Original Fic Metalord Revolution [251/???]

Registrado
3 Jul 2009
Mensajes
1,343
Offline
CAPITULO 211 ESPIONAJE Y ACCIÓN


PERSPECTIVA: Rozuel Drayt



Después de la charla y acuerdo establecida con la enigmática Trotamundos llamada Aleab, opte por no dormir aun (por razones obvias) y contarle de ello a Adil como también a Amira (más tarde se los diría a Riha y Crok). Adil yacía en su habitación, estaba a punto de dormir cuando le notifique de lo ocurrido, no tardamos en buscar a Amira y discutir del tema.



Los tres terminamos en la misma habitación donde se llevo a cabo la reunión de aquella vez para asaltar la Fortaleza Hasr, ahora el tema central era en torno a la Aleab, la enigmática servidora de Muer Afigad, que se ha ofrecido a cooperar con nosotros y espiar al enemigo. Por razones personales, tuve que ocultar su identidad como una Trotamundos, pero les conté como ella misma me ha confirmado que Muer y la organización criminal Tartib-Qaede, están colaborando.



—No me extraña que ese maldito de Muer tenga tanto apoyo -Dijo la propietaria de pelo turquesa con cierta preocupación —Que realmente este cooperando con esa organización, Tartib-Qaede podría ser dueña de todo el reino de Quíatar a este paso.



—Me preocupa más ese tal “Aleab”, no confió en ella -Opino el líder rebelde —Deberías destruir esa cosa cuanto antes -Señalo la esfera de cristal de mi mano.



—¿Con que sentido debería hacerlo?, ya sabe de nuestra ubicación, no… esta de más decir, que ella lo lleva sabiendo desde que lo traje conmigo después de lo ocurrido en la fortaleza Hasr -Expuse —Y hasta ahora, los hombres de Muer no nos han invadido, lo que me dice que puede que aun no nos haya delatado.



—¿Y si todo es obra de una trampa? -Pregunta Adil.



—Rozuel, ¿confías tanto en ella?, ¿por qué? -Amira manifiesta sus dudas.



Si les dijera que ella es una Trotamundos, como yo uno también, eso daría un apoyo notorio y relevante a la discusión, pudiendo tener la aprobación de los dos para confiar en Aleab. Pero no puedo exponerme de esa manera, debía convencerlos sin la necesidad de revelar tal verdad.



—Una corazonada, solo digamos que después de ser casi envenado por uno de los nuestros, estoy apostando en ver si puedo confiar en esta “potencial aliada espía” -Fue mi respuesta en ello.



Los dos sabían que “Red Dasmo” ya cumplía una función semejante de espiar al enemigo, pero contar con una espía capaz de escuchar en tiempo real todas las comunicaciones del ejercito de Muer era una oferta tentadora. Aleab misma ha asegurado que las fuerzas de Muer, dependen bastante del sistema de comunicación de su habilidad, ejerciéndolos en la forma de varias esferas de cristales.



—Saber donde se movilizarán, la cantidad de tropas estimadas y con la mayor certeza de estar alerta para corroborar cuanto estén aproximándose al “Corazón Del Oasis” -Fue mi punto —El “Red Dasmo” es útil, una espía es doblemente útil.



Amira estaba bastante convencida de esta “nueva aliada”, Adil por su parte, se lo pensaba demasiado por ser demasiado riesgoso, aunque tras los últimos acontecimientos (en referente al traidor), opto por apostar en mi idea de confiar en Aleab.



—Tengo un terrible presentimiento, si soy sincero -Dijo Adil —Pero… viendo como va este conflicto, y que Tartib-Qaede esta involucrado en el asunto, tener todos los aliados posibles es la mejor alternativa, si queremos ganar esta maldita guerra.



El dúo había aprobado entonces la colaboración con Aleab, de modo que ahora solo restaba esperar a la medianoche del siguiente día para volver a contactar con ella. Amira propuso que llegada la hora de volver en ponerse en contacto con Aleab, todos debemos hacerlo en esta misma sala, querían tener la oportunidad de hablar con ella también.



La reunión finalizo, y yo por fin me dispuse a ir a mi habitación a dormir, encontrándome a una Lupian profundamente dormida después de una cena satisfactoria (por la sonrisa en su rostro, la comida le cayó de maravilla).



—“Las cosas fueron bastante bien de lo que creí, solo falta volver a contactar con Aleab y cerrar el trato” -Pensé antes de cerrar los ojos y disponerme a dormir.



__________________________________________________________________​



Para el amanecer, me reuní con Riha y Crok para contarles a los dos sobre Aleab (omitiendo el detalle de que es una Trotamundos), de que esta noche contactare otra vez con ella, y que ambos deben estar presentes en la sala donde estuve ayer. Después de que se lo comunicara, Riha se retira a entrenar su puntería con un par de balas extras que hice (calidad inferior a las básicas, pero con la disposición de una mayor cantidad) para no perder su destreza con la pistola, además de entrenar su habilidad mágica para que su cuerpo se recupere cuanto antes del debilitamiento de mana. En cuanto a Crok, decidí comunicarle la verdad sobre el origen de nuestra supuesta aliada.



—¿Una francesa? -Pregunto sorprendido el hombre amazona.



—Franco-americana para ser más exacto -Corregí —Pero si, al igual que tú, es también una Trotamundos.



—Si, pero es una esper, tiene una habilidad ESP como tú.



—Touché.



Crok no me mostraba reacciona a confiar en la tal Aleab, pero tampoco daba toda su aprobación, incluso sabiendo su origen, se mostraba mantener una postura neutral en cuanto a la decisión de depositar confianza en aquella mujer.



—Si es una reencarnada, ¿de que año crees que sea ella? -Pregunto Crok —Ahora sabemos que cada Trotamundos puede venir de una época distinta.



En efecto, yo provenía del año 2050, mientras que Crok nació en 1998, ¿de qué época será esta Trotamundos?, es una Esper, nos da una pista de que es del año 2016 en adelante (Fecha en que los Esper surgieron). ¿Seria alarmante enterarme de que pueda ser de una época mayor a la mía?, la verdad para mi seria todo lo contrario, siempre he querido saber que fue de la tierra después de que morí (en 2085), pero eso es solo una posibilidad, también puede ser de una época anterior, ya sea del 2030, 2040 o por ahí cerca.



—Supongo que lo sabremos a su momento -Concluí, quedándonos los dos aquella incógnita.



__________________________________________________________________​



Corazón Del Oasis – 00:05 AM – Habitación del segundo piso…

Era la hora acordada, Adil y Amira estaban aquí, como también Riha y Crok, también nos acompañaban algunos hombres de confianza del líder rebelde (mismos que estaban reunidos cuanto se interrogo al traidor y el planeamiento del asalto a la Fortaleza Hasr).



—Es hora -Me dispuse a hablar en la esfera de cristal —Aleab, ¿estás ahí?.



Un incomodo silencio inundo la habitación por casi un minuto.



—“Estoy aquí” -Manifiesta ella su presencia en el artefacto cristalino.



La charla llevo casi una hora y media, al principio Adil seguía reacio a confiar en ella, pero a poco, mientras intercambiaba diálogos con Aleab, se mostraba un poco más convencido de que “quizás” la colaboración con la Trotamundos seria idóneo. Amira por su parte ya estaba segura de depositar su confianza en la desconocida “espía”, eso le llevo a hacer la siguiente pregunta.



—Tengo entendido de que casi todo el día estas cerca de Muer Afigad, ¿cómo podrías ayudarnos entonces a brindarnos información sobre lo que hace sus fuerzas con ese infeliz tan cerca? -Pregunto la propietaria —¿No corres el peligro de ser atrapada?.



La noche es el único periodo donde Aleab se encontraba sola, en la comodidad de su habitación, pero según ella, había prometido brindar continuos informes en casi “todo momento” en torno a las fuerzas armadas al servicio de Muer.



—“No se preocupen por eso, ahora que nos hemos puesto de acuerdo y confirmado esta alianza, solo queda hacer el resto” -Aclaro Aleab —“En unos días, obtendrán la respuesta que buscan, se harán con los medios para escuchar todas las comunicaciones de los soldados de Muer”.



Ella no solo lo aseguraba, tenia total y absoluta confianza en sus palabras, casi al equivalente de una promesa, entonces debíamos esperar unos días, algo “sucederá” que nos permitirá entonces obtener lo que Aleab declaro.



__________________________________________________________________​



3 días después – Corazón del Oasis - mediodía…

Nadie de los rebeldes actuó durante este periodo de tiempo, el “Red Dasmo” se mantuvo vigilando de que las fuerzas de Muer no estuvieran tan cerca de algunas bases de los rebeldes o del corazón del Oasis. Fue en ese mismo día, que una inesperada visita llego al establecimiento, toco las puertas y fue atendido por los siervos como empleados de Amira.



Se presento antes todos, una joven muchacha de unos 20 años, corta cabellera marrón y vistiendo una elegante túnica que se asemejaba a una bailarina árabe, se presento como “Irza”, una sierva personal y fiel a Aleab. En sus manos llevaba un morral, del cual en su interior se encontraban 5 esferas de cristales, Irza no tardo en explicar el propósito de dichos objetos.



—Mi ama ha asegurado, que, con estos objetos, podrán oír todo lo que los hombres de Muer digan en sus respetivas esferas de cristales personales -Afirmo la sierva.



Las instrucciones para “activar” las esferas entregas por Irza eran simples, al tocar este solo con el dedo meñique, pronto voces empezaron a surgir del cristalino ítem, una voz masculina y que daba indicaciones de su posición, así como también de estar al mando de un numero de soldados a su disposición e intenciones. Aquello era un oficial o sargento con su propio grupo al mando de las fuerzas de Muer, revelando al dedillo tanto su localización y el estimado de efectivos a su lado. Irza toco las demás esferas, dando la manifestación de otras voces, otros soldados y más reportes.



Los rebeldes habían adquirido una fuente útil de información, el cual era proporcionada por el propio enemigo como tal, Irza explico que para “desactivar” las voces del objeto, solo hacía falta volverlo a tocar únicamente con el dedo meñique. La sierva de Aleab, tras hacernos entrega de las esferas de cristales y explicar su uso, se retira para regresar discretamente con su ama.



—Bueno, ¿ahora qué?.



Adil se hizo cargo con sus hombres de confianza para “monitorear” toda palabra manifestada en las esferas de cristales, si algo de mucha relevancia se llega a oír en estas, junto a la intervención del “Red Dasmo”, era la hora de un asalto coordinado. Sin embargo, aun persistía el problema de las perdidas llevadas a cabo en el lado de los rebeldes, no se podían permitir tantas bajas y yo no podía hacer todo el trabajo por mi cuenta, ojalá hubiese una manera de aumentar el potencial de fuerzas de los rebeldes y reducir considerablemente tales perdidas (y sin recurrir a prestar mis armas).



Con los pensamientos centrados en dicha problemática, al salir del corazón del oasis y caminar en el patio para tomar un poco de aire fresco, un exageradamente motivado Crok se me acerca corriendo llevando en sus manos una botella de vidrio con un liquido negro en su interior.



—¡Roz, Roz, Roz mira esto! -El emocionalmente excitado hombre amazonas señalaba la botella en sus manos.



—Si… puedo verlo Crok, cálmate un poco, pareces un adicto a la cafeína -Le conteste alentando a que bajara su entusiasmo un poco.



—Si, si… me calmare un poco, solo… mira esto, ¿sabes lo que es esto?.



Mirando detenidamente aquel liquido en el interior de la botella, su aspecto parecía muy aceitoso, lo que me llevo a abrir los ojos con inmensa impresión, porque comprendí entonces la naturaleza de aquel contenido negro.



—¿Dónde encontraste esto? -Le pregunte.



__________________________________________________________________​



Cerca del Corazón del Oasis, se encontraba localizada una entrada a una cueva subterránea poco profunda, nos adentramos con una antorcha encendida a mano y en su interior fui guiado por Crok hasta llegar a una parte donde la cueva terminaba, pero en ese trayecto final estaba la principal atracción. Había un pozo del cual fluía más de ese liquido negro, esta burbujeaba y el olor que despedía era desagradable a más no poder, pero a Crok tal aroma no parecía afectarle en lo más mínimo. Cerca del pozo se encontraban cristales de luz iluminando dicha área, apagando la antorcha entonces.



—¿Puedes creerlo?, ¡es real! -Dijo acercándose al pozo con dicho liquido —¡Es oro negro!, ¡oro negro! -Grito emocionado.



Oro negro es una forma característica y popular de llamar al petróleo, habíamos dado con una reserva de esta ubicado en una cueva subterránea, no los habíamos descubierto, pues ya llevaba siendo utilizado hace tiempo. Según Crok, Amira y su gente, hace uso de este liquido negro para razones medicinales, como material para construcciones y como un aceite para ruedas de las carretas. Por los lugareños el petróleo es conocido para ellos como “Tafna”.



—Jamás esperaría volver a ver esta maldita preciosidad en esta segunda vida -Dijo un emocionado Crok.



—De verdad pareces amar el petróleo, y si considero tu origen de por medio… que estereotipo tan simple -Opine.



—¿Qué? -Un confuso Crok pregunta.



—Nada, solo ideas mías.



Si bien, tal descubrimiento no era poco, realmente ver una fuente directa de esta valiosa sustancia es más que una buena noticia, la existencia del petróleo marcaria un punto vital en el futuro de este mundo. Pero ahora, en plena época de espadas, feudos y vehículos movidos por animales domesticados, será una larga espera.



—Imagina las posibilidades con esto en manos -Un Crok motivado aseguro.



—Siento romper tu burbuja de optimismo imaginario, pero esto no cambia nada a nuestro favor -Afirme crudamente —Aunque ahora tengamos acceso a una fuente de petróleo, eso no quiere decir que podamos contar de inmediato con la fuerza de “60 toneladas de democracia pura”, ese sueño esta muuuuuy lejos de momento.



—Si, es cierto… me emocione demasiado por casi poco -El hombre amazona lo admite sin más —Es una verdadera pena que no pudiéramos explotar, aunque sea en lo más mínimo, su gran capacidad bélica.



—“Explotar”, ¿eh?... -Replique aquello que dijo —Quizás… si… ¡es posible sacarle buen provecho a esto en esta guerra! -Afirmo con los brazos cruzados y una mirada ferviente en torno al petróleo.



__________________________________________________________________​



PERSPECTIVA: Tercera Persona



Varios días después…

Una localización ubicada en las cercanías de un pueblo de Quíatar, allí se encontraba montada un campamento militar del cual era custodiada por casi cien efectivos. Pero la fuerza real de tal puesto contaba con más soldados, ya que varios escuadrones partieron desde esta ubicación a hacer misiones de búsqueda y destrucción de cuarteles o campamentos rebeldes.



—El escuadrón del sargento Yasqa volverá en un estimado de tres horas, señor -Un subordinado informa a su superior.



—Excelente soldado, mantente al tanto del retorno de las fuerzas de búsqueda -El oficial mayor ordeno.



—¡Si, mi oficial superior!.



El oficial superior tenía un rango mayor al sargento, pero menor a un lugarteniente, dirigía todo el campamento militar establecido y las fuerzas encargadas de enviar en búsqueda de actividad rebelde que debía ser aniquilada. El puesto establecido, montaba con un muro de madera levantada hace una semana a su alrededor, con cuatro torres de vigilancia levantadas en cada uno de los lados para vigilar posible presencia enemiga en la cercanía.



Con el caer de la noche, figuras sospechosas se acercan al campamento, era una fuerza rebelde, la componían tres docenas de guerreros, se estaban preparando para llevar a cabo su golpe. Dos arqueros se posicionaron cerca de las torres de vigilancia respetivas de uno de los lados extremos del muro de madera, tensando sus arcos al mismo tiempo.



Los guardias asignados a vigilar las torres de vigilancia, estaban en solitaria en sus respetivos puestos, con la vista en frente y una lanza como escudo a la mano, pero con negligencia hacían una vigilancia de talla mediocre, bostezando y dando al descubierto signos de cansancio en su deber. Fue entonces que los arqueros dispararon a la vez sus flechas y asestan un golpe critico en los guardias, el primero en el cuello y el segundo en la cien.



Acto seguido con un lado del campamento sin vigilancia y en plena oscuridad, los rebeldes montan el muro de madera sigilosamente de tal desprotegida parte y al escalarla ambos grupos, toman los puestos de vigilancia con sus respetivos vigilantes abatidos. En cada torre de vigilancia, lo ocupaban un total de 18 guerreros, un asalto se estaba por llevar a cabo.



Pero los rebeldes en lugar de cargar con sus espadas y armas blancas que portaban consigo, estaban por utilizar otra herramienta para su cometido de erradicación, varios llegaban consigo numerosas bolsas de tela. En su interior cargaban con botella hechas de arcilla, la parte superior estaba tapada con un pedazo de tela y cada botella cargaba en su interior un liquido que aumentaba el peso de transporte de este.



Los arqueros rebeldes atacaban desde la posición en la que se encontraban, liquidando primero a los guardias apostados en las torres de vigilancia restante, luego en soldados que patrullaban en los alrededores del campamento. Inevitablemente, algunos notan la agresión llevada a cabo por los guerreros rebeldes y dan la alarma.



De las tiendas montadas salen dispersos en grandes cantidades el resto de los soldados del campamento, docenas y docenas de ellos, con el oficial superior al mando.



—¡Esos malditos rebeldes se atreven a atacarnos de noche!, nos subestiman solo por tomarnos por sorpresa, ¡acaben con ellos! -Ordeno el mandamás de las fuerzas del campamento.



Pronto los rebeldes se verían superados por los tiradores del enemigo, pero he aquí la sorpresa, ellos esperaban que las fuerzas del enemigo se agruparan fuera de las tiendas de campaña. Los rebeldes pronto llevaron a la mano cuchillos encantados cuya hoja estaba imbuida con simple magia de fuego, haciendo que la cuchilla emitiera una temperatura elevada.



Con la hoja del cuchillo ardiendo a gran temperatura, la acercan a la tela que cubría la parte superior de las botellas de arcillas con el fin de encenderlas, con la tela quemándose, acto seguido arrojan entonces dicha botella hacia el enemigo. Las primeras caen en torno a escuadrones de arqueros, la botella de arcilla se parte en pedazos y fuego a montón es esparcido en gran volumen, una docena de estas desembocan un infierno entre las fuerzas del campamento.



__________________________________________________________________​



Ciudad de Naar´thue (Dominio principal de Muer Afigad) - Habitación de Aleab en la medianoche…

En el suelo de la habitación se hallaba el cuerpo sin vida de una muchacha de 20 años, corta cabellera marrón y vistiendo una elegante túnica, aquella era la sirvienta de Aleab, Irza. El responsable de su muerte, era un hombre de 1,70 de altura, tez morena y cabellera gris, vestía una túnica blanca larga y llevaba puesto unas inusuales gafas de metal, aquel individuo era el Muhaqdad conocido como el “investigador Alnayits”.



—Vaya, vaya, vaya… te has portado muy mal en estos días, Aleab -Declaro el Muhaqdad



En el suelo, yacía totalmente sometida una mujer de cabello castaño con una cola de caballo y cuya vestimenta era una gruesa túnica marrón con blanco junto a un brazalete metálico dorado adherido a su cuello, era la misma Aleab. El brazalete de su cuello emitía un aura mágica con intensidad, provocándole un fuerte dolor a la mujer y haciendo que se encontrara totalmente vulnerable ante el Muhaqdad.



—¿En serio creías que no iba a descubrir tu pequeña “alianza” con los rebeldes? -El investigador pregunto con una sádica expresión en el rostro.



Continuara…
 
Última edición:
Registrado
3 Jul 2009
Mensajes
1,343
Offline
CAPITULO 212 CONTRAESPIONAJE Y REACCIÓN


PERSPECTIVA: Tercera Persona



El fuego inundo buena parte del campamento militar, algunas tiendas fueron alcanzadas por las llamas, pero la mayor parte de estas, aunque cerca, no estaban en contacto y pudieron evitar convertirse en combustible para el fuego. Los soldados de las fuerzas militar de Muer Afigad por su parte, eran otra historia



—¡Quema!, ¡quema!, ¡que alguien por favor me arroje agua! -Suplico el oficial superior.



El líder del campamento había sido alcanzado por el fuego, sus brazos y una pierna estaban cubierto por las llamas, un mago en las cercanías con una piedra mágica de agua de esencia pura, hace uso de ella por su oficial superior. Invoca agua a través del ítem mágico que arroja hacia el mandamás, solo para observar abrumado como el agua apenas había conseguido apagar la mitad de las llamas, y pronto en cuestión de segundos, esta vuelve a extenderse en el cuerpo del oficial.



—¿¡El agua es poco efectivo!?, ¿es alguna clase de fuego maldito? -El mago con la piedra mágica se pregunto aterrado —Momento… no… no detecto nada de magia en ese fuego, ¿¡esto es fuego ordinario!?.



El “Tafna”, la forma en que el petróleo es conocido en Avalia, es altamente inflamable, pero con una propiedad de combustión casi comparable al napalm, arde con gran intensidad que precisa ser apagado con grandes concentraciones de agua. Los soldados del campamento poco o nada podían hacer con sus limitados recursos contra el fuego.



Mientras algunos trataban de contenerlo, otros de apagar las llamas cercanas a ellos y algunos ya extendidos a alguno de sus miembros, los rebeldes hicieron uso de sus arcos, acabaron primero con todo potencial tirador del bando enemigo. Acto seguido, fueron directo al resto, si las llamas no los mato aun, las flechas de los rebeldes lo harían antes.



El plan era simple, eliminar a todo el enemigo y saquear sus suministros, es por ello que para tener una ventaja bélica sobre el ejército de Muer Afigad (y mermar las bajas rebeldes), se recurrió a la utilización del “coctel molotov”. Una bomba incendiaria de fabricación casera, el Tafna jugó un papel fundamental en su elaboración y se utilizaron botellas de arcilla, dado a que la producción de su versión de cristal en los tiempos actuales de Avalia es más complicado de producir y obtener.



Para fortuna de los rebeldes, El Corazón del Oasis contaba con un deposito de arcillas en uso, con personas que poseen el conocimiento necesario para moldearla y convertirla en los recipientes necesarios para el coctel molotov. En cuanto a la tela, la proporción para utilizar como mechero para cada botella es relativamente poca y ropa de que disponer, hay más que suficiente.



Y finalmente, el no menos importantes, el objeto necesario para regenerar la flama que prendera la tela y dará rienda suelta a que el coctel molotov haga su trabajo, el cuchillo imbuido con magia de fuego. La magia aplicada en los cuchillos es del tipo “encantamiento”, pero en su forma más débil, no para generar fuego, sino para que la hoja del cuchillo se caliente a una temperatura lo suficiente para encender la tela de la botella. De esta manera, es factible y más fácil producir en masa cuchillos encantados de este tipo, pues su uso no esta destinado para luchar, sino para cumplir la función de ser un medio para encender la “mecha” (tela) del arma arrojadiza en cuestión.



El objetivo de erradicar a los enemigos del campamento militar fue cumplido satisfactoriamente, pero el problema era esperar a que el fuego se consumiera, utilizando las propias herramientas de los abatidos objetivos, los rebeldes evitaron con piedras mágicas de agua las llamas llegaran a las tiendas aun intactas. El perder algunas tiendas, supone también perder los recursos que saquear, la combustión del Tafna tardo su tiempo en culminar, y dio rienda suelta a los rebeldes victoriosos de tomar todo objeto de valor en el lugar.



Los habitantes del pueblo cercano al campamento militar de las fuerzas de Muer sintieron curiosidad por el humo avistado sobre el sitio, pero al percibir la presencia de rebeldes en el área, optan entonces por no involucrarse. Poco o nada tienen de aprecio a los soldados de Muer Afigad, por su vulgar comportamiento ante la población local, hace que por excelencia tengan mejor afecto por los rebeldes mismos.



Con los soldados eliminados, varias carretas cargadas con camellos se acercan, eran compañeros de los rebeldes esperando el momento para llegar al campamento y cargar en estas, todos los recursos del vencido enemigo. El resultado fue más que excelente, el bando enemigo tuvo todas las bajas totales, y del lado rebelde, solo un herido moderado por una flecha (pero sobreviviría).



Con la aplastante victoria de más de cien soldados de Muer Afigad contra solo tres docenas de efectivos rebeldes, el poder del coctel molotov no tarde en ser reconocido por las fuerzas de Adil y el resto. La producción de esta bomba incendiaria no tardo en multiplicarse, en secreto solicitaron el uso de otros depósitos de arcilla, fabricando más botellas, elaborando más cuchillos encantados con débil magia de fuego que por consejo de Crokrengunn lo llamaron “encendedor”.



El coctel molotov se ganó una inmensa popularidad entre la facción rebelde, ¿pero que lo hacia especial?, en Avalia ya hay registros de objetos incendiarios arrojadizos que existen desde hace décadas, pero he aquí la diferencia. La mayoría de esos objetos arrojadizos en su mayoría emplean magia, ya fueran creados mediante herrería arcana (mediante cristales de mana o elemental de fuego) o alquimia (utilizando ingredientes mágicos inflamables naturales como el aceite de rana Fira).



Otro detalle es la complejidad en su elaboración, ya fuera por herrería arcana o alquimia, se necesita un cierto grado de experiencia para poder elaborar tales productos, y es aquí donde el coctel molotov tiene su gran ventaja. Es tan sencillo de producir que no requiere casi nada de aprendizaje, su combustión puede superar con sencilla relatividad a la mayoría de los producidos mágicamente (pero no a bombas incendiarias mágicas que concentran gran poder de estallido).



Claro que todo es gracias a la Tafna, sus propiedades inflamables la hacen prácticamente la esencia primordial de esta arma arrojadiza, lo que hace que los rebeldes protejan celosamente su ubicación y mantengan desde ahora una cantidad considerable de guardias apostadas cerca de la entrada a la cueva donde yace el pozo del valioso “oro negro”.



En los siguientes días, más asentamientos fueron atacados por los rebeldes, mediante el “Red Dasmo” y las esferas de cristales entregados por la sirvienta de Aleab, ambos elementos aportaron una inmensa fuente de información que filtraba las ubicaciones de las fuerzas de Muer Afigad. A través de tácticas de emboscadas y con el coctel molotov produciéndose en masa, por cada dos rebeldes abatidos, el enemigo perdía cerca de 100 de sus tropas.



Los soldados que lograron sobrevivir y escapar para contar sobre esta nueva arma a los suyos, les permitió entonces planificar una estrategia para lidiar con tal problemático fuego. Sin embargo, dado a la fuerte concentración del Tafna encendido, los soldados de Muer tenían que recurrir a utilizar poderosos hechizos de agua manifestados en pergaminos mágicos y eso aumentaba en creces su demanda.



Los hechizos probaban ser exitosos para lidiar contra el fuego del coctel molotov, pero crear tales pergaminos en masa suponía un problema de producción, esto hacía que pocos escuadrones pudiesen hacerse con uno, y con pocos magos que contaban con habilidades propias centradas en el arte del agua, el resto debía bastarse solo con piedras mágicas de agua. Sin embargo, el coctel molotov siguió sembrando un terror considerable sobre sus enemigos, la moral de las fuerzas de Muer, aunque provocada, seguían en su buen punto aun firmes, brindando una tenaz lucha contra Adil y sus hombres.



__________________________________________________________________​



Ciudad de Naar´thue (Dominio principal de Muer Afigad) - Habitación de Aleab en la medianoche…

Fue que un día, en una sola noche, el Muhaqdad conocido como “investigador Alnayits”, descubrió que Aleab trabaja en secreto con los rebeldes. Colándose a escondidas a la habitación de la Trotamundos, no tardeo en someter a la espía, mediante el brazalete dorado de su cuello, un fuerte dolor repercute en ella, quedando sumida en una sensación de debilitamiento físico.



—¿En serio creías que no iba a descubrir tu pequeña “alianza” con los rebeldes? -El investigador pregunto con una sádica expresión en el rostro.



—¿Cómo… como lo averiguaste?... -Una adolorida Aleab pregunto.



Alnayits señalo el brazalete dorado, Aleab recuerdo que tal objeto le fue colocado por el mismo Muer Afigad, como un “seguro” para que ella no escapara de su palacio. Sin importar a donde fuera, si se alejaba lo suficiente o no pedía permiso para salir (con alguien vigilándole), el objeto mediante magia la sometería y de ser necesario la mataría. Prácticamente, era una sirvienta con un instrumento utilizados en esclavos.



—Imposible… este brazalete me fue dado por Muer… ¿cómo es que tu…?



—Tonta, ¿quién crees que fue el responsable de su creación? -Fue la incógnita de evidente respuesta arrojada por el Muhaqdad.



Alnayits no solo era un guerrero, sino principalmente un erudito, sus conocimientos abarcaban la alquimia como también la herrería arcana, no seria extraño que él fuera el responsable de producir tal artefacto mágico en cuestión. Él mismo Muhaqdad no tardo en contarlo, que Muer Afigad le pidió personalmente un brazalete para mantener a raya a una sirviente suya, pero Alnayits pensó en alto. En lugar de crear un tradicional brazalete mágico, creo un inusual “brazalete” del tamaño para un cuello humano femenino, según sus palabras; “el dolor propio en dicha área le mostrará mejor como ser alguien obediente”, enfatizando que la desobediencia será menos probable si se aplica el hechizo de sometimiento en tal parte.



—Esta cosa solo somete mi voluntad… ¿cómo podrías haberlo descubierto a través de esto…? -Fue la interrogante de Aleab.



—En verdad eres una tontita, siendo mi creación ese artefacto, yo mismo he dedicado con ferviente devoción, ha añadir una cierta “cualidad” el cual solo yo puedo sacar provecho de este -Dejo en claro Alnayits —Un hechizo que me permite oír todo lo que dices a través de mi propia esfera de cristal.



En sus manos, el Muhaqdad tenia una esfera de cristal que había sido enlazado mágicamente al brazalete del cuello de Aleab, su principal característica, es pronunciar en tiempo real, toda palabra que la joven diga (mientras se encuentra a una distancia estimada del objeto).



—Todo este tiempo… ¿me has estado escuchando?... -Una inquieta Aleab pregunto.



—No, era aburrido espiarte todo el tiempo, solo empecé a hacerlo de nuevo cuando observé que un día, tu sirvienta personal, salió del palacio de Afigad discretamente hacia una ubicación desconocida y sospechosa -Explico el Muhaqdad de cabellera gris y gafas de metal —Luego tu misma empezaste a delatarte en tu propia habitación, “espero que las esferas de cristal lleguen a salvo a Rozuel Drayt”.



Aleab estaba abrumada, sin darse cuenta, ella misma era espiada por un Muhaqdad, utilizando una esfera de cristal como un medio para oírle, algo hilarante, considerando en la manera en que era usado su poder ESP. Pero para fortuna, él no oyó su conversación personal con Rozuel Drayt (donde revelaba su identidad como Trotamundos). Aquel hechizo para espiarle solo funciona si Alnayits se encuentra tocando la esfera de cristal, y solo empezó a volver a mostrar interés cuando su sirvienta personal, Irza, fue al Corazón del Oasis, a hacerle entrega de las esferas de cristales a los rebeldes, necesario para que estos espiaran a las fuerzas de Muer Afigad.



—Ya seas que me mates o me delates a Muer… de todas maneras ya estaba condenada al principio -Dijo Aleab —Solo era cuestión de tiempo para que ese gordo me apuñalara por la espalda entregándome a la Tartib-Qaede.



—Muy inteligente, de modo que preferías anticiparte y dar la puñalada primera -Le elogio Alnayits.



—¿Acaso tu estas al tanto de que ese maldito de Muer trabaja para esa organización?.



—Je, se mucho más de lo que crees, por algo soy un “investigador”.



Alnayits tenias todas las cartas a favor para de manera verídica demostrar la labor de espionaje de Aleab y denunciar sus acciones como una traidora, a lo que el Azim Alnabil no tardaría en dar su sentencia. Los sucesos desembocarían en que Aleab sea ejecutada, pero el Muhaqdad aprovecharía para pedir un permiso oficial para “leer” los recuerdos de la traidora.



—Como no eres de mi “propiedad”, es necesario que digas la frase “Te concedo mi permiso” en una sola oración, sin añadir otra palabra aparte antes o después, de esa manera tendré todos los requisitos para leer tus recuerdos -Dejo en claro el investigador.



—Eso no va a ocurrir, si voy a morir, será llevándome todos mis recuerdos conmigo al reino de la agonía -Aseguro Aleab —Aunque sea propiedad de ese gordo miserable, aunque él pida permiso por mí, tu poder no funcionara, tiene que salir de mi boca o nada.



Alnayits se hecha a reír, dando unos sarcásticos aplausos a la sirvienta del Azim Alnabil, luego este chasqueo los dedos y el dolor de la esper desaparece, para acto seguido, moverse contra su voluntad. El cuerpo de la muchacha se pone de pie por cuenta propia, y comienza también a pronunciar palabras sin que ella tuviera control alguno de sus acciones.



— Te concedo… mi… permiso… -Fueron las palabras declaradas de la esper.



Cuando Aleab recupero el control de su cuerpo, sintió un asqueante escalofrió en sí misma, que le hizo ponerse de rodillas y abrazarse con horror, porque había descubierto, que no solo Muer tenia dominio absoluto de su voluntad. Aquel Muhaqdad de imparable sed de conocimiento y curiosidad, también hacia de titiritero y ella, era la marioneta del cual tiraba esos hilos.



—Uh, olvide añadir que también tengo la “autoridad” de controlar tus acciones -Aclaro Alnayits.



El brazalete tenia como efecto principal “someter” su cuerpo a intensos dolores y debilitarle, cualquier bajo las ordenes de Muer, al ver a Aleab en actitud sospechosa o rebelde, tenia la autoridad de activar tal poder del collar y someterla al instante, o se haría automáticamente, si ella se alejaba del palacio (sin el permiso necesario para salir y supervisada). Pero solo una persona, contaba con la “autoridad” de manifestar la habilidad del artefacto mágico de controlar las acciones de Aleab, originalmente era Muer Afigad. Pero nuevamente, el Muhaqdad hace de las suyas y en secreto, él también contaba con la misma autoridad añadido en el artefacto mágico.



—Tan sencillo, tan fácil -Acerco su mano izquierda a la frente de Aleab.



Estaba en completa merced del Muhaqdad, cada recuerdo y conocimiento, el investigador solo tenia que hundir sus dedos y entonces todo ese saber formaría parte de su conocimiento también, pero entonces…



—No, seria una oportunidad desperdiciada… -Alejo su mano de la esper.



—¿A qué te refieres con “oportunidad desperdiciada”? -Una inquieta Aleab pregunto.



—Rozuel Drayt está implicado directamente en esto -Expuso él —Tengo mejores planes, unos que no involucran a Muer Afigad.



Sus intenciones eran evidentes, desde un principio, antes de que capturase al "Mensajero del Reino de la Agonía" y se lo entregara al Azim Alnabil al que servía, primero quería saciar su sed de conocimiento en torno al muchacho. Los extraños artefactos empleados por sus manos, aquel enigmático poder de la niebla blanca con la capacidad de aniquilar fácilmente un ejército de 3000 hombres. Su instinto como investigador le obligaba a investigar, descubrir e incorporar a su saber todo aquello que atestiguo.



—Lo presiento, lo siento y lo sé, ese ghrayb tiene conocimientos… inusuales -Afirmo el Muhaqdad con una sonrisa eufórica —Lo quiero… lo quiero TODO…



Su mirada luego se posa sobre una aterrorizada Aleab, los ojos del investigador denotaban una perturbadora felicidad, lentamente se acerco a ella hasta estar centímetros cara a cara.



—¡Y TUUUUUU!... vas a ayudarme a llegar a él.



__________________________________________________________________​



El Corazón del Oasis – Herrería - 02:00 AM…

A altas horas de la noche, Rozuel Drayt se encontraba dándole mantenimiento al rifle AK-47 y el M89SR, luego de haber repuesto la munición utilizada la ultima vez, como también agregar un poco más al inventario, en especial para la ametralladora PK. De pronto la puerta es abierta, con el ingreso de alguien al lugar.



—Riha, si eres tú, ya te dije que estoy bien, terminare enseguida con esto y me iré a dormir -Aseguro el Trotamundos con el acompañar de un bostezo.



—Tu amiga semihumana se encuentra durmiendo profundamente.



Quien había ingresado a la herrería no era la Lupian, era una mujer con cabeza de chacal, y manos envuelto en pelaje, pero el resto de ella era totalmente humano, una Anubian. Su prenda era una especie de túnica que dejaba su torso al descubierto, donde vendas estaban envueltas sobre dicha parte, producto de las heridas de perdigones que anteriormente ella recibió de una escopeta de dos cañones.



—Eres la protectora de Amira -Dice Rozuel recordando a la mujer de cabeza de chacal.



—Namida -Replica ella su nombre —Hace unos días que ya puedo salir de la cama, pero por desgracia mi condición aun es algo… “frágil” para poder combatir de nuevo, puede que en una semana o dos ya esté completamente recuperada.



—Tienes suerte de que tu lado de semihumana te ayude, la mayoría de los que reciben una herida semejante a la tuya, tardan meses en recuperarse por completo, o mueren por defecto -Con honestidad él chico declaro.



—Je, sin rodeos, ¿eh?, bien, soy de los que prefieren oír las cosas directamente.



La Anubian toma asiento, con deseos de llevar una charla con el Trotamundos.



—Amira me conto sobre lo ocurrido después de que termine… incapacitada -Espeto ella.



—Más que incapacitada, yo diría moribunda -Corrigió el esper —Tu “protegida”, me convenció de mala gana para hacerte un intento de cirugía, retirarte los proyectiles del arma con el que te dispare -Relato haciendo pausa un breve momento —No bromeo cuando digo, que estas viva de maldito milagro, en parte gracias a tu resistente biología como Anubian, de seguro si hubieras sido humana, habrías muerto.



—Pero sobreviví, es lo que me importa -Expreso la Namida —Se que ayudaste a Amira en todo este tiempo… pero la herida en su ojo…



—Fue cosa de Riha, en cuanto lo de ayudar a tu protegida, hice un trato con ella, mi ayuda, por su ayuda, es la única justificación por la que colaboro con Amira -Explico Rozuel.



—No era necesario lastimarla, ¡eso fue un acto cruel! -Protesto ella con notoria disconformidad sobre la herida dejada a Amira —Ella… ya ha sufrido bastante.



La mirada baja y los ojos de la Anubian expresaban una trágica melancolía, una dolencia emocional que yacía en lo más recóndito de sus recuerdos.



—Quéjate lo que quieras, pero Riha no va a pedir perdón, menos yo, en lo que a mi respeta, hubiera hecho lo mismo, a alguien que me esclavice por un jodido mes entero -Opino el esper con un tono desdeñoso.



La cara de la semihumana se tiñe de una faceta de indiferencia que dirige en su totalidad contra el Trotamundos.



—Si supieras lo que ella tuvo que vivir hace 10 años… -Dijo la Anubian a medias.



—Oh, los trágicos recuerdos del pasado -Replico el esper con desinterés —No es la primera historia oscura y lleno de infortunio que oigo, si quieres que empatice, cuéntala de una vez o déjame terminar lo que estoy haciendo en paz.



—¿Cuál es tu problema? -Una enojada Namida pregunto.



—¿Mi problema?, ¿cuál es el tuyo?.



Una tensión se manifestó entre los dos, el esper seguía mostrando total desinterés en la conversación, pero la Anubian sentía con irritante sentimiento, una indignación sobre la persona que tenia en frente de sus ojos.



—Vienes aquí quejándote, “mi Amira no merecía ese golpe, buaaa… eso fue innecesario” -Repitió Rozuel con un paródico tono —¿En verdad crees que me importa lo que piensas?, no voy a pedir perdón, y Riha te daría un puñetazo si le lo pidieras.



—¡Pudieron haber dejado a Amira ciega de ese ojo! -Expreso ella su queja con evidente enfado.



—Se nota que “aprecias” bastante a la propietaria, no soy quién para juzgar tu “relación” con ella, sin embargo, mi punto se mantiene firme, acéptalo de mala gana o simplemente, púdrete -Opino el esper —Además de que Amira la tuvo barato, más que dejarle un ojo morado, yo le habría dado un disparo en la pierna o en el brazo, ¡nadie que me convierta en esclavo, debería salir vivo después de lo que hizo!, pero… hice una excepción con ella, vuelvo a repetir, confórmate con lo que hay o púdrete.



—¿Es que no tienes un ápice de arrepentimiento en todo este tiempo en que la has ayudado?, es necesario si queremos restablecer en plenitud su confianza por los ghrayb…



Rozuel al escuchar la palabra “confianza” salir de la boca de Namida, se hecha a reír fuertemente.



—¿“Confianza”?, ¿sabes cual es la mejor parte de dormir en una misma habitación con una Lupian al lado? -Fue la pregunta que planteo —Que, con sus sentidos de una audición más desarrollada, hace que sea más seguro dormir en la noche, ya sabes… por si alguien trata de colarse a la habitación mientras uno duerme, y de la nada, te terminan esclavizando con objetos en el cuerpo que suprimen tu voluntad, otra vez.



—¿¡Realmente no confías para nada en Amira o alguno de nosotros!? -Pregunto una molesta Namida.



—¿Acaso tu confías “plenamente” en mi o en Riha?.



—No, no confió en ti… ni en la semihumana que lastimo a Amira -Declaro con un tono frio que rayaba al menosprecio.



—¿Lo ves?, estamos a mano -Dejo en claro Rozuel —Solo asegúrense de cumplir su parte del trato cuando esto acabe, pero si llegan a traicionar su palabra… -Advierte el esper con un rostro serio y apático —Bueno… si puedo joder a ese Muer Afigad, no me importa añadir a los traidores que lo intenten también.



—No te atrevas a poner una mano en Amira -Gruñidos salían de la boca de la semihumana.



—Y ustedes, no se atrevan a intentar joderme -Fue la declaración dada de su parte.



Cuando la tensión de hostilidad se intensifico en la sala, pronto esta se disipa con el abrirse de la puerta repentinamente y entrando un sirviente de Amira, que traía un mensaje urgente para Rozuel Drayt.



—¡Rozuel Drayt!, ¡Adil me ha enviado a buscarte! -Explica el sirviente —Dicen que alguien llamada “Aleab” quiere hablar contigo.



Rozuel fue llevado al segundo piso del Corazón del Oasis, en la misma habitación en donde hablo por ultima vez con la Trotamundos, nuevamente contacto de manera inesperada con ella, traía una noticia de último momento, una información de gran relevancia para los rebeldes.



__________________________________________________________________​



Ciudad de Naar´thue (Dominio principal de Muer Afigad) - Habitación de Aleab – Más de la 2 de la mañana…



—Allí estará… en dos días aproximado… -Fue la declaración de Aleab mientras sostenía una esfera de cristal —Debo irme… alguien se acerca…



Culmina abruptamente la conversación con el caer de ella de rodillas y soltando el objeto redondo de cristal, a su lado, yacía alguien sentando bebiendo vino de una mano, mientras que, con su restante, apuntaba sus dedos al brazalete del cuello de la joven de cabello castaño y cola de caballo. Era el mismo Alnayits, quien bebía apaciblemente, mientras que, con solo una mano, manipulaba el artefacto mágico de Aleab.



—No fue tan difícil, ¿ves? -Comento un satisfecho Muhaqdad —Tu solo tenías que ser la voz, y yo las “palabras”.



Aleab estaba desmoronada, física y psicológicamente, la manipulación de Alnayits dejo ciertas secuelas de mucho dolor en ella, sus ojos lagrimaban, a la vez que su cuerpo temblaba. Soldados que hacían uso de un turbante grueso que cubría todo el rostro entran a la habitación, apresando a la muchacha por orden del erudito.



—Ahora, tengo un interesante Ghrayb que capturar -Proclamo un emocionado Alnayits.



Continuara…
 
  • 1Me gusta
Reacciones: Nel
Registrado
3 Jul 2009
Mensajes
1,343
Offline
CAPITULO 213 NAVÍO ALUCINANTE


PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

—No bromeaba, en verdad hay uno aquí -Dije con incredulidad.

—Nunca antes había estado tan cerca de uno -Comento una alucinada Lupian.

—Este si es un operativo a la grande -Opino un Crok emocionado.

Frente a nosotros se hallaba sobre tierra, un genuino barco de guerra volador, habían descendido y aterrizado cerca de un oasis para aprovisionarse de agua y algún que otro alimento del paraje.

—La información de Aleab acertó, está aquí -Expuse con cierto regocijo.

Dos horas después de que el sol saliese, habíamos llegado al lugar indicado, nos dijo que, en esta dirección exacta, un barco volador de guerra de la fuerza armada de Muer Afigad, aterrizaría aquí mismo para repostarse de agua en un oasis. Tal barco volador, era uno de los tantos que patrullaban los alrededores en busca de bases o asentamientos rebeldes y destruirlos.

La información del barco de guerra volador era algo que no se podía conseguir de las bocas de los mismos soldados de Muer por medio de las esferas de cristales que la Trotamundos nos entregó a través de su sirvienta. Aleab, menciona que escucho una conversación en privado acerca de ello, dado que en ningún momento fue mencionado por las fuerzas de Muer en las esferas que poseían dichos soldados, haciendo imposible enterarse de ello. Pero he aquí ciertas incógnitas.

—“¿Las patrullas de barcos voladores siempre tienen el habito de aterrizar para provisionarse en lugares remotos del desierto o este es solo una oportunidad única?” -Me pregunte con notoria duda.

Si las patrullas ya han hecho alguna vez esto, ¿no deberían de informar a su gente?, o mínimo ya estar abastecido de antemano para no tener que hacer paradas absurdas como esta, por lo que se deja en claro, todo lo que hacen las fuerzas armadas de Muer, lo reportan al pie de la letra en los comunicadores de Aleab (esferas de cristal). Pero en esta ocasión, no fue el caso, lo que hace que esta oportunidad sea algo casual, surgido de repente, no negare que es una ocasión sublime para hacerse con un botín inmensurable (una unidad de combate aérea), pero no deja de parecer extraño y en parte sospechoso.

Como es el que caso habitual en este tipo de operaciones, los tres (Riha, Crok y yo) nos dispusimos en llevarlo a cabo por nuestras cuentas, por supuesto, miembros rebeldes se encontraban en las cercanías. Cuando capturemos el barco, haremos una señal, Crok invocara su espírano águila “Predator” y volara en circulo en el cielo cerca de la posición de los rebeldes escondidos. Sera la indicación para que salgan y se hagan con el navío militar volador.

—Recuerden, no debemos dañar DEMASIADO el barco, incapacitamos a los soldados en silencio, a cada uno de ellos -Indique la manera de proceder al grupo.

—¿Cuánto crees que hayan protegiendo ese barco? -Pregunto Riha.

—Debe haber una compañía allí, 100 soldados mínimo -Calculo el hombre amazona.

En términos de equipamiento, contaba con el rifle M89SR para mí, Riha hacia uso de una Beretta 92 como siempre y Crok de la M16, cada uno con un silenciador propio equipado. Por supuesto los supresores de sonido llevan su buen tiempo de producir y cuento con tres actualmente, por no mencionar que el MIP (Movimiento de Influjo Priónico). De alguna manera residuos de ESP yacen entre las cámaras internas del mecanismo supresor, haciendo que la disminución del sonido tras el disparo fuera mayor, claro que esta la desventaja, de que el cañón del arma como también el silenciador requiere mantenimiento por la acumulación de suciedad o pueden presentar dificultad en su uso prolongado.

Los tres nos encontrábamos en posición de cuerpo a tierra, con Riha a mi derecha y Crok la izquierda, a la vez, el Trotamundos americano observaba al enemigo con un telescopio, contando la cantidad de efectivos enemigos en los alrededores.

—12 soldados en total apostado fuera del barco, transportando el agua en barriles y cocos, nadie vigila en la cubierta del barco -Reporto el hombre amazona.

—¿Solo 12 soldados se encuentran fuera del barco?, muy poco para ser un escuadrón de 100 efectivos en totales, y es extraño que no haya uno solo haciendo guardia en la cubierta -Opine.

La posición en la que se encontraban situado cada soldado fuera del barco, era ideal para una rápida eliminación de un arma discreta como el rifle M89SR, la mayoría estaban distanciado y cubriendo un estimado de perímetros en la zona. Con eso, fácilmente puedo liquidarlos uno a uno, y antes de que alguien descubra el cuerpo de alguno, puedo silenciarlo antes de que ocurra tal acto. Pero lo que llama mi atención, era la ausencia de personal en la cubierta de su transporte volador, tal parte del barco es lo suficiente útil para hacer de una torre de vigilancia en este, pero no había nadie.

—El problema eran los 4 que están con los barriles, están demasiado cerca, si elimino a uno, no me dará tiempo para eliminar al resto rápido, los demás podrían alertar al resto -Concluí.

—Riha y yo podemos eliminar a esos restantes -Propuso el hombre amazona.

No encontrábamos a una distancia de 600 metros de la posición del oasis, Riha y Crok se acercarían sigilosamente, a la vez que elimino a los hostiles en las proximidades donde ellos se aproximan.

—Tengan cuidado -Di luz verde para iniciar el procedimiento de este operativo.

La Lupian y el Trotamundos americano agachados, emprendieron a acercarse haciendo uso de la arena para esconderse, la vestimenta de Crok estaba teñida con el color del arenoso paisaje dándole cierta ventaja de camuflaje (pero Riha no contaba con lo mismo). Apunte con el rifle M89SR al primer soldado que se encontraba a la suficiente distancia para poder avistar visualmente a los dos, nadie estaba muy cerca de él.

¡Bang!

Un suprimido sonido asesino es expulsado del cañón, el primero de varios cae, nadie se percata, los dos continúan su avance en sigilo, y yo me ocupo de eliminar a aquellos posibles sin alertar al resto. Uno de los 4 hombres encargados de los barriles pronto mira a su alrededor, su cabeza volteaba a todas direcciones como si buscara a alguien.

—Está buscando a los soldados que elimine.

A la distancia en donde se encontraban ellos, la arena hacia un buen trabajo escondiéndolos, pero pronto aquel hombre eleva su voz para llamar a algunos de ellos, era inevitable, pronto se dará cuenta y la sospecha le hará entender la situación. Apunto entonces a ese individuo.

—Chicos, les dejo el resto a ustedes…

Cuando el hombre está próximo a descubrir visualmente el cuerpo de uno de los abatidos, mi mira estaba enfocado en él, aprete del gatillo y el disparo asesta con un tiro critico en el pecho, cuando este cae agonizando, el resto de los tres restantes se dan cuenta y reaccionan ante su afligido compañero. Pero antes de que gritasen de la conmoción o dieran la alarma, dos de ellos reciben disparos en la cabeza y cuello, el tercero dos balas en el pecho, eran Crok y Riha. Ya lo suficiente cerca, escondidos en el follaje, esperaron el momento y luego abrieron fuego, el hombre amazona elimino a dos y Riha al tercero con disparo en la zona cardiaca.

—Zona despejada…

Crok me hacía señales con el brazo de que el área estaba ausente de posibles hostiles en los alrededores, lo que me dio rienda suelta de acercarme discretamente y reunirme con ellos, estábamos a escasos metros de la rampa que daba con la entrada al barco. Mirándolo más de cerca, este contaba con 4 cañones mágicos apostados cada uno en un punto cardinal exacto.

—Es un barco de guerra bastante costoso -Comento Crok.

—¿Cómo lo sabes? -Riha pregunto.

—Mi hogar era habitualmente asaltada por piratas y alguien alguna vez sirvió en el barco de uno donde conto su experiencia -Relata el hombre amazona —Por lo que se tiene entendido, el número de cañones mágicos de un barco de combate define la calidad de esta, por no mencionar lo caro que ya es hacerse con una, ya solo tres de esos cañones equivale en precio a un galeón entero.

Que esta embarcación este tan bien equipada, demuestra lo valioso que es, con cuatro cañones mágicos equipados sin duda serán de alto rendimiento, no sé cómo le darán uso los rebeldes, pero tal navío volador será un aporte bélico considerable.

—La entrada parece estar segura, sin vigilancia -Crok avisto con el telescopio.

—No permiso olores sospechoso sobre la entrada al galeón -Notifico Riha.

Sin contacto visual con el enemigo, o su aroma (ya fuera del metal de sus armas), tal grado de seguridad era un chiste, teníamos la entrada garantizada a la embarcación aérea mágica. Por supuesto, en esta parte no puedo contar con el M89SR, usar un arma semiautomática en un área con espacios cerrados sería muy arriesgado y estúpido.

Eso me lleva a hacer uso del AK-47, pero el problema aquí es que no posee un supresor de sonido para dicha arma, haciendo que dependa totalmente de Crok y Riha para el sigilo. Solo hare uso del rifle de asalto en casos muy necesarios, como verme rodeado o un sorpresivo ataque que amenace mi vida. También además me equipe el “Intense Iron – Modo Standard” para un mejor apoyo físico y proveer protección a mi torso de paso.

__________________________________________________________________​

De la rampa llegamos a la cubierta del barco, nadie se encontraba en los alrededores, todos teníamos nuestra arma apuntando al frente, con un discreto avance y en total alerta.

—Sin contacto -Aseguro Crok en voz baja.

—Avancemos entonces -Sugerí.

Bajando por unas escaleras, descendimos a una sala que daban a varias puertas, era fácil intuir que algunas deben llevar a los camarotes de sus tripulantes, otra al del capitán a cargo, otra al almacén en donde se guardan los recursos (comida y agua) y debe haber otras salas de interés como una armería. Pero el lugar al que buscamos, era donde se encontraba situado el núcleo de la embarcación mágica, aquel que hace posible su levitación en el aire.

—¿Por cual vamos? -Pregunto Riha.

Empezamos a revisar habitación por habitación, aunque queríamos dar con la sala donde yace el núcleo, el objetivo principal seguía siendo eliminar toda resistencia en el barco. La primera habitación que dimos era una que llevaba a varios camarotes, con camas pocas cómodas pero que cumplían además del suficiente espacio (aunque estrecho) para albergar docenas de personas para un sueño necesario. La siguiente puerta que cruzamos nos llevó a una habitación lujosa, era evidente que esta pertenecía al capitán por derecho. Otra habitación parecía ser una sala para el ocio, pues se encontraban dados en la habitación sobre una gran mesa, hacían hincapié a juegos básicos de azar llevados a cabo aquí.

En todas las habitaciones que revisábamos, no había nadie, absolutamente NADIE, el navío aéreo estaba completamente vacío, miremos por donde miremos, lo que me llevo a plantear la siguiente pregunta.

—“¿Acaso esos 12 hombres que estaban afuera y conseguimos aniquilar, eran toda la tripulación en sí?” -Pregunte con confusión e inquietud.

Esto era demasiado sospechoso, bastante diría, ¿seria posible?, que un navío de guerra tan valioso disponga de tan poca tripulación, aunque parezca una noticia increíble, dado a que entonces nos haríamos casi inmediatamente con el barco. Sin embargo, no dejaba de tener un mal presentimiento, la escasa cantidad de resistencia, la facilidad con la que pudo eliminarse y que un barco volador de tan alta calidad sea puesto en manos de una tripulación pequeña como débil, ¿se supone que esto tiene sentido acaso?.

Eventualmente dimos con una sala en especial, aquella que buscamos al principio, aquella donde albergaba el núcleo del barco, o más bien los núcleos (pues eran dos). Estaban situados en el interior de una especie de caldera, eran dos corazas esféricas de hierro y encantado con la magia, su tamaño aproximado media casi una cabeza humana. Las “calderas” como tal no emitían fuego, pero se observaba la presencia de una barrera alrededor que mantenía a los núcleos dentro, una medida de defensa para protegerlas.

Desde este lugar, la magia se administra por todo el barco, permitiendo la levitación, el hecho de que tenga dos núcleos en lugar de uno, deja aun más en claro lo increíblemente valioso que esta embarcación. El número de núcleos mágicos determina la potencia tanto de vuelo, movimiento y resistencia de un barco volador, el número máximo que pueden albergar hasta la fecha es de 3. Cuatro cañones mágicos y dos núcleos principales, Muer Afigad si que equipa bastante bien a sus naves de guerra aéreas.

—¡Miren un cofre! -Declaro la Lupian señalando una dirección.

En efecto, en la misma sala de los núcleos, sobre la pared se encontraba un cofre de hierro, se veía viejo y oxidado.

—¿Crees que tenga algo de valor adentro? -Crok pregunto.

—Es similar a los anteriores -Exprese.

—¿Anteriores? -Crok pregunto confuso.

—¿No lo notaron?.

En los camarotes de la tripulación había muchos baúles de madera, pero entre ellos resaltaba un cofre de hierro, en el del capitán había otro bien escondido bajo una tela y luego en la sala donde habían dados sobre una mesa, se encontraba otro también.

—Si… es cierto, supongo que estaba más atento buscando a alguien que disparar que no me di cuenta -Se excuso Crok.

—Es extraño… -Riha comenta —No siento el aroma de ese cofre, a pesar de estar hecho de hierro, de metal, no percibo olor alguno.

De repente el cofre comienza a abrirse lentamente por cuenta propia, un gas incoloro y sin olor surge de su interior, inundando toda la sala en un segundo.

—¿¡Veneno!? -Exclamo un alarmado Crok.

—Es respirable… no me siento mal o débil -Una confusa Lupian noto al poder respirar el dichoso gas.

—¿Por qué un cofre expulsaría un gas tan inusual que no hace nada?, ¿con que propo…?

De repente todas las paredes comienzan a teñirse de una sustancia negra, una risa diabólica suena en mis oídos, miro a todas partes con el AK-47 apuntando al frente, Riha y Crok se ven alterados, asustados y nerviosos, ¿cómo termino todo así?. Hace solo casi nada, estábamos tranquilos y todo se veía normal, y de la nada, cosas extrañas de un ritmo sobrenatural surgen enseguida.

—¡Chicos!, ¿¡escuchan esas voces infantiles!? -Pregunto un asustado hombre amazona.

—¿¡Que son esos gritos de mujeres!?, ¿¡hay alguien en el barco siendo torturado a muerte!? -Una angustiada Riha pregunta.

Voces infantiles y gritos de mujeres, los dos escuchaban cosas que yo no podía percibir, y yo, escuchaba cosas que ellos eran incapaces de percibirlo tampoco.

—“¿Qué demonios esta ocurriendo aquí?” -Pregunte con inquietud.

Ya fuera por la histeria del momento o la abrumante confusión mezclado con ansiedad, salí de la habitación, en lugar de llegar a la sala principal que conectaba con todas las puertas hacia las demás habitaciones o pisos inferiores del navío, di con otro lugar irreconocible. Una habitación estrecha, cuadros lleno pinturas con personajes de horrores ilustrados en ellos que por alguna razón me parecían familiar. Desde una pareja escalofriante frente a un orfanato con niños sombríos, un segundo orfanato con el dibujo de un sacerdote de sádica expresión con una cruz en la mano y un látigo en la otra, los niños a su alrededor presentaban manos con heridas punzantes en la palma, y el tercer cuadro, representaba a un grupo de matones de alguna banda delincuente, pero concebidos con una apariencia demoniaca.

—¿¡Que clase de barco es este!?, ¡eso no tiene ningún sentido! -Exclame.

Los personajes de los cuadros reían, estaban vivos, una carcajada diabólica era exhalado de sus tétricas bocas, dentaduras inhumanas era claramente visible en ellos, sus solas voces me inquietaban, me intranquilizaban y el estrés psicológico aumentaba.

—¡Cállense!, ¡CÁLLENSE MALDITA SEA!.

En vano era protestar, pues estos seguían riendo, incluso más fuerte, podía sentir como su endemoniada risa llegaba a mis tímpanos, un dolor horrido y repulsivo, mi rostro estaba cubierto de sudor por tal agonía auditiva. No lo soporte más y decidí hacer algo al respeto.

—Si no van a callarse por las buenas… ¡ENTONCES LOS OBLIGARE POR LAS MALAS!.

Apunte el AK-47 y dispare en la modalidad automática, dando en cada cuadro que reía, cuando uno de estos tétricos personajes era destruido, su angustiante risa se detenía, dispare y no me detuve hasta destruir el ultimo cuadro. El silencio inundo la habitación, pero lejos de estar en paz, una ansiedad hace eco en mi ser, pues otro fenómeno anormal surge.

—Tienes que estar bromeando…

Los cuadros destruidos sangraban, si, literalmente expulsaban sangre de las “heridas” que deje del rifle de asalto en ellos, cada uno empezó a brotar pequeñas cantidades, luego el volumen del liquido rojo que expulsaba incrementaba. No tarde en darme cuenta que la presión de sangre de los cuadros destruidos seguía aumentando e inundaban la habitación.

—Tengo que salir aquí, tengo que salir de…

Para cuando voltee, la puerta por la que llegue ya no estaba, había desaparecido sin dejar rastro mínimo de que hubo alguna, la incertidumbre me invade, pues todo el sitio empezó a inundarse. En cuestión de segundos, me encontraba nadando en sangre, o mejor dicho ahogándome en ella, en sentido literal.

—¿Eh?... ¿puedo respirar?...

Y sin previo aviso, mi respiración circula con normalidad aun encontrándome en el interior de un baño de aquella roja esencia vital de origen sobrenatural, podía respirar a la perfección.

—“Ja ja ja… ¿aun no lo pillas?”.

Una voz masculina llega a mis oídos, por su tono sonaba adulta, procedía a mis espaldas, al voltear, lo primero que pensé en ver fue un cuadro más grande, pronto me di cuenta de que era un espejo, pero no uno ordinario. Mi reflejo no estaba en dicho objeto, pues en el otro lado de las cristalizadas paredes se encontraba un tipo enigmático cuya apariencia era ocultada por sombras, lo único visible en él, eran las iniciales “ML” en su brazo derecho.

—“Te han pillado chico, has caído derecho en su trampa”.

—¿”Trampa”?, ¿de quién?.

Toda la habitación tiembla, la sangre desaparece siendo absorbidos por numerosas grietas del suelo, el espejo se parte y la enigmática figura del hombre desaparece, números escombros caen sobre mí y por intuición me cubro con ambos brazos. Un flash repentino me deja ciego, mi vista se recupera momentáneamente, pero mi cuerpo se sienta muy débil e incapaz de moverse, yacía en posición boca arriba en el suelo con la cabeza inclinada a un lado.

—¿Alguien acaba de despertar?, me sorprende que alguien haya conseguido librarse del efecto alucinógeno de la “Daturia Vellgi” -Oigo la voz de un hombre hablar —Por no mencionar que la dosis de ese gas, la cree para ser bastante fuerte, pero da igual, pues la mezcle con otros ingredientes alquímicos, aun si logro superar el efecto alucinógeno, cada una de las extremidades estará paralizada en su totalidad.

No bromeaba, no podía mover mis brazos o piernas (mucho menos la cabeza), y la sensación de una fatiga o cansancio en exceso se hizo notorio en mí, ¿acaso ese gas contenía una droga con tales nocivos efectos?. Más importante, ¿quién era ese individuo?.

—¿Te pesa el cuerpo?, ¿sientes sueño?, la somnolencia es otro de sus causas, es una medida preventiva en caso de que alguien consiguiera resistir a la alucinación.

Era incapaz de voltear para ver quien era, pero no fue necesario, aquella persona se coloca en frente de mis ojos, ante mí se encontraba un joven de tez morena y cabellera gris, vestía una túnica blanca larga y llevaba puesto unas inusuales gafas de metal.

—No hay duda alguna, eres tú -Dijo ese enigmático hombre —Dulces sueños muchacho, tú y yo, tendremos una larga e interesante platica cuando recobres el conocimiento, y ya no padezcas cansancio en exceso.

Mis ojos se rinden, mi lucha para mantener mi consciencia se desvanece, el efecto de somnolencia me vence, ese sujeto de las gafas, todo esto… ahora lo entiendo. Nunca tuvimos oportunidad de tomar este barco volador, todo fue desde el principio planeado, habíamos caídos en una trampa.

Continuara…
 
  • 1Me gusta
Reacciones: Nel
Registrado
3 Jul 2009
Mensajes
1,343
Offline
CAPITULO 214 EL MUHAQDAD ADICTO AL CONOCIMIENTO



PERSPECTIVA: Tercera Persona



A un kilómetro de la posición del barco volador, aguardaba una carreta cargada con un camello de la cual la ocupaba cuatro individuos, cada uno era miembro de los rebeldes, su objetivo era esperar la señal de Rozuel y compañía. Todos ellos, tenían entre las filas de Adil, la experiencia necesaria para operar un barco de guerra volador.



—No puede ser, ¡esto es grave! -Uno de los rebeldes exclamo con inquietud.



—¿Qué sucede? -Su compañero a su lado pregunto atento.



—Use mi habilidad para observar el terreno a su nuestro alrededor.



El hombre preocupado era un mago, contaba con una habilidad especial que denominada “Centinela de la arena”, le permitía materializar un ojo mágico sobrenatural capaz de surcar en la arena del desierto como un pez y este podía trasladarse a un máximo de 300 metros a la redonda de su posición. Lo que el ojo viera, el mago también podía captarlo en uno de sus ojos como si de una cámara de seguridad fuera.



—Mi “centinela de la arena”, ha captado un grupo de soldados marchando en dirección hacia el barco volador -Notifico el mago.



—¿¡Que!?, ¿¡estas completamente seguro!? -Su amigo exaltado trato de calmarse e indagar más sobre el tema —¿Cuántos… cuantos son en total?.



—30… 40… 50… ¡60!...



Una fuerza de 60 soldados dirigiéndose hacia el barco volador, apuntaban a la misma dirección en donde se encontraba Rozuel y el resto, una confrontación directa contra ellos seria inevitable.



—¡Debemos ir por el ghrayb rápidamente y huir de aquí! -Sugirió el rebelde a cargo de manejar el camello.



Todos estaban a favor del plan, el jinete procede a mover la carreta a toda la velocidad posible brindada por el camello en dirección hacia el barco volador, esperando llegar antes que el escuadrón de soldados. Pero para su desagradable sorpresa, más soldados ya se encontraban apostados alrededor del dichoso barco.



Todos guardaban la misma apariencia, docenas de soldados de túnicas ligeras y un grueso turbante que cubrían su rostro, portaban en dicha vestimenta el grabado de una estrella de ocho puntas. Entre los que se aproximaban y los que ya estaban en escena, podía contarse casi un total de 100 de ellos.



—Son demasiados…



Tanto el mago como el resto de los rebeldes en la carreta, se sentían impotente para actuar y ayudar al ghrayb, lanzarse de forma directa conllevaría una muerte segura para el cuarteto. Lo único que podían hacer por ellos, era informar a Adil y compañía, ese fue el plan de respaldo hasta que…



—¿Qué es esta…?



El mago percibe una presencia, pero de repente una fuerza hostil raja por sorpresa su garganta como el corte preciso de una espada, la sangre chorrea a grandes cantidades y la fatalidad de la herida culmina con su muerte en segundos. El camello también es asesinado en el transcurso, los tres rebeldes pronto se ven rodeado por cuatro de aquellos soldados con el rostro cubierto y el grabado de la estrella de ocho puntas.



Los rebeldes poco o nada podían hacer, con el animal eliminado no tenían forma de huir, con el mago ejecutado siendo el mejor combatiente del grupo, sus posibilidades de siquiera conseguir huir o luchar eficientemente eran relativamente muy bajas. La mano de los cuatro soldados de rostro cubierto se convierte en literalmente cuchillas tan filosas como espadas. El sonido de la carne desgarrada y el grito de los rebeldes se sincronizan, toda la carreta se tiñe de abundante rojo.



Del barco salen el Muhaqdad Alnayits, con tres de sus soldados cargando a cada uno del trio de Ghrayb (Rozuel, Riha y Crok).



—Parece que tuvimos algunos invitados no deseados -El Muhaqdad se percata de la presencia de la carreta a distancia —Por fortuna, mis buenos soldados han solucionado este dilema con gran satisfacción, eso me hace bastante feliz. Bien, es hora de ir a “la apostata”.



__________________________________________________________________​



PERSPECTIVA: Rozuel Drayt



Mis parpadeos se abren con pesadez, la oscuridad desaparece y la luz retorna a mis ojos, mi vista se recupera por completo, lo primero que avisto es encontrarme en una especie de mazmorra iluminado por piedras mágicas de luz. Luego me doy cuenta, de que estoy encadenado de pie, con los brazos, piernas y también el torso inmovilizados por un grillete, colocado de espalda contra una pared con la vista al frente



Mirando a mis lados, observo que Riha yacía a mi izquierda y Crok a mi derecha, ambos en las mismas condiciones que yo, de pie, sobre la pared y con las extremidades inmovilizadas por grilletes (y una en el torso). Los dos aun continuaban profundamente dormidos o inconscientes, el efecto de esa droga era fuerte.



—“Daturia Vellgi” -Pronuncio en mis pensamientos el nombre del alucinógeno al que caímos en sus efectos en aquella trampa.



Recuerdo haber oído ese nombre antes, lo recuerdo perfectamente, la propia Liha Gramwind utilizo esa misma sustancia en la competencia entre aquelarres. Si mal no recuerdo, sintetizarlo alquímicamente en solo una pequeña dosis es muy difícil.



—“Pero este tipo logro crear una vasta cantidad de esa cosa, puede que no solo haya cubierto en la habitación en donde estábamos, quizás lo puso en todo el barco o la mayor parte de este, por eso había tantos cofres similares” -Deduje en mis pensamientos.



—Por tu mirada, puedo decir que estas analizando pensativamente sobre la artimaña en la que tú y tus compañeros han caído -Una voz hace eco en todo el lugar —Cierto, no tienes que preocuparte de que Aleab te haya traicionado, en realidad yo fácilmente descubrí que colaboraba con los rebeldes, e hice que contra toda su voluntad te condujera hacia ese barco volador.



Aquel enigmático joven se aparece nuevamente enfrente de mí, un muchacho de tez morena y cabellera gris, vestido con una túnica blanca larga y utilizaba unas inusuales gafas de metal. El mismo del barco, el responsable de aquella trampa.



—Ella también se encuentra encerrada aquí, en otra mazmorra, esperando su sentencia para después -Revelo.



Maldita Aleab, por su culpa me encuentro metido en este aprieto, si dijo que la obligo a hacerme ir a ese barco volador que uso como señuelo, ¿eso quiere que las palabras que pronunciaba cuando nos contó sobre dicha embarcación aérea en realidad no eran suyas sino de este sujeto?.



—¿Quién eres tú?.



—Permíteme presentarme, soy el Muhaqdad conocido como el sabio Alnayits, pero para ti hare una excepción, tan solo dime Alnayits -El hombre se presento formalmente haciendo una reverencia —Te doy la bienvenida a mi hogar, “la apostata”, o más bien una de las mazmorras en donde llevo a mis preciados “invitados” para una “charla” más “personal”.



Un Muhaqdad, y su nombre lo escuche por primera vez de un demonio Beremita, Adil me explico sin embargo quien era, ¿este sujeto es el presunto reconocido “investigador”?, a primera vista luce como alguien sus 20, pensé que con tal titulo seria un viejo canoso o algo por el estilo. Voltee para ver a mis compañeros nuevamente, seguían profundamente dormidos, no parece que fueran a despertar por un buen rato.



—Es inútil, incluso si ellos despiertan, no podrán usar su magia para liberarse de esos grilletes, yo mismo los fabrique -Aclaro el investigador —No, no están hecho de Arcarnis, el metal capaz de anular la magia, coloque magia de debilitamiento mágico en cada uno de ellos, lo que hará que tengan una fuerza mágica incluso inferior a un Nivel D, el grado más bajo. Incluso tampoco podrás usar ese collar negro que tienes, si, me di cuenta que ese artefacto emana un considerable poder mágico, me encargué de los aspectos necesarios para garantizar de que no causaran resistencia inútil.



Este tipo en verdad es un lastre precavido, Crok ya de por sí es un mago de nivel D, Riha es quien más seria afectada, pero aun así se encuentra bajo los efectos del debilitamiento de mana, dado a lo fuerte que eran estos grilletes, dudo que la fuerza natural de cada uno más sumado un fortalecimiento menor a un mago Nivel D, vaya a poder liberarnos. Al menos, ellos no pueden, pero yo…



—Ahora podremos tener esa agradable e interesante charla, tú y yo -Dijo el investigador de gafas de metal tomando asiento en un banquillo.



No estaba solo, la puerta por la que vino Alnayits, había dos sujetos de túnicas ligeras y un grueso turbante que llevaban su rostro cubierto, además de tener grabado una estrella de ocho puntas en tal ropa. Por sus posiciones y aspecto, deduzco que son soldados, ¿su fuerza personal?, esto complica las cosas.



Mi poder ESP fácilmente puede liberarme de los grilletes, mi mano derecha que es la única con la capacidad de emitir mi habilidad, esta en pleno contacto con el grillete que aprisiona dicha extremidad. Pero aun que me libere, esta un gran problema, me encuentro totalmente desarmado, se me fue removido mis armas y el cinturón de cuero con los números bolsillos con el resto de mi equipo. Aunque consiguiera liberarme, fácilmente él o sus soldados podrían someterme.



—“Tampoco puedo usar materialización, ya que no posee grandes cantidades de mana para alimentar dicha habilidad” -Pensé.



Aunque usase Intense Iron tras liberarme de estas ataduras, no hay garantía de que pueda liberarme en una confrontación directa con este Muhaqdad, sin mis armas estoy prácticamente indefenso. Desconozco las capacidades de este sujeto, pero siendo un Muhaqdad, puedo asumir que enfrentarlo sin ninguna arma de fuego, sería una acción suicida.



—Hmmm… muy pensativo, ¿buscando algún punto a tu favor en el escenario que te rodea que ayude en un potencial escape? -El investigador pregunto.



Ese tiempo pareciera leerme la mente, me asombra que son solo verme a la cara, haya deducido las intenciones de mis pensamientos, aunque puede que mis propias facetas hayan revelado más de lo necesario, no por nada lo llaman investigador supongo.



—Es inútil, según entiendo, incluso si logras liberarte, ¿cómo podrás hacerme frente sin tus preciadas “herramientas de combate”? -Saco a relucir dicha pregunta.



—¿Qué has hecho con mis armas?.



Alnayits sonríe ante mi pregunta y luego chasquea sus dedos, uno de los soldados parados sobre la puerta se mueve y acerca una mesa al lado del Muhaqdad, luego regresa a su posición original. Acto seguido, el investigador se pone de pie y camina hacia un rincón donde se encontraban unos sacos llenos diversos en el suelo, tomando algo de allí.



—Aquí esta -Coloca sobre la mesa algo de mi importante interés.



Era el AK-47, el muy infeliz logro hacerse con ella luego de dejarme fuera de combate, viéndolo fijamente, no parece haber sido manipulada, si es un investigador me temía que intentara “analizarlo”, ya fuera haciéndolo pedazos y estudiando sus mecanismos internos.



—Debo añadir que este invento… ¡es magnífico! -Exclamo él con regocijo.



Tomo el rifle de asalto en sus manos y manoseo el arma con inmensa fascinación, sus ojos de deleitaban con cada detalle de esta, se veía como un amor repugnante, yo seré alguien que le fascina las armas, pero no este grado de vergüenza ajena. Casi parece un maldito desquiciado con todos los requisitos para ser internado en un asilo de dementes.



—Cada proporción, el tamaño, la comodidad para sostenerla y su capacidad de combate…



Alnayits chasque nuevamente los dedos y uno de sus soldados coloca un muñeco de madera decorado sobre un soporte de hierro, el investigador pronto con el rifle en sus manos, apunte con el arma y jala del gatillo disparando contra el muñeco, asestando en el pecho de este. Torpemente hizo un disparo en su modalidad de ráfaga, haciendo que dos de los tres disparos dieran sobre la pared y el tercero en el muñeco de madera, pero lo que me inquietad de todo esto, es como aprendió a usarlo.



La posición con la que disparaba era la de un novato, el retroceso le afecto bastante, pero en gran medida, sabia de donde disparaba el arma como también de donde presionar el dedo para que este ejecutase el disparo. Quizás lo comparo con el mecanismo de una ballesta, dándole una inmensa pista de como funciona, pero no dejaba de asombrarme en parte que alguien más a mí, usara mis creaciones sin siquiera haber oído como utilizarlas. Eso me molestaba e irritaba, mi creación en manos de un completo desconocido, y peor, de un infeliz que era mi enemigo por definición.



—Potente, precisa, fácil de utilizar y el mejor de los detalles… no depende de magia -Describió cada uno de los rasgos del arma.



No tardo en descubrir que el rifle de asalto era un arma ajena al uso de la magia, lo que llamó poderosamente la atención de este desquiciado investigador, su rostro desbordaba un excesivo jubilo. Casi parecía un maniático, o, mejor dicho, nada tenia para compararse a uno, si tiene un afán por la investigación como dicta su título, esto es grave.



—Tal pieza, tal creación… no, no es algo solo especial… ¡es revolucionario! -Declaro con un rostro extasiado —¡Tal tecnología es única en su tipo!, ¡una poderosa herramienta de combate que no precisa magia en lo más mínimo!, ¡jamás creí que vería tal magistral obra con mis ojos!, en un mundo donde la magia lo es todo… pero yo tenia razón… ¡es posible crear algo revolucionario sin necesidad de magia!, la ciencia puede prescindir de ella, ¡la innovación y la creatividad!, ¡esta arma es una prueba de ello!, ¡es una fidedigna existencia que demuestra que la tecnología puede avanzar a grandes rasgos sin necesidad de la magia!, así como la magia mejora con los diversos herramientas y artefactos que dependen de tal fuente… también lo harán aquellas que no dependan del mana, esto no solo es un arma no mágica de gran poder… ¡es un testimonio del potencial que puede conseguirse en la rama de la ciencia no mágica!, ¡¡y esta ante mí, en mis manos y es real, totalmente REAL!!...



Este tipo exhalaba una felicidad que rallaba literalmente en lo absurdo, casi para darle un infarto de tanto jubilo (que seria algo beneficio para mi), su rostro enrojecido por solo tener mi AK-47 en sus manos y la manera en que jadeaba con intensidad. Que repulsivo, este sujeto que parece “amar” la investigación en torno a la ciencia y tecnología, tiene un habito por tal conocimiento que desembocaba con firmeza en sus expresiones, una adicción por este, una muy enfermiza.



—Oh, vaya… -El Muhaqdad calma su emoción como respiración, tornando su rostro a la normalidad —Creo que te he mostrado una faceta incomodad de mí.



—Claro, como si encerrarme aquí contra mi voluntad y encadenado, ya contara como una “faceta agradable” de ti -Opine —Déjame adivinar, eres uno de esos “eruditos” que babean por cosas que tengan que ver con conocimientos “únicos”.



—Este mundo… me es imperfecto, primitivo, quiero “moldearlo” -Confeso él —Es por ello que, en mis planes, abarcare el uso de este tipo de herramienta, para facilitar mi plan.



“Quiero moldearlo”, con esa declaración que dio ya me imaginaba sus propósitos, otro imbécil con aspiración de dominio mundial, al ver las capacidades de mi rifle de asalto, es fácil suponer que quiere replicarlo en masa y equiparlo en su propio ejército. Mientras me percataba de ello, note algo de improviso, el anillo mágico de plata del cristal turquesa no estaba en mi dedo anular. Es decir, estoy hablando con este tipo, en mi idioma nativo de mi continente, y él, puede hablarlo con total fluidez, conque un sabio, ¿eh?.



—Por supuesto no es el único artefacto interesante -Añadió el Muhaqdad de lentes de metal.



Sobre le mesa coloco el M16 que Crok utiliza, y las pistolas Beretta 92 junto a la Desert Eagle que Riha empuña, junto además del cinturón de cuero con los numerosos bolsillos, deleitándose a la vista como tacto con las canicas metálicas de su interior.



—Estas armas tienen el mismo fundamento que la primera, puedo deducir que existen más modelos como este con características propias y puntos fuertes, como por ejemplo… ¿podría incluso haber uno dedicado exclusivamente a usarse a largas distancia y con la capacidad de superar excesivamente el rango de un propio arco imbuido con magia? -Dedujo como incógnita el excéntrico sabio.



Con cada observación y análisis físico que les daba a las armas como canicas, el investigaba poco a poco su mecanismo por completo, pero sin importar cuanto viese, era difícil que lograse descifrar todos los detalles de su creación al 100% o siquiera la mitad de este.



—Podría intentar hacer un exhaustivo análisis a fondo de tales obras maestras de tecnología, pero arriesgarme a dañar tales creaciones y descubrir poco… es un riesgo difícil de concebir —Expreso para luego mirarme fijamente con una siniestra sonrisa —Pero… las cosas se facilitan cuando tienes al creador mismo de tales artefactos, en persona.



Aun con mi edad y juvenil apariencia, no dudo un solo instante de que yo era el auténtico dueño como creador de tales armas.



—El nivel “complejidad” de estas invenciones, sobresale enormemente mis capacidades de deducción, pero algo es seguro… -Dijo Alnayits —Esto no fueron creados por medios normales.



Con esa declaración se me hacía difícil no ponerme algo nervioso, desconozco si este tipo conoce sobre la existencia de los esper, es probable que no, de lo contrario no habría tardado en hablar del tema. Si tiene alguna forma de controlar la voluntad de Aleab, parece que aún no descubrió su identidad como tal, un sujeto como este, un demente amante del conocimiento como este tipo, me recuerda a cierta mujer.



Bajo ningún concepto puede enterarse en ninguna circunstancia, sobre mi identidad como esper, el solo hecho de que descubra que exista otra fuente de energía ajena al mana, tal conocimiento en manos de este sabio maniático es catastrófico. A comparación de Pirer, era un alfeñique, pero no uno que pudiera subestimar, no sabría de lo que podría ser capaz, si adquiriera el saber de las armas de fuego y más aún, de las habilidades ESP.



—Iré directo al grano, ¿cómo has conseguido fabricar esto? -Me pregunto.



—Con amor y arcoíris -Fue la respuesta que le di.



—Jajaja, tiene sentidos del humor, eso es bueno -El investigador se tomó mi contestación con toda gracia —Esta bien, no es necesario que me lo cuentes tú.



—Si esperas que alguno de ellos sepa algo, siento decepcionarte, soy el único que conoce en todo detalle sobre mis propias creaciones -Le aclare —Ellos solo la utilizan con mi permiso, es todo.



—No te preocupes, pienso conocer a “detalle” todo lo que saben los tres.



Por la forma en que lo decía, esto no me gustaba, tenia ese desagradable presentimiento, una alarma con la alerta roja sonando en mi cabeza a gran volumen, este tipo… sea lo que estaba planeando, ¿realmente podría sacarme la información a la fuerza?. Ahora que me percato mejor, su cuerpo emana una cantidad de mana que no era normal, sin duda es un mago, tiene por lo tanto alguna habilidad mágica, ¿será una que le sirva para ese propósito?, esto es grave, gravísimo.



—¿Sabes que dice aquí? -El investigador me enseño un trozo de papel.



En él ponía un escrito en el idioma que hablaba, en tal trozo estaba grabado la oración “Te concedo mi permiso”.



—¿Y bien?, ¿sabes que dice aquí?, ¿lo escribí bien?, hablar el idioma de los nativos de Gresswold ya es una cosa, pero escribirlo es… algo más complicado -Opino Alnayits.



¿Por qué querría presumir de su escritura haciendo que leyera lo que pone en ese trozo de papel?, y esa frase, “Te concedo mi permiso”, la sola forma en que se pronuncia “concedo” y “permiso”. Él… esta como si insistiera que dijera esa frase, sospechoso, esto es bastante sospechoso, hace que parezca que quisiera enseñarme lo bien que escribe el idioma nativo de Gresswold. Pero aquí, hay gato encerrado… no, más bien hay un maniático astuto con un truco oculto.



—Si, se lo que pone allí, dice… “vete al diablo, afeminado de cabello gris” -Manifesté con mis palabras.



Alnayits tras mi pronunciación, pone un rostro imparcial, carente de emoción o muestra expresiva, para a los pocos segundos soltar aquel trozo de papel y echarse a reír.



—Tienes el don de la comedia -Comento un jovial Muhaqdad —Subestime tus capacidades de razonamiento, estoy perplejo.



Entonces realmente quería que leyera lo que ponía en esa nota, frustre su plan, pero aún seguía el principal problema de estar encerrado aquí, como encadenado y desarmado. Ruidos familiares se oyen a mis dos lados, Riha y Crok, finalmente habían recobrado el conocimiento.



—¿Qué… que paso?, lo ultimo que recuerdo… -Crok al abrir sus ojos completamente, mira a su alrededor, analizando la situación rápidamente —Oh diablos, ¿hace cuánto estamos aquí?



—Yo acabo de despertar hace un rato, así que ni idea -Le conteste.



—¿Dónde estamos? -Una confusa Lupian pregunta.



—En la guarida del “malo maloso” -Crok afirmo con humorística expresión.



Riha tracto en vano quitarse los grilletes, tanto con su fuerza natural como con fortalecimiento, pero fue demasiado para la joven semihumana, quien se mostraba totalmente intranquila. En cuanto a Crok, era todo lo contrario, mantenía una actitud firme y relajada.



—Justo a tiempo, me gustaría platicar con ustedes dos también -Un sonriente Alnayits les comunico.



—Y yo quisiera darte un puñetazo en la cara, bueno también un rodillazo -Con honestidad replico el hombre amazona —El hecho de que pueda entenderte, eres entonces capaz de hablar como también entender nuestro idioma original.



—¡Miserable y cobarde!, ¡enfréntame cara a cara! -La Lupian le lanzaba provocaciones.



—Es una mala idea Riha, ese tipo es un Muhaqdad, y no creo que, por su forma de verse, se dedique solo a leer libros -Les revele tanto a ella como a Crok.



—Que bien, un ñoño con experiencia de combatiente real, el día mejora -Expreso son sarcasmo el hombre amazona.



—Jajaja… ustedes dos son bastante entretenidos -Opino Alnayits —A ti te dejare de ultimo -Declaro aquella frase para Crok.



—Guardas lo mejor para el final, ¿eh? -Un bromista Crok comento.



—No, creo que solo voy a usar tu cuerpo para experimentos mortales -Expuso el investigador con sinceridad.



—Y mastate el ambiente…



Ignorando por completo al hombre amazona y a mí, enfoco entonces toda su atención en la Lupian.



—Hmmm… he leído sobre tu raza, Lupian, semihumanos con aspecto de lobos humanoides nativos de Gresswold -Describió el investigador con sumo interés —Según los recompilados, existen cuatro clanes de tu tipo, cada uno con una habilidad mágica de nacimiento propio de dicho clan -Hizo pausa un momento —Tus rasgos… eres una Lupian del clan “colmillo de acero”, cuentas con la habilidad de materializar acero en tu propio cuerpo e incluso alterar tu propia piel con la dureza de dicho metal.



—¡En cuanto me saques de aquí, te demostrare lo letal que es el acero de mis colmillos! -Gruñidos e ira era expulsado de la boca de la semihumana.



—Por más impresionante que sean los de tu clase, una bestia seguirá siendo una bestia -Opino el investigador con un suspiro de desilusión —Dime bestia, ¿sabes al menos leer?, ¿sabes que pone aquí?.



—¿“Te concedo mi permiso”?... ¿qué significa eso?



Riha había leído aquel trozo de papel que yo me negué a pronunciar, el investigador lo había levantado del suelo sin que me diera cuenta.



—¡RIHA NO…!



Era tarde, no reaccione a tiempo para advertirle, el infeliz hizo que pronunciara aquella palabra.



—Bien, para ser una bestia, al menos sabes leer -Tras decir aquellas palabras volteo para mirarme fijamente —Puedes cambiar de idea, ya sabes, pronunciar lo que pone aquí -Señalo el trozo de papel —Si no quieres, no te obligare a punta de golpes o latigazos, existen otros medios para ceder a la presión.



—¿De que esta hablando? -La Lupian estaba totalmente confusa.



Lentamente Alnayits empezó a acercar su mano derecha a la Lupian, la semihumana pronto convirtió todo ese iracundo sentimiento que sentía sobre el Muhaqdad, en puro miedo. Su cuerpo temblaba, estaba experimentando un terror intenso, sus instintos de bestia se lo advertía, este sujeto estaba por hacerla algo que pudiera dejarle en un posible estado fatal.



—No… aléjate… ¡maldición! -Como descontrolado animal se dejó llevar por el miedo, forzando bruscamente a agitar sus extremidades con intenciones de liberarse, incluso si eso significaba lastimarse inútilmente y no conseguir su propósito —¡No!, ¡no…!



—Ya casi llego… -La mano de Alnayits estaba a escasos centímetros del rostro de la Lupian, apuntaba a tocar su frente —Un poco… más… casi…



La semihumana en total pavor seguía sacudiéndose, intentando liberarse, era su más primitivo instinto animal dominado por el miedo, forcejear demasiado empezó a hacer que los grilletes lastimaran sus brazos y piernas, hasta el punto de empezar a sangrar levemente. Escuchar los gritos de terror de Riha me hacían sentir desasosiego, una intranquilidad emocional casi tan equiparable a la impotencia, me sentía… como si me desmoronara psicológicamente, hasta el punto de apretar mis dientes de la frustración con tal de contener tal malestar de naturaleza mental que carcomía mi cabeza.



—¡No…!... ¡NOOO…!



Pero era inútil seguir luchando para ignorar esa pesada aflicción…



—¡¡¡TE CONCEDO MI PERMISO!!!...



Exclame a todo pulmón aquella oración, Alnayits se detuvo de inmediato y alejo su mano de la Lupian, el pánico de Riha disminuía, dejo de agitar bruscamente y lastimarse los brazos y sus piernas, pero aun le temblaba el cuerpo. El investigador ignora a Riha y vuelve a situarse frente a mí, cara a cara.



—La psicología es una herramienta que a veces puede ser de lo más macabra, ¿no lo crees? -Le pregunto un regocijado Alnayits.



No sé qué en estaba pensando, tal estupidez que cometí, la forma en que cedi, en que actúe… no fue por mero razonamiento, mi cuerpo lo hizo y reacciono, dirigido por mis propias emociones. Ya perdí casi todo un brazo, cuando me deje llevar por el lado emocional de la venganza, ceder ahora para salvar a un compañero, ¿tan idiota y sentimental me he puesto?, ahora… ¿cuánto perderé por haber cometido este error otra vez?.



—No perdamos más el tiempo -Expreso un emocionado Alnayits con una sádica sonrisa —Ahora vayamos al fondo, de ese “conocimiento” que posees.



Levanto su mano derecha y sin demora, fue rápidamente a mi frente, sentí un gélido dolor, de sus dedos atravesar mi frente, podía oír a Riha y Crok clamar en angustia por mí, insultando y lanzando provocaciones hacia el investigador, con tal de inútilmente llamar su atención o desconcentrarlo, pero nada servía. Alnayits no se detuvo, prosiguió y lo que sea que intentara, no podía detenerle…



Continuara…
 
  • 1Me gusta
Reacciones: Nel
Registrado
3 Jul 2009
Mensajes
1,343
Offline
CAPITULO 215 LOS ALIADOS INHUMANOS DEL INVESTIGADOR


PERSPECTIVA: Tercera Persona



Los dedos del Muhaqdad habían atravesado la frente del esper, repentinamente la consciencia del investigador se llena de una luz blanca que le ciega en su totalidad y disipa todo sonido de su entorno.



—¿Eh?, esto es nuevo…



Alnayits mira a su alrededor, se encontraba en una especie de túnel a oscuras, su único camino era totalmente lineal y más adelante solo veía penumbra.



—Normalmente los recuerdos de la mente a la que tengo acceso entran a mi cabeza de manera directa, pero jamás he experimentado este tipo de reacción, ¿qué significa esto? -Pregunto un confundido investigador.



De repente luz se observa manifestarse más allá del camino que seguía en el túnel, la luz adopta la forma de una puerta.



—Lo que buscaba -Una sonrisa de satisfacción inunda el rostro del investigador.



El Muhaqdad se hecha a correr hacia la puerta, tanto sintiendo como observando que esta poco a poco estaba a la proximidad de su alcance, un jubilo llenaba su ser de una alegría indescriptible.



—¡Todo ese conocimiento peculiar… a mi alcance… POR FIN!...



El investigador extiende sus brazos con intención de tocar aquella puerta, de metros pasar a estar a solo centímetros de hacer contacto.



—¡Es mío!, ¡MÍO!, ¡TODO MÍO!, ¡JAJAJAJAJAJA!



Su cuerpo choca contra algo, deteniendo bruscamente su avance, del impacto le hace retroceder unos pocos metros hacia atrás, Alnayits había dado contra algo que bloqueaba su paso hacia su esperado “conocimiento”.



—¿¡Que cosa intenta obstaculizar mi…!? -Tan pronto como vio con claridad aquel obstáculo, el Muhaqdad queda perplejo.



Un inmenso dragón negro de ojos rojos y largos cuernos, era el obstáculo que le impedía avanzar, la bestia miraba con una furia enardecida, de su nariz exhalaba un vapor rojo oscuro.



—¿Un dragón… aquí…? -Un anonadado Alnayits expreso con desasosiego.



—¡Esta es propiedad privada!, ¡IMBÉCIL! -Exclamo en colera el dragón.



El dragón levanto una de sus patas y procedió a aplastar a un psicológicamente vulnerable Alnayits, el investigador solo pudo observar en histeria como era pulverizado por la descomunal fuerza de la legendaria bestia oscura.



__________________________________________________________________​



En el plano real, ubicado en la mazmorra de “la Apostata”, el cuerpo de Alnayits comienza a temblar involuntariamente, acto seguido una fuerza invisible desgarra parte de su túnica que cubría sus hombros. A la vista se revela que, sobre sus extremidades superiores, justo sobre el hombro, ambos brazos tenían un grillete de metal con runas mágicas grabadas en dicho objeto de naturaleza mágica.



De repente, el brazo derecho con él había clavado sus dedos en la frente del Trotamundos, es pulverizado, aquella fuerza invisible hace explotar la extremidad por completo quedando tan solo la mano. Dicha mano suelta la frente de Rozuel, no hay marcas de heridas o signos de lesión en el joven esper, la mano se marchita sobrenaturalmente tiñéndose de negro.



—¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH!



Un grito descomunal cargado de dolor y ansiedad exclama de la boca del investigador, el Muhaqdad retrocede violentamente de golpe hasta darse contra la pared, sintiendo una agonía de sensación ante la pérdida de su miembro derecho.



—Mi cabeza… duele…



Cae mareado al suelo, siendo auxiliados por sus dos soldados con el rostro cubierto, quienes le levantan y se lo llevan fuera de la mazmorra.



—Roz, no se que hiciste… ¡pero estuvo jodidamente increíble! -El hombre amazona le elogio.



—Créeme… estoy tan confuso y complacido ante lo que vi -Opino el esper con más dudas que regocijo.



Rozuel miro la mano que había atravesado su frente, aquella que se marchito reducido a una momificada forma, luego volteo a ver el grillete de grabados rúnicos que quedo en el suelo tras haber el Muhaqdad perdido dicho brazo. El objeto en cuestión ya no emanaba poder alguno, las letras rúnicas se habían extinguido de este.



—“Es cosa mía, ¿o ese grillete emana mana junto a todo el brazo a la vez?” -Se pregunto el Trotamundos con incógnitas —“La forma en que se manifestaba el poder mágico tanto en ese grillete y todo el brazo, recordaba enormemente a cualquier artefacto mágico o encantado”.



—Riha, oye Riha, ¿estas bien? -Pregunto Crok.



La Lupian había pasado por un momento atemorizante, uno que helo su sangre como ninguno, su respiración había regresado a la normalidad, pero aun mostraba indicios emocionales de estar afectada por aquel momento de tortura.



—Estoy bien… lo estoy… -Dijo una Riha manteniendo sus emociones en serenidad —Fui demasiado débil… tan vulnerable y patética…



La frustración alimentada por ira empezaba a teñir la psiquis de la loba humanoide, como aventurera, creía con fervor que debía ser fuerte y no dudar en las situaciones de vida o muerte. Cuando el Muhaqdad estaba a punto de alcanzar su mano en su frente, ella siente con vergüenza, que había mostrado una faceta humillante, más aún frente a su compañero de aventuras.



—No te castigues chica loba, en la mayoría de los casos cualquiera habría caído ante semejante presión -Opino el Trotamundos americano —Como dijo ese loco de la túnica con un brazo menos, la psicología puede ser una herramienta macabra a veces.



La frustración de la Lupian era de momento difícil de disipar, las emotivas palabras de Crok poco servían, pero alentaban a su ser interior, a mejorar ese aspecto mediocre de si misma. Mientras el dúo mantenía su charla, Rozuel se encontraba planificando una ruta de escape, pues el momento era más que idóneo.



—“Sin el Muhaqdad o sus guardias, es ahora o nunca”.



Con su mano derecha en contacto con su grillete, hacer uso de su habilidad ESP para liberarse de dicha atadura le tomo unos minúsculos minutos.



—¿Lo has conseguido?, ¡aleluya! -Un emocionado Crok exclamo al ver uno de los brazos de Rozuel libre.



—Eso es, alértalos genio.



—Uh… perdón.



Luego libero su otro brazo, siguiendo sus piernas y finalmente aquella atadura en torno a su torso, el Trotamundos esper yacía completamente libre, luego manifestó su poder para liberar al resto de sus compañeros.



—¿Escaparemos o… lucharemos contra él? -Pregunto Riha.



—Si soy sincero, preferiría escoger la primera opción -Aconsejo Crok —No sabemos la naturaleza de sus poderes, ni muchos menos de con cuanto apoyo bélico cuenta como un Muhaqdad.



El hombre amazona tenía un punto fuerte a favor con su opinión, Rozuel recordó al derrotado y vencido Yusuf Ahja Zad´tyk, aquel hombre contaba con un ejercito de 3000 efectivos bajo su mando. Pudo derrotarlos gracias al nuevo poder que Myldark despertó en aquel entonces para utilizar “Materialización”, pero en su situación actual, no contaba con los medios para volver hacer uso de dicha habilidad del dragón para reutilizar su “Materialización”.



—Por suerte lo dejo todo aquí.



Sobre el rincón donde se encontraban varios sacos, allí se mantenían el resto del equipo de Roz y compañía, los muchachos volvieron a recuperar sus pertenencias.



—Para ser una clase de científico loco, no fue muy de “genio” dejar nuestra cosa al alcance -Opino el hombre amazona.



—Si, no le des consejos a los villanos, ¿de acuerdo? -Comento el esper.



—No tengo en mente dejar que me atrape de nuevo, ¿tienes alguna mascara de gas para evitar caer de nuevo en una artimaña como la última?.



—Viejo, creo armas de fuego, no hago milagros.



Cada uno estaba nuevamente equipado, Rozuel Drayt con el AK-47 y el cinturón de bolsillos hecho de cuero, Riha Sharpsteel con la Beretta 92 y Deserta Eagle, así como Crok con la M16 y la M1911 (y el cuchillo de diseño militar). Con las armas en manos, con cuidadosos pasos avanzaron por la única puerta que había, miasma que un mareado y manco Muhaqdad cruzo, si este se encontraba débil, era oportuno abatirlo en el acto, pero de estar protegido por su ejército personal, serán problemas muy pesados.



—No tenemos munición para enfrentar a un posible ejercito de 3000 hombres, tengan cuidado -Advirtió Roz.



—No creo que ni alcancemos 1/4 de bajas con esa cantidad -Opino Crok.



—Estaré atenta a cualquier sonido o aroma metálico sospechoso -Notifica una Riha seria.



La puerta es abierta, al cruzarla del otro lado dan con un pasillo a oscuras, que pronto luces mágicas dentro de cristales se encienden automáticamente cuando el trio llega al lugar. Por el largo del pasillo se observa de otras puertas semejantes a la que cruzaron, estaban del mismo lado de la pared de la puerta que cruzaron, pero había una que era diferente al resto, se encontraba en el otro lado de la pared, era una puerta doble y su elegante diseño azul la hacía que fuera llamativo del resto.



—¿Podría ser esa la salida del calabozo y el resto conducir a otras habitaciones con otros posibles prisioneros? -Crok formulo aquella pregunta en voz alta.



Si había prisioneros en otras habitaciones, los rebeldes quizás se plantearían en rescatarlos, pero Rozuel tenía claro su objetivo.



—Prisioneros o no, lo primordial es que nosotros ahora salgamos de aquí con vida, ya habrá otro momento para hacer de héroe -Dejo en claro el esper.



—Si, si llegamos a morir todo acabo, no quiero sonar inhumano, pero tendremos que dejar ese posible rescate para otro momento -Apoyo el Trotamundos americano el punto de Roz —Si traemos más apoyo, contaremos con mejor posibilidad de rescatarlos, y salir vivo para contarlo, solo esperemos que los prisioneros sigan vivos para entonces… -Manifestó en voz baja aquella ultima oración.



La loba mueve sus orejas, y levanta la mano dando indicación de parar, había aprendido esa seña de su compañero de aventura.



—Oigo algo aproximarse por allí… -Advierte la Lupian señalando la puerta doble azul.



De pronto la puerta se abre, el trio levanta en alto sus armas, observando el ingreso de dos individuos, eran aquellos soldados de Alnayits, mismo que cubrían su rostro con el grabado de una estrella de ocho puntas.



—Contacto -Cito Crok con su arma apuntando en dirección hacia los dos individuos.



—Ah diablos, adiós escape sigiloso -Maldijo el esper con frustración.



Los soldados de Alnayits convierten cada uno de los dedos de ambas manos en cuchillas tan filosas y letales que cualquier espada, y proceden a avanzar, pero antes de que dieran el primer paso, el trio abre fuego contra ellos. 4 disparos son efectuados por Crok, 5 por Rozuel y 4 por la Lupian, asestando en brazos, piernas y torso del dúo hostil. Ambos ante la cantidad de balas recibida caen de espalda hacia el suelo.



—Eso fue fácil, me agradan que los momentos difíciles sean así de… ¡el enemigo se esta poniendo de pie! -Exclamo el hombre amazona con estupefacción volviendo a apuntar su arma en la misma dirección.



Los soldados de Alnayits se alzan aun con tales mortales heridas, sangre salía salpicando de estas, de repente muestran otra faceta suya, el turbante de su rostro es retirado, denotando ojos en ambos hombres totalmente blancos, carecían de iris o pupilas. Sus bocas se abren sobrehumanamente enseñando sus dientes que adoptan en el acto una forma semejante a las fauces de un tiburón, sus cráneos se deforman haciéndose más robustas, todo su cuerpo se tiñe de un rojo carnoso y parte de las heridas comienzan a regenerarse levemente.



—Se están convirtiendo en monstruos… -Expreso una asombrada Riha.



—No, desde el principio nunca fueron humanos -Dijo Rozuel —¡Apunten a la cabeza!.



Cuando el dúo de soldados monstruos se lanzan nuevamente al ataque, nuevamente son el objetivo de una lluvia de disparos, cada uno centrado en la cabeza, la cantidad de proyectiles recibidos por cada uno, basto para dejar notorios agujeros chorreante de néctar vital. Los monstruos se tambalean, para luego caer boca de espalda, el trio siguió con la guardia en alto y sus armas apuntando al frente, esperando cualquier reacción sospechosa de los abatidos soldados inhumanos.



—¿Finalmente están muertos? -Una atenta Riha pregunto.



—¿¡Qué demonios eran esas cosas!? -Un Crok pregunto con desasosiego.



Un intranquilo Rozuel se acerco hacia las abatidas criaturas, al estar solo centímetros de sus cuerpos, se agacho para hacer un vistazo más exhaustivo cerca de ellos, con horror sintió una cierta familiarización en tales inhumanos seres.



—No puede ser… ¿realmente son esas cosas?... ¿están aquí en Quíatar?, ¿en otro continente?... -El rostro del esper con cada pregunta se tiñe de incertidumbre.



—Roz, ¿qué sucede? -Su preocupada compañera fue a su lado para corroborar su bienestar.



—Crok, ¿puedes venir un momento?.



El hombre amazona se acerca a un lado del esper, Rozuel le pide por consiguiente tomar su cuchillo y abrirle el carnoso pecho rojizo del asesinado monstruo.



—¿Quieres que le haga una autopsia o algo así? -Pregunto Crok.



—Es para confirmar mis peores sospechas, hazlo por favor.



—De acuerdo.



El Trotamundos americano tenia el suficiente estomago para aguantar lo que estaba llevando a cabo, con el cuchillo a la mano procedió entonces a abrir el pecho del monstruo en la zona al nivel del corazón.



—¿Qué dem…? -Un repugnado Crok reacciono ante lo que presencio —Esto para nada se parece a la anatomía de un ser humano…



El interior de la criatura consistía en una acumulación de cientos de cables de fibras de aspecto orgánico, la presencia de corazón, pulmones o algún tejido relevante al ser humano estaban totalmente ausente en dicho organismo. Los huesos observables tenían un profundo rojo, y su dureza al tacto era tan equivalente al propio metal, pero lo más llamativo, era un bulto del tamaño de un puño, este estaba rodeado y conectado de aquellos cableríos carnosos, para nada se parecía a un corazón, pero su composición y sitio en donde yacía, casi parecía actuar como uno. Aquel bulto desprendía mana, era débil y a cada segundo tal energía se desvanecía para en cualquier momento extinguirse en su totalidad.



—Lo sabía… es un “Afligido” -Concluyo Rozuel Drayt.



—¿Qué cosa dices que es esto? -Crok pregunto



—“Estoy consternado por los sucesos desembocados de este resultado” -La voz de Alnayits hablo y resonó en todo el pasillo.



El Muhaqdad les estaba hablando directamente, pero él no se encontraba cerca, donde quisiera que fuese que estuviera, podía dirigir su voz con total seguridad hacia los tres.



—“Jamás habría llegado a concluir con mi exigente ojo evaluador, que mi búsqueda de conocimiento me llevase a salir mal parado en el único campo de batalla del cual era invicto, la mente” -Expreso el investigador —“Y pensar que tus recuerdos yacen protegidos por un poderoso guardián, Rozuel Drayt, pero quien te protege no es alguien ordinario, ese dragón y esos rasgos… ¿Myldark?, ¿el legendario dragón ancestral y uno de los seis dragones del fin?” -Hizo pausa un momento —“Interesante, Rozuel Drayt, eres una caja llena de sorpresas, más allá de conocimientos, albergas una existencia que cada vez me resulta más… intrigante”.



—¡Ya me parecías alguien raro y desquiciado!, ¿pero esto?, pensar que colaboras con ellos -Dijo un disgustado Rozuel.



—“¿Ellos?”…



—El “Nexus”, ¿te suena de algo?.



—“Oh, ELLOS… los conoces, sí, me habían advertido sobre un muchacho que anteriormente les ocasiono problema, mientras lidiaban con una especie de… mediocre organización o eso entiendo”.



—No tienes idea de que juegas idiota, ¡si estos tipos te toman como un aliado, solo será cuestión de tiempo para que ya no te necesiten y se deshagan de ti! -Dejo en claro el esper con un tono desdeñoso —Estos tipos… el “Nexus”, la forma en que crea a sus “Afligidos”, nada bueno puede depararle al mundo con estos monstruos andando a sus anchas.



El esper recordó entonces las palabras pronunciadas por el mismo Lecius, el enigmático elfo de piel azul, dichas palabras estaban referidas hacia el mismo Nexus…



[“—Tu ignorancia es una bendición, los Templarios son una amenaza insignificante al lado del “Nexus” -Revela Lecius —Ahora ellos se encuentran en una etapa de vulnerabilidad, recuperando sus fuerzas de antaño y deben ser eliminados antes de que lo logren, porque cuando el “Nexus” vuelva a estar al tope de sus capacidades reales, no habrá ejército en este mundo que le oponga, no será una guerra, será un exterminio.”]



Si el “Nexus” resultase más fuerte de lo que aparenta ser, más razón habría para detenerles, y si operan ya en otros continentes aparte de solo Gresswold, quien sabe cuántos “Afligidos” podrían crear. Los “Talleres” donde tales monstruos eran producidos, precisaban un ingrediente esencial en su producción, seres vivos, ya fueran humanos o semihumanos, en especial aquellos que posean grandes concentraciones de mana, magos y todo usuario dominante de la magia.



Los soldados que los tres habían eliminado, si tales “Afligidos” formaban parte de las fuerzas del Muhaqdad Alnayits, era desconcertante pensar que quizás toda su fuerza armada personal, fueran todo de la misma naturaleza. En resumidas cuentas, el investigador podría contar con una fuerza personal de Afligidos a su disposición.



—“Mi colaboración con el Nexus, es una decisión que no tome a la ligera, de hecho, la Apostata, alguna vez fue un sitio pequeño e insignificante, fueron gracias a sus colaboraciones, que mi guarida de conocimiento, es lo que es actualmente, por no olvidar claro, los preciados soldados que brindaron a mi disposición” -Relato Alnayits —“Mis aliados y yo hemos establecidos un confiable acuerdo que nos beneficie mutuamente, yo obtendré acceso a conocimientos únicos y ellos tendrán sus preciados lotes”.



—¿Lotes? -Replico el Trotamundos con duda ante aquella palabra.



Luego recordó el sitio en donde estaba, una mazmorra y una abastecida de prisioneros, no tardo en relacionar las palabras subyacentes con “lotes”, era claro lo que les daba el Muhaqdad a cambio al Nexus.



—Cambio de planes, vamos por los prisioneros -Declaro Rozuel Drayt.



—Rozuel, ese “Nexus” y “Afligidos”, ¿pertenecen al mismo grupo que nos ataco en la zona prohibida? -Pregunto Riha.



—Yo no entiendo ni quienes son ese “Nexus” o lo que sea, pero por lo que comprendo, son los malos, ¿no? -Crok comento.



—Malos es quedarse corto, su presencia aquí solo hace que los problemas de Quíatar referente a Muer Afigad parezcan un juego de niños a su lado” -Argumento el esper.



El Muhaqdad había mencionado haber encerrado a Aleab en otra sala de la mazmorra, si todos los presos son destinados al Nexus, he aquí un factor problemático, todos los “ingredientes valiosos” para crear a los Afligidos, utilizan a magos. Pero Aleab era una esper, ¿qué sucedería si el Nexus se hace con uno para crear un Afligido?, ¿sería compatible para crear uno?, y de ser “si” aquella respuesta, ¿qué clase de monstruosidad podría surgir de fabricar uno utilizando como base viviente un esper?.



—“Para nada puedo dejar que un esper caiga en sus manos, además Aleab posee una habilidad lo bastante útil” -Pensó el Trotamundos.



Ignorando la puerta doble azul, el trio se centro en ir por otro semejante al de la sala donde estaban cautivos, la decisión de Rozuel era firme, pues entre los prisioneros que necesitaba salvar, Aleab tenía una relevancia mayor.



—Algo se acerca… -La Lupian capto con sus agudizados oídos ruidos sospechosos.



Aquellos ruidos pronto hicieron eco en los oídos de Rozuel y Crok, el sonido de pisadas, por el tono en que sonaban, era algo o alguien que utilizaba un calzado metálico. De la puerta entonces un individuo surge, tenía una estatura aproximada de 2 metros, llevaba puesto una pesada armadura de plata que le cubría de pie a cabeza, su casco poseía la forma de la cabeza de un querubín, cuyas orejas tenían la imagen de alas angelicales.



—Genial, lo que faltaba… -El Trotamundos expreso con suplicio.



—Finalmente nos conocemos cara a cara, Rozuel Drayt, enemigo del “Nexus” y amenaza, por lo tanto, de “Madre” –Declaro el enigmático ser de armadura de plata con una voz masculina distorsionada de tono inhumano.



Continuara…
 
Registrado
3 Jul 2009
Mensajes
1,343
Offline
CAPITULO 216 EJECUTOR PLATEADO (Parte 1)



PERSPECTIVA: Tercera Persona



Un enigmático enemigo se cierne sobre el trio, portando una pesada armadura de plata de cuerpo completo, un llamativo casco de querubín con orejas diseñadas al aspecto de alas angelicales y hablando con una distorsionada voz masculina, revelando su facción y sus intenciones al hacer presencia de acto.



—Finalmente nos conocemos cara a cara, Rozuel Drayt, enemigo del “Nexus” y amenaza, por lo tanto, de “Madre”.



—Lo ultimo que necesitaba, un lamebotas de esa “Madre” -Suspiro el esper con pesadez.



—¿Un conocido? -Pregunto sarcásticamente el hombre amazona.



—El metal de su armadura… desprende un aroma que me resulta asqueante a mi olfato -Expreso la Lupian con una mirada hostil hacia el ser de armadura plateada y con sus manos sobre las Beretta 92.



Un silencio en el ambiente y el chocar de miradas rebosantes de hostilidad, hacían de la tensión un punto estresante ante tal situación, el enemigo en cuestión no era alguien ordinario, Rozuel lo conoció a la perfección. El ser de la armadura plateada, cuya imagen recordaba a la de un clásico caballero, formaba parte del “Nexus”, grupo o entidad a la que el propio esper juro enemista. Pero este enemigo en cuestión, no era como los Afligidos, era más fuerte que ellos.



—En el pasado enfrenaste a mi hermano, ¿lo recuerdas?, Rozuel Drayt -El ser de armadura le pregunto.



—Luzbel, lo recuerdo perfectamente, para mi desgracia -Contesto el Trotamundos.



—Si, te has enfrentado a mi hermano, Luzbel, el ejecutor de la sombra.



—¿Ejecutor?, ¿es así como se autonombran?, bueno, en realidad no tenía idea de lo que eran ustedes, puesto que es evidente que son diferente de los Afligidos.



—Nuestra existencia esta por encima de los que catalogas como “Afligidos”, somos los “Ejecutores”, la mano extintiva de “Madre”, el azote y el castigo de sus enemigos -Describió el tal ente de la armadura plateada —Soy Ezequiel, soy el “Ejecutor de Plata”.



Si los “Afligidos” representaban las fuerzas de mayor numero ejerciendo el rol primordial de ser tanto la vanguardia, el asalto y la defensa, los “Ejecutores” serian el equivalente de los “comandantes”. Emanaban más poder mágico que el Afligido promedio, con la capacidad de hablar e interactuar con inteligencia, contaban con los dotes necesario para liderar grupos o escuadrones de estos seres a su mando.



—La presencia del Nexus en el continente de Sharya, ¿hace cuanto que operan aquí? -Pregunta Rozuel.



—¿De verdad crees que te daría esa información?, soy un EJECUTOR, mi deber es erradicar a los enemigos de “Nexus”, tú, debes ser erradicado, y tus aliados deben correr con el mismo destino -Declaro entonces el ejecutor de plata.



Crok y Riha apuntaron con sus armas a Ezequiel, luego de que este hiciese tales declaraciones, su hostilidad estaba más que confirmada, era un enemigo y no uno cualquiera, Rozuel no podía evitar sentirse nervioso. El esper pensó que, si tuviera que enfrentarse a un “pez gordo” del Nexus, preferiría hacerlo contando con su equipamiento original, aquel que perdió cuando fue teletransportado de la zona prohibida hacia el reino de Quíatar.



—“Si llegara a enfrentarlo, ¿podría vencerlo con solo con lo que cuento de armamento?” -Se pregunto el ex-traficante de armas.



No contaba con granadas, o armas que pudieran categorizarse como “pesadas”, entre su arsenal actual, lo más poderoso serian la escopeta Tavor AS12 y la ametralladora PK, pero aquellas dos, ¿serian suficiente contra este “ejecutor”?. En sus recuerdos, su lucha contra Lecius no fue cosa sencilla, la manifestación de Myldark jugó un papel crucial a la hora de “vencer” a dicho oponente.



—“¿Qué harás mocoso?, ¿recurrirás a vencer a quien tienes frente a ti de la MISMA MANERA?” -El dragón hablo en su cabeza y le planteo aquella pregunta.



—“Je, quieres sacar provecho de la situación, ¿eh?, ¿Myldark?”.



—“Solo te ofrezco una buena alternativa, para equilibrar la balanza a tu favor” -El dragón oscuro argumento —“Si no crees poder lidiar con lo que tienes, ¿estás seguro de que es racional enfrentarlo en dichas condiciones inferiores?”.



El dragón tenia un fuerte punto, luchar con una oponente fuerte y no tener todo el equipamiento acorde para garantizar una lucha en condiciones de igualdad, podría resultar en consecuencia salir mal parado, o en defecto, morir. La muerte es de por sí, la más grave de los finales, el esper sabía que escoger entre alternativas que evadan aquel resultado sería lo más lógico. Pero se plantea entonces, “¿de verdad debo ceder mi voluntad al dragón oscuro?”, contaba con buenos aliados (Riha y Crok), si perdiera el control, aunque consiguiera vencer al ejecutor, si ellos fueran alcanzados por el “fuego cruzado” de tal estado, ¿seguiría siendo una victoria?.



Él estaría vivo, cierto, pero sus aliados a los que ha logrado entablar cierto grado de confianza al punto de permitirle empuñar sus creaciones (con cierto estimado de riesgo), podrían perecer. Perder aliados o compañeros para un aventurero no seria nada raro, pero para Rozuel es distinto, la Lupian y el hombre amazonas eran amistades difíciles de conseguir. No puede en toda Avalia encontrar con tal facilidad, personas con las que puede compartir sus armas de fuego, necesita confianza, necesita auténticos camaradas que cubran sus espaldas con la misma potencia en manos que él.



La Lupian es una adquisición sublime, sus habilidades en torno al acero, su capacidad de aprendizaje para empuñar las pistolas y el historial de sus acciones como aliada, era demasiada valiosa para perderla, y Crok, sería muy DIFÍCIL lograr encontrar a otro como él, no por su estatus como hombre amazona, sino como un Trotamundos capacitado profesionalmente en excelencia para empuñar armas de fuego. Es por ello, que sus aliados tenían un valor considerable, proteger su propia vida era lo primordial, pero también quería asegurar el bienestar de aquellos compañeros que le siguen.



—“¿Qué harás mocoso?, tu enemigo no aguardara a esperar tu elección por siempre” -El dragón volvió a plantearle la misma cuestión.



—“Jejeje… eres incorregible, Myldark” -Opino su usuario —“No puedo arriesgarme a perder más de lo necesario, mi vida esta en juego, pero eso no significa que no de la pelea necesaria para mantener su pulso latiente”.



—“Oh, ¡Jajaja!... eres un engreído, mocoso, pero me agrada tu espíritu de perseverancia” -El dragón oscuro le elogio —“Pero no creas que te dejare morir tan fácilmente, si pierdes y yaces al borde de la muerte, entonces tomare el control, ¿lo sabes?” -Myldark le advierte —“No puedo permitirme caer en manos de estos a quienes llamas el Nexus, no me convertiré en un juguete para sus fines, sea cual sea”.



El esper apunto con el rifle de asalto a la hostil figura del ejecutor, Ezequiel, a pesar de tener a los tres con sus armas apuntando a su persona, no se inmutaba en lo más mínimo.



—Lo que mi hermano no pudo, yo lo hare, me encargare de eliminarte personalmente, Rozuel Drayt -Aseguro Ezequiel.



—Lo harás sobre mi cadáver, engendro -La loba proclamo.



—Que sean sobre dos -Crok expreso.



—Hazlo -Ordeno Ezequiel.



Ante tal orden emitida, los tres se muestran confuso, porque no había nadie a su lado y evidentemente no fue pronunciado para ellos, entonces la pregunta es, ¿a quién dirigió aquella palabra?.



—¿¡Pero de…!?



El esper lo nota enseguida, bajo sus pies se había manifestado un circulo mágico, de la misma forma y tamaño, se convoca uno también sobre Ezequiel, los dos emiten grandes concentraciones de energía y provocan un haz de luz. Crok y Riha con cegados momentáneamente, al retornar su vista a la normalidad, se percatan de la ausencia de Rozuel y el ser de la armadura plateada.



—¡No esta!, ¡Roz ha desaparecido por completo!, no puedo percibir rastro de su presencia en las cercanías… simplemente, desapareció en un instante -Clamo una angustiada Riha.



—También lo hizo el rarito de plata, estos son graves problemas -Opino un preocupado Crok.



—¡Tenemos que buscarlo!, tiene que haber sido llevado por esa dirección.



La Lupian señala la puerta doble azul, misma por el que Ezequiel llego, era fácil intuir que estaba conduciría fuera del pasillo de la mazmorra dado a la diferencia en aspecto con las demás puertas. Cuanto la loba estaba próxima a correr hacia dicha dirección, cesa toda intención, cuando oye sospechosos sonidos provenir de allí mismo.



—Se acerca… no uno, ¡varios! -Advierte ella.



Seres de armaduras de carnosos aspectos rojizos, brazos y piernas fornidas de músculos que palpitaban como un corazón, un inhumano cráneo era su cabeza, fauces de bestias amarillentas y en su rostro denotaba un ojo color negro con numerosas venas alrededor suyo. Sus manos y pies, tenían garras tan largas y afiladas, que nada tenían que envidiar a hojas de espadas o cuchillas, llegaban en números de 5, luego 9 y una docena de ellos hizo acto de presencia en su totalidad.



—Buscarlo no va a ser una tarea sencilla, desgraciadamente -Suspiro el hombre amazona con exasperación —Ya has enfrentado a esas cosas antes, ¿no?.



—Si, son duros, pero no invencibles.



—¿Algún consejo para lidiar mejor contra estas cosas?.



—Tienen una especie de “núcleo” dentro de su cuerpo, casi ubicado mayormente en el pecho, si este es destruido, ellos mueren en el acto.



—¿”Núcleo”?, ¿será esa cosa con un aspecto de un corazón cancerígeno?, bueno… eso me bastara para no derrochar más munición de la necesaria.



Un fuerte rugido se oye provenir también de la misma dirección de donde tales Afligidos salían, de repente la criatura responsable de emitirlo no tardo en manifestarse ante la Lupian y el hombre amazona. Un ser de cuatro metros, tenia un torso con la apariencia de una armadura carnosa tonificada rojo y negro, como miembros superiores e inferiores de musculatura exagerada, no tenía garras presentes en manos o pies, pero lo más llamativo era su cabeza.



Aquella monstruosidad tenía el cráneo de un bovino, con tres pares de ojos ennegrecidos separados entre sí, cada ojo tenía dos pupilas rojizas, todas se movían a un ritmo anormal y miraban fijamente al dúo armado con armas de fuego. El techo del pasillo de la mazmorra tenia una altura de 5 metros, la criatura ocupaba 4 de la distancia necesaria y se situó a espaldas de las demás monstruosidades, erigiéndose como el líder de ellos.



—Y yo creyendo que no podría haber algo más horrible que una araña -Manifestó el hombre amazona con aversión hacia dicho ser.



—Nunca antes había visto a ese tipo de criatura antes, pero tiene el mismo tamaño que ese ser del martillo pesado descomunal… -Aclaro la Lupian



—Este no tiene ningún arma en sus manos, o garras en su defecto como los demás, ¿no es eso algo bueno? -Añadió Crok.



De repente, la criatura de cráneo de bovino abre la palma de su mano derecha, un liquido grisáceo surge de esta, se extiende como si gelatina fuese y adopta una forma, un látigo de descomunal tamaño adoptado para el monstruo de seis ojos, quien lo empuña con ambas manos. La cuerda tenia incrustados numerosos pinchos metálicos en esta.



—En serio me estoy planteando a empezar a no abrir la boca de más, de veras… -Se mofa Crok de sí mismo.



El ser gigantesco ataca con el látigo, este se mueve en línea recta arrastrándose por el suelo hacia Riha y Crok, los dos fácilmente con hacerse a un lado consiguen evadirlo, solo para observar como aquel látigo deja un camino de fuego por donde pasa. La cuerda retorna a su usuario, de la punta de los pinchos sobresalían llamas en esta, era el origen del fuego que dejaba dicha arma en su avance.



Tal demostración de poder de aquel Afligido, hizo que el dúo estuviera bajo presión, no solo tenían que lidiar con una docena de la versión regular de aquellas abominaciones, sino también, de aquel látigo de daño ígneo de la criatura con cráneo de bovino y múltiples ojos.



__________________________________________________________________​



Rozuel miro confuso a su alrededor, se encontraba en una extensa área totalmente vacía, de cada lado había puertas, por la distancia se calculaba que estaban distanciadas unos 100 metros, incluso la distancia del techo de la habitación llegaba a medir 12 metros de altura. En frente suyo, se encontraba Ezequiel, mirándole fijamente inmóvil.



—Me separaste de los demás, ¿este era tu plan desde el principio? -Pregunto él.



—Esta zona fue creada con la finalidad de lidiar con los intrusos, personalmente bajo mi hoja -Revelo el ejecutor —En cuanto a tus aliados, me he asegurado de que sean eliminados por mis subordinados.



—Y quien ejecuto aquella magia que nos teletransporto, ¿fue ese desquiciado de los lentes de metal?.



—“Adoro el mérito, pero yo solo lo utilice, la fuente que hizo posible ese hechizo es gracias a mis preciados aliados” -Aclaro Alnayits con su voz resonando en todo el lugar.



No era difícil intuir que la orden de Ezequiel “Hazlo” había sido dirigido al Muhaqdad, pero tal obra mágica era posible gracias al Nexus, “la apostata”, la guarida personal de Alnayits, había sido lo bastante moldeada por tales “aliados”. Rozuel le hecho un vistazo a las dos puertas muy alejadas entre sí que había en la habitación, una tenia un color azul igual a la puerta doble de la mazmorra, la otra era de un blanco profundo.



—Todo intento de escape es inútil, las puertas han sido bloqueadas con magia para que nadie pueda entrar o salir -Aclaro Ezequiel —El hechizo de bloqueo solo puede ser removido cuando uno de los dos muera.



No por nada el mismo ejecutor dejo en claro que tal habitación fue creada para la erradicación de los intrusos, cortar todas sus vías de escape era de un pensamiento lógico. El esper no tenia otra opción, la lucha era inevitable, y toda el área a su alrededor, era en si un campo de batalla preparado con anticipación.



—Prepárate, Rozuel Drayt.



El ejecutor al proclamar aquella declaración, manifiesta un escudo plateado cuyo diseño recordaba a un pavés, pero su tamaño y grosor eran mayor, pese a ello, aquel ser lo sostenía con solo su izquierda. En su mano derecha, crea una espada plateada con un exagerado tamaño de 4 metros y un groso de ancho de 50 centímetros, empuñándola con relativa facilidad con solo esa misma mano.



Las armas invocadas por Ezequiel irradiaban una notoria cantidad de magia, el ejecutor como tal era un ser con una gran reserva de mana, como era de esperar, se podría conjeturar que la tal “Madre” creo a entidades como él, para ser por excelencia seres dotados de gran magia. El esper con su AK-47 en manos, se dispuso ir con todo, equipándose con la mejor armadura posible.



—¡Intense Iron – Modo Juggernaut!.



Una gruesa armadura negra cubre al muchacho, su corpulencia se manifestaba en torso, cintura y extremidades superiores e inferiores, el casco adopta la forma del diseño del casco militares de su mundo moderno natal, las iniciales “ML” se graban en la frente. El ejecutor adopta una postura, poniendo un pie en frente y otro atrás, con el escudo adelante y la espada en alto atrás.



En solo segundos, Ezequiel toma la iniciativa y se lanza al ataque a una sobrehumana velocidad, pero Rozuel responde en el acto y dispara con el rifle de asalto en modalidad automática. El ejecutor se detiene en un parpadeo, su gran escudo emite mana a grandes a grandes concentraciones, un muro de energía se manifiesta en su frente cuyo rango cubría todo su cuerpo.



Las balas golpean el muro, pero estas eran rechazadas por tal por tal protección de naturaleza mágica y desviada hacia otra dirección con casi todo su poder cinético disminuido. Todo el cargador es disparado hasta quedar vaciado, ninguna bala había conseguido atravesar su defensa mágica, tal grado de poderío defensivo capaz de resistir las balas del AK-47 le recordó a alguien.



—“Es como mi enfrentamiento contra Aarón Ainz Rysther” -Pensó el esper.



El mago SS era capaz de crear escudos de mana lo suficiente concentrados para repeler las balas del rifle de asalto, y este ejecutor tampoco era la excepción, sin problemas, pudo lidiar contra un cargador entero del AK-47, demostrando la fiabilidad de su defensa sobrenatural.



—Tal artefacto, sin duda su poder es considerable, pero no bastara para acabar conmigo -Declaro Ezequiel.



El muro de energía invocado por Ezequiel desaparece y el ejecutor vuelve a continuar su avance, el esper intenta recargar su arma, pero el tiempo no estaba a su favor, su oponente estaba próximo a alcanzarle.



—“¡Maldición!, su velocidad fácilmente supera al Modo Juggernaut” -Pensó con inquietud el esper.



El Modo Juggernaut era su armadura de mayor protección y con la cualidad de aumenta aún más sus capacidades físicas como su fuerza, pero en términos de velocidad, era el más lento y menos ágil. El ejecutor desplaza su espada con el gesto inminente de utilizarla, Rozuel se percata de que este miraba fijamente al rifle de asalto.



—“¿Apunta para destruir mi arma?” -Exclamo en sus pensamientos analizando las intenciones de su inhumano oponente.



Mientras retrocedía, llevaba el rifle a su espalda para evitar ser alcanzado por Ezequiel, pero el ejecutor le sorprende, llevo su hoja en realidad para apuntar a su cuello.



—“Era una finta…”



Una acción de amago con la intención de engañarle, le hizo creer que apuntaba a destruir el AK-47, haciendo que el propio Trotamundos mientras intentaba evadirle, prestara atención en alejar su creación de la espada. Pero en realidad, el ejecutor iba por una zona vital del Trotamundos, no su corazón o cráneo o sus pulmones, eligió en este caso su cuello.



—“No tengo forma de evitarlo… ¡va a alcanzarme!”.



Era inevitable, la distancia y la velocidad de reacción estaban en su contra, la espada impactaría contra su cuello.



Continuara…
 
Registrado
3 Jul 2009
Mensajes
1,343
Offline
CAPITULO 217 EJECUTOR PLATEADO (Parte 2)


PERSPECTIVA: Tercera Persona



Un golpe directo, la hoja de la espada da en la zona del cuello del casco del Intense Iron, un estruendo se produce, Rozuel es llevado al suelo por la fuerza del impacto quedando en una posición lateral.



—Absurdo… -Expuso Ezequiel con decepción.



El golpe de la pesada y gruesa hoja del arma del ejecutor, quien con todas sus fuerzas lo dio todo en ese golpe, no había conseguido decapitar al Trotamundos como esperaba, el impacto consiguió atravesar buena parte del groso de la armadura, pero no herirle. La hoja penetro la protección del casco, quedo incrustado dentro de esta, pero no alcanzo la piel de Rozuel, y tan solo estaba a casi nada en centímetros de llegar a su carne.



—“¿Cómo es posible que esta armadura consiguiera protegerle?” -El ejecutor estaba impresionado y molesto por ello —“Esta armadura tiene una naturaleza mágica, pero incluso tratando de una mera protección imbuida con magia no debería haber resistido”.



Los ojos del ejecutor miraban con más atención la presencia de un aura de energía que envolvía discretamente la armadura, pero se percata de algo, no podía percibirla sensorialmente, solo físicamente gracias a sus ojos dotados con una visión extraordinaria para lo místico.



—“Hay energía mágica presente en esta armadura, pero no puedo sentirlo, ¿por qué?” -Pensó con confusión —“Pero también observo otro rastro de energía, eso no es mana… ¿qué es esa cosa?”.



Su concentración es interrumpida al notar como Rozuel Drayt intenta con ambas manos, sacar la hoja del casco y retirarla de su proximidad, la fuerza que ejercía para tal fin, no era humana. Para un joven de 13 años, tal demostración de cualidad física, solo podía ser producto de un fortalecimiento físico brindaba por la magia de aquello que le envolvía, el ejecutor lo sabía, pero sin importar cuanto esfuerzo sobrehumano pusiera el chico de su parte, apenas podía mover la espada.



—Habré fallado en eliminarte de un solo ataque, pero la situación sigue jugando a mi favor.



Con esas palabras, Ezequiel presiona para que su hoja se hunda aún más en el casco, a solo escasos centímetros de la carne del joven, el filo del arma impregnado con mana, sería lo suficiente letal para propinarle un corte de muerte.



—¡No… vamos… maldita sea… quítate…!



—Admirable, pero inútil, tienes cualidades sobresalientes para alguien de tu joven edad, pero en vista de la situación actual, es tu fin, Rozuel Drayt.



Rozuel empujaba manifestando toda la fuerza sobrehumana posible, intentando hacer retroceder aquel filo que amenazaba su vida, pero más que sentir que se alejaba, podía sentir como un minúsculo corte empezó a surgir sobre su cuello.



—Todo ha terminado, Rozuel Drayt, me asegurare de llevar tu cuerpo a “Madre”, percibo que podrá hallar ciertos descubrimientos interesantes en ti -Confeso el ejecutor.



—No… ¡NO!... ¡vamos inútil cuerpo!... ¡estúpida armadura!... ¡ya fue suficiente morir una vez!... ¡tengo que salir vivo de aquí!... ¡tengo que volver con ellos!... ¡Y NO PIENSO MORIR INUTILMENTE CONTRA UNA HOJALATA DE PLATA!



Los gritos del esper pronto se convirtieron en un rugido bestial.



—¿¡Eh…!? -Un anonado Ezequiel observo.



Venas grises sobresalen del cuello y se redirigen a los brazos, musculatura exagerada se forma en torno a la armadura de las extremidades superiores, una fuerza hercúlea inunda pronto al muchacho. Las pupilas de los ojos del esper se tornan de un aspecto diferente, adquiriendo una hendidura vertical, que recordaba a la forma en que muchos reptiles. Colmillos se manifiestan sobre su boca, y el rugido de su voz se hacía más grave.



—¡Absurdo…!



Ezequiel era incapaz de ver lo que sus ojos aun así atestiguaban, aquel muchacho que no podía ni mover un centímetro su espada, de repente, en solo un instante se quita la hoja de encima, ¡y con solo su mano derecha!. Pronto la mano izquierda de la armadura adopta la forma de un par de garras, misma que golpea con frenética fuerza el rostro del ejecutor.



Del zarpazo, Ezequiel es mandado a volar con partes de la armadura de su casco dispersándose por el suelo, hasta ser detenido tras impactar contra la pared, cayendo al propio suelo en posición boca abajo. Las garras del brazo izquierda de la armadura pronto desaparecen, los colmillos de su boca también, su voz vuelve a resonar humanamente y sus ojos vuelven a su aspecto normal. Las venas grises en los brazos habían retornado del sitio en el que surgieron.



—¿Qué demonios… acaba de pasar?... -Se pregunto el esper confuso y con su respiración agitada —Myldark… ¿acaso tú…?



—“Estas equivocado si crees que he sido yo, mocoso” -El dragón pronto objeto ante su acusación.



—¿Qué?...



—“Ni yo entiendo que acaba de ocurrir, tal suceso, solo podría desembocar si tuviera el control total, pero aquello fue una especie de manifestación parcial… extraño, dado a que no he intervenido en lo más mínimo a voluntad” -El dragón explico —“Siendo sincero, estaba a punto de tomar el control al ver que tu cabeza estaba a punto de ser rebanado, pero antes de que siquiera hiciese mi movimiento, de repente el Intense Iron manifiesta tal poder por voluntad propia”.



—Oye… me tomas el pelo, ¿verdad?, es imposible que algo como lo ocurrido sucediera SIN TU INTERVENCIÓN… -Argumento el Trotamundos.



—“Mocoso, es obvio que tal manifestación de poder viene como fuente de mí, pero vuelvo a repetírtelo, YO NO TE LO HE DADO A VOLUNTAD, tú has influido indirectamente e inconsciente de ello” -Declaro el dragón oscuro.



El muchacho estaba perplejo, podría interpretar las palabras de Myldark como una mentira, pero desde el fondo sabía que ese dragón no le estaba mintiendo, aquella repentina y extraña fuerza que le salvo la vida, de alguna forma, fue activada de manera involuntaria por su persona.



—¿Qué eres tú?, Rozuel… Drayt…



La voz del ejecutor suena en sus oídos, el joven hace a un lado aquellas dudas sobre ese poder manifestado, pues enfoco toda su atención en el ejecutor a quien mando a volar de un zarpazo. Pronto este se pone de pie, revelando ante la vista aquella cara que se ocultaba, su casco había sido destruido en el proceso luego del golpe recibido.



La piel del rostro de Ezequiel era de un profundo blanco, carente de cabello o rastro alguno de pelo, no tenía orejas y en su lugar había dos minúsculos hoyos sobre dicha parte, sus ojos brillaban con un sobrenatural azul que desprendía energía de esta de dicho color, unas marcas rojas yacían grabadas en torno al rostro alrededor de los ojos y la boca, dando la figura de un círculo. Su nariz era aplanada, y en alguna de sus exhalaciones, expulsaba un vapor rojo de sus fosas nasales, una herida de corte se observa justo sobre las mejillas, la zarpa había logrado herirle levemente, pero en segundos, tales lesiones menores se sanan automáticamente, viéndose como si nunca hubiera habido tales lesiones.



Acto seguido, lleva una de sus manos a su cabeza y crea otro casco igual al anterior, con aspecto de querubín y orejas con la imagen de alas angelicales. Los trozos de armaduras dispersos en el suelo habían desaparecido tras transformarse en partículas de mana, la ancha y pesada espada que había soltado tras recibir aquel impacto en el rostro, también tiene el mismo destino. Solo su escudo se mantuvo a su lado y pegado a su brazo todo el rato.



—Tal demostración de poder, ser incapaz de percibir la magia en tu cuerpo y solo limitarme a verlo, ese rastro de energía desconocido… -El ejecutor nombro cada uno de los rasgos anómalos descubierto de su oponente —¿Qué eres tú?, Rozuel Drayt.



Al describir aquella “rastro de energía desconocido”, el Trotamundos intuyo que se refería a su energía ESP, era consciente de que el PSI, de alguna forma camuflaba al mana, para no ser percibido sensorialmente por otros. Pero que el ejecutor pudiera observar tal energía manifestar en su propio cuerpo, le dio una alerta de tener cuidado de revelar más de la cuenta de su naturaleza a este enemigo.



—¿De verdad crees que te daría esa información?, soy tu ENEMIGO, mi deber en este momento acabar contigo y erradicar todo lo que tenga la marca de “Nexus” en este sitio -Declaro Rozuel Drayt.



—Obtendré entonces las respuestas de tu cadáver -Aseguro el ejecutor y luego volvió a crear otra espada igual a la perdida anteriormente (con la misma medida de ancho y largo).



Mientras Ezequiel manifestaba su nueva espada, Rozuel aprovecho el tiempo para recargar su AK-47, el daño en el casco de la Intense Iron empezó a regenerarse hasta retornar a su estado intacto, aunque aquello último fue gracias a la influencia de Myldark.



—“Mocoso, no dejes que vuelva a asestar un segundo golpe en el mismo lugar, dudo que pueda volver a tener tanta suerte” -Le notifico su compañero dragón.



El Intense Iron Modo Juggernaut era la armadura más corpulenta y con mejor defensa, Rozuel la moldeo para ser una armadura que pudiera resistir impactos de ametralladoras de asalto o un rifle antimaterial. Su metal en origen estaba hecho con las escamas de Myldark, e imbuido con la magia latente del dragón, las gruesas capaces que recubren y forman el blindaje de esta vestidura metálica, fueron lo suficiente resistente para conseguir soportar la espada del ejecutor cargada con tanta magia. Como dato extra, el casco es la zona de la armadura con la menor defensa, y el torso concentra la mayor resistencia.



—Tiene que tener un punto débil… -Dijo el esper en voz baja mientras apuntaba con su rifle de asalto.



Disparo contra Ezequiel, quien cesa sus pasos y vuelve a invocar el muro de energía en su frente como de la vez anterior, las balas impactan contra la defensa mágica, pero los proyectiles son desviados con casi toda su mayor carga cinética mermada. En eso, Rozuel acopla el rifle de salto en su espalda, e invoca en su lugar a la escopeta Tavor AS12.



Con la escopeta bullpup calibre 12 en sus manos, dispara las tres primeras ronda del primer tambor del arma (posee cuatro tambores en total con tres cartuchos cada uno), los perdigones impactan en el escudo de Ezequiel, pero son repelidos también. Pero el esper no se detiene, corre y con el arma aun apuntando, prosigue a disparar el resto de los cartuchos del siguiente tambor.



Estaba a solo 2 metros y medio de su objetivo, con el escudo aun firme y el muro defensivo levantado, su escudo repelió disparos de la escopeta incluso a distancias tan corta. Tal era su defensa capaz de repeler los perdigones, que algunos cambiaban su trayectoria retornando en dirección hacia el propio Rozuel, sin embargo, la carga cinética de estos había sido disminuidos considerablemente, perdiendo gran fuerza de impacto y siendo repelidos incluso por la gruesa armadura del esper.



—“No es que resista todo lo que golpee su muro de energía y lo repele por poseer mayor defensa, sino que rechaza todo aquello que lo impacta y cambia su dirección” -Dedujo el Trotamundos en su mente.



La defensa del escudo de Ezequiel, podrían resumirme en una habilidad de repulsión casi absoluta, como una fuerza que obliga a todo aquello que impacte en el muro a tomar otra dirección. Es decir, que da igual el descomunal poder de impacto de aquello que agreda al muro de energía, aquella “fuerza de repulsión” que posee el muro, le permite apenas haga contacto con esta, ser repelido en el acto forzando un cambio de trayectoria.



—“De modo que da igual si vaciara una carga entera de la ametralladora PK, su habilidad defensiva prácticamente repelerá cada uno de los proyectiles, mientras esa fuerza de repulsión le respalde tiene una defensa casi invencible”.



El esper se planteo a buscar alguna solución, puede que la defensa de su oponente fuera formidable, pero no perfecta, debía tener un punto débil o quizás algo en el mecanismo de la propia habilidad del ejecutor, que pudiera sacar a su favor. Pero es retirado de sus pensamientos, cuando el ejecutor retira su escudo y pasa a la ofensiva, a solo dos metros y medio de distancia, Rozuel estaba muy cerca de su rango cuerpo a cuerpo.



Toma distancia retrocediendo unos 8 metros, pero Ezequiel ni se mueve, la hoja de su espada plateada pronto carga una cantidad de energía y agita el arma, liberando una onda de energía color plata que logra alcanzar el torso de la armadura de Rozuel. El impacto se siente como si la propia espada hubiera golpeado el pecho del Intense Iron, el grosor de esta logro resistir sin problemas tal fuerza, pero repercutió en intensos dolores en torno a dicha locación del cuerpo del propio usuario. Un dolor tan semejante a un garrotazo en su propia carne, pero sin la consecuencia del daño tisular.



—“¡DUELE!... el Modo Juggernaut logro evitar que alcanzara mi cuerpo, pero el dolor que deja tras el impacto… si llegara a recibir dos más, el Intense Iron podría resistirlo, pero tanto dolor podría causar mi desmayo”.



Perder la consciencia conduciría a que el Intense Iron desaparezca al instante, dejándolo totalmente vulnerable y a merced de ser rematado por su inhumano oponente, claro está que también yace la posibilidad de que Myldark interfiera y tome el control. Mientras se recupera de la dolencia física en su cuerpo, observa al ejecutor propinando una veloz zancada para arremeter contra su espada de forma directa.



El esper apunta con su escopeta rápidamente y dispara, Ezequiel cesa sus pasos al instante y se protege con su escudo, su pieza defensiva es imbuida con energía, misma que recibe los perdigones y consigue repelerlos con facilidad. El ejecutor había manifestado su defensa formidable sin la necesidad de invocar aquel muro que protege todo su frente, su escudo en sí, había sido imbuido por aquella habilidad propia de su movimiento defensivo.



—“¡El maldito es rápido!” -Exclamo asombrado y con frustración el Trotamundos —“2 Segundos, no… puede que solo 1 segundo o aún menos, ¡él puede invocar de inmediato aquella fuerza de repulsión casi automáticamente si lo precisa!”.



Se podría deducir que Ezequiel tenia su punto fuerte en la lucha cuerpo a cuerpo, incluso con la capacidad de lanzar potentes ondas de energía desde su arma, lo que le confiere la capacidad de una ofensiva a distancia. Su defensiva le permitía ser invocado en el acto con su escudo en la mano restante, con el potencial suficiente de rechazarlo todo gracias a una habilidad de repulsión. El ejecutor contaba con cualidades casi injusta entre ataque como defensa.



—“Luzbel también tenía también una habilidad defensiva bastante problemático, aunque no supuso problema para Myldark” -Pensó el esper.



Ezequiel vuelve a tomar a retornar la ofensiva, balanceándose a la izquierda del esper a paso ligero, pero el Esper aun con un cartucho en la escopeta, apunta y dispara, el ejecutor cesa su ataque y bloquea con su escudo, generando aquella energía en torno a su pieza de protección, repeliendo por ende el disparo del muchacho.



—“Un momento…” -El ojo atento de Rozuel se percato de algo —“¿Podría ser…?”



¿Una debilidad?, ¿un posible punto débil?, en un plazo de dos segundos, la mente del esper se centro entonces en aquella pista encontrada, fue el tiempo que preciso para elaborar una posible contramedida.



—“Si es así, el plan puede funcionar” -Concluyo el esper.



Una de las alas angelicales del casco de Ezequiel de repente crece de tamaño y aletea disparando unas plumas de esta, como proyectiles se dirigen hacia el casco de Rozuel, quien por instinto se protege en el acto usando la Tavor AS12 como escudo. Las plumas se clavan sobre la escopeta, acto seguido, una fuerza enigmática hace que el arma tenga un peso descomunal, tal pesadez era más de lo que la fuerza sobrehumana del modo Juggernaut podía soportar. Obligando al muchacho a tener que soltarla y siendo incapaz de levantarla.



Cuando se disponía a intentar seguir recuperarla, se percata de que su oponente a pasado a la ofensiva, obligando al muchacho a tener que tomar distancia de varios metros hacia atrás.



—“Aquellas plumas que disparo, ¿¡tienen propiedades gravitacionales!?” -El esper quedo anonadado ante tal poder.



Cuando las plumas dieron en la escopeta, no impactaron como si de cuchillas se trataran, estas se adhirieron sobre la superficie del arma y emitieron una fuerza de gravedad a base de magia, aumentando el peso de forma exorbitante de aquello a lo que estaba adherido hasta el punto de ser incapaz de sostenerlo. Aquella magia parece mantenerse de forma continua, ¿las plumas pueden ser removidos fácilmente?, no pudo comprobarlo dado a que su adversario no se lo permitía, pero descubrir que también posee tal habilidad, hacia que combatirle fuese más complicado. Su escopeta había sido descontada de su arsenal, ahora tan solo contaba con el rifle M89SR, el AK-47 y la ametralladora PK.



—Esto esta tomando más tiempo del necesario -Hablo el ejecutor de plata.



La espada del ejecutor empezó a cargar grandes cantidades de mana, un concentrado ataque estaba por ser propinado por aquel ser de armadura plateada.



—“Irá con todo en el siguiente movimiento, ¿eh?” -Rozuel no tardo en percatarse de ello —“No podría haber perdido una mejor oportunidad, solo espero que resista el impacto”.



La hoja de plata de Ezequiel había cargado más mana que en todas las veces anteriores, el esper toma más distancia de su adversario, 12 metros los distanciaba. En solo unos insignificantes puñados de segundos, el ejecutor alcanzo al esper en el rango de su espada, pero el trotamundos no mostro preocupación alguna, bajo su casco él sonreía confiada.



—“¡AHORA!”



En sus manos había llevado una canica, misma que coloco al suelo y manifestó su poder ESP, del objeto emerge una pared metálica de 4 metros de largo y 2 metros y medio de ancho, con una parte en la parte superior que hacía de techo. Sobre los costados se forman una pared de medio metro de ancho para proteger los flancos izquierdos y derechos, teniendo la misma altura de 4 metros.



—¿¡Que!? -El ejecutor exclamo abrumado.



Tal pieza actuó como un muro defensivo que recibe de lleno aquel espadazo cargado de magia del ser de la armadura de plata, el único daño que dejo en el grosor de su metálica estructura fue una abolladura menor. El “Escudo Búnker” había protegido exitosamente a su portador.



—¿Otro artefacto invocado?, no es un arma, ¿un muro de defensa portátil? -Se pregunto el ejecutor en voz alta.



Mientras avanzaba hacia el muchacho, Ezequiel observo aquella canica llevada al suelo que termino por convertirse en aquella pared de gruesa defensa que pudo soportar su poderoso ataque mágico cuerpo a cuerpo, dejando solo daño mínimo en tal pieza.



—“No sentí magia alguna cuando lo invoco, este poder… ¿es magia realmente?” -Se pregunto un pensativo Ezequiel.



Un agujero surge en torno a la pared metálica, el ejecutor lo nota enseguida, de pronto el cañón de la AK-47 hace su aparición en dicho agujero, Ezequiel por intuición adopta una posición defensiva y se protege con su escudo con él manifestar de aquella magia que la imbuye de energía. El cañón del rifle de asalto comienza a disparar automáticamente, pero sin importar cuanta balas dieran sobre la defensa del ejecutor, todas eran repelidas fácilmente, eventualmente todo el cargador es consumido y los disparos se detienen.



—Un intento inútil -Opino Ezequiel —No importa que artilugios uses contra mí, jamás conseguirás atravesar…



Un sonido sospechoso se oye a sus espaldas, de repente ruidosos disparos provienen de su retaguardia.



Continuara…
 
Registrado
3 Jul 2009
Mensajes
1,343
Offline
CAPITULO 218 PROPUESTA DE RENDICIÓN


PERSPECTIVA: Tercera Persona



—Un intento inútil -Opino Ezequiel —No importa que artilugios uses contra mí, jamás conseguirás atravesar…



Un sonido sospechoso se oye a sus espaldas, de repente ruidosos disparos provienen de su retaguardia, acto seguido, sus brazos, piernas son acribillados, pulverizados por una fuerza descomunal que perfora tanto su armadura como carne. Su espalda tiene recibe el mismo grado de daño, solo su cabeza permanece intacto, una inusual sangre gris es expulsada de sus heridas, sus tejidos por dentro tenían un color rojo y blanco (más lo segundo), pero su sangre tanto interna como la perdida, eran de un fuerte gris. Rozuel Drayt se había desplazado por su retaguardia, y armado con la ametralladora PK, disparo sin contenerse contra un desprevenido Ezequiel.



La espada y escudo del ejecutor desaparecen (al igual que el escudo de energía), el plateado ser cae rendido al suelo en posición boca arriba, con una mirada de estupefacción, pese a la gravedad de sus heridas, el escurrir de su sangre con la tos, aquella desgarradora emoción de asombro carcomía su cabeza.



—Ilógico… mi defensa… ¿derrotado?... -Hablo un moribundo Ezequiel.



El responsable de tal magnitud de daño, era el mismo Rozuel Drayt, aquel joven se había movido a sus espaldas sin que el propio Ezequiel se diera cuenta, luego miro el “Escudo Búnker” desde la posición en la que se encontraba. Observando un poco más arriba de dicha estructura, a 3 metros y medio de altura, había un agujero en su dichosa pared de metal.



—“¿Se escabullo a mis espaldas por ahí?” -Pensó el ejecutor —“Entonces… ¿cómo pudo usar su otra arma a la vez?...”



Miro el agujero en donde el cañón del vacío AK-47 le apuntaba, aquella arma disparaba sin piedad contra su persona, pero para que tal hecho ocurriera, era necesario que alguien operase de esta, a no ser…



—Usaste aquella arma como un señuelo… te escabulliste a mis espaldas mientras esta actuaba contra mi defensa… y me tomaste desprevenido… -Dedujo el ejecutor moribundo.



—Tu defensa parece casi invencible, pero solo lo es desde un ángulo -Declaro el esper —Tu frente está bien protegido, pero tu retaguardia y costados son otra historia -Explico —Desconozco si eres capaz de invocar ese escudo tuyo desde otras direcciones o de manera omnidireccional, opte por un ataque desde donde no pudieras verme.



A riesgo de que su oponente pudiera invocar aquella problemática defensa desde otras direcciones, Rozuel enfoco todo un movimiento en un solo intento, la maniobra del señuelo solo fue factible gracias a su don como esper.



Fue solo en cuestión de segundos, cuando el “Escudo Bunker” salió en escena y consiguió repeler la espada cargada de magia del ejecutor, en ese preciso instante, fue que su plan se puso en marcha. Dentro de su equipamiento, además de armas y munición, cargaba también (en forma de canicas) con una cierta dotación de metal extra en caso de usarse para situaciones de emergencia (la creación de munición era solo el ultimo uso de este).



Mientras se encontraba atrás del “Escudo Bunker”, hizo dos creaciones con un par de trozos de metal, del primero creo un soporte que llegara a la altura de sus brazos al sostener un rifle de asalto, con este lo adhirió a su AK-47. Su segunda creación fue una cuerda hecha de metal, una que desde un lado ato al gatillo del rifle, mantuvo la modalidad del rifle en automático, checando que el cargador estuviera completo y luego creo un agujero que abarca el cañón del rifle AK-47 y ser visto fácilmente por su oponente.



Ezequiel reaccionaria poniendo a la defensiva e invocando su escudo, Rozuel salta y se adhiere a la escultura metálica a una altura de tres metros, mientras crea un segundo agujero el cual usaría para escabullirse, jala de la cuerda metálica y acciona el gatillo del AK-47. El segundo agujero se forma, el rifle de asalto dispara, adhiere la cuerda sobre la pared del “Escudo Bunker” manteniendo la presión sobre el otro extremo de la cuerda al gatillo.



Eventualmente es escabulle y mientras el ruido de los disparos del rifle persistía, consigue en sigilo saltar y aterrizar a espaldas del ejecutor, Ezequiel estaba tan concentrado sensorial, visual y auditivamente en su frente, que jamás sospecho que su rival se dirigía a su retaguardia, dado a que en todo momento siempre pensó que era él quien dispara del arma tras el “Escudo Bunker”. Con la ametralladora PK acoplada en su espalda, la desenfunda, apunta al distraído ejecutor y dispara.



Además de la debilidad de invocar su defensa casi perfecta para una dirección, Rozuel se percata de que el ejecutor cuando debe defenderse para manifestar dicho escudo, debe cesar toda ofensiva. Mientras se defendiera, estaría únicamente concentrado en ello y no habría tiempo para una reacción a un ataque por la espalda, el esper uso aquellas dos debilidades del ejecutor a su favor.



—Esa puerta… -El esper mira fijamente la puerta de blanco profundo.



Dos puertas muy alejadas entre sí yacían en la habitación, la de blanco profundo y la segunda de azul, aquella segunda al esper le recordó la puerta doble de la mazmorra, ¿podría llevarle a donde se encuentran Riha y Crok?.



—No te mereces tal honor, pero en vista de los hechos, dejare que la conozcas… -Hablo el derrotado ejecutor.



—¿Eh?, ¿de quién hablas?.



—De “Madre” -Expuso Ezequiel —Si cruzas la puerta de blanco, podrás estar ante su gran presencia, tus ojos no merecen tal placer, pero esta será una excepción hacia ti, Rozuel Drayt.



—Oh, esa tal “Madre” es quien lidera al “Nexus”, ¿no?, que este aquí en persona…



—Humano incrédulo, Madre está aquí, “pero no realmente aquí”.



—Ya veo, con que solo es una mera manifestación suya.



Rozuel recordó a la “proyección mágica” que Lecius utilizo para infiltrarse al núcleo de la reliquia del “Corazón del Oasis”, podría la tal “Madre” encontrarse allí mismo de la misma manera, presente en imagen, pero no físicamente en cuerpo. Pero sin duda, conocer la cara de la regente y líder del “Nexus”, era sin duda algo tentador, por su mente, el joven pensó en que muchas dudas podrían ser contestadas por la boca de la tal “Madre”. Además de que, si tal figura hostil se encontraba allí, sin duda entonces daría con el “Taller” donde fabrican a los Afligidos en este reino.



—“No puedo negar que sería bastante interesante saber cómo es esa tal Madre” -Pensó el esper —“Pero lamentablemente tendré que dejarlo para después”.



Su prioridad ahora eran Riha y Crok, aunque el ejecutor fue vencido, el Muhaqdad Alnayits sigue vivo y en las cercanías, solo su derrota garantizaría el bienestar de todos, solo entonces, podría cruzar aquella puerta blanca y conocer a la tal “Madre”.



—Tendré que dejar ese “honor” de conocerla para después, no puedo permitirme morir aquí, ese Muhaqdad es el siguiente, en cuanto a ti, muérete de una vez y no vuelvas a incordiarme, fenómeno de hojalata plateada -El esper se burla de su derrotado enemigo.



—Ser primitivo… la muerte para tu raza será algo permanente, pero en mi caso, solo es un “estado”, volveré por la mano de “Madre” -Afirmo Ezequiel.



—Espera, me estás diciendo que a pesar de vas a morir AHORA, ¿igual puedes regresar como si nada DESPUÉS?.



El ejecutor en silencio cerro sus ojos, de su cuerpo de repente empezó a surgir numerosas grietas, tanto sobre la armadura como su parte orgánica, las grietas pulverizaban todo su ser y lo convertían en partículas luminosas que flotaban unos pocos metros en el aire y desaparecían por completo sin dejar rastro alguno. Incluso aquella inusual sangre gris suya, también termino convertido en partículas y desapareciendo, literalmente, borro toda existencia física suya al morir. Aquella pregunta plantada por el esper, nunca fue respondida.



—Parece que, si volverá a reaparecer más adelante, maldita sea… empiezo a sentir más lastima por el Rozuel del futuro que del presente -Suspira el esper con cierta decepción.



El ejecutor desapareció, Rozuel tenia la vía libre, dos caminos estaban en frente de él, el primero a la puerta azul que podría llevarle con sus compañeros, el segundo, la puerta de blanco profundo, que según en palabras de Ezequiel, podría conocer aquella a quien proclamada como “Madre”, le eminencia líder del Nexus.



—Tengo que ayudar a Riha y Crok.



Al escoger su opción, retira el Intense Iron Modo Juggernaut de su cuerpo, al ser la armadura con mayor protección y quien le propina más aumentos sobrehumanos de cualidades físicas, también es la que consume más ESP en su mantenimiento. El esper guarda la ametralladora PK y la escopeta Tavor AS12, al retornarla a la dos en forma de canica dentro de uno de los bolsillos del cinturón de cuero, acto seguido, toma el AK-47 retirando tanto la cuerda y el soporte (convierte a ambos elementos en una canica que guardar en uno de los tantos bolsillos).



Con el AK-47 en manos, la recarga, pero había un problema, el “Escudo Bunker” para convertirlo en canica, le toma más de diez minutos (la ultima vez le tomo 17), lo que le haría perder considerable tiempo. Pero sabiendo que después regresaría allí para conocer a esa tal “Madre”, entonces confiaba en que lo recogería más tarde.



Mientras se marchaba, al otro lado de la puerta blanca, desde aquel lado, era posible ver a través de este, la puerta actuaba como una especie de espejo unidireccional, mientras de afuera se observaba la puerta, por dentro, se la veía como una ventana abierta con la vista de la habitación en frente. De esta manera, con incauta ignorancia, nadie sospecharía que, desde el otro lado de la puerta, alguien podría estar observándoles.



En este caso, había alguien, una silueta se acerca armado con un arco, pronto la figura se revela como una muchacha de una cabellera verde oliva, vistiendo un traje de tela ligero. El oído izquierdo de la muchacha, estaba vendado, el orificio totalmente cubierto, producto de una lesión acústica severa.



—“¿Por qué esta aquí?” -Pregunta alarmada la joven —“¿dónde está Ezequiel?... ¿acaso pudo derrotarlo?”.



La muchacha había aparecido segundos después de que el ejecutor “muriera”, ella conocía bastante bien al joven esper, pues ya tuvo la ocasión de su reencuentro no hace mucho, el resultado de aquel ultimo acontecimiento, dejo al Trotamundos con un brazo izquierdo artificial y en la muchacha una lesión acústica grave en su oído izquierdo. La joven mantenía la posición, al ver como el muchacho se marchaba por la puerta azul, su intranquilidad disminuye de a poco.



—“Esta marchándose, pero tengo un presentimiento, él volverá” -Aseguro la joven en sus pensamientos —“Por la ama Alice, y esta alianza, debo proteger este lugar”.



__________________________________________________________________​



Al cruzar la puerta azul, dio con un estrecho pasillo con unos cortos escalones para dar con otra puerta del mismo color, al atravesar esta, fue que dio con una habitación diferente a la anterior. Muchas estanterías se encontraban apilados sobre la pared, una fina mesa hecha para la escritura como lectura, a su lado se encontró con numerosos pergaminos colocados sobre un soporte, el lugar era bastante espacioso, por el decorado recordaba a una biblioteca.



—Para ser un erudito loco e inteligente, sabe darse el gusto con la decoración -Opino Rozuel.



El diseño de las paredes delataba un trabajo hábil por parte del artesano responsable, estatuas pequeñas y grandes yacían decoradas sobre la propia pared o colocadas sobre un pilar, querubines, gárgolas y dragones eran el tema escogidos en las estatuas. Cuadros pintados de ilustres figuras decoraban la habitación, Rozuel desconocían quienes eran, supuso que quizás eminencias o personajes históricos del reino de Quíatar.



Había un cuadro más grande y mejor detallado que al resto, en él, se encontraba pintado el retrato de un hombre de avanzada edad, de un inusual cabello gris con bigote del mismo color, ese mismo color de cabellera era el que tenía también el Muhaqdad Alnayits. Pronto, la puerta por donde Rozuel ingreso se cierra por si sola, y una estantería la cubre automáticamente, ocultando toda evidencia de que hubiera una allí.



—¿Aquello era una habitación escondida? -Se pregunto el propio Rozuel Drayt.



Buscando otras puertas, encontró con tres de ellas, una de azul, una de amarillo y la tercera de verde, la de azul supuso que llevaría a la mazmorra por excelencia, en cuanto a las demás, lo sabría a su tiempo. Cuando se dispuso a ir por la puerta escogida, un repentino dolor se produce en torno a su ojo derecho.



—Arde… duele como si fuego envolviera mi ojo…



Un gran ardor se manifiesta sobre su globo ocular derecho, como si este fuera victima de un intenso calor, la pupila enseguida adopta un cambio, tomando una forma de hendidura vertical.



—¿¡Que demonios me pasa!? -Exclama adolorido y Desosegado.



La visión de su ojo derecho cambia, observando partículas de mana en el aire, aquella forma de visión era exactamente igual a la de la vez en aquella ocasión que le fue prestada por el mismo Myldark, en su batalla contra el Muhaqdad Yusuf Ahja Zad´tyk.



—¿¡Myldark!?...



—“No he sido yo” -Declaro el dragón —“¿Cómo has manifestado mi visión sin mi permiso?, ni yo puedo entender que está ocurriendo”.



Los sentimientos de confusión del dragón eran auténticos, el propio esper estaba abrumado por tal fenómeno, en su combate contra el ejecutor sucedió algo similar, salvo su vida, pero no deja de ser extraño e incómodo. La visión le revela que el estante que escondía la puerta a la habitación en donde lucho contra Ezequiel, era escondido mediante magia.



Uno de los libros emitía un notorio brillo en forma de aura, dicho objeto estaba enlazado con toda la estantería en sí, lo que al moverlo o accionarlo como si de una palanca se tratara, este haría que la estantería se hiciera a un lado. Tal enlace del libro, incluso se extendía desde el otro lado, más concreto sobre la manija de la puerta, de modo que si estaba cerrada, al tocar la manilla esta haría mover la estantería automáticamente.



—¿Qué es eso?...



La vista pronto le mostraría un punto interesante, una cantidad de magia era emanado de manera sutil y oculta detrás de una estantería, pensó al instante que podría tratarse de otra habitación secreta, pero en esta no había libro anclado a dicho estante. Las partículas de magia concentradas fuertemente, formaban una pared, una puerta escondido, pero de diferente forma.



Utilizaba más magia que la puerta de la habitación que conducía hacia la posible guarida de la tal “Madre”, era obvio la prioridad de querer ocultar dicha habitación, a pesar de que utilizaba una mayor concentración de mana, no podía ser percibido por el muchacho, pero si visto gracias a la visión de dragón manifestado involuntariamente. Pero una pregunta es planteada a la mente, ¿qué era lo que escondía detrás de aquella habitación secreta que parecía darle más importancia en su mecanismo de ocultación que a la propia puerta donde yace la habitación con el camino hacia el “Taller” del Nexus?.



—Lo que sé que esconda allí debe ser valioso, pero no tengo tiempo para corroborar que es, Riha y Crok son la prioridad ahora.



El dolor en su ojo desaparece, pronto su pupila regresa a la normalidad al igual que su visión, aun no comprendía porque tal fenómeno ocurrió en su cuerpo sin su voluntad o la del propio Myldark, pero ignoro aquello para dirigirse a la puerta azul.



—“Has conseguido vencer al propio ejecutor” La voz de Alnayits resuena en la habitación —“Decir que estoy asombrado con tal resultado, seria quedar corto ante tal abrumador hecho”.



La declaración de Alnayits da por lógica, que, aunque no se encontraba presente en las cercanías, era capaz de ver lo que ocurría en su guarida “La Apostata”.



—El subnormal plateado es historia, tu sigues -Declaro Rozuel.



—“Jejeje, ciertamente Ezequiel era alguien de gran poderío, pero no cometeré ese error, de confrontar de la misma manera contra alguien de formidables artefactos de combate no mágicos”.



Rozuel había llegado a la manija de la puerta azul, pero ante tal declaración del Muhaqdad, ceso sus pasos, las palabras del peligroso investigador no eran para menos.



—“Me costará varios de mis preciados subordinados, pero valdrá la pena conseguir la victoria, al eliminar a tus compañeros y capturarte con vida” -Expuso Alnayits —“No hay duda alguna, en tu cabeza, en tus recuerdos, puedo sentirlo… alberga un conocimiento único, ¡lo necesito!, ¡lo quiero!, ¡A TODA COSTA!” -Hablo con gran entusiasmo haciendo pausa un momento —“Muerto no puedo hacerme con tal preciado… tesoro”.



—No serias el primer desquiciado que quiere algo de mi por la fuerza, antes muerto que dejar que te hagas con ellas -Aclaro Rozuel Drayt.



—“Si hablas de tus artefactos de combate, si, son interesante, pero también se que no son la única cosa en temas de conocimientos que posee y son de MUCHO interés para mi” -Explico el Muhaqdad —“Solo miro tu brazo izquierdo, al principio pensé que solo era un ordinario guantelete mágico de hierro, pero al echarle un vistazo detenido, no había duda alguna, ese miembro de metal tiene algo anormal, un fenómeno único…”



La declaración de Alnayits hizo que Rozuel se pusiera algo nervioso, pero mantenía la calma, disimulaba esa intranquilidad interna, no por nada lo que el investigador había descubierto era poca cosa. Aquella “anormalidad” a la que él se refería, el propio joven esper ya tenía una ligera idea.



—“Ese brazo es producto de magia, pero también… ¡de algo más!, ¡mucho más!, no se que es… pude ver la magia que conforma en torno al objeto, ¡pero también algo incierto la une a esta! -Un exaltado Alnayits hablaba con gran pasión —“¿Qué era eso?... fue lo que me pregunté al instante en que lo vi, no podía sentirla, y tampoco a la propia magia que la une, ¿cómo era posible?, ¡tenia que haber una explicación!, con un gran grado de capacidad sensorial era posible verlo, ¡pero no sentirlo!” -El investigador hace pausa un leve momento —“Fue entonces que pensé y me plantee la siguiente pregunta, ¿es posible que exista otra fuente de energía semejante al mana?”.



Al plasmar aquella incógnita, Rozuel se estremeció en lo más recóndito de su ser, la interrogante del Muhaqdad era una clave como pista para descubrir sobre la existencia de otras fuentes de energía con conceptos similares al mana, por ejemplo, el PSI de los esper. Que alguien con la suficiente sed de conocimiento se hiciera con tal descubrimiento, más aun, alguien que colabora con el Nexus, el investigador Alnayits, empezó a volverse en una amenaza lo bastante potencial no solo para el propio Roz, sino también para Avalia.



—“Rozuel Drayt, te considero un individuo sumamente valioso, sinceramente, no albergo deseos de hacerte daño, deseo resolver esto sin el innecesario derramamiento de sangre, tanto que quiero hacerte una propuesta”.



—Paso, ninguna propuesta de alguien tan loco como tú y que colabora con el Nexus, puede salir mínimamente bien, hasta darle mi alma a un demonio por solo un misero Rubre, suena una oferta más tentadora -Opino el propio Rozuel.



—“Mi colaboración con el Nexus es solo por mero interés personal, pero en ti, albergo un interés aun mayor, si te dijera que estoy dispuesto a traicionar al Nexus, y permitir a tu gente y a ti sobrevivir, ¿qué dirías?”.



—Oh claro, porque si la propuesta me lo dice el sádico sabiondo que puede leer tu cabeza metiéndote la mano en la frente, suena tan creíble y reconfortarte -Con un tono burlón el esper su opino brindo.



—“¿Y si te diera un buen motivo para no insistir en confrontarme?”.



—Je, claro, ¿qué puede ser peor que someterse a alguien que te ve como un espécimen de experimento?.



—“¿Qué tal contra alguien cuya lucha es una derrota segura?”.



—Tu amigo el fenómeno de plata pensó lo mismo, mira donde esta, extinguido… por ahora.



—“Ya te lo he dicho, no cometeré el error, que el propio Ezequiel pago con su vida” -Replica Alnayits —“Déjame enseñarte a que me refiero, ¿ves la puerta amarilla?”.



El Muhaqdad le dio indicaciones a Rozuel de cruzar la puerta amarilla, aquello sonaba como una trampa, aunque el propio investigador declara que no se trataba de ninguna artimaña preparada, eso solo hizo dudar aun más al propio esper.



—“Si quieres saber porque luchar contra mi es una causa perdida, lo sabrás

sí cruzas esa puerta”.



Después de la platica sostenida con el propio Alnayits, le era difícil no poder ignorar aquello a que se refería, por lo que Rozuel Drayt opto por asumir ese riesgo, armado con el rifle de asalto, se acercó a la puerta amarilla. Se equipo con Intense Iron en “Modo Knight”, abrió la puerta con el rifle apuntando al frente y se adentró a la habitación lentamente con su arma en alto.



La habitación a la que termino era más pequeña que en la anterior, a solo unos tres metros había una plataforma de metal, al lado de dicha plataforma (pero fuera de esta) se encontraba una rueda de hierro con un cristal azul incrustado en el centro. Mientras a solo un metro de Rozuel, sobre la pared yacía una estatua de una doncella de túnica que sostenía una esfera de piedra en sus manos.



—“Acércate a la estatua de la doncella, toca la esfera de piedra y concéntrate como si activaras un artefacto mágico, incluso con un no mago, se activará” -Fueron las indicaciones das por Alnayits.



—¿Se “activara”? -Pensó en voz alta el propio esper.



Con sumo cuidado y precaución, Rozuel se acerco lentamente a la estatua de la doncella, y con su mano derecha toco la esfera de cristal, se concentro como si sostuviera un artefacto mágico para “activarlo”. De repente un círculo mágico surge en torno a la dicha esfera de piedra, pronto aquel objeto cambia de estado, deja de verse como una mera esfera hecho de piedra, para cambiar a uno de cristal.



—“Observa la esfera, mira atentamente lo que refleja” -Le indico Alnayits.



La esfera reflejaba una especie de pequeño oasis, con palmeras a su alrededor, pronto la imagen de esta enfoca a una persona ubicada a varios metros alejada de dicho terreno, estaba parado justo en el desierto, mirando en dirección hacia donde la imagen era mostrada.



—“¿Puedes verme?, levantare mi brazo izquierdo”.



El sujeto reflejado en la esfera levanta el brazo izquierdo, lo que revela que aquel individuo era el propio Muhaqdad.



—“Lo que estas observando, es un dispositivo mágico que permite filtrar imágenes en tiempo real a distancia entre dos objetos similares, una esfera yace en tu mano, otra sobre una palmera, gracias a la segunda, eres capaz de observar el terreno a su alrededor desde la primera” -Explico Alnayits —“Lo utilizo siempre como una forma de corroborar quien se acerca a mis dominios, sin necesidad de poner un pie afuera de la Apostata”.



Lo que el Muhaqdad acaba de enseñarle a Rozuel, era una especie de cámara de seguridad mágica, la esfera ubicada afuera hacia del emisor y la del interior del receptor. No había sonido en la imagen en tiempo real y la resolución era bastante lamentable, por no mencionar del gran consumo mágico que desprendía en su utilización, la estatua misma estaba cargada de cristales de mana los cuales se ubicaban discretamente en la espalda del mismo, que eran consumidos para mantener activo tal habilidad mágica y siendo fácilmente percibidos mientras eran utilizados.



—¿Qué se supone que ibas a mostrarme?.



Pronto la imagen capta a un grupo de docenas de individuos movilizarse a espaldas de Alnayits, la esfera pronto refleja su vista en los alrededores, docenas y más docenas de individuos se habían manifestado en los alrededores, pero no era todo. Más de cien criaturas aladas de aspecto reptilitos sobrevolaban la zona, pronto la docena de hostiles terrestre se convirtió en cientos y cientos de ellos, y al cabo de nada, dos barcos voladores de guerra se muestran en los cielos.



—¿¡Un ejército!? -Exclamo con incertidumbre el propio Rozuel.



No solo terrestre, sino también aéreo, el Muhaqdad Alnayits se encontraba apoyado por una considerable cantidad de fuerzas de combates a su lado.



—“Con los barcos de guerra, en total son 1002 unidades de combate, por cierto, mis preciados navíos de guerra cuentan con al menos 4 cañones mágicos, y mis soldados, Afligidos creados personalmente para mi uso y algunas criaturas elaboradas por mí mismo” -Expuso el Muhaqdad la conformación de sus fuerzas.



Los soldados ordinarios ya eran una cosa, pero una fuerza de cientos de Afligidos era otra más problemática, sumado a la presencia de hostiles aéreos, aquello que el investigador le revelo, fue la “motivación” para que Rozuel desistiera de toda resistencia.



—“Bien, después de haber visto todo esto, ¿sigues decidido en querer luchar contra mí?” -La volvió a plantear el investigador.



El propio Rozuel estaba sin palabras, sus manos temblaban, no por miedo, sino de frustración, la fuerza militar del Muhaqdad había rodeado el área del cual él y su grupo necesitaban si o si atravesar para salir de la Apostada. Dicho de otra forma, una confrontación inevitable, en las que las posibilidades de victoria, no jugaban a favor del esper.



No podía contar con “Materialización” dado a que necesitaba una gran fuente de mana para que Myldark la convierta en PSI y poder hacer uso de dicha rama de su habilidad ESP. Además de que es consciente del que al campo donde se desenvolvería tal lucha, estaba lo suficiente abierto y expuesto al enemigo, en el caso del ejercito de Yusuf, los muros sirvieron como un medio para ocultar sus acciones, atacar a la fuerza hostil quienes aún se encontraban en sus posiciones y tomarlos desprevenidos con el “fosforo blanco”.



Aquí tal táctica no podría funcionar, pues, aunque consiguiera hacer uso de la “Materialización”, el fosforo blanco podría lidiar con buena parte del ejercito terrestre, aunque quedaba el tema de los enemigos hostiles, y por supuesto, del propio Alnayits, ¿podría el Muhaqdad guardar otra habilidad bajo la manga?.



—“Tu silencio me dice que necesita tomarte tu tiempo para meditarlo” -Agrego el Muhaqdad —“Dos horas” -Cito un estimado de tiempo —“Te daré dos horas para pensarlo, si te rindes, tus amigos y tú vivirán, si luchas, tu podrías sobrevivir, pero ellos morirán” -Reitero el investigador —“Escoge sabiamente, Rozuel Drayt”.



Continuara…
 
  • 1Me gusta
Reacciones: Nel

Be Myself
Offline
—Tu defensa parece casi invencible, pero solo lo es desde un ángulo -Declaro el esper —Tu frente está bien protegido, pero tu retaguardia y costados son otra historia -Explico —
el ejecutor se confio demasiado acerca de su defensa y termino en parte que no esta protegida como tu escribiste, el error del tipo acribillado es que no conocía la táctica del oponente.
 
Registrado
19 Ago 2020
Mensajes
3
Offline
I remember that I played a lot at that time of my childhood this game so old A man brought up in a disastrous way in his childhood from an unusual world inhabited mainly by Esper, becomes an arms dealer thanks to his gift of low metal manipulation with which creates them, living clandestinely in a country of normal people who by law execute
 
Registrado
3 Jul 2009
Mensajes
1,343
Offline
CAPITULO 219 LEVE ESPERANZA


PERSPECTIVA: Rozuel Drayt



—“Te daré dos horas para pensarlo, si te rindes, tus amigos y tú vivirán, si luchas, tu podrías sobrevivir, pero ellos morirán” -Reitero el investigador —“Escoge sabiamente, Rozuel Drayt”.



Un ejercito de 1002 unidades, el Muhaqdad no se andaba con rodeos, mi rendición evitaría las muertes según sus propias palabras, ¿pero quién confiaría en un desquiciado con fetiches por el conocimiento extravagante?. Dos horas sería el tiempo en que este sujeto llevaría sus fuerzas hacia el interior de su propia guarida, contra una gran cantidad, era difícil y hasta imposible salir victoriosos de esta.



No solo la cantidad de munición, las mejores bazas en el armamento con una escopeta y una ametralladora de propósitos general, quizás conseguiríamos eliminar a una docena, dos, tres o seis como mucho, si llegaremos a un centenar seria de pura suerte, pero nuestra munición llegaría a su fin. Dos horas me daría tiempo para crear una cierta cantidad, pero aun es insuficiente, seguiríamos en una terrible desventaja, el numero y los estrechos espacios le dan a esos Afligidos bastantes ventajas.



—“Quizás hay algo más que deba enseñarte” -Alnayits hablo interrumpiendo mi meditación —“Mira a la esfera”.



La esfera que antes era de cristal y adopto la forma de una cristalizada, responsable de emitir como una cámara de seguridad el exterior, mostrando el ejercito que acompañaba y estaba al servicio del Muhaqdad. El hombre de cabello gris y gafas de metal, quien actualmente había perdido su brazo derecho, quedando manco, levanta su brazo restante.



—“Obsérvame fijamente, y no desvíes la mirada, te daré otra sorpresa” -Dijo el investigador acercándose lo suficiente a la vista del cristal, para ser mejor visto por mí desde este lado.



El cuerpo de Alnayits se estremece, como si padeciera convulsiones, de repente se expande inhumanamente y adopta una forma monstruosa, una criatura de piel verdosa y blanca de 3 metros de altura, su aspecto recordaba a una mezcla de ciclope y reptil, con un solo ojo cuya iris recordaba a los típico de dichos seres de sangre fría. Sus escamas le daban el aspecto de que su torso vestía una armadura pesada.



—¿Polimorfismo? -Cite enseguida el nombre de tal habilidad.



Aquellos magos con la habilidad de adoptar cambios en su cuerpo, transformarse en animales, bestia, o incluso seres inorgánicos como gólem o constructos, a ese tipo de habilidad es llamada “Polimorfismo”. Pueden ser parcial, en el cual solo una parte del cuerpo padece dicha transformación, o total cuando lo es todo en sí, al mirar lo que el investigador fue capaz de hacer, ¿es esta su habilidad oculta?, ¿adoptar la forma de un gigante con un posible cuerpo blindado?.



—“Aun no es todo” -Una voz gruesa e inhumana me hablo, era el mismo Alnayits, pero hablando tras adoptar dicha forma monstruosa.



El cuerpo del Muhaqdad comienza a estirarse, estaba manifestando otro cambio, adoptando otra forma, adquiriendo en este caso, el aspecto de un escorpión gigante, con dos o tres veces el tamaño de un elefante. Poseía tres aguijones, e incluso alas que le brindaban la capacidad de elevarse por los cielos, hizo una demostración de su poder, disparando de sus aguijones una ráfaga de proyectiles ácidos.



—“Aun no es todo” -Vuelve a hablar con un cambio de voz.



El investigador vuelve a alterar su cuerpo, este se estremece y se observa de emanar considerable poder mágico, en este caso, adopta una forma que deja las otras dos como alfeñique.



—¿Incluso puede convertirse en un…?



Un dragón, un auténtico dragón adulto, de unas escamas rojas, tan gigante, tan colosal, tan peligroso, para alguien como yo, ver a un dragón sería el equivalente de observar a un tanque de guerra con las capacidades de vuelo y desplazamiento de un helicóptero. Una bestia que se alcanzaba en el pináculo de los monstruos mágicos, con una ridícula ventaja, matar a una de esas ya era un prodigio digno de un héroe, y ese maldito investigador, demostró poder convertirse en una de esas cosas.



—¿¡Tres formas!?, ¿¡una habilidad de polimorfismo para adoptar tres formas!? -Exclame en voz alta —“La del dragón es la más problemática de todos…” -Oculte tal temor en mis pensamientos.



—“Puedo adoptar las formas que deseo, es mi habilidad primordial” -Aclaro Alnayits



—Eso es ridículo, un mago con polimorfismo no puede adoptar lo que le antoje, su habilidad de transformación esta centrada de a cuerpo al desarrollo en que se baso -Expuse de mi parte —Por ejemplo, un mago con un polimorfismo centrado en la transformación de un ser elemental, no podría por obvias razones, adoptar luego el aspecto de un Wyvern, pues desarrollo su habilidad para lo primero -Reitere e hice pausa un breve momento —Aunque existen magos con múltiples polimorfismo, por lo general al desarrollar más de un tipo de transformación, aunque le da variedad, pierde potencia a diferencia de una transformación pura.



Seria como el caso de un mago que ha desarrollado magia elemental, alguien capaz de manipular dos elementos (tierra y fuego), contra alguien que ha desarrollado el dominio de un elemento (fuego). Por regla general en la magia elemental, las personas que dominan más de un elemento, disminuyen la potencia o eficacia de los elementos que dominan, si ese mago de doble elemento usara su fuego contra uno que domina puramente dicho elemento, ganaría el usuario elemental de fuego puro. La ventaja de dominar más de un elemento, es utilizar la variedad que dispone como una ventaja, la estrategia y las tácticas son el mejor recurso ante una confrontación directa.



—Que poseas tantas formas, un polimorfismo tan avanzado, en consecuencia, ¿qué tan fuerte son las criaturas adoptas?.



Alnayits posee tres formas, tuvo que ser muchísimos años para conseguir adoptar tales cambios, sin embargo, como me explique anteriormente, “muchos” no es sinónimo de “poder absoluto”. El dragón al cual cuya imagen adopto, ¿podría entonces ser inferior en poder a un auténtico?, bueno, por lógica, en principio es ridículo que un polimorfismo de dragón, pudieran rivalizar contra un autentico, a no ser que sea una habilidad producto de un mago de nivel S.



—“Te equivocas si crees que las fuerzas de mis formas son inferiores al poseer más de un cambio” -Aclaro Alnayits tras regresar a su forma humana —“Tal restricción no me afecta, y tres formas no es el número definitivo”.



—¿Qué?, no, tratas de hacerme un faroleo, un burdo engaño para intimidar -Opine —Ya tienes un ejército de fenómenos, ¿para que seguir presumiendo aún más?.



—“Oh, Rozuel Drayt, mi estimado muchacho, no estoy bromeando con tal declaración que le he hecho”.



Alnayits pronto adopta otras formas, de un caballo en llamas con cuernos de demonio, de un ave de plumaje de metal, de un tigre con el tamaño de una camioneta e incluso la forma de un gato atigrado de pelaje naranja. El investigador salió a un relucir un formidable dominio del polimorfismo, uno del cual parecía ilógico, tantas formas, tantas imágenes, ¿cuántos años se moldeo como mago para adquirirlas?.



—“Como te he dicho antes, puedo adquirir las formas que desee, no poseo restricción alguna, las fuerzas de mis transformaciones se adoptan como si fuera única, mi polimorfismo es único en su tipo” -Declaro él —“Aunque otros han tenido antes este poder, sin embargo, solo uno a la vez puede poseer tal don”.



Con su ultima declaración, no pude evitar levantar sospechas de lo que hablaba, tales pistas, era aun más ridículo, ¿¡entonces es posible!?, para que tuviera tal dominio de polimorfismo, “que solo uno puede poseer dicho don a la vez”. No había duda, lo que este desgraciado desquiciado amante del conocimiento me está diciendo, es…



—¿Eres un Vanish? -Fue la interrogante que plantee en base a dichas pistas.



—“Portador del cuarto don: Metamorfosis” -Cito a modo de respuesta mi pregunta.



Nameless, el dios sin nombre, la excéntrica deidad que le concede a un humano sin magia, la probabilidad de convertirse en mago al portar uno de sus diez dones, cada una con una habilidad especifica. Ya tuve el encuentro con dos Vanish de dones diferentes, “Portador del séptimo don: Llamas del purgatorio” y “Portador del décimo don: Nueve vidas”. Ahora ante mí, se hallaba un portador del cuarto don de ese excéntrico dios.



—“Tienes una mente aguda, y buenos conocimientos sobre los Vanish” -Dijo el investigador —“El cuarto don confiere la capacidad de adoptar la forma que desee y sin la restricción del polimorfismo base de los magos” -Explico —“Por supuesto, hay un límite, no es como si pudiera tomar el aspecto de un ser gigantesco que cubriera cielos y montañas, ya sea el tamaño, la forma, estructura y cualidades de lo que deseo adoptar, deben ser bien definidas por el usuario, y por supuesto, deben existir por lógica”.



Cada forma que adopto, aunque algunos eran monstruos que no existían en sí, las características que poseían, alguna criatura las posee, desde múltiples aguijones, un torso acorazado, un plumaje tan duro como el metal. Existen muchas criaturas mágicas en la fauna fantástica de este mundo, alguno de esos seres ni siquiera surgen de manera natural, es allí donde el “cuarto don” saca provecho.



—“Ahora, ¿considerarías mi oferta de rendición?” -Volvió a plantearme aquella pregunta.



Con tal revelación hecha por el Muhaqdad, ahora no solo tenia que lidiar con una fuerza militar de Afligidos terrestres, criaturas aladas y dos barcos de guerra volador, sino incluso un Vanish, con el poder de adoptar múltiples formas de monstruos, que incluye un dragón. Mis chances mínimos de una posible victoria, se han reducido a números negativos, ninguna de mis armas puede lidiar contra la transformación más problemática del Muhaqdad, aunque menos podría hacer algo tampoco contra esos navíos aéreos (y aun esta el tema de los seres alados que le apoyan).



—“Aun en silencio, ¿eh?, muy bien, te quedan 1 hora y 50 minutos, medítalo y toma una decisión, Rozuel Drayt”.



La esfera de cristal enseguida deja de transmitir las imágenes en tiempo real del exterior, esta regresa a su forma de piedra.



—“Parece que se la ha acabado el suministro de mana” -Notifico el investigador —“Como sea, medita el tiempo que dispones joven, solo hay una forma de evitar el derramamiento de sangre, MEDÍTALO con sabiduría” —Volvió a reiterarme dicho mensaje —“Oh, a propósito, no te molestes en buscar otra forma de salir, veras, la única entrada como salida de la Apostata, se encuentra en la plataforma que esta frente a ti” -Afirmo haciendo directa referencia a la plataforma de metal con la rueda de hierro con un cristal azul incrustado en el centro —“No hay escapatoria, es luchar o rendirse”.



Luego de que hizo aquella declaración su voz callo, abandone la habitación, corte toda charla con el desquiciado Muhaqdad (por ahora), volví a la sala principal con pinta de biblioteca, volviendo de la puerta amarilla, tenía dos rutas a elegir, por consiguiente, una verde y la otra azul. Mi corazonada me llevo a escoger la azul, aquella me llevaría con los demás, espero que estén bien.



__________________________________________________________________​



PERSPECTIVA: Tercera Persona



El hombre amazona y la Lupian del clan colmillo de acero, combatían contra el ultimo afligido en pie, tras una prolongada batalla, los monstruos menores fueron erradicados, pero el más fuerte de ellos aun prevalecía. Un ser de cuatro metros, cuyo torso deleitaba una apariencia de armadura carnosa tonificada rojo y negro, con miembros superiores e inferiores exagerada musculatura. Su cráneo de bovino lo conformaban tres pares de ojos ennegrecidos separados entre sí, cada ojo tenía dos pupilas rojizas y manifestaban un movimiento anormal que fijaba en torno al dúo al que enfrentaba.



Sobre el suelo se apilaban cadáveres de Afligidos abatidos, los disparos de una M16 y una Desert Eagle, resonaban en el pasillo, balas impactaban sobre el cráneo de la criatura perforándole, pero aun manteniéndose en pie. El sangrado producto de las heridas del cráneo era poco e insignificante.



—¡Le hemos dado una cantidad de balazos en la cabeza!, ¿¡cómo puede seguir vivo!?, ¿¡acaso no es una zona vital en esa cosa!? -Un abrumado Crok exclamo.



—Esta criatura es bastante formidable a comparación de las anteriores, no parece que vaya a morir por algo tan simple como una bala en la cabeza, su núcleo es su punto débil, no debe estar en su cabeza sino en otra parte de su cuerpo -Dio su punto de vista la Lupian.



—¿El torso?, ya le hemos disparado y dado varias veces, poco le ha hecho daño.



El torso carnoso de la criatura revelaba signo de varios disparos, sangre brotaba de tales heridas, aunque en cantidades menores, sus extremidades superiores e inferiores también presentaba los mismos tipos de heridas, la bestia se movía más lenta producto de tales lesiones, pero contaba con el suficiente poder para atacar. De su la palma de su mano derecha expulsa un líquido grisáceo que adopta la forma de un látigo de tamaño exagerado comparable para ser utilizado por alguien de su tamaño.



Ataca con el látigo, este se mueve en línea recta arrastrándose por el suelo hacia Riha y Crok, la dirección por la que se desplazaría era fácil de intuir y permitía al dúo fácilmente evadirlo. Pero lo peligroso del arma, era el fuego que dejaba a su paso, aquello era producido numerosos pinchos metálicos que yacían alrededor del látigo, de la punta de tales objetos punzantes, sobresalían llamas que daba origen a dichas llamas dejadas en su desplazamiento.



Pero el fuego residual manifestado tardaba algunos minutos en disiparse, limitando el espacio del dúo en un pasillo algo estrecho, el monstruo entonces revelo otro movimiento, volvió a expulsar más de aquel un líquido grisáceo, con ambas palmas esta vez. Junta sus palmas al chocarlas entre sí y crea una espada descomunal acorde a su tamaño, alrededor de la hoja también poseía aquellos pinchos, era fácil intuir que tenían la habilidad de producir llamas y con su roce dejarían un camino de esta.



Pero el problema aquí era, que el fuego dejado del anterior ataque por el látigo, aun persistía, el fuego consumía más del 40% del espacio, si aquella criatura atacara con tal descomunal espada y dejara más llama en el lugar, podría arrebatar casi el 80% a 90% o quizás más. Dejaría al hombre amazona y a la Lupian en una situación de muerte, ya que, si la descomunal espada del Afligido no los alcanza en el transcurso de su ataque, el fuego que deja como consecuencia lo hará, ninguno era inmune a las llamas. Los dos fácilmente te dieron cuenta de la estrategia de tal monstruosidad.



—¡Tiene que tener algún jodido punto débil!, ¡algo! -Reacciono Crok con el disparar de su arma sucumbiendo a la presión psicológica del peligro.



Sus disparos efectuados en automático impactan sobre el pecho, y uno de ellos cerca del cuello, de repente la criatura suelta la espada con una mano y utiliza esta para cubrir el cuello mismo.



—¿Eh?...



La sangre que brotaba de la herida dejaba por la bala cerca del cuello expulsaba una cantidad un tanto mayor a comparación de las anteriores dejadas ya fueran el torso, brazos, piernas o incluso el cráneo. El afligido no dejo de cubrirse con una mano, y con la restante, continúo empuñando la espada, preparándose para utilizarla contra los dos.



—¡Riha, apunta al cuello! -Fue la orden emitida por Crok.



La loba y el hombre amazona disparan hasta vaciar sus cargadores, aunque el Afligido protegía su cuello con una de sus manos de considerable tamaño, poco le sirvió. Las balas 5x56 del rifle de asalto y las .50 del Desert Eagle fácilmente traspasaron la mano del monstruo y perforaron el cuello, un manantial de sangre es expulsada a presión de dicha zona, la espada descomunal desaparece y la criatura tambalea cayendo al suelo.



—Su núcleo estaba en el cuello, que ciego fuimos… -Opino la Lupian.



—El muy estúpido se protegió en dicha parte cuando recibió un disparo por pura casualidad, que idiota, eso dio una pista tan obvia -Comento Crok.



—Ya no hay más Afligidos, hay que ir por Rozuel -Sugirió la Lupian



—¡No es necesario!.



Una voz familiar resuena de la dirección por la que los Afligidos habían llegado, de la puerta doble azul, Rozuel Drayt se muestra, escalando el cuerpo sin vida del monstruoso Afligido de 4 metros para poder avanzar hacia el dúo.



—¿Un nuevo tipo de Afligido?, que mórbido aspecto tiene este, esa tal “Madre” cada vez tiene diseños de gustos más perturbadores en sus horridas creaciones -Opino el esper.



—¡Roz!, que alivio, que te encuentres… -Una emocionada Riha pronto comienza a mostrar signos de mareo, pero se recupera y mantiene la espalda apoyada a la pared.



—¿Riha? -El hombre amazona le habla con preocupación.



Rozuel observa que no solo tuvieron que lidiar contra el Afligido de gran tamaño, sino incluso otros aparte, una docena de ellos en total, intuyo entonces la razón del mareo de su compañero semihumana.



—Usaste demasiado mana, Riha, sabes por tu “debilitamiento de mana” que eso puede jugarse una fatalidad -Su compañero le regaña.



—Estoy bien, en caso de pase lo peor, Amira me dio algo para cuando ocurra -Argumento la Lupian a su favor.



—¿Qué sucedió con el tipo que vestía esa hojalata de plata? -Pregunto Crok.



—Muerto, por ahora, se hizo el duro, pero pude con él al final.



—¿Muerto?, “¿por ahora?”, eso ultimo suena a problemas futuros.



—Suponiendo que sobrevivamos, ahora mismo tenemos un lio aún más gordo, seré sincero y voy a explicar lo tan jodido que es la situación actual.



Solo bastaron un puñado de minutos para que Rozuel explicara la situación en la que yacían, con el propio Alnayits en la superficie y esperando con un ejército, bridando una alternativa para evitar un derramamiento de sangre, que era la rendición voluntaria. El enfrentamiento en cuyo caso, supondría una derrota inminente ante la abrumadora fuerza del bando adversario, y los pocos suministros de combate que contaban los tres.



—Entonces… ¿disponemos de un tiempo para decidir entre rendirnos o enfrentarnos a un ejército de fenómenos inhumano, bichos voladores y dos aéreos acorazonados mágicos con múltiples cañones? -Pregunto Crok.



—Si, aunque si no nos rendimos y nos quedamos aquí, los Afligidos vendrán por nosotros, podríamos lidiar con una cierta cantidad, pero con cientos de ellos… es imposible -Fue la sincera afirmación que dio el Trotamundos.



—¡Rendirnos no es una opción!, ya ha visto lo que sucedió antes, ¡va a terminar matándote de todas maneras! -Dio su opinión la Lupian.



—Nos mataran igual si luchamos -Comento el hombre amazona.



—¡Antes muerta que rendirme! -Fue el punto que dio la Lupian.



—Si… eso suena también como un plan terrible.



—Crok tiene razón, un enfrentamiento directo es un suicidio -Expreso Rozuel —Pero rendirnos tampoco nos dejara en buenas manos, ese desquiciado con un fetiche por el conocimiento, tendrá rienda suelta para hacer lo que quiera con nosotros, en especial conmigo, me tiembla la columna por saber que me mira con cierto… enfermizo interés.



—Rozuel, sabes que estoy dispuesta a morir si es para defender nuestras vidas, o la tuya -Proclamo la Lupian.



—Seré honesto también, no quiero morir en una lucha evidentemente perdida, pero tampoco quiero terminar rindiéndome para convertirme en un espécimen de laboratorio de un científico loco -Opino el hombre amazona —Viejo, lo peor que podría pasarme es que me use para crear alguna especie de ciempiés monstruoso hecho de humanos… -Un miedo friolento recorrido el cuerpo de Crok tras haber dicho comentario.



—“1 hora y 20 minutos” -La voz de Alnayits resonó en todo el salón, notificando del tiempo restante.



—¿Es él?, ¿esta haciendo de cuenta regresiva? -Pregunto Crok.



—“Si, soy el tal científico loco con un fetiche por el conocimiento del que tanto hablan con aprecio” -Afirmo el investigador con un tono burlón —“A propósito, eso del ciempiés monstruoso hecho de humano, suena como un invento interesante, gracias por la idea”.



—¡Aaaaaah!, ¿¡para qué demonios mencione siquiera del tema!? -Un frustrado hombre amazona se quejó pateando la pared.



El tiempo se agotaba, las opciones estaban sobre la mesa, luchar o rendirse, cualquier de las dos desembocaría en resultados desfavorable para el trio, ya fuera la muerte o el apresamiento involuntaria con trágicos destinos. Tratando de buscar alguna solución, algún rayo de esperanza, de repente, a la mente de Rozuel llega algo.



—“Aquella habitación secreta” -Pensó el esper.



La habitación oculta tras una estantería, la que albergaba más mana de forma discreta para proteger su ubicación, la que solo pudo descubrir cuando la vista de dragón se manifestó involuntariamente en su ojo derecho. ¿Qué había tras aquella habitación?, el hecho de que le dedicara más magia para ocultarla era evidencia de la importancia que le tenia para escondernos, Rozuel entonces se le ocurrió que era hora de averiguarlo.



—Síganme -Les indico a sus compañeros.



—¿A dónde vamos? -Pregunto Crok.



—A una leve posibilidad de que salgamos bien parados de esto, pero nada seguro -Contesto el esper con mera sinceridad.



La Lupian y Crok expresaron confusión con tal declaración dado por el muchacho, pero no tardaron en seguirle, los tres llegaron a la sala biblioteca, y de allí Rozuel se dirigió a la estantería que ocultaba aquella habitación. Como no había mecanismo para retirar la estantería, procedió con ayuda de los demás a mover dicho mueble por la fuerza y derribarla, todos sus libros se dispersan por el suelo.



El dúo seguía sin entender las intenciones del esper, menos aun cuando este miraba fijamente a la pared, Rozuel buscaba algún mecanismo oculto en la dicha pared, pero al ver que no había nada inusual o llamativo, procedió entonces a tocarlo directamente. Para su sorpresa, no toco la pared donde yacía la habitación oculta, sino que la atravesó directamente como si esta no existiera, la pared seguía allí a la vista, pero no tenia contacto con esta, como si fuera una estructura fantasma. Sus dos compañeros quedaron boquiabiertos al ser testigo de ello.



—¿Cómo hiciste para atravesar tu mano en la pared?, ¿tienes poderes de fantasmas o algo así? -Pregunto un curioso y sorprendido Crok.



—Ya quisiera, pero no, esta pared es falsa, aquí hay una habitación o sala oculta -Explico Rozuel.



—Entiendo lo que Roz quiere decir, ¿crees que lo que haya en esa habitación oculta pueda ayudarnos con este problema? -La Lupian pregunto.



—Eso vamos a averiguar ahora.



Rozuel fue el primero en cruzar la pared fantasma, la magia que mantenía el mecanismo ilusorio en dicha estructura funcionaba en ambos lados, pero no podía sentirse tal mana desde el lado de la biblioteca, solo desde adentro se percató que había un mecanismo oculto que alimentaba de mana dicha “entrada secreta”. Quizás creado por mano propia del investigador Muhaqdad.



Riha y Crok fueron los siguientes en cruzar, los tres dieron con un estrecho y corto pasillo, más adelante una puerta de gran grosor les bloqueaba el paso, con dos candados en el centro y sellados con magia, tal obstáculo impedía su avance.



—¿Alguien es experto en cerraduras mágicas? -Pregunto un bromista Crok.



Rozuel toco la puerta, sintió la magia fluctuar en ella, el grosor que la conformaba estaba creada con la finalidad de resistir hasta incluso un ariete, pero para el esper, no era necesario recurrir a maquinas de asedio para abrirlo. La propia estructura al ser de metal, les dio todo lo que necesitaba al muchacho para abrirse a paso. Manifestó su poder ESP y tomando los minutos necesarios, manipulo la superficie metálica de esta para crear un agujero lo suficiente grande para que los tres pudieran pasar (de a uno a la vez).



—Sea lo que haya adentro, estén en alerta -Advirtió Rozuel con su arma preparada



Rozuel fue el primero en adentrarse, seguido de Riha y por último Crok, los tres con sus armas en alto y sus sentidos en alerta, habían llegado a una sala casi del mismo tamaño que la biblioteca, pero esta a diferencia de la anterior, estaba completamente vacía. O mas bien, no del todo, había “una cosa”, y era lo único material presente en dicho lugar, estaba en el medio, y los tres fueron testigos de lo que era. No habría palabra para describir lo atónito que el trio quedo, al ver lo que era esa “cosa”.



—¿¡Que es eso!?, no sé lo que sea… ¡pero se ve tan… maravilloso! -Expreso una emocionalmente cautivada Lupian ante tal “cosa” desconocida.



—Jesús, María y José -Exclamo el hombre amazona con estupefacción —¿¡Esto es real!?, ¿¡realmente es lo que creo que es!? -Con fuerte incredulidad pregunto en voz alta.



—Y pensar que algo así, estaba en manos de ese desquiciado adicto al conocimiento -Opino Rozuel por su parte.



Continuara…
 
Registrado
3 Jul 2009
Mensajes
1,343
Offline
CAPITULO 220 TESORO INVALUABLE

PERSPECTIVA: Tercera Persona



El Muhaqdad Alnayits yacía paciente, esperando en las arenas del desierto cerca de su guarida “La Apostata”, su escondite y hogar personal se encontraba cerca de un pequeño oasis. La entrada a “La Apostata” estaba escondido con un poderoso mecanismo de ilusión, nadie más que él conoce su ubicación.



El investigador, además, tenía una conexión avanzada única con “La Apostata”, podía percibir incluso a más de docenas de kilómetros o hasta cientos, si alguien ha entrado sin su permiso. Pero otro de sus características, es que, si se encontraba a tan solo pocos kilómetros de su guarida, era capaz de ver y sentir “La Apostata” desde su consciencia a tal distancia, como si estuviera allí mismo. Como una cámara de grabación omnipresente, podía observar cada rincón y, además, llevar su voz también.



—¿Qué?, ¿cómo lo descubrió? -Alnayits pregunta con un rostro teñido de asombro.



Observaba como el trio (Rozuel, Riha y Crok) voltean una estantería para dar con una entrada secreta oculta en una pared ilusoria.



—No hay forma de que lo hayan descubierto por casualidad, un momento… el muchacho…



Alnayits quien fue testigo de la confrontación entre Rozuel y Ezequiel, observo una escena que llamo su atención, cando Rozuel Drayt abandono la sala donde enfrento el ejecutor de plata y regreso a la biblioteca, desemboco un comportamiento extraño. Se cubría el ojo derecho, sus expresiones daban a entender que padecía dolor, ¿de que tipo?, era desconocido. Miro varias veces y por varios minutos en aquella dirección en donde yace aquella entrada secreta protegido por la pared ilusoria.



—Esa entrada no podía ser detectada ni por un mago con una habilidad sensorial excepcional, ¿cómo lo descubrió?, ¿qué ocurrió allí?, ese presunto “dolor” en su ojo derecho…



Los tres pasan por la puerta ilusoria, Alnayits era incapaz de llevar su consciencia omnipresente en dicha área por una razón en particular.



—Oculte esa área con varias capaz y barreras antimagicas, de modo que ninguna habilidad de detección, exploración o percepción fuera capaz de filtrarse allí -Revelo el investigador —Por desgracia, eso deja fuera también mi capacidad para extender mi consciencia allí, en esa área mis ojos, oídos y mi voz, no pueden llegar aun con mi conexión a “La Apostata”.



Aquello le preocupe enormemente al Muhaqdad, podría simplemente lanzarse a la ofensiva para proteger aquello que le era “valioso” y estaba guardado en aquella sala secreta. Pero en parte, aun confiaba que la presión de Rozuel Drayt, haría que este se rindiera a voluntad, por eso no quería recurrir a ese último método, pues quería vencer al muchacho, sin la necesidad de herirle o derramar su sangre.



—Aunque si llegan a encontrar aquel preciado “tesoro”, dudo que sus mentes ignorantes sean capaces de conocer su naturaleza en lo más mínimo -Pensó en voz alta el investigador —Je, de seguro cuando lo vean, pensaran que es solo una extraña pieza de arte, como no irradia poder mágico alguno, no lo verán o sospecharan como un artefacto mágico, no, aquello es algo más valioso que cualquier artefacto mágico en este primitivo e injusto mundo.



__________________________________________________________________​





PERSPECTIVA: Rozuel Drayt



—Viejo, ¿estas viendo lo mismo que yo?, ¿estoy lucido o de nuevo estoy bajo los efectos de alguna porquería alucinógena? -El hombre amazona pregunta con intensa incredulidad.



Le costaba creer lo que tenia ante sus ojos, y no podía culparlo, incluso yo tengo mis dudas sobre si lo que estoy atestiguando con mis propios globos oculares, si lo que procesa mis lóbulos occipitales… ¿era real?.



—¿Qué es este maravilloso artefacto? -La Lupian estaba sobre emocionada ante lo que presenciaba, aun desconociendo lo que era.



Se podría estimar que tenia un peso de 30 toneladas, un “extraño” vehículo con seis ruedas (tres de cada lado) que no era de madera (como las habituales carretas de Avalia), toda su estructura por fuera era de metal, tan duro como el acero (incluso superior a este).



—“No había duda, esto era un VCI…” -Concluí en mis pensamientos.



VCI “vehículo de combate de infantería”, un tipo de vehículo blindado de combate, su utilidad es brindar fuego de apoyo y transporte de infantería, uno fácilmente lo confundiría con un TBP, “transporte blindado de personal”. Pero este segundo cuenta con armamento menos potente, ya que fue diseñado principalmente para ser más efectivo en el transporte de la mayor cantidad de tropas posibles. Un VCI en su lugar, posee mayor capacidad de ofensiva, incluso llegando a jugar roles casi tan importantes como un tanque de guerra. Pero, a consecuencia de tener que brindarles armamento más pesado a un VCI, hace que reduzcas la capacidad para el transporte de tropas.



Esas ruedas, buena parte de los VCI llevan la tracción de orugas (como los tanques) aun existen modelos que utilizan ruedas, y gracias a la “Tecnología ESP”, se desarrollaron modelos de ruedas más resistente al deterioro y el daño. Mientras que las ruedas tienen las ruedas tienen la ventaja de una movilidad más veloz, las de tracción de orugas son el mejor “todoterreno”, adaptado para cualquier ambiente, estabilizar cualquier maquinaria para desplazarse por lugares tan problemáticos como pendientes altas y bajas.



No veo ningún cañón o arma montada en este vehículo, ya que la parte superior esta destrozada, hay una considerable señal de quemadura en la armazón, los VCI que recuerdo tienen un blindaje ligero o medio, a comparación de tanque que es totalmente pesado. Además, una de las ruedas de esta se encuentra en un estado muy dañado, casi rozando en nada a lo inservible.



—“¿Cómo llego tal pieza bélica a Avalia?” -Me pregunte —“No hay duda de que un vehículo de combate de mi mundo natal”.



Riha de pronto se da media vuelta y camina hacia la entrada por la que vinimos.



—Chicos, creo que posiblemente haya oído algo viniendo de allá, iré a echar un vistazo, daré la alarma si veo algo problemático -Notifico la Lupian.



—De acuerdo, pero ten cuidado, si nosotros encontramos algo de interés aquí, te avisaremos -Le dije por mi parte.



—Entendido, mantendré un ojo abierto de este lado -Luego de comunicar aquello ultimo se retira de la sala.



Habíamos quedado únicamente Crok y yo, no era por ser negativo con la loba, pero me daba la libertad más que suficiente para hablar del tema en voz alta en torno a lo que yacía frente a nosotros.



—Es increíble que tal maquinaria haya terminado aquí, en un mundo de fantasía -Crok se me adelanto y fue el primero en mencionarlo —Parece un… ¿ TBP?.



—En realidad es un VCI -Le corregí.



—¿Eh?, ¿un vehículo de combate de infantería?.



—Este modelo lo reconozco… -Toque mi mano el armazón del tanque —No hay duda, es un “sverzheniye”, un VCI de origen ruso producida en 2042, pero este modelo… es una variante, una “Antiqam RG”, un modelo palestino producido bajo licencia en el 2048 -Confirme.



—¿¡Que!?, ¿¡los palestinos para esa época pudieron conseguir una producción propia de vehículos de combate modernas y no viejos tanques de varias décadas!? -Un asombrado Crok exclamo.



—Cortesía del famoso “milagro palestino”, en el 2034 un esper palestino creo con su propio cuerpo una fuente de petróleo de características “únicas” que atrajo la atención de todo el globo, en especial de los “peces gordos” de la industria petrolera.



Aquel petróleo tenía una capacidad de rendimiento mejor que cualquiera que en todo el planeta, su refinamiento era menos complejo y más económico, su duración (una vez refinado como combustible) era mayor, la contaminación ambiental que producía en su utilización incluso era menor también, ¿qué clase de potencia industrial del mundo iba a ignorar tantos beneficios en ese oro negro?.



Por supuesto, no todo dura para siempre, aquella fuente de petróleo “única”, eventualmente fue consumida por completa para el 2040, el esper que hizo posible su producción con su ESP, había muerto, pues con su vida es que hizo posible que tal valiosa sustancia fuera creada. Nadie sabia la naturaleza de su poder ESP, un esper con la capacidad de producir petróleo era algo único en su tipo, aunque gracia a la era de los esper el descubrimiento de otras fuentes de energía era posible, nadie seguía sin poder vencer la enorme importancia socioeconómico del inigualable oro negro.



Mediante muestras y haciendo uso de “Tecnología ESP”, se intentó duplica aquel petróleo de características únicas, sin embargo, su calidad era inferior a la original, su eficacia era sin duda mejor que el petróleo natural, pero nunca supero a la producida por aquel esper.



—En solo ese pequeño puñado de años, Palestina consiguió una riqueza y prosperidad que superaron a Israel -Relate —Cuando el petróleo acabo, la riqueza acumulada le sirvió para impulsar su economía en otros campos, y por supuesto, también reformar y potenciar su poderío militar, durante el tiempo en que duro su “milagro”, su mejor y fiel cliente, fue Rusia.



—Que extraño, casi pensé que su “mejor cliente” seria “Mr. Democracia” -Opino Crok.



—Políticamente hablando no tengo idea del tema, lo único que sé, es que parece que Rusia tuvo mejor relación con ellos, o quizás ellos pagaron más, no lo sé con certeza.



Pero no cabe duda, esto es un “Antiqam RG”, rebosaría de alegría si no fuera por el hecho de que esta cosa esta hecho trizas, solo una simple mirada basta para concluir que esto es “un montón de chatarra”. Originalmente esperaba encontrar aquí alguna salida o ruta de escape de emergencia secreta, pero lo último que esperaría encontrar es que ese Muhaqdad tenga los restos de un VCI oculto de un salón secreto. Desconozco como habrá obtenido este vehículo, pero no seria el primer objeto de mi mundo natal que veo que este presente en Avalia, si ocurre en el contienen de Gresswold, era evidente que pasaría en el resto también.



—“Una cosa es que sean transportado personas y sus consciencia o almas a este mundo, ¿pero objetos inanimados también?, ¿cómo es la naturaleza de ese medio que invoca estos ítems a Avalia?” -Me pregunte rondando pensativo sobre ese misterio.



—Oye, ya que estamos hablando del tema, ¿esos dos países seguían en conflicto aun en tu tiempo? -Pregunto Crok con notoria duda e interés.



—¿Hablas de Palestina y Israel?, bueno… para cuando morí, el conflicto acabo.



—¿Qué termino?, ¿y quién gano?.



—Ninguno, los dos estados dejaron de existir en su totalidad en el año 2055.



—¿Eh?, ¿¡estas bromeando o acaso parece decir que se aniquilaron a sí mismos!?, no me digas que… ¿¡se destruyeron acaso entre ellos con armas de destrucción masiva!?, ¿¡o estallo una guerra directa cuyo resultado fue una “destrucción mutua asegurada”!?



—No hubo enfrentamiento directo, no fueron ninguno de los dos bandos lo que causo tal aniquilación mutua, sino una devastadora explosión fue la responsable del llamado “Desastre del Hombre Nuclear”.



—¿“Desastre del Hombre Nuclear”?.



Un esper de nacionalidad desconocida que era incapaz de controlar sus poderes, desato su habilidad de manera exponencial, desato una explosión que destruyo más de la mitad de Israel y Palestina.



—¿¡Qué clase de explosión fue esa!? -Pregunto abrumado el hombre amazona.



—Nuclear.



Lo que se sabe de este esper, era que poseía habilidades con capacidades de radioactividad, se teoriza de que era un EVO, despertó sus poderes evolucionados el cual no supo manejarlo y causo una explosión que destruyo más de la mitad de Israel y Palestina. Las personas de las zonas que no fueron alcanzadas son quienes se llevaron la peor parte, la radiación producto de dicha explosión desato un fenómeno que disperso masivamente en los alrededores (por fortuna nunca llego a extenderse a otras naciones) un aire con una letalidad toxica del 100%, una persona que hacía contacto con su piel con este “aire toxico” en solo uno a dos segundos, producía en el cuerpo una dosis equivalente a 5000 Roentgen.



El Roentgen es una unidad utilizada para medir las radiaciones ionizantes, para dar una idea, una dosis de 10 Roentgenios en el cuerpo no le haría nada a una persona, con 100 Roentgenios uno ya padece los primeros síntomas de envenenamiento como mareo y perdida de cabello, 700 Roentgenios causa en todo el organismo daños severos que conllevaría a la muerte en escasos días, 1000 Roentgenios es una sentencia de muerte resumida en minutos. 5000 roentgenios entonces serian…



El esper responsable nunca fue encontrado, pues no quedo rastro alguno suyo, se concluyo que la propia explosión destruyó su cuerpo en hasta la última pizca de molécula. Lo que antes fue Israel y Palestina, se convirtió en una zona inhabitable para la vida por un estimado de 20 años enteros, fue el tiempo que tardo para que aquella radiación desapareciera en su totalidad y pudiera volver a ser habitada. Sin embargo, cuando ocurría aquella tragedia, aniquilo a casi el 99% de la población de ambos estados.



Este evento fue denominado como “Desastre del Hombre Nuclear”, y tuvo severas repercusiones sociales a nivel internacional en la vida de muchos Esper.



—Después de ese desastroso hecho, una estricta ley de carácter mundial fue aprobada e impuesto para todo esper con poderes cuya magnitud fueran catalogado de “destrucción masiva”, siendo obligados estos esper “peligrosos” a portar de por vida “neutralizadores celulares”, aparatos capaces de anular toda actividad ESP -Explique.



—Cielos, que cosas, básicamente algunos esper pueden ser bombas vivientes andantes… sin ofender -Dijo Crok con cierta pena.



—No, lo que dices lleva razón -Aprobé su punto —Por suerte, los esper con habilidades de radiactividad eran muy RAROS y muy pocos en el mundo -Agregue además —En cualquier caso, eso no afecto mi vida anterior, por lo que poco me importaba, si soy sincero.



Nos volvimos a centrar en el tema del problema actual, Alnayits aún tenía un ejército esperándonos allí afuera, desconozco cuanto tiempo, aunque es extraño, ¿no estaría él indicándonos el tiempo que disponemos a cada rato?, no hemos escuchado una sola palabra suya por un buen rato, esto me da un mal presentimiento.



Crok se dispuso a buscar posibles rutas o entradas secretas en esta misma sala, no seria mala idea suponer que hubiera una, pero fuera del VCI en el medio, alrededor no había NADA, nada inusual o sospechoso, solo paredes del mismo color y aspecto, nada que brindara una mínima pista de que hubiese algo de lo que buscamos oculta en esas mismas paredes.



—“¿Entonces ese desquiciado Alnayits construyo todo este SITIO y puso un complejo sistema mágico de ocultación con el fin de esconder este vehículo militar inservible?” -Me pregunte a mi mismo en mis pensamientos.



No podía entender su forma de pensar, lo que sé de ese tipo es que tenía una obsesión por el “conocimiento” que raya a lo demencial, pero… ¿qué clase de conocimiento podría adquirir con un VCI mayormente dañado e inutilizable?, si, tal pieza bélica es producto de una tecnología mayor en Avalia, ¿pero cómo podría él sacar como valiosa información o “conocimiento” de esto?. Hasta ahora no he visto nada que implique ese desquiciado Alnayits haya utilizado invenciones o creaciones semejantes a un vehículo militar moderno como este, ¿para que guardar con tanto devoción esta arma destruida?.



En cualquier de los casos, me planteo también, si usara “Materialización” en el VCI, ¿podría repararla y ser utilizable?, “Materialización” me permite materializar físicamente con todas sus propiedades reales, una autentica arma de mi mundo. Si la utilizara sobre el VCI, ¿podría hacer que “materializara” su forma restaurada?, es decir cuando estaba al 100% de sus capacidades, sin daño y totalmente equipada, pero… ¿es posible?. Solo he materializado armas enteras a través de porciones de metal, ¿podría con mi habilidad ESP sobrescribir en el metal de un arma destruida que existe físicamente para que mi “Materialización” la renueva a su estado intacto?.



—“Incluso si eso fuera una posibilidad, aún queda el asunto de la energía”.



Sin energía para suministrar a “Materialización”, no hay forma de poder usar aquella particularidad de mi poder ESP, Myldark aprendió a convertir el mana en PSI, pero necesitaba como 4 veces una cantidad de mana para convertirlo en una porción de energía ESP, eso significa que precisaría de MUCHA para lo que quiero llevar a cabo. Aún recuerdo lo bastante que fue el consumo de la “Materialización” del mortero M224 y las cargas con fosforo blanco, ahora tratar de conseguir renovar en su mejor condición un VCI modelo Antiqam RG, era una escala mayor. El mortero materializado era un arma de 1978, ahora tratar de hacer lo mismo con un armamento del 2048.



—“Cuando más avanzado es el arma en materializar, mayor es el consumo de ESP”.



También estaría el tema de conducirlo, aun si consiguiera de alguna forma restaurarlo, ¿cómo lo conduciría?, no tengo experiencia en el manejo y manipulación de vehículos blindados militares.



—Oye Crok, ¿tu tienes experiencia conduciendo vehículos militares como un VCI? -Le pregunte.



—Pase toda mi vida como un soldado de infantería a pie, aunque hubo una ocasión en que un buen amigo mercenario en el cuerpo de acorazados me enseño lo básico de como operar uno -Afirmo él —Pero honestamente, ¡no le entendí casi nada!, te lo digo en serio… ¡es complicado manejar un carro de combate!, si ya de por si los vehículos de combate modernos son así de complejos, ¡que pesadilla debieron ser los de la época anteriores antes de que existiera la electrónica!.



En resumen, Crok no contaba con la capacitación necesaria para operar uno, aunque si recuerdo bien, tampoco sabia operar ese mortero que invoque en aquella ocasión, cuando lo toque entonces apareció en mi mente esa extraña enciclopedia y…



¡BANG!



Un disparo de pistola es efectuado en dirección por donde llegamos, ¡Riha había ido allí para verificar algo que posiblemente escucho!, ¿¡entonces se topo con un enemigo!?, ¿podría ser…!?



—¿¡Ese maldito de Alnayits ya nos está atacando!? -Exclame con cierta frustración y nervios.



No soy de llevar bien la cuenta, ¡pero no pueden haber transcurrido las dos horas aun!.



—¡Crok!, ¡en marcha!.



El hombre amazona asienta con la cabeza denotando seriedad en su rostro, adopta una posición con su arma en frente y avanza en conjunto conmigo hacia la entrada por la cual ingresamos, él mismo se ofreció a ser el primero en cruzarla y yo le respalde.



—“Aguanta Riha… no vayas a hacer algo imprudente” -Vele por la seguridad de la Lupian.



Continuara…
 
Última edición:
Registrado
3 Jul 2009
Mensajes
1,343
Offline
CAPIITULO 221 CONTACTO ENIGMÁTICO

PERSPECTIVA: Tercera Persona



Con escasa iluminación, la habitación era espacio y albergaba numerosas celdas en su interior, cada una con varios presos en su interior, algunos terminaron allí por pertenecer a la facción rebelde y otros simplemente por la mala suerte de haber llegado al lugar equivocado. Uno de los presos destacaba del resto, en su frente albergaba un punto purpura.



—Ya es hora…



Un joven moreno de corta cabellera negra, se veía algo endeble, aunque aquello era producto del extenso encierro, su altura de 175 cm y juvenil apariencia resaltaban sus 22 años de edad. Vestía como la mayoría de los presos, harapos sucios y viejos, se mantenía sentado todo el tiempo, cuando finalmente pronuncia palabra alguna se puso de pie.



—Solo habrá una oportunidad, ¿estás seguro de que quieres hacerlo ahora?.



Un hombre de mayor edad a su lado le pregunto, su rostro denotaba tanta seriedad como nervios, el joven del punto purpura cierra sus ojos y suspira, reflexionando sobre la interrogante del mayor.



—Esos ruidos que se escucharon fuera, en el pasillo -El joven hablo —Algo ha ocurrido, tengo la certeza… no, creo que existe la posibilidad de que ahora es el momento.



—Si te atrapan, ya no habrá una segunda oportunidad.



—Lo sé, pero es lo mejor que tengo, ahora que no puedo usar mi magia.



El muchacho del punto purpura mira el tobillo de su pierna izquierda, un aro plateado con evidente aspecto de grillete estaba adherido a su extremidad inferior, uno que causaba la incapacidad de manifestar el mana y, por ende, incapaz de utilizar la magia.



—Es hora, puedo sentirlo y me juego la libertad de todos… y mi vida.



—Muy bien, ya te has decidido, entonces…



El hombre mayor se arranca el dedo índice de su mano derecha, revelando en su interior, una cuchilla bastante fina que le daba la forma o parentesco a una ganzúa. Se revela que dicha mano no era real, sino una muy perfecta imitación y realista de una, hecho de madera.



—Solo guardo una en esta “mano” -Aclaro el hombre —El Muhaqdad no noto mi mano falsa, solo por ello tenemos esta oportunidad, pero no habrá otra, el fracaso no nos dará otra oportunidad.



—No derrochare sus esperanzas puestos en mí -El joven toma la cuchilla fina.



Con tal herramienta comienza a manipular la puerta como lo haría una ganzúa, sus manos se mueven con maestría, tenía experiencia en lo que hacía, la cerradura de la celda pronto cede a sus habilidades y se abre, pero el artilugio con el que consigue abrirlo se rompe en el proceso. El joven sale, pero el resto de los que estaban aun adentro, permanecen en la celda por voluntad propia.



—Solo uno de nosotros debe ir, que más de uno salga solo llamara la atención, confiamos en ti, Berat.



El joven del punto purpura revelado como Berat, los mira a los ojos y asiente, valorando su confianza y encaminándose por la puerta, pasos cuidadosos son llevados a cabo por el joven, ya que el sigilo era primordial en su deber. Miro todas las celdas llenas de la habitación, luego noto que una era una celda muy pequeña y albergaba únicamente a un individuo.



—“Esa persona…”



Aquella persona era una mujer en sus 20, de una estatura promedio de 180 centímetros, piel morena, cabello castaño con una cola de caballo, a diferencia del resto, no llevaba aquellos harapos, sino una gruesa túnica marrón con blanco el cual estaba sucio. En su cuello tenía puesto una especie de brazalete metálico dorado, se encontraba profundamente dormida dentro de su celda.



—“Recuerdo que la trajeron hace solo unos días, no dejaba de gritar, de pronunciar ese nombre, Rozuel Drayt”.



Aquella mujer le dio una impresión extraña, pero volvió al punto que le concernía, se encamino a la puerta, abriéndola discretamente llego al pasillo y lo primero que atestiguo fueron los numerosos cuerpos de Afligidos que estaban esparcidos allí.



—“¿Qué son… que son estos monstruos?” -El muchacho delataba cierto miedo en sus interrogantes —“Están inmóvil, sobre su propia sangre, están muertos, ¿pero que los mato?”.



Tales monstruosidades, Berat conocía al responsable de crearlos, aquel que no temía sino se complacía en experimentar con seres humanos, Alnayits.



—“Estos horrores inhumanos, sin duda son obra de ese maldito Muhaqdad”.



Se sentía impotente al ver que era incapaz de evitarlo, él era testigo a diario de como los presos son llevados y nunca vueltos a ver, ahora tenía una idea de lo que fue de aquellos que no regresaron. Pero que estén muertos, era extraño, el Muhaqdad no asesinaría a sus propias creaciones, pensó entonces que era producto de alguien más.



—“¿Hay alguien más rondando libre acaso?”.



Miro por el pasillo de la mazmorra y no tardo en descubrir una puerta abierta, aquella puerta en su interior daba con otra habitación para albergar prisioneros, su intuición le llevo a pensar que alguien debió salir de allí y enfrento aquellas monstruosidades.



—“Lo sabía, esos ruidos, alguien más está huyendo también, y no le va mal por lo que parece” -Tuvo aquella certeza al ver aquellas abominaciones carentes de vida.



El recuerda cuando fue traído, estaba consciente y siendo arrastrado por dos hombres que cubrían su rostro con un turbante grueso, le hicieron bajar por unas escaleras y cruzar una puerta doble azul.



—“Esta abierta, no hay duda, hay alguien más intentando escapar”.



El joven no tardo en pensárselo demasiado y también subió aquellos escalones para terminar llegando a aquella sala con pinta de biblioteca.



—“Se encuentra allí, lo recuerdo” -Miro la puerta verde.



La sala albergaba 3 puertas, una azul, una verde y una amarilla, la primera es por la que llego, la amarilla conduce a la salida y la verde, aquella era de su interés, hasta que pronto, noto algo más. Una estantería removida, echaba al suelo que dejaba al descubierto una pared solamente, con interés se preguntó la razón del porque aquel mueble se encontraba allí, sus ojos fijaron con toda atención en la “normal” pared.



Desconocía el porqué, pero esa “pared” le llamo tanto la atención que, sin saberlo, empezó a caminar lentamente hasta estar a solo centímetros de esta, cuando su mano la toco pudo descubrir entonces que aquello era falso.



—¿Una pared ilusoria?... -Dijo sorprendido.



No le faltaba pensar demasiado para entender porque la existencia de algo así se encontraba en la propia guarida del Muhaqdad, las circunstancias directas serian para ocultar algo.



—“No, ya tengo una prioridad que cumplir” -Se dijo a si mismo el hombre.



Ignoro la pared ilusoria para volver a centrarse en la puerta de color verde, Alnayits quien observaba todo desde afuera de “La Apostata”, miro con regocijo y satisfacción la situación, porque ya había previsto dicho escenario.



—Oh, con que ese mocoso de Berat finalmente ha decidido “escapar” -El Muhaqdad se ríe levemente —Tonto, ¿en serio cree que no me di cuenta de la mano falsa de uno de los prisioneros?, solo lo deje pasar para tener algo de entretenimiento más adelante, y claro… una “justificación” para castigarlos, jejeje... -El investigador suspira —Que lastima mocoso, se cuáles son tus verdaderas intenciones, apenas entres allí puedes considerar poner un pie en lo que será tu tumba.



El joven del punto purpura abre la puerta de verde, encontrándose adentro con un sitio extenso lleno de equipamientos dignos de un laboratorio, desde materiales para la alquimia, una forja rúnica y una mesa lo suficiente espacio para colocar a una persona adulta en esta e inmovilizar sus extremidades tanto superes e inferiores con grilletes.



De aquel salón resaltaba cierta oscuridad, pero no faltaban luces mágicas en cristales de mana situados en la pared para brindar la iluminación necesaria, numerosas plantas y partes de monstruos eran los ingredientes alquímicos guardados ordenadamente sobre estantes. La forja rúnica era acompañada en su cercenaría por lingotes de varios tipos de metales, desde hierro, cobre, plata y algo de acero, como también algunos cristales de mana, obligatorios para la utilización de dicha forja mágica.



Pero lo más tétrico era la mesa de fondo, su tamaño comparable para situar un hombre adulto allí, los numerosos grilletes para brazos y piernas, las secas manchas de sangre que aún persisten en esta. Desde el fondo sintió un oscuro pavor, en su mente imagino gritos y miedo, dolor y lágrimas, sangre y muerte, ¿cuántos fueron puesto en esa mesa?.



—“¿Podría ser que ella también haya…?”



Su pregunta queda inconclusa, cuando sus ojos avistan en la cercanía una puerta fortificada cerrada a solo escasos metros, un notable acero recubría dicha estructura con más de una capa. No tenía una manija la cual utilizar, solo una cerradura para una llave específica, pero aquella “llave” dictada de ser una normal, pues la cerradura tenía un tamaño exagerado.



—“Una llave, pero por la cerradura… ¿una llave gigante?, por el aspecto y tamaño de la cerradura, la llave debe tener casi el tamaño de una espada” -Pensó Berat y deduciendo la forma de dicha llave.



Un gruñido tétrico resuena en sus oídos, no era su imaginación, realmente había escuchado a “algo” gruñéndole como una fiera salvaje, miro a su alrededor, pero no había nadie. Pronto pisadas son las siguiente en resonar en sus cavidades auditivas.



—“Esas pisadas… no hay forma de que alguien de una audición normal pudiera oírla, son pasos sigilosos de alguien adiestrado o con vasta experiencia en el acecho y sigilo” -Concluyo el muchacho del punto purpura —“Son suaves, difíciles de captar, apenas puedo oírlas, pero están allí…”



El joven Qusatjiat como el resto de su etnia, tenía un cierto dominio de la magia, pero ahora era incapaz de hacer uso de sus poderes mágicos como tal debido al aro plateado de su pierna izquierda. Pero él, siempre conto con una cualidad ajena a su magia, era propio de sus sentidos, pues gozaba de una audición natural mucho más desarrollada de las personas ordinarias, una lo suficiente para oír el acecho de una criatura sigilosa.



—“¡Ahí viene!”



A la vez que se alerta a sí mismo en sus pensamientos, evade lo que parece un ataque sorpresa por su costado izquierdo, retrocediendo lo bastante y cerca de la puerta verde, mira a su agresor solo para quedar estupefacto del horror al ver que era. Su cuerpo era humanoide, de una piel verdosa con escamas, de unos ojos saltones como camaleón, su cabeza era la de un Gnoll (hombre hiena), piernas y brazos felinas de garras tan afiladas como dagas y su toque especial, un aguijón de escorpión.



—“¡Un monstruo!, ¿¡una creación de ese desquiciado Muhaqdad!? -Se pregunto con cierto grado de miedo el joven del punto purpura.



La criatura le miraba con sumo interés con sus saltones ojos, su lengua al abrir su mandíbula era como el de una serpiente, una baba verde sospechosa caía de su boca y emitía un calor humeante del mismo color que su propia saliva. Las mejillas del monstruo se inflan y escupe un proyectil de dicha saliva hacia el joven Qusatjiat.



El muchacho consigue esquivarlo, siendo rosado apenas en su hombro derecho, observa como el simple contacto con aquella saliva había quemado un poco el harapo que vestía, para su fortuna, su piel no parece haber tenido contacto con tal sustancia.



—“Si me toca con esa baba moriré, no solo debe tener un efecto acido… ¡sino venenoso también!” -Sospecho él —“No puedo luchar contra esta cosa en mi condición actual…”



Berat miraba aquella puerta fortificada, al ver que aquel monstruo le impedía acercarse a esta, se llenó de gran frustración, el objetivo de su escape era aquello que aguardaba en su interior. Pero sin esperarlo, aquel sitio era custodiada por una creación de Alnayits, tal horror viviente era una amenaza para el joven, pues no portaba nada a su favor para ayudarle a hacer frente a tal monstruosidad.



—“Si tan solo… ¡SI TAN SOLO PUDIERA LUCHAR!” -Miro a ese aro plateado de su tobillo con intenso odio, aquel que anulaba su magia.



Tan solo quedaba la opción de la retirada, volvió a mirar aquella puerta fortificada y con sentimientos de decepción hacia sí mismo, se disculpó.



—“Perdóname… le estoy fallando a todos, ¡pero no me rendiré!, hallare… ¡hallare una forma de sacarte de allí!, ¡juro con mi vida que te sacare de allí mi Dalhani!” -Aseguro el joven Qusatjiat.



Se encamino entonces hacia la puerta verde y en ese preciso momento, la criatura le ataca con su aguijón, el muchacho consigue atravesar la puerta y cerrarla, pronto se hace a un lado y observa impactado, como la puerta es atravesada por el aguijón del monstruo. Agita su cola lanzando la puerta hacia una estantería llena de la biblioteca, la monstruosidad ruge y sus pasos se encaminan hacia la dirección en donde estaba Berat.



—“¡Se acerca!, ¡tengo que buscar un sitio al cual esconderme!”



Miro a todas partes, estaba la puerta azul que llevaba a la mazmorra, pero no podía tomar dicha dirección, allí se encontraban otros presos, la criatura podría herirlos accidentalmente y matarle. Luego estaba la puerta amarilla, tenía en mente que dicha puerta fuera su siguiente dirección, hasta que luego volvió a verla, aquella pared ilusoria con la estantería derribada en el suelo.



—“Si me encamino por la puerta amarilla, la criatura lo notara enseguida, ¿pero podría descubrir la ilusión en esa puerta?” -Pensó él.



El muchacho no lo piensa demasiado, corre hacia la pared ilusoria y se adentra en un instante hacia su interior, la criatura entonces llega a la biblioteca, mirando a su alrededor y buscándole. Pero al no tener un encuentro visual con su presa, recurre entonces a utilizar el sentido olfativo de su cabeza de Gnoll.



La criatura olfatea en el suelo la última posición en donde se encontraba parado Berat, su aroma fue enseguida captado con gran cantidad, un camino de ese olor se formaba en la consciencia del monstruo. Aquel camino le enseñaba la dirección por la que el muchacho se fue, misma que daba con la pared ilusoria.



__________________________________________________________________​



Unos minutos antes…

Una Lupian sale del agujero de la puerta de gran grosor que el mismo Rozuel abrió para entrar hacia el salón en donde yacía el descubrimiento de los restos de un auténtico VCI. Pero disimulando, la semihumana finge haber escuchado algo con la excusa para salir allí, dejando a Rozuel y Crok a solas.



—“Supongo que no hablarían con normalidad cosas de Trotamundos conmigo allí adentro” -Pensó la Lupian suspirando con cierta decepción.



Ella aún no había olvidado lo que escucho la última vez, una charla escondido entre Rozuel y Crpk en la fortaleza Hasr, una que revela la naturaleza tanto de su compañero como del hombre amazona. Ambos proveían de otro mundo, del cual murieron y reencarnaron por consiguiente en Avalia, a la loba en el fondo le emocionaba saber que su compañero era un Trotamundos, pero le entristecía en parte no poder compartir tal saber cara a cara con él.



—“No puedo culparlos de ocultar su condición como Trotamundos” -Pensó la semihumana suspirando con cierto animo decaído.



Pronto sus sentidos entran en alerta con sus orejas erguidas, su mirada de frente le permite avistar el ingreso de alguien desconocido al lugar, este individuo había traspasado la pared ilusoria y llegado a su ubicación, la Lupian no tardo en apuntarle con la Beretta 92. Frente suyo, se le apareció un joven moreno de corta cabellera negra y punto purpura, este miro a la semihumana con cierto temor y trato de hablarle para declararle que no era una amenaza.



—¡Espera, no soy tu enemigo!.



No sabia lo que era aquello que la semihumana sostenía en sus manos, pero que le estuviera apuntando con dicho objeto enigmático, le recordaba en parte a las ballestas y fue tu intuición creer que podría ser un arma. Berat sabia que ella era una semihumana ajena a su reino, un ghrayb y lamentablemente, por ende, sabia que sus palabras no podían llegar a ella, dado a la barrera de idiomas.



Pronto el joven oye como alguien más ingresa por la pared ilusoria, supo quien era y no tardo en hacerse a un lado, la criatura había saltado con intenciones de aterrizar con sus garras encima suyo. No solo fallo en el proceso de apuñalarle por su retaguardia, la monstruosidad pronto recibe un disparo de la Lupian, reventando uno de sus ojos saltones, el ser ruge emitiendo un chirrido de dolor.



—“¡Increíble…!” -El muchacho queda anonado ante el daño severo que el monstruo había recibido de tal extraña arma de la semihumana, cuyo poder era de considerar.



La Lupian ignoro por completo al muchacho del punto purpura, centrando toda su atención en el monstruo, este inmediatamente no tarda en responderle ante su acto de agresión. Extiende su aguijón de escorpión, apuntando al corazón de la loba, pero sus ágil destreza y sentidos desarrollados le garantizaron una exitosa evasión.



La Lupian rodo evitando el aguijonazo, y en pleno movimiento apunto y disparo dos veces dando en la cola ponzoñosa del monstruo y cortándosela en el proceso, sangre viscosa de color verde brota de la herida y la monstruosidad chilla de agonía.



—¡Oímos disparos!, ¿¡Riha estas bien!?.



—¡Contacto!.



Sus compañeros llegan al lugar tras oír el primer disparo, el hombre amazona apunta con su M16 a la aborrecible criatura, quien recibe otro disparo de la Beretta de la Lupian, impactando justo en la frente. La criatura tambalea y cae al suelo boca abajo, yaciendo su rostro de Gnoll en un charco de su propia sangre. Crok se acerca lentamente a la monstruosidad, con su arma en alto, comprobando que estuviese muerto.



—Amenaza abatida -Confirmo el hombre amazona.



—Un asunto menos, ahora… ¿quién eres tú? -Rozuel dirigió aquellas palabras al joven del punto purpura.



—Yo…



Berat estaba por haberle y revelarle su identidad, pero al ver a los dos humanos recién llegados, noto sus rasgos y se dio cuenta también, que como la semihumana, los dos eran ghrayb, comprendo que era inútil tratar de entablar el diálogo con ellos. Pero también se dio cuenta de algo más, ese chico que le pregunto quien era, pudo entenderle, ¡porque en su consciencia él hablo en su idioma!.



Rozuel llevaba el anillo de plata con el cristal turquesa incrustado, era el artefacto mágico que le permitía traducir y hablar solo el idioma del reino de Quíatar, el esper viendo el punto purpura del muchacho, no tardo en relacionarle con ciertos aliados conocidos. Berat estaba por hablarle primero, pero Roz se le adelanto.



—Tú… ¿eres un Qusatjiat? -Le pregunto el esper.



—¿Conoces a mi gente?.



—Amira y Adil, ¿te suenan esos nombres?.



—¿Quién… quién eres tú?.



Que tales nombres salieran de un ghrayb que podía hablar y entender su idioma, más que reconfortante, le parecía sospechoso, pronto Roz se presento y revelo ser un aliado tanto de la propietaria del “Corazón del Oasis” y el líder de los rebeldes que luchan contra el Azim Alnabil, Muer Afigad. Pero fue oír su nombre, lo que le hizo reaccionar positivamente en su imagen.



—¡Eres tú!, el nombre que tanto ha pronunciado esa mujer… -Dice Berat.



—¿Mujer? -Replica Rozuel con duda.



—¡Mi nombre es Berat!, también formo parte de los rebeldes que luchan para derrocar a Muer Afigad.



Berat explico que tanto él como otros guerreros de la facción rebeldes, habían sido capturados, tal hecho sucedió hace más de un mes, desconoce cuánto tiempo lleve encerrado, pero nunca ha vuelto a ver a uno de sus compañeros. Relata también la presencia de otros prisioneros, eran ajenos a los rebeldes, aldeanos y quizás comerciantes que fueron atraídos a esa mazmorra por el Muhaqdad Alnayits.



—Estaría gustoso de explicarles todo en detalle, pero antes… ¡necesito rescatar a alguien!, por favor… ¡necesito su ayuda!.



Berat se postra en el suelo como gesto se sumisión y suplica, a pesar de que eran ghrayb, al ser testigo de como ese monstruo fue derrotado por la semihumana, observo las herramientas que tanto el esper como el hombre amazona portaban. Nunca había visto tales artefactos, pero la Lupian tenia algo más pequeño y con ello, venció con facilidad a ese monstruo que casi le arrebata su vida.



El joven reconocía la fuerza de ese trio de ghrayb, su orgullo poco importaba, porque tenia un objetivo primordial, quería rescatarla, salvar a “esa persona”, si ese ghrayb dice ser un aliado de Amira y Adil, entonces rogaria por su ayuda.



__________________________________________________________________​



Rozuel acepto, no tardaron en llegar a aquella sala que yacía tras cruzar la puerta verde, misma que había sido derribada y arrojada por el monstruo, los tres observaron con curiosidad el sitio.



—Parece que hallamos el “laboratorio de Frankenstein” -Comento Crok con cierto tono sarcástico.



La mesa con manchas de sangre secas, daba sin lugar a dudas una pista que era utilizada para experimentos quirúrgicos con humanos y quien sabe que otras razas conscientes. Berat los llevo hasta la puerta cerrada fortificada, explicándole que a quien buscaba se encontraba allí adentro, pero sin la llave necesaria para abrirla, era imposible avanzar.



—A un lado chico, esto tomara unos minutos.



Rozuel no tardo en utilizar su habilidad ESP para abrir un camino, ignoro la cerradura y su magia involucrada para evitar a los intrusos, creo un agujero lo bastante grande para que pasaran todos (pero uno a la vez). Berat fue el primero en cruzar, Crok el siguiente, le siguió Roz y Riha al último.



—Demonios, ¿qué es esto? -Pregunto un curioso e incómodo hombre amazona.



Habían llegado a una estrecha habitación, en el centro se hallaba encadenada una joven, tanto sus extremidades superiores e inferiores yacían sujetas a cadenas de gran grosor. Yacía retenida en el aire por un soporte de metal que la sostenía en la cintura, con sus brazos en alto y la mirada abajo, sus ojos estaban vendados, llevando únicamente como vestimenta unos harapos como el resto de los prisioneros.



Aquella muchacha prisionero tenía casi la misma edad y estatura que Berat, era una joven de cabellera marrón, su punto purpura en la frente le señalaba como un miembro de los Qusatjiat. A escasos centímetros de ella, había otro soporte allí, estaba conectado desde el suelo a aquel que le sostenía su cintura, en la parte superior había una especie de recipiente, del cual un cristal de mana se encontraba allí.



—¡Malika! -Berat pronuncio su nombre, pero ella no reaccionaba.



—¿Qué diablos es todo ese que tiene encima?, ese extraño soporte con el cristal de mana... ¿es algún experimento de ese chiflado sujeto? -Se pregunto el esper en voz alta.



Rozuel se acerco a la muchacha e intento hablarla, al no oír respuesta, opto por ponerle una mano en el hombro y agitarla un poco, esperando que el estimulo la despertara. Cuando el esper hizo contacto físico con la muchacha, de repente una extraña corriente de energía inunda su cuerpo.



—“¿Qué esta pasando?, ¿¡que es esta sensación!?”.



Su cuerpo no podía moverse, el tiempo a su alrededor parecía haberse congelado, el aire del ambiente se torno pesado para él, partículas de mana se manifestaron a su alrededor y podía verlo con claridad, no tenia el ojo de Myldark, lo que hacia la escena más confusa.



—“As… t…”



Una voz enigmática se manifiesta en su cabeza, por el tono se esta sonaba masculina, pero también inhumana, pero nadie se podía mover, nadie había dicho una palabra, y aquella voz, para nada era de alguien de sus compañeros o Berat, menos de la muchacha quien aún se mostraba inconsciente.



—¿Quién eres?, ¿quién me habla? -Con nervios el esper le pregunto.



—“¿Astado?... ¿eres tú?...”



Continuara…
 
Última edición:
Registrado
3 Jul 2009
Mensajes
1,343
Offline
CAPITULO 222 DALHANI


PERSPECTIVA: Rozuel Drayt



—“¿Astado?... ¿eres tú?...”



Una voz de tinte inhumano y tono masculino hablo en mi cabeza, todo estaba en completo silencio y quieto, como si el tiempo mismo hubiera sido pausado, mi intuición me llevaría a creer que la voz procedería de aquella mujer inconsciente. Su punto purpura era señal de pertenecer a los Qusatjiat, pero era difícil de creer que la voz procedía de ella, su boca permaneció cerrada al momento de oír aquella interrogante. Además del tono mismo de las palabras manifestadas, no solo no era humano, sino que denotaba ser algo no humano de género masculino.



—¿Quién… quien es aquel que me habla? -Le pregunte.



—“Asta… do…”



Su entonación se volvía débil, apenas siquiera podía pronunciar “Astado” completamente, el mero hecho de este extraño fenómeno que estoy experimentando sucedió justo en el momento que hice contacto físico con esa mujer Qusatjiat prisionera.



—“¿Acaso ella es humana?” -Tal pregunta llego a mis pensamientos.



—“Tú… no… eres… Astado… llevas… su… marca”



Solté a la muchacha luego de escuchar aquella declaración, la pesadez en el ambiente desapareció, mis compañeros y el joven Qusatjiat vuelven a moverse y hablar, la voz enigmática finalmente callo.



—¿Roz?, ¿estas bien? -Crok me pregunto.



—Tienes la mirada como… perdida -Comento la Lupian.



Decirles lo que acabo de experimentar seria solo alimentar la histeria, hasta incluso yo tengo demasiadas dudas sobre lo que acabo de atestiguar.



—¿¡Malika!?, ¡Malika esta despertando! -El tal Berat nos avisó.



La voz de mujer prisionera se hace oír con claridad expresando unos débiles gemidos de dolor, mueve su cabeza con desorientación, dándose cuenta de estar vendada.



—¿Estoy… viva aun? -Fue la primera oración que pronuncia.



—¡Malika!, gracias a Erha, te sacare de allí.



Berat le quita las vendas de los ojos, luego procedió a un intento inútil de sacarle aquellas cadenas y el soporte en la cintura que mantienen cautiva a la mujer en pleno aire.



—Berat… me alegra volver a ver un rostro familiar -La muchacha reconoce al joven Qusatjiat —¿Ustedes?... ¿quiénes son?.



La mujer clavo sus miradas en nosotros tres, por solo nuestros rasgos ella fácilmente puede deducir que no somos de estas tierras, éramos un puñado de ghrayb a sus ojos.



—Esta bien, Malika, gracias a ellos he podido llegar hasta ti, incluso salvaron mi vida -Confeso el muchacho del punto purpura.



—¿Ghrayb aliados?... -Ella se planteo tal suposición con cierta incredulidad.



—Si, si se como va esto, mira no tenemos todo el día, te bajaremos de allí y te daré un resumen rápido de la situación -Le aclare entonces.



Le pedí al tal Berat hacerse a un lado, mientras hacia uso de mis habilidades ESP para liberar a la joven de las cadenas y aquel soporte, mientras a la vez le explicaba que estaba luchando en el bando de Amira y Adil. La pronunciación de aquellos dos nombres tuvo una reacción positiva en sus gestos en torno a nosotros.



—“22 minutos” -La voz de Alnayits hizo eco en toda la pequeña habitación —“Mi pequeño ejercito pronto se adentrará a la Apostata”.



—¡Es él! -Berat aprieta sus puños con ira al oír aquella voz.



—“Haber llegado hasta allí, que perdida de tiempo” -Expreso el Muhaqdad —“En vano son sus acciones, cuando la derrota es inminente, liberarlos a ellos dos solo hará que sufran en el proceso, una vez que vuelvan a ser capturados y llevado a sus celdas, pagaran las consecuencias de sus negligentes actos”.



—¡Da la cara cobarde! -Le desafío el joven Qusatjiat.



—“Je, mocoso Berat, ¿aun me guardas rencor por lo de tus preciados compañeros y amigos?, dime… ¿quieres saber que fue de ellos?”.



—Ya he sido testigos de los horrores inhumanos creados por tu propia mano… no necesito que me describas las enfermas perversiones que llevaste a cabo con ellos, con tus propias manos.



—“Una lástima, quizás te gustaría saber que el ultimo de ellos pronuncia tu nombre como su palabra final”.



Tal declaración hace que Berat frunza el ceño, mientras seguía presionando con fuerza sus manos, el joven Qusatjiat quería maldecir a ese hombre, escupir en su rostro y gritarle todas las injurias posibles. Quizás la mayoría de los guerreros capturados junto a él, ya fueron convertidos en Afligidos, el Nexus sería el responsable principal, pero pocos conocen de su existencia.



Sin embargo, aquel monstruo que Riha abatió y estaba persiguiendo a Berat, hice un vistazo rápido, su anatomía era diferente de ellos, puedo concluir que aquella cosa no era un Afligido, que sin duda aquel engendro fue obra de las propias manos de Alnayits.



—“El monstruo que resguardaba esta habitación, fue creado en base a uno de ellos” -Alnayits revelo —“Su nombre… creo que era… mmm… Daj… Daj… no logro recordarlo bien, quizás por la poca importancia que le tenía”.



—Dajash -Berat cito aquel nombre.



—“¡Ah sí!, ahora si me acuerdo, Dajash, ese era su nombre, recuerdo que antes de que toda su consciencia humana muriese en el proceso, su última palabra fue; “perdóname Berat, todo queda en tus manos”, me dio tanta gracia esas últimas palabras, que decidí tomarme las molestias para conservarlo en mis recuerdos”.



El Muhaqdad alimentaba la ira, impotencia y rabia emocional del joven Qusatjiat, pero en sus ojos manifestaban no solo un abrumante rencor, sino también tristeza, pese a las palabras del investigador, él no le respondió, prefirió ignorarle.



—“20 minutos” -Volvió a notificar el tiempo restante —“Rozuel Drayt, ¿aceptaras mi propuesta de rendición?”.



—El tiempo sigue en curso, es todo lo que tengo para decirte.



—“Que así sea”.



La voz del investigador dejo de hablarnos, sin duda puede que siga vigilándonos, pero no escucharle de momento es reconfortante, en cuanto a la situación, no tengo idea de las contramedidas que debería tomar para este problema.



—“Si tan solo tuviera una buena cantidad de suministro de mana” -Pensé.



Mire el cristal de mana que yacía sobre el soporte que mantenía a la mujer cautiva en pleno aire, la tome, aunque fuera una fuente que podría servir para alimentar la “Materialización”, tal cantidad era insignificante.



—Él… nos tiene rodeado, ¿no es así? -La tal Malika pregunto en torno a la situación y Alnayits.



—No digas eso Malika, saldremos de aquí, de alguna forma… lo haremos -El propio Berat trato de consolarle.



—Hay algo que no entiendo -Crok hablo —Rozuel, tú has dicho que ese muchacho llamado Berat, se encontraba con otros prisioneros, los cuales son encerrados justo en la mazmorra, ¿por qué entonces esta muchacha fue encerrada aquí?, eso es algo extraño, ¿no lo crees?.



La interrogante del hombre amazona era un punto interesante, según el propio Berat, él se encontraba junto a otros prisioneros en aquella mazmorra donde escapamos, es allí donde terminen todo aquellos capturados por Alnayits. Sin embargo, ¿por qué ella en cambio se encuentra aquí y no con el resto de los que están encerrados?, ¿por qué yace ubicada en lo que parece ser una celda hecha personalmente para ella misma?.



—Alnayits es un loco enfermo, no hay otra razón, por eso la trajo aquí… -Fue la declaración dada por el propio Berat.



—Un “loco enfermo” que actúa bajo un razonamiento lógico, es evidente que ella fue traída y encerrada aquí, porque Alnayits vio algo “inusual” en ella -Manifesté mi punto en voz alta—No sé cuál sea la razón, pero puedo intuir que ella, no es una Qusatjiat ordinaria, para nada lo es.



Mi contacto con ella, la voz enigmática que me hablo, la celda personal hecha para ella misma, ese soporte con el cristal de mana, tantas interrogantes, esa mujer no es alguien normal, no es una Qusatjiat como el resto de los pocos que haya conocido.



—¿Quién eres tú realmente? -La mire a los ojos y le pregunte directamente.



—Déjala en paz -Berat se puso en medio, mirándome fijamente con desdén.



La Lupian gruñe y apunta con su pistola al muchacho, pese a que no entendía las palabras del joven, sus expresiones daban a relucir aquella indiferencia.



—¿Acaso salvarte fue un error? -La Lupian proclamo tal interrogante con desconcierto.



—¿Riha?, baja el arma…



—Rozuel, puedo sentir la hostilidad de este tipo en su mirada, no voy a dejar que intente lastimarte.



Crok sostenía firme su M16, como si se prepara para actuar en cualquier momento a la mínima señal de agresión, pronto el ambiente del lugar se pone intenso, Berat no dejo de clavarme su agresiva mirada rebosante de aversión, Riha hacia el mismo contacto visual indiferente en el joven, a la vez que mantenía su arma apuntándole. Las cosas se estaban saliendo de las manos, no faltaba casi nada para que Alnayits nos mandara ese ejecito de Afligidos, y ahora esto.



—Esta bien, te lo diré -Malika intervino y expreso —Joven ghrayb, te diré lo que quieres saber.



—Malika, no deberías…



—Berat, es gracias a ellos que nos volvimos a reencontrar, como también de salvar tu vida, ¿no es así?.



El joven Qusatjiat baja la mirada, no tenia palabra alguna para argumentar tales hechos, Riha deja de apuntarle y baja su arma, acto seguido la muchacha del punto purpura en señal de respeto, me mira cara a cara y se presenta.



—Mi nombre es Malika Aloduf Shuh´det, y soy la actual Dalhani.



Luego de oír esa palabra, recordé entonces aquellas memorias que Hayat Yuzquell que había enseñado, el Dalhani, el líder de los Qusatjiat, un tipo llamado Vizario fue el primero en llevar ese título, de él surgieron los Qusatjiat y el origen de ese punto purpura en la frente.



—Pensé que el ultimo Dalhani murió hace ya varios siglos, por lo que tengo entendido, en la guerra que dio origen al reino de Quíatar, los Qusatjiat nunca volvieron a tener un Dalhani hasta el día de hoy.



Recuerdo haberle hecho una pregunta a Amira sobre el Dalhani actual de su gente, pero ella dijo que nunca hubo un nuevo Dalhani desde los sucesos de aquella guerra, quizás la masacre de la mayor parte de los Qusatjiat y la perdida territorial que padecieron con el tiempo, llevaron en consecuencia a hacer que los Qusatjiat de hoy en día, renunciaran a ser regidos por un gobernante propio.



—Estas muy bien informado sobre la historia de mi gente, joven ghrayb -La muchacha comento —Solo un Qusatjiat con la suficiente confianza hacia ti, pudo haberte contado sobre nuestra historia a un ghrayb.



—Entiendo, eres un Dalhani, ¿pero porque esta celda?, ¿por qué Alnayits te mantuvo cautiva en una zona apartada del resto de los prisioneros? -Fue la siguiente interrogante planteada.



—Eso es por mi bendición como Dalhani -Contesto ella.



—¿Una “bendición”?.



—Si, ser un Dalhani no es algo que se gane, es algo con lo que se nace -Afirmo la tal Malika —Solo un pequeño puñado de Qusatjiat conocen este secreto, un “Dalhani” es solo un título como la mayoría cree, ser un “Dalhani” significa nacer con una marca única bendita del dios Erha, y solo un Qusatjiat, puede nacer con dicha bendición a la vez.



“Los Qusatjiat veneran a una deidad llamada “Erha”, quien conformaría parte del actual folclor espiritual del “Creador del sol y la luna” de Quíatar” -Fragmento de los recuerdos de Rozuel Drayt.



—La razón de ocultar esta verdad, es para evitar que la bendición de Erha caiga en malas malos -Aclaro la mujer Qusatjiat —Mientras crean que “Dalhani” es solo un mero título, como lo sería un rey o sultán, el secreto de la bendición estaría protegido.



—Pero sin importar, Alnayits lo averiguo, ¿no es así? -Le pregunte.



La mujer asiente confirmando mis sospechosas, la pregunta ahora es… ¿qué clase de poder o habilidad trae consigo esa “bendición de Erha”?, el investigador creo esta celda para exprimir esa “bendición”, ¿de qué manera?.



—Mi cuerpo alberga una vasta cantidad de poder mágico -Revelo ella —El Muhaqdad creo esta prisión, para hacerse con una fuente inagotable de cristales de mana.



La Dalhani lo explico a detalles, el soporte donde yacía ese cristal de mana, extrae continuamente pequeñas cantidades de energía mágica de ella, de esa manera se van generando un cristal de mana con gran concentración de dicha energía. El cristal que tome apena ha recolectado un puñado, de dejarlo allí, esta seguiría creciendo y alcanzar un tamaño aproximado, mientras continúa almacenando más mana en su interior.



Cuando un cristal de mana se llena lo suficiente, Alnayits se lo lleva, dejando que la apresada Dalhani genere otro a través de los mecanismos que le extraen su poder mágico. Por supuesto, el investigador debe alimentar a la muchacha cada día, mientras la mantenga lo bastante nutrida, mientras no muera de sed o inanición, podrá seguir extrayendo mana de ella, seguir adquiriendo más cristales de mana.



—¿Dices que tienes una vasta cantidad de poder mágico?, ¿cómo un Vanish? -Pregunte.



—No, a diferencia de los Vanish, no poseo una habilidad semejante la de ellos, ya que como una Dalhani, soy una no maga -Afirmo.



—¿Qué?.



¿Una no maga que posee una vasta fuente de mana?, ¿eso es la bendición de Erha?.



—Los que nacen como un Dalhani, no poseen el don de la magia, pero en su interior albergan una gran cantidad de poder mágico -Declaro Berat —Los Qusatjiat nacen con la capacidad de usar la magia, gracias a la marca mágica de Erha en nuestra frente.



—Pero ella es incapaz de usar magia, ¿no es así? -Pregunte.



—Así es, joven ghrayb -La Dalhani responde —Mi cuerpo es el recipiente de un enorme poder mágico, pero soy incapaz de hacer uso de ello por mí mismo.



Esto es algo bastante contradictorio, ¿por qué un dios elegiría a uno de su gente para entregarle una vasta cantidad de poder mágico y convertirlo en un no-mago causando que no pueda hacer uso de esa cantidad de mana?.



—“Un momento…”



Una vasta cantidad de poder mágico, ¿podría con esa cantidad…?



—Una pregunta, por casualidad tu… ¿puedes transferir parte de tu mana a otra persona? -Le pregunte entonces.



Ya conocía la posibilidad de que alguien transfiera parte de su mana hacia otra persona, el único requisito es el contacto físico.



—Bueno, yo…



—¿Qué estas tramando?, ghrayb -Berat interrumpe y me interroga con ojos desafiantes.



La Lupian no tardo en ver su hostil expresión con una señal de amenaza y poner sus sentidos en alerta con su arma lista para apuntarle.



—Estoy tramando vencer a ese infeliz de Alnayits -Afirme —¿Quieres salir de aquí con vida junto a tu amiga la Dalhani o quieres que ese maldito cuatro ojos salga triunfante aquí?.



Cuando le plantee aquella pregunta, el joven Qusatjiat no tenía oración alguna para llevarme la contraria, la tal Malika entonces respondió a mi pregunta.



—Si, joven ghrayb, puedo transferir parte de mi mana a otro individuo, mientras haga contacto físico con dicha persona.



—¡Eso es! -Exclame con entusiasmo tras oírle.



—Estoy totalmente perdido en el tema -Crok opino.



—Rozuel, ¿qué sucede?, ¿buenas noticias? -Una confusa Riha hablo.



Dado a que la Lupian y el hombre amazona no podían entender el habla de la joven, solo comprender mis palabras, estaban totalmente confusos y con dudas con respeto al tema. Debido al poco tiempo que había para explicárselo a detalles, solo les dije lo que importaba.



—Podemos ganar, ¡aun tenemos una posibilidad! -Manifesté.



__________________________________________________________________​



Los tres regresamos a la sala donde yacían los restos del VCI (Vehículo de combate de infantería), trayendo con nosotros a Berat y la Dalhani Malika, los dos quedaron absortos al ver lo que para ellos sería una “extraña maquina”.



—De acuerdo, ¿cuál es el plan? -Pregunto Crok.



—El plan es utilizar eso -Señale al VCI.



—¿Qué?, ¿¡es posible!? -Un emocionado hombre amazona pregunto.



—Eso depende de la Dalhani.



Si ella posee una vasta cantidad de poder mágico, quiero creer que es suficiente para hacer uso de “Materialización”, con Myldark transformando ese poder mágico en PSI, mi plan consistía en manifestar dicha habilidad sobre el VCI, restaurarlo y manipularlo. Por supuesto, aun esta el tema de como manejarlo, pero creo y tengo la certeza, de que la respuesta a esa cuestión no tardara en enunciarse, solo si logro “resucitar” a esta máquina bélica.



—No se que sea esa cosa, ¿pero afirmas que necesitas de Malika para poder utilizarlo? -Berat pregunto con ciertas sospechas.



—Digamos que posee ciertas… cualidades únicas -Disfrace aquella verdad —Lo que tienes en frente de ti, es la solución para vencer a Alnayits, no estoy bromeando y solo esta es la ÚNICA MANERA en que triunfemos -Afirme —¡Ya que ese maldito nos espera allí afuera con un ejercito de mil engendros!, ya sea que nosotros vayamos por él, o su ejército venga hasta aquí por nosotros, ¡estaremos condenados!, a no ser…que utilicemos “eso” a nuestro favor -Mi mirada señalo al VCI —Pero para eso, necesito su ayuda.



La Dalhani se acerco al VCI, lo miro detenidamente contemplándolo unos segundos en silencio, luego volteo y me miró fijamente.



—La bendición que me fue entregada como Dalhani, ¿dices que puede ayudarnos a derrotar al Muhaqdad? -Pregunta ella.



—Si, es único que tenemos, todo depende de ti, Malika, la Dalhani de los Qusatjiat.



La Dalhani camina hacia mi espalda y pone sus manos sobre la región de mis omoplatos.



—Entonces te prestare el don de mi dios, joven ghrayb, no… Rozuel Drayt.



—Te lo agradezco.



Me acerqué al VCI, hice contacto con mis manos sobre sus restos, entonces le pedí a Malika que comenzara a transferirme su mana a mi cuerpo, la Dalhani procede entonces a manifestar su vasto poder mágico. Tal cantidad entonces comienza a ser transferido hacia mí, primero en pequeñas cantidades, poco a poco el volumen de la energía aumentaba.



—“Myldark, ¿podrás transformar este mana en PSI?”.



Le hable al dragón oscuro que habitaba en el collar negro, pero no había respuesta, ¿por qué no decía nada?.



—“Oye Myldark, ¿me escuchas?, necesito tu ayuda para convertir ese poder mágico en energía ESP”.



El dragón oscuro no responde, tal silencio me intranquilizaba, entonces aquella intranquilidad repercutió en un angustiante escenario familiar, el ambiente volvió a tornarse pesado, y de pronto un haz de luz desconocido me ciega, una voz masculina e inhumana penetra en mi mente y me habla, ya lo había oído con anterioridad.



—“Eres tú, portador de la marca de Astado”.



Continuara…
 
Registrado
3 Jul 2009
Mensajes
1,343
Offline
CAPITULO 223 ENTREVISTA CON LA DEIDAD (Parte 1)


PERSPECTIVA: Rozuel Drayt



—“Eres tú, portador de la marca de Astado”.



Una luz me cegó por completo, cuando la Dalhani Aloduf Shuh´det, me brindo su poder mágico para convertirlo en PSI y usar “Materialización”, una angustiante percepción se manifiesta en mí, una voz inhumana me habla y una enigmática luz me priva temporalmente de mi visión. Mi vista se recupera en cuestión de segundos, pero me hallo a mi mismo en un sitio completamente diferente.



—¿Dónde diablos acabo de terminar?.



Un cielo surrealista totalmente purpura, un suelo arenoso rodeado de abundante vegetación, el lago en el centro señalaba a este sitio como un oasis, pero lo más llamativo e incluso ilógico, era ver una palmera situado en medio de ese Oasis sobre el agua, sus hojas eran de color purpura. Por si fuera poco, en frente de aquella extraña palmera, se encontraba una cama de púas que flotaba sobre el agua con alguien encima.



Un hombre yacía sentado en dicha cama de púas, con sus manos juntas y sus ojos cerrados daban a entender que meditaba, físicamente aquel individuo tenía una piel morena, cuerpo tonificado, tanto cabello como barba de color blanco. Llevaba únicamente un largo pantalón, sus pies estaban descalzo y sobre su frente denotaba un punto purpura.



—Bienvenido, hijo de Astado.



Aquel hombre me saludo, su voz sonaba extraña, como si dos voces hablaran a la vez, una suave y otra grave, al abrir sus ojos estos estaban completamente en blancos, no tenia pupilas, solo era de un color exacto.



—¿Tu eres…?



—Mi nombre es Erha, la mano guiadora de los Qusatjiat.



Erha, el dios de los Qusatjiat, ¿¡es este tipo!?, ¿¡acaso acabo de terminar en algún plano en frente de un dios en persona!?.



—¿Por qué me has llamado “hijo de Astado”? -Fue mi siguiente incógnita.



—¿De verdad quieres saber la respuesta?.



—Quedarme con la duda, solo sería más incómodo.



El tal Erha exclama en voz baja “ya veo”, cierra sus ojos un momento y luego vuelve a abrirlo.



—Hace muchos siglos atrás, un extraño fenómeno causo que varios dioses de Avalia terminaran encarnando en cuerpos mortales de carne y hueso, Astado fue uno de ellos -Revelo Erha.



¿¡Los dioses encarnaron al mundo mortal hace siglos!?, nunca jamás he leído sobre ello en alguna bibliografía o escuchado mencionar de alguien, ¿¡acaso tal secreto fue escondido del mundo entero!?.



—Los dioses encarnados en cuerpos mortales, entraron en guerra entre ellos, todos murieron, aunque regresaron a sus respetivos planos divinos -Relato Erha —Pero un dios, antes de su fin mortal, jugo un último truco, creo un poderoso hechizo sobre un punto especifico, para permitirle resucitar su encarnación física siglos después, aunque tal resurrección tenía un tiempo límite, un día entero y volvería a su plano divino, para nunca jamás tocar Avalia físicamente.



Por lo que entiendo, ¿dice que Astado (el dios de las bruja) dejo en Avalia un seguro para manifestarse tiempo después en nuestro mundo una ultima vez más?, pero… ¿dónde?, ¿cuál es el “punto especifico” que Astado escogió como su sitio para resurgir temporalmente de nuevo a nuestro plano?.



—El lugar que Astado escogió como el “punto especifico” de su resurrección temporal, fue aquel sitio que ahora es conocido como “Windaz”.



Tal revelación sacudió mi ser, ¿¡el mismismo Astado surgió en el pueblo de Windaz!?, ¿¡cuando… cuando fue que “resurgió”!?.



—Eso fue… ya hace trece años.



¡No podía creer lo que estaba escuchando!, ¿¡esto realmente tiene sentido!?, ¡es absurdo de solo pensarlo!, todas las pistas que esta tirando, ¿acaso me está diciendo que yo…?



—Astado encarno nuevamente su cuerpo físico hace treces años, en un pueblo llamado Windaz, allí conoció a una mujer, de la cual se enamoró, la repentina pasión de aquellos dos, dio como fruto meses después, el nacimiento de un hijo de aquella mujer -Conto el tal Erha —Dime joven, ¿sabes quién era ese niño?.



—¿Ese niño es…?... ¿ese niño es…?



—Si, ese niño era el único varón nacido en ese pueblo, ese niño demostró actitudes y cualidades más extraordinaria que nadie, ¿lo sientes joven? -Hizo una breve pausa —¿Sientes… como en tus venas corre algo inexplicable?, no te llame “Hijo de Astado” a la ligera, ya que tu eres realmente en carne y sangre propia…



—¿Su… hijo…?



—Si, nuevamente te saludo, “Hijo de Astado”, dime, ¿cómo te sientes al descubrir el origen de tu verdadero padre?.



Estaba atónito, me costaba creer que tales declaraciones fueran ciertas, ¿¡yo el hijo del dios de las brujas!?, la sola mención era una broma de mal gusto, pero… viniendo tal verdad en boca de un dios lejano a mis tierras. Que el dios de los Qusatjiat me lo contase, que tal revelación me llegase a mis oídos aquí, me siento emocionalmente confuso, puede que alguna vez me halla planteado y puesto en duda sobre la identidad de mi padre, más nunca le di más importancia de la necesaria, y ahora esto…



—¿Cómo es que…?... ¿eh?...



Mire repentinamente al dios cara a cara, note como esta tenía inflado sus mejillas, como si aguantara la respiración, pronto abre la boca y una fuerte carcajada se hace resonar en todo el lugar.



—¡JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA!...



Se reía tan fuerte, que llevo sus manos a su estómago como si le doliera, las lágrimas salían de sus ojos blancos, este tipo estaba llorando de la risa, llevo con dicha carcajada por alrededor de casi 1 minuto, entonces me di cuenta…



—Acaso todo lo que dijiste… ¿¡ERA UNA JODIDA BROMA!? -Exclame indignado.



—¡Jajajaja!... lo siento… ¡jajajajaja!... en serio… jajaja… era demasiado bueno para dejar pasar tal oportunidad… para disfrutar de unas buenas risas…



—Entonces resumiendo, todo lo que dijiste realmente era…



—Si, me disculpo por ello -Deja de reírse y una sonrisa se torna en su rostro —Lo de “Los dioses encarnados en cuerpos mortales” nunca ocurrió, mucho menos lo de Astado, los dioses no pueden manifestarse físicamente en el plano mortal, es algo totalmente IMPOSIBLE -Revelo entonces —¡Jajaja!, pero en serio… ver la reacción que tuviste cuando te conté sobre lo de ser “hijo de Astado”, en serio que no tuvo precio.



Acabo de llegar a un extraño plano, con un dios autentico en persona, ¿¡y lo primero que hace es jugarme una maldita broma solo por diversión!?, ¡era imposible no mostrar una faceta llena de ira contra este tipo!, ¡que irritante!. Mi primera impresión de este sujeto en este instante es que para ser una “divinidad”, tiene una forma de comportarse bastante inmadura.



—En verdad lo siento joven, no planeaba ofenderte, solo quería jugar una pequeña broma inofensiva -El hombre junta sus manos, agacha la cabeza con los ojos cerrándose, haciendo lo que parecía una pose de disculpa.



—Para ser una “broma inofensiva”, ¡en verdad casi me das un infarto cuando pensé que era real! -Opine.



—Oh, dime, si en verdad fueras el hijo de Astado, ¿te verías a ti mismo de otra manera o seguirías siendo quien has sido todos estos años? -Me pregunto Erha.



Viví 13 años siendo yo mismo, incluso aunque lo anterior contado fuera cierto, ¿qué se supone que cambiaría?, no habría razón para dejar de seguir siendo “yo” como lo he sido hasta ahora, incluso si por mis venas hubiera corrida una sangre de procedencia “divina”, seguiría siendo quien soy, Rozuel Drayt.



—Yo soy “yo”, nada más y nada menos.



—¡Ese es el espíritu! -Declara el dios levantando el pulgar de su mano izquierda hacia arriba, mientras acompaña con una sonrisa —Nunca debes olvidar quien eres, siempre valoras tus raíces.



Lleva una de sus manos a sus ojos, con el cual se cubre, acto seguido, al retirar dicha mano, sobre sus mismos ojos se muestran ahora poseer pupilas en esta, lo que antes eran globos oculares puramente blancos e intimidantes, ahora mostraban un aspecto más humano con el agregar de las pupilas en su fisonomía.



—Así no luzco tan tétrico, ¿verdad? -Me pregunto él.



—¿Sabes?, para ser un “dios”, te comportas casi como un…



—¿”Humano”?.



El mismo termino de formular la última palabra de mi frase, y no era para menos, su conducta, su forma de actuar, es casi como la de cualquier ser humano, o ser racional con personalidad propia (los elfos, Enanos, semihumanos son ejemplo de otros seres racionales a aparte de los humanos).



—Hmmm… cuando la gente piensa sobre un “dios”, es inevitable que lo primero que tengan como imagen de ellos, es a un ser con una apariencia “seria”, alguien “bello”, “poderoso” a la vista, alguien “perfecto” -Afirmo Erha —¿Acaso los dioses no pueden tener emociones?, ¿opiniones propias?, ¿gustos y disgustos?, ¿imperfecciones?.



Un dios preguntando si la divinidad puede ser imperfecta, era algo surrealista de oír, nunca he hablado con un dios en persona, en la vida real cuando se habla sobre dioses, la inmensa mayoría solo los describes con el típico arquetipo en torno a ellos. Seres trascendentes, seres de poderes que van más allá de la imaginación, seres inalcanzables para los mortales tanto física como espiritualmente, seres que dictan “una verdad”, su “verdad”, su “visión de la vida o sentido de esta”, o… la transmitida por sus creyentes y seguidores.



—A todo esto, ¿este sitio seria tu…? -Pregunte, por consiguiente.



—Oh, este lugar es solo una “manifestación temporal”, fue creado únicamente para tener un encuentro privado contigo, para aclarar, además, tú no estás aquí físicamente, sino solo en alma o… ¿prefieres que diga “consciencia”? -La deidad explico —No te preocupes por el mundo real, mientras tú te “encuentras aquí”, en el plano real el tiempo se ha detenido, para cuando regreses, es como si hubiera ocurrido solo 1 segundo.



—Que conveniente -Opine —¿Acaso mi llegada a este “plano temporal” fue gracias a la Dalhani?.



—Si, pero en parte, también gracias a la “marca” que yace impregnado en tu alma.



—¿Mi “marca”?, ¿no hablaras por casualidad de…?



—Esa misma, la “marca de Astado”.



Las brujas portan en percibir del flujo de su magia, la llamada “bendición de Astado”, sus congéneres masculinos, sin embargo, no poseen el don de la magia, son considerados “no magos”, pero de manera discreta ellos portan una habilidad pasiva llamada “Afinidad de Astado”. Los “sangre de bruja”, son capaces de empuñar artefactos mágicos o encantados, con una efectividad semejante a los magos, sus propios cuerpos se fortalecen sobrehumanamente en contacto con un objeto mágico y pueden exprimir el potencial de este, cosa que un no mago ordinario no podría.



Aquí resta una importante diferencia, mientras la “Bendición de Astado” puede ser sentido sensorialmente por otros lo que delataría a una bruja por lo que es, la “Afinidad de Astado” no puede ser percibido, fácilmente los “Sangre de bruja” pueden mezclarse entre la gente y ocultar dicho linaje.



—En el instante en que la actual Dalhani hizo contacto contigo, pude sentir la “marca” de Astado en ti, como también la presencia de otra forma de energía ajena a la magia -Revelo Erha.



—¿Pudiste ver…?



—¿Debería ser una sorpresa para ti? -Dijo la deidad de los Qusatjiat —Así como has descubierto que un “dios” no es como la gente intuye que es en imagen, no deberías de sorprenderte que pueda ver más allá de lo que eres, joven Trotamundos.



—Viste mis recuerdos también.



Cuando me jugo la broma sobre lo de “hijo de Astado”, supo el nombre del pueblo en que nací, de que desconozco quien es mi padre, incluso si pudiera percibir o ver el PSI, es obvio que también hay otros factores que le llevaron a concluir a descubrir lo que soy.



—Estas en lo correcto -Dijo un sonriente dios con los brazos cruzados —He visto algo de tus recuerdos, te tengo envidio muchacho…



—¿Un dios sintiendo envidia de un mortal?, ¿es acaso otra de tus bromas?.



—No, es algo que expreso son sinceridad, solo vi un poco de ese mundo tuyo, hay muchas cosas horribles, eso no lo niego -Comento —¡Pero también hay cosas maravillosa y me es imposible no sentir interés por ello!.



—¿Es la primera vez que te cruzas con un Trotamundos?.



—Es la primera vez, que incluso mantengo una charla cara a cara, con un mortal que no sea alguien de mi gente.



Podría ser que, entre los Qusatjiat, ningún Trotamundos ha reencarnado como los suyos, el que mencione que habla con su propia gente, quienes le veneran, puede referirse a aquellos que mueren y llegan a su lado. ¿Qué hay de aquellos que veneran a su contraparte “Creador del sol y la luna”?, el dios de los habitantes de Quíatar ajenos a los Qusatjiat.



—Si te preguntas que son de aquellos individuos quienes no me veneran y mueren, no tengo idea -Dijo con sinceridad —Cada Qusatjiat está ligado a mí, y yo estoy ligado a ellos, sus almas inevitablemente se alzaran a mi lado, luego de abandonar el plano mortal, independientemente de las circunstancias.



La deidad lo explico al detalle, la razón de como un “dios” existe en Avalia, eso se debe a que su “existencia” este ligado a algo en el plano físico, mientras eso exista, ellos “vivirán”. Los Qusatjiat son el origen de su nacimiento como deidad y el soporte que mantienen esa “existencia” suya, el origen de ellos se remonta al primero de los suyos.



—Vizario -Pronuncio el dios aquel nombre —El cuerpo al que estas viendo en persona, y una de las voces que oyes resonar en mi habla, pertenecieron a Vizario.



—Vizario, el primer Qusatjiat, si mal no recuerdo, se relata que tu te manifestaste en un sueño suyo, y le contaste un secreto para alcanzar un estado de iluminación.



—Jejeje… las historias fácilmente pueden distorsionarse con el tiempo, bueno… nunca me dio importancia del cómo se interpretará en el plano mortal.



—Los hechos fueron diferentes en realidad, ¿no? -Pregunte.



—Nunca hubo un “secreto” para la iluminación, ese día yo… simplemente aparecí misteriosamente en los sueños de un hombre, quien se convertiría en mi mejor amigo.



Antes de convertirse en un dios, Erha recuerda yacer flotando en absoluta oscuridad, casi como un mar teñido de sombras infinitas, allí solo existía el NADA, un vacío absoluto y silencioso. Fue entonces que, de manera inesperada, termino llegando a un plano onírico, al sueño de un hombre en sus años de adolescencia.



—No tenia cuerpo, no tenia rostro, no tenia nombre, solo era un alma amnésica que se manifestó en el sueño de ese hombre, ¿cómo?, nunca lo supe -Relata Erha.



Imágenes son manifestadas en mi mente, enseñándome a un joven muchacho en medio de un oasis con una palmera de hojas purpuras cerca, una entidad desconocida también yacía en su cercanía, aquel ser que no tenía un cuerpo para mostrarse ante él, tan solo se veía como una pequeña luz flotante esférica del cual su suave voz se manifestaba de su incorpórea existencia. Miro con curiosidad al ente, no le tenia miedo alguno, pese a que era consciente de que aquello era un sueño, tenia el anhelo de hablar con aquello que se había aparecido en frente suyo, se acerco a él y le hablo.



—¿Quién eres? -Le pregunto el hombre.



—Yo… no lo sé…



—¿Sabes cómo te llamas?.



—Yo… no lo sé.



—¿Recuerdas algo?.



—Yo… no lo sé… ¿son recuerdo?… percibo… percibo haber vivido una vida antes… una guerra… una guerra entre dioses… yo… morí… mis recuerdos… ¿quién soy?... he olvidado lo que era… ¿aquello era real?... no lo comprendo… no lo entiendo…



—¿Eras un dios?.



—Yo… no lo sé… no recuerdo nada… mis memorias… mi ser… todo vacío… solo una vaga sensación… todo es incierto…



—Entiendo -Dijo el hombre pensativo con los brazos cruzados —En ese caso, te llamare Erha -El hombre le dio un nombre —Es para poder llamarte de alguna forma, no creo que decirte “cosa flotante” o “fantasma hablador” sonara bien.



—Erha… me gusta… yo soy ahora… Erha…



—¡Jajaja!, me alegro que te agradara el nombre.



El hombre se presento como Vizario, y sueño tras sueño, él y Erha siguieron en contacto, los años pasaron y ese muchacho se convirtió en un adulto. Fue que, en uno de esos encuentros, un entristezco Vizario le dio una trágica noticia.



—Erha, no me queda mucho tiempo -Vizario confeso.



—¿Por qué?, ¿ya no nos veremos nunca más?.



—Mi gente esta pasando por una terrible situación, sequias han acabado con nuestras cosechas, enfermedades azotan a nuestros ancianos y niños, incluso algunos jóvenes se están enfermando -Cuenta Vizario —El agua, la fuente vital de nuestro bienestar, escasea y no hemos dado con ningún otro lugar donde pueda extraerse más, por si fuera poco, unos miserables bandidos nos roban lo poco que hay, y matan por diversión o placer a otros, arrebatan a nuestras mujeres para quien sabe que aborrecible acto de libertinaje forzoso.



Casi todo su pueblo dependía de un gran oasis, mismo que en la actualidad es ahora la capital de Alshabhala, grandes sequias mataban las cosechas y una plaga emergente arrasaba en viejos y infantes. Los criminales aprovechaban la situación, pues los guerreros, principales defensores del pueblo de Alshabhala, estaba en su momento de declive.



Vizario era uno de esos guerreros, en su ultima lucha contra un grupo de bandidos, fue herido por una flecha envenenada, la ponzoña poco a poco iba arrebatando su salud, solo era cuestión de tiempo, quizás días, para que sus ojos cerrasen por la eternidad.



—¿Y el sueño eterno llega a mí?, ¿podre volver a verte? -Pregunto Vizario —Lo siento Erha… quisiera poder seguir contigo mi gran amigo.



La entidad sintió entonces algo, una sensación que no había percibido desde quizás en aquella “otra vida”, era un sentimiento, uno de tristeza y frustración, si ese hombre, ese amigo suyo muriera, entonces él, ya no volvería y la soledad retornaría. Recordó la infinita oscuridad del principio, la NADA absoluta y silenciosa a su alrededor, aunque no lo sabía, tal lugar sembraba continua angustia en su interior, el experimentaba tal sensación sin siquiera saberlo.



No quería volver allí, tal horrible sitio era un destino semejante al infierno, quería seguir al lado de ese hombre, quería permanecer al lado de ese hombre que, por años, siguieron viéndose en el plano onírico. De su incorpóreo cuerpo, una mano fantasmal se manifiesta, acercándose a un entristecido Vizario, quien yacía sentado en la arena con la mirada baja, la mano toca su hombro y aquella tristeza desaparece por completo en él.



—Vizario, no quiero que mueras, no quiero volver a estar en absoluta soledad… yo… ¡quiero que vivas! -Fue la súplica y petición de Erha.



—Para ser solo un sueño… en verdad eres un gran amigo, gracias Erha -Vizario le agradece toda su amistad —No quiero sonar grosero, pero no creo que mi inevitable muerte… pueda ser impedido.



—En realidad tal “inevitable muerte”, puede ser evadido -Le conto el ente —Vizario, en todos estos años, ya debería saberlo, yo no soy un simple producto de un sueño.



—Lo sé, lo se… fue hace años, pero aun lo recuerdo, dijiste que sientes que tuviste una anterior vida, la cual no recuerdas, pero que percibes que fuiste en antaño un dios -El hombre relata aquellas anécdotas de los primeros días en que conoció a Erha.



A pesar de ser solo un sueño, cada vez que Vizario se encontraba con Erha, empezaba a comprender que aquellos encuentros oníricos eran obviamente algo anormal, ¿cómo podría soñar al mismo ente todas las veces cuando iba a dormir?. Una persona ordinaria se asustaría por ello, pero Vizario, en su lugar forjo una amistad con dicho ser. No le importaba lo que ese “ser” era en realidad, le agradaba su compañía y hacia de los sueños, un medio entretenido.



—Entiendo que no sea un sueño ordinario, ¿pero a que quieres llegar con esto? -Pregunto el hombre.



—Vizario, ¿te gustaría convertirte en un dios? -Fue la poderosa pregunta directa planteada por el ente Erha.



Continuara…
 
Registrado
3 Jul 2009
Mensajes
1,343
Offline
CAPITULO 224 ENTREVISTA CON LA DEIDAD (Parte 2)


PERSPECTIVA: Rozuel Drayt



—Entiendo que no sea un sueño ordinario, ¿pero a que quieres llegar con esto? -Pregunto Vizario.



—Vizario, ¿te gustaría convertirte en un dios? -Fue la poderosa pregunta directa planteada por el ente Erha.



Una abrumante interrogante, el rostro del hombre se lleno de una inmensa sorpresa, incluso al tragar su saliva su perplejidad tanto física como emocional era tan notoria.



—Oye… no bromes conmigo Erha, te has vuelto bastante bromista últimamente.



—No es una broma, tu mismo lo has dicho, el final de tu vida se acerca, tu funesto desenlace mortal puede ser impedido -Erha expuso.



—Jeje… ¿acaso dejare de ser un mortal y me convertiré en un todopoderoso dios?, suena bastante irreal.



—Tu carne y sangre seguirán siendo mortal, pero un poder se despertará en tu interior en consecuencia -Explico el ente —Depende de ti, como dirigir ese poder, ya sea el bien, el mal o ambos.



Un gran poder, Vizario tomo asiento y con los brazos cruzados se quedo pensativo varios minutos, cerro sus ojos como si meditara profundamente sobre ello.



—Tal poder tiene un precio, ¿no es así? -Pregunto él —Algo tan maravilloso, no puede ser entregado a la ligera, sin pagar por ello a futuro.



—Has acertado -Erha con sinceridad le contesto -Tu esperanza de vida, se verá reducida drásticamente.



La propuesta de Erha era fusionar su ser con el alma de Vizario, de esta manera los dos se volverían un ser, Vizario seguiría tomando las riendas de toda la voluntad, pero ahora tendría acceso a un increíble poder mágico. Por supuesto, tal cantidad de magia seria algo que un humano no podría manejar, puesto que Vizario nació sin el don de la magia, que de repente grandes cantidades de mana circulen por su cuerpo, era como si tolerara la presencia imaginaria de grandes pesos en torno a sus hombros.



—Sabría que tarde o temprano sucumbirías por la naturaleza de tu mortalidad, ya fuera por una enfermedad natural o la propia vejez -Erha argumento —Pero al ver que un veneno se ha empeñado en acelerar dicho destino, entonces he escogido intervenir de manera innatural.



—Erha, si yo muriera ahora de repente, ¿qué sería de ti?.



—No lo sé…



Ya fuera que la propia naturaleza mortal o el veneno mataran a Vizario, el destino del ente era incierto, ¿volvería a esa penumbra eterna?, en el fondo de su ser, quería evitar regresar a ese lugar. Por eso que intervenir de esta manera, aseguraría por más tiempo su existencia en este plano.



—Dices que seremos uno, pero seguiré siendo mortal, incluso viviré menos que una persona ordinaria, si muero estando enlazado contigo, ¿qué será de ti?.



—Cual sea el destino que me aguarde, los dos estaremos allí para atestiguarlo, amigo.



Sus almas estarían enlazadas, en cuerpo un gran poder seria manifestado, Vizario se puso a reír luego de escuchar la declaración de su insólita amistad, que no tardo en estrechar su mano con la mano incorpórea de Erha.



—Entonces amigo mío, forjemos nuestro legado en este mundo, juntos.



Vizario y Erha se funden como un ser, el cuerpo del humano recibe grandes picos de energía mágica, el mana fluye sobre su organismo a grandes cantidades, fortaleciendo su propio cuerpo con tal rebosante poder, escala una resistencia sobrehumana y elimina todo rastro de veneno en su interior. Pero esto es solo el comienzo.



Su gran poder llega a ser ejercido a favor de su gente, con el mana revitaliza el oasis haciendo que su tamaño creciera y el agua volviera a fluir con mayor volumen, volvió la tierra más fértil para que toda clase de cosecha pudiera ser sembrada sin el más mínimo problema, curo a los enfermos y sano a los guerreros heridos de gravedad, pero sabiendo que tales lesiones podrían volver si los causantes siguen suelto, solo había una forma de asegurar la vida de aquellos luchadores de su pueblo y la paz de sus residentes no combatientes.



Busco y encontró la guarida de los bandidos, acabo con docenas de ellos fácilmente sin asesinarlos, para enfrentarse cara a cara con su mismismo líder, este con cobardía mando un pequeño escuadrón de guardias personales que resultaron ser magos. Vizario los venció sin necesidad de matarlos, y luego capturo al líder, el resto quienes aún no habían levantado una hoja contra él, pero viendo lo poderoso que era, se rindieron.



Obligo a todos sus subalternos a situarse en un sitio en concreto, para ser testigo de como el propio Vizario con sus manos, asesino lentamente al líder bandido, arrancando su piel, a la vez que usaba su mana para sanar sus heridas una y otra vez, solo para repetir el proceso nuevamente. Cuando el líder criminal estaba moribundo, el propio Vizario se encargaba de suministrar mana a su cuerpo para sanar esas heridas y volver hacer que recuperara la salud y consciencia.



Por varias horas, le arranco la piel y le rompió numerosos huesos, los gritos del líder forajido resonaban frente a sus subalternos, quienes observaban tal escenario con un rostro teñido de miedo. Les temblaba brazos y piernas, titiritaban como si el mismismo diablo estuviera en persona frente a ellos. Eventualmente Vizario parte en varios trozos al líder bandidos y se los arroja a sus subalternos, luego el hombre de gran poder les señala y exclama.



—¡Escojan!, ¡unirse a mí y enmendar el mal que han hecho!, o… ¡SUFRIR EL MISMO DESTINO QUE ESA ESCORIA!.



Al ver como su líder fue vilmente asesinado, luego de horridas horas de torturas, nadie por lógica quería pasar por ese infierno de suerte, incluso pensaron que morir de sed en pleno desierto seria una muerta más pacífica. Todos al unisonó se arrodillaron, rogaron clemencia y prometieron servirle para expiar todo mal que llevaron a cabo.



Vizario erigió entonces como el nuevo líder de su comunidad, con el pasar de algunos años, más personas llegaron a la región para establecerse, luego de escuchar sobre el rumor de un “poderoso mago con dones milagrosos semejantes a los de un dios”. Con los años, Vizario se hizo con un leal grupo de seguidores, quienes oyeron por boca de su propio líder, el origen de su gran poder.



Relato sobre el sueño en donde conoció a Erha, los años en compañía de dicho ser en los planos oníricos, la vez que fue envenenado en su lucha contra los bandidos y casi muere, la solución del propio Erha para fusionarse con su cuerpo y ser la persona poderosa que es actualmente. Cuando confeso aquello, uno de sus seguidores se le acerco y se rodillas pregunto.



—Gran Vizario, ¿es usted acaso un dios en persona?.



Cuando esa pregunta le llego a sus oídos, no pudo evitar sentir asombro y perplejidad, él desde un principio, solo quería ayudar a su gente, crear una comunidad segura y lo suficiente autodependiente, porque cuando él muera, ellos quedaran por su cuenta. Nunca se vio o reflejo a si mismo como un dios, siempre pensó en si mismo como el mortal que era, solo tuvo la suerte de contar con la ayuda de un gran amigo.



—No, Erha es el verdadero dios, yo solo soy… el “Dalhani” -Contesto Vizario.



—¿”Dalhani”?.



—“Guía espiritual” -Concluyo Vizario —Sirvo como un recipiente para el espíritu del dios Erha, y con ello puedo guiarlos con seguridad a ustedes bajo esta tranquila comunidad -Aclaro —Pero… no estaré aquí por siempre, es necesario que en mi ultimo día, haya dejado las bases necesarias para que ustedes puedan continuar sin mí.



—Gran Dalhani, ¿cómo será llamado esta comunidad?.



—Es cierto, este sitio comenzó como un simple pueblo carente de nombre, una comunidad sin una identidad propia, con solo un puñado de gente decididos a vivir y cooperar juntos -Dijo Vizario —Creo que es hora de darle un nombre apropiado a esta comunidad, desde hoy en día seres conocido como la “tribu Qusatjiat”.



Cuando el nombre de la comunidad fue establecido oficialmente por las propias palabras de Vizario, él mismo en persona sintió en el fondo de su ser, de su propia alma, la manifestación de algo que desconocía. Su consciencia pronto se reencuentra en aquel oasis onírico de sus sueños de antaño, frente a su incorpóreo amigo.



—Lo has conseguido, mi amigo -Le dijo Erha.



—¿Erha?, ¿qué está sucediendo? -Pregunto el hombre confuso.



—Todo esta bien Vizario, pues has conseguido algo grandioso -Le cuenta el propio Erha —Has establecido un hogar para tu gente, has hecho que la comunidad prosperara y recibiera con los brazos abierto a otros, pero lo más importante, eres visto y reverenciado por esta gente como su “salvador”, su apreciado “líder”, y por ello, un “lazo” se ha formado entre tú y ellos.



—No lo entiendo del todo, ¿qué significa este “lazo”?, ¿qué será de ellos?.



—No te preocupes, el “lazo” significa que nuestro legado finalmente ha sido establecido -Afirmo Erha —Aun quedan algunos años, para que tus últimos días en el plano mortal desaparezcan.



—Cuando desaparezcamos juntos, entonces nosotros…



Una serie de imágenes llego a la cabeza de Vizario, el propio Erha le compartió ese plan.



—Ahora lo entiendo, la “tribu Qusatjiat” nacerá con una identidad propia -Concluyo Vizario contento —Pero hay algo que necesito pedirte amigo mío.



—Que puedo hacer por ti, mi amigo.



—Cuando ese día finalmente llegue, cuando mi existencia mortal desaparezca y nuestras almas enlazadas ascienda a un destino incierto, toma mi cuerpo y la esencia de mi propia alma, consúmeme y crea el “plano ideal” para ellos.



Las imágenes cambian, relatando como la comunidad crece con los años siguientes, una ciudad es erigida, el reino de Alshabhala nace y la primera ciudad tiene bautizado su mismo nombre. El último día de vida de Vizario llego, su cuerpo se mostraba demacrado, en un periodo de 7 años, aquel joven muchacho se veía como un anciano en sus 70.



Vizario levanto sus manos, la gente a su alrededor se arrodillo ante él, y luego fueron testigo de como el cuerpo de su líder, se convertía cientos y cientos de particular de mana. De las partículas se forjan unas cuerdas místicas de color purpura que flotaban en el aire, las cuerdas se extienden y comienza a atravesar el cuerpo de cada de sus seguidores, no les hacia daño, sin embargo, cada uno de ellos sintió algo.



Una vitalidad como nunca emergió en ellos, un punto purpura se manifestó en su frente, desde ese día, cada habitante de Alshabhala fue enlazado con Vizario y el dios Erha, así nació lo que ahora es la tribu Qusatjiat.



__________________________________________________________________​



La serie de imágenes concluyen, vuelvo a encontrarme en aquel oasis, cerca de la palmera de hojas purpuras, sentado sobre una cama de púas, se encontraba el dios Erha.



—Cumplí la petición de mi amigo Vizario, absorbí su cuerpo y alma, como tal el dejo de existir y me hice a su imagen como semejanza -Relato Erha con melancólico sentir —Al enlazarme con la gente del reino de Alshabhala, con el nacer de los Qusatjiat, me erigí como su deidad principal, permitiéndome entonces crear un plano dedicado a ser el “paraíso de los Qusatjiat”, de esa manera, evité regresar aquella infinita oscuridad.



Luego de oír su historia, me atreví a hacerle la siguiente pregunta.



—¿Accediste ayudar a Vizario por tu amistad con él o quizás… para no volver a esa oscuridad eterna?.



Temía que tal interrogante le molestara, pero Erha en lugar de mostrar signos de indiferencia, se hecho a reír y con una sonrisa me dijo.



—Temía miedo de volver, pero nunca deje de ver a Vizario como un amigo, lo extraño, cada día… es gracias a él, que ahora puedo experimentar como son exactamente estas emociones como la felicidad y poder reírme sintiéndome a gusto de ello, por supuesto, eso implica percibir también el lado negativo de esas mismas emociones, ¡pero siempre me mantendré mayormente contengo y riendo!, ¡jajajajaja!.



—¿No puedes traerlo de alguna forma?.



—Ser un “dios” no significa que todo este a mi alcance, Vizario es Vizario, no existe forma alguna de que pudiera “replicar” a alguien como él, al entregarme su cuerpo y alma, me dio la libertad y la capacidad para convertirme en lo que soy ahora -Argumento la deidad —Un autentico “dios” solo existe, cuando su influencia yace consciente y existente en sus seguidores.



—En pocas palabras, existes porque Vizario estableció tu identidad como la de un “dios”, formando a los seguidores quienes son los actuales Qusatjiat -Concluí —El dios “Erha”, el dios de los Qusatjiat, enlazaste tu existencia a Avalia, de esa manera conseguiste un seguro para no retornar a esa oscuridad infinita, aunque desconoces si pudieses haber vuelto otra vez, no te arriesgaste, y tu mejor amigo, logro encontrar la manera, de crear una comunidad para su gente, y mantener a salvo a su mejor amigo deidad, luego de perecer, el punto purpura de los Qusatjiat, es la “marca” con su dios, su “marca” contigo.



—Tu capacidad de razonamiento es asombrosa, ¿así son todos los Trotamundos?.



—Quien sabe, pero hay algo que me intriga, ¿cómo conoces al dios que esta ligado a mi gente?.



“Dioses”, “Fe” y “religión”, tales conceptos erigieron la base de muchas culturas, así funciono en mi mundo natal en los años de su historia universal, en Avalia la cosa no dicta de ser diferente. Los Qusatjiat nacieron de Erha, las brujas del dios Astado, cada uno con sus propia cultura y creencias, eso es aquel “lazo” que permite a un dios existir en este mundo de fantasía, dejando sus seguidores la “marca” de una bendición como prueba de su existencia. ¿Pero como Erha conoce sobre Astado?



Mientras los Qusatjiat residen en el continente de Sharya, las brujas con originaria del continente de Gresswold, se sabe que varios reinos y regiones de dicho continente albergan numerosos Aquelarres. Pero poco se ha confirmado de brujas establecidas fuera de dicho continente, ¿hay aquelarres en Sharya o quizás también en Orianta?.



¿Cómo podría Erha entonces conocer sobre “Astado”?, podrá haber leído su “esencia” en mi “alma”, es posible que haya leído de mis recuerdos, pero tal lectura de memorias solo pudo ser posible cuando fui traído hasta aquí. Cuando toque a la Dalhani por primera vez, Erha pronuncio el nombre de “Astado”, no hubo lectura de memoria, tengo la corazonada, de que le conoce de antes, muchísimos antes.



—Conozco a Astado -Erha comenzó a responder mi pregunta —Recuerdo aquel encuentro por primera vez entre nuestra “gente”, hace ya unos 94 años atrás.



—¿¡94 años!?.



Fue en una noche nublada, un grupo de 4 brujas habían venido de un barco de Gresswold al continente de Sharya, ¿sus razones?, quien sabe, fue en ese momento que un grupo de tres individuos de los Qusatjiat se cruzaron con ellos. Sus miradas chocaron un momento a tan solo una distancia de 2 metros, un incomodo silencio inundo el ambiente, y de repente una lluvia se desato.



En reinos con climas generalmente desérticos, existen las posibilidades de que llueva, sin embargo, son sucesos muy escasos (pueden pasar años para que llueva en regiones desérticas como tales), muchos alegan que la lluvia es una señal de buena suerte o de eventos inesperados.



Los grupos se marcharon en silencio, no intercambiaron palabra alguna, pero en el breve momento en que estuvieron mirándose cara a cara, las dos deidades lo hacían también. Desde un plano lejano, fuera del alcance mortal, ambos dioses se vieron mutuamente a la misma distancia que la que se encontraban sus seguidores.



—Aunque debo confesar, que no es la primera vez me encuentro con él -Revelo Erha.



—¿¡Hubo un caso anterior!?, ¿hace cuando fue?, ¿un siglo?, ¿dos?.



—Mucho más antes…



Aquellos recuerdos datan de cuando Erha no tenia cuerpo propia, flotaba en la oscuridad absoluta como una forma de energía consciente, desde su perspectiva, dice que fue solo en una fracción de pocos segundos que lo vio. Un hombre desnudo flotando en esa misma penumbra con sus ojos cerrados como si durmiera o estuviera inconsciente, sobre su cabeza tenia un par de cuernos de ciervo, tan pronto apareció, desapareció y nunca más volvió a verlo.



—No lo he vuelto ver, desde aquel encuentro entre esas brujas con un grupo de mi gente -Afirmo la deidad —Intercambie algunas palabras con él, nos presentamos y hablamos un rato, debo decir… ¡que es un tipazo de lo más simpático! -Opino con el levantar de su pulgar para arriba.



—¿Un tipo simpático?, ¿eh?.



—A primera vista, pensé que era alguien reservado o introvertido -Dijo con sinceridad —¡Pero he aprendido la lección!, ¡si señor!, ¡nunca juzgues a un dios por su portada!.



—Eso es un libro.



—¡Lo que sea!, la cuestión es… que el dios que vela por las brujas, es un sujeto agradable.



El dios de los Qusatjiat, tiene una imagen positiva de la deidad de las brujas, ¿es Astado tan amistoso como dice ser?, después de la “graciosa” broma que me jugo al principio, no puedo decir que su opinión sea algo que pueda tomar en cuenta, la única forma de que concluya si es un “buen tipo” o “mal tipo”, depende únicamente de mí, pero eso implicaría entonces, tener que encontrarme con él, cara a cara alguna vez.



—Supongo que ya va siendo hora de culminar esta conversación, es agradable, pero ya casi no queda tiempo -Dijo Erha —Por desgracia este tipo de encuentro, tiene un tiempo limitado -Suspira con decepción.



—Dime dios Erha…



—No es necesario añadir “dios”, basta con solo llamarme señor Erha o el buen tipazo Erha -Añadió posando con una de sus manos sobre su mentón como si luciera como alguien para una foto memorable.



—Eres demasiado “sociable”, ¿sabes? -Comente con sinceridad sintiéndome algo incomodo —Que tal si solo te digo Erha.



—Oh, me encanta tu confianza, no hay problema por mí, después de todo, esta es una charla amigable -Dio su permiso sonriendo con total optimismo.



—Erha, ¿por qué la actual Dalhani es una no maga? -Le pregunte.



Mi interrogante hizo que su optimista sonrisa cambiara a una incómoda y nerviosa faceta, la pregunta sin duda no era de su agrado, pero tengo que saberlo, luego de oír la historia de Vizario y sus capacidades al poseer tal magia en su poder, ¿qué sentido tendría hacer que los actuales Dalhani no puedan usar magia?.



—Esa pregunta, ya deberías conocer la respuesta o intuir de ello -Hablo Erha con un rostro serio —Un Qusatjiat cualquiera que esté bajo la presión de tanto poder mágico, un poder que viene de un dios, es algo que no puede controlarse, es algo inestable y con más riesgos que beneficios.



—Te refieres a lo de acortar su vida útil, ¿no es así?.



—No, no solo es eso.



Erha me explico, que en varias ocasiones, Vizario estuvo a punto de morir mucho antes de que su esperanza de vida reducida culminase, era la causa de poseer una vasta cantidad de poder mágico de origen divino, pues su cuerpo estaba sometida a tanta presión física. Frecuentemente él enfermaba, con fiebre alta y a veces entumecimiento temporal con dolores insoportable, si pudo resistir hasta su hora final, es porque era alguien excepcional.



—Vizario tenia tan solo 25 años cuando me enlace con él, en solo 7 años, envejeció atrozmente como si luciera como un senil anciano -Conto la deidad.



La presión se siente con cada año, era una suerte de por si que siguiera vivo, eso demostraba lo increíble que era el propio Vizario, cuando su muerte llego y de su despedida de este plano marco el enlace de Erha y el surgir de este como el dios de los Qusatjiat, la esencia del Dalhani no habría desaparecido para siempre.



—Mantengo un lazo con cada Qusatjiat existente, pero entre uno de ellos, habrá alguien cuyo “lazo” será más especial -Relata —Esa persona, tendrá una afinidad única hacia mí, única con la capacidad de recibir una gran porción de mi poder.



—El Dalhani… -Concluí.



—Si, mi “marca” con los Qusatjiat, me permitió brindarles el don de la magia desde su nacimiento, pero el “Dalhani”, es el legado y marca de Vizario -Explico la deidad —Solo puede haber uno y siempre existirá uno, alguien compatible para encarnar en el plano mortal, mi poder, pero ya sabes lo que pasa, cuando sometes un cuerpo mortal a tanto poder, a uno proveniente directamente un dios.



El poseer la basta cantidad de magia proporcionada de forma directa por un dios, acarrea consecuencias, el propio cuerpo sufre lesiones físicas debido a la inestabilidad de mantener tal grado de magia. Porque desde un principio…



—Los dioses no pueden interferir en el plano mortal de manera directa, eso es atentar contra las propias leyes de lo natural en Avalia y hacerlo solo lleva a desastre -Concluyo la deidad de los Qusatjiat —Nuestra interferencia debe ser sutil y equilibrado.



Al hacer que uno de los suyos se convierta en un “recipiente de su poder”, inevitablemente es como si colocara una soga en su cuello, las intervenciones directas de un dios son fenómenos inestables en Avalia. Las limitaciones de ser “sutil y equilibrado”, permitieron a Erha otorgarles como “bendición” el don de la magia en cada uno de sus seguidores, en cuanto al talento de como la desenvuelven, ya dependía en cuestión de cada uno de ellos.



Los Vanish, los diez dedos del dios Nameless, podrán ser ejemplos de individuos que han recibido el don de un dios, portando una habilidad mágica y una vasta cantidad de reserva de mana, pero incluso ellos tienen sus límites, lo que sería ajustarse para ser “sutil y equilibrado”.



—Sabía que después de Vizario, otros “Dalhani” aparecerían en el futuro, imagina que un recién nacido portara la “marca” como el siguiente Dalhani.



La presión de tanto poder mágico en un cuerpo tan joven, seria desastroso, una muerte inmediata, pues Vizario recibió todo ese poder con un cuerpo ya adulto, si un “Dalhani” lo recibiera ya desde su nacimiento como un infante…



—Tuve que poner un límite, entonces modifique la marca del Dalhani, su enlace conmigo, le quite la capacidad de usar la magia -Explica Erha —Aunque en su cuerpo posea una vasta cantidad de mana, esta no puede circular en su cuerpo dado a que no posee los canales mágicos estables por el cual fluir de manera continua como un mago en cambio sí posee, podría decirse que es un “recipiente sellado”.



—Del cual estoy utilizando…



—Si, pero el mana solo fluye de su cuerpo al tuyo, no hay peligro alguno, el recipiente solo se “abre” en ese mismo momento, pero vuelve a “cerrarse” una vez su magia deja de ser utilizada en el exterior.



Ahora tiene sentido, mientras la actual Dalhani no sea una maga, su esperanza de vida será normal y no sufrirá por abordar un poder que de principio siempre fue inestable para los mortales. Aunque si buen, puede manifestar esa gran cantidad de mana al exterior, nunca podrá ser ella quien haga uso de esta.



—Desconozco la manera en que Astado impartió su bendición como dios a las llamadas “brujas”, o también, los sangre de bruja -Comento Erha —Pero como todo dios, ha obrado de una forma “sutil y equilibrado”, a su propia manera.



Es cierto, cada bruja desde su nacimiento, alberga el don de la magia, los aquelarres que conforman una comunidad de ellas, desarrollan su propia forma de vida, como también técnicas o artes mágicas únicas. Me di cuenta de ellos luego de participar en la competencia entre aquelarres que se llevó a cabo en Macur hace ya unos tres años.



Salgo de mis pensamientos cuando de repente noto como todo el plano comienza a desaparecer.



—El tiempo acabo, una verdadera lastima -Vuelve la deidad a suspirar con decepción —Ha sido una charla de lo más agradable, agradezco tu tiempo, portador de la marca de Astado, o mejor dicho… Rozuel Drayt, el Trotamundos “Metalord”.



—Jeje… incluso leíste esos recuerdos -Tome con cierta gracia su declaración.



—¡Jajaja!, no puedo evitarlo, soy tan curioso como un loro.



—Eso sería un gato.



—¡Si bueno, tu me entiendes!, ¡jajajaja!, ¡adiós chico!, ¡te deseo la mayor de las suertes!, si pudiera te daría una bendición divina, pero reglas son reglas.



—Jeje, me conformo con saber que la Dalhani me brinda su ayuda -Dije de mi parte —Esta es la despedida, adiós, señor Erha.



—¡Oh, eso me conmueve!, ¡en verdad me conmueve! -Exclama poniendo sus manos en el pecho y agitando su cuerpo con un rostro rebosante de júbilo.



Todo el escenario de alrededor desaparece, una luz vuelve a cegarme, había retornado al plano real.



__________________________________________________________________​



PERSPECTIVA: Tercera Persona



El Muhaqdad Alnayits seguía esperando en la superficie, acompañado de su ejercito personal de mil, del cual se encontraban Afligidos como tropas terrestres, criaturas aladas como su escuadrón aéreo e incluso contaba con el apoyo de dos barcos mágicos voladores de guerra.



—5 minutos, solo le quedan 5 minutos… -El investigador conto el tiempo restante que le quedaban a Rozuel y compañía —Parece que no querrá rendirse, si en 5 minutos no desiste, tendré que someterlo a la fuerza.



Al encontrar demasiado interés en el muchacho, realmente quería establecer una relación amistosa con él, pero dada la situación, la única forma de llegar a indagar lo que realmente le interesaba de él, era por medio de la violencia. Como investigador, quería adquirir toda clase de conocimiento, Rozuel albergaba algo que desconocía, pero que quería llegar al fondo para descubrir lo que era.



—Lamento tener que ser rudo contigo chico, pero como el investigador que soy, hare todo lo que tenga al alcance, para nutrir mi conocimiento -El propio Muhaqdad estuvo convencido de su determinación —¿Eh?... ¿qué es eso?...



De repente el suelo temblaba, un misterioso terremoto empezó a suceder en el desierto, pero aquel fenómeno no era ordinario, magia empezó a emanar de la zona.



—¡Esta magia!, ¿¡acaso es…!?



Un círculo mágico se manifestó en medio de la arena, un poco alejado de la entrada a su guarida, del circulo brota más y más poder mágico, hasta que de repente algo se materializa en dicho lugar de procedencia de tal fenómeno mágico.



—¡No es posible…! -El rostro de Alnayits se lleva de estupefacción e incertidumbre.



Ante él, una maquina de metal más grande que una carreta, había sido traído por ese circulo mágico, tal maquinaria enigmática, él la reconocía, pues era aquel VCI severamente dañado e inservible. Ahora yacía arrancando, el rugir de su motor era evidencia que había sido restaurado.



—“¡Oye Alnayits!, ¿¡puedes escucharme!?, ¡lo tomare como un sí!”.



Una voz resonaba del VCI, era Rozuel Drayt hablando desde dentro del propio vehículo mediante un aparato que emitía y amplificaba su voz hacia el exterior.



—“¡Me diste dos opciones: luchar y morir o rendirme!” -Afirmo él —“¡Voy a escoger una tercera opción!... ¡DESTRUIRTE!.



Continuara…
 
Registrado
3 Jul 2009
Mensajes
1,343
Offline
CAPITULO 225 PODERÍO MODERNO


PERSPECTIVA: Rozuel Drayt



Mi charla con la deidad de los Qusatjiat había culminado, descubriendo cosas interesantes sobre la Dalhani y su gente, pero en especial, aquello que el propio Erha me revelo.



“[Un hombre desnudo flotando en esa misma penumbra con sus ojos cerrados como si durmiera o estuviera inconsciente, sobre su cabeza tenía un par de cuernos de ciervo, tan pronto apareció, desapareció y nunca más volvió a verlo.]”



La descripción del primer encuentro de Erha con Astado en aquel plano de oscuridad infinita, no era poca cosa, la propia deidad de los Qusatjiat conto ser posiblemente un dios de otro mundo, entonces… ¿Astado también lo seria?. Había lo suficiente para asimilar, pero de regreso a la realidad, tendría que dejar dichos asuntos para después.



—“¡Oye mocoso!” -La voz familia de cierto dragón oscuro resuena en mi cabeza.



Había regresado con los demás, la Dalhani Malika, distribuida su vasto poder mágico inutilizable para ella misma, sobre mi persona, podía sentir tal volumen de mana comenzar a fluir sobre mí.



—“¡Oye!, ¿¡me escuchas!?”.



—“Fuerte y claro, Myldark” -Le respondí.



—“Hace un momento escuche tu voz llamarme, pero algo bloqueo temporalmente mi comunicación contigo por solo unos miseros segundos, ¿qué ocurrió?”.



Myldark no parece haber sido consciente de mi encuentro con Erha, como la deidad misma dijo, mi encuentro con él, duro en el plano real solo unos meros segundos, en aquel entonces todo contacto con el dragón oscuro debió cortarse.



—“Larga historia, te lo contare después, ahora no tenemos tiempo, necesito tu ayuda Myldark”.



—“No digas más, se lo que pedirás, puedo sentir tal cantidad de poder mágico fluyendo hacia ti, proveniente de un elemento externo desconocido”.



Podía sentir a la Dalhani, el contacto y la distribución de mana hacia mi cuerpo, era evidente que al dragón oscuro no se le escaparía sensorialmente tal cosa.



—“Usaras Materialización para revitalizar aquel cacharro de guerra, ¿no es así?” -Me pregunto.



—“Puedes sentir o quizás ver el VCI, nada mal” -Comente —“¿Quieres apostar por el posible vencedor?”.



—“Je, seria una apuesta absurda, es obvio saber cuál será el resultado”.



Myldark comienza el proceso de transformación del mana en PSI, mis células esper responsable de la producción de la energía ESP, siente la energía mágica filtrarse en esta, para convertirse en energía PSI. Misma que enfoco sobre mi mano que yacía en contacto contra un inservible VCI (Vehículo de combate de infantería).



—Que se haga la “Materialización”… -Pronuncie en voz alta.



El PSI se filtra por el vehículo para expandirse y cubrirlo todo, pronto las partes dañadas comienza a auto-repararse, cada rueda yacía en optimas condiciones, las quemaduras visibles en el armazón desaparecen y toda la parte superior regresa a su aspecto original con el cañón totalmente intacto. Incluso podía sentir como todos los elementos internos de esta, incluido la parte electrónica son restauradas, en definitiva, este VCI modelo “Antiqam RG” estaba totalmente funcional.



—¡Asombroso!, ¡maldita sea que momento para estar vivo!... otra vez -Susurro el hombre amazona aquello último en voz baja.



—¡¡Es… es… es… es tan… PERFECTO!! -Riha expreso enorme admiración y afecto hacia el VCI al verlo en su estado original.



La Dalhani y Berat estaban boquiabierto, a pesar de su total desconocimiento ante la maquinaria que veían, estaban abrumados con su aspecto, comparado a cuando se encontraba dañado, el VCI en su forma restaurada, imponía temor a la vista de los dos.



—¿Esta cosa en verdad nos dará la victoria contra Alnayits y su ejército? -Se pregunto el joven Qusatjiat.



—No se que sea este extraño artefacto… pero puedo presentirlo, saldremos de aquí victoriosos -Opino una convencida Malika.



Cuando me planteo sobre como pilotar tal maquina bélica, entonces sucede lo que presentía, en mi mente, se manifiesta la imagen de una enciclopedia que ponía “Armanum” en la portada, esta se abre mostrando varias páginas en blanco, hasta detenerse en una en particular que también yacía totalmente carente de palabra o escritura alguna.



—“No hay duda, como la vez pasada…”



En la página vacía pronto se plasman letras y la imagen del VCI modelo “Antiqam RG”, todo el conocimiento de su utilización llego a mi conocimiento, siendo mi cuerpo movido a la voluntad de dicho conocimiento para operar el vehículo. Dicho de otra manera, el “Armanum” me brindo la capacidad de operarlo desde una forma “automática”, pues mi cuerpo se movía por cuenta propia.



¿Pero que era esa enciclopedia?, a la mente se me viene las distintas bibliografías tanto física como digitales que no paraba de leer en mi vida anterior, me limite en aquel entonces a recompilar información de armamentos de todo tipo. ¿Podría ser “Armanum” producto de mi desarrollo como un EVO?, ¿qué la propia “Materialización” este complementado con “Armanum”?, su utilidad es permitirme “conocer a detalle” el “funcionamiento” de todo armamento materializado.



—“Es de esta manera que ahora conozco la forma de operar este VCI”.



Una escalera permite subirme arriba del vehículo, abriendo una escotilla que daba con el interior de esta, le pedí a la Dalhani que continuara suministrándome mana, pero acorde a un ritmo que yo mismo le indicaba, por ahora le pedí que dicho ritmo de volumen fuera moderado. Podía dejar de tocarme por unos momentos y cortar el suministro de magia, no pasaría nada por unos segundos, pero en 1 minuto o quizás menos, todo el VCI se vendría abajo.



El poder de “Materialización” es sublime, pero su defecto es que todo lo que invoco o materializo, eventualmente se convertirá en una forma de líquido inservible de metal, la cantidad de PSI que se le brinde al objeto o arma materializada, será el tiempo que a este se le permite yacer activo. Es por eso que preciso de ciertas cantidades de mana de la Dalhani, restaurar el VCI costo enormes cantidades de PSI, pero ahora debo mantener su “Materialización”.



—¡Crok, necesito que me acompañes!, ¡Dalhani Malika, también necesitare tu ayuda ya que es vital el suministro de mana!, ¡en cuanto a Riha y Berat quédense aquí, asegúrense se sacar a los prisioneros de sus celdas y manténganlo a salvos hasta que volvamos! -Fue la planificación que deje en manos de todos.



Antes de introducirme al VCI, le retire a Berat el aro plateado de su tobillo izquierdo, de esa manera su magia vuelve a circular en su cuerpo, Riha parecía algo desanimada al no poder estar en el interior del vehículo al cual admiraba con cierta divinidad.



—Entiendo lo frustrante que es no poder acompañarnos -Le dije a la Lupian —Pero realmente necesito que protejas a los prisioneros, puesto que la amenaza de los Afligidos aun ronda aquí.



El “Taller” de este sitio aún seguía en funcionamiento, más afligidos podrían aun merodear, dado a que Crok y yo estaremos ausente, dependerá mayormente de Riha con sus pistolas el defender a los demás. Ella comprendiendo mi punto, asiente y asegura hacer todo lo posible por proteger a esos prisioneros, le agradezco y me subo al VCI.



Crok es el primero en adentrarse, seguido de mi y luego la Dalhani, quien volvió a hacer contacto conmigo para que la interrupción de suministro mágico no fuera interrumpido por más tiempo, el hombre amazona estaba maravillado con lo que veía en el interior del vehículo, la Qusatjiat sin embargo estaba confusa y no entendía lo que veía por más que intentara pensar a profundidad lo que se tratara.



Dos asientos adheridos al VCI conformaban su interior, el primero daba con acceso a un mapeo digital acompañados de varios aparatos de comunicación, aquello era a lo que Crok veía con tanta emoción, aquella parte estaba encargado de mantener toda telecomunicación, como también la que brindaba información visual en radares digital de movimientos enemigos en los alrededores y posibles ataques de emboscada.



El segundo asiento estaba destinado al conductor, una pantalla mostraba en su interior todo lo que se encontraba en frente del propio conductor, como también una secundaria encargada de transmitir la información visual de su retaguardia. Como todo vehículo, dispone de un volante, un acelerador y freno de mano, pero sin olvidar una palanca destinada a cambiar la marcha del VCI hacia adelante o atrás, los cambios de velocidades eran automáticos.



Los costados del VCI deben estar a cargo de quien opera la comunicación y el radar, la persona a cargo de la conducción, es también quien maneja la artillería, una serie de controles colocados cerca de los disipativos de conducción, serian los encargados de manipular el cañón, tanto su movimiento y dirección de apuntado, como también el abrir de fuego de este.



Me situé en el asiento del conductor, girando el interruptor de encendido, el VCI ruge, era su motor volviendo a la vida, la electricidad se distribuye por todo el vehículo, los sistemas de comunicación y radares funcionan, las pantalla primaria y secundaria del conductor entran también en funcionamiento. La Dalhani estaba asustada, el sonido del motor le parecía sonar como el de una bestia hambrienta y temible, la tranquilice dejando en claro que era lo normal que ocurriera en tal “artefacto de metal”.



—Crok, ¿que tan bien te manejas con el funcionamiento del radar? -Le pregunte.



—No es mi fuerte, pero puedo leerlo -Confirmo el hombre amazona, tomando el asiento a cargo de la parte sensorial del VCI.



No había duda, el combustible era suministrado por el PSI, era difícil y dudoso que aun quedase algo en el VCI tras quedar inservible, quien sabe cuánto tiempo lleve aquí, pero la “Materialización” se encargó a la perfección del abastecimiento, la munición también debe haberse cubierto en el asunto.



—Este… ¿cómo salimos de aquí? -Pregunto Crok.



—No hay problema, ahora entiendo como ese loco investigador lo metió aquí para empezar -Dije.



Cuando me encontraba restaurando el VCI, pude notar acabo de solo unos segundos, la presencia de un círculo mágico bajo el propio vehículo bélico, la interrogante de como metió tal gigante de metal en una habitación estrecha sin puertas, era obviamente por medios mágicos. Teletransportación, el Muhaqdad debió crear un dispositivo de teletransportación destinado únicamente al VCI, lo construyo desde abajo y llevo a cabo todo el complejo de procedimiento de “enlace” desde la superficie, para traerlo hacia aquí y almacenarlo.



Así como dicha magia pudo traerlo hacia dentro de su guarida, también debe contar con un método para teletransportarlo hacia la superficie, por supuesto… tal cantidad de magia para usarse en una magia así, es increíblemente grande. Me sorprende que ese loco adicto al conocimiento, haya logrado concebir el uso de una magia poco estable sin siquiera ser usuario, manipular por medio de artefactos magia como tal suele ser inestable, se requiere una maestría como tal para llegar a replicarlo sin problema.



—“Considerando las obras que hizo con magia, este tipo no se llama INVESTIGADOR por nada” -Pensé.



Si debo mover el VCI hacia el exterior, debo utilizar ese mismo dispositivo que yace bajo el propio vehículo.



—“Myldark, ¿puedes hacer lo siguiente?” -Le transmití a mi compañero dragón las instrucciones mentalmente de lo que debía hacer.



—“Je, mocoso, estas explotándome demasiado” -Hablo el dragón con cierto tono sarcástico —“Pero considerando la situación, es la mejor oportunidad, en cuanto a tu pregunta, puedo hacerlo”.



—Dalhani, necesito que aumentes el suministro de magia -Le pedí a Malika.



El volumen de magia transferido a mi cuerpo aumenta, entonces a través de Myldark, redirigido parte de ese mana en su estado puro, pasando por las estructuras del VCI, el mana se transfiere al suelo, siendo destinado a aquel artefacto mágico de teletransportación.



—“Realmente funciono” -Dije en mis pensamientos aliviados.



No creí que funcionaria como tal, que a través de Myldark podría llevar parte de ese mana (en lugar de ser convertido en PSI) a otro rumbo, haciendo incluso uso del vehículo como camino para que transite la energía mágica, en este caso, al mecanismo mágico requerido para sacar al VCI al exterior. Podía sentir la magia fluir allí, cuando más mana se concentrará, pedir sentir sensorialmente lo cerca que estaba de activarse. Pronto un temblor comienza a sentirse, era señal de que estaba listo para su activación.



—Con eso debería ser suficiente, Dalhani, modera el ritmo de distribución -Le pedí a Malika.



Riha y Berat deben estar observando la manifestación de un círculo mágico debajo del VCI, quizás pueden haberlos tomado por sorpresa, en el vehículo se siente en el ambiente la propia magia recubrirlo todo, incluidos nosotros. Entonces la teletransportación mágica es llevada a cabo, tal cantidad de magia manifestándose en un hechizo como tal, ese maldito de Alnayits tiene un considerable ingenio cuando se lo propone.



—¡Saliendo a la superficie!, ¡en 3… 2… 1…!



Inicie el conteo, y al llegar a cero, todos nos pusimos serios y concentrados, Crok vigilando el mapeo digital y el radar, la Dalhani puso toda su atención como también concentración, en distribuir el mana acorde al ritmo y/o volumen que le pidiera.



__________________________________________________________________​



PERSPECTIVA: Tercera Persona



Un círculo mágico se manifestó en medio de la arena, un poco alejado de la entrada a su guarida, del circulo brota más y más poder mágico, hasta que de repente algo se materializa en dicho lugar de procedencia de tal fenómeno mágico.



—¡No es posible…! -El rostro de Alnayits se lleva de estupefacción e incertidumbre.



Ante él, una máquina de metal más grande que una carreta, había sido traído por ese círculo mágico, tal maquinaria enigmática, él la reconocía, pues era aquel VCI severamente dañado e inservible. Ahora yacía arrancando, el rugir de su motor era evidencia que había sido restaurado.



—“¡Oye Alnayits!, ¿¡puedes escucharme!?, ¡lo tomare como un sí!”.



Una voz resonaba del VCI, era Rozuel Drayt hablando desde dentro del propio vehículo mediante un aparato que emitía y amplificaba su voz hacia el exterior.



—“¡Me diste dos opciones: luchar y morir o rendirme!” -Afirmo él —“¡Voy a escoger una tercera opción!... ¡DESTRUIRTE!.



Al oír la declaración de Rozuel Drayt, el propio investigador no lo tomo con seriedad, se puso a reír, aunque nerviosamente dado a la inesperada aparición del VCI, a quien no tardo en reconocerlo, era aquel mismo “tesoro invaluable” que tenia en su guarida, oculta en una habitación imposible de espiar por medios mágicos.



—“Esta más… ¿restaurado?” -El propio Muhaqdad se sentía desconcertado y lleno de confusión —No hay duda… es el preciado “tesoro” de mi guarida, ¿cómo… como hizo para…?



El Muhaqdad trato de calmarse, respiro hondo y volvió a recobrar la compostura, recordando la situación actual, recordando que se encontraba en una vital confrontación contra el "Mensajero del Reino de la Agonía". No podía mostrar tal perplejidad, seria delatar debilidades que su oponente usaría a su favor, pese a ver ese “tesoro” suyo restaurado y en manos del propio Rozuel Drayt, no podía desequilibrar sus emociones por ello.



—“El rugido que hace… entonces es cierto, es algún tipo de vehículo” -Dedujo Alnayits —“Este cubierto de un grueso metal, como una armadura pesada, ¿podría ser acaso una especie de vehículo destinado al combate?”.



Relaciono el VCI con las armas de asedio, pero ninguna de esas armas, podrían compararse a la vista de aquel vehículo de metal, su solo rugido podía transmitir cierta intimidación y a la vista para nada se veía “frágil”, sino todo lo contrario. Si no fuera porque sus soldados eran en su mayoría seres no humanos (Afligidos y creaciones aéreas reptilitas), el miedo estaría sembrado en tales filas.



—Je… ¿¡dices que vas a destruirme!? -Alnayits le respondió con firmeza —¿¡No es bastante arrogante hacer tal declaración!?, ¡después de todo fui lo suficiente amable y cortes, de brindarte el tiempo necesario para una rendición que evitara un innecesario derramamiento de sangre!.



Rozuel Drayt no le contesto, pronto el cañón del arma se movilizo y apunto hacia uno de los barcos voladores de guerra.



—¡Oye!, ¡no se que clase de extraño vehículo sea ese, pero no te conviene luchar contra todo un ejército solo con esa cosa, solo conseguirás…!



Las palabras del investigador son calladas, silenciadas por él mismo cuando un estruendo en el aire se hace oír con claridad, voltea para atestiguar algo abrumador, uno de los barcos voladores es destruido en un segundo, una potente onda de choque se produce sobre la embarcación aérea destruida, golpeando a algunos de los seres voladores reptilitos cercanos y el barco volador restante. Algunas de las criaturas se recuperan, pero otros son heridos con lesiones serias y caen al suelo incapaces de mantener vuelo, y el navío mágico volador restante casi se desestabiliza y estrella, pero logran recuperar el control.



—“Acaba de…” -El investigador desde el fondo de su ser se sentía perplejo, pero trato de no manifestar aquellos devastadores emociones en su propio rostro y cuerpo —“Ese extraño cañón de aquel vehículo, ¡NO HAY DUDA…!”



Aquel extraño cañón, que era más delgado como más largo a comparación de los empleados en los barcos voladores, había producido un ruido, pero ese fue acaparado con el estruendo de la destrucción del barco volador, el propio Alnayits sabia con total certeza de que ese “cañón delgado y largo” había disparado algo.



—“No lo vi… ¡definitivamente no vi lo que se supone que disparo!” -Pensó con inquietud el investigador.



Todo proyectil de cañón mágico al momento de disparar, será perfectamente visible por cualquier en las cercanías, pero incluso si no lo viera, oiría el bullicio de los proyectiles mágicos disparados por dichos artilugios. Pero aquel cañón delgado y largo, el ruido de su disparar era aun menor a comparación de los anteriores, y lo que sea que había “lanzado”, no podía ser percibido por los propios ojos del Vanish investigador.



—“Mis sentidos están alerta, he fortalecido mi vista y oído a niveles sobrehumanos, ¡pero ni aun así he podido captarlo!, ¿¡que clase de proyectil acaba de disparar esa anormal máquina de metal!?”.



Dentro del VCI, Rozuel Drayt quien se encontraba sentado en el asiento del conductor, observa en la pantalla atestiguando la destrucción del primer barco volador, la cámara integrada en el frente del vehículo de combate le concedía observar el exterior con seguridad. Los blindados modernizados de más adelante, ofrecieron una considerable mejora visual a los conductores de tanques o todo vehículo de combate.



Podían observar el exterior de dos formas, a través de tres periscopios electrónicos integrado a un dispositivo al cual se encontraba al lado del conductor, el mismo podía intercambiar la visión de cada periscopio con el pulsar de un botón, el primer periscopio yace frente, y los dos restantes cubren los costados. La segunda forma es por medios de cámaras integradas y pantallas adheridas en su interior, la primera cámara cubre el frente y la segunda la parte trasera. Pasaron varias décadas, para desarrollar un sistema de cámara lo suficiente resistente y que no fuera lo suficiente frágil para dañarse con los primeros impactos de ataques enemigos. Por supuesto, eso no significa que sea indestructible, pueden verse afectadas, ya sea con el suficiente daño o con cargas mínimas de EMP.



Aunque la vista trasera de un tanque esta cubierta por una cámara, lo cierto es, que el trabajo de alertar de toda amenaza tanto la retaguardia como los costados del vehículo, están en manos del personal a cargo del sistema de radar y comunicación, quien tenía a disposición una “visión” de toda amenaza en los alrededores. Además, la visión de la cámara trasera del VCI también se encuentra a disposición de dicho personal.



—¡Tango aéreo eliminado! -Confirmo Crok observando mapeo digital en la pantalla —¡Todos los objetivos siguen en frente!, aun no hay respuesta de movimiento.



El mapa táctico digital del vehículo funcionaba a través de un complejo señales de emisión electromagnéticas que era proporcionada a través de un minúsculo radar integrado internamente, mismo que fue concebido con tecnología ESP. El pequeño radar dispersa fuera del VCI ondas electromagnéticas capaces de detectar a una limitada distancia objetos orgánicos o electrónicos. Dependiendo de la configuración establecida, el operador puede designar el tipo de objetivos en cuestión a detectar, puesto que hasta una simple lagartija podría ser localizada si se acercara al VCI.



—Si no fuera porque manipulaste esta cosa para que solo detectara al ejercito del chiflado investigador ese y al mismo desquiciado, ni yo sabría como operar esta cosa correctamente -Concluyo Crok.



—No hay problema, tu mismo lo dijiste, no es tu fuerte, con que puedas leerlo y mantenerme informado de todos los movimientos del enemigo me basta, te encargo la importante vigilancia de nuestra retaguardia.



—¡Señor, si señor! -El hombre amazona capta la orden —A propósito, ya disparaste una carga del tanque, ¿no deberías recargar?.



—No es necesario.



El VCI Antiqam RG cuenta con un dispositivo de autorecarga, la munición es acoplada en cajas pesadas y conectada a un aparato, del cual se enlaza con el cañón, al dispararse, el proceso de recarga automática se inicia y se prepara la siguiente munición sin la necesidad de un operador humano. Por supuesto, la munición de las cajas pesadas una vez vaciada, deben ser llenadas manualmente por manos humanas, estas “cajas” albergan una cantidad exacta de munición y varia en tamaño como capacidad por modelo.



Puede elegirse a elección el tipo de munición que el sistema de autorecarga empleara, incluso si uno se equivoca del tipo, dicho sistema fácilmente puede retirar el equivocado y reemplazar el correcto (suponiendo que no se lo haya disparado aun). Cabe decir que este sistema de autorecarga es un mecanismo instalado en casi todos los vehículos modernos del mundo de Rozuel, pues se ha vuelto una pieza básica de todo modelo blindado en dicha “actualidad”.



—Impresionante… los modelos de autocarga de mi época no eran muy confiables, en especial con el cambio de tipo de munición -Agrego Crok.



—Ensayo y error, se fue mejorándose con los años, y la mejoro tuvo un desarrollo abrumador con la aparición de la tecnología ESP -Recalco el esper Trotamundos —Por cierto, la munición que utilizo no contiene material explosivo, todo es pura fuerza cinética.



—Supongo que bastaran para derribar un dragón blindado, ¿no?.



—Considerando que la munición es disparada por un cañón de riel, sí.



—¿¡Que!?, ¿¡el cañón del tanque es un cañón de riel!? -El hombre amazona exclama con perplejidad.



El cañón de rieles utiliza un campo magnético para disparar munición a altas velocidades, el modelo Antiqam RG empleaba un cañón de riel cuya munición era disparada a una velocidad de 3500 metros por segundo. Prácticamente pueden viajan a una velocidad estimada de mach 7 o superior, con un alcance efectivo de 20 a 25 kilómetros. La munición empleada estándar es tungsteno o aleaciones con durezas iguales.



El modelo Antiqam RG tiene cuatro modalidades de disparos, la primera en donde la munición disparada alcanza una distancia de 20 kilómetros, la segunda de 10 kilómetros, la tercera a 5 kilómetros y la cuarta cubre solo un rango de 1 kilómetro, ¿con que propósito?. Esto es debido a que cuando el proyectil alcanza dicho rango efectivo, inminentemente es pulverizada y desintegrada, el empleo de diversos modos de disparos por distancias diferentes tiene que ver con la cantidad de carga electromagnética brindada en la munición en el momento de ser disparado.



Cada proyectil recibe una carga especifica de fuerza electromagnética al momento de ser disparada, a mayor carga, mayor poder de penetración, pero también implica que la munición se desintegrara a menores distancia. Entonces, cuando es disparada a una distancia menor (1 kilómetros), el proyectil obtiene su máximo rendimiento en cuanto a fuerza de penetración, pero después de alcanzar los 1000 metros, este se partirá y desintegrará en el proceso. Cargas que alcanzan 10 o 20 kilómetros, por obviedad son menos potentes comparados a los que cubren menor distancia, pero lo compensan por ende por ese alcance necesario cuando la situación lo requiere.



El barco volador destruido en cuestión, se encontraba a una distancia de solo 900 metros de distancia del VCI, encontrándose entonces en el rango de alcance del modo de disparo de 1 Kilometro. Rozuel Drayt también noto algo interesante, cuando se recargo la siguiente munición en el vehículo de forma automática, en aquella caja donde yacía toda la munición acoplada al mecanismo de autorecarga, una nueva se materializo para cubrir la restante. Es decir, que sin importar cuantos proyectiles dispare, “Materialización” se encargará de recargar dicha caja de munición, quien por ende el sistema del VCI seguirá recargándolo automáticamente.



—Esto es un autentico instrumento de guerra modernizado, una máquina de absoluto poderío moderno -Concluyo Rozuel Drayt.



La Dalhani Malika quien observaba todo en la pantalla, aunque desconocía lo que era ese artefacto que le mostraba el exterior, comprendía su uso, al ver como fácilmente uno de esos poderosos navíos mágicos voladores fue fácilmente eliminado por la bestia metálica en la cual se encontraba, sintió una combinación de miedo y regocijo. Su miedo era por ser testigo de algo que desconocía, para muchos algo desconocido y que realizaba hazañas absurdas de fuerza, era algo de temer, pero regocijada, al saber que no tenia por enemiga a esta máquina, sino que era un formidable aliado.



—Entonces… ¿si yo soy el operador de radar y comunicaciones?, tu serias aparte del conductor y artillero, ¿el comandante también? -Crok pregunto.



El VCI Antiqam RG solo dependía de tres tripulantes para operarlo, el encargado del radar y las comunicaciones, el artillero quien cumple también la función de conductor y finalmente un comandante que dictara las órdenes.



—Puedes verlo de esa manera -Opino Rozuel.



—De acuerdo, entonces mi comandante, ¿solo contamos con el cañón riel como arma principal o hay algo más en el arsenal de este blindado?.



—Oh, por supuesto que hay más en esta preciada pieza bélica, todo a su momento, soldado Crok.



—¡Si, comandante! -Crok le contesto —Y bien… ¿cuáles son sus órdenes? -Pregunto emocionado el hombre amazona.



—Destruir el siguiente blanco.



Tras declarar aquella orden, la pantalla que tenía integrado un sistema de mira asistida para calcular con más efectividad los disparos, apunta hacia el barco volador mágico restante, el cañón por ende se desplaza teniéndolo en la mira, se abre fuego contra la segunda embarcación aérea.



Continuara…
 
Última edición:
Registrado
3 Jul 2009
Mensajes
1,343
Offline
CAPITULO 226 MELODÍA BÉLICA DE UNA MÁQUINA DE OTRO MUNDO



PERSPECTIVA: Tercera Persona



Un barco volador de guerra había sido destruido, desatando una onda de choque que incapacito a algunos de sus seres reptilitos voladores y casi causando el desequilibrio como choque de la embarcación restante, quien logro recuperarse a tiempo y seguir en el aire. Pero tal destrucción, había dejado anonadado al propio Muhaqdad, quien tal suceso con confusión e incertidumbre.



—“Mis sentidos están alerta, he fortalecido mi vista y oído a niveles sobrehumanos, ¡pero ni aun así he podido captarlo!, ¿¡qué clase de proyectil acaba de disparar esa anormal máquina de metal!?” -Declaro Alnayits en sus pensamientos.



El VCI, aquel artilugio móvil de metal que el propio investigador desconocía, ya era consciente de que era algún tipo de maquinaria bélica, pero estaba abrumado por tal potencia y desconcertado por siquiera captar la causa de tal destrucción. El cañón delgado y largo, diferente de los cañones gruesos de los barcos voladores, había sin duda disparado algo.



—“Su velocidad… es absurdo, no puede ser captado ni por ojos sobrehumanos, ¡a tal rapidez con la que disparo!... tanta potencia en ese disparo, ¿¡de donde… de donde procede este monstruo de guerra metálico!?”.



Un segundo estruendo se hace resonar, Alnayits noto como aquel cañón delgado del VCI volvió a disparar, pero el ruido de la destrucción de la embarcación aérea de guerra restante, cubrió todo sonido del disparo procedente del cañón de la maquina bélica.



—“¡10 Segundos!” -Exclamo Alnayits aún más anonadado.



10 segundos fue el tiempo en que el primer navío volador de guerra fue destruido, en solo 10 segundos, el VCI volvió a disparar y con tal potencia de fuego, destruyo al barco aéreo restante.



—“Los cañones mágicos más desarrollados les toma alrededor de 2 minutos a 2 minutos y medio para cargar el siguiente disparo, ¿¡y a esa cosa solo le tomo alrededor de 10 segundos!?”.



La enorme diferencia en el tiempo de disparos, sumado al exorbitante poder que posee, tal máquina, tal monstruo metálico, el investigador intuyo que podría tratarse de alguna clase antigua de maquina de guerra mágica perdida, le recordó a la extinta civilización de los Logianos, pero había un problema en esa teoría.



—“No hay magia alguna en ese vehículo anómalo” -Percibió el investigador —“Es un arma móvil de guerra totalmente independiente de la magia”.



La magia lo era todo en Avalia, el poder mágico dentro del mundo del arte de la guerra era el eje de la supremacía militar, los mejores soldados y guerreros de la historia eran magos, las mejores armas en su mayoría estaban desarrollados y atribuidos con magia. Que un arma sin magia de tal proporción, de tal poder, fuera capaz de superar en tantos aspectos a todo artefacto encantando o mágico, seria absurdo, la magia era un eje primordial tanto en lo social, cultural y bélico para Avalia.



—“Pero no hay duda, ese vehículo de batalla… no usa ni una pizca de magia, es un instrumento de guerra totalmente ajena a todo concepto o relación con la propia magia en sí, y aun así… es más poderoso que toda magia que haya visto” -Concluyo Alnayits.



Al darse cuenta de ello se puso reír con histeria, una carcajada cargada de un hilarante sentimiento de… ¿regocijo?.



—“Finalmente… lo que tanto anhelaba, era cierto…”



Lagrimas son derramadas por el Muhaqdad, pero en su sentir no había tristeza o desesperación, sino un extraño jubilo interno, el investigador limpio las lagrimas con su mano restante (brazo izquierdo). Acto seguido, levanto dicha mano y le dio la señal a su ejercito terrestre de Afligidos para atacar, quienes cargaron al unisonó contra el VCI.



—¡Todos los hostiles terrestres cargan contra nosotros, con excepción de uno! -Informo Crok a través del radar.



—Es obvio que Alnayits no se arriesgara, él se quedara atrás mientras los Afligidos van al frente -Concluyo Rozuel.



—¡Son cientos y cientos de ellos! -La Dalhani Malika miraba la pantalla con nervios observando a los numerosos Afligidos cargar contra ellos.



El cañón principal del VCI, aunque poderoso, tiene un defecto de un tiempo de sobrecalentamiento que dura 10 segundos, dependiendo de la carga electromagnética infundida en el proyectil, será el margen de tiempo en que el sobrecalentamiento dure, generalmente 10 segundos es el tiempo estándar en que tarda en enfriarse y permitir otro disparo con todas las óptimas condiciones.



—Aunque disparemos el cañón y acabemos con un buen puñado de ellos, estaremos expuestos por 10 segundos… -Comento Crok.



—¿Y quien dijo que iba a utilizar el cañón de riel?, te lo dije antes, hay más de lo que aparenta esta preciada pieza bélica -Expreso el esper —Hora de relucir este bebe en todo su esplendor.



Rozuel llevo su dedo hacia dos palancas gemelas pequeñas, solo acciono aquel del lado izquierdo, esto hizo que arriba del VCI una compuerta se abriera y saliera de este una ametralladora rotativa automática.



—Tanto el frente como la parte trasera del VCI esta equipado con un cañón automático de calibre 20 mm (Milímetro), pero estas armas no son ordinarias -Explico Rozuel —Están potenciadas con fuerzas electromagnéticas.



Los cañones automáticos pertenecían a la denominada “Generación de armas electromagnéticas”, un tipo de tecnología ESP que mezclaba el uso de armamento de pólvora (para ignición del proyectil) combinado con la potencia de fuerzas electromagnéticas (recubrimiento dichas fuerzas sobre el ánima rayada para aumentar su velocidad de impulso). Aunque existen armas que puramente ejercen el uso de medios electromagnéticos (sin necesidad de pólvora) para funcionar, son generalmente más poderosa que las que precisan pólvora, pero tienen el defecto de requerir tiempo de enfriamiento por cada disparo. De modo que armas de disparos continuo como ametralladoras a base de pura de fuerzas electromagnéticas era imposible a causa de dicho sobrecaliento excesivo inmediato.



La “Generación de armas electromagnéticas” comparte la misma tecnología que la M259, permiten el fuego continuo en masa y poseen una potencia de penetración superior a las armas ordinarias (pero inferior a las armas pura de fuerza electromagnética como cañones de rieles o rifles gauss). Dicho esto, las ametralladoras rotativas del VCI “Antiqam RG” con su munición de 20 mm, potenciadas con dichos campos electromagnéticos confieren un aumento de penetración equiparable a la munición 30 mm.



—En resumen, será una dulce masacre -Concluyo el Trotamundos americano.



Los Afligidos continuaron su avance hacia el VCI, el cañón rotativo automático empezó a girar y disparo en el acto, una lluvia de proyectiles que se desplazaban a una velocidad estimada de 1200 metros por segundos, se cernió sobre las aborrecibles creaciones del Nexus. Uno solo ya pulverizaba la carne y tejido con mera facilidad, docenas y cientos de ellos, conllevaron al manifestar de una bruma roja que cubrió buena parte del terreno al cual el cañón tenia como trayectoria de sus disparos. Eventualmente cañón rotativo cesa todo movimiento.



—¿Evaluación? -Rozuel pregunto.



—Sin actividad de los agresores “Afligidos” en el radar, fuerza neutralizada -Confirmo Crok.



La bruma roja desaparece, mostrándose en la pantalla del artillero/conductor los restos inidentificables de partes carnosas esparcidos por el arenoso suelo, nadie a ciencia cierta sabría la naturaleza de tales criaturas. La carne había sido pulverizada con una demoledora brutalidad, que cualquier podría confundir los restos creyendo que sería de algún animal.



—“Eran cientos… ¡y los acabo en un instante!” -La Dalhani estaba perpleja ante lo que fue testigo —“Esta cosa… ¡es un arma temible casi comparable al poder de un dios!”.



La ignorancia de la Dalhani ante la naturaleza de tal moderno armamento, le llevaba a creer que tal pieza bélica tenía un poder de naturaleza casi divina, pues era incapaz de sentir la magia de tal maquinaria y ante una demostración de su fuerza, era como ser testigo del rugido de un dios en un estado puro de colera. Su cuerpo le temblaba, porque era consciente de que se encontraba dentro de esa “fuerza iracunda divina”, solo le aliviaba el hecho de que no tenia por enemigo a tal máquina de guerra.



—¡Movimiento hostil en el aire!, ¡detectado una fuerza a 100 unidades aéreas enemigas!, ¡nos tienen rodeado! -Aviso Crok.



Las criaturas reptiles aladas de Alnayits estaban sobrevolando alrededor del VCI, tenían al vehículo rodeado, el tamaño de las criaturas era casi semejante a un hombre adulto, de escamas verdes oscuras y cuernos pequeños. Las garras tanto de sus patas superiores e inferiores no eran una amenaza tan considerable a comparación de una espada, pero lo letal de ellos, fue al momento en que abrieron su mandíbula.



De sus bocas expulsan una bola acida, un proyectil cargado con un agente corrosivo tanto para la piel como las propias armaduras u objetos hechos de metal, dichos proyectiles impactaron sobre el VCI en varias cantidades.



—¡Impacto directo! -Notifico Crok con intranquilidad.



—Calma, todo está bien -Aseguro Rozuel.



El acido expulsado de las criaturas, había hecho contacto con el VCI, pero su efecto corrosivo no funcionaba sobre el vehículo de combate.



—¿No le esta pasando nada? -Una asombrada Malika dijo.



—¿De verdad crees que un blindaje como este no seria a aprueba de daño corrosivos? -Concluyo el esper —El acido de esas lagartijas con alas es un chiste a comparación de una bala equipada con agentes corrosivos de químicos modernos.



La efectividad del acido de las criaturas reptilitas aladas era nula, pues el VCI permanecía intacto aun ante tal baño de corrosión productos de tales criaturas fantásticas.



—Es hora de contraatacar, ¿usaras los cañones automáticos para lidiar contra esas cosas? -Pregunto Crok.



—No, algo mejor -Confirmo Roz.



Agarra una palanca con forma de I y la inclina a la izquierda, esto hace que se abra unas pequeñas compuertas en ambos costados del VCI, acto seguido, sobre la pantalla del artillero se dan indicaciones de “blancos localizados” y que estos fijaban a las criaturas aladas que le rodeaban.



—Hora de limpiar los cielos con un antiaéreo decente.



Presiona la palanca con forma de I inclinada como si de un botón se tratase, de las pequeñas compuertas abiertas se expulsan numerosos proyectiles de tamaños casi equivalentes a un puño cerrado. Su velocidad de desplazamiento dejaba en ridículo a los seres alados quienes no tenían forma de reaccionar, la cantidad de estos proyectiles era igual al estimado del numero de los seres aéreos de sangre fría.



Desde agujeros en las zonas de impacto, órganos internos vitales destruidos, huesos y tejidos dañados al punto de incapacitar y dejarles al borde de la muerte, en simples palabras, fue una completa aniquilación de la fuerza aérea reptilita de Alnayits. Los cuerpos caían a tan elevada altura, aquellos quienes aún seguían vivos, aun conscientes y adoloridos, si la caída posterior no los mataba en el acto, la agonía de sus heridas haría el resto.



—¿Eso eran misiles? -Pregunto Crok con curiosidad.



—Micro-misiles para ser exacto -Corrigió Rozuel.



—¿Por qué misiles de tamaños tan pequeños?, son rápidos sin duda, pero no parecen tener la proporción de poder comparable a un misil de tamaño básico -Opino Crok.



—Estos tipos de misiles se crearon específicamente para lidiar contra un tipo de amenaza aérea, drones.



En el siglo XXI y con la aparición de los Esper (y el surgimiento de la tecnología ESP), la manufacturación de un ejército masivo aéreo de drones automáticos militares se hizo común para las grandes potencias. Con un costo menor, podrías crear una armada aérea numerosa que le hiciera competencia a las naves modernizadas destinadas a ataque de tierra.



Por supuesto, los drones eran más pequeños y frágiles que una nave de combate moderna, tenían la ventaja de la velocidad de su parte (pero no tan rápido que un caza de quinta generación o superior). Los misiles eran lo más adecuado para lidiar contra ellos, pero considerando el número de drones utilizados en un ataque masivo, supone un considerable consumo en misiles antiaéreos y un costo que podía llegar a ser un degaste exorbitante.



Los micro-misiles fueron la respuesta para lidiar contra la amenaza dron, a costos económicos se podían producir en masa, su velocidad bastaba para alcanzar a uno fácilmente, y su potencia era lo suficiente para dañar los mecanismos electrónicos esenciales internos de tales maquinas no tripuladas, incapacitándolos en el acto. Los micro-misiles son casi totalmente inútiles contra los blindajes de modernos helicópteros, bombarderos, cazas o incluso contra vehículos terrestres como tanques, dado a que fueron diseñados específicamente para usarse contra drones.



—Fue un ingeniero armamentístico de origen nicaragüense quien puso la moda de ataques furtivos en masa con drones automáticos, pero tuvo su solución al final de cuentas y eso es lo que importa -Relata Rozuel.



—Así que básicamente acabas de destruir un montón de “drones escamosos” -Argumento el hombre amazona con tono irónico.



El radar que Crok estaba a cargo tan solo captaba una forma de vida restante, esta pertenecía a el Muhaqdad, quien permanecía a una distancia de 800 metros de la posición de los demás. El investigador miraba fijamente al VCI, una expresión de alegría denotaba en su rostro, de repente un par de alas robustas y escamosas surgen en su espalda, se eleva en el cielo y adopta entonces la forma de un dragón adulto.



—¡Esta saliendo del radar! -Notifico Crok.



El pequeño radar interno estaba diseñado para captar con más eficacia toda actividad de enemigos por tierra a un limitado rango de kilómetros a la redonda, las unidades aéreas solo podían ser percibidas a una distancia cercana menor a dos kilómetros del VCI (un rango menor a comparación de las unidades terrestres).



El Muhaqdad en su forma de dragón, se alejó aproximadamente 1 kilómetros y medio del VCI, a la vez que alcanzo una altitud de 8000 pies (2438,4 metros aproximados), desde la distancia abre su boca y concentra magia. Disparando una enorme bola de fuego que termina impactando de manera directa sobre el VCI y desatando una explosión ígnea.



—Es inútil, inútil e inútil… -Afirmo Roz.



La explosión era simplemente una concentración de más llamas a altas temperaturas, pero tal calor no era rival para el blindaje del VCI, aunque el armazón presentaba algún que otro daño de quemadura por tal impacto recibido, eran daños menores. La electrónica seguía funcionando, las cámaras también, la bola de fuego fue como un arañazo insignificante en la piel.



—“El cuarto don: Metamorfosis le confiere a un Vanish la habilidad de transformarse e imitar casi a la perfección los atributos de la criatura que se transforma” -Dijo la Dalhani en sus pensamientos — “Logro convertirse en un dragón adulto, ataco directamente hacia nosotros y estamos… ilesos, ¡definitivamente esta maquina tiene un poder comparable a la ira de un dios!” -Pensó con inquietud.



Pese a la incomodados que Malika experimentaba al descubrir el poder de un arma totalmente desconocido a sus conocimientos, eso no la desconcentro de su deber de seguir distribuyendo mana a Rozuel Drayt. Pues él, ahora mismo utilizaba ese “poder comparable a la ira de un dios” contra uno de los enemigos más poderosos y odiados de los rebeldes, el Muhaqdad Alnayits.



Había algo más que desconcertada a la vez que llenaba de confusión a la Dalhani, eran los términos empleados por el propio Roz y Crok, mencionaban cosas como “cañón de riel”, “Fuerza electromagnética” o “misiles”, tales palabras eran un misterio para ella y alimentaba un sinfín de dudas en su cabeza.



—Blanco en la mira -Rozuel tenia a Alnayits fijado en el sistema de apuntado asistido —¡Fuego!.



Un proyectil del cañón de riel del VCI es disparado, su descomunal velocidad era prácticamente imposible de ser lidiado por el propio Alnayits aun en esa forma, recibiendo de lleno el impacto de este.



—“Je… estúpido Vanish, ni la bendición de tu dios tiene oportunidad alguna” -Myldark declaro.



El dragón oscuro observaba el encuentro llevado a cabo entre Rozuel y compañía contra el Muhaqdad, cuando fue testigo de la transformación de Alnayits en un dragón y alzo vuelo para atacar directamente al VCI, solo salieron meros comentarios negativos en torno al investigador.



—“Incluso un auténtico dragón no tendría oportunidad, tu transformación mucho menos podría rivalizar aun” -Opino el dragón ancestral oscuro —“El resultado de esta confrontación ya estuvo decidido desde el principio, porque un solo dragón no tendría forma de lidiar contra ese monstruo bélico de otro mundo” -Suspiro con cierto desaliento —“Esta es la auténtica realidad…”



El proyectil impacta en el torso de la criatura, al nivel del estomago y la fuerza termina partiendo el cuerpo en dos, tal herida infligida desestabiliza su vuelo y cae al suelo estrellándose en la arena, solo para terminar hundiéndose a esta en el acto.



—No detecto objetivos próximos en el radar -Confirmo Crok.



—Se acabo, hemos ganado -Declaro Rozuel.



Por más dragón que fuera, tal daño era algo que ni el propio Alnayits podría escapar, su muerte fue inminente, todo su ejercito fue aplastado y con su líder abatido, fue una victoria de gran esplendor. El trio sale del VCI examinando el entorno a su alrededor, no había movimientos sospechosos, nada en absoluto, ni siquiera sobre la zona donde cayó el Muhaqdad.



—Realmente lo derrotaste… ¡derrotaste al Muhaqdad Alnayits! -Exclamo una emocionada Dalhani a punto de llorar de la alegría.



—“Lo derrotamos” -Corrigió Rozuel —Cada uno brindo una importante labor.



—Bueno me alegre sentirme útil, para variar -Expreso el hombre amazona regocijado.



—En especial tú, Dalhani Malika -Expuso el esper.



Si no fuera por la reserva de mana de la Dalhani, no habría sido posible la restauración del VCI y su despliegue en el combate, fue ella en realidad la clave para que tal maquina de guerra de otro mundo, erradicara con su melodía bélica a los enemigos que le tenían contra la pared.



—Me alegro de haber sido de ayuda… -Dice una mareada Dalhani que casi se cae del VCI, hasta que es sujetada por Crok —Me siento algo… cansada.



—No me extrañaría, la cantidad de mana que brindaste no fue poca.



Aunque tuviera una gran reserva de magia, Dalhani tenia limites en cuanto las grandes cantidades que podía repartir a otros, todo su organismo ejercía presión y degaste físico ante la constante distribución de mana. Eventualmente la fatiga terminara por consumirle y causaría en exceso un desmayo o colapso.



—Pero lo conseguiste… -Comento ella —Al final, venciste a ese monstruo… por fin, está muerto -Cae rendida de rodillas tanto física como emocionalmente —Finalmente… se ha ido.



Quien sabe las torturas a las que fue sometida por el investigador la propia Dalhani, Alnayits saco provecho y exploto la “bendición” de Malika, diseñando un mecanismo que absorbía su mana y convirtiéndolos en cristales de dicha energía.



—Has hecho un trabajo admirable, descansa en paz -Fueron las palabras de Rozuel dedicadas a la maquina que hizo posible su victoria.



El VCI dejo de recibir PSI, su “Materialización” había finalizado, empezó a derretirse, cada componente del que estaba hecho, fuera electrónico, metal u otro material, todo termino en la forma de un charco gris inservible, fue el final para el monstruo bélico moderno de otro mundo.



—Que desperdicio… -Opino Crok con decaimiento.



—Si, una verdadera lástima -El esper compartió dicho sentimiento —Solo nos queda valernos con lo que tenemos.



Contar con el apoyo de tal pieza de guerra habría sido un desenlace rápido para los problemas actuales de Rozuel y compañía, pero no todo podía ser tan sencillo, solo quedaban valerse con sus propias fuerzas y equipo actual. Rozuel miro fijamente en dirección hacia donde cayo Alnayits, con sus brazos en la espalda, respiro hondo y le dedico algunas palabras.



—Descansa enterrado en pedazos, nerd subnormal.



Estaba a punto de voltear e irse con los demás, cuando de la arena surge un brazo escamoso de tamaño desproporcional que le atrapo e impedía toda resistencia de su parte, un par de alas de reptil se hacen visible de parte del responsable. Pronto un Alnayits con la parte inferior perdida del torso regenerado de manera incompleta y la carne observable a simple vista, se hace presente, había tomado por sorpresa a Rozuel Drayt y conseguirle atraparle en el proceso.



—Después de tantos, ¡finalmente te he encontrado… TROTAMUNDOS! -Exclamo un jubiloso Alnayits bañando sus ojos en lágrimas de sangre.



La Dalhani queda perpleja al observar la presencia del investigador, su cansancio repentino le impedía intervenir a tiempo para alcanzar a Rozuel y darle de su mana como apoyo. Crok se sorprendió, pero reacción en el acto, llevando rápidamente su mano hacia la pistola M1911, desenfundándola, pero era tarde.



Con sus dos alas de dragón, Alnayits alza vuelo y se lleva consigo a Rozuel, a tal altitud ni la pistola o la M16 del hombre amazona podían hacer algo efectivo, además de que intentarlo, podría ocasionar fuego amigo contra el propio Roz.



Continuara…
 
Registrado
3 Jul 2009
Mensajes
1,343
Offline
CAPITULO 227 ALQUIMIA & DESGRACIA

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt



Cuando la victoria parecía tan sencilla, era difícil no esperar que las cosas no salieran tan fáciles en la mayoría de los casos, por mi propio descuido baje un momento mi guardia y luego fui atrapado. Con un brazo escamoso de tamaño desproporcional consiguió atraparme y con alas de dragón alzo vuelo, alejándome del resto y de un disparo seguro de Crok.



—“Fui estúpidamente tan descuidado…” -Pensé criticándome a mí mismo.



Cancelé la “Materialización” del VCI cuando creí que la victoria estaba definida, no… lo cierto es que también había otro motivo, la Dalhani no lo sabía, pero ella ya mostraba indicios de alcanzar el límite de la cantidad de mana que podía transferirme, ella disimuladamente trataba de ocultar el cansancio evidente en su rostro y jadeos silenciosos. Tal trasferencia convierte su cuerpo en un conductor y a la vez le desgasta físicamente como un esfuerzo físico de cierta intensidad, cuanto mayor era la cantidad de mana que debía transmitir, mayor era ese esfuerzo al que era sometida.



Podría haber continuado manteniendo el VCI, pero me arriesgaba a que la propia líder espiritual de los Qusatjiat colapsara y en el peor de los casos el sobregasto físico lo terminara dejando en un estado crítico. No era una maga, era un recipiente viviente de mana, por vasta y casi infinita esa cantidad, compartir ese poder mágico conlleva a someterla físicamente a presiones como si cargara varios pesos imaginarios a la vez, pero físicamente reales para su cuerpo. Me arriesgue entonces.



Di por seguro que era nuestra victoria cuando el disparo partió en dos a Alnayits en su forma de dragón, al verse estrellarse y hundirse en la arena, tuve que arriesgarme a aceptar que había sido derrotado y permitir cancelar la “Materialización” del VCI por la propia seguridad de la Dalhani y ese fue mi error. ¿Habría estado bien mantener más tiempo el vehículo de guerra?, si el costo fuera la salud de la propia líder espiritual de los Qusatjiat, ¿habría repercusiones en consecuencia por haber explotado su don hasta el punto de dejarla en un estado preocupante?.



—“Ya no puedo pensar en ello, ahora debo enfocarme en liberarme”.



El investigador se detiene a una altura de 700 pies (213 metros del suelo), equiparme con Intense Iron y aterrizar a tal distancia debería poder resistirlo, aún recuerdo que aterrice a una altitud semejante la última vez (hechos ocurridos en la fortaleza Hasr). Por supuesto, en aquella ocasión caí sobre un tipo quien en parte sirvió de amortiguador, tanto la armadura como su cuerpo evitaron que nada de la fuerza de impacto de tal altura me afectase. Estaba a punto de equiparme con Intense Iron, cuando siento que algo anda mal.



—“Mi cuerpo… ¿por qué se siente tan fatigado?”.



Un cansancio repentino repercutió sobre mí, casi podría decir que se manera semejante a la Dalhani, y entonces lo comprendí, incluso un esper que utilice demasiado PSI el cual es obtenido de una fuente ajena, debería poder agotarse sin importar la vasta cantidad que posea. Anteriormente materialice un mortero, apenas debió sentirse tal cansancio, pero ahora invoque todo un vehículo entero militar avanzado, pues la diferencia de época entre ese mortero y el VCI eran de varias décadas.



Mi cuerpo originalmente solo posee una cantidad minúscula de energía ESP, cuando me convertí en un EVO, quizás tal reserva haya aumentado un poco, pero eso no significa que mi aguante a utilizar grandes cantidades de PSI vaya también a aumentarse.



—“Llegue a mi limite” -Concluí con frustración.



Ahora lo noto incluso con más detalle, mi propio PSI se encuentra en un estado muy limitado, y mi organismo ha alcanzado una cuota considerable en su utilización, en resumidas cuentas, fatiga biológica por exceso de uso de mis fuerzas esper. Equiparme con Intense Iron solo hará que en el proceso termine retirándose involuntariamente o dejar mi cuerpo entumecido e inmóvil por tal cansancio.



—“Estoy acorralado” -Expuse en mis pensamientos con inquietud.



El maldito Muhaqdad acaba de someterme en mi peor momento, francamente no podía depender de mis habilidades ESP, la armadura Intense me envuelve con magia, pero su activación es sostenida por una pequeña proporción de PSI. Ahora mismo solo poseo lo suficiente para equipármela, pero entonces mi reserva restante llegaría a cero y empezarían los problemas para mantenerla y luego está el tema de arriesgarme a quedar inmóvil temporalmente. Mi cuerpo le tomara una hora entera producir una cantidad mínima necesaria para tener una función optima de mis capacidades, pero igual mi organismo requeriría descansar también.



—No es necesario ponerse a la defensiva, admito mi derrota, Trotamundos Rozuel Drayt -Declaro el investigador.



—¿Tu derrota? -Replique confuso.



¿Me estás diciendo que se rinde?, es difícil de creer, cuando de manera imprevista me ha atrapado y llevado a tal altura a la fuerza.



—No me crees, y no puedo culparte, tengo una razón para haberte traído hasta aquí, lejos de los demás -Aclaro él —Lo cierto es… que, si hubiera sabido antes con toda certeza de que eras un Trotamundos, quizás… ni siquiera habría sido necesaria nuestra confrontación, me habría rendido incondicionalmente ante ti.



Tal confesión, ¿¡lo está diciendo en serio o es otra de sus artimañas!?, al descubrir mi identidad como Trotamundos, ¿de repente se le vino tal cambio de mentalidad?, no podía creerle para nada.



—Después de todos problemas con el sumar de los intentos de matarme, ¿¡crees que te voy a mostrar tan misericordioso para perdonarte!? -Le aclare con iracundo tono —Te lo dije antes, y te lo vuelvo a repetir, ya escogí que hacer contigo, ¡DESTRUIRTE!.



Ante tal exclamación replicada de mi parte, Alnayits pone un rostro como si disimulara estar triste y suspira con una mirada cargada de una falsa aflicción emocional, tal cara abatida por más bien actuado que sea, ¡no me la creo ni un poco!.



—Finalmente he conseguido encontrar a otro Trotamundos, como él, y soy profundamente odiado por lo que más admiro… me detesto con todo mi ser -Comento.



—“¿¡Ha dicho “Otro Trotamundos”!?” -Exclame en mi mente con asombro.



No parece bromear, ¿ya tuvo un encuentro con otro Trotamundos?, podría tratarse de Aleab, pero especifico que ese Trotamundos es un “él”, un hombre, ¿quién?, ¿con quién se encontró?.



—Mi mayor meta, era encontrarme con otro Trotamundos, anhelaba verlo una vez más -Dice Alnayits.



—¿Ver qué cosa?, y ese Trotamundos de quien hablas, ¿hace cuánto fue que lo viste?.



—Ya son… 8 años, si, fue hace 8 años -Confirmo él —Aquel encuentro, cambio mi vida para siempre, y empecé a entender mejor… mi sincero odio a este mundo, a despreciar con toda mi alma y creencia lógica, esta incivilizada nación.



Sus expresiones en la forma en que juzgaba negativamente a su propio reino e incluso su mundo, ¿qué se supone que vio?, ¿qué se supone que ha visto a través de ese Trotamundos?, ¿acaso puede ser que haya visto…?



—No me queda mucho tiempo, estoy muriendo… -Confeso el investigador —Pero con mis últimos esfuerzos, te enseñare de lo que hablo.



Revela su brazo izquierdo real, aquel que tenía sobre el hombro un grillete de metal con runas mágicas grabadas, mientras en el derecho mantenía un brazo inhumano de gran tamaño manifestado con su don mágico de Vanish, mismo con el que me sostenía. Pronto clava los dedos de la mano izquierda sobre su propia frente, de la misma manera en que lo hizo conmigo con anterioridad.



—No lo comprendo… ¿por qué haces esto?, Alnayits.



—Para entenderlo, debo enseñártelo, Rozuel Drayt, esta es mi motivación, la razón de mi ser actual y con ello, el origen de mi ambición personal -Expuso Alnayits.



No parecía mentir, los dedos clavados en su frente parecían haberle causado daño real, pues empezaba a sangrar, pronto siento una fuerza emanar sobre mí, entonces mi cuerpo permanece quieto y siento como soy envuelto en una luz, mi consciencia de repente se mueve. No estaba invadiendo mi cabeza, no eran mis recuerdos el destino de este viaje, estaba viajando a los suyos, ¡he sido llevado a la mente del propio Muhaqdad!.



__________________________________________________________________​



PERSPECTIVA: Tercera Persona



Un pequeño niño de cabello gris miraba absorto a un anciano con la peculiaridad de poseer un cabello y bigote del mismo color de la cabellera del niño, el hombre de avanzada edad trabajaba mezclando diversos componentes alquímicos.



—Abuelo, ¿algún día podre ser un gran alquimista como tú? -Pregunta el niño.



—No me considero un alquimista tan grande, pero en cuanto a tu pregunta… eso es difícil muchacho -El abuelo responde —Realizar alquimia siendo un no mago es posible, pero hoy en día, las mejores artes alquímicas, el mejor nivel posible en esta práctica, solo es posible aspirar a alto al ser un mago, lo recuerdas, ¿no?.



—Lo se… -Contesta el niño decaído.



La práctica de la alquimia se dividía con el tiempo en dos campos, el primer y quien dio origen a la alquimia, la “alquimia de transmutación”, era el procedimiento de convertir metales inferiores en minerales valiosos, como el hierro a oro, o el bronce a plata. Sin embargo, los procedimientos mágicos llevados eran complejos y con el tiempo, aunque posible, el costo del éxito superaba en gran proporción la recompensa, lo que hacía dicho campo muy obsoleto para el uso práctico.



Fue entonces que el segundo campo de la alquimia se convirtió en la más popular y principal en toda Avalia, la “Alquimia herbolaria”, especializada en la manipulación, utilización y creación de pócimas, brebajes y todo preparado mágico con ingredientes de naturaleza mágica (o los que carecen de ella). Fue esta rama, la que convirtió la alquimia en una práctica de suma importancia, los numerosos preparados alquímicos cubrieron numerosas áreas, ya fueran para la medicina, la guerra o incluso un vital apoyo para aventureros.



¿Todos pueden practicar la alquimia herbolaria?, si bien parte de mezclar diversos ingredientes, conlleva también a la proporción de estos e imbuirlos en mana propio para alcanzar un estado casi perfecto en su preparado, no todos los preparados alquímicos requieren la intervención de mana, pero la mayoría de ellos, las mejores creaciones, solo son accesible a su creación en manos de un mago, incluso uno de bajo nivel, estaría calificado para ser un gran alquimista, dichos preparados no requieren grandes cantidades de energía mágica en su mayoría y si es el caso, los cristales de mana solucionan dicho dilema, con practica y desempeño motivacional suficiente, ese mago de bajo nivel puede volverse un gran alquimista.



—¿Por qué quieres ser un alquimista? -Pregunta el anciano.



—El abuelo es alquimista, el bisabuelo lo fue y quien estuvo ante de él, también lo fue…



—Oh, hablas de nuestro linaje -Concluyo el anciano —La familia Kihimayi por generaciones han sido reconocidos alquimista en el reino de Quíatar.



Tanto su abuelo, como su bisabuelo y los anteriores antecesores, no solo fueron alquimista, sino magos, permitiéndoles practicar dicha disciplina con todos los límites permitidos.



—Si no fuera por mi inútil cuerpo incapaz de usar magia… entonces yo… -El niño se miraba a si mismo con frustración y tristeza.



El anciano mira al niño, lleva una de sus manos a la cabeza y frota sobre su pelo para consolar su desanimado estado.



—Alnayits, quiero que seas feliz a tu manera -El anciano replico —Nada es para siempre, siempre he creído que seguir una tradición a consta de tu propia felicidad es absurdo.



—¿Tu eres feliz abuelo?.



—Era esto o ser un soldado, nunca se me dio bien empuñar un arma, soy un endeble en todo lo que respeta a luchar.



—Pero papa… papa se convirtió en un soldado, y él… murió en una de las tantas confrontaciones inútiles con el reino de Learis.



—Mi hijo escogió su manera de vivir, ahora tú Alnayits, debes escoger su propio sendero, si algo te interesa, hazlo, vive tu vida acorde a tus principios.



—¡Si, abuelo! -El niño le contesto con una sonrisa.



Su sonrisa alegro al propio anciano, quien siguió trabajando toda la noche, aunque su linaje era de renombre, en la actualidad solo es una sombra de lo que en el pasado fue, llevando por delante a su único nieto, con la ayuda económica de una tienda alquímica, aquel hombre de avanzada edad, cuido a su único descendiente con gran afecto. Pero un día…



—¿Abuelo?... ya es mediodía, ¿abuelo?



El niño al ver que la tienda aún seguía cerrada, camino hacia la habitación de su abuelo, la persona responsable de abrir y poner el negocio en movimiento, el niño noto que su abuelo no le respondía, pues pese a su avanzada edad, aún tenía un buen oído.



—¿Abuelo?...



Este se acercó y trato de despertarlo con el mover de su brazo, con sacudidas leves, pero no había reacción, la voz del muchacho se torna más ruidosa, una angustia inmensa le inunda, en vano intenta despertarle con el elevar de su voz, pero había obvias había para comprender la funesta situación.



—No… abuelo… papa se fue… mama se marchó… por favor… no te vayas tampoco… por favor…



Sin importar cuanto orase al creador del sol y la luna, de las lágrimas derramadas sobre ese ser querido, el frio filo de la muerte no muestra compasión, solo la tragedia y el indiscernible camino por continuar.



—Debe haber algo… ¡algo que ayude al abuelo!...



En su intento por despertar a su abuelo, busco algún que otro producto alquímico, esperando hallar aquel que cumpliera su propósito, pero ningún alquimista mortal puede romper el ciclo natural de esa vida, el niño solo trataba con falsas esperanzas mantener alejado de la cruda realidad, pero al final lo comprendió, solo quedaba él, nadie más.



Alnayits Kihimayi, 10 años de edad, no mago, huérfano y con limitados conocimientos en la alquimia, tuvo que valerse por su cuenta, con el dinero que le quedaba, no podía propinarle a su abuelo un entierro digno. Solo podía de momento envolver su cuerpo en numerosas sabanas cubriéndole completamente, pegando una nota en el centro de esta que ponía “Descansa en paz, abuelo”.



—Algún día… te daré una sepultura digna para ti, abuelo -Juro el niño conteniendo las lágrimas —No puedo llorar, no puedo mostrar debilidad ahora, estoy solo… solo me tengo a mi mismo.



El pequeño Alnayits entonces se enfocó en sobrevivir, ya tenía una base básica de la alquimia herbolaria, su abuelo poseía una cierta cantidad de libros centrados en dicho arte, estudiarlo le brindara el conocimiento suficiente para atender la tienda. Con el dinero restante que aun disponía, comería lo suficiente en pequeñas porciones para que le durase, mientras día y noche leería nutriendo su saber con la alquimia herbolaria.



__________________________________________________________________​



En solo 100 días, el pequeño Alnayits aprendió y proceso conocimientos alquímicos de limitadas fuentes de información, los libros de su abuelo enseñaban lo suficiente para dirigir la tienda. Pero el conocimiento extenso, aquel que alberga las posibilidades hacia saberes de fórmulas únicas y gran valor, solo podía ser recibido desde una academia o universidad. Pero aquello era un sueño IMPOSIBLE, tales oportunidades solo era posible a nobles de grandes estatuas o fortunas.



El muchacho confiaba en su ingenio y astucia, ¿por qué?, todo los libros y conocimientos que adquirió, a una persona ordinaria le tomaría años, a su propio abuelo unos años menos, pero a él, solo le tomo alrededor de 100 días exactos. No solo aprendió a identificar los ingredientes, sus propiedades e incluso el preparado de estos conforme a la proporción o ritmo del uso de fuego y complejas sustancias químicas, sino que incluso fue capaz de descubrir otras posibilidades y formulaciones alquímicas con preparados ya existente.



Un simple ejemplo, existe una pócima hecha para tratar los dolores de espalda del tipo muscular y otra para sanar las heridas externas visibles en la piel productos de lesiones (corte, penetrante o contusión), lo que llevaría a una persona ingerir ambos tipos de pociones si tuviera que lidiar con ambos problemas. Pero Alnayits, supo crear un preparado que cubriera ambas aflicciones, y a un costo barato en su producción. ¿Que ya existen pociones para cubrir esas dos problemáticas?, cierto, los hay, pero son cobrados a precios elevados como si pagaras el triple de pociones individuales para cada una de dichas aflicciones.



El pequeño Alnayits con solo 10 años, supo ingeniárselas para crear preparados alquímicos de gran valor en el mercado, con una producción económica, si alguien vendía un antídoto a 3500 Rubres para X monstruo venenoso que los aventureros a diario frecuentan en su trabajo, Alnayits lo tenia a 1500 y con la misma efectividad, y solo le costaba 750 producir una.



Fue entonces que digirió su atención a preparados alquímicos con una clientela específica, los aventureros, actualmente Alnayits residía en la ciudad de Naar´thue, un gremio de aventurero yacía en las cercanías. Los aventureros frecuentan en su mayoría trabajos para proteger rebaños de animales o caravanas de mercaderes, tratar bandidos e incluso monstruos del desierto, que, para su mala suerte, casi varios son ponzoñosos.



Limpio usando productos alquímicos con propiedades de limpieza, dejo impecable hasta la última parte de la tienda dándole un aspecto más renovado, él solo era el eje principal y restante del negocio que alguna vez manejo su abuelo por su propia mano.



—Ahora entiendo la carga que el abuelo tenía…



El joven ayudaba a su abuelo en algunos preparados básicos y la limpieza, pero casi todas las labores, desde acomodar como cuidar los ingredientes vitales para el negocio, pedir una nueva reserva de estos, la contabilidad misma de las ventas y la creación de pócimas alquímicas avanzadas, eran su trabajo de todos los días. Desde el amanecer, su día culminaba con el caer del sol y terminar de ordenar el ultimo frasco o hacer las cuentas de las ventas de hoy, llevando a cenar a horas tardías como la 2 o 3 de las mañanas, solo para despertarse a las 8 o 9 de la mañana y comenzar otra jornada laboral.



—Ahora me toca a mi abuelo, hare lo mejor, no te voy a defraudar.



__________________________________________________________________​



Los primeros días fueron bastante lamentables, apenas los clientes se asomaban a su tienda, al ver que un niño era quien llevaba las riendas, se marchaban al instante, pero después, un aventurero llego allí, pidiendo una cierta cantidad de pociones específicas, algunas para tratar heridas y otras para venenos, su primera impresión al oír el precio.



—¡Que barato!, ¿realmente esto funciona? -Pregunto el aventurero con desconfianza —Siendo un niño quien dirige la tienda, me cuesta creer que esto sea siquiera bebible, ¿y si termina causándome algún efecto dañino?.



Tales agresivas palabras no herían al pequeño alquimista, con una mirada firme y una sonrisa, le contesto al aventurero.



—¡Puedo asegurarle que nada le ocurrirá!, probé todas mis creaciones en mi mismo primero -Aseguro el niño —Como puede ver, estoy más que bien y fuerte como una palmera, y si por alguna razón alguna de mis pócimas le hace daño, ¡tiene todo el derecho de recibir su dinero de vuelta y golpearme el rostro hasta descargar toda su ira!.



—Bueno… ya que lo pones de esa manera…



El aventurero acepto, compro los productos del pequeño alquimista y se marcho decidido, Alnayits estaba contento de haber hecho la primera venta, de tener a su primer cliente. Fue entonces que llego el siguiente y aquel aventurero volvió…



—¡TÚ! -Exclamo el aventurero entrando a la tienda.



—¿Eh?, ¿sí señor?.



El aventurero miro fijamente al niño, acercándose lentamente a él, desprendía un aura asesina, como si con sus ojos dijera “voy a matarte”, Alnayits sentía por dentro un miedo sin par, pero oculto tal temor y no dejo de mirar a los ojos al aventurero. Venas sobresalían en la frente del hombre, como si estuviera a punto de estallar de la rabia, abrió su boca y dirigió sus palabras al chico.



—¡Tus pócimas son increíbles! -Declaro el aventurero.



Alnayits estaba confuso y a la vez emocionado, ¿el cliente estaba satisfecho con el producto?, ¿pero porque proyecto entonces ese aire cargado de ira al entrar al negocio como si deleitara una profunda decepción e indiferencia?.



—¡Siento no poder ocultar este enojo!, ¡hasta ahora me doy cuenta de que esos bastardos alquimistas de la otra calle, me han estado vendiendo estas pócimas a un precio ridículo! -Expuso el aventurero —¡Mientras que tú lo vendes a uno justo y además al beberlos tienen un sabor más tolerable!, ¡por el mismo creador del sol y la luna, que gustazo de servicio!.



Otro añadido que el propio Alnayits agrego, es que con conocimiento de su propio abuelo y de la gente a su alrededor, muchos se quejaban del horrible de los brebajes alquímicos preparados. La razón de que sepan tan feo, es por el concentrado de los ingredientes, la dilución de tales preparados de horrible sabor, es porque en su base tiene una cierta cantidad de concentración acida en estos, aunque era bebible, seguían teniendo un gusto que quienes lo ingerían, tenían que soportarlo por las malas. Por supuesto, existen brebajes alquímicos que no tienen tan mal sabor o en su defecto es poco observable, pero en el caso de los que utilizan los aventureros para beber, la inmensa mayoría, tenían ese defecto.



El pequeño Alnayits consiguió reducir enormemente tal horrible sabor, utilizando una hierba natural conocida como “Haliquatis”, que crece discretamente en las orillas de los oasis, y es usado en ocasiones para tratar problemas digestivos. Consiguió hacer uso de sus propiedades para deducir la concentración acida que les daba el mal sabor a sus preparados, sin estropear o entorpecer en lo más mínimo la acción alquímica de esta. Pues seguía conservando dicha parte acida en la concentración, pero alterándolo en la parte del propio gusto.



—¡Por favor, véndeme más de tus pócimas!, ¡he aceptado el encargo para liquidar media docena de esos malnacidos lagartos Kanoro de la duna! -Manifestó el aventurero.



—Antídoto para Kanoro, ¡a la orden! -El pequeño alquimista acepto con entusiasmo.



Y de esa venta, al día siguiente otro aventurero llego, escuchando de un alquimista que vendía más barato y sus preparados funcionaban tan bien como las otras tiendas, además del añadido del sabor tolerable. De esa forma, la notoriedad del negocio de Alnayits llego a oídos de más aventureros, y el 30% del gremio de aventureros, recurrían a su negocio para abastecerse de elaborados alquímicos. Pronto, su negocio se hizo más animado, la clientela fue la grande a comparación de la que hubo en manos de su abuelo.



—“Muy pronto abuelo, muy pronto podre pagarte un entierro digno” -Pensó el pequeño Alnayits regocijado de ello.



El cuerpo de su abuelo seguía en su habitación, cubierto con las sabanas, utilizando varios inciensos para encargarse del mal olor, cubriendo las propias sabanas de productos alquímicos con propiedades gélidas para reducir la temperatura de este y mantener fresco lo más posible el cuerpo.



El negocio vendía de maravilla, el problema al principio fue el reabastecimiento, sin ingredientes a la mano, un alquimista no es nada, pero el joven Alnayits no tuvo dificultades. Con las existencias de mercados negros, se hizo a precios de gangas con material de dudosa calidad, pero que, gracias a su ingenio, los convirtió en valiosos ítem para su labor y permitió proseguir su negocio con la misma efectividad.



—“A este paso, podre juntar lo necesario en solo unos días para darle a mi abuelo un entierro como corresponde y también, podre buscar un lugar en donde comprobar más material de estudio sobre la alquimia”.



Dado a que estudiar en academias era imposible, su otra opción para alimentar su conocimiento de la alquimia, es obtener costosos libros o enciclopedias, su precio era tan exorbitante que uno se daría una vida lujosa por años o décadas. Pero el pequeño Alnayits estaba decidido a hacerse con ellos, y seguir escalando los peldaños del saber de esta práctica. Salió de sus pensamientos al oír el sonido de la puerta abrirse.



—Disculpe, estaba por cerrar, pero con gusto tomare su pedido, ¿qué es lo que…?



Una incertidumbre callo las palabras del pequeño, al ver quien ingresaba, se trataba de un robusto hombre barbudo de elegantes túnica y turbante, los anillos de sus manos deleitaban su estatus económico. Estaba acompañado por dos corpulentos hombres armados con pesadas cimitarra y en su rostro exponían viles sonrisas.



—¿Con que tu eres el mocoso que me esta quitando parte de la clientela? -Pregunto el robusto hombre con indignación.



—Señor, solo hago lo necesario para sobre…



—¡Cállate mocoso! -El hombre le interrumpe con el patear y destrozar de un jarro de cerámica de la tienda —¿Crees que te dejare seguir a tus anchas?, ¡la alquimia es una sabia disciplina que solo los dignos pueden practicarla!, un niñato como tu solo la mancilla, he venido a ponerle fin a este infame obra tuya, maldito niño…



El robusto hombre de barba chasqueo los dedos y los dos guardias caminaron con viles intenciones hacia donde se encontraba el pequeño Alnayits.



__________________________________________________________________​



La tienda estaba destrozada, un fuego se estaba propagando por el lugar, en la esquina de un rincón, en el suelo yacía un niño con los dedos de cada mano cortado, las piernas rotas y varios hematomas en el pecho. Era el mismo Alnayits, quien aún seguía vivía, respirando con dificultad, observando con frustración e impotencia, como todo ese negocio al cual dedico en alma y saber, estaba ardiendo en llamas.



—Es tan… injusto…



Al principio solo buscaba sobrevivir, continuo la tienda como si un legado de su abuelo se tratara, no estudio la alquimia solo con el propósito de tener un medio con el cual comer. En el fondo realmente la aprecia, quería saber tanto de esta disciplina, cada conocimiento y saber, quería descubrir cada secreto aun por descifrarse y alimentar su curiosidad hasta saciar. Pero ahora, tal caso resultaba imposible.



—¿Así funciona… este mundo?... -Pensó en voz alta con furia —Es injusto…



Ni la propia guardia o alguien en las cercanías presto atención a los sucesos ocurridos, dejar a un niño con dos hombres armados, someterle a tal grado de violencia e incendiar su fuente de trabajo como también hogar. El alquimista responsable era alguien de renombre en la ciudad con el dinero suficiente para pagarle a la guardia para que mirase a otro lado, y los testigos, nada querían saber del asunto. Pero el niño, solo era un donnadie, el fuego que poco a poco se extendía, borraría la poca existencia suya y al final de cuenta, a nadie le importaría.



—No… ¡no quiero morir aun!... si tan solo… pudiera salir de esto… dejare una marca como ninguna en esta… podrida sociedad…



Fue el juramento del muchacho, con una sádica e iracunda sonrisa en su rostro.



—Es injusto… tal desgracia… todo es culpa de este mundo… de su imperfecta forma de funcionar…



Continuara…
 
Registrado
3 Jul 2009
Mensajes
1,343
Offline
CAPITULO 228 VANISH & MOTIVACIÓN


PERSPECTIVA: Tercera Persona



—Es injusto… tal desgracia… todo es culpa de este mundo… de su imperfecta forma de funcionar…



—“Ja Ja Ja Ja”…



Una sonrisa, una carcajada de tinte siniestro se oía en su cabeza, el fuego a su alrededor se había detenido, el color se desvanece en todos los lados para quedar un profundo blanco y negro. Aquel joven Alnayits de las piernas rotas y dedos cortados, pronto se da cuenta, de que el dolor de tales lesiones había desaparecido, pero la inquietud que más llamaba su atención, era la procedencia de aquella risa.



—¿Quién eres?...



—“Soy Un Enigma”



Un ser incorpóreo del color de las sombras se manifiesta en el aire, una sombra flotante carente de cintura y de dos brazos largos, su rostro era una máscara blanca con dos lados diferente, la parte de la izquierda tenia un lado sonriente y el derecho uno triste.



—“Carezco De Identidad, No Existo En La Propia Lógica”



—No comprendo lo que tratas de decir, ¿qué clase de entidad eres?, ¿cuál es tu propósito manifestándote aquí?.



—“No Mago, Humano, ¿Aceptarías Mi Don?”



Las características de este ser, Alnayits recuerde haberlo leído de un libro cuya fuente de origen, era una traducción de un libro proveniente del continente de Gresswold, tal entidad no era muy conocida en Sharya, mucho menos en Orianta. Eso se debe, a que la mayor parte donde transcurren sus “apariciones”, ocurren por ende en Gresswold, un ser que tiene una cierta peculiaridad. Darle un don mágico a alguien que sea humano y haya nacido sin habilidad con la magia.



—Eres tú… Nameless, el dios sin nombre, la divinidad excéntrica, Enigma de los Vanish… -Fueron una de los tantos sobrenombres de este ser.



Un dios, un ser categorizado en la divinidad, se había empeñado en mostrarse frente a ese herido y moribundo Alnayits en sus diez años, le ofreció entonces uno de sus diez dones. Por supuesto, no tendría el mismo don que otro Vanish que ya lo posee, tal don se le es entregado de manera aleatoria.



Nameless solo hace acto de presencia frente a humanos no magos, pero habiendo millones con tal rasgo en el mundo, ¿cuál era la otra condición para tener su atención?, ¿estar al borde la muerte quizás?. Sea cual fuera el caso, al propio Alnayits se le presento una oportunidad, nacido sin el talento de la magia, pero dotado de una capacidad de aprendizaje de nivel prodigio, supo cual era la respuesta idónea a la situación que padecía.



—Si, acepto tu don.



—“Ja Ja Ja Ja Ja”



__________________________________________________________________​



Algunos días más tarde, la tienda del alquimista robusto barbudo de elegantes túnica y turbante, responsable de la cruda destrucción de su competencia el cual se trataba de un niño. Gozaba de increíbles ventas, al verse tal competencia eliminada, una cosa que le molesto fue que sus dos guardias personales, a los cuales llevaba años sirviéndole, por primera vez habían faltado al trabajo.



—¿Adonde se han metido esos idiotas?, tendré que bajarles la paga por tal falta de respeto a mi protección -Dijo el hombre robusto molesto —Bueno, nada malo ha pasado, y ya es hora de cerrar, las ventas han sido magnifico como debe ser.



El anochecer había caído, el hombre cierra la puerta de su local, una sonrisa orgullosa se muestra en rostro al contar las monedas de Rubres, productos de las ventas de hoy.



—Jejeje… sin ese mocoso, estoy gozando de una racha fabulosa en los negocios, ¡viva yo, siempre yo!... ¿eh?...



Un sonido que proviene en uno de los estantes con pócimas alquímicas llama su atención, observa entonces la presencia de una rata allí.



—Pfff… que asco, una maldita plaga… ¡y en mi tienda! -Exclamo indignado —Le diré a ese mocoso que se haga cargo cuanto…



Al quitarle solo un segundo de vista a esa rata, esta desaparece, el hombre mira a su alrededor para hallarle, pensando que no puede haber ido lejos, entonces mira hacia abajo y allí lo encontró. El roedor estaba a casi nada de distancia de él, le estaba mirando fijamente con unos ojos rojos.



—Asquerosa plaga, ¡muere de una vez! -Levanto una de sus piernas con intención de aplastar al roedor.



Cuando su pie descendió con toda fuerza, para sorpresa del hombre, aquella “plaga” evadió su pisada, se hizo para atrás y acto seguido, su cuerpo creció, no solo cambio de tamaño, sino que se estaba transformando, ya no era un roedor. Había adoptado la forma de un lagarto con un tamaño un poco mayor al de un perro, de escamas grisácea y verde, con anillos negros formados en la cola, su cabeza se asemejaba al de una iguana, tenia dos pequeños cuernos y al abrir sus mandíbulas, revela dos carnosos colmillos.



Clava aquellas fauces en el torso el hombre, quien por ende grita del dolor, al soltarle, las marcas de las mordeduras quedan impresas en dicha parte, pequeños agujeros escurren sangre en pequeñas cantidades. No era esa perdida menor de sangre el verdadero peligro de tal mordida.



—¡Un Kanoro de la duna!, ¿¡pero que hace en mi tienda!? -Fueron las interrogantes de ese herido hombre barbudo.



Más importante fue, que conoció con exactitud a ese peligroso ser de sangre fría, los aventureros a diario cruzan espadas con tales criaturas, y por lo general su tamaño es aun mayor, llegando a superar el tamaño de un camello. Aquello que lo mordió parecía ser una cría, pero incluso siendo uno joven, su mordida en si era ponzoñosa.



—El antídoto… necesito el…



Camino con una respiración agitada hacia una estantería en particular, tomando un frasco teñido de negro que contenía un liquido de un aspecto blanco verdoso, le saco el corcho con el que cubría la parte superior para poder beberla. Pero pronto sus manos dejan de responderle adecuadamente, un temblor se hace menester en los miembros superiores y luego inferiores, su cuerpo tambalea y cae hacia atrás en posición boca arriba, empezó a tener convulsiones.



Aquel Kanoro de las dunas pronto se convirtió en un chico, un joven de inusual cabellera gris, era el propio Alnayits, sus piernas estaban sanadas y todos los dedos de ambos manos totalmente recuperados.



—Lo bueno de poder transformarse, es la posibilidad de adquirir las ventajas de la regeneración de un reptil, que conveniente -Dijo el niño viendo sus dedos sanos con satisfacción —Incluso los huesos de mi pierna, pero vayamos al asunto del tema…



El joven camino hacia el paralizado hombre barbudo, miro el frasco que este estaba por beber, en el suelo y con gran parte de su contenido derramado, lo tomo y miro detenidamente, su rostro se tiñe de frustración.



—Eres un bruto ignorante -Concluyo el muchacho —¿En serio pensabas neutralizar el veneno de Kanoro de la duna con un antídoto hecho específicamente para la ponzoña de un escorpión negro?, ¡mal idiota pseudoalquimista de pacotilla! -Le reclamo el propio niño —El veneno de Kanoro se centra paralizar las extremidades del cuerpo, hasta dejar a la victima totalmente inmóvil, pero consciente y servidos para ser devorados vivos, mientras el de escorpión negro, hay una leve parálisis, pero su efecto principal es dañar los órganos vitales y matar en cuestión de minutos, ¡sus antídotos NO SON LO MISMO!, un alquimista novato lo sabría, tu ignorancia me ofende e irrita.



El niño pone su pie en el cuello del paralizado hombre, mira sus ojos, este podía moverlos, su cuerpo estaba inmóvil, pero era incapaz de hablar, solo el movimiento de sus ojos indicaba que era totalmente consciente de lo que ocurría en su entorno.



—Estas confuso, los movimientos bruscos de tus parpados te delatan -Supuso el muchacho —Cierto, me dejaste con las piernas rotas, mis dedos cortados y al borde de la muerte con fuego rodeándome, era mi fin definitivamente, o al menos eso fue hasta que ese “ser” apareció…



El joven recuerda aquel momento en donde las llamas estaban próximo a alcanzarle, cuando se transforma en un escarabajo rojo que alza vuelo, se había convertido en el portador del cuarto don: Metamorfosis, sale de la tienda y hogar dejándolo atrás, con las llamas consumiéndolo, sus recuerdos culminan en tal fragmento y regresa al presente.



—Han pasado tres días desde que arruinaste todo lo que mi abuelo construyó con su propio esfuerzo, dos días fueron más que suficiente para dominar mi nuevo poder, en cuanto al tercero… aproveche para averiguar donde viven tus matones, seguirles a su morada y matarles con discreción -Confeso —¿No te has preguntado porque será que ellos no han venido a cubrirte la espalda hoy?.



—Maestro, acabo de terminar con…



Un joven alquimista que por su aspecto relucía una edad de 20, hace acto de presencia, su rostro se tiñe de confusión e incertidumbre, cuando ve a su maestro, aquel barbudo hombre, en el suelo totalmente inmóvil, y con un desconocido muchacho que tenia un pie encima de su mentor.



—Cierto, tienes un aprendiz, muy mal muchacho, tan joven y hasta aquí has llegado -Dice Alnayits con el acompañar de un suspiro —Dudo que Nameless vaya a aparecerse por aquí dos veces.



—N-no entiendo que quiere decir… -El aprendiz denotaba tal nerviosismo.



—Da igual que lo entiendas o no, este es mi nuevo comienzo, y es el final del tuyo como de tu maestro -Aclaro él —¿Quieres odiarme por ello en la otra vida?, como gustes, pero fue ese mismo “maestro”, quien fue el punto causante de todo esto.



—A-ayuda… ¡que alguien…!



Cuando el aprendiz intento pedir ayuda, el muchacho Vanish se transforma en un chacal y salta hundiendo sus fauces en el cuello de este, de tal bocado le arranco un pedazo de carne, silenciando su voz y ante tal grave herida, su vida en el proceso.



—Ahora solo quedas tú -Dirigió aquellas palabras al inmóvil alquimista de barba.



Unos ojos de aversión y una mirada psicópata se hacen en evidencia en el rostro del chico, el inmóvil hombre sentía esos ojos como un gélido dedo esquelético tocando su cuello, uno tan afilado como una hoz. El muchacho mira uno de los estantes, encontrando una sustancia blanca aceitosa en el interior de uno de los recipientes de cristal.



—Aceite de rana Fira -Identifico la propiedad de tal sustancia —Si, un final digno es lo que mereces…



Un macabro pensamiento llego a su mente, e hizo realidad de inmediato, llevando al hombre barbudo inmóvil al fondo de la tienda, donde nadie le oiría ni, aunque pidiera ayuda o gritara de dolor. Acto seguido, le cubre del aceite de rana Fira y luego le hecha una antorcha encendida encima, el hombre, aunque era incapaz de pronunciar palabras, sus murmuras poco entendible, expresaban su agonía verbal.



El ruin hombre responsable de la destrucción de la tienda de su abuelo, había muerto, elimino también a su aprendiz y a los dos guardias que le servían por largo tiempo, todo en total sigilo, nadie se había enterado de nada. Es aquí donde empieza una nueva etapa de su vida, Alnayits sabia lo que debía hacer, como su antiguo hogar fue quemado, tomaría la propiedad del alquimista que acaba de silenciar, pero antes…



—Con esta oscuridad, poco puede verse…



El propio Alnayits regreso a los restos ya consumidos por el fuego de su antiguo hogar, usando su don de Vanish, modifico su vista para poseer los ojos de una bestia adaptado para ver en la oscuridad.



—Pero la oscuridad ya no es un problema para mí.



Cuando el fuego fue consumido, los aldeanos en los alrededores y algunos guardias, consiguieron encargarse de apagarla antes de que esta se expandiera más de la cuenta, no había nada para saquear ya que las llamas lo consumieron todo, eso llevo a perder el interés de la gente por este sitio.



Pero Alnayits tenia motivos suficiente para regresar, de entre los restos, encontró la posición exacta de una habitación en concreto y transformo sus brazos en las de un monstruo con musculatura sobrehumana. Excavo lo suficiente hasta hallar lo que buscaba.



—Nunca te dejarías atrás…



Un conjunto de sabanas quemadas envolvía un cuerpo calcinado, el toque del muchacho causaba en aquel cadáver que se volvieran cenizas, había cargado consigo con una urna y en esta misma, guardo los restos de ese cuerpo reducido a cenizas. Acto seguido, golpeo el suelo para hacer un agujero en este y revelar un sótano oculto del cual, solo tenia acceso desde dicha habitación.



—Abuelo, se que me dijiste que no viniera a este lugar hasta que cumpliera los 14, pero temo que tendré que romper esa promesa -Se disculpo el muchacho por sus actos.



Accedió a aquel sótano escondido, era un espacio reducido del cual lo único de interés allí, era un pequeño pedestal de bronce que guardaba sobre un recipiente de cristal, un libro que ponía de título “Linaje Kihimayi”.



—Lo he encontrado.



Se marcho en silencio bajo el manto de la noche, cargando tanto la urna como ese libro, desde entonces opto por vivir en la residencia y tienda de aquel alquimista responsable de su tragedia. Siguió en el negocio de la alquimia utilizando ese mismo sitio como su nuevo establecimiento, los aventureros estaban confusos, algunos se preguntaban qué ocurrió con el anterior propietario, y donde se encontraba.



El muchacho mostro un pergamino que contenía un mensaje escrito con la letra de ese mismo hombre, en dicho escrito exponía que se iría por tiempo indefinido lejos de Naar´thue por motivos personales, dejándole todas sus posesiones a Alnayits hasta su retorno. Se invento de que el fuego que quemo su anterior hogar, fue ocasionado accidentalmente y que el propio alquimista barbudo le acogió como un hijo bajo su cuidado.



Ese hombre no tenia esposa, menos hijos, su aprendiz era lo más cercano a uno, aunque ya no estaba entre los vivos, en cuanto al pergamino, la realidad es que nunca lo escribió, Alnayits logro imitar a la perfección la caligrafía de este. Solo le tomo alrededor de menos de un día, usando algunas cartas viejas que habían sido escrito por dicho hombre.



Ningún noble conocido de ese alquimista podía protestar, ningún guardia podía actuar, y los aventureros, tuvieron una opinión positiva con tal suceso de cambios, dado a que cuando Alnayits se hizo cargo de la tienda, los precios de sus pociones alquímicos eran tan baratos como efectivos, los vendía tan económicamente como lo hacia en su anterior establecimiento. De esta manera se gano en gran magnitud, el apoyo del gremio de aventurero, al convertirse por los siguientes años, el principal responsable de brindarle provisiones alquímicas a aquellos valerosos aventureros quienes día a día, resuelven vitales tareas para la ciudad y la región en general.



__________________________________________________________________​



Cuando Alnayits cumplió los 18 años, entonces era hora de marcharse, dejo la tienda a cargo de unos aprendices, que él mismo acogió y enseño en dicha arte, cuando solo tenía 14. Recogió la gran suma de dinero, que perteneció al propietario anterior, más una buena cantidad de los ingresos que logro hacer con los años en la tienda, dejándole lo suficiente a sus aprendices, ahora hábiles alquimista para que manejasen el negocio sin problema y en base a sus propias decisiones.



Se marcho de la ciudad una noche, y fuera de los limites de este, sin que nadie le tuviera a la vista, se convirtió en un dragón y se elevo majestuosamente por el nocturno cielo estrellado. Su destino lo llevo a un pequeño oasis, saco el libro titulado “Linaje Kihimayi” y le hecho una hojeada rápida.



—No hay duda, es aquí -Confirmo él.



Se posiciono cerca del oasis, se hizo un corte en la palma de la mano y arrojo gotas de sangre bajo sus pies, elevo sus brazos y tomando aire, proclamando unas palabras.



—“Que mi sangre revele el camino y me otorgue el legado de mis antepasados, lo exijo”.



Un círculo mágico se manifiesta a los pocos segundos bajo el propio muchacho, una plataforma circular desciende a modo de elevador para llevarla a una ubicación subterránea, luces mágicas se encienden en las paredes iluminando una penumbra que llevaba décadas sin ver la luz.



—Con que esto es el legado de la familia Kihimayi, erigido en secreto por mis antepasados hace tanto tiempo, “La Apostata” -Revela el nombre de tal sitio subterráneo.



El libro eran las crónicas del responsable de construir “La Apostata”, este relataba casi toda su vida, como también cuando, y donde construyo dicho lugar, revelando que asesino a los trabajadores y artesanos una vez que estos culminaron tal construcción. También marcaba, la forma de acceder a este, del cual solo era posible con la sangre de un miembro del linaje Kihimayi, Alnayits, era actualmente el ultimo miembro vivo de dicha línea de sangre.



—Mis antepasados se remontan desde la fundación de este reino, pensar que construyo todo esto en secreto, ocultándolo al propio Sultán y todos los Azim Alnabil de su existencia…



Dio con el primer salón el cual se asemejaba a una biblioteca, la suciedad y las telarañas cubrían el sitio, las luces mágicas funcionaban de maravilla lo cual era un milagro, considerando el largo tiempo que debían estar sin encenderse.



—Manos a la obra -El joven hizo crujir sus huesos y una gran emoción se hizo menester en su interior.



Limpio todo el lugar, no solo aquel salón, sino todas las habitaciones que “La Apostata” tuviera, le tomo un mes entero tener el sitio en condiciones e instalarse allí, lo primero que hizo fue echarle un vistazo a los libros que yacían en la biblioteca. Para su gran maravilla, un deleite de jubilo le invadió de repente, porque habría encontrado oro puro de conocimientos en esos libros guardados en quien sabe cuánto tiempo.



La persona que estuvo a cargo anteriormente, logro con algún mecanismo mágico en torno a los libros, evitar que la suciedad, la mugre misma o la telaraña mancillaran hoja alguna que grababa valioso saber. Los conocimientos en estos tomos y grandes enciclopedias eran extensos y había de varios temas. Desde la herrería común, la herrería arcana, la orfebrería mística (la versión de la herrería arcana, pero en amuletos, anillo y todo lo relacionado a joyas), y por supuesto, no podía faltar la principal, la alquimia.



—Estos apuntes sobre la alquimia…



Tales pasajes revelaron un conocimiento de la rama alquímica que para la una sociedad civilizadas la de hoy serian considerados un tabú o un crimen, eran técnicas que utilizaba la sangre y varias partes de una criatura o monstruo para fusionarlo al organismo de un ser humano. Con estas artes, el principal objetivo era crear seres semejantes a los llamados “Homúnculos”, pero a diferencia de estos últimos, los homúnculos no requieren un humano vivo como base de su creación.



—“Un ejército de criaturas alquímicas”…



Aquello era el propósito de tales artes, crear seres o monstruos con seres humanos, privarles de su voluntad y someterlo al servicio de un “amo”, indicaba página por página el proceso mágico de las propiedades del circulo mágico que debía manifestarse, los métodos para fusionar tales ingredientes a la persona con meticulosa paciencia.



—A mi antepasado le tomo toda su vida conseguir este saber, cuando finalmente lo tenia a su alcance, ya era lo bastante viejo para continuar -Concluyo Alnayits —Creo una rama de la alquimia para concebir monstruos con seres humanos, pero nunca pudo encontrar la manera de alargar su vida, tuvo que dejarles el resto a sus descendientes, y el libro… era la llave para continuar lo que él dejo atrás.



¿Con que propósito quería crear tal ejercito de monstruos creado con alquimia?, la respuesta era para “servir al reino”, aquel individuo era un gran amigo del Sultán de aquella época, fue quien le dio las riquezas y el titulo que gozo con gran prestigio en aquel entonces. Quería devolver la amabilidad de su señor, en secreto construyo “La Apostata”, en secreto obraría un ejército que protegería al reino de sus enemigos desde las sombras.



¿Por qué razón ocultaría esto al Sultán y los principales mandatarios del reino?, es simple, nadie permitiría de manera oficial que este sitio llevara a cabo tales inhumanos actos, aun incluso si era por el bien del reino. El Sultán tenia su moral fija, no aceptaría tales hechos que involucren usar vidas humanas para horridos experimentos, a pesar de que el propio creador tenía en mente que los ingredientes “humanos” fueran criminales y toda clase de escoria de la sociedad, a personas que nadie echaría de menos y servirían al reino en lugar de hacer daño.



—Pero nunca pudo culminarlo, una lastima -Opino Alnayits —Ahora… es mi turno.



El joven tenía una meta, después de una vida llena de tragedia, concluyo que era momento de que tal sociedad recibiera una cucharada de su propia dosis de miseria y desesperación. Si tal ejercito de monstruos creado por alquimia, fue erigido en un principio para crearse con el propósito de defender al reino de Quíatar, él lo utilizaría para destruirlo.



—Mi familia es una sombra de lo que alguna vez fue en el pasado, el actual linaje de los sultanes, ni siquiera saben de nuestra existencia -Suspira con decepción —Mi antepasado tuvo sus razones y motivación para diseñar este sitio, ¡pero yo no soy él!, ¡este reino no merece tal protección!, mi familia ya no tiene relación alguna con ellos… y su sociedad es una mala broma inhumana…



Aun resonaba en su mente el momento en que un simple hombre adinerado, pudo con tal impunidad, destruir su hogar, quemarlo hasta las cenizas y dejarle a él en un estado miserable, con tan solo 10 años. Nadie acudió en su ayuda, todos voltearon la mirada mientras él se acercaba a convertirse en restos calcinados, si sobrevivió, fue por la mano de esa entidad divina excéntrica que le dio la oportunidad se convertirse en un Vanish.



—Lo destruiré todo, este reino caerá por un ejercito de monstruos, que originalmente fueron diseñados para protegerlos, que desenlace tan irónico… ¡JAJAJAJAJAJA!...



__________________________________________________________________​



PERSPECTIVA: Rozuel Drayt



Aquellos recuerdos culminan, y me encuentro en lo que parece ser una habitación sin ventanas o puertas, era algo estrecha, a solo 1 metro de distancia se encontraba Alnayits, en su forma normal, con solo el brazo izquierdo restante que tenía sobre el hombro un grillete de metal con runas mágicas grabadas.



—No hay necesidad de estar alerta, en este lugar no es posible hacerse daño, todo es un espacio personal ubicado en mi subconsciente -Revelo el investigador —Te he mostrado parte de mi vida, y mi motivación inicial, antes de mi encuentro con ese preciado Trotamundos, que cambiaria mi perspectiva, y me entregaría mi real propósito.



Luego de haber sido testigo de los recuerdos en el torno al momento en que se convirtió en Vanish y el descubrimiento de este sitio, “La Apostata”, me pregunto… ¿con que propósito lo hace?.



—¿Qué esperas lograr enseñándome todo este?, ¿acaso esperas justificar toda la mierda que has ocasionado? -Le pregunte bruscamente —NADA puede perdonar todos los problemas en los que me envolviste, tu relación con el Nexus, NADA cambia, ¿tu pasado fue trágico y lleno de desesperación?, bienvenido al mundo real chico, no eres el único y tampoco el último en la fila.



Alnayits tras oír mis palabras se hecha a reír levemente y da su opinión.



—No tengo intención de justificar todo lo que hice -Aclaro él —Hay una razón exacta del porque te he traído aquí, lo sabrás una vez que sepas sobre mi ambición final, aquel que no pude completar.



¿Ambición final?, el mismo relata que su motivación inicial era destruir el reino de Quíatar, utilizando los recursos de “La Apostata”, ¿cuál habrá sido el cambio de ambición cuando se encontró con ese Trotamundos?. Lo que en realidad más me intriga, es saber quien es ese tal Trotamundos que conoció, ¿será un reencarnado también?.



—Ese Trotamundos del que tanto hablas, ¿cómo era? -Pregunte.



—¿Quieres ver su aspecto primero?, no tengo problema con eso, luego sabrás la historia de como llego a mis manos -Chasqueo sus dedos.



De repente a solo escasos centímetros, la habitación comienza a generar partículas de luz, las cuales a su vez se unen para dar forma a una persona, comenzando su creación por los pies primero.



—Lo que veras a continuación, es una replica de ese “Trotamundos”, no será una persona real como tal, por lo tanto, no hablará, no se moverá o hará algo, tan solo es una “imagen” de su apariencia, según mis propios recuerdos -Afirma Alnayits.



Las partículas culminan creando a esa persona que era el “Trotamundos” que Alnayits conoció, cuando le mire detenidamente, quede estupefacto de la sorpresa.



—“No puede ser… ¡pero si es…!”



Ese “Trotamundos”, ya lo había visto con anterioridad, fue en mi mundo natal, antes de convertirme en Rozuel Drayt, sus rasgos físicos son inconfundible, pues fácilmente le reconocí en el acto, de todas las personas… ¿¡cómo acabo él en Avalia!?.



Continuara…
 
Última edición:
Arriba Pie