Ranger Movimiento: Estallido Dimensional [Tyler]

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

Jull

Whom lives by Hope, will die by Despair.
Moderador
Offline

El siguiente movimiento que Hakins debía aprender era algo mucho más complicado. De acuerdo a lo que la secretaria de piernas largas le había indicado, debía crear un nuevo movimiento en base a sus conocimientos sobre su forma de Gijinka: Giratina. Si bien estaba muy familiarizado con el tema, había viajado más veces al mundo distorsión que la mayoría de mortales, nunca se había detenido a estudiarlo a detalle.​
—Así que… vive en otra dimensión, escupe rayos y centellas; es de tipo dragón y fantasma; se oculta en otra dimensión para esquivar y atacar…— Hakins se encontraba en el medio del bosque, sentado en una roca y sosteniendo un pequeño pizarrón —¿qué más nos falta?— preguntó, levantando la mirada del pizarrón hacia el frente, donde se encontraba espurr.​
—…— el felino llevaba puestos sus lentes sin cristal, esos que Tyler le ponía de vez en cuando y que –según él- le hacían ver como todo un intelectual —Prr.​
—Cierto, lo dejaron en un “tiempo fuera” eterno debido a su mal carácter— anotó aquello en su pizarrón.​
Luego de un rato, Hakins colocó el pizarrón en la rama de un árbol para tener la información a mano mientras pensaba qué hacer a continuación. Y tuvo que pensarlo por un largo rato, se sostuvo el mentón con una mano, se cruzó de brazos, se revolvió el cabello, se sentó en el césped e incluso sostuvo a Espurr en un vano intento de que sus poderes psíquicos le despertaran alguna idea. Pero nada. Pensó en ataques que escupiesen rayos, golpear con sus garras o incluso con su cola; pero todo ello ya eran movimientos que Giratina hacía o resultaban demasiado básicos como para considerarse un movimiento más que una acción común. Supuso que lo mejor sería adoptar la forma de gijinka y luego hacer lo que fuera que le resultase natural.​
—Veamos…— Hakins examinó sus manos con detenimiento. Pensó en cómo podía levitar sin ningún esfuerzo gracias a su habilidad, luego tuvo una brillante idea que le hizo sonreir —Acepta el dolor, conoce el dolor…— dijo el pelirrojo mientras se elevaba lentamente por encima de los árboles—Y ahora…— extendió los brazos a los lados —Este mundo conocerá el dolor— un aura oscura rodeó el cuerpo de Hakins y todos los sonidos del bosque se acallaron en un instante.​



—¡Shinra Tensei!

Todo fue silencio luego de que exclamó esas palabras, como si una presión aplastante manara del dragón-fantasma… pero nada pasó en realidad. Para fortuna del pelirrojo, ningún humano fue testigo de su vergonzoso despliegue, además de que estaba seguro en un 95% que Espurr no le diría a nadie.​
—…— el felino se ajustó sus lentes sin aumento, curioso d elo que fuese que eestuviesee haciendo su entrenador allá arriba.​
—Bien, los nombres geniales y el poder del anime no funcionarán para crear un nuevo poder…— suspiró —el poder de la amistad me defrauda una vez más— descendió una vez más para acercarse a su pizarrón.​
De nuevo cerca del suelo Hakins examinó sus opciones. Definitivamente había sentido algo allá arriba, era cómo cuando entraba a esas dimensiones alternas cuando combatía, pero de alguna forma se sentía diferente. ¿Sería porque en aquella ocasión su intención era quedarse en esa dimensión mientras hacía aquello? Por un momento barajó la idea de un disparo dimensional que lanzara cosas a otra dimensión para nunca más ser vistas. Pero dudaba que fuese posible, además, ¿en qué o quién lo usaría? No era un monstruo como para condenar a alguien a vagar eternamente en un lugar sin espacio de tiempo. Esas eran cosas de Arceus.​


 
Última edición:

Jull

Whom lives by Hope, will die by Despair.
Moderador
Offline

Luego de meditarlo por largo rato, Hakins decidió que intentaría hacer uso de un ataque especial, algo que tuviera que ver con la habilidad de Giratina para moverse por entre dimensiones. Había percibido algo antes mientras intentaba destruir la aldea de la hoja, pudo verlo en una especie de aura que manó de su cuerpo. Si tuviera que describirlo con palabras, era como un paso intermedio en el que abría un portal sin dejarse arrastrar a su interior. Espurr le había procurado un par de bayas y un tronco que había encontrado por ahí para que practicase con ellos.

Tras haber adoptado su forma de Giratina, Hakins se sentó en el suelo y concentró toda su atención en la jugosa, roja y picante baya Tamato que tenía delante de él. Sus manos la rodearon sin tocarla e intentó hacerla desaparecer o algo, la verdad todo era un experimento de su parte. Sintió como algo sucedía, como si el área entre sus manos se perturbara, tal como se sentiría al estar en una piscina cuando alguien pasaba nadando a gran velocidad junto a ti. Pudo ver como la luz se deformaba en torno a la baya Tamato, ya casi, podía sentir cómo algo sucedía entre sus manos; su vista estaba fija en aquella baya cuando de pronto ésta le estalló en la cara, cubriéndole de restos de pulpa como si se hubiera bañado en salsa de tomate.

—… supongo que es un avance en la dirección correcta— dijo a su compañero antes de limpiarse la cara con la manga de sus ropas. Espurr no respondió nada, gracias a sus buenos reflejos había logrado usar Psíquico para detener las salpicaduras que de otra forma le hubiesen manchado el pelaje.

Luego de haber hecho estallar varias bayas más, Hakins decidió que era momento de pasar a algo más sustancioso. Arrimó el tronco que Espurr le había conseguido hacia otro árbol y se alejó unos cuantos pasos. Extendió sus brazos hacia el objeto inanimado y extendió aquella energía que ya había empezado a resultarle tan familiar. El aire parecía ondular y la luz se distorsionaba en aquel punto donde la realidad se deformaba; aquel efecto se extendió desde las manos del pelirrojo hacia el frente y terminó por alcanzar al tronco, éste se estiró y deformó cómo lo hubiera hecho un tronco en el mundo distorsión y tan pronto como Hakins así lo decidió el efecto se detuvo. El trauma de ver su cuerpo deformado instantáneamente hizo que el tronco muerto, y parte del árbol en que estaba apoyado, fuesen destruidos en el acto. Hakins relajó los brazos a los lados, satisfecho con lo que había logrado hacer y contento de la forma tan útil que había adoptado al transformarse en gijinka. Pero no tenía mucho tiempo que perder, no podía permanecer en ese aspecto de forma indefinida.

—Bien, necesito que te alejes lo más que puedas— pidió el pelirrojo a su amigo felpudo.

—¿Purr?— el gato inclinó su cabeza a un lado, confundido.

—No quisiera lastimarte por accidente, necesito hacer un último gran esfuerzo antes de tener que regresar— explicó el de iris amarillos, a lo que el gato obedeció guardando una distancia prudencial, pero aún percibiéndolo a lo lejos desde un claro gracias a sus grandes ojos.

Una vez Hakins se aseguró de que no hubiera ningún pokémon en las cercanías, inhaló profundamente y extendió sus brazos a los lados, levitando apenas unos centímetros por sobre el suelo. Pensó en un nombre para aquello que recién ese día había creado, algo que nadie más sino él podría usar, rodeó su cuerpo de aquella sensación tan natural, como si estuviese en el medio de una piscina y pudiese crear ondas al su alrededor. Juntó todas sus fuerzas y las sostuvo en su interior, aguantando la presión que ésta le generaba hasta llevarlo al punto justo en que pudiera liberarlo en un estallido. Si esa piscina era la dimensión en la que se encontraba, estaba a punto de hacer una bala de cañón. ¿Estallido dimensional? Le gustaba cómo sonaba, y sonriendo ligeramente dejó libre toda esa energía que había en su interior.

Los árboles más cercanos fueron derrumbados, y aquellos un poco más allá quedaron severamente dañados cuando aquella onda de distorsión les alcanzó. Espurr, que se encontraba a una distancia segura, pudo ver como unas de color negruzco manaron del cuerpo de su entrenador en todas direcciones, arrasando la grama bajo sus pies, elevando la tierra y astillando los árboles. Una vez más Espurr se ajustó sus lentes sin aumento, tal como había visto hacer a Tony en incontables ocasiones. La destrucción reflejada en sus enormes ojos purpúreos era un espectáculo muy llamativo de ver.

Soncarmela Soncarmela listo aquí.


 

Soncarmela

Moderador
Offline
Saludos, Jull, como prometí, aquí estoy.
La labor fue sencilla. Poco más se puede pedir en un "aprendiendo el movimiento", pero incluso así, te las ingeniaste para que fuera entretenido y cómico (sospecho que esas referencias otakus fueron especialmente para mí (?)). Si bien es cierto que me hubiera gustado que no le dedicaras un post entero a "pensar", porque se puede resumir en Tyler buscando un modo de ser más fuerte, eso no amerita que te baje puntos, pues la siguiente parte estuvo explicada y escrita de la mejor manera para que sintiera que la técnica aparecía ante él y la desarrollaba.
Puntos: +5
Movimiento: Aprendido
Nos vemos en la próxima
+2 puntos por evaluar - Hecho -
 
  • 1Me gusta
Reacciones: Jull
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba Pie