Crónica Into the Manor [Into the Darkness] [P.3] [Akira & Dora]

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

Reflejo
Moderador
Registrado
4 Feb 2009
Mensajes
7,393
Ubicación
Dirac Sea
Offline
El encuentro cercano con un SkullGreymon definitivamente no estaba en los planes, pero al menos por fin lograron ingresar a la Mansión de Vamdemon. Ante ellos se encuentra un ambiente lúgubre y abandonado, muy distinto a la acogedora morada que muchos Tamers y Digimon han visitado en el pasado. También se siente un aura extraña, como si no estuvieran solos en ese lugar, una sospecha que es apoyada por la presencia de extrañas huellas "quemadas" en el suelo. Será mejor proceder con cautela, no sabemos que más sorpresas nos están esperando.

"Into the Manor”
- NPC involucrado: -
- Lugar donde debe ser tomada: File City
- Sinopsis: Ahora que están dentro de la mansión es momento de buscar a Vamdemon, pero sin pistas no hay otra opción más que recorrer todo el lugar hasta descubrir donde está el Aristócrata. Tengan cuidado, no saben que más está rondando esos pasillos además de ustedes...
- Escenario: Mansión de Overdell
- Objetivos:
  • Buscar en toda la mansión señales de Vamdemon o los demás sirvientes
- Notas:
  • Esta Quest es parte de la Crónica: Into the Darkness
  • Mínimo de Post/Palabras: 4 / 700 . En caso de Party, 3 por persona
  • Plazo: 10 Días
  • Requisitos: Haber completado "La Bestia de Overdell"
  • Esta Quest ocurre inmediatamente después de "La Bestia de Overdell"
  • La Quest empieza en el Lobby de la Mansión, que posee una enorme escalera que lleva al segundo piso. La Mansión de Vamdemon posee dos pisos, un ático y el sótano (Al cual no podrán acceder en esta Quest)
  • La puerta que lleva al Sótano está bloqueada por una barrera que impide que sea abierta o destruida por cualquier medio.
  • Además de ustedes hay varios Darkrizamon "patrullando" la mansión, caracterizados por una actitud letárgica. Estos "Digimon" no hablan y atacarán si los descubren, pero a diferencia de Devidramon y SkullGreymon, no les importa causar daños a la Mansión. Tengan cuidado, o podrían incendiar todo el lugar con ustedes adentro. Además, tomen en cuenta que los estruendo de una batalla podrían atraer a otros que los escuchen.
  • El cuerpo de fuego de los Darkrizamon hace ineficaces los ataques físicos (a excepción del rostro, específicamente su máscara). Matar a uno no lo devuelve a un Digitama: Su cuerpo (fuego) se extingue y solo queda la máscara, que se resquebrajará convertida en piedra negra
  • En esta Quest no se toparán con Vamdemon, los sirvientes o el "Digimon Demonio" del prólogo.
  • Tras haber explorado toda la mansión, podrán encontrar en la habitación de Vamdemon una llave que abrirá el sótano. La Quest termina al ingresar a él.
- Recompensa:
Completación: 250 Bits. Acceso a Into the Darkness IV

Tamer: Kazuhiro Akira & Dora [Digital World]
Digivice: D-Cyber

Velvet. Velvet. no intro e_e
 

Velvet.

I challenge my fate!
Registrado
7 Mar 2008
Mensajes
3,065
Ubicación
Underground
Offline

La respiración de la pareja estaba agitada luego de aquella carrera hacia la mansión para evitar que Skullgreymon los aplastara. A pesar de sentir un alivio temporal tanto Akira como Dora no podían perder el rumbo de la misión que tenían por lo que estar atentos era un mal necesario en esos momentos.

— Dora ¿Cómo te encuentras? Preguntó el asiático tratando de recuperar el aire que le faltaba. — ¿Alguna herida?
— No…Solo necesito descansar un poco — Respondió Dora volviendo a su forma de Adult. La monja miró como su compañero le pasaba una planta de la lluvia para comer.
— Necesitaras recuperar tanta fuerza como te sea posible, anda cómela — La monja sin reparo alguno tomó la semilla comiéndola al instante, por su parte Akira ya estaba comiendo su propia fruta — ¿Mejor?
— Si, un poco mejor. —Comentó — Solo nos queda una.
— Y es mejor que la comas tú en cualquier caso. — respondió — Ahora estamos en la mansión Sperncer, hay que tener cuidado que no aparezcan zombies por los estos lados.
— ¿Sabes? En cualquier otra situación te hubiera dicho algo pero considerando lo que hemos estado viviendo estoy de acuerdo. — Lo que decía su camarada ya no era tan descabellado por lo que parecía — Por ahora debemos buscar alguna pista que dé con el paradero del señor Vamdemon.
— Bien, empecemos por el primer piso. Seguro debe de haber algo que nos indique que sucedió en este lugar.

Con un plan ya en mente, la pareja de Black Jack se dispuso a buscar una pista a través de las habitaciones de la mansión. Mientras caminaban por los pasillos pudieron notar varias marcas de garras y quemaduras tanto en las paredes como el suelo del lugar.

— Aki…— Dora tragó saliva, pues sea lo que sea que estuviera en la mansión no iba a ser muy amigable con ellos.
— Esperemos que no nos topemos con lo que sea que este en este lugar.
Al llegar a una de las puertas de la mansión Dora colocó su mano al frente de su tamer. Sacando sus pistolas la monja se colocó en la puerta mientras que con sumo cuidado la monja fue abriéndola. Al mirar por el reojo la Digimon no encontró nada que significara un peligro además de lo que era el salón comedor de la mansión.
— Esta seguro, Aki.

Con cuidado la pareja comenzó a investigar lo que había en el comedor. Lo primero que lograron ver allí fue lo que parecía ser la cena de varios Digimon.

— Al parecer el ataque tuvo lugar en plena comida. Que desperdicio. — suspiró con pesar el asiático. — ¿Has encontrado algo, Dora? — la monja negó.
— No hay nada fuera de lo común, platos rotos, sillas destrozadas, un cuadro en el suelo.
— Mmm — Akira se acercó hacia donde estaba el cuadro examinándolo detenidamente, colocándolo con cuidado donde parecía ser el lugar donde se encontraba originalmente. Esperó unos segundos pero al parecer nada ocurrió.
— No creo que esto sea como el mausoleo.
— O quizás debe de haber otros mecanismos. Si la mansión y el cementerio estuvieron patas arriba no sería raro que activáramos algo.
— Buen punto. Aunque primero tratemos de encontrar pistas en otro lugar. Creo que hemos acabado en esta sala.
— Estoy de acuerdo.

Una vez decididos en continuar revisando otras habitaciones la pareja continuó explorando la mansión desierta. Allí, cerca de la sala comedor Akira encontró otra puerta, la cual, al igual que el comedor abrieron con sumo cuidado. Allí pudieron notar como se encontraba otra puerta que daba hacia un pasillo oscuro. Yendo al frente de su compañero la monja mantenía su pistola en alto mientras que Akira iluminaba la zona con su linterna. Al llegar al final del pasillo encontraron otra puerta la cual usaron el mismo método para abrirla. Al entrar en el lugar pudieron ver lo que era una habitación singular, había varios estantes de libros, varios de ellos tirados en el suelo, al igual que un sofá cómodo para apoyarse.

— Un cuarto de lectura — comentó el asiático. Dora miraba los papeles y libros tirados en la habitación es espera de alguna pista.
— Creo que encontré algo — Dora dejo ver una libreta a su compañero, Akira abrió los ojos con sorpresa ya que al parecer era un llamado de auxilio.
— …Voy a leerlo.

“A quien quiera que este leyendo esta libreta. Eso quiere decir que la central ha recibido nuestra llamada de auxilio. Tratare de ser lo más breve posible: Unas extrañas criaturas están rondando por las habitaciones. No sabemos de donde salieron, pero comenzaron atacarnos sin previo aviso. Tratamos de repelerlos pero eran inmunes a nuestras técnicas. Poco a poco nuestros compañeros fueron cayendo y el Señor Vamdemon no ha dado rastros de vida, tememos lo peor”


— ¿Criaturas? — se preguntó Dora. justo cuando las cosas no podían ponerse más extrañas esa noche. Akira continuó leyendo.

“Si has llegado hasta aquí debes ir a la habitación del señor Vamdemon y coger la llave del sótano. Fue allí que escuchamos de él la última vez.

— El sótano fue la última vez donde estaba Vamdemon-sama. Supongo que allí se encontrara el origen de todo.
— Debemos encontrar su habitación. Debe estar en alguna parte de la man. — antes de que pudiera continuar hablando, Dora se detuvo repentinamente. — Aki.
Varios pasos se escuchaban resonar a lo lejos de la habitación, rápidamente Dora levantó sus armas preparándose para disparar aquella figura cuyas garras se podían ver en la puerta de la habitación.



Tizza Tizza ¡Vamos!

 

Velvet.

I challenge my fate!
Registrado
7 Mar 2008
Mensajes
3,065
Ubicación
Underground
Offline

Los sonidos guturales que se escucharon en la puerta dieron forma de un extraño lagarto envuelto en llamas, sus movimientos eran algo torpes, incluso a pesar de abrir la puerta por completo se chocaba entre está dando la sensación de que no estaba del todo en sus cinco sentidos, no obstante la sola presencia de la pareja cambió algo en el Digimon el cual desplegó un gutural rugido lanzándose hacia la pareja para abrazarlos con sus llamas.

— ¡Aki atrás! — Dora apartó al tamer de su lado permitiéndole esquivar el asalto del lagarto de fuego. Akira no tardó en ver a través de sus MIG lo que era ese Digimon mientras trabada de alejarse de este permitiéndole a su compañera defenderse.

Dark lizardmon
Atributo:
Virus
El cuerpo de este Digimon está cubierto en llamas oscuras. Es la forma de un Flare Lizardmon quien tomó el atributo virus.​

— Dora, tenemos a la criatura que hablaba la nota. ¡Hay que alejarnos de aquí! No podemos permitirnos pelear en este espacio cerrado.
— ¡¿Hay una salida?! — Akira miraba de reojo algo en la habitación, efectivamente había una puerta hacia la izquierda el cual debía dar paso hacia otro pasillo. — ¡Hay una puerta aquí, vámonos rápido!

Ante el plan mencionado por su compañero, Dora trataba de librarse del lagarto flamígero, a pesar de conocer por la nota que el daño físico sobre la criatura iba a ser inútil debía encontrar la forma de derribarlo para permitirle escapar de allí. Disparando hacia las piernas Dora esperaba derribar el monstruo, pero era inútil, sus ataques no le hacían daño.

— ¡Hey, por aquí! — Akira lanzó uno de los libros que estaban en el suelo golpeando la cabeza del monstruo, este de inmediato volteó a ver a su atacante. — ¡Por aquí! — Dora tomó aquella oportunidad para escabullirse escapando junto su compañero.

Al ver que los intrusos escapaban, rápidamente el lagarto soltó una llama a través de su boca arrasando todo a su paso, Akira tragó saliva pues sintió como la temperatura empezaba a aumentar, si seguían peleando en ese rincón tan pequeño podrían quemar toda la mansión.

— Entonces va a ser de esta forma — Susurró por lo bajo mientras pasaba una carta por el lector — ¡Aqua pressure, Dora! ¡No dejes que incendie el lugar!

Apuntado las manos hacia el frente la monja libero un chorro de agua a presión el cual chocó con las llamas que se estaban generando apagándolas. El Digimon oscuro contraatacó lanzando una llamarada haciendo que Dora reaccionara lanzando otro chorro de agua provocando que el vapor cubriera parte del pasillo haciendo difícil ver lo que pudiera ocurrir. Como precaución el tamer se retiró del lugar esperando a que Dora pudiera salir de ese predicamento, luego de que el vapor aminara el asiático pudo ver al lagarto en el suelo mientras que Dora aún estaba de pie. No obstante, a pesar de haber sido empapado con un elemento desventajoso el lagarto continuaba moviéndose poniéndose poco a poco de pie.

— ¿Qué rayos? ¿No funcionó un ataque elemental? — Dora ya estaba molestándose por el asunto, a este paso si no hacían algo quemarían la mansión entera.

El japonés pensaba detenidamente lo que debían hacer, los ataques físicos no funcionaban con esa cosa que tomó la forma de un Digimon, ni siquiera con su elemento eficaz. Era resistente pero sus movimientos le recordaban cierto elemento. Si esta noche le demostró algo era que toda esa situación en la mansión era parecida a.

— ¡Dora, dispárale a la cabeza! — Dora escuchó bien la orden de su tamer ¿Pero en que lo diferenciaba de las otras veces? A no ser que.
— Si esto resulta ser como Residente vil me voy a mosquear — comentó de manera exasperada.

El lagarto se puso de pie preparando una vez más un ataque de fuego, Dora reaccionó disparando otro chorro de agua a la pierna del lagarto haciéndolo caer. Rápidamente la monja descargó una ráfaga de balas sobre la cabeza del flamígero ser hasta que la máscara que tenía sobre la cabeza comenzó a resquebrajarse partiéndose en dos al instante. Exhalando un último aliento el Digimon poco a poco se fue carbonizando hasta volverse una pila de escombros negra. Dora suspiró ¿En verdad funcionó el método clásico de dispararle a un zombie en la cabeza? Quien diría que el conocimiento de juegos de horror de su compañero serviría en esa misión, no obstante algo captó la atención de la monja, el Digimon no dejó un Digitama luego de desaparecer, de hecho parecía que su cadáver era hecho de arcilla.

— ¿Qué rayos? — Analizando detenidamente la escena Dora pudo notar algo familiar en ese Digimon, algo con lo cual tuvieron que lidiar hace un tiempo atrás — Aki…ven a ver esto ¿No te recuerda algo? — preguntó Dora mostrándole el trozo de carbón negro. Akira la miró por unos momentos pero hasta ahora no se le hacía nada familiar.
— ¿Qué es Dora?
— ¿Recuerdas la escuela mágica? — La sola mención del lugar donde decidieron hacer un tour para aprender magia Akira recordó la aventura que tuvieron el y su hijo Ethan y la tragedia que evitaron al detener una invasión de Digimon oscuros que dejaron un rastro similar cuando los destruías.
— Esto…es similar a lo de aquella vez.
— ¿Similar? Está pasando exactamente lo mismo Aki. — Dora no tardó en conectar todos los puntos. Si esos Digimon oscuros están haciendo ese desastre, entonces eso significaba que debía haber algo que los estuviera trayendo. — Debe de haber un portal que los está trayendo a este plano no hay otra explicación.
— Espera, si lo que dices es cierto, entonces Vamdemon-sama debe estar en problemas. — Akira tragó saliva, si estaba pasando esa invasión, entonces era posible que Vamdemon estuviera siendo controlado o en peligro de serlo, tal y como lo fue el decano de la escuela de magia — Hay que ir al sótano ¿Verdad?
— Sí, hay que irnos allá ra — Dora tragó saliva, pues no tardó en escuchar pasos en la lejanía — Aki…hay que irnos ya, nuestra pelea seguro atrajo más zombies.

Sin perder tiempo la pareja de Black Jack corrió a través de los pasillos esperando encontrar algún lugar para esconderse. Pudieron ver a la lejanía varias puertas las cuales no tardaron en abrir encontrándose lo que eran las habitaciones de los sirvientes de Vamdemon. La pareja entró rápidamente a una de las habitaciones cerrando con cuidado la puerta.

— ¡Aki, tienes que ocultarte ahora! — comentó la monja mientras buscaba un lugar donde ocultar a su compañero — Yo puedo ocultarme en el V-pet ¡Rápido encuentra donde esconderte!
Akira miraba en los alrededores donde podría ocultarse ¿Debajo de la cama? ¿Sería muy obvio? ¿En el armario que allí había? Sería muy obvio. El tiempo se acaba pues podían escuchar los pasos de aquella criatura acercarse y no podían darse el lujo de entablar un combate en esas condiciones. Esperando lo mejor, el asiático ocultó a su compañera en el V-pet, sacó sus Digichain y dio un suspiro.
— Espero que esto funcione.

Un trio de lagartos recorrían los pasillos de lo que pareció haber una batalla hace unos instantes lo cual los puso en estado de alerta, si hubo una batalla hace unos instantes, el intruso no podía estar lejos de aquí. El grupo recorrió los pasillos tirando cada puerta que encontraban en busca del intruso, explorando cada rincón de los cuartos a los que entraban, pronto uno de los lagartos encontró a un camarada ya en el cuarto. Al verlo allí no tardó en dar la vuelta para buscar en otro lugar mientras que aquel Dark Lizardmon se retiraba de esa misma habitación para continuar recorriendo los pasillos.

— “Funcionó” — para pasar desapercibido y burlarse de los zombies dentro de la mansión, el japonés decidió darle usó al change mirror y esperar a que su disfraz fuera lo suficientemente creíble para hacer que ellos pasaran de largo. Ahora, con aquella información necesaria, debían dar con el sótano y detener aquella invasión.

Tizza Tizza Vamos de nuevo
 

Velvet.

I challenge my fate!
Registrado
7 Mar 2008
Mensajes
3,065
Ubicación
Underground
Offline

Las cosas andaban con relativamente calma para el asiático. El disfraz que tenía en esos momentos le servía mucho para pasar desapercibido frente al grupo de Dark Lizardmon que estaban patrullando la mansión, gracias al Change Mirror podía pasearse frente a los zombies sin que estos sospecharan de que era un humano disfrazado ya que solo debía actuar como uno de ellos, una marioneta sin personalidad propia. No obstante el japonés se sentía nervioso, no sabía cuánto tiempo iba a durar el disfraz por lo que vigilar los pasos y mantenerse alejado de la guardia de la mansión sería de vital importancia para no quedar parado en un mal momento cuando el efecto del espejo terminara.

Akira seguía con cuidado a los Dark lizardmon que patrullaban la zona, lo que estaba notando por el momento era que este grupo con el que estaba patrullando vigilaba específicamente las entradas de las habitaciones y los pasillos en espera a que un descuidado saliera de su escondite para poder atacarlo como lo hicieron con ellos apenas se cruzaron con uno. Al entender esto Akira ya estaba planteándose su siguiente movimiento, si este grupo se centraba en vigilar el primer piso, seguramente no habría tantos en el segundo por lo que podría tener espacio para moverse entre ellos. No obstante, el principal objetivo era encontrar el sótano por lo que era necesario buscar en los primeros pisos en espera de dar con el lugar.

Al caminar por los alrededores de la mansión el asiático logró dar con la cocina. No había mucho que ver allí salvo la comida que se estaba echando a perder la cual seguramente era debido a que los monstruos invadieron la mansión en plena cena, no obstante, el asiático continuó explorando la sala en busca de una pista que quizás le ayudase con algo, no obstante solo encontró sobras de comida podrida.

— “Esto es malo…no hay nada” — suspiró mientras volvía a ponerse en marcha esperando a que uno de los zombies no llegase a entrar en la sala.

Akira continuó caminando en los pasillos en la cercanía de la cocina encontrándose con otro pasillo con un par de puertas. Imitando a los zombies el asiático revisó una de las habitaciones que allí habían, efectivamente encontró el almacén en donde se guardaban las verduras, así mismo al lado de la habitación se encontraba una pequeña puerta, Akira la abrió encontrándose con el congelador. El asiático suspiró, no había nada más que carne, sin nada más que hacer en ese lugar, Akira decidió explorar la otra habitación. Al abrir la puerta encontró un estante con varios utensilios de limpieza, al igual que varias traperas y recogedores por lo que el asiático no tardó en comprender que aquella habitación era el cuarto de aseo, no obstante Akira notó algo más extraño, una pequeña palanca que sobresalía del lugar, Akira trató de abrirla pero sus enormes garras hacían imposible el trabajo. Dando un suspiro el asiático decidió terminar el efecto del espejo tocando suavemente su pecho haciendo que una pequeña luz lo envolviese dando lugar a su forma original.

— “Veamos que hay aquí” — tomando con fuerza aquel barrote el asiático logró abrir lo que era una puerta secreta dando lugar a unas escaleras que se dirigían hacia abajo. Dora de inmediato salió del V-pet al ver lo que había hecho su compañero.
— Seguro va hacia el sótano. — comentó la monja, bajando con cuidado las escaleras siendo acompañado por su compañero humano. Al llegar allí, la pareja encontró una puerta con un cerrojo. Al tratar de tocarla Dora sintió como algo repelía su mano, como si una fuerza no dejara acercársele. — Diablos, parece que necesitaremos algo más que una llave.
— La nota dijo que hay que ir a la habitación de Vamdemon-sama y encontrar la llave. — comentó Akira — Lo bueno es que tenemos una ruta asegurada por lo que así evitaremos correr en círculos cuando vayamos a buscar el sótano.
— Bien, entonces hay que buscar la llave en el segundo piso, pero primero hay que desactivar la barrera.
— Seguramente hay una pista al respecto allá. — comentó el asiático — Vámonos con cuidado, ahora que no tenemos el espejo deberemos tener cuidado.

Con un plan de ruta puesto en marcha la pareja decidió salir de aquel pasillo con cuidado en espera de no encontrarse con un Dark lizardmon a las afueras del lugar. Al salir a la cocina pudieron ver a un par que estaba patrullando por la zona pero al parecer solo mantenían su mirada puesta hacia afuera de la habitación. Con cuidado la pareja de Black Jack se movió a rastras manteniendo siempre la mirada puesta en el guardián quien no se movía de su puesto. Dora tragó saliva al ver como el lagarto flamígero giró su cabeza hacia adentro de la cocina moviéndose a través de ella. Rápidamente Dora y Akira se movieron alejándose lo mejor que podían a través de las barras esperando a que sus movimientos no hicieran algún ruido, la pareja vio como poco a poco el lagarto zombie se fue alejando de su vista permitiéndole a la pareja escabullirse por el pasillo, dirigiéndose rápidamente hacia el segundo piso.


Tizza Tizza Falta una
 

Velvet.

I challenge my fate!
Registrado
7 Mar 2008
Mensajes
3,065
Ubicación
Underground
Offline

La pareja caminaba con cuidado a través de las escaleras de la mansión subiendo poco a poco hasta el segundo piso del lugar en donde su próximo objetivo sería la habitación del aristócrata oscuro. Sus pasos eran sigilosos y sus miradas agudas, no querían llevarse algún susto que conllevara a tener una pelea con los Dark Lizardmon, sabían que ese enemigo era demasiado molesto especialmente si luchaban en espacios cerrados y en desventaja numérica, no obstante, al llegar a una intercepción que daba hasta el segundo piso pudieron notar un hermoso cuadro pintado del propio dueño de la mansión. Vamdemon se encontraba en una sala tapizada del más fino color rojo, cuyo dorado de las paredes y adornos victorianos daban un aire siniestro pero solemne al lugar donde se hizo el cuadro. Por unos momentos la pareja se quedó a observar el cuadro hipnotizante, era nuevo, o al menos trataban de recordarlo pues fue hace mucho tiempo que visitaron la mansión.
— Es algo inquietante ese cuadro — comentó Dora — No puedo dejar de mirarlo por alguna razón, hay algo que me atrae hacia él.
— Lo sé. — respondió — Mejor no nos quedemos aquí. deben de haber zombies por aquí.
Con mucho cuidado la pareja comenzó a investigar los pasillos esperando a dar con el cuarto del conde, por ahora lo que allí habían eran varios estudios en donde seguramente el aristócrata hacía sus investigaciones. Al igual que la sala de lectura pudieron encontrar libros tirados por el suelo, apuntes y cuadernos rasgados entre otras cosas.
— Hmmm, solo hay apuntes y notas algo científicas. Componentes del Digizoid, alquimia básica ¿Qué dices tú Aki?
— Poco en este lado. Solo una lista de quehaceres. Parece que me encontré con la agenda de Vamdemon-Sama.
— ¿Hay algo que nos diga lo que estaba haciendo antes? — preguntó curiosa la monja, Akira echó un ojo a las notas por unos instantes, luego negó.
— Reunión con el alcalde a las 11, viajar al pueblo industrial la semana entrante. No hay mucho, Dora. Aunque si me encontré con algo curioso. — el asiático mostró a su compañera una pequeña llave que se encontraba en uno de los libros. — No se dé que será esto, pero quizás podríamos usarlo en algo.
— Bien, movámonos entonces.

Con cuidado abrieron la puerta de la sala mirando si no había zombies por las habitaciones, una vez comprobado que todo era seguro decidieron continuar explorando el lugar. Al llegar a uno de los pasillos hasta el fondo del ala la pareja de Black Jack decidió entrar con cuidado abriendo poco a poco la puerta mientras miraban la rendija de está esperando no encontrarse con una desagradable sorpresa. No obstante la habitación se encontraba vacía, un poco desordenada pero no había nadie que representara peligro para ellos. El cuarto que encontraron estaba tapizado de un color carmín combinando con el color de las cortinas y así mismo pudieron ver una enorme cama con varias cortinas que la cubrían.

— Supongo que llegamos a nuestro destino — Comentó Akira mientras miraba aquel mismo cuadro del aristócrata oscuro, pero en una versión un poco más pequeña de la que había en el pasillo. — ¿Qué encontraste, Dora? — preguntó el asiático mientras revisaba una mesa de noche.
— No he encontrado nada raro por aquí. Solo algunas notas de la próxima noche de brujas, algunos encargos para el alcalde y unos recibos de restaurantes.
— Debe de haber algo por aquí.

Akira buscaba por todas las partes de la habitación una pista que pudiera servir para desactivar la barrera que bloqueaba la entrada hacia el sótano. Mientras miraba uno de los cajones de noche, el asiático trató de sacar uno de los libros que había allí para investigar sus contenidos, no obstante su reloj quedó atrapado en uno de los cajones, Akira trató de sacar su extremidad con fuerza provocando que el cajón callera de la mesa haciendo un estruendo. Dora miró hacia su compañero quien nerviosamente trató de colocar las cosas de nuevo en su lugar, no obstante algo cayó del suelo del cajón: Una tabla junto con un libro.

— ¡¿Aki que pasó?! — preguntó Dora alertada. Su mirada se dirigió hacia el libro que estaba en el suelo. — ¿Qué es eso?
— No lo sé. Mi mano se atascó en el cajón y bueno, esto paso. Aunque esto es curioso, Vamdemon-sama tenía un compartimiento secreto. — Akira con cuidado tomó el libro mirando que había en él, pudo notar como un cerrojo estaba evitando que abrieran el libro. — Mmm, entonces será — Tomando la llave que encontraron en la otra habitación Akira la introdujo en el cerrojo girándola lentamente hasta que algo en el libro hizo “clic” haciendo que el libro se abriera en un instante — Bingo.

No obstante, para sorpresa del asiático aquel libro no era más que una decoración para ocultar algo que allí se encontraba: Una pequeña cajita de madera. El japonés tomó el objeto oculto con cuidado mientras lo examinaba detenidamente. Encontrando un pequeño compartimiento, Akira movió un poco la caja haciendo que una tapa de esta se abriera dejando en vista dos gemas de color zafiro.

— Mas piezas de rompecabezas — Comentó Dora mientras miraba aquellas piedras preciosas — ¿Alguna idea para que puedan servir?
— Veamos ¿Has encontrado algo extraño? ¿Algún compartimiento? — preguntó el asiático.
— Hasta ahora no he encontrado nada fuera de lo normal. Lo único raro es el cuadro que está aquí. — comentó la monja — No entiendo, si ya hay uno aquí afuera ¿Por qué hay una aquí mismo? — Akira no tardó en investigar el cuadro. Si, era bastante extraño que estuviera ahí, pero debía haber algo más que saltara a la vista. tanto Akira como Dora revisaron el cuadro detenidamente.
— No hay nada raro ¿Qué será lo que no hemos visto? — Dora continuó mirando el cuadro hasta que notó algo que podía ser una pista. Sobre el rostro de Vamdemon Dora pudo notar algo raro en sus ojos — Aki, mira allí — Apuntó el asiático hacia arriba de los ojos — ¿Podrías ver? — El asiático asintió, tomando la mesa de noche subiéndose a esta. Efectivamente Akira notó como habían dos agujeros en donde se supone que debían estar la iris del cuadro. — Dora, atenta — Akira colocó ambos zafiros en las cuencas, las cuales cupieron perfectamente en los orificios. Al introducir las gemas pudieron sentir un ligero temblor en la sala, al lado del cuadro una parte de la pared se había abierto mostrando lo que era un interruptor.
— Encontré un interruptor, Aki. Esto debe desactivar la barrera. — Sin perder tiempo la monja oprimió el aparato, una pequeña vibración se sintió de este hasta detenerse súbitamente. La monja sacó la mano rápidamente del lugar, evitando que esta quedase atrapada allí mientras que a su lado pudo ver cómo otra parte de la pared se abría dejando ver la llave que buscaban. — Mira, todas las piezas encajaron en su lugar.
— Realmente Vamdemon-sama le gustan los rompecabezas. Si logras encajar una pieza las otras caerán en su lugar. — comentó el asiático — Bien, ahora salgamos de aquí.
Una vez terminado todo lo que debían hacer en la habitación del aristócrata oscuro la pareja se dispuso a ir hacia donde se encontraba el sótano. No obstante al abrir con cuidado la puerta de la habitación pudieron ver a un par de Dark Lizardmon patrullando la zona los cuales poco a poco se dirigían hacia donde se encontraban. Solo era cuestión de tiempo para que ellos fueran descubiertos.
— Debemos hacer algo con estos tipos, Aki ¿Puedes usar una memoria? — Preguntó Dora, a lo que el asiático simplemente negó.
— La atacarían sin pensarlo. Tendríamos un incendio en nuestras manos.
— Necesitaríamos ser unos fantasmas para…Aki tengo una idea, saca tu lector y usa Phasing, ya ocúltate rápido.
Los pasos de los zombies poco a poco se acercaban a la habitación disponiendo se a abrir la puerta, no obstante se detuvieron en seco al escuchar un estruendo en la otra habitación. De inmediato los zombies marcharon hacia la fuente del ruido dejando aquella puerta intacta.
— ¿Dora? — Akira salió de bajo de la cama poco a poco mientras se ajustaba los MIG esperando no encontrarse con los zombies. — ¿Dora? — llamó a su compañera mientras entraba de la otra habitación visiblemente cansada. — ¡Dora!
— No…tenemos tiempo — comentó tratando de recuperar su respiración, usar la carta Phasing logró hacer miga en ella por su sobreuso — Vámonos rápido.
— Bien…descansa — Akira introdujo a su compañera en el V-pet para que se repusiera sus energías.


Rápidamente el asiático bajó las escaleras con sumo cuidado para no ser descubierto por los demás zombies. Al ver que no había monos en la costa el asiático abrió paso hasta dar con el lugar donde se encontraba la barrera que no lo dejaba pasar hacia el sótano. Dora salió del V-Pet mientras que Akira lentamente introducía la llave que los llevaría en donde se encontraba posiblemente la raíz del problema.


Tizza Tizza Y creo que acabe, algo apresurado y espero no me haya saltado algo. Otra cosa, Aki y Dora no tardaron en deducir lo que pasó por esto. Here Los Digimon y lo que pasa con ellos al derrotarlos es exactamente lo que ocurrió en la invasión a la academia de magia, solo fue juntar las piezas y listo, saben que ocurre en la mansion o tienen una idea general.

Cartas
Hidro preassure
Phasing





 

Reflejo
Moderador
Registrado
4 Feb 2009
Mensajes
7,393
Ubicación
Dirac Sea
Offline
Bien Velvet. Velvet. , todo en orden con esta parte de la crónica. Me llamó la atención el memo que dejó el sirviente de Vamdemon, porque según esas palabras, parece que todos perecieron en la repentina invasión. Me pregunto si alguno habrá logrado reunirse con su amo. Y me alegra de que la crónica te esté sirviendo para soltar todas estas referencias a los videojuegos, se nota que te estás divirtiendo, sigue así.


+250 bits. Acceso a Into the Darkness IV desbloqueado.​
 
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba Pie