafetería ignorara—. ¡Cielos, qué despistado soy! —se dijo a sí mismo, alzando una de sus extremidades a la cabeza avergonzado. La española y el japonés rieron de inmediato y Light negó despacio notando que el insecto era bastante distraído.

Después de eso Kazuo las acompañó por el recorrido al patio y a los jardines, pues ya esa era la parte final. Él explicó brevemente a los jóvenes el significado de aquellas estatuas que estaban erigidas por todo el lugar. Que eran digimon de alto nivel que se consideraban héroes o leyendas dentro del mundo digital, por haber realizado hazañas maravillosas a favor de aquel mundo. Y Marck no perdió tiempo y tomó algunas fotos con su cámara, también pidió a Dana que le tomara algunos shots a todo el equipo completo, y les instó a la castaña y a la de pelo rosa que posaran igualmente para tomar una foto de recuerdo de ellas y sus compañeros, quienes los habían guiado por toda la academia.

Finalmente llegaron a la parte trasera del instituto donde se estaba llevando a cabo una clase de Digi Xros, por lo que Kazuo les invitó a acercarse pero guardando silencio para no interrumpir la lección. Para su suerte pudieron visualizar como un Shoutmon hacía la fusión con otros cuantos más y aparecía frente a ellos un digimon diferente cada vez. Luego el profesor encargado explicaba aquella evolución y sus parecidos y diferencias con la típica transformación.

Se alejaron de ese grupo y pudieron observar también una joven que explicaba el uso de las Digimemories, insertando un stick en el Loader y apareciendo de la nada un Veemon que acató la orden de bailar y dar vueltas, y otro grupo más que experimentaba con la Digisoul. Rápidamente llegaron las cuatro de la tarde y el paseo de guía llegó a su fin, dejando a los visitantes felices y deseando ir pronto a la recepción principal para matricularse a alguna clase para el siguiente día.


FIN

Soncarmela Soncarmela
Takerudark Takerudark
 
Última edición:

Esposo Canon de Hoppie
Registrado
20 Jul 2006
Mensajes
7,548
Offline
Narrativa: Soncarmela, tienes buen uso de comas pero a veces pareciera que exageras con ellas porque no se necesitan todo el tiempo que las colocas, ten mucho cuidado con eso. Es malo no usarlas, pero también es malo usarlas en exceso. También cuida las oraciones cortas, como por ejemplo en “Tras esa pregunta, por fin la otra alzó el rostro. Se quedó observando a la castaña durante unos segundos”. Ahí habría quedado genial un conector como “y” para no hacer oraciones tan cortas y que fuerce a hacer pausas tan seguidas. Ojo, no digo que estén mal las oraciones corta, simplemente a veces si las usamos en exceso se vuelve complicado al momento de leer. También cuida mucho las palabras que no van o que simplemente sobran, como: “Mientras que caminaban por los pasillos, Ayami explicaba de qué iría el tour y cómo debían hacerlo para que ninguno de ellos quedara insatisfecho”. Ten cuidado con los verbos porque noté que en una oración (Dana había explicó un poco sobre la Academia) uno de los verbos sobraba completamente. Necesitas prestar un poco de más atención a estas cosas para que no jodan la fluidez de tu narrativa en general. Claire, me percaté que se te va seguido el uso de las comas o los puntos, lo cual es normal pero igual debemos estar pendientes de eso siempre porque es parte muy importante para que tu escrito tenga fluidez y sea fácil de llevar. Noté igual alguno que otro error de dedo pero nada grave realmente. Las felicito a ambas por tener una muy buena narrativa, pero no está de más siempre checar los posts antes de ponerlos (aunque igual eso no quita que se nos puedan ir las cosas). 23/25.

Interpretación: Bastante bien este rubro, supieron manejar con maestría a sus personajes y el NPC que se les colocó en esta misión. La interpretación del lugar estuvo bien, notándose que se dieron el tiempo de leer en la historia del juego el cómo está distribuido todo lo que tiene que ver con la Academia, informándose de la historia de ésta y los distintos sectores que tiene ésta. Cumplieron los objetivos y no hay nada más que pueda decir de esto, felicidades. 25/25.

Realismo: Nada fuera del realismo que haya que comentar en este rubro, tampoco era una misión donde se pudiera decir que el realismo estaba a la orden del día. Era difícil que en este rubro fallaran y así fue, por lo que las felicito. 25/25.

Desarrollo: Bueno, empecemos diciendo que me gustó bastante el desarrollo. Mi queja aquí es que siento que no fueron equitativas en los recorridos con los grupos. Ya sabía yo que podría existir este problema al ver que se dividieron los grupos. ¿A qué me refiero? El grupo de Light no vio lo mismo que el grupo de Dana. Si bien pasaron por clases y salones, noté que por ejemplo, el grupo de Light, no conoció el coliseo en el interior que dijo Soncarmela que había en su post. Si bien estuvieron juntos en una parte y conocieron lo más importante, habría valido mucho la pena que se intercambiaran los grupos para que conocieran todo o que, por ejemplo, Dana se hubiese ido al piso faltante y Light igual con sus respectivos grupos. Me gustó, eso sí, que hicieran énfasis en distintas clases así como los alrededores. Si bien faltaron cosas por ver (como la piscina o el auditorio, explayándose un poco más en el segundo), creo que fue un desarrollo bastante bueno, dejando de lado la observación que les hice. Ambas hicieron buenos posts y, aunque fue el mínimo, tuvieron buen contenido y no fueron cortos. 23/25.

Total: 96/100.
Paga: 145 bits.
Fama/Antifama: +1 en fama.
EVO: +1 a Black Agumon y Monodramon.
Stats: -
Blast Gauge: -

Soncarmela Soncarmela Claire. Claire. la paga será asignada a la brevedad. Disculpen la tardanza.

Masaru Y Yggdrasil Blair
 
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba Pie