Original Fic Pócimas de amor irracional. -FINAL-

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
6,004
Offline
nwn/ Bienvenidos a este fic corto, de 5 capítulos. Esta historia está ambientada en el universo de las crónicas de Regalea. oAo Que empiezan en el fic Eternal y continua hasta la fecha con Nova Era. No es necesario leerlas todas, nwn para que te diviertas un poco con esta historia, pero si quieres hacerlo :3 espero lo disfrutes. Empecemos con esta comedia.




Regalea es un lugar hermoso para vivir, desde su fundación como imperio, la emperatriz logró que hubiera un respeto por todas las razas y seres que siguieran al pie de la letra, sus leyes que fortalecieron la armonía entre ellas, entre ellas, las brujas. A pesar de que existían brujas oscuras, esas eran ya parte del legendario, las únicas que quedaban eran las brujas del bosque, bellas mujeres con gran poder mágico, que era usado para preservar la armonía de la naturaleza, la mayoría de ellas eran conocidas por su cabellera platinada o blanco en algunos casos, así como tonos de ojos muy raros, como violetas o naranjas. Entre ellas, había una en especial, una joven y linda bruja que, a sus veintiocho años, ya era una cariñosa madre de una chica de quince años, Süss, como se llamaba, adoraba a Heiss, su hija, quien escondía un gran secreto, amaba a su madre, en toda la extensión de la palabra.


- Hija ¿Te sientes bien? Sé que querías que nos bañáramos en el agua caliente juntas como cuando eras niña, pero sí te hace mal, podemos salir. -
Preguntó la madre al ver a su hija sangrando de la nariz.



- ¡No mamá, no es nada, es lo que más quería en el mundo! -

- ¿Segura?
- Preguntó de nuevo Süss acercándose a su hija, sujetándole el rostro mientras ella le veía los grandes senos desnudos.

- ¡Segura, es el mejor cumpleaños que me puedes dar! -


- Me alegra mucho, eres una niña humilde, pedir de regalo compartir el agua caliente al lado de tu madre, cuando otras chicas de tu edad pedirían que les permitan ser cortejadas o algún vestido lujoso, sin dudas, serás una gran maga del bosque cuando crezcas. -


- Mamá, lo que más quiero es estar contigo, siempre contigo. -
Decía Heiss abrazando fuertemente a su madre, hundiendo su rostro en los pechos de ella, pensando. - ¡Te amo tanto mamá, eres la mujer más preciosa de todas, te quiero para mí, para mí, para mí! -

- Quince primaveras, pasan tan rápido, te has hecho una niña muy bonita, con un corazón tan noble, Heiss. -


- No tan bella como tú, eres preciosa, la más bella de todas las mujeres del reino. -


- Exageras hija. -
Rio Süss mientras su hija lamía sus labios sin parar de admirar el cuerpo de su mamá. - ya te pareces mucho a tu papá, tienes su misma mirada. -

- Otra vez eso. -



Heiss hizo un berrinche y se dio la vuelta apartándose un rato de su mamá, se sentó en las rocas mientras miraba la cara preocupada de su linda madre, soltó un suspiro y le miró fijamente para platicar de ese tema que tanto le había ocultado.


- Mamá, ya tengo quince primaveras, me prometiste contarme sobre mi padre cuando llegara a esta edad ¿Quién es mi papá y por qué no está a tu lado? ¿Cómo pudo dejarte siendo alguien tan hermosa y tan cariñosa? -


- Mmm… No recuerdo haber prometido eso. -


- ¡Si cada primavera te lo recordaba! -


- ¿En serio? Mmm… Bueno, ya no eres una niña.
- Susurró la mamá sentándose al lado de su hija y tomándole la mano. - pues… Cómo decirlo, te tuve cuando era una niña de doce primaveras. -

- Eso se nota, eres muy joven, mamá, pero ¿No está prohibido en el imperio tener pareja hasta las dieciséis primaveras? ¿Mi papá fue así de impaciente? -

- Cómo te explico… Era una niña algo curiosa, salí a pasear al bosque para investigar las plantas por mi cuenta, por lo que me aparté de mi casa, fue cuando un enorme lobo me encontró, era muy grande, él más grande que había visto jamás. -

- ¿Y mi papá te salvó? -


- Espera, deja continuo… Mmm… Ese lobo se acercó a mí y yo tenía mucho miedo, tanto que no recordaba que magia usar y solo le decía que se fuera, pero no me hizo caso, así que recordé que cuando una bestia salvaje te acorralaba, era mejor hacerse la muerta, así que me recosté boca abajo y cerré los ojos esperando que funcionara. -


- ¿Ahí llegó mi papá? -


- Espera… Mmm… Pasó qué ese lobo si me habló, me dijo que no iba a hacerme nada malo, empecé a sentir como algo húmedo y frío se metía en mi vestido, abrí los ojos y él estaba olfateándome y lamía mis bragas. -
Contaba Süss sonrojándose y rascando su mejilla. - él me arrancó mis bragas y se colocó encima de mí y me dijo que lo íbamos a disfrutar, me dolió mucho cuando empezó a hacerlo, lloré y pedí ayuda, pero nadie llegó, me asusté mucho más cuando una bola creció dentro de mí y él me dijo que estábamos abotonados, que me relajara, no recuerdo por cuando tiempo estuve así, con su miembro dentro de mi florecita, siendo llenada por sus semillas. -

- Mamá… Ese lobo…-


- No recuerdo cuando perdí la conciencia pues me poseyó muchas veces, pero él fue muy bueno, me cuidó todo el tiempo que me tuvo en su cueva y me dijo que, por ley de la naturaleza, era su hembra y yo le daría una cría, así que cada día visitaba el bosque para cumplir con sus órdenes. -


- Mamá… Ese lobo… Él que te violó… ¿Es mi papá? -


- Sí, no pensé que podría embarazarme de él, resulta que al ser un lobo oscuro y guardian de las sombras y el bosque, tiene virtudes que una bestia normal no tendría, te tuvimos y estuvimos muy contentos los dos, cuándo tenías un año, me dijo que tenía que irse por qué tenía que seguir con su trabajo, pero que volvería cuando cumplieras dieciséis primaveras, para que cumplieras con tu labor de entregarte a él también, que esa es la ley de la naturaleza. -


- ¿Qué? ¿No es una broma? ¿Mi papá es un lobo oscuro que te violó de niña? -


- No me violó, él me dijo que, por la ley de la naturaleza, él me vio cómo una hembra y yo fui marcada por él, como maga del bosque, no puedo negarme a las leyes de la naturaleza. -


- ¿Cuál ley de la naturaleza? ¡Él te violó! ¡No puedo creerlo! ¡Mi dulce y adorable mamá fue violada por un lobo! ¡Soy hija de un cerdo! -


- Lobo, Heiss, lobo, tu papá es un lobo, verás que Raviel es un animal muy agradable y cariñoso.
- Sonrió la mamá haciendo que la hija se apretara la cabeza por el impacto de la sorpresa, recordando un detalle.

-
Un momento… ¿Dijiste que volvería cuando yo tenga dieciséis primaveras? -

- Sí, él me lo prometió, será un bello encuentro. -

- Pero dijiste que debía cumplir una labor. -

- Así es.
- Sonrió Süss abrazando a su hija que estaba incrédula. - Así como yo me entregué a tu papá, por la ley de la naturaleza, tú debes de cumplir con ella y ser una de sus hembras. -

- ¿Qué? ¡No, asco! ¿Cómo me dices eso, mamá? No sólo es mi papá, es una bestia ¡Nunca dejaré que me toque ni que te vuelva a tocar a ti! -


- Pero es la ley de la naturaleza. -


- ¿Cuál ley de la naturaleza? -


- No sé… Mmm… Sé me olvidó preguntarle dónde está esa ley, no la recuerdo de mis almanaques, pero si lo dice él que es una bestia guardiana, debe de ser cierto. -


- ¡Arrrrrgh! -


- ¿Qué te pasa hija? ¿Te sientes mal? -


- ¡Basta! ¡Fuera corajes!
- Suspiró la joven relajando sus brazos, para luego, abrazar a su madre fuertemente y frotar su mejilla en sus pechos, sonriendo y pensando. - No dejaré que esto me arruine el día, por fin, me bañé de nuevo junto a mi madre, puedo tocar su cuerpo desnudo… Es tan suave, huele tan dulce, la amo tanto, no dejaré que ese cerdo se te acerque, por qué eres mía, solo mía, mamá. -


Por la tarde, Süss cocinaba unos platillos para festejar el cumpleaños de su hija, mientras Heiss buscaba entre todos los libros viejos de su mamá, tratando de encontrar esa supuesta ley de la naturaleza con la que ese animal había engañado a su ingenua progenitora. Buscaba y buscaba, sin encontrar algo para demostrarle a su madre que fue abusada por ese lobo, tenía que convencerla de no dejar que se acercará a sus vidas, para así, seguir siendo solamente ellas. Desde hacía unos años atrás, Heiss entendió que amaba a su mamá más allá de lo normal, disfrutaba de abrazarla, besar sus mejillas, empezó a tener fantasías con ella, fantasías intimas con blanco hacía su preciosa y dulce madre, lo comprendió rápidamente, amaba a su progenitora desde el punto de vista de sexual y sentimental, anhelaba que ella lo captara, que viera que podían ser felices juntas, ya no como hija y madre, sino, como pareja.


- Hija, ya estará listo el estofado de conejo que tanto te gusta, ve a lavarte las manos. -


- Ya voy.
- Dijo Heiss mientras leía un libro, sorprendiéndose por algo que encontraba en un libro muy viejo. - Hechizo de la concepción. -

- Hija, ya está servido. -


- ¡Voy! -



Heiss puso una hoja de árbol como separador y corrió a la mesa, para acompañar a su madre, besando sus mejillas sin parar por el gesto de preparar su comida favorita y un rico pastel por su cumpleaños. Si no fuera por la verdad contada sobre su padre y como se aprovechó de su dulce mamá, sería el día perfecto. Tras acabar de comer, la joven salió de la cabaña con el libro en sus manos, sentándose debajo de un árbol para leer aquel hechizo que le llamo tanto la atención.


- “Esté conjuro es un medio para que nosotras podamos preservar nuestras enseñanzas, no se puede confiar en la mayoría de los hombres, la mayoría nos buscan solamente con lujuria, más que con el corazón, solamente una bruja puede amar a otra y apreciarla como se debe, de ahí, la creación de este tipo de magia. “ … Hmmm… Esto empieza a gustarme. - Pensó Heiss con una sonrisa mientras leía. - “El hombre solamente cuenta con una ventaja por la cual es necesario en la preservación de su raza, pero, nosotras, prescindimos de él gracias a imitar esa función, siguiendo el diagrama como es debido, una bruja es capaz de ayudar a una compañera que lo desea con mucho amor, ser madre y heredar sus conocimientos. “ -


La jovencita miró los esbozos del libro, cerrándolo de golpe al ponerse sonrojada, lo volvió a abrir y leyó nuevamente sin poder creer lo que estaba escrito ahí. Se paró y dejó el libro en una raíz grande, dando vueltas y vueltas pensándolo, volvió a tomar el libro y leyó otra vez, sí era cierto lo del libro, sí era capaz de hacer ese conjuro, sus sueños se cumplirían.


- ¿Por qué mamá no me contó de este conjuro? Ahora que lo pienso, ella no ha tomado sus libros, creo que se dedicó más a ser mi mamá que a seguir practicando magia. -
Pensaba Heiss llevando su mano al mentón mientras cerraba sus ojos. - mmm… Así que las magas somos capaces de imitar un miembro masculino y fecundar a otra mujer… ¡Excelente! ¡Es lo mejor que pude enterarme hoy! -

- Hija, voy por un poco de agua al arroyo. -


- Yo te ayudo. -
Dijo Heiss corriendo para ayudarle a su mamá con las jarras, mientras iba pensando con una enorme sonrisa. - Si aprendo ese conjuro, podré hacerte mía, mamá, sí tú crees en esa tal ley de la naturaleza, yo te tomaré como mía y así no tendrás que pensar más en ese cerdo de mi padre, seremos solos tú y yo, serás mi esposa, mi amada mamá, seremos felices tú y yo, con los hijos que tú y yo tengamos !Sí, ya me imagino, ver tu vientre embarazo esperando a nuestros hijos! -







¿Podrá está maguita incestuosa cumplir su fantasía? XD Eso lo iremos descubriendo.
 
Última edición:

تالف و مكسور تماما
Moderador

Offline
¡Exacto! ¡El cerdo de su padre! Jajajaja, este Raviel que va por ahí aprovechándose de niñas.
Ya quiero ver qué tan buenas son las habilidades de Heiss con la magia =P
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
6,004
Offline
¡Exacto! ¡El cerdo de su padre! Jajajaja, este Raviel que va por ahí aprovechándose de niñas.
Ya quiero ver qué tan buenas son las habilidades de Heiss con la magia =P
Xd Lobo, es lobo, no cerdo jajaja. Heiss es igual de maníaca que el papá, quiere tener hijos con su propia madre, lo que haría que ella fuese padre de sus hermanos XD.
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
6,004
Offline
:d Seguimos.



PÓCIMA 2




En el mercado local más cercano al bosque, Heiss y Suss realizaban las compras de víveres. La jovencita conducía el carruaje tirado por un caballo, mientras su madre bajaba y hacía las compras, eligiendo lo mejor que pudiera cotizarse con el poco dinero que ganaba al vender sus pociones y medicinas naturales que hacía en el bosque, a pesar de ello, lograba obtener muchas ofertas por su belleza reconocida por todo el pueblo. Más de un mercader y ciudadano solían cortejar a esa bella joven, poco les preocupaba que fuese una madre de tan poca edad, su belleza valía más que cualquier factor. Esto no pasaba por desapercibido para su hija, quien causaba males a diestra y siniestra a todo aquél que se atreviera a intentar algo con su mamá.


- Aquí están, son cinco kilos de carne de res para usted, señorita Heiss. -
Dijo el hombre subiendo la carne en la caja del carruaje sin parar de mirar a la joven madre. - ¿Y para cuando aceptará venir a cenar? Aunque no vivía en nuestro pueblo, no deja de ser bienvenida. -

- Muchas gracias, pero no puedo, debo de cuidar a mi hija. -


- También su hija es bienvenida, puede salir a pasear por la plaza en busca de algún noviecillo mientras los adultos disfrutamos de la cena. -


- Imbécil.
- Pensó Heiss tronando sus dedos para encender fuego dentro de una habitación de ese local.

- No lo sé, mi hija no le gustan ese tipo de actividades, muchas gracias. -


- Piénselo bien. -


- ¡FUEGO, FUEGO! -
Gritaba alguien mientras Suss se subía al carruaje y seguía su camino al lado de su hija que iba molesta.

- ¿Qué tienes Heiss? -


- Odio a los hombres ¿No pueden entender que tú no tienes interés en ellos? -

- ¿Interés? Solo son amables conmigo. -

- Son amables contigo por qué eres una mujer muy preciosa mamá, además, llaman demasiado la atención esos.
- Señaló su hija el escote de su madre que acomodaba su vestido.

- Tienes razón, necesito un vestido nuevo, esté ya no me queda. -


- No es el vestido. -


- Hablando de vestidos, vi uno muy bonito para ti, hija, me gustaría comprártelo para cuando sea tu próxima primavera, cuando recibas a tu papá. -


- ¿Recibirlo? Nunca, no pienso dejar que mi padre me haga eso, además, es un animal, no pienso reconocerlo. -


- Hija, tu papá es un buen … ¿Hombre? Mm… Es bueno, dale una oportunidad. -


- No vas a cambiar mi opinión, mamá, él te violó cuando eras una niña inocente y pura. -


- No me violó, ya te dije, es la ley de… -


- Sí, sí, la ley de la naturaleza. -
Dijo Heiss pensando furiosa en su padre. - maldito cerdo, abusaste de la inocencia de mi madre, de su entrega como bruja del bosque, pero no te lo permitiré otra vez, ella no necesita a ningún hombre, conmigo basta para que sea feliz. -

- Heiss ¿Podemos a ver el vestido? Quiero que tu papá vea lo linda que te has puesto en estos años. -


- ¡Qué no me voy a entregar a mi papá! -



El viaje de las brujas blancas llegaba a su destino, Suss y Heiss empezaron a bajar las compras para meterlas en su hogar con mucho cuidado, la hija usó su magia de hielo para preservar la carne, pescado y pollo en su almacén y la madre comenzó a acomodar los vegetales en la alacena.


- Hija ¿Qué te gustaría comer? -


- Podría ser pollo, hace tiempo que no comemos pollo. -
Dijo la hija abrazando a su madre, frotando su rostro en sus pechos y pensando. - ¡Eres tan suave, mamá, como quisiera comerte los senos a besos! -

- Está bien, ve a revisar las trampas, tal vez haya algún conejo o perdiz atrapada. -


- Lo haré. -


Heiss tomó el libro que había leído antes y caminó hacia las trampas sin parar de leer sobre el conjuro que le llamó la atención, intentando traducir las palabras que eran necesarias para poder activarlo.


- Ulark claqchwarz elaxtreus… ¿Qué clase de idioma es este? Melazvimamorz, hamonrixch. - Trataba de leerlo Heiss cuando se quedó tiesa al sentir algo debajo de su vestido. - ¿Qué rayos? -


La joven bruja levantó su vestido, quedándose roja al ver un grande, largo y erecto miembro masculino por encima de su vagina, era más grande de los que había visto en los libros de anatomía de su casa, no podía creerlo, el conjuro había funcionado, pero era demasiado para ella, tratando de esconderlo con sus ropas.


- ¡Por Regalea! ¡ES ENORME! ¿Por qué está tan duro? -


- ¡Hija, ya está la comida! -


- ¡Ya voy, ya voy! ¿Qué hago? ¿Qué hago? Apenas puedo sujetarlo con mis dos manos ¿Le gustará a mamá que sea así de grande? -


Heiss se asomaba mirando de nuevo su falo mágico, tocándolo y suspirando al notar lo sensible que era, recordó los libros anatómicos y recordó la manera en como funcionaba la erección masculina, así que no le quedó de otra, cerró los ojos y empezó a masturbarse, pensando en su madre, en que gracias a esa magia podría poseerla, soltando un gemido al correrse sobre su mano, reduciendo el tamaño de su pene.


- ¡Esto… Es increíble!
- Susurraba Heiss mirando su mano mojada con su semen, empezando a reírse. - ¡Si, funciona, podré poseerte mamá, serás mi mujer y no necesitaras a nadie más que a mí! Jajaja… Espera… ¿Y cómo se cancela esto? -


La jovencita empezó a leer de nuevo buscando cómo cancelar el conjuro, quedándose helada al notar que esa hoja estaba arrancada, cerrando de golpe el libro.


- ¡No! ¿Dónde está? -


- ¡Hija, se va a enfriar la comida! -


- Rayos, tengo que encontrar como revertirlo o mi mamá sospechará mi plan ¿Y qué hago con esto? -
Pensó la chica mirando su mano húmeda, cerrando los ojos al decidir lamer sus dedos. - sabe raro, bueno, espero le guste su sabor a mamá. -


Suss vio cómo su hija llegaba a la mesa y se sentaba rápidamente, seguro tenía mucha hambre pues no era de llegar repentinamente así, tal vez era por su edad que ya necesitaba de más alimentos para crecer.


- Te ves algo agitada, hija. -


- No es nada, jaja, es que me vine corriendo. -
Dijo Heiss algo nerviosa mientras sonreía.

- Te veo muy contenta también. -


- Es por el pollo, sabes que me encanta el pollo y huele muy rico. -

- Espero te guste, provecho, hija. - Sonrió Suss tomando haciendo para empezar a comer, mientras su hija no parar de mirarla con lujuria, pensando en sus planes.

- Tengo que buscar una oportunidad, un momento especial para hacerte mía, mamá, pero antes, debo de descubrir como revertir este hechizo, no puedo dejar que lo veas antes de esa primera vez entre tú y yo… ¡Ay, qué emoción, podré tener hijos contigo, serás la madre de nuestros hijos, mi amada mamá! -








:d ¿Podrá cumplir Heiss su fantasía con su mamita?
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
6,004
Offline
Cortito pero bueno x3


PÓCIMA 3






Caía la noche en el bosque y Heiss tenía un dilema, mejor dicho, un enorme problema. Su madre ya estaba lista con su camisón para irse a dormir, estando en la cama de al lado de su hija, quien se quitaba sus pantaletas y se ponía su camisón, teniendo la cara roja al ver que su pene mágico seguía erecto y no podía ocultarlo, no sabía que conjurar para desaparecerlo de su cuerpo.


- ¿Qué hago? Esto no deja de estar duro, si mi mamá lo descubre, mi plan se irá a la basura.
- pensaba la chiquilla mientras se acostaba ocultando su virilidad con una almohada. - ya lo he sacudido tres veces y vuelve a pararse ¿Acaso no tiene límite? -

- Hija, ya apaga la vela, es hora de dormir. -


- Está bien, mamá. -



Heiss apagó la vela dejando que sólo la luna iluminara la habitación. Suss tenía un sueño profundo, que en cuestión de segundos la hizo caer dormida, mientras su hija seguía pensando en que hacer, tocaba su pene mágico tratando de relajarlo, pero saber que detrás de ella estaba su preciosa y joven madre, hacía que se pusiera más grueso y tieso aquel falo.


- ¿Y si le preguntó a mamá? Dudo que sepa algo, el único hombre al que ha conocido es al cerdo de mi padre.
- Pensaba Heiss furiosa al recordar que era hija de un lobo. - maldito perro ¿Cómo pudiste aprovecharte de mi adorable madre? Era sólo una niña, ni creas que dejaré que la hagas tuya de nuevo, ella es mía. -


La chiquilla volteó a ver a su madre dormir, era tan bella, a pesar de sus veintiocho años, cualquier chica del pueblo envidiaría su belleza, su sangre de bruja blanca le permitía permanecer joven eternamente, era lo más cercano a una vida eterna, detener el tiempo natural de su cuerpo por la gran cantidad de magia en su ser, ojalá ella pudiera ser tan preciosa como su madre, para que lo dejara de mirarla, eso pensaba Heiss al no parar de mirarla con deseo.


- Ojalá me crezcan tanto los pechos como tú, mamá…
- Pensó la hija al ver el gran tetamen de su madre que apenas se ocultaba en el camisón, notando que su miembro se ponía más grande. - ¿Acaso esto no puede calmarse? Mmm… ¿Y si?... No, no puedo hacerlo, no soy como mi padre para aprovecharme de mi madre que duerme tan tranquila… Pero… ¿Cómo se sentirá tenerlo entre…-


Heiss no se resistió más y se acomodó encima de su mamá, aprovechando su profundo sueño, deslizó lentamente la tela de su camisón, dejando sus grandes senos desnudos, lamió sus labios al verlos, los besó lentamente, mordió sus pezones y los chupó con suavidad, mirando como su madre solo suspiraba y soltaba suaves gemidos, eran tan dulces y blandos que no podía parar de probarlos. La niña decidió hacer lo que pensaba en su cama, colocó su enorme falo entre los pechos de su madre, suspirando del gusto de sentir su pene aprisionado entre los suaves senos, empezando a masturbarse con ellos haciéndola gemir.


- ¡Por Regalea! ¡Se siente tan bien! ¡Perdóname, mamá!
- Gemía Heiss mordiendo sus labios al disfrutar de masturbarse con el busto de su progenitora.


La chica subió su ritmo hasta no poder más, sorprendiéndose al correrse encima de su madre, chorreando su cara y sus senos con tanta lefa, al terminar de eyacular, su pene mágico desapareció en un halo de luz, haciéndole comprender la mecánica de ese conjuro, tenía que llegar al clímax para poder retirar ese miembro de su cuerpo. Heiss pensó en limpiar a su mamá, pero una sonrisa traviesa se formó en su rostro, verla así le calentaba mucho, era como si hubiera marcado a su madre, su sangre de bestia le hacía disfrutar de esa marca de semen, por lo que la dejó así, acostándose en su cama, sintiéndose por fin satisfecha y con el cuerpo relajado.

En la mañana, Heiss despertó al escuchar la dulce voz de su madre taradeando el canto de las aves, se veía de muy buen humor, más del que siempre mostraba. La joven mamá bailaba tiernamente al preparar el desayuno, mientras su hija se levantaba y tallaba el rostro al bostezar.


- Date un baño antes de desayunar, Heiss. -


- Sí, mamá…. Despertaste muy animada ¿Puedo saber por qué? -


- Sí, no sé cómo decirlo, pero, creo que tu papá me visitó anoche.
- Dijo Suss con un gran sonrojo que cubría con sus manos.

- ¿Qué? ¿Ese perro vino? -


- No es un perro, es un lobo, un lobo… Mmm, no lo vi, pero, dejó su huella. -


- ¿Su huella? -


- Qué pena decirlo.
- Hablaba Suss apenada tapando su rostro. - cuando desperté, sentía mi cara y senos pegajosos, al verme al espejo, pude ver que tenía manchas de sus semillas. -

- ¿Qué? -


- Así es hija, aún recuerdo cuando era una niña y tu papá disfrutaba de bañarme con su jugo de vida, él me decía que así mi cuerpo recordaría que le pertenecía, me dejaba tan tibia que sentía mi cuerpo vibrar por ello, él lo volvió a hacer. -


- ¡Maldito cerdo! ¿Cómo le hiciste eso a mi mamá?
- Pensaba Heiss mordiéndose el pulgar. - Espera… Mi mamá piensa que hacer eso es un acto de marcado, eso significa, que después de hacerla mía, si la bañó de nuevo con esto ¡Ella me aceptará como su dueña! -

- Hija, a bañarse. -


- ¡Voy! -



En el momento de desayunar, Heiss iba pensando en cuando sería el momento perfecto para hacerlo, tener que convencer a su madre de entregarse a ella, no quería hacer lo mismo que su padre, aprovecharse de su inocencia para sus deseos, nada de hierbas, pociones o magia, tenía que lograrlo de manera que sus sentimientos llegaran a su madre. En un instante, una idea pasó por su mente, ella le dijo que como no pidió nada ostentoso en su cumpleaños, seguro ella no se negaría, ese era el plan perfecto.


- Mamá… Sobre mi regalo de cumpleaños. -


- ¿Ya pensaste bien que vas a querer? -


- Sí, pero, te lo diré en la noche ¿Si? -


- Está bien, recuerda que lo que tú quieras, veré la manera de cumplírtelo hija, lo mereces por ser tan buena niña.
- Sonrió la madre sin saber que estaba dándole puerta abierta a los deseos amorosos de su hija.







7w7 ¿Terminará con resultados sexuales?
PD: Perdón si fue corto, me cansó el examen que hice el día de hoy xAx fueron 8 horas, desde las 8 de la mañana hasta las 5 pm, por la hora de descanso.
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
6,004
Offline

PÓCIMA 4



Llegaba la noche y Suss terminaba de ponerse su camisón, mirándose al espejo con muchos nervios por la demanda que su hija le tenía como regalo de cumpleaños. Su mente ajena a otra relación que no fuese la que tuvo con ese lobo oscuro, no le hacía comprender que su hija era lesbiana y deseaba una intimidad con ella como pareja, lo único que tenía en la cabeza era que Heiss tenía curiosidad por “eso”, algo normal para una chica de quince años, que al vivir solamente con su madre, era la única persona a la que le confiaría explicarle que se sentía.


- ¿Estás lista, mamá? -


- ¡Me asustaste! -
Dijo Suss dando un brinco al ver a su hija detrás de ella, con su camisón blanco y una gran sonrisa. - Heiss… ¿En serio quieres esto? -

- Si, mamá, quiero que mi primera vez sea contigo, dijiste que tengo que estar lista para mi papá ¿O no? Pero si no tengo experiencia en eso, tal vez podría decepcionarse de mí. -


- No creo que se decepcione, y… No hay mucho que pueda hacer yo, soy una mujer, no un lobo como él. -


- Ya lo verás, hay mucho que puedes hacer por mí. -



La joven abrazó a su mamá que estaba muy nerviosa, no sabía qué hacer, cuando estuvo al lado de ese lobo, él solamente se dedicaba a penetrarla y bañarla con sus jugos masculinos, así que no tenía nociones de como conducir a su hija en el sexo. La madre caminó hasta su cama y se sentó al borde de la cama, jugando con sus dedos mientras su hija se puso de pie frente a ella, con una sonrisa picarona.


- ¿Estás lista, mamá? -


- Creo… Pero hija, no sé por dónde empezar. -


- Déjame eso a mí. -
Dijo Heiss quien levantó su falda y usó su conjuro, haciendo que la cara de su madre se pusiera roja.

- ¡Hija! ¿Qué es eso? -


- ¡Es un conjuro de concepción, con esto podré complacerte, mamá! -


- ¿Es real? -
Preguntó Suss tocando con su dedo la punta mientras su cuerpo temblaba al ver ese enorme falo. - es tan grande como él de tu papá. -

- Te deseo tanto, mamá. -


- ¿Qué? -


- ¡Ya no puedo más, te haré mía! -
Gritó Heiss empujando a la cama a su madre, subió su camisón para ver sus bragas y arrancarlas, así como sacar tus grandes tetas de la prenda para prenderse a sus pezones. - mm… mm… -

- Hija ¿Qué te sucede? Espera, así no era. -


- Eres mía. -



Suss se estremeció al ver los ojos violetas de su hija brillando de una forma extraña, la fuerza de ella había incrementado y sus muñecas eran sujetadas sin poder zafarse, de repente, se arqueó y gritó con fuerza al sentir como ese enorme pene la penetraba y un vaivén salvaje que abría más y más su vagina que no había sido tocada en quince años. Los ojos de la mamá empezaban a llenarse de lágrimas y sus gemidos se liberaban, su cuerpo aún era joven, su piel era sensible, por lo que no tardó en empezar a disfrutarlo, su mente estaba poniéndose en blanco sin pensar que esa persona que estaba violándola y mordiendo sus pechos, era su propia hija.


- ¡Eres mía, mía! ¡Tú tendrás a nuestros hijos, mamá! -
Hablaba Heiss emocionada mientras ensartaba lo más que podía su falo dentro de la vagina de su madre.

- No… No se puede, hija mm… E….Eres… .S….Somos mujeres. -


- ¡Verás que sí, tendremos una bella familia! -


- Hija… ¡No tan fuerte! Me duele…-


- A…. A…. Auuuuuuuuuuuu. -
Aulló Heiss al penetrar a su madre.


Suss se quedó sorprendida al ver como del cabello de su hija emergían dos orejas puntiagudas y de su parte trasera, una cola peluda parecida a la de un lobo, con el pelaje platinado como él de ellas. Eso le causó un gran sonrojo y alegría, su hija estaba despertando su sangre de loba, al verla, no pudo evitar pensar en su querido lobo, por lo que cerró los ojos y la abrazó, imaginando que era él quien estaba tomándola.


- Eres… Eres mi hembra… Mía, mía.
- Susurraba Heiss sin notar como sus orejas y cola se agitaban de la excitación, mientras su madre cerraba los ojos fantaseando con Raviel.

- Si… Soy… Soy tuya. -


- Me… Me… Me darás cachorros, muchos… -


- Si… Lo ha… Haré. -


- Te amo tanto. -
Dijo Heiss besando apasionadamente a su madre mientras se corría dentro de ella, abrazándose las dos con fuerza.


Durante gran parte de la noche, Heiss penetró a su madre en varias posiciones, sin haberse dado cuenta de que su sangre de loba había sido despertada con su libido, así como que su madre, estaba perdida en su fantasía de imaginar que era Raviel que la estaba fornicando, ya que el aroma a lobo y ese falo eran similares a los de él. La hija una y otra vez llenó el útero y ano de su madre con sus jugos consanguíneos, disfrutando de cada corrida dentro de ella, la forzó a complacerle con su boca y la bañó con su semen el rostro y pechos, deleitándose por marcarla. Para el momento que Suss no pudo más y cayó rendida en la cama, Heiss se limpiaba la baba de su boca, había poseído a su madre como tanto lo deseaba, ahora era suya, toda suya.


- Ahora… E…Eres mía.
- Hablaba Heiss agitada mientras su madre le miraba con sus ojos enamorados.

- Sí… Raviel. -


- Me… Alegra que lo acep… ¿Raviel? No, no, no ¡No! No eres de Raviel, soy yo, tu hija. -

- Hija… Es cierto. - Rio agotada Suss sin poder moverse por su cansancio. - con esa cola y orejas, te pareces tanto a él. -

- ¿Orejas y cola? -



Heiss corrió para verse en el espejo que era iluminado por la luna, golpeándose las mejillas con las palmas al ver sus orejas y colas de loba. Los nervios de la niña empezaron a recorrer su espalda, miró sus manos y se dio cuenta que sus uñas eran caninas y algo de vello blanco había crecido en la parte externa de sus manos.


- ¡POR REGALEA! ¡ME ESTOY CONVIRTIENDO EN EL CERDO DE MI PADRE! -


- Lobo… Hija, tú papá es un lobo… Y… Parece… Qué tú eras una linda lobita en el fondo. -


-¡Nooooooooooooooooooooooo! -





XD Y por la calentura, Heiss despertó su sangre de loba.
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
6,004
Offline
:3 Algo cortito pero así quería la historia, xd locochona y cortita.


PÓCIMA FINAL


En un rincón de la casa, una niña de cabello platinado lloraba sin cesar, tapando su cara con sus manos con pelaje suave, con sus orejas de loba caída y su cola entre las piernas, estando aún desnuda por los acontecimientos de la noche anterior. Suss se acercó a su hija y le frotó sus orejitas, provocando que ella asomara su rostro por su hombro, toda llena de acongojo.


- ¿Por qué lloras, hijita? -


- ¿Cómo que por qué, mamá? ¡Mírame, soy un monstruo! -


- No es cierto, te ves muy bonita. -


- ¿Cómo voy a ser bonita? Mis manos están peludas como si fuese un perro, tengo estas orejas y una cola, es todo lo contrario a ser bonita. -


- Pero lo eres, tienes la sangre de tu papá, no sería raro que en algún momento te convirtieras en una loba.
- Dijo la mamá tratando de calmar a su hija con un abrazo.

- Sniff… Sniff… Pero yo no quería ser una loba, sólo quiero estar contigo, es lo único que quiero. -


- Y lo estaremos, no por qué seas así dejo de quererte, eres mi hija, te amo tal cual eres. -


- ¿En serio? ¿No te doy asco o miedo? -


- ¿Por qué lo tendría? Además, gracias a ti, recordé cuando extraño a tu papá.
- Sonrió Suss haciendo que Heiss agachara su cabeza por esa respuesta.

- ¡Mamá! ¡Olvida a ese cerdo! -


- Lobo, hijita, lobo. -


- ¿Cómo volveré a mi forma normal? No quiero ser siempre así, me siento rara. -


- Mmm… Quizá tu papá sepa la manera. -


- ¡Ni loca pienso dejarlo venir a casa, prefiero quedarme así que se acerqué a ti! -


- Si tanto te urge saber qué te pasa ¿Por qué no lo buscas? -

- No es mala idea. - Contestó la hija pensando. - Si platico con él sin decirle que soy su hija, podré deshacerme de esta maldición y regresar con mi mamá, igual sirve que le doy su merecido por lo que le hizo ese cerdo. -


Fue un instante en que la mente de Heiss se iluminó al recordar un detalle, que su transformación repentina a loba emergiera, daba un nuevo aire a las cosas, algo que su madre podría asumir rápidamente en su peculiar mente.


- Espera, si soy una loba, eso significa, que te marqué anoche y eso me transformó. -


- Así es. -


- Eso da a entender, que ahora eres mi pareja ¿O no? -


- Mmm… No sé si funciona así. -
Contestó Suss cruzando sus brazos quedándose pensativa.

- ¡Claro que funciona así, tú lo dijiste! ¡La ley de la naturaleza! -


- Cierto… Pero, tu papá me dejó preñada de ti, esa fue la señal que sentí de que en verdad era suya. -


- ¿Qué? -


- Mmm… Sino mal recuerdo, fue justo a la mañana siguiente que… Ay… Espera…
- Dijo la mamá tapando su boca al sentirse mareada. - Justo… Esto me pasó. -

- ¿Qué tienes, mamá? -



La joven bruja y ahora loba, recostó a su mamá en la cama, mirando que en sus ojos había un gran brillo y un sonrojo peculiar, no entendía que estaba pasando, pronto sabría que su locura de amor le daría frutos inesperados más rápido de lo que pensaba.


- ¿Estás bien? -


- Sí… Es que… Justo eso me pasó cuando desperté al otro día, tu papá me dijo que los lobos oscuros pueden preñar a una mujer con sangre mágica al primer coito y qué después de la primera vez, podemos sentir los síntomas del embarazo. -


- ¿Ah? -


- Hija, estoy embarazada. -


- ¿Qué? ¿Hablas en serio? -


- Si… Esto es raro.
- Pensó la mujer tocando su vientre mientras miraba con duda a su hija. - Estoy embarazada de ti, Heiss, tú eres el padre de tus hermanos. -

- Por Regalea… ¡Esta cosa si funciona! ¡Tendrás a mis hijos! -


- Me pregunto qué pensará tu papá de esto. -


- ¡Qué importa lo que piense! ¡Eres mía, mía! -


- Si hija, lo soy. -
Sonrió Suss poniéndose roja y frotando su vientre. - ¿Qué será? ¿Niña o niño? -

- ¿Cuánto tardaremos en saberlo? -


- Mmm… Pues tú naciste a los tres meses. -


- ¿A los tres meses? -


- Eres parte loba, naciste a su ritmo de crecimiento, así que no sería raro que tus hermanos nazcan a ese tiempo. -


- No son mis hermanos, son nuestros hijos. -


- Pero también tus hermanos. -


- ¡Por Regalea! Entonces no puedo irme, pensaba buscar al maldito cerdo de mi padre, pero si es así, tengo que trabajar, conseguir más alimento para la casa, ser mejor bruja y darte todo lo que necesiten nuestros hijos y tú, mamá. -

- Hija, estás muy emocionada. -

- ¿Cómo no estarlo? ¡Es lo que siempre quise!
- Gritó de emoción Heiss abrazando con fuerza a su joven madre, robándole un cariñoso beso. - ¡Te amo mamá, eres mi mujer! -

- Te amo hija, y tú eres mi… ¿Macho? -

- ¡Si, soy tu… Eso! -


Heiss abrazó con todas sus fuerzas a su madre, olvidando un poco el detalle de ser una loba, por la felicidad de cumplir sus sueños hacia su mamá. El tiempo depararía como le iría a esta pareja de madre e hija, pero sin dudas, el amor entre las dos, existía, aunque en dos sentidos distintos.







nwn/ Y esta parejita tuvo su final feliz ¿? :3 pero aún veremos un ratito a Heiss en la historia principal: NOVA ERA.
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
6,004
Offline
Estará orgulloso jaja
Btw, yo me imaginé el choque de pitos xD (así en plan sable láser)
XD Da faq! Más bien, creo que llegarían a un acuerdo y Raviel aceptaría más a su hija como qué es un macho XD y ensarten entre los dos a la pobre madre.
XD No se dice choque de pitos, se llama jugar a los espadazos jaja.
 

تالف و مكسور تماما
Moderador

Offline
XD Da faq! Más bien, creo que llegarían a un acuerdo y Raviel aceptaría más a su hija como qué es un macho XD y ensarten entre los dos a la pobre madre.
XD No se dice choque de pitos, se llama jugar a los espadazos jaja.
Mmm, es una manera de demostrar su orgullo de padre.

Espadazos láser, please xDD
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
6,004
Offline
Raviel sigue llevándose el premio jaja.
¿Por qué? Qué haya violado a Magna, a Ankhara, a Suss, a Urya y de paso convencer a Sol, no lo convierte en un cerdo, sino, en un animal de muy buenas mañas XD y un aprovechado:
1. - Ankhara en su duelo con su otra personalidad.
2. - Urya cuando se sacrificó por su gente.
3. - Magna toda madreada (Acepto, en esta si se pasó de verga, Xd literal)
4. - Aprovechando la inocencia de Suss.
5. - Aprovechando el amor de Sol hacia Ankhara :d.
 
Arriba Pie