Fanfic La historia hentai de Ash [ecchi] [harem] (capítulo 6)

¿Qué grado de satisfacción crea el fic?


  • Total de votantes
    22

El J

Guardián de mis poesías e ilusiones

Registrado
12 Sep 2015
Mensajes
107
Ubicación
España
Offline
Buenas a todos. Os comunico que, debido a los dos capítulos seguidos que he hecho en +18 - Fanfic - El día en el que la humanidad cayó (capítulo 4) - Poké Fics | Foros Dz los cuales ya he terminado, acabo de empezar el sexto capítulo. Vuestros días de espera tendrán que esperar un poquito más (de veras, lo siento muchísimo), porque no he tenido mucho tiempo, y ahora estoy haciendo más huecos en mi agenda para escribir. Lo dicho: lo siento mucho, pero el sexto cap está en creación. Intentaré que sea digno de leer tras la espera. Me despido
 

El J

Guardián de mis poesías e ilusiones

Registrado
12 Sep 2015
Mensajes
107
Ubicación
España
Offline
Buenas, aquí os traigo el sexto capítulo de la trama. ¡Que lo disfrutéis!


"Cap 6: Primer viaje interdimensional"


Días de trajín se traían ente manos la 'segunda familia de Ash'. Mientras cuatro chicas cuidaban de una isla entera, el resto viajaba entre dimensiones totalmente desconocidas. Pero hablemos de las cuatro afortunadas que se quedaron en casa...

Nancy, Yellow, Serena y Dawn se habían quedado al cuidado de la isla de Ash, pero, a pesar de su gran extensión no tenían casi trabajo que hacer gracias a los robots que sustituían las labores humanas, así que estaban prácticamente todo el tiempo de relax en la piscina, en el salón o en la cocina

Ahora, Serena estaba haciendo la comida y las demás disfrutaban de un baño en la piscina. Esta piscina era lo suficientemente grande como para meter dos Wailords, así que Nancy no tuvo problemas para hacerse unos largos, y Dawn gozó de un gran espacio para bucear y jugar con su Empoleon recién evolucionado, su Pachirisu y la Floatzel de Yellow. La dueña de esta Pokemon estaba tumbada en una hamaca a pocos metros de la piscina, usando su portátil para colgar su propia historia hentai en los Foros DZ.

-...y así la madre de Kevin acabó siendo violada por cuatro hombre lobos y con su vagina llena de semen. FIN -leía Yellow en alto-. ¡Listo! Ahora a editarlo y postearlo

-¿Sigues con esa historia? -se interesó Nancy, que había terminado un largo y reposaba agarrada al bordillo de la piscina- Creía que la habías acabado hace una semana

-¡Que va! Crear una historia bien hecha es difícil. Además, no parabas de molestarme con que te metiese el consolador por la vagina una y otra vez -contestó la rubia con cierto tono sarcástico

Nancy se ruborizó y se sumergió para aparecer al otro lado de la piscina y salir. Dawn, por su parte, seguía dentro de la piscina, ahora tumbada sobre una colchoneta en el agua, secándose al sol. Pero Nancy se tiró al agua cerca de ella y la empapó, a lo que Dawn se cayó al agua

-¡Nancy! ¡Te voy a matar! -gritaba Dawn enfadada

-¡Píllame si puedes! -la castaña empezó a nadar en círculos, seguida por la peli azul. Yellow, alejándose un poco para que su portátil no se estropease con el agua. Resignada, se lanzó al agua, agarró a Nancy de la pierna y paró a Dawn con la mano

-¡Jo, Yellow! Cuando la cosa empezaba a animarse...

Dawn respiró hondo y salió de la piscina, ya calmada. La siguieron sus dos amigas. Yellow se quejó:

-¡Vaya! Ahora me tengo que cambiar el bañador a uno seco

Dawn agarró dos toallas y lanzó una de ellas a la rubia. La otra se la ofreció a Nancy, pero se negó

-No, gracias. Prefiero secarme al aire

Así que, mientras Nancy se acostaba en la hamaca en la que Yellow había terminado su historia, presentaba como las chicas se quitaban el bañador y se quedaban desnudas. La castaña sintió como sus pezones se ponían duros debajo de su bikini verde y blanco mojado. Los pellizcó, y acarició sus senos. En voz baja, dijo:

-Cuanto te echo de menos, Ash...

En ese momento, Serena se asomó por la puerta del patio y gritó:

-¡La comida está lista! ¡Venid rápido, que se enfría!

Yellow, aun sin vestir, se encogió de hombros y se dirigió al interior de la casa. Dawn y Nancy la siguieron

La casa era enorme. Solo el salón de la casa, donde estaba el acceso a la piscina, cubría, más o menos, 90 metros cuadrados. Las paredes blancas lisas daban mucho que desear, ya que, como Ash había adquirido la casa recientemente, no había tenido tiempo de decorarla, y mucho menos con el fulgor del portal interdimensional en la Plaza Azul. Anduvieron a lo largo de un pasillo y llegaron a la cocina, donde les esperaban cuatro hamburguesas extragrandes caseras, dos botes de ketchup, otro de mostaza, una bandeja o fuente de ensalada y una tarta de chocolate encima de la mesa central

La cocina era un espacio cuadrangular, donde las paredes estaban cubiertas con azulejos, y una encimera era distribuida alrededor de una mesa central, ambas con superficie de mármol. Siete taburetes, otra mesa supletoria de madera y más muebles de cocina (frigorífico, vitro cerámica, congelador,...) adornaban la cocina

Serena tomó asiento en un taburete y empezó a comer. Estaba vestida con un trikini rojo y blanco, en forma de Pokeball, cubierto por unos pantalones que la tapaban menos de lo que deberían. Yellow y Dawn, desnudas, exclamaron a la vez:

-¡Serena, no tenías que haberte molestado! -y Dawn añadió frotándose la tripa- A ver si esto no nos suma más de la cuenta...

-No importa. Se soluciona fácil con un partido de fútbol. Las perdedoras tendrán que ser tomadas por las ganadoras -Serena sonrió pervertidamente

Las tres se sentaron en sus respectivos asientos. Serena y Yellow empezaron a hablar de sus cosas, así que Dawn y Nancy, que estaban juntas en el mismo lado de la mesa, cogieron una tablet y se pusieron una película erótica a la vez que comían. Nancy por un momento se absortó de la película y observó como Dawn hincaba el diente a la hamburguesa por primera vez. Un poco de lechuga se le cayó entre las piernas, pero no se dio cuenta, porque estaba ocupada preguntando a Serena que es lo que hacía que la hamburguesa supiera tan bien

-Pues... además de lechuga, tomate, pepinillos, pan, etcétera, etcetera, etcetera... tal vez sea el semen que le he echado a modo de mayonesa -indicaba Serena

Yellow, ante esta afirmación, se sorprendió momentáneamente, observó la hamburguesa, la abrió y chupó un poco de la mayonesa. Nancy, con gestos, avisó a la peliazul del trozo de lechuga de su entrepierna, quien la indicó que se lo quitase, al ritmo que mordía otra vez la hamburguesa. Nancy alargó la mano para quitarle la lechuga, y rozó con una zona un poco húmeda y caliente. Dawn paró de masticar y se tensó rápidamente, pero era poco detectable. Nancy se dio cuenta y acarició suavemente la zona. Internó su dedo en la ranura que había, y con la uña hurgó en el interior de la coordinadora. Los jadeos de Dawn comenzaban a ser visibles. Serena y Yellow, con su hamburguesa a medio terminar, bajaron la cabeza para mirar a la castaña y la peliazul, y sonrieron con complicidad. Serena levantó del taburete a Dawn y la sujetó. Nancy también se levantó, posó sus manos sobre la cintura de Dawn y la miró a la cara. Sus palabras fueron:

-Nunca dejes que una chica como yo te roce -Dawn se ruborizó. A esto, Nancy continuó-. Ahora tendrás tu merecido -sus manos subieron hasta los pechos de Dawn, y los agarró firmemente. Su cara se acercó todavía más a la de la nerviosa chica, y los labios de ambas se rozaron. Nancy podía sentir la respiración de Dawn, y la susurró- Tienes unos senos muy suaves y firmes...

Un beso corto y rápido comenzó la acción. Nancy entrelazó su lengua con la de la coordinadora, dejando que los pezones de ambas se endureciesen. Juntó sus senos con los de la peliazul y apartó el pelo de la cara de Dawn. En sus ojos se veía el deseo del placer, el deseo del ser violada. Y eso era una cosa que Nancy no pensaba dejar pasar

Con sus manos bajo hasta la cintura y acarició la figura de Dawn, haciendo un hormigueo en esta, pero no tardaron en llegar debajo de la cadera. Rápidamente, la castaña golpeó el trasero de Dawn, provocando que la peliazul se contrajese rápidamente, y soltando algún que otro gemido, rodeó el pecho de su compañera y la desabrochó el bikini. En el momento en el que se lo desabrochó, dos senos retenidos se expandieron un poco y empezaron a botar. Dawn bajo la cabeza y la hundió en el pecho de la castaña, a lo que Nancy se alegró por ser respondida

Serena ya había dejado de sujetar a Dawn momentos antes, y tenía la mano sumergida en su vagina, ya húmedo y candente. Su pelo dorado se movía al ritmo de los jadeos de la pelimiel, y notaba que sus cabellos se metían en su sujetador, haciendo una sensación extraña

Dawn seguía con la cara hundida en el pecho de Nancy. Empezaba a hacer calor y a faltarle el aire, así que sacó su cabeza, y en ese preciso instante, la castaña se abalanzó sobre la peliazul, quien se apoyó en la encimera de la cocina y abrazó el cuerpo de Nancy para que no se cayese, pero otro beso en el cuello la relajó. Se volvieron a separar, y Dawn cogió la delantera esta vez. Agarró las dos tetas de Nancy y la fue conduciendo al salón, donde la empujó en un sofá cercano. Dawn dijo:

-No soy la única que tienes los pechos firmes, por lo que toco -Dawn acercó la cara a uno de los senos de Nancy y le lamió el pezón una y otra vez, con alguna mordida de vez en cuando. Mientras tanto, Nancy ya había aprovechado para quitarse la parte de abajo del bikini, y ya se había quedado desnuda completamente, preparada para la acción. Dawn y Nancy ya se frotaban las tetas lo suficiente con la mano como para ahora ponerse a frotar unas con otras, y un líquido pegajoso continuo saliendo de la vagina de las dos chicas en más cantidad

Serena estaba presenciando todo eso desde la distancia, y no pudo aguantarse más. Se desabrochó lenta y sensualmente los pantalones cortos y se levantó el trikini para lanzarlo lejos. Posteriormente, fue a la puerta de la habitación de Yellow y la abrió lentamente y sin hacer ruido. De puntillas, se acercó por detrás a Yellow para mirar lo que fuese que estaba buscando en el buscador de la tablet. Para sorpresa de la pelimiel, estaba buscando vídeos porno para poder fapearse un poco. Así que, Serena, de un movimiento rápido, se escondió debajo de la cama justo en el momento que Yellow se levantó de su cama para desvestirse. Desde donde estaba Serena, podía ver hasta la cintura de Yellow, y veía cómo caía su pantalón al suelo, y como se metía los dedos todavía con la ropa interior puesta, con la espalda apoyada al espejo de su armario.

3 minutos después, los gemidos de Yellow se notaron mucho más, y fue cuando juntó las piernas para evitar en vano que su líquido blanco se escapase del sexy agujero de done debería estar. Serena no pudo esperar más y salió de la cama

-¡Uuuah! -gritó Yellow asustada- ¡Serena! ¡No m... fuera de mi habitación!

Serena hizo caso omiso de la advertencia de su compañera y la sujetó de las muñecas

-¡Te he dicho que me dejes en paz de una v...!

Serena había bajado su mano arrastrándose por el vientre de Yellow, y había llegado a la 'zona'. La vagina de Yellow estaba totalmente impregnada de semen, al igual que su ropa interior, así que la bajó los pantalones sensual y lentamente y arrastró una mano al interior de sus bragas, para tocar algo que nunca le da la luz del sol

-Serena... -esta subió la cabeza y miró a su compañera con un brillo en los ojos. Estaba claro que Serena había esperado ese momento desde hace tiempo. Yellow se quedó paralizada momentáneamente, pero Serena ya se había quedado absorta de la cara de la rubia. Solo estaba concentrada en quitar la ropa interior a Yellow, y hundir su cara entre los labios de su vagina- ... ah... -Serena sonrió como pudo dentro de la rubia y sacó la lengua. Poco a poco comenzó a hacer una especie de masaje en la vagina de Yellow con ella- ... no... pares... Serena... no... ¡no pares...!

Durante un par de minutos la pelimiel cosquilleó el interior de su compañera, y sacó su cabeza con la cara húmeda y con alguna mancha blanca en la cara y en el cuello. Una gota de este líquido le bajó por su pecho y se perdió entre los melones de Serena. Esta se lamió la comisura de la boca y se la mordió posteriormente

De un movimiento rápido, empujó a Yellow a la cama y se acurruco en su oído para decir:

-Mi querida Yellow... ya era hora...

Yellow se quedó confundida, más aún de lo que podía estar de que su compañera quisiese comérsela a besos y caricias

-¿Que... que quieres decir?

Serena movió la cabeza de lado a lado

-Tontita... ya era hora... ¡ya era hora que te animases a tener sexo conmigo!

Yellow se quedo perpleja. Serena lo aprovechó y metió tres de sus dedos en la vagina de su amiga, provocando placer y un ápice de dolor en ella

-¡Ahhh! ¡Oh, Serena...!

La pelimiel se alegraba de Yellow. Rápidamente, la desnudó completamente, arrojando el sujetador al televisor y el top al radiador, y empezó a restregar sus dedos en el interior de Yellow, en sus paredes vaginales

-¡Mmmm...! Serena... sigue... quiero más... ¡¡¡quiero más!!!

Serena quito sus dedos de ahí, y acercó su propia vagina a la de la rubia. Tres minutos después, ya estaban gimiendo de placer y haciendo crujir la cama de tantos botes

-¡Oh, si, Yellow, más rápido, más rápidoooooo! -Serena apremiaba a Yellow mientras lamía y toqueteaba los senos de Yellow- ¡Vamos, enséñame lo que puedes hacer! ¡Oahhhhhhhhh!

-¡Te voy a dar velocidad por un tubo! ¡Quiero placer, quiero placer! -Yellow aceleraba el ritmo mientras besaba a Serena en la boca una y otra vez y metía los dedos por el culi de la pelimiel- ¡Uahhhhhhhh!

Un chorro de leche interna de Yellow acabó en la cara de Serena. Esta se levantó de repente y tumbó a la entrenadora de perrito en el suelo. Sin previo aviso, impregnó un consolador doble de semen y se lo metió en la vagina a Yellow. Colocó la otra punta en la suya y preguntó:

-¿Preparada?

Yellow la contestó:

-Preparada

Aceleraron y rozaron sus caderas innumerables veces durante quince minutos, y a veces se escuchaba algún gemido que sobresalía del anterior, pero fueron quince minutos intensos, de mucho semen y mucha acción

Salieron de la habitación después de esos quince minutos, con las vaginas llenas de semen y las tetas embadurnadas también, con cara de satisfacción y los labios manchados de blanco. De paso por el salón, encontraron a Nancy y Dawn dormidas sobre un sillón, con las vaginas unidas y los labios rozándose. Serena se acercó a ellas y las metió tres dedos por la vagina a cada una rápida y salvajemente, a lo que se levantaron al instante. Serena masajeaba el interior de las entrenadoras, y cuando por fin paró, la propia Serena contestó:

-¿Segunda ronda?

Todas las demás simplemente sonrieron pícaramente y se encerraron en una habitación las cuatro durante tres horas, bien provistas de comida, bebida y consoladores

******

En otro lugar de otra dimensión, Red y Blue caminaban sobre una especie de cornisa en una pared con cuidado y sujetándose a algún que otro saliente y entrante en la pared, seguidos por Ash, Leaf, Flannery y Elesa. Green, Cynthia y John seguían en La Tierra, pero Cynthia ya tenía un pie en cada dimensión. En el preciso momento en el que Cynthia cruzó el portal, un sonoro ruido retumbó en la Plaza Azul y en la pared extraña, y el portal comenzó a cerrarse lentamente

-¿¡Qué está pasando!? -gritó Leaf

-¡El portal se está cerrando! -se escuchó a un sargento desde el otro lado de la brecha interdimensional. Les dijo a John y a Green- ¡Rápido, antes que se cierre! ¡Vamos, vamos, vamos!

John y Green entraron sin problemas en la grieta y la atravesaron. Pero cuando ya había pasado Green, cerrando el grupo, una figura humana se vislumbró cruzando la vía de vuelta al mundo real. Venía en dirección a los chicos, y venía corriendo. El rostro de Hilda salió raudo del portal, y con cuidado se encaramó en la cornisa, y el portal ya se había cerrado casi por completo cuando May se deslizó en la especie de suelo entre las dimensiones, para que Hilda la agarrase del cuello y la salvase de caer al vacío. Los demás, con los ojos como platos, no dijeron nada hasta llegar a la plataforma. Entonces Hilda preguntó:

-¿Qué?

Red la respondió con un suspiró, una negación de cabeza y se sentó en el suelo, aún temblando:

-Os habéis jugado la vida para nada. A punto he estado de pedir ayuda a mi Pidgeot -el chico se llevó la mano al bolsillo trasero del pantalón para buscar su Pokeball. Se palpó el bolsillo y, al ver que tardaba, todo el mundo empezó a hacer lo mismo

-¡Ahí va! -gritaron a Red y Ash al mismo tiempo- ¡Me he olvidado mis Pokeballs!

Y entre insulto a sí mismo y golpe contra la pared de la pareja, las gotas anime de los demás y las abolladuras en la pared, May les reprimió:

-¡Muy mal! -se cruzó de brazos con el ceño fruncido, pero no le duró mucho, porque se la alegró la cara cuando abrió su mochila y comenzó a sacar todas las Pokeballs de Ash y Red, además de otras dos mochilas más con Pokemon random que les dieron los generales y comandantes del ejército- ¿Que haríais sin nosotras, las mujeres?

-Pues definitivamente, no existir -John se bajó la gorra de modo que le tapaba la cara- Si no hay mujer u hombre, el miembro no puede entrar en la concha de las chicas, y no hay vida -cierto tono de añoranza se dejó ver detrás de la fachada emocional del soldado- Korrina...

Un rugido alertó al instante que seguramente no estaban solos en esa pasarela

-¿Quien está ahí? -Flannery alzó la voz para alertar a nuestro intruso, quien le respondió con otro rugido. Este hizo que Green gritase:

-¡Hemos preguntado que quién está ahí!

-Chicos...

-¿Que pasa, Ash? -preguntó Hilda, con un atisbo de duda en su mirada

-Que son mis tripas

Todo el mundo se cayó hacia atrás y Ash se llevó la mano al cuello

-Jejeje... -un nuevo rugido retumbó por la sala- ¡Eso no he sido yo!

Elesa alzó la mano, y con un rubor en las mejillas, susurró:

-He sido yo -Elesa se sentó en el suelo apoyada contra una pared y se serenó-, tengo tanta hambre que me comería un buey relleno de pajaritos

-A pesar que estés al borde de la muerte -Cynthia la consoló-, tu sarcasmo nunca acaba

-Vale, vale, tranquilos -Hilda sonrió pícaramente, se quitó la mochila y sacó de ella un montón de latas, refrescos, platos, etc., comida. A todos los allí presentes se les hacia la boca agua

Entre que Hilda y May sacaban todo tipo de artículos para comer, beber, jugar, dormir, etc., que John, Green, Red y Ash hacían estrategias de combate y que Cynthia, Blue, Flannery, Elesa y Leaf preparaban la comida, a esta última se le ocurrió preguntar que qué especie de mochila era esa, ya que ocupaba poco espacio para lo que podía contener

-Mira -Leaf continuó-. Hemos sacado mínimo el quíntuplo de capacidad de la mochila, y sigues sacando cosas

May la contestó, haciendo memoria

-Verás, es una nueva tecnología que amplía los espacios pequeños haciendo que en su interior haya una especie de vacío sin fin. Así, puedes meter absolutamente todo lo que pienses que pueda entrar por la boquilla de la mochila

Cynthia se carcajeó sarcásticamente, y después de aliviarse, se tocó la barbilla con el dedo y respondió:

-¿Os imagináis la cantidad de consoladores, pastillas y preservativos que pueden haber en esa mochila?

-Infinitos. Y de hecho, los hay

Hilda comenzó a hurgar en el interior de su mochila, y sacó otra mochila más pequeña. La abrió y sacó unos veinte consoladores y los puso en el suelo

-¿Sigo sacando? -preguntó con una ceja levantada y una sonrisa burlona

-No hace falta, gracias

Diez minutos después, Ash se echó hacia atrás y contestó con voz de niño pequeño:

-¿Cuanto queda?

-No mucho -May medio ignoró al azabache, sin ni siquiera mirarle, atenta a cocinar algo en los fogones

-¿Queda mucho para comer? -Ash sonrió vacilón

-No... -May se impacientaba con la actitud de su amigo

-¿Que hay para comer? -Ash sonreía de oreja a oreja

-Comida

-¿Y queda mucho para comer?

May se dió la vuelta, agarró el mango de una sartén y amenazó a Ash

-¡Ay, Ash! ¡Si no fueses mi mejor amigo y no tuvieses tanto brío y energía al hacer el amor ya te habría tirado el aceite hirviendo encima!

Ash se recolocó rápidamente y susurró:

-Vale...

En ese momento, Elesa avisó

-¡A comer!

Ash se dió la vuelta y vió como sus compañeros se iban sentando uno a uno en una mesa de madera y plástico plegable, dos bancos alargados y sin respaldo y dos sillas de plástico blanco en forma de Reshiram. En los extremos de la mesa se sentaron Cynthia y Blue, separando a Elesa, Flannery, Leaf, Hilda y May en un lado de la mesa y John, Ash, Green y Red al otro. Nueve platos, veintisiete cubiertos, nueve vasos, dos botellas de agua mineral de los montes Seedot y unas cuantas servilletas adornaban la mesa en el momento en el que un buen filete de carne y unas patatas les cayó a cada uno en el plato de plástico.

-Hoy, grasas y proteínas, que hacen falta para la aventura

Intentando cortar el filete, John se quejó:

-¡Este cuchillo es una mierda! ¡No corta ni manteca al sol!

-Haz como yo -May había pinchado el filete con el tenedor como pudo y lo había alzado hasta su boca para morderlo sin tener que partirlo. Dos gotas de grasa le caían a la castaña por la comisura de la boca, así que cogió una servilleta y se lo limpió. Dejó el tenedor ladeado en el aire mientras contestaba- ¿Ves? Así no tienes que partirlo con el cuchillo, lo parten tus dientes y lo vas comiendo a mordiscos

-May...

-¿Que pasa, Elesa?

-El filete se te va a caer

En efecto, el medio filete que la quedaba a la chicas en el tenedor se iba escurriendo poco a poco hasta el final de este, y Maya no tuvo los suficientes reflejos como para evitar que el filete cayese en su top militar. May lo volvió a agarrar con el tenedor, pero era demasiado tarde como para evitar que una mancha de líquido se formase en el top de la castaña

-Creo que seguiré haciéndolo con el cuchillo... -John se resignó con una gota anime en la cabeza. Miró el cuchillo y suspiró- Manos a la obra...

-Genial -ironizó la castaña-. Ahora me tendré que cambiar de ropa

May se levantó el banco y se rodeó a sí misma con los brazos para desabrocharse el top. Este cayó al suelo, destapando el sujetador blanco y morado que sujetaba dos senos grandes. Se volvió a sentar a la mesa, y vió como a su compañera Elesa le había pasado exactamente lo mismo, pero unos segundos más tarde. Esta vez, su ropa interior era amarilla y negra, y su pelo dorado caía sobre sus senos, un poco más pequeños que los de la castaña, pero igualmente muy grandes. El filete cayó en su abdomen, chorreando aceite que fue escurriéndose hasta los pantalones cortos de la líder de gimnasio, embadurnándolo de grasa. Elesa lo agarró con la punta de los dedos para no mancharse más y lo dejo caer en el plato

-¡Que asco! ¡Parece que me he meado encima!

-Que va. Parece como si un filete con aceite se te hubiese caído en la tripa y se te hubiese escurrido el aceite hasta los pantalones -sarcastizó Red, impasible y con una patata frita en los dedos para comérsela

Elesa se desabrochó el pantalón y lo tiró a una pared lejana. Se volvió a sentar en el banco y terminó de comerse el filete. Cuando todos ya se habían acabado el filete, llegó la hora del postre, y Blue se levantó para coger una nevera de mano cercana y sacar emparedados y cloonies (dos capas de hojaldre untado de mermelada con virutas de chocolate por encima)

-Con que más grasas, ¿no? -dijo Red levantando una ceja

Blue se encogió de hombros y le contestó con un guiño y una sonrisa:

-Pero está delicioso

Se pasó la lengua por los labios y le miró atrevidamente. Red hizo un gesto con los dedos índices y cogió un emparedado. Se lo zampó en un momento y acto seguido cogió dos cloonies, uno en cada mano. Ash le miró y, con una mano extendida a la bandeja de dulces, le contestó comiéndose un emparedado de a una y, con la boca llena, le sonrió y exclamó:

-¡Ah, no! ¡Tu no vas a comer más que yo! ¿Verdad que no, Pikachu?

El pequeño roedor, que había pasado todo este tiempo desapercibido bajo una especie de casa hecha con tres mochilas y dos abrigos, asomó la cabeza entre los abrigos y, con el puño en el pecho, dijo:

-¡Pika, Pikachu! (¡Tu puedes! ¡Vamos, come, come, come!)

Rápidamente se escondió en su casa, pero se vislumbró al Glaceon de May, al Delcatty de May, al Flareon de Flannery y al Leafeon de John compartiendo orgía con el Pikachu de Ash y el Raichu de Red

Ash, antes de empezar a devorar todo un cuenco de aceitunas picantes y tragarse casi cuatro kilos de pastelitos Lunala sin parar, dijo en voz baja:

-Pequeño roedor con suerte...

Pikachu salió de la tienda, se encogió de hombros y volvió a entrar

Tras declarar un empate en la comilona por comerse cada uno más de tres bandejas de comida y parar al mismo tiempo y de recoger las cosas en las mochilas, el grupo continuó su travesía por un pasillo oscuro, sin más luz que la de los Pokemon tipo fuego de los jóvenes (como el Moltres de Blue, el Emboar de Ash y los Charizard de Ash, Red y Flannery, entre otros), y llegaron a un pasillo infinito y totalmente iluminado por velas que caían del cielo y se sujetaban psíquicamente, con miles de portales a la izquierda y a la derecha del profundo corredor. Ash se detuvo portal por portal, diciendo sus nombres en voz alta: Mundo de la destrucción, Mundo del Emperador, Mundo del sexo, del tiempo y el espacio, de las sirenas, piratas, superhéroes Pokemon,...

-Un momento, Ash,... has dicho, ¿el mundo del sexo?

Ash retrocedió y contó hacia atrás los nombres de los portales al revés:piratas, sirenas, tiempo y espacio, y mundo del sexo

-Efectivamente. Es este portal -Ash señaló un portal de dos veces su altura, decorado con motivos de rubíes, con dos estatuas tamaño humano de dos ninfas adolescentes desnudas hechas de mármol rosa cubiertas sólo con un paño entre las piernas. Green le dió un codazo a Cynthia y la preguntó mientras señalaba las estatuas:

-Preciosa, ¿me podrías hacer una foto con estos bellezones al lado?

Cynthia cogió el teléfono móvil de Green y le sacó tres fotos al castaño. En una, simplemente estaba de pie, apoyado con un pie en la ninfa de la derecha mientras hacía una 'V' con los dedos; en otra, sostenía los senos de la ninfa de la izquierda y pasaba la pierna encima del paño de la chica; y en la última tenía los pantalones bajados y con su virilidad debajo de la vagina de la ninfa más joven a la vista, con una pose de pervertido 'in extremis'. Rápidamente se subió los pantalones, mientras que Cynthia indagaba en su galería en compañía de Leaf y Blue. Las tres se sonrojaron y soltaron alguna risa tonta. Green corrió y le arrebató el móvil a Blue de las manos, mientras esta le preguntaba:

-Con que Cynthia y Skyla te parecen atractivas..., eh? Las fotos de tu galería lo demuestran

Green se sonrojó y se guardó el móvil en el bolsillo con cierto tono de enfado

Ash deambulaba entre los portales, buscando alguno que le llamase la atención además de 'El mundo de los sueños', de 'Hollywood' y, claramente' el del 'sexo'. John le gritó:

-¡Chaval! Si se entrase en algún portal, ¿estamos seguros que podríamos volver a entrar más tarde?

-¿A que te refieres? -le contestó Hilda, que hojeaba el interior de una mochila, para comprobar que todo estuviese en orden

-A que si, en un casual, entrásemos en un mundo cualquiera, ¿estamos seguros que el portal estuviese activo al querer regresar?

Por un instante, se hizo el silencio en la sala. Pero May no tardó en romperlo exclamando:

-¡Eso no será un problema! ¡Mirad!

La castaña estaba junto a un baúl con un cartel encima, con una inscripción que ponía <No olvidar si a un mundo quieres entrar>. Este estaba cubriendo un montón de palos y ramas iridiscentes que resplandecían a la luz de las velas. Hurgando entre tanta madera, May encontró un trozo de papel desgastado y medio roído con unas frases que ponían <Estos pal...ágicos sirven pa...iajar entre los mund...e usan frota...no con otro para hacer una chispa que enci...l portal>

-Obviamente pone: Estos palos mágicos sirven para viajar entre los mundos. Se usan frotando uno con otro para hacer una chispa que enciende el portal. Así que, hala, ¡todo el mundo a coger mínimo dos palos! -May dejó el papel en su sitio, repasando las letras restantes con un bolígrafo, y cogió los cinco primeros palos que encontró, todos de una medida distinta. Todo el mundo siguió un ejemplo, y se metieron todos los palos que pudieron en todos sus bolsillos, dobles telas de tejidos, bajos de los pantalones,... Al terminar, alguno de los integrantes del grupo parecía la antorcha humana fluorescente por la cantidad de palos que se había conseguido coger, ya que sin ellos, no se podría volver al mundo real. Pero se apagaron súbitamente, a lo que Blue respondió:

-No os preocupéis, esto es hidróxido de hiperácido cunitritolueno. Es un material radioactivo que pierde su radioactividad al entrar con una fuente de calor. Por eso explica la frialdad del ambiente...

-Entonces... ¿acampamos en esta sala hoy y mañana a primera hora entramos en algún portal? -sugirió Red

-Por mi, encantada -le respondió Flannery. Una hora y media después, los chicos estaban sentados en piedras y troncos alrededor de una fogata asando malvadiscos y contando anécdotas, chistes y cosas varias, mientras que sus compañeras se estaban cambiando de ropa y poniéndose algo más ligero para la noche, o al menos, la oscuridad que hubiese en esa especie de sala intertemporal

-... ¿os acordáis de las rimas que escuchábamos de cierto canal de YouTube, hablando de Juan de Troya? -rememoraba Red

-Si, me partía con esas rimas... me hacía pensar lo que le sucedía e imaginármelo a mi manera... -Green respondió, con un hilillo de saliva cayéndole de la boca entreabierta y mirada perdida- Pero bueno, continuemos donde lo dejamos... Ash, ¿en serio te has follado a Serena, Dawn, Nancy, May, Hilda... todas las que dijiste?

-Exacto -Ash se regocijaba de su hazaña, a la vez que un bulto salía en el pantalón del azabache

-Entonces... elige, ¿prueba o verdad?

-¿Ahora jugamos a eso? -John se colocó bien en el asiento y resopló- Nunca me gustó ese juego... ¿por qué no hacemos otra cosa, como un combate?

-Me parece bien -Ash agarró una PokeBall de su mochila y la apretó el botón para hacerla más grande

-¡No, no, no! -Green se escandalizó, e hizo que Ash se sentase y que no le prestase atención sin que se diese cuenta para guiñarle el ojo a John, quien lo entendió perfectamente

-Mejor dicho... jugaré para que no me des una paliza en el combate -mintió descaradamente John, pero con la voz tan relajada que hizo que Ash cambiase de opinión

-Al prueba o verdad, pues. John, empieza preguntándome una verdad

-Vale -John apoyó sus codos en sus rodillas, pensó un poco jugando con sus dedos y dejó reposar la cabeza en sus puños. Se quitó la banda de balas del pecho y, posteriormente, alzó a cabeza con la ceja levantada- Ash, ¿cuál de las chicas que están cambiándose ahora mismo crees que está más buena?

Ash miró a John titubeante y le respondió con total sinceridad:

-La verdad, no sabría quién decirte. Lo primero, estar buena para mí no significa el mejor cuerpo, si no el mejor cuerpo mas la mejor actitud más las acciones que hagas; me explicaré con ejemplos. Las chicas que hay son Hilda, Blue, May, Leaf, Cynthia, Elesa y Flannery, ¿no? -Ash esperó a que sus compañeros le respondiesen asintiendo con la cabeza- Ahora llegan los ejemplos. Veamos... Blue es una amateur en cuanto al sexo, sabe de qué se habla, como se hace y eso; es más, he oído que se ha 'comido' la polla de alguien, pero nunca ha sido penetrada. Eso la quita puntos, pero de físico está bastante bien. Elesa no tiene un físico tan bueno, que también, pero su personalidad la define como alguien lanzada, demasiado lanzada. Hilda tiene unas tetas y un culo excelentes, junto con Cynthia, y las dos están de muerte; Flannery está a tope y siempre caliente para una rondita rápida y no tan rapida, Leaf está ahí ahí entre la perversion y la normalidad, y May, para mi, la que mejor complexión tiene: senos grandes, suaves y firmes, una cadera delgada y un trasero que no es de este mundo. Pero no innova en el sexo, es siempre lo mismo. La hacía falta conocer nuevas técnic... -una sombra alargada seguida por otras seis se acercaban desde atrás, así que alzó un poco más la voz y cambió drásticamente de tema- ... y así es como los Magikarp se hacen Gyarados

Cynthia se asomo por encima del hombro de Ash, le besó en la mejilla y preguntó:

-¿Que hacéis, chicos?

John levantó el dedo y la indicó:

-Estamos jugando a un prueba o verdad

-¿Podemos jugar? -Blue se acercó por detrás de la rubia y se sentó junto a Red

-Claro, cuantos más seamos, más risas nos echamos, ¿no? -Green se alegró que haya chicas en el grupo

Red señaló con los brazos abriéndose los asientos que había y las respondió:

-Dicho está. Poneos cómodas

Flannery se sentó junto a John, Blue se mantuvo y Leaf se subió encima de sus piernas, Elesa y Hilda se sentaron juntas también en el tronco de Green y May se acomodó al lado de Ash y Cynthia, que se había acomodado con un cojín también en el tronco de Ash

-A ver, Ash otra vez: ¿prueba o verdad?

-¿Otra vez? -Ash mostró su descontento al ver que los demás no participaban. Pinchó un malvadisco y lo soasó antes de responder- Venga, vale. Prueba

-Atrévete a hacer una batalla contra John para poder hacer el amor con...-Green se paseó por las caras de las chicas hasta pararse en dos- ...May y Elesa. Os han tocado

-¡Ey, ey, ey! ¡A mí no me metáis en esto! -John se excusó

-Entonces, Red. ¿Te apetece?

El chico se encogió de hombros y le dijo con calma:

-Adelante pues

Un minuto después, John empezó a decir:

-El combate entre Red y Ash, los dos de Pueblo Paleta, está a punto de comenzar. En el combate se usarán cinco Pokemon, y no se podrán cambiar a los mismos una vez sacados. Yo seré el árbitro. ¡Que comience el combate!

Todas las chicas y Green estaban expectantes a que John tirara la moneda para decir quién sacaba su Pokemon antes

-Y ha salido cruz. ¡Ash saca primero!

Ash cogió una Pokeball y la lanzó al medio del campo de batalla

-¡Adelante, Charizard!

Un dragon naranja con una llama en la cola iluminó toda la estancia con una llamarada potente que incluso pareció que llegó al final de la galería

-Con que Charizard... entonces, ¡adelante, Jolteon!

Desde el público, Green indicó:

-Vaya, un tipo eléctrico. Ahora mismo, Ash está en clara desventaja por el tipo volador de Charizard. Pero ese dragón me ha sorprendido más de una vez

-¡Jolteon, rayo!

Una ráfaga eléctrica alcanzó de lleno a Charizard, quien se resintió un poco

-¡Ahora, Voltio Cruel y usa Trueno después!

Una onda de electricidad iluminó al roedor amarillo y se estampó contra la tripa del dragón. Nada más impactar, inundó el cuerpo del dragón en chispas, a lo que el humo de una explosión cubrió a Charizard. Nada más disiparse, se vió a Charizard un poco paralizado, pero sin daño aparente

-¿Eso es todo lo que puedes hacer? -Ash preguntó- Bueno, si has terminado, ¡Charizard, lanzallamas!

Fuego empezó a salir en dirección a Jolteon de la boca de Charizard, pero un salto rápido salvó al Pokemon de Red

-¡Lanzallamas otra vez!

-¡Páralo con Bola Voltio!

El Lanzallamas y el Bola Voltio colisionaron y se anularon mutuamente

-¡Placaje eléctrico! ¡Rápido!

Del humo del ambiente salió Jolteon rodeado de pura electricidad. El roedor eléctrico embistió al dragón con al potencia de veinte mil voltios y echó hacia atrás a Charizard, lastimándose del golpe por la onda expansiva, que retiró todas las velas de su lugar, en las alturas

-¡Esto no ha acabado! ¡Charizard, vuela bajo!

-¡Jolteon, salta encima!

En el momento que Charizard se levantó para volar a ras del suelo, Jolteon de subió encima

-¡Rayo a máxima potencia!

-¡Charizard, resiste!

Jolteon esperó un instante para cargar el ataque y liberarlo en la espalda del dragón

-¡Wroaaaaaah! -se resentía Charizard. Pero Ash no dijo nada. Se limitó a sonreír y a ordenar a su Pokemon:

-¡Eso quería ver! ¡Movimiento sísmico!

En un abrir y cerrar de ojos, Charizard estaba a 100 m del suelo, y caía en picado al suelo, rodeado de centellas. Un movimiento rápido estampó a Jolteon en el suelo, y otra explosión más llenó el campo

-¡Jolteon, no! -pero el Pokemon eléctrico no pudo soportar esto y se debilitó- Jolteon... vuelve. Adelante, ¡Feraligator! ¡Usa Hidrochorro y Danza Lluvia!

Nada más salir de la Pokeball, un Feraligator hizo unos gestos raros, lanzó un chorro de agua de su boca y, de repente, se puso a llover. Fue tan rapido que a John no le dió tiempo a reaccionar

-¡Rápido, Llamarada!

-¡Páralo con Hidrobomba!

Los dos disparos colisionaron y se mantuvieron, creando vapor de agua. Pero el Hidrobomba potenciado de Feraligator contra el Llamarada disminuido de Charizard ganaba terreno poco a poco...

-¡Rápido, sal de ahí!

Charizard dejó de emanar llamas para poder esquivar el Hidrobomba, pero el agua era más veloz y le alcanzó, impidiéndole continuar

-Charizard ya no puede continuar, Feraligator gana -avisó John

-Charizard, has hecho un buen trabajo. Turno de... ¡Noivern!

Green se había acercado a John junto a las demás chicas, y le susurró:

-Ash lo que está intentando es tener a su disposición a May y Elesa

-Claro que no -sarcastizó el soldado

-¿Por?

-Ironía

-¡Noivern, usa Estruendo!

Sonidos horripilantes y estresantes azotaron a Feraligator, quien se tuvo que golpear a sí mismo para quitarse el mareo que le produjo

-¡Hidropulso!

Una bola de energía azul le alcanzó a Noivern en el ala derecha, y bajó su altitud

-¡Mordisco e Hiperrayo!

Feraligator se impulsó en el suelo para alcanzar a Noivern, y si su entrenador no le hubiese avisado, habría acabado en las fauces del caimán de agua. Pero Feraligator se apoyó en una pared y volvió a atacar al murciélago, mordiéndole en una pata

-¡No!

Los gritos de Ash no eran suficientes para quitar a Feraligator del cuerpo de Noivern, pero se le vino una idea a la mente y le ordenó:

-¡A Bocajarro!

El murciélago le propinó una patada a Feraligator en la boca para desestabilizarle, pero no se cayó. Entonces le bajó al suelo y le retorció el cuello para librarse de el, cuando todavía estaba cargando el Hiperrayo. Empezó a golpear al caimán hasta tirarle y salió corriendo para evitar un inminente ataque de Feraligator. Bien hecho porque, de no ser así, seguramente se habría debilitado con el ataque

-¡Terminemos con esto de una vez! ¡Carga Dragón!

-¡Feraligator, Giga Impacto!

Dos fuerzas sobrehumanas se chocaron, Feraligator desde el suelo y Noivern desde el aire, envueltos en destrozos y ráfagas de aire y energía. Finalmente, se separaron. Los dos Pokemon, cansados, se miraron a la cara. Noivern cerró los ojos y cayó al suelo. John dijo:

-Noivern ya no pued...

-¡Noivern, Guardia Baja!

Noivern abrió los ojos y golpeó al cocodrilo en las piernas para tirarle, y lo consiguió

-¡Red, tienes razó; terminemos con esto! ¡Dracoaliento, Noivern!

Se elevó en el aire y expulsó una bocanada de energía dragón que aplastó al reptil contra el suelo

-Ahora si, Feraligator no puede continuar, Noivern gana

-Feraligator, estuviste genial. Deja esto a Dragonite. ¡Sal ya! -un dragón naranja encaró al murciélago inmediatamente tras aparecer, señalando rivalidad- ¡Vuela y Lanzallamas!

El dragón dejó escapar llamas de su boca y dirigirlas a Noivern, a quien le sentó como un jarro de agua fría, recibiendo el golpe de lleno

-¡Ala de Acero!

El recién golpeado endureció sus alas y embistió contra Dragonite

-¡Ala de Acero una y otra vez!

Noivern viró 180 grados y retomó su labor de magullar a Dragonite, hasta que Red gritó:

-¡Golpe Karate!

Un golpe de karate golpeó el tronco del murciélago en el aire y se desplomó

-¡Puño Hielo!

La extremidad con la que Dragonite había conseguido tirar a Noivern se recubrió de una densa capa de hielo y acabó con Noivern

-¡Veeeeeeeeeern!

-Noivern no puede continuar, Dragonite es el ganador

-Noivern, regresa -Ash sacó su respectiva Pokeball y guardó a Noivern para que descansara- ¡Krookodile, destrózale la cara a ese dragón!

Un cocodrilo marrón y negro con gafas de sol rojas y negras salió de la Pokeball afilándose las garras y mordiendo al aire, intentando mostrarse intimidante. Nada más mostrarse a Dragonite, este descendió en picado hasta el suelo, arremetiendo contra el dándole cabezazos al aire también

-¡Dragonite, vamos a acabar rápido! ¡Usa Garra Dragón!

-¡Respóndele con tu Garra Dragon, Krookodile!

Las dos garras colisionaron y se separaron entre chispas

-¡Lanzallamas!

-¡Páralo con Roca Afilada!

El dragón lanzaba llamas de su boca constantemente al tiempo al que se acercaba al cocodrilo, pero unas rocas gigantes crecían en su camino e impedía que nadie se acercase al Pokemon de tipo tierra

-¡Demolición para romper la roca y Puño Hielo!

Con golpes secos, Dragonite se abría camino entre las rocas, agrietándolas y resquebrajándolas repetidamente. Llegó hasta Krookodile con el puño brillando en alto, a punto de golpear

-¡Excavar, rápido!

En el momento justo en el que el brazo de Dragonite se recubría de hielo y lo bajaba rápidamente para golpear, Krookodile se escondió haciendo un hueco en la especie de terreno terroso que se abría a sus pies. Dragonite se desestabilizó y cayó en el hoyo de Krookodile, quien salió muy cerca del dragón

-¡Golpe Bajo y Garra Dragón!

El cocodrilo del azabache se dedicó a golpear sin parar el trasero de Dragonite con patadas y garras de energía dragón

-¡Dragonite, libérate de Krookodile con Pisotón!

Dragonite esperó un momento a que Krookodile le atacase una vez más para propinarle una patada en la barbilla que le tiró hacia atrás cinco metros. Se levantó rápido, pero para entonces, Dragonite ya había salido del agujero

-¡Esto se va a poner interesante! ¡Krookodile, Roca Afilada!

-¡A Bocajarro! -todas las rocas que Krookodile le enviaba a Dragonite, este las partía con patadas y puñetazos, acercándose más y más al cocodrilo

-¡Acua Cola, Dragonite! -Red gritaba a su Pokemon

-¡Krookodile, esquívalo con Excavar! -pero el Cola Dragón llegó antes que pudiese escapar. Krookodile fue arrojado al suelo, y se esforzó por levantarse a duras penas- ¡Krookodile, usa Garra Dragón!

-¡Ah, no! ¡De eso nada! ¡Carga Dragón!

El dragón se elevó hasta una altura considerable, dejando a Krookodile en la tierra, para volver a descender una vez más en picado y aplastarle en medio de una nube de polvo y humo. Dragonite salió volando por encima, y cuando se disipó el humo, Krookodile estaba sostenido de pie, debilitado, con las gafas en el suelo. Cayó de rodillas y se desplomó como un saco de patatas, con la apariencia de haber prácticamente muerto

-¡Krookodile! No...

-Krookodile está fuera de combate, Dragonite gana

Ash guardó a su compañero, para volver a sacar otra Pokeball más de su bolsillo. Su compañero Pikachu le tiró del pantalón, señalándose a sí mismo- Tranquilo, Pikachu, llegará tu turno. ¡Arceus, venga a Krookodile!

Una especie de caballo blanco con una corona en la espalda salió de la Pokeball

-Lo primero, quítate todas tus tablas para competir justo

Y así, unas tablas rígidas salieron del cuerpo de Arceus, y se depositaron psíquicamente en el suelo, acumuladas en un rincón

-Ahora, Arceus, ¡Cabezazo Zen!

El dios Pokemon endureció su cabeza, para arremeter contra su adversario. Le impactó de lleno en la barriga, y le obligó a irse retirando poco a poco hacia atrás en el aire

-¡Arceus! ¡Usa Ventisca!

-¡Nitrocarga para mantener el calor!

Arceus invocó una nevada para congelar a Dragonite pero este se envolvió en llamas para que no le afectase este ataque supereficaz. Pero poco tiempo se mantuvo el calor, porque la Ventisca era tan fuerte que acabó con la Nitrocarga y golpeó a Dragonite

-¡Puño Trueno!

El dragón se acercó peligrosamente a Arceus, pero un Protección hizo que el dios se mantuviera inmune al ataque. Y a pesar de los intentos de Dragonite de romper el Protección, eran inútiles contra la barrera

-¡Teletransportación! -Arceus se teletransportó detrás de Dragonite, a quien dejó confuso y aturdido- Donde quería. ¡Ahora, Hiperrayo!

Un halo de energía salió de la cara de Arceus para enfocarse en Dragonite y debilitarle instantáneamente

-Dragonite esta fuera de combate, Arceus gana

-¡Bien, Arceus! -le felicitaba su entrenador

-Dragonite, has jugado bien. Ahora... venga, Meganium

Una especie de dinosaurio de casi dos metros con una floral principio del cuello salió de la bola, agitando sus antenas y rugiendo

-¡Meganium, rápido! ¡Hoja Agilada!

Cientos de hojas salieron de la flor de Meganium, adoptaron la forma de media luna y salieron disparadas en dirección a Arceus, quien las soportó sin despeinarse

-No le hace nada... ¿que tal...? ¡Tormenta Floral!

Miles de pequeños fragmentos de plantas se desprendieron del cuerpo del dinosaurio y colisionaron contra Arceus. Ningún aparente daño se dejó ver en el Pokemon dios.

-¡Rayo Solar de una vez!

La flor de Meganium se tornó en un color blanquecino, cada vez más brillante, para posteriormente soltar toda la energía acumulada en forma de un halo de energía en dirección de Arceus. Tras la explosión provocada, Arceus bajó la cabeza un segundo, pero inmediatamente la alzó con un gesto de desafío. Meganium se intranquilizó, cosa que la influyó negativamente en el combate, con ataques menos potentes y una menor precisión

Después de unos ataques más, Ash gritó:

-¡Basta de perder el tiempo sin hacer nada! ¡Arceus, Velocidad Extrema!

Arceus se embaló en dirección a Meganium, y la embistió unas cuantas veces a una velocidad inesquivable

-¡Movimiento Sísmico!

Arceus sujetó a Meganium y la dejó caer en picado sin que a Meganium le diese tiempo a reaccionar. Cuando se quiso dar cuenta, John avisó:

-Meganium está fuera de combate, Arceus gana

-¡Bien, Arceus!

Red miró su última Pokeball, la lanzó al campo de batalla y exclamó:

-¡Vamos, Scizor!

Una especie de insecto rojo puesto en pie, con tres puntas en la cabeza y con unas pinzas bastante grandes salió del esférico para empezar a volar alrededor del terreno de juego

-¡Scizor, Agilidad!

Scizor comenzó a moverse rápidamente alrededor del campo, y cada vez más rapido, y más, y mas, hasta que era muy dificil seguirlo con la mirada. Una sonrisa empezaba a generarse en la cara de Red

-¡Ahora, Ultrapuño!

Scizor se paró súbitamente en un costado de Arceus y le propinó tal puñetazo que le empujó al suelo y le incrustó en él. Se levantó rápidamente, pero con dificultades

-¡Arceus, Vozarrón!

El Pokemon dios hizo un sonido increíblemente mal sonante que hacía que los oídos rechinasen de dolor. Sin embargo, Scizor no paró de moverse a la velocidad del rayo

-¡Intenta con Ventisca!

Arceus envolvió su cuerpo en hielo y nieve para después emanarlo en todas direcciones. Scizor fue alcanzado, pero no disminuyó su velocidad, es más, la incrementó

-¡Cometa Draco!

Una bola de energía salió de la boca de Arceus y separarse en esferas más pequeñas que colisionarían al final con el suelo, intentando que algún fragmento consiguiese dar en el blanco. Error. No dio ninguna parte del ataque

-Ash, ¿sabes lo que es la habilidad Impulso? Te aumenta la velocidad cada cierto tiempo. Y a cada segundo que pasa, Scizor se vuelve más rápido. Y veo que no puedes hacer nada...

-¡Claro que puedo! ¡Arceus, Hiperrayo!

El Scizor de Red lo esquivó sin ningún apuro

-Veo que no aprendes... ¡A Bocajarro!

Scizor se movió tan rápido hasta la espalda de Arceus que parecía que se había teletransportado. Acto seguido, golpeó con fuerza a Arceus hacia abajo. Se volvió a posicionar debajo del Pokemon dios y le impulsó hacia arriba con un puñetazo. A la izquierda, derecha, atrás, otra vez derecha... Arceus cayó al suelo después de solo dos segundos de ataque, en los que a Scizor le había dado tiempo a golpear 15 veces. Le estampó a Arceus en el suelo y de ahí no se movió

-Arceus es incapaz de continuar, Scizor gana

Ash se llevó las manos a sus bolsillos. Con una cogió la Pokeball de Arceus, para guardarle, y con la otra, rebuscaba entre otras 50 Pokeballs, hasta encontrar una

-Lo siento, Snorlax... ibas a ser mi última baza, pero va a ser... ¡Pikachu, adelante! -la rata amarilla saltó al terreno de juego, lanzando chispas por sus mofletes- Red, te cedo el puesto de atacar

-Vale. ¡Scizor, usa Tijera X!

Scizor se acercó a Pikachu con una velocidad endiablada y le arrojó al otro lado del terreno. Nada más levantarse, Pikachu se sacudió el pelaje y bostezo, sin daños aparentes

-¿Como no le he hecho daño?

-Recuerda que mi Pikachu puede tener nivel 6.519 fácilmente

-¡Entonces, A Bocajarro sin parar!

Scizor golpeó durante 5 segundos a Pikachu, algo así como 40 golpes, momento en el que Scizor se llevó la mano al hombro derecho

-¡Ahora, Pikachu, Rayo!

Una nube de polvo se generó en el momento en el que Pikachu lanzaba su ataque a Scizor, quien ya había quedado debilitado al instante. Red cayó de rodillas y le preguntó a Ash:

-... ¿Pero... como...?

-¿Te suena de algo las palabras Electricidad Estática?

-Parálisis instantánea al mínimo contacto...

Ash se carcajeó, le ayudó a levantarse e inspiró hondo antes de decir:

-Perfecto... ¿y mi recompensa?

El azabache echó una ojeada al lugar donde se suponía que estaban sus amigos, en un rincón de la arena, junto al arbitro provisional, Green. De repente, tres tentáculos rojos y pegajosos salieron de un portal cercano. Uno de ellos se aferró a una columna del portal de al lado, pero tiró con tanta fuerza que rompió la columna, y con ella el portal. Otro tentáculo se enroscó en las piernas de Ash y tiró de él hacia dentro del portal, mientras que el tentáculo restante se aferró al propio portal

-¡Snorlax, -el azabache lanzó una Pokeball al tentáculo- ahora sí, sal de tu Pokeball!

Un Pokemon increíblemente pesado cayó sobre el tentáculo, que inmediatamente soltó a Ash y se escurrió bajo el peso de Snorlax. Pero Red estaba en la trayectoria de la masa viscosa, y fue arrastrado junto con restos de comida y babas de pulpo gigante al interior del portal

-¡Red, no!

Este, sorprendentemente, únicamente sonrió y se despidió de Ash con amargura

Al mismo tiempo que Red fue introducido en el portal, una figura femenina fue impulsada desde dentro hacia afuera. Cayó sobre la barriga de Snorlax. Y, para colmo, el portal se desestabilizó gracias al tentáculo que quedaba. El lugar se sumió en el más oscuro silencio...

Una hora después, Cynthia se despertó. Estaba recostada sobre las piernas de Ash y cubierta con una manta estampada con Mareeps y Flaaffys. Ash la miró con pesar en su mirada mientras reponía fuerzas comiendo junto a todos sus Pokemon

-¡¿Que ha pasado aquí?!

-¿La historia corta o la larga?

Cynthia se temió lo peor y se decidió

-La corta, por favor

-Un monstruo ha absorbido a todo el mundo hacia su portal, menos a mi. El portal se ha destruido, y solo se puede llegar a el a través de otro portal en otro mundo, que también está destruido. Es decir, tenemos que atravesar dos mundos para poder salvarles. Y tú fuiste lanzada desde el interior del portal. Te desmayaste y no has despertado hasta ahora. Las únicas pistas que tenemos es que tenemos que atravesar el mundo de los videojuegos para poder atravesar el mundo del sexo y llegar hasta el mundo de las sirenas. Después, a rehacer el camino y salir de este puñetero lugar. ¿Alguna pregunta?


¿Conseguirán Cynthia y Ash salvar a todo el grupo y regresar sanos y salvos?


¿Las chicas que se quedaron en la mansión tendrán un papel más importante en la historia?


¿En serio Pikachu tiene el nivel 6519?


¿Vendrá próximamente algún nuevo integrante?



Bueno, gente, espero que os haya gustado. Siento no haberlo posteado antes. Ya sabéis, dadle 'Me Gusta' si os ha gustado y cualquier sugerencia por comentarios. ¡Nos vemos!
 
Última edición:
Arriba Pie