Evento Lágrimas de Rojo y Azul [James, XingChen y Kain]

everyday

Moderador

Offline



Fase I)
Descripción: El clima soleado y la fresca brisa del mar creaban el ambiente perfecto para la competencia de aquel día. La carrera de veleros es de las actividades más destacadas de la isla Cress, celebrándose dos veces al año y atrayendo a un gran número de visitantes. Pero la carrera, si bien el evento central de aquel día, no era lo único por hacer. Aquel día se realizaría también un torneo de combates pokémon en un estadio muy cercano a la playa. El premio principal se mantiene en misterio, pero aquellos que logren llegar a los cuartos de final recibirán recompensas de igual manera así que, ya estando ahí, no has perdido la oportunidad de participar.

Objetivos:
-Participa en el torneo pokémon realizado en la isla Cress.
-Derrota al menos a un oponente en un combate 1 vs 1.
-La fase termina cuando se escucha una señal de alarma por toda la isla.

Objetivos Extras:
-Derrota al menos a tres oponentes en combates 1 vs 1.

Mínimo de post: 3 en Solo (2 c/u en Party de dos o 1 c/u en party de tres).

Al finalizar del último combate.

Los aullidos de una sirena invadía el aire, repentinamente poniendo de nervios a cualquiera que pudiese escucharla. No había que ser un experto para saber que aquella sirena significaba algún peligro inminente, pero ninguno de los presentes dentro del estadio estaba preparado para lo que se encontraría cuando saliese a la playa: Nada.

El agua se había retirado y ahora la playa, que antes no solía estar a más de 50 metros del estadio, ahora se encontraba a más de 100. Y continuaba alejándose.

El usuario debe elegir una ruta antes de continuar:
1) Asistir en las labores de evacuación (Latias).
2) Investigar la raíz del fenómeno (Latios).


Fichas: James Pendragon, XingChen li y Kain Hart
Equipos:
James:
-Articuno (antiderretir)
-Charizard
-Sceptile
-Lucario (lucarita)
-Staraptor
-Absol

Xing:
-Primarina -agua magica-
-Piplup
-Shinx
-Sylveon
-Growlithe -campana alivio-
-Indeedee (Mei)

Kain:
-Rookidee
-Gligar
-Aron
-Milotic
-Deino
-Froakie

Luigi Luigi Relikt Relikt Jull Jull adelante, que se diviertan!
 
Última edición por un moderador:

Digimon Tamer/Pokemon Trainer/Tensaigakure Shinobi

Offline

Era un día precioso en Isla Cress: el sol estaba en su máximo esplendor en medio de cielos azules y despejados. Las escasas nubes en lo alto y junto al ambiente cálido del lugar claramente mostraban lo animado del sitio, que estaba en medio de sus tradicionales carreras de veleros. Pero aquello no era todo: para los Entrenadores Pokemon del lugar o que estaban de paso, un torneo de batallas Pokemon se estaba celebrando. El premio se trataba de una rara piedra evolutiva y por eso mismo, muchos se habían inscrito a dicho evento que se iba a celebrar en el Estadio Pokemon de la ciudad.​
James Pendragon se encontraba en Cress por dos motivos: uno, para conocer el lugar donde su novia había crecido y convertido en la esplendida persona que era. Segundo, la curiosidad de visitar la zona y ver los distintos Pokemon del lugar también era fuerte. Y tercero, siempre estaba abierto a nuevos lugares para seguir con su entrenamiento y completar el desafío de los gimnasios de Aleria.​
Por eso mismo, se encontraba caminando por aquel pasillo del estadio, escuchando desde afueras los gritos del público que anhelaba ver un combate memorable. Una sonrisa se dibujo en el rostro de Pendragon en el instante que dio un paso afuera del pasillo, llegando finalmente al campo de batalla del estadio.​
-¡Holaaaaaaaaaaaaaaaaaa querido publico! -exclamó emocionado el narrador del torneo desde su cabina. -¡Estamos a punto de comenzar el quinto combate de la primera ronda del Torneo de Combates Pokemon de Isla Cress! -anunció de forma apasionada, logrando que todo el publico comenzara a gritar de forma entusiasmada. -¡En la esquina derecha, tenemos a un nativo de la isla! ¡Denle una calurosa bienvenida a Richard Jurgeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeens! -presentó el bigotudo narrador a un chico de cabellos morados y ojos verdes de aparentes 16 años. Este tenía una expresión de aburrimiento y vestía con el que parecía ser un uniforme de escuela superior. -¡Y en la izquierda, tenemos a un retador de Pueblo Hibiscus! ¡Recibamos con un apasionado aplauso a James Pendragoooooooooooooooooooooon! -dejó de forma ardiente, con sus ojos mostrando el reflejo de acaloradas llamas.​
-Este será un combate de 1 vs 1 -comenzó a explicar el referí las reglas del combate a ambos entrenadores. -La batalla terminara una vez que uno de los Pokemon no pueda continuar o el entrenador se rinda -finalizó antes de levantar un banderín de color verde. -En esta ocasión, el entrenador de la derecha será el primer en elegir a su Pokemon -declaró luego de lanzar una moneda de dos caras para elegir al entrenador que eligiría el combate. -¡Comiencen!
-Tsk… no pensé que tanto subnormal estaría en el torneo -se quejó Richard antes de soltar un bostezo de su boca. -Yo te elijo, Feraligatr -declaró con desgana y lanzando por los aires una superball que dejó salir al iniciar de Johto en su última etapa evolutiva.​
-¡Feraaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa! -el Pokemon ingresó al estadio, flexionando sus brazos y posando como todo un fisicoculturista.​
-“Un tipo agua” -pensó Pendragón antes de sonreír de forma retadora. -¡Vamos, Leaf! -exclamó antes de dejar salir a su inicial de tipo Planta.​
-Tile -el Pokemon de Pendragon dibujó una sonrisa ladina en su rostro y se cruzó de brazos. Ambos Pokemon se provocaron con la mirada, siendo Feraligatr el primero en perder la paciencia y giró el rostro a su entrenador.​
-¡Fera, feraligatrrrrrrrrrrrrrrrrrrr! -comenzó a reclamar el tipo agua su entrenador, el cual suspiró fastidiado al ver a su Pokemon sumamente intenso y por la desventaja de tipo.​
-Bien, bien… usa Puño Hielo -ordenó Richard con una expresión fastidiada en la cara.​
-¡Tooooooooooooooooooooooor! -las garras del tipo Agua se cubrieron de un aura gélido de forma inmediata. El lagarto saltó de forma inmediata, lanzándose en dirección a Sceptile y buscando golpearlo con ambos puños.​
-¡Leaf, esquívalo y utiliza Día Soleado! -ordenó de forma veloz James a su Pokemon. Sceptile sonrió y solamente le mostró el pulgar al chico antes de saltar de forma acrobática hacía atrás, evitando la ráfaga de puñetazos helados que el irritado Feraligatr le estaba lanzando.
-¡Sceeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeep! -Sceptile dio un último salto a la derecha, evitando los dos puñetazos del Tipo que Agua que golpearon el suelo y crearon un cráter ante los gritos entusiasmados del publico ante tal despliegue de poder. El tipo Planta extendió una mano al frente y abrió la palma: de esta, motas de energía naranja comenzaron a juntarse y formaron una esfera de color naranja puro. Sceptile posteriormente lanzó dicho moviento al cielo, creando un magnifico sol artificial.
-Tsk, que molesto -habló Richard, rascándose la nuca al ver que ahora los movimientos de agua de Feraligatr ya no tendría su fuerza usual. -¡Pero no significa que no tengamos otras opciones! ¡Usa Rayo de Hielo! -ordenó de manera sorpresiva el castaño.
-¡Contraataca con Rayo Solar! -fue la respuesta inmediata de James ante tal amenaza. No tenía intención de ser derrotado tan pronto y mucho menos, por alguien que parecía querer estar en otro sitio​
Sceptile y Feraligatr abrieron sus fauces de forma rápida, disparando rayos de energía solar y congelantes respectivamente. Ambos movimientos colisionaron en el preciso centro de la arena en medio de gritos de apoyo y aplausos del publico y del narrador. Segundos después, el sonido de la explosión se dejó escuchar una cortina de humo cubrió el campo de batalla.​
-¡Usa Acua Cola y salta por los aires! -ordenó Richard, fastidiado por no tener visibilidad de su Pokemon.​
Segundos después, la figura de Feraligatr emergió por los aires, saliendo del humor impulsado gracias a su movimiento de Acua Cola. El tipo agua buscó con la mirada a su adversario para disparar un Rayo de Hielo. Lo que no se esperó fue que Sceptile emergiera del humo rodeado por un aura de color plateado: el tipo Planta había usado Danza Espada para incrementar su fuerza física.​
-¡Garra Dragón! -exclamaron ambos entrenadores al mismo tiempo.​
En medio de los gritos y aplausos el público, ambos Pokemon rodearon sus extremidades con un aura de color verde que tomó forma de garras draconianas y en medio de su descenso comenzaron un feroz intercambio de impactos, siendo al final Sceptile el que logró tomar la ventaja con un certero zarpazo a la quijada del tipo agua, mandándolo a aterrizar al suelo de forma violenta.​
-¡Feraligtr! -llamó preocupado Richard al tipo Agua al verlo ponerse de pie con dificultad.​
-¡Es hora de terminar! -exclamó James antes de lanzar su puño al frente. -¡Hoja Aguda! -ordenó al ver al Tipo Planta aterrizar en el campo de batalla.​
-¡Sceptieeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee! -bramó el tipo Planta, desplegando de sus antebrazos dos cuchillas de energía pura en color verde. Sin pensarlo dos veces, corrió a toda velocidad en contra de su enemigo.​
Richard en un ataque de pánico le ordenó a su Pokemon a su Pokemon disparar un Hiperrayo. Feraligatr no lo pensó dos veces y de sus fauces disparó el rayo de energía dorada, sintiendo su cuerpo congelarse con temor al igual que su entrenador al ver como el tipo Planta evadió el disparó al saltar por los aires y dirigirse hacía el tipo Agua girando como si fuera una rebanadora.​
El sonido de las Hoja Aguda de Sceptile rebanó el aire y el Tipo Planta aterrizó en el suelo, quedando a espaldas de Feraligatr. El Tipo Agua tenía la mandíbula abierta de sorpresa y segundo después, sus ojos se transformaron en espirarles y cayó de frente el en suelo ante el horror de Richard. El árbitro se acercó al Pokemon caído y segundos después, levantó su banderín.​
-¡Feraligatr ya no puede continuar! ¡Sceptile gana! -declaró el final de la lucha. -¡El vencedor de la batalla y quien clasifica a la siguiente ronda, es James Pendragon! -confirmó al mismo tiempo que Richard llamó de vuelta a su Pokemon a su esfera.​
-Esa fue una batalla entretenida. Pudo ser mejor si te lo tomabas en serio desde el primer momento -Pendragon se había acercado al chico, extendiéndole la mano. A su lado Sceptile reía como desquiciado al ver los aplausos del publico que gritaba su nombre.​
-Que va… solo entré aquí porque mi novia me amenazó con patearme el trasero si no hacía algo productivo -confesó el castaño antes de estrechar la mano de James. -Pero eres bueno. Incluso si iba serio desde el inicio, iba a perder -sinceró antes de rascarse la nuca. -Te deseo suerte en la siguiente ronda -se despidió de forma amistosa antes de retirarse del campo.​
-¡Que esplendido espirito deportivo entre ambos entrenadores! -chilló el narrador de forma emocionada. -¡Así deben ser las batallas! ¡Gane quien gane, ninguno guarda resentimiento! -gritó como si estuviera hablando al sol mismo. -¡Denle un aplauso a James, que califica a la siguiente ronda!
James y Sceptile procedieron a saludar al publico al ver los aplausos de estos dirigidos a ellos. El entrenador de Hibiscus chocó su puño con Sceptile antes de llamarlo de vuelta a su Pokemon y retirarse del campo de batalla.​
Aquel era un día magnifico.​
Nada podía salir mal.​


Soy un mamon y haré un cambio de equipo de último minuto

El equipo de James es

-Articuno (antiderretir)
-Charizard
-Sceptile
-Lucario (lucarita)
-Staraptor
-Absol

Jull Jull Relikt Relikt listoh lo mioh D:
 

Jull

Whom lives by Hope, will die by Despair.
Moderador

Offline

Isla Cress era un lugar hermoso y con un clima sumamente agradable. Kain había arribado ahí el día anterior, justo a tiempo para inscribirse en el torneo que tendría lugar ahí. Cómo parte de su labor de agente debía reunir contactos y reconocimiento; cualquier lazo que pudiera traer un beneficio a su organización. ¿Y qué mejor que destacar en un torneo pokémon? Ya había incursionado en el mundo de los coordinadores, el de los combates pokémon vendría naturalmente como su siguiente paso.

Esa mañana ya habían tenido lugar varios encuentros, hasta que finalmente le llegó su turno de salir al campo de batalla. El sol brillaba intensamente y todos los asientos del coliseo estaban ocupados. Los gritos y el murmullo de la gente eran el sonido de fondo solo interrumpido por la voz del presentador anunciando el siguiente combate.

Ha sido una mañana emocionante damas y caballeros, pero esto apenas está empezando— exclamó el presentador de bigote, apuntando al cielo con un dedo —Nuestro siguiente combate será entre dos entrenadores visitantes— agregó estirando su mano a la izquierda apuntando a un hombre moreno alto y fornido en un extremo del campo de batalla —¡En esta esquina, desde ciudad Kalek tenemos a Aquiles Baeza!— el público exclamó fuertemente para dar la bienvenida al retador. Algunos emocionados por el nuevo combate, otros riendo por lo insólito del nombre —Y en esta otra, desde pueblo Sandland, Kain Hart!

El público vitoreó, animando el ambiente. Kain saludó al público con ambas manos al aire, sonriente y claramente feliz de estar ahí. Su contrincante, por el otro lado, se mantuvo estoico y cruzado de brazos hasta que el combate dio inicio finalmente. El primero en lanzar su pokeball fue Kain, llamando a Froakie al campo de batalla.

Fro…— la ranita de ojos chinos no aterrizó en el campo de tierra batida sin hacer mucho alarde de su presencia.

¡Vamos a ganar, Froakie!— exclamó el peliblanco a su compañero con un puño cerrado. Pero todo el aparente ánimo que demostraba Hart contrastaba mucho con la actitud taciturna del batracio.

Eso está por verse— refute Aquiles liberando la posición de brazos cruzados que tenía y tomando su pokeball —¡Ve, Rookidee!— Baeza liberó de una pokeball a un pequeño pájaro.

¡Dee!

¡Usa picotazo!— ordenó el oponente, y el pequeño pájaro obedeció prontamente.

Kookidee alzó el vuelo a una altura moderada para luego arremeter contra Froakie, quien a la orden del peliblanco saltó por encima del pajarillo para esquivarle. El ave, sin embargo, era mucho más ágil de lo que parecía inicialmente. Kookidee revoloteó justo cuando pasaba junto a la rana e hizo amago de golpearle con sus pequeñas garras o alas. Froakie se defendió en el momento con sus brazos en forma de cruz para bloquear parte del daño.

Sigue esquivando, Froakie— indicó Hart a su compañero —… deja que se acerque a ti.

¡No le dejes respirar, dale con todo!— ordenó Aquiles. El avecilla se encontraba muy entusiasmada con la batalla, sus ataques no lograban conectar en todas las ocasiones, pero tarde que temprano lograría darle un buen picotazo a esa rana resbalosa —Veamos si esquivas esto, ¡usa ataque aéreo Rookidee!

¡Deeee!— el avecilla se alzó por los aires y cubrió su cuerpo entero de un resplandor blanquecino, dio una pirueta y enfiló contra la pokehumanidad de Froakie. La tierra se elevaba a su paso mientras planeaba a buena velocidad al raz del suelo. Ya tenía a Froakie a unos cuantos metros.

¡Protección!— se escuchó exclamar a Hart instantes antes de que el ave hiciera contacto.

El movimiento que el ave realizó creó un pequeño estallido en el campo de batalla. La nube de polvo envolvió a Froakie ocultando el resultado del ataque. Pero cuando una esfera de color violácea emergió de pronto del polvo para golpear a Rookidee, fue obvio que la batalla no había terminado. El ataque en sí apenas hizo que el ave perdiera momentáneamente el control del vuelo, pero pronto Aquiles se dio cuenta de que algo andaba mal. El avecilla parecía cansada y el vuelo se le dificultaba un poco: Había sido envenenada.

¿Cómo es…?— Baeza finalemnete comprendió que habían usado Tóxico.

¡Froooooo!— el batracio había seguido el combate con gruñido, un ataque que Aquiles ya conocía. Así que su estrategia era envenenarle y debilitarle para que el veneno se ocupara de vencerles. Bien, no dejaría que eso pasara.

Este combate acaba ahora— exclamó el moreno —Rokidee usa ataque aereo de nuevo!

¡Rooo!

Justo como antes, el avecilla tomó vuelo para dar una pirueta y luego cubrir su cuerpo de una energía blanquecina. Baeza sabía que Protección no podía usarse de forma consecutiva o fallaría. Esa era su oportunidad de acabar con el combate antes de que el veneno les derrotase. No caería con una estrategia tan simple como esa. Hart, por otro lado, solo permanecía ahí de pie, sonriendo. Mientras Rookidee preparaba su ataque Froakie ya había recibido sus ordenes. El avecilla se acercó a la rana a gran velocidad, pero en esta ocasión Hart no ordenó protegerse, sino atacar con su mejor arma.

¡Rayo hielo, ahora!— ordenó, siendo acompañado por un “¡¿Nani?!” de Aquiles.

La ranita inbuyó energía muy fría en su mano y la lanzó hacia el frente, directo a la cara del ave que arremetía en ese momento contra ella. Aquello fue un impacto directo en contra del tipo volador con un ataque de hielo. El resultado de aquel intercambio de golpes resultaba obvio cuando al ser impactado por el ataque Rookidee cambio su trayectoria hasta estrellarse en el suelo más allá de donde Froakie se encontraba. El juez pronto lo declaró fuera de combate.

¿Cómo lo… pero…?— el Moreno se encontraba perplejo —¿Por qué no usar ese ataque desde un comienzo, por qué tóxico en su lugar?

Porque puede que lo hubieras esquivado, claro está— respondió el peliblanco, corriendo para tomar a su batracio compañero en brazos y alzarlo como si de Simba recién nacido se tratase. El coliseo estalló con gritos de apoyo y emoción. Había logrado ganar su primera victoria de aquel torneo, y planeaba aprovechar todo lo que pudiese la atención que atrajese de ello.



Luigi Luigi Relikt Relikt listo mi post.

 

Something that remains

Registrado
15 Abr 2016
Mensajes
1,702
Offline
La razón por la que XingChen había ido a la isla Cress era para disfrutar de ver la carrera de veleros que Primarina había insistido tanto en ir, por lo que la chica de Dragis no pudo decir no a su pedido, sobre todo si esta llenaba su cama toda las mañana con panfletos del evento. Aprovechando el clima cálido y el radiante sol del lugar, Star vestía felizmente un traje de baño en la parte superior y un short colorido que ayudaba a ocultar su imperfección en su parte inferior, mientras esta en compañía de Ariel esperaban el inicio de dicho evento, decidió que no lo haría tomando piñas coladas o surfeando en la playa sino participando en el torneo pokémon ya que le daba curiosidad el tipo de premio que otorgarían.

Tras haber esperado un largo rato en la sala de preparación junto a un grupo de los participantes que todavía esperaban su turno en el torneo, fue momento para que Li entrara al campo siendo exhibida por el presentador como una joven de cabello dorado nativa de Oakwood, lo cual no era cierto pero tampoco quería ser encontrada por su familia. Con la frente en alto, la Ranger ingresó a paso firme hasta colocarse en su respectivo lugar a la espera de su contrincante.

Para enfrentarse contra nuestra concursante les presento a una chica de aquí mismo, la hemos visto crecer y hacer travesuras por nuestra acogedora isla, un fuerte aplauso para la señorita Arwen Fraser. — Decía el hombre tras el micrófono en tanto una chica alta de largo cabello castaño y piel tostada por el sol entraba a la arena con los brazos extendidos saludando a todos en el lugar siendo celebrada por estos.

Al verse la una a la otra se saludaron con una sonrisa y un asentimiento para luego sacar sus Pokéball de sus cinturones. La primera en lanzar la esfera fue Arwen, que liberó a Swanna, Pokémon el cual se presentó ante el público extendiendo sus alas de manera elegante mientras hacia una reverencia, por lo que Xing no pudo evitar aplaudir. En el turno de la rubia, esta decidió sacar a Sylveon, quien giró en el aire antes de regresar al suelo. El público ovacionó al igual que el narrador, que no perdió oportunidad en comentar lo que ocurría mencionando los glamurosos Pokémon que parecían de exhibición y sin más que añadir, dio comienzo al combate.

Swanna, pistola de agua. — Indicó Fraser en tanto el cisne alzaba el vuelo y expulsaba de su pico una gran cantidad de agua que iba directo al tipo hada.

Swa. — Decía el tipo volador.

Weiss, esquívalo. — Ordenó Li al tiempo que su compañera hacia uso de su velocidad para evadir el chorro de agua que la siguió durante un momento.

Al ver que el ataque de agua culminó, Sylveon se giró para encarar a Swanna, sin embargo esta última había volado en picada para usar su Ataque Ala en su contra, arremetidala cual no pudo esquivar en esa oportunidad causando que el hada fuera empujado y arrastrado un poco sobre la arena. En tanto el cisne regresaba al aire para realizar otro movimiento, Weiss se levantó sacudiendo un poco la cabeza.

¿Estas bien? — Preguntó la chica de ojos dorados viendo como Sylveon asentía. — Bien. Sigamos, usa velocidad, luego intenta derribarlo.

Syl. — Dijo la tipo hada bajando su cabeza para luego emprender la carrera.

Swanna, evita que se acerque utilizando vendaval. — Alertó la castaña mientras que su Pokémon batía sus alas para evocar un fuerte viento que se volvió un remolino.

El fuerte viento intentó seguir a Weiss, sin embargo, debido a su rapidez, este último evadió el vendaval usando unas rocas colocadas en la arena para impulsarse hasta el cisne y golpeándole fuertemente con todo su cuerpo. El tipo volador chilló al ser atacado, precipitándose al suelo en tanto Sylveon giraba en el aire para caer sobre sus cuatro patas en el suelo. El público gritó y aplaudió, Fraser por otro lado llamó a su compañero Pokémon que buscaba ponerse de pie, en cuanto a Star, todavía no cantaría victoria hasta el final.

Una vez que Swanna se puso de pie, batió sus alas nuevamente pero no para alzar el vuelo, esta vez las nubes sobre el campo se tornaron oscuras para luego comenzar a caer una suave llovizna que se fue intensificando.

Saquen sus sombrillas mi querido público, el cisne de la señorita Fraser acaba de oscurecernos el cielo por un rato. — Mencionaba el narrador en tanto la lluvia mojaba al dúo de entrenadoras que no tenían con que cubrirse de esta.

Usa vendaval nuevamente. — Indicaba la chica de piel tostada al tiempo que Swanna intentaba regresar al aire.

Weiss, no dejes que regrese al aire. — Habló Xing a su compañera, quien usó rapidez mientras el cisne se elevaba.

¡Esquívalo! — Exclamó Arwen pero el tipo volador ya había sido golpeado por el ataque de estrellas.

Esta vez Swanna no iba a caer sin dar pelea, por lo que utilizó Hidrochorro en tanto caía al suelo sobre sus dos patas, con Detección Sylveon logró evadir el chorro de agua colocándose a un lado para después correr para acercarse a Swanna y darle un mordisco en una de sus alas para evitar que hubiese un segundo intento. El cisne le dio un par de picotazos a la tipo hada los cuales sirvieron para alejarla. El pelaje de Weiss estaba mojado mientras que las plumas del tipo volador parecían ser ligeramente impermeables, en cuanto a la rubia y la castaña, estaban mojadas por la lluvia al igual que lo estaba Sylveon.

Foco energía. — Dijo Star con seriedad. — Da tu mejor esfuerzo con este ataque, Weiss.

¡Syl! — Contestó Sylveon mientras una luz púrpura la rodeaba.

Rayo burbuja, Swanna. — Ordenó Fraser a su compañera. — No podemos perder aquí, confío en que podemos ganar.

¡Swanna! — Respondía el cisne dando un respiro antes de activar su ataque.

Fuerza lunar. — Indicó la Ranger.

El rayo burbuja chocó con la fuerza lunar de Sylveon, dicho choque duró apenas unos segundos antes de que el primero fuera deshecho provocando que el tipo volador fuera golpeado y enviado hacia el otro lado del campo para estrellarse contra una pared.

¡No! — Dijo la castaña que corrió hacia el cisne.

Damas y caballeros, parece que Swanna de la señorita Fraser no puede continuar. — Habló el presentador con ánimos. — ¡Sylveon de la señorita Li, es el ganador en este enfrentamiento!

Antes de que XingChen pudiera regocijarse por su victoria, la sirena de la isla resonó por todo el lugar, la lluvia se había detenido en el momento en que Swanna había quedado noqueado por lo que el sol radiante había aparecido en el cielo. Las personas en el público se estremecieron al escuchar las alarmas, lo que los llevó a ponerse de pie y salir del lugar en tanto el narrador les pedía que evacuaran el lugar lo más calmadamente posible. Sylveon corrió hacia la rubia que no perdió la oportunidad de alabar su buena batalla para después salir del estadio por los sitios donde los trabajadores del lugar le indicaban.

¿Qué rayos está sucediendo? — Preguntaba Star a nadie en especial por lo que no esperaba ninguna respuesta.

Eso quisiera saber también. — Habló la voz de un chico que caminaba a su lado sorprendiendo a la rubia.

Demonios, Pendragon, me asustaste. — Decía la nativa de Dragis con la mano en el pecho.

El agua. — Señaló un chico de cabello blanco que estaba delante del Criador y la Ranger. — Se está alejando de la costa.

Eso no es nada bueno. — Murmuró James viendo la gran cantidad de Pokémon que comenzaban a perder la compostura y siendo seguidos por sus entrenadores.

Syl, sylveon. — Dijo el hada enlazando una de sus cintas en el brazo de Xing.

Sceptile. — Añadió el tipo planta.

Sus Pokémon tienen razón, debemos salir de aquí. — Asintió el desconocido de ojos esmeralda.


***
Luigi Luigi Jull Jull everyday everyday fin de la primera fase​
 

everyday

Moderador

Offline
Ruta Latias
Parte 1

Descripción: Si el agua se ha retirado ello sólo puede significar una cosa: El mar regresará con una gran fuerza a recuperar el terreno perdido. Has decidido asistir en las labores de evacuación en la isla, llevando a todo el que puedas a tierras más altas, a una pequeña montaña al extremo norte de Cress. En medio de la conmoción, sin embargo, se han percatado de algo. Los veleros que se preparaban para la competencia de aquella tarde han quedado varados muy lejos de la playa, algunos se han volcado y puede que hallan heridos. Al llegar a la zona te topas con que ya se encuentra alguien ahí: Una chica que, a decir de algunos de los conmocionados marineros, ha aparecido de ningún lado y ha comenzado a auxiliarles.

Objetivos:
- Viaja al punto donde los veleros han quedado.
- Acude al recate de aquellos que han quedado varados y puedan estar heridos.
- Ayuda a la (inserte link) chica que se encuentra ya en la zona y pon a los marineros a salvo.
- La fase concluye cuando a lo lejos un pilar de luz se eleva por sobre el agua. El Pilar Celeste.


Datos extras:
- Puedes contar con la ayuda de otros lugareños y familiares de los marineros en las labores de rescate.
- La personalidad de la chica queda a criterio del jugador, pero su objetivo principal es salvaguardar la vida de las personas ahí. Y sí, puede comunicarse contigo.
- La chica reconocerá el pilar de luz que se elevará a lo lejos cómo el “Pilar Celeste”.
- Hay algunos pokémon que no fueron lo bastante rápidos para escapar antes de que el agua se retirase, es opcional es rescatarles.

Mínimo de post: 3 en Solo (2 c/u en Party de dos o 1 c/u en party de tres).

Luigi Luigi Jull Jull Relikt Relikt pueden continuar
 

Digimon Tamer/Pokemon Trainer/Tensaigakure Shinobi

Offline

El día que había iniciado de una forma hermosa se transformó repentinamente en el escenario de una película de desastre natural en cuestión de segundos. Si bien en primer instante, el peculiar trío comenzó a asistir con labores de evacuación en la zona -primando principalmente en calmar a la gente para que se movilizara a al extremo norte de la isla y ascender al punto más alto de la isla, fueron los gritos de otros lugareños que se negaban a evacuar y más bien, buscaban dirigirse al ya seco mar que rodeaba la isla.​
Fue en ese momento donde un escalofrío surcó las espaldas de Pendragon y Li, mientras que Hart arqueó una ceja y frunció levemente el ceño: debido a la carrera de veleros, muchos se encontraban en altamar cuando ocurrió el movimiento de mareas, causando que varias embarcaciones quedaran encalladas cuando de golpe, perdieron el líquido que les mantenía a flote.​
-Sigan asistiendo y ayudando a evacuar a la gente de la zona -el primero en hablar fue James, dirigiéndose al resto del improvisado grupo. -Iré a revisar las embarcaciones ya que es posible que más de uno se lastimara -fueron las palabras que salieron de la boca del chico de Hibiscus, que ya había devuelto a su Sceptile dentro de su Pokebola y se preparó para dejar salir a su Staraptor.​
-¿Y según tu podrás hacer todo eso sol? -Star ladeó el rostro levemente, preguntándose porque siempre que Pendragon estaba en un lugar, ocurriera un desastre natural de proporciones apocalípticas. -Creo que no y por eso mismo, yo iré. Soy Ranger Pokemon, ¿lo recuerdas? -la rubia luego dirigió su atención a Kain, que por dentro no pudo evitar maldecir que le colocaran en dicha situación a pesar de su rostro afable: su plan original solo era ayudar con la gente de la zona aledaña y luego, el mismo buscar refugio. No había tenido intención de arriesgarse de más por los veleros.​
-La señorita tiene razón. Lo ideal es que no vayas solo -Kain tuvo que seguir con aquello, percatándose qué en ese momento, era seguir con la charada. -Mi nombre es Kain Hart -se presentó el albino ante el par.​
-James Pendragon -fue la respuesta del chico de cabellos azulados, que pareció resignarse a lo dicho para evitar perder tiempo valioso.​
-Yo soy XingChen Li, Ranger Pokemon -se presentó la rubia ante el albino.​
-Bien. ¿Tienen algún Pokemon volador para poder desplazarse? -preguntó el criador de Hibiscus, obteniendo dos gestos negativos. No pudo evitar suspirar, recordando las palabras de su pareja respecto a cierto Pokemon.​
“No puedes vivir escondiendo a Elaine en todo momento por temor a que otros la vean. Si lo haces, ¿de qué valió el esfuerzo de Chary para vencerle?

-Chary, Bravo -Pendragon lanzó dos de sus esferas al aire, dejando salir al emplumado negro y a la lagartija de misma tonalidad.​
-¡Staraaaaaaaaaaaaaaaaaaaapoooooooooooooooooooooooooooooor! -Bravo infló el pecho, buscando como buen gallo de pelea a aquello que tenía que darle una paliza.​
-Zaaaaaard -la No Dragona dirigió su mirada a su entrenador luego de ver los alrededores, esperando la orden que debía seguir.​
-Xing, Kain -llamó a los dos entrenadores. -Ustedes pueden montar en Staraptor y en Charizard -ofreció el chico, parpadeando con sorpresa al ver que Li sin perder tiempo, ya estaba en espaldas de una igual sorprendida Charizard.​
-¿Qué? No todos los días puedes volar en un Charizard varia color -se defendió la rubia, omitiendo el detalle de su favoritismo a los Pokemon de fuego y luego procedió a llamar de vuelta a sus propios mon a sus respectivas esferas.​
-Entonces creo que seremos compañeros de vuelo -Kain no le hizo feo a la oferta de volar en el Pokemon de James y de manera cauta se sentó sobre el estornino, que, por alguna razón, parecía gritó su nombre a modo de grito de guerra.​
Segundos después, ambos voladores tomaron vuelo, dejando atrás a Pendragon, que se mantenía observando a ultra ball en sus manos. Endureció la mirada y la lanzó al aire, dejando salir a la legendaria representación del invierno: Articuno extendió sus alas, dejando salir una brisa helada con su sola aparición para luego, tomar vuelo junto a su entrenador.​
[…]​

-En serio Pendragon, ¿ahora utilizas un Pokemon Legendario para viajar? -bromeó Xing: si bien ya había visto en una ocasión al Legendario Pokemon, el aura que irradiaba este era igual de majestuoso que antes. Claro, eso no evito la pequeña broma a expensas del criador.​
-Muy graciosa, Xing -respondió con un rostro estoico Pendragon. Por su puesto, los pensamientos de Kain Hart eran totalmente ajenos a dicha conversación.​
-“Pensar que una oportunidad así se presentaría” -fueron los pensamientos del albo luego de terminar de procesar la existencia del Pokemon Legendario.​
[…]​

El trío de voladores llegó a la zona de los veleros, aterrizando de forma repentina y luego del descenso, Pendragon procedió a guardar a sus tres Pokemon dentro de sus respectivas esferas y percatándose de que ya habían varias personas afuera de estos. Sin perder tiempo, Xing se dirigió a una de las embarcaciones al igual Pendragon. Kain por su cuenta, hizo lo mismo, pero de manera más discreta. De hecho, fue el albino el que al acercarse a uno de los afectados: un capitán anciano, rechoncho, bigotudo, parche en el ojo, un chatot en el hombro y pata de palo que se percató de un detalle inesperado.​
A palabras del Capitán Ahab Sparrow Quijote de la Buenaventura Garaza y Esperanza, ellos no eran los únicos asistiendo a los afectados en los veleros. Kain giró el rostro, encontrando no muy lejos a una chica joven de vibrante cabello rojo y profundos ojos dorados asistiendo a una mujer que parecía haberse lastimado el brazo.​
-Si, esa joven apareció de la nada y comenzó a ayudar -fue la respuesta del capitán, causando que Hart pensara profundamente mientras ayudaba al viejo a ponerse de pie.​
-“¿Sera que tiene un Pokemon Psíquico que conoce Teletransportación?” -pensó el agente, evaluando la utilidad de aquello en dichas tareas. -Por favor, espere un momento aquí -solicito antes de caminar en dirección a aquella chica.
[…]​

-Con esto ya está mejor -habló de forma suave la chica pelirroja, terminando de atar con un pañuelo azul la herida en el brazo de la otra mujer. A pesar de sus sonrisas, por dentro estaba preocupada y pensando la manera de sacar a todos los que habían terminado afectados por aquella repentina situación. -Tenga cuidado al mover el brazo para no abrir más la herida.
-Disculpa, ¿tienes un Pokemon psíquico que sabe Teletransporte? Es para poder movilizar a los afectados -preguntó el albino a la chica, quien se giró al escuchar dichas palabras. Kain parpadeó al sentir los orbes dorados de esa chica en su ser y por un instante, se sintió totalmente desnudo, como si no pudiera ocultar nada a esa mirada.​
-¿Qué esta haciendo alguien como tu aquí? -fueron las frías palabras de la chica, que pasó de mostrar un gesto suave y a amable a uno llenó de furia, sorprendiendo al agente ante la repentina hostilidad. Este último juró que notó un brillo sobrenatural en los ojos de dicha chica.​
Hart por un momento, pensó que simplemente estaba ante un monstruo que simplemente, estaba usando una figura humana para interactuar con los alrededores.​


Relikt Relikt Jull Jull que inicie el rescate. Al Kain lo quieren volver albondiga(?)

Chica que claramente NO es Latias(?)

1628777998041.png

Agradecimientos por la pic a la cosa del mal, aka Relikt(?)
 

Jull

Whom lives by Hope, will die by Despair.
Moderador

Offline

La reacción de la pelirroja hizo que Hart se quedara helado. Ciertamente no esperaba que una persona que estuviese auxiliando a heridos fuera a vociferar aquello con tanta furia, pero no estaba seguro de que aquella fuese una persona. Cualquiera que fuera el caso, ya estaba ahí, y más le valía mantener su fachada o no podría acercarse a un futuro al chico del Articuno.

—Tengo que ayudar a las personas que están heridas, ponerlas a salvo— respondió haciendo énfasis en que estaba ahí porque “debía” hacerlo, y no porque quisiera. Hart hizo caso a su instinto y dio por sentado que aquella chica no era alguien normal, en el peor de los casos podía leerle como un libro y debía actuar de acuerdo a ello —¿No es lo mismo por lo que estás aquí?

—Tú y yo no tenemos nada en común— respondió la pelirroja con claro disgusto por la presencia de aquel hombre. Sabía con sólo verle que no estaba ahí por ayudar, buscaba algo, pero los quejidos de un hombre que aún se encontraba bajo un velero le devolvieron a la realidad presente: Habían vidas en riesgo y el agua podría volver en cualquier momento —Si lastimas a alguien aquí…— masculló la de orbes ambarinos, a lo que Hart elevó las palmas en señal de paz.

Cerca de ahí, Pendragon había llamado a Lucario y Star a Mei, para que en combinación con la ayuda de un Machamp que había participado del torneo moviesen un velero volcado. El canino y el tipo lucha empujaban el velero desde un costado para elevarlo los suficiente como para que Indeedee pudiese sacar con su poder psíquico al hombre que había quedado atrapado.

—¿Tiene algo roto, le duele algo?— Star fue la primera en acercársele para revisar su estado, arrodillándose a su lado mientras Pendragon coordinaba el descenso del velero de tal forma que ninguno de los presentes o sus pokémon resultasen heridos al soltarle.

—Son más personas heridas de las que esperaba— Pendragon observó a las personas rescatadas que aguardaban en una zona junto a donde habían encallado las primeras embarcaciones, eran ya un puñado de ellos, pero aún habían otros veleros más allá de donde se encontraban.

Los pensamientos de Pendragon se vieron interrumpidos cuando la extraña chica pasó delante suyo para acercarse al hombre herido. Sangre brotaba de la espalda del sujeto, al parecer se había cortado cuando su embarcación se volcó, rápidamente la misteriosa muchcacha hizo que se sentase para descubrir la herida.

—“No pinta bien”— pensó la rubia para sus adentros, no queriendo exteriorizar sus pensamientos para no preocupar innecesariamente al herido.

—Estará bien, no parece ser tan profundo, pero debe evitar moverse para no perder mucha más sangre— musitó la pelirroja mientras de un bolso que cargaba consigo sacó unas hierbas y una venda que muy cuidadosamente empezó a aplicar sobre la herida. Star no supo si le hablaba a ella o al hombre herido, era casi como si le hubiese leído la mente.

—Disculpa, ¿tú eres…?— Xingchen había notado cómo otros isleños habían emprendido la marcha rumbo al mar seco para asistir a sus amigos y familiares, pero no esperaba que ninguno de ellos hubiese llegado antes que ellos tres, incluso la chica del Machamp había llegado momentos después que ellos montada sobre un Mudsdale.

—Llámame Tsalia— respondió la chica de cabellos rojizos sin mirarla a los ojos, su concentración estaba completamente en aplicar un vendaje.

—¿Cómo se encuentra?— se acercó a preguntar el peliazul, arrodillándose junto al herido.

—Vivirá…— dijo la pelirroja sonriendo, aunque lo hiciese forzadamente —Si podemos sacarlos de aquí.

—Lo haremos, con la ayuda de todos— respondió Li sin basilar —Mi nombre es Xingchen, el es James y el sujeto de allá es Kain— la rubia presentó a aquellos que la habían acompañado hasta ahí. James asintió al escuchar su nombre, mientras que Kain servía de muleta a un hombre mientras lo llevaba junto al resto de accidentados.

—Pero ¿cómo llevaremos a tanta gente de vuelta?

—Hablé con uno de los heridos, al parecer habían dos personas más en el velero que se encuentra más allá— intervino el peliblanco regresando desde donde se encontraba el resto de los heridos. Los chicos que conoció en Cress le recibieron con normalidad, pero Tsalia no parecía disfrutar de su presencia ahí, y podía notarlo —Iré a echar un vistazo— agregó, esperando que alguno de los presentes se ofreciera a echarle una mano. Si en verdad habían dos personas ahí no podría ayudar a cargar a ambas, además de que podrían estar severamente heridos si es que no se habían acercado a ellos a esas alturas.

—Yo iré contigo— se apresuró a decir la rubia, mientras, la pelirroja ayudaba al herido a colocarse en pie junto a Pendragon.

—Nosotros buscaremos una manera de llevar a los heridos de vuelta— el descendiente de Arturo ya estaba evaluando algunas opciones en su mente, tal vez podrían salir todos de ahí con la ayuda de los pokémon que ahí se encontraban —no sabemos cuándo la marea podría volver.

De aquella forma el improvisado grupo se dividió en parejas. Mientras la rubia y el peliblanco se alejaban más de la costa, el peliazul y pelirroja empezaron a idear un plan para retornar a los heridos a un lugar seguro. El velero que había encallado más lejos de la costa era a su vez el más grande, usado habitualmente como un barco que transportaba carga, para esa actividad iba a actuar como barbo de primeros auxilios en caso de que algo sucediese durante la carrera. Ahora el navío blanco yacía de costado, ocultando la cubierta de la vista del par de rescatistas..

La pareja de Wingchen y Kain se acercaba rápidamente a pesar de que el terreno de arena semi-húmeda no era de lo más estable. Cuando apenas estaban a unos diez metros de su objetivo pudieron escuchar unos gritos de auxilio apenas discernibles. De inmediato los rescatistas aceleraron la marcha para encontrarse con una escena terrible.

Cuando el agua se retiró, el velero terminó girando hasta reposar en un costado, como muchos otros, pero aquel velero en particular llevaba consigo varias cajas de madera que terminaron por golpear a los ocupantes. Una de ellas había causado que uno de los navegantes terminase tendido en el suelo, inconsciente, pero él había sido el afortunado. El segundo ocupante no había corrido con tanta suerte. Cuando el barco se volteó éste cayó por la borda y una pesada caja de madera fue a parar sobre sus piernas, imposibilitándole el moverse.

—¡Mis piernas, no puedo moverme!— exclamó el sujeto —¡John no se mueve, no logro alcanzarlo!

La escena era terrible, prontamente Kain se acercó al hombre que yacía inmóvil, comprobando que estaba inconsciente pero aún respiraba. Asintió al sujeto atrapado y a Star, que ya se encontraba a su lado.

—Quitaremos la caja ahora mismo, solo resista un poco— pidió la rubia, sujetando la mano del hombre herido —Rápido, ayúdame a empujarlo.

—Espera un poco— pidió Hart, para desconcierto de la rubia —Si solo empujamos la caja a un lado podríamos lastimarle aún más— tras decir aquello, el pelirrojo tomó una de sus pokeballs y llamó a un Aron de color rojizo.

—Aaar— exclamó el tipo acero, gruñendo como dinosaurio para luego sosprenderse de ver el lugar donde lo habían llamado. La tierra bajo sus pies era blanda.

—Necesito que excaves de aquel lado de la caja, ten cuidado de no lastimar a este hombre— indicó Hart rodeando al sujeto para indicarle a Aaron exactamente donde debía hacerlo —No hagas el agujero demasiado grande como para que la caja se venga abajo, solo sus piernas deben quedar libres, ¿entendido?

—¡Ron!— el pequeño de acero asintió con un saludo militar y de inmediato se puso manos a la obra.

Pronto la tierra a un costado del hombre fue removida de a poco y la presión sobre una de sus piernas disminuyó, luego la otra y finalmente pudo jalarle de las axilas para sacarle de ahí sin lastimarle tanto. Ambos rescatistas lanzaron un suspiro de alivio cuando el hombre quedó tendido ya libre sobre la arena. Xingchen, quien hasta ese momento había permanecido al lado del hombre inconsciente soplando aire sobre él se levantó para acercarse a ver cómo se encontraban sus piernas. Pero el sonido de cuerdas cediendo sobre sus cabezas rompió el fugaz silencio. Parte del cargamento aún permanecía a bordo, sujeto precariamente por cuerdas que terminaorn por romperse en el peor de los momentos.

La pesada caja se precipitó sobre Star, sus reflejos hubieran sido suficientes para esquivarlo de haberlo podido ver venir. Lo último que vieron sus ojos antes del impacto fue cómo el peliblanco se le lanzaba encima; pues el golpe recibido no fue por la caja, sino por Hart, quien al notar el sonido de las cajas se lanzó sobre la rubia para sacarla del peligro. La caja de madera se estrelló contra la arena con un ruido pesado y seco; mientras, el agente yacía sobre el pequeño cuerpo de la chica, ambos algo sucios por la arena.

—¿Estás bien?— preguntó el peliblanco, sin quitarse aún de encima, con sus brazos a cada lado de la rubia como si con su cuerpo le fuese a proteger de algo.

—S..sí, estuvo cerca— respondió Xingchen, reincorporándose cuando Hart se hubo quitado del medio. Por fortuna para los rescatistas, la caja tampoco había alcanzado a lastimar a alguna de las víctimas.

—Démonos prisa en salir de este sitio— pidió el peliblanco, aliviado de haber evitado un víctima más de la cual tuviera que encargarse luego.

Relikt Relikt Luigi Luigi pinshi Luis poniendo a Kain en el detector de mentiras en su primer trabajo juntos :c


Latias = Tsalia *inserte música de los Expedientes X*

 

Something that remains

Registrado
15 Abr 2016
Mensajes
1,702
Offline
Kain estaba al tanto que no podían movilizar al par de hombres de regreso a la isla, no sin una ayuda extra, puesto así el albino observó los alrededores un momento en tanto XingChen se hacía cargo de las piernas del hombre que estaba consciente. El chico de Sandland miró las cajas esparcidas por la arena, algunas sogas las cuales enrolló y enganchó en su hombro, luego alzó la vista para ver las velas que colgaban del mastín, con una idea en mente regresó junto a la rubia y el dúo de hombres heridos para informarles como podían proceder a continuación.

— Necesitaré la ayuda de tu Indeedee para romper el mastín y llevar a los heridos de regreso a tierra firme colocándolos sobre las velas. — Comentaba el albino dejando las sogas en el suelo y sacando una Pokéball. — Le pediré a Milotic que use su Hidropulso para cortar el mastín y tu Indeedee se encargara de evitar que caiga sobre nosotros.

— ¿Co-cortar el mastín? — Alzó la voz el hombre cuyas piernas estaban mal heridas.

— Necesitamos un medio para transportar a su amigo y a usted, yo podría cargar a uno pero dudo que la señorita tenga fuerza suficiente para sostener al otro. — Respondía Kain enarcando una ceja intentando no sonar irritado.

— ¿Es más importante su barco que sus piernas, señor? — Preguntó la chica de Dragis poniéndose de pie mientras se limpiaba la arena de los pantalones.

— N-no, pero…

— Pero es solo algo material, puede recuperar el mastín pero sus piernas puede que no lo hagan si sigue sin recibir atención médica. —Dijo Xing liberando a Mei de su Pokéball. — Lo siento, señor, pero alguien debe pensar en usted y su amigo.

— Bien, hagan lo que quieran con el mastín y las velas pero antes de eso quiero saber cómo llevaran ese pesado pedazo de madera y tela hasta la isla. — Decía el navegante señalando hacia la dirección de la tierra firme. — Yo no poseo ningún Pokémon que pueda hacer el trabajo, y John puede que tenga un Machop pero solo podría hacer el trabajo hasta medio camino.

— No tienes nada que nos ayude con eso, ¿cierto? — Habló Star mirando hacia el albino, quien negó con la cabeza. — Bueno, era un plan bastante genial para ser verdad… pero creo que podría encargarme de ello… probablemente.

— ¿Probablemente? — Interrogaron ambos hombres al unísono.

— No tenemos tiempo, XingChen, ¿estás segura o no? — Añadía Kain frunciendo ligeramente el ceño.

— Solo denme un momento, ¿vale? — Murmuraba dando un par de pasos lejos del pequeño grupo sacando a Growlithe de su Pokéball, quien comenzó a corretear por todo el lugar olfateando la arena, saludando a Mei con un ladrido y volviendo a correr hasta que la presencia de los hombres heridos llamó su atención. — Akihiko, ven aquí. — Llamó la chica al cachorro, quien dudó un momento antes de ir hacia ella. — Necesito que nos ayudes a llevar ese enorme mastín hacia tierra firme, va a ser pesado así que… voy a tener que hacerte evolucionar.

Grow growlithe. — Decía el tipo fuego cuya cola no dejaba de mover a los lados.

— Espero que estés emocionado por ser un Arcanine. — Mencionaba la chica de Dragis con una sonrisa de lado sacando de su mochila una piedra fuego y arrodillándose frente al cachorro.

Manteniendo el objeto evolutivo en su mano, XingChen sintió como este resonó con la calidez de su Pokémon hasta envolverlo en luz rojiza transformándolo en un Arcanine, cuya cola dejo de moverse mostrándose más tranquilo que cuando era un Growlithe y siendo mucho más alto que su entrenadora. Star se puso nuevamente de pie acariciando el pelaje de Akihiko para luego girarse a ver al albino, quien asintió en aprobación a su idea.

— Bien, podemos comenzar entonces. Bianca. — Llamó el de ojos verdes a Milotic que salía de su esfera. — Usa Hidropulso para cortar el mastín. — Decía señalando la parte superior del barco.

Milotic. — Asintió la tipo agua.

— Mei, utiliza Psíquico para evitar que el mastín se precipite sobre nosotros. — Indicó Li a la tipo psíquico cuya atención estaba enfocada en Arcanine que se había acostado sobre la arena para que esta le acariciara el pelaje del lomo.

D-dee. — Contestó Mei alzando la mirada hacia el objeto que tendría que sostener con sus poderes.

Puesto así, Bianca comenzó su ataque contra el barco lanzando un potente chorro de agua a presión que hizo crujir primero la madera hasta que cedió partiéndose por la mitad, al ver que este caía hacia un lado Mei utilizó sus poderes psíquicos para colocar suavemente el trozo de madera con tela sobre la arena. Una vez que el mastín y velas estuvieron listos para usarse como camilla para trasladar a los heridos, fue momento de atar a Arcanine con las sogas para que halara a los heridos hasta la isla.

— Es momento de regresar. — Dijo Hart tomando suavemente a John, el otro marinero que seguía inconsciente.

Esto preocupaba a la rubia ya que pudo haber sufrido un golpe muy fuerte, mientras que Kain agradecía tener un comentario menos que escuchar por parte de las personas que estaban ayudando.

— Mei, ayúdame a trasladar al señor…

— Harry… Wilson. — Se presentaba el navegante aguantándose el dolor de sus heridas que palpitaban mientras era trasladado con el poder psíquico de Indeedee.

— Lo llevaremos de regreso a tierra firme, señor Wilson. — Asentía la chica de Dragis.

[…]

Pendragon y Tsalia habían estado atendiendo y llevado a los heridos de regreso a la isla con ayuda de algunos lugareños y sus Pokémon que habían ido a auxiliar a los que se quedaron varados en medio de lo que había sido el mar antes de que el agua abandonase el lugar, entre las personas del evento también estaban algunos Pokémon marinos que habían quedado encallados. La chica de cabello rojo apoyaba en todo lo que podía yendo de un lado a otro dando instrucciones sobre los sitios donde podían conseguir a más heridos o varados, por su parte, James observaba los alrededores en estado de alerta por si el agua regresaba. Mientras las labores de ayuda avanzaban, el chico de cabello azul se preguntaba si existían personas que se hallaban buscando una respuesta sobre lo que ocurría.

— El grupo no ha ido a buscar respuestas. — Comentó la pelirroja con un Azurill en brazos. — Parece que están preparándose en lo que era la orilla de la isla.

— ¿Cómo lo sabes? — Preguntó el chico de ojos grises más por el hecho de que había respondido a lo que había estado pensando más que en contenido de la pregunta en sí.

— Lo escuché de algunos de los residentes que vinieron a ayudar, dicen que formaron un grupo para investigar y que saldrían en breve. — Respondía la chica encogiéndose en hombros para después caminar hacia un Audino que usaba sus habilidades de curación en algunos Pokémon.

— Debemos alejarnos lo más rápido posible de aquí. — Decía Pendragon acercándose a un grupo de personas que tenían la piel ligeramente tostada por el sol. — Aun no sabemos hasta cuando durara este fenómeno ni con qué fuerza regresará el agua, lo más seguro es ir a realizar los primeros auxilios en tierra firme.

— Entendido. — Asintió un hombre que se encontraba acompañado de un Mudsdale, el cual tenía los implementos necesarios para halar sin problema un bote que usarían como medio de transporte improvisado para llevar heridos a la isla.

— Algo se acerca. — Indicó alguien señalando la distancia.

Una mancha naranja se aproximaba al lugar mientras transportaba algo que era arrastrado desde la parte trasera de este. Un par de segundos después, Arcanine se detuvo en medio del lugar por órdenes de su entrenadora que se encontraba sobre las velas mientras sostenía a John para evitar que este se cayera debido a la velocidad de su compañero de fuego. James y Tsalia se acercaron sin dudar al reconocer a Hart y Li que se ponían de pie, por otro lado, el entrenador de Mudsdale corrió al ver dos caras conocidas, las cuales se trataban de los navegantes.

— Por el amor de Arceus, ¿qué les paso? — Interrogaba el hombre de cabello castaño arrodillándose al lado de su amigo que mencionaba que había sufrido peores heridas que esa.

— Si hubiésemos dudado en echar abajo el mastin, no estuviera diciendo eso. — Amonestó Star frunciendo el ceño.

— Con permiso. — Dijo Tsalia acercándose al que poco a poco despertaba de su inconsciencia.

— Son los únicos heridos que encontramos lejos de esta zona. — Comentaba Kain viendo como todas las personas heridas y Pokémon eran llevados de vuelta a la isla. — Deberíamos regresar después de asegurarnos de que todo está en orden.

— Estoy de acuerdo. — Asintió el de cabello azul. — Parece que hay un grupo en la isla que pretende adentrarse para saber lo que está ocurriendo. — Informó señalando con su barbilla en dirección a tierra firme.

— ¿Tsalia? — Preguntó XingChen con preocupación al ver que la pelirroja había dejado de tratar al marinero para mirar hacia donde había desaparecido el agua.

— ¿Qué demonios es eso? — Habló el entrenador del Mudsdale mirando al mismo lugar que la pelirroja.

Cuando el criador, la ranger y el coordinador se giraron a ver lo que todos observaban, vieron un enorme pilar de color azul que se alzaba hasta llegar al cielo. La distancia entre ellos y la columna era grande, lo cual les hizo pensar que probablemente dicho pilar hecho de luz se hallaba sobre el agua que había retrocedido.

— Ese es… el pilar celeste. — Anunció Tsalia con sorpresa mientras se ponía de pie sin dejar de observar la columna de luz.


***
Jull Jull Luigi Luigi everyday everyday siguiente parte, please​
 

everyday

Moderador

Offline
Ruta Latias
Parte 2

Descripción:
En medio de las labores de rescate un pilar de luz se ha elevado en el horizonte. La extraña chica que te has encontrado antes a salido corriendo en dirección a aquella luz sin dar explicación de sus actos, pero eso no es lo más alarmante: El agua ha empezado su regreso hacia la isla. ¡Una ola gigantesca se acerca a ustedes!

Objetivos:
- Salva a la chica que parece caminar directamente hacia el agua sin miedo a la muerte.
- Sube a la cima del Pilar Celeste en compañía de la chica.
- La fase culmina cuando llegas al 5to piso, donde encontrarás una figura de traje.


Datos extras:
- Puedes rescatar a la chica con ayuda de tus pokémon, o puedes hacer que el agua los alcance. Si eliges lo último Latias se revelará a sí misma para salvarte.
- Si lograses observar la zona desde el cielo, serías testigo de un evento antinatural en el cual el agua ha detenido momentáneamente su avance hacia las islas.
- El pilar de luz emerge de lugar conocido como Pilar Celeste. Es una construcción antigua que por algún motivo permaneció oculta de la vista humana hasta que las aguas alrededor de Cress retrocedieron.
- Alrededor del Pilar Celeste existe una fuerza que impide alcanzar la cima volando, la única forma es subiendo por su interior.


Mecánica:
Iniciarás en el primer piso del Pilar Celeste, tu misión es subir hasta la cima, pero cuidado, la estructura parece muy dañada y ha sido habitada por pokémon salvajes bastante agresivos. Empezarás en el piso uno de la torre, para avanzar se lanzará un dado de 3 caras y el resultado determinará lo que acontecerá en tu siguiente post.

Resultado 1: Combate contra un salvaje. Tras derrotarle avanzarás un piso.​
Resultado 2: Caes en una trampa. Tras superarla avanzarás un piso.​
Resultado 3: El suelo se derrumba y retrocedes un piso.​

  • El evaluador lanzará el primer dado de esta ronda, en tu primer post puedes empezar a lanzar tú los dados para determinar qué sucederá en los siguientes.
  • Si te encuentras en el primer piso y sacas un 3, se lanzará otro dado.
  • No puedes retroceder en dos turnos seguidos, si sale 3 luego de retroceder un piso, lanzas de nuevo.
  • No hace falta que cada jugador en modalidad party escriba sobre cada piso, pero al menos deben colocar uno cada uno en esta fase (pueden agregar más pisos de ser necesario).

Jull Jull Luigi Luigi Relikt Relikt
Resultado del dado: 1 - combate contra un salvaje.
 

Digimon Tamer/Pokemon Trainer/Tensaigakure Shinobi

Offline

-Por Giratina, lo que faltaba -maldijo James al ver aquel brillante pilar de luz erigiéndose a lo lejos. El de cabellos azules se masajeó la sien al escuchar el nombre que salió de los labios de Tsalia, deduciendo que el evento de la naturaleza claramente ya no era tan natural.

Ya estaba a nada de apostar que se iba a encontrar con un Pokemon Legendario en dicha odisea. Xing por su cuenta, no pudo evitar llevarse las manos a la boca ante aquello y Kain simplemente arqueó una ceja: cada vez surgían más variables que le obligaban a seguir manteniendo su fachada ante Pendragon y Xing. Claro, no olvidaba que la chica de cabellos rojos era más de lo que aparentaba y literalmente con solo una mirada, lo había leído como si fuera un libro totalmente abierto.

-¿Pilar Celeste? -cuestionó el albino luego de haber escuchando por una misera de segundo el nombre de dicho sitio. La pelirroja le dirigió una mirada fulminante a Hart y nuevamente este sintió que está a Mercer de algo más grande que él.

-No es un lugar para los de tu clase -declaró Tsalia de forma gélida, tomando desprevenidos tanto a Xing como a Pendragon: era la primera vez que le escuchaban de esa manera al no haber estado presentes cuando Kain habló con la chica antes. -Ahora, deben de retirarse -habló la joven, dándoles la espalda y dirigiendo su atención al frente.

-¿Por qué lo dices? -preguntó una consternada Xing, sintiendo que la sangre del rostro se desapareció al ver que la de cabellos rojos señaló al horizonte: el agua que se había movido de la costa se empezaban a acercar de manera peligrosa a manera de una ola colosal. -Por Arceus…

-El agua viene de vuelta y golpeara con todo -fueron las palabras de Kain, diciendo en voz alta lo que todos estaban pensando. El de cabellos grises dirigió su mirada al sitio donde estaba Tsalia: era obvio que esa chica no era normal en ningún aspecto.

Y por eso mismo abrió sus ojos como platos al ver que ya no estaba en donde se encontraba anteriormente y fue gracias a la expresión de sorpresa de Pendragon que el grupo se percató que de una forma u otra, la pelirroja estaba a medio camino y a curso de colisión con el semejante maremoto.

-Esa chica quiere morir -fueron las únicas palabras de Pendragon, que al igual que el resto de los entrenadores, había guardado en sus esferas a sus criaturas que ya no estaban realizando labores de rescate. El sujeto de Mudsdale por su cuenta, ya se dirigía a tierra y cargando con los últimos dos heridos de la zona.

Sin pensarlo dos veces, nuevamente Charizard, Staraptor y Articuno aparecieron, extendiendo sus correspondientes alas para tomar vuelo con un pasajero. Nuevamente Xing tomó asiento en Chary y Kain en el lomo de Bravo al ver como el chico de cabellos azules tomó asiento en el ave legendaria. El agente seguía pensando en los escenarios que le habían permitido a ese chico dar y capturar a semejante Pokemon.

[…]

Tsalia iba con dirección al maremoto. Por supuesto para ella, sobrevivir a algo como eso era pan comido y ella misma estaba al tanto de ello. Usando sus poderes psíquicos, ya había verificado que todos escaparan a la costa. Ahora, solo bastaba de asegurarse de retener al maremoto lo suficiente para que todos alcanzaran la tierra alta en la isla. Luego de eso, se encargaría personalmente del pobre diablo que se había atrevido a cometer semejante atrocidad que causó que el Pilar Celeste se mostrara. Soltó un suspiro, no queriendo reconocer que a pesar de que aquel chico de cabellos blancos era de la peor calaña, al menos si fue sincero en que no tenía relación con lo ocurrido. O eso pudo deducir cuando invadió su mente con una rápida e imperceptible lectura.

-Lo que no entiendo es como alguien como el estaba acompañado de los otros dos -suspiró Tsalia, con sus ojos brillando en color azul y usando sus poderes psíquicos para disminuir la velocidad del maremoto. Por supuesto, la de ojos dorados se refería a James y a Xing, que claramente eran la clase de entrenadores que, por su naturaleza interna, no era extraño que hubieran ayudado con la evacuación.

Sonrió levemente luego de unos minutos, sintiendo que toda la población de Cress estaba en suelo alto. Estaba a punto de dejar que el maremoto siguiera su curso cuando de pronto, sintió que algo planeó tras ella y al darse cuenta, estaba por los aires y siendo levantada por un Charizard varia color.

-¡¿Qué acaso querías morirte?! -regañó una furiosa Xing, viendo como Charizard por comodidad decidió dejar a su nueva pasajera sobre Articuno y detrás de su entrenador. -¡¿Cómo se te ocurre ir directo contra una ola gigante de agua?!

-Sea lo que sea que esté ocurriendo, el origen parece ser ese pilar de luz, ¿es correcto? -preguntó Pendragon una vez que la rubiales hubiera terminado su ranteo a la joven pelirroja, que parecía desconcertada ante dicha situación.

-Es extraño… las aguas siguen sin moverse -señaló Kain desde el pollo volador suicida. Aquello hizo que Tsalia abriera los ojos son sorpresa: ella ya no estaba deteniendo el avanza del maremoto.

-Dirijámonos al pilar -la de cabellos rojos señaló con su dedo índice el sitio y suspiró con frutración. -Ese es un lugar que ningún humano debería pisar… pero las circunstancias lo ameritan -sinceró antes de cerrar los ojos. -Al menos 2 de ustedes si merecen el honor de visitar dicho lugar -abrió los ojos, sintiendo los pensamientos de Articuno y los otros Pokemon.

Era oficial para ella: desconocía el como un ser del nivel de Kain Hart podía estar relacionado con personas como Xingchen Li y James Pendragon.

[…]

-¿Este es el Pilar Celeste? -preguntó Xing incrédula: frente a ella estaba una enorme torre que hasta hace horas, no era visible debido a las aguas de Cress. El grupo tuvo que aterrizar ya que, al llegar, una fuerza obligó a los voladores a descender al suelo. Pendragon guardó a sus preciados amigos dentro de sus esferas por seguridad.

-Así es. El lugar fue construido con sistema de seguridad para que ningún ser de poco valor para la existencia lo ensuciara con su presencia -explicó Tsalia cruzada de brazos. -Por supuesto, en ocasiones hay que hacer excepciones con las cucarachas -lo último fue dicho dirigiendo su atención a Hart.

-Empiezo a creer seriamente que no le agradas -le susurró James a Kain a modo de broma para relajar el ambiente serio, que simplemente suspiró con cansancio: definitivamente esa chica lo tenía en lista negra y empezó a baraja la posibilidad de que esta, al meno despiste suyo, lo borrara del mapa.

-¿Cómo sabes tanto? -interrogó una consternada Xing ante dicha información. Tsalia dibujó una traviesa sonrisa y suavizó el gesto al ver a la rubia.

-Yo simplemente se cosas que tu no -bromeó, guiñándole el ojo antes de fulminar con la mirada a Kain. -Tu no hagas nada extraño o pagaras las consecuencias.

Y con esa amenaza, la chica de cabellos rojos fue la primera en ingresar al lugar.

Claro que se encontraron en la entrada con un furioso Altaria.


Jull Jull Relikt Relikt llegamos al pilar.... ya nos deje en la entrada. Rel, dale sus mandarinas al pollo ese y empecemos a subir(?)
 

Jull

Whom lives by Hope, will die by Despair.
Moderador

Offline

El tipo dragon con alas como nubes se lanzó sobre los humanos, quienes resultaban invasores en aquel sitio. Abriendo su boca, Alatria liberó una corriente de fuego azulado que salió disparada hacia la puerta de roca por la cual los intrusos llegaron. El cuarteto saltó a un lado y otro para evitar quedar achicharrados. La ranger del equipo liberó a Sylveon para hacer frente al salvaje agresivo​
—¡Eon!— la pokémon variocolor gruñó al salvaje que ahora tenían por delante, notando de inmediato que éste les estaba atacando.​
—¡Sweiss, usa voz cautivadora!— Star apuntó al ave que ahora describía un circulo en el aire para reposicionarse y seguir atacando.​
—¡Altaaaa!​
—¡Syl!​
El dragón liberó una nueva corriente de fuego azulado, esta vez contra el pokémon que recién había aparecido. El pulso multicolor del hada el ataque del dragón colisionaron en mitad del aire, creando una explosión que hizo sacudir el primer piso de la torre. Pequeños puñados de polvo y tierra caían desde el techo al verse sacudido, era obvio que aquel sitio era antiquísimo. Altaria pronto emergió de la nube creada por el estallido, iba a lanzarse sobre Sylveon cuando fue interceptada por Chari, la no-dragona le tacleó lanzándola con violencia contra una pared antes de rematar con un lanzallamas. Las alas de Altaria parecían algodón de azúcar, pero era un tipo dragón después de todo; por lo que tan pronto se reincorporó del impacto inicial, empezó a girar rápidamente para batir fuera las llamas que no resultaban tan efectivas sobre ella.​
—¡Bien hecho, Chary!— le felicitó Pendragon, acercándose junto con Kain a donde Tsalia y Star se encontraban. Hart de momento observaba la lucha sin intervenir, consciente de que sus pokémon no eran lo bastante fuertes para enfrentarse en un combate contra un pokémon salvaje tan fuerte.​
—Ahí viene de nuevo— advirtió el de ojos verdes cuando vio al dragón descender en picada contra ellos, cubriendo su cuerpo de una inusual energía azulada. Estaba usando carga dragón.​
—¡Ve Chary, usa carga dragón!​
—¡Chaaarg!​
Ambos pokémon volaron uno al encuentro del otro, ambos rodeados de aquella aura azulada que tomó la forma de un dragón. El chocque se dio con violencia, pero como era de esperarse por su gran experiencia y nivel, Chary se impuso por sobre el salvaje. Altaria voló por los aires hasta estrellarse con el suelo, inconsciente. Cuando los movimientos del salvaje se detuvieron y fue claro su debilitamiento; los intrusos optaron por seguir la marcha con cautela. Al parecer los peligros de aquel lugar ancestral eran mucho más varios de lo que supusieron inicialmente.​

Subimos al piso 2.​
Salió 3, por lo que bajamos de nuevo al piso 1.​
Salió 1, por lo que nos topamos otro salvaje.​
 

Something that remains

Registrado
15 Abr 2016
Mensajes
1,702
Offline
Al llegar a las escaleras que subían al siguiente piso de aquella torre, no hubo cautela suficiente que los preparara para lo que ocurriría en el momento en que todos comenzaron a subir. El suelo rápidamente cedió ante el peso provocando que el cuarteto se viniera abajo. Cuando el trio de entrenadores turistas regresó a sus sentidos, luego de un ligero estado de inconsciencia producto de la caída, notaron que se encontraban sin ningún rasguño ni dolor corporal que hubiese dejado el descenso abrupto.

¿Están todos bien? — Preguntó Tsalia siendo la primera en ponerse de pie como si no hubiese pasado nada.

Caímos, ¿caímos, cierto? — Decía XingChen tocando su torso y luego su cabeza para después girarse a ver al albino y el de cabello azul.

Syl sylveon. — Respondía la tipo hada cuyas cintas estaban atadas a la cintura de la Ranger.

Regresamos al primer piso. — Comentó Kain chasqueando la lengua mientras se levantaba.

Parece que subir no va a ser sencillo… y no hablo de los Pokémon que nos podemos topar en el camino. — Dijo Pendragon limpiándose el cabello del polvo que le había caído.

Char. — Asentía el Charizard varicolor.

Aun tienen tiempo de regresar. — Habló la pelirroja mirando fijamente al de ojos verdes que decidió ignorarla pensando en lo insistente que estaba siendo en su molestia hacia él.

¿Bromeas? Ya estamos aquí, el único camino que nos queda es seguir subiendo. — Mencionaba la rubia apuntando hacia el techo el cual tenía un gran agujero por donde se veía el piso del cual habían caído.

Puesto así, el pequeño grupo regreso a las escaleras para retomar su camino de ascenso a los pisos superiores.

Tras pasar al lado del todavía inconsciente Altaria, el trio de entrenadores pensó que no volverían a tener un enfrentamiento en ese piso, sin embargo, el sonido de un nuevo enemigo los alertó de su presencia, al parecer el sistema de seguridad que había mencionado la pelirroja antes se trataba de diferentes tipo de Pokémon que custodiaban el lugar. Puesto así, James había optado por regresar a Chary a su Pokéball dejando salir a Sun para que los ayudara esta vez, por su parte, XingChen dejo que Sylveon permaneciera en el exterior. En cuanto a Kain, hacia todo lo posible para ignorar a Tsalia que parecía mantenerlo vigilado, a la espera de algún movimiento o actitud extraña por parte del albino.

Antes de que el grupo llegara a las escaleras, un Claydol bajó a toda prisa realizando Giro rápido sobre sí mismo para intentar chocar contra el grupo el cual se hizo a un lado para dejarlo pasar de largo. Absol atacó con Rayo de hielo pero Claydol lo evadió usando teletransporte, Sylveon uso su Detección para saber dónde aparecería su contrincante por lo que al saberlo pudo lanzar una esfera de Fuerza Lunar que golpeó al muñeco de arcilla justo en el pecho. Haciendo gala de su rapidez, Sun corrió hacia su enemigo usando Doble equipo para despistarlo, cuando logró acercarse lo suficiente a este lo bateó con su Mega Cuerno enviándolo hacia el otro lado de la habitación, justo a un par de metros de Altaria.

Sun, Bola sombra. — Indicó el de cabellos azules a su compañero.

Weiss, Fuerza Lunar. — Decía Star viendo como el hada asentía.

¡Clay! — Gritó el tipo tierra mientras su cuerpo brillaba.

El tipo siniestro y Sylveon lanzaron sus esferas de ataque al mismo tiempo, las cuales salieron disparadas hacia Claydol, quien las recibió e intentó aguantar ambos ataques, sin embargo siendo empujado nuevamente contra la pared hasta romperla y cediendo está cayendo encima del muñeco de arcilla.


***
Luigi Luigi Jull Jull disculpen el retraso :'( Sigamos
Parece que no vamos a subir más de aqui :')​

Subimos al piso 2... otra vez...
Salió 3, bajamos de nuevo al piso 1.
Salió 1, nos madreamos otra vez con otro salvaje.
 
  • 1Me divierte
Reacciones: Jull

Digimon Tamer/Pokemon Trainer/Tensaigakure Shinobi

Offline

-Esto tiene que ser una broma de pésimo gusto -fueron las palabras de Pendragon, viendo como Absol se movía como todo un lince elegante, ignorando totalmente los ataques psíquicos que un Baltoy le estaba disparando.

-¡Sol! -el variacolor llenó de energía oscura sus garras frontales soltando un demoledor Tajo Oscuro que gracias a la habilidad de Afortunado, dejaba a su paso golpes críticos totalmente garantizados.

Habían logrado subir de piso, pero nuevamente se había activado una trampa que los había llevado de vuelta al piso 1. Por su lado, Tsalia fulminaba a Kain, culpándole internamente de que los sistemas del Pilar Celeste estuvieran trabajando de manera tan errática: se suponía que con ella allí, el grupo debería poder movilizarse tranquilamente salvo uno que otro salvaje que residía en el sitio.

-¿Seguro que no es tu magnetismo de problemas? -Xing arqueó la ceja, recordando los comentarios de Hikaru respecto a la suerte de Pendragon y los desastres. Si aquella misión en el volcán con aquel Magmortar no era prueba de eso, en definitiva, lo que ocurría en Cress coronaba a James como el Rey de los Desastres.

-Muy graciosa Xing -respondió ante el comentario de la rubiales. El sucesor del Rey Arturo dirigió de nuevo su mirada al frente: Baltoy finamente había quedado noqueado luego de recibir un segundo Tajo Umbrío por parte de Absol.

-Sooooooooooool -la voz del lince fue tranquila y simplemente se dirigió al lado de su entrenador. Pendragon no pudo evitar acariciar el pelaje del tipo siniestro ante la mirada de Xing, Tsalia y de Kain.

-“No solo Articuno. Este chico tiene un Charizard, un Lucario, un Staraptor y un Absol variacolor y por lo visto de estos, no son poca cosa” -pensó Hart al ver otro de los Pokemon del chico de cabellos azules. –“¿En serio existe un entrenador como él?” -se cuestionó: el Sceptile que había visto en el torneo de Cress tampoco era ordinario al ver como despachó a su oponente. No, Kain podría asegurar perfectamente que Pendragon a pesar de su frente amable, era un entrenador que perfectamente, de desearlo y enfocarse solamente en los gimnasios, podría estar desafiando perfectamente al Alto Mando… y superarlo.

Si, James Pendragon no era un Entrenador Pokemon al que pudiera hacerle frente… y todavía le faltaba mostrar lo que era capaz su sexto Pokemon. XingChen Li si bien no había demostrado tener una fuerza demoledora como la de James, tampoco era de subestimar con lo visto. Si, apenas tuviera la oportunidad…

Los pensamientos de Hart se interrumpieron y sintió temor recorrer todo su ser al ver los ojos dorados de Tsalia sobre él. Pero eso no fue lo que lo aterrorizo. Sino las palabras que escuchó en su mente.

-“Sigue pensando en eso y haré que tu cerebro explote de manera lenta y dolorosa como si fuera un globo al que lo inflan de aire. Es una promesa”

Era oficial: esa chica no era normal y el mero hecho de escuchar aquella amenaza directamente en su cabeza lo confirmo. Y lo peor, era la sensación de que realmente, la pelirroja era capaz de hacer eso y hacer todo un desastre sangriento.

-Aprovechemos para poder continuar y evitar que se active una nueva trampa -fueron las palabras de Kain, respirando profundamente luego de recomponerse. Si, no podía dar un paso en falso o su cerebro iba a terminar adornando las paredes de aquel lugar.

[…]

-Nuevamente el segundo piso -comentó Xing, esperando que se activara otra trampa o que simplemente los volvieran a dejar caer en lo más profundo del piso de entrada.

-No te preocupes, XingChen Li -fueron las dulces palabras de Tsalia, que había colocado su mano sobre una especie de monolito de piedra. Fue por un instante, pero líneas de energía brillaron en dicho monolito antes de desaparecer de este. -He normalizado el sistema de seguridad. A lo mejor encontraremos obstáculos igualmente debido al intruso, pero he logrado garantizar que no volvamos a caer a pisos inferiores.

-Chica, me asustas -fue la sincera pregunta de Xing, causando una risita inocente en la pelirroja. -¿Quién eres? -preguntó con incredulidad ante aquello.

-Solo soy alguien que desea la seguridad de Isla Cress -fue la respuesta de Tsalia, causando que Xing simplemente suspirara con frustración.

Por otro lado, ajeno a todo esto James estaba finalmente procesando completamente que de nuevo estaba en un potencial fin de mundo y no evitar golpearse el rostro con la palma de su mano y musitar una frase totalmente ajena a todo el desastre que ocurría.

-Tashira va a matarme cuando sepa todo lo que ocurrió cuando decidí ir a buscar una piedra evolutiva en una tienda -alcanzó a musitar y ya estaba imaginando la mirada de reproche y decepción de su pareja.

-Prosigamos -Tsalia sacó de su burbuja a los 3 entrenadores con esas palabras seria. -Entre menos tiempo tardemos en llegar al final, más rápido podré asegurarme de que el culpable reciba su merecido -fueron las gélidas palabras de la amable joven, internándose en un pasillo y subiendo unas escaleras.

-Esa chica no es normal -fueron las palabras de Kain, rompiendo el silencio entre los 3 entrenadores.

-Ni que lo digas… parece que te odia por instinto -comentó Xing cruzada de brazos y viendo al de cabellos grises. -¿Seguro no es una exnovia o algo por el estilo? Porque amigo, si las miradas mataran, estarías 6 metros bajo tierra.

-O peor… durmiendo con los Magikarp -agregó Pendragon a la charla. Ante aquello, Kain se masajeó las sienes: ya encontraría una forma de lidear con lo que ocurría. -Ahora, mehor la seguimos antes de que ocurra algo raro.



Relikt Relikt Jull Jull luego pongo colorcitos. Ahora, vamos al tercer piso(?)
 
Arriba Pie