Original Fic HARDEST RESORT -FINAL + BONUS 6-

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,197
Offline

O-O- SIGAMOS!!



RESORT 14





Tras el encuentro, en un afán de animar a todas, Xelha trajo unas botellas de vino para celebrar el regreso de su hermanita al equipo técnico de volleyball y su futuro embarazo, aunque las mayores sabían que era más por animar a Xcaret por su repentino viaje y retorno. Las chicas se divertían platicando con las del equipo legendario, Abba y Eyleen eran las más contentas al estar pide y pide autógrafos y anécdotas de juego, en especial a las hermanas Mannes pues ellas se inspiraban en su unión familiar como fortaleza del juego, irónicamente no sabían en verdad cual era esa verdadera unión.
Entre el grupo, hubo una joven que se acercó a la entrenadora para susurrarle algunas palabras y con una sonrisa algo triste de Isabella, se trataba de Maura que decidió retirarse a su dormitorio, las chicas estaban tan emocionadas que no le tomaron mucha importancia, sabían que ella era algo ajena a ese tipo de entornos, pero Cadie pensó en que era podría aprovechar lo recién acontecido para acercarse aún más a ella y saber el motivo de su retiro.



– Me llevaré una botella. – Dijo Cadie viendo como Arisa la observaba fijamente.


– No la molestes. –



– No la voy a molestar, conociéndola se fue a estudiar, solo quiero que se relaje. –


– Bueno… En verdad si me gustaría ver que Maura se relaje de vez en cuando. – Contestó Arisa sonriendo a la par que la pelirrosa. – No te había visto que te interesaras en alguien así. –


– ¿Me ves ciega? Es totalmente mi tipo. –



– Okay okay, ve antes de que se encierre o no te abrirá. –



– ¿A donde va Cadie? – Preguntó Mayte a la griega.


– Va con Maura para no dejarla sola. –



– Qué lastima, las chicas dicen que seguiremos la fiesta en el dormitorio de Abba. –



– ¿Qué? ¡Abba! – Gritó Eyleen al enterarse de eso.



Mientras las hermanas discutían en medio de las risas, Arisa miraba hacía la puerta viendo a su amiga retirarse, la conocía de años atrás y en verdad estaba sorprendida por su interés en Maura, no dudaba de la belleza de la morena, pero era una persona muy noble y le gustaba la idea de que estuviera con alguien que fuera atenta y paciente, ojalá Cadie lograra ser así por el bien de las dos.
Maura llegaba a su dormitorio pensando en seguir estudiando, haber tenido ese partido le motivó más a esforzarse en ello, no sólo quería dar un buen papel en el torneo por todo el apoyo que le daban las mayores y la entrega del equipo, también para no abandonar sus sueños de trabajar en la fundación Blunt. Estaba tan inmersa en que materias repasar que un abrazo por detrás le tomó por sorpresa, al mirar por su hombro vio que era Cadie que le sonreía como siempre.



– Te fuiste de la fiesta sin despedirte. –



– Lo siento, no quería interrumpir la plática. – Sonrió Maura algo apenada por eso mientras Cadie la soltaba y podía ver que en su mano traía una botella.


– No te preocupes, podemos seguir festejando aquí. –


– Pero quiero estudiar. –



– Relájate, estudia luego y festeja hoy. –




Ambas entraron al dormitorio y Cadie puso seguro y llave para que no hubiera ninguna clase de interrupción, quería pasarla bien con Maura, había dado mucho tiempo de sobra a conocerse como compañeras pero ya era suficiente, debía ir directo a lo que intentaba con esa hermosa joven pues era evidente que las cuestiones del amor no eran su fuerte al ignorar la intensidad de sus miradas y algunos comentarios en busca de sus reacciones.



– ¿Quieres un poco? – Preguntó Cadie alzando la botella mientras Maura se quitaba el uniforme del equipo quedando en lencería.


– Eh… Si, pero no está bien Cadie. –


– Vamos, no somos las primeras ni las únicas que bebemos en la escuela. –



– No hablo de eso, la estabas pasando bien con todas, no tenías que venir conmigo por ser mi compañera de cuarto. –



– No lo hice por eso, lo hice porque la paso mejor contigo. – Sonrió la pelirrosa causando un rubor en Maura.


– Pero no hablo de muchas cosas interesantes. –



– Claro que lo haces, no todo tiene que ser trivial, cuando hablas de cosas que te interesan eres muy apasionada. –



– Gra… Gracias. – Susurró Maura sin saber que más decir, era la primera vez que hablaban bien de su forma de ser y sus gustos.


– Vamos, hay que echarnos unas copas y pasarla bien, sólo tú y yo. –



– Bue… Bueno, pero primero me daré un baño. –



– Nos daremos un baño. –




Maura entró al cuarto de baño quitándose la ropa interior lentamente, doblándola antes de ponerla en su cesto de ropa sucia, al mirar hacía atrás se topó con Cadie que hacía lo mismo, ya la había visto desnuda antes pero en esa ocasión los ojos de ella eran distintos, como si estuviera contenta porque la estuviera mirando.


– Eh, si quieres entra primero. –



– Nos hemos bañado juntas en las regaderas, que más da si nos bañamos juntas hoy. –



– Es cierto. – Dijo Maura entrando a la regadera y abrir la llave de agua sin pensar mal de Cadie, quien la siguió. – Y perdón de nuevo. –


– ¿Por qué? –



– Eres muy atenta y considerada conmigo, pero a veces siento que hago que te apartes de las demás por no dejarme sola… –


– Maura, me parece de mal gusto que pienses eso de mi. –



– Lo siento. – Susurró la morena sin atreverse a voltear a verla, pero un abrazo repentino le hizo mirarla de frente.


– El motivo del porque no me aparto de ti es porque me gustas. –



– ¿Te gusto? –



– Desde el primer instante en que te vi. – Sonrió Cadie mirando fijamente a Maura quien parpadeó rápidamente antes de sonrojarse por la confesión.


– Eres… ¿Lesbiana? –



– ¿Es algo malo? –



– No, es normal. – Respondió Maura aún en estado de shock por esas palabras y la mirada de su amiga.


– Maura. –



– ¿Si? –



– Me gustas mucho. – Susurró Cadie sin soltarla mientras su amiga parecía querer llorar.


– Pero ¿Yo? –


– Si, tú. –


– Cadie… Yo… No creo que pueda tener tiempo para el amor, tengo mis estudios y el equipo y… – Trataba de hablar la morena pero los dedos de la pelirrosa la callaron tiernamente.


– No quiero escuchar pretextos, quiero que me digas si crees que tengo una oportunidad contigo. –



– Cadie. –



– Que me gustes y que quiera estar contigo no significa que quiero cambiarte o robarte tus sueños y tus metas. –



– ¿Cómo sabes que pienso así? – Preguntó Maura sin saber que Cadie la buscaba hacer caer en sus redes.


– He tratado de conocerte lo más que pueda, sé que no has salido con nadie porque temes que el compromiso te haga alejarte de lo que tienes planeado para tu futuro. –


– Si… –



– Pero yo nunca te diría que cambies o te detengas por mi. – Dijo la pelirrosa bajando sus manos a la cintura de Maura que la miraba fijamente a sus bellos ojos. – Por el contrario, te diría que no te rindas y si yo te estoy estorbando, me haría a un lado. –


– Yo nunca te diría eso. –



– Pero lo haría, porque me gustas y quiero lo mejor para ti. –



– Cadie. –



Maura soltó un profundo suspiro, la manera y las palabras de esa confesión eran inesperadas e intensas, ya había recibido antes confesiones, para nadie era extraño que ella tuviera tantos y tantas pretendientes, su belleza era innegable y ese comportamiento impecable le daba un aire de ser intocable, pero ahí estaba esa griega que le hacía sentirse no solo valiosa sino como si fuese una clase de bendición ante los ojos de Cadie.



– Yo… Eres muy linda Cadie y me haces reír mucho pero… No soy gran cosa y... –



– No se trata de mi, hablamos de ti. – Reviraba Cadie para que no se saliera de la tangente esa chica que poco a poco flaqueaba.


– Pero… No tengo experiencia. –



– Y yo tengo paciencia para enseñarte. –



– Pero… ¿Y si arruino todo? ¿Y si por decirte que si o que me esperes te alejas de mi o del equipo? No sé que pasaría… – Hablaba Maura tratando de buscar pretextos, fue cuando la pelirrosa le tapó la boca de nuevo suavemente con sus dedos.


– Creo que ocupo ser más directa, tú me dirás que pasará después. –



Los ojos de Maura se dilataron al sentir como Cadie sujetaba su nuca para agacharla un poco y quedar a su altura para besarla, era la primera vez que besaba a una chica, era un beso romántico, suave, gentil, juguetón, que bajó sus defensas por completo, la pelirrosa lo notó y con más ánimo atrapó su cintura y bajó su mano al cuello mientras el beso se intensificaba, mezclándose suspiros, sonrojos y el vapor del agua ligeramente caliente. Sin dudas algo cambiaría después de esa ducha.









-O-O Por fin jaja, ya se estaba tardando Cadie en comerse a nuestra Thames jugadora de Voleibol jaja.
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,197
Offline

O-O- SIGAMOS, Cortito pero lindo y es porque wolfito anda con dolorcito de cabeza jaja por desvelo.



RESORT 15



Por fin llegaba el día del torneo regional, el grupo se mostraba listo y con el ánimo de obtener el resultado que entre todas se prometieron. Los rumores y el alboroto no se hicieron esperar tras la noticia de que Arisa Topazzio, capitana del equipo de Grecia, regresaba a participar en el equipo de la academia en la que seguía como estudiante, algo inesperado para todas las demás escuelas que empezaron a hacer el reclamo por el agregado de dicha estudiante, sin que hubiera mucho que ganarle al hecho de que mientras estuviera en la matrícula su participación no infringía las reglas del evento.


– Hay mucho alboroto. –


– Ni que lo digas, la hija de una de las mejores atacantes de las últimas dos décadas y capitana del equipo campeón vigente está con nosotras. – Contestó Abba a Fanny mientras se cambiaban de ropa.


– No olviden que avisaron a todos quienes son nuestra entrenadora y en especial, su asistente. –



– No sé como supieron eso, se supone que debía ser un secreto. –



– De seguro mi suegra, no puede evitar realzar a su hermana cada vez que puede. – Pensó Arisa al escuchar el comentario de Xcaret.


– Vamos chicas, no estén pensando en eso, nos queda media hora antes de entrar. –


Las chicas se encontraban en el vestidor alistándose y mentalizándose para el primer encuentro, les tocaba enfrentar al mismo equipo que eliminó al grupo del año pasado por lo que los ojos estaban encima de Sabrina y Dominika, en parte culpables de esa derrota. Mientras algunas platicaban sobre lo que planeaban en el encuentro o cosas triviales como era el caso de Abba que hablaba de la película que vio con Fanny el día anterior, Arisa, Isa y Xcaret revisaban las estrategias y puntos a tener en cuenta en contra de las rivales.


– Será un encuentro difícil, el equipo de Denki se reforzó muy bien. –



– Por el contrario tía. – Sonrió Arisa dando una palmada en el hombro a Isa. – Será fácil, contamos con un mejor equipo. –


– No podemos menospreciar a las competidoras, así como nosotras deben de estar haciendo un análisis exhaustivo de la condición individual de cada una de ustedes y.



– Tía Xcaret, eres es la única que llega a hacer una análisis tan profundo de los equipos, nadie tiene su capacidad para elaborar estrategias y planes dentro del deporte como tú, por eso sé que no le dieron tanta importancia a investigar a las chicas nuevas y se concentraron en Cadie y en mi. –


– Eso es cierto, son las más conocidas al participar en su selección mayor. –



– Tomaremos en cuenta eso, estarán enfocadas en cubrirme y en los movimientos de Cadie, pero Fanny y Abba habilitan tan bien como ellas y Sabrina y Nika podrán atacar con mayor libertad. –
Dijo Arisa dando una palmada en la cabeza a Xcaret. – Confió en que organizarás un plan por si no es como pensamos. –


– Ya lo tengo. –



– Entonces, sólo falta arreglar una cosa más. –



Arisa se separó de la entrenadora y su asistente para ir hacía una compañera en particular pero al caminar unos pasos se topó con una escena inesperada, Cadie abrazaba por detrás a Maura, ambas aún seguían en ropa interior y estaban tardándose en cambiar y por la manera en como se movían, supo que la pelirrosa estaba besando la nuca y el cuello de su amiga.


– Cadie, espera a la noche. –



– Es que no puedo evitarlo, eres mi bonita. –



– ¿Tu bonita? – Preguntó Maura mirando por su hombro estando totalmente sonrojada.


– Si, así te diré, mi bonita. –


– Cadie. –



– Oigan, faltan veinte minutos para entrar a la cancha ¿Puedo saber porque andan toqueteándose antes del partido? –



– Arisa, perdón es que. –



– Perdóname, es culpa mía por no poder evitar querer consentir a mi novia. – Sonrió Cadie sorprendiendo a su amiga por el comentario.


– ¿Novia? –


Arisa se quedó impactada, no esperaba que Cadie lograra salir con Maura, no porque no fuera bella o agradable, sino por la propia Maura que era muy tímida y reservada en las relaciones de pareja, ni siquiera sabía que tuviera interés hacía las chicas así que sin dudas era la mayor sorpresa que recibía desde que volvió al equipo.


– Si, Cadie y yo empezamos a salir hace unos días. –



– No tienes que apenarte por eso, no tiene nada de malo. –


– Felicidades. – Dijo Arisa mientras sus amigas se acomodaban para mirarla de frente, siendo Cadie la que recibía una mirada penetrante de parte de la rubia. – Más vale que no la hagas llorar o no habrá nadie que te defienda ¿Ok? –


– Lo sé, te dije que iba en serio. –



– Maura, si ella te hace algo me lo dices. –


– Es, está bien, pero Cadie es muy atenta conmigo, nunca me ha hecho sentir incómoda. – Hablaba Maura haciendo sonreír a Arisa que la abrazó.


– Me alegra eso, en verdad mereces estar con alguien que sea paciente y atento contigo, no muchas personas saben valorar la calidez que hay en personas como tú. –


– Gracias, Arisa. –



– No sé si soy yo o me haces sentir que te estoy pidiendo su mano. –



– ¡Cadie! –


Ambas chicas se rieron de la reacción de Maura que escondió su rostro entre sus manos por ese comentario, ella era una chica dulce y tímida, contraria a Cadie que era muy segura de si misma y juguetona, pero en el fondo, Arisa sabía que alguien como la pelirrosa podía ayudar a su amiga a tener más confianza y relajarse un poco para darle más sabor a sus días.
Arisa siguió unos pasos hasta llegar al casillero de Dominika que era la primera en terminar de alistarse, estaba de pie frente a la puerta de su casillero sin moverse, solamente suspirando y con una mirada algo triste que cambió al sentir la mano de alguien en su hombro.



– Nika ¿Podemos platicar en el pasillo? –



– ¿Para qué? –



– Vamos, prefiero platicarlo en privado. –



– Todavía no empezamos y ya la va a regañar. – Susurró Abba viendo como su hermana le pedía guardar silencio.


– No empieces, parece que si es algo serio. –



– Nunca dejan de sorprenderme lo grandes que son los pechos de Maura. – Habló Mayte provocando que las demás chicas voltearan a verla.


– Chicas, no me miren así. –


Mientras las chicas reían por andar hablando de cuerpos y figuras, Arisa se llevaba a Dominika a un área donde platicar a solas, Sabrina no dejaba de mirar como su exnovia se iba con la capitana y pensaba en que tipo de conversación tendrían, lo más acertado era pedirle compromiso o salirse del equipo, alguien como la griega no iba a tolerar el fracaso y menos siendo la mejor del mundo.


– ¿Puedo saber que quieres de mi? – Preguntó Nika tratando de apresurar las cosas pero notó en Arisa una mirada más seria que de costumbre.


– Platiqué con la señora Marlon, me contó todo. –



– No sé de que hablas. –



– Sabes bien de que hablo. – Insistió Arisa viendo como la cara despreocupada de Nika cambiaba a una triste y evasiva.


– Yo… No se lo cuentes por favor. –


– No se lo voy a contar, no tengo el derecho de hacerlo, pero al salir con las hijas de tu tía Marlon, es como si fueras parte de mi familia, te aseguro que tu madre y tú estarán seguras. –



– Tengo miedo… Mientras mi padre ande libre y sepa Dios donde, nosotras… –



– Nika, no tengas miedo, porque no estás sola. – Dijo la rubia tomando de los hombros a su compañera que agachaba su rostro.


– Y no puedo ver a Sabrina a los ojos, no quiero que sepa que por culpa de una apuesta yo… –


– Entiendo que hicieras eso, incluso en esa posición yo lo hubiera hecho. –



– Pero. –



– Sólo te pido que confíes en la señora Marlon, me prometió poner al tanto a la señora Xelha, estoy seguro que ella no lo va a dejar así y usará todos sus recursos para dar con el paradero de su padre y ver lo de su deuda. –



– Yo… No sé que pensar, no tengo como pagarles por esto. –



– Nadie te pide nada a cambio, eres parte de su familia, de mi familia. – Habló Arisa con una sonrisa viendo como los ojos de Nika se ponían vidriosos. – Ven aquí. –



Arisa abrazó a Nika que empezó a llorar en su pecho, para la profesional era claro que ella estuvo cargando demasiado con ese tema, no sólo por seguridad de su madre, sino guardando la verdad para que Sabrina no supiera que conscientemente puso en riesgo su relación al entregar la final todo por culpa de su padre. La rubia no mentía, sabía que su suegra no se iba a quedar de brazos cruzados, lo único que le debía importar a Dominika ahora era jugar y demostrar que en esta ocasión, no habría miedo que la detuviera.









-O-O Arisa actua como una mamá para todas jaja.
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,197
Offline

O-O- Sigamos que ya vamos rumbo al final de esta historia.


RESORT 16




El equipo entró al auditorio donde tocaba su primer encuentro, como era de esperarse, se mantenían serias ante el encuentro, era el primer partido oficial que tendrían como equipo, pero había tres personas en especial que saludaban para todos lados, Cadie que se le notaba de buen humor por su relación con Maura, Isabella que siempre había sido muy dulce hacía el público y Abba, que estaba emocionada al saber que desde el palco principal estaban sus ídolos mirando el partido.



– Abba compórtate. –


– ¿Qué? No pasa nada, tranquila ¿Ya viste quienes están allá arriba? –



– Si, ya vi por eso te digo que te calmes. –



– Pero sí la que está tensa eres tú. – Dijo Castilla a Eyleen que caminaba medio robótico por ser vista por sus ídolos.


– Todas lo estamos, aunque tenemos experiencia jugando es nuestro primer partido oficial. –



– ¿Cómo te sientes? –



– Bien, no puedo evitar sentirme feliz, es lindo volver a pisar una cancha así. – Sonreía Maura al ser abrazada de la cintura por Cadie.


– Chicas, calmadas. –


– Okay, capitana. –



– Bien chicas, ha sido difícil pero ya estamos aquí, no importa el resultado, con saber que ustedes lograron solucionar sus diferencias y armar un equipo me siento muy feliz. – Sonreía Isa haciendo que todas las chicas sintieran algo lindo en sus corazones por la calidez de su entrenadora, pero de repente alguien le dio una palmada en la cabeza.


– Tía Isa, si les dices eso a este grupo no se lo van a tomar en serio, aquí venimos a ganar ¿O no chicas? –


– ¡Si! –



– Gracias Arisa. –


– Tengan en mente las estadísticas y resultados del equipo que tienen como rival, aunque su porcentaje de efectividad es de un setenta y dos por ciento, están por encima de la media del año pasado y … Nadie me está escuchando. – Dijo Xcaret al ver que la mayoría de las chicas estaban calentando.



Se notaba la emoción de las chicas, todas hablaban y hacían calentamiento para estar listas para el partido, Xcaret miraba lentamente a cada una pensando en que decirles, esto le traía recuerdos antes de integrarse al equipo de Isabella hace años, cuando solamente la tomaban en cuenta para armar estrategias pero no la escuchaban del todo, fue hasta que se unió a sus amigas que fue más escuchada.



– Chicas, por favor, quiero que recuerden algunos de los puntos que tratamos durante la semana, sobre los archivos y valoraciones que les mandé a su correo ¿Lo estoy haciendo mal? – Preguntó Xcaret a Isa quien se rio apenada y la abrazó.


– No te preocupes, también se ponen así conmigo, Brid me dice que soy demasiado amigable con ellas y por eso no me ven del todo como una profesora. –



– Chicas, presten atención cuando hable la profesora Xcaret, es un insultó que ella venga a apoyarnos y nosotras no consideremos sus palabras. –



– Lo dice porque no puede quedar mal frente a su suegra. – Comentó Cadie provocando que Arisa la mirara con algo de enojo mientras las demás se reían.


– Repasemos la formación inicial, Mayte será nuestra libero, Castilla y Eyleen, les dejamos atrás, Sabrina y Dominika, estarán adelante junto Arisa, intentaremos ver como reaccionan en la rotación al quedar dos chicas de estatura media adelante, lo más probable es que se enfoquen en tratar de hacer clavadas pero ambas tienen capacidad de reacción en espacio corto y podrán recuperar para que ustedes tres puedan hacer ataques sorpresa. –



– Se ve tan linda cuando está hable y hable, como una tierna nerd. – Susurró Abba sintiendo un jalón de oreja de su hermana.


– Respeta a la profesora. –



– Lo dice quien se queda babeando cada vez que viene la directora a las prácticas. –



– ¡No es cierto, sólo la admiro! – Contestó Eyleen entre susurros y enojo, aunque no era raro que todas las chicas del equipo voltearan a ver a la directora, Blanche tenía ese efecto.


– ¡Perdón por llegar tarde! Estaba estacionando el coche. –




Las chicas voltearon al escuchar la voz de una chica que conocieron hace poco, eran Daphne que venía junto a Cray, ambas vestían el uniforme del equipo de voleibol y por la cara que puso Arisa parecía saber que estaba pasando. Las dos empezaron a saludar a todas mientras las miradas de ellas mostraban confusión.



– Gracias por venir. –


– ¿Van a jugar? –



– En la junta de directivos decidieron cambiar de último momento las reglas, siempre lo hacen tratando de afectar en algún modo a la Step Fast. – Dijo Xcaret mientras todas las integrantes volteaban a verla. – Se supone que al ser partidos escolares no hay un mínimo requerido en suplentes, siempre ha sido así pero este año insistieron en que hubiera una formación completa de doce jugadoras. –



– Las llamé de último momento, son las que tenían estas fechas libres y la prima favorita de Sian y Tulum estuvo más que dispuesta a apoyarnos. –



– No soy su prima favorita y vine porque a Daphne las ve como sus amigas. –



– También tú, no tienes que ser penosa. – Dijo la peliazul provocando un sonrojo en Cray.


– No modifica mucho nuestros planes, pero con ellas presentes cumplimos el número mínimo requerido así que podremos participar. –


– Sigan con el calentamiento chicas. –



– ¡Si! –




Sabrina miró de reojo a su novia, no sabía que platicó con Arisa pero su mirada era distinta, podía jugar que era la mirada que le conoció antes, se veía llena de confianza y con una pequeña sonrisa al estar lista para el momento.



– Ey, quédate tranquila. – Dijo Arisa tomando del hombro a Sabrina para luego susurrarle al oído. – Lo hará bien. –


– Perdón, no puedo evitar el pasado. –


– El pasado no puede cambiar, pero el presente y el futuro si, así que te necesito en este momento. –


– Si… Todas se han esforzado mucho por esto, no quiero arruinarlo. –



– Ni yo. – Habló Dominika tomando por sorpresa a Sabrina por el comentario.


– Nika. –



– Sabrina, cuando termine el partido, quiero platicar contigo. –



La morena volteó hacía su exnovia al escuchar ese comentario antes de que se apartara para calentar un poco ¿De qué quería hablar? ¿Por fin le diría que fue lo que pasó el año pasado? ¿O le contaría que platico con Arisa? Tuvo que sacudir su cabeza en ese momento, si Dominika estaba diciéndole eso es porque iba a jugar en serio, tenía que confiar en ella.



– ¡A jugar! –




El grito de Isabella hacía su equipo las hizo avanzar hacía sus posiciones, las chicas estaban listas para el partido, ahora tenían que demostrar lo que habían trabajado durante todo ese tiempo.
Tras estar todo listo, el partido inició con saque de las contrincantes, Mayte hizo una gran recepción para dejar el balón a Eyleen que creó juego para Dominika y fue cuando los ojos de Sabrina se iluminaron al volver a ver a su exnovia haciendo su potente salto para rematar. El primer punto era para ellas y al mismo tiempo, la confianza hacia la joven Plates de parte de todo el equipo se afirmaba.



– ¡Bien hecho chicas! –



– Bienvenida. – Dijo Sabrina a Dominika al tomar su mano para festejar el punto viendo una sonrisa en ella.


– Gracias. –


– Chicas, vamos a ganar, demuestren que no me equivoqué en ponerlas desde el inicio. –



– ¡Si! –
Contestaron al unísono las exnovias.



Todas volvieron a posicionarse para continuar con el partido, quedó claro para todos los presentes que esa reunión de jóvenes de distintas naciones y campus de la academia no era nada improvisado, después de todo, fue el ideal que plasmó Xelha Mannes al seleccionarlas y que Isabella se había encargado de hacer realidad.







-O-O Por fin hay un equipo!!
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,197
Offline
Fíjate que no me da la idea que haya transcurrido mucho tiempo (a pesar de que van varios capítulos). Es como si hubieran pasado unos cuantos días, dos semanas a lo mucho.

Isabella lo está logrando jaja
-O-O Si, más o menos entre dos o tres semanas pero para wolfito es mucho jaja.
O-O- Isa es amor (pechos y amor O-O- jaja)
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
5,197
Offline


O-O- SIGAMOS



– ¡Sabrina! –


– ¡Va! ¡Cadie! –



– !Arisa! –



La finta que realizaban entre Nika al dar pase a Sabrina y esta a Arisa generó un punto dejando que estuvieran a un punto de llevarse el juego. Tras darse un choque de manos se prepararon para intentar ganar el último punto y poder celebrar su primer triunfo como equipo, pero las rivales parecían no estar pensando en rendirse tan fácilmente.



– Van a estar cubriendo los movimientos de Sabrina. –



– Hagamos el otro truco. –



– ¿Lista? – Preguntó Cadie a Maura quien lo afirmó con la cabeza.


– ¡Va! –


El saque fue de parte de Castilla que dio un potente tiro hacía el lado contrario, las rivales lograron interceptar y crean juego en la parte delantera, vieron que Arisa y Sabrina estaban bien posicionadas así que buscaron rematar en el centro, instante que aprovechó Mayte para lanzarse y cubrir el balón dejándolo al aire, fue cuando desde la línea de atrás y a toda potencia, Maura corrió y saltó para dar un remate desde la zona media, el golpe de su palma contra el balón resonó en el auditorio y el esférico salió en dirección recta hacía la esquina izquierda, una de las contrincantes intentó interceptarla pero la fuerza con la que llegaba a sus puños le hizo reaccionar por instinto y terminó sacándola hacía su derecha volando hacía las gradas.
El silbato señalaba el punto y juego para el equipo de la Step Fast, el lugar empezó a llenarse de aplausos mientras las chicas corrían a abrazar a Maura que sacudía su mano por ese golpe que se les ocurrió aprovechando su estatura y salto.



– Ouch. –


– ¡Lo lograste Maura! – Gritó Cadie saltando para colgarse del cuello de su novia.


– Eso me dolió mucho. –



– La entrenadora tenía razón, puedes hacer esos golpes como lo hacía Blanche III. –


– Pero es difícil, no soy una rematadora. –



– Para eso es la práctica. – Dijo Arisa tomando del hombro a su amiga mientras la veía sonreír. – Bien hecho. –


– Ahora si nos vemos como un equipo. –


– Somos un equipo, Abba. –



– No empieces Eyleen que ya andabas enojada por las discusiones de a cada rato. – Habló Abba haciendo reír a todas por el sonrojo de su hermana.


– ¡Chicas, a formarse! –




A la voz de Isabella todas atendieron a formarse para pasar a saludar al equipo que enfrentaron, pero en cuanto se retiraron los equipos a los dormitorios, las chicas empezaron a celebrar y aplaudir por el esfuerzo realizado entre todas.



– ¡Bien hecho chicas, estoy orgullosa de todas! –



– Es todo gracias a ti, tía Isa. – Sonrió Arisa alzando a Isa mientras las chicas aplaudían a su entrenadora.


– ¡Arisa! –



– Es cierto entrenadora, usted ha confiado en todas y soportó nuestros genios. –



– Sobretodo el de mi hermana. –



– Eyleen, no empieces. – Dijo Abba provocando de nuevo la risa de sus amigas.


– Isabella tiene confianza en ustedes porque cada una de su manera ha demostrado las capacidades y virtudes dentro del deporte, y. –


– Petirroja, sólo diviértete. –



– ¡Brid! –



Arisa bajó a su entrenadora al ver a Bridgette entrar a los vestidores y darle unas palmadas a la cabeza de Xcaret, una costumbre que tenía para calmarla cuando empezaba a hablar siempre de forma tan analítica y formal.


– Felicidades chicas. –


– ¡Gracias! –



– Y vengo a contarles algo que tal vez les interese. – Dijo Brid abrazando a su esposa que sonreía por la emoción. – El equipo que ganó la final del año pasado fue derrotado en su primer partido. –


– ¿Qué? –



– Lástima, no habrá venganza para ustedes. –



– Cadie no digas eso. –



– Perdón. – Rio la pelirrosa mientras Nika y Sabrina se miraron entre sí por ese comentario.


– Chicas ¿Qué tal si nos acompañan al salón de descanso? La directora tiene algo listo para ustedes. –


– ¿Vamos? –



– Pensaba descansar en casa. –


– Tu mamá ayudó con la comida. – Dijo Bridgette sorprendiendo a Cray por el comentario. – Está feliz de verte con más amigas. –


– No tenía que hacerlo. –



– ¡Bien chicas, vayan a las duchas y nos vemos en el salón! –



– ¡Si! –


Mientras todas las chicas iban a las regaderas, Dominika reflexionó las palabras que platicó con Arisa y decidió que ya no debía ocultar las cosas a su exnovia, no podía seguir cargando con ese miedo y con la tristeza de estar lejos de ella, al menos debía sincerizarse para poder quitarse ese peso de encima.


– Sabrina. – Dijo Nika tomando la mano de su exnovia antes de que se fuera.


– ¿Ocupas algo? –



– ¿Podemos platicar un rato a solas? –


– ¿Aqui? –


– Afuera. –




Sabrina no había visto esa mirada en Dominika desde hacía muchos meses, eran los ojos que ella ponía cuando estaba triste o miedo de algo, no esos ojos despreocupados que presentaba como si fuera su nueva cara.


– Por favor. –



– Okay. –



La joven decidió seguir a Dominika saliendo al pasillo asegurándose de que no hubiera nadie más que escuchara. Nika llevó sus manos al frente y atrapó su puño izquierdo con la mano derecha al sentirse nerviosa, no sabía como lo tomaría Sabrina, afrontar los verdaderos motivos que le hicieron arruinarle su oportunidad de lograr su patrocinio.



– Sabrina… Yo… Yo jugué mal a propósito en la final pasada. – Confesó Nika mientras Sabrina apretaba sus puños al querer golpearla pero cuando vio los ojos llorosos de la chica Plates se controló. – No tenía opción… Tenía miedo. –


– ¿Miedo? –


– Yo… –



Dominika la abrazó y le susurró la verdad a su oído, no quería que nadie escuchara lo que había pasado, que su padre era un criminal buscado y que por su culpa tanto su madre como ella vivían con el medio de las personas a las que les apostó. Los ojos de Sabrina se dilataron al darse cuenta que en verdad no tenía otra opción, cualquiera actuaría como lo hizo ella por el miedo de que le hicieran algo a su familia. Nika empezó a llorar, lloraba con todas sus fuerzas mientras Sabrina la abrazó, no importaba ese patrocinio, ni todos los corajes que había acumulado meses atrás, nunca se le pasó por la mente que en ese partido estaba jugándose la seguridad de la única chica a quien le dejó entrar en su corazón.


– ¡Perdóname, no quería, no quería! –



– Ya… Eso no importa, no importa. – Susurró Sabrina al oído de su exnovia abrazándola con fuerza y acariciando su cabello.



No podía creer que durante todos esos meses, Nika había cargado no sólo con ese miedo y estrés, también con su desprecio, la juzgó todo el tiempo sin saber que le ocurrió, el motivo que le llevó a fallarle al equipo, prefirió quedar como una villana cuando lo único que hizo fue proteger a su madre del verdadero villano que fue su padre. En ese instante, lo único que deseaba era que dejara de llorar, ya había sufrido demasiado y las cosas tenían que cambiar, empezando por la imagen que se hizo sobre Dominika.






-O-O Por fin Sabrina sabe lo que pasó, aww, abracitos.
 
Arriba Pie