Quest C Lost Ring [Shin & Terriermon]

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

Reflejo
Moderador
Offline
"Lost Ring”
- NPC involucrado: Tailmon
- Sinopsis: Mientras rondaba por las afueras de la ciudad, un Tailmon fue atacado por un Digimon salvaje y obligado a huir, perdiendo su preciado Holy Ring en el proceso. Sin él, el Digimon sagrado ha perdido la mitad de su fuerza y ha sido "degradado" al nivel Child, por lo que necesita de alguien que lo encuentre y se lo devuelve a la brevedad posible
- Escenario: Ciudad - Afueras
- Objetivos:
  • Encontrar el Holy Ring de Tailmon
  • Devolvérselo a su dueño
- Notas
  • Tailmon no recuerda el lugar exacto donde perdió su anillo, sin embargo cree que fue en el mismo en el que se encontró con el Digimon que lo atacó (un Adult)
  • Es posible que alguien más haya oído del anillo perdido y trate de encontrarlo antes para quedárselo
Tamer: Shin & Terriermon
Digivice: iC

Light. Light. vamos Coco o3o
 
Registrado
16 Mar 2008
Mensajes
1,715
Ubicación
Por ahí
Offline
Un día tan normal como cualquier otro. Los pájaros cantaban, los gatos maullaban… uno con particular interés. Una joven Tailmon respiraba de forma agitada en la entrada de Star City, justo en el acceso que llevaría al Valle de los Dragones; su cuerpo temblaba y sus ojos buscaban alguna clase de respuesta mientras examinaba los alrededores, al menos ahora se encontraba a salvo, pero ¿Por cuánto tiempo? E incluso ahora que, en teoría, no tenía nada que perder, sentía las ansias de perder aquello que era lo más preciado para un Tailmon: su Holy Ring.

Como todo día normal, Shin y Terriermon se habían visto obligados a explorar la nueva ciudad en la que se encontraban. Como la última vez que decidieron pasar su día en la playa tuvieron que ayudar a un Gabumon de improviso, esta vez el dúo se decidió por ir directamente hacia los problemas en vez de esperar no encontrarse con ellos.

—Y luego se supone que se transformaba en algo—explicaba Terriermon. El tema no tenía verdadera importancia.
—Ya veo…—respondió el humano, poco interesado.
—Sí, sí. Luego fueron a otro lado y se transformaron en otra cosa y luego…
—¡Por favor! Solo necesito un poco de su tiempo…—llamó una voz a la distancia.

Interesado por la súplica, Shin alzó el rostro en busca de la voz que había escuchado, identificando a un Tailmon como la portadora de esta. La digital se encontraba persiguiendo tanto a Tamer como Digimon en un intento de hacerse notar y que la escucharan, pero estaba claro que ninguno de los viajeros estaba interesado en detenerse para escuchar. Esto era bastante común en el mundo, después de todo, muchos personajes con problemas eran comúnmente vistos en las afueras de la Central de Tamers o en los accesos a las ciudades, en un intento de conseguir ayuda de manera gratuita de los viajeros.

—¿La escucharas? —la pregunta de Terriermon hizo suspirar al pelinegro. Como había pensado, ir directo a los problemas era igual de fácil que esperar a que ellos fueran a ti…
—Sí—condenó Shin.

Sus pasos lo llevaron hasta la minina, quien de inmediato se acercó al pelinegro, pidiendo un minuto de su tiempo. Su voz y respiración eran pesados, ya fuera porque se había pasado todo el rato persiguiendo Tamers o porque en realidad tenía un problema. Tal vez estaba enferma y necesitara medicina o había estado entrenando y ahora necesitaba un compañero de equipo, como fuera, los pensamientos del azabache se detuvieron cuando la digital informó el problema.

—¿Holy Ring? —preguntó el humano. Había escuchado el termino, incluso tenía en mente que el Rapidmon Gold de su compañero contaba con algo similar.
—Si, nosotros los Tailmon podemos aumentar nuestro poder con el Holy Ring, nos permite sacar nuestro verdadero potencial, por eso es tan valioso—informó la gatuna. De inmediato, al de lentes le dio un mal presentimiento.
—Y quieres que lo recuperemos—comentó el conejo. La gata asintió.
—Cuando me atacaron lo perdí. Todo fue tan rápido… una explosión y de repente ya no lo tenía, tuve que salir de ahí antes de que las cosas se pusieran peor—habló Tailmon. Shin miró a su alrededor y suspiró, temiendo algo.
—¿Dijiste que era valioso? El Holy Ring—preguntó y la gata afirmó—¿A quien más le dijiste esto?
—¿A qué te refieres? He estado pidiendo ayuda desde hace un par de horas, ustedes son los primeros que se ha detenido… Todos los demás escuchan y de repente aceleran el paso…

Pues claro, la minina les estaba diciendo a todos que un Holy Ring estaba perdido por ahí, sin dueño y libre de compromiso para tomarlo y hacerse de un dinero rápido. Si no se apresuraban, no podrían hacer algo al respecto. La dupla llevó a la felina a un lado del camino principal, asegurándose de que nadie estuviera escuchando a escondidas y comenzaron a pedir los detalles del suceso, sobre todo la ubicación de la pelea.

—Si te atacaron con explosiones, entonces debe de haber un cráter o algo en algún lado—meditó Shin. Tailmon asintió.
—Si sirve de algo, nadie me hizo preguntas del ataque, así que no le comenté a nadie de la forma en la que me atacaron—informó la gata. Al menos eso les daría un poco de ventaja.
—Bien, espéranos en la entrada y no hables con nadie. Con algo de suerte, nos adelantaremos a todos ahora que sabemos más o menos donde buscar…—comentó el humano.

La gata asintió y aun mientras sentía sus fuerzas mermar, se mantuvo esperanzada ante el apoyo de la dupla frente a ella. Así, la felina despidió a sus salvadores mientras estos se internaban en el Valle de los Dragones, ignorante de todo el tipo de penurias que el dúo afrontaría solo para regresarle aquella baratija tan importante…


Tizza V.G.Tizza pase, por favor~
 
Registrado
16 Mar 2008
Mensajes
1,715
Ubicación
Por ahí
Offline
Con la incertidumbre de que la dupla fueran los únicos buscando el tan valioso anillo, decidieron acelerar el paso en busca de alguna pista que pudiera indicar que una batalla aconteció en ese lugar, tomando en cuenta aquel detalle de que el salvaje utilizó una explosión para aprovecharse de Tailmon. En el camino, el dúo divisaba a varios Tamers y digitales, que parecían demasiado interesados en el escenario frente a ellos; caminaban despacio, observando ben los alrededores, no como si estuvieran siendo precavidos por algún peligro, si no porque buscaban algo, como un objeto medianamente pequeño que pudiera pasar desapercibido…

—Entonces si hay gente buscando—musitó el humano solo para oídos de su compañero.
—No creo que sea buena idea enfrentarnos a todos—respondió el conejo.

En efecto, mientras más evitaran el contacto con otros Tamer, mejor. Además, con tal cantidad de gente en el camino, seguramente intimidaría a cualquier salvaje que intentara buscar pelea, al menos, en donde los Tamer se reunieran mientras buscaban.

Teniendo cuidado de no levantar sospechas, el dúo principal caminaba atento a sus alrededores en busca de la pista que tanto deseaban o al menos un indicio de ella. Sus pasos los llevaron rápidamente a áreas inexploradas por los Tamer metiches, que se empeñaban en revisar cada pequeño lugar de interés, permitiéndoles así investigar con más libertad y sin temor a llamar atenciones no solicitadas.

—¿Ves algo? —preguntó el azabache. El can negó con la cabeza.
—Nada que valga la pena señalar.

Investigaron el camino y las áreas aledañas a este, pero, a pesar de sus esfuerzos, no encontraban nada. Tal vez todo lo había inventado la gata con algún otro fin, incluso podría haber sido una broma de mal gusto y la “victima” estaría llorando de la risa ahora mismo. El humano suspiró ante la idea, un poco cansado de lidiar con la búsqueda de objetos, como el pelaje del Gabumon en la playa, era increíble que criaturas tan poderosas como para exhalar fuego o cortar metal con facilidad fueran tan descuidadas con sus cosas personales.

—Oye, Shin, por allá—señaló el conejo. La mirada del varón siguió la dirección en la que la pequeña mano de Terriermon apuntaba; en efecto, había un pequeño cráter en el suelo a la distancia, además de ligeros indicios de pelea, por lo que la dupla se apresuró al lugar.
—Oye, chico—una voz extraña hizo detener al de lentes. Sus ojos se cerraron con cierto pesar, no necesitaba a gente entrometiéndose.
—¿Uh? ¿Me habla a mí? —respondió Shin. Terriermon bajó de la cabeza del humano, sabía que probablemente todo acabaría mal.

Las manos del Medium bajaron a su cinturón mientras giraba tranquilamente, encarando al humano que lo había llamado: un adulto, cabello café, de piel morena, con ligero sobrepeso y con un Patamon como compañero. La pose que Shin adoptó tenía la intención de proyectar indiferencia y aburrimiento, cuando en realidad sus dedos se colocaron sobre el estuche del Lector de Memorias y las DigiMemories.

—Claro que te hablo a ti. No hay nadie más aquí—espetó el extraño, acercándose ligeramente mientras una media sonrisa se colocaba en su rostro—te he estado observando, chico. Hablaste con ese Tailmon, así que escuchaste lo del anillo, además, te mueves con más seguridad que los demás, estas buscando algo en específico: un lugar, una pista…
—Y que si lo hago…—musitó Shin después de unos segundos en silencio. El extraño sonrió más notoriamente.
—Te ayudaré a buscar, podemos hacer equipo con esto—ofreció el compañero de Patamon.
—¿Y porque haría eso? ¿No me convendría más quedarme con la información y quedarme con todo? —la respuesta del azabache hizo reír al extraño.
—¿Sabes al menos el valor de lo que buscas? ¿A quién vendérselo? No te ofendas, pero no te ves muy del tipo… infame—el último título llamó la atención del pelinegro—Veras, yo tengo un comprador que da buenos precios por estas cosas, te lo digo yo, podrías vivir de esto por un par de meses sin tener que mover un dedo.
—Muy bueno para ser cierto…
—Jaja, siendo precavido ¿eh? Me agradas, chico—continuó el compañero de Patamon—pero no seas idiota… puedes quedarte con la mitad del Holy Ring… o con nada.

Terriermon se tensó al escuchar esto, obviamente se trataba de una amenaza, pero, aun así, el dúo de extraños no dio ninguna señal hostil, al contrario, rieron un poco ante la actitud de la dupla frente a ellos.

—No te haré nada, chico, aun no—afirmó el extraño—solo ten en mente esto: No saldrás de este valle con ese anillo…



Tizza V.G.Tizza again pase -0-7
 
Registrado
16 Mar 2008
Mensajes
1,715
Ubicación
Por ahí
Offline
Así como llegó, el extraño con sobrepeso se fue, al final de todo, pelear no solucionaría nada, pues aun necesitaba al azabache para hacer todo el trabajo, no tenía prisa. Shin se mantuvo alerta hasta que perdió de vista al dúo, convencido de que esa no sería la última vez que los vería en el día.

—Debemos estar preparados, Terrier—advirtió el azabache. Su compañero asintió.

Se tomaron un minuto para relajarse, regresando su atención al problema principal. Caminaron un par de metros hasta el área que Terriermon había señalado, encontrando un pequeño cráter decorado con marcas obscuras, claramente, de una explosión. Sin perder más tiempo, el dúo comenzó a investigar el área, utilizando también el DigiWindow para intentar encontrar a las especies digitales que pudieran crear esa clase de daño. Terriermon, por su lado, miraba los alrededores, esperanzado de que el anillo estuviera por ahí…

Un pequeño ruido llamó la atención del orejón y el humano. Un movimiento de hojas antinatural ante la ausencia de viento, aunque no fue grande, si fue reconocible. Shin suspiró con ligero desgano, sabía que aquel sujeto no los dejaría en paz, así como así y seguramente habría enviado a Patamon a espiarlos. El conejo miró al Tamer y este asintió, dándole permiso de actuar por su cuenta, tomando la precaución de tener el Lector de Memorias cerca, así como el Digivice para hacerlo evolucionar en una emergencia.

—Que día tan raro…—musitó el conejo, fingiéndose interesado en algo cerca de los matorrales.
—Lo peor es que esta clase de días ya los veo normales—lamentó Shin.

De un momento a otro, el conejo saltó por los aires, introduciéndose en los matorrales rápidamente y en pocos segundos el sonido de forcejeo y molestia de un segundo digital se hicieron presentes. Shin se acercó con algo de cuidado, teniendo en sus manos la DigiMemory de Agumon para hacer de soporte al conejo, pero la pelea en el pedazo de vegetación se resolvió como esperaba el dúo y, pronto, un Dracomon salió de su escondite con el conejo sobre él, sometiéndolo.

—Vale, vale, me rindo—habló el dragón. Ambos, Terriermon y Shin, alzaron una ceja.
—Tu no eres Patamon—obvió el humano. Dracomon suspiró.
—Pero claro que no…
—¿Por qué nos espiabas? —preguntó el can.
—No los espiaba… a propósito… Solo pasaba por aquí, escuché ruidos y vine a ver que pasaba—confesó Dracomon. Terriermon miró al Medium y este asintió con la cabeza, dándole a entender que lo dejara.
—¿Sabes algo sobre este cráter? ¿Quién lo creo? —cuestionó Shin. Dracomon se sacudió para quitarse la tierra y negó.
—Ya les dije que solo vine porque escuche ruidos, no se nada de cráteres o lo que sea…
—Pues márchate entonces, por tu bien. Podría haber problemas en un rato—comentó el humano. De inmediato, Dracomon dio media vuelta y comenzó a alejarse de la dupla a un paso acelerado—tal vez tengamos que regresar con Tailmon sin su anillo.

El dragón se detuvo al escuchar mencionar a la gata, girando para ver al dúo que antes lo había asaltado. Si había escuchado bien, entonces esa dupla estaba ahí por órdenes de ella o para ayudarla; de una u otra forma, con la mención de Tailmon presente, no podía dar marcha atrás, sus pequeños pies le hicieron girar y de nuevo corrió para encontrarse con el par.

—Oigan—llamó el dragón—¿Están con Tailmon?

El dúo se miró, extrañados por la nueva actitud del que antes los espiaba, pero terminando por asentir de manera positiva ante su pregunta, explicando los sucesos por los que conocían a la gata, así como su tarea de recuperar el anillo que le permitía liberar su potencial y el error que había cometido al decirle a tanta gente sobre su perdida. Dracomon escuchó todo atento, asintiendo y suspirando mientras escuchaba, sí, se trataba de la misma Tailmon que lo había ayudado a él y a su familia…

—Tailmon nos ayuda a conseguir cosas de la ciudad que nos ayudan a sobrevivir y a cambio le ofrecemos pasaje libre por nuestro territorio. Yo estaba con ella cuando la atacaron, pero me dijo que huyera antes de que saliera lastimado de gravedad—explicó el dragón. El par Neutral no comentó nada y simplemente se dedicó a escuchar—nuestro territorio termina unos cien metros atrás, pero por cortesía uno de nosotros la acompaña casi todo el camino a la ciudad. Por eso a pesar de que Tailmon fue atacada, mi familia no podía ayudar o estaría invadiendo el territorio de alguien más.
—Tiene sentido… un poco—comentó Terriermon. No entendía muy bien, pero no importaba.
—Viste que la atacaron, te dijo que regresaras y lo hiciste ¿Luego qué? —preguntó Shin.
—Nada, esperábamos encontrarnos hoy con Tailmon y que ella nos dijera en que podíamos ayudar.
—¿Quién la atacó?
—Es alguien nuevo. Ha causado problemas a muchos por aquí, él era…
—¡YO!

Una cuarta voz se alzó, interrumpiendo al pequeño dragón. De inmediato, la dupla se puso en guardia, tratando de identificar la dirección desde donde provino la voz, encontrando la respuesta unos metros arriba de ellos. Un Nanimon, pero distinto; su cuerpo parecía hecho de metal y en su cabeza resaltaba una mecha que parecía encendida.

—Bomber Nanimon—leyó Shin del DigiWindow. El humano sonrió levemente, identificando un anillo brillante en su cuello, como un collar: Un Holy Ring—tenemos algo que discutir contigo.


Tizza V.G.Tizza en la madrugada florecen las ideas (?)
 
Registrado
16 Mar 2008
Mensajes
1,715
Ubicación
Por ahí
Offline
Terriermon se colocó frente al Tamer, interponiéndose de cierta manera entre él y el virus mientras que Dracomon dio un paso hacia atrás, inseguro de que hacer. Bomber Nanimon posó un poco, meneando casi a propósito el anillo en su cuello, casi como mofándose. De un salto, el Adult llegó al suelo un par de metros delante del trío y se estiró brevemente.

—¿Y qué asuntos podrían tener un par como ustedes conmigo? —preguntó el virus.
—Que interesante esa joyería en tu cuello…—comentó Shin.
—¿Te gusta? Fue un regalo, de hecho, de un intercambio.
—No me digas ¿De alguien especial?
—Sin duda. Nos conocimos ayer de hecho, ella me dio esto y yo le deje su vida. Casi poesía ¿no lo creen? —Nanimon se acomodó los lentes, en burla. Le gustaba hablar un poco con su presa antes de hacerla explotar.
—Dracomon, quédate atrás de mi—advirtió el Tamer—enano, ten cuidado.

El conejo sonrió mientras el Nanimon exageraba un pose de batalla, preparándose para el inicio de la pelea, obviamente, estaba confiado en el resultado. Terriermon dio un salto hacia adelante, tratando de sorprender al Virus con su velocidad cuando este se puso en guardia, preparando el puño con el que atacaría.

—Demasiado pronto—pensó el conejo al ver el movimiento de Nanimon.

En efecto, el Adult lanzó un puñetazo al aire demasiado pronto, cuando Terriermon ni siquiera estaba en su rango de ataque, pero esto no fue ningún error, al contrario. El confiado conejo se lanzó nuevamente hacia adelante para tomar ventaja de la situación, pero el puño del Nanimon tronó ligeramente, soltando en un segundo un par de chispas y en el siguiente provocando una explosión dirigida al conejo. Sorprendido, el can apenas pudo utilizar sus orejas para cubrirse de las llamas y la fuerza de la explosión, siendo lanzado hacia atrás, pues recibió la onda de choque cuando estaba en el aire; el humano se apresuró a su encuentro, deteniéndolo con su cuerpo para que no se hiciera daño contra el suelo.

—Eso no me lo esperaba—musitó el conejo. Sus orejas presentaban ligeras quemaduras.
—Por eso te dije que tuvieras cuidado—comentó Shin mientras lo dejaba en el suelo.
—¿Terminaron de despedirse? Me pondré serio—advirtió la bomba.

Sin esperar respuesta, el virus se arrojó hacia el frente, siendo imitado por Terriermon, quien esta vez disparó sus pequeñas esferas de energía para frenar el avance de su enemigo. La bomba esquivó el ataque, lanzando un pequeño dispositivo en dirección al conejo; Shin, advirtiendo lo que posiblemente era, tomó a Dracomon y lo alejó un par de segundos antes de que el objeto hiciera explosión. Terriermon, evitando la bomba, disparó nuevamente energía de su boca, ocasionando que Nanimon lanzara nuevamente un puñetazo para extinguir el ataque, ocasionando una nube de humo que se extendió unos metros.

Atento al movimiento, Bomber Nanimon retrocedió unos pasos para tener una mejor visión del movimiento del humo y así identificar por donde atacaría el conejo, aunque no se trató del conejo que esperaba; pequeños láseres salieron disparados del humo, impactando contra Nanimon antes de que este reaccionara y comenzara a esquivar. Confundido, el virus esperó un poco a que el humo se disipara por completo, revelando a un conejo con pantalones y armas en los brazos. Había evoluconado.

—Eso es casi trampa—musitó la bomba, acomodándose sus lentes.

Sin responder, el conejo apuntó sus Vulcan en dirección al virus y, en respuesta, la bomba comenzó a esquivar lo mejor que podía los disparos del conejo. Nuevamente, Nanimon lanzó una granada en dirección a Galgomon, quien disparó al dispositivo, haciéndolo explotar en el aire y ocasionando, nuevamente, una nube de humo que cubrió gran parte del lugar. Utilizando eso como cobertura, Bomber Nanimon corrió directamente contra el conejo, quien reaccionó a tiempo para cubrirse con sus brazos, pero el recibir el golpe explosivo del virus prácticamente a quemarropa lo arrojó unos metros hacia atrás, dejando a ambos Adult mal heridos.

Dispuestos a terminar todo, el puño de Nanimon comenzó a soltar chispas ligeramente mientras que una de las Vulcan de Galgomon comenzó a concentrar energía para su Dum Dum Upper. En escasos segundos, ambos Adult saltaron hacia el otro, alzando los puños para impactarse con ellos.

—¡Muevete! —ordenó Shin. Junto a él se encontraba un fantasma de Baromon—Usa Meteor Dance

Sonriendo, el conejo esquivó a Bomber Nanimon con un salto, dejando que soltara su explosión hacia la nada mientras un meteoro era invocado sobre su posición, terminando por impactarse justo sobre él. Galgomon se alejó un poco, cubriéndose de los fragmentos que eran lanzados a causa del choque del meteoro. Aquel Bomber Nanimon debería de ser historia ahora…

—¿Se acabó? —preguntó Dracomon. Shin alzó los hombros, la verdad es que solo esperaba que el Holy Ring resistiera todo eso.
—Orejón, revisa con cuidado—pidió el Tamer.

El conejo asintió y se acercó al nuevo cráter humeante donde se supone yacía el Bomber Nanimon derrotado. Con cuidado, el de pantalones comenzó a acercarse al centro a la par que el humo se disipaba, terminando por revelar al virus acostado en el centro de todo. Al parecer, si lo había derrotado.

—Toma el Holy Ring y regresemos. Si tenemos suerte podremos llegar a la entrada de la ciudad mientras aun estas en forma Adult y no tendremos tantos problemas—planeó Shin. Estaba cansado, había decidido que buscar los problemas en vez de esperar a que llegaran solos era muy problemático…
—¡Shin! —la voz de Galgomon se alzó, alertando al Tamer. Su mirada enfocó al conejo justo cuando Bomber Nanimon se alzaba, rodeando con los brazos a su compañero.
—¡Countdown! —gritó el virus y la mecha sobre su cabeza que siempre se había mantenido encendida, pero estática, comenzó a reducir su tamaño.


Tizza V.G.Tizza uno mas y ya uwu7
 
Registrado
16 Mar 2008
Mensajes
1,715
Ubicación
Por ahí
Offline
Habían pasado un par de meses desde que había conocido a Light por primera vez. La Expert, en ese momento, le había dado una lección de Digisoul. Con ayuda de una pastilla y algo de práctica, Shin pudo manifestar una clase de aura para ayudar a Terriermon. Justo ahora, las palabras de quien consideraba su maestra retumbaban en su mente…

―Aun somos rango Amateur ―respondió el azabache.
―No por mucho tiempo ―concluyó el orejón y la pelirrosa asintió.
―Bien, no podrás evolucionar a tu Digimon por el impedimento de rango, pero aun así podrás ver tu propia Digisoul ―dijo ella para no quitarles la emoción, entonces volvió a levantarse para acercarse a la pizarra con el marcador―. Empiezo recordándote que las habilidades de la Digisoul van creciendo con el nivel de dominio que tengas sobre ella, así podrás tener claro cómo afectan y potencian a tu Digimon y de qué otros modos te puede servir a ti. So, comenzamos con la Digisoul de Level 1 ―escribió “LV 1” en la pizarra―: en este nivel el Tamer puede emanar una cantidad pequeña de Digisoul en su mano, con ella puede potenciar a su Digimon “un punto” en sus capacidades, por decirlo así, y con eso me refiero a la fortaleza que recibirá el camarada por la carga que le des con Digisoul de este nivel ―se volteó a mirar al dúo, específicamente al humano, quien asintió, hasta ahora iba comprendiendo―. Usando tu puño cubierto de Digisoul de nivel uno podrás asestar golpes a un Digimon Adult y aturdirlo momentáneamente; si golpeas a un Child, este además de aturdirse, trastabillará ―Shin musitó un “wow” por lo bajo―. Esto no funciona en otros humanos y no causarla daño mental o físico al Digimon, también solo puedes usarlo una vez por tarea ―concluyó la americana mirándolo y el albino asintió, procesando la información, ella siguió.
Galgomon se encontraba atrapado en el abrazo de Bomber Nanimon y, debido a la sorpresa, el conejo no había tenido tiempo ni siquiera de levantar los brazos, estaba prácticamente a la merced de la bomba a pesar de su forcejeo. La mecha disminuía de tamaño y, según el DigiWindow, la técnica tenía consecuencias devastadoras; si Shin regresaba a Galgomon a su forma Child y este no lograba escapar a tiempo, la explosión seguramente lo volvería Digitama.

―Un golpe…―susurró el humano.

La mano de Shin sostenía el Digivice iC, lo había obtenido de aluna forma que ahora no recordaba y no lo había usado en ninguna ocasión. Lo había llevado consigo ese día simplemente para intentar imitar lo que había aprendido meses atrás, pero no había tenido la oportunidad de practicar… y no la tendría. O lo hacía ya o todo se iba al carajo.

―Un golpe― repitió el azabache.

Las palabras de Light se repitieron en su cabeza, así como la sensación que aquella extraña pastilla le había ayudado a despertar: Digisoul. El humano respiró hondo, tomando el Digivice con su zurda y cerrando fuertemente el puño de su diestra mientras las memorias de hace meses revivían: las sensaciones, el combate que le siguió la explicación de la fémina. Todo.

―Tres segundos―murmuró Shin. Eran suficientes.
―Si no hacemos algo…―lamentó Dracomon― ¿Qué hacemos?

La preocupación por Galgomon lo frustraba, pero se obligó a calmarse y a repetir el proceso que había realizado en su entrenamiento. Su diestra se mantenía cerrada en un puño y la mirada de Dracomon no mostraba otra cosa que no fuera confusión ante la actitud del humano, pero pronto percibió un cambio, uno ligero y casi imperceptible en su mano derecha: una tenue luz se habría paso.

[…]​

―Esto lo terminará todo―amenazó Nanimon―en poco tiempo todo se reducirá cenizas.
―Como si lo fuera a permitir…―respondió Galgomon mientras forcejeaba, pero para su pesar, era prácticamente inútil. No tenía la fuerza para deshacer el agarre.

La mirada de Nanimon captó algo moverse a su costado y sonrió ampliamente al ver de que se trataba: el humano corría hacia ellos. Seguramente intentaría deshacer su agarre con su insignificante fuerza, ni siquiera debía de preocuparse por eso, solo un minuto más… Shin saltó ligeramente, girando su torso hacia la derecha antes de rotarlo al lado contrario, lanzando su puño directamente contra la bomba.

―Un golpe no podrá…―comenzó el virus, pero pronto sus palabras se atoraron en su garganta.

Era una sensación extraña, el golpe se había impactado contra él, si, pero no había sentido daño alguno, es más, podría jurar que el puño de carne y hueso había sufrido daños por golpear su piel dura, pero aun así… se sentía aturdido.

Galgomon sonrió, el puño iluminado de Shin fue todo lo que tenía que ver para entender lo que pasaba, después de todo, había entrenado con el mismo poder aquellos meses en el pasado. El aturdimiento del virus soltó momentáneamente su agarre y mientras Shin retrocedía dando varios saltos hacia atrás, el conejo logró removerse lo suficiente para mover los brazos, tomando un poco de espacio y librarse del abrazo, apuntando sus Vulcan directamente hacia Bomber Nanimon.

―Bye bye

El conejo se lanzó hacia adelante, utilizando su peso para hacer caer a la bomba al suelo y apuntarle. Las minigun abrieron fuego justo en el rostro del virus, que estaba apenas a unos centímetros de distancia, los laseres no tardaron perforar al ser digital y pronto todos los datos que componían al virus comenzaron a esparcirse.

―P-pero ¿qué? ―llamó una voz extraña.

Un grupo de Tamer y Digimon había aparecido, todos liderados por el sujeto del Patamon. El ruido de la pelea seguramente los había atraído, pero, la verdad, llegaban en buen momento. Galgomon terminó de disparar contra el virus y pronto sus datos fueron absorbidos por el conejo: La escena no podía causar otra cosa que no fueran escalofríos a los que no sabían lo que había pasado, después de todo, un Digimon terminando con otro dentro de un cráter de un meteoro invocado era algo que no se veía todos los días.

Sin prestar atención al grupo que había llegado, Shin se acercó a su compañero, quien debido al cansancio de la batalla retornó a su forma Child. El conejo fue cargado por el humano y colocado en su clásico lugar sobre su cabeza, terminando por recoger el objeto brillante que quedaba del Bomber Nanimon, su collar, el Holy Ring.

―Dracomon, acompáñame a regresar esto―pidió el humano. El dragón, sin entender muy bien lo que había pasado, asintió.

La pequeña multitud se hizo a un lado cuando el de lentes se paró frente a ellos. No sabían lo que había pasado, pero la escena que tenían en su cabeza era suficiente para no meterse con el Medium, al menos de momento y, para cuando el sujeto del Patamon reaccionó ante la idea de que el Tamer estaba demasiado débil para pelear y defender el anillo, la dupla de Neutrales y Dracomon ya se acercaban a la ciudad, saludando a una Tailmon esperanzada al ver el pequeño brillo de su objeto perdido y a su amigo dragón a salvo.


Tizza V.G.Tizza Listo, no estoy seguro si narré de forma correcta la activación de Digisoul o la absorción de datos para el Baku Oyaji Punch de Bomber Nanimon @[email protected] Pero bueno, será lo que Ygg quiera (?)
 
Última edición:

Morpheus's Dream ♚
Registrado
12 Abr 2015
Mensajes
1,479
Ubicación
Medium Coeli
Offline
Olvídate del miedo, no es Tizza quien te evalúa (?)

Narrativa: Ay, niño… Qué horror, te toqué yo hahahah (?). Pero nada, tranquilo, es una C y tampoco tengo algo muy específico qué recalcarte. Debes tener cuidado con los posts, noté errores de dedo y detalles que pueden arreglarse si *cofcofpidenayudacofcof* lo relees con más calma. Creo que en este aspecto disfruto leerte, amo no tener que corregir mucho este apartado ♥ [23/25]

Interpretación: Para ser Neutral, Shin anda de buen samaritano por el mundo -me sorprendí al leer que se encontraban en Star City hahah no sé qué tan perdida ando-. No me esperaba tantos secundarios… En el uso no les vi muchos fallos y lo que me hizo ruido va en el rubro siguiente, así que no me detendré a mencionarlo aquí. Pero me pareció que la aparición del Dracomon fue bastante conveniente, y no solo eso, sino también la gran casualidad de que él conociese a la Tailmon que perdió el Holy Ring y quien, además, lo había ayudado a él y a su familia.

¿Qué más? ¡Ah, sí! La “baratija tan importante”, qué contradicción más interesante. Aunque lo que realmente me causa curiosidad es porqué dejaron a la Tailmon cuando ella pudo haberlos acompañado. [18/25]

Realismo: Aunque considero que el Bomber tuvo que haberse quedado quietecito con el golpe del meteoro, luego de un pequeño trabajo de investigación (?) decidí relajarme al respecto y continuar leyendo. Maybe algunas escenas de la pelea pudieron ser mejor redactadas, tuve que leerlas varias veces para comprender, pero no encontré grandes fallos realístiscos por ahí. [25/25]

Desarrollo: No encontré problemas con la extensión de tus posts. El último fue evidentemente un poco más largo que los anteriores, pero tenía sus razones… debías cerrar el ciclo y terminar el trabajo -que solo obtuvo unas oraciones finales-, así que no tengo mucho que decirte. [25/25]

—Y luego se supone que se transformaba en algo—explicaba Terriermon. El tema no tenía verdadera importancia.
Ains… ya había tenido ganas de saber de qué hablaba…

Nota: 91/100.
Paga: 275 bits.
EVO: +1
Fama: -
Stats: -
Blast Gauge: N/A
Extras:
— Pide el Baku Oyaji Punch de Bomber Nanimon… y aunque me parece que se lo ganó no sé de esas cosas así que se los dejo a uds Maou’s.


Light. Light.
Maiku Takerudark Masaru Tizza V.G.Tizza
 
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba Pie