Rol Libre La casita del Árbol / Refugio de Bestias - El hogar de un Flan y su niño

Mizer

Sehnsucht ist so grausam
Registrado
28 Mar 2009
Mensajes
755
Offline
-No lo sé, ni siquiera yo entiendo porque –Dijo de pronto deteniendo su regaño, deteniéndose así mismo confundido. ¿Por qué estaba molesto por algo tan ajeno a él? Había tenido un buen sexo, se había divertido con el menor, este quería descubrir su pasado. Ya no tenía cabida en este asunto, ni siquiera debía cuidarlo- Ya eres un adulto... ¿Por qué debo enojarme tanto por ti? –Se dijo así mismo cubriendo su boca, pero mientras más lo pensaba, sentía que más loco se estaba volviendo. Movió su mano para detenerte y le volteó a ver silencioso. ¿Acaso estaba dejando entrar al menor más de lo que debería a su vida? Esto se estaba volviendo peligroso para él. Debía calmarse, debía regresar a ser quien era, no en el que se estaba convirtiendo- No creo poder quedarme a hablarlo contigo, tienes que prepararte para tu viaje ¿No es así? Debes buscar a tu acosador y yo... yo debo ir a trabajar –Aún seguía en el baño. Había terminado de abrochar sus pantalones, ahora se quitaba la camisa de Ethan, tomando la suya para comenzar a colocársela también. Suspiró aliviado por el reproche que el menor le daba, ese sermón sobre ser muy fuerte. Eso era bueno, que le pusiera en su lugar, que le regresara a base 1.

Se cerró la camisa y regreso a la habitación completamente vestido, sin dejar de ver al menor a los ojos- Sí, eres muy fuerte. Sólo se prudente la próxima vez –Sonrío levemente sintiéndose un idiota. No debía darle apoyo, estaba en terreno peligroso. Lo mejor era simplemente marcharse por hoy- Ignórame, no sé ni siquiera lo que digo. Pero, será mejor que no intentes besar o seducir a nadie mientras discuten, es como ponerte en riesgo a ti mismo y seamos honestos, eres medio virgen ahora –Bromeó caminando nuevamente a la salida- Adiós Ethan, no... –Estaba de más pedirle que tuviera cuidado. Sólo alargaría lo inevitable y no quería quedarse a averiguar el porque se había enojado tanto o el porque había actuado tan impulsivamente. Bajó las escaleras apresuradamente y decidió dirigirse a la salida. Debía salir de allí, llegar a Gadan y desconectarse. Necesitaba un tiempo fuera de este juego o nuevamente se dejaría seducir por el menor.
 

Hannychan

a mix about cats, love, breakfast and being tired
Diseñador Oficial
Registrado
14 May 2007
Mensajes
1,996
Offline
De alguna forma sentía que lo que había dicho había ofendido a Seth, y quería disculparse como es habitual en su carácter, pero las cosas que decía desde el baño parecían ser cosas que se decía a él mismo, y tampoco parecía querer hablarlo. Lo único que podía hacer ahora era darle su espacio, parecía una fibra sensible el tema de la confianza con él así que prefirío no presionar con el asunto, después de todo solo podía apoyarlo cuando éste se lo permitiera.

- Ah, perdón. Gracias - El consejo de Seth le cayó desprevenido y respondió algo torpe. Ethan se sonrojó profundamente con la última frase de Seth, sí sabía que acababa de confirmar ex- virginidad pero no tenía por que recordárselo. Talvez estaría más molesto si es que tuviera energías para ello, por ahora solo se quedó colgado en la despedida entrecortada que Seth dió, se notaba que aún estaba conflictuado.
-Nos vemos luego- Dijo antes de verlo casi huir de su habitación, a continuación dejó caer todo su peso sobre la cama. Aaah ¿que demonios era esa sensación agridulce que tenía? de cualquier forma estaba completamente agotado y solo quería dormir. Mañana sería un día duro, comenzando por el hecho de que debía limpiar todo antes de irse a clases. ¿Pero quien necesitaba clases de historia en momentos como éstos? Ethan tomó una almohada para desahogar un grito de molestia y se durmió de inmediato. Necesitaría todas las energías que pudiese conseguir para lo que vendría adelante.
 

Mizer

Sehnsucht ist so grausam
Registrado
28 Mar 2009
Mensajes
755
Offline
Había pasado una semana exactamente luego de la última vez que se había conectado en Alfheim. Su trabajo era demandante, su perro había querido su atención. Había olvidado por completo que su cuerpo necesitaba comer, ejercitarse, bañarse y por supuesto lo más importante era que alguien que lo amaba lo estaba esperando. Dejando el juego de lado, los días pasaron. Trabajó como nunca antes lo había hecho, salió a correr con su compañero, desayunó y se distrajo. Ya siendo entonces el último día de la semana, caminó a paso tranquilo por el departamento, deteniéndose entonces a preparar un café. Prendiendo la cafetera, dejo que su taza se llenara y la tomó, bebiéndola en el camino algo distraído, deteniéndose entonces en aquella silla de piel negra que usaba para jugar.

La voz de cierto peliblanco retumbo en su cabeza, el sonido de algunos gemidos y suplicas por atención que le hicieron bajar la mirada confundido, ido en su cabeza- Sólo es un juego, nada es real –Se dijo así mismo volviendo a beber su taza de café- Nada es... –El departamento extrañamente se sentía vacío, su perro dormía tranquilamente. El silencio reinaba en aquel departamento de lujo. No se dio cuenta cuando ni como fue que ya estaba sobre la silla de piel, colocándose el casco virtual para comenzar el juego.

Todo se sentía diferente, extraño una vez más. ¿Acaso esto era parte de una realidad diferente? ¿Y por qué no podía definir esta experiencia como un juego? ¿Por qué siempre lo olvidaba al llegar? Observó todo a su alrededor y entonces recordó donde estaba: La casa de Ethan. Caminó a paso calmado por aquella casa y buscó entonces al menor sin encontrarlo- ¿Y ahora qué? –Se dijo incómodo acariciando su nuca confundido. ¿Debería irse? ¿Hacer alguna misión? No sabía que hacer. Ya no era lo mismo a sus ojos, sólo ese moreno llamaba su atención ahora. Sólo ese moreno con aires de niño le decía “quédate” sin decirlo. Era extraño saber que decidir.
 
Última edición:

Hannychan

a mix about cats, love, breakfast and being tired
Diseñador Oficial
Registrado
14 May 2007
Mensajes
1,996
Offline
Ethan regresaba de su última misión, tal vez más emocionalmente cansado que físicamente. Esta vez su misión había durado por varios días y no era para menos, había ido al que tal vez sería el pantano más peligroso de Alfheim, Bright Marsh. Sin duda incursionarse hacia un nuevo lugar era toda una aventura, pero además incursionarse a una área recién descubierta, quedarse por más de un día allí y enfrentarse a todas las tétricas y espeluznantes bestias, esa sin duda era una odisea. Y aún así no le pesaba tanto como todas las revelaciones y repuestas que había obtenido del fantasma. La forma en la que ese hombre había amado a su madre...la forma como lo seguía haciendo. Sin duda había una compleja historia allí que esperaba algún día saber, pero por ahora era mucha información, solo quería descansar.
Pero debía admitir algo, había quedado impresionado con la belleza que se oculta en las sombras de aquel lugar, si es cierto que ahora traía las costillas vendadas y el brazo roto, pero gracias a la magia de la huesera (y a una dolorosa sesión quiropráctica) en unas semanas estaría como nuevo.
Los primeros en recibirlo fueron las bestias que habitaban la casa, ni siquiera había llegado al umbral pero unas aves y otros pequeños flanes que habían llegado de algún lado salieron a recibirlo y darle pequeños topes de cariño.
-Ojojo, yo los extrañé también ¡Ranita!- Llegó dando grandes saltos su reptil responsable favorito, seguido del poro que imitaba ser una roca rodante de nuevo. El flan voló a darse encuentro con el poro y se tiró al piso para jugar con él, mientras que la rana saltó por sobre los flanes para posarse sobre la cabeza de Kal y hacer su nido allí arriba - Querida rana ¿como se portaron todos? ¿recordaste regar las plantas? ¿El soul eater se comió a alguien más? dejé muchas más barricadas para que dejase de pasar- El fighter acercó su mano a la rana y esta se acarició contra ella con cariño. Era pequeño su tamaño pero grande su inteligencia, por eso se quedó al cuidado de toda la casa en lo que cumplía su misión.
Saludó y tocó con su mano sana a las bestias que se acercaban a él y maniobró un poco para poder salirse de la masa de flanes que ahora comenzaban a pegarse entre sí. Tomó unos minutos antes de por fin llegar a la puerta, cruzar el umbral y ver a Seth en medio de la sala.
Dejó caer su equipaje a un costado y en dos pasos acortó la distancia que había entre ellos, ni siquiera saludó y directo se acercó a abrazarlo, necesitaba ese abrazo.
-Ha...que alivio- susurró sin notarlo. -Seth, que bueno encontrarte aquí. Disculpa el desorden- Dijo casualmente pero sin soltarlo aún.
---------------------------------
Mizer Mizer woo /o/
 

Mizer

Sehnsucht ist so grausam
Registrado
28 Mar 2009
Mensajes
755
Offline
Se había detenido de pronto en su búsqueda por algún cereal para comer. Su personaje aun no comía, por lo que extrañamente tenía hambre. Ahora que lo pensaba, no era tan agradable como suponía desayunar dos veces, pero el hambre era real más cuando vio a todas las alimañanas de su pequeño moreno peliblanco moverse hasta la entrada, suspiró hondamente- Veo que ha regresado –Sonrió solo un poco pues estaba feliz de verlo, aún si solo lo conocía de unos cuantos días. Caminó entonces hasta la sala aún con el cereal en la mano y su sorpresa fue grande al ver al peliblanco todo herido, parecía que le hubieran dado una enorme golpiza y apenas hubiera salido vivo de ello.

Fue una grata sorpresa verlo entre sus brazos, por lo que sonrió levemente y correspondió al abrazo- Hey... ¿Quién pudo atreverse a darle una golpiza a un tipo tan grandote como tú? –Preguntó divertido molestándole, apegándole un poco más contra su cuerpo. Ese calor, esa respiración suave y tenue le gustaba, le hacia recordar la paz que respiraba en esa casa que no era más que una ilusión, un lugar distinto a la realidad- ¿Cuál desorden? Si hablas de tus animalejos, bien sabes que puedes sacarlos de casa –Habló burlonamente- Por cierto, perdona, te iba a robar un poco de cereal, pero ahora que has regresado... ¿Gustas desayunar conmigo? Creo que aún tengo carne seca, podría ir a traer unos huevos, y hacer un desayuno decente para los dos, en vista de que...-Tosió un poco al ver ese brazo endurecido con un material extraño. Suspiró hondamente preocupado sin querer saber aún que había pasado y le cargó entre sus brazos, entregándole ahora el cereal- Sujeta esto... Vamos primero a darte un baño, el desayuno puede esperar -¿Cómo pudo olvidarlo? El menor necesitaba descansar y relajarse primero. La comida podía esperar.
 

Hannychan

a mix about cats, love, breakfast and being tired
Diseñador Oficial
Registrado
14 May 2007
Mensajes
1,996
Offline
- Hey... ¿Quién pudo atreverse a darle una golpiza a un tipo tan grandote como tú? – La pregunta le causó risa, sólo se imaginaba la escena que Seth debió ver. Un badass con el brazo roto, el cuerpo cubierto de arañados vendas y lodo. Río y contesto aún apegado a él.
-Pft, todo el elenco de Silent Hill, de esos videojuegos oldies-
Seth se burló de la jauría de bestias que se habían instalado en la casa, es verdad que estaban más desordenados de lo usual, pero el que la casa se mantuviera en pie mientras la rana los cuidaba le parecía ya una mega hazaña. Además no podía negar que le encantaba tener visitas.
El mayor lo invitó a tomar el desayuno, algo a lo que Ethan estaba por responder con una enérgica afirmativa. Se moría de hambre, pero entonces de improvisto y para no perder su hábito de sorprenderlo/avergonzarlo, lo cargó como princesa una vez más. Por supuesto que eso le molestaba al menor, pero estaba demasiado cansado para reclamar, no era que comenzaba a gustarle ser cargado, simplemente debía guardar sus energías.
-No es necesario que salgas, hay carne y huevos en la congeladora subterránea- Cierto, debía bañarse....la higiene es primero ¿Cierto? Ugh. Igual tenía hambre, tomó el cereal y comenzó a comerlo, mientras lo cargaban, aunque con cierta dificultad ya que solo contaba con una mano - Jaja me imagino que ya conoces el camino- Tomó un poco del cereal y se la acercó a la boca del mayor para que no se quejara.
Tal vez el azúcar del cereal hizo que su cerebro se reactivara y recordase lo que pasó la ultima vez en ese baño, y que lo que habían hecho era ilegal en todos los países del mundo, sólo que Seth aún no lo sabía. Se sonrojó de golpe y vio que ya estaban en la puerta. Se bajó de inmediato de sus brazos y bloqueó la entrada con su brazo sano, cereal aún en mano.
-Hasta aquí es suficiente, gracias- pensó rápido en algo que decirle para que la situación no fuera incómoda - Me bañaré y bajaré de inmediato ¿Podrías hacer fuego por favor? prepararé algo de desayunar, podrías sacar las cosas para que se atemperen también. La heladera subterránea es un jarrón de arcilla bajo el suelo, accedes desde el jardín a lado de la puerta. Hay carne de cerdo si gustas y masa pre hecha para el horno de magdalenas y pan. Puedes sacar las verduras que quieras de la huerta- Eso Ethan, mantenlo ocupado, y lo más lejos posible del baño y la habitación.
 

Mizer

Sehnsucht ist so grausam
Registrado
28 Mar 2009
Mensajes
755
Offline
Tenerlo en sus brazos era lo que mas le gustaba, especialmente cuando ese pequeño cuerpo se apegaba contra el suyo y reía haciendo bromas de geeks. ¿Dónde había estado todo ese tiempo ? Realmente lo había extrañado tanto, que una vez se distrajo, había depositado un pequeño beso sobre su frente. Un acto inconsciente y sincero de su parte que ni el mismo pudo imaginar hacer antes. Caminó así con el chico entre sus brazos, disfrutando de esa cercanía que ahora lo estaba “domesticando” inconscientemente. Observó el disgusto del menor, sin embargo no pareció darle importancia al asunto, pues apenas le vio ese gesto, le había pellizcado discretamente una de sus nalgas.

-¿Carne y huevos? -Se detuvo con sorpresa para verle fijamente a los ojos- No creí que comieras carne, especialmente luego de ver tu pequeño zoológico casero -Murmuró entonces, acercándose a su cuello para olfatearle extrañamente complacido con ese dulce carácter suyo- Mmm claro que lo conozco -Acabo por decir al llegar a la cocina con el moreno en brazos, mordiendo al final su hombro, sentándose con el menor frente a la mesa que ya tenía un plato y el bote de leche cerca- Adelante, desayuna primero -Le invitó con una sonrisa. Sin una sola intención de dejarle ir a comer fuera de sus piernas.

Parpadeó un poco por como bajo de sus piernas y corria lejos de su alcance. Una mirada divertida y obviamente pervertida apareció en su rostro, haciéndole recargarse en la mesa, viéndole con mucho interés- ¿Hasta aquí? ¿Bañarte y sin mí? ¿Qué te hace pensar que quiero...? Oh... ¿Así que el adorable niño salvaje en la cama no quiere que me lleve su cuarta vez? -Recordándole a Ethan las tres veces que habían tenido sexo, cada vez más rudo conforme la noche había transcurrido- Esta bien, ve solo y dame tareas, pero si no te cuidas alguien te visitará y se vengará de cono lo echaste a un lado -Hablo maliciosamente levantándose de la silla, ya que claramente sus intenciones no serían buenas una vez recogiera todo del refrigerador subterráneo xd
 

Hannychan

a mix about cats, love, breakfast and being tired
Diseñador Oficial
Registrado
14 May 2007
Mensajes
1,996
Offline
Sintió la nariz del mayor en su cuello y la forma en que le mordió el hombro le dió cosquillas en el estómago ¿Por que todo lo Seth hacía tenía que ser tan sensual?
Afortunadamente ya se había bajado de sus piernas, si era completamente honesto le temía más a su pobre autocontrol que al de Seth. Pronto notó que poner distancia no detuvo al mayor de seguirsele insinuando.
¿Cuarta vez? Aún faltaba la tercera, ¡demonios! Se retó a sí mismo mentalmente, no quería ponerlo en ese sentido pero ya lo había pensado y junto a todo lo que dijo Seth el menor cogió un rubor en las mejillas. Si seguía así terminarían cometiendo un delito de nuevo, uno muy a conciencia y el otro sin sospecharlo.
Lo mejor sería ir a bañarse rápido y volver antes de que el otro fuese a buscarlo.
-Ya vuelvo- dijo antes de salir corriendo escaleras arriba y poner agua caliente a la tina. Eso debería relajarlo.
Intentó con todas sus fuerzas evitar pensar en las otras veces que lo hicieron, pero Seth teniendolo siempre tan cerca y siendo tan sensual como era, no lo ayudaban ni una pisca. Es decir, su primera vez fué sobre la mesa de la cocina, LA COCINA, o tecnicamente era la pared a lado del estante, estante cuyos utensilios se fueron cayendo conforme la pared recibía golpes mas intensos. Ugh no, concentrate en el presente, la tina, mindfulness si...tambien lo hicieron en la tina, nisiquiera esperaba disfrutarlo tanto pero no pudo evitar hacerlo cuando se puso encima del mayor y logró hacerlo gemir de placer...ese gemido.

¡For heavens sake! Por qué tenía que ser un endemoniado adolescente? Se frotó la cara con completa frustración y exhalo enojado, a penas se habían visto unos minutos pero Kal ya tenía problemas con su autocontrol allí abajo. Malditas hormonas, maldita pubertad y maldito sistema de salud internacional que no te prepara mentalmente para estas situaciones.
Nisiquiera tenía tiempo para pensarlo, Seth estaba allí abajo esperándolo, era mejor deshacerse de esa carga ahora que esperar a tranquilizarse con el peligro de nunca hacerlo.
Al demonio, lanzó mentalmente todo por la ventana y cogió con su mano buena su propio miembro, esta vez sí dejó que su mente recordara todos los pequeños detalles de aquella vez. Definitivamente tenía que decírselo hoy.

Mizer Mizer >3 ojalá te inspire, no se a escribir algo (?) Rezaré dos padres nuestros mientras tanto ajajaja
 

Mizer

Sehnsucht ist so grausam
Registrado
28 Mar 2009
Mensajes
755
Offline
Suspiró bastante divertido al ver que su plan había funcionado. Al parecer el menor había contado las veces que lo hicieron y había pensado claramente en ellas; era una verdadera lástima que no dijera absolutamente nada al respecto y solo se sonrojara- ¿Huirás? -Preguntó casi al aire, pues le había dejado con la pregunta en la boca cuando salió disparado de allí. Si no lo conociera, diría que es un adolescente virginal que aún no aceptada la idea de que su trasero moreno ya le pertenecía a alguien más- Mmm será mejor hacer lo que me pidió Kal de una buena vez -Dijo levantándose de su lugar, dándole oportunidad al menor de ordenar sus pensamientos antes de poder atacarlo.

Se dirigió a paso calmado hasta el sótano y recogió los huevos y la carne. Moría de ganas por probar el cuerpo del moreno. Por lo que apenas salió del lugar de la comida bien guardada y la depositaba entonces en la cocina, lo siguiente que decidió fue invadir el baño, caminando discretamente hasta el segundo piso. Tocó la puerta del baño, pero nadie respondió. Las dudas le invadieron, sintiendo que si no respondía era porque seguro estaba haciendo algunas “cosas” no permitidas para los demás. No podia ocultar la satisfacción de verlo con esas manos traviesas sobre su miembro, ¿Tal vez pensando en como le había montado sobre la bañera? Sólo necesito un gemido del menor para confirmar sus dudas, abriendo entonces peligrosamente la puerta para no perder esa maravillosa escena del peliblanco, con las piernas bien abiertas frente a él- Vaya... Nunca logras decepcionarme -Su mirada lo decía todo. Quería comérselo una vez más. El pantalón ya le estaba apretando la entrepierna sin aviso alguno.

Camino a paso calmado hasta el menor que parecía no salir de la sorpresa y se hincó a su lado para introducir la mano dentro del agua, moviéndola hasta donde se encontraba ese miembro erecto siendo “molestado” por un moreno pervertido- ¿Sabes que es lo que me has hecho recordar? -Preguntó acariciando esos dedos, bajando peligrosamente por ese falo caliente y repleto de jabón, justo hasta esas dos joyas casi moradas por la presión impuesta, bajando aún más hasta esa entrada oscura, húmeda y lista para ser invadida- El como me succionabas allá abajo con fuerza, apretando, amenazando con arrancarme el miembro por seguir sintiéndolo hasta el fondo-Le penetró sin aviso con dos de sus dedos, de adentro hacia afuera rápidamente en ese punto que conocía muy bien desde ese dia donde la casa de kal casi se había caido a pedazos desde la cocina- Vamos... tócate más, quiero seguir recordando- Le pidió en un susurro sensual y caliente al oído, introduciendo entonces un tercer dedo. Su pequeño moreno ya había hecho un gran trabajo excitándose, ¿Por qué no aprovechar la situación?
 

Hannychan

a mix about cats, love, breakfast and being tired
Diseñador Oficial
Registrado
14 May 2007
Mensajes
1,996
Offline
Holy fuck ya se armó (?)
Ethan ya estaba por acabar, poco o nada le faltaba para deshacerse de esa carga y bajar como si nada hubiera pasado, pero ¿cuántas veces habían funcionado sus planes tal y como los pensó?
Seth no sólo estaba espiándolo desde afuera si no que descaradamente entró a la habitación casi matando de un susto al menor y lo que era peor aún, estaba logrando excitarlo con sus descarados toqueteos y su sensual voz, pero lo que a Ethan se le hacía imperdonable, casi al mismo nivel de que lo invadieran tan groseramente en un momento privado, era el hecho de que hubiese entrado sin tener permiso ¡Era una regla básica!
Siendo un adolescente que era no pudo evitar sentir mucho enojo y excitacion al mismo tiempo, estaba matandolo. Especialmente por que Seth parecìa haberse aprendido de memoria cuál era el punto frágil que hacía que su voz saliera sin control. Seguia luchando con ambos sentimientos hasta que llegó a su tope.
- Suficiente!- dijo molesto y de un solo movimiento se levantó de la tina, no le importó que gracias a eso tirara gran parte del agua al suelo y hacia el mayor, era lo mínimo que se merecía por su comportamiento. De hecho lo primero que hizo tras salir de la tina no fué buscar una toalla, se apegó directamente al cuerpo del mayor y le dió un beso muy lascivo y cargado de enojo, lo mantuvo un buen rato así con tal de descargar su frustracion y arruinar su ropa Sí, podía sentir su erección bajo su pantalón, pero también sentía como su cuerpo y cabello mojado empapaban todas las ropas del otro.
- Parece que no podrás seguir usando esta ropa- le dijo con malicia y luego cambió a un tono severo para que entendiera que estaba molesto -¿Que nadié te enseñó a tocar la puerta y pedir permiso para entrar?-
Kal no escuchó q tocaron, pero aun asi no se entra sin tener permiso, lecciones de la mary poppins de ALO (?)
Mizer Mizer
 

Mizer

Sehnsucht ist so grausam
Registrado
28 Mar 2009
Mensajes
755
Offline
Podia sentirlo en su voz, en sus gemidos y en ese agarre tan fuerte que hacia como respuesta a las “caricias” que le daba justo en su interior, pero fue más la osadía del moreno y su fuerza de voluntad que lograron apartarle y mojarle entero. Soltó una carcajada al verse empapado y lo negó divertido- Eres como perro... siempre mojándome para jugar y vengarse -Le dijo atrapándole entre sus brazos cuando se lanzo a él molesto y excitado. Su perro de nombre perro, era igual a él, gruñón e imposible de dominar sus propios instintos de hambre. Correspondió a ese beso lascivo y agresivo, recorriendo esa boca con su lengua, posando una mano sobre su cintura, haciendo presión para apegar esa erección contra la suya. Hacerle saber que quería follarlo era la mejor opción ahora que estaba molesto.

-¿Y quién querría estar vestido para lo que sigue? -Le preguntó con descaro bajando ahora su mano con esa respiración profunda por el calor que emanaba de su cuerpo, apretando duramente ese glúteo musculoso y bien formado del moreno- Ayúdame a quitarme el pantalón -Le susurro al oído, mordiendo y tirando del mismo para molestarlo, alejándose para quitarse su camisa y aventarla hacia otro lado, riendo por el comentario del menor- ¿Acaso no me estabas invitando a invadirte con esos gemidos? Todos tus animales te escucharon cachorro en celo -Abriendo la bragueta de su patalon. Si no le decía donde podían tener sexo, seth lo impalaria ahí mismo frente a la tina. Su miembro ya estaba completamente “despierto”.
 

Hannychan

a mix about cats, love, breakfast and being tired
Diseñador Oficial
Registrado
14 May 2007
Mensajes
1,996
Offline
"Cachorro en ce-..." eso era todo, Seth se lo había ganado. En lugar de que sus palabras lo pacificaran funcionaron como gasolina que prende todo en llamas y lo peor es que el mayor parecía disfrutarlo. Ethan movió sus manos hacia los del mayor quien abría su bragueta, los retiró y metió las suyas en su lugar, desde los huesos de la cadera recorrió con su palma hacia sus glúteos haciendo que el mojado pantalón cayera al suelo, el yeso rozaba la piel del mayor en aquella parte. No iba a dejar que sus ropas mojadas llegaran hasta su cama.
Posada su mano sana sobre el glúteo ageno le dio un firme apretón, imitando lo que tantas veces le había hecho a él para molestarlo, tal vez fue una movida contraproducente por que ahora el menor entendía por qué a Seth le gustaba tanto.
Elevó la mirada desafiante y al verlo sonriente se mordió el labio con una mezcla entre frustración y ganas de provocarlo más. Tomó su mano y salió de allí, conduciéndolo hasta su habitación, menos mal no tenían vecinos pues ninguno conservaba alguna pieza de ropa.
Al entrar había un águila del territorio Sylph cambiando de plumaje sobre la cama, algo que no detuvo al menor de usar su magia Caith Sith para ordenarle que salga, cosa que el ave hizo a prisa y cerró la puerta tras de sí, dejando sólo sus plumas como muestra de que estuvo allí.

Sin detenerse siquiera para ver al ave Kal acorraló a Seth contra la cama, le dio nuevamente un beso profundo, desesperado ya por el contacto y por desquitarse. Mientras lo besaba avanzó lentamente hacia la cama haciendo que el mayor cayera sobre ésta y Kal pudiese subirse encima. Volvió a besarle no queriendo romper ese contacto mientras se sentaba sobre él, sentía su erección rozar sus glúteos pero no quería meterlo aún, quería alargar ese momento como si se tratase de una tortura. Para agudizar el efecto procedió a acomodar su miembro entre sus glúteos y comenzar a mover sus caderas, todo para provocarlo y sin notar que de a poco la rabia se le iba extinguiendo, solo quedaba su excitación.
Rompió el beso para erguirse y buscar su mirada, se distrajo en el camino cuando sus dedos encontraron las abdominales bien formadas del mayor era la primera vez que se animaba a tocarlo con tanta libertad y le gustaba mucho la idea. A estas alturas Ethan actuaba por puro instinto; era impulsivo y acelerado. Subió el ritmo de la masturbación que hacía con sus glúteos y vió en el rostro de Seth como iba perdiendo su "Poker face", aunque él mismo iba perdiendo la conciencia de sus acciones.

Sin perder el ritmo su mano sana buscó la mano contraria del mayor y entrelazó sus dedos, elevando el brazo del peliplateado hacia sí -Voy a castigarte después de esto- anunció con la vista nublada de excitación y ningún remanente de su previa molestia. Mordió entonces la muñeca del mayor, lo suficiente para dejar una marca.
 
Última edición:

Mizer

Sehnsucht ist so grausam
Registrado
28 Mar 2009
Mensajes
755
Offline
Listo mi amore!

Esos dedos, las caricias impertinentes alrededor de sus caderas lo seducían incluso más que si ethan le hubiese abierto las piernas para tomarlo. Esas ganas y hambre del menor por su cuerpo, por sentirle dentro le estaban embeleciendo como ninguna mujer u hombre habían hecho en el pasado. Ni siquiera podía pensar en como era tan ágil el menor a pesar de la férula sobre su brazo. Una enorme sonrisa apareció en su rostro por ese apretón y le gruñó en un juego por esa rudeza caliente en él. Aprovechó su descuido a buscar esas nalgas para enseñarle como se agarraban esas nalgas correctamente, más su sorpresa fue mayor al ser arrastrado fuera del baño literalmente en cueros junto a él.

-Que rudo cachorro -Dijo con una sonrisa divertida mirándole a los glúteos. Le gustaba la frialdad con la que sacaba al avesucha de la habitación y a pesar del monton de plumas alrededor de la cama, vio como no se detenía ni a limpiar. Esos deseos de sexo le hicieron mover sus manos para agarrarle fuerte por detrás más nuevamente sus planes se veían frustrados por como el menor atrevido le tiraba en la cama junto a él solo para acorralarle y moverse sensualmente sobre su miembro. Sus ojos brillaban en fascinación y deseo. Le volvía loco como esas nalgas apretaban su miembro y lo tentaban a introducirse dentro- Cásate conmigo-Le pidió sin pensarlo, solo viéndole a los ojos, agarrando ahora si esos hermosos glúteos morenos, apretándolos con fuerza para comenzar a frotarse contra ellos con fuerza- ah... delicioso -Dijo moviendo sus caderas al mismo tiempo.

El calor, la fricción, ese beso que lo atontó por unos momentos disminuyendo la friccion solo para retomarla con mas fuerza, sintiendo en cada roce como su miembro parecía hundirse en esa entrada y salir a la fuerza entre aus nalgas. Acabó de matarlo cuando le subio el brazo y le amenazo con algo tan dulce como eso- ¿Y si me castigas ahora sexy puppy? -Le preguntó de pronto jalándole con su mano libre del glúteo, penetrandole de una hasta el fondo, abriendo todo ese caliente interior del moreno. Aprovechó ese ataque para tirarlo sobre la cama, aún dentro del menor, agarrando una de sus piernas para subirle a su hombro y moverse entonces lenta y sensualmente, dejando que el menor se acostumbrara a esa abrupta intromisión que pronto iba a ser más persistente- Eso, si puedes - Bromeó acercándose a moder su labio, probando su sangre con deseo.
 

Hannychan

a mix about cats, love, breakfast and being tired
Diseñador Oficial
Registrado
14 May 2007
Mensajes
1,996
Offline
Ethan escuchó claramente la propuesta de matrimonio, en otras ocasiones habría bromeado diciendo que primero él tendría que pedirle permiso a su madre, pero en ese momento su cabeza estaba tan alto entre las nubes que a penas concebía que el Seth que tenía debajo suyo, el perfecto six pack adornado con decenas de pequeñas plumas y con cara de fascinación, era real. No entendía como podía llegar a ese estado sin siquiera tenerlo dentro aún, era de otro mundo. Se mordió el labio para ahogar un intenso gemido cuando Seth comenzó a frotarse contra él con necesidad y al escuchar su deleite. Era un milagro que no se hubiera venido aún, quizás era algo que se alargaba con la experiencia, pero todo eso acabó cuando de imprevisto el mayor se metió, y se metió hasta el fondo. Ethan tuvo un orgasmo como en cámara lenta, sintió su cuerpo por completo vibrar, no solo había entrado con fuerza pero también había golpeado un punto clave dentro suyo, fue una cascada de placer que terminó por culminar en un orgasmo como torbellino. Lo sintió tan real que hasta pudo creer que eso fue lo que lo llevó a estas de espaldas en la cama. Normalmente sus inseguridades de adolescente le dirían que fue demasiado pronto para venirse, pero no se arrepentía de nada, había estado muy, muy bueno.

Seguía aún mareado en medio del orgasmo, sintiendo su cuerpo palpitar, en especial sus brazos y sus costillas, hasta que comenzó a arder. Mientras tanto Seth comenzaba a moverse dentro suyo, en esa posición podía sentirlo con más profundidad, eso y la lentitud con la que el mayor se movía estaba desordenando todo dentro el menor, quien no era capaz de bajar el ritmo. Se apoyó sobre sus codos y elevó las caderas, arqueando la espalda, en un intento de apresurar el ritmo de aquel sensual baile; pero esta vez el ardor se convirtió en una punzada aguda de dolor, haciendo que exclamara con un gemido y cayera de vuelta sobre su espalda. El completamente excitado fighter había olvidado lo dañado que su cuerpo se encontraba, y se dio cuenta que ese ardor que sentía probablemente eran todas las heridas que acababa de recibir en su reciente misión, sin mencionar la fisura en el brazo que debería estar descansando. No tenía otra opción, no quería, se negaba y aún así debía hacer algo por lo que probablemente sería molestado más tarde, pero ya no le importaba. Se cubrió con un cojín la cara para ocultar su vergüenza y habló - Seth...más rápido - esperó unos segundos sin recibir respuesta, tal vez no lo había escuchado debajo del cojín. Embarró su orgullo una vez más - Porfavor, ve más rápido- Era el fin del mundo pero al menos pasaría sus últimos minutos sintiendo mucho placer.
 

Mizer

Sehnsucht ist so grausam
Registrado
28 Mar 2009
Mensajes
755
Offline
El verlo correrse fue indescriptible, era como repetir una vez la noche anterior entre los dos. Repitiendo la escena misma de la bañera, el semen manchando su pecho, solo faltaba una cosa: el jabón. Sus manos se posaron con firmeza en esas caderas y apretaron con fuerza conforme los movimientos se aceleraban, intoxicandolo, invitándolo a moverse justo en ese nuevo “punto” que habia hecho correr al menor. Su mirada lo decia todo, el deseo por escucharlo gemir. Ambos corazones parecían palpitar al mismo tiempo, rozando la piel erizada de los conforme los golpeteos entre los cuerpos sonaba más y más fuerte cada vez. Hasta la cama comenzó a moverse sin golpeteando contra la pared- ¿Pero qué?! -Le vio caer sobre la cama apenas habían comenzado y gruñó por lo bajo al ver que el chico luego de seducirle queria huir cansado. Se movió hasta quedar sobre él una vez más y negó con su dedo- Ni si quiera lo pienses -Le advirtió con seriedad ahora, atrapándole con un beso voraz, comiendo al menor entre bocanadas de aire inexistente entre los dos.

Volvió a adentrarse a su interior a fondo una vez más, alejándose del beso para acomodarse mejor. Grata fue sorpresa al verlo cubriendo su rostro con la almohada avergonzado- Pfft... pareces un bebe -Le quitó la almohada de golpe y la lanzó contra el piso, tomando la única mano libre del menor para elevarla hasta la altura de su rostro, entrelazando sus dedos con los de él- ¿A dónde crees que vas con palabras tan inaudibles? Dímelo de frente, dime lo que quieres... exígelo-Le molestó con ese brillo divertido en la mirada, comenzando a moverse en su interior una vez se “acomodó” correctamente, moviendose profundo, sintiendo como su cuerpo era el tope para ir más adentro. La cama volvía a moverse una vez más, sus caderas por si solas se balanceaban para ir más adentro una vez. El calor volvía a sus entrañas y se concentraba justo hasta su ombligo en un cosquilleo molesto, irresistible e insistente. Tan irritante que los movimientos se volvieron más rápidos y tediosos. Podia sentirlo, esa sensación que bajaba por su pelvis hasta su miembro- ah... Ya casi- Gruñó por lo bajo usando sus garras de pronto sobre esas caderas y mano sujetada. Su cuerpo comenzaba a vibrar, exigiéndole apagar todo el calor que sentía, asfixiándole.

Los segundos le parecían muy cortos, demasiado cortos para merecer ser puestos en minutos. Dentro, fuera, mas adentro, menos afuera. Erróneos movimientos insistentes en ese interior que no podia dejar en paz hasta que de un momento a otro ambos cuerpos volvieron a unirse bruscamente hasta el fondo y el líquido blanco ahora comenzaba a correr, saliendo por los lados de ese miembro aun erecto en su interior. Un suspiro de alivio fue el que solto Seth tan pronto como el cosquilleo dejo de persistir, viendo a Kal a los ojos divertido- ¿Vamos... una vez más? -Le preguntó uniendo su frente contra la de él fascinado con la sensación- Mi cachorro en celo...-Le volvió a molestar
 

Hannychan

a mix about cats, love, breakfast and being tired
Diseñador Oficial
Registrado
14 May 2007
Mensajes
1,996
Offline
Ni siquiera acababa de recuperarse de su anterior orgasmo cuando sentía que el siguiente se acercaba. Ya no sentía ni vergüenza, ni inseguridades, todo ese ruido se había apagado junto con la última de sus neuronas consciente. En algún momento sintió asfixiarse con el beso profundo de Seth, y un cúmulo de endorfinas y hormonas se apresuró a inundar su sistema nervioso, literalmente sintió que vibraba hasta el final.
Hubo un momento de descanso en la que ambos recuperaban su aliento. Ethan estiró sus músculos satisfecho, como quien recién comienza a despertar, pero sin moverse de su sitio, allí sintió dentro suyo aún al mayor, quieto por ahora. Por alguna razón inexplicable eso no le molestaba, quizás eran las endorfinas. El mayor juntó la frente de ambos y le llamó por ese absurdo apodo de nuevo. En respuesta Ethan desentrelazó sus dedos con los del mayor y la llevó a su rostro para atraerlo con amabilidad hacia sí, entonces le mordió la mejilla y no fué amable al hacerlo.
- Deja de llamarme así- Quiso estar enojado, en verdad lo intentó, pero se sentía tan satisfecho que solo atinó a suspirar profundo mientras siguió con su poco convincente regaño- ¿De nuevo? Dime de una vez si eres un adicto sexual, así puedo prepararme para los fetiches extraños - ¿Que demonios estaba diciendo? Se acomodó nuevamente entre sus brazos donde se encontraba y sintió por dentro el recordatorio de que el mayor aún podía seguir adelante. Se mordió el labio pensando.
-Escucha, no quise decir nada antes pero... acabo de llegar de una misión, no solo estoy agotado pero también muy herido Y adolorido, es decir, ni siquiera debería estar haciendo estas cosas con un yeso! pero...- hizo una pausa mientras su mano buena se daba el gusto de pasear desde su mejilla, por su cuello y bajaba por sus brazos. Kal veía el deseo en los ojos del mayor y le hacían querer mandar todo al diablo y lanzarse a ello de nuevo, pero no podía ser negligente con su cuerpo. Era momento de cuidarse y curar sus heridas- ... sin embargo, si podemos mantenerlo ...eerrr... "suave", entonces quizás sobreviva a una ronda más- Lo dijo con el rubor más grande del mundo que probablemente le llegaba hasta los hombros, no estaba acostumbrado a hablar de esas cosas pero tampoco era de las personas que no comunica lo que necesita. Beso al mayor para fingir que no estaba haciendo el ridículo y prosiguió- Pero Seth, cuando digo "suave" es SUAVE- Le dijo de modo que entendiera que si no era de esa forma prefería no participar. - Si no puedes con eso entonces... sería mejor que vayamos por el desayuno - Oh holy mother, tampoco habían comido ¡¿que eran acaso conejos?! se moría de hambre y cansancio pero más se moría de ganas de intentarlo una vez más, sin que eso doliera como los mil rayos.
 

Mizer

Sehnsucht ist so grausam
Registrado
28 Mar 2009
Mensajes
755
Offline
Su mirada se volvió de reproche aun cuando estaba demasiado excitado y erectado como para darse cuenta, pero ciertamente no le había gustado ver a su adorable peliblanco estirarse y colocarse cómodo cuando su miembro parecía estallar y rogar por adentrarse en una zona de calor humeante y húmeda que estaba rodeando aún su miembro erecto, tentándole a seguir fastidiándolo. Quería moverse y las reacciones de Ethan eran muy lentas para su gusto. Iba a moverse, su cuerpo ya estaba listo para hacerlo cuando toda su concentración por desobedecer y ultrajar al menor, fueron puestas a ese tirón y mordida que en lugar de hacerle entrar en razón lo calentaron aún más. Demonios, ¿Acaso esto se debía a la raza de su personaje del videojuego o quizás era un sádico que amaba que su víctima mostrara deseos de defenderse en el sexo? Miles de pensamientos pasaron por varios segundos en aquel dulce reclamo del menor- Eres un cachorro, y estás en celo... –Habló con naturalidad y casi ido al pensar que estar consciente de sus propios fetiches podía ser aterrador.



Asintió a su pregunta- Sí, de nuevo –Habló de pronto como sin nada, comenzando a moverse entre esas piernas. Sus caderas poco a poco se acomodaban entre el semen y esa piel sudada y reluciente por el sexo anterior, volviendo a sentir ese delicioso cosquilleo que poco a poco le hacia perder la razón. Suspiró excitado mirándole a los ojos, como si con ello le respondiera si era o no un adicto sexual. A decir verdad no lo era, pero algo tenía ese chico peliblanco y moreno que su cuerpo comenzaba a moverse por si solo. Una sonrisa apareció sobre su rostro al ver como le recibía y abrazaba. Casi como si el permiso hubiese sido otorgado para moverse aún mas a fondo. Le elevó con dificultad por la postura que habían tomado, una de sus piernas para elevarla y colocarla sobre su propia cintura, rodeando su espalda baja con su brazo y la otra la poco sobre el colchón para poder sostener esa cadera elevada. Fue entonces que sintió libertad por fin de movimiento para poder adentrarse a fondo en ese dulce y húmedo interior.



Sí, sí, sí, la voz de Ethan parecía escucharse a lo lejos, siendo opacada por el choque de ambos cuerpos que sonaramente comenzaban a pegarse nuevamente, separándose a penas se habían alejado. La respiración de Seth volvía a sentirse un poco honda y lasciva, que sólo perdió un poco del ritmo al sentir la caricia en su mejilla por parte del peliblanco, al cual siguió con la mirada embelesado- ¿Suave? –Preguntó algo perdido. ¿No era un poco tarde para eso? Se preguntó así mismo volviendo a moverse con cierta rudeza, intentando ir “lento” aun cuando su cuerpo parecía moverse por si mismo. Esas embestidas se volvieron una pequeña molestia para él, pues algunas veces iba lento y otras muy apresurado mostrando su frustración. Iba a desistir hasta que ese beso le volvió a apaciguar, dejándole ido por unos segundos- No sé... como ir suave –Confesó de pronto mirándole a los ojos fijamente. Incluso en la primera vez del menor, sólo al inicio fue lo suficientemente amable como para dilatarlo, pero ¿Después? Le había duramente contra el muro, en la bañera había sido lo mismo y se debía a que Seth jamás había hecho el amor o le habían enseñado a como “era” tener sexo con esa emoción. Después de todo su familia era disfuncional y su vida cuando adolescente un maldito desastre- Enséñame –Pidió al final, viéndole entonces fijamente a los ojos, sin saber lo cansado y adolorido estaba el menor.
 

Hannychan

a mix about cats, love, breakfast and being tired
Diseñador Oficial
Registrado
14 May 2007
Mensajes
1,996
Offline
Los movimientos erráticos de Seth eran algo incómodos y el menor podía darse cuenta de la frustación del otro, en cierta forma le recordaba a los niños cuando algo no les sale a la primera, adorable. Pero la confesión que le hizo y su petición de aprender fueron lo que le voló la cabeza a Ethan, en cierta forma sentía que le estaba mostrando una parte vulnerable de sí mismo y el menor no pudo evitar querer llenarlo de besos por eso.
Se impulsó con el brazo bueno y con el otro se abrazó al cuello del mayor, de modo que ambos estuviesen sentados en la posicion de loto, el miembro erecto del mayor aún dentro del joven se sentía de alguna forma más profundo que nunca en esa posicion.
Le dió un beso largo, muy largo, tanto para tranquilizarlo como para darle todo el afecto que le había producido. En realidad Ethan no podía "enseñarle", poco o nada sabía sobre relaciones sexuales, pero lo que sí podía hacer era mostrarle lo que él quería recibir.
- Relájate...- le susurró empujandolo un poco hacia atras, para que descansara apoyado sobre sus brazos extendidos- se supone que debe ser cómodo y placentero para ambos-
Volvió a besarle pero esta vez comenzo el movimiento de sus caderas, suave pero con ritmo - solo sigue lo que yo haga- le dijo y pasó sus dedos por la nuca de Seth haciendo un masaje circular.
En esa posicion su miembro llegaba a lugares muy profundos por dentro, rozando por completo aquella parte que lo hacía volverse loco. Aunque ahogarse en el frenesí habitual no estaba nada mal, la conexión sexual que ambos tenían era tan buena que este ritmo suave y profundo era igual de placentero, sólo que sentía que tenía todo el tiempo del mundo para disfrutarlo y que no se acabaría nunca.
Al tener menos tensión en todos sus músculos (cosa que su cansado cuerpo agradecía) Ethan podía concentrarse y disfrutar mucho más de lo que pasaba en las partes que se sentía bien, y en respuesta los musculos internos de su pelvis apretaban mucho más cada vez que éste movia sus caderas.
Quizas estaba disfrutando demasiado y era el único, miró abajo para ver a su compañero y vaya que se felicitó por la idea de hacerlo reclinarse, desde donde estaba tenía una vista perfecta de todo su cuerpo. Sin pensarlo sus manos recorrieron el camino desde su nuca hacia su mandíbula para poder besar semejante paisaje y luego recorrieron por su camino por su cuello y hacia su espalda.
El menor ya estaba llegando a su fin, pero se rehusaba a hacerlo, lo estaba disfrutando demasiado y no quería aún teminar.
Sin que el mayor tuviera que moverse, Ethan se fué para atrás cayendo sobre los desordenados cojines de su cama y elevó las piernas desde la cintura de Seth, donde se encontraban, hacia los hombros de éste de modo que pudiese doblar las rodillas y seguirse impulsando en un vaiven enviciante.
Esa era la clase de sexo que quería en esos momentos, relajado, cómodo y muy placentero.
 
Arriba Pie