+18 Original Fic M/F M/M F/F LA OTRA CIUDAD - Capitulo 13

Registrado
9 Dic 2015
Mensajes
489
Offline
BIEN, ESTO ES ALGO EN LO QUE HE ESTADO TRABAJANDO Y VOY A PUBLICAR DESPUES DE MUCHO TIEMPO
TENGO EL TRABAJO TERMINADO PERO ESTA MAS DESORDENADO QUE MI CAJON DE ROPA INTERIOR ASÍ QUE TENDRE QUE CORREGIRLO Y ARREGLARLO
DESDE YA MUCHAS GRACIAS POR LEER Y ESPERO QUE SEA BIEN VISTA...Y QUE NO CAUSE MUCHA POLEMICA...

Samir es un joven can de diecinueve años, su padre actualmente tiene novio. A Samir no le importa que su padre sea gay, aunque si odia a su perfecto novio, pero, el día que su mejor amigo le presenta a su nueva novia se da cuenta de algo.

Samir nunca ha tenido novia, es mas, no tiene deseos sexuales y es el único hombre en su equipo que aun es virgen.

Si bien al principio eso no le molesta, una adivina en el parque le revela un futuro en donde no está con nadie a su vez que pasara el resto de su vida como un marginado social y eventualmente acabara solo.

No dispuesto a esto, el joven can buscara su sexualidad con su psicólogo personal mientras ambos recorren la enorme ciudad de Isonova para adentrarse dentro de distintos ambientes de la cultura LGBT, desde lesbianas que solo buscan tener un hijo y son mal vistas por los demás, feministas enfurecidas con el mundo, hombres gays de la vieja y nueva era y hasta el sórdido mundo de los acompañantes, Samir no la tendrá fácil para tratar de descubrir su lugar en este mundo mientras busca el amor en un mundo mas grande de lo que alguna vez imagino.
 
Registrado
9 Dic 2015
Mensajes
489
Offline
Creo que fue más bien una sorpresa agradable.
¿Sería eso lo correcto?
No lo se
¿Pero como se supone que debí actuar?


- ¡¿Y bien no es hermosa Samy?! – mi mejor amigo dijo eso mientras miraba a la chica a su lado, efectivamente era hermosa para los estándares caninos y conste que ella era una felina
- Oh vamos amor, me estas avergonzando
- Lo siento muñeca, es que quería presumirte – no soy muy observador, pero creo que una leve señal de fastidio cruzo por el rostro de ella cuando mi amigo dijo eso
Ah bien, supongo que aquí es donde entro yo

- Muchas felicidades amigo – hablé muy calmado y le extendí la mano a ella con toda cortesía – Es un placer conocerte, soy Samir, es un placer conocerte
- Encantada – dijo ella – Wendy Lancast, gracias por cuidar siempre a Igari
- No, no, gracias soportar a mi amigo – le respondí y los tres soltamos una tranquila risa
- Oh, por cierto, ya tenemos que irnos amor – dijo mi amigo mientras se separaba de su novia, la que acababa de presentarme
- Ok chicos, buena suerte en su práctica de hoy

Eso fue lo único que recuerdo de ese momento en específico.
El resto de la práctica, la conversación en las duchas, la plática con Igi y básicamente todo lo demás había pasado a un segundo plano de mi mente.
Fue todo muy mecanizado, un poco extraño y de hecho preocupante.
Hay razones para pensar sobre eso.
Fueron muchas en un principio, pero todas se resumen en una o mas bien se resumieron a una solo idea que me preocupo por primera vez en mucho tiempo.

- ¿Por qué aun no me he enamorado?

Fue todo lo que salió de mi boca mientras estaba sentado en la banca del parque.
No quiero ir a casa todavía, si hoy ahora tendré que enfrentarme con el y no quiero hacerlo justo ahora.
Mis pensamientos sobre esta cuestión son mas importantes para mí en este momento.

- ¿Debería de empezar a buscar una novia?

Ese fue el primer pensamiento que salió de mi boca mientras miraba el desolado pavimento del parque, nadie venia aquí de todas formas así que mis ideas encontraban espacio junto con los otros ruidos de la ciudad que encerraba esta área verde.
Así que las palabras, novia y amor podían salir de boca y volar por los aires sin temor a ser escuchadas por alguien.
Pero sinceramente, no esperaba esta extraña sensación por unas simples palabras de mis compañeros, ah sí todo ocurrió exactamente hace dos horas.
Solo que de hecho mis amigos hayan señalado la única verdad de que nunca tuve una novia…
Pensándolo bien…nunca he tenido deseos.

- Espera…he tenido esta conversación antes…

Un parque vacío en medio de la ciudad y siendo aun de día, la ausencia total de seres vivientes el horrible ruido blanco que no debería existir, estas situaciones no eran normales, no, no era posible siquiera y…

- Acabaras solo – la anciana sentada frente a mí, frente a una mesa redonda en la cual había un cuenco con incienso quemándose – Nunca encontraras el amor, es tu castigo por tu atrocidad pasada

A su espalda, aquella figura, un felino de sombras sosteniendo el sol en una mano y una espada con la guarda en forma de balanza, en la otra mano. Su existencia solo podría ser descripta como rey y sus ojos solo mostraban frialdad por los seres vivientes, lo entendí, no me tenia lastima alguna.
Un mundo gris desprovisto de color mientras era rodeada de lo que vagamente eran manos retorcidas.
Y lo siguiente un vacío profundo en el cual caía, el mundo continuaba hacia arriba pero solo había oscuridad hacia abajo.
Supongo que esto es lo que significa el final, la sensación de caer, caer, caer, caer y acelerar.
Lo siguiente fue un aplauso y la escena volvió a lo que era, un parque vacío gris y desprovisto de vida, una anciana arrugada con un cuenco de incienso. Y esta vez en vez del felino, estaba…

- ¡Samir baja a desayunar!

Una caída de mi cama fue lo que me trajo a la realidad.


- No se que mierda fue eso – dije jadeando mientras me cubría parte de mi rostro – ¿Un sueño?, no, no fue un sueño

No era posible, era una pesadilla en toda regla, pero mas que un sueño era una mezcla entre pesadilla y realidad.

- Ayer Igi me presento a su nueva novia, cuando empezamos a hablar de eso en las duchas todos los del equipo contaron sus experiencias, cuando me llego el turno me di cuenta que soy más virgen que el aceite de oliva, luego de eso tome el camino por el parque para ir a casa y me encontré con la vieja decrepita que me leyó la fortuna donde dijo que acabaría solo y cuando le comente a mi padre lo de Igi caí en la cuenta que ni siquiera he tenido un sueño húmedo, ja, aja, aja, jajaja, aja jajaja

Creo que mi cerebro entro en cortocircuito.

- ¡¿Qué, qué terminaré solo, vieja bruja?!

Si lo pienso cuidadosamente y analizo la realidad las palabras de una mujer que usa ropa negra, que trabaja como adivina en una caseta turística del parque y que posiblemente jamás en su vieja vida me haya vista no deberían de calar muy profundo en mi cabeza.

- ¡A no ser que la vieja haya acertado en que no tuve una puta novia en toda mi vida, ¿terminar solo?, ¿marginado?, ¿Qué qué?! – grite con fuerza y lo siguiente que oí fue el grito de mi padre
- ¡Samir baja recuerda que es sábado y tienes practica!
- Mierda es sábado…mierda

Desde hace unos meses el sábado por la mañana se ha convertido en algo extraño para mí. Mas que extraño se ha vuelto…incomodo.

- Es sábado…yuju – dije desanimado mientras abría mis ojos – A desayunar en tres, dos, uno…
- ¡Samy, baja a la mesa, es hora del desayuno!

Con el tercer llamado me levante de la cama, no importa que no traiga camisa tengo que bajar y re-ordenar mis pensamientos en orden de prioridades.

- Así que vamos – hable en voz alta mientras bajaba las escaleras, mientras que cerebro cargaba todo lo que tenia en mí

Me llamo Samir Handal, actualmente tengo veinte años, mide uno noventa, soy un gran danés y mis orejas terminan en punta, nací con ellas así que son naturales. Mi color de pelaje es marrón claro y soy atlético. Tengo buena musculatura y abdominales por el hecho de practicar varias disciplinas olímpicas, sin embargo, no soy tan desarrollado como otros porque eso interferiría conmigo. Es decir que tengo los músculos tonificados y no agrandados, mi disciplina favorita es lanzamiento de martillo, por cierto.

Actualmente vivo con mi padre, no sé nada de mi madre así que no quiero hablar de ella. Solo somos yo y mi padre desde siempre, él se encargó de cuidarme y es el mejor hombre que conozco. Es amable, atento, cariñoso, justo y todo lo que podría decir de él, el me apoyo en mi sueño de llegar a ser un atleta en cada paso, me llevaba a todas las practicas, estuvo presente en mi primer salto de garrocha, en mi primer campeonato y en cada uno de los eventos a los que iba. Es mi mejor amigo y lo quiero mucho.

Ah cierto, hay una cosa que tienen que saber de él, no es algo malo, pero es que él es gay, el me lo confeso hace cerca de diez años.

Al principio las cosas eran super raras, le pregunte si eso tenía algo que ver con mama, si ella se había marchado por eso, pero no resulto ser el caso, mi abuela me confirmo que mi madre se había marchado con otro hombre y que mi padre y ella jamás se habían casado. Como dije fue raro por un tiempo, pero lo superé, el problema no era ese precisamente…

- Buenos días papa – dije mientras me sentaba en la mesa para recibir el desayuno que fue colocado justo frente a mí, un plato con huevos revueltos, tocino, pan, una taza de café, un vaso de jugo y un poco de fruta, ah y también un beso en la frente
- Buenos días campeón, ¿listo para un gran día?, ya te preparé tu batido de proteínas y tus vitaminas
- Si papa y gracias – mi padre solo me sonrío y luego yo a él, me dio mi batido y mis píldoras de vitaminas que debo tomar por mi actividad física, al parecer tengo ciertas deficiencias nutricionales, nada de que preocuparse

Mi padre era como yo, igual de alto e igual de atlético porque iba al gimnasio, su pelaje era de color marrón oscuro y las puntas de sus orejas eran negras, estas eran igual de puntiagudas que las mías. El siempre lucia feliz y esta mañana solo usaba un pantalón de yoga y unas zapatillas, no traía camiseta alguna lo que dejaba ver sus abdominales y sus pezones perforados con un par de piercings rectos.
Eso no me importaba en lo absoluto, como dije mi padre no era el problema, era otro más…ecuestre.

- Buenos días – dijo alguien quien entro a la cocina
- ¡Buenos días cariño! – dijo alegre mi padre
- Días Walter


Ese era el problema, el estúpido novio de padre, Walter Smith.

Él era un equino de gran tamaño un poco más alto que yo, color marrón oscuro a excepción de parte de sus brazos que eran blancos, su crill era negra perfectamente recortada y tenía ojos igualmente negros. Muscularmente era mucho más trabajado que yo o mi padre, el siempre usaba una camisa de estilo leñador cuando estaba en casa, actualmente usaba una de color azul añil y unos jeans cómodos, junto con sus botas de trabajo.

Como odio a ese caballo.

Él y mi padre han estado saliendo por cerca de tres años, al principio no lo veía muy seguido, pero últimamente lo veía diario…él se había mudado aquí.

¿La razón?

El y mi padre habían decidido dar, “el siguiente paso”.

No me malentiendan, tengo que aclarar que él no es un mal sujeto, tiene un buen trabajo, trata a mi padre como a un rey, es atento con las cosas de la casa y trata de hacerlo bien, enserio lo intenta con ganas, sobre todo intenta llevarse bien conmigo.

Pero yo…lo detesto, con cada fibra de mi perra vida.


No lo quiero ver, no quiero que se acerque a mi padre y sobre todo… ¡Me rehusó a que llevarme bien con él o que me vean con él!

- Por todos los ancestros, ¿Qué hice en vida pasada para tener que sopórtalo ahora?... ¡Hum!...¿vida pasada?

En este mundo no existe ningún culto a una deidad, al igual que tampoco existen ideologías sociales, o más bien están prohibidas y penadas por ley. Ha sido así por siglos y dudo que eso vaya a cambiar ahora, al menos si alguien quisiera conservar su cabeza unida a su cuerpo. En fin, para todos, el concepto de vida y muerte es algo natural, pero por alguna razón el concepto de vida pasada es algo que conocemos solo de nombre y lo más parecido que tenemos a las “deidades” serian los seis pilares, creo que se dice que es una de ellos quien permite la reencarnación y lo sueños, pero como dije, no son reales y no se les rinde culpo porque básicamente jamás existieron.

No creo en eso, me considero un buen perro, dudo mucho que merezca soporta al noviesucho de mi padre.

Mierda he estado ensimismado por mucho tiempo

Por suerte mi padre y el otro estaban en un cariñoso abrazo matutino.

Quiero vomitar.

- Buenos días amor – dijo Walter a mi padre y le dio un pequeño beso en los labios – ¿Dormiste bien?
- Si amor – le respondió este muy feliz – ¿Tan temprano vestido?
- Pues obviamente, a gusano madrugador el águila no lo atrapa – entonces hable
- Es, el ave madrugadora atrapa al gusano – idiota
- ¿El dicho era así?... – entonces él se avergonzó mucho – Lo he dicho mal toda mi vida…
- Oh vamos amor, no es para tanto – lo consoló mi padre – ¿Y que tienes que hacer hoy?
- Tengo que cambiar el aceite de tu camioneta, pintar el cobertizo, hacer un agujero para el árbol que me pediste que plantaara, cambiar el foco en la entrada y podar los arbustos – comento el, así era Walter un hombre trabajador, aun así, lo odio – ¡Hey! – dijo emocionado y me miro muy feliz – ¡¿Qué tal si me ayudas?, así terminaría más rápido!
- Es una gran idea amor – dijo mi padre – ¿Por qué no lo ayudas campeón?
- Lo siento, pero no puedo – yo solo corte el rollo – Tengo practica con Igari, así que ya tengo que irme – primero salto de un barranco a trabajar contigo Walter
- Oh, practica con Igari – dijo ese estúpido equino – Es un buen chico, ¿quieres que te lleve?
- No, iré en autobús será más rápido – solo dije eso mientras me levantaba de la mesa tranquilamente – Regresare por la tarde
- Está bien – dijo mi padre – Dile a Igari que no se esfuerce mucho
- Y no olvides de llevar ropa limpia y desodorante para después de la ducha, ¿tienes un poco de colonia?, eso es importante – agrego Walter
- Si, si, si, si, lo tengo todo resuelto – estúpido Walter no eres mi madre
- Y no olvides tu billetera, ¿tu celular tiene carga?
- ¿Tienes ropa interior limpia? – pregunto mi padre
- ¿Sabes quién te traerá?, llámame para buscarte
- ¡Que si lo tengo resuelto Walter!

Grite irritado y salí corriendo de allí, tome mis cosas y simplemente fui a mi práctica. La verdad no era una práctica en sí, solo era un entrenamiento auto impuesto por mí y tenía la ventaja de alejarme de Walter. Por suerte mi mejor amigo Igari me acompañaba en eso.
Bueno algo así…

- ¡Estúpido equino de cuarta! – grite mientras lanzaba la jabalina directo a un blanco y le daba en el centro – ¡¿Quién te crees que eres?! – grite y lance otra que estaba incrustada en el piso a mi lado – ¡Te enviare a la fábrica de pegamento maldito idiota! – lance una tercera, pero mi ira seguía en ebullición – ¡Quiero que te alejes de mi padre, te odiooooooo! – grite más fuerte y termine jadeando, entonces me di cuenta de que me quede sin jabalinas de practica para usar, todas estaban clavadas en el blanco – Igi, dame otra…
- Lo haría…pero creo que ya las usaste todas – dijo un poco asustado y me paso una botella de agua de la cual bebi – ¿As pensado en cambiar las lanzas por?…no se…¿pelotas de ping pon?...
- ¡No lo soporto Igi! – le grite – ¡Siempre está ahí, no me puedo deshacer de él, lo peor es que es irritantemente perfecto, intente de todo, hasta trate de que fuera infiel, pero el bastardo es más leal que anciano!
- ¿Intentaste que engañara a tu padre?
- ¡Si y no funciono maldita sea!
- ¿Cómo…?
- ¡Involucra mi dinero, una app de citas, un chat y el tipo más ardiente que pude encontrar según los comentarios, pero no funciono!
- ¿Contrastaste a alguien para que flirtee con él novio de tu padre?
- No, claro que no, solo le ofrecí dinero a uno de los de la app…¡Pero ese no es punto aquí, el tipo fallo, no pudo seducir al idiota, y el estúpido pony lo espanto de la casa!
- Ok…tú, necesitas, terapia
- ¡No digas eso ayúdame Igi! – solamente me tire a sus pies y el suspiro de manera muy notoria – ¡Somos amigos desde que estábamos en pañales, dame una mano con esto!
- …No quiero…eso haría que tu padre se ponga triste, el de verdad quiere mucho a Walter…además…creo que si hago eso mi novia me mataría
- ¡No te pongas del lado enemigo!
- ¡No lo hago, lo juro! – el entonces me tranquilizo – Solo digo que quizás…estés llevando las cosas…un poco demasiado lejos…
- ¡No lo hago, si esto continua así habrá una boda y si tengo que llamar papa a Walter voy a…voy…a…ahhhhh! – me puse de pie y grite un poco, pero rápidamente Igi me dio una fuerte bofetada – Gracias lo necesitaba – y me volví a tirar al piso, recostándome en el césped del campo de entrenamiento mirando hacia arriba
- ¿Por qué simplemente no hablas con tu papa?
- ¿Y qué le digo?, ¿hum?, “Papa tu novio es el hombre ideal para ti, pero quiero que rompas con él” – suspire cansado y luego me tape la cara – Lo peor es que él lo dejaría si se lo pidiera, pero nunca me perdonaría por eso – luego me volví a enojar – ¡Estúpido y perfecto equino, te volveré pegamento de segunda mano!
- Creo que te estas apresurando amigo – rio Igi y se recostó a mi lado – Tu padre lleva soltero desde que recuerdo y ha salido con Walter por tres años, ¿no crees que si el quisiera casarse ya lo habría hecho
- Pero…si mi papa se casa… ¿Qué se supone que voy a hacer?...
- ¿Disfrutar de dos padres?...
- ¡Ni loco llamare a Walter papa, nunca, nunca, nunca, nunca, nunca, nuncaaaaaa!
- ¿Por qué lo odias tanto?
- No necesitas razones para odiar al novio de tu padre, solo lo odias y punto
- Es la peor escusa que he escuchado, solo consíguete una chica estúpido perro virgen
- ¡Te dije que no me llamaras así!
- Cambiando del tema – dijo Igi trayéndome de nuevo de mis pensamientos sobre como matar a un caballo – Faltan poco para el baile de graduación de los de tercero, toda la escuela ira a divertirse – ¿Iras con alguien?
- ¿De qué hablas?, será como en todos los bailes, llegaremos, saludaremos por cerca de quince minutos y después iremos a comer algo – ese era más o menos nuestro itinerario con relación a los bailes escolares – ¿Te apuntas?
- Tengo novia recuerdas, iré con ella - dijo desanimado y suspiro – Consigue a alguien
- ¿Te pasa algo?
- No, nada – sonaba un poco molesto, pero simplemente no dijo nada o quizás no quería decirlo – ¿Seguirás entrenado o ya podemos irnos?, de verdad quiero ir a la ciudad, quiero comprarle un regalo a mi linda gatita
- De acuerdo, te doy el gusto esta vez Igi, además yo también quiero ir a la ciudad, necesito un nuevo masticable
- ¿Qué paso del que te compraste la semana pasada?
- Walter quería que fuéramos al parque, créeme lo necesitaba morder en ese momento
- Lo que sea solo vayámonos de aquí – Igi solo salió camino hasta las duchas y yo junto con él

Nosotros entrenábamos en el campo de la escuela, usualmente estaba vacío los sábados ya que nadie suele venir, aun así, la escuela habilita los lugares de entrenamiento para nosotros y con ellos también las duchas. Una cosa importante de nuestra escuela es que siempre tiene agua caliente o fría en todo momento, cosa que era genial para mí ya que amo una buena ducha caliente.

- ¿No te encanta bañarte cuando no hay nadie alrededor? – yo dije eso alzando la voz ya que Igari estaba a al menos cinco duchas de mí, siempre ha sido así, no le gusta bañarse cerca de mí y es entendible porque es un felino y los felinos son algo quisquillosos con su espacio personal y su limpieza, aunque antes no era así
- Supongo – dijo calmado mientras dejaba el agua caer por su cuerpo – Solo apresurémonos y vamos al centro – cuando dijo eso cerro la llave y salió de la ducha

- Yo te sigo

Igi tenía un cuerpo muy atractivo, y si eso es raro viniendo de mí. El medía uno setenta y cinco, es decir era más bajo que yo, pero su cuerpo atlético lo compensaba, ya que estaba bien trabajado por el deporte y creo que también iba al gimnasio. Igari como lince tenía esas largas orejas y ese particular pelaje en el rostro que parecían largos bigotes, el pelaje de su cuerpo era de un lindo tono café con manchas café oscuro y negras en algunas partes, no era así de cachorro, pero lo que si conservo fue su cola. Esa pequeña y adorable cola que me daba ganas de morder, de hecho, cuando era cachorro solía hacerlo.

Igari era el segundo de cuatro hermanos por lo que no recibía tanta atención como los otros, él era el segundo hijo también ya que solo tenía un hermano mayor y dos hermanas gemelas menores, aun así, era un sujeto muy amable y confiable. Por eso siempre hablaba de todo con él y yo también sabía todo sobre sí mismo.

Y es que los dos somos amigos desde bebes. Mi padre era amigo de su madre por lo que fue inevitable que nos lleváramos bien, la verdad es que nos llevamos bien desde que nos vimos según nuestros padres. Hay fotos de carrocho de él y de mí durmiendo juntos, Igari sobre mí y yo abrazándolo, yo mordiéndole su colita y él rasguñándome con sus pequeñas manos de gatito. Hay fotos de cuando jugábamos en el parque, de cuando yo solía perseguirlo, de nuestro primer campamento juntos, etc.

Es decir, éramos amigos desde siempre y creo que por siempre.

O eso espero.




[/JUSTIFICAR]
 
Última edición:
Registrado
12 Abr 2015
Mensajes
259
Ubicación
talca, chile
Offline
Me gustó el cap... Jejejej y sobre todo lo mas virgen que el aceite de oliva ajjsjsjsjs... El final me dejó intrigado quizás que tienes pensado para el pobre samir jejejej
 
Registrado
9 Dic 2015
Mensajes
489
Offline
Bien el segundo Cap, espero les guste
Abrazo a todos





- Y entonces le dije que no, pero ella insistió y por eso es que tengo que usar esta porquería – mi amigo se quejó amargamente mientras me mostraba la banda que llevaba por su muñeca, una verde y de verdad fastidiosa por el olor que desprendía

- No se puede evitar es temporada de pulgas, solo mantente lejos de mí, el olor de esa cosa irrita mi delicada nariz – y esa era la razón por la cual estábamos separados al menos un metro el uno del otro



La especie de los canes supongo que es la que más subespecies tiene, si tuviera que compararla seria con un árbol gigante de cientos y cientos de ramas, a su vez que cada rama tiene cientos y cientos de hojas. Los canes tenemos la capacidad de un olfato agudo, vista superior y sobre todo un odio sensible. Lo primero es una tortura para nosotros si es que pertenecemos a la rama del primer orden, eso quiere decir que desde nuestros bisabuelos somos de sangre pura y por desgracia yo caigo en esa categoría, mi nariz capta olores muy fácilmente así que básicamente podía oler los químicos de ese brazalete aun desde mi posición.



Por ese mismo motivo, Igi decidió que nos bajaríamos en una parada cerca de un parque, el aire libre ayudaría a que ese olor no sea tan notorio. Por suerte nuestra ciudad es conocida por sus increíbles espacios al aire libre, desde fuentes de agua en medio de estanques artificiales a micro bosques en zonas de la ciudad, la enorme y moderna metrópolis amurallada esa era la ciudad de Isonova, una ciudad donde lo moderno se mezcla con el pasado.



Por cierto, los parques también tienen un secreto cada uno, si los miras desde arriba forman una especie de estrella de seis puntas con una fuente o monumento en medio, algo de la planificación urbana o que se yo, solo sabemos que somos una ciudad turística famosa que alberga cientos de lugares por conocer. Igi y yo estábamos en un parque central, cerca del área comercial.



Era un día lindo, con un aroma a limpio en el aire, el sol brillando, la ciudad moviéndose y yo relajándome, no había nada malo en este día.



Y entonces alguien paso a mi lado haciéndome a un lado, casi caigo al suelo por eso y tengo que agregar que no me gustan aquellos que se creen más que otros así que estaba dispuesto a gritarle al sujeto que nos había chocado, solo que…no estaba tan loco una vez que lo vi, después de que se volteara a nosotros.



- ¡¿Rocky, ¿Dónde estás bebe?, Rocky, ven Rocky, Rocky, Rocky, Rocky!



Él era una cobra, de piel amarilla, ojos rojos, enorme, aterradora, alta, musculosa y sobre todo letal. Y luego nos observó.

- ¡¿Han visto a mi novio?! – dijo asustado – ¡Es más bajo que yo, de color blanco perla, un lindo cachorrito, ¿lo han visto?!

- ¡Wow tranquilo amigo! – fue Igi quien hablo – No hemos visto a nadie así

- ¡Lo siento lo estoy buscando, se me perdió de vista un segundo y no sé dónde fue a parar, él es muy sensible, no creo que pueda estar mucho tiempo solo!

- Lo siento, no hemos visto un perro pequeño y blanco – esta vez hable yo porque de verdad el lucia asustado

- ¡Gracias de todas formas, lo….Rocky! – grito de pronto cuando nos hizo a un lado con sus dos manos, era muy fuerte – ¡¿Dónde te metiste?!

Cuando me voltee por la curiosidad de saber qué clase de can saldría con una cobra como esa, algo no encajo en mi cerebro.



En una palabra, pitbull.



Como había dicho la cobra, él can era blanco perlado y muy brillante a la luz del sol solo que la palabra “cachorrito”, no está bien para definirlo. Él era apenas más bajo que yo, pero ni por todo el oro del mundo me atrevería a enfrentármele, su musculatura y la mía eran muy diferentes, el me superaba un poco haciendo su cuerpo mas compactado para la pelea, básicamente, no, no pelearía con él. Pero en cambio tengo que decir que él era bastante atractivo, si tuviera que ponerlo en una escala de belleza, sin contar su raza, sería un 9.5. Sus orejas puntiagudas con las puntas teñidas en azul, el diseño de una estrella azul en el lado de su ojo izquierdo que abarcaba parte de su cara, su ropa deportiva y colorida y hasta su manera de moverse, todo de él te indicaba que no era un sujeto común. Si tuviera que añadir que tipo de pitbull era, creo que era un colby.



Y…se me hacía conocido…



- Oh, hola cariño – dijo el pitbull, creo recordar que su nombre era Rocky ya que la cobra lo grito – ¿Por qué luces tan alterado? – el solo dijo eso mientras que comía algo de un cono de cartón color rojo

- ¡No me vengas con eso, desapareciste, te estuve buscando por media hora!

- Bueno, fui al baño, luego de eso quise ver un espectáculo callejero, ah y también pase por un puesto de adivinación para ver mi fortuna y luego pase por el carrito de comidas y me compre algunas almendras acarameladas - el solo sonrío y le ofreció su cono

- No…solo avísame la próxima vez…

- Ok, ah, le pedí a la adivina que me lea tu fortuna también

- Rocky, sabes que no creo en esa porquería y tú tampoco deberías

- No pienso en ir en contra de algo que lleva existiendo miles de años, ah si y dijo, y la cito, “Cuidado con las cosas que se lanzan”

- ¿Y eso que quiere decir?

- Yo ni idea, la mía decía que tendría un regalo de un admirador desconocido

- Si entonces alguien recibirá una fortuna que dirá “Serás asesinado lentamente por una cobra enojada”

- Oh vamos Kian, deja de ser tan celoso



Esa conversación tenía lugar a escasos pasos de nosotros, yo la verdad tenía la boca abierta al ver a esos dos, una cobra conversando cariñosamente con un pitbull era algo raro de ver, no, no era algo raro, era algo bizarro. Aun así, creo que conozco a ese perro de algún lado.



- Oye Igi – dije susurrándole al oído a mi amigo – ¿Soy yo, o ese perro se me hace conocido?

- ¡¿Es que eres idiota?, Es Rocky, el capitán del equipo de futbol americano de la escuela, el del ultimo año! – cuando Igi grito eso, esos dos voltearon a vernos

- ¡Corre Igi, corre! – le grite y tome su mano para salir a toda velocidad, no quería tratar con ellos, no, me daban miedo



No sé a dónde corrimos o más bien en qué dirección, solo salí de esa zona del parque lo más pronto posible. Solo cuando nos alejamos lo suficiente de ellos pude soltar a Igi y respirar tranquilo.

- ¡Pensé que algo terrible pasaría! – grito mi amigo – ¡¿Cómo le hacen los perros para elegir con quien salir, quien es novio de una cobra en primer lugar?!

- ¡No lo sé, pero no metas con mi especie en algo como esto! – solté un pequeño escalofrió – ¡Eso fue terriblemente vergonzoso!

- Por otro lado, aprendimos que ese pitbull es terriblemente supersticioso – rio mi amigo – Digo, ¿Quién cree en una adivina? Jeje

- Si eso sería… - fue entonces cuando ese destello cruzo por mi mente – ¿Te molesta si voy por algo de agua?, correr me dio sed

- De acuerdo… te esperare afuera del parque entonces

- Gracias, enseguida te veo – con eso me alejé despacio de él, pero una vez que lo perdí de vista comencé a correr



Un parque y una adivina, no puede ser una mera coincidencia, ¿Dónde está esa vieja bruja?



Uno no tarda nada en encontrar a alguien excéntrico en el parque, ¿saben lo fácil que es encontrar a alguien usando una túnica purpura y sentada frente a una mesa redonda con un extraño mantel?



Llama la atención a simple vista, esa vieja estaba allí, ella era una vieja gata blanca y no puedo dejar de hacer énfasis en vieja. Usaba una túnica de una sola pieza de color purpura oscuro con bordes dorados, a su vez traía un anillo en cada una de sus arrugadas manos, creo que era la viva imagen de excéntrica.



Lo más molesto fue ver que había un grupo de tres chicas que estaban allí y que se veían felices por las predicciones que les había hecho esa loca, pero era aún peor el cartel que decía “Especialista en el amor y asuntos del corazón”. Solo trato de repetirme a mí mismo que fui con ella para ayudarla en un principio, una mujer ya de edad y que siguiera trabajando como adivina en toda regla es difícil de tragar.



Pero eso no me impidió ir con ella apenas esas tres se alejaron de allí. Apenas estuve a unos pasos de ella, sus ojos fríos y azules se posaron en mí.



- Asuntos del corazón, problemas de amor, mal de amores y la fortuna que te depare el destino, bienvenido a mi puesto de la fortuna jovencito – dijo usando una voz fría y amarga mientras tiraba alguna cosa de un pequeño saco a una especie de plato de cerámica que tenía incienso, uno de aroma muy sutil, por cierto

- Miré señora, es la segunda vez que nos vemos puede ir con su presentación a otro lugar, a lo que vine, no creo en la fortuna ni en los deseos, pero usted dijo algo ayer que me dio pesadillas y quiero saber porque me lo dijo

- No está permitido cambiar una predicción, jovencito tu futuro es ese, estarás solo, nunca encontraras el amor, nadie te amara y veras tus días pasar mientras te marchitas en soledad, ese es tu castigo por los horribles actos de tu vida pasada como una muestra de amor es la bendición de cerrar tu corazón a otros seres, ese es tu consuelo

- ¡Que vida pasada ni que nada, no creo en esas cosas, soy alguien bueno en toda regla, ayudo a los demás, soy voluntario para limpiar la playa, por el amor a todos los ancestros, voy a entretener a los adultos mayores una vez al mes, ¿Qué clase de estupidez es eso de la vida pasada?!

- Lo que eres ahora no cambia lo que fuiste, esa es la verdad

- ¡Miré vieja bruja, la única razón por la que volví aquí es porque vine a decirle que no creeré en sus predicciones jamás!

- ¿Has venido solo para decirme eso?, no soy una vieja tan importante para que me lo digas

- ¡No creo en los adivinos que presagian en mal a otros, o que le dicen que su destino es cruel, no está bien, por eso se lo demostrare, encontrare el amor de mi vida y se lo mostrare vieja loca!

- El destino no puede alterarse, el mundo no puede cambiarse y el futuro no puede…

- ¡Quédese con su palabrería, se lo demostrare, le traeré al amor de mi vida y se lo presentare, más le vale que siga viva para ese entonces! – entonces me di la vuelta para irme – ¡Ya lo vera, se lo demostrare! – entonces tuve que hacer lo que tuve que hacer, saque un billete de cinco de mi bolsillo y lo coloque en una caja de madera que estaba sobre su mesa, sobre todo soy un buen perro, no me iría sin darle algo de propina a esa mujer – ¡Y me llevare mi fortuna muchas gracias y que tenga un lindo día! – dicho eso tome un papel de color rojo escrito amano de otra caja que decía por ella “Fortunas” – ¡Que tenga un lindo día!



Eso fue todo, no me gustan aquellos que solo dicen cosas malas a los demás, eso me irrita.

Se lo demostrare señora, le demostrare que no creo en cosas como un destino así de triste, lo vera, el amor es el premio a los esfuerzos, y yo siempre gano en las competencias, pero antes mi fortuna.



Pensé en eso y abrí el papel doblado, usualmente no lo haría, pero no puedo resistirme a la curiosidad.



- Cuidado con las puertas cerradas, puedes encontrar cosas inesperadas detrás de ellas, tu color del infortunio es el amarillo y hablar con extraños es bueno ya que te llevaran a caminos desconocidos – es todo lo que decía ese pedazo de papel – ¿Cuidado con las puertas cerradas?, ¿Qué diantres significa eso?, lo que sea tengo que ir con Igi



El resto de la tarde paso normalmente, almorzamos en una cafetería, fuimos a ver algunas cosas que Igi quería para su novia, pasamos por la tienda de videojuegos para aprovecharnos de las ofertas de fin de semana, yo compre un objeto para masticar y creo que Igi se compró alguna que otra cosa. Básicamente esta es mi rutina de los sábados y los domingos ni siquiera salgo de mi cuarto para no ver al desgraciado de Walter.



Pero el día debe terminar y eventualmente tuve que despedirme de Igi y volver a casa en autobús. Serian cerca de las cinco o seis de la tarde cuando regrese y como todo sábado, voy a mi cuarto y escucho música mientras leo hasta que llegue la hora de la cena.



Así que, ¿Por qué tendría que ser diferente ahora?, por eso estaba en mi cuarto escuchando algo de música suave mientras sostenía una novela de misterio y de detectives, que es mi genero favorito.



- ¿Aquí hay una referencia a la novela anterior? – me dije a mi mismo mientras observaba unas letras entre comillas en mi libro – La leí, pero no recuerdo esa parte, ¿era importante después de todo?, iré por él libro y lo veré antes de que el suspenso me mate



Tenía una pequeña biblioteca en casa, más que biblioteca era una especie de oficina donde tenía mis libros, materiales de trabajo y un espacio para poder estudiar sin distracciones molestas, mi padre solía usarlo también para trabajar de vez en cuando. Así que fui hasta ese cuarto mientras sostenía el libro en mi mano, no me había quitado mis audífonos tampoco ya que solo era ir para tomar el libro y luego volver a mi cuarto.



- Bien, ese libro debería de estar…. – abrir la puerta fue un craso error de mi parte

- ¡Hijo, esto no ahh…no es…!

- ¡Ahhh, la puerta, la puertaaaa!

- ¡Lo siento! – y con lo que dije cerré la puerta de golpe – ¡No hagan eso ahí!



Ver a tu padre haciéndolo con su novio sobre el escritorio, no es algo agradable en lo absoluto. Y aprender que tu padre, el hombre que te crio, el que te vio crecer y siempre tuviste como una figura masculina, aprender que el no era el que lleva las riendas, eso sí fue traumático.



Además aprendí que la predicción si estaba en lo cierto, esto era, “Cuidado con las puertas que se abren”… ¡Pero hubiera sido mas claro que si dijese cuidado con las puertas que abres!

Media hora después.

- ¡Jamás estará limpio, jamás estará limpio, jamás estará limpio, no, no, jamás estará limpio, jamás estará limpio, jamás estará limpio, jamás estará limpio! – es todo lo que decía mientras limpiaba el piso, la el escritorio, las ventanas y rociaba desinfectante por toda la habitación

- Hijo si me dejas explicar…. – mi padre solo estaba recostado por el marco de la puerta viéndome un poco cansado

- ¡Hagan sus vergüenzas en su cuarto como una pareja normal! – le grite a mi padre mientras seguía frotando el piso, no creo que la sensación de que todo estaba cubierto por las secreciones de esos dos desaparezca pronto – ¡Si quieres hacer algo útil, entra en la red y compra un nuevo escritorio porque voy a quemar este!

- Estas siendo un poco exagerado hijo, admito que fue un poco incomodo todo esto, pero no es como si fuera la gran cosa, si fuera por eso tendrías que desinfectar toda la casa

- ¡¿Qué, que?!

- Bueno…ya sabes que hay veces que estamos solos y el romance….ya sabes

- ¡Pues no, no lo se papa, gracias por recordármelo!

- Cierto…¿y cuando piensas traer a alguien a casa?, creo que ya va siendo hora de que tengas novia hijo o novio, no es que te este insinuando algo hijo

- ¡No pienso traer a nadie a esta casa hasta que todo el lugar sea desinfectado de arriba abajo!

- Deja de exagerar Samir, además Walter la tuvo peor, esta encerrado en nuestro cuarto muerto de la vergüenza

- ¡Por mi puede irse a la fabrica de pegamento y tú a una perrera!

- Hijo estas actuando como un payaso, eventualmente tu encontraras el amor y harás lo mismo que nosotros, ¿no hemos tenido ya la charla?

- ¡Nunca hare eso, no, no, jamás!

- ¿Por qué no?, el cuarto no es el único lugar donde se puede tener sexo con tu pareja, siempre te eduque para que tengas la mente abierta en ciertos temas hijo y esto no para tanto, ya eres adulto y no tengo porque seguir explicándote esas cosas

- ¡Mira papa, nunca voy a hacer eso porque no tengo ganas de acostarme con nadie en primer lugar!

- Bueno…ahora que lo mencionas – mi padre entonces puso una mirada compleja en su rostro – ¿Yo te di la charla cuando tenías quince?, ¿verdad?, estoy seguro que te la di

- ¡Si, si, las flores y las abejas, unicornios y arcoíris, bla, bla!

- Yo lavo tus sabanas y jamás note ninguna mancha…hijo…¿ya has tenido un sueño húmedo?

- ¡Papa, no pienso responderte, no desvíes el tema hacia mí y pásame mas desinfectante! – cuando le grite eso, sentí su mano en mi brazo y me voltee a verlo

- Hijo, ¿le pasa algo a tu cuerpo?, dime la verdad – el me miro muy seriamente y yo solo baje mis orejas – ¿Qué te pasa hijo?

- Yo….bueno…creo que nunca…he tenido nada de eso en verdad…

- ¡No me digas que has estado usando…!...

- ¡¿Papa porque me miras así?! – entonces empezó a jalarme

- ¡Iremos al doctor, quiero saber que clase de basura te has estado metiendo en tu cuerpo!



Luego de eso mi padre me llevo a un doctor, tarde cerca de tres horas en convencerlo de que no usaba ninguna droga…

Solo que…eso fue peor de lo que pensaba….


















 
Última edición:
Registrado
9 Dic 2015
Mensajes
489
Offline
Y CON ESTO EL TERCE CAP UN AGRADECIMIENTO POR SUS COMENTARIOS Y UNA CENTIDA DICULPAS A Cucco Cucco

PERDON Cucco Cucco NO SE QUE PASO POR ESO NO TE ENVIARON LAS NOTIFICACIONES, AL PARECER PASO ALGO EN LAS MENSIONES SORRY YA LO CORREGI




- Mucha mantequilla y al horno va, mucha mantequilla, lara la ra – fue una canción un tanto estúpida pero solo denotaba su felicidad – A mi hijo le estoy horneando su pie favorito y a mi lindo caballito le prepare un pastelito
- Sabes, es la primera vez que te veo tan preocupado amor
- No estoy preocupado amor – respondió tranquilo y suspiro un poco
- Kamal, te conozco, se cuándo estas preocupado – insistió Walter
- Mas que preocupado estoy ansioso, ¿Cómo no me di cuenta de que mi propio hijo tenía esa clase de cosas por la que preocuparse?, ¿Cómo es que no lo vi?
- ¿De verdad es tan preocupante que no tenga deseos?...digo, sé que lo verdaderamente extraño es que ni siquiera ha tenido un sueño húmedo, pero creo que eres el primer padre que conozco que le preocupa que su hijo no tenga sexo
- Sabes que no es porque no tenga sexo Walter, eso está en el final de la lista de mis prioridades para él – Kamal no dejo de cocinar mientras que Walter solo se limitaba a verlo desde la silla en la cual estaba sentado – Tengo miedo de que yo sea el culpable de que este así, ¿y si fue por mi culpa?, creo que no debí decirle que era gay…eso pudo terminar por confundirlo…maldición, ¿debo llamar a mi madre?, ¿O a un psicólogo?, ¿Debería hablar con el sobre esto?, ¿Qué hago?
- Esto….será mejor que a tu madre no, por más que adoro a mi suegra, creo que esto deberíamos guardarlo para nosotros, tu madre puede ser…muy exagerada en ciertos temas y además no querrás que ella arregle un matrimonio para él, ¿o sí?, ¿Qué no recuerdas la discusión que tuviste con ella sombre Samir hace poco?
- Ella ama a Samir, jamás haría algo como eso, antes quizá, pero no lo haría ahora…¿verdad?...no, ¿tu crees que lo haría?, digo, lo intento conmigo, pero no…..
- Aja, no me engañas, no confías en ella por eso no la vemos por aquí muy a menudo y tu padre ni que decir, aun no puedo creer que tú vinieras de ellos
- Lo entiendo, lo entiendo, no meteré a mi familia en esto, además no quiero que Samir se entere de los trapos sucios de ellos de todas formas
- Nunca te lo pregunte realmente, pero amor – Walter entonces suspiro profundamente – Nunca me dijiste como nació Samir, no conozco esos detalles
- Todos hacemos locuras cuando somos jóvenes Walter, no me arrepiento de ellas y es mejor que no traigamos el pasado hasta aquí, creo que ahora tenemos que enfocarnos en la salud de Samir más que nada, luego te contare como el vino a mi vida y porque es mi tesoro mas preciado
- Cierto, tenemos que ver que dicen los doctores y conseguirle un especialista
- Si, quiero ver a mi hijo feliz en pareja lo más pronto posible y quien sabe tal vez resulte ser como tú y como yo o nos dé lindos cachorros, aunque aclaro desde ya que no me llamaran abuelo
- Si…después de lo del sábado estoy seguro que él no es gay
- Umm, puede que tengas razón, aun así, sería genial que lo fuera así no estaríamos tan incomodos todos aquí, solo quiero que se lleven bien, después de todo no le caes bien, si los dejara solo posiblemente mi hijo terminaría matándote amor o tal vez te ladre hasta desmayarse, él cree que no lo notamos, pero el pobre es muy obvio, no sabe ocultar sus sentimientos, jejeje
- No pienso responder a eso…pero aun así quiero mucho a ese chico, ¿Cómo reaccionara si le decimos sobre, ya sabes?
- Posiblemente enloquezca, no, definitivamente se volvería loco, pero tenemos que decírselo lo más pronto posible
- Y por eso preparas su postre favorito, espera… ¡¿Paneas contárselo hoy?!
- ¡Al mal paso darle prisa!

****
- ¿Y entonces los viste? – me pregunto mi amigo Igi mientras yo solo comía de mi almuerzo deprimido – Tranquilo, no eres el primero ni el ultimo que ve a sus padres hacer el amor…o en este caso padre y Walter
- ¿Hummmm? – hice ese ruido pensando y solo cerré los ojos
- ¿En qué piensas?
- En que sería muy difícil de sacarme el cerebro y mandarlo a la tintorería, ¡Es más que obvio que estoy pensando en eso Igi, es el colmo!
- Si….creo que otra vez lo estas llevando demasiado lejos…
- ¡Cuando veas a tu padre en una posición innombrable sobre el escritorio podrás opinar, pero por ahora solo pienso en que si no hago algo para deshacerme de Walter eso se volverá a repetir!
- ¿Vas a arruinar la felicidad de tu padre, tu único padre que toda la vida te cuido solo y sin ayuda de nadie, solo por el hecho de que no te agrada su novio que no hizo nada para molestarte?...¿Eso tiene algo de sentido?
- ¡No lo digas así, me haces sonar como un villano! – suspiré cansado y me rendí estrellando mi cara por la mesa – Se que es exagerado, pero no puedo soportarlo
- ¿Y por qué? – suspiro mi amigo – Walter es trabajador, honesto, tiene un buen trabajo con un ingreso fijo y bien remunerado, es amable y siempre esta si lo llamas, es más mira – en ese momento mi amigo tomo mi celular que estaba sobre la mesa y marco el número de Walter, ese equino idiota me había hecho guardarlo por una emergencia, está claro que nunca lo llame, al poco tiempo el equino contesto y solo se escuchó un “¿Hola, que sucede Samir?” – Lo siento Walter probaba un punto – y así Igi colgó – ¿Lo ves?, el novio de tu padre es la definición de caballero en brillante armadura
- Si dices una sola cosa positiva más de Walter juro que voy a gritar Igi – le respondí – Se que es un bueno y mi padre es feliz con él… ¡Pero ni por las estrellas del mundo pienso aceptarlo!
- Ve el lado positivo, en dos años estarás en la universidad muy lejos de aquí y no tendrás que ver a Walter
- Cierto…pero eso si decido ir por una carrera en deportes…
- ¿Aun no lo has decidido?, eres el mejor del equipo de atletismo, has ganado dos campeonatos y tienes ofertas de universidades, ¿es que eres tonto?
- Oye, si me lastimo se acabó, perdería mi beca y todos se olvidarían de mí antes siquiera de despegar, mi padre no me educo para ser tan estúpido y apuntar solo a algo así
- ¿Qué no era tu sueño ser atleta profesional?
- Lo es, pero luego de que tenga una carrera seria también, ¿No recuerdas ese boxeador?, no recuerdo el nombre, ya sabes, el campeón que también tenía un título en leyes, a eso quiero apuntar, quiero ser un profesional serio y un atleta
- Tu padre es chef profesional y tiene su propio restaurante, tú sabes cocinar muy bien, ¿Por qué no solo haces eso? – Igi sonaba un poco confundido y con justa razón.

Si bien mis pasatiempos eran el atletismo y leer, eso no quería decir que no había heredado algo del talento de mi padre para la cocina, aunque después de muchos ensayos y errores, mi talento no está en las cosas saladas sino en hacer dulces. Mi padre era más de la cocina salada y su restaurante era uno muy sofisticado, era una ventaja que fuese can ya que su nariz le permitía hacer cosas asombrosas, en cambio su talento para lo dulce…era aceptable. Solo sabía hacer cuatro cosas dulces como mucho, un budín, un pie de manzanas que es mi favorito, unos pastelillos y tostadas a la francesa, el resto siempre era un desastre.

Yo en cambio, no podía cocinar un plato tan avanzado como una Lubina cocida en kombu y holandesa con trufa blanca con reducción de salicornia, cuanto mucho el mejor plato salado que podía hacer era lasaña, pero soy bueno con las recetas de los dulces. Supongo que es porque me gusta seguir las instrucciones y mi padre es un poco más artístico. En fin, solo soy bueno en esas cosas y en algo de química por que como dije, me gusta seguir las instrucciones, por eso una de las perspectivas de carrera que tengo es ser investigador químico, aunque como dije eso aún está en el aire y tengo tiempo para decidir.

Ahora que lo pienso tengo muchas cosas, el atletismo, mis novelas, los estudios, la pastelería y la química. Pero no lo siento pesado en lo absoluto, tengo mucho tiempo para mí.

Supongo que gracias a que no tengo a nadie con quien salir tengo mucho tiempo para mí

- Aun así – Igi hablo trayéndome de nuevo a mis pensamientos – Eres alguien muy talentoso amigo e inteligente amigo, no entiendo porque odias tanto a Walter
- Ni una palabra más de ese tipo, porque si no… - creo que si llego a escuchar una vez más el nombre de Walter por lo que va del día voy a estallar
Los canes somos infinitamente pacientes, amorosos con quienes amamos y protectores por naturaleza. Esos aspectos se invierten si es que tenemos a alguien en la mira, nos volvemos cautelosos, irritables y odiosos en toda regla.
Pero no soy tan tonto como para lastimar a mi padre con mis acciones, sé que él es feliz con Walter y él es bueno para él, así que solo puedo hacerme a un lado e ir superándolo de apoco. Pero por el momento sigo odiando a Walter.
- Hey, mira allí – dijo Igi mientras apuntaba a una solitaria mesa al fondo del comedor – ¿Ese no es Rocky?
- Si, el que vimos en el parque – dije apuntando mis ojos hacia la dirección que me señalaban, efectivamente ese el mismo pitbull – ¿Parece que suele sentarse solo con su amigo?
- Si, después de que salió del closet los del equipo de americano comenzaron a ignorarlo, yo pienso que para alguien como él es un desperdicio ser gay – rio Igi solo un poco – Digo, se nota que es muy apuesto, es una lastima que lo echara a perder
- ¿Espera que quieres decir? – eso me molesto, no se porque Igi dijo eso o en que rayos estaba pensando, pero para, cuyo padre es la definición misma de homosexual, no, no tolerare eso de amigo – ¿Igari?, ¿Qué quisiste decir con eso? – yo solo lo mire muy tranquilo, al punto de ponerlo nervioso
- Bueno…ya sabes amigo…solo digo que es un desperdicio que siendo tan guapo nunca vaya a ya sabes, ¿perpetuar la especie?
- ¡Oh por todos los…! – en ese momento cerré los ojos y respire profundo para no gritar – Ser gay no destruirá la raza de nadie…discúlpame, creo que voy a salir a tomar aire
- Ok, wow que sensible
- …Supongo…
Yo solo me fui del comedor y fui al único lugar de la escuela donde podría respirar en calma, a la parte superior de la cúpula de cristal central.

Mi escuela, es conocida como, “El palacio” o “El palacio de cristal”, eso se debe a su domo central hecho de un sinfín de cristales multicolores que forman un vitral de la vía láctea, hay otros dos pequeños domos similares, pero no son tan imponentes. El edificio de la escuela originalmente iba a ser un enorme museo, pero por razones desconocidas se modifico para ser una escuela, por esa razón teníamos elevadores y hasta un sótano enorme que debería de servir para guardar las obras de artes y demás. Toda la estructura del lugar daba la impresión de ser un verdadero palacio antiguo, hasta contábamos con tres piscinas olímpicas, bueno dos piscinas y una de hecho es un “Jardín de agua”, lleno de fuentes y esculturas de vidrio soplado que estaban seguras bajo el techo.

Ah por cierto en verano la escuela abría las piscinas al publico por una pequeña cuota claro, algo que cualquiera podría pagar, esa fue idea del actual presidente del consejo estudiantil, nunca lo he visto, pero por lo que he oído de él es implacable con aquellos revoltosos además de ser sumamente inteligente, hijo de padres ricos y sobre todo sumamente apuesto y talentoso, según los exagerados rumores de las chicas claro.

En fin, el piso superior del domo de cristal era único. Para comenzar aparte de la delicada semi esfera de cristal, había otro domo cubriéndola por completo, un domo transparente aprueba de balas que fue colocado para proteger él endemoniadamente frágil vitral. La parte superior era accesible solo por unas escaleras colocadas en una zona especifica del segundo piso, la escuela usualmente no permitía el ingreso a aquí, pero nadie vigilaba la entrada de todas formas.
Por eso pude llegar muy fácilmente, no me costo nada subir hasta allí y abrir la puerta de metal para que una leve ráfaga de aire fresco pasara por mi cuerpo se que es un lugar un tanto peculiar porque allí estaba todo el sistema de aire acondicionado, pero, aun así, es un lugar genial para venir y respirar aire fresco. Apenas llegue allí me estire un poco y tome una gran bocanada de aire para luego sacarla muy lentamente.

- Casi termino gritándole a Igi – me dije a mi mismo – Aunque no me guste lo que diga no creo que pueda decirle nada
- ¿Y porque no?
- Si tienes algo que decir solo tienes que decírselo
- Es mi amigo, no puedo gritarle
- Eso no es cierto, porque es tu amigo puedes gritarle, no quiero gritarle a Igi
- Si, si no te gusta lo que dice, enfréntalo, méteselo de lleno y que se aguante ese es mi lema
- No tienes porque contarnos tu noche del viernes filete mal cocinado
- Oh cállate querida, no eres mejor que yo, señor dos por uno
- Oww, ¿estas celoso?
- Puedo tener mas de uno si quiero, relación abierta querida
- Eres peor que yo, jeje
- No creo que haya mejores entre…¿eh? – no se porque mi cerebro tardo tanto en darse cuenta

No me di cuenta de que había otros dos, ¿Cómo había conversado con ellos y ni siquiera reconocía sus voces?, no, ¿Siquiera los conocía?, ¿Estaba tan enojado con Igi que mi percepción se nublo por eso?.

Con cuidado Samir, mueve tu cabeza lentamente y saluda con mucha cortesía.

Solo que cuando los voltee a ver, me quede callado.

- Es mas lento de lo que pensada – dijo ese toro – Pero es sexy, sip, carne del tipo A, me pregunto qué tan sabrosa será la salchicha jeje
- Carlos deja de actuar como un estereotipo, nos haces quedar mal
- Oh vamos Rocky, hay que mostrar el arcoíris, dejar de vivir en las sombras y gritarle al mundo que somos los mas divinos del planeta, amor para todos nena
- Sip, definitivamente no, no reforzare el estereotipo, gracias por la demostración reina del drama
- Del drama sí, reina un poco jeje – rio muy feliz ese enorme toro

Si, frente a mí estaba Rocky y a su lado un gran y musculoso toro. No se quien era o porque estaba con él, pero estaba seguro de que los dos eran muy cercanos.

Ese toro era alto, de color café era su pelaje, con cuernos blancos y pulidos que apuntaban hacia arriba. Musculoso y fornido, quizás rozaba los uno noventa o un poco menos, sus ojos cafés eran cálidos al menos. Su ropa desentonaba mucho con su cuerpo, usaba unos jeans ceñidos de color azul y zapatillas deportivas blancas y amarillas, tenía puesta una camiseta rosa con dos unicornios arcoíris formando un corazón, también llevaba un chaleco negro abierto y un brazalete tejido con los colores del orgullo.

Rocky en cambio, usaba unos jeans y una camiseta amarilla con símbolos hindúes de todos los colores y una chaqueta blanca tenia patrones de salpicadura de pintura.

- Hola otra vez – dijo Rocky – ¿Oh debo decir hola por primera vez?
- Que mal suena, un hola es un hola y ya nadie dice hola porque esta fuera de moda y “saludos” suena como de viejo, “el que honda” suena si quisieras sonar genial, así que solo diré, Que tal – dijo ese toro – Y una vez que llame tu atención un gusto, soy Carlos, ¿Qué tal bebe?
- Perdona a Carlos, esta un emocionado por cierto asunto ya se le pasara su fase rainbow queen dentro de poco – suspiro Rocky – Hola, mucho gusto soy Rocky es un gusto – dijo extendiéndome la mano y yo acepte un poco tembloroso
No me hace bien estar tan cerca de un pitbull y de un toro.
- Siento haberte molestado, pero te seguí porque vi que saliste muy rápido después de que me viste el otro día, así como hace poco en la cafetería – el hablo calmado – Solo quería saber que es lo que pa…
- Oye Scooby ¿estas enamorado de mi amigo? – me pregunto Carlos mientras se acercaba mucho a mí y ponía un dedo en mi pecho – Si es así, sal con él por favor así me desharé de su noviesucho actual, porfa, me harías un gran favor
- ¡Carlos! – grito Rocky y el toro se encogió de hombros
- ¡¿Qué, queeeeeeee?! – fue lo que grite después de procesar la información en mi cerebro, no, definitivamente no estaba enamorado de Rocky – ¡No, lo siento no, para nada! – fue lo que salió de mi boca – ¡Solo me asuste de tu y tu cobra, digo veneno, digo novio, ¿Y quién es Scooby?!
Ellos dos solo me miraron callados por un segundo.
- Esa respuesta es altamente decepcionante – dijo Carlos con desinterés y un poco molesto – Y yo que pensaba que el buen de Samir me daría una pata con Kian
- ¡¿Espera como sabes mi nombre?! – grite y Carlos se encogió de hombros
- Hay un dicho que dice que las noticas van más rápido entre las mujeres que en los medios, agrégale a ese dicho a un lindo torito arcoíris y tienes información en menos de un chasquido – entonces el chasqueo sus dedos – Las porristas saben el nombre, edad y orientación de todos los jugadores de esta escuela, y yo soy amigo de ellas tesoro
- ¡Ya córtale con el estereotipo Carlos que me voy a enojar! – grito Rocky y luego suspiro – Repito, siento mucho lo de esta hamburguesa de cuarta está tratando de probar algo, solo ignóralo por el momento
- Ok…yo solo – dije dando pequeños pasos – Me voy por aquí
Estaba por correr de allí cuando ese toro, de pronto se acercó a mí y me tomo de la barbilla.
- ¿Te vas tan pronto?, ¿No quieres mi numero tesoro?, yo y mi novio estarías felices si quieres visitarnos – me miro con unos ojos tan extraños y yo solo lo mire un poco confundido y él parecía tranquilo
- No gracias – dije en un tono un tanto seco, se que es una broma, pero no me gusta

Entonces lo aparte y me fui de allí tranquilo, creo que maneje la situación bastante bien.

****
- Como que eso me sorprendió un poco – le comento Carlos a Rocky mientras ponía sus manos detrás de su cabeza – Ni una reacción, como que me ofende un poco
- La verdad es que, si fue algo raro, me dio un poco de miedo ver sus ojos
- ¿Eh?, ¿Sus ojos?, ¿Qué viste?, digo, tu eres experto en cosas como el aura y esas cosas
- En primera mis padres son hippies así que no molestes, en segunda no soy experto en nada salvo en hierbas y piedras preciosas, ah y por último lo que vi en sus ojos dio escalofríos
- Deja el misterio y suelta la sopa, ¿Qué viste?
- Nada…

****
El restó del día intente evitar a Igi, seguía molesto con él por su comentario. Se que lo dijo a modo de broma, pero debería saber que no me gusta esa clase de cosas o la expresión con la cual se dice. Por suerte hoy no tuve practica con el club de atletismo por lo que pude ir a casa directo, necesitaba una noche para calmar mi mente.

No es fácil ser homosexual y menos ser el hijo de un homosexual, mi infancia no fue nada fácil. Esos recuerdos me llegaron mientras tomaba mi camino a casa e incluso cuando estaba abriendo la puerta.

- La llegué Papa, Walter – dije en voz alta mientras entraba, sabia que ellos dos estaban en casa
- ¡Estamos en la cocina, ven por favor! – dijo mi padre y yo solo obedecí en calma
Fui hasta la cocina, allí sentados estaban él y el otro, frete a ellos había un pie de manzana que es mi favorito y eso solo significaba una cosa.
- Oh mierda… - dije en susurros
- Hijo, queremos hablarte de un par de cosas




 

Koro Kusanagi

Y el gato, mirando, sonreía...

Registrado
23 Dic 2014
Mensajes
1,841
Ubicación
Metepec, Edo de Méx \(^w^)/
Offline
Cómo viejo fan, me encantaría volver a serlo jajaja Me encantó la historia, de verdad está a la altura de las otras, es perfecta. Además de mencionar que soy fan de los cameos jajaja De verdad me encantaría que me mencionaras en esta historia de ahora en adelante, por favor. Ansió mucho leer el siguiente capítulo. Saludos!
 
Registrado
9 Dic 2015
Mensajes
489
Offline



A Rocky no le gustaba el café, su sabor amargo le molestaba, desde niño el solo tomaba ciertos tipos de tes por gusto y placer. Todos ellos eran dulces y ese gusto no cambio cuando ya fue mayor, sí bien le gustaba la soda y demás bebidas azucaradas, el té dulce seguía siendo su favorito.

Esto era porque sus padres eran hippies modernos, que tenían su propia tienda de té y medicamentos naturistas como hierbas y especias, también tenían programas naturistas y hasta clases de yoga, algo inusual ya que todos eran pitbulls. Pero aun así Rocky amaba el té dulce.

Y actualmente lo estaba bebiendo mientras estaba recostado en la cama del hermoso ático de la casa de sus padres, ese lugar era uno lleno de atrapasueños con cristales, mándalas y una enorme alfombra tejida a mano, era un lugar que sus padres libertinos dijeron que era literalmente para “dormir en calma” o “experimentar un viaje astral”. Rocky no tenia idea de a que se referían sus padres, pelo le gustaba en ese lugar para descansar últimamente.

Siendo tan espiritualistas sus padres, era un milagro que crean en la medicina moderna y que no sean nómadas, pensaba Rocky, eso es porque su madre siempre dice “detesta viajar, los viajes solo producen más contaminación y desechos además de que es un asco vivir en la carretera”. Cabe decir que Rocky era alguien que tenia muy arraigadas las creencias ecológicas y compartía eso con su madre muchas de ellas, un ejemplo de eso es que Rocky solo compraba agua embotellada de envases biodegradables y siempre las ponía en su mochila después de beberlas para reciclarlas o reutilizarlas. Había sido así desde que era niño.

Rocky había crecido en un ambiente de “buenas vibras”, por eso disfrutaba estar a solas en el ático escuchando música y tomando un poco de té, aunque hasta hace poco él no era así. Claro, hasta él entro a la escena cierto reptil.

- Amor, tu madre pregunta si quieres algo de comer – Kian, el novio de Rocky pregunto eso mientras lo miraba un poco sonrojado, él había entrado al ático sin siquiera tocar la puerta – ¿Y…porque esta desnudito mi cachorrito?

- En primera llevo puesta mi ropa interior me gusta estas así, no estoy desnudo, y si quiero comer algo

- Pues deberías bajar, mejor ponte algo primero, sabemos que eres modelo, pero no estés así en la casa amor

- Si, si, lo que…gm…. – Rocky sintió un escalofrío que hizo que soltara su baso de té al piso, Kian noto que el rostro de Rocky no lucia bien de inmediato y fue hasta él solo para encontrarlo temblando un poco

Rocky pudo sentir el cambio en el ambiente, el sonido cristalino proveniente de los atrapasueños que se movieron apenas un poco por una brisa incapaz de entrar a ese lugar.

- ¡¿Estas bien amor?! – Kian abrazo fuertemente a su novio que tenía sus brazos abrazando sus rodillas

- No – dijo – Tengo el presentimiento de que alguien ha hecho algo realmente malo o algo muy muy estúpido

* * * * * *
- Ummm, eso se siente rico Maxi – a Carlos le gustaba ser mimado, o mas bien le gustaba sentirse que estaba en la cima de un pedestal, Max, su novio, lo hacia sentirse así
Y era que actualmente está recibiendo cierto trato amoroso de parte de este último.

- ¡Ohh, casi es ahí!...uff…sí que estoy duro jeje – rio un poco el toro mientras disfrutaba el masaje que su novio le estaba dando, sentado en la cama Carlos era consentido con un masaje de su pareja que no dudaba en ser un pícaro de primera al momento de pasar sus manos por el cuerpo del toro – Si sigues tocándome así de verdad que algo va a salir del empaque jeje

- ¿No crees que eso es lo que busco mi torito? – rio él y muso sus manos en las doradas argollas que adornaban los pezones de Carlos – ¿No crees que me lo merezco por ser buen novio?

- Oye, hace un par de días tuvimos diversión con un par de amigos, ¿no es así?

- Se que lo disfrutaste mucho, pero no es lo mismo que si lo hacemos solos

- Lo sé, entre mas mejor, pero solo dos mucho mejor aún jeje, por cierto, esos dos de la ultima vez fueron divertidos

- Picarón – rio su novio mientras jugaba suavemente con los pezones de Carlos – ¿No te avergüenzan estas joyas?

- Cien por ciento orgullo LGBT cariño, mientras más me muestre al mundo mas feliz soy

- Somo se cuidadoso – su novio lo abrazo mientras pasaba su mano por el lavadero del toro y este resoplaba tranquilo – ¿Listo para jugar bebe?, ¿o quieres que llame a un semental solo para ti?

- Solo dejo que tú me ordeñes jeje – rio Carlos

En ese momento sonó el teléfono, el tono de este indicaba que era una persona importante quien estaba llamando. Max se aparto de Carlos y rápidamente lo tomo para contestar.

- Sera mejor que haya una buena razón para molest… ¡¿Qué que acaba de pasar?, no solo sácalo de allí, toma fotos de todo y yo llamare a Ralf!

- Maxi, ¿Qué paso? – pregunto Carlos un poco asustado

- ¡Un idiota si que la hizo esta vez!

- ¡¿Pero que paso?!

- ¡Espera un segundo tengo que llamar a Ralf!

* * * * * *

Hay reglas sagradas que no deben romperse y el sonido del celular esa noche rompió una de ellas. No se debe de molestar a un felino mientras duerme.

- Umm - *bostezo mientras tomaba el teléfono* - Sera mejor que… * - escucho detenidamente lo que decía y luego suspiro * - Ok, lo entiendo, no, solo límpialo para mañana sin que nadie lo note, iré temprano en la mañana a resolverlo yo mismo *- colgó su celular y se estiro un poco antes de volver a recostarse en su cálida cama *- Como odio a los de segundo, mañana tendré que usar de mas a Andrés otra vez - * con eso se volvió a dormir *- Detesto a los idiotas

* * * * *

Isonova High, es una de los lugares de estudio más importantes de la ciudad.

Su inusual estructura de diseño cargado y con una enorme cúpula de cristal se debe a que originalmente sería un museo y por eso es llamada “El palacio”, la historia de porque en vez se volvió un centro de educación me son desconocidos, solo sé que este lugar es donde jóvenes de todo tipo vienen a desarrollarse. La escuela en sí tienes miles de clubes para eso, equipos deportivos de primera y sobre todo un consejo estudiantil del cual yo, su presidente, me siento orgulloso.

Me llamo Ralf, aunque mi verdadero nombre es Raúl, soy Raúl O. Eigner del Prado, no pienso decir mi segundo nombre porque es vergonzoso, pero al grano, soy un tigre blanco de la clase albina de segundo orden, eso quiere decir que mis padres biológicos eran tigres anaranjados normales, pero yo nací blanco, es una anomalía genética dijeron los doctores.

En fin, eso no importa porque soy adoptado y no me agradan aquellos bastardos anaranjados, fui adoptado por mis padres cuando era un bebe, así que crecí en un ambiente…un poco diferente.

Volviendo a mí, soy el típico joven de veinte años que va en su último año de escuela preparatoria antes de la universidad. Soy alto, uno ochenta y siete según mi última revisión hace apenas una semana, mi salud es perfecta, dientes perfectos según mi dentista, al igual que mis ojos según mi optometrista y sobre todo mi físico es genial según mi entrenador, él dice que tengo que cuidar mejor mi dieta, pero todos los entrenadores dicen eso. Básicamente soy un tigre blanco normal y sano, salvo por mis rayas azules teñidas. Y con un poco mas de dinero que la mayoría, ok, mis padres tienen mucho dinero, no por eso soy un villano ni miro a otros con desdén.

Así que supongo que todo está perfecto en mi vida…solo por una cosita de nada. Se supone que ya debería estar en casa a esta hora, pero en vez de eso estoy solo en la oficina del consejo lidiando con tontos que mande llamar ante mí. Bueno tontos que se encontraban temblando frente a mí, tal vez suelo ser muy intimidante.

- ¡Por favor Ralf, solo déjalo pasar! – me suplico un lince de color café de nombre Iyact o algo así – ¡Sabemos que fue un patán, pero es el mejor del equipo y estamos a tiro de piedra de llegar al oro otra vez, fue solo una tontería!

- ¡Yo también te lo ruego Raúl! – suplico un agila a su lado, el maestro y entrenador encargado del equipo olímpico

- Déjame resumir lo que ha hecho en una noche – tome un papel a mi lado y aclare mi garganta un poco – Aterrorizo a un guardia anoche, destruyo un basurero detrás del gimnasio usando un bate, arrojo un martillo de competencia hacia el estacionamiento, lanzo una jabalina hacía un árbol, pinto con aerosol la estatua del segundo pilar del salón de los grandes y ni hablar de los innombrables mensajes homofóbicos escritos con el mismo aerosol por todo el gimnasio – suspire cansado y luego me lleve mi mano a la cien – La escuela lo tolerara por darnos dos campeonatos seguidos, pero lo de anoche fue inaceptable, por suerte el equipo de limpieza lo arreglo antes de que alguien sospechara de él y el guardia no lo acusara gracias a un trato que hice con el desgraciado, aunque él director me dijo que no tomara medidas académicas contra él, me dejo a mí el asunto, ahora me debato si destruirlo rápidamente o lenta y dolorosamente mientras me regocijo – volví a suspirar y luego mire al entrenador del equipo parado frente a mi – ¿Qué es lo que le sucedió?, el no solía ser de esa manera

- Lo siento, pero desconozco los detalles – contesto – Por eso lo traje a él hasta aquí – entonces me señalo al felino a su lado – Igari es el mejor amigo de Sam

- ¿Y bien Igari? – le pregunte – ¿Qué le ocurre a Sam?

- Me gustaría saberlo – respondió bajando sus orejas – El no actuó así nunca

- ¿Algún problema en su familia?

- No, su madre lo abandono de cachorro, su padre y él son inseparables, no creo que ese sea el caso, solo…está pasando por cosas personales supongo – el visiblemente escondía algo acerca de Sam, pero no pensaba sacárselo por el momento, la familia es la familia y no quiero interferir a menos que deba de hacerlo o si me obligan a hacerlo, además tengo mis métodos para obtener lo que quiero y siempre consigo lo que quiero

- Bien, ustedes déjenme y pensare en esto, por el momento solo traten de evitar que Sam haga algo estúpido, díganle que los rumores sobre él escándalo de anoche son inevitables, solo los que estamos aquí y contadas personas de confianza saben esto así que descuiden – mire a los dos algo molesto – Salgan de mi vista antes de que cambie de idea, ¡Pero ya!

Cuando grite, ellos solo corrieron fuera del salón del consejo en cual estaba yo solo.

Yo volví a suspirar y luego tomé el expediente que estaba sobre la mesa.

- Samir Handal, especie canina de la raza gran danés, sus notas son normales hasta donde veo, dos veces campeón en el ámbito olímpico, lanzamiento de bala, de martillo, de jabalina, de disco, salto con garrocha, etcétera, ¿Qué fue lo que le ocurrió?, ¿un brote de estupidez repentina? – pensé un momento y luego tomé mi teléfono celular – Detesto lidiar con los de segundo y con los perros de segundo mucho más

Luego de unos segundos alguien me contestó.

- Consígueme toda la información sobre Samir Handal de segundo año y cuando digo toda es toda – entonces sonreí para mis adentros – Oh no mucho de hecho, solo pensaba invitarlo a cenar, la familia Eigner es famosa por su hospitalidad y sabes cuál es mi habilidad especial – luego colgué la llamada y marque otro número conocido – Hola Carlitos, ¿puedo pedirte un favor?, no, los necesito a ti y a Rocky para esto, sus talentos son mas que necesitados ahora…no idiota me refiero a su fuerza bruta no su encanto bobino de tercera – y entonces suspire exasperado por ese toro – En esta vida no hay nada mas molesto que tratar con idiotas, ahora, ¿Dónde está ese perro?, no, no me importa quiero que encuentren a Samir y tráiganlo ante mí – con eso colgué el teléfono


* * * * * *

- Bien…eso no salió como pensaba…

Actualmente esta en mi cuarto cabeza abajo, escondido del resto del mundo.

Si anoche enloquecí un poco y desate mi ira, pero increíblemente me siento mejor que nunca, fue como sacarlo todo de mi sistema.

Debería de patentar ese método, si, creo que podría abrir un sitio donde la gente vaya a destruir cosas solo por placer y para dejar salir su estrés. Ah, lo hare en mi siguiente vida, porque no creo poder escapar de la furia del presidente del consejo estudiantil por lo que hice.

Rebobinemos un poco hasta hace…ayer, cuando volví a casa.

Allí estaban ellos, mi padre y Walter. Sentados a la mesa con un pie de manzana mirándome tranquilos, yo frente a ellos con una sensación de malestar en mi estomago y pecho, como un torbellino que giraba en mi interior.

- Bueno hijo – mi padre comenzó a hablar – Walter y yo lo hemos estado pensando un poco y…

Por favor no lo digas, por favor no lo digas, por favor no lo digas, por favor no lo digas, por favor no lo digas, por favor no lo digas, por favor no lo digas, por favor no lo digas

- Hemos decidido algunas cosas importantes, la primera es que remodelaremos la casa y la segunda es que comenzaremos a buscarte un medico que pueda decirnos que es lo que te pasa

Al escuchar eso fue como si un soplo de aire fresco y primaveral pasara por mi cuerpo. Solté un gran suspiro y sonreí por eso, esos dos solo rieron un poco mientras que mi padre me corto una rebanada de ese pie para dármelo a mí.

- ¿Quieres un poco de helado con eso? – pregunto amablemente mi padre mientras que Walter se levantaba de la mesa

- Si por favor, después de ese susto me lo merezco – dije entre risas mientras tomaba el tenedor y comía un poco

Después de decir eso mi padre también se levanto de la mesa, cuando estaba por irse a lo que creo que es la cocina.

- ¡Walter y yo nos casaremos formalmente, tendrás nuevo nombre y apellido así que serás, Samir Eduard Handal Smith, te amo adiós!

Luego de eso solo recuerdo los gritos y las maldiciones hacia ese maldito caballo de cuarta. Había olvidado algo importante, por ley si un padre soltero se casa y el hijo de este no ha sido reconocido por uno de los dos padres bilógicos el hijo solo lleva el apellido del padre que decidió criarlo, pero, en caso de que el padre que cría al niño se llegara a casar el padrastro da su apellido al niño…no importa si ya es mayor de edad…es decir…

Que tengo que llevar el apellido del idiota de Walter…

El nombre esta bien, Eduard me parece un nombre elegante….

¡Pero date por muerto Walter, tu apellido es el colmo!


Salí de mi casa apenas pude y desate mi ira en la escuela, era el único lugar a donde podía ir, grite, llore, rompí cosas, saque toda la ira de mi corazón hasta que me calmé. Luego volví a casa, le pedí perdón a mi padre y fui a mi cuarto del cual todavía no he salido desde anoche.

- No se que voy hacer…¿la escuela estará hecha un caos?...¿Que me hará el director?...la arme en grande esta vez… - y mientras me lamentaba escuche que alguien tocaba la puerta

- ¡Sam, Sam, Sam, Sam, Sam!

No suelo recibir visitas en casa por el hecho de que no me gusta la idea de gente molestándome en mi propio hogar. Excepto Igi claro y esa era su voz.

Por eso rápidamente me levanté de la cama y fui hasta la puerta de mi cuarto para abrirle. Cuando lo hice el me dio un puñetazo en el hombro.

- ¡¿Pero que tú esta demente?! – me grito molesto y luego puso sus manos en mis hombros para empezar a sacudirme – ¡Ralf te esta buscando, ¿tienes una idea de lo aterrador que ese ese tigre?! – lucia asustado realmente – ¡Soy como un tierno bocadillo delante de él!....por cierto el se encargo de limpiar todo y nadie sospecha de ti, ¡Pero el asunto es que esta molesto!

Nunca había visto tan asustado a mi amigo y nunca he visto al presidente del consejo estudiantil en persona, pero estaba seguro que ahora estaba en su radar.

- Espera – dije mientras me sacaba a ese gato de encima – ¿Cómo que limpio todo?

- ¡Si te digo que fue increíble, fue como si nada hubiera ocurrido, de no ser porque me mostro fotos de ti pintando el gimnasio no lo hubiera sabido!

- …¿Ese tipo…?...¿arreglo todo lo que hice en menos de una noche?

- ¡Si, repinto todo el gimnasio, limpio los rastros y todo eso, fue como si se hubiera desecho de todo!

- ¿Por qué….haría algo como eso?

- Dijo algo que, porque eres una estrella de la escuela y mala publicidad, o algo así, el punto es que él te salvo el trasero y te está buscando… ¡Por eso tienes que esconderte!

- Espera, no hare eso, si nada paso no hay forma que me esconda de él, solo tengo que ir a hablar con él y explicarlo todo, si es un sujeto lo suficientemente bueno para cubrir mi desastre no creo que sea tan malo, iré y mañana mismo hablare con él, ha de ser muy comprensivo…¿Verdad?...

Claro que usualmente podría equivocarme, pero durante el día siguiente no ocurrió nada extraño y todo era normal.

Solo que ese día después de la escuela…

- Yo iré por sus piernas Rocky – dijo un toro muy enojado mientras se crujía los nudillos

- Y yo iré por su trasero Carlitos, una mordidita le enseñara – gruño muy enojado ese pitbull

Ya sabía que Rocky tenía un amigo toro, pero no pensaba que esos dos tuvieran tanta rabia hacia mí como para arrinconarme detrás de la escuela. En primera el hecho de enfrentarme a un pitbull era una cosa, pero enfrentarme a un toro y a un pitbull es otra muy distinta. Estoy muy seguro que no voy a salir de esta con un lo siento.

Solo estaba yo, pegado a un muro con esos dos sin nadie en la escuela ya que era tarde con dos sujetos miembros del equipo de americano, con mucha más fuerza bruta que la mía dispuestos a hacerme tortilla.

- ¡Aléjense del perro idiota! – esa fue la voz de Igi

Lo siguiente que vi como una buena cantidad de barro les cayó a esos dos, enseguida Igi apareció junto a mí y me tomo del brazo.

- ¡Vámonos de aquí todos saben que los gays son muy quisquillosos con la suciedad! – dijo y se disponía a correr, pero ese toro solo o tomo de la camisa y lo levanto

- ¡Ese fue un estereotipo muy ofensivo! – dijo mientras lucia molesto y luego me arrojo a Igi - ¡Te dije que siempre habria estereotipos Rocky, esto prueba lo que digo!

- Somo jugadores de futbol americano, estar cubiertos de barro es cosa de nada – Rocky rio un poco y luego se puso furioso – ¡Ahora si les voy a romperles algunas partes sensibles!

- ¡Rómpele su madre Rocky!

En retrospectiva fue una buena idea la de Igi, pero como vamos a ser convertidos en pure solo lo abracé muy fuerte y cerré los ojos.

- ¡Lo siento Igi, todo es mi culpa! – grite mientras lo cubría

- ¡Yo igual lo siento Sam, te quiero amigo!

Solo cerramos los ojos y nos preparamos para la paliza, pero en vez de eso escuche un chasquido muy fuerte.

- Cuando les dije que me lo trajeran ante mí, no les dije que lo golpearan – fue una voz suave, pero fría y opresiva – Par de idiotas, esta broma fue estúpida – yo levante la mirada y pude ver a ese tigre blanco a la distancia, venia lentamente hacia nosotros

- ¡Jajajajajaja! – mientras que esos dos solo se rieron de nosotros como un par de locos

- ¡¿De verdad se lo creyeron Rocky?! – rio ese toro mientras se quitaba un poco el lodo

- ¡No me esperaba lo del lodo, pero fue genial, tenías razón Carlitos! – Rocky parecía no caber en sí de la emoción – Debieron de ver sus caras – pareciera que termino de reír cuando de pronto nos observó – Que risa

- ¿No…no van a matarnos? – pregunto Igi un poco asustado

- ¡Oh no, por supuesto que no! – rio Carlos – Ya Ralf se encargó de explicarnos todo, no se preocupen – cuando dijo eso yo me quede helado

- ¡¿Qué fue exactamente lo que les dijo ese tigre?! – grite molesto, pero ellos dos solo se miraron confundidos

- Solo nos dijo que te dejáramos tranquilo y que realmente no eras alguien malo, también comento que hablaría contigo – comento Carlos – Si Ralf lo dijo está bien

- Si, ¿de qué tendríamos que enterarnos? – Rocky entonces nos miró a los dos y luego puso una cara rara – ¿Ustedes dos están saliendo?

Igi y yo nos dimos cuenta de que seguíamos abrazados por el susto y de inmediato nos separamos.

- No, no, no, no, no y no – dijo Igi – ¡Sam es un idiota, yo no bateo para el mismo equipo, él es virgen, solo somos amigos de la infancia, es mi mejor amigo, no siento nada por él, solo somos amigos, yo me voy! – Igi soltó todo eso tan rápido y luego se fue corriendo tan rápido que no pude verlo bien, él era un lince después de todo

Pero, lo que dijo fue lo peor que alguien pudiera haber dicho. Solo me quede en el piso deseando que la tierra me escondiera, no, que me hiciera desaparecer.

- Eso fue inusualmente ridículo – la voz de ese tigre ahora estaba mas cerca de mí, no, de hecho, el me miraba de cerca ahora – Ya que dejamos de lado las bromas estúpidas y chistes de baja categoría, ahora puedo presentarme, mucho gusto Samir, soy el presidente del consejo estudiantil de Isonova Hight, Raúl O. Eigner del Prado, todos me conocen como Ralf – era frio, sonaba cruel y no lucia nada feliz – Ahora, ¿Te parece si charlamos en la cena?

- ¿Eh? – fue todo lo que alcance a decir mientras que el sonreía mostrando sus blancos colmillos, movió la mano derecha en la cual traía un anillo de plata que lucía muy costoso y seguidamente saco un papel de aspecto elegante que parecía mas bien una tarjeta, el solo la coloco sobre mi cabeza

- Esta es la dirección, tu padre ya fue invitado y ya ha aceptado la invitación para la cena de mañana, nos vemos pronto, de verdad espero tener una conversación agradable, nos vemos Samir, jeje













 

Lian wolf 16

Let's play a funny game!

Registrado
9 Oct 2017
Mensajes
1,356
Ubicación
Paradise island~
Online
Ja! Yo sabía que se iban a casar.

Pero enserio su reacción fue demasiado, osea, no importa que no te agrade el novio de tu padre, si a ti no te hace mal y vez a tu padre feliz con el entonces que chucha weon? A samir le faltan unas buenas cachetadas, parece un niño mimado cuando no consigue lo que quiere.
 
Registrado
9 Dic 2015
Mensajes
489
Offline


La presencia de Ralf fue tan aplastante que hasta el sonido del ambiente desapareció por completo, o esa era mi opinión, no, definitivamente su sola existencia hizo que todos los alrededores bajaran por los menos a menos un grado.

Ni siquiera puedo empezar a describir que clase de cosa fue lo que paso, aunque eso no quita el hecho de que mi amigo se fuera corriendo de allí dejando al descubierto algo de mí.

- ¿Eres virgen? – pregunto Carlos un poco sorprendido – ¡Oh, espera que el grupo de la escuela se entere!

- ¡Carlos eso es privado! – Rocky le dio un puñetazo a Carlos y luego suspiro cansado – ¿Te gustaría que la gente se entere que haces muu, cuando haces el amor?

- ¡Ese mí problema y lo sabes! – entonces suspiro y luego volvió a sonreír como siempre – Solo bromeaba, no diré nada, bueno yo me tengo que ir a quitar el lodo porque se siente feo – entonces Carlos se fue de allí

- ¿Estás bien? – pregunto Rocky

- No… - yo me quede en piso, con la cabeza escondida entre mis piernas, pero Rocky se sentó a mi lado

- ¿Sabes que no tiene nada de malo ser virgen?, ¿verdad?

- Ese no es el problema…

- ¿Ah no? – pregunto tranquilo – No soy la persona más inteligente de la escuela, así que…no se en pueda ayudarte ni aconsejarte, ¿estas molesto con tu amigo por lo que dijo?

- No…es mi mejor amigo no puedo enojarme con él…

- ¿Quieres hablar de eso con alguien?

- No…

- Ok, no sé qué decirte, así que solo te voy a abrazar – y entonces simplemente lo hizo ensuciándome de barro

Los canes somos naturalmente cariñosos y amables, cuando vemos a alguien en problemas es normal darle apoyo de cierta manera. Lo que Rocky estaba haciendo era solo porque sus instintos le decían que hacer, no era porque fuéramos amigos ni nada, era solo la naturaleza.

- ¿Estas mejor? – pregunto tranquilo

- Me…siento…bien…cubierto de barro, pero…algo mejor

- Que bien, porque creo que ahora tendrás que correr

- ¿Y por qué?

- ¿Te he mencionado que mi novio es un poquito celoso?

- ¿Eh? – levante la vista solo para ver a esa cobra parada frente a mí, su capucha estaba abierta y sus colmillos estaban afuera mientras abría su mandíbula para sacar su lengua y sisearme enojado

- Nadie toca a mí Rocky – entonces su larga cola golpeo el piso en forma amenazante y luego el mismo se dio una auto bofetada – Cálmate Kian, no seas celoso, Rocky se enojará, ¡Pero primero voy a destruir al perro que se atrevió a tocarlo, si, lo destrozare, lo are sopa, me lo comeré y luego usare la magia más negra para traerlo a la vida y hacer todo una y otra y otra vez jajajaja! – creo que nunca vi a alguien mas loco que ese tipo, entonces el enrollo su larga cola hacia mi haciéndome caer al piso y pisándome con su pie – ¡Estas muerto, te veré del otro lado!

- ¡Hiieeeee! – grite, pero Rocky solo miro muy enojado a la cobra y esta me soltó

- Córtale el rollo amor – dijo Rocky separándose de mí – Solo lo estaba consolando porque su amigo revelo que es virgen – en un segundo la actitud de la cobra cambio y solo empezó a…

- ¡Ja, jajaja, eres más patético que yo! – comenzó a reír sin control y hasta se arrojó al piso – ¡Jajaja, yo ya no era virgen cuando estaba en preparatoria, ja, jajaja, jajaja!

- Odio tener que decírtelo, pero el cobarde de Kian ha tenido más experiencia que tú…y eso es decir mucho – comento Rocky

- ¡Gracias ancestros por este momento, jajajaja! – reía sin control la cobra como si nadie la viera – ¡Creo que voy a orinar encima de la risa, patético, jajaja!

- Ya para con eso Kian – entonces Rocky le arrojo un poco de lodo – No es tan gracioso

- Yuuu, que asco, asco, asco – dijo esa cobra poniéndose de pie y tratándose de limpiarse la tierra – Sabes que odio ensuciarme Rocky, el lodo es asqueroso y poco higiénico – creo que ese enorme y musculoso tipo de verdad cumplía con el estereotipo de Igi

- Ya cállate Kian – y Rocky le arrojo otra bola de lodo – ¿Tienes ropa de repuesto en tu auto verdad?

- Si dos pares, uno para mí y otro para ti – dijo un poco avergonzado

- Pues tráela y nos ducharemos aquí, ya no hay nadie y las duchas de la escuela siempre están abiertas

- ¿Estás seguro?

- Grr guau, guau – Rocky ladró y esa cobra se puso firme

- ¡Si señor cariño señor! – grito y se fue corriendo

- Je, es más fácil una vez que descubres el truco con él – Rocky entonces me miro y me ofreció su mano para ayudarme a ponerme de pie, cosa que hice sin problemas – Y tú también ven a las duchas, estas sucio y hueles a perro mojado

- ¿Y si no quiero?

- ¡Grr, guau, grrr,gau!

- ¡Está bien!, solo deja de hacer eso

- Nunca falla, Grrguau…ese se me salió

En menos de unos minutos los tres ya estábamos en la ducha, Rocky y su novio se quitaban la ropa y la colocaban en una bolsa plástica, yo hacía algo similar con la mía mientras que solo observaba a esa peligrosa pareja.

- Yuu, que asco me da el lodo, demasiadas bacterias – dijo esa cobra mientras ponía su camiseta en la bolsa – Asco, asco, asco, por eso no me gusta acampar

- ¿No eres una cobra?, ¿no se suponía que se arrastraban por el suelo en el pasado?, literalmente eres del tipo terrestre amor – comento Rocky un poco molesto

- ¡También nos consideraban símbolo de maldad y los humanos cortaban las cabezas de mis antepasados, y ahora tenemos piernas!...así que básicamente ya no somos serpientes y nos catalogan como dragones de tierra técnicamente, de hecho un primo segundo es un dragón de cómodo, aunque es primo segundo de mi … ¡Pero ese no es el punto aquí! – se quejó Kian – Además odio el lodo, el fango y todo lo que toque el suelo, por eso te bañaras con este jabón neutro anti bacterial mi lindo perrito – el entonces le mostro a Rocky una gran botella de jabón líquido transparente, pero Rocky la rechazo

- Tengo mis propios productos de higiene Kian, no me pongo cualquier cosa en mi pelaje ni en mi cuerpo – comento un ya enojado Rocky – Soy modelo y sabes que no usare eso, prefiero mis productos naturales

- ¿Al menos tiene el sello de desinfección del Sociedad Mundial de la Salud y está avalado por alguien? – pregunto la cobra y el Rocky suspiro

- Si Kian lo tiene, lo revise dos ves

- ¿Y no tiene fosfato?, ¿Es liquido verdad?, sabes que los jabones de barra son muy antihigiénicos

- ¡Cállate Kian! – Rocky esta ves solo se desnudó por completo, tomo sus cosas y se metió directo a la ducha

- ¡Amor no te enojes, solo lo hago por tu bien, Rocky, amorcito no te enojes conmigo! – la cobra hizo lo mismo

Yo por mi parte suspiré y los seguí después de unos momentos, la verdad ellos dos me dieron celos de su relación. Y la sensación no fue mejor al verlos en las duchas juntos, usualmente eso no me afecta por el hecho de que siempre me baño con otros hombres después de la práctica, pero es extraño ducharse con dos homosexuales, por eso mantuve mi distancia de ellos, por cierto, el novio de Rocky tenía un lavadero cosa que hay que comentar, en cambio Rocky tenía el abdomen trabajado, pero no a ese punto. Yo soy atlético y no tengo ni una de esas cosas cuando menos mi abdomen esta delineado, pero no marcado, yo me centro en la flexibilidad no en los músculos puros.

- Ya, ya amor – dijo la cobra mientras frotaba la cabeza de Rocky con un jabón de color verdusco y de aroma herbal con un toque dulce – Lo decía por tu bien

- Los medicamentos son por mi bien, pero no vas por allí cargando toda una farmacia, ni con un maletín de emergencias ¿o si Kian?

- No…eso sería ridículo ejeje – rio nerviosamente y Rocky entonces suspiro cansado – Solo lo hago porque te amo bebe – respondió la cobra mientras abrazaba a Rocky, entonces la cobra abrió la llave y dejo que el agua los mojara a los dos tranquilamente – No seas gruñonsito mi lindo cachorrito – Rocky solo suspiro y se resignó al abrazo que le daba la cobra

Yo solo observaba esa escena mientras me di cuenta de algo.

- Rocky tu…tienes un corazón rosa en tu trasero – dije sin pensar y esa cobra me miro de manera asesina mientras sacaba su lengua y la siseaba – ¡No quise ofender!

- Ah esto – dijo Rocky riendo un poco – Un recuerdo de una noche de excesos, demasiado alcohol y puff, tatuaje en el trasero – el solo me enseño su trasero y se movió un poco – A Kian le gusta así que supongo que está bien

- ¡Se mira, pero no se toca, ¿entendiste?! – Kian sonaba enojado y solo enrollo su cola por la cintura de Rocky y este solo suspiro – ¡Repite después de mí, no se toca y no lo mires mucho!

- ¡Lo siento! – grite asustado

- Perdona a Kian, es muy celoso – dijo Rocky haciendo que Kian se cruce de brazos y desvíe la mirada

- No, no, descuida – respondí y suspire – La verdad me dan envidia, su relación me refiero es muy…linda ¿quizás?... – entonces ellos dos se miraron y se sonrojaron

- Gracias supongo – respondió Rocky avergonzado y feliz – A sido todo un viaje de autodescubrimiento para mí salir con Kian, puede ser un chico tímido, torpe, celoso y de verdad muy exasperante – entonces Rocky solo abrazo a Kian muy dulcemente – Pero es mi chico torpe, celoso y muy exasperante, ¿no así amor?

- Y tú eres el perrito más hermoso y dulce de la tierra, pero sobre todo eres mi novio, ¿verdad que sí? – Rocky solo movió su cola y Kian le dio un beso rápido

- Yo solía ser frio y antipático con cero deseos por alguien más y luego conocí a este adorable grandulón – dijo Rocky riendo un poco – Y ha sido un sueño desde entonces…puede que a veces me quita el sueño…por horas, luego tengo que recuperarme de eso…no es fácil el dos por uno

- Oye amor – dijo un poco avergonzado Kian – Cualquiera lo haría teniendo a alguien tan preciosos como tú, no es solo mi culpa que seas tan ardiente de todas formas jeje

- Espera un segundo – dije e interrumpí su momento – ¿No solías tener deseos…?, ¿Por nadie?, ¿O sea que no te interesaban esas cosas? – me quede asombrado

- No realmente – dijo Rocky un poco confundido – Eso estaba como lo último de mi lista, pero con la pareja adecuada – rio y Kian solo río – Todo cambia, no lo sé, se vuelva algo natural y glorioso – la larga cola de Kian entonces paso por debajo de las pierdas de Rocky y en un raro movimiento llego hasta su cara, pero Rocky lo detuvo – Umm, Kian no hagas eso – él entonces libero a Rocky, pero este tomo la cola de Kian y le dio unas caricias antes de frotársela por el rostro – Es como frotarse por un tibio malvavisco

- ¿Puedes responderme? – insistí y ellos dos me miraron – ¿Dices que comenzaste a tener deseos cuando empezaste a salir con él y no antes?

- Pues obvio - respondió Rocky – Así funciona, aunque el deseo ya estaba instalado de fabrica

- Entonces no sirve en mi caso… - respondí y suspiré

- ¿Te pasa algo con…? – pregunto esa cobra – ¿La fábrica de placer?

- ¿No había otra manera más amable de decirlo? – le reprocho Rocky y yo solo me avergoncé

- Es…solo que…no siento atracción por nada…ni nadie – eso salió de mi boca por un suspiro y Kian por poco se suelta a reír, en cambio Rocky me miro serio y se cruzó de brazos

- Eso es algo normal para muchos – dijo el pitbull – Solo encuentra a la persona correcta que te despierte tu instinto y cuando eso pase será increíble, o podrías ir a un especialista si es algo medico

- ¿Un especialista?, ¿Un especialista sexual? – Rocky solo me dio un golpe en la cabeza y luego frunció el ceño para luego soltar un suspiro cansado

- Se llaman sexólogos – dijo Kian molesto – Ellos estudian el comportamiento sexual de todos, la atracción entre sexos, los diversos tipos de sexualidad y todas las desviaciones

- ¿Desviaciones? – pregunte un poco confundido y a la vez algo ofendido por ello

- ¿Ves normal que un hombre viole a mujeres y niños? – pregunto como si yo fuera estúpido y eso me hizo callar – Ellos estudian esas cosas y mucho más, de hecho, tasa de reproducción, tipos de placer y blablablá, no es una carrera en sí misma – entonces pensó por un momento – Es una mezcla entre muchas cosas por ejemplo psicología, sociología, medicina e investigación

- Kian tiene razón o eso creo – agrego Rocky – Aunque yo no sé mucho de eso, deberías ir a ver a uno

- Nunca escuche de un sexólogo…. – eso me tuvo muy intrigado

- Si…solo no vayas con una mujer ya que eres hombre – dijo Kian – Son un poco…directas, yo lo sé, conozco a una que estudia en mi universidad y vaya que es una zorra, no literalmente, pero zorra – entonces Kian suspiro

- Ya veo…supongo que puedo buscar uno de esos – me emocione un poco y decidí que saliendo de allí encontraría a ese especialista

- Oh también podrías se asexual – comento Kian

- ¿Qué es…asexual? – pregunte como estúpido y Rocky respondió

- Básicamente no te atraen ni las salchichas ni los tacos

- ¿Tienes hambre amor? – pregunto Kian mientras veía a Rocky un poco avergonzado

- Un poco…él punto es que un asexual no tiene intereses en otros, ni hombres ni mujeres, básicamente no son ni lo uno ni lo otro, también son parte de la comunidad LGBT – Rocky dijo eso

- Amor ahora es, LGBTQ + - comento Kian

- Lo que sea, el punto es que si eso es lo que eres no hay nada que hacer al respecto – fue todo lo que Rocky dijo antes de apagar la ducha y moverse un poco para sacarse el exceso de agua

- No quiero ser asexual – yo lo mire, pero él se encogió de hombros

- Y yo quiero que Kian deje de tenerle miedo a los payasos y que sea más rudo en público, pero ¿Qué le vamos a hacer?, es lo que hay

- ¡No le temo a los payasos! – grito Kian avergonzado – Solo no me gustan…

- Lo que sea, nos vamos Samir y descuida, creo que no eres gay porque has estado mas de veinte minutos en las duchas con dos hombres que si lo son y no has tenido ningún momento incomodo – pero entonces Rocky pensó un poco mientras giraba su cuello – A menos que si lo seas y por eso no te importaría, o eres un hetero extremo sin interés en los hombres, no lo sé, eres raro

- Rocky, hora de irnos amor – Kian hablo mientras que le ponía una toalla a Rocky, no sé en qué momento él también se cubrió con una – Y Samir, perdón por mis celos…suelo ser muy protector con mi cachorrito

- Si, lo eres Kian, creo que tendríamos que abrir nuestra relación para que se te quite eso cuanto antes – comento Rocky muy tranquilo y por poco Kian se puso blanco

- ¡Queeeeeeeee! – grito Kian

- Carlos me dijo que es una buena manera de fortalecer lazos con tu pareja y hasta me paso un artículo que lo avalaba

- ¡Carlos estas muerto maldita hija de vaca mal parida!

- ¡Hey no le hables así a Carlos, solo yo puedo decirle eso!

- ¡Pues que tu “amigo” vaya preparándose porque ahora mismo lo hare carne molida!

- ¡Y allí vamos de nuevo, Carlos solo me dijo que funciona para él e hice un comentario, ni siquiera lo discutí contigo!

- ¡Pero lo pensaste porque ese bobino te dio la idea!

- ¡Y también me dio la idea de ponerme un piercing, pero no por eso lo hice ¿verdad?, ¿o sí?!

- ¡No te pondrás un piercing, eso es para tontos, se te puede infectar!

- ¡¿Perdón?, si yo quiero un piercing, voy y me pongo un maldito piercing en el pene si es lo que yo quiero, mi cuerpo es mío Kian!

Yo ya me encontraba saliendo de las duchas para cuando ellos empezaron a discutir de esa manera, creo que las relaciones no son tan geniales como yo pensé que serian. Bueno al menos la suya es así, de verdad que no me gusto eso.

Creo que no me gustan las peleas entre parejas, aunque nunca he visto una ya que mi padre no nunca tuvo pareja, mi ambiente familiar siempre fue tranquilo y agradable en toda regla.

Ahora que lo pienso bien…papa nunca trajo a nadie a casa, solo éramos los dos y nadie más…debió de sentirse muy solo…sin nadie…y yo he sido un idiota…pero…no puedo evitar odiar a Walter

Sea lo que sea que pase ahora una cosa es inevitable, tengo que ir a cenar con la familia de Ralf y de eso es de lo único que hablaron mi padre y Walter en casa por una muy buena razón. Nunca antes habían cenado con otra familia…creo que esto no será normal.

Así que pase toda la cena escuchando a mi padre hablar de lo emocionado que estaba sobre eso. Creo que no pararon de hablar hasta que ya era hora de dormir y juraría que los escuchaba hasta cuando estaba recostado en mi almohada.

- Solo espero que la reunión salga bien… - dije mientras bostezaba, los canes tenemos la tendencia de dormir en estado de alerta, aun así, dormimos profundamente y eso esperaba esta noche – Solo…que sea un buen sueño…no pienses en la cena…




 
Arriba Pie