Nada que perder

Registrado
9 Abr 2018
Mensajes
131
Capítulo 1: ¿Quién es Demian Law?

LOS ÁNGELES

En algún lugar de los Ángeles, donde ya había caído la noche, yo veía la television, donde una reportera hablaba sobre una de las estrellas de cine del momento:

Reportera: Nadie sabe porque la estrella del momento Demian Law, no se encuentra en esta fiesta exclusiva que otro de sus compañeros de reparto de su ultima película ¿Se abran peleado?¿No habrá sido invitado?¿Cuáles habrán sido sus motivos para no venir?

¿Estaba enfadado con Lionel, mi compañero de reparto en la película? No, al contrario, el era una de las personas que me había abierto el camino para hacerme un hueco en el mundo del cine. ¿Había sido invitado? Sí, tenía la invitación sobre la mesa de cristal que estaba frente al sofá en el que estaba tirado mirando la televisión, alternandolo con la vista de dos objetos que también estaban sobre la mesa y que resumían mi vida y me llenaban a la vez de profunda tristeza y recuerdos felices. El por qué no había ido a la fiesta bueno, esta es una pregunta fácil de responder, la fecha.

Un dia como hoy hace 7 años, mis padres murieron en un accidente de tráfico y mi vida cambio radicalmente por primera vez. La última foto en la que apareciamos los tres, felices, antes de su accidente de tráfico. El segundo objeto, ya era más extraño, algo que no enseñarías en público o por lo menos, hace 6 años cuando apareció en mi vida. Ese objeto me cambió por segunda vez la vida y me otorgó aventuras, peligro, poder, nuevas experiencias...Me dio tantas cosas que sería imposible enumerarlas todas, pero también me las quitó cuando su uso ya no fue necesario. Este misterioso objeto, se llamaba dispositivo digital, algo que permitía a algunas personas viajar a un mundo paralelo al nuestro, un mundo que estaba habitado por criatuaras denominadas digimons, aunque este dispositivo, ahora inactivo era distinto a los demás, muy distinto...Pero supongo que antes de seguir hablándo de él lo mejor sería empezar desde el principio, cuando lo obtuve...

FLASHBACK

Tres figuras se encontraban en el salón de un hermoso palacio, dos de ellas no eran humanas y la otra si. Una de las figuras tenía una actitud hostil y agresiva contra las otras dos, una de ellas temblaba como una hoja y la otra se mantenía firme, quízas por imprudencia, quizas por protegerla a ella, nadie lo sabía:

¿¿¿¿¿¿¿¿¿: VAMOS DAMELO, BONITA. NO QUERRÁS QUE LE PASE NADA AL HUMANO ¿CIERTO?

???????????: Te lo daré, pero deja que se vaya el chico, el no tiene nada que ver, por favor.
¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿: LE HE DICHO INFINIDAD DE VECES QUE SE FUERA, PERO PARECE SER DEMASIADO ESTÚPIDO COMO PARA ENTENDERLO O QUIZÁS QUIERA HACERSE EL HÉROE, TU QUE DICES HUMANO ¿ACASO CREES QUE ERES RIVAL PARA MI?

DEMIAN: No se si soy rival para ti, no sé si soy estúpido o me quiero hacer el héroe, pero ten algo por seguro, no te dejaré a solas con ella.

La figura que estaba detrás de mi, empezó a caminar hasta mi posición, llevaba un objeto en sus manos. Era el objeto que él quería, aunque rápidamente me lo dio a mi:


¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿: JAJAJAJAAJAJ, CHICO PARECE QUE ELLA NO TE ESTIMA DEMASIADO, SI LO USAS MORIRÁS, NO SEAS IDIOTA, DÁMELO.

Aquel maleante tenía razón, sabía lo que era y me la estaba jugándo doblemente, mi acompañante me había hablado de él y sabía lo que hacía. Era un dispositivo ancestral y este tenía que elegir a su dueño y
si no no funcionaría, además en el caso de que hiciera su funcíón había muchas posibilidades de que yo muriese. Sin embargo, lo aprete fuerte conta mi pecho, como si con este gesto fuese a funcionar:

DEMIAN: Es una pena, caballero. hoy me siento el más idiota de este mundo, sé lo que me puede pasar si funciona y, hasta hace un año no me importarían las consecuencias porque no tenía nada que perder, sin embargo ahora quiero proteger a demasiadas personas...


Todo paso demasiado rápido mi vida, mi posible muerte, un rayo de luz que me cubrió, el grito de una mujer y despues silencio...

Fin del flashback

Ese dispositivo trasparente, que contenía 8 colores, seguía inactivo, pero contenía un gran poder y estaba vínculado a mi, era mi responsabilidad, me había dado momentos buenos y malos, incluso casi acabó con mi vida en el pasado. Y, aunque mi corazón deseaba que en aquel momento se activase, dentro de mí mente sabía que lo mejor es que no lo hiciese. Pero de repente, ganó mi corazón y el dispositivo se encendió.

Bueno este es mi primer capítulo de mi fanfic espero que os guste y, quizás sea demasiado pronto para decirlo pero si alguien se quiere unir es bienvenido, aunque por ahora pondré cupo de dos personas.

Capítulo 2: De vuelta a la acción y una tarea díficil de realizar.

Durante toda la noche mo había podido pegar ojo por la activación de mi dispositivo y ese hecho significaba tantas cosas. Volver a reencontrarme con viejos amigos, vivir apasionantes y peligrosas aventuras para salvar el mundo...Pero antes de volver a vivir todo eso tenía que levantarme de la cama y ponerme en pie. Cuando lo hice el dispositivo que se encontraba encima de una mesa, mostró el holograma de un anciano al que conocía muy bien:

Gennai: Jóven Law, el digimundo te necesita de nuevo.

Demian: Me alegro de verte Gennai, aunque desgraciadamente no puedo decir los mismo de las noticias que me traes.

Gennai: Pues siento decirte que tengo otra mala noticia, no sabemos de cual puede ser ese nuevo mal, ya que todavía no hay pruebas de él, solo sabemos de su existencia por la activación de tu dispositivo, sin embargo todos aquí estan alerta sobre cualquier movimiento extraño, agradecería que hicieses lo mismo en tu mundo.

Demian: Aquí en el mundo real será facil, Gennai. Suele ocurrir que cualquier altercado en este mundo se eleva a alerta mundial en pocos minutos.

Gennai: No te preocupes en esta misión no estaras solo ya que 12 niños elegidos más, también te ayudaran. Pero quería pedirte un favor quiero que los encuentres, te paso sus localizaciones y algo de información sobre ellos para facilizarte el trabajo.

Demian: Tranquilo, dejalo en mis manos.

Mientras tomaba el desayuno estudiaba la información que me mandó Gennai, esta apareció de mi dispositivo en forma de holograma y estaba ya preparándome para no meter la pata, en algunos aspectos, como por ejemplo que uno de los niños elegidos estuvo en el lado oscuro por un tiempo bajo el nombre de digimon emperador.

Lo que si era seguro eran varias cosas. La primera era que me tendría que poner las pilas y volver a habituarme a entrar en acción por si aparecía algun digimon en el mundo real antes de que pudiese aparecer algun digimon, ademas de que no sabía, si los niños elegidos a los que tendría que buscar poseían a sus digimons o estaban en el mundo digital. Lo segundo, era que mi día había pasado de ser normal a tener que hacer un viaje intercontinental y a pesar de poder hacerlo en segundos, aunque no sería seguro por muchas razones y tercero tenía que ir a visitar a Lionel y explicarle porque no fui a su fiesta, sino quería que la prensa se hiciese ideas extrañas.

Así que me duché y comencé a ducharme, tras eso comencé a vestirme con la ropa de cuero que utilizaba para ir en moto, mientras hacía esto mi dispositivo volvió a reacionar y apareció una figura angelical a la que conocía muy bien y a la que hacía mucho que no veía:

Silverangewomon: AAAAAAArgggggggggggg juro que no vi nada Demian- decía la fémina mientras se cubría los ojos con uno de sus brazos.

Demian: Pues menos mal que no has contactado unos minutos antes porque si no no hubieras visto mucho más- le dije con una voz malévola

¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿: No me habré perdido nada bueno verdad, amiga. - dijo una voz femenina la que también conocía muy bien.

Demian: Rosemon, veo que tu tampoco has cambiado nada, pero te diré que depende lo que consideres tu por bueno, probablemente te lo hayas perdido.

Rosemon: Grrrr demian has evolucionado muy positivamente, me encanta lo que veo.

Silverangewomon: Sois los dos malos conmigo - dijo hinchando sus mofletes sonrojados.

Demian: ¿Sabes que estas mas hermosa así mi querida silver? Por eso me gusta que te sonrojes.

Rosemon: Awwww os dejo tortolitos, uhhhh además estoy viendo desde aquí algo que me esta gustándo mucho, chao Demian.

Silverangewomon: ¿Co...co...como que tortolitos? ¿Que que estoy mas hermosa así? - vi como caía al suelo y alguien decía venid ayudarme creo que la princesa se ha desmayado.

Despues de que la conexión se cortara no pude evitar dar un suspiro y sonreir, al ver que mi querida Silver, seguía igual de inocente que siempre en lo que a tema chicos se refiere y rosemon igual de "lanzada" que siempre. Si era totalmente sincero, estaba de alguna forma enamorado de ella, no en el sentido estricto de la palabra, pues no creo que sus progenitores, a pesar de que los conociera y me consideraran un buen chico, no les haría mucha gracia que un humano y un digimon se enamoraran, aunque lo más curioso de todo es que no estaba seguro al 100% de ello ya que nunca se les había comentado. Bueno deje de divagar y me dispuse a acabar de vestirme, coger el dispositivo, las llaves y el casco de mi moto y salí de casa.

Para estar en alerta, aquel día no lo presagiaba, al menos climaticamente hablando. El sol brillaba en lo alto y todo parecía tranquilo aunque, por otro lado, era exactamente eso lo que le preocupaba a Gennai, la aparente calma reinante. Quizás, esta vez, los malos hubiesen cambiado de modus operandi y no hubiesen salido a destruirlo todo a la primera de cambio. De repente, mi dispositivo comenzo a reaccionar otra vez y pensé que lo mejor sería parar la moto, apartarme de la carretera y atenderlo, no quería tener que explicarle a un agente de la ley por qué estaba atendiendo la llamada proviniente de otro mundo mientras conducia. Al parar la moto y coger mi dispositivo, otro holograma apareció por lo que miré a mi alrededor para asegurarme de que no hubiese nadie:

Ophanimon: Hola Demian, me alegro de volverte a ver.

Demian: Lo mismo le digo majestad, ha pasado tiempo desde la última vez que nos vimos.

Ophanimon: Por favor, te he dicho millones de veces que no me llames majestad.

Demian: Vale, vale lo siento. - Tras aquello me puse colorado

Ella se rió dulcemente por mi expresión de ese momento.

Ophanimon: ¿Sabes que estas guapisimo cuando te sonrojas? Bueno, vamos al grano, dentro de un rato y sabiendo que mi hija no puede llegar por ahora a tu mundo, se materializara algo que he pensado que te vendría bien en caso de que haya un ataque digimon en tu mundo seguro que sabras usarlo si no no dudes en llamarme te lo explicare.

Demian: De acuerdo majestad digooo ophanimon.

Ophanimon: Por cierto señorito Law, ¿no sabras por casualidad por qué mi pequeña se puede haber desmayado antes de haber acabado de hablar contigo, verdad? Y te advierto que conmigo solo sirve la verdad.

Demian: etto...pues resulta que me llamo cuando salí de la ducha y no me había dado tiempo a ponerme la camiseta y bueno, entre rosemon y yo hicimos que se sonrojara, porque yo le dije que estaba preciosa y se desmayó.

Ophanimon: jajajajaja tu como siempre haciendo sonrojar a mi hija, vale te creere y ya hablaré en otro momento con esa jovencita rosemon que por cierto no se donde se ha metido. Lo que me preocupa...

Demian: Lo se, esa inocencia con lo que a tema chicos se refiere ¿me equivoco? Yo no me preocuparía, quizás solo sea una etapa. ¿Recuerdas como era antes de conocerme?

Ophanimon: Si jovencito, recurdo que le enseñaste a pelear y a conducir uno de esos trastos infernales que tienes a tu lado. Lo que demuestra que eres un buen profesor, quizás podría pedirte lo mismo con su problema con los chicos, ya que es increíble que inconscientemente Rosemon no esté haciendo progresos.

Demian: Que...que...que yo de algun modo le ayude con los chicos, pe...pe...pero Ophanimon.

Ophanimon: Hey no te hagas ideas raras Demian Law. Siento tener que pedirte esto ya que, no estoy ciega ya que cuando estais juntos, se como la miras, pero tambien admito que contigo, es capaz de conseguir cualquier cosa.

Mi mirada y mi voz se entristecieron al saber que jamás podría tenerla.

Demian: Esta bien Ophanimon haré lo que pueda, pero será duro para mi, lo sabes ¿Verdad?

Ophanimon: Lo siento y lo sabes Demian, si por mi fuera me haría muy feliz que tu y mi hija estuvieseis juntos, pero no es posible, aunque sabes que aunque valoro mucho la verdad, no te puedo decir por qué no podeis estar juntos.

Cuando acabamos la conversación, al instante apareció una especie de cinturón en una de mis manos, este pesaba ya que llevaba un compartimento y dentro de él debía haber algo, pero no estaba de humor para verlo y consideraba peligroso seguir conduciendo hasta casa de mi amigo Lionel y puesto que el trecho no era demasiado y sabía el camino, decidí ir a pie, mientras en el horizonte vislumbraba otra tarea, ayudar a la chica que amaba a encontrar novio.

Nota: El personaje de Silverangewomon, se me "ocurrió" para diferenciarla de la angewomon de kari que tambien aparecerá y es simplemente una angewomon con los elementos que tiene angewomon blancos, ella los tiene color plata.

Capítulo 3: Encuentro con los niños elegidos.

Subía la colina que llevaba a la casa de mi amigo Lionel y de su novia Samantha, pensándo en muchas cosas. Una, era la relación que tenía con los padres de silverangewomon, seraphimon y ophanimon, ellos desde que los conocí me trataron como a un hijo y yo se lo agradecia muchisimo, pero lo único que me preocupaba, era cual podía ser la terrible razón por la que tenían que casar a su hija tan rápido y, únicamente podía ser con un angemon. Cuando quise darme cuenta, mis pies me habían llevado a la puerta de la casa de Lionel y Samantha:

Samantha: Hey Demian ¿que te trae por aqui? ¿y que hay con esa cara de tristeza?

La chica abrió la verja del jardín y me invitó a pasar:

Demian: Lo siento, Sam. Estaba pensando en mis cosas y no te había oído.

Lionel: Hey Demian, ¿Que tal colega?¿Por qué no viniste a mi fiesta ayer?

Samantha: Y esas cosas tienen nombre, Demian- dijo con voz juguetona.

Que si tenían nombre, tenían demasiados, pero ninguno que les pudiera revelar y no es porque no quisiera, sino porque pensaba que así estarían más seguros, así que les dije una media verdad:

Demian: Bueno, ayer fue el aniversario de la muerte de mis padres y bueno esa fecha siempre me pone triste y supongo que aún me durara.

Lionel: Oh tio, lo siento no me acordaba supongo que por eso no viniste ayer a la fiesta.

Samantha: Oh Demian...- ella me abrazó y de mis ojos no pude evitar que saliera alguna lágrima.

Demian: No os preocupeis chicos, además no teneis por qué recordar esa fecha.

 
Última edición:
Arriba Pie