+18 Crossover Legend Chronicles. Arco 7. Capítulo 105.

¡Que el mundo se trague su odio!
Registrado
4 Sep 2019
Mensajes
152
Muy buen fic amigo, espero la conti.👍
 

Registrado
30 May 2007
Mensajes
193
Hola a todos, he aquí un nuevo capítulo. Les pido perdón si este capítulo se hace algo denso y trillado, pero creo que servirá para que puedan imaginar ciertas cosas a nivel técnico. Uso algunas terminologías, números como tales escritos por razones que notarán, y ciertas cosas que ya conocerán, pero en su tiempo yo no (cof cof, Naofumi, cof cof). ¿Recuerdan que les prometí que la historia comenzaría a leerse algo extraña? Bueno, ahora es cuando, como estoy terminando la historia, verán cosas que les llamará algo la atención.
Esta vez me extendí algo mas, porque hasta a mi me resultó tedioso el capítulo, pero era lo que quería escribir. Saludos a todos, y nos vemos la próxima semana!
...​

Capitulo 96: “La vida es un juego”.

—¡¡¡Sakura!!! —cómo pudo, Paul se levantó y de un solo golpe mandó a volar a Metal Sonic al interior de la cueva— ¡¡Te lo suplico, no te mueras!! —pero por más que buscaba signos vitales, estos no existían— Malditos sean todos… ¡¡¡Aqua!!! —pero el grito se perdió en el interior.
—Apenas Sakura terminó de sanarla, huyó —comenzó a decir una muy débil Lyra con rabia—. Sabía que nos traicionaría —miró a Sakura, y la ira envolvió a la joven— ¡¡Terminemos con esa cosa!!
—¡¡Ahí viene, prepárate!!

Con más velocidad que antes, Metal Sonic quiso embestir a ambos jóvenes, quienes lograron rechazar el ataque al suelo.

—¡¡Pulso oscuro!!
—¡¡Lanzallamas!!

Y con un ataque combinado retomaron el contraataque, para lástima de ellos sin hacer daño.

—¡¡¿Por qué no podemos hacerle nada?!! —gritó furioso Paul.
—No tiene caso que peleemos los dos —concluyó con la misma rabia Lyra, lanzando de un empujón a Paul hacia Sakura—. ¡Llévate a Sakura lo más lejos posible! ¡No lo olvides, tu deber es protegerla!
—Pero ella está…
—¡¡¿Quieres dejarla en este lugar tan horrible?!! —volvió a gritarle Lyra, quien terminó contra las murallas de la cueva— ¿No la amas? —ante aquella pregunta, Paul abrió sus ojos de golpe— Nosotros no vamos a morir… y si así pasara, no somos importantes…
— Sakura… —Paul calló un segundo, vio el cuerpo sin vida de la pelicastaña— Ella no habría huido, ella hubiese seguido peleando aún a punto de morir… Si Sakura no puede continuar, yo continuaré por ella —volteó a ver a Metal Sonic, y le gritó de forma arrogante—. ¡¡¡Oye, maldito pedazo de chatarra, yo soy tu rival!!!

Ante aquel grito, Metal Sonic miró a Paul, y casi teletransportándose, apareció encima de los dos.

—¡¡¡Pulso oscuro!!! —con toda la fuerza que tenía, Paul lanzó su técnica sin causar mucho daño, por lo que simplemente se usó de escudo abriendo sus brazos para proteger a, para él, su Sakura.

El regente de Giratina cerró sus ojos esperando el golpe que acabaría con su vida, pero todo lo que sintió, fue como aquel golpe había impactado con algo más.

—¿Que sucede? —abrió lentamente sus ojos, y pudo ver como una joven peli naranja, la que vestía un traje bastante peculiar, había bloqueado con algo de dificultad el ataque— ¡Tú…!
—¡¡¡Soy la guerrera elemental del agua, Aqua!!! —gritó furiosa, comenzando a emanar un aura muy invasiva para el ambiente— ¡¡¡No te perdonaré que hayas lastimado a mis amigos!!! ¡¡¡Kyogre, forma primigenia!!!

De pronto, el extraño traje de Aqua cambió a una especie de armadura cubierta de zafiros que cubría parte su cuerpo, muy flexible, como si fuese hecha de agua. Parecía una polera manga corta, pantalones cortos hasta la rodilla, y su pecho y caderas parecían reforzadas por los zafiros.
De una sola patada, mandó a volar a Metal Sonic hacia el cielo, atravesando sin ninguna dificultad el techo.

—¿Forma primigenia? —se preguntaba Lyra muy impresionada, y algo asustada.
—Siento cien veces más poder que cuando nos enfrentamos en Hoenn —comentó igual de asustado Paul.
—¡¡¡Sakura!!! —Aqua creó dos esferas de energía en sus manos, y se las lanzó a gran velocidad a la card captor.
—¡Lo sabía! —volvió a gruñir furiosa Lyra.
—¡¡No te muevas!! —le ordenó rápidamente Paul.
—Pero…
—Aqua jamás le haría daño a Sakura —dijo muy expectante Paul, mirando con calma como Aqua se le acercaba.
—Tres, dos, uno… ¡¡¡Axis, deshabilita el sistema de soporte vital de emergencia!!!
—¿Soporte vital? — se preguntaron muy extrañados Lyra y Paul.
—Sistema desactivado en tres, dos, uno… —y al mismo tiempo que terminó la cuenta regresiva, Aqua terminó de sanar las heridas de Sakura, y le dio un pequeño golpe de puño en su tórax.
—¡¡Te lo suplico, despierta!!

Los tres esperaban expectantes a que Sakura despertara, eran muy pocos segundos, pero parecían eternos, hasta que la suicida comenzó a toser repetitivamente.

—¡Sakura! —la nombraron los tres al unísono.
—Te dije que funcionaría… amiga… —le dijo triunfante Sakura, sin nada de energía para levantarse.
—Amiga mía… —envuelta entre la angustia, Aqua se lanzó a abrazarla, llorando desconsoladamente— ¡¡¡Eres una tonta!!!
—Ya… ¡¡Ya deja de arriesgar tu vida!! —ahora le gritó Lyra, corriendo a abrazar a las dos jóvenes— ¡¡¡Creí que te perderíamos de nuevo!!!
—Dale gracias a Kasumi —le dijo más tranquila la pelicastaña—. Si no fuera por ella y Axis, no estarían vivos ahora.
—En verdad pensé que habías huido —confesó muy arrepentida Lyra—. El señor Goku tenía razón, ustedes son unas chicas de buen corazón, y mejores amigas.
—¡¡¡Tonta!!! —le gritó furioso Paul, quien se paró frente a las tres, cayendo arrodillado— ¡¡¡¿Por qué hiciste algo así?!!!
—¿No te prometí que te mostraría que mi ocio valía la pena? —le comentó Sakura muy orgullosa— ¿Ahora ves que si valía la pena?
—¿Actuando como señuelo y carne de cañón? —resolvió Aqua muy preocupada—. ¡¡¡Esto no es un videojuego, es la vida real!!!
—Pero funcionó. ¿No? —Sakura miró a un costado, y vio el notebook de Aqua destruido— Perdóname. Por mi culpa perdiste a Axis.
—El notebook es material —le respondió con algo de rabia Aqua, más por las disculpas superficiales de Sakura, tomando el reloj de la pelicastaña—. No sólo fue una mejora. A partir de ahora, Axis será tu asistente. ¿Creías que solo había hecho una mejora?
—¡¡¿Me estás regalando el último recuerdo que te dejó tu papá?!! —completamente espantada con la idea, Sakura quiso sacarse el reloj, pero Aqua se lo impidió.
—Mi papá lo hizo para el bien de todos. Yo he cometido muchos errores como para decidir qué es bueno o malo, en cambio tú en vez de buscar ventaja, me rescataste, me sanaste, y abriste tu corazón para comprenderme —Aqua tomó las manos de Sakura, y con mucho trabajo le sonrió—. Lo siento, pero hace mucho olvidé como sonreír de júbilo y tranquilidad. Aun así, quiero que sepas que no me arrepiento de ver la verdad, traicionar a Arades, y convertirme en tu amiga.
—Gracias —le asintió con alegría la card captor.

Sakura miró su reloj, y comenzó a presionar botones.

—¿Como era que funcionaba está cosa?
—Si estás pidiendo un café, té informo que la siguiente cafetería está a cuarenta kilómetros —le comentó Axis, dejando a Sakura perpleja, y al resto algo nervioso—. Comenzaré la instalación de la mejora. Espera un momento.

De pronto, aquel reloj cambio de forma, ahora ganando una pequeña pantalla monocromática, dos botones a la derecha, y uno a la izquierda.

—La forma anticuada que tenía la actualicé a algo más eficiente —comentó Axis, al tiempo que lo que parecían ojos y una boca aparecían en la pantalla—. Es un aparato muy pequeño, pero tiene la capacidad de cien de los servidores más poderosos del mundo.
—¡Que linda! —gritó demasiado emocionada Sakura— ¡Hola Axis! ¡Por fin te puedo saludar a la cara!
—No te distraigas, tienes trabajo que hacer —le regañó algo molesta Axis.
— ¡¡Lo siento mucho!! —le pidió muy avergonzada, ganándose una risa nerviosa de Lyra y Aqua— ¿Como puedo usar mi poder de card captor?
—El uso actual de tu poder de card captor equivale al diez por ciento. Puedes usar hasta el sesenta por ciento, pero tú arma necesita una mejora.
—¿El báculo de la estrella? —Sakura tomó la llave, y la miró con curiosidad— ¿Puedes sacarle más potencial?
—Tiene una clasificación de tres estrellas, pero puedo mejorarla a cuatro estrellas con los datos que tengo.
—¿Mejoras? ¿Cuatro estrellas? —preguntaba muy extrañado Paul.
—Es como un juego RPG —comentó muy sorprendida Aqua—. No sabía que tenía esas capacidades.
—¡¡Modo card captor, libérate!! —la ropa de Sakura cambió, según lo tenía programado Tomoyo, y la llave se transformó en el báculo, sin mayor tiempo o trabajo— ¡¡Increíble, que rápido!!
—La mayoría de las órdenes son por voz. Para mejorar el arma, solo da la orden.
—¡¡¡Báculo de la estrella, libera todo tu poder!!! ¡¡¡Renuévate!!!

De pronto, aquel sencillo báculo con la estrella en la parte superior de transformó completamente, pasando de un color rosado a morado, la estrella de cinco puntas pasó a tener ocho puntas, y las alas habían crecido el doble.
Sakura se elevó unos centímetros del suelo, y comenzó a expandir una extraña corriente de energía, la cual comenzó a restaurar a gran velocidad la energía de todos, y a curar sus heridas.

—Sanación finalizada —Sakura volvió a poner los pies en la tierra, y notó como una pantalla holográfica aparecía del reloj.
—Está pantalla muestra datos de otros guerreros, árbol de habilidades, y tips de batalla. También habilité el sistema de comunicación con las ruinas milenarias, aunque requiere más energía —siguió diciendo Axis, al tiempo que los datos pasaban a segundo plano, y otra ventana se veía—. Tienes un mensaje sin leer.
—¿Un mensaje sin leer? —se preguntaron muy sorprendidos los cuatro.
—¡Ay! —comenzó a escucharse quejar del Pikachu, quien se levantó sin mayores problemas— ¡Eso dolió!
—¡¡Señor Goku!! —desesperada, Sakura corrió a abrazarlo— ¡¡Está bien!!
—¡¡Sakura, me ahogas!! —suplicó desesperado, tratando de zafarse del regazo de la chica.
—¿Que rayos pasó? —comenzó a quejarse Iris, quien comenzó a mirar para todos lados.
—Hasta que por fin se recuperan —soltó mucho más aliviada Lyra, yendo a ayudar a la líder de gimnasio.
—Solo recuerdo que perseguimos a Metal Sonic hasta aquí, estábamos peleando, y… —pero Sonic no pudo seguir hablando.
—Vamos con Ami y Hinata, me preocupan mucho —les ordenó rápidamente Sakura—. No sabemos cuándo pueda volver Metal Sonic a atacarnos.
—¿De qué y quién será ese mensaje? —le preguntó muy extrañada Aqua.
—Axis, ¿Quién es el remitente, y a quién está dirigido?
—El mensaje es de Sakura y Phil, y es para ti, Kasumi.
—¡¡¿Para mí?!! —gritó aterrada la guerrera elemental.
—Creo que no corresponde que lo veamos nosotros.
—No amiga —le negó con seguridad—. Quiero que todos confíen en mí. Vamos afuera con los demás.
—¿En verdad piensas que confiaremos en…? —pero Paul calló a Serena a la fuerza.
—No digas cosas de las que te arrepentirás para siempre —y a la fuerza, Paul se llevó a Serena seguido de los demás.

La situación era muy extraña para todos, menos para Paul y Lyra, quienes permanecían pegados con unas alegres y empalagosas Sakura y Kasumi.
Una vez fuera de la cueva.

—¡¡Chicos, por aquí!! —se escuchó gritar de Ami, quien los llamaba de mano.
—¡¡Ami, Hinata!! —casi corriendo, Sakura llegó con ellas con los demás a la siga— ¿Están bien?
—Ahora, perfectamente —le asintió Hinata con extrañeza.
—Disculpen por ser tan apresurada, pero Metal Sonic volverá muy pronto —les comentó muy nerviosa Aqua—. Axis, muéstranos el mensaje, por favor.

Del reloj volvió la pantalla holográfica, y de ella comenzó a reproducirse un vídeo.

—¿Que hace Aqua contigo, Sakura? —le preguntó muy preocupada Ami— ¿Y por qué ese reloj se ve tan distinto?
—Luego te contaré —le respondió pidiendo silencio.
—¡¡Qué vergüenza!! —se escuchó gritar una voz femenina del video.
—¿Como no vamos a tener vergüenza? Hicimos algo horrible —ahora se escuchó de una voz masculina.
—Son Sakura y Phil —comentó muy sorprendida Iris.
—¿Por qué te prepararían un video a ti? —preguntó de forma recelosa Serena.
—Veamos… Si estás viendo esto, quiere decir que lograste integrar a Axis con lo que hayan inventado —comenzó a decir Phil— ¡¡Eres espectacular, Kasumi!!
—¡¿Sato…?!
—Mientras usé ese nombre, cometí muchos errores, entre ellos tratarlas de una forma despreciable.
—¡¡¡Por favor, perdóname Kasumi!!! —le suplicó de forma humillante Sakura— Fui una tonta al dejarme llevar por mis sentimientos y no darles el beneficio de la duda.
—Desconozco la situación en que estarás viendo este video, pero seguramente ya te has hecho de muy buenos amigos. No sé si ya lo sabrán, pero quiero volver a usar para siempre el nombre que me dio mi mamá. Phil promete no cometer tantos errores.
—Es un video de disculpas —comentó muy sorprendida la card captor.
—Ash ganó su octava medalla y se está preparando para la liga Sinnoh, en cambio nosotros estamos entrenando para derrotar a Arades —ahora comentó Sakura—. No sé cuánto tiempo habrá pasado, y que habrá pasado hasta ahora, pero de algo si estoy segura, es que quiero a mis amigas de vuelta.
—¡Este video es de mucho tiempo antes de conocernos en Kalos! —comentó totalmente sorprendida Iris.
—¿Acaso siempre tuvieron fe en ustedes? —en cambio, Serena parecía algo celosa de la situación.
—Yo también quiero a mis amigas de vuelta. Quiero que Haruka, Hikari, Mariah y Taiyō también vuelvan con nosotros, como en los viejos tiempos. Kasumi, te extraño mucho.
—Espero algún día nos perdonen. Jamás quisimos hacerles daño, y sé que lo hice sin preguntarles nada —volvió a decir muy arrepentida Sakura—. No puedo hablar por Phil, no sé qué reacción tenga cuando las vuelva a ver, pero espero que vuela a ser en paz. Sin peleas.
—No tienen nada de que disculparse —les negó llorando Aqua—. También quiero volver a verlos. Los extraño demasiado.
—Ellos lo sabían —le dijo de forma acogedora Lyra—. Por eso hicieron todo esto, porque sabían que tarde o temprano verías la realidad.
—Seas quien seas quien tenga el invento que hicieron —ahora dijo Phil.
—Dime Phil —le respondió Sakura al video.
—Te pediré lo mismo que a Saku, no permitas que lo que pienso se interponga por sobre la misión. Seguramente debes ser él o la líder. Apenas termine este video, la integración de Axis a ese aparato que portas terminará. A partir de ahora, tu deber como líder, será el velar por todos en todo, sin excepción.

El video terminó, y la pantalla holográfica comenzó a ejecutar tantos comandos como lo permitía Axis, hasta que varios iconos aparecieron de forma ordenada, atados a distintas pestañas.

—Instalada la actualización dos punto cero.
—¡¡Son todos ustedes!! —gritó muy fuerte Sakura, llamando la atención de todos, quienes se pegaron a mirar la pantalla— ¡Increíble, puedo administrar todas sus habilidades y capacidades de pelea!
—Eso fue muy peligroso —comentó muy incómoda Ami—. Si hubiese caído en manos equivocadas, esto habría terminado muy mal.
—Phil confiaba en que terminaría en buenas manos —comentó con orgullo Lyra, abrazándose del brazo derecho de Sakura—. Si que sabía lo que hacía. ¡¡Axis, quiero mis estadísticas!! —la pantalla desplegó los datos de Lyra, y los miró muy sorprendida— ¡¡Nivel 135!! ¡¡Si que soy poderosa!!
—¡¡Axis, los míos!! —ahora gritó Aqua cayendo encima de Sakura, desplegando sus datos— Forma normal, 35. Forma elemental, 250. Forma primigenia, 625.
—¡¡¡¿Nivel 625?!!! —gritaron todos espantados.
—¡¡¡¿Me estás diciendo que estuvieron jugando con nosotros todo este tiempo?!!! —le gruñó furiosa Iris.
—¡Jejejeje! Lo siento mucho —se disculpó muy asustada—. Aunque Mariah y Taiyō son aún más poderosas que yo.
—Tendremos mucho tiempo para hablar de niveles de pelea —les comentó muy seria Sakura, mientras comenzaba a modificar varios patrones—. Elevaré el árbol de habilidades de cada uno al máximo que mi energía les permita. Prepárense, Metal Sonic atacará ahora.
—¿Que?

De pronto, un poderoso rayo comenzó a acercarse a todos.

—Fuu Hooji. Nivel 62. Habilidad defensiva nivel 4. Atmósfera sagrada.
—¿Eh? —muy extrañada de las palabras de Axis, Fuu levantó su brazo derecho, e invocó su conjuro— ¡¡Atmósfera sagrada!! —sin ninguna dificultad, Fuu no solo detuvo el rayo, también lo deshizo— ¡¡¡Increíble!!!
—¡¡No podemos pelear aquí…!!
—¿Cada uno sabe lo que tiene que hacer? —les preguntó Sakura, haciendo que todos la miraran entre extrañados y curiosos— Solo atacaremos los que podemos, los demás evacuará la zona —Sakura miró a Aqua, y le asintió—. Terminaremos está batalla sin ningún herido. Te lo juro.
—Si —respondió muy pensante, sacudió un poco su cabeza, y le asintió con seguridad—. ¡¡Dime qué hacer, y lo haré!!
—Metal Sonic, nivel 1230. Paul, nivel 401. Son Goku, nivel 104. Sonic, nivel 89. Ami Mizuno, nivel 170 —continuó dando datos Axis.
—Además de Lyra y yo, somos los más poderosos —comentó muy preocupada Aqua—. Se suponía que yo debería tener más poder que Metal Sonic.
—El nivel real de Metal Sonic debería estar en 550, pero hay un elemento externo que lo modificó.
—Yo me encargo de el —respondió con seguridad Sakura—. Vuelo.
—¿Estás segura de que podrás sola? —le preguntó muy preocupada Aqua.
—Sakura Kinomoto. Modo estudiante, nivel 1. Modo entrenadora, nivel 350 a 650. Modo card captor, nivel 1600. Modo berserker, nivel 2630.
—¡¡¡¿Que?!!!
—Espero que Axis los haya dejado tranquilos.

Casi desapareciendo, Sakura se encontró cara a cara con Metal Sonic en el aire. Lo mandó a volar muy lejos de la isla flotante, volviéndolo a encontrar más adelante, y lo lanzó al océano.

—¿Como obtuvo ese nivel de poder tan aterrador? —les preguntó Aqua muy impresionada.
—Te aseguro que es apenas una pequeña parte de todo su poder —le contestó Paul muy preocupado—. Pero siempre que lo usa, pone en riesgo su vida.
—Pero ahora tiene ese reloj y a Axis —le comentó algo menos preocupada Fuu—. Los resultados deberían estar a favor de Sakura.
—Lo que me pregunto, es porqué nos mandó a evacuar a todos si partieron a pelear a kilómetros de aquí.

De pronto, un fuerte temblor se sintió en el lugar.

—Los efectos de la batalla se sienten hasta aquí —comentó muy preocupado el Pikachu—. Aún con Sakura y Metal Sonic lejos de aquí, sigue siendo una zona de riesgo.
—Llevemos la isla al cielo —les propuso Sonic, quien miró a lo que parecía el pico de la montaña más alta de la isla—. Dudo que a cierta altura afecte la batalla.
—¡¡¿En verdad se puede hacer algo así?!! —le preguntó Iris muy sorprendida.
—¿Creías que se llamaba flotante porque flotaba en el agua? —le preguntó de reojo Serena.
—Los botes también pueden flotar, y no necesariamente vuelan. ¿Verdad chicos? —pero cuando Iris quiso buscar apoyo, se percató que se había quedado a discutir con Serena a solas.
—¡¡O se apuran, o se mueren!! —les advirtió Eggman, quien con todo el grupo ya había adelantado mucho camino.
—¡¡Espérennos!! —y desesperadas, las atrasada corrieron a dar alcance al grupo.

A medida que iban avanzando, fuertes corrientes de aire, las que más parecían golpes de aire, arremetían con violencia el lugar. La isla flotante parecía un lugar extremadamente peligroso para estar.
Llevaban más de quince minutos de carrera, pero parecían no llegar.

—¡¡Maldición, si tan solo Ash estuviese aquí!! —comenzó a quejarse muy molesta Ami.
—¿Dices de teletransportarnos solo con los recuerdos de quién conoce el lugar? —le preguntó Hinata de forma ocurrente— Él podía hacerlo porque podía sentir nuestros sentimientos.
—¿Teletransportarnos con nuestros sentimientos? —Max se detuvo de golpe, y lanzó una de sus pokébolas— ¡¡Kirlia, sal!!
—¿Que estás haciendo, Max? —le preguntó Fuu muy curiosa.
—Kirlia tiene la capacidad de percibir los sentimientos de los demás seres vivos. Puede que, si alguno de ustedes conoce aquel lugar, podamos llegar en un instante.
—Los dos hemos estado en aquel lugar —le respondió Sonic, mientras indicaba a Eggman.
—¡¡¡Espera un segundo, Max!!! —le gritó algo desesperada Iris— ¡¿Ya has hecho esto antes?!
—Bueno… Dicen que siempre hay una primera ver para todo —respondió con algo de miedo.
—O tú puedes ir hasta allá —comenzó a indicarle Paul a Sonic—. Y cuando llegues, Goku nos podrá teletransportar.
—Lamento decirte que me es imposible ahora —le negó el Pikachu—. Hay demasiada energía dispersa en el ambiente, no logro sentir ni la presencia de Sakura.
—No solo debe ser influencia de Arades, también ese generador que crearon —comentó muy pensante Serena, al segundo que un teléfono comenzó a sonar— Es el mío. ¿Hola?
—¡¡¡Eres genial, Axis!!! —se escuchó gritar del otro lado con emoción.
—¿Sakura? —la llamó con mucha intriga.
—Aquel generador puede transmitir ondas electromagnéticas…
—¡Deja las explicaciones científicas para otro momento! —la interrumpió Sakura de golpe a Axis— ¡Pon el altavoz, Serena! —muy extrañada, Serena asintió, y lo activó— ¡Max, tú puedes hacerlo! ¡Confía en Kirlia! ¡Yo si confío ciegamente en los dos!
—¿Que confías… en nosotros? —Max y Kirlia se quedaron mirando, y asintieron con seguridad— ¡¡Tómense de las manos, partimos ahora!!
—¡¡Si Sakura confía en ti, yo también!! —le asintió Aqua, tomando la mano derecha del joven.
—Gracias —le asintió con felicidad, y volver su atención a Kirlia—. Ninguno de nosotros te presionará, solo haz lo que puedas, por favor.

Kirlia le asintió, y cerró sus ojos. Con mucho esfuerzo, el Pokémon comenzó a concentrarse en su trabajo, mientras los demás simplemente lo miraban expectantes.

—Max, déjalo —le pidió muy preocupada Aqua—. Kirlia está sufriendo, no puedes pedirle algo que está fuera de su alcance.
—Creo que tienes razón —completamente desanimado, Max quiso devolverlo a su pokébola, pero Kirlia se negó— ¿Que te sucede?
—Dice que confiemos en el —le respondió Aqua, mientras el Pokémon parecía muy molesto por la decisión tomada—. También quiero ser útil para ustedes. También quiero participar.
—¿También puedes hablar con los Pokémon? —le preguntó Serena muy sorprendida.
—¿También?
—Sakura también puede hacerlo —le respondió Paul igual de sorprendido.
—Cada vez admiro más a mi amiga —comentó con orgullo, bajando a la altura de Kirlia acariciando su cabeza—. Pequeña, discúlpame por subestimarte.

De pronto, Kirlia comenzó a brillar fuertemente, comenzando a cambiar totalmente su fisionomía.

—Está evolucionando… —soltó muy sorprendida Serena, misma sorpresa que todos tenían ante tal milagro.
—Max, todos somos una familia —volvió a decir Aqua—. Nada nos separará. Estaremos unidos hasta el final.
—Bonitas palabras, Kasumi —le felicitó Sakura del otro lado del teléfono.
—No son mis palabras —le negó con nostalgia—. Es lo que dijo Gardevoir.

De pronto, Gardevoir envolvió a todos en un campo de energía, y de un segundo a otro aparecieron donde había una enorme esmeralda.

—Eso fue más rápido que yo —comentó muy impresionado Sonic mirando para todos lados.
—¡¡Impresionante!! —gritó con mucho asombro Max, miró a Gardevoir, y la abrazó de forma efusiva— ¡Muchas gracias, Gardevoir! ¡Prometo no defraudarte!
—Y ahora que estamos aquí, ¿Qué hacemos? —le preguntó Lyra al grupo.
—La esmeralda maestra es la que puede elevar la isla flotante —les comentó Sonic muy pensante, al tiempo que exponía las esmeraldas chaos—. La esmeraldas chaos son las guardianas.
—Pero necesitan de alguien para controlarlas —le comentó Aqua muy seria—. Son energía pura, y si no son cautelosos podría ser fatal.
—Señorita Serena, apoye su teléfono sobre la esmeralda maestra.
—¿Mi teléfono? —muy extrañada de las palabras de Axis, caminó hasta la esmeralda y posó su teléfono— ¿Y ahora qué?
—Ya veo — dijo de forma ocurrente Aqua, mirando algo apurada al grupo—. ¿Alguien tiene a mano un terminal de trabajo?
—Traje mi notebook —le respondió un hasta ahora callado Iori—. ¿Crees que te sirva de algo?
—¡Por supuesto! —le asintió con seguridad.

Iori le entregó su equipo a Aqua y lo conectó al teléfono, ambos muy concentrados en lo que pasaba en pantalla.

—¡Axis, instala el sistema de navegación y control! —le pidió Aqua muy rápido, para después decir de forma tímida— Por favor… Lo siento, olvidé que ya no me perteneces.
—Le hice una promesa a tu padre —le contestó nuevamente enfadada—. Sakura también te quiere proteger, así que no digas esas tonterías.
—A propósito, ¿Por qué Sakura no es la que está hablando? —le preguntó muy extrañada Aqua.
—El nivel de ataque de Metal Sonic subió de forma temporal a 2100. Quiere destruir la isla de un solo ataque, y Sakura lo está reteniendo.
—¡Maldita sea! —muy enfadado, Paul partió raudo del lugar.
—¡¡Hermanito!! —gritó muy preocupada Serena, pero su voz se perdió.
—Solo logrará que lo maten —comentó muy enfadada Iris.
—Y si Sakura es derrotada, de todos modos, moriremos —le respondió Lyra ante la situación.
—Doctor Robotnik, Iori, sigan las instrucciones de Axis al pie de la letra —les pidió Aqua muy seria—. Yo soy la responsable de esto. No voy a permitir que mi amiga muera por mi culpa.
—¡¿En verdad crees que entre los cuatro lograrán algo?! —les gritó Ami muy molesta.
—Se que lo lograremos —le asintió con seguridad Aqua, elevando su poder de golpe.
—Modo primigenio, forma pasiva. Nivel 2970.
—¡Qué vergüenza, Axis! —le alegó muy avergonzada Aqua, para después mirar el rostro impresionado de todos, y asentir— Es el cuarenta por ciento de mi verdadero poder. No puedo pasar los 3000, sino destruiría esta dimensión. Lamento ocultarlo.
—¡¡Aqua!! —le gritó con seguridad Lyra— Sakura nos espera. Vamos a ayudarla.
—Pero…
—Lo de destruir la dimensión suena terrorífico, pero ahora sabemos que no quieres matar a ningún ser inocente —Ami levantó su puño derecho frente a Aqua, y la vio con orgullo— ¡Si no se apuran, esos dos morirán!
—Gracias por confiar ciegamente en mi —le asintió con mucha felicidad—. Esta es por todos ustedes, amigos.

Y sin perder un segundo más, Aqua y Lyra partieron al campo de batalla.

—No perdamos más tiempo —Iori suspiró, y volvió su atención a la pantalla—. ¡Axis, dinos qué hacer y lo haremos!

Al mismo tiempo, Sakura seguía reteniendo un rayo de gran envergadura, el cual abría el mar solo con su fuerza.

—¡¡Vamos muchachos!! —decía en voz alta la card captor muy concentrada— ¿Como van, Axis?
—Estoy enviando las coordenadas correspondientes —le respondió muy seria—. Kasumi, Paul y Lyra vienen en tu ayuda.
—No quisiera que vengan, pero esta vez necesitaré algo de ayuda —comentó algo irónica.
—¡¡Pulso oscuro!! —de pronto, Paul se puso a un lado de Sakura a ayudarla contra aquel rayo— ¿Estás bien? ¿No te hirió?
—Estoy bien, lindo —le respondió muy sonrojada.
—¡¿Quieres dejar eso para otro momento?! —le pidió muy avergonzado— ¿Como hizo para superar con esa facilidad tu poder?
—No es muy distinto a cuando el señor Goku usa su Kame Hame Ha, concentra toda su energía en un solo punto —le comentó con algo de esfuerzo—. Por suerte, la mejora al báculo mejoró la resistencia de escudo.
—Lamento no ser tan fuerte como tú.
—Giratina tiene dos formas —comenzó a decirle Axis—. La forma modificada la cual te transforma en un protector, y la forma origen te transforma en un atacante puro.
—Tu árbol de habilidades tiene una forma muy extraña, y eso hace que puedas cambiar tu estilo de batalla a tu antojo —le comentó Sakura muy sorprendida, mientras los datos de Paul se exhibían—. Solo llama a tu forma origen.
—De acuerdo —le asintió sin dudar de Sakura—. ¡¡Giratina, muéstrame tu forma origen!!

Su ropa no había cambiado, pero Paul había sentido algo extraño en su ser.

—Paul, forma origen. Nivel 1420.
—Increíble… Es el triple del poder que tenía… —comentó con demasiado entusiasmo Paul, aumentando el poder de su pulso oscuro, por fin logrando dar la pelea.
—¿Lo derrotaremos juntos? —le preguntó Sakura muy feliz.
—Si así lo deseas…
—¡¡Oigan, Luvdisc a la deriva!! —se escuchó gruñir a lo lejos, al tiempo que Lyra y Aqua también se ponían de su lado— ¡¡Lanzallamas!! De Sakura lo esperaba. ¿Pero tú, Paul?
—¡¡Cañón de agua!! ¿Te encuentras bien, amiga? —ahora preguntó muy preocupada Aqua.
—¡Gracias por su ayuda! —les agradeció muy feliz Sakura, volviendo su concentración al ataque— ¿Ideas? Podría estar así todo el día, pero no es la idea.
—El ataque de Metal Sonic es poderoso, pero no tanto como yo —comentó con arrogancia Aqua, mientras hacía ciertos movimientos con sus manos, sin jamás detener el ataque.

Aqua desapareció, disparó un segundo cañón de agua desde abajo, y el primero cambió su posición sirviendo de desvío de ataque, dirigiéndolo al cielo.

—¡¿Como hiciste eso?! —le preguntó Sakura muy impresionada.
—Trucos que uno aprende con el tiempo —respondió con el ego alto—. Tengan cuidado, esto aún no termina.
—Lyra, tu nivel de batalla es de 135 —comenzó a decirle Axis—. Ho-oh puede utilizar fuego sagrado como ataque, pero puedes usarlo como habilidad para aumentar tu poder diez veces por un periodo de tiempo.
—¡¡¿En verdad?!! —gritó impresionada la entrenadora de Johto— Mi poder sería de 1350.
—Pero solo puedo habilitarla si tu habilidad sincronía empática se activa. En estos momentos se encuentra deshabilitada.
—¿Podrías activarla? Por favor, Axis —le pidió Sakura.
—No puedo modificar habilidades naturales. Ella debe activarla por su cuenta.
—Pero aún no logro enlazar mis pensamientos con Ho-oh —comentó decepcionada Lyra.
—Solo concéntrate —le rogó Sakura—. Sé que lo lograrás.
—Necesitas a Sakura y a Marina —le comentó muy serio Paul—. ¿Recuerdas la batalla contra Cyrus? Tuviste los mismos problemas.
—Las tres tuvimos los mismos problemas —recordó muy triste—. Por poco nos matan.
—¿Significa que necesitas de Saku y esa tal Marina para usar todas tus habilidades? —le preguntó Aqua muy preocupada, a lo que Lyra le asintió— Que problema.
—¿Y si pruebas con nosotras dos? —les propuso Sakura con entusiasmo— Puede que funcione.
—¿Tú lo crees?
—¡No perdemos nada si no probamos! —le asintió Aqua con el mismo entusiasmo de Sakura.
—En efecto —volvió a interrumpir Axis—. Tienes una habilidad compartida, enlace guardián. Pero es condicionada a ciertas personas. Las probabilidades de éxito son del 1%.
—¿De nuevo a hacer vida social? —se quejó muy molesto Paul.
—¡¡Perdónanos de nuevo, Paul!! —le pidió Lyra nuevamente muy apenada.
—¡Prometo recompensarte! —le gritó con demasiado ánimo Sakura.
—¡Maldita sea, aquí viene de nuevo! —gruñó molesto Paul, partiendo a darle cara al robot— ¡¡Te la cobraré, Sakura!!
—¿Como se lo vas a pagar? ¿Un baño de chocolate?
—¿Eh? —la pregunta de Aqua hizo que la imaginación de Sakura viajara demasiado rápido, limpiándose el hilo de sangre que le salió de la nariz, muy sonrojada— ¡¿Queremos empezar?!
—Que pervertida —le comentó de forma pícara Lyra—. Dime la verdad. ¿Te gusta Ash o Paul?
—¡¡¡¿Que?!!! —pero aquella pregunta tomó totalmente desprevenida a la card captor— Yo… Bueno…
—Creo que, mientras ames de corazón a alguien, no importa lo demás —comentó de forma romántica Aqua.
—Tengo el mismo sentimiento por los dos —comentó Sakura muy avergonzada—. No sé qué hacer.
—Por mí, elimina a ese Ash de tu vida. Paul es un chico genial —le propuso con entusiasmo Aqua, lo que hizo que Sakura la mirará muy extrañada—. ¡Obviamente yo haría algo así! Se que no puedo decidir por tus sentimientos.
—¿Te refieres a lo que sucedió en tu tiempo? —ahora le preguntó algo triste Lyra— Lo siento mucho Kasumi, pero aún me cuesta mucho trabajo aceptar algo así.
—Ashy y Paul, aunque parezcan dos caras de la misma moneda, se parecen demasiado —comenzó a decir Sakura muy complicada—. Ashy demuestra a todos su lado bondadoso, pero su otra personalidad es muy dura y egoísta. En cambio Paul intenta mostrarse frío y calculador, pero en el fondo de su corazón es un chico valiente, cariñoso, y muy accesible.
—Sakura —Lyra tomó sus manos, y le asintió con seguridad—. Cualquiera sea la decisión que tomes, siempre te apoyaremos.
—Solo queremos tu felicidad —continuó Kasumi con la misma emoción.
—Gracias chicas —les asintió a las dos con alegría.
—Se suponía que la energía debía canalizarse a Lyra, no a Sakura —intervino Axis—. Activación abortada.
—¡¡¿Que?!! —gritaron las tres desconcertadas.
—¡¿Me están hablando en serio?! —gruñó Paul bastante enfadado.
—¡¡Lo sentimos!!
—¡¡Fuerza la sincronía empática!! —le ordenó Paul a Lyra— ¡¡Es peligroso, pero no dependerás de nadie!!
—¡¡No seas idiota!! —le gruñó Aqua furiosa— ¡¡No podrá contener la ira de Ho-oh, y terminará poseída por el!!
—¡¡No es una orden mía, es de Giratina!!
—¿Giratina?
—El nivel de Metal Sonic subió a 2805 —volvió a examinar Axis—. Los cuatros deberían tener un nivel sobre los 1600 para poder vencerlo.
—Pero Paul y Lyra no pasan de los 1500 —alegó muy preocupada Sakura.
—Tu poder y el de Kasumi supera los 2400, aquello lo compensa. Metal Sonic puede seguir elevando su nivel, pero si supera los 3000…
—Su presión hará estallar la dimensión —terminó Aqua aterrada, volviendo su sería mirada a Lyra—. ¿Puedes hacerlo?
—Muchas vidas están en juego —asintió con algo de temor Lyra.

Pero se veía que Paul ya no podía seguirle el ritmo a Metal Sonic. Estaba recibiendo más golpes de los que podía esquivar.

—¡¡¡Paul!!! —completamente desesperada, Sakura quiso ir a auxiliarlo, pero Aqua se le adelantó.
—¡Iré a ayudarlo, tu concéntrate en que Lyra no pierda el control!
—¡¡Espera!! —pero su preocupación se apaciguó cuando vio a Aqua pelear en iguales condiciones al robot— De acuerdo. ¿Estás lista, Lyra?
—Cuando tú me digas —le asintió, al tiempo que cerró sus ojos—. No es muy distinto a los entrenamientos.
—Ho-oh, Nivel 50. Poder estimado con la sincronía, Nivel 450 —comenzó a decir Axis, mientras desplegaba en su pantalla holográfica las estadísticas de Lyra y Ho-oh—. Nivel estimado final, 1462. Precaución al pasar el nivel 1500 por colapso de conciencia.
—¿Mejora para la sincronía empática? —preguntó Sakura muy seria, al tiempo que veía la mejora presente— Subió al nivel 2. Más no puedo hacer, amiga. El resto depende de ti.

Lyra se veía muy seria, pero se veía que no estaba presente. De pronto, un extraña aura naranja comenzó a rodearla.

—Nivel 950. Sakura, su poder crece de forma explosiva. Si no se detiene ahora, su conciencia terminará corrompida.
—¡¡Lyra, detente por favor!! —comenzó a gritarle, pero todo lo que recibió fue un gruñido de la entrenadora.
—Nivel 1610 —pero apenas dijo ese número Axis, Lyra se lanzó a atacar a Sakura, quien solo recibió un puñetazo en la boca del estómago.
—¡¡¡Sakura!!!
—¡Ustedes concéntrense en Metal Sonic, yo me encargo de Lyra! —les ordenó muy seria a Paul y Aqua— ¡¡Lyra, no te puedes dejar ganar por la ira!!
—¿En verdad piensas que puedes dominar a un dios? —preguntó furiosa Lyra— Hemos estado aquí por más tiempo del que puedan contar.
—¡Ho-oh, solo queremos tu ayuda! —pero Sakura fue callada de una patada en su cabeza, la cual la mandó directo al mar.
—¡¡¡Sakura!!! —volvieron a gritar Paul y Aqua, justo en el momento en que Sakura se recompuso y volvió a estar frente a frente a Lyra.
—Nivel 2067. Supera por mucho tu nivel.
—¡¡Modo berserker!! ¡¡Libérate!! —gritó Sakura, pero no sucedió nada.
—No tengo registrado el modo berserker. Tienes que volver a tu estado de estudiante para activarlo, solo así podré registrarlo.
—Estaré por unos segundos en nivel 1 —pensó muy seria Sakura, al tiempo que Lyra volvió al ataque, el cual esquivaba con dificultad—. ¡De acuerdo!

Sakura volvió a la normalidad y comenzó a caer al océano, mientras Lyra volvía al contraataque.

—¡Por favor, que no me alcance! —rogaba para si la pelicastaña.

Pero en el instante que casi asestó el ataque, un ataque combinado separó a Lyra de Sakura.

—¿Que fue eso? —se preguntó muy curiosa Sakura, justo en el momento que caía al agua, y era elevada casi al instante por un ser marino— ¡¡¿Lapras?!! —Sakura miró para todos lados, y notó como la isla flotante comenzaba a acercarse.
—¡¡¿No les dijimos que huyeran de aquí?!! —les gritó furiosa Aqua.
—¡No seas egoísta! —se escuchó gritar con soberbia, al tiempo que Sonic aparecía con todos los animales del bosque— ¡Te recuerdo que este es nuestro hogar, y es nuestra responsabilidad cuidarlo!
—¿En verdad esos animales estaban preocupados por nosotros? —se preguntó Sakura muy sorprendida, justo en el momento en que Lyra volvía a atacarla, y era desenfocada por el rayo de hielo de Lapras, y una hidrobomba de un Gyarados que apareció de la nada.
—¡¡Lo que vayas a hacer, apresúrate!! —le gritó furiosa Iris apareciendo volando sobre un Dragonite.
—Distraeremos a Ho-oh lo que más podamos —ahora se escuchó muy seria de Ami, quien llegaba montando a Gyarados.
—Gracias, chicos. Comencemos.

Con total seguridad, Sakura cerró sus ojos, su respiración comenzó a agitarse, y una extraña aura comenzó a rodearla. La hizo estallar, y su rostro volvió a la inexpresividad, al tiempo que unas dobles espadas, dobles pistolas y un escudo aparecían, armándola.

—Modo berserker. Nivel 2600. Precaución de inestabilidad emocional. Abierto nuevo árbol de habilidades.
—Con eso me es más que suficiente —Sakura tomó su escudo, y fue contra Lyra a contraatacar—. ¿En verdad te consideras un dios?
—Dios es una palabra peyorativa de los humanos hacia nosotros —le contestó muy molesto Ho-oh—. Solo les servimos para salvarlos, pero en cuanto ven una oportunidad, nos desprecian y somos tratados como seres malignos.
—Mi amiga Lyra me contó sobre lo que pasaste en Johto. En verdad lo lamento mucho, pero no quiero que pienses así de ella ni de nosotros.
—¡Todo ser que obligue a otro a hacer lo que quiere, merece ser castigado! —volvió a decir con cólera—. Sean buenas o malas intenciones, nadie es quien para decidir por otros —y sin avisar, volvió a lanzarse contra Sakura, quien puso su escudo para protegerse.
—¿Por eso elegiste a Phil y a Saku? —le preguntó muy pensativa— ¿Por eso ellos me eligieron a mí?
—Pero yo no te he elegido, Sakura Kinomoto. ¡¡Fuego sagrado!! —de pronto, el cuerpo de Lyra comenzó a ser invadido por un fuego de distintos colores— Tu amiga es insegura, incluso cuando Aqua y tú intentaron ayudarla. ¿Tú tendrás verdadera seguridad para sacrificarte y salvarla?
—¡¡Por supuesto!! —le gritó con seguridad Sakura, soltando su escudo y lanzándose a abrazar a Lyra— ¡¡Jamás abandonaré a mis amigos!!
—¡¡¡Ho-oh, déjala!!! —gritó del alma Lyra, quien parecía luchar contra la voluntad del Pokémon arcoíris— ¡¡Esto es contra mí, Sakura no tiene la culpa!!
—¿Por qué hiciste algo tan estúpido como obligarme a hacer lo que tú querías?
—¡¡Sakura ya te lo dijo!! —le respondió con rabia— ¡¡Haré lo que sea para proteger a mis amigos, eso también signifique arriesgar mi vida!!
—Entonces que así sea.
—Sakura, Lyra está llegando a los límites. Si no la detienes ahora, todos desaparecerán con la dimensión —volvió a avisar Axis.
—El caos solo puede ser controlado por el caos —de pronto, Sakura vio como las rodeaban las esmeraldas chaos, al tiempo que un Sonic transformado aparecía entre ellas—. No sé lo que eres en realidad, pero no puedes castigar a alguien por hacer lo que cree correcto.
—¿Acaso crees saber qué es o no correcto? —le preguntó Ho-oh.
—Lo mismo te pregunto —le respondió—. Todos peleamos por lo que creemos correcto. ¿Tú vas a juzgar por lo que tú crees correcto?
—¡¡No sé qué es correcto o no, pero si estoy convencida de algo!! —comenzó a gritar desesperada Lyra— ¡¡¡Quiero defender el futuro de todos!!!
—¿Esa es tu respuesta? —le preguntó Ho-oh, sin recibir una respuesta— Dicen que el silencio dice más que cualquier discurso. Solo será un minuto. Aprovéchalo al máximo.

De pronto, las esmeraldas detuvieron su movimiento absorbiendo la cólera, y Lyra se presentó con un aura dorada. Sakura se le separó, y admiró su apariencia.

—Nivel 2870 alcanzado. Se ha activado un ataque combinado.
—Es más poderosa que yo —susurró Sakura, al tiempo que aparecía en su pantalla un contador y las instrucciones del ataque combinado—. ¡¡Lyra, Kasumi, miren!! —rápidamente se acercaron, y comenzaron a prestar atención en detalle— Nos quedan cuarenta segundos. ¿Lo intentamos?
—¿Un ataque combinado entre las tres? —comentó Aqua conteniendo sus emociones.
—Creo que esa charla si funcionó de algo —comentó de forma ocurrente Lyra—. ¡Hagámoslo!
—Sea lo que vayan a hacer, buena suerte —les deseó Sonic, mientras le devolvía su escudo a Sakura.
—Muchas gracias.

Las tres, casi teletransportándose, aparecieron a un lado de Paul.

—¡Ya me preguntaba por qué se demoraban tanto! —se quejó con entusiasmo Paul.
—¡Curación! —Sakura abrazó por unos segundos a Paul hasta terminar de sanar sus heridas y recuperar su energía, y le asintió— Solo tendremos una oportunidad para ti, lindo. ¡Aprovéchala!
—¿Que van a hacer? —les preguntó con extrañeza.
—Recuerden. Desprotección, derribo y ataque crítico. ¿Listas?
—No es justo que lo destruyamos —le comentó muy compungida Aqua—. Fue culpa mía.
—Se cómo terminar esta batalla sin terminar con Metal Sonic en pedazos —le asintió Lyra con seguridad—. Confía en mí.
—Tienes el último movimiento, así que como termine esto, está en tus manos —le comentó muy seria la card captor—. Toma la decisión que estimes mejor —miró a Metal Sonic, y le gritó—. ¡¡¿Que esperas?!! ¡¡Atácanos!!

Ante el grito, Metal Sonic se lanzó a atacar cuerpo a cuerpo a Sakura, quien solo rechazaba cada ataque con su escudo. Se veía que esperaba un momento en particular, y pareció llegar cuando disparó lo que parecía un rayo de energía.

—¿Que planea hacer Sakura? —comenzó a preguntarse Goku, quien no entendía la estrategia.
—No lo sé —le respondió Serena muy pensante, justo en el momento que Sakura golpeó con mucha precisión el rayo, rechazándolo contra el robot—. ¿Un contraataque?
—Sabe que no podrá asestar —comentó muy extrañada Hinata—. No es un contraataque —y justo en ese momento, Sakura volvió a estar frente a Metal Sonic, empujándolo con mucha fuerza hacia el mar—. Desprotección.
—¡¡Kasumi!! —gritó Sakura.
—¿Que planea hacer con Aqua? —ahora se preguntaba Fuu, mientras la guerrera elemental formaba un torbellino para anular cualquier movimiento del robot— Anuló su sistema de defensa.
—Es un ataque combinado —ahora comentó Iori—. Si están usando una estrategia así, significa que es la única forma de vencer.
—¿Planean destruir mi más grande creación? —les preguntó Eggman algo desesperado.
—Si hubiesen querido, lo habrían hecho desde un principio —ahora comentó Max muy pensante.
—¡¡Esto termina ahora!! —y con toda su energía, Lyra se lanzó contra Metal Sonic— ¡¡¡Giga drenado!!!
—¿Giga drenado? —se preguntaron todos al mismo tiempo.
—¡¡Ahora entiendo!! —interrumpió muy sorprendida Serena— Solo quieren sacar el poder de Arades.
—Ya veo —Goku simplemente sonrió con entusiasmo—. Algo así solo se le podría ocurrir a Sakura.

De pronto, una extraña esfera de energía comenzó a acumularse en las manos de Lyra, quien totalmente concentrada, seguía con su tarea.

—¡Solo un poco más! —hasta que la energía dejó de salir— ¡¡Paul!!
—¡¡Aguanta!! —y en un segundo, Paul apareció frente a Lyra tomando aquella energía— Eso fue extremadamente arriesgado.

Y sin más demora, Paul comenzó a purificar aquella energía hasta que se disolvió, transformándose en nada. Mientras, Metal Sonic parecía desactivado, ya que no volvió a moverse más.

—¡¡¡Lo lograron!!! —celebró con entusiasmo el Pikachu.
—¡¡Nos tenían con el corazón en la mano!! —soltó totalmente cansada Serena.

Por fin podían celebrar. Aquella batalla por fin había terminado.

—¡¡Lyra, Paul, Kasumi!! —gritó muy feliz Sakura, mientras se acercaba al grupo.
—Funcionó a la perfección lo que planeaste, Sakura —le elogió Aqua muy feliz, quien en ese segundo cargaba a Metal Sonic.
—Dale las gracias a Axis, ella fue la mente de todo esto.
—¡Muchas gracias, amiga! —le gritó muy feliz Kasumi—. Y tu Lyra. Lo prometiste y cumpliste.
—Tú lo dijiste, no tenía la culpa. No haremos que los demás paguen por nuestros errores.
—¿Nuestros? —Aqua parecía muy extrañada por aquella frase.
—Eres parte de nuestra familia —comenzó a decirle Sakura—. Quiero cargar con tu pena. ¿Me dejarías, por favor?
—Mi… ¿Familia? —pero apenas Aqua habló, Sakura desenfundó una de sus espadas, colocándola en su propio cuello— ¡¡¡¿Qué haces?!!!
—Esto es mi culpa —comenzó a decir con la voz ida—. Las atacamos sin saber por lo que pasaban, les deseamos la muerte mientras ustedes sufrían… Es imperdonable… No fui capaz de actuar a tiempo…
—Incapacidad cognitiva. Nivel de poder 8940. Colapso inminente.
—No… —con desesperación, Lyra, Paul y Aqua se lanzaron a quitarle la espada y abrazarla.
—¡¡¡Nosotras empezamos, fue nuestra culpa!!! —le gritó desesperada Kasumi— ¡¡¡No quiero que cargues con mis pecados!!! ¡¡¡No te sacrifiques por mí, te lo suplico!!!
—¡¡Por favor Sakura, despierta!! —ahora comenzó a rogarle desesperada Lyra— ¡¡No desaparezcas, por favor!!

El grupo, completamente desesperado, también comenzó a gritarle con todas sus energías, intentando que los reconociera. Mientras, la dimensión comenzaba a agrietarse de a poco.

—Tiempo estimado de destrucción dimensional, 40 segundos.
—Sa… Sakura —pero Paul no aguantaba verla en ese estado perdido, por lo que sin pensarlo, se lanzó a darle un profundo beso en la boca, y separarse a lo poco—. No sé qué haría si te perdiera, linda. Te amo mucho.
—¿Me… amas? —fue todo lo que logró pronunciar Sakura, mientras la destrucción de la dimensión se detenía— Tampoco sabría… que hacer si te perdiera… No sé por qué, pero me gustas mucho, y tampoco quiero perderte…
—Control completo de poder. Nivel 1. Registro de bloqueo almacenado. Comenzaré la investigación.
—¿No te prometí que te demostraría que los videojuegos servían de algo? —le dijo Sakura muy segura a Paul, quien no lo soltaba por nada— Lo lamento, pero no me quiero caer.
—¡Idiota! —completamente invadido en la rabia, Paul abrazó a Sakura con fuerza— Prometí que te protegería, aunque me cueste la vida.
—¡¡Por los mil demonios!! —suspiró cansada Lyra—. Que suerte que el cliché del "poder del amor" sirvió esta vez.
—Axis, no puedo creer que seas tan inoportuna en un momento así — le cuestionó algo molesta Kasumi.
—Debo dar aviso a cualquier anomalía presente —le respondió como si nada—. En estos momentos detecto altos niveles de feromonas y testosterona. Altas posibilidades de…
—¡¡¡Cállate!!! —ahora le gritó completamente avergonzada, tapando sus oídos— Mi papá no te programó para poner en vergüenza a los demás.

Paul miró muy sonrojado a Sakura, quien no lo miraba, pero se le abrazaba con mucha fuerza.

—¿Puedo dormir un ratito? —le pidió Sakura, quien comenzó a debilitar su abrazo.
—Duerme tranquila, Sakura —Paul la tomó en brazos, y vio a la pelicastaña dormida profundamente—. Más que cualquiera de nosotros se lo merece.

Esta historia continuará…
 

Registrado
30 May 2007
Mensajes
193
Hola a todos, he aquí un nuevo capítulo. Este capítulo es algo complicado a nivel emocional, incluso creo que no medí lo escrito. No diré mucho mas, los dejo con la lectura. Hasta la próxima semana!

...​

—¡Señoras y señores, bienvenidos sean a "El interesante mundo de Haruka"! ¡Como todos los días, descubriremos nuevos lugares y costumbres de distintas culturas!
—¡¡¿Ya quieres callarte?!! ¡¡No podemos concentrarnos!! —le regañó furiosa Kasumi.
—Tengan mucho cuidado con los nativos nerd, suelen alterarse con mucha facilidad —continuó Haruka, mientras se enfocaba a una pequeña cámara y luego a Kasumi y Satoshi—. Nos acercaremos con cuidado, no queremos alterarlos.

Pero recibió una llave inglesa en su cabeza, quedando atontada en el suelo.

—Les dije que era una mala idea tener estas cosas —les regañó Taiyō.
—No seas cínica. Te recuerdo que fuiste la más entusiasta con la idea de la cámara —le cuestionó de reojo Sakura.
—A mí no me molesta el escándalo de Haruka, siempre y cuando no entorpezca nuestro proyecto —les comentó Satoshi, más preocupado en atender a la pelicastaña.
—Tu sí que eres lindo, Sato —dijo muy halagada Haruka— ¡¡Saku, préstamelo!! ¡¡Prometo devolvértelo como nuevo!!
—¡¡¡Por supuesto que no, descarada!!! —le gritó furiosa.
—Que egoísta —refunfuñó molesta, mientras volvía a tomar la cámara para enfocar a Satoshi—. ¿Qué están haciendo?
—El monte Plateado tiene muchos Pokémon muy extraños, eso alienta a los cazadores a venir. Así que estamos creando un sistema de monitoreo.
—¿Sistema de monitoreo?
—En palabras que pueda entender Haruka —soltó rendida Kasumi—. Vigilaremos que ninguna persona mala entre a este lugar sin que lo sepamos. Si vemos a alguien, lo sacaremos de este lugar.
—Como pueden ver, no solo tienen un muy extraño dialecto, también tienen traductores —continuó diciendo mientras se enfocaba—. ¿Lograrán cuidar el bosque de los chicos malos?
—Te noto muy agobiada, Haruka —Satoshi dejó de hacer sus cosas, y se acercó a la joven—. Alakazam solo conoce Kanto, Johto y Sinnoh. Sé que no es mucho, ¿Pero te gustaría salir por lo que queda del día?
—¡¡¡¿Me lo dices en serio?!!! —le gritó en júbilo.
—No creo que pase nada malo. ¿Verdad Sakura?
—Y creo que no —le contestó muy pensante—. Has estado mucho tiempo encerrada aquí.
—¡Muchas gracias, amiga mía! —le agradeció de mano de una forma muy violenta— ¡¡¡Alakazam!!! —y apenas apareció el Pokémon psíquico, la tomó de la mano, caminó hasta Satoshi, y le dio la mano— ¡Prometo devolvértelo sin una gota de sudor! ¡¡¡A donde quieran!!! —y desaparecieron.
—¿Gota de sudor? —Sakura tardó en responder ante tal promesa, hasta que gritó— ¡¡Hija de…!!

Y de la nada, los tres aparecieron en lo más alto de una montaña.

—¡¡Llegamos!! —celebró con entusiasmo Haruka, comenzando a mirar para todos lados— ¿Dónde estamos?
—Es el monte Coronet. Estamos en Sinnoh —Satoshi miró a Alakazam—. ¿Por qué este lugar? —pero no le respondió, y se teletransportó, desapareciendo del lugar— ¡¡Espera, no nos dejes aquí!!
—¡¿Por qué hizo algo así?! —le preguntó Haruka igual de asustada.
—Sus motivos habrá tenido —Satoshi soltó una bocanada de aire, y dio un vistazo al paisaje—. Ven.
—Si —le asintió con entusiasmo.

Apenas Haruka se paró al lado de Satoshi, el joven la abrazó por la cintura y la pegó a su cuerpo. Se sentaron en el suelo, y se quedaron en esa posición.

—¿No es bonito Sinnoh? —le preguntó a Haruka muy tranquilo.
—Si… —le respondió muy nerviosa por el abrazo, sin lograr concentrarse en su entorno.
—Piensa que tenemos una cita, y este es nuestro lugar favorito —le pidió mucho más relajado el joven—. Sé que tener todo grabado en una cámara es genial, pero los mejores recuerdos son los que se guardan en el corazón.
—¿Por qué me dices eso? —le preguntó muy preocupada, mirando el sonriente rostro del joven— Sato…
—Entiendo que odien cualquier cosa creada por el humano y por qué nos trataron tan mal, pero yo prefiero llevarme un bonito recuerdo de ti, Haru.
—¿Un bonito recuerdo? —volvió a preguntarle, ya totalmente sonrojada.
—Con Saku siempre hemos pensado que ustedes son nuestras mejores amigas del mundo, y jamás podríamos verlas de otra forma —continuó, mirando a los ojos de Haruka—. Podríamos permitir cualquier cosa de ustedes, y sabríamos que lo hacen de buena fe. Si sé que alguien llega a hacerles daño, lo pagarían muy caro. Si sé que ustedes llegaran a hacerle daño a otros, no sé qué haríamos.
—¿Por qué me dices esas cosas? —le preguntó muy extrañada.
—Su pensamiento radical, aun siendo bueno y positivo, podría lastimar a quienes no quieren —se le separó un poco, y la tomó de las manos—. Se que, si conocen a mis amigos, también se llevarán muy bien. Ellos tampoco jamás los abandonarían —y volvió a abrazarse de Haruka—. Lo siento, estoy divagando.
—Verdad que puedes ver el futuro —con algo de miedo, Haruka le dio un pequeño beso en los labios al joven, y le sonrió con entusiasmo—. ¡Aprenderé a confiar en la gente correcta! ¡Y prometo que cuando conozca a tus amigos, también seré su mejor amiga! Sé que lo que ves siempre se cumple, así que quiero demostrarte que puedo cambiar ese futuro.
—Te creo, ese beso no lo vi venir… —le respondió muy sorprendido.
—¡Pero no presumas! —y ahora fue Haruka quien se le abrazó— Disfrutemos del lugar. No creo que salgamos vivos de la paliza que nos dará Sakura.

…

Después de un largo dormir, la joven Kinomoto volvía a abrir sus ojos con dificultad. Los primeros rayos de luz le daban la bienvenida a un nuevo día en aquella enorme habitación, la cual parecía de un viejo castillo medieval.

—¿Eh? —Sakura comenzó a abrir lentamente sus ojos, aún sin percatarse de donde se encontraba— ¿Dónde estoy?

De pronto, sintió como alguien se le abrazó por la espalda, rodeándola.

—¡¿Eh?! —muy asustada, volteó a ver de soslayo de quién se trataba— Paul —suspiró pesadamente, y decidió acomodarse en aquel abrazo, muy feliz— ¿Paul me acompañó hasta el final? —pensaba muy feliz, hasta percatarse que un bulto comenzaba a aumentar de tamaño a la altura de su trasero— ¿Quieres…?

De forma muy tímida, bajó su mano derecha hasta el bulto, y comenzó a acariciarlo.

—Ya veo, tus resultados hormonales son correctos —comentó de forma ocurrente la chica que los acompañaba.
—¿Eh? —muy extrañada, Sakura volteó a ver la dueña de la voz— ¡¿Kasumi?!
—Hagan de cuenta que no estoy —continuó diciendo sin despegar la mirada de su "nuevo computador"—. Veo que sabes mucho de esto, así que tu experiencia me es muy importante.
—¿Que sucede? —se quejó de pronto Paul, quien se despertó algo fastidiado, y luego pasar a estar asustado— ¡¿Sakura?! ¡¿Kasumi?!
—A juzgar por el tono de voz de Sakura, el tamaño de tu órgano reproductor es suficiente para sus necesidades. Axis, quiero un informe completo de su acto sexual.

No se dio cuenta, pero de un segundo a otro, Kasumi se vio huyendo por los pasillos de lo que parecía un castillo, completamente aterrada.

—¡¡¡Auxilio, Sakura me quiere matar!!! —se escuchó gritar de forma desesperada, huyendo de un montón de objetos que su amiga le lanzaba sin parar.
—Saku…
—¡¡¿Que?!! —le respondió furiosa Sakura a la asustadiza voz de Paul.
—Nada…

...​

Capítulo 97: "El octavo gran poder"

Dentro de aquel castillo, había mucho movimiento por un suceso que estaba por ocurrir. Normalmente, las actividades de aquel lugar no pasaban más que las de gobernar el país, pero los sucesos de hace unos días atrás cambiaron la rutina que llevaban. Pero el escándalo que formaron Kasumi, Sakura y Paul llamó la atención de unos cuantos; principalmente el grito de Sakura, que era el más fuerte y desesperante.

—¡¿Que sucede aquí?! —aparentemente molesta y preocupada, una joven peli azabache entró al cuarto, notando a Sakura y Paul en la misma cama, ahora furiosa— ¡¡¡¿Que están haciendo los dos?!!!
—Lo mismo me pregunto —les preguntó Paul a las dos—. ¿Quieres soltarme por favor, Sakura?
—¡Lo siento! —y muy nerviosa, Sakura sacó de golpe su mano derecha de dentro de la cama— ¿Sucedió algo, Kagome?
—Esto es insoportable —negó fastidiada—. Los dos, tienen cambio de ropa en el baño. Pronto comenzará el juicio.
—¿Juicio? —se preguntaron muy extrañados los dos.
—Cierto que dormían —negó bastante fastidiada Kagome—. Enjuiciarán a Debonair por invasión y asesinato.
—¿No se suponía que Hikaru, Fuu y Umi la habían derrotado? —le preguntó muy extrañada Sakura.
—Arades la revivió y quiso volver al ataque. Por suerte, Ash llegó a detenerla y anuló sus poderes a cero —comentó esto decepcionada, guardando silencio.
—Ashy…
—Debería darles vergüenza. No puedo creer que le estén haciendo algo así a Ash.
—¡No metas a Ash en esto! —le reclamaron furiosos Sakura y Paul.
—¡¡¡Me meto todo lo que quiero porque es mi amigo!!! —les gritó aún más furiosa Kagome— ¡Las chicas aceptaron y apoyaron la relación entre los dos! ¡Con Tomoyo casi nos ganamos el odio de las chicas! ¡¿No recuerdas por lo que pasaron Pikachu y Lugia por protegerlos?! ¡¿No recuerdas el sacrificio de Ash?! ¡¡Me dan ganas de abofetearlos a los dos!!
—Suena horrible como lo dices —le respondió Sakura muy triste.
—Te quiero mucho Sakura, pero pienso que lo mejor es que jamás se hubiesen conocido. No me lo tomes a mal, pero Ash si quería un futuro contigo. ¿Ahora que le vas a decir? ¿Que lo cambiaste por su hermano?
—¡No te corresponde opinar por Sakura…!
—Ciertamente no me corresponde, pero esta Sakura me tiene decepcionada —le respondió muy triste—. ¿Qué pasó con la Sakura que conocimos? ¿Qué te sucedió en ese lugar?
—La Sakura que conociste, seguía con vida solo por su familia y amigos —le respondió muy triste—. Y en esa habitación, donde entrenamos por un año, supe que siempre tendré a alguien que me proteja, pase lo que pase.
—Sakura… —todo lo que pudo ver Kagome, fue como Sakura se lanzó a llorar desconsoladamente a la cama, siendo consolada por Paul— Solo te puedo decir que yo también supe que tenía a alguien que me protegería siempre. Te lo suplico, habla con Ash cuando nos reencontremos, dile que estás enamorada de Paul. Pero por favor, los dos, no traicionen sus sentimientos y sean fieles.
—Te lo prometemos —le asintieron ambos solo de palabra.
—Tu ropa está en tu cuarto, Paul —y Kagome salió del cuarto—. No se entretengan.
—Sakura…
—¿Me podrías dejar sola por un momento? Por favor —le pidió la pelicastaña de forma cortante.
—De acuerdo. Como tú digas —Paul se levantó, y partió a su cuarto.

Con la mirada baja, Paul caminó hasta su cuarto, entró al baño de este, se bañó y vistió. Su expresión lucía más la de una persona asustada que preocupada. ¿Como no estarlo? Se preguntaba, siempre en mente que estaba engañando a su propio hermano.

—¿En qué segundo pasaron tantas cosas? —Paul terminó de arreglarse, y salió de su cuarto— ¿Cuándo pasé de ser el rival de ese idiota, a ser su hermano?

Cruzó la puerta, la cerró, y se apoyó en ella.

—¿Cuándo pasé de querer ser poderoso, a querer proteger a alguien?
—A veces el amor hace que muestres tu verdadero ser —le comentó de forma conciliadora una voz femenina—. ¡Sailor Júpiter al rescate del amor!
—¿Qué quieres, Makoto? —le preguntó Paul algo enfadado— ¿No te enseñaron a no meterte en lo que no te importa?
—Iba camino al tribunal, pero tú balbuceo me hizo cambiar de ruta —le respondió de forma pícara—. ¿Tan enamorado estás de Sakura?
—¡¡¡¿Enamorado?!!! —aquella pregunta lo hizo salir de su órbita al entrenador, sonrojándose completamente— ¡¡¡Jamás dije que estuviera enamorado!!!
—¡Jijijiji! Tus emociones te traicionan y hacen que tus palabras no valgan nada —le comentó Makoto de forma graciosa, ahora tomando una posición más romántica—. Ver feliz a tu pareja, protegerla a costa de tu vida, consentir sus deseos. El amor es muy caprichoso.
—¿Tú lo crees? —Paul ya parecía más curioso de la situación, haciendo que Makoto se aprovechara de la situación.
—Solo tú tienes la respuesta a esa pregunta. Dime, ¿Qué es lo que más te gusta de Sakura?
—¿Qué es lo que más me gusta? —pero Paul parecía no encontrar la respuesta a tal pregunta.
—Mientras miras tu corazón, caminemos —le pidió la sailor scout, mientras retomaba su marcha.
—Si —y volviendo su mente de la luna, Paul acompañó a la joven—. ¿Por qué te preocupa tanto nuestra situación?
—Eres consciente que Sakura es la novia de Ash, ¿Cierto? —ante aquella afirmación, Paul miró a Makoto con algo de miedo— Es una situación un tanto compleja, y si puedo ayudarlos como guía, yo feliz.
—Cuando Sakura se enteró lo que sentía por ella, terminó conmigo —comenzó a confesarle con mucha confianza.
—¿Hablas de la Sakura de tu dimensión? No la culpo —le comentó de forma descarada.
—Gracias por restregármelo —respondió Paul muy molesto.
—No me refería a eso —se corrigió Makoto, dejando muy extrañado a Paul—. Presiento que ella sabía sobre lo que sentían, y para no interponerse entre los dos, prefirió cortar por lo sano.
—No lo creó —le negó muy complicado—. Se veía furiosa, con ganas de asesinarnos.
—Ya veo —miró de reojo a Paul, y volvió su vista al frente—. Kinomoto tiene una personalidad muy voluble. O puede ser la chica más tierna y amistosa del mundo, o puede ser la mujer más feroz y desafiante que pueda existir. ¿De cuál de las dos te enamoraste?
—Me enamoré las dos… —soltó Paul sin darse cuenta, tapando su boca de golpe.
—¡Por fin hice que lo soltaras! —celebró Makoto triunfante— ¿Te gustan bipolares?
—¡¡¡Sakura no es bipolar!!! —le regañó Paul muy molesto, asustando a la pelicastaña— Sabe qué hacer, sabe que decir, sabe cómo actuar, sabe cómo comportarse en el momento indicado, aunque rompa todas las reglas. Es más madura de lo que aparenta, más valiente de lo que cree ser, y todo sin olvidar su compasión y amor. Todo eso es lo que quiero proteger, y lo que más amo de Sakura.
—Te salió del corazón… —comentó muy sorprendida y sonrojada Makoto— Quisiera que un hombre hablara así de mí.
—¿Por qué dices eso?
—¡No me prestes atención! —le gritó a Paul desesperada, agitando con rapidez sus manos— ¡Ya llegamos!
—Es cierto.

Ambos cruzaron la puerta, y vieron la sala completamente llena de personas, desde la gente del pueblo, testigo del juicio, los abogados, el juez, la acusada y los viajeros dimensionales.

—No hagamos tanto ruido. Vamos con los chicos —le pidió Makoto en voz baja, tomando de la mano a Paul para conducirlo.

El juicio parecía llevar un tiempo. Quien hablaba ahora era el abogado defensor de Debonair, a quien todos escuchaban con atención.

—Lamentamos la tardanza —le pidió Makoto al grupo.

En aquel grupo estaban Iris, Serena, Goku, Hikaru, Marina, Takeru, Miroku y Kagome.

—No se han perdido de mucho —le comentó en voz baja Hikaru—. Intentó atacar dos veces, y eso no lo vio bien nadie.
—¿Donde esta Sakura? —le preguntó algo curiosa Serena, buscándola por todos lados.
—Creía que estaba con ustedes —les comentó muy extrañada Makoto.
—Tardará en llegar —les respondió Paul, mientras ambos tomaban asiento—. Nosotros no tenemos nada que ver con lo que sucede aquí. ¿Para qué nos llamaron también?
—Fue exigencia de ambas partes, hermano —le respondió Serena—. Querían que personas ajenas a la situación sean quienes den un veredicto imparcial.
—En un inicio nos negamos por la misma razón, pero solo escucha el nivel de argumentos por el cual aceptamos —le comentó Iris bastante fastidiada.

Sin entender mucho más, Paul y Makoto prestaron toda su atención a lo que sucedía.

—No había ningún líder en estas tierras, y mucho menos tenían un sistema democrático para la elección de un líder, más que una guerra sin cuartel. Todos tenían el mismo objetivo y los mismos métodos —continuaba hablando el abogado defensor de Debonair—. ¿Acaso los demás aspirantes a apoderarse del pilar de Céfiro no querían algo distinto?
—¡Protesto, señoría! —interrumpió de golpe el abogado demandante, quien parecía representar a Guru Clef— No viene al caso la acusación a terceros, desvía el objetivo del juicio.
—Es cierto que este juicio es en contra de la señorita Debonair, pero no quita la gravedad del ataque de terceros —le aclaró muy serio el juez, volviendo la palabra a la parte acusada—. Continúe, por favor.

El grupo continuaba escuchando atentamente cada palabra que se decían entre ellos.

—No es muy distinto a los juicios de nuestro mundo —comentó algo fastidiada Makoto.
—De eso se trata un juicio, sacar ventaja de cualquier cosa —le comentó Miroku muy serio—. ¿Podrían culparla en efecto de algo?
—Ni de su objetivo, ni de su origen —le respondió Hikaru con culpa—. Creo que, al fin y al cabo, es nuestra culpa.
—En el momento de la verdad, no siempre te van a dar la opción menos dolorosa. Simplemente actúas por convicción —le comentó con seriedad el Pikachu—. En el campo de batalla, todas las opciones son dolorosas.
—Creo que, si no existieran las decisiones difíciles, no nos hubiésemos conocido —le comentó con más calma Takeru mientras acariciaba a Patamon, quien lo tenía en su cabeza—. Siempre piensa que esa decisión dolorosa y angustiante puede ayudar a muchas personas, incluyendo a tu familia y tus amigos.
—Gracias por esas palabras de ánimo, chicos —les agradeció algo más tranquila Hikaru—. No debería estar de este lado del tribunal, mis sentimientos están en conflicto.
—En realidad tienes más derecho de estar de este lado que cualquiera de nosotros —le comentó muy serio Paul—. No sólo la derrotaste, te convertiste en el pilar por unos momentos.
—Joven Hikaru, tenga la bondad de presentarse como testigo —le ordenó de pronto el juez—. Como comentó su acompañante, fue una de las legendarias guerreras de Céfiro, quienes derrotaron a Debonair y tomaron control del pilar, así que su testimonio es muy valioso para el tribunal.
—¡Si señor! —y algo nerviosa, Hikaru caminó hasta el estrado.

Fuera del salón, Sakura llegaba muy atrasada al juicio, pero sus ánimos no la acompañaban del todo. Se veía triste, desamparada, con mucha rabia interna. Abrió levemente la puerta, y se quedó mirando desde aquella posición.

—Como tendrán entendido, la señorita Hikaru, la señorita Fuu y la señorita Umi fueron llamadas para derrotar a Zagato, traidor de Céfiro. ¿No es así? —comenzó a preguntar el abogado defensor de Debonair.
—Nosotras hicimos lo que nos encomendaron, y realmente no queríamos continuar con eso —le respondió Hikaru firme.
—Y también tenemos entendido que mataron a la princesa Emeraude, quien protegió este reino con respeto y sabiduría.
—¡No teníamos otra opción, era ella o Céfiro! —le respondió con enfado.
—Se de fuentes muy confiables que la princesa estaba enamorada de Zagato, y cuando lo mataron, ella actuó como cualquiera hubiese actuado después que mataran a su ser más querido.
—¿En verdad cree que lo hicimos por gusto?
—Realmente no lo sabemos, pero si los hubiesen dejado tranquilos y hubiesen buscado otra solución…
—¡Protesto, señoría! —detuvo de seco el abogado acusador— Le recuerdo que el juicio es contra Debonair, no contra la testigo. Además, todos conocemos lo que sucedió, lo que ellas sufrieron, y el cómo se involucraron en el conflicto del pilar.
—A lugar —ordenó el juez—. Es imposible que pueda decir que son malas personas, salvaron a mi hijo y mi nieto de un ataque del ejército de Zagato. Le recomiendo que se enfoque en hacer las preguntas correctas.
—¡¡¡Cómete esa, idiota!!! —gritó victoriosa Iris, haciendo que Serena y Kagome la sentaran de golpe, amordazándola.
—No le presten atención a ese exabrupto —les pidió muy avergonzada Serena—. A veces mi amiga no sabe comportarse.
—No vuelvas a hacer eso, nos estás dejando mal —le regañó Kagome en voz baja, recibiendo un si con la cabeza.
—La próxima vez los sacaré por agitación, sin importar la importancia que tengan.
—¡Si, su señoría! —se disculparon con una reverencia las tres jóvenes.
—¿Observa aquel sentimiento, joven Hikaru? —volvió a preguntarle el abogado defensor— Culpa, miedo, vergüenza, desesperación, ira. Ustedes provocaron el nacimiento de mi defendida.
—¡¡No fue nuestra intención!! —le gritó desesperada— ¡¡No sabíamos que sucedería algo así!!
—En aquello tiene razón —interrumpió el juez—. La gente provocó su nacimiento por el miedo y la inseguridad. ¿No consideraron alguna consecuencia de aquella batalla?
—No —le negó muy triste—. Ni siquiera sabíamos que la princesa estaba enamorada de Zagato —hizo una pausa, y concluyó—. Debonair no tiene la culpa de nada.
—Presentes, creo que estarán de acuerdo con que, si viene una persona ajena a destruir una pareja o una familia, no es una persona digna de su entorno.

Pero tras aquellas palabras, se escuchó un portazo.

—¿No podrían cerrar la puerta más suave? —se quejó Serena.
—Sakura… —Paul se iba a levantar, pero la entrada de Kasumi lo interrumpió.
—Chicos, Sakura escuchó toda esa barbarie —les dijo muy preocupada—. Salió arrancando.
—¡Maldita sea!
—Paul, tranquilo —le pidió Kasumi—. Yo iré a buscarla —y sin perder más tiempo, partió.
—Creo que fui demasiado dura con los dos —intentó disculparse Kagome—. Lo siento mucho.
—¿Que les dijiste? —le preguntó muy preocupado Miroku.
—Solo la verdad —le respondió Paul, en claro tono de liberarla de culpa—. Lo siento mucho, pero no me voy a quedar tranquilo en este lugar.
—Te acompaño —se ofreció Makoto.

Y sin perder más tiempo, ambos salieron de la sala.

—Creo que he escuchado lo suficiente. No conozco totalmente las leyes de este lugar, pero si mi propio juicio.
—¡Jovencita, ya tenemos suficiente con este escándalo!
—¡¡¡Soy la guerrera elemental del fuego, e impondré mi puesto de diosa!!! —le gritó muy enojada Marina al juez.

Marina se levantó de su puesto, sacó de su lugar a Hikaru, y tomó su lugar sin sentarse.

—Todos ustedes me dan vergüenza —comenzó a decir muy molesta—. ¿Tanto dependían de su princesa para mantener este reino? ¿No eran capaces de mantener este lugar por su cuenta? Si Debonair nació, fue por culpa de su inutilidad.
—¡No está permitido ese vocabulario en este lugar!
—¡¡Y ustedes de despedazar los ánimos y el corazón de mi amiga Sakura!! —ahora le gritó furiosa— No me pidan respeto si no va a ser recíproco —y volvió su atención a todos—. ¿Qué daño puede hacerles ahora? Ash bloqueó todo su poder, y ahora no es más que una persona común y corriente. ¿Piensan condenarla a muerte? Vuelvo a recordarles cómo nació.
—¿Entonces que sugiere, señorita diosa? —le preguntó de forma sarcástica el abogado defensor.
—Revivió gracias al poder de Arades, pero contrario a sus planes, ahora no puede hacer nada —Marina vio como Debonair la miraba con rabia, y sonrió de forma triunfante—. Yo que usted señor juez, la condeno a trabajos comunitarios.
—¿Trabajos comunitarios? —se escuchó al unísono con sorpresa.
—Sabe lo que es la destrucción, ahora debe aprender lo que es la creación —les explicó muy tranquila—. Tendrá que ayudar a la reconstrucción del lugar, vivirá como una persona común y corriente, no dudo que conozca el amor… —comentó de forma ocurrente—. Pero si hay algo que todos deben tener en cuenta, es que ella “son ustedes”, y tiene los mismos derechos.
—Marina, ¿Estás segura de lo que propones? —le preguntó muy preocupado Guru Clef— No creas que va a cambiar solo porque le estás dando una oportunidad.
—Cambiar no es algo que quisiera el señor Henry —le negó, al tiempo que volteaba a ver a una sorprendida Debonair—. No creas que la tendrás tan fácil, antes debes ayudarnos con nuestra misión.
—¿Su misión? —le preguntó muy extrañada Debonair— ¿Y qué te hace creer que los ayudaré?
—Sakura, Kasumi y yo —le negó con el índice derecho con arrogancia—. Un paso en falso, y se acabaron las oportunidades.
—¿La está amenazando? —le preguntó muy enfadado el abogado defensor.
—Ni siquiera pensé en algo así —le respondió con sorpresa—. Solo digo que ella es muy poderosa, y una mano más nos sería de gran ayuda.
—Estoy de acuerdo con tu juicio —le apoyó el juez, golpeando la mesa con un martillo y parándose—. Mi veredicto. Debonair, deberá realizar trabajos comunitarios por seis meses a partir del momento que termine el trabajo que le fue encargado por la guerrera del fuego. Es mi decisión final —golpeó por última vez la mesa, y preparó sus cosas para retirarse.
—Marina, creo que tu decisión no es muy popular entre la gente —le comentó en voz baja Guru Clef.

Y ciertamente, se veía el malestar de los contertulios de la sala. Palabras de grueso calibre; insultantes. Pero cuando comenzaron a arrojar objetos, la joven peli celeste impuso su autoridad.

—¡¡¿Saben que puedo acabar con ustedes de un solo chasquido?!! —les gritó furiosa Marina—. No me interesa ganarme su odio, con lo que le hicieron a Sakura me basta para saber qué clase de personas son.

Y entre el miedo y el odio, todos prefirieron salir del salón, incluyendo ambos abogados, dejando al grupo principal a solas.

—Y eso fue un poco de lo que nos enseñó Phil —comentó algo cansada Marina—. ¿Por qué hay que amenazar a las personas para mantenerlas en orden? Son despreciables.
—Pero con ese acto ya no podrás volver al pueblo —le cuestionó Guru Clef—. Fue muy impulsivo tu acto.
—No tengo interés en volver, prefiero un millón de veces Johto a este lugar —le respondió con desinterés, volviendo su atención a Debonair—. Al menos ahora saben que no les conviene que se metan contigo.
—Ni yo llegué a eso —comentó con miedo—. ¿Qué quieres que haga?
—Se supone que quien tenga el poder de Arades debería atacar en cualquier momento —comenzó a explicarle el Pikachu, quien subió al hombro izquierdo de Marina—. Pronto comenzará una batalla muy difícil, y necesitaremos de todo tu poder.
—Creo haber escuchado de ese ser —le comentó muy pensante.
—Aún tenemos mucho que hacer, señor Goku —le comentó Marina—. Volvamos al salón principal para planear que haremos con más calma.

La situación de Debonair se les había salido de las manos, habían provocado una exhalación de niveles muy preocupantes, pero al menos a Marina, aquello no parecía preocuparle mucho.
Sakura seguía corriendo dentro del pueblo con mucha rabia, no parecía querer detenerse, pero un tropezón la hizo terminar en el suelo, quedándose a llorar desconsoladamente.

—¡¡Que estoy haciendo, yo no soy así!! —comenzó a gritar de forma desconsolada— Soy una cualquiera.
—¡Pero miren que tenemos aquí! —de pronto, la voz de lo que parecía un sujeto muy desagradable gritó a viva voz.
—¿No dijo que era una zorra? —ahora dijo la voz de otro sujeto.
—Si… Eso soy… Una… zorra… —les respondió completamente desanimada.
—¿Sabes que les hacemos a los de tu clase, zorrita? —el sujeto le dio vuelta de una patada, y su rostro cambio, mostrando una expresión de malicia y perversión— Eres más bonita de lo que parecías.
—Veamos que tienes de bueno —le comentó el otro sujeto, comenzando a meter sus manos bajo su falda.
—Hagan lo que quieran conmigo —les pidió Sakura de forma inconsciente—. Merezco que me hagan lo que sea.
—Así me gustan, cooperadoras.

Pero una patada doble mandó a volar a ambos sujetos, quedando inconscientes en el suelo.

—¡¡¡Vuelven a tocar, aunque sea un pelo de mi amiga, y los mato!!! —les gritó furiosa.
—Kasumi —la nombró con angustia Sakura.
—¡Nos tenías preocupados a todos! —la peli naranja parecía desesperada ante tal situación— ¿Estás bien?
—Todo estaba bien, hasta que aparecí en sus vidas —Sakura simplemente se levantó sin mirar a Kasumi, y comenzó a caminar sin rumbo—. ¿Por qué los detuviste?
—¿Que por qué los detuve? —Kasumi estaba impactada ante tal pregunta, por lo que le contestó furiosa— ¡Idiota, esos malnacidos te iban a violar!
—¿Y eso qué? —se detuvo, y la miró con una inexpresividad que le provocó mucho miedo a Kasumi— Le quité sus novios a mis mejores amigas. Yo soy la malnacida, la zorra… Soy una cualquiera.
—¡¡¡Cállate!!! —Kasumi estuvo por darle una bofetada a Sakura, pero los reflejos de la pelicastaña detuvieron su mano derecha— Amiga…
—¡Que hice! —completamente aterrada, Sakura volvió a huir del lugar, esta vez con dirección fuera del pueblo.
—Sakura… amiga… —aquel momento envolvió en ira a Kasumi, haciendo explotar su alrededor— ¡¡¡Malditos humanos!!! Son todos igual de desgraciados. Merecen desaparecer —volvió la vista hacia donde partió Sakura, y corrió a alcanzarla— No sé cómo, pero te salvaré de tu tristeza, amiga mía.

Mientras todo eso sucedía, en lo que parecían los restos de un enorme castillo, una jovencita revisaba un libro en especial.

—"Llevo seis meses cautiva en mi castillo. No me han tratado mal, y mi fiel caballero Zagato me ha cuidado mucho. ¿Realmente tendrá algún otro interés sobre mí?" —leía en voz alta la joven—. Llevo cuatro horas leyendo, y no encuentro nada más que las desventuras de una mocosa con síndrome de Estocolmo —resolvió con decepción— ¿No quería venganza? ¿Resentimiento hacia alguien? La transformación de guerrera elemental cansa demasiado fuera de mi dimensión.

La joven deshizo su transformación para vestir shorts rojos, polera manga corta verde, y unas zapatillas blancas.

—Luego nos vemos, Tera. Un poco de Haruka no me hará daño —celebró con entusiasmo, volviendo a la revisión del lugar.

Por más que Haruka revisaba, no veía más que libros de literatura clásica y los diarios de vida de la princesa Emeraude.

—Creo que sí utilizo el poder de nuestro señor Arades para ver que sucedió, podré averiguar más.

Sacó aquella extraña energía, y un extraño haz de luz le indicó un camino hasta la parte más alta.

—¿Acaso estará allá arriba esa tal Emeraude? —y muy intrigada, comenzó a caminar con cierta calma.

El castillo se veía muy derruido por el tiempo, y por lo que parecía una antigua batalla. Se notaba que el lugar había pasado por tiempos mejores por su estructura; y aún adornado, o lo que quedaba de él.
Después de veinte minutos de subir escaleras.

—¿Quién fue el genio que puso estas escaleras aquí? —comenzó a rezongar muy cansada y rendida— ¡¡No costaba nada poner un ascensor!!

De pronto, sintió como un bulto muy pesado le cayó encima, comenzando a rodar escalera abajo, hasta que una muralla la detuvo.

—¡¡¿Ahora resulta que este lugar se cae a pedazos?!! —volvió a gritar aún más molesta y desesperada, hasta notar que, o quien le había caído encima—. Imposible… Tú…

Quien le había caído encima había sido Sakura, por alguna extraña, desconocida e inexplicable razón.

—¡Imposible, ella murió con los demás! —se decía con mucha rabia.
—Lo siento Haruka, pero fue una emergencia.
—¿Haruka? —Haruka miró para todos lados, hasta notar que la voz venía del reloj de Sakura— ¿Axis? ¿Qué sucedió? ¿Qué haces con ella? No me digas que derrotaron a Kasumi.
—Kasumi me encargó con Sakura, ahora debe estar buscándola. Y no, Kasumi se hizo amiga de Sakura.
—¿No me digas que le lavó el cerebro? —le preguntó espantada Haruka.
—¿Quieres otro tratamiento?
—¡No! —le gritó espantada— Cuando vea a Kasumi, me tendrá que dar explicaciones —volvió a ver a Sakura, y notó la expresión de tristeza y soledad que tenía—. Parece que ha sufrido mucho. ¿Qué le sucedió?
—Huyó de Kasumi creyendo que le haría daño, llegó hasta un barranco, y se lanzó por él.
—¡¿Intentó suicidarse?! —Haruka parecía muy espantada por tal hecho.
—Por suerte logré abrir un portal a un lugar seguro para ella…
—¡¿Puedes hacer eso?!
—No me interrumpas.
—¡Lo siento! —de nuevo se disculpó muy aterrada— ¿Pero por qué la trajiste conmigo? ¿No tiene a sus amigos?
—También tuvo un conflicto con ellos, y tiene miedo de verlos a la cara. Preferí enviarla con alguien que pueda serle de confianza, pero dentro del mismo círculo.
—Conmigo —resolvió muy pensante, y negar rendida—. Era mejor el itinerario de actividades en un papel —volvió a ver a Sakura, e intentó despertarla— Oye, despierta —pero seguía en el mismo estado—. Realmente sería muy fácil asesinarla ahora.

Haruka la miró detenidamente, y comenzó a concentrarse en algo.

—¡¡¡Mocosa del demonio, despierta!!! —gritó a todo pulmón, provocando que la pelicastaña saltara del susto.
—¡¡¡Estoy despierta!!! —Sakura miró para todos lados, hasta detenerse en el rostro de la pelicastaña— ¿May?
—Es verdad, tengo cierto parecido a esa niñita —murmuró de forma ocurrente—. No soy tu amiga. Soy Tera, la guerrera elemental de la tierra y…
—Su nombre es Haruka, y es amiga de Kasumi —le interrumpió Axis.
—¡¡Oye, no interrumpas mi presentación!! —le alegó de forma aniñada, recibiendo una descarga eléctrica de parte de la inteligencia artificial— No me simpatizas.
—Te di la advertencia correspondiente. No tienes derecho a reclamar.
—¡Eso díselo a esta, desinteligencia! —le amenazó la joven mostrándole su puño derecho cerrado.

La situación había provocado una tímida risa en Sakura.

—¡¿De qué te ríes?! —protestó furiosa Haruka.
—Soy feliz de ver que su lealtad es inquebrantable —le respondió entre la felicidad y la tristeza.
—¡Oye, no somos tus…! —pero su alegato terminó cuando Sakura la abrazó, quebrando finalmente en llanto— Oye…
—¡¡¡No quiero vivir más!!! ¡¡¡Soy lo peor!!! —comenzó a gritar.
—¿De qué estás hablando? —le preguntó entre la sorpresa y los nervios.
—¡¡¡Mátame!!! —comenzó a suplicarle— ¡Si desaparezco, todos volverán a ser felices!
—Con que se trataba de eso —le contestó Haruka molesta, separándose de golpe, dejándola caer—. Me confundes con una asesina a sueldo. Lo siento, pero yo no trabajo así.
—¿De qué hablas?
—Primero, si te voy a matar, será en una batalla. Segundo, tus emociones te están confundiendo; por suerte Axis te tiene bajo control. Y tercero, considerando que jamás dudaría de Axis, si algo te llega a pasar, Kasumi me mataría y sería capaz —y volvió su recorrido a la azotea—. Tengo cosas importantes que hacer y me estás retrasando.
—¿Puedo acompañarte?
—Haz lo que quieras, pero si piensas detenerme, te mataré en serio —le respondió con cierta seriedad.
—No tengo moral para juzgarte —le respondió sin siquiera importarle la amenaza—. Ya no puedo decidir entre lo bueno y lo malo.
—Se que no es asunto mío, pero para tener un pensamiento así, quiere decir que hiciste algo incorrecto sin que te dieras cuenta.
—¿En verdad te puedo contar? —Sakura estaba muy sorprendida por tal interés.
—Es mejor que subir estás infinitas escaleras en silencio —le respondió Haruka, poco convencida de su propia idea.

Mientras subían las escaleras, Sakura comenzó a contarle todo, desde el momento en que conoció a Ash en su dimensión, su amorío, y su proceso actual y confusión con Paul.

—No te puedo decir que me sienta mal por ese bastardo —le dijo con rabia y algo de alegría Haruka—. Ese Paul suena muy bien.
—Lo mismo me dijo Kasumi. ¿Qué crees que debería hacer?
—Lo siento, pero no te puedo responder a algo así —le contestó muy seria—. Papá siempre me decía que, las normas del bien y el mal dependen del lente con el cual se mire. No necesariamente reflejan la verdad o la mentira, ni lo correcto o incorrecto. Siempre tienes que pensar en el bien mayor.
—¿Salvar a todos? —pero Haruka le negó.
—Amarte a ti misma —le respondió con seriedad—. ¿Como rayos piensas en la felicidad de los demás sin antes pensar en la tuya?
—Siempre he pensado que, si todos son felices, yo también lo seré…
—¡No puedes depender de la felicidad de los demás para obtener la tuya! —le regañó muy molesta— ¿Qué es lo que más amas de tu persona?
—¡¿Qué es lo que amo de mí?! —aquella pregunta realmente había descolocado a Sakura— Nunca me lo había preguntado.
—¡¡Por fin llegamos!! —gritó de felicidad, corriendo a abrir la puerta— Te puedo decir que lo que más amo de mí, es mi espíritu aventurero. Adoro recorrer el mundo. Ser una guía de turismo y deportista.
—¿Guía turística? —le preguntó muy extrañada.
—Siempre me robaba la cámara de mi mamá para filmar los lugares a donde íbamos, y comenzaba a explicarlos —comenzó a decirle con algo de tristeza—. Supongo que Kasumi te mostró lo desolado que es nuestro mundo.
—Supongo que hacen todo esto para devolver ese esplendor a su mundo. ¿Me equivoco?
—Así es, Sakura —le asintió con alegría Haruka—. Quiero conocer esos lugares que mi mamá recorrió cuando era pequeña, tan hermosos y llenos de vida, libres de la corrupción humana.

Ambas caminaron hasta lo que parecía un altar, y se detuvieron a mirarlo con calma.

—Se supone que aquí descansa la princesa Emeraude —comenzó a explicarle Haruka a Sakura.
—Según nos contó Hikaru, ella era el pilar de Céfiro. Quien mantenía la paz y la armonía en este reino —le respondió la pelicastaña de forma pensante—. ¿Por qué viniste a este lugar?
—No confío en los humanos —le respondió con rabia—. Siento mucha energía negativa en este mundo, y sé que la princesa podrá mantenerla a raya.
—¿Estás segura? —le preguntó Sakura bastante dudosa de su plan— Tengo entendido que la derrotaron porque su corazón se llenó de maldad y resentimiento.
—La oscuridad no llega a las personas porque si —le respondió muy seria—. Todos nacemos con algo de ella, y seguramente algo hizo que se desatara en la princesa. Pero algo me llama la atención.
—¿Qué sucede?
—Se supone que nuestro señor Arades revivió a todos los seres que tuvieran algo de resentimiento, o no pudieron cumplir con su venganza. ¿Por qué ella no revivió?
—Seguramente no tenía nada pendiente. ¿Habrá optado porque la eliminaran por el bien de todos?
—¿Puede que tengas razón?

Ambas quedaron en silencio pensando en la situación, pero un sollozo muy leve parecía escucharse desde hace bastante.

—¿Lo escuchas?
—Si Sakura, viene de atrás.

Ambas corrieron a ver que sucedía, y cuando llegaron a lo que parecía un cuarto secreto, vieron a una adolescente llorar desconsoladamente.

—Zagato… —se escuchaba sollozar de la joven rubia— ¿Dónde estás?
—Niña, ¿Estás bien? —le preguntó muy preocupada Haruka.
—¿Dónde está mi Zagato? —continuó la joven.
—¿Zagato? ¿Eres la princesa Emeraude? —le preguntó muy preocupada Sakura.
—¿Dónde estás? —pero la princesa no parecía contestar.
—Esto no estaba en los planes —concluyó abrumada Haruka, quien con Sakura se le acercaron—. ¿Necesitas de algo?
—Destruir a las guerreras mágicas…
—¿Por lo que le hicieron a Zagato? —le preguntó Sakura con algo de miedo— Ellas no están aquí…
—Las conocen —ambas asintieron con la cabeza algo confundidas, recibiendo como respuesta un rayo de energía en su abdomen—. Entonces comenzaré con ustedes.
—¡¡Groudon!!
—¡¡Axis!!
—Ni lo sueñen.

Más rápido de lo que Haruka y Sakura pudieran reaccionar, la princesa le arrebató la pulsera terráquea a Haruka, e intentó quitarle el reloj a Sakura, pero este último fracasó.

—Así que es imposible quitártelo —tomó la energía de Arades que aún portaba Haruka y la absorbió, logrando el poder suficiente para anular el reloj con ayuda de un hechizo—. No hagan más estupideces.
—¡¡Ve por ayuda!! —con la energía que le quedaba, Sakura lanzó una pokébola por donde entraron, perdiéndose fuera del cuarto, al tiempo que su cuerpo era aprisionado por un lazo de energía— ¡¡No nos rediremos, princesa!!
—No sé qué habrás hecho, pero te lo advertí —y con mucha ira, Emeraude comenzó a presionar con mucha fuerza el cuerpo de la card captor.
—¡Déjala en paz, mocosa! —le gritó furiosa Haruka— ¡Ella llegó por coincidencia a este lugar!
—Entonces muere con ella —desató a Sakura de sus amarres, y la estrelló contra la pelicastaña con fuerza, lastimándolas gravemente—. ¡Mueran!

Emeraude amarró a Sakura y Haruka juntas, y comenzó a hacer presión entre ambas con tal fuerza, que sus cuerpos comenzaron a colapsar irremediablemente. Gritaban de forma desesperante, hasta quedar inconscientes. Cayeron al suelo pesadamente, aun notándose sus cuerpos retorcidos, al tiempo que la princesa las miraba con odio.

—Merecen la muerte por lo que le hicieron a mi amado Zagato. ¡¡¡Las odio!!!

¿Qué sucederá con Haruka y Sakura? ¿Lograrán detener a la princesa Emeraude a tiempo? ¿Qué Pokémon habrá enviado Sakura a por ayuda? ¿Llegará a tiempo? Todo esto y más en el próximo capítulo.

Esta historia continuará…
 

Registrado
30 May 2007
Mensajes
193
Hola a todos, he aquí un nuevo capítulo. Solo puedo decirles que este capítulo es batalla pura y dura, con mas de alguna sorpresa. Cuídense mucho, y nos vemos la próxima semana!

......
Mientras Sakura y Haruka eran atacadas por la princesa Emeraude, aquella pokébola que lanzó la card captor comenzó a rodar hasta golpear en una muralla. Extrañamente, está hizo un pequeño movimiento por el Pokémon que se encontraba al interior, la cual la hizo dirigirse hasta las escaleras, donde comenzó a rodar y caer irremediablemente. Le tomó mucho tiempo, pero cuando llegó al primer piso de edificio, la pokébola se abrió, y el Pokémon salió corriendo sólo guiándose por sus instintos.

...​

Capítulo 98: "La fuerza de la sincronía empática"

Sakura lucía completamente devastada, corría sin parar hacia cualquier lugar.

—¡¡Sakura, detente por favor!! —le gritaba Kasumi, pero no respondía a nada— ¡¡No pasó nada, estoy bien!!
—¡¡Kasumi!!
—¿Paul? —la peli naranja volteó a verlo acompañado de Makoto, y volvió la vista al frente— ¡Ayúdenme a detenerla, por favor!
—¡¡Sakura, detente!! —ahora le gritó Paul, pero tampoco quiso detenerse.
—¡¡Solo queremos conversar contigo!! —ahora le gritó con desesperación Makoto, deteniendo por fin a la pelicastaña— ¡Por fin, con un demonio!

Los tres se acercaron a la joven, notando el por qué se había detenido. Su camino terminaba en un barranco.

—Sakura… —Kasumi dio un paso, pero eso provocó que su amiga retrocediera uno, acercándose más al barranco— ¡De acuerdo! No me acercaré más.
—Por favor Sakura, dinos lo que sea —ahora le pidió Makoto con mucha precaución—. Te escucharemos con calma.
—¿Quieres irte de aquí? —ahora le preguntó Paul— Vámonos. Vamos a un lugar donde nadie nos moleste.

Pero Sakura no dijo nada. Simplemente se lanzó al vacío.

—No… ¡¡¡Axis!!! —gritó desesperada Kasumi, al tiempo que una extraña luz iluminó el barranco.
—¿Que fue eso? —muy extrañada, Makoto corrió a ver seguida de Kasumi y Paul.

Pero parecía que Sakura jamás cayó por el barranco.

—Un portal —concluyó Paul—. ¿Axis puede abrir portales?
—Es solo una inteligencia artificial —le negó Kasumi muy preocupada—. Después pensemos en eso. Al menos sabemos que Sakura está bien.
—¿Y cómo puedes estar segura, Aqua? —le preguntó muy dudosa Makoto— Te recuerdo que Sakura y Paul si confían en ti, pero por nosotros sigues a prueba.
—Si ella lo dice, es porque es así —le dijo muy molesto Paul, asustando a la sailor scout.
—Seguramente, Axis la envió con Haruka.
—¿Haruka? —le preguntaron ambos muy extrañados.
—Hablo de Tera —le comentó Kasumi muy seria.
—¡Espera un momento! —los detuvo al acto Makoto— Esa niñita no sabe sobre los últimos acontecimientos. Verá a Sakura y la matará.
—Mientras Axis esté como intermediaria, eso no pasará —le negó muy tranquila—. Además, si le llega a pasar algo, se las verá conmigo.
—¿Sabes dónde puede estar Tera? —le preguntó Paul muy apurado.
—Debería estar en el antiguo pilar de Céfiro. Supuestamente debería darle el poder de Arades a la princesa Emeraude.
—¡¿Sabías que esto pasaría?! —le regañó furiosa Makoto.
—¡¡Lo olvidé de nuevo!! ¡¡Perdón!! —le suplicó Kasumi muy asustada.
—No ganaremos nada discutiendo —las detuvo Paul, mientras sacaba a uno de sus Pokémon— ¡Honchkrow, sal!
—¡¡Fearow, tú también!! —gritó Kasumi, también sacando uno de sus Pokémon.
—Creía que estaba prohibido tenerlos encerrados, al menos para ustedes —le comentó muy extrañado Paul.
—No hay necesidad de transformarse, además que fuera de nuestra dimensión consume demasiada energía —Kasumi montó a Fearow, y lo acarició—. El vino por cuenta propia. Yo no lo obligué.
—Ya veo —le respondió algo intrigado, mientras montaba a Honchkrow—. ¡Makoto, avísale a los demás que partiremos al viejo pilar! ¡Nosotros nos adelantaremos!
—¡Apurémonos, Paul! —le pidió muy apurada Kasumi— Si no detenemos a tiempo a Haruka, la volveremos a pasar muy mal.

Y sin perder más tiempo, ambos partieron raudos.

—¿Sabes dónde está ese pilar?
—Por desgracia, no —le negó Kasumi, mientras sacaba un teléfono y comenzaba a revisarlo—. Por suerte alcancé a integrar la comunicación y un sistema roaming. Mientras Axis esté activa, no la perderemos.
—Lo de roaming e integrar no lo entiendo, pero si sirve para encontrar a Sakura, te suplico que lo hagas —le pidió muy preocupado Paul.
—Por suerte no está muy lejos. Llegaremos en quince minutos. ¡¡Chicos, vamos a salvar a Sakura!!

Mientras Paul y Kasumi iban camino al viejo pilar, Makoto llegaba con el grupo a explicarles lo sucedido. Cuando llegó, todos parecían muy serios con su conversación.

—¡Por fin los encuentro! —exclamó Makoto completamente exhausta.
—¿Sucedió algo? —le preguntó Kagome muy extrañada.
—¡Sakura está en problemas, puede que esté en peligro! —le respondió muy apurada.
—¿De qué estás hablando? —le preguntó el Pikachu muy preocupado— ¿No se suponía que estaba con ustedes?
—La encontramos, e intentó suicidarse lanzándose por un barranco…
—¡¿Suicidarse?! —aquella palabra aterró a todo el grupo.
—¡No sé qué clase de experimento están haciendo con Sakura, pero están poniendo en peligro su vida! —les regañó Makoto.
—Nadie está haciendo ningún experimento con nadie —le respondió Hikaru, mientras le daba un vaso de agua—. ¿Qué sucedió con exactitud?
—Estoy comenzando a creer que esto es una especie de conspiración contra Sakura —se bebió el vaso de agua de un trago, y miró a todos muy seria—. Por suerte Axis abrió un portal y la trasladó con Tera. No sé si llamarlo suerte, pero al menos no morirá por sus emociones.
—¿Iris? ¿Serena? ¿Algo que decir? —les preguntó Miroku muy serio.
—Solo sabemos que intentó suicidarse después que la obligaron a terminar con Li Shaoran —le negó Iris—. Veo que no se ha recuperado del todo.
—Lo sentimos, pero no sabemos más que eso —le negó Serena—. Makoto, ¿Dónde están Aqua y Paul?
—Partieron al antiguo pilar, supuestamente allá encontrarían a Sakura y Tera. Según dijo Aqua, también iba a detener a Tera la entrega de la energía de Arades a la princesa Emeraude.
—¡¡¿La princesa Emeraude está viva?!! —interrumpió muy sorprendido Guru Clef.
—Si, y no creo que sea para cosas buenas —le contestó Marina muy calmada—. Espero que la detengan a tiempo, si no estaremos en graves problemas.
—¿En verdad van a ir a matar al antiguo pilar de Céfiro? —les preguntó muy sorprendida Debonair— ¿En verdad quieren ganar aún más odio de la gente?
—No les vamos a preguntar, y no nos interesa lo que piensen —le respondió Marina muy seria—. Ella ya estaba muerta, y esto fue provocado por un ser lleno de maldad.
—No estamos protegiendo un pueblo, estamos protegiendo la existencia de todo —continuó Kagome—. Lo lamento mucho por ellos, pero por causa de ese egoísmo es que estamos como estamos.
—Salvo Guru Clef y tú Debonair, ninguno de nosotros es de esta dimensión —continuó Serena muy pensante, mirando principalmente al mago—. De hecho, creo que deberías quedarte en este lugar. No sería buena idea que los salvadores de Debonair se junten contigo.
—¿Entonces cuando partiremos? —le preguntó Takeru.
—Antes que nada —con malicia, Serena miró a Guru Clef.

De pronto, una explosión se produjo en el interior del edificio, llamando la atención de todos, incluyendo la gente del lugar.
De forma burlesca, encabezados por Iris, todos huyeron del castillo.

—¡A que no nos atrapas, mago tonto! —comenzó a gritarle Iris, mientras todos huían muy desconcertados.
—¡¡Vuelvan acá, estafadores!! —les gritó furioso Guru Clef.

Pero la guardia del lugar estaba lista para detener al grupo, o esa era la idea.

—¡No molesten, debiluchos! —y sin ninguna dificultad, Iris dejó fuera de combate a todos— ¡¡Nos llevamos a Debonair!! ¡¡Gracias por nada!!

Mientras, otro ejército comenzaba a prepararse a la captura del grupo.

—Creo que será suficiente. ¡¡Feraligart, niebla!! —apenas el Pokémon de Marina apareció, este desplegó un manto brumoso el cual sirvió para perderse de la vista de todos— ¡¡Regresa!!
—¡¡Maldita sea!! ¡¡Los perdimos!! —los guardias estaban realmente furiosos por la situación.
—Señor Guru Clef, ¿Se encuentra bien?
—No te preocupes, estoy bien —le respondió muy molesto, mientras pensaba—. Creo que este es el adiós definitivo. Suerte.

Mientras tanto, Paul y Kasumi seguían su camino.
Kasumi se veía muy concentrada en su teléfono, algo que incomodó mucho a Paul.

—¿Sucede algo? —le preguntó Paul muy extrañado.
—Perdí la señal del GPS, y el comunicador está fuera de frecuencia —le respondió sin mirarlo.
—¿Y eso es bueno o malo? —volvió a preguntar Paul, ahora totalmente confundido.
—Aún no lo sé —le respondió—. Por alguna razón, Axis está desactivada y no siento la presencia de Haruka.
—¿Dices que algo le sucedió a Sakura y a Haruka?
—No quiero pensar en esa posibilidad —le negó con la cabeza—. Bajemos, no tiene sentido buscar desde arriba, más en este bosque tan frondoso.
—Tienes razón.

Un punto abierto del bosque fue el punto de aterrizaje de los jóvenes, quienes apenas devolvieron a sus Pokémon a sus pokébolas, continuaron su búsqueda.

—¿Crees que encontremos algo en este lugar?
—Creo que si —le asintió la peli naranja, mientras miraba para todos lados—. Tengo un presentimiento.

Kasumi tomó un camino en específico, y comenzó a correr.

—¿Estás segura de lo que haces? —le preguntó Paul, muy inseguro de la impulsividad de la joven.
—Deja que mi instinto nos guíe.
—Para ser alguien tan lógica, confías demasiado en tu instinto.
—Mantener un equilibrio de todo es muy importante —le respondió, mientras volteó a verlo—. La tecnología no sirve de nada si no funciona.

Pero su distracción provocó que chocara con algo de forma muy violenta, haciéndola caer al suelo.

—Oye, ¿Estás bien? —le preguntó Paul algo preocupado.
—¡Qué bueno que no están las chicas, se estarían riendo de mí! —comentó mientras se sobaba para aliviarse el dolor, y mirar frente a ella— ¿Un Meganium en este lugar? ¿Qué hace aquí?
—Es el Meganium de Sakura —le corrigió Paul muy asustado—. ¡¿Qué pasó con Sakura?!

Meganium parecía muy desesperada, gruñía insistentemente mientras intentaba llevarlos por donde venía.

—¿Sakura y Haruka están en problemas? —le preguntó muy aterrado Paul.
—Una mocosa las atrapó y atacó. Sakura me pidió que llevara a alguien que las salvara —dijo Kasumi, interpretando los gruñidos de Meganium.
—¿No se suponía que Haruka podía al menos dar pelea a una situación así?
—¡¿Tiene importancia eso ahora?! —le gritó desesperada Kasumi, asustando a Paul— ¡¡Lo siento, no quise…!!
—Perdón —le pidió Paul, claramente tragándose su orgullo—. Tienes razón, no tenemos tiempo que perder. Vayamos rápido.

Ambos se miraron a los ojos, asintieron, y en compañía de Meganium corrieron lo más rápido que les podía dar los pies.
No fue tanto tiempo como ellos esperaban el llegar al viejo pilar, estaban listos para encontrar a sus amigas y volver con los demás.

—¿Que sucede, Meganium? —le preguntó Kasumi muy extrañada, al ver como la empujaba desesperadamente para que entre, e indicarle hacia arriba— ¿Están en el último piso?
—¡¡Honchkrow, sal!! —volvió a llamarle Paul— ¡¡Ve con los demás y avísales que estamos aquí!! —y apenas el Pokémon apareció, partió volando— Entremos.

No dudaron ni un segundo, y ambos se encontraban subiendo las escaleras lo más rápido que les dio el cuerpo. Fue un muy largo recorrido, pero después de quince minutos, lograron llegar hasta la azotea de aquella estructura. Naturalmente, habían llegado totalmente agotados por la subida.

—¡¡¡Sakura, responde!!! —comenzó a gritar Paul desesperado, entrando al único cuarto del piso.
—¡¡Paul, espera!! Necesitamos recuperar nuestra energía —pero hubieron oídos sordos a tal advertencia— ¡¡No seas tonto, vuelve aquí!!
—¡Tengo suficiente energía para pelear! —le respondió el joven, totalmente controlado por sus sentimientos.

Rendidas a los impulsos de Paul, Kasumi y Meganium decidieron seguirlo. Cuando llegaron al cuarto principal, no encontraron nada. Estaba vacío.

—Tengo entendido que existe un cuarto secreto en este dormitorio —le comentó Kasumi muy pensante, mientras caminaba tras una puerta camuflada.

Apenas los tres entraron, fueron atacados por una extraña energía, la cual esquivaron por instinto.

—¡¿Que hacen aquí, intrusos?! —como una presencia aterradora, Emeraude apareció frente a los tres.
—¿A qué crees que vinimos, idiota? —le preguntó Paul de forma sarcástica— ¡¿Dónde están Sakura y Haruka?!
—¿Te refieres a esas tontas? —Emeraude se movió un poco, y dejó a la vista a Sakura y Haruka tiradas en el suelo, con sus cuerpos deformados por el ataque, sin signos de consciencia— Les pasó por meterse donde no las llamaron.
—Sakura… Haruka… —Kasumi parecía impresionada por el estado de sus amigas, provocando tal furia, que se lanzó de forma impulsiva a atacar— ¡¡¡Kyogre!!!
—¿También insistirán en atacarme?
—¡¡No vine a atacarte, vine a matarte!! —le gritó furiosa.

El ataque de Kasumi tenía como blanco la mejilla derecha de Emeraude, pero ni siquiera se acercó, asustándola completamente, y más aún cuando notó que no se transformó en guerrera elemental.

—Imposible… —Kasumi lucía pálida, y más cuando se vio sin ningún cambio.
—Si conoces a esas niñas, quiere decir que también conoces a quien mató a mi amado Zagato —pero Emeraude no se percató cuando ya no tenía a Kasumi frente a ella, y había vuelto con Paul y Meganium, quien la había salvado sacándola con sus látigos cepa—. Cómo lo suponía.
—Chiquilla mal criada. ¡¡¡Giratina!!! —ahora era Paul quien estaba perdiendo la paciencia, pero para su sorpresa y miedo, tampoco logró transformarse— ¡¡¡Giratina!!!
—Creó un campo de energía que evita las activaciones —concluyó Kasumi rápidamente—. Si puede anular nuestra fuerza como guerreros sagrados, quiere decir que logró robar el poder de Arades que tenía Haruka. Estamos en algo peor que problemas.
—No están en problemas. Están muertos.

De pronto, Emeraude retrocedió, y produjo una fuerte explosión de energía, mandando a volar fuera del edificio a los cuatro jóvenes y al Pokémon. Parecía un inevitable final para los cinco; una caída desde lo más alto de aquella estructura.

—¡¡¡Rápido Delphox, psíquico!!!

De pronto, montando a Dragonite, apareció Delphox usando su psíquico en los cinco.

—¡Bajemos Dragonite, dejémoslos en un lugar seguro! —a lo que el Pokémon le asintió a la joven que la acompañaba con el Pokémon.
—¡¿Tú también vienes a molestar, maldita?! —envuelta en la ira, Emeraude apareció en lo más alto del cielo lista para atacar.
—¡¡Golpe de fe!! —pero de pronto, un ángel atacó con gran fuerza a Emeraude, mandándola de vuelta al edificio— ¡¡Serena, apresúrense!!
—¡¡Gracias, Angemon!!

Tan rápido como podían, Dragonite aterrizó dejando bajar a Delphox y Serena, y estos partieron al interior del bosque, mientras el Pokémon dragón volvía al campo de batalla con Angemon.

—¡¡Se los suplico, resistan!! —les rogó desesperada Serena, corriendo lo más rápido posible con Delphox.

A los pocos metros, Serena se encontró con Hikaru, Kagome y Miroku. Parecían listos para atenderlos.

—¡¡Rápido, recuéstalos!! —le pidió Kagome con algo de prisa.
—¿Podrás hacer algo? —le preguntó Serena muy aterrada.
—Por suerte Paul, Aqua y Meganium no salieron con lesiones graves —comenzó a decirle, mirando a los cinco con atención —. Sakura y… ¿May?
—Es Tera —le corrigió muy seria Serena.
—¡¡Se los ruego…!! ¡¡Sálvenla!! —les suplicó Kasumi, quien de a poco despertaba de su inconsciencia.
—Así que despertaste —le dijo muy seria Serena, mirándola de soslayo—. ¿Qué me asegura que no nos atacará?
—Tiene las mismas lesiones que Sakura —le respondió Kagome con rabia—. Seguramente trató de protegerla y terminaron así.
—¡No dejes que muera! —continuó suplicando Kasumi aún en el suelo.
—No te preocupes, no pensé en dejarla a su suerte —le asintió con seguridad Kagome—. Pero las lesiones de las dos son graves, no sé si podrán aguantar el dolor —pero cuando se iba a acercar a verlas, la joven se vio en el suelo, completamente inmovilizada— ¡¿Qué te pasa, Serena?!
—¿Buena samaritana con el enemigo? ¿Estás de broma? ¿Olvidas la situación en la que estamos? —le preguntó muy molesta la peli miel.
—¡¡No voy a dejar que nadie muera frente a mis ojos, menos si sé que puedo hacer algo!! —le renegó muy molesta, tratando de zafarse sin éxito.
—¡Psíquico! —le ordenó Serena a Delphox, deteniendo los movimientos de un Miroku que estaba por quitarla por la espalda— ¡No hagas nada estúpido!
—Serena… Por qué —le preguntó Kasumi muy triste.
—¿Ya olvidaste la batalla en Hoenn? —comenzó a preguntarle con rabia— Atacaron con toda intención de matar a todos sin piedad, se burlaron de nosotros. Me da asco su "amabilidad actual".
—¡¡No sabíamos lo que hacíamos, creíamos que era lo mejor para nuestro mundo!! —comenzó a decirle más consciente, y con mucha rabia— ¡¡Les pido perdón a todos!!
—¿Crees que es suficiente con eso? —Serena se levantó, caminó hasta Kasumi, y la pateó con fuerza en el estómago, provocándole un gran dolor— ¿Puedes comparar ese dolor con la muerte de Phil? ¿El sufrimiento de Sakura cuando se enteró? ¿Y te haces llamar sus amigas? —y con aún más rabia, la iba a rematar con un puñetazo en su pecho— Les demostraré lo que él me enseñó, malditas.

Pero antes de dar el golpe de gracia, un ataque eléctrico alejó a Serena de Kasumi, apareciendo un Pikachu a defenderla.

—¿Haciendo justicia por cuenta propia? ¿Y te dignas a realizar la sincronía empática?
—Son Goku —lo nombró muy seria—. También tienes el mismo mal, proteger a tus enemigos. Y así fue como terminaste en el cuerpo de un Pikachu.
—Es el Pikachu de Ash y Henry. Ten más respeto —le regañó muy enojado—. No creo que ese nivel de venganza te lo haya enseñado Henry.
—No metas a mi padre en esto —le exigió aún más enojada—. Todo esto es por mi propia cuenta, nada tiene que ver los demás. Quiero que paguen por todo.
—¡¡¡No tienes derecho a vengarte a nombre de nadie!!! —comenzó a gritarle muy enojada Hikaru— ¡¡¡Tú no peleaste en Hoenn, tú estuviste en otro lugar muy alejado, muy lejos del peligro!!!
—¡¿Quién te dio permiso para opinar?!
—Sakura, Kagome, el señor Goku, Paul… Nosotros hicimos todo lo posible para sobrevivir en la batalla de Hoenn. Tú no hiciste nada, ni cuando Phil se sacrificó para darnos una segunda oportunidad —continuó con orgullo Hikaru, mientras se le acercaba con hidalguía—. Ahora esas mismas orgullosas guerreras quieren ser nuestras amigas, y no pienso cerrarles las puertas.
—¡¡¿Pese a que casi te matan?!! —Serena parecía a cada segundo con más rabia.
—¡¡¡No decidas por mí, yo sé lo que hago con mi vida!!! —le gritó aún más enojada— En el fondo de sus corazones, jamás quisieron matarnos. Por eso seguimos con vida.
—¿No has pensado en que nos podrían hacer lo mismo que Wind?
—Estoy pensando en aquello por ti —le respondió muy molesta, asustándola—. Kasumi admira demasiado a Sakura, Haruka trató de protegerla. ¿Y tú qué has hecho, además de contradecir a nuestra líder?
—¡¡Solo quiero protegerlos!!
—Nadie duda de tus intenciones, hermanita —le respondió Paul, quien parecía consciente desde hace un tiempo, escuchando en silencio, al tiempo que se sentó—. Si Meganium no hubiese usado su reflejo a tiempo, ahora estaríamos muertos.
—¿Meganium? —muy extrañada, Serena miró a Meganium, quien con dificultad comenzaba a recomponerse— ¡¡No te esfuerces!!
—¿Crees que Meganium está enojada por lo que hizo Sakura? —le preguntó Paul, mientras la joven ayudaba a Meganium a recomponerse—. Es verdad, los Pokémon son seres de corazón puro y sincero.

De pronto, Meganium comenzó a emanar un extraño pero aliviador aroma, el cual no solo la recompuso a ella, también a los demás, y mucho más a Kasumi y Paul.

—No importa lo mal que nos hayamos portado, ellos jamás nos abandonarían —decía Kasumi mientras se acercaba a Meganium a acariciarlo—. No sé cómo agradecértelo —miró a Serena, y se arrodilló frente a ella—. Puedes continuar tanto como desees, pagaré por todo lo que hice, pero por favor, salva a mis amigas.
—¡¿Eh?! —muy confundida, Serena miró a Kasumi y después a los demás, quienes la miraban expectantes de su respuesta— Yo… —pegó un grito al cielo, y caminó en dirección a Sakura y Haruka — Delphox, suelta al monje. Kagome, ayúdame.

Parecía la respuesta que el grupo esperaba, notándose una sonrisa satisfactoria en todos y el consuelo en Kasumi.

—De inmediato —Kagome se acercó, comenzaron a examinarlas—. Estas lesiones se están convirtiendo en algo rutinario.
—Fracturas, órganos destrozados, apenas si están con vida. No les doy más de cinco minutos de vida —comentó muy seria Serena, mirando rápidamente a Kasumi—. Transfórmate en guerrera elemental. Se supone que como Misty, tú también puedes sanar cualquier clase de lesión, aunque estén al borde de la muerte.
—No sabes las ganas que tengo de transformarme, pero la princesa activó un campo de anulación. No podré hasta que la derrotemos.
—¿Que no puedes? —le preguntó muy extrañada Hikaru— ¡¡Rayearth!! —gritó al aire, pero no sucedió nada.
—Recuerda que el juicio elemental anuló sus estados de transformación y uso de poderes —le recordó Paul, mientras pensaba—. A Sakura no le afectó porque tiene la habilidad de sanar, y tampoco a los seres no humanos y con la habilidad de purificación y sanación.
—¡¡¡Lo siento mucho!!! —gritó de golpe Kasumi frente a Hikaru, asustándola— ¡Lo siento, pero yo sola no puedo revertir el juicio elemental!
—¡Amiga, tranquila! —le pidió muy nerviosa— De todos modos, tampoco hubiese podido hacer algo —muy extrañada, miró a Meganium, y después a Kasumi—. Pero ustedes dos sí.
—¿Eh?
—¿Cuánto quieren proteger a Sakura y a Haruka? —les preguntó, mientras caminaba hasta Sakura para tomar una de las pokébolas que tenía en su cinto—. Ninguna de las dos puede pelear, pero quiero llevar sus espíritus al campo de batalla. Les juro que no me rendiré hasta verlas recuperadas —caminó hasta quedar con Kasumi, y lanzó la pokébola para dejar salir a Tauros.
—Ya veo —el Pikachu se acercó a Hikaru y Kasumi, y las miró con seriedad—. ¿Hasta dónde piensan llegar para salvar a Sakura y Haruka?
—¡¡Los cuatro pelearemos hasta morir!! —les gritó con decisión, al tiempo que Meganium y Tauros gruñían con seguridad.
—¿Saben lo que es la sincronía empática?
—Entrenador y Pokémon son uno —le respondió con seguridad Kasumi.
—Y somos un uno para todos —terminó Hikaru con la misma seguridad.
—¡Paul, Kagome, acompáñenme! —les pidió rápidamente el Pikachu— Esta vez no dependemos de ningún poder sagrado, solo somos nosotros. Si tenemos una oportunidad de ganar, entonces la aprovecharemos.
—¡¡No te preocupes, ya he peleado con Pikachu!! —le asintió emocionada Kagome— ¡Te prometo no ser un estorbo!
—Terminemos con esa maldita de una vez —gruñó furioso Paul, lanzando una pokébola al aire y salir corriendo— ¡¡Gliscor, a pelear!!
—¡También los acompañaré!
—Tu quédate aquí, Serena —le ordenó Goku—. No estás en condiciones de pelear.
—¡¡Si puedo hacerlo!! ¡¡Con Delphox somos muy poderosos!! —le gritó desesperada.
—Pero confundida no lo eres —le negó el Pikachu—. ¿Qué crees que está pensando Delphox de ti ahora?
—Delphox quiere…
—Silencio Kasumi —le ordenó Goku—. No la ayudes. Si quiere seguir usando la sincronía empática, ella sola debe dar con la respuesta.
—Yo me quedaré a cuidarlas —se ofreció Miroku—. Tengan mucho cuidado.

Y sin perder un segundo más, partieron a la siga de Paul.

—Pelear confundido es lo mismo que tomar el camino de la muerte —parafraseó Miroku, acercándose a un costado de Serena, mirando en dirección a donde todos partieron—. Te ayudaré en lo que necesites.
—No eres de los que pierde el tiempo, ¿verdad? —le suspiró más resignada consigo misma, mientras sentía la mano del monje bajo su falda, tocando su trasero— No te pases. Tenemos trabajo que hacer —y partió a ver a Sakura y Haruka, dejando desconcertado al monje—. Perdón por tratarte tan mal, no fue mi intención.

Mientras en el campo de batalla, Marina con Misdreavus, Takeru con Angemon, Iris con Dragonite, Makoto con el Emolga de Iris de préstamo y Debonair con su poder liberado, intentaban dar pelea contra la princesa Emeraude.

—¡¡Dragonite, aliento de dragón!! —gritó desesperada Iris, haciendo que Dragonite disparara el ataque tipo dragón, siendo retenido por un campo de energía— Fantástico. Esta vez no podemos culpar a Sakura por este fatal error.
—Tuvimos la oportunidad más cercana a evitar esta pelea, y fuimos nosotros quiénes la desperdiciamos —dijo muy molesta Makoto—. Y lo único que logramos, fue que Sakura esté grave.
—¡Ya tendrán mucho tiempo para quejarse, concéntrense en esa niñita! —les ordenó muy concentrada Marina— ¡¡¡Bola de sombras!!!
—¿Siguen resistiéndose? —la princesa Emeraude a cada segundo se veía mucho más molesta, los ataques simplemente no hacían nada, la bola de sombras se deshacía a mitad de camino, era imposible pelear.
—¡Es el poder que esperaba del anterior pilar de Céfiro! —gritó con entusiasmo Debonair, mientras atacaba con una onda oscura a la princesa— Es una lástima para ti que yo sea más poderosa.
—Ni siquiera te conozco —y como los ataques anteriores, este también chocó a distancia—. ¡¡No me molesten!!

De pronto, una onda de energía golpeó el aire, mandando a volar todo lo que alcanzaba.

—¡¡Meganium, reflejo!! —de pronto, entre medio del grupo, apareció Meganium levantando una especie de barrera.
—¡¡Tijera X!! —y dando cara a cara, sin que aquel viento le afectara, muy al contrario, con más velocidad que la de costumbre, Gliscor atacó a la princesa, mandándola al suelo.
—¡¡¡Tauros, fisura!!! —y de la nada, una fisura comenzó a provocarse directo hacia la princesa.
—¿Sakura? —la llamó con entusiasmo Takeru, mirando para todos lados, siendo imitado por los demás, hasta dar con Kasumi, Paul y Hikaru— ¿Ustedes?
—¡¡¿En verdad piensan que con eso la vamos a derrotar?!! —les gruñó Paul.
—Es verdad —le asintió Makoto— ¡¡Emolga, onda trueno!! —y rápidamente haciendo caso, Emolga asestó su onda trueno, con toda intención de paralizarla.
—¡¡¡Angemon!!! —gritó Takeru, al tiempo que tomaba su digivice y provocaba la evolución del ángel, tomando un aspecto más grande; una espada, un escudo, y una máscara— ¡¡¡Holyangemon, que no escape!!!
—¡¡¡Desterrador de almas!!! —el Digimon acumuló una gran cantidad de energía en sus manos, y comenzó a disparar de forma repetitiva con la intención de no dar oportunidad de escape a la princesa.
—¡¡¡Malditas molestias!!! —pero Emeraude repelió completamente el ataque, recomponiéndose como si nada.
—¡¡¡Ahora!!! —pero aquel grito llamó la atención de la princesa, viéndose de un segundo a otro contra las murallas del antiguo pilar.

Todos miraron de donde había venido lo que parecía una onda de energía plateada y una flecha envuelta en un aura muy extraña, dando con Kagome aún en posición de lanzamiento y al Pikachu envuelto en un aura rojiza.

—¡Te dije que un ataque sorpresa serviría! —celebró orgullosa Kagome.
—Qué suerte que Paul tenía razón, podemos pelear con nuestra propia energía —le asintió con más seguridad el Pikachu—. ¡¡Seguro que ese ataque no le hizo nada, tenemos que seguir hasta el final!!
—Si solo supiéramos donde está su punto débil, podríamos desestabilizar por un pequeño lapso de segundo su poder —pensaba muy seria Kasumi, justo cuando Emeraude volvió a desatar un golpe de aire en el ambiente—. ¡¡Al suelo!! —y sin dudar, todos se lanzaron al suelo, impidiendo que salieran volando.
—¡Lo que estén planeando, no se los permitiré! —y esta vez, en un ataque frontal, Emeraude reanudó la batalla.
—Hikaru, dile a Tauros que usé protección.
—De acuerdo, Paul. ¡¡Tauros, protección!! —y gracias a aquella rápida acción, lograron protegerse de aquel ataque— No creo que esto resulte varias veces seguido.
—¡Dragonite, movimiento sísmico! —ahora le ordenó Iris a su Pokémon— ¡Aqua, si sabes dónde tiene esa energía, será más fácil atacar!
—¡Está en su frente! —le respondió rápidamente Kagome, acercándose junto a Pikachu al grupo— La energía de Arades se encuentra en su tiara.
—Un blanco frente a su vista —comentó muy preocupada Marina—. Por mucho que ataquemos, siempre nos verá.
—A menos que ataquemos como lo hemos estado haciendo desde un inicio contra los soldados de la luz o de Arades, como quieran llamarles —intentó proponer Makoto.
—¡Apresúrense por favor, muchachos! —les pidió muy urgida Iris— ¡Dragonite está por terminar su ataque!
—Uno de nosotros tendrá que estar dispuesto a recibir todos los golpes de Emeraude para realizar la desprotección —Kasumi miró a todos, y asintió—. Es mi responsabilidad, así que yo lo haré.
—¿Y qué te maten? —le preguntó Paul de forma sarcástica, comenzando a liberar su aura— No voy a permitir que Sakura sufra por tu muerte.
—¡Paul, por mucho que puedas usar tu aura, no podrás hacerle frente! —le advirtió muy enojado Goku.
—¿Entonces alguno de ustedes puede hacerle frente? —les preguntó, justo en el momento que Dragonite estrellaba a la princesa contra el suelo— Si fuese así, no estaríamos planeando como morir. ¡¡Gliscor, adelante!!

Y sin considerar ni decir ninguna palabra más, entrenador y Pokémon se lanzaron a su ataque frontal.

—¡¡Golpe bajo!! —sin dudar, apenas la princesa se recompuso, Paul se lanzó a abrazarla, haciendo dudar al Pokémon— ¡¡Maldita sea, ni se te ocurra dudar!! —y tomando decisión, Gliscor se lanzó a atacar de frente, justo en el momento que Paul hizo una extraña maniobra, exponiendo la espalda de Emeraude.
—Paul ama de verdad a Sakura —comentó muy impresionada Makoto, tomándole más seriedad a la situación— ¡No voy a permitir que su esfuerzo sea en vano! —miró a Emolga, y está también la miró, asintiendo al unísono— ¡Tal vez no podamos realizar la sincronía empática, pero eso no significa que abandonaremos a nuestros amigos! —terminó arengando, ganando la aprobación total del Pokémon.
—¡Tauros, salvemos a Sakura a toda costa! —ahora comenzó a animar Hikaru— ¡La felicidad de esos dos depende de nosotros! —palabras que se ganaron un fuerte gruñido de aceptación.
—En este estado, no será difícil que puedan realizar la sincronía empática —sonrió con entusiasmo el Pikachu—. ¡¡Hikaru, Makoto, confíen en Tauros y Emolga!! ¡¡Confíen ciegamente en su poder!! ¡¡Confíen en su victoria!!
—¿Que entreguemos nuestra confianza en ellos?
—No importa que Meganium sea de Ash, me importa lo que ella piense, lo que quiere, lo que ama, y a quienes quiere proteger —comenzó a decir muy decidida Kasumi—. Eso es la sincronía empática, el confiar en el otro, y el otro en ti. ¡¡¡Rayo solar!!!

Sin tomar en cuenta el cargado del ataque, Meganium y Kasumi corrieron al campo de batalla, se detuvieron a cierta distancia de Emeraude y Paul, y envolvieron a ambos con los látigos cepa.

—¡¡Lo siento Paul, prometo sanar tus heridas en cuanto pueda!!
—¡¡¿Quieres dejar de disculparte?!! ¡¡Solo acaba con esto ahora!! —le gritó desesperado Paul.

Y sin un rastro de dudas, Meganium asestó su rayo solar de forma directa, volviendo a hacer retroceder a la princesa.

—¡¡¡Tauros, fuerza bruta!!!
—¡¡¡Emolga, as aéreo!!!

Con la idea de no dejar hacer ningún movimiento a la princesa, Hikaru y Makoto también decidieron atacar, comenzando Tauros y Emolga con su agilidad ayudando a acelerar ambos ataques, dando de lleno.

—¡¡Gliscor, tijera X!! —volvió a ordenar Paul con rabia, obedeciendo el Pokémon al acto.
—¡¡¡Déjenme en paz!!! ¡¡¡Los odio!!! —y explotando su energía, sin dar tiempo para terminar el ataque, mandó a volar a todos los que tenía alrededor.
—Debonair, Marina, Takeru, ¡¡¡Ahora!!!
—¡¡¡Misdreavus, bola sombra!!! —y usando su agilidad, el Pokémon fantasma llegó a hacerle frente a Emeraude, intentando dar la bola sombras, fallando.
—Ni siquiera lo sueñes, princesa —y atacando desde la espalda, Debonair la mandó contra el suelo, y la levantó con su poder psíquico—. Este es tu fin.
—¡¡¡Holyangemon, el golpe final!!!
—¡¡Pagarás por todo el daño que has hecho!! ¡¡Excalibur!! —y avanzando a toda velocidad, fijó su blanco en la frente de la princesa.
—Ustedes se lo buscaron.

Emeraude no tuvo ninguna dificultad para librarse de aquel ataque, se veía más que furiosa, al nivel que simplemente creó una explosión a su alrededor. Cuando el ataque terminó, lo único que quedó fue a todos en el suelo, fuera de combate.

—No me rendiré —comenzó a decir muy débil Paul, levantándose solo con su fuerza de voluntad—. Soy un Ketchum, y nosotros no nos rendimos —aquellas palabras hicieron que Gliscor también se levantara—. Tengo que salvar a Sakura, prometí protegerla… No, prometimos con mis Pokémon protegerla —de pronto, un extraño fenómeno comenzó a suceder entre Paul y Gliscor—. ¡¡No vamos a permitir que te salgas con la tuya, maldita!!

De pronto, un aura café comenzó a rodear a los dos, mientras parecía que la energía de ambos se unía, hasta que aquella energía desapareció, mostrando a un Paul completamente seguro y decidido, y a Gliscor con tintes morados en su cabeza, alas azules y la misma seguridad de Paul.

—¡Paul! —Iris apenas logró levantarse, pero logró ver lo que necesitaba— Por fin lo lograron. La sinergia afectiva.
—¡¡¡Tijera X!!!
—¡¿En verdad crees que habrá alguna diferencia de poder?! ¡Soy invenci…! —pero no alcanzó a terminar de hablar, y terminó estampada en el suelo con mucha fuerza.
—¡¡¡Solo concéntrate en la energía de Arades, nuestra prioridad es salvar a Sakura y Haruka!!
—¡¡Malditos!! —y de forma sorpresiva, Gliscor recibió un golpe en el vientre, el cual lo hizo retroceder, golpe que también sintió con la misma intensidad Paul, cayendo arrodillado al suelo.
—¡Es cierto! Mientras mantengan la sinergia afectiva, ambos sentirán el mismo dolor —pensó muy preocupada Iris, quien se levantó a asistir al joven— ¡Paul, busca una forma de engañar a esa mocosa! ¿Paul? —pero el joven no parecía responder a la voz de Iris.

Pero un nuevo ataque de Gliscor contra la princesa silenció el lugar. Iris volteó a ver al Pokémon, y se percató que el ataque anterior no había surtido efecto alguno, mientras la princesa parecía entre la espada y la pared.

—¿Estás haciendo lo mismo que Henry? —le preguntó aterrada la líder de Unova— ¡¡Imbécil, eso es suicidó!!
—¿Lo mismo que hizo Henry? —le preguntó Kasumi, quien se les acercó en compañía de Marina a duras penas.
—Está absorbiendo el daño que sufre Gliscor —le respondió Marina, atendiendo a sus sentimientos encontrados—. Si tan solo pudiera… —tomó otra pokébola, y la lanzó al aire— ¡¡Lo siento Feraligart, pero necesito de tu ayuda!!
—¡¡Haxorus, tú también!! —le llamó Iris muy angustiada.
—No podrán contra ella, aún con la sincronía empática…
—¡Kasumi! —le gritó con desesperación Marina— ¡Tu deber es sanar a Sakura y Haruka, nosotros te despejaremos el camino!
—Chicas…
—¡Contamos contigo! ¡¡¡Contra la enana, ahora!!! — gritó con decisión Iris, yendo de frente entrenadoras y Pokémon contra la princesa.
—Las van a matar… —en eso vio como Gliscor preparaba sus garras para el siguiente ataque— ¿Gliscor? ¿Paul? —Kasumi se acercó al entrenador, se agachó a verlo, y notó su mirada perdida y su boca llena de sangre— No… ¡¡Detente, por favor!!
—¿No las escuchaste? —comenzó a murmurar Paul de forma inconsciente— Ve por Sakura y Haruka, ahora.
—En mi época, un acto así nadie lo haría. Nunca pensé que el desinterés propio, incluso de los mismos Pokémon, fuera tan real y creíble —pensó muy impresionada Kasumi, al tiempo que volteaba a ver a los demás como también intentaban levantarse—. Los demás, pese a no tener ninguna posibilidad de ganar, siguen levantándose, aun sabiendo que intentan ayudar a quienes los trataron de matar…
—¡¡No podemos rendirnos, Sakura y Haruka nos están esperando!! —gritó con decisión el Pikachu, volviendo a expandir un aura roja a su alrededor.
—¡¡¡Maldita sea, soy una guerrera elemental, y soy más poderosa que cualquiera de ustedes!!! —gritó con ira Kasumi y bajar los brazos— Y no he podido hacer nada por mis amigos.
—Nadie quiere a una inútil guerrera elemental —volvió a decirle Paul, llamando la atención de Kasumi—. Kasumi es aún más fuerte y valiente que Aqua. Las personas fuertes no sirven si no tienen corazón. Un corazón fuerte puede afrontar cualquier cosa.
—¿Un corazón fuerte?
—Tomoyo se lo dijo a Sakura, y eso es lo que siempre la mantiene con vida y con nosotros. ¡¡Vete rápido, antes de que no haya vuelta atrás!!
—Por mis amigos soy capaz de hacer lo que sea —Kasumi le asintió, y partió corriendo—. ¡¡Prometo no fallarles!!
—Kasumi prometió cumplir su parte, ahora nosotros tenemos que cumplirle —comentó el Pikachu, quien se le acercó con Kagome a Paul.
—Fue muy arriesgado hacer la misma estupidez que hizo tu padre, Paul —le comentó muy preocupada Kagome, quien con su energía comenzó a curarlo—. No podré recuperarte completamente, pero te ayudaré a que no sientas dolor.
—Eso suena reconfortante —le agradeció de forma sarcástica el entrenador.
—Es un costó muy alto el que estás pagando por usar la sinergia afectiva, pero el único que puede hacer algo ahora, es Gliscor —le comentó muy pensante Goku—. Solo concéntrate en golpear su frente, nosotros intentaremos detenerla.
—¿Que lo intentarán?
—Lo siento, pero no te prometo nada —terminó con el mismo sarcasmo el Pokémon—. Si Kasumi, Haruka y Sakura pueden volver a usar todo su poder, habremos cumplido con nuestra tarea.
—¿Entre ellas, sanarnos después de la paliza que nos están dando? —apoyándose en Kagome Paul se paró, y miró fijamente como los demás no recibían más que ataques de parte de Emeraude— Suena muy bien. ¡¡¡Gliscor, en posición!!!

La única tarea que tenían, desestabilizar la energía de Arades, aunque sea por un segundo, la cual se encontraba en la tiara de la princesa Emeraude, seguía pareciendo una misión imposible. ¿Logrará la oportuna sinergia afectiva de Paul y Gliscor cumplir su tarea? ¿Lograrán sanar a tiempo a Sakura y Haruka? Sin el poder de las guerreras elementales, ni el de Sakura, parecía completamente imposible.

Esta historia continuará…
 

Registrado
30 May 2007
Mensajes
193
Hola a todos. Perdón el retraso del capítulo, pero no sabia que ayer era sábado, hasta que vi un calendario... No es broma... El caso, es que aquí les dejo el nuevo capítulo. Espero que les guste, y puedan sacar sus propias conclusiones. Nos vemos la próxima semana!
...
Capítulo 99: "Un voto de confianza"

Kasumi corría con desesperación, y no era para menos. Era totalmente consciente que era la única que podía no sólo recuperar a todos, sino también terminar con la batalla. Su destino era único e inmodificable, esperar el único momento que tendría para sanar a Haruka y Sakura.
Ciertamente llegó a su destino, allí estaban Sakura y Haruka cuidadas por Miroku y Serena, pero la presencia de la chica de Kalos le provocó temor.

—Están bien, si es que podría decirse así —pensó con temor la joven—. ¿Serena seguirá enojada conmigo? —miró al suelo muy triste, y reflexionó— Todo fue nuestra culpa —negó muy molesta, y golpeó sus mejillas—. ¡Tengo que demostrarle que puede confiar en mí! ¡Se lo prometí a mi mamá, a Phil y a Saku!

Tímidamente, a paso rápido, se acercó a los cuatro y se quedó mirándolos.

—¿Qué haces aquí, Aqua? —le preguntó Miroku muy extrañado por su presencia.
—¡Si le digo a Serena que Paul está usando la sinergia afectiva, más estando yo aquí, me va a matar! —pensó Kasumi aterrada— Paul me pidió que viniese a sanar a Sakura y Haruka. Están tratando de desestabilizar la energía de Arades de la princesa.
—Así que tienen un plan en mente —comentó Miroku muy pensante—. Entonces supongo que siguen peleando.
—No hemos podido derrotar a ninguno que haya peleado con el poder de Arades, y mucho menos sin Sakura —comenzó a decirle de forma muy sospechosa Serena—. No pretenderás que mi hermano y Marina se encarguen de ella.
—Así me lo pidió tu hermano, Serena —le negó Kasumi con miedo—. Cómo ninguno de nosotros puede transformarse en guerrero sagrado, forzó la sinergia afectiva. Está arriesgando su vida para salvar a Sakura y Haruka.

Pero todo lo que recibió de Serena fue una bofetada en su mejilla derecha.

—¡¡¿Abandonaste a mi hermano sabiendo lo peligroso que está haciendo?!! —iba a volver a golpearla, pero Miroku la retuvo— ¡¿También quieres que te dé una paliza?!
—Haz lo que quieras, pero no voy a permitir que tu odio y celos te posean —le respondió muy serio el monje—. ¿Acaso no eres la hermana de Paul y Ash? He escuchado lo suficiente sobre la familia Ketchum como para decirte que no representas sus valores.
—¡No te metas en lo que no te importa!
—No pretendo hacerlo, pero Kasumi y Haruka son las mejores amigas de Sakura y Phil. Si no fuera por ellos, ahora estaríamos muertos. No pretendo que ninguno de ellos siga sufriendo más por otra persona más, les ha sido suficiente con la manipulación de Arades y los sacrificios que han hecho. ¿No te has puesto a pensar en el poco tiempo que convivieron, y cuánto cariño se tomaron?
—¡¡Yo conozco a Phil desde mucho antes, tengo más valor que ellas!! —pero Serena no daba su brazo a torcer.
—Eso lo sé —le asintió muy triste Kasumi—. Por nuestra culpa perdimos a nuestro mejor amigo y amiga del mundo, pero eso no significa que no haré valer su palabra. Aunque no me dejes y me lo prohíbas, seguiré las cosas donde las dejó. Quiero seguir al lado de Sakura y Axis, seguir al lado de Haruka y las chicas. Quiero recuperar el mundo que perdimos por culpa de la corrupción.
—No importa lo que me digas, no pidas que confíe en ti —volvió a decirle Serena igual de molesta—. ¿Piensan cambiar su pensamiento de odiar a los humanos y querer hacerlos desaparecer? —pero Kasumi guardó silencio, simplemente le entregó su teléfono, dejándola muy extrañada— ¿Para qué me pasas esto?
—Tiene instalado un terminal de super usuario, lo uso para administrar a Axis —le respondió mientras caminaba hasta Sakura, tomaba un cable que portaba, lo conectaba al reloj, y el otro extremo lo clavaba en Haruka—. Habilité el sistema de identificación biométrico para Paul, Iris, y para ti, Serena. Apenas lo veas activo, activa el código setenta y cinco. Eso activará el sistema de soporte vital de emergencia.
—Quieres que… —Serena no entendía que sucedía, y eso la hizo enfadar el doble— ¡¡¿Que pretendes, Aqua?!!
—Salvar a sus amigas —le respondió Miroku, mientras la soltaba—. Aqua desea que confíes en ella.
—Solo lo haré por Sakura —le respondió de mala forma—. ¡Te lo advierto, si haces algún movimiento en falso, terminaré con ustedes!

Las resentidas palabras de Serena parecían no afectar a Kasumi, o al menos eso parecía. La peli naranja seguía pendiente de cualquier cosa que fuese a pasar.

Mientras tanto, Paul y los demás continuaban peleando. El único que parecía dar pelea a la princesa era Gliscor, mientras los demás parecían actuar como inútiles distractores.

—¿Cuánto crees que resistamos? —le preguntó Kagome a Paul muy ansiosa.
—¿Crees que tiene importancia algo así? —contestó muy fastidiado Paul— Si no salvamos a Sakura y Haruka, todo lo que hemos hecho habrá sido en vano.
—¡Así se habla! —le apoyó Goku, mientras volvía a preparase para el contraataque— ¡Seguiremos hasta que no podamos levantarnos!
—Lo siento mucho Goku, pero no puedo abandonar a Paul.
—No te preocupes, Kagome —volvió a liberar un aura rojiza, y volvió al ataque—. ¡¡¡Te enseñaremos nuestro verdadero poder, Emeraude!!!

Y a centímetros de dar en la tiara, prefirió dar un paso atrás justo en el momento en que un rayo de energía se atravesó en el trayecto.

—Tú no eres un ser natural —le cuestionó Emeraude—. ¿Qué clase de experimento hicieron contigo?
—¿También me vas a venir con eso? —le preguntó el Pikachu muy fastidiado— Es asunto mío lo que haya pasado.
—Tienes razón, es asunto tuyo —en medio de esas palabras, Hikaru y Makoto atraparon a Emeraude desde la espalda—. ¿Qué creen que hacen?
—¡Tauros, fuerza bruta!
—¡Emolga, as aéreo!
—Hikaru, Makoto, ¿Que pretenden hacer? —les preguntó Goku muy preocupado.
—Dejándote el camino para que hagas lo que sabes hacer —le respondió con dificultad Makoto.
—¡Estúpidas! —y soltando con mucha fuerza energía de su cuerpo, la princesa trató de liberarse de las dos jóvenes.
—¡¡No te soltaremos!! —le gritó con la misma dificultad Hikaru.

Ante el nulo resultado de su defensa, Emeraude se calmó, cerró sus ojos, y comenzó a acumular energía a la altura del pecho de ambas jóvenes.

—¡¡Meganium, látigo cepa!! —le ordenó rápidamente Iris al Pokémon planta, sacando casi al instante a las dos jóvenes a un lugar seguro.
—¡Cambio de planes, Tauros! ¡Protección!

Y antes que el ataque diera en Tauros y Emolga, el Pokémon toro cubrió a ambos en aquel campo de energía verdoso.

—Así que quieren pasarse de listos —Emeraude intentó elevarse, pero Honchkrow y Dragonite se lo impidieron.
—¡¡Hazla bajar con pájaro osado!! —le ordenó Paul a su Pokémon.
—¡¡Tú también Dragonite, carga dragón!! —le gritó Iris con la misma determinación.

Dragonite no solo usó su carga dragón para detener a Emeraude, sino también para hacerla retroceder y aturdirla. Y cuando se encontró con el pájaro osado de Honchkrow, terminó estrellada en el suelo.

—¡¿Seguirán insistiendo?! —pero esta vez, Emeraude se percató que no podía levantarse.
—Lo mismo te pregunto, princesa Emeraude —le contestó de forma engreída Debonair, quien parecía controlar la trampa puesta—. ¿Se puede saber para qué reviviste? Debiste quedarte en tu tumba.
—¿Acaso tú no desperdiciaste la segunda oportunidad que te dieron? —le preguntó muy molesta la princesa— ¿Alguna vez te dieron una segunda oportunidad para cobrar venganza?
—Si me la dieron, pero jamás la utilizaría para una estupidez como la tuya. Vuelve de donde apareciste.

Y de la nada, Holyangemon y Goku asesoraron sus Excalibur y cola de acero directo en la tiara de la princesa.

—Con se trataba de eso —muy molesta, Emeraude volvió a expulsar un golpe de energía, mandando a volar a Holyangemon, a Goku y a Debonair.

Pero algo había sucedido que hacía parecer muy extraña la situación; era como si la princesa hubiese aumentado su poder de golpe, notándose en una extraña aura oscura a su alrededor.

—¡Les advertí que no se pasarán de listos, estúpidos! —se levantó aún más empoderada, y comenzó a crear una especie de látigos de energía— Esos monstruos son una verdadera molestia.
—¡¡¡Dragonite, cometa draco!!! —gritó rápidamente Iris, al momento que una extraña tormenta comenzaba a formarse en el cielo.
—¡¡Entonces serás el primero!! —y bastó un solo ataque para que el Pokémon dragón cayera.
—¡¡Tauros, hiper rayo!! —gritó rápidamente Hikaru— ¡¡No podemos permitir que se recupere!!
—¡¡Emolga, rayo carga!! —también gritó rápidamente Makoto— ¿Es mi imaginación, o ahora es más fuerte?
—También me dio esa sensación —le apoyó muy preocupada la pelirroja.
—¿Quieren comprobarlo? —pero Emeraude deshizo con mucha facilidad ambos ataques, golpeando con fuerza a ambos Pokémon, también terminando fuera de combate.
—¡¿Que hago ahora?! —se preguntaba desesperada Iris, mientras veía como Holyangemon caía al suelo volviendo a ser Patamon, y Debonair terminaba en el suelo sin sentido— Si no saco a todos de aquí, los matarán, pero si no la derrotamos, Sakura y Tera morirán…
—¡¡¡No te rindas!!! —le gritó con desesperación Paul— ¡¡¡Haz lo que haría Sakura!!!
—¿Lo que haría Sakura? —Iris guardó silencio ante aquellas palabras, recordando todas las batallas anteriores—. Es verdad, Sakura jamás se rindió, continuó luchando hasta… —volvió la vista a Emeraude, quien peleaba contra Pikachu, Haxorus, Honchkrow y Meganium a la vez—. Hasta ganar —volvió la vista a Gliscor, y notó que miraba con rabia la batalla, sin participar—. Confiar en el otro, pensar en el otro. Recuerdo que la profesora Larch nos habló de la resonancia y como afectaba en la sincronización de los pensamientos. ¿Estás esperando el momento indicado, Gliscor? ¿Tú también, Paul?

Pero la caída de los cuatro Pokémon que aún peleaban fue inevitable. Emeraude los atacó con tal fuerza, que terminaron inconsciente en el suelo.

—Tu eres el sujeto más molesto de todos, Paul —Emeraude comenzó a caminar con seguridad hacia Kagome y Paul, pero una hidrobomba y una bola de sombras detuvo su trayecto—. ¿Todavía se resisten?
—¡Mientras quede alguien en pie, continuaremos! —arengó muy decidida Marina—. ¡Soy la guerrera del fuego, y soy la más poderosa de todas! ¡No podrás ganarme!
—Que insolente —pero esta vez la princesa comenzó a moverse a gran velocidad contra Feraligart y Misdreavus, estrellándolos contra el suelo, y quedar frente a Marina—. Si es así, entonces demuéstralo.
—¡¡Marina!! —con desesperación, Takeru se lanzó a la espalda de Emeraude a detenerla, mientras Makoto y Hikaru se interpusieron para proteger a una Marina que no parecía mostrar miedo— ¡¡Gliscor, acaba con ella!!
—Cualquier intento de resistirse es inútil —Emeraude usó su fuerza psíquica con Takeru, y lo estrelló con fuerza contra el suelo, dejándolo también inconsciente—. Ahora ustedes tres, malditas. Muy en especial tú, elegida de Rayearth.

Pero ahora fue una flecha de luz la que golpeó la cabeza de Emeraude, dando en el blanco sin mayores problemas. Era como si la abertura que provocó Takeru hubiese servido de algo.

—¿Acaso no piensan rendirse? ¿De verdad quieren morir? —volteó a mirar a Kagome y Paul, y formó una espada de energía en su mano derecha— ¡¡Ustedes dos morirán con mis propias manos!!! —volteó su mirada a Hikaru, Makoto y Marina, y de un golpe de aire las mandó a volar— ¡Luego me encargaré de ustedes!

Dio lo que parecía un brinco, y Emeraude comenzó a avanzar a gran velocidad contra Kagome y Paul, preparando su espada para la estocada final.

—Se que no es mucho, pero son mis disculpas por decirles esas cosas tan feas —Kagome se separó de Paul, y se puso como escudo humano—. Cuida mucho de Sakura, sean felices, y dile a Inuyasha que lo amo mucho.
—Kagome…
—Con la energía que tengo podré retenerla por unos segundos. Aprovecha para que Gliscor ataque —totalmente sorprendido, Paul miró a Kagome, quien estaba de brazos abiertos—. Se que ese es el momento que esperas. Confiaste ciegamente en que encontraríamos ese momento, porque confiamos que solo tú, Gliscor, y la sinergia afectiva, podían salvar a Sakura y Haruka. ¡¡Más te vale que la aproveches!!
—No puedo —Paul se recompuso, empujó a un costado a Kagome, y recibió la estocada de Emeraude en la boca del estómago, haciéndolo comenzar a sangrar profusamente—. ¿Cómo podría permitir que una mujer se sacrifique por un sujeto como yo? ¡¡Mi deber es protegerlos a todos!!
—Paul… —Kagome no lograba dar crédito a lo que sucedía, hasta que la tos del joven la despertó— ¡¡¡Paul!!!
—Ahora sigues tú —Emeraude volteó a ver a Kagome, pero cuando quiso sacar la espada de Paul, notó que no lo lograba—. ¡Qué haces, imbécil!
—¿Olvidaste que Kagome hizo que se provocara ese momento que esperaba? —pero muy al contrario de lo que esperaba Emeraude, Paul seguía con su humor sarcástico.
—¡¡Maldito!! —la princesa formó otra espada con su mano izquierda para poder rematar a Paul, pero antes que asestara, Kagome la abrazó con fuerza, dejándose clavar completamente la espada en su abdomen— ¿Que les sucede? ¿Cuánto son capaces de arriesgar sus vidas?
—¡¡¡Gliscor, aprovecha que no puede moverse!!! ¡¡¡Tijera X!!! —gritó furiosa Kagome, perdiendo completamente su consciencia y voluntad, como si…
—Estás amplificando la sinergia como lo hizo Sakura con Henry… —susurró Paul muy sorprendido, mientras se lanzaba a abrazar a la princesa.

Fue como si se teletransportara frente a la princesa, siquiera se percató de lo que sucedió, pero una tijera X más poderosa que las anteriores dio de lleno en la tiara de la princesa, provocando una fuga de energía, la pérdida de consciencia en la princesa, y la desaparición del campo de anulación.

—¡¡¡Chicas, llegó nuestro momento!!! —gritó rápidamente Marina, mientras sus atuendos cambiaban.
—¡Ya estaba desesperada de no poder hacer nada por mí misma! ¡¡Transformación!! —gritó llena de ira Makoto, también cambiando sus vestimentas.
—¡Rayearth, sé que no puedo transformarme, pero deja intentar lo que he aprendido! —le pidió con mucha seguridad Hikaru— ¡¡¡Estoy lista, Rayearth!!! —e increíblemente Hikaru también comenzó a cambiar sus vestimentas.

Y de esos pequeños segundos muy bien aprovechados, surgieron más listas y furiosas que nunca la guerrera elegida por Rayearth, la guerrera de Júpiter, y la guerrera elemental del fuego; era como si las tres estuviesen perfectamente sincronizadas.

—Ahora veo a que se refería el señor Henry con que la sincronía empática podía usarse no solo con los Pokémon —comentó muy sorprendida Marina.
—¡Verte transformada me esperanza más el futuro! ¡Se que podremos ganar! —le confesó con mucho entusiasmo sailor Júpiter.
—Más esperanza me da lograr comprender lo que siente y piensa Rayearth. También es un ser vivo, tiene su forma de pensar y sentimientos —les respondió Hikaru con orgullo, para luego mirar a la princesa—. ¡¡Emeraude, prepárate para desaparecer!!
—¡¡En el nombre de Júpiter, pagarás por todo el daño que has causado!!
—¡¿Creen que por haberse transformado ya tienen la pelea ganada?! —les gruñó Emeraude, al tiempo que salió volando de un golpe, muy lejos de Kagome y Paul, quienes terminaron inconscientes en el suelo.
—Somos las guerreras más poderosas que jamás hayan existido. Suficiente motivo existe para creer —le respondió Marina, quien se paró a un costado de Paul, Kagome y Gliscor, quien ya había perdido los efectos de la sinergia afectiva—. Cuídalos hasta que lleguen Kasumi y los demás. Confiamos en ti.

Mientras todo esto sucedía, Kasumi seguía hincada frente a Haruka y Sakura. No se movía de su lugar, era como si quisiera hacer algo, pero era totalmente inútil.

—¿Que está haciendo? —preguntaba Serena muy dudosa de las intenciones de la peli naranja.
—Seguramente está orando, o esperando a algo —le respondió Miroku igual de dudoso.

Miroku se le acercó, la miró, y vio que su vista estaba fija en el reloj de Sakura.

—¿Estás bien? —le preguntó, pero no contestó— Si quieres, puedo hacerte compañía —le comentó mientras se ponía de cuclillas.
—No es que me interese lo que le hagas, pero mínimamente tenle más respeto a Sakura —le pidió muy molesta Serena.
—Dicen que un grupo unido tiene más fuerza —comenzó a decirle, al tiempo que miró a su rostro, y se detuvo— ¿Que te sucede?

Muy preocupado, Miroku tomó de los hombros a Kasumi, notando que estaba muy helada, y su mirada completamente baja y pérdida.

—¡¡Despierta!! —comenzó a pedirle mientras la sacudía, pero solo logró que la joven agarrara con más fuerza el cable que había enterrado en el brazo izquierdo de Haruka— ¡¡Tienes que detenerte ahora!!
—¿Que sucede, Miroku? —le preguntó muy preocupada Serena.
—Kasumi les está dando toda su energía a Sakura y Haruka —le respondió muy preocupado.
—¿Que está haciendo qué? —Serena iba a partir a ver que sucedía, pero Miroku la detuvo al acto.
—¡No puedes hacer nada! —le advirtió rápidamente, mientras palpaba el cuello de Sakura y Haruka— El pulso de ambas es muy débil, pero siguen con vida.
—Pero si sigue así, Aqua también morirá…
—Tú tienes una tarea, Serena. Tu deber es salvar a las tres —Miroku abrazó a Kasumi, y comenzó a concentrarse—. No puedo permitir que tres jovencitas tan hermosas mueran frente a mis ojos sin hacer nada.
—¿Que vas a hacer? —le preguntó Serena muy confundida emocionalmente.
—Confiar el futuro de toda la vida existente en tus manos —le respondió con tranquilidad.

Después de aquellas palabras, Miroku pareció entrar en un trance.

—Son unos estúpidos —comenzó a decir en voz alta Serena—. No puedo creer que estén haciendo algo así… Solo teníamos una misión… ¡¡¡Y tampoco fui capaz de actuar de forma madura!!!

Serena cayó al suelo sentada, fijó sus ojos llorosos en aquellos jóvenes; sus amigos, y solo pudo esperar a que pasara lo que debía pasar, si es que llegaba a pasar.
El límite de los cinco minutos había pasado, pero no parecía haber un resultado favorable en la batalla. Serena era totalmente consciente que ahora eran cuatro personas las que estaban a punto de morir.

—Nada me asegura que puedan ganar. No me queda otra opción más que hacer ese estúpido ritual —comentó la peli miel muy asustada, pero muy segura—. ¿Es mejor que muera una persona, o todo un grupo? —miró a los cuatro, asintió, suspiró— Al menos pagaré muy bien la vida de ustedes, tontos —se sentó en pose de meditación, y volvió a mirar a los cuatro—. Estúpidas leyendas. Si no le hubiese enseñado esta basura a Phil, seguramente seguiría con vida. Creo que sí me estoy transformando en Wind. Este es el adiós, amigos. Los quiero mucho.

Serena cerró sus ojos, y un anillo de fuego encerró a todo el grupo.

—En una guerrera elemental, tiene el efecto de poder usar el cien por ciento de su poder sin sacrificar nada de forma temporal, pero en un humano común y corriente provoca la inmortalidad y rápida sanación de heridas. El precio, la vida de quién conjura el ritual — ante aquellas palabras, la joven sonrió con conformidad —. Me alegra que no tenga nada que perder.

De a poco, el anillo comenzó a elevar su altura.

—Perfil biométrico verificado.
—¿Eh? —Serena miró el teléfono que le entregó Kasumi, y notó que Axis volvía a estar activa, al tiempo que el círculo se desvanecía— ¡¡¡Axis, volviste!!!
—¡No pierdas el tiempo, activa el código setenta y cinco! —comenzó a regañarla— Si no activas ahora el sistema de soporte vital de emergencia, los cuatro morirán.
—¡¡Si!! —a lo que Serena comenzó a hacer varias operaciones, muy seria y concentrada— ¡Lo siento Sakura, pero esta vez yo administrare los perfiles de combate! ¡Soporte vital activado!

Y de un segundo a otro, la energía de Kasumi y Miroku volvieron. Por fin Aqua había vuelto transformada en gloria y majestad… y también la mano del monje pervertido.

—¿Eh? —Kasumi volteó a ver que sucedía sin entender mucho.
—Sus ánimos están de vuelta, señorita Kasumi. Estoy muy feliz por usted —le comentó de forma descarada el monje.
—¡¡Deja a mi amiga en paz!! —le gritó furiosa Serena, sacándolo de un tirón.
—Nunca me había tocado un hombre en mi vida… Así que así se siente… —comentó muy impresionada Kasumi, dejando desconcertados a los dos— ¡Después quiero que me enseñes más, Miroku!
—Será un honor complacer sus deseos, mi hermosa dama —aceptó, nuevamente de forma descarada.
—¡¡¡Te dije que dejaras a mi amiga en paz!!! —volvió a gritarle furiosa— Aqua… No, Kasumi. Sana a Sakura y Haruka, por favor.
—No tienes por qué pedírmelo —le asintió con seguridad Aqua, formando un campo de energía el cual cubría todo alrededor—. Veo que lograron desestabilizar el poder de Arades. Lo mejor es usar un campo de purificación para evitar un nuevo bloqueo.
—¿No dijiste que podría bloquear a cualquier ser más poderoso que ella? —le preguntó muy extrañado Miroku.
—¡¿Insinúas que la princesa loca es más poderosa que yo?! —formó dos esferas de energía en sus manos, y se las lanzó a Sakura y Haruka—. Creo que me subestimas —estiró sus brazos, y comenzó a sanar a las dos jóvenes—. Ya se lo había mencionado a los demás, si libero todo mi poder real, podría destruir toda la dimensión. No lo haré jamás, y menos ahora que por fin me aceptaron como su amiga.
—Kasumi… —Serena parecía muy sorprendida por aquellas palabras, y con mucha vergüenza se le acercó, y se paró a sus espaldas—. Lamento mucho haberme comportado como una cretina celosa y vengativa.
—No te culpo —le negó de palabra Aqua con la misma vergüenza—. Se que nos portamos de la peor forma posible con ustedes, no deberíamos recibir el perdón de nadie. Me siento horrible por haberme dejado manipular.
—¿Crees que podamos empezar de nuevo? —le preguntó Serena con mucho miedo.
—Creo que Sakura diría, no es necesario comenzar de nuevo con nada, porque cargar el pasado de los amigos es la mejor parte de la amistad.
—¡Jejeje! Si es una frase cliché que diría —le asintió con nervios—. Gracias por esas palabras. ¿Cómo están? —ya le preguntó preocupada.
—Necesitaré la ayuda de los dos, por favor —les pidió Aqua muy seria—. Por suerte ya no están en peligro de muerte, pero sus lesiones son mucho peor de lo que creía. Tendré que recomponer huesos y músculos, regenerar los órganos internos… Será como torturarlas.
—¿No puedes evitar el sufrimiento? —le preguntó muy preocupado Miroku.
—Es mucho peor que el ataque que sufrió en Goldate —le negó Serena—. Considerando que pudo aguantar sin tener una previa preparación, esta vez la aplastó lo más cercano al poder de un dios siendo una chica común y corriente. Incluso a Dende le tomó mucho trabajo sanarla.
—Ya veo —volvió a observarlas, y continuó—. Lo que más quisiera es que no sufran de nuevo, pero si dejamos que sanen de forma natural, les tomaría más de un año de recuperación, y lo más seguro es que dependan de nosotros para incluso comer.
—Esto parece un deja vú —comentó muy molesta Serena, yendo a atender a Haruka—. ¡¡Trataremos de calmarlas!! ¡¡Se que aguantarán esto, han pasado peores cosas que esta!!
—Cuando quieras. Ánimo —le apoyó Miroku con entusiasmo, yendo a atender a Sakura.
—De acuerdo —suspiró, y comenzó—. Debe haber un equilibrio entre la recuperación y la sanación para evitar el sufrimiento lo más posible.
—¿Cuantas veces has hecho esto? —le preguntó Serena muy preocupada.
—Es mi primera vez, jamás había visto lesiones tan graves —le respondió con miedo.
—¿Entonces será nuestra primera vez? —le preguntó Miroku simulando tranquilidad, sin lograr camuflar su miedo.
—No sé en qué sentido lo preguntas —le comentó muy dudosa Serena.
—Lo será, y espero que sea la última. ¡¡¡Curación sagrada!!!

La recuperación de ambas jóvenes había comenzado. Se notaba que las heridas externas aún no sanaban, dando a entender que Kasumi quería priorizar las heridas internas. A medida que los segundos pasaban, se veía que sus cuerpos volvían de a poco a reconstruirse, a la par que la energía de ambas comenzaba a volver, hasta que el sentido volvió acompañado de un grito desgarrador.

—¡¡Por favor Tera, resiste!! —le suplicó muy asustada Serena, mientras trataba de reducir su exagerado movimiento.
—¡¡No te puedes rendir ahora, Sakura!! —comenzó a pedirle Miroku, quien tampoco dudó en reducirla— ¡¡Todo el mundo te está esperando!!
—¡¡¡Amigas, lo siento mucho!!! —les pidió llorando del sufrimiento— ¡¡¡Prometo que cuando esto termine, las invitaré de compras!!!
—Kasumi… —tanto Serena como Miroku vieron con mucha sorpresa el triste rostro de Kasumi, quien lloraba sin consuelo.
—Saben que lo haces por su bien. Sakura y Haruka confían ciegamente en ti —volvió a animarla Miroku.
—Ver sufrir a mis amigos es lo peor que pueda ver y sentir —comenzó a murmurar Kasumi—. Se muy bien que ellas confían en mí, y saben que este sufrimiento es necesario.

Pero de pronto, Sakura soltó un muy extraño gruñido, cosa que llamó la atención de los jóvenes. En cambio, Haruka no lograba resistir más el dolor.

—Sakura, ¿Que te sucede? —le preguntó muy preocupado Miroku, quien seguía reteniendo a la pelicastaña.
—¡¡Solo un poco más!! —gritó con ánimos Serena.

Hasta que de pronto Sakura volvió a caer sin conocimiento, y Haruka se sentó de golpe, empujando con bastante violencia a Serena.

—¡Serena, ¿Estás bien?! —le preguntó muy asustada Kasumi.
—Tranquila, solo fue un pequeño golpe —con algo de dificultad se recompuso, y se vio amenazada por Haruka, agarrada con fuerza de la ropa.
—¡¡¿Qué haces aquí?!! ¡Lo mejor será también matarte! —le amenazó furiosa Haruka.
—¡¡¡Haruka!!!
—¿Kasumi? —Haruka dejó caer pesadamente a Serena al suelo, vio a su amiga, tomó una expresión nostálgica, y se lanzó a abrazarla, llorando desconsoladamente— ¡¡¡Gracias amiga, pensé que moriría!!!
—Lo siento mucho, yo fui quién se descuidó —Kasumi la hizo dar vuelta, e hizo que observara a Serena y Miroku—. En realidad, ellos te salvaron. No podía transformarme, así que me ayudaron a salvarte.
—¿Te lavaron el cerebro? —muy molesta, Haruka se transformó en guerrera elemental— ¡Pagarán por lo que hicieron, malditos! ¡¿Cómo se atreven a mancillar…?!
—¡¡¡No me hicieron nada!!! —la interrumpió de golpe mientras le tapaba la boca con sus manos— Muy al contrario, fue Arades el que nos lavó el cerebro.
—¿De qué rayos hablas? —le preguntó muy extrañada a Kasumi, por lo que le contó todo lo que había sucedido en la batalla anterior— No puedo creer que nuestro señor Arades nos haya engañado.
—¿No te contó nada Axis?
—Solo me dijo que esa niñita, la que supuestamente debería estar muerta, es tu nueva amiga, y si le hacía algo, tu misma me matarías —pensó un poco sus palabras, y corrigió—. No, esa parte yo la agregué.
—Entonces deberías preguntarle personalmente —le comentó Serena, quien le entregó el teléfono de Kasumi.
—¿Hiciste una extensión de ella? —le preguntó muy sorprendida y más tranquila— Quiere decir que lo que me cuentan si es cierto.
—Haruka, tienes un mensaje sin leer de Phil y Sakura —le avisó Axis.
—¿Phil y Sakura? —de pronto, en el teléfono se abrió un video donde estaban los dos jóvenes con una pose de arrepentimiento— ¡Sato! ¡Saku!
—Hola Haruka. Espero que estés bien —le saludó el joven.
—No sabemos por dónde comenzar, así que seremos directos contigo, como siempre te gustaba que fuese. ¡Perdón por todo! ¡Te pido que nos perdones!
—Partimos sin explicarles nada, sin darles el beneficio de defensa —continuó muy apenado Phil—. Tú siempre fuiste sincera y directa con todos nosotros, y nosotros fuimos mezquinos.
—¡Te lo pido, si te reúnes con nuestros amigos, no los lastimes por nuestra culpa! —le suplicó Sakura— Nosotros pagaremos la injusticia que hicimos.
—Pese a que nos traicionaron, siempre los quise mucho y los seguiré queriendo. Son mis amigos…
—Ellos jamás nos traicionaron —le dijo Kasumi de forma nostálgica—. Sato y Saku siempre confiaron en nosotras. Ese reloj que porta Sakura es una mejora de Axis. Sato la creó para todos nosotros, y ahora puede hacer más cosas que antes.
—¿En verdad? —muy ansiosa, Haruka volvió a ver el video.
—¿Recuerdas la cita que tuvimos en el monte Coronet? ¿La promesa que me hiciste?
—Cambiar tu futuro y que tus mejores amigos también serían mis mejores amigos…
—No te pediré que cumplas esa promesa, pero si quiero pedirte que cuides a quienes quieren cuidarte y darte su amistad. En verdad quiero que tú misma lleves las riendas de tu vida, no te dejes llevar por lo que otros te dicen. Simplemente se tu misma, y confía en quienes quieren confiar en ti.
—El resto depende de lo que quieras juzgar por ti misma. Pese a todo, aceptaremos la decisión que tomes y la apoyaremos. Sabemos que eres la más leal amiga del mundo —terminó Sakura muy desanimada—. ¿Sabias que yo solo quiero que estén bien?
—Y por eso te daré un regalo muy personal —le respondió Phil—. En lo que veas este video, tómalo. Yo haré el resto.
—¡¡¡Por supuesto que sí, Sato!!! —le asintió con algo de rabia, arrebatándole el teléfono a Kasumi de un golpe y abrazarlo, justo en el momento que el video terminaba y se cerraba— No te amaba como Hikari o Sakura, pero tú compañía siempre me hizo sentir muy bien.

De pronto, un extraño haz de luz naranja rodeó a la joven, y al tiempo desapareció. Aquel fenómeno desconcertó a todos.

—Déjame ver —Serena le arrebató de un golpe el teléfono a Haruka, y lo comenzó a revisar—. ¿Qué prefieres? ¿Fuerza primigenia, o resistencia primigenia?
—¡¿Habilitó dos habilidades?! —Kasumi parecía muy impresionada por aquel hecho— Debió haberle costado mucho.
—Sato se esforzó por mi —Haruka miró a Serena y le asintió—. ¡¡Quiero darle una paliza a esa maldita!!
—Necesitas tomar tu forma primigenia para habilitar ambas habilidades. Ten mucho cuidado por el alza de poder.
—¡¡Tú solo concéntrate en hacerme poderosa, Axis!! ¡¡Yo me encargo del resto!!

De pronto, el traje de guerrera elemental de Haruka cambió volviéndose más robusto. Parecía tan flexible como caucho, pero tan brillante y resistente como el diamante. El color naranjo pasó a un rojo profundo, como si la lava fluyera dentro del traje, y unos pequeños rubí recubrieron su pulsera terráquea.

—Me costó mucho trabajo encontrar esa pulsera. No la vuelvas a perder —le regañó Kasumi algo molesta.
—¡¡No fue mi culpa!! —le respondió de forma aniñada Haruka, tomando una expresión seria— Me las pagarás, princesa loca.

Haruka desapareció frente a la vista del grupo, y apareció al acto frente a la princesa, reteniendo sin mayores problemas uno de sus rayos de energía.

—Tera… —la nombró con preocupación Marina, haciendo que las otras jóvenes levantaran la guardia nuevamente.
—Ya tendremos tiempo para hablar —dijo de forma directa la guerrera—. ¿Tantos problemas les ha causado esta idiota?
—Por mucho que nos hemos esforzado, no logramos darle la cara —le negó muy desconfiada Hikaru—. ¿Se supone que vienes a ayudarnos?
—¿Tú que crees? —le respondió Haruka con molestia— Curiosamente, no se puede empeorar más la situación.
—¡Maldita sea! —Emeraude se recompuso, y se levantó delante de las cuatro jóvenes— Te ves distinta, pero sigues siendo la misma molestia. ¿Viniste a que te mate?
—Tu voz me molesta mucho —y de pronto, una extraña formación rocosa muy afilada se levantó a los pies de la princesa, golpeándola con tanta fuerza, que terminó en el suelo rendida—. Reconozco mi error al intentar acercarme a ti sin estar transformada, pero eso no significa que te perdonaré por lastimar a alguien que no tenía nada que ver, y que solo llegó conmigo por la crueldad de otros —terminó, volteando a ver a Hikaru, Marina y Makoto, quienes se sentían muy identificadas con esas palabras—. Ya les dije que tendríamos mucho tiempo para hablar.
—¡Sabemos que cometimos un error al involucrar a Sakura en un tema tan sensible, más considerando su situación actual! —le respondió con rabia Marina.
—Independiente si sabían o no, ese error tuvo consecuencias —siguió Haruka muy seria—. Si ustedes van a cometer errores, también deben afrontar las consecuencias, no terceros. Eso no es afrontar un problema, eso es involucrar a otros por sus malas decisiones.
—Supongo que tú nunca has cometido errores, Tera —le desafió Makoto—. Y mucho menos has involucrado a otros.
—No intentes defender tus errores enrostrando los de los demás, eso habla mucho peor de ti como persona —volvió a comentar Haruka, al tiempo que miraba alrededor a los demás—. Por eso los humanos terminaron por aniquilarse a sí mismo, por jamás mirar sus propios errores.
—Hablas demasiado y no haces nada —de un solo impulso la princesa se recompuso, golpeando de forma directa a Haruka, haciéndola retroceder—. Por lo menos, si vas enmendar tus errores, ten la fuerza para hacerlo.
—¿Quien dijo que no tenía la fuerza? —le preguntó de forma prepotente Haruka, elevando su fuerza de un golpe— Sato y Saku tuvieron la fuerza y la voluntad de disculparse, aunque no tenían por qué hacerlo. Yo también tengo la voluntad y fuerza para enmendar el error de que me quitaras ese poder, el error de no proteger a una chica inocente y enamorada. El error de que hayas vuelto a la vida, maldita.
—Eso quisiera verlo.

Sin mediar ninguna palabra más, Tera y Emeraude se lanzaron a atacar con todas sus fuerzas. El nivel de las dos era tan alto, que hacía retumbar todo el ambiente.

—Veo que Haruka retomó la batalla —concluyó muy serio Miroku.
—¿Crees que sea buena idea ir? —les preguntó Kasumi algo insegura.
—No te preocupes por Sakura, ella está en perfectas condiciones —le respondió Serena muchísimo más tranquila— ¡No te demoraremos, le prometiste a mi hermanito que lo sanarías!
—Es verdad —dijo muy pensante la peli naranja—. Si Sakura despierta, que no se acerque al lugar de la batalla.

En ese momento, hubo un gran golpe en el suelo, el cual levantó una enorme montaña de tierra, la que se veía a la distancia.

—¡Si no la derrotan ahora, no habrá nada que salvar! —les dijo Miroku muy asustado.
—Imperdonable… —se escuchó de fondo— Lo que hiciste fue muy malo y cruel…
—¿Sakura? —los tres jóvenes voltearon a ver a la pelicastaña, y la vieron parada con su mirada oculta tras su cabello, y a Bulbasaur y Squirtle fuera de sus pokébolas.
—¿Cuándo salieron? —les preguntó muy extrañada Serena.
—Esto se siente muy extraño, chicas —comentó con cuidado Miroku.
—Es la forma prohibida de la sincronía —respondió muy preocupada Kasumi—. Se está dejando controlar por la voluntad de Bulbasaur y Squirtle.
—¿Perdió el control de la sincronía?
—No Miroku —le aclaró Serena—. Lo hizo a propósito.
—¿Pero por qué haría algo así?
—No es muy difícil llegar a esa respuesta, Kasumi —Serena se quedó mirando a Delphox y concluyó—. No es lo que piense yo, es lo que piense mi Pokémon. Mientras yo pensaba en mí misma, Delphox pensaba en cómo ayudarme. Aunque esté cometiendo muchos errores, ella siempre me apoyará. Sakura, muy al contrario, se preocupa tanto por los demás, que ella se pone en segundo plano. Lo que quieran Bulbasaur y Squirtle es más importante que lo que quiera ella.
—No volverás a lastimar a mi familia nunca más… —volvió a decir Sakura para salir corriendo del lugar en compañía de ambos Pokémon.
—Es broma que quiere ir a pelear —dijo muy desconcertado Miroku.
—Sakura no bromearía con algo así —le respondió Serena muy asustada—. ¡Sigámosla, no podemos dejarla sola!

Tera seguía peleando con muy amplia ventaja, su victoria se veía asegurada, y eso pensaban Marina, Hikaru y Makoto, pero la guerrera de la tierra no lo consideraba tan así. Algo no andaba bien.

—Eres mucho más débil de lo que imaginaba —comentó muy enojada Haruka—. Se que no puedes llegar a mi nivel, pero al menos deberías darme pelea. Solo te has dedicado a defenderte.
—¡¡No dejes que contraataque!! —le gritó Marina— ¡¡No sabemos de lo que puede ser capaz!!
—Si sigue defendiéndose, no podré darle el golpe de gracia —comenzó a explicarle Haruka—. En Hoenn, si se hubiesen dedicado a defenderse en lugar de atacar, hubiese sido más difícil ganarles.
—Ahora que lo mencionas, el Pikachu de Phil solo se dedicó a defenderse, jamás te atacó —agregó muy pensante Hikaru—. Era como si no quisiera pelear contigo.
—¿Eh? —Haruka volteó a ver a Hikaru, y comenzó a analizar la situación, poniéndose muy triste— En verdad siempre quisieron cuidarnos…
—¡¡Jamás fueron nuestros enemigos, todas estas personas tienen buenas intenciones con todos!! —se escuchó gritar de Kasumi, al tiempo que aparecía con Miroku y Serena— Arades nos engañó.
—¿Cómo puedes estar tan segura, Kasumi? —le preguntó cómo si presintiera la respuesta.
—La sincronía empática —le respondió con seguridad—. Aquellos Pokémon pelearon hasta el final por su propia voluntad, y ellos confiaron su voluntad a todos nosotros creyendo en la victoria.
—¡Es imposible! —le negó muy molesta Haruka— ¡No existe ningún humano que tenga esa clase de sentimientos como para realizar la sincronía!
—No en nuestra época, amiga querida —terminó Kasumi, al tiempo que aparecieron Bulbasaur y Squirtle al contraataque—. Detesto la situación, pero espero que Sakura que convenza.
—¿Sakura?

Desde el aire, Bulbasaur y Squirtle atacaron con su rayo solar y hidrobomba respectivamente dando directamente en la princesa, provocando tal impacto que salió disparada al cielo, muy débil.

—Imposible… —fue todo lo que pudo decir Haruka, quedando con la boca tan abierta, que parecía desencajada, mientras miraba con ojos de incredulidad— ¿Que sucede aquí?
—¡¡¿De donde rayos salieron ustedes?!! —Emeraude elevó de golpe su energía, y una especie de espíritu la rodeó— ¡¿Creían que solo ustedes tenían sorpresas?!
—El mashin de la princesa… —susurró aterrada Hikaru.
—El poder de la princesa llegó al límite que puede aguantar la dimensión. Tengan precaución —les avisó Axis.
—¡¡Es imposible, ese poder tenía un sistema de protección en caso de traición!! —le gritó Haruka aún más confundida, percatándose de algo— La trampa no era contra ellos, era contra nosotras.

De pronto, con sus dobles espadas, Sakura apareció para atacar repetitivamente a la princesa, mientras Bulbasaur continuaba atacando con unas hojas navaja muchísimo más poderosas que de costumbre, y Squirtle con su cabezazo igual de poderoso.

—Los tres pelean como si fuesen uno solo…
—Es el verdadero poder de la sincronía empática, Tera —le comentó Iris muy seria.
—¡¡Un fantasma!! —muy aterrada, la pelicastaña saltó hacia atrás— ¿No estabas...? —volvió a voltear a mirar, y se percató que Kasumi estaba sanando a todos— No era a ustedes a quienes debíamos eliminar, sino a ese bastardo de Arades…
—Siempre fue así, Tera —le asintió Iris—. Ha sido así siempre, desde que todo comenzó.
—Le hice una promesa a Sato, y mi deseo es cumplirla —completamente furiosa, Haruka elevó su poder hasta donde podía permitírselo mientras expulsaba un aura rojiza, y se lanzó con extrema violencia contra la princesa—. ¡¡¡Pagarán por sus mentiras!!!
—¡¿Tú otra vez?! —ni tiempo de reacción le dio a Emeraude, cuando se vio estrellada contra el suelo— ¿Que sucede? Soy mucho más poderosa que esas basuras, y no puedo contra ellos.
—Han hecho lo que han querido, y no puedo seguir permitiéndolo —comenzó a decir Sakura, notándose muy molesta—. No sólo lastimaste a mi familia y mis amigos —elevó su mirada, y mostró una expresión de odio y venganza incontrolable— ¡¡¡Te atreviste a lastimar a mi novio, maldita!!! ¡¡¡Bulbasaur, Squirtle, Haruka, ataquen con lo mejor que tengan!!!
—Increíble, el poder de Sakura, Bulbasaur y Squirtle están al tope del que puede aguantar la dimensión, lo pueden resistir sin problemas, y es como si fuese cinco veces la suma de sus tres fuerzas —pensó impresionada Haruka—. Con excepción de nosotras, se suponía que no existía nadie que pudiese lograr algo así, salvo alguien que tuviese un corazón fuerte y bondadoso… —sonrió de felicidad, y gritó— ¡¡Lo que tú quieras, amiga!! ¡¡Joya de luz!! ¡¡Chicos, con todo!!

Por un momento, Haruka tuvo un extraño sentimiento, el cual no solo le dio más valor, sino más poder. Fue tal el entusiasmo, que añadió aún más fuerza y entusiasmo al ataque. El blanco era Emeraude, pero por alguna razón el ataque pasó por un lado de ella.

—¿A qué se supone que apuntan?
—A quienes van a acabar contigo, pilar defectuoso —Sakura guardó sus espadas, y esperó pacientemente el ataque hasta recibirlo con su escudo— ¡¡¡Contraataque!!! —y con el doble de poder y velocidad, el ataque dio de lleno en la princesa, mandándola directo contra Marina, Hikaru y Makoto— ¡¡Mis amigas comenzaron, y lo terminarán!!
—¡¡¡Maldita seas!!!
—¡¡¡Desaparece!!! —Makoto con su trueno supremo, Hikaru usando una poderosa tormenta de fuego, y Marina creando una gigantesca estrella de fuego, atacaron con todas sus energías, terminando finalmente con la princesa… o eso parecía.
—¡No canten victoria tan rápido, insolentes! —se escuchó de fondo la voz de la princesa, mientras la energía de Arades se mostraba ante todos.
—¿Quien dijo que ese era el golpe final? —de pronto, una flecha envuelta en un aura pura golpeó la energía de Arades, separándola del alma de la princesa— Nosotros no juzgaremos tus pecados. ¡¡¡Takeru, es todo tuyo!!!
—¡Gracias, Kagome! ¡Terminemos con esto! —Takeru tomó su digivice, y provocó que Patamon volviese a transformarse en Holyangemon— ¡¡Holyangemon, todo tuyo!!
—Princesa Emeraude, pagarás por todos tus pecados en el otro mundo. ¡¡¡La puerta del destino!!! —el Digimon usó su espada Excalibur para crear un portal, y este comenzó a absorber a la princesa.
—¿La puerta del destino? —pero Kasumi y Haruka parecían muy curiosas.
—Tras ese portal, todos los seres malignos son juzgados por sus pecados —les respondió el Digimon—. Se que sus acciones del pasado fue su sacrificio por los demás, pero su egoísmo puso en peligro a muchos seres vivos.
—¡¡No quiero volver a ese lugar!! —pero la princesa seguía esmerada en continuar, queriendo volver a apoderarse de aquella energía.
—¡¡No te lo permitiré!! —y actuando más rápido que la princesa, Marina corrió a tomar la energía de Arades, y se la lanzó con todas sus energías donde Kasumi, quien terminaba de sanar a Paul— ¡¡Paul, termina rápido con esta pesadilla!!
—¡No me des órdenes! —y obedeciendo, Paul alcanzó a tomar la energía al tiempo que se transformó en guerrero sagrado.
—¡¡Agujero negro!! —todos muy extrañados miraron al cielo, avistando a Miroku sobre el Dragonite de Iris a un lado de Holyangemon, quien liberó una extraña energía que absorbía todo lo que estaba a su alrededor, sin excepción— ¡¡Sujétense de lo que sea!!
—¡¡¡Podrías habernos avisado, idiota!!! —le gritó furiosa Makoto.
—¡¡Haruka, formación de protección!!
—¡¡De acuerdo, Kasumi!!

Ambas guerreras elementales hicieron extraños movimientos con sus manos, y unas extrañas protuberancias de roca atraparon los pies de todos, al tiempo que un extraño lazo de agua agarró a todos por la cintura, ayudando a mantener a salvo a todos.

—¡¡Aún no me he rendido!! —pero aún envuelta en la ira, la princesa no cedía por nada.
—¡¡¡Lárgate de aquí, presumida!!! —y coordinadas hasta en sus palabras, Kasumi y Haruka se pusieron bajo la princesa, y con lo que parecía telequinesis, le dieron el último empujón.

Completamente superada por las guerreras elementales, y sin la misma fuerza de antes, la princesa cruzó aquel portal a la fuerza, al tiempo que Miroku dejaba de absorber su alrededor con su agujero negro. El portal desapareció, y el silencio reinó por unos segundos; aún quedaba algo más.
Sakura pisó con seguridad el suelo, mientras sus espadas y escudo desaparecían. Volteó a ver a Marina, Hikaru y Makoto con una expresión de molestia tal, que aterró al trío.

—¡Liberación! —gritó rápidamente Kasumi— ¡Tú también!
—Eh… ¡Liberación! —sin entender mucho, Haruka simplemente obedeció— ¿Que sucede?
—Los efectos por usar su forma berserker —le respondió muy seria—. Podría actuar de cualquier forma, así que ten cuidado.
—¡¡¿La están dejando hacer algo así?!! —le preguntó espantada.
—Es ella quien lo quiere hacer, y no tenemos derecho a negárselo. Solo podemos apoyarla —en eso, notó como miraba a ambas con mucha molestia.
—Siento su sed de venganza —comentó muy preocupada la pelicastaña, al tiempo que levantaba la guardia.
—Si ataca, solo retenla. No la lastimes.
—De todos modos, no podría. No es su culpa.

Vieron como Sakura volteó a mirar a Kagome y Paul, y se quedó en esa posición.

—No podría culparla si me lastima —le comentó Kagome a Paul muy tranquila—. Es mi amiga, y le dije cosas horribles.
—¿Confías en Sakura? —le preguntó Paul igual de tranquilo.
—Ciegamente. Mi duda es conmigo misma.

Sakura dio un paso, y después otro, y comenzó a caminar lentamente hacia los dos jóvenes, provocando el desesperado grito de los demás para que se detenga. Cuando estuvo frente a los dos, se detuvo, estiró su mano derecha a la energía, y sin tocarla la purificó y deshizo.

—Ya veo… —dijo con voz calma, finalmente— Así que también puedo con esto.
—¿Cómo lo hiciste? —le preguntó muy sorprendido Paul.
—Así es como se siente —continuó Sakura, ignorando completamente la pregunta—. Así se siente sentir esto.
—Sakura… —Kagome pronunció su nombre, pero calló cuando su amiga cayó arrodillada al suelo.
—Paul, ¿Por qué arriesgaste tu vida por mí? —le preguntó entre el llanto.
—Es cierto que prometí protegerte… —le respondió con miedo—. Lo siento, pero por una vez en mi vida quiero ser sincero con alguien.
—¿Eh? —era como si Sakura lo presintiera, su corazón comenzó a acelerar sus palpitaciones, y los nervios la estaban devorando.
—Sakura… ¡Sakura, tú me gustas mucho! —le gritó desesperado— Cuando te vi caer por ese barranco, quise lanzarme por ti. No quería una vida sin ti, y morir contigo hubiese sido lo más reconfortante en esos momentos.
—Hizo de chivo expiatorio para pelear, usó la sinergia afectiva sabiendo los peligros, y aún con heridas graves, continuó y no se detuvo —agregó con mucho orgullo Kagome.
—Amiga, perdóname por ser tan egoísta —le pidió con miedo.
—No estás siendo egoísta, simplemente estás pensando en tu felicidad —le comentó más tranquila—. Perdóname por esas palabras tan duras.
—¡Haruka! —ante el grito de Sakura, la pelicastaña se le acercó.
—¿Sucede algo?
—Me preguntaste que es lo que más amo de mi —aquella pregunta la desconcertó mucho—. Lo que más amo de mí, es que soy tan poderosa, que puedo proteger a mi familia, mis amigos, a todos los seres vivos —vio a los ojos a Paul—, y puedo proteger a mi Paul —lo besó con mucha paz interna, y lo abrazó—. No pienso dejarte solo nunca más.

Estás historia continuará…
 

Registrado
30 May 2007
Mensajes
193
Hola a todos, he aquí un nuevo capítulo. Aviso como el aviso del anunciado, este capítulo tiene contenido +18 por completo, no especifico que tipo, porque tiene varios. Quería hacer algo que tuviese alguna relación con lo que sucede en la actualidad, eso fue a finales de febrero, cuando aún no había sido tan expandido todo esto, pero queriendo acumular algo que no haré mas: material +18. En un inicio no me gustó lo que quería hacer, narrarlo sacado de mi cabeza era muy torpe, por no decir malo, así que le di una vuelta de tuerca, y salió esto. Sin decir mas, les dejo la lectura. Hasta la próxima semana!
...
Aún era de madrugada, y los jóvenes que convivían en el monte Plateado dormían plácidamente. El reloj no marcaba más de las cuatro y media de la mañana, pero la joven peli azabache se había despertado. Parecía planificado, ya que no le costó trabajo levantarse, y sin cambiar un curioso, pero muy sugerente pijama negro con encaje, el cual dejaba nada a la imaginación y mucho que fugar, salió de su cuarto.

—Estuve planeando esto toda la semana, es a prueba de errores —susurraba para si la joven.

Comenzó a caminar por el pasillo con tranquilidad, echando un vistazo a cada cuarto para confirmar que todos dormían plácidamente, hasta parar en uno en cuestión.

—Todos duermen plácidamente —miró al joven que dormía en aquella cama, y sonrió maliciosamente—. Sigan durmiendo, mis queridas amigas.

Se acercó aún más a la cama, y pudo observar como aquel joven dormía destapado, vistiendo solo un bóxer.

—Listo Mariah, es ahora o nunca —dijo en voz alta muy nerviosa y asustada, acercando su mano derecha para tocarlo.
—¿Es ahora o nunca para qué? — le preguntó Kasumi muy extrañada.
—¿Eh? —Mariah volteó a mirar tras ella muy confundida, miró a Kasumi, Haruka, Taiyō y Hikari, y dio un grito ahogado al tiempo que tapaba su boca— ¡¿Que hacen aquí?!
—Eso te íbamos a preguntar, Mariah —le respondió de forma sospechosa Haruka—. ¿Qué haces aquí?
—Yo… —completamente atrapada y nerviosa, Mariah intento cambiar de tema— ¡¿No se supone que deberían estar durmiendo?!
—Tú también —le contestó de la misma forma sospechosa Taiyō.
—No es de buena educación meterse en el cuarto de un chico mientras duerme —ahora le cuestionó Hikari, algo celosa.
—Yo… yo… —y totalmente rendida, la joven suspiró, y comenzó a confesar su malicioso plan— Solo quería saber cómo era un hombre.
—¿Cómo era un hombre? —las cuatro chicas terminaron muy confundidas ante tal curiosidad.
—Todos los hombres que hemos conocido son unos bastardos que merecen la muerte. Seres egoístas, ególatras, violentos, codiciosos… Me dan asco —comenzó a decirles con rabia.
—Creo que tienes razón —le asintió Kasumi muy pensante.
—En cambio Sato… —lo miró, y suspiró embobada—. Puede que no sea delicado y muy infantil, pero siempre está para defendernos, para ayudarnos, piensa en el bien de los demás dejándose él para último, y es muy cariñoso y tierno con los Pokémon.
—Chicos como Sato no existen, él es genial y guapo —le apoyó Hikari completamente hipnotizada.
—También es accesible —ahora les confesó Haruka con admiración.
—Y muy flexible e inteligente —complementó Kasumi muy aliviada.
—¿No me digan que las cuatro se enamoraron del mismo chico? —les preguntó algo espantada Taiyō.
—¿Eh? —las cuatro miraron al joven, y tragaron saliva con mucha dificultad.
—Si Saku se llega a enterar, las va a lanzar a un nido de Ursaring muertos de hambre —les advirtió algo complicada.
—Nunca dijimos que estuviéramos enamoradas de él —le corrigió algo incómoda Kasumi.
—Simplemente es admiración —continuó Haruka—. Además, sabemos perfectamente que Sato tiene novia.
—En realidad no tiene —ahora le corrigió Hikari—. Es verdad que Sato y Saku que quieren mucho, pero ninguno de los dos ha tenido el valor para declararse.
—¿Ven? —volvió a intentar defenderse Mariah— Es un hombre totalmente soltero.
—Eres muy valiente al no darle valor a tu vida, querida amiga —le negó rendida Taiyō—. Vuelvan a sus habitaciones a dormir. Mañana también tenemos trabajo que hacer.
—Tienes razón. Ya nos cortaste el sueño —se quejó Kasumi muy molesta.
—Entonces, buenas noches. Duerman bien —se despidió Mariah, mientras ponía boca arriba al joven dormilón—. Según leí, estos son los puntos sensibles de un chico.
—¡¿Eres bruta o te pagan?! —le gritó furiosa Taiyō, corriendo a retener a su amiga peli azabache— ¡Lo vas a despertar y nos vas a meter en un problema gigante!

Pero el grito pareció haber molestado al joven, quien comenzó a moverse. La situación paralizó a las cinco sin saber qué hacer, hasta que un movimiento hizo que Satoshi abrazara a Taiyō y Mariah a la vez, dejándolas debajo de su cuerpo.

—¡Maldita sea, Satoshi! ¡Suéltame! —comenzó a quejarse Taiyō, quien era la aplastada por el joven.
—¡¡Oye, se supone que a mí es a quien debería manosear!! —le gritó aún más molesta Mariah, quien estaba debajo de Taiyō.
—¡Cómo si quisiera estar en esta posición, pervertida! —le respondió completamente avergonzada, mientras volteaba a ver a Kasumi y Haruka contener la risa, y a Hikari comiéndose las uñas de los celos— ¡¡Y ustedes tres, vengan a ayudarnos!!
—No veo la necesidad, se están divirtiendo mucho —comentó entre risas Haruka.
—Yo no le encuentro nada chistoso —dijo Hikari al borde de un ataque celópata, yendo a ayudar a sus dos amigas.
—Fue suficiente, Haruka —trató de decir de forma sería Kasumi, soltando más de alguna traviesa carcajada—. No merece el trato que le están dando —dudó un poco de sus palabras, y terminó—. Al menos eso debería decir.
—¡Que aguafiestas! —y a regañadientes, la pelicastaña decidió acompañarla.

Con mucho cuidado, Kasumi tomó del brazo del joven y comenzó a soltar el abrazo con extrema suavidad. Haruka puso sus manos tras la espalda de Satoshi, y Hikari cuidaba de que se mantuviera durmiendo acariciando su cabeza.

—Todas a la cuenta de tres. Uno, dos… —y a la orden de Kasumi, el joven quedó boca arriba sin que despertara, y su mano derecha agarrando los pechos de Haruka.
—Que melón tan blando, debe estar muy maduro —balbuceó el joven, quien comenzó a apretar el pecho con algo de fuerza.
—¡¿Ahora tú, egoísta?! —le increpó aún más molesta Mariah, levantándose de su posición para sacarla.
—¡Ni que fuera mi intención! —le increpó muy molesta Haruka, quien se miraba como el joven seguía manoseándola— ¡Sato, es suficiente!
—Tengo hambre —y medio dormido, el joven se lanzó encima, y comenzó a darle pequeños mordiscos al pecho.
—Sato… —completamente sonrojada, prefirió no seguir luchando— ¿Que hago, chicas?
—¿Entregarte? —le sugirió Kasumi.
—¡¿Qué clase de pregunta y respuesta son esas?! —les gritó furiosa Hikari— ¡Suéltalo, ahora!
—Eh… —Haruka intentó sacarlo, pero solo logró que el joven se agarrara de la polera que usaba como pijama, la rajara, y dejara sus pechos expuestos— ¡¿Qué haces?! —volvió a sus pechos, y continuó con sus pezones—. Pareces un bebé —prefirió acomodarlo, y comenzó a acariciar su cabeza—. Eso es, buen chico.
—Oye… —le habló tímidamente Kasumi— ¿Que se siente?
—No lo sé, pero mal no se siente —le respondió la pelicastaña muy acalorada.
—¡Suéltalo, pervertida! —y completamente furiosa, Taiyō intentó separarlos.
—¡¡Oye, si tu no quieres, es problema tuyo!! —muy molesta, Haruka le hizo una zancadilla a Taiyō, quien cayó sobre la cama.
—¡Idiota! —Taiyō levantó un poco su rostro, y se percató que su cara había caído en la entrepierna del joven, poniéndola muy nerviosa— Espero no haberlo lastimado.
—Deja examinarlo —intentó decir sería Kasumi, bajando a la altura de Taiyō y tocar los testículos del joven—. Parecen estar bien —bajó su bóxer, y dejó expuesto su erecto miembro—. ¡Increíble!
—¿No crees que te estás pasando? —le preguntó muy abochornada Taiyō, sin despegar la vista del miembro del joven.
—Solo es un trabajo de investigación —le respondió con seriedad la peli naranja, comenzando a lamer su miembro.
—¿A que sabe?
—Mal no sabe, si esa es tu pregunta —le respondió muy acalorada—. Pero su sabor es muy curioso, no podría describirlo.
—¡Déjame probarlo! —y muy distinto a Kasumi, Taiyō se lanzó a chuparlo y succionarlo— Está muy duro y caliente. Y el líquido que suelta no parece pipí, es muy pegajoso.

Con bastante ánimo, Kasumi y Taiyō comenzaron a hacerle sexo oral a su amigo, muy probablemente sin que supieran lo que hacían. Quien no estaba nada de feliz con la situación, era Mariah que, por culpa de sus amigas, sus planes se arruinaban cada vez más.

—Mariah, ¿Los chicos tienen algún otro punto sensible? —le preguntó Hikari muy ansiosa.
—Quedan sus tetillas —le respondió totalmente desanimada.
—¡Entonces no perdamos el tiempo! —agarró de la mano a Mariah, y la arrastró hasta quedar a la altura del pecho del joven— ¡Tú la izquierda y yo la derecha! —y sin perder más tiempo valioso, Hikari comenzó su jugueteo con la boca.
—¿Cuándo terminó esto en una orgía? —se preguntaba Mariah completamente decepcionada, y no con los ánimos que esperaba, también comenzó el jugueteo.

Pero a los segundos, Satoshi comenzó a despertar por causa de la situación, hasta hallarse en tan extraña, pero placentera situación.

—Saku, ¿Desde cuándo las tienes tan grandes? —muy extrañado, el joven abrió los ojos, y vio como Haruka lo veía con ternura— ¿Eh? —miró bajo el, y vio a Hikari y Mariah jugueteando en su pecho, y a Taiyō y Kasumi con su miembro— ¡¡¿Que rayos están haciendo?!! —y totalmente asustado, retrocedió hasta chocar con la muralla.
—Queríamos saber cómo era un hombre —le respondió Mariah con extrañeza.
—¡¡¿Metiéndose las cinco a mi cuarto sin autorización?!!
—¿No te gustó lo que hicimos? —le preguntó algo triste Haruka.
—¡¡Ni siquiera sé que estaban haciendo!! —les respondió aún más molesto.
—Según he leído, mientras más chicas están con un hombre, él lo disfruta más —le cuestionó Mariah, mostrando lágrimas de cocodrilo— ¿Acaso no te gustamos?
—Tampoco he dicho eso —se defendió rápidamente—. Las cinco son muy hermosas, y cualquier chico desearía estar con ustedes, pero…
—¿Pero? —sonó al unísono.
—Le debo respeto a Saku —declaró con seriedad—. Ella es mi pareja de vida, y no quiero verla sufrir jamás, nunca más.
—Pero aún no te le has declarado —le recordó Haruka.
—Así que sigues soltero y sin compromiso —también le recordó Taiyō—. ¡Vamos, prometemos no contarle nada!
—Pese a que dicen la verdad, quiero que respeten lo que siento —les negó con algo de pena—. Lo siento mucho, pero no puedo.
—¡Que rabia! —se quejó furiosa Mariah.
—Pero actúa como un chico valiente —comentó con felicidad Hikari.
—Por eso eres un chico genial —ahora le comentó con orgullo Taiyō.
—Gracias por entenderme, chicas —les asintió el joven, quien comenzó a sentir una gran incomodidad en su entrepierna— ¿Por qué me duele?
—¡¡¿Estás bien?!! —muy preocupadas, las cinco se acercaron a mirar de cerca el aún más grande y erecto miembro del joven.
—Siento como si alguien me hubiese golpeado con fuerza —ante aquel síntoma, las jóvenes se miraron muy asustadas, y al joven algo preocupado—. No habrán hecho lo que yo creo que hicieron.
—Te despertaste antes. No alcanzamos —le reprochó de forma aniñada Haruka.
—Perdón. Me caí encima tuyo sin querer —se disculpó muy nerviosa Taiyō.
—Tengan más cuidado —les pidió el joven, quien no lograba levantarse del dolor—. ¿Como rayos caíste encima mío? —pero ante la pregunta, la joven se puso muy nerviosa—. Si no me quieres decir, está bien. No pienso incomodarte.

Por instinto, el joven entrenador había comenzado a masajear sus testículos para intentar calmar el dolor, cosa que las chicas aprovecharon para mirar.

—No se van a ir hasta lograr lo que querían, ¿Verdad? —ante la pregunta, las cinco asintieron de forma descarada, a lo que Satoshi suspiró—. ¿Qué voy a hacer con ustedes?
—¿Complacerlas como un hombre hecho y derecho? —le respondió una voz muy segura, al tiempo que cierta jovencita entraba al cuarto.
—¡¡¿Sakura?!! —todos la vieron muy extrañados, su papel de celópata parecía omitido.
—Antes que venga un cualquiera a tomar sus flores, prefiero que mi chico lo haga —les propuso, al tiempo que comenzaba a desnudarse.
—¿Se te soltó un tornillo? —le preguntó espantado Satoshi.
—A quien comenzó esto se le soltó un tornillo —le corrigió Sakura de forma seductora—. ¿De quién fue la genial idea de meterse al cuarto de un chico soltero? —ante la pregunta, las chicas indicaron a Mariah sin dudar— Así que tú eres la pervertida —le hizo una llave de lucha muy extraña con tal de reducir sus piernas y brazos, y dejar su trasero expuesto— ¡¡¡Aprovecha, tonto!!! ¡¡¡No tendrás otra oportunidad!!!
—¡¡Espera Saku, esto no es lo que quería!! —le pidió desesperada la joven, queriendo zafarse sin éxito.
—Si tengo tu permiso… —un poco más recuperado, Satoshi se levantó, miró de forma maliciosa a la joven, y comenzó a acercarse— Solo te dolerá un segundo.
—¡Que hago! —pensaba para sí muy confundida— Me va a meter su pene.

Ante la desesperación, Mariah no supo si luchar o no, y no fue hasta que sintió la punta del miembro del joven, que supo que iba a pasar.

—Con cariño, lindo —le pidió muy ansiosa Sakura.
—No. No lo creo.

Con total violencia, Satoshi penetró su virgen entrada, gritando a tal nivel, que despertó de donde estaba.
Mariah parecía muy asustada, miró tras la puerta del cuarto de Satoshi, y comenzó a espiar como tenía sexo con su amada Sakura, mientras seguía masturbándose.

—Maldita imaginación —continuó quejándose mientras se masturbaba—. Sato, te amo mucho… Quiero que te quedes conmigo —apretó sus ojos y labios, y soltó una bocanada de aire, hablando con un tono de voz muy triste—. Tonta, no sé por qué te engañas a ti misma —arregló su pijama, y prefirió retirarse—. Preparé todo esto por una semana, para darme cuenta que Sato jamás me mirará con otros ojos. Sato, me gustas mucho, pero lo mejor es que nunca lo sepas, y sea mi secreto de por vida.

……

Era de mañana, el sol se veía algo elevado, y algo muy extraño sucedía. No había nadie en las calles.

—¡No te detengas, por favor! —le pedía muy excitada cierta jovencita pelicastaña a su novio, quien la tenía agarrada de los brazos, penetrando por detrás en cuatro a su chica.

Por alguna extraña razón, todos parecían haber evacuado el lugar. No había establecimientos comerciales ni públicos abiertos, siquiera el transporte funcionaba. Parecía una ciudad abandonada.

—¡Estás muy profundo, me duele! —le avisó la joven, haciendo que el chico se detuviera y se saliera— ¡Perdóname, no quise…!
—Te lastimé —le negó el joven peli morado mientras la sentaba en sus piernas, haciendo que la chica lo abrazara por la cintura con las suyas— ¿Así te sientes mejor?
—Solo estar contigo me hace sentir mejor, mi amor —y con entusiasmo, la chica comenzó a moverse.

Desde otros lugares, ciertas personas continuaban en movimiento. Parecía más una formación de ataque militar, no parecían querer perder un solo movimiento.

—¿Quieres tomar mi virginidad? —le preguntó la joven muy extasiada— Es excitante por detrás, pero quiero entregarte lo más preciado para mí.
—La tomaré cuando estés decidida, mi pequeña —no dudó ni un segundo, y el joven la abrazó rodeando su espalda, besándola de forma apasionada y desesperada.

Aquellos sujetos parecían listos para irrumpir el edificio al que querían entrar, por las malas. Subieron varios pisos, revisaron departamentos y oficinas buscando cualquier cosa sospechosa, y cuando llegaron a una puerta en específico, parecieron dar órdenes por radio y en clave. Tiraron la puerta abajo, y fueron recibidos por una esfera de energía azulada y un par de disparos, los cuales dejaron sin consciencia a aquellos sujetos, al igual que los que querían entrar por sorpresa por la ventana.

—Así que era cierto. ¡Aquí Haruka, bajas cero! ¡Necesito orden de limpieza! —comentó muy seria la chica por la radio que portaba.
—Autorizada —le respondieron del otro lado—. Usa el método más efectivo de limpieza.
—¡Si, señora! —cortó la comunicación, y sonrió de felicidad— ¡¡Ni con las chicas tengo tanta libertad!! —caminó hacia la ventana, y una enorme plataforma de tierra se elevó— Con esto será suficiente —agarró a varios en un montón, y en dos cargas terminó la limpieza— ¡¡Llévatelos a Urano!!
—Eso es otro planeta.
—Tienes razón —le dio la razón a la joven que la acompañaba—. ¡¡Llévatelos muy lejos entonces!! —y aquella plataforma se alejó rápidamente— ¿Que habrá pasado en este lugar? Es como si todos estuviesen poseídos —terminó muy incómoda Haruka, llevando sus manos a su entrepierna— ¡Sakura, Paul, no me presten atención ni a mí, ni a mí cámara! —le pidió a punto de llevar sus manos bajo su ropa interior.
—Es lo más vergonzoso y extraño que he hecho en mi vida —le comentó muy incómoda Sakura.
—Pero por ahora, debemos continuar —le respondió Paul, recostando a Sakura en la cama, volviendo a su movimiento—. Tampoco me molestaría estar así para siempre.
—Yo tampoco, cariño —volvió a decir muy excitada Sakura.
—Por fin… —suspiró pesado Haruka, volviendo a tomar compostura seria— ¡Aun así, me sorprende la precisión para atacar a todos mientras hacen cosas pervertidas! —terminó de forma orgullosa— ¡Son geniales!

.........​

Capítulo 100: "El noveno gran poder"

La situación en el lugar era preocupante y muy incómoda. Parecía un tema tan sensible, que solo había mujeres hablando en aquel lugar. Parecía que había algo que era muy contagioso, que provocaba la necesidad instintiva de tener sexo. Era muy desconcertante, y necesitaban saber a qué se debía. Allí se encontraban Serena, Iris, Usagi, Sora, Amy Rose, Umi Ryuuzaki y Sango, hablando con la profesora Larch sobre la situación actual.

—¡Esto es estúpidamente raro y fantasioso! —comenzó a cuestionarse Serena muy molesta.
—¿Tienen conocimiento de donde proviene este virus? —les pregunto muy extrañada la profesora.
—Se transmite a través de algo en el aire que no podemos identificar —continuó Iris.
—Es una lástima que los chicos que vinieron a acompañarnos estén aislados de nosotras —agregó Sango muy desanimada.
—¡Pero las ganas de ir a pelear no nos faltan! —gritó con mucha energía Umi, para después pasar a un estado de ánimo cohibido— Lamentablemente, los instantes de contención del virus son intermitentes.
—Por alguna extraña razón, solo afecta a las mujeres —comentó muy pensante Amy Rose—. Los hombres se vuelven salvajes e instintivos, y otros seres vivos no se ven afectados.
—¿Conocen la razón? —les preguntó nuevamente la profesora.
—Es como si el virus hubiese sido lanzado por un pervertido —le comentó Sora muy avergonzada.
—Es extraño —intervino Usagi de forma suspicaz—. Si Arades quisiera revivir a alguien, solo se me viene a la mente la reina Beryl.
—Según lo que nos contó Axis, la reina Beryl tenía un interés amoroso por el príncipe de la tierra, pero la princesa de la luna estaba entrometida a tal nivel, que ambos ya tenían planes de matrimonio —les comentó de forma extendida y a su estilo Haruka— ¡No se preocupen, Sakura y Paul están haciendo lo mejor posible para canalizar ese virus! —les gritó Haruka con entusiasmo desde otra pantalla— Gracias a la investigación de Kasumi, podemos continuar.

Aquella interrupción produjo un silencio que solo era interrumpido por los constantes gemidos de Sakura y Paul, los cuales comenzaron a sonar más fuerte con los segundos.

—Recuerden que nosotros también podemos escuchar todo desde aquí —les recordó Haruka, mirando de reojo al grupo.
—¡¡¡Nosotras también podemos escuchar todo!!! —le gritó desesperada Umi— ¡¡¡Apaga eso, ahora!!!
—Gruñona… —y para no seguir la pelea, Haruka apagó el monitor que tenía.
—¿Sucede algo, niñas? —les preguntó la profesora Larch muy extrañada.
—Le voy a pedir por favor que no pregunte mucho —le pidió muy sonrojada Iris—. No me llena mucho de orgullo los métodos que están usando para parar todo esto.
—Haré caso a tu consejo… —aceptó muy nerviosa la profesora— De todos modos, nos alegra muchísimo que Kasumi y Haruka hayan visto la verdad, y ahora estén con nosotros. Díganles que la región Goldate las recibirá con los brazos abiertos.
—¡¿En verdad?! —volvió a interrumpir Haruka de forma incrédula, para ponerse a llorar de forma exagerada— ¡¡¡Jamás hemos sido recibidos en ningún lugar de esa forma!!! ¡¡¡Muchas gracias!!!
—¡Je! Eso se llama ser emocional —comentó la profesora, notando cierta incomodidad en el grupo—. Niñas, las quiero a todas aquí, sanas y salvas. Mucha suerte en la batalla.
—Gracias por todo, profesora —y despidiéndose, Serena cortó la comunicación con mucha intranquilidad—. Por favor Amy, ve con los chicos. Se que son los únicos que podrán pelear sin ninguna clase de dificultad, así que quiero que los dirijas.
—Serena —pero Amy vio sudar frío a Serena, a lo que simplemente asintió—. Confíen en mí. Fuerza, chicas —y partió corriendo del lugar.

Apenas Amy salió, las chicas cayeron arrodilladas al suelo, sintiendo un extraño calambre en la entrepierna.

—¡¡No lo aguanto más!! —completamente desesperada, Umi se recostó en el suelo, dobló y abrió sus piernas, y comenzó a masturbarse.
—¡¡No caigas en la tentación!! —apenas arrastrando sus rodillas, Sango se acercó a la joven, la abrazó, y se quedaron mirando a los ojos— Yo estaré contigo —y mientras se desvestían, se besaban y tocaban.
—¡Al menos ustedes se tienen! —comenzó a quejarse Serena, también comenzando a masturbarse— ¡¡No me importa que Ash sea mi hermanito, quiero que me lo haga!! ¡¡¡Ash, hazme tuya!!!
—¡No tengas esos deseos con tu hermanito, Serena! —pero Usagi parecía aún más débil, se arrastraba para alcanzar a Serena— ¡Haz lo que quieras conmigo!
—¡Usagi! —y cuando le dio alcance a Serena, la abrió de piernas, le quitó la ropa interior, y comenzó a lamer su clítoris— ¡¡No aguanto!! ¡¡Me harás correr!!
—¡No puede ser que caigan tan fácil a la tentación! —les regañó Iris respirando agitadamente, al tiempo que Sora comenzó a tocar sus pechos y entrepierna, metiendo sus manos entre la ropa— No me hagas esto, no podré resistir.
—Yo tampoco lo resisto, amiga — de a poco, Sora comenzó a quitarle toda su ropa hasta quedar desnuda.
—¡¡Hazme sentir bien!!

Algo había pasado que las jóvenes habían caído a los deseos más lujuriosos que podían conocer, misma situación en la que estaban Sakura, Haruka y Paul.

—¡Por favor Haruka, no puedo concentrarme! —le suplicaba Sakura completamente extasiada.
—¡No puedo, me encanta tu delgado y plano cuerpo! —le gritó desesperada.
—Paul lleva cuatro horas con esto, y si no seguimos, no podremos ganar tiempo —volvió a explicarle Sakura, sin quitar la mirada de Paul.
—Y se veía muy rico lo que hacían… —Haruka besó a Sakura, y la miró a los ojos— ¡También quiero hacerlo con tu novio!
—¿Escuchas lo que me estás pidiendo? — pero ante aquella pregunta, Haruka aumentó la velocidad con que masturbaba a Sakura— ¡¡¡Me vengo!!!
—No quiero quitarte a tu hombre, solo quiero sentir a un hombre de verdad…
—¡¡No me hagas esto, por favor!! — le suplicó desesperada, casi perdiendo el conocimiento, haciendo que su compañera se detuviera— ¿En verdad no me lo quitarás?
—Te lo prometo como mi amiga del alma —Haruka le asintió, y bajó a la entrepierna de Paul—. Te prepararé.
—¿Preparar? —Haruka miró el pene de Paul, y comenzó a chuparlo como si de un dulce se tratara— ¡Eso es muy vergonzoso!
—¿Nunca se lo has hecho? —ante la pregunta, Sakura le negó— Entonces acompáñame.
—¿Estás segura? —pero Haruka no le respondió, simplemente continuó en sexo oral—. Si quiero complacer a mi Paul, tengo que ser capaz de todo —terminó de recuperar sus energías, y bajó con Haruka— ¿Que tengo que hacer?
—Imitarme —Haruka se lo sacó de la boca, y ya con el miembro de joven erecto, comenzó a lamerlo por un costado.

Sakura estaba demasiado excitada, no se podía sus piernas, y producto de esto se lanzó a lamer el otro extremo del pene de su novio. Ambas comenzaron a lamerlo y succionarlo con desesperación, a tal punto que las dos comenzaron a besarse con el pene del joven en sus bocas.

—¿Quién les dio permiso de hacerme eso? —de pronto Paul se sentó, y las miró muy incómodo, intentando simular molestia.
—¿Que te pareció, guapo? —le preguntó de forma sensual Haruka, levantándose y acariciando el cuerpo de Paul— Te dije que, si se lo hacen dos chicas guapas, despertaría más rápido.
—¿No te gustó lo que te hicimos? —le preguntó Sakura, mostrando pena y vergüenza.
—Yo no dije eso —vio el rostro pervertido de Haruka, el rostro avergonzado de Sakura, y se lanzó a acariciar los pechos de las dos—. Las dos se lo buscaron.
—¡Eso me gusta! —y apenas Paul se paró, Haruka se hincó, y apretó el pene del joven con sus pechos— Servicio especial, guapo.
—Tus pechos son enormes… —soltó con algo de envidia Sakura, quedándose a mirar el masaje que Haruka le hacía a Paul—. Jamás podría hacer algo así.
—Pero puedes hacer otras cosas —Haruka enterró la cabeza de Sakura entre sus pechos, quedando su boca en la punta del miembro de Paul, y comenzó a masajear con más rapidez al joven, hasta que se corrió entre sus pechos y la boca de la card captor, tragando buena del semen—. Eso es, dale toda tu leche.
—¡Fue demasiado! —algo incómoda y engañada, Sakura miró a los dos de reojo— Ni siquiera sabe a leche.
—¿De verdad eres tan ingenua? —le preguntó Haruka tan sorprendida, que se lanzó a abrazar y besar a Sakura, sacando lo que aún le quedaba de semen de su cara y boca— Sabe extraño, pero podría acostumbrarme.
—Paul… —pero Sakura seguía pendiente de Paul— Continuemos.
—¡No me marginen! —les alegó medio molesta Haruka, lanzándose a acompañar a Sakura.

Parecía que el trio entre Sakura, Paul y Haruka continuaría por bastante más.
Quienes no la pasaban muy bien, más por el aburrimiento y aislamiento, eran Brock, Rock Lee, Mamoru y un muy nervioso Pikachu.

—No es justo —parecía quejarse desde hace mucho Brock—. ¡¡¡Lo peor es que este lugar está lleno de chicas hermosas!!!
—¡¡No entres en la desesperación!! —le gritó con convicción Rock Lee— Tu paciencia te dará muy pronto tu recompensa.
—Solo nos quedamos aislados por consejo de Haruka y Axis —les dijo Goku, quien se arrastraba por el suelo del aburrimiento—. ¡¡¡Maldita sea, me voy a volver loco!!!
—No tiene sentido salir si no sabemos que está sucediendo —les recordó con mucha paciencia Mamoru—. Un movimiento en falso, y podríamos caer en la trampa del enemigo.
—¿Quieren que las chicas se enojen con ustedes? —en eso la puerta se abrió, y entró Amy Rose— Ciertamente, ese virus tiene un efecto muy desagradable en las mujeres, pero el hecho que no tenga el mismo efecto en los hombres, no quiere decir que sean inmunes.
—¿Qué quieres decir con eso? —le preguntó Mamoru muy extrañado.
—Cuando llegamos se pudieron dar cuenta, y un ataque reciente lo confirma.
—¿Una super reacción de las hormonas?
—Así es, Mamoru —le asintió muy seria Amy Rose—. Se nota que lo tuyo es la medicina.
—La diferencia es que a los hombres los están convirtiendo en bestias asesinas —le interrumpió Brock—. ¿Saben algo de la fuente del ataque?
—Aún no —le negó Amy—. Aún no tenemos noticias de Kasumi.
—¿Eso significa que ninguno de nosotros podrá pelear? —le preguntó Rock Lee muy serio a Amy Rose.
—Ni las chicas, ni ustedes —le negó muy seria—. Goku, acompáñame. Iremos a ver cómo está afuera, no podemos arriesgarnos a otro ataque.
—Creo que es mejor que estar encerrado aquí —aceptó resignado.
—Al menos siendo un Pikachu serás inmune —le comentó Brock como consuelo—. No se arriesguen demasiado.
—¡Y a ustedes no se les ocurra salir de aquí! —les advirtió de forma agresiva Amy—. No puedo creer que las chicas decidieran protegerlos a ustedes que a ellas mismas. Son unos inútiles. ¡¡Ya, vámonos!!
—¡Si! —Amy y el Pikachu cruzaron la puerta, y la erizo la cerró de un golpe.
—¿Inútiles? —Rock Lee parecía desconcertado ante tal descripción.
—Me duele decirlo, pero por ahora sí lo somos —le comentó Brock igual de desconcertado.

Supuestamente, toda la operación dependía de lo que Kasumi lograra recabar de su salida de investigación, pero no parecía haber noticias de ella. ¿Qué habrá pasado con ella?

—¡¡Maldita sea, así no podré trabajar!! —seguía quejándose Kasumi, tratando de dar la pelea como guerrera elemental, contra varios hombres que la atacaban al mismo tiempo— ¡Sería más fácil si los matara, pero le prometí a Sakura que no lo haría!

Aqua se limitaba a dejar sin consciencia a quienes trataban de atacarla, pero por uno que dejaba fuera de combate, aparecían dos más.

—De acuerdo, no me dejan otra opción —tomó distancia al punto más alto que encontró, no más de cinco metros de altura, estiró sus manos— ¡¡Tornado!! —y una fuerte presión de aire arrastró a todos en un enorme tornado, el cual cuando cesó, dejó caer a todos al suelo sin conocimiento— No es mi fuerte estos ataques, pero debo decir que no estuvo nada mal.

Kasumi miró a todos con calma, precaviendo que ninguno de aquellos sujetos se levantara a atacarla.

—¡¡Axis, análisis!!
—Amenaza neutralizada. El lugar es seguro.
—Definitivamente, este virus afecta de peor forma a los hombres que a las mujeres —comentó Aqua muy pensante—. ¿Que lo estará causando?
—Kasumi, tu barrera está al setenta por ciento de resistencia —le informó Axis rápidamente.
—Cada vez que peleo, se debilita más —Aqua pareció cerrar sus ojos para concentrarse, y liberó algo de energía.
—Escudo al cien por ciento, pero tu energía vital disminuyó al sesenta por ciento —volvió a informarle Axis—. No podrás usar tu forma primigenia por el momento.
—Ya era consciente de eso, mantener el segundo campo de energía a distancia hace que consuma más energía de la que debería permitirme. Por suerte, mis teorías eran correctas, lo mejor fue haber puesto en cuarentena a los chicos —Aqua miró en una dirección en específico, y comenzó a correr—. Por suerte los satélites de este mundo funcionan al cien por ciento, así no dependo del poder de Sakura. ¿Que hay en esa dirección?
—Hay un parque público. Parece ser el más grande de la zona.
—¿Qué posibilidades hay de encontrar en ese lugar el origen de este virus?
—Hay un cincuenta por ciento de posibilidades que se encuentre en ese punto.
—Simplemente dime qué no sabes —le pidió algo gruñona—. Creo que, sólo lo sabré si voy a ese lugar.

—Se acerca tu querida amiga, pequeña.
—¿Mi amiga? —la joven miró a la extraña mujer de piel grisácea y cabello rojizo, quien parecía muy entusiasmada por algo— ¿Que amiga?
—No queda mucho para que llegue.

—¡Axis, envía una señal de emergencia a los chicos cuando lo estimes conveniente! —le pidió muy preocupada Aqua— Tengo un mal presentimiento de esto, y no creo ser competente para lo que pueda suceder.
—Como tú digas, Kasumi —le respondió Axis algo preocupada—. Te pido que no te arriesgues demasiado.
—No sé cómo te programó papá que eres tan sentimental —guardó su teléfono en un bolso que traía, y continuó avanzando entre carrerillas y saltos.

—Por fin llegas —aquella extraña mujer parecía muy entusiasta por la visita de Aqua, más considerando que traía a su lado, como si fuese su hija, a una joven peli azabache.

Aqua se detuvo, plantó sus pies con firmeza en el suelo, y miró a las dos mujeres.

—Bienvenida, jovencita.
—Te conozco —le interrumpió Aqua de golpe—. Reina Beryl.
—Kasumi…
—¿Mariah? —ambas se miraron con sorpresa, parecían no esperar encontrarse, pero el impulso de Aqua quebró el momento— ¡¡Mariah, vámonos de aquí!!
—¿Quieres que me vaya? —le preguntó muy extrañada Mariah.
—¡Dime por favor que no le has dado el poder de Arades a esa mujer! —le dijo algo sufriente, recibiendo de respuesta a Mariah mostrado aquel poder en sus manos— ¡Bien! Llegué a tiempo.
—No lo quiso.
—¿Eh? —aquella afirmación dejó a la peli naranja muy confundida— ¿Qué quieres decir con eso?
—Conozco a Arades desde mucho antes que ustedes nacieran, pequeñas —le comentó de forma maliciosa Beryl—. No soporta ni a los traidores, ni a quienes tratan de acabar con él. Recibir ese poder es lo mismo que querer traicionarlo.
—Así que Beryl sabe lo de la trampa. ¿Qué edad tendrá para saber todo eso? —se preguntaba Aqua para si— Mariah, entrégame ese poder. Se lo daré a Paul para que lo purifique.
—¿Purifique?
—En el camino te contaré todo —dijo rápidamente—. Sakura, Haruka y los demás nos esperan.
—¿Viniste con Haruka? —le preguntó muy sorprendida.
—¡Mariah, por fin tenemos la oportunidad de cambiar todo! —le dijo Aqua con mucho entusiasmo— ¡¡Arades nos traicionó, siempre nos usó como sus herramientas para acabar con quiénes debíamos proteger!!
—¿De qué estás hablando?
—¿Recuerdas la brujita que peleó con un Pikachu en Hoenn? Ella nos abrió los ojos —le contestó con mucha paz interna.
—¿Te refieres a la elegida por Clow Reed?
—Así es —le asintió—. Si no fuese por ella, no estaría hablando contigo.
—Así que era verdad —dijo Mariah con la mirada baja, y mientras se transformaba en Dark, atacó frontalmente a Aqua, mandándola a volar lejos—. ¡¡Tenía razón, reina Beryl!! ¡¡Las cuatro sólo querían hacerme a un lado para quedarse con Sato!!
—¿De qué rayos hablas? —Aqua se recompuso, miró el resentido rostro de su amiga, y la sonrisa de triunfo de Beryl— ¡¡Que le hiciste a Mariah, maldita!!
—Solo me abrió los ojos y me mostró la verdad —Dark volvió a acercarse a gran velocidad contra Aqua, y la golpeó con tal fuerza, que terminó incrustada en el suelo.
—¡¡¡Forma primigenia!!!
—Kasumi, tus reservas de energía bajaron al treinta y cinco por ciento —le avisó Axis—. En un minuto volverás a ser una persona común y corriente.
—¡Es suficiente para detener a Mariah! —Aqua vio su traje modificado, y sin mayores dificultades pudo detener los ataques de Dark.
—¡Nunca fueron capaces de pelear conmigo sin su forma primigenia, pero siempre tuvieron entusiasmo para coquetear con Sato!
—¡No pienso pelear contra ti, amiga! —le respondió Aqua mientras esquivaba y bloqueaba todos sus ataques— ¡Y siempre lo hicimos porque siempre fuiste la más poderosa del grupo! ¡Siempre te admiramos, te deseamos lo mejor, y jamás se me ocurriría traicionarte!
—Ahora lo dices porque sabes que estás entre la espada y la pared, pero no me dejaré engañar de nuevo —le respondió furiosa—. ¡¡¡Las mataré a las cinco, y me quedaré con Sato!!!
—¡¿Acaso olvidaste que nos traicionó?!
—¡¿Y qué me dice que no fueron ustedes quiénes lo alejaron de mí?! —Dark acumuló una esfera de energía eléctrica, y la apuntó al vientre de Aqua— A menos si lo haces alguna vez con él, jamás podrás tener bebés.
—No puede ser que te escuché decir algo así —Aqua desapareció, reapareció tras Dark, y redujo sus movimientos con una llave de lucha—. ¡¡Sato está muerto, y murió por culpa de las cinco!! ¡¡¿Crees que ninguna de nosotras sufrió su partida?!!
—Yo no las veía tristes exactamente —le comentó de forma triunfante.
—Ahora me suena muy miserable esta frase, pero ante el enemigo no puedes mostrar tus verdaderas emociones —le respondió muy triste—. Cuando vimos a Charizard traer su inerte cuerpo, fue lo más impactante que pudimos vivir. Solo queríamos llorar, pero la única que tuvo ese honor y placer, fue Hikari. Y en lugar de hacer lo que él siempre quiso, concentramos nuestra furia en sus amigos y sus Pokémon… ¡¡Pokémon que vivieron con nosotras por cuatro meses!! ¡¡Nuestra familia!!
—Cuando vi a Espeon y Pikachu, me sentí muy feliz, más sabiendo que jamás traicionarían a Sato… —ahora comenzó a decir Dark—. Pero de todos modos quisieron pelear contra nosotras.
—¡¡Mariah, siempre estuvieron en lo correcto!!
—¿Crees que, porque una niñita que ve el mundo color rosa te dijo que era correcto o no, significa que es verdad? —Dark se dobló de rodillas, y mientras caía aprovecho de dar una media vuelta, cayendo de forma pesada sobre Kasumi, quien había perdido totalmente su transformación.
—Lo he visto, Mariah —le respondió con la voz agitada—. La sincronía empática y la sinergia afectiva… Tienen el poder de hacerlas… —pero Dark se levantó, y le dio un puñetazo en la boca del estómago, lo suficiente como para que gritara y se retorciera del dolor.
—Nunca lo imaginé de ustedes —Dark rasgó las ropas de Kasumi, dejándola totalmente desnuda, y unos grilletes se materializaron en sus muñecas y tobillos, al tiempo que le quitaba el collar marino—. Merecen el peor de los castigos por traicionar a nuestro señor Arades, por faltar a nuestras metas y sueños… ¡¡Y por traicionar a tus amigas, maldita!! —materializó un látigo eléctrico, y comenzó a azotarlo en la espalda de Kasumi, provocándole heridas muy graves mientras la electrocutaba— ¡¡Levántate como la arrastrada que eres!! —la agarró del cabello, y la puso en cuatro— ¡Avanza!
—¡¡¡Se suponía que la luz y la oscuridad no se pueden manipular ni controlar!!! —gritó desesperada Kasumi, quien comenzó a llorar— ¡¡¿Qué demonios pasa aquí?!!
—Ciertamente es imposible manipular la luz y la oscuridad, mucho menos controlarla, hasta el mismo Arades lo sabe —intervino Beryl —. ¿Pero por qué no acoger con los brazos abiertos a quien la representa?
—Manipulaste a mi amiga… —completamente consternada, y con las fuerzas que le quedaban, Kasumi se lanzó a embestirla, logrando lastimosamente terminar mordiendo el polvo.
—Ella no me hizo nada. Ya te lo dije, simplemente abrió mis ojos, y me mostró la realidad —el látigo que tenía Dark lo transformó en un bastón, y se lo metió a la fuerza a Kasumi por el ano, electrocutándola desde adentro, provocando otro grito desgarrador de la peli naranja—. ¡¡Se suponía que estábamos juntas en las buenas y las malas, y comenzaron a hacer cosas a mis espaldas!!
—No es lo que piensas… —intentó defenderse Kasumi medio muerta, pero Mariah pateó su abdomen, volviendo a quedar en el suelo— Jamás te traicionaríamos.
—Te sugiero que no sigas preocupándote por mi, maldita —de pronto, una extraña sombra se formó a un lado de Beryl, la cual caminó en dirección a Kasumi, mientras tomaba forma humana— ¡¿Tanto te gusta Sato?! Entonces preocúpate por lo que él te va a hacer.
—Detén esto, amiga —le suplicó Kasumi, pero Mariah la volvió a agarrar del cabello, y la volvió a poner en cuatro—. ¡¡Me duele!!
—¡¡¡A mí me dolió aún más!!! —aquella sombra se paró al lado de Mariah, y cuando se detuvo, esta tomó el aspecto de Phil, como si fuese su clon— ¿Por qué crees que está pasando todo este caos en esta ciudad?
—¡¿No me digas que tú…?! —Kasumi vio al sufrido rostro de Dark, muy impresionada, y después vio a ese extraño clon de Phil caminar tras ella— ¡¡¡No te me acerques!!! —aquella sombra pareció sacar un miembro muchísimo más grande que lo normal, y comenzó a tratar de meterlo por la vagina de Kasumi— ¡¡¡Te lo suplico, no lo hagas!!! ¡¡¡Todavía soy virgen!!!
—Entonces cumplirás tu sueño de darle tu virginidad a Sato —dijo muy fría Dark.
—¡¡Sácalo, me duele!! —pero ante la dificultad de meterlo, el clon se lo metió de un golpe, provocando un grito ahogado en Kasumi, y un hilo de sangre caer de su entrada, así comenzando a violarla repetidamente— ¡¡¡Sácalo, no aguanto el dolor!!!
—Sufrirás por la eternidad, Kasumi —volvió a decir Dark, esta vez disfrutando la situación—. Haré que odien el momento que se les ocurrió traicionarme.
—¡Esto es peor que una pesadilla! —pensaba Kasumi, intentado aguantar el insoportable dolor que sufría por causa de la violación— ¡Por favor Axis, cancela la llamada de emergen…! —alcanzó a gritar, pero apenas vio el teléfono, Dark lo destruyó de un pisotón.
—No sé qué tratabas de hacer, pero nadie vendrá a ayudarle.
—Mariah… —pero antes que comenzara a hablar, aquel clon agarró del cuello a Kasumi, estrangulándola con algo de fuerza, callándola por completo— ¡Perdóname por favor, Sakura! ¡Les fallé a todos! ¡Este es el fin!

Parecía que esta misión sería muchísimo más difícil que las demás, las consecuencias de los actos de Dark dejaron fuera de combate al grupo sin una solo posibilidad de moverse. ¿Podrán terminar con la reina Beryl y rescatar a Kasumi y Mariah? ¿O la tentación de la lujuria y la ira expandida por Dark será más fuerte?

Esta historia continuará…
 

¡Que el mundo se trague su odio!
Registrado
4 Sep 2019
Mensajes
152
Ufff.... que joyita de capitulo.
 

Registrado
30 May 2007
Mensajes
193
Hola a todos, he aquí un nuevo capítulo. El capítulo anterior fue suave, en comparación este... El hentai es algo mas fuerte, y bueno... a ver si les gusta...

Nos vemos la próxima semana!

.........​

Capítulo 101: "La lujuria de los sueños"

Lo que se suponía que era el cuartel general de la operación de ataque, ahora más parecía una casa donde los pensamientos más pervertidos y lujuriosos se cumplían. Lo más cercano a una gran orgía era lo que sucedía, y no parecía tener un punto final.

—¡¡Serena, tu lengua se siente increíble!! —Sora no aguantaba el placer de estar sentada, con su vagina en la boca de la entrenadora de Kalos.
—Te ves tan hermosa, Sora —Iris tampoco parecía controlada, jugueteaba con los pechos de la joven elegida desesperadamente.
—Verlas así me da más ganas de correrme —decía Sango muy agitada.
—Te ayudaré entonces, preciosa —le dijo Usagi, mientras frotaba su vagina con la de la cazadora, como si se trataran de unas tijeras.
—¡¡Yo también quiero de ti!! —sin consentimiento de las dos, Umi puso su entrepierna en la boca de Sango, y comenzó a lamer el clítoris de Sango y Usagi.

El placer y los deseos prohibidos no parecían tener límites, el éxtasis entre las chicas estaban al máximo, parecían entregadas a los constantes orgasmos que tenían. Pero de pronto se detuvieron, se miraron, y completamente avergonzadas y sonrojadas se separaron, quedando completamente alejadas una de la otra, contra las murallas.

—¡Otra vez terminamos haciendo…! —decía espantada Umi— ¡¡¡¿Ahora con qué cara veré a mi novio?!!!
—¡¡¡¿Tienes novio?!!! —le preguntaron espantadas.
—Aún no —les respondió con orgullo, cerrando los ojos—. Pero cuando lo tenga…
—¡¡¡¿Quieres dejar eso para otro momento?!!! —le gritó furiosa Iris— ¡¡¡Mejor mírense ustedes, abusando de una inocente y tierna jovencita de once años!!!
—Lo único real que dijiste, fue que tenías once años —le respondió de reojo Serena.
—¡¡¡¿Que dijiste?!!!
—Yo me siento mucho peor que ustedes —negó muy triste y avergonzada Serena—. ¿Cómo pude tener pensamientos tan sucios con mi hermanito?
—Degenerada —comentó de forma despectiva Usagi.
—Dicen que los pensamientos sucios que uno tiene, son la verdadera esencia de cada persona —comentó de forma ocurrente Iris.
—¡¡¿Estás insinuando que quiero meterme con mis dos hermanos?!! —le gritó furiosa Serena.
—Ella no lo está diciendo, tú lo estás diciendo —le respondió de forma pícara Umi.
—¡¡Chicas, es suficiente!! —les interrumpió de un grito Sango— Escúchenme bien, todo lo que ha sucedido aquí, se queda aquí. Cuando todo esto termine, borraremos cualquier recuerdo de lo que nos ha sucedido, y no se volverá a hablar jamás de esta situación. ¿De acuerdo? —algo asustadas, todas asintieron— Perfecto. Ahora vístanse, tenemos trabajo que hacer.

Sabían que podían decir cualquier palabra, pero también sabían que el pasado era imposible de borrar con el codo. Y una vez que las seis volvieron a estar vestidas…

—Perfecto —asintió más tranquila Sango, volviendo a lucir su vestimenta.
—¿Cuánto crees que duren esta vez? —le pregunto Sora muy incómoda.
—Espero que lo suficiente como para terminar esta misión —le respondió Serena muy seria, al tiempo que miraba su teléfono—. ¿Alguna noticia, Axis?
—Aviso de emergencia de Kasumi.
—¿Descubrió algo? —le preguntó Iris muy expectante, al tiempo que las cinco chicas rodearon a Serena.
—Aviso de emergencia. Kasumi está en peligro —les avisó Axis—. Les enviaré los datos de la última ubicación de su terminal.
—¡¡¿Kasumi en peligro?!! —las seis mujeres se miraron muy preocupadas.

Sabían que Kasumi era muy lista y astuta, y como Aqua era imposible derrotarla. ¿Acaso su déficit atencional la había hecho fracasar una vez más? Era lo que pensaban, y eso las tenía muy preocupadas.

—¡Conozco ese lugar! —les avisó Usagi— ¡Es el parque central!
—Llévanos, por favor —le pidió muy preocupada Serena.
—Tengan mucha precaución —volvió a decirles Axis—. La reina Beryl y Mariah se encuentran en ese lugar.
—¿Tienes el perfil de combate de las dos? —ante la pregunta de Serena, en la pantalla se desplegó los datos de las dos.
—Creo que la reina tiene algo más de poder que antes, pero no supone ningún reto para nosotros —comentó muy pensante Usagi.
—¡Dark!
—¡¿Eh?! —el aterrador grito de Sora espantó a las chicas, más su rostro de resignación.
—¿No se suponía que Kasumi la iba a convencer de unirse a nosotros? —les preguntó Sango muy extrañada.
—Pero si Dark está con Beryl, quiere decir que Kasumi no alcanzó a llegar —les cuestionó Umi.
—Pero algo no cuadra —les comentó Sora, quien tomó el teléfono de Serena de un golpe, y comenzó a revisarlo—. El poder de Dark supera lo que resiste la dimensión, pero el poder de Beryl no es nada para Usagi, Sakura, Paul, Kasumi y Haruka.
—¿Significa que no alcanzó a entregarle el poder de Arades? —le preguntó intrigada Usagi.
—Así parece ser —le respondió Serena muy preocupada—. Axis, ¿Cuál es la situación actual?
—Desconocida. Todo parece indicar que el terminal de Kasumi fue inutilizado.
—¿Puede ser que Dark la haya atacado? —ante aquella teoría, las chicas se quedaron mirando a Usagi—. He sentido en carne propia el poder de Dark, y sé que es mucho más poderosa que las guerreras elementales.
—Tú también lo eres, Usagi —le dijo con seguridad Iris—. Eres la portadora de la verdad, estás por sobre el poder de cualquier dios. También tienes un poder por sobre lo que puede resistir la dimensión.
—¡Vayamos a salvar a Kasumi! —gritó con decisión Usagi— ¡Si tengo el poder de hacerlo, no pienso desperdiciar esta oportunidad que me diste, Iris!
—¿Pero será seguro? —le preguntó Umi muy insegura.
—No importa si lo es o no —le respondió Usagi—. Nuestra querida amiga está en peligro, y no podemos abandonarla por nada —caminó hacia la puerta, dio la vuelta al tiempo que se transformaba en guerrera sagrada, y les asintió—. Confiemos en que Sakura y Paul podrán resistir.
—Lo dices cómo si fuese desagradable lo que hacen —le comentó de reojo Iris, haciendo perder el equilibrio en la guerrera sagrada.
—Estamos solas en esto. ¡¡Demostrémosles a los chicos de que estamos hechas!!

Mientras tanto, Sakura, Paul y Haruka continuaban con sus asuntos.

—¿Cuanta energía tienes, Sakura? —le preguntó muy impresionada Haruka, quien no lograba dar fe a la resistencia de la pelicastaña.
—No lo sé —le respondió sin quitar la mirada del rostro de Paul, sin jamás detener su vaivén—. Quien me asusta es Paul.
—Mientras pueda continuar, no te preocupes por mi —le respondió Paul, al tiempo que la tomaba por la cintura.
—¿Que está sucediendo? —Haruka miró muy extrañada por la ventana, y volvió a mirar a Sakura y Paul.
—¿Sucede algo? —le preguntó extrañada Sakura.
—Llegó mi momento —Haruka caminó nuevamente hasta la cama, corrió con suavidad y cariño a Sakura, y se sentó arriba de Paul—. ¿No te dije que quería que me poseyera un hombre de verdad?
—¿A qué viene eso ahora? —le preguntó el joven muy nervioso, presintiendo con facilidad lo que estaba por suceder.
—Te entrego lo más valioso que tengo…
—¡¡Espera un momento, Haruka!! —pero Sakura la detuvo violentamente de un grito— ¡¡De nuevo estamos absorbiendo esa extraña energía, deberías estar bien!!
—Estoy mejor que nunca, Sakura —le respondió muy seria—. ¿Sabías que la guerrera de la tierra tiene ciertas habilidades que las otras no tienen?
—¿Habilidades? —le preguntaron los dos muy preocupados.
—Se dice que, si una guerrera elemental entrega todo su ser a alguien que le gusta o lo admira, este se asimilara sus habilidades. Yo tengo un alto nivel de ataque y defensa…
—¿Que está sucediendo, Haruka? —volvió a preguntarle Sakura muy preocupada, pero en vez de responder, comenzó a bajar lentamente— No lo hagas…
—¡Se los suplico, salven a Kasumi! —les pidió muy triste, al momento que intentaba con dificultad penetrar el miembro de Paul en su entrada— ¡Duele mucho!
—Tú… ¡Detente! —desesperada, Sakura corrió a sacarla de un empujón, impidiendo que el acto comenzara— ¡¿Que estás haciendo?!
—¡Se supone que una guerrera virgen puede llevar esas habilidades más allá! —le gritó furiosa Haruka— ¡Yo sé lo que hago!
—¡¡No!! ¡¡No lo sabes!! —le gritó angustiada Sakura— ¡No nos has dicho que está pasando, y estás tomando decisiones por tu cuenta! ¡¿Que le sucede a Kasumi?!
—¡¿Acaso no lo entiendes?!
—Si no nos explicas, jamás entenderemos —le respondió Paul muy preocupado—. Kasumi también es mi amiga, y tampoco quiero que le pase nada malo.
—Chicos… —Haruka no creía lo que escuchaba, ¿Realmente la querían escuchar?— Nunca jamás, ni las chicas se daban el tiempo de escucharme con calma, siempre dejaban que hiciera lo que yo quería. Me decían que, si era feliz, que estaba bien.
—Nosotros también queremos que seas feliz, Haruka —Sakura la tomó de las manos, y la miró a los ojos—. Esa hermosa flor que tienes, dásela a la persona que más amas de corazón, a aquella que sientas que es tu alma gemela, que te quiera a tu lado, te cuide y te comprenda. No entregues algo tan valioso por pelear.
—Sakura…
—¡Lo que le esté sucediendo a Kasumi, iremos a pelear y la rescataremos, juntos!
—Sakura tiene razón —le apoyó Paul—. Sea quien sea, si le hizo algo a Kasumi, lo va a pagar muy caro.
—Kasumi tenía razón —les dijo muy feliz, con los ojos brillosos—. Vale un millón de veces mi vida pelear con ustedes. Los amigos de Phil y Saku son los mejores del mundo.
—Deja ese llanterío para otro momento —le pidió algo soberbio Paul—. Si no rescatamos rápido a Kasumi, si habrá verdaderos motivos para llorar.
—¡Axis, dinos por favor la última ubicación de Kasumi! —le pidió Sakura hablando directamente a su reloj, desplegando una pantalla holográfica mostrando el mapa del lugar.
—Usagi y las demás partieron a este punto. También fueron al rescate de Kasumi —le respondió Axis, mientras también desplegaba los datos de Beryl y Mariah—. Tengan extremo cuidado, Mariah fue engañada por la reina Beryl.
—Sakura, ni en tu forma berserker podrás contra Mariah. Ni nosotras en nuestra forma primigenia le hemos ganado —le advirtió Haruka muy preocupada—. ¿Estás segura de ir a pelear?
—¡¡¡Candado!!! —pero en lugar de prestar atención, Sakura selló el entorno de Paul— El campo de protección que puso Kasumi debe seguir activo. Por favor Paul, ve con los demás chicos.
—¿Estás segura? —le preguntó muy asustado.
—Ya viste lo que sucedió —le respondió mientras le asentía—. Si toman control de tu ser, jamás podría perdonármelo.
—Irás de todos modos —dijo completamente sorprendida Haruka.
—Mientras más rápido terminemos con esto, más rápido podremos continuar con la siguiente misión —Sakura se dirigió a su ropa, y comenzó a vestirse—. Rescataremos a Kasumi y Mariah, derrotaremos a la reina Beryl, y daremos un paso más para terminar con Arades.
—¡¡¡Forma primigenia!!! —y sin dudar más, Haruka se transformó con mucho entusiasmo— ¿Crees soportar las ganas de que tu chico te de amor?
—Tendremos mucho tiempo para eso —le respondió algo sonrojada.
—¡¿También me incluirás?! —le preguntó Haruka con entusiasmo, dejando sin respuesta a Sakura, muy preocupada— ¡Mírate en un espejo, tu cara es un poema! —le burló muerta de la risa— ¡Es una broma, no te lo tomes en serio! —por la misma ventana que intentaron atacarlos, Haruka salió volando— ¡Vuelve con los demás, Paul! ¡Tienes que cuidar ese tesoro invaluable!
—¡Haré lo que sea para proteger a Sakura! —le asintió con orgullo Paul.
—De dónde salió está pareja de ingenuos —se dijo entre dientes rendida, dejando aún más confundidos a los dos—. ¡Sakura, vámonos!
—¡Vuelo! —y apenas se lanzó fuera del edificio, a Sakura le salieron un par de alas en su espalda— ¡Espéranos con los chicos, por favor!
—Lamento no poder ser útil en estos momentos. Cuídense mucho.

Y sin más demoras, Sakura y Haruka partieron volando, literalmente, al lugar donde estaban la reina Beryl y Dark.

—Sakura, en un minuto terminará el efecto neutralizador —le comentó Haruka muy preocupada—. ¿Podrás tener control mental para mantenerte consciente?
—Según Axis, estaremos allá en cinco minutos —le comentó mientras veía el GPS del reloj—. Tenemos que hacerlo.

Mientras Sakura y Haruka recién partían, Usagi y las demás chicas llegaban al campo de batalla. Serena e Iris sobre Dragonite, Sora y Umi en las garras de Birdramon, Sango sobre Kirara, y Usagi volando por sí misma como guerrera sagrada.

—¡No puede ser…! —pensaba Kasumi muy angustiada, al tiempo que Dark levantaba su cabeza con una soga que tenía atado a un collar que le puso— ¡¡¡Váyanse de aquí!!! ¡¡¡Van a morir!!!
—Tú fuiste quién las llamó —le dijo Dark muy molesta—. ¿En verdad creíste que podrían derrotarme? No sólo me traicionaste a mí, también a ellas.
—Las traje… a su muerte… —pensaba horrorizada la joven, al tiempo que recibía del clon de Phil un pisotón en la espalda, lo que la hizo estrellarse contra el suelo— ¡¡¡Mátame!!! ¡¡¡Si eso te sirve como perdón, te doy mi vida!!! ¡¡¡Pero te lo suplico, no les hagas nada!!!
—¡¡¡Kasumi!!! —gritó Usagi apenas llegó, quedando muy impresionada por la escena— ¡¿Que le hiciste a mi amiga?!
—Por fin llegaron —celebró triunfante Dark, mientras las otras chicas llegaban con Usagi—. ¿De qué forma quieres que las mate, vieja amiga?
—¡¡¡No les hagas nada!!! —volvió a gritar desesperada Kasumi.
—¡Tranquila Kasumi, pronto te salvaremos! —le pidió desesperada Sango, al tiempo que todos se pusieron en guardia para pelear.
—Con seguridad y fe, no se ganan batallas —de pronto, todos cayeron al suelo muy lastimados.
—¿Que sucedió? —comenzó a quejarse Umi muy impresionada.
—Me sorprende que no sepan que la luz y la oscuridad son los únicos elementos que pueden romper el límite de poder impuesto. Podemos elevar nuestro poder cuanto queramos, sin poner en peligro la dimensión —Dark miró a Kasumi, y le negó decepcionada—. ¿No quisiste explicarles, o de nuevo se te olvidó, estúpida?
—No tenía por qué contarnos —le respondió Usagi, quien fue la única en recomponerse sin problemas—. Soy la regente de Reshiram, quien es guardián de la verdad. Soy la guerrera de la luz, y jueza de quien quiera el mal para los demás —comenzó a orar, haciendo poses extrañas—. Soy Usagi Tsukino, y te castigaré en el nombre mis amigos.
—La soberbia humana puede llegar a niveles incomprendidos, incluso para los mismos humanos —comentó una recién aparecida Beryl, quien se veía muy tranquila—. Qué triste que la princesa de la luna, Sailor Moon, haya inutilizado el cristal de plata y tenga además el valor de enfrentarnos creyéndose la regidora de la luz.
—¡¡¡Fusion Flare!!! —y concentrando y elevando su poder tanto como quería permitírselo, Usagi comenzó a crear una esfera de fuego tan grande en el cielo, que hacía parecer a todos pequeños— Gracias por la información, Dark. Confirmaste nuestras teorías, y ahora sé que podré pelear a gusto.
—¿Cómo aprendiste a usar todo su potencial? —le preguntó muy impactada Dark— Incluso a Whiteness le tomó mucho trabajo lograrlo…
—No sé de qué me hablas, pero no quiero pelear —Usagi redujo la esfera a nada, y se quedó mirando muy seria a Dark—. Quiero a mi amiga de vuelta, y a ti también.
—¿De qué estás hablando? —le preguntó Dark muy extrañada.
—Se que Kasumi no te tiene resentimiento, te ama desde el fondo de su corazón, y lo que más quiere es tu felicidad —comenzó a decirle mucho más tranquila—. Nadie recriminará las cosas malas que has hecho, nadie te odiará, solo queremos que veas la verdad. Queremos escucharte y ser tus amigas.
—Jamás podría odiarte, Mariah —le dijo Kasumi muy débil—. Eres mi única familia, y el amor que te tengo es incondicional.
—¡Ja! Por supuesto —contestó de forma irónica Dark—. Seamos las mejores amigas del mundo, y cuando no esté viendo, traicionamos a la tonta de Mariah quitándole de nuevo a Sato.

De pronto, las chicas comenzaron a sentirse muy extrañas, esta vez incluyendo también a Kasumi.

—¡No otra vez! —comenzó a quejarse Usagi, quien comenzó a sudar frío.
—No sé quién estará bloqueando mi energía, pero parece que ya se cansó —celebró triunfante Dark, al tiempo que tentáculos oscuros agarraron de manos y pies a las chicas, al tiempo que rasgaban sus prendas hasta quedar desnudas—. ¿Alguna de ustedes tiene novio?
—Realmente tienes una imaginación terrorífica —le celebró Beryl—. ¿Qué piensas hacer con ellas?
—¡¡Llamarada!! —pero Usagi continuaba luchando, pero cuando uno de los tentáculos comenzó a asfixiarla, se detuvo y perdió su transformación— ¡¿Que nos vas a hacer?!
—Me divertiré con ustedes, de la misma que ustedes se han burlado de mi —y como si aquellos tentáculos fueran controlados por Dark, estos comenzaron a juguetear con los pechos y clítoris de las chicas—. Que las violen unos tentáculos debe ser lo más humillante que podrían vivir, ¿Cierto?
—¡Déjalas! —volvió a gritarle Kasumi, al tiempo que sus grilletes desaparecían, y aquellos tentáculos los reemplazaron— ¡¡Suéltame!!
—¡¿Quieren ver qué les espera, mujerzuelas?! —y sin piedad, elevó a Kasumi hasta frente a las chicas, y aquellos tentáculos comenzaron a penetrar su vagina, su ano, y a meterse por su boca a la vez.

Aquella escena causo sentimientos encontrados en las seis chicas. Querían salir de ese horrible lugar a toda costa, no vivir tal ultraje y denigración, pero por causa de Dark estaban tan excitadas, que sus cuerpos comenzaron a moverse de forma sugerente, provocando que se corrieran solo con la vista.

—Son unas zorras —les dijo muy molesta Dark, al tiempo que quitaba el tentáculo que penetraba la boca de Kasumi, quien comenzó a gemir desesperadamente.
—¡¡Más adentro!! —comenzó a suplicar— ¡¡Quiero que me partas en dos!!
—Kasumi —Usagi la veía tan hipnotizada, que intentó mirar a las otras, notando que estaban en la misma situación— ¡Chicas!
—¡No aguanto más! —gritó desesperada Sango.
—Entonces veamos qué te parece esto —y con la misma malicia, Dark intentó que dos tentáculos comenzaran a intentar penetrarla— ¿No me digas que también eres virgen?
—¡Espera, no lo hagas! —comenzó a gritar desesperada, hasta sentir como ambos tentáculos entraron de un golpe, mientras algo de sangre se asomaba y goteaba— ¡¡No lo aguanto!!
—Sango… —Serena estaba en igual situación, pero sin aviso, dos tentáculos se metieron a la fuerza, miró su entrepierna, y vio como la habían penetrado al tiempo que sangraba—. ¡¡Auxilio!!
—¡¡Yo no quiero, aléjense de mí!! —comenzó a luchar Umi tratando de zafarse, hasta que irremediablemente terminó empalada por su ano y sangrante vagina— ¡¡Lárgate de aquí, me duele mucho!!
—¡¡Taichi, Yamato, auxilio!! —comenzó a gritar desesperada Sora, llorando desesperada, mientras estaba a punto de ser penetrada.
—Eres peor de lo que creía —y como si se ensañara, Dark hizo que los tentáculos penetraran con más violencia a Sora, dejándola al borde de la inconsciencia—. Maldita egoísta, te metes con dos hombres a la vez.
—Esto debe ser una pesadilla —decía muy angustiada Iris—. ¡¿En verdad amas tanto a Phil?! ¡¿Crees que, si se entera que lastimaste a sus amigos, algún día te perdone?!
—¿Phil? —y acumulando aún más odio, abrió de piernas lo que más pudo a Iris, y la empujó con violencia a aquellos tentáculos que parecían palos, dejándola incrustada— No llames a mi Sato por otro nombre.
—Phil… Auxilio… —fue todo lo que pudo balbucear inconsciente, mientras los tentáculos intentaban a la fuerza entrar aún más por la entrepierna de Iris.
—Este es el fin… —soltó aterrada Usagi, quien también comenzó a sentir como estaban a punto de penetrarla—. Usagi Tsukino, no te dejes llevar por la situación.
—Veamos cómo lo harás cuando te robe la virginidad —le comentó de forma soberbia Dark, al tiempo que hacía lo suyo con la rubia.
—Así que era eso —sonrió triunfante Usagi, al tiempo que era penetrada, pero no sangraba—. Mi flor se la entregué al chico que más amo hace mucho, así que conmigo no lograrás nada.
—Ya veo —pero lejos de molestarte, Dark sonrió—. Veamos qué pasaría si tú novio se entera que le fuiste infiel.
—¡¡Jamás le sería infiel a mi Mamoru!! —pero cuando terminó de gritar su declaración, aquellos tentáculos comenzaron a penetrar con mucha fuerza la vagina y ano de la sailor— ¡¡Es gigante!! ¡¡No podré resistir!!
—¿Eres feliz haciéndole esto a esas chicas? —le preguntó Beryl, quien estaba muy impresionada por el desinterés y rudeza que tenía Dark con las chicas al violarlas.
—Me hace sentir bien que sufran, perdiendo la esperanza sabiendo que su primera vez fue con mi energía oscura y no con los chicos que les gusta —le respondió furiosa Dark—. ¡No sólo me quitaron para siempre a mi Sato…! ¡¡¡Me quitaron mi oportunidad de amar a quien más amaba!!! ¡¡¡Las odio!!!
—¡¡¡Mariah, no puedo más, me corro!!! —le gritó desesperada Kasumi— ¡¡¡No me interesa lo que pienses, mi primera vez fue contigo, y lo valoraré toda mi vida!!! ¡¡¡Córrete dentro mío!!!
—Kasumi… —Dark miró el rostro feliz y excitado de su amiga, y esto le provocó aún más rabia— ¡¡¡Maldita cínica!!!
—¡Vas muy profundo, Mariah! —comenzó a decirle Sango totalmente extasiada— ¡También córrete dentro mío!
—¡No me importa si quedo embarazada, quiero sentirte dentro mío! —ahora le gritó entre gemidos Serena, quien parecía disfrutarlo más que las otras chicas.
—¡Idiota, una mujer no puede embarazar a otra mujer! —le llamó la atención Umi, totalmente rendida y entregada a la lujuria— ¡Lo haces muy rico!
—¡Si puedo hacerte sentir bien, entonces haz lo que quieras conmigo! —le pidió desesperada Sora — ¡Relléname!
—¡Yo no tengo mucho, pero también quiero de lo que me vayas a dar! —le gritó completamente agitada Iris.
—Si te sientes bien con nosotras, entonces nosotras también te responderemos a tus sentimientos, Mariah —le dijo Usagi al borde del orgasmo—. ¡¡Tampoco aguantaré más!!
—¿Me están hablando en serio? —aquellas palabras solo provocaron que los tentáculos se corrieran dentro de las chicas, expulsando tanto semen, que se salía de sus agujeros penetrados— Si su preocupación es quedar embarazadas, les informo que ese líquido solo sana las heridas internas.
—¿Que nos vas a hacer? —le preguntó Usagi totalmente agotada.

Pero de pronto, aquellos tentáculos terminaron destrozados, al tiempo que dos chicas aparecieron en el lugar. Parecían muy serias y listas para pelear.

—¡Deja a mis amigas en paz!
—¡¿Que rayos estás haciendo, Mariah?!
—Sakura… Haruka… —las nombró Kasumi con cierto tono esperanzador.
—Te conozco. Tú eres la mocosa del Pikachu —se refirió de forma despectiva Dark a Sakura—. Supongo que viniste a entregarla, Haruka.
—¡¡Nosotras jamás torturamos a nadie!! ¡¡Se puede saber, ¿Que estás haciendo?!! —le regañó furiosa Haruka.
—Así que también te aliaste a esa estúpida, traidora —Dark formó un bastón eléctrico, y se lanzó a atacar a Haruka.
—¡¡¡Escudo!!! —pero la rápida reacción de Sakura desbarató completamente el ataque— ¡Se supone que Kasumi y Haruka son tus amigas del alma! ¡¿Por qué las atacas de esa forma?!
—No te metas en asuntos que no te interesan —Dark elevó su poder de un golpe, y se lanzó a atacar de forma frontal a la card captor— ¡Qué bueno que no moriste con el juicio elemental, así te mataré con mis propias manos!
—¡¡¡Vasta guarda!!! —completamente desesperada, Haruka levantó un escudo púrpura para protegerse con Sakura— ¿Que rayos te sucede?
—¿Aún no sabes protegerte? —Dark bajó de altura su posición, se percató que las piernas de ambas estaban muy húmedas, y sonrió maliciosamente al tiempo que botaba al suelo a Haruka, reduciéndola de brazos— También querías quitarme a Sato, ¿Cierto?
—¿Que estupideces dices, Mariah? —le preguntó espantada Haruka— ¡¡Sato es mi amigo más querido, jamás podría verlo de otra forma!!
—Mentirosa —puso un pie sobre la espalda de Haruka, y comenzó a aplastarla fuertemente contra el suelo.
—¡¡Déjala!! —desesperada, Sakura se lanzó a atacarla, pero fue lanzada lejos con un solo movimiento de manos de Dark.
—Te acabo de decir que no te metas en lo que no te importa —tocó cierto punto de la espalda de Haruka, he hizo que perdiera su transformación, le quitó la pulsera terráquea, y usó su energía para rasgar sus atuendos, terminando totalmente desnuda—. Que suerte tienen las que no tienen cerebro, les dan pechos y trasero gigantes.
—¡¡¡Estás loca!!! —le gritó con ira.
—Aún no puedo creer lo fácil que fue vencerlas —comentó muy tranquila Beryl, quien estaba ganando sin mover un dedo, literalmente—. ¿Por qué los demás tuvieron tantos problemas con seres tan débiles?

Pero antes que pudiesen darse cuenta, Beryl terminó cortada en dos, y Dark mandada a volar lejos del lugar.

—Hemos pasado por muchas batallas, pero esto ha sido lo más sucio, cobarde y asqueroso que he visto —Sakura tocó el suelo con sus pies, y enterró sus dobles espadas en el suelo, completamente furiosa por la situación.
—Mataste a la reina Beryl… —Haruka parecía impactada por la violencia con que había actuado Sakura.
—Se atrevió a denostar e insultar a mis amigas… Las hizo hacer cosas que no querían —Sakura volteó a ver a las chicas, quienes aún no se levantaban por el trauma sucedido—. Nuestros anteriores enemigos al menos tuvieron la valentía y valor de pelear de frente, pero ella…
—¡Espera un momento! —le llamó la atención Haruka muy preocupada— ¡¿Mariah está bien?!
—Solo la saqué del lugar para no lastimarla —le respondió más tranquila, al tiempo que levantó el brazo donde portaba su escudo, bloqueando sin problemas un ataque sorpresivo de Dark—. ¿Estás bien? Discúlpame si te lastimé.
—¡Cínica! —llegando a un límite fuera de sí, Dark volvió a elevar su poder de golpe.
—Sakura, el poder de Mariah triplica el poder límite que soporta la dimensión — le avisó rápidamente Axis.
—¿Que dices? —ante la desconcentración, Dark barrió los pies de Sakura, agarró sus manos tras sus espaldas, y la redujo sin problemas— ¡¡Modo card captor!!
—Pésima idea —pero en contra de la voluntad de Sakura, volvió a sus ropas de secundaria, y fue atrapada por los tentáculos.
—¡¿Que sucede?! —Sakura intentaba zafarse de los tentáculos, pero le era imposible.
—¿No te lo advirtieron? —le volvió a decir Dark de forma prepotente, al tiempo que le daba un fuerte rodillazo en la boca del estómago, dejándola muy adolorida— Mientras ustedes no pueden pasar el límite de poder para no destruir la dimensión, yo puedo hacerlo libremente —volvió su mirada a Haruka, se le acercó—. Pagarán por asesinar a la reina Beryl —tomó del mentón a la pelicastaña, al tiempo que unos tentáculos la agarraban de manos y pies, y el clon de Phil se puso tras ella—. Si tantas ganas tienes que Sato te lo haga, entonces te daré el gusto.
—¡¡Lo que te haya dicho esa estúpida reina, caíste completamente!! —le regañó Haruka muy sufrida— ¡¡Tú eres mucho más inteligente que esa estúpida, Mariah!!
—¿Cuándo dejarás de hablar de esa forma tan desagradable? —Dark chasqueo sus dedos derechos, y como si fuese una orden, el clon comenzó a intentar penetrarla— Lo más inteligente que he hecho, fue abrir los ojos y ver qué clase de amigas tengo realmente.
—¡¡Ni te atrevas, Phil!! —le gritó furiosa Haruka, pero todo lo que recibió de respuesta fue la verga del clon, la que entró con algo de trabajo— ¡¡Mi flor!! —pero en vez de dejarse, continuó luchando para salir— ¡¿Que te hace creer que tú verga me producirá algo?! ¡Ni dolor me causas!
—¡¡Deja en paz a Haruka!! —le ordenó furiosa Sakura, pero solo logró que Dark comenzara a destruir su ropa— ¡Haré lo que sea para que dejes a mis amigas en paz!
—¡Increíble! Tienes más carácter que cuando peleamos en Hoenn —y cuando terminó de desvestirla, Dark comenzó a tocar los pechos y clítoris de Sakura— ¿Pero aguantarás de verdad, o terminarás suplicando como tú otras amigas?
—¿Suplicando? —Sakura, quien de a poco parecía perder su cordura, miró frente a ella, y vio como aquellos tentáculos volvían a apoderarse de las chicas, acariciando nuevamente sus pechos y metiéndose por sus agujeros y sus bocas— Chicas… —y después vio a una Haruka completamente poseída por el placer.
—¡¡Eso Phil, trátame como una zorra!! —gritaba totalmente excitada— ¡¡Métemela más adentro, hazme gritar como una perra!!

Sakura solo vio como Haruka abrió sus ojos de golpe, y como aquel clon había comenzado a masajear sus pechos.

—¿Quieres lo que ellas tienen? —le preguntó de forma seductora Dark.
—No me convencerás… —continuó luchando Sakura, intentando cerrar sus piernas.
—¡Vamos Sakura, esto se siente delicioso! —le animó completamente loca Kasumi— ¡Esto es como estar en el cielo!
—¡Siento que voy a explotar en cualquier momento! —también le animó Sango.
—¡Estás vergas se siente sensacionales! —también dijo Umi.
—¡Te rellenan sin dejarte embarazada! — continuó completamente extasiada Serena.
—¡Y es como si tres chicos te lo hicieran! ¡Te terminan los tres al mismo tiempo! —agregó extasiada Sora.
—¡Ya madura y conviértete en mujer, Sakura! —terminó Iris, quien ya se dejaba sin quejarse.
—¿Que les hiciste?
—¿Para qué explicártelo si puedo aplicarlo contigo? — de pronto, Sakura sintió como dos tentáculos comenzaron a intentar penetrarla, masajeando su entrepierna.
—¡Te lo suplico, no lo hagas! —le suplicó Sakura— ¡Quiero dárselo a mi Paul!
—Te daré algo que él jamás te dará, Kinomoto —y con mucho vigor, ambos tentáculos penetraron a Sakura, haciendo que abriera los ojos de golpe.
—¡¡Mariah, me duele demasiado!! —comenzó a gritarle Sakura desesperada— ¡¡Sácamelos, por favor!!
—Tranquila, el dolor es temporal —le respondió mientras comenzaba a chupar sus pezones, calentando aún más a Sakura—. Te ayudaré a sentirte mejor.
—No quiero… ¡¡No quiero sentir esto!! —volvió a gritar por el dolor que aún sentía.
—Ya veo —pero de pronto, el grosor de ambos tentáculos aumentó al doble, abriendo aún más a Sakura, quien casi perdió la conciencia—. Mientras más gruesas son, mayor es el placer.
—¡¡¡Soy humana, me vas a partir en dos!!! —gritó desesperada Sakura, dejando caer lágrimas y saliva por la desesperación y tortura— ¡¡¡No soporto más!!!
—Eso es, grita más fuerte —comenzó a decir muy extasiada Dark, quien había comenzado a masturbarse—. ¡Hace mucho que esperaba a alguien que resistiera tanto!
—¡¡No sigas, por favor!! —volvió a suplicarle Sakura— ¡¡Si me sigues penetrando así, no podré tener hijos!!
—¿Acaso no te gusta lo que te estoy haciendo? —le preguntó furiosa Dark.
—¡¡Solo quiero que quien amo me lo haga!! —le gritó desesperada.
—De acuerdo —miró fijamente a Sakura, y automáticamente el clon que violaba a Haruka la abandonó, siendo reemplazado por tentáculos que se metieron de inmediato a unas accesibles vagina y ano de la chica.
—¡¡No lo vuelvas a sacar!! —le gritó Haruka— ¡¡¡Relléname los dos agujeros!!!
—¿Cómo puede ser que todas quieran ser violadas por esas cosas? —preguntaba totalmente perturbada Sakura.
—Porque todos tenemos sueños impuros —le respondió de forma maliciosa Dark, al tiempo que otros dos clones se creaban a su lado—. Sus orgasmos reflejan la lujuria interna que las posee, y mis extensiones las violaran hasta morir.
—¡¡No puedes hacerles eso!! —le pidió Sakura, luchando contra sus propios deseos.
—Si puedo —le respondió muy tranquila, al tiempo que tres sombras se pararon alrededor de Sakura—. ¿No me digas que tienes fantasías con estos tres chicos a la vez?
—Yo… —pero Sakura no pudo responder, solo bajó su mirada al tiempo que los tentáculos la soltaban y dejaban de violarla— Mis chicos…

Tímidamente, Sakura levantó su mirada, y vio a Ash, a Paul y a Shaoran frente a ella, totalmente desnudos. Aquello provocó que la joven se lanzara a ellos, y se dejara acariciar.

—¿Crees que puedes andar abandonando chicos a tu suerte? —le preguntó muy molesta Dark— Yo solo quiero a mi Sato, y otras perras como tú tienen la suerte de que los hombres andan arrastrados por ustedes.
—Muchas gracias —le agradeció Sakura, quien había caído en la pasión de los tres clones, quienes la besaban todo el cuerpo y la tocaban por todas partes—. Te lo agradezco, Mariah.
—¿Que me estás agradeciendo? —le preguntó muy confundida.
—Eres la única que comprende que quisiera que los tres me hagan suya, y me dejas cumplir este sueño —Sakura se puso en cuatro, y puso frente a ella al clon de Shaoran, al tiempo que el clon de Ash se puso bajo ella, y el de Paul se puso de rodillas tras ella —. Quiero sentir el cariño de ustedes tres, chicos.

Una extraña sombra elevó al clon de Ash, penetrando la vagina de Sakura, dejando a la altura al clon de Paul, quien penetró su ano, provocando un fuerte grito de placer en la chica, para después comenzar a chupar el miembro del clon de Shaoran. Ya no parecía una violación, era un acto completamente voluntario.

—Chicos, los tres se sienten muy bien —les dijo muy excitada Sakura—. No se detengan.
—¿Que le sucede a esta chica? —completamente excitada, Dark se le acercó, y logró ver una extraña luz del reloj de Sakura—. Ese reloj debe tener control de su lujuria.

Pero cuando tocó el reloj, una pantalla holográfica comenzó a reproducir un video muy extraño. Solo se veía a Phil muy agitado.

—¡¡¿Sato?!! —gritó muy sorprendida Mariah.
—Espero que estés sola viendo este video, Mariah —comenzó a decir, al tiempo que bajaba su cámara hasta mostrar cómo se masturbaba con su verga al aire—. No quería hacerte un video de disculpas, quería hacerte un video de confesión.
—¿Confesión? —de pronto, el corazón de Dark comenzó a acelerar fuertemente, sin jamás quitar su mirada del video— ¿Por qué me envías un video masturbándote?
—Quisiera hacerlo contigo, aunque sea una vez —aquel comentario llamó la atención de las chicas, quienes lograban ver claramente tan pervertido video, lo que las calentó aún más.
—¿Qué quieres decir con eso? —Dark había pasado a un estado que no entendía nada.
—Una vez, caminando por la noche, te vi masturbándote mientras escribías algo —comenzó a decirle—. Verte con tus dedos en tu clítoris y gimiendo, me calentó demasiado.
—¡Qué vergüenza! —pensó para sí muy avergonzada.
—Esa misma noche, entré a tu cuarto, leí lo que escribías, y me di cuenta que eran historias eróticas. Leí tranquilo lo que escribiste, y me calenté tanto, que me acerqué a ti y comencé a masturbarme encima tuyo mientras dormías —por cada palabra, el control de los clones y los tentáculos se iba perdiendo, debilitando de a poco sus efectos—. Estaba tan caliente, que me corrí encima tuyo. Por suerte duermes con ropa muy ligera, así que no me costó limpiarte y acariciar tus pechos.
—¡¡Maldita sea!! —gritó impresionada Dark, sonrojándose completamente— ¡¡¿En verdad te gusto?!!
—Se que al otro día te quejaste mucho por el olor que se te quedó impregnado… Bueno, ahora sabes que era… —Phil se hincó en el suelo, y Dark logró ver que el joven tenía una foto de ella completamente desnuda, foto donde derramó todo su semen— Te suplico que jamás lo sepa Saku, pero no paro de pensar en ti. Ya no quiero desahogarme imaginándote desnuda o con fotos, quiero que cuando nos veamos, que sea a escondidas y lo hagamos hasta no poder más. Te amo mucho, y quiero que estemos juntos de nuevo.

Y de pronto, el video terminó. De a poco, los tentáculos comenzaron a calmarse, y comenzaron a liberar a las chicas, quienes estaban anonadadas por el video. Acababan de ser testigos de una infidelidad.

—Si me ama… —olvidando totalmente su transformación, Dark volvió a ser Mariah, terminando el efecto de la energía oscura— ¡¡Sato me ama de verdad!!

Pero en vez de terminar el poder de la energía oscura, esta perdió el control completamente, volviendo no solo a poseer a las chicas con el triple de violencia, sino también atrapó a Mariah, también destrozando sus ropas.

—¡¡¿Que está sucediendo?!! —completamente angustiada, Mariah solo puso sentir como dos tentáculos se metieron violentamente por su entrepierna— ¡¡Me duele!!
—¡¡Mariah!! —Sakura solo pudo ver cómo Mariah era violada por su propia energía descontrolada, mientras sucedía algo que traumatizaría a la card captor— ¡Tengo que detener esa energía negativa!

De pronto, uno de los tentáculos comenzó a salir por la boca de Mariah, dejándola sin control de ella misma. Sakura miró a sus amigas, y notó que les sucedía lo mismo.

—¡¡Si continúa esto así, vamos a morir!! —pensaba desesperada Sakura, pero a la vez muy excitada por el cariño y violenta penetración de sus chicos— ¡¡Si continúo así, me voy a correr!! —hasta que comenzó a sentir como los tres se corrían, llenando totalmente sus agujeros y su boca— ¡¡Es demasiado!! —el semen se derramaba por sus agujeros descontroladamente, mientras que su boca tragaba con desesperación.

Pese a todo, intentaba salir de aquella situación, pero los tres chicos se transformaron en energía, y después en tentáculos, los cuales la amarraron sus manos por su espalda y su cuello.

—¡¡Modo berserker!!

Sakura había recuperado su traje de secundaria y sus armas, dando a conocer que su poder seguía intacto, pero aun llevando su poder al máximo, el poder de aquellos tentáculos seguía representando el máximo poder de Dark; uno totalmente inalcanzable para la pelicastaña.

—El chico que te gusta te dice dos palabras, y cedes completamente. Eres una vergüenza —de pronto, la energía de Arades que aún resguardaba Mariah se elevó al cielo, tomó control de la energía oscura, y un extraño ser comenzó a reconstruirse—. Ya no me sirves, mocosa.

Aquella energía terminó de tomar forma, y mientras avanzaba en dirección a Mariah, se desveló su identidad. La reina Beryl.

—¡¡Imposible, te acabo de eliminar!! —gritó desesperada Sakura, quien nuevamente veía violada sus aun rellenas vagina y ano.
—¿De verdad creías que sería fácil eliminarme? —le respondió de forma prepotente, al tiempo que lanzó unas cuchillas oscuras contra Mariah—. Que ingenua.
—¡¡¡Modo card captor!!! ¡¡¡Escudo!!! —solo por instinto, Sakura volvió a su estado de control de sus cartas, y logró proteger a Mariah del ataque.
—Me sorprende que aún en ese estado puedas pelear, pequeña —la felicitó muy sorprendida la reina.
—Me violaste y robaste mi virginidad. Eso fue mucho más doloroso que cualquier herida mortal que he recibido —le contestó muy agitada pero furiosa—. La diferencia, es que cometiste el error de dejarnos conscientes.
—¿Me estás tratando de decir que seguirás peleando, aún en esa situación tan lastimosa? —ante aquel comentario, la reina se largó a reír, elevando su poder aún más— Demuéstramelo, Sakura Kinomoto.
—Sakura, la reina Beryl logró controlar la energía oscura de Mariah. Su poder es veinte veces mayor al tuyo en modo berserker, como card captor tienes menos del uno por ciento de posibilidades de ganar. Además, tus niveles de endorfinas, dopamina y oxitocina están en sus límites.
—Gracias por el informe, Axis —le agradeció de forma derrotista Sakura, volviendo a mirar de forma desafiante a la reina—. Si me mantengo consciente, ganaremos —miró de soslayo a Mariah, Kasumi, Haruka y Usagi, y de nuevo con seguridad a la reina—. ¡Pronto las salvaré, chicas! ¡Ganaremos!

¿Podrá pelear Sakura en tan vergonzoso y excitante estado? ¿Cómo rescatará a las chicas con tal diferencia de poder? Sakura era consciente que llamar a las cartas sin el báculo de la estrella, solo podía sacar menos de la mitad de su verdadero poder; Sakura era consciente de su desventaja, más siendo violada.

Esta historia continuará…
 

Registrado
30 May 2007
Mensajes
193
Hola a todos, he aquí un nuevo capítulo. De estos tres capítulos, este es el peor que he escrito... Existe la posibilidad que esté enfermo, pero creo que me ayudó mucho un poco de investigación, así que nah...
No se si decir que lo disfruten o no, porque a mi me resultó perturbador después que lo leí... ¡Hasta la próxima semana!

...​

Capítulo 102: "Sin salida"

Era muy confuso el estado de la situación. Las chicas estaban fuera de combate, supuestamente incluyendo a Sakura, y la reina Beryl había encontrado el momento indicado no solo para terminar de utilizar a Mariah, sino también de traicionarla y apoderarse de su energía oscura y el poder de Arades.
Las chicas estaban atrapadas por aquellos tentáculos no solo de manos y pies, también las violaban de forma constante; no tenían capacidad de control cognitivo, menos considerando que sus entrañas habían sido invadidas, viéndose como estos salían por sus bocas.
La forma berserker de Sakura no alcanzaba ni de asomo la energía oscura; estado que intentó utilizar para liberarse, infructuosamente. Seguía consciente pese a que seguía siendo violada por aquellos tentáculos, sin jamás dejar de mirar de forma desafiante a una muy confiada reina, poniendo todas sus fichas a sus cartas.

Mientras tanto, con la supuesta intención de ayudar en el exterior, Amy Rose y el saiyajin que peleaba en el cuerpo de Pikachu, enfrentaban a una horda de personas poseídas. Siendo más precisos, únicamente hombres.

—¡Genial, vine por tu ayuda y terminamos necesitando ayuda! —comenzó a quejarse Amy, mientras mandaba a volar por los aires a cualquiera que intentara acercarse.
—¿Cómo encontraron este lugar? —se preguntaba el Pikachu muy concentrado, también mandando a volar a cualquiera que se acercara.
—¡Tarde o temprano lo encontrarían, Son Goku! —Amy sacó un segundo martillo de quién sabe dónde, y girando en círculos comenzó a atacar a su alrededor como si fuese un trompo— ¡¡¡Ya déjennos en paz!!!
—¡Increíble! —Goku dejó de pelear, y se quedó mirando sorprendido.
—¿Que sucede aquí? —de forma sorpresiva, una esfera azul estalló en el suelo, mandando a volar a los últimos poseídos.
—¿Paul? —lo llamó muy extrañado el Pikachu.
—¿No deberías estar con Sakura y Haruka? —le preguntó muy extrañada Amy Rose.
—Encontraron a Kasumi —aquella noticia alertó a los dos—. Al parecer, encontró el foco que comenzó la invasión y lo que está controlando a los demás.
—¡Entonces partamos ahora! —pero antes que Goku acelerara el paso, Paul lo detuvo.
—¡Sakura usó sus cartas para prevenir que me poseyeran, y no tengo intenciones de preocuparla! —le avisó muy serio— Sabes que es la única que puede afrontar está batalla, y nuestra presencia solo le estorbaría.
—Lamento decírtelo Son Goku, pero Paul tiene razón.

De pronto, sintieron como poseídos caían inconsciente tras ellos. Miraron lo que sucedía, pero solo dieron con ellos. No se veía nada más.

—No deberían confiarse de esa forma, chicos.
—¿Eh? —los tres miraron para todos lados buscando al culpable de la situación, hasta que dieron con una chica de cabellos morados— ¡¡¿Tomoyo?!!
—Veo que llegué a tiempo. Denle gracias a Palkia —la joven se dejó ver con claridad, y vieron un dron que la acompañaba—. ¿Están bien?
—¿No me digas que tú creaste ese dron? —le preguntó muy sorprendida Amy.
—Lo creamos con la señora Bulma, Izzi y Tails —le respondió con orgullo—. No sólo puedo escanear zonas en búsqueda de seres vivos y clasificarlos, también es una poderosa arma teledirigida que puede discernir de los buenos y los malos.
—¡¡No puedo creer que hagan cosas tan fantásticas!! —la felicitó Goku con entusiasmo.
—Pero hay una función muy importante. Corrijo, la más importante —les dijo muy seria, haciendo que los tres la miraran de la misma forma—. Instalamos una cámara de alta definición, la más avanzada que pudimos conseguir en Kalos.
—¿Quieren mantener un registro de los acontecimientos? —le preguntó Paul muy pensante.
—Por supuesto —le asintió Tomoyo, para comenzar a gritar totalmente excitada— ¡¡Por fin podré tener registro de las heroicas hazañas de la linda Sakura!! —aquella exaltación hizo perder el equilibrio de Amy Rose y Goku.
—¿Crees que después pueda verlas contigo? —le pidió Paul, intentando disimular sus ansias.
—Me complicaría un poco mi objetivo —le comentó algo decepcionada la joven—. ¿Cómo podría brillar la brujita más poderosa de todos los universos sin su guapo y valiente caballero? —aquel comentario sonrojó a Paul enormemente, al tiempo que sintió como aquel dron pinchó su brazo.
—¡Oye! —pero apenas Paul lo vio, el dron se salió— ¿Que me hiciste?
—Pudimos instalar el setenta y cinco por ciento de la base de datos de las ruinas. Seguramente detectó alguna anomalía y te inyectó un antídoto contra el extraño ambiente.
—¿Un antídoto? —Paul miró al dron y después a Tomoyo, muy confundido, justo en el momento en que la carta candado perdía su efecto.
—¿Sientes algo extraño? —le preguntó Goku muy nervioso.
—No lo sé —le respondió, aun mirándose desde toda perspectiva.
—Eso significa que funcionó —en eso, otra horda de personas poseídas comenzó a acercarse, a lo que Tomoyo dio dos pasos frente al grupo, y se quedó mirándolos fijamente—. No quiero que se interpongan en nuestro camino. ¿Podrían ser amables de devolverse a sus casas y dejarnos en paz? Se los agradeceríamos mucho.

Los tres estaban muy confundidos por la forma que tenía Tomoyo de enfrentar al grupo, hasta que la vieron a la cara, y lograron sentir un aura tan pesada y terrorífica, que prefirieron devolver sus pasos. Parecía indicar que los seres también sintieron la maldad interna de Tomoyo, más el dron que apuntaba a la frente de cada uno. Tomoyo había ganado sin jamás quitar su tierna y hermosa sonrisa, todos habían huido despavoridos.

—¿Ven que con amabilidad y respeto se puede terminar los conflictos sin necesidad de amenazar a nadie?
—¡¡¡Eres más terrorífica que el mismo Arades!!! —le respondió muy agitada Amy— Estoy feliz que seas nuestra aliada y amiga —terminó de forma aliviada.
—Aún no canten victoria —les dijo Paul muy preocupado—. La carta candado no debió perder su efecto.
—¿Crees que le pasó algo a Sakura? —le preguntó muy preocupado Goku.
—Desde hace unos segundos estoy sintiendo una presencia inalcanzable —le contestó el entrenador muy asustado—. Creo que supera sin esforzarse la forma berserker de Sakura y la forma primigenia de Kasumi y Haruka.
—Si es así, no tenemos ninguna posibilidad de ganar —le dijo Amy muy preocupada.
—Vamos con los demás, creo que tengo una idea que puede funcionar para terminar con ese poder, pero necesitaremos de todos —les dijo Tomoyo muy seria, recibiendo una respuesta afirmativa.

Mientras tanto, Sakura intentaba mantenerse en la batalla. Aquellos tentáculos no dejaban de moverse en su interior, y eso no la ayudaba en mucho.

—¡No pierdas en control, Sakura! —pensaba la joven, combatiendo la excitación con su fuerza de voluntad.
—No puedo creer que, en verdad planeas pelear contra mí, atada de manos y envuelta del cuello —Beryl preparó un rayo de energía, y lo disparó contra Sakura—. Muere.
—¡¡Escudo!! —pero la carta se dirigió frente a Sakura, y la protegió del ataque— ¡Ahora verás de lo que soy capaz, Beryl! ¡Pelea!
—Al menos lograste defenderte —la felicitó de forma sarcástica, al tiempo que un ser se materializaba frente a Sakura—. ¿Pero tendrás la fuerza para enfrentarme?
—¡¡Fuerza!! ¡¡Velocidad!! —y tan solo las llamó, ambas cartas envolvieron a pelea— ¡No me subestimes! ¡No hemos llegado hasta aquí por suerte, y te lo demostraré!
—Que interesante —y sin piedad, Beryl comenzó a apretar el tentáculo que envolvía el cuello de Sakura, comenzando a ahorcarla.
—Es... pa… da —con la poca voz que tenía, invocó el arma, con la cual, pelea cortó el tentáculo que la ahorcaba, comenzando a toser repetitivamente—. No te preocupes por mí, tienes que salvar a las chicas y terminar con todo esto —aquellas palabras hicieron que pelea la mirara, haciendo que Sakura mirara al suelo—. Tengo un plan, pero necesito que pelees contra ella. ¡Te lo suplico, no me rescates!
—Que petición tan extraña —le comentó de forma sospechosa la reina Beryl—. Del modo que sea, veamos de qué estás hecha.

Pelea se lanzó directamente contra Beryl, y gracias a su velocidad pudo asestar el primer ataque de puño, haciendo retroceder a la reina. Pero cuando logró detener su retroceso, Beryl formó una espada oscura en su mano derecha, y también se lanzó a atacar a pelea, quien recibió y resistió el ataque, así comenzando un duelo de espadas.

—Axis, ¿Existe algún método de mantener el poder de pelea al borde que pueda resistir la dimensión?
—Lo existe, pero primero debes liberar la llave y transformarla en báculo.
—¿El báculo de la estrella? —Sakura comenzó a mirar con mayor libertad a su alrededor ya sin la aprensión del cuello, hasta encontrar la llave a un costado de Mariah— ¡¡¡Libérate!!!
—Una vez que logres mostrar la verdadera forma del báculo, podré transmitir todo ese poder a la carta pelea —y cuando el báculo volvió a la normalidad—. Comenzando transferencia.

De pronto, todas las habilidades, fuerza y velocidad de pelea aumentaron muchísimo más de lo que Sakura esperaba.

—¡Increíble! —dijo muy sorprendida la reina, al ver que pelea la comenzaba a encasillar— Debo pedirte disculpas, en verdad eres igual de fastidiosa amarrada —creó un campo de energía, y repelió de un golpe a pelea—. Es una lástima que no sea suficiente para ganarme.
—¡No te rindas! —intentó animarle Sakura, quien había comenzado a apretar las piernas— ¡No, por favor! —suplicaba para sí misma, comenzando a perder la consciencia— ¡Me voy a correr otra vez!
—La conexión de ese espíritu con tu mente parece muy débil —y muy confiada, Beryl le lanzó una especie de rayo oscuro.
—¡Fuego! —y como si fuese un escudo, la carta fuego envolvió a pelea— ¡Todavía no me he rendido!
—Lo siento Sakura, pero inspeccioné tu útero para examinar aquel líquido —le avisó Axis.
—¡¿Ahora con qué cara veré a Paul?! —le dijo muy avergonzada— ¡Quedaré embarazada de la energía de Mariah!
—Sakura, no es semen —le interrumpió Axis—. Es un líquido de sanación.
—¿Liquido de sanación?
—Sana las heridas de los lugares donde fue derramado o untado. Tranquilizante, es imposible que quedes embarazada.
—Que alivio —soltó aliviada de un suspiro—. Creo que tengo una idea.
—¿Qué piensas hacer?
—¡¡Teletransportación!! —de pronto, el báculo de la estrella desapareció, y reapareció en las manos de Sakura— ¡Ayúdenme a controlar la luz y la oscuridad! ¡Luz! ¡Oscuridad!
—¡¡No te lo permitiré!! —pero la reina logró percatarse de las intenciones de Sakura, haciendo que un tentáculo golpeara el báculo, mandándolo a volar.
—¡¡Háganlo!! —ambas cartas aparecieron frente a Sakura, pero no lograron accionarse.
—Luz y oscuridad necesitan más del noventa por ciento de tu poder. Sin el báculo, apenas alcanzas el cuarenta por ciento.
—¡Tele…! —pero antes que terminara de llamar a las cartas, Sakura comenzó a sentir como los tentáculos comenzaban a entrar a su útero sin piedad— ¡¡Ya, detente!!
—Si aquella energía continúa entrando a tu útero de esa forma, lo dejará inutilizado y tendrás que olvidarte de procrear.
—¡Sigue hablándome, Axis! ¡No te detengas! —le pidió muy adolorida, al tiempo que comenzó a sentir como el tentáculo que violaba su ano entraba sin parar más adentro— ¡Si no lo pueden hacer las cartas, lo haré yo!
—Kasumi y las demás no han podido respirar desde hace unos minutos. Si no retiras esos tentáculos de sus vías respiratorias, morirán.
—Aquel reloj dice cosas muy interesantes —le comentó la reina de forma descarada, al tiempo que esquivaba los ataques de pelea—. Respóndeme por favor, ¿Qué posibilidades tiene este espíritu de ganar?
—Una en cincuenta mil —le respondió Axis muy tranquila.
—Ya veo. Significa que no tiene forma de ganar.
—¡Sigue hablando! —le pidió Sakura, intentando concentrarse mentalmente— ¡¡Agua!!
—No sé qué pretendes hacer, pero todo intento por ganarme es inútil —y antes que agua la golpeara, la reina estiró su brazo, y detuvo el ataque sin problemas.
—¡¡Pelea, ahora!! —y sin que se percatara, pelea cortó la conexión entre los tentáculos y la reina con la espada— ¡¡¡Viento, tierra, ustedes también, por favor!!!
—¡¡¿Que rayos hiciste?!! —completamente preocupada, Beryl logró resguardar el poder que le robó a Mariah, al tiempo que los cinco espíritus se le lanzaron a atacarla— ¡Maldita sea!
—¡El poder de cada carta llega hasta el máximo permitido por la dimensión! Peleando solo con la carta pelea seguramente sería sencillo, pero con las cartas elementales te será más difícil la batalla.
—Eso es imposible… —Beryl apenas si podía esquivar las cartas, la batalla se le había vuelto más complicada de llevar.
—Me alegra que nadie me esté mirando —Sakura cerró sus ojos, y de pronto comenzó a tomar control de aquellos tentáculos, al tiempo que algo de energía se acumulaba frente a ella—. Lo primero es quitar esos tentáculos de la boca de las chicas.
—Sakura, activaré un bloqueo automático en caso que pierdas el control de tu poder.
—Muchas gracias, Axis —le agradeció más tranquila—. Te suplico que no me juzgues por lo que haré.
—No es mi deber juzgar cosas que una inteligencia artificial no puede sentir.
—Eso me deja más tranquila —de pronto, aquellos tentáculos parecieron retirarse del interior de los cuerpos de las chicas, quedando adentro unos cuantos centímetros dentro de la vagina y ano de las chicas—. Por favor, transforma esos tentáculos en parte de mi cuerpo. ¡¡Perversión!!

De pronto, una carta con el dibujo de un ser hermafrodita se formó frente a Sakura. Y cuando la activó, aquel tentáculo salió de su ano, y se fusionó con la vagina de Sakura, haciendo que un placer aún más grande la poseyera.

—¡¡Tranquila chicas, las salvaré!! —miró a las cartas, quienes seguían concentradas en la batalla contra Beryl— Que bueno que no verán algo tan humillante —se miró abajo, y supo rápidamente que hacer.
—Tu cuerpo adoptó una especie de pene en tu cuerpo. ¿Qué piensas hacer con algo así?
—Lo mismo que hago con Paul —agarró el miembro que le salía, y notó que este terminaba en las chicas en varias terminaciones—. Esto parece un anime hentai con demasiados fetiches extraños.
—Tu personalidad no es compatible con esa clase de comportamiento…
—¡¡Soy una chica que estuvo mucho tiempo sola!! —comenzó a regañarle Sakura, al tiempo que comenzaba según sus intenciones, a masturbarse, al tiempo que los tentáculos volvían a penetrar a las chicas— ¡¡Tengo mis necesidades, y lo haré con mis amigas!!
—¡¡Tan grande!! —gritó de golpe Usagi, quien despertó de golpe.
—¡¡Esto es demasiado, me correré de nuevo!! —gritó de golpe Kasumi, quien también despertó de golpe.
—¡¿Sakura?! —mientras las demás despertaban por la excitación, Haruka logró ver cómo era Sakura quien las penetraba.
—¡Esto es raro, pero siento el cariño y amor de Sakura! —dijo más relajada Sango, quien simplemente se acomodaba.
—¡Lo siento, amigas! —intentó disculparse Sakura apenas soportando la masturbación.
—¡Eres nuestra amiga, y confiamos en ti! —le respondió Umi más excitada que antes, disfrutándolo.
—¡Bájanos al suelo, por favor! —le pidió Sora— ¡Quiero sentirte de verdad!
—¡Lo olvidé! —y como si controlara la situación con su mente, bajó a las chicas al suelo.
—¡¡Vamos, fóllame como si no hubiese mañana!! —le suplicó Serena, poniéndose en cuatro al mismo tiempo que las demás.
—¡Es una forma extraña de volverse mujer, pero te amamos, Sakura! —le dijo Iris moviendo su cola, incitando a Sakura a que la penetre con todas sus ganas.
—¡¡Yo también las amo mucho, chicas!! —y con suavidad, Sakura volvió a meter aquellos tentáculos hasta llegar a los más profundo de ellas— ¡¡Las dejaré embarazadas!! ¡¡Tendremos muchos hijos!!
—¡¡Idiota, te dijeron que las mujeres no pueden embarazar a otras mujeres!! —le gritó Mariah muy molesta— ¡¡No quiero tú verga, pero si se te ocurre sacarla, te mataré!!
—Como tú lo desees, amiga —y cuando Sakura volvió a masturbarse, los tentáculos volvieron a un movimiento de mete y saca en las chicas, haciéndolas gritar de la excitación.
—Te sugiero que no te demores mucho —le recordó Axis—. Las cartas están perdiendo la fuerza que les diste.
—¡¡Te dije que no permitiré que hagas nada!! —de pronto, Beryl apareció de golpe frente a Sakura, paralizándola completamente— ¡¡¡Muere!!!
—¡No me rendiré! —pero la carta viento apareció a proteger a Sakura, recibiendo un ataque de tal nivel, que volvió a su forma original.
—¿No me digas que esas cosas tienen voluntad propia?
—¡¡No son cosas, son mis amigas!! —le gritó furiosa Sakura, al tiempo que pelea apareció de la nada y la mandó a volar lejos, para después ver si Sakura estaba bien— ¡¡¡No me mires, es vergonzoso!!! —la carta no entendió que sucedía, pero vio el avergonzado rostro de su ama, y prefirió obedecerla, volviendo a la batalla.
—Tus latidos cardíacos llegaron al límite permitido, y tú irrigación sanguínea está totalmente concentrada en tu entrepierna. Pronto llegarás a tu límite.
—¡¡¡Eso debiste habérmelo dicho hace unos segundos!!! —Sakura se arrodilló, comenzó a frotar el intento de miembro más rápido que antes— ¡¡¡Me voy a correr adentro de ustedes, chicas!!!
—¡Sakura! —de pronto, las chicas notaron como el segundo tentáculo que las estaba violando por sus anos se metieron en sus bocas, y comenzaron a chuparlos.
—¡¡Sus bocas y lenguas se sienten espectaculares!! —hasta que Sakura no aguantó más, puso sus ojos en blanco, he hizo que los tentáculos se corrieran una vez más dentro de sus amigas con tanta energía, que aquel líquido espeso comenzó a salirse— ¡Chicas, bébanlo por favor! —y más porque no tuvieron otra opción, se tragaron todo el líquido eyaculado por su amiga.
—¡Sakura! —la llamó aún muy excitada Kasumi— ¡Por fin podemos sentir tu amor!

Cuando Sakura terminó de correrse, los tentáculos desaparecieron, la carta que había creado Sakura había vuelto a su forma real, y cayó completamente agotada. Aún sin percatarse de lo que sucedía, las demás chicas seguían en una posición sumisa, levantando sus traseros para expulsar el líquido sobrante, y de un segundo a otro, todas se pararon de un golpe, como si nada hubiese pasado.

—¡¿Eh?! —muy sorprendida, Sango miró para todos lados, siempre deteniendo su atención en las demás— ¡¡¿Están bien?!!
—Si —le asintió Usagi—. De hecho, jamás me había sentido tan bien.
—Es como si alguien nos hubiese dado algo más que su cariño —comentó muy confundida Umi.
—Siento como si nos hubiesen protegido —continuó Sora.
—¡¡¡Sakura!!! —gritó de golpe Serena, corriendo a alcanzar la card captor, quien estaba en el suelo completamente agotada, pero consciente.
—Chicas…
—¡¿Que rayos te sucedió?! —le preguntó Iris muy preocupada, acercándose con las demás.
—No me queda más energía… —comenzó a decir con la voz entrecortada, mientras Serena la ayudaba a sentarse en el suelo— Usé toda mi energía en las cartas y sanar sus heridas internas por la violación que sufrieron.
—¿Violación? —todas se quedaron mirando, se notaron desnudas, y como aún caía la eyaculación de Sakura, más el extraño sabor en la boca— ¡¡¡¿Qué?!!!
—¡¡¡¿Me estás diciendo que todo eso si pasó?!!! —le gritó espantada Serena.
—¡¡¡Pensé que lo habíamos soñado!!! —le gritó Umi espantada.
—Eso significa que… —intentó decir Haruka algo traumada.
—Solo reparé el engaño que sufrió Mariah… —dijo satisfecha Sakura, volviendo su mirada a la peli azabache— ¿Estás bien?
—¡Espera un momento! —le gritó desesperada la aludida, plantándole cara a Sakura— ¡¿Significa que el mensaje de Sato fue verdad?!
—Por supuesto… —le asintió muy feliz—. Axis…

De pronto, una pantalla holográfica volvió a aparecer, esta vez mostrando un video muy distinto al primero.

—¡¿Saku?! —la nombró Mariah muy aterrada.
—Sato te habrá hecho un video confesando sus sentimientos, pero yo me quiero disculpar a nombre de los dos —comenzó a decir muy seria—. Soy consciente del video que te preparó ese idiota, y debería darle una paliza por infiel —todas miraron a la entrenadora muy asustadas, y después a una Mariah que caía en el terror de a poco—. Y después te mataré a ti.
—Se que se siente ser amenazada de muerte por Saku, te comprendo —le confesó Serena muy asustada.
—¡¿También te confesaste?! —le preguntó de forma celosa.
—¡¡¿Te caíste de cabeza cuando bebé, o qué?!! —le gritó furiosa— Él es como mi hermano menor.
—Te voy a ser sincera. Si otra fuese la situación, te hubiese encarado y nos hubiésemos ido al primer segundo.
—¿Que me estás tratando de decir? —preguntó muy extrañada.
—Si de verdad me quieres quitar a Sato, te advierto que haré todo lo posible para impedírtelo, y si Hikari llega a enterarse, será mejor que te atengas a las consecuencias —aquel comentario desconcertó a todas—. Cuídate, y suerte —y el video terminó.
—Es la disculpa más extraña que he visto en mi vida —comentó muy extrañada Haruka.
—Yo creo que fue muy sincera —le respondió muy feliz la card captor—. Sato no tiene a nadie en este momento, más que una obligación del destino. Creo que Saku te dio permiso para que salgas con Phil, y que Hikari es tu verdadera oponente.
—Así que una batalla por el amor de un cabeza hueca —comentó muy curiosa Iris—. ¡¿Quién ganará?! ¡Hagan sus apuestas!
—Dudo mucho que Hikari sea la única dentro de ese incordio —les comentó muy incómoda Sora—. Aparte de Misty, había otras dos chicas más.
—Ya tendré tiempo para pensar en esas cosas —le respondió Mariah muy seria—. ¿Como rayos fui engañada con esa facilidad? ¡No me costaba ningún trabajo haber hablado antes!
—Eso sucedió porque caíste como una tonta ingenua —le regañó Haruka.
—Haruka —Mariah miró a todas, quienes la miraban muy serias, y eso la intimidó—. Yo…
—Ya te lo dije, Mariah —las tranquilas palabras de Sakura hicieron que Mariah la mirara, y viera su cándido rostro—. Hiciste mi sueño realidad, no podría estar molesta contigo. Ahora, no puedo responder por los sentimientos de las demás chicas.
—Kinomoto… —Mariah vio el serio rostro de las demás, terminó en Kasumi y Hikari, y por la vergüenza, bajó su rostro y les devolvió el collar marino y la pulsera terráquea—. Merezco el peor de los castigos. Merezco el desprecio de… ¿Phil es su verdadero nombre? ¿Podré llamarlo por su nombre? —pero la única respuesta que recibió, fue a Kasumi y Hikari recibir las joyas elementales, volver a ponérselas, y lanzarse a llorar a abrazar a su amiga.
—¡¡¡Eres una idiota, como siempre!!! —le gritó Haruka, llorando del alivio— ¡¡¡Siempre tenemos que llegar a reparar tus desastres!!!
—Sakura me lo dijo, la mejor parte de tener amigos, es también cargar con su pasado por muy malo que sea —le dijo de forma más emotiva Kasumi—. Ya te lo dije, somos amigas del alma. Podrías hacer cosas peores, y te seguiría perdonando porque te quiero mucho.
—Chicas…

De pronto, una extraña luz comenzó a hacer un escaneo a las chicas. Muy extrañadas voltearon a ver, y vieron que un dron estaba haciendo algo.

—El diseño de esa máquina me es familiar —comentó Sakura muy tranquila, al tiempo que las vestimentas reaparecieron, volviendo a vestir a las chicas.
—Mi ropa… —Mariah se vio, y volvió la vista al dron—. ¿Quién eres?
—Felicidades Kasumi. Misión cumplida —dijo Serena con entusiasmo.
—No era como estaba planeado, pero la trajiste con nosotras —le felicitó Iris algo nerviosa.
—¡¡¡Eres la mejor!!! —gritó feliz Usagi, lanzándose a abrazarla.
—¡¡¡Abrazo grupal!!! —gritó Haruka muy feliz, también lanzándose a abrazar a Kasumi y Usagi.

Incitadas por la alegría y sentimiento, las chicas se lanzaron a abrazarse muy felices, mientras Serena seguía sentada con Sakura en sus brazos, ambas mirando tan emotivo cuadro.

—El cariño y el amor que se tienen es sincero y honesto —dijo muy impresionada Mariah—. Jamás en mi vida lo vi de otras personas.
—Somos una familia —le dijo Sakura, levantándose con mucho esfuerzo con ayuda de Serena—. Es lo que hace una familia, amarse y respetarse desde el corazón.
—Kinomoto… —Sakura se soltó de Serena, y a duras penas caminó hacia Mariah, quien estaba muy preocupada por su estado— ¡¡¿En verdad nos diste toda tu energía?!! ¡¡¿En verdad me ayudaste sin esperar nada a cambio?!!
—Si quiero algo a cambio —Sakura tropezó, y por reflejo Mariah se le acercó a agarrarla, recibiendo un abrazo muy débil de fuerza—. Quiero que seas mi amiga y me llames por mi nombre. No quiero nada más.
—En verdad arriesgaste todo tu ser… —Mariah no aguantó la rabia interna, y abrazó con fuerza a Sakura, llorando muy angustiada— ¡Haré lo que me pidas! ¡No puedo cerrar mi corazón a quien me quiere como su familia! ¡Jamás me perdonaré por lo que hice! ¡Gracias por todo, Sakura!
—Una vez más demostrando porque te elegimos como nuestra líder —dijo Serena muy orgullosa—. Tienes una fortaleza indestructible.
—¡Entre chicas! —les llamó Sango muy seria, interrumpiendo el emotivo momento de golpe— Lo que sucedió aquí, se queda aquí.
—Eso ya lo dijiste — le respondió de reojo Iris.
—Pero no con todas —ratificó mirando muy seria a Sakura, Mariah, Kasumi y Haruka—. Si preguntan algo los chicos, solamente dirán que tuvimos una pequeña pelea con Mariah, y que Sakura la convenció. ¿De acuerdo?
—¿Por qué nos demoras tanto, Tomoyo? —de pronto, la voz de Brock se escuchó a lo lejos.
—¡¡Los chicos!! —exclamó asustada Umi.
—¡¿Tu plan sigue en pie?! —le cuestionó nerviosa Sora.
—¡¡Las malas para mentir, guarden silencio!! —interrumpió de golpe Iris, ya con los chicos casi encima, Tomoyo incluida.
—¡¡¡Sakura!!! —ante tal grito, Sakura notó al Pikachu correr por ella.
—Señor Goku —muy agotada, Sakura se sentó con las piernas cruzadas, y recibió al Pokémon—. ¿Cómo están?
—Veo que tuvieron una pelea muy dura, estás completamente agotada.
—¡Jejejeje! Aún terminamos de pelear —le respondió muy nerviosa, ganándose una expresión interrogante de parte de todos.

De pronto, agua, tierra, fuego y pelea terminaron a un lado del grupo, completamente derrotados, volviendo a sus formas originales.

—¡¡Chicos!! —desesperada, Sakura buscó su báculo hasta encontrarlo, y como pudo comenzó a avanzar— ¡¡Aún no me rindo!!
—¡¡Eres tan fastidiosa como una mosca!! —le gritó Beryl también alcanzado a ver el báculo— ¡¡Ni lo sueñes!!

Sakura usó toda su fuerza para alcanzar el báculo, y lo logró, pero Beryl no dudó en sus movimientos, por lo que, en vez de querer tomar el báculo, aplastó el brazo de Sakura con su pie derecho.

—¡¡Suéltame!! —comenzó a gritarle desesperada, mientras Beryl movía de forma circular su pie.
—¡Ingenua! ¿En verdad pensaste que me ganarías? —volteó a ver al grupo, y muy en especial a Mariah— Ahora tengo todo el poder de esa mocosa, soy tan poderosa que ninguno de ustedes, por mucho que quiera, jamás podrá derrotarme. ¡La victoria y este mundo son todo míos! —pero un rayo golpeó con tal fuerza a Beryl, que la mando a volar muy lejos sin ninguna dificultad.
—¿Cómo atreves a lastimar a mi amiga Sakura? —comenzó a decir, increíblemente muy molesta Tomoyo.
—Tengo la impresión que está furiosa —le comentó por debajo Kasumi a Serena.
—Tengo la impresión que nos va a llevar el diablo si nos escucha —le aclaró Serena muy preocupada.
—¿Es verdad que esa mujer robó todo tu poder? —le preguntó Brock muy preocupado.
—Si es así, aunque logren llegar a su poder máximo permitido, no podrán ganar —les comentó muy preocupado Goku.
—Pero si peleamos todos juntos, podremos ganar —los animó Rock Lee, listo para pelear.
—No creo que sea tan fácil —los detuvo rápidamente Mamoru—. Posiblemente, la unión del poder de todos nosotros sea la única forma de ganar, pero solo si fusionamos todo ese poder en alguien.
—O en dos personas —corrigió muy seria Iris, acercándose a Usagi y Mariah—. Usagi, hice lo que pude para que Reshiram te acepte. Mariah, si en tu época Zekrom te aceptó como la guardiana de los sueños, es porque confía ciegamente en ti.
—¿Cómo conoces tanto de los jueces? —le preguntó Mariah muy sorprendida.
—He pasado desde pequeña estudiando las deidades de Unova, amo a los Pokémon, y sueño con poder entenderlos. Creo en que los humanos y Pokémon puedan vivir en paz.
—Yo también sueño en que todos vivamos en paz —Mariah cerró sus ojos, miró como Tomoyo ayudaba a levantarse a Sakura, y cerró sus ojos—. Discúlpenme Kasumi, Haruka, pero si ustedes han sido sinceras con ellos, yo también quiero serlo.
—Recuerda lo que dijo tus padres —le recordó muy preocupada Kasumi.
—Está bien —le asintió—. Desconozco si correspondemos a su pasado o futuro, pero si puedo confesarles que soy muy distinta a las chicas.
—Entonces encajarás muy bien con nosotras. ¡¡¡Reshiram!!! —le asintió Usagi con entusiasmo, al tiempo que se transformaba en guerrera sagrada— Aquí estamos llenos de seres muy extraños, desde ese saiyajin que se cree Pikachu.
—¡No estoy aquí porque quiera! —le bufó molesto Goku.
—No quita que seas raro —le cuestionó molesta Usagi, volviendo la vista a Mariah—. Cómo nos dijo Drew, somos el equipo más desastroso de la historia, y así hemos seguido hasta ahora, luchando contra el mal de Arades.
—¿Nuestro señor Arades? —ante tales palabras, volteó a ver a Kasumi y Haruka.
—¿Recuerdas la trampa en caso que lo traicionaran? —le recordó muy seria Kasumi.
—Adivina para quien iba dirigida realmente —terminó la frase Haruka.
—No… ¡Imposible! —muy asustada, Mariah volteó a ver dónde estaban Sakura y Tomoyo, y a lo lejos como su propio poder tomaba el doble de energía— No estaba usando tanto poder, se lo peligroso que puede llegar a ser…
—¿Por qué crees que sucedió algo así? —le preguntó muy seria Serena.
—Porque… como ya no le servimos… nos prefiere muertas… —Mariah cerró con fuerza sus ojos, y gritó— ¡¡¡Zekrom!!! —transformándose en guerrera sagrada— ¡¡¡Nos hiciste atacar a quienes debíamos proteger!!! ¡¡¡Maldito!!!

Mientras tanto, Sakura y Tomoyo se preparaban para el siguiente movimiento.

—Tomoyo, gracias por estar conmigo en estos momentos —le agradeció muy emocionada Sakura—. Por favor, vete de aquí. No podré protegerte…
—Esa es mi tarea, mi linda Sakura —le interrumpió con su siempre voz cándida—. Ahora es mi turno de protegerte.
—¿Protegerme?
—¡¡Axis, comienza la actualización!! —gritó al aire de golpe.
—Comenzando el copiado de paquetes —y después de cinco segundos—. Copiado finalizado. Iniciando instalación.
—Eso fue más rápido que cuando Kasumi pasó a Axis al reloj —comentó muy sorprendida Sakura.
—La tecnología de esas ruinas es más impresionante de lo que crees —comenzó a decirle con entusiasmo.
—Instalación finalizada —se escuchó desde el dron—. Conexión a la unidad de super procesamiento completado.
—¿Unidad de super procesamiento? —preguntó muy confundida Sakura, al tiempo que veía como un rayo de energía fue repelido sin problemas— ¡Eso estuvo cerca!
—Y recién estás viendo una de las nuevas actualizaciones —continuó Tomoyo, sorprendiendo de gran manera a Sakura—. Ahora, Axis no solo tiene mayor libertad de movimiento, también puede pelear por sí sola, y puede acceder a muchos sistemas de información en unos segundos. Es lo más grandioso que se haya inventado jamás.
—¿Se encuentran bien? —les preguntó Axis, viéndose nuevamente en el reloj de Sakura una cara.
—Gracias a ti —le asintió, al tiempo que llamaba a dos cartas en específico—. ¡¡Amigos, terminemos con esta batalla, ahora!!
—Aún débil, quiere seguir peleando —comentó con entusiasmo Kasumi—. ¡¡¡Kyogre, forma primigenia!!!
—¡Si nos diste toda tu energía, no podemos ser menos! —arengó con decisión Haruka— ¡¡¡Groudon, forma primigenia!!!
—¿También planean pelear? —les preguntó Mariah muy preocupada— Ni con su forma primigenia podrán ganar.
—Lo sabemos —le asintió Kasumi con entusiasmo, poniendo su mano derecha sobre el hombro izquierdo de Mariah—. Confiamos ciegamente en las dos.
—¿En las dos? —le preguntó Mariah muy extrañada, al tiempo que Haruka ponía su mano izquierda en el hombro derecho de Usagi.
—Se que podrán ganar. Y Sakura también confía en ustedes —finalizó con entusiasmo Haruka.

Todos miraron a Sakura como activaba con su báculo dos cartas en específico, cayendo arrodillada al suelo.

—¡¡Sakura!! —Tomoyo se veía muy preocupada, pero solo la sostuvo para que no cayera.
—¡¡Luz, oscuridad, confío en ustedes!! —comenzó a decir con seguridad Sakura— ¡¡Háganse uno con la verdad y los sueños!!
—Tomoyo, en cuanto Sakura termine, se quedará dormida por el cansancio —comenzó a explicarle Axis—. Usó demasiada energía en la batalla, más de la que planeaba usar.
—Entonces nuestro deber el protegerla —terminó Tomoyo muy seria, al tiempo que Sakura terminaba desmayada.
—¡Son unos estúpidos! —Beryl se paró frente a Sakura, Tomoyo y Axis, y los amenazó con una cantidad de energía mucho más grande que la anterior— ¡Me encargaré que no quede ningún rastro de ustedes!
—¡Axis, activa el domo de emergencia!

De pronto, un extraño domo transparente selló el entorno donde estaban Sakura y Tomoyo. Aun así, Beryl atacó sin dudar, estrellando la esfera de energía en el domo sin que lo afectara en lo más mínimo.

—¡¡¡Chicas, recuerden nuestro deber!!! —les gritó con decisión Serena, tomando la mano izquierda de Kasumi— ¡Nuestra amiga nos necesita!
—¡¡Lo sabemos, Serena!! —le respondió con orgullo Iris, tomando la mano derecha de Haruka— Hagan su mejor trabajo, Usagi, Mariah.
—Toma Brock —le llamó Serena, lanzándole su teléfono—. Lamento que todo el trabajo de Sakura no termine como ella quería. Te dejo todo a cargo.
—¿A cargo?

Umi y Sango tomaron de la mano a Serena e Iris, respectivamente, y Sora a Umi y Sango, comenzando así una especie de ritual. Parecía que las chicas canalizaban toda su energía a Mariah y Usagi, quienes veían con muchas ansias como Beryl seguía intentando penetrar el domo creado por Axis.

—Mientras más fuerza aplique al ataque, sus intentos serán inútiles —le dijo Axis a Brock—. Está cometiendo los mismos errores que anteriores enemigos, confiar su fuerza al poder de Arades.
—Por supuesto, y ese dron fue creado con la tecnología de las ruinas milenarias —concluyó Brock—. Así que quien creó esa base, realmente puede vencer a Arades.
—Pero eso significa que, si llega a descubrir que no necesita del poder de Arades para destruir aquel domo… —comenzó muy preocupado Rock Lee.
—Matará a las dos —concluyó Mamoru muy preocupado.
—Entonces esperemos que no lo descubra jamás —finalizó muy asustado Goku.
—Solo tengo una oportunidad —dijo muy preocupado Paul, quien se mantenía en silencio, acercándose con las chicas mientras se transformaba en guerrero sagrado—. Devolvamos a esa vieja decrépita a su tumba, chicas.
—¡¡Si!!

De pronto, Sora cayó arrodillada al suelo completamente agotada, y a los segundos cayeron Umi y Sango.

—¡¿Están bien?! —bastante preocupados, Brock, Rock Lee y Mamoru corrieron a ayudarlas.
—Tranquilos, estamos bien —le respondió muy mareada Sora.
—Todo el poder que nos dio Sakura se lo entregamos a Usagi y Mariah para que puedan pelear —agregó Sango igual de mareada.
—Déjennos descansar unos minutos —les pidió Umi.
—¡Genial, planes puestos en marcha de forma improvisada! —comentó algo molesta Amy Rose, quien recién llegaba.
—¿Te dieron mucho trabajo esos últimos sujetos? —le preguntó Goku más tranquilo.
—De hecho, volvieron en sí. Apenas me vieron salieron arrancando —le respondió más molesta—. Ni que hubiesen visto un demonio.
—Al menos sabemos que esa energía ya no existe —comentó más aliviado Mamoru.
—Lo sentimos chicas, es todo lo que podemos darle —le dijo Kasumi muy cansada, cayendo arrodillada y perdiendo su transformación.
—¡Tengan cuidado las dos! —les dijo muy asustada Amy, ayudando a Kasumi.
—No es la primera vez que lo hacemos —le comentó Haruka antes de desvanecerse y también perder su transformación, cayendo desmayada al suelo, siendo socorrida a tiempo por Mamoru—. He caído en los brazos de un chico guapo… O al menos eso diría si te encontrara guapo.
—Tan bromista como siempre, Haruka —comentó llena de energía y orgullo Mariah.
—Cuídalas por favor, Mamoru —le pidió muy preocupada Usagi, observando con orgullo a las chicas.

Pero de pronto, el domo que protegían a Sakura y Tomoyo fue destruido.

—¡¡Llegó nuestro turno!! —le asintió Usagi a Mariah.
—¡¡A luchar por nuestros amigos!! —también le asintió Mariah a Usagi.

Tomoyo abrazaba con demasiada seguridad a Sakura, mientras miraba de forma desafiante a Beryl.

—Aún no puedo creer que esté cometiendo errores de novatos —concluyó de forma burlesca, mientras preparaba su último ataque—. Las mandaré al infierno, mocosas.
—¡No le harás nada a mi Sakura! —pero cuando Beryl quiso asestar su ataque, luz y oscuridad bloquearon el ataque sin dificultad.
—No lastimarás a nuestra ama —le amenazó oscuridad.
—Retírate de aquí, o afróntate a las consecuencias —le advirtió muy enojada luz.
—Insolentes. Me hablan como si tuviesen la batalla ganada —pero no logró percatarse cuando Usagi y Mariah pisotearon su cara, dejándola estampada en el suelo, enterrada—. ¿Otra vez ustedes?
—¡¡Onda kinética!! —Usagi y Mariah levantaron sus manos al frente, y mandaron a volar a cierta distancia a Beryl.
—¿Creen que, porque sus amiguitas les dieron todo su poder, podrán vencerme? —decía furiosa Beryl, levantándose lista para atacar.
—Se nota que no sabes usar ese poder —le dijo muy molesta Mariah, al tiempo que oscuridad la poseía.
—¿Crees que, porque le robaste su poder a Mariah, lograrás ganarnos? —le advirtió Usagi, mientras luz la poseía.
—Ya veo —Beryl cerró sus ojos muy confiada, los abrió de golpe, y una poderosa onda de energía barrió con todo alrededor con excepción del grupo, quienes fueron protegidos por esferas oscuras y de luz—. Mi poder es veinte veces lo máximo que puede soportar la dimensión. ¿Qué harán con eso?
—Usagi, libera todo tu poder a gusto, como cuando lo hiciste antes —le pidió Mariah—. Cuando Whiteness te conozca, se sorprenderá muchísimo de lo que le contaré.
—De acuerdo —le asintió sin entender.

Mariah y Usagi elevaron su poder tanto como quisieron, y después que un torbellino de tintes negros y blancos se formó, un aura muy extraña invadió el lugar. Cuando el torbellino desapareció, Mariah y Usagi lucían tranquilas y omnipotentes.

—Mi abuelito siempre me enseñó que jamás debía mostrar todo mi poder, ni a mis amigos, ni a mis enemigos —comenzó a decir Mariah—. ¿Sabes que tan peligroso puede ser controlar todo ese poder?
—I… Imposible —Beryl lucía más pálida que de costumbre— ¡¡Tiene que ser una broma!!
—Un gran poder, conlleva una gran responsabilidad. Si no sabes cómo controlar ese poder, solo te destruirás a ti y a tus amigos —comenzó a decir Usagi igual de calmada.
—¡¡¡No me vengan con sus estupideces!!! —furiosa, Beryl lanzó una lluvia de esferas de energía contra las chicas— ¡¡¡Les demostraré lo que puede hacer el poder de Arades junto al poder de la oscuridad!!!
—No entendiste nada —Mariah y Usagi levantaron sus manos, y absorbieron aquella energía sin problemas.
—¿Dijiste que tu poder es veinte veces lo que soporta esta dimensión? —Mariah bajó sus manos al igual que Usagi, y la miró con odio—. Nuestro poder por separado equivale a quinientas veces ese límite.
—¡No estoy para bromas! —le gritó furiosa.
—Nosotras tampoco —le gruñó furiosa Usagi—. Engañaste a Mariah, lastimaste a las chicas… ¡¡Te atreviste a…!! —volteó a ver a una dormida Sakura, y suspiró muy triste— No es justo, tu elegido era Paul —y volvió su vista a Beryl— Sakura nos salvó a todas, y nosotras de nuevo no fuimos capaces de hacer nada.

El ambiente a cada segundo se volvía más turbio, y más se volvía turbio a medida que Usagi y Mariah hacían extraños movimientos de mano.

—¡¡¡Pagarás por lo que le hiciste a nuestra Sakura!!! ¡¡¡Juicio sagrado!!!

De pronto, ondas azules, naranjas, negras y blancas, comenzaron a invadir a Beryl, quien desesperada trataba de salir de aquella técnica.

—¡¡¡No me vencerán con una técnica tan barata!!! —gritaba desesperada la malvada reina.
—Si te hace sentir tranquila, solo te quedaste con el dos por ciento de mi poder —le comentó Mariah—. Me recordaste por que odiaba a las personas, por que deseaba su desaparición. Egoísmo, avaros, mentirosos, manipuladores. Sus vidas pasan por tener más poder a cambio de pisotear vidas.
—¡Niñas tontas, el poder lo es todo!
—No para Sakura —le negó Mariah—. No le importó lo que le hice, de igual forma arriesgó su vida para salvarme, a su peligrosa enemiga. Me dio su energía, me agradeció, me perdonó, y todo a cambio de que yo sea su amiga.
—Humillaste a un corazón puro, bondadoso, ingenuo, feliz —comenzó a decirle Usagi—. Pese a todo, sé que no te tiene odio.
—¡Debería hacerlo! —le advirtió de forma sarcástica Beryl.
—Si que debería hacerlo, pero ella es mucho más poderosa y bondadosa que todos nosotros juntos. Jamás se rebajaría a tu nivel —le respondió con tristeza Usagi—. Es hora que desaparezcas, y vuelas por donde viniste —aquella energía logró separar la energía de Arades de Beryl, terminando en las manos de Usagi—. Hasta nunca —y como si nada, Beryl desapareció.
—Yo cometí el error, y yo debía repararlo —comentó Mariah, al tiempo que perdió su transformación junto con Usagi y se tomaron de las manos—. Muchas gracias.
—¡Oye! —le comenzó a decir algo molesta la sailor, inflando sus mejillas— ¿Qué es eso del dos por ciento?
—¡¿Eh?! —ante tal declaración, Mariah bajó su rostro sonrojado, y comenzó a juguetear con sus dedos— Lo siento. Cuando dijeron que recuperarían mi poder, me sentí querida. No podía creer que otras personas si estaban dispuestas a sacrificarse por mí, era imposible de creer —volvió su mirada a Sakura y Tomoyo, y apoyó su rodilla derecha en el suelo—. Seguro las chicas les han contado como está nuestro mundo, y personas como ustedes no existen.
—Nosotras siempre estaremos para escucharte, brindarte nuestro apoyo, y si tienes ganas de llorar, siempre tendrás nuestro regazo —le dijo de forma muy tierna Tomoyo, al tiempo que luz y oscuridad volvieron a sus formas originales al rostro de Sakura—. Luz y oscuridad son la muestra más valiosa que hasta ahora, Sakura seguía luchando con ustedes. Ella jamás las abandonará.
—No debería arriesgarse tanto —negó llorando, tomando las manos de la pelicastaña—. A partir de ahora, prometo dar mi vida por protegerla.
—Sakura se sentirá muy feliz al escucharte —comentó Usagi, volviendo su atención a Tomoyo—. Llegaste justo a tiempo. Nos salvaste la vida a todos. Muchas gracias.
—Por ver el feliz rostro de Sakura, haría lo que sea —terminó Tomoyo de forma muy emotiva—. Será mejor que le lleves esa energía a Paul. Partiremos a mi casa, Sakura necesita descansar mucho, al igual que todas ustedes.
—A la orden —le respondió Usagi de forma militar, corriendo a dejar su encargo.
—Solo queda Taiyō —comentó Mariah muy seria.
—Esto terminará bien. Tranquila —le pidió Tomoyo—. Siento que, todo lo que pasaremos a partir de ahora, solo nos hará más fuertes. Todo saldrá bien, ya lo verás.

Esta historia continuará…
 

Registrado
30 May 2007
Mensajes
193

Hola a todos, he aquí un nuevo capítulo. Queda muy poco para que esta historia termine, y este capítulo es la linea que separa el desarrollo y el final. No es el final del arco, pero cuando lean lo entenderán. No se si los tres capítulos anteriores les gustó o no, pero si estoy seguro que no habrán mas escenas lemon, ergo, o como quieran decirle. Lo que si, las escenas de batallas continuarán, pero al mismo detalle con que comencé esta historia, y las últimas preguntas serán respondidas.

Hasta la próxima semana y disfruten el capítulo!

...​

Parecía un día como cualquier otro en la ciudad. La gente seguía su rutina diaria: ir a trabajar, a estudiar, de compras. Una vida demasiado normal.
Entre las calles y pasajes, donde no transitaba mucha gente, un chico y dos jóvenes aparecieron de la nada.

—Y bueno, creo que esta es la última dimensión por visitar —comentó muy curiosa la joven de cabellos celestes.
—¿Estás seguro que terminamos en el lugar correcto, Ash Ketchum? —ahora le preguntó de reojo la chica de cabellos rosados.
—Se dónde terminamos… al menos —comentó algo nervioso el chico peli azabache— ¡Vengan por aquí, Sakura, Ami!
—¿Estás seguro? —volvió a preguntarle muy insegura Sakura.
—¡Por supuesto! —le respondió con entusiasmo— ¡Mi instinto dice que es por aquí!
—Confiamos en tu palabra —intentó apoyarlo Ami, muy insegura.

Y con mucha confianza, Ash guio a las chicas por la ciudad. Y después de una hora, gracias al gran sentido de orientación de Ash…

—¡¡¡¿Por qué estamos en un estacionamiento?!!! —le gritó furiosa Sakura, golpeando con fuerza la cabeza de Ash.
—¿Viajar por cuatro regiones? Seguro que tú no usabas el mapa —dijo de forma sospechosa Ami.
—¡¡Brock, donde estás cuando más te necesito!! —gritó desesperado el joven.
—Salgamos de aquí. No queremos meternos en problemas —les comentó Ami, mirando por donde entraron.
—Y no tenemos dinero para comprar un mapa del lugar —agregó desilusionada Sakura—. ¡Esto es una pesadilla!

Y una vez que salieron del estacionamiento, dieron con lo que parecía el centro de la ciudad.

—¿Tan rápido olvidas los lugares que visitas? —Sakura le cuestionó de forma dudosa a Ash.
—¡¡¿Insinúas que tengo pésima orientación?!! —le gritó furioso Ash.
—No es mala, pero deja mucho que desear —le apoyó Ami, también comenzando a dudar de la inteligencia de Ash.
—Que amigas… —y algo molesto, comenzó a adelantar unos pasos hasta toparse con algo que le llamó la atención— Esos chicos… —algo extrañadas, Ami y Sakura se le quedaron mirando— ¡Esos chicos usan el mismo uniforme de Sakura!
—Es verdad —le apoyó Ami.
—¿Crees que la conozcan?
—No lo sé, Sakura —y queriendo despejar sus dudas, Ash se acercó a los tres jóvenes.

Una de las chicas llevaba su cabello suelo cortado hasta la nuca y unos anteojos, la segunda chica llevaba su cabello trenzado, y el joven de cabello azabache, parecía tener unos ojos algo pequeños.

—¡Disculpen! —les llamó algo apurado Ash hasta llegar con ellos, llamando la atención del trío desconocido.
—¿Te podemos ayudar en algo? —le preguntó la joven de trenzas.
—Disculpen la insolencia de nuestro amigo —les pidió avergonzada Ami—. Mi nombre en Ami Mizuno, y quienes me acompañan mis amigos, Sakura Haruno y Ash Ketchum —ante tal presentación, los tres desconocidos murmuraron entre ellos, y volvieron su atención—. ¡No queremos pedirles dinero ni venderles nada! ¡Estamos perdidos y queremos saber si conocen a alguien que buscamos!
—Lleva el mismo uniforme que ustedes —les aclaró Sakura igual de nerviosa que Ami.
—Buscamos la casa de Sakura Kinomoto. Necesitamos ir a su casa —les dijo muy ansioso Ash, provocando una sonrisa cómplice de los tres —. ¿Eh?
—Eres como nos contaron —ante aquellas palabras, los chicos quedaron desconcertados—. Mi nombre es Chiharu Mihara.
—Es un gusto. Mi nombre es Naoko Yanagisawa.
—Y el mío Takashi Yamazaki. Para tu suerte, somos amigos de Sakura Kinomoto.
—Que coincidencia… —comentó de forma suspicaz Ami.
—¡¡Da lo mismo, dejamos de estar perdidos!! —gritó desesperada Sakura.
—¿Cómo es eso que era como les contaron? —les preguntó Ash muy confundido— ¿Cómo me conocen?
—En el camino les contaremos —le respondió Chiharu de forma sospechosa, continuando el camino que llevaban.

Los tres desconocidos retomaron su camino con mucha tranquilidad, mientras Ami y Sakura miraban de forma sospechosa al trío.

—Esto es muy extraño —le comentó muy seria Ami a Sakura.
—¿Cómo rayos unos desconocidos ya conocían a Ash, y coincidentemente nos encuentran en este punto?
—Lo mejor será rechazar su ayuda. No sabemos si son en verdad amigos de Kinomoto o son aliados de Arades.
—¡Chicas, si no se apuran las dejaremos atrás! —les gritó Ash quien ya estaba con los supuestos amigos de Sakura.
—¡¡¡Ese idiota!!! —gritaron en sus mentes las chicas completamente furiosas, camuflando sus sentimientos con una sonrisa, asintiendo.

Básicamente, esa era la duda de Ami y Sakura. ¿Eran amigos o enemigos? Lamentablemente, el exceso de confianza de Ash no les dio tiempo de analizar nada.

—Si se preguntan cómo sabíamos que los encontraríamos aquí, fue porque nos mandaron —les contestó Naoko.
—¿Quién les contó? —les preguntó Ami.
—¿Fue Eriol Hiragizawa? —les preguntó Ash de forma instintiva.
—Acertaste y fallaste a la vez —le respondió Chiharu con entusiasmo.
—¡No quiero juegos de palabras! —les advirtió Sakura muy molesta— Sean claros.
—Te sorprendería si te digo que es la respuesta correcta —ahora le respondió Yamazaki con seguridad, al tiempo que se metían por un pasaje oscuro.
—¿Por qué tomamos este camino? —les preguntó Ami muy extrañada.
—Porque es el camino más rápido a sus respuestas —le respondió Naoko muy tranquila.
—Ash, esto es muy sospechoso —le advirtió Sakura muy preocupada.
—Son los amigos de Sakura. No hay nada de qué preocuparse, chicas —les respondió Ash con mucha seguridad.
—Eres demasiado confiado —le regañó Ami algo molesta, provocando las risas del trío—. ¿Qué es tan gracioso?
—Lo protegen como si fuese su hijo —les comentó entre risillas Chiharu.
—Tranquilas, nadie se los va a comer —les dijo Naoko con la misma gracia.

Y después de aquellas palabras, los amigos de Sakura continuaron caminando. Ash los siguió sin mayores cuestionamientos, mientras a regañadientes, Ami y Sakura sin más opciones, siguieron al joven entrenador.
Parecía un camino muy misterioso, y muy curioso para el hecho de que podía llegar cualquier persona. Y después de unos metros, los jóvenes se detuvieron frente a una extraña vivienda.

—¿Qué es este lugar? —les preguntó Ami muy extrañada.
—¡Señorita Yüko! —gritaron en coro los tres jóvenes.
—¿Yüko? —Ash, Ami y Sakura se vieron muy extrañados.
—¿Ella fue quien nos mandó a llamar? —les preguntó Ami con algo de sospecha.
—No jovencita —de pronto, una joven alta, cabello largo azabache y ojos rojos, apareció de aquella vivienda—. Bienvenidos a mi pequeño negocio. Por favor, pasen todos.
—Si usted no nos llamó, ¿entonces que quiere de nosotros? —preguntó Sakura muy desafiante, subiendo la guardia al igual que Ami.
—La pregunta debería ser al revés —le respondió Yüko de forma muy misteriosa—. Seguramente, adentro encontrarán lo que buscan.
—¿Nosotros encontrar algo? —le preguntó Ash muy curioso.
—Todos tenemos algo que ocultar, incluso Sakura a nosotros, y nosotros a ella —le respondió Naoko con el mismo tono misterioso.
—Recuerdo que lo de las cartas era algo que solo sabían Tomoyo y Shaoran —comentó Ash de forma ocurrente y despreocupada.
—Todos lo sabíamos, pero no creo que sea aquí afuera el mejor lugar para hablarlo —le contestó de una forma más descarada Yamazaki.

Muy extrañados, Ash, Ami y Sakura siguieron a Yüko y los amigos de Sakura al interior de la tienda. Adentro parecía haber algunos artilugios muy extraños, y otros de procedencia más mundana.

—Que artículos mas interesantes —comentó muy sorprendida Sakura—. ¿Es alguna especie de casa de empeño?
—Es una forma muy simple de llamarlo, pero podría decirse que tal vez —le respondió Yüko muy tranquila—. Muchos objetos de distintas épocas y dimensiones terminan conmigo, o porque vienen a vendérmelas, o simplemente las he encontrado. Pero hay otras que han terminado conmigo de la forma mas extraña y curiosa conmigo.
—Eso significa que ustedes no solo son amigos de Sakura, también son sus asistentes —comentó Ash de forma suspicaz.
—En realidad, cada cierto tiempo venimos a este lugar para aprender cosas nuevas —le comentó Yamazaki con entusiasmo—. Pregúntame de lo que quieras.
—Veamos… —ante la proposición, Ash se puso a mirar todos los artículos.
—Por favor Ash, no vayas a romper nada —le suplicó algo asustada Ami, para volver la atención al grupo—. Sabemos que Sakura no quería que nadie supiera nada, fue muy cautelosa con su vida.
—Sakura es muy mala mintiendo —le respondió Chiharu de forma burlesca—. Pero preferimos guardar el secreto que ya sabíamos todo.
—¿Por qué hicieron algo así? —les preguntó Sakura muy extrañada— No hubiese estado tan estresada ocultando aquella vida.
—Porque Sakura se sentía menos presionada sabiendo que nosotros no sabíamos nada —le respondió Naoko—. Siempre hizo lo que pudo para que no supiéramos nada. Como se dieron cuenta, tan cautelosa nunca lo fue.
—Por ahí dicen, los secretos mejor ocultos, son los que están a la vista del mundo —agregó de forma ocurrente Yüko—. ¿Cuál es el mejor lugar para ocultar tu vida secreta?
—Que todo el mundo la conozca, hasta cierto punto —le respondió Ami muy pensante—. Creo entender a qué quiere llegar.
—¡¡Miren esto, chicas!! —gritó Ash de golpe, llegando con un extraño reloj en sus manos, el cual era plateado, tenia manecillas azules, y su fondo era negro— ¿No les parece curioso?
—¿Sabían que esos antiguos relojes funcionaban con un mecanismo ya obsoleto en la actualidad? —ante las palabras de Yamazaki, todos le prestaron atención— Como no existían las baterías, se ponían hormigas para su funcionamiento. Lamentablemente, como había que alimentarlas, se hacia muy caro tenerlos, así que después fueron adaptados para que las manecillas las empujara el viento…
—No puedes estar hablando en serio… —comentaron de reojo Ami y Sakura, notando de inmediato la descarada mentira.
—¡¡¿En verdad?!! —gritó muy sorprendido un muy ingenuo Ash, prestándole toda su atención a Yamazaki y su mentira, y dejando a sus amigas atónitas— ¡Increíble!
—Por supuesto, mi estimado Ash —continuó Naoko, mirando triunfante a Yamazaki—. Imagina cuando no había viento, tenían que contar los segundos con piedras para no perderse.
—Debió ser muy complicado para ellos ver la hora de esa forma.
—¡Suficiente los dos! —les regañó Chiharu, dejando desconcertado a Ash.
—Eres un chico de buen corazón —le dijo de forma afable Yüko—. Si quieres, puede quedarte con ese reloj.
—Lo siento mucho, pero no tengo dinero —le negó rápidamente Ash, devolviéndoselo.
—Es un regalo. No te preocupes.
—¿Está segura?
—Esa es otra pregunta que tu mismo debe responderte —le respondió Yüko con el mismo tono misterioso—. ¿Qué es lo que sientes realmente por Sakura?
—¡¿Eh?! —aquella pregunta descolocó completamente al joven.
—Como amigos de Sakura, necesitamos una respuesta concreta de tu parte —le dijo algo rígido Yamazaki.
—¿Eres consciente de todo lo que sufrió Sakura por el repentino corte y término con Li Shaoran? —ahora le preguntó Naoko con la misma seriedad.
—¡Yo la amo muchísimo! —les respondió Ash con seguridad.
—¿Y que es lo que mas quieres de nuestra amiga? —le preguntó Chiharu igual de seria.
—Solo quiero que nunca deje de sonreír…
—Eso es algo que todos los conocidos de Sakura quieren, Ash —le comentó Yüko—. ¿Tienes alguna proyección con ella? ¿Qué pasaría si algo los separa? ¿Has pensado que, tal vez, haya mas personas que quieran verla feliz? ¿Serias capaz de sacrificar tu relación como tal por su felicidad?
—Ash, ten cuidado con tu respuesta —le pidió Ami muy preocupada.
—Sabes que después de lo que sucedió en la rueda de la fortuna, no han podido compartir nada —le continuó Sakura.
—Prometimos que esto duraría hasta que nos digan basta —les respondió Ash con tranquilidad.
—No me refería a eso, Ash —le interrumpió Yüko, dejando muy extrañado a Ash.
—¿Qué sucedería si llega a enamorarse de alguno de tus amigos? —le preguntó Chiharu, dejando expectante al grupo por una respuesta.
—Creo que me pondría muy celoso. Si eso pasara, le partiría la cara a ese sujeto —le respondió Ash muy molesto.
—Es fácil imaginarte celoso, Ash Ketchum —comentó de reojo Sakura.
—Ash, si te vas a poner en ese plano, haremos lo que sea para alejarte de nuestra amiga —dijo de forma desafiante Naoko.
—Yo también lo haría, chicos —complementó sonriente el entrenador—. Se a la perfección que Sakura odia las peleas, no le gustan los conflictos… Detestaría que una persona violenta esté con ella. Así que, si lo considero desde ese punto de vista, me alejaría antes de cometer algún error del cual me arrepentiría de por vida. Su felicidad me es mas importante que cualquier otra cosa.
—Una respuesta muy madura para un chico que cae en bromas con facilidad —comentó Yüko con tranquilidad, dejando muy intrigado a Ash—. Seguro ese reloj te hará pensar y ganar tiempo antes de cometer algún error. Guárdalo como un recordatorio.
—Si me lo quiere regalar… —Ash hizo una reverencia, y casi gritó— ¡Muchas gracias! ¡Prometo cuidarlo!
—Hiragizawa me contó todo —volvió a decir Yüko—. Recuerda que la familia es lo mas importante. Valórala con tu vida.
—Por supuesto.


...​

Capítulo 103: “Calma y transición. Una vuelta al inicio”

Amanecía en la ciudad de Tomoeda, el sol comenzaba a pegar sus primeros rayos, y Sakura dormía en su cama, después de tantos días, plácidamente. Vestía uno de sus pijamas rosados, camisa manga larga con botones, y pantalones largos. Se sentía y veía muy feliz, y no era para menos, ya que no visitaba su casa desde hace mucho.

—Que tiernos se ven los dos —comentó Kasumi muy sonrojada.

Parecía que habían pasado la noche en la residencia Kinomoto, ya que Paul estaba acompañándola, ahora dormido junto con la joven, abrazándola de forma celosa, siendo recibido con mucha felicidad.

—¡Tomoyo, por allá! —le indicó Haruka a la cabecera de la cama algo ansiosa, ambas con cámara en mano, filmándolos— ¡No podemos perder ningún perfil de tan tierno momento!

En cambio, las amigas de Sakura y Paul parecían haber entrado hace poco a la habitación de la pelicastaña. Ahí estaban Kasumi, Haruka, Mariah y Tomoyo fisgoneando la privacidad de los dos.

—¡Sakura siempre se ve tan hermosa cuando duerme! —comentó muy extasiada Tomoyo— ¡Y su valiente y aguerrido príncipe azul tampoco se ve nada de mal!
—Se me ocurre una bonita historia de amor —comentó Mariah con entusiasmo—. “La estudiante y el entrenador. Un amor tan fuerte como su ingenuidad”.
—Solo no te excedas con el material para adultos —la atajó de forma estricta Haruka.
—No podría mancillar una relación tan ingenua y genuina —le respondió muy sonrojada Mariah.
—Se que no van a despertar hasta mañana, así que deberíamos irnos —les comentó preocupada Kasumi, mientras miraba su teléfono—. Los dos han estado peleando sin parar, arriesgando sus vidas en todo momento —miró a su alrededor—. Mariah tiene razón, tiene una visión rosa de la vida —y volvió su vista a Sakura y Paul—. Pero no tenemos derecho a negarle caprichos. Se lo merece.
—¿Dices que les demos privacidad? —le preguntó algo aniñada Haruka.
—Todos queremos privacidad —le regañó Kasumi algo molesta—. Además, Hiragizawa nos está esperando abajo.
—Es verdad —comentó de forma ocurrente Tomoyo, acomodando su cámara hacia los dos dormilones, y salir del cuarto—. Vámonos.
—Creo que está loca —susurró Mariah entre las chicas, recibiendo la afirmación de Kasumi y Haruka.
—¿Dijeron algo, chicas? —preguntó Tomoyo del otro lado de la puerta, provocando escalofríos en las chicas.
—¡Que ya nos vamos! —respondieron aterradas las tres, saliendo del cuarto en medio segundo.
—¿De que creen que nos vaya a hablar Eriol? —les preguntó Tomoyo apenas aparecieron las mironas.
—No lo sé. No se me ocurre nada —le respondió muy intrigada Mariah.
—Si es una de las tantas mitades de Clow Reed, significa que nos debe querer decir algo muy importante —dijo muy pensante Haruka, llevando su mano derecha a su mentón.
—Ahora que lo pienso, este fue el lugar donde Taiyō atacó por primera vez a Sakura —dijo Kasumi con arrepentimiento—. Debemos apresurarnos en encontrarla, no podemos permitir que cometa el mismo error que nosotras.
—Quien mas me preocupa es Hikari —dijo muy preocupada Mariah—. Aun no sabe todo lo que ha pasado.
—Siento que es de quien menos debemos preocuparnos —les comentó Tomoyo, comenzando a bajar las escaleras—. Lamento decírtelo Mariah, pero Hikari está enamorada hasta los pies de Phil. No sé si llamarlo traición, pasión, o simplemente impulso, pero sus sentimientos siempre estarán con su primer amor.
—Gracias por recordármelo —le agradeció muy molesta la afectada.
—Y después que vuelvan a reunirse una vez más, ¿Qué piensan hacer?

Cuando llegaron al primer piso, miraron a Eriol, quien las veía de forma misteriosa, sonriéndoles. Su pregunta las había paralizado, era como si jamás se hubiesen puesto a pensar en algo así.

—¿No se supone que irían a pelear contra Arades? —les preguntó Tomoyo muy preocupada—. Si algo les llegara a pasar, Sakura se pondría muy triste.
—Lo sabemos, Tomoyo —le respondió muy asustada Kasumi—. Por mucho que hayamos convivido con él, ni siquiera logramos imaginar su verdadero poder.
—Por favor, Palkia.

Y a los segundos del llamado de Eriol, aparecieron en la casa de Tomoyo, donde estaban Kaho Mizuki, Touya, Serena, Iris, Goku en un ya acostumbrado cuerpo de Pikachu, y Kerberos, Yue como Yukito, Spinel y Ruby como Nakuru.

—Supongo que el otro mocoso se quedó a dormir en mi cuarto, ¿cierto? —les preguntó Touya de forma amenazante, de nuevo aterrando a Kasumi, Haruka y Mariah.
—Sakura no podría estar en mejores manos que Paul, Touya —le respondió Tomoyo con tranquilidad.
—Sakura tiene un hermano demasiado celoso —comentó Kasumi entre las chicas.
—Sabes a que me refiero —le recalcó Touya.
—Creo saber que no se a que te refieres, pero se a que te refieres —le asintió Tomoyo muy tranquila.
—Lo peor es que hablan en código —comentó algo molesta Haruka.
—¿Hay algún problema, pequeñas? —les preguntó Kaho muy serena, poniendo muy nerviosas a las “intrusas”.
—¡Perdón! —gritaron espantadas las tres.
—No pongas nerviosas a nuestras invitadas, Kaho —le pidió Eriol muy tranquilo.
—Discúlpame, Eriol —le pidió la pelirroja, ambos mirándose a los ojos de forma emotiva.
—¡¿No me digan que los dos son…?! —gritó espantada Mariah— ¡¿Cuántos años de diferencia se llevan?!
—Acompáñame por algo de comer, Kaho —le pidió a la fuerza Touya, llevándosela a las rastras.
—¡¡¡Ya era hora, estamos muertos de hambre!!! —gritó furiosa Iris— ¡¡¡Como todos los ricos, tacaños!!!
—Que vergüenza… —en cambio, Serena no hallaba donde esconderse.
—¡¿Alguna vez escuchaste que es el karma, mocosa?! —le gritó triunfante Kero, mofándose de la líder de gimnasio.
—También los acompañaré, Touya —se ofreció Yukito, queriendo alejarse de la trifulca.
—No puedo entender como puedes ser tan escandaloso, Kerberos —le negó rendido Spinel.
—¡¡Tu no te metas!! —le devolvió furioso.
—¡Extrañaba las fiestas así de animadas! —celebró con entusiasmo Nakuru—. Creo que es el mejor momento para distendernos sobre lo que está sucediendo. ¿No lo crees, Eriol?
—La mas feliz por esta reunión, seria Sakura —intervino Tomoyo muy tranquila—. Mi mamá también estaba muy preocupada, pero comprendió la naturaleza y seriedad de la conversación y situación.
—Veo que el cariño que tu familia le tiene a Sakura es mas grande del que podía haber esperado —el comentario de Eriol dejó muy extrañado al grupo.
—Según tenemos entendido, Sonomi y Nadeshiko eran primas —comentó muy pensante Kasumi—. También tengo entendido que tuvieron algunos problemas familiares, pero no me corresponde hablar de ese tema.
—Te sugiero que no desvíes el tema con asuntos que no nos concierne —le pidió muy seria Iris, o al menos fingiendo.
—Veo que están muy bien informadas, señoritas —les dijo como cumplido Eriol.
—Usamos la misma información para saber absolutamente todo de ustedes —le asintió Haruka—. Axis fue el mejor invento que haya creado el papá de Kasumi.
—A propósito —intervino Serena—. ¿Dónde está Axis ahora mismo?
—Está en mi cuarto —le respondió Tomoyo muy seria—. Las actualizaciones que ha tenido tienen algunos errores no forzados —aquel comentario desanimó en gran medida a Kasumi, haciendo que Tomoyo corrigiera sus palabras—. No me refería a que no sepas programar, eres muy inteligente y sabes demasiado. Te felicito.
—¿Entonces que fallos encontraste? —volvió a preguntarle Serena.
—La cantidad de datos, entre la que ya tenía almacenada, más la información agregada que recolectamos en las ruinas milenarias, equivale a un sobre cien por ciento de todos los conocimientos de los multiversos…
—¡Espera un momento! —la interrumpió Mariah muy ansiosa— No soy buena con los números, pero si algo supera el cien por ciento, quiere decir que tus cálculos son erróneos…
—O simplemente hay un vacío desconocido dentro de algo —completó Eriol con entusiasmo—. Sonará muy extraña la pregunta Tomoyo, ¿pero que hay en ese restante?
—Está corrupto por un virus de computadora —les respondió la joven—. Un virus muy extraño.
—Kasumi, ¿nunca te percataste de aquel virus? —le preguntó muy extrañada Iris.
—Nunca noté nada extraño —le negó.
—Pero nosotros si podemos sentirlo —le respondió Kero muy serio—. Siento en el cuarto de Tomoyo una cantidad de energía negativa que jamás había sentido.
—¿Jamás la sintieron? —les preguntó Spinel muy extrañado.
—No es de extrañar que en esta dimensión ustedes si puedan sentirla —les comentó Kaho, quien llegaba con Touya y Yukito con carritos con comida—. Denle gracias a la madre de Tomoyo que les dejó un banquete listo.
—Me parece curioso que haya preparado comida para cien personas —comentó muy extrañado Yukito.
—Seguro sabía que algún glotón vendría —soltó muy molesto Touya con los ojos cerrados.
—¡¡¡Me moría de hambre!!! — gritaron Kero y el Pikachu, corriendo a la mesa a comer.
—¡¡¡No viniste solo a comer, Son Goku!!! —le regañó Iris furiosa.
—No funciono con el estómago vacío —le contestó de reojo el Pokémon.
—Volviendo al tema —interrumpió muy molesta Serena—. ¿Pueden imaginarse por qué no lograron sentir nada?
—Un fenómeno llamado dimensión guardiana —les respondió Eriol con seriedad—. Esta dimensión se encuentra protegida por la misma fuerza que protege lo que llaman ruinas milenarias.
—Hablas como si supieras mucho —le cuestionó muy extrañada Kasumi—. Muy extraño para alguien de quince años.
—No es que lo sepa porque lo haya estudiado —le contestó Eriol, hablando nuevamente en código—. Tengo ciertas amistades que me enseñaron muchas cosas.
—Chicos, perdón la indiscreción —les dijo Mariah muy ansiosa, notándose como caía saliva de su boca, chocando sus índices—. ¿No les molesta si los ignoro un segundo? Esos dos glotones van a acabar con todo.
—No tienes por que pedirlo, pequeña Mariah —le respondió Tomoyo con su infinita felicidad.
—¡¡¡Muchas gracias!!! —y como depredador tras su presa, se lanzó a devorar todo, en compañía de Haruka.
—¡Tengan un poco de educación! —las regañó Kasumi, caminando con mas mesura a la comida.
—Que velocidad para comer, Mariah… —comentó muy sorprendida Kaho— Comes como si no hubiese mañana.
—Es la mas glotona del grupo, seguida de Taiyō —comentó muy avergonzada Kasumi.
—No es muy distinta a la forma de comer del señor Goku —aquel comentario de Serena hizo que el Pikachu y Mariah se miraran.
—Eso debe ser porque Mariah también es saiyajin —comentó Haruka en una pequeña pausa.
—¿Saiyajin? —todos habían quedado muy confundidos ante tal descubrimiento.
—Así es —le asintió Mariah muy extrañada—. Mi mamá es quien heredó en realidad la fuerza de Zekrom. Pero al igual que las demás chicas, nosotras heredamos al final la fuerza de los Pokémon legendarios para pelear.
—¿Significa que sus madres son aún más poderosas que ustedes? —ante la pregunta muy ansiosa de Serena, las tres aludidas asintieron sin mayores dramas.
—Aun con nuestro poder al máximo, no debemos de tener ni el veinte por ciento de los poderes, habilidades y experiencia de nuestras mamás —completó Kasumi muy tranquila.
—¿Aun así no pudieron derrotar a Arades? —preguntó muy curiosa Nakuru.
—No conocemos la real diferencia de sus poderes —le negó Haruka—. Después que nos peleamos con Phil y Sakura, volvimos a nuestra época, pero descubrimos que nuestros padres habían sido asesinados por ese sujeto —aquel comentario provocó un silencio muy incomodo en la sala—. Supuestamente, Arades había logrado rescatar las joyas elementales y orbes, nos convenció que podíamos cambiar todo; borrar la corrupción del mundo, y devolver el mundo a todas las criaturas vivientes no humanas.
—Tengo entendido que Kasumi les mostró un video a Sakura, Paul y Goku —intervino Iris muy seria, caminando con calma hacia la comida—. Ese video muestra como Ash asesinaba a sus padres.
—El video era demasiado evidente. Era él —agregó muy serio el Pokémon.
—Les sugiero que vuelvan a ver aquel video cuando termine la limpieza de Axis —les pidió con calma Tomoyo—. Conozco muy bien a Ash, y si quisieran algo contra él, eso sería que sus amigos se conviertan en sus enemigos.
—Fue por eso que quisiste venir con nosotros, Tomoyo —dijo bastante sorprendida Serena, acercándose a la joven—. Eriol te tenia muy bien informada, los dos sabían muy bien de la situación, de la protección que existe en esta dimensión, y algo me dice que de algo más.
—La información que contiene Axis equivale a mas de cincuenta mil años en el futuro —les respondió Tomoyo muy tranquila—. Así que, si mis cálculos no fallan, ustedes son las descendientes de Misty y las chicas. Son tantos los tátaras nietos, que es imposible contarlos.
—Ahora logro comprender por qué el nivel de tecnología de Axis.
—Entonces esta situación tiene mucho menos sentido —comentó muy extrañado Eriol, llevando su mano derecha a su mentón—. ¿Por qué viajar cincuenta mil años al futuro? ¿Y por qué razón Ash mataría a las guerreras elementales de esa época?
—Creo que la respuesta podría ser mucho mas sencilla de lo que podríamos pensar —respondió Goku muy serio, dejando de comer—. La energía que robó Magma; la energía que supuestamente era el alma y consciencia de Ash.
—Energía que ya sabemos que no era —complementó Serena—. Mi hermanito recuperó su memoria y se hizo muy poderoso.
—Pero se supone que eso sucedió después que asesinaron sus padres —comentó Kero muy pensante—. Para ese entonces, era un mocoso sin ninguna habilidad.
—Hay una parte que falta en todo esto —comentó Yukito igual de pensante.
—Han pasado en alto la pregunta mas obvia de todas —negó Touya rendido, mirando fijamente a las tres jóvenes—. ¿Quién las trajo al pasado?
—¿Tu cómo crees que hemos viajado en el tiempo y el espacio? —le preguntó de reojo Iris, molesta por la duda—. Dialga y Palkia nos han ayudado, y es obvio que a las chicas también.
—Te equivocas, Iris —le negó Kasumi—. Dialga, Palkia, Giratina y Arceus desaparecieron de la tierra. Huyeron por culpa de la corrupción, y dejaron a su suerte al mundo.
—Ha sido Arades quien nos ha trasladado entre las dimensiones —continuó Haruka, mostrándoles una pequeña pero extraña orbe poseída por dos energías—. Contiene la energía suficiente para que viajemos a donde queramos a voluntad.
—Significa que ese sujeto también puede hacer y deshacer a voluntad en el tiempo y el espacio —contestó con rabia Serena—. ¿Pero por qué las mandó a ustedes a atacar y no lo hizo el?
—No ha recuperado todo su poder —le respondió Mariah muy seria—. Está muy débil, y prefiere atacar cuando se recupere.
—Matar es algo inútil, porque ya no sufres más —intervino Tomoyo muy seria—. Vivos pueden sufrir por la eternidad.
—Los grabados de las ruinas milenarias —Serena miró su teléfono, y miró a todos muy ansiosa—. Todo lo que estamos pasando, se resume a todo lo que nos quiera mostrar Axis.
—¿Crees que también tenga la respuesta a lo que sucedió con Ash? —le preguntó Iris.
—No creo que necesiten de Axis para tener una respuesta a esa duda —le contestó Nakuru—. La energía que robaron de Ash si era de Ash, pero algo sucedió que Magma sólo pudo robar residuos, o una copia de aquella energía.
—¿A qué quieres llegar con eso? —le preguntó Kasumi algo nerviosa.
—Que seguramente, lo que vieron en ese video sea un clon de Ash usando aquella débil energía suya, y no solo eso, sino que también existe la posibilidad que sus padres estén vivos.
—¡¡¡¿Qué?!!! —aquella teoría sobresaltó a las tres afectadas, parando de comer al instante.
—Si es lo que creo que piensas, tiene mucho sentido —agregó muy pensante Yukito—. ¿Puede que aquel virus esté bloqueando información muy importante que no quería que supieran?
—No deberíamos dudarlo —contestó Eriol muy pensante—. Por ahora, sólo podemos esperar a que termine la limpieza de Axis. Aun así, les sugiero no comentar absolutamente nada de esta reunión a Sakura y Paul.
—¿Por qué no deberíamos contarle nada? —preguntó Kero con algo de molestia—. Ustedes la metieron en esto, merece saber todo.
—Sabes a la perfección que Sakura es extremadamente impulsiva, y si se entera de todo esto, seguramente hará algo que no sólo la ponga a ella en peligro, también a Paul y a todos nosotros —le respondió Serena con voz rígida—. Un movimiento en falso, y esto se acabó.
—Además, solo es una teoría, Kerberos —le dijo mas tranquila Kasumi—. Seriamos las chicas mas felices del mundo si en verdad nuestros padres estuviesen vivos, pero también debemos ser precavidas.
—Sólo cuiden de Sakura —les gruñó Kero—. ¡¡Si algo le llega a pasar, se las verán conmigo!!
—Mira quien habla, el peluche hambriento —dijo de forma sarcástica Iris.
—¡¡Ahora vas a ver, mocosa del infierno!! —y completamente furioso, Kero se lanzó adentro de cabello de Iris, comenzando a desordenarlo por completo— ¡¡A ver quién te lo ayuda a ordenar, chiquilla mal criada!!
—¡¡Suéltame, muñeco poseído!!

Aquel espectáculo causó la risa de todos. Iris trataba de sacarse a Kero de su cabello como podía, pero este sólo terminaba más desordenado.

—Muchas gracias, Tomoyo —le agradeció Eriol mas tranquilo—. Siempre tan criteriosa e intuitiva.
—Haré lo que esté a mi alcance para ayudar a los chicos y que nadie salga perjudicado —le respondió con la misma candidez de siempre—. Si necesitas de algo más de mí, ahí estaré para ayudarte.
—¡¡¡Ya dejen de hablar en código!!! —les gruñó muy aniñada Haruka, apareciendo casi por arte de magia frente a los dos— ¿Todos en esta dimensión tienen esa mala costumbre?
—Solo cuando no quieren ocultar algo —le respondió Kaho, quien la tomó de los hombros—. Pequeña Haruka, tampoco es muy agradable que alguien se meta en conversaciones ajenas.
—Lo siento mucho —y muy apenada, solo bajó la mirada.
—Ustedes dos —Kaho se les quedó mirando a Eriol y Tomoyo con una sonrisa, y se retiró con Haruka.
—¿Me perdí de algo?
—Volvamos con los demás.

Y con una Haruka totalmente confundida por la extraña situación, volvieron con los demás.
Con diferencia a cuando Ash y los demás habían llegado por primera vez, Kasumi, Serena y los demás tuvieron la suerte de recorrer toda la mansión de Tomoyo, incluyendo zonas de recreación y descanso; y muy distinto, tuvieron la oportunidad de descansar de verdad hasta el siguiente día.
Como lo habían previsto, al día siguiente, Sakura y Paul despertaron muy temprano gracias al despertador que le habían puesto a las ocho de la mañana.

—¡Ya…! —muy fastidiada, Sakura tomó su despertador, lo apagó, y se sentó en su cama—. Mi dormitorio —miró alrededor de ella, volviendo cierto aire nostálgico a ella, y notó como Paul se le abrazaba a su cintura, acomodándose para seguir durmiendo—. Volví a mi casa con mi papá y mi hermanito —volvió su vista a Paul, y acarició su cabello—. Y junto a mi Paul…
—No te voy a dejar ir—dijo Paul aun dormido—. Me quedaré a tu lado para siempre…
—Yo tampoco te abandonaré, Paul —y algo sonrojada, Sakura se le acercó para darle un beso en la mejilla.

Pero apenas estuvo de besarlo, la puerta de su cuarto sonó del otro lado, provocando que Paul se despertara del susto, y a Sakura sentarse recta en la cama.

—¡Ya levántate, monstruo! —le llamó de mala gana Touya.
—¡¡Hermano!!
—¡¿Es tu hermano?! —pero antes que se diera cuenta que habló, Paul se tapó la boca con las manos.
—¿Estás con alguien? —en ese momento, Sakura y Paul sintieron un temor mas grande que pelear contra todos sus enemigos a la vez.
—¡¡Estoy practicando para el colegio!! —le respondió aterrada Sakura— ¡¡Habrá una presentación de bienvenida, y quise hacer imitaciones!! —mientras gritando en susurro, le pidió a Paul— ¡Escóndete en mi armario! —y sin cuestionar ni decir nada, Paul corrió a meterse al armario, y cerrar de golpe la puerta de este.
—¿Estás segura que estás bien? —muy dudoso, Touya abrió la puerta, y se metió a su cuarto.
—Hola hermano —lo saludó Sakura muy aterrada—. ¿Qué tal dormiste?
—Un mes completo desaparecida, ¿y me saludas así? —de forma muy sospechosa, Touya comenzó a mirar con detalle su cuarto.
—¡Yo…! —pero Sakura no pudo responder a aquella pregunta, cosa que la desesperó aún más.
—Está bien que ya hayas cumplido quince años, pero no puedes desaparecer tanto tiempo sin avisar —le regañó muy molesto, yendo a abrir el armario.
—¡¡¡Pequeño!!! —gritó desesperada Sakura, un segundo antes que su hermano tocara y abriera la puerta, percatándose que no había nada.
—Quince años, y aun gritas como un monstruo —le regañó Touya—. ¿Por qué gritaste pequeño?
—¡Porque tú eres el que se esta comportando como un niñito pequeño celoso! —le respondió muy molesta Sakura— ¡¿Qué creías que hacías en mi armario?! ¡¿Encontrar algo?!
—¿Tu que crees? —y completamente fastidiado, Touya cerró el armario— Vístete, vamos a desayunar.
—Si. Ya bajo —y apenas su hermanito cruzó la puerta, Sakura soltó el suspiro mas largo de su vida, el cual tuvo que interrumpir cuando su hermano volvió a asomar la cabeza al cuarto—. ¡¿Sucede algo?!
—Nada —le respondió, mirando de forma sospechosa el cuarto nuevamente, y volver a cerrar—. ¡Apresúrate en bajar!
—¡Si, hermano! —y, por fin, Sakura terminó de botar aquel suspiro, y levantarse a abrir el armario— ¿Paul?
—¡Aquí abajo! —Sakura miró en la parte baja del armario, y vio a un mini Paul entre su ropa.
—¡Lo siento mucho, fue lo primero que se me ocurrió! —le suplicó muy apenada Sakura, volviendo a suspirar pesadamente— Al menos nos salvamos.
—Eso fue lo mas intenso que hemos vivido desde que empezamos a pelear —le comentó aún muy asustado Paul.
—Perdóname por favor, pero sal por la ventana —le pidió Sakura, mientras lo volvía a su tamaño real—. Si mi hermano descubre que dormiste conmigo, te va a usar de saco para golpear.
—De acuerdo —le asintió sin chistar—. ¿Pero dónde te espero?
—No lo sé… Y tampoco puedo dejarte sin desayunar… —Sakura se veía muy asustada, por fin no sabia que hacer, pero el sonido de un teléfono la despertó— ¿Hola?
—Hola Sakura. Espero hayas dormido bien.
—¡¡¡Tomoyo!!! —gritó de felicidad Sakura, como si un peso gigante fuese quitado de sus hombros— ¡Necesito que me ayudes con Paul, por favor!
—Tranquila, estoy afuera —ante aquella afirmación, Sakura se asomó por la ventana, y logró divisar a su amiga en la entrada.
—¡Perfecto! —Sakura miró a Paul, y comenzó a desvestirse— Te espero en casa de Tomoyo, Paul. Yo desayunaré aquí, en mi casa. En cuanto esté lista, iré para allá.

Pero cuando Sakura se logró percatar que sólo estaba con sus pantys y el torso desnudo, se sonrojó a mas no poder, logrando que a Paul le subiera la presión, sonrojándose aún peor.

—¡¡¡Lo siento mucho, es la costumbre!!! —le pidió Sakura, con la intención de taparse, pero arrepintiéndose de la acción.
—¡Yo… yo creo que me voy de aquí! —y con los nervios mas calmados, Paul salió por la ventana con tanta torpeza, que se tropezó, resbaló por el techo, y terminó estampado en el suelo.
—¡Esto está resultando peor de lo que creía! ¡¡Axis, modo estudiante!! —y de la nada, su uniforme escolar volvió a vestirla— ¡¡Me salvaste la vida, Axis!! ¡¡Algún día te lo pagaré como corresponde!! —y salió corriendo de su cuarto.

Mientras tanto, las chicas veían muertas de la risa toda la situación en una pantalla.

—¡Eso te pasa por meter a tu amante a tu dormitorio, picarona! —le dijo entre risas Mariah.
—¡Si no fuera por Axis, ahora estarías recluida por tu hermano! —también comentó entre risas Kasumi.
— ¡Tomoyo se merece mucho mas que un monumento! —continuó Haruka, quien estaba peor con la risa que las demás— ¡Dejar esa cámara filmando hasta el final fue una jugada magistral!
—¿Cómo hiciste para que la batería durara tanto? —le preguntó muy extrañada Serena.
—Me sorprende que me preguntes algo así —le respondió en código Tomoyo.
—¡¡Te voy a acusar por robo de tecnología!! —la acusó Iris de forma aniñada— Aunque te perdono después de tal monumento a la vergüenza a la intimidad.
—¡¿Ya quieren dejar eso?! —les pidió muy avergonzada Sakura.
—¿Y si no queremos? —le respondieron con otra pregunta Kasumi, Haruka y Mariah, sonriendo de forma maliciosa, lo suficiente como para intimidarla.
—Chicas… esperen… Podemos conversar… —les pidió aterrada.
—¡¡Guerreras elementales, que no escape nuestra presa!! —y con la orden de Mariah, las tres se lanzaron a atrapar a Sakura, y empezaron a hacerle cosquillas.
—¡Es suficiente! —les pidió descontrolada por la risa, sin salida— ¡No puedo con la risa!
—¡Es tu castigo por no cenar con nosotros! —dijo Haruka con mas malicia de la que debería tener— ¡¡Si hubieses estado, ese glotón de Kerberos no hubiese hecho un desastre de la velada!!
—¡¡Y tampoco me diste material para la novela que estoy escribiendo!! —le acusó de forma aniñada Mariah— ¡¿Ahora de donde sacaré material para mayores de dieciocho años?!
—¡Prometo pagarles, chicas! —pero entre tanto movimiento, las manos de Sakura terminaron en los pechos de Haruka, deteniendo la “tortura”— Cuéntame tu secreto para tenerlas tan grandes. ¿O son operadas?
—Kinomoto… —pero ante la reacción de Haruka, Kasumi y Mariah se alejaron de inmediato— ¿En verdad quieres saberlo? —pero la entusiasta e ingenua curiosidad de Sakura hizo que la pelicastaña enterrara su cabeza en sus pechos, sofocándola— ¡¡Compruébalo tú mismo!!

Ante tal peligro, Kasumi y Mariah intentaron rescatar a Sakura de los pechos de Haruka, causando el nerviosismo del grupo.

—¿Está bien que dejen que hagan eso? —les preguntó Iris muy nerviosa.
—Este será el ultimo descanso que tendremos todos nosotros —le respondió Serena muy compungida—. A partir de este punto, no sabemos si sobreviviremos o no.
—Tu misma viste todo anoche —continuó Tomoyo—. Al próximo lugar donde irán, será donde está Phil.
—Es la última dimensión por visitar —recordó Iris muy preocupada—. Después de esto, solo quedaría Arades.
—Y nuestra separación será para siempre —finiquitó Serena muy triste—. Disfrutemos estos momentos como los últimos.
—O morir en manos de Arades, o separarnos para siempre —comentó Paul con algo de rabia y desesperación interna—. ¡Me niego a sepárame de Sakura!
—Entonces disfrútala como si fuese el ultimo día en que la veas —le pidió Tomoyo con entusiasmo—. Que esto dure hasta que no se pueda más.
—O quedarme en esta dimensión con ella para siempre —le interrumpió con demasiada seguridad Paul.
—¿Estas seguro, hermanito? —le preguntó Serena, notándose sorpresa en su reacción.
—No lo sé… —le negó rendido Paul—. No sé qué hacer.

Esta historia continuará…
 

¡Que el mundo se trague su odio!
Registrado
4 Sep 2019
Mensajes
152
Gran historia mi hermano y da algo de tristeza que ya estemos en la recta final.
Sin mas que decir suerte con tus demas capitulos. 👍
 

Registrado
30 May 2007
Mensajes
193
Hola a todos, he aquí un nuevo capítulo. En esta ocasión, leerán algo distinto a los demás capítulos. Manteniéndome dentro de la fantasía, la historia es bastante mas terrenal que lo demás. Se que habrá algo de cliché en el capítulo, pero tendrá un tratamiento algo especial.
Los dejo con la lectura. Nos vemos la próxima semana! O al menos eso esperó...
...​
—Con que ahí están esos idiotas —vestida de unos shorts azules, remera blanca, y una gorra, la cual afirmaba su cabello celeste, la joven se ocultaba entre los arbustos, esperando que los sujetos que seguía, hicieran lo que iban a hacer—. Ni crean que permitiré que se roben a los Pokémon de la reserva.

Mientras tanto, los que, según la jovencita, parecían cazadores furtivos, bajaban jaulas de distintos tamaños, trampas, armas, cadenas y sogas. Claramente habían ido a cazar Pokémon al monte Plateado.

—Tengan mucho cuidado con esas trampas, quiero que los Pokémon de aquí caigan en ellas —les ordenó de forma muy desagradable quien vestía un traje blanco, guantes cafés con rayas negras, y unas botas azul oscuras—. No se atrevan a lastimar a ningún Pokémon, los quiero intactos.
—¡¡Si, señor!! —y un grupo de diez personas comenzaron a repartir las trampas que traían en los cuatro camiones.
—El cliente fue muy claro, piel lastimada pierde su valor, y si no pueden con ellos, usen las jeringas de morfina —el sujeto vio su reloj de oro—. A esta hora deberían salir a comer. ¡¡Muévanse, holgazanes!!

Mientras tanto, la peli celeste no hacía más que mirar furiosa como aquellos cazadores querían salirse con las suya.

—Así que ese sujeto usa la piel de los Pokémon para la fabricación de ropa —las ganas de salir a romperle la cara se las aguantaba como podía—. Traje de piel de Dewgong, guantes de Krokorok, botas de escamas de Garchomp… ¡Maldito!

En eso, un pequeño Pidgey bajó hasta el hombro derecho de la chica.

—Hola pequeño —le saludó con una caricia en su cuello, para observar de forma ocurrente al Pokémon ave, dejándolo muy confundido— ¡Ya sé! Tú me vas a ayudar —ambos miraron como aquel sujeto se quedaba solo, haciendo que la peli celeste sonriera triunfante—. Esos sujetos vinieron a secuestrar a los chicos, no podemos permitírselo por nada. Así que, quiero tu ayuda para expulsarlos de aquí —volvió a mirar con calma al sujeto, y le asintió—. Usa remolino para distraerlo, yo lo atacaré por la espalda. Ni sabrá que lo golpeó, ni querrá volver al monte jamás en su vida.

El Pidgey abrió vuelo al cielo, y rodeó al cazador hasta quedar frente a él. Este, sin prestarle mucha atención, simplemente lo miró con fastidio.

—¡Largo, vete de aquí! —fastidiado, el cazador comenzó a hacer movimientos de mano para que se fuera, pero fue completamente ignorado— ¡Te dije que te largues! —ya molesto, comenzó a tirarle pequeñas piedras, a lo que el Pokémon respondió con su remolino—. Te lo buscaste.
—¡Ahora! —y completamente decidida, la peli celeste salió de su escondite a atacar.

Pero antes que siquiera pudiera acercarse la joven, el cazador sacó una pistola, y le disparó al Pidgey, el cual no alcanzó a reaccionar, recibiendo el disparo en su ala derecha.

—Pequeño… —totalmente aterrada, la joven no logró reaccionar.
—Que fastidio —el cazador se acercó al lastimado Pokémon, y lo tomó en sus manos—. ¿En verdad creíste que creía que no había nadie?
—¿Cómo lo supiste?
—Como cazador, siempre debo estar atento para defenderme de la policía o de los ambientalistas fanáticos como tú, mocosa —le respondió con tal tono de voz, que la heló completamente—. Pero a ti jamás te había visto, ni te recuerdo de los registros que tengo.
—¡Mi nombre es Taiyō, y soy la guardiana de este bosque! —le gritó de forma desafiante— ¡Ahora suelta a ese pequeño Pidgey, antes que te arrepientas!
—Pero que atrevida —pero ante la amenaza, el cazador solo rio, apretando en sus manos al ave—. No seas idiota y vete de aquí, claro, si no quieres que mate a esta plaga.
—¡¡La única plaga que veo aquí eres tú!! —le gritó Taiyō completamente furiosa— ¡¡Las plagas destruyen, y eso es lo que tú estás haciendo en este monte!!
—Eres mas tonta de lo que creía —y demostrando que no tenía corazón, el cazador comenzó a apretar al ave con más fuerza, lastimándola aún más—. Realmente no me interesa este pájaro inútil, muy al contrario, le haría un gran favor a la naturaleza que tanto amas, Taiyō.
—¡¡¡Detente, es suficiente!!! —le pidió desesperada, haciendo que el cazador dejara de lastimar al Pidgey— ¡Haz lo que quieras conmigo, pero al pequeño déjalo en paz!
—Esa voz me gusta mucho más.

Con claro desprecio, el cazador lo arrojó al suelo con fuerza, haciendo que Taiyō corriera a socorrerlo.

—Y ahora vete con esa basura. No quiero verte más por este monte.
—De acuerdo, me llevaré a Pidgey —pero su instinto y espíritu hizo que se lanzara contra el cazador a golpearlo al estómago—. ¡¡¡Pero antes te daré una paliza, maldito!!!
—Ten mucho cuidado con lo que deseas, pequeña —pero antes que Taiyō lograra golpearlo, unas enredaderas la atraparon—. Esto es la vida real, y sobrevive el mas fuerte. ¿Creías que tu sentido de justicia y moralidad te harían ganar?
—¡¡No me rendiré!! —pero Taiyō continuó de forma terca a hacerle frente— ¡¡Prometí proteger a los Pokémon de esta reserva, y pienso cumplirles!!
—No creo que estés en posición de defender nada —de pronto, las enredaderas comenzaron a absorber las energías de Taiyō, haciéndola gritar del dolor—. No hay mejor forma de retención que las semillas drenadoras. ¿Acaso creías que los Pokémon sólo servían para que vivan en paz? La naturaleza está para servir a la humanidad, no al revés.
—¡¡No mereces vivir en este mundo, bastardo!! —le gritó furiosa Taiyō, intentando levantarse por todos los medios.
—Tu terquedad es digna de admirar, Taiyō —le felicitó el cazador, justo en el momento que dos de sus asistentes la agarraron de los brazos, y la ataron de manos y pies con una soga—. Alguien como tú, me haría mucha falta para mandar a mis hombres. Ganarías mucho dinero, puedo incluso regalarte una mansión, joyas, tener tu propio mayordomo, autos, incluso puedo ayudarte compartiendo mi cartera de clientes exclusivos…
—¡¡Lo único que quiero de ti es romperte la cara y una patada en la entrepierna, y asegurarme que no dejes descendencia!! —pero volvió a gritarle de forma desafiante al cazador, intentando soltarse de los asistentes.
—Tienes más energías de la que pensé —comentó muy sorprendido el cazador, quitándole la gorra que llevaba, dejando suelto su largo cabello—. Y eres mucho mas bonita de lo que creía —miró a sus dos asistentes, y les ordenó—. Tengo un cliente que le gusta mucho las menores de edad. Me dan repulsión los pederastas, pero dinero es dinero.
—¡¡Suéltenme, ahora!! —pero ante aquellas palabras, Taiyō, completamente aterrada, trató de luchar con más fuerza que antes.

Sin mucha dificultad, los dos asistentes arrastraron a Taiyō a uno de los camiones, llevando a la joven a un destino mucho peor que cualquier otro.
De pronto, ambos asistentes cayeron inconscientes al suelo.

—¿Y ahora que sucede? —algo extrañado, el cazador volteó a ver qué sucedía, y logró ver como un joven y un Espeon habían logrado rescatar al Taiyō— ¿Eres amiga de esa mocosa? ¿Podrías hacerme el favor de terminar el trabajo que le di a esos dos vagos?
—¿Estás bien, Taiyō? —le preguntó muy preocupado el joven, misma preocupación que compartía el Pokémon psíquico.
—Sato, Espeon, estoy bien —les respondió con ansias—. ¡Espeon, llévate a ese Pidgey, por favor! ¡Necesita atención médica urgente!
—¿Atención médica? —el joven miró al ave que seguía tirada en el suelo sin conciencia, y vio como un pequeño charco de sangre se formaba bajo el—. Espeon, llévatelo rápido con los demás. Ya sabes que tienes que hacer —el Pokémon psíquico asintió, se acercó al cazador, y lo miró con atención.
—Tu pelaje es muy hermoso, y te ves muy bien cuidado. Seguro ese muchacho es tu entrenador —dijo de forma triunfante el cazador—. O puedes formar parte de mis asistentes, o convertirte en la hermosa piel de alguna prenda de vestir de una fina dama —pero el Pokémon usó su fuerza psíquica para tomar al Pidgey, y se largó de ese lugar de forma indiferente—. ¿En verdad crees que te dejaré huir? —pero el cazador decidió dispararle al Espeon, el cual respondió sin mayores problemas con su cola de acero, enterrando la bala en el suelo—. Increíble.
—Lo siento mucho, pero desde que me tomo el entrenamiento en serio, Espeon jamás ha perdido contra nadie —le advirtió de forma arrogante el joven, claramente muy orgulloso de su Pokémon—. No solo puede detectar corrientes para predecir el futuro, también ha practicado con la velocidad match dos de Pidgeot.
—Pereces mas fuerte de lo que aparentas —el cazador comenzó a mirar con detenimiento al joven, hasta percatarse de algo que lo dejó muy sorprendido—. Por eso su cara me era conocida, eres el campeón de Kanto y Johto.
—¡Sato es el entrenador mas poderoso del mundo, no tendrás oportunidad contra el! —le advirtió Taiyō con mucha seguridad.
—Tengo que admitir que, si peleo contra él, no tendré ninguna posibilidad de ganar —pero de pronto, ambos jóvenes cayeron con fuerza al suelo—. Me pregunto si alguien podrá vencerme con tus Pokémon.
—¡¿En verdad creías que no venia preparado?! —con la misma necedad, Satoshi quiso llevar sus manos a su cinto, pero al ver que su amiga era amenazada con una jeringa en su pecho, se detuvo— ¡Cobarde!
—Entrega tus Pokémon sin hacer más escándalo, o tu amiga recibirá directo en su corazón una dosis completa de morfina —le advirtió triunfante—. En cantidades bajas inyectadas en el cuerpo, tiene un efecto somnífero, pero una alta dosis directa al corazón de una persona… No creo que quieras averiguarlo.
—¡¡¡No lo hagas, Sato!!! —le rogó desesperada Taiyō— ¡¡¡Me iré contigo, pero deja a mis amigos y sus Pokémon en paz!!!
—Tu eres un negocio opcional, si te mueres o no, no es de mi incumbencia.
—¡¿Ya quieres dejar de amenazarla?! —le pidió muy molesto Satoshi—. Te entregaré todos mis Pokémon, pero déjala en paz.
—Prometo irme y no volver a molestarlos.

El joven, algo lastimado por el ataque traicionero, se levantó, sacó todas sus pokébolas de su cinto, y caminó con ellas en sus manos. Para el cazador esto era mucho mejor que cualquier extraño Pokémon del monte plateado, estaba por quedarse con todos los Pokémon de un campeón regional; iba a quedarse con los Pokémon más fuertes que jamás había tenido.

—Ahí están —con mucha rabia, Satoshi le entregó las cinco pokébolas que tenía.
—¿Ven que pueden comportarse como buenos niños? —pero apenas las tomó, algo pasó a gran velocidad frente a él, haciéndolo caer al suelo con las capsulas— ¿Qué demonios?
—¡Victreebel, usa látigo cepa para sacar a esos sujetos! —de pronto, un látigo agarró a los dos asistentes que seguían amenazando a Taiyō, y los mandó contra un árbol, quedando inconscientes.
—Esto será mas que suficiente para que pases en la cárcel hasta que te pudras —comentó muy segura una voz femenina de fondo—. ¡Conocemos muy bien tu historial, y con las pruebas que tenemos, el juez no durará en darte el castigo que mereces!
—¿Saku? —de pronto, algo destruyó las enredaderas y la soga que ataba a Taiyō, y logró sentarse con algo de dificultad.
—¡¿Cuándo vas a dejar de actuar como la heroína de los cuentos?! —se escuchó regañar de fondo.
—¿Kasumi? —de pronto, la joven vio como Kasumi, Haruka, Hikari, Mariah y Sakura aparecían para protegerla, poniéndose las cinco frente a ella— Chicas…
—¡¡¡Vas a pagar por lastimar a mis amigos, maldito!!! —le gritó furiosa Haruka.
—¡No vamos a permitir que sigas haciéndole daño a mas inocentes a costa de tu avaricia! —le amenazó igual de furiosa Hikari.
—¿Cómo supieron que estábamos aquí? —les preguntó Taiyō muy sorprendida.
—Ayer fui al mercado de Viridian, y escuché de casualidad a unos sujetos que vendrían a atrapar Pokémon para vender en el mercado negro —le respondió muy molesta Mariah—. Estábamos vigilándolos para agárralos infraganti, pero decidiste actuar por tu cuenta, y arruinaste todo, como siempre.
—Lo siento mucho —les pidió Taiyō muy arrepentida—. Los puse en peligro a todos.
—Ya no importa —le negó Sakura muy preocupada—. Por suerte Sato actuó a tiempo y estás bien.
—¡Yo no cantaría victoria tan rápido, mocosas! —les amenazó el cazador, amenazando con su pistola a Satoshi de dispararle en la cabeza— ¡¡¡Tomen esas pokébolas y guárdenlas dentro de ese camión, o terminarán con su amigo con un agujero en su cabeza!!

Pero las jóvenes se le quedaron mirando sin dar ninguna respuesta o expresión. Esto puso mas nervioso al cazador, subiendo el tono de la amenaza, pero la aparición de un Butterfree en la cabeza del joven lo hizo retroceder lo suficiente para que soltara la pistola, y usara la teletransportación en su entrenador, dejándolo junto a Taiyō.

—¿Te confiaste solo porque era un Butterfree común y corriente? —dijo muy enojado Satoshi.
—¡Solo es una mariposa inútil! —el cazador había comenzado a perder la calma, se veía mas furioso a cada segundo, y creyendo que la suerte le había sonreído, lanzó una de las pokébolas de Satoshi, saliendo de ella un Magikarp— ¡¿Qué clase de broma es esta?!
—No veo la broma en ninguna parte —le respondió mas tranquilo Satoshi—¡¡Magikarp, salpica!! —pero el ataque salpicadura no hizo nada.
—¡¡Vete de aquí, porquería!! —pero cuando quiso patearlo, Magikarp lo esquivó gracias a su salpicadura, o eso parecía— ¡¡Quédate quieto!!
—¡Usa tacleada! —y gracias al pequeño impulso, Magikarp se estrelló con fuerza contra el cazador, haciéndolo retroceder.
—¡Me tendiste una trampa! —el cazador tomó otra pokébola, la lanzó, y de ella salió Typhlosion— ¡¡¡Usa lanzallamas contra esos sujetos!!! —pero el Pokémon ni atención le prestó— ¡¡Ahora soy tu entrenador, así que hazme caso, inútil!! —pero el Pokémon lo miró de reojo, y disparó unas pequeñas ascuas al suelo en forma de amenaza— ¡¿No eres capaz de obedecer una simple orden, inútil?!
—Los crie bajo libre albedrio —volvió a decir con orgullo Satoshi—. De hecho, ellos tampoco me hacen caso a mí.
—¡¡Maldita sea!! —y ya completamente asustado, el cazador no le quedó mas que apuntar al Pokémon de fuego con su arma— ¡¡Me vas a hacer caso, o yo mismo te enseñaré a obedecer!! —pero el Pokémon disparó al cielo algo de humo, y comenzó a acicalarse— ¡¡Tú te lo buscaste!!

El cazador disparó a quemarropa al Pokémon, pero la bala pareció rebotar, saliendo disparada al brazo del cazador, haciéndolo soltar el arma.

—¡¡Buen trabajo, Alakazam!! —le felicitó Sakura a un Pokémon que apareció de la nada, junto a alguien más.
—¡¡Branco Micinno, queda arrestado por la caza de Pokémon en reservas nacionales protegidas por el estado, amenazas de muerte, pedofilia, y torturas!! —le acusó una joven de traje azul, quien venia acompañada de un Growlithe.
—¡¡Oficial Jenny!! —celebró feliz Sakura.
—¡Una redada! —el cazador intentó escapar, pero Magikarp dio un pequeño bote, y golpeó su cara con su cola como si fuese un doble bofetón, cayendo mareado al suelo.
—¡¡No tienes escapatoria!! ¡¡Ríndete ya!! —le gritó de forma amenazante Hikari.
—¡No solo torturas, matas y lucras con los Pokémon, también los subestimas haciéndolos ver como unos inútiles! ¡Tu egoísmo hará más tortuosa tu estadía en la cárcel! —le aleccionó Kasumi con odio.
—¿En verdad creen que me interesa lo que piensen? —comenzó a decir triunfante el cazador— ¿Cuánto creen que estaré en la cárcel? Tengo amigos muy poderosos, soy intocable. ¡Mañana estaré por aquí de nuevo, y les daré una paliza! —pero Typhlosion le plantó un lanzallamas en su cara, y una mirada maliciosa que lo asustó muchísimo— ¡¡Los demandaré y los meteré a la cárcel a todos ustedes!!
—Entonces búscate los mejores abogados que tengas en tu basura, porque en verdad si que los necesitarás —le amenazó Sakura de forma maliciosa.
—También podemos jugar a tu nivel, imbécil —le recordó Mariah, conteniendo sus ganas de romperle la cara, al tiempo que la oficial Jenny esposaba el criminal, y llegaban varias patrullas.
—Mientras tanto, estarás bajo nuestra vigilancia —dos oficiales lo agarraron, y lo metieron a una de las patrullas, acompañado tanto de sus inconscientes asistentes, y los otros que seguían en el monte—. Lamentablemente, Branco tiene razón. Un solo llamado a sus contactos y abogados, y se las arreglará para estar en menos de veinticuatro horas en las calles.
—Y nosotros también tenemos muy buenos contactos, oficial. Le aseguro que se pudrirá en la cárcel, y no volverá a molestar a ningún inocente —le respondió Sakura con una confianza excesiva—. El señor Strix se encargará por sus recurrentes violaciones a la ley.
—¡¡¿Eres pariente del rey del norte?!! —ante la sorpresa de la oficial, Sakura solo asintió con cierta duda— ¡Increíble…! Entonces dejen todo en nuestras manos. Ya se están encargando del retiro de todo el equipamiento de caza.
—Y nosotros nos encargaremos de que los pequeños de este monte sigan viviendo sin que ningún humano los moleste —le dijo con mucha seguridad Kasumi.
—Y veo que pueden hacerlo sin mayores problemas —la oficial les hizo un saludo militar—. Muchas gracias por su ayuda en la captura de tan peligroso criminal. Por favor, saluden de mi parte al rey del norte —y se retiró del lugar en compañía de todos.

Una vez que los oficiales se llevaron todo, los jóvenes quedaron solos. Muy preocupadas por Satoshi, y muy molestas por Taiyō, las jóvenes se les quedaron mirando. Parecían aun impresionados por lo que sucedió, no habían dicho ninguna palabra.

—¡¡Tonta!! —le gruñó muy enojada Kasumi— ¡¡Por poco, y te perdemos para siempre!!
—Yo… —aún muy aterrada, Taiyō apenas balbuceaba.
—¡¡¡No le grites!!! —pero Satoshi le gritó desesperado, borrando su rostro de indiferencia y seguridad, mostrándose muy quebradizo y frágil— ¡¡No es justo por lo que pasó Taiyō!!
—Sato… —muy preocupada, Hikari quiso acercarse, pero el joven se lanzó a abrazar a la peli celeste, llorando de forma desconsolada—. Estás llorando…
—¡¡¡Perdóname por no llegar a tiempo!!! —le pidió Satoshi, quien no paraba de llorar— ¡¡¡Quédate con nosotros, Taiyō!!!
—Las chicas tienen razón —le negó Taiyō, a punto de ponerse a llorar—. Por mi culpa, casi te pierdo a ti, Sato —pero no pudo contener mas el llanto, y se largó a llorar desconsoladamente—. ¡No volveré a hacer algo así nunca más! ¡No los quiero perder, amigos!


.....

Capítulo 104: “El décimo gran poder”

La batalla contra Theresa y Mega Mewtwo había finalizado. Henry y Sakura habían puesto todo lo suyo usando la sinergia afectiva en Charizard y Pikachu, pero gracias a Delia Ketchum y el Espeon y Pikachu de Phil, obtuvieron la victoria. Después del arresto de Theresa, todo parecía haber vuelto a la normalidad.

—Espeon, Pikachu, vayan con los chicos. Les agradezco su ayuda —les dijo Delia con una sonrisa, a lo que los Pokémon respondieron con el mismo gesto, y partieron tras el grupo.

Siempre manteniendo la distancia, vieron a los jóvenes como veían, valga la redundancia, el video que les mostraba Tomoyo y Shaoran sobre lo que enfrentaban.

—¿Crees que Phil y Sakura están haciendo lo correcto? —le preguntó muy preocupada la Pikachu.
—Se suponía que esta misión se la asignaron a los dos —le respondió Espeon de reojo—. Tampoco estoy de acuerdo que meta a intrusos en esto, pero lo más raro de la situación, es que tú estés tan preocupada por esos desconocidos.
—Exactamente no le llamaría preocupación —le contestó muy enojada—. Salvo nuestro círculo familiar y cercano, los demás me tienen sin cuidado.
—¿También Kasumi y las demás? —volvió a preguntarle Espeon muy serio.
—Se a la perfección que Phil y Sakura quieren salvar a las chicas, y yo también quiero —le respondió con algo de tristeza—. Saben que la batalla de Hoenn fue un error que jamás debió pasar.
—¿Crees que quieran seguir luchando después de ver aquel video?
—Analicemos la situación, y luego tomemos alguna decisión acorde.

Muy serios, el Espeon y la Pikachu observaron a los jóvenes mientras seguían mirando aquel video. Y cuando finalizó este, obtuvieron la reacción esperada.

—Perdieron las ganas de pelear y sobrevivir —comentó muy serio el Espeon.
—¿Esperabas de verdad otro tipo de reacción? —volvió a preguntarle de reojo la Pikachu.
—¿Tu te crees capaz de derrotar a Arades? —le contra preguntó Espeon de reojo.
—¿No me digas que tu si les tenias fe? —volvió a contra preguntar Pikachu.
—¿Alguna vez vas a tener fe en las personas que confía Phil y Sakura?
—¿Vamos a seguir preguntándonos preguntas que jamás contestaremos y sabemos las respuestas?
—Creo que tienes razón —el Pokémon psíquico suspiró, y volvió la vista al grupo—. Veo que están hablando de cuento de hadas.
—¿Ese supuesto ser que creó todo?
—Deberían dejar de perder el tiempo con mitos de civilizaciones desaparecidas —comentó el Espeon, perdiendo en parte la paciencia.

Pese a todo, la curiosidad era mas grande, pero perdieron el interés cuando comenzaron a hablar de cosas más personales.

—Y otra vez hablando de cosas banales… —comentó el Espeon de forma despectiva— Humanos.
—¡Vamos! —le comentó de reojo la Pikachu, pegándole con su cola en la espalda— Me he fijado como miras a la Espeon de Sakura de forma tímida. ¡Reconócelo, te gusta!
—¡¡¡No te metas en lo que no te importa!!! —le gritó furioso, completamente sonrojado— ¡Seguro tú no tienes interés en el Pikachu de Ash!
—Déjalo tranquilo, o tu novia recibirá novio frito por dentro y por fuera —le amenazó de forma psicópata, preparando su rayo más poderoso.
—¡Ya entendí! —le respondió muy aterrado, alejándose algunos pasos.
—Volvamos a lo importante… —e intentando retomar compostura, la Pikachu volvió su atención al grupo.
—Por favor —y también volviendo a tomar compostura, el Espeon siguió escuchando todo—. Así que decidieron hablar de esa mujer.
—La madre de esos tres mocosos —comentó muy seria la Pikachu—. No me da tristeza ese maldito de Henry, pero si los chicos.
—Pero por la misma razón quiso hacerlo —le comentó Espeon—. Quiso protegerlos hasta que estuviesen preparados para pelear contra seres mas poderoso que los generales de Arades.
—Me da mucha pena que hayan nacido solo para proteger a malagradecidos —comentó muy molesta la Pikachu.
—Pero fue Phil quien escogió a Sakura Kinomoto como líder —comentó muy pensante Espeon.
—¿Qué pasa con el nombre de Sakura? ¿Acaso llegaron tarde a la repartición de nombres y agarraron el que sobraba? —se preguntó muy desconcertada la Pikachu.
—Deja tu humor ácido para otro momento —le pidió de reojo su compañero—. Veo que comenzaron a planificar sus futuros planes.
—Nosotros también tenemos trabajo que hacer —comentó la Pikachu, ambos volviendo a la seriedad—. Sea lo que estén planeando, más les vale que resulte.
—Aquí ya no existen segundas oportunidades —finiquitó Espeon—. Lo lamentamos, pero la única persona que nos interesa su seguridad, es nuestro entrenador.

Y aun con los jóvenes hablando, ambos Pokémon se retiraron al interior del laboratorio.

—¿Por qué crees que Phil la escogió como líder del grupo? —le preguntó muy intrigada la Pikachu.
—Algo logró ver en ella que en los demás no —le respondió con la misma intriga—. ¿Por qué escoger a alguien que no es de esta dimensión?
—¡Ustedes! —se escuchó de una voz algo ruda— ¿Qué tanto es lo que gruñen?

Aquel llamado distrajo a los dos Pokémon, mirando a la joven que les había gritado.

—Sailor Mars… ¿O podemos llamarte Rei? —le preguntó algo incomodó el Espeon.
—Algún día me tienen que enseñar a hablar por medio de la telepatía —les comentó no tan sorprendida—. Que bueno que los veo, quería darles las gracias por salvarnos de las guerreras elementales.
—Solo hicimos lo que correspondía —le asintió con algo de indiferencia la Pikachu.
—Se que debió ser muy duro enfrentarse a sus amigas, pero me alegra que sean conscientes que son seres malignos y tenemos que destruirlas a cualquier precio.
—¿Querías decirnos algo más? —le preguntó muy incómodo el Espeon.
—¡Que ariscos! —les recriminó muy incómoda.
—Te daré una advertencia, y díselos a todos —comenzó a decir la Pikachu muy molesta—. Nosotros no tenemos ningún interés en destruir a las chicas, siquiera se nos pasó por la mente algo así, por lo que no nos busquen para sus riñas infantiles.
—¿Qué dijeron? —pero Rei se sentía con rabia y enojo en aquel momento— ¡¿No nos van a ayudar?!
—¿Pareció que los ayudamos en Hoenn? ¿Pareció que queríamos unir fuerza con ustedes? —y muy fastidiados, Espeon y Pikachu se retiraron— Ustedes están aquí por su voluntad, nosotros no obligamos a nadie a pelear.
—¡¡Que mal agradecidos!! —terminó gritándoles Rei furiosa— ¡¡Todos hemos sacrificado algo en esta maldita guerra, así que no hablen como si solo ustedes hubiesen perdido algo!!
—Me alegra que hayas perdido tus poderes ofensivos —le contestó la Pikachu muy seria—. Solo escucho a alguien que piensa en si misma y no sabe lo que dice. Ahora que lo pienso, no eres distinta a todos los demás.
—¡¡¿Acaso no les dolió la muerte de su entrenador?!! ¡¡¿No lloraron su partida?!!
—¿En que aporta si te respondo a algo así? ¿Haría que las cosas cambien? —volvió a preguntarle Espeon— Phil no fue nuestro entrenador, así que no sentimos nada por perder a nuestro entrenador.
—Si tu abuelo muriera, tú sufrirías mucho —dijo muy seria Pikachu.
—¡¡¡Al menos yo si tengo sentimientos!!! —le gritó con orgullo.
—¿Sentimientos por su descanso, o sentimientos porque tú perdiste a alguien querido? —continuó Espeon— Antes que respondas, te recuerdo que los muertos no pueden sufrir. Ellos son libres para siempre.
—Mis sentimientos… —pero Rei no pudo responder a algo así.
—Le tienen tanto valor a la vida, que el miedo a perderla los frena —comenzó a decir Pikachu—. ¿Crees que morir fue un impedimento para que Phil vuelva?
—Si estas convencido de que tu alma es fuerte, da lo mismo si estas vivo o muerto, tu único deber es seguir tus convicciones. ¿Eso me están tratando de decir?
—¿Alguna vez la muerte ha sido un justificativo para no seguir adelante? —ante aquella pregunta, Rei guardó silencio— Tu silencio es lo mas maduro y correcto que te he escuchado hasta el momento —y tras las palabras de la Pikachu, ambos Pokémon continuaron caminando.

Rei se quedó mirando muy pensante a ambos Pokémon, notándose claramente que, pese a que sabían como enfrentar a las guerreras elementales, preferían no pelear contra ellas. Era como si ambas criaturas supieran que hacer, y ella creía que lo sabía, pero no estaba convencida, y mucho menos ahora que no podía pelear.

—¡¡A donde vayan ustedes, quiero que me enseñen a pelear desde el alma!! —les gritó Rei con seguridad— ¡¡No quiero que, por el hecho que no pueda luchar, crean que soy una inútil!!
—Tú eres la única en este grupo que te considera una inútil —le respondió el Espeon—. Eso no es algo que nosotros podamos enseñarte, tú tienes que seguir tus corazonadas e instinto. Tú tienes que creer que es correcto y que no lo es.
—Siempre recuerda, lo que para ti es bueno, para otra persona puede ser algo malo, así que no pienses en que es bueno o malo, porque es una forma muy superficial de ver las cosas —continuó la Pikachu—. Si te sirve de ayuda, eso te servirá para jamás dejarte influenciar por nadie y mantener un carácter fuerte e inquebrantable.
—¡¡Entonces los seguiré porque eso me ayudará a ser mas fuerte!! —les gritó con pasión.
—Si eso es en lo que crees —y Espeon continuó su camino en compañía de la Pikachu y Rei.
—¡¡Y también me ayudará a aprender más de ustedes!!
—Primero tienes que aprender de ti misma —le advirtió la Pikachu.
—¿Aprender de mi misma? —ante tales palabras, Rei se quedó pensando.
—Si lo piensas tanto, quiere decir que no te conoces del todo —le advirtió el Espeon, al tiempo que entraban a una sala donde había dos personas más.
—No sabia que les gustaba darles consejos a desconocidos —les comentó de forma ocurrente uno de los integrantes.
—Si lo piden, no podemos negarnos, Kakashi —le respondió de forma calma Espeon.

Dentro de la sala, estaban Kakashi y Caldina algo impacientes.

—¿Terminaron con el desastre de afuera? —les preguntó Caldina muy seria.
—¿Es necesario responder a aquella pregunta? —le respondió con una pregunta la Pikachu.
—¿Quieres dejar de responder con preguntas? —le pidió muy fastidiado el Espeon—Por suerte, sí. Esa mujer quería lastimar nuevamente a Phil, pero por suerte controlamos la situación con ayuda de los demás.
—¿Y encontraste lo que provocaba esa densa corriente de energía en el ambiente? —les preguntó Kakashi muy serio.
—Tenías razón —le asintió Espeon—. Aquella energía es similar a la mega evolución. Pero eso me deja más interrogantes.
—¿Qué saben ustedes acerca de lo que sucede en realidad? —les preguntó Rei muy extrañada, e incómoda.
—¿Tu no sentiste nada extraño? —ante la pregunta de Kakashi, la joven negó algo desconcertada.
—Veo que ese imbécil de Henry partió con Yoh y Anna —comentó muy molesta la Pikachu.
—Significa que también llegó nuestro momento —celebró con entusiasmo Caldina.
—¿Nuestro momento? —volvió a preguntarles Rei.
—Henry no nos ha dicho toda la verdad por alguna razón, y esa batalla nos acaba de confirmar algunas sospechas que teníamos —comentó Steven, quién llegaba a la habitación—. Lamento la demora, pero hace poco terminó una reunión que teníamos con los reyes del norte y el sur, y nos enteramos que la familia de Phil tiene contacto directo con ellos.
—¿Qué tan directo? —le preguntó Rei.
—Como los líderes del mundo, le entregaron recursos ilimitados. Todas las fuerzas militares y poder económico planetario.
—¡¡¡¿Le querían dar el mundo a un mocoso de catorce años?!!! —casi gritó Caldina del espanto.
—Ante tal situación, mas con una historia de fábula, supongo que aceptaron sin dudar —le respondió Kakashi igual de sorprendido.
—Puede sonar descabellado, pero rechazaron la oferta sin poner dudas sobre la mesa, querían trabajar solos y no involucrar a nadie, o esa era la idea inicial —le negó muy extrañado Steven—. A eso, debería agregar algo muy extraño que dijo Anjou, la madre de Phil.
—¿Y que tiene que ver ella con la conversación? —le preguntó Caldina muy extrañada.
—Dijo que le alegraba que Henry haya encontrado a sus tres hijos —aquellas palabras intrigaron al grupo.
—Eso es imposible —le comentó Espeon muy incómodo—. Hace unas horas que nos enteramos que Ash, Paul y Serena eran sus hijos.
—¿Su entorno ya sabía sobre lo sucedido? —le preguntó muy curiosa Rei.
—Pallet Town es un pueblo de campo, tiene muy pocos habitantes, y todos saben que existe gracias al profesor Oak, y a que está marcado en los mapas —le respondió la Pikachu muy pensante—. Solo con la familia de Gary y Phil se tenían cierto contacto, así que sabían ciertas cosas, como que Ash tenía más hermanos, pero engañaron a todos diciendo que su padre era un muerto de hambre que fue a comprar cigarros, y Delia tuvo que criar a su bendición, como buena madre soltera.
—¿Puedes omitir tu humor de mal gusto? —volvió a pedirle Espeon bastante fastidiado— El punto. Todo el mundo cree que Delia tuvo trillizos, pero los otros dos los dio en adopción.
—¿Todo el mundo? —preguntaron todos al unisonó.
—Una mentira bien contada, es la que deja pistas verdaderas —le respondió Espeon—. Acomodaron ciertas cosas que desconocemos, así que más pistas, no podemos darles.
—¿Pero por qué Anjou dijo “Los hijos de Henry”? —preguntó Steven muy extrañado.
—¿Puede existir la posibilidad que la madre de Phil sepa algo que nadie mas sepa? —propuso Rei muy pensante— Entre tanta oscuridad, alguien debería dar algo de luz en el lugar.
—Por ese motivo es que nos reunimos —le respondió Caldina muy seria—. Tenemos muchas dudas sobre las decisiones que han tomado esos dos pequeños, más considerando que hacen todo lo posible para pelear solos.
—¿Por qué tanta preocupación por dos chicos que no conocen? —les preguntó muy extrañada Rei.
—Cuando fuimos a la dimensión donde vive Goku, él nos contó muchas cosas sobre Henry, pero hay cosas que no recuerda —le respondió algo molesta Caldina—. Voy a averiguar mas cosas de boca de Henry.
—Yo estoy en representación de la liga internacional Pokémon, y tengo que monitorear los extraños y arriesgados movimientos de Phil y Sakura —le respondió Steven—. Ya me percaté que estar muerto no va a ser un obstáculo para continuar, así que debo continuar el monitoreo, e intervenir cuando sea necesario.
—Veo que también te tocó el papel de padre —le negó rendido Kakashi—. Tengo órdenes que acatar, y no puedo renegarlas.
—Suena a que les encargaron jovencitos muy problemáticos —les negó rendida Rei—. Espeon, Pikachu, ¿Cuándo partiremos?
—Ahora mismo, pero no tendremos a Phil como primer destino —le negó Espeon.
—Tampoco queremos que siga sufriendo, queremos su felicidad —continuó muy preocupada Pikachu, al tiempo que los cuatro humanos y los dos Pokémon caían por un agujero que se formó de golpe en el suelo.

El grupo cruzó un extraño portal, donde se veía claramente el acceso a distintas dimensiones. No pasó mucho hasta que salieron de aquel extraño portal, caer de pie, y encontrarse en medio de un bosque.

—Si siguen derecho en dirección tras ustedes, se encontrarán con el hogar de Yoh y Anna —les indicó Espeon.
—¿No vendrán con nosotros? —les preguntó muy extrañada Caldina.
—Queremos intentar algo, antes que nada —le respondió muy preocupada la Pikachu.
—Déjennos acompañarlos, podría ser peligroso —les pidió algo asustada Rei.
—Sería el doble de peligroso si ustedes viniesen con nosotros —y tras las palabras de Espeon, ambos Pokémon salieron corriendo muy apurados.
—¿Creen que estarán bien esos dos? —pero aquel acto impulsivo solo preocupó aún más a Rei.
—Se que sonará muy despreocupado, pero no creo que sea necesario preocuparse de ellos —le respondió Kakashi—. Se notaba que no somos su prioridad.
—Vamos a la casa de Yoh y Anna como nos dijo Espeon y Pikachu —les aconsejó Steven—. Creo que deberíamos preocuparnos más de nosotros.
—Tiene razón, somos unos intrusos en un lugar desconocido —comentó algo preocupada Caldina.

Ambos Pokémon comenzaron a correr dentro del bosque a un lugar en específico, parecían muy urgidos, muy impacientes por algo en especial. Después de un tiempo, llegaron a un acantilado, donde se detuvieron y vieron a una joven de cabello celeste contemplar el enorme paisaje, un bosque el cual daba continuidad a un hermoso campo donde los animales vivían en paz.

—Este lugar es hermoso de verdad —dijo la joven muy encantada.
—¿A que precio planeas mantener este lugar, Taiyō? —le preguntó Espeon muy serio.
—¡Chicos…! —la joven, muy sorprendida, dio la vuelta, y vio al Pikachu y al Espeon— Son ustedes…
—Por fin nos vemos, solos —agregó con la misma seriedad Pikachu, notando de un segundo a otro, con cierta sorpresa, como la joven se lanzó a abrazarlos con efusividad— Taiyō…
—¡¡¡Los extrañé muchísimo, solo quería volver a abrazarlos!!! —les gritó llorando.
—Nosotros también te extrañamos muchísimo —dijo Espeon con felicidad, contagiando ambos sus sentimientos a la Pikachu—. ¿Han comido y dormido bien?
—Si Espi —le asintió con orgullo—. Hemos seguido al pie de la letra el régimen que nos dio Phil.
—Aun lo respetas pese a que los traicionó. ¿Sabes como se sintió cuando se enteró de todo? —le preguntó algo descompuesta la Pikachu.
—No creas que he olvidado lo que pasó… —hizo una pausa algo incómoda, y continuó— ¿En verdad crees que alguien como Phil y Saku son fáciles de olvidar? Siguen siendo nuestros mejores amigos.
—Ellos tampoco se han olvidado de ustedes —le respondió Espeon con felicidad—. Antes que cometas mas errores, quiero que vengas con nosotros. Phil vino exclusivamente a buscarte.
—¡¡¿A buscarme?!! —entre ruborizada y sorprendida, Taiyō no daba crédito a aquellas palabras— ¡¡Pero si el está…!! ¡¡Imposible!!
—¿Crees que con lo terco que es, morir iba a significar que su trabajo terminaría? —le preguntó de forma burlona la Pikachu.
—Es verdad… —respondió con extrañeza— Se siente de forma extraña, pero es el —pero de un segundo a otro, se separó de los dos Pokémon, tomando la joven una mueca de molestia—. Y también trajeron a seres que no son de esta dimensión… ¿Están seguros que solo vinieron por mí?
—Los demás vinieron no por Phil, sino por Henry —aquel comentario desconcertó a Taiyō—. Henry Ketchum, el padre de Ash Ketchum. Phil resultó ser su reencarnación.
—Es una broma de muy mal gusto, Espeon —le respondió bastante molesta.
—No te pedimos que lo entiendas. Te pedimos que protejas a los correctos y no a Arades —le dijo muy exasperada la Pikachu—. Nadie está enojado por lo que le hiciste a Ash, te aseguro que te recibirán con los brazos abiertos…
—¿Son conscientes que Ash Ketchum asesinó a nuestros padres? —les preguntó con rabia— No me mal entiendan, los quiero mucho, pero ni sueñen que me aliaré a ustedes mientras ese bastardo esté con ustedes. Tampoco odiaré a Phil por ser la reencarnación del padre de Ash; imposible odiar a alguien que no conozco.
—Suponíamos que nos darías esa respuesta —dijo muy decepcionado Espeon—. El solo hecho que puedas hablar con nosotros sin la telepatía, quiere decir que sigues siendo esa chica que conocemos, una amante de la justicia, que protegería a un inocente con su vida, y no mira a nadie como menos. Tu corazón sigue siendo puro.
—Tómate el tiempo que quieras, no nos iremos de aquí —continuó la Pikachu—. Cuando tengas una respuesta, prométeme que nos la harás saber, sea cual sea.
—Tengo algunas cosas que hacer todavía —les dijo Taiyō—. Prometo volver en diez días mas a darles una respuesta —pero aquella proposición dejó algo intranquilos a los Pokémon—. Prometo volver, quiero volver a verlos. Ustedes lo son todo para mí.
—Sabemos que cumplirás tu palabra —le asintió el Espeon—. Solo no hagas nada de lo que puedas arrepentirte a futuro.
—Yo también lo espero —Taiyō comenzó a flotaren el aire—. Cuídense, por favor —y salió volando por los aires.

La joven avanzaba muy pensante en cada palabra que ambos Pokémon le habían mencionado. Lo que más le había llamado la atención, y por lo bajo, es que Phil había ido a buscarla pese a todo. ¿Le iría a dar unas disculpas por lo que sucedió en el monte plateado? Era lo que mas deseaba del alma. ¿Pero ellas podían estar equivocadas? No lograba imaginarlo, pero era una posibilidad. ¿Estaría dispuesta a pedirle una disculpa? Era su mejor amigo del mundo, y era capaz de comerse su orgullo con tal de hacerlo, si es que ese fuera el caso; un caso casi imposible que fuera.

—¡Por fin llega, señorita Taiyō! —gritó un sujeto de unos cuarenta años, obeso, y vestido con ropas de marca.
—¿Eh? —algo distraída, la peli celeste despertó de su trance, y logró divisar al sujeto, el cual venia acompañado de varias personas, las cuales parecían ser sus guardias personales.

Taiyō bajó con el grupo, volvió a sus ropas normales, y se acercó al grupo.

—¿Está seguro que con la energía de nuestro señor Arades podrá proteger con mayor eficacia este lugar? —le preguntó con algo de inseguridad.
—La energía no lo es todo, querida —le respondió de forma afable—. Nos ayudará mucho, eso es cierto, pero nuestra red de protección planetaria ha trabajado por muchos años por la protección de la flora y fauna. Jamás permitiríamos que su hábitat sea dañado.
—He visto su historial, y es verdad —le respondió con mas tranquilidad—. Veo que son personas en quien confiar.
—Traeré a mis hombres para comenzar los preparativos de protección.
—Estaré por estos lugares en diez días más. ¿Podrían esperarme para poder comenzar los trabajos? —les pidió con entusiasmo la peli celeste.
—No habrá problema, señorita Taiyō —le asintió con afabilidad—. Suficiente tiempo para ajustar los últimos detalles de ejecución y viabilidad.
—¡¡Se lo agradezco mucho, señor Thompson!! —le agradeció dándole un beso en la mejilla, al tiempo que sintió algo extraño, por lo que se alejó— Bueno… Me tengo que ir… Luego nos vemos —volvió a transformarse en Magma, y desapareció en el aire.
—No se arrepentirá de su decisión, señorita…

Todo parecía indicar que Taiyō había decidido asociarse con una asociación que cuidaba el medio ambiente por medio de quien parecía su dueño, el señor Thompson. Además, Phil y los demás habían llegado con mucha antelación a aquella dimensión. ¿Lograrán volver a Taiyō a ellos? ¿Qué sucederá en diez días más? Todo esto y más, en el próximo capítulo.

Esta historia continuará…
 

Registrado
30 May 2007
Mensajes
193
Hola a todos, he aquí un nuevo capítulo. Para los que creían que había olvidado todo lo que escribí, que me enredé, y venia con mis frases chiché de "El aclarar esa duda, nos puso mas interrogantes", pos lo que escribí salió hasta mas complicado de lo que tenia planeado desde un inicio. Como el próximo capítulo del arco será el último, dejaré todo preparado para el final de esta historia (me trauma un poco pensar el el final de esto, pero cosa mia...)

Sin decir mas, los dejo con la lectura. Los veo la próxima semana!

...
—¡¡¡Por fin llegamos!!! —tras un agujero que se formó en el suelo, varias chicas, un chico, y un extraño artefacto tecnológico, fueron expulsados de este quedando a cierta altura, cayendo pesadamente al suelo— ¡¡¡Mi trasero!!!
—¡¿Quieres controlar tu vocabulario, Haruka?! —le gritó furiosa Kasumi.
—¿Todos los traslados han sido así de dolorosos? —les preguntó algo fastidiada Sakura, intentando tomar sobre lo que cayó, percatándose que había caído sentada sobre el Pokémon eléctrico— ¡¡Señor Goku!!
—¡¡No han sido tan dolorosos!! —le reclamó al tiempo que era tomado en brazos por Sakura, mientras todos se levantaban.
—Te quedabas dormida al final de cada batalla, por eso nunca te enteraste —le comentó de reojo Serena.
—Chicos, lamento decirles que debo volver a Goldate —les interrumpió Tomoyo, al tiempo que todos la miraron.
—¡¡¡Estas volando!!! —gritó muy sorprendida Mariah.
—No está volando, simplemente usó a Axis para no lastimarse —le respondió algo enojada Kasumi.
—Hay que saber utilizar los recursos que uno tiene, ¿no lo crees? —les preguntó Tomoyo con mucho entusiasmo, pero no obtuvo más que la confusión del grupo— ¿No es este el último lugar que deben visitar?
—Así es, Tomoyo —le asintió Sakura—. Se que en las ruinas estarás segura, aun así, cuídate mucho.
—Ustedes también cuídense mucho —Tomoyo levantó su mano derecha mostrando el revés, y terminó—. Por la amistad que nos tenemos. El peor grupo que jamás ha conocido el multiverso.
—Por nuestra amistad —con seguridad, Sakura puso su mano seguida por la de Paul, Kasumi, Haruka, Mariah, Iris y Serena—. Cada uno de nosotros le demostrará a Arades y la corrupción que nuestra amistad y amor es inquebrantable.
—Y que todos queremos lo mejor para el otro, sin importar que —terminó Tomoyo, recibiendo la aprobación del grupo, justo en el momento que un portal se formó tras ella—. Cuando todo esto termine, haremos una fiesta en la casa de la profesora Larch. No quiero que ninguno de ustedes falte.
—Ninguno de nosotros faltará —le asintió Sakura, al tiempo que todos sacaban sus manos.
—¡Oye! —le reclamó Iris— ¡¿Por qué tu viaje es más cómodo que el de nosotros?!
—¿Nunca se lo pidieron a Palkia? —les preguntó muy extrañada Tomoyo, recibiendo la negación de todos— Con pedir las cosas “por favor”, nuestro mundo puede cambar volviéndose más amistoso —aquellas palabras dejaron muy confundidos al grupo, nuevamente—. Hasta pronto, chicos —y sin más, Tomoyo cruzó aquel portal, desapareciendo.
—¡¿Qué clase de consejo tan básico fue ese?! —preguntaron al unísono Iris y Haruka algo molestas, como si las estuviesen tratando de tontas.
—Puede que se refiera a que no pedimos por favor, ni damos las gracias las veces que deberíamos hacerlo —le respondió Kasumi muy pensante—. Puede ser un consejo muy obvio, pero…
—Sigamos hablando en la casa de Anna y Yoh, está empezando a anochecer —les pidió Serena algo urgida—. Mañana será un día muy largo.
—Tiene razón —le apoyó Mariah—. Quisiera dormir bajo un techo.

Y después de la muy extraña despedida de Tomoyo, partieron en dirección a la casa de Anna y Yoh.

—¿Por qué llegamos de noche? ¿No sería mejor haber llegado a primera hora para terminar lo más rápido posible? —les preguntó Sakura muy extrañada.
—Obviamente lo tuyo no es el cuidado propio —le negó resignada Serena—. Así ha sido la tónica a cada dimensión visitada —aquellas palabras dejaron mas confundida a Sakura—. Terminábamos muy cansados, muy en especial tú, cabeza de chorlito.
—Ahora recuerdo que me quedaba dormida durante las batallas —comentó muy ocurrente la card captor.
—Y por la misma razón, preferíamos llegar de noche para descansar nuestras ocho recomendadas horas —Serena se le acercó de forma fastidiada, y se la quedó mirando—. Y tu dormías casi el día completo.
—Lo siento mucho —le pidió muy apenada—. Pero hay algo que me llama mucho la atención —ante aquellas palabras, Paul, Iris y Serena se le quedaron mirando—. Hay peleas que las recuerdo sin mayores problemas, pero siento que en otras me dormí en medio de ellas y no recuerdo nada. ¿Saben que sucedió?

Ante aquellas palabras, Paul, Iris y Serena se quedaron mirando muy preocupados, cosa que notaron las otras chicas.

—¿Sucede algo? —les preguntó algo preocupada Kasumi.
—Creo que nada —le respondió Iris muy pensante.
—¡¡Miren chicos, ya llegamos!! —les avisó con entusiasmo Sakura— Kasumi, Haruka, Mariah… Chicas, después de tanto tiempo, volverán a ver a Phil. ¿Están listas?
—Volver a verlo… de nuevo… —susurró muy nerviosa Kasumi, contagiando los nervios y el miedo a Haruka y Mariah, olvidando totalmente la conversación.
—¿Ustedes dos ya han venido aquí? —les preguntó Paul a Iris y Serena.
—No, hermanito —le respondió Serena—. Ellos viajaron un poco antes de nuestra reunión en Kalos.
—¡Entonces que esperamos! —comenzó a decir con mucho mas entusiasmo Sakura— ¡Le daremos una gran sorpresa a Phil y los chicos! —y sin mas control, Sakura partió corriendo, siendo seguida por todo el grupo.

Una vez llegaron a la puerta de entrada, Sakura tocó a una campana que hacía de timbre, y fue recibida por una joven rubia y pañoleta roja.

—Por fin llegan —les dijo de forma indiferente—. Entren rápido, los están esperando.
—Me imagino —le respondió Sakura algo intimidada.

De forma muy cautelosa, el grupo entró a la propiedad. Era como si esperaran alguna clase de sorpresa.

—¿En verdad creen que voy a poner trampas en este lugar? —les preguntó bastante enojada— Este lugar es un hostal, por lo tanto, los clientes deben llevarse una buena imagen.
—¡Jejejeje! Lo sentimos —le pidió muy apenada Sakura, haciendo una reverencia—. Te estamos muy agradecidos por recibirnos en tu hogar…
—Ahórrate tus palabras, Kinomoto —la interrumpió Anna, estirando su mano derecha—. Son tres mil quinientos yenes la noche por persona.
—¡¡¡¿Qué?!!! —gritaron todos al unisonó espantados.
—¿En verdad esperaban una estadía gratuita?
—¡Pero no traemos dinero! —le dijo muy desesperada Iris.
—Tan codiciosa con tus amigos, Anna —le dijo una voz de fondo, la cual se notaba algo divertida—. Puedo pagar la estadía de los cuatro sin problemas, con libre acceso a todos los servicios, incluyendo las aguas termales.
—Vas a tener que aprender a contar, Phil —le recalcó Anna—. Son siete personas.
—¡¿Siete?! —apoderado por la curiosidad, el joven apareció, logrando avistar a quienes, si debían llegar, más una increíble e imposible sorpresa— Chicas…
—Phil…

Muy desconcertados, entre la impresión y la incredulidad, los cuatro comenzaron a caminar a paso lento, y se acercaron lo suficiente como para que Phil tocara el rostro de las chicas, y viceversa; necesitaban tocarse para saber que, por lo que pasaban, era totalmente real.

—Son… —Phil no podía salir de la incredulidad, hasta que despertó por el efusivo y abalanzado abrazo que le dieron las tres chicas.
—Son ellas. Tus amigas —terminó la frase Sakura, acercándose con mucha calma—. Hicimos todo lo posible para que se reencontraran, porque no queremos que aquel lazo que tienen se deshaga por culpa de un ser maligno.
—Sakura nos convenció que estábamos equivocadas, nos mostró su hermoso y cálido corazón, y… —Kasumi apenas podía hablar de la emoción.
—He hizo algo de lo que toda la vida nos sentiremos arrepentidos… —Phil intentaba aguantar sus sentimientos, era como si tuviera miedo de que pensaran de él.
—Hasta los hombres mas duros tienen derecho a expresar sus sentimientos —las chicas se apartaron para dejar a Sakura abrazar a Phil, y poner el rostro del joven en su hombro—. En un inicio, no comprendí por que el señor Henry me había elegido como líder, pero pude comprenderlo durante estas difíciles contiendas.
—Tienes un hechizo muy poderoso. “Pase lo que pase, todo estará bien” —le respondió Mariah, volviendo las chicas al abrazo de Phil y Sakura.
—Eres lo mejor que se nos ha cruzado en nuestras vidas, Sakura —terminó Phil llorando—. Muchas gracias.

Capítulo 105: “Antes del final”

Seguidos de Anna, los recién llegaros entraron al hostal. Como tal, el acceso daba a la recepción, lugar donde fueron detenidos.

—Les sugiero que se vayan a tomar un baño, lo van a necesitar mas que nadie —les indicó de forma despectiva Anna, tapando su nariz con sus dedos.
—Muchas gracias, no queríamos tanta sinceridad —le agradeció enojada Iris.
—No es mala idea, dicen que las aguas termales recuperan energías y son muy buenas para mantener la piel tersa —comentó Mariah desde la ingenuidad, abrazándose del brazo derecho de Phil con fuerza—. ¡¡Vamos Phil, desde hace mucho que no debes fregar tu espalda como corresponde!!
—¡No te preocupes por eso, Mariah! —le interrumpió Haruka, quitándoselo a la fuerza— No hagas tanto trabajo, yo puedo hacerlo.
—¡Oigan, no decidan por el! —les reclamó Kasumi muy molesta, quitándole al joven a Haruka a la fuerza— ¡Dejen que el decida! —y mirando tiernamente al joven, le preguntó— ¿Cierto que quieres que yo refriegue tu espalda?
—Pues… —he indicando a Anna, haciendo que las tres jóvenes la miraran, terminó.
—Hay baños para hombres y mujeres —les amenazó de forma escalofriante—. Ni se les ocurra hacer alguna estupidez.

Aquel tono provocó la resignación y miedo en las tres chicas, provocando el nerviosismo en Sakura, Iris y Serena.

—Parece que, si te extrañaban, idiota —le comentó algo impactada Iris.
—¡¡Les recuerdo que es la reencarnación de mi padre, tengan un poco mas de respeto!! —les pidió muy sonrojada Serena.
—Pero nos debería dar felicidad verlos juntos nuevamente —comentó muy feliz Sakura—. Sufrimos mucho, pero nuestro esfuerzo ha valido la pena.
—¡Oye! —le llamó Paul bastante impaciente, al tiempo que tomaba de la mano a Sakura— ¡¿Dónde está el imbécil de Henry?!
—Anna se encargó que no estuviera en mi cuerpo —le respondió con respeto Phil—. Como Espeon y Pikachu lo detestan, y que posea mi cuerpo solo le atrae mas problemas, tuvimos que recurrir a esa opción.
—¡¿Se separaron para siempre?! —le preguntó muy preocupada Serena.
—Por supuesto que no —le respondió Anna—. Mientras estén separados, Henry es una presencia sin fuerza, y Phil es solo el alma de si mismo; un humano común y corriente sin ninguna habilidad. Cuando lo estimen conveniente, volverán a unirse.
—Necesitan de los dos para ser lo que son —agregó muy pensante Kasumi—. Después de todo, Henry Ketchum es parte del alma de Phil.
—¿Nunca has tenido miedo de que te posea? Considerando quien es… —le preguntó de forma descarada Haruka.
—Es el padre de Ash, Paul y Serena, no es una persona mala —le respondió Phil de forma extraña.
—¡¡¡Por eso necesito bañarme contigo, para ponerte al corriente con lo que sucede!!! —celebró muy feliz Mariah.
—¡¡¡¿Quieres dejar de babear, por favor?!!! —le pidió furiosa Iris.
—Eso lo hablaremos en la cena —impuso de forma severa y ruda Anna, volviendo a instaurar un ambiente muy pesado.
—Vino conmigo Rei, Steven, Caldina y Kakashi —les comentó con entusiasmo Phil—. Tienen muchas dudas respecto a mí, a los Ketchum, y ciertas dudas contigo, Sakura.
—¡¿Dudas sobre mí?! —le preguntó muy asustada la card captor.
—Disculpa, creo que no me di a entender —le pidió preocupado Phil, provocando la curiosidad en la joven—. Es sobre la sinergia afectiva y como la resonancia con Henry fue un cien por ciento compatible.
—Considerando que Sakura es muy poderosa, creo que esa pregunta se responde sola —le respondió Haruka con calma.
—Son las siete de la tarde —les avisó Anna muy estricta—. El comedor abre a las ocho y media y cierra a las diez. Si siguen hablando como cacatúas en este lugar, se quedarán sin comer.
—¡¡¡Ya vamos!!! —y con algo de terror, Haruka y Mariah tomaron a Kasumi y Sakura a las rastras directo a los baños.

Del mismo modo que la Sakura de Ecruteak, las chicas, tan solo envueltas en una toalla, entraron a los baños termales.

—¡¡¡Al agua, Psyduck!!! —con mas entusiasmo que vergüenza, Haruka se lanzó a la fuente de agua, dejando en el suelo totalmente olvidada la toalla.
—¡¡¡No salpiques!!! —le gritó muy molesta Kasumi.
—No es mas que una chiquilla… —murmuró de reojo Iris.
—A mi me parece muy lindo —dijo muy feliz Sakura.
—Y a mi se me hace que está loca —sentenció Serena completamente dudosa.
—Solo espero que no contamine con su locura estas exquisitas y maravillosas aguas termales —comentó extasiada Mariah, quitándose sin tanta violencia la toalla para meterse al agua.
—Estoy tan relajada, que ni ánimos tengo de moverme —comentó Haruka totalmente relajada—. Te perdono tu insolencia.
—¡Las chicas inteligentes son inmunes a la locura! —gritó con entusiasmo Iris, lanzando la toalla a un lado con entusiasmo, lanzándose con la misma violencia que Haruka.
—¿Después quien es la chiquilla? —le preguntó de reojo Serena, sacándose la toalla con delicadeza, pero también dejándola en el suelo, para meterse a las aguas.
—¡Son unas desordenadas! —totalmente fastidiada con el desorden de las chicas, Kasumi tomó las toallas de las chicas y comenzó a doblarlas.
—¡Kasumi, siempre tan estructurada como olvidadiza! —le criticó en chiste Haruka.
—Déjame ayudarte —se ofreció Sakura, quitándole las toallas de las manos—. Dame tu toalla, yo las ordenaré.
—Perdón por el mal momento, amiga Sakura —le pidió muy avergonzada.
—Es un momento de relajación, lo mejor es disfrutarlo entre amigas —y con una hermosa sonrisa, Sakura se alejó del lugar.

Cuando llegó a un costado del sector de descanso, Sakura dejó ordenadas las toallas sobre una mesa, notando en el suelo otra toalla.

—No recuerdo que las toallas hubiesen volado tal lejos —muy curiosa, Sakura tomó la toalla, notando algo curioso—. Hay cabellos… Seguramente Anna olvidó recogerlas todas de los últimos turistas.
—¡¡Sakura, apresúrate…!! —le pidió con entusiasmo Kasumi, al tiempo que Haruka se apoyó sobre ella, hundiéndola bajo el agua.
—¡¡¡No vas a alcanzar ni a relajarte ni a comer!!! —le gritó con descaro la pelicastaña.
—¡Voy chicas! —Sakura miró con detalle la toalla, mas por el hecho de querer doblarla y separarla de las de ellas, y pudo ver con mas detalle aquellos cabellos—. Cabellos morados… El largo… ¡¡¡Saku!!!
—¿Eh? —muy extrañadas, las chicas miraron a una muy nerviosa Sakura.
—Miren lo que encontré —muy preocupada, Sakura avanzó a paso rápido hasta el borde de la piscina, y les mostró la toalla.
—¿Qué sucede con esa toalla? —le preguntó intrigada Iris.
—Tiene cabello de Saku.
—¿De Sakura? —Kasumi se acercó a mirar con detalle, tomó los cabellos, y los miró con detalle—. El largo y el grosor coincide.
—¡¿Conoces su cabello de memoria?! —le gritó espantada Iris—. ¡Eso raya lo psicópata!
—¡¡Fue con fines científicos!! —quiso aclararse avergonzada la peli naranja—. Pero me llama la atención que se vea quebradizo.
—Recuerdo que tuvo que venir a esta dimensión con Tracey, Sesshömaru, Alphonse y Goku —Serena miró de reojo a la card captor, y le comentó—. Como les dio su momento de anarquía, todos partieron a tu dimensión.
—¿No eran tan grandes los grupos que los acompañaron?
—Se suponía que no serian grupos de mas de tres personas, no era necesario mas para derrotar a los generales de Arades, considerando que los ayudarían guerreros de aquellas dimensiones… —comentó con entusiasmo Iris, mirando a Kasumi, Haruka y Mariah con picardía— Y ustedes les dieron una paliza a los chicos.
—Creo que pagaremos de por vida por nuestros errores… —Kasumi hablaba muy triste, pero Iris la agarró por la espalda, y la abrazó.
—¡Si los chicos supieran que ahora están con nosotros, estarían muy felices! —le dijo con entusiasmo la líder de gimnasio— Además, saber que siempre habrá alguien mas fuerte que ellos, los motiva a mejorar todos los días.
—Muchas gracias, eso significa mucho para nosotras —le agradeció mucho mas tranquila Kasumi, contagiando esa tranquilidad a sus amigas.
—Chicas, concéntrense —les interrumpió muy seria Serena—. ¿No creen que aquí hay algo extraño?
—¿Aparte de que Sakura nunca fue tan desordenada ni descuidada? —le respondió en pregunta Haruka.
—Tenía mucha vocación de dueña de casa —agregó Mariah—. Hacia todo cuando vivíamos juntos.
—¿Creen que sucedió algo? —les preguntó Kinomoto.
—Bueno, está con nosotros bien vivita —comentó algo pensante Serena.
—Tengo la sensación que nos están ocultando algo —mencionó algo molesta Kasumi, mirando seriamente a Iris y Serena—. ¿Tienen alguna idea de que pasó?
—Solo sabemos que Sakura volvió con Wind, y se trataban como las mejores amigas del mundo —le respondió Iris, intentando recordar los hechos—. Lamentablemente, nosotras estábamos en Goldate, así que simplemente nos informábamos por lo que Phil y Sakura nos comunicaban.
—¡Cierto! —soltó de forma sorpresiva Sakura, mirando directamente a los ojos de Mariah, muy de cerca— ¡¿Cuándo le vas a decir a Phil lo que sientes por él?!
—¡¡¿Qué cosa que cuánto?!! —y completamente avergonzada, Mariah se hundió bajo el agua.
—Es verdad —comentó muy ocurrente Kasumi—. Si no te apuras, o Hikari, o mi tátara elevado a quien sabe cuánto, abuela, se quedará con él.
—¡Si quieres, puedes practicar conmigo! —se ofreció con entusiasmo Haruka.
—Bueno… yo… —y muy nerviosa, Mariah comenzó a tartamudear su declaración, sin lograr terminarla.
—Jamás lo logrará —negó Kasumi rendida.
—Es mucho más tímida de lo que imaginé —soltó con algo de ansias Serena.
—Disculpen chicas, tengo algo que hacer —Sakura agarró a Serena y Kasumi, y salieron del agua directo a las toallas—. No tardamos —y partieron a los cambiadores.
—¿Les habrá dado ganas de ir al baño?
—¡Que asco, Haruka! —y fastidiada con asco, Iris le dio un coscorrón en la cabeza.

¿Pero que habrá pasado que Sakura tomó a Kasumi y Serena, y salió del baño?

—¿Qué te sucedió, Sakura? —le preguntó muy extrañada Kasumi.
—Algo me dice que tiene que ver con el cambio brusco de tema —comentó Serena igual de extrañada.
—La mejor forma de saber que sucedió, es ver que sucedió —fue a sus pertenencias, y tomó su llave —¡Libérate! —la llave tomó forma de báculo, y tomó una carta en especial.
—¿Puedes usar tus cartas sin tu forma card captor? —le preguntó muy extrañada Kasumi.
—Toda la vida pude hacerlo —le comentó muy extrañada—. El modo card captor solo sirve para que mi poder no pierda control.
—Me alegra que seas consciente que eres un peligro para todos nosotros —soltó aliviada Serena.
—No se si fue agradecimiento o alivio —soltó desconcertada Kasumi—. ¿Y qué pretendes hacer?
—Por favor, llévanos al tiempo en que nuestra amiga Sakura estuvo en este lugar. ¡Regreso!

En cuanto Sakura activó la carta, las tres parecieron invadidas por una fuerte luz, la cual desapareció al acto.

—¿Qué fue lo que hiciste? —le preguntó Serena muy extrañada.
—¡Shhh…! —la cayó Sakura estricta— Saku podría oírte.
—¿Saku?
—En silencio —Sakura asomó con cuidado su cabeza hacia los baños, y se quedó mirando.

Kasumi y Serena también asomaron la vista en silencio, y apreciaron como la joven entrenadora peli morada de Johto descansaba mas de la cuenta en las aguas termales, al borde de quedarse dormida.

—¡¿Por qué no estamos relajándonos como ella?! —alegó mañosa Serena, inflando sus mejillas.
—Que vida se daba sin nosotras —comentó Kasumi muy molesta.
—Se supone que algo sucedió en este lugar y a esta hora —balbuceó Sakura muy seria.
—Tranquila, amiga —le pidió Kasumi, mostrando un rostro nervioso—. No era necesario hacer esto para saber que sucedió.
—Estaba muy relajada y le dio su momento de pereza —le apoyó Serena con el mismo nerviosismo—. Lo mejor será irnos.
—Esta presencia —pero Sakura no se despegó de su estado de alerta, dándole la razón cuando un grupo de seres oscuros se divisaron en el cielo—. ¡Chicas, arriba!
—¡Soldados de Arades! —preparada para pelear, Serena se levantó y puso en guardia.
—¡No nos tomará tiempo acabar con ellos! —alzó en voz alta Kasumi, también preparándose para la pelea.
—¡¡Ocúltense!! —pero lejos que querer iniciar una pelea, Sakura agarró a Kasumi y Serena, y se escondieron tras los casilleros.
—¡¿Qué estás haciendo?! —entre extrañada y molesta, Serena le recriminó.
—¡Mínimo déjanos despertar a Sakura! —le pidió desesperada Kasumi, queriendo arrancar rápidamente.
—¿Creen que yo no quisiera ayudarla? —les regañó muy molesta la card captor—. La carta del regreso no está hecha para cambiar el pasado. ¿Saben que cualquier cambio, podría provocar un cambio en nuestro tiempo?
—O podría alterarlo y crear otra realidad… —terminaron al unisonó Serena y Kasumi a la vez, totalmente arrepentidas por la insolencia.
—Queremos respuestas de que sucedió con Saku, como logró convencer a Hikari, y como eso nos ayudó a estar donde estamos ahora —dijo muy triste la pelicastaña.

Apenas aquellos seres aterrizaron en la entrada de los cambiadores, estos entraron y se pusieron a buscar por todas partes algo en específico, hasta encontrarlo. Eran las pokébolas de la entrenadora.

—¡Se están llevando sus Pokémon! —susurró con alerta Serena.
—Pero eso no explica el porque no la despertaron —comentó muy extrañada Kasumi.

Cuando estos seres tomaron las pokébolas, salieron de los cambiadores. Se acercaron a Sakura, y comenzaron a patear con violencia su cabeza.

—¡La están lastimando! —gritó para si Kinomoto.
—¡Malditos! —gritó entre dientes Serena.

La entrenadora claramente despertó furiosa, pero ante las amenazas de aquellos seres, prefirió no enfrentarlos, entregarse, y dejarse humillar y lastimar. La agarraron del cabello, y se la llevaron como si quisieran que sufriera todo lo posible, hasta la llegada a su cuartel general. Por causa de la acción, la toalla que cubría el cabello morado de la joven se perdió en el piso de los baños, obteniendo la respuesta a la toalla tirada.
No era la respuesta que esperaban, ni una respuesta aceptable o tolerable; era la peor respuesta que hubiesen esperado.

—La secuestraron… —murmuró impactada Serena.
—¿Qué rayos hizo Hikari con nuestra querida amiga? —se preguntaba totalmente confundida Kasumi.
—No quiero seguir mirando, pero… —de pronto, el lugar donde se encontraban cambió, ahora encontrándose en la base donde tenían encadenada a Sakura— ¿Qué sucede… aquí?
—Prometimos jamás torturar a nadie… —murmuró Kasumi espantada— ¿En que estaba pensando esa mujer?

De pronto, aquellos seres comenzaron a golpear, azotar, herir; torturaban a Sakura por todos los medios que se les podía ocurrir. Muy lejos de aburrirse, se entusiasmaban más y más.

—Quiero ver a Hikari, Sakura —le pidió Kasumi muy molesta.
—De acuerdo —y de un segundo a otro, las tres jóvenes aparecieron en el cuarto de la pelíazul—. ¿Dónde está?
—¡¡Hikari!! —y completamente furiosa, Kasumi comenzó a caminar a paso rápido hacia donde supuestamente estaba su amiga.
—¡Kasumi! —le gritó Serena con timidez.
—¡Ustedes manténganse al margen! —les pidió justo en el momento en que volvieron a su época actual—. ¿Volvimos?
—¡Te acabo de mencionar que no puedes alterar ningún hecho pasado! —le regañó muy molesta Sakura, al tiempo que volvía su báculo una llave.
—¡Solo quería respuestas, nada más! —le enfrentó Kasumi envuelta en ira.
—¡¡Las dos, deténganse ahora!! —entre el miedo y la desesperación, Serena se puso entre las dos para detenerlas— ¡Sakura tiene razón, haber intervenido alguna acción hubiese sido fatal para la misión! —le gritó Serena furiosa— ¡Pero Kasumi también tiene razón, Sakura! —ahora le gritó desenfadada — Necesitamos respuestas, y si todo esto terminó bien, quiere decir que Goku y Anna deben saber mucho mas de lo que creemos.
—¿Qué quieres decir? —le preguntaron ambas desde la extrañeza y los nervios.
—Saquen conclusiones —les dijo—. Sakura y Phil querían disculparse con ustedes de verdad, y si hubiese querido defenderse de Hikari, lo hubiese hecho sin problemas.
—¡Tenían a sus Pokémon como rehenes! ¡¿De qué forma se iba a defender?! —le cuestionó Kasumi.
—¿Rehenes? ¡Ja! —más parecía una burla mutua la situación— Seguramente lo hizo a propósito. Quiso llegar a Hikari porque sabía de sus sentimientos a Phil, y porque quería disculparse. Seguía confiando, y sabía que su confundido corazón complicaría demasiado las cosas.
—Lo siento chicas, pero no me siento bien… —les dijo Sakura muy mareada, agitando su respiración más de la cuenta.
—Te ves pálida —comentó muy preocupada Serena.
—Será mejor que vayas a descansar… —pero de pronto Sakura se fue a un rincón, y comenzó a vomitar— ¡¡¡Chicas, es Sakura!!!

Rápidamente, las chicas llegaron muy preocupadas por el desesperado grito, encontrándose a Serena y Kasumi ayudando a sostener a Sakura.

—¡Voy por Anna! —ni lo pensó, e Iris partió en búsqueda de ayuda a la situación.
—¡¿Qué rayos sucedió aquí?! —le preguntó desesperada Haruka.
—En este lugar pasaron muchísimas cosas —le respondió Kasumi muy molesta—. Goku, Anna y Hikari nos deben una muy buena explicación.

Sakura no podía mas su estado, por lo que simplemente se desmayó.

…

—Mi cabeza… —completamente desorientada, Sakura abrió sus ojos con dificultad, intentando identificar donde estaba.
—Te desmayaste —le respondió quien la acompañaba en ese segundo.
—¿Señor Goku? —mas por las ansias, Sakura volteó a verlo.
—¿Cómo te sientes?
—Confundida, pensante… preocupada… —Sakura se sentó, y se quedó mirando frente a ella, a la nada.
—Kasumi y Serena nos contaron lo que hiciste… Seguramente tendrás muchas preguntas —el Pikachu se paró en la cama, y miró a Sakura con temor.
—¿Dónde están las chicas?
—Anna y Yoh les están contando lo que sucedió —le respondió.
—¿Cuándo pensaban contarnos sobre la tortura que Hikari le provocó a Saku?
—Te pido que no saques conclusiones apresuradas y me escuches hasta el final.
—De acuerdo —le asintió, extraordinariamente sin perder la compostura y paciencia.
—Primero que nada, todo esto sucedió mucho antes de conocerte, seguías en tu dimensión… —con mucha calma y de forma detallada, Goku comenzó a contarle todo lo que sucedió, desde el momento del secuestro hasta el rescate y sospechosa amistad y unión de Wind.
—Aún no entiendo por que Saku ocultó algo tan delicado y doloroso —le preguntó Sakura muy dolida.
—No quería que cobraran venganza, quería que sus amigas vieran la verdad sin importar lo que tuviese que sacrificar… Quería la felicidad de Phil… —el Pikachu se le acercó, subió al hombro derecho de la card captor y acarició su mejilla—. Y quería evitar esta misma situación, que sus queridos y apreciados amigos no sufrieran por su egoísmo.
—¿Y usted cree que valió la pena? —Sakura suspiró, tomó al Pikachu en sus manos, y estiró los brazos para mirarlo a los ojos.
—Míralo así —intentó decirle con entusiasmo—. Si Saku no hubiese aliado a Wind, hubiésemos estado en desventaja total en Hoenn, y pese a que nos traicionó, sin ella, ahora estaríamos muertos.

…

—Es algo que haría Sakura —negó tristemente Kasumi.
—¡¡Maldita sea, no se si estar contenta, furiosa o triste!! —gritó desesperada Haruka.
—Lo único que podemos hacer, es sentirnos mal con nosotras mismas —Mariah bajó su rostro muy triste, y comenzó a sollozar.
—¡Y nosotras solo podemos estar furiosas! —gritó Iris— ¡¿Tan poco confiaba en sus protegidas?!
—Seguramente por eso lo hizo —la interrumpió Anna muy seria—. Seguramente, ahora deben tener ganas de darle una paliza a Wind.
—¡¡¡Traicionó a nuestros amigos, y encima nos enteramos que torturó a nuestra maestra y mejor amiga!!! ¡¡¡¿Qué otra clase de respuesta querías?!!! —le gritó furiosa Serena.
—No se si fue correcto lo que hizo, pero les aseguro que jamás haría algo para que sus amigos sufrieran —el grupo volteo a ver a la entrada, y vieron a Phil entrar.
—Antes que comentan algún crimen o digan algo de que arrepentirse, diles que eres Henry —interrumpió de golpe Anna, al ver como todos comenzaban a mirar exasperados al joven.
—Ahora mismo tiene ganas de golpear a cada uno de ustedes, sin excepción —les comentó Henry, angustiando a todos—. Por eso no quiere volver, para no cometer algo que sabe se arrepentirá, mas siendo consciente que ninguno de ustedes es culpable, sino solo suya.
—Chicos… —les llamó Yoh—. ¿Significa que esto cambiará la forma en cómo se tratarán?
—¡Ja! Hay dos Sakura sufrientes tras nuestra traición y unión con ustedes. ¿De verdad crees que un acto de amor tan grande lo botaremos como si fuese basura? —comentó en sarcasmo Kasumi.
—Por supuesto que no —le apoyó Serena—. Si las dos se sacrificaron por ellas, más conociéndolas bien, sería traicionar sus luchas y sacrificios —Serena pasó sus brazos sobre los hombros de Kasumi y Haruka, y les sonrió—. ¡Después de todo, son unas chicas muy ingenuas, pero de un corazón puro y noble!
—¡¡¡Y muy simpáticas!!! —terminó Iris, abrazando por la espalda a Mariah.
—En vista y considerando que el asunto con Wind lo tendrán que solucionar cuando la vean, aun tienen mucho que responder —intentó cambiar de tema Anna, siempre hablando de forma rígida.
—Lamentamos mucho la situación, por la misma razón preferimos mantenernos al margen —les dijo con mucho tacto Kakashi, quien estaba acompañado por Caldina y Steven—. El maestro Sarutobi ya no está con nosotros, pero eso no significa que mi tarea se haya cancelado.
—Han actuado al borde de las reglas de la asociación de entrenadores, y faltado a casi todas las normas como campeón de Kanto y Johto —comenzó a sermonear Steven—. A partir de ahora, nos darán un informe completo de todo lo que sucede y sus resultados, y tienen completamente prohibido realizar cualquier acción que ponga en riesgo sus vidas… —tras esas palabras, Steven negó resignada— Tengo la sensación que hablo con una muralla.
—Se que mis métodos son poco ortodoxos y de muy dudosa seguridad y moral —trató de decirles algo nervioso Henry, retomando compostura—. Por suerte todo ha salido bien, así que, ya no permitiré que ni Phil, ni Sakura, vuelvan a hacer locuras a escondidas.
—No quita el hecho que en tu vida pasada hiciste las mismas locuras —le comentó Caldina de reojo—. Tienes mucho que aclarar, mocoso.
—¿Aclarar? —preguntaron todos al unisonó muy confundidos.
—Cuando fuimos a la dimensión donde vive Goku, un gato muy extraño llamado Karin, nos dijo que estaban mas preocupados de cuidar a la joven Kinomoto que de derrotar a Arades, y que antes ya habían perdido por esa razón; y Kamisama, que el cambio de cuerpo de Goku siempre fue parte de los planes de Dialga y Palkia… y de alguien más… ¿Nos podrías decir quien es ese alguien más? Y si esa persona también murió en esa batalla de hace 14 años.
—Rayos… —negó resignado Henry— Ahora que lo pienso, tanto Ash como Paul y Serena cumplieron los quince años hace unos días —aquella declaración dejó muy sorprendidos a todos—. Como les comentamos anteriormente, nuestros recuerdos fueron modificados, así que mucho no puedo decirles, pero si puedo asegurarles que, cuando Misty recupere sus recuerdos pasados, este misterio terminará.
—¿Misty? —le preguntó Kasumi muy curiosa— ¿Te refieres a mí, tátara elevado a no sé cuánto, abuela?
—¡¿De donde sacaste eso?! —le preguntó espantado Henry.
—Creo que tenemos la respuesta sobre el miedo que le tiene Arades a todos ustedes, y mucho más a Ash, Paul y Serena, y muy en especial el por qué proteger a Sakura con sus… nuestras vidas —les comentó Kasumi muy seria, saliendo del cuarto.
—Acompáñennos afuera, tenemos algo que mostrarles —continuó Mariah también partiendo, agarrando de la mano a Haruka.

Sin entender mucho la situación, todos partieron fuera de la vivienda.

—Paul… —le llamó Serena—. ¿Vendrás con nosotros?
—No pienso despegarme de Sakura por nada —apoyado a un costado de la puerta donde descansaba Sakura, Paul le negó—. Si ustedes no la van a cuidar, entonces lo haré yo.
—Paul… —completamente desganada, Serena prefirió dejarlo y seguir a los demás.

Una vez afuera, principalmente Kasumi y Haruka parecían listas para algo, situación que provocó que los demás se quedaran mirando.

—No los aburriremos con muchas palabras —les dijo Kasumi.
—Quiero que nos miren con atención… ¡¡Pero no tanta, que nos da mucha pena!! —les pidió avergonzada Haruka.
—¿Piensan transformarse? —les preguntó Anna de forma sospechosa, al tiempo que las dos jóvenes se transformaban en guerreras elementales.
—Esta es la forma con la que ustedes pelearon contra nosotros cuando hicieron su tour por distintas dimensiones —les comentó Haruka.
—El poder que se siente en ustedes es tan alto como el de Misty y May cuando pelearon en Hoenn —les dijo Yoh algo nervioso—. Incluso para Hao es difícil alcanzarlo, pero no imposible.
—No es más que nuestra energía base para pelear —le respondió Kasumi—. Fuera de nuestra dimensión, usar más poder es agotador.
—Pero solo por estar en nuestra dimensión… —y de golpe, las dos jóvenes subieron sus poderes— ¡Podemos usar más poder!
—El nivel que representan ahora es el mismo que usó Magma para pelear contra Misty —comentó Yoh muy sorprendido—. Es un nivel inalcanzable para cualquiera de nosotros.
—Pero no es nuestra época, así que en cuanto aparecieron las verdaderas guerreras elementales, sus poderes disminuyeron… No así el mío —continuó Mariah, al tiempo que se transformaba en guerrera sagrada—. Se habla de dos clasificaciones, están las guerreras elementales y los guerreros sagrados, y cada uno depende de dos linajes distintos.
—Ya veo. Por eso resultó intacto y completo —comentó Yoh muy pensante.
—¡Esperen un momento! —les gritó muy molesta Caldina— ¡¿Y a nosotros que nos responde su concurso de poder?! ¡Nos dijeron que nos responderían que era lo que buscaba Arades y por qué debíamos proteger a Sakura, y solo nos demuestran paso a paso como nos dieron una paliza!
—¡¡¡Forma primigenia!!! —en cuanto Kasumi y Haruka tomaron su siguiente forma, con excepción de Serena e Iris, miraron a las dos jóvenes conmocionados.
—Esto es imposible… —susurró Kakashi.
—No conozco nada que llegue a tal cantidad de poder… —continuó igual de conmocionada Caldina.
—Ni siquiera un dios puede alcanzar tal poder… —Yoh tampoco salía de su impresión.
—Eso sucede porque los humanos son muy impacientes —les criticó duramente Mariah—. En su forma primigenia, no pueden liberar más allá de un tercio de sus verdaderos poderes, sino esta dimensión o cualquiera otra, sería desintegrada por completo.
—Los escritos de las ruinas milenarias nunca revelaron que el poder de las guerreras elementales tuviese tal nivel —les comentó Steven—. De hecho, los mismos generales de Arades que tanto trabajo les costó derrotar a Ondine y las otras guerreras, Misty y Dawn pudieron derrotarlos sin mayores problemas.
—Recuerda que el poder de cada guerrera elemental, así como su alma y recuerdos, duermen en las joyas elementales, y va pasando de forma hereditaria, como si de un testamento se tratase —le corrigió Anna.
—Alguien que tenga el concepto de la paciencia presente —le comentó con orgullo Mariah, al tiempo que elevaba su poder muchísimo más allá que el de Kasumi y Mariah—. Pero si no tienen el entrenamiento adecuado, mucho de esto puede ser autodestructivo. Un ejemplo, es exceder a voluntad el poder límite que una dimensión pueda soportar.
—No intenten sentir su presencia —les pidió Kasumi—. El poder de la luz y la oscuridad puede atravesar la dimensión sin ningún trabajo, perfora la dimensión, y es imposible de detectar incluso para Arades.
—¡Entonces si usan ese poder, podrán derrotar a Arades en un abrir y cerrar de ojos! —celebró Caldina.
—Podría ser una posibilidad, pero no quiero que sea nuestra prioridad —les dijo Mariah, al tiempo que las chicas volvían a la normalidad—. Whiteness, la guerrera regente de Reshiram, es mucho mas poderosa que yo… —aquella noticia sorprendió a todos— Pero ninguno de nuestros poderes es la preocupación de Arades.
—Se mas clara, porque no estamos entendiendo —le pidió muy extrañado Kakashi.
—¿En verdad Arades le tiene miedo a algo? —ahora le preguntó muy extrañado Steven.
—¿No nos estarán hablando de ese ser imaginario? —ahora les preguntó muy intrigada Caldina.
—Eso no lo sabemos, pero Espeon y Pikachu tienen la impresión que existe la posibilidad que aquel ser si exista, y esté mas cerca de nosotros de lo que creemos —aquella voz, la que parecía conocer mas de lo que parecía, llamó la atención del grupo, al tiempo que hacía acto de presencia Rei, Pikachu y Espeon—. Puedo imaginar de quien se están refiriendo.
—Hasta que por fin aparecen —les reclamó Kakashi—. ¿Terminaron con lo que estaban haciendo?
—Así es —le asintió—. Tal vez no pueda luchar, pero esta semana y media de entrenamiento han sido muy fructífera.
—¿Qué clase de entrenamiento hiciste? —les preguntó Mariah, al tiempo que ambos Pokémon y la sailor se acercaban.
—Antes que todo, no creo que sea necesario decir que Pikachu y Espeon están muy felices de que las tres estén de vuelta. En verdad las extrañaron muchísimo —comentó de forma nostálgica Rei—. Pero es increíble que un sentimiento tan lindo pueda terminar con todo si no lo sabes controlar —pero aquel comentario cortó el ambiente, volviéndolo algo tenso—. Sentí el poder de Mariah, y puedo decir que te faltaba muchísimo mas para llegar a su tope —aquellas palabras sorprendieron a la aludida—. Gracias a eso, también puedo imaginar el poder de Whiteness.
—¡¿Pudiste recolectar tanta información con nada?! —le preguntó anonadada Kasumi.
—Hemos pecado de tratar de buscar donde nosotros creemos y suponemos que están las cosas, pero lo hacemos porque somos una especie ignorante de nuestro propio entorno —Rei volteó a ver al interior del hostal, y dijo muy asustada—. El poder de Whiteness sigue siendo muy bajo aún así, y eso es aun mas peligroso —por cada palabra que decía Rei, confundía mas al grupo—. Puede que haya sido imperceptible, pero se los puedo confirmar…
—Eres como escuchar a Phil —le comentó admirada Mariah, provocando que todos miraran al joven, quien no decía palabra alguna—. Sigues siendo igual que siempre, del chico que me enamoré…
—¿Igual que siempre? —le preguntó Caldina muy curiosa.
—Ya veras a que me refiero —le respondió con entusiasmo, volviendo a la conversación—. Serena, ¿en qué estás pensando?
—Creo encajar todo —soltó muy sorprendida—. El auto secuestro de Sakura, el cambio de cuerpos de Pikachu y Goku, el que Henry haya elegido a Sakura como líder, la resonancia natural no solo con los Pokémon, también con cualquier otro ser vivo…
—EL ajuste de Axis, las sinceras disculpas de Phil y Sakura, el reconocimiento biométrico de Sakura en el notebook de Kasumi…
—Phil, ¿tú provocaste la anarquía en el grupo, haciendo que viajaran con Ash y Misty los que tú querías, a la dimensión de Sakura? —le preguntó Anna muy seria.
—¿Tu que crees, mi querida Anna? —le respondió en pregunta Henry.
—¿Vas a seguir jugando al misterio? —le preguntó Steven muy fastidiado, pero no respondió.
—Si Phil no dice nada, quiere decir que vamos bien encaminados… —comentó Kasumi—. Si algo me enseñó mi padre, es que…
—La respuesta mas obvia, siempre es la correcta —terminó, ahora Phil como él, con entusiasmo—. No fue teoría nuestra, fue un hecho imposible de borrar —Phil miró hacia el hostal, y su rostro se volvió muy serio—. Gracias a Arceus, esa bomba humana llamada Sakura Kinomoto no es peligrosa para nadie.
—¡Así que por fin lograron darse cuenta del peligro que representa esa mocosa! —gritó una desconocida voz, la cual guardaba mucho rencor.
—Esa presencia… —Kasumi miró hacia el cielo, y pudo vera la dueña de aquella voz— ¡Taiyō!
—¿Taiyō? —muy curiosa, Serena miró en la misma dirección, logrando ver de quien se trataba— ¡Magma!

El grupo, entre confundido y alarmado por el tono de voz, miraron al cielo, y ahí la vieron, a la guerrera del fuego.

—No se preocupen, acabaré con esa niñita ahora —con rabia, Taiyō comenzó a acumular una enorme bola de fuego en sus manos.
—Si destruyes mi hogar, tendrás que pagar la reconstrucción total de la casa —le amenazó Anna—. Aunque debería preocuparte mas que aquellos monstruos… Pokémon les llaman, ¿no?
—¡¡¡Los Pokémon de Phil siguen dentro de la casa!!! —le gritó desesperada Serena.

Ante aquel grito, Taiyō no siguió acumulando energía, pero parecía no desistir de su objetivo.

—Yo me encargo —y transformada nuevamente, Mariah se elevó, y agarró la mano de Taiyō, desbaratando su intento de ataque—. ¡Detente en este momento!
—¿Qué te pasa? —muy confundida, Taiyō se zafó de Mariah y se puso en guardia— ¿No me digas que las convencieron con sus mentiras?
—Primero baja, deshaz tu transformación, y deja esa terquedad de la cual Phil te salvó en muchas ocasiones —le ordenó Mariah muy fastidiada.
—¿Me pueden decir que está sucediendo? —le preguntó entre la confusión y la extrañez.
—Phil está con nosotras, así que compórtate según la ocasión.
—¡Imposible, ese traidor está muerto! —Taiyō miró al grupo, y pudo divisar al susodicho—. ¡¡¡Imposible!!!

Totalmente desesperada, Taiyō bajó, deshizo su transformación, se acercó al joven, comenzó a mirarlo, olfatearlo, inspeccionarlo con cuidado, tocarlo…

—Taiyō… —el joven ya había empezado a ponerse muy nervioso con tal acoso—. ¿Me podrías escuchar un momento?
—Si estás aquí, pero siento muy extraña tu presencia… —pero la joven no se detenía en su inspección, hasta que vio al joven tomar sus manos— ¡¡¿Qué estás haciendo?!!
—Se que a las chicas les hice un video como disculpas, también a Hikari y a ti, pero estoy feliz que estés frente mío —y con temor, comenzó a decir sus palabras—. Se que ninguna palabra será suficiente para que me perdones, pero quiero pedirte disculpas por no darte el beneficio de la duda. Quisiera que me perdonaras, pero también se que la herida ya está hecha y costará mucho que sane.
—¡¡¡Oye, ¿Por qué a ella si en vivo y a nosotras un mugroso video?!!! —le gritó furiosa Haruka, haciendo que Phil y Taiyō miraran a una amordazada joven por parte de Iris y Kasumi y sus risillas nerviosas.
—¡¡Deja tu sinceridad para otra ocasión!! —le gruñó furiosa Kasumi.
—¡¡Siempre destrozando momentos tan emotivos!! —también le gruñó Iris.
—¿Tiene alguna importancia si hubiese sido un video o en persona? —les preguntó la joven, quitándose del lado de Phil muy sentida— Podría perdonarte de corazón, pero eso no significa que vuelva a confiar en ti.
—Lo entiendo —le respondió el joven con pena, dando un suspiro largo—. El perdón es inútil si uno no aprende de los errores, y como Satoshi nunca aprendí, engañando y fallando a la gente que más confiaba y quería.
—Hablando de engaños y errores —le interrumpió Mariah—. Taiyō, ¿ya le entregaste la energía de Arades a quien debías en esta dimensión?
—Hace quince días —les respondió con orgullo, ganándose una mirada de resignación de parte de Kasumi, Haruka y Mariah—. ¿Sucedió algo?
—Veo que no nos salvamos del trabajo en ninguna dimensión —suspiró resignada Iris.
—Sea quien sea a quien le entregaste esa energía, te terminará traicionando y te botará en un rincón —le comentó Serena muy preocupada.
—¡¡Eso no pasará!! —le gritó furiosa la guerrera del fuego.
—¿Por qué crees que terminamos aquí, mi estimada terca? —le preguntó de forma retorica Kasumi.
—¡Seguro no hicieron bien su trabajo! —les encaró.
—No me interesa en lo más mínimo sus problemas personales —les dijo muy molesta Anna—. Si quieren comer algo más, el comedor cierra en una hora más.
—Si quieres, puedes quedarte, Taiyō —le ofreció Phil—. No debes tener donde quedarte, mucho menos para comer.
—¡¡Puedo sobrevivir de la naturaleza!! —le advirtió de forma amenazadora, al tiempo que su estomago gruñó horriblemente, avergonzándose hasta ponerse roja.
—Podrás comer toda la lasaña que quieras —volvió a decirle—. En la mañana bañarte en las aguas termales, y tomar un buen desayuno. No será como los que hacia Saku, pero…
—¡¡¡Que esperan, no pierdan el tiempo!!! —y corriendo como si le fueran a quitar la comida, Taiyō corrió al interior del hostal.
—Que buena idea, Phil. Golpearla justo en su punto débil, la lasaña —le felicitó Mariah muy orgullosa, tomando del brazo al joven para entrar al hostal.
—Creo que cuando recuperemos la energía de Arades, podremos seguir con el problema de Sakura —comentó muy pensante Kasumi—. Se que no deberíamos, pero lo mejor es hablarlo con ella para que sea consciente de lo que tiene.
—Y eso será hasta mañana —les advirtió Kakashi—. Los niños buenos se van a lavar los dientes y dormir temprano.
—No nos trates como párvulos —le bufó Haruka.
—Eso hasta que cumplan los dieciocho años, mientras tanto están a mi cargo, pequeños.
—¡Ya escucharon, adentro! —les gritó Caldina, haciendo que todos entraran, menos los tres adultos.
—Podrás decirles niños, pero el destino les dio mas responsabilidades que a un adulto —les dijo Steven.
—Pero eso siguen siendo, unos mocosos desobedientes que les hace falta la mano adulta —le comentó Kakashi—. Por mucho que hayan madurado, siguen cometiendo los errores de un niño.
—Nosotros también tenemos trabajo que hacer, y a diferencia de ellos, no es pelear —le recordó Caldina—. Mañana será un día eterno.

Muy distinto a lo que esperaban, este fue un fin de día muy extraño, confuso y lleno de interrogantes. Magma o Taiyō, apareció como lo había prometido, informando a los demás que la entrega de la energía de Arades había sido mas que completada hacía dos semanas atrás, lo que, como las anteriores batallas, complicaría las cosas. ¿También lograrán convencer a Taiyō? ¿Cuál será el verdadero temor que Arades tiene con respecto a la card captor? ¿Y que relación directa tendrá con el poder de las guerreras elementales y los guerreros sagrados, considerando que ella no tiene ninguna relación con ellos?

Esta historia continuará…
 

Registrado
27 Jul 2020
Mensajes
1
Exacto. Veamos cómo está la situación, el grupo de Ash se separó en un laberinto creado por una de las cartas Sakura, y se han dividido en seis parejas; por el momento, salir de ahí se ha convertido en un verdadero desafió, y para empeorar la situación, el nivel de dificultad del laberinto aumentó.
 
Arriba Pie