Febrero Los brebajes de la pasión [Alec Payne]

Moderador
Descripción del trabajo:

Una excéntrica mujer vestida de bruja sexy te ha puesto el ojo encima mientras caminabas y no se despegará de ti hasta que aceptes su propuesta. Su nombre es Dorothy Laveau, ella es una amateur en el arte de fabricar pociones y desea abrir un negocio para vender sus productos, por lo que quiere aprovechar el día de San Valentín para comenzar con tres brebajes inspirados en el amor y así hacerse conocida en el poblado más cercano. Ya que ella es la creadora, necesita que otra persona sea su “ayudante” y compruebe la efectividad de las mismas, por lo que piensa que tú eres la persona indicada pare ello. ¿Estarías dispuesto a ayudarla a cambio de una jugosa recompensa?

Objetivos:
  • La labor consiste en probar los tres brebajes que ha preparado Dorothy. Debe ser uno a la vez y ser consciente que los efectos de los mismos tienen una duración de 2 horas.
  • La bruja te dará la opción de comenzar con la poción que desees, teniendo cada uno de estos un color y efecto distinto:
1) Color Rojo: Esta poción es dulce y supuestamente debería lograr que la persona que te gusta, o quieras más de su atención, se fije más en ti. No obstante, parece ser que este efecto está altamente potenciado y ahora cualquier persona se volverá loca del éxtasis al verte, hasta quizás querrían hacerte suya a la fuerza. Cuidado con los que posean pokemon y quieran atraparte usándolos a estos.
2) Color Verde: Esta poción es amarga y supuestamente conseguiría que seas un imán de la suerte, para que consigas el “sí quiero” de tu verdadero amor. Sin embargo, sucede todo lo contrario: Ventanas que se rompen aleatoriamente a tu costado, pérdida repentina de objetos, huecos en las pistas, letreros gigantes colgando que justamente se rompen por encima de ti, pokemon salvajes que quieren atacarte; tienes la peor suerte del mundo y tratará de matarte.
3) Color Celeste: Esta poción es ácida y supuestamente conseguiría que su consumidor se convierta en una versión más “galante/hermosa” de sí mismo, para conquistar a la persona de sus sueños. Pese a que no sucede nada al inicio y te sigues viendo igual que siempre, tu transformación comienza repentinamente al irte y terminas convirtiéndote en tu pokemon favorito. Peor aún, hay varios transeúntes que son entrenadores pokemon y están emocionados por capturarte.
  • Reportarle a Dorothy tu experiencia para que pueda mejorar sus brebajes y así comenzar más segura con su negocio.

Datos extras:
  • Esta misión sólo puede realizarse con un máximo de tres personas. Si es así, cada uno de los entrenadores deberá probar una poción distinta a la otra en distintos tiempos. Si la misión se hace entre dos, cada uno probará una poción distinta y la tercera la probarán entre los dos.
  • Dorothy es una brujita un poco torpe, pero muy insistente. Ella posee una Delphox que la ayuda en la preparación de sus pociones. Te verá a lo lejos y se asegurará de que el contexto en el que te encuentres sea propicio para ver a detalle los efectos de las pociones. No podrás huir o esconderte por dos horas si eso era lo que esperabas.
  • Cuando el efecto de la poción se acabe, nadie de los que haya caído víctimas de este recordarán lo que estaban haciendo y regresarán a su rutina con normalidad. Obviamente, Dorothy y tú serán los únicos que lo recuerden.
  • Tus pokemon pueden salvarte la vida, así que sería ideal que estos se encontraran libres mientras realizas los experimentos y no te tome por sorpresa el ser incapaz de lanzar sus pokeballs a tiempo para su ayuda.

- Los pokémon que participen recibirán de 2 a 5 niveles
- Se puede ganar hasta 1200 pks
- Se dará un Shard Esmeralda por completar cualquier trabajo
- La cantidad de posts es igual que en un trabajo C (5 en solo, 2 en party)
- La evaluación será igual a un trabajo C o B, comentario serio con una nota al final
- Si sacáis un 90/100, recibiréis una carta de amor
- Si sacáis un 85/100, recibiréis un broche con forma de corazón
- Si sacáis un 80/100, recibiréis una pegatina de una flor

Ficha del entrenador: Alec Payne

- Typhlosion (Campana Alivio)
- Oshawott (Cinta fuerte)
- Sewaddle (Mineral evolutivo)
- Pachirisu (Imán)
- Patrat (Semilla milagro)
- Nidoran ♀ (Huevo Suerte)
Cosmic-boy Cosmic-boy Adelante, disfruta
 
Última edición:

Who's that chick?
Registrado
7 Feb 2011
Mensajes
1,980
Ubicación
México

| Typhlosion | Oshawott | Sewaddle | Pachirisu | Patrat | Nidoran/Amatista |

Alec y Typhlosion habían terminado un pesado desayuno, estaban totalmente llenos y satisfechos tras visitar la cafetería a la que el azabache le puso el ojo unos días antes. Tenían buenas promociones debido a las festividades de San Valentín y la comida era temática, todo tenía forma de corazón y los colores rosa y rojo eran los protagonistas de toda la decoración. A Payne no le molestaba, pero poco a poco empezaba a empalagarse con tanta dulzura.


En la caminata para descansar la comida, un chico se cruzó en su camino, elogiando al compañero tipo fuego del Ranger, sacó una pokéball y liberó a su pokémon, un Spinda atolondrado. Alec rápidamente aceptó el reto que el desconocido le ponía y tras un par de minutos y algunos Lanzallamas, Typhlosion venció al pokémon tipo normal.​

[]​
Era justo lo que necesitábamos para descansar la comida, ¿no crees, Typh?
Typh… —asintió su compañero, alargando la vocal.​
Es cierto, casi lo olvidaba, antes de salir del Centro Pokémon esta mañana pedí que me enviaran algunos pokémon, mira —lanzó un par de pokéball y dejó salir a Pachirisu y a Amatista, la gruñona Nidoran hembra.​
¡PACHI, PA, PA, PA, PA, PACHIIIII! —La enérgica ardilla eléctrica dio saltitos de un lado a otro mientras emitía ruiditos chillantes hasta detenerse justo frente a Typhlosion, saludándole con su pequeña patita.​
Nii-Nid —Amatista no tenía intenciones de ser tan amable como su compañera, en cambio, gruñó tanto a Alec como al resto de los pokémon.​
Interactuaron un rato hasta que Oshawott hizo acto de presencia, con ambos brazos en la cintura hasta que abrió sus ojos, observando la belleza de Pachirisu, compañera que no había conocido hasta ahora. Rápidamente se acercó para presentarse e intentar cortejarla, pero Pachirisu parecía más interesada en jugar a perseguir su propia colita esponjada.​
Tienes un lindo grupo de pokémon, ¿eh, cariño? —La voz vieja, apagada y tierna de una abuelita se escuchó justo en la nuca de Alec.​
¡AHH! —El chico dio un pequeño salto, si bien no era asustadizo, no había escuchado a nadie venir desde atrás.​
Lamento haberte asustado, solo quería hablarte sobre mi negocio —acercó el bolso que tenía al costado y sacó un frasquito con un líquido sospechosamente brillante de color rojo—. Verás, mi nombre es Dorothy Leveau y estoy inmersa en el arte de la preparación de pociones, te vi por ahí y pensé que…
~ ¿Por qué está vestida de…bruja? ¿A caso lo habrá rentado en el Halloween pasado y jamás se lo quitó? Creo que no debí haber comprado tanta comida, me quedé con nada de dinero y sé que más tarde Nidoran tendrá antojo de algo… ~Alec divagaba mientras fingía escuchar a la excéntrica mujer, la cual no paraba de explicar algo sobre abrir un negocio de pociones supuestamente mágicas.​
…Delphox me ha ayudado, es una chica muy buena para el arte de las pociones. Pero como te decía, los efectos durarán más o menos 2 horas y tanto ella como yo estaríamos cerca para supervisar los efectos, buenos o malos claro —liberó una risita nerviosa—, no interferiremos durante ese tiempo, sólo observaremos y….
~ Creo que tiene un pedazo de espinaca en su diente, además… ¿Qué diablos con su maquillaje? ¿Por qué las mujeres así tienen que usar colores tan intensos? ¡Vamos Alec! No seas tan criticón, ¿a quién le importa eso? ~mientras pensaba, volteó a ver disimuladamente a sus pokémon~. Parece que Typh tiene problemas para controlar al resto, Oshawott sigue de chicle con Pachirisu pero parece que no le interesa, ¡ella siempre está en su mundito!
…entonces, ¿qué opinas, cariño? ¿Serás mi ayudante? —La mujer sacó los otros dos frascos del bolso y antes de poder enseñárselos estos se le resbalaron, rápidamente estaba haciendo malabares con los recipientes hasta lograr atraparlos todos firmemente. Se rio nerviosamente y le puso los tres frascos casi en la cara, al parecer no sabía mucho sobre el espacio personal.​
Uhm…se lo agradezco, pero no creo ser el indicado para lo que necesita pero… muchas gracias —el chico sonrió nerviosamente y regresó con sus pokémon, a pesar de haber divagado tanto en su mente sí escuchó la idea general de lo que pedía.​
¿Pociones mágicas? ¿Efectos adversos? ¿Poción de amor? ¿Suerte líquida? ¿Poción de elegancia? ¡Patrañas! Alec no se creía ni un poco en lo que la mujer balbuceaba. El Ranger se alarmó un poco más cuando la mujer apareció casi por magia justo frente a él. Literal hace menos de un segundo estaba detrás y ahora estaba adelante.​
Pero debo insistir, cariño, te prometo que los efectos de la poción son inofensivos... además… ¡Qué distraída, me confundí! ¡JUJU! —La mujer rio pícara con la pequeña mano en su boca— ¡Te ganarás una jugosa recompensa si me ayudas a probar mis pociones!
~ Bueno… tal vez con esa recompensa nos aseguramos el almuerzo de hoy… ¡A lo que tengo que recurrir! Quizá no debí haber comprado tantas Safariball…
De acuerdo, acepto.
¡Caspitante! —La mujer se emocionó— Pero debo tener tu palabra de que una vez que comiences con la tarea, la terminarás. Eso si quieres recibir tu recompensa.
De acuerdo —Alec estaba confiado, ¿qué tan difícil podía ser? En ese momento sólo temía que las “pociones” hicieran efecto en su estómago.​
La mujer le dio a escoger alguno de los tres frascos y Alec tomó uno al azar, se acercó el recipiente con el líquido verde.​
Oh, Felix Felicis, ¡Claro! Esta poción te dotará de suerte mientras duren sus efectos, así podrás obtener el “sí quiero” de tu amor verdadero —la mujer guiñó—. Buena suerte, cariño, estaremos más cerca de lo que te imagines —tras un movimiento mágico de Delphox, la zorruna rodeó a su entrenadora y a ella misma de un tornado de fuego mágico, desapareciendo al instante tras haberse consumido las llamas.​
Alec quedó sorprendido, después observó a sus pokémon, ¿en qué se había metido? Retiró el corcho del frasco de vidrio y tras dudar un poco, bebió el líquido verde, tenía un profundo sabor amargo lo cual provocó una mueca de asco en Alec. Al principio no sentía nada, sólo un pequeño gorgoteo en el estómago que terminó desapareciendo tan rápido como había aparecido.​
No parece que ocurra nada, no me siento diferente —observó sus manos y todo a su alrededor, era como si sólo hubiese bebido algo sin azúcar.​
Vio la hora, apenas eran las 11 de la mañana, el supuesto efecto duraría hasta la 1 de la tarde aproximadamente. Posiblemente sería un día ordinario en el que tomaría bebidas raras como si fuesen medicamentos con horario, en fin. El chico hizo un llamado a su equipo y continuaron caminando, pretendía dirigirse hacia la plaza. Se acercaban a un pequeño puente de madera, Alec pensaba si tendría que probar suerte en alguna situación, pero de pronto cosas raras comenzaron a suceder. Su zapato casi se quedó pegado al suelo, pues había pisado un enorme chicle, literal la bola pegajosa era del tamaño de una pokéball así que le cubría toda la suela del zapato. ¿Quién había masticado semejante bola de goma rosada y pegajosa? ¿Un Snorlax? Ni siquiera alcanzó a armarse una hipótesis cuando una parvada de Pidgey dejó caer sobre él sus…desgracias.​
Pidgey  sprite from Ruby & Sapphire
¡AHHHHHHH! —Gritó el chico, al verse bombardeado por las aves.​


Soncarmela Soncarmela
 

Who's that chick?
Registrado
7 Feb 2011
Mensajes
1,980
Ubicación
México
¡Esto tiene que ser una broma! — Alec alzó las manos para evitar tocar directamente los estragos de los Pidgey. Estaba por todos lados, su cabeza, la chaqueta, el pantanlón, sin mencionar el pie pegado al suelo con chicle.

Para poner la cereza al pastel y de forma sospechosamente mágica, dos pokéball se cayeron de su cinturón, abriéndose al caer al suelo liberando a Sewaddle y a Patrat. La larvita apareció con ojos cerrados sacudiendo su sombrero de hoja con delicadeza, la diva notó la suciedad que cubría a Alec y sintió desagrado.​
~ ¡Qué insulto para la moda! ~Gritó Sewaddle, lanzando una ráfaga de hilo de seda en el rostro de Alec, dejándoselo totalmente cubierto por ella.​
¡PAAAAA-TRAT, TRAT, TRAT, TRAT! —El Patrat shiny de blanco pelaje se lanzó al suelo riéndose a carcajadas de su entrenador, apenas podía con el dolor de estómago que le causaba tan graciosa escena.​
Bien, gracias por eso… —el chico intentó quitarse los hilos del rostro, pero era algo difícil.​
¡Osha, Oshawott! —La pequeña nutria se acercó y tomó el caparazón de su pecho, pretendía ayudarlo a cortar los hilos. Alec dudó un poco pero dejó que lo hiciera.​
Alec pensó que sólo usaría el filo de la ostra, pero al notar que Oshawott se acercaba con Espada Santa, no pudo hacer nada más que gritar. Varios cortes limpios terminaron por deshacerse de la seda pero a la vez le dejaron rasguños en el rostro, no eran graves pero sí le hicieron chistar de dolor. Ahora había pasado de estar cubierto de desgracias de Pidgey, chicle en el zapato y seda en el rostro a estar cubierto de desgracias de Pidgey, chicle en el zapato y cortes en la cara. No había mejorado mucho.​
Bueh… supongo que en la plaza encontraré un bebedero o algo dónde limpiarme, vamos —Typhlosion se sentía mal por Alec, pero no podía evitar reírse un poco junto a Patrat y Pachirisu, pues el primero comenzaba a contagiar la carcajada al resto del grupo.​
Alec caminaba con cuidado, tratando de no esparcir toda la suciedad de las aves al resto de su ropa, en ese momento estaba insistente en pensar que era solo una serie de eventos desafortunados y no una mala jugada de cierta poción mágica.​
Llegaron hasta el pequeño puente de madera que cruzaba un arroyo de poca profundidad donde grupos de Remoraid y Goldeen nadaban. Llegaron hasta la mitad del puente hasta que sí… pasó lo obvio.​
¡AHHHHH! —La madera se rompió y Alec cayó al arroyo, ahogando su grito sordo cuando dio el chapuzón. Payne era buen nadador, pero la fuerza del agua era moderada.​
¡Typh, Typh, RAAAAGW! —El tipo fuego se asomó a la orilla del puente junto al resto de los pokémon, Patrat se la estaba pasando bien pues la caída de Alec le había causado aún más risa.​
¡Estoy bien, Typgh! Al menos parece que el agua ayudará a limpiar mi ropa —mencionó el chico al ver la bola de chicle flotando en el agua, pero los problemas no parecían tener fin—. Oh, no, NO, NO, NO, NOOOOO —de un segundo a otro estaba rodeado por decenas de Remoraid y Goldeen, los cuales pretendían sacar al intruso de su hogar. Payne sentía por todos lados pequeñas mordidas y picotazos de cuernos que lo empujaban a la orilla. Al menos agradecía que no se trataba de un grupo de Carvanha.​
Los pokémon de Alec se apresuraron para dejar el puente atrás y acercarse a la orilla del arroyo donde había caído Alec, más que por sus propios esfuerzos por nadar, iba acercándose a la tierra por los empujones de los peces del agua.​
Bien, ya voy, ya voy, ¡dejen de empujar! —Forcejeaba Alec. Pachirisu malinterpretó los quejidos de su entrenador y reaccionó tan hiperactivamente como siempre.​
¡PAAAA-CHIIIIIIIII!
La aguda voz de la ardilla intensificó el Chispazo que propinó todos los peces, llevándose a Alec de por medio. Todos quedaron envueltos en los rayos azulados. Pronto Alec cayó al suelo, ennegrecido por la quemante descarga eléctrica de Pachirisu.​
¿Niii- Niid? —Amatista se acercó, preocupada junto con Typhlosion y Oshawott.​
Estoy bien —el chico se incorporó y se sacudió la ropa empapada—, creo que estuvo bien, esos Goldeen ya estaban molestándome con sus cuernos en el trasero y la espalda —rio nervioso. Pronto se volteó a un arbusto cercano, el cual estaba moviéndose.​
[Flashback]​
Buena suerte, cariño, estaremos más cerca de lo que te imagines —mencionaba la mujer en el recuerdo de Alec.​
[Fin flashback]​
¡De acuerdo, esto ha ido demasiado lejos! Ya he demostrado lo suficiente que la poción no sirve —el chico y sus pokémon se acercaron al arbusto—, ¿por qué no pasamos de una vez a la próxima? —movió las ramas con sus manos esperando revelar a la bruja y a su siniestra Delphox.​
¡STUNKYYYYYY! —La mofeta oculta en el arbusto alzó su cola al observar un montón de ojos sobre él, liberando una nube de gas púrpura. No se trataba de Gas Venenoso, sino de su habilidad Hedor. No era menos desagradable lo segundo que lo primero.​
¡AGGGHHHHHH! —El grito en grupo se escuchó por todo el pueblo, después de eso todos estaban tosiendo y sacudiéndose en desagrado para tratar de quitarse todo el asqueroso rocío de Stunky.​
Stunky  sprite from Diamond & Pearl
El olor era impresionante, pues todos se habían llevado las manos a la nariz tratando de cubrirse. Al menos Patrat ya no estaba riéndose.​
Durante casi una hora el grupo de apestosos pokémon vagaron de un lado a otro buscando la forma de deshacerse del mal olor, sin embargo, la desgracia los seguía por todos lados, o al menos a Alec y por consiguiente al resto del equipo. Un grupo de Meowth hurtó las pokéball del Ranger, Patrat y Nidoran se pelearon en varias ocasiones, las aguas termales estaban cerradas por reparaciones y un grupo de numerosos Rattata salió de un callejón, sólo para perseguir a Alec y sus pokémon debido al olor que desprendían. El chico prefirió huir a dañar a los roedores, pero parecía que no les darían tregua.​
¡De acuerdo, es suficiente! Typhlosion, Ascuas; Patrat, Balasemilla; Pachirisu, Chispazo; Oshawott, usa Copión en Pachirisu; Amatista y Sewaddle, Poder Oculto, ¡Ahora!
Los Rattata esquivaron la descarga eléctrica de Pachirisu, así como los ataques de Sewaddle y Nidoran, pero cuando Oshawott intentó usar Copión para repetir Chispazo, no pudo controlar el ataque. Al ser un tipo agua, le fue especialmente difícil dirigir un ataque tipo eléctrico. Terminó por electrocutar a todo el equipo incluido Alec. Al menos la ráfaga de Bala semilla de Patrat y las brasas de Typhlosion habían dado en el blanco, ahuyentando al molesto grupo de roedores.​
No veo la hora que esto acabe —mencionó Alec, tendido en el suelo junto al resto de su equipo, resintiendo el ataque eléctrico a excepción de Pachirisu, a quien solamente se le había erizado toda la cola, ahora tenía una bola de algodón enorme.​
Justo ahora —se escuchó la voz de la bruja, quien apareció tras un tornado de fuego mágico junto a su Delphox—, vaya, veo que Felix Felicis requiere más tiempo de preparación —la mujer se acercó al grupo tendido en el suelo, erizado por el último Chispazo, haciendo un análisis de los resultados con libreta y pluma en mano—, Phox, parece que calentamos demasiado los corales secos antes de triturarlos.
¡Del-Delphox!
Dorothy escribió algo en la libreta— agregar 1 hoja más de menta al caldero —dijo en voz alta y anotó algo más—, añadir 5 gotas de ajenjo, no 6 —anotó—, usar cebolla albarrana seca, no fresca —anotó—, ta-ta-ta, esto por aquí, por acá —escribió con maestría haciendo giros y figuras con la pluma hasta terminar dando un punto acentuado al final de la vieja libreta—. Con eso quedará bien —la libreta y la pluma comenzaron a flotar hasta llegar a las manos de Delphox, quien manipulaba los objetos con sus poderes psíquicos.​
Alec se puso de pie y se limpió la suciedad, al igual que sus pokémon. Vio la hora y notó que habían pasado ya las 2 horas, a él le parecía menos a pesar de no haber pasado ni un momento sin problemas. A la par y sorpresivamente, el olor nauseabundo se había ido.​
Bien, cariño, gracias a tu ayuda podré mejorar la poción —buscó en su bolsa y sacó otro frasco con un líquido color rojo, tenía en su etiqueta el nombre “Amortentia” escrito en cursiva—. Es hora de pasar a la siguiente —la mujer comenzó a explicar los efectos de la poción.​
Alec pensó en negarse rotundamente, pero ya había sufrido demasiado como para hacerlo gratis, sería mejor terminar con todo en lugar de retractarse. La mujer guiñó y desapareció igual que la vez anterior. El entrenador tomó el frasco y la vio de cerca, tenía un olor dulce y de pronto tomó un poco de olor al cloro de las piscinas, tabaco y chocolate. Era extraño pero solo el olor le hacía recordar sus cosas favoritas. Odiándose a sí mismo en ese momento por prestarse para tan loca tarea, tomó la poción de un trago, al menos esta tenía sabor dulce.​
 

Who's that chick?
Registrado
7 Feb 2011
Mensajes
1,980
Ubicación
México

Amortentia”, recordó el chico, era el nombre de la poción, sólo había puesto atención en eso así como en algunos detalles de lo que Dorothy le explicaba sobre el brebaje. Se supone que se trataba de una poción de amor. Alec pensaba que no eran más que ridiculeces, quizá sólo era jugo de regaliz, ¿pero por qué había tomado esos olores tan peculiares? El Ranger seguía escéptico, se negaba a pensar que todo lo ocurrido con la poción de la suerte era estragos de la poción mágica, prefería pensar que fueron solo macabras consecuencias.​
Se supone que la persona que te interesa se fijará más en ti si bebes la poción —el chico comenzó a divagar en voz alta, observado el frasco vacío de Amortentia.​
¡Oshawott! —La nutria le arrebató la botella de un saltito y la vio de cerca y esperando que tuviera algo de poción comenzó a ajitarla, notando decepcionado que su entrenador se la había acabado— Oshaaaa…. —suspiró decaído mientras observaba a Pachirisu juguetear con Amatista.​
Alec rio un poco— Tranquilo, Oshawott —se agachó y acarició su cabeza—. Ninguna poción podrá igualar tus propios dotes para conquistar, ¿no crees?
Los ojitos del tipo agua brillaron— ¡Oshawott! —Se paró erguido con puños en la cintura, sintiéndose lleno de confianza. Hizo un guiño a Alec y corrió hacia Pachirisu.​
Alec rio un poco al ver cómo Oshawott se integraba al juego, tras eso se puso de pie y se tomó unos segundos para ver a sus compañeros. Typhlosion y Sewaddle charlaban, al parecer la larvita evaluaba la gama de colores que componían el pelaje del tipo fuego. Amatista, Oshawott y Pachirisu jugaban a las atrapadas, pero entonces Payne lo notó. ¿A dónde se había metido Patrat?​
¡Ese ladronzuelo! —Susurró.​
El azabache preguntó a sus pokémon si sabían del paradero de Patrat, pero nadie se había dado cuenta cuando el perrito de la pradera shiny se esfumó. Rápidamente el entrenador llamó a su equipo, debían ir a buscarlo antes de que se metiera en problemas. Alec temía que los impulsos cleptómanos del tipo normal fueran demasiado lejos. Normalmente sólo recolectaba cosas brillantes sin mucho valor como cucharas, broches, monedas pequeñas, pero una vez Alec tuvo que llamarle la atención debido a que robó una joya importante.​
¡Patraaaaat! —Gritaba Alec en medio de la plaza.​
Oshaaaaaaaawoooott
Pachiiiiiiii
Sewaddleeeeeee
Sus pokémon se habían separado alzando la voz para encontrar a Patrat, pero ninguno tuvo éxito durante los 10 min que llevaban buscando. Revisaron arbustos, cestos de basura, callejones y avenidas colindantes a la plaza pero no aparecía. Fue cuando Alec entró a uno de los comercios cercanos cuando las cosas se tornaron raras.​
Buenas tardes —saludó el chico al abrir la puerta de la tienda de recuerditos, escuchándose una campana en la misma.​
Bienvenido —la fémina del mostrador estaba acomodando unos productos en una repisa, bajó del banquito en el que se apoyaba y se volteó hacia Alec, se quedó observándolo sin decir una palabra. Parecía que algo en Alec le había causado impresión o algo así, pero el chico no le tomó importancia.​
Estoy buscando a mi Patrat, su pelaje es de color blanco, ¿no lo ha visto? —la mujer esquivó el mostrador, sin dejar de ver directamente al azabache se aproximó. Dio unos pasos más hasta de pronto colocarse demasiado cerca del pelinegro, la actitud de la chica desconcertó al entrenador.​
¡Vaya que eres guapoooo! —El semblante de la mujer cambió, ahora parecía sumamente emocionada, su rostro mostraba gran alegría y la sonrisa robaba toda la atención de su rostro.​
Uh… ¿gracias?
¡No te había visto por aquí! ¿Eres nuevo? ¿Te gustan los suvenires? ¿Cómo te llamas? ¿Eres entrenador? ¿Quieres salir en una cita conmigo? —Las preguntas random de forma eufórica no cesaban y los pequeños espacios entre ellas no eran suficientes para darle tiempo a Alec de averiguar lo que estaba pasando.​
Oh…. Bueno, creo que no has visto a mi Patrat… uhm… ¡Gracias por tu tiempo! ¡Adiós! —El chico hablaba nerviosamente, la mujer era pequeña pero su actitud de locura lograba intimidar. Payne salió tan rápido como pudo de la tienda, regresando con sus pokémon los cuales no tuvieron suerte en la búsqueda de Patrat.​
Continuó buscando al tipo normal unos 20 min más, sin éxito, tan lejos de esa tienda como podía. Ese día no había mucha gente en la plaza, pues aún era algo temprano. Un par de chicos, al parecer entrenadores, se acercaron a Alec, tenían la misma mirada de emoción y locura que tenía la mujer de la tienda de regalos, observaban a Alec con tal atención que lo hacían sentir incómodo, aún a él, siendo un chico que le gustaba observar a los chicos que consideraba atractivos.​
Uhm… ¿hola? —Alec saludó, moviendo los ojos con duda tan desconcertado como sus pokémon.​
Hola, mi nombre es Reed.
Y yo soy Max.
Quizá suene extraño, sé que no nos conocemos pero, ¿te gustaría salir conmigo?
Espera, no —rechistó Max—, ¡Yo seré el que tenga una cita con él!
¡Olvídalo, yo lo vi primero! —Reed tomó una pokéball, listo para involucrar a su Drifloon en la disputa amorosa.​
Tendrás que vencer a mi Vanillite —Max lanzó a su gélido pokémon.​
Alec observaba mientras una gotita caía por su cabeza, sentía pena ajena ahora mismo al ver a los chicos enfrascados en la batalla pokémon. El ojiámbar hizo una seña a sus pokémon y todos se alejaron lentamente, observando como bichos raros a los chicos que solo pensaban en ese momento ganarse el amor del Ranger, aún habiéndolo visto por primera vez.​
De acuerdo, esto ya es demasiado raro y ahora sí creo que Dorothy y su poción tienen que ver en esto… —el chico y sus pokémon caminaron por una vereda de la plaza, pasando justo frente a una academia de artes de cuya puerta principal Patrat salió con gran apuro, llevando algunos cinceles y modelos pequeños en las manos.​


¡Vuelve aquí! —Gritó una mujer, quien salió unos segundos después por la misma puerta.​
Es lindo… —un chico salió tras su instructora de pintura, buscando al ladronzuelo sintiéndose interesado por sus peculiares colores shiny.​
¿A dónde se fue? —Tras el chico, una adolescente también buscaba a Patrat, el cual había hurtado uno de sus pinceles más finos.​
Ahora toda la clase había salido de la academia, deteniéndose en la puerta. Al parecer su clase había sido interrumpida por la intromisión del Patrat de ojos azules. Alec se sentía avergonzado, pero antes de que pudiera disculparse recibió toda la atención del grupo, eran unas 15 personas que ahora tenían la misma cara que los chicos y la de la tienda de recuerdos.​
Lamento mucho los inconvenientes de… —Alec borró la sonrisa nerviosa del rostro— Oh-oh… —la agresividad del grupo era inminente, parecían Pyrorar a punto de empezar la persecución de un indefenso Skiddo.​
Tal como pensó, sucedió, las chicas y chicos así como la instructora de la clase de arte se abalanzaron hacia Alec, cual grupo de fans virginales persiguiendo a su estrella de rock favorita.​
¡Corraaaan! —Gritó Alec, empezando la carrera siendo perseguido por el grupo, al cual se iban agregando poco a poco nuevos perseguidores que caminaban tranquilamente por la plaza hasta sentirse embriagados por la presencia de Alec.​
¡ES TAN GUAAPOOOO! ¡QUIERO ABRAZARLOOOO! ¡SALGAMOS EN UNA CITAAA! —Casi todos los elogios se escuchaban al unísono.​
Tanto Sewaddle como Patrat iban al lomo de Typhlosion. Pachirisu, Oshawott y Nidoran eran suficientemente rápidos como para seguirle el paso a Alec, huyendo todos juntos de la turba furiosa amorosa.​
El grupo captor iba agrandándose cada momento, parecía que en cualquier momento estarían a punto de atraparlo y quién sabe qué le harían si lo lograban. Giraron en una pequeña avenida y Alec al ver un contenedor de basura le hizo una señal a Typhlosion, quien siguió corriendo. El azabache, junto a sus pokémon, se lanzó al contenedor, perderían tiempo si intentaba regresarlos a sus pokéball.​
¿A dónde se fue? —Gritó uno de los chicos, al detenerse la turba en la esquina.​
¡Allá va el Typhlosion! —Señaló una chica con el dedo, rápidamente todo el grupo siguió al tipo fuego hacia quién sabe dónde, pensando que los guiaría hacia Alec.​
El chico asomó la cabeza lentamente, seguido de los demás pokémon a excepción de Sewaddle, quien se había ocultado al lado del contenedor, se negaba rotundamente a arruinar su sombrero de hojas con la basura. Alec salió de un salto del contendor, sacudiéndose la tierra y restos de basura. Esa Dorothy había hecho mal su poción una vez más, hasta el momento con tanta persecución ni si quiera había tenido tiempo de ir a comprobar si la poción funcionaba con Kain Hart, pero obviamente funcionaba mal, pues cada persona que lo veía instantáneamente se enamoraba de él de una forma obsesiva y compulsiva.​


Soncarmela Soncarmela 3/5
 
Última edición:

Who's that chick?
Registrado
7 Feb 2011
Mensajes
1,980
Ubicación
México


¡Weepinbell, trae a ese bon-bon con tu látigo! —Una voz femenina se escuchó desde atrás.​
¡Weepibell! —La planta matamoscas lanzó su liana a toda velocidad que terminó enredando completamente y de un solo tirón atrajo al Ranger hacia este y su entrenadora. La chica, de largo cabello rojo, atrapó al chico con sus brazos, otorgando un agarre mucho más fuerte que su pokémon.​
¡Patraaaat! —El ladronzuelo de pelaje blanco no estaba contento con que arremetieran de esa forma contra su entrenador. A pesar de ser un pícaro busca-problemas, le nacía el sentimiento de protección hacia el ojiámbar.​
El pelinegro comenzó a forcejear, exigiéndole a la chica que lo liberara, pero los corazones en sus ojos denotaban lo obvio, estaba perdida y obsesivamente enamorada de Alec. Cual feroz dragón protegiendo a su príncipe(?) estaba lista y preparada para repeler a cualquier caballero que viniera en su rescate.​
Queridos, entretengan a los intrusos mientras yo me encargo de abrazar a mi bon-bon —Alec sacó la lengua en señal de repudio, estaba harto de los estragos de la poción. La chica lanzó 3 pokéball, liberando un singular triplete de pokémon.​
Mightyena  sprite from Diamond & Pearl
Rooouuuuuuuw —un Mightyena apareció aullando, enseñando los colmillos con su mirada feroz.​
Dustox  sprite from Diamond & Pearl
Dust-ox, Dus, Dustoooox —el agudo chillido de la polilla retumbó en toda la avenida mientras daba un giro en el aire.​
Sunflora  sprite from Ruby & Sapphire
¡Flora, Sunflora! —la tercera pokémon, pero no menos importante, apareció dando un saludo, fue como un “¡Hola, soy Sunflora, encantada de patearles el trasero!”.​
¡Sepárenlos y ataquen con…! —El chico pretendía dar instrucciones, pero el látigo de Weepinbell creció hasta cubrir su boca, silenciándolo al instante y apretando con un nudo más fuerte en las manos cuando estas comenzaron a librarse de las ramas. Ahora la chica estaba revolviéndole el cabello, cual Lillipup lanudo.​
El singular trío de la pelirroja no sabía bien porqué luchaban, incluso les parecía algo raro que Weepinbell tuviera atado a ese chico de cabello raro, además de que su entrenadora no paraba de estrujarlo y abrazarlo, en fin, debían luchar y no tenían problema con ello. Los pokémon de Alec les parecían de poca monta.​
La más majadera de todas sorpresivamente era Sunflora, pues no tenía tapujos en insultar la apariencia adorable de Patrat, Oshawott y Pachirisu, ¿qué no sabía que su cara era igualmente enternecedora? Digo, ¿qué hay más lindo que un girasol con una carita sonriente?​
Los otros dos pokémon de la fémina esperaron a que la líder, o mejor dicho, terrible tirana comenzara con la ofensiva, esto no tardó mucho en pasar pues cuando Sunflora escupió un último “¡POKÉMON FEOS DESALIÑADOS!”, lanzó una ráfaga de Hojas Afiladas. Patrat reaccionó de inmediato, escupiendo Ballasemilla logrando destruir los proyectiles con ayuda de Oshawott, quien usaba Copión para escupir las semillas. Los ataques tipo planta sobrepasaron a la Hoja Aguda, impactando a Dustox. Mightyena reaccionó lanzando Ataque Arena, cegando a Pachirisu quien estaba por lanzar Chispa, tras eso, corrió hacia Amatista para impactar Triturar pero Sewaddle lo había clavado al suelo con su Disparo Demora.​
Una vez que Dustox se repuso atacó con Confusión a Amatista, levantándola y lanzándola contra el grupo, solo Patrat terminó amortiguando su caída, pero el daño que se llevó la tipo veneno fue mayor. Sewaddle reaccionó con Picadura, impactando a Sunflora quien estaba preparando un fortísimo Rayo Solar. Oshawott se enfureció por el alboroto que había a su alrededor y corrió hacia Mightyena con Espada Santa, logró impactar directamente pero también se llevó un Viento Plata por parte de la polilla voladora.​
Parecía que todo se tornaba a favor del equipo de Payne, pero pronto los tres pokémon de la fémina comenzaron a cobrar ventaja gracias a las instrucciones de la entrenadora, eso aunado a que Alec estaba mudo sus pokémon estaban desorganizados. Sunflora brilló intensamente tras la Picadura de Sewaddle, Mightyena igualmente se incorporó lanzando Bola Sombra. Asimismo Dustox atacó con Psicorrayo. La potente combinación de ataques se mezcló en una onda de energía que generó una explosión, impactando en todos los pokémon de Alec. Oshawott y Patrat quedaron fuera de combate, Amatista terminó algo herida. Los que habían salido mejor parados eran Pachirisu y Sewaddle, pero igualmente se llevaron una buena cantidad de daño.​
Los tres pokémon de la fémina se juntaron para reírse de los pokémon vencidos, disfrutando cruelmente su victoria. La sonrisa se les borró cuando una fortísima corriente de fuego cayó del suelo, arrasando con los tres. Se trataba del Estallido de Typhlosion quien había apenas llegado y al observar la escena de sus compañeros siendo derrotados y su fiel compañero totalmente amordazado, entró en cólera. Por primera vez usaba su ataque más poderoso de tipo fuego, quien terminó acabando por completo con Sunflora y Dustox. Mightyena se levantó con dificultad, solo para terminar derrotado cuando recibió el golpe de gracia, un Arañazo de parte de Nidoran, quien sacó la lengua en forma de mueca una vez que el lobo cayó al suelo debilitado. La chica gritó al ver a sus pokémon derrotados, pero no le importaba pues nada podía privarla de la alegría que era tener a su repentino amado en sus brazos.​
Typhlosion, jadeando por el esfuerzo que le había costado usar Estallido, se acercaba lentamente a Weepinbell, quien miraba al hurón de fuego con enojo pero a la vez preocupación. De pronto, la chica salió de su transe, ordenando al instante a su planta carnívora que soltara a Alec.​
¡Vaya, no recuerdo haber comenzado esta batalla pokémon! —mencionó la chica, sumamente desconcertada al ver a su equipo derrotado en el suelo—… Pero… ¡Esa no es forma de comportarse Weepinbell! Nosotros no somos malas perdedoras —la chica hizo regresar a sus pokémon a sus esferas y se disculpó por el inconveniente. A Alec ya no le sorprendía que la chica no recordara nada y actuara de forma tan extraña, simplemente se acercó a Typhlosion para abrazarlo e hizo volver a sus pokémon debilitados con algo de tristeza, pero a la vez admiración por tan fiera batalla.​
Un remolino de fuego apareció de la nada, haciendo aparecer a la singular bruja con su fiel acompañante, Delphox.​
Bueno, bueno, parece que Amortentia también necesita ajustes, ¿no crees, Delphox? —La mujer sacó su libreta y pluma— Lo hemos visto todo, pero dinos, ¿qué detalles nos puedes dar?
Es obvio que no funciona, todos se enamoraban de mí al verme de una forma tan obsesiva y repulsiva, esta poción es peligrosa —mencionó Alec, cruzándose de brazos. Comenzó a dar más detalles personales respecto a la poción, además de efectos secundarios menores como ligero dolor de estómago y hormigueo en la punta de los pies.​
Dorothy comenzó a escribir a toda prisa en su libreta, dibujó algunas cosas y tras explicarle levemente el último brebaje, le entregó a Alec la poción, guiñándole el ojo para después desaparecer de la misma forma que apareció. Payne vio con algo de duda el frasco y tras pensárselo dos veces, la bebió por completo. Se trataba de un líquido celeste, que hizo fruncir el rostro por al intenso sabor ácido que tenía, era como tomar jugo de limón multiplicando su acidez x10. Alec comenzó a recordar lo que Leveau le explicó: La poción se llamaba Apuesto y debía servir para convertirte en una versión más hermosa de ti mismo con el fin de conquistar a la persona de tus sueños.​
Un desperdicio de magia en mí, ya que soy bastante guapo, ¿no crees, Typh? —El chico mostró una sonrisa enorme, dejando ver sus lustrados dientes.​
Typhlosion lo vio con recelo, aguantándose las ganas de reírse por la actitud de su compañero. Payne comenzó a caminar acompañado de Typhlosion y el resto de sus pokémon. Si bien la batalla había sido intensa no los había dejado sin energías aún.​


Soncarmela Soncarmela
 
Última edición:

Who's that chick?
Registrado
7 Feb 2011
Mensajes
1,980
Ubicación
México


A cada rato el pelinegro se veía en el reflejo de las ventanas de los establecimientos de la plaza para ver algún cambio, realmente esperaba ver alguna clase de Calamardo guapo pero no veía ningún cambio. ¿Quizá ya era demasiado atractivo para la poción? Quién sabe, pero no parecía tener ningún efecto. Payne se detuvo en una fuente solitaria para hablar con sus compañeros, al parecer Amatista se había quedado con ganas de luchar, pero lo olvidó rápidamente cuando Pachirisu comenzó a correr alrededor de ella, invitándola a jugar. Primero la tipo veneno, como era de costumbre, actuó ruda y gruñona, pero no pudo decirle que no a un juego de escondidas y atrapadas. Sin pedirle permiso a Alec, se fue corriendo detrás de la ardilla eléctrica.

Alec sólo les sonrió mientras comenzaron a perseguirse uno detrás del otro. Sewaddle los veía indiferentes, pero tras la insistencia de su entrenador por convivir, no tuvo más remedio que ir tras ellos para jugar un poco. Payne acarició a Typhlosion una vez que los pokémon pequeños se alejaron un poco, le agradeció que apareciera en el momento oportuno y lo envió a su pokéball. Fue justo en ese momento cuando algo extraño sucedió. El azabache se sintió mareado, todo de pronto le daba vueltas y pensó que se había desmayado. Abrió los ojos y estaba en el suelo, pero al ponerse de pie no parecía que lo había hecho, pues veía todo desde abajo, como si se hubiera encogido. Vio al suelo y observó un par de patitas blancas, pelaje crema… ¿una larga nariz azul?

¡¿QUÉ ESTÁ PASANDO?! —El chico trataba de hablar, pero escuchaba un montón de ruidos extraños salir de su pequeña boca. Corrió hacia la ventana más cercana y vio su espejo — ¡IMP…IMPOSIBLE! ¡¿SOY UN CYNDAQUIL?!

"CYNDA, CYN-CYNDAQUIL- QUIL" es todo lo que se escuchaba en ese tranquilo parque. Alec se tranquilizó y pensó en buscar a Dorothy, pues todo eso era estrago de otra de sus defectuosas pociones. El chico tras unos minutos le tomó el paso a correr en dos patas, se alegró al ver la pokéball de Typhlosion en el suelo, pero al tratar de abrirla no fue capaz, sus patitas eran demasiado pequeñas y no sabía controlar bien sus extremidades, al menos no para el tacto fino. Sus pokémon llegaron, obviamente lo observaron con extrañeza pues no recordaban haber visto un Cyndaquil cerca, además, ¿a dónde se había ido Alec? Pensaban ellos.

Un… ¿Cyndaquil? —Mencionó Sewaddle, observando de pies a cabeza a la pequeña equidna.
¿Qué acaso Typhlosion se encogió o algo así? —La pregunta de Amatista causó una risita en Alec, ahora convertido en Cyndaquil.
¿A dónde se fue Alec? —Preguntó atinadamente Pachirisu.
~ Estoy entendiendo a mis pokémon, ¡esto es asombroso! ~pensó Alec, maravillado, al menos algo era bueno de esa desastrosa poción. Se apresuró a decirle a sus compañeros que ese pequeño Cyndaquil era él— ¡Cynda-Cyn-Cyndaquil! —Era todo lo que salía de su boca y tanto humano como pokémon solo podían escuchar eso.
No quieres hablar, ¿eh? ¿qué acaso te crees tan interesante? —Nidoran rugió.
~ ¿Qué? ~Alec quedó desconcertado, ¿él podía entenderlos pero ellos no a él?— ¡Cyndaquil, Cyndaquil! —Efectivamente, por alguna razón dominaba el entender el idioma pokémon en ese estado, pero hablarlo no.
Quizá tenga que darle una lección —parece que la tipo veneno deseaba dejar en claro su papel de chica ruda y agresiva.
A mí me parece lindo —Sewaddle sonrió—, su combinación de colores me parece una gama atrevida y fresca para la moda. En Typhlosion se ve tosca y bruta pero en ti, cariño —se imaginó su propio sombrero de hoja con esos colores—, ¡tienes potencial!
¿Sí? Veamos si tiene potencial en la batalla —sonrió amenazante la puercoespín venenosa. Rápidamente corrió hacia Alec tratando de atacar con Arañazo.

Payne comenzó a correr, huyendo de la pelea pues no quería ni sabía como enfrentarse él mismo en una batalla pokémon. Pasaron unos minutos y mientras Sewaddle observaba la belleza de la batalla pokémon, Pachirisu merodeaba los alrededores buscando objetos perdidos. Alec ahora convertido en pokémon terminó tendido en el suelo, tenía todo el rostro aruñado. Nidoran saltaba de un lado a otro, feliz de haber salido victoriosa. Para ella la lucha era un juego más.

Poco a poco la poción iba terminado de asentarse, permitiéndole a Alec comunicar algunas palabras. Rápidamente al escuchar algunas frases características de Payne, lograron identificarlo.

¿Alec? ¿De verdad eres tú? —Preguntó Sewaddle.

Unos instantes después todos estaban riéndose de lo ocurrido, al haber ya visto los estragos que causaban las pociones de la brujita, no les fue difícil intuir que sí se trataba de su entrenador convertido en un pequeño Cyndaquil.

¡Asombroso, es un Cyndaquil salvaje! ¡Jamás había visto uno! —Un chico pasó por ahí, al ver al cuarteto de singulares pokémon pensó que se trataba de un grupo de amigos silvestres. No se lo pensó dos veces en separar al grupo llevándose al tipo fuego consigo— ¡Vamos, Phantum, hora de atrapar un pokémon! —El chico lanzó una pokéball liberando al arbolito fantasma.

Rápidamente todos los pokemon de Alec se colocaron alrededor, listos para frustrar el intento de captura del chico. Phantum lanzó Infortunio, siendo esquivado por los pokémon. Pachirisu usó Encanto, haciendo una mirada tierna logrando distraer al fantasma, solo para que Sewaddle lo envolviera en un capullo escupiendo ráfagas de Disparo Demora. Nidoran cargó Poder Oculto, lanzando contra Phantum haciéndolo caer al suelo.

¡HEEEY, ESO NO ES JUSTO! —Gritó el chico, corriendo a liberar a su arbolito de toda la seda de bicho.

Amatista sacó la lengua e hizo una mueca graciosa, burlándose. Rápidamente corrieron lejos de ahí, llevándose la pokéball de Typhlosion consigo. Corrieron hasta un callejón solitario y comenzaron a reírse al haber escapado de ese entrenador.

Pasaron el resto del día jugueteando y corriendo por ahí, alejándose y ocultándose de los humanos para no llevarse una sorpresa incómoda, todo hasta que apareció nuevamente Dorothy, levantando a Alec en sus brazos con el fin de mimarlo. El temporal Cyndaquil se cruzó de brazos, aunque ahora se veía más tierno estando enojado.

Lo puso en el suelo y comenzó a anotar en su libreta, Alec rápidamente y tras un leve mareo volvió a su forma normal, fue una transformación un poco desagradable de ver.

Yo diría que fue un éxito, en cierto punto sí te hizo más atractivo, ¿no crees Delphox? —La mujer soltó una risa molesta, realmente le parecía muy graciosa— En fin, te lo agradezco mucho cariño, tengo todo lo que necesito —guardó su libreta—. Pásate por mi tienda, abrirá muy pronto y te haré un descuento —guiñó.



Soncarmela Soncarmela Done, sorry el spam, aún es 25 para mí xD lo siento, tuve un día muy ocupado, aún con contingencia :c
 

Moderador

Saludos, Cosmic. Ya te tengo tu evaluación.
Bien, iniciaré en la narrativa para hacer esto más rápido. En pocas palabras, me gusta mucho tu forma de escribir, tuviste algunos pequeños errores, pero nada grave que me hiciera saltar, y creo que podría contarlo con los dedos de una mano, así que en este apartado no tuve ningún problema. Fue agradable y gracias a eso leí el trabajo rápidamente. Incluso los detalles graciosos de romper la cuarta pared, pensamientos de Alec o bromas en mitad de la trama fueron divertidos (usados en momentos adecuados)
En realismo hay un detalle que sí me llamó la atención, y no precisamente en los combates, que fueron amenos, con buen desarrollo y graciosos según qué situación. Pero el Chispazo doble que recibió Alec debió dejarlo, como mínimo, inconsciente. Estamos hablando de que Pachirisu lo utilizó estando él mojado, ¿te imaginas las consecuencias? Y si eso era poco, luego recibe otro, de menor nivel y potencia, cierto, pero que igualmente se trata de un humano. Puedo llegar a entender que lo hiciste como un recuerso cómico, pero tampoco olvidemos la lógica.
De interpretación fuiste bastante bien, diría que de los mejores apartados, junto al desarrollo, si en este último no hubieras patinado en el final. Hablaré más extensamente de ello a continuación. El trato de los pokémon, tu personaje, Dorothy y secundarios que aparecieron en la historia estuvo bien construido, especialmente la bruja, que salía cuando debía y no mostraba piedad alguna en el muchacho.
Bueno, y ahora el desarrollo: Al principio, se me hizo curioso la forma que tuvo Dorothy de "convencer" a Alec de que aceptara tomar sus brebajes. Un poco apresurado, pero bueno, la mujer es insistente, no se lo voy a negar. La primera pócima fue genial, me reí mucho y Alec supo lo que era tener una desgracia tras otra. De hecho, me sorprendió que estuviera en condiciones de correr o que no se preguntara cómo era posible que le adoraran con tan mala pinta. La segunda más de lo mismo: diría que el chico es un tanto lento de no relacionar más deprisa lo que le sucedía con la propuesta de Dorothy (?), pero era evidente que al final terminaría sufriendo. La pelea, las vueltas de los alumnos, Patrat liándola, bueno, todo estupendo. Pero entonces llegamos a lo más flojo: el inicial Cyndaquil. Tras dos rondas intensas y exageradamente divertidas, esperaba otra al mismo nivel. Fue una desagradable sorpresa comprobar que quisiste ir deprisa, porque había mucho potencial en el planteamiento. Por ejemplo, que sus compañeros tardaran más en darse cuenta, pero de alguna forma le ayudaran, o que aparecieran más obstáculos. Esas horas fueron un visto y no visto.
Vamos, que me lo pasé bien y te hubiera marcado un cien de no ser ese post final.

Narrativa: 25/25
Realismo: 24/25
Interpretación: 25/25
Desarrollo: 22/25

Total: 96/100
Paga: 1152 Pks

Premios:
- Shard Esmeralda
- Carta de amor
- Broche con forma de corazón
- Pegatina de una flor

Niveles:
- +4 niveles para Typhlosion, +1 PA
- +5 niveles para Pachirisu
- +5 niveles para Patrat, +1 PA
- +5 niveles para Sewaddle, +1 PA
- +5 niveles para Oshawott, +1 PA
- +4 niveles para Nidoran Hembra

Cosmic-boy Cosmic-boy Avísame de cualquier error, duda o algo que se me haya pasado. ¡Nos vemos!


+500 Pks por evaluación -Pagado-
 

Who's that chick?
Registrado
7 Feb 2011
Mensajes
1,980
Ubicación
México
@Socarmela Gracias -3-

Pokémon: Typhlosion
Nivel: 63 + 4 = 67
Stats: 1507 + 120 = 1627
Stats base: 30
PS: 189 + 17 = 206
Ataque: 285 + 15 = 300
Defensa: 186 + 21 = 207
At. Especial: 335 + 26 = 361
Def. Especial: 237 + 15 = 252
Velocidad: 275 + 26 = 301
Puntos de Amistad: 6/10

Pokémon: Oshawott
Nivel: 5 + 5 = 10
Stats: 90 + 90 = 180
Stats por nivel: 18
PS: 15 + 13 = 28
Ataque: 25 + 20 = 45
Defensa: 15 + 13 = 28
At. Especial: 1 + 13 = 14
Def. Especial: 15 + 13 = 28
Velocidad: 20 + 18 = 38
Puntos de Amistad: 1/10

¡Oshawott ha aprendido Pistola de Agua!

Pueden arreglar el enter de la pokéball pa que queda al lado del nombre, me estresa(?)

Pokémon: Sewaddle
Nivel: 8 + 5 = 13
Stats por nivel: 17
Stats: 136 + 85 = 221
PS: 24 + 15 = 39
Ataque: 32 + 20 = 52
Defensa: 16 + 10 = 26
At. Especial: 24 + 15 = 39
Def. Especial: 24 + 15 = 39
Velocidad: 16 + 10 = 26
Puntos de Amistad: 10/10

Pokémon: Pachirisu
Nivel: 15 + 5 = 20
Stats: 360 + 120 = 480
Stats por nivel: 24
PS: 45 + 15 = 60
Ataque: 55 + 15 = 70
Defensa: 60 + 20 = 80
At. Especial: 55 + 25 = 80
Def. Especial: 65 + 20 = 85
Velocidad: 80 + 25 = 105

¡Pachirisu ha aprendido Aguante y Moflete Estático!


Tiro dado para Habilidad Recogida de Pachirisu. Resultado: -

Pokémon: Patrat (Shiny)
Nivel: 6 + 5 = 11
Stats por nivel: 14
Stats: 84 + 70 = 154
PS: 18 + 15 = 33
Ataque: 18 + 20 = 38
Defensa: 12 + 10 = 22
At. Especial: 12 + 5 = 17
Def. Especial: 12 + 10 = 22
Velocidad: 12 + 10 = 22
Puntos de Amistad: 1/10

¡Patrat aprende Mordisco, Venganza y Detección!

Pokémon: Nidoran hembra

Nivel: 11 + 5 = 16
Stats: 165 + 75 = 240
Stats por nivel: 15
PS: 22 + 10 = 22
Ataque: 44 + 20 = 64
Defensa: 33 + 15 = 48
At. Especial: 22 + 10 = 32
Def. Especial: 22 + 10 = 32
Velocidad: 22 + 10 = 32

¡Nidoran ha aprendido Picotazo Venenoso!
 
Última edición:
Arriba Pie