Original Fic Imperfect Animals

Registrado
16 May 2020
Mensajes
19
He estado planeando una historia con temática furry desde hace mucho tiempo, y no sabía dónde publicarla, así que dije “¿Porque no aquí?”
Es la primera vez que escribo algo así, así que díganme que opinan.

Zahory: Un joven chivato de 17 años.
Will: Un perro shih tzu de 17 años, Amigo de Zahory y Louis desde pequeño
Anna: Una cabra de 36 años, madre de Zahory
Louis: Un toro de 17 años, Amigo de Zahory y Will desde pequeño
Apolo: Un perro boxer de 19 años, Primo de Will, Amigo de Zahory desde pequeño

El inicio de octubre siempre significaba la llegada del invierno, los días cálidos se volvían fríos y el cielo se cubría de nubes, este era uno de los días que Zahory amaba. Zahory, un joven chivato de pelaje café y cuernos cortos, se disponía a salir por la entrada principal de su colegio, una mala decisión. Los viernes por la tarde la entrada principal estaba llena de chicos corriendo y padres tratando de recogerlos para llevárselos a casa. Cuando por fin logro salir del tumulto de personas, escucho una voz familiar que lo llamaba desde atrás.

El voltearse vio a su amigo Will, un perro shih tzu de pelaje largo y gris, el cual trataba de llamar su atención para se detuviera y pedirle que ambos volvieran juntos a casa, como era de costumbre, a lo cual Zahory acepto, aquel canino movió la cola feliz y fue caminando a la par del joven. Normalmente hablaban todo el camino a casa, pero esta vez, ambos estuvieron callados casi todo el trayecto.
El camino a casa era bastante largo, por lo que cortaban camino atravesando el parque que estaba al lado del colegio, aun así el trayecto les tomaba como mínimo 10 minutos a pie. Will se notaba impaciente por preguntarle algo a su amigo, por lo que decidió romper el silencio y hablar:

— ¡Oye Zahory! —Dijo el perro moviendo la cola
— ¿Ehh? Dime Will—Dijo el chivato sorprendido pues no esperaba una conversación en ese momento.
— ¿Has oído habla de… los “Espers”?
— ¿”Espers”?
—Así es, “Espers”, son personas con súper-poderes— Explico el joven perro
— ¿Súper-poderes? ¿Cómo cuáles? —Dijo Zahory incrédulo
—Pues muchos, algunos han visto a personas lanzando fuego por las manos, otros dicen que leen mentes, que caminan sobre el agua etc. Tal vez alguno de ellos el que rompió el hidrante de incendios que está cerca de la cancha de fútbol.
—Pero habían dicho que se había reventado porque no lo cerraron bien cuando se quemó la panadería
—Pues, eso dijeron, porque nadie sabía la verdadera causa, pero algunos vecinos dicen que habían marcas de garras en el hidrante, deben ser de una persona con súper fuerza. ¿Tú qué opinas Zahory?, ¿Crees que haya sido uno de ellos? —Aquel perro movía la cola impaciente por la respuesta de su amigo
—Por supuesto que no, ¿No te parece algo infantil creer en súper poderes?— dijo Zahory en tono serio
—Pues la idea no parece tan rara— dijo Will algo triste al oír la palabra infantil. Ninguno de los 2 se volvió a dirigir la palabra hasta que llegó un almacén cercano, a partir de allí ambos se separaban para ir a sus casas, allí la conversación continúo:

— ¡Por cierto Zahory!, mañana en la noche es el cumpleaños de mi primo, Apolo, organizara una fiesta en un sitio algo lejos de aquí y me pidió que te preguntara si querías ir
—Por supuesto que iré, hace mucho que no veo a tu primo
—Pues él no ha cambiado mucho de la última vez que lo viste, pero da igual, no recuerdo exactamente la dirección pero te la enviare por el celular apenas llegue a casa—Dijo el perro moviendo la cola emocionado—.Te espero allí entonces, adiós.

Will salió disparado apenas se despidió de su amigo, Zahory volvió solo a su casa como de costumbre. Al atravesar el enrejado del patio, se percató que el auto seguía allí y al entrar a su casa, vio a su madre, una señora cabra de pelaje café y cuernos igual de cortos que él, aun con su uniforme de trabajo puesto.

— ¿Mamá? ¿Aun con uniforme? No me digas que acabas de llegar
—Claro que no, me llamaron del trabajo diciéndome que tenía que cubrir el turno de la noche, porque una amiga se enfermó, pero solo hasta las 12 por suerte, así que debo ir ahora
—Ahh, ya veo, son veinte para las 7:00
—Por cierto ¿Cómo te fue hoy? ¿Algo nuevo?
—Bien, nada nuevo, solo la fecha de las últimas pruebas del semestre
—Oh que bien, sube a cambiarte, es viernes así que tira el uniforme a la ropa sucia ¿Ok?
—Si mamá ya lo sé, ¿necesitas que abra el portón cuando salgas?
—Eh, No es necesario, ¿recuerdas a esa gaviota de la cual te hable ayer?, se ofreció a llevarnos a mí y a una amiga, es muy buena persona
—Oh de acuerdo— Dijo Zahory tratando de evitar la risa, imaginando a su madre saliendo con aquella vieja gaviota.

Dicho esto Zahory fue a su cuarto, se cambió de ropa y bajo a la cocina a beber agua, en ese momento se escuchó el sonido de una bocina de un auto en el patio, su madre abrió la puerta y se detuvo para despedirse de su hijo
—Muy bien, Ya me voy, recuerda dejar la luz de la cocina encendida
—Si mamá, ya lo se
—Y no invites amigas a la casa—Dijo riendo

Zahory no contesto a lo último, solo se despidió. Al cerrar la puerta, el joven se asomó a la ventana para ver como entraba al auto y se largaba. A partir de ese momento era responsabilidad de sus amigos cuidarla. Ya casi eran las 7:00 por lo que decidió hacerse un sándwich y ver la televisión un rato, al principio no parecía estar pasando nada bueno en la televisión, hasta que se topó con el canal 10, donde al parecer, le estaban haciendo una entrevista a un caballo bastante viejo. El tema de la entrevista era el conocido fenómeno “Esper”, Al no haber otra cosa más que ver en ningún otro canal, el chivato decidió escuchar las palabras de aquel caballo, que al parecer era un científico que lleva estudiando el fenómeno “Esper” por más de 7 años:

«El fenómeno de los Súper-hombres se ha ido masificando últimamente en el bajo mundo de Internet, en pleno 2006 a estos seres se les apodan “Espers” por la creencia de que son personas con poderes psíquicos. Desde el año 2000 muchas personas dicen haber visto a estos Súper-Hombres usando sus poderes, describiendo situaciones bastante increíbles, dignas de una película…»

En ese momento un extraño sonido de hizo presente en el patio de atrás, algo se había caído, y las luces comenzaron a parpadear, Zahory se distrajo por un segundo, pero no le tomo mucha importancia ya que en la tarde ocurrían bajas de voltaje, por lo que se acomodo en el sillón y siguió escuchando.

«Muchos teorizan que el origen de estos poderes se deben a la radiación o la mordida de algún insecto, pero la verdad, esto es completamente falso, la respuesta está en nuestros genes, estos seres nacen con estas habilidades, pero no todos las desarrollan como…»

De repente la televisión se apagó, segundos después las luces también, quedando la casa completamente a oscuras, al igual que otras veces, Zahory se asomó por la ventana para comprobar que el corte no solo fue en su casa y efectivamente, su casa no fue la única, al parecer el corte abarco todo el sector, fue allí cuando el ruido del patio trasero volvió y aún más fuerte, las cosas se estaban cayendo, fue en ese momento cuando el joven decidió ir a la cocina por su linterna y salir a investigar.

Debido a la poca visibilidad de la casa, Zahory no la encontraba y en su lugar estaba tropezaba con todo. En ese momento el ruido del patio se empezó a hacer cada vez más fuerte, ya no era como si algo se hubiera caído, se oía como si alguien estuviese buscando algo en el patio, la linterna finalmente apareció en el al cajón que estaba abajo del lavaplatos, pero para sorpresa del joven, no quería encender, al parecer no tenía baterías. La puerta de la cocina, que da al patio trasero, recibió un fuerte golpe, en ese momento Zahory no pensó en otra cosa que salir a ver qué ocurría, a pesar de que su linterna no encendía, sabía que era lo suficientemente dura y pesada como para noquear a alguien.

Abrió la puerta de golpe y observo lo que parecía ser una silueta de un tigre tratando de escapar saltando el muro de la casa, aquel hombre se percató de su presencia y decidió bajarse, Zahory no tenía miedo, pero tampoco quería golpearlo, solo quería que se largara. En ese momento aquel tigre saco una navaja de su bolsillo y trato de atacarlo, el chivato logro esquivarlo por poco, trato de golpear a ese hombre con la linterna, pero era demasiado rápido, no parecía normal.

Aquel tigre en menos de un segundo logro golpearlo y hacerlo caer al suelo tirando su linterna, en ese momento el chivato estaba desprotegido de cualquier ataque, el tigre se acercó al con la navaja aun en su garra con intención de herir a Zahory. El chivato serio le grito que se alejara, pero el tigre solo se acercó más, el tigre trato de atacar directamente al chico, Zahory coloco sus manos para tratar de defenderse cuando de repente, una extraña luz cubrió el patio. Una extraña luz blanca había cegado al tigre e iluminaba completamente el patio completamente, Zahory estaba sorprendido debido a que, esa luz, estaba saliendo de sus manos, en ese momento no sabía lo que pasaba, el tigre se cubrió los ojos y salto el muro para huir.

El chivato no sabía lo que ocurría, no podía asimilarlo, sus manos no parecían quemarles, simplemente se encendieron como una bombilla, cuando recupero la compostura, trato de levantarse y observar sus palmas, comenzaron a apagarse hasta que volvieron a la normalidad. La luz volvió a su sector, y las luces de la casa volvieron, rápidamente volvió a entrar a casa y abrió el grifo para mojarse las manos, no sentía ningún dolor, y sus manos no tenían ni siquiera la más mínima abrasión.

Zahory trato de calmarse, pero no podía, miles de ideas cruzaban por su mente, no sabía que estaba pasando.

El inicio de octubre siempre significaba la llegada del invierno, las tardes calurosas y secas se volvían frías y húmedas, el panorama perfecto para descansar si no había nada que hacer, eso último creía Louis antes de darse cuenta de que estaba llegando tarde.

Louis, un toro alto y corpulento, de pelaje negro y cuernos cortos, se había quedado dormido y no vio el mensaje que le había enviado su amigo Will, al parecer Louis había acordado ayudar a su amigo a comprar las cosas para una fiesta, además de ayudarlo a preparar el lugar de la misma.

Decidió alistarse rápidamente, y salir a ver si lograba tomar un microbús disponible a estas horas, lo cual era muy difícil, a las 6 de la tarde ya era difícil encontrar uno y no quería pedirle a nadie que lo llevara. Tan pronto como se ha próximo a la puerta, sintió como una voz lo llamaba, era Eliot ,su tío:

— ¿Y tú? A dónde vas—Pregunto aquel toro fornido mirando a su sobrino
—Ayer te dije que ayudaría a un amigo con una fiesta ¿recuerdas?, dijiste que podía ir—explico serio
—Si ya recuerdo, ¿Dónde dijiste que sería?
—Es en la sala de eventos del edificio donde vive un amigo, pero todo tranquilo, solo irán una par de amigos del colegio
—De acuerdo, no quiero que vuelvas tarde y contesta cuando te llamo…
—Sí, ya lo sé, deja de tratarme como un niño
—De acuerdo—Dijo su tío tratando de no enojarse por callarlo así—Adiós, te quiero

Louis cerró la puerta antes de escuchar las últimas palabras de su tío, y se dirigió a la parada, al sentarse a esperar recibió otro mensaje de su amigo Will, preguntándole por que se tardaba en llegar, se excusó diciendo que era por el tránsito, lo cual era verdad, en parte

Era común que en fin de mes los supermercados se llenaran de gente, pero cuando caía en viernes o sábado era peor, las autopista se llenaban de autos, las calles de gente y encontrar una sola cosa era surfear entre gente. Afortunadamente al llegar, puedo reconocer fácilmente a Will entre toda la gente, no era muy difícil por la capucha que traía puesta que parecía quedarle grande, aprovechando que este de no se dio cuenta de su presencia, Louis decidió sorprenderlo por la espalda:

—Hola Will, ¿Cómo estás? —Le dijo por la espalda al perro
— Uy—Exclamo el canino dando un salto por el susto
— ¿Qué pasa? No me digas que te asuste—Dijo el toro a modo de burla
—Es que me sorprendiste al aparecerte por la espalda—Explico el perro al recoger su celular, debido al salto que había dado se le había caído el teléfono—.Que bien que llegaste, creí que se te había olvidado
—Fue por el tránsito, es fin de mes, debimos juntarnos mas temprano
—Ya lo sé, es que no sabíamos si se iba a realizar o no, hoy en la mañana le pagaron a mi primo, y solo hace un par de horas le confirmaron que podía usar la sala de eventos
—Que irresponsable, precisamente hoy que lo paga se lo gasta en una fiesta, ese perro nunca cambiara

Ambos se dirigieron al segundo piso para comprar las cosas que Will traía anotadas en una lista, afortunadamente pudieron comprar todo lo de la lista sin problemas, el problema fue ir a pagar, habían filas enormes en las cajas, por lo que Will decidió conversar con Louis para matar el tiempo:

—Oye Louis por casualidad, ¿viste el documental de anoche, en el del canal 10?
—Ehh, no ¿Por qué?
—Por que anoche dieron un documental sobre los “Espers”, llamaron a un científico que había investigado sobre el tema—Explico el perro emocionado moviendo la cola— ¿Recuerdas cuando te hable de los “Espers”? Los súper…
—Sí, ya lo sé, súper poderes, súper hombres y todo eso, ni te esfuerces, yo no creo en esas cosas
—Sí creo que debí verlo venir—Dijo Will algo triste— Zahory también pensó lo mismo
— ¿Zahory? ¿Le hablaste de eso a Zahory? —Dijo el toro sorprendido
—Claro, también le hable de los “Espers” y pensó lo mismo que tú, ustedes siempre reaccionan igual con esos temas
— ¿Cómo que como siempre? —Pregunto el toro extrañado
—Ustedes dos siempre casi siempre tienen la misma reacción cuando les hablo de estas cosas, como los “Esper” siempre reaccionan igual. Ustedes dos tienen como una especie de “Conexión”, tal vez es por ser amigos o tal vez...
—Will, por favor, ¿enserio crees que Zahory es un Esper?
—Es una posibilidad, seguramente por eso congenian en estos temas, tal vez lee tu mente y no te das cuenta
—No digas tonterías por favor—Al decir esto se dieron cuenta de que por fin era su turno para pagar—Ayúdame a sacar las cosas del carro
—Si ya voy

Ambos pagaron sus cosas y se salieron del supermercado, ahora el problema sería tomar un microbús que no esté lleno para poder subir con todas las bolsas, para suerte de ellos un microbús vacío llego como caído del cielo para ellos, al subir, Will decidió revisar su celular, pero estaba apagado, al parecer se apagó cuando lo dejo caer al suelo, al prenderlo vio un par de llamadas perdidas de Zahory, pero al llamarlo de vuelta, no contestaba

—Qué raro, Zahory me ha estado llamando varias veces
— ¿Enserio? ¿Lo haz llamado de vuelta?
—Sí, pero no contesta, seguramente fue para preguntarme la dirección de la fiesta, olvide enviársela
—Aun no puedo creer que Zahory aceptara salir con nosotros, ¿Lo sobornaste con café colombiano como la última vez?
—Claro que no, ya no tengo, él quiso ir para ver a mi primo
— Claro, Apolo, ¿cómo esta él?
—Pues más o menos, tengo que pedirte que le tengas paciencia hoy
— ¿Porque? —Pregunto a burlon
—Necesito que prometas que no hablaras del tema por favor—Dijo nervioso
—Lo prometo, ahora dime
—Es que, lo han dejado, aunque yo diría que lo han engañado
— ¿Que? ¿Lo han engañado?, no me sorprende
—Sí, fue bastante feo, la coneja con la que andaba lo engaño con el lobo del departamento de química de su universidad, te lo digo para que trates de ser algo considerado, sé que a veces es algo molesto, pero no es malo, asi que no le digas que te dije
—Si tranquilo no lo diré, aunque era lógico que lo dejaran por alguien con cerebro—Louis rio por un momento, y Will se cuestionaba que tan buena idea fue contarle ese secreto.

El recorrido del supermercado al departamento de Apolo no duraba más de 20 minutos, pero debido al tránsito tardaron casi una hora un llegar, al entrar al departamento y ver lugar en cuestión, llego Apolo, un perro bóxer de pelaje café alto y fuerte, por la entrada principal con unas cajas de cerveza

—Will, pequeño inútil ya estás aquí—Dijo Apolo riendo
—Hola Apolo, ¿cómo estás? —Dijo Will algo nervioso
—Bien, y veo que trajiste apoyo, ¿Cómo te va?
—Pues bien—Respondió Louis
—Gracias por ayudar a mi primo con las cosas, espero no te hayas aburrido con el
—Claro no, me estuvo hablando bastante de los “Espers” y esas cosas—Respondió Louis
—Ya veo—Apolo acerco a Will a él con su brazo— ¿Así que sigue molestando con sus súper-hombres este chico? No tiene remedio es como un niño ¿No?
—Solo un poco, bien ¿en qué más necesitabas ayuda?
—Pues necesito que me ayudes a mover unas mesas, trabajo perfecto para ti. Mientras yo y este pequeño preparamos la comida

Apolo le señalo a Louis donde debían ordenar las mesas y fue, Mientras él y Will ordenaban las bolsas y preparaban la comida. Tan pronto como se fue Apolo pudo quedarse a solas con su primo, mientras cortaban los champiñones, empezó a interrogarlo
—Le hablaste a el de los “Espers”, ¿Acaso él lo sabe? —Dijo Apolo serio
—Ehh ¿Qué cosa? —Dijo Will algo asustado
—Tu sabes de lo hablo— Apolo miro serio a Will y le dio un codazo en el brazo, haciéndolo tirar el cuchillo— No juegues conmigo ¿Le has dicho?
—Claro que no, ya sé que prometimos no decirlo, simplemente le comente del tema nada mas—Dijo Will sobándose el brazo
—De acuerdo, por cierto, ¿Haz entrenado? ¿Cuánto puedes levantar ahora?
—Sí, pero no lo recuerdo bien, lo tenía anotado en un cuaderno
—Pero más o menos ¿cuánto crees que puedes levantar?
—Unos 300 kg más o menos
—Estas bromeando, ¿300kg? —Apolo abrazo fuertemente a Will—Estoy orgulloso de ti
—Muchas gracias, empecé levantando las de 100kg y cada vez se me hacía más fácil así que empecé a sumarle más peso hasta que llegue a los 300kg
—Es un gran avance para alguien tan debil como tú, no te imaginas con lo que estuve practicando ayer
— ¿Con que estuviste practicando ahora? ¿Creí que practicabas con pelotas de tenis?
—Al principio empecé con las de tenis, pero me aburrían, así que practique con algo más rápido
— ¿Con que?
—Balas
— ¿¡QUE!? —Will miro asustado a su primo, preguntándose si se había vuelto loco por decirlo con tal tranquilidad
—Así es, las pelotas de tenis eran demasiado lentas, así que compre un arma y me puse practicar con ella, ahora soy capaz de detener las balas como si nada, cada vez me vuelvo mas rapido

Will no sabía cómo reaccionar en ese momento, tampoco sabía que decir, ya que sabía que por más que tratara de decirle que no lo hiciera, no escucharía
 
Última edición:

Registrado
16 May 2020
Mensajes
19
Nueva parte disponible: Capitulo 0.5

No puedo creer que esto tenga casi 100 vistas, tenia esto escrito como un borrador y no tenia planeado publicarlo, cuando encontré este foro decidí reescribirlo y publicarlo aquí para ver como lo recibían.

¡Cuidence y recuerden lavarse las manos!

 
Arriba Pie