Quest C Night of Terror [Kathleen Briand & Teresa]

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

Madara.

Markie
Registrado
1 Oct 2011
Mensajes
3,193
Ubicación
Ñarnia XD
Offline
"Night of Terror”

a) NPC que la solicita: -
b) Descripción de la misión: Durante las últimas noches se han reportado extraños sucesos en las calles de la ciudad. Según lo que los testigos indican, estos varían entre apariciones a sonidos e imagenes completamente inexplicables. Según los analistas del suceso, es posible que esto sea obra de la técnica "Terror Illusion" de un Wizarmon. Encuentra al culpable y detenlo
c) Descripción del campo de juego: Ciudad
d) Objetivos a cumplir:
  • Buscar información sobre las apariciones vistas
  • Encontrar al Wizarmon culpable, en caso de haberlo, y detenerlo
e) Notas
  • Las apariciones ocurren entre las 11 PM y las 5 AM
  • Se desconoce si Wizarmon trabaja sólo, o si pertenece a un Tamer
  • Tenemos información de que el jefe de la ciudad recibió una amenaza anónima en su hogar: "El verdadero terror ocurrirá el sábado a la medianoche". Eso será en dos días, capturen al culpable antes que cumpla su amenaza
Tamer: Kathleen Briand & Teresa
Digivice: D-Arc
Mínimo de post en Solo: 5.
Tiempo Límite para Completarla: 14 Dias.
Paga máxima: 300 Bits.
Máximo 2 puntos de stat.
En caso de activo: Máximo 2 puntos de fama/infamia.


Relikt Relikt puedes comenzar
 

Something that remains
Registrado
15 Abr 2016
Mensajes
1,682
Offline
Luego de unos largos y estresantes días para el par de compañeras mientras la francesa se recuperaba tanto física como mentalmente, esta última con ayuda de su líder de guild, Cosette, sintieron que era tiempo de regresar nuevamente a la ciudad y encontrar algún trabajo en el cual pudieran servir de ayuda. Mientras deambulaban por el lugar buscando la central, se podía ver la tensión que existía entre Tamer y digimon, la primera mantenía la mirada en un papel que le indicaba la dirección del sitio al que iban y la otra tenía audífonos puestos con cara de pocos amigos.

Al llegar a la central, ambas compañeras notaron semejanzas con el edificio que había en File City, sin embargo la central de HAC era un poco más grande. Caminaron entre Tamers y digimon dirigiéndose la recepción donde se encontraba un Bakumon que colgaba el teléfono para luego suspirar.

Bonjour. – Saludó Kathleen al digimon sagrado, quien alzó la vista y le sonrió con cortesía.

Buenos días, ¿en qué puedo ayudarle? – Preguntó el child mientras se enderezaba en su silla.

Quisiera saber si hay algún trabajo urgente. – Contestó la albina con tranquilidad y apoyándose un poco en el escritorio del recepcionista. – Mi compañera y yo somos nuevas y bueno… nos beneficiaría mucho empezar a conocer a los habitantes de este lugar, ya sabe, para tener un poco más de contacto con todos aquí en el continente.

Oh, comprendo. – Asintió el digimon bestia. – Hace un momento, Lord Holy Angemon ha llamado para solicitar de manera urgente un Tamer que investigue cierto caso.

¿Qué caso? – Preguntaba Teresa con cautela al tiempo que se quitaba los audífonos y se colocaba al lado de su compañera.

Mencionó haber recibido una carta cuyo contenido era una amenaza de alguien anónimo. – Respondió Bakumon volteando a ver a la Sistermon con vestimenta diferente a la tradicional. – Parece que últimamente han ocurrido sucesos extraños en la ciudad a altas horas de la noche.

¿Qué tipo de sucesos? – Habló la francesa un poco intrigada.

No estoy muy al tanto de ello, les sugiero que se dirijan a la oficina donde se encuentra Lord Holy Angemon. – Dijo la bestia sagrada comenzando a anotar una algo en un trozo de papel y luego tendiéndoselo a la albina. – Esta es su dirección.

Oh, muchas gracias. – Decía la chica tomando la dirección y leyéndola. – Ummm, creo que puedo ubicarme un poco hacia donde tenemos que ir. Nuevamente muchas gracias.

Estoy para servirles. – Habló el digimon sagrado viendo como la Tamer se despedía y salía del lugar en compañía de Tessa.​

Durante media hora, Kathleen y Teresa recorrieron la ciudad dirigiéndose a la oficina del gobernante de HAC, en algunas oportunidades, la albina tuvo que solicitarle información a algunos transeúntes sobre el camino que debían tomar para llegar a su destino. Cuando el par hubo llegado al edificio que les indicaba el papel dado por Bakumon, la francesa y su compañera entraron dirigiéndose nuevamente al lugar donde estaba la recepcionista de aquella edificación. Luego de presentarse y mencionar que iban de parte de la Central, la Tailmon que atendía les dio pase libre indicándoles donde podrían encontrar la puerta a la oficina del mandamás.

El sitio era lujoso, con pisos de mármol, paredes llenas de pinturas con diferentes estilos y muchos digimon y Tamers que deambulaban de un lugar a otro vistiendo ropas elegantes, en la mente de la chica de ojos púrpuras solo imaginaba que algo así eran los edificios donde trabajaban los gobernantes en su mundo. La joven y su compañera se detuvieron en una puerta de madera al final del pasillo, en la cual había un trozo de hierro que tenía escrito “Lord Holy Angemon - Gobernador”. Kathleen tocó tres veces hasta que escuchó un “Adelante” proveniente del interior de la oficina. Al abrir la puerta, se encontró con una gran oficina con un par de grandes estantes llenos de libros, al fondo estaba el escritorio y detrás de este había una amplia ventana por donde se podía ver la calle principal, justo apoyado en el marco de la ventana se encontraba el digimon ángel de grandes alas blancas, quien se volteó al escuchar al par caminar hacia él.

Gracias por venir tan pronto. – Dijo el ángel yendo hacia la albina y estrechando su mano. – Estaba preocupado de que nadie se atreviera a venir por cuestión de la hora.

Pero si es temprano. – Comentó la chica mirando el reloj que colgaba en la pared del lado izquierdo.

Oh, no. – Negó con la cabeza Holy Angemon mientras se apartaba de la Tamer. – Me refería al trabajo en sí.

Al grano, ¿qué hay que hacer? – Preguntó Teresa en tono cortante.

El Bakumon de la central nos dijo que había recibido una amenaza anónima. – Hablaba la francesa viendo ligeramente como el gobernador hacía una mueca.

Por favor, siéntense. – Indicó el digimon ángel a sus visitantes. – Permítanme explicarles lo que está sucediendo durante las noches en nuestra ciudad.

A continuación, Lord Holy Angemon comenzó a exponer los eventos que habían estado ocurriendo frecuentemente en las tres últimas noches que habían pasado. Estos acontecimientos se trataban de apariciones de imágenes y sonidos aterrorizaban a los transeúntes, si bien nadie había salido herido físicamente parecía que el culpable intentaría hacer algo más siniestro dentro de dos días, o eso decía la carta que había recibido el ángel en la puerta de su hogar. El digimon ángel pensó que se trataría de un Wizadmon utilizando su técnica de “Terror Illusion”, pero al no ser capaz de verlo con sus propios ojos no podía inferir mucho acerca de ello, por lo que le dio a la francesa y su digimon camarada una lista de nombres y direcciones de las víctimas de dicho suceso para que hablaran con ellos. Cuando el gobernador preguntó si realmente harían ese trabajo, la albina tuvo que voltear para ver a su compañera, quien se mantenía cruzada de brazos con mirada seria, luego simplemente suspiró y asintió.

No se preocupe, Lord Holy Angemon, nosotras nos haremos cargo. – Decía Kathleen al tiempo que se incorporaba.​

***
M Elaine 1er post ^^)/​
 

Something that remains
Registrado
15 Abr 2016
Mensajes
1,682
Offline
Kathleen y Teresa decidieron ir a un INN cercano, ya que allí se encontraba una de las víctimas que mencionaba la lista que Lord Holy Angemon les había dado. Mientras caminaban, la francesa observaba con atención las calles intentando aprenderlas para poder sentirse menos perdida durante su recorrido para visitar a los respectivos Tamers y digimon que se habían encontrado con la supuesta técnica de Wizarmon. Sistermon por su parte, leía nuevamente la lista de nombres y direcciones, en el día recorrerían la ciudad para hablar con todos y luego, durante la noche, caminarían en busca del responsable de dichas bromas pesadas.

Cuando el par hubo llegado al INN, fueron a la recepción y le preguntaron al Coronamon que atendía, si Susan Williams se encontraba hospedada en ese lugar, al recibir una respuesta afirmativa, le pidieron de favor al child sagrado que la llamara para que pudieran encontrarse allí en la pequeña sala que había frente a la recepción. Durante diez minutos, el par de compañeras estuvo esperando sentadas en uno de los muebles del lugar a la chica.

Susan Williams apareció acompañada de un Kokuwamon, la chica tenía el cabello castaño y grandes ojos azules.

Mi nombre es Kathleen Briand y ella es mi compañera, Teresa. – Se presentó la de ojos púrpuras estrechando la mano de la castaña. – Hemos venido de parte de Lord Holy Angemon para que nos cuentes con detalle lo que te sucedió la noche pasada.

Vale. – Accedió Susan tomando asiento junto a su compañero, Kokuwamon, en el mueble frente a la francesa y Sistermon. – Koko y yo regresábamos acá luego de haber terminado un trabajo en la biblioteca, sin darnos cuenta duramos hasta muy tarde pero no nos importó ya que consideramos que esta era una ciudad segura. Cuando pasábamos frente a la iglesia cercana a las oficinas del gobernador, comenzamos a oír ruidos extraños.

Se oía como un Were Garurumon respirando como si tuviera hambre. – Comentó Kokuwamon asintiendo con la cabeza. – Lo sé porque ya nos habíamos encontrado uno en esas condiciones.

Si, casi nos rebana la cabeza en esa ocasión. – Decía la castaña haciendo una mueca.

Regresando nuevamente a la noche pasada. – Habló Tessa para que el par retomara su historia.

Ah sí, pues, luego empezamos a escuchar el gruñido cada vez más cerca pero como venía de todas partes no sabíamos exactamente de donde vendría el “ataque”. – Relataba la Tamer de ojos azules. – Koko fue quien me haló y comenzamos a correr directamente acá.

A la mañana siguiente fuimos con los de la DS y les preguntamos si había un Were Garurumon rondando por la ciudad, pero no supieron que decirnos. – Hablaba el child tipo máquina mientras jugaba un poco con sus manos.

Por fortuna solo fue un pequeño sobresalto. – Respondió Kathleen aliviada de que el incidente no hubiera ido a mayores.​

Al haber conseguido la información que necesitaban, la francesa y su compañera les agradecieron a Susan y Kokuwamon por su colaboración para luego retirarse al siguiente lugar donde se encontraba Renamon, otra de las víctimas de los misteriosos eventos nocturnos. Mientras retomaban su camino, Teresa tachó el nombre de Susan para ir acortando la lista, en cuanto a Kathleen, esta observó el reloj en su digivice que marcaba las 11:30 am, lo cual les indicaba que todavía quedaba mucho día por delante antes de que llegase la noche.

[***]
Renamon trabajaba en una de las cafeterías que había en el centro de la ciudad, el lugar tenía un pequeño toque rustico ya que se trataba de un edificio de bloques rojos y en su interior habían muchos adornos de madera así como las mesas y sillas repartidas en los alrededores. La albina y su compañera no tardaron en encontrar al child sagrado, ya que iba de un lado a otro atendiendo mesas y regresando a la barra donde entregaba los pedidos para tomar los platillos ya preparados y entregarlos a las mesas correspondientes. Durante un momento el par de compañeras estuvo observando a la bestia sagrada en su labor, ambas recordaron su último trabajo realizado en File City con la familia de los Burgamon. En el momento que Renamon se acercó a la barra para dejar el siguiente pedido, Kathleen y Tessa decidieron abordarla para interrogarla.

Disculpa, hemos venido de parte de Lord Holy Angemon para que nos respondas algunas preguntas con relación a lo que presenciaste la noche pasada. – Decía la chica de ojos púrpuras para captar la atención de la child.

Seguro, denme un momento. – Respondió Renamon asintiendo y girándose un poco para ver tras la barra. – José, tomaré mi descanso, dile a Gaomon que venga a suplirme.
Un rato después, la Tamer, Sistermon y Renamon se encontraban en el callejón trasero de la cafetería.

¿Y bien? – Preguntó la child sagrado sentándose sobre un cubo de basura.

Queremos que nos cuentes todo lo que sucedió. – Contestó la albina viendo como el zorro dorado se cruzaba de brazos.

Bueno, estaba saliendo del trabajo y decidí tomar un atajo por la plaza frente a la iglesia para llegar más rápido a casa. – Hablaba Renamon cerrando los ojos. – Parecía una noche normal pero luego escuché que alguien gruñía tras de mí, cuando me di la vuelta vi un Leomon con ojos rojos, había como un par de metros de distancia entre nosotros, sin embargo eso me asustó tanto.

¿Un Leomon? – Preguntaba Teresa un tanto confundida.

A contrario de lo que otros piensen, los Leomon también pueden ser malos. – Decía la child sagrado abriendo los ojos y enarcando una ceja. – Lo sé por experiencia propia.

Y luego de que viste a ese Leomon, ¿qué paso? – Dijo Kathleen para que retomaran la charla principal.

Lo único que se me ocurrió en ese momento… gritar y correr. – Respondió la bestia sagrada encogiéndose en hombros. – Gracias a Yggdrasil no me siguió.

Si, que buena suerte. – Murmuró la francesa asintiendo lentamente.​

Finalizada la ronda de preguntas, Renamon se despidió ya que debía volver al trabajo y Sistermon tachó otro nombre de la lista. La siguiente dirección les indicaba que fueran a las afueras de la ciudad donde encontrarían a Nicolas Thompson.

***
M Elaine 2do post​
 

Something that remains
Registrado
15 Abr 2016
Mensajes
1,682
Offline
En medio del silencio entre Sistermon y su Tamer, recorrieron la ciudad hasta llegar a las afueras donde le indicaba la lista que encontrarían a la siguiente víctima. El par llegó a un pequeño INN atendido por un Angemon, cuando la albina preguntó por Nicolas, el adult les indicó que estaba en el jardín trasero fumando, ya que estaba estrictamente prohibido hacerlo adentro. Sin tiempo que perder, ambas compañeras se dirigieron al lugar que les había dicho el digimon ángel donde estaba el Tamer que buscaban.

Nicolas Thompson era un hombre alto de piel blanca, cabello castaño ondulado, vestía un traje negro con corbata y ocultaba sus ojos tras unos lentes oscuros. En el momento en que la francesa vio al susodicho de espaldas y que estaba apoyado en un pilar con el cigarrillo entre sus dedos, pudo reconocerlo. El hombre en cuestión era uno de los amigos de su hermana menor, según recordaba, Wilhelmina le había dicho que se trataba de su mano derecha en el negocio. Kathleen dio un paso atrás, comenzó a temer que por culpa de Nicolas, sus hermanos se enteraran de su nuevo aspecto y estado de salud. En cuanto a Teresa, solo observó a su Tamer un poco confundida, ya que ella no conocía al castaño frente a ellas. Antes de que la child pudiera preguntarle lo que ocurría, Nicolas habló sin voltearse.

¿Quieren algo de mí? – Preguntó mientras exhalaba un poco de humo.

Necesitamos cierta información. – Respondió Tessa girándose para ver al hombre de espaldas.

Pues, han venido con el sujeto correcto. – Dijo un Liollmon saliendo de detrás del pilar. – Mi Tamer y yo somos detectives privados.

Que bien, los felicito. – Habló la monja con sarcasmo. – Pero nosotras estamos llevando a cabo una investigación. – Esto llamó la atención del castaño de traje por lo que se dio vuelta para ver a las presentes.

¿Qué investigación? – Decía Nicolas pasando la mirada de Sistermon a la albina que permanecía en silencio con la mirada gacha, orando porque no le reconocieran.

El Lord zoquete que gobierna esta ciudad recibió una carta amenazante diciendo que ocurriría un suceso muy terrorífico en dos días. – Hablaba Teresa cruzándose de brazos. – Nos dio una lista de “victimas” para que recaudemos información y nos centremos en la noche para buscar al “Wizardmon” responsable.

Si es un Wizardmon. – Contestó la bestia sagrada sentándose al lado de su Tamer. – Nick lo vio cuando escapó.

Primero que todo, cuéntennos lo que ocurrió esa noche. – Pidió la child con vestimenta humana.​

A continuación, Liollmon inició a relatar todo lo que recordaba que había sucedido tres noches atrás. Explicó que Nick y él se encontraban esperando a un cliente en la plaza central cerca de la media noche, de pronto un sonido extraño les llamó la atención, al principio pensaron que se trataba solo de su imaginación, sin embargo un par de minutos después pudieron oír aquella voz más claramente. Casi en un murmullo el digimon bestia dijo un nombre, dicho nombre se trataba de la persona a la que más temía el par.

Y, ¿por qué le tienen miedo a esa persona? – Preguntó Sistermon sin comprender mucho a que se debía eso.

Se nota que todavía no conocen a ese monstruo. – Bufó el castaño dándole una calada su cigarrillo. – Supongo que a esto se le llama las bondades de ser ignorante.

¡Hey! – Se quejó Tessa pero fue detenida por su Tamer, por lo que no dijo nada más.

Ah… luego de eso intentamos enfrentarnos a la sombra de un WereGarurumon X. – Continuó el child de cuatro patas. – Pero no era real, cuando evolucioné a GrappuLeomon, el enemigo desapreció.

Lo único que logramos ver fue la figura de un Wizardmon en la cima de la iglesia. – Añadió Nicolas exhalando humo por la boca.

¿Por qué no lo siguieron? – Habló Kathleen por primera vez.

Teníamos algo mejor que hacer. – Respondió el hombre encogiéndose en hombros. – Trabajo es trabajo.

Claro. – Murmuró la albina mirando hacia otro lado.​

Sin más que decir dado que esa era toda la historia, la francesa y Sistermon agradecieron su colaboración para luego retirarse. Mientras el par salía del INN, la chica de ojos púrpura se sintió un poco mejor ya que pensó que Nicolas no se había enterado de quien era, después de todo tan solo la había visto una vez.

Al revisar a lista, solo faltaba un par de nombres, sin embargo no tendrían que recorrer mucho camino ya que ambos Tamers tenían la misma dirección.


[***]

Joshua y Jasmine Degener eran un dúo de hermanos que habían sido contratados en una pequeña tienda de ropa que se encontraba justo al lado de la iglesia de HAC. Ambos familiares tenían el cabello azabache y ojos café, de la misma forma, sus caras eran muy parecidas, lo que indicaba que eran hermanos mellizos.

Cuando Kathleen y Teresa llegaron a la pequeña tienda, notaron que estaba relativamente vacía, lo que les venía perfecto ya que tendrían más oportunidad de hablar con los hermanos sin necesidad de entorpecer su trabajo. Al entrar al lugar, el par fue recibido por Jasmine, quien las saludó animadamente.

Bienvenidas, ¿en qué puedo ayudarles? – Decía la chica de cabello negro que llevaba en su hombro un Kudamon dormido.

Bonjour, mi compañera y yo venidos de parte de Lord Holy Angemon. – Respondió la albina extendiendo su mano. – Quisiéramos que nos contara lo que vio hace tres noches.

Oh… bueno, mi hermano puede contarles mejor esa pequeña historia. – Comentó Jasmine volteándose para luego llamar a su familiar. – Joshua, ¿puedes venir un momento?

Unos minutos después, el chico de ojos cafés salió de la trastienda y se acercó a su hermana y la francesa. Llevaba cara de pocos amigos, por lo que Tessa prefirió mantenerse callada y dejar que su Tamer hiciera las preguntas correspondientes. Luego de explicarle la razón por la que estaban ahí, Kathleen le pidió que les contara sobre lo que había sucedido aquella noche. Joshua suspiró para después empezar a relatar el suceso. Explicó que luego de cerrar la tienda y haberse despedido del jefe, ambos hermanos retornaron a su INN tomando el camino de la plaza central, dado que hacía bastante frío esa noche decidieron darse prisa en regresar pero algo los detuvo, una risa maquiavélica que les heló la sangre causando que sus respectivos compañeros digimon se pusieran en guardia y que Jasmine se desvaneciera. Joshua dijo que mientras sostenía a su miedosa hermana y durante unos segundos, estuvieron con la piel erizada esperando a que apareciera lo que sea que hubiera reído de esa manera, sin embargo, no lograron ver nada sospechoso a su alrededor.

Con razón tu hermana dijo que contarías mejor la historia. – Habló Sistermon con cierto tono de burla. – Alguien que se desmaya fácilmente no nos hubiera servido para obtener información.

Suficiente, Teresa. - Dijo la albina con seriedad.

No te preocupes, todos saben que mi hermana es una gallina para estas cosas. – Decía el chico de cabello negro mientras se encogía en hombros. – Cuando fuimos a denunciarlo a la DS había un sujeto que también había visto cosas raras, llevaba lentes oscuros.

Si, ya hablamos con ese sujeto. – Respondió la child sagrado. – De nuestra lista solo faltaba su testimonio, ya podemos darnos una idea de donde debemos estar para cazar a ese Wizardmon.

Kathleen le agradeció al par de hermanos por su cooperación y luego se retiró de la tienda en compañía de su compañera, ahora que tenían una idea de donde se concentraba el responsable en estar, debían armar un plan para atraparlo esa misma noche.

***
M Elaine 3er post >__<)9​
 

Something that remains
Registrado
15 Abr 2016
Mensajes
1,682
Offline
Kathleen y Teresa estaban ahora en un restaurante cenando. Luego de haber comido la entrada y el plato principal, ambas compañeras pasaron al postre mientras hablaba sobre la información que había obtenido sobre los sucesos que ocasionaba Wizardmon durante las noches. A su alrededor se podía notar el ambiente tranquilo, el lugar tenía pocos digimon y Tamers como clientes y los meseros iban de un lado a otro sin mucha rapidez ya que podían darse el tiempo de atender a los consumidores y regresar a la cocina. Después que un Coronamon les hubiese colocado a la Tamer y Sistermon un par de platos con helado de vainilla, este se retiró. Al mirar la hora en su digivice, la albina notó que aún faltaba cerca de una hora antes de que oscureciera completamente, sin embargo ni la child sagrado ni la francesa se habían puesto de acuerdo sobre como atraparían al responsable de las terroríficas apariciones nocturnas, por lo que esperaban que durante ese tiempo pudieran planear algo al respecto.

Antes de atarlo tenemos que dejarlo k.o. – Decía Teresa tomando una cucharada de helado y metiéndoselo a la boca. – Y para hacer eso tengo que volverme D’arcmon.

Lo sé, ¿pero luego quién va a cargar con el peso muerto? – Preguntaba la chica de ojos púrpura mientras revolvía su helado con un palito de galleta. – Debemos llevarlo con los de la DS… A menos que le solicitemos ayuda a algún oficial para que nos acompañe.

Ya veremos luego como nos apañamos con eso. – Respondía Sistermon encogiéndose en hombros.

Como quieras, pero luego no me vengas con que no se te ocurre nada. – Comentó la francesa para luego suspirar. – Ahora veamos, caminaremos por los alrededores de la iglesia y…

No. – Interrumpió la child sagrado señalando con la cuchara a su compañera. – Deberíamos sentarnos en la plaza a esperar, justo como Liollmon y su Tamer hicieron. Si nos ponemos a dar vueltas sin rumbo fijo sería muy sospechoso, tal vez puede que ni siquiera se nos acerque.

Vale. – Asintió la joven enarcando una ceja. – Una vez que empiecen los ruidos extraños, observaremos los tejados de los edificios, estoy casi segura de que ese es su lugar predilecto para encontrar victimas dado que desde ahí puede ver los alrededores.

Cuando lo encontremos será mi turno, me harás digievolucionar y me encargaré del resto. – Continuaba Tessa apuñalando con su cuchara lo que quedaba de postre. – Luego lo llevaremos con los de la DS y que ellos se encarguen de interrogar al infeliz.

¿Insinúas que no soy buena interrogando personas? – Preguntó la albina un poco indignada.

Puede que no sea el tipo de digimon que le guste ventilar sus maquiavélicos planes a unas recién llegadas. – Comentaba Sistermon tomando su plato y llevándoselo a la boca para tomar lo que restaba de su postre. – Preferiría dejárselo a los profesionales. – Añadió luego de bajar el plato.​

Al terminar de comer, el par salió del restaurante y se dirigió al lugar donde debían lleva a cabo todo el plan. El cielo se había oscurecido por lo que era cuestión de tiempo antes de que en las calles hubiese cada vez menos personas. Ambas compañeras podían darse una idea de cómo eran las calles principales que había alrededor de la iglesia, sin embargo, eran completamente ignorantes sobre los callejones que tal vez pudiera utilizar Wizardmon para huir del lugar.

Mientras recorrían los diferentes sitios donde consideraron podría perderse de su vista el enemigo, comenzó a hacer un poco de frío por lo que la francesa sacó su manto y se lo puso. Cuanto menos Tamers y digimon veían en las calles, más ansiosa se ponía la chica ya que no quería ser una de las víctimas de la técnica de Wizardmon dado que tenía suficiente con las pesadillas que soñaba por las noches. Tras haber inspeccionado un poco la zona, decidieron que ya era momento de ir a la plaza y llevar a cabo su plan.

La chica de ojos púrpura y Sistermon se sentaron en una banca bajo la luz tenue de un farol, con ayuda de este, la Tamer revisaba sus cartas y memorias para preparar una estrategia que pudiera beneficiar a su compañera durante la posible batalla. Colocó a un lado la carta “Hum”, luego el “Símbolo de esperanza” y por último la digimemoria de Angemon.

¿Por qué una memoria? – Preguntaba Teresa que tomaba la pequeña tarjeta. – Yo sola puedo contra él… posiblemente.

Es mejor prevenir que lamentar. – Contestó Kathleen con una sonrisa de lado mientras guardaba nuevamente sus cartas y memorias.​

De pronto, en medio del silencio que las había rodeado desde hacía unos minutos, el par de compañeras comenzó a escuchar el sollozo de lo que parecía ser un niño pequeño. Lentamente la digimon sagrado se levantó y observó los tejados de los edificios cercanos, mientras que su Tamer buscaba el lugar donde provenían los lamentos. Para ver justo detrás de un árbol, la albina sacó y encendió su linterna para ver mejor en aquella oscuridad. Saliendo de un tronco, la chica pudo ver como entre salía una cabeza con cabello rojo que tapaba la cara del joven, dada su pequeña estatura pudo notar que era un niño.

Ah, Tessa, dime que ya lo encontraste. – Dijo la chica de ojos púrpura sin dejar de mirar al pelirrojo.

Lo admito, el bastardo es muy bueno escondiéndose. – Comentó la child encogiéndose en hombros.

¿Qué hacemos entonces? – Preguntó la francesa viendo como el niño con mirada gacha salía del árbol.

Dame alas. – Pidió Teresa frunciendo el ceño. – Con la Holy Wings puedo usar Starlight Explosion y así lo haré salir.

N-necesitamos atraparlo, no destruir nuestro alrededor. – Respondió Kathleen no muy convencida con la idea de su camarada.

No haré nada, solo iluminaré el cielo. – Se quejó Sistermon observando como su compañera suspiraba para luego sacar la carta y su digivice.​

***
M Elaine uno más >__<)9​
 

Something that remains
Registrado
15 Abr 2016
Mensajes
1,682
Offline
Kathleen activó las Holy wings e inmediatamente su camarada batió las alas para subir a un punto lo suficientemente alto como para iluminar los alrededores con Starlight Explosion. Mientras su compañera Digimon estaba en el cielo, la albina aprovechó de alejarse de la figura infantil antes de que esta saliera por completo del árbol. Cuando la lluvia de oro emanada por las alas de la tipo vacuna, los alrededores se iluminaron creando un sin número de sombras, sin embargo solo una llamó la atención de Sistermon ya que se trataba de un sombrero puntiagudo inclinado ligeramente a un lado, esta se hallaba en el techo de un edificio al lado de la iglesia.

Te encontré. – Gruñó la Digimon sagrado yendo hacia el adult, quien se había dado cuenta que había sido descubierto. – ¡Kath!

Ah, sí. – Respondió la Tamer que trotaba para salir de la plaza, luego sacó nuevamente su digivice el cual se iluminó.​

Las Holy Wings se desvanecieron y la Digimon títere se volvió un ángel. Apuntando su pucelle, D’arcmon se abalanzó contra el demonio humanoide, quien detuvo el ataque con ayuda de su cetro. Ambos Digimon comenzaron a forcejear, pero esto no duró mucho ya que Wizardmon alzó su mano libre e invocó una esfera eléctrica la cual impactó contra el pecho de la tipo vacuna enviándola hacia atrás. Esta pequeña ventaja ayudó al hechicero en su pequeño escape, sin embargo no se percató de que alguien lo esperaba abajo. En medio de un callejón oscuro por donde había bajado el adult, la francesa lo estaba esperando con su lector de memorias y una memoria en las manos. Si bien la chica no podía ver muy bien en la oscuridad, en el momento que pudo notar un ligero movimiento en el lugar fue señal suficiente para activar la digimemorie, invocando a Angemon.

Ayuda a Teresa contra ese Wizardmon. – Dijo la albina señalando al demonio humanoide que salía del callejón.​

La memoria del ángel se dirigió entonces hacia donde iba el Digimon hechicero, justo cuando se acercó lo suficiente como para atacar con su Heaven's Knuckle, el tipo datos lo esquivó haciéndose a un lado. Del cielo apareció Tessa nuevamente blandiendo la pucelle hacia Wizardmon, en ese momento la chica de ojos púrpura recordó las cartas que había sacado para tener a la mano. Antes de que el demonio humanoide volviera a atacar a su compañera con una esfera eléctrica, la francesa activó Hum y luego el Símbolo de la Esperanza, creándose entonces una barrera que cubrió a D’arcmon del ataque y potenció el suyo para poder golpear con fuerza al responsable de los horrores nocturnos, de la misma forma, un par de segundos después y antes de que Wizardmon volviera a levantarse, Angemon lo golpeó dejándolo completamente k.o.

Que conste yo no fui la que lo remató. – Comentó Teresa con gracia mientras veía a la memoria desaparecer.

Aunque hubieras disfrutado ese placer. – Decía la albina sacando su cuerda de su Keychain. – Ahora debemos ir a las oficinas de la DS.

Aun me queda bastante siendo adult, así que puedo cargarlo hasta allá. – Hablaba D’arcmon ayudando a su Tamer a atar a Wizardmon. – Aunque son pasadas las 12, ¿crees que este abierto el edificio?

Ummm, son una entidad pública y pueden ocurrir sucesos a cualquier hora del día, como cuando el Ghoul atacó en File City. – Contestaba Kathleen atando un fuerte nudo en la espalda del inconsciente Digimon hechicero. – Así que si, deberían estar trabajando a esta hora. Aunque puede que el interrogatorio lo hagan a primera hora del día.

¿O sea que nos va a tocar dormir en esas incomodas sillas mientras esperamos? – Preguntó el ángel viendo como su compañera asentía. – A veces odio este tipo de trabajo. – Murmuró tomando al demonio humanoide y cargándolo como si se tratara de un saco de papas.​

El par se dirigió entonces a las oficinas de la DS en silencio, mientras la francesa oraba porque Wizardmon no despertara a mitad de camino, Teresa contaba las tazas de café que tomaría para mantenerse despierta el resto de la noche. Al llegar al edificio, la chica de ojos púrpura se acercó a la recepción y puso a los agentes al tanto de quien se trataba el Digimon que habían capturado. Cuando los oficiales se llevaron al Digimon hechicero para encerrarlo en una de sus celdas, la Tamer y su camarada fueron a sentarse en las sillas del área de espera.

Es jodidamente difícil intentar sentarse teniendo alas. – Se quejó Tessa acomodándose en la silla.

Aunque es una escena bastante graciosa. – Dijo la francesa viendo a su compañera Digimon fruncir el ceño. – Vale, lo siento. – Sonrió de lado sacando su digivice y haciendo de-evolucionarla. – ¿Mejor?

Mucho mejor. – Respondió Sistermon recostando su espalda en la silla. – Ahora solo resta esperar a que amanezca.

Durante el tiempo que estuvieron en aquella área de espera, ambas compañeras vieron como agentes iban y venían de un lado a otro, hubo un momento donde la albina durmió un rato mientras Tessa tomaba su quinta taza de café los cuales compraba en la máquina expendedora que había a un lado. Cerca de las 6:30 de la mañana Lord Holy Angemon atravesó las puertas buscando con la mirada a Sistermon y su Tamer.

¿Lograron atraparlo? – Preguntó el ángel acercándose al par que lucía bastante exhausto.

Justo ahora Wizardmon está en la sala de interrogatorios. – Decía la joven para luego bostezar tapándose la boca con la mano.

No era un enemigo particularmente fuerte. – Comentó Tessa cruzada de brazos y cabeceando intentando no quedarse dormida. – Apuesto a que solo era un bromista deseando llamar la atención.

Muchas gracias por su duro trabajo. – Agradeció el gobernante de aquella ciudad. – Yo, ah… – Se detuvo el Digimon perfect al ver que ninguna de las presentes estaba realmente prestándole atención. – Creo que ustedes deberían ir a descansar a su residencia.

¿Pero qué dice? Si estamos de las mil maravillas. – Hablaba Sistermon simulando tener energía.

Claro. – Murmuró el Lord con una sonrisa de lado.​

Un par de minutos después, un oficial de la DS se dirigió al trio saludando primeramente al gobernante y luego informándoles lo que había logrado sacarle a Wizardmon. Este mencionó que había molestado a los Tamers durante la noche y había enviado aquella nota amenazante a Lord Holy Angemon porque estaba resentido de la ciudad donde solo habitaban ángeles, consideraba que no era justo que a los Digimon oscuros solo les haya tocado habitar en un bosque donde, según él, no tenía mucha gracia estar. Teresa había escuchado en silencio todo aquello que el oficial decía, aunque en su expresión no se notaba, estaba de acuerdo con lo que pensaba aquel demonio humanoide, después de todo, cuando era un Keramon solo había visitado HAC y había sido tratado con cierta aspereza. Luego de que el agente de la DS acabó con la historia, Tessa dio media vuelta y salió del lugar dejando a los presentes un poco confundidos por ello.

***
M Madara. end​
 

Madara.

Markie
Registrado
1 Oct 2011
Mensajes
3,193
Ubicación
Ñarnia XD
Offline
Un saludo Relikt, nuevamente tengo el gusto de leer tu quest y tomar los resultados, no creo que sea necesario volver a repetir que me agrada tener la suerte de leerte ya que siempre hay algo para interesante en tus relatos. Sin más tus resultados.

Narrativa [25 Puntos]


¿Qué cosa habría aquí para comentar siendo una narración muy buena? Sinceramente la historia que has creado fue interesante, te tomas muy enserio las quest y eso es muy bueno. Bien, aquí me ha parecido una narración fluida y haciendo hincapié en la situación lo recreaste especialmente porque hiciste acopio de personajes secundarios para que no sea una quest basada en la monotonía y algo tan simple. Sin embargo como todo buen trabajo siempre se nos pase algunos detalles en los relato, a diferencia de la quest anterior que te corregí en esta hay mínimos, tal vez por temas de que el corrector de Word no hace acopio de las palabras en la situación de la interpretación de una frase: caso “víctima” “rústico”, que en mayoría repetiste la primera palabra, como dije fueron detalles mínimos.

Lo que voy a recordar otra vez, es que Digimon se escribe con mayúscula, ya sea plural o individual.


24/25

Interpretación [25 Puntos]

Cada que leo una quest en la que me toque ser tu anfitriona me hace reír Sistermon, es que de tipo angelical me sale más gruñona que LadyDevimon, si fuera humana se arrugaría rápido XD aunque doy mérito de que se ve que se preocupa por Kathleen. Te voy a felicitar por el uso de personajes secundarios, no solo por mencionarlos sino darte el trabajo de describirlos y eso ayuda bastante a la hora de leer, muy pocos se toman la libertad de recrear otros personajes y creen que una quest solo gira enteramente en su Tamer y Digimon, así mismo en la interacción que hacen los protagonistas y los de segundo papel.

25/25

Realismo [25 Puntos]

Para mí siempre será original una quest donde la persona desarrolle una historia, aunque hay excepciones que pocos resaltan y no se enfrascan a ser rutinarios. Caso tuyo, Relikt es que creas una situación con explicación de las acciones de los involucrados, especialmente culminando con un noción de reflexión. Has creado un buen escenario para atrapar al Digimon que al final de cuentas tuvo una razón justa del porqué de su comportamiento. Y desde mi punto de vista, en este punto lo cumpliste bien sin incurrir a usar técnicas o poderes del Digimon para llevar a cabo el trabajo, solo lo esencial sin salirte a formar a Tessa en una arma de combate que, en experiencia, algunos usuarios hacen uso de su Digimon como si fuera una máquina de acopio de cualquier poder y técnica.

25/25

Desarrollo [25 Puntos]

Puedo decirte que tus objetivos fueron cumplidos y se te agradece por tomar en cuenta las notas de las quest. Sin embargo me voy en la parte final, el saber la razón del porque Wizarmon llegó a ese punto para causar terror en los habitantes, es lo bueno en ti que dejas un final para reflexionar acerca de los comportamientos de los culpables. Un gusto en leer, ojalá en futuro acontecimiento me toque revisar tus quest porque de los pocos que me divierto en leer el comportamiento de un Digimon y como lleva a cabo sus objetivos a lado de su Tamer.

25/25


Total: (99/100). Quest aprobada.
Paga: 298 bits
Fama/Infamia: + 2 Fama
Stat: +1 SPD, Sistermon Blanc


Relikt Relikt fue un gusto leer tu quest.
Masaru Masaru todo listo.
 
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba Pie