Original Fic [OCFF] Yo Deseo...

"Los destinos no son una coincidencia."
Registrado
1 Oct 2011
Mensajes
0
Muy cómico realmente el fic, me morí de la risa desde el princpio hasta el final xD Lamento comentar recién hasta ahora pero las clases y los examenes llevan su tiempo.. En fin a responder las preguntar

- ¿Que les pareció el fic en general? ¿Una buena o mala continuación?
El fic en general estuvo muy bueno, realmente cómico y algo inesperado por algunas situaciones que fueron pasando a medida que avanzaba y en si fue una buena continuación.

- ¿Que les pareció Shenglongmon com personaje OC?
Realmente es genial en todo sentido, como su forma de ser que es realmente cool. Definitivamente tiene que volver a aparecer próximamente xD

- Entre los deseos de los humanos y digimon Elegidos ¿Cual les gustó más y cual menos? ¿Cual les sorprendió?

Pues entre los deseos humanos, me agradó bastante el de Ken, de alguna forma él si supo como sacar provecho de su deseo, además ya tiene su propio medio de transporte que hace al mismo tiempo de fortaleza xD El que menos me gusto fue el de Davis, Yolei y Kari.. pensaba que iban a pedir más.. emmm... no encuentro la palabra pero bueno... Me sorprendió mucho el de los tres digimons quién diría que se pusieran de acuerdo para desear lo mismo xD

- Su personaje favorito del fic.
Por supuesto que Shenglongmon por lo que dije antes

- ¿Que opinan de los OC mencionados o mostrados aparte de Shenglongmon? Sean Selahemon, Cuauhpillimon, Nelthariumon, etc. -sea por el diseño o idea, por ejemplo-
Muy buenas las evoluciones alternativas, al menos ahora si tienen su propia evolución sin necesidad de fusionarse. Además, como dijo un usuario hubiera sido genial verlos en acción xD

- Los guiños a otras series, juegos, y elementos de la vida real.
Excelente, algo innovador para que no sea siempre lo mismo.

- ¿Su parte favorita y menos favorita? sea por capítulo o en general.
Diría que no tengo parte favorita, pero para mencionar me gustó mucho al principio cuando Arukenimon y Mummymon se casaron y divorciaron en menos de 5 minutos, que mate de risa xDDD! Cuando Shenglongmon menciona sobre lo ocurrido tres años antes, la aparición de los digiterapeutas, la parte final cuando le dicen a black sobre que tiene que ir al jardín de niños, la reacción que tuvo, menos mal que no se le ocurrió matar a agumon xDDDD y la del encuentro de Shenglongmon con las bestías sagradas, se nota que estaban muy "contentos" al verle nuevamente luego de tantos siglos xD! Lo que menciona acerca de los caballeros de la realiza y lo demás realmente mortal xDDD

- La posibilidad de una continuación está abierta, aunque no sería muy pronto. -Capaz en Diciembre- ¿Querrían una continuación hasta el final de 02? ¿Que les gustaría ver en esa hipotética continuación?
Por supuesto que si, la cosa no puede terminar ahí xD y pues diría que como lo que estuvimos viendo hasta ahora, situaciones inesperadas, graciosas, desesperantes, etc. xD

Pues que más decir, que fue genial leer este fic, y pues bueno espero que muy pronto (aunque haya que esperar algunos meses) continúes con esta historia n-n
 

Registrado
22 Jun 2012
Mensajes
39
Me dio gracias cuando Shenglonmon le pregunto a Blacky con el "cabeza de huevo" xD tuvo mucha gracias al final, y pues blacky resulto ser buen digi como era.

- ¿Que les pareció el fic en general? ¿Una buena o mala continuación?

R.- Por lo general leo Fic mas.. mm.. serios, pero como este era corto le eche un ojo, es un fic tipo *Comedia* nunca perdió ese toque, con los terapeutas eso es algo que te hizo lucir en el contexto.

- ¿Que les pareció Shenglongmon com personaje OC?

R.- Bastante trolero y cómico como le decía a todos en su cara como era cada quien y los hacia quedar en ridículo, sobre todo a Hikari y Takeru xD también lo note algo perver tipo "Maestro Roshi" de Dragon Ball Z, sin este personaje el Fic hubiera sido muy pobre.

- Entre los deseos de los humanos y digimon Elegidos ¿Cual les gustó más y cual menos? ¿Cual les sorprendió?

R.- El de Ken fue el que mas me gusto, el que menos me gusto fue el de Davis, no se... fue tan... "típico" xD. De los digimon me gusto el de Blacky.

- Su personaje favorito del fic.

R.- Eso es muy obvio... BlackWargreymon ah y la gracia del dragon Shelglongmon.

- Los guiños a otras series, juegos, y elementos de la vida real.

R.- Esto es muy normal para darle un poco mas de sentido a alguna oración, también refuerzan la gracia o drama de esta.

- ¿Su parte favorita y menos favorita? sea por capítulo o en general.

R.- Una de las partes que me gusto mas es cuando Shenglongmon troleo a todos con las piedras sagradas y cuando ponía en pena a los elegidos, sonrojandolos y apenandolos. De partes que no me gustaron, en un fic como este es difícil saberlo... ya que hubo tanto troleo y tanta gracias que me es difícil verlo.

- La posibilidad de una continuación está abierta, aunque no sería muy pronto. -Capaz en Diciembre- ¿Querrían una continuación hasta el final de 02? ¿Que les gustaría ver en esa hipotética continuación?

R.- Eso depende, como dijeron por allí, y para que no se queden insatisfechos o decepcionados, si tienes Fic pendientes acabalo para continuar otro nuevo.
 

ℑ 𝔠𝔞𝔫'𝔱 𝔯𝔢𝔪𝔢𝔪𝔟𝔢𝔯
Registrado
13 Mar 2010
Mensajes
1,222
- ¿Que les pareció el fic en general? ¿Una buena o mala continuación?

Muy buena continuacion, hilarante, comico, con buenos guiños....una buena pieza de comedia.
- ¿Que les pareció Shenglongmon com personaje OC?
Un personaje imposible de no amar. No tengo mas palabras para identificarlo.
- Entre los deseos de los humanos y digimon Elegidos ¿Cual les gustó más y cual menos? ¿Cual les sorprendió?
Me gusto el de Ken y su casa club movil...buen deseo...y muy util para buscar las esferas del dragon...digo, las nuevas piedras sagradas. El que menos me gusto fue el de Yolei y Kari....la primera pidio algo muy vanal que hace ver en parte a las mujeres como unos seres sin mas preocupacion que la apariencia exterior para conquistar chicos guapos-en este caso digimon con exceso de sex appeal-...y el de Kari fue un poco estupido y muy poco egoista...ademas de ligeramente infantil. Y el que me sorprendio fue el acto de generosidad de parte de Black al dinarle su deseo a Cody para volver a su estado normal.
- Su personaje favorito del fic.
Shenlongmon....un personaje muy carismatico que me hacia partirme de risa xD
- ¿Que opinan de los OC mencionados o mostrados aparte de Shenglongmon? Sean Selahemon, Cuauhpillimon, Nelthariumon, etc. -sea por el diseño o idea, por ejemplo-
Muy buenos diseños, muy originales y bien acordes a los elementos que representan.
- Los guiños a otras series, juegos, y elementos de la vida real.
Bien acomodados, parecian perfectamente salidos del mismo fic xD
- ¿Su parte favorita y menos favorita? sea por capítulo o en general.
La favorita...cuando Shenlongmon se reunio con las bestias..."sigan disfrutando de su hierba" xDD...muy buena....y la menos favorita...ninguna...fue perfecto a mi parecer.
- La posibilidad de una continuación está abierta, aunque no sería muy pronto. -Capaz en Diciembre- ¿Querrían una continuación hasta el final de 02? ¿Que les gustaría ver en esa hipotética continuación?
Eso lo ves tu ya que tu eres la mente detras de esto asi que tu sabras si continuarlo o no.
 

El único campeón de Mortal Kombat.
Registrado
17 Nov 2010
Mensajes
5,396
Leí tu fic compa, me mate de risa XD.

- ¿Que les pareció el fic en general? ¿Una buena o mala continuación?

Una muy buena continuación, tendre que terminar de leer los Digiterapeutas.

- ¿Que les pareció Shenglongmon com personaje OC?

Me gusto bastante el personaje, es el típico desinteresado del grupo que le gusta divertirse.

- Entre los deseos de los humanos y digimon Elegidos ¿Cual les gustó más y cual menos?

Los deseos de Kari y Tk me parecieron algo estupidos, pero el de Cody se lleva el premio al peor. El mejor deseo creo que lo pidieron los digimon al poder evolucionar al nivel Mega por si mismos.

¿Cual les sorprendió?

El deseo de Ken para ser noesto, no me esperaba a que pidiera eso.

- Su personaje favorito del fic.

En especial todos tienen lo suyo, pero Shenlongmon se me hizo más peculiar XD.

- ¿Que opinan de los OC mencionados o mostrados aparte de Shenglongmon? Sean Selahemon, Cuauhpillimon, Nelthariumon, etc. -sea por el diseño o idea, por ejemplo-

No pense que ibas a meter a Nelthariumon, pero bueno. Los otros dos digimon me parecen mejores que Valkirymon y Vikemon.

- Los guiños a otras series, juegos, y elementos de la vida real.

Estan bien, de alguna manera se deben incluir algunas cosas.

- ¿Su parte favorita y menos favorita? sea por capítulo o en general.

Creo que el rollo del primer capitulo con la pelea y todo eso (pero se entiende el porque). Y mi parte afvorita es cuando los doctores vuelven XD.

- La posibilidad de una continuación está abierta, aunque no sería muy pronto. -Capaz en Diciembre- ¿Querrían una continuación hasta el final de 02? ¿Que les gustaría ver en esa hipotética continuación?

Si porque no una continuación, eso si quisiera que sea al año (o sea cuando termine la batalla final y todo eso).

salu2
 

"The Heir of Chaos"
Registrado
31 Ago 2010
Mensajes
2,359
Bueno; revivo el tema para comentar que... ¡He decidido seguir este fic hasta el final de 02! Continuaría Crónicas -cosa que haré, junto a T2K-, pero no estoy en un momento que quiera escribir dramas y tragedias. Cosas personales En fin; para comenzar esta nueva etapa de esta comedia, lanzaré las partes de un miniespecial dedicado al protagonista del mes e diciembre; si, mi NUMBUH ONE, Blackwargreymon. ¿Por qué? Porque es su mes, queramos o no, y me dio la gana XD. Este miniespecial tendrá tres partes que relatará las locuras por las que pasará BlackWargreymon después de la despedida de Shenglongmon hasta la "Crisis de Navidad"; después seguirían los otros arcos.

Y si; veremos si logran pasar una linda Xavidad con Shenglongmon por ahi, pero eso será después... jeje. Por ahora, disfruten la primera parte de esta continuación =D




Capítulo 7: Las Desventuras de Blackwargreymon. Parte 1: Academus Locus



Habían pasado ya varias semanas desde la aparición de Shenglongmon, y no se tenían noticias de él, al menos no los Niños Elegidos o los digimon que lo habían visto. Davis y sus amigos habían acordado decirles a “los mayores” que la amenaza de Blackwargreymon ya no era un problema, y que la “piedra sagrada” estaba a salvo, mientras que, a hurtadillas, buscaban las Piedras Selladoras con ayuda de la nueva fortaleza voladora de Ken y las nuevas evoluciones de sus digimon. Su máximo anhelo era tener la oportunidad de pedir nuevamente sus deseos al Dragón Esmeralda. A la par, Oikawa y sus esbirros tramaban algo entre manos para llevar a cabo su “gran plan”.
Pero mientras los Elegidos vivían su vida rutinaria a la par que una verdadera aventura de búsqueda del tesoro digna de Indiana Jones, y Oikawa buscaba realizar “su gran plan”, había en el Digimundo un fuerte guerrero que luchaba por mantenerse en pie ante la adversidad…

- A ver, niños. ¿Quién me puede decir que dice aquí? ¿Tokomon?
- Eh... Dice… Dice…ma... ma… ma… A ver… esa letra no la conozco…
- DICE MANZANA, ¡Maldito lemming!
- ¡Blackwargreymon! ¿Qué te he dicho de responder por tus compañeros cuando es su turno?
- ¡No es mi culpa, señorita Swanmon; es demasiado lerdo!
- ¿Que soy qué? –preguntó inocentemente el Tokomon-
- Que eres más lento que un caracol, ¡Estúpido!
- ¡¡BUAAAAAAAAAAAAHHHHHHHHHHHHHH!! ¡¡BLACKWARGREYMON ME DIJO ALGO FEO!!
- ¡¡MALO, MALO, MALO!! –gritaban todos los demás digimon pequeños a coro- ¡¡BLACKWARGREYMON ES UN DIGIMON MALO!!
- Agh... por el amor de…
- Al rincón, Blackwargreymon. Hasta que aprendas a ser un buen compañero; no tendrás recreo el día de hoy.
- Pero…
- ¡Al rincón!
- Agh… -gruñó hastiado mientras caminaba hacia allí y se sentaba de espaldas- Agumon; juro que te mato por esto –murmuraba entredientes-

Llegado el recreo, todos los alumnos –excepto Black, salieron al patio de juegos- para Black, esto era absurdo; ¿Por qué obedecía a Swanmon? ¿Por qué no abandonaba ese estúpido jardín de niños? ¿Por qué toleraba todo esto? Era lo suficientemente fuerte para dejar a Swanmon fuera de combate y derribar la escuela de un golpe. Capaz porque no era su estilo lastimar a los débiles… Pero acababan con su paciencia de manera tal que… lo volvían loco.

Y así había sido desde el día en que se presentó.


FLASHBACK: Primer día de clases

- Niños, el día de hoy les tengo una grata sorpresa. –hablaba Swanmon a sus estudiantes, que se mostraban ansiosos- ha venido un nuevo alumno a nuestra clase para que sea su compañero –mirando a la puerta- Puedes pasar.
- …
- Anda; no seas tímido.
- ¿Es necesario? –la voz profunda llamó la atención a los digimon pequeños-
- Si, es necesario. Vamos, entra: todos te estamos esperando.
- …

De la puerta surgió una figura grande, robusta y negra, de armadura del mismo color y con detalles amarillos, así como sus ojos y su cabello. Tenía grandes cuernos en la cabeza, y enormes y filosas garras; definitivamente no era ningún niño. La reacción de los digimon niños al verlo no podía ser otra.

- ¡¡¡¡¡¡¡¡¡AAAAAAAHHHHHHHHHHHHHH, SOCORRRRRROOOOOOOOOOOOO!!! ¡¡SEÑORITA SWANMON: HAY UN MONSTRUO EN LA CLASE!!
- Niños, el no…
- ¡¡¡¡SOCORRO; QUE ALGUIEN NOS SALVE!!!! –gritaban- ¡¡HAY UN MONSTRUO ENORME, NEGRO Y FEO DENTRO QUE NOS QUIERE COMER!!
- Pff… Ni en sueños… –se decía Black, que miraba la escena como si nada- Enano racista.
- Él no va a… -pero los niños no la dejan seguir-
- ¡¡¡QUE ALGUIEN NOS SALVE: A LA SEÑORITA SWANMON SE LE SAFÓ UN TORNILLO Y DEJÓ ENTRAR A UN MONSTRUO!!!
- ¡¡¡LA VAN A DESPEDIR POR NEGLIGENTE!!
- ¡Óyeme tú, Koromon…! -trató de hacerlo llamar la indignada- Silencio… Silencio… ¿Pero...?
- Descuide; yo me encargo, señorita, no se moleste. –tomó aire de sus pulmones- ¡¡¡¡¡¡SILEEEEEEEEEEEEEEEEEEEENCIOOOOOOOOOOOO!!!!!

El grito de Blackwargreymon, más parecido a un rugido bestial, fue más que suficiente para dejar inmóviles y callados a los estudiantes, que regresaron a sus asientos decir o hacer nada más, dejando que su maestra continuara.

- Bien, ahora que ya tengo su atención, quisiera presentarles a nuestro nuevo estudiante: se llama Blackwargreymon, -todos se le quedan mirando, Black no dice nada, mas se siente humillado- y a partir de ahora estudiará con nosotros; espero que todos puedan llevarse muy bien con él. Cuéntanos algo de ti, por favor.
- Eh… –apenado- Bue... bueno… -pensando: ¿Es necesario esto? Ni modo- Soy un digimon que nació de 100 agujas de control más los cabellos de una mujer araña de traje de bruja escarlata, que siempre va acompañada de una momia sin chiste que tiene un boogie discontinuado. No sabía el porqué de mi existencia y blablabla… Después comencé a destruir unas piedras de aquí para allá, luchando con unos digimon inútiles de unos niños humanos llorones, hasta que me topé con un digimon muy extraño pero agradable que me ayudó. Creo que es todo… ¡Ah!, Y soy el clon del Agumon elegido que luchó hace tres añoscontra... Los Dark Masters; si.
- Eh… -todos se quedan con la mirada en blanco-
- Muchas gracias por esa enriquecedora información, Blackwargreymon; ahora, veamos… Donde puedes sentarte… -todos los niños se ponen nerviosos; nadie quería tenerlo cerca- Ahí, junto a ese Pukamon.
- ¿YO?preguntaba el desgraciado- ¿Aquí… Conmigo?
- Verá, yo no necesito un asiento; puedo sentarme de piernas cruzadas y…
- Ve a tu asiento –acató la maestra suavemente- ya vamos a comenzar.
- Pff… -bufó Black; para cuando fue a su asiento, trató de acomodarse, pero era demasiado pesado y el taburete colapsó, haciendo que se callera- Mmm…
- ¡¡¡JAJAJAJAJA!!!rieron todos, excepto Pukamon- ¡¡ES UN TONTO; BLACKWARGREYMON ES UN…!!este les lanza una mirada fulminante- …
- Bien, ahora comencemos con algo de aritmética.

Y así, comenzó la vida de Black entre los más pequeños. Estos le tenían miedo, peor no perdían la oportunidad de burlarse de el en cuanto éste cometiera alguna torpeza a causa de su tamaño o su mal humor. Por suerte, Black sabía como mantenerlos callados sin lastimarlos. Por fortuna, el Dragón Oscuro resultó ser un buen estudiante, aplicado en matemáticas, lengua, historia, ciencias y en artes plásticas. Si toleraba a los pequeños, podría graduarse pronto.

FIN DE FLASHBACK


Los pequeños digimon jugaban en el patio, completamente tranquilos de no soportar al “gigantón” de la clase; sólo uno, fue adentro para ver al recluido. Irónicamente, el Pukamon que tenía miedo de tener a Black a su lado, se convirtió en su mejor amigo en la escuela, y el “gigantón”, en el mejor amigo del pequeño.


- Hola, Blackie; vine a ver como estabas.
- ¿Y tú como crees, Pukamon? –el pequeño retrocede, creyendo que lo había hecho enojar- Tranquilo, no te haré nada: acércate si quieres.
- Está bien –acercándose con cautela- ¿Sabes? Quería saber si podrías ayudarme con Yaamon; no deja de fastidiarme por poder flotar y ser amigo tuyo.
- Es una albóndiga de berenjena sin manos; puedes cachetearlo con tus aletas hasta que llore.
- ¿No podrías asustarlo? No me gusta pelear
- La última vez que me acerqué a él, se tiró a mi boca y les hizo creer a todos que lo iba a comer. Recibí un castigo por ello.
- ¿Quieres mi opinión? Pudiste haberlo tragado y fin del asunto. En fin; ¿Podrías ayudarme? ¿Si? –suplicó- Así te ayudo a graduarte más rápido.
- ¿Cómo es eso? –preguntó; sonaba interesante-
- Si logras una excelente calificación, podrás graduarte antes de tiempo y cursar la primaria. Lo mismo ocurre allí, y en la secundaria. Si logras hacer eso, podrás estar listo para la universidad antes de que comience diciembre.
- Suena tentador; está bien, te ayudaré con esa albóndiga, pero me prometerás que aprenderás a defenderte; no puedes seguir tan débil.
- ¡Claro, me haré tan fuerte como tú! ¡Creceré para ser un Vikemon! Y que quede claro; no te ayudo para que me hagas un favor: te ayudo porque eres mi amigo.
- De acuerdo, entiendo; ¿Y donde está la Señorita Swanmon? Si me ve afuera, prolonga mi castigo.
- ¿Dónde crees? Está por ahí picoteándose en el bosque con su novio Macehuallimon(*). Le encantan los tipos grandes y musculosos con poca ropa.
- Perfecto –asintió Blackwargreymon- Entonces tenemos algo de tiempo; llévame con el de inmediato.

Pukamon se llevó a Black al patio de juegos de la escuela para darle a Yaamon la lección que merecía. Como Swanmon andaba “ocupada”, nada podía detener a Black en su plan. Él y Pukamon hallaron a Yaamon molestando a los demás alumnos en el patio de la escuela, haciéndose el prepotente.

- ¡Yo soy el mejor de todos, el consentido de la señorita Swanmon, el más fuerte, y el que se convertirá en Beelzemon cuando crezca! –gritaba los cuatro vientos- ¡Y por supuesto el más adorable!
- ¡¡Ay no...!! –exclamaban hartos los estudiantes-
- ¡Todos deben portarse muy bien conmigo, y capaz los deje ser mis sirvientes, o si no…! –de inmediato, sus compañeros huyen aterrorizados; todos e pone oscuro- ¿Qué les pasa? Ni que sea tan temible ahora –mirando alrededor- Hey… ¿Por qué se nubló tan pront…? -se voltea- ¡¡¡¡¡AAAAAAAAAAAAHHHHHHHHH!!!
- Yaamon… -mascullaba Black, con Pukamon en su hombro izquierdo- ¿Que tal tu día?
- ¡Tú... tú... no deberías estar aquí!! ¡La señorita Swanmon…!
- Está ocupada en estos momentos, así que mejor no la molestes. –rió con malicia el pequeño digimon en hombros del guerrero oscuro- Vinimos a hablar contigo.
- ¡¡Eres un maldito cobarde: no puedes hacerme frente solo y traes a este… gigantón idiota!!
- Grr… ¿Ves esta gran roca en mi mano? –Yaamon asiente- Imagina que eres tú; ahora, mira lo que pasará. -al instante, Black oprime la roca en su puño hasta volverle simple polvo que se esparce en el aire. Yaamon queda paralizado- Eso te pasará si sigues molestando no solo a mi o a Pukamon, sino a todos. ¿Fui lo suficientemente claro para tu esponjosa cabeza de uva?
- ¡¡Te acusaré a la señorita Swanmon; estarás castigado de por vida, gigantón!!
- Ohh... ¿En serio?

Sin decir más, Blackwargreyon tomó a Yaamon de uno de sus cuernos, y se lo acercó a su boca abierta, llena de filosos colmillos, cosa que hizo reaccionar al pequeño digimon, pero nadie lo oiría. Y si lo hicieran, ¿Quién le haría caso?

- ¿Y bien?
- No... No te atreverías a comerme… -sollozaba temblorosamente y con una risita nerviosa- Te encerrarían de por vida en la prisión más oscura; además, no es tu estilo comer digimon, ¿O sí?
- Pues… no lo sé, ¿Tú que dices, Pukamon? –riendo maliciosamente con la mirada en dirección a su amigo- ¿Qué sugieres?
- Pues… -rascándose la barbilla- Cómetelo.
- ¡¡¿¿QUÉ??!!
- Está bien…
- ¡¡¡NOOOOOOOOO, NO ME HAGAS NADA!!!lloraba sin remedio para salvar su vida- ¡¡¡ESTÁ BIEN, ESTÁ BIEN: YA NO LOS MOLESTARÉ MÁS, LO JURO!! ¡¡¡LO JURO!!
- ¿Qué dices, Pukamon? ¿Aprendió su lección?
- See... Déjalo. –Black lo deja en el suelo con cuidado- Pero primero… -Pukamon lo cachetea con sus aletas, haciendo que Yaamon huya de ahí a toda velocidad- ¿Así está bien?
- Perfecto. –asintió Black, mostrando su aprobación- Aunque admito que tengo la leve sospecha que practicamos el bullying con él. Pero como dicen: ojo por ojo, diente por diente. Espero que eso te ayude a defenderte, siempre y cuando no abuses de los débiles.
- Me enseñarás a pelear, ¿Verdad? ¿Y me ayudarás a digievolucionar? ¿Pelearemos alguna vez?
- Claro, enano –le dijo de manera afectiva, saludándolo con el puño- Dalo por hecho.


Así pasaron los días, y Pukamon –que era uno de los alumnos más aplicados de la primaria- ayudó a Blackwargreymon a adelantarse con las materias: el problema del Guerrero Dragón Oscuro no eran las materias en sí, sino su nerviosismo ante los demás; Pukamon lo ayudó a resolver su falta de paciencia con algo de práctica, haciéndole entender como pensaban y actuaban los digimon pequeños. La buena noticia para ambos era que Yaamon nunca más volvió a molestar a nadie, ni surgió otro bravucón entre los pequeños, lo que le facilitó a Black su avance en la clase. El esfuerzo de ambos rindió sus frutos cuando, dos semanas después, la Señorita Swanmon les daba el gran anuncio haciéndolos llamar en el receso.

- Ambos me han dejado sumamente sorprendida. Pukamon: eres uno de mis mejores estudiantes, y la verdad esto ya me lo esperaba; estoy muy orgullosa de ti. Y Blackwargreymon; te confesaré un secreto: la primera vez que te vi, me diste una mala impresión a causa de mis prejuicios. Creí que destruirías mi escuela, que serías un rebelde sin causa que me haría la vida imposible y serías un bravucón… Y los primeros días me demostraste muchas de estas cosas.
- Eh… Yo…
- Sin embargo, estos últimos días me has dejado impresionada: no sufriste ataques de ira en ningún momento, no te peleaste con tus compañeros y todos hablan muy bien de ti; creo que les agradas. Y tus calificaciones: siempre han sido excelentes, más que excelentes: Me recuerdas mucho a tu hermano mayor, algo que me reconforta.
- Gracias, señorita… Supongo.
- ¿Tienes un hermano mayor? –preguntó Pukamon-
- Sí, el Agumon del que te hablé –le murmuró en voz baja-; luego te doy los detalles. Deja que termine.
- Por eso, he decidido promoverlos a la Escuela Primaria Mozart en las afueras de la Ciudad del Juguete.
- ¡¿En serio?! –preguntó Pukamon, su maestra asintió- ¡¡OH; YEAH!!
- Eso suena bien, señorita, -contestó Black- pero ¿Y nuestros compañeros?
- Lo sabrán después del recreo y luego les haremos una fiesta de despedida. Su maestra será una Taomon, una amiga mía que ya está al tanto de ustedes. Ahora, si me disculpan, necesito estar un momento a solas; disfruten el receso por favor.

Ambos estudiantes salieron al patio de juegos para dejar a su maestra dentro del salón de clases y buscar un lugar para descansar; no sin antes percatarse de reojo del robusto digimon ave que entraba por la puerta trasera al edificio: Definitivamente, Swanmon no quería que supieran de su semental novio Macehuallimon, si bien, era ya un secreto a voces.

- ¡Lo logramos, Blackie! –flotaba Pukamon, extendiendo sus aletas al aire, sumamente contento- Mañana a esta misma hora, ¡Estaremos en la escuela primaria!
- Se… Es genial y todo, supongo. Pero presiento que pasaré por lo mismo que cuando vine aquí: me verán, me tendrán miedo, me odiarán, se burlarán, etc., etc.… Y de seguro la mayoría serán insoportables.
- Así es la escuela, grandote: todos pasamos por eso al ser los nuevos. Pero descuida; nos apoyaremos el uno al otro para superar cualquier cosa. Pudimos con el jardín de niños: lo demás será fácil.
- Si tú lo dices… Está bien.
- ¡Así se habla! Ahora esperemos a que terminen el receso: quiero ver la cara de Yaamon cuando sepa que nos graduamos y no nos volverá a ver. Jejeje…

La fiesta de despedida, con todo y bocadillos, golosinas y bebidas, fue modesta, pero conmovedora: todos los digimon estaban afligidos de saber que sus dos amigos se irían muy pronto; Black pasó de ser muy odiado a muy querido entre los pequeños –con excepción de Yaamon, que se tragaba su rabia con bocados de miniemparedados y refresco- Pukamon era razón de orgullo y envidia para varios, pero en general, todos lo extrañarían.

Terminada las clases, Black y Pukamon fueron a prepararse psicológicamente para su etapa en la vida académica, así como entrenar un poco: Pukamon quería ser más fuerte, y Black lo ayudaría. Si bien el pequeño digimon tenía ataque insignificantes para el gran megadigimon oscuro, éste no se burlaba, sino que lo apoyaba para esforzarse aún más, y lograr dentro de poco, su siguiente digievolución.



______________________________




La primaria Mozart era un edificio más elaborado, del mismo diseño que la Ciudad del Juguete; se hallaba en las afueras de la misma, junto al bosque nebuloso. Había muchos digimon en etapa de entrenamiento y etapa infantil entrando al mismo, y algunos digimon en etapa adulta y ultra que hacían de maestros. Por eso, resultó muy extraño ver a un gigante de armadura negra junto a los más pequeños y con un Pukamon sonriente en el hombro; y lo de gigante no era exagerar: la mayoría de los estudiantes apenas le llegaban a la altura de la rodilla. Por eso no era de extrañar, que los digimon pequeños se apartaran de él, a causa del miedo y desconfianza.

- Tranquilos, amigos; Blackwargreymon no es un digimon malo: ¡Es buena onda!
- ¿Estás seguro…? –le preguntaban- Se ve muy… rudo.
- Es rudo, pero es cool. Descuiden; él no muerde.
- ¿Al menos habla? –le preguntó una desubicada Lalamon- ¿O solo sabe gruñir y respirar?
- Sólo hablo cuando me siento obligado a decir algo importante a personas importantes. –dijo Black de repente, su voz profunda sorprendió a todos: no era un niño ¿Qué hacía allí?- En fin. Vamos, Pukamon: ya empiezan las clases.

Dejando a la digimon planta con la boca abierta, los dos amigos entraron al edificio, seguidos de los demás estudiantes; por suerte, el edificio era mucho más grande y Black no tuvo problemas para desenvolverse allí. El salón de Pukamon y Black era igual a los demás, y parada frente a la pizarra y escribiendo en ella sin prestar atención a los que llegaban, estaba Taomon, con su inexpresivo rostro.


- Buenos días –saludó fríamente a sus estudiantes- Seré su maestra a partir de ahora; se dirigirán a mi como la Señorita Taomon –mirando al mayor de su grupo- ¿No estás un poco grande para estar aquí? –los demás, con excepción de Pukamon, se rieron-
- Soy un alumno… especial –se excusó- La señorita Swanmon le habrá hablado de mí.
- Ah, sí… Eres el Blackwargreymon que nació de las agujas de control y etc., etc., etc… Realizas un curso acelerado con un Pukamon. Ok, ok. Bien, presta atención a la clase: vamos a comenzar con Historia –Taomon saca un libro azul de su gaveta- ¿Quién me puede decir la nacionalidad de los Niños Elegidos que derrotaron a Apocarymon la primera vez? –mirando a los alumnos- ¿Kamemon?
- Pues… A ver: eran de Egipto, Persia, India, China y Grecia.
- Lo siento, creo que te confundiste; esas son las nacionalidades de los Niños Elegidos que vencieron a los alienígenas que trataron de invadir el Digimundo hace miles de años. Yo estoy hablando de historia reciente; veamos… ¿Alguien lo sabe? ¿Blackwargreymon?
- Eran de Estados Unidos, la Unión Soviética, Gran Bretaña, Alemania y Japón durante la Segunda Guerra Mundial hace sesenta años, señorita Taomon. Y por lo que sé, se llevaban fatal.
- Muy bien; se ve que has estudiado.
- Mas bien me lo dijo Shenglongmon –murmuraba mentalmente- Gracias, profesora.
- Ahora, ¿Quién me puede decir acerca de la Gran Crisis de Plutomon? ¿Alguien? –nadie levanta la mano- ¡Vamos: hasta hay cuentos y películas sobre ello! ¡Es una historia de amor imposible! –ni los grillos hacen su canto- Uff… Hay batallas a muerte: -casi todos levantan la mano- Me lo suponía…

Un Gaomon se levantó de su asiento, se puso enfrente de toda la clase y comenzó a relatar la historia con sumo detalle, explicando los motivos del antiguo Plutomon de iniciar la Gran Guerra Olímpica, el arrebato de la Resurrección Digimon, la batalla del Área Oscura, el asedio al Palacio de Plutomon en el Planeta Oscuro Gaga, su derrota final a manos de los Caballeros Reales y su posterior escisión y encierro. Lo hacía tan bien que incluía “efectos especiales” como sonidos de disparos, movimientos de artes marciales, de armas y mimetizaciones de voz: algo muy divertido para todos, excepto para Taomon, que veía resignada como todos sus alumnos parecían poco interesados en el aspecto romántico de la historia relacionado con Hekatemon.


- Y es así, como Plutomon estará sellado de por vida. ¡¡PUM!! –imitando el sonido de una tumba sellada- Es todo.
- Muchas gracias, Gaomon. –respondió aburrida- Fue… estimulante.
- A usted, profesora. –regresando a su asiento-
- Bueno; es hora del almuerzo. Pueden retirarse. –los alumnos comienzan a levantarse, ignorando a su maestra- Dedícate a ser maestra me dijeron; estimular mentes jóvenes alimenta el alma me dijeron… -sacando una cajetilla de cigarrillos- Pff…

Todos los alumnos salieron de su clase con dirección a la cafetería, que estaba llena de digimon niños que comían y charlaban entre sí. Black y Pukamon llevaban sus charolas hasta una mesa vacía que estaba junto a otra donde comían varios compañeros suyos, entre ellos, uno que tenía una pinta de problemático. El Gaomon que relató la historia preguntó si podía acompañarlos: los dos asintieron y se acomodaron.

- Gracias por dejarme comer con ustedes. A pesar de mis talentos, no soy muy popular.
- Descuida; los amigos estamos para eso. –rió Pukamon, después desvió su mirada a Black- Oye, grandote: parece que te sirvieron más ensalada de papas de lo normal. Creo que le gustas a la cocinera. Jejeje…
- ¿A la Burguermon? Nah... lo dudo. No es mi tipo; de todos modos no sé qué me ve de atractivo.
- Bromeas, ¿Cierto? –rió Gaomon- Mírate, eres enorme: tienes los músculos más desarrollados de toda la escuela, incluidos los maestros. Al menos no sufrirás con los ejercicios de la profesora de Educación Física, Kinkakumon, al final de la tarde.
- Apuesto que hasta las profesoras te estarán echando el ojo.
- No digas eso, Pukamon; lo último que necesito es ser acosado como el tonto de mi hermano. –ve la mesa contigua- Y hablando de Agumon, ese de ahí se ve raro. ¿Por qué lleva esas correas en las manos?


- Nadie lo sabe –respondió Gaomon, que acababa de tragar un bocado de su salchicha de pavo con ensalada de brócoli- Pero les digo esto: es un gran tonto. Siempre busca pelea y en cualquier momento causa un desastre.
- Esto se pone aburrido –comentaba el Agumon en la otra mesa, sin oír lo que decían sobre el- Ya se acabaron los huevos cocidos, y no sé que hacer. Ah, ya se…
- ¿Qué vas a hacer? –preguntó un Falcomon de tipo terrestre- No, Agumon; por favor, no lo hagas…
- ¡¡GUERRA DE COMIDA!!
- Me lo temía –dijo Gaomon, refugiándose bajo la mesa, y aconsejando que sus amigos hagan lo mismo- Esto se pondrá feo.

Y tenía razón: Agumon tomó el plato de uno de sus amigos y lo arrojó a la mesa donde comían unas Lalamon; de inmediato estas respondieron haciendo lo mismo, pero su “misil” había caído en la cara de un Terriermon que no tardó en responder. En menos de un segundo, todos los que estaban en la cafetería comenzaron a lanzarse sus almuerzos entre sí, embarrando todo el lugar, de pies a cabeza, y con la pobre Burguermon de espectadora. Agumon, que había incitado la guerra, se reía una y otra vez lanzando cualquier porción de comida hecha papilla que tuviera al alcance, se mostraba divertido de hacerlo. Hasta que… alguien hizo lo impensable.

- ¡¡HEY!! ¡¿Quién es el imbécil que…?! –mira al que lo estiró de la cola, colgándolo boca abajo- Ho…. Holitas…. Jejeje… ¿Cómo le va, señor?
- ¿Te divierte haciendo esto? ¿Te crees la gran cosa? Eres sólo un enano que alardea.
- ¿Ves estas correas especiales? Soy alguien muy fuerte, y a todos les agrada mi estilo de diversión. Que tú seas un viejo no es mi culpa.
- Oh, oh… No debió haber dicho eso –siseaba Pukamon, saliendo de su escondite- ¿Qué opinas, Gaomon?
- Agumon está frito; Blackwargreymon lo hará polvo.
- Así que te divierte, ¿Eh? Pues entonces te garantizo mucha diversión sólo para ti limpiando todo este desastre antes de que venga el director.
- Tú no eres nadie para darme órdenes; eres un alumno como yo.
- ¿Qué no? –acercándolo a su rostro, para intimidarlo con su fulminante mirada- No te gustaría verme enojado, ¿O sí?
- ¿A... Aún no estás enfadado? –preguntó con voz temblorosa; Black respondió que no- Oh... oh...
- Comienza a limpiar. –arrojándolo al suelo con cuidado de no lastimarlo- Más te vale que quede reluciente… ¡¡Y QUE NADIE SE ATREVA A AYUDARLO!! ¡¡¿¿ENTENDIDO??!!todos asintieron que obedecerían- Bien.
- Cuando me convierta en Shinegreymon, lo vas a pagar caro, grandote.
- ¡JA! ¿En verdad? –Blackwargreymon digievolucionó a su última etapa, aumentando su tamaño a casi el doble y con una apariencia más temible, dirigió su mirada al aterrado Agumon- Cuando te conviertas en Shinegreymon, búscame si te atreves, enano… y te enseñare lo que es una pelea de verdad. –regresó a su etapa normal- ¡¡AHORA LIMPIA!!

El Agumon, sin nada más que hacer, fue corriendo a la cocina a pedir artículos de limpieza a la cocinera y comenzar su faena; los demás estudiantes seguían perplejos por lo que acababa de ocurrir, y trataron de seguir su rutina con normalidad. Mientras, Black regresó a su asiento a continuar su comida en compañía de sus nuevos amigos, que lo miraban con la boca abierta.

- ¿Qué?
- No sabía que podías digievolucionar a…
- BlackVictorygreymon, Pukamon. Sí; creo que no lo mencioné antes.
- Es increíble. ¡Eres lo máximo! –asintió Gaomon- Pusiste a ese idiota en su lugar sin lastimarlo ni nada. Aunque admito que en parte te ayudó tu tamaño.
- Sólo es cuestión de carácter, Gaomon –sirviéndose una porción de ensalada- Nada más.
- Sobre tu carácter, te mostraste algo malvado, amigote –habló Pukamon-: casi te tuve miedo.
- Estoy hecho de cien agujas de control; algo de ese elemento maligno debía de quedar en mí. Lo usaré en raras ocasiones; pero descuiden: no les pasará nada a uste…
- ¡¡¡BLACKWARGREYMON: A LA OFICINA DEL DIRECTOR, AHORA!!!gritó un Gekomon desde un altavoz- ¡¡CROACK!!
- A la mierda… -maldijo, levantándose de su asiento- Mi primer día y ya me mandan a detención.
- Descuida; el director no es malo –lo tranquilizó Gaomon- Es bastante agradable; el gritón es su asistente. Suerte, amigo.

Por suerte para Black, Gaomon tenía razón: el director, un Slayerdramon, se mostró muy paciente con el recién llegado, sin sonar molesto ni nada, hablando cortésmente con él acerca de lo ocurrido en la cafetería y en busca de una solución que dejara satisfechos a todos.


- Debes saber, que no soy de los sujetos estrictos y malhumorados, Blackwargreymon: yo busco ser un ejemplo de que los adultos podemos ser amigos de los niños; deseo la amistad de mis estudiantes, no su rechazo. Por eso, te hice llamar para tratar de razonar contigo, y conocerte mejor. ¿Entiendes?
- Comprendo, director. Es que yo…
- Sé que es difícil adaptarte a tu nuevo entorno, considerando que eres un nuevo estudiante…
- Estudiante especial, -masculló Black- ¿Qué no leyó mi expediente?
- Si, lo vi: naciste de cien agujas de control, tienes unos meses de edad, estudiante brillante con problemas de relacionamiento y control de la ira, etc., etc., etc. El punto es… -mirando que Black estaba serio- ¿Ves el recipiente de mi escritorio? Tiene deliciosos caramelos de café: sírvete los que quieras; yo invito. –Slayerdramon saca unos del recipiente y los come- Mmm… Café.
- No gracias, director. ¿Me decía?
- ¡Ah, sí! –recordando- Lo importante es, que a pesar de no querer hacerlo, tendré que castigarte; no puedo darte un trato especial. Es lo malo de estar sujeto a este tipo de códigos; lo siento por ti, muchacho. Pero ocasionaste un escándalo en la cafetería al amenazar a un estudiante, incitando una posible pelea y digievolucionando en frente de todos. Sé que es difícil controlar esos impulsos, pero confío en que lo lograrás.
- Entiendo, señor.
- Estarás una hora con la maestra Kinkakumon terminada su clase de educación física. Harás unos trabajitos para ella, lo de siempre: ejercicios, mover unas cositas, etc. Y no te preocupes por ese Agumon; ya recibirá su merecido. Y algo más, si sigues estudiando, capaz puedas recibirte en dos semanas de la primaria y pasar a la secundaria.
- Gracias señor; con su permiso, me retiro.
- Ah, una cosa más, Blackwargreymon. Cuando estés con Kinkakumon, trata de que ella no se fije mucho en ti, ¿Me explico? –rió con picardía- Es algo… vivaracha
- Entendido.

Black abandonó la oficina del director y regresó a su salón de clases, donde todo transcurrió con relativa normalidad entre las clases de ciencias naturales, matemáticas y uno que otro alumno bostezando o Taomon murmurando sobre algo incoherente. Llegada la clase de E.F., todos los digimon –excepto Black- se mostraban sumamente nerviosos ya que conocían la fama de brutalidad de la maestra Kinkakumon.


- ¡Muy bien, bolas de carne y spam; es hora de mover esos cuerpos de peluche que tienen y darles algo de definición! –gritaba la mujer, que recorría el gimnasio con una mirada de águila hacia cada uno de los alumnos- ¡No serán encantadores recuerdos de felpa por toda la eternidad: el Digimundo es duro, muy duro, y sólo los más fuertes sobreviven!
- ¡Si, señorita Kinkakumon!
- ¡Con mis instrucciones, moldearé sus cuerpos para que tengan la oportunidad de sobrevivir un día más en este mundo! ¡¿Me han entendido?!
- ¡Si, señorita Kinkakumon!
- ¿Y quién es este gigante de aquí? -refiriéndose a Black- ¿No estás muy grande para estar en mi clase? –mirando detenidamente su cuerpo- ¡Es más, no parece que necesites esta clase!
- ¡Soy Blackwargreymon Kamiya, señorita Kinkakumon; soy un alumno especial, señora!
- Ah, sí; ya leí tu expediente… Con pocas ilustraciones por cierto. Pues especial o no, aquí no te harás de holgazán. ¡¡Al suelo y dame 200 lagartijas; el resto denme 50: YA, YA, YA!!

La sesión de tortura había empezado: primero las lagartijas, después los ejercicios de estiramiento, flexiones, abdominales, los famosos “payasitos”, giros a al colchoneta, trepar la cuerda y 10 vueltas al gimnasio en trote. Los pequeños digimon terminaban exhaustos los ejercicios, pero para el megadigimon oscuro, -que realizaba los ejercicios 5 veces más duros- el esfuerzo era nulo, y la razón era demasiado obvia. Kinkakumon disfrutaba ver a sus alumnos esforzarse al límite, y en especial a su nuevo alumno estrella. Durante esas horas, no pasó nada extraordinario, a excepción de la repentina digievolución de Pukamon, que se había convertido en Gomamon; si bien ya no podía flotar, sabía que era un paso más a su máximo nivel.

Terminada la hora oficial de clases, Black se quedó una hora más con la maestra, que le había ordenado poner todo el equipo de gimnasio en su lugar, así como otra serie de ejercicios para cumplir su castigo. En todo momento, Kinkakumon no le quitaba un ojo de encima, y Blackwargreymon tenía la sospecha que lo “comía con la mirada”, pero trataba de ignorarla; a pesar de ello, todo transcurrió con normalidad. Pero el último encargo fue el más extraño:

- Bien, bien: vales por todos mis estudiantes… Ahora te pediré un favor más: ¿Ves esos bloques de metal de allí? –señalando unos bloques grandes y oscuros al otro lado del gimnasio- Quiero que los cargues hasta que decida donde colocarlos.
- Esos bloques pesan dos toneladas cada uno, señorita.
- Ajá…
- ¿Castiga a todos sus estudiantes haciéndolos mover bloques de dos toneladas?
- Para nada: a los demás los hago mover bloques de 200 kilos. Pero dudo que esas pequeñas dos toneladas sean mucho para ti, ¿O sí?
- Grr... –Black tuvo un escalofrío al ver a su maestra hablarse en ese tono- Está bien –cargando los bloques a sus espaldas- Lo haré, sólo dígame donde los coloco.

En realidad, no había ningún lugar donde ubicarlos. Kinkakumon mandaba a Blackwargreymon a recorrer todo el gimnasio de aquí para allá con los bloques en su espalda mostrándose aparentemente indecisa sobre donde dejarlos. El peso en sus espaldas no era nada para el digimon oscuro, pero la mirada de su maestra era aterradora; estaba seguro de que ella disfrutaba verlo moverse por todas partes con esa carga, peor no precisamente por “verlo sufrir”, sino por otra cosa. Por suerte, Kinkakumon finalmente se decidió, y Black dejó los bloques en el lugar indicado por ella.

- Perfecto; terminó tu castigo. Puedes retirarte.
- Gracias… -y caminó con algo de prisa sin olvidarse murmurar muy bajo- loca…


Pasaron los días, y Black no tuvo más problemas en la escuela, ni con nadie más; además de soportar a uno que otro compañero fuera de control, y a la maestra de educación física en sus “momentos”, todo transcurría viento en popa: ahora ayudaba a Gomamon a entrenar duro para aprender a luchar y lograr su siguiente digievolución, y Gaomon había decidido unirse al grupo de “cursantes rápidos”; no era un estudiante muy brillante, si bien tenía talento con efectos audiovisuales y un historial impecable de buen comportamiento. Deseaba ir a la secundaria cuanto antes, donde, según él, valorarían más sus cualidades.

Finalmente, luego de mucho esfuerzo por aprobar los exámenes de curso rápido, los tres aprobaron completamente la escuela primaria, y fueron promovidos a la secundaria. No hubo mucha celebración, mas solo un breve anuncio, y se despidieron de sus compañeros de clase. Sólo el Agumon berrinchudo y Kinkakumon mostraron cierta reacción: el primero por querer vengarse de Black por la humillación de la cafetería, y la otra, pues… tenía sus motivos.



______________________________




La Secundaria Bach era un edificio mayor al de la primaria, si bien del mismo estilo arquitectónico, y estaba localizado al otro lado del Bosque Nebuloso. A estas alturas, era increíble pensar que aún había digimon en etapa básica o in-training en la escuela, pero era así; si bien, la mayoría de los estudiantes ya estaban en su etapa adulta, y algunos incluso en ultra. Gomamon y Gaomon se mostraron un poco nerviosos ante este hecho, pero sabían que su amigo Blackwargreymon los protegería si alguien intentaba hacerles daño.

Entraron al edificio y a su salón de clases ante la atónita mirada de todos. La profesora era una bella Lilamon.


- Buenos días, estudiantes. El día de hoy vamos a comenzar con… -mirando al grupo recién llegado, y en especial al megadigimon- ¿No estás un poquito gran…?
- ¿Grande para la secundaria? Sí, lo sé… -siseó Black- Soy un alumno especial de curso acelerado junto con mis amigos, y… -hastiado- ¿Ya vio mi expediente? ¡Todo está allí!
- ¡¡JAJAJAJAJA!!
- Ay, pero no te enojes… -rió la Lilamon, con inocencia mientras tomaba la carpeta con el expediente de Black y lo ojeaba- Vaya, vaya, vaya… tenemos a un alumno interesante aquí… -mirando de reojo- uno muy fuerte… -murmuró en silencio- Y con altas calificaciones. Bien, sigamos con la clase: hoy daremos algo de trigonometría, así que presten mucha atención.

Lilamon comenzó a dibujar en el pizarrón triángulos, ángulos, curvas y fórmulas llenas de letras y números que explicarían las funciones trigonométricas básicas, peor para la mayoría de sus estudiantes, sólo eran garabatos. Acabada su labor, se dirigió a sus pupilos.

- Ahora, ¿Quién me puede decir la fórmula del coseno? –todos se quedan sin habla- ¿Petermon?
- Es… es… -mirando la pizarra- Eh… Me doy.
- Agh… ¡CERO! A ver,… ¿Gomamon?
- ¿Huh? ¿Yo? Pues… es... La fórmula del coseno es cateto adyacente del ángulo dividido la hipotenusa.
- Muy bien; ahora dime una función práctica de esta fórmula…
- ¡GLUP! –nervioso- Pues verá… Yo… eh… Señorita,
- Dime…
- ¿En verdad vamos a necesitar saber esto en el futuro? –todos estallaron en risas- ¿No nos basta con las funciones aritméticas básicas?
- ¡¡¡JAJAJAJA!!!
- Te daré un problema, ¿Cuánto es 144/12x3+3/13-13?
- Pues verá, yo… Espere que hago los cálculos…
- ¡¡Tu nota: CERO!! –tomando un respiro- Ahora, ¿Quién me puede decir la fórmula del seno?
- ¡¡¡JAJAJAJA!!! ¡La profesora dijo seno! ¡¡Pero que pervertida, jajaja!! Y no es de extrañar si tiene esos grandes me…
- ¡¡YASHAMON, UNA PALABRA MÁS Y TE MANDO A LA OFICINA DEL DIRECTOR!! ¿ME ESCUCHASTE?
- ¡Glup! Se... si... señorita. Me callo.
- ¿Por qué se habrá acobardado? –preguntó Black a sus amigos- Ese tipo se veía bastante extrovertido y temerario.
- ¿Bromeas? –dijo una Palmon hipermaquillada que oyó su conversación- El director de la escuela es un Dorbickmon que se rumora fue un gran general de un ejército. Dicen que castiga a sus estudiantes como si se trataran de soldados.
- Suena a un tipo muy rudo, grandote –rió Gomamon- Tu estilo de rival.
- Puede ser, puede ser. Que se yo.
- ¿Muy conversador, Blackwargreymon? A ver si te encanta responderme esta pregunta: ¿Cuál es la fórmula de la tangente?
- Mmm... pues… -vamos, Black; piensa: eres filósofo: la trigonometría es basura inútil como para no saberla- Cateto opuesto sobre cateto adyacente del ángulo.
- No fue tan difícil, ¿Verdad? –rió la profesora- Ahora les daré algunos ejercicios prácticos. Copien los problemas que escribiré en la pizarra y resuélvanlos.

Lilamon hizo eso mismo y esperó: los ejercicios de trigonometría eran una de los mayores dolores de cabeza de los estudiantes, y el trio de amigos del curso rápido no eran la excepción. Tanto Black como Gomamon y Gaomon se rompían las neuronas en resolver los ejercicios de la profesora, que parecían ser hechos muy difíciles a propósito; de hecho, estuvieron con esa clase hasta la hora del almuerzo, cuando ella los dejó ir, no sin antes, entregar sus hojas de respuesta.


Y ese fue el primer día: el resto de la semana fue prácticamente igual, y la otra también, con materias más difíciles, compañeros algo molestos, comida repugnante en la cafetería y profesores extraños. Black, Gomamon y Gaomon estaban avanzando a gran velocidad en su “Curso Acelerado”, y ya veían con ansias su graduación. Entre las materias de Historia, Ciencias, Química, Matemáticas, Literatura, Artes Plásticas y demás, había una que entusiasmó a los digimon rookie: la de la Digievolución Acelerada, que les permitiría acercarse a un nivel superior.

Para avanzar en dicha materia, pidieron ayuda a Blackwargreymon que los entrenara después de clases, y debían admitir, que su “amigote”, era muy duro en dicho entrenamiento, pero ese dolor rindió sus frutos cuando Gaomon digievolucionó a Gaogamon, y Gomamon en… Orcamon, lo que fue objeto de burlas en la secundaria.


Cuando faltaba sólo una semana para su posible graduación, Orcamon ya se había acostumbrado a su aspecto junto a Gaogamon, -que podía pararse en 2 patas si quería-. Caminaban los 3 en el patio de la escuela, conversando sobre lo que harían después de graduarse, cuando un dúo de Angemon se acercó a ellos.

- O sea; mira compañero: al trio de inútiles: el caniche boxeador, la copia barata y el primo de Willy.
- O sea, se creen mejor que todos porque se graduarán antes que nosotros, pero sólo son unos niñitos.
- ¿Por qué mejor no se van? –dijo Orcamon- Estamos conversando.
- O sea; yo digo que eras mejor como la foquita enana que como ballena en dos patas. ¿Necesitas ese salvavidas para poder caminar? -dijo el otro Angemon- Jajaja…
- Grr…
- Tranquilo, Orcamon –le decía Gaogamon- No dejes que te provoquen.
- O sea; no me hagas callar, perrito –se quejó un Angemon de forma poco masculina- Yo digo lo que quiero cuando quiero. Después de todo, soy de una clase superior de digimon que ustedes tres.
- ¿Desde cuándo los Angemon son tan creídos? –preguntó Blackwargreymon- Al que yo enfrenté capaz sea poca cosa y sea algo llorón y un poquito racista, pero no era un presumido como ustedes.
- Si te refieres al Angemon de los Niños Elegidos, ni nos lo menciones. –dijo uno de ellos-
- Es una vergüenza para nosotros.
- ¿Porque es amigo de un humano? –preguntó Black-
- Pff… no; por morir tan fácil en su primera pelea. O sea, ni que sea tan difícil derrotar a un Devimon; pero que patético…
- Es una vergüenza para nuestra clase.
- ¡Un momento! No voy a dejar que hablen así de ese Angemon: sólo yo puedo decirle esas cosas; capaz sea un poco arrogante, pero fue un digno oponente y dolor de cabeza para mí. ¡Y tampoco voy a dejar que insulten a mis amigos, así que mejor se callan o les haré tragar sus plumas por el trasero!
- ¡Ay, pero que repugnante resultó ser este tipo! –chilló un Angemon-
- O sea, démosle una lección, camarada.
- ¡¡PELEA, PELEA, PELEA!!
- ¡Blackwargreymon! ¿Qué haces? –le preguntó Orcamon, asustado- ¡No puedes iniciar una pelea cuando nos falta tan poco para graduarnos! No necesito que luches mis batallas; en serio.
- No es solo por ti; detesto a los engreídos, y más a esos plumíferos homosexuales que dan mala fama a los ángeles. Como si necesitaran más infamia. Además, -tronando su cuello y sus dedos- hace tiempo que necesitaba una buena pelea.
- Ah... Conque nos salió peleonero nuestro amigo el grandulón –reía Gaogamon- Pero que interesante.
- ¿Esperaban algo más de mí? –rió Black- Ahora, con su permiso; me encargaré de dos nenazas.

La pelea sería de dos contra uno: dos adultos contra un mega; capaz algo desbalanceado, peor no importaba. Los jóvenes de toda la escuela rodearon a los contrincantes, formando una pequeña arena improvisada donde se llevaría a cabo la pelea –que sería cuerpo a cuerpo, para no dañar las instalaciones- Al son de las exclamaciones de los jóvenes digimon, inició el combate: los Angemon se abalanzaron hacia él, en un intento por derribarlo, pero Black los retuvo, los levantó en el aire con ambas manos y los arrojó hacia unos arbustos. Estos, ni bien se levantaron, le dirigieron sendos golpes en el pecho, que lo hicieron retroceder –eran más fuertes de lo que aparentaban-, y éste les respondió de la misma forma, pero no cayeron al suelo.

Uno de los Angemon, le brindó un golpe en la cara que lo hizo caer al suelo, provocando que la multitud abucheara a Black. Éste, por supuesto, no se iba dejar derrotar por un digimon tan débil; claro que estaba disfrutando la pelea: sólo jugaba con ellos, ya que si acababa rápido, la diversión terminaría. Dejó que los Angemon fueran hacia él y creyeran que lo habían dejado fuera de combate, momento que los ángeles aprovecharon para golpearlo cuantas veces pudieran, así como impedirle levantarse. Por un momento, ellos creyeron haber ganado.

Por un momento… Hasta que Blackwargreymon colocó sus brazos sobre sus cuellos y los arrojó de espaldas con él consigo, para derribarlos en un estilo propio de la lucha libre. Para rematar, goleó a los dos Angemon contra sus propias cabezas, y los dejó tirados en el suelo. Las ovaciones de sus compañeros no se hicieron esperar.

- ¡¡¡HURRAAAAAAAAAAAAA: BLACKWARGREYMON CAMPEÓOOOONNNNNNNNNN!! ¡¡¡FUERZA, CARAJOOOOOOO!!!Orcamon y Gaogamon lo levantaron entre la multitud, para felicitarlo- ¡¡HIP, HIP, HURRA!! ¡¡HIP, HIP; HURRA!!
- ¡¡¡BLACKWARGREYMON KAMIYA!!!gritó una potente voz que parecía hacer vibrar hasta el mismo aire, y provocó que los estudiantes quedaran paralizados- ¡¡¡A MI OFICINA!!! ¡¡¡¡AHORA!!!!
- A la mierda… El director –dijo un Flamemon, que estaba entre los admiradores de Black- Lo siento, viejo: fue un placer conocerte.

Con sus admiradores acobardados, y sin más remedio y apoyo que el de sus amigos cercanos, Blackwargreymon fue cabizbajo a la oficina del temible Dorbickmon, el Director de la Secundaria Bach. Éste lo estaba esperando en su oficina, sentado de espaldas ante una chimenea a fuego máximo pese a no hacer frio. La oficina era de aspecto aterrador para cualquiera, lleno de trofeos y medallas, y con cierta penumbra reinante. Blackwargreymon en cambio, no tenía miedo y se sentó frente al escritorio del director, que apenas lo oyó acomodarse, dio vuelta su asiento y se puso cara a cara frente a él.


- Te crees muy listo, ¿Verdad? –habló el director con voz firme e intimidante- ¿Qué por ser el más poderoso de los estudiantes puedes hacer lo que tú quieras, imponerte ante cualquiera a la fuerza, hacer tu propia justicia?
- Pues, verá…
- ¡¡SILENCIO!!golpeó el escritorio con tal fuerza que casi lo parte por la mitad- ¡¡NO ME AGRADA QUE LO HAGAS, MUCHACHO: SÓLO YO TENGO ESE DULCE PRIVILEGIO DE USAR MI FUERZA SUPERIOR SOBRE LOS DEMÁS: OBSERVA!!hablando por el comunicador- Señorita Lillymon; tráigame al estudiante acusado de copiarse en el último examen de Biología.
- Lo haré pasar, señor –responde la secretaria; en eso, un Dinohyumon sumamente nervioso y con las rodillas temblorosas entra-
- Muy bien, -sonriendo de manera casi diabólica- ¿Pero que tenemos aquí? –relamiéndose los labios- Un pequeño copión… ¿Creíste que te saldrías con la tuya? –Dinohyumon apenas podía abrir la boca de los nervios- ¡¡¡HARÁS 200 ABDOMINALES EN ESA BARRA DE MONO CABEZA ABAJO Y DESPUÉS ESCRIBIRÁS CON TU BOCA 200 VECES EN LA PIZARRA: “NO DEBO COPIAR EN EL EXAMEN”!!!tomándolo con su mano y alzándolo a su altura, para después arrojarlo fuera de su oficina- ¡¡QUE HACES AHÍ PARADOTE?! ¡¡¡MUÉVETE!!!dirigiéndose a Black- ¿Lo ves? Esos años en el ejército me hicieron un líder nato; nadie se atrevería a desobedecerme.
- Eh… si –desviando su mirada a otro lado- Como diga. ¿Podemos hablar de mi castigo?
- ¡¡EL QUE HACE LAS PREGUNTAS AQUÍ SOY YO!!gritó nuevamente Dorbickmon- Te diré que normalmente algo algo con mis estudiantes: si son mujeres, les pido que cocinen para mí, y si son hombres, juego vencidas con ellos.
- ¿¿¿Disculpe???
- ¡¡¡NO ME INTERRUMPAS, CARAJO!!! Como decía; si lo que cocina la chica me agrada, o si el muchacho logra por lo menos demostrarme que tiene fuerza, minimizo su castigo. En caso contrario, le hago sufrir como nunca.
- ¿Y qué hay del Dinohyumon? No le jugó vencidas.
- Sirvió para demostrarte quien manda en esta escuela… -colocando su brazo derecho en posición- Ahora, Blackwargreymon. Muéstrame de que estás hecho… ¿O eres una mariquita?
- Cállese y acabemos con esto –alzando su brazo sobre el escritorio, sin el Dramon Killer-

Ambos digimon se disponían a iniciar la peculiar pelea de vencidas con sus brazos derechos. Si bien ambos eran fuertes, Dorbickmon tenía a su favor más experiencia y una estatura mayor. Por fortuna, Blackwargreymon no era tan débil como el director hubiera esperado, y le dio mucha resistencia. Hubo momentos en que las fuerzas de ambos estaban sumamente parejas, y sería difícil determinar un ganador. Las venas de sus brazos se hinchaban cada vez más, y se ponían nerviosos; ninguno quería perder. Cuando Dorbickmon creyó que podría derrotar a su oponente, éste sacó una reserva de fuerza y enderezó nuevamente su brazo. El Director no podía más que mostrarse sorprendido.

Pero al final, Dorbickmon usó sus reservas de fuerza y derrotó a Blackwargreymon en las vencidas: una derrota algo humillante para este último, pero debía aceptar, que su oponente era más fuerte. Lástima que fuera el director.

- Jejeje… peleas bien, muchacho; me dejaste sorprendido.
- Eh… Si, como usted diga.
- Ya que me diste una buena pelea, a diferencia de la mayoría de los inútiles machos de esta secundaria –acentuando esto último con rabia-, te minimizaré tu castigo: estarás toda la tarde con tu maestra, la señorita Lilamon, haciendo esto –extendiendo un cartel que tenía el aspecto de un afiche político- ¡Y que queden muy bien! ¿EH?
- ¿”Vote por Dorbickmon para Presidente de los Dragones”; “Un voto por el futuro de los digidragones”? ¿Usted es político?
- Me estoy candidateando para las primeras elecciones presidenciales del Clan Digimon Rugido del Dragón. Desde que Examon fue obligado a abdicar al trono, y por culpa de la puta influencia humana, nos vimos obligados a hacer esta mierda de proselitismo. Y necesito ayuda.
- ¿Examon? ¿Quién es él?
- ¿No sabes quién es él? Bueno; yo te diré quién será… ¡Un futuro perdedor! Ahora, ve a tu clase y termina el trabajo –pasándole los volantes, para después poner su mano sobre el hombro de Black- Y muchacho; sigue así: deseo tener una buena pelea contigo. Te vi dándole su merecido a esos creídos plumíferos: muy buenos movimientos. Además de que ya me estaban hartando esos dos y sus “O sea” -bufó- Maricas.
- Descuide; le prometo que no le daré tregua en nuestra pelea.
- ¡¡MAS TE VALE, CARAJO: NO QUIERO LUCHAR CONTRA DÉBILES!!

Black abandonó la oficina del Director, y fue junto a su profesora cargando cientos de afiches proselitistas que debía de preparar para el director; la señorita Lilamon lo ayudaría a pintarlos y escribir algunos de ellos. Al principio, todo transcurría normalmente: Black dibujaba los afiches junto a su maestra, y luego los pintaba, cosa que les tomaba horas debido a la cantidad que debían completar. Pero en un determinado punto…

- Oye… Blackwargreymon.
- ¿Dígame?
- Te ves algo agotado, ¿No querrías tomar un descanso?
- No es necesario, señori… -ésta se le acerca demasiado, de manera peculiar- Oiga, ¿Qué hace?
- Sólo quería asegurarme de que estuvieras bien –contestó ella, con una sonrisa que no presagiaba nada bueno- Suenas muy agitado; oigo tu respiración a través de tu armadura. –acariciando su cuello- Y siento mucha tensión en estos fuertes músculos tuyos.
- Eh… señorita. Esto me está incomodando.
- Entonces, como tu maestra, mi deber es hacerte sentir cómodo.

Sin decir más, Lilamon arrastró a Blackwargreymon hasta su escritorio donde lo recostó en el mueble mientras ella acariciaba sus hombros a modo de masaje. Al Dragón Oscuro no le gustaba para donde llevaba todo esto, pero todo daba la impresión de que su maestra trataba de seducirlo, y esos ojos brillosos y provocativos solo le daban la razón. Black se hubiera podido zafar, pero no quería lastimar a su maestra, y tampoco quería causar un escándalo. Además, sentía algo en el aire, como una especie de perfume que lo sumergía en un sueño. ¿Sería algún truco de Lilamon?

- Disculpe, seño…
- Shh… Dime Lilamon, querido. –le contestó, dulcemente- Desde que te vi me has cautivado el corazón; lo único que deseo es pasar el resto de mi vida contigo. Yo sé que no eres un niño, o un joven puberto. Así que nada nos impide estar juntos por el resto de nuestra vida. –le dijo casi rozando su rostro-
- Maldita sea –masculló Black mentalmente- Debe ser la “maldición” de los Wargreymon en acción. Pero yo; yo no…
- Shh… Soy tu maestra, y debo continuar con mi lección.

Lilamon estaba a punto de besarlo con sus labios bañados en dulce néctar floral y de dar el siguiente paso hasta que alguien abrió repentinamente la puerta, dejando paralizada a Lilamon y a Black –que por breves segundos sintió algo de alivio… Hasta que vio al recién llegado– Menuda sorpresa


- Querida flor del bosque; disculpa la demora, pero me retuvieron bastante en la recepc… -mirando a su “querida flor” con otro sujeto, al que reconoció- ¡¡LILAMON!! ¡¿QUÉ HACE ÉL AQUÍ?! ¡¿QUÉ HACES CON ÉL?!
- ¡¡¡MACEHUALLIMON!!!exclamaron al unísono Lilamon y Black: una nerviosa, y el otro confundido- ¡¿Qué haces aquí?!
- ¿No se supone que debías llegar más tarde, querido? –reía tratando de parecer inocente-Esto no es...
- Vine temprano para estar junto a ti... ¡¡Y TE ENCUENTRO SEDUCIENDO A UNO DE TUS ESTUDIANTES!!gritó el ave guerrera la más fuerte que pudo para evitar no ser oído fuera del salón- ¡¿Y tú que haces con mi novia, muchachito?!
- ¿Su novia? –preguntó Blackwargreymon más confundido aún- ¿No salía usted con la señorita Swanmon?
- ¡¡¡¿¿¿QUIÉN???!!!chilló Lilamon al oír el nombre de otra mujer; Macehuallimon se encogió de hombros y comenzó a sudar a mares- ¡¡¡¿¿¿QUIÉN ES ESA???!!!
- Es... es… mi exnovia, linda, terminé con ella hace años… -dijo el ave, muy nerviosa, y esperando que Black lo ayudara-
- No es cierto: ella era su novia hace mes y medio, cuando yo cursaba el jardín de niños.
- ¡¡¡¿¿¿QUÉ???!!!chilló nuevamente la flor, con la ira refulgiendo en sus ojos, y con pinta de estar a punto de escupir fuego por la boca- ¡¡¡LLEVAS AÑOS PONIÉNDOME LOS CUERNOS, MALDITO PAJARRACO!!!mirando a Black- Querido, los adultos debemos conversar; por favor retírate –le dijo con una voz tan dulce como aterradora-
- Por favor, Blackwargreymon: quédate. –suplicaba en voz baja el ave cuando el Dragón pasó junto a él- Dame una mano.
- Lo siento; el “muchacho”, no se mete en problemas de adultos. Buena suerte.

Lo último que oyó Blackwargreymon al abandonar el salón de clases, fueron aullidos de dolor, golpes y objetos rompiéndose. Caminaba por el pasillo hasta llegar a la puerta abierta del salón de audiovisuales, donde halló a sus amigos Gaogamon y Orcamon junto al pervertido Yashamon, riéndose a carcajadas por un video que estaban viendo.

- Oigan, ¿Que están viendo?
- ¡JAJAJAJA! Compadre Black: eres un marica –respondió Yashamon, cagado de risa- Yo en tu lugar me tiraba encima a la maestra y bebía todo el néctar de sus te... –recibe un gancho izquierdo por parte de Black, que lo deja tirado en el suelo-
- Ay... Yashamon –decía el ballenato negro, meneando la cabeza- Tú te lo buscaste.
- ¡No es mi culpa ser un admirador de “American Pie” -se excusó el, acariciándose la mandíbula dolorida-: esa película es buenísima!
- Como decía… ¿QUÉ ESTÁN HACIENDO?
- ¿Recuerdas que te dije que tenía ciertas habilidades audiovisuales? –preguntó Gaogamon, que manejaba unos controles- Pues hace unos días instalé durante el almuerzo unas minicámaras escondidas en nuestra clase, y comencé a grabar lo que ocurría allí. –comenzó a sonreír- Y hoy, nos llegó material de oro; mira la pantalla.
- No imaginé que Lilamon fuera tan brutal; me da pena el pajarraco ese. –comentó Orcamon, al ver a Lillamon dándole su merecido al ave- Y ni me imagino la señorita Swanmon: molerá a golpes lo que quede de él.
- ¿Cómo se llamaba ese sujeto, Blackwargreymon?
- Macehuallimon, Yashamon. ¿Te sigue doliendo la cara?
- Me han golpeado peor; gracias por preguntar, viejo.
- Grabaré esto y todos lo verán en la escuela antes de nuestra graduación. -dijo el perro azul- Lo llamaré: "El Ring de los Amantes", jeje… Me haré superfamoso.
- Ajá… -siseaba Black- por cierto: ¿Haremos el trabajo de fin de año?
- ¡Claro, amigo! –asintieron Orcamon y Gaogamon- ¡Nuestro último trabajo que hacer juntos antes de graduarnos de secundaria!

El trabajo era algo complejo: una exposición muy bien detallada acerca del funcionamiento de las redes informáticas y su relación con el Digimundo. Gaogamon se encargó de las Diapositivas y la presentación, mientras que Black y Orcamon de la investigación. Su exposición fue larga, pero obtuvieron una alta calificación, la suficiente como para graduarse con honores.


El día de su graduación, ellos y un pequeño grupo de digimon, fueron los agasajados con una gran ceremonia precedida por Dorbickmon y uno de sus “breves” discursos. Al final del mismo, y con varios invitados ya dormidos, los recién graduados recibieron sus diplomas, disfrutaron de la breve fiesta, y comenzaron a planear su futuro.

- Te queda bien el birrete, Blackwargreymon.
- ¡JA! Me hace ver como un idiota: un idiota con título de Secundaria, Orcamon.
- Al menos ya no tenemos que soportar a los idiotas de esos Angemon, o al “General Dorbickmon”.
- Cierto, Gaogamon. Y no veré más a la maestra Lilamon; ahora lo puedo decir: Pero que puta que resultó ser. –sus amigos se ríen a más no poder- ¿Y qué piensan hacer ahora?
- Gaogamon y yo decidimos iniciar la universidad en Enero.
- Cursaremos en la Universidad Jung, la mejor de la Isla File. Pero primero, Orcamon y yo nos dedicaremos a entrenar para llegar a nuestra etapa ultra.
- Así seremos más atractivos para las señoritas –rió Orcamon- Al menos como Zudomon me tomarían más en serio. ¿Y tú, Blackwargreymon? ¿Nos acompañarás?
- Esta vez no –les respondió con amabilidad- tengo una búsqueda que realizar. –sacando la tarjeta que le dio Shenglongmon- Alguien que me dijeron sería… especial.
- Ah... –recordaba Orcamon- Me hablaste que buscabas una chica que te sugirió el tal Shenglongmon, ¿No? El que ocasionó el Día Negro.
- Yo creí que fue otra vez esa basura del poder de las tinieblas y demás supercherías -acotó Gaogamon- Cambiando de tema: ¿Dónde te dijo ese sujeto para comenzar a buscar a la chica?
- En un pueblo llamado Slaugther Gulch: Me suena de mala muerte, pero no tengo otro lugar donde comenzar, ¿Alguien sabe dónde queda?
- ¡Yo sé! –respondió el perro azul- En el continente Sarva, Sharkpa o como se llame, muy al oeste, en un desierto. Es el único pueblo a millas a la redonda, y está gobernado por un Starmon. No hay pierde. ¿Qué? Sé de geografía; de algo sirvió la escuela.
- Muchas gracias, Gaogamon. –mirando a sus amigos- Bien; supongo que nos veremos nuevamente.
- Que no te sorprenda si aparecemos en nuestro nivel ultra o mega cuando nos veamos de nuevo, grandote –rió Orcamon- Ahí si te daremos pelea; prepárate.
- Por supuesto –asintió Black- Y den su mejor esfuerzo.
- Mucha suerte en tu búsqueda, Blackwargreymon… y si tienes suerte, capaz la conozcamos antes de ir a la Universidad Jung.
- Gracias… -y saludó a ambos- Mucha suerte.

Así, tras una simple despedida, y a sabiendas que los volvería a ver, Blackwargreymon abandonó la Isla File en dirección al oeste, en busca de aquella misteriosa chica llamada D’arcmon; no por estar enamorado, sino por mera curiosidad... y evitar que la niña pelimorada y su digimon gigante le hagan daño. ¿Cómo sería D'acrmon? El tiempo lo diría…




Continuará...



Nota:

- (*) Macehuallimon: viene de "macehualli", que en la sociedad azteca era la clase social que estaba por encima de los esclavos, y jerárquicamente estaban por debajo de los pīpiltin o nobles. Los maceualtin rendían servicio militar, pagaban impuestos y trabajaban en obras colectivas. Como los esclavos, también podían poseer bienes, casarse con personas libres, tener hijos libres, teniendo una relativa libertad.

Es la etapa previa de Cuauhupillimon. Es decir, un ultra alternativo de Hawkmon o Falcomon.


Preguntas:

- ¿Que esperan de esta continuación?
- ¿Que les pareció esta primera parte?
- Los profesores, compañeros y "bravucones". ¿Que opinan?
- ¿Creen que Blackwargreymon halle a D'arcmon antes que Yolei?XD
 
Última edición:

ℑ 𝔠𝔞𝔫'𝔱 𝔯𝔢𝔪𝔢𝔪𝔟𝔢𝔯
Registrado
13 Mar 2010
Mensajes
1,222
Jo, viejo, no crei que lo continuaras pero me sorprendiste muchisimo. El ver a Blackie durante tres de las etapas de escolaridad(de las cuales yo solo he vivido las 2 ultimas asi que me costo un poco imaginarme el jardin de niños)
Me cague de risa con lo puta que salio la maestra de Black...aunque me jodi de risa aun mas que antes al pensar en el pobre pajarraco siendo masacrado y hecho pure por su "flor del bosque"(aunque me parecia mas una venus atrapa moscas)

- ¿Que esperan de esta continuación?
Mas cosas hilarantes y matadoras como la de tus entregas anteriores

- ¿Que les pareció esta primera parte?
Pos bien comica. Blackie en el jardin me parecio adorable. En primaria cool al enfrentarse al agumon y hacerlo limpiar(por cierto, se me antojo unos dulces de cafe del director) y finalmente en Secundaria me mato cuando cuando se enfrento a los angeluchos de cuarta,cuando se enfrento con el director con aires de nuevo presidente y cuando lo querian violar a causa de "la maldicion de los wargreymon"....pero es culpa de la genetica y los caracteres dominantes en el genoma de Black que le otorgan su sex appeal. Yo esperaba que ya fuera a la Universidad pero eso creo que sera despues de encontrar a D'arcmon antes que Yolei-novia psicopata-(si, como la del meme)

- Los profesores, compañeros y "bravucones". ¿Que opinan?
Mi favorito fue el director de la secundaria, Dorbickmon y los amigos de Blackie, Orcamon y Gaogamon(con efectos especiales incluidos xDD). El primero por el simple hecho de ser el director con antecedente militares y posibles traumas de guerra con tendencias violentas contra el alumnado. Y los segundos por ser amigos de Blackie y por ayudarlo de maneras lindas y comicas(Pero es que ame cuando Pukamon llego con Black al mas puro estilo de un mafioso, ya hasta le faltaba el acento italiano y decir capichi~)

- ¿Creen que Blackwargreymon halle a D'arcmon antes que Yolei?/COLOR]
Eso solo lo saben el destino, los fumadores de hierba, el awesome Shenlongmon y por supuesto tú como el escritor de esta historia que eres.

Siguele pronto y gracias por avisarme o3o.







P.D. Los Angemons con complejo de mina...eran polacos?...ok, he visto demasiado hetalia pero ese par me recordo al personaje de Polonia del anime que mencione...con eso de sus "osea"...ya solo les faltaba que vinieran en ponis rosa y fuesen rubios con ese pedaso de tela azul en color rosa xDD
 

El único campeón de Mortal Kombat.
Registrado
17 Nov 2010
Mensajes
5,396
Yo sabía que lo ibas a continuar. En fin, la graduación de Black, el acoso de Kinkakumon y Lilamon (pensé que Black le "ayudaría" a superar su "depresión" XD).
Orcamon y Gaogamon seguramente volverán a aparecer (aunque como MachGaogamon y Zudomon o Vikemon/Plesiomon y MirageGaogamon/Z'd Garurumon).

- ¿Que esperan de esta continuación?

Saber que onda con Yashamon y a ver si Black encuentra a D'arcmon (a ver si es la hija de Starmon XD)

- ¿Que les pareció esta primera parte?

Una parte bastante buena, todo paso rápido, pero valio la pena y estuvo bien detallado.

- Los profesores, compañeros y "bravucones". ¿Que opinan?

Dorbickmon es el típico directivo abusón; los Angemon son unos super maricas; Slayerdramon me cayo bien; Kinkakumon parece una bitch; Lilamon también y Taomon es una desinteresada por sus alumnos XD

- ¿Creen que Blackwargreymon halle a D'arcmon antes que Yolei?

Si, la hallara primero seguramente, porque si Yolei la encuentra primero, hay sangre XD
 

Moderador
Recuerdo que dijiste que lo continuarías en Diciembre. Hoy es 1 por lo que técnicamente cumpliste con tu palabra XD. Lo que no sé es como conseguirás mantener los... ¿cuántos fics tienes ya en la página? creo que cinco. Aunque ahora te centras en Crónicas, Adventure y este de comedia. Los tres con distintos géneros y diferente manera de escribir. En fin, empecemos...

La escuela es algo por lo que todos pasamos, pero, sinceramente, me dan mucha envidia. En menos de un año ya se van a la universidad, que digo, menos de dos meses. Si bien, a Black no le hacía ninguna falta, tuvo que pasar por el infierno de los maestros, directores y compañeros, tanto molestos como pesados. Y como no quiero decir más porque el resto son las preguntas, comenzará a responderlas:
- ¿Que esperan de esta continuación?
La relación que tendrá Black con esa ángel, los personajes con los que se encontrará, las aventuras que tendrá, como harán los niños elegidos para pedir de nuevo sus deseos (echo de menos al dragón esmeralda) todas las chicas por lo que tendrá que luchar (correr para escapar) Black debido a su atracción. En resumen, todo lo que vayas escribiendo.

¿Que les pareció esta primera parte?
No tan divertida como los primeros capítulos. Si bien, tuvo sus partes cómicas, me hubiera esperado algo más. Pero esto, creo, que lo hiciste rápido precisamente para ir a lo cómico. De todas maneras, lo que más me agradó, fueron las maestras: la mayoría coladas por el joven Black. En serio, que pederastas y pervertidas que son... !Qué pese a su apariencia, es un niño!
- Los profesores, compañeros y "bravucones". ¿Que opinan?
Cada uno tienen sus cosas. El director de primavera me recordó a un tío que le da igual todo y sólo quiere tranquilidad: tomará drogas a escondidas. Los maestros, ya dije antes de las hembras: todas locas. Los maestros, pues sólo eran los directores, y el segundo me cayó fatal. Ya me hubiera gustado que Black, de la fuerza que hacía para ganarle, le lanzara por la ventana. De los bravucones he visto muchos y estos no serían muy malos, pero teniendo en cuenta que Yaamon era un presumido y el segundo también, creo que se unirán y en un futuro aparecerán para molestar. Y sus amigos de verdad, creo que, cuando conozcan a Agumon van a tener envidia o algo parecido, ya que es el mejor amigo de Black.

- ¿Creen que Blackwargreymon halle a D'arcmon antes que Yolei?
A ver, como dijo [MENTION=497372]Acero_la12[/MENTION] si Yolei la encontrar antes, pasaría algo. Aunque no sé si Hawkmon sería cpaz de pelar solo porque su compañera está celosa. Por otro lado, la chica de lentes no podrá hacer nada contra una digimon... o así me parece. Lo que de verdad me imagino, es que Black encuentre a la chica peleando contra la digimon y tenga que hacer algo.

Eso es todo. Esperaré el próximo capítulo al igual que tus otros dos fics que sigo.
 

Registrado
22 Nov 2012
Mensajes
3
OMFG¡¡¡¡ xDDDDD muchas, pero muchas gracias Editor xDDDD, no tuve dudas y no titubee cuando gabriel me dijo que leyera tus fics, o dios no puedo... simplemente no puedo dejar de pensar en esta historia x'DD, soy algo nuevo en este foro, y es la primera vez que leo una historia con un tema asi XD guau me rio y rio nose como pero intetare controlarme simplemente te agradezco el buen rato de humor mis espectativas siguen en alto, sigue asi, te doy 1000000000000 de estrellas =)
 

Registrado
6 May 2010
Mensajes
1,017
Perdona por no comentar antes, tenía que ponerme al día con varias cosas en el foro.XD
La verdad no estaba seguro que continuarías con este fic, pero me alegra que lo hicieras.

- ¿Que esperan de esta continuación?

Supongo que seguirás con la historia, aunque en este capítulo no lo basaste en una parodia, pero si dijiste que continuarías con la historia hasta el final de la serie entonces los próximos capítulos tratarás de ajustarlo con la serie original. Además que fue un capítulo veloz a pesar de que fue más extenso que los otros.

-¿Que les pareció esta primera parte?

Fue interesante aunque como dije antes fue 100% original y no una parodia como en los anteriores capítulos. Siempre me pareció ventajoso la suerte que tienen los digimons en lograr terminar incluso los estudios superiores en tan poco tiempo. Según tu explicación a partir de este capítulo el fic se centrará más en Black, bueno, no te culpo, después de todo es tu personaje favorito.

-Los profesores, compañeros y "bravucones". ¿Que opinan?

La profesora de gimnasia me dio algo de miedo y está medio enferma.XD
Lilamon también esta loca, pero sinceramente no entiendo como Black no aprovechó esa oportunidad.XD La verdad me resulta un poco pesado que él y Wargreimon siempre sean tan indiferentes con todo, aunque con Black si se entiende.XD De los bravucones el que más me gusto que lo espantaran fue al Agumon me dio risa que se creyera el más fuerte del mundo.
Quien diría que los Angemons serían los clásicos princesitos de la secundaria.

-¿Creen que Blackwargreymon halle a D'arcmon antes que Yolei?

La verdad nunca entendí porque una humana como Yolei se enamoraría de un Digimon con el que tuvo tan pocas interacciones en la serie, pero bueno... se ella sigue comportándose igual como cuando pidieron los deseos entonces se va armar un lío con D'arcmon y quizá Black tenga que sepraralas, pero por otro lado él nunca tuvo éxito tratando de quitarse de encima a la pelimorada.XD

Esperaré las siguientes actualizaciones.
 

Registrado
22 Jun 2012
Mensajes
39
Me he leído el ultimo capitulo. Divertido en cierta parte. Me dio gracia Kinkakumon dando clases de Educ. Física, dudo mucho que sea tan tolerante ya que tiene un carácter sumamente explosivo, su hermano si es mas "sumiso" xD.

-¿Que les pareció esta primera parte?

R.- Así como dijeron otros, fue un capitulo original tuyo, aparte que esta involucrado un digimon FanArt también. Estuvo bien.

-Los profesores, compañeros y "bravucones". ¿Que opinan?

R.- Me gusto que pusieran a Kinkakumon con una aptitud alocada, como toda orca en salvajismo es así xD, lo mas raro es que su hermano es mas calmado que ella. Dorbickmon me gusto, parece buen rival para BlackWargreymon, seria una buena batalla.

-¿Creen que Blackwargreymon halle a D'arcmon antes que Yolei?

R.- Posiblemente, no me imagino a Miyako (Yolei) agarrándose con BlackWargreymon con esos caracteres tan explosivos.

Vamos a ver como te quedo el próximo cap.
 

"The Heir of Chaos"
Registrado
31 Ago 2010
Mensajes
2,359
Aqui les presento la segunda parte de este especial; la tercera tomará su tiempo, ya que tengo exámenes esta semana, y quiero avanzar con mis otros fics. Espero que este cap. les guste, y ahora, siguiendo el ejemplo de algunos, invoco a: [MENTION=1022106]Miraclegaomon[/MENTION], [MENTION=464316]J.M.[/MENTION], [MENTION=1027752]greatdragon[/MENTION], [MENTION=517717]Soncarmela[/MENTION], [MENTION=497372]Acero_la12[/MENTION], [MENTION=453038]fire butterfly[/MENTION], [MENTION=1000292]Albafica[/MENTION], [MENTION=400169]Gabriel_TheWolfKing[/MENTION], [MENTION=96869]Lord Patamon[/MENTION], los lectores habituales, y a cualquier interesado a leerlo cuando disponga de tiempo. Gracias por su atención. =D

Ah, y JM: El fic no estará ahora centrado en Blackwargreymon; sólo este especial de 3 o 4 caps a lo sumo; después volveremos a la parodia. XD

Y ahora, sin decir más, les presento el cap:





Capítulo 7: Las Desventuras de Blackwargreymon. Parte 2: La Bella, el Solitario y el ExNovio.



Pasó una semana de su graduación, y Blackwargreymon recorría el continente Sarva en busca de pistas sobre D’arcmon o el tal pueblo de Slaugther Gulch. Había cruzado el bosque costero y casi todo el desierto central sin hallar casi nada, más que la ubicación de dos de las Piedras Selladoras –cuya ubicación las guardaría celosamente- y los rumores de que una niña loca sobre un ave gigante recorría el continente día y noche. Esa sólo podía ser Yolei en compañía de Cuāuhpillimon, que andaban tras la digimon ángel; Black sabía que debía adelantarse, antes que la chica pelimorada haga algo estúpido.


En el camino por el desierto, encontró una desolada planicie aun dominada por las ahora inertes agujas de control, vestigio del breve dominio del Emperador de los Digimon: Como odiaba esas estructuras oscuras –pese a ser parte de su origen- decidió darse un respiro y destruir varias de ellas para relajarse. Y como había aún muchas esparcidas por el Digimundo, habría mucho material de diversión. Cuando estaba por atravesar la primera, oyó el estruendo de algo derrumbándose –una aguja de control-; al parecer no se encontraba solo.

- ¡¡Tormenta de Tinieblas!! –gritó una voz ronca pero juvenil; una segunda aguja de control cayó al suelo, hecha pedazos- Adiós, pedazo de mierda.
- ¿Quién anda ahí? –preguntó Black- ¡Muéstrate!
- Ya, tranquilo viejo: no te desesperes. –saliendo entre el polvo- Oh, vaya…

El recién llegado era nada más y nada menos que un Devidramon de tamaño normal, pero de constitución más fornida de lo habitual, tatuajes en su cuerpo, vestido con un cinturón de cuero con algunos bolsillos y que se divertía destrozando las agujas de control. Devidramon se acercó a Blackwargreymon con cautela, escudriñándolo con sus cuatro ojos rojos como si se tratase de un bicho raro; sabía que pelear contra él sería suicidio. Y no estaba en sus planes morirse.


- Oye… Tú eres el Blackwargreymon formado de cien agujas de control, ¿No es así?
- Así es; soy yo. ¿Piensas destruirme como a esas agujas?
- ¿Destruirte? ¡JAJAJAJAJA! –Black quedó confundido por esa reacción- Viejo; no estoy loco como para atacarte. Además, te admiro demasiado. Eres famoso en todo el Digimundo, man.
- ¿Qué? –confundido- ¿Yo, famoso?
- Pos claro, man –dándole una palmada en la espalda- Eres el único digimon que mandó a la mierda a los Niños Elegidos tan pronto; ni los Dark Masters estuvieron tan cerca de matarlos. Aunque te tocaron los peores chamacos del mundo.
- Ah, sí: lo recuerdo. Creo que casi los mandé al hospital.
- ¡Casi los matas: estuvo genial! –exclamó Devidramon- ¡Pero no te culpo por desobedecer a la puta de Arukenimon ; es una fea debilucha!
- Dime algo; ¿Tú odias a los Niños Elegidos?
- ¡Por supuesto: esos hijos de puta me arruinaron la vida! ¡Ni que decir el marica del Emperador de los Digimon: lo último que nos faltaba era un niñito malcriado con el Complejo de Napoleón! Encima que me tuvo controlado el muy hijo de puta... -gruñendo- Por eso disfruto destruir estas mierdas. –señalando las agujas- Veo que tú también. –Black estaba por decir algo, pero Devidramon lo interrumpió- Hey; me caes bien, socio, así que te hago un trato: el que destruya menos agujas de control en 5 minutos, paga las cervezas en el pueblo más cercano.
- Yo no bebo... Pero suena bien: Acepto.
- ¡Excelente! Empecemos, carajo, que tengo sed.

Devidramon de inmediato voló hacia una hilera de agujas de control, a las cuales golpeó con sus Garras Carmesí para hacerlas añicos de un solo golpe: 10 cayeron de un solo golpe; Black por su parte, empleó su Tornado Negro contra otra hilera de obeliscos, que no tuvieron oportunidad, y cayeron hechos pedazos. Pero no se detuvieron allí, y utilizaron otros ataques o la mera fuerza bruta para acabar con las agujas de control.

Así estuvieron los siguientes cinco minutos, hasta que, acabado el límite de tiempo, se detuvieron a dar las cuentas. Por su lado, Devidramon había destruido 227 agujas, y Black… 226.

- ¡JA! Te gané por una mísera aguja, viejo. –reía Devidramon-
- Me cuesta creer que haya perdido. Bueno; no es tan malo.
- Se gana y se pierde: así es la vida. Pero como eres mi ídolo, yo pagaré las cervezas el día de hoy, y como tú no bebes, yo beberé doble –sonrió, mostrando los dientes- Vamos, Slaugther Gulch queda cerca de aquí.
- ¿En verdad? Justamente buscaba ese pueblo.
- Pues vamos, viejo; yo te guio. Y de paso podemos conversar. –frotándose la frente, para después extender las alas y volar junto a Black- Que puta, este calor: ¿Sabes de que me enteré? Que el Digimundo sigue los mismos patrones que el Mundo Real, como si lo copiara. O sea, que también tenemos el puto calentamiento global. ¡¡¡ARGHHHHHH!!!

Devidramon llevó a Blackwargreymon hasta Slaugther Gulch, un pequeño pueblo de estilo del Viejo Oeste, con edificios típicos, un tanque de agua, y basura metálica esparcida por el suelo, debido a la presencia de un basurero cercano.


Devidramon y Black entraron al bar, que estaba lleno de clientes, y donde eran atendidos por un Starmon en la barra donde se acomodaron. En un escenario cercano, bailaba un cuarteto de Angewomon al ritmo de la pianola y con unos vestidos de Can-Can. Devidramon sonreía al literalmente “comerlas” con la mirada. Después volvió a dirigirse al barman.

- Dos grandes tarros de cervezas bien frías, Starmon. –ordenó la gárgola- ¿Y tú qué quieres, Blackwargreymon? Yo invito. Pero te recomiendo no beber esa mierda de “Leche Bienvenida”
- No hay más “Leche Bienvenida” –interrumpió Starmon- Los árboles de leche están algo secos por causa del calor.
- ¿Árboles de leche? –preguntó Black, sumamente confundido- Creí que la leche venía de las vacas.
- ¿Alguna vez viste a una puta vaca en el Digimundo, Blackwargreymon? –le preguntó Devidramon- No, viejo: la leche se extrae aquí de unos árboles parecidos al caucho. En fin; ¿Qué quieres tomar?
- Eh… Un vaso de agua no estaría mal.
- Enseguida les traigo sus bebidas. –contestó el barman-

Mientras esperaban, Blackwargreymon el dio un vistazo al lugar; no parecía el lugar más apropiado para hallar a una digimon ángel, y ese Devidramon también se veía sospechoso. ¿Por qué se comportaba tan amable? También notó que los demás digimon apartaban sus miradas de ellos dos; capaz de él tenían miedo, o guardaban recelos, pero ¿De Devidramon? Habría que hallar respuestas. Las bebidas llegaron pronto, y Black bebió algo de agua, en comparación a Devidramon, que bebió de un solo trago uno de sus tarros de cerveza, y terminó exhalando un ruidoso eructo que retumbó por todo el salón. Luego de limpiarse la boca con el brazo –mostrando poca o ninguna educación- pidió otro tarro.

- ¿Y que te trae a este pueblo de mierda, amigo Black? –preguntó- ¿Negocios, diversión, mujeres? Allí en el escenario tienes a unas muy buenas.
- Pues… -mirando a las Angewomon, que seguían bailando- Digamos que estoy buscando a una chica. Sé que sonará raro, pero un dragón verde gigante llamado Shenglongmon me dio la posible ubicación de una chica digimon que dijo podría ser mi novia.
- Así se llamaba entonces… El Dragón verde gigante y buena onda que mi amiga y yo encontramos hace unos meses.
- ¿En serio? ¿Viste a Shenglongmon?
- Si: fue el día que se oscureció todo el cielo y hubo rayos y esas mierdas; algunos decían que era otra vez la babosada del poder de las tinieblas, y etc, etc, etc. En fin: caminábamos por el desierto cuando éste apareció y…


FLASHBACK:

- ¿Quién mierda eres tú? –preguntó Devidramon-
- Saludos, jovenzuelos; mi nombre es Shenglongmon. Iba de paseo por aquí hasta que me encontré con ustedes dos…
- ¿Acaso eres un digimon maligno? –preguntó la chica- ¡El cielo está completamente oscuro!
- See… lo sé: es un efecto especial que aún no he podido corregir. Pero no me dirán que es una presentación genial, ¿Eh? –sonriendo- En fin; no preciosa: no soy un digimon maligno, sino todo lo contrario: soy un digimon sagrado, que a diferencia de los otros viejazos que se creen la gran cosa, a mi si me gusta hablar con los demás, en especial con los digimon buena onda. –mirando a Devidramon- Tú te ves como un digimon muy fuerte, muchacho, y muy varonil. ¿Alguna vez participaste en un Burp Off?
- ¡Claro, señor! –contestó la gárgola- Y he ganado muchos premios: he mejorado mis técnicas, ¿Quiere que se las enseñe?
- No, Devidramon... –se lamentaba la chica que lo acompañaba, muy apenada- No, por favor.
- Tal vez después, chico; veo que a tu amiguita le da pena estas cosas. Y no me llames señor; detesto que me hagan sentir viejo; sólo llámame por mi nombre. En fin; vine porque quería darle un aviso a la bella señorita que te acompaña: en algún lugar del Digimundo, hay un digimon muy fuerte, pero que necesita algo de compañía. Te estará buscando en estos meses, así que dale una oportunidad. Te aseguro que es un buen sujeto.
- ¿Y quién te crees tú para concertarme una cita a ciegas? Ni siquiera sé nada del sujeto, su nombre o algo así.
- Créeme, linda –sonrió Shenglongmon- lo reconocerás en cuanto lo veas. En fin, me debo ir a dar una vuelta por el Digimundo antes de visitar a mis amigos en Azeroth. Y como no quiero dejar al muchacho sin nada, toma –pasándole una boleta dorada- Es un vale para cervezas gratis en el bar de Slaugther Gulch, más dos tarros bien fríos. Nos vemos, muchachos. ¡I wanna rock!(rock!) i wanna rock!(rock!) i want to rock!(rock!)

Cuando Shenglongmon desapareció del cielo, y éste comenzó a clarearse, junto a la música de rock, los dos digimon se pusieron a pensar en que hacer después de recibir semejante visita.

- Puedes tomarte mi tarro, Devidramon.
- Gracias, nena. –y bebió ambos tarros de un solo golpe, mostrando su poco tacto con los modales- Estaban buenísimas.
- Eres… repugnante. ¡Y NO ME LLAMES NENA! -suspiro- En fin, ¿Que vamos a hacer? Ese… dragón verde me concretó una cita a ciegas. No me gusta para nada; detesto que me traten así.
- Lo sé, preciosa, lo sé. Pero yo que tú le daba una oportunidad. Vamos; no creo que sea un hijo de puta.
- Pues… -pensando- Está bien; no puede ser peor que tú.
- ¡JAJAJAJA! Si, D’arcmon, como tú digas.

FIN FLASHBACK.


- Esa es la historia.
- ¿Tú conoces a D’arcmon? Es la digimon que Shenglongmon me dijo que buscara.
- Así que eres tú… -masculló- La famosa cita a ciegas de mi amiga… -Devidramon se levantó de su asiento, mirando a Black a los ojos; este creyó que se pondría a pelear, pero la sorpresa fue…- No me lo hubiera imaginado. –sonriendo- Pero debo advertirte, que D’arcmon no es una chica fácil, y es muy amiga mía; la tengo en muy buena estima.
- No le haré nada malo, Devidramon.
- Tendré fe en ti, amigo… Por cierto, ella está por venir aquí; te la presentaré.
- ¿Crees que… nos llevemos bien?
- Pronto lo averiguarás…

Poco después, las puertas del salón se abren de golpe, para dejar en vista a una digimon ángel de cabellera rubia y algo desaliñada, guantes, botas y pechera doradas, boina roja con bufanda, un estandarte azul y fundas de cuero para sus armas en su espalda, más dos pares de alas doradas. Se la veía agotada; dio un vistazo al salón y luego fue junto a Starmon para ordenar una bebida energética de frutas, que no tardó en acudir.


Las Angewomon pararon de bailar y comenzaron a cuchichear entre sí, así como los demás digimon en las mesas; algunos incluso murmuraban a sus espaldas, y le silbaban a causa de su belleza.

- ¡Preciosa, que haces en un lugar como este!
- ¡Danos un poco del tradicional amor angelical! –babeaba un Gotsumon-
- ¡Flor del desierto; bríndanos algo de tu néctar! –reía un Flaremon-
- ¡¡Podrían callarse de una maldita vez y dejarme en paz!! –gritó ella, haciendo que cerraran la boca- Quisiera descansar sin tener que recibir piropos por cinco segundos.
- Ahí está, viejo –codeándolo- ¿Qué opinas?
- Pues… -mirándola detenidamente- Es bonita, sí. Capaz debamos esp…
- ¡Vamos, te la voy a presentar! –exclamó Devidramon, tomando a Black del brazo, y llevándolo junto a ella- Hola, preciosa, ¿Cómo te fue en tu pequeño viaje?
- Ay, no... Devidramon. Justo al que no quería ver tan pronto. En fin, siéntate… -mirando a Black- Oye, ese no es…
- Ajá: es Blackwargreymon, el digimon que casi mandó a la mierda a los Niños Elegidos hace unos meses; ya sabes: el que está hecho de cien agujas de control y todo eso. Es mi nuevo gran amigo…
- Ah… Bien por ti, Devidramon. –contestó D’arcmon con poco entusiasmo, y saludando a Black del mismo modo-
- Hola, D’arcmon
- Y también, tengo el honor de anunciarte, amiga mía, que es tu nuevo novio.
- ¡¡¡¡PFFFFFFFFFFFFF!!!!escupiendo su bebida a causa de la sorpresa; Blackwargreymon reaccionó de la misma forma- ¿¿¿¿QUE COSA????
- ¡¡¡¡DEVIDRAMON!!!!!

Ambos digimon tenían deseos de nockear a la gárgola por el poco tacto del comentario, pero la chica ángel era la más indignada por el asunto: odiaba que manejaran su vida, y esa cita a ciegas concretada por el viejo Dragón Esmeralda era la gota que colmó el vaso. Y ahora resultaba ser que el famoso Blackwargreymon era el chico misterioso de la cita a ciegas. Ella no lo podía creer; se esperaba cualquier cosa, pero nunca a un digimon de semejante fama. No sabía que pensar.

Blackwargreymon tampoco llegaba a asimilar todo lo que pasaba: Devidramon lo dijo de manera tan sorpresiva que casi se atraganta con su propia saliva. Él y D’arcmon… ¿Novios? ¡¡Pero si apenas llegaron a verse!! No negaba que D’arcmon era hermosa, pero no era de los que se enamoraba a primera vista. Es más, nunca se había enamorado antes. ¿Cómo se siente eso? Si le hubiera preguntado a Agumon cuando habló con él la última vez: lástima. Devidramon solo sonreía tras beber otro sorbo de su cerveza, y al ver que nadie decía nada, decidió romper el hielo.

- ¡Cantinero: dos tarros de cerveza de raíz para los tórtolos que no beben alcohol! –abrazando a los mencionados tórtolos- ¡Yo invito, carajo!
- Juro que te mato, Devidramon –mascullaba la ángel- Juro que te mato.

Mientras bebían “animosamente”, los tres digimon trataban de trabar una conversación decente.

- Eh... y… bueno; yo… Ejem... ¿Qué me puedes decir de ti, D’arcmon?
- Yo te puedo decir que es una chica sumamente linda, encantadora, inteligente, pero de carácter fuerte, le encantan las peleas, ser ruda y…
- Creo que soy perfectamente capaz de hablar por mí misma, Devidramon; gracias: no es tu asunto. De todos modos, creo que ya me describiste lo suficiente, así que no hay mucho para profundizar. ¿Verdad, Blackwargreymon?
- Pues… Supongo que…
- ¡Oh, vamos, D’arcmon: no seas tan cerrada! –sonriendo- No eras así cuando éramos novios.
- ¡¡¡¡PPPPPPPPPPFFFFFFFFFFFFFF!!!! ¡¡¡¡¿¿¿¿NOVIOS????!!!!Black escupió toda su bebida a causa de la sorpresa- ¿Us… ustedes eran novios? –Devidramon asintió firme y sonriente; D’arcmon solo asintió con pena- ¡¿Pero cómo?! ¡¿Cuando?! Eh…
- ¿Tienes algún problema con que D’arcmon y yo hayamos sido novios antes, Blackwargreymon? –le preguntó la gárgola, mostrándose algo molesta- ¿Acaso tienes prejuicios hacia mí?
- No es eso: es que… nunca imaginé que una digimon ángel se enamorara de…
- ¿De alguien como yo? –completó Devidramon- ¿Eso insinúas?
- A veces yo misma me lo pregunto.
- Pues… Sí; de alguien como tú: No digo que no se pueda; sólo que me parece extraño. ¿Cómo se conocieron?
-Ya que estás interesando en la preciosa de mi ex-novia y ahora mejor amiga…
- Ay, Devidramon –murmuraba con rabia la chica- No empieces…
- Te lo diré…

- Nos conocimos hace como cuatro años, antes de que los niñatos de mierda llegaran al Digimundo. Yo entonces era sirviente de Myotismon, trabajando como líder de los Devidramon que hacían guardia en su castillo de segunda, donde nos encargábamos además de la limpieza. Myotismon era insoportable con eso de “cubrir todo con el poder de las tinieblas” y su excesivo maquillaje, pero pagaba bien. Un día, me hallaba patrullando en las afueras en medio del bosque, y me encontré con un Snimon; como tenía algo de hambre, me lancé hacia el, lo derroté y me lo comí empezando por la cabeza y…
- Y aquí vamos de nuevo… -suspiró la ángel-
- Tú... tú… ¡¿Tú comes digimon?! –exclamó Black- ¡Estás demente!
- Otro… -suspiró Devidramon, algo hastiado- Y yo que te creí más macho, Blackwargreymon, y te pones a mariconear por ese asunto; hasta D’acrmon lo toma mejor que tú.
- Eso es por los años de convivir contigo; y me sigue desagradando ese comportamiento tuyo.
- Como sea; de todos modos, comer digimon es perfectamente natural en algunos digimon con alto comportamiento salvaje; no es nada del otro mundo. Y para que quede claro, sólo como digimon salvajes. Ahora, ¿Puedo continuar o seguirán mariconeando? Bien: después de terminarme las patas –exquisitas por cierto-, escuché un ruido y fui a investigar. Fue entonces que me encontré con esta bella doncella aquí presente, jeje…
- Devidramon, no me avergüences por favor.
- ¡A la puta, D’arcmon: no te acomplejes tanto y admite que eres hermosa! En fin: digamos que nuestro primer encuentro no fue “amor a primera vista”, como en esas cursis historias de amor que provocan diabetes y diarrea.
- Más bien, iniciamos una pelea entre ambos ya que éramos enemigos naturales. –corrigió D’arcmon- Desenvainé mi espada, y me dispuse a rebanarle el cuello con ella, pero este estúpido era demasiado astuto y me dejó desarmada con pocos movimientos. Entonces, no me quedó de otra que pelear contra el cuerpo a cuerpo.
- Oh, vamos… no negarás que lo disfrutaste, linda. Por cierto, Blackwargreymon: te estarás preguntando como es que yo tengo este tamaño tan pequeño; lo que sucede es que soy capaz de comprimir mis datos para reducir mi tamaño y poder desenvolverme libremente por ahí. Si no, hubiera aplastado a la preciosa D’arcmon la primera vez que nosotros…
- ¡¡Cállate!!
- ¿La primera vez que ustedes qué? –preguntó Blackwargreymon; no tenía idea de lo que hablaban- No entiendo.
- Ya llegaremos a las partes picantes, amigo; espera que sigo con mi historia. Bueno; peleamos mano a mano durante un buen rato, hasta que nos cansamos, y acordamos que ambos habíamos peleado bien. De ahí, comenzamos a hablar de trivialidades, y nos hicimos amigos casi de la nada. No imaginé que te gustara Nirvana, D’arcmon.
- Ni que tú supieras tanto de Historia Digimon; no parecías tan idiota como me habían enseñado.
- Eso te demuestra que hay muchos prejuicios. En fin; mejor sigo: de ahí, nos veíamos ocasionalmente en el bosque, y conversábamos, o salíamos por ahí. Nos fuimos al parque de diversiones junto al lago…
- Donde tuviste suerte de no destrozar nada… -siseó D’arcmon-
- Al restaurante de Digitamamon, donde la invité a cenar…
- Y tuviste la gentileza de no eructar en la mesa como de costumbre, o de comerte a los otros comensales.
- Lamentablemente –continuó la gárgola- Una pequeña rata se enteró de mi nueva amistad… O más bien… gaturra.

- Así que te gusta una digimon ángel… Sería una lástima que… Myotismon lo descubra.
- ¡Escúchame bien, “Nermal”: una palabra y decido incluir a una linda gatita en mi dieta!
- Como si te tuviera miedo, Devidramon. El señor Myotismon de por si detesta que puedas hablar y pensar, cuando deberías ser como los de tu especie: solo obedecer.
- ¿Me estás llamando idiota? ¿O a mis primos? Te voy a…
- ¡Señor Myotis…!
- ¡Gatomon tiene una aventura con Wiz…! -Gatomon le araña el rostro con sus garras- ¡¡Mierda. Te voy a hacer carne molina, maldi…!!
- Está bien; sellaré los labios si me guardas el secreto que tengo con Wizardmon, y así podrás seguir viendo a tu amiguita. ¿Convenido?
- De acuerdo; boca cerrada.

Blackwargreymon se puso a pensar en aquello último que dijo. ¿La Gatomon que mencionaba era la misma que él conocía? De ser verdad, entonces Gatomon tenía muchos más secretos, y lo de Devidramon ya tenía años.

- ¿Y te guardó el secreto? –le preguntó-
- Lo hizo… por un tiempo, hasta que la gaturra de mierda le dijo a Myotismon, poco antes de que llegaran los Niños Elegidos, que yo tenía demasiadas “misiones secretas” en el exterior, y que serviría mejor como guardia del castillo. Myotismon aceptó, y me convirtió a mí y a los demás en piedra para sorprender a los Niños Elegidos. Te juro que en ese momento la quería devorar empezando por la cabeza. Y terminé hecho piedra junto a varios de mis compañeros, y esperamos a los maricas, que dieron pelea, pero daban pena. ¿Y Myotismon les tenía miedo?
- Nunca conocí a esa Gatomon en persona, pero recuerdo que me enojé mucho por lo que le pasó a Devidramon y quería darle su merecido –comentó la ángel- lástima que me enteré de eso muy tarde.
- ¿Cómo? –preguntó Black, tras darle un sorbo a su bebida-
- Pues… Luego que Myotismon y sus tropas, y después los pelotudos se fueran al Mundo Real, dejaron el castillo hecho mierda: literalmente esos niñatos nos dejaron a mí y a mis compañeros como desempleados y sin hogar. En eso nos halló D’arcmon, a quien le expliqué lo ocurrido, y como mis demás compañeros solo podían decir “Grrrr…” los dejé y fui junto a D’arcmon en busca de un nuevo hogar.
- De ahí, comenzó la locura de los Dark Masters, de los que tuvimos que huir. Derrotamos a varios de sus soldados, que eran bastante fáciles de eliminar.
- Y algunos muy deliciosos –se relamió la gárgola- Los Divermon sabían exquisito luego de asarlos unos minutos, pero tragados vivos también tienen su saborc…
- Devidramon… -tuteaba D’arcmon- En fin, fue una noche, después de que este bruto se comiera un ejército de Redveggiemon... En serio, ¿Cómo te puedes comer esa basura? –Devidramon solo movió las orejas- Bueno, después de que éste acabara con esa molestia, huimos de un ejército de Tankmon que nos perseguían. Estabamos muy cansados de tanto huir y buscamos un refugio en medio del bosque.
- Logramos escondernos de los Tankmon y decidimos quedarnos a dormir bajo un gran árbol, donde no nos verían. Fue allí, con la desesperación, la bella noche, el mundo real reflejado en el cielo con sus lucecitas, la alfombra de fresco césped, que nosotros dos…
- Devidramon… te juro que si lo dices, te voy a…
- Tuvimos sexo. ¡Y fue muy bueno además! ¡Ella es muy…! –D’arcmon lo golpea en la cabeza con su espada una y otra vez- ¡¡¡ARG: Mierda, deja de hacer eso!! ¡¡ARGH, duele!!
- ¡¡¡TE DIJE QUE NO SE LO DIJERAS!!!

Blackwargreymon tenía la mirada vacía y perdida: allí estaban D’arcmon y Devidramon peleando. Trataba de imaginarlos como novios, y de por sí era extraño. Pero que llegaran a “tercera base” y de manera tan sencilla era… era… No había palabras para describirlo; las náuseas y ataques de tos lo dejaban todo claro.

- ¡¡COFCOFCOFCOF…!!escupiendo su bebida- ¡¡¿¿Ustedes… ustedes… se…??!!
- Y no fue mi primera vez, que quede claro; era ya todo un experto en las artes de la cama.
- Agh. Ya otra vez esa historia –D’arcmon se tapó la cabeza con los brazos y puso su rostro contra la mesa- Avísenme cuando termine.
- Me desvirginé en la primaria, cuando digievolucioné a mi etapa adulta de manera muy precoz y me convertí en el terror de la clase, jeje. Me acosté con una de mis maestras, ya que al parecer, era bastante calentona y quedó muy sorprendida al verme en mi nuevo cuerpo. Si consideramos que antes era un Tsukaimon, que era una simple berenjena con alas, pues…
- Eres terrible... –dijo Black, que apenas se había recompuesto- ¿Y con quien lo…? Espera… No me dirás que…
- Esa señorita Kinkakumon… De cara es una fea de la gran siete... ¡¡Pero su cuerpazo…!!
- ¡¡¿¿Tú te acostaste con Kinkakumon??!! ¡¡Ella fue mi maestra de primaria!!
- Ah... ¿Sigue ahí? Jeje… De seguro querrá más; me sorprende que no la hayan echado... Entonces la señorita Lilamon sigue en la secundaria… Debería darle otra visita.
- ¿¿Con ella también…?? Eso explica muchas cosas… Creo.
- No lo puedo creer. ¿Cómo me enamoré de este sujeto? –se lamentaba D’arcmon-
- Porque quedaste encantada con mi semental cuerpo, mi arte de la seducción... y porque te pareció muy tierno que te llevara tus flores favoritas pese a que era alérgico a ellas.
- Ah, verdad. Eso fue lindo de tu parte.


- Y así fue que nos conocimos, amigo Blackwargreymon. Pero ten en claro que yo no me interpondré en su futura relación.
- ¿Disculpa? –interrumpió la ángel- ¿Y tú quién eres para darle permiso de salir conmigo?
- Tu mejor amigo, preciosa; –sonrió Devidramon- tengo que asegurarme que estés bien. –levantándose- Bueno; ya se acabó la bebida y me estoy aburriendo, así que vayamos los tres a buscar algo de diversión. –susurrándole a Black- Algo me dice que eres virgen; no te preocupes, te ayudaré a no pasar vergüenza con D’arcmon.
- ¡Eso es personal! –masculló Black, indignado- No necesito ayuda.
- Créeme, viejo: si eres virgen, la necesitas. Pero tranquilo; no te llevaré a coger putas por la calle; traté de hacer eso con mi primo mayor Gargoylemon, pero se acobardó. –negando con la cabeza- Que marica. –dirigiéndose a D’arcmon- Vamos, linda.
- ¿De que hablaban ustedes dos?
- Nada... –contestaron ambos-

Fuera del bar, soplaba un fuerte y seco viento que levantaba cortinas de polvo, hacía girar las aspas de un molino cercano, mover unas plantas rodadoras y transmitir ese aire seco del desierto que solo fastidiaba los sentidos. Entre la polvareda, un trio de digimon aparecieron ante la ángel y sus compañeros draconianos: un Strikedramon, un Baalmon y un Fugamon, con cara de pocos amigos.

- Vaya, vaya, vaya… mira que tenemos aquí. –sonrió el Strikedramon- Una gárgola gigante, un… Wargreymon gótico y a esta… -señalando a D’arcmon- preciosa ángel. ¿No estás muy lejos de casa, linda?
- ¿No te gustaría estar unos días con nosotros, bella señorita?
- Necesitamos algo del “amor angelical”, jejeje… -reía el Baalmon con saña- Y tú pareces ser una experta.
- ¡Oigan: mejor se largan, idiotas! –les gritó Devidramon- Váyanse a buscar una puta por la calle, porque D’arcmon no lo es.
- ¡Cierra el hocico, gárgola superdesarrollada! –gritó Fugamon, mostrando su mazo- ¡No te metas en nuestros asuntos!
- Mejor se largan o se arrepentirán –les amenazó Blackwargreymon- no son oponentes que valgan la pena.
- ¿Qué nos dijiste, Gothic Boy? –gruñó Strikedramon, para después desviar su mirada a D’arcmon- Preciosa… no tienes por qué seguir con estos idiotas. –acercándose peligrosamente- Yo te llevaré lejos de este aburrido páramo, y te mostraré maravillas. –relamiéndose- ¿Qué dices?
- Tienes cinco segundos para apartarte de mí antes de que te arrepientas.
- Jojojo… La chica tiene garras –rió Strikedramon- Eso me gusta.
- Oh, oh… Esto se pondrá interesante; Blackwargreymon, prepárate para ver a la chica en acción. –le susurró Devidramon- Yo me encargo de Fugamon, ve tú por la momia fracasada.
- Entendido. –poniéndose en guardia-
- Se acabó el tiempo –estirando el cinturón del cuello de Strikedramon con fuerza para tenerlo cara a cara- Yo te lo advertí.

Sin decir más, D’arcmon le brinda un tremendo gancho derecho a la cara de Strikedramon, que lo arrojó al suelo, dejándolo temporalmente aturdido; sus compañeros reaccionaron iracundos y fueron tras ella, pero los dragones oscuros decidieron encargarse de ellos: Devidramon detuvo el ataque del mazo de Fugamon con sus manos y se lo arrebató, para romperlo por la mitad y arrojárselo en la cara; Black por su parte, arremetió contra Baalmon, que había convertido varios de sus amuletos en armas para atacarlo; sin embargo, y pese a su destreza con el manejo de armas blancas, éstas no logran hacerle frente a las Dramon Killer. Luego de dejarlo desarmado, Blackwargreymon embistió a Baalmon y lo arrojó contra el Fugamon ya derribado por Devidramon. Para cuando recobró la conciencia, Strikedramon vio horrorizado a sus dos compañeros, heridos y derrotados. Como aún tenía fuerza para luchar, y se hallaba sumamente molesto con la chica, no dudó en hacerle frente.

- ¡Maldita perra, me lo vas a pagar! –corriendo en dirección a ella- ¡¡Cuchillas Explo…!! –D’arcmon lo golpea en el estómago y luego lo patea en…- ¡¡AGHH!!! –retorciéndose en posición fetal- ¡¡Mis... esferas… del... dragón…!!
- Creo que te pasaste un poquito, D’arcmon –dijo Devidramon, algo nervioso al ver lo ocurrido-
- Hmm… ¿Tú crees? –mirando a Strikedramon sollozando de dolor- No; yo creo que le di su merecido. Al menos estoy segura que este perdedor no es nuestro amigo Strikedramon de nuestro pueblo.
- Esa chica es ruda –susurró Black al ver lo que hizo- ¿Siempre es así?
- Digamos que a veces se pasa… ¡Pero que mujerrrr…! ¿Y qué hago con ellos? –refiriéndose a los bandoleros-
- Deshazte de ellos; a mi qué.
- Como digas… Ah, Blackwargreymon; dame algo de espacio, ¿Si? –el digimon lo obedece- Te daré una sorpresa
- ¿Qué vas a hacer… -masculló el Strikedramon herido- enano?
- ¿Enano yo?

Devidramon no perdió tiempo y comenzó a aumentar de tamaño; no sólo a lo que debería ser su tamaño normal. Sino que creció más y más hasta cuadruplicar el tamaño que debería de tener, alcanzando la sorprendente altura de 12 pisos, dejando como hormigas a los que se hallaban junto a él. Incluso Blackwargreymon tuvo que admitir que se hallaba impresionado –pese a tener ya una idea de cómo lo había logrado-; Devidramon tomó con sus garras a los tres bandoleros –A Strikedramon lo tomó de la cola, haciéndolo ver como una diminuta lagartija- y se los acercó al rostro.

- Dime quien es ahora el enano… Enano.
- ¡¡¿¿Qué piensas hacer??!! –preguntaron los tres, aterrados-
- ¡¡Devidramon; no hagas lo que pienso que harás, o juro que te voy a…!!
- ¡¡Descuiden ustedes dos; no pienso hacerles nada malo!!
- Oh, que aliv…

Antes de que pudieran terminar su frase, Devidramon se traga a los tres malvivientes de un solo bocado, dejando a Black y a D’arcmon con los ojos como platos. La gárgola comienza a revolverlos con su lengua dentro de su boca, bañándolos en saliva.; después, y pese a las protestas de D’arcmon, se traga enteros a los tres…

- ¡¡Estúpido; te dije que te deshicieras de ellos; no que te los comas!!
- Espera... querida… Ya acabo. –comienza a tomar aire- Agh… Agh…
- No me digas que va a…
- Si, Blackwargreymon; lo va a hacer –cubriéndose el rostro, apenada- ¿Cómo demonios me enamoré de él? –pensaba la chica-
- ¡¡¡PUAAAAAAAAAAJJJJJJJJJJJJJJJJJJJJJ!!!Devidramon lanzó a los tres digimon envueltos en un escupitajo enorme que voló muy alto, alejándose varios kilómetros- ¡¡GUAU: Eso estuvo genial!! Me preguntó si rompí algún record. –mirando a D’arcmon y Blackwargreymon, para después retornar a su tamaño más pequeño- ¿Ven que no les hice nada malo? Ahora ya no nos molestarán.
- ¡Estás demente! –gritó el Guerrero Dragón Oscuro- ¡Eres un psicópata!
- Nah; ni que sea para tanto. Y para que sepas algo, me alegro de no ser como los demás, Blackwargreymon. Prefiero ser un loco entre una muchedumbre de “normales”, que un don nadie. Soy más feliz así. ¿O tú quieres ser como los demás?
- Eh… -pensando- Prefiero que me des tiempo para pensar en la respuesta.
- Como quieras, viejo. –pensando- ¿Sabes? Creo que se me ocurrió una idea para…
- ¡¡AL FIN TE ENCONTRÉ, MI PRÍNCIPE DE LAS TINIEBLAS!!
- ¿Huh?

La chillona voz infantil no podía ser de un digimon, y eso Blackwargreymon lo sabía, pues la reconocía demasiado bien, y más todavía al ave gigante en la que iba montada; lo único que podía preguntarse a si mismo era. ¿Cómo la había encontrado?

Yolei bajó de Aquilamon –que regresó a ser Hawkmon- a toda prisa y fue corriendo hacia Blackwargreymon, abrazando nuevamente su pierna sin que él pudiera evitarlo nuevamente; El aguilucho intentaba convencer a su amiga de soltarlo, peor la pelimorada se hallaba tan inmersa en sus emociones patológicamente románticas, que hacía oídos sordos a la voz de la razón. D’arcmon miraba atónita el espectáculo, mientras que Devidramon hacía el esfuerzo por contener la risa.

- ¡Cómo te ha ido, mi querido Blackie; te he estado buscando por todas partes! –musitaba Yolei a viva voz- ¡Busqué por cielo, mar y tierra cualquier rastro tuyo!
- Arg… Suelta… mi… pierna… niña.
- Dime Yolei, mi galán oscuro.
- ¡¡PPF... jaja…!! ¿Galán? Jejej…
- Yolei; vámonos, Blackwargreymon no quiere nada cont…
- ¡¡Silencio, Hawkmon; Blackie y yo estamos muy ocupados!!
- Hawkmon: sácame a esta niña antes que decida dejarla sin brazos.
- Tú jamás me harías ningún mal, querido Blackwargreymoncito –Devidramon estalló en carcajadas al oír esto; Yolei no se dio cuenta aun de su presencia o de D’arcmon- Tú eres un digimon muy bueno… y lindo. –Black comienza a ruborizarse- ¿Has pensado en mí en estos días?
- ¡¡¡JAJAJAJAJA!!! ¡¡¡Blackwargreymon: eres un maldito pedófilo!! –reía Devidramon a todo pulmón- ¡¡No me esperaba eso de ti; encima que tienes mal gusto!!
- ¡¡ESO NO ES VERDAD!!
- ¡¡¿¿Qué dijiste, gárgola estúpida??!! –gruñó Yolei, soltando la pirna de Black- ¡Yo no soy fea; deberías verte en un espejo!
- ¡Óyeme tú, niñita de cabello teñido con jugo de uva! ¡Capaz Devidramon sea un idiota pero es mi amigo y no dejo que lo insulten así! ¡Sólo yo puedo insultarlo!
- ¡¿Y quien te crees tú para hablarme de esa manera?! ¡¿Y cómo sabes que me tiño el cabello?!
- Yolei –Hawkmon tiraba de su camiseta- ¿Es verdad que te tiñes el cabello?
- Desde los 5 años, Hawkmon; no más preguntas. ¿Y cómo lo sabes tú?
- Cualquier digimon sabe que los humanos no tienen el cabello de ese color de manera natural.
- Algo me dice que esa niña creía otra cosa, D’arcmon.
- ¡¿Tú eres D’arcmon?! -señalando a la ángel- ¡¿Eres la zorra que quiere arrebatarme a mi novio?!
- ¡¡¿¿DISCULPA??!! ¿Cómo me llamaste?
- ¡¡Hawkmon, digievoluciona al nivel mega y acaba con ella!!
- Pero Yolei; esto no es nece…
- ¡¡DIGIEVOLUCIONA DIJE!!

Hawkmon warp digivolve a… Cuāuhpillimon

Con su nueva forma, Cuāuhpillimon debería de haberse sentido imponente, poderoso, invencible, ya que era el más fuerte de los digimon presentes, y el más grande, pues Devidramon no usaba su máximo tamaño. Sin embargo, no deseaba estar allí para pelear sólo porque Yolei estaba pasando por una fase hormonal de tipo crónico a causa de Blackwargreymon, ni tenía nada en su contra o hacia D’arcmon. Y esa sensación de incomodidad y desánimo, se hacían notar muy explícitamente.

- Vaya; enorme pollo. –comentó Devidramon- Pero yo no me meto con megas... o chicas locas.
- Me siento como muñeco de trapo.
- ¡Ánimo, Cuāuhpillimon; tú puedes! –lo alentaba Yolei- ¡Acaba con la arpía de rubio artificial!
- ¡¡¿¿QUÉ DIJISTE, NIÑA??!!
- Yolei; no quiero pelear… No es lo correcto; además, la diferencia de poder es enorme… y no tengo nada en contra de D’arcmon.
- Al menos el pájaro gigante con armadura es sensato. –dijo la ángel y se dio la vuelta- No tengo tiempo para tratar con niñitas.
- ¡¡Cobarde!!
- ¿Qué me dijiste, cabello de mora? –preguntó D’arcmon con un tic nervioso en el ojo- ¿Cobarde?
- ¡¡Si, te lo dije; me tienes miedo!! ¡¡No eres digna del corazón de Blackwargreymon!!
- Esa niña está loca, Blackwargreymon; a D’arcmon jamás la puedes llamar cobarde –le cuchicheaba la gárgola- ¿Estás seguro que es una Niña Elegida? ¿No tiene algún problema mental o algo así?
- Sí, es una Elegida; y sobre lo otro… todo me hace pensar que sí.
- Pongamos las cosas en claro, querida -hablaba la ángel, acercándose a Yolei y con una sarcástica sonrisa- Yo soy un digimon; tú una humana: Los humanos deben enamorarse de humanos y digimon de digimon, como manda la naturaleza; yo no estoy siquiera interesada en Blackwargreymon ya que apenas lo conozco: necesito tiempo; y tú, no podrías hacerme daño aunque quisieras.
- ¡Por fin alguien se lo echa en cara! –exclamó Cuāuhpillimon- Hazla razonar por favor.
- Peleemos por el corazón de Blackwargreymon entonces…
- Agh… No tiene caso –se lamentó D’arcmon- Como quieras; ¿Y qué sugieres?
- Un duelo, al estilo de dos damas.
- ¡¡¡¿¿¿Peleas en lodo???!!! –exclamó Devidramon, excitado- ¡¡Vamos, vamos; háganlo: quiero verlas!!
- ¡¡Ni lo sueñes!! –le gritaron ambas- Será…
- ¡¡Duelo de cachetadas!!

Yolei fue la primera, brindándole un golpe en seco con la lama de su mano con guantes en el rostro de D’arcmon; pese a tener mayor resistencia, ésta lo sintió más fuerte de lo normal, y molesta, respondió de la misma manera: en pocos segundos, Yolei y D’arcmon se desenvolvían en un auténtico duelo de cachetadas e insultos recíprocos que dejó mudos a los tres hombres presentes. Cuāuhpillimon se moría de vergüenza a causa de su amiga, Devidramon se mostraba aburrido y Blackwargreymon deseaba que Yolei acabara derrotada.

- ¡¡Niña estúpida!!
- ¡¡Arpía!!
- ¡¡Cabeza de uva!!
- ¡¡Zorra plumífera!!
- Avísenme cuando termine esta payasada –se lamentaba el Caballero Águila, cubriéndose los ojos- Ay, Yolei.
- ¡Deja de ser marica y sé macho, carajo! ¡¡Para ser un águila gigante, actúas como gallina clueca!! –lo insultó Devidramon, el caballero no responde y se mantiene igual- Mierda; yo quería una pelea en barro; al menos es más excitante que esto. Vámonos Blackwargreymon.
- ¿A dónde?
- A un lugar lejos de aquí; D’arcmon luego nos alcanzará. Nosotros tenemos que hablar… a solas.
- Eh... Pues –mirando a las chicas- De acuerdo; Seamos sigilosos.

Sin que las chicas lo notaran, o que a Cuāuhpillimon le importara, los dos dragones abandonaron el lugar volando lo más silenciosamente posible, alejándose el pueblo del Viejo oeste en dirección noreste. Pasadas varias horas, y ya en horas del ocaso, Devidramon llevó a Blackwargreymon hasta un desierto de arena que para los Niños Elegidos mayores debía de ser muy familiar, en especial con las construcciones presentes, y una en especial, era bastante peculiar. Devidramon descendió junto a la entrada de dicha construcción y Black hizo lo mismo.

El Guerrero Dragón oscuro estaba por preguntarle el motivo de por qué lo trajo allí o la peculiaridad de la construcción que tenían enfrente, hasta que un sonido polifónico los interrumpió. Devidramon sacó un celular y comenzó a hablar, dejando sorprendido a Blackwargreymon.

- ¿Hola? –escuchando- Hola, nena, ¿Te divertiste con la loca? –la voz del otro lado grita con fuerza- ¡¡JAJAJA!! ¿En serio pasó eso? –asintiendo- Vaya; está loca esa niña… ¿Qué donde estoy? Pues estoy con mi cape Blackwargreymon en la entrada de ya sabes donde… Si; sé que no te agrada ese lugar… Si, sé que no debí haberte dejado así como así, pero ya me estaba aburriendo, y a menos que se quiten la ropa no me iba a interesar… -Black desvía al mirada al oír eso- Si, nena; soy un depravado, lo sé –siseando, como si no le importara- Descuida, preciosa; no dejaré que Blackwargreymon pierda su virginidad; –Black queda en shock al oír eso, ¿Que pensaba hacer este tipo?- en todo caso, seré yo quien me divierta. –se escucha un fuerte regaño- Hey, tú tranquila y yo nervioso, nena: prometo que tu futuro novio seguirá siendo un santo. Nos vemos en el Castillo de los Grandes Ángeles. –se escucha una diatriba- Si, si… que no te gusta estar allí, pero es un buen lugar para iniciar el tour. Ok, nos vemos, preciosa. –colgando- Agh… mujeres.
- ¿D’arcmon? –Devidramon asintió- ¿Y que quería?
- Además de tratarme como su esposo… -riendo con sarcasmo- preocuparse por ti, jeje…
- Devidramon, ¿Dónde estamos? ¿Qué es este lugar? No se por qué, pero me resulta… familiar.
- Esta es la Pirámide Invertida de Anubismon, viejo. Es una de las pocas entradas conocidas al Área Oscura, el lugar donde residen los digimon derrotados, y prisión de los malignos: todos esos perdedores como Devimon, Etemon, Myotismon y los Fail Masters yacen allí encerrados –a Black no le suena buena idea a donde va la cosa- Y también, es sede del mejor club del Digimundo. Entremos; hablaremos allí y la pasaremos bien.
- Por casualidad… ¿Etemon no tenía el control de esta pirámide?
- Ah, si; creo que si. Es que la pirámide lleva abandonada muchos siglos; de seguro el fracasado musical la alquiló. ¿Pero como sabes todo eso?
- Capaz sea mi memoria genética de Agumon; yo que sé. –resoplido- Entremos.

El interior de la pirámide no presentaba decoración alguna; había corredores sin ningún tipo de identificación o símbolo, pero Devidramon al parecer, conocía ese lugar como la palma de su mano, y guiaba a Black por los pasillos. Entonces, muy en el interior de la pirámide, llegaron a una antecámara que llevaba a una cámara interior ricamente decorada con jeroglíficos egipcios. Ambos entraron a la cámara interna, donde Devidramon le ordenó a Blackwargreymon sellar las puertas de la cámara de manera a que nadie pudiera entrar, ver u oír el interior de la cámara, lo cual obedeció.


La cámara estaba bellamente decorada con estatuas, grabados y diseños de estilo egipcio; en el centro de la cámara, había una plataforma circular de 3 metros de diámetro y con una compuerta misteriosa sobre ella. Devidramon pidió a Black que se colocara dentro de la plataforma; al hacerlo, sonó una voz electrónica grabada.


- “El cabello de ángel es sedoso como el terciopelo”
- “Pero el polvillo de ángel te lleva hasta las nubes del cielo” –contestó Devidramon- Black, te recomiendo que no saques tus brazos y piernas de la plataforma, o podrías perderlos.
- ¿Qué pasará?
- Algo divertido, jeje…
- “Contraseña aceptada. Por favor, mantener manos, pies y alas dentro del círculo: será transportado en breve”
- ¿Transportado a…?

Black no pudo acabar la frase, pues una serie de anillos metálicos descendió con suma rapidez del techo y los rodeó; lo último que recordaba era un destello azul proveniente de los mismos, y después, ya se hallaban en un lugar muy diferente… y oscuro.

- ¡¡¡WOAH!!! ¡Siempre me emociona cuando lo hago; es como en Stargate!
- ¿Eran anillos transportadores?
- Ajá, y nos llevaron al Área Oscura, amigazo. ¿Qué te parece?
- Mmm… -mirando los alrededores: el cielo, el suelo, el agua, las plantas: TODO era gris, hasta el sol central- Deprimente; muy deprimente.
- Es el mundo de los muertos de los digimon, y prisión de los más malignos, viejo: no se supone que sea la Pradera de los Teletubies; aunque eso sería mayor tortura –gruñó- En fin; por esa misma razón los Demon Lord construyeron el “Rincón de Cthullu”; mira a tu espalda.

El “Rincón de Cthullu” no era un simple club, sino un gran complejo edilicio cubierto de luces de neón de colores vivos que deslumbraba en medio de la penumbra de dicho Inframundo digital. Black apenas tuvo tiempo de contemplar semejante estructura, pues Devidramon lo estiró de brazo a toda prisa y lo llevó al interior. El interior también era fastuoso, si bien, de manera peculiar: todo era oscuro y muy surrealista, con una neblina fosforescente de vivos colores, en el “techo”, había luces estroboscópicas, la música electrónica sonaba a todo volumen, y había muchos digimon bailando. También había extrañas puertas flotantes en medio de la oscuridad. Devidramon y Black entraron a una de ellas, y se hallaron en medio de un salón con muchas mesas, un bar y un pequeño escenario donde un digimon de aspecto rebelde… ¿Recitaba poesía? Las camareras –LadyDevimon y Witchmon con un provocativo atuendo- acomodaron a los recién llegados, y fueron en busca de su pedido: dos tazas de café.

- ¿Devidramon, ¿Que es…?
- Shh… Es un amigo mío; deja que termine y después hablamos con el.
- “Oscuridad… frío manto que me cobija en mi soledad. Las tinieblas que me dan luz oscura, me alimentan con su odio, me arropan con su misterio el velo de la noche eterna. Gris… todo es gris… Mi piel es reflejo de este páramo moribundo. Yo soy parte de lo Gris; soy parte de las sombras, mis labios bullen de la sangre de los inocentes. Soy feliz en las tinieblas, pues nací de ellas.” Muchas gracias.

Los aplausos no se hicieron esperar; todos los digimon del salón aplaudían eufóricamente, incluidas las camareras: el poeta recibía ovaciones de todos, y las chicas digimon le arrojaban rosas rojas y negras como señal de admiración. El poeta rebelde tomaba varias de ellas en señal de agradecimiento, coqueteaba con alguna camarera y se le dirigía con sensualidad, hasta que le susurraba algo al oído y la chica caía desmayada. El poeta estaba por partir, hasta que vio a su viejo amigo en compañía de un desconocido.

- Devidramon, ¿Eres tú? –sonriente- ¡No te esperaba aquí, viejo! ¿Cómo te va?
- ¡JA, muy bien, Beelzemon! –saludándolo con el tradicional intercambio de puños- ¡Muy buena tu última obra!
- ¿Tú crees? La escribí diez minutos antes del show; me sorprende que les haya gustado. –mirando a Black- ¿Y este quien es?
- Es mi nuevo amigo, Blackwargreymon, -este saluda a Beelzemon- Y será el nuevo novio de D’arcmon muy pronto; vine a hablar con el aquí sobre eso.
- Ya veo… Pues felicidades, Blackwargreymon. –lo felicitó- Dime, ¿Qué opinas de este lugar?
- Es… peculiar. Pero por lo que tengo entendido, los Demon Lord tienen por intención destruir el Digimundo, ¿Por qué ustedes construirían un lugar así?
- Te lo voy a explicar –y Beelzemon se sentó junto a los dragones; al rato, una LadyDevimon muy coqueta le trajo una bandeja con Datirimon que Beelzemon comenzó a engullir con calma junto a Devidramon- Eso de que nosotros queremos destruir el Digimundo es un ridículo rumor que inventaron los Grandes Santurrones de los Ángeles y los Caballeritos para hacernos ver como lo peor de lo peor. Somos malos, pero no idiotas, ¿Por qué destruiríamos el Digimundo si es también nuestro hogar? Es algo absurdo; no queremos quedar como indigentes.
- ¿Y el Mundo de los Humanos? –preguntó Black- ¿No piensan conquistarlo?
- Pff… El único idiota que piensa en eso es Daemon, que tampoco estaba interesado en este club; debe de estar por allí vagando. De todos modos me parece absurdo conquistar el mundo de los humanos si ya está dominado por los judíos –en eso, saca un libro, llamado: “Suprematismo Judío”, de David Duke- Este tipo me abrió los ojos, y me hizo ver que los humanos no valen la pena para dominar, corromper o esclavizar: los malditos narigones se nos adelantaron hace siglos. Así que sólo nos queda corromper a algunos digimon de manera discreta y paulatina, ¿Y que mejor manera que abrir un club?
- ¿Y nadie les dice nada?
- ¡¡JA!! –rió Devidramon- ninguna Hermandad hace un carajo; después de acabar aquí te llevaré a cada una de ellas para que lo compruebes.
- Mi amigo gárgola tiene razón; no hacen nada; lo dejan todo a esos tontos Niños Elegidos –dijo Beelzemon, en tono aburrido- Además, no está en nuestras intenciones corromper a todos los digimon, sino hacer nuestro trabajo para mantener el equilibrio entre lo bueno y lo malo… Y ganar algunos cubits extra: por ejemplo, yo me dedico a realizar lecturas de poesía oscura, algo que me agrada bastante-; Lucemon es el gerente de todo el club; Lilithmon, como la reina de las putas, es dueña del prostíbulo tanto de hombres y mujeres: tiene su propia Casa de Burlesque aquí; Barbamon es el administrador financiero, pero admito que es algo tacaño y no deja que nos acerquemos a la caja fuerte; Belphemon se encarga de los fumaderos de drogas y es un adicto a la púrpura –un tipo de opio- y Leviamon se encarga de las bebidas alcohólicas. –le susurró a los dragones- Es un borracho.
- Así que ninguno tiene intención de atacar el exterior, ¿Son felices aquí?
- Claro, Blackwargreymon; y aunque quisiéramos, no podríamos escapar: los anillos de transporte no funcionan con nosotros. Solo el estúpido de Daemon se escapó porque podía y no le gustaba el Club. Y Lilithmon, su esposa, se molestó al principio, pero conociéndola, de seguro se lanzó hacia algún otro para “animarse”
- Ah... Como quisiera ser el afortunado que le toque esos melones a Lilithmon… -se relamía la gárgola-
- Creo que tienes esa posibilidad si vienes aquí a menudo. Si ya fuiste atendido 100 veces por las “doncellas oscuras”, Lilithmon tomaría en cuenta tu reclamo, y tu tienes…
- ¡¡SETENTA!! ¡Eso significa que me falta poco; me pondré al día!
- Como digas, amigo; ahora, si me disculpan, debo ir al baño. Un placer verlos.

Beelzemon se levantó y fue en dirección a los sanitarios, dejando a los dragones en la mesa; Blackwargreymon seguía atónito por las palabras de Beelzemon acerca de los Demon Lord y su poco interés en el Digimundo, y más todavía por el enfermo sexual de Devidramon, ¿En verdad ya se había acostado con setenta prostitutas en este lugar? ¿O en realidad fue atendido aquí 70 veces? Como sea, era demasiado para el. Devidramon notó que Black estaba algo aturdido a causa de la conversación y el ambiente, y creyó que sería un buen momento para hablar.

- Hey, viejo –dándole palmaditas en la espalda- ¿Estás bien?
- Además del hecho de que te vi a ti y a Beelzemon tragar enteros a unos digimon bebés como si fueran pastelillos, esta atmósfera tan pesada y el hecho de que eres un adicto al sexo… Estoy perfecto. –Devidramon asintió, ignorando el disimulado insulto- Oye, Beelzemon se tarda bastante. ¿Va a regresar?
- Lo dudo, considerando su problema.
- ¿Cuál?
- Es bulímico -Black se queda atónito al oírlo- Debe de estar regurgitando todo lo que comió y bebió últimamente.
- ¿Lo dices en serio?
- ¿Qué otra explicación tienes para que el Rey Demonio Digimon de la Gula permanezca con el cuerpo esbelto? –Black se queda con la mirada vacía- En fin; cambiemos de tema. Quiero hablar contigo, de hombre a hombre, como amigos, acerca de D’arcmon, ¿Qué intenciones tienes con ella?
- Ya te dije que no pienso hacerle nada malo; Devidramon; tienes mi palabra.
- Lo sé, y te creo, viejo; no eres un digimon como yo. Lo que pasa es que yo aprecio mucho a D’arcmon y no quiero que cualquiera esté con él.
- Creo que la sobreproteges un poco, pese a que ya no son novios. Por cierto; me extraña que sigan siendo amigos considerando sus diferencias; es más, ¿Cómo y por qué terminaron?
- Digamos que… ella rompió conmigo porque ya no pudo soportarme; al principio me dolió, pero lo superé con el tiempo. Te daré los detalles más adelante; de todos modos, no nos odiábamos, y decidimos seguir siendo buenos amigos y viajar por el Digimundo.
- Considerando lo que vi de ti este día, no me sorprende. –ve que Devidramon lo mira mal- Oye, sabes a qué me refiero.
- Tranquilo viejo; lo entiendo. ¿Pero sabes? Estoy feliz de ser quien soy y como soy: Si quiero deber y beber cerveza hasta el hartazgo, y eructar ruidosamente en la mesa, lo hago; si quiero comer digimon tanto bebés como adultos, los cazo y los devoro; si quiero coger putas, las busco y les brindo placer -recostándose en la silla-; si quiero usar mi cola prensil para tocarle el trasero a la camarera de allá –al momento, hace exactamente eso, con una sonrisa pícara mientras la camarera se muere de vergüenza- ¡Bonito trasero, nena! –le grita- Lo hago y listo: ese soy yo, y me acepto tal y como soy y me niego a cambiar. Y también… soy lo suficientemente maduro como para aceptar una gran verdad.
- ¿Cuál?
- Que D’arcmon necesita a un novio que no se parezca en nada a mí: yo no sigo reglas, ni normas de comportamiento o modales algunos: está en mi naturaleza. Pero yo creo, que tú eres diferente, amigo mío, por lo que espero que ustedes dos se lleven muy bien. –pasando su brazo alrededor del cuello- y espero que seamos muy buenos amigos nosotros dos, ¿Eh? No quisiera odiarte, ni pelear contigo; soy el Devidramon más fuerte del Digimundo, y cuando llegue al ultra, podría hacerte frente. ¿Y bien? –pasándole la mano- ¿Amigos?
- Si, amigos. –respondiendo el saludo- ¿Todo bien?
- Claro… Excepto por un detalle; no me tardo. –se levanta de la mesa con dirección a la barra- Espérame aqui.
- ¿Adónde vas?
- ¿No oíste que debo ponerme al día? –sonriendo- Voy a buscar a una “doncella oscura” para pasar el rato; regreso en 5 minutos; 10 máximo.

Devidramon desapareció en la oscuridad, dejando a Blackwargreymon solo en la mesa, que veía los alrededores con algo de desdén y aburrimiento; de vez en cuando veía un sorbo de su café, o jugaba con los adornos de la mesa para pasar el rato: Se dio cuenta de cuan aburrido podían ser esos clubes si uno no iba acompañado siquiera por un amigo, y ni que decir si a uno no le agradaban los vicios del alcohol, drogas o sexo liberal. Sus ojos estaban por cerrarse para cuando regresó la gárgola, con energías renovadas, y se sentó en la mesa luego de sacudir a Black.

- Hey, man; no te duermas aquí. No me gustaría que me acordaras a mi primo mayor el santurrón Gargoylemon.
- ¿Huh? –espabilándose- Ah, eres tú. ¿Cómo te fue? ¿Cuándo tiempo pasó?
- Jojo… De maravilla; las camas muy cómodas, las chicas candentes, el sexo espectacular, y todo en menos de 10 minutos.
- Espera… ¿Te acostaste con dos chicas y tuviste sexo con ellas en diez minutos?
- Soy muy bueno en los tríos, jeje… Ya sólo me faltan 28 y después, y… ¡¡¡THE BITCH QUEEN IS MINE!!!Black sigue con los ojos desorbitados al oír lo qué dijo: ¿Dos chicas en 10 minutos?- Bueno, viejo; vámonos: D’arcmon nos debe estar esperando impaciente.
- ¿Piensas guardar en secreto que te acostaste con dos LadyDevimon?
- Pff… Ella ya lo sabe, me conoce; además, ya no somos novios.
- Ok... ¿Y a dónde vamos?
- Al Castillo de los Grandes Ángeles. Te vamos a dar un tour por las Hermandades Digimon: nuestras Celebridades, jeje... ¡En marcha carajo: te prometo que nos vamos a divertir!

Dicho y hecho, los dos dragones salieron del club y regresaron a los anillos de transporte, que los devolvió a la pirámide de Anubismon en la superficie; a partir de allí, volarían hasta el Castillo de los Grandes Ángeles, que sería su primera parada en el Tour de las Hermandades Digimon.


¿Qué encontrarían en su viaje? No lo sabían, mas Devidramon tenía razón en algo: Sería algo muy divertido…



Continuará...




- Por ahora, espero saber que opinan del cap y de los personajes introducidos. Nos vemos XD
 
Última edición:

El único campeón de Mortal Kombat.
Registrado
17 Nov 2010
Mensajes
5,396
Ese Devidramon es un pillo demente. XD
Fue un capítulo entretenido, me imagino a Chauhpillimon tapándose el rostro. Entiendo al pobre XD.
D'arcmon peleando a bofetadas con Yolei, parece que ya le gusto Black.
Mi villano favorito, reducido al único idiota que quiere conquistar el Mundo Humano XD.
Y el poema de Beelzemon me mato (creo que encontramos la explicación más lógica de porque es tan flaco) XD
 

ℑ 𝔠𝔞𝔫'𝔱 𝔯𝔢𝔪𝔢𝔪𝔟𝔢𝔯
Registrado
13 Mar 2010
Mensajes
1,222
ASJKAJKSAJKSJAKJSKAJSKAJSKAJSKAJKSAJKSJAKSJAKJSKAK
WEON esta caga se paso pa wena xDDDD
debo decir que me cayo bien devidramon...ese devidramon es todo un loquillo...ya icluso me lo imaginaba gritando "FOR ALL THE BITCHES" con la cara del meme xDDD...si puedo un dia hago la imagen.
Y D'arcmon igual me cayo bien. Me encanto su actitud contra el Strikerdramon xDD
¡¡Mis... esferas… del... dragón…!!
Casi siento lastima por el....casi xDDD

- ¡Por fin alguien se lo echa en cara! –exclamó Cuāuhpillimon- Hazla razonar por favor.
- Peleemos por el corazón de Blackwargreymon entonces…
- Agh… No tiene caso –se lamentó D’arcmon- Como quieras; ¿Y qué sugieres?
- Un duelo, al estilo de dos damas.
- ¡¡¡¿¿¿Peleas en lodo???!!! –exclamó Devidramon, excitado- ¡¡Vamos, vamos; háganlo: quiero verlas!!
- ¡¡Ni lo sueñes!! –le gritaron ambas- Será…
- ¡¡Duelo de cachetadas!!
Pobre de Devidramon....debo admitir que una parte de mi tambien queria la pelea en el lodo xDDDD

El “Rincón de Cthullu” no era un simple club, sino un gran complejo edilicio cubierto de luces de neón de colores vivos que deslumbraba en medio de la penumbra de dicho Inframundo digital. Black apenas tuvo tiempo de contemplar semejante estructura, pues Devidramon lo estiró de brazo a toda prisa y lo llevó al interior. El interior también era fastuoso, si bien, de manera peculiar: todo era oscuro y muy surrealista, con una neblina fosforescente de vivos colores, en el “techo”, había luces estroboscópicas, la música electrónica sonaba a todo volumen, y había muchos digimon bailando. También había extrañas puertas flotantes en medio de la oscuridad. Devidramon y Black entraron a una de ellas, y se hallaron en medio de un salón con muchas mesas, un bar y un pequeño escenario donde un digimon de aspecto rebelde… ¿Recitaba poesía? Las camareras –LadyDevimon y Witchmon con un provocativo atuendo- acomodaron a los recién llegados, y fueron en busca de su pedido: dos tazas de café.
Viejo! quiero ir a ese lugar o3o

- “Oscuridad… frío manto que me cobija en mi soledad. Las tinieblas que me dan luz oscura, me alimentan con su odio, me arropan con su misterio el velo de la noche eterna. Gris… todo es gris… Mi piel es reflejo de este páramo moribundo. Yo soy parte de los Gris; soy parte de las sombras, mis labios bullen de la sangre de los inocentes. Soy feliz en las tinieblas, pues nací de ellas.” Muchas gracias.
HERMOSO /*O*/

- Lo dudo, considerando su problema.
- ¿Cuál?
- Es bulímico -Black se queda atónito al oírlo- Debe de estar regurgitando todo lo que comió y bebió últimamente.
- ¿Lo dices en serio?
- ¿Qué otra explicación tienes para que el Rey Demonio Digimon de la Gula permanezca con el cuerpo esbelto?
Uno de los misterios de la vida....resuelto xDDD

- Al Castillo de los Grandes Ángeles. Te vamos a dar un tour por las Hermandades Digimon: nuestras Celebridades, jeje... ¡En marcha carajo: te prometo que nos vamos a divertir!
viejo! yo igual quiero ir ;A;

pero en fin
me encanto este episodio xDD
me cague de risa con varias partes ademas de las mencionadas....ademas hise algo a base de este fic que tal vez te guste.

Ok, debo dejar de ver memes xD
 

Registrado
22 Jun 2012
Mensajes
39
Bien, me he leído el capitulo luego de estar en días de sombras...

Devidramon como vil psicópata y viviendo la vida loca? Eso es algo que no me esperaba del 1er dragón de la oscuridad creado. Mm.. muchas malas palabras en un solo párrafo, en cierta parte no me agrado tanto.
Por otro lado, me dio gracia ciertas cosas como "el pollo gigante" o "mis esferas del dragón" xD
Me gusta D'Arcmon como pareja para Blacky, a como es en tu historia, porque en perfil real tiene doble personalidad.
No me imagino un edificio de colores en el Dark Área... en el Mar Oscuro tal vez pero en el Dark Área mm... no lo imagino.
Ah y como me reí con eso de que los judíos dominan el Mundo Humano jajaja...
 

Registrado
22 Nov 2012
Mensajes
3
EEmmmmm realmente nose como decirlo... naaaa xDDDD simplemente fantastico nose como le haces pero esta genial xDD me rei mucho, guau necesitaba algo de entretencion en estos dias, realmente he estado muy aburrido incluso haciendo pesas pero esto me renovo los animos xD, esa D'arcmon me recuerda a una amiga que tiene un hermano similar que hace estupideces y siempre pelean xD, tambien me llamo la atenciòn la actitud que tiene blackwargreymon en todo el cap, muy reservado, inocente, ignorante en muchas cosas, pero bueno en cierto modo lo entiendo ya que el no conocia nada de eso ni del comportamiento que pueden llegar a tener los que lo rodean, otra cosa que me gusto harto fue la actitud de yolei xDD y si concuerdo con devidramon con lo de la pelea de lodo =P pero en fin solo debo agradecerte que me encanto el nuevo cap xDD espero que sigas asi (nota: porfavor si alguien sabe de mas fics como este o los otros de Editor o como los de gabriel_thewolfking o hikari motomiya les agradeceria que me mandaran un mensaje)
 
Última edición:

Registrado
15 Jun 2012
Mensajes
104
Bueno ya logre terminar de leer todos los capitulos, siento el retraso y espero que no quieras lanzarme un gia force XD.

Ok en general el fic me ha gustado mucho, me han raro risa muchas partes XD. Pero por el momento me centrare mas en los dos ultimos capitulos:

La primera parte en donde nos contaste la vida escolar de Wargreymon me dio mucha risa XD, maldito suertudo como quiciera terminar la universidad tan rapido. Y sus maestras en especial su maestra de Gimnasia, fueron graciosas XD.

Ahora con el ultimo capitulo me gusto y me ha dado mucha risa, el que si no me cayo bien fue Devidramon, ese se cree el todos lo puedo XD y la angel me agrado, pero creo que pensaba en una LadyDevimon como pareja de Black, pero bueno.

Me encanto esta parte en que dice "Mis esferas del dragon" XD

Bueno espero poder ver el proximo capitulo y ya vez que si he estado leyendo tu fic XD
 

Registrado
6 May 2010
Mensajes
1,017
Perdona, pero apenas pude terminar de leer este fic y el resto de los que tuve que actualizarme.XD

Esta nueva parte resultó muy loca. Normalmente Devidramon está entre mis digimons predilectos, pero este resulta demasiado pesado.XD pero al menos no es tan estúpido como para meterse con digimons megas.

D'Arcmon es una pareja rara para Black, pero admito que encajan muy bien, y para ser sincero tiene mucho sentido, aunque lo que no le encuentro sentido es a que antes fuera la novia de Devidramon, hubiera sido mejor que fueran solo amigos desde el principio.XD
El centro de "diversión" de los Demon Lords en la área oscura resultó en algo que definitivamente nadie esperaba.XD Ya descubrimos el oscuro secreto de Beelzemon.
La verdad cuando Yolei y la angel se encontraron lo último que esperaba era que comenzaran una batalla de cachetadas, la pelimorada está medio zafada y por eso no me sorprende, pero no entiendo porque D`Arcmon aceptó. Lo malo es que no no diste detalles de como terminó eso.XD
Me pregunto como la estarán pasando el resto de los elegidos pues es obvio que Yolei está por su cuenta. Además no me puedo imaginar como piensas encajar a Dàrcmon y a Devidramon con la trama de adventure 02.XD

 

Moderador
Bien, ya terminé el capítulo. Bueno, la segunda parte. Debo decir que me reí mucho más en esta que en la primera, y según he visto – y por una historia reciente que leí tuya -, vas a usar a Devidramon – con la misma personalidad -, para este fic. Y aunque será repetitivo para mí y Alan, ya que nos conocemos a Damián, sigue siendo igual de gracioso. Ver a Black – que apenas conoce la vida que el Devidramon lleva -, abriendo los ojos a cada rayo y asumiendo que un amigo que ha encontrado sea… así, resulta cómico. Además de que D’Arcmon es una chica difícil, aunque Yolei es peor aún.

No estoy segura si Black ha tenido suerte de encontrar a Devidramon. Porque, teniendo en cuenta la edad que tiene el dragón oscuro y que su vida depende de buscar las respuestas a sus difíciles preguntas, no sé cómo va a llevar estar con un digimon como Devidramon. ¿Se volverá igual de Depravado? ¿Comenzará a gustarle ese estilo de vida? Espero de verdad que no suceda nada parecido. Además de que Agumon debe aparecer en cualquier momento aunque él también tenía secretos – terapeuta -, lo veo más normal.

Muchas partes me mataron de risa. Pero la que más, fue cuando apareció Yolei a avergonzarse de nuevo. No entiendo porque su compañero la sigue a todos lados y la ayuda a encontrar Black, cuando está claro que quiere que la chica de lentes no siga con su enamoramiento infantil. Es un gran amigo, pero me da pena. Tener que aguantar a una niña que incluso se atreve a retar a una digimon. Sinceramente, a mí también me hubiera gustado ver la guerra de lodo. ¿Yolei e hubiera hundido?

Ahora Black se deja arrastrar por Devidramon. Creo que este segundo estaba aburrido y ahora que ha encontrado a un digimon – que al parecer es famoso por todo el digimundo – quiere enseñarle su estilo de vida. Pero la verdad es que no comprendo cómo Black estuve diez minutos esperando en la barra cuando no toma alcohol.

Veamos… es una respuesta a una pregunta adelantada –pues estoy segura que la harás próximamente, pero que me apetece contestarla. Devidramon no me cae ni mal ni bien. Es igual que el de tu otro fic, por tanto sabes mi opinión. De todas formas, hacía falta alguien como Devidramon parar el fic. Siempre resultan graciosos los tipos así y también los contrarios, que aquí es Black. Hacen una buena combinación para lo cómico.

Estaré a la espera del próximo capítulo. Por cierto… ¿Qué le pasó a Yolei?
 

"The Heir of Chaos"
Registrado
31 Ago 2010
Mensajes
2,359
Les presento la tercera parte de este especial;
que es la parte 1 de la Parte 3; como me salió tan larga, la divido; en la segunda aparecerán los RK; aunque tengo vacaiones, tambien tengo trabajo, y capaz salga en als fiestas, asi que capaz la otra parte se tome alguito de tiempo. Espero que este cap. les guste, y ahora, siguiendo el ejemplo de algunos, invoco a: [MENTION=1022106]Miraclegaomon[/MENTION], [MENTION=464316]J.M.[/MENTION], [MENTION=1027752]greatdragon[/MENTION], [MENTION=517717]Soncarmela[/MENTION], [MENTION=497372]Acero_la12[/MENTION], [MENTION=453038]fire butterfly[/MENTION], [MENTION=1000292]Albafica[/MENTION], [MENTION=400169]Gabriel_TheWolfKing[/MENTION], [MENTION=96869]Lord Patamon[/MENTION], los lectores habituales, y a cualquier interesado a leerlo cuando disponga de tiempo. Gracias por su atención. =D

A [MENTION=464316]J.M.[/MENTION]: D'arcmon aceptó el duelo porque no le gusta que la llamen cobarde; como Martin McFly y su trauma con "gallina"

Y ahora, sin decir más, les presento el cap:



Parte 3: Hermandades Disfuncionales.



Viajar al Castillo de los Grandes Ángeles no era una simple vuelta por la esquina, tomaba mucho tiempo llegar hasta allí y sortear los obstáculos. Y eso, Devidramon lo sabía muy bien cuando fue junto con Blackwargreymon hasta ese lugar. Luego de pasar por elevadas montañas nevadas y un espeso bosque de coníferas, llegaron a un castillo gigantesco de muros blanquísimos, estilizadas torres y estilo vagamente renacentista, que se alzaba sobre una montaña. En la base del castillo unas enormes puertas hacían de entrada al edificio, donde dos Magnaangemon hacían guardia, y una D’arcmon impaciente los estaba esperando.

Apenas bajaron, ella los recibió, algo arisca.

- Tardaron demasiado, ¿Qué estaban haciendo?
- Hablábamos de… cosas de hombres, linda. –contestó Devidramon- Nada que deba preocuparte.
- ¿Eso es verdad, Blackwargreymon?
- Hmm… -pensado: si respondía que sí, lo tildaría de machista; si respondía que no, estaría mintiendo en cierto modo- Hablábamos de ti; es todo.
- Ajá… Bueno; al menos ya llegaron.
- Oye… ¿Por qué tienes las mejillas tan rojas? No me dirás que esa niña…
- Es una maldita Arale; no puedo creer que sea tan fuerte. –masculló y se dio la vuelta para hablar a los guardias; allí, Devidramon notó que…-
- D’arcmon… ¿Estás cojeando?
- ¡Esa demente me pateó en la pierna y pisó mi pie por mala perdedora...AGH! ¡No hablemos más del asunto! –cojeando- Disculpen; vinimos a visitar a los Grandes Ángeles.
- ¿Tienen una cita?
- Soy una de sus estudiantes –sacando un carnet que lo comprobaba- ¿Lo ve? Hace tiempo que yo… salí de aquí y…
- Está bien –asintieron- Pueden pasar. –abriendo las puertas-
- ¿Es todo? –preguntó Black, impresionado- ¿Nos dejan pasar así como así? Pese a que nosotros…
- No tenemos tiempo para el racismo; pasen…
- Tranquilo, viejo: ellos me conocen. –lo calmó Devidramon- Vamos, vamos…

El vestíbulo del castillo era en verdad impresionante, con el techo a elevada altura, cargado de pinturas propias del barroco francés, y muros y pisos del Renacimiento italiano; incluso había fuentes de agua en el interior. Mientras los tres esperaban ser recibidos, a Black se le ocurrió hacer de “Juanito el preguntón”.

- Díganme algo… Espero no se ofendan, pero… ¿Cómo terminaron ustedes dos?
- Te lo diré de manera sintetizada: –respondió la ángel- yo rompí con Devidramon después de año y medio de noviazgo a causa de su repugnante canibalismo, pésimos modales en la mesa y poca educación hacia las mujeres; al principio pude tolerarlo, pero con el tiempo se me hizo insoportable.
- Claro, claro… Todo yo: que como digimon bebés, que eructo en la mesa, que le echo piropos a las mujeres, que mi lenguaje es algo vulgar… Entonces, te haré la gran pregunta, ¿Por qué te enamoraste de mí?
- Porque a pesar de todo, eres muy lindo y tierno: me regalaste mis flores favoritas pese a que te causaban esa horrible alergia; me protegiste del ataque de los Mekanorimon de Machinedramon, o los Vilemon de Piedmon; incluso los eliminaste cuando trataron de propasarse conmigo; me cuidaste cuando caí enferma a causa de esa planta venenosa. Y porque me encantaba tu poesía.
- ¿Devidramon escribe poesía?
- Cuando estás enamorado, haces lo imposible, socio.
- Puedo ser una chica algo ruda y violenta, pero sigo siendo una chica que le gusta algo de romance… y admito que Devidramon sabía lo que hacía.
- Y ni que decir en el sexo, ¿Eh? -codeándola- No me lo vas a negar.
- Siempre tienes que arruinar un momento conmovedor, ¿Verdad? Como cuando vimos “Titanic” en el cine, y gritaste a la pantalla: “¡¡PUTA DE MIERDA: HAY SUFICIENTE ESPACIO EN ESA MALDITA PUERTA: SÚBELO!! ¡¡ERES UNA INÚTIL!!” O al final de la película cuando: "¡¡¿¿TÚ TENIAS EL PUTO COLLAR TODO ESTE MALDITO TIEMPO??!! ¡¡¿¿Y ENCIMA LO ARROJAS AL OCÉANO??!! ¡¡VIEJA ESTÚPIDA!!". La vergüenza que me hiciste pasar…
- ¿Y siguen siendo amigos pese a esas diferencias?
- Pos claro, man: ella es mi mejor amiga. Tenemos muchas cosas en común, nos respetamos y protegemos el uno al otro; nos enfocamos más en nuestras semejanzas que en preocuparnos por las diferencias, y ella no es una “delicada florecita”, “machona sin remedio” o “perra en potencia”; se hace respetar, y eso me gusta. –mira a Black- Si, sé que me contradice si salgo con prostis, pero a ellas las tomo como mera diversión: a D’arcmon la tomé muy en serio.
- Ah... Que bien.

Black pensó un momento en sus respuestas, y llegó a la conclusión que Devidramon y D’arcmon en verdad habían llegado a quererse, y seguían protegiéndose uno al otro. Era una curiosa relación, y por breve instante, deseó llegar a ese punto con la ángel: una relación seria, si bien, aun no la conocía demasiado. Faltaban unos detalles:

- D’arcmon, Tú estudiabas aquí, ¿Verdad?
- Si, Black; estudiaba aquí para ser parte de la guardia de Ophanimon, la ángel del Amor y la Vida; de hecho, una de mis misiones de entrenamiento era de reconocimiento en campo enemigo, y fue ahí donde conocí a Devidramon. Y ya te imaginarás como reaccionaron mis compañeras cuando les dije que me hice amiga de esta gárgola. –D’arcmon sube las cejas- Actuaron como gallinas cluecas, esparciendo rumores, que me convertiría en LadyDevimon, que era una zoofílica, etc, etc, etc. Y los chicos eran peor: me trataron de zorra y cara de lagartija. Hasta que un día, Devidramon vino en persona a darles su merecido.
- ¿En verdad? –preguntó Black; Devidramon asiente- ¿Y no te hicieron nada?
- Esos Angemon de pacotilla no son nada para mí; los Magnaangemon en cambio… me mandaron a la mierda. Por suerte apareció Ophanimon y me defendió, diciendo que no había ninguna norma que prohibiera nuestra amistad o futura relación. Admito que, gracias a esa mujer, estoy vivo aun, y por eso la respeto; no como a esas Angewomon que se visten como modelos de Victoria’s Secret y llaman a gritos: ¡¡Somos perras!!
- Fue por eso que no digievolucioné a Angewomon; no me agrada mucho, y menos LadyDevimon; esa perra me da náuseas –masculló- Primero muerta a ser una sadomasoquista. Pero pasó el tiempo, y mi grupo aceptó a Devidramon, poco después me recibí y regresé a mi pueblo.
- Comprendo.

Poco después, un pequeño digimon blanco con una cabeza puntiaguda y pico de pato, y una faja rosa en la cintura, acompañado de uno amarillo con orejas de conejo y pantalones marrones llegaron a recibirlos.

- Saludos, mi nombre es Bokomon, y el retrasado mental que me sigue es Neemon. ¿Se puede saber a que han venido?
- Vinimos a conocer a los Grandes Ángeles –respondió Devidramon- Queremos que nuestro nuevo amigo Blackwargreymon los conozca un poco, así como a las otras hermandades.
- Pues…
- ¿Quién es, querido Padre/Madre? –pregunto una voz a lo lejos-
- Son unos invitados, mi querido hijo Seraphimon –los recién llegados quedan en shock- ¿Podrías traer algo de té para recibirlos?
- ¡Si, querido Padre/Madre! ¿Con galletitas también?
- ¡Seraphimon; deja de llamar a Bokomon Padre/Madre; eres un adulto, por todos los cielos! –gritó una voz femenina que se oía en la misma dirección que la otra-
- ¡Pero Ophanimon; él/ella me crió de pequeño, desde que salí del Digihuevo!
- No digo que seas malagradecido, sino que tengas algo de autoestima.
- ¡¡No te metas, arpía!! –gritó Bokomon, molesto- ¿Crees que no puedo escucharte desde aquí? ¡Deja de poner a mi hijo en mi contra!
- ¡No lo pongo en tu contra: lo ayudo a madurar!
- ¡¡Yo le diré cuando madurar; tú solo haz tu trabajo!! –volteándose para ver a los invitados- Disculpen la interrupción, pero algunas PERSONAS no tienen modales. Me encargaré de ellos; llamaré a los otros ángeles. Espérenme aquí por favor y pónganse cómodos.

Bokomon tomó a Neemon del brazo y lo arrastró consigo a una de las habitaciones cercanas, de donde los invitados calcularon venía el ruido; en el camino se cruzaron con Cherubimon, que avisó a los otros ángeles de la llegada de Black y sus compañeros. El digimon querubín fue a recibir a los invitados, peor cuando estaba por presentarse, se escuchaba a lo lejos…

- ¡Lo sabía: tramas algo en mi contra, Ophanimon!
- ¿De que estás hablando? ¡Sólo hablaba con Seraphimon!
- Querido Padre/Madre; ya está el té con galletas, ¿Se lo llevo a los invitados?
- Adelante, hazlo; mientras yo y tu amiguita hablamos.
- ¿Amiguita? Sabes que soy su consorte, ¿Por qué no lo aceptas?
- Porque no has demostrado ser digna del amor de mi querido hijito; por eso: eres demasiado… imperfecta.
- ¿Qué? ¿Acaso estás loco?
- Ophanimon; no insultes a mi Padre/Madre, debemos respetarlo y…
- ¡¡VE A LLEVAR EL TÉ, HIJITO DE MAMI!!le gritó la ángel, acabando con la poca paciencia que tenía-

Cherubimon y los demás oían el griterío de a cocina con asombro, además, el querubín asentía con la cabeza una y otra vez mientras sujetaba uno de sus muñecos de felpa.

- Y ya empezaron… -suspiro- En fin, yo soy Cherubimon, el ángel guardián del Conocimiento. D’arcmon número 18; tanto tiempo sin verte –sonriendo- y a ti también Devidramon: espero que no te metas en problemas. Y el es…
- Yo soy Blackwargreymon; el digimon de…
- Ah, es verdad: el que surgió de 100 agujas de control. Eres famoso, muchacho. Me contaron que vienes a visitarnos para conocernos mejor.
- Así es, pero no creo que... –mirando hacia la cocina- con lo que he visto tenga una imagen favorable.
- No te culpo: las peleas de esos tres son estresantes para todos aquí; si no tienes un hobby, terminarías en el manicomio. –acariciando su peluche de Terriermon- Oh, ahí viene Seraphimon; silencio… y no se rían de su delantal.
- Está bien.
- Buenas tardes –poniendo la bandeja en la mesa- Aquí tienen té y galletas. ¿Cómo les va? ¿A que debemos su visita?
- Vienen a conocernos, Seraphimon –le dijo el querubín- Háblales de ti.
- Ok, -asintió- Yo soy el ángel guardián de las Leyes y líder de los Grandes Ángeles. –Devidramon se fijaba únicamente en el delantal y se aguantaba la risa- Anteriormente me ocupaba también de la Disciplina, pero mi primo Dominimon tomó esa responsabilidad; es muy bueno con los castigos. Tal vez demasiado…
- ¿Oí que hablaban de mí?

En eso, aparecen los tres ángeles restantes: Dominimon, que era muy parecido a Seraphimon; ClavisAngemon, que tenía un aspecto que recordaba al de una pieza de ajedrez y portaba una llave enorme; y SlashAngemon, un ángel con alas metálicas y cuchillas por brazos.

- ¡Es el Ángel Robocop! –exclamó Devidramon- ¡Qué genial!
- Agh... Detesto ese chiste. Soy SlashAngemon, el guardián de las Armas, y Comandante Supremo de las Huestes Celestiales.
- Yo soy ClavisAngemon, ángel guardián de las Puertas a Otros Mundos, aunque prefiero que me llamen el “Cerrajero”. –D’arcmon iba a levantar la mano- No me pregunten sobre lo de hace tres años; es algo que quiero olvidar: una mancha en mi currículum.
- Y yo soy Dominimon, el ángel guardián de la Disciplina; pero eso lo sabe muy bien este pequeño bastardo, ¿No? –coscorroneando el caso de Seraphimon- ¿Eh, primito? Jeje…
- ¡Basta, basta; eso duele! –sacándose a su primo de encima- ¡Tenemos invitados! Algo de modales por favor… Y bien, ¿Tienen alguna pregunta?
- Yo tengo una –alzó el brazo la gárgola- Vemos que tienen algunos… problemillas, ¿Tienen algún hobby para distraer la mente y desestresarse? Yo por ejemplo me voy a coger putas cada tanto, ¿Y ustedes?
- Yo colecciono peluches –respondió el querubín, abrazando a su Terriermon- Son tan lindos, pachoncitos y adorables que te hacen olvidar cualquier cosa. Como los colecciono de todo el mundo, me toma mucho tiempo mantenerlos.
- Colecciono armas blancas y practico con ellas –comentó “RoboAngel”- también las afilo de vez en cuando; son muy buenas para cortar carne.
- Yo prefiero coleccionar llaves de todo tipo: desde que vi “Matrix Recargado” y al “Cerrajero”, me obsesioné con las llaves, Digo, ¡Ese viejo tiene más llaves que yo! No lo podía permitir, así que comencé a juntarlas de todas partes.
- Mi hobby es entrenar con sacos de boxeo y mejorar mis golpes; incluyendo a Seraphimon, jeje… Me ayuda mucho a entrenar.
- Tus entrenamientos son dolorosos, Dominimon; apenas me dejas respirando.
- Si dejaras de ser tan dominado por Ophanimon, y tu “padre/madre”, tal vez…
- ¡No ofendas a mi querido Padre/Madre!
- Agh... como quieras; seguiré practicando con mis sacos de box; nos vemos.
- ¿Y tú, Seraphimon? –preguntó Blackwargreymon- ¿Tienes algún pasatiempo?
- Ayudar a mi padre/madre con sus tareas, y llevarlo a sus clases con Nibirumon.
- Es oficial; -susurró Devidramon- Este tipo es un dominado.
- ¡¡SEGUIREMOS DESPUÉS!! –cerrando al puerta con fuerza, y sacudiéndose la falda- Oh, por Yggdrasil, que pena.

Era nada más y nada menos que Ophanimon, la única fémina del grupo angelical, que al ver a los invitados junto a Cherubimon y Seraphimon trató de mostrarse presentable y otorgarles la mejor sonrisa que sus emociones se lo permitieran, aunque luego de una pelea con Bokomon, eso era difícil. Con mucha gracia propia de una gacela, fue hasta donde estos se hallaban.

- Buenas tardes; soy Ophanimon, la guardiana del Amor y la Vida, ¿A que debo su visita? D’arcmon 18, tanto tiempo.
- Hola, señorita.
- Hablábamos sobre ustedes –dijo Black- Sobre sus… pasatiempos. ¿Tienes alguno?
- Me dedico al tejido: he confeccionado alfombras, bufandas, suéteres, cubrecamas, fundas de almohada, calcetines, gorras, guantes, fundas para los brazos de SlashAngemon, fundas para espadas y escudos, cuerdas para horca, fundas para ataúdes, etc. Si… tengo mucho que tejer…
- Esta mujer si que está estresada –cuchicheó Devidramon- mis debidos respetos.
- Debe de ser muy buena, señorita.
- Oh, si, querida: lo soy. ¿Quieren ver algunas de mis obras? ¿Blackwagreymon? Capaz quieras una funda para tus Dramon Killer, o unos calcetines para esos pies desnudos. Espérame aquí.
- Eh... A decir verdad, ya debemos irnos –dijo la gárgola- Debemos visitar a las otras hermandades.
- ¿Ya se van tan pronto? –alarmada- Pero si…
- Lo lamentamos, Ophanimon –se disculpó Black- Tal vez otro día…
- ¡Espera! –exclamó, y lo tomó del brazo, para asombro de Cherubimon, Devidramon y D’arcmon; Seraphimon permanecía indiferente, y Blackwargreymon se ponía nervioso- No había notado lo bien definidos que están tus brazos.
- …
- Nos vamos –masculló D’arcmon, y para mayor sorpresa de todos, arrastró a Blackwargreymon hasta la puerta y lo sacó junto a Devidramon-
- Hasta luego –se despidió Cherubimon, antes de cerrar la puerta- Esperamos verlos pronto.
- ¡¡Espera, REGRESA!! –gritaba Ophanimon por dentro- ¡¡NECESITO LA COMPAÑÍA DE UN HOMBRE DE VERDAAAAAAAD!!
- Ophanimon, tranquila... –decía la voz del querubín- Allá hay más lana; así podrás tejer.
- Está bien.

Desde el exterior…

- ¿Ophanimon quería…?
- ¡¡JAJAJA!! ¡El grande de Blackwargreymon y su sex appeal atacando!
- Devidramon… -refunfuñó D’arcmon- Se nota que Ophanimon necesita relajarse.
- No la culpo, preciosa: Seraphimon es un dominado de primera, Bokomon un mandón y sus demás compañeros tienen raras obsesiones. Capaz Dominimon esté bien; se ve algo cuerdo.
- Si, si... ya sabemos; los Grandes Ángeles están algo… locos. Con razón nunca hicieron nada por el Digimundo últimamente, ¿A dónde vamos ahora?
- Con la familia más disfuncional del Digimundo, viejo: ¡¡LOS DOCE OLIMPICOS!!



______________________________​



A partir de allí, el viaje sería más largo, ya que la residencia de los 12 olímpicos no quedaba cerca; de hecho, les tomó casi un día de vuelo llegar allí. A pesar que las leves heridas de D’arcmon no le obstaculizaban volar, Devidramon se ofreció en llevarla tanto a ella como a Blackwargreymon, pese a que éste podía volar sin problemas. Discutir con él fue inútil, y la gárgola salió ganando, llevando a ambos a sus espaldas, o más bien, sobre su cabeza, ya que había decidido usar su máximo tamaño para que pudieran estar cómodos, y con ese tamaño, D’arcmon quedaba tan pequeña que podría usar las cuencas oculares de Devidramon como tinas de baño.

- No era necesario que nos llevaras sobre tu… cuello, Devidramon; puedo volar: no quiero causar molestias.
- Para nada, viejo; ni tú ni D’arcmon me causan molestias, y es un placer ayudar a mis amigos.
- Sólo quieres presumir tu tamaño megazord, ¿Verdad? –masculló la ángel, acomodada junto a una oreja-
- En parte sí, pero tampoco quiero que te fuerces después de lo que la loca esa te hizo.
- Vaya que eres enorme… -comentó Black-¿Cómo lograste este tamaño?
- Años y años de perseguir, cazar y devorar digimon de todo tipo: desde esas gelatinas que llamamos bebés, hasta digimon grandes como Unimon, Tyranomon, Monocromon, Kuwagamon, etc… Algunos de un solo bocado; otros con varios mordiscos y…
- Devidramon…
- ¡Bueno, ya! –gruñó- El punto es... que con tantos digimon devorados, obtuve muchísima información, lo cual no sólo aumentó mi tamaño, sino que me hizo mucho más fuerte que uno convencional… Lo cual es mucho; mantengo mi tamaño normal entre los de mi “especie” para no hacerlos sentir mal, y el más pequeño para estar con D’arcmon.
- Entiendo…
- ¿Alguna otra pregunta, Blackwargreymon?
- ¿No sientes remordimiento alguno por los digimon que devoras?
- Agh… ¿En verdad quieres saber la respuesta?
- Si –enfatizó-: la quiero saber.
- No.
- ¡¡¿¿NO??!! ¡¡¿¿NINGUNA CULPA??!! -Devidramon negó con la cabeza- ¿¿NADA??
- ¿Por qué crees que terminé con él?
- No vale la pena llorar sobre la leche derramada. Además, Blackwargreymon; sólo para que lo recuerdes: soy un digimon tipo dragón demoniaco; no soy ningún santo, y lo reconozco. Puede que haga una que otra caridad, pero la maldad y crueldad son parte de mí, así que no me quejo. Y créanme que tengo antojos de comerme algún que otro digimon de por aquí, pero por respeto a ustedes, que nos les gusta esa actitud mía, no lo hago. En fin, ¿Alguna otra pregunta?
- Yo tengo una… ¿Cuándo vamos a llegar?
- Paciencia, D’arcmon; ya estamos llegando... –atravesando unas densas nubes- Allí está, ¡Al fin carajo! ¿No les parece impresionante?
- ¿Qué es ese lugar?
- ¡Blackwargreymon: sé bienvenido al Monte Kobol, sede de la Acrópolis; el hogar de los Doce Olímpicos!


Dominando el horizonte, se hallaba una enorme montaña cubierta de nieve en la cima, y de bosques de coníferas en sus laderas, que resaltaba entre las demás no sólo por su tamaño, sino porque a media altura, tenía un pequeño valle de montaña donde era posible distinguir un complejo edilicio rodeado de árboles y canales de agua.


En el centro mismo, un edificio con una lustrosa cúpula conocida como el Panteón, se erguía majestuoso, y a su alrededor, doce templos distintos, semejantes al Partenón, y distribuidos en par junto a seis avenidas que partían radialmente del Panteón. Sin embargo, como estaba prohibido volar sobre ese lugar, Devidramon no tuvo más remedio que descender varios cientos de metros debajo, en los Propileos, para iniciar la larga subida por los interminables escalones.


- Impresionante… que aún no inventaran las escaleras mecánicas… -gruñido de estómago- Agh… carajo: sabía que tenía que comer algo; si quieren, pueden comenzar; no me tardo.
- No vas a…
- Tranquila, nena; no me pasará nada. –y se va corriendo hacia el bosque-
- ¿Te preocupas por él? –preguntó Black-
- Más bien... me preocupa su almuerzo. –dando la vuelta- Ni modo; comencemos.
- Yo te llevaré, D’arcmon.
- No necesi… -al dar un paso, siente un agudo dolor- ¡¡¡AAGHH!!! ¡Esa… niña…! –sin darse cuenta, Blackwargreymon la carga entre sus brazos- ¡Oye! ¿Qué haces?
- Estás lastimada; no puedes caminar... y como aparentemente volar está prohibido por aquí, decidí cargarte. Y no me causa molestias llevarte.
- Mmm… -pensando, poco convencida- Bueno; está bien: pero no te acostumbres.

La escalada de Black y D’arcmon duró casi media hora, durante la cual casi no hablaron entre ellos, hasta que Devidramon apareció por detrás luego de subir los escalones a gran velocidad. Al verlos en esa forma, con D’arcmon en los brazos del Dragón Guerrero, la gárgola no pudo evitar sonreír con descaro.

- Jojo… ¿De qué me perdí?
- ¡¡No es lo que parece!! –exclamaron, apenados- Yo, yo… -trataba de explicarse Black-
- Lo que parece, es que llevas a D’arcmon en tus brazos, Blackwargreymon. ¿Me voy media hora a buscar un bocadillo y me encuentro con que ya intimaron?
- ¡¡ESO NO ES VERDAD!!
- Jajaja… ya hasta parecen novios… -los dos se ruborizan- En fin; creo que falta poco; vamos.

Pasados unos incómodos quince minutos, llegaron finalmente a la entrada del complejo edilicio, enmarcado por un espectacular pórtico de columnas dóricas. Tras una de estas columnas, hallaron a dos digimon conversando, que nada tenían que ver con los olímpicos; uno de ellos, era peculiarmente familiar para Devidramon… literalmente.

- ¡¡Gargoylemon!! –saludándolo- ¡¿Eres tú?! ¡¿Qué haces aquí, primo?!
- Me quiero morir… -murmuraba- Devidramon... Ay, por Yggdrasil.
- ¿Es tu primo?
- Si, querida… -respondió decaído- Mi querido primo menor... –mirando detenidamente- ¿Y quién es ese que lleva a su ex-novia en brazos?

Devidramon corrió y saludó a su primo como si no lo hubiera visto en años, ignorando por breves segundos a su acompañante. Blackwargreymon dejó a D’arcmon al suelo para que pudiera estirar la piernas y saludó a la gárgola albina y a la chica.

- ¿Es tu primo, Devidramon?
- Si, Black; es mi primo, el señor “castidad”; jeje… -mirando a su primo, que estaba nervioso- ¿Y quién es este encanto de mujer que te acompaña? –la chica se ruboriza-
- Es… es... una amig…
- Soy su novia, y mi Gargoylecucú me trajo a casa después de nuestra cita.
- ¿TIENES NOVIA? –preguntó sorprendido- La última vez que te vi eras un marica incapaz de decirle a una mujer que te gustaba. –cruzándose de brazos- Así que te gusta Mermaimon… -sonriendo- Sería una lástima que… Neptunemon lo descubra, jeje…
- Si… lo sé –respondió Gargoylemon, bastante nervioso- Pero él está de acuerdo.
- Mi papi es muy bueno con él; es el buena onda de la familia y con todas sus cincuenta hijas –los recién llegados quedan con los ojos como platos: ¿50 hijas?-… A diferencia de mi tío Jupitermon, que ya tiene bastantes problemas... Si dejara la ambrosía. Ejem… ¿No quieren acompañarnos a cenar?
- Bueno; no sé… -dudaba Black, junto a D’arcmon- Estamos…
- ¡¡ENCANTADOS!!
- ¡¡DEVIDRAMON!!gritaron D’arcmon, Blackwargreymon y Gargoylemon- ¡¡NO NOS AUTOINVITES!!
- Pasen, pasen... Tocaré el timbre.

Mermaimon toca el timbre, y espera junto a sus acompañantes unos segundos, hasta que aparece una pequeña chiquilla adolescente con una modesta armadura y una gran espada en su mano.

- ¡Tía Ves…! –mirando para ambos lados- ¡Hey: Ustedes no son la tía Vestamon!
- No, Minervamon; pero ellos son amigos míos, y decidí invitarlos a cenar, ¿Podemos pasar?
- Ah, ya… -poniendo el índice entre sus labios- Pues… no sé que diría papi, pero bueno: pasen.

Minervamon dejó pasar a los cinco digimon a un amplio vestíbulo de elegante decoración griega; no hallaron a nadie en el, a excepción de una peculiar chica apoyada contra una columna, que era imposible de ignorar debido a sus peculiares atributos. Minervamon dijo que lo mejor era ignorarla, pero Devidramon tenía tanta curiosidad que fue hacia ella, arrastrando a todo el grupo consigo.

- ¿Y tú quién eres?
- ¡Soy Mervamon, miembro de los Doce Olímpicos!
- Dudo mucho que lo seas –respondió D’arcmon-
- ¿Y se puede saber por qué?
- Además del hecho que estás afuera del Panteón en sí... –mirándola- Ehm… Pues...
- Déjamelo a mi, querida –contestó la gárgola-
- Devidramon, no... No te pases de…
- La razón es simple: ¡ERES HORRIBLE!
- ¡¡¿¿QUÉ??!!
- ¡¡SÓLO MÍRATE!! ¡Eres solo tetas y culo en un cuerpo de una pendeja de 12, y tienes una serpiente por brazo! –gesticulando asco- ¡Eres repugnante!
- Guau… Si Devidramon dice algo así de una chica así… -pensaba Black-
- Y lo hizo…
- Te recomiendo que te hagas una cirugía para extraerte el peso de silicona extra, y deprisa…
- Grrr… -gruñía furiosa, pero algo la hizo romper su dureza y…- ¡¡¡¡BUAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHHHHHHHH!!!!!!!!!!!
- ¡¡Mervamon, espera!! –gritaba Minervamon- Oh, genial; hiciste llorar a mi prima, gárgola estúpida. –y salió corriendo a consolarla- Adelántense; ya los alcanzo.

Ya sin guía, el grupo no tuvo más remedio que seguir solos hasta el salón principal, donde hallaron a casi todos los Olímpicos en determinado lugar: Apollomon y Dianamon discutiendo sobre su juego de ajedrez; Bacomon –que parecía un hombrecillo de aspecto andrógino con toga, corona de laureles, cubierto de hojas de parra y “cabello” de uva- bebiendo vino recostado en un sofá, y aparentemente ebrio; Merukimon leyendo un libro de Borges junto a un estante, tratando de ignorar todo a su alrededor; Marsmon y Vulcanusmon discutiendo airadamente a causa de la bella Venusmon, que no paraba de hacerse notar; y finalmente, sentados en mullidos sillones que dominaban el salón, y frente a un televisor de pantalla plana de 128 pulgadas, estaban Neptunmon y Jupitermon –este, con apariencia de un águila humanoide bastante grande, de plumaje pardo dorado y desarrollada musculatura, con una corona de hojas de roble en la cabeza, hombreras, pechera y musleras metálicas, junto a cinturones de cuero: ambos hermanos portaban sendas botellas de una peculiar bebida verde.


Fue Neptunmon el que se puso de pie y recibió a los invitados animosamente.

- ¡Hola, como están, amados invitados! ¿Qué los trae por aquí en nuestra humilde morada? –mirando a su hija- Mermaimon 42; me alegro de verte, ¿Te fue bien en tu cita? ¿Fue todo un caballero el muchacho?
- Claro que sí, papi –respondió esta- Me llevó a un restaurante elegante en San Fierro, vimos una película en Vinewood y paseamos por la playa bajo la luz de la luna –señalando a Devidramon y a los demás- El primo de mi Gargoleycucú vino con unos amigos para conocernos. –Devidramon casi estalla de risa al oír el sobrenombre, mientras su primo se muere de vergüenza- ¿Pueden quedarse a cenar?
- Me parece estupendo: no recibimos muchas visitas últimamente; pero esa decisión depende de tu tío, -volteándose hacia el sofá- ¿Qué opinas, Jupitermon?
- Pff... –desviando su mirada de la pantalla, mirándolos con indiferencia y algo de lo que podría llamarse desprecio- Que hagan lo que quieran; me da igual –viendo su botella- ¡Junomon, trae más ambrosía!
- ¡¡Estoy ocupada, holgazán: sírvete tú mismo!! –gritó una voz desde la cocina-
- ¡¡Pero el refrigerador está muy lejos!! -se lamentó- Tráemela linda, por favorcito… O que me la traiga Ceresmon.
- ¡Ella está ocupada cocinando: iré yo!

En eso aparece una mujer humanoide cubierta de una larga túnica blanca y una capa de plumas de pavo real –incluso su cabeza era de un pavo real- de vibrantes colores, un cinturón dorado con joyas y pulseras sagradas en ambos brazos. Fue con delicadeza hacia su esposo, el “Rey del Olimpo” con una botella en su mano, la cual se la pasó; después, se puso a hablarle con ternura.

- ¿Sabes, cariño? Se me estaba ocurriendo una gran idea.
- ¿En serio? –mostrando interés; capaz ella quisiera…- Háblame de ella, mi amor…
- Pues… -acariciando su cuello- Estaba pensando… que hace tiempo que tú…
- ¿Sí? –ansioso- ¿Si?
- Que hace tiempo… que no te levantas y mueves una maldita ala: ¡En los últimos dos mil años he lavado los platos del Panteón; hazlo tú de una vez, holgazán! –y le brinda una bofetada y un golpe en la cabeza- ¡Niño mimado!
- ¡¡¡AAAAAAAYYYYYYYYAAAAAAAAAAAAGGGGGGHHHH!!!aullando de dolor- ¡Eso duele, mujer!
- ¡¿QUÉ ME DIJISTE?!
- Eh... nada, querida… -nervioso- Absolutamente nada.
- Eso creí… -mirando hacia Neptunmon- ¿Y estos?
- Son invitados, Junomon: los amigos del primo del novio de mi hija número 42.
- Al menos les pones número –asintió seria- ¿Y qué haces allí apoyado en tu cola sin hacer nada? ¡Acomódalos en algún lugar para que no permanezcan parados! ¡No querrás que piensen que somos pésimos anfitriones! Agh... Espero que pronto venga Vestamon para que nos ayude. –mirando a Venusmon con desprecio- Zorra…
- Síganme, por favor –dijo el dios marino, algo apenado- los pondremos cómodos.

Neptunmon guió a los invitados hasta un pequeño estar con un juego de muebles y triclinios donde pudieran sentarse a esperar hasta que estuviera la cena. Como el estar estaba cerca del salón, aun se podían oír las discusiones de los otros olímpicos; Neptunmon se limitaba a acariciarse las sienes y tratar de relajarse mientras mostraba su mejor estado de ánimo; los invitados, pues… escuchaban atónitos los gritos del otro lado del muro.


- ¡Hiciste trampa, Apollomon: moviste mis peones!
- ¡No es verdad, Dianamon: tú moviste mi alfil para hacerme jaque!
- Eres un mal perdedor, hermanito: sabes que soy mejor en los juegos de estrategia. ¡Mejor dedícate a las artes, la medicina o la profecía, que para eso sirves!
- ¡Claro, y tú mejor te dedicas a cazar animalillos indefensos: salvaje!
- ¡Sólo porque eres el primogénito de papá te crees la gran cosa; -levantándose- ¡Encima por tener este cabello de escoba!
- ¡¡AGH, mi melena!! –gritando desesperado- ¡¡Suéltamela, loca: no es mi culpa que hayas nacido calva!!
- ¡¡Estúpido!! -dándole una bofetada y arrancándole mechones de pelo-
- ¡¡Salvaje!! –y se lanzó contra ella- ¡¡Me las vas a pagar por arruinar mi melena, maldita coneja!!

- ¡Venusmon es MI ESPOSA, Marsmon: deja de echarle los ojos encima!
- Es obvio que ella busca a un hombre de verdad y no a un intento de Doctor Octopus.
- Al menos yo tengo talento y se crear maravillas con mis manos: ¿Ves las joyas que usa? ¡Se las hice yo! ¡YO! –señalándose con sus brazos- Tú eres un bruto que no sabe hacer absolutamente nada con sus manos, más que dar puñetazos; lo único que ve Venusmon de ti es una montaña de músculos sin ningún talento: por algo eres el dios de la guerra desenfrenada.
- Al menos yo si luzco como un hombre y no como un pulpo mecánico… ¡Solo mírate: eres horrible! Y eso por no tener padre.
- ¡¡Se acabó: dejemos que decida la persona indicada!! ¡¡VENUSMON!!gritaron ambos- ¿A QUIEN AMAS MÁS?
- Yo los amo a todos por igual –respondió dulcemente y esparciendo flores por doquier- Todos son mis amores… -dirigiéndose a Merukimon, mirándolo a la cara- Querido, ¿Tú que piensas?
- Mmm… -sin despegar su mirada de su lectura o mostrar interés alguno- Que le pregunten a papá…
- ¡¡¡BUENA IDEA!!!asintieron los medio hermanos- ¡¡PAPÁ!!

- ¡¡Papi, papi!! ¡¡Ya vino la tía Vestamon!!
- Ah… -tomando un trago de su botella- Que bien, Minervamon: hazle un favor a papi y tráele otra botella, ¿Si?
- ¡Ya voy! –y corrió alegremente hacia la cocina-

Apenas Minervamon entra a la cocina, aparece una mujer de armadura roja que cubre casi todo su cuerpo, de rostro casi humano y cabellos rojizos opacos, y cuyos ojos parecían ser de fuego puro. Su propio cuerpo, parecía manar calor propio.

- ¿Qué tal, Vestamon? Tanto…
- Solo vine a ayudar a mis hermanas y ya…. Tú te callas, hermanito.
- No me digas que sigues resentida por…
- Pff... –pasando de largo- Sinvergüenza –le dijo, y comenzó a murmurar- Me echan del Monte Kobol para meter a esa zorra de Venusmon y me relevan a niñera de los frutos de los amoríos de mis hermanos; que gracioso… JAJAJA. Como me rio. Malagradecidos.
- ¡¡PAPÁ!! –gritaron Marsmon y Vulcanusmon, pese a que él no era su hijo- ¡¡Queremos preguntarte algo!! Como dios digimon de las leyes y…
- Sólo díganme que es lo que quieren.
- ¿Con quién se queda Venusmon?
- Con Vulcanusmon, así era el trato. –Marsmon se queda perplejo, y el dios herrero se lo echa en cara- Tú, cuida que tu esposa no te ponga los cuernos, y tú, deja de cazar a las mujeres de otros y sigue levantando pesas. Caso cerrado, déjenme en paz: adiós.
- Pero… Pero…
- ¡¡Papi!! –chilló Minervamon, pasándole la botella- ¡Aquí está tu ambrosía! ¿Ves que buen hija soy?
- Si, linda, lo eres… Siempre serás mi favorita.
- Agh... –cruzándose de brazos- otra vez tú, enana consentida.
- ¡Tú solo estás celoso, hermanito! –le contestó a Marsmon- Papi sabe que tú eres un inútil y yo talentosa.
- Niñita malcriada, te voy a…
- Sabes que yo soy mayor que tú, y más inteligente. Por algo tengo mi IQ de 360, así que mejor te calmas y ve a usar tus pesas.
- Agh… Como te…
- Marsmon: no te pelees con tu hermana.
- Si, papá… -refunfuñando mientras se volvía a su habitación, mientras Minervamon regresaba a la suya- Consentida de mierda.
- Nunca… nunca debí tener hijos con mis hermanas... ni casarme con la peor…–bebiendo hasta la última gota de la fuerte bebida sin despegar la vista de la pantalla de televisión- Nunca…


De vuelta en el estar de los invitados, Neptunmon trataba de relajarse ante semejante griterío de su familia, y miraba a los invitados de su hija, que aún no sabían como reaccionar a lo que estaban escuchando. Para romper el hielo, el rey de los mares lanzó la pregunta.

- Y bueno… -suspiro- ¿Qué opinan de nosotros?
- Necesitan terapia familiar… Y urgentemente –contestó D’arcmon- ¿Cómo no se matan entre sí?
- Cada uno tiene su propia habitación-casa-templo, como habrán visto. Si no tuviéramos privacidad entre nosotros, hace miles de años que estaríamos muertos. ¿Alguna otra cosa que quieran saber de nosotros?
- Yo tengo una. –levantó la mano Blackwargreymon- He notado que cada uno de ustedes lleva un cinturón con un extraño símbolo, y que cada uno es diferente, ¿Qué representa exactamente?


- Fiu… -suspiró de alivio Neptunmon; no era una pregunta entrometida- Buena observación, muchacho; pues verás: cada miembro de los Doce Olímpicos usa un cinturón que lleva el símbolo de su signo zodiacal correspondiente; si no tienes un cinturón, no eres uno de los Doce Olímpicos de manera oficial. Yo por ejemplo, tengo el cinturón de Picon; Jupitermon el de Saggitaron; Junomon el de Gemenon; Ceresmon el de Aerilon; Apollomon el de Caprica; Dianamon el de Leonis; Minervamon el de Libran; el borrachín de mi sobrino Bacomon lleva el de Scorpia; Merukimon el de Aquaria; Marsmon el de Tauron; Vulcanusmon el de Canceron, y la perra de Venusmon tiene el de Virgon.
- ¿¿VENUSMON TIENE EL SIGNO DE VIRGO??preguntó Devidramon con ironía- ¡¡¡JAJAJAJA!!! ¡Si como no, jajaja!
- Ese signo le correspondía a mi hermana Vestamon, pero por culpa de Junomon, que arrojó a Vulcanusmon fuera de Kobol por ser feo, y hacer que éste nos chantajeara con liberarla de una trampa suya si le dábamos a Venusmon por esposa y la hacíamos Olímpica, la tuvimos que correr a ella, y dejar que la “chica bonita” forme parte de nuestro grupo: sólo Vulcanusmon y Marsmon la quieren; el resto la odiamos por lo perra que es.
- ¿Y que hay de… Plutomon?
- Pss… no hables de él frente a Jupitermon, Blackwargreymon; nadie quiere que se diga su nombre aquí luego de lo que hizo; aunque comprendo su enojo. Es mi hermano después de todo.
- Si… recuerdo que estudiamos sobre él en la escuela. ¿Qué sucedió?
- El borrachín de mi sobrino nació y se hizo Olímpico, y tuvimos que echar a Plutomon, ya que para ese entonces, decidimos que sólo podía haber 12. En compensación, lo hicimos guardián del signo de Ophidia, pero no fue suficiente, y cuando echamos a Vestamon, se enojó aún más… y después... es historia reciente.
- ¿No querrás decir antigua? –preguntó D’arcmon-
- Jovencita; tenemos más de 147 mil años de existencia; creo que cuatro mil años tras la Rebelión de Plutomon y su renacimiento como Anubismon es poca cosa.

Allí ninguno de los invitados pudo creerse las palabras del dios marino, ¿Los Olímpicos tenían 147.000 años de vida? Eso no era posible; Neptunmon era famoso por contar historias algo exageradas, pero sonaba sincero al decir su edad. Éste se dio cuenta de que no le creían y comenzó a explicarles: los Olímpicos son la primera Hermandad Sagrada de los digimon, y fueron por mucho tiempo los gobernantes del Digimundo, liderados por Jupitermon: las demás hermandades surgieron miles de años después. La antigüedad del Digimundo se debía a que éste comenzó a existir desde que los humanos iniciaron su civilización en la Tierra, o sea, hace 150.000 años, algo que los humanos ni los digimon en general, sabían; en especial por causa del constante ciclo de subida y decadencia de civilizaciones. Y también porque en ese tiempo, se construyó la Supercomputadora que contenía al Digimundo: La Moira.

- ¿La Moira? –preguntó Devidramon- ¿Qué no se llama Yggdrasil?
- Ese es su nombre más actual: Los Grandes Ángeles y Los Caballeros Reales, así como la mayoría de los digimon la llaman así; pero su primer y auténtico nombre es Moira: nosotros respondemos ante ella, es nuestra superiora, la que dicta las leyes supremas y etc, etc, etc. Normalmente un digimon vive dos mil a tres mil años, diez mil a reventar, pero a los miembros de las Hermandades Sagradas nos otorgan algo llamado “La Bendición de Yggdrasil”, que es algo así como un néctar de la eterna juventud que mantiene intactos nuestros Diginúcleos, y nos hace virtualmente inmortales. Un periodo de vida indefinidamente extenso, aclaro, más no invulnerabilidad.
- ¿Cómo se llevan con las demás Hermandades, Neptunmon? –preguntó Blackwargreymon- ¿Los Grandes Ángeles, las Bestias Sagr…?
- Pfff… No soportamos a esas Bestias de Feria: se creen la gran cosa por su tamaño, brillo y sus esferitas de Navidad que las orbitan. Ellos nos quitaron el título de dioses y gobernantes del Digimundo hace 75.000 años, poco antes del incidente de Toba; antes nosotros éramos los Dioses instructores de los Digimon, les instruimos en la civilización. Dime algo que esas bestias hayan enseñado a los digimon de abajo: NADA. Respecto a los Grandes Ángeles, son unos novatos, así como los Caballeros Reales, que apenas tienen 8000 años de existencia, sólo que ahora son más populares; de todos modos, con los Ángeles nos llevamos cordialmente, pero preferimos no meternos en sus asuntos por temas de rivalidad religiosa.
- ¿Y con los Caballeros? Oí que eran muy orgullosos.
- Lo son, Devidramon, y bastante, pero nos llevamos mejor con ellos, y a veces nos hacemos favores los unos a los otros. De hecho, fueron ellos los que más nos ayudaron durante la rebelión de Plutomon, a diferencia de los Plumíferos y las Bestias de Circo que hicieron oídos sordos. Lo que tengo en contra de ellos, además de su excesivo orgullo por ser los guardaespaldas privados de la Moira, es que a veces sospecho que podrían ser homosexuales por no convivir con mujeres... en especial el Rosita y el señor Rapunzel. Igual no debería molestarme, considerando que Jupitermon…
- ¡¡¿¿Jupitermon es homosexual??!! –preguntó Gargoylemon, sorprendido- ¡Pero es conocido por ser un semental legendario!
- Claro; si tuvo a Minervamon acostándose con una Sanzomon; a Apollomon y Dianamon tras acostarse con una Taomon; a Merukimon con una Mermaimon que no era mi hija, -menos mal-; a Hekatemon –consorte de Plutomon y después de Anubismon- tras acostarse con Ceresmon; a Marsmon por acostarse con Junomon –milagrosamente su único hijo juntos-, y a Bacomon… creo que con una Rosemon, no me acuerdo. Y ni me pregunten de donde salió Venusmon, la única con la que me parece increíble que no tuviera relaciones.
- Eh… ¿Y lo de la homosexualidad de Jupitermon?
- En realidad él es bisexual, D’arcmon: le gustan tanto hombres como mujeres, pero por suerte nunca se fijó en sus hermanos; eso sí, recuerdo que tuvo por erómeno a un Angemon por varios siglos. –D’arcmon y Blackwargreymon se quedan con los ojos como platos- Capaz por eso Junomon es tan irritable; nunca se fijan en ella y siempre le ponen los cuernos. En fin.
- ¿Cómo se llevan con los humanos? –preguntó Black- En todo este tiempo debieron de conocer a varios.
- Ah, sí: pues a la mayoría nos caen bien, pero a Junomon no le hacen mucha gracia; capaz por su actitud de vieja matrona.
- Ella parece ser la verdadera líder del Panteón, jeje…
- No lo dudes, Devidramon –suspiró el dios marino- Como sea: a Marsmon le agradan por su actitud belicosa; a Minervamon por sus conocimientos; a Bacomon por las buenas bebidas que inventan; a Ceresmon no tanto por el tema de la naturaleza; Vulcanusmon cree que los humanos son muy hábiles con las manos; Venusmon es todo amor y paz con ellos; a Merukimon le da todo igual; de los mellizos de mis sobrinos ni idea, creo que más o menos. Jupitermon es el más severo con ellos: nunca le agradó que vinieran humanos al Digimundo, pero lo acepta de todos modos, poniendo muchas reglas, restricciones y demás para que no hagan cualquier cosa; siempre observa a los Niños Elegidos y los critica como si se trataran de actores… y en casi 147 mil años les puedo decir que ninguno le agradó, JAMÁS.
- ¿Y tú? –le preguntaron-
- Yo soy lo opuesto a mi hermano: a mí me agradan los humanos; me parecen interesantes y con un gran futuro; son buena onda. Yo siempre le digo a Jupitermon: “no les hagas nada a los humanos; ellos pueden lograrlo”, y me dice, “Sólo le quiero lanzar un rayo a uno de ellos y ya”; y le tengo que decir que no. Recuerdo que casi le lanza rayos mortíferos a Niños Elegidos en estos años por no soportarlos –haciendo memoria- Al tal Matt por considerarlo un imbécil peleonero; al tal Joe por lloriquear a cada rato “estoy seguro que habrá humanos”; a esa Mimi por ser más llorona aun; al Emperador de los Digimon por creerse el “todo lo puedo”; al tal Davis por bobo; y a ese niño rubio llamado TK por el tema de la oscuridad… A ese casi lo mata Jupitermon ya que juro que ni yo me convencía de que merecía vivir, ¿Qué carajos le pasó? Era buena onda antes.

Antes de que alguien pudiera responderle, entra una de las hijas de Neptunmon, la Número 14, para comunicarle que la cena ya estaba lista, y que acababa de llegar Anubismon. El Dios de los Mares asintió, agradecido por el comunicado; la Mermaimon se retiró, dejando a su padre con sus invitados.

- Uff… Y ya empezaremos de nuevo; otra de esas cenas familiares mensuales que son tan divertidas… -comentó sarcásticamente- Son cordialmente invitados a comer con nosotros si lo desean. Vestamon es la mejor cocinera del Digimundo, por algo es la diosa del hogar.
- Pues… no estamos muy seguros; no queremos estar de sobra. –se excusó D’arcmon-
- Por cierto, -levantó Black el brazo- ¿Anubismon es un Olímpico? ¿Y Hekatemon?
- No forman parte del Círculo de los Doce, pero están familiarizados con nosotros; y sobre mi sobrina pues… ella casi nunca sale del Área Oscura más que seis meses al año, ya que no la pueden dejar sin guardias, y porque tanto ella como Anubismon son los guardianes de esa región, y de la Resurrección Digimon. Creo que es mi sobrina más inteligente…
- ¿Sabes? Creo que mejor nos retiramos, para no causar molestias.
- No los puedo obligar, Blackwargreymon; son libres de irse. Los acompañaré hasta la salida y le diré a Junomon que tuvieron una emergencia… considerando que capaz sea la única que recuerde que estuvieron aquí.
- Gracias por su hospitalidad.

Luego de una reverencia, el dios de los mares acompañó a Devidramon, D’arcmon, Gargoylemon y Blackwargreymon –Mermaimon Número 42 se despidió de su novio anteriormente y regresó a su habitación- a la salida del Panteón, mientras oían la cacofonía de las discusiones de los demás Olímpicos como fondo; llegaron a toparse con Anubismon, que se mostró muy educado y los saludó a cada uno de ellos antes de reunirse con sus “familiares”. Una vez fuera, y que Neptunmon los despidiera cortésmente, los invitados no pudieron guardarse sus opiniones.

- Neptunmon me parece buena onda, pero los otros…
- Bueno, primo Devidramon; tienen sus años, y es un milagro que sigan vivos.
- Si... de ellos mismos –completó D’arcmon- y no me agradó esa Venusmon; se cree la gran cosa. No me sorprendería que ella y Lilithmon fueran grandes amigas y se tomen unas copas los fines de semana. ¿Qué opinas tú, Blackwargreymon?
- Supongo que por sus problemas familiares, y porque Jupitermon es el líder al que no le agradan los humanos, ellos tampoco participan mucho en los eventos que afectan al Digimundo ni ayudan a los Niños Elegidos.
- Yo digo que Junomon es la verdadera líder, ¿Vieron el golpe que le brindó en la cara a su esposo? ¡JA! Se nota quien lleva los pantalones en la casa… jeje… -siente algo- ¿Pero qué car…?

Devidramon quedó anonadado al comprobar que Jupitermon lo había tomado del brazo; al parecer, éste lo estaba vigilando en las sombras de una columna cercana, y había aprovechado el momento. Lo más aterrador –para Devidramon al menos- era la mirada que el dios águila tenía en los ojos, no era de rabia por los comentarios ofensivos, sino algo mucho peor…

- Jejeje... –nervioso y aterrado- ¡Discúlpeme de veras por lo que dije de que era un dominado! –exclamó presa del pánico, pidiendo clemencia- ¡Lo siento, lo siento!
- Serás mío…
- ¿Eh? No me digas que…
- Esto es increíble –se lamentaba D’arcmon, que ya sabía a donde iba todo esto- Él quiere que Devidramon sea su…
- ¡Suélteme, suélteme; no me haga nada!
- No te resistas… -le decía de manera acosadora- Tú serás… -en eso recibe un golpe contundente- ¡¡AUCHH!! ¿Qué car…? –recibe otro que lo tumba en el suelo, obligándolo a soltar a Devidramon- ...
- ¿Esa fue…?
- ¡¡Es Ceresmon!! –exclamó Gargoylemon, señalando a la diosa, de aspecto semejante a Rosemon, pero con una cabellera dorada semejante a una espiga, vestimenta dorada que cubría todo su cuerpo y con motivos gramíneos- ¡Le tiró una…! ¿Mazorca?
- ¿Qué esperan? ¡Váyanse antes de que despierte el depravado de mi hermano; me encargaré de él!

Sin desobedecer a la diosa de la agricultura, los cuatro digimon –D’arcmon en los brazos de Black y Gargoylemon llevando del brazo a su primo que seguía en shock- abandonaron la Acrópolis a toda prisa, bajando los escalones lo más rápido que le permitían sus piernas hasta llegar a los propileos donde podrían emprender vuelo. Ceresmon, por su parte, veía como se alejaban los jóvenes digimon, y luego desvió la mirada a su hermano inconsciente y tumbado en el suelo.

- Maldito enfermo sexual; -arrastrándolo al interior del Panteón- No te basta con tu esposa-hermana, tus hermanas y tus amantes: tienes que buscar más. Necesitas terapia… o que te castren.



Continuará...
 
Última edición:
Arriba Pie