Quest B Lobo Solitario [Rox Knight, Elizabeth Hale & Kyle Masters]

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

Reflejo
Moderador
Offline
"Lobo Solitario”

- NPC involucrado: Gabumon
- Sinopsis: El antiguo líder de una jauría de Digimon bestias, un WereGarurumon, ha dejado oficialmente a su grupo para emprender una riesgosa misión. Está en la cacería de un BlackWereGarurumon, un renegado de su jauría que abandonó a sus compañeros luego de matar a uno de ellos. Se trata de una misión posiblemente suicida si se hace solo, es por esto que un Gabumon de la jauría ha pedido que un Tamer encuentre a su líder y lo mantenga a salvo en su cruzada
- Escenario: Tierra Espiritual
- Objetivos:

  • Encontrar a WereGarurumon y convencerlo de que los deje acompañarlos
  • Encontrar a BlackWereGarurumon
  • Derrotarlo
- Notas

  • WereGarurumon es un Digimon muy orgulloso. Para él, la cacería es su batalla, y no querrá que alguien más se entrometa
  • BlackWereGarurumon es una criatura despiadada, tengan cuidado con él
  • De acuerdo con Gabumon, WereGarurumon partió el día anterior, deberán ser veloces para alcanzar su paso
Tamer: Rox Knight & Elizabeth Hale & Kyle Masters
Digivice: D-Arc // iC // D-Arc
Extra: El Resonator de Kyle lleva los Digimental del Valor y Conocimiento

Luigi Luigi Soncarmela Soncarmela ahí vamos de nuevo~
 

Digimon Tamer/Pokemon Trainer/Tensaigakure Shinobi
Offline

La mañana en Holy Angel Citadel mostraba el buen clima sobre la ciudad: soleado y con nubes blancas en medio de un cielo azul. Por eso mismo, muchos Tamers y Digimon aprovechaban ya fuera para salir de la Citadela con rumbo a Star City o para descansar en alguno de los lugares al aire libre del sitio. Ese día, Elizabeth y Gabumon se encontraban por las calles, dirigiéndose a paso tranquilo a la Central de Tamers de ciudad.

-No te preocupes Liz -habló el pequeño Black Gabumon de manera alegre. -¿Y que si perdimos contra Rox y Zubamon en ese coliseo? Fue una batalla reñida y aprendimos en que aspectos debemos mejorar -comentó el Child, sonriendo de oreja a oreja al recordar que fue debido a esa batalla en el Coliseo, que Elizabeth compró un par de cartas para contrarrestar algunas desventajas de su forma de Garurumon.

-Es obvio que perdimos por detalles por trabajar. No es necesario que lo repitas como disco rayado -Hale rodó los ojos ante las palabras de Gabumon, recordando la batalla que había tenido con Rox un par de días atrás y antes de haber ayudado con aquellos bromistas en Star City. -Ahora sigue caminando, saco de pulgas -habló Elizabeth de forma seria y continuando su paso a la Central.

[…]​

Rox Knight y Aegis habían ingresado a la Central de Tamers de Holy Angel Citadel y se mantenían en la recepción: de acuerdo a la líder de Ávalon, Light, la Central había solicitado los servicios de la Guild y a Rox, que era una de las miembros más cercanas en la zona, le había pedido que fuera. No solo eso, también iba a ser la oportunidad de conocer al segundo miembro de rango Elite de la Guild, Kyle Masters, quien era el segundo Tamer que tomaría el trabajo junto a ella.

Si bien aquello emocionaba a Rox, debido a la fama que se había labrado el británico, para Zubamon eso era una fuente de irritación, especialmente porque el Elite había sido el primero en llegar y estaba recibiendo los datos de la misión en una oficina separada.

-“¡¿Cómo se pueden atrever a dejar por fuera a Rox de algo tan importante?!” -el doradito estaba sumamente molesto por aquello que, consideraba, una falta de respeto enorme.

Nunca consideró darle importancia a lo que les comentó la oficinista de recepción: que la Central tenía el protocolo de seguridad de darle la información al Tamer de mayor rango los datos de un encargo por privado para que luego, este informara a sus compañeros. Todo eso para evitar problemas de fugas de información sensible respecto a las misiones urgentes por realizar.

-Aegis, ya escuchaste lo que nos comentaron -habló Rox con amabilidad y dándose una idea de la razón de la molestia de su compañero. -Además, recuerda que haremos equipo con alguien que ostenta dos títulos diferentes de caballero -sinceró Knight, con un brillo visible en sus ojos.

-Mi Señora, estoy seguro de que usted es más grande que cualquier Tamer -fue la única respuesta del dorado.

Antes de que Rox pudiera responder algo, vio ingresar dos figuras bastantes conocidas para ella: Elizabeth y Gabumon. Aegis parpadeó al verlos incresar y sonrió levemente al ver al felpudo de atributo virus, quien logró verlos y corrió en su dirección.

-¡Rox! ¡Aegis! -saludó Gabumon de manera amable. Detrás de él, Elizabeth rodó los ojos, pero se acercó donde Knight, sonriendo discretamente al ver a la mayor. -¿Cómo se encuentran?

-Mi Señora y yo nos encontramos bien -
contestó Aegis en un extraño momento de sociabilidad. Después de todo, Gabumon era uno de los pocos seres que podía tolerar realmente… además era su fiel corcel.

-Elizabeth. Es bueno verte con buena salud -saludó la caballero con una sonrisa a la menor, quien ladeó levemente el rostro con cierta vergüenza: Hale recordó el favor que le pidió a Rox durante su último trabajo.

-También me alegro de verte bien, Rox -respondió Lizzie, recuperando la compostura luego de saludar a su ¿nueva amiga? -¿Esperas a alguien? -preguntó Hale con cierta curiosidad, viendo que Rox no parecía estar interesada en tomar alguna Quest del tablero. Recordando que la chica era de la Guild de Matt, tal vez el Expert estaba cerca.

-La Central solicitó los servicios de Ávalon para un trabajo -respondió Rox de manera solemne y con cierto orgullo de pertenecer a una Guild con tan gran ética y moral. -Estoy esperando aquí ya que la Central está dándole toda la información al otro Tamer que vino.

-¿Es Matt? -
preguntó con curiosidad la de cabellos negros, que ya había cambiado el naranja de su cabello por un color verde. No pudo evitar soltar un suspiró de decepción al ver la negativa de Rox.

-No. Lamentablemente Matt no se encuentra en Holy Angel Citadel. Estoy aquí con Kyle Masters.

[…]​

Kyle salió de la oficina junto a Blue luego de que les facilitaron la misión: un Gabumon llegó a pedir ayuda ya que el líder de su manada, Were Garurumon, renunció al cargo y emprendió un peligroso viaje para capturar a un criminal de su propia jauría: Were Garurumon (Black). Como el virus había huido por haber asesinado a un miembro de la jauría y por un comportamiento violento, la probabilidad de que el combate entre los dos Perfect terminara con ambos Digimon asesinándose mutualmente era muy elevada.

-Debemos apurarnos Blue. Según Gabumon, Were Garurumon lleva un día de ventaja -comentó el castaño de manera seria.

-“Bah. Si los lobitos quieren matarse entre ellos, déjalos. Es una lucha por honor” -Grottomon iba detrás del castaño y para variar, estaba como cascarrabias. –“Además, ese Gabumon debería tenerle más confianza a ese lobo si fue el líder de su jauría”.

-No. Nuestro deber es proteger todas las vidas que podamos -respondió Blue de manera cortante al Spirit. - Además, ese Were Garurumon (Black) es un criminal de la peor calaña. No podemos dejarlo libre igualmente -agregó el dragón azul de manera seria y afilando su mirada. -Si no lo terminaba cazando Were Garurumon, muy probablemente nosotros hubiéramos tomado el trabajo de hacerlo -finalizó antes de colocar su mirada al frente.

-Vamos. Light nos avisó que la chica nueva, Rox, participaría en esto -
el de ojos azules endureció el gesto por unos instantes al recordar su misión, para luego, relajarlo.

[…]​

Rox y Elizabeth seguían conversando en la recepción cuando la darketa observó a Masters y a Guilmon salir de las oficinas privadas de la Central. El castaño ubicó a su compañera de equipo, ya que la descripción de sus ropas, según Light, le hacían resaltar demasiado. El Elite se sorprendió por dentro de ver a la nuevo miembro de Ávalon charlar amenamente con Elizabeth.

-“Vaya. Parece que la mocosa con complejo de Sphinxmon ya parece no tener arena en sus bragas” -se mofó Grottomon con gracia, recordando que Hale siempre tenía el ceño fruncido.

-Bien, es una agradable noticia realmente -sonrió discretamente Kyle al ver como Elizabeth se liberaba poco a poco del yugo dejado por Dorumon.

-Una muy buena -asintió Guilmon X, recordando la semana donde estuvieron buscando cuando Elizabeth estuvo desaparecida.

-Kyle, Blue -saludó Elizabeth con una diminuta sonrisa al ver al mayor y al dragoncillo azul. -Tiempo de no verlos.

-Hola Elizabeth. Me alegra ver que estas bien -
respondió el saludo Kyle de manera amable y observando a Gabumon (Black) al lado de la chiquilla. -¿Todo bien con Black Gabumon? -la enorme sonrisa de Gabumon contrastó con la cara de fastidio de Hale.

-¡Todo está perfecto!

- … a veces me pregunto si tiene botón de apagado.


Masters se rascó la nuca al ver eso y dirigió su mirada a la otra chica del grupo y a su Zubamon.

-Ustedes son Rox y Aegis ¿Correcto?

-En efecto. Soy Rox y el es Aegis -
respondió la caballero de manera cortes y con cierta emoción en su rostro. -Es un placer conocer y trabajar finalmente con un Tamer que ostenta dos títulos de “Caballero” -habló la esgrimista, logrando que Masters parpadeara con confusión por unos instantes.

-Son solo palabras vacías… -trató de decir Masters y dándose por vencido al ver los ojos radiantes de Rox. -En fin, tenemos un trabajo y… -Blue Knight se quedó en silencio por unos momentos mientras contemplaba una idea. -Elizabeth, ven con nosotros.

-¿Eh? -
alcanzó a decir con sorpresa la darketa. -¿No se supone que van a realizar un encargo?

-Si y el tipo de encargo es de aquellos donde es bueno tener un equipo amplio.


[…]​

El trío de Tamers salió del edificio, donde Masters les explicó a las dos Medium el trabajo que debían realizar y ganando distintas reacciones: Aegis gruñó al saber del poco honor del criminal, Rox endureció el gesto al escuchar la parte donde Were Garurumon (Black) asesinó a uno de los suyos, Gabumon no pudo evitar poner una expresión triste y Elizabeth preguntó si era obligatorio capturar vivo a esa escoria.

-Nuestro trabajo es asegurarnos de encontrar a Were Garurumon y evitar que luche solo contra ese criminal -terminó de explicar Kyle la situación y sacando su propio Digivice.

Blue fue envuelto en un resplandor blanco y en su lugar apareció un colosal Megalo Growmon X.

-Suban con cuidado. Volare lo más rápido posible para alcanzar a Were Garurumon en el norte -habló el colosal Perfect de manera seria e ignorando la cara de fastidio de Zubamon. -¿Algún problema, Aegis? -interrogó Blue al ver que el doradito tenía pinta de querer hacer un berrinche.

-Si. Siento que es mejor idea que yo cabalgue sobre mi caballo -respondió Zubamon y señalando a Gabumon (Black), el cual sintió el alma salir de su cuerpo.

-¡Que soy un lobo! ¡No un caballo!

Soncarmela Soncarmela go(?)

 
Última edición:

Soncarmela

Moderador
Offline

Sujetarse en MegaloGrowmon X no era para nada sencillo. Era grande, cierto, y podía soportar el peso de todos sin problemas mientras que viajaba, pero no había sitio donde colocarse cómodamente. Quien peor lo estaba pasando era Zubamon, que al no tener manos, cada dos por tres sentía que se resbalaba, para su suerte, Blue se ocupaba de mantenerlo en equilibrio para que no ocurriera una desgracia. Los gruñidos y quejas del dragón dorado fueron el sonido de acompañamiento durante la mayor parte del trayecto, pero como Rox, Liz y BlackGabumon ya le conocían, no le dieron importancia. Kyle y su Digimon, por su parte, confirmaron que se trataba de una criatura novata no muy dada a relacionarse con otras, pero su preocupación y pesadez con su Tamer, también les hacía ver que no era igual de horrible que Dorumon. Por otra parte, Light ya le había comentado que tuviera paciencia, porque los celos del Child podrían llegar a ser molestos en algunas ocasiones.
La Tierra Espiritual era un conjunto de enormes árboles que no dejaban ver demasiado desde esa altura. MegaloGrowmon había decidido alzarse lo suficiente para que ningún tronco o rama le molestara, mientras que los demás tenían como misión echar un vistazo al suelo, por si alguno detectaba la figura conocida de un licántropo de pelaje blanco y azulado. A Rox le hubiera gustado pasear tranquilamente para conocer bien el lugar, mas también era consciente de que estaban en medio de una misión peligrosa; era más importante hallar al asesino que pararse a contemplar el paisaje. No iba a permitir que un criminal continuara con su matanza.
Fue Liz quien señaló a un rincón de la Tierra Espiritual después de unos minutos viajando en silencio, con el único ruido de la propulsión del Digimon al volar. Se detuvo y todos comprobaron que era cierto: un Gabumon, escoltado por un Garurumon y BlackGarurumon, parecían estar dando vueltas. ¿Sería el mismo Digimon que había solicitado encontrar a su líder? De todas formas, ya habían llegado al norte, por lo que Kyle tomó la decisión de que sería adecuado aterrizar, preguntar y buscar pistas en el camino.
Los tres bestias de tierra se pusieron rápidamente a la defensiva por la intromisión de un enorme desconocido, una criatura que no solía habitar la Tierra Espiritual. Al ver que había tres humanos, Gabumon se relajó un poco, aunque no lo suficiente para evitar que igualmente prefiriera quedarse al lado de sus dos camaradas. Blue aterrizó con cuidado de los árboles y se acercó a ellos, saludando al mismo tiempo que BlackGabumon, mientras que Zubamon se limitó a estar cerca de su señora, desconfiando del lugar, puesto que no lo conocía de nada.
Hola —Kyle rompió la distancia que los dividía—. ¿Habéis visto a un Weregarurumon...?
Oh —mencionó el Child entonces—, entonces vosotros habéis aceptado mi petición. Gracias a la luna llena.
Si querías que otros buscaran a tu líder, ¿qué haces aquí fuera? —preguntó Liz, confundida.
No pensábamos adentrarnos mucho más —explicó, recibiendo una afirmación por los otros dos lobos—. Este territorio es conocido por la jauría y por eso queríamos saber si había alguna pista para confirmar que el líder sigue... —No continuó, pero todos adivinaron lo que quería decir.
¿Habéis tenido suerte? —se interesó BlackGabumon, sintiéndose bastante como en casa al estar rodeado de varios como él.
El Garurumon blanco adelantó una de sus patas y cortó algunas hierbas que habían salido en el suelo para mostrar una especie de huella. Al fijarse con mayor atención, notaron que había más pisadas por encima.
Weregarurumon nos entrenó para saber diferenciar las huellas de nuestra gente, así sabríamos quién sería una amenaza o no —comentó el cuadrúpedo negro, con un tono de voz triste al hablar de su líder.
¿Significa eso que sabéis por dónde se ha ido? —interrogó en esa ocasión Rox, asombrada.
Sí, pero no podemos ir más allá —Gabumon señaló el lugar por donde las pisadas continuaban—. El líder nos alertó una y otra vez que era muy peligroso adentrarnos en el territorio de Dokugumon.
¿Qué es un Dokugumon? —preguntó de nuevo la chica caballero, interesada.
Una araña grande, negra y con el dibujo de una calavera en el cuerpo —contestó Kyle, con los brazos cruzados y el ceño fruncido. No le gustaba lo que iban a tener que hacer, pero si querían seguir el rastro, no quedaría otra.
Muy venenosa —añadió Blue.
Bueno, entonces no perdamos más tiempo —habló Liz, más directa que ninguno e ignorando totalmente la amenaza. Respetaba a Kyle y confiaba en que tanto él como su compañero no tendrían problema alguno contra una araña, eso sin olvidar que había dos Medium. ¿Por qué colocar ese rostro de alarma?—. ¿Nos vamos?
No se preocupe, señora —dijo Zubamon, juntando sus garras—, si ese insecto se atreve a aparecer, le cortaré en pedazos con mis espadas láser.
Confío en ti, Aegis —sonrió la muchacha, acariciándole la cabeza. Luego se puso más seria—. Encontraremos al asesino y le haremos pagar por lo que ha hecho, os lo prometo por mi honor de caballero.
<<Voy a tener que vigilarlas muy de cerca>> pensó Kyle, viendo que eran un dúo de temerarias, demasiado centradas en cumplir la misión en vez de preocuparse por ellas mismas.
Se despidieron del trío de lobunos, los cuales agradecieron por la ayuda y les desearon buena suerte. Sus ojos, tristes, radiaban un poco de esperanza al saber que tres Tamers estaban dispuestos a entrar en ese lugar para seguir la pista de su querido líder. Montaron en MegaloGrowmon X nuevamente, porque incluso en tierra, era mucho más rápido y su presencia alejaba a algunos Digimon.



Luigi Luigi
 
Última edición:

Digimon Tamer/Pokemon Trainer/Tensaigakure Shinobi
Offline

En medio de los bosques de la Tierra Espiritual, Kyle, Elizabeth y a Rox continuaban el viaje sobre Megalo Growmon X junto a Black Gabumon y Zubamon. Los dos Child de las Medium iban vigilantes a los alrededores, asegurándose de que nada los fuera a tomar por sorpresa ahora que habían ingresado al terreno de Dokugumon. Lo primero que había visto Gabumon en los árboles, eran restos de telaraña que parecían tener ya tiempo allí.

-No me gustaría estar atrapada en eso -comentó con sinceridad Rox al ver los alrededores: la Tierra Espiritual era un lugar hermoso, pero esa zona llena de telarañas y árboles con marcas de garras y dientes le daban mala espina.

-Ni yo -comentó Elizabeth, colocando tremenda cara de asco al ver la sustancia pegajosa en el sitio. La norteamericana finalmente decidió ir a lo seguro y atar su larga cabellera negra y verde en una cola de caballo alta. Rox esbozó una discreta sonrisa y no pudo evitar asentir levemente.

-Finalmente veo que estas comenzando a considerar los beneficios de tener el cabello recogido, Elizabeth.


-… esto solo es por la ocasión Rox. No esperes que sea una ocurrencia constante -fue la respuesta de Hale, con su mente jugándole una mala pasada al recordar cierta sustancia pegajosa.

Masters por su cuenta, iba con la mirada al frente, deteniéndose en ocasiones para buscar algún tipo de señal de Dokugumon en el lugar. Blue igualmente estaba atento, buscando alguna señal de movimiento. Todo parecía estar tranquilo y en un profundo silencio. Y aquello mismo tenía al Tamer y Digimon de rango Elite con cierta preocupación.

-¿Sucede algo? -preguntó un curioso Black Gabumon al ver las reacciones del Perfect y de Kyle. Fue el lagartijo mecanizado el respondió.

-Estamos en el territorio de Dokugumon -habló Blue de forma seria y obteniendo un gesto afirmativo de Gabumon.

-Eso ya lo sabemos -respondió Aegis cruzándose de brazos.

-¿No les parece extraño que en todo este tiempo no tengamos alguna señal de que Dokugumon esta aquí? -habló Kyle de forma repentina y llamando la atención de todos. -¿O de otros Digimon? -concluyó Masters, cerrando los ojos y suspirando levemente. -Blue ciertamente es intimidante, pero no es normal ver un lugar así de desolado.


-Es cierto -habló Rox y llevándose una mano a la barbilla de manera pensativa. -Desde que entramos al terreno de Dokugumon, no hemos visto a ningún Digimon -musitó la caballero con sombrero.

-Es probable que Were Garurumon (Black) se abriera camino de forma violenta o que Dokugumon tuvo la osadía de retar a Were Garurumon durante la persecución -comentó Elizabeth, mordiéndose suavemente el labio inferior. -Pero si fue así, debe haber restos de lucha en los alrededores.

-…Y eso nos estaría dando una idea de dirección debemos seguir -comentó Gabumon de manera alegre al llegar a la misma conclusión que su Tamer.

-Eso es algo que mi Señora ya había deducido -se cruzó de brazos Aegis: el doradito ciertamente sentía muy incomodo el viaje sobre el dragón mecanizado y prefería mil veces viajar sobre el lomo de Garurumon.

-"Oye, Kyle" -Grottomon con una cara de irritado llamó a su portador. –"Se que cuando estas en compañía tratas de minimizar el contacto, pero deberías observar a la derecha" -comentó el duende malhumorado y apuntando con su pulgar.

-Blue, ve a la derecha -pidió Kyle luego de escuchar al Juttoushi. Megalo Growmon asintió y se dirigió a la derecha, notando varios troncos con zarpazos bastante recientes al igual que árboles dañados. -…Parece que hubo una lucha.


-Y reciente -habló Gabumon, parpadeando varias veces al ver la cantidad de daño.

-Vamos en la dirección correcta.


[…]

Unas horas después de viaje y ya con el cielo tornándose de un color anaranjado, el grupo de búsqueda seguía el camino de los daños más severos y termino llegando al que parecía ser el nido de Dokugumon: una enorme telaraña digna de una película de terror estaba en medio de los árboles.

La cuestión era, que había un Digitama en el suelo, en medio de los restos de que pareció ser una pelea: troncos destrozados por golpes, zonas de suelo que fueron corroídas por alguna especie de veneno y varios Digitamas en el sitio.

-Parece que Dokugumon y su familia de Kodokugumon fueron exterminados -confirmó Megalo Growmon X al no detectar señal de vida alguna.

-Por palabras de Gabumon, Were Garurumon no sería capaz de esto -habló Rox al ver la escena con atención y frunció el ceño. -Eso solo nos deja un culpable.


-Were Garurumon (Black) -completó Elizabeth y examinando los alrededores. -Si Were Garurumon tomó esta ruta, es porque el rastro del fugitivo venía de esta dirección.

-Oh ¿Cuál es el plan ahora? -preguntó Gabu cruzándose de brazos. Le daba mala espina dejar a esos Digitamas allí, pero no podían llevárselos.

-Contactare a la Central luego y les daré la ubicación de este sitio -suspiró Kyle rascándose la nuca. -Ello enviaran un grupo de recolección.


-Nosotros debemos seguir avanzando todo lo posible antes de que anochezca -agregó Blue antes de continuar con su vuelo. -Una vez que caiga la noche, debemos acampar. Movernos durante la oscuridad nos hará presas fáciles.


Soncarmela Soncarmela go
 

Soncarmela

Moderador
Offline

La noche llegó mientras que continuaban buscando pistas. Un rastro de pisadas y peleas les hizo saber que iban por buen camino, pero también se alarmaron de avistar tantos Digitamas tirados en tierra. ¿Alguno de ellos sería de Weregarurumon? ¿Qué hallarían al final? Considerando que se trataba del líder de una jauría completa, guardaban la esperanza de que al igual que ellos, el Digimon sólo se había topado con aquellas escenas, sin participar ni verse involucrado en ellas. Sin embargo, no podían avanzar mucho más a oscuras y no les quedó otro remedio que buscar un sitio cómodo. MegaloGrowmon regresó finalmente a ser una lagartija azulada, la cual estiró los brazos y bostezó del cansancio: llevaba casi todo el día volando y con peso.
Montaremos el camping y nos turnaremos para hacer guardia —dijo Kyle, sacando todos los materiales de lo mencionado y cruzándose de brazos: tendrían comida y agua necesaria para esa noche, incluso para otra más si tardaban en encontrar al lobo. Aunque tenía claro que al día siguiente tendrían que hallarlo sí o sí, pues los indicios de combate ya le habían servido para confirmar que el Digimon negro era un peligro andante—. Os recomiendo no hablar mucho y dormir enseguida, pues en cuanto amanezca proseguiremos con la búsqueda.
Por supuesto —asintió Rox, agachándose para mirar con atención el kit de camping. Los caballeros solían dormir al aire libre, pero debía admitir que aquello era una buena idea. Lo apuntó mentalmente para que no se le olvidara comprarlo en un futuro—. Si ninguno tiene queja, me gustaría ser la primera en vigilar —añadió, llevándose una mano al pecho e irguiendo la espalda.
Yo me quedaré con mi señora —se apresuró a decir Aegis.
A mí me da igual —soltó Liz, quitándose la coleta del pelo y liberando un suspiro al sentir el cabello libre nuevamente.
Puedo estar con ellos si se ve necesario —habló el lupino con una sonrisa. De pronto, Zubamon se acercó hasta él y le colocó una garra en el hombro, sorprendiendo a los presentes porque él no era muy dado en tocar a nadie que no fuera su señora—. ¿A-Aegis? —murmuró, extrañado.
Si requiero de los servicios de mi corcel, te lo haré saber. Descansa —comentó sin más, recordando una de las historias de Rox donde un caballero cuidaba especialmente bien a su animal para que se mantuviera en buenas condiciones y fuera mucho más rápido.
¡Que no soy tú...! —BlackGabumon respiró hondo. Después de todo, había sido él quien insistió en que formaran un equipo, pero jamás hubiera imaginado que Zubamon se lo tomaría tan literal, creyendo que ahora él era su fiel animal al evolucionar— Tengamos todos una nuena noche, Aegis, Rox, Kyle y Guilmon.
Terminaron de montar el camping entre todos y sacaron, además, los sacos de dormir que traía, para que los que se quedaran fuera pudieran estar tapados y sin pasar frío. Cenaron tranquilamente, mientras que charlaban sobre los planes que tenía en mente y sin mencionar la posibilidad de que el licántropo estuviera muerto. Luego, para ahorrar tiempo de sueño, se despidieron y acordaron que las guardias serían de tres horas, empezando por Rox y Aegis y finalizando con Liz y BlackGabumon. La noche transcurrió con normalidad, parecía que los salvajes no se acercaban a esa zona por lo que habría sucedido anteriormente; habría corrido el rumor de que un loco estaba asesinando sin miramientos, lo que obviamente provocaba que nadie quisiera meterse en problemas. De todas formas, el dúo se encargó de prestar atención a todos los movimientos y siluetas, las cuales eran animales nocturnos que desaparecían entre el follaje.
El sol asomó tímidamente por el cielo cuando Liz se estaba arreglando el cabello. BlackGabumon se tapó el rostro por la repentina luz y entonces despertaron a los demás, que de inmediato salieron del camping y se prepararon para continuar con la misión.
Mientras que hacía guardia, se me ocurrió una forma de acortar más distancia con Weregarurumon —Ante las palabras de Knight, los demás clavaron la mirada en ella, interesados—. Aegis y yo podríamos ir con Garurumon por tierra, avistando más huellas y aumentando la velocidad; desde el cielo, MegaloGrowmon X nos seguirá de cerca, por si aparece una amenaza repentina, pero al mismo tiempo seréis capaces de observar más allá.
Es buena idea, señora —accedió Zubamon, feliz. ¡Al fin podría montar en su caballo de nuevo para practicar la equitación!
Liz se encogió de hombros: no le importaba separarse de BlackGabumon. Kyle, por su parte, se llevó una mano a la mandíbula y asintió.
De acuerdo. Si se acaba el tiempo de la evolución, bajaremos para recogeros. Tened mucho cuidado; intentaré tener un ojo puesto encima en todo momento, pero si notáis alguna presencia, tomad otro camino.
Nos vemos después —concluyó Blue, meneando la garra de izquierda a derecha.
En el cielo, MegaloGrowmon portaba a Elizabeth y Masters, con el chico muy centrado en la novata de abajo. Era cierto que llevaban una buena velocidad gracias a Garurumon, el cual, al tener solamente a Rox y Zubamon, no sufría por el peso. De vez en cuando se detenían, porque las huellas cambiaban de dirección o comprobaban, con tristeza, más cantidad de Digitamas perdidos por ahí. El bosque parecía inmenso para ambos grupos, porque sin importar desde qué ángulo se contemplara, no tenía fin. Incluso tuvieron que cambiar las tornas cuando el cuadrúpedo terminó la evolución, pasando a ser Wolfmon quien cargaba a Rox en la espalda y al Child en los brazos. Sin embargo, fue la chica de cabellos oscuros quien se percató de que una criatura saltaba de árbol en árbol un poco más adelante. Señaló en la ubicación exacta, pero como no estaban seguros si era exactamente lo que buscaban, el Élite metió prisa a su compañero y los propulsores se cargaron.
Se aproximaron un poco más hasta allí y confirmaron las sospechas de la darketa: se trataba de un Weregarurumon que iba pegando saltos de tronco en tronco, sin detenerse y con una agilidad envidiable. No obstante, al escuchar el ruido de un volador, se giró y clavó la mirada en los desconocidos, extrañándose todavía más al distinguir a dos humanos encima de ese Digimon gigante.
¡Espera un momento! —exclamó Blue, aprovechando que tenía un buen vozarrón— ¡Nos envía Gabumon, uno de los lobos de tu jauría!
La mención del Child logró que la criatura se tranquilizara un poco. Trepó por el árbol y acabó arriba, para que fuera más sencillo hablar con el volador.
¿Qué queréis? —demandó saber seriamente. Su voz era grave y ronca. Lo primero en lo que se fijaron fue que no tenía herida alguna, lo que hacía notar que los indicios de pelea de antes no eran por parte suya— No puedo perder tiempo.
Vas detrás de un lobo negro —contestó Hale sin más, directa.
Ah —comprendió entonces el Digimon, cruzándose de brazos—, Gabumon seguro que se le fue la boca y pidió ayuda a unos humanos. Podéis volver y decidle que no pasa nada; me encargaré del problema y todo quedará arreglado.
¿Nos permite charlar un poco con usted antes? —pidió Kyle. Weregarurumon se rascó una oreja y movió la cabeza, nervioso; no por ellos, más bien porque deseaba continuar cuanto antes— ¿Qué le parece si le acompañamos por tierra?
En fin... Accedo a la charla por Gabumon. Ese pequeño se preocupa demasiado.
A pesar de que la primera impresión que habían tenido de él era el de un líder en busca de justicia, después de esas palabras, sintieron que le tenía mucho aprecio al mencionado, y que probablemente se sentía terriblemente culpable por lo que había ocurrido. Cuando bajaron al suelo, escucharon unos pasos atrás y Rox, Wolfmon y BlackGabumon aparecieron entonces, con el Adult llevando a los otros dos. La humana cargada en la espalda y el Child en sus brazos. El guerrero de luz se iluminó de repente, volviendo a ser una armadura andante.
Regresó a esa etapa después de media hora —explicó la muchacha tras tocar tierra con sus pies, sin saber que ellos ya lo habían visto—. Así llegaríamos más deprisa.
Os vimos descender —acotó el compañero de Liz, agradeciendo a Aegis por la ayuda y luego corriendo hasta su Tamer, la cual ni siquiera le saludó.
¿En serio tantas personas para hablar conmigo? —protestó el lobo blanquecino, negando con la cabeza— A ver, ¿qué queréis? ¿Hay algo más a parte de encontrarme? —preguntó directamente.
Conocemos parte de la historia —habló Kyle por todos, tomando el liderazgo—. Blackweregarurumon asesinó a uno del equipo y juraste cazarle por lo que había hecho. Pero atacar a un Digimon como ese tú solo es un completo suicidio, por eso tus pupilos están tan preocupados, no quieren enterarse de que su jefe ha muerto en combate.
Si ya sabéis esa parte, entonces entenderéis que es mi obligación el encontrarlo y ajusticiarlo. No voy a permitir que alguien quien crié desde pequeño, esté ahora asesinando a los habitantes de la Tierra Espiritual sin piedad. Nadie debe entrometerse: es problema mío. Fue mi culpa no darme cuenta y detenerlo en su momento —sentenció, orgulloso, con una expresión que sería muy difícil de cambiar.
Te sientes mal porque murió un Digimon que estaba bajo tu cuidado —murmuró Knight, lamentando la situación.
Pues claro que me siento culpable. Yo protejo a la jauría; todos somos un equipo que se ayudan unos y otros. Confíamos en los miembros del grupo... Les entreno para que puedan sobrevivir en tierras peligrosas, y sin embargo... sin embargo... —apretó el puño, cerrando los ojos. La escena del lobo herido antes de morir se materializaron en su mente, más vivas que nunca— Suficiente cháchara. El tiempo que pierdo hablando con vosotros es muy valioso, seguro que me encuentro a otro Digitama tirado en el suelo.
Vimos a Gabumon antes de venir aquí. A él y dos Garurumon. No será nada fácil mirarlos a la cara y decirles que encontramos a su líder, pero le dejamos ir porque estaba decidido a suicidarse. Te acompañaremos —dijo Blue, muy decidido.
El bestia respiró hondo. Sus dedos hicieron fuerza en los brazos, como si intentara pensar en qué movimiento realizar después de enterarse de los planes de esos desconocidos. A simple vista, no parecían mala gente, pero se estaban metiendo donde no debían. No obstante, si Gabumon y otros estaban de acuerdo en ello...
Podéis acompañarme —soltó entonces, señalándolos con una mano—, pero no meteros en el combate. Es asunto mío. Es mi cacería. ¿Ha quedado claro? Os quedaréis mirando.
¿Quieres que te dejemos morir? —preguntó Zubamon, curioso. Hacía mucho tiempo, él se había rendido a la vida, solamente pasaba los días esperando a que un castigo terminara con él. Pero Weregarurumon era un Digimon fuerte, que poseía una enorme familia que le quería y le echaba de menos. No lo comprendía.
Si muero, recoged mi Digitama y dárselo a la jauría. Y le citaréis estas palabras: apoyaros siempre como una manada y no cometáis mi mismo error. Ellos sabrán de lo que hablo.



Luigi Luigi
 

Digimon Tamer/Pokemon Trainer/Tensaigakure Shinobi
Offline


Luego de aquella mórbida petición de Were Garurumon, el grupo decidió continuar con la travesía en el bosque. Mientras que Megalo Growmon X cargaba con los humanos y los dos Child, Were Garurumon se movilizaba velozmente por su cuenta y había dejado en claro que no los iba a esperar si los dejaba atrás. Por la mente del lobo, pasaron recuerdos del que fuera su preciado alumno en el pasado.



[Flash back]

En medio del bosque, un grupo de Gabumon y Gaomon veían con cierta emoción el combate entre dos de sus miembros: un Gaomon con guantes verdes luchando contra un Gabumon común y corriente. Este último parecía tener la ventaja, ya que podía prever instintivamente en qué dirección su enemigo iba a atacar.
Were Garurumon, que estaba observando el combate, sonrió con orgullo al ver que Gabumon logró finalizar el combate con un buen golpe a la mandíbula de Gaomon. El líder de la jauría se dirigió a Gabumon, quien era felicitado por sus compañeros y colocó su mano de manera afectiva sobre su cabeza.
-Bien hecho, Gabumon -comentó de forma paternal Were Garurumon e inclinándose a la altura del Child. -Puedo ver que has trabajado en tus instintos para ver el flujo de la batalla -felicitó el enorme lobo Perfect.
-¡Todo ha sido gracias a usted, Maestro! -respondió de forma feliz Gabumon y mirando con admiración la figura de su mentor. -Si bien todavía me cuesta trabajo cuando practico con los Digimon Adult de la jauría, seguiré mejorando y un día espero alcanzarlo -respondió con tal sinceridad Gabumon. Were Garurumon solamente soltó una carcajada al oír a su aprendiz.
-Sigue trabajando duro y algún día, puede que seas tu quien tome mi lugar como líder, mi pequeño e inocente aprendiz -comentó con orgullo al ver la sonrisa de ese pequeño Gabumon.
[Fin de Flashback]

Were Garurumon sintió una punzada en su pecho al recordar esos tiempos. Aún así, continuó saltando de rama en rama y con su vista al frente. Pero a pesar de eso, todavía seguía cuestionándose como todo había terminado de esa manera. De haber visto en ese instante la oscuridad en su aprendiz, ¿lo hubiera exterminado en el acto? ¿O hubiera tratado de enderezarlo y asegurarse de que nunca se desviara del camino?
A pesar de que el quería decir que hubiera hecho lo primero… su corazón le decía que hubiera sido incapaz de hacerlo y que se hubiera esforzado en que su alumno no tomara el camino erróneo en la vida. Lastimosamente, aquello solo era un anhelo y el pecado en que incurrió su preciado alumno no podía ser perdonado.
Y el, como su Maestro, estaba obligado a tomar las medidas correspondientes.
Nuevamente su mente, como muchas veces, se preguntó en que momento su alumno paso de ser ese joven e inocente Gabumon a un Digimon capaz de asesinar a los suyos. Un recuerdo fugaz apareció de nuevo en su cabeza.
[Flashback]

-Maestro -un Garurumon (Black) se acercó lentamente a Were Garurumon, quien se encontraba en posición de loto meditando. El Perfecto abrió uno de sus ojos y reconoció a quien era su aprendiz predilecto y en quien tenía la esperanza de sucederlo algún día.
-¿Sucede algo, mi pequeño pupilo? -Were Garurumon sonrió divertido al ver la cara irritada de su aprendiz: desde que había evolucionado, se sentía como un verdadero adulto y siempre se molestaba cuando le seguían llamando "pequeño".
-Sabes que ya soy un adulto, Maestro.
-Lo sé, pero para mí siempre serás mi pequeño aprendiz -respondió Were Garurumon riendo de forma amena al ver la cara de pocos amigos de Garurumon (Black). -Pero basta de bromas. Dime que es lo que te tiene inquieto.
-Quiero preguntarle porque mis sesiones de entrenamiento no tienen prioridad, Maestro -respondió Garurumon (Black) anonanado de que su mentor le estaba dedicando más tiempo a los miembros Child de la jauría mientras que a él, solo un par de sesiones especializadas durante la semana. Were Garurumon suspiró con resignación: no era la primera vez que tenían esa charla.
-Te diré la misma respuesta que te he dado en ocasiones anteriores, mi pupilo -Were Garurumon se levantó de su sitio y se acercó a su alumno. -En la jauría, en NUESTRA jauría, todos somos una gran familia. Como el líder, mi deber es velar por todos y eso incluye nutrir a los más jóvenes y débiles para que puedan crecer fuertes -explicó Were Garurumon con una sonrisa. -Además, tú ya eres fuerte y solo necesitas refinamiento. Con el tiempo y la experiencia ganaras más de lo que puedo enseñarte.
-Pero Maestro, usted siempre dice que yo voy a sucederlo -respondió el lobo negro con el ceño fruncido. -¿No es más lógico que usted me dedique más tiempo que a los más… jóvenes? -preguntó el lobo, cambiando a último momento la palabra que iba a terminar la pregunta. Desde el fondo de su corazón, consideraba a esos Digimon Child como unos debiluchos, pero sabia que su Maestro no aceptaría esa afirmación.
-Y es por esa mentalidad, mi pequeño pupilo, que me demuestras que debes obtener experiencia -respondió en un tono un tanto reprobatorio Were Garurumon. -Es cierto que te considero como mi sucesor en el futuro, pero necesito que aprendas de corazón que los más fuertes tienen como deber ayudar a los más débiles -explicó el hombre lobo. -Todo es un ciclo en esta vida y esa filosofía es la que nos ha mantenido como una gran jauría. Te muestro las mismas enseñanzas que mi maestro me paso, y que fueron transmitidas por su maestro.
[Fin de Flashback]

Las horas pasaron volando para Were Garurumon, quien, a pesar de sentir el dolor en su pecho al recordar las preciosas memorias con su discípulo, sabía que debía detenerlo a toda costa. Su fracaso como maestro y como líder era un pesar que cargaría con el resto de su vida… que muy probablemente no iba a durar mucho.
Detrás del hombre lobo, Megalo Growmon iba volando detrás suyo. En sus brazos, los tres humanos iban la expectativa de los alrededores. Para Zubamon y Gabumon, ese tiempo había sido preciado para recuperar energías luego de su última evolución. Ninguno decía palabra alguna solo estaban preparados para entrar en combate en cualquier momento. El dragón mecanizado se detuvo al ver que Were Garurumon frenó de repente su marcha.
-…Esta cerca. Puedo olerlo -mencionó Were Garurumon y frunciendo el ceño: la esencia de su antiguo alumno era reconocible. -No interfieran en mi lucha. Si caigo, confió en que ustedes logren lo que no pude hacer -habló el lobo, dirigiéndose al grupo de Tamers.
Antes de que estos respondieran, Were Garurumon se movió a toda velocidad y los dejo atrás.
[…]


[En medio de varios árboles destrozados, un Metal Garurumon (Black) se encontraba de pie con los ojos cerrados. A su alrededor, los Digitamas de los los Digimon que se atravesaron en su camino reposaban. Los ojos del lobo se abrieron lentamente al sentir una presencia llegar al sitio. Black Metal Garurumon se giró lentamente y se topó con la figura de su maestro.​


El cielo azul con el que había iniciado el día lentamente se había nublado y gotas de lluvia empezaron a caer sobre ellos. Un silencio tenso se formó entre ambos y finalmente, fue el maestro el que lo rompió.


-Entonces ¿Esta es la forma que adaptaste luego de tu crimen? -cuestionó Were Garurumon al Digimon Ultimate: porque a pesar de su apariencia, el olor de su alumno era inconfundible.


-Grrr -un gruñido amenazador salió del lobo mecanizado, comenzando a caminar lentamente alrededor del Perfect. -Llegó justo a tiempo, Maestro -habló el virus lobo, sin apartar sus ojos del recién llegado.


-Perdiste el derecho de llamarme así cuando asesinaste a ese Garurumon a sangre fría -cortó de golpe Were Garurumon. -Y yo perdí el derecho de llamarme “Maestro” luego del error que cometí contigo.


-Entonces, ¿Luchamos? -habló de forma melancólica Meta Garurumon (Black) antes de endurecer su mirada. -Justo acabo de obtener esta forma luego de exterminar a los débiles Digimon que osaron intervenir en mi camino… y necesito probar mi fuera.
-Luchamos -fueron las únicas palabras de Were Garurumon.
Y el combate entre los dos Garurumon inició en cuanto ambos abrieron su hocico: El Fox Fire de Were Garurumon chocó con el Metal Howling de Black Metal Garurumon, con las llamas azules siendo disueltas por el aullido sónico.

Soncarmela Soncarmela listo
 
Última edición:

Soncarmela

Moderador
Offline

WereGarurumon no podía hacer más que saltar y tratar de esquivar los ataques de su anterior pupilo. Aunque era evidente que todavía no controlaba la evolución, el odio, la ira y la oscuridad en su interior le llevaban a ser un depredador perfecto, y eso, aunado al instinto asesino, le otorgaba una fuerza superior. El Maestro se arrepintió una vez más de no haber prestado atención al comportamiento solitario e independiente del lobo, quizá, si todo hubiera sido diferente, si tan sólo... No podía pararse a pensar. Se agarró a una rama y giró completamente para caer encima del Ultimate, impactando dos patadas en su cabeza y tomando impulso después de ese movimiento para aterrizar limpiamente en el suelo.
¿Eso es todo lo que tienes? —le espetó el animal de metal, furioso— Tanto tiempo entrenando a los Child te han hecho débil. El Maestro que admiré quedó atrás hace mucho tiempo.
¿Eso es lo que realmente te molesta? ¿Que pudiste superarme?
¡Me molesta que la jauría se convirtiera en una familia de lobos simpáticos y vagos! ¡Deberíamos haber sido el terror del bosque, que con la sola mención de nuestro nombre ya no se atrevieran a dar un paso por el territorio donde vivimos! ¡Pero nooo! ¡Ni siquiera hacíamos excursiones fuera para luchar seriamente contra salvajes! En vez de eso, recuerdo que repetías una y otra vez que no avanzáramos más allá de la zona de las arañas, porque podrían matarnos... ¿Sabes lo que he hecho con esas terribles arañas? —preguntó, relamiéndose los labios de metal. Levantó una de sus patas y le mostró sus garras grises— Ya no existen, son sólo huevos.
Weregarurumon le dedicó una mirada repleta de tristeza y decepción. Esa expresión provocó que el Virus esbozara una sonrisa.
¿Y sabes por qué no destrocé los Digitamas, maestro? —continuó, colocando un tono de voz venenoso cada vez que lo llamaba por su antiguo título— Porque pienso dejar renazcan, crezcan, peleen entre ellos y luego me reten. ¡La verdadera naturaleza de un lobo es ser el más poderoso! ¡Yo me volveré un símbolo del miedo y del respeto! ¡Los débiles no tienen cabida aquí!
¿Por qué me estás diciendo todo esto?
Porque sé que cada palabra que te digo te hace sufrir. ¡Sí, esa es la expresión que buscaba! —El rostro del licántropo era de total terror: la criatura que veía delante no era su pupilo, era un monstruo que sólo le interesaba asesinar una y otra vez— ¡Y morirás sabiendo que fuiste un inútil! Luego regresaré a la jauría, les llevaré tu Digitama y...
¡Cállate! ¡No voy a permitir que toques a mis pupilos!
Las garras del Perfect brillaron intensamente antes de que este se abalanzara contra el cuadrúpedo. Era justo lo que estaba esperando, porque en cuanto lo tuvo en frente, abrió la compuerta de su pecho y lanzó un poderoso misil de oscuridad. Fue imposible para el maestro esquivarlo, le impactó de lleno. Parte de su pecho y brazos se congelaron, impidiendo que pudiera agarrarse a algún lado, por lo que terminó cayendo a tierra, inconsciente por el daño recibido.
¡Menuda decepción, Maestro! ¡Es momento de acabar con esto! —exclamó el vencedor, reuniendo energía helada en su boca. Cuando iba a expulsar la ráfaga, un enorme cuerpo le empujó hacia otro lado, evitando que matara a Weregarurumon. El aire de baja temperatura congeló unos cinco árboles en fila— ¡¿Quién se atreve a interrumpir mi venganza?!
Lo único que te interesará saber es que vamos a derrotarte —contestó MegaloGrowmon X con seriedad, echando un vistazo al Maestro de los lobos con preocupación. Parecía estar en mal estado, pero sobreviviría.
¿Vamos? —se rio BlackMetalGarurumon— Oh —Sus ojos se iluminaron al fijarse en los humanos que había en el suelo junto a otros dos Digimon—. Esto me va a gustar. ¿Qué expresión pondrán esos Tamers cuando les entregue vuestros Digitamas? ¡Estoy deseando verlo!
Rox y Liz no necesitaron otra amenaza para hacer evolucionar a sus compañeros. La primera pasó una carta y la segunda envolvió su puño en Digisoul. La unión enseguida dio lugar al cambio de las criaturas. Wolfmon y Garurumon, desde tierra, observaron al salvaje con precaución, puesto que si le había hecho eso a Weregarurumon, era evidente que no se trataba de una simple criatura. Los datos del Digimon enseguida fueron conocidos por Knight desde su D-Arc, anunciándolo a los demás. Kyle frunció el ceño: una pelea contra un Ultimate no sería fácil, sobre todo uno con un odio tan intenso.
¡Ja! ¡Y encima hay un lobo! ¡Voy a disfrutarlo!
Kyle les indicó a Rox y Elizabeth que retrocedieran. Ayudarían a sus leales amigos desde la distancia, pues estar en mitad de ese enfrentamiento sólo daría más problemas e inconvenientes a los combatientes. MegaloGrowmon X se interpuso entre la bestia furiosa y sus dos camaradas, lanzándolo hacia atrás con la fuerza de sus brazos. Sin embargo, el lobo de metal le arañó la cara en un rápido movimiento, aprovechando para abalanzarse contra los Adult. Daba la sensación de que le guardaba odio a todos los lobos, ya que le recordaban a su vida en la manada.
¡Corre! —ordenó Wolfmon, montando encima de Garurumon y girándose— ¡Yo lo distraeré!
El lupino blanquecino inició una carrera entre los árboles, alejándose de los humanos para que no sufrieran las consecuencias de algún ataque perdido. Wolfmon, por su parte, empezó a disparar balas, apuntando lo mejor posible porque también tenía que sujetarse y adivinar los giros de BlackMetalGarurumon. Para su sorpresa, el Ultimate ni siquiera se dignó a esquivarlo, iba en línea recta desde el aire, deseando hincar los dientes de metal en el cuerpo del peludo. Debido a la tierra mojada, Garurumon terminó por resbalarse. Cuando ya estaba a punto de alcanzarlos, Aegis cambió de táctica y saltó con los dos sables encendidos.
¡Quítate de en medio! —le soltó el Virus, apartándolo de un manotazo que lo mandó al suelo— ¡Tú eres el siguiente, lobito!
(. . .)

¿Qué está haciendo?” Fue la pregunta que invadió la cabeza de Blackweregarurumon mientras que observaba, sorprendido e indignado, el juguete que había traído su Maestro para que los más jóvenes se entretuvieran por la mañana. Se trataba de una pelota de plástico, y por lo que había contado, la encontró mientras que recolectaba bayas y pescado cerca del lago. El licántropo oscuro no podía creer lo que escuchaba: ¿ahora iban a sustituir las horas de entrenamiento por diversión?
Hacía tiempo que Weregarurumon no le aceptaba los duelos. Desde la última vez, cuando le derrotó porque se levantó antes que él, su Maestro le había dicho que su fuerza estaba muy por encima, que ya no era rival para él. ¿Acaso le tomaba por tonto? Sabía que se había dejado ganar para no tener que luchar más contra él. Y se lo soltó, porque si algo detestaba más que una derrota, era que le humillaran de esa forma.
Quiero que se enfrente a mí seriamente, Maestro. Que de verdad quiera hacerme daño.
Mi pequeño apre... —El gruñido que emanó de la garganta del otro le hizo saber que le molestaba de sobremanera que continuara llamándolo con ese apodo cariñoso— No puedes pedirme que te lastime con esa voz tan indiferente. Todos sois mi familia, me dolería muchísimo tener que curaros una herida que yo mismo he provocado.
Antes no era así —replicó, apretando el puño derecho—. Entrenábamos duramente y las cicatrices eran señal de que debíamos mejorar, de que lo dábamos todo para volvernos más fuertes.
Weregarurumon esbozó una sonrisa y posó una mano en el hombro de su alumno más brillante.
Y te aseguro que habrá veces que luchemos en serio. He escuchado por los habitantes de la Tierra Espiritual que hay un territorio peligroso plagado de arañas. Pronto les haremos una visita para que dejen de amenazar la vida de los demás.
¿Cuándo será pronto?
Cuando los pequeños evolucionen y puedan quedarse solos. Por ahora, les recomendaré que no avancen más.
A mí esas arañas me dan igual, Maestro. Lo que quiero es tener una auténtica pelea contra usted, donde ambos nos dejemos las garras y sangremos —insistió, tratando de sonar lo más serio posible para que no le viera como un pupilo más.
Black...
Déjelo —interrumpió, a sabiendas que cuando utilizaba ese tono de voz conciliador, venía un rechazo.
<<Ya encontraré el modo de que me tome en serio>> se dijo, dándose la vuelta.

Luigi Luigi Ahora sí, pelea intensa
 
Última edición:

Digimon Tamer/Pokemon Trainer/Tensaigakure Shinobi
Offline

El Metal Garurumon negro se preparó para caer sobre Garurumon. Sin embargo, su acto fue interrumpido por la enorme figura de Megalo Growmon X llegando al lugar y disparando su Atomic Megalo Blaster. El rayo de energía tomó por sorpresa al Ultimate y logró alejarlo de Garurumon gracias que el lobo no tenía un punto de apoyo en el aire. El saurio aterrizó en el suelo junto a Wolfmon y segundos después, la figura de Kyle llegó al lugar.

-¿Se encuentran bien? -preguntó Masters a los dos Adult, los cuales asintieron.

-Esa criatura estaba apuntando en eliminar a Garurumon de primero -contestó Wolfmon y preparándose de nuevo para el combate

-Definitivamente debo traerle recuerdos que le molestan -respondió el aludido lobo, mostrando los dientes al ver como de nuevo, Black Metal Garurumon apareció gruñendo.

-Te reconozco que sentí cosquillas con ese ataque -comentó Metal Garurumon con una sonrisa maliciosa. -Pero lastimosamente para ti, solo fue eso -el lobo endureció la mirada al ver a sus enemigos.

-No te preocupes. Tenemos un par de trucos bajo la manga -fue la respuesta de Kyle, quien tomó su D-arc y lo extendió al frente. -Metal Garurumon… le prometimos a tu Maestro que en el caso de que el fallara en detenerte, nosotros cumpliríamos con su deseo -afirmó Masters, endureciendo la mirada.

-¿En serio? Mira que no me extraña de ese patético -bufó con burla Metal Garurumon (Black). -Siempre fue un maldito sentimentalista y creyente de que la unión hace la fuerza -soltó con desdén el el Ultimate.

-Y él tiene la razón -cortó Megalo Growmon a la tirada del virus. -Crecemos y nos fortalecemos juntos. Ya sea un Tamer con su compañero Digimon o una jauría… ¡Reímos juntos y lloramos juntos!

-¡Y son los vínculos los que nos dan fortaleza! -f
inalizó Masters, cuyo tren de pensamiento se sincronizó totalmente con el de Megalo Growmon. La pantalla del D-arc empezó a parpadear descontroladamente, sorprendiendo no solo a Metal Garurumon sino al resto de los presentes.

Dos palabras aparecieron en brillantes letras verdes en el D-arc de Blue Knight.​




-¡Megalo Growmon X Kyukyokutai Shinka!

Un brillante resplandor cubrió las zonas aledañas, obligando a Rox y a Elizabeth a cubrirse los ojos. Wolfmon apretó con fuerza sus espadas y Garurumon mostró una expresión de sorpresa. Por su cuenta, Metal Garurumon (Black) mostró sus dientes al ver como la luz desapareció y una sola figura emergió de esta.

La de un caballero de armadura blanca y azul, con un manto de tonos azulados ondeando a su espalda. Rox se sorprendió al ver la apariencia del Digimon y Hale se percató de que la figura de Kyle no se encontraba en los alrededores. Elizabeth no pudo evitar soltar un bufido de incredulidad: ella creyendo que los vínculos entre Tamer y Digimon eran solo una ilusión y de repente, ese pensamiento fue hecho trizas al reconocer el fenómeno que ocurrió gracias a sus primeras clases en la academia.

Evolución Matrix… la forma donde un Tamer y su Digimon realmente luchaban como uno solo y una evolución alcanzada si sus vínculos eran sumamente fuertes.

-Dukemon, en la etapa Ultimate y del tipo caballero sagrado -murmuró con maravilla Rox al ver al caballero frente a ella. Luego parpadeó al no ver al Tamer de cabellos castaños. -¿Y dónde se encuentra Kyle?

- Esa es la Evolución Matrix -
respondió Elizabeth, retirándose de la frente los cabellos mojados que le estorban. A su lado los ojos de Were Garurumon se parecían que se irían a abrir pronto. -Una forma de alcanzar la etapa Ultimate y donde Tamer y Digimon se fusionan en un solo ser -terminó de explicar Elizabeth, sintiendo una horrible sensación en el pecho al ver a Garurumon.

-Kyle definitivamente es demasiado modesto al decir que sus títulos de caballeros son palabras vacías -fue la respuesta de Rox al ver al imponente Digimon sagrado.

Por su cuenta, el recién aparecido Dukemon se encontraba cruzado de brazos y encarando a Black Metal Garurumon, a su lado Wolfmon y Garurumon estaban listos para apoyarle en la lucha que se iba a desatar en cualquier momento. Metal Garurumon (Black) por su cuenta, le dedicó una mirada de infinito despreció al recién llegado caballero, que en silencio desplegó su lanza y escudo en brazos.

-¡¿Cómo te atreves?! ¡Yo que toda mi vida entrené para llegar en donde estoy! ¡¿Y tu solamente con palabras bonitas alcanzas una evolución Ultimate?! -exclamó antes de abrir su hocico de forma violenta. -¡Cocythus Breath! -el aliento congelante salió disparado en dirección a Dukemon, el cual colocó su escudo al frente para bloquear el ataque.

-Te equivocas -la voz de Dukemon se escuchó en conjunto con la voz de su Tamer. -¡Esta forma es el producto de nuestros esfuerzos! -afirmó el caballero, extendiendo su lanza al frente. -¡Royal Slash! -exclamó el caballero, saliendo disparado y con intención de rebanar a su enemigo con la punta de su lanza.

-¡No te creas! -exclamó el lobo negro, tomando impulso y dejando atrás de si un rastro de hielo al usar su Metal Wolf Claw.

Ambos ataques físicos colisionaron, causando que ambos Digimon rebotaran entre si y generan una leve onda de choque. Garurumon y Wolfmon no se quedaron de manos cruzadas, con el primero disparando bolas de hielo de su boca para distraer al lobo negro y con Wolfmon usando su ataque Strahl, disparando dos rayos laser de sus ojos para incordiar a su enemigo.

Dukemon por su cuenta colocó su escudo al frente y lo usó como arma improvisada para golpear al lobo mecánico: su idea era alejar a Metal Garurumon (Black) de la zona en donde estaban Elizabeth y Rox cuidando a Were Garurumon. Después de todo, el lobo mecanizado tenía demasiados ataques capaces de causar un daño colateral.

Metal Garurumon en cuanto se vio obligado a retroceder, gruñó ferozmente y aterrizó con fuerza en sus cuatro patas. Sin previo aviso, los compartimientos de sus armas se abrieron y apuntó con todas estas a su enemigo más peligroso: Blizzard Wolf Claw fue desatado y una oleada de misiles fueron en dirección a Dukemon, quien solo pudo bloquear el ataque con su escudo. Wolfmon usó su Licht Kugel para enviar un rayo de Luz y Garurumon exhaló su Fox Fire para distraer la atención de Metal Garurumon de Dukemon. El lobo solo les respondió con un Metal Howling que los lanzó a volar con un aullido sónico.

Aun así, el sonido de constantes explosiones resonó en la Tierra Espiritual, causando que Rox y Elizabeth se preocuparan por el tipo de batalla que se estaba desarrollando. Con tan solo haber visto el primer choque de ataques entre los dos Ultimate, sabían que Wolfmon y Garurumon eran poco menos que patatas al lado de ellos y que un ataque perfectamente podía dejarlos hechos un Digitama.

Tampoco ayudaba para el humor que la lluvia continuara cayendo y a estas alturas ya ambas humanas estaban jodidamente empapadas. Finalmente, Were Garurumon empezó a abrir los ojos lentamente.

-… Así que fui derribado -soltó con cansancio y dolor el hombre lobo, llamando la atención de las dos chicas a su lado. -Lamento haberlos involucrado a todos… de haber podido ver la oscuridad en mi alumno… -sus palabras quedaron al aire, porque no encontraba la fuerza en su corazón para decir que hubiera sido capaz de exterminar al pequeño Gabumon en su momento.

-No es su culpa. Usted hizo lo mejor como su mentor y lastimosamente, él tomó una decisión equivocada pero por cuenta propia -respondió Rox con pena al ver el estado anímico de Were Garurumon.

[Flash Back]

Were Garurumon se encontraba meditando debajo de un árbol cercano a su lago favorito. El licántropo buscaba esclarecer su mente cuando un grito de terror lo hizo abrir sus ojos: un Gabumon corría desesperadamente a su dirección y con lágrimas en los ojos. Al ver eso, Were Garurumon sintió una horrible presión en su pecho.

-¡Líder! ¡Es horrible! -chilló Gabumon, cayendo de bruces en el suelo. Cuando se dio cuenta, los brazos de su líder lo habían levantado.

-¿Qué es lo que sucede, Gabumon?


-¡Es Were Garurumon (Black)! ¡Un Garurumon lo retó a un combate de práctica, pero su aprendiz lo está matando!

Were Garurumon sintió horror y salió corriendo rumbo al hogar de su jauría, encontrando la escena de sus miembros asustados, llorando y con un Digitama reposando tranquilamente en el suelo.

Y sin ningún rastro del que fue su pupilo favorito.

[Fin Flashback]

Black Metal Garurumon sonrió con malicia al ver el humo que causó su ataque. Su sonrisa se desvaneció cuando un rayo de luz emergió de este y lo golpeó de llenó en su pecho, lanzándolo un par de metros para atrás. La figura de Dukemon emergió de sitio del impacto de los misiles, con su armadura mostrando signos de los impactos de algunos de estos. El brillo de su lanza mostró que había usado su Saber Shot para disparar aquel ataque de energía sagrada.

-¡Wolfmon! ¡Garurumon! -llamó Dukemon de forma seria, envolviéndose en una esfera eléctrica gracias a Lightning Charge. Los aludidos, que recién se levantaban de aquel ataque que recibieron giraron sus rostros donde el caballero. -¡Mantengan distancia y tengan cuidado! -exclamó antes de salir a atacar a su enemigo. -Pondré a dormir a ese lobo rabioso.

Soncarmela Soncarmela ya mata al perritu rabioso(?)


 

Soncarmela

Moderador
Offline

Pero el lobo metálico no se lo iba a dejar tan fácil. Si quería disfrutar de una batalla realmente seria, tenía que enfadar muchísimo más al caballero que tenía delante. Se lanzó hacia abajo, donde Wolfmon apuntaba con el brazo para disparar desde distancia. Pero antes de que pudiera siquiera realizar la técnica, BlackMetalGarurumon lo alcanzó. No tuvo más opción que detener -o intentarlo, al menos- la boca del salvaje. Debido a la potencia del otro, se vio arrastrado por la tierra mojada. No importaba la fuerza que hiciera para separarse. De pronto, una brillante aura dorada rodeó el cuerpo de Aegis, sorprendiendo al Virus por la proximidad. Enfadado, se detuvo y le golpeó con su garra, mandándolo hasta un tronco donde se chocó de espaldas y cayó, derrotado, inconsciente y regresando a ser un simple Zubamon incapaz de continuar peleando.
Dukemon, enfurecido, se arrojó a por él con la lanza hacia delante. Era consciente que no podía usar un ataque potente porque Zubamon se hallaba en esa zona también. BlackMetalGarurumon escupió una potente ráfaga de aire, obligando al caballero a esquivarlo rápidamente para no acabar congelado. El monstruo aprovechó aquello para buscar a su siguiente presa: el lobo cuadrúpedo que había estado corriendo hasta allí para apoyar a su compañero caído. Los dos se encontraron al mismo tiempo: el antiguo aprendiz esbozó una sonrisa sádica, mientras que Garurumon abrió los ojos al máximo. Sintió de repente un aumento de fuerza en su interior; sabía lo que era, se trataba de una chispa de Digisoul. Las llamaradas azules ni siquiera tocaron al cazador, pues este profirió un aullido de metal que impactó en el Adult, derrotándolo. Al igual que con Aegis, lo único que había ahora en tierra, empapándose, era un BlackGabumon, el cual le trajo muy malos recuerdos al Ultimate.
Pero antes de que pudiera dar un paso más, Dukemon entró en escena, clavó los pies en el barro y colocó su escudo hacia delante para empujar a BlackMetalGarurumon. Imitó lo que había hecho él con Wolfmon, pero mucho más rápido, rompiendo árboles por su paso e impidiendo que el otro echara a volar. Se alejó de los humanos y de los Child lo suficiente para batallar contra él sin que alguna técnica rebotara en sus compañeros.
Felicidades: ahora sí que me has hecho enfadar —anunció el caballero azulado con dos tonos de voz mezcladas.
¿Sí? Pues mejor para mí. ¡Una vez te mate, no habrá enemigo en la Tierra Espiritual que me haga frente!
BlackMetalGarurumon no vio venir el ataque directo de la lanza en su boca. Era fuerte, por supuesto, y había entrenado muchísimo para superar a su Maestro y el resto de la manada, pero se había olvidado de un detalle importante: acababa de evolucionar y no estaba totalmente acostumbrado a ese nuevo cuerpo. A diferencia de Dukemon, que había peleado muchas veces bajo esa forma. Se defendió de las garras desesperadas de su contrincante con el escudo, devolviéndole el golpe en la cara.
¿Has tenido suficiente? —preguntó Blue al propinarle una patada.
El salvaje retrocedió unos metros, cansado y adolorido en varias partes. Entonces, a sabiendas de que ya no estaba capacitado para pelear cuerpo a cuerpo, abrió el hocico y exhaló una poderosa ráfaga de aire frío. Al mismo tiempo, la protección que recibía el nombre de Aegis se iluminó, formando un círculo perfecto y disparando un rayo de energía. Ambas técnicas chocaron en mitad del aire, pero la de Dukemon se abrió paso y desintegró al cuadrúpedo. Los datos, lentamente, se empezaron a juntar para formar un Digitama.
El caballero sagrado, igual de agotado que su adversario, puso un pie al frente para acercarse hasta el huevo, pero entonces su cuerpo se dividió, dando lugar a un Guilmon y un humano.
Blue, ¿estás bien? —se preocupó el Tamer, echándole un vistazo.
Me duele todo —respondió con sinceridad—, pero sobreviviré. Lo bueno es que esos dos novatos no han muerto, así que es un pago pequeño.
Soportamos muchos ataques para protegerlos, pero al igual que tú, creo que ha valido la pena.
Regresemos con ellos.
De vuelta con los demás, Kyle ayudó a las chicas a encontrar a sus Digimon, los cuales fueron guardados en el iC en un aparato que Rox había adquirido recientemente. Guilmon se sentó al lado del licántropo herido, pasándole el Digitama que habían recogido de su pupilo.
¿Qué piensas hacer con el huevo? —se interesó Guilmon. El Perfect se mantuvo en silencio, observando con una expresión de culpa al Digitama— Si nace, no recordará nada, será una criatura totalmente nueva. Tendrías una segunda oportunidad.
¿Sería eso justo? —contestó finalmente, soltando un suspiro— Asesinó a uno de la manada y a no sé cuántos habitantes de la Tierra Espiritual.
Todos ellos son ahora Digitamas como él, ¿no?
Los humanos no tenemos esa ventaja —comentó Kyle al regresar en compañía de las dos féminas. El cielo se había despejado un poco y ya no llovía tan fuerte como antes—, pero que te borren la memoria es prácticamente como ser otra persona. Son los recuerdos quien te convierten en lo que eres, igual que tus actos. Todo eso no pesará en la mente del bebé que salga del huevo —añadió, señalando con un leve movimiento de cabeza a lo que sujetaba el líder de la jauría—, porque ni siquiera sabrá quién fue y qué hizo.
<<Ahí vas otra vez con tus monólogos profundos>> se rio Grottomon, indiferente con la situación presente.
Liz miró hacia otro lado: ella no habría dudado en aplastar el Digitama. Rox, por su parte, pensó seriamente en las palabras del Élite: tenía toda la razón, los humanos que cometían crímenes podían vivir y cambiar un poco, pero no era tan drástico como para los monstruos digitales, que literalmente podían nacer en otra especie. Ella aplicaría la justicia contra un Tamer, sin embargo, le costaría muchísimo más tomar la misma decisión en un huevo.
Me haré cargo de él —decidió Weregarurumon, apretando el Digitama contra su pecho—. Y esta vez no cometeré el mismo error. Muchas gracias, humanos —dijo, alzando la cabeza para contemplar a los tres muchachos parados delante suya.
Gabumon y los demás miembros se pondrán muy felices al verlo regresar —sonrió Rox, dando la misión como completada.
Y con grandes resultados: el asesino no continuaría sumando muertes, los Digitamas de la Tierra Espiritual estaban siendo recogidos gracias a la llamada de Kyle y la jauría tendría de nuevo a su Maestro y un futuro nuevo amigo entre las filas. Cualquier otra persona, se hubiera alarmado al comprobar que su compañero no podía hacer frente a muchos salvajes de etapas superiores, pero para la caballero sólo significaba que debían continuar mejorando y escalando rangos. Y llevando la justicia ahí donde fuera necesaria.
Luigi Luigi Liz en la siguiente Quest: ¿Otra vez tú, Rox? ¡¿Otra vez?!
Tizza La Mano Ausente Terminado

 

Reflejo
Moderador
Offline
Well. saludos (?) Han sido semanas de ocio, pero por fin toqué fondo... por ahora. Gracias por esperar como siempre xD

Narrativa
Soncarmela Soncarmela no creo que sea necesario recalcarlo de nuevo, pero de todos modos lo haré. Sabes que gozas de una buena narración en pasado y tercera persona, lo más amigable y claro cuando se trata de este tipo de historias. Solo alcancé a notar un error de tipeo (se materializaron>zó), cosa que habla muy bien de ti por el cuidado que aplicas. Como destacable, me gustó la expresión de Gabumon: "Gracias a la luna llena", deberías hacerlo más seguido. Soltar pequeños detalles tanto en el diálogo como en la narración sobre la cultura de los Digimon salvajes, podría ayudar de forma muy efectiva a la hora de enriquecer el mundo que narras y explayar diferentes puntos de vista. Intenta jugar más con eso, hará que todos los rubros se vean beneficiados.

Luigi Luigi Por tu parte empezaré diciendo que me alegra ver un narrador más neutral. Se nota que te diviertes más escribiendo cuando se trata del combate, no tanto así a la hora de iniciar la tarea, pues te mostraste bastante desprolijo al principio. Intuyo que estabas salpicando el post de varias ideas hasta que surgió, pero recomiendo encarecidamente que le des una corrección, o dos, después de enviarlos. Volver a leerlos no solo pulirá esos detalles, sino que te recordará lo que escribiste hasta el momento y los ayudará con el manejo de la trama. Entre los errores que pude ver:
  • soleado y con nubes blancas en medio de un cielo azul.>Parcialmente nublado.
  • de ciudad>de la ciudad
  • por detalles por trabajar>sin trabajar
  • las miembros>los miembros
  • "-el doradito estaba sumamente molesto por aquello que, consideraba, una falta de respeto enorme.
    Nunca consideró "> Sin las comas y redundancia menor.
  • Respondió el saludo Kyle>Respondió Kyle el saludo o Kyle respondió el saludo. Ve intercalando el sujeto y el predicado. No soy un experto en sintaxis así que no lo puedo explicar muy bien, pero notarás que se oye raro cuando dices por ejemplo: "Compró un mecha Luigi" en lugar de "Luigi compró un mecha".
  • ... a veces> ... A veces
  • Ustedes son Rox y Aegis ¿Correcto?>Ustedes son Rox y Aegis, ¿correcto?
  • la situación y sacando su propio Digivice.>la situación, sacando su propio Digivice
  • continuó saltando de rama en rama y con su vista al frente
  • solicitado los servicios de la Guild y a Rox >y los de Rox
  • entre si y generan una leve onda de choque>entre sí y generaban una leve onda de choque
  • … esto solo > ... Esto solo
  • de dirección > de la dirección
  • habló Rox con amabilidad y dándose una idea de la razón de la molestia de su compañero. > habló Rox con amabilidad, dándose una idea de por qué estaba molesto su compañero. (El problema aquí es que usas demasiadas preposiciones, lo que produce redundancia).
  • Por último, errores de tildes en general: incomodo>incómodo, y termino>ó, contactare>é, de llenó>o, me paso>ó, los dejo>ó, etc.

Como ves, son errores muy simples que no te costarán demasiado, pero que afectan en gran medida la calidad visual de tu escrito. Relee, si es tedioso, usa programas externos para ayudarte con la tarea.

Soncarmela [25/25]
Luigi [18/25]

Interpretación
Veo que me perdí del nacimiento de una sinergia curiosa, no esperaba que Zubamon tomara de montura al pobre Gabumon xD Es una idea bastante risible cuando la comentan dos Childs, pero he de admitir que se ve genial cuando piensas en la etapa Adult de ambos. En otras palabras, bueno ver que sus personajes van estrechando una relación. Si a futuro pelean como uña y carne, estoy seguro que será digno de un anime (?). Por supuesto, también deben de trabajar un poco más a los NPC. Tanto WereGaruru como MetalGaruru fueron manejados de una manera muy superficial. Comenzamos con el líder de la jauría, quién según el encargo se trata de un Digimon muy orgulloso y terco, aspectos de su personalidad que omitieron. Saben que no tengo problema con que cambien algunos parámetros, siempre y cuando sea por un bien mayor, no para hacerles el encargo más fácil. WereGarurumon debió mostrar una mayor resistencia a la inclusión del grupo en su cacería, ¿por qué? Porque se trata de un Digimon que hace las cosas a su manera, razón por la cuál no tomaría en cuenta la opinión de un Gabumon de su jauría. Esto habría sido interesante de ver también en los flashback, al acentuar su aspecto orgulloso y terco, se habría justificado mejor el descuido sobre su alumno. También pongámosnos en contexto, en Folder una manada de bestias no adoptarían un estilo de vida tan pacífico y mimado. Por otro lado, MetalGarurumon al entrar en escena muestra un aspecto melancólico, pero en el siguiente post deja entrever una personalidad más pendenciera y malvada. Para él, su desacuerdo con el líder era importante, era una batalla de ideales de cómo debían ser las cosas. No solo la jauría se estaba volviendo débil, sino que desde su punto de vista WereG no le estaba dando la atención que merecía, que necesitaba. Esto significa que todo lo que hizo fue un medio para enfrentar a WereGarurumon, pero cuando llegó el momento eso también se volvió algo secundario y pasó a ser una simple búsqueda de poder. En su encuentro contra el líder debimos ver un poco más de este villano, ¿qué sintió cuando peleó contra él? ¿Obtuvo la respuesta que estaba buscando? ¿Valió la pena tirar todo solo por ese momento? Después mostró algo de resentimiento hacia los Tamers, quienes ayudaban a los Digimon a evolucionar con supuesta facilidad. Esto fue un error, porque el eje de su motivación yacía en el Maestro, pero al mostrar un recurso tan recurrente en este tipo de historias el personaje perdió todavía más profundidad.

Ambos [20/25]

Realismo
Hay dos situaciones que me gustaría que tuvieran en cuenta para futuros trabajos. La primera involucra la lógica otorgada por la misión:
"De acuerdo con Gabumon, WereGarurumon partió el día anterior, deberán ser veloces para alcanzar su paso".
El problema es que el grupo obvió esto, incluso terminó acampando haciendo todavía más complicada su labor de encontrar al líder. Aunque de todos modos lo alcanzaron, cosa que no me explico porque no hubo nada que detuviese a WereGarurumon, él ni siquiera peleó contra las arañas. Para alcanzarlo, debieron explicar qué detuvo al Perfect. Esto tendrá peso en el puntaje debido a que era uno de los obstáculos de la Quest.

Luigi, por tu parte noté que MetalGarurumon usó sus técnicas menos letales para tratar con los Adult. Si bien es un poco cuestionable que fuese tan blando con ellos sin una correcta explicación, te aconsejaría que tuvieses más presente la naturaleza del ataque: El sonido. La onda de choque puede ser enfocada en determinado punto, pero de un modo u otro terminará afectando todo a su alrededor. Habría sido interesante que afectara a los Tamers y eso obstaculizara más el trabajo en equipo. No obstante, no lo tendré en cuenta ya que lo considero un detalle demasiado especifico como para tratarlo de "sentido común".

Ambos [20/25]

Desarrollo
Para finalizar, me gustaría recordarles que la intención del Staff de DW es que se diviertan al tiempo que desarrollan sus cualidades como escritores. Ustedes ya están en un punto en el que para avanzar no pueden improvisar sobre la marcha, ya han pasado esa etapa. Deben planificar, deben cuestionar lo que han planificado y deben explayarse lo necesario para que cada desafío sea una experiencia única.

En esta ocasión se tomaron ciertas libertades, y favorecidos por ellas, la historia se sintió incompleta. Pero sin dudas el mayor problema es que vuestros Tamers y Digimon no se involucraron con la problemática de la Quest. Rox y Liz tampoco aportaron algo significativo como para justificar su presencia, literalmente Kyle les hizo carrito y eso no es algo que esté bien visto en el rol. Sí, poner un Ultimate como villano era un desafío a la altura de Kyle, pero debieron colocar otros para las dos muchachas. Por ejemplo, si la búsqueda hubiese sido más complicada, Liz podría haber encontrado una forma de rastrear al Perfect. Rox por otro lado, tenía la personalidad más apta para convencer a WereGarurumon de aceptar su ayuda, aunque para resolver ese problema, primero tendrían que discutir, crear un obstáculo. O quizás, cuando encontraron a WereGarurumon, algunas arañas sobrevivientes podrían haberlos atacado, forzándolos a separarse de modo que Gabu y Zuba tuviesen una batalla reñida. Manejar múltiples personajes es muy difícil, mientras más grande sea la Party, más demandante se van a volver los rubros. Creo que habrían mostrado un mejor desempeño en todos los niveles si Kyle no hubiese estado en la ecuación, con un villano de nivel Perfect, Rox y Liz experimentarían uno de sus mayores desafíos, apoyados solo por el líder de la manada. Esto va especialmente dirigido a ti Luigi, no trates de farmear ambos personajes a la vez solo porque es más conveniente así.

En resumen, planeen la Quest desde el momento que eligen qué personajes irán, cuestionen si es necesario la inclusión de uno. Si van a llevar muchos, recuerden que se les exigirá más.

Ambos [15/25]

Nota y Paga:Luigi [73/100] 330 Bits / Soncarmela [80/100] 360 Bits
EVO +1 Gabu y Aegis
Fama: +2 Todos
Stats: -
Blast Gauge: -
Extras: -


Mi intención también es crecer como evaluador. Si creen que me equivoqué en algo o me expresé de mala manera, estoy más que dispuesto a conversar y mejorar. Una vez más, una disculpa por la tardanza, espero compensárselos con la siguiente Quest que están a punto de terminar. Pagas asignadas.

Mame Toke Asignado (Liz & Kyle & Rox)​
 
Última edición:
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba Pie