Rol La Escuela de Detectives Digitales {v. 2} | Primer caso!

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

Registrado
3 Dic 2007
Mensajes
2,365
Calificación de reacciones
15
Puntos
200
Siempre había detestado la actitud de Bastian. Esa altanería, lo hacían sentir deseos de darle su merecido algunas veces, o mas de algunas. Pero jamas pensó llegar hasta este punto, en el que el compañero conduciendo a su lado, se había vuelto su objetivo principal.
No es lo mismo una enemistad dentro de las puertas de la escuela, a tener que pensar en derramar la sangre del hombre a tu lado...Se suponía que Yuu era el héroe, quizás todos se habían equivocado.

La camioneta se detuvo cerca de un bosque,a una de las periferias de la ciudad, un lugar donde no te atreves a entrar sin algo de marca armani o louis vuiton.
Las puertas se abrieron y ambos bajaron del vehículo al mismo tiempo
-¿Preparado?- confirmo Khöler
-Ni te imaginas-
El nipon tomo las su arma, que iba en la guantera, Sebastian jamas había soltado la suya, era un iluso, un pedazo de hierro entre sus manos no lo hacia tener la guardia alta, de hecho su guardia estaba abajo, a merced de su compañero.
Cerraron las puertas de la carcacha al mismo tiempo al igual que como se bajaron de ella.
-¿No debimos haber traido traje, o algo así?- pregunto curioso Tomohisa
-No hay tiempo, nos escabulliremos y veremos que hacer-
-¿Planeas robarle el traje a algunos invitados, o recorrer el lugar por las alcantarillas o ductos de ventilación? , ¿enserio piensas que asi funciona el mundo real Khöler? eso solo sucede en Batman-
-Pues aqui esta el hombre murcielago listo a evolucionar si las cosas se ponen dificiles- Bromeo Demi
-No sera mas peligroso que cuando anduvimos en la organización de animalistas- Argumento el Aleman. Tinkermon se puso en medio de todos para hablar
-Dejenme ir a mi primero, me puedo colar por cualquier parte y no me notaran, luego volveré y les diré por donde ir hasta un lugar seguro para comenzar a investigar.- La discusión fue interrumpida a causa de un fuerte sonido de ramas que parecia provenir de los arbustos que cercaban el patio trasero de la casona, un chillido salio de la garganta de los cuatro presentes, todo el grupo zero estaba bajo asedio, los estaban cazando literalmente. Khöler apunto hacia la dirección de manera instintiva.
-Vamonos- La voz de Tink se había helado.
-Ire a investigar- El murcielago se armo de agallas, pero fue detenido por el hada, quien grito a todos que corrieran. Seguramente había sentido la energía de un digimon muy fuerte por los alrededores.

El grupo se adentro en el bosque, tras de ellos se comenzaron a escuchar aleteos, persiguiéndolos, acercándose cada vez mas. Tomohisa se adelanto a Khöler para dirigirlos a un lugar mas apartado, atrevas de un sendero mas confuso, hasta que llegaron a una especie de claro.

EL horrible aleteo ahora se escuchaba sobrevolar aquel lugar, aparentemente el digimon volaba en círculos, cual buitre.

-¡Maldición!- profirió el agitado europeo. -¡Maldición!- una vez mas cargando su arma
-Es fuerte- Confirmo el hada - Esta esperando que hagamos algún movimiento.
-Maldito Samuel- volvio a escupir el germano- Siempre esta un jodido paso adelante de nostros.
-Lo esta ¿No es así? - comento inamovible el nipón. Su compañero, encobrado por la criatura alada acechando sobre ellos, subió la mirada hasta el rostro de su eterno rival. El japones lo miraba fijamente, erguido, con los brazos a los costados, inmovil. Su mirada se veia rojiza a la luz de la luna, la cual daba de lleno en el claro atravesando aquel espacio entre los arboles.
Lo que pasaba era evidente para Khöler.
No se atrevió a apuntarle...
-no...- salio de los labios del alemán, justo antes de sentir aquel impacto en su nuca.

El joven se desplomo pero no cayó inconsciente. El golpe no fue dado con suficiente fuerza como para hacerlo, al mirar a quien lo ataco por la espalda vio a Bernadette sudada y agitada bajo la luz del astro azul.
-Ustedes...
Demidevimon había intentado evolucionar en el momento en cuanto bernadette se lanzó contra Khöler y le dio un golpe con el cañon de su revolver, Pero tinkermon voló sobre el rapidamente rociando "polvo de hada" y cantando la frase Síndrome de petermon , infectandolo temporalmente con un virus que le impide digievolucionar.
Sebastian le dio un fugaz vistazo a su compañero, pero Coredramon lo apresaba entre sus fauces, agitándolo como un perro a una pantufla, luego lo lanzó contra un árbol obligandolo a degenerar en su etapa anterior.

Antes de que Bastian pudiera reaccionar y apuntar su revolver, Yuu tomo su cabeza y la golpeo contra su rodilla, dejándolo inconsciente.
Posteriormente escribio en su D-terminal el mensaje: "Ya lo tenemos" .

Khöler estaba desmayado en el asiento trasero de la camioneta junto a su pequeño y herido compañero. Bernadette llevaba el volante ya que Yuu no sabe conducir.
-¿Te siguieron?- pregunto el japones de manera desanimada
-No lo se, mi salida fue abrupta, creo que halemn me puede tener en la mira despues de esto. No te puedes descuidar con alguien...o algo, como el.
-Gracias por venir, te necesitaba.
-Tu noqueaste a Khöler.
-Te necesito con Samuel, si pelearamos solos contra, moriramos Tink y yo
-Ahora moriremos los seis.
-No, no matara a Khöler, si actuamos bien no lo hará.
-Somos horribles, lo estamos entregando como carne de cañon, pueden morir y lo sabemos.
-Lo necesitamos, debemos entrar a esa casa.
-Estoy segura de que Alysson esta con el.
-¿Crees que tu madre y mi tía también lo estén?
-Eso espero.... Yuu, ¿crees que le debimos haber dicho a Ken?
-No podemos arriesgarnos a llamar la atención. Esto es necesario, hay que ganarnos la confianza de ese psicopata, debe creer que nos tiene en las palmas de sus manos.
-Y nos tiene en las palmas de sus manos, esto es estupido, Khöler deberia estar despierto y ayudándonos a pelear.
-Khöler es listo, estara bien-
-¿Te dices eso para no sentirte mal porque lo estamos llevando a su muerte?
-.....................
-Somos horribles personas Yuu
-no se que debemos hacer- un nudo se formo en la garganta del pelinegro, las lagrimas inundaron sus ojos por un momento, amenazando con caer. Cuddy sabia decir las cosas directamente.- ¿Crees que el podrá perdonarme? -Refiriéndose al rehén en el asiento trasero.
-No lo sé...Tampoco se que hacer.- Tinkermon y Dracomon asomaron sus cuerpos desde el piso de la parte trasera del vehículo.
-Arriba el animo- Dijo el dragón.
-Ya tenemos la dirección, hagamos lo correcto.- añadio la tipo virus
-No nos da miedo morir esta noche- volvio a decir el reptil
-Las vidas de Ai y Jeanette estan en juego, pero, a ninguna de las dos les gustaria verlos convertidos en personas iguales a Samuel, eso es lo que el quiere lograr.-


Lo dos seres digitales iluminaron el ambiente dentro de la camioneta. Khöler y su digimon quedaron a un lado del camino. Un mensaje de texto en su celular (no podían usar los D-terminal, ya que estaban intervenidos) decía la dirección a la que se dirigian los dos espías,junto con la orden de que llevara a Ken. Si tenían suerte Alysson se encontraría con el enemigo, y todo terminaría esa noche.





[MENTION=176369]October[/MENTION] [MENTION=400623]Blair'[/MENTION] [MENTION=1030627]ArisuDokuro[/MENTION] Espero no haberla cagado haciendole el Deus ex machina a tu personaje xd[MENTION=1033583]Hajime Hinata[/MENTION] [MENTION=1000998]Rozenkristall[/MENTION] [MENTION=53682]Kira.[/MENTION] [MENTION=1028579]Megu[/MENTION]
@Mädchen [MENTION=47513]Doc. K-9[/MENTION]
 
Última edición:

-se intenta figurar como poner su firma otra vez-
Registrado
19 Mar 2006
Mensajes
3,488
Calificación de reacciones
469
Puntos
1,350
Edad
28
Finalmente, lo logre!


Daika por su lado había logrado calmarse lo suficiente para retornar al deber, tras agradecer a Claudio, su compañero en las clases de Aikido, este le había ayudado bastante, y tras ello procedió a continuar su búsqueda, estaba preocupado por Alysson, debía rescatarla, era pieza vital para el caso, para la victoria, pero antes de poder continuar su compañero jaló su pantalón


- ¿Que ocurre veemon? - pregunto Daika


- Daika, escucho a alguien llamar, pide auxilio – dijo el digimon alerta, buscando el origen.


- Guiame – fue la orden inmediata de Daika, debían moverse rápido, cualquier llamado de ayuda no podía ser ignorado, menos aun con la posibilidad de que fuera Alysson, Noir o algún aliado.


Los pasos se aceleraban, la prisa igual, comenzó a correr hacia el area del llamado, pero a medio camino se topo con la sorpresa, Bastian estaba al lado del camino al igual que su digimon. Su reacción fue inmediata y corrió hacia donde estaba su camarada


- Bastian, Bastan – dijo rápido, revisando los signos vitales y su estado general, tras confirmar que estuviera bien reviso su equipo, celular, Terminal-D, etc, pronto saco una botella con agua que llevaba para cuando necesitara sus medicamentos y la vertió sobre el rostro de este, logrando que tociera y comenzara a reaccionar.


- Ah ¡¿Que te pasa?! Oye ¿donde estoy? - preguntó inmediatamente al fijarse en donde se encontraban.


- Estamos en medio de la carretera, no tengo idea de como llegaste aquí, de hecho no sabía que estabas aquí, me encontraba siguiendo a veemon ya que escucho un llamado – respondió Daika


- Aun lo escucho, por allá – dicto inmediatamente el digimon al tiempo que demi-devimon despertaba.


- Irónicamente, es a esa dirección hacia donde voy – dijo Bastian con cierta frustración


- En ese caso movámonos rápido, sospecho que se necesitara cuatro con esta situación – respondió Daika








[MENTION=176369]October[/MENTION] Tu turno
 

Just close your eyes each loving day
Registrado
6 Ago 2007
Mensajes
2,201
Calificación de reacciones
1,334
Puntos
1,400



Recordaba la huida por el bosque; Tomohasa a su lado corriendo con celeridad, ambos con agustia, y los digimons no se habían quedado atrás. Recordaba cómo de pronto Barney había salido de las sombras y, después de la gran revelación, no más nada. El tamborileo en su cabeza era insoportable, así que no tenía caso seguir tratando de abordar conclusiones.

— ¡Nos traicionaron! —Demidevimon, quien parecía tener mejor pinta que el chico, afirmó sin lugar a dudas— ¡Seguramente se traen algún negocio entre manos!

Sebastian le miró de soslayo; se encontraba de tan mal humor que no tomaría las palabras del murciélago en serio, sin embargo Daika sí lo haría. El de segundo año se aproximó junto con Veemon para interrogar al ente volador.

— ¿Qué es lo que recuerdas, Demidevimon?
— ¡Ese par de inútiles nos atacaron por la espalda! ¡Barney y Peter Pan! —el basquetbolista castaño comenzó a presionar sus cienes con las manos mientras escuchaba de fondo la voz áspera de su compañero digital— ¡Nos sedaron y después nos metieron en la parte trasera del auto de la academia! —Y a la par de las palabras, todo entonces comenzó a verse en su mente con claridad; Tomohasa y Cuddy discutiendo en la parte delantera del auto, hablando cosas sobre Ai y Jeanette y sobre las acciones posteriores que llevarían a cabo. Al parecer iban directo a encontrarse con el bellaco principal, el causante de todos sus males: Samuel Alstrometría— ¡Y de pronto abrieron la puerta y con una patada nos dejaron tirados en medio del camino!
— Se dirigían al escondite de Samuel —afirmó el germano levantándose de su asiento y mostrando un porte más recompuesto— debemos encontrarlos y seguirlos, seguramente nos llevarán hasta Alysson —Daika asintió con su cabeza.

Demidevimon cambió a su estapa campeón, el murciélago con fisionomía humana tomó entre sus garras al nipon y al germano y los elevó por los cielos para seguir la trayectoria del auto de la academia esperando que con mucha suerte pudiesen encontrarlo. Veemon venía trepado en uno de los hombros. No obstante, el pequeño ser azulino continuaba inquieto puesto que en todo aquel momento no había dejado de tener aquél presentimiento, aquella llamada de ayuda desconocida, y conforme avanzaban recorriendo los alrededores del centro de la ciudad, percibía que la alerta se iba agrandando; se acercaban al misterioso foco de atención.

Después de unos cuantos minutos, el dragón con la ‘V’ en la frente lo descubrió: bajo la luz de la luna y en un claro del bosque en el parque central de la ciudad, se encontraba un Digimon malherido e inerte. Hizo una señal y en seguida Devimon descendió de su vuelo para acercarse a avizorar de cerca el panorama.

— ¡Es Sirtermon Blanc! —Reveló Veemon— Es ella quien había estado emitiendo esta señal de ayuda.

El digimon se encontraba empapado en sudor y revuelto en tierra, el par de chicos lo tomó uno de cada lado y lo reincorporaron para tratar de reanimarle. Sistermon develó sus pupilas, su boca intentaba articular palabras, pero se encontraba tan lesionada que le suponía un esfuerzo mayúsculo lograrlo.

— Samuel, Samuel se ha llevado a Alysson —balbuceaba con dificultad, su respiración se estaba agitada— , pero, pero sé en donde la tiene…

Daika lavó las heridas de ‘la digimon’ y atendió las lesiones que pudo con remedios de primeros auxilios; era primordial mantenerle consciente para poder encontrar la localización del Alstrometría y su séquito. Después de un rato se alzaron en vuelo una vez más, Sistermon Noir les guió hasta el cinturón de la ciudad hacia el norte, en donde no había más asentamientos ni población se encontraba una pequeña cabaña resguardada entre las montañas. Sebástian rogaba para sus adentros que sus dos compañeros ‘traidores’ se encontraran en el lugar pues anhelaba con fervor ajustar cuentas; tan sólo descender en su nuevo destino observaron aparcado afuera el rebuscado coche de la academia. Cuanta suertecita.

— Entonces esta es la guarida de Samuel —habló Köhler con cierta repugnancia en su tono de voz.
— Es una de las tantas propiedades que tiene en la ciudad, deben estarían aquí porque es el lugar más cercano a la pista privada de aterrizaje.
— ¿Te refieres entonces a que… —Indagó el Motomiya, pero la digimon no le permitió terminar.
— Samuel dijo que abandonaría el país esta noche, y si se va ahora no podremos volver a encontrarlo nunca.

Los nervios se dispararon, claro estaba que debían capturar al malhechor cuanto antes, pero lo más cuerdo era avisar a las autoridades correspondientes y a Ken para que cargaran con el trabajo; no había manera de que dos jóvenes estudiantes para detectives pudieran derrotar a un rebuscado asesino y criminal y salir campantes. Bástian trago saliva y después demandó el arma semiautomática que cargaba consigo Daika, la sangre le hirvió por todo su sistema circulatorio al recordar de nueva cuenta el momento en que ‘el héroe’ Tomohaya le había arrebatado la suya propia.

— Es la única pistola que tenemos, así que me quedaré con ella —dijo Köhler, dejando a Daika sin opciones— vamos a explorar los alrededores y tan pronto identifiquemos visualmente a Samuel y a Alysson, llamaremos a Ken.

Devimon de-evolucionó y el cuarteto avanzó en medio de la noche, había guardias protegiendo todos los accesos existentes, pero con sigilo y destreza lograron colarse por un agujero que había en la valla por el sector Norte. Los detectives recorrieron el patio trasero y lograron alcanzar unas viejas cajas, barriles y rocas apiladas en donde consiguieron esconder sus siluetas, y aún estaban lejos de la cabaña, pero desde aquella posición alcanzaban a asomar el rabillo del ojo por una de las ventanas abiertas.

Se podían distinguir varias figuras, pero ninguna con suficiente claridad como para afirmar que se trataba del malvado Alstrometría. El cuarteto aguardó con paciencia en su posición, y no bien Sebástian encogió sus ojos para Identificar a Samuel y a Bythesea, Daika agudizó sus oídos para identificar unos extraños alaridos que se venían intensificando cada vez más y más; se trataba de Alysson.

— Esos gritos, ¡algo sucede con Alysson! —Impulsado por un sentido de emergencia, el joven de secundaria asomó con menos discreción su cabeza.
— ¡Espera Ghandi! —El castaño le tomó de la muñeca y le obligó con fuerza a retroceder— Samuel se encuentra adentro, lo mejor será llamar a Ken.

El joven nipón tomó su rostro entre sus manos y presionó sus oídos con fuerza, no quería escuchar a su estimada compañera sufrir, y se sentía impotente al no poder hacer nada al respecto. Sebástian rodó sus ojos con exasperación, tenían qué actuar con la cabeza fría o de lo contrario cometerían errores que les costarían la vida. Miró una vez más al chico menor y trató de sacar las palabras más empáticas y tranquilizantes que le vinieran a la mente.


{ . . . }


— ¿En dónde está su compañero?

La pregunta era inevitable. Los gritos desesperados de Alysson desde el sótano entonaban la figura de un Samuel molesto con aquel par de adolescentes por haberse atrevido a fallar su consigna. Yuu y Bernardette intercambiaron miradas y después sostuvieron sus respectivos digivices con fuerza, se jugarían todo poniendo sus cartas sobre la mesa; lucharían de frente por sus vidas.

— He dicho, ¿en dónde está su compañero? —Pronunció con una lentitud frustrante.
— El punto es, —se manifestó el japonés— que…

Antes de que pudiese alzar su D-3 y mandar a su compañero al ataque, una serie de disparos comenzaron a detonarse en el patio exterior, más específicamente en el sector norte. Al cabo de unos segundos uno de los guardias entró con un fuerte portazo a la habitación, haciendo respingar a todos. Alstrometría derramó su trago en un macetero con frustración.

— ¡Jefe! ¡Hay intrusos! —informó el recién aparecido— ¡No hemos podido determinar quienes son ni cuantos!
— ¡Bola de inútiles! —El cabecilla de la mafia aventó el vaso de cristal contra uno de los muros, provocando el peculiar estruendo y los mil y un pedazos de cristal cayendo por todas partes— Si descubren mi ubicación se arruinará todo, ¡mátenlos a todos los que encuentren!


{ . . . }


— ¡Eres un reverendo estúpido! —Exclamó para su digimon virus fiel.

Un torpe movimiento de la bola maltrecha con alas y ahora los bellacos les habían descubierto. Y se maldijo a sí mismo por nunca prestar especial esmero en sus clases de tiro, ¿cuántas veces no le había repetido Vladimir lo importante que era? Aunque estando en aquella situación, ya no valía la pena lamentarse.

— Te cubriré, ¡corre Daika! —Espetó el alemán, distrayendo a los malhechores para que su compañero pudiese salir corriendo entre la oscuridad hasta la parte aquella en la valla en donde habían encontrado una brecha de entrada y salida— ¡maldita sea! —gruñó el basquetbolista al quedarse sin municiones para su arma, el murciélago a su lado se alistó para salir a hacer frente.
— ¡A un lado, idiota! ¡Saldré para comprar más tiempo! —Demidevimon se enraizó entre los botes y cajas, le quedaban pocas energías pero confiaba en que podría evolucionar de nuevo.
— ¡Espera! —Le contuvo el chico— Tengo otro plan.

El germano se mantuvo en su pequeño escondite, fue cuestión de segundos para que los villanos se dieran cuenta de que ya no tenía balas para seguir respondiendo en el tiroteo, así que un par de segundos más pasaron para que le apresaran y le amenazaran con poner una bala en su cerebro.

— ¡Esperen! ¡Esperen! ¡Vengo solo! ¡Me he escapado de mis compañeros Tomohasa y Cuddy y los he seguido! —Apeló el castaño, llamando la atención de los despiadados hombres con sus palabras. Las órdenes eran bastante claras: debían asesinar a los intrusos, no obstante la peculiar situación del joven tal vez pudiese ser de interés para el mandamás— ¡Díganle a Samuel que sus infiltrados en la DDA son unos ineptos! ¡Yo puedo serle mucho más útil y fiel! —El digimon virus a su izquierda y en condiciones similares le miró estupefacto— ¡Yo soy tres veces mejor que ese par de incompetentes!

No tenía miedo de hacer un pacto con el diablo, pero más le valía prevenir que lamentar, así que Sebástian imploraba que Daika encontrara alguna forma de escapar lejos y alertar lo más pronto posible a Ichijouji o a laotraasistentedeIchijoujiquenorecuerdoelnombre (¿) o a DATS, o a quien sea que pudiese ayudarles.





Meh, luego le cambio los colorcitos. Que alguien vaya a rescatarnos xD
QUE BLAIR NO NOS CIERRE EL TEMA, VAGOS :pedobear:
[MENTION=1039151]Erzsébet[/MENTION] [MENTION=400623]Blair'[/MENTION] [MENTION=53682]Kira.[/MENTION] [MENTION=218552]Robin[/MENTION] tunick/socool [MENTION=1000998]Rozenkristall[/MENTION] [MENTION=47513]Doc. K-9[/MENTION] [MENTION=1030627]ArisuDokuro[/MENTION] [MENTION=1028579]Megu[/MENTION] [MENTION=1033583]Hajime Hinata[/MENTION]
 
Última edición:

スパークル
Moderador
Registrado
27 Jul 2009
Mensajes
6,854
Calificación de reacciones
2,361
Puntos
2,050
Dorumon alzó la cabeza y elevó unos grados su hocico, como si estuviera olfateando algo. Giró el rostro en una dirección, luego en otra y finalmente buscó con la mirada a su compañera, Shura bajó sus iris con intriga tras ver el extraño comportamiento del tipo bestia, esperó, sabía que él le diría algo apenas estuviera seguro de sus palabras. Cooper se alejó de su lado apenas vio a WereGarurumon entrando en su campo de visión, éste parecía algo agitado, estresado o frustrado, quizá una combinación de las tres cosas a un grado increíblemente alto.

Un doctor se acercó a Aoi mayor, haciendo que la aludida dejara de seguir con la mirada a la norteamericana y la enfocara en él, el susodicho iba sosteniendo en sus manos una tabla con clip, en ella tenía un mínimo de diez hojas las cuales veía constantemente a medida que sus palabras salían de su boca, Shura endureció un tanto el gesto, no le gustaba lo que estaba escuchando. Sin embargo, la última frase que se inmiscuyó en su sistema auditivo le hizo soltar una alta cantidad de aire que había mantenido preso en su pecho.

Puedes entrar a verla.

Apenas hubo escuchado el “permiso” se abrió paso disculpándose con el varón y acercándose a la puerta de tan solo dos pasos, luego entró. Valentine seguía inconsciente pero aparentemente fuera de peligro, al menos de morir, los ambarinos cayeron de lleno sobre el cuerpo de su hermana, estudiándola de pies a cabeza, otra mueca se formó en su rostro. Dorumon cerró las cortinas utilizando sus dientes y luego se adelantó a cerrar la puerta, sabía lo que pasaría y la peli plata requería algo de privacidad. Casi al instante de que se vio ‘cubierta’ con ayuda del dragón púrpura, las lágrimas se escaparon, el impasible porte que había mantenido hasta ahora se fue al demonio cuando se sentó a un lado de Vi, sosteniendo su siniestra entre ambas manos, rogando porque despertara.

Eres una tonta… — murmuró entre dientes, mordiendo su labio inferior en un intento por recuperar la compostura, Dorumon desvió la mirada, haciendo su mayor esfuerzo para mantenerla fija en la puerta, cuidando cual perro guardián que nadie pasara a través del portal. — Te dije que no vinieras acá, que no te dedicaras a esto… Yo pude haberte cuidado… Pero eres muy terca ¿no? ¿Tan mala hermana soy?
Shura…
Lo siento Dorumon… — se disculpó ella, bajando la cabeza y apoyando su frente sobre la mano de Valentine — Es solo que pude cuidarla mejor... Debí cuidarla mejor — Agregó, antes de que el purpureo lograse contestar unos nudillos impactaron contra la puerta, llamando y provocando al mismo tiempo que el digimon rugiera molesto. — Tranquilo… ¿Quién?
Ken. — La peli plata suspiró antes de indicar que podía entrar, su tranquilidad había vuelto a dominar su rostro pero una ligera coloración rojiza adornaba sus mejillas, concentrándose especialmente debajo de sus ojos, al mismo tiempo, sus orbes parecían aún cristalinos, sin embargo, Ichijouji trató de no enfocarse tanto en esos detalles.

Tenemos problemas.

[…]

¿Y Cooper?
No la he visto en un… — Dorumon interrumpió a Ken, pidiéndole disculpa casi de inmediato, pero dándose la vuelta apenas pidió perdón para ver de frente a su compañera.
Ya la encontré, y debo decirte algo más.
Tsk… Ken, los alcanzaré allá, cinco hombres de la división te esperan afuera, no dejen que ese maldito se escape. — Habló con firmeza, claramente tomaba eso un tanto más personal, pero debía atender algo más antes de ir directamente a tratar el problema de Samuel. Daika parecía agitado, demasiado, quién sabe qué tanto había corrido y no le habían dado tiempo ni de descansar para cuando ya lo estaban subiendo a una de las patrullas de DATS acompañado de Ken y del resto del grupo Zero, a excepción de Iris.

Ganta y Hameln iban en el asiento trasero de la primera patrulla acompañados por Ichijouji, en la segunda se encontraban Daika, Mitsue y un par de hombres de la división especial. Otro dúo de uniformados se adentraron en las instalaciones del hospital bajo estricta orden de que absolutamente nadie entrara en la habitación de la estudiante restante. Por otro lado, Cooper parecía ansiosa, corriendo por la ciudad sin compañía alguna, o eso creía ella. Un dragón rojizo le dio alcance de pronto.

¿¡Qué sucede!? — Aoi mayor alzó la interrogativa con una seriedad desbordando entre cada palabra, Iris se detuvo en seco al igual que su compañero.
¿No deberías ayudar al resto?
¿Y tú? — La castaña hizo una leve mueca, estaba segura de lo que haría, sí, quería vengarse de Samuel pero primero debía hacer pagar a aquel hombre, el que le había arrebatado a su mejor amiga unos instantes… Y sabía donde se encontraba. Aunque debería lidiar con algo más, sacar a Renamon de su trance.
Mira…
Sé lo que está pasando. Sé sobre Renamon. — Jactó la peli plata, no dejando que su gesto flanqueara en ningún momento, sabía también los motivos por los que Iris iba tan molesta al sitio en cuestión. — Si dejas que tu enojo te guíe no lograrás nada.
Yo me haré cargo.
Iré contigo. — Y no le dio otra opción, de hecho, le ofreció la mano para agilizar el traslado, no tenían mucho tiempo si lo que Dorumon le había dicho era cierto, SkullBaluchimon estaba suelto.

[…]

¡JA! ¿Y qué te hace pensar que te necesito? Sí, fueron unos inútiles, pero… — una sonrisa maquiavélica desfiguró sus facciones y se apoderó de su rostro, cualquiera podría sentir ese tétrico escalofrío recorrer toda su espina dorsal. — Ninguno de ustedes saldrá de aquí vivo, y no volverán a verme nunca. Son unos niños, nunca tuvieron oportunidad contra mí. — Chasqueó los dedos y casi al instante una decena de armas de fuego estaban apuntando al trío.
¡Soy mejor que éstos! ¡En donde sea puedo serte más útil! — Movido por un deseo de ganar más tiempo el germano gritó con firmeza, ocultando con maestría la desesperación que esa situación lo hacía sentir. Samuel volvió a sonreír.
Convénceme y tal vez te perdone la vida.


[MENTION=1039151]Erzsébet[/MENTION] [MENTION=176369]October[/MENTION] [MENTION=53682]Kira.[/MENTION] [MENTION=218552]Robin[/MENTION] [MENTION=1000998]Rozenkristall[/MENTION] [MENTION=47513]Doc. K-9[/MENTION] [MENTION=1030627]ArisuDokuro[/MENTION] [MENTION=1028579]Megu[/MENTION] [MENTION=1033583]Hajime Hinata[/MENTION]

moví un poco más a todos, ya van en camino a donde Samuel...
Pan/Cuddy/Alysson y Bastian siguen allá, el idiota(?) tratando de salvarle el pellejo a todos
Shura e Iris van a otro lado

Espero que se pueda acabar éste caso pronto que ya nos estancamos xD... si todos están de acuerdo -y Carrie también- pronto podríamos hacer un cambio, quizá así ya demos algo más de vida a esto.
 
Última edición:

-se intenta figurar como poner su firma otra vez-
Registrado
19 Mar 2006
Mensajes
3,488
Calificación de reacciones
469
Puntos
1,350
Edad
28




Para Daika el escape había sido complicado, primero tuvieron que esconderse para evitar que lo atrapasen, tras ello lograron llegar al jardín del edificio, e ingeniarselas para salir de ese agujero infernal fue peor, entre saltar y saltar por vallas hacia otros edificios para tras ello dividirse, haciendo digievolucionar a su compañero, mando a este hacia donde estaba Blanc, quien para ese entonces ya había desenterrado a Alyssa quien milagrosamente seguía viva aunque no parecía reaccionar, su misión era llevar a Blanc y a Alyssa al hospital, de urgencia, y protegerlas.



Al mismo tiempo, Daika tenía que adelantarse y alertar a Ken y a todos de la situación, ahora era cuando agradecía todos los deportes que hacían, todo el rato vigilaba que no lo estuvieran siguiendo para evitar conflictos, hasta que finalmente vio las patruyas de DATS tras más de media hora de carrera a toda velocidad



- ¡HEEEY! - exclamó en el acto agitando sus brazos para llamar su atención mientras se acercaba a ellos corriendo, logran dolo al ver que se detenían.



- ¿Que ocurre muchacho? - pregunto el Agente de Dats.



- Necesito me lleven rápido a la DDA, es urgente que llegue rápido, código rojo 1 en cuestión – respondió, jadeando no había tiempo para explicaciones pero eso bastó para señalar la urgencia de la situación, inmediatamente los agentes lo subieron y aceleraron rápido hacia la DDA donde tras llegar Daika agradeció y corrió tan rápido como podía para llegar a donde Ken.



–-----------------------------------------------------------------------------



Sorcermon por su lado corrió rápidamente, tanto como pudo, llevando a Alyssa y Blanc hasta el hospital para que les atendieran de urgencia, no había tiempo que perder si querían salvarla.



Al llegar al hospital, los médicos inmediatamente corrieron para salvar a Alyssa, llevándola de urgencia al Quirófano y siguiendo la instrucción de absoluta protección mientras él se las ingeniaba para llamar de urgencia a la DDA intentando asegurarse que nadie enemigo estuviera cerca.




 

Registrado
22 Nov 2013
Mensajes
15
Calificación de reacciones
0
Puntos
0
Tras salir de su momento de estupefacción, la Minamoto logró reaccionar. Mientras el grupo trabajaba, Aoi luchaba por su vida y todo se volvía un caos, Ken le prohibió terminantemente participar en terreno -no estando dispuesto a otro colapso nervioso por parte de la pelinegra-. Mitsue no tuvo de otra sino que obedecer.

Pero por no sacarla del caso, le dio acceso especial a los archivos de la Policía Nacional y a los datos más privados de DATS, recolectando todas las pruebas para meter a Alstrometria tras las rejas. La joven se hallaba recolectando cada evidencia, cada archivo que diera muestras de sospechas, hasta recolectando información bancaria -gracias a intervenciones que los mismos agentes de DATS lograron hacer a las cuentas de Samuel-. No obstante, todavía quedaban muchas piezas por encajar en el rompecabezas. Demasiadas, a su parecer. Fue relacionando archivos, hasta se valió de toda una tasca llena de post-it para anotar datos relevantes; nombres, direcciones, fechas... Lamentablemente no podía almacenar nada de esa información en algún dispositivo, por razones de seguridad le hubo dicho su tutor. Si bien se sabía de su excelente memoria, nunca estaba de más anotar, ¿cierto?

[ . . . ]

—Siguen habiendo incongruencias... —murmuró para sí misma, armando otro esquema en un papel.

Se encargó de buscar archivos en alemán incluso, algo que le diera pistas. Algo que ayudase... algo.

—Demonios... —fue cuando comenzó a colocar papeles en orden cronológico sobre un mural que fue haciendo conexiones, hasta que...— ¡ESO ES! Oh por Dios, ¿cómo no verlo antes!

Sin pensárselo dos veces, agarró el mural de corcho con papeles y todo, las hojas en donde anotó datos y se fue corriendo con Ken, a mostrarle las conclusiones a las que había llegado.

[ . . . ]

—Hubo un soborno de por medio para limpiar sus antecedentes... me lo imaginaba, pero no creí que dentro de la Policía Nacional hubiese tal nivel de corrupción —aseveró el mayor, mirando detenidamente los datos previamente obtenidos, mirando de vez en cuando a la chica—. Entonces esto sólo empeoraría los cargos, tenemos una razón más para llevarlo a la horca.
—Espere, ¿la horca? —Preguntó de manera atropellada.
—Pena de muerte, Mitsue. Considerando los múltiples cargos que van desde estafa, abuso de menores, asesinatos en calidad de simples y calificados... ¿es que tampoco atendieron cuando les pasé código penal?

El silencio se volvió a hacer en el ambiente, Mitsue había pensado en detener a Samuel, pero la idea de la pena de muerte nunca se le cruzó por la cabeza, ¿de qué servía llevarlo a la horca si eso no devolvería la vida de las víctimas, ni las inocencias de las pequeñas Alstrometria? ¿De qué...?

—Déjame volver a la investigación, Ken, al trabajo en terreno —suplicó, mirándole a los ojos—. Ya he procesado toda clase de información, buscado hasta en el último rincón... ¡ya no soporto estar simplemente buscando en archivos! Necesito moverme.
—Mitsue, creo que esto ya lo hemos hablado antes y mi respuesta sigue siendo...

Un llamado al móvil de Ken cambió el rumbo de la charla, asintió un par de veces mientras mantenía una mano alzada para que la pelinegra no hablase ni metiese ruido alguno.

—Sí, vamos en camino. Gracias por avisarnos —colgó y suspiró, rodando los ojos— ¿Adivina qué? Te sales con la tuya, Minamoto, ve a por Tailmon y me sigues al hospital... hay noticias. Y más problemas.

Mitsue sólo sonrió, llamando a Tailmon y saliendo tras el superior, rogando para sí misma que aquello terminase de una buena vez. Tampoco había notado ninguno de los cambios que venía experimentando, todo lo estaba atribuyendo al estrés.

[ . . . ]

—Sabemos más o menos por dónde ir... —murmuró Daika una vez llegaran a las afueras del bosque, Shura simplemente observaba en silencio las posibles rutas—. Pero no podemos ir todos juntos, debemos tratar de no llamar la atención, el sitio está cercado y hay secuaces de Alstrometria rodeando el área. Un peritaje aéreo es imposible por la presencia de algunos claros, a menos que se vaya por encima de los árboles, pero este bosque es engañoso...
—Podríamos extraviarnos... —señaló Hameln, mirando al cielo—. A menos de que un grupo vaya de carnada y los demás ataquemos en esa oportunidad...
—¿Sabes cuántas posibilidades tenemos de fallar? —Apuntó Ganta, moviendo las manos de manera nerviosa—. Además aún debemos lidiar con SkullBaluchimon...


A la noche lo edito y le pongo colores (?)
 

Just close your eyes each loving day
Registrado
6 Ago 2007
Mensajes
2,201
Calificación de reacciones
1,334
Puntos
1,400



Pues que pues, como asumo con sus likes en fb que están de acuerdo, vengo a hacerles mi propuesta formal. Que se acabe esta trama en los siguientes 1 o 2 posts y que confirme la gente que quiere seguir para el siguiente caso, si no para matar a sus pjes de una vez y abrir nuevos cupos \o/ okno xD

O también si tienen alguna otra idea o propuesta, hablen. Repórtense pues, por MV/MP/FB o aquí, donde sea :baño:

Digan quién va a seguir:
[MENTION=400623]Blair'[/MENTION] [MENTION=1039151]Erzsébet[/MENTION] [MENTION=47513]Doc. K-9[/MENTION] [MENTION=53682]Kira.[/MENTION] [MENTION=1033583]Hajime Hinata[/MENTION] [MENTION=1000998]Rozenkristall[/MENTION] [MENTION=218552]Robin[/MENTION] [MENTION=1028579]Megu[/MENTION] [MENTION=1030627]ArisuDokuro[/MENTION]
 
Última edición:

Registrado
3 Dic 2007
Mensajes
2,365
Calificación de reacciones
15
Puntos
200
Parado frente a la puerta de la casa, Tomohisa iba vestido con su razgado traje de la academia, llevaba la cara sudada, una herida en la boca y un moretón en su ceja de la cual se veia un poco de sangre seca. Junto a el se encontraba Petermon, quien miraba fijo hacia al frente. El estudiante tomo la parte superior del cañón en su mano hábil con la siniestra y lo empujo hacia atrás, "click" , se escuchó, había cargado su arma

..............

-¡Suéltame!- forcejeaba su compañero
-¡Bastian! - Expreso la muchacha sin pelos en la lengua.
- ¡Creen que soy un estúpido! - exclamo el criminal - Pensaban en traicionarme, que valientes
- Samuel no es lo que crees- trato de explicar el obligado espía, pero fue interrumpido por un fuerte puñetazo. Cuando el hada y el dragón trataron de protegerle fueron aprisionados por las garras del brutal camarada de Alstromedia.

El joven cayó a piso y el agresor le propicio una fuerte patada en el estomago y luego otro puñetazo.
-¡Yuu! - Gritó la albina
- ¡Tomohisa! - agrego el alemán , quien quizás por primera vez pronunciaba bien su apellido. Luego de que los rojizos del muchacho se llenaran de lagrimas y de su cara comenzara a brotar sangre, el mayor lo levanto presipitadamente del suelo y le zamarreo un par de veces rasgando su uniforme. - No me decepciones Tomohisa Yuu. Se que eres listo, te he vigilado desde que tu y tu compañera asesinaron al digimon que envié a matar a Ichijouji cuando tenias 8 años - Lo que dijo, llego hondo en el tamer y su camarada, quien estaba atrapada entre un zarpa de MadLeomon, quien gozaba darle pequeños apretones para verla sufrir. - Pero el detective solo utiliza a sus subordinados, ¡Me utilizo a mi! ... al igual que a ti.

..................................

Cuando los secuaces de Alstromedia se comenzaron a precipitar, entendió que habían llegado y que estaban entrando por distintos lugares. Se habían separado... Si se separaron, seguramente venían acompañados de DATS. Pero no serian problema los DATS, a pesar de que los secuaces de Alstromedia eran criminales de cuarta, parecían hacerle cosas horribles a los digimon. El chico miro al digimon a su izquierda, MadLeomon, se veía ansioso por cumplir las ordenes de su amo, destruir y absorber a los digimon enemigos. Luego dio un vistazo al digimon a su izquierda, junto a Petermon, estaba ese otro digimon que había conocido hace un rato, parecía no tener alma, era una criatura que al verla te provocaba escalofríos, y recordó cuando vio esos horrores al infiltrarse en la supuesta ONG animalista. ¿Era posible que esa criatura hubiera sido antes, un digimon hermoso y gentil?

...................................
-¿Que es eso?- Bernadette quedo shockeada al ver a aquella criatua mousntrosa rodar al inconciente demidevimon hacia la sala empujandole con su lanza.
Dracomon gruño
- Es....Angewomon.- Tras esa aseveración, el ambiento parecio volverse mas helado.
-¿QUE LE HAS HECHO?- pregunto con ira la chica, parecía querer vomitarle improperios a Alstromedia, pero las palabras adecuadas no eran encontradas. Aunque su madre no le importaba, Angewomon no tenia la culpa y sinceramente era un digimon bastante amable en contraste con su indiferente tamer.

-Tenemos nuestros métodos. pensé que a estas alturas, ya se habrían enterado de ese pequeño gran detalle.

....................................

Ophanimon Falldown mode, desprendía un aura realmente extraña... ¿En que habian convertido a esa pobre Angewomon?

Yuu seguia de pie en frente de la entrada a la cabaña. Tenia ordenes en especifico, toma una vida, tomarla con una bala.

........................................

-No lo escuches Yuu-
-Callate si no quieres que MadLeomon te presione el craneo hasta reventartelo, muchacho insolente - Era extraño para Tomohisa que Khöler lo llamara por su nombre.- Asi que Yuu, Uno de ellos morirá ahora, decide, tu amiguito el infiltrado o tu compañerita de juegos. . . créeme, te estoy haciendo un favor.
-..........
-Asi que no quieres decidir, muy bien te daré un empujoncito. MadLeomon, atraviesa el pecho de la chica con tus garras
-¡Alto!- grito el pelinegro
-Ah... así que quieres decidir tu, bien dime, ¿matamos al infiltrado?
-..........- La escena llena de tensión fue interrumpida por uno de los hombres armados del lugar, quien dijo en cuanto apareció- señor nuestro informante acaba de anunciar los DATS vienen para acá, y traen a los detectives con ellos. - Samuel esbozo una mueca de preocupación, pero inmediatamente la convirtió en una sonrisa. no solo tenia infiltrados a Peter Pan y Barney en la D.D.A, sino que también tenia espías en los D.A.T.S , era un hombre influyente en el bajo mundo.
-Te propongo un trato Tomohisa, Mata a Ichijouji y dejare vivir a quien escojas.- El nipón no vacilo, ya habia aprendido a los movimientos rapidos. El caso le había hecho madurar bastante y volverse mas despierto, a estra mas atento a todo a su alrededor. - Libera a estos dos y a la pequeña Alysson, déjalos ir con vida y yo matare a Ken, me encargare de los que te persigan, luego Tink y yo nos iremos contigo Alstromedia, y te serviremos. Pero déjalos ir con vida a ellos tres.- Ai hubiese estado de acuerdo en escoger que los que se salvaran fueran los 3 jóvenes. El captor lanzó una carcajada y le dijo a Yuu "eres un buen negociante"
...............................

Su objetivo estaba claro, Ichijouji Ken. Aquel hombre que había admirado y amado como a un padre. Los gritos acerca de un poderoso Stingmon le alertaron, y corrió hacia esa direccion, tras de el Petermon, en silencio, estaba dolido pero listo para el combate. Los dos digimon aberrantes le siguieron siempre de cerca, MadLeomon Salto por el techo de la cabaña y algunos cuantos arboles, de paso asesino a unos cuantos Digimon de D.A.T.S, quienes no pensaron en atacar a Tomohisa debido a que portaba el uniforme de la D.D.A (la cual básicamente ya entendían como la academia de formacion de futuros miembros) Ophanimon Falladown mode levito en el aire sin siquiera moverse, también destruyo a un par de digimon, algunos del bando enemigo, otros del aliado, para luego seguir al joven.
 
Última edición:
Estado
Cerrado para nuevas respuestas

Comentarios por Facebook