Fanfic La historia de Sarai

Aitaro

THE MONSTER

Registrado
15 Sep 2012
Mensajes
576
Offline
Capítulo 18: Luchando contra la ciencia.



Cintia, Pion y Sarai caminaban por la ruta 210, tras haber despejado starly la niebla. Los puentes habían sido arreglados e incluso habían puesto pasamanos. En eso, vieron a dos chicos de pelo azul marino, camiseta verde y pantalón naranja.



-Oídme, tened cuidado, hay un laboratorio cercano donde están robando pokémon y haciéndoles experimentos- Dijo la chica.



-De hecho, me robaron a mi gyarados y al raichu de Paz ¿Podríais rescatarlos?- Ellos siguieron adelante llegaron a Pueblo Sosiego, donde Pion intentó contratar granjeros, pero todos estaban demasiado preocupados por sus Pokémon como para hacerles caso.



-Un siniestro laboratorio ha robado a nuestros pokémon para hacerles experimentos- Dijo uno de ellos-no podemos pensar en otra cosa hasta que los recuperemos- Tras escuchar eso, Sarai fue al laboratorio, luchó contra el Portero y su machop, usando a starly, que ganó con ataques ala, esquivando los puñetazos rivales, entró, se enfrentó a dos científicos que le sacaron kadabras y ella eligió a gible e eevee.





-¡Psicorrayo!- Dijeron y los ataques fueron esquivados.



-¡Gible, Eevee, mordiscos!- Ambos pokémon mordieron a los kadabra y uno de ellos tumbó a Eevee al golpearle con puño trueno y lanzaron dos puños los dos a la vez, pero gible los paró y derrotó con terratemblor. Luego torchic chocó sus ascuas con las chispas del magnemite de otro científico varias veces hasta darle e incendiarlo y llegó un hombre de pelo negro y un poco de barba con traje de científico.

-¿Que está pasando aquí? ¿Como he podido el portero dejarte pasar? Soy el doctor Edward, encargado hoy de nuestro trabajo experimentando con pokémon-



-Ese Steelix no se comportaba de forma el normal era uno de vuestros conejillos de indias ¿A que sí?- Intervino Cintia.



-¡No sé de que me estáis hablando salen de aquí u os echaré a golpes!- La batalla comenzó con Edward sacando a un hitmonlee y starly siendo la apuesta de Sarai.



-¡Megapatada!- Ordenó el jefe, Hitmonlee lanzó su pierna y, siguiendo las indicaciones de Sarai, giró alrededor de la larga pierna sin tocarla y picoteó al luchador en la cabeza, quién contraataacó con una patada hacha y starly la esquivó, golpeando luego con ataque ala y embistiendo desde el aire, momento en que debilitó a Hitmonlee. Entonces el enemigo sacó a un hitmonchan, que lanzó un puño trueno, el pájaro subió para esquivarlo y golpeó con un picotazo y una embestida rápida a la espalda. Hitmonchan golpeó con un codazo, tiró al pájaro al suelo y lo remató con un puño trueno. Entonces salió torchic, lanzó llamas y golpeó con el pico al luchador hasta debilitarlo. Por último luchó bisharp, pero fue rostizado con lanzallamas. Entonces Cintia sacó a lucario y arrancó las rejas, liberando a los Pokémon. Todos los soldados, derrotados por Cintia y Sarai huyeron y volvieron al pueblo.



-Bueno, ¿Podríais ayudarme con mi granja?- Les preguntó a un grupo de granjeros y Pion consiguió contratarlos. Mientras tanto, Sarai hablaba en una entrevista al periódico contando su batalla contra los científicos y Edward, mientras sus equipos descansaban. Finalmente, se despidieron de Pion y el viaje continuó.
 
Última edición:

Aitaro

THE MONSTER

Registrado
15 Sep 2012
Mensajes
576
Offline
Equipo pokémon de Sarai.

Starly
starly no evoluciona.jpg




Pequeño, pero matón, Ganó una batalla contra el hitmonlee de Edward.

Torchic
torchic-happy.gif

Un gran luchador a pesar de ser tan pequeño.





El pequeño torchic evolucionó al ganar a hitmonchan y a bisharp del jefe científico.

Gible

descarga (2).jpeg


La estrella del equipo. Lo que nadie puede conseguir éll lo hace con creces.


Gastly
092 (1).png


Experto en dormir y en confundir.

Eevee.

descarga (3).jpeg



Le falta experiencia, tal vez necesite una evolución.
 

Adjuntos

Última edición:

Aitaro

THE MONSTER

Registrado
15 Sep 2012
Mensajes
576
Offline
Capítulo 19: Un escurridizo chespin.

Cintia y Sarai se pasaron media tarde viajando para llegar a Ciudad Corazón. Era una ciudad bulliciosa con grandes bloques de casas y más locales que en otras tiendas. Pronto, las hermanas vieron a un grupo de mujeres adultas con cochecitos de bebé hablando entre ellas.
-¡Se comió me pastel!-
-¡Arruinó mis pokochos! ¡Tiró toda la olla el suelo!-
-¡Asustó a mi bebé!- Tras escucharlas fueron al centro pokémon, donde vieron un cartel a un chespin con un cartel.
-Este Chespin pincha con sus agujas a los residentes y sus churumbeles, arruinay/o come postres ajenos, molesta a esta ciudad y se burla de ella. Damos 5000 pokecuartos a quién lo capture.
-Creo que voy a intentar capturarlo- Dijo Sarai.
-¡Pues te deseo buena suerte, ni la líder lo ha conseguido!- Dijo un chico con gorra roja, camiseta naranja y peto azul y empezó a buscarlo, empezando por la plaza amistad y lo encontró. Entonces sacó a un gastly, pero chespin huyó y tanto gastly como Sarai empezaron a perseguirlo. Se metió en el gimnasio y Sarai entró también y siguieron la persecución hasta tirarse de una vidriera y la chlica le imitó. Empezaron a caer y ella se desplomó, mientras que el pokémon rebotó y huyó, pero Cintia le cortó el paso, pero antes de que pudiera hacer algo, chespin sacó de sus orificios nasales cepas y le hizo cosquillas a la mujer, haciendo que se ría a carcajadas, para luego volver a rebotar, esta vez en la campeona y se largó.
-No importa, tengo una idea, ven conmigo, Sarai- Dijo Cintia y fueron a un local con cocina donde prepararon pokochos, pero Chespin los cogió, se los metió en la boca, los escupió en las caras de las chicas y se volvió a largar. Las dos hermanas persiguieron a la planta, quién se metió en la iglesia y rompió otra vidriera para escapar, seguidos por las hermanas, metiéndose los tres en el escenario del gran auditorio, empujando a pokémon y humanos por igual y de ahí, pasaron deprisa por unos baños públicos en los que unos ancianos estaban bañando y las mujeres se taparon los ojos, perdiendo de vista a chespin. Decepcionadas, volvieron al centro.
-Es demasiado rápido, es demasiado listo, demasiado ágil es imposible de atrapar- Suspiró Sarai.
-¡Bah, es una pérdida de tiempo!- Gruñó Cintia.
-No os pongáis así no sois las únicas que no lo habéis capturado- intento consolarlas la enfermera y todo el centro pokémon oyeron un grito. Todos fueron a ver qué estaba pasando y se encontraron con un hombre rubio , con mostacho negro, robusto, con barriga peluda y gorda al aire y pantalones negros le ordenaba a su Steelix agarrar a chespin con su cola.


-¡La última vez que me pinchas!- Le hablaba enfadado y con voz fuerte al inicial de planta-¡Steelix, acaba con él!- Ordenó.


-¡Basta, déjalo está sufriendo!- Le pidió Sarai.


-¿Y a quién le importa? ¡No para de pinchar con sus espinas, de de dar problemas de molestar! ¡Nadie lo quiere aquí salvo muerto! ¡Y eso pienso hacer! ¡Es un demonio!-
-¡No es un demonio! Tal vez sea, burlón, jartible y travieso ¡Pero no es un demonio! ¡Tú eres peor persona que él! ¡Lo reconozco, me he encariñado con el, así que suéltalo!-
-¡Bah, lo entregaré a la policía y me ganaré la recompensa! ¡Aparta!-


-¡Te reto a un duelo, el que gane se quedará con el chespin!- Le dijo Sarai.


-¡Acepto el reto!- Dijo el entrenador y le ordenó a su pokémon que soltara a chespin y el duelo fue arbitrado por una enfermera.


-¡Comienza el combate entre Sarai y Manolo pudiéndose usar solamente un Pokémon sin límite de tiempo! ¡Adelante!- Exclamó ella y Sarai sacó a torchic , mientras que el hombre mandó a luchar a su Steelix.


-¡Ascuas!- Ordenó Sarai.


-¡Cola férrea!- Decidió Manolo y Torchic saltó, evitando el movimiento. Entonces Steelix agarró a torchic con su cola y lo apretó.


-¡Usa ascuas,torchic!- El ataque impactó en la cara de la serpiente, evolucionó a combusken, saltó y pateó al pokémon de hierro con una patada con voltereta, para luego bloquear con su pata un golpe de cola y arañar al rival.


-¡Usa foco resplandor!- Ordenó el tal Manolo, pero combusken se apartó y volvió a patear a Steelix con una patada salto alta y retrocedió. Steelix intentó embestirlo, pero el pollo esquivó los ataques, cegó al rival con un arañazo en los ojos y lo golpeó con cinco patadas más.


-¡Remátalo en lanzallamas!- Ordenó Sarai y derrotó al enemigo. Tras eso se dirigió a chespin.


-¿Te gustaría acompañarme pequeñín?- Le preguntó Sarai y la planta aceptó. Entonces la chica sacó una pokéball, chespin la tocó y se dejó capturar. Tras eso, se ducharon y fueron a cenar con un nuevo comensal en el grupo.





Capítulo 20: Ataque Fantasmal.

En Ciudad Corazón, Sarai luchó contra un hombre de pelo castaño, piel clara, gafas, barba, gordo, con una gran camiseta roja y pantalones azules y su pachirisu, usando a gible.
-¡Usa terratemblor!- Le dijo Sarai a su pokémon y quedó malherido, pero contraataacó con ataque rápido y gible le derrotó con una cuchillada. Luego se enfrentó a otra chica con gorra y playera negra, chaqueta azul y pantalón oscuro con un chansey, mientras que la hermana de Cintia eligió a su combusken, quién pateó varias veces al chansey, esquivó sus bombas huevo y arañó a la pokémon.

-¡Usa amortiguador!- Ordenó su rival y chansey se curó, pero combusken golpeó con nitrocarga y la tiró al suelo, pero se levantó y besó a combusken, confundiéndole y picoteándose a sí mismo, mientras chansey se curaba pero se combusken se recuperó del aturdimiento y golpeó con dos patadas a chansey, derrotándolo.

-Vaya, veo que vas mejorando- Dijo Cintia sonriente.

-Y que lo digas hermana ¡Estoy más que preparada para vencer a Fantina!- Respondió Sarai con determinación.

-Se te ve entusiasmada ¿Pero realmente crees que eso va a ser suficiente?- Le preguntó la antigua campeona-Ella es muy poderosa- Le advirtió Cintia.

-¿Acaso crees que no soy rival para ella? ¡Vas a ver!- Seguida de Cintia, Sarai fue al gimnasio.

-¿Dónde estás, Fantina? ¡Te reto por tu medalla!- Le dijo Sarai decidida y justo otro entrenador rubio puntiagudo, de camiseta negra y pantalón marrón se iba corriendo.

-quelle lourdeur- Dijo una mujer de piel clara con el cabello morado intenso, vestida con un amplio vestido morado en el que destacaba una gran X de color amarilla, guantes largos de color blanco y zapatos de tacón también de color morado- En fin, es mi trabajo... Je m'appelle Fantina, líder de este gimnasio ¿Quieres desafiarte? Veamos si tienes lo que hay que tener ¡Avant!- Las reglas seguían permitiendo a Sarai usar a tres pokémon y cambiarlos a voluntad a diferencia de la líder. Ella sacó a un gengar y Sarai a Eevee.
-¡Empieza con puya nociva!- Ordenó Fantina, pero Eevee se agachó y el ataque falló.
-¡Mordisco!- Dijo Sarai y su pokémon mordió al fantasma.
-¡Puya nociva, gengar!-Exclamó Fantina e Eevee esquivó todos los ataques y volvió a morderle, pero gengar lo hipnotizó y le golpeó con un puyazo al Eevee.
-¡Eevee, no!- Se preocupó Sarai, pero este despertó y atacó por todos lados masticándole.
-¡Rayo confuso!- Ordenó Fantina e Eevee quedó confuso y empezó a dar cabezazos al aire erráticamente y no entendía las órdenes de Sarai.
-¡Ahora bombas lodo!- Dio la orden la líder e Eevee se recuperó temporalmente de su confusión y esquivó los ataques con agilidad como le dijo su entrenadora, pero tras eso, volvió a estar confuso y a darse golpes contra la pared.
-¡Ahora usa puyas nocivas!- Exclamó la diva, Eevee se recuperó de su aturdimiento y esquivó los ataques rivales.
-¡Malédiction!- Maldijo la de pelo morado y el pokémon eón se curó de su confusión. Tras eso, gengar recibió más bocados y fue derrotado. Entonces salió un mismagius, quién lanzó psicorrayos, eevee los esquivó mientras corría y mordió al espíritu.
-¡Hojas mágicas!- Exclamó Fantina y estás rasgaron al pokémon normal, tirándolo al suelo, pero brincó y volvió a morder a mismagius
-¡Brillo mágico!- Un ataque luminoso golpeó a Eevee y rodó por el piso, recuperándose con dificultad. Entonces Sarai le ordenó a su pokémon que lanzará arena sobre los ojos del fantasma, cegándolo y derrotándolo con bocados.
-¡C'est fini! ¡No podrás contra esto! ¡Ve drifblim y usa tornado!- El ataque hizo que Eevee saliera volando y diera vueltas hasta chocarse con una pared.

-¡Contraataca con mordisco!- Tras volver al suelo, bajó para lanzarse contra el globo, pero la cruz de este brilló e eevee se quedó dormido, para luego ser aplastado por drifblim al volver a tierra firme. Preocupada, sacó a Starly y le dio picotazos, drifblim la estampó contra la pared de delante con psíquico.

-¡Golpe aéreo!- Ordenó Sarai, pero drifblim se minimizó y el ataque falló. Starly volvió a intentarlo varias veces, pero el globo esquivaba tras desinflarse e hipnotizó al ave, haciendo que cayera al suelo y lo aplastó descendiendo encima suya, por suerte se liberó al ser su cuerpo traspasable y volvió a alzar el vuelo y usó doble equipo.

-¡Vamos, muéstrale tu viento aciago!-Decidió Fantina y el ataque, le dio tanto a él como a los dobles, dándose starly contra el techo y cayendo derrotado. A ambos solo les quedaba un Pokémon y Sarai eligió a su gible.

-¡Dragoaliento!- El ataque del dragón dio de lleno al fantasma y lo debilitó.

-D'accord, has ganado el combate y la medalla reliquia- Dijo la mujer-Por cierto ¿Dónde guardas tus medallas?- Le preguntó mientras le daba una insignia con un círculo central y gris rodeado por tres círculos más morados y más pequeños.

-En mi mochila- Dijo sacando su medalla lignito y su medalla bosque y enseñándoselas.

-Non, así se te van a perder, toma-La mujer le obsequió un estuche y colocó dentro sus tres medallas. Tras eso, metió su estuche en la mochila y se le acercó Cintia.

-has hecho un excelente trabajo- Reconoció y fueron a ducharse y a comer al centro pokémon.
 
Última edición:

Aitaro

THE MONSTER

Registrado
15 Sep 2012
Mensajes
576
Offline
Capítulo 21: El baile en la mansión Fortuny

En aquella mañana, Sarai estaba dormida y vestida con su pijama gris metida en la cama cuando algo o alguien comenzó a dar golpecitos a la ventana. Era un pelliper, que daba picotazos cada vez más rápidamente en la ventana, pero acabó rompiéndola, pero despertó a la muchacha. Ella miró por todos lados hasta ver a la criatura y el cristal roto.

¿Pero que has hecho?- Le gritó Sarai pensando en que le echarían la culpa a ella, el pájaro se sobresaltó, abrió mucho la boca y cayó una carta.

"¿Que es esto" Se preguntó la chica y leyó la carta.

Estimada Sarai Shirona.

Le comunicamos que ha sido invitada al gran baile anual en la mansión del hombre más rico del mundo, el señor Fortuny. Venga con sus mejores galas y disfrute de la fiesta. El evento empezará sobre las 18:00, una limusina les recogerá a usted y a Cintia por esa hora.

Saludos

Benjamín, Mayordomo de la familia Fortuny.

-¿A ti también te han dado uno de esos?- Entró Cintia y preguntó luego.

-¡Sí! Tengo hambre, vamos a desayunar- Dijo Sarai.

-Primero recojamos los cristales- Se dio cuenta su hermana.

Tras eso, desayunaron unas tortitas mientras charlaban.

-Me hace ilusión ir a un baile, pero no tengo vestido- Confesó la mayor de las hermanas Shirona.

-Eso es fácil, se compra uno y ya. ¿Pero donde encontramos pareja?-

-Eso lo menos ¿Tú tienes uno?- Preguntó Cintia y Sarai no supo que responder, por lo que fue a su mochila y miró, para luego volver con un suspiro.

-¡Da igual, vamos a comprarnos vestidos ¡Será divertido!- Salieron del centro pokémon y preguntaron a un hombre de abrigo negro por una tienda de ropa, llevándolas a una sucursal de Metronomoda. Empezó a probarse vestidos Sarai, empezando con uno rosado con un bordeado de color rosa más oscuro en la parte inferior de este, otro amarillo, con bordes de color blanco y otro rojo con lentejuelas. Por su parte, Cintia eligió uno blanco después de probarse uno morado y otro naranja. Una vez con la vestimenta elegida llegó el vehículo y se montaron. Dentro viajaron un poco, hasta que un policía les paró, le dijo algo al chófer y este respondió y el agente les dejó seguir. En la noche, llegaron a una lujosa mansión en la que entraban gente con trajes y vestidos de etiqueta. En el jardín habían cuatro estatuas, dos al principio y otras dos al final, dos fuentes, una a cada lado. Dentro de la casa había un salón de baile con una mesa de aperitivos y ponche, un pasillo con estatuas. Entonces un hombre con canas, casi calvo, con traje de chaqueta verde, corbata morada, pantalón marrón y zapatos negros se dejó ver.

-Damas y caballeros muchas gracias por venir con ustedes el señor Fortuny- Dijo presentando a un hombre de pelo castaño, un elegante bigote de igual color, con un traje de chaqueta lila, corbata Loincluida, pantalones marrones y zapatos negros.

-Hola, hola os doy la bienvenida a mi suntuosa mansión- Dijo el tal Fortuny-Estoy muy orgulloso de mi residencia por dentro como por fuera. Ahora sí, disfrutad del baile- Entonces, un chico guapo de pelo violeta y vestido con un esmoquin blanco y lila con pajarita rosa invitó a Cintia a bailar, mientras a Sarai le tocó uno de pelo negro gordito, con gafas y con traje de pompas fúnebres. Suspiró, aceptó su propuesta y bailaron mientras sudaba como un desquiciado.

-¿Te llevo ponche, amor?- le preguntó.

-¿Amor?- Repitió Sarai. Tras comer unas croquetas de la mesa de los aperitivos, el chico volvió con una bebida cada uno y tomaron un poco.

-¿Como te llamas?- le preguntó el gordito.

-Sarai ¿y tú?- Le preguntó ella.

-David- dijo y vómito en su vestido. Molesta, Sarai se bebió el jugo y decidió irse, pero el chico la agarró de la mano y la llevo al jardín trasero.

-Toma este anillo hecho con piedra trueno, prueba de mi amor hacia ti- Dijo, se lo dio y la besó en los labios. La chica le respondió con una cachetada y buscó a su hermana para irse, pero estaba ebria y con el vestido algo rasgado.

-Que bien besaba ese Liam ¡Adiós, guapo!- Dijo la mujer y volvieron en otra limusina a Ciudad Corazón, para descansar de la fiesta.
 
Última edición:

Aitaro

THE MONSTER

Registrado
15 Sep 2012
Mensajes
576
Offline
Capítulo 22: Entre cadenas.

Cintia y Sarai iban por la ruta 208, pero acabaron perdiéndose y llegaron a una parte con carretera. Intentaron hacer auto stop durante un rato pero nadie las recogió. Entonces Sarai vio a alguien cercano que tenía el pelo negro, una camiseta oscura y pantalón morado.

-¡Cintia, mira!- Exclamó su hermana y se acercaron a él.

-¡Tío, Cintia Shirona es justo a quien necesitaba! Mis amigos y yo estábamos de excursión encontramos a una chica encadenada. Ellos quieren violarla y no puedo hacer nada. ¿Tú podrías salvarla?- Le preguntó.

-¡Eh! ¡Yo también existo! ¡No estoy pintada!- protestó Sarai.

-¡Tu ayuda nos vendrá bien, hermana! ¿Dónde está la chica?- Le preguntó al joven y él las guió.

-¡No, dejadme! Ayuda, ayuda!- Gritaba una chica de pelo castaño, camiseta rosa y falda verde que era tocada por unos chicos. El primero tenía cabellera marrón, una chaqueta amarilla y negra abrochada y pantalones vaqueros, otro un traje chaqueta con corbata verde y el tercero camisa blanca y pantalón negro.

-¡Dejadla en paz- Exclamó Cintia con determinación.

-¡Eso!- La siguió Sarai.

-Así que has traído más chicas ¿no Aidan? Con una nos basta.

-¡Hemos venido a deteneros!- Dijo Sarai.

-Oh, que bonito. ¡Borreth, Zack, a por ellas!- El chico de la chaqueta amarilla sacó a un graveler y el de la camisa blanca un ponyta. Cintia sacó a su gastrodon y se enfrentó al graveler y Sarai con su gible a por el ponyta.

-¡Bucle arena!-Exclamó Sarai y el caballo acabó metido en las movedizas.

-¡Llamarada!- Exclamó Zack, pero gible lo esquivó.

-¡Tú usa dragoaliento!- Ordenó Sarai y le dio de lleno al caballo y a la arena, produciendo una explosión que mandó disparado al caballo.

-¡Envite ígneo!- Ponyta se envolvió en fuego y golpeó al dragón, pero este le golpeó con un temblor de tierra y debilitó al pokémon fuego.

Mientras tanto Cintia le ordenaba a gastrodon usar una pequeña ola de agua lodosa, pero el graveler la esquivó rodando.

-¡Rocas afiladas!- Ordenó Borreth y gastrodon fue dañado.

-¡Escaldar!- El ataque tumbó a graveler al mojarlo.

-Parece que hemos ganado. ahora soltadla- Dijo Cintia.

-Me parece que tú fama te ciega- Dijo Zack-¡Borreth, paliza explosiva!-

-bien dicho ya sabes lo que hacer- Dijo este y su graveler agarró a las chicas y explotó con ellas, dejándolas seriamente heridas.

-Mierda, aprovecharon para quitarme las llaves- Dijo Aidan. Las ropas de las tres chicas estaban rotas.

-Chicas lo siento tanto... Sí que yo saliera algo como esto-

-Tus amigos me han dicho que te diga que no hay ningún resentimiento cuando te despiertes- Dijo la pelicastaña- Tras eso, Cintia y Sarai quedaron dormidas.

-buenos días ¿Qué tal están? Hicieron un buen trabajo en ese combate pero mis amigos juegan sucio cuando saben que van a perder- Las hermanas se despertaron y Cintia intentó romper las esposas con las cuchillas de garchomp.

-creo que puede hacerlo pero necesitará tiempo- Dijo Cintia.

-¿Está dormida?- preguntó Sarai.

-Sí- Dijo el pelinegro-Yo me llamo Aidan y ella Elena... Bueno, si fuera una chica-

-¿No lo es?- Se interesó Sarai.

-Anoche me contó que no- Dijo Aidan y curó a Cintia y Sarai lo mejor que pudo. Garchomp liberó con sus garras a la supuesta mujer.

-Hace poco encontré un camioneta verde, podemos escapar de aquí- Dijo Aidan.

-¿Verde? Debe ser la camioneta de mi ex novio ¿porque todavía está aquí?-

-¿Ese sujeto sigue aquí? ¿Entonces dónde está? No he visto señales de nadie más en el bosque aparte de ese camión- Dijo Aidan.

-Oh Arceus ¿Y si vuelve?- Preguntó Elena.

-¡Lo venceremos!- Exclamó con determinación Sarai.

-Hermana estamos heridas, aunque tengamos nuestros Pokémon, eso es un factor a tener en cuenta- Entonces llegó un hombre pálido de pelo y esmoquin negro.

-Matsu...- Dijo Elena.

-He venido a acabar lo que empecé, asqueroso- Dijo y sacó a un arbok y a un seviper. Cintia ordenó luchar a garchomp y Sarai a Eevee, no sin antes rozarlo con el anillo de piedra trueno y evolucionarlo a jolteon.

-¡Bombas lodo!- Dijo el tipo y jolteon se puso en medio del vómito lanzado por el arbok y lanzó una descarga eléctrica.

-¡Pulso umbrío!- Arbok lanzó una espiral oscura, pero jolteon corrió, esquivó el ataque y lanzó agujas de su cuerpo que acertaron a la cobra. Luego lanzó un coletazo, pero jolteon saltó y usó impactrueno.

-¡Bomba ácida, vamos!- dijo el tipo empezando a impacientarse y lanzó un chorro naranja, que jolteon esquivó, golpeó con un fuerte derribo y remató con otro impactrueno. Por su parte spiritomb ganó a seviper con un psíquico y el hombre se fue con sus pokémon siguiéndole. Al final Setsu y sus amigos acabaron arreglando el motor de su coche y llevaron hasta Ciudad Canal a los demás, cruzando el Monte Corona, Ciudad Pirita y llegaron a Ciudad Jubileo, llegando a Canal montadas las tres en la milotic de Cintia.

-así que aquí se separan nuestros caminos... Muchas gracias...- Dijo Elena.

-De nada- Dijo Cintia-¿Qué harás ahora?- Preguntó.

-No sé ya veré... Adiós- Tras decir esto se fue.
 
Última edición:

Aitaro

THE MONSTER

Registrado
15 Sep 2012
Mensajes
576
Offline
Capítulo 23: Acerón pone la carne en el asador.

Cintia y Sarai fueron al gimnasio de la ciudad y la última mencionada se enfrentó de nuevo a Acerón.
-¿De verdad te sientes preparada?- Preguntó.
-No lo sé, voy a intentarlo- Dijo la chica y sacó a combusken.
-Vamos a ver si has progresado- Dijo Acerón y sacó a Steelix.


-¡Dragoaliento!- Ordenó, pero combusken esquivó el ataque.
-¡Doble patada!- Tras un combo de ataques, combusken lanzó llamas y ganó a la serpiente. Tras eso eligió a bastiodon.
-¡Usa rayo!- Dijo Acerón.
-¡Lanzallamas!- Ordenó Sarai y ambos ataques chocaron, forcejearon y tras la colisión, rampardos recibió los ataques y acabó debilitado.
-Ahora es cuando sacó a tu talón de Aquiles- Dijo Acerón y mandó a luchar a bronzor-¡Espacio raro!- Agregó y se metieron en una sala donde combusken era demasiado lento y recibió ataques psíquicos.
-¡Otro lanzallamas!- Decidió Sarai, pero bronzor lo esquivó.
-¡Rayo confuso!- Dijo Acerón y una bola amarilla mareó al pollo.
-¡Ahora paranormal!- El ataque mental hizo que el combusken tuviera espasmos, pero lanzó más llamas y el siguiente paranormal dejó muy herido a combusken.
.-¡Danza lluvia!- Bronzor creó una nube de lluvia, afectando a combusken y derrotándolo a bolazos.


-¡Termina con esto, jolteon!- El pokémon eléctrico golpeó con una descarga, pero resistió y lanzó foco resplandor, golpeó a jolteon y este lanzó agujas, pero bronzor las destruyó con foco resplandor.


-¡Aprovecha la lluvia para lanzar un trueno!- El ataque unido con la lluvia aumentó su fuerza al ser el agua es conductora de la electricidad y debilitó al último pokémon de Acerón.


-Sí, definitivamente has mejorado. Toma, la medalla, la medalla mina. Tenía formada por tres picos de excavar unidos por el mango y colocados formando un triángulo, mientras que los espacios que dejaba esta figura estaban cubiertos de marrón, asemejando tres rocas.

-Gracias- Dijo Sarai.

-Buen trabajo-Dijo Cintia-¿Podemos ir a la biblioteca? tengo un asunto muy importante-

-Vamos- Respondió ella y se fueron del gimnasio.
 
Última edición:

Aitaro

THE MONSTER

Registrado
15 Sep 2012
Mensajes
576
Offline
Capítulo 23: Ayudando en la biblioteca.

Una vez llegaron a su destino, Cintia le entregó una pila de libros a la bibliotecaria.
-Gracias-Dijo-¿Podríais hacerme un favor?- Preguntó luego-¿Podrías recoger unos libros prestados que tenían que haber devuelto? Hace meses que se les ha olvidado- Ellas aceptaron y les entregó una lista de libros y viviendas. Primero fueron a casa de un marinero y llamaron a la puerta. Allí salió un tipo pelirrojo y gordo con un jersey gris y un pantalón vaquero.
-¡Hola! ¿Qué queréis?- Preguntó el hombre.
-Estamos ayudando a la biblioteca- Dijo Cintia-Buscamos el libro... Pokémon Aventuras-
-Aquí dice que más bien es un manga- Especificó Sarai.
-Ah, sí, era para mi hijo Ruperto. Él coleccionaba esos comics y solo le faltaba ese ¡Le gustó mucho! ¡Toma!- Dijo el gordo dándole un manga azul con la portada de un tipo vestido de rojo con un Charizard contra otro de azul con un Blastoise. El siguiente fue un libro erótico que pidieron prestado en la taberna bahía, un bar de mala muerte y vieron que el barman aún lo estaba leyendo con sus clientes-


-¡Hola, es hora de devolver el libro!- Dijo Sarai.


-Adiós, mis chicas...- Dijo triste al igual que sus campiranos. Por último, fueron al gimnasio de la ciudad, donde Acerón había pedido prestado un libro sobre pokémon de acero. Las hermanas se encontraron con una cola de entrenadores en la puerta.


-Acerón debe de haber salido, por eso hay tantos aspirantes esperándole- Razonó Cintia.


-¿Y donde más lo buscamos?- Le preguntó Sarai.


-Creo que vive en Isla Hierro- Dijo su hermana-lo mejor será coger un ferry- Fueron al puerto y se encontraron con el hombre al que reconocieron por ser el hombre que pidió prestado el tebeo.


-¡Hola de nuevo!- Dijo.


-No sabía que fuera marinero- Dijo Sarai mirando su uniforme.
-¡pues así es, el marinero Ruperto a su servicio!- Dijo-¿Adónde os llevo?- Le preguntó.
-A Isla Hierro, por favor- Dijo Sarai y las hermanas fueron allí, donde había una casa, llamaron a la puerta, pero no había nadie.
-Voy a buscarlo en la cueva Sarai, quédate aquí por si vuelve- Decidió y la de la gabardina entró la caverna y escoltada por roserade se adentró y llegó hasta Acerón, quién entrenaba con sus alumnos.


-¡Hola! ¿Puedes darnos el libro historia de los Pokémon acero.
-Lo tengo en casa ven, te acompaño- Dijo y volvieron donde estaba Sarai y Acerón abrió la puerta, cogió un libro plateado de una estantería y se lo dio a las chicas. Tras eso, el marinero les llevó a Ciudad Canal y de ahí a la biblioteca.


-Gracias, tomad esto de recompensa- Dijo dándoles 2800 pokecuartos y las hermanas siguieron su camino.
 
Última edición:

Aitaro

THE MONSTER

Registrado
15 Sep 2012
Mensajes
576
Offline
Capítulo 24: La revancha de Darkrai


Cintia y Sarai se fueron a dormir al centro pokémon y está última despertó en una carretera.
"¿Estoy en otra pesadilla?" Se pregunto mientras avanzaba y un snorlax azul le cortaba el paso e intentó darle un puñetazo a la chica, pero esta lo esquivó y saco a su combusken.
-¡Doble patada!- Ordenó Sarai, pero con una pata agarró la del pollo y lo estampó varias veces contra el suelo, pero con otra patada se arañó- El ataque de combusken derrotó al oso y siguieron avanzando. Entonces los árboles se convirtieron en trevenant y combusken los venció escupiendo llamas. Tras eso, se metió con su pokémon en una cueva, de dónde salía un vapor dorado que les iba agotando, por lo que corrieron deprisa, intentando escapar de él. Combusken acabó por caer en un agujero, Sarai le dio la mano y ambos cayeron juntos. Sarai saco a Starly en un intento de volar pero el Pokémon era demasiado pequeño y no aguantó el peso de la chica y su pokémon, estampándose contra el suelo. Doloridos se levantaron aavanzando ¡arañazos!- El ataque de combusken derrotó al oso y siguieron avanzando. Entonces los árboles se convirtieron en trevenant y combusken los venció escupiendo llamas. Tras eso, se metió con su pokémon en una cueva, de dónde salía un vapor dorado que les iba agotando, por lo que corrieron deprisa, intentando escapar de él. Combusken acabó por caer en un agujero, Sarai le dio la mano y ambos cayeron juntos. Saray saco a Starlyen un intento
de volar pero el Pokémon era demasiado pequeño y no aguantó el peso de la chica y su pokémon, estampándose contra el suelo. Dolorido se levantaron y les atacaron unos ekans, quienes mordieron a combusken, pero este les dio una patada, haciéndoles retroceder y lanzaron ácido que entrenadora y pokémon esquivaron.
-¡Lanzallamas!- Ordenó y combusken incendió a las serpientes. Ellas contraatacaron con agujas venenosas, recibiéndolas combusken y cayendo envenenado. Sarai cambió de pokémon y sacó a jolteon, quién lanzó impactrueno a las serpientes, debilitándolas. Sarai devolvió su pokémon a su bola y siguió caminando mientras llamaba a Cintia, cada vez más preocupada y desesperada. Entonces salieron unos gastlys y el de Sarai los derrotó con los rayos negros de sus ojos. Sarai estaba cansada de tanto andar y sus pokémon de tanto luchar, por lo que descansaron un poco.
-jo jo ¿Ya estás cansada?- Preguntó una voz burlona.
-¿Quién eres?- Preguntó Sarai
-¿No me recuerdas? Antes me conocías muy bien. Curioso...-
-¡Darkrai! ¡Ya lo recuerdo!- Dijo Sarai.
-¡Exacto! ¡Esta es mi revancha!- Dijo el pokémon-¡Y este es tu final!- Darkrai invocó a un regigigas gigante y Sarai sacó a todos sus pokémon. Gastly escupió bolas sombra, jolteon impactruenos, gible le metió en un bucle de arena, Starly le dio picotazos y chespin echó de su nariz una drenadora, pero con un golpe de dedo mandó al suelo a todos. Sin embargo gastly siguió en su sitio.
-¡Usa rayo confuso!- La bola dorada lo mareó y empezó a golpear las paredes de piedra hasta que una avalancha lo derrotó.
"El problema es que hemos bloqueado el camino" Se dijo Sarai y tuvieron que ir por otra ruta. Por suerte, esta les sacó de la cueva y llegaron por una ruta nevada, hasta que un jynx salió de la nieve para atacarla, pero ella sacó a un combusken y derrotó a la mujer pokémon con lanzallamas, chocando el ataque con un rayo hielo y se contrarrestaron. Entonces lanzó una fuerte ventisca y combusken la pateó en el pecho, jynx le agarró y le abofeteó. Combusken le picó,jynx le soltó y tras incendiarla la venció y unos bewear los persiguieron. Sarai huyó, pero acabó cansádose.


-¡Ve, gastly, usa rayo confuso!- Le ordenó a Gastly y este mareó con la esfera que el fantasma invocó y se pegaron entre ellos hasta debilitarse. Cansada, llegó a una jungla y les atacó un tropius y Starly salió y chocó golpes aéreos con el gigantesco pokémon, esquivó las hojas afiladas, le dio un bofetón con su ala y recibió cuchilladas de hoja aguda, que le hicieron caerse; pero frenó antes de caer al suelo.


-¡Picotazos!- Ordenó Sarai, los ataques atinaron y tropius disparó un rayo solar, Starly lo evitó y tiró al suelo al vegetal al suelo con una embestida de golpe ala, derrotándolo, luego salieron cacneas y Starly fue cambiado por combusken, quién los venció con un escupitajo de llamas. Luego lucharon Starly contra unos primeapes a quienes golpeó uno a uno desde el aire. Los tres patearon de un salto la vez, debilitándose.


-Vaya, vaya primer Pokémon caído- Dijo la voz-Solo 5 pokémon te quedan. Cuídalos- Sarai empezó a sentirse asustada, se produjo una fisura y cayó entre dos grietas y cayó. En el subsuelo, Sarai se enfrentó a un dugtrio usando terremoto, sintiéndolo tanto a Sarai como a chespin.


-¡Látigo cepa!- De sus orificios nasales, chespin sacó dos lianas con las que golpeó y debilitó al topo, saliendo luego varios digglet e intentó golpearlos, pero escondían sus cabecitas bajo tierra. Entonces crearon más temblores de tierra. Entonces chespin, siguiendo las instrucciones de Sarai, sacó varias lianas y con ellas agarró a los topos y los derrotó con latigazos. Entonces apareció un arcanine, rugió, escondiéndose chespin y el perro lanzó una llamarada contra Sarai, la cual se lanzaba contra Sarai, pero combusken paró el ataque.

-¡Ok, combusken, arañazos!-Los golpes acertaron en arcanine, pero arcanine mordió el brazo.

-¡Picotazo!-Ordenó Sarai y le dio en la cabeza más una patada. El perro rugió, pero el gallito no tuvo miedo y siguió en el combate. Le dio más patadas, pero empezó a moverse a velocidad extrema y las patadas fallaron. Entonces el can lanzó un rayo de fuego y combusken lo chocó con otro lanzallamas y forcejearon, pero el fuego le dio al pollo. Combusken se arrodilló y fue vencido por llamas alrededor del arcanine que le golpearon.

-¡Jojo!- Rió Darkrai-¡Otro soldado caído! ¿Qué harás ahora?- Sarai sacó a gible, quién enterró a arcanine en un bucle arena. Así fue como llegó a un castillo, cruzaron un puente y entraron. Entonces se encontró cara a cara con Darkrai.

-jajaja!- Se carcajeó-Ahora tu hermana no podrá salvarte, tendrás que vencerme tú sola- Dijo Darkrai y Sarai sacó a gible, cuyos ojos se volvieron rojos y mordió al gible hasta que se rindió y la despertó.

-¡Sarai, te has despertado tú sola!- Se asombró Cintia-¿Como lo hiciste?-
- Fue este pequeñín- Dijo Sarai refiriéndose a gible y abrazándolo-¿Sabes? Me parece que despertado un nuevo poder- Dijo mientras miraba sus pokéball para comprobar que su equipo seguía vivo.

-¡En sueños!- Dijo Cintia y se rieron de alivio.
 
Última edición:

Aitaro

THE MONSTER

Registrado
15 Sep 2012
Mensajes
576
Offline
Capítulo 25: Crimen y castigo.

El dúo entró al centro pokémon donde vieron carteles de "Se busca" En uno había una chica con vestimenta gótica, piercing en la nariz y en las orejas, piel pálida, baja y con pelo negro que le tapaba un ojo, un sujeto con una máscara con forma de calavera y harapos negros, un tipo con cresta punk morada, parche oscuro en el ojo y pelo negro y erizado y uno gordo, con una chocolatina, antifaz amarillo, camiseta extra grande de payaso y gorro con hélices azul. La chica se llamaba Emma, el enmascarado Zox, el de la cresta Braid y el gordo Cristo. Sus nombres estaban escritos en los carteles.

-Son unos bandidos que roban en las tiendas de gasolineras- Dijo un chico con gorra y playera azul y pantalón gris.

-¡Mira que recompensas, Cintia! 1900, 2000, 390, 209...- Dijo Sarai mientras hacía cálculos con el pokereloj-¡4418 pokecuartos! ¡Increíble! ¡Tenemos que ir intentar capturarlos!-

-no sé Sarai, es muy peligroso- Opinó Cintia.

-¡Pero si eres una maestra Pokémon!- Le dijo su hermana.

-No me refería a mí, sino a ti, pero en el peor de los escenarios, podría conseguir salvarte la vida, pero ahora los Pokémon tienen sueño, otro día-

-De acuerdo- Dijo Sarai y, tras ducharse y cenar arroz se acostaron. A la mañana siguiente, Sarai se puso un vestido rojo con una pequeña parte de la espalda y sus brazos descubiertos y bordes blancos en la punta de la falda con botas a juego. La chica fue a comprar provisiones cuando se encontró a los criminales en la tienda. La chica sacó a una gothitelle, el enmascarado a un weezing, Braid a grimer y Cristo a muk. Sarai por su parte escogió a Starly y a gastly.

-¡Pantalla humo!- Ordenó Zox y el weezing echó humo.

-¡Despejar!-Decidió Sarai, movió sus alas y deshizo la cortina de bruma.

-¡Ahora rayo confuso!- Decidió la chica y los pokémon de los bandidos se pelearon entre sí al estar confusos, momento en el que escaparon por la ventana, rápidamente staravia les quitó el botín volando y cogiendo la bolsa con su pico. Iban a huir en sus motos, pero Cintia apareció con la policía, sacó a su lucario y los mantuvo en el aire usando este psíquico. La policía los capturó y recibieron la recompensa. Tras eso, se ducharon, cenaron y durmieron en el centro pokémon.
 
Última edición:

Aitaro

THE MONSTER

Registrado
15 Sep 2012
Mensajes
576
Offline
Capítulo 26: El misterio de la fusión dimensional.

Las chicas caminaban por Sinnoh, pero se habían perdido.

-Si no hubieras perdido el mapa, no nos habría pasado esto- Dijo Cintia.

-Te juro que un bidoof se comió el mapa-Se defendió Sarai.

-No sabía que los pokémon comieran papel- Comentó su hermana y un dragonite apareció por sorpresa y se llevó a Cintia.

-¡Hermana!- Gritó Sarai preocupada y persiguió al veloz pokémon.

******

Mientras tanto, el dragón se llevó a la mujer a la cima de una montaña y el pokémon se le llevó, fue atada y envuelta en una tela negra por tipos de capuchas y túnicas marrones que la metieron en una pequeña compuerta de una máquina circular con teclados y palancas

-Maestro Skelrak, la mujer está metida en la máquina- Le dijo un encapuchado a un anciano en silla de ruedas, con gfas gruesas, pelo corto negro y barba blanca con una túnica blanca y gorro de mago.

-Excelente trabajo ¡Roach! ¿Donde está la otra chica necesaria para la fusión?- Dijo el viejo.

*******

En esos momentos, Sarai había perdido al dragón que se llevaba a su hermana.

-¡Cintia!- Exclamó casi llorando a los cuatro vientos. Entonces apareció un hombre alto, gordo y calvo con camisa blanca y pantalón negro.

-¿Te pasa algo, señorita?- Preguntó.

-¡Un dragonite se ha llevado a mi hermana! ¿Es que va a comérsela?-

-Conozco a su entrenador, se llama Skelrak y trabaja para la diosa Kristal. Su objetivo es fusionar nuestro mundo con el multiverso- Explicó el tipo.

-¿Como sabes tanto?- Preguntó Sarai.

-Ya me he enfrentado a ese tipo más de una vez y siempre intenta lo mismo, ven conmigo, salvaremos a tu hermana- Dijo y Sarai le siguió angustiada. Entonces se encontraron con encapuchados con túnicas negras que sacaron haunters. Ella sacó a jolteon y su nuevo compañero un voltorb.

-¡Impactrueno!- Dijo Sarai y lastimó a los fantasmas.

-¿Eso es lo mejor que tiene tu jolteon?- Preguntó el muchacho.

-Sí, aunque en mi combate contra Acerón, pudo usar un trueno al mojarse con agua. Ya sabes el agua es conductora de la electricidad- Explicó Sarai.

-Necesitarás algo mejor que eso- Dijo su compañero-¡Voltorb, enseña a jolteon a lanzar rayos!- La bola dio todos los ataques y resistió, para luego lanzarles puños sombra y ver como golpeaban a jolteon y lo tiraban contra el suelo.

-¡Voltorb, giro bola!- El pokémon se volvió de metal, empezó a girar y golpeó a un haunter.

-¡Mordisco, jolteon!-Al final con unas mordidas derrotó al los fantasmas y siguieron por un bosque siniestro, encontrándose con unos sectarios que sacaron dos charizards. Jolteon siguió luchando y el otro entrenador sacó a un squirtle, quién lanzó chorros de agua, que, junto al impactrueno recién aprendido de jolteon, derrotó a los semidragones y se metieron en una cueva. Allí empezaron a subir por unas escaleras artificiales y se encontraron con dos enemigos más, sacando uno a gulpin y otro un munchlax. Ante eso, Sarai sacó a combusken y su nuevo amigo a un machoke.

-¡Munchlax, metrónomo!- Exclamó él y el oso atacó con un inesperado arañazo a combusken.

-¡Usa arañazo!- Tras utilizar el mismo ataque, muchlax recibió una patada en la cara, siendo derrotado y gulpin intentó tragarse al gallito, pero machoke le aguantó la mandíbula y le lanzó una onda certera, pero el pokémon veneno resistió el ataque, explotándole por dentro y dañó al pollo con residuos y bomba ácida en forma de chorro naranja de su boca, debilitándolo. Entonces Sarai sacó a starly y este atacó con ataques ala, esquivó el ácido ágilmente para luego embestir desde el aire a gulpin, a quién machoke lo derrotó a puñetazos. Después de curar a Combusken con revivir, subieron en un ascensor hasta la cima donde estaba Cintia, la que ahora se encontraba en un tanque con agua verdosa y el portal circular echaba chispas.

-Excelente trabajo Roach, la diosa estará contenta- Dijo el señor-Durante años la diosa ha estado atrapada en una dimensión que la debilitaba y no le dejaba salir- Dijo Skelrak mostrando una pintura rupestre de una mujer de pelo largo mal dibujada-Según el libro sagrado necesitabamos dos mujeres para que la fusión dimensional empezase y una máquina. Lo más sencillo fue contratar a matones que nos defendieran y miembros de nuestra religión, Para los científicos e ingenieros que contratamos también fue fácil crear el portal, el reto llegó cuando tuvimos que buscar a las dos mujeres. Probamos con tantas combinaciones y solo habían muertes... Hasta que mi fiel Roach- Señaló al compañero de Sarai que nunca reveló su nombre- Tradujo las escritoras sagradas y descubrió que debían ser hermanas. Todo era ya más fácil. Uno de nuestros hermanos os descubrió a ti y a tu hermana y decidimos que erais las elegidas por la diosa ¡Ahora entra en la cámara derecha-

-¡Pero entonces me has engañado!- Protestó Sarai-¿Era mentira que tú intentabas enfrentarlo? ¡Por eso sabías tanto!- Razonó Sarai y Roach rió entre dientes.

-Bueno, mi misión era ser tu ayudante, llevarte de la manita mientras fingía ser tu héroe. Y ya lo he conseguido ¿Algo más amo?- Preguntó el esclavo.

-Sí ¡Haz entrar a la niña!- Exclamó el viejo y su servidor sacó a su machoke.

-¡Métela, machoke!- Sarai sacó a combusken para defenderse. El combate empezó con ambos chocando patadas hasta que retrocedieron.

-¡Ahora picotazo!- Combusken le picó en la cabeza y le derrotó. Entonces Roach sacó a voltorb. Entonces Sarai cambió su combusken por gible, quién metió a la bola en un buble arena y la derrotó. Entonces Roach sacó a un squirtle y Sarai cambió al dragón por jolteon.

-¡Rayo!- Exclamó ella señalando al rival.

-¡Te he enseñado bien! ¡Muy bien, protección!- Squirtle resistió el ataque y atacó desde su concha, golpeando varias veces a jolteon.

-¡Rapidez!- Jolteon lanzó estrellas, pero no le afectaron y Sarai cambió de pokémon a chespin.

-¡Látigo cepa!- Ordenó la chica y chespin sacó de sus narices varias lianas y golpeó con latigazos a la tortuga. Después rompió el vidrio con otra cepa y sacó a Cintia.

-¡Muchas gracias, Sarai!- Dijo excitada y el dragonite se lanzó a por ellas, pero Cintia sacó a su garchomp y ambos dragones chocaron carga dragón en el cielo, para luego pincharle con escamas y ganar con garra dragón, tirando el suelo a dragonite y dejándolo inconsciente. Entonces Cintia y Sarai subieron al garchomp y bajaron la montaña de un salto. Así, continuó su viaje a lomos del dragón de la maestra.
 
Última edición:

Aitaro

THE MONSTER

Registrado
15 Sep 2012
Mensajes
576
Offline
Capítulo 27: Las travesuras de Chespin.

Las entrenadoras y sus pokémon estaban disfrutando de un día de picnic. Ellas comían sandwich vegetales y soda pop y roserade, spiritomb, lucario, milotic, gastrodon, garchomp, jolteon, staravia, combusken y gible, disfrutaban de comida pokémon. Gastly no necesitaba comer porque era un fantasma y a chespin no le apetecía comida pokémon. En ese momento vio a dos teddiursas con dos bayas aranjas, sacó su cepa y se las quitó agarrándolas con la liana, para luego comérselas. Entonces los ositos salieron llorando.

-¡Chespin, eso no está bien!- Dijo Sarai mientras la planta se relamía,

-Será mejor que nos vayamos, hermana- Le dijo Cintia haciéndole una señal a la otra chica. Viendo a una mandada de ursaring que los miraban cabreados. Las hermanas y sus pokémon huyeron y acabaron más perdidos de lo que estaban antes. Cansados se ducharon en una cascada y con sus pijamas negro y gris durmieron. A la mañana siguiente siguieron avanzando en un intento de saber donde estaban y les acabaron entrando el hambre. Entonces comieron pokochos y las chicas se pincharon la lengua con unas púas cuando mordieron el dulce y el erizo se rió. Tras sacarse las espinas, Sarai estaba enfadada

-¡Ya estoy harta de ti, chespin! Creí que cuando te capturé cambiarías, pero no ¡Sigues igual de fastidioso que siempre! ¡Toma, lárgate de mi vista!-Le espetó la rubia, devolvió a sus pokémon y le dio su pokéball al erizo, para luego irse corriendo.

-¡Eh, Sarai, espérame!- Le dijo Cintia , metió a sus pokémon de la misma forma y siguió corriendo a su hermana. Mientras caminaban se notaba la tensión en el ambiente.


-¿No crees que haya podido ser otro pokémon?- Preguntó la maestra a Sarai.



-¿Que otro pokémon Cintia? ¿Que otro pokémon tiene pinchos?-



-Un sandslash salvaje, por ejemplo- Sugirió Cintia y Sarai se quedó dubitativa.

-¿Que... que pruebas tienes de eso? ¿Has visto algún sandslash cerca?- Preguntó con dudas.

-Solo digo que tal vez te hayas equivocado con chespin- Dijo Cintia.

Entonces Sarai empezó a recordar sus momentos con chespin:
Las entrenadoras y sus pokémon estaban disfrutando de un día de picnic. Ellas comían sandwich vegetales y soda pop y roserade, spiritomb, lucario, milotic, gastrodon, garchomp, jolteon, staravia, combusken y gible, disfrutaban de comida pokémon. Gastly no necesitaba comer porque era un fantasma y a chespin no le apetecía comida pokémon. En ese momento vio a dos teddiursas con dos bayas aranjas, sacó su cepa y se las quitó agarrándolas con la liana, para luego comérselas. Entonces los ositos salieron llorando.

-¡Chespin, eso no está bien!- Dijo Sarai mientras la planta se relamía,

-Será mejor que nos vayamos, hermana- Le dijo Cintia haciéndole una señal a la otra chica. Viendo a una mandada de ursaring que los miraban cabreados. Las hermanas y sus pokémon huyeron y acabaron más perdidos de lo que estaban antes. Cansados se ducharon en una cascada y con sus pijamas negro y gris durmieron. A la mañana siguiente siguieron avanzando en un intento de saber donde estaban y les acabaron entrando el hambre. Entonces comieron pokochos y las chicas se pincharon la lengua con unas púas cuando mordieron el dulce y el erizo se rió. Tras sacarse las espinas, Sarai estaba enfadada

-¡Ya estoy harta de ti, chespin! Creí que cuando te capturé cambiarías, pero no ¡Sigues igual de fastidioso que siempre! ¡Toma, lárgate de mi vista!-Le espetó la rubia, devolvió a sus pokémon y le dio su pokéball al erizo, para luego irse corriendo.

-¡Eh, Sarai, espérame!- Le dijo Cintia , metió a sus pokémon de la misma forma y siguió corriendo a su hermana. Mientras caminaban se notaba la tensión en el ambiente.


-¿No crees que haya podido ser otro pokémon?- Preguntó la maestra a Sarai.



-¿Que otro pokémon Cintia? ¿Que otro pokémon tiene pinchos?-



-Un sandslash salvaje, por ejemplo- Sugirió Cintia y Sarai se quedó dubitativa.

-¿Que pruebas tienes? ¿Acaso viste un sandslash cerca?- Preguntó Sarai mientras sus dudas iban aumentando.

-Solo digo que tal vez te hayas equivocado ¿Recuerdas cuando el entrenador gordo del steelix iba a matarlo y le echó la culpa de lo que pasaba en Ciudad Corazón? Tú lo defendiste-Le recordó Cintia-¿Por que no darle una segunda oportunidad?-

-¡No se la merece!-

-¿Tampoco se la merecía en ese momento? Tú se la diste y le salvaste. Si de verdad quieres volver a salvarlo, yo que tú nos daríamos prisas; esos ursaring podían haberlo cogido- Dijo y se fueron a rescatarlo. Se metieron en su territorio y se encontraron con chespin lleno de heridas de arañazos y el cuerpo destrozado con un ursaring cogiéndolo del cuello y la pokéball rota.

"Igual que con el steelix" Se dijo Sarai y sacó a combusken, mientras que Cintia eligió a lucario.

-¡Suéltalo!- Dijo Sarai y los osos se lanzaron a por ellas. Lucario lanzó esferas aurales y combusken patadas, para luego chocar los zarpazos de los osos con los del pollo. Lucario golpeó a otros ursaring con a bocajarro, pero fue tumbado con una machada y combusken recibió varios golpes. Ambos cayeron, pero chespin los ató con su látigo cepa y los mandó a volar lejos.

-¡Chespin! ¡Nos has salvado!- Dijo Sarai y abrazó a su pokémon planta. Él correspondió al abrazo y le enseñó la bola rota.

-No te preocupes, en el centro pokémon podrás repararla- Dijo Cintia.

-Prométeme que no volverás a fastidiar ¿Vale?- Le hizo prometer a chespin y este asintió con los dedos cruzados en su espalda. Tras eso, Sarai se lo llevó en su espalda,m y siguieron su viaje.
 
Última edición:

Aitaro

THE MONSTER

Registrado
15 Sep 2012
Mensajes
576
Offline
Capítulo 28:De pesca.

Las hermanas llegaron a la ruta 218 y se encontraron con un lago donde había un concurso de pesca.

-¿Te gusta la pesca?- Le preguntó Cintia a su hermana.
-La verdad es que nunca lo he probado, puede ser divertido- Respondió esta-¿Y si nos inscribimos ambas?-

-Podemos ver si nos dar permiso- Razonó Cintia, habló con el encargado y mientras intercambiaban palabras, Sarai los miraba..

-Me han dejado enseñarte- Le comunicó con una caña-Primero echas el sedal al agua y esperas a que la caña empiece a tirar y entonces recoges el sedal con el carrete- Sarai hacía todo esto, pero siempre que picaba un pez y empezaba el forcejeo, la presa escapaba. Mientras tanto, los demás pescaban peces pokémon y animales, pero justo cuando iba a acabarse el tiempo, Sarai sacó del agua un krabby y lo capturó con su pokéball. Entonces unos pokémon con forma de zorro robaron los peces y Pokémon agua. Sus entrenadores tenían cascos y armaduras como si fueran Guerreros.

-¡Somos los Pokémon Hunters y estos ahora son nuestros!- Dijo uno de ellos y Cintia iba a sacar un Pokémon, pero el zorro los robó y Sarai tuvo que combatir contra ellos. La chica sacó a gible y luchó contra los zorros enterrándoles con bucle arena. Tras derrotarlos, sacaron dos pawniard, que usaron garra metal con el dragón, pero este se cubrió.

-¡Dragoaliento!- Ordenó Sarai, pero los espadachines resistieron el disparo y golpearon con cabezazos de hierro. Gible cayó al suelo, pero no tardó en levantarse y tirarlos al suelo con terratemblor. Entonces saltó y los golpeó con golpe cuerpo. Ambas partes retrocedieron y los soldados lanzaron foco resplandor, esquivando gible el primero, pero recibiendo el segundo. El dragoncito estaba cansado y más cazadores sacaban a sus pawniard, pero gible los mordió a todos obedeciendo a Sarai y los derrotó. Entonces mandó a los caballeros y a sus pokémon a volar con un potente placaje y le dieron una copa por salvarlos. Sarai se guardó un sitio en su equipo para krabby por ser lo único que había pescado y como recuerdo de su primera experiencia.
 

Aitaro

THE MONSTER

Registrado
15 Sep 2012
Mensajes
576
Offline
Capítulo 29: El retorno de Amy.

Las chicas llegaron a Ciudad Jubileo. Cintia llevaba una gabardina plateada y Sarai una falda de volantes rosa claro con un borde negro, una camisa blanca con mangas cortas decorada con una pequeña cabeza de gato color rosa claro. Debajo de su camisa, dos correas negras del sujetador se podían ver. Iban tranquilas hasta que una chica de pelo corto morado, con camiseta negra con una calavera gris y un pantalón negro se les acercó.

-¡Por fin os encuentro!- Exclamó ella.

-¿Quién eres?- Preguntó Sarai, pero eso la ofendió.

-¿En serio? ¿En serio me has olvidado? ¡Por que yo no!-

-¡Tú le robaste su medalla! ¡Esta vez lucharás contra mí!- Dijo Cintia enojada y sacó a su lucario.

-¡Yo iba a luchar contra la otra!- Protestó Amy-¡Dios! ¿Que más da?- Al final sacó a un spinarak y con su telaraña ató a lucario, pero este se defendió con una lluvia de patadas que la araña esquivó.

-¡Patada ígnea!- Exclamó la mujer y derrotó al insecto. Entonces Amy sacó un hariyama y lanzó empujones que lucario esquivó.

-¡Muerde la telaraña y psíquico!- Tras hacer esto mandó fuerzas mentales contra el sumo y lo dejó inconsciente. Tras eso, sacó un roselia y con una segunda patada envuelta en fuego derrotó a Amy.

-¡Que cobarde eres, niña! ¡Dejar que tu hermana mayor te defienda! ¡Eso es de niñas!- Provocó Amy a Sarai.

-¡No le entres en su juego!- Le advirtió Cintia, pero le fue imposible. Sarai sacó a starly y Amy a un poochyena, quién mordió al pájaro de un salto, pero este lo tiró al suelo de un ataque ala.

-¡Golpe áereo!- Ordenó Sarai y derrotó al lobito. Entonces sacó un starly y chocaron placajes mientras volaban. Entonces starly evolucionó a Staravia

-¡Doble equipo!- Gritaron ambas y sus pokémon empezaron a moverse rápidamente creando ilusiones, para luego atacar a estas en vez de a su verdadero objetivo, hasta que el pokémon de Sarai bajó y mandó contra el suelo al de Amy con un golpe de ala en forma de embate.

-¡Ahora golpe aéreo!- Exclamó Sarai y derrotó al starly. Ella se asustó, pero sacó a su último pokémon, un zubat, que confundió a staravia con supersónico y fue mordida, chupándole las energías y debilitándola. Entonces salió jolteon y con una descarga derrotó a zubat. Amy quedó horrorizada, así que metió a sus pokémon en sus bolas.

-¡Por favor, no le habléis a nadie de lo de la medalla! ¡No volveré a hacerlo, lo prometo!- Empezó a llorar y a implorar piedad.

-¿Prometes no volver a hacerlo?- Le preguntó Cintia.

-Sí, sí- Dijo Amy con lágrimas en los ojos.

-¡Vale, pero lárgate! ¡Me das asco!- Exclamó enojada Sarai y Amy huyó.

-Ya, ya pasó- Intentó tranquilizarla y fueron a mirar su siguiente destino en el centro pokémon..

-Deberíamos ir al norte hasta Pueblo Aromaflor, eso de momento- Dijo mientras las hermanas miraban el mapa. Tras eso comeron y partieron al norte.

Allí se encontró con un niño bajito gordo y de piel oscura con pelo negro que también era entrenador y le desafió a un combate. Él usó un torkoal y ella a krabby le atacó con rayo burbuja mientras el pokémon fuego usaba ascuas. Los ataques se contrarrestaron y esto se repitió varias veces, hasta que krabby resistió un lanzallamas rival con protección y disparó lodo, el cual derrotó a la tortuga. Luego sacó a un drifloon, que golpeó al cangrejo con bolas sombras y el resistió, para luego golpear con garra metal y pistola agua, pero drifloon congeló al crustáceo con viento hielo.

-¡Rompe el hielo con tu pinza!- Ordenó Sarai y krabby lo logró hacer con éxito, para luego disparar con más lodo y derrotar al fantasma. Luego salió un prinplup que atacó con picotazos, pero kraby aguantó y pinzó al pingüino.

-¡Ahora lánzalo al suelo y pisotón!- Tras pisarlo, prinplup usó garra metal y venció a krabby, pero chespin, con su látigo cepa salido de sus narices derrotó al enemigo. Tras ser pagada, las hermanas siguieron su viaje.
 
Última edición:

Aitaro

THE MONSTER

Registrado
15 Sep 2012
Mensajes
576
Offline
Capítulo 30: Nos vemos en el otro mundo.

Cintia y Sarai pasaron por la ruta 204, entraron en la Senda Desolada y, una caminata después llegaron a Pueblo aromaflor, donde unas mujeres estaban discutiendo en la comisaría.

-¡Basta, basta! ¡Haremos lo que podamos!-Dijo un policía de pelo rosado y gordo mientras comía un caja de donuts.

-¡Si nunca hacen nada!-

-El papeleo lleva su tiempo, en serio- Dijo el agente y llegó otro de piel oscura y más delgado con pelo rubio.

-Agente Tudok ¿Otra vez la misma cantinela?- Le preguntó el negro.

-Sí, Blaine, drifloon que secuestran niños, pero no encontramos su escondite- Dijo el tal Tudok y siguió comiendo.

-¿Y si les ayudamos?-

-Te gusta ayudar ¿Eh, Sarai?-

-Me entretiene-Dijo ella-¿Donde buscamos?-

-Hay muy pocos y solo en el Valle Eólico, vamos a ver- Fueron allí y vieron a un globo fantasma llevar a un bebé.


-Espera, vamos al centro pokémon, tengo una idea- Las chicas cambiaron de escenario y en sus cuartos se cambiaron, disfrazándose de drifloons. Tras eso, siguieron al fantasma, este se juntó con su manada y vieron que habían creado un portal y se metían con los niños montados en ellos.

-Es un portal al otro mundo-Dijo Cintia-Si van ahí...- Sarai entendió y llamó su atención.

-¡No os llevaréis a esos niños! ¡Antes tendréis que luchar contra nosotras!- Exclamó y unos drifloon se les acercaron amenazadoramente y Sarai sacó a jolteon, pero antes de eso, Cintia sacó a lucario, quién con velocidad extrema agarró a todos los niños y los puso a salvo.

-¡Buen trabajo, Cintia!- Dijo su hermana y se dirigió a los fantasmas-¡Trueno!- Ellos recibieron el ataque y solo quedó uno, que evolucionó a drifblim y arrastró a jolteon y a las hermanas hasta el portal al otro mundo, el cual se cerró con el eón dentro.

-¡Jolteon no!- Exclamó llorando Sarai y tristes, devolvieron a los bebés. Ella decidió pasar en un futuro por la torre perdida para hacerle un funeral y quedó deprimida.
 
Última edición:

Aitaro

THE MONSTER

Registrado
15 Sep 2012
Mensajes
576
Offline
Capítulo 31: Abra el inútil.

En el Bosque Vetusto se encontraron con un abra encadenado. El lucario de Cintia rompió la cadena a trozos y liberó al pokémon psíquico y Sarai observó una pokéball con el nombre de Mathew y la dirección.



-Escuela psíquica ¿Que es eso?- Preguntó Sarai.



-Un lugar donde se intenta enseñar a controlar y mejorar los poderes psíquicos de personas y pokémon- Explicó Cintia-Creo que sé donde es- Sarai fue guiada por su hermana a lo que parecía un instituto normal, pero con muchos pokémon psíquicos. Entraron y preguntaron por un tal mathew. Entonces entró un chico de pelo negro, fibroso tirando a fuerte, alto y con un uniforme escolar.

-Soy yo ¿Que pasa?- Preguntó fríamente.

-Te dejaste a este abra en el Bosque Vetusto- Dijo Cintia enseñándole al pokémon.

-¿Ese? Es un inútil, ahora tengo a un grumpig como compañero. Tan perfecto como yo. Como debe ser-

-¿Entonces tú le abandonaste?- Preguntó Sarai.

-¡Por favor, no sabe ni teletransportarse, me ponía en evidencia- Reveló Mathew-Yo me desentiendo de él-Abra empezó a llorar y Sarai sintió pena por él.

-¡Te reto a un combate! ¡Usa a ese grumpig a ver que tan fuerte es!- Exclamó enojada Sarai.

-Je, acepto tu reto- Dijo el chico y se fueron al patio a enfrentarse. El pokémon cerdo de Mathew se enfrentó a gible.

-¡Empieza con cabezazo zen!- Ordenó el chico y gible saltó esquivando el ataque.

-¡Placaje en la cabeza!- Gible se lanzó a por el cochino, pero este inmovilizó con su poder mental al dragoncito y lo tiró al suelo, haciéndolo rodar.

-¡Pues bucle arena!- Grumpig acabó metido en las arenas movedizas, pero dio un salto y se libró de ellas.

-¡Psicorrayo!- Dijo el entrenador cuando su pokémon cayó al suelo y gible recibió el ataque, hubo una explosión y gible quedó debilitado.

-¿Ves, niña? quédate con ese perdedor- Dijo y se fue con grumpig.

-No necesitas a ese idiota, a mí me parece, por lo que he leído que puedes ser muy fuerte si se te entrena adecuadamente...- Le consoló Sarai y él se sintió mejor.

-Oye, no es por nada, pero creo que tiene razón-Dijo otro estudiante-Los abra por lo menos se teletransportan, pero él no consigue hacer ni eso-

-Pues dile a Mathew que voy a conseguir que aprenda teletransporte ¡Así verá que puede ser un buen pokémon!- Dijo la chica.

-¿Que sabes tú de pokémon psíquicos? Ni siquiera los profesores han podido conseguirlo y tú ¿Quieres intentarlo? Me parece estúpido- Dijo y se fue.

-A mí me parece encomiable- Dijo un hombre de melena violeta, con gafas y un traje chaqueta rojo-¿Quieres que te ayude? Soy Delos, profesor- Se presentó. A Sarai le costaba socializar, por lo que solo le djo su nombre y empezaron a entrenar juntos a abra. Fue difícil, extenuante, cansado y largo, porque el pobre no conseguía nada por mucho que lo intentaba, quedándose siempre en el mismo sitio, pero 3 semanas después hicieron la primera prueba, pidiéndole que pase de donde estaba al lado de la puerta de salida del aula. Entonces Sarai tuvo un mal presentimiento, por lo que, 5 segundo antes de que abra se teletransportara, le cogió rápidamente los brazos y desaparecieron. De repente se encontraban en una zona con una tormenta de nieve. A ambos les costaba avanzar y acabaron desmayándose...
 
Última edición:

Aitaro

THE MONSTER

Registrado
15 Sep 2012
Mensajes
576
Offline
Capítulo 32: Frialdad.

Sarai despertó en una habitación de una cabaña de madera, con fotos de pokémon hielo y de lucha con una joven, de largo cabello negro y una piel muy clara con una camisa blanca con un moño azul y una minifalda naranja, zapatos marrones y con unas largas medias blancas y celestes, junto a una segunda chica, esta de contextura delgada con la piel pálida y el pelo corto y rosado con una blusa sin mangas de color púrpura y negro, vestida con pantalones blancos. La otra señorita usaba también guantes azules sin dedos en sus manos, dos vendajes, uno en su brazo izquierdo, y uno cubriendo su nariz, mientras que sus pies y brazos estaban desnudos. Había un armario, una chimenea, una mesa en el centro, una silla y una ventana desde donde se veía nevar. Entonces entró una de las chicas que salían en las fotos, la del pelo negro.


-¿Estás bien? Casi te da una hipotermia- Dijo ella-Ya sé que tienes que ganar las ocho medallas, pero, por lo menos abrígate ¿No crees? Me llamo Inverna, la líder que estás buscando-


-No es lo que piensas... Estaba enseñando a abra a usar teletransporte y acabamos aquí, creo que aún no lo sabe manejar bien- Dijo Sarai.


-Oye ¿Eres entrenadora?- Preguntó Inverna-Porque si lo eres puedes aprovechar esto y conseguir una medalla carámbano ¿Que te parece?- Sarai asintió y al día siguiente, con un abrigo azul fue al gimnasio. Las reglas decían que solo se usaran tres pokémon y que solo el aspirante podía cambiarlos. Sarai usó a combusken e Inverna a medicham.


-¡Usa palmeo!- Ordenó la chica, pero combusken esquivó el ataque.


-¡Arañazo!- Ordenó Sarai y medicham se agachó


-¡Avalancha!- Decidió Inverna y Medicham lanzó varias rocas que combusken esquivó.


-¡Doble patada!-


-¡Detección!-


Los ojos de medicham se iluminaron y esquivó las patadas de combusken, para luego, volverse rosado y empujar al pollo con confusión.


-¡Lanzallamas!- Ordenó Sarai, medicham saltó y la otra entrenadora le dijo que pateara a combusken. La patada le hizo retroceder, pero él respondió con muchas más y medicham las desvió. Entonces recibió un palmeo y cayó al hielo, deslizándose, para luego ser inmovilizado con los poderes psíquicos de medicham y le dio un palmetazo en la espalda, combusken respondió con una patada y lo derrotó con lanzallamas.


-¡No está mal! ¡Ahora tú, sneasel!- El Pokémon se movía a una velocidad endiablada patinando sobre el hielo, esquivando así los ataques de fuego de combusken.


-¡Mofa!- Dijo Inverna y sneasel provocó a combusken, quién se lanzó a por él por su cuenta, se resbaló, cayó al suelo, para luego recibir varias cuchilladas.
-¡Lanzallamas!- Ordenó Sarai y derrotó también a sneasel. El último pokémon de la líder fue abomasnow, quién silbó y durmió a combusken.


-¡Ahora usa hidropulso!- Ordenó Inverna, pero combusken despertó y esquivó el ataque.

-¡Lanzallamas!- Ordenó Sarai a su pollo, pero el pokémon de candice esquivó el ataque.

-¡Terremoto!- Ordenó Inverna y su pokémon golpeó el hielo con un puñetazo.

-¡Salta, combusken!- Ordenó Sarai y el pokémon evitó el ataque. Entonces, abomasnow cayó al agua, saltó agarró al pollo y lo metió en el agua helada, debilitándolo. A partir de este punto, Sarai estaba contra las cuerdas, sin saber que hacer, pero al final escogió a abra.ç

-¡Psíquico!- Al quedarse quieto por la influencia de los poderes mentales, Abomasnow cayó al agua, se ahogó y se debilitó.

Excelente trabajo, aquí tienes la medalla carámbano-Dijo la chica obsequiándole una insignia con forma de tres montañas cuyas cimas se veían congeladas.

-¡Genial! ¡Tengo la medalla carámbano!-Lo celebró Sarai emocionada cogió la medalla, salió del gimnasio y llegó Cintia.





-¡Cintia! ¡Mira!-





-¡No quiero ver nada! ¿Dónde estabas? ¡Me has preocupado mucho! ¡Casi me da un infarto! ¡Eso no se hace jovencita! ¡No puedes irte así por las buenas!-





-¡No tengo porqué decirte siempre adonde voy o me tienes que seguir eternamente! ¡Ya soy mayorcita!-Protestó Sarai.





-¡Eres una cría! ¡Una novata! De no ser por mí no sé que habría pasado contigo!-Espetó Cintia

-¿Ah sí? ¡Pues tú eres una egocéntrica que cree saberlo todo, pero no sabe nada! ¡Sí soy una molestia para alguien tan perfecta como tú, me largo!- Sarai se fue entre lágrimas y con un grueso abrigo abandonó la ciudad y a Cintia.
 
Última edición:

Aitaro

THE MONSTER

Registrado
15 Sep 2012
Mensajes
576
Offline
Capítulo 33: Cuidado con el ermitaño.

Aunque estaba muy abrigada Sarai sentía un frío insoportable y entró a una casa donde un gordo, de piel oscura, con un gorro blanco, barbudo, con abrigo y pantalones blancos la miró.
-disculpe pero tengo mucho frío ¿Puedo quedarme?-
-¡Claro lo entiendo, afuera está helado! Toma- El hombre le dio chocolate caliente y mientras se lo tomaba entró a una puerta. Cuando se lo terminó el hombre volvió.

-¿Como te llamas?- Preguntó el hombre.

-Sarai- Respondió-¿Y usted?-

-Bruce- Respondió-Voy a por el kotatsu. Es una mesa para calentarse- El hombre volvió a irse y Sarai observó la casa. Había Una radio sonando una agradable melodía, una pequeña cocina, un armario con cajones y cajas, las paredes eran doradas y tener unas fotos de un anciano de pelo y barba blanca, vestido con un pijama verde y un señor con barba marrón, un sombrero con una camisa rosa, una capa azul un pantalón añil, junto a otra de un tipo negro, con turbante, capa y camiseta naranja y pantalón verde. Entonces Bruce volvió con el kotatsu y se metieron los dos.

-¿Quienes son esos?- Preguntó señalando las fotos.

-Mi padre y sus amigos. Todos murieron-Confesó el hombre.

-Lo siento mucho-musitó Sarai.Hubo un silencio incómodo y el hombre volvió a irse. Entonces vio enmarcada una tabla de hielo en la misma pared que la antes mencionada foto. Había más fotos aparte de esa como una de un sharpedo abriendo la boca, un dodrio, un cartel cuyo texto te alentaba a pensar que cualquier día podría ser el más bonito y el cuadro de un payaso.

-Su casa es muy interesante ¿por que vive aquí?-

-Soy un ermitaño-Se limitó a decir Bruce.

-Pues está muy gordo para serlo-Señaló Sarai.

-si tú también te alimentaras solo de comida rápida domicilio también lo estarías-Respondió él-Voy a pedir más comida- Escribió una nota a un talonflame, la llenó de dinero y este se fue volando.

-Es correo comida a domicilio ¿Sabes?-

-¿Y como lo pagas?-
-Con el dinero que talonflame encuentra en los bolsillos de los cuerpos congelados de los viajeros- Respondió el gordo-Son entrenadores- Pronto talonflame trajo una hamburguesa, patatas y alitas de pollo y comieron.

"Vaya ermitaño está hecho" Se dijo mientras comía.
A la noche durmió en una cama de paja y soñó con su hermana. Esta iba a hablar, pero, en vez de eso. La mujer empezó a desnudarla y despertó. Sarai estaba en sujetador y bragas y el gordo estaba encima con intenciones de violarla. Entonces de su mochila salió abra, inmovilizó al ermitaño con sus poderes mentales, cogió la mochila de Sarai, se abrazó a ella y se teletransportaron. Aparecieron en un lugar apartado, donde Sarai se vistió con un vestido naranja con un vestido naranja y unas chanclas. Y así, triste y sola continuó su viaje.
 

Aitaro

THE MONSTER

Registrado
15 Sep 2012
Mensajes
576
Offline
Capítulo 34: La maestra del clima.

Una fuerte lluvia empezó a caer y Sarai comenzó a correr en busca de refugio. Encontró una casa y llamó a la puerta, abriéndole una joven de pelo negro largo con un vestido azul con lunares blancos.

-Hola ¿Que quieres?- Le preguntó la chica.

-Es que está lloviendo y necesito un sitio donde esperar hasta que escampe- Explicó una completamente empapada Sarai.

-Voy a preguntarle a mi hermana-Cerró la puerta y Sarai esperó pacientemente, hasta que la volvió a abrir.

-Pasa-Dijo-Me llamo Luna-Se presentó y le abrió la puerta. Sarai se cambió de ropa a un vestido de flores junto a Luna y entró una mujer con coleta negra, gafas, un jersey verde y pantalón vaquero.

-Hola, yo soy Sol ¿Eres entrenadora?- Preguntó la chica y la hermana de Cintia asintió.

-Me llamo Sarai- Se presentó.

-¿Sabes? Yo he trabajado en el Instituto meteorológico de Hoenn y puedo decirte que la tormenta de hoy no va a irse así por las buenas. Estamos climáticamente atascados y solo un día soleado lo suficientemente poderoso puede ayudarnos, pero ni mis cinco castform son capaces de controlar el clima del mundo. Tal vez necesiten ayuda de un sexto pokémon. ¿Tienes alguno de fuego?-

-Sí, blaziken- Respondió Sarai.

-Perfecto, sácalo y le enseñaremos día soleado- La última vez que enseñó a un pokémon algo casi acaba con hipotermia y una discusión con su hermana, pero accedió. Blaziken salió del pokéball y juntas las tres mujeres trataron de hacerle entender lo que tenía que hacer, pero el pokémon no lo alcanzaba a comprender.

-Carga energía de luz en tu cuerpo hasta brillar y luego suéltalo- Le explicó la maestra del clima y tras días explicando e intentando, Blaziken creó un pequeño sol arriba de la casa.

-¡Lo ha conseguido!- Dijo Luna asombrada.

-¡Bien! ¡Ahora hay que probarlo fuera!- Salieron con unos impermeables junto a blaziken y los castform e iban a usar el movimiento, pero aparecieron los Pokémon Hunters.

-¡Esos pokémon son nuestros preparaos!- Dijeron y sacaron tres Zweilous y Sarai sacó a gible
-¡Dragoaliento!- Las cuatro bocas de los dos pokémon de dos cabezas lanzaron dragoaliento, pero gible esquivó los ataques.

-¡Garras dragón!- Exclamó Sarai y e intercambiaron zarpazos.

-¡Ahora usa Dragoaliento!-Gible derrotó a los otros dragones y salieron fennekin, quienes lanzaron fuego, pero el dragón sopló y apagó las llamas.
-¡Ahora terratemblor!- viento de tierra tiró al suelo a los zorros, saltó y los derrotó con un pisotón.

-Así que te crees fuerte por haber derrotado a mis más débiles cazadores ¿No? Soy Clowney, comandante de los Pokémon Hunter ¡Yo te pondré en tu sitio!- Exclamó un tipo vestido de payaso y sacó un mr. mime. Entonces lucharon, usando gible arañazos varias veces y el mimo creó escudos que le protegieron de los zarpazos.

-¡Psíquico!- Ordenó clowney y pokemon empujó al de Sarai al barro.
-¡Bucle arena!- Las arenas movedizas se tragaron al mimo, pero resistió y golpeó al dragón con choques mentales contra el suelo.
-¡Dragoaliento a máxima potencia!-El ahora gible disparo un rayo verdoso contra mister mime y lo derrotó. Entonces los Pokémon Hunter huyeron y blaziken pudo sacar el pequeño sol que se combinó con los castform y fue envialos al lluvioso cielo. Poco después, salió el sol.

-¿Es hermoso no creéis?- Le preguntó luna a Sol y a Sarai tumbadas en la hierba. Ellas asintieron.

-¿Ahora dónde piensas ir Sarai?- Le preguntó la maestra del clima levantándose un poco.
-¿Cuál es el gimnasio más cercano?- pregunto Sarai enseñándoles sus medallas para que supieran donde había ganado una medalla.

-Te recomiendo ir a Ciudad pradera- Dijo la de coleta negra. Tras eso, le dieron provisiones y para partir al día siguiente, cosa que hizo.
 
Última edición:
Arriba Pie