Guild [OPEN] Black Jack Café

Lord of Shipping
Moderador
Registrado
29 Mar 2009
Mensajes
4,738
Ubicación
Wonderland
Offline
EN EDICIÓN

    OPEN Ubicación P. Tiempo Completo T. Medio Tiempo Competencia NEW - Baby's Garden Guild Logros



    • ¡Bienvenido a Black Jack!
      ¿Buscas pasar un rato agradable?



      ¡Adelante! Recién abrimos, pero si quieres pasar un buen rato...
      las puertas de nuestro café están abiertas para ti~



      Black Jack es más que una guild o que un simple café, es una familia. Un grupo de Tamers unidos por mandato y designio de Ygg. No buscan fama, ni gloria, solo ayudar a quien o quienes lo necesiten. Independientemente de que rol juegues en este enorme mundo digital siempre habrá un sitio donde serás recibido para pasar el rato. Incluso ayudado.

      ¡Y no olvides probar nuestro platillo principal! ¡Bunny Coffee!

      Deje propina.
      No nos hacemos responsable si alguno de los integrantes

      del café quiere morderlo, o gritarle en la cara.

    • Este singular recinto se encuentra ubicado a las afueras de File. Justo por el sendero que transitan día y noche los Tamers que van y vienen. Rodeada de una singular vegetación esta pequeña casa resalta por entre la misma debido a su singular aire. Un sitio que pareciera detenido en el tiempo, hogareño y pacifico hasta que atraviesas sus singulares puertas…

      Este recinto resultó ser el lugar más adecuado para que Black Jack estableciera su hogar digital, lejos del ajetreado ritmo de la ciudad pero al mismo tiempo a la disposición de quien lo necesite.

        Casa-Fachada Interiores Café



        • >> Frente





        • >> Recamara Holly


          >> Recamara Aki

          >> Recamara Ethan





        • } Uniformes {



          ¡Bienvenido! Te atenderemos en cualquier momento que nos necesites

          1621453605276.png







          Actualmente los miembros de BJ llevan un dije y pulsera del siguiente tipo, para distinguirlos como parte de la guild.
          Un pequeño obsequio que la holandesa les dio a todos.






    • Los miembros activos, o también conocidos como "Personal de tiempo completo" estos son los miembros principales de Black Jack. Tamers dedicados a su trabajo y apasionados en sus actividades.



      GL: Holly Antonich || Maka Evans Maka Evans
      Cargo: Jefa suprema (?); Repostera.
      Apodo: Ho-Chan; Holanda.
      Edad: 18 años
      Sexo: Femenino.
      Rango: Expert.
      Color de Digisoul: Tinto ■■■
      Digivice:
      D-Arc
      Digimon: Lopmon


      Sub-GL: Niklaus Leonhardt || Maiku Maiku
      Cargo: Tesorero; Cocinero.
      Apodo: Nik ; Klaus ; Leon
      Edad: 17 años
      Sexo: Masculino
      Rango: Medium.
      Digivice: X-ros
      Digimon: Greymon [XW]


      Miembro activo: Kazuhiro Akira || Velvet. Kei...
      Cargo: Mesero/a
      Apodo: Aki, Rarito
      Edad: 19 años
      Sexo: Masculino
      Rango: Medium.
      Color de Digisoul: Azul Zafiro
      Digivice: iC
      Digimon: Sistermon


      Miembro activo: Ethan Walker || everyday everyday
      Cargo: Mesero; Tsundere de tiempo completo.
      Apodo: Maestro; Tsundere.
      Edad: 17 años
      Sexo: Masculino
      Rango: Medium.
      Digivice: D-arc
      Digimon: Ryudamon


    • Como toda Guild responsable habrá momentos en que Black Jack deba salir a realizar el trabajo sucio, por ello solo los Tamers de más confianza serán los que logren llegar a ser trabajadores de medio tiempo dentro del café. Aquellos que demuestren ser dignos de trabajar en ese pacifico recinto, aquellos que no les importe vivir solo de propinas…

      -el tesorero es muy agarrado para pagar-

      >> Ayden Juneau Bates & Bakumon { R.I.P }
      >> Dioh Dahl { El vagabundo de la cafetería. Si lo muerde no nos hacemos responsables de lo que se enferme }



    • De momento no se encuentra disponible esta parte del menú.


    • Actualmente Black Jack cuenta con un basto número de bebés rondando sus jardines. Pareciera que los chicos del gremio adoran a estos pequeños seres digitales y, sin dudarlo, han decidido no solo darles un sitio en sus corazones, sino también en su hogar.




    • No solo de pastelillos, café y servicio al cliente vive el hombre. A pesar de todo Black Jack es una Guild y como tal posee sus reglas, filosofía y metas.

        Reglamento general Reglamento interno


        • Reglas generales:

          >>
          Sólo los miembros pertenecientes a Black Jack Café pueden postear en este tema, salvo que se tenga una invitación para degustar en el café o sea cliente frecuente.

          >> Este tema será utilizado para tratar asuntos de la Guild, sean roles u otro tipo de escritos, siempre que no derive en Spam, Flood, etc.

          >> Black Jack Café no busca nuevos empleados de momento, deje su curriculum... nosotros le llamamos.

          >> Se advierte que en este tema pueden haber post con contenido +18 (?)


        • Reglamento interno:

          >> Sin importar que, ayudar a quien lo necesite y cuando lo necesite.

          >> No interrumpir cuando la oficina esté cerrada y con una bufanda en la perilla.

          >> Los conflictos entre los miembros siempre pueden ser arreglados con palabras. La violencia no es la solución.



    • Quest D

      Quest C

      Quest A


      1.- Virtue & Vice || Holly & Nik


      Quest B





 
Última edición:

everyday

Moderador
Offline
Ryudamon no había dejado de dar saltos por todo el departamento, realmente emocionado y feliz a más no poder, de hecho si pudiese centrar toda esa felicidad y energía en un ataque seguramente podría derrotar a un Digimon en etapa Mega.
El de cabellos castaños observó con ojo crítico las cajas que llevaban las pocas pertenencias que había podido acumular en estos pocos meses de estancia en el Digimundo, la mayor parte de ellos eran ropa, algunas mantas y algunos platos, tampoco es como que se hubiese dado el tiempo para obtener muchos cachivaches.
Ahora que la guild de Black Jack se había formado ya no había necesidad de vivir en aquél lugar, en primer lugar porque Holly les prometió una recamara para cada integrante y en segundo porque técnicamente tendría quien le cocinará, ya que la holandesa y el germano muy seguramente lo harían, y vamos, el chico ya se había cansado del cereal con leche y los sándwiches improvisados.

—Será genial maestro, genial —le brillaban los ojos—. Podremos ver a Holly-dono, a Aki-sensei, a Chase-dono y su hermano-dono —le regaló una sonrisa—. Y, a Nik-dono —aquél último lo digo con gran seriedad, mirando fijamente la reacción de su Tamer.

Ante semejante acción el chico comenzó a colorearse de rojo.

—P-por qué lo dices de esa manera, ¿eh?

—No entiendo maestro
—inclinó la cabeza—. ¿No le agrada la idea de vivir cerca de Nik-dono? –parpadeó—. ¿Qué tal si sus habitaciones están juntas? —comenzó a mover su cola cual cachorro—. Podría dormir con él como la otra vez cuando quisiera.

—D-deja de decir estupideces
—Parecía un tomate andante—. Q-qué tontería, yo nunca, nunca tomaría el cuarto al lado del alemán —cargo una de las cajas—. Ni aunque me pagaran por ello… Y si llega a pasar, ¡será mera coincidencia, no porque yo lo quiera así!

Ryudamon sonrió, divertido.

[. . .]

—Llegas tarde tsundere —Aki rodeó al castaño por los hombros, haciendo que casi tirase la caja que llevaba en las manos—. Es más, pensamos que no vendrías.

—Estuve planteándomelo seriamente que tendría que vivir contigo
—trató de apartarse—. Entonces recordé que si no lo hacía, alguien más podría matarte en mi lugar.

—Eres tan tsundere
—dijo con una sonrisa—. Escondiendo tu cariño hacia mí en esas amenazas de muerte —sin más le soltó, solo para después ponerse en cuchillas y ver de frente a su pupilo—. Ahora podré instruirte a diario en la vida de un samurái.

—Sí Aki-sensei
—hizo una reverencia—. Será como un sueño hecho realidad, al fin podré conocer todos los aspectos de una vida tan peligrosa y honorable como la de usted.

—Te aseguro que no te pierdes de mucho
—negó con la cabeza Dora ante los comentarios de esos dos.

Ethan paseó la mirada por el lugar. Ya que estaba acostumbrado al bullicio de las ciudades nunca pensó que un lugar como aquél pudiese existir, era un edificio justo a las afueras de la ciudad rodeada de la naturaleza. No ocultó adecuadamente el asombro que aquél lugar le provocaba, debido a que apenas la holandesa le vio esbozó una sonrisa.


—Me agrada que te guste.

—Tsk, ¿quién dice que me gusta?
—bufó—. Además, ¿a quien se le ocurre escoger semejante ubicación?, ¿y si nos atacan los salvajes?

—Pues entonces solo tendremos que echarlos del lugar
—bromeó un sonriente Chase que sujetó el hombro de la única chica—. ¿Verdad que sí, jefa?

—N-no es necesario que me llamen jefa
—La chica se acomodó las gafas.

—Pero lo eres —insistió el chico.

Mientras esos dos tenían su charla sobre la administración volvió a peinar la zona, esta vez no para admirar la belleza de los árboles o del edificio en sí, sino buscando a cierto germano de cabellos azabaches. El buscado estaba junto al hermano de Chase, al parecer demasiado interesado en el contenido de las cajas del pelinegro. No pudo evitar morderse el labio, un poco receloso de aquella imagen. Entonces sonrió con cierta malicia, tenía una idea.

—Oye Chase —le dio una palmada en la espalda que hizo girarse—. ¿Alguna vez has escalado un árbol? —De forma innecesaria alzó la voz—. En California yo lo hacía muy seguido, cuando mi padre me llevaba de campamento.

—Hmm, bueno
—El aludido se llevó la mano al mentón en gesto pensativo, tratando de responder la pregunta.

—¡Claro que sí! —Ayden ya estaba justo al lado de ambos chicos—. Recuerda Chase, escalaste un pino una vez, durante una apuesta.

—Pues no me la creo
—negó el castaño con falsa incredulidad—. Estás mintiendo.

Al Bates menor casi le da un infarto al escuchar aquellas palabras y de inmediato comenzó a narrarle, con lujo de detalle, las acciones realizadas por su hermano aquél día para enfrentar el gran desafío que un par de amigos le habían propuesto al chico. Ciertamente a Ethan le daba igual, su objetivo ya estaba logrado: alejar al chico de Nik y de paso intentar molestar a Chase usando a su hermano como instrumento, sin embargo aquello pareció no surtir efecto, pues el pelirrojo retomó su conversación con Holly al ver que su hermano estaba tan adentrado en la plática con el estadounidense. Solo cuando Aki llegó a interrumpirlos aprovechó la oportunidad para irse hasta donde Nik.

—Oye Alemania, parece que trajiste muchas cosas.

El aludido se sobresaltó ligeramente al escuchar la voz del tsundere. Ya le había visto llegar desde hacía un rato, pero tenerlo a la distancia era muy distinto a tenerle frente a frente, y en una discusión.

—S-sí, Greymon me ayudó a cargar con algunas cajas —pareció buscar el paradero de su compañero Digital por la zona—. Debe andar por ahí.

—Estará muy contento con el lugar, ahora tendrá espacio para estar fuera del Digivic
e —soltó, provocando una leve sorpresa en el otro por mostrar un poco de aprecio hacia su digital—. E-es decir, ojala que se pierda —se cruzó de brazos y desvió la mirada.

Unas palmaditas se escucharon llamando la atención de todos los presentes, Holly hizo un ademán para que se acercarán un poco más antes de continuar hablando.

—Chicos, creo que es momento de pasar al interior y escoger nuestras habitaciones —sonrió—. Como les prometí, hay una habitación para cada uno, aunque —miró a los hermanos—. Tendrán que compartirla ustedes, Chase, espero que no les moleste.

—Para nada
—le regaló una sonrisa—. Ya estoy acostumbrado.

—Pues yo quiero la más grande
—soltó el tsundere.

—P-pero, ¿no sería mejor que la más grande fuese para los hermanos?

—La más grande, dije.

—¿Pero maestro, y si la más grande no es la que está junto a la de Nik?

—¡Ca-callate!
—Colorado, le tapó la boca a su Digimon, el cual siguió balbuceando cosas aún conla intervención de su Tamer.

—Pues resolvámoslo con una carrera, Ethan —Aydeen se emocionó de solo pensar aquello.

Ya, ya, solo lo decía en broma.

Parecía que el castaño realmente no le importaba mucho tener una rivalidad con aquél chico, al menos parecía que no sería una real sino una meramente fingida para molestar a su hermano mayor, el cuál parecía ni inmutarse ante los intentos del tsundere.

Ya, listo, le quité la virginidad al tema -se fuma un cigarrillo-

Maka Evans Maka Evans
Maiku Maiku
Blair Blair
Velvet. Kei...
 

Velvet.

I challenge my fate!
Registrado
7 Mar 2008
Mensajes
3,114
Ubicación
Underground
Offline

¡Tadaima!
¡Okaerinasai!

Era demasiado extraño para Akira cruzar esa puerta en ese mismo instante. Había pasado mucho tiempo desde pisó ese lugar tan acogedor y desconocía la reacción que tendría su familia al ver que regresó a su hogar. Desde hace mucho tiempo Akira ha estado en un sinfín número de viajes hacia otros mundos paralelos, desde un reino lleno de maldad que habitaba en un libro, hasta una File alterna. Aquellas experiencias debían ser platicadas a sus compañeros pero ¿Acaso le creerían? todo aquello parecía Salir de un cuento de hadas, aunque irónicamente, vivir en el Digimundo también lo era.

- Todo estará bien Aki- Dorumon entendía muy bien la situación de su compañero. Ambos habían estado ausentes durante una temporada y su regreso tan inesperado podría causar cierta sorpresa, incluso malestar en su pareja.


- Yo…Desaparecí durante una temporada, no se que cara pondrán ellos, especialmente mi pecosa.


- Escucha, si necesitas una cuartada cuenta conmigo. Yo te ayudare a respaldar tus palabras Aki, a diferencia tuya, ellos saben que yo no miento o hago tonterías
.-Dora observó con seriedad a su compañero- Solo se como eres Aki.


- Es verdad…bueno, allá vamos.



Con paso firme y decidido el asiático abrió la puerta del local haciendo que sonara la campanilla que avisaba sobre la llegada de un nuevo cliente. El primero en saludar era el pelirrojo menor de los hermanos Bates quien estaba tomando un par de pedidos.

- ¡Bienvenido a Black Jack Cafe! ¿En qué podemos servirle?-las lágrimas del joven no tardaron en hacerse presente, cosa que incomodó mucho a Ayden.- ¿Ocurre algo?


- Ha pasado mucho tiempo… Chicos.


- ¿No sé de qué habla señor? Pero si quiere le podemos dar una taza de café.
-Ayden de inmediato reconoció a esa pequeña dragona que suspiraba con cierta pesadez. Los ojos del joven no podían creer lo que estaban viendo.- ¿A-Aki?


- Tadaima.


- ¡Chicos es Aki! ¡Aki volvió!



Al escuchar el nombre del japonés los miembros restantes de Black Jack llegaron rápido hasta donde el pelirrojo les había indicado. Chase estaba sorprendido de ver al joven japonés al igual que Nick. Siendo el primero en saludarlo Chase rodeó el brazo a través de su hombro con una sonrisa de oreja a oreja.

- ¿Dónde estabas viejo? ¡Nos hacía falta ver tu personalidad tan curiosa aquí!

- Creeme, es una historia bastante larga.

- A-Aki-
agregó en un susurro el germano.

- Es bueno verte de nuevo Nikki. Ha pasado mucho tiempo.

- No mucho, desapareciste por un mes entero. Aunque para ti, debió ser mucho más tiempo. ¡Has crecido demasiado!



Era cierto, para los miembros de Black Jack Akira era una persona totalmente diferente. Su cabello habia crecido hasta sus hombros al igual que su estatura. Ahora tenía un cuerpo mucho más formado dejando atrás aquel cuerpo de niño que anteriormente poseía.

- Si…debo contarles todo lo sucedido.

- A-Aki.



Los ojos esmeraldas del asiático observaron como una chica pecosa se estaba ahogando en lagrimas. Akira sonrió dulcemente a la joven mientras se acercaba a ella.

- Tadaima... Ho-chan.

- ¡¿Dónde estabas tonto?! ¡Estaba preocupada por ti! ¡¿Y porque estas tan cambiado?!

- Lo siento, es una larga historia. ¡Auch!-
Akira sintió un codazo en sus costillas. Realmente Holly se encontraba molesta con el.- Gomen.

- ¡Hmmp!

Indignada la pecosa se retiro a la cocina para terminar las órdenes que hacían falta. Una mirada burlona por parte de Ethan quien llegaba escena era la cereza del pastel.

- Te lo mereces por idiota. Igual nadie te extrañaba raro.

- Pero maestro, usted se preocupaba mucho por Aki-sensei Incluso llegó a solicitar una quest que pidiera su búsqueda en la cen.

- ¡Silencio enano!
-el rostro de Akira pintó una sojnrisa la ver a ese dúo pelear.- ¿Qué miras raro?

- Mi pequeño pupilo e hijo estaban preocupados por mi. En verdad lo siento mucho.

- No tiene de que preocuparse sensei. Lo importante es saber que usted, y Dora-Dono se encuentran sanos y salvos-el dragon amarillo obsrvó a su homologa quien mantenía la cabeza agachada, sosteniendo una garrita en su frente- Dora-Dono ¿Acaso usted y Aki sensei vivieron batallas y aventuras épicas que merezcan ser contadas?

- Bueno Ryu, no sé si será épico o algo por el estilo, pero de algo estoy segura. Este será un día largo.

- ¿Y porque Aki sensei tiene esa apariencia tan adulta? ¿Ocurrió algo en sus viajes?

- Veras mi pequeño pupilo. He viajado a un mundo en donde el tiempo pasa muy diferente a lo habitual. Allí, mi cuerpo sufrió una serie de cambios drásticos mientras vivía un sinfín de aventuras emocionantes, pero al final, logré escapar de esa dimensión alterna, ya que ansiaba volver a ver a mi familia.



El grupo observó al asiático con cierta confusión en su rostro. La dragona suspiró y dejó un periódico en la mesa. Chase tomó el papel en sus manos leyendo el encabezado que Dora dejó.

- Una extraña brecha dimensional se abrió en el Monte Miharashi. Actualmente hay varios Tamers desaparecidos, las autoridades investigan el hecho. Aki ¿Allí estuviste?-preguntó Cj a lo cual el asiático asintió.

- Sí. Esa brecha dimensional me llevó a mí y a otras personas a una isla file alterna, que era bastante diferente a lo que estábamos acostumbrados, pero bueno, eso solo es una parte de las aventuras que he vivido. ¿Quieren escucharlas?-los presentes asintieron. El japonés sonrió.- Bien mis niños, tomen asiento porque Papi Akira les contara una historia.

- ¡No eres su papi, Aki!


[***]
Maka Evans Maka Evans
Maiku Maiku
Blair Blair
everyday everyday
Que comience el trolleo xD

 

スパークル
Supermoderador
Offline


Una semana había pasado desde el funeral pero nadie en el café había escuchado o sabido nada del Canadiense mayor, sus cosas seguían intactas en su habitación de la planta superior junto con las del fallecido menor. Los miembros de Black Jack, aunque habían vuelvo a sus actividades normales, aun se sentían aturdidos por lo sucedido, era difícil de procesar.
Un cliente pidió algo y el tsundere se movió semi mecánicamente hacia la cocina para entregarle el papel al alemán que se encargaba de cocinar cuando repentinamente la puerta se abrió, Holly se giró para dar la bienvenida al nuevo cliente pero las palabras se le atoraron en la garganta cuando vio al basquetbolista allí de pie. Chase saludó con una corta palabra, traía una maleta vacía en su mano derecha y otra en el mismo estado pero más grande colgando de su hombro izquierdo. Nikk estaba por decir algo pero el Canadiense simplemente articuló un "con permiso" y se abrió paso hacia la planta superior. No habían transcurrido ni cinco minutos de que el deportista hubo llegado a su antigua habitación cuando el sonido de algo rompiéndose allí llegó a oídos de sus amigos y miembros de guild.
Chase se encontraba empacando sus cosas de una manera medianamente frenética, tumbando otras de paso y rompiéndolas "accidentalmente", no llevaba ni la mitad de su maleta lista cuando se sentó medio derrotado en la cama que en algún momento hubo ocupado el menor ¿qué se supone que haría? ¿A dónde iría? Se sentía asfixiado y poco a poco una combinación emocional se le amontonaba en el pecho provocándole dolor. Joder. ¿Qué le diría a sus padres si en algún momento regresaba? Había prometido cuidar al menor, qué bien lo había hecho, claro. Mierda. Se llevó las manos al rostro y luego las deslizó hacia su cabeza conforme hundía más su cara entre sus brazos, deteniéndose cuando sus dedos llegaron hasta su cabello y se enredaron en él, jalándose las hebras como si intentara arrancarlas de su cabeza.
No tenía idea de dónde se quedaría ni qué haría en el futuro próximo, pero no podía quedarse en el café, todo le recordaba a Ayden y era como millones de navajas atravesando su cuerpo constantemente.​



Maka Evans Maka Evans Maiku Maiku everyday everyday Velvet. Kei... si alguien se quiere unir aldrama es bienvenido (?​
 

Velvet.

I challenge my fate!
Registrado
7 Mar 2008
Mensajes
3,114
Ubicación
Underground
Offline

La llegada del pelirrojo al café trajo consigo una ola de emociones para los muchachos del gremio. Luego del asesinato de Ayden los ánimos del café estaban totalmente por los suelos, y es que era lo mas de obvio, puesto a que hace unos instantes aquel muchacho estaba trabajando con ellos y solo salió afuera porque al café le faltaban unas cosas. Ninguno tenía cara de hablar con el pelirrojo ¿Qué le podían decir? ¿Qué podían hacer por él? Nada, absolutamente nada, inclusive el basquetbolista estaba reacio a platicar son los miembros de su gremio y a ese paso era posible que el mismísimo Chase se fuera de la Guild, aunque solo ultimo parecía que iba a ser lo más probable del mundo.

— ¿Y bueno chicos? ¿Qué haremos? — Dora fue la primera en preguntar en aquella sala, ya que tarde que temprano debían preguntar eso. Muchos de ellos suspiraron, era cierto, necesitaban intentar hablar con él, pero igual ¿Qué podían decirle? — Es obvio que Chase está demasiado dolido como para hablar con nosotros. Incluso su novia y amigo están preocupados.
— Pe-pero Dora, no sabemos qué podemos hacer.
— Pero culparnos no servirá de nada. —
respondió desganado el tsundere — Esto apesta, en verdad apesta mucho.


La frustración del muchacho era más que clara, pues este nuevo mundo no era muy diferente al real; las injusticias existían al orden del día al igual que su mundo. Holly continuaba haciendo los pastelillos en un intento para animar al basquetbolista, pero al igual que sus compañeros de equipo se encontraba desganada, incluso varias lágrimas se escapaban de sus ojos, algo que no le agradaba mucho a su pareja Digimon y humana. Ambos detestaban ver a su pecosa así.

— Maldita sea ¡Si tan solo fuéramos mucho más fuertes! ¡No habría pasado esto! Ayden, no hubiese muerto en frente nosotros.
— Lo se orejón, ninguno de nosotros está muy a gusto con lo que pasó. Pero, aun así, los amigos de Chase que son de Gugnir no pudieron hacer nada para salvarlo, y mira que ellos son Elite.
— ¿Entonces qué quieres decir raro?

— Lo que quiero decir ¿Si hubiésemos estado allí hubiese cambiado algo? —
muchos de los presentes miraron al japonés. — No quiero decir algo malo, pero se ha visto muchas veces, que sin importar cuanto poder tengas, hay veces en las que no puedes salvar a todos…No somos héroes y no podemos llamarnos como tal. — Akira suspiró, puesto a que él sabía muy bien de lo que hablaba. — Aunque me pregunto ¿Qué eran lo que buscaban esos bandidos de Cj?

— Yo pienso que Chase era solo un medio para llegar algo mucho más importante, algo que quizás los miembros de Gugnir tenían —
aclaró la lolita, algo que no tardaron en analizar los miembros de Black Jack. Dora por su parte, tenía ahora sus sospechas, puesto que en el verano, también presenció algo que tenía que ver con Gugnir, algo muy importante. — De cualquier manera, será mejor mantener nuestras sospechas de Gugnir bajo la almohada, no queremos meterlos en más problemas de los que tienen.


El grupo asintió sin ningún problema ante la sugerencia de la monja. El japonés por su parte, recibió el regalo de su novia en sus manos sobre una pequeña bandeja.

— Aki, dale estos pastelillos a Chase. A pesar de que este en un estado delicado, recuérdale que debe comer. Al menos hará que sus penas se pasen un poco.
— Tan considerada como siempre Ho-chan. Eres una excelente mamá —
a pesar de las palabras del japonés intentaban animar a su pequeña pareja, la chica solo mostró una sonrisa forzada. — Holly.
— Lo siento Aki.
— Descuida…después de todo, somos su familia.



El muchacho llevó la bandeja de pastelillos hasta la habitación del muchacho. Como era de esperarse, la puerta estaba cerrada con llave y Chase no respondía a los llamados de su compañero de gremio, Akira solo podía escucharlo sollozar.

— Cj—habló de manera bajita — Ho-chan te hizo unos pastelillos para que comas. Quizás esto te anime un poco. — silencio, esa fue la respuesta que le dio el pelirrojo al japonés — Fue una perdida para nosotros…y realmente no tengo palabras que decirte en estos momentos. Pero, nos tienes a nosotros, tus compañeros de Guild, a tus amigos de Gugnir y a tu pareja para apoyarte. No tienes que llevar esta carga solo. — el muchacho dejó los pastelillos en la puerta y se alejó despacio de ella — Además, tienes a alguien quien puede acompañarte al mismísimo infierno si así lo deseas.

Maiku Maiku Maka Evans Maka Evans everyday everyday Se vienen las lagrimas D:
Blair Blair Si quieres te acompaño al infierno como vengador (?)

 

Maiku

Mr. Nobody
Registrado
5 Dic 2009
Mensajes
4,902
Ubicación
Homeland
Offline
Algunas horas pasaron desde que Chase se encerró en la habitación y Holly se vio forzada a buscar los pasteles que dejó su novio en la puerta del pelirrojo, en parte para que la comida no se echara a perder. Miró con cierta preocupación el cuarto de su compañero de guild, sintiendo que su corazón se apretaba con fuerzas con cada segundo de silencio y prefirió bajar, a distraerse con quién sabe qué cosa en la cocina. Por su parte, tanto el tsundere como el rarito estaban sentados en el café sin decir nada, algo incómodos con la situación. Ninguno sabía bien qué clase de consejo darle al mayor, después de todo era él quien jugaba el papel de hermano protector con ellos y ahora que la situación se invertía, resultaba difícil saber qué hacer. Por su parte, Niklaus se armó de valor en llevar otro poco de comida hacia la puerta del canadiense, esperando que ahora sí quisiera llenar un poco el estómago. Subió las escaleras silenciosamente, siendo observado por los demás del gremio con algo de resignación. No había caso, quizás lo mejor sería dejar solo a Bates hasta que pudiera recuperar su característica alegría.

Sin embargo, Niklaus tenía algo de miedo. No podía ni empezar a imaginarse cómo se sentía su compañero, después de todo, se enteró por su primo de parte de lo ocurrido y todo era demasiado delicado como para esperar que pasara pronto. Gran parte de la preocupación del azabache era que el pelirrojo se fuera del gremio, no porque los odiara o algo por el estilo, sino porque eso es lo que él haría si estuviera en sus zapatos. Compartía ese mismo techo con Ayden, todos los días, así que era esperable que no quisiere quedarse allí por un tiempo. Por otro lado, también existía la posibilidad de que se negara a salir de ese lugar, aferrándose al espacio físico como el recuerdo más cercano que tuviera de la memoria de su familiar. Abstraído en esas cavilaciones, el alemán no alcanzó ni a reaccionar cuando la puerta que iba a tocar se abrió con cuidado frente a él. Juneau ni se inmutó al ver que alguien pretendía interactuar con él de nuevo, su mente estaba ocupada en otros asuntos, mas al darse cuenta de que era Nik, su gesto se endureció. Este se sonrojó un poco, tímido por esa mirada dura que jamás lo había visto colocar y cuando intentó decir que le traía comida, pudo sentir su cuerpo volverse liviano de golpe, estrellándose con la pared cercana. El plato cayó al suelo quebrándose e inmediatamente se escuchó a Walker de fondo, preguntando qué ocurría.

— ¿C-Chase? —susurró. Su corazón latía a mil por hora, preso del miedo. El aludido lo fulminaba con la mirada mientras le mantenía acorralado contra la pared.

— Debiste haber sido tú —zanjó—. El primo de Hanz y no mi hermano —susurró para sí mismo, pero el tono fue lo suficientemente audible para el menor. Este no pudo evitar sentir que su cuerpo se detenía y sus ojos se hinchaban de golpe.

— C-Chase yo… —para cuando se oyeron pasos en la escalera, el canadiense le soltó y empezó a recoger el destrozo. Ethan y los demás enarcaron una ceja, sin entender bien por qué Klaus estaba perplejo, mas su primer instinto fue intentar hablar con el pelirrojo.

— Necesito… tiempo a solas —pidió de manera inexpresiva. Inmediatamente Holly se acercó con una bolsa para que botara allí los pedazos de loza rota y la comida. Entonces Bates se giró a Leonhardt, quien aún no reaccionaba—. No debí decir eso, perdón —el aludido analizó sus ojos y sintió tristeza: no lo estaba diciendo con sinceridad, más bien parecía forzado. Entonces el pelirrojo se encerró en el baño, razón por la que había abandonado su alcoba en un comienzo.

— Nik, ¿qué sucedió? —preguntó Ethan en voz baja. A diferencia de los tórtolos, a él le preocupaba más el rostro del chico y saber por qué se puso así. Era normal verlo actuar con naturalidad frente a los hermanos Juneau, después de todo.

— N-Nada —forzó una sonrisa tímida y caminó estúpidamente a su cuarto. Ni siquiera dejó que Ethan le persiguiera, pues se encerró con pestillo apenas pudo, dejando caer su cuerpo contra la puerta en lo que una lágrima se le escapaba. Entendía que Chase staba en shock y con una mescolanza de sentimientos, que probablemente su intención no era dañarlo ni nada por el estilo, pero eso no era consuelo suficiente. En el fondo, el pequeño alemán sabía que él tenía razón. Si los bandidos querían apoderarse de Blitzmon y cual fuera el Juttoushi que poseía la novia del basquetbolista, lo mejor hubiera sido atraparlo a él, no a un inocente que no tenía lazos directos con ellos. Tapó su boca cuando un sollozo se le escapó, esperando que ya no hubiera nadie en el pasillo que lo escuchara y se sintió más culpable que nunca por la muerte del chico que, noches atrás, lo había aconsejado con que dejara las cosas fluir y fuera feliz.

Y lo peor de todo no era esa presión en el pecho, sino el miedo. Uno de los renegados había huido, por lo que supo, ¿qué le impedía de tomar venganza contra Hanz ocupándolo a él como rehén, ahora? ¿Qué protegía a sus compañeros de gremio de esa clase de peligros? Sí, su sola presencia en esa cabaña resultaba un riesgo para todos y, en parte, la actitud de CJ lo hizo ver aquello de golpe. No estaba seguro en Black Jack, peor aún, él ponía en peligro a los demás. Se abrazó a sí mismo y mordió su labio, para acallar los llantos. Qué sensación más horrible.



Blair Blair un poco corto (?) gracias por fomentar mis dramas jajajajajaja​
Velvet. Kei... Maka Evans Maka Evans everyday everyday
 

Velvet.

I challenge my fate!
Registrado
7 Mar 2008
Mensajes
3,114
Ubicación
Underground
Offline

Faltaba poco para navidad, y el muchacho de cabellos purpura estaba nervioso por la fiesta que se organizó en el café. Por un lado, se encontraba feliz de ver una vez más a sus compañeros de equipo, contarles las aventuras que tuvieron en folder y explicarles la situación que vivieron en el otro continente, pero ahora mismo necesitaban estar con su grupo en todo momento, sobre todo en la situación que tan difícil que vivía el gremio actualmente. Necesitaban estar unidos y las fiestas navideñas eran una excusa perfecta para hacerlo, después de todo, Akira consideraba a los chicos de Black Jack como una familia; más específicamente a Holly como su esposa y a Nikki y a Ethan como sus hijos revoltosos.

— Muy bien, Aki. Tenemos todo lo necesario para la fiesta, ¡No puedo esperar para celebrar estas fiestas juntos con nuestros compañeros!

— Yo espero más que nada el santa secreto, nunca había jugado uno en mi vida. —
La loli observó a su camarada extrañada.

— ¿Enserio nunca participaste en ese tipo de eventos? —El muchacho negó — Supongo que no eras alguien muy popular. — Akira levantó sus hombros sin preocupación.

— No me importa ser popular, lo que me importan son ustedes chicos, además, quiero mucho a mi familia y si soy importantes para ellos, lo demás da igual.

— Ah, que considerado eres. —
La lolita reviso los regalos que tenían — Por cierto, fue buena idea que me acompañaras a comprarles regalos a los demás chicos. Tambien son parte de nuestra familia, recuérdalo.

— ¿Y qué tienes pensado dar? —
a la pregunta del chico hizo pensar unos instantes a la pequeña niña.

— Bueno, tengo unos regalos que espero que les gusten, los compre pensando especialmente en ellos. — Dora sonrió — Estoy agradecida con ustedes chicos, en verdad. Ustedes aun cambiado mucho mi vida.

— Aw, te has lucido con esas palabras, amiga —
Un ligero rubor se pintó en el rostro de la lolita quien sacudió la cabeza sin mostrarle importancia alguna a los comentarios del asiático.

— De cualquier forma es una oportunidad para que olvidemos las malas experiencias de los últimos meses. Necesitamos estar unidos más que nunca, porque nunca sabemos lo que podría venir a un futuro.

[**]
Al llegar al café, la pareja notó como todo estaba decorado con una bonita temática navideña; manteles, cubiertos, incluso las propias sillas hacían ver que Black Jack tenía el espíritu de las festividades en ellos a pesar de las adversidades que tuvieron en el año. Un dulce aroma inundaba el café, allí, los maestros de la cocina estaban preparando la cena mientras que el tsundere americano estaba arreglando las mesas a pesar de que mostraba su característico rostro molesto. Al escuchar la campanilla del local, la mirada del castaño se dirigió al visitante que entraba al local, Ethan suspiró pesadamente al ver al japonés entrar a su hogar.

— Ugh, Japón volvió de hacer las compras.

— ¡Hola, hijo mío!

— ¡Que no soy tu hijo, joder!


Unas risas salieron de la cocina, Holly disfrutaba en ver al tsundere estar enojado con su pareja. Ethan continuaba preparando la comida, y al igual que la pecosa, una pequeña sonrisa tímida se dibujaba en su rostro. ¿Hace cuánto tiempo no se divertía de esa manera?

— ¿Cómo va la pequeña fiesta? — preguntó la lolita, el pequeño Ryu saludó con su garrita — ¡Hola, Ryu! ¿Cómo va todo?

— ¡Muy bien!, mi maestro ha estado muy animado preparando.

— ¡Cállate, enano! —
respondió apenado el tsundere.

— Pero si se levantó esta mañana diciendo que no esperaba la hora en recibir los.

— ¡Silencio! —
Ethan cada vez estaba más colorado.

— Por cierto, ¿Dónde están Grey y Lop? También necesitamos que se unan a la fiesta.

— Ennm, Grey no puede entrar al café, ¡Destruiría todo! —
Dora soltó una risilla.

— Está bien, podemos hacer un mini picnic, no podemos dejarlo fuera de nuestra pequeña cena, después de todo, es parte de nuestra familia.

— ¡Descuida, Dora! Eso se puede arreglar. —
Habló Holly desde la cocina. — Ahora, ven y ayúdame un poco en la cocina

— ¡Voy!


La pequeña fiesta de navidad poco a poco estaba tomando forma. Pasteles, comida entre otras delicias adornaban las mesas que estaban ubicadas a las afueras del café. Allí, un dinosaurio azul, observaba atentamente como aquellos “Carnosos” disfrutaban de una agradable cena. El aroma de la comida lo atraía, pero era lo suficientemente orgulloso para no ir y pedirla, después de todo, eran ellos los que debían alimentarlo.

— ¿Están preparados? — Preguntó la pecosa al grupo de varones y Digimon — ¡Descubramos nuestros santas secretos! — La idea del santa secreto fue de la pecosa. En vista de que los ánimos del gremio estaban alicaídos por los recientes sucesos, era evidente que la líder debía buscar la forma de moralizar a sus camaradas, después de todo, ellos eran su familia, fue por eso que la idea del santa secreto nació, para poder animar las cosas un poco entre el grupo. — ¿Alguno quiere comenzar? — preguntó la pecosa. El varón de cabellos lila se levantó de la pequeña mesa con un regalo envuelto en un pequeño paquete. Aki, le dedicó una sonrisa dulce a su compañera sentimental, mientras le daba un dulce beso en sus labios y le daba el obsequio. — A-A.


— Feliz santa secreto —
sonrió — Si, yo tampoco me creo que te haya sacado a ti en esta ocasión. Esperaba a Nikki o a Ethan-Kun, pero nunca me imaginé que tendría que darte un santa secreto. Debe ser el destino o algo así.


— Y-Yo.


— Aishiteru.


— Aki —
las mejillas de la pecosa estaban ardiendo de pena. Si bien, las probabilidades eran bajas, nunca pensaba que en verdad su pareja la tenía de santa secreto. Tal vez Yggdrasil le decía algo, tal vez era el destino, puesto que ella también tenía algo que decirle a su compañero. — ¡Gracias! — la holandesa abrazó con fuerza a su novio, mostrando una sonrisa de oreja a oreja — ¿Alguno le quiere continuar chicos?

Maiku Maiku Maka Evans Maka Evans everyday everyday ¡Santa is here! y el Shipping se vuelve mas canon.
 

Maiku

Mr. Nobody
Registrado
5 Dic 2009
Mensajes
4,902
Ubicación
Homeland
Offline
— ¿Qué tal tú, Nikki? —el japonés codeó al aludido, quien se puso rojo al instante. Desde hacía unos días que el chico se mostraba con los ánimos un poco más altos, lo suficiente para poder compartir con todos y no encerrarse en la habitación como hizo un buen tiempo. Ninguno sospechaba que era gracias a Ethan y la pequeña rencilla que tuvieron el otro día, una que los hizo dar un gran paso en torno a consolidar la relación— No seas tímido, hijo —esta vez el supuesto padre golpeó la espalda del menor con fuerzas, consciente de que tenía el cuerpo para resistirlo. No fue sorpresa que el californiano se molestara con esa reacción del nipón e hiciera un comentario por lo bajo, mas fue Greymon quien se encargó de controlar al tsundere con un pequeño sonido gutural tras su espalda. El castaño se quedó quieto, había olvidado que se encontraba en el patio, a merced del pejelagarto. Sin embargo, lo que el chico no sabía era que Akira y Niklaus fueron juntos de compras por el regalo, una actividad de “bonding familiar” como definió el primero. Y por lo mismo lo presionaba.

— E-Está bien —suspiró, dejando que su hálito se volviera visible. Antonich asintió para sí, orgullosa de que el tímido empezara a soltarse un poco más con ellos, pues una de sus grandes preocupaciones en el último tiempo eran los ánimos de él. Obvio, tenía sus rollos con Dioh e incluso con su novio, pero como buena matriarca y Guild Leader, se preocupaba cuando veía a sus retoños mal—. E-Espero haber escogido bien —dijo en voz alta el azabache, tomando una caja de color rojo envuelta tradicionalmente con un moño verdoso. Casi tropezó en el intento de acercarse a Ethan, cuya reacción fue inolvidable. Apenas vio a Nik acercársele se puso ansioso y casi se atoró con el chocolate caliente cuando le estiraron el regalo, quedándose mudo, pues no sabía qué decir.

— Maestro, reciba el regalo de Nik-dono —le recordó el samurái.

— Pff, cobarde —canturrearon Greymon y Lopmon. Curiosamente el conejo se había montado a la cabeza del Adult, quien ni se molestó en prestarle atención al orejón. Por su lado, Ryudamon estaba parado junto a su Aniko imitando su postura “ruda” en lo que Blanc procuraba que se comportaran. Ella no pudo evitar reír con la acusación de sus homólogos.

— ¡S-Silencio! —gruñó, para luego cambiar drásticamente su rostro a uno de nerviosismo inocente— G-gracias, supongo —dijo.

— D-d-de nada —Klaus casi se cayó de espaldas en un intento de alejarse. El padre ficticio celebró a su hijo menor, abrazándolo y entregándole una copa de aguardiente para que entrara en calor, algo que el adolescente aceptó por inercia en su estado de shock. Holly fue quien impulsó al tsundere a que abriera el presente, quien se mostró reacio en un principio, pero luego demasiado ansioso por ver de qué se trataba. Dentro de la caja habían tres cosas, siendo la que más llamó la atención del californiano unos auriculares de color rojo, tono que le sorprendió que el otro supiera que usaba bastante. A su lado había una Digimemory más una carta, cuyas descripciones no se molestó en leer, no porque no le gustaran, sino porque se sintió profundamente agradecido por la elección del alemán. No era la primera vez que le regalaba algo, eso sí, el solo hecho de que viniera de él ya lo volvía espectacular.

Luego de unas cuantas risas y burlas por la actitud perpleja del norteamericano, decidieron hacer una pequeña pausa al intercambio de regalos, en parte porque ambos cocineros querían sorprender a todos. Entraron a la cocina y salieron con un pastel y un platillo lleno de rollos de canela con glaseado encima. Obviamente, luego fueron por una ración adicional para entregar al gigantón escamoso con quien convivían, solo que en vez que dulce para él el platillo consistía en pedazos de carne adobada. También aprovecharon de abrir la canasta de Picnic y empezaron a repartir el plato de fondo, antes de que se atoraran todos con el postre. Ethan se sonrojó al recibir una hamburguesa hecha cien por ciento por el alemán, mientras que el japonés recibía un bol de ramen extra picante y los cocineros disfrutaban de un mix de ensalada alto en vitaminas y demás nutrientes.

Durante ese pequeño descanso de la actividad, Klaus aprovechó para acercarse al pequeño samurái y regalarle una espada de juguete para que entrenara. Grey rió por lo bajo con el gesto de su Tamer, aunque disfrutó más la reacción emocionada de su auto impuesto “Kohai”. Rieron todos al ver al samurái jugar con su nuevo regalo e intentar vencer al coloso de su Sempai.

— Bien, creo que es hora de seguir —interrumpió Blanc, algo preocupada porque amenazaba con nevar pronto.


Velvet. Kei... Maka Evans Maka Evans everyday everyday
 

everyday

Moderador
Offline
—Bu-bueno, creo que es momento de que de mi regalo.

El californiano se levantó torpemente de su lugar, el color rojizo de sus mejillas y la forma torpe de hablar anunciaban que estaba nervioso, y bastante, ya no podía fingir, los integrantes del gremio lo conocían bastante bien como para pasar desadvertido.

—Espera, tienes que decir algo de la persona a la cual vas a regalarle —Soltó rápidamente Aki—. Si no, no vale.

—E-eso es tonto, yo...

—Diga algo maestro, diga algo —Canturreó contento Ryudamon, quien ya sabía perfectamente a quien le regalaría su humano, le insistió hasta el cansancio.

—B-bien —bufó molesto, sabiendo que entre su Digimon y Akira no le dejarían vivir en paz hasta que no lo hiciera—. E-esta persona es... Es muy especial para mi —A medida que hablaba su rostro se sonrojaba más y más—. Mu-muy especial, siempre he querido darle un obsequio pe-pero no he podido... —Suspiró profundamente y cerró con fuerza sus ojos—. E-es una persona que quiero mucho...

Instintivamente los presentes, a excepción de Nik, sonrieron ante el gesto tan tsundere del californiano, incluso Holly soltó un suspiro de ternura, mientras que Greymon soltó un respingo a modo de queja más que otra cosa.

El americano abrió los ojos y entonces comenzó a acercarse lentamente hacia el de cabello azabache, quien comenzó a sonrojarse tan intenso como su compañero y adivinar lo evidente ya: Walker era su santa secreto, comenzó a pararse con parsimonia mientras el otro avanzaba hacía él.
Ambos se quedaron de píe, huyendo de la mirada del otro, tal vez demasiado nerviosos como para hacerlo de otra manera. El hecho de que el castaño correspondiese a su regalo solo provocó que el corazón del Alemán comenzara a dispararse, como si estuviese a la mitad de un maratón, ¿qué clase de regalos le daría?, además, ¿los había escogido personalmente él o había recibido ayuda?, conociendo al tsundere lo hizo sin nadie cerca, seguramente sin Ryudamon, y eso solo hacía que sus nervios aumentasen más y más.

—E-escuché el otro día que hablabas con Holly sobre un aparato para Tamers, y… y pensé que también un par de cartas te vendrían bien —Estiró la caja hacia adelante, luciendo un movimiento bastante torpe—. Y-ya sabes… que soy un fanático de las cartas y pensé que… ah… b-bueno… —Los ojos del pelinegro estaban clavados ahora fijamente en los obres grisáceos del americano, su cuerpo comenzó a temblar. Frunció el ceño y estiró más sus manos—. So-solo tómalo ya.

Nik sonrió ante la reacción de su compañero de gremio, tomó con suma timidez la caja y comenzó a retirar el papel envoltorio de color blanquecino y moño azul, el cual le recordó mucho al color de piel de Greymon. Al ver los objetos no pudo más que esbozar una sonrisa.

—E-Ethan… n-no tenías… —le regaló una amplía sonrisa al californiano.

Walker abrió los ojos de par en par, Niklaus estaba feliz, realmente le había gustado su regalo. Durante toda una semana estuvo metido en discusiones mentales para saber qué comprarle e incluso cómo envolverlo, el simple hecho de verle así significaba que todo ese esfuerzo había dado frutos. Él también esbozó una sonrisa, más no pudo contenerse: a pesar de que todos estaban presentes atrapó el rostro del menor con sus manos y fusionó sus labios, entregándole un apasionado beso al menor. Al principio Leonhardt pareció estar más consciente de la situación, pero pronto cedió ante la calidez de la boca ajena y terminó correspondiendo el beso.

Cuando se separaron ambos quedaron embobados viendo el rostro que tenían enfrente, entonces la realidad comenzó a materializarse lentamente: Holly parecía que iba a gritar de la emoción, Aki gritaba que se consiguieran una habitación si pensaban pasarse de cariñosos, Greymon no dejaba de bufar molesto mientras que Lop reía de forma burlesca, Ryudamon por su parte estaba cerca de la pareja, con los ojos muy abiertos y casi desprendiendo brillo de la emoción por ellos.

—S-solo fue un beso, ¡maldita sea! —Se defendió el californiano, fulminando a todos los presentes con la mirada—. ¡Metiches!

Nik se había pegado al pecho del californiano, hundiendo su rostro para esconder su vergüenza. Volvieron a tomar asiento, pero cuando el menor intentó ganar un poco de espacio el castaño se lo impidió, atrapando su mano y entrelazando los dedos de ambos para que no lo hiciera. Klaus pensó por un momento que Walker no deseaba exhibirse demasiado en público, incluso aún con los miembros de Black Jack, pero parecía que todo eso había comenzado a cambiar desde que admitió públicamente sus sentimientos por él. Bajó la mirada, pero Ethan advirtió que el menor estaba sonriendo levemente.


El japonés le entregó un vaso a ambos, les dijo que era ponche, lo que no les informó es que también contenían alcohol, por los nervios Nik bebió rápidamente la mayoría del contenido, mientras que el americano pareció no muy interesado en el sabor y discretamente, es decir demasiado obvio, lo tiró hacia un lado.

Maka Evans Maka Evans Velvet. Kei... todos viendo la muestra de amor(?)
Light. LightCoconut ya te voy nombrando porque fuiste aceptado xD
Maiku Maiku a Ethan le podría tocar otro regalo si se descuida(?)
 

Lord of Shipping
Moderador
Registrado
29 Mar 2009
Mensajes
4,738
Ubicación
Wonderland
Offline


Holly sonrió al ver a todos con sus regalos, incluso ella era feliz con el propio y su conejo regordete y renovado. Y ahora que se detenía a pensar… juraba que desde que había regresado, el orejón era un tanto más pequeño, igual de redondo, pero juraba que más pequeño. Sacudió su cabeza al darse cuenta de las banalidades que pensaba y, girando sobre sus talones tomó la pequeña cajita de regalo que había conseguido días atrás.

Bueno, ya que todos entregamos regalos… —sonrió tímidamente la de anteojos, abriéndose paso entre los chicos de su guild, directo al nipón. Aquello ya no sería un secreto, pero era divertido de algún modo—. Sé que ya no es un secreto, pero de todos modos… Feliz navidad Aki, Feliz navidad, Chicos. —la pecosa tendió el paquetito a su novio, quien lo recibió con una enorme sonrisa.
Ho-Chan… —el nipón sostuvo el obsequio, abriéndolo sin dudar un segundo, visualizando inmediatamente el contenido. Un par de cartas que necesitaba y quería utilizar, que si mal no recordaba le había comentado a la pecosa durante una noche las quería—. Esto… no pensé que lo recordaras.
Pensé que te serían útiles, además… —la pecosa sonrió—.Jamás olvidaría algo que tu dijeras, así que no pienses cosas raras —la chica apretujó las manos de su novio y se inclinó ligeramente, utilizando sus puntillas para alcanzarle y besarle. Nadie dijo nada, los chicos apartaron las miradas avergonzados, ya acostumbrados a aquello.
Pareciera que Ygg arregló el intercambio para que se regalaran unos a otros, como parejas. — el comentario inocente de la monja hizo que todos se tensaran, rojos por la ironía. Sobre todo Ethan y Nik, que no pudieron evitar intercambiar miradas. Holly suspiró, dando un ligero aplauso, rompiendo el ambiente.
¡Cierto! —Holly miró al trío de varones con suavidad, cambiando su semblante alegre por uno un tanto más serio—. Hay algo que quiero comentarles, chicos.​

Los varones le miraron, atentos a sus palabras. ¿Qué hacía que la chica cambiara su semblante a aquel modo? Seguía siendo cantarín pero ligeramente avergonzado, casi nervioso.

¿Qué pasa, Holanda? —Ethan le miró mientras tomaba una taza con chocolate.
Vamos, Ho-Chan… ¿Qué te tiene así?

La pecosa suspiró, la mano de Nik le palmeó el hombro con sutileza, animando a la Expert a hablar. La holandesa suspiró por millonésima vez y asintió.

Invité a alguien a venir hoy… espero no haya problema alguno… —jugaba nerviosamente con un mechón de su cabello y el dobladillo de su suéter—. E-es un chico agradable y quiero… sería bueno que se conocieran, que nos conociéramos todos.
¿Un amigo nuevo, Ho-chan? —Aki ladeó la cabeza.
Siempre es bueno conocer a alguien más, uno nunca sabe cuándo un contacto nuevo será de ayuda —la lolita no perdió tiempo de secundar con alegría.
¿Y-y cuándo llegará tu amigo, Holly? —El tono amable de Niklaus hizo que la chica se apenara un tanto.
No debe tardar en llegar —Holly llevó sus manos a su espalda, como cuando un niño hace algo malo y no lo comenta. Meciéndose con suavidad de un lado a otro. Los varones notaron eso pero antes de que pudieran decir algo más… la campañilla de la entrada sonó, a pesar del letrero de cerrado en la puerta.​

La visita había llegado.

Con permiso…

{...}

Light. LightCoconut Velvet. Kei... everyday everyday Maiku Maiku
Feliz navidad, Guapos~ listo post. Mil siglos después. Ya que Shin diga a que fue... xD -Se limpia las manos -
 
Registrado
16 Mar 2008
Mensajes
1,715
Ubicación
Por ahí
Offline
Entraron con cuidado mientras inspeccionaban todo, las decoraciones navideñas resaltaban en el lugar, dándole el toque festivo que todos los demás lados tenían. El conejo sobre su cabeza bajó al suelo, estirándose para desentumirse por efecto del frío, su Tamer miró en todas direcciones, pero parecía no haber nadie en aquel café.

Creo que nos equivocamos—comentó el varón, mirando hacia la salida.
No creo, ella dijo “Black Jack café, a las afueras de File” —repitió el Digimon.
Pues aquí no hay…

Se escuchó una puerta abrirse mientras el varón hablaba, por lo que calló a la par que él y su camarada volteaban, la pecosa apareció de repente frente a ellos, recibiéndolos como si fueran viejos amigos, al menos al conejo.

Sabía que vendrían—declaró la chica, tenía al conejo en los brazos.
Terriermon no dejaba de molestar—confesó el humano, ocasionando que el conejo inflara sus mejillas.
Mentira, también querías venir—contradijo. La fémina sonrió ante la pequeña discusión.
Bueno, por lo que fuera, me alegra que vinieran. Estamos reunidos en el jardín, síganme—invitó.

Los guio hasta el jardín trasero, donde fue recibido por la mirada curiosa de todos los presentes, humanos y Digimon. La pecosa se detuvo entre los desconocidos y su Guild, jugando con el dobladillo de su suéter, insegura de como proseguir.

Bueno, él…—comenzó la pecosa, captando la atención de todos.
Son Shin y Terriermon—completó el conejo color obscuro, Lopmon. Alzó su pata en forma de saludo.
Anda, estoy viendo doble—habló un chico de pelo purpura, tallándose los ojos—dos conejos.
Los mejores—añadió Terriermon mientras inflaba el pecho. Lopmon se alejó del resto del mundo para saludar al de su misma especie, saludando al Tamer con la cabeza solamente, aun no congeniaban muy bien.
Sí, sí, tenemos dos conejos ahora—comentó la única fémina humana un tanto emocionada.

Al parecer, el contacto que tuvieron ambos conejos fue suficiente para liberar la pequeña tensión que se había generado en el ambiente y mejoró aún más cuando el albino presentó un pequeño obsequio para agradecer la invitación: una bolsa con chocolate de la mejor calidad en File. Poco a poco todos comenzaron a presentarse, algunos con más timidez que otros. Finalmente se sentó junto al dúo masculino enamorado, mirando a los alrededores.

Soy una Sistermon—explicó la loli. Holly había comentado que hacía poco que Shin ingresó al mundo digital—pero llamame Dora, por favor, es un gusto conocerte.
Igualmente—respondió el albino, recorriendo su mirada hacia los presentes, notando algo en particular—¿Son pareja?

Walker fue el primero en reaccionar, su cara se tornó del color de un tomate, ocasionando que la mayoría riera por lo bajo, Nik también se sonrojó, aunque era muy leve. La verdad es que ambos chicos estaban agarrados de la mano, por lo que el albino llegó a esa conclusión. Ninguno de los dos dijo nada, mirando al suelo, Dora se le acercó y le susurró algo al oído mientras Shin asentía en respuesta.

Entiendo. Lo siento, no pretendía ser tan rudo—se disculpó el mayor.

Lopmon paseaba con su parecido, presentándole al resto de los Digimon acompañantes, incluso a Greymon que se sintió ligeramente alagado ante los elogios del recién llegado. La conversación poco a poco comenzó a fluir, el renuente par de enamorados se presentaron como Ethan y Niklaus, compañeros de Ryudamon y Greymon respectivamente. Dora se retiró por un momento junto a Holly, regresando un poco después con las tazas de chocolate que habían preparado con el obsequio del albino. Al final todos estaban relajados, disfrutando, bueno, todos menos Holly que aún se removía nerviosa.

Bueno, ha-hay algo más que no dije—confesó la pecosa, todos le miraron nuevamente, haciendo que se pusiera un poco más incómoda—yo… Bueno, me ha parecido… creo que…
No sé muy bien de que va—interrumpió el recién llegado, todos le miraron—pero Holly me ha invitado a Black Jack.
N-no es que no lo haya querido conversar con ustedes, digo, su opinión importa, claro, solo me ha parecido bien y yo, bueno…—las palabras salían de la boca de la fémina más rápido que nada, ocasionando que apenas se entendiera. Akira le tomó las manos y le relajó con sus palabras, luego la acercó a ella mientras la abrazaba, mirando al resto.
Bueno, si a Ho-chan le ha parecido bien y le ha invitado yo no le veo problema, otro hijo nunca cae mal—Akira sonrió a la par que Shin alzaba una ceja. ¿Hijo?
Dos conejos son mejor que uno—secundó Lopmon.
Y siempre es nuevo tener gente nueva con nosotros—Sistermon sonrió, animada. Greymon bufó y Ryu sonrió y asintió, tratando de dar una buena impresión.
Pues si todos lo aceptan, por mi está bien—musitó Walker, la verdad es que le guardaba un poco de rencor por la pregunta que le habían hecho, pero no iba a armar alboroto por eso, aún.

Klaus asintió, en toda la noche no había podido mirar al nuevo, aunque todo se debía a su personalidad. Con decisión unánime, todos brindaron ante el ingreso del albino, convirtiendo su pequeña reunión en una fiesta de bienvenida también. Se narró la historia de cómo ambos Tamer se conocieron en primer lugar, al igual de lo que implicaba ser parte de ese harem.

¿Mesero?—preguntó el de la máscara, nadie le había dicho nada sobre eso.
Mmm, si hubieras llegado una semana antes habrías entrado en el intercambio, hijo—Akira se acariciaba el mentón, meditabundo.
No te preocupes, pero ¿mesero? espera ¿me llamaste "hijo"?—fue ignorado.
Bueno, creo que eso se puede arreglar—agregó Lopmon. ¿Qué planeaba?
Eso no importa, como que mesero e hijo...—no era relevante (?).


Maka Evans Maka Evans everyday everyday Maiku Maiku Velvet. Kei... No se me ocurrió nada mas Dx
 
Arriba Pie