Colección Historias de una pareja (Ash and Marina)

¿Desean una versión de Ash y Sabrina?

  • Votos: 17 81.0%
  • No

    Votos: 1 4.8%
  • Otra Chica

    Votos: 3 14.3%

  • Total de votantes
    21

Vega0313

Izumi Sakai
Registrado
15 Sep 2014
Mensajes
1,633
Offline
Bueno, subiré otro Drabble pero este exploramos la cronología del primero... sí, básicamente la historia que sigue a continuación es la secuela "La pequeña Crystal". Muchos quieren ver a la pequeña Crys interactuando más con su familia, así que les dejo está pequeña historia de dos partes sobre está hermosa pareja y su pequeña niña.

-¿Por qué Crystal?

Mamá-

Marina, una mujer muy hermosa que a muchos hombres ha cautivado, pero que sólo uno es el que tiene la llave de su corazón, estaba mirando a su pequeña hija. ¿Quién era ella? Su hija es Marina Crystal Ketchum, o para resumirlo Crystal ya que a ella le encantaba más su nombre.

-Si hija. – respondió la madre alegremente quien estaba preparando la comida.

La pequeña estaba nerviosa, ella no sabía si preguntar aquella duda que tenía lastimaría los sentimientos de su madre, aunque no tanto como los de su padre.

-¿De dónde vino mi nombre? – preguntó ella mientras su madre le sonreía.

-Del mío, te llamas Marina ¿no? – dijo alegremente su madre mientras su hija se caía. Marina parpadeó un par de veces para después entender que se refería a su otro nombre, Crystal. – Te refieres a por qué decidimos llamarte Crystal ¿verdad? –

La pequeña se levantó y miró a su madre quien se rascaba la cabeza.

-Jeje, se me pegó el despiste de tu papá. – reía Marina mientras la pequeña sólo suspiraba, puede que su madre sea la mejor en muchas cosas, pero a veces no sabe si bromea o en serio se pega el despiste de su padre. ¿Acaso ella también lo tenía? Ella negaba, no deseaba heredar eso. – Bueno, acompáñame. – y así Marina tomó a su hija de su cintura y la cargo, era muy sencillo hacerlo para ella más cuando su hija sólo tenía cinco años.

Crystal se sonrojo, ya que a pesar de que ella deseaba crecer, una parte de ella no deseaba separarse de su madre. Estar en los brazos de su madre siempre la relajaba de verdad. La pequeña notó como subían las escaleras para después ingresar a la habitación de sus padres.

-Bien, creo que aquí está ese cuaderno. – Marina dejó a su hija en la cama para después abrir el armario y dejar en claro la cantidad exagerada de ropa que tenía como de zapatos. – “Dónde deje esa caja” – se preguntó ella, pero no deseaba voltear y ver la cara acusatoria de su hija cuando le fallan ella o su padre.

-¿Necesitas ayuda mami? – preguntó Crystal de manera inocente mientras se bajaba de la cama e iba a lado de su madre quien soltó un suspiro.

-Bueno, te iba a mostrar algo que papá hizo y la razón de por qué te pusimos ese nombre. – informó Marina mientras en sus ojos brillaban los recuerdos de cuando se enteró que esperaba una niña. – Papá y yo no éramos por así decirlo, del todo honestos a como nos sentíamos. No era que no nos amaramos, era que teníamos miedo. Éramos nuevos en esto de ser padres. –

Crystal escuchaba atenta a su madre.

-Un día yo estaba llorando, lloraba ya que siempre fui una llorona, tenía cuatro meses de embarazo. – Marina suspiró al recordar eso – Te contaré lo que sucedió aquel día. -

Bueno, hasta aquí les dejo el capítulo o historia. Por consiguiente después seguiré con la otra parte. Más que nada, adoro las pequeñas cosas que voy creando. Trato de ser siempre mejor escribiendo y me agrada que les guste lo que escribo. Si bien, los OC's que escribo son pocos, me gusta más manejarlos a parte. Bueno, sin más que decir hasta aquí termina el escrito y estamos llendo muy bien mis amigos.
 

Vega0313

Izumi Sakai
Registrado
15 Sep 2014
Mensajes
1,633
Offline
Hola a todos, mi nombre es Vega y les traigo una nueva continuación de está historia. Está es la segunda parte de la razón del nombre de la hija de Ash y Marina, ¿es la DexHolder? Sí, así es. Pero ¿por qué Crystal? Bueno seguiremos indagando un poco más.

-¿Por qué Crystal? Parte II -


Yo estaba llorando, era un día nublado y muy triste. Tenías ocho meses dentro de mi pancita y podía sentir como ibas creciendo, pero ese día paso algo. Ese día estaba yo un poco alterada debido a que sentía un miedo muy grande. La verdad no sabía que sucedería – expresó la madre mientras suspiraba.

¿Estás bien mamá? – preguntó

Si hija, estoy bien sólo es que recordar aquel día me genera tantos sentimientos. – y así la madre abrazó a su pequeña Crystal.

Yo estaba en la casa de Ash y su madre, ahí estábamos viviendo debido a que cómo no sabíamos mucho sobre estos temas además de que era inexperta. Si bien al principio tu abuelita Delia nos regañó, la verdad es que ella estaba feliz; ese día Ash y yo tuvimos una pequeña discusión. – comentó la madre mientras acariciaba la cabeza de su hija despeinándola un poco.

¿Papi y tú peleaban? – preguntaba un poco aterrada o desilusionada la pequeña Ketchum.

Todas las parejas llegamos a discutir alguna vez, aunque nosotros discutíamos más de lo usual. – respondió la madre mientras suspiraba, recordando todas esas discusiones a veces sin sentido, que llegaban a lastimarlos a ambos. – Yo la verdad tenía miedo de todo, y él tenía miedo de sí mismo. –

La pequeña niña no comprendía del todo lo que su madre la trataba de decir.

Yo quería que él dejará de sentir miedo de ser padre. Él tenía miedo de echarlo todo a perder y mis miedos junto a los de él casi lo logran. – Marina no pudo evitar recordar aquella discusión.

Marina POV

“Yo no quiero que tengas miedo.” – le grite a él mientras apretaba los puños y no evitaba llorar. – “No entiendes que no podré con esto, no podré no puedo. No quiero que ustedes dos sea infelices.” – aquello que dijo me dolió mucho Crystal, sabes, pareciera que todo lo que hicimos se desmorono.

Él salió corriendo de la casa, mientras yo me iba al cuarto a llorar, tu abuela no escucho y ella me fue a consolar.

“Lo arruine ¿verdad? Hice que Ash me odiara.” – ese dolor que sentía era muy desgarrador. Tu abuelita Delia me abrazo mientras yo ocultaba el rostro en su pecho y la abrazaba con todas mis fuerzas. – “Lo arruine” –

“No hija, no lo arruinaste, todos tenemos miedos.” – Me consoló, mi corazón sabía que lo arruine. – “Ash no quiere ser como su padre, no quiere dejarlas ya que piensa que te hará infeliz. Su más grande miedo es que tu estés triste.” – Yo pude comprender eso, él sabía que no nos podría dar todo en la vida, que tener una hija conllevaría más responsabilidades y tenía miedo de hacernos infelices.

Fin del POV

¿Cómo lo solucionaron? – preguntó la pequeña y en eso notó que alguien la dio un abrazo como un beso además de notar una sonrisa en el rostro de su madre.

¿Puedo contar esa parte ahora, mi amor? – esa voz, la pequeña rápidamente miro hacia arriba y no pudo evitar sonrojarse de la pena. - ¿Quieres saber de dónde vino Crystal verdad? – la pequeña asintió.

S-Sí Papi. – respondió ella asintiendo.
 
Última edición:

Vega0313

Izumi Sakai
Registrado
15 Sep 2014
Mensajes
1,633
Offline
Hola jaja, qué tal. Bueno, espero que esté bien. Hoy les traigo continuación de está historia. Sé que ya es muy tarde, les pido que me disculpen. Hubo algunos problemas. Sin más que decir, comencemos.

Romance Escolar.


Ash miraba a su compañera de habitación… ¿por qué tenía una compañera de habitación en la escuela? La chica miraba nerviosa al chico que estaba frente a ella, no podía creerlo que en aquel colegio le tocará estar junto a un chico.

El azabache no apartaba su mirada de aquel bello rostro esculpido por ángeles. Y de repente se recriminaba mentalmente el pensar en eso. Pero esos ojos color esmeralda captaban su atención rápidamente.

Hola. – Dijo la chica de forma alegre mientras el chico miraba confundido. Era muy dulce.

Hola, tú. – Respondió él haciendo que la joven se intimidara.

“¿Qué hago?” – Ella lloraba mentalmente mientras trataba de mantenerse fuerte en el exterior. ¿Por qué estaba junto a un chico? Ella no lo sabía. – Mi nombre es Marina. –

El chico de cabello negro alborotado miraba a la chica quien le dijo su nombre. Usaba un vestido blanco con un cinturón, así como unas sandalias color beige altas. Usaba unos brazaletes en cada mano mientras su equipaje estaba detrás de ella.

Su cabello era algo, ¿extraño? Poco usual, era de color celeste con dos coletas que parecía desafiar a la gravedad.

Ashton, mi nombre es Ashton. – Dijo él mientras se acercaba a la joven quien por alguna razón se sonrojo.

Y-Yo… Ash… Ash. – Decía ella nerviosa, quería llorar y por alguna razón empezó a caminar hacia él… o al menos eso trataba con aquellos zapatos. – “Olvide que no sé usar zapatos altos. Mis piernas tiemblan y… quiero a mi madre.” – Ella en verdad estaba nerviosa.

La chica caminó tropezándose ella misma -aunque de hecho resbalo por los zapatos- cayendo en dirección al suelo. Ella cerró fuertemente los ojos pensando que sería su fin, ¿enserio? Pero al no sentir el duro piso abrió los ojos encontrándose con…

“El pecho de Ash.” – Ella tenía su rostro en el pecho de su amigo, mejor dicho, conocido… creo que quedan como desconocidos que serán más que eso. – Lo… lo lamento mucho. – Dijo ella mientras volteaba a ver su rostro quien tenía una leve sonrisa.

Eres un poco torpe. – Con aquellas palabras el chico le cargo de manera nupcial hasta su cama -la de él- y la recostó ahí. Después de eso le retiro las sandalias aventándolas a quien sabe dónde.

Marina estaba sonrojada a más no poder, apenas se conocieron y él ya la iba a hacer suya. En su mente estaban pasando un sin número se situaciones eróticas sin precedentes. Ella sentía su intimidad un poco caliente mientras veía al chico de pie y mirándola.

No deberías de usar esa clase de calzado si no lo sabes usar. – Dijo el chico mientras levantaba a la joven levemente de los hombros. La chica no sabía que pasaba. Ella se aferró a él con sus piernas y brazos mientras recibía un apasionado beso que corto a los minutos.

Eres… hermosa. – Dijo Ashton a la chica de cabello azul de manera jadeante.

Marina se aferraba más presionando su pecho contra el de él. Ella sentía un sinfín de emociones.

Esto… apenas… te conozco. – Ella respiraba agitadamente mientras sentía como su intimidad se calentaba más y más. Ella no pensaba tan rápido que pasará hasta que…

.

Marina, ya despierta. Debemos ir a clase. – Decía un chico de cabello alborotado a una chica en pijamas quien estaba sobre él durmiendo. – “Otra vez se durmió junto a mí.”
 

Vega0313

Izumi Sakai
Registrado
15 Sep 2014
Mensajes
1,633
Offline

-¿Por qué Crystal? Parte III -


Ash había llegado, estaba besando a su bella esposa mientras mantenía abrazada a su hija quien miraba con una sonrisa a sus padres, así como un sonrojo muy evidente.

Es bueno estar aquí. – expresó Ash contento mientras se recostaba en su cama. Ya había pasado un tiempo desde que estaba en su hogar. – Dime Crys, me extrañaste. – decía Ash recostado en la cama mientras su hija se subía sobre su padre y recostaba la cabeza en el pecho de su papá.

Sí. – decía ella mientras aguantaba las ganas de darle besitos y abrazos a su papá.

Sabes que puedes hacerlo, sólo no lo asfixies del cuello. – decía Marina mientras se recostaba junto a Ash dándole una sonrisa a su hija.

La niña no tardó ni dos segundas y ya le estaba dando besos a su papá, estaba llorando un poco también, no le gustaba cuando su papá se iba por días. Marina siempre veía tan tierna la escena, sería difícil cuando ella cumpla los 10 años, dejarla ir y que explore el mundo… pero más para su niña.

Bueno, la razón por la que te llamas Crystal es…

Flashback.

Estaba corriendo, me sentía mal por todo. Jamás hice algo bueno, jamás pude lograr algo bueno. Me sentía culpable. Corría y corría, sin rumbo hasta llegar a un lago cercano al bosque Verde. Me quedé ahí mirando el bello lugar. ¿Qué podía hacer yo?

“Soy un estúpido.” – me dije mientras dejaba que mi cuerpo cayera sobre el verde pasto a la orilla del lago. Las nubes, el cielo, todo se veía diferente. Ella estaba embarazada, ella lo necesitaba. – “¿Por qué corrí?” – se preguntó él mientras paso sus manos por las mejillas y notó que estaban húmedas.

“¿Por qué tengo tanto miedo?” – me pregunté mientras me levanté para verme en el agua. Era un desastre. – “No quiero ser como él, y lo primero que hago es largarme de ahí.” – me detestaba, tenía miedo, sí lo tenía y no lo negaba, pero Marina siempre me amo y yo la amo más que una estúpida liga o un tonto trofeo.

“Soy un tonto.” – sonreí mientras me lavaba un poco el rostro. – “Ya corrí por mucho tiempo de estos miedos.” –

Fin del Flashback.

Cuando regresé a la casa… no sabía lo que me esperaba. – Comentó Ash mientras miraba a Marina quien miraba con suma tristeza. La pequeña niña miraba a su padre. – No sabía que tu madre había entrado en labor. – expresó él.

―Tu abuela me había llevado al hospital ― Continuó Marina mientras miraba a su esposo.

―Y yo estaba muy asustado ― Contestó Ash

Flashback

Ash estaba esperando afuera en una silla impaciente de saber cómo estaba su mujer. Los ojos de él decían todo; él ama mucho a su esposa y en estos momentos ella estaba dando a luz a su hija.

Detestaba no poder asistirla, pero los doctores recomendaron un ambiente libre debido al riesgo que se había presentado.

― Marina ― Expresó él en tono lleno de angustia por saber lo que pasaba dentro. ― Maldita sea, fui un tonto. ―

Unos pasos se escuchaban y el azabache decidió mirar quien era el que se aproximaba a él. Su madre había llegado con un par de bebidas calientes en ambas manos para darle una a su hijo.

―Eso es cierto. ― Dijo su madre mientras se sentaba a lado de su hijo ― Pero la amas con todo tu corazón ―

Ash sólo se limitó a sonreír levemente.

―Sí, pero por mi culpa ella y mi hija ― El chico no continuó ya que no quería que su mente se llenará de pensamientos negativos.

―Eso no va a pasar ― Contestó su madre.

De repente una puerta se abrió revelando a un doctor quien estaba buscando con su mirada al chico hasta que lo encontró.

―Señor Ketchum ―

― ¿Sí? ―

―Su novia dio a luz a una niña ―

Los ojos de Ash se iluminaron en alegría mientras su madre estallaba en llanto debido a la noticia. Pero aún faltaba otra noticia, la niña tenía 8 meses apenas por lo tanto era prematura y no sabían si nació sana.

― ¿Ella está bien? ― Preguntó Delia con mucha preocupación en su voz.

― Yo les recomendaría que entraran ―

Y así ambos ingresaron a la habitación viendo que la chica de cabellos cerúleos estaba dormida en la cama debido al cansancio que significaba un parto. El azabache se acercó rápidamente para verla, sintió un alivio al acariciar la mejilla de Marina y ver que ella dibujaba una sonrisa en su rostro.

―Ella está bien ― El doctor miró seriamente a ambos, tanto a la madre como al hijo ―Marina es una chica muy sana, pero para la edad que tiene un embarazo de este tipo es riesgoso y más si le sumamos que dio a luz antes de tiempo. ―

Ash sabía a lo que se refería el doctor, pero con un gran coraje reunido se atrevería a preguntar lo que su mente tanto le exigía.

― ¿Mi hija está bien? ―

El chico de cabellos oscuros miraba el suelo a sabiendas de que su hija pudo haber nacido con algún problema.

― La enfermera la llevó a la incubadora ― Respondió el doctor dando una sonrisa a ambos. ― Es una niña sana y fuerte, aunque habrá que verla en los siguientes meses para descartar cualquier malformación. ―

Ash miró directamente al doctor sin poder creer lo que había escuchado.

―Felicidades, ahora eres padre de una gran niña ―


Fin del Flashback

― Después de eso mi amor, me llevaron a verte y no podía creer lo linda que te veías. ― Dijo Ash quien miraba directamente a su hija quien escuchó todo atentamente. ― En verdad, desde ese día mi corazón no paró de darte amor. ―

― Papá ― Los ojos de la pequeña desbordaban lágrimas.

― Ven aquí pequeña ― Marina tomó ahora a su pequeña en brazos dejando que llorará en su pecho ― Ya, ya, papá te ama demasiado ―

Ash miró a su mujer como a su hija, era hora de decir porque la llamaron así.

―Te llamamos Crystal por lo frágil que te veías mi niña. ― Dijo el azabache mientras abrazaba a su esposa y le daba un tierno beso a su niña ― Pero al mismo tiempo eras fuerte ―

Una tierna escena se había formado y un ligero pensamiento cruzo la mente de ambos padres. Sin duda el nacimiento de su hija los había unido más que nada y verla así era algo encantador. Ambos sabían que cuando llegará el décimo aniversario de su nacimiento sería algo que no soportarían.

―Te amamos, Crystal ―
 
Registrado
20 Jul 2017
Mensajes
4
Offline
Me gusta como escribes aunque no entiendo ni me gusta la pareja

Sigue adelante, pero me gustaria sustituir a Gold por ash
 

Vega0313

Izumi Sakai
Registrado
15 Sep 2014
Mensajes
1,633
Offline
Me gusta como escribes aunque no entiendo ni me gusta la pareja

Sigue adelante, pero me gustaria sustituir a Gold por ash
Bueno, la pareja nace de una historia la cual no he actualizado y creo que haré un One-Shot de cómo Ash como Marina se conocen. De verdad esta manera de unir a los dos es una manera de romper la rutina. De hecho, no puedo poner a Gold con Marina, pero precisamente si con la hija de ella y Ash. De hecho te agradezco, me has dado una idea muy buena para otro capítulo.

Despertar y verte
Un hermoso día llegaba al pueblo Paleta y con ello un nuevo día en la historia de cierta joven pareja que había consolidado su relación. En una casa se encontraba aquella joven pareja, siendo uno de ellos un joven de cabellos negros desordenados junto a una chica de cabello azul celeste.

Los rayos del Sol pegaban fuertemente el rostro de ambos quienes yacían dormidos en la cama abrazados después de una noche de pasión. El primero en empezar a abrir los ojos era al joven de cabellos negros quien observo poco a poco la habitación para centrar su mirada en la bella joven a la que abrazaba.

Una sonrisa se dibujó en su rostro al verla dormir tranquilamente.

― Marina ― Llamó el chico a la joven muy cerca del oído de ella. ― Ya es hora de levantarse ―

La chica hizo un leve sonido de molestia al ser privada de su sueño con el afán de despertar. La joven de cabellos celestres abrió lentamente los ojos topándose con el rostro del chico.

― ¿Cómo amaneciste, princesa? ―

El joven acercó su boca hacia la frente de la chica depositándole un tierno beso provocando que las mejillas blancas de ella se tornaron en un tinte carmesí.

― Feliz de tenerte a tu lado ― Respondió ella para después mirar aquellos ojos color caramelo de él que tanto ama ― ¿Cómo amaneciste tú? ―

El chico en ese momento decidió aumentar el agarre del abrazo y fingir que pensaba. Marina, quien veía eso, sólo sonrió al ver como era de inmaduro su novio. La de ojos color esmeralda miraba al joven que le robo su corazón y que ahora amaba con toda el alma.

― Creo que amanecí junto a un hermoso ángel ―

Aquella respuesta hizo que Marina se sintiera feliz regalándole un beso en la mejilla al joven a quien atesoraba mucho.

― No digas mentiras, Ash ― Contestó ella inflando sus mejillas fingiendo estar enojada ― No soy un ángel ―

― Lo eres para mí ― Dicho eso el joven subió a la chica sobre él dejando que los ojos de ambos se encontraran. ― Mi bello ángel ―

En ese momento ambos comenzaron a acortar la distancia de sus labios buscando encontrar un beso. Cuando sus labios por fin se conectaron un sonido les interrumpió siendo el teléfono de ambos. Los jóvenes contestaron con ligera amargura debido a la interrupción de una mañana llena de amor.

― Muy bien ― Dijeron ambos mientras colgaban a sus respectivas llamadas.

― ¿Cuántas horas te dieron? ― Preguntó ella mordiéndose el labio mientras veía a Ash.

― Las suficientes para gozar de mi princesa ― Comentó él mientras volvía a besar a la chica con mucha pasión.

Así ambos jóvenes nuevamente iniciaron el acto que horas antes los había unido como pareja siendo que, en esta ocasión, buscaban reavivar el placer que tenían. Sin notarlo, ambos jóvenes eran observados por un roedor amarillo que veía desde la puerta como su entrenador y su novia practicaban la reproducción fuera de temporada.

Pikachu en verdad no entendía a los humanos y sus costumbres raras.
 
Arriba Pie