+18 Rol MegamanZX: Combate en Mega Metrópolis

"Turururup"

Registrado
13 Jun 2006
Mensajes
2,561
Offline
Kro Ogro-Miau - Laboratorio de Biotecnología de Mega Metrópolis.

Habían pasado ya tres días y finalmente el maestro llegó a Mega Metrópolis. Me sorprendió que me citara en ambiente relativamente público como era el Laboratorio de Biotecnología en la ciudad, ubicado en una isla artificial al este de la ciudad. Tenía esperanzas de que hubiera abandonado finalmente a esos criminales de LNCN y se pasara totalmente al lado del MHI, pero las cosas no siempre resultaban como uno quería.

Identificación confirmada. Bienvenido Kro Ogro-Miau - dijo el dispositivo de seguridad del recinto.

Grrr... - regañé para mis adentros mientras entraba en el gran recinto. Que nombre tan ridículo me había dado esta vez, casi que prefería NPC.
Nada más entrar una furra tipo marmota se acercó y me habló dulcemente.

Ah si que tu eres el discípulo del señor Duke, ¡bienvenido pequeño felino! - dijo acariciándome confianzudamente las mejillas.

TSk... no me toques - dije apartando sus manos.

Upss... lo siento.. que regañón - murmuró - por aquí - dijo la furra.

Me sobé las mejillas y subimos a una especie de plataforma que se suspendía a ras del suelo
Nos movimos más rápido por lo que no había mucho tiempo de apreciar los detalles pero había mucha gente, vi muchos con bata, científicos, pero también algunos civiles aunque predominaban sobre humanoides marinos. El lugar era amplio y realmente hermoso, si no fuera un centro de investigación se podría considerar casi que un parque acuario, lleno de diversos tubos amplios con agua que servía como una especie de autopista para varios de estos seres.
No tardamos mucho en llegar una torre, a la cual bajamos de la plataforma y caminamos hasta un elevador.

Hasta aquí llegó yo, sube hasta el ultimo piso y arriba habrán tres puertas, en la del fondo y la más amplia esta tu mentor - dijo la furra. Le agradecí y seguí las indicaciones.
En el elevador, cuyas paredes eran traslucidas la vista era maravillosa, se veía gran parte del complejo así como Mega Metrópolis en el mar a lo lejos.
Salí del ascensor y caminé hasta la puerta final, iba a llamar pero esta se abrió sola y al fondo de una gran oficina estaba el maestro, de espaldas a mí, mirando por la gran ventana. Tragué saliva y entré. La puerta se cerró de golpe dándome un buen susto.

¡Yiak! - dije erizándome y dando un pequeño salto.

Veo que sigue siendo un gatito asustadizo - murmuró para luego dar media vuelta y se dejó caer pesadamente en una silla. Tenía una expresión de cansancio y apatía ya característica en él - ¿Cómo ha estado cadete? - preguntó.

Eh... bien, bastante bien... ¿y usted? - dije acercándome al escritorio.

Pues que cree... ¡mire estas ojeras! - regañó señalando sus ojos y tomó un frasquito con golosinas, cogió un puñado y se los echó a la boca. Comenzó a masticar y me ofreció con un ademan de mano a lo que señalé que no me apetecía. Me señaló entonces una silla la cual tomé y me senté frente al escritorio.

Y biemnn, dammme su informmme - dijo mientras masticaba.

Activé mi dispositivo y transferí la información.

Está todo a detalle, cronológicamente con fechas y bastante completo, como siempre. Sé que cometí muchos errores al inicio, pero... - decía.

Si si... lo revisaré después, ahora estoy algo cansado... huaaaahhh - bostezó.

Oh... ya veo. Entonces lo dejaré descansar. En el informe también están las ubicaciones que suelo frecuentar actualmente en la ciudad, así que si me necesita considere el tiempo que me tomaré llegar aquí desde esas ubicaciones. Bueno, me retiro - dije levantándome de la silla, hice una reverencia al estilo japonés y me alejé tan rápido como podía.

¡Un momento cadete! - dijo levantando la voz.

Glup... ¿si? - dije deteniéndome en seco y tragando saliva. Rayos, sabía que no me libraría tan fácil.

El informe lo leeré después pero no crea que lo llamé solo para entregármelo... si este es un informe detallado y técnico, le solicito aquí y ahora un informe informal, venga, cuénteme que ha sido de su vida, como se ah adaptado a la ciudad y a su cultura, seguro que lo aprecia más que esa mugrosa ciudad de Luxor - señaló el maestro.

Oh... vaya... pues... si, bien, creo que bastante bien hecho, eh conocido personas y lugares muy interesantes - afirmé.

¿Qué hay de la niña esa que lo acompaño de Luxor aquí? - preguntó.

Ah.. emm, a Roro la perdí en el aeropuerto, se marchó sin mas y por estar haciendo mis tareas con eso de las Armaduras no pude buscarla. Recién ayer, a cuatro días después que la perdí de vista supe de su paradero, esta en un internado... reformatorio mas bien, pasa que me mintió, dijo que era de aquí, de esta ciudad, pero si era de Luxor, ¡me mintió! - regañé.

Noooo me diga - dijo el maestro en un tono burlón y sarcástico.

Si si, sé que me lo advirtió y sé que ella es solo una vagabunda y ladrona problemática, pero tenía esperanza de que al cambiarla de ese lugar a esta ciudad haría que enderezara su camino. Como sea, creo que llevarla al reformatorio ese le hará bien, el lugar tiene buena fama y educa a los niños problemáticos, especialmente refugiados de Luxor que nadie quiere - afirmé.

Jajajjaa, ¿o sea que usted mismo la llevo allí?... jajaja, seguro lo odiará por eso, para un animal callejero nada peor que apartarlo de las calles, aunque a una perrita como esa le pongan una traje de seda seguirá siendo una mugrosa - se burló el maestro.

¡No hable así de ella!. Solo necesita un poco de disciplina, no es mala chica. Y por eso creo que valió la pena pagar por su estancia en ese lugar - afirmé orgulloso.

Jajaja de veras que me sorprende que... espere, dijo "pagar por su estancia"... ¡¿por qué carajos hizo eso?! - regañó - el dinero que usted tiene se lo di yo para que lo utilizará en sus necesidades, no voy a estar pagando por los cuidados de esa sabandija callejera!! - reclamó el maestro.

Es por una buena causa, se lo compensaré cuando pueda... y solo pagué un mes allí. Y también le compensaré lo de la enfermería del MHI - dije para calmarlo.

¡¿Enfermería... que enfermería?!... que carajos ah estado haciendo?!! - dijo revisando su dispositivo, proyectando de manera holográfica el informe que le di y comenzó a mover la mano para ir revisando el texto a la rápida. Su expresión al ir leyendo no anticipaba nada bueno.

Enfermería... moto robada... taller de Roy... incidente en Taka Corp, internado para Roro, factura de arriendo para un tal Jared... ¡¡¿qué carajos es esto??! - dijo cabreándose de repente.

Espere, puedo explicarlo... de hecho esta todo en el informe - decía pero de un salto el maestro había pasado sobre el escritorio y lo tenía ya sobre mí. Di media vuelta e instintivamente quise escapar pero sentí un fuerte jalón en la cola que me arrastró hacia él.

¡¡Maldita sea cadete, le di dinero para casi un año y usted se gastó casi todo en 4 míseros días!! ¡¡EXPLIQUESEEE!! - Gritó mientras me apretaba la cola.

¡¡Ayyyy, si... si le explicaré, solo suélteme por favor!! - rogué.

Lo hizo y tome distancia, sujeté mi cola de gato con ambas manos y la acaricié para disminuir el dolor.

Quiero un informe ¡Ahora! - exigió. Y céntrense en esos detalles de como es que se farreó MI DINERO!! ¡¡¿que se cree, acaso no sabe el trabajo que me costó robarlo?!! - puteó el maestro.

Esta bien yaa... por favor, le explicaré - dije haciéndome a la idea.

Bien para empezar... no partí de la mejor manera... y si, acepto que fue mi culpa - dije compungido - no le presté la debida atención al dispositivo que me dio y estuve a ciegas sin conocer las instrucciones de la prueba que me asignó - comencé a explicar.

La prueba era muy sencilla, primero debía lidiar con esos transportistas los cuales si bien operan fuera de la legalidad no son peligrosos, los conozco y eh tratado con ellos, no lo lastimarían o se las verían conmigo - regañó.

No tuve problemas ellos, me entregaron el dispositivo y un mapa, yo le di mi muestra de huella digital y se marcharon expliqué.

¿Y entonces cual carajos fue el problema? - regañó.

Me apresuré, no le presté atención al dispositivo, no lo resolví como debía desencriptando la información y en su lugar me enfoqué en el mapa. Fui hasta la zona del vertedero creyendo que Shadow Killer estaría allí y comencé a cavar usando las maquinas, aprovechando que los trabajadores de allí estaban en horario de almuerzo o mantención - expliqué.

Si será idiota... cavar allí... si hubiera desbloqueado el dispositivo como se suponía se habría enterado que esas armaduras solo eran señuelos y no el Shadow Killer real ¿acaso creyó que le daría una armadura tan poderosa así sin más, sin que se la gane? - protestó.

Bueno pero el caso es que tarde, pero si me di cuenta.. días después... cuando empezaron a aparecer mas de estas pero como no había prestado atención a los detalles solo conocía su ubicación cuando estas se activaban y todas en diferentes zonas por lo que tuve muchos problemas... la primera al emerger del suelo con explosivos me hirió gravemente y la misma armadura me llevo hasta la enfermería del MHI - expliqué con las orejas caídas.

Eso explica la cuenta de esa enfermería... ¿Qué es eso del pago de una moto robada? - reclamó.

Eso paso después, cuando se activó la segunda, la cual yo creía aun que era la única y la primera, se metió a una instalación y tuve que ir a prisa por ella, por lo que robé una moto. Ya la devolví, pero el dueño era un sujeto problemático que tuve que convencer con dinero para que no presentara cargos - añadí.

Claro y por eso ese granuja se aprovechó, con esa cantidad se hubiera compro moto y media... ¿Qué es eso de los repuestos para el Taller de Roy? - dijo el maestro revisando el informe en su dispositivo.

Eso fue por la tercera en activarse... irrumpí allí, causé algunos destrozos pero el dueño de ese taller se mostro amable y comprensivo... lo eh visitado todos estos días y forjamos cierta amistad... llegamos a un acuerdo, básicamente le conté sobre la prueba impuesta y partes de las armaduras se las estoy dando a él como pago - dije esperanzado que esta vez viera que no eran tan alto el monto.

Fuhhh - suspiró llevándose la mano a la frente como si tuviera jaqueca - ¿Qué es eso de "compensación de daños al la fabrica de minería? - increpó.

Básicamente siguiendo otra armadura tuve que manipular una grúa la cual... bueno no la operé bien y terminé volteándola... y tuve que pagar por eso también - dije esbozando una sonrisa torpe.

¿Daño a un carro de transporte en las afueras de la Armería? - leyó en voz alta.

Siguiendo otra armadura tuve un pequeño incidente que...

Pequeño incidente que le costó mas dinero... y así muchos otros... ¡con un carajo fueron incidentes peligrosos, algunos casi le cuestan la vida! Agradezca que han sido indulgentes con usted y solo le ah... me ah costado dinero... ¿Qué es esto de Taka Corp? "Deuda pendiente" v, aclárelo - reclamó.

Uhh... eso fue debido al primer incidente, comencé a decir. Si, eso si estuvo mal... pero es que como dije partí mal... si se fija, cuando me di cuenta de que en el dispositivo estaban las pistas necesarias pude moverme sin problemas y anticiparme a los movimientos de las armaduras, tras eso fue fácil cazarlas sin contratiempos - me justifiqué.

Ósea que mas vale tarde que nunca, ¿eso es lo que quiere decir? - regañó.

No no... bueno... que mas quiere que diga, todo esta en el informe - dije haciendo un puchero.

Arghh... no no no, no me venga con llantos ahora - regañó el maestro - ¿sabe que?, mejor vaya a darse una vuelta al recinto, verá que este lugar llama bastante la atención para nosotros como científicos, abajo hay una buena cafetería, vaya allí por comida y algo de beber si le apetece, salga al patio y sienta la grisa marina, lo que sea, pero vuelva en una hora, para lo cual ya habré checado este informe y así ambos nos calmaremos - dijo suspirando.

Lo siento mucho, maestro - dije apenado conteniendo las lagrimas. Se acercó y puso una mano en mi hombro.

Lo hecho, hecho está. Alegrémonos que aún siga con vida y en una sola pieza, todo lo demás es solucionable. Ahora ¡shuu! - dijo empujándome fuera de la sala - necesito calmarme y ver esto - casi que echándome afuera, luego cerró la puerta.

Seguí sus indicaciones y tomé el elevador ahora hacia abajo, mientras contemplaba la hermosa vista. Pero luego todo se nubló. Maldita sea, no pude evitar soltar lagrimas involuntarias, una vez mas había desilusionado y cabreado al maestro. Si hubiera prestado mas atención a ese tonto dispositivo habría obtenido antes las pistas de la ubicación de las armaduras y a donde irían, anticipándome así a sus movimientos, pero ya era tarde, como él dijo, lo hecho, hecho esta. Una prueba mas que fracasaba. Así nunca lo impresionaría. Me aseguré de secarme las lágrimas antes de llegar a la planta baja y de ahí fui a tomar un poco de aire ya que no me apetecía comer en ese momento.


----- UNA HORA DESPUES -----

Duke Kumomori - Laboratorio de Biotecnología de Mega Metrópolis.

Hasta ahora todas sus desventuras habían sido el típico desastre consecuencia de dejarlo deambular solo, aunque nada remotamente preocupante. Una moto robada, transportistas, chatarreros, mercenarios, civiles molestos, todo manejable. Pero esa incursión en aquella instalación podría representar un problema. Se había involucrado con un empresario de recursos y eso nunca era algo bueno. Que pusiera "deuda pendiente" y no una suma establecida me intrigaba para mal, pero si seguía regañándolo solo terminaría por desmoralizarlo y luego sacarlo de ese pozo costaba más trabajo para mí. Debía ser indulgente.
Creo que el estar tan cansado me haría bien, sino hasta le hubiera dado una buena tunda.

Cadete en proximidad - sonó una alarma.

Fuhhh - suspiré y traté de poner una cara mas jovial pero sabía que en el fondo solo me cabrería más, debía aclar este incidente con esa empresa para salir de dudas.
El cadete entró y su rostro lucía igual de miserable sino es que mas que cuando se fue hace una hora.

Ok, según su informe, dice que se coló en esa instalación siguiendo una de las armaduras... la cual no recuperó, pero se las ingenió para escapar... ¡¿y después usted mismo se entrega voluntariamente ante esta empresa?! - dije tratando de no sonar tan severo.

Yo quería aclarar las cosas. Creo que fue lo mejor, me ahorré problemas y futuros enemigos. Si bien no me agrada, el señor Takemura resultó ser bastante razonable después de todo - dijo el cadete levantando la voz y mostrándose con convicción para variar.

Bah, no se engañe cadete, siempre habrán futuros enemigos, pero acláreme bien lo que ocurrió en esa reunión... a detalle - exigí. El cadete suspiró y a reanudó su informe.


Kro Ogro-Miau - (Informe del incidente de Taka Corp)
Tatsumaru Igrata Tatsumaru Igrata

Ese día, había dejado el taller de Roy, bien tarde en la noche - comencé a contar al maestro - tras bañarme y dormir un poco me sentí bien viajando en moto hasta la casa de Jared, el sujeto que mencioné antes que me ofreció compartir arriendo en su casa y que también resultó ser un empleado de Taka Corp. Fue él quien me disparó con esa arma no letal y a quien lastimé para poder escapar - expliqué.

Dicho de otra manera, si hubiera sido armamento letal no estaríamos teniendo esta conversación - interrumpió el maestro.

Errr... si... - dije bajando las orejas - el caso es que el no estaba en casa, solo estaba su hermano menor... pero por video llamada nos contactó y le expliqué que estaba dispuesto a aclarar las cosas. Él llegó por la mañana y me ofreció ayuda, así que pactamos una reunión con su jefe ese mismo día por la tarde - informé.

Ya veo. Ósea que esto debería habérmelo contado al inicio pero lo omitió ¿De cuánto dinero estamos hablando esta vez? - dijo el maestro como mordiéndose el labio.

Eh... no... eso fue lo mas extraño. Él no quería dinero sino otras cosas. En primera, quería saber sobre mí y por qué me colé allí sin permiso, creía que era un habitante de Luxor, de esos que van voluntariamente a las pruebas que allí se hacen... pero les dije la verdad, sin llegar a comprometerlo a usted, claro - le dije para su tranquilidad.

¿Exactamente qué le dijo? - dijo el maestro frunciendo el ceño.

Para empezar, que no era de Luxor sino que provenía de la selva. Que estaba resolviendo un examen ideado por mi maestro, una prueba para obtener su permiso para convertirme en un cadete Hunter de la MHI. Y esa armadura era una de varias por rastrear - expliqué.

Ok, me deja una vez más como el malo, pero eso no importa. Aclarado eso, ¿Qué más quería? - preguntó el maestro.

Como dije, no se intereso en ningún tipo de compensación monetaria, pero si mostró interés en mi... sí, quería saber más de mí, partiendo de cómo es que logré recuperarme tan rápido del efecto de esa arma no letal, a lo cual respondí una vez con la verdad, que a base de haber vivido en la selva recibí entrenamiento para ello, tolerando diferentes niveles de dolor a base de inoculación de veneno en dosis controladas - expliqué.

Umm... ok, algo revelador sin duda, pero creo que actuó bien ahí, su perfil asignado se adapta a esa explicación, así como su nuevo nombre - dijo el maestro.

Si.. en base a eso, aquel nuevo nombre me molesta más que "NPC" suena demasiado primitivo... incluso algo infantil, sugiero que... - le decía.

La tribu Ogro de aquella selva se divide en varias razas de furros - interrumpió de inmediato el maestro - el apellido "Ogro-Miau" para especies de felinos pequeños como la suya, así que no importa lo que piense del nombre, ya que calza y así se mantendrá hasta que nuestra misión finalice ¿queda claro? - dijo el maestro con poca paciencia.

Err... pero - comencé a regañar.

¡Pero nada!... estamos en una misión y los nombres no podemos elegirlos simplemente. Que le guste o no, es irrelevante - dijo apáticamente.

¡Pero usted dijo que me devolvería mi nombre si lo ayudaba en esta misión y es lo único que pido, no creo que un simple nombre importe!¡¡Pasé las pruebas, me lo eh ganado!! Usted.. usted esta faltando a su promesa - reclamé un poco consternado.

Fuhh... como fastidia... si fuera mas observador se daría cuenta que lo que me pide ya lo tiene - reclamó.

¿Eh, eso que significa? - dije extrañado y molesto.

Cuando vaya a descansar ordene sus ideas en esa cabecita que tiene, respire hondo, medite y piense bien en lo que le eh dicho. Usted conoce nuestras costumbres, si damos nuestra palabra la cumplimos siempre. Y yo le eh cumplido, solo que no se ha dado cuenta por actúa, siempre de manera descontrolada y errática. Ahora, continué con el informe antes de que pierda la poca paciencia que me queda - refunfuñó.

Me quedé en blanco... sus palabras eran un enigma pero había dejado en claro que ya me había dado lo que quería y eso no lo comprendía. Claramente se seguía burlando de mí con lo del nombre pero si dijo que había cumplido su palabra entonces...

¡Dije que continuara!... - dijo moviendo la mano y sus dedos sonaron fuertemente lo cual me erizó el pelaje así que retomé rápidamente el informe, sea lo que sea lo averiguaré después, de momento mejor no provocarlo más.

Bueno yo... eh... es... yo... - dije queriendo seguir pero me había puesto muy nervioso de repente.

Arhhh - suspiró cansado - Había dicho que estuvo con el dueño de esa empresa y si no le pidio dinero es por qué es lo que menos necesita, así que seguro lo examinaron, ¿Qué más querían de usted? - dijo el maestro más fatigado que molesto ahora.

Ah sí. Si, eso. Bueno, me examinaron y yo lo permití. Escaneos con láseres, sin usar métodos invasivos pero solo al inicio. Luego fue el mismo señor Takamura quien retiró a su personal y me examinó, revisó todo mi cuerpo, aunque de manera gentil, pero sus toques eran cada vez más atrevidos y morbosos, seguro pensó que era uno de esos gatos lujuriosos de la selva y saltaría a su pies. Si, de examinar nada, todo fue una excusa para tocarme y ver si me entregaba, me dijo que era un "digno y bello espécimen" pese a mi carácter arisco. En definitiva yo creo que ese sujeto no es mas que el típico adinerado y degenerado - dijo algo molesto.

Todos en esa ciudad lo son, pero enhorabuena, mejor que esos desgraciados religiosos de Luxor. Y entonces ¿lo dejó ir sin mas tras eso? - dijo escéptico.

Bueno, no exactamente... si bien no lo dijo de manera explícita, al no haber represalias y al no querer compensación económica por el incidente, quiso dar a entender que le debía algo. Durante ese... "examen" en que tocó bastante, incluso íntimamente, era obvio lo que quería así que le dije tal cual lo que pensaba de él - dije algo enfadado recordando el hecho.

Ah sí... ¿y que fue eso exactamente? - preguntó el maestro.

Bueno que... que si bien el también me parecía un "digno y bello espécimen" eso se lo reconocí, y si llegue a tener una erección con esos toques... personas como el me resultan desagradables... son los típicos humanos avariciosos que nunca están satisfechos con lo que hacen, entre mas tienen mas quieren, arrasan la naturaleza, les pasan por encima a todos cuanto pueden o someten a otros, ¡son como enfermos que solo quieren tragarse el mundo y ni así estarían satisfechos! - dije levantando la voz sin querer. El maestro frunció el ceño ante esa reacción ya que no le gustaba que me dejase llevar por mis emociones sobre todo durante los informes.

Odio ese tipo de gente - dije desviando la mirada - y le aclaré a ese tipo que nunca intimaré con alguien que me parezca así de desagradable. Tal vez sea guapo y pervertido, pero ese tipo de mentalidad me enferma - dije apretando el puño.

Ya veo. Es usted muy joven aún, todavía deja que sus prejuicios dominen su razón - dijo el maestro cambiando de expresión a una más aburrida.

¡Que, eso no es cierto! - reclamé.

Lo es. Según su informe lo prueba. Eso sujeto no tomo represalias, lo trató bien pese a infiltrarse en una de sus instalaciones y dañar a uno de sus empleado, no mostró hostilidad pero usted si, y todo por que antes trató con un sujeto así... su propio padre ¿verdad? - dijo esbozando una sonrisa burlona.

¡¡Eso no es de su incumbencia!! - dije ahora si gritando y perdiendo la paciencia rápidamente.

No lo es - dijo seriamente - Pero guiar sus pasos para que no cause problemas a la misión, a mí y a usted mismo mientras estemos aquí si lo es, mi deber como maestro - dijo elocuentemente - así que le diré esto; si le gusta el sexo hágalo, tome lo bueno que le ofrezcan, no tiene por que gustarle la mente o creencias de otras personas para disfrutarlo, eso es lo bueno del sexo, dejarse llevar. Dele lo que pide y ya no estará en deuda con él - dijo elocuentemente.

¡¡Ni de broma. Ese no es mi estilo. Jamás en la vida yo y ese sujeto... - reclamaba.

¡Úselo! - dijo el maestro interrumpiéndome.

¡¿Que?! - dije desconcertado.

Lo que dije. Úselo. No lo vea como que él lo usará a usted, sino usted a él. Y no me refiero solo al sexo - dijo el maestro.

¿A qué se refiere... quiere que lo espíe o intente apoderarme de sus recursos? Por que eso tampoco lo haré, además... - decía.

No me refiero a eso - dijo haciendo un gesto con la mano - Primero, debe aceptar que tiene prejuicios con ese perfil de personas por su pasado, pero este sujeto no es su padre. Usted no lo conoce, no sabe si será igual aunque tenga muchas similitudes o represente ideales que no le gusten. Hable con él, vea las cosas de su punto de vista, de donde nace su ambición, por que ese afán de seguir y seguir si ya tiene la vida resuelta - dijo con tranquilidad.

No... no lo... me resultaría difícil - reclamé.

Y por eso con mayor razón debería. Esta aquí para aprender y mejorar, no lo logrará estando solo donde este cómodo - comentó - En mi opinión, ese tipo de sujetos son los que hacen avanzar al mundo, no solo nosotros los científicos como a veces nos gusta creer, es la ambición de esos tipos los que mueven las cosas para bien o para mal. A veces estos empresarios llevan vidas demasiado ocupadas y eso los hace inaccesibles, por eso pese a todos sus recursos a veces están solos, solo tienen placeres inmediatos ¿no se le había ocurrido? así que si se le da la oportunidad le recomiendo pasé algo de tiempo con él, quizás lo comprenda mejor y aprenda algo útil - comentó el maestro.

¡No necesito revolcarme con la basura para saber que esta apesta! - reclamé.

Es su decisión. Y ese es mi consejo, no una orden, así que allá usted. Mantenga sus opciones a la mano. Observe, explore y después saque sus conclusiones, sea que desmientan sus convicciones o las reafirmen. Pero no actué solo por prejuicios - aconsejó.

Grr... lo... lo tendré en cuenta - dije a regañadientes.

Bien, eso es todo. Vaya y descanse, luego incluya meditación en su rutina diaria, no me importa donde y no me importa cómo, solo hágalo. Le hace falta. Esta usted muy estresado, la prueba de las armaduras debió ser fácil y usted se complicó la vida solito - refunfuñó.

No... no volverá a pasar - me apresuré a decir.

Si le hiciera plantar un árbol cada vez que me dice eso ya tendríamos un bosque. Bueno pasemos a lo ultimo y mas sencillo - dijo caminando hacia sus monitores - ¿Que hay de estas personas que esta frecuentando?; Jared, Nilson, Roy... incluso el comandante Eagle.... parece mostrar cierta simpatía por ellos, creí que solo era esa niña Roro pero veo que tiene cierta... - hizo una pausa como regurgitando la palabra - "amistad" por esta gente - añadió asombrado.

Jared y su pequeño hermano Nil son mis actuales compañeros de casa, esa ubicación me permitía una buena cercanía a varios puntos de la ciudad que son de mi interés incluido el cuartel del MHI. Y si, son personas agradables, Nil es muy independiente y centrado pese a su edad, me ha mostrado varios videojuegos entre otros aspectos de la cultura de este lugar, además tiene un perro muy bonito y Jared... es algo descuidado, parece como si él fuera el hermano menor pese a su edad jaja, es desordenado y fiestero, pero muy leal a su empresa y a su jefe, suele dar consejos sin que se lo pidan así que sus buenas intenciones se agradecen - dije con gran ánimo. Me era fácil hablar de personas que me agradaban a diferencia del señor Takemura o esos transportistas.

Entiendo... y también ese chatarrero, ese humanoide cobra - dijo con poco interés.

¿Roy?... ¡Roy es genial! Y muy guapo e inteligente, me encanta pasar tiempo con el, por eso lo visito siempre que puedo, habla mucho pero me encanta escucharlo, sobre todo por las noches, me ah mostrado películas y cocina muy bien, también me ah mostrado algunos lugares interesantes de la ciudad, le eh acompañado una tarde a varias partes por motivos de su trabajo, la verdad no me importaría ser su asistente, o tener algún tipo de relación mas intima con él - admití.

Ja, quien lo diría. La última vez que estuvo con una serpiente casi que lo comen vivo - dijo el maestro recordándome ese incidente - pero ¿también el comandante Eagle?... se suponía que el sería su blanco - increpó.

Emmm... averiguo de èl. Perdió a un gran camarada... alguien íntimo, en el último ataque. Por eso intento distraerlo mediante alguna actividad. Mi sempai Oswald en la academia me dijo que cuando alguien pasa por un duelo difícil lo mejor es tratar de darle una actividad nueva o algo en que distraerse. Y eso haré. Además, me ah enseñado algunas técnicas de su estilo particular el cual me vendrá bien - dije convencido.

Que quiere que le diga... por una parte me parece bien que se adapte, pero que sea tan entusiasta con personas que apenas conoce es también algo preocupante. La amistad es una herramienta de doble filo, así que no se emocione tanto con esa gente - aconsejó.

Lo tendré en cuenta maestro. Pero bien, ya que aclaramos todo, y cualquier detalle esta en el informe escrito, es hora de que usted me ponga al tanto. Me encantaría escuchar su informe, que paso en Luxor y por que está aquí - dije jovialmente.

¡¡Usted... ¿USTEED ME EXIGE A MI?!! - casi que explotó en rabia el maestro desconcertándome y alarmándome por completo. Sabía que todo eso de la amistad le cabreaba pero no esperé que estuviera tan molesto y se estuviera conteniendo así. Debí largarme cuando podía.

¡¡Después de todo ese alboroto tiene el descaro de venir a exigirme A MÍ un informe... ¡¡¿Quién rayos se cree?!! - regañó hasta que choque de espaldas contra la pared quedando arrinconado.

No no, yo no... - decía.

¡Silencio! Yo no tengo por qué explicarle nada, usted solo debe obedecer y hacer sus tareas cada vez que yo se lo ordene, nada más, si considero que deba enterarse de algo se lo informaré pero nada más, lo que yo haga es cosa mía! - dijo levantando la voz.

Si si... dije con los ojos cerrados.

Bueno, supongo estará confundido... si, tuve que venir aquí y no fue porque quería, al menos no tan pronto... mi asociado de la LNCN me ordenó venir - admitió mientras tomaba distancia de mi.

Ah... ya veo - dije recuperando mi respiración ahora agitada.

Es una lata... ese maldito Vile solo me utiliza como uno más de sus peones pero prefería eso a tener que lidiar con estos imbéciles de la MHI, ¡¡ahora tendré que lidiar con ellos igualmente Chikushou!! - regañó.

Ya veo. Bueno, lamento haberlo mencionado, me retiro - dije intentando escapar.

Mi paciencia de por si se pondrá al límite así que le ruego me ayude en esto y esté atento - advirtió - debemos mantener un bajo perfil y apegarnos a nuestras identidades pero si las cosas van mal me veré obligado a matar y llegado a ese punto haré que valga la pena, tras eso deberíamos vernos obligados a salir rápido de aquí así que mantendremos contacto cada vez que podamos ahora que estamos cerca. Mañana le dará rutas de escape y la ubicación de nuevas posibles guaridas si las cosas salen mal - avisó.

Entiendo. Y espero que no lleguemos a eso. No quiero que nadie muera - dije sinceramente.

Esperemos que así sea. Vaya a la MHI, busque a esa niña de Luxor, viva con ese sujeto y su hermano y visite a esa tal cobra o a ese empresario todo lo que quiera, pero no se encariñe demasiado con ninguno de ellos... - sentenció.

Glup... Entiendo - dije tragando saliva. Me despedí con una reverencia al estilo japonés y me marché.

Como sea, no se si sería bueno que el estuviese por aquí pero de momento lo que mas temía no pasó. No nos marcharíamos en un buen rato de Mega Metropolis, ni me prohibió ver a las personas que conocí, solo que el no trataba con gente "no científica" y por eso le desagradaban los civiles.
Con algo de suerte pronto me tendrían en cuenta para participar en alguna misión del MHI y entonces el maestro me daría finalmente al verdadero Shadow Killer. En solo 4 días había conseguido adaptarme bien y esperaba seguir conociendo personas agradables e interesantes en el MHI.

-----------------------------------------

Shademan Shademan listo el informe de las desventuras de mi gato en esos días.
Tatsumaru Igrata Tatsumaru Igrata Mención a tu personaje y al incidente con tu empresa.
 
Última edición:
Registrado
22 Abr 2007
Mensajes
5,050
Offline
[Takeo]

En Taka Corporation... En mi residencia privada...

Desperté tras un tranquilo descanso de unas seis horas. Alpha estaba a mi lado. Durmiendo con mucho gusto, aunque algo más cerca de mí. Desconozco si mientras dormía se abrazó a mí en algún momento, pero igualmente me hubiese gustado esa reacción, en el caso de que hubiese ocurrido y lo hubiese sabido. Acaricié su pecho para despertarle suavemente.

(Takeo) ¿Cómo dormiste?

Me dijo que bien, aunque ahora está muy cansado.

(Takeo) Recién despierto es normal. Pero es bueno que tu cuerpo se vaya acostumbrando a ciclos de sueño razonables. Nunca se sabe cuando puede ser necesario ponerse en acción y si te pillan dormido puede ser peligroso, ¿Verdad? No dormir nada es muy malo, pero dormir demasiado puede debilitarte. Lo normal es dormir entre seis y nueve horas.

Me pregunta cuanto durmió.

(Takeo) Justo seis horas. Así duermes lo que necesitas, pero sin excederte. Vamos... Ya verás como te despejas más deprisa.

Le animé a reincorporarse, levantarse y desperezarse. Le enseñé algunos trucos. Estirar las extremidades. Sobre todo donde siente que aún está algo flojo y después relajar. Nos vestimos y le acompañé a la siguiente prueba.

En el subsuelo...

Se cuenta con varias piscinas aquí, por supuesto. Y la temperatura varía en función de lo necesario. Caliente, templada y fría. Empezaremos por la fría. Se quitó la ropa de nuevo, pero esta vez usaría un bañador. Se acercó al agua y metió un dedo diciendo que estaba fría.

(Takeo) Lo sé. Debes tener en cuenta que a pesar de lo bien que se siente el agua templada o incluso caliente, la gran mayoría de las veces te encontrarás con agua fría. Debes acostumbrar a tu cuerpo al elemento. Y además... Como en el agua haces esfuerzo físico, tu cuerpo generará carlor y te ayudará a contrarrestar la temperatura. Antes de que te des cuenta, no te resultará tan incómoda. El truco está en lanzarse de golpe, pero de forma adecuada para no hacerte daño y para tener mayor ventaja.

En una holopantalla de entrenamiento para los soldados se puede ver una forma profesional de lanzarse y como moverse para nadar y bucear como es debido recalcando cuando aprovechar para respirar y cuando no respirar para nada y así evitar ahogamientos.

(Takeo) Ten confianza. ¡Tú puedes! Adelante.

Pude notar que le dí mayores ánimos y asintió decidido. Se acercó al agua, respiró hondo, se puso en posición y se lanzó al agua de golpe. Lo pude ver perfectamente, aunque se quedó en el fondo. Lo veía tranquilo y es imposible que se halla ahogado tan rápido. Así que me quedé mirando sin intervenir por ahora. Por lo que podía ver, parecía un poco tenso por la temperatura, pero al menos sabe que debe aguantar la respiración. Le vi abrir los ojos, sentirse mejor. De hecho... Parece verse a sí mismo moviéndose y notando el agua. Y parece... ¿Reírse? ¿Está feliz? Mira hacia arriba, apoya los pies en le borde e la piscina y se impulsa de tal forma que... ¡Parece una bala! Sale disparado hacia arriba haciendo que el agua se mueva violentamente y acabe yo mismo empapado. No sabía que decir. Solo pude verle alcanzar una altura media, girar decidido para volver boca abajo y dejarse caer en el agua con maestría.

(Takeo) ...

No sabía que decir. Solo pensar.

(Takeo) Pensamiento: Asombroso...

Se me dibujó una sonrisa en la cara viendo lo visto. Menos mal que el techo es alto en este lugar debido a la necesidad de haber instalado trampolines a diferentes alturas para ciertos entrenamientos. Si no, quizás se hubiese dado de morros contra el techo. Le vi moverse en el agua. Se movía como un pez. ¿Qué digo como un pez? ¡Como un delfín! No necesita ni entrenamiento en ello, aunque igualmente le hará mejorar mucho más y hacer cosas que ni imagina. Pero moverse en el agua... ¡Lo lleva en el instinto! Así que solo podía fascinarme por lo que podía ver ante mí. A ratos saliendo del agua de un impulso más suave y dejarse caer para volver al agua. Probando ahora como en los videos. Nadando en superficie imitando a los del video de prácticas, pero a veces usando su propio estilo para acelerar. Parece obvio que en su caso hará falta un lago enorme o incluso el océano para un entrenamiento más adaptado.

(Takeo) ''Aplausos'' ¡Muy bien! ¡Suficiente! ¡Maravilloso trabajo!

Le señalé el borde para que viniese a su ritmo y se quedase sentado viendo el agua. Cogiendo de ese agua para verla en sus manos muy emocionado. me acerqué para darle la enhorabuena, pero entonces surgió algo que me dejó sin habla. El agua... ¡Se mueve! Se eleva. El agua en sus manos y una poca de la piscina se elevaban y las concentraba en una esfera. Y a juzgar por sus manos y lo concentrado que está... ¡Sí! ¡Lo hace él!

(Takeo) Alpha...

Me atendió dejando que el agua volviese a caer a la piscina.

(Takeo) Nunca imaginé que tuvieras ese poder...

Me dice que él tampoco lo sabía, pero que sentía que podría hacerlo.

(Takeo) ¡Eres maravilloso! ¡Hazlo otra vez, por favor!

Lo hace de nuevo fácilmente. Y juega un poco moviendo el agua incluso alejada de nosotros. Y hasta puede... ¡Despejar el agua haciendo que parezca que se forma un agujero que despeja el fondo de un punto concreto! Se le ve muy feliz. Terminó la demostración y le ayudé a reincorporarse para verle aún más emocionado quednado a su altura.

(Takeo) Me siento muy orgulloso de tí. Además de fuerte y rápido, eres todo un profesional en el agua y puedes incluso controlarla.

Le di un abrazo haciendo que se emocione, pero entonces me comenta que me nota mojado. Al terminar el abrazo, se lo digo.

(Takeo) En tu salida inicial desde el fondo a la superficie hiciste un fuerte estallido de agua y me empapaste, pero no pasa nada. Ha merecido la pena ver algo tan fascinante.

Igualmente sintió que tenía que arreglar el incidente. Y usó su poder para captar toda la humedad en mí y en mi ropa separándo hasta la más mínima gota de humedad sin importar lo profunda que esté. Y haciendo bonitos movimientos con esa agua en el aire redirigirla a la piscina. Me toqué por todas partes. ¡Estoy seco! ¡Todo en mí está seco! Sonrío ante ese gesto.

(Takeo) Te lo agradezco, Alpha.

Sin poder evitarlo, puse mis manos en sus hombros y uní mis labios con los suyos. No sé si le habré sorprendido mucho, pero me lo permitió. Fué un beso sencillo. De boca cerrada. Nada de lenguas. Solo contacto y correspondencia. Tras el beso, le vi sonreír. Parece que ha captado la intención del beso. Un agradecimiento. Un halago. Una muestra de cariño.

(Takeo) Vamos para nuevos entrenamientos, pero dejemos los del agua para otros días. Debes fortalecerte en otros entornos distintos y cuando vuelva a tocar el agua me aseguraré de que los encargados del análisis estén cerca de la piscina. Será divertido ver como les mojas sin quel o esperen al mismo tiempo que les dejas con la boca abierta...

Nos echamos unas risas mientras tocaba cambiarse para nuevas pruebas. Y por supuesto, se le tomaron todas y cada una de las medidas de su cuerpo para iniciar la investigación y el desarrollo de una armadura que le quede perfecta. Justo a su medida en todos los sentidos y que le permita conservar el control del elemento agua y hasta ampliarlo, de ser posible. Por supuesto, será necesario equiparlo con armas que no se vean afectadas por el agua. Me confirman que en unos días deberían tenerla lista. Espero que le guste el diseño a Alpha. Mientras tanto, supervisar entrenamientos. A veces cuando estoy muy ocupado que el bueno de Bolsonaro lo supervise y lo guíe, pero siguiendo ciertas pautas.

A la mañana siguiente... En la instalación de pruebas...

Inesperadamente, me tocó acudir ahí de forma excepcional. El empleado que recibió el ataque del intruso contactó conmigo personalmente. Es extraño que empleados de bajo rango soliciten hablar conmigo urgentemente, pero no está prohibido. De hecho, me alegra hablar con alguien más que no sean los que han conseguido altos rangos o puestos especiales. Así que acepté con mucho gusto la llamada. Por lo visto, me dijo que el intruso apareció por su casa y que solicitó arrendar una habitación. Eso me agradaba, porque significa que ya sé donde puedo localizarlo o quién podría facilitarme contactar con él. Sigo intrigado por ese intruso. No solo por haber logrado colarse en el lugar a pesar de la férrea seguridad, sino resistir un arma que debería haberlo dejado incapacitado por completo durante bastante tiempo. Por no hablar de que seguramente es un sujeto joven y atractivo... ¡Eso no puedo perdérmelo! Me dijo que el intruso quería explicarse con él y también conmigo. Y si podía reunirme con ese intruso. Así que le confirmé que sí. Que me encantaría. Y que sea él quien se encargue de llevarlo. Que ya avisaré al personal de seguridad que le dejen pasar. Y ese día una media hora antes del momento acordado llegué al lugar. Así tendría tiempo para saber qué habían averiguado de esa armadura extraña. Y me confirmaron los detalles.

(Takeo) ¿Y bien?

Han hecho múltiples cortes, todo tipo de pruebas, experimentos, exámenes... ¡De todo! Y confirman que no es más que una de las muchas aleaciones conocidas. No es de las más comunes, pero tampoco es de las raras. De hecho, no se aproxima ni siquiera a las aleaciones que se han logrado crear en esta empresa. Tanto conocidas como secretas. Aunque sí está reforzada.

(Takeo) Ya veo... En ese caso, ¿Por qué fué tan difícil vencerla?

Me explican que tras revisar las grabaciones captadas por seguridad durante el combate pudieron deducir que era por la programación interna de sus circuitos integrados. De hecho, encontraron puntos diseñados para generar y liberar lo que parece ser un diminuto campo antigravitatorio. Muy escaso. Lo justo para que los movimientos fuesen más fluidos, ligeros y pudiese impulsarse más fácilmente alcanzando buenas alturas. Y también encontraron pequeñas salidas de propulsión. Totalmente insuficientes para dar un impulso adecuado. Solo lo justito para dar algo más de velocidad a la armadura sin que se perciba que lleva ese extra equipado. No muy práctico, pero sí ingenioso. Una buena forma de ganar ventaja es esa. Tener algo sin que se sepa que lo tiene. A parte de eso, pues que la capa exterior de la pintura metalizada de la armadura estaba mezclada con una solución que la hace impermeable incluso a los ácidos más fuertes y también al plasma en estado habitual. El resto de resistencia a proyectiles es propia del metal. Nada del otro mundo. Lo que explica su resistencia a la munición en general.

(Takeo) Muy interesante... Una armadura que parece mucho, pero es solo apariencia. Una forma de hacer creer que uno se enfrenta contra algo sofisticado, pero que relamente no lo es. Y que por su naturaleza permite abaratar un montón los costes.

Reconozco que hubiese sido genial que se me hubiese ocurrido a mí también, pero tampoco puedo negar que aunque se me hubiese ocurrido no lo hubiese hecho. No tengo necesidad de abaratar costes y mi empresa es conocida por ofrecer la mejor calidad. Hacer una armadura así sería como coger un lindo conejito y prepararlo para que aparentemente parezca una liebre. Y sobre la programación interna, me confirman que tuvieron un problema.

(Takeo) ¿De qué se trata?

Parece ser que cuando se enlazaron al circuito se toparon con algo nunca visto. Un bloqueo de emergencia que debía reconocer no solo la conexión al circuito, sino también un tipo de metal y forma de clavija en cuestión. Y después reconocer el software que se intenta enlazar. Cuando se conectaron a la armadura y procedieron con la conexión para su análisis interno se activó ese bloqueo y se inició un formateo rápido perdiendo toda la información. Afortunadamente, los circuitos seguían físicamente intactos. Por eso pudieron identificar las piezas por separado logrando identificar los sensores que detectan metal y que en el fondo terminaba con una forma específica. Por eso han podido deducir eso que me han comentado. El software se borró, pero las piezas son lo que son. Debo decir que lejos de molestarme, me sentí intrigado. Para ser una armadura que realmente es menos de lo que aparenta, ¡Ese protocolo era bueno! Se ve que invirtieron mucho en crear una forma de que no se pueda identificar el origen. Donde se creó tanto la armadura como su software para que fuese autónoma. Es una pena debido a que así no se puede saber si era totalmente autónoma o si alguien la controlaba a distancia. Pero al menos ya sé que su creador no es el típico chapuzas con pocos recursos que intenta infiltrarse torpemente en mis asuntos. Es alguien con dinero y recursos. ¿Quizás la competencia? En cualquier caso, no hay nada aprovechable ni en el circuito ni tampoco en el metal. Nada que merezca la pena conservar.

(Takeo) Bueno... No todo está perdido. Conservad las piezas de identificación de metales y de forma inhabituales. Podríamos crear los nuestros propios incluyendo nuestro propio programa de seguridad guiado por esos parámetros físicos.

No es mucho, pero algo es algo. Me preguntan qué hacen con el resto, pues es todo lo mismo. Lo único diferente es la placa con la letra o el número, sea lo que sea. Me quedé pensando. No creo que ese intruso halla intentado tanto por algo tan ridículo como esa armadura. Lo único que parecía valer la pena era su software interno y se ha perdido. Y lo único notorio era esa placa.

(Takeo) Conservad la placa y las piezas que os he indicado. El resto... Podéis desecharlo.

Parece que faltan pocos minutos para la reunión acordada. Así que tras felicitar a mis empleados, me dirijo a la sala de reuniones. Me comentan que el empleado con el intruso han llegado y ambos han pasado los procedimientos de seguridad y escáner perfectamente. No hay peligro. Jared lo guía hacia la sala y le invita a entrar. Saludo al empleado y le digo que puede retirarse. Que nos deje solos.

(Takeo) Al fin nos conocemos. Soy Takeo Takamura. Dueño de Taka Corporation. ¿Con quién tengo el honor de hablar?

Me dijo su nombre. Me recuerda a nombre primitivo, la verdad. Y suena muy exótico... ¡Me gusta! Me dijo que procedía de la selva, lo cual despejó mis dudas.

(Takeo) ¡Mucho gusto!

Me preguntó que cuanto dinero quería para compensarme por su intrusión pasada.

(Takeo) ¿Dinero? No. No quiero dinero.

Me preguntó que entonces qué quería.

(Takeo) Por ahora... Solo quiero hablar. Me gustaría saber varias cosas. Como por ejemplo... ¿Cómo conseguiste resistir y recuperarte tan rápido de un disparo certero de nuestro armamento no letal?

Parece que se entrenó intensamente en la selva. Resistiendo diferentes niveles de dolor y también veneno en dosis controladas. ¡Vaya! Eso sí que es digno de elogio. Entrenamiento envenenando su cuerpo... ¡Nunca lo hubiese imaginado!

(Takeo) Creo que empiezo a ver de donde surgió esa gran energía de tu interior. Cuerpo, mente y espíritu cultivados a la antigua usanza. O más bien, a la originaria usanza.

Dije haciendo referencia a sus orígenes primitivos. Puede que no tengan ninguna o casi ninguna tecnología, pero a veces su forma sencilla de vivir me da envidia. La conversación terminó ahí y ahora le dije que antes de irse me gustaría estudiar mejor su estructura física. Me llena de curiosidad poder examinar una criatura entrenada de forma tan impresionante. Se le hicieron pruebas de todo tipo. Obviamente, estando desnudo del todo. Quería que mi personal hiciese un informe completo de su físico y de todo lo que se pudiese conseguir sin necesidad de nada invasivo. Ni agujas ni cosas dolorosas, incluso aunque el dolor sea casi inexistente. Al menos por ahora. Pero cuando acabaron, solicité que recogiesen al menos una muestra de sangre, saliva y un par de pelitos de su pelaje para analizarlos bien. Y finalmente, que nos dejaran solos. Momento que aproveché para poder tener acceso íntimo y personal a su cuerpo.

(Takeo) Yo también conozco del tema. No soy el típico jefe que tiene ganancias sin hacer nada, ¿Sabes?

Pude examinarlo tranquilamente. Siendo gentil, por supuesto. Empezando con lo más básico y común de su cuerpo, pero poco a poco le pude realizar caricias más cariñosas y sugerentes. Y tocar ciertos puntos en los que noté que tenía cierta sensibilidad o que su cuerpo reaccionaba insintivamente de forma positiva. Un poco sus pezoncitos, también la cola, pero acariciando en ciertas zonas cerca de donde se origina. Donde sé por experiencia que les gusta más. Incluso hice algo más atrevido. Y no me puse ni siquiera guantes. Toqué suavemente su entrepierna con el pretexto de comprobar que no tiene tensión, luego sus bolas pidiendo que tosiese. La típica comprobación que podría hacer cualquier urólogo. Y finalmente sus nalgas para meter por su ano suavemente el dedo meñique al estilo de un exámen de próstata. Normalmente se mete el dedo índice, pero metí el meñique al ser el más pequeño y corto para que cualquier posible molestia fuese minúscula. Se comportó como todo un campeón. Tranquilo y sin alterarse, pero me percaté de que se había excitado durante el proceso. Pero no detallé nada acerca de ese tema. Eso me hubiese delatado. Y por supuesto, los toques en los puntos más íntimos fueron apenas tres o cinco segundos en cada zona. Que se note como un exámen normal y corriente que cualquier médico haría. Y retiré mis manos de esas zonas lo antes posible, pero sin acelerar.

(Takeo) Noto que todo está muy bien. Me agrada saberlo de un espécimen tan digno y bello como tú. Incluso a pesar de tu carácter arisco.

Parece que yo a él también le parezco digno y bello. Incluso que tuvo una erección con esos toques. ¡Parece que se percató de ello! Aunque luego se puso a la defensiva diciendo que gente como yo le resultan desagradables. La verdad... No me molestó para nada sus palabras. Como se suele decir... Hay gustos de todo tipo para todos. Aunque cuando me describió de esa manera, entendí de inmediato el motivo de esa opinión. Y honestamente, hizo una descripción muy precisa de como son los empresarios en general. Y por ello piensa que soy exáctamente igual a esos empresarios. Pero le sorprendería descubrir que soy la excepción, al menos en la mayoría de detalles que ha mencionado.

(Takeo) ¿Sabes? ¡Estoy totalmente de acuerdo contigo!

Parece que eso le sorprendió.

(Takeo) A mí tampoco me gustan ese tipo de empresarios, aunque esté obligado a lidiar con ellos muy de vez en cuando. Y confieso que tengo también mis propios puntos tanto positivos como negativos. Pero honestamente... Siento que me alejo notablemente de esa forma de ser que tienen esas vívoras hambrientas de dinero y poder.

Se ve que le he desconcertado, pero no entraré más en el tema. Por ahora... Le dejé que se reincorporase para vestirse. Y me comentó algo que por poco olvida. Sobre la armadura. Si se la puedo devolver.

(Takeo) Esa armadura fué procesada de forma minuciosa. No tiene nada fuera de lo normal. Lo único destacado era una placa con lo que parecía un número o una letra.

Estuve atento a su rostro mientras hablaba. No pareció importarle mucho lo de la armadura, pero lo de la placa... ¡Bingo! Eso es lo que realmente le importa. ¡Mis sospechas son correctas!

(Takeo) En cualquier caso, la armadura ha quedado inoperativa y no tiene nada útil. Será desechada, aunque he notado que la placa que lleva incorporada es de especial importancia para tí. ¿Verdad?

Asintió al saber que eso no lo puede ocultar.

(Takeo) De acuerdo. Espera un momento.

Hice una llamada y esperamos ahí. Y cuando llegó un empleado, trajo solo la placa totalmente intacta. Me la entregó a mí y se retiró. Sé lo que está pensando. Al igual que cualquier empresario, usaré esa placa para chantajearle. No negaré que eso me daría una gran ventaja, pero para su sorpresa... ¡Se la acerqué!

(Takeo) Esto querías, ¿Verdad? Pues aquí lo tienes.

Dije muy tranquilo. Dejé que lo cogiera. Y como era de esperar, me preguntó que donde está el truco.

(Takeo) ¿Truco? Ya veo... Consideras que te pediré a cambio de esa placa, ¿Verdad? ¡Pues no! Yo diría que viniendo personalmente a explicarte y aceptando un chequeo que nos puede ayudar mucho en nuestro trabajo te has ganado esa placa.

Parece sentirse agradecido.

(Takeo) Sin embargo... No olvides que dañaste algunos de mis empleados y se dañó también cierto material y recursos. Y agradecería mucho que la compensación fuese en plan de venir en algunas ocasiones durante solo treinta días para ser voluntario en nuestros experimentos. Por supuesto, tu vida no correrá peligro alguno. Y igualmente te compensaré con dinero y puede que incluso con recursos que no encontrarías en ningún otro lugar o que sean demasiado caros como para que pudieses obtenerlos. Además de que así podríamos hablar más a menudo. Así descubrirías que a diferencia de los empresarios que has debido conocer, hay excepciones.

Le acerqué mi mano en plan sellar el trato. Y la aceptó. Me despedí de él amablemente y le acompañé a la salida dejando que se lleve la placa. Confío en que nos veremos de nuevo en varias ocasiones. Será un gusto conocernos mejor.

A la mañana siguiente...

Hoy he acordado una reunión inesperada. Me dirijo nada más y nada menos que al vertedero y desgüace de Mega Metrópolis. Voy con escolta militar, por si acaso. Me reuniré allí con el jefe de la empresa que gestiona y procesa los residuos de la ciudad. Quedamos en su sala de reuniones. Se le ve nervioso, pero aceptará escucharme.

(Takeo) Me gustaría hablar contigo de negocios.

Así sabe que esto será una reunión relacionada con las empresas.

(Takeo) Me gustaría mejorar mucho la vida de la ciudad. Por eso te propongo algo. Te compro la empresa y el terreno. No regatearé ni nada parecido. Sé que precio tuvo esta empresa en sus momentos de mayor valor económico. Te ofrezco esa cantidad de dinero y además seguir trabajando en el puesto que tienes ahora tanto tú como todos tus empleados. Tendréis un sueldo igual o incluso mayor al que todos tenéis ahora y además mejorarán mucho las condiciones laborables. ¿Qué me dices?

Se muestra interesado y también muy tentado. Pero al mismo tiempo también se siente intrigado. Me pregunta a qué se debe mi interés en la basura.

(Takeo) Básicamente que en la actualidad cuento con una forma más rápida y efectiva de ocuparme de gestionar la basura. Especialmente la que no se puede reciclar.

No los procesos ya conocidos y tan lentos que hay ahora y que ellos usan. Cuando en un día procesan cierta cantidad de residuos, en ese mismo día les llega la misma cantidad o incluso más haciendo que sea el cuento de una acabar. Yo ofrezco una manera mejor que procesa más de lo que se produce en la ciudad haciendo que tarde o temprano el terreno quede limpio y despejado. Además de que la oferta es asombrosamente generosa. Me comenta que me lo agradece y que soy más generoso que los demás.

(Takeo) ¿Los demás?

Parece ser que la empresa ha tenido ciertos problemas. O más bien, sabotajes. De hecho, el más fuerte ocurrió hace poco. Una enorme explosión que dejó una parte del lugar patas arriba. Un intruso que se coló. Además de que siempre hay indeseables que se cuelan para llevarse cosas rotas para hacerles un apaño barato y revenderlo estafando a la gente. Y la competencia siempre está haciendo lo que sea para hundir su empresa y forzar una venta a precio reducido o incluso su quiebra. Que soy el primero y el único que le ofrece un precio generoso y además conservar y mejorar su trabajo quitándole un grna peso de encima.

(Takeo) Conmigo esos problemas desaparecerían. Este lugar será más seguro y defendido. Y la salud de los empleados mejorará también.

Parece que tengo otra carta a mi favor. Parece que entre los civiles delincuentes y las empresas de la competencia que también se dedican en el mundo a la gestión de residuos le surgen problemas a diario. Y con mi oferta le quito de en medio ese peso de encima. Y que sería un honor trabajar para mí.

(Takeo) Me alegra saber que puedo contar contigo. Entonces... ¿Trato hecho?

¡Claro que sí! Estrecha mi mano. ¡Esto promete!

__________

[Yuna - Rinko - Nina]


Iban pasando los días. Yuna continuaba con la jornada diaria en el taller. Y tanto Nina como Rinko seguían con sus vidas habituales. Nina en la escuela pública centrada en lo de siempre mientras que Rinko aplicándose a fondo en su intensivo y exigente trabajo en el centro escolar privado. En algunas ocasiones invitaban a Chione a jugar, ya sea en la casa o en la calle. Y en otras incluso invitarla a comer o a cenar, en función de lo que fuese posible. La única novedad era que cada día tanto Nina como Rinko hablaban entre ellas en la intimidad de sus habitaciones acerca de lo que pasó con el agente Christian del MHI. Preguntándose cuando vendrá a visitarlas de nuevo ahora que Yuna le dió desde el primer día permiso para estar con ellas siempre que él quiera.

(Nina) Desde aquél día, no puedo dejar de pensar en él. Incluso hago en mí lo que él hizo conmigo. Poniendo los dedos ahí y haciendo ciertas cosas...

(Rinko) Yo también, aunque a veces lo hago sumergida en la piscina. Imaginando que él puede respirar bajo el agua y estamos donde podemos hacer cualquier cosa.

(Nina) ¡Jajaja! Entonces... ¿En la piscina están tus orgasmos?

No pudo reírse ante esa idea. Rinko puso una risa tonta de oreja a oreja.

(Rinko) Bueno... Solo cuando me olvido de renovar el agua...

(Nina) Mejor que eso no se lo contemos a nadie. Especialmente si alguien viene a bañarse con nosotras en la piscina.

(Rinko) En esos casos siempre renuevo el agua mucho antes. Nuestro secreto siempre quedará en secreto.

Ambas están de acuerdo, sin duda. Eso pasó en uno de los tres días transcurridos. Y lo más notorio que pasó en una ocasión fué la visita de Christian a Yuna para enseñarle a manejar las varillas. Un cursillo acelerado. En alguna ocasión ambas niñas miraban a escondidas para ver como actuaba el agente, pues parece que por ahora se pone un poco nervioso estando ante Yuna. Parece que aún no se puede creer que a pesar de haberle pillado en algo tan íntimo y de haberle dado permiso para ver a las dos chicas, igualmente sigue un poco indeciso. Pero Yuna no comenta sobre ello. De hecho, es como si nunca hubiese visto nada de lo ocurrido. Seguía con todo como si nada pasase. Siguiendo las indicaciones de Christian completando el aprendizaje.

(Yuna) Te lo agradezco, Christian. Para posibles futuras misiones en las que me vea involucrada o en las que tenga la necesidad de participar me serán muy útiles.

De paso, también se formalizó algo que Yuna necesitaba. Al menos una parte del dinero que Christian debía a Yuna por los gastos pendientes como lo conseguido con Takato para salvarle la vida, pues el médico que colaboró necesita recibir ya el dinero por los recursos usados. O al menos una parte para evitar problemas. Y acordar futuros momentos para ir completando el pago de todo poco a poco.

(Yuna) Un placer que nos hallas visitado. Pero por favor... Cuando te dirijas a mí, no actúes como si te fuese a morder, ¿Vale? No tienes motivo para estar nervioso.

Que sepa que lo notó. De hecho, a Yuna le resultó bastante gracioso.

(Yuna) Antes de irte, deberías pasar a saludarlas. Creo que te echan de menos.

Y siguió con su tarea rutinaria. Christian aceptó y fué a verlas. Ahora estaban en la cocina. Nina se levantó para abrazarle y Rinko se acercó con su mochila propulsora para abrazarle del cuello y que la sostenga debido a que ella no puede ponerse en pie por motivos obvios.

(Rinko) Me alegra verte de nuevo.

(Nina) ¿Te quedas a jugar?

No están seguras si habrá pensado que se refieren o a la videoconsola o a otro tipo de juegos, pero parece que tiene prisa. Pero igualmente le piden que vuelva a visitarlas otro día. Algo que prometen. Así que se despiden de él con la confianza de que volverán a verle.

__________

[Takato]


En el apartamento de Christian...

Cuando Chris volvió a casa, enseguida me emocioné. Le saludé muy contento y aprovechando que Chrome estaba en el trabajo pude abrazarle y darle un beso en los labios. Y parece que me trajo una pequeña sorpresa. Y venía en una caja del MHI. ¿Qué será?

(Takato) ¿Qué es?

me animo a comprobarlo. Abrí la caja y entonces lo ví.

(Takato) ¡Guau! ¡Es genial!


Sí, era justo lo que parecía ser. ¡Una armadura de combate! Y tenía un aspecto muy bonito. De mi tamaño. De cuerpo entero y con diseño de orejas grandes. Es para que yo me vista con ella y así pueda acompañarle a futuras misiones. Así nadie me reconocerá y parecerá que bajo la armadura hay una criatura humanoide y no un humano en sí.

(Takato) ¡Muchísimas gracias!

Estaba muy contento. Volver a entrar en acción, pero esta vez sin nadie que me controle y nadie que me obligue a cosas que no quiera hacer. Y si debo estar a las órdenes de alguien, prefiero que ese alguien sea mi salvador. El mismo que ahora me hacía ese bonito regalo. Me explicó que es todo lo que pudo conseguirme. Que sabe que es un modelo algo antiguo y muy simple.

(Takato) Igualmente sigue siendo genial. ¡De verdad! Yo no discrimino una buena armadura solo por su versión o su antigüedad. Si era estupenda cuando la fabricaron, entonces seguirá siendo estupenda por siempre.

Dije muy seguro de ello. Y parece que hay un regalo más. Me acerca un disco duro externo del tamaño y forma de un USB de gran capacidad. Me dice que dentro hay un sistema operativo del MHI similar al que los agentes tienen instalado. Eso me permitiría activar de nuevo los implantes diseñados para el combate. Así volveré a ser el mismo guerrero que era antes, pero mejor aún. Y que ya lo analizó minuciosamente. Está libre de programas peligrosos o maliciosos.

(Takato) ¡Ahora mismo lo instalo! Y lo haré con una partición de mi disco duro interno para conservar así el sistema que me facilitó Yuna. Así podré alternar entre uno y otro ocultando el que no use. De esa forma nadie sabrá que lo llevo instalado.

Me pregunta muy sorprendido si puedo hacer eso.

(Takato) ¡Claro! Cuando uno está en Taka Corporation tanto como estuve yo... ¡Uno aprende ciertas cosas!

Aunque lo de Taka Corp no sea un bonito recuerdo, no puedo negar que si algo puse sacar positivo de allí es que pude conocer ciertos trucos. Me concentré para generar una partición y con cuidado aparté levemente la piel de un punto en cuestión para enchufar el USB y así iniciar la instalación. En apenas cinco minutos terminé y lo puse retirar para volver a tapar ese enchufe dejándolo sellado y hermético para que el agua no le afecte y para que no se sepa que lo tengo. Opté por cambiar un momento del programa civil al programa MHI. Que reconozca mi cuerpo pudiendo ver con claridad como es ese programa. Evidentemente marcado con el logotipo del MHI. Analizando mi cuerpo y activando todo lo compatible con mis implantes. Y haciendo una pequeña demostración. Por ejemplo, con las armas fijar la caja de la armadura (ahora vacía) como objetivo. Pero no disparo. Solo fijo para analizar cuanta precisión tengo para apuntar. Alejándome en varias ocasiones para confirmar que incluso desde muy lejos tendría buena precisión. Christian sabe que no dispararé. Solo hago una prueba de apuntar. Con eso listo, pruebo a levantar la caja con una sola mano. ¡Y lo logro sin esfuerzo! Incluso sostenerla con un dedo. ¡Perfecto! Dejo la caja con cuidado en el suelo y como final hago unos saltos a la encimera de la cocina, a la mesa más sólida y un salto largo para ver cuanta distancia alcanzo y lo bien que estabilizo el movimiento.

(Takato) ¡Me siento como nuevo!

Ahora toca lo mejor. ¡Probarme la armadura!

En unos minutos...

¡Ya la tengo puesta! La pruebo. Es muy cómoda y ligera, sin duda. Me permite una grna movilidad. Y su interaz interna es también muy buena. Y veo que Christian pensó en todo. Le instaló un pequeño distorsionador de voz para que mi voz suene diferente. Así estaré más oculto. Y con ese diseño de orejas grandes en la armadura... ¡Realmente parece que no sea un humano quien viste esa armadura! Muy contento, me quité con cuidado la armadura y le di un fuerte abrazo a mi salvador agradeciendo tan maravillosas sorpresas. En los siguientes días aprovechaba a escondidas en el apartamento para entrenar y mejorar mi adaptación con el programa militar instalado y con el manejo de la armadura. Y sin hacer ruido, lo cual me beneficia en mi capacidad de sigilo. Por supuesto, cuando sabía que vendría Christian o Chrome me lo quitaba todo antes de que llegasen. Fingiendo estar a lo mío con la televisión, la videoconsola y haciendo vida de niño civil. Limitado a esa casa, pero muy feliz. Con un macho y una hembra que me quieren de verdad. Especialmente el macho... :3

Shademan Shademan
Kamiblack Kamiblack
Tarantulas Tarantulas

DekuKero DekuKero
 
Registrado
19 Nov 2013
Mensajes
470
Offline
Alpha


Después de que Takeo me hiciera el examen físico, me di mi primera ducha, fue algo agradable, me limpie con una esponja los restos del líquido del tanque donde estuve, y donde nací...

Después de secarme y vestirme me llevo a una mesa donde habían todo tipo de alimentos, Takeo me dijo que comiera lo que quisiera, pero si había algo que no me gustaba que lo escupidera aquí. Entonces empecé a comer y nada me llego a disgustar, sentir el sabor y la textura de la comida, el calor y el frio y sentirlo recorrer mi cuerpo hasta mi barriga... Era una experiencia nueva para mi.

- Esta vez el primer entrenamiento lo harás sin ropa puesta. - Me dijo Takeo mientras me ayudaba a desvestirme - Quiero ver que tal te mueves de forma natural.

Desnudo avance al campo de entrenamiento, las pruebas que me hice, fueron algo sencillas, no tenia mucha complicación en completarlas, pero a medida que iba haciéndolas me sentía cada vez mas húmedo, sentía como si tuviera otra vez por encima el liquido del tanque, Takeo me dijo que eso era sudor, que para quitármelo tendría que ducharme de nuevo, y así lo hice antes de vestirme, aunque note algo extraño, como si el agua se concentrara en diferentes puntos del cuerpo, definitivamente no fue como la primera ducha, pero no le di importancia... Después de la ducha y vestirme, me reuní con Takeo, el cual me felicito por el entrenamiento.

- Mis empleados confirman que eres muy fuerte y rápido. Y tus reflejos son altamente notables, pero que sin duda podrás mejorar fácilmente esos resultados. - Me decia con una sonrisa.

Esas palabras me hicieron sentir bien, hasta tuve un acto reflejo de mover la cola, aunque solo se movió la punta por lo grande y pesada que era mi cola. Entonces Takeo me llevo a través de las instalaciones, pasamos por varios pasillos y salas, hasta finalmente llegar a lo que era su residencia

- ¡Bien! Ahora toca un merecido descanso. - Dijo Takeo - Pero antes me gustaría que hablásemos y nos podamos conocer mejor. Quítate la ropa, por favor.

Obedeciéndole, empecé a quitarme la ropa, ya me había quitado y puesto un par de veces, así que fue fácil quitármelo por mi mismo,.

- Mírame bien, Alpha

Escuche a Takeo, entonces alce la mirada, para ver a Takeo desnudo, sorprendido me quede mudo, observando por completo su cuerpo. En ese momento me di cuenta de las diferencias que teníamos entre nosotros, su cuerpo no tenia escamas como el mío, no tenia hocico ni cola, además esa cosa que le cuelga entre las piernas...

- Así es como soy de verdad. ¿Qué te parezco?

La verdad, no sabia que decir en esos momentos, me quede callado, mirando su cuerpo, aunque a pesar de las diferencias lo veía hermoso. Takeo se acerco a mi y se agacho para que estuviéramos cara a cara

- Personalmente... Tu cuerpo es realmente hermoso. - Dijo Takeo, observando de reojo mi cuerpo - Me gusta mucho, de verdad. Y me hace muy feliz que hallas nacido.

Esas palabras resonaron dentro de mi, haciendo que mi corazón latiera mas rápido. Entonces me abrazo, en ese momentos, me sentí protegido y seguro. Respondí a su abrazo, abrazándole también, mientras notaba que me acariciaba la cabeza. Entonces nos separamos y me invito en su cama.

- ¿Ves? Te tumbas de esta forma y te tapas con estas sábanas. - Me enseño - Si tienes frío, te puedes poner esta otra manta. Y si tienes calor, retiras la manta. Así. ¿Ves?

La cama, era blandita y al parecer de adaptaba bien a mi cuerpo, aun así, tuve que colocarme de lado, para que mi gran cola no me molestara en la posición, entonces Takeo se puso en el otro lado de la cama, tapándose con la manta.

- Descansa. Te vendrá bien.

Entonces vi como cerro sus ojos, imitándole hice lo mismo, pudiendo sentir como poco a poco mi cuerpo iba rindiéndose ante el cansancio y el sueño...

En mitad de la noche sentí un escalofrió en mi cuerpo, abrí los ojos mirando a mi alrededor, seguía en la habitación de Takeo pero la temperatura había descendido bastante del momento en cuando entre, además parecía que habían pasado un par de horas desde que me dormí, otro escalofrió recorrió mi cuerpo, entonces vi a Takeo, dormido profundamente, sin pensarlo me arrastre lentamente a su lado, puse una mano en su pecho, estaba caliente, entonces, con cuidado me tumbe al lado de Takeo, haciendo que mi pecho y mis piernas estuvieron en contacto con el, sintiendo su calor, evitando que pasara frio, me acurruque un poco mas con Takeo, reposando su cabeza en su pecho, volviéndome a dormir.

Ya en la mañana sentí unas caricias en mi pecho, se sentía bien. Abrí los ojos y vi que Takeo era quien me acariciaba, aunque me di cuenta que estaba un poco separado de Takeo, cuando me había dormido casi encima de el. ¿Habrá sido Takeo quien me quito de encima, o fui yo mientras dormía?

- ¿Cómo dormiste?

Me incorpore en la cama, sentia mi cuerpo algo agarrotado y mis ojos pesados, sentia que me podía volver a dormir en cualquier momento.

- He dormido bien, pero por algún motivo, me siento cansado. - Dije dando leves cabezadas.

Takeo me explico que eso era normal. Me dijo que seria mejor que se acostumbrara a dormir lo suficiente.

- ¿Y cuanto dormí ahora? - pregunte con curiosidad

Me dijo que habia dormido seis horas, entonces me animo a levantarme de la cama, y me enseño unos tucos para despejarme. Entonces una ves vestidos nos dirigimos al subsuelo.
Alli habia un conjunto de piscinas, me di cuenta que una de ellas dejaba ir vaho por el contraste de la temperatura en el aire. Takeo me ofreció un bañador, un slip negro con franjas amarillas, me quedaba algo ajustado, pero era ideal para ponerlo bajo mi cola sin ninguna molestia. Entonces Takeo me dijo que utilizara una de las piscinas, yo me acerque y metí el pie, pero lo quite inmediatamente notando frio en mi pata

- Grrr - Gruñí en modo de protesta - Esta fría

Takeo me dijo que lo sabia, y el motivo de por que el agua estaba fría, aunque me dijo que con el esfuerzo físico en el agua me ayudaría a contrarrestar el frio del agua. Me aconsejo que me lanzara de golpe. A traves de una pantalla se me mostro la forma de lanzarme el agua y nadar como es debido, con todo es en mi mente me dispuse a saltar a a piscina.

- Ten confianza. ¡Tu puedes! Adelante - Me animo Takeo

Esas palabras de animo me hicieron sentir feliz y decidió salte al agua. Una vez debajo del agua sentí como mi cuerpo se iba hundiendo, pero notaba algo mas, el agua que me rodeaba, sentía como si pudiese manipularla a mi antojo, esa sensación me hacia extrañamente feliz, sentí que allí abajo podía hacer cualquier cosa. Decidí probar si lo que sentía era real. Aun bajo el agua puse los pies en el suelo de la piscina y me impulse hacia arriba, a la vez que pensaba que el agua me ayudaría. Entonces note que velozmente subía hacia la superficie, pero con la velocidad saque todo el cuerpo de la piscina, a varios metros de la superficie de la piscina, allí en el aire, me sentí feliz, entonces note como volvía hacia abajo, entonces en mitad del aire me coloque para zambullirme de nuevo bajo el agua, y nade de una punta a la otra siendo impulsado por el agua.

- ¡Muy bien! - Escuche aplaudir a Takeo - ¡Suficiente, maravilloso trabajo!

Frene de golpe en el agua y me dirigí al borde de la piscina, pero entonces me quede mirando el agua.

- Y si pudiera... - Susurre para mi mismo

Juntando las manos, cogí un poco de agua, entonces pensé que hiciera un pequeño remolino, entonces sentí el agua moviéndose en mi mano, entonces pensé en una esfera, y el agua poco a poco, tomo forma de una esfera, elevándose de mis manos...

- Alpha... - Escuche a mi lado. Mire a Takeo y la esfera de agua cayo en la piscina - Nunca imaginé que tuvieras ese poder...

- La verdad, yo tampoco - Dije aun emocionado - Simplemente cuando me hundí en el agua, supe que podía hacerlo.

- ¡Eres maravilloso! - Exclamo Takeo, eso me hizo mover la cola de felicidad - ¡Hazlo otra vez, por favor!

Asentí a Takeo y mire hacia el agua, y ayudado con mis manos empiezo a hacer trucos con el agua, comprobando todo lo que podía llegar a hacer.
Al acabar la demostración Takeo me abrazo felicitándome, aunque me sentía feliz por los cumplidos me di cuenta que el y su ropa estaba mojada, Takeo ,e explico que fue por mi salid que salpico a todos lados. Sintiéndome culpable, trate de quitarle de encima toda el agua, fue muy fácil hacerlo, en un momento Takeo estaba seco.

- Te lo agradezco, Alpha.

Entonces Takeo se acerco a mi y me dio un beso, pero esta vez en los labios. Aunque fue solo un momento me sorprendió, entonces note como calor en mi cara, pero era una sensación que me hizo sonreír.

Entonces, Takeo me dijo de hacer todas las otras pruebas, pero esta vez me pusieron como equipo medico en el cuerpo, Takeo me dijo que era para una investigación, entonces yo hice todas las pruebas con eso pegado en el cuerpo, aunque siempre supervisado por Takeo, el cual me hacia sentirme feliz.

El día siguiente Takeo se tuvo que ir por un asunto, asi que Bolsonaro tuvo que supervisar mis entrenamientos. En el momento que tuve que ir a las piscinas para mas pruebas acuáticas, intente elevar toda el agua de una piscina, haciéndolo con éxito, dejando una enorme esfera de agua en mitad del aire, dejando boquiabiertos a cualquiera que estuviera en esa sala, pero fui un poco mas lejos ya que con un salto me metí en la esfera para bucear tranquilamente, fue en es momento cuando volvió Takeo viendo lo que había echo, el cual no perdió Tiempo y salto. entrando también en la esfera conmigo, pasamos un rato en esa esfera, aunque Takeo tenia que sacar a menudo la cabeza para respirar, yo también lo hacia, pero no con tanta frecuencia, al parecer podía estar mas de 5 min sin necesidad de respirar.

A la mañana siguiente... Takeo tuvo que salir, otra vez, por un asunto de negocios, el cual quise acompañarlo, pero no me permitieron hacerlo, por lo cual tuve que ir a entrenar bajo la supervisión de Bolsonaro.
En esta ocasión, me ofrecieron una especie de chaqueta, el cual me explicaron que era para revisar unos datos de mi propia armadura. Con curiosidad me la puse e inmediatamente note como si hubiera agua recorriendo la chaqueta, me pidieron que utilizara esa agua para pasar las pruebas. Las pruebas ya eral algo fáciles, utilizando el agua fue mas sencillo que un paseo en el parque, incluso me hicieron hacer cosas nuevas, como cortar un tronco, y saltar tan alto como pudiera propulsándome con el agua, fueron unas pruebas que obligatoriamente tenia que usar mi poder.

Takeo volvió por la tarde, yo estaba en la zona de las piscinas, esta vez nadando tranquilamente, sin hacer ninguna esfera, ni alcanzando altas velocidades, simplemente relajándome. Mientras estaba en la piscina, hable con Takeo, que estaba mirándome desde el borde de la piscina sobre lo que hice hoy, el cual Bolsonaro confirmo que las hice con suma facilidad, recibiendo las felicitaciones y los elogios de Takeo que me gustaban tanto.

Entonces el siguiente día, me desperté, con ganas de probar la bebida que Takeo llamaba "café"
 
Arriba Pie