Quest C Nani? [Black Jack]

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

Maiku

Mr. Nobody
Registrado
5 Dic 2009
Mensajes
4,902
Ubicación
Homeland
Offline
"Nani?”
a) NPC que la solicita: -
b) Descripción de la misión: Nanimon, un cliente frecuente de una taberna reconocida de la ciudad está empezando a colmar la paciencia del tabernero. El Digimon Invasor ha obtenido la mala costumbre de emborracharse hasta la locura, buscar pleitos con cualquiera y armar un desastre en el local noche tras noche hasta caer desmayado, apestando el lugar y espantando a los clientes. El dueño de la Taberna ha realizado lo posible por calmarlo, sin embargo el Adult es insoportable hasta sobrio, y a decir verdad no desea echarlo por tratarse de un viejo conocido (y una fuente diaria de buena cantidad de dinero por su vicio) por lo que necesita ayuda de alguien que logre calmar a Nanimon, hasta convertirlo en un borracho "decente"
c) Descripción del campo de juego: Ciudad
d) Objetivos a cumplir:
  • Ayudar al tabernero a calmar a Nanimon
  • Evitar que el lugar pierda más clientes
  • Convencer a Nanimon que mejore sus hábitos
e) Notas
  • No es recomendable luchar contra Nanimon. Sus técnicas usan excrementos, lo cual volvería a la taberna un riesgo tóxico en cuestión de segundos
  • Nanimon es un Digimon pervertido y buscapleitos. Esto solo empeora cuando está bebiendo

Holly & Aki
D-Arc & X-Loader
Mínimo de post en Party/Guild: 3 por persona.
Tiempo Límite para Completarla: 14 Dias.
Paga máxima: 300 Bits.
Máximo 2 puntos de stat.
En caso de activo: Máximo 2 puntos de fama/infamia.​
En caso de activo: Máximo 30% de Blast Gauge
Velvet. Kei... Maka. Maka Evans good luck ~
 

Velvet.

I challenge my fate!
Registrado
7 Mar 2008
Mensajes
3,066
Ubicación
Underground
Offline

La vida de los muchachos del café como siempre transcurría entre pedidos, pasteles y frappes que entregaban a los clientes que querían descansar en un cómodo lugar para olvidar todas sus preocupaciones de Tamer y Digimon y pasar solo un buen rato, así operaba el gremio que aquellos jóvenes lograron construir con mucho empeño. Luego de un laborioso día de trabajo, varios de los miembros del Black Jack se retiraron a descansar a sus respectivos cuartos debido a lo pesado del día. El muchacho de cabellos purpuras acomodaba las mesas del café mientras observaba como el ultimo cliente se despedía del joven asiático. Allí, su “esposa” colocó la carta del menú sobre su cabeza mientras le regalaba una sonrisa.

— Buen trabajo Aki. Lograste resistir a la tentación de ser un vago.
— Oye Ho-Chan, yo no soy un vago, trabajo dura y logro mantenerme de pie a mí y a mi compañera.
— Si claro rarito, y yo soy un Demon Lord. —
agregó con sarcasmo el conejo regordete. El muchacho de cabellos morados tomó al conejo llevándolo hacia su rostro. — ¡Suéltame! ¿¡Quieres que te parta la cara!?
— Oh vamos Onii-san, hace mucho tiempo que no jugamos entre nosotros. Sé que quieres jugar conmigo. —
Y así como lo levantó hacia su rostro, Akira empezó a lanzar al conejito al aire una y otra vez. Como era de esperarse, Lopmon estaba demasiado molesto, por no decir, cabreado con su compañero.

— ¡Ya verás rarito! ¡Déjame en el suelo en este instante!
— Ok. —
con una sonrisa en su rostro el muchacho dejó caer deliberadamente al conejo al suelo. El golpe no era para nada fuerte, pero aun asi, el regordete Data se sintió bastante humillado. El muchacho mostraba una sonrisa bastante tramposa, ya que adoraba ver las reacciones del conejo que este tomaba en su contra.

— Estas muerto fenómeno. — Lopmon tomó la iniciativa y se lanzó hacia el rostro del muchacho. Akira por inercia se cubrió su cara para evitar que el conejo llegara hacia él, pero Lopmon se enfocó en su cabello, jalándoselo con fuerza para que este dejara su rostro expuesto y pudiera mordérselo o arañárselo. Holly suspiró al ver aquella escena, ese par siempre se ponía así cuando se veian a los ojos.
— Ya paren ustedes dos — Holly logró quitarle a su pareja el regordete conejo de su cabeza. — Enserio Lop, debes dejar de intentar matar a mi novio.
— ¡P-pero el empieza!
— No me importa quien empiece, sino como tomes las cosas, y tu realmente las tomas muy mal.
— Uuuh, te regañaron—
Holly le haló la oreja a su pareja. Estaba molesta con el. — H-Ho-Chan itai.
— El regaño va para ti también Aki, deja de molestar a Lop.
— Pero cariño, molestar a Lop es algo que adoro hacer, además, es bueno ver como se enoja, es bastante lindo.
— Pues sí, es bastante lindo cuando lo hace, pero luego tenemos problemas y eso no me agrada para nada.


Los varones suspiraron al ver el rostro de molestia de la pecosa de anteojos. Era cierto que adoraban sacarse las greñas el uno al otro, pero a veces, esos juegos preocupaban a su querida castaña y era algo que a ninguno de los dos le gustaba ver. La D-terminal de la pecosa comenzó a sonar de repente, Antonich sacó el aparato para ver cuál era la emergencia. El muchacho le pareció raro que a la muchacha la llamaran desde su terminal.

— ¿Y eso? ¿Algún admirador de la moecidad de mi novia que no me he enterado?
— No es eso tonto—
respondió Holly — Al inscribir en la central a nuestra guild, me pidieron que entregara el número de mi terminal para contactarse conmigo en caso de algún encargo. — la muchacha esbozó una sonrisa, luego, acaricio la cabeza del pequeño conejo. — Oye Lop, creo que este trabajo te va a encantar — Curioso, el conejo marrón le echó un vistazo a la pantalla de la terminal de su camarada. Sus ojos se abrieron como un par de platos, algo que preocupo al rarito.

— Onii-san Parece que has visto un fantasma.
— No…Holly, por lo que más quieras no te atrevas a tomar ese trabajo.
— Pero se alegrara mucho de verte.
— ¡Pues yo no! Por favor Holly, no me hagas esto. Juro que no volveré a comerme tus galletas o el pudin del raro.
— ¿Qué hiciste que?-
preguntaron ambos al mismo tiempo, cosa que solo empeoró la situación más para el conejo.
— ¡Que no quiero verlo!
— Vamos Lop, creo que estas exagerando.
— ¡Que mire el raro el trabajo que quieres tomar!
— el asiático se acercó a la pantalla de la terminal de su novia y observó el mensaje que le llegó. Akira observó con extrañez al regordete Data esbozando una sonrisa algo traviesa.

— No lo sé Ho-chan, es posible que no sea el mismo de la otra vez.
— ¡¿Ves?! ¡El raro me apoya!
— Igual puede ir a conquistarlo. El Onii-san tiene muy buena fama con los de su especie.
— ¡¿Qué?!
— Déjame acompañarte Ho-chan. No me quiero perder esto.
— Entonces está decidido, tomaremos esta quest. —
Holly juntó sus manos con energía mientras mostraba una sonrisa de oreja a oreja. Lopmoncio estaba totalmente devastado y abandonado por su propia compañera. Ahora él y su raro novio iban a encargarse de una tarea que posiblemente termine siendo el conejo como víctima de un cruel desenlace.

— Por favor….que alguien me mate.
— No exageres Lop, todo va a estar bien. seguramente él se encontrara feliz de verte.
— ¡No!
— ¡Lop! ¡Deja de hacer tanto ruido!
— el trio observó como una dragona de color purpura se acercaba un tanto malhumorada. Akira sonrió a su compañera, dándole un fuerte abrazo. la felpudita se tapó la boca apenada luego de la forma en la que llamó a su compañero — Oh, lo siento ¡No quise decir eso!
— Bueno pues mira quien tenemos aquí, a la señora perezosa.
— Aki, yo no soy perezosa como tú, solo tuve un pequeño descanso.
— Eso lo se amiga. —
agregó el asiático — ¿Te sientes mejor? — Dora asintió. Luego de aquellos eventos del X Mayhem Dora estaba un poco indispuesta, así que durante un par de días se tomó un tiempo para organizar sus pensamientos
— Sí, estoy lista para trabajar.


[***]
— No estoy lista para trabajar Aki….Esto me da mala espina y lo sabes.
— ¡Hasta Dora tiene un mal presentimiento de este trabajo! Por favor pecosa, vámonos de aquí y comprémonos un helado.


La pareja y sus Digimon se encontraban en la entrada de un colorido bar en la ciudad. Era de día y sus puertas aun no abrían para los clientes que iban allí para ahogar sus penas en un trago de licor. Dorumon al igual que Lopmon tenía un mal presentimiento al escuchar acerca de la misión de sus compañeros. Ya lidió con anterioridad con el problema llamado Nanimon con anterioridad, y tener que soportar su vómito y otras cosas una vez mas no le llamaba mucho la atención.

— La última vez que lidiamos con un Nanimon tuve que limpiar todo el desastre que el dejo mientras que ustedes par de tortolos hacían de las suyas — la pareja se sonrojó al recordar aquel encuentro que tuvieron esa vez. — Díganme que es una mala broma.
— No lo es Dora, pero recuerda que también hacemos esto por el novio de Lop.
— ¡Que no es mi jodido novio pecosa!
— Necesitamos hacer que el novio del Onii-san deje de hacer estragos en el bar, así que debemos usar todo lo que este a nuestro alcance.
— agregó Akira. Por su parte, Lopmoncio estaba realmente mosqueado dado a que sus compañeros ignoraban olímpicamente sus comentarios respecto al tema de su "pareja.
— ¡Que no es mi novio!
— Supongo que no hay vuelta atrás—
suspiró la dragona— Vamos Lop, necesitamos detener a tu pareja.
— ¡QUE NO LO ES!


Maka. Maka Evans Pues a juntarnos con el novio de lopmoncio :v
 

Maka.

¡Wubba lubba dub dub!|| Lord of Shipping
Moderador
Registrado
29 Mar 2009
Mensajes
4,683
Ubicación
Wonderland
Offline
{...}


El grupo se acercó sin dudarlo al establecimiento, Lopmon iba detrás, sin ánimos de nada. Sencillamente el saber que el trabajo que realizarían sería con un Nanimon le ponía los pelos de puntas; inclusive Dora, que se rezagó a su paso, notaba esta incomodidad en el conejo.

— Relájate, Lop —la moradita intentó animar al conejo, quien simplemente se limitó a suspirar cansadamente en respuesta. Sencillamente todo aquello le sobrepasaba en muchos sentidos.
— ¿Cómo quieres que me calme, Dora? —Las orejas del regordete marrón estaban ligeramente pegadas a su cráneo, clara señal de pesar, además se frotaba la cienes con malestar—. So-solo de recordar a ese sujeto yo… —Lopmon no pudo terminar de hablar, sencillamente se estremeció.
— Míralo de este modo, Lop —Dora palmeó la espalda contraria—. Puede que solo sea una coincidencia, ¡hay muchos Nanimon en el mundo digital! No debe ser el mismo.
El conejo respondió con una sonrisa ligera al comentario de la dragona, asintiendo a cada paso que daban para rodear la rustica y pintoresca cantina. Habían rodeado la misma, y en aquel momento ya la Guild leader tocaba con ligereza la puerta de servicio, esperando que les atendiesen. Aquello no tardó mucho.

A los pocos segundos de haber tocado la singular puerta con toques clásicos del viejo oeste, una siluetas fue ligeramente visible atreves del vidrio granulado que decoraba la misma; sin embargo, a pesar de que aquella silueta estuviera distorsionada por el efecto del vidrio, el grupo pudo distinguir claramente la singular forma puntiaguda que cuerpo humanoide al otro lado dejaba ver. Cuando finalmente la puerta fue abierta el grupo se topó por fin con el singular dueño de la taberna. Un Starmon les recibía con una ligera sonrisa.

— ¿Sí? —El vaquero les miró ligeramente, enarcando una ceja ante el cuarteto.
— Buenos días, señor —Holly juntó las yemas de sus dedos con una sonrisa en el rostro y continuó—: venimos de la central, somos los Tamers que respondimos a su encargo.
— ¡Oh, por Ygg! —La apagada voz del adult de pronto se escuchaba aliviada—. No pensé que fueran a responder tan pronto, ya saben… —el vaquero hizo una ligera mueca—. Por lo que implica y así.​

Ante aquel comentario Lopmon estuvo a punto de decir algo, incluso levantó su pata para tomar la palabra, pero su Tamer le detuvo con un ligero gesto de negación y enojo. El conejo bufó cruzándose de brazos.

— Tranquilo, somos expertos en esto —tajó el nipón con una sonrisa de medio lado—. Nosotros nos encargaremos de ayudarle del modo más pacífico, solo tiene que contarnos que sucede con exactitud.​

A todos les sorprendía un poco el modo maduro en que Aki estaba tomando aquello, pero apenas ver su rostro ligeramente deformado por una media sonrisa que amenazaba abandonar sus labios entendieron: solo deseaba ver al conejo de su pareja mal parado por un tiempo.

— Sí, tienen razón —Starmon asintió suavemente—. Creo que debo ponerles al tanto de la situación; si me siguen podré darles los por menores.​

Sin más el grupo acompañó al pseudo vaquero al interior del recinto, en ningún momento dejaron de perder detalle de la decoración que adornaba el lugar. Cada rincón era de madera oscura, al más puro estilo del oeste, todo acentuado por la tenue iluminación amarilla que daba contrastes rojizos a cada mueble del sitio; realmente era como estar atrapado en una película de vaqueros, el único detalle que variaba eran las puertas principales, de ahí en más cada detalle estaba sumamente cuidado.

— ¡Vaya! —Aki soltó un ligero silbido, sorprendido—. Esto parece una verdadera taberna antigua.
— Como debe ser, amigo —Starmon sonrió—. Todo buen hombre del oeste debe tener su refugio y el de sus homónimos —el adult estrella hizo una seña para que el grupo tomase asiento al frente de una barra, cosa que el grupo de Black Jack hizo sin dudarlo​

Starmon lentamente rodeó la barra, colocándose al otro lado para extenderles a los jóvenes y camaradas sus respectivas bebidas. Una vez entregado aquello, el adult se acomodó, jugó con un vaso entre sus manos y comenzó con su relato, todo ante la mirada atenta de los Tamers.

— Verán, en los negocios como este no podemos negarle la entrada a ningún vaquero, y este era uno especial —hizo una pausa y negó antes de proseguir—: es un buen chico, ¿saben? A diferencia de otros Nanimon con mañas este es distinto, lo supe desde que lo vi entrar aquella primera vez.
— ¿Qué sucedió? —interrogó Holly dudosa, Starmon bajó su cabeza y suspiró.
— Fue hace una semana aproximadamente…
{...}

El atardecer había marcado el inicio de la jornada laboral, lentamente –en la escasa hora y media que el local estaba de servicio–, los clientes iban llegando. Unos tantos para distraerse del ajetreado ritmo laboral del día tras una difícil quest, y otros tantos sencillamente para celebrar logros individuales o de guild. Fue aquello mismo lo que hizo levantar las miradas de todos los presentes cuando la puerta tintineó y la silueta de aquel adult se hizo presente.

Apenas y el reloj de pared habían marcado las 7 de la tarde, la inusual silueta de un Nanimon cruzó el umbral de la taberna, inmediatamente las miradas curiosas giraron su atención al recién llegado, la mala fama que perseguía al Digimon fue suficiente para alejar un par de damas de la barra contigua a donde el de gafas se había sentado…

Sin embargo, aquello más que despertar sospechas o malestar en Starmon le hizo acercarse con curiosidad, observando al decaído Nanimon; en ningún momento este se comportó descortés con las féminas del sitio, por el contrario, el humanoide sencillamente se dedicó a pedir una botella de buen vodka y comenzar a beberla en silencio, sollozando… y así continuó hasta el amanecer.

Cuando finalmente el último cliente se retiró, Starmon se vio en un conflicto; había permitido que el adult de mala fama se quedase más tiempo, sencillamente no tenía corazón para echarle… aun así tuvo que hacerlo llegado el momento. Con suma delicadeza el “vaquero” se dedicó a menear con ligereza al ebrio, quien solo atinó a gruñir sin muchos ánimos, Starmon suspiró derrotado y, tras cerrar su local como era debido, dejó caer una frazada sobre el borracho.

— No hagas mucho desastre, vaquero —el cantinero asintió con ligereza y, aun no muy convencido de lo que hacía, se retiró. Nanimon estaba ebrio como una cuba, tal vez si lo dejaba descansar por la mañana podría dejarle ir, hacer que le pagara… y tal vez conseguir algo de información.

{...}

— …Cuando finalmente bajé a la mañana siguiente, ya saben para limpiar cualquier cosa que no hubiese hecho al cierre —Starmon suspiró y continuó—: lo miré despierto, pensé que lo había hecho yo, pero no.
— Ya veo, pero por eso que dices… —Holly lo meditó tomando un trago de su té—. No parece más que alguien que gusta del trago.
— Bueno, sí pero… —Starmon suspiró—. Le pregunté, ¿saben? Había algo que no me cuadraba en su actitud.
— Y entonces, ¿qué era eso que no te cuadraba? ¿Tus sospechas tenían razón?—estaba vez fue Dora quien interrumpió, el adult soltó una leve carcajada y prosiguió.
— Sí, hablé con él ese mismo día antes de que se marchara.
{...}

El dúo de adults estaban sentados en la barra, Starmon mirando distraídamente el techo, meditando la información que el barbudo le había otorgado, y Nanimon… él se mantenía cabizbajo, mirando el vaso con zumo de tomate y picante para curar la resaca que el tabernero le había entregado.

— Así que… —Starmon miró de reojo a su contrario—. Mal de amores, ¿eh?
— … —Nanimon se limitó a asentir mientras apretaba el vaso—. He cambiado, ¿sabes? —Finalmente el de mala fama hablaba, se escuchaba claramente dolido—. Me he convertido en alguien recto, que vive acorde a lo que manda la ley, ¡por Ygg como mi testigo! ¡Lo juro! —Golpeó la mesa con brusquedad—. Pero no he logrado que esa persona me ame…
— En ocasiones hay que darle tiempo a las cosas… —una palmada gentil se posó en la espalda del crudo (*) adult—. No desesperes, seguro pronto esa persona se dará cuenta de tu cambio, no bajes los ánimos.
— Gracias, esto de gustar de alguien es dificil… los de mi tipo siempre batallamos con estas cosas —una sonrisa sincera se posó en los labios de Nanimon, quien tras unos segundos habló con vergüenza—. Y, lamento mucho haberme quedado dormido.
— ¡Nah! Descuida, amigo. Quítate esas ideas locas, todo irá bien —Starmon se puso de pie de un salto—. Cuando necesites un poco de apoyo moral mi taberna y un servidor estamos para servirte.

Nanimon asintió, tímidamente –algo extraño en él–, pero un tanto más aliviado de poder saberse aliviado… comprendido

{...}

Apenas y Starmon terminó de contar el relato el cuarteto miró con ligera lastima a la cansada estrella tabernera, ya sabían a donde iba la demás historia. Muy seguramente Nanimon se había tomado sumamente literal eso de “contar con el apoyo de la taberna”, y había estado yendo a desahogar sus penas en aquel sitio, resultando ser un borracho multifacético que ahora agobiaba al pobre adult estrella.

— Ya veo —pronunció finalmente el nipón—. Me imagino que quiere que se detenga.
— Sí, que disminuya su consumo de alcohol, mi clientela baja noche tras noche…. —Starmon se lamentaba con pesar—. ¡Solo deseo que se detenga! Me agrada pero no debería beber tanto
— Ya… —Lopmon resopló mientras dejaba en la barra su vaso vacío, había escuchado todo con atención y, aunque en el fondo sentía lastima y empatía por aquel pobre desdichado Nanimon –la cual llegaba a él de solo recordar el pesar que sintió cuando Wizarmon, aquel con el que había entrenado meses atrás, de algún modo le dejó en claro su poco interés en él–, sin duda deseaba salir lo más rápido de es problema. Entre menso lidiara con sujetos como Nanimon, mejor—. ¿Por qué no lo lleva a un sito de readaptación para ebrios?
— No es algo que él quiera, es muy renuente…
— Necesita una intervención, eso es seguro —señaló la dragona, que a su vez fue secundada por Holly, quien sin dudarlo se puso de pie.
— Será mejor ponernos manos a la obra —tajó sin más la Guild leader, logrando sacar una risilla del tabernero y un bufido de fastidio de su camarada.​

Starmon sin más se puso de pie, contento de saberse apoyado en aquella intervención a su singular amigo, que de algún modo arruinaba su negocio. Con tranquilidad les indicó a la dupla de Tamers un par de tareas que necesitarían atención, para matar un poco el tiempo, y maquinar el plan a seguir con el adicto al trago, todo antes de la llegada de a clientela.
{...}

Velvet. Kei... )o)
 

Velvet.

I challenge my fate!
Registrado
7 Mar 2008
Mensajes
3,066
Ubicación
Underground
Offline
— Entonces Ho-chan, ¿Usaras tus encantos para alejar al Nanimon?
— No Aki, no usaremos mis encantos. Usaremos los tuyos como la última vez y seguro que caerá.
— Pero si es ese Nanimon entonces no servirá Ho-chan, después de todo, es el amado de nuestro Onii-san.
— ¡Que no es mi amado! —
Gritó con fuerza el pequeño conejo marrón.

Los integrantes de Black Jack analizaban la situación en la cual estaban. Necesitaban encontrar la manera en la que ese Nanimon no pudiera dar más problemas al negocio del pobre Starmon, pero debían ser lo más delicados posibles ya que el Adult le proporcionaba un buen ingreso a su negocio.

— No tenemos idea de cómo vamos a ayudarle a ese Nanimon a curar su mal de amor, pero quizás podemos hablar con él. Ya saben, intentar que no ahogue sus penas en alcohol y haga otro desastre.

La idea de Dora era posible, acercarse y darle un hombro al pobre Nanimon y que este evitara ahogar sus penas en alcohol sonaba muy bien, además, así evitaba que los clientes del bar se fueran por causa del extravagante Adult.

— Si ese es el plan entonces lo mejor será trabajar aquí durante un tiempo. ¿Qué piensa al respecto señor Starmon? — ante la pregunta de la pecosa, el vaquero se puso a analizar la situación actual.
— No tenía planeado contratar trabajadores en esta ocasión. Creo que no podré pagarles debido a que ni tengo un presupuesto sacado para ustedes específicamente.
— Por el sueldo no se preocupe comisario. Nosotros hacemos esto para ayudarlo. —
Akira mostró una sonrisa sincera al Starmon, gesto que agradeció mucho el vaquero. Sin embargo, tanto Dora como Lop entendían muy bien las intenciones ocultas del muchacho y era molestar al pobre conejo marrón. — Además, nosotros tenemos un café, así que por el servicio al cliente no se preocupe. ¡Nosotros daremos el mejor servicio que tenemos! ¡Por Black Jack!
— ¡Por Black Jack! —
Holly levantó su mano mostrando una sonrisa de oreja a oreja. Adoraba como su pareja sentimental estaba poniendo bastante empeño a representar el café. Por otro lado Lopmon no estaba muy agusto con la idea, de hecho, luego del incidente con aquel Nanimon que casi lo “viola” le tenia cierto temor a ese tipo de Digimon.

— Muy bien, entonces les mostrare el lugar mientras les digo lo que pueden hacer. Lógicamente yo me encargare de preparar las bebidas mientras que ustedes les dan a los clientes un buen servicio. — el ánimo de Starmon se encontraba por los aires al ver el entusiasmo que mostraban los jóvenes en ayudarlo con el Nanimon.


Por otra parte Dora observaba al pobre Lopmon quien no quería salir debajo de la mesa, no quería admitirlo, pero sentía tanto miedo como el dado a que volvería a toparse con un sucio Nanimon.

[***]
La noche había caído y nuevamente el bar estaba en funcionamiento como lo hacía todo el tiempo. Varios clientes estaban tomando las bebidas que les servían los nuevos camareros del lugar al igual que los Digimon ayudaban a pedir las órdenes para agilizar los pedidos y las ordenes. El vaquero del medio oeste estaba bastante contento con la producción de los jóvenes de Black Jack, tanto, que consideraba que trabajaran para el medio tiempo, sin embargo, ahora tenía otras cosas en mente y era calmar los ánimos de ese Nanimon.

— Ya veo, asi que ustedes recientemente formaron una Guild ¡Espero que se diviertan juntos chicos! — Antonich hablaba con un grupo de muchachos que recientemente formaron un gremio al momento de ascender. Allí estaban en una mesa celebrando con sus Digimon mientras levantaban las copas al aire, brindando por el nuevo futuro de su Guild.

— Si quieres puedes unírtenos, siempre necesitamos una chica tan dulce como tu — agregó un muchacho de cabellos oscuros y piel del mismo color.

— Gracias por la invitación, pero ya tengo gremio al cual pertenezco. Aun así, espero que tengan éxito con su gremio — agregó con una dulce sonrisa la pequeña holandesa. Los miembros de la Guild dieron un brindis por aquel nuevo futuro que les esperaba y por las dulces palabras de aquella dulce mesera.

Mientras tanto, el muchacho de cabellos purpuras con su compañera escuchaban a un hombre de mediana edad que tomaba una botella de ron. Allí, el hombre daba un ligero suspiro mientras que su compañero Digimon, un Tentomon le daba palmadas en la espalda al hombre.

— He llegado a un punto en el que el sabor a licor no se siente en mi cuerpo. he pasado tantas aventuras en este mundo que no extraño para nada el humano. Son tantas las cosas que he vivido aquí que podría hacer un libro y venderlo, pero hay algo que me obliga a quedarme aquí.
— ¿Tu compañero? —
el hombre negó ante la pregunta de Akira.
— Si, pero tambien este lugar. Me hace sentir en como si fuera mi hogar, tanto que he olvidado las amargas experiencias del mundo humano. Aunque aquí también hay peligros, se quien puedo venir a tomarme unos cuantos tragos y olvidarme de aquello que una vez fui; un perdedor.
— ¿Y qué haces actualmente? —
preguntó con curiosidad la dragona. El hombre tomó un trago del alcohol.
— Era un mensajero, actualmente estoy tomando un descanso de mis deberes luego de una temporada en la cual todo ha estado muy agitado. Pero eso no importa, hay algo que me preocupa desde hace unos días.
No me digas, es ese Nanimon — el hombre asintió. Dorumon chasqueó los dientes.
— Últimamente ha estado fastidiando mucho al Barman y a los demás clientes, incluyéndome a mí. temo que si esto sigue así tendré que irme de este lugar tan acogedor.

La campanilla de la entrada del local sonó. Los clientes de inmediato se alarmaron al ver a un Digimon con apariencia extraña caminar hacia la barra. Starmon suspiró, una vez más el Nanimon llegó a su local para ahogar sus penas. Varios de los clientes salieron espantados del lugar al ver la terrible abominación con la cual tenían que compartir tragos.

— Allí esta Aki. Debemos — la dragona miró el dedo de su compañero quien apuntaba a un conejo que se estaba ocultando bajo ocultando la barra. — ¡Sal de ahí Lop, debemos trabajar aunque no nos guste!
— ¡No Dora, no quiero ni verlo por favor!
— Sabes muy bien que debemos hacerlo, por el señor Starmon
— E-Eso lo se, pero, por favor, Dora, me da miedo. —
la dragona suspiró.
— ¿Y si te acompaño esta vez? ¿Cambiarias de idea?
— Quizas…solo no me dejes solo por favor.
— Esta bien Lop.

Maka. Maka Evans Que comience la fiesta xD
 

Maka.

¡Wubba lubba dub dub!|| Lord of Shipping
Moderador
Registrado
29 Mar 2009
Mensajes
4,683
Ubicación
Wonderland
Offline
{}


Lopmon tragó duro, no quería ni acercarse a aquel Nanimon, sencillamente no podía hacerlo. El recuerdo de aquel primer encuentro con un Adult similar le repiqueteaba en la memoria de modo molesto. Se estremeció de solo imaginarlo y palideció deteniendo el avance, corriendo de inmediato bajo la mesa que hasta hacía poco había ocupado como escondite.

Holly suspiró, la holandesa se había acercado al nipón con el afán de ir hacia al recién llegado, pero al ver la actitud de su camarada detuvo su andar. Con tranquilidad la chica giró sobre sus talones y, tras hacer una leve reverencia Starmon a modo de disculpa, se acercó a su camarada.

El bar tender sencillamente se enfocó en su cliente y amigo, comenzando con aquel plan que los Tamers le habían comentado. No darle licor a Nanimon… mantenerlo sobrio lo más posible.

Lop… —Holly se acuclilló de tal modo que se sostenía de la mesa con una de sus manos, mientras que con la otra recogía su falda para que no tocase el piso. Suspiró y avanzó a cuclillas—. Orejón, no te comportes así… no es la gran cosa.
No lo entiendes, Holls —Lopmon miró a su Tamer con ligero pánico mientras se abrazaba con sus orejas y continuaba—: esos sujetos son raros; además, pensar que este es un ebrio... ¡imagina la cantidad de cosas que pueden pasar! Simplemente deberíamos llevarlo a un doble A y dejarlo ahí, o con la DS.

Holly frunció el ceño ante las palabras de su camarada, claramente molesta por los comentarios extraños y sin fundamentos que el orejón hacía. Lopmon inmediatamente reconoció aquella mirada de descontento.

¿Ho-Holls? — el conejo ladeó su cabeza y la holandesa solo le miró con deje estricto, apresurándose a hablar sin esperar al otro.
Eso que dices me parece estúpido —el ceño de la chica estaba frunció—. Mira juzgar un libro solo por su portada… me avergüenzas un poco —el conejo abrió sus ojos cual plato, sorprendido por las duras palabras de su Tamer.​

Pero ciertamente la chica tenía razón. Él era el menos indicado para juzgar a aquella pobre alma en penumbra, que de solo verlo cabizbajo en la barra se le achicaba algo en el pecho; no solo comprendía eso de no ser bien visto por algunas, sino también lo que era sufrir un mal de amores. De recordar aquello sus mejillas se tiñeron y bajó la cabeza bufando.

Decir lo siento no ayuda, ¿verdad? —las orejas del conejo estaban caídas.
No… deberías decir que te comportaste como un burro —la joven Antonich retrocedió dando espacio para que el regordete saliera.
Sí, sí —Lopmon alzó la vista —. Me comporté como un burro. Ni siquiera le estoy dando la oportunidad a este pobre —su ceño estaba fruncido, no solo por el auto-disgusto que le ocasionaba su actitud, sino porque aún estaba ese deje de desconfianza por la mala experiencia vivida.
Para ese momento, tanto Akira como Dora ya habían llegado a un lado del dúo conejo-holandesa, mirándoles con curiosidad debido a la plática que había teniendo. La dragona y el nipón se habían mantenido alejados, permitiendo que la chica hablara con su camarada-
¿Y bien? —Aki ladeó la cabeza—. ¿En qué quedamos? No podemos quedar mal en este trabajo. Que el Onii-San tenga problemas de pareja con su novio no.
Sin embargo un golpe directo a las costillas del rarito fue más que suficiente para silenciarlo, la dragona le había aplicado el tratamiento “discreción”. Volver al ataque con aquella broma podría retroceder todo el trabajo de la holandesa. Sin embargo el conejo ni se inmutó.

No me molesta —el orejón avanzaba levemente, acomodándose a un lado de la dragona—. Será mejor ponernos a trabajar, no quiero que le causemos más problemas a Starmon…
Eso mismo —la dragona palmeó la espalda del conejo—. Vamos ya, comencemos.
Los miembros de Black Jack asintieron. Tenían un plan para hacer la intervención de aquel Adult bebedor, y la primera fase comenzaba ya mismo.

{}

Starmon suspiró mirando de reojo como Nanimon, con ligero ceño fruncido, meneaba el vaso sobre la barra. El cantinero estrella le había ofrecido iniciar la noche con un exótico mix de cola con Ron, alegando que comenzar con algo fuerte podría acabar con la velada antes de tiempo, y de paso destruir sus papilas. No muy convencido de aquello Nanimon bebía sin ánimos, esperanzado si quiera que aquel trago le hiciera olvidar sus pesares. Pero lamentablemente aquel trago no era lo suficientemente fuerte.
Debería beber legía, sería más efectivo —susurró para si el Adult mientras se empinaba el trago y maldecía ni siquiera poder sentir el gusto del Ron.
Eso sería una pena —susurró apenas una nueva voz, logrando que el de lentes alzara la vista para ver a su interlocutor.​

Dora estaba de pie al otro lado de la barra, mirando con semblante tranquilo al Adult, todo ante la mirada expectante de Starmon que parecía ligeramente más calmado que a media tarde. Si bien se habían retirado un par de clientes, no era medio bar como solía suceder a esas alturas de la noche.

Nanimon por su parte miró con atención a la dragona, sonriendo casi nostálgicamente por los recuerdos que la moradita imprimía en él. La dragona le recordaba a la pequeña que en su momento conoció junto al amor de su vida.

Ya veo, así que eres tú por lo que Starmon está tan misterioso… —el barbudo rió—.Contrató personal femenino para animarme —suspiró y tajó de nueva cuenta—; es tan buen sujeto. Pero ya le he dicho que este vaquero solo ama a un potrillo
Pues… —Dora negó mientras le cambiaba la bebida al Adult, ahogando una risa por la jerga que el barbón usaba, tan parecida a la del cantinero estrella—. No es tanto así, solo somos una ayuda temporal, Starmon necesita manos extra en estos días.

Nanimon asintió, comprendiendo a lo que la digital se refería, se disculpó con un gesto de su cabeza y apretó el vaso mientras bebía un poco el contenido de ese nuevo vaso. Arrugó la nariz al sentir el sabor extraño de aquel mix.

A lo lejos Starmon miraba nerviosamente el momento, aun sentía que no todo estaba bien, era como si el plan de la intervención que intentaba el dúo de Black Jack le despertara un mal presagio en el pecho.

No lo sé chicos —el cantinero limpiaba un vaso mientras la holandesa asaba cargando una bandeja—. ¿Creen que el plan funcione? Digo, mandar a un par de Digimons es…
Es una gran idea —señaló Aki—. Dora da buenos concejos, me ha dado los mejores que puedo contar.
Pero el conejo…
Lop estará bien —Holly sonrió —. Además confió en que sabrá darle a Nanimon consejos adecuados, después de todo tienen algo en común. Además ellos son el primer frente de ataque, si algo no va bien entonces entraremos en acción.
Pero con lo que la pecosa holandesa no contaba era que aquellas palabras estaban más cargadas de poder de lo que ella misma imaginó.

{}

La plática entre la dragona y el Nanimon fluía entre trivialidades y ligeras bromas. Mientras la Natural Carrier le comentaba lo singular y extraño de sus aventuras con su Tamer nipón, el humanoide se limitaba a asentir con diversión. De vez en tanto intervenía diciendo algún comentario sagaz sobre “sus tiempos de diversión”, pero al poco tiempo volvía a su depresión.

... De verdad que era divertido —tajó con calma el Nanimon tras un largo suspiró—. Hace no mucho que me metía en cada lío… pero ahora todo es distinto —el Adult agitó su vaso—. Ahora solo me queda este consuelo con el alcohol para olvidar mis penas.
Debió haberte pasado algo muy grave para que estés así…—Dora intentó confortar a Nanimon, no era tan mal tipo.
Gracias —aferró la garrita contraria y continuó—: y no fue algo tan malo… sencillamente que los asuntos de corazón son… misteriosos.
Bah, tonterías —la intromisión de una pequeña voz nueva, algo gruñona, hizo sobre saltar a los dos digitales que hablaban en la barra.​

Dora sabía perfectamente quien era, sobre todo cuando detuvo un nuevo vaso con un líquido oscuro, seguramente otro Ron con cola; las pequeñas pisadas del recién llegado llamaron la atención del Adult, era curioso el suave ruido que hacían aquellos pasos sobre la madera detrás de la barra.

Lentamente, tras recibir en sus manos la bebida nueva, Nanimon giró su atención al recién llegado, abriendo sus ojos cual plato; cosa que claramente, el ahora dúo tras la barra, no notaba. Nanimon escudriñó con detalle a ambos child frente a él. Aquello era como un deja vú, casi como un loco sueño. La mancuerna que tenía a la vista le era nostálgicamente familiar.

Tú… ustedes—la gruesa voz de Nanimon trajo de inmediato la atención del amateur combo cantinero, sobre todo de cierto orejón que ladeó la cabeza con ligero recelo. Algo en aquel llamado le estremeció.
¿Qu-que pasa?

Lopmon le miró fijamente, pero entonces el fuerte agarre del contrario sobre sus hombros le hizo saltar y chillar un poco de pánico. Dora se puso alerta, preocupada porque el alcohol en el Adult estuviera poniéndole agresivo, incluso Holly y Aki, que miraban desde lejos junto a Starmon se voltearon con nerviosismo a la escena. Los curiosos en el bar tampoco se quedaron atrás.

¡¿Qu-qué diablos te pasa tú…?! —Lopmon escupió aquel improperio con rapidez, pero murió antes de poder terminarlo debido a la mirada contraria. Podía ver los ojos del otro atreves de sus anteojos y aquel tacto le era horriblemente familiar…​

No podía ser…

¡Eres tú!

Debía ser una mala broma.

¿Qué sucede aquí chicos…? —Holly pronto corrió hasta la barra, mirando como su conejo era sostenido con fuerza por el contrario de mayor nivel, estaba lista para hacer uso de algún card slash pero, al ver como Nanimon se giraba y le miraba de pies a cabeza, y de nueva cuenta al conejo entendió todo.
¡Sí, eres tú! —pronto un abrazo se hizo presente en el regordete orejón, quien solo miraba el techo de modo sollozante.
N-no…
Eso debía ser una broma.

Se debía tener muy mala suerte para que eso estuviera pasando. ¡Había millones de sujetos como ese en el mundo digital! Y presisamente tenía que haber ido a parar con ESE mismo tipo. El conejo se maldijo.

Esto debe ser una broma —Lopmon se retorció, pero el Nanimon apretó más y finalmente habló.
¡Eres tú, mi amado Lop!

{}

Velvet. Kei... Finally ~


 

Velvet.

I challenge my fate!
Registrado
7 Mar 2008
Mensajes
3,066
Ubicación
Underground
Offline

Nunca en sus peores sueños, Lopmon esperaba encontrarse con aquel Nanimon que precisamente estaba ahogando sus penas en el bar. Esperaba a que fuera alguien más, puesto a que según lo que escuchó de él, existía la ligera posibilidad de que aquel Adult fuera un poco más civilizado que sus contrapartes, pero tal parece que Yggdrasil gustaba hacer bromas retorcidas, ya que se cruzó una vez más con ese Digimon que le dejó marcado de por vida. Lop sudaba frío intentando hacer que su cerebro reaccionara y lo sacara de aquel apuro en el que estaba, pero, no parecía tener señales de que hiciera algo o actuase por cuenta propia, pero su miedo estaba sacando lo mejor de él, pero luego recordaba aquella conversación que tuvo con su pecosa, juzgar al Nanimon ahora solo iba a empeorar las cosas, ayudando poco con lo que avanzaron por restaurar la reputación del bar del vaquero.

— Mi amado Lop, no sabes cuánto te he extrañado. Cada día pienso más en ti y tu solo recuerdo no deja de invadir mi mente. Tu mirada, tu sonrisa, todo acerca de ti se ha impregnado en mi Digicore, pero al fin, puedo tenerte en mis brazos mi querido Lopmon.

— ¡S-Suéltame! — el conejo intento quitarse de encima al ebrio Adult que intentaba abrazarlo con fuerza. Sin embargo, el intentaba alejarlo de sí mismo puesto a que no le agradaba nada el aroma que desprendía de su cuerpo. — En primer lugar ¿Qué rayos estás haciendo en este establecimiento? ¿No aprendiste con la lección que te dimos?

— Si amado mío, si lo hice. Desde ese día no he vuelto a buscar señoritas para importunarlas, pero fue porque estoy ahora enamorado de ti. Tú eres mi amor, por eso no pienso serte infiel con una fémina, puesto que tú eres ahora todo para mí.

Enserio, esas palabras estaban comenzando a asustarlo. Era difícil decirle que no a alguien que estaba tan profundamente enamorado, lamentablemente, el conejo estaba en esa situación tan incómoda, algo irónico puesto a que hace unos meses atrás, pasó por lo mismo que Nanimon, aunque de una forma un tanto diferente. Por su parte, la pareja de novios y la dragona observaba aquel suceso desde la distancia. Ninguno de ellos intentaba intervenir, puesto a que esa pelea entre “novios” era algo demasiado personal, aun así, ninguno de ellos podía evitar sentir preocupación por el conejo, especialmente su compañera humana.

— Lop— el brazo de su novio sobre su hombro la tranquilizó un poco.
— Debemos ver cómo se desarrolla esto y confiar en el conejo.
— Entonces entraremos si se pone loco ¿Verdad? —
Aki asintió ante las palabras de Dora.

Lopmon suspiró. Realmente aquella situación le molestaba bastante, pero no podía evitar sentirse mal por el. Necesitaba darle fin al drama, no solo por él, también por sus compañeros de equipo y por el pobre Starmon que era nada más que una casualidad. El conejo se rascó sus orejas mientras observaba al Nanimon derramar lágrimas, su amor, no estaba siendo correspondido por mas que el mostrara cuanto lo amaba y anhelaba estar a su lado.

— Yo, lo siento. Pero no puedo corresponder a tus sentimientos. — aquellas palabras fueron el punto de quiebre del Adult de lentes de sol. Era algo que se imaginaba, pero que esperaba no escuchar. El conejo se sacudió la cabeza, realmente odiaba ser el malo del cuento, pero debía aclarar las cosas de una buena vez — Enserio, me halagas mucho que yo te guste, pero ahora… Yo no estoy interesado en tener una relación — claramente mentía, puesto a que el recientemente había sido fascinado por un Wizardmon. Y que lastimosamente aun no superaba su mal de amores propio. Aun así, debía lidiar con el y evitar que haga cualquier cosa para empeorar la fama del bar de Starmon. —Enserio, lo lamento mucho, pero no puedo aceptar tus sentimientos hacia mí. discúlpame mucho, no digo que no hayas cambiado para bien, pero, n verdad, no deseo tener una relación contigo.


— Entiendo. —
El Digimon sonrío de forma amarga aceptando aquello que era inevitable. — Lamento haberte molestado.


La pareja observó como el pobre Nanimon volvió a estar sumido en aquella barra. Sollozo con acostando su cabeza sobre la barra. Starmon miró a la pareja, de enamorados y estos al pequeño Digimon marrón. Realmente el conejo metió la pata de manera casi literal.

Lo siento, sé que soné duro con él, pero era necesario aclarar las cosas de una vez.
— Entiendo que quieras dejarlo en la friendzone. Pero pudiste haberlo hecho luego de que se fuera del lugar, ahora fijo se pondrá a beber.
— Oye raro, tú ya tienes pareja, pero los que sufren mal de amores tienen las cosas un poco diferentes —
suspiró. — Lamento ser un aguafiestas en ese sentido.
— Ya veo. —
Aki sonrió. — Entonces solo hay que darle una oportunidad. Oye Lop, no lo veas como una pareja, pero velo como un amigo por lo menos. Asi empecé yo con Ho-chan y lo sabes.
— Lo se raro, pero.
— Lop, sabes que no es un mal tipo —
agregó la dragoncita — Ha cambiado para ganarte ese aprecio.
— ….
— Yo solo quiero verte feliz orejón, y si ese Nanimon quiere ser tu amigo entonces dale una oportunidad
— Pecosa.
— Anda, ve a animarlo y trata de hacer que no haga tanto desastre en el bar. —
Sin embargo, esta vez fue detenido por el chico de cabellos purpuras quien sonrió de oreja a oreja.
— Raro ¿Qué es lo que tramas?
— Solo déjamelo a mí.
— Aki... ¿No usaras el Change Mirror?
— Lo tengo todo controlado Dora, me encargare de esto.


Tanto Dora como Holly conocían esa sonrisa traviesa de su camarada y sabían que Aki no tenía muy buenas intenciones. El muchacho salió del bar para sorpresa del Starmon quien intento llamarlo para pedirle una explicación, pero el chico sencillamente le dio una sonrisa de oreja a oreja diciendo que todo estaría bien. Solo tomó unos segundos para volver a entrar al establecimiento. La dragona y su pareja hicieron una mueca al ver a la figura que se acercaba al Nanimon quien continuaba llorando, siendo consolado por el pobre Starmon.

— ¡Nanimon-san! ¡Qué bonita sorpresa!
— Eh —
el Digimon de anteojos de sol observó a la figura que le llamaba la atención. Era una chica de cabellos purpuras cuya sonrisa de oreja a oreja.
— Te recuerdo, eres esa chica. — el Adult volvió a su tristeza — Lo siento, no quiero hablar con nadie ahora.
— Pero ¿Qué ocurre? ¿A dónde se fue ese Nanimon tan alegre que conocí en aquella ocasión?
— Ha muerto, lo que queda ahora es un cascaron vacío —
Sabía que el conejo le estaba escuchando, pero ahora mismo su tristeza era demasiado para soportarla. Aquella chica observó al Adult.
— ¿Mal de amores?
— Efectivamente.
— ¿Puedes decirme?
— Aquella persona especial no siente lo mismo por mí —
la peli purpura sonrío dulcemente dándole palmaditas en su espalda.
— ¿Sabes? Mi pareja y yo iniciamos de la peor manera. El es algo tímido al igual que yo, y ninguno de los dos mostró nuestros verdaderos sentimientos sino un poco más después de conocernos.
— ¿Tu punto es?
— Mira, toda relación comienza de diferentes formas y debes entender que es como si fuera una semilla plantada. Debes regarla y esperar a que de frutos, si no lo logras a la primera, prueba intentar plantar otra semilla hasta que con esfuerzo logres dar con un árbol de dulce fruta. Lo que quiero decir es que, aunque aquella persona no te vea como alguien especial, puedes intentar ganarte su aprecio, no como pareja, pero como algo mucho mas profundo. —
La mirada de la chica se posó sobre la pecosa de lentes dedicándole una sonrisa — Se alguien importante en su vida. novios, novias, hay por montón. Una persona que deja huella, se cuentan con los dedos de la mano.

Holly reconocía muy bien a la chica misteriosa que hablaba con Nanimon. Aki logró darle su porpio punto de vista sobre las relaciones al barbudo quien asentía mientras escuchaba atentamente a las palabras de la “chica”. Era algo curioso como el muchacho veía su relación con ella de esa forma, pero de que en cierta manera tenía todo el sentido en el mundo. Ellos dos, ahora se necesitan mutuamente, siendo parte muy importante de sus vidas.

— Aki.
— Holly…el raro tiene un punto. Creo que es mi turno de aclarar las cosas.


Maka. Maka Evans Es hora de darle cariño al nanimon D:
Stalker [Holly Antonich & Kazuhiro Akira & Nume (?)] Esto es un poco para entrar al contexto de la quest
 

Maka.

¡Wubba lubba dub dub!|| Lord of Shipping
Moderador
Registrado
29 Mar 2009
Mensajes
4,683
Ubicación
Wonderland
Offline
{...}


Lentamente el orejón tomó una bocanada de aire, preparándose para acercarse a Nanimon. Si bien no toleraba a Aki, sin duda el nipón tenía un punto, además había sido muy poco delicado con aquella declaración; suspiró, se acomodó las orejas y avanzó. Tenía que dejar en claro todo.

Nanimon continuaba sentado en la barra, meditando pero sin soltar aquel trago que tenía al frente. Se había enfrascado en sus pensamientos, tanto que dolía; dolía admitir que había perdido lo que más amaba sin siquiera haberlo tenido en algún momento. El solo recuerdo de aquella derrota le estremeció, y sin dudarlo empinó aquella bebida entre sus manos. No había mucho alcohol, pero lentamente el efecto de muchos tragos hacía estragos en él. Lopmon frunció el entrecejo, inclusive Starmon.


— No deberías beber tanto, vaquero… —el cantinero estrella miró a su contrario con pena, intentando quitarle el vaso, se arrepentía de haberle dado aquel trago al acercarse a consolarle.


Nanimon en cambio tenía otros planes, pues apenas y el cantinero había intentado alejar su mano el Adult gruñó apartando la mano y empinando otro trago.
— ¡Estoy bien, joder! —el de gafas de sol gruñó, alertando a todos, incluso algunos clientes se pusieron nerviosos. Lopmon inminentemente se adelantó, si bien tenía planeado ser amable aquella reacción lo alertaba.
— Oye… —El conejo llamó la atención del Adult, que sin dudarlo le respondió la mirada con un semblante ligeramente dolido y molesto. Aun así Lopmon no retrocedió, solo continuó—. No deberías ser tan huraño yo…
— ¡Déjame! —Nanimon gruñó empujando ligeramente al conejo, que parecía claramente sorprendido.


Nadie dijo ni una palabra, sencillamente Nanimon se puso de pie y se alejó del dúo, a quien en ese momento se había acercado Holly y Dora, ligeramente alarmadas por la reacción del Adult. Nanimon retrocedió abrumado.
— No hay razón para que te pongas así, Nanimon-San —Aki intentó razonar con el digital, pero este no le escuchó.
— ¡Les he dicho que me dejen! —otro grito más emergió del digital, esta vez acompañado de unos cuantos cristales rotos. El Adult amorfo había arrojado contra el piso el vaso que contenía su bebida.
— No tienes que ser tan mezquino —Lopmon resopló al ver el vaso—, si te calmas podemos…


Pero las palabras murieron de golpe cuando Nanimon alzó su mano y lanzó una botella. Todos se sorprendieron e instintivamente esquivaron el improvisado proyectil. El grupo ya no sabía que pensar, mucho menos los comensales; si bien Nanimon estaba comportándose infantilmente, verlo actuar con aquella desesperación lograba estrujarles el corazón a algunos.

— Les he dicho que me dejen, si no lo hacen yo…
— Si dejas de comportarte como un Baby 1 podemos hablar y…
— Tú cállate, niñata —farfulló la mole de carne—. Se van a arrepentir de esto.


Starmon chilló con pánico, aquello no era bueno. El problema ahora estaba siendo más grande. No solo su bien estimado amigo continuaba siendo un borracho empedernido, sino que estaba dolido y era capaz de hacer cualquier cosa. No sabía muy bien que pensar o que hacer, temía por su amigo.

— Por favor, hagan algo chicos —Starmon había tomado la muñeca de Aki mientras Nanimon escapaba por la puerta. Lopmon le siguió de cerca, culpable de ser la causa de todo ese embrollo.
— Tranquilo, Starmon —Holly se movió hasta la salida—. Usted tranquilice a sus clientes, nosotros a Nanimon —la pecosa miró a su novio-novia, quien no dudó en seguirle.


El trío avanzó fuera persiguiendo a Nanimon, quien parecía solo dejar incertidumbre y daños colaterales caros que seguramente Starmon tendría que pagar; debían evitar más desorden. El Adult se alejó lo suficiente del local, pero que el conejo regordete le pisara los talones lo estaba poniendo nervioso.

— Te he dicho que me dejes —tajó finalmente Nanimon, cansado de la insistencia del conejo—. ¿Por qué demonios me torturas de esta manera? No te basta con romper mis ilusiones…
— ¡Tienes que escuchar! —Lopmon le miró—. Tienes un problema, beber como lo haces no es sano… y preocupas a quienes les importas —el conejo apretó sus pequeños puños—. Starmon, incluso nosotros.


Y aquello fue la gota que derramo el vaso, ese sentimiento extraño que le causaron esas líneas le hicieron hervir la sangre. Odiaba la lastima, odiaba ese sentimiento que el orejón le producía; quería dejar de sentirse mal, quería que ese dolor se marchara… y lo haría. Sus manos se movieron instintivamente para cargar su fétida técnica, logrando que el orejón retrocediera.

— Cuidado —la voz de Dora espabiló a Lop, que entre asqueado logró esquivar el ataque. Holly y Aki, quien ya estaban acompañando a sus camaradas miraron aquello con ligero pesar.
— No podemos dejar que haga un desmán —Aki tomaba su Digivice con fuerza, pero Holly negó mirándole.
— ¿Puedes dejar que el orejó lo arregle? —la fémina mostró su D-Arc—. Él fue responsable en gran medida de lo que sucedió —una sonrisa se posó en sus labios y continuó—: tú y Dora podrían apoyarnos…
— Pero si las cosas se ponen mal… —Aki frunció el ceño—. Nosotros actuaremos.


Un asentimiento se hizo presente por parte de la pecosa, quien sin dudarlo alzó du Digivice y llamó a su camarada, quien asintió rápidamente para prepararse. El conejo avanzó nuevamente, intentando hablar con el Adult, quien nuevamente lanzó otro inusual proyectil. Aquello colmó la paciencia del conejo, que gritando uno de sus clásicos improperios, dio la señal que la Tamer buscaba.

La típica luz de la evolución envolvió al conejo, que en un abrir y cerrar de ojos ya había tomado su forma de Adult, el ahora mago sostuvo su báculo frente a él y señaló al de gafas a modo de amenaza.

— Te dije que necesitamos hablar, pero si no quieres hacerlo por las buenas lo haremos por las malas.
— Q-que demonios —Nanimon miraba al mago con atención, ligeramente cohibido por aquella forma que su amado orejón había tomado. Aun así no podía dejarse intimidar, volviendo al ataque sin dudarlo.


La joven dragona sin dudarlo bloqueó el ataque contrario que se dirigía al dúo de Tamers, mientras que el mago hacía lo propio, utilizando su Blink Breeze para redirigir los proyectiles fétidos contra el Adult de gafas. Nanimon chilló ahogadamente mientras intentó esquivar los ataques que se le devolvían, sin embargo no tuvo éxito; un par de golpes dieron de lleno contra la mole con barba, quien se dejó caer ene le piso, derrotado. Todo había terminado, no tenía fuerzas para seguir. Estaba roto.
— Vamos, acaba conmigo —murmuró el de barba mientras sollozaba—. Estoy aquí, listo para que me ajusticien.
— Nadie te “ajusticiara”, Nanimon-San —Aki sonrió mientras se acomodaba y miraba al otro—. Solo queremos ayudar.
— Sí —el ahora Wizarmon se acuclilló junto al Adult, y tras soltar un suspiró volvió a hablar—: nadie te harpa nada… solo queremos hablar. Ya te lo dije, todos estamos preocupados por tu forma de beber…
— Y qué más da —tajó la mole—. Ya no queda nada para mi.
— No digas eso —esta fue Holly, que tocó la frente del otro—. A todos nos importas, qué más da que el gordito te rechazara… solo queremos que dejes de destruirte con el alcohol.


Nanimon les miró y se cubrió con un brazo el rostro, apenado y sollozante. Había dolor y ligera alegría en aquel acto. Wizarmon resopló mirando de medio lado.

— Ser rechazado no es nada del otro mundo… lo sé muy bien —claramente hablaba de él mismo—. Así que el mundo no se acabará. Sí de verdad quieres agradarle a alguien, muchas veces hay que esforzarse, mejorar y... seguir adelante.

Todos escucharon aquello con atención, incluso Starmon que había salido a ver cómo iba todo con su amigo. De algún modo aquellas palabras eran motivadoras para Nanimon, que había dejado de sollozar y solo se limitaba a escuchar.

— A-además — nuevamente Wizarmon hablaba, pero ahora estaba de pie y se movía lejos— L-las personas a-alcohólicas no me agradad.
— ¿Eh? — aquellas palabras lograron sorprender al grupo, pues aquello era una gran sorpresa, incluso Nanimon se había puesto de pie.
— ¿Q-qué significa e-eso? —Logró articular el Adult, secundando por los Tamers, que estaban curiosos.
— ¡N-no piensen idioteces! —sentenció el de la capa—. N-no significa nada raro… so-solo que no me gustan las amistades borrachas…


Starmon sonrió, aquellas palabras habían sido acompañadas por un extraño brillo en los ojos de su amigo Nanimon, que miraba ligeramente embelesado la apenada silueta de Wizarmon. Claramente Holly y Aki habían ido a molestar al pobre mago, pues le estrujaban y jalaban las mejillas al son de: “Oh, eres tan Tsundere como tu hermano Ethan”, “No, no, no, o Tsundere de Ethan se le pegó”. Dora sencillamente miraba al pobre mago con pena, excusándose que no podía hacer nada.

— Traicionera —murmuró el mago sin ánimos mientras lloraba en silencio
— Entonces… —Starmon se había acercado a Nanimon, que en aquel momento estaba ya sentado mirando al cuarteto —. ¿Qué pasará?
— Yo… —Nanimon sonrió con ligera nostalgia—. Creo que no debería volver a beber
— Buena elección amigo —una palmada se hizo presente en el hombro del alcohólico Nanimon. Starmon se limitó a suspirar y continuó—: Será mejor volver a dentro, tenemos mucho que hablar.


Tanto los Tamers como Nanimon asintieron, además estaba bien claro que cierto Adult de gafas tenía que ayudar a arreglar los desmanes en la taberna y disculparse con los comensales. Quien sabe, ese podía ser un nuevo inicio para el Adult, que no perdía le esperanza de agradarle al joven child conejo.

Nanimon no había perdido la esperanza… de hecho.

Estaba seguro se había enamorado más.

{...}

Velvet. Kei... M Maiku Terminado u3u la patean-
 

Maiku

Mr. Nobody
Registrado
5 Dic 2009
Mensajes
4,902
Ubicación
Homeland
Offline
Lamento la demora con su evaluación chicos, tuve semanas ocupadas.

Narrativa: En general ambos expresan de manera coherente sus ideas y no es difícil entender sus intenciones tras cada acción, pero por razones que comprenderán, separaré la evaluación en este punto.

1.- Kei: La verdad es que estoy algo sorprendido y decepcionado con tu desempeño en esta quest. No sé si te la habrás tomado a la ligera, por poseer una dificultad menor a otras que has hecho en el último tiempo o simplemente estabas apurado, pero la cantidad de errores que noté a simple vista fueron muchos. Primero que todo, desde tu primer párrafo se puede leer una marcada redundancia. Tiendes a repetir innecesariamente el sujeto de la oración muchas veces, al punto en que cambias la perspectiva del narrador y generas situaciones extrañas, como aquí, donde Aki se desdobló: “El muchacho de cabellos purpuras acomodaba las mesas del café mientras observaba como el ultimo cliente se despedía del joven asiático.”. Trata de tener más cuidado con esto, porque no solo es pesado leer una referencia constante al mismo grupo de personajes, sino que puede dar pie a situaciones como la que recién te mencioné. En segundo lugar, debo hacerte presente ciertos errores: “Enserio” y “Lopmoncio”. El primero en cuanto enserio viene de enseriar, un verbo que dista en lo absoluto de la expresión “en serio” y que utilizaste tres veces, seguidas. El segundo tiene que ver con respeto a la ficha del personaje con el que lidias. Los apodos de Lopmon son Orejón y Lop, entiendo que Aki o alguno de los personajes distorsionen el nombre, porque es normal, ¿pero el narrador? Ojo con eso.

En tercer lugar, el uso de diálogos de manera confusa y algo abusiva. Si te fijas bien, tu primer post fue casi pura conversación, pero encima pocas veces aludías a quién hablaba. Kei, el lector no puede adivinar quién es el que realiza qué diálogo y entrar a deducirlo por contexto, muchas veces se hace tedioso. Por si fuera poco, llegado el punto en que podías utilizar un párrafo para explicar un cambio de escenario, decidiste utilizar el “[***]” para ahorrarte el trabajo. Tanto tú como Maka están abusando mucho de este recurso y ya se les ha dicho que hay otras formas de lidiar con el cambio de escenario. Finalmente y, desde mi punto de vista, tu talón de Aquiles en esta quest: los acentos y el uso de mayúsculas. Ignoro por qué, pero hubo casi nula tildación en esta quest. Conozco cómo escribes y, pese a que suelen haber omisiones, esta vez fue excesivo. Sobre todo porque se acompañó con puntos seguidos que no fueron emparejados con una mayúscula luego, en varias ocasiones. Si te soy sincero, incluso dio la sensación de que hiciste eso apropósito, por ser errores tan básicos que cualquier corrector te advertiría. Ojalá me equivoque y seas más cuidadoso con esos detalles a futuro.
(14/25)

2.- Maka: Con usted, señorita, estoy bastante decepcionado. ¿Digimons? ¿En serio? Eso no tiene perdón de Yggdrasil. Dejando eso de lado, con lo que prefiero no meterme ni quitarte los 25 puntos de narrativa, paso a la evaluación propiamente tal de este apartado. Primero que todo, hubo excesiva redundancia en muchos de tus post, por ejemplo, cuando encuentras a Starmon te dio por utilizar la palabra “ligeramente” y derivados, en cada oración. Por favor ten cuidado con eso, porque entorpece la fluidez que tienes de forma natural. En segundo lugar, los errores de dedo en tus escritos fueron más evidentes de lo normal y algunos difíciles de pasar como meros deslices, desvelando que no revisaste lo escrito luego de hacerlo.

Sin embargo, tu gran falencia durante todo el encargo y que he comenzado a notar de tanto leer tus aventuras, es que tienes una cierta renuencia al uso del punto seguido. Es más, muchas veces optas por utilizar el punto y seguido o alún paréntesis antes que separar una oración, a tal punto que distorsionas la narración. Por ejemplo, sigo sin entender qué quisiste decir aquí: “Lopmon resopló mientras dejaba en la barra su vaso vacío, había escuchado todo con atención y, aunque en el fondo sentía lastima y empatía por aquel pobre desdichado Nanimon –la cual llegaba a él de solo recordar el pesar que sintió cuando Wizarmon, aquel con el que había entrenado meses atrás, de algún modo le dejó en claro su poco interés en él–, sin duda deseaba salir lo más rápido de esproblema. Entre menso lidiara con sujetos como Nanimon, mejor”. Ese paréntesis no solo fue innecesario, sino que le quitó el sentido a la explicación del narrador. Ah, y al igual que Kei, estás abusando del […] como recurso para cambiar escenas. Ya se ha dicho antes, existen otras formas para hacer eso como recurrir a conectores. Si les cuesta, pueden preguntarme, pero ver tanta simbología innecesaria empobrece el relato y el mensaje que buscan transmitir.
(17/25)

Interpretación: En este apartado quiero detenerme y hacerles un comentario sincero, porque de verdad es algo que puede afectar mucho su desempeño a futuro, cosa que no me gustaría que ocurriera. Entiendo que ambos quieren explotar ciertas tramas entretenidas, como esta que tiene directa relación con una anterior, sea para torturar al conejo o para divertirse personalmente. Sin embargo, les pido que tengan extremo cuidado con cómo justifican la historia y sino que recurran a una QH, para que el tinte de la evaluación sea menos estricto. La razón por la que les digo esto, es porque durante toda la quest sentí a todos sus personajes “Out of character”, todo en relación a la víctima de este rol: Lopmon.

Me explico. Primero Holly, su compañera de todo este tiempo y con quien ha vivido impericias y felicidades de todo tipo. Entiendo que la pecosa siempre ha tenido una suerte de poder sobre sus amigos, llevándolos por el buen camino para que no prejuzguen, hagan cosas malas, es casi como la madre del grupo –especialmente este concreto. Sin embargo, ¿realmente le importaría más la misión que la fobia de su amigo? ¿realmente se tomaría a la ligera su pánico? No me mal entiendan, sé que esta quest tiene un fundamento anterior, pero por cómo describieron a Lopmon, ¿la mujer tímida de buena voluntad que siente un remordimiento por hacerlo acceder a su Dark Evolution, pasaría por alto sus sentimientos de esa manera? Ni siquiera le dijo alguna vez “es hora de que superes esto” de buena manera, sino que siempre se quedó en un “deja de ser tan burro, tenemos que ayudar a Starmon”. Francamente no sé qué pasó ahí. En segundo lugar con Lopmon. El sujeto tenía pánico a verse con el mismo Nanimon que, cito, “casi lo viola”. Supera eso por el bien de la quest y las palabras de su amiga, pero cuando se entera que el llorica es el mismo acosador, ¿se quedó ahí? Hasta el momento se mostró un terror, pánico, aversión completamente irracional y cuando se vio en sus brazos, no hizo nada. Es más, sacó un valor que no sé de qué tierra creció, para dejar en claro las cosas con él y luego decidir volverse su amigo. Ojo con cómo plantean las cosas, porque una “fobia” no se va por arte de magia.

Pasando al japonés, como tercer aspecto. Entiendo por completo que él quisiera molestar al conejo y verlo sufrir, porque es su hobby. Sin embargo, se mostró ambivalente durante todo el escrito, pasando de ser un trol a una suerte de padre protector. Entonces, ¿cómo? Se pone serio y pretende proteger a todos cuando las cosas se ponen mal, pero bien que le vale madres someter a su amigo a una situación que, como ya expliqué, se mostró algo traumática y difícil para él. Por si fuera poco, luego de básicamente obligar a Lop y a Nanimon a plantearse la idea de ser amigos, pretende parar la discusión/pelea que tienen ellos fuera del local y fue Holly quien lo detuvo de intervenir. Faltó coherencia en su relación con el conejo, en ese sentido. Finalmente Dora, cuyos problemas se vieron en otro aspecto. En ningún momento se especificó en la quest que se usaría a Dorumon en vez que a Sistermon y tampoco podía justificarlo por la línea temporal, pues se explicita que esta quest ocurre luego de X-Mayhem. Entiendo que quisieran el Deja vú, pero la transformación de la felpuda ya ocurrió y ya ha pasado un tiempo desde aquello. Utilizar la forma del dinosaurio tergiversa en extremo la línea temporal que sigue el rol, corresponde usar a Sistermon Blanc.

En serio, entiendo lo que querían hacer, pero es el cómo lo hicieron lo que dejó un sabor muy amargo. Para futuras aventuras cómicas, tengan ojo con la profundidad que le dan al problema versus la forma de resolverlo y la actitud de los personajes, para que no se repita esto.
(10/25)

Realismo: Este fue su mejor aspecto y en gran parte se debe a la poca complejidad del encargo. Solo hubo dos situaciones que no me cuadraron, una de ellas que no pretendo contar en la calificación, por ser algo menor. Con esto último me refiero a la lógica empleada para detener a Nanimon en sus “destrozos” fuera de la taberna, ¿por qué Starmon tendría que pagar por ello? Lo que interesaba a él era que su bar saliera bien parado y solo era un amigo reciente del amorfo, así que tampoco había razón por ahí, cuidado con eso. Ahora, lo que sí lleva descuento es algo que dijo Maka que no me cuadró. Según entendí de su relato, el poja salió del lugar para convertirse en chica y animar a Nanimon, sin volver a su estado varonil nuevamente. Entonces, ¿por qué ocurre esto? “Starmon había tomado la muñeca de Aki” ¿Cómo sabe él que es el chico? Jamás se explica ni explicita, quedando en un misterio que nunca se resolverá. Kei (25/25); Maka (23/25)

Desarrollo: Si bien, en general, todo estuvo dentro de lo normal, no puedo dejar de reiterar lo que ya se les dijo en interpretación y narrativa. Por un lado, el abuso de simbología como “[…]” se ha vuelto recurrente en sus escritos, obviando la narración de situaciones importantes en algunos momentos, que podrían justificar de mejor manera lo que sucede. Por ejemplo, en el primer post de Kei hay una clara contradicción: Dora dice que está lista para trabajar y luego dice que no, ¿pero por qué? Así como está planteado, solo se vio incoherente y fuera de lugar. Finalmente, el miedo de Lopmon evolucionó de una manera poco natural. Como les dije, pasó de un terror irracional a algo bastante jocoso, de la nada. Una profundización de su estado psicológico en cada situación importante pudo haber cambiado eso y haber mejorado mucho su desempeño en esta quest. También, como punto aparte, debo recriminarles que se centraron demasiado en la trama personal que adhirieron a la quest y dejaron de lado el problema de Starmon. Nanimon jamás se mostró como un ebrio que causara demasiados problemas, la verdad, todo quedó en una suposición que se vio opacada por el “drama amoroso”. Ambos
(19/25).


Total: Maka 69/100 ; Kei 68/100. C aprobada.
Paga: 200 bits c/u
EVO: +1 Lopmon

Maka. Maka Evans Velvet. Kei... listo. Cualquier comentario, me lo hacen por privado, por favor.
Masaru Masaru done.
 
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba Pie