Actividad [Kotone & Kurebayashi Teru]

Registrado
25 Jun 2010
Mensajes
988
Calificación de reacciones
340
Puntos
600

Un Escandalo en Visperas de Navidad

[Parte 1]


Era ya aproximadamente el medio día, era 24 de Diciembre, por fin hoy sería noche buena y la Navidad comenzaría. Era invierno y precisamente ese día, la nieve caía lentamente, volviendo totalmente blanca la ciudad de Odaiba, el frío también se hacía presente en las calles de la ciudad. En la habitación, a salvo del frío y recostado en su cálida cama se encontraba un joven de cabello castaño, soñando quién sabe qué, porque daba vueltas y vueltas, enroscándose aun más con el cobertor. Mientras el joven seguía inmerso en su sueño o, tal vez, pesadilla, sintió que alguien movía su brazo casi con desesperación, pero ni eso era capaz de hacerle reaccionar, es más, parecía algo mas que estaba dentro de sus sueños.

-No, no te vayas- balbuceó mientras seguía dormido. Al parecer tenia el sueño demasiado pesado, porque ni siquiera el movimiento de la joven que estaba frente a ella lo despertaba.

-Hermano- se escuchó una melodiosa voz a su lado, que tenía el fin de despertarle –ya es tarde, despierta por favor- siguió insistiendo, lo que finalmente logró que Taichi Yagami abriera los ojos, los abrió poco a poco, intentando acostumbrarse a la luz de la habitación, bueno, lo poco de luz que había en un día nevoso como ese.

-Hikari- susurró al abrir por completo sus ojos y le sonrió aun adormilado a su pequeña hermana que se encontraba frente a él, mirándole con preocupación –Sigues aquí- el joven la tomó de su mano, atrayéndola hacia él y abrazándole efusivamente.

La joven de castaño cabello también, miró sorprendida a su hermano mayor, no era normal que se acercara tan efusivamente a ella, no cuando recién despertaba *algo sucedió* pensó para si, por lo que, se animó a preguntar -¿Hermano, pasó algo?- correspondió su abraza y acarició su cabello intentando darle un poco de consuelo, le preocupaba ver a su hermano de esa manera, no le gustaba verle mal.

Taichi se separó un poco de su hermana y le miró, lagrimeando un poco de manera cómica, exagerando el drama de su pesadilla –Tu, te ibas con Takeru- dijo un tanto dolido, le dolía recordar que su pequeña hermana, en su “sueño” decidía dejarle a él para irse con otro chico, precisamente con el hermano menor de su ex mejor amigo y actual rival de amor. Hikari al escuchar las palabras de su hermano, se sonrojó de inmediato. –Dime que no te irás con él, por favor, dímelo- suplicó mientras seguía con sus exageradas lagrimas.

-¡H-Hermano!- el sonrojo se acentuó en sus mejillas –No pienses en esas cosas- le dio un suave regaño –Mejor levántate ¿Ya compraste el regalo?- la chica intentó cambiar drásticamente el tema, mientras se separaba de su hermano.

-¡El regalo!- se puso rápidamente de pie, olvidando por completo lo enrollado que estaba en su cobertor, cayendo sin remedio al suelo.-¡auch!- se quejó, no había dolido, estaba bien cubierto, solo fue el susto de caer desde su cama.

-¡Hermano!- exclamó la joven, acercándose rápidamente a donde se encontraba su hermano -¿Te encuentras bien?- le miró extremadamente preocupada, eso no cambiaba en ella, su preocupación por los demás, sobre todo si se trataba de su hermano mayor.

-Tranquila Hikari- rió divertido ante el golpe que se había dado y en lo torpe que había sido al levantarse de inmediato sin fijarse que estaba impedido de levantarse fácilmente, aun cuando en su momento había sentido que estaba cubierto totalmente por su cobertor. –Estoy bien- le dedicó una sonrisa casi victoriosa, por haber caído desde su cama y salir ileso de ello.

La castaña se levantó del lugar donde estaba arrodillada y suspiró aliviada –Bueno hermano, tienes que prepararte que ya es más de medio día y aun no compras el regalo, yo ya lo tengo- sonrió sonrojada, dio media vuelta y salió de aquélla habitación.

¿Qué fue eso? Se preguntó el peli castaño, su pequeña hermanita había sonreído de una forma… ¿Cómo explicarlo? Diferente, si, esa era la palabra, diferente, había algo distinto en ella, sus mejillas sonrojadas y esa amplia sonrisa saliendo de su rostro, algo pasaba y se lo estaba ocultando. No quería incomodarla, así que, decidió no intervenir en ello. Rodó y rodó por el suelo graciosamente intentando salir de ese rollo en el que se había convertido. Cuando logró salir se puso de pie.

-¡Bien Tai!- se dijo a si mismo, animándose a comenzar el nuevo día. –Iremos a comprar ese bendito regalo- Dejó su cama desecha y salió al baño para darse una ducha, al terminar volvió a su habitación, dejó la toalla tirada en el suelo y se puso una camisa blanca, jeans negros, zapatillas negras y su casaca de color azul. Tomó su reloj y vio la hora –¡Son más de la 1 de la tarde!- exclamó sorprendido y salió de su habitación.

Al bajar por las escaleras, vio que su hermana guardaba una pequeña caja en un sobre de regalo, miró con curiosidad aquél obsequio, pero nada daba siquiera algún indicio de lo que podía ser y menos para quién era. Caminó despacio hacia ella y al estar a unos pasos le habló -¿Qué es eso?-

Cuando su hermana escuchó la pregunta, se sobresaltó y el regalo cayó al suelo -¡Hermano!- dijo un poco molesta mientras tomaba nuevamente el obsequio entre sus manos –no me asustes de esa forma- infló sus mejillas mientras escondía el sobre de regalo azul.

Su hermano quedó aun mas intrigado con aquélla actitud, nunca antes había visto a Hikari tan nerviosa y menos ocultándole cosas, desde que eran niños siempre habían sido muy cercanos, se contaban todo entre ellos, además de hermanos eran amigos. Pero desde el momento en que se convirtió en la novia de Takeru, ella había cambiado, quizás era obvio, porque una relación con un chico es mas personal, ni él le había confesado por completo todo lo que había sucedido con Sora en su momento. Suspiró resignado, ya no había forma en que ella le contara lo que pasaba. Ya podría averiguar en la reunión que habría en la noche.

-Bueno, ya me voy- dijo mientras caminaba hacia la salida –si no alcanzo a llegar, nos veremos en la junta- luego cerró la puerta y se fue.

Caminó por las calles de la ciudad con una sombrilla de color azul, para evitar que los copos de nieve que aun caían, terminaran arruinando su ropa. Mientras caminaba, los edificios estaban bien adornados con decoraciones acordes a la festividad, luces fuera de los locales, que aun no estaban encendidas por ser demasiado temprano, pequeños santas junto a la entrada, cantando un villancico. Alzó un poco la vista y los árboles estaban casi blancos ya, tenían bastante nieve sobre ellos.

-¿Qué puedo regalarle a Mimi?- suspiró un poco molesto por no saber qué obsequio darle a la chica. ¿Por qué decidimos jugar al intercambio de regalos? Luego recordó cómo había llegado a esto.

En ese momento se encontraban todos los niños elegidos, de la primera generación, reunidos en el Centro Comercial de la ciudad. Hablaron por un buen rato, platicando sobre sus vidas durante los años que no se habían visto, bueno, la gran mayoría, porque en lo que respectaba a Tai y Hikari, ellos seguían viendo a TK y a Sora. En un momento Mimi habló.

-¿Qué les parece si el día 24 nos juntamos en la noche, en mi casa? Para que celebremos juntos la noche buena- dijo animada, feliz de volver a encontrarse con sus amigos.

-Pues, no me parece mala idea- sonrió de forma amable Sora –yo hablaré con Matt cuando regrese de su gira, creo para esas fechas ya va a estar desocupado- miró a TK de forma de obtener una respuesta positiva.

-Claro- contestó –a mi tampoco me parece mala idea, es mas, estoy de acuerdo y tu amor, ¿Qué opinas?- miró a su querida novia Hikari, ya llevaban varios meses juntos y aun cuando obtuvieron el consentimiento de su hermano mayor, a la fuerza, porque muchas veces se opuso al noviazgo de ellos, tuvo que aceptar por ver feliz a quien mas quería, su pequeña hermana.

-Me encanta la idea- sonrió dulcemente, como siempre, con su melodiosa voz –mi hermano también acepta ¿Cierto?- le obligó indirectamente a que aceptara.

-Pues bueno….emmm- dudó unos segundos, porque sabía muy bien que para esa junta tendría que volver a ver a su ex amigo y rival. De pronto sintió una mirada sobre él, era Sora, quien le dijo en un susurro que aceptara, logró entender solo porque leyó sus labios. –está bien, acepto-.

Luego todos los demás aceptaron y nuevamente Mimi habló, al parecer era quien mas extrañaba sus juntas -¡Juguemos al intercambio de regalos!- alzó su mano con varios papeles en ella –No venía preparada- bromeó –pero como todos están aquí, aprovechemos para que sea una bonita noche buena, una reconciliación y un buen reencuentro entre nosotros- sonrió amablemente a cada uno de los presentes. Lamentablemente ninguno tenía opción de rechazar la propuesta, así que, al momento en que la chica dio vuelta todos los papeles para que cada uno sacara al compañero a quien debían darle un regalo, todos sacaron un papel y él, era el desafortunado que debía darle un regalo a Mimi.

Volvió al presente al momento en que una gran capa de nieve cayó sobre su sombrilla, haciéndole reaccionar.

-Lo malo no es que sea ella, sino que es difícil escoger un regalo para una chica- suspiró desanimado. Siguió caminando -¿Chocolates? ¿Oso de Felpa? ¿Galletas?- susurró, ninguna de las opciones le parecía la más conveniente.

En el momento en que miró una tienda que se dedicaba a vender joyas, encontró una bastante linda como del gusto de su amiga, era un colgante con un delfín. –Esto si- pensó para si, al parecerle que era el mejor obsequio que podía darle. Antes que diera un paso para entrar a la tienda, se escuchó una voz a lo lejos.

-Solo por 5 minutos, tendremos un 30% de descuento en todos nuestros productos- gritó un joven saliendo del local llamado “Okaeri”, que se dedicaba a vender una gran variedad de artículos para regalos, dio un paso para caminar, quizás allí también podría encontrar algún bonito presente para el intercambio de regalos y un fuerte ruido se hizo presente.

Taichi volteó la mirada, creyó en un momento que un fuerte temblor venía, pero al mirar, era peor que eso, una multitud de personas que quién sabe de dónde aparecieron venían en su dirección. Miró hacia todos lados, dónde podía esconderse para que dicha multitud no arrasara con él –¡Demasiado tarde!- gritó cuando todos pasaron arrasando con él, inevitablemente arrastrándole hacia el local en donde estaban las ofertas.

Estaba a cuatro locales de diferencia de la joyería, en donde había visto el colgante. ¿Por qué se me ocurrió ver este local y no pasar directamente a la joyería? Se regañó a si mismo por no tomar la mejor decisión. Volteó para fijarse en si había algún buen presente pero el local estaba completamente llenó –Esto de las ofertas que vuelve loca a la gente- suspiró resignado, decidiendo volver a la joyería.

Mientras caminaba, un señor salió de una pastelería, puso un cartel fuera donde decía que por solo 5 minutos, todo estaba con un 40% de descuento y ese ruido volvió a sonar en sus oídos –No por favor- dijo casi suplicando que no fuese otra multitud amante de las ofertas, pero sus suplicas no fueron oídas y fue nuevamente arrastrado por esa oleada de personas que iban a la pastelería –¡otra vez no!- sus palabras sonaron cómicas.

Cuando la multitud se detuvo en la pastelería, dejaron a un Taichi tirado en el suelo –Solo a mi se me ocurre ir de compras cuando pronto será noche buena- soltó mientras se levantaba y sacudía su ropa. Ahora si, estaba decidido en ir por ese colgante fuese como fuese. Miró hacia todos lados, asegurándose que no saliese ningún vendedor con alguna oferta, aun cuando no había mucha gente, decidió ir apegado a los locales, prefería prevenir antes que lamentar otro episodio como el ya pasado, en dos ocasiones. Cuando por fin llegó a la joyería, se dio cuenta que el colgante que quería tenía un descuento del 25%

-¡Benditos descuentos!- exclamó feliz. En ese par de ocasiones por culpa de esa marea de gente, odió por un momento los descuentos, pero ahora, que eran bastante útiles para él, terminó agradeciéndolo.

Pidió al vendedor que lo envolviera para regalo de una chica y luego de unos minutos, le entregaron una bolsa de regalo pequeña, de color rosa con una cinta blanca. Se dirigió a pagar y luego salió.

-Ahora si podré volver a casa- dijo mientras miraba su reloj –aun es temprano, las 4 de la tarde y la junta es a las 7, alcanzo a ir en busca de Hikari para ir juntos a la reunión con los demás-

Caminó feliz ante la idea y mientras caminaba, pasó un hombre, vestido de Santa Claus cantando un villancico, un tanto desafinado.

-Feliz Navidad a todos, Feliz Navidad a todos, Feliz Navidad a todos y Año Nuevo también- pasó canturreando junto al joven, tintineando la campana que tenía entre sus manos, casi burlándose por lo que le había pasado. ¿Cómo podía saberlo? Al parecer estuvo presente mientras era cómicamente arrastrado por un montón de gente alocada y desesperada por descuentos. –jojojojo- escuchó el joven a su lado, por lo que se detuvo y junto a él, estaba Santa estirando su mano en busca de monedas.

-Está bien- sacó una moneda y se la dio.

-¡Feliz Navidad!- obtuvo como respuesta.

Pronto siguió su camino.

 
Última edición:

Moderador
Registrado
4 May 2011
Mensajes
9,156
Calificación de reacciones
2,854
Puntos
1,700
Taichi como protagonista, otra historia con él principal. Está claro que os gusta este elegido para darle trama la historia. Pero tengo que decir, que lo hiciste algo estúpido e idiota en casi todas sus acciones. Quizás que sea muy sobre protector con su hermano es lo que le excusa para ese comportamiento, pero si ya pasó lo de Sora, Taichi maduró la última vez. Pobre, volvió hacia atrás.

Aquí sí que no soy capaz de deducir quién o qué lo arruinará todo. ¿Será el regalo de Tai a Mimi lo que haga que la elegida de la pureza los mande a todos a la calle? ¿Tai discutirá con Matt? Aunque se ha mencionado mucho la pareja de Takeru y Kari, así que quizás tenga algo que ver con ellos.

Nos vemos
 

New Legend
Registrado
27 Dic 2013
Mensajes
22
Calificación de reacciones
37
Puntos
0
Ante la incertidumbre que me corroe por dentro sobre qué puede fastidiar la Navidad, me apoyo como Soncarmela en las relaciones mencionadas. Aunque a mi me ha calado más como pueda evolucionar más la hermandad/amistad entre Tai y Kari. Y debo reconocer que me llamó la atención esa ex-amistad entre Tai y Matt (pero también puede ser porque ando algo perdida con esto de los fics de temática amorosa en digimon).
Siento curiosidad por lo que sigue, así que el papel de creador de intriga de la primera parte ha funcionado xD ¡Suerte!
 

Registrado
14 Abr 2008
Mensajes
2,215
Calificación de reacciones
384
Puntos
150
Bueno, bueno....después de tanta espera -nadie lo esperaba e.e- aquí está la segunda parte de este Fic n.n
No somos expertas en esto, pero igualmente nos divertimos bastante haciéndolo, agradezco a los que leyeron y a los que comentaron.
Se agradece todo, hasta las críticas, porque son las que ayudan a mejorar n.n
Lamento haberme extendido tanto, pero después de tanto pedir que apareciera la inspiración, esta se hizo demasiado extensa (?)
Bueno, espero que lo disfruten, asi como yo me entretuve escribiendolo e imaginandome todo xD



Un Escandalo en Visperas de Navidad
[Parte 2]
Caminó de regreso a su casa, pensando en la junta que se había organizado. Todos reunidos nuevamente. Recordó la aventura que el grupo había tenido al viajar al Digimundo, algo totalmente nuevo y extraño para ellos. Sonrió cuando vio la imagen en su mente del momento en que conoció a su digimon, Agumon, las miles de aventuras que habían pasado, sus discusiones con Matt y recordó a Sora, su amiga de infancia, que al final por ciertas circunstancias terminó acercándose más a su ex amigo, como le llamó al momento en que supo que algo había entre ellos. Mientras seguía distraído en sus divagaciones, sintió que chocó con alguien, miró en frente y allí se encontraba la joven que ocupaba parte de sus pensamientos.

-¡Sora, lo siento mucho!- se acercó rápidamente a ella para ayudarle a recoger una bolsa y una caja de color blanco, al parecer era un obsequio.

-No te preocupes Tai- sonrió amablemente –Creo que ambos tenemos la culpa por ir tan distraídos- la sonrisa no se quitaba de su rostro, el estar cerca de su amigo, provocaba algo en ella que le hacía sonreír de manera innata, quizás era su cálido aura que desde niño tenía.

Luego que ambos se pusieron de pie, se miraron por unos segundos sin decir nada. Hasta que el sonido de un celular interrumpió el momento. Era el celular de Sora, quien intentó acomodar su bolsa para abrir su cartera y sacar su celular. Miró quien era y contestó.

-Matt, hola- dijo saludando a su novio –entiendo- continuó hablando junto al celular –está bien, te espero- al decir aquello, cortó la llamada.

-¿Vendrá a la junta?- preguntó el joven un tanto desinteresado y molesto por volver a verle, después de tanto tiempo.

-Si- asintió la chica –dijo que llegará en unos minutos más, quiere que le espere en casa de Mimi.

-Entiendo- fue lo único que logró decir hasta que se le ocurrió una gran idea –yo voy a casa, a buscar a mi hermana y luego voy a la casa de Mimi, si quieres, podemos ir juntos- le miró intentando obtener una respuesta positiva de su parte.

La peli naranja dudó unos segundos, sabía que si su novio se enteraba de seguro le haría una escena de celos, pero pensó en que él aun no llegaba, finalmente terminó aceptando –está bien, vamos juntos- le dedicó una dulce sonrisa que hizo estremecer a su amigo de infancia.

Ambos caminaron hasta la casa de Taichi, simplemente hablaban de trivialidades, de sus estudios, de lo que pasaba con ambos en su presente. Al llegar a la casa, el chico abrió lentamente la puerta, invitándole a pasar, cosa que la joven aceptó y entró primero.

-Está demasiado silencioso- miró hacia todos lados –quizás Kari ya se haya ido Tai- le dijo sonriendo nerviosa.

-Se supone que ella estaría esperándome- dijo un tanto extrañado al no encontrar rastros de su pequeña hermana. Siguió caminando hasta que encontró una nota en un papel sobre la mesa –Hermano- comenzó a leer en voz alta –iré junto a Takeru a la casa de Mimi, estaré esperándote allá. Te quiero mucho. Hikari- terminó de leer y luego suspiró –así que se fue con él y no me esperó, es tan difícil verlos crecer- habló como si se tratara de su propia hija, cosa que hizo que su acompañante riera.

-Ay Tai, lo dices como si se tratara de tu hija- prosiguió –Kari es tu hermana y ella ya está grande como para tomar sus propias decisiones, estoy segura que si tu tuvieras una novia actuarías de la misma manera- cubrió su boca por un momento, sabía que él aun no lograba conseguir novia.

-Tranquila- rió al ver la expresión de la joven –no es necesario que te pongas asi, no he tenido tan mala suerte en el amor, solo que no he encontrado a la persona correcta- tomó nuevamente sus llaves y se dispuso a salir –creo que lo mejor es que nos vayamos también.

Abrió nuevamente la puerta y Sora salió primero, para luego el salir y cerrar la puerta de su casa, sus padres aun estaban en la casa de su abuela, porque allí festejarían la navidad. Caminaron juntos en silencio hasta que por fin llegaron a la casa de Mimi.

-¡Bienvenidos!- dijo alegremente la anfitriona de la fiesta quien se sorprendió en ver a esos dos juntos, pero evitó hacer un comentario al respecto –pasen, pasen- les invitó a pasar.

Allí vieron a Izzy, quien estaba al pendiente de su Iphone. Por otro lado estaba Joe, revisando uno de los libros de ciencia que la joven tenía en la estantería de su recibidor. En el sofá se encontraban sentados Kari y Takeru, quienes hablaban animadamente, como si estuvieran haciendo algunos planes. La pequeña hermana de Tai al percatarse de su presencia, se levantó de inmediato y se acercó a él.

-¡Hermano! Me alegra que hayas llegado- sonrió feliz al verle –lamento haberte dejado solo, bueno, no tan solo- le dedicó una dulce sonrisa al verlo junto a su amiga de infancia –pero Takeru pasó por mi y pues, ya ves, llegamos antes que tú- volvió a mirar a su hermano.

-Tranquila- revolvió suavemente el cabello de la peli castaña –te entiendo hermanita, finalmente no estuve tan solo- dio una leve sonrisa, mirando de reojo a quien le había acompañado de camino a la junta.

-Bueno, bueno- habló Mimi –aun falta Matt, pero podemos comenzar bebiendo algo- sonrió al poner sobre la mesa 8 copas y una botella de champagne sobre la pequeña mesa central que estaba en el living.

Todos se acercaron allí a festejar su reunión, extrañaban el estar juntos compartiendo, finalmente las circunstancias de la vida y el digimundo los habían vuelto muy cercanos, bueno, a la gran mayoría, exceptuando a un par de chicos que terminaron alejándose con el tiempo, es que eso llamado “amor” puede sacar lo peor de las personas. La joven anfitriona sirvió una copa a Izzy, quien estuvo bastante reacio por recibirla, no había bebido nada con alcohol en su vida y tenía miedo de las consecuencias que ello podría tener en su cuerpo.

-Vamos Izzy, no te hará nada malo, pruébalo- invitó la joven quien le sonrió intentando darle ánimos para que el joven dejara sus miedos de lado y se atreviera a algo nuevo. Finalmente terminó de persuadir al chico y éste aceptó.

-No está tan mal- dijo luego de haber bebido un sorbo para probarlo.

Luego le ofreció al mayor de los visitantes, Joe, quien aceptó enseguida. Le ofreció a Sora, Takeru y Hikari quienes rechazaron el champagne y le pidieron refresco y nada más.

-Aburridos- soltó mientras inflaba sus mejillas y dejaba la botella sobre la mesa central y se dirigía a la cocina para buscar algo de refresco para el resto. Al sacarlo del refrigerador volvió a donde estaba y le sirvió a las tres personas que preferían no beber el delicioso champagne que ella misma había comprado para la ocasión.

Era el turno del joven líder, en sus tiempos en que estaban en el digimundo. El chico aceptó gustoso y cuando ya todos tenían sus copas hicieron un brindis.

-¡Por la amistad!- exclamaron todos.

Mientras bebían, se escucharon unos golpes en la puerta. La joven Tachikawa caminó hacia la puerta y abrió. –Matt, por fin llegas- le dio un cálido abrazo –Bienvenido, pasa- le invitó a pasar y a reunirse con el resto. El músico entró luego de saludar a su amiga y se reunió con los demás, saludando a todos de buena gana, exceptuando a uno…Taichi. Éste simplemente ignoró su despreció. Su novia se acercó a él y le sirvió una copa de champagne, no sin antes pedirle permiso a su amiga para hacerlo.

Pasaron los minutos, Izzy ya iba por su cuarta copa y sus mejillas ya estaban sonrojadas, cosa que al resto le hizo reír, les parecía demasiado gracioso que fuese tan poco tolerante al alcohol. *Falta de costumbre* pensaron todos.

-¡Ya es hora!- dijo una animada Mimi mientras miraba el reloj, por fin eran las 12 de la noche -¡Feliz Navidad a todos!- puso música para festejar.

Todos se daban un abrazo, deseándose una Feliz Navidad, aunque lo que más les emocionaba, era el momento de abrir los regalos. Ya al momento en que todos se dieron un abrazo, exceptuando los llamados “ex amigos”, Izzy quien estaba ya extremadamente feliz y extrañamente dejando de lado su Iphone rompió el amistoso momento.

-¡Ya es hora de entregar los regalos!- soltó alzando su quinta copa de champagne -¡Salud!

Todos rieron al escuchar a su joven amigo y fueron en busca de los regalos que debían entregar a la persona que les correspondía.

-¡Bien, yo primero! Soy la anfitriona y debo comenzar- sonrió Mimi –Mi regalo es para Joe- miró al chico de anteojos y se acercó a él para luego darle un abrazo después de entregarle su regalo –Feliz Navidad.

-¡Que lo abra! ¡Que lo abra!- comenzó al resto de sus amigos.

Joe abrió su regalo y allí se encontraba un portafotos con la foto de Mimi haciendo el símbolo de amor y paz mientras sonreía –G-Gracias- sonrió un tanto nervioso, no se esperaba ese regalo, es más, esperaba algo mejor. Una risa se escuchó, era la chica que le había dado ese obsequio.

-Solo bromeo- sacó otro regalo un poco más grande –este es el real- le dedicó una sincera sonrisa –aunque el otro puedes quedártelo también- dijo de una forma coqueta, lo que hizo que el peli azul se sonrojara como tomate. Cuando Joe abrió su verdadero obsequio, vio un enorme libro, sobre Astronomía y las últimas investigaciones que se habían hecho.

-¡Muchas gracias Mimi!- exclamó mientras un brillo se hacía presente en sus ojos. –Mi turno- continuó hablando –Mi regalo es para Matt- se acercó a él y le entregó su regalo.

Al abrir el obsequio, Matt sacó un CD de su banda favorita, sonrió de medio lado en señal de agradecimiento –Muchas gracias Joe, ahora, mi turno- dirigió su mirada a Izzy –aquí tienes- se acercó a él, quien yacía sentado en uno de los sofás, apenas logró levantarse y abrazó a Matt –Gracias Amigo- dijo con emoción.

Miró el presente que le habían dado y de allí sacó un Ipad de color blanco, el suyo estaba malo luego de una caída en un charco de agua, lo que le venía bastante bien. Sonrió ante el útil regalo que recibía –Ahora vengo yo- logró decir sin que sus palabras chocaran, lo que hizo reír nuevamente a sus amigos –Mi regalo es para…- calló unos segundos.

-¿Para?- preguntó el resto, mirando interesados a Izzy.

-Para… ¡Taichi!- exclamó feliz y se acercó al joven quien le miraba divertido –Aquí tienes amigo- le dio un fuerte abrazo y al separarse le miró –ábrelo, espero te guste.

El peli castaño abrió el regalo y allí venía un video juego de Futbol, lo que le puso feliz –Gracias Izzy- dijo mientras tomaba el regalo que él debía dar –Bueno, ahora que es mi turno, debo decir que este obsequio es para la anfitriona de esta gran fiesta- miró a la chica –para Mimi- se acercó a ella, quien le abrazó efusivamente.

-Gracias Tai- sonrió mientras abría el regalo y sacaba el hermoso colgante con el delfín -¡es hermoso!- exclamó feliz. Luego se acercó a Sora, para que le ayudara a ponerse el colgante, luego de tenerlo puesto se miró en uno de los espejos pequeños que tenía en su estantería y sonrió ampliamente – ¡se ve hermoso en mi!- dio la vuelta mirando a sus amigos, quienes asintieron en forma de aprobación.

Luego era el turno de Takeru, quien sonrió a la novia de su hermano –Mi regalo es para Sora- se acercó a ella, le entregó su regalo y le dio un abrazo –gracias por estar con mi hermano- susurró. La joven simplemente asintió y luego abrió su obsequio, de allí sacó un perfume, el que ella tanto quería –gracias- sonrió amablemente a su “cuñado”.

De pronto Kari rompió el orden, su melodiosa voz había llenado el lugar – ¿Puedo seguir yo?- preguntó algo nerviosa, quería entregar pronto su regalo.

-Claro que si Kari- le dedicó una amable sonrisa la joven Sora.

-Bueno, mi regalo es para mi novio TK- se acercó a él y le dio un cálido abrazo –abre tu regalo por favor- sonrió inocentemente.

-Bien- le sonrió el joven de la misma manera a su novia. Al sacar la caja y abrir su regalo, sus ojos se abrieron ante la impresión. Sacó el contenido de la caja, eran dos zapatos de bebé de color azul. – ¿E-Es lo que yo pienso?- dijo casi sin poder asimilar la situación.

-Pues si amor- sonrió dulcemente, esas sonrisas que solo una futura madre podría dar.

-Esto…me hace muy feliz- abrazó emocionado a su novia – ¡Seremos padres!- soltó mientras comenzaba a acariciar el cabello de Kari –desde ahora me esforzaré por los tres.

Al escuchar que su pequeña hermana y el hermano de su rival serían padres gritó - ¡¿Quéeeee?!- el grito se escuchó por toda la casa. Se acercó a zancadas hacia el rubio y lo tomó de su camisa, alejándolo de su inocente hermana, lo volteó para que le mirara – ¿No me digas que tu y mi hermana?- su odio hacia quien tenía en frente era evidente.

-P-pues si- soltó de forma inocente su hermanita, mientras un notorio sonrojo se hacia presente en sus mejillas.

-¡Te mataré!- estuvo a punto de golpear al joven que había osado aprovecharse de su hermana, su mayor tesoro, pero algo le detuvo, en realidad alguien. Dio vuelta su mirada y allí se encontraba Matt, sosteniendo su mano fuertemente.

-No dejaré que le golpees- su mirada era fría y seria.

-¡Tu no te metas traidor!- soltó a TK y tomó a su ex amigo del cuello de su camisa, mirándole de forma amenazante -¡Eres un traidor!- soltó dedicándole una mirada de rencor y de dolor, se sentía traicionado por él, por quedarse con su amiga de infancia.

-¡Ya basta Tai!- gritó una preocupada Sora – ¡Deja al padre de mi hijo!- finalmente lo había dicho, ella también estaba esperando un hijo, pero de Matt y esperaba el final de lo que en su momento era una fiesta, para poder confesarlo, pero las circunstancias habían cambiado y ya lo había dicho.

El lugar quedó en silencio. ¿Es que Navidad era una época de fertilidad? Pensó el resto de los amigos que no se encontraban envueltos en esos problemas familiares.

-¿L-La dejaste embarazada?- dijo un dolido Tai, luego de escuchar dicha confesión.

-Y-yo no lo sabía- contestó nervioso Matt.

De pronto un fuerte golpe terminó en la cara de Matt, quien cayó al suelo, tocando la zona donde el golpe había terminado. Tai se pone sobre él, tomándole nuevamente del cuello de su camisa, con la intención de volver a golpearle.

-¡Sora tendrá un hijo tuyo!- dijo al borde de las lagrimas, producto del coraje que sentía, su hermana y su antiguo amor esperaban un hijo, eso aumentaba la rabia que sentía - ¿Te das cuenta de lo que provocas?- lo acercó más a él, quedando a centímetros de su rostro, alzó su mano dispuesto a darle otro golpe –Se supone que dejaste de estar conmigo por tu carrera, porque no querías que se hicieran una mala imagen de ti- calló unos segundos –me dijiste que me preferías a mí y no a Sora, miles de veces me lo dijiste cuando nos veíamos a escondidas.

-Tai- susurró Matt mientras solo miraba conmocionado a su ex amigo, si, ex, porque habían sido novios en su momento.

El lugar nuevamente quedó en silencio, todos estaban helados ante la escena que estaban observando ¿Embarazo de la inocente Kari a tan corta edad? ¿Embarazo de la joven Sora? Eso era nada comparado a lo que ocurría ahora.

-Sabes que te prefiero a ti Tai- abrazó tiernamente al chico que tenía en frente y luego miró a Sora –tranquila, me haré cargo del bebé también- dijo como si fuese lo más normal del mundo.

-Matt- dijo en un hilo de voz el peli castaño, su elección le había conmovido.

Nadie reaccionaba, todos seguían mirando sin poder creer lo que pasaba. Excepto Izzy quien grababa todo lo que ocurría –que buen material para youtube- pensó para si mientras emitía una pequeña y maliciosa risita.

-¡Nooooooo!- gritó Sora mientras tomaba sus cosas y salía de allí, no podía creer que su novio tuviese algo con su mejor amigo, con su amigo de la infancia. Las lágrimas corrían por sus mejillas, porque siempre pensó que si existía rivalidad entre Matt y Tai era por ella, pero estaba equivocada, la única que estorbaba era ella y Taichi sentía celos de ella, no de Matt.

Cuando Sora salió, golpeando fuertemente la puerta, Kari miró a su hermano y luego a su novio –pues, bueno…- calló unos segundos - Yo los acepto asi- dijo inocentemente, mientras su novio TK reía con nerviosismo, pensando aún que aquéllo que presenciaba no era posible.

De pronto en la radio que había puesto Mimi para escuchar música se escuchó la voz del Santa Claus que Tai había visto cuando iba de compras, quizás no era él, pero su voz era bastante similar, esa voz cantaba el mismo villancico.

-Feliz Navidad a todos, Feliz Navidad a todos, Feliz Navidad a todos y Año Nuevo también- cantó mientras hacía sonar una campana.

Al final todos quedaron celebrando allí, aceptando sin terminar de creer lo de Tai y Matt y preguntándose qué habrá sucedido con Sora. Nunca se habían esperado una alocada Navidad como ésta y con tan grandes escándalos.

_____________

Me divertí mucho participando :3
 
Última edición:

Moderador
Registrado
4 May 2011
Mensajes
9,156
Calificación de reacciones
2,854
Puntos
1,700
No sé que acabó de leer...

–que buen material para youtube-

... Pero Izzy tiene toda la razón del mundo.

Sinceramente, mientras que lo leía pensaba que todo se liaría porque Taichi seguía enamorado de Sora. Pero todo ha dado un cambio tan radical. Me he reído mucho xD


 

Registrado
14 Abr 2008
Mensajes
2,215
Calificación de reacciones
384
Puntos
150
No sé que acabó de leer...
es una expresión que esperaba lograr (?)

Sinceramente, mientras que lo leía pensaba que todo se liaría porque Taichi seguía enamorado de Sora. Pero todo ha dado un cambio tan radical. Me he reído mucho xD
Me alegra que te haya hecho reír la historia, yo también me divertí escribiendola :3

Debo admitir que me alegra bastante que nos hayan dado la oportunidad de participar aquí, pensé que por el hecho de ser "novatas" por estos lugares, simplemente ignorarían nuestro fic y no comentarían, pero al ver las críticas de Soncarmela Soncarmela y los buenoos comentarios de N NoKyubimon me animé a continuar. Les agradezco su visitas y sus comentarios <3
 

New Legend
Registrado
27 Dic 2013
Mensajes
22
Calificación de reacciones
37
Puntos
0
Un "desastre" (No sé si se puede calificar como desastre porque aún celebran un poco, pero seguro que ya no sienten ese impulso de cantar y celebrar hasta que queden afónicos) bastante sencillo, pero contundente. No tuvisteis que llegar a los extremos como el nuestro xD
Me tomó todo por sorpresa. En lo de Kari y TK me quedé mirando. Y pensé, pensé, pensé "¡¿Pero cuántos años tienen?!" Y lo de Tai. Lo admito. Me pillasteis. Convencidisima que era un Taiora, aunque supongo que esa era la idea precisamente (Admitiré, solo para meter baza, que la nueva pareja me gusta más xD No soy muy fan de la otra).
Quitando eso, que son los puntos álgidos de la historia, destacaré el "regalo" de Joe xD Otro sitio donde piqué (soy demasiado crédula...)

pensé que por el hecho de ser "novatas" por estos lugares, simplemente ignorarían nuestro fic y no comentarían
Bueno, yo pienso que uno de los objetivos de esto es precisamente tener una colección de historias en las que podamos leernos unos a otros (ahora vendrán y me dirán que no, pero yo seguiré pensando igual), así que además de pasar varias veces a ver si alguien decía algo del mío, también venía con curiosidad para ver lo que iban poniendo los demás (lo de los comentarios fue milagro navideño, porque mi vaguería es aquel tercer elemento que Einstein considera infinito). Si te divertiste es lo más importante, esa es la razón por la que nos dedicamos a esto =) Y para acabar esto, que me está llevando más que el comentario de la historia, decir que yo también soy bastante novata (con esto salgo de mi rincón oscuro en un fic de por aquí), pero por algún lugar se empieza.

¡Buena suerte con lo que queda y feliz año nuevo!

P.D.: Todo el mundo emborracha a Izzi xD Y yo quiero ese vídeo.
 

Comentarios por Facebook