Original Fic Metalord Revolution [251/???]

Registrado
3 Jul 2009
Mensajes
1,343
Offline
CAPITULO 229 TROTAMUNDOS & AMBICIÓN PERSONAL



PERSPECTIVA: Rozuel Drayt



—“No puede ser… ¡pero si es…!”



Alnayits replica la imagen del “Trotamundos” el cual había conocido, mi sorpresa es inmensa cando reconozco de quien se trataba, pues ya le había conocido en mi anterior vida.



—“Moisés”…



Cuando le conocí tenia la pinta de alguien en sus 40, pero aquí se veía como un tipo en los 70 o quizás aun más, su etnia siempre se caracterizo por ser alguien caucásico, ya casi no le quedaba cabello y además el poco que tenia eran canas. Físicamente se veía bastante demacrado, como si el hambre o una enfermedad le hubieran azotado con brusquedad, de su delgado cuerpo los huesos eran bastante notorios. Vestía unos harapos mugrientos, ¿qué clase de vida llevo aquí?.



¿Pero cómo podía reconocerle a pesar de estar más viejo?, podría ser otra persona similar a él, pero había un rasgo distintivo que note alrededor del lado izquierdo de su cuello. Era una marca de nacimiento con la inusual forma de una tablilla, sumado a su pertenencia de una familia estrictamente cristiana, nunca revelo su autentico nombre y siempre trabajo bajo el seudónimo de “Moisés”. A pesar de no haberle visto por décadas, esa marca era inconfundible.



—“¿Cómo termino Moisés en este mundo?”.



Su imagen desaparece, Alnayits entonces explica los acontecimientos venideros después de que se hiciera con el tesoro oculto de sus ancestros, “La Apostata”, primero se dedico a estudiar una cantidad de libros y adquirir más conocimientos, no solo de la alquimia que había descubierto sino también de otras disciplinas.



—6 años… -Replico el tiempo que tardo en procesar toda información de los libros a su alrededor.



Alquimia, herrería, herrería arcana, orfebrería mística y aumento su saber en torno a la magia en general tanto básica como avanzada, además de muchos bestiarios sobre criaturas mágicas de la región en la cual vivía y otros proveniente de los demás continentes, esto ultimo como un pasatiempo extra. En cuanto a comida o víveres, con la gran suma de dinero que tenía a su disposición, no le costaba nada ir a la ciudad más cercana, con su habilidad de transformación dotado de su condición de Vanish, era como un paseo para él, fácilmente podía reabastecerse y retornar para seguir con sus prioridades.



—Entonces estaba preparado, para dar el primero paso…



Con 20 años, empezó entonces su plan para destruir el reino, para llevar a cabo la reciente alquimia aprendida, necesitaba ingredientes de monstruos que no tardo en conseguir y lo esencial, un humano vivo como base para tal proyecto. Los bandidos en los alrededores fueron la primera fuente de donde se hizo con dicho “recurso”, localizar sus guaridas no fue difícil, y vencerlos muchos menos, lo complicado era lograr no matar a tantos, pero conseguía una buena cantidad de “ingredientes vivos”.



—Allí es donde conocí a un bandido mago, era joven e inexperto, pero que se había ganado su utilidad en medio de la calaña -Relata el investigador.



El joven era descripto como alguien en sus 18, pelo negro, piel bronceada y de complexión delgada, tal muchacho despertó el interés en Alnayits luego de intercambiar ciertas palabras que revelo aquello que despertó el interés del investigador por el joven bandido. Una escena de muestra de entre los dos charlando, creados por partículas de luz del propio lugar.



—¿Por qué dices que ellos te aceptaron? -Le pregunto la imagen creada de Alnayits.



—Yo… yo fui aceptado gracias a mi poder mágico -Un cierto nerviosismo se percibía en el joven bandido.



—Oh, ¿eres un mago poderoso de batalla?.



—No… mi habilidad no es para usarse en combate -Aclaro él —Mi habilidad… consiste en penetrar la mente de alguien y leer sus memorias, cuando se debía interrogar a alguien, es cuando me necesitaban.



—Así que básicamente, tienes la habilidad de ver los recuerdos de cualquiera hasta el último detalle, que conveniente.



—No puedo leer a cualquiera… -Aclaro el joven criminal —Tiene que ser a alguien vivo, y primero debe decir “Te concedo mi permiso”, de esa forma se cumplen las condiciones establecidas para activar la habilidad.



—Realmente muy conveniente…



Alnayits tras haber neutralizado a todo el grupo de bandidos, aquel joven mago fue el único al que no preciso para fines alquímicos, ya que su interés por dicha habilidad le llevo a “reclutar” a dicho muchacho para que trabajase para él, con el fin de tener acceso a dicho poder. Lo que me recuerda…



—Los Vanish están sujetos a dos reglas esenciales -Afirmé —La primera es que no pueden realizar pactos con Espíranos, y la segunda es que no pueden desarrollar otras habilidades, solo pueden ejercer aquel don que se le fue entregado -Recordé dichas normas obligatorias —Pero tú… tenias la habilidad de ver los recuerdos de las personas, una habilidad totalmente ajena a tu don, ¿cómo la conseguiste?, ¿podría ser que…?



—Así es, dicho habilidad perteneció a ese mismo muchacho bandido -Confeso Alnayits.



El investigador explica hasta el ultimo detalle que se hizo de dichas habilidades con el arrebatar los brazos del joven y trasplantárselo como suyos propia, utilizo unos grilletes de metal con runas mágicas grabadas en cada miembro. Estos grilletes eran artefactos mágicos creados por el propio Alnayits, su utilidad era unir los brazos a su cuerpo y enlazar dicha “habilidad” a él mismo, para tener acceso a este.



—La habilidad del muchacho radicaba en sus manos, era el punto en donde activaba tal poder, de perderlas también era como si perdiese dicha habilidad -Afirma Alnayits —Entonces planee la forma de enlazar tales poderes a mi cuerpo, con el uso de artefactos mágicos capaces de anclar los vestigios de su alma en dichos grilletes y enlazar sus brazos a mi cuerpo.



—Espera, ¿los grilletes están hecho en parte con el alma de ese mago? -Pregunte.



—Los grilletes manifestarían la esencia de su alma, de ese modo engañaría a los brazos haciéndoles creer que soy el dueño legítimo, unir sus extremidades no seria suficiente, la propia habilidad debía “reconocerme” como el dueño real.



Entonces esos grilletes eran como dispositivos de identificación, el alma del muchacho en los artefactos como una muestra de autentificación para imitar su identidad en los brazos y tener acceso a su habilidad, ¿¡tal cosa era posible!?.



—Es solo una teoría mía, pero creo que cada habilidad de un mago esta anclada a su “alma”, si quieres hacerte con su habilidad, necesitas la parte donde tal poder es manifestado y una porción del alma que servirá como medio para activarlo -Describe el investigador —Por supuesto, no funcionaría con todos, y también estoy al tanto de magos con habilidades centradas en imitar o copiar las habilidades de otros, pero mi punto es hacerse con esa habilidad al 100% equiparable a como lo usaría un usuario legítimo.



Este tipo con solo una base teórica, realizo un exitoso experimento para usurpar la habilidad mágica de otro, eludiendo las normas de los Vanish, después de escuchar su historia, no sería de extrañar con el grado de inteligencia de este sujeto.



—Por desgracia, tal invención es inestable…



A Alnayits solo le quedaba un brazo restante (su izquierdo), había perdido el otro luego de exponerse a leer mi mente, aunque el estallido de su otro brazo, se debía a que había cierta inestabilidad por cada vez que lo usara. Es decir, ya había posibilidades de que esta fallase y produjera el destruir del miembro en cuestión, con mi caso fue todo un 100% de chances de falla.



—Si tuviste que trasplantarte los brazos de otros para hacerte con tal habilidad, ¿entonces te cortarte tus propias extremidades para tal propósito?.



—Un sacrificio menor que recompensa con un beneficio mayor.



El dolor de sentir el brazo mismo ser arrancado, desde la piel, tejido y hueso, ¿tal dolencia fue un sacrificio menor?, ¿podría haber usado la alquimia para crear alguna especie de anestesia?, ¿cómo pudo siquiera por su cuenta realizar tal procedimiento o quizás tuvo ayuda?.



—Por supuesto, los primeros intentos de convertir a humanos en criaturas fueron un rotundo fracaso -Cuenta el investigador acompañado de un suspiro depresivo —El proceso de unión de muestras de monstruos con el organismo humano resulto ser un absoluto desafío que conllevo a numerosos intentos fallidos para conseguir los primeros progresos exitosos.



—¿De cuántos intentos fallidos hablamos?.



—101 en total, le procedimiento numero 102 mostro cambios favorable, aunque al final resulto volverse inestable y fallar también, fue dicho intento, el que me permitió tomar los datos necesarios para que el 103 fuera un éxito.



Así que los primeros 102 murieron como si de conejillos de indias se trataran, cuando vi aquella mesa con manchas de sangre secas en la sala donde la Dalhani fue rescata de su prisión. Era evidente que fue utilizado para quien sabe que clase de experimentos, ahora queda más que claro el propósito con el que fueron utilizados esos humanos.



El Nexus ya era una cosa, no debería ser una sorpresa saber que humanos y otras razas aparte, realicen rituales mágicos o de otras índoles, utilizando seres vivos inteligentes como base principal para dichos ritos o procedimientos atroces. El investigador no titubea, no tiene reparos en decir con toda normalidad los fracasos por el bien de sus experimentos, era su propia naturaleza resultado de la crianza misma del estilo de vida con el que se inculco.



—Pero fue solo el principio, necesitaba más ingredientes humanos, necesitabas buscar más guaridas de bandidos, pero también pensé en atrapar algún que otro mercenario o aventurero desprevenido -Comenta Alnayits —Utilizar especímenes de fuerte constitución era lo más idóneo.



Localizo más guaridas de bandidos, se hizo más sencillo gracias a la habilidad de leer recuerdos, atrapar a unos cuantos forajidos responsable de asaltar caravanas o viajeros infortunados, le dio acceso a la base principal de estos. Con ello se hizo de más ingredientes esenciales para su alquimia experimental, pero fue en una de esas guaridas en donde se encontró con esa persona, aquel Trotamundos que cambio las motivaciones con las que actuaba.



—Aquellos que sobrevivían a asaltos de bandidos y eran capturados, les esperaba una vida de esclavitud -Relata Alnayits —No es de extrañar que los bandidos posean en sus moradas, a desafortunados aventureros, comerciantes y a otros pobres diablos del montón, todos viviendo en condiciones miserables para luego ser vendido al mejor postor, los semihumanos eran quienes tenían mejor precio.



Al encontrarse con la habitación de los esclavos, observo que uno de ellos resaltaba ser diferente al resto, su etnia para empezar era totalmente distinta, no tenia la piel bronceada, sino blanca, la intuición del investigador era creer que provenía de otro reino, quizás de más del norte, donde las personas de piel blanca habitan en Sharya, o podría ser alguien de otro continente como Gresswold.



No había forma de comunicarse con él, su habla era totalmente inentendible para Alnayits, para aquel entonces, el investigador aun no dominaba otras lenguas, había aprendidos algunos dialectos de los reinos vecinos, pero era todo. Sin embargo, no dejo de tener sumo interés en aquella persona, tanto que paso por su mente, la curiosidad de ver quien era y donde provenía, y solo podía hacer eso si accediera a su mente y/o recuerdos.



Lo llevo a una habitación aparte lejos del resto de los esclavos, luego le ofreció agua para que este espabilara, mediante gestos el investigador le indico que replicara unas ciertas palabras y él le premiaría con comida. Tales palabras eran “Te concedo mi permiso”, Alnayits tenia enormes dudas de que pudiera conseguir lograr que un extranjero replicara tal oración en su idioma, o que siquiera lograra una pronunciación correcta de esta. La habitación replico la escena, invocando numerosas partículas de luz, crea la imagen de aquel Alnayits con el esclavo extranjero, Moisés.



—“Te concedo mi permiso”, solo pronuncia eso, y tendrás algo decente para comer -Dice la imagen de Alnayits



La imagen de Moisés replicaba gruñidos, su condición era lamentable, la suciedad era la menor de las cosas, su decrepito cuerpo carente de una nutrición saludable y la presencia de señales de golpes como latigazos en la piel (quizás producto de torturas o castigos). No seria de extrañar que apenas fuera capaz de pronunciar palabras algunas.



—Esto es inútil, que frustrante, tendré que quedarme con la duda -Suspira el investigador con decepción.



—“Te concedo… mi permiso…”



—¿Eh?, ¿realmente… lo dijiste?, y esa pronunciación…



La forma en que Moisés pronuncio la oración solicitada por el propio investigador, era una entonación perfecta, casi como si fuera alguien que hablara el idioma al mismo nivel que un aldeano local del reino. Había una razón detrás de ello, Moisés lo ocultaba, pero pocos sabían (incluyéndome) que él era un esper, poseía un don de nivel D (la más baja), que consistía en comprender otras lenguas y emularlas para hablar con otros en dicho idioma, si, su poder ESP era el equivalente de un traductor viviente universal.



El trabajo de Moisés consistía en traslados ilegales de gente o “paquetes” de todo el mundo a sitios específicos, era habitual que se cruzara con personas de todos los idiomas posibles, y su don ESP le venia de maravillas. Contaba con seguridad personal cuando se trataba de mantenerse a salvo, él solamente era un traductor y contacto de los trabajos principales de traslados ilícitos. Aquel Moisés viejo y decrepito, el cual apenas podía hablar, uso la poca fuerza que tenia para manifestar su don y contestarle al investigador.



—Si sobrevives a esto, tendrás toda la comida que quieras -Le garantizo Alnayits.



Con la frase pronunciaba, la habilidad cumplía todos los requisitos y la mano se acerco hundiendo sus dedos en la frente, enlazándose con la mente de un debilitado Moisés, la consciencia de Alnayits se traslada entonces a su interior.



—¿Dónde… estoy…? -Se pregunto abrumado el investigador.



Lo primero que atestiguo al entrar era un paisaje totalmente único para él, edificios tan grandes que parecían llegar al cielo mismo, montones de personas transitando con trajes y ropas que nunca antes había visto. Dispositivos extraños que la mayoría llevaban a mano y se lo llevaban al oído, carros de metal que transitaban por un camino especifico diferente a las personas que circulaban a pie, estos vehículos seguían las indicaciones de a lo que su consciencia era un aparato con tres luces de colores (rojo, amarillo y verde).



Carteles con publicidades animados, y si ver esos carros le parecía alucinante, cuando fue testigos de vehículos voladores surcando en los aires como si fueran suyo, le lleno de un regocijo como ninguno.



—Este lugar… no hay duda que son sus recuerdos… estos recuerdos son… ¡OTRO MUNDO!... -Concluyo él —Ese hombre es… es… ¡un TROTAMUNDOS!.



La palabra “Trotamundos” era algo que el propio Alnayits toco numerosas veces en libros, con el concepto de “personas provenientes de un mundo diferente”, el joven se intereso por saber como serian esos “mundos diferentes”. En su perspectiva pensó que se trataría de uno semejante al de Avalia, con su propia magia, reinos, clero, monarquía, campesinos, aventureros, monstruos, ect. Pero nunca pensó, que ese “mundo diferente” realmente fuera algo único en su tipo, algo totalmente distintos al suyo.



Alnayits reía de la alegría, tanto que las lágrimas salían de sus ojos por la excesiva felicidad que experimentaba, ser testigo de un mundo diferente, verlos con sus propios ojos, tal lugar le era hermoso y majestuoso. Para su desgracia los recuerdos culminan abruptamente y retorna a la realidad, Moisés había muerto, los recuerdos de los cadáveres no pueden ser leídos, cuanto este falleció, la conexión fue interrumpida.



—¡NO POR FAVOR!, ¡DESPIERTA!, ¡TE LO SUPLICO DESPIERTA! -Rogo a un Moisés carente de vida para que volviera entre los vivos —Por favor… no… no te mueras aun… quiero verlo… una vez más.



A pesar de su alta inteligencia, después de presenciar tal bello paisaje de otro mundo, había ignorado la lógica por un momento, rogándole a un cuerpo sin una pizca de vida el imposible deber de retornar a la vida. No era propio de Alnayits hacer algo así, pero en verdad, quería y anhelaba volver a ver tal sitio, “una vez más” repetía deprimido y así se quedó por unas horas.



—21 minutos y 15 segundos, fue el tiempo que pude ver en esos maravillosos recuerdos, en ese poco tiempo me hice con algo de conocimiento de la vida en ese mundo -Revela Alnayits —Sin una obligatoria jerarquía social apelando a una condición de “igual”, un mundo donde la nobleza ya no influye de manera dominante, donde la lógica y el saber científico predominan, donde las innovaciones tecnológicas tienen un mayor enfoque que la magia -Uno de los ojos de Alnayits suelta una lagrima —Que mundo tan hermoso y justo, ¿por qué no pude nacer allí?, ¿¡porque en su lugar tuve que nacer en tierras donde la fuerza burda e ignorancia y los superficiales linajes se sangre tienen más importancia que el mérito propio de los esfuerzos!?.



Maldecía su suerte, odiaba al reino y al mundo en el que había nacido, sintió una gran envidia y pesadumbre por no haber experimentado su vida con la libertad y oportunidades de la tierra moderna.



—Hablas como mi mundo fuera perfecto, no seas tan crédulo -Le comenté.



—Nada es perfecto, eso es algo obvio, incluso ese mundo tiene sus defectos, pero… -Agrego Alnayits en su defensa —Dime con sinceridad, después de haber observado las crónicas de mi infancia y posterior adultez, de haber nacido en tu mundo, ¿habría la misma suerte que tuve en Avalia o mis posibilidades habrían sido distintas ante la magnitud de diferencia de nuestros respetivos mundos?.



Alnayits demostró un nivel de intelecto realmente destacable, su IQ es sin duda no solo superior al promedio, podría ser catalogado como un prodigioso genio, pues a la corta edad de 8 años ya demostraba la capacidad de asimilar información compleja de alquimia a un nivel aun mayor de lo que lo haría un adulto. Sumado que en su juventud pudo en solo unos años estudiar otros campos apartes (Herrería arcana, orfebrería mística, ect), tales cantidades debería llevar más de una década para procesar todo su contenido y saber, pero él le tomo menos tiempo, y había estando estudiado más de un tipo de disciplina. Por no olvidar el detalle de su prematura madurez emocional, asimilo las desgracias vividas sin llegar a traumarse o romperse.



Imaginarme a alguien así en plena tierra moderna, aun si naciera en la propia inmundicia, si mostrara un considerable grado de inteligencia, una capacidad de aprendizaje e ingenio de carácter prodigioso. Con la cantidad de información de fácil acceso en los alrededores, quien sabe hasta donde llegaría tal consumo de conocimientos.



Desde universidades o instituciones privadas de la elite, muchos pondrían sus ojos en él, las becas llegarían como lluvia a su morada, da igual si viviera en un basurero, un nato talento para la ciencia era algo que cualquier organismo del saber quisiera adquirir en sus filas. Entonces respondiendo a la pregunta de Alnayits: “Sus posibilidades habrían sido considerable y su suerte llena de un futuro con prestigio”.



—Entonces lo decidí -Dijo el investigador —En lugar de destruir el reino, decidí que mejor eliminaría a todas las figuras de autoridad y hacerme con el poder de la nación, de esa manera, ¡gobernaría con los mismos principios de ese mundo al reino de Quíatar!.



Suena una locura, su idea de derrocar a los monarcas actuales y tomar el poder no era novedad o imposible a la larga, ¿pero tratar de llevar un gobierno con la ideología contemporánea de la tierra moderna en una tierra regida con el pensamiento medievo?.



—Suena absurdo, incluso si has visto una porción de la manera en que mi mundo se rige, es imposible que puedas emular de manera eficiente y exacta las formas de gobierno de estos, el nivel de complejidad social, económica y política, ¡son totalmente conocimientos que desconoces con vitales detalles! -Aclare —Por más inteligentes que seas, es totalmente inviable que puedas administrar un sistema que emule con eficacia un gobierno contemporáneo, en un mundo donde las estructuras sociales aun dependen del poder absoluto de la nobleza, el clero y la monarquía, en el que el pensamiento colectivo está acostumbrado culturalmente desde hace siglos a dividirse entre plebeyos y aristócratas.



Quien sabe cuantos Trotamundos han llegado a Avalia, ya fueran invocados o reencarnados, ¿algunos consiguió fomentar una civilización en este mundo bajo el pensamiento, filosofía y cultura de la tierra moderna?. No hay escritos de tal hecho, Avalia se rige con sus propios principios y tipo de sociedad, no puedes moldearla tan fácilmente solo porque vio un mundo que si pudo.



—Jejeje, pero eso es lo bello de experimentar -Opino Alnayits.



—¿Qué?.



—Todo experimento o proyecto comienza de cero, y no lo dudo, quizás tome años o décadas -Expreso el investigador —Tu mundo también debió regirse en su momento con un principio semejante o parecido al de Avalia, pero conforme el avance de los tiempos, ciertos factores moldearon y modificaron convirtiéndole en lo era que observe, ¡yo personalmente aun con sus imperfecciones, aun creo y veo un sistema potencial! -Aseguro —Sera un trayecto largo, complicado y tedioso, ¡pero la recompensa será una ambrosia emocional!, una era a la que Avalia podría tardar siglos en desarrollar ya sea social, ideológica o tecnológica, ¿¡que tiene de malo adelantar algo que inminente sucederá en el futuro de este mundo!?, si seres de otros mundos, los Trotamundos, han venido a Avalia, a esta “primitiva tierra” con sus saberes y conocimientos intactos, ¿por qué no aprovecharlos y aprender de ellos? -Sostuvo Alnayits —Creo firmemente, que los Trotamundos fueron traídos a Avalia para cambiar este mundo, moldearlos a uno mejor, ya sea para bien, o para mal, reformarlo o destruirlo.



El exagerado júbilo con el que hablaba cada vez que la palabra “Trotamundos” o “Otro mundo” era pronunciado de su boca, este tipo… no solo tenía una obsesión por el conocimiento y el saber, ¡más bien era una manía casi tirando a lo psicótico, cuando se trata de cosas ajenas a Avalia!. Ya fuera por la forma en que se crio, las desgracias vividas en su propio entorno natal, ser testigos de otras sociedades a las cuales concluyo que serian “justo” a su manera de ser y pensar.



—Si desde un principio hubiera sabido que eras un Trotamundos, me habría rendido incondicionalmente, te habría seguido y colaborado contigo con todos los recursos que dispongo -Confeso Alnayits.



—¿Le confiarías TODO a un extraño y tu enemigo?.



—Por supuesto, un Trotamundos es la “llave” para reformar Avalia, ¿no son tus artefactos de combate una muestra de la superioridad de tu mundo natal?.



Manifestó con las partículas de luz en la habitación, las armas de fuego utilizados para abatir a los Afligidos y el VCI Antiqam RG con el que acabo con su ejército personal.



—Cuando formule mi nueva ambición, escale los peldaños necesarios para hacerme con poder, poco a poco…



Las partículas de luz muestran a un Alnayits conociendo a un gordo hombre adulto de tez morena, con finas prendas de terciopelo, una capa con la que cubría su reluciente túnica roja que llevaba en su cabeza un turbante decorado con una pluma tricolor, ese sujeto era Muer Afigad. El investigador se arrodilla ante el jurándole lealtad y poniéndose a su servicio.



Las partículas cambian mostrando a un hombre de fornido físico, larga barba negra y una cicatriz ubicada al lado de su ojo derecho, le recuerdo, ese sujeto es el actualmente eliminado Muhaqdad Yusuf. Este se encontraba sobre una mesa de metal semejante a una de operaciones, Alnayits realizaba sobre él un procedimiento mágico. Un ser mágico hecho de arena, un elemental de arena como tal, por medio de círculos mágicos en torno al pecho de Yusuf, cristales de mana y el rostro teñido de agonía del fornido Muhaqdad en conjunto con sus gritos, podía deducir a que conducía tal experimentación.



“—Creía que Alnayits era un monstruo inigualable… pero tú… -Expreso el moribundo Yusuf —Jamás… había sentido tanto dolor… desde que ese enfermo “investigador”… puso sus manos sobre mi… fue un dolor que jamás olvidare… ¡pero esto!...” -Extracto de memoria de unas palabras pronunciadas por el Muhaqdad Yusuf.



Alnayits explica que fue él quien a través de medios mágicos aumento en secreto los poderes y magia de Yusuf, lo suficiente para hacerse con el titulo de Muhaqdad, luego el propio investigador con sus méritos y fuerza propia también conseguiría convertirse en uno. Solo tres Muhaqdad puede haber a la vez, y el tercero restante, su lealtad no tardo en ser jurado a Muer Afigad.



—Muer Afigad era el medio perfecto para alcanzar mi objetivo, su política Afigad que estaba destinada a beneficiar a la clase noble y oprimir a la plebeya, sería el impulso idóneo que necesitaría -Explico el investigador.



—Como la mayoría de la población del reino es plebeya, obtener el favor de la mayoría de ello garantizaría una mejor resolución -Supuse.



—Si, que mejor forma de implementar un nuevo régimen, que teniendo el apoyo incondicional de las masas, ¿no es un requisito imprescindible en las raíces de todo un líder carismático?.



En propias palabras de Alnayits, cuando Muer Afigad se hiciera con el cargo de Sultán y su “política Afigad” se llevará a cabo, tarde o temprano la disconformidad de la clase plebeya saldría a relucir a gran magnitud. Las posibilidades de una revuelta en todo el reino se producirían y entonces, el investigador con su ejército apoyaría a los “oprimidos”.



Utilizaría a Yusuf a su favor, dado a que cuando realizo aquel procedimiento para incrementar sus poderes, también implemento un cierto “mecanismo” para tener su incondicional lealtad, sin embargo, no preveo su muerte. Aun así, eso no afectaría su plan, con un Muhaqdad menos, solo quedaba uno más del que ocuparse, por más fuerte que fuese, el propio investigador aseguraba que caería finalmente ante sus tácticas. Eventualmente derrocaría a Muer Afigad, y se haría con la autoridad del reino.



—¿Y qué hay del Nexus?.



—Un medio secundario, ¿has visto siquiera la tecnología que utilizan?, nunca he visto nada parecido, quien sea en realidad el “Nexus”, sin duda es algo ajeno a la propia humanidad o cualquier raza semihumana conocida -Expreso Alnayits -Incluso ellos mismos en solo poco tiempo, construyeron en “La Apostata”, un área propia para instalarse allí.



El mismo investigador aclara que solo acepto colaborar con el Nexus, gracias a la facilidad que le brindara un ejercito personal de manera rápida y eficiente, además de con ellos aprendió a mejorar el procedimiento alquímico de crear criaturas artificiales con base humana. Pero había otra condición que el propio Nexus le prometió, y que tenían los medios para cumplir, algo que a él le vendría de maravilla a largo plazo.



—Sabia que mi plan de crear un nuevo régimen en Quíatar con una base ideológica y/o política de tu mundo, me tomaría décadas, incluso toda una vida humana y podría morir antes de tiempo, sin haber logrado dicha meta -Concluyo él —El Nexus, me brindaría un “cuerpo inmortal”, uno del cual ni el paso del tiempo o las enfermedades afectaría, seria perfecto para mis planes, tendría todo el tiempo y la paciencia necesario para hacer realidad mi ambición.



Cuando consiguiera realizar con éxito sus planes, y las fichas estuvieran a su favor, terminaría traicionando al Nexus, dado a que seguir dependiendo de ellos, le costaría valiosos “recursos humanos”. Pero dudaba de la tasa de éxito de dicho plan, dado a que el propio Nexus, era tan enigmática e impredecible, los riesgos de fracasar suponían ser mayor comparado al resto de su planificación. Dejaría aquello ultimo para planificar con más antelación.



De esa forma el investigador culmina su explicación, sus orígenes, ambiciones y motivación, lo que al principio hubiera sido la destrucción de toda Quíatar, su encuentro con un Trotamundos cambio su perspectiva para crear lo que él ve como una “sociedad funcional”. Este era el auténtico Alnayits Kihimayi, un intelectual muchacho que se convirtió en un Vanish y aspiro a una ambición personal a gran escala.



—Bonita historia, pero sigue sin justificar toda la mierda que has hecho -Deje en claro de mi parte —Unirte al Nexus, es quizás lo peor de todo, solo ves en ellos interés por su “tecnología”, pero cualquier con sentido común sabría que aliarse con esos tipos, es una soga al cuello segura, ¡además me hiciste pasar un montón de momento complicados y casi muero reiteradas veces por tu culpa!.



—Nunca he tratado de justificar mis actos, todo lo que he hecho, fueron los medios y posibilidades que tuve a mi alcance para alcanzar mi meta -Aseguro Alnayits —No podía simplemente mantener una “moral noble” e “humana”, sabía que la realidad para conseguir mi ambición, debía mantener una mente fría y analítica, llevar a cabo atroces actos y manchar mis manos con tanta sangre -Hizo pausa un breve momento —Todo para conseguir mi tan preciado objetivo, de crear una sociedad adelantada a los tiempos más justa, no perfecta, pero con un desarrollo destacable.



En resumen, el propio Alnayits alego a la apología de “el fin justifica los medios” para conseguir su finalidad.



—Ahora que te puesto en contexto, te diré la razón principal por la que te traje aquí -Asevero el investigador —Quiero pedirte un favor, a cambio, te daré información vital, que puede acelerar tu victoria contra Muer Afigad.



—¿Qué clase de “favor”? -Pregunte con sospechas.



—Déjame ver una vez más ese maravilloso mundo… por favor.



—¿Quieres que te deje acceder a mis recuerdos de mi vida pasada voluntariamente?, estás loco.



—Moriré de todas formas, todo lo que vea se ira conmigo, y cambio, obtendrás información relevante que ayudara en su lucha contra Muer Afigad -Concluyo Alnayits —Incluso si logran derrotarle, a estas alturas si no es “impedido” a tiempo ciertas cosas que desconocen tanto tú como los rebeldes, la victoria habrá sido en vano, eventualmente todo el reino colapsaría en consecuencia, ¿no complicaría eso tus posibilidades de irte de este continente?.



¿Qué clase de información vital esta hablando?, ¿acaso me esta jugando una broma?, ¿una excusa para solo acceder a mis recuerdos y maquinar quien sabe que clases de planes?. Alnayits no tiene los medios para acceder a mis recuerdos, y en vista de la condición en el que se encontraba en la realidad, estaba muriendo realmente.



Podría rechazar su ofrecimiento, dejarle simplemente morir, pero… ¿y si esa información realmente evitaría un escenario catastrófico?, dijo que si “ciertas cosas” no son impedidos a tiempo y que desconocía, todo el reino se ira al diablo y eso complicaría mi retorno a mi hogar, ¿acaso lo que ocurrirá es algo tan grave?. Que pueda ser impedido, significa que esta al alcance de nuestras manos, incluso con la posibilidad de acelerar la derrota de Muer Afigad. ¿Me arriesgo a confiar en ello?, una decisión crucial se me ha presentado.



__________________________________________________________________​



PERSPECTIVA: Tercera Persona



En el plano real, Alnayits desciende lentamente hasta tocar el suelo sin problemas, soltando a Rozuel, Crok mantiene su rifle apuntando al moribundo investigador, acercándose al joven esper y corroborando su estado.



—Gracias…



Fueron las ultimas palabras de Alnayits, sus rasgos inhumanos producto de su don “Metamorfosis” habían desaparecido, a una mirada más detalla también se revela que ya no tenia su brazo izquierdo. El segundo Muhaqdad cierra sus ojos y cae en posición boca arriba, sus signos vitales cesan y da su ultimo aliento, fallece con una sonrisa en su boca.



—¿Qué quiso decir con “gracias”? -Pregunto el hombre amazona confundido.



__________________________________________________________________​



Mientras tanto en el interior de “La Apostata”, ubicado en la misma habitación donde transcurrió la lucha entre Rozuel y el ejecutor de plata, Ezequiel. Una lucha se llevaba a cabo en este momento, por un lado, se encontraba Livia Archan con su arco tensado y mirada en alerta. Por el otro, una Riha Sharpsteel con el brazo derecho herido, denotaba una mirada encoleriza cargada de un intenso desdén, en su mano izquierda empuñaba la pistola Beretta 92 apuntando con ella a la arquera bruja.



—Livia Archan… ¡Livia Archan! -Replico la Lupian aquel nombre con odio.



Continuara…
 
Última edición:
Registrado
3 Jul 2009
Mensajes
1,343
Offline
CAPITULO 230 CONFLICTO PREDESTINADO


PERSPECTIVA: Tercera Persona



—Entiendo lo frustrante que es no poder acompañarnos -Fueron las palabras de Rozuel le dijo a la Lupian —Pero realmente necesito que protejas a los prisioneros, puesto que la amenaza de los Afligidos aun ronda aquí.



El Trotamundos se sube al VCI, acompañado por Crok y la Dalhani, Malika Aloduf Shuh´det, la Lupian Riha Sharpsteel se queda atrás junto al joven Berat, la tarea tanto de la loba como del muchacho Qusatjiat eran asegurar el bienestar de los prisioneros. El VCI es transportado hacia el exterior a través de un mecanismo mágico, dejando a los dos con su actual objetivo.



—Los demás estar encerrado en las celdas de la mazmorra -Aseguro el muchacho de piel bronceada y corta cabellera negra.



A causa de la barrera de idiomas, la Lupian era incapaz de entender las palabras del muchacho, pero el que este señalara con el dedo una dirección, indicaba un camino hacia en donde podrían encontrarse los prisioneros encerrados por el Muhaqdad La Lupian se situó en frente con la Beretta 92 de 9mm en la mano hábil (derecha), sus orejas estaban atenta a todo sospechoso ruido en los alrededores, y sus ojos al frente estarían por reacción natural preparado para disparar al primer hostil que se le apareciera.



Salieron de la pared ilusoria, cruzaron la puerta azul para descender a las escaleras y acceder a la mazmorra. Berat señalo el camino para cruzar hacia la puerta en especifico que daba con aquella sala en donde él originalmente estaba encerrado. Tras entrar y ver a los numerosos presos en su interior, estos reaccionan al observar además de la semihumana, aquel muchacho de rostro familiar le acompañaba.



—¡Berat! -Un hombre mayor le hablo.



Era el mismo que le brindo al joven un cuchillo lo suficiente fino para abrir la cerradura, mismo que ocultaba en su dedo índice de una mano derecha falsa hecha de madera.



—Anciano, me alegro volver a verte.



—Has regresado, ¿entonces lo has conseguido?, ¿finalmente seremos libre del cruel y perturbador dominio del Muhaqdad?.



—En parte, los sacaremos de aquí y escoltaremos a un lugar seguro, después solo debemos esperar, ahora abriré sus celdas.



—¿Necesitas ayuda? -Pregunta la Lupian.



El muchacho Qusatjiat sonríe y mueve la cabeza de un lado al otro para responder de forma gestual con un “no”, luego manifestó su magia en la palma de su mano, la concentración misma materializa una cuchilla ligera curva de 20 grados, la hoja media alrededor de unos 30 centímetros, una cuchilla Kukri seria su mejor nominación. La hoja estaba imbuida del aura de su portador, acto seguido en un movimiento rápido, la punta es deslizada a la cerradura de la celda y al clavarla con una fuerza considerable, la puerta se abre.



—No será necesario malgastar fuerzas destruyendo los barrotes o derribando la puerta -Afirmo Berat.



Sin el aro plateado en su tobillo, aquel muchacho tenia vía libre de manifestar su magia, liberando a aquel hombre mayor quien con su ayuda vital pudo salir, el muchacho prosiguió a abrir las demás puertas. A su vez, explicaba la situación tanto al hombre mayor como al resto de los presos que tenían sus oídos atentos a las palabras del chico.



Cuando todas las celdas fueron abiertas de la sala, prosiguieron entonces con la siguiente, cuando la sala a la que le seguían estaba despejada, la Lupian hacia guardia afuera con algunos prisioneros liberados cerca suyo. Mientras Berat continuaba liberando al resto, cuando otra sala estaba vacía, iban al próximo y se repetía el procedimiento.



Uno de los prisioneros liberados era una joven con pinta de estar en sus 20 y pico, tenia una estatura de 180 centímetros y tenía una cabellera cabello castaña con una cola de caballo. Una de las características que la diferencia del resto, era su vestimenta, mientras los demás prisioneros usaban harapos, ella vestía una gruesa túnica marrón con blanco, en su cuerno tenia adherido un adorno dorado de metal que no podía ser removido por medios normales.



La muchacha quien se encontraba dormida, despierta para observar como su celda es abierto por Berat, quien le dice que era libre y le indicaba que siguiera al resto, con una mirada casi borrosa producto de su reciente despertar nota algo que despabila todos sus sentidos. Una semihumana de características lobunas portaba en su mano un arma que ella reconocía a la perfección.



—“¿¡Una pistola!?” -Fue su reacción —“No hay duda de que es una pistola… ¿podría ser esa semihumana una aliada de Rozuel Drayt?”.



Aleab, la Trotamundos que dio a conocerse a través de esferas de cristales que plasmaba sus poderes ESP en este, había sido controlado por Alnayits y con su ayuda involuntaria, hacer que Rozuel Drayt cayese en una trampa. Ver a la Lupian le llevo a concluir que quizás este evento de su liberación y de todos los prisioneros, este relacionada con ese muchacho quien también era tanto un Trotamundos como un esper.



—Tengo que hablar con ella…



Se puso de pie, salió de la sala para llegar donde se encontraba para dar al pasillo de la mazmorra, allí vio que el joven responsable de su liberación, entra en otra sala con más prisioneros, mientras él se encargaba de liberarle, la Lupian montaba guardia con algunos de esos presos libres. Aleab se acerca a la Lupian con intención de hablarle, de preguntar por Rozuel Drayt, pero luego se detuvo al darse cuenta de un detalle de vital importancia.



—“Ella… no puede entenderme”.



Nuevamente la barrera de idioma hace de un obstáculo inalcanzable para la reciente situación, no había forma alguna de que pudiera comunicarse con la Lupian, si Rozuel Drayt podía entenderle, era porque tenía medios mágicos para hablar y entender la lengua del reino de Quíatar. Pero Riha no portaba ese mismo anillo traductor, no había ningún medio de magia para permitir abrir un canal de comunicación verbal entre ellas.



—Solo me queda esperar y llegar a encontrarme con Rozuel Drayt.



Si una de las aliadas de Roz yacía allí, el mismo también debería estarlo, quizás en otra parte, pero su intuición le decía, que tarde o temprano, él volvería por su compañera. Aleab por ahora seguiría cerca de los prisioneros liberados, siguiendo las indicaciones de Berat y los demás.



—¿Hora de irnos? -Le pregunto Riha a Berat con el señalar del camino que llevaba a la biblioteca.



Todos los prisioneros presentes en la mazmorra estaban liberados, un total de 52 presos fueron rescatados en su totalidad, Berat les guiaba indicándoles mantenerse a espaldas de este, con él y la Lupian liderando el frente. Riha por obvias razones, era quien más estaba delante, con la Beretta 92 en manos, tenia la importante tarea de proteger y escoltar a los prisioneros.



La Lupian se detiene y levanta su mano alto a Berat para indicarle detenerse, este replica verbalmente dicha orden para el resto, las orejas de Riha captan algo bajar por las escaleras y pronto hace acto de presencia. Dos criaturas de un cuerpo de tinte rojo carnoso, ojos carentes de iris, una deformada cabeza grande, bocas de gran tamaño con fauces de un tiburón y cada dedo de sus manos que eran garras que nada tenían que envidiar a la hoja de una espada.



—Afligidos…



La Lupian recordó el nombre que su mismo compañero llamo a tales criaturas, estos ya habían atacado con anterioridad, pero antes se encontraba en compañía tanto de Roz como Crok. Ahora la Lupian debía hacer esto por su cuenta, armado con la pistola Beretta 92, tenia tanto el valor como los medios suficientes para lidiar con tales abominaciones.



Los prisioneros tiemblan del miedo al ver a tales monstruos, más cuando estos dirigen su inhumana mirada sobre ellos y comienzan a avanzar hacia su dirección, la Lupian responde con disparos que asestan en el pecho. De tres balas logro abatir al primero, y dos al segundo, el punto débil de estos seres era un núcleo hallado en el torso mismo, destruirlo ahorraría tener que dañarlos más de la cuenta para matarlos.



—¿Qué son estas criaturas? -Berat se adelanto y miro de cerca a tales horridos seres.



La Lupian se acercó al muchacho Qusatjiat, quería explicarle la manera de derrotar a estos seres, dados a que el intercambio de palabras era imposible, tuvo que optar por el uso de gestos. Señalo el pecho de la criatura donde las balas impactaron, luego la cuchilla Kukri de este y en donde debía apuñalar para acabar con tales seres si los enfrentaba.



La razón del porque se tomo la molestia de enseñárselo, era para tener su apoyo de combate, ya que la propia Riha se encontraba con un cierto problema, no le quedaba mucha munición, a lo sumo unos 5 cargadores para las dos Beretta 92 que portaba. Mientras la Desert Eagle que era su mejor arma, tan solo le restaba 5 balas y ya no tenía más munición de repuesto.



La Lupian noto que la cuchilla materializada del Qusatjiat tenia altas concentraciones de mana, con tal filo debería ser suficiente para lidiar contra los Afligidos pequeños, el problema seria lo más grandes. Crok y Riha tuvieron que usar varias balas para encontrar el punto débil de este, de hecho, la Lupian malgasto varios cargadores de la Desert Eagle en la confrontación contra el Afligido gigante con cráneo de bovino de 5 metros.



Con el camino de las escaleras despejadas, subieron con sumo cuidado, la Loba ahora no solo tenia su arma en alto, sino que apuntaba al frente, fue la primera en cruzar la puerta azul y llegar a la biblioteca. El lugar estaba plagado de 7 Afligidos iguales a los anteriores.



—¡Quédense atrás!.



Berat dio la orden de mantener distancia a los prisioneros y fue a ayudar a la Lupian, la semihumana dispara contra ellos consiguiendo acabar con tres de estos, pero su arma se queda sin balas. Mientras recarga, se mueve y mantiene la distancia, pero las criaturas mostraban ser rápidas en momentos decisivos, ella podría haber tenido ciertas dificultades de no ser por el apoyo del chico Qusatjiat.



No solo su cuchilla Kukri tenía el filo suficiente para perforar el pecho de tales monstruosidades, el estilo de Berat para luchar se basa en la velocidad y agilidad, se desplazaba a grandes velocidades, era más rápido que los monstruos. En solo 1 segundo exacto, se movió a 2 metros de distancia al instante.



Y no solo apuñalaba una, sino varias veces, sus brazos incluso se movían a velocidades sobrehumanas, perforando ese pecho 8 veces en un tiempo estimado de 3 a 4 segundos. Cuando la criatura más cercana reacciona para atacarle, el joven retrocede 90 centímetros en tan solo menos de un segundo.



—Es rápido, lo suficiente para no notarle con mis ojos en pleno movimiento… -Concluyo la Lupian.



Berat salía a relucir su habilidad mágica, sobre su piel bronceada se manifestaban pequeñas chispas eléctricas, estaba pues imbuido con un elemento eléctrico que tenia el efecto de aumentar sus actitudes de velocidad. Dicho poder provenía de su cuchilla Kukri, no solo contaba con la cualidad de imbuirse en tal elemento para potenciarse físicamente en términos de velocidad, su cuchilla contaba con la capacidad de manifestar grandes cantidades de volteos. De esa manera conseguía que su cuchilla estuviera dotada de un poder de penetración considerable.



Cuando la loba recarga su arma, el muchacho había conseguido eliminar a dos Afligidos, estaba a punto de intervenir para ayudar a eliminar el resto, pero Berat levanta una de sus manos replicando aquella señal de “alto”. El muchacho deseaba eliminar a esas criaturas por su cuenta.



—Necesitaba la excusa perfecta para probar mis habilidades, es hora de comprobar si el encierro no afecto mi desempeño de lucha -Expuso Berat.



De los 7 Afligidos del principio, tan solo restaban 2, el primero estaba a 40 centímetros del muchacho, mientras el segundo unos 65, la monstruosidad más cercana realiza un brinco sobrehumano en dirección hacia el chico. Evadirlo no supone un problema, retroceder solo 35 centímetros era más que suficiente, pero el Afligido restante no pensaba quedar inmóvil, ese segundo calculo la trayectoria de donde se desplazaría Berat y brinco sobrehumanamente en dirección hacia él tan pronto esquivo al primero.



—“Estos monstruos parecen tener cierto grado de inteligencia” -Dedujo el muchacho del punto purpura.



Riha estaba por intervenir, al ver que las garras del monstruo estaban a casi nada de alcanzar al muchacho, pero este extiende el brazo con el que sostenía su arma materializada y apuñala al propio aire. La Lupian no lo entendía, hasta que la punta del cuchillo libera una concentración de electricidad que provoca una fuerza lo suficiente para expulsar al Afligido hacia atrás, el cuerpo de la criatura chispeaba por el contacto de dicho elemento, pero tal daño resulto ser menor para este, dado a que originalmente tal movimiento de Berat era más para la defensa.



El Afligido anterior vuelve a atacar, se desplaza corriendo a toda prisa hacia el muchacho, quien esquiva haciendo a un lado con velocidad sobrehumana y contraatacando con el reaparecer a su izquierda y apuñala varias veces su pecho. Entre uno de sus puñaladas, había conseguido asestar en el núcleo.



—Solo restas tu…



Miro al Afligido que quedaba, la distancia entre los dos era un metro, la criatura gruñe y se posiciona para atacar, Berat entonces concentra mana en el cuchillo, las chispas se manifiestan con mayor notoriedad sobre su piel. Acto seguido en 1 segundo, el muchacho se desplaza reapareciendo al lado de la criatura, la hoja de su materialización concentraba una considerable cantidad de voltios, y habría propinado todo su poder en un solo corte.



El cuello de la criatura se abre, la herida se hace más grande hasta el punto de desgarrarse y terminar perdiendo la cabeza, el cuerpo del Afligido tambalea moviendo con total desorden de desequilibrio. Para luego caer rendido al suelo y morir a causa de la herida infligida.



—Es fuerte, su arma no solo esta dotada de un buen filo, sino que además abruma con una velocidad increíble -Sostuvo la Lupian tras presenciar el combate.



Pronto el joven hace desaparecer su cuchilla mágica y comienza a jadear, un cansancio como tal se manifiesta en él, sus brazos y piernas parecían temblarle un poco, y caminaba con algo de torpeza. Era fácil intuir que aquello era consecuencia de haber utilizado aquel poder suyo.



Cuando estaba tomando aire, y recuperando buena parte del aliento, entonces la Lupian nota una presencia de magia sospechosa venir en una dirección en concreto, había una puerta que anteriormente no estaba, y una estantería haba sido movido para revelar esta. La puerta que daba con el “Taller” del Nexus había sido abierto, un ataque a distancia fue dirigido hacia un desprevenido Berat, era una flecha de hierro impregnado de mucho mana con un trayecto al cuello del chico Qusatjiat.



La Lupian se fortalece y se desplaza en dirección hacia él, consigue empujarle y sacarle de la trayectoria del ataque enemigo, pero ahora ella era quien estaba en el blanco del proyectil, no tenía tiempo suficiente para esquivarlo. Realiza como su única medida defensiva al alcance, manifestar su habilidad especial para cubrir toda su extremidad derecha de metal, consigue hacerlo y la flecha asesta.



Sin embargo, esta consigue penetrar la dureza de su metal, la magia imbuida en la punta era lo suficiente poderosa para traspasar la defensa de la Loba y causarle un daño considerable en la derecha. Cuando la flecha se incrusto en su carne, una fuerza mágica se libera de esta sobre toda la extremidad causándole mucho daño físico del tipo contunden, como si unos garrotes le hubieran dado una paliza al brazo.



El brazo hábil de la Lupian había quedado lo bastante herido para imposibilitar un uso adecuado de este, miro a la responsable de lanzar aquella flecha, sobre aquella puerta secreta al descubierto se encontraba alguien. Era una mujer de cabellera verde oliva, empuñaba un arco de naturaleza mágica, vistiendo un ligero traje de tela son ninguna protección endurecida sobrepuesto en esta.



Un choque de mirada se da entre las dos, pero la Lupian apenas poso sus ojos sobre ella, un sentimiento de desdén despierta en ella, como si fuera algo instintivo, aquella mujer arquera era su enemiga, pero el odio que avivo en el interior de la loba, era de una extraordinaria magnitud.



Continuara…
 
Registrado
3 Jul 2009
Mensajes
1,343
Offline
CAPITULO 231 CONFRONTACIÓN PERSONAL


PERSPECTIVA: Tercera Persona



Una agresora hace acto de presencia, su cabellera verde oliva, arco de naturaleza mágica y un vendado que cubría su oído izquierdo, eran sus rasgos más distintos, tomo por sorpresa a un desprevenido Berat, con intención de abatirle de un flechazo. La Lupian interviene, logrando salvarle la vida al Qusatjiat, con el constarle de su brazo derecho, su extremidad dominante estaba bastante malherido como para utilizarlo decentemente.



La loba miro a la agresora detenidamente, una antipatía despierta en el interior de la semihumana tras posar sus ojos en la arquera, cuando sintió la presencia de la agresora, reconoció cierto flujo producto de una bendición emanar de ella.



—“Bendición de Astado” -Cito la Lupian en sus pensamientos.



Riha Sharpsteel ya había tenido encuentros con brujas en el pasado, había percibido sensorial el flujo mágico de la denominada “Bendición de Astado”, solo un tipo de personas llevan tal atributo espiritual en su interior, las brujas.



—Tsk… falle -La arquera critica su fallido intento —“Esa semihumana…”



La bruja arquera observa el arma empuñada en el brazo derecho de la loba, tal aspecto no tardo en relacionarlas con “ciertos tipos de armas” que pertenecían a “cierta persona”, intuyo que aquella semihumana guardaba relación con tal individuo.



—¿Livia… Archan…? -Pronuncia Riha aquel nombre con un aire de indiferencia.



—¿Nos conocemos?, tu… ¿tienes alguna relación con Rozuel Drayt?.



Ante las palabras pronunciadas de la bruja, Riha confirmo entonces la identidad de la arquera, pronto la Lupian enseña sus dientes gruñéndole.



—¡Livia Archan! -Replico con voz furiosa.



Un sentimiento intenso de hostilidad se intensifico en su interior contra la bruja arquera, Riha intento apuntar la Beretta 92 contra ella, pero al momento de mover su brazo derecho, aquel herido, un dolor insoportable se lo impide. Livia nota su intento por usar aquella arma, se prepara para cargar otra flecha contra la Lupian, cuando una cuchilla se dirige directo a ella.



La bruja consigue evadirlo con hábiles reflejos, solo recibiendo un leve corte en la mejilla derecha, observa que el arma arrojadiza usada contra su persona era una kukri, una materialización mágica de Berat. El joven le miraba fijamente con hostilidad, aquel jadeo que anteriormente predominaba en él, ya no estaba presente, la bruja en lugar de confrontar a ambos allí, toma la decisión de hacer una retirada, marchando hacia la habitación que conducía aquella entrada secreta.



El kukri clavado en la pared desaparece, el jadeo vuelve a sacudir al Qusatjiat, pero era de menor ritmo comparado al principio, mientras tanto la Lupian, guarda la pistola un momento en la funda de la cintura. Acto seguido, con su mano izquierda se retira la flecha clavada en su brazo derecho, y cubre enseguida el sangrado con la mano.



Manifiesta su mana usando el principio básico de “Fortalecimiento” para aumentar el ritmo de curación de la herida, debido a la prisa que tenía, solo aprovecho el tiempo para ocuparse del sangrado. Si bien, no logro cerrarla por completo, pero hizo que la hemorragia pasable de ser algo considerable a algo leve, ahora la pérdida de sangre era minúscula.



Tras tratar su herida, la Lupian empieza a jadear, utilizo buena parte de su magia para recubrir todo su brazo derecho en metal, además de utilizarla ahora para sanar la lesión en parte. Ella aun estaba bajo los negativos efectos del debilitamiento de mana, con una reserva mágica muy limitada, alcanzar los limites permitidos repercuten en un cansancio sobre ella.



—Livia Archan… ¡es ella!... ¡ES ELLA! -Replicaba la semihumana cargada de un gran desdén en torno a dicha persona.



Cuando empezó a emprender marcha hacia la dirección por donde ella se había ido, Berat trato de detenerla, pero él aun se encontraba recuperando sus fuerzas tras haber utilizado su habilidad.



—¡Espera!, ¿¡piensas ir tras ella en esa condición!? -Le pregunto —¡Es demasiado peligroso!, ¡lo mejor es quedarnos aquí y esperar al resto!.



Pero inútil eran sus intentos de convencerle, para empezar la Lupian no podía entender su lengua y lo más principal, el odio que manifestaba hacia la bruja, hacía que ignorase todo lo demás, en su mente, solo una cosa paso por su cabeza cuando escucho ese nombre.



—“Es ella, ¡la responsable que dejo en ese estado a Roz!”.



La Lupian aun recordó aquel momento lúgubre cuando Rozuel había sido herido, perdiendo buena parte de su brazo izquierdo, de no ser por las curaciones llevadas a cabo por los miembros del “Corazón del Oasis”, quien sabe cual hubiera sido su trágico destino. Pero en propias palabras de Roz, tuvo un nombre y descripción física, de la persona responsable de su condición.



—“Livia Archan… ¡debe pagar por esto!” -Repetía aquel nombre acompañado de gruñidos.



Cuando cruzo la puerta secreta dio con un estrecho pasillo con unos cortos escalones con una puerta azul, cuando estaba próximo a abrir la puerta, ella se preparo primero. De su cinturón con numerosos bolsillos, del cual guardaba la poca munición que le quedaba, también tenia un objeto en específico, que debía utilizarse solo en caso de emergencia.



—“Solo tendré una oportunidad”.



Un cristal de mana con el tamaño de una pelota de tenis, aquel objeto en cuestión solo tendría un uso, Riha recargo su magia de la forma rápida e insegura, destruyéndola con el aplastarla en su mano y absorbiendo de golpe buena parte del mana del recipiente. Podía sentir como se nutría de la energía mágica, no era una cantidad que cumpliera sus expectativas, pero evitarían la fatiga o cansancio.



—“Si logro asestarle un disparo todo habrá terminado, será mi victoria” -Aseguro la Lupian.



Cruzo la puerta azul, llegando a una extensa área, del cual la próxima puerta estaba a 100 metros y el techo estaba distanciado con el suelo en un estimado de 12 metros, fue en este mismo sitio en donde lucharon Rozuel y Ezequiel el “Ejecutor de Plata”. Allí mismo, a tan solo 50 metros de distancia, se encontraba la arquera bruja.



—Has decidido venir, semihumana, ¿dónde está el otro muchacho? -Pregunto ella.



—Conmigo será más que suficiente, traidora.



—Esa palabra… entonces si estas relacionado con esa persona, él no debe andar lejos de aquí.



—¡Antes de que vuelva, tu estarás muerta!, miserable bruja traidora.



—¿Tienes un serio problema conmigo?, ni siquiera te conozco, ¿acaso mi enemistas con ese sangre de bruja te da el suficiente motivo de despreciarme?.



—Por tu culpa, Rozuel casi muere -Expreso la Lupian con indignación y el mostrar de sus colmillos —¡Pensar que alguna vez confió en ti!, mereces quedar en el olvido, incluso en el de tu propia hermana.



Cuando la Lupian hizo mencion de aquello último, la arquera frunció el ceño y mordió sus labios.



—¡Una semihumana como tu no sabe nada! -Exclamo ella —Pero si tanto quieres morir por el bien de ese miserable sangre de bruja, hare realidad tu deseo.



—¡Solo tu vas a morir aquí! -Apunto la loba con la pistola a la bruja.



Al verse su brazo derecho herido, tuvo que recurrir a su izquierda para empuñar el arma de fuego, es aquí donde jugaba una crucial desventaja, pues Riha era hábil con su mano derecha, lo que hacia que manipular el arma con la izquierda disminuyese su puntería a un considerable grado. Livia Archan fortalece sus actitudes físicas sobrehumanamente, la Lupian dispara, pero la arquera se desplaza a una velocidad lo suficientemente rápida para evadir los proyectiles, consiguiendo una cobertura, una la cual era capaz de repeler los disparos de la Beretta 92.



—Esa estructura…



En medio de tal escenario, el “Escudo Búnker” de Rozuel Drayt seguía desplegado allí, con la propia prisa que el muchacho tenia, tenia en mente recogerlo más tarde, en consecuencia, Livia lo uso para su propio beneficio. La estructura defensiva era capaz de resistir disparos de rifles antimaterial, con proyectiles de una 9mm era como si lanzaran bolas de papeles contra un muro de hormigón.



—“Mientras se encuentre cubriéndose allí, mis disparos no le llegaran” -Concluyo la Lupian.



La cobertura hacia a Livia Archan prácticamente invulnerable al armamento con el que Riha estaba equipado, ni la Desert Eagle podría hacer algo, solo podría contrarrestarla si llegaba hasta su ubicación y la atacaba desde donde se escondía. Era arriesgado, dado a que su contrincante se especializa en la lucha con magia ofensiva a distancia, pero la Lupian no tenía otra alternativa.



Cuando dio sus primeros pasos, entonces de manera imprevista un círculo mágico se manifiesta bajo sus pies, la bruja arquera sale de su escondite con una sonrisa maliciosa llena de satisfacción.



—¡Sello de atadura! -Exclamo Livia con el tensar de su arco —¡Te atrape!.



Aquella trampa fue la misma que utilizo contra Rozuel Drayt, una trampa mágica colocado sobre el suelo, casi imperceptible sensorialmente y cuyo efecto principal era paralizar a aquellos que lo pisaran. Con la Lupian inmovilizada, la bruja tenia un tiro libre para abatirla en su siguiente flecha.



—¡Muere bestia inmunda!.



Mana es imbuido en la flecha de hierro y disparada hacia Riha, todo parecía indicar que la victoria de la arquera era inminente, hasta que pronto la Lupian da un brinco sobrehumano hacia atrás de varios metros con ayuda de “Fortalecimiento”. Había evadido tanto la flecha como salido del circulo mágico de Livia.



—¡Imposible!, ¡no había forma de que pudiera repeler la parálisis mágica de la trampa!, ¿cómo es que…?



Livia Archan miro detenidamente el sitio donde había estado “atrapada” la semihumana, sobre el circulo mágico quedo allí algo, era el calzado de la Lupian el cual mostraba algo que llamo su atención. Su calzado en un par de zapatos de cuero negro, del cual sobre la suela de estas se había manifestado metal, o, mejor dicho, habían sido recubierta de dicho material en buen grosor. Enseguida tal metal se desintegra, pues eran de naturaleza mágica.



—Soy consciente sobre tus trampas de círculos mágicos -Aclaro la Lupian.



—¿Logro repeler la parálisis mágica? -Pensó la bruja en voz alta.



La Lupian justo antes de avanzar, había cubierto la suela de sus calzados con una capa de grosor lo bastante robusta que sirviera como un medio para repeler la magia paralizante del circulo trampa cuando este se activará. Tal protección para evitar casi toda la parálisis no era un plan infalible, debido a su necesidad de evitar un consumo enorme de mana, tuvo que ajustar el grosor de tal protección metálica a una cantidad moderadamente exacta de la recomendada, había una posibilidad de esta fallase, pero al final resulto funcionar.



La Lupian dispara contra la arquera quien se cubre con el “Escudo Búnker” para evitar sus disparos, el circulo mágico en torno al calzado de la Lupian desaparece, Riha se mueve rápido y se coloca sus zapatos de cuero negro. La razón de ponérselo, era para volver a usarlos en caso de caer en otra trampa igual de la bruja.



Entonces empezó a moverse, corriendo normalmente, ahorrando el mana para utilizarse en un caso oportuno, cuando la arquera estaba por salir de su cobertura para atacar, la loba se lo impedía con el disparar de su pistola. Entonces Livia sale de su cobertura con un salto sobrehumano y tensando el arco en medio del aire, lanzando una flecha de hierro hacia la semihumana, Riha intensifica sus cualidades físicas y evade el proyectil en cuestión.



Cuando Livia aterriza, esta se encontraba en la mira de la siguiente bala de la Beretta de Riha, pero un sentimiento de incertidumbre inunda a la Lupian, cuando ve sonreír a la bruja. Como un mal presagio, aquella inseguridad se hizo más notorio cuando percibió magia cerca de su posición, más en concreto sobre aquella flecha que había esquivado.



Su intuición le llevo a correr hacia la dirección contraria para alejarse de aquella flecha, pero al dar algunos pasos, el proyectil manifiesta mana y luego explota en consecuencia, aquello en realidad era una flecha de hierro imbuido con magia explosiva. Su intención era que, aunque fallase, la detonación mágica consiguiera tomarle por sorpresa y dañar a la Lupian, y lo había conseguido.



La fuerza del estallido del proyectil hizo que la Lupian fuera mandada a rodar violentamente en el suelo, hasta detenerse luego de impactar contra la pared, dolor y cansancio repercutió en la loba. Se puso se pie, sintiendo dolor en todo su cuerpo, en especial el brazo derecho, quien recibió parte de aquel violento rodar.



Pero lo peor estaba por venir, Riha uso “Fortalecimiento” para resistir parte de la explosión y buena parte de la sacudida en el suelo e inminente choque en la pared, para su desgracia la proporción de magia utilizada para evitar un daño considerable, no fue moderada.



—“No… no ahora…”



Una fatiga empezó a manifestarse sobre si misma, aunque ocultaba su jadeo, su baja presencia mágica era sentido por su oponente, ella mismo noto que en todo momento la semihumana hacia un uso cuidadoso de su energía mágica. Su sospecha lo llevo a creer que intentaba no malgastar más de la necesario, ¿con que propósito?, pensó que quizás estaría guardando para utilizarla todo de golpe en un momento oportuno, pero una segunda idea llego a su mente.



—“¿Acaso su reserva de magia es poca?, ¿podría la lucha contra los Afligidos haberla debilitado?” -Pensó la bruja.



Aquella segunda conclusión fue la más acertada, y quedo confirmado a sus ojos, cuando vio el mana de la loba disminuía notoriamente hasta casi estar al nivel de un no mago, incluso la bruja se había dado cuenta, de que la semihumana trataba de disimular su cansancio.



—“Esta a su límite” -Concluyo la bruja con una expresión de placer en sus labios.



Livia tenso su siguiente flecha, el cual al igual que la anterior, contenía magia explosiva en su interior, la Lupian trato de moverse, pero sus pasos eran lentos y llegado a un momento, ella se detuvo de golpe al sentir una dolorosa presión en su pecho.



—¿Qué es este dolor…?



La loba cae de rodillas y con la mirada baja, soltó la pistola y llevo su mano izquierda a su pecho, apretándose como si le doliera, la arquera no comprendía lo que estaba ocurriendo, solo observo que la semihumana se retorcía de dolor y estaba en un momento de vulnerabilidad. Entonces ella aprovecho la situación y disparo, pero su flecha es repelida y mandada a volar lejos de la posición de la Lupian.



—¿¡Que!?... ¿¡Aun tiene fuerzas!?...



En un acto inesperado y que dejo perpleja a la propia bruja, aquella adolorida loba había rechazado la flecha con su brazo derecho, con aquella extremidad herida, magia se imbuyo en esta y golpeo el proyectil consiguiendo no solo repelerlo, sino enviarlo lejos. Evitando la explosión de esta, pero eso no fue lo que dejo boquiabierto a la arquera, era algo más que sintió en esa semihumana.



—¿¡Como es posible…!?



Una fuerza mágica despertó en torno a la Lupian, una cantidad descomunal de mana se manifestó al exterior como un manto de dos metros y medio, las heridas del brazo derecho sanan y toda hemorragia en esta desaparece. Pero lo más alarmante, fue la mirada de la loba cuando sus ojos se clavaron con los de la bruja.



—¡LIVIA ARCHAN!..



Una voz grave resonaba en Riha, con un tono digno de un monstruo demoniaco, lo que antes eran unos ordinarios ojos grises, se habían teñido de unos penetrantes ojos de color amarillo sobrenatural que irradiaban energía.



—¡¡LIVIA ARCHAN!!...



Continuara…
 
Última edición:
Registrado
3 Jul 2009
Mensajes
1,343
Offline
CAPITULO 232 LOBA DESATADA (Parte 1)


PERSPECTIVA: Tercera Persona



—“Dolor…”



Llevo sus manos a su pecho, una dolencia de grandes proporciones se manifestó en la zona del cuerpo al nivel del corazón, haciendo que la propia Lupian cayera rendida ante este dolor al ponerse de rodillas.



—“¿Por qué me duele tanto?”…



La loba se percató de encontrarse en un lugar completamente diferente, un mar gris se extendía a su alrededor, pese a estar sobre un mar de un agua anómala, podía flotar sobre esta como si fuera una capa sólida. De un despejado cielo azul se alzaba a la vista una luna amarillenta, cual de repente empezó a emitir latidos sobrenaturales como un corazón.



La atmosfera pronto cambia, el cielo se tiñe de oscuridad, la luna se envuelve en profundo color gris, los latidos se hacían más fuerte, llegando a repercutir en la cabeza de la semihumana.



—El dolor… desaparece… me siento… bien…



Extiende su vista al frente para observar una figura familiar, un joven de camisa gris con mangas cortas semejante a un chaleco oscuro, con un pantalón largo, un cinturón de cuero equipado con numerosos bolsillos y un AK-47 en manos.



—¡ROZ!... -Identifico a aquella figura.



Rozuel caminaba por aquel mar gris alejándose de la semihumana, la loba le hablo, pero él no le respondía en absoluto y seguía caminando, Riha se puso de pie para seguirle, cuando parecía que estaba por alcanzarle, la figura de Roz se alejaba aún más.



—Roz… espérame por favor…



Sus intentos por alcanzarle, sin importar cuan rápido corriera no lo conseguía, aquella figura de Rozuel seguía caminando, ignorando su voz e inalcanzable para la semihumana. Sonidos de latidos aún más fuertes procedieron a una corta distancia de ella, volteo para encontrarse con una canica gigante que emitía el mismo sonido de un corazón.



Aquel objeto de anormal comportamiento le recordaba a las pequeñas canicas que Rozuel utilizaba para comprimir sus armas y equipamientos, ¿pero qué hacia uno de vasto tamaño y porque ese palpitar como si fuera un corazón?. Aquello hipnotizo a la Lupian, se acercó a este hasta tocarlo con la palma de su mano derecha.



La luna gris empezó a chorrear un líquido de un aspecto semejante a la sangre pero siendo del mismo color del astro, pronto del oscuro cielo empezó a nevar, pero no era nieve lo que caía, sino copos hecho de metal, eran tan livianos que descendían del cielo como la propia nieve y se perdían en el océano gris. Sobre la canica gigante se emitió un aura que salió disparada hacia el cielo como la erupción de un volcán.



—Ya no hay dolor… solo satisfacción…



Los ojos de la Lupian se habían teñido de un profundo amarillo y venas grises sobresalían de su cuerpo, en especial sobre su rostro del cual exponía una faceta de regocijo.



__________________________________________________________________​



Una fuerza mágica despertó en torno a la Lupian, una cantidad descomunal de mana se manifestó al exterior como un manto de dos metros y medio, las heridas del brazo derecho sanan y toda hemorragia en esta desaparece.



—¡¡LIVIA ARCHAN!!...



Los ojos de la semihumana se envuelven en un profundo amarillo sobrenatural que irradiaban energía, la bruja más que confusa se mostraba alarmada por lo absurdo que resultaba ser la situación.



—Esto no tiene sentido… -Manifestó Livia con desconcierto.



Hasta hace solo menos de un minuto, aquella semihumana se encontraba fatigada, herida y al borde de una derrota segura, y de la nada su lesión es sanada, aquella poca reserva de magia que tenia se había recuperado y en grandes proporciones. Incluso la bruja era consciente de que la cantidad de poder mágico de la Lupian, era por lejos mayor a la suya.



—“¿¡De donde saco todo ese poder mágico!?” -Se pregunto perpleja en sus pensamientos.



Pero no podía titubear, no podía mostrar debilidad ante el enemigo, recupero la compostura y tenso su arco nuevamente para disparar una flecha de hierro potenciada con su magia. La semihumana brinco, un salto de varios metros, sobrepasando incluso el “Escudo Búnker” de Rozuel, descendiendo hacía en donde la bruja se encontraba parada.



Livia intensifica su velocidad a nivel sobrehumano y a tiempo consigue distanciarse por varios metros, la semihumana aterriza, para luego voltear y mirar fijamente al “Escudo Búnker”. Acto seguido, con la palma de su mano derecha, toca el objeto en cuestión, mana es imbuido en la palma de dicha extremidad.



—¿Qué está haciendo?...



La pregunta de la bruja no tarda en ser respondida, parte de la estructura metálica del “Escudo Búnker” es absorbido por la palma de la Lupian, venas grises sobresalían del pelaje sobre el brazo derecho. Aquel metal absorbido se manifiesta con un aspecto líquido, de la mano de la semihumana se extiende por el torso, luego cintura a los pies y finalmente cuello a cabeza.



—“¡Todo su cuerpo ha sido cubierto!” -Exclamo con asombro la bruja.



Aquel metal absorbido deja de verse con aspecto líquido y pasa a volverse sólido, la Lupian había envuelto todo su cuerpo en metal, solo sus ojos mostraban ser la única parte no cubierta.



—“Imposible… una Lupian del clan colmillo de acerco no debería poder hacer eso”.



Livia Archan tenía conocimiento sobre los semihumanos llamados “Lupian”, esta raza de lobos antropomórficos y con inteligencia humana, viven en sociedades separadas entre 4 clanes. Cada clan comprende un poder único, como una habilidad mágica innata de nacimiento.



En el caso de los Lupian del clan colmillo de acero, eran capaz de generar acero para envolver parte de su cuerpo en este o lanzar proyectiles de dicho elemento. Se conoce entonces de Lupian con la capacidad de envolver una buena parte de su cuerpo en acero, pero NUNCA todo el cuerpo.



Hay un límite en cuanto a pueden cubrir, generalmente utilizan esta habilidad para generar garras lo suficiente duras como filosas para atacar, y en el caso de defenderse, envolver aquella parte que será agredida para resistir el daño. Pero nunca se ha registrado de alguien de dicho clan que pudiera envolver todo su cuerpo.



Algunos alegan por falta de una buena cantidad de mana, pero eso es una mentira, Lupian del clan colmillo de acero que han nacido con grandes reservas de mana, se han dado. Sin importar cuan adulto y adiestrado fuera con el uso de su magia especial, o cuanto mana tuviera, nunca se ha llegado a la capacidad de que estos pudiesen envolver todo su cuerpo a la vez, solo una parte en específico.



—“Esta Lupian… ¡definitivamente no es normal!”.



La sorpresa de la bruja al hallar a una Lupian capaz de romper aquella lógica que su propia raza era incapaz de realizar, una hazaña que mágicamente era imposible de lograr, Riha Sharpsteel se había convertido entonces en la primera en conseguir una proeza inalcanzable. Otra característica aparte, era que aquella cantidad abrumadora de magia que la Lupian mostro al principio, ya no se sentía. Su cuerpo aun emitía magia, pero una cantidad normal.



Solo cuando absorbió parte del metal del “Escudo Búnker” su magia se incrementó para realizar tal accionar, pero una vez que se envolvió en aquella vestidura de metal, esta se mantuvo a un nivel de mana normal.



—“No dejes que el enemigo de intimide… ¡debo ponerme firme y cumplir con mi deber!, por la ama Alice”.



La mente de la bruja se tranquiliza y prepara de inmediato otra flecha, la potencia mágicamente y dispara, la Lupian sin moverse recibe de lleno el proyectil en su cabeza, la flecha es repelida sin siquiera ocasionarle daño alguno a la semihumana.



—¿¡Que!?...



Livia Archan equipo su arco con una flecha diferente, la lanzo y golpeo nuevamente a la Lupian justo sobre su cuello, el proyectil es nuevamente repelido, pero aquella flecha era una explosiva y había caído al suelo cerca de Riha. Esta explota con la Lupian en las cercanías, y pese a ello, la explosión no inmuto a la loba.



—“¡Es ridículo!” -Exclamo con asombro y disgusto.



Aquella piel de metal que había absorbido del “Escudo Búnker”, no solo fue capaz de soportar una flecha de hierro potenciada con magia, sino incluso una explosiva, su nivel de dureza era extraordinaria. Pero lo más inquietante, era que aquel metal que envolvía a Riha como una armadura, no despedía magia alguna a la hora de recibir los impactos.



—“Una armadura sin fortalecerse con magia y capaz de resistir aquellos ataques… esto ya es más que solo un gesto de lo ridículo” -Opino la bruja preocupada.



La Lupian flexiona sus piernas, estaba por llevar a cabo una acción, Livia Archan estaba atenta, la bruja pensó que si la semihumana fuera a atacarle, dado a que llevaba encima un cuerpo cubierto con tal protección, llegaría a pensar que sus movimientos serian lentos, lo que le daría ventaja en el factor velocidad.



La Lupian salta nuevamente y desciende a una velocidad increíble con dirección hacia la bruja arquera, Livia queda perpleja por la rapidez a la que se dirigía, fortalece su cuerpo y esquiva a la loba a tiempo, o, mejor dicho, casi consigue ser aplastada por ella.



—“Es rápida… ¿¡cómo puede moverse a esa velocidad portando alto que se supone debería ser bastante pesado!”.



Una protección capaz de soportar flechas mágicas y explosiones de dicha naturaleza, una protección pesada sería la más adecuada, sin magia quizás un grosor considerable era lo idóneo a creer que portaba la Lupian. Por ende, si llevaba una “armadura pesada”, la lógica dicta que por desventaja, su agilidad y destreza fueran entorpecidos por equiparse con tal vestidura defensiva.



Pero carecía de aquellas restricciones, aunque existen armaduras pesadas imbuidas con magia para disminuir el peso y mejorar la velocidad para sus portadores, no era perfecto, había limitaciones y defectos. Sin embargo, la Lupian mostraba en todo su esplendor algo ilógico hecho realidad, una protección de considerable grosor pesado, una vestidura metálica de vasta protección que no limitaba en ABSOLUTAMENTE NADA su movilidad.



Riha Sharpsteel se había hecho con una defensa formidable, y a la vez era capaz de poseer su habitual destreza y agilidad, era como si el peso de tal equipamiento defensivo no existiera, ¿cómo era posible?. Pero lo peor y más inquietante, no había nada de magia percibida en esa protección que le envolvía incluso en pleno movimiento, lo que relucía que no utiliza magia en dichas proezas. Todas esas asombrosas capacidades, y sin necesidad de la intervención de medios mágicos en el proceso.



—“Esto es absolutamente irreal, ¿¡quién es esta Lupian en realidad!?”.



La loba tras su aterrizaje y fallido intento de aplastar a la bruja arquera, se pone de pie, mirando fijamente a su rival, gruñidos resuenan de su boca, levanta su brazo derecho, pronto mana en gran cantidad se emana de ese puño y propina con todas sus fuerzas un puñetazo al suelo. Numerosos pinchos metálicos son invocados de esta con dirección hacia la bruja arquera, quien fácilmente evade la técnica de la loba.



Para su fortuna los pinchos tienen un rango limitado y son incapaces de seguirle el paso, lo único asombro era la velocidad con la que se manifestaban, cuando los pinchos habían alcanzado su distancia máxima, estos se desintegraban al instante. Tenían un tamaño aproximado de 70 a 50 centímetros, con el suficiente filo para ocasionar un daño considerable a las piernas, se concluyó que la loba tenía intenciones de lesionar sus extremidades inferiores para incapacitar con seriedad su movilidad.



En medio del aire, la arquera disparo sus últimas flechas de hierro con magia explosiva, un total de tres de ellas, con hábil habilidad cada proyectil fue disparado a un ritmo increíblemente rápido. Las tres impactan en zonas críticas del cuerpo de la Lupian, uno en la zona cardiaca, otro en la cabeza y el ultimo apuntaba a los ojos, pero la Lupian se cubrió con la palma de su izquierda en esta última parte.



Todas fueron repelidas, no hubo daño alguno en el impacto, entonces la explosión de las magias que albergaban en su interior se manifestó, las tres estallaron al unisonó, estaban a un rango corto de su objetivo. Cuando el humo de la explosión se disipa, se muestra como esa loba seguía en pie, sin un solo rasguño.



—“Es inútil, no la venceré de esta manera, tendré que ir en serio, solo así ganare” -Concluyo la bruja arquera.



Livia guarda su arco de hierro en su espalda, luego manifiesta todas sus fuerzas mágicas, se envuelve en una energía mágica teñida del color de sombras, acto seguido sobre sus manos materializa con dicha energía un arco de madera. El arma materializada como tal emanaba un poder mágico considerable, con ella Livia Archan hizo uso de “Umbra”. Una magia que hace uso de las emociones negativas de la mente como fuente de poder.



—Es increíble que me hayas hecho llegar a este punto, semihumana -Le hablo la bruja arquera —Jamás pensé por un segundo que fueras a convertirte en una espina más, ya tenía suficiente con ese mocoso sangre de bruja.



Cuando la Lupian oyó pronunciar con denotación despectivo hacia aquel “sangre de bruja”, enseña sus dientes, gruñe con fuerza y emite un aullido que se hace resonar en toda la habitación. Mana envuelve a la loba sintiéndose como esta se incrementa a un ritmo notable.



Livia podía sentir en el propio mana visible tanto física como sensorialmente de la loba, su ira y desdén, todo intenso desprecio dirigido hacia la bruja, ¿aquellos sentimientos iracundos alimentaban sus poderes?. La propia naturaleza de las habilidades mostrado por la Lupian, eran tan ilógico y misterioso.



La lucha había llegado a su punto fuerte, con cada lado mostrando todas sus capacidades, la bruja arquera con “Umbra” y la loba con el exhibir de extraordinarios dones en su magia de su clan. ¿Podría la oscuridad de la arquera perforar la resistente y extravagante defensa de la desatada loba semihumana?.



Continuara…
 
Registrado
3 Jul 2009
Mensajes
1,343
Offline
CAPITULO 233 LOBA DESATADA (Parte 2)


PERSPECTIVA: Tercera Persona



Riha avanza corriendo hacia la bruja arquera, Livia tras invocar el poder de “Umbra” toma distancia de la semihumana, su velocidad ante la influencia del aura oscura había aumentado sus aptitudes físicas aun más. Tensa el arco y proyectiles de oscuridad se crean sobre su arma materializada.



—“Sus ojos son vulnerables” -Concluyo la arquera.



Las únicas partes no cubierta de la Lupian eran los ojos y la boca, pero para que el segundo tuviera una chance, la semihumana tendría que abrirlo por el tiempo suficiente para que la arquera disparase. De modo que solo quedaban los ojos de la loba como punto débil.



—“Pero antes…”



Disparo flechas de energía de “Umbra” hacia el torso y extremidades tanto superiores como inferiores de la Lupian, estos eran repelidos y desaparecieran tras impactar, sin causarle el más mínimo daño. Con esto concluyo que sus flechas de energía hecho de aquel poder no bastarían, debía entonces darle en los ojos, una ventaja de “Umbra” es además de poseer una penetración mayor, también posee un aumento de velocidad del proyectil.



—“Si disparo mientras esta en movimiento, se protegerá”.



A pesar del comportamiento de la semihumana como si un trance de furia le poseyera, tenia el instinto de proteger sus ojos si estos eran objetivo de ataques, la bruja arquera probo aquel punto con un ataque anterior antes de que recurriera a “Umbra”. En términos de velocidad, superaba a la Lupian, entonces guio a la loba por un camino en concreto. Bajo los pies de Riha pronto se manifiesta un círculo mágico se manifiesta.



—¡Sello de atadura de la oscuridad! -Exclamo Livia.



El circulo mágico se tiñe de las sombras de “Umbra”, aquello era una mejora de la habilidad de parálisis de Livia Archan, cadenas hechas de oscuridad salen del circulo tomando de las piernas y brazos de la loba.



—“Tuve que reforzar la técnica a su máxima capacidad, pero logre inmovilizarla”.



La Lupian se agitaba como si fuera una bestia enjaulada furiosa, tratando de romper aquellas ataduras oscuras, poco a poco sus movimientos merman y la parálisis actúa en todo su esplendor. La bruja entonces apunto a una distancia de 25 metros, creo una flecha de energía de “Umbra” moldeándole de bastante mana y la disparo.



Toda la concentración del proyectil mágico estaba depositada en la punta de este, contando con una fuerza de penetración lo suficiente para atravesar armaduras de hierro fácilmente. Con que diera en el ojo seria su victoria, pues la flecha con el atravesar en el globo ocular llevaría a un inminente daño cerebral y con ello a muerte inmediata.



—Muere de una vez bestia estúpida…



—Grrr… Archan… ¡LIVIA ARCHAN!...



La loba consigue mover su cabeza y agacharla, recibiendo ese proyectil en su frente, pese al fuerte sonido del impacto que parecía indicar un golpe crítico, el daño fue leve gracias al grosor de la armadura.



—“¿¡Logro resistir parte de la parálisis!?” -La bruja asombrada se preguntó.



No solo su cabeza, la Lupian pronto empezó a mover sus brazos, su furia y aumento de poder mágico entonces consiguieron que sus extremidades superiores recobraran su libertad de movimiento. Acto seguido, transformar sus dedos en garras y con ella ataca reiteradas veces el circulo mágico de “Umbra”, el circulo desaparece y Riha recobra toda su movilidad.



—“Logro superar la parálisis de “Sello de atadura” potenciado con Umbra” -La bruja perpleja pensó —“Y además a base de pura fuerza física destruyo el circulo mágico, esta semihumana… es un MONSTRUO”.



Riha contraataco dando un salto sobrehumano de varios metros y desciende hacia donde yace la bruja, Livia con la ventaja de la velocidad consigue tomar distancia, pensando rápido en su siguiente movimiento.



—“Tratar de atacar sus ojos me llevara hasta lo imposible, entonces gastare todo en un impacto directo”.



Todo su mana, toda la oscuridad, la llevo a la palma de su mano, tomo entonces una flecha de hierro y la fortaleció con “Umbra”, a diferencia de las flechas de energía, utilizar flechas físicas envueltos con dicho poder era aun más poderoso. Por supuesto que tiene su desventaja, se requiere gastar más mana en el proceso para compensar un poder de penetración mayor, dependiendo de la cantidad estimada utilizada, será la fuerza de penetración del proyectil.



—Ofrezco toda mi oscuridad en esta flecha, ¡todo mi poder de “Umbra”! -Cito con el manar de sombras que se imbuyeron en el proyectil en cuestión.



Cuando la tenso en el arco, podía sentirse el emanar de aquel poder mágico concentrado en la propia flecha, aquello fue percibido por la propia Lupian, quien detiene su paso y mira fijamente la flecha. Observo como su contrincante se había posicionado a una distancia de 40 metros, estaba en la mira de su siguiente proyectil.



—¡Cae de una maldita vez BESTIA! -Exclama con el disparar de la flecha.



El proyectil envuelto en oscuridad, adopta la forma de una lanza cuya punta penetrante giraba como un taladro, su velocidad era tan excesiva que en solo un segundo justo había impactado directamente en el pecho de la Lupian.



—¡CAE!...



La flecha no fue repelida, seguía aun impactado sobre el pecho de la Lupian, aquella oscura imagen de la lanza taladro girando trataba de atravesar la armadura de la semihumana.



—¡CAE!...



El poder mágico de aquel proyectil aumentaba a cada segundo, el poder de “Umbra” depositada en este se hacia más intenso, fortaleciendo la punta de taladro que trataba con todos sus esfuerzos atravesar ese duro obstáculo de grosor.



—¡CAE!, ¡CAE!, ¡CAE!, ¡MALDITA BESTIA! -Replicaba la arquera con gran indiferencia y desdén.



La oscuridad de la flecha pronto empieza a manifestar comportamientos anormales, su balance de poder de “Umbra” bajaba y subía sin cesar.



—Se está desestabilizando… -Livia reconoció aquella anormalidad.



El poder de “Umbra” del extinto Aquelarre “Dunkel” no estaba perfeccionado, su desarrollo aun era incompleto, se dice que fue esta misma técnica la que causo la caída y destrucción de dicho aquelarre. Cuanto más poder de “Umbra” se acumula, mayor es la posibilidad de que sufra una desestabilización mágica y eso conduzca a un resultado.



¡KABOOM!...



La flecha estalla, la fuerza de aquella explosión superaba con creces a cualquier flecha cargada con magia explosiva que había utilizado con anterioridad Livia, incluso era consciente, de que esa ultima flecha utilizada con Umbra, era aun más poderosa que la que uso con el propio Rozuel Drayt.



—Tal poder explosivo, no hay modo de que pudiera sobrevivir.



La explosión resultante levanto una cortina de humo que se disipo rápidamente, la bruja arquera mostro una faceta teñida de un estupefacto pavor, ante su vista, observo como aun de pie aquella Lupian como si nada en su misma posición. Un aura mágica envolvía la armadura y sobre la zona donde la flecha impacto y estallo, mostro una leve abolladura insignificante, aquello fue todo el daño que pudo causarle.



—“¿Cómo?... ¿¡COMO!?, ¿¡COMO!?, ¿¡COMO ES POSIBLE!?” -Replico con histeria.



Había consumido gran parte de su reserva de magia en aquel ataque, en esa misma flecha deposito todo el límite que era capaz de exprimir de “Umbra”, y pese a ello, a quien pudo ocasionarle una lesión considerable al esper Trotamundos, fue un intento burdo ante la formidable protección enigmática de la loba.



La incógnita de “¿Cómo era posible?” tenia su explicación, cuando Riha despertó aquel enigmático poder que le recargo de mucho mana, utilizo una habilidad que le permitió absorber parte del metal del “Escudo Búnker” de Rozuel Drayt e imbuirlo en su cuerpo para recrear una armadura.



Aquella protección que le envolvía, aquella “Armadura” con la cual fue el resultado de absorber parte del “Escudo Búnker” también había obtenidas las propiedades defensivas de este. Las capacidades defensivas del “Escudo Búnker” fueron concebidas en su diseño para resistir y absorber impactos directos del poder de penetración de un rifle antimaterial calibre 12,7.



Entonces ante la interrogante, “¿Cómo era posible?”, la respuesta era que la propia Riha Sharpsteel, había adquirido una armadura que replico incluso las propiedades defensivas capaz de soportar armamento pesado antimaterial de calibre 12,7. Solo una abolladura, nada más, la semihumana se rasca en la misma zona donde se encontraba aquella muestra de ese “daño”, como si lo hubiera sentido la picadura de un mosquito.



La semihumana entonces volvió a centrar su atención en la bruja arquera, reanudando su avance rápido hacia ella. Livia Archan seguía teniendo la ventaja de la velocidad, pero aquello era gracias a “Umbra”, sin embargo, su ultimo ataque conllevo a un gasto inmenso de mana, poco a poco empezaba a sentir las consecuencias de ello.



—“Umbra se esta debilitando, no podre mantenerlo por más tiempo” -Se percato de ello.



Estimo que solo le duraría unos minutos más, entonces pensó en su siguiente movimiento, algo que vino de inmediato a su mente luego de fracasar todos sus intentos por acabar con su contrincante.



—“Debo huir”.



Replico aquella frase con una profundad angustia, porque era consciente de que, en su actual poder y condición, no era rival para la formidable defensa de aquella monstruosidad semihumana.



—“Debo huir”.



Aquello era la decisión más sabia si quería seguir viviendo, huir era la única elección lógica que le quedaba, mientras aun mantuviera partes de sus fuerzas y su corazón latiendo.



—“Debo huir”.



Su orgullo y arrogancia habían sido poseídos por una vasta incertidumbre, incluso si fallase ante los ojos de su ama Alice, tomar tal resolución fue el resultado de su frustración convertido en ansiedad emocional.



—“Debo huir”.



Su lado soberbio gritaba a todo pulmón en su subconsciente que luchara por la ama que había jurado fidelidad. Pero su instinto de supervivencia fue el que más prevaleció en el accionar de sus acciones, replicándole con intensidad “HUYE”.



—“Debo h…”



Su voz callo al unisonó cuando umbra desapareció de su cuerpo, sintió entonces con claridad sus aptitudes físicas sobrehumanas mermar a un grado inferior, pero no fue eso la alarma de su entremezcla de miedo y sensación de peligro. Sino el ver como esa semihumana a la que trataba de mantener a distancia, estaba a tan solo 3 metros y medio de alcanzarle.



—“No hay escape”.



El puño derecho de la loba estaba cerrado y apuntando a la zona cardiaca de la bruja, era un puñetazo cargado con aura mágica que elevaba la potencia física en si del propio golpe, sumándole además a la dureza del propio metal.



—“¿Moriré?”.



Si ese puñetazo diera de forma directa seria su fin, no había forma de resistir tal sacudida, soportar la fuerza de la semihumana en su estado actual seria un daño de proporciones desmesurado, conduciría a su inminente muerte.



—“¿¡Todo por ese sangre de bruja?”.



Cuanto más se acercaba, la bruja podía mirar los ojos profundamente amarillentos de la loba, sus expresiones cargadas de enojo e ira, la sola pronunciación despreciativa hacia ese sangre de bruja, alimentaba la colera de la semihumana y con ello su poder. Era la motivación principal de la Lupian y el impulso de aquella fuerza enigmática repentina.



—“¡No… no puedo caer!”…



No dejo que el miedo y la ansiedad la consumieran por completo, quería sobrevivir, su instinto alentó su voluntad para vivir, su arco materializado de “umbra” aún seguía en sus manos y tomo una acción rápida. El poder restante de “Umbra” se manifestó en el arco materializado, mismo que utilizo como un escudo.



—“Mi oscuridad será mi protección… ¿viviré o moriré?”.



El puñetazo de la Lupian golpea directamente contra el arco, el centro de toda esa descomunal fuerza liberada desata una presión de viento salvaje ante el choque entre ese puño y el arma materializada. El arco es destruido y la bruja es mandada a volar un metro y medio en el aire, aterrizando en el suelo para rodar violentamente contra este, solo para finalmente detenerte tras chocar de espalda contra la pared, pudo oír el perjudicial sonido de dos o más huesos de su cuerpo crujir.



—“Mis costillas… duelen… mi ojo… ¿por qué hay tanta… sangre?”…



La joven bruja entonces fue consciente de que la vista de su ojo derecho se había apagado en su totalidad, no emitía imagen alguna y estaba en suma oscuridad, no tardo en descubrir la razón. Llevo su mano a su ojo derecho, el cual despedía una cierta cantidad moderada de sangre, pero lo más alarmante fue descubrir que su globo ocular derecho había sido reventado.



—¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH!.



Un extremo dolor entonces repercutió en ella, sus manos cubriendo la horrida herida de la perdida de uno de sus ojos, tal grado de dolencia ya no podía tolerarlo, y revelo ante su contrincante su sufrimiento.



—¡Duele!... ¡Duele!... ¡DUELE!...



Trato de usar mana para cubrir toda hemorragia, pero la cantidad de poder mágico que le quedaba era poca, aun tal perdida de sangre no ponía su vida en peligro al instante, tal aflicción debía ser atendido entre 15 minutos o podría acarrear consecuencias graves que conduzcan a su muerte. Pero el problema principal era…



—“Se está… acercando…”



Aquella bestia cubierta de metal, aquella loba en colera que enseñaba unos colmillos envuelto en acero, poco a poco se acercaba a la herida bruja arquera.



—“Mi cuerpo… esta débil… me siento… agotada…”



Las heridas y fatiga finalmente habían hecho eco en su cuerpo, la bruja arquera se encontraba en un momento vital de vulnerabilidad, su piel tiritaba del terror con cada paso de aquella monstruosidad. Aquella Livia orgullosa, segura y furiosa al principio con esa semihumana, ahora se veía emocionalmente en histeria.



—“A este paso va a matarme… ¡A este paso voy a…!”



La puerta de blanco profundo que conducía al presunto “Taller” del Nexus, repentinamente se abre, saliendo de allí una presencia como voz masculina que la bruja reconoció al instante.



—Absurdo… -Replico aquel individuo.



Continuara…
 
Registrado
3 Jul 2009
Mensajes
1,343
Offline
CAPITULO 234 LOBA DESATADA (Parte 3)


PERSPECTIVA: Tercera Persona



Una criatura de cuatro metros emerge de la puerta, su torso poseía la apariencia de una armadura carnosa tonificada rojo y negro, como miembros superiores e inferiores de notable musculatura exagerada. Con un cráneo bovino conformado por tres pares de ojos ennegrecidos separados entre sí, cada ojo tenía dos pupilas rojizas, todas con movimientos de ritmos anormales. La criatura identificada como un Afligido, mira fijamente con todos sus ojos a la Lupian.



—Absurdo… -Replico la monstruosidad hablando.



La voz familiar resuena en los oídos de la herida bruja Livia Archan, quien reconoce de inmediato de a quien procedía.



—¿Eres tú?, ¿Ezequiel?, ¿el ejecutor plateado? -La bruja asombrado pregunta.



—¿Acaso la discípula de Alice Kyte es tan débil? -Le criatura pregunto con frialdad —Has dejado al enemigo acampar a sus anchas por los dominios del Nexus, era tu trabajo defender este sitio, ¿no fue esa la orden de tu ama?.



La arquera apretaba los dientes con frustración, las duras palabras del ejecutor no eran insultos dirigidas a su ama, sino a ella misma por la debilidad que lo llevo a estar en la malherida situación que se encontraba.



—Si… no fui lo suficiente fuerte, para lidiar con ese monstruo -Miro la bruja con ojos iracundos a la Lupian.



—De modo que, dado a tu condición, tendré que lidiar yo mismo con la situación.



—Ejecutor Ezequiel, si planea luchar contra esa semihumana, ¿no debería utilizar su verdadero cuerpo?.



—Mi “cuerpo” aún se encuentra regenerando, le tomará tiempo volver a estar en condiciones óptimas -Aclaro —De momento he podido trasladar con éxito mi “consciencia” a esta unidad “Symbio”, tendrá que bastar.



—Ella… es demasiado poderosa -La bruja revela —Su armadura tiene una defensa casi impenetrable, concentre todo mi poder mágico de “Umbra” en un ataque directo que asesto, pero solo consiguió hacerle un daño insignificante.



El Afligido controlado por Ezequiel mirando fijamente a la semihumana que se acercaba, observa la abolladura en torno al pecho de la Lupian, siente residuos de magia aun presente en esta. Lo que sea que haya recibido con anterioridad, concentraba bastante poder mágico para que aun hubiese pequeños residuos de esta.



—“Esa forma de vida semihumana, acceder datos”



La última orden emitida por Ezequiel en sus pensamientos manifiesta dentro de su subconsciente imágenes que mostraban la apariencia de un Lupian masculino adulto y otra de género femenino. Como si fuera un libro, palabras se plasmaban al lado de los detallados semihumanos, tanto sus capacidades mágicas y habilidades en torno a la magia.



—“Objetivo analizado, Lupian “Colmillo de acero”, confirmado” -Reitero en sus pensamientos —“Es una Lupian hembra joven, apenas en su desarrollo adolescente, Absurdo, ¿cómo podría una semihumana con tan poco desarrollo biológico ser una amenaza a destacar?”.



Ezequiel era consciente de las habilidades de Livia Archan, la bruja había sido puesto como una guardiana del “Taller” del Nexus que yacía ubicado en “La Apostata”, viendo el estado de la bruja arquera y quien era el intruso responsable. Tales hechos le parecían descabellado por el simple hecho de que la bruja debería poseer más poder mágico y talento de combate, además de que los Lupian del clan colmillo de acero tienen un estilo de lucha enfocado mayormente en el cuerpo a cuerpo, mientras Livia con su estilo especializado en combatir a la distancia, las posibilidades de victoria debían haber sido para la bruja, pensó entonces…



—“¿Un factor anómalo?, ¿un acontecimiento imprevisto?, no hay suficiente información”.



—¡Aquí viene!.



La bruja alerta al ejecutor, la Lupian estaba a solo escasos metros, la semihumana manifiesta garras y su mirada apuntaba al Afligido, aquel que Ezequiel controlaba, anhelaba desgarrar a la criatura y se ganó la atención de la loba.



—Es necesario una respuesta inmediata.



Un líquido grisáceo se manifiesta en la palma del monstruo, junta sus manos y aquel liquido de pegajosa composición aumenta de volumen y comienza adoptar una forma, convirtiéndose entonces en una descomunal espada gigante. La hoja es imbuida con pinchos que imbuyen la hoja en fuego, ataca con su arma y golpea a un costado a la Lupian, del impacto la semihumana es mandada a retroceder por varios metros. La loba cae al suelo luego de una violentamente sacudida en este, pero se pone de pie en cuestión de segundos.



—“Lo resistió… observando atentamente, no solo eso…”



Ezequiel observa el costado en donde había golpeado a la loba, no había señal alguna de daño, a pesar de haber golpeado con una considerable fuerza y utilizado fuego de naturaleza mágica en el proceso, aquella parte impactada parecía estar intacto ante tal espadón pesado ígneo. Luego recordó las palabras de la bruja, “Su armadura tiene una defensa casi impenetrable”, comprendido entonces la seriedad de las palabras de la bruja y con ello en su mente se desenvolvieron varias preguntas.



—“¿De dónde obtuvo esa armadura?, ¿qué aleación utiliza?, ¿acaso utiliza magia de alto nivel para emitir tal defensa?”.



Recordando los “datos” que había accedido sobre los Lupian, se percató de un detalle en concreto, esta raza “colmillo de Acero” por lógica biológica eran incapaces de cubrir todo su cuerpo en el acero que podían manifestar. Pero aquella semihumana que pertenecía justamente a dicha raza y clan, era capaz de violar la lógica de aquella regla biológica en la magia de estos seres y más aún, poseer una armadura de una defensa capaz de soportar su ataque directo de recién sin daño alguno.



Por si fuera poco, mientras recordaba el momento preciso en que golpeo con su espada a la Lupian y la mando a retroceder, pudo analizar detenidamente dicha escena en su mente y dar cuenta de algo, no hubo pizca alguna de magia en el instante en que el impacto se llevó a cabo. Toda la defensa que manifiesto aquella “armadura”, era una defensa física y mágica totalmente “natural”, sin intervención de magia de fortalecimiento para incrementar dicha defensa, con esos datos concluyo una cosa…



—“Absurdo…” -Fue la respuesta cargado de disgustos del ejecutor —“Capaz de desobedecer a los limites biológicos de la magia de su raza y poseer una protección de defensa base capaz de resistir tal magnitud de daño físico y mágico, sin importar cuanta lógica le busque… es… absurdo”



La Lupian gruñe y flexionando sus piernas, esprinta a toda velocidad hacia el ejecutor, Ezequiel en su respuesta, se aparta para mostrar como la puerta por la que vino se abre, saliendo de este cinco Afligidos más. Eran aquellos con un cuerpo de tinte rojo carnoso, ojos carentes de iris, cabeza deformada de proporción absurda, bocas de considerable tamaño con fauces de tiburón y garras por dedos, modelos regulares de estas monstruosidades.



Las cinco criaturas cargaron a toda su velocidad hacia la Lupian, un choque eventualmente se da entre estas dos fuerzas, la loba había manifestado garras sobre sus manos. Dos de los Afligidos brincan sobrehumanamente para caerle encima, pero la loba agita sus zarpas de acero y de ese movimiento desgarra a las monstruosidades con facilidad a la mitad.



Otros toman su velocidad como ventaja y atacan su costado, dos consiguen clavar sus fauces sobre los hombros de la Lupian, pero sus monstruosas dentaduras son incapaces de dañar la dureza de la armadura que le cubre. La Lupian atraviesa la quijada de una de las criaturas con una de sus garras y arranca su cabeza para arrojarla al resto, en cuanto al segundo lo corta en dos en sentido vertical desde la cabeza hasta la cintura.



El ultimo Afligido consigue apuñalarle por la espalda con sus garras, pero quien termina dañando con sus propias armas en el proceso, la armadura resiste el intento de apuñalamiento del monstruo. La Lupian se voltea mirando fijamente al Afligido, sus gruñidos e iracunda mirada, hacen que la criatura comience a retroceder lentamente como si experimentara la desesperación en carne propia, su pecho es pulverizada por un puñetazo cargado de brutal fuerza fortalecida de la loba y le parte en dos.



—“Sus cualidades de combate son torpe, de no ser por su armadura habría caído hace rato, ¿cómo puede una Lupian joven haber creado algo con una defensa tan absurda e ilógica?” -Se pregunto el ejecutor en sus pensamientos.



La mirada de Ezequiel pronto se detiene sobre el “Escudo Bunker” de Rozuel Drayt, recuerda como tal pieza defensiva resistió su pesado espadón fácilmente cuando este fue invocado. Nota como a la propia cobertura defensiva le falta parte de esta, como si algo o alguien le hubiera arrancado buena parte de su estructura, siendo tal pieza bastante dura, ¿quién pudo arrancárselo consiguiendo superar tal defensa?.



—Tú, la discípula de Alice Kyte, luchaste contra esta Lupian al principio, ¿no? -Pregunto Ezequiel —¿Acaso esta semihumana posee un vasto e inusual poder mágico que le permitió adquirir esa armadura que posee?.



—No, al principio estaba herida y débil, mostraba indicios de estar con una reserva mágica bastante baja -Conto la bruja —No se… ni entiendo, ¿dónde obtuvo tal fuente de poder de la nada?, incluso cuando absorbió parte de esa cosa para hacerse con esa armadura.



—¿”Parte de esa cosa”?, ¿qué se supone que absorbió para adquirirla?.



—Fue aquello que absorbió -Señalo el “Escudo Bunker” —Simplemente puso su mano y parte de esa cosa se volvió como líquido, fundiéndose en ella y tomando la forma de esa armadura.



—“¿Manipulación del metal?” -El ejecutor se pregunto asombrado en su mente.



Los Lupian del clan colmillo de acero solo pueden utilizar el metal producido por su propia magia en sus cuerpos, pero nunca manipular otros ajenos, sin embargo, aquella joven loba que estaba en frente suyo, parecía un caso especial. En palabras de la bruja arquera, absorbió la estructura metálica del “Escudo Bunker” y se lo equipo en ella misma, convirtiéndola en la vestidura defensiva que posee.



—“La dureza de su armadura, es similar… no, ¡es igual a la resistencia de esa misma estructura!” -Concluyo Ezequiel.



—¡Cuidado, se aproxima! -Advirtió Livia.



El ejecutor sale de sus pensamientos para observar a la loba arremetiendo hacia su dirección, corría poseída con una furia asesina, con sus garras materializado en cada mano. Ezequiel crea con sus palmas una lanza con un largo de cuatro metros, cuando la Lupian consigue aproximarse a una distancia exacta, ataca con su arma. La lanza se envuelve en llamas e impacta en el pecho de la loba, deteniéndola y sometiéndola contra el suelo en posición boca arriba.



—“Como era de esperar…”



El ejecutor lo supuso, aunque la penetrante punta de su descomunal arma consiguió un impacto directo, esta no logro penetrar la defensa de la armadura de la semihumana, las llamas nada hacían para dañarle tampoco.



—“Sin mi cuerpo principal, no puedo luchar con todo mi poder, con estas limitaciones, mis posibilidades de salir victorioso son pocas” -Calculo.



Pero una sorpresa llego a los ojos de Ezequiel, la loba consigue levantar la parte superior de su cuerpo, resistiendo la punta penetrante de la lanza y el fuego que la envolvía. Deshace las garras de sus manos, y en lugar de ponerse de pie, llevo su mano derecha a su espalda y al mostrarla, tenia la pistola Desert Eagle en su mano.



—“Esa herramienta… es como la de ese humano, Rozuel Drayt, solo que más pequeña” -Ezequiel se percato de ello —“Pero no hay duda, es el mismo tipo de arma”.



La Lupian apunto entonces con la pistola al ejecutor, este se mostraba totalmente asombrado, porque desde el principio de la pelea, se había dado cuenta de que esa semihumana no luchaba como un ser consciente. O más bien, su manera de pelear, era como una bestia salvaje guiado por su instinto de violencia, no había racionalidad en sus movimientos o actos, era puro instinto de agresividad de un animal barbárico. Los gruñidos y gritos de la Lupian, dejaba más en claro, que se comportaba como una bestia total, y había suprimido su racional inteligencia, y aun así…



—“Puede manipular esa herramienta, aun en ese estado salvaje…”



¿Una bestia usando una compleja arma con facilidad?, era absurdo como diría en sus pensamientos, como si esa arma estuviera integrada en los instintos de la loba, pero las sorpresas no habían acabado aún.



—“¿Mana?, ¿partículas de magia se están concentrando en esa herramienta?”.



Sobre la pistola Desert Eagle, el mana se imbuía en su interior, internamente la energía mágica se concentraba en cantidades sobre la bala que sería la próxima en utilizarle al dispararse. Riha estaba utilizando el principio de “Fortalecimiento” sobre el arma que empuñaba, sobre la munición que se utilizaba.



—“Por supuesto… ahora lo entiendo…”



¡¡¡BANG!!!



Una bala disparada con una potencia aumentada con magia, el proyectil impacta en la cabeza del Afligido, destrozándola y esparciendo sus pedazos en los alrededores. El proyectil continuo su trayecto hasta impactar contra la pared y dejar tanto un agujero como una considerable grieta producto de la fuerza de su carga cinética fortalecida con energía mágica.



Cabeza y cuello de la criatura habían sido destruidos, el núcleo del Afligido destrozado y la consciencia del ejecutor abandonando aquel cuerpo monstruoso que tomo prestado, sus últimos pensamientos antes de desaparecer de allí, fueron en torno a la Lupian.



—“Mutación… es la lógica en torno a esta semihumana…”



Con el ejecutor eliminado, la amenaza de Afligidos desaparecido, la loba se pone de pie y voltea, observando a una Livia Archan quien se encontraba levantada y a la distancia tratando de huir. Sus heridas habían hecho de su movilidad lenta y torpe.



—Livia Archan… -Replico la loba entre gruñidos.



La bruja se detuvo denotando un rostro cargado de incertidumbre, voltea para darse cuenta de que ella estaba siendo apuntado por la pistola Desert Eagle, la semihumana la tenia en la mira y en su condición, no había forma de lidiar con tal próximo ataque. Magia se concentra nuevamente sobre la pistola, potenciado la próxima bala que sería utilizado.



—Livia Archan… muere…



Jala del gatillo y la bala es disparada, la bruja solo podía quedarse quieta, observando su inminente fin, el proyectil impacta en su cuerpo con una fuerza demoledora, tanto el torso, extremidades y cabeza son pulverizados, convertidos en un diluvio de sangre. La cintura y las piernas en los últimos restos reconocible de ella.



—Livia Archan… muerto… al fin…



Su poder mágico merma hasta retornar a un punto bajo, pronto la armadura que le envuelve se torna en liquido desprendiéndose de ella, cayendo bajo sus piernas, dejando un charco gris bajo sus pies, la Lupian cae de espalda hacia el suelo, quedando completamente inconsciente. En cuanto a los restos del cuerpo de Livia Archan, una inquietante sorpresa se revela.



Aquella roja sangre se tiñe de blanco, luego se convierten en partículas de luz, aquella cintura y piernas toman la forma de una criatura humanoide de piel pálida, cabellera plateada corta, una baja estatura de 70 centímetros y grandes ojos amarillentos. Un espírano, un espíritu familiar había adoptado su forma y conseguido simular una falsa muerte sobre la bruja arquera.



El espírano desaparece, para luego revelarse que la verdadera Livia estaba escondido tras el “Escudo Bunker”, aproximándose a la inconsciente Riha, en sus manos la bruja sostenía un pergamino de naturaleza mágica.



—Los preparativos para irme de aquí están terminados -Recalco mirando el pergamino —Pero… no puedo desaprovechar una oportunidad como esta.



Se armo con una daga, sus intenciones eran obvias, miro a la Lupian con gran hostilidad, deseoso de rebanarle su cuello mientras estaba inconsciente.



—Maldita semihumana, resultaste ser un gran incordio, matarte ahora será ahorrarme un problema menos.



Continuara…
 
Última edición:
Registrado
3 Jul 2009
Mensajes
1,343
Offline
CAPITULO 235 ASUNTO PENDIENTE


PERSPECTIVA: Tercera Persona



—Maldita semihumana, resultaste ser un gran incordio, matarte ahora será ahorrarme un problema menos.



Una herida Livia Archan cuya batalla le costo su ojo derecho y la posibilidad de algunas costillas fracturadas, se acercaba a una inconsciente Riha Sharpsteel, la semihumana no mostraba indicio de despertar enseguida, estando totalmente vulnerable ante la bruja. Con su arma en alto, la muchacha apuntaba con su daga el apuñalar el cuello de la loba, luego seguiría con su pecho en la zona cardiaca y finalizaría dejando la hoja sobre su sien.



—¡Muere…!



Desciende la daga que poco a poco se acercaba para desgarrar el cuello de la loba, 10 centímetros, luego 5, 3 y…



—¡…!



La bruja cesa su hostilidad y con reflejos sobrehumanos se inclina hacia atrás y toma distancia retrocediendo dos metros, la razón de hacerlo era para esquivar una cuchilla ligera cuya hoja curva de 20 grados tenía una cuchilla de unos 30 centímetros, una cuchilla Kukri como sería mejor definida. El arma sigue su trayectoria, pero desaparece en medio del acto, en los últimos segundos denota la presencia de chispas alrededor de su hoja.



—“Esta arma…” -La bruja voltea en dirección hacia el agresor.



Su atacante era un joven de corta cabellera negra con una altura de 175 cm, su punto purpura en la frente le identificaba con alguien perteneciente a la tribu Qusatjiat, Berat como era su nombre e identidad.



—“Uno tras otros… como cucharadas”.



Berat se encontraba a una distancia de 7 metros, al ver el inevitable desenlace que le esperaba a la loba si no actuaba a tiempo, materializo su arma y le brindo todo su poder mágico para ser utilizado como un arma arrojadiza que superase los 7 metros de rango. Generalmente su arma solo tiene un limite de alcance de 3 metros a 3 metros y medio como un medio arrojadizo, puede maximizar dicho rango, pero al no estar acostumbrado a ello, el consumo de mana de tal técnica es inmensa.



—“Logro evadir pese a la condición que se encuentra” -Evaluó el joven Qusatjiat.



Las heridas de la bruja no eran menores, un mago promedio ni siquiera debería poder utilizar “Fortalecimiento” al encontrarse en tal condición, la bruja que en todo momento mostro unos pasos dificultosos, en el ultimo instante esquivo una daga arrojadiza que se desplaza a gran velocidad.



Berat noto algo en el cuerpo de Livia Archan, pequeños rastros de un aura oscuras aun perceptible mínimamente en ella, el poder que permitió a Livia esquivar ese ataque y brindarle una esquiva sobrehumana, provenía justamente de ese oscuro poder que luego se desvaneció como si aquello hubieran sido los últimos rastros.



—“No puedo materializar mi arma nuevamente para arrojárselo, con la reserva mágica que me queda, solo puedo materializarla por corto tiempo para un combate cuerpo a cuerpo” -Era la opción que Berat se planteó.



—“Ya no puedo luchar, a este punto la fatiga comienza a sentirse con creces, aunque empuñe el arco, la eficacia con la que lo use se vera mermada por mi condición y ese sujeto parece tener más energía mágica que yo en este momento, luchar sería un error mortal” -Concluyo la bruja —“Solo me queda una opción” -Miro al pergamino que en sus manos sostenía.



Berat manifestó su magia y con ello materializo su cuchilla Kukri, acto seguido sus pies y brazos se fortalecieron con mana, para luego dar una zancada directo hacia la bruja, al encontrarse a solo 2 metros de distancia de su oponente, se imbuyo de su magia de electricidad para desplazarse a su gran velocidad, Livia actuó de inmediato abriendo el pergamino. El objeto mágico se destruye desatando la liberación de un enorme poder mágico, un círculo mágico surge bajo los pies de Livia y un escudo mágico le envuelve protegiéndole del ataque del joven. Berat es repelido por el escudo y mandado a retroceder.



—Ese escudo es poderoso… no hay forma de que pueda destruirlo, ni con todo mi poder mágico al tope -Se percato él.



El circulo mágico invocado por el pergamino brilla con intensidad, el cuerpo de la bruja comenzó a tonarse transparente como el de un fantasma, era el propio hechizo incrustado en el objeto mágico haciendo efecto.



—“Si la ama Alice no me hubiera entregado este pergamino mágico de teletransportación enlazado… ya estaría muerta” -Supuso la bruja.



Miro a su oponente quien hizo desaparecer su arma materializada, se dio cuenta de que era inútil romper las defensas mágicas del hechizo del pergamino, luego volteo para ver con una desdeñosa mirada a la aun inconsciente semihumana.



—Maldita… ¡quería tanto matarte!, no voy a olvidar esto… -Toco con una de sus manos aquel globo ocular perdido temblando de la rabia.



Todo el cuerpo de Livia desaparece hasta el punto de que su presencia es borrada de allí, el circulo mágico y toda aquella concentración de energía mágica se disipan, dejando rastros leves de partículas mágicas en el aire.



—Se ha marchado, ese pergamino mágico era de alto nivel -Se percato Berat —Quien sea que lo haya creado, es alguien bastante talentoso y con un desmenuzado poder mágico.



__________________________________________________________________​



El destino de Livia Archan por medio del hechizo de teletransportación del pergamino, le había llevado hasta la sala de una casa algo estrecha, la bruja cae de espalda al suelo, voltea dolorosamente para notar una presencia reconfortante y familiar en la proximidad.



—Ama Alice…



Sentada cómodamente se hallaba leyendo un libro, una joven muchacha de larga cabellera negra, un oscuro vestido con un estilo gótico y unas pantimedias oscuras con calzado del mismo color. El flujo de su magia revelaba poseer la “bendición de Astado”, aquella mujer era la Yudaz más buscada por todos los aquelarres existente, la criminal bruja conocida como Alice Kyte.



—Oh, querida mírate como estas… -Cierra el libro y se pone de pie.



La bruja pelinegra se acerca a Livia examinando más detenidamente la herida en su ojo derecho, también puso su mano sobre los costados del torso con intención de buscar a través de su magia la posibilidad de heridas internas.



—Costillas fracturadas, al menos 4 de ellas, los huesos de tus brazos y piernas también están en su límite, pero los músculos inferiores pronto empezaran a entorpecer tu movilidad de manera temporal por el sobreuso de “Umbra” y finalmente tu ojo derecho, lo has perdido completamente -Fueron las observaciones hechas por Alice Kyte —Tu reserva de mana también se encuentra en un punto muerto, la fatiga tanto física como mágica ha comenzado a afectar con inmensidad todo tu cuerpo, ¿has explotado “Umbra” más allá de sus límites de riesgo?.



—Lo siento tanto ama Alice… yo falle, yo…



—Shhh… calma, cuéntame todo al detalle mientras trato tus heridas.



Unas vendas bañadas en un ungüento medicinal fueron utilizadas para tratar de momento el ojo perdido de Livia Archan, la bruja fue recostada sobre una cama, bajo un tratamiento de pociones curativas que se debían tomar en un intervalo de tiempo con el fin de tratar las fracturas internas. Mientras era atendida, relato todo lo ocurrido en “La Apostata”, desde la presencia de Rozuel Drayt y su lucha contra la semihumana Lupian Riha.



—Con que vencieron a Ezequiel, el ejecutor plateado -Alice Kyte dijo con interés.



—Lo siento ama, no pude respetar el acuerdo con nuestros aliados, fui incapaz de proteger el lugar…



—Querida, no es tu culpa, nuestra ayuda era solo “un apoyo”, el ejecutor es quien tenía la obligación y responsabilidad primordial en la defensa de los preciados intereses de su “Madre” -Dejo en claro la Yudaz —Además, ambos sabemos que Ezequiel es mucho más fuerte que tú, si el no pudo lidiar con ese chico sangre de bruja, ¿cuántas son las posibilidades de que tu tuvieras éxito?.



—¡Pero yo logre herirle en nuestro encuentro en aquel sitio llamado “El corazón del Oasis”, conseguir arrebatarle…!



La bruja pone un dedo en su boca con intención de callarla un momento y calmarla, no era bueno para ella ponerse tensa, su propia ama justifico su punto en torno al tema,



—Rozuel Drayt, a quien le arrebataste parte de su brazo izquierdo, ¿dices que ahora empuña un nuevo miembro izquierdo hecho de metal? -La Yudaz pregunto con curiosidad.



—Si, aunque es extraño… no parece irradiar magia, y la forma fluida en lo que lo mueve…



—Jeje… extraño sin duda -Expreso Alice Kyte sonriendo con lo brazos cruzados y ojos cerrados.



—Ama, no parece sorprenderle, ¿acaso sabe que técnica empleo el sangre de bruja para obtener ese nuevo brazo?.



—El mundo esta lleno de sorpresa, mi preciada Livia, las posibilidades son tan infinitas e incluso en ciertos casos, desafiantes de la propia lógica de las reglas de Avalia.



—No lo entiendo del todo…



—Jejeje, esta bien, ya tuviste bastante por hoy, es mejor que descanses.



La bruja acomoda su cabeza en la almohada de la cama en la cual reposaba, para tomar un sueño recuperador.



—Ama Alice, ¿cuánto tiempo tomara sanar mis heridas?.



—Tu ojo es un tema aparte, pero en cuanto a la magnitud de las fracturas de tus costillas tomara una sanación completa por medios de tratamientos mágicos con una duración estimada de 3 a 4 meses, siendo objetivo -Concluyo ella.



—No puedo esperar tanto, esa maldita semihumana… me las pagaras…



—Vaya, siempre creí que deleitabas más rencor por el sangre de bruja que te causo una seria lesión a tu oído izquierdo, pero ahora veo que tienes una nueva motivación para recuperarte -Comento la Yudaz —Mejor no piense en ello de momento, solo harás que te estreses y hará más lento tu recuperación.



—Si, ama Alice… y gracias.



Alice abandona la habitación en donde Livia se encontraba recostada, regresa a la sala en donde toma asiento y volvió a abrir el libro el cual se encontraba leyendo al principio, pero su lectura se ve distraída ante las novedades relatadas por su aprendiz.



—De modo que el “Nexus” perderá su terreno en este reino, parece que ya no les importa mucho Quíatar -Concluyo ella en voz alta —¿Tu que piensas al respeto?, Dark Wolf III.



La sombra de Alice se extiende y da lugar a la formación de un humanoide, su aspecto seguía siendo como una sombra, con la forma de un corpulento hombre que cubría su cabeza con un casco en forma de lobo.



— La sola razón por la que no me has invocado completamente, sino solo de manera parcial… -La sombra hablo con dicha interrogante —¿Solo para pedir mi opinión para algo tan trivial?



—Gracias a la capacidad de compartir recuerdos, me ahorra tener que contártelo todo, sin embargo, puede que poseamos el mismo conocimiento, pero nuestros puntos de vista pueden ser diferente, ¿no lo parece? -Expuso la bruja —Se que tienes tu “propia vida” y ocupaciones allá en Gresswold, por eso solo convoque tu imagen y consciencia, una charla no hace daño a nadie.



—Ama Alice, ¿estas tan seguro sobre tu alianza con el Nexus?, las metas propuesta, ¿realmente es el beneficio que deseas? -Pregunta la sombra —Desde mi punto de vista, sigo sin confiar el Nexus, ya sabes que ellos por origen… no son humanos, ni demonios, Enanos, elfos o alguna raza semihumana conocida en Avalia, ellos… son diferentes y únicos en su tipo, tal es su incomprensible existencia que no me da la comodidad para confiar plenamente en ellos.



—Hmmm… eso lo hace más interesante, y como ya lo sabes, su meta es realmente de mi agrado e interés.



—Confió en ti, ama Alice, por lo tanto, confió en sus acciones.



La sombra humanoide comienza a empequeñecerse hasta desaparecer y retornar a su estado normal, la sombra de la bruja vuelve a su forma ordinaria, la Yudaz continua su lectura con una última afirmación.



—Rozuel Drayt, sangre de bruja y esper, una combinación de lo más fascinante, jejeje…



__________________________________________________________________​



De regreso a “La Apostata”, en la sala de la biblioteca, allí se encontraban todos los prisioneros liberados, la Lupian Riha yacía recostada contra la pared, mientras se encontraba inconsciente, fue cargada y dejada allí por Berat. La semihumana mueve sus manos, luego sus ojos se abren, había recuperado finalmente la consciencia.



—¿Qué… sucedió?...



Recuerdos borrosos surgieron en su cabeza, trozos de memorias en el cual se observaban su lucha contra la bruja Livia Archan, sintió un leve dolor de cabeza, pero tal dolencia desapareció rápido y se puso de pie. El joven Qusatjiat Berta estaba a solo unos metros de ella, tan pronto cuando vio a la semihumana despierta, se aproximo a ella, aunque intento intercambiar algunas palabras, era imposible para los dos entablar conversación debido a la barrera de lenguajes.



—Si te preguntas como me encuentro, estoy bien -Riha levanta sus brazos y sonríe en señal de una salud intacta -Realmente… me encuentro de maravilla.



La Lupian recuerda aquel fatigado estado en el que se encontraba, la seria herida en su brazo derecho producto de la flecha de la bruja, tal daño ya no estaba, todo su cuerpo se encontraba recuperado, recuerda vagamente una lucha contra la bruja arquera, pero eran fragmentos extraños a su consciencia.



—“Me dolía el pecho… y luego… ese mar gris… esa canica gigante que palpitaba… no lo entiendo… ¿qué fue eso que vi…?”



La Lupian sale de sus pensamientos cuando percibe un aroma familiar que levanta su ánimo haciendo que agitara su rabo animal, por la puerta amarilla llegan tres individuos, el hombre amazona Crok, la Dalhani Malika y Rozuel. La loba corre emocionada hacia el joven esper, corroborando su condición.



—Estoy bien Riha, ¿lo ves?, nada de heridas, no es necesario que seas tan cargosa -Le dijo el esper.



—Ni hablar, tengo que asegurarme de que mi compañero de aventura este bien -Se excuso ella.



—Jejeje, parece que cupido si existe en este mundo -Expreso Crok de forma burlona.



—No te pases gringo -Fue la respuesta irónica del Trotamundos.



Berat se alegra como emociona de ver a la Dalhani completamente a salvo, la maravillosa noticia de la derrota del ejército personal como también el propio Muhaqdad Alnayits “El Investigador” llega a oídos de todos allí, un gran grito de emoción inunda el lugar, lagrimas de felicidad son derramadas por las victimas sobrevivientes de aquel inhumano individuo.



—Con el Muhaqdad muerto y su ejercito aplastado, podemos irnos de aquí -Dijo Berat.



—Lo haremos, pero antes hay un asunto pendiente muy importante que debo atender, veras aun no estamos del todo fuera de peligro -Rozuel comunico.



—¿Qué quieres decir?.



—Permanece aquí y protege a estas personas, yo iré a encargarme de ese problema.



—D-de acuerdo, ten cuidado, y regresa por favor a salvo con nosotros, Rozuel Drayt.



—Lo hare, morir no esta en mis planes, no de nuevo -Susurro aquello ultimo muy despacio.



__________________________________________________________________​



Rozuel regreso a aquel mismo sitio en donde lucho contra Ezequiel, en donde también se llevo a cabo la lucha entre Riha contra Livia Archan, armado con su AK-47, el joven no estaba solo. El hombre amazona estaba a su izquierda empuñando su M16 y la Lupian a su derecha con la Desert Eagle en sus manos.



Los tres se encontraban a tan solo unos metros de distancia de la puerta de blanco profundo que llevaba hasta el presunto “Taller”, pero también como el propio ejecutor Plateado, Ezequiel, afirmo con sus palabras, allí estaría la tal “Madre”, la principal regente y líder del enigmático “Nexus”.



—Prepárense chicos, es hora de hacerle una visita a la “madre” de estas abominaciones.



Continuara…
 
Registrado
3 Jul 2009
Mensajes
1,343
Offline
CAPITULO 236 LA MADRE DE TODOS LOS AFLIGIDOS


PERSPECTIVA: Rozuel Drayt



Tras lidiar contra el Muhaqdad Alnayits, regrese al lugar en donde confronte a Ezequiel, el ejecutor plateado, me acompañaban Crok y Riha, mientras la seguridad de los liberados prisioneros estaría encargada por Berat. Una puerta de blanco profundo estaba a escasos metros de nosotros, en su interior nos encontraríamos por primera vez con la tal “Madre”, aquel que tira de los hilos de esta enigmática organización conocida como “El Nexus”.



Por supuesto, no me olvide del “Escudo Bunker” que deje en medio de esta sala tras mi pelea contra el ejecutor, recogerlo y comprimirlo en canica me tomo alrededor de unos 6 minutos, menos tiempo del que esperaba, pero note algo extraño. Al “Escudo Bunker” le faltaba masa, es decir, le faltaba metal en su composición, más luego note que algo o alguien había arrancado una porción de la estructura.



—“¿Pero quien o que hizo eso?” -Me pregunte.



Berat me conto que Riha había luchado contra una mujer arquera que tenia un inusual pelo verde oliva, de inmediato pensé en “Livia Archan”, ¿cómo llego esa maldita bruja aquí?. Lo más lógico seria deducir que colabora con el “Nexus”, tomando en cuenta que sigue a esa Yudaz de Alice Kyte, la “Ordinem Deam” ha confirmado su colaboración con ellos.



Aun no he hablado con Riha sobre su confrontación con Livia, no podía discutir de ello mientras me encontraba comprimiendo el “Escudo Bunker” a su forma de canica, eso me distraería mi concentración y me haría tardar más. Tendré todo el tiempo necesario para charlar una vez concluyamos aquí, cuando esteros en la seguridad del “Corazón del Oasis”, hasta entonces…



—Prepárense chicos, es hora de hacerle una visita a la “madre” de estas abominaciones -Les notifique a mis compañeros.



La puerta de blanco profundo se abrió por si sola, no tenia manija y uno llegaría a concluir que habría que empujar, pero ni eso, simplemente se abrió como si nos diera la bienvenida, no podía evitar sentir nervio alguno, estábamos entrando a una guarida de un enemigo al que poco o casi nada sabemos.



—“Lo peor es que mis energías ESP aún se están recuperando, no puedo utilizar el Intense Iron” -Recordé con preocupación en mis pensamientos.



Nos adentramos con pasos precavidos y armas en alto, el camino nos llevo hasta un pasillo, pero no tardamos en ver la próxima sala, al cruzar y llegar hasta allí, los tres quedamos boquiabiertos. Un inmenso sitio de paredes metálicas, mientras los anteriores lugares eran iluminados por luces mágicas colocados sobre la pared, aquí numerosas esferas flotantes de color blanco brindaban dicha luz en todos los rincones.



Este sitio era completamente diferente al “Taller” del reino Wilstone, aquel que vi cuando conseguí salir de la “Isla Única” y desperté en la base secreta subterránea escondida de la “Ordinen Deam”. Ese sitio era más pequeño y su iluminación eran por medio de tétricas paredes rojizas, pero aquí es distintos.



Una iluminación vasta y normal, de hecho, era perfecta para un sitio tan gigantesco como este, pero no podía excluir a aquel panorama que exhibía ese lúgubre ambiente, sobre este inmenso sitio se encontraban cientos de ataúdes o recipientes metálicos con semejanzas a uno. No solo estaban sobre el suelo, también algunas incrustado en las paredes, dichos ataúdes estaban enlazados entre si por medios de extrañas líneas azules marcadas en el suelo que daban el aspecto de circuitos, emitían un brillo leve, pero todas parecen estar anexas a tales enigmáticas líneas. Un dato que note, que no todos estos ataúdes tenían el mismo tamaño, era de esperarse, si de ahí fabricaban sus “Afligidos”, algunas eran más grande que otros.



Al avanzar un poco más es que damos con un ruido de bombeo, dos estructuras ubicadas al extremo de cada pared, semejantes a una torre de agua, soportes sostenían una enorme esfera carnosa roja la cual palpitaba como si estuviera vivo. Numerosos de esos circuitos azules también estaban anclado a este, y, por si fuera poco, también tenia conectado lo que parecían ser unas especies de 4 tubo proveniente del suelo, adheridos a la esfera palpitante carnosa. Los tubos absorbían algo proveniente del suelo y la dirigía hacia aquella esfera.



—¿Qué es… este sitio?, este lugar… me inquieta y su hedor… es repugnante… -Hablo una incómoda Riha.



—Este sitio es llamado como “Taller” -Aclare —Aquí es donde fabrican a esas cosas.



—Salen de allí, ¿verdad? -Señalo el hombre amazona uno de los numerosos ataúdes.



—Has dado en el clavo.



Este “Taller” era sin duda más grande y desarrollado que el anterior, nada de estas cosas se encontraban en aquel primero que vi, ¿y todo este sitio tiene como único propósito el fabricar a los “Afligidos”?. Empiezo a sospechar que quizás haya algo más, no tengo manera de demostrarlo, pero lo que han hecho el “Nexus” aquí, estas construcciones, además de la obvia razón de no ser nada ordinarias, ocultan otras funciones aparte que desconozco.



¿Qué era esa tal “Madre” para empezar?, los ejecutores, ¿qué se supone que sean?, cuando vi la cara de ese tal Ezequiel, aun recuerdos esos rasgos inhumanos que poseía, desde una piel de un exagerado blanco profundo, sin cabello u orejas, ojos que brillaban con un sobrenatural azul desprendiendo energía, nariz aplanada con algunas exhalaciones de vapor rojo por sus fosas nasales. ¿Qué parte de eso era humano?, y tampoco conozco a algún semihumano con tales características, ¿alguna raza o especie desconocida?, ¿pero de dónde procedería?.



Pronto a uno de los ataúdes le ocurre algo, aquellas líneas azules de circuitos de su alrededor se vuelven rojas, el ataúd empieza a liberar vapor y luego a abrirse por cuenta propia, saliendo de este un Afligido. Un modelo del tipo regular, tinte rojo carnoso, ojos carentes de iris, cabeza deformada de proporción absurda, bocas de considerable tamaño con fauces de tiburón y garras por dedos. Para los tres lidiar con tal criatura era sencilla.



—Me hare cargo de este -Crok se tomo la molestia de lidiar con el inhumano ser.



Emitió un disparo de ráfaga, de aquellos tres balazos en el pecho, con notoria precisión le dio al núcleo e hirió gravemente al monstruo abatiéndole en el acto.



—“Lidiar con unos pocos no supone un drama, pero en este momento… con todos esos ataúdes de fondo, imaginar que se habrán al mismo tiempo, no hay forma de que podemos con todo eso” -Concluí en mis pensamientos.



Pronto sentí una enorme concentración de magia, y no fui el único, como Crok y Riha, los tres volteamos a la vez en la mima dirección, al fondo, lo que parecía ser el final de este inmenso sitio. Allí dimos contra la pared con una especie de altar, allí se situaban tres monolitos negros con un estimado de 7 a 8 metros de alto, las tres estructuras estaban situado para conforman un triángulo, la concentración de energía provenía del medio de tales creaciones.



De repente más emanaciones se producen en torno a esos monolitos, el mana que se percibía empezó a emitirse en el medio de tales estructuras, acto seguido surge en medio del aire a una altura de 4 metros de alto un líquido gris que me recordaba al metal en tal estado que obtengo cuando lo manipulo con mi habilidad ESP.



—No se porque tengo la sensación de que va a pasar algo muy malo… -Comento un Crok con ciertos nervios.



Aquel liquido gris se extiende hasta abarcar casi la totalidad de la altura de los monolitos y le da una forma, un ser con un torso carente de cintura, vestiduras flexibles semejantes a una túnica era lo que portaba, sus atributos femeninos conformaban su género, pero aquellos cuatro largas extremidades de aspecto mecánicos, ¿aquello era una especie maquina o un ser vivo?.



Los rasgos de su cabeza quizás es la más llamativa, no tenia oídos, ni cabello o cejas, su nuca estaba conectado con pequeños tubos a una extraña rueda o manivela gigante que se encontraba a sus espaldas, girando constantemente. Aquel ser abre sus ojos, no parecían distintos a los de un ser humano, pero sin duda, no pertenecía a dicha raza, menos a los semihumanos que conozco, esta cosa… era “algo más” envuelto en un completo enigma.



—“Tu no eres Alnayits” -Hablo la entidad con una voz femenina que remarcaba un tono artificial o robotico.



—¿Qué es esa cosa?, me pone el pelaje de puntas -la Lupian expreso tal inquietud.



—“Endebles criaturas de carne y hueso, osan invadir mis dominios, desbordando su ignorancia”.



—Déjame adivinar, ¿tú debes ser la llamada “Madre”?, aquel que mueve los hilos del “Nexus”, ¿qué se supone que eres exactamente? -Fue mi interrogante luego de confirmar su posible identidad.



—“Mi existencia está más allá de su compresión, a un nivel que ni su primitiva imaginación sería capaz de entender, ¡soy la MADRE de todo lo que tocas a tu alrededor, de lo que tu inferior cerebro transmite a tus ojos y demás sentidos”.



Aquello confirma entonces que nos encontrábamos ante la tal “Madre”, por supuesto, como Ezequiel el ejecutor plateado dejo en claro, ella no se encontraba personalmente aquí, utilizaba este dispositivo por medio de esos tres monolitos para generar lo que, en perspectiva, se asemejaba a un medio holográfico de comunicación, tal artilugio y procesos utilizaban magia, y no poca que digamos.



—De modo que tu eres la principal responsable detrás de todos esos engendros, de la abominable creación de los “Afligidos” -Dije conteniendo mi indignación.



—“¿”Afligidos”?, una ridícula etiqueta creada por las primitivas razas de esta era para darle un nombre a nuestros “Symbio”. De todas formas, el como nos llamen es irrelevante”.



—He visto la forma en que “producen” esas cosas utilizando humanos vivos e incluso se sabe que también utilizan semihumanos, ¿con que propósito?, ¿acaso buscan crear un ejército para conquistar al mundo?, vaya plan suyo tan “fuera de nuestra primitiva compresión” -Me burle a la vez que intente provocarle para que me diera alguna respuesta.



—“Nuestra existencia trasciende a un plano mayor al suyo, en nuestras manos cae el vital propósito de devolver este mundo a su estado PRIMIGENIO”.



Su respuesta me dejo con más dudas, ¿“estado primigenio”?, cuando menos entendía más me resultaba confuso, pero conforme sentía que cuando empezara a entender, una intranquilidad posiblemente me invadiría.



—¿Qué quieres decir con eso?, ¿a que te refieres con “devolver al mundo a su estado primigenio”? -Pregunte.



—“Antaño este mundo nos PERTENECIÓ, se acerca el momento de nuestro RETORNO, nuestra presencia oscurecerá cada rincón de este MUNDO, y traerá una luz que la restaurará a su estado PRIMIGENIO”.



—Wow… para un momento, eso de “¿antaño este mundo nos perteneció?” suena muy redundante, es como si quisieras afirmar, que lo que supone que seas o a lo que pertenezcas, ha existido antes que Humanos, Elfos, Enanos, Demonios, Sargario, ect -Expuse de mi parte —Suena ridículo, ¿espera que en serio me crea eso?.



—“Somos el PRINCIPIO y el FIN, su civilización solo existe con el propósito de alimentar un BIEN MAYOR”.



Era como si hablase con alguien que tiene un complejo de dios, pero por más loco y absurdo que sonara, no dejaba de sentir cierta angustia con cada palabra que pronunciaba. Luego de ver tales maquinaciones a nuestro alrededor, de confrontar tales seres y ser testigo de una pieza de ingeniería mágica de comunicación bastante compleja, solo puedo intuir que el NEXUS realmente pueden suponer una amenaza mayor a los Templarios.



—¿Ese es su plan?, ¿cosechar a cada ser viviente de este mundo?, ¿convertirlos a todos en esas cosas? -Pregunte.



—“Tu ignorancia es dichosa, no todos los RECURSOS se utilizan para la fabricación de lo que conoces como “Afligidos”, su orgánica existencia sirve al propósito que consideramos el más acto”.



—¿¡Es cosa mía o eso suena a una forma de decir que nos exterminaran!? -Exclamo el hombre amazona con incomodidad.



Sea cual fuera ese plan de restaurar o volver este mundo a lo que el denominado “Estado Primigenio”, solo podía traducirse para todos los habitantes de Avalia en enormes problemas. Ven cada ser vivo de este mundo como si fuera un “recurso”, literalmente así nos llama, nos cosechan en parte para crear a los “Afligidos” y en otra…



—“Todo este sitio… le energía mágica que desborda para mantenerla en funcionamiento, ¿podría ser…?” -Me pregunte con desosiego.



¿Incluso utilizan a las personas como “combustible”?, ahora que lo pienso, esas estructuras semejantes a torre de agua, con la enorme esfera carnosa que palpita, se siente energía mágica fluir en su interior. Aquellos tubos del suelo que están enlazados a esa cosa, ¿podría ser energía mágica que recibe?, si viene de abajo, ¿significa que hay más de este sitio que no hemos visto?, esto ya empieza a sonar asqueante, solo imaginarlo…



—¡Sea cual sea la finalidad de sus actos, no pienso dejar que tenga éxito!, ¡me asegurare de hacer pedazo su plan!, no cederé ni pienso rendirme ante un monstruo como tú -Declare con ímpetu mirando con ojos cargados de desdén.



—“Una confianza nacida de la propia ignorancia típica de los orgánicos, los Logianos pensaron lo mismo, ¿qué queda de ellos ahora en la actualidad?, solo ruinas” -Revelo la tal Madre.



Aquella ultima anécdota la sentí como si se me helará la sangre, un desconcierto teñido de incertidumbre, debería sonar simplemente exagerado, un conjunto de absurdas palabras que roza a lo demencial. Pero oírlo provenir de esta cosa, oírlo salir de una boca ni humana o semihumana, de una existencia envuelta en incógnitas.



—¿Logianos?... ese nombre, ¿no son una civilización extinta? -Pregunto Riha.



—Tan bien he oído de ellos, de hecho… hay ruinas de ellos en la isla donde vivo -Aclaro Crok —¿¡Pero no se supone que los Logianos son una civilización que dejaron de existir como hace más de 2000 años!?.



—¿¡Acaso estas diciéndome que TÚ estuviste allí cuando los Logianos desaparecieron!?, ¿acaso… intentas decirme que ustedes son los responsables de su extinción?, ¡es absurdo!, tal cosa sucedió hace más de dos milenios, el solo penar que ustedes o que TÚ estuvieron allí…



—“La vida orgánica es frágil, su carne, huesos y tejidos se marchita, y muere, NOSOTROS somos ETERNO, estamos en la cúspide de una existencia superior, ni el tiempo o las enfermedades pueden matarnos”.



Esta charla escala un nivel de surrealismo exorbitante, tales revelaciones, ¿debería creerme realmente tales declaraciones demenciales?, no hay un 100% de fiabilidad en sus palabras, pero a este punto, apenas trataba de digerir psicológicamente las anécdotas oídas recientemente. Pero, aun así, hay algo que mantengo firme y claro…



—Podrán ser inmunes a la vejez y las enfermedades, pero no a las heridas -Concluí de mi parte —Dejaron en claro su propósito, piensan exterminarnos, pero no se la vamos a dejar fácil, lucharemos y preservaremos nuestra EXISTENCIA.



—“Unas palabras tan vacías como el futuro que les depara, somos la LEGION de su destrucción, oponerse solo les traerá más sufrimiento inútil y el mismo final que les deparo a los Logianos”.



—No nos extinguirán tan fácilmente, dicho esto, entonces que gane la mejor civilización -Declare.



—“Sin importar la forma que tomen, la costumbres que adopten y las maquinaciones que forjen, los orgánicos siempre prevalecerán algo inapto en ellos, su insensatez, esta conversación ha terminado”.



La forma de tal “Madre” desaparece, aquel liquido grisáceo se desintegra hasta borrar todo rastro físico de su presencia, la magia que emitía aquellos monolitos disminuye hasta cesar por completo.



—¡Chicos!, ¡tenemos problema!, ¡un INMENSO problema! -Advirtió Crok.



Nos habíamos dado vuelta, observando como una cantidad incalculable de aquellos ataúdes, las líneas azules de circuitos que se encontraban a su alrededor, pronto se vuelven rojas, vapor se produce en varios de ellos a la vez llenando el ambiente y luego lentamente comienzan a abrirse.



Continuara…
 
Registrado
3 Jul 2009
Mensajes
1,343
Offline
CAPITULO 237 EL INVITADO INESPERADO


PERSPECTIVA: Tercera Persona



Fue que tras conocer a “Madre”, la regente del “Nexus”, el grupo se encontró con un problema bastante considerable.



—¡Chicos!, ¡tenemos problema!, ¡un INMENSO problema! -Advirtió Crok.



Se dieron vuelta solo para observar cómo las líneas azules de circuitos que se encontraban alrededor de los incontables ataúdes de metal, pronto se tiñen de rojo, vapor comienzan a emitirse de esto, era indicación de que estaban por abrirse.



—¿Cuántos cargadores te quedan Crok? -Pregunto Rozuel.



—2 llenos y el que posee mi arma tiene un poco más de la mitad.



—¿Riha?.



—4 cargadores para las Beretta, solo 3 balas para la Desert Eagle.



Rozuel tenía consigo en su AK-47 con un puñado de tres cargadores como sumo, la ametralladora PK tan solo le quedaba una ronda menor de los 200 tras su lucha contra el ejecutor Ezequiel, y la escopeta Tavor AS12 también estaba en escases de munición. Tan serio era la situación dado a la cantidad de enemigos que estaban por confrontar y la poca munición con la cual tenían para respaldarse.



La opción más lógica era correr, tan rápido como fuera posible, y cualquiera que cruzase en su camino, abrieran fuego de inmediato para despejar la ruta y proseguir, o al menos, eso hubiera sido el plan desde el principio. El frente se había llenado en escasos segundos de unos 20 o más Afligidos, pese a que eran los tipos regulares, no tardo en ser acompañado por lo más grande.



Aquellos con cabezas de bovino, de un tamaño aproximado de 5 metros, múltiples ojos y con las problemáticas capacidades de atacar a la distancia con el invocar de un líquido en sus manos que adopta la forma de un arma capaz de imbuirse en llamas. Había otro tipo también, seres cuadrúpedos con una cabeza que recordaba al de un lagarto, torso musculado y un tamaño semejante al de un león, estaba dotado de una flexible cola larga cuya punta era como una lanza.



—Ahora si sería conveniente tener ese VCI una vez más… -Comento el hombre amazona entre nervios.



No había forma siquiera de que Rozuel pudiera acudir a la “Materialización” para crear algo de menor magnitud que un vehículo entero de combate, ni siquiera algo insignificante. Su cuerpo aún estaba recuperando PSI, y por si fuera poco, la extenuante cantidad consumida también repercute a nivel biológico en manera de desgaste físico.



Recurrir a Myldark y perder el control luego de alcanzar tal grado de consumo de PSI era una mala idea, la primera por la condición de dañar a sus propios aliados hasta el punto de matarle accidentalmente. La otra era como la inconveniencia del gasto físico, como sucede con magos, aunque se consigan fuentes externas para aumentar el límite de sus propias capacidades con dicha energía, el cuerpo ante grandes consumos de estas energías se ve afectado, se ve afligido por un inevitable agotamiento, por supuesto, la tolerancia al desgaste es diferente en cada individuo y raza.



Entre estar regenerando energía ESP de a poco y un cuerpo que está recuperando de un excesivo consumo para mantener un vehículo moderno militar por un largo rato, obligar a dicho cuerpo a otro esfuerzo en exceso podría repercutir en consecuencias físicas extremas, ¿podría Myldark siquiera arreglar aquellos posibles daños de posibilidades permanentes?. La gama de opciones y contras, no estaban a favor del esper, y menos para sus compañeros, la Lupian, por ejemplo, aún era inconsciente de aquella muestra de enigmático poder que relució contra la bruja arquera.



—“No… no podemos llegar hasta aquí, luego de haber conocido la naturaleza y objetivos del Nexus” -Pensó el Trotamundos ESP dándose el motivo suficiente para sobrevivir —“Si moriremos aquí, la verdad sobre el Nexus se va con nosotros, la Ordinem Deam debe enterarse de esta verdad, tras nuestro retorno al continente de Gresswold, bajo ninguna circunstancia… ¡PUEDO PERMITIRME MORIR DE NUEVO!”.



Rozuel apunto su AK-47 al frente, su firme mirada de hostilidad contra los agresores Afligidos armo de valor a sus propios camaradas, quienes aun con el factor numérico en enorme desventaja, recobraron la suficiente moral para luchar, incluso si murieran en el trayecto. Las monstruosidades estaban próximos a su dirección, el más cercano estaba a 5 metros, un cuadrúpedo que acechaba como un depredador salvaje de la naturaleza, emitía un brillo rojo y amarillo en sus ojos, mirando detenidamente al esper, abriendo su mandíbula para mostrar una lengua negra bañado en un líquido rojizo.



—Aquí vienen… -Susurra Rozuel a su grupo.



La criatura cuadrúpeda se detiene y le mira atentamente, el joven esper tenía su dedo sobre el gatillo al igual que el resto, como sentía la mirada de la criatura, esta sentía el arma del propio Roz apuntándole. La criatura flexiona sus piernas, sus sospechosos movimientos delataban que estaba próximo a atacar con un salto, las garras de sus patas que crecían evidenciaban aún más sus intenciones. El Afligido cuadrúpedo gruñe, próximo a llevar a cabo su asalto…



—¡MIREN NADA MÁS QUE ANIMADO ESTA ESTE SITIO!.



Una voz masculina resuena en todo el lugar, haciendo que el Afligido cuadrúpedo quien tenía toda su concentración en Rozuel Drayt, de repente le ignore, se de media vuelta y enfoque toda su atención en la procedencia de aquella voz. Pero no era el único, cada Afligido, cada una de aquellas monstruosidades, al unisonó ignoro al trio, como si su existencia no fuera importante, no tuviera ni el más mínimo interés, todos ellos enfocaron sus ojos y atención, a ese invitado recién llegado.



—Parece que llegue en buen momento, nos volvemos a ver, joven Rozuel Drayt.



—Tú… -Contesto el joven esper con una mirada de desconcierto.



Reconocía a ese hombre, sus rasgos eran inconfundible, un adulto de grueso abrigo de piel color negro que cubría casi todo su cuerpo dándole el aire de un noble, de una inusual piel azul y orejas puntiagudas como las de un elfo, con un largo y bello cabello plateado.



—Lecius… -Cito el muchacho su nombre.



—Me alegro saber que aun recuerdas mi nombre, un placer también conocer a tus “leales” amigos -Señalo el hombre de piel azul con el levantar de sus manos y palmas apuntando hacia arriba —Quisiera platicar contigo, pero… como invitado no puedo hacer esperar al resto de los anfitriones, seria de mala educación.



Los Afligidos tenían sus ojos puesto en Lecius, lo cual le era curioso al propio Rozuel, podía sentir la hostilidad que estos tenían en su forma de mirar e incluso gruñir al enigmático elfo azul. Y la forma en que ignoraron completamente a los tres, ¿acaso Lecius les representaba una amenaza mayor que ellos?, las interrogantes estaban por doquier.



Las criaturas se preparaban para asaltar a Lecius, este no mostraba pizca alguno de nervios, yacía sumamente tranquilo con sus manos en la espalda, varios Afligidos cuadrúpedos fueron los primeros en aproximarse hasta él. Entonces Lecius revela en su mano izquierda un extraño dispositivo que cabía en la palma, un cubo hecho de hierro, este lo arrojo hacia varios metros cayendo por consiguiente en el suelo.



Algunos Afligidos posaron sus ojos un momento en el objeto, pero lo ignoraron enseguida y volvieron a centrarse en el enigmático elfo azul para atacarle, de repente aquel cubo comienza a flotar, emanaba magia pues aquello era su naturaleza. Un campo de fuerza se genera de este y dispara unos pequeños rayos que aciertan en cada Afligido de la habitación, tal rayo no los mata o daña, pero hace que las monstruosidades se detengan y con la cabeza baja, cesen todo movimiento.



—¿Los acaba de matar a todos? -Pregunta Riha con curiosidad.



—Oh, claro que no, solo los he puesto ha “dormir” temporalmente -Aclaro Lecius —No me pondré a explicarle la tediosa y compleja magia detrás de ello, solo que fabricarlo es bastante costoso como tedioso, y para activarlo precisa que se cumplan ciertos “requisitos”, y por lo visto, gracias a ustedes, quizás a ti, joven Rozuel, se ha podido hacerse posible.



No estaba bromeando, cada Afligido que llenaba la inmensa sala se encontraba totalmente inmóvil, tanto monstruos cuadrúpedos como bípedos no estaban sobre el suelo, sino en su misma posición con la cabeza agachada, denotando este aspecto de reciente letargo. El cubo mágico que hizo posible aquello, seguía levitando en el aire, emitiendo magia, pero era menor comparado a cuando se activó, como el enigmático individuo de piel azul revelo, tal “efecto” era temporal, pero para el grupo era una oportunidad de oro para escapar.



Caminaron cuidadosamente hacia la salida, con sus sentidos en alerta máxima y apuntando a las monstruosidades de a su alrededor por si llegare el caso de que alguno aun siguiera moviéndose. Pero no hubo necesidad de abrir fuego, ninguna de las abominaciones del Nexus les ataco, todos seguían en aquel estado de sueño.



El grupo estaba próximo a la puerta que conducía a la salida, Lecius miraba a Rozuel, y el propio esper no pudo evitar chocar su mirada con la suya, pero cuando el paso cerca del enigmático hombre de piel azul, noto algo. La última vez que los dos se vieron cara a cara, Lecius solo estaba presente en la forma de una proyección mágica, es aquí donde entra aquello a lo que Rozuel “percibió”.



La presencia de la proyección mágica Lecius, no era la misma que la del que estaba allí mismo, el flujo que denotaban, aunque similar, tenía ciertas diferencias, aquello despertó en gran medida la alarma de sospecha del esper. La primera vez que cruzaron mirada, Lecius lo hizo a través de un espejo mágico, su presencia era nula dado a que utilizaba un disipativo mágico de “X” distancia para comunicarse, luego utilizo una proyección mágica, en donde su “presencia” estaba en parte en torno a dicha proyección dado a que el verdadero se ubicaba en las proximidades (o al menos eso concluyo Rozuel), pero el Lecius que estaba cerca suyo, su “presencia” marcaba una sospechosa diferencia notoria para el joven, la suficiente para intuir algo.



—Tu… ¿eres el verdadero Lecius en persona?.



Rozuel estaba cerca de aproximarse a la salida, ignoro a Lecius y se estaba encaminando para irse de allí, hasta que intuyo aquello que sintió sensorial sobre Lecius, dándose media vuelta y exclamando aquella interrogante.



—La forma en que percibo tu mana… tu “presencia”, es diferente a la proyección mágica -Concluyo él.



El enigmático elfo azul le miró fijamente, sin dejar de sonreír, junto sus manos y dio un par de aplausos.



—¡Eres bastante perspicaz!, a pesar de no ser un mago, tus dotes para sentir la magia son bastante extraordinario, lo intuyo… ¿fue por tu cuenta o tuviste ayuda interna?.



La interrogante del propio Lecius sonaba como una total indirecta, ¿a qué o quién iba dirigido?, la cuestión es que al propio Rozuel, no le importaba las dudas de aquel traidor del Ordinem Deam.



—Está bien, no es necesario que lo digas, jejeje… -Asegura con el encoger de sus hombros —En ese caso, me presento realmente ante ti y tus preciados compañeros, el auténtico Lecius en persona, un placer -Hace una reverencia tras presentarse.



Con aquella confirmación dada de inmediato, Rozuel le apunta con el rifle AK-47, saber que era el auténtico Lecius era una oportunidad única para lidiar con él, a pesar de que el joven esper no estaba de manera oficial formando parte de la “Ordinem Deam”, los ayudaba como su aliado, y entre los enemigos de dicha organización secreta, el Nexus era una cosa, pero aquel traidor de piel azul era también alguien a considerar.



Fue su intervención la que le hizo terminar en la “Isla Única”, aunque la bruja Gramwind mayor tuvo en si gran parte de la culpa por terminar involucrar a Rozuel, Lecius no deja de tener parte de dicha responsabilidad también. Aquel enigmático hombre de piel azul esconde tantos secretos como la tal “Madre” y su “Nexus”, pero una cosa es bastante clara, ese individuo era poderoso, maneja magias que quizás nadie conozcas o tenga a su disposición un arsenal de conocimientos arcanos bastante peligrosos, dejarle vivos supondría eventos problemáticos a futuros, ese fue el cálculo de Rozuel.



—Oh, joven, ¿realmente quiere llegar a tales extremos barbáricos en este momento? -Pregunta Lecius llevando una mano al rostro para denotar una irónica frustración.



—¿Por qué no debería matarte en este preciso momento?.



—Bueno, si quieres una muy razonable justificación, diría que, si llegara a morir ahora mismo, la magia que mantiene “dormido” a esos “monstruitos” de por allá -Señalo con su cabeza a los Afligido -Se disiparía en el acto, los que haría que ustedes volvieran a estar entre la espada y la pared, e incluso si consiguieran salir de aquí, los perseguirán y se verán obligados a retroceder hasta llegar al área de la biblioteca, ¿estarías dispuesto a involucrar a esas personas desarmadas que están en el fondo con tal de lograr tu “intento” de asesinarme?.



Lecius era consciente de las personas liberadas, misma que Berat quedo a cargo de proteger, la Dalhani Malika no estaba en condiciones de prestar su poder, aun se encontraba recuperando su cuerpo. Si los Afligidos volvieran a despertar y se vieran obligados a retroceder, inevitablemente tendrían que encaminarse a la biblioteca para tener posibilidades de sobrevivir, lo que causaría una masacre con los liberados prisioneros.



Rozuel no lo medito tanto, pues era consciente de que el riesgo de tener a los Afligidos contra ellos era bastante alto, morirían incluso, aquel traidor de la Ordinem Deam podrá ser una potencial amenaza a futuro, pero nada de eso le importaba si matarle implicaba la muerte para él y los suyos.



—¿Por qué estás aquí? -Pregunto el joven esper.



—Evidentemente mi presencia en este “Taller”, no es una casualidad, el “Nexus” es mi enemigo, lo sabes, ¿no? -Aclara el individuo con pinta de elfo azul —Por lo que mi objetivo en este momento es destruirlo, lo cual se cómo hacerlo y cuenta con los “medios” necesario para llevar a cabo tal propósito.



Rozuel tenía la misma intención de destruir aquel “Taller”, pero viendo la inmensidad que era el sitio comparado al anterior que había visto, no tenía manera o medios para causar tal destrucción, pensó en pedir apoyo a la Dalhani Malika para usar “Materialización” e invocar alguna bomba de gran potencia. Pero viendo la cantidad de Afligidos despertados, era un milagro que consiguieran al menos sobrevivir.



Pensó que si aquel traidor realmente tenia deseos de destruir el “Taller”, entonces no debería interferir, Lecius realmente ha demostrado sentir un odio y deseo personal de destruir al “Nexus”. Lo mejor ahora es que este sitio fuera destruido, con aquella idea en mente, el chico dejo de apuntarle con su AK-47, se dio la vuelta y se fue con sus compañeros.



—Nos marchamos.



Sus compañeros intercambian miradas y asienten, bajan sus armas y siguen a Rozuel, cuando cruzan la puerta de color blanco profundo, Lecius suspira con cierto alivio.



—Me alegro saber que es un muchacho bastante razonable -Dijo contento con sus brazos en la cadera —Ahora… debo concluir a lo que he venido -Su faceta se tornó seria.



Dio unos pasos hacia el frente y luego se detuvo, se agacho tocando con su palma izquierda el suelo, sospechando algo, mira a la enorme esfera carnosa roja la cual palpitaba, misma que era sostenida por soportes. Circuitos azules anclado a dicha estructura, observa también que estaba conectado a unas especies de 4 tubo proveniente del suelo.



—“No hay duda, se encuentra allí abajo”.



Lecius se hace con un pergamino y lo abre, grabados mágicos tenían escrito, luego procede a colocarlo sobre el suelo, un círculo mágico se manifiesta con intensidad, permitiendo al hombre de piel azul atravesar el suelo como si fuese transparente. Había conseguido acceder entonces a una zona que estaba muy bien localizada hacia el suelo, una cuya área tenía una iluminación rojiza, no era tan amplia como el anterior y carecía de puertas o escaleras para acceder a este, ya que era un área inaccesible desde el principio.



Numerosos tubos conectaban en dicho lugar, se conectaba con el piso de arriba a través de orificios detalladamente creados, como la utilizada por la estructura de la enorme esfera carnosa roja. Lecius sintió un enorme pico de mana concentrarse en esa área, toda esa magia provenía de un punto en concreto.



—“Lo encontré”.



A pocos metros se encontraba flotando una esfera azul con un tamaño aproximado equiparable a una persona adulta, aquel objeto se encontraba levitando sobre una plataforma circular al cual se le encontraban anexados todos aquellos tubos.



—“La fuente de energía de este sitio, esa es”.



En la deducción de Lecius, aquella esfera azul era lo que alimentaba al “Taller” con energía mágica para mantenerlo en funcionamiento, la cantidad de magia desmesurada que desprende lo delatada con relativa facilidad, pero solo era posible sentirlo desde allí, las paredes que le cubren ocultan su presencia mágica incluso para un usuario con habilidades sensoriales extraordinaria para sentir la magia.



Lecius se acercó a la esfera flotante azul, la miro detenidamente y cuando estaba por tomar algo de su vestimenta, siente y observa la presencia de alguien a escasos metros a su izquierda. Aquel individuo no estaba allí físicamente, sino que era una manifestación hecha de energía mágica, y una bastante inferior, apenas su cabeza, parte del torso y la mitad de los brazos se habían proyectado, pero la tonalidad de su aspecto era bastante espectral, siquiera había conseguido una manifestación decente de su imagen. Tal individuo era Ezequiel, el ejecutor plateado.



—Oh, el ejecutor plateado me visita en persona, que honor -Hablo Lecius con cierto tono burlón —Apenas puedes proyectar una “imagen” de tu cuerpo, entonces tenía razón, ese chico debió darle una buena paliza a tu cuerpo y este aun se encuentra regenerando, oh… pero noto algo más, ¿es cosa mía o intentaste luchar de nuevo sin tu cuerpo?, lo mejor que se me ocurra es que al no poder usar tu propio cuerpo, dependieras de un “Symbio” -Dedujo —Pero es ilógico, ¿por qué volverías a luchar contra la misma persona que venció tu cuerpo principal con uno más inferior en términos de poder?, a no ser… que la amenaza que hayas lidiado haya sido otra, y aun así también haya concluido con otra paliza, doble golpiza, je, gracioso -Opino con sumo regocijo —Aunque es entendible en parte, de todos los ejecutores, tu eres el más “joven”, ¿no es así?.



Ezequiel era incapaz de actuar, su “presencia” solo podía ser meramente etérea o incorpórea, cuando escucho a Lecius deducir a la perfección el funcionamiento de su “actual condición”, solo podía esperarse lo peor en el momento que llegara a actuar.



—“¿Sigues empeñado en esa inútil meta?” -Pregunta Ezequiel.



—Oh, no es inútil, la destrucción de todos ustedes es algo factible y… una delicia visual, emocional y psicológica, cuando consiga cumplirla -Dejo en claro el elfo de piel azul —En cualquier caso, se nota que este lugar esta bastante desprovisto de defensas de alto nivel, ¿falta de recursos quizás?, o… ¿pensaron que nunca tendrían que lidiar con intrusos tan problemáticos?.



La última pregunta de Lecius hacia desear a Ezequiel apretar sus puños, si los tuviera o si parte de su incorpóreo cuerpo los hubiera manifestado también.



—En cualquier caso, las defensas mágicas se han debilitado a causa de la falta de tu “presencia material” -Aclaro Lecius —Los ejecutores están “vinculados” a este lugar, su “presencia” mantiene las defensas mágicas al tope contra todo intruso que utilice artimañas de naturaleza mágica, cuando eres destruido no morirás de manera definitiva, tu “consciencia” volverá aquí para restaurar tu cuerpo, pero mientras no estés aquí en “cuerpo”, este sitio es más vulnerable a usuarios mágicos de gran nivel, como yo, por ejemplo, sin la “influencia” de tu presencia, pude por medios mágicos “inutilizar” a tus “Symbio” y también conseguí llegar hasta aquí, pero ahora está la sorpresa principal…



Lecius tomo un pergamino cerrado e hizo contacto con este con la esfera azul flotante, de pronto el pergamino se introduce dentro del objeto sin dejar agujero o marca, somo si lo atravesara como un ser fantasmal, hasta perderse a la vista en su interior.



—“Esto no detendrá a Madre, caerás con el resto, Lecius” -Afirmo el ejecutor denotando un desdén profundo en sus ojos por aquella persona.



—Hmmm… no suenas tan amenazante, cuando esas palabras vienen del “imponente ejecutor” que fue vencido por un preadolescente -Declara con una agresiva broma —Oh, pero lo sabes, ¿no es así?, ese muchachito no es alguien ordinario, entonces déjame plantarte una pregunta y quiero que la contestes luego de reflexionarla lo suficiente.



Lecius hace una breve pausa, llevando sus manos a su espalda y mirando atentamente cara a cara al ejecutor, denotando una sonrisa satisfactoria, entonces formulo su pregunta reflexiva.



—Entre le Ordinem Deam, yo mismo y el joven Rozuel Drayt, ¿quién crees que representara una autentica amenaza a futuro?.



Ezequiel se quedó solamente mirándole fijamente, no pronuncio palabra alguna por varios minutos, un silencio lleno el lugar, uno cargado entre una combinación de odio por un lado y regocijo por otro. El elfo azul suspira decepcionado y se rasca la nuca, al no obtener una respuesta del ejecutor.



—Eres bastante aburrido y aguafiestas, lo sabes, ¿no? -Opino Lecius.



—“Ni tú, esa ridícula organización o ese humano inusual se saldrán con la suya, todos caerán al final por la ira de Madre”.



—No, yo creo que al menos… UNO de los pronunciados, lograra destruirlos a ustedes, hasta los cimientos -Expuso el elfo azul con una sonrisa maliciosa.



La esfera azul flotante de repente comienza a reaccionar extraño, un campo de fuerza se genera a su alrededor cubriéndolo por completo.



—Oh, justo a tiempo, que lastima, nuestra “emocionante” charla ha concluido -Afirmo Lecius.



El campo de energía pronto comienza a reducir de tamaño a la esfera azul levitante, tal fue su reducción que termino cabiendo en la palma del hombre de piel azul. El campo de energía seguía envolviéndole, permitiéndole a quien lo sujetaba tenerla en sus manos.



—“La fuente… ¿acaso no piensas destruirla?”.



—¿Por qué destruiría tal magistral objeto que concentra una increíble cantidad de poder mágico en su interior?, seria un desperdicio cuando después de todo lo han “nutrido” bastante bien y por no mencionar, que tengo usos personales en mente para está excelente fuente de mana -Manifestó Lecius —¿Por qué crees que me moleste en producir los medios necesarios para arrebatárselos sin destruirlo?, el pergamino que introduje en su interior, elimina todas las barreras y mecanismo defensivos para poder hacerme con su posesión, claro que esto es posible gracias a que las defensas mágicas de este sitio se encuentran debilitadas con tu “ausencia física” -Explica y hace una breve pausa —Se que destruir este sitio no acabara con Madre, pero entorpecerá sus planes, construir estos lugares toma bastante tiempo y “recursos”, se que su principal función no es solo producir “Symbio”, ¿cuántos “lotes” has logrado producir aquí de “esa cosa” y enviárselos a ella?, jejeje… da igual que no lo sepa, seguro fue una “cosecha” decepcionante.



El lugar comienza a temblar, era una indicación de que el “Taller” estaba padeciendo la consecuencia de perder su “fuente de energía”, Lecius lleva en la palma de su mano restante un cristal con forma pirámide, lo arroja en el aire haciendo que este se active y brille hasta crecer de tamaño y permitir a quien lo invoco, introducirse en su interior.



—Sin la “fuente”, este sitio prácticamente quedo con un enorme CERO en cuanto a protecciones mágicas, y es un alivio, no podía usar este hechizo de teletransportación mientras estuviera activo, utiliza más concentración de magia que el resto de los objetos mágicos que utilice y la débil defensa mágica que aun poseía ese sitio, interferiría con algo de inestabilidad si lo hubiera utilizado -Aseguro el elfo azul —Adiós, si la suerte o la desgracia lo desea, puede que nos volvamos a ver.



El triangulo de cristal desaparece junto a Lecius, toda su presencia se borra allí confirmando que se había marchado del “Taller”, los temblores aumentaban agrietando las estructuras del lugar, marcando entonces el final definitivo de aquel sitio.



—“Madre… lo siento, he fallado” -El ejecutor cerro sus ojos cargando con la decepción de su fallo.



Continuara…
 
Registrado
3 Jul 2009
Mensajes
1,343
Offline
CAPITULO 238 DESCUBRIMIENTO EN “LA APOSTATA”


PERSPECTIVA: Rozuel Drayt



Los temblores se hacían más fuerte, corríamos a toda prisa por la inmensa sala donde luche contra Ezequiel, para llegar a la puerta que nos conectaría al pasillo que daría con la biblioteca, me alegra haberme tomado tiempo de llevarme el “Escudo Bunker” antes de haber ingresado al taller del Nexus o lo habría perdido aquí.



—¡Ese tal “Taller” se va a derrumbar!, ¿¡pero entonces eso no involucraría también al resto de las áreas!? -Exclamo el hombre amazona.



Era una buena cuestión, el derrumbe del “Taller”, ¿culminaría también con todo “La Apostata”, si ese fuera el caso es imposible realizar una evacuación eficiente con todos los prisioneros libres. La única salida como entrada era una especie de ascensor mágico creada por el derrotado Muhaqdad Alnayits, pero solo un puñado pueden subir a la vez mientras el resto espera. Si tenemos poco tiempo, ¿a cuánto podríamos rescatar?.



Luego está el tema de regresar a “El Corazón del Oasis”, gracias a cierto “individuo” conozco su localización desde la ubicación de “La Apostata”, sin embargo, es un camino largo y precisaría días o incluso casi una semana para llegar. Si saliéramos de aquí enseguida, sin tomar algún recurso para ese viaje, estaríamos varados en medio del desierto con un largo camino y una inminente muerte por falta de comida y agua.



—¡Ya casi llegamos! -Afirmo Riha.



Los tres conseguimos llegar a la salida, cruzando la puerta azul que conecto con el pequeño pasillo que daba con la biblioteca, los temblores volvieron a resonar con más intensidad, logramos llegar a la biblioteca. Los prisioneros liberados estaban aterrorizados, Berat y la Dalhani Malika traban de mantener la calma del grupo, pero les era imposible tal tarea con la conmoción de los violentos movimientos.



—¡Han vuelto!, ¿¡que ha sucedido!?, ¿¡porque todo está temblando!? -Fue la conmocionada interrogante de Berat tras vernos, planteando aquella cuestión a mí.



Una sacudida aún más violenta se produce, parecía que el techo les caería encima, pero pronto aquello temblores disminuyen y luego cesan en su totalidad, yo y compañía nos dimos cuenta de algo. De la sala por la cual habíamos llegado, aquella que conectaba en dirección hacia el “Taller”, se escuchó el imponente ruido de un derrumbe.



Riha fue la primera en corroborar, cuando abrió la puerta para dar con el pasillo que conectaba al camino con el “Taller”, observo que ahora escombros la bloqueaban, era imposible cruzar o despejarla.



—“¿Acaso toda la zona entorno al “Taller” fue la única en derrumbarse?” -Me pregunte Rozuel en mis pensamientos



Haciendo un chequeo de las demás puertas, la única con la zona bloqueada por escombros, era aquella que conectaba al “Taller” del “Nexus”, lo que en perspectiva significaba que aquel derrumbe solamente afecto las áreas que ellos ocupaban.



—“Todo el sitio se vino abajo, ¿significa que Lecius termino con la misma suerte?, no… no creo que fuera tan estúpido para permitirse morir de esa manera, estoy seguro de que habrá contado con algún medio mágico para escapar”.



No tenía pruebas para confirmarlo, pero ese sujeto era un enigma cargado de poderes mágicos bastantes poderosos, cuando los prisioneros liberados se calmaron, me tome la molestia de hacerle una pregunta a Berat y a la Dalhani.



—¿Vieron a un tipo de piel azul pasar por aquí?.



—¿”Piel azul”? -La Dalhani reacciona confusa.



—No hemos visto a nadie con esa descripción -Berat confirma.



Aquel extraño elfo azul se las ingenió para pasar por la biblioteca sin que los demás se dieran cuenta, especular que consiguió escapar no sería absurdo, aquel derrumbe confirma el punto de que en verdad vino con intenciones de destruir aquel “Taller”, y realmente consiguió algo que, con toda seguridad, nosotros actualmente nos hubiera hecho imposible tal tarea.



—¿Por qué lo preguntas?, ¿qué quieres decir con que si paso un sujeto de piel azul?, ¿y que fueron esos violentos temblores?, todo eso empezó a suceder luego de que fueran a aquella puerta del cual ahora está bloqueada -El joven de la tribu Qusatjiat estaba plagado de dudas.



—Responder a todo eso es un dolor de cabeza, más tarde habrá tiempo para charlar y despejar las incógnitas, por ahora debemos buscar provisiones, luego algún transporte para salir de aquí y regresar al “Corazón del Oasis” -Manifesté.



—Rozuel Drayt tiene razón, Berat, debemos regresar con los demás y poner a salvo a estas personas -La Dalhani apoyo mi punto.



Berat no protesto con la idea de obtener respuestas para más luego, estuvo tan de acuerdo como la Dalhani de asegurar el bienestar de los liberados prisioneros, retornar al “Corazón del Oasis” era una prioridad ahora.



—He oído bien, ¿tú eres Rozuel Drayt? -Una voz femenina resalta.



Voltee para mirar la procedencia de aquella voz, resultando provenir de una mujer con pinta en sus 20 años, poseía una estatura promedio de 180 centímetros, con la típica etnia de piel morena de los residentes de aquel reino, poseía además una cabellera castaña con una cola de caballo. Vestía una gruesa túnica marrón con blanco el cual estaba sucio. En su cuello tenía puesto una especie de collar metálico dorado



—“Siento que he oído esa voz antes” -Pensé.



—Monsieur Drayt, ya habíamos hablado antes, pero esta es la primera vez que nos vemos cara a cara -Revela la muchacha.



Al oír la palabra “Monsieur” era imposible no darme cuenta de quien podría tratarse esta muchacha, además podía sentir “Sincronía” en ella, la cualidad de un esper para percibir el PSI o energía ESP ajeno. incluso Crok se percató de tal pronunciación que le resultaba inmensamente familiar



—¿Escuche bien?, ¿dijo la palabra “Monsieur”?, claramente dijo eso, no estoy loco… o ebrio -Comento el hombre amazona.



—¿Qué significa eso de Mon… Monsi… sieur…? -La Lupian trataba siquiera de pronunciarla, pero le era difícil y hasta casi imposible.



Aleab, la Trotamundos de origen Franco-americana también termino prisionera en “La Apostata”, de hecho, ella misma hizo una revelación, el propio Alnayits a través del collar adherido en su cuello, la controlo para forzarla a contarle sobre la presunta “oportunidad” del barco volador mágico. Fue en aquella trampa la cual me hizo terminar en la guarida del Muhaqdad, aunque si bien, el propio “Investigador” ya me había revelado de antemano aquella anécdota con sus propias palabras.



—Yo… de veras lo siento, por mi culpa, Alnayits te capturo y… -Una apenada Aleab se disculpaba con la cabeza baja, pero le interrumpo.



—El mismo Alnayits también lo confeso, él te controlo, no tenías voluntad, viendo los acontecimientos con lógica, no veo tus acciones como traición, no te quemes tanto la cabeza con este asunto -Fue mi declaración en torno al tema.



La propia esper estaba frustrada por lo ocurrido, en el fondo no quería perder aquella “confianza” forjada cuando se convirtió en nuestro enlace de espionaje contra Muer Afigad. En verdad sentía que al hacerme ir a esa trampa elaborada por Alnayits, ella se sentía que me apuñaba por la espalda, que no tendría mi perdón por tal acto, y no puedo mentir que en parte estoy enojado por ello.



¿Pero qué razones o beneficios podría sacar de mi ira y queja contra ella?, Alnayits lo dejo claro en nuestro primer encuentro, la forzó con medios mágicos, Aleab no tenía el control, si por el contraria ella hubiera hablado por su cuenta, haber realizado tales actos con su propia voluntad y no siendo controlada por un objeto mágico, entonces la historia seria distinta. Pero el contexto es claro, Aleab no tenía el control, Alnayits si, el Muhaqdad fue quien le creo aquella pieza dorada metálica en su cuello, no era solo algo cosmético, este irradia magia y esta adherido de manera permanente en ella, como una “marca de esclavitud” propiedad de Muer Afigad.



Dicho esto, no albergo razones que justifiquen reprender a Aleab, además aun seria de utilidad como una vital pieza para espiar a ese gordo tirano de Muer Afigad, la necesitábamos y en parte a esa “confianza” que se forjaba. Le dije a Aleab que podía removerle aquella pieza en su cuello, ella comprendió que no utilizaría magia, sino mi habilidad ESP, pero ella rechazo tal ayuda por razones personales.



—Es necesario que esto permanezca en mi cuello, te contare los detalles de dicha razón más tarde, por ahora, deberíamos irnos de aquí -Aconsejo ella.



Riha y Crok estaban perdido de toda conversación que sostenía con Aleab, Berat y la Dalhani pese a entendernos, tampoco mostraban comprender dado a que desconocían el contexto de fondo de dicha charla. Pero todos estábamos de acuerdo en una cosa, abandonar este sitio y volver al “Corazón del Oasis”.



—¿Caminaremos todo el camino hacia allá?, ¿al menos sabemos en qué dirección ir?, ¿y con qué provisiones nos mantendremos durante el viaje?.



Era la serie de vitales preguntas que el propio hombre amazona planteaba, en cuanto a la dirección de donde deberíamos partir, no había problema, cuanto Alnayits me dio permiso para “ver” sus recuerdos, me mostro otros datos aparte, entre ello, la ubicación geográfica de “La Apostata” y hasta donde quedaba en distancia con el “Corazón del Oasis”. En cuanto al medio de transporte y provisiones para el viaje…



—Hay algo que quiero mostrarles, síganme.



Les di indicaciones a Riha, Crok, Berat y la Dalhani de seguirme, ¿a dónde íbamos?, a una parte en específico de ese mismo salón, nos encaminamos a la estatua de un dragón pintado de escamas rojas.



—“Tsk… los humanos de otros continentes incluso sobrevaloran demasiado a los dragones rojos” -Pude oír con claridad al propio Myldark quejarse en mi cabeza al ver dicha estatua.



Tome a la estatua del dragón de la cola y pronuncie en voz baja una frase que funcionaba a modo de una contraseña verbal.



—Por el conocimiento de los Trotamundos… -Fue la frase-contraseña que replique.



Tras pronunciar aquellas palabras se oye un mecanismo interno provenir de la cola de la estatua, acto seguido la cola que al principio era rígida e inmovible, pronto era capaz de poder girarla como si fuera una manivela. Al girarla, la mandíbula de la estatua comienza a abrirse, llegando a un punto en que la boca alcanza su límite para abrirse.



La cabeza de la estatua entonces gira hacia el retrato de un hombre de avanzada edad, de un inusual cabello gris con bigote del mismo color, era el cuadro más grande de la sala. El interior de la boca de la estatua del dragón revela una piedra preciosa blanca, la cual al apuntar al retrato comienza a reaccionar.



Magia es emitida de la piedra preciosa y una luz se emite de esta, de repente, aquel cuadro del hombre anciano de cabello gris comienza a abrirse hacia arriba como si fuera una compuerta, revelándose otra sala. Todos se abruman al ver que había descubierto un secreto del cual nadie tenía la más mínima idea de su existencia.



—Rozuel Drayt, ¿cómo es que sabias de este lugar? -La Dalhani me pregunto.



—“Él” me lo dijo.



—¿“Él”?.



Mi respuesta le era confuso, a pesar de que tanto ella como Crok estuvieron presente, aunque si bien, todos ese “conocimiento” que me entrego el propio Alnayits, aquellos secretos guardados celosamente para si mismo, se me fue entregado dentro de un plano mental. Explicar al detalle de como los adquirí llevaría su tiempo, les dije que lo importancia era conseguir los transporte y las provisiones.



—¿Crees que lo hallaremos ahí adentro? -El joven Qusatjiat pregunta.



—Solo hay una forma de averiguarlo.



La entrada a la sala secreta daba con una penumbra notable, dado a que no podíamos arrancar las luces mágicas de las paredes, nos hicimos con unas antorchas de otras habitaciones. Al encenderlas, nos adentramos al frente con la iluminación de estas, Riha, Crok, yo y Berta fuimos los primeros en adentrarnos, la Dalhani nos seguía por la retaguardia.



Tan pronto ponemos un pie en aquel oscuro lugar, magia es percibida en la habitación, mi primera intuición fue creer que se trataba de algún mecanismo de trampa mágico, pero me alivio al descubrir que no era eso. Luces mágicas pegadas a las paredes se revelan en dicho secreto lugar, encendiéndose automáticamente para iluminar toda la zona.



—Bueno… ya nos necesitamos usar las antorchas, punto a favor -Comento el hombre amazona.



Aquella sala era tan vasta en términos de espacio, se encontraban llena de estantes con provisiones de todo tipo, desde carne seca, verduras y otras frutas, incluso había una enorme vasija que llegaba a medir lo que una casa. Aquella vasija grande estaba conectada a un instrumento semejante a una cañería que daba con una llave de grifo.



Al girar la pieza del grifo a un lado el mecanismo deja circular agua y al volverla a girar a su estado anterior se detiene, se siente la magia en emanar de este dispositivo cuando se gira la pieza. Si tuviera que adivinar, aquella magia que utiliza es para cortar el suministro de agua o permitir que este circule por la boca del grifo.



—No sabía que existían tales modelos de grifos de agua en esta era -Me comento Crok observando el artilugio con interés.



No existen en realidad, aun si bien los grifos son mecanismo que datan desde la antigua Roma, lo cierto es que el modelo grifo de rosca que se utiliza en la modernidad, se invento en alrededor de principios del siglo XIX. ¿Entonces como existe tal mecanismo en este mundo?, la respuesta era Alnayits.



El propio Muhaqdad afirmo haber obtenido por “21 minutos y 15 segundos”, acceso a los recuerdos de un Trotamundos que conozco llamado “Moisés”, de esta manera observo fascinado algunas de las invenciones de mi mundo natal y consiguió replicar algunas aquí en su propia guarida. Pero por lo visto, el Investigador, no conseguido ver algo de la tecnología bélica de dicho mundo, solo invenciones que se utilizan en el ámbito civil.



Entonces nuestros ojos se posaron sobre una carreta, tenia un lujoso aspecto como si hubiera sido hecho para un noble de clase alta, tenia conocimiento sobre ella gracias a él, aquella era una compleja obra de artefacto mágico del investigador.



—Una carreta, aunque solo es una, ¿cómo llevara a toda esta gente?, es más… ¿cómo siquiera eso cosa se puede mover?, no veo camellos o alguna montura cercana para que la mueva -Berat se pregunto pensativo en dicha problemática.



—No requiere ninguna montura, aquella carreta es un artefacto mágico de alto nivel -Afirme.



—¿Un artefacto mágico creado en forma de carreta?, solo Alnayits se le ocurriría algo así… ¿pero podrá llevarnos a todo?.



—No, pero será parte de la solución -Asegure.



Mis ojos se detienen a una puerta de negro, me encamino en compañía de Riha y Crok, al abrirlo la zona se mostraba a oscuras, pero luego dos luces se encienden automáticamente para iluminar la habitación. Dentro hallamos un ataúd de cristal que tenía en su interior una urna, estaba rodeado de flores y piedras mágicas que proveían humedad a dichas plantas.



Sobre el ataúd había una lápida de mármol que tenía grabado un mensaje, me era imposible leerlo dado a que el anillo traductor solo traduce lo verbal, Berat pronto entra a la habitación preguntando si habíamos encontrado algo útil allí. Mira el ataúd de cristal con la urna en su interior, las plantas y la lápida con el mensaje.



—¿Puedes leer lo que pone allí? -Señale al mensaje de la lápida.



—Si, puedo leerlo -Afirmo el joven Qusatjiat.



Grabado de la lápida: “Cuando te fuiste de mi lado, me sentí realmente solo, impotente y abatido, quería ponerle fin a mi vida, pero en tu partida me disté un regalo, un legado y un propósito.



No hay nombre para el camino que he decidido tomar, para bien o para mal, pero el mundo que conocemos estará a punto de cambiar a futuro, desearía poder afrontar ese camino junto a ti, pero al recordar nuestro tiempo junto, me preguntaba, ¿merecería alguna redención por mis actos en vida para volver a estar contigo?, tu muerte me lleno de tristeza y alentó mi voluntad para seguir adelante.



Te prometí una sepultura digna, no sé si esta tumba bastara para cumplir mi promesa, fuiste la única persona a la que realmente aprecie y ame con todo mi ser, y en donde quieras que estés, te echo de menos”.



—Este sitio es un mausoleo, ¿pero dedicado a quién? -Berat se preguntó.



Luego de haber escuchado el grabado de la lápida, le dije a todos que aquí no había nada de utilidad, nos marchamos de la habitación cerrando la puerta negra, dejando aquella tumba en paz. Retornamos a la habitación anterior, avistando la puerta que realmente era la que buscábamos.



La puerta a la cual debíamos por ingresar era ancha, hecho de un material de acero reforzado con magia, tenia una rueda hecha del mismo material que se asemejaba a una manivela. Alrededor de la rueda había una serie de números del 0 al 100 en escalas de 10 cada uno hasta llegar al 100, aquella rueda podía girarse a la izquierda o derecha.



—Es cosa mía, ¿o esa puerta se parece a una caja fuerte? -Crok pregunto.



—¿Caja… fuerte…? -La Lupian replico aquellas palabras sin entenderlo —¿Es alguna clase de caja que pelea?.



—No, pero no te conviene pelear con esta, por su diseño es fácil intuir que fue fabricado para resistir poderosos ataques físicos y magia de considerable nivel -Comente por mi parte.



Alnayits nuevamente hace uso de su ingenio para crear un mecanismo de seguridad mágico en una puerta con semejanzas a artefactos de mi mundo natal, si era como una “caja fuerte” significa que necesitaba girar la rueda a lados específicos en relación a los números para desbloquearla.



—Atracar bancos no es mi fuerte, ¿conoces la combinación para abrirlo? -Pregunta el hombre amazona con sentido del humor.



—Aquí tengo tu “combinación” -Declare enseñando mi palma derecha.



Ciertamente no poseía la combinación para abrir la puerta fortificada con magia, pero siendo el obstáculo algo hecho de metal, entonces la solución al problema no podía ser más obvio. Debido a que aun me encontraba recuperando parte de mi fuerza ESP, me tomo alrededor de dos horas el manipular la estructura para abrir un camino.



Al adentrarnos, nos encontramos con una habitación a completa oscuras, pero como las anteriores, luces mágicas no tardaron en manifestarse e iluminarla como tal, lo que encontramos allí nos dejó fascinado y perplejo.



—¡Por Erha! -Exclamo Berat abrumado.



—¿Esto es real… en verdad no es una ilusión lo que ven mis ojos? -La Dalhani se sentía toda incrédula ante lo que veía.



—Todo… ese… metal… ¡precioso! -La Lupian deleito un jubilo lleno de éxtasis.



—Me siento como un gringo descubriendo petróleo por primera vez en Prudhoe Bay -Expreso un anonado y emocionado Crok.



Sus reacciones eran de esperarse, ¿quién habría pensado que haríamos tal descubrimiento cuando lo único en lo que pensábamos era plantearnos irnos de aquí cuanto antes?. Esto sin duda, marcara un antes y después para los rebeldes.



—“Ese bastardo de Alnayits no mentía” -Comente en mis pensamientos con cierta emoción.



Continuara…
 
Registrado
3 Jul 2009
Mensajes
1,343
Offline
CAPITULO 239 ENIGMAS & BOTÍN



PERSPECTIVA: Rozuel Drayt [Momentos antes]



Era el paisaje nocturno de un paraíso urbano con grandes rascacielos abundaban en el área, vehículos llenaban las carreteras, drones se observaban en el aire que llevaban encima carteles digitales de publicidad en un idioma africano. Una gran pantalla se encontraba sobre uno de los enormes edificios, trasmitiendo un canal de noticias con personas de etnia negra.



Las personas que circulaban incluso en casi su mayoría eran de dicha etnia, pero podía encontrarse individuos morenos, mestizos e inclusos blancos, la mayoría con un celular a la mano sobre veredas repletas de gentes en un centro donde la publicidad abundaba en masa. Donde restaurantes, clubes, bares, salas de recreativos o incluso cines llenaban aquel pasaje urbano hecho por el hombre.



—Es hermoso…



Una voz expreso con sinceridad lo que sentía de aquel paisaje, quien lo observaba todo desde la planta más alta de un edificio de 50 pisos, en sus manos sostenía unos binoculares, pero le era más grato ver tal vista sin ellos. Aquel individuo se presentaba como un joven de tez morena, cabellera gris y unas inusuales gafas de metal, vistiendo una túnica blanca larga.



—Este lugar es conocido como Shanmatu, ubicado en un continente llamado África -Una voz que procedía a escasos metros le hablo —Pasé aquí la mayor parte de mi vida, y fue aquí donde morí.



Aquel que describía la ubicación de aquella ciudad, era yo mismo, Rozuel Drayt, y la persona que observaba todo lleno de euforia y jubilo, era Alnayits, el Muhaqdad apodado como “El investigador”. Todo lo que observaba Alnayits, ocurría dentro del “espacio personal” de su subconsciente, tal paisaje de una ciudad moderna era producto de una “reconstrucción” utilizando mis memorias.



—Esta no es la ciudad más desarrollada del mundo, aunque su apariencia parezca increíble, en realidad este sitio entraría en la categoría de “subdesarrollados” -Exprese con acierto —Por desgracia no puedo “reproducir” una imagen definida de ciudades mejores desarrolladas, como “Nueva York”, “Paris”, “Hong Kong” o “Berlín”, ya que pase casi toda mi vida aquí en Shanmatu, y es la que mejor puedo “describir” en base a los recuerdos.



—Es más que suficiente para mí, solo poder ver este magnifico mundo nuevamente… es suficiente -Dijo el Muhaqdad con el humedecer de sus ojos —Un mundo regido por la lógica de la ciencia, donde el conocimiento es mejor valorado que en Avalia, solo con ver las maravillas tecnológicas en esta nación “subdesarrollada”, puedo decir lo insignificante que es Quíatar a su lado, je… ni con la magia se podría imitar una arquitectura semejante en siglos.



—Eventualmente tu mundo debería alcanzar el mismo grado de civilización en algún momento de su historia, o eso supongo -Opine.



—Quizás, ¿pero cuantos siglos tomaría?, o quizás… ¿milenios? -Pregunta Alnayits entre suspiros —La tecnología progresa en base a las necesidades de su civilización.



—¿Qué quieres decir?.



—En tu mundo para tener un alcance simple de fuego a la mano, crearon artículos como fósforos o el encendedor, en mi mundo basta la magia de fuego, ya sea de un usuario propio o de un objeto mágico que cumple ese propósito -Agrego Alnayits —En tu mundo utilizan un “refrigerador” para mantener fresca alimentos como carne, en mi mundo, hacen uso de la magia de hielo o artefactos mágicos con dichas propiedades.



Según la propia explicación de Alnayits, la gente de su mundo se cuestionaría bajo la siguiente lógica “¿Para qué molestarse en construir algo tan complejo para tener fuego a mano cuando fabricar un artículo mágico es más sencillo y cumple con dicho propósito?”. La magia siendo algo común en Avalia y en sus habitantes, sofoca a la propia progresión científica y el desarrollo de tecnologías no mágicas.



Así como la ciencia progresa y mejora, la magia también lo hace en la elaboración de sus artículos de dicha índole, sin embargo, todos los artefactos que dependen de la magia tienen el mismo defecto. Para sacar todo el potencial de un artefacto ya sea mágico o encantado, es necesario que el usuario sea un mago, lo que marca una brecha de diferencia en la “calidad” de uso entre personas ordinarios y individuos nacidos con el don de la magia. Con la tecnología no dependiente de la magia es todo lo contrario, todo individuo puede exprimir en términos de igualdad la misma “potencia” o “calidad” de un aparato de dicho tipo.



En el ámbito militar enfocado en el arte de la magia, uno se preguntaría “¿para que molestarse en mejorar algo que supere a una ballesta?, cuando se puede disparar bolas de fuego y son más destructivas”, por supuesto, esta simple oración que desprestigia el razonamiento científico, no esperaría a que, sin magia, fuese capaz de inventarse un arma capaz de disparar varios proyectiles a la vez, más poderosos, más rápidos y con más alcance.



¿Qué la magia y la ciencia pueden coexistir?, Alnayits cree que si, pero desde el ámbito de las costumbres de su mundo adaptados por la magia, la inmensa mayoría de sus habitantes aún siguen viendo que emprender un progreso a técnicas o invenciones avanzadas no mágicos les resulta “complejo e innecesario”, prefiriendo su acostumbrada tecnología que depende de la propia magia, dejando dichas tecnologías no mágicas en algo tan simples como herramientas básicas (martillo, carretas, espadas, antorchas, ect).



—La magia sofoca la motivación de Avalia de pensar con una base de método científico, viendo las diferencias de nuestro mundo, ¿cuántos siglos o milenios le tomaría a mi mundo llegar a desarrollar tales aparatos adaptados con magia? -Alnayits se preguntó con incertidumbre —Incluso he llegado a teorizar, de que por la magia y su total dependencia, nuestro mundo seguiría por miles de años estancado en lo que tu tierra lo llaman “periodo medieval”.



—Si que echaste un buen vistazo a mis recuerdos -Opine con los brazos cruzados.



—La única forma de romper ese “estancamiento”, son los Trotamundos, ¿por qué razón seres humanos de otro mundo con una civilización desarrollada diferente a la nuestra terminaría aquí en Avalia? -Se cuestiono Alnayits —Busque mi propia respuesta, y con ello formule mi meta, construir un reino adaptado a una sociedad semejante a de ese mundo llamado “La Tierra”, quería traer ese progreso de otro mundo a Avalia, quería aplastar ese “estancamiento”, quería erigir un reino digno como el de los Trotamundos, incluso uno que fuera el hogar de ellos, la cuna de un “mundo revolucionario”.



La Alnayits no decía todas esas palabras con delirio, tenia reales motivaciones y honestos sentimientos de su ambición, incluso si era necesario mancharse las manos con sangre o teñir los desiertos de rojo con miles de vida. Al final de cuenta, con tal de cumplir aquella meta, estaba dispuesto a llegar lejos.



—Has cumplido tu parte, Trotamundos Rozuel Drayt, ahora me toca a mí.



Alnayits clavo con su mano izquierda sus dedos en su frente y sin previo aviso, con su mano derecha, clavo aquellos dedos en la mía, acto seguido, miles de pensamientos y memorias se descargan a mi consciencia. Entre ello observe el origen del VCI Antiqam RG” que termino a manos del Muhaqdad.



Recuerdos muestran como cerca de la entrada a “La Apostata”, un fenómeno extraño se manifiesta en las proximidades, una especie de agujero negro miniatura surge sobre la arena. Pronto aquello se extiende y transforma en un remolino que produce fuertes vientos en los alrededores, enormes cantidades de una desconocida energía se produce y ciega al Muhaqdad.



cuando vuelve mirar en aquella dirección, aquel fenómeno había culminado, no había señal de aquel agujero negro ni del remolino en que se convirtió, el viento se había calmado en ese instante. Pero en su lugar, se encontró con algo que ese mismo fenómeno había traído luego de culminar, desde su perspectiva le parecía una carreta de metal.



Fue de esta manera que el VCI llego a manos de Alnayits, quien lo oculto con magia mientras estuviera en el exterior, para eventualmente conseguir crear un mecanismo mágico que lo teletransportaría hacia el interior de “La Apostata”. El propio Muhaqdad era consciente de aquel vehículo era de otro mundo, los Trotamundos no son la única conexión a otros mundos, incluso objetos inanimados de “La Tierra” podían terminar en Avalia.



—“Ese agujero negro…” -Me percate en mis pensamientos.



Aquella anécdota es similar a la manera en que Pirer termino en Avalia, la propia IAC relato que fue absorbido por una especie de “agujero negro” de tamaño miniatura, pero no era el único. Niels Becquerel, el esper quien dio origen al “Navum” en el reino de los Enanos (Nagret), conto que fue traído a Avalia a través de un fenómeno en la forma de un remolino.



Con todos estos puntos, era posible intuir que algo produce una “apertura” entre los dos mundos, algo genera una especie de “agujero negro” miniatura o un “remolino” e incluso ambos, atrayendo humanos de “La Tierra” u objetos inanimados a Avalia. Se sabe de antaño de rituales y magias poderosas de “invocación” llevado a cabos por numerosos reinos que traían a “héroes” de otros mundos, sin embargo, tales magias ya casi ni existen.



En el actual presente de Avalia, conseguir completar una técnica o ritual de “invocación” es casi imposible, todas las técnicas, procesos o rituales que se conocen, se han vuelto “inestable”. Primero la cantidad de mana que precisa es inmensa, incluso si se consigue los medios, al intentar crear el “portal de invocación del héroe” esta se vuelve inestable y estalla. En el pasado invocar a un héroe de otro mundo tenia su complicación, y de docenas de intentos, a lo sumo dos o tres serian invocados.



En la actualidad, no se ha registrado una “invocación” oficial con éxito desde hace más de cien años, ¿por qué?, eso es debido como he mencionado anteriormente, al “costo” de llevar a cabo dicho ritual. Además, ya no es posible conseguir un éxito seguro, la razón por la que se dejo de hacer desde más de un siglo, es porque ha habido miles de intentos que terminaron en rotundos fracasos, el costo económico y de vidas eran elevados, se sabe incluso de un reino que termino arruinándose por intentar numerosas veces traer un “héroe” de otro mundo. Hasta entonces ningún reino a estas alturas veía que fuera factible seguir con ello, la era de los “invocados de otro mundo” había terminado.



Tuvieron su momento y auge, quizás la más conocida fue la “gran guerra” o “primera gran guerra”, del cual se registra que había “héroes” de otro mundo en dicho conflicto que lucharon en el bando de “Voluntad de Deux”. Desde entonces, al menos de manera oficial, no se ha vuelto confirmar una invocación con éxito de humanos de otro mundo, pero quien sabe, Avalia es grande como para registrarlo todo.



Pero luego esta el misterio de los “reencarnados”, la reencarnación no es algo desconocido en Avalia, incluso existe desde antes de la llegada de los Trotamundos, se sabe de personas residentes de este mundo que, al morir, obtuvieron una “segunda oportunidad” con un nuevo cuerpo e identidad, pero conservando las memorias de su vida pasada. Es aquí donde entran los “reencarnados de otro mundo”.



Una mente, un alma y una consciencia de un mundo ajeno, que de alguna forma consiguió renacer en Avalia, luego de que la era los “invocados” terminase, los Trotamundos traídos por vía “reencarnación” se hicieron más presentes. Por supuesto, la inmensa mayoría prefiere ocultar aquella identidad, y pocos son los que revelan su verdadera procedencia.



¿Pero como es posible que los Trotamundos traídos por reencarnación sea posible?, “La Tierra” y “Avalia” son mundos paralelos, existencias de diferentes dimensiones, Avalia incluso podría estar en universo totalmente distintos a mi tierra natal. Los “invocados” de otro mundo son traídos a través de magias poderosas que “enlazan” una “puerta” de mi mundo natal a este, pero… ¿qué es lo que “enlaza” a los Trotamundos reencarnados a terminar en Avalia?, ahí estaba el enigma.



—Es todo lo que puedo transferirte en mi estado, te he dado acceso a todas las memorias de mayor relevancia, confió en que le darás un sabio uso.



Alnayits termina de transferir todo aquel “conocimiento” de gran importancia a mi consciencia, todo ese saber paso por mi cabeza en cuestión de segundos, pero yo lo vi todo en mi mente como si fueran horas. Y luego de haberlo visto, sin duda el Muhaqdad tenia razón, aun si se consigue derrotar a Muer Afigad, si “aquello” no es evitado, este reino se ira al diablo de todas formas, y posiblemente eso arruine mis posibilidades de regresar a Gresswold.



—Aun quedan algunos minutos para que este “espacio personal” haya desaparecido para siempre, ¿podría por favor seguir observándolo con el tiempo que queda? -Me pidió Alnayits.



—Si eso es lo que quieres, como gustes.



Podía sentir como aquella vitalidad de Alnayits denotado en su mana, estaba mermando con cada segundo que transcurría, si realmente iba a morir, no veía porque negarse ese último favor, después de todo me entrego valiosa información que era necesario que diera a conocer en “El Corazón del Oasis”.



Eventualmente este “espacio personal” colapsaría, Alnayits había cumplido su sueño de ver mi mundo natal una vez más, mientras regresaba a la realidad, descendiendo de elevadas alturas. Los dos aterrizamos el suelo sin problema gracias a las alas que poseía el Muhaqdad con sus poderes de Vanish, y fue en ese preciso instante en que Alnayits pronuncia sus últimas palabras.



—Gracias…



Sus rasgos inhumanos producto de su don “Metamorfosis” desaparecen, aquel brazo izquierdo que tenia el grillete con las letras rúnicas ya no estaba, Alnayits cierra sus ojos y cae en posición al suelo en posición boca arriba, era su ultimo suspiro, falleciendo con una sonrisa en su boca, muriendo satisfecho luego de conseguir nuevamente mirar por última vez ese otro mundo al que tanto apreciaba.





__________________________________________________________________




PERSPECTIVA: Tercera Persona [Presente]



Una puerta ancha fabricada con un acero reforzado de magia, con un mecanismo de seguridad semejante al de una caja fuerte, no había golpes o magia a la disposición del grupo para abrirlo a la fuerza y nadie conocía la combinación para usarse en el mecanismo. La “llave” para este caso, fue el propio Rozuel Drayt, abriendo aquella puerta fortificada con sus poderes ESP.



Un camino es abierto, todos ingresan a una sala oscura que es iluminada por luces mágicas, la reacción de todos se vuelve de una perplejidad eufórica al descubrir lo que había allí resguardado.



—“Ese bastardo de Alnayits no mentía” -Comento Rozuel en sus pensamientos con cierta emoción.



Oro por doquier, muchísimo de aquello rebosaba en el lugar, ya sea en monedas apiladas en pequeñas montañas, lingotes colocados ordenadamente uno sobre otros y pequeñas estatuas hecha de este valioso metal, pero no era la única cosa resguardada allí. Había almacenes que contenían en su interior una tonelada o quizás más de cristales de mana, como también lingotes de acero mágico de fina calidad y una dotación de pergaminos mágicos con magias de apoyo y de combate.



—Aquí debe haber cientos de miles de Rubres… quizás un millón -El joven de la tribu Qusatjiat Berat especulo —¡Nadie podría amasar tanta fortuna sin ser un sultán!.



—Los bancos se suiza estarían orgulloso de este tipo -Bromeo el hombre amazona en voz baja.



La Dalhani determino que los cristales de mana almacenados allí tenían una increíble concentración de magia en su interior, a pesar de haber sido moldeados a tamaños para caber en el puño, cada cristal que poseía el mismo tamaño había sido creado artificialmente para ser portable para el usuario y contar con un increíble rendimiento de mana de reserva.



El propio Berat confirmo que las propiedades mágicas de los lingotes de acero eran de una calidad sublime, con ellos se podrían fabricar artefactos mágicos o encantados tan resistentes de alto nivel. Pensar en armaduras, espadas, lanzas o escudos, con tal dotación de suministro hallado se podría equipar a 1000 hombres.



Y los pergaminos mágicos, había hechizos para defensa, curación, lanzamiento de proyectiles elementales, entorpecer la movilidad del enemigo e incluso ocultar la presencia por un estimado de tiempo. La desventaja era que requería ser mago para utilizarlos, pero hasta un mago del nivel más bajo les sacaría gran provecho a tales objetos.



—Este lugar es toda una lotería… -Opino Rozuel.



—¡Bingo! -Exclamo Crok —Dejar todo esto atrás sería un ENORME desperdicio.



—¿Pero como vamos a llevar todo esto siquiera? -La Lupian pregunto.



—No se que habrán dicho la semihumana y el joven alto, pero puedo intuir que deben pensar lo mismo que todos, “llevarnos todo esto, pero, ¿cómo?” -Agrego La Dalhani por su parte.



—¿Cuántas carretas se necesitarían para cargar todo esto? -Aleab planteo dicha interrogante.



—Quizás una enorme caravana, pero con tal cantidad llamaríamos bastante la atención -Fue la opinión de Berat.



Gracias a la información “transmitida” por Alnayits a Rozuel Drayt, este tenía en su saber la localización del poblado más cercano, ubicado a casi 200 kilómetros, era una pequeña ciudad del cual se podría encontrar carretas, el plan en mente seria usar la carreta mágica de Alnayits, ir allí y tomar traer más carretas a “La Apostata”, sin embargo, este plan tiene muchos defectos.



Se requeriría un elevado número de carretas, no seria exagerado decir que quizás alcanzarían docenas o hasta cien, adquirir carretas personalizadas hechos para el transporte de muchos materiales, ahorrarían el “numero” estimado de lo que precisarían, , pero seguiría siendo una caravana numerosa.



La distancia entre “El Corazón del Oasis” y “La Apostata” era de unos 400 kilómetros estimados, el trayecto podría durar días, la amenaza de bandidos organizadas en el camino supone el peligro principal. Dentro del grupo solo cuatro individuos eran actos para el combate: Rozuel Drayt, Riha Sharpsteel, Crokrengunn y Berat.



Aunque era posible armar a los prisioneros, y entre ellos figuraban un numero reducido de algunos rebeldes guerreros no magos, sin contar con armamentos decentes o armaduras para equiparse, fácilmente caerían en batalla. Considerando la cantidad de carretas a proteger, era difícil dejar en manos de cuatro individuos, incluso si suman los pocos combatientes prisioneros que les ayudara.



—“La tenemos difícil de una u otra manera” -Suspiro el esper.



Miro a la Dalhani y luego a la carreta mágica de Alnayits, aunque este ultimo contaba con una magia compleja del cual le permitía tener varias habitaciones dentro de lo que por fuera se ve como una carreta de noble ordinaria, tal espacio aun así no bastaría para resolver el problema. Pero el esper Trotamundos maquino una idea, una posible solución del cual los riesgos del fracaso supondrían perderlo todo.



—“50 a 50 para que funcione” -Concluyo en sus pensamientos.



—Te veo muy pensativo, ¿se te ocurre alguna locura? -Crok pregunto.



—Una grande, pero para garantizar un éxito seguro, debemos esperar dos días como mínimo -Afirmo Rozuel.



El hecho de que Rozuel viera a la Dalhani, era porque ella era la pieza fundamental del plan, ¿qué es lo que tenia en mente?, ¿cómo cargaría con tal cantidad para llevar hacia “El Corazón del Oasis”?.



__________________________________________________________________​



[Dos días después –07:50 horas]…



Hace casi una hora el sol se había elevado en el cielo, en medio del desierto se hallaba la formación de una pequeña montaña rocosa, del cual albergaba una cueva subterránea, aquel sitio actualmente era utilizado por bandidos quienes lo habían montado como su guarida. Tres grupos de exploradores que se conformaban de tres jinetes de camello cada uno, vigilaban los alrededores buscando potenciales víctimas, ya fueran comerciantes, aventureros o escoltas militares de pequeños escuadrones.



—No hemos tenido una buena presa en los últimos dos días, que decepción -Suspira uno de los exploradores —Oye, ¿encontraste algo?.



—No, nada de nada aun -Confirmo el explorador bandido que portaba un telescopio a mano y miraba con este en los alrededores.



—Tampoco es que vayamos a morirnos de hambre, tenemos suficiente botín, dinero, comida y para nuestra fortuna, también hermosas esclavas -Expreso el tercero con un lascivo salivar.



Los tres únicamente portaban como únicas armas unas espadas cortas, no contaban con armaduras ni arcos, pues el combate no era su propósito, apenas avistaran una carreta, caravana o alguien acercándose a la proximidad, debían volver a la guarida e informar para que mandasen un grupo encargados de asaltar a los infortunados que cruzaran en su territorio.



—Lo dices como si tu hubieras tenido posibilidad alguna de tocar una de esas esclavas, solo los del grupo que asaltan a las “presas” y el jefe, son quienes tienen ese lujo -Suspira el explorador bandido con decepción.



—¡Oye, oye!, no te creas todo lo que dicen, el jefe realmente recompensa el esfuerzo, un bastardo de nuestro mismo grupo consiguió pasar un rato con una de esas bellezas como “paga” a sus horas de trabajo nocturno.



—¿Crees que estaría tan loco para merodear en el desierto por la noche buscando carretas o cualquier viajero que pase?, ¡claro que no!, me gusta dormir bastante y a esa hora el frio es insoportable, además de que tendría que tener algo de luz a la mano y eso me delataría bastante, demasiado problemático por una perra -Argumento el explorador bandido.



—Je, como quieras, morirás virgen de esta manera.



—Oye, ¿cómo puedes estar seguro de siquiera aun lo soy?.



—¡He captado algo aproximándose! -Confirmo el explorador forajido que portaba el telescopio a mano.



La conversación mundana entre los dos finaliza y sus rostros se tornan serios cuando su compañero afirma la proximidad de algo acercándose, debían confirmar con exactitud que era, en el caso de ser una carreta, ¿cuántas?, ¿de que tipo?, ¿qué tan protegida esta?. El grupo que los asaltaría debía tener una información exacta de lo que irían a emboscar, al saber la cantidad de enemigos armados y su posición, podrían idear una estrategia para reducir las pérdidas de su parte.



—Lo que sea que se esta acercando levanta mucho polvo, pero demasiado, parece algo ridículo, ¿acaso es una caravana enorme lo que se aproxima? -Se pregunto el explorador bandido del telescopio.



—¡Oh!, ¡eso serian gloriosas noticias!.



—¡Imagina el botín que tendríamos si fuera el caso!, ¡el numero de nuestros chicos es de 100!, tenemos la fuerza suficiente para emboscar una gran caravana, jejeje…



El explorador bandido del telescopio hace contacto visual con aquella presunta “gran caravana”, cuando atestigua con mejor visualización lo que era aquello que se aproximaba, su rostro se tiño de una horrorizada perplejidad y la palidez se hizo evidente en su piel, aquello que presencio hizo tiritar sus brazos y luego el resto de su cuerpo con un miedo inimaginable.



—Oye, di algo, ¿qué es lo que estás viendo?.



Pese a la pregunta de su compañero, el forajido del telescopio no respondía, estaba tan asustado como para formular alguna palabra, entonces aquel compañero le arrebato el telescopio y hecho un vistazo por su cuenta. Luego de presenciar “aquello” que su compañero también vio, se cayo de su montura, soltó el telescopio y miro despavorido hacia aquella dirección mientras el terror carcomía cada parte de su cuerpo.



—¿¡Q-que diablos es esa cosa!?, ¿¡es acaso una señal del fin de los tiempos!? -Se pregunto a si mismo en voz alta con un tono tembloroso como si quisiera romper en llanto.



El tercero bajo de su camello, recogió el telescopio y con nervios lo llevo a uno de sus ojos, temía por saber que era lo que dejo a sus compañeros en tal estado, pero la curiosidad era aun más que el propio miedo. Hecho un vistazo y cuando lo vio, sus extremidades se paralizaron del terror, con un rostro devorado por la incertidumbre, rogo a su deidad “Creador del sol y la luna” para que esto fuera un mal sueño.



¡Un monstruo, ¡un inmenso monstruo!... -Exclamo angustiado.



Continuara…
 
Registrado
3 Jul 2009
Mensajes
1,343
Offline
CAPITULO 240 SOLUCIÓN COLOSAL



PERSPECTIVA: Tercera Persona



Los tres exploradores bandidos montando en sus camellos, regresaron a toda prisa hacia la guarida, comunicándole entonces a su líder lo que habían visto.



—¡Un monstruo!, ¡¡¡un inmenso monstruo se aproxima cerca de la guarida!!! -Manifiesta aquel encargado del telescopio con intenso nerviosismo.



Su líder era un tipo rudo, marcas de heridas se observaban sobre uno de sus mejillas, y en su desnudo torso se observaban cicatrices de cortes en pecho y espalda, de una constitución fornida, interpreto el mensaje del explorador como una señal de cobardía.



—¡Cierra la boca! -Exclamo con un puñetazo en el rostro del explorador —No hay monstruos de tal magnitud en estas zonas, ¡solo oigo excusas para evitar hacer su trabajo!, si no tienes las agallas para cumplir con tus obligaciones, entonces no necesito a un cobarde en mi banda.



Cuando estaba a punto de ejecutar a su subordinado, sus dos compañeros le respaldan y afirman que también lo vieron, algo tan colosal y que les hizo experimentar un miedo que penetro en lo más profundo de sus huesos y carne. Como si los torturadores monstruosos del “reino de la agonía” se hubieran manifestado en este plano.



—¡Suficiente!, ¡si de verdad es lo que dicen y se acerca aquí, entonces…!



El jefe bandido cesa sus palabras al oír el ruido de algo fuerte provenir fuera de la guarida, dio un fuerte silbido a sus muchachos, quienes interpretan su seña en el acto y le siguen armados. El jefe corre hacia fuera de la guarida blandiendo dos cimitarras, a sus espaldas lo acampaban docenas de sus leales guerreros, destacando escuderos, arqueros, lanceros y algunas unidades con armadura pesada en conjunto con armas a dos manos.



—No ataquen hasta que de la…



Saliendo de la guarida, a muchos metros de su posición, podían atestiguar aquella de donde procedía tal ruido, a pesar de la enorme distancia, era perfectamente visible, porque su tamaño era tan colosal, tan desmesurado y tan… fuera de este mundo.



—Oigan… ¿q-que es esa cosa?.



—¿M-monstruo?...



—Entonces lo que dijeron esos exploradores…



—¿Los torturadores… del reino de la Agonía…?



Aquella brava aura y espíritu luchador de todos los guerreros bandidos se ve destruida en segundos, el miedo, la inquietud, inseguridad y pavor, se hace presente en cada uno de ellos, la inmensa mayoría no podía evitar el temblor de sus extremidades. Su jefe, aquel que los dirigía, no temblaba, estaba allí quieto, totalmente inmóvil.



—¿Jefe?...



Uno de sus subordinados se armó de valor para acercarse lentamente a él, cuando estaba a su lado y toco el hombro de su jefe para comprender porque se comportaba así, pronto aquel forajido líder de torso desnudo y dos cimitarras, cae de espalda hacia el suelo. De su boca brotaba espuma y no emitía respuesta alguna, ya fuera verbal u ocular, había perdido la consciencia.



—¡Maldición!, ¡perdimos al jefe! -Exclamo el subalterno con angustia.



Observan como “aquello cosa” se acercaba más, el ruido era más notorio, todos huyeron despavoridos de regreso a la guarida, tal era el miedo que sentían, que ni se molestaron en cargar a su jefe, dejándole allí tirado. Pero entonces viene la pregunta, ¿qué es aquello que espanto a los exploradores y destrozo al instante la moral de los bandidos como a su líder?.



Aquella colosal estructura se desplazaba por medio de una serie de largos tractor orugas, era un vehículo que, desde la parte trasera hasta la delantera, se calculaban unos 280 metros de largo, 80 de ancho con un 78 de altura y con un peso estimado de 100 mil toneladas. Se movía a una velocidad de 50 kilómetros por hora, levantando una tormenta de arena a su paso.



En la parte superior de encontraba la cabina del piloto, sus vidrios estaban reforzados para soportar munición antiblindajes y explosiones de alta carga, eran además polarizados, solo podían verse a través de este, desde adentro. En su interior se encontraban todo tipo de maquinaria para operar aquella monstruosidad de metal, desde radares, equipo de telecomunicación y otros diversos equipos de cierta complejidad.



Sentado y operando un volante con interfaz digitales en el aire que mostraban la velocidad a la que el vehículo se desplazaba, cantidad de combustible, estados técnico de sus mecanismos y tres pantallas que reproducían a modo de video el exterior. La primera cubría el frente, la segunda la derecha y la tercera su izquierda.



A espaldas de Rozuel se encontraba la Dalhani Malika de pie, quien mantenía sus manos en contacto con el esper y le transfería mana de manera continua, a su vez el propio Roz la convertía en energía ESP, lo que permitió la “Materialización” de aquel inmenso vehículo que operaba. Por supuesto, es capaz de manejarlo gracias al “Armanum”, una forma de enciclopedia ubicada en su psiquis y que formaba parte de su actual poder ESP como EVO, el cual le permitía conocer a detalle el funcionamiento de toda creación concebida con “Materialización” y utilizarla como alguien adiestrado a este.



En aquella sala se encontraban solamente tres individuos, Rozuel quien operaba el vehículo, la Dalhani quien le suministraba mana y Crok quien hacía de guardia con su M16 a la mano. Aunque era muy difícil que algo o alguien se infiltrara allí, para el esper era mejor prevenir que lamentarlo después. En cuanto a Riha, Berat y Aleab, se encontraban cuidando a los rescatados prisioneros y por supuesto, todo el botín de “La Apostata”.



—Y pensar que algo así existe en mi mundo -Hablo Crok maravillado con la colosal maquina en la que se hallaba.



—Su diseño comenzó en el 2050, pero el primero de su tipo surgió en el 2060, fue un proyecto bastante tedioso como costoso -Relata Rozuel.



Rozuel platicaba con Crok sin utilizar el anillo traductor, lo que hacía que él joven hablase únicamente en su idioma natal del continente de Gresswold, la Dalhani pese a no entender lo que decían ambos, ni se molestaba en mostrar interés por ello, ya que se encontraba bastante atónita con aquello que le rodeaba, observando maquinaciones que nunca antes había visto y jamás llegaría a creer que existiera algo así. Comparado a lo que vivió en el interior VCI, esto último le superaba en magnitudes exorbitantes.



—¿Cómo dices que se llamaba esto?.



—“Coloso FEM”.



Coloso FEM: “Fabrica Estratégico Móvil”, una unidad mega pesada creada con la finalidad de transportar, reparar, construir y abastecer todo tipo de vehículos mecanizados de combate.



—Para ponerle en simples términos, es como el equivalente de un “Portaviones” para vehículos de combate terrestre -Simplifico Roz.



“Coloso” fue el primero en su diseño, el término “FEM” pasaría a ser utilizado para todo tipo de mega vehículo con tal diseño y propósito, su fabricación solo pudo ser posible gracias a la integración de tecnología ESP en su infraestructura. Toda la energía suministrada a tal creación es gracias a un avanzado reactor nuclear producto de compleja ingeniería que opera tecnología ESP en su diseño.



Los “FEM” eran tan costosos de construir, que solo las naciones más poderosas y militarmente más activas podían darse el lujo de poseer como mínimo solo una. Aunque su propósito es brindar un medio para transportar y mantenimiento (como creación) de todo vehículo de combate, aquello no estaba desprovisto de su propio armamento.



Los “FEM” poseen numerosas artillerías pesadas de largo alcance, interceptores de misiles y sistemas antiaéreos avanzados, sus radares y aparatos de comunicación satelital, permiten tener un radio visual de varios kilómetros a la redonda para detectar a la próxima enemigos en el aéreas o proyectiles aproximándose. Su blindaje además está fabricado para resistir pesado fuego de todo tipo, incluido un reactivo defensivo para neutralizar o disminuir el daño por cañones de riel, cuyo diseño también es producto de tecnología ESP.



—Es increíble que hayas sido capaz de “materializar” semejante pieza militar -Opina un asombrado Crok.



—De hecho… trato de aguantar con todas mis fuerzas, el mantenerlo aquí… -Dijo Roz con sinceridad.



Crok observo como las extremidades superiores de Rozuel temblaban (del izquierdo solo la parte que aún conservaba de este), entonces lo entendió de inmediato.



—Maldición, no bromeabas con lo de “50 a 50” -Dijo Crok —Realmente es un dolor de cabeza mantener esta cosa, y dirigirlo hacia “El Corazón del Oasis”, ¿en verdad podrás…?



—Debo hacerlo, cuando materialice esto, tratar de calmar a la gente y meter todo el botín obtenido en “La Apostata”, fue la parte sencilla -Afirmo —Esta… es la verdadera dificultad, si la Dalhani cae o yo lo hago también antes de que lleguemos a nuestro destino, vamos a necesitar otros dos días mínimo para volver a intentarlo.



—Eso nos dejaría en medio del desierto, completamente expuestos de ser el caso -El hombre amazona imagino aquella terrible situación.



Cuanto más grande y avanzado sea aquello invocado por “Materialización”, mayor es la cantidad de PSI requerido, Rozuel era perfectamente consciente de aquello, le hizo saber a la Dalhani que era vital que ninguno de los dos se desmayara hasta estar en la proximidad de su destino.



Para Rozuel, tratar de “Materializar” el “Coloso FEM” es quizás, el uso más complicado y difícil de sus poderes ESP, la magnitud del PSI utilizado en cuestión, y la personalización del “FEM” que tuvo que imaginar para traer uno operativo. Aquel FEM que manejaba, aquel que puso ser posible “Materializado”, estaba desprovisto de muchas funciones y muchas otras cosas, había conseguido traer a este mundo, la versión prototipo del primer “FEM”.



El primer “FEM” fue culminado de manera oficial en su totalidad para uso de operaciones militares en el año 2060, pero en el 2058 yacía en funcionamiento el primer prototipo, probando su capacidad de desplazamiento y sistema de radares. Dicho de una forma más concreta, Rozuel había materializado una versión incompleta con el fin de conseguir una “Materialización” más sencilla.



El “FEM” obtenido a través de “Materialización”, no contaba con ningún armamento instalado, el blindaje del cual posee no es la misma que la versión final, era inferior en términos de resistencia y carece del reactivo defensivo contra armas de rieles. Además de haberlo desprovisto de radares y el modelo utilizado contaba con un potencial fallo en el mecanismo de tracción de orugas que ocurre en posibilidades bajas (y fue corregido en la versión terminada).



Pero incluso habiendo logrado materializar el modelo menos avanzado de tal colosal vehículo, el propio Esper sentía como tratar de mantenerlo era de por si una tarea formidable. Pero la Dalhani también compartía tal carga, ambos apenas empezaban a sentir la presión de ejercer un uso masivo de sus respetivas energías de propiedades únicas, tanto magia y PSI, el peso de soportar tal excesiva cantidad los abrumaba de dolor a cada minuto.



Pero era la mejor opción para cargar con los prisioneros liberados y el enorme botín conseguido en “La Apostata”, el compartimiento donde todos los vehículos mecanizados se resguardan, era tan vasto para aguardar a todos ellos. Fue complicado al principio convencer a la gente de subir, incluso cuando desde el inicio se asustaron al ver a tal titánica bestia de otro mundo en frente de ellos.



Mientras la Dalhani se ocupaba de suministrar el mana, Berat junto a Aleab tenía el deber primordial de calmarlos a todos, convenciéndoles de que aquel “monstruo gigante de metal” en realidad era una “invocación mágica” del propio Rozuel Drayt el cual consiguió traer gracias al apoyo mágico de Malika. Tal pretexto sirvió, pues ayudaron a llevar cada porción de oro, cristal de mana, lingote de acero mágico y pergamino mágico. Por supuesto, la comida y el agua también, ya que eran esenciales para el camino, o en caso, de que la peor situación desembocara.



Por supuesto, esto se planeo con anticipación, Rozuel lo práctico con Riha, Crok, la Dalhani, Berat y Aleab, sin revelar claro que era un esper, disfrazando la verdad con el uso “improvisado” de la magia (del cual solo Crok y Aleab sabían, y Riha… quien era otra historia aparte).



Rozuel le dijo a la Dalhani que durante dos días descansase, al igual que él, ninguno de los dos debía usar sus habilidades y nada que implique el manifestar de magia, mientras el resto debía cargar todo el botín hacia el exterior, utilizando el ascensor mágico de “La Apostata”, eso llevaría muchas horas por el limitado espacio de este. Fue una fortuna que en los dos días que se tardó en llevarlo todo hacia afuera, ni viajeros o bandidos se hayan acercado al lugar, cuando el día finalmente llego, la Dalhani hizo contacto físico con Rozuel, quien, con un lingote de acero mágico en su mano, la utilizo para manifestar su “Materialización” y generar el FEM.



Aun en el compartimento donde yacen todos los bienes, alimentos y las personas rescatadas, estos se mostraban aun nerviosos por viajar en el interior de tal desconocido vehículo. Berat, Riha y Aleab mantenían a las personas calmadas, además de que, por las dudas, también debían vigilar que no hubiera intentos de hurto, Roz sabia que debía ser lo más realista con la situación.



—“Solo restan 2 horas y media de viaje” -Pensó Rozuel Drayt ——“Resiste… resiste maldita sea… no puedo caer aquí… ya llegamos lo bastante lejos… como para terminarlo en un desastre que lo frustre todo…” -Se motivaba a sí mismo para mantener la consciencia y sus poderes ESP.



Tanto Rozuel como la Dalhani llevaban más de una hora en dicho estado, ambos empezaban a jadear por la presión de energía a la que se estaban sometiendo, como se ha mencionado anteriormente, sin importar lo ilimitado del mana de Malika, usar tanta magia desgasta el cuerpo físicamente llevándolo a un extremo como peligroso cansancio y la misma regla se aplica para el PSI en los esper.



—“Hmmm… en ese caso, te daré una ayuda”.



Una voz repercutió en su cabeza, un tono familiar que desencadeno una misteriosa fuerza que hizo que la presión en su cuerpo disminuyera, el dolor también mermo y de alguna manera, tal efecto alcanzo a la Dalhani también.



—“¿Myldark?” -El esper pronuncia su nombre.



—“Mocoso, no puedes caer aquí, resiste y concluye lo que has comenzado, no falles”.



—“Jeje… ustedes los dragones y su manera de alentar a otros” -Los labios del esper expresan una positiva sonrisa cargada de confianza —“Muy bien, compañero, no voy a fallar”.



Hacia 10 minutos el vehículo iba a 40 kilómetros por hora, a causa de aquel molestar que el esper padecía junto a la Dalhani, pero tras obtener aquella aura de fuerza del dragón oscuro, el vehículo acelero a la velocidad máxima que podía, 60 km/h.



—¿Es cosa mía o este cacharro gigantón se mueve más rápido que antes? -Crok lo noto entonces.



—Un “FEM” pueden alcanzar una velocidad máxima de 60 km/h, pero el protocolo para manejar este coloso dicta de manera recomendada que se debe ir a velocidades de 50 -Explico Rozuel —Pero a este punto… no podemos darnos el lujo de ser cuidadosos.



—¿Cuál sería el inconveniente por ir al tope de la velocidad?.



—Voltearnos y morir dolorosamente con cada hueso crujir en pedazos.



Al oír aquello, el hombre amazona sintió un nudo en la garganta (emocionalmente hablando), como el esper no remato aquella declaración con un “solo bromeo”, entonces sus palabras denotaban veracidad y eso dejo a Crok con cierto estado de alerta a como el vehículo se movía en las pantallas digitales.



__________________________________________________________________​



Casi dos horas después…

Las pantallas mostraban a lo lejos “El Corazón del Oasis”, solo unos minutos y habrían llegado, pese a la velocidad máxima a la que viajaban y la posibilidad de una desgracia en un accidente que los mataría a todos, el viaje fue seguro, no hubo fallas en los mecanismos de tractor orugas y no estuvieron ni cerca de terminar volcados.



—“¡Ya casi estamos!” -Exclama Rozuel en sus pensamientos.



Los jadeos del esper se hicieron más intenso, la fatiga empezó a afectar su visión y temblar las extremidades, la Dalhani también se encontraba en una condición al borde del desmayo. Crok noto como Malika empezaba a tambalear, lo que haría que en cualquier momento se hiciera para atrás y soltara a Rozuel. El hombre amazona se puso de pie y ayudo a mantener a la Dalhani de pie.



—¿No hubiera sido mejor suministrarle mana sentada en lugar de estar parada en todo el viaje? -Pregunta Crok.



—Ella dijo… que solo estando de pie… tendría mejor concentración… al suministrarme mana… y esto requería toda su atención… -Rozuel aclaro.



Las fuerzas suministradas por Myldark ya no surtían efecto, el esper había llegado a su punto máximo, sus ojos se cerraban, una descomunal fatiga se apoderaba de él.



—“Resiste… resiste…”



Ya no sentía sus piernas, ni el dolor en esta, como si su cerebro se hubiera desconectado de tal parte, luego le siguió la cintura, y tal sensación empezó a subir, queriendo llegar a sus brazos.



—“Ya casi… solo… resiste… un… poco… más…”



Su brazo de carne empezó a fallarle, pero aquel que era de metal, aún mantenía su perseverancia, cuando el suministro de PSI empezó a agotarse en dicha extremidad, el esper lo sentía, aquel brazo empezó a declinar en su funcionamiento. Luego sus ojos se tornaron en un peso de toneladas, un sueño de proporciones gigantescas le invadía, que aun pudiera seguir consciente era de por si un milagro.



—“Ya… no… puedo…”



Su visión se nublo en su totalidad, había perdido la vista, pero aún seguía consciente, incluso aun podía oír en parte y sentir sus manos.



—“Hasta… aquí… he… lle… ga… do…”



—¡Lo conseguimos!, ¡estamos en las proximidades de “El Corazón del Oasis”!, ¡Rozuel!, ¡debes detener ahora el vehículo! -Exclamo la voz de Crok en su escasa auditiva —¿Rozuel?, ¡detente!, ¡oye, detén el vehículo!, ¡Rozuel!, ¡¡¡reacciona!!!, ¡esto es malo!, ¡Rozuel, rea…!



El sonido del “FEM” con turbulencia son oídos por un Rozuel en completa inactividad de sus demás sentidos.



—¡Oh, mierda, esto va a…!



La audición finalmente se corta y lo ultimo en oír fue a un alarmado Crok mientras la turbulencia en el “FEM” se intensificaba.



Continuara…
 
Última edición:
Registrado
3 Jul 2009
Mensajes
1,343
Offline
CAPITULO 241 LA CALMA ANTES DE OTRA OPERACIÓN


PERSPECTIVA: Rozuel Drayt



Abro los ojos, notando como mi visión transmite torpemente las imágenes a mi consciencia, cuando al pasar los segundos, la imagen se aclara y lo borroso desaparece, mis sentidos auditivos también estaban con la misma torpeza, hasta que el sonido vuelve a escucharse con normalidad. Todos mis sentidos se habían recuperado, lo primero en notar que me encontraba recostado boca arriba sobre una cama.



Echando un vistazo rápido me fijo que es una habitación, la misma de “El Corazón del Oasis” con el cual comparto con Riha, cerca se encontraba la Lupian y Crok, ambos yacían sentados, con sus armas a mano, pero dormidos. Si tuviera que hacer una rápida conclusión, debieron de haber estado haciendo guardia, las orejas de la Lupian se mueven y se levantan en alto, abre sus ojos y lo primero en captar es a mí.



—¡Roz!, ¡despertaste!, ¿¡te encuentras bien!?.



Se lanzo directamente a mi lado, mostrando un rostro preocupado, con solo decirle que estoy bien, me percato de que empieza a agitar su cola animal de un lado a otro, tal gesto me recordaba a un perro, y no lo decía de forma despectiva.



—¿Qué hora es?... ¿cuánto llevo aquí?... -Pregunte tratando de ponerme en pie, pero aun sentía una increíble fatiga en torno a mis piernas que me lo impedía.



—Han pasado 5 horas desde que llevas en cama, es casi medianoche -Crok contesta luego de despertar y estirarse con el tronar de algunos huesos.



Recuerdo lo sucedido la ultima vez, perdí la consciencia, mientras manejaba el “Coloso FEM”, ¿qué ocurrió después?, antes de que pudiera preguntarlo, Crok hablo primero y dijo que no me preocupara, nadie salió herido y todos llegaron a salvo.



—Al menos conseguimos llegar… y vivos -Dije con un suspiro de alivio —Riha, ¿puedes traer a Amira?, hay algo de suma importancia que debo hablar con ella.



Riha asiente ante mi petición y parte de la habitación para ir en su búsqueda, mientras tanto, le pedí a Crok los detalles sobre lo que ocurrió.



—Después de que te desmayaste, inconscientemente seguías manteniendo a ese gigante con tu poder y conduciéndolo -Relato el hombre amazona.



Incluso cuando todos mis sentidos quedaron inconscientes, mi habilidad ESP se mantuvo, ocurrió lo mismo con la Dalhani Malika, ella también termino inconsciente, pero siguió transmitiéndome mana. El FEM no solo llego a las cercanías de la selva de “El Corazón del Oasis”, sino que continuo su recorrido mientras yacía en tal estado.



El camino no era para que circularan carretas, mucho menos colosos del tamaño de un portaaviones, el FEM empezó a tener turbulencia mientras avanzaba por la selva, destruyendo rocas y derribando arboles en su camino. Estábamos cerca de terminar volcándonos en el trayecto, hasta que Crok se le ocurrió separarme de la Dalhani y hacer que deje de tocar el volante, eso inmediatamente hizo que “Materialización” fuera interrumpido.



Todo el FEM se convirtió en un charco gris, aunque la inmensa mayoría de este liquido se desvaneció, parte termino manchando la gente y los bienes obtenidos de “La Apostata”. Muchos guardias de Amira vinieron a corroborar el lugar, pues habían percibido al coloso a la distancia y segundo la propia propietaria, estaba aterrorizada al ver que este se acercaba y más fue su terror, cuando se introdujo a la selva y derribo arboles como destruyo rocas de considerable tamaño en su camino.



Cuando corroboraron que todo era producto mío, se calmaron en parte, pero cuando vieron a Malika, a la Dalhani, se sorprendieron y regocijaron, también fue lo mismo con Berat, al parecer esos dos eran conocidos y queridos en “El Corazón del Oasis”. Después de los eventos del FEM, la Dalhani y yo, fuimos cuidadosamente traslado hacia distintas habitaciones y recostado en cama, nos dieron agua a la boca dado a que parecía que estábamos bastante deshidratados.



—¿Qué hay de los prisioneros liberados, ¿y de todo el oro y demás botín de “La Apostata”? -Pregunte.



—Todo fue asegurado.



Aunque los prisioneros pudieron llevarse algo de oro con la conmoción, lo cierto es que el miedo predomino aún más que su propia codicia, cuando sintieron la turbulencia en el FEM, todos se pusieron a orar a su dios. Esta ultimas anécdotas se lo conto la propia Lupian, quien viajaba junto a Berat con dichos prisioneros liberados de cerca.



Los guardias y parte de los sirvientes aún continúan llevándose todo el oro, acero mágico, cristales de mana y pergaminos mágicos hacia “El Corazón del Oasis”, con tal cantidad, les llevaría más de un día, tienen a su disposición varias carretas para cargarlo, pero aun así seguirá tomándoles un considerable rato el llevarlo todo.



—Lo importante es que todo marcho para bien, sigue siendo increíble que hayas podido traer semejante vehículo con tus poderes ESP, cuando vi el VCI, quedé fascinado, cuando trajiste a ese gigantón llamado FEM, era como ver la segunda venida de cristo, ¡jajaja! -Comento el hombre amazona entre risas.



—Mi poder originalmente se basaba en la manipulación de metal, a través de un fenómeno secundario en nuestros poderes llamado MIP (Movimiento de Influjo Psionico) fui capaz de emular la pólvora y el fulminante en la munición que creo para las armas de fuego, por ello que funcione -Conte —Los esper tienen la posibilidad de que sus poderes se desarrollen, mejoren y evolucionen, cuando esto ocurre son llamados “EVO”, tal proceso es el mismo por el que yo he pasado -Explique e hice una breve pausa -Al convertirme en un “EVO”, obtuve mi nuevo poder, “Materialización”, otorgándome la capacidad de materializar cualquier tipo de armamento moderno, con todos los componentes y detalles del auténtico, desde las partes no metálicas como cableados, electrónica, combustible, ect.



—Entonces el VCI, el Coloso FEM…



—Con mi habilidad original, jamás podría haber conseguido hacernos con dichos vehículos, la reparación del VCI preciso de “Materialización” para arreglar las partes no metálicas de este, incluso los componentes electrónicos como las cámaras y por no hablar de los micro-misiles, todo eso es IMPOSIBLE de crear con mi poder original, todo es gracias a “Materialización” -Aclare —Por supuesto, parece un poder extraordinario, pero con una condición de uso bastante, exigente…



—¿Mucha energía? -Pregunta Crok.



—Energía de la cual no cuento naturalmente, precisando de fuentes externas para “alimentar” la tarifa de lo que pide “Materialización”, por supuesto, cuanto más avanzado y grande sea lo que intento crear con dicha habilidad…



—Más es el requisito de energía, y viendo lo colosal y avanzado que era esa cosa, ¿acaso pudiste haber muerto?.



—50 a 50…



Alternativas para haber llevado a todos con el botín incluido, ¿quizás un vehículo aéreo pesado militar de transporte?, el C-130 hércules de origen americano, el Transall C-160 francés o el Airbus A400M Atlas alemán parecen opciones rentables. Pero lo cierto es que no tenían el suficiente espacio, podría llevar a toda la gente y solo una parte insignificante del botín.



De hecho, el botín de “La Apostata” acaparo casi todo el espacio en el FEM, hablamos de toneladas de recursos tanto en oro, metal mágico preciso, cristales de mana y en menor medida los pergaminos mágicos. Se preciso un gigantón para llevar todo eso, el riesgo fue elevado, la fatiga física resultante del sobreuso del PSI me sacudió con un dolor de advertencia, solo 5 horas he conseguido descansar y apenas siquiera siento las piernas, como parte de mi PSI recuperado.



—Rozuel, el hecho de que me cuentes sobre tus habilidades esper, ¿por qué? -Pregunto Crok.



—No ha pasado mucho tiempo desde que nos conocemos, pero has sido de ayuda, por no olvidar el detalle de lo ocurrido en el FEM, ¿nos habríamos volcado o habría muerto por seguir manteniendo la “Materialización” estando inconsciente? -Sostuve como interrogante aquello ultimo —Quizás el factor de ser Trotamundos juegue en parte, pero salvaste mi vida, me arriesgo bastante confiando en revelarte los detalles de mis poderes, pero por algo se llama “confianza”.



—Yo… gracias -Una optimista mueca se hace menester en el rostro del hombre amazona —La verdad que haberlos encontrado a ustedes chicos, ha sido un milagro, incluso conocer a otro Trotamundos, pero hay algo que siempre quise preguntarte, me he guardado esta duda desde la primera vez que supe que venias del mismo mundo que yo.



—¿Qué es?.



—¿Estados Unidos seguía siendo potencia para la época en la que estabas?.



—Manteniendo la democracia mundial desde 1945 -Comente con ironía.



Los dos nos echamos a reír un breve rato con ese último comentario que hice.



—Jejeje, si, típico del buen tío san -Comento con gracia —Por cierto, llevas tiempo con la chica loba a tu lado, ¿no?.



—Riha, si, la conocí hace unos años, pero nos juntamos y emprendimos una vida de aventureros justo en este mismo.



—¿Ella lo sabe?.



La intención de Crok no era matar el agradable ambiente, salió a relucir algo una problemática esencial que debía considerar actualmente, la interrogante del Trotamundos yanqui era en torno, a que si la Lupian conoció sobre mi verdadera identidad.



—Desconoce sobre los poderes esper, tuvo momento en que pudo “olfatearlo” en el metal, una cualidad bastante… peculiar -Opine.



—¿Piensas decírselo en algún momento?.



—Lo más probable.



—¿Confías en ella?.



Aquella ultima pregunta, pese a que podía contestarla al instante con una palabra, me hizo quedar mudos un buen rato, pensativo en todos los momentos que he pasado con Riha. Si a Crok le revele parte de mi identidad y me arriesgue a confiar, en parte era debido a las circunstancias como un Trotamundo.



—Yo…



Cuanto estaba por decir algo, Amira entra junto a Riha a la habitación, saludando con una jovial actitud, Crok camina hacia la puerta y dice que saldrá un rato a tomar algo de aire en el patio, la Lupian le acompaña, dejándonos a Amira y a mí a solas.



—Me alegra saber que has despertado, cuanto te trajeron en esa condición, no mentiré que creí que podría haber resultado en algo grave -Expreso ella.



—¿Cómo esta la Dalhani? -Pregunte.



—Esta bien, Berat me informo que despertó hace dos horas, aun esta algo débil, pero se recuperara -Afirmo —El que hayan terminado en tal deplorable estado, ese gigante de metal que derribada todo a su paso es obra tuya, ¿no es así?.



—Un percance, pero se evitó convertirse en algo peor, además los beneficios obtenidos hicieron que valieran la pena.



La propietaria estaba más que satisfecha al ver que Berat y Malika habían vuelto, según parece, llevaban meses desaparecidos, incluso los daban por muertos, el rescate de prisioneros, tanto rebeldes como campesinos ordinarios también fue un punto a destacar. Y no se olvido del botín en grandes sumas de oro y recursos de minerales mágicos, como valioso acero mágico y no olvidar los pergaminos mágicos.



—Los campesinos rescatados serán escoltados a sus hogares, todos están a favor de los rebeldes y más aun después de que fueron rescatados por ti, por lo que nadie dirá nada para ayudar a Muer Afigad o a sus hombres -Aseguro ella con total certeza —En cuanto al asunto del Muhaqdad Alnayits, no se que decir… estoy maravillada con la noticia y perpleja.



El cuerpo de del Muhaqdad Alnayits fue traído también con nosotros, envuelto en conjuntos de telas y cubierto con productos alquímicos para evitar que entrase en un estado de descomposición. La razón de traerlo eran dos motivos, la primera para que todos corroboraran que otro Muhaqdad había sido derrotado, y el otro motivo, si los rebeldes querían acceder a “La Apostata”, solo podía hacerse a través de su cadáver.



La entrada a “La Apostata” solo es posible mediante la sangre del linaje Kihimayi, mismo al que Alnayits pertenece, aun no es necesario la sangre, con solo la mano o su palma basta, parece que la entrada utiliza una especie de “lector mágico de identidad de ADN”. Cuando se cargo con todo el botín hacia fuera de “La Apostata”, se tuvo que salir y regresar numerosas veces, todas las ocasiones para entrar, bastaba poner la mano el lugar específico y pronunciar “Que mi sangre revele el camino y me otorgue el legado de mis antepasados, lo exijo”.



Como dato extra, también fue traído con nosotros en el FEM, la carreta mágica con pinta de noble de Alnayits, tengo la corazonada de que nos será considerablemente útil en algún momento más adelante.



—Este lugar, “La Apostata”, sin duda será una buena guarida para los rebeldes, y dado a que la llave para acceder en su interior es una parte del cuerpo de “Alnayits”, supone una increíble ventaja -Concluyo Amira —Tu amiga Lupian me dijo que tenias algo importante para contarme, tendrá su momento, pero antes hay alguien que quiere hablar contigo, platico conmigo primero sobre “cierto tema”, y ahora quiere hablarlo contigo también.



Alguien más ingresa a la habitación, una mujer de cabellera castaña con una cola de caballo y piel morena, el collar metálico dorado en su cuello identificaba en el acto quien era.



—Aleab… -Pronuncie su nombre.



—Necesitaras esto si quieres conversar con ella -Amira me entrega el anillo mágico traductor —El cristal turquesa del anillo estaba débil, ya casi su magia de “traducción” estaba por agotarse, pero los hemos recargado y vuelve a estar el tope para traducirte.



Me puse el anillo en el dedo anular, sentí su magia emanar y estar en total funcionamiento, lo cierto es que sin el anillo, debería poner hablar con Aleab de todas formas. Ella aun debería de poder hablar el idioma de su mundo natal, mismo que yo también hablo y aprendí de mi vida anterior, pero dado a que Amira estaba cerca, eso expondría en cierta forma su identidad como Trotamundo, al igual que mi caso. Por lo que era necesario que ella hablase en el idioma nativo de este reino, y yo le entendiera como contestara con la traducción hecha por medio del anillo mágico.



—Me alegra ver que te encuentras bien y que has despertado -Comenta ella con dichosa alegría.



—He salido de peores situaciones -Afirme —Amira dice que tienes un cierto “tema” del que platicar conmigo, parece bastante importante.



—Lo es, ¿recuerdas que rechace el que me quitaran esto? -Señalo ella el collar dorado adherido a su cuello.



Aleab entonces revelo las razones del porque quería que este permaneciera en su cuello, era para volver con Muer Afigad.



—¿Qué acaso tienes el síndrome de Estocolmo o qué? -Pregunte confuso y desconcertado.



—¡Claro que no!, la sola idea de estar al lado de ese gordo bastardo es asqueante en todos los niveles, pero… -Suspira con pesadez —Es necesario hacer esto, si queremos tener las mejores posibilidades para vencerlo.



Aleab volvería al lado de Muer Afigad, pero con las intenciones de seguir espiándole y mandarnos a nosotros información de sus movimientos, aunque su desaparición se tornaría sospechoso para ese gordo Azim Alnabil y sus seguidores, tenia la coartada perfecta. Convencería a todos de que fue retenido por Alnayits, quien también habría capturado al “Mensajero del reino de la Agonía”, es decir a mí.



Que Alnayits planeaba en secreto derrocar a Muer Afigad y tomar su poder, para luego hacerse con todo el reino para si mismo, incluso planeando utilizar “mi ayuda”, pero que yo desistí, me liberé de sus ataduras y convencí vencerle.



—Les diré que conseguí regresar, engañándolos a todos ustedes al hacerme pasar como uno de los tantos desafortunados que capturo para crueles experimentos de alquimia en este lugar que esa su guarida secreta -Aseguro Aleab —Y si llegan a preguntar por la ubicación de “La Apostata”, es sencillo, les diré que cuando los rebeldes nos “rescataron”, nos vendaron a todos sin excepción y subieron en diferentes carretas, con el fin de desorientarnos y no descubrir la ubicación exacta de ese lugar.



Se arriesgaba bastante, pero su plan sin duda tenia un buen punto, el único que logro descubrir su identidad como espía, fue Alnayits, con el fuera de juego, Aleab tenia vía libre para seguir espiando sin complicaciones a Muer Afigad. Si lograba convencerlos de que Alnayits era un traidor que conspiro contra él, será un duro golpe a la moral del Azim Alnabil, la perdida de un segundo Muhaqdad se hará conocer, gracias a los demás prisioneros liberados que regresaran a sus hogares y con ello, los rebeldes ganaran más notoriedad y apoyo de quienes son oprimidos por ese gordo pseudoárabe.



—Entonces contaremos contigo para que nos mantengan al tanto de lo que planea Muer Afigad.



—Denlo por hecho, enviare informes a sus rebeldes por medio de las esferas de cristales, si algo de suma importancia llegara a surgir, lo sabrán rápidamente -Afirmo ella.



Aleab descansaría esta noche en “El Corazón del Oasis” y partiría al amanecer hacia la ciudad de Naar´thue para llegar al palacio de los Afigad, se retira deseándome un saludable descanso, quedando con Amira, a quien le práctico de algo importante que debía comunicarle, pero no solo a ella, sino a Adil y los demás superiores rebeldes que yacían aquí.



—Adil no se encuentra de momento, como pasaron más de dos días y no regresaron del punto en donde fueron a tomar el barco volador, temía lo peor y fue a buscarlos con muchos de sus hombres -Revela la propietaria —Enviare un mensajero, alguien que ubique su posición y le cuente que tanto tú como los demás han vuelto a salvo y con buenas noticias, aunque esto tomara varios días hasta que él regrese.



—No podemos perder tanto tiempo, habrá que hacerlo sin él.



—¿A que te refieres?, ¿por qué tanta prisa?.



—A través de Alnayits, antes de su derrota, descubrí algo alarmante -Relaté con total seriedad —Incluso si logramos vencer a Muer Afigad, si no impedimos “cierta asunto”, en un estimado de quizás un mes, este reino quizás este condenado de todas formas.



Continuara…
 
Registrado
3 Jul 2009
Mensajes
1,343
Offline
CAPITULO 242 ENTE DIABÓLICO



PERSPECTIVA: Rozuel Drayt



Una reunión se convocó alrededor de más de la medianoche, en ausencia de Adil, sus lugartenientes tomarían su lugar, el sitio de reunión seria la misma habitación del segundo piso. Además de la propia propietaria, como también Riha y Crok, se encontraban aparte 3 hombres de túnicas blancas y turbantes del mismo color que serían los lugartenientes, incluso el propio Arpue Asa Hablu estaba allí, y había alguien más, el joven de la tribu Qusatjiat, Berat.



—Todos aquí presentes se preguntarán a que se debe esta repentina convocatoria en ausencia de Adil –Amira hablo ante todos —La cuestión es, que tenemos graves noticias que informarles.



La propietaria primero puso en contexto a todos sobre la derrota del Muhaqdad Alnayits en mis manos, luego de que este fuera vencido, confeso que un plan orquestado para eliminar a alguien importante del reino de Quíatar, estaba siendo llevado actualmente, y en el plazo de un mes, se completaría.



—¡La vida de Alistary Al-dub III Kalize corre peligro! -Exclamo Amira.



Alistary Al-dub III Kalize era el único descendiente vivo del fallecido y anterior sultán Muaqhad Al-dub II Kalize, lo que lo convierte en el actual sultán, sin embargo, con 17 años, era demasiado joven para tomar tal poderío en el trono. Cuando una repentina sucesión se lleva a cabo, el sultán debe de haber cumplido mínimo los 20 años para ejercer el poder total de su título.



Hasta cumplir la edad requerida, las cuestiones directivas en torno al manejo del reino en todos los asuntos políticos y sociales recaen en el “Consejo de la Duna”, el conjunto de 10 fieles sabios que sirven al sultán. Pero todos los campesinos y nobles del estado solo ven con buenos ojos a un líder, y ese era su sultán.



Por más que el “Consejo de la duna” haya manejado el poder en los últimos años, Alistary Al-dub III Kalize debe asumir su cargo tarde o temprano, pero una cuestión se plantea a la mesa, ¿qué sucedería si llegara a morir antes de que eso ocurriera?. Consideremos el siguiente punto, él es el último del linaje, con su muerte, toda la línea real que llevaba siglos en el trono, perecería en su totalidad, ¿sus consecuencias entonces?.



—La muerte de Alistary solo puede causar un caótico desenlace a este reino -Concluyo Arpue.



Arpue, un miembro del “Consejo de la Duna”, expresaba su sincera respuesta, a pesar de su rescate, había decidido aún no regresar con los demás consejeros por motivos personales, quizás en relación a su seguridad por los secuestradores afiliados a Muer Afigad, se sentía más seguro aquí con los rebeldes.



—¿Cuál es el desenlace que le espera al reino con la muerte del chico? -Pregunte.



—Una guerra civil…



Tanto Amira, Berat y los lugartenientes se mostraron conmocionados, Arpue explica las circunstancias, el “Consejo de la duna” no tiene la confianza del pueblo, la disconformidad de la gente llevara a que muchos Azim Alnabil de la nobleza más alta, den rienda suelta a conspirar para hacerse con el poder del trono real. Numerosos bandos se formarán para dar al prólogo de una lucha encarnizada por todo ese poder, para convertirse en el nuevo linaje que tome el cargo de “Sultán”.



—La pérdida de dos Muhaqdad, Muer Afigad luchando por el trono…



Muer Afigad no será el único, solo será uno más buscando el mismo objetivo que otros nobles de su misma autoridad y poder político, Muer solo movió los hilos para causar este desenlace, pero ya sea que gane o pierda el trono, este reino igual estará condenado a su fin.



—Las continuas luchas para hacerse con un trono vacío, los cadáveres aumentando por doquier, los daños a poblados y ciudades del reino con cada batalla que se desencadene…



Sin importar quién sea el triunfador, tal conflicto dejara el reino de Quíatar sumido en un degaste severo, desde recursos básico como la comida, las fuerzas armadas y su propia economía, la guerra civil lo dejaría en un estado demacrado.



—¿Y qué creen que sucederá cuando el reino se encuentra tan vulnerable?.



Los reinos vecinos sin duda querrán atacar y conquistar en lo posible lo que quede del moribundo Quíatar, el reino de Learis en especial, con quien tiene una historia personal de enemistad con esta nación, no dejara pasar tal oportunidad. Además, estaba aún el asunto de “Tartib-Qaede”, la poderosa organización criminal con influencia en casi todo el continente de Sharya.



Esta confirmado que Muer Afigad colabora con Tartib-Qaede, pero cuando el Azim Alnabil ya no les sea útil, esta organización hilara en un reino destrozado como este. En simples palabras, Quíatar con la extinción del linaje Kalize, quedaría sumida en el caos absoluto, y a manos de los invasores de reinos vecinos o la intervención directa de la organización Tartib-Qaede.



—La sangre del linaje Kalize puede salvarnos de la aniquilación de los enemigos del exterior del reino -Arpue afirmo —Pero todos los males internos, deben ser arrancados por nosotros, si el príncipe Alistary muere, este reino morirá también.



—¿Qué quieres decir con el la sangre de los Kalize puede salvar a este reino? -Con curiosidad pregunte.



—Una poderosa magia, solo puede ser utilizado por los miembros de la familia real Kalize, con ellos muerto, quedara inutilizado -Arpue argumenta —Aunque derrotemos a Muer Afigad, el daño que le habrá afligido a este reino… sin duda dejara a Quíatar bastante debilitada.



—¿Qué le hace asegurar de ello? -Berat pregunto.



—El tercer Muhaqdad que aun queda, sirve fielmente a Muer Afigad, es… inevitable que una confrontación se lleve a cabo con él, con el fin de vencer a Muer -Concluyo Arpue.



La muerte de los tres Muhaqdad, las máximas autoridades militares y la perdida de una considerable porción del ejercito del reino (quienes están en manos de Muer Afigad) dejara la moral de los soldados restante de la nación con la moral en declive. Incluso si todos unen sus fuerzas para combatir a la amenaza invasora, y consiguen vencerlos, el reino seguirá vulnerable en consecuencia, y aunque sus vecinos tras la fallida invasión, nos dispongan de más efectivos para concluir su incursión, la Tartib-Qaede podría terminarlo y quedarse con todo el pastel.



—Sería más fácil para esa organización, aplastar militarmente a una nación debilitada, de conseguirlo, tendrán todo un reino entero para ellos mismos -Aseguro Arpue.



Nadie sabe con exactitud la sede principal de Tartib-Qaede, pero todo lo manejan desde las sombras, ¿qué sucedería si ellos consiguieran hacerse con el control total de una nación entera?, los sucesos actuales en Quíatar, eran su mejor oportunidad. Ellos sin duda usan a Muer Afigad con ese propósito, ya sea que lo traicionen a futuro o vean una mejor posibilidad, quieren hacerse con todo un reino para convertirlo en una vital base para sus operaciones en todo el continente.



—¡No podemos dejar que eso ocurra de ninguna forma! -Berat declaro con el golpear de su puño en la mesa.



—Por eso Amira los convoco a todos aquí -Hablé —El propio Alnayits antes de morir lo confeso y con extrañas imágenes filtradas a mi mente con magia, es así como descubrí ese botín oculto en “La Apostata”.



—¿Cómo?, ¿cómo es que morirá el príncipe Alistary? -Pregunta el joven Qusatjiat.



—Parece que utilizan una extraña magia con la ayuda de una criatura mágica, dijo que usted sabría qué clase de magia es, si lo viera en persona -Señale a Arpue.



—En ese casi, también iré.



Una voz femenina resalto tras la puerta, al abrirse, una debilitada Dalhani ingresa, había escuchado todo y pedía ir con nosotros, hacia aquel destino que involucraba salvar la vida del príncipe Alistary.



—Malika, deberías estar descansado -Berat le regaño enseguida.



—Puedo mantenerme de pie, Berat, me dolería aun más estar en cama, sabiendo que pasaría por alto un tema de suma importancia -Manifestó la Dalhani.



La Dalhani dio sus razones para formar parte de esto, pues la muerte del príncipe y ultimo heredero, podría marcar el sin de la tribu Qusatjiat, quería estar de allí y si es posible, ser algo de ayuda para evitar tal tragedia.



—¡Es muy peligroso!, además Malika, tu aun no estas en condiciones de salir, necesitas descansar para recuperarte -Berat le insistió.



—Esta magia que amenaza con la vida del príncipe, ¿dónde se encuentra el responsable de utilizarla? -Malika pregunto.



—Para llegar a su ubicación, desde el “Corazón del Oasis” hasta allí, viajando en carreta, debería tomarnos alrededor de unos… 5 días aproximados -Calcule y di mi estimado.



Malika argumento que con 5 días viajando en la carretera, podría descansar lo que necesite hasta que lleguemos allí, mientras tanto Amira trae un mapa en el cual marco la ubicación de a donde debemos dirigirnos para detener la magia que amenaza la vida del príncipe Alistary.



—Ese sitio… -Arpue al mirar el mapa y observar detenidamente dicha ubicación, comienza a temblarle las manos.



—¿Qué sucede? -Le pregunte.



—No… nada…



El propio Arpue negó una respuesta de manera sospechosa, ¿qué había en ese lugar para que adoptara un comportamiento bastante evasivo del tema?, indagar de más seria involucrar problemas y discusiones, lo que garantiza más pérdida de tiempo, sea lo que Arpue ocultase, tengo la corazonada de que pronto lo sabría.



—Hare los preparativos para el viaje -La propietaria afirmo.



—Juntare a unos cuantos guerreros para que les ayuden a cargar las cosas y los acompañen allí -Uno de los lugartenientes rebeldes aseguro.



—Y yo iré a preparar mis armas, por si hay que reventar unos cuantos secuaces del gordo pedante malvado -Expuse por mi parte.



La reunión había concluido, Amira paso toda la noche preparando junto a unos guerreros rebeldes las carretas para partir hacia nuestro siguiente destino, por mi parte, me iría a descansar. Aun no estaba en mis optimas condiciones para elaborar más munición, pero como tardaríamos varios días en llegar, hare que me den una cierta dotación de metal para elaborarlas mientras las carretas estuvieran en marcha.



Me retire a la habitación que disponía, misma que compartía con Riha y Crok en camas separadas, la Lupian no tardaba en conciliar el sueño casi de inmediato, y por alguna razón, el hombre amazona duerme con el M16 cerca de él.



—“¿Debería habérselo dicho a la Dalhani?” -Me pregunte en lo más recóndito de mis pensamientos mientras yacía recostado.



Recuerdo ese preciso momento en que Alnayits hizo que llegara a mi mente, ese conocimiento en torno al príncipe Alistary en donde su vida estaba corriendo peligro por ese hechizo desconocido y la manera de impedirlo. Pero además, me dio una advertencia, cuando llegara el momento de confrontar en dicha ubicación, aquello que amenaza la vida de ese príncipe, dijo lo siguiente…



—“La Dalhani, NO DEBE IR a ese sitio” -Fue el aviso entregado.



Fue muy ambiguo con las explicaciones sobre la Dalhani, solo sé que quien causa tal hechizo a ese príncipe era una criatura mágica, llevar a Arpue es necesario, pero la Dalhani en caso contrario, no. ¿Pero por qué?, ¿quizás su vida correría peligro?, de habérselo dicho a Malika, ¿me haría caso ella?.



—“Incluso estando débil, ella esta decidida a ir, alguien tan obstinada hubiera ignorado de seguro la advertencia e iría igual” -Concluí.



No le di más vuelta al asunto, la Dalhani sin importar lo que diga, iría igual, aunque ella muera, eso no afectara mi boleto de salida de este continente, pues los objetivos prioritarios son el de derrotar a Muer Afigad y el segundo, impedir que ese hechizo que peligra la vida del príncipe sea detenido. Sonara frio, pero las tareas más vitales deben ser mi principal preocupación.



__________________________________________________________________​



Dos horas después del amanecer, 6 carretas estaban preparadas y listas para partir, me subí a una de ellas junto a Riha y Crok, pero claro, no íbamos solo nosotros, el mismo Arpue Asa Hablu, Berat y la Dalhani Malika nos acompañarían en su interior durante el viaje.



—Las otras carretas están provisto de guerreros experimentados de los rebeldes, ¿por qué subirse a la nuestra cuando podrías contar con la confiable seguridad de combatientes de tu gente? -Pregunte atrevidamente.



—Siendo alguien que derroto a dos Muhaqdad, confió en que la seguridad de Malika estará mejor estando cerca de ti -Berat afirmo.



—Además, deberías saberlo también, nosotros confiamos plenamente también en ti, Rozuel Drayt -La Dalhani expreso con buen animo —De no ser por ti, tanto Berat como yo, seguiríamos pudriéndonos en ese sitio, a manos de Alnayits.



El viaje tomaría días hasta llegar a nuestro destino, cuando anocheciera, acamparíamos para descansar, y permitir a los camellos que tiran de nuestros vehículos el reposar también. En estas circunstancias, me puse a crear más munición, me dieron una buena cantidad de hierro en lingotes, se que ahora contaba con acero mágico, y pedí un estimado para uso personal. Pero ese valioso metal, estaba reservado para una creación más tediosa y compleja.



Me conforme con el hierro ordinario para hacer munición para mis armas actuales, como también las de Crok y Riha, mientras creaba las balas, los dos se encargaban de llenarla en los cargadores.



El tiempo pasaba rápido, mientras me mantenía ocupado en algo, ya era la noche del tercer día de nuestro viaje, nos habíamos detenido para descansar y espera el amanecer para continuar. Las tiendas fueron armadas y la comida servida, mientras acababa mi plato, mire al consejero real con atención y discreción.



—“Arpue ha estado bastante silencioso en todo el viaje” -Me percate de ello.



Habían pasado dos días desde nuestra partida, Arpue viajaba en nuestra misma carreta por cuestión de seguridad, confiaban en que era la mejor elección para proteger su vida, pero aquel hombre que ocupaba un puesto tan alto como un consejero real, se mantenía bastante callado. Solo intercambiaba algunas palabras cuando llegaba la noche y nos juntábamos todo alrededor de una fogata para cenar, nada importante, agradecía la comida y que el viaje continuara con tal tranquilidad como lo ha sido hasta ahora.



—“No es por ser paranoico, pero es obvio que algo le preocupa, ¿tendrá relación con la ubicación de adónde vamos?” -Me pregunte.



Pero los enigmas no hicieron sino aumentar, voltee para observar como la Dalhani, luego de terminar de comer, estaba de pie y mirando hacia una dirección determinada por varios minutos. Berat lo había notado, pero quizás no interfirió porque pensó que Malika se encontraba reflexionando consigo misma, pero yo sentí, que había algo más en el asunto.



—“La Dalhani esta mirando en la misma dirección a la cual nos dirigimos”.



¿Por qué lleva observando un buen rato hacia esa dirección?, me puse de pie y me acerque a la Dalhani, cuando estaba a tan solo dos metros de ella, le hable, pero no hubo respuesta alguna por parte de ella.



—“Esto ya es demasiado extraño”.



Entonces decidí pasar de las palabras, y hacer contacto con ella para que volviera en sí, cuando toque su hombro, una extraña presencia se manifestó en mi consciencia, como si en las cercanías de la Dalhani, hubiera una entidad inhumana allí, ¡pero mis ojos no revelaban a nadie en las proximidades con tal descripción!.



—“[Puedo verte… Dalhani…]”



Una voz inhumana de tono grave y monstruoso resonó en mi mente, esta situación se asemejaba a aquella vez que contacte con Erha, el dios de los Qusatjiat, pero esta voz y presencia que sentía… ¡no pertenecían de ninguna forma al mismo Erha!. Podía sentir emociones negativas irradiar de aquello que hablo en mi cabeza, ¿quién era?, o más bien, ¿¡que era!?.



Una serie de imágenes se filtran a mi mente, mostrando la ubicación de un sitio en lo que parecía ser una cueva subterránea, en torno a un altar con una estatua gigante cerca que tenía la apariencia de un hombre sentado de cuerpo fornido y larga barba como cabello, el punto pintado de purpura en su frente confirmaba que esa estatua era en imagen del dios Erha. Las imágenes se detienen, aquella enigmática presencia desaparece y la Dalhani se voltea mirándome.



—¿Rozuel Drayt?... ¿qué… sucedió? -Pregunto ella confundida.



—Esa es mi línea, ¿¡que demonios fue todo eso!? -Fue la incógnita que plantee.



Berat se acerco preguntando si todo estaba bien, Riha y Crok también se mantuvieron vigilante del asunto, Dalhani cuenta haber escuchado una voz hablarle y sentido una inquietante presencia. Tales características las había experimentado también, Malika revela que empezó a sentir dicha “presencia” desde ayer, pero hoy fue cuando experimento aquella voz por primera vez.



Ella no entendía nada, solo se sentía incomoda y nerviosa, Berat le pidió que ignorase la voz, cosa que apoye totalmente, sea quien fuera que le hablara, lo hacia casi de la misma forma en que Erha se comunicaría, pero este ser, sea lo que fuera, mostraba ser de naturaleza diabólica, un enemigo por lógica.



La Dalhani asintiendo el consejo de su amigo, promete ignorar aquella voz, bostezando para indicar su cansancio y yéndose a una de las tiendas para irse a dormir. Arpue a la distancia, observo todo de manera disimulada, se mantuvo al margen, pero que estuviera observando, quería decir que mostraba interés en lo ocurrido, dudo que hubiera escuchado algo, pero no dejo de prestar atención a lo que le ocurría a la Dalhani.



__________________________________________________________________​



En los siguientes días el viaje fue tranquilo, no hubo necesidad de defendernos de bandidos en el camino y la Dalhani no volvió a sentir aquella presencia inhumana o a escuchar aquella voz.



—Estamos llegando -Afirme al observar el dichoso punto de llegada.



Una entrada se observaba a la vista, a su lado había un deteriorado obelisco de mármol dorado inclinado a la izquierda, la mitad de este estaba enterrado y su deterioro indicaba que llevaba allí décadas o quizás más tiempo. La única entrada visible mostraba unas escaleras que conducían hacia abajo.



—Otro sitio bajo tierra, ¿eh?, empiezo a tomarles un cariño agrio -Comento el hombre amazona con irónico tono.



La Dalhani observaba la entrada con una intranquila expresión en su rostro, Arpue mientras tanto, no quitaba su ojo de Malika, mostrando nuevamente un interés sospechoso hacia ella en torno a los últimos acontecimientos.



—Debemos ir en completo silencio, y quien sea que este allí, si esta armado, eliminarlo en el acto -Berat aconsejo.



Un grupo de cinco arqueros liderados por Berat tomaban la delantera, atrás le seguíamos tanto yo, como Riha y Crok, después la Dalhani con Arpue y el resto de los combatientes de los rebeldes. Descendimos por las escaleras, el camino hacia abajo estaba iluminado por antorchas bien cuidadas, eso significaba que este sitio estaba siendo habitado.



Continuamos descendiendo hasta llegar a un punto en que los escalones acabaron, entonces dimos con un inmenso salón del cual numerosas luces mágicas lo iluminaban, lo primero en llamar nuestra atención fue la presencia de un altar allí. Pero, además, cerca de ese altar, se encontraba una estatua gigante que tenía la imagen de un hombre sentado de cuerpo fornido y larga barba como cabello, en su frente tenia pintado un punto purpura.



—“Este sitio” -Exclame perplejo en mis pensamientos.



Era el mismo de aquella extraña visión que tuve cuando la Dalhani escucho aquella voz, la misma donde aquella enigmática presencia malévola se percibió, entonces no eran simples imágenes, ¡el sitio era real y sin saberlo llegamos a él!. Alnayits me mostro la ubicación y la entrada a donde se encontraba lo que sea que amenaza la vida del príncipe, pero nunca vi su interior, esto no era una coincidencia.



—Tangos confirmados… -Crok notifico en voz baja la presencia de individuos sospechoso más adelante.



Alrededor del altar se encontraban 5 personas de negro ropaje, tenían el cabello rapado y usaban tétricas máscaras, dándoles la apariencia de una secta, cuatro de ellos tenían sus manos levantadas con el pronunciar de un extraño cantico que el anillo traductor no podía traducir. El quinto sostenía con ambas manos un cáliz sobre el altar, se podía sentir una magia con grandes concentraciones de mana en ese dichoso objeto.



Pero no eran los únicos, a distancia de los sujetos de máscaras tétricas y ropa negra, se hallaban a pocos metros unos tres individuos de túnica negra que ocultaban su rostro con un grueso turbante, uno estaba desarmado pero dos de ellos deleitaban brazos fornidos y llevaban en la cintura una cimitarra, señalando que eran guerreros adiestrados. Aquellos tres parecían ser meros observadores, los que portaban armas eran objetivos, pero el tercero lo dejaríamos vivo para capturarle e interrogarle.



Ninguno de ellos noto nuestra posición, estábamos a 17 metros de distancia del altar, no había donde esconderse, entonces rápidamente asumí una posición de tirador con el rifle francotirador M89SR en mis manos. Crok y la Lupian rápidamente desenvainaron sus respetivas armas principales y apuntaron también, Berat y sus arqueros tomaron una flecha y tensaron sus arcos de inmediato.



—Ataquen a discreción a los de túnica blanca con cimitarra y a los de ropa negra que están alrededor del altar… -Ordene.



Las flechas fueron las primeras en ser disparadas, de cinco de ellas, dos acertaron en uno de los enmascarados de ropa negra, los otros tres acabaron con los de túnica blanca armados. Dos disparos de Riha abate a uno de los enmascarados, un disparo de Crok acaba con otro y el mío liquida a uno más.



Solo quedaban de pie, el sujeto desarmado de túnica blanca que debía ser capturado, y el enmascarado de ropaje negro que sostenía el cáliz, este último debía ser liquidado, cuando nuestras armas lo tenían en la mira al igual que Berat con sus arqueros, este sujeto dejo aquel cáliz en el altar y volteo hacia nuestra dirección.



—Dalhani…



Aquel sujeto hablo con una voz inhumana de tono grave, pero una que era sumamente familiar, ¡era la misma voz de aquella ocasión que le hablo a la Dalhani en esa noche!, una sonrisa siniestra se forma en los labios de aquel inquietante ser, quien ríe con diabolismo y levantando sus brazos, proclama…



—Te estaba esperando…



Continuara…
 
Registrado
3 Jul 2009
Mensajes
1,343
Offline
CAPITULO 243 PECADOS DEL PASADO (Parte 1)


PERSPECTIVA: Tercera Persona



—Te estaba esperando… Dalhani…



El hombre rapado de ropas negras y tétrica mascara reía con regocijo, levantando sus manos, con un exhalar perverso que hacía temblar a la propia Malika en carne propia.



—Malika, ¿conoces a este tipo? -Berat pregunto mientras su arco apuntaba al enmascaro de vestimenta negra.



—No… no lo conozco para nada… pero su sola presencia… me da muchos escalofríos… -Expuso la Dalhani entre temblores en su cuerpo.



—Oh, pero yo te conozco… Dalhani… finalmente estas aquí… ahora podre…



Las palabras del enmascarado de ropas negras son interrumpidas cuando su frente es perforada con descomunal fuerza, una bala le impacta y abate cayendo enseguida al suelo, tal proyectil fue disparada por Rozuel Drayt con su rifle francotirador M89SR, todos se quedaron mirando al joven esper tras lo que hizo.



—¿Qué?, ¿realmente dejaran que de su discurso maligno o algo así y no aprovechar para acabar con esto de una vez? -Fue el argumento del esper.



—De hecho, es un buen punto, y pensaba en hacer lo mismo -Crok opino.



—No le entendía nada de todas formas, así que también pensé lo mismo -La Lupian comento.



Una risa aún más siniestra se hace presente en torno a la dirección del altar, pronto el enmascaro que recibió el disparo se levanta del suelo como si flotara, la máscara que le cubría se deja caer para mostrar un rostro putrefacto con ojos tan blancos como los de un muerto.



—Este “cuerpo” es solo un recipiente carente de vida -Hablo el flotante cuerpo del rostro putrefacto —Lo has dañado bastante hasta dejarlo inservible, aunque ya da igual, de todas formas, con la Dalhani aquí, toda esta existencia maldita podrá ser removido.



Su boca se abre de forma antinatural, la mandíbula se parte y destroza, un humo negro de tinte sobrenatural es expulsado y se acumula en el aire, adoptando una forma humanoide. Adquiriendo entonces el aspecto de un ser de piel morena con una estatura promedio de 3 metros de altura, con una cola de caballo como único vestigio de cabellera, portando un chaleco negro como su vestimenta en un torso fornido y carecía de cintura como piernas.



Aquello se mostró como un ente que flotaba en el aire, con una parte inferior visible como humo, tanto su cabeza como torso parecían humanos con la etnia características de las personas de este reino. Pero sus ojos en cambio mostraban ser espeluznantes, con una esclerosis negra y pupilas rojas sobresalientes, y su dentadura era semejante al de una bestia.



—¿¡Un Djinn!? -Exclamo Berat estupefacto.



—¿Qué has dicho que es? -Rozuel Pregunto.



—Esa cosa… ¡es un Djinn!, no hay duda alguna… ¡es un poderoso monstruo mágico!.



Los Djinn son seres mágicos habituales en el lado sur del continente de Sharya, estas criaturas son mal interpretadas en el continente de Gresswold, quienes creen que quien se encuentre con uno, obtendrá una serie de deseos para cumplir lo que quisiera. La realidad es, que los Djinn son una especie de espíritus malignos que engañan a las personas con “deseos” que llevan a escenarios trágicos para ser consumidos por una desesperación interminable.



De lo que se sabe de estas criaturas, es que se alimentan se las desgracias y el sufrimiento, atraen la mala suerte, poseen seres vivos para llevarlos a inducir a actos criminales y según se estima, también pueden provocar enfermedades con sus poderes. Estos seres suelen vivir en ruinas abandonadas, hogares con enormes cargas de energía negativa y mana, pero también puede encontrársele en mazmorra, y rara vez se puede encontrar con uno que habite fuera de estos lugares.



Son considerados criaturas mágicas de alto nivel, existen versiones inferiores de los Djinn llamados “Ifrit”, solo que, a diferencia, los ifrit presentan una forma humanoide con rasgos de bestias en su cuerpo, además de poder observarle con más frecuencia en zonas exteriores ajenas a sitios abandonados cargados de magia con emociones negativas o mazmorras.



—He tenido que vivir siglos con esta maldición, con esta “existencia”, por culpa de los tuyos -Señalo la criatura a la Dalhani.



Malika estaba confundida, pues no comprendía la acusación que aquel monstruo imponía sobre ella, Berat por otro lado tenía su arco tensado junto a los demás arqueros que le acompañaban.



—¡Malika, no escuches a esta cosa!, ¡solo trata de confundirte!, ¡debemos eliminarle cuanto antes! -Declaro el joven Qusatjiat.



Los arqueros disparan sus flechas, la que fue lanzada por Berat estaba fortalecida con su magia, el djinn con los brazos cruzados ni reacciona, solo sonríe maliciosamente mientras esperaba a que los proyectiles se acercasen. Y la razón de su confianza pronto se revela, un escudo mágico repele con simpleza todas las flechas arrojadas por los arqueros, incluso la del joven Qusatjiat nada pudo hacerle a tal defensa.



—Son conscientes de que albergo mucho poder mágico, ¿y me disparan en su mayoría con flechas ordinarias?, que idiotas -La criatura ríe —Debo darles un motivo para que no me subestimen.



Las mejillas del djinn se hinchan y cuando abre su boca para soplar hacia la dirección en donde se encontraba Berat, escupe fuego semejante como un dragón, Rozuel y compañía de ghrayb quienes estaban más alejado del rango de las llamas, consiguen evadirlo. Berat utiliza su habilidad mágica para desplazarse en cuestión 1 segundo a 2 metros de distancia y esprintar el resto, pero sus compañeros arqueros, son incinerados por el sofocante calor, quedando calcinados cadáveres aun envuelto en altas temperaturas.



—Los vengare muchachos… ¡lo juro! -Se dijo a si mismo el muchacho Qusatjiat con una hostil mirada dirigida al djinn.



Concentra su magia y materializa a su mano su arma una cuchilla ligera curva de 20 grados con una hoja de 30 centímetros, una Kukri, acto seguido usando fortalecimiento mágico hace que su velocidad sea sobrehumana, corriendo hacia la criatura y al encontrarse a 2 metros y medio de distancia de este, es cuando utiliza su habilidad especial.



En 1 segundo exacto se encontraba en medio del aire con su Kukri apuntando al monstruo, la hoja estaba envuelta en una enorme concentración de electricidad e impacta contra el escudo de su oponente. El joven Qusatjiat concentro todo el poder mágico que podía contener en la cantidad de volteos transferidos a su arma materializada.



El djinn quien se mantenía calmado con los brazos cruzados, deja de mantenerse aquella expresión relajada cuando observa una pequeña grieta en su escudo, de inmediato extiende uno de sus brazos y propina un puñetazo descomunal cargado con mucho poder mágico.



Su puño y el Kukri chocan, desatando una onda de choque producto de elevadas concentraciones de mana que causan que el escudo del djinn se agriete aún más, pero también causa que Berat sea expulsado violentamente hacia atrás con ciertos daños moderados en el cuerpo, consigue aterrizar de pie en el suelo gracias a que aún mantenía fortalecimiento mágico, pero a consta de lesionarse una de sus piernas.



—Nada mal, guerrero Qusatjiat, para ser alguien joven, demuestra habilidades y poder mágico talentoso -Le elogia la criatura —Es una lástima que tal talento aun le falte bastante para mejorar y estar al nivel actual de mi poder, si realmente es todo lo que tienes, derrotarme es prácticamente imposible para ti.



El Djinn entonces fijo su atención en la Dalhani, los guerreros rebeldes que estaban con ella, se mantenían en guardia y al sentir la mirada de la criatura, un miedo gélido les inundo el cuerpo. Incluso Arpue cerca de Malika, sentía tal experiencia desagradable con solo chocar sus ojos con los de la criatura.



—“Entonces, este djinn realmente es… tal y como su majestad Muaqhad Al-dub II Kalize me lo aseguro en esas escrituras…” -Fueron los pensamientos de Arpue en torno a la criatura.



—¡Salgan de aquí!, ¡llévense a la Dalhani lo más lejos posible! -Berat les advirtió.



El joven Qusatjiat no quería admitir la derrota, pero al ver las heridas que tenía y luego de haber utilizado su técnica con mayor poder mágico el cual no logro siquiera destruir el escudo del monstruo, ya intuía amargamente el desenlace de su combate contra tal oponente poderoso.



—Berat… ¡por favor, no me pidas que te deje atrás! -Una desconsolada Dalhani suplico.



—Por favor Malika, ¡vete de una vez y ponte a salvo! -Le pidió el guerrero mago del punto purpura —En estos tiempos oscuros, los rebeldes necesitan una luz, ¡la luz de su Dalhani!, ¡la esperanza de nuestra gente!.



El ente tras oír las palabras del muchacho, se hecha a reír y luego denota en su rostro una expresión iracunda que dirigió al propio joven Qusatjiat.



—¡Eres un necio!, mocoso, ¿”La luz de su Dalhani”?, claro… si puedes llamar “luz” a un brillo corrompido con podredumbre, ¡a una putrefacta línea de traidores que me hace lamentar… de verdad arrepentirme… DE HABERLE DADO SU ORIGEN!



Tanto la Dalhani como el propio Berat, no comprendían en absoluto las palabras del monstruo, para el guerrero de la tribu Qusatjiat, parecían meras artimañas para engañar a la gente, para infundir desesperanza en el corazón y alimentarse de esa desesperación.



—¡No lo entiendo!, ¿¡qué quieres decir con tus palabras!?, ¿¡porque muestras interés en mi!? -La Dalhani entre tantas confusiones imploro por respuestas —Yo… no entiendo nada.



—Malika… -Berat cito su nombre con preocupación.



—¿Qué sentido tiene contártelo ahora?, lo sabrás cuando te “consuma”, ¡y finalmente conseguiré liberarme de esta existencia maldecida por esa imperdonable traición del pasado!.



Una vasta cantidad de poder mágico se concentra alrededor del djinn, sus ojos entonces disparan rayos que atraviesan a los guerreros rebeldes que resguardaban la protección de la Dalhani, Arpue consigue saltar y evadirlo a tiempo, siendo los guardias de Malika despedazados con relativa facilidad, dejando a la muchacha Qusatjiat sin guardias que le protejan.



—“¡Cuánto poder uso en ese ataque!” -Exclamo Berat perplejo con tal demostración de nivel mágico.



Sin Berat como mago no podía ganarle, evidentemente ningún combatiente sin magia podría hacerle algo a tal monstruosidad de abrumante poder mágico, la Dalhani yacía paralizada del miedo e incapaz de huir.



—Acabemos con esto de una vez, Dalhani, que tu alma sirva para el auténtico propósito que merece, ¡y libérame de mi…!



Cuando el djinn estaba próximo a desplazarse hacia la posición en donde se encontraba la Dalhani, escucho entonces un sospechoso sonido que hizo que sus sentidos se pusieran en alerta y volteara de inmediato hacia la fuente de procedencia. Entonces observo, a un muchacho portar una armadura negra de pie a cabeza cuyo casco recordaba la forma de un dragón.



En las manos ese muchacho de armadura negra empuñaba un arma que para el djinn era completamente desconocía, pero que le recordaba la forma de empuñar una ballesta, pero tal joven no estaba solo. A un lado estaba una Lupian que le apuntaba con un arma más pequeña, y en el otro, un joven alto quien también portaba un arma extraña pero más larga que la de la semihumana.



Lo que el djinn oyó e hizo que toda su atención y sentido el peligro se centraran en ellos tres, era el sonido de los dedos del trio pulsando el gatillo de sus armas, al mismo tiempo los tres dispararon de sus respectivas armas. Crok de su M16, Riha de la Desert Eagle y Rozuel utilizaba la ametralladora PK, una lluvia de proyectiles se desato contra el monstruoso ser.



El escudo mágico del djinn se activa al recibir las balas, las grietas que habían quedado anteriormente a causa del ataque de Berat, habían sido reparadas, su defensa volvía a estar en las mejores condiciones. Pero incluso así, la criatura no se mostraba con esa arrogante confianza que mantuvo con sus anteriores adversarios, sino todo lo contrario, las expresiones de su rostro denotaban una notoria preocupación.



—“¿Qué clase de armas son estas?, ¡no dependen magia y aun así…!” -Fueron los pensamientos del djinn cargados de perplejidad.



Su escudo empezó a agrietarse nuevamente, la Lupian había consumido todas las balas del cargador de su pistola, luego le siguió Crok con su rifle de asalto, para entonces la defensa del djinn estaba en las últimas.



—“¡No!, ¡a estas alturas mi escudo…!”



La destrucción se hace evidente, su defensa mágica es traspasada, la ametralladora PK había consumido 170 de las 200 balas de su cargador, el resto de las balas fueron entonces al cuerpo del djinn. Gritos de intenso dolor repercuten en la monstruosidad, su gigantesco torso y brazos son perforados, cuando la ametralladora consume toda la munición restante, la criatura cae derrotada.



El djinn tenía numerosas heridas en todo el tronco y los brazos, su cabeza mientras tanto no recibió ninguna bala, ¿quizás a propósito?, con tales lesiones serias ya no podía mantenerse flotante y cae rendido al suelo. Pero no había muerto, las heridas dejada por la ametralladora eran orificios con un profundo color negro como las sombras mismas, en lugar de sangre, desprendía de aquellas heridas unas pequeñas partículas de oscuridad.



—“¿Qué clase de poder es este?... y esos individuos… sus rasgos… ¿ghrayb?”.



Cuando la criatura se percató de que los responsables de dejarle en tal estado eran unos extranjeros, una inmensa ira le poseyó, sumado a ser derrotado por extrañas armas que ni siquiera dependían de magia, tal lógica le resultaba descabellada e injusta.



—“Unos ghrayb… ¿¡se atreven a interferir con mi única forma de obtener la salvación de este sufrimiento de existencia!?”



Teniendo a la Dalhani tan cerca para su más anhelado propósito, viéndose en la condición lamentable en que se encontraba y siendo los responsables unos ghrayb, la rabia que creció en su interior, se manifestó en el exterior en poder mágico.



—¡NO SE PONGAN TAN ENGREÍDOS, MALDITOS GHRAYB! -Exclamo en colera el djinn.



Un aura mágica de enorme concentración de mana se hace presente sobre su cuerpo, consiguiendo sanar por completo todo su brazo derecho, entonces manifestó su magia de golpe en la palma. De la mano se genera una bola de energía mágica que crece descomunalmente y seguía alimentándose del mana de su usuario para aumentar su tamaño.



—¡ACABARE PRIMERO CON USTEDES, ESTÚPIDOS GH…!



¡PUM!



Un brutal sonido silencia sus palabras y es acompañado con la destrucción inmediata de su mano derecha, la procedencia de aquel ruido provenía de otra arma diferente a la ametralladora que portaba el joven de armadura negra, esta vez era la escopeta Tavor AS12. Un solo disparo a una distancia de 10 metros con un arma de un alcance efectivo de 90 metros, fue más que suficiente para destruirle toda su mano y además buena parte del brazo.



La inmensa bola de energía que generaba entonces se encoge y desaparece, su dañada extremidad mostraba más de aquella oscuridad en lugar de tejidos, y más partículas oscuras eran expulsadas de tales heridas. El esper de armadura negra se acerca al herido ser, manteniendo una distancia aproximada de 5 metros y con el cañón del arma apuntándole a la cabeza.



—Intenta otra idiotez como esa, y te das por cadáver -Le amenazo él —¿Puedes entender mis palabras?.



El djinn no le respondía verbalmente, tan solo le devolvía su interrogante con una mirada cargada de desdén, mientras mordía sus labios con frustración.



—Los tres nos mantuvimos al margen, porque empezaste a desembuchar de tu boca anécdotas bastante interesantes -El esper expuso —Ahora que tengo tu atención y descontento, quisiera de usted, como es un “mítico djinn cumple deseos” el que cumpliera mi maldito deseo, y lo que quiero, es información -Aclaro —Se que utilizan una magia extraña para intentar matar al príncipe de este reino, ¿cómo funciona?, ¿y cómo se deshace?, “clink clink”, es hora de cumplir mi deseo, perra.



El disgusto del djinn se hizo aun mayor luego de escuchar las insultantes palabras y exigencias del ghrayb, Berat se le acerco y escucho como fue felicitado por el mismo muchacho de armadura negra.



—Gracias por la distracción, el muy idiota estaba tan confiado que ni cuenta se dio de nosotros -Agrego Rozuel.



—Sabía que no era rival para este monstruo, pero confiaba en tu fuerza y la de tus compañeros, Rozuel Drayt -Berat opino con sinceridad.



El djinn miro a la Dalhani, luego le hecho un vistazo rápido a sus heridas, pese al poder mágico que poseía, era incapaz de sanar con mucha rapidez su cuerpo a tiempo sin que ese ghrayb con la extraña arma en sus manos le atacara en el proceso.



—“No puedo consumir a la Dalhani en estas condiciones, pero puedo tomar un cuerpo ordinario prestado a mi voluntad…” -Fueron las intenciones maquinadas en la mente del djinn.



Sus ojos entonces se posaron sobre aquel joven de la armadura negra y el arma que le resultaba extraña, de su iracunda boca, su expresión cambia de repente a una sonrisa de tinte malévola.



—¿Por qué la estúpida sonrisa?, no estás en condiciones de pedir nada y cualquier cosa que intentes, estas acabado -Aseguro Rozuel —Da igual si no me das la información que necesito, por fortuna hay un plan de respaldo.



Si estaba en lo correcto, Arpue Asa Hablu debería poder entonces identificar la magia, incluso si el djinn no le daba lo que quería, ya contaba con un medio para identificar aquello que amenazaba la vida del príncipe, y también estaba el sujeto de túnica blanca que fue dejado vivo para capturar e interrogar.



—Lo único que tendrás de mi a cambio, es… DESESPERACIÓN -Exclama la criatura con el teñir de sus ojos de un profundo rojo diabólico.



El cuerpo del djinn se fragmenta en pedazos y se convierte en cientos de pequeñas partículas de oscuridad que sobrevuelan en el aire como un ruidoso enjambre de langostas. Estas rápidamente rodean a Rozuel Drayt, quien, al sentir el contacto de estas criaturas, su cuerpo se sumerge en un dolor insoportable.



Berat, Riha y Crok son expulsados y hecho retroceder varios metros por una poderosa onda expansiva de magia, el enjambre de partículas oscuras logra forzar al esper a retirarse el Intense Iron quedando totalmente vulnerable. Luego, una por una, las partículas de oscuridad se introducen bajo la piel de Roz, causándole al Trotamundos una angustia de mayor magnitud.



—“¡TU CUERPO ES MÍO!”



—¡AAAAAAAAAAAAAAAH! -Exclamo Rozuel a todo pulmón con agonía.



Continuara…
 
Registrado
3 Jul 2009
Mensajes
1,343
Offline
CAPITULO 244 PECADOS DEL PASADO (Parte 2)

PERSPECTIVA: Tercera Persona



Partículas de oscuridad que sobrevuelan como un enjambre de langostas, rodean a Rozuel Drayt, forzando al esper a retirarse el Intense Iron, mientras su cuerpo padece un gran dolor. Las partículas oscuras era el djinn quien fragmento su imagen a tal forma, y sus intenciones era hacerse con el control total del cuerpo de Roz.



—“¡TU CUERPO ES MÍO!”



—¡AAAAAAAAAAAAAAAH! -Exclamo Rozuel a todo pulmón con agonía.



Todos a su alrededor habían sido expulsados varios metros por una onda expansiva hecha de magia, la inmensa mayoría queda atontados por la sacudida, pero la Lupian recupera sus sentidos en un santiamén.



—¡ROZ! -Replica su nombre con incertidumbre.



Un agobio inunda a la semihumana tras ver como su compañero humano era sometido dolorosamente por el djinn, sus propios instintos entonces gritaron que arremetiera en su ayuda. No había miedo, terror o rastro de cobardía, solo un intenso pánico por perder a alguien tan preciado, la Lupian quería preservar su vida y por ello actuaba bajo dichos instintos.



—¡Resiste Rozuel!.



Se acerco al enjambre de partículas oscuras que rodeaban a su compañero, quería alcanzarse, pero esas partículas eran un obstáculo que se lo impedían, cada vez que su cuerpo hacia contacto con dichas minúsculas partículas, era como si fuera golpeada por un arma contundente pesado. De inmediato pensó en utilizar fortalecimiento mágico y luego su habilidad del clan “colmillo de acero” para recubrir sus extremidades y con ello prepararse mejor para avanzar hacia Rozuel.



Pero sentía la escasa cantidad de magia que poseía, no le alcanzaba para mantener ambas cualidades, necesitaba del fortalecimiento para incrementar su resistencia y velocidad, necesitaba del recubrimiento de acero para aumentar su durabilidad. Con solo uno, estaría en desventaja, solo combinándolos podría socorrer a su compañero con éxito, pero no encontraba la manera de solucionar tal problemática.



—“Mi mana aun es débil… ¡maldito debilitamiento mágico!” -La Lupian denigraba su condición con frustración.



—¡Quiero ayudarte!.



Una voz en un idioma incomprensible para la Lupian se oye a sus espaldas, era la Dalhani Malika, quien puso sus manos sobre el pelaje de la semihumana y comenzó a suministrarle mana. A pesar de que Riha no entendió sus palabras, pudo comprender cuales eran sus intenciones cuando sintió una cantidad de energía mágica ajena introducirse a su cuerpo.



—“Con esa cantidad de mana, ¡puedo hacerlo!” -Aseguro con confianza la Lupian.



Fortaleció sus cualidades físicas con magia y luego cubrió sus extremidades con metal, llegado a este punto, se sumergió entre el enjambre de partículas oscuras, estas golpeaban a la semihumana, pero ella resistía y no retrocedía. Sin embargo, la Dalhani quien le suministraba energía mágica, seguía en contacto con ella, entrando también en el mismo lugar de hostilidad, ¿no estaría entonces su vida en peligro?, con la dureza con la que golpean esas partículas de oscuridad, ¿no llegarían a dejarla malherida o incluso matarla?.



—¡Malika!, ¡NOO! -Exclamo Berat al recuperarse y observar a la Dalhani meterse en el enjambre de oscuridad.



Se esperaría lo peor, la Lupian podía resistirlo gracias a las habilidades dotados de su magia, pero Malika no era maga, físicamente tenía el nivel de un humano ordinario, y por lo tanto una frágil resistencia a extremos peligros. Berat y la Lupian temieron lo peor, realmente concluirían el destino de la Dalhani al realizar un acto tan osado, pero en lugar de un trágico suceso, los dos quedan perplejos ante lo que veían.



Las partículas de oscuridad no tocaban a la Dalhani, ¡la evitaban en todo caso!, solo hacían daño a la Lupian que estaba en su rango de alcance, pero pese a que Malika también lo estaba igual, le ignoraban. La propia Malika no comprendía la razón del porque no le atacaban, pero en lugar de verlo algo confuso y preocupante, lo sintió como un alivio.



—¡Ahora!, ¡ve por él! -La Dalhani exclamo.



La Lupian no podía entenderle, pero sus intenciones le llegaron, su atención volvió hacia su compañero a quien quería socorrer, y su mano finalmente le alcanzo.



__________________________________________________________________​



PERSPECTIVA: Rozuel Drayt



Me hallaba en un extraño lugar, un árido y seco suelo carente de toda vegetación, con un panorama en el alrededor del cual se observaba una extensa niebla negra sin fin, y su cielo, era un enigmático y anormal cielo gris. Recuerdo a la perfección lo ultimo que ocurrió, la lucha contra el djinn y luego…



—¿Estas intentando poseerme? -Pregunte.



A escasos metros se hallaba aquella misma entidad, el djinn, pero su tamaño ahora era más bajo, quien antes tenía una amenazante altura de tres metros, ahora se redujo a 160 o 170 centímetros. La criatura mira a su alrededor como si también estuviese confuso o eso parecía aparentar.



—Pude sentir una presencia ajena en ti, ¿un dragón? -El Djinn se plantea mirando en los alrededores —Parece que protege una parte especifica en tu cuerpo, aunque también bloquea una de las posibles entradas a su alma.



—¿Bloquear? -Replique sin entenderlo del todo.



—He encontrado varios caminos a tu alma, y esa “entidad”, parece que solo proteger un puñado de tales caminos, pero el resto, hay vía libre y pude elegirlas a voluntad.



—¿Entonces este sitio es mi alma?.



—Podría decirse que es el último obstáculo antes de llegar a tu alma.



El Djinn con sus palabras deja en claro sus intenciones, llegar a mi alma, como Berat explico, estas criaturas son capaces de poseer personas, de modo que quiere hacerse con el control de mi cuerpo. Pensaba que, si llegara el caso, Myldark interferiría en el proceso, pero esta claro que el dragón no parece tener mucha jurisdicción en la protección de mi alma.



—Debería haber llegado a tu alma hace rato, ¿cómo es que has conseguido llevar tu consciencia aquí y crear una zona obstáculo en el último momento con tu consciencia aquí mismo? -El djinn planteo tal interrogante con un tedioso tono.



—¡Y yo que diablos se!, sinceramente no me importa, de hecho… ha sido un golpe de suerte -Opine —¡Intentas tomar mi alma!, ¡te voy a “exorcizar” a plomo!.



Pese a que portaba mi vestimenta con mis numerosos bolsillos, no sentía que mis objetos físicos como las canicas estuvieran conmigo, prácticamente estaba desarmado, pero si lo que Djinn dice es cierto, entonces todo este sitio de alguna manera seria como una especie de “subconsciente” hacia mi propia alma. Entonces bajo esa lógica, todo este sitio se maneja con la misma regla que un sueño, donde la “realidad” puede adaptarse a las especificaciones de un soñador lucido.



—Entonces si lo imagino en mi mano…



El pensamiento me llevo a imaginar el sostener un arma en mi derecha, una “MAB Modelo D”, una pistola semiautomática de 9mm, el cual prácticamente se materializo en la mano, aunque aquí no hubo necesidad de usar mi habilidad ESP “Materialización”, el arma surgió de manera inmediata y al instante respondiendo a mis deseos.



—La única desesperación que se vera aquí, es la de ti gritando como un puerco acribillado -Asegure con el apuntarle de la pistola.



—¡No me subestimes!, ¡ghrayb humano!.



El djinn choca sus manos y magia se percibe en esta, de pronto el desaparece y su presencia se debilita a mi consciencia hasta el punto de no poder localizar su ubicación, pero seguía aquí mismo, eso estaba confirmado. De pronto, todo el entorno comienza a cambiar, la tierra y el cielo adoptan la imagen de un ambiente normal, a mis alrededores casas se levantan y da lugar a un pueblo que me resultaba increíblemente familiar.



—“¡Windaz!” -Exclame en mis pensamientos.



El pueblo en el cual nací y fue el punto de inicio de mi segunda vida, había sido tomado por este lugar y creado casi a la perfección, las casas y ubicaciones de los caminos eran tan idénticos al original. No había nadie cerca, hasta que oigo una risa y volteo, encontrándome con una mujer a unos 6 metros de distancia, tenía una mirada vacía y estaba allí totalmente inmóvil.



De pronto oigo más voces a mis espaldas y al voltear más mujeres aparecen, enseguida en otras direcciones donde mi vista no alcanza a llegar, cuando volteo a dicho lado, se habían agrupado otro grupo más de féminas. Todas eran mujeres, desde jóvenes, niñas, adultas y ancianas, estaba completamente rodeado de todas ellas.



—“¿Las brujas de Windaz?” -Me plantee en mis pensamientos.



Voces comienzan a susurrarse desde todos lados, cada una de ellas empezó a pronunciar palabras inentendibles, pero que luego, elevaban su volumen y llegue a comprender su significado en el acto.



—Asco, un no mago…



—Inútil nacido sin magia…



—Un hombre inservible, que desperdicio de espacio…



—¡Niño inútil, hombre inservible!...



—¿Qué sentido tiene tener en nuestra aldea a este engendro?...



Insultos discriminatorios y toda clase de agravio verbales son lanzadas contra mí, sus ofensas sonaban suaves al principio solo menospreciando mi existencia, pero luego vinieron los deseos de muerte.



—¡Muere!, ¡tu presencia es repugnante!...



—¡No necesitamos una boca inútil para alimentar!, ¡muérete de una vez!...



—¿Por qué sigues con vida?, ¡haznos un favor y muere de una maldita vez!...



—¿¡Porque tenias que haber nacido!?, ¡porque no simplemente moriste en ese pútrido vientre!.



—¡Eres una abominación ante Astado!, ¡muere de una vez y redime ese pecado!.



Ecos iracundos se hacían en todas las direcciones, voces que replicaban con indiferencia antipática, dedos que señalaban con desdén y labios que maldecían entre escupitajos, entonces noto una bruja que resaltaba entre todas. Una joven que calculo tenia mi estatura, y su color de pelo era único e inusual del resto, pues tenia una larga caballera naranja.



—¡Eres lo peor que le ha pasado a este pueblo!, ¡muere de una vez asqueroso fenómeno! -Fueron las palabras propinadas por aquella joven de pelo naranja.



Fuego surge de la nada y comienza a rodearme, estaba acorralado ahora por las llamas, podía sentir el calor de esta en mi piel, acompañado aun de los gritos de aversión de las féminas quienes deseaban verme carbonizado. Al ver todo esto, mire hacia el cielo un momento y luego hacia el suelo para suspirar de la decepción, acto seguido apunte la pistola que portaba hacia una dirección en específico y abrí fuego.



¡BANG!¡BANG!¡BANG!¡BANG!



Tras los disparos, las llamas desaparecen y las brujas también, con las voces disipándose, el pueblo aun permanecía aquí como también un normal cielo azul, lo que cambio al disparar, es que el djinn volvió a aparecer. Se encontraba distanciado a unos 9 metros y medio si calculo bien, su brazo izquierdo estaba totalmente lastimado producto de las heridas de balas.



—¿Cómo?, ¿¡cómo me…!?



—Fue cuestión de tiempo -Le deje en claro.



Cuando aquel fuego se materializo para rodearme, entonces en ese preciso instante sentí una sospechosa presencia mágica en cierta dirección, si tuviera que adivinar, al invocar esas llamas, fue que delato su posición. Entonces solo apunté y abrí fuego varias veces, no podía verle, solo sentirle y que algún disparo le diera era cuestión de suerte, y por fortuna, funciono.



—¿¡En serio este era tu “gran plan”!?, ¿llevarme a la “desesperación” usando recuerdos “no tan agradable” de mi pasado?.



Como Berat dijo, los djinn se alimentan de la desesperación y desgracia ajena, me trajo a este escenario solo para hacerme, no… mejor dicho “intentar” revivir aquellos recuerdos de mis primeros años en Avalia. Si la ira me poseía o la intensa frustración cuando oía esas voces discriminatorias y las llamas me rodeaban, habría sido su victoria, se habría alimentado de tales emociones negativas y entonces tendría la fuerza suficiente para darme el golpe final.



—Te encuentras débil, por eso hiciste todo eso, ¡llegaste aquí sin todo ese poder mágico que tenias en el plano real! -Concluí



Su magia comparada a cuando se le confronto en el plano real era considerablemente diferente, antes tenia una vasta reserva de poder mágico, pero aquí la historia es otra, la magia que poseía actualmente era de una cantidad bastante limitada. No me di cuenta sino hasta ahora, en aquel momento al sentir su presencia con más detalles, notando también la débil cantidad de magia que emanaba.



—Entonces, ¿de modo que intentar poseer mi alma te dejo en una condición tan desplomare?, y como ultimo recurso, intentaste obtener más mana usando una patética ilusión para llevarme a la desesperación -Me reí de sus acciones —Eres un cliché de villano, decir que das lastima es quedarme corto de palabras, pero bueno… no todos pueden aspirar a fomentar una desesperación de pesadillas como un Freddy Krueger.



—Ghrayb… ¡juro que te voy a…!



Un disparo asesta en su pecho, poniéndole fin a todo intento de hostilidad suya, cae al suelo y ya no puede mantenerse de pie o flotando, jadeaba con dolor y frustración, pero aún se mantenía “vivo”.



—No sé si eres un estúpido de nacimiento, o alguien que se recibió con honores en la carrera de imbécilogia, alguien incapaz de entender que no estás en posición de ponerte de arrogante conmigo y que tengo el arma necesario en mis manos para volarte los sesos en un instante -Le declare —Solo eres un cliché de villano secundario de más, un “genio malvado” cuyo enfoque se centró en intentar joderme y el chiste le salió por la culata, ¿quieres agregar algo de interés campeón?.



—Yo… no soy un Djinn “malvado”, nunca he sido esto… ¡no tengo esta condición porque quiera!.



—Hmmm… interesante anécdota, lo anotare en una hoja invisible con una pluma de escribir invisible, cuando me dé la reverenda gana, entonces yendo al maldito evento principal… -Le apunte con la pistola a la cabeza.



Cuando mi dedo estaba próximo al gatillo para ponerle fin a esto, de pronto siento dos presencias en la cercanía, una de ellas me resulto conocido, y al cabo de unos momentos, la puerta de una de las casas cercana se abre y dos individuos salen de su interior.



—¿Lo logramos?.



La Dalhani Malika y Riha habían aparecido frente a mí, pensé por un momento y sospeche en el acto que podría tratarse de alguna ilusión, pero al notar como el propio Djinn miraba con cierto asombro a la propia Malika, mi intuición me hizo creer que eran auténticas, ninguno esperaba que ellas aparecieran aquí.



—¡Roz! -La Lupian corrió directo hacia mí —¿Estas bien?, ¿te lastimo severamente en alguna parte?.



—Estoy bien, Riha, pero ustedes dos… ¿cómo es que llegaron hasta aquí?.



—Tu amiga semihumana estaba empeñada en ayudarte, corrió hacia ti con intención de sacarte de ese enjambre oscuro que te atacaba -La Dalhani relata —Yo me apoye sobre ella y le brinde mi magia para reforzar su poder mágico y que pudiera llegar a ti.



La propia Malika explica que apoyo a Riha incrementando su magia para llegar hasta mí, y cuando consiguió hacer contacto físico conmigo, lo siguiente que recuerdan es que las dos terminaron aquí. Lo que el djinn provoco y llevo a la creación de este sitio, ¿también afecto y trajo consigo a la Dalhani y Riha?, tampoco es que tenga mucha idea de como se origino este lugar, pero se asemeja bastante a un plano mental o del sueño.



—Tú… -Proclamo el djinn con una mirada desdeñosa hacia la Dalhani —Pensar que estaba tan cerca… ¡lo bastante para liberarme de esta maldición!, y ahora… volveré de nuevo a esa estatua para estar sellado quien sabe cuántas décadas o siglos más… hasta que otro idiota consiga liberarme de nuevo…



—No lo entiendo, ¿¡que tienes contra mí!? -La Dalhani pregunta —¿Qué fue lo que te hice?.



—Jejeje… ¿no recuerdas nada?.



—¿Recordar que?.



—¡Jajajajaja!… Erha hizo un buen trabajo, el hacer que los Dalhani de las siguientes generaciones, no recuerden nada de lo que hicieron sus antecesores.



Los Dalhani son llamados “guía espiritual”, un recipiente del espíritu del dios Erha, el dios de los Qusatjiat, sin embargo, el propio Erha tuvo que cortar todo lazo de magia en los futuros Dalhani, dado a que tal cantidad de poder no podían controlarla, acortaba su vida enormemente e incluso era propenso a poder causar mortalidad infantil en el recién nacido que adquiriera dicha condición.



Este Djinn afirma con sus propias palabras que los Dalhani deberían ser poder capaz de recordar o tener los recuerdos de los Dalhani antecesores, pero Malika dice no recordar nada, ¿y que Erha tuvo que ver con ello también?. No lo comprendo, si en algún momento tenían la capacidad de poseer en sus recuerdos las memorias de otros como ellos en la forma de una especie de largo diario mental, ¿por qué luego se cortó dicha habilidad?.



—¿Qué es lo que tengo que recodar?, ¿qué tiene nuestro dios Erha que ver con todo esto? -Malika preguntaba.



—Lo que tienes que recordar… fue como la tribu Qusatjiat, ¡eran unos desalmados MONSTRUOS! -Declaro el Djinn.



—¿Qué?, ¿¡que mi tribu eran unos monstruos!?, ¿¡qué cosa esas diciendo!?.



La propia Dalhani le reclamaba sus palabras, tal afirmación la ofendía y decía que insultaba a su gente.



—Jejeje… ¿dudas de la verdad?, deben pensar que son las pobres victimas por lo ocurrido en los últimos siglos, perder parte de sus tierras para que otros se asentaran en ellas y erigir un reino -Expuso el Djinn —¡Esas tierras para empezar nunca fueron de USTEDES!, solo las arrebataron inhumanamente con sangre y dolor.



—¡Mientes!, ¡solo tratas de confundirme!, ¡de hacerme caer en una trampa y alimentarte de mí desgracia!.



—Los Djinn se alimentan de los sentimientos amargo y trágicos de los seres vivos… pero nunca he sido un Djinn desde el principio, solo tengo esta forma por la “maldición” que los tuyos lanzaron sobre mi -Afirmo la criatura —¡Yo solo soy otra victima de USTEDES!, y pensar… que yo les di el origen de lo que son.



—¡Corta el rollo misterioso de una vez! -Ordene poniendo el arma en la frente del Djinn.



Le amenace para que me que dijera de una vez quien era realmente, ¿qué quería hacer con la Dalhani?, ¿y a donde iba todo este asunto de la “maldición”?.



—¿Quieres saber quien soy en verdad? -Pregunta el Djinn con una maliciosa sonrisa.



—¡Guárdate los acertijos y habla de una vez! -Le exigí con el tacto del arma sobre su sien.



—Bien… si tanto quieres saberlo, ¡yo… soy… Vizario!



Continuara…
 
Registrado
3 Jul 2009
Mensajes
1,343
Offline
CAPITULO 245 PECADOS DEL PASADO (Parte 3)


PERSPECTIVA: Rozuel Drayt



—Bien… si tanto quieres saberlo, ¡yo… soy… Vizario!



Ese nombre no era algo pronunciado a la ligera, cuando tal pronunciación llego a los oídos de la Dalhani, sintió como si el estomago le retorciera un dolor de infierno, llegando al punto de poner sus manos en la boca como si se resistiera a vomitar.



—“No me extraña que esa sea su reacción” -Opine en mis pensamientos.



Erha es el dios de los Qusatjiat, pero fue Vizario su primer portador, el primer Dalhani y el creador de toda la tribu Qusatjiat, como también el responsable de que el tal Erha ascendiera como una divinidad. Sinceramente en lo más recóndito de mi mente yo estoy asombrado, ¿¡que este tipo afirma ser ese mismo Vizario!?.



—Bien… estoy esperando el remate de la broma -Dije.



—No es una broma, soy Vizario, yo fui junto a Erha, quien dio origen a la marca que llevan los Qusatjiat en su frente y el título que porta ella actualmente, como el recipiente del poder sellado de la divinidad de la tribu.



Conoce a la perfección el origen de lo que es un “Dalhani”, que Malika porta un gran poder mágico procedente de la deidad principal de ellos, pero que era incapaz de utilizarlo debido a que fue sellado en la forma de un no mago.



—Esto es bastante bizarro, hasta donde se sabe, Vizario lleva muerto siglos, ¡muchos SIGLOS ATRÁS!.



—Al morir, ascendí junto a Erha, pero cuando el siguiente Dalhani nació, le presté mi cuerpo a Erha y yo descendí como un espíritu errante en el plano mortal, como un mero observador, bajo la razón más estúpida que pude haber pensado, estaba preocupado por ellos, jejejeje… que insecto fui.



Se sentía un odio cargado con cierto grado de locura en ese sujeto, eran auténticos sentimientos de antipatía, y el foco central de toda esa aversión era la Dalhani.



—No puedes ser… ¿el gran Vizario?, ¿aquí?, ¿el padre de la tribu Qusatjiat? -Malika seguía en parte conmocionada con tal revelación.



—Si, y ustedes han sido uno “hijos” ingratos y malagradecidos, me arrepiento INMENSAMENTE de haberlos “engendrado” -Declaro con una mirada que denotaba una profunda indiferencia.



—¿¡Porque dices cosas tan crueles!?, esto no tiene sentido… -Malika se sentía confundida.



La Lupian quien no entendía el habla del Djinn y ni a Malika, era incapaz de comprender en absoluto de que iba la conversación, le hice un breve resumen de lo que iba el tema.



—Imagina que el mismismo creador de los Lupian se aparezca un día en la forma de un monstruo dañino y sin misericordia por la vida.



—Los cuatro clanes de Lupian adoramos a la misma diosa, a “madre Gaia” -Resalto Riha —Entonces… ¿esa criatura que dice llamarse Vizario es como el “padre” de la tribu a la que la Dalhani pertenece?.



—Eso parece…



—¿¡Y porque quiere destruir a sus “hijos”!?, ¿¡que fue lo que hicieron para defraudarle tanto!?.



Una excelente interrogante, hasta ahora este monstruo que se hace llamar Vizario ha lanzado acusaciones en torno a la tribu Qusatjiat, de que son los responsables de una maldición que lo ha dejado en tal forma, pero era necesario los detalles a fondo de tal acusación para comprender dichos motivos.



—Si tienes prueba de lo que dices, entonces te escuchamos, de lo contrario… -Puse la punta de la pistola sobre su sien.



—Tu estas más que preparado para la verdad, ¿pero que de hay ti?, Dalhani… -La criatura miro con recelo a Malika.



Malika cerró los ojos, respiro profundamente y luego exhalo abriéndolos, se acerco a la criatura hasta estar a una distancia considerablemente peligroso, mantuve el dedo sobre el gatillo en todo momento. La Lupian quien no tenia su arma habitual, de manera discreta hizo un par de garras de acero en su derecha y las mantuvo oculta, esperando usarla si la situación lo amerita.



—Estoy lista, sea lo que sea, quiero ver esa “verdad” -Fue la decisión determinante de la Dalhani.



—Jajajaja… te vas a arrepentir.



La criatura levanta su palma izquierda, emana grandes cantidades de mana y sobre la mano se materializa un orbe de cristal que flotaba en el aire, tal objeto irradiante de magia se acerca a la Dalhani hasta tener a solo 1 centímetro de ella.



—Ya casi no tengo fuerzas, con la magia que me queda he plasmado los recuerdos que relatará la “verdad” que desconoces -Afirma el ser —Toca el objeto de cristal, entonces su magia se activara y verán la “verdad” con todos sus sentidos.



—¿¡Como saber que esto no es un truco!? -Cuestione tal proceso para ver esa “verdad”.



Acuse de que esto podría ser un truco para que el monstruo quien busca “consumir” a la Dalhani, consiga su objetivo, ¿y si ese orbe de cristal es por obvias razones una trampa?, el monstruo se defendió de mis palabras.



—Ya no me quedan energías mágicas suficiente para someter y consumir a la Dalhani, es mi derrota -Aclaro la entidad —Que me creas o no, es tu problema, pueden simplemente ignorarlo y seguir sus vidas, a mi ya no me importa nada.



—Lo hare -Aseguro Malika.



—¿Aunque sea una trampa?.



—No percibo que esto sea una trampa, tengo la corazonada, una… desagradable corazonada de que será algo peor.



Ella sentía curiosidad, pero también nervios de ver esa “verdad”, desconozco si la Dalhani cree que esa criatura es 100% el verdadero Vizario, por mi parte creo que la mitad es mentira y la otra una locura. Pero Malika estaba decidida, quería conocer la fuente del odio del djinn y los secretos que desconocía de su tribu.



Toco entonces el orbe de cristal, y el objeto reacciono al tacto de ella, emitió un hechizo en la forma de un círculo mágico en el cual se materializo en el aire y en el suelo, alrededor de todos nosotros. Podía moverme sin problema y no sentía nada sospechoso en mí, hasta ahora no parece una trampa, entonces el orbe se eleva unos metros en el aire y una brillante luz es disparada cegándome.



__________________________________________________________________​



PERSPECTIVA: Tercera Persona



Todo se remonta a la época de Vizario, tres décadas después de su muerte y del surgir de la tribu Qusatjiat, 20 años atrás nacería el primer Dalhani quien sería el primer sucesor de Vizario. Este hombre quien tomo las riendas como el siguiente líder de la tribu, no podía usar la magia, pero deleitaba un gran interés en las artes mágicas, más concretamente en los objetos mágicos.



La herrería arcana aun era primitiva en aquel entonces, pero nada detuvo a aquel hombre crear algo extraordinario, algo que pasaría para posterioridad, ¿pero con que propósito?. Era consciente de que el pueblo de Alshabhala era joven y prosperaba, pero incluso con tal tranquilidad, solo era cuestión de tiempo para que personas crueles y armadas destruyeran esa hermosa paz.



Guiado por su determinación de crear un medio mágico que protegiera al reino de su gente por la eternidad, el Dalhani dedico toda su vida restante en la elaboración de un sitio en concreto con un complejo mecanismo mágico, el resultado lo llevo a la creación de un salón subterráneo.



Allí se ordenó construir un altar en una inmensa sala y cerca de este, se había erigido una estatua gigante que tenía la imagen de un hombre sentado de cuerpo fornido y larga barba como cabello, en su frente tenía pintado un punto purpura, la figura en si era la representación de su dios, Erha.



La construcción le había llevado alrededor de más 30 años, a una edad aproximada de 55 años, el Dalhani se había vuelto un anciano cansado que aguardaba la hora de su ultimo suspiro. Con el poco tiempo de vida útil que le quedaba, grabo en manuscritos una serie de instrucciones que dejo para su futuro sucesor. Él ya era consciente de que al morir un Dalhani, otra vida nacería para heredar la marca primordial del dios Erha.



El trabajo de aquel Dalhani aún estaba inconcluso, construir aquel salón subterráneo, el altar y la estatua era solo la primera parte, ahora, su sucesor se le fue entregado las instrucciones para que continuara con el legado. Y así fue, dos décadas después, el siguiente Dalhani a la pronta edad de 15 años, tomo el revelo del reino de Alshabhala y su gente.



Siguiendo las indicaciones de los manuscritos dejada por su antecesor, llevo a cabo como dictaba, un ritual para “invocar” un presunto guardián que sería la espada y el escudo de los Qusatjiat, ¿en que consistía este ritual?. 5 usuarios de notorio manejo de la magia se posicionarían alrededor del altar, mientras el Dalhani yacería en el centro de este.



Los cincos magos elevaran su voz para recitar un canto al unisonó, mientras el Dalhani recitara otra oración en su mente, mientras a la vez levanta con ambas manos un cáliz dorado. Entonces del cuerpo del Dalhani broto mana, y a través del cáliz, este se transfiere a los cinco magos a su alrededor.



Tanto el altar como el cáliz eran objeto de naturaleza mágica, tenían el propósito de absorber el mana de quien se encontrara en el centro y proporcionarlo a quienes estuviera a su alrededor en posiciones exactas. La oración de los magos entonces se fortalece con el mana de su Dalhani, todos voltean y miran a la estatua de Erha.



Las oraciones de los magos finalmente cesan cuando un círculo mágico surge alrededor de la estatua de Erha, todos caen desmayados menos el propio Dalhani, aquel circulo había conseguido absorber en su interior un espíritu.



—Eres tú… -El Dalhani le reconoció.



El espíritu absorbido por la estatua de Erha, no era otro más que el propio Vizario, quien había descendido al plano mortal para observar a su tribu dado que no podía desde el plano divino, el actual Dalhani retenía buena parte de los recuerdos de su antecesor y también los de Vizario. Los Dalhani tenían la capacidad de almacenar los recuerdos de sus antecesores, no al 100%, por eso el Dalhani anterior dejo por las dudas manuscritos grabados con instrucciones para que sirvieran de guía a su sucesor, en caso de que no haya podido retener todas sus memorias.



—Tu aspecto, tu origen y tus logros… todo está aquí -Señalo su sien —Es un honor, estar en presencia de quien erigió a los Qusatjiat.



—Esta estatua de Erha no es simple ornamentación, puedo darme cuenta de que su naturaleza es puramente mágica, ¿qué planeas hacer con ello? -Pregunto el espíritu de Vizario.



—Crear un “guardián definitivo” que protegerá al reino y a la tribu, hasta el final de los tiempos.



Entonces el Dalhani puso su mano sobre la estatua de Erha, transfiriendo enormes cantidades de mana a la estatua de su deidad, el circulo mágico que atrapo a Vizario en su interior vuelve a resurgir. El espíritu Vizario siente como tal manifestación repercute en su inmaterial existencia con una agonía antinatural, como si algo exprimiera sus extremidades y le quemara al rojo vivo.



—¡Detente!, ¿¡que crees que haces!? -Exclama entre dolor el espíritu de Vizario.



—Lo siento mucho, gran Vizario, no tenia en mente que el espíritu poderoso que capturara fuera el tuyo, pero ya no hay marcha atrás -Afirmo el Dalhani.



Entonces Vizario comprendió la naturaleza de aquella estatua, era un poderoso recipiente para atraer a algún espíritu de gran poder y capturarle, entonces el espíritu era el “ingrediente” final para “invocar” al guardián.



—¡Lo que haces es terrible!, ¡puedo sentir tu ansia de poder!, ¡detén esta locura! -Le ordeno el espíritu.



—Como he dicho, ya no hay marcha atrás -Deja en claro el Dalhani —Nuestros exploradores han avistado numerosos pueblos a varios kilómetros de nuestro reino, alguno de ellos, más grande y con más población que el de nuestra tribu, y para empeorarlo, cuentan con escuadrones de combatientes entrenados, superando varias veces nuestras propias fuerzas de guerreros.



—Ellos han formado sus propios guerreros con la intención de defender sus tierras, ¿qué tiene de malo que resguarden su propia seguridad?.



—Quizás protejan ahora sus tierras, pero eventualmente vendrán aquí a tomar todo lo nuestro.



—¿¡Acaso alguno de esos pueblos los ha amenazado!?, ¿¡los ha atacado o saqueado!?, ¿¡les ha hecho algo a alguno de la tribu!?.



—Aun no, pero lo harán, y yo me anticipare a eso.



Ante tal declaración procedió llevar a cabo la etapa final del ritual de la estatua de Erha, el espíritu de Vizario fue consumido, moldeado y transformado en la forma de una criatura flotante carente de cintura y pierna. Tenía una estatura promedio de tres metros, con una cola de caballo como único vestigio de cabellera, portando un chaleco negro como su vestimenta en un torso fornido.



Sus ojos poseían una esclerosis negra y pupilas rojas sobresalientes, en conjunto con una dentadura de bestia, su color de piel era bronceado, lo que la estatua convoco con el espíritu de Vizario fue el “guardián”, en la forma de un poderoso monstruo conocido como djinn. El Dalhani hace contacto físico con la criatura y como si aquel ser fuera un artefacto mágico, le transmite parte de su mana y luego le da una orden.



—Súbeme a tu hombro.



La criatura al principio mostraba estar inmóvil como carente de una mente, cuando el Dalhani le dio aquella orden luego de hacer contacto con él, se movió a la orden de su voluntad y lo coloco en su hombro izquierdo.



—Nuestro “guardián” ha despertado -Sonrió con arrogancia y luego se hecho a reír con aires de grandeza.



Todos aquellos que quedaron inconsciente despertaron eventualmente, encontrándose con la sorpresa de que el Dalhani, había conseguido invocar al guardián, entonces su líder dio un discurso dirigido al momento.



—¡Hoy es un gran día para nuestra gente!, ¡la invocación solo ha sido posible gracias a nuestro dios Erha y sobre todo nuestro “padre” Vizario!, ¡pues entregó su espíritu para convertirse en la espada y escudo de nuestro reino!, ¡para velar por el bienestar de nuestra tribu!, ¡y es hora de tomar las armas y proteger todo lo que nos fue legado!, ¡por Alshabhala!, ¡por Vizario!, ¡y por nuestro dios Erha!.



Manipulo la verdad y a sus subordinados, regreso al pueblo para declarar que el reino estaba en peligro, usando aquella manipuladora carisma para engendrar en su gente el miedo y la desesperación. Los convenció a todos de que la única forma de salvar a la tribu, era someter a los otros, y con el poder del “guardián” serían capaces de lograrlo.



La gente lo vitoreo, lo alabo y oraron en su nombre junto a su deidad principal, la moral estaba en lo más alto de las cumbres, no fue difícil conseguir reclutas para ser entrenados y adiestrados como hábiles guerreros. En el plazo de un mes, iniciaron entonces la campaña militar que “salvaría a la tribu”, aunque contaban con pocos guerreros experimentados y muchos novicios en sus filas, tenían la fe depositaba en su campeón principal, el guardián.



Se acercaron al primer poblado, observaron a escuadrones más numerosos que los suyos y con mejor entrenamiento, recibieron la cálida bienvenida de una lluvia de flechas de 40 arqueros. El Dalhani quien yacía en el hombro del guardián, le emitió una orden y la criatura inflando sus mejillas escupe una bola de fuego de gran tamaño que consume todas las flechas en solo un ataque.



Acto seguido lanza otra bola de fuego que incinera a la mayoría de los arqueros, y dispara rayos de sus ojos que pulveriza a los mejores guerreros del pueblo, como también a su líder militar. Los pocos efectivos que quedaban estaban desmoralizados, y fueron aniquilados por los guerreros Qusatjiat.



—¡Escojan!, ¡obedecer fielmente y servir a la tribu Qusatjiat!, ¡o sufrirán un destino de pesadillas peor que la propia muerte! -Fueron las elecciones que el Dalhani dio a los habitantes del pueblo.



Sin manera de oponerse o resistir, se rindieron ante los vencedores, todos fueron llevados hacia Alshabhala junto a todas las pertenecías de valor, ¿y que fue de esa gente entonces?, la respuesta era obvia, esclavitud. Los pocos hombres actos para combatir los obligaron a luchar a favor de los Qusatjiat, del resto y las mujeres los utilizaron como mano de obra para la agricultura o construcción, los pocos niños también tenían su utilidad, los que ya tenían la edad suficiente para sostener una azada tenían un labor en el campo.



Entonces más pueblos fueron sometidos por la tribu Qusatjiat, codiciando terrenos habitados más grandes y con más población, el guardián eliminaba la inmensa mayoría de las fuerzas combatientes y el resto eran abatidos por los guerreros Qusatjiat junto a los esclavos. Y el proceso se repetía, la gente era llevada a Alshabhala junto a todo lo de valor.



Con el pasar de los años entonces el reino de Alshabhala crecía, se fortalecía y hacia casi imparable con para poblado sometido, el Dalhani ahora con 18 años, tenía un sueño, o más bien una ambición que deseaba a toda costa hacerla realidad. Así como su antecesor consiguió idear la creación de un complejo sistema de artefactos mágicos para la invocación de un poderoso guardián, él también anhelaba quedar para la posteridad grabado en la historia de su tribu para ser recordado como uno de los tantos Dalhani más brillantes de su generación.



Actualmente el reino afrontaba un serio problema, y consistía que el número de esclavos era mayor a la propia población de habitantes de la tribu Qusatjiat, los esclavos residían en una zona construida para ellos, vigilados por varios guardias y el ojo vigilante del guardián.



Que la población esclava fuera mayor al de los Qusatjiat era en perspectiva una problemática que podría volverse grave a futuro, aun incluso con el guardián, una revuelta podría llevarse a cabo, todos los esclavos morirían y tales perdidas no serian beneficiosos para su gente. El Dalhani necesitaba mantener a los esclavos bajo su yugo, pero no podía simplemente disminuir sus números con asesinatos sin sentido, algo se le ocurrió entonces y ese plan trascendería macabramente a un grado aun más vil que lo inhumano.



Continuara…
 
Registrado
3 Jul 2009
Mensajes
1,343
Offline
CAPITULO 246 PECADOS DEL PASADO (Parte 4)


PERSPECTIVA: Tercera Persona



El Dalhani quería solucionar el problema con el número de esclavo que sobrepasaba la población de su tribu, e idóneo un brebaje mágico capaz de brindarle una formidable fertilidad a las mujeres de su tribu para dar a luz varios niños y sin mortalidad infantil, ante su tribu aquel brebaje fue presentado como una “milagrosa medicina de fertilidad”.



El secreto de tal mágica bebida solo la conocían su líder y sus seguidores más leales, resulta que el Dalhani consiguió crear aquel brebaje en ese salón subterráneo, haciendo uso de aquel altar donde erigió al “guardián”, y su producción tenia un macabro origen.



—¡Aaaaaah!, ¡duele!, ¡DUELE… AAAAAH!.



—¡Piedad!, ¡por favor piedad!.



—¿¡Que hemos hecho mal!?, ¡hemos sido esclavos leales!.



—¡Nooo!, ¡por favor!, ¡no lo hagan!, ¡AAAAAAAH!.



Gritos, suplicas, sangre y muerte, un selecto grupo de esclavos eran encerrados en una jaula allí mismo, solo para ser seleccionados y encadenados sobre el altar en posición boca arriba, desnudado y luego su cuerpo bañado con líquidos aceitosos productos de alquimia. Acto seguido, cinco magos se posiciona alrededor del altar dando la forma de un pentagrama y comienzan a orar, para luego el propio Dalhani armado con una daga creada por medios mágicos, hunde la hoja en el pecho del sometido y ora una oración propia en su mente con los ojos cerrado.



La persona aun consiente experimenta un intenso dolor mientras, sacudiéndose con vanos intentos por liberarse, poco a poco se siente más cansado, pero el dolor seguía persistiendo con intensidad. Su piel comienza a arrugarse, envejecía como si los años le cayeran encima segundo a segundo, llegando a lucir como un decrepito viejo y luego se convierte en huesos que se transforman en arena.



La hoja de la daga con el cual se apuñalo al esclavo sometido brillaba intensamente, el Dalhani pone dos dedos sobre la hoja y obtiene un pequeño cristal blanco el cual coloca dentro de una vasija.



—¡El que sigue! -Ordeno el Dalhani.



Una joven mujer fue la siguiente y el procedimiento fue el mismo, postrado boca arriba en el altar, desprovisto de toda ropa, bañado con aceites alquímicos, apuñalado con una daga mágica y reducido a un esqueleto que se convierte en arena. De la daga con la que se apuñalo se obtiene otro pequeño cristal blanco que es depositado en una vasija.



¿Qué era este extraño ritual?, la respuesta era un hechizo mágico creado específicamente para sustraer la fuerza vital de un individuo, todos sus años de vida son absorbidos por la hoja de la daga y materializado en un cristal de pequeño tamaño. El dolor en que las víctimas eran sometidas es algo incalculable, sentían como si cientos de cuchillas les perforaran las venas y músculos alrededor de todo el cuerpo, este proceso de extracción de fuerza vital llegaba a durar entre 30 a 40 minutos por persona, y solo en la muerte podían encontrar el alivio.



Aquellos cristales blancos que albergaban esas esencias vitales obtenidas por perturbadores rituales, eran los ingredientes principales para la “milagrosa medicina de fertilidad”, son combinados con plantas ordinarias y alguna hierba mágica comunes de la zona. Este brebaje estaba indicado únicamente para las mujeres de la tribu Qusatjiat y debía ser consumido antes de cada relación sexual que tenían como finalidad la procreación.



Las mujeres al beberlo experimentaban un subido de energía, una vitalidad eufórica como ninguna, tal era el agrado de estar bajo sus efectos, que no tardo en popularizarse y ser usado por el resto de las mujeres de la tribu. Las mujeres que habían concebido su descendencia bajo los efectos de este brebaje, eran capaces de dar a luz entre tres niños como mínimo y cuatro como máximo, sin ningún peligro de mortalidad o defecto congénito. Esto solo hizo motivo aun más a las mujeres de la tribu, a seguir utilizando de esta “milagrosa medicina de fertilidad”.



Sin embargo, una “milagrosa medicina de fertilidad” bien preparado solo alcanza para sustentar una mujer a la vez, lo que significa que, para más de una persona, era necesario el preparado de numerosas de estos brebajes, y aquí es donde entran las matemáticas diabólicas. La “milagrosa medicina de fertilidad” requiere como mínimo 10 de aquellos cristales blancos pequeños, eran 10 sacrificios por uno de estos preparados, para 10 mujeres en total seria un total de cien almas sacrificadas.



__________________________________________________________________​



La campaña militar de la tribu Qusatjiat continuo, más poblados eran atacados, con el “guardián” a su lado, eran imparables, con otra conquista exitosa llevaban a hacerse con el botín del enemigo. Tanto recursos materiales como nuevos esclavos, todos de regreso al reino de Alshabhala.



Los años pasaban, el número de los habitantes de Qusatjiat subía exorbitantemente, en cambio los números de esclavos disminuían, pese a las sospechas de estos, nadie se atrevía a preguntar la razón, el miedo los dominaba. Décadas transcurren, la población de Alshabhala aumenta, siendo entrenados más guerreros para no hacer uso de esclavos combatientes y el Dalhani ya muy envejecido aguarda su hora.



Con la muerte de su líder espiritual, aguardan a su sucesor mientras el poblado seguía creciendo, y finalmente un nuevo Dalhani toma las riendas de la tribu a sus 16 años. La campaña militar continua, más pueblos y aldeas son saqueadas, más recursos y esclavos llevados a Alshabhala, y la atrocidad no hizo sino empeorar.



—Mis fieles guerreros, su recompensa les aguarda -Fueron las palabras de su líder.



Con 22 años, el Dalhani recompenso a sus guerreros Qusatjiat con las mujeres prisioneras y esclavas de los poblados sometidos, sobre aquel salón subterráneo, orgias eran llevados. Los guerreros de la tribu violaban sin escrúpulos ni pudor, a aquellas féminas, bajo una estricta orden de su líder.



—¡Estas mujeres no serán de nuestra tribu!, ¡pero pueden parir niños que lleven la sangre de los Qusatjiat!, ¡yo proclamo que planten su semilla en ellas!.



Los soldados obedecían diligente, y desde ese día, los esclavos capturados eran separados, los hombres iban a parar en Alshabhala para trabajos forzados (y otros sacrificados), y las mujeres llevadas a otro poblado construido de la tribu Qusatjiat, el cual fue bautizado como Faqassa.



En Faqassa las mujeres que eran llevadas allí, eran preparas para ser trasladadas al salón subterráneo, donde eventualmente serian entregados a los guerreros más destacados de Qusatjiat, con el fin de ser violadas y embarazadas. En Faqassa, las esclavas embarazadas permanecerán allí hasta dar a luz, luego ellas serian sacrificadas en el ritual para crear otro cristal blanco de esencia vital.



Los niños paridos por las esclavas tenían la posibilidad de heredar la marca de la tribu, que los convertían en auténticos Qusatjiat, pero también, corría la chance de no poseerlo, lo que los convertirían por ende en esclavos. Entonces aquí viene una incógnita, los bebes sin la marca y considerados esclavos, ¿eran criados para llegar a una edad en la que fueran útiles para la tribu?.



La respuesta no podía ser más desagrádale, los bebes con la marca son criado en la tribu, pero los que nazcan sin la marca, bueno… el ritual para obtener más cristales blancos de esencia vitales, funcionaba también con recién nacidos que ni tenían una semana de vida.



Y el ciclo se repetía, con enormes cantidades de esclavos y botín, los Qusatjiat permanecían inactivos en su campaña militar, el Dalhani en edad avanzada guiaba a los suyos hasta su inminente fin. Los Qusatjiat esperarían al nuevo sucesor, mientras las mujeres de la tribu engendrarían más descendientes con la “milagrosa medicina de fertilidad”, y los soldados, seguirían impregnando a las esclavas restantes que queden, incluso ya estando embarazadas, las forzaban a platicar actos carnales una y otra vez, por mera depravación personal.



Entonces un nuevo Dalhani se erige entre la tribu, la campaña militar se reanuda, más pueblos caen y son sometidos, la población de Qusatjiat sigue creciendo exorbitantemente y crean otros poblados, extendiendo el reino de Alshabhala. Los exploradores descubren nuevas tierras con más habitantes en ellas, incluso avistan ciudades, y la tribu no hizo de esperar llegar sus propósitos sobre ellos.



__________________________________________________________________​



Las décadas se volvieron siglos, ¿cuántos en totales?, basta decir que numerosos Dalhani lideraron la tribu hasta entonces, pero alrededor del año 700 cuando todo eso acabo. Un nuevo Dalhani tomaría las riendas y llevaría a cabo el ritual para despertar al “guardián”.



La razón detrás de ello, se debe a que cuando un Dalhani alcanza una edad avanzada, ya no puede controlar al “guardián”, y este por seguridad es sellado en la estatua de Erha que yace en el salón subterráneo, en este periodo de tiempo en que la tribu no cuenta con su protección. Cuando un nuevo sucesor aparece, debe realizar un ritual para enlazar al “guardián” con el nuevo Dalhani, reanudándose aquella protección del cual tanto confían.



Y fue su confianza tanto depositada en ese “guardián”, que un día, quizás por la mano colérica del mismo Vizario o más aun, de Erha, cuando el ritual se llevo a cabo, el enlace del nuevo Dalhani con el djinn, no pudo realizarse con éxito. El enlace fue negado, y el “guardián” por primera vez, despertó una consciencia, era la del mismo Vizario, quien, dentro de aquel cuerpo innatural, descargo su ira.



—Todos ustedes… ¡¡pagaran por lo que me hicieron!! -Exclamo el “guardián” enfurecido.



El Dalhani fue el primero en ser asesinado, los magos y guerreros nada podían hacer contra su descontrolado poder, arraso con todos, y cuando el “guardián” se planteó la destrucción de toda la tribu, entonces la estatua de Erha sello a la criatura en su interior y allí se mantuvo.



Los pocos que lograron sobrevivir a aquella masacre propinada por su propio “guardián”, alzaron la voz a su pueblo, pronto su protector se convirtió en el sinónimo de terror, porque cuando el nuevo Dalhani surgió, estaba totalmente prohibido volver a despertar a ese poderoso ser, que ya no podía ser controlado.



Pero más tarde descubrirían, que casi todos los hechizos creados por los Dalhani anteriores, que precisaban al líder espiritual como el medio para activarlo, ya no podían replicarse. Incluso la “milagrosa medicina de fertilidad” era algo que solo el propio Dalhani podía crear, y ahora, ya no se podía hacer, ninguno de aquellos hechizos o rituales funcionaban, el cuerpo del Dalhani los rechazaba.



El propio Dalhani lo comprendió entonces, aquello fue un mensaje de su dios Erha, como si les dijera “es suficiente”, entonces aquella larga campaña militar que duro siglos, dio por finalizado, y la tribu Qusatjiat continúo viviendo su vida en lo que ahora era un próspero y crecido reino de Alshabhala.



__________________________________________________________________​



PERSPECTIVA: Rozuel Drayt



Aquellos recuerdos finalizan, regreso a aquella reconstrucción de mi aldea natal dentro de un plano subconsciente dentro de mí, Riha y Malika estaban a pocos metros, y también un debilitado djinn, quien afirma ser el propio Vizario, y quizás, a estas alturas ya suena algo creíble.



—¿Vieron lo mismo que yo o alucine por un buen rato? -Pregunte.



—¿Ver qué? -La Lupian pregunto.



—Si, lo he visto todo… -Malika afirmo.



La Lupian parece que no fue arrastrado a ese recuerdo, e incluso si hubiera sido el caso, ¿cómo podría haberlo entendido?, una voz hablaba en la forma de un narrador, explicando a detalle los acontecimientos que manifestaba tales memorias. De modo, que solo la Dalhani y yo, fuimos los únicos que lo vimos todos.



—La tribu Qusatjiat comenzó como un pequeño pueblo, para luego extenderse y convertirse en lo que actualmente es el reino de Quíatar -Aseguro el djinn —Lo que antes era el reino de Alshabhala, ahora Quíatar, pero desde el principio aquellas tierras pertenecían por derecho a poblados independientes, personas con sus propios principios, vida e historia -Explica la criatura y hace pausa un breve momento —Todos ellos al final, fueron CONSUMIDOS, lo que era un pequeño pueblo, se convirtió en reino inmenso y próspero, habitado por los Qusatjiat, dime… ¿qué crees que paso con todos aquellos aldeanos y personas que eran ajenos a la tribu y habitaban con tal derecho esas tierras también?, adivina, vamos.



Erradicación total, cuando el reino de Alshabhala alcanzo el tamaño que actualmente era Quíatar, para en aquel entonces, ya no había más esclavos, los Qusatjiat yacían ocupando geográficamente casi todas las áreas con numeras villas, pueblos y ciudades. ¿Entonces aquel Dalhani que quería encargarse del problema de sobrepoblación de esclavos lo consiguió?, de una forma que para los estándares de mi mundo seria algo aberrante e inhumano, lo había conseguido.



—Se les dio una identidad, un pueblo y la decisión de crecer con sus elecciones, escogieron desarrollarse con el derramamiento de sangre y la masacre de incontables inocentes -El Djinn hablo —Dime Dalhani, en el año 820, cuando el reino de Learis invadió Alshabhala, desencadenando lo que se conoce como “el levantamiento del reinado de los desdichados”, erigiéndose tras aquella guerra el reino de Quíatar, dime con tus propias palabras, ¿fue una desgracia injusta lo que le aconteció a toda la tribu de Qusatjiat?.



La Dalhani no tenía palabra alguna para plantear a aquella cuestión, Malika cae de rodillas al suelo con la mirada baja, su rostro denotaba una mueca teñida de incertidumbre. Llevo sus manos a su rostro como si quisiera no creer lo que había visto, pero el fondo ella no podía negarlo, lo que experimento audiovisualmente en esos recuerdos, eran auténticos tanto para mí, como para ella.



—Los Qusatjiat son unos monstruos, ¿cuántos fueron sacrificados o asesinados como perros para satisfacer y permitir a la tribu prosperar? -Expone el djinn Vizario —Lo que el reino de Learis hizo, no se compara ni a la mitad de los actos inhumano que ustedes causaron sobre esas vidas inocentes, el legado que les deje… ¡ustedes lo corrompieron con sangre y muerte!.



El Djinn se hecha a reír como un desquiciado, para luego sollozar, maldecía a los Qusatjiat por sus acciones, golpeando el suelo reiteradas veces hasta que sus dedos terminaron seriamente lastimado.



—¿Sigo siendo un Djinn “malvado” para ti? -Me pregunta la criatura mirándome a los ojos.



—¿Acaso importa mi opinión?, para ti solo soy un “maldito ghrayb” -Comente.



—Jajaja… en efecto, a estas alturas, ya nada importa.



—A todo esto, según entiendo permaneciste encerrado en esta estatua de Erha todo este tiempo, ¿cómo fuiste liberado?.



—Conoces esa respuesta, la misma persona que te dio la ubicación de este sitio, fue la misma que permitió mi liberación -El Djinn Vizario asegura —Ese tipo, sin duda es más peligroso que yo, ya que sin ser un Dalhani o parte de la tribu Qusatjiat, consiguió liberarme del sello y someterme a su voluntad.



El propio Djinn afirma que hizo un trato con él, a cambio de unos ciertos “favores”, le conseguiría a la Dalhani y totalmente servida para que pudiera consumirlo y liberarse de la maldición.



—Todo el tiempo en que fui controlado por esos Dalhani, era consciente de lo que ocurrió, de a cuantos asesinaba con estas manos monstruosas, cuando finalmente tome el control, me deje llevar por mi ira y los asesine a todos -Relata el Djinn —Que estúpido fui, ese Dalhani que asesine en esa ocasión, pudo ayudarme a liberarme de esta maldición, de haber consumido su alma, su esencia como tal, podría haberme ahorrado este sufrimiento, pero bueno… mi rabia era mayor que mi razonamiento en aquel momento.



—Espera, dices que necesitas consumir la esencia del alma de un Dalhani para liberarte, ¿qué ocurriría entonces con ello a futuro?.



—Jejeje, es obvio, seria el fin de la línea para los Dalhani.



La misma criatura lo confiesa, al consumir el alma de un Dalhani, la “esencia” de lo que es, por ende, destruiría aquel ciclo mágico que permitía esta marca “reencarnar” a un siguiente cuerpo. En simples palabras, cuando devorase a un Dalhani, ya no habría otro con el tiempo, seria el fin de esta marca divina de Erha en el plano real.



—Tu conseguiría tu libertad, lo entiendo, ¿te sentirías bien sabiendo que borraste para siempre algo importante para los tuyos? -Le pregunte.



—¿Crees que a estas alturas me importaba?, pase siglos siendo controlado y asesinando por órdenes de mis propios “hijos”, ¡y luego termine otros siglos dentro de una estatua habitando en un rincón con una oscuridad sin fin! -Sostuvo el Djinn —Que mis justificaciones sean buenas o malas, me da igual, pero ahora… volveré otra vez, a esa estatua, a esa oscuridad solitaria…



Una grieta se produce en el propio aire a espaldas del Djinn, la grieta se abre aún más produciendo un sonido fuerte igual a un espejo partiéndose en pedazos, para luego dar lugar a un pequeño agujero negro. De aquel agujero surgen cadenas de energía que toman a la criatura de las extremidades, cintura y cuello, para luego ser absorbido, el agujero oscuro desaparece sin dejar rastro.



—“Mocoso, acabo de sentir una presencia sospechoso y hostil hace un momento, pero ahora ha desaparecido” -La voz del dragón oscuro hablo en mi cabeza.



—“Si, lo acabo de ver, buen trabajo eliminándolo” -Le elogie.



—“¿De que estas hablando?, apenas he sentido su presencia hace un momento, no he hecho nada” -El dragón confiesa.



Aquella revelación me dejo confuso y perplejo, si Myldark nada tuvo que ver con lo que le acaba de ocurrir al djinn, ¿entonces que fue todo eso?, ¿algún desconocido mecanismo de seguridad para los usurpadores de alma?, sé que no debería tomarme con gracia algo serio, pero a estas alturas, ya ni se que pensar, con tantas incógnitas de por medio.



__________________________________________________________________​



PERSPECTIVA: Tercera Persona



En medio de un área de infinita oscuridad, aquel agujero que había absorbido al djinn vuelve a resurgir, la criatura reaparecer cayendo violentamente a un suelo de sombras, estaba totalmente debilitado, tumbado boca abajo y era incapaz de levantarse. Pronto oye unas pisadas provenir en una dirección en concreto, podía voltear la cabeza y observar quien era aquel que se aproximaba.



—Lo sabía, todo este tiempo sabía que había una segunda entidad actuando, y pensar… que tu serias ese “segundo” -Dijo el djinn entre risas —Ya no tengo fuerzas ni magia para resistirme, adelante, acaba conmigo de una vez, entonces habrás lidiado por completo con el “intruso”.



La figura muestra sostener en una de sus manos un frasco que contenía que su interior una sustancia blanca aceitosa, aquello era aceite de rana Fira.



Continuara…
 
Registrado
3 Jul 2009
Mensajes
1,343
Offline
CAPITULO 247 MALDICIÓN QUSATJIAT


PERSPECTIVA: Rozuel Drayt



En un abrir y cerrar de ojos, regresamos a ese salón subterráneo con un altar en el centro y una estatua gigante del dios de los Qusatjiat, Erha, no veíamos señal alguna del djinn, ni siquiera una de esas partículas oscuras flotantes. Antes había un enjambre de ellos y muy ruidosos, pero ahora no se veía ni uno solo en los alrededores, todo estaba bastante tranquilo.



—Oigan, ¿se encuentran bien? -Crok pregunto.



Cerca de mi se encontraban Riha y la Dalhani Malika, La Lupian observa a su alrededor con cautela como si aun buscase a ese djinn, pero la chica con el punto purpura en su frente, se veía con un estado decaído.



—¿Y el djinn? -Pregunte.



—Desapareció -El hombre amazona contesto —Hace unos segundos las tres estaban rodeados de una cantidad de esas pelotas oscuras voladores que zumbaban y luego… simplemente desaparecieron todas de golpe, como si alguien las hubiera pinchado y se hubieran reventado como un globo.



Una descripción un tanto extraña para explicar que fue del djinn, de modo que mientras en aquel plano ubicado dentro de mi fue vencido, eso repercutió aquí en la realidad con su desaparición total.



—¡Malika! -Exclamo Berat acercándose a la Dalhani.



El joven guerrero de la tribu Qusatjiat mira a su amiga, observa el conjunto de la miseria, tristeza y pesadumbre doblegando a la Dalhani, quien tenia la mirada en el suelo y con ganas de derrumbarse.



—¿Malika?, ¿qué sucede? -Berat le pregunto.



—No hay duda, lo has visto, ¿no es así?.



Arpue Asa Hablu le habla a Malika, sin peligro en las cercanías, el consejero de la duna no tenía preocupaciones en acercarse a la Dalhani.



—El pasado de los Qusatjiat -Pronuncio Arpue.



—¿El pasado de los Qusatjiat?, ¿de que esta hablando? -Berat con confusión pregunta.



—Usted… ¿usted lo sabía? -Malika voltea su mirada hacia el consejero.



La Dalhani y yo solo logramos “descubrir” ese pasado a través de ese Djinn quien afirma ser el propio Vizario, ¿pero como se supone que Arpue lo sabe?, ¿paso por lo mismo o quizás lo descubrió de otra manera?.



—¿Por qué?, ¿por qué lo oculto?.



—Si tal revelación hubiera salido de mi boca, ¿me habría creído?.



Malika estaba sin palabras, porque el consejero de la duna había dado en el clavo, la Dalhani era una persona que mostraba apreciar a su tribu, en su crianza quizás le hayan contado acerca de su gente, ¿pero qué versión había oído?. Mirando lo demacrado emocionalmente que se encontraba Malika ahora mismo, esta claro que nunca sabia sobre ese oscuro pasado de su gente, ¿toda la tribu Qusatjiat actual lo sabe o quizás esto fueron acontecimientos ocultos a sus presentes descendientes?.



—Malika, ¿de que esta hablando Arpue?, ¿a que se refiere con lo del “pasado de los Qusatjiat”? -Berat insistía en que le dieran explicaciones.



El que el propio Berat lo desconozca me da una buena idea de que quizás buena parte de los Qusatjiat de hoy en día, desconozcan sobre ello, si Malika creyó lo que vio y no lo ignoro pensando que era una mentira, es porque realmente vio a Vizario en ese djinn.



—Usted lo sabe, eso lo entiendo, pero lo que no entiendo, ¿es como lo descubrió? -Fue mi interrogante arrojada hacia Arpue.



Un ruido se oye de las escaleras que conducían a la salida, dos guerreros rebeldes bajan de ella sujetando a un tipo de túnica blanca, era el mismo que estaba acompañado por dos tipos vestidos de igual, pero armados con espadas. La intención de haberle dejado vivo era para capturarle, al parecer en medio de toda la conmoción este huyo, pero incluso si los guerreros rebeldes que nos acompañaban fueron asesinados en medio de la batalla contra el djinn permitiendo que se marchara, afuera en el exterior habría más haciendo guardia y eventualmente lo atraparon al verle.



—Al menos la fuente de información esta asegurado -El hombre amazona dijo con total razón.



—¿Quién será ese tipo? -Riha pregunto.



El rostro de aquel te túnica blanca estaba cubierto por el grosor de su vestimenta, pero se le arranco toda tela de la parte superior de esta para revelar su cara ante todos, se mostraba como un joven de quizás entre sus 20 y pico, cabello negro corto y de piel morena (etnia característica del reino), Arpue de inmediato lo miro fijamente y le reconoció.



—¡Es inaudito!, ¿¡usted está implicado en todo esto!? -Exclamo el consejero canoso.



—¿Sabe quien es este tipo? -Berat pregunta.



—“Jashekt Bazej”, ¡un consejero de la duna!, ¡y el más joven que logro entrar en toda la historia del reino! -Revela Arpue —Dicen que fue su espléndida sabiduría juvenil lo que le permitió ser parte del consejo para estar al lado de nuestro señor sultán.



—No me parece tan “sabio” en persona -Opine al respeto.



Me acerque al presunto asesor joven, este me miro con cierta frialdad, como también a Riha y Crokrengunn, reconoció que éramos ghrayb, que nuestra participación implico en que terminara en tal situación.



—Si, realmente no le veo lo “sabio” a este sujeto -Opine.



—Viniendo tales barbáricas declaraciones de un ghrayb, son criticas burdas y huecas, no necesito oír imitaciones de palabras de nuestra lengua interpretados con un artefacto mágico para entender y hablar el idioma de estas tierras, cuando hables con la fluidez natural de este reino quizás tome en cuenta tu tosca presencia -Declaro el tal Jashekt Bazej.



—Y para rematar, es todo un “encanto” con los extranjeros -Argumente de manera burlona.



Arpue Asa Hablu se acerco a él, furioso llego a exigirle la razón de su presencia en el salón subterráneo en compañía del djinn y el ritual mágico que se estaba llevando a cabo.



—¡Sabemos que este ritual mágico tiene como propósito el crimen de atentar contra la vida del príncipe Alistary Al-dub III Kalize!, ¡no tiene sentido ocultarlo!, ¡confiésalo todo de una vez! -Le exige Arpue.



—Tu más que nadie ya debería saber de que va el ritual, Arpue, al fin de cuenta, fuiste el “lacayo” más fiel del fallecido sultán Muaqhad Al-dub II Kalize -Dijo Jashekt Bazej —La criatura que permitía llevar a cabo el ritual, ha sido derrotado, ¿no?, entonces ya no es posible completarse.



—Realmente usaron uno de esos hechizos prohibidos del pasado.



Arpue camina hacia el altar, tomando el cáliz que había sido manipulado por aquel djinn con anterioridad, el objeto estaba hecho de auténtico oro, pero además de eso, podía sentirme magia emanar de este, era un artefacto mágico como tal.



—Me lo temía, realmente utilizaron la “maldición drena-vida” -Cito Arpue el nombre de aquel ritual ejercido por el derrotado djinn —No quería creerlo, pero ya no hay duda alguna.



—¿De qué va ese ritual?.



En palabras del propio Arpue, tal hechizo categorizado hoy en día como prohibido, consiste que por medio de un ritual y mucho mana, enlazar a una persona con aquel cáliz de oro. Acto seguido, al empezar el ritual y canticos llevados a cabo, el hechizo empieza poco a poco drenar la vida de dicha persona enlazada y acumularse en el interior del cáliz.



Por supuesto para que tal hechizo prohibido pueda llevarse a cabo, primero es necesario cumplir unos cuantos requisitos, primero se necesita a un usuario compatible con aquella magia prohibida, aquel djinn lo era. Segundo, para enlazar a una persona con el cáliz, es necesario una muestra de su sangre.



—El príncipe Alistary Al-dub III Kalize solía tener entrenamiento de esgrima, y en algunas ocasiones tuvo pequeñas heridas de cortes, quizás aprovecharon aquella oportunidad para hacerse con un poco de su sangre -Arpue conjeturo.



El tercer requisito es mucho mana y el cuarto se precisaba la asistencia de magos como oradores, los magos en grupo llevan a cabo una oración y el usuario responsable de activar el hechizo (el djinn) recita otra oración mágica. Todo esto por supuesto está coordinado, precisa muchísima magia y tiempo.



—Es un lento pero infalible hechizo de asesinato silencioso, pues no deja evidencia alguna de su utilización, y tiene un rango de alcance enormemente considerable para llevarse a cabo esta magia -Asegura Arpue con respecto a este hechizo —La cuestión ahora es… ¿¡cuánto tiempo se ha llevado ahora este ritual en curso!? -Arpue exclamo aquella interrogante con furia al llevar su mirada al sometido Jashekt Bazej.



—Meses, ¿cuántos en específico?, quien sabe -El joven consejero contesta de mala gana.



—Meses, entonces el príncipe…



Arpue a través de reportes mandados por ciertos contactos de confianza en los dominios reales de la familia real, revela que últimamente el príncipe Alistary Al-dub III Kalize ha dormido más de lo natural en los últimos meses, con lasos de descanso casi semejantes a alguien de mayor edad.



—La “maldición drena-vida” ha empezado a afectar su salud, la primera es señal son más horas de descanso de lo usual, luego empezara a mostrar señales de debilitamiento físico aun despierto y a más tardar pasara más tiempo en cama, como si estuviera enfermo -Describe —Su esencia vital es absorbida lentamente, cuando llegue a consumir casi todas sus fuerzas, entonces un día…



—Amanecerá muerto en su cama, como si hubiera fallecido en medio del sueño, ¿no es así? -Complete aquella ultima oración.



Arpue confirma mi punto, tal forma de muerte, las propias características mencionadas, ya habían sido descripta en otras víctimas, sobre todo lo de ser descubierto muerto desde la cama y sin señales de haber sido asesinado por medios físicos o mágicos, este ultimo sin posibilidad de detectar o encontrar pequeñas partículas residuales de magia que confirmen una muerte de dicha naturaleza.



—Se que ahora que el djinn ha sido derrotado, y aquel ritual detenido, solo hemos ganado algo de tiempo -Afirme.



El propio Alnayits solo me describió en esas memorias que me transfirió, que al derrotar al causante de quien atentaba contra la vida de ese príncipe, que las cosas aun no habrían terminado. Pues el “daño” ocasionado aun persistiría, que Arpue encontraría la respuesta para revertir aquello y entonces, es cuando ese príncipe estará a salvo.



—Me temo que así es, aunque el ritual “maldición drena-vida” ha sido detenido, la vida drenada del príncipe, aun no ha regresado a su cuerpo -Aclaro Arpue.



—¿Hay forma de revertir ese proceso y devolverle su vitalidad robada?.



—No lo sé, pero habrá que averiguarlo.



Todo parecía quedar ahora en manos de Arpue y los rebeldes, pero no podía dejar ciertas incógnitas sin responder, misma que el propio noble asesor del sultán escondía y ya era hora de que lo contase, incluso Malika seguro querría saberlo.



—Sabes el nombre del ritual llevado a cabo, conoces sobre ese “pasado” de los Qusatjiat y todo este tiempo estuviste actuando raro en torno a que la Dalhani viniera aquí -Pronuncie todas las evidencias en voz alta frente a Arpue —¿Nos dirás como sabes todo eso?, ¿o seguirás escondiéndolo?, no es por presionar, pero confiar hoy en día en especial en suelo extranjero, es muuuuuy difícil.



Arpue suspira con las manos en la espalda, parecía algo nervioso, Malika se acerca y al chocar su mirada con la del consejero de la duna, el propio hombre sintió la presión visual de la Dalhani.



—Es cierto, es mejor que lo sepan ahora.



Arpue camino hacia una dirección y nos pidió que lo siguiéramos, llegamos a una parte del salón subterráneo en donde el propio Arpue se detuvo frente a una pared, mirándolo fijamente no había nada destacable alrededor, solo era una simple pared.



—Este sitio permaneció sellado cuando los Qusatjiat perdieron la capacidad de controlar a su “guardián” y este se rebelo contra ellos -Relata Arpue —No fue abierto nuevamente sino hasta cuando ocurrieron los eventos de “El levantamiento del reinado de los desdichados”.



El consejero de la duna empezó a buscar algo entre la pared, hasta dar con una especie de mecanismo que al presionar con la palma esta se hunde un poco, acto seguido una puerta secreta se abre y revela una habitación escondida. En su interior albergaban una serie de estanterías y mesas, todas ellas rebosaban de pergaminos cerrados y bien cuidados los cuales estaban cuidadosamente guardados, soportes de antorchas decoraban el lugar, pero en lugar de fuego, estos eran iluminados por luces mágicas. En perspectiva, era como una pequeña biblioteca secreta.



—No todos los Qusatjiat estaban de acuerdo con las acciones atroces de los Dalhani de aquellos tiempos, y en secreto, formaron un grupo de eruditos que describió los horrores llevados a cabo en numerosos pergaminos, la finalidad era guardar un registro de toda su historia… de aquellas oscuras crónicas de la tribu.



Los horrores inhumanos de aquellos llevado por las propias manos del Dalhani y sus seguidores, se habían plasmado en numerosos escritos recompilados como un extenso diario. Quizás no podían detener a aquellos sanguinarios líderes en su momento, pero la verdad de sus acciones no se escondería para las generaciones futuras y toda esa biblioteca, era el fruto de siglos de incontables generaciones de este grupo de eruditos.



Quien sabe los contratiempos, y obstáculos que debieron suceder para que lograsen colar tal secreto materializado en la forma de una biblioteca secreta, justo en la misma sala subterránea donde todas los sacrificios humanos y barbáricos sucesos inhumanos se llevaron a cabo. Pero lo hicieron, consiguieron por siglos ocultarlas y permitir que en el presente llegaran a manos de quienes desconocían con totalidad aquellos hechos de brutalidad indescriptible.



Pero allí no solo estaban registrado la oscura historia de la tribu, también las técnicas prohibidas creadas por aquellos tiranos Dalhani, desde la “milagrosa medicina de fertilidad”, la creación de un “guardián”, la extracción de la fuerza vital de un individuo en la forma de un pequeño cristal y también aquel hechizo prohibido utilizado por el djinn.



—Los detalles de la “maldición drena-vida” están escrito en alguno de estos pergaminos, el cómo deshacer su daño también debería estar registrado -Expuso Arpue.



—Es increíble que los Qusatjiat hayan conseguido desarrollar tal técnica mágica, sin tomar en cuenta los tediosos requisitos, un hechizo de larga distancia capaz de drenarle la fuerza vital a alguien hasta matarle y sin levantar sospechas, es un invento, aunque macabro, impresionante -Opine.



—Los Qusatjiat utilizan ese hechizo cuando encontraban una ciudad a la cual sería su próximo objetivo para asaltar.



Según Arpue, este hechizo era reservado para lidiar con poblaciones enormes como ciudades, dado a que, si los Qusatjiat realizaban un asalto aun contando con su guardián, incluso si tenían la victoria garantizada, las pérdidas que sufrirían ellos serian bastante alarmantes. Es por ello que desarrollaron esta poderosa magia, según los “principios de su creación”, se perdieron vidas de muchísimos esclavos y algunos de los suyos, pero los frutos de aquellos sacrificios permitieron su creación.



Cuando los Qusatjiat se proponían a utilizar la “maldición drena-vida”, el objetivo eran las figuras militares más importante de la ciudad y su principal líder, eso requería espionaje, discreción y paciencia. Investigar los cabecillas de la ciudad, obtener su sangre y evitar en el transcurso ser descubierto.



Cuando los principales jefes militares y el líder encabezado de la ciudad mueren, inevitablemente la población cae en el pánico, en un intento por llenar los huecos con nuevos mandamases, la codicia y la lucha por el poder se desata, garantizando las posibilidades de concebir una guerra civil. Con una ciudad debilitada y la guardia baja, los Qusatjiat tenían servido su siguiente objetivo y entonces se hacían con todo.



—Por cada ciudad que avistaban, tenían su manera planificada para actuar, debilitarlas primero y luego asaltarlas -Dejo en claro el consejero canoso.



La Dalhani Malika con solo escuchar aun más del asunto, sentía como si el estomago se le retorciera del dolor, era un golpe psicológico y a la vez físico para alguien como ella, seguir oyendo de los acontecimientos macabros del pasado de su gente. Berat trataba de animarle, consolar su demacrado estado de ánimo, pero dado a que el guerrero Qusatjiat desconocía en si la naturaleza de lo que realmente afectaba a la muchacha, no ayudaba mucho con ello.



—¿Entonces que haremos ahora? -Crok pregunto.



—Buena cuestión, este sitio esta asegurado, solo resta averiguar como revertir el daño ocasionada al príncipe por ese hechizo prohibido.



—Rozuel Drayt, desde aquí nos encargaremos nosotros -Arpue aseguro.



Buscar el pergamino con la descripción a fondo de la “maldición drena-vida”, averiguar al detalle la manera de neutralizar su efecto en el príncipe y asegurar la vida de Alistary Al-dub III Kalize, ahora todos esos objetivos recaerían en Arpue Asa Hablu, estaría junto a Berat y otros gurreros rebeldes.



Dado a que se trata de un aburrido labor, que consta de leer aburridos escritos y analizar temas complejos de magia, no era mi fuerte, además después de encontrar la solución a la maldición que asola al príncipe, era necesario ir al castillo en donde yace el mismo príncipe postrado en cama actualmente. Para un ghrayb hacer eso seria llamar demasiado la atención, por lo que tiene sentido dejar que los rebeldes y el propio Arpue tomen el asunto de este tema.



—Es mejor que regresen a “El Corazón del Oasis”, junto a la Dalhani -Recomendó Arpue.



Ciertamente Malika no estaba atravesando su mejor estado (psicológicamente hablando), la Dalhani estaba bastante decaída últimamente y la razón detrás de ello eran obvias. Tanto ella, como yo, Riha y Crok nos tocaba regresar al “El Corazón del Oasis”, descansar y esperar noticias nuevas con el tiempo, ¿cuánto tomaría?, quien sabe.



__________________________________________________________________​



Varios Días después - “El Corazón del Oasis” – Medianoche…

En nuestro regreso, el personal de Amira aún se encontraba ocupado con el colosal botín obtenido en la guarida de Alnayits (“La Apostata”), pero habían reforzado aun mejor la guardia mientras se seguía transportando lo que restaba hacia el interior del establecimiento, ubicado en un almacén bien vigilado y espacioso.



En cuanto a mí, terminé de comer y me dirigí a la habitación, Riha se me adelanto pues fue la primera en terminar y Crok aun no había terminado, cade destacar que nos cambiaron de habitación. Seguíamos en el segundo piso, con una habitación más “elegante” en una forma de decirlo, las tres camas separadas eran para nosotros los ghrayb eran sin duda más grande y de telas de una calidad más reconfortante que las anteriores.



—“Según parece, este era una de las habitaciones más caras del lugar, ¿a qué se deberá tanta hospitalidad en el alojamiento?” -Fueron mis pensamientos en un tono irónico.



Pero quizás la cereza sobre el pastel en esta habitación, era el balcón que tenía, con una vista el paisaje nocturno de la selva (o diurno si fuera de día), Riha yacía sobre la barandilla mirando el panorama que ofrecía la noche, estaba callada y tranquila con la mirada al frente.



—“Este momento… es una buena oportunidad”.



La Lupian en reiteradas veces ha resguardad mi espalda ha consta de casi sacrificar su vida, la primera vez que la conocí y aun cuando nos volvimos a reencontrar, tenia mis dudas sobre si debía depositar toda mi confianza de forma tan anticipada en ella. Apenas ha pasado más de un mes desde que formamos un equipo como aventureros, tantas cosas han sucedido en ese lapso de tiempo, y aun recuerdo esa pregunta que Crok me plasmo en torno a ella cuando converse con él en torno al tema.



[“—¿Confías en ella?.”]



Esa pregunta me la he estado haciendo tan frecuentemente, motivándome para que llegara el momento de platicar con ella de ese asunto que actualmente lo encuentro algo vital que debe ser resuelto, de dejarlo pendiente o ignorarlo más tiempo, quien sabe cómo afectara esta relación de compañerismo a futuro.



—“Este momento es más que perfecto, no puedo dejar pasar la oportunidad”.



Me acerque a ella, el ritmo lento en el cual me desplazaba delataba mis dudas, aun una parte de mi desistía en hacerlo, pero no podía titubear en esta decisión de suma importancia, me prepare emocionalmente y me calme psicológicamente para que la charla saliera con naturalidad.



—Una buena vista, ¿no? -Fue lo primero que dije al situarse sobre la barandilla y al lado de la Lupian.



—Si, es una vista hermosa la de esta noche -Contesta la Lupian.



Mi boca se queda callada por un buen rato, tornándose de un silencio incomodo entre los dos, me la estaba pensando bastante sobre dónde empezar.



—Riha, hay algo importante de lo que debo hablar contigo.



—¿Eh?, ¿sobre qué? -Las orejas animalescas de la Lupian se mueven notándose la atención que estaba dirigiendo hacia mí.



—Riha, ¿aun recuerdas la primera vez que nos conocimos?.



—¿¡Como podría olvidarlo!? -Exclamo ella emocionada con el mover de su lobuna cola —Fue en ese pueblo infectado de esos raros zombis con raíces de plantas, allí nos topamos con un tipo loco que los creaba desde una mina, utilizando gente viva como si fueran ingredientes.



Aquello ocurrió hace 5 años, en el pueblo de Arkay, cuando buscaba a un comerciante para restaurar el comercio en Windaz, antes de que el pueblo se quedara sin provisiones a su tiempo. Basan Nios resulto ser alguien agradable de conocer, y había hecho una peculiar amistad allí, una Lupian que pertenecía al clan colmillo de acero, Riha Sharpsteel.



—Es un día que aprecio bastante, y nunca lo he olvidado, ¡y eso que mi memoria no es perfecta! -Comento la Lupian con sinceridad.



—Ya no hay marcha atrás, Riha, hay algo que debo decirte sobre aquel día, sobre la primera vez que nos encontramos cara a cara en el pueblo de Arkay -Hice pausa un breve momento y exhalé para calmar mis nervios —La primera vez que nos vimos, yo… quería asesinarte en ese momento.



Continuara…
 
Registrado
3 Jul 2009
Mensajes
1,343
Offline
CAPITULO 248 LEALTAD & SENTMIENTOS


PERSPECTIVA: Riha Sharpsteel



Pueblo de Arkay - Año 1348 (5 años atrás de los eventos presentes)…



— ¿Y tú quién eres?.



—Me llamo Rozuel, Rozuel Drayt, pero con Roz basta y sobra.



—¿Qué es esa cosa?.



En sus manos llevaba una extraña arma, estaba hecho de metal, era increíble y bella a la vista, pero también poderosa, dañaba a esas criaturas no-muertas a distancia con gran poder. El olor que despide aquella arma es llamativo, tenía también un curioso guantelete en su mano derecha, era estupendo y tenía ese llamativo aroma, pero esa extraña arma, tenía un aroma peculiar aun más notorio que atraía mi atención.



—¿El guantelete metálico de tu mano derecha también es un arma?.



—No, es un… artefacto mágico.



—Mentiroso.



—Lo es.



—Mientes.



—¿Cómo puedes estar seguro?.



—Mi gente tiene grandes cualidades olfateando rastro de magia en objetos metálicos, se con toda certeza que ese guantelete no es mágico.



No había duda, aquella arma no tenia ninguna pizca de magia que albergara en cada centímetros o rincón metálico que lo conformaba, lo mismo era con el guantelete en su mano derecha, sin embargo, en ambos objetos percibo un olor inusual, pero es esa arma increíble donde mayormente se nota. Un aroma desconocido, semejante a la sensación de percibir rastros de energía mágica sobre el metal, pero en esta ocasión aquella energía que sentía, no era mana, ¿algo aparte?.



—Aunque parezca raro… tanto esa arma como el guantelete, olfateo rastros, aunque muy pequeños de una especie de energía que desconozco, pero se con claridad que no es mágica.



— ¿¡Eh!?...



—No… estoy segura, tengo un gran talento para oler el mana aferrado a cualquier metal desde que tenía 5 años, puedo apostar todo mi pelaje a que esa energía que huelo de esas dos cosas no son para nada mana, no es ningún tipo de energía mágica que haya olfateado antes –Exprese convencida de esa idea — ¿Dónde… donde te hiciste con tales objetos?, ¿¡quién es su creador!?, podría ser… ¿¡tú las creaste!?.



Cuando pronuncie aquellas palabras, aquel chico me mira alarmado, como si hubiera dicho algo que lo pusiera en total alerta, que lo preocupara enormemente. Intentaba disimularlo, pero podía notar la intensa intranquilidad que desbordaba.



Mientras yo expresaba un gran entusiasmo ante estas piezas de metal con esos presuntos rastros desconocidos de energía, aquel chico sentía un terror que lo hacia estremecer emocionalmente. Su mirada de angustia hacia mí, no expresaba alegría, me veía como el responsable de causarle tal agobiantes preocupaciones.



—“¿He dicho algo que no debía?” -Pensé para mis adentro.



Sus manos se movían temblorosas, realmente ese chico estaba abrumado por mis palabras, he dicho algo que no debía y era mi culpa.



— ¿Eh?, ¿qué pasa?.



Quería hablar con él, tratar de calmar sus inquietudes, aunque apenas nos conocíamos, de alguna forma siento que este chico es bastante de mi agrado.



—Lo siento… lo siento…



Empezó a repetir esa palabra una y otra vez, no lo entendí hasta que lo noté, en un intento discreto empezó a mover esa extraña arma para apuntarme hacia mí, al igual como a esos no muertos a los que daño, la punta es donde dispara aquellos poderosos y extraños proyectiles veloces de considerable fuerza.



—“¿Quiere… matarme?”.



El arma apuntaba a mi cabeza, eso confirmaba mi punto, él me veía como alguien problemática, lo que dije en verdad lo había alarmado.



—¿Eh?, ¿qué haces?.



No quería detenerlo a la fuerza, ya que soy la responsable de que se comportara con tal desconfianza y preocupación hacia mí, aunque no tenía pruebas, sentía en el fondo que esta persona era alguien bueno, y bajo esa justificación, quería ganarme su amistad, incluso si corriera el riesgo de costarme la vida.



__________________________________________________________________​



PERSPECTIVA
: Rozuel Drayt



Año 1353 – El presente…



—Ya no hay marcha atrás, Riha, hay algo que debo decirte sobre aquel día, sobre la primera vez que nos encontramos cara a cara en el pueblo de Arkay -Hice pausa un breve momento y exhalé para calmar mis nervios —La primera vez que nos vimos, yo… quería asesinarte en ese momento.



Riha siguió mirando el nocturno paisaje de la selva, cerro los ojos y luego sonrió.



—Lo sé.



—¿¡Que lo sabes!?.



Su respuesta me dejo perplejo, no estaba bromeando, ni tratando de mentir sobre ello, la Lupian con mera sinceridad aclara en dos palabras, que era consciente de mis intenciones de asesinarla en aquel entonces. ¿Pero porque sonríe?, ¿por qué se lo toma tan bien a pesar de que intente por un momento arrebatarle la vida?.



—Allum apareció justo en el mejor momento para romper esa terrible tensión -Riha comento a modo de broma.



Y no fue para menos, de no ser por la interrupción de Allum, habría llevado a cabo tal acto, apretar el gatillo y abatir la vida de Riha en ese preciso instante, pero mi pegajoso compañero… evito tal trágico suceso, me alegro de haberle encontrado en ese cofre mágico.



—No lo entiendo, yo estaría furioso si lo supiese -Opine —¿No estas enojada o mínimamente molesta?, tienes derecho a ello, no puedo juzgarte, no a estas alturas del partido.



La Lupian se hecha a reír, el silencio se hace presente en la atmosfera por un buen rato, hasta que ella toma el siguiente dialogo.



—¿Recuerdas que mi gente realice algo llamado “peregrinación”?.



—Si, lo recuerdo, era algo opcional, a los diez años como mínimo, ya tenían la edad permitida para dejar su clan y explorar el mundo exterior.



Si tomamos la “peregrinación” con la lógica de mi mundo, la inmensa mayoría diría que es atroz el permitir que un crio de 10 años pueda marcharse solo y sin supervisión adulta hacia el exterior, hacia un desconocido y peligroso mundo. Por supuesto, en Windaz era igual, más porque las brujas con ayuda de la “bendición de Astado” eran capaces de desarrollar una “consciencia” más madura a tan temprana edad, es como aun teniendo 10 años físicamente, psicológicamente tenían una mente desarrollada de alguien de 16 o quizás 18, pero eso no significa poseer vasta inteligencia, el intelecto ya era un carácter desarrollado de forma diferente en cada bruja, ya fuera a mayor o menor magnitud.



Pero para los semihumanos como los Lupian, la “peregrinación” era la única oportunidad de ver el mundo exterior, ya que crecían y vivían casi toda su vida en el clan, algunos que se marchaban tras llevar a cabo tal tradición, no volvían. Quizás encontraron su propio hogar allá afuera, pero no todo era un final feliz en la “peregrinación”.



—El riesgo de ser atrapado y esclavizado para un joven Lupian, es elevado durante la “peregrinación” -Expuso Riha —Por eso, es opcional que cada Lupian quiere o no hacerlo, y puede llevarla a cabo en cualquier momento de su edad, pero teniendo 10 como mínimo -Hizo pausa un breve momento —Dime Rozuel, ¿sabes porque tenemos permitido de realizar la “peregrinación” desde los diez años?.



Según en palabras de la propia semihumana, la razón del porque los Lupian escogen la edad de 10 años como el requisito mínimo para realizar la “peregrinación”, se debe a que esa edad, es cuando comienza a desarrollar con gran notoriedad sus instintos de supervivencia. Si, un Lupian adulto o joven adulto con entrenamiento y practica podría desarrollarlos también, pero un Lupian a los 10 años consigue una peculiaridad semejante a la “bendición de Astado”.



Como se explicó, “la bendición de Astado” brinda la capacidad de usar magia y un crecimiento más desarrollado de la consciencia a una bruja, un Lupian al llegar a sus 10 años de vida, recibe una especie de bendición que le dura hasta los 15 años de edad, luego esa bendición desaparece.



—¿Una bendición que dura 5 años? -Pregunte con curiosidad.



—Por nuestra gente es llamada “Aprendizaje de Gaia” -Revelo el nombre de aquella bendición.



Aquella bendición, “Aprendizaje de Gaia”, le otorga a un Lupian la capacidad de aprender a un ritmo veloz y desarrollar ese instinto de supervivencia a grandes rasgos, ¿pero que tan conveniente es ese aumento de aprendizaje?. Si a un Lupian adulto le tomara tres años dominar la espada, a uno joven con esa bendición le tomaría unos meses, si para un adulto el pescar o cazar con nato talento le tomara años el desarrollarlo, con esa bendición podría conseguir dominar tales actividades con maestría en el plazo de un año.



El ritmo de crecimiento de su aprendizaje con esta bendición cuando se valen por si solo aumentan considerablemente, ya sean talentos para dominar armas u oficios, para aprender a sobrevivir por su cuenta en la naturaleza y llegando a pulir agudamente sus sentidos del peligro. Pero eso me lleva a una interrogante…



—¿Para que arriesgarse en el exterior cuando pueden aprender y explotar esa bendición en la comodidad de su comunidad? -Pregunte —De esa forma, cuando cumplan 15 años y ya no tengan la bendición, estarán mejor preparados para realizar la “peregrinación”.



—Si, ese fue el mismo pensamiento de todo Lupian que descubre por primera vez el “Aprendizaje de Gaia”, hasta que luego se entera de ciertos inconvenientes en torno a la bendición.



Al parecer esta bendición tiene una “voluntad inteligente”, ya que “Aprendizaje de Gaia” solo puede funcionar cuando el Lupian se encuentre fuera de su comunidad, en el exterior al realizar en solitario la “peregrinación”. Es decir, si decide quedarse en su hogar e intente entrenar y tratar de aprender habilidades de supervivencia en las cercanías de los suyos, lo hará sin recibir los beneficios de “Aprendizaje de Gaia”.



Según los propios Lupian, fue la misma Gaia (la deidad que veneran) quien impuso tal condición para que puedan beneficiarse de su bendición, la justificación es para fortalecer a la raza a tan temprana edad y moldearlos como adultos fuertes. Por supuesto, eso significa tener que exponerse a los peligros de afuera totalmente solo y con un cuerpo aun en pleno desarrollo físico.



Los Lupian no pueden viajar con otros de los suyos en la “peregrinación”, de hacerlo no recibirán los beneficios de la bendición, pero esta permitido que puedan estar acompañados de compañeros de otras razas. Es por eso, que nunca se verán a dos Lupian o más juntos en una misma “peregrinación”, eso los lleva a tener que aprender a socializar y formar lazos de amistad con otros individuos ajenos a su raza.



—Tuve el permiso oficial para realizar mi peregrinación a la edad de 12 años, lo primero que quería, era encontrarte, y esa búsqueda me llevo a la Aldea de Argoh.



__________________________________________________________________​



PERSPECTIVA: Riha Sharpsteel



Aldea de Argoh – Año 1351 (2 años atrás de los eventos presentes)…



Viaje desde el reino de Fraya hasta el reino vecino de Luthe, tenia la esperanza de encontrarle, quería ser su compañero de aventura, quería volver a verle y estar junto a él.



—¡Tiene que estar por aquí!, ¡búsquenla y ni se les ocurra flojear hasta que la hallamos encontrado!.



—¡Maldita semihumana!, ¡juro que cuando la atrape le daré una paliza por las dificultades que nos hace pasar!.



—¡Idiota, ni se te ocurra herirla!, ¡una Lupian joven como ella vale una fortuna!, ¡si la golpeas y la dejas hecha un desastre, será una “mercancía dañada” y su precio bajara enormemente!.



—¡Eso es!, ¡debemos atraparla y no traten de herirla de gravedad!, ¡en el mercado de esclavos, una Lupian joven como ella vale lo suficiente como para hacernos asquerosamente ricos a todos como nobles de prestigio!.



Escondido en la oscuridad de la noche, en el techo de una casa y con una fuerte lluvia, evitaba a las “malas compañías”, los Lupian jóvenes como nosotros corren el peligro de morir o incluso, ser atrapados y esclavizados. Ya sean los malos humanos u otras personas, nuestra gente le son “mercancías valiosas”, cuando más joven es el Lupian, más caro somos para ellos, más razón para alentarlos a atraparnos cuando hacemos la “peregrinación”.



A pesar de que, en pueblos o ciudades de este reino, era ilegal esclavizar semihumanos libres, no era difícil para rufianes y viles hombres, el sobornar a las autoridades locales para que mirasen a otro lado y pudiesen llevar a cabo sus actos de secuestro. Tuve que pasar por esta experiencia numerosas veces, tanto que aprendí a sentir las miradas hostiles a mis espaldas.



Mientras evitaba a los secuestradores, tenia que ganarme la vida como aventurera, realizando trabajos que permitieran permanecer en las cercanías de la zona, tenia que ganar dinero para comer, pero no quería un encargo que me llevara a marcharme de esta aldea.



—“¿Y si el llegase a volver en cualquier momento cuando me encontrara haciendo un encargo lejos de aquí?” -Me plantee aquella cuestión como justificación.



Me tuve que valer de trabajos de poca paga, desde recolectar simples ingredientes, subyugar criaturas como goblin o quehaceres de limpieza en establecimientos, los Bals que ganaba era una miseria, pero bastaban para tener con que alimentarme al día. A veces tocaba días en que no había trabajos locales que realizar, y sin dinero a la mano, cazaba en el bosque y dormía afuera.



—“¡Maldición!, ¡están aquí!” -Exclame alarmada en mis pensamientos.



Hubo momentos en que esos mismos rufianes e incluso esclavistas, trataron de emboscarme en medio de encargos en el bosque, al yacer lejos de la aldea, era una oportunidad perfecta para capturarme sin llamar la atención o causar disturbios. Las ocasiones que se repitieron estos hechos fueron tantas, hubo algunas en que casi fui capturada y otras, herida por el descuido.



Cuando cumplí 13 años, llevando un año fuera de mi hogar, algo cruel sucedió, conocí a una humana, una aventurera como yo, me llevaba 3 años de edad, pero se mostraba como alguien simpática y amistosa. Aun recuerdo ese día cuando sentí la lanza que empuñaba como su arma predilecta, el perforar mi estómago, ella colaboraba en secreto con esas malas personas que querían esclavizarme.



Por dos meses estuvo a mi lado, comíamos juntas, dormíamos bajo un mismo techo, realizábamos encargos unidas e incluso compartimos nuestras aspiraciones a futuro, y luego… me llevo a una zona del bosque con la excusa de haber encontrado una cueva con minerales valiosos.



—“Que tonta fui”.



No siempre estaba con ella las 24 horas, debí sospechar que conspiraba a mis espaldas en esos intervalos de tiempo que estaba separado de ella, pero era bastante reconfortante tener una amistad en quien confiar. Durante todo este tiempo que estuve en la aldea de Argoh, estuve por mi cuenta, aun en el gremio de aventureros, todos me ignoraban o me lanzaban miradas poco sutiles de frialdad o indiferencia, supuse que los semihumanos como yo, con aspectos de bestia de pie a cabeza, no éramos bastante populares, supongo que los Sargario aventureros pasarían por lo mismo.



No mentiré que aheleaba tener a un compañero de aventura a mi lado, los Lupian somo seres que preferimos experimentar la vida en compañía y no en solitario, cuando la traición de esa humana a quien considere una amiga se revelo, me desgarro emocionalmente, me dolió aun más que su lanza en mi estómago. A pesar de haber caído en su trampa, de haber sido herida por ella, logre escapar y no terminar en una jaula para convertirme en la propiedad de alguien, mi libertad prevaleció.



Aunque tras aquella traición, estuve deprimida por varios días, llorando casi en todas esas noches, pero no caí en mis lamentos, no perdí ante mi tristeza, me aferré a la esperanza de que llegaría ese momento, aquel día en que nos volveríamos a ver.



—“Él es diferente, el compañero que añoro en mis aventuras, ansió el día… en que nos volvamos a reencontrar”.



__________________________________________________________________​





PERSPECTIVA
: Rozuel Drayt



Año 1353 – El presente…



—No siento ira, enojo o rencor hacia ti -La Lupian aclaro —Desde la primera vez que nos vimos, hasta hoy en día, en el fondo he sentido que siempre te he visto como alguien en quien confiar ciegamente, creo que no podría odiarte realmente incluso si llegaras a traicionarme o a usarme como un escudo viviente, me he aferrado demasiado a ti a un punto sin retorno -Hace una pausa echándose a reír levemente —Debe sonar bastante estúpida, ¿no es así?



—Depositas demasiada fe en una persona, Riha, ¿por qué llegar tan lejos para confiar en mí?.



La Lupian mira la luna, cierra los ojos un momento y luego los abre con el acompañar de un suspiro.



—Porque conforme más estaba contigo, mis sentimientos fueron más claro, al principio sentía esa conexión como una amistad entre compañeros aventureros, pero ahora… debo ser sincera con lo que siento realmente.



—¿Lo que sientes?.



—Rozuel Drayt, tú me gustas.



Su declaración me deja estupefacto, estaba literalmente paralizado, ni físico o psicológicamente había reacción inmediata de mi parte, luego de oír aquello, mi propia compañera de aventura, a quien conocí hace años, pero solo llevamos un poco más de un mes juntos. Trataba de asimilarlo, ¿acaba de decirme que le gusto?, experimentar estas situaciones era tan diferente que verlo en series de televisión o películas, emocionalmente fue un impacto a otro nivel.



—Riha, ¿acaso…?



Me había recuperado de aquella abrumadora revelación, tratando de formular mis palabras para tratar de brindar una respuesta a su declaración, pero antes de que pudiera siquiera completar un cuarto de la oración que pensaba pronunciar, mis palabras son silenciadas. La Lupian se lanza encima de mí, chocando sus labios contra los míos, mientras sus brazos se aferran suavemente a mis hombros.



Continuara…
 
Arriba Pie